TOMAS BRIDGES Y LA MISIÓN ANGLICANA EN USHUAIAARMANDO BRAUN

Los primeros pobladores de estas tierras llegaron a pie a lo que es hoy Isla Grande de Tierra del Fuego, hace más de once milenios. Fueron cazadores y recolectores nómadas provenientes del Norte, dispuestos a sobrevivir con los recursos naturales de un espacio que aún se mantenía conectado a la Patagonia Continental. Tiempo después, llegó una segunda oleada de pobladores, los nómadas del mar, que llegaron navegando, de isla en isla, desde el archipiélago occidental de la Patagonia. Ushuaia era el único centro de población incipiente en el que coexistían la recientemente llegada División Expedicionaria, al mando de Augusto Lasserre, con la Misión Anglicana, integrada por tres familias: los Bridges, los Whaits y los Lawrence, con sus niños; además de un indeterminado número de yaganes asimilados a la Misión. La misión de pastores anglicanos dirigida por Thomas Bridges, se instaló en la zona del Canal Beagle, en 1869, formando un primer asentamiento muy próximo a lo que luego sería esta ciudad; perteneció a la misión anglicana que tuvo como finalidad pacificar la región del Canal de Beagle, para lograr esto, primero tuvo que aprender su idioma. Diversas expediciones a esta zona daban cuenta del gran logro que Bridges había alcanzado con los nativos. Civilizada ya esta zona se trasladaron al extremo de Tierra del Fuego, donde había nativos que vivían aún más miserables que los del Canal de Beagle, esta misión continuó hasta que los nativos fueron reducidos a nada. En 1875 la Pía Soledad de San Francisco de sales promovió el progreso educativo, urbano, moral, etc, en la Patagonia y Tierra del Fuego, esta congregación fundó las primeras escuelas, crearon museos y un observatorio meteorológico fundado en 1887. El primer año fue particularmente duro, debido a que el crudo invierno dificultaba las construcciones. En 1886, una epidemia diezmó a los yaganes, sobreviviendo apenas 357. Así, Bridges decide dejar la Misión y el flamante gobernador Paz gestiona, ante el presidente Julio Roca, la adjudicación de los terrenos que constituirían la estancia Harberton. El mismo año, el Gobernador realiza una segunda exploración del territorio y ratifica las apreciaciones que surgieran de la primera: la existencia de oro y de pasturas para el ganado.

En Tierra del Fuego se encontraron con un grupo de nativos que los atacaron con una lluvia de flechas, frete a esto Lista responde el ataque con sus armas de fuego matando a la mayoría de los nativos. José Fragnano (capellán) increpó a los militares y les imploró tomarlo a él como intermediario, a quien después de varios cargos lo nombran prefecto apostólico de la Patagonia, dedicándose por completo a la obra misionera. Fragnano solicitó al gobierno la concesión de la isla Dawson, donde instaló una escuela, hospital y talleres para proteger a los indígenas e introducirlos al trabajo. De a poco comenzaron a traer nativos a esta zona, costo un poco apaciguarlos, en los años siguientes la misión prosperó visiblemente. En 1893 la misión se dirige a Río Grande, se instalaron ahí y pronto comenzaron a llegar tribus (esta misión era llamada Candelaria). Candelaria quedó reducida a escombros después de un incendio que devastó todo, sin embargo, la misión fue reedificada tras largo esfuerzo del monseñor Fagnano. Pese a los esfuerzos de Fagnano con preservar estas razas, año tras año las enfermedades pulmonares y la tisis los redujeron notablemente, en 1934 existían solamente 30 onas. Su absoluta falta de adaptación física a la civilización fue la principal responsable de la reducción nativa. A medida que el hombre blanco avanzaba sobre el territorio, la vida de los indígenas sufría gravísimas perturbaciones, desde Ushuaia y otros puntos partían bandas de mercenarios a sueldo contratados por estancieros, con la aquiescencia de las autoridades, encargados de exterminar a la población aborigen, por lo que hacía 1930 habían desaparecido casi por completo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful