ÁLVARO DEL PORTILLO

Prólogo de Mons. Francisco Gil Hellín, Arzobispo de Burgos




AUTORES

Darío Chimeno (Madrid, 1971)
Director de Mundo Cristiano.
Licenciado en CC. de la Información
(U. Complutense), Doctor
(Universidad de Valladolid).
Es autor de varios libros y
colaborador de radio y televisión
(Telemadrid, TVE, 13 TV).

José María Navalpotro
(Madrid, 1967)

Crónica de la beatificación en Madrid y en Roma
Mensaje del Papa y homilías
Testimonios
Su vida y su huella
200 fotografías

Durante los días 27, 28, 29, 30 de septiembre
y 1 de octubre, el equipo de Mundo Cristiano
estuvo presente en los actos de la beatificación
del obispo Álvaro del Portillo, Prelado del
Opus Dei, celebrados en Madrid y Roma.
Este libro recoge, en testimonios, fotografías
y reportajes, la vivencia de estas jornadas para
los miles de personas que acudieron a dichos
eventos o los siguieron a través de los medios
de comunicación internacionales. El lector
podrá encontrar, además, el mensaje del Papa
Francisco y las homilías de esos días, textos
de personas que conocieron en vida al nuevo
beato y el relato -vivido por sus protagonistasdel milagro necesario para la beatificación.

Redactor Jefe de Mundo Cristiano.
Licenciado en CC. De la Información
por la U. Complutense. Es coautor de
varios libros y es colaborador de la
agencia Europa Press.

Han colaborado en este libro:
Rosana Ribera de Gracia, Helena Rodríguez Torres,
Sergio Ortega, Laura Ramírez, Álvaro Sánchez León,
Blanca Ruiz Antón

www.palabra.es

ÁLVARO DEL PORTILLO. EL LIBRO DE LA BEATIFICACIÓN

EL LIBRO DE LA BEATIFICACIÓN

En estas páginas:
- Crónica de la beatificación en Valdebebas y de
los actos en Roma.
- Perfil biográfico y milagro aprobado para la
causa de beatificación.
- La huella de don Álvaro: iniciativas sociales y
testimonios.
- Artículos de Enrique Monasterio, Rosa María
Echeverría, Jorge Molinero, Card. Julián
Herranz, Miguel Ángel Niño del Portillo.
- Entrevistas con John Coverdale, familia Ureta
Wilson, doctor J.I. Rodríguez, Pilar del Portillo.
- Prólogo de Mons. Francisco Gil Hellín,
Arzobispo de Burgos.

ÁLVARO DEL PORTILLO
EL LIBRO DE LA BEATIFICACIÓN

Palabra

por fotocopia. sin el permiso previo y por escrito del editor. José Falcón.palabra. mecánico. Helena Rodríguez.es epalsa@palabra.A. S.: (34) 91 350 77 20 – (34) 91 350 77 39 www.Director: Darío Chimeno Redactor Jefe: José María Navalpotro Diseño y maquetación: Nicolás Sangrador Andreu Colaboradores: Sergio Ortega. 2014 Paseo de la Castellana. ..es Fotografías: © Oficina de Información del Opus Dei: Manuel Castells. ni su tratamiento informático.L.408–2014 Impresión: Gráficas Gohegraf. Laura Ramírez. Blanca Ruíz Antón © Ediciones Palabra. 210 – 28046 MADRID (España) Tel. por registro u otros métodos. Rosana Ribera. Guillaume Monty y Francisco Sada González © Archivo Mundo Cristiano Fotografía de contraportada: © Pablo Pérez Tomé ISBN: 978–84–9061-125-8 Depósito Legal: M – 29. Víctor Falcón. Álvaro Sánchez León. ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio. No está permitida la reproducción total o parcial de este libro. S. Printed in Spain – Impreso en España Todos los derechos reservados. ya sea electrónico. Rosa María Echeverría.

Francisco Gil Hellín Palabra .ÁLVARO DEL PORTILLO EL LIBRO DE LA BEATIFICACIÓN Prólogo de Mons.

.

........ 8 CUANDO DIOS SUEÑA............... Imágenes de una vida ..... Un hecho extremadamente improbable en una guardia ................................. La beatificación en datos ....................................................................... Francisco Gil Hellín......... Julián Herranz ................................. 116 Pequeños grandes milagros ................................... por Rosa Mª Echeverría ............................................................. 10 CAPÍTULO I: LA CELEBRACIÓN ............................................................................................................................ 6 PRESENTACIÓN............................................................................................ El milagro de un niño feliz .................. por Enrique Monasterio ................................................. Arzobispo de Burgos ............................ Madrid se convirtió en una inmensa sonrisa............................ 12 14 22 28 40 50 52 68 Tras las huellas de don Álvaro en Madrid .......................... Un ejemplo de santidad para todos .......................................................... Una reunión multitudinaria con un ambiente muy familiar .. 114 Los datos de un santo ....................................... CAPÍTULO II: SU VIDA ...................................................................... «Brindo por la unidad de mi familia» ........... Mi querido tío Álvaro ............................................................ 128 5 ....................... biógrafo ........... La fiesta continuó en la Ciudad Etern a ........................................... por Mons.......................... por Card........................................................... Una labor intensa y diligente........................................................... 76 78 88 94 98 102 106 110 CAPÍTULO III: SU HUELLA .....................................................................................................................................Índice PRÓLOGO........................................................ Homilías y mensajes .......................................................................................... Entrevista a John Coverdale................................................................................. 120 Más de doscientos mil motivos para estar ahí .................... por Darío Chimeno............................................................

persona de gran capacidad de trabajo y gestión. doctor en Derecho canónico. Sin embargo. secretario de una Comisión conciliar del Vaticano II. quienes trataban a don Álvaro compartían el juicio espontáneo que emitió una numeraria auxiliar del Opus Dei: «Parece que es don Álvaro el que se . doctor en Filosofía y Letras. Gracias a ello. Canales y Puertos. en diversos momentos y circunstancias. obispo. toda su vida quedaría totalmente desenfocada e incomprendida si se la desvinculase de su relación personalísima con san Josemaría Escrivá de Balaguer y con el Opus Dei. Fue tal la identificación con el querer y espíritu del Fundador. san Josemaría encontró en él un discípulo fidelísimo y un colaborador sumamente eficaz para sacar adelante la Obra que Dios le había inspirado el 2 de octubre de 1928. este no habría sido otro que don Álvaro. con la finalidad de recordar al mundo el mensaje. autor de varios e importantes libros. que era el «hijo más fiel» que había tenido y un modelo para todos los miembros de la Obra. Ingeniero de Caminos.PRÓLOGO «Un gigante de la felicidad» L 6 a biografía de Álvaro del Portillo pertenece a esa categoría de las que la gente califica como «brillante». A nadie se le pasó por la mente otra persona distinta de don Álvaro. Así se explica que la elección fuera por unanimidad y en la primera votación. amigo de varios Papas. En realidad. El lema de su vida fue identificarse totalmente. tras la muerte de este. repetía machaconamente. San Josemaría dijo de él. de la llamada universal a la santidad en medio y por medio de los quehaceres honestos del mundo. hombre de enorme simpatía y humildad. desde 1935 hasta la fecha de su muerte. desde que era todavía un estudiante de ingeniería. en sus pensamientos y actuación. don Álvaro fue la sombra de san Josemaría. no son estos rasgos los que conforman su extraordinaria personalidad y le han ganado la admiración y cariño de quienes le trataron. Efectivamente. viejo como el Evangelio y como el Evangelio nuevo. colaborador de la Santa Sede durante muchos años. sucesor de un santo y gran fundador. si san Josemaría hubiese tenido que depositar una papeleta con su candidato. Así lo entendieron los responsables de elegirle sucesor después de su tránsito al cielo. Todos tenían la firme convicción de que. que. con él: «Yo quiero lo que quiera el Padre».

lo que supone la fidelidad y la lealtad así como las consecuencias de la deslealtad. una fuente permanente de infelicidad. Efectivamente. cuando han pasado tantos años. Esta experiencia me lleva a afirmar que don Álvaro ha sido un gigante de hombría y de santidad. precisamente por esto. También he comprobado. he experimentado que la fidelidad de los colaboradores es un valor excepcionalmente importante y garantía de convivencia y eficiencia. Yo tuve la suerte de conocerle personalmente. como obispo. para que muchas personas de todas las clases sociales y ambientes descubran la santidad de este gigante de la fidelidad a Dios. Por eso. en un consejo de gobierno.ÁLVARO DEL PORTILLO ha muerto. desde ahora me postulo para proponer que. para mí la virtud por excelencia de don Álvaro fue la fidelidad: a la Iglesia. por ello. su amable acogida. cuando llamó saxum a don Álvaro. a los pocos años de haberle admitido a formar parte de la Obra. se le conozca como «el santo de la fidelidad» y. con claridad especial. para todo cristiano. su amor a la Iglesia. a san Josemaría. un fundamento firme para el Opus Dei. porque él solo habla del Padre». Desde la atalaya del presente. pero también para los matrimonios y. se le declare patrono de los que comprometen su palabra ante Dios o ante los hombres. Realmente don Álvaro fue una «roca». El libro que ahora tengo la suerte y el gozo de presentar servirá. en un servicio al pueblo. que ser fieles y leales –no en una ocasión sino siem- pre– es sumamente difícil e imposible sin una gran santidad. como consecuencia. Francisco Gil Hellín Arzobispo de Burgos 7 . cuando el beato Álvaro del Portillo sea declarado santo –si esta es la voluntad de Dios y de la Iglesia–. sin duda. recibí una visita suya cuando estaba recuperándome en el hospital de una pequeña intervención. más aún. en ambos supuestos. mi servicio a la Iglesia en el Pontificio Consejo de la Familia me ha permitido comprobar que el matrimonio es un camino de fidelidad o es un descamino y. n + Mons. en la política y en la administración. Luego. en una fábrica. a la Iglesia y al Opus Dei. no solo –aunque sí especialmente– para los sacerdotes. Quienes han comprometido su palabra en algo: en un contrato. Dios ha querido que mi vida haya transitado por caminos en los que he podido ver. Y. su permanente sonrisa. Con todo. en definitiva. un modelo para todos. ya que se define como fiel. su cordialidad. me parece que san Josemaría tuvo una especial iluminación de Dios. su capacidad de trabajo y de servicio. En todos los años que le traté pude apreciar sus muchas virtudes y cualidades: su humildad. su sencillez. a la Obra y a quienes le tratamos.

Cuando rezamos por alguien –y en esos rezos acudimos a un santo para que interceda–. que milagro. y lo que pedimos se nos concede. Que te acostumbres a hechos extraordinarios también me ocurre –me atrevo a afirmar que nos ocurre a todos– con el milagro de la transubstanciación de la Eucaristía. para participar de dos ceremonias de dos horas de duración cada una en Madrid? Cuando el equipo de Mundo Cristiano nos propusimos realizar este libro no teníamos ni idea de lo que iba a salir. si no. Cuando el 27 de diciembre –y también el 28– observé a los cientos de miles de personas en Valdebebas. Estuve con él y con su familia. Cuando estás delante de un milagro –este es el caso más claro que conozco– al principio se te ponen los pelos de punta. El caso de José Ignacio Ureta Wilson es de estos. incomodidades y horarios intempestivos. que afirmemos que es un milagro. Tuve la suerte de tratarle bastante en los días previos –y durante– la beatificación. Teníamos experiencia de otros eventos parecidos. Sigo con mi razonamiento sobre los milagros. que han tenido que soportar viajes. y por ello pensábamos que íbamos a escribir . Pero volvemos a los milagros. Para mí es un auténtico milagro ver a tanta gente en Valdebebas rezando –dando gloria a Dios en un acto eucarístico– y reunidos todos con el propósito de celebrar la beatificación de Álvaro del Portillo. Y. me pasó algo parecido a cuando estuve con José Ignacio. te das cuenta de que estar con él es más normal de lo que parece y te acostumbras. Puede ser. lo que es milagro es un hecho que tiene un largo historial de comprobaciones concienzudas por parte de la Iglesia. ¿alguien me puede responder qué hacen más de doscientas mil personas de 80 países distintos.Presentación POR DARÍO CHIMENO E 8 ncontrar a alguien en quien Dios haya obrado un milagro reconocido por la Iglesia no es frecuente. pero hablando en propiedad debemos saber que eso es algo más serio. decimos que Dios nos ha concedido un favor. incluso. cuando transcurre un tiempo de trato. gastos. Pero luego.

sino también a través de las fotografías. en el que la Iglesia reconoció la santidad de un hombre que dio mucha gloria a Dios con su vida sencilla. Sobre todo hemos querido responder a la pregunta que acabo de formular no solo por medio de testimonios y relatos. humilde. porque este libro es el relato del milagro tan multitudinario que he descrito. sino trazos de una historia que hemos vivido con ilusión y mucha alegría. porque me quedaría corto. también. es decir. Pero nos equivocábamos. y nosotros con él.ÁLVARO DEL PORTILLO un libro similar a otros. que nunca se me olvidarán». mentiría. Las imágenes no son rostros ni impactos de multitudes. y al ser beatificado. Cuando me despedía de Javier Ureta –el padre de José Ignacio– porque volvían a su tierra. Ojalá pudiera decir con verdad que han sido unos días inolvidables. a Chile. n 9 . él me comentaba: «si digo que han sido unos días muy especiales. Y tiene razón: ojalá nunca se nos olvide que fuimos actores de un hecho histórico como este.

se entregó a Él y se dejó amar por Él. de mi mollera! Sé que he estado junto a un santo y Dios me pedirá cuentas de haberlo conocido. la sede central de la Prelatura del Opus Dei en Roma. comprendieron que aquel joven ingeniero inteligente. recio. 1 0 Querido don Álvaro. de pocas palabras y enorme corazón. ya un tanto quebradizo. ¡Ojalá pudiera protegerlas del olvido. De ese Amor –lo escribo adrede con mayúscula– surgió una relación inefable con otra alma privilegiada. de san Josemaría Escrivá. a quien Dios había elegido para fundar el Opus Dei. Todos los que le conocieron cuando aún no había cumplido treinta años. Nacemos para dar y recibir amor. La mayor parte son instantáneas. a su lado se encuentra siempre la figura sonriente. Dicen los filósofos que el hombre llega a ser «persona» por su relación con los demás. fuimos hijos suyos en la Obra y a millares de personas que se beneficiaron de sus cuidados del buen pastor. Y. servirle de apoyo. En esas fotografías usted nunca está solo. en Villa Tevere. tan honda y sobrenatural que solo podía proceder de la Gracia divina. por encima de todo. como le llamó san Josemaría cuando aún era muy joven. Para mí esas fotografías tienen vida propia. Amó a sus padres con toda el alma. Lo curioso es que también aparecen los dos juntos cuando san Josemaría ya no estaba en la tierra y usted le había sucedido al frente de la Obra. era el regalo que Dios había preparado . No las amarillea el tiempo ni pierden lustre con el paso de los años. tuvo muchos amores en este mundo. y conservo en el álbum de mi memoria docenas de imágenes suyas. estampas intrascendentes para cualquiera que no haya estado allí. Creo que no se trata de un capricho de mi imaginación. Ser roca: saxum. Quien vive para sí mismo ni siquiera llega a ser plenamente humano. a los que. Aquella relación fue tan estrecha. con el paso de los años. haciendo una copia de seguridad en el disco duro. don Álvaro. a sus hermanos de sangre. Usted. con san Josemaría Escrivá. entrañable. todos sabíamos desde siempre que esa era su vocación: estar junto al Fundador.OPINIÓN Cuando Dios sueña POR ENRIQUE MONASTERIO Q ueridísimo don Álvaro: He vivido casi siete años muy cerca de usted. amó mucho a Dios Nuestro Señor.

n 1 1 . aquella «partecica» de la Iglesia que Dios puso sobre sus hombros. don Álvaro. San Josemaría fue una fuente de energía sobrenatural destinada a rejuvenecer la Iglesia. San Josemaría hablaba y escribía con la humilde autoridad de quien transmite una doctrina no propia. Usted. Usted. Usted. fue el remanso donde se embalsaba aquella agua viva. superhumildes. la transfería íntegra a sus hermanos. fue el comentario auténtico de ese texto. de la que todos podíamos beber. los demás solo somos «comentario». Cualquiera podía buscarlos y apropiárselos. como buen hijo de tan gran Padre. a través de su hijo más fiel. la glosa fiel que nos enseñó a leerlo y a vivirlo. don Álvaro. Habría sido más exacto decir que es Dios quien sueña y hace partícipes de sus sueños a los hombres. ¿Cómo se manifestaba esa relación con san Josemaría? Solo sé expresarlo con imágenes. aquellos a los que Dios confía un mensaje para la humanidad. don Álvaro. ni siquiera cuando el Fundador se fue al Cielo. don Álvaro. muy unidos al Papa. y seguimos soñando con que se hará realidad la nueva evangelización a la que ahora nos llama el Vicario de Cristo. don Álvaro. con sus palabras y su doctrina. Estamos en la barca de Pedro. el mismo día en que fue nombrado sucesor del Padre. no para enterrarlos como el siervo holgazán de la parábola. sino recibida de lo alto. Alguien escribió años más tarde que el fundador del Opus Dei era «un soñador». Son «Texto» los que han alcanzado la sabiduría. El «Patrón» ya estaba con Dios nuestro Señor. heredó con todas sus consecuencias la misma «chifladura divina» de san Josemaría. sin retener para sí nada de esa energía. y le encargó que lo convirtiera en vida. sino para administrarlos con sabiduría y para que dieran fruto en sus hermanos. «Donde hay patrón no manda marinero» dijo usted a un grupo de fieles de la Obra. por tanto. lanzaba doblones de oro.ÁLVARO DEL PORTILLO desde la eternidad para entregárselo al Padre. Usted. Hace años usted mismo empleó esta imagen para pedirnos que también nosotros fuésemos superconductores de la Gracia de Dios y. San Josemaría fue un torrente impetuoso. pero solo usted. fue capaz de reconocerlos y tomarlos uno a uno. pero seguía gobernando. Alguien dijo que algunas personas –muy pocas– son «texto». fue el superconductor que. Esta relación con san Josemaría no terminó jamás. igual que en las antiguas bodas de los reyes. San Josemaría. Por eso nos invitó a lanzarnos mar adentro para una pesca de altura. fue parte de ese «sueño» y. El 2 de octubre de 1928 Dios había mostrado a san Josemaría un panorama colosal de santidad y apostolado.

CAPÍTULO I LA CELEBRACIÓN .

en la calle Conde de Aranda). Un itinerario que seguía las huellas de don Álvaro en la capital. y del fundador del Opus Dei. un nuevo recorrido se unió a los tours turísticos de Madrid. Al menos. para los fieles que asistieron a la beatificación.Tras las huellas de don Álvaro en Madrid Iglesias y edificios ligados a la historia del Opus Dei fueron objeto de atención los días previos a la beatificación POR HELENA RODRÍGUEZ Y JOSÉ MARÍA NAVALPOTRO D urante la última semana de septiembre. como el parque del Retiro. Algunos de los cerca de treinta puntos del recorrido indicado en los mapas entregados a los participantes en la cita del 27 de septiembre no podían visitarse: edificios que ya no existen. la academia DYA de la calle Luchana o la casa de la familia Del Portillo. otros que en la actualidad son domicilios particulares (como la sede de la primera iniciativa apostólica del Opus Dei. otras ubicaciones muy extensas. . donde nació. san Josemaría. 1 4 Un voluntario atiende el punto de información instalado en el Aeropuerto de Barajas.

una mujer keniana. un gran cartel con la cara del nuevo beato recordaba que allí recibió varios sacramentos: en la primera. En San José. María Micaela. Kenia le da las gracias. sobre todo. y la capilla del colegio del Pilar fueron algunos de los templos que recibieron esos días una notable afluencia de visitantes. la basílica de la Concepción. La parroquia de San José. con los nombres de Álvaro José María Eulogio. la parroquia de San José. En este templo también fue bautizada otra santa. A las puertas de dos templos de solera en la capital. estos templos han recibido la visita de fieles de todo el mundo con devoción a Álvaro del Portillo. en Vallecas. por eso hemos venido más de tres mil personas desde allí». el sábado 27 y el domingo 28. primera Comunión y Confirmación. en la otra.ÁLVARO DEL PORTILLO donde el beato jugó muchas veces en su infancia… Pero otros lugares bien identificados y representativos sí concitaron visitas. que se mostraba emocionada con el retrato grande de don Álvaro en San José: «Él es un ejemplo de fidelidad. Él tuvo el privilegio de coincidir con el recién nombrado beato 1 5 . un hombre de Milán que acudió a Madrid con un grupo de cuarenta italianos. la primera numeraria auxiliar de todo el continente africano. a comienzos del siglo XIX. de paz… es toda una inspiración. el beato Álvaro del Portillo recibió el bautismo el 17 de marzo de 1914. El viernes 26. el Bautismo. En esta iglesia estaba también Marco. en Goya. y la de la Concepción. la iglesia de San Ramón Nonato. en la calle Alcalá. Todas agradecemos mucho lo que ha hecho por nosotras. en la céntrica calle Goya. Fieles como Ahuma.

a los 2 años –como se acostumbraba entonces– Álvaro del Portillo recibió aquí la Confirmación y. varias jóvenes esperaban su turno para entrar en la recién restaurada iglesia de la «Concha» para ver in situ el edificio donde se comenzó a fraguar el amor de Álvaro del Portillo por la Eucaristía. Es un hombre normal que llegó a ser santo. Dos años después de aquel momento. la Primera Comunión. ante la iglesia de San José. María José. ¡Eso motiva!». La madre de esta sonriente familia. junto a más de cien compañeros del . Entre ellos. que coincide con el centenario de su inauguración. Uno de sus hijos explicaba: «Para nosotros es el claro ejemplo de que la fidelidad sigue existiendo. «Lo que transmitía don Álvaro era paz. el 28 de diciembre de 1916. se lo debía». Este templo emblemático de Madrid acaba de ser elevado al rango de basílica este año. Fue un hombre de paz. que fue en 1914. Ahuma (en el centro. con chaqueta marrón). explicaba que sus hijos van al mismo colegio que José Ignacio. era un auténtico padre que se preocupaba por sus hijos.VÍSPERA DE LA BEATIFICACIÓN Un grupo de Kenia. tenía que venir aquí. Un matrimonio chileno llegaba con sus ocho hijos. el niño que sanó por intercesión de Álvaro del Portillo. en varias ocasiones. en pleno corazón del barrio de Salamanca. EN LA BASÍLICA DE LA CONCEPCIÓN Al otro lado de la Castellana. Su figura ha estado muy presente en su casa: su marido conoció personalmente al beato y llegaron a Madrid para cumplir con su promesa y agradecerle los favores que 1 6 les ha concedido. tras un viaje de más de ocho horas desde Santiago. la primera numeraria auxiliar del Opus Dei de África. en 1921.

sino para todo el mundo. Begoña lo narraba a la perfección: «Tenemos que dar la talla. chicas de nuestra edad. Cristina pertenece a un grupo de cincuenta personas de Ponce. que recorría el templo. tan ligado al nuevo beato: «Él simplemente era maravilloso. Un grupo de madrileñas explicaban su experiencia como anfitrionas de gente llegada de otras partes. Te das cuenta de que don Álvaro no solo es importante para los madrileños. imagen del templo. La labor que hizo fue alucinante y se Jóvenes de Puerto Rico a las puertas de la basílica de la Concepción. Puerto Rico. Y falleció justo el día que yo nací. en Goya. en nuestro club juvenil han acogido gente de un montón de países: universitarias... vengo sobre todo porque no veo el momento de dar gracias a Dios».ÁLVARO DEL PORTILLO colegio del Pilar. Arriba. 1 7 . Transmitir cosas tan sencillas como que todos podemos ser santos es brutal.

había una inusual afluencia de personas a la capilla. regentado por los marianistas. donde estudió el bea- 1 8 to. EN LA CAPILLA DEL PILAR En el colegio del Pilar. donde han estudiado desde políticos como José María Aznar. cantantes. Soledad Abad y Valeria Lisa Magna. de Roma. Les hemos enseñado los sitios más importantes en Madrid de la vida de don Álvaro y no sé quiénes están más alucinadas si ellas o nosotras. Alfredo Pérez Rubalcaba o Javier Solana. hasta empresarios. escritores o artistas. refleja así: todo Madrid está lleno de gente procedente de cada rincón del mundo para estar en estos días tan importantes. De forma excepcional. bachilleres del club Huayna de la Paz (Bolivia). A la derecha.VÍSPERA DE BEATIFICACIÓN En el colegio del Pilar: Angela Montesano. un majestuoso edificio neogótico en la calle Príncipe de Vergara 41. se había habilitado un amplio horario de visitas. El colegio se fundó en 1907 y en 1921 se trasladó a la sede actual. Hay que dar muchas gracias». El director del colegio explicaba a sacerdotes y laicos . Cristina Monfeli. El Pilar es de uno de los colegios más prestigiosos de Madrid.

Es muy importante para la vida de los cristianos cuando un alma santa es beatificada».ÁLVARO DEL PORTILLO Valeria. que tenía una infección en la cadera. de Roma: «No soy de la Obra pero quería ver dónde nació el Opus Dei para conocerlo mejor» que venían a visitarlo que el propio Álvaro del Portillo. habían tomado un avión y se plantaron en Madrid. Su colega Soledad 1 9 . para conocerla mejor. Fabián Flores y Francisco Albort comentaban que habían estado recorriendo diferentes lugares relacionados con don Álvaro: «Algunos sabemos favores que ha realizado. desde el local anterior al nuevo edificio. En el patio del colegio se vivió esos días un inusual trasiego de gente. pero quería ver dónde nació. una española y tres romanas. Los actuales alumnos del Pilar conocían algo al nuevo beato: «Hoy. fue partícipe de ese traslado: los profesores pidieron a los niños su colaboración y cada uno se llevó su silla. como los demás alumnos del colegio. Un grupo de amigas. Considero que la beatificación se trata de un acto muy importante para la Iglesia y por eso quería estar presente. de La Paz. explicaba un chaval la víspera de la beatificación. Los doctores se sorprendían». un grupo de diez bolivianos del club Huayna. en la oración que se hace al empezar las clases por la mañana. Entre esa gente. Valeria Lisa Magna explicaba: «No soy de la Obra. Por ejemplo. por la calle. en colegio. y se mejoró tras rezarle. rezamos por una niña con ortopedia. Tengo particular afecto por las personas de la Obra». nos han hablado de él». «San Josemaría y don Álvaro son una gran referencia.

y me animó a que les escribiese con frecuencia. Antes de Madrid. Recordaba las controversias que hubo: «Nos decía que estuviésemos muy tranquilas. hace más de treinta años. Lourdes. Neus Sesé recordaba: «Siempre me trató con gran cariño. en 1992. la contemplaban con alegría. un altorrelieve. habían estado en Fátima. Que no nos preocupase. desde la administración de la calle Lagasca. y en concreto en San Ramón Nonato. donde don Álvaro dio catequesis. en Vallecas. Texia y Nancy Gálvez. más una puertorriqueña y otra mexicana). Torreciudad y Zaragoza. Josefina Carragel. ni el Sevilla ni el Guadalquivir». Su plan esa ma- .VÍSPERA DE LA BEATIFICACIÓN Abad añadía: «Me apetecía participar aquí en Madrid porque es una gran fiesta y. don Álvaro es un gran ejemplo para los que somos del Opus Dei». me recordó que ese trabajo escondido –de “ ratón de biblioteca” . rememoraba cuando vivió junto al nuevo beato los preparativos de la beatificación del fundador del Opus Dei. Como iba a trabajar en una oficina. María Vega. Cuando llegué a Roma. De Roma había llegado otro grupo que contemplaba el recordatorio de primera Comunión de don Álvaro. 2 0 EN VALLECAS Lejos del barrio de Salamanca. de la residencia Estudio y Trabajo Bianchi de Santiago de Chile. decía. algunas de las cuales habían conocido en vida a monseñor Del Portillo. expuesto en la capilla. Otra mujer del grupo. lucía flamante la primera escultura. además. Se trataba de un grupo de mujeres del Opus Dei (españolas. dijo– debía también convertirlo en oración». dedicada al nuevo beato en una iglesia pública. me preguntó por mi familia.

Cristina. Estas chicas. Y creo que esto es una cosa muy grande». Pensaban recorrer todos los lugares relacionados con la vida de San Josemaría. Una de las chicas. añadía: «yo no sabía muy bien quién era y qué había hecho. y otras. una profesora de Filosofía que las acompaña- ba. ñana se iniciaba con un bocadillo. Una compañera. Se alojaban en Madrid en el colegio de teresianas Jesús Maestro. atendieron ancianos y enfermos. En el comedor social que depende de esa la parroquia. de Huelva. del grupo Attendis. n 2 1 . A la derecha. un altorrelieve en esa iglesia. preparaban el menú que se repartía ese día. y nada más: había que ahorrar. combinaron diversión. recorridos culturales –Museo del Prado– y acción social: las otras treinta chicas del grupo dieron sesiones de catequesis.ÁLVARO DEL PORTILLO La sala de actividades de San Ramón Nonato tenía muy presene a ea ificación e ien f e catequista allí. Se habían costeado el viaje vendiendo recetarios y ropa. María. como relataba Elena Álvarez. explicaba: «Este viaje me da oportunidad de conocer mejor la vida de don Álvaro». Ahora sé más. quince bullangueras chicas del colegio Tierrallana. primera imagen pública del nuevo beato.