MARIO ANDRÉS CÓRDOBA ACOSTA

I TEOLOGÍA
BREVE ANÁLISIS DE LA OBRA
JESÚS DE NAZARET, DE JOSEPH RATZINGER
INTRODUCCIÓN: LA CUESTIÓN CRISTOLÓGICA DE LOS SIGLOS XIX Y XX
Al presentar este breve texto en torno a Jesús de Nazaret, escrito por Joseph
Ratzinger, es necesario descubrir qué ha motivado la redacción de la obra que es
objeto de análisis. Ya en el prólogo se hace una descripción rápida del estado de
comprensión de la figura de Jesús, sobre todo en la teología católica del siglo XX:
después de los años 50, la brecha divisoria entre “Jesús histórico” y “Cristo de la
fe” es de grandes proporciones. (Ratzinger, 2007, págs. 7-10)
En realidad, este “divorcio” se venía gestando desde el siglo XVII con las ideas
teístas que insistían en la imposibilidad de que la divinidad pueda entrar en
relación con lo inmanente. En el siglo siguiente, con la exaltación de la razón como
criterio hermenéutico y fuente del progreso y la historia, considerar que el hombre
necesita de una revelación divina era propio de mentalidades pueriles. Bajo esta
influencia, en los ambientes filosóficos y teológicos, se llegó al cuestionamiento de
la historicidad de los Evangelios y se impuso así una máxima de “certificación de
una creencia” acorde con la razón: lo que no pase bajo el examen histórico-crítico
se opone al progreso del hombre.
En el centro de todo se encuentra el sentido que una persona puede tener de
frente a la humanidad: Jesús de Nazaret. Bien puede ser, como afirman los
creyentes, Señor y salvador del hombre y su historia, es decir, imprescindible; o
bien es un simple modelo, al estilo de un tutor, que ha venido a mostrar un camino
racional de realización humana y por tanto, en sí mismo, no es irrelevante.
La llamada teología liberal protestante ha intentado salir al paso de esta postura
para afirmar la absoluta necesidad de Jesús basándose en el respeto de la razón
y de la historia. De esta manera Jesús es “el grado máximo de elevación de la
conciencia humana en su relación con Dios” (Rouco, 2008, pág. 3). Él ha sido
enviado por el Padre para instaurar su Reino entre los hombres y su figura es
reconocible en los Evangelios a pesar de la labor de comprensión y redacción
posteriores a su presencia histórica.
Esta concepción permitió asumir la importancia del estudio histórico para descubrir
la persona de Jesús y su propuesta para el hombre; pero pretendió dejar de lado
la profesión de fe de la comunidad cristiana: en este estado de cosas surge la
contraposición entre el “Jesús histórico” y el “Cristo de la fe”. De esta manera,
sobre el testimonio evangélico de la persona de Jesús se ha levantado la sombra
de la sospecha y la desconfianza.

como el «Jesús histórico» en sentido propio y verdadero. 6. A través de esta reflexión. como una línea transversal. En esta idea se insistirá durante toda la obra (Cf. 2007. Por una parte esta forma de acercamiento a los textos sagrados ha insistido sanamente en la prioridad de rescatar el elemento histórico propio del cristianismo para entablar con la sociedad actual un diálogo coherente y creíble. porque en realidad Jesús no existe sino como Cristo y Cristo no existe sino como Jesús. 4. pág. 4. si no se abre a otros métodos. en las Bienaventuranzas se entrega a sí mismo como fuente y modelo de la auténtica vida humana.LA TESIS DE JESÚS DE NAZARET Desde el comienzo de su obra Ratzinger quiere dejar en claro cuál es su postura frente a esta situación en la cristología actual: “… en cuanto me era posible he intentado presentar al Jesús de los Evangelios como el Jesús real. Caps. en el lavatorio de los pies nos muestra que el amor hecho servicio nos saca de nuestra soberbia y 1 V. pero. el desarrollo del texto. 2011.gr: “No puede darse uno (Jesús) sin el otro (Cristo). 15). Desde el primer instante de su vida pública Jesús se identifica en todo con los hombres: ya su bautismo está referido a su muerte y las tentaciones a la lucha que el hombre libra delante de la posibilidad del Reino. puede encerrarse en circunstancias y contextos propios del pasado. Este misterio se interpreta desde la óptica del amor que desea salvar a los hombres y que desde ya se entrega a ellos: en la entrada a Jerusalén. 67-69) . 9). caps. para sellar una alianza definitiva entre Él y los hombres. que Él considera el único poder salvador” (Ratzinger. El Papa teólogo propone el trabajo conjunto con el método conocido como “exégesis canónica” que mira con confianza el testimonio de fe que la Iglesia da en los escritos. que ya había trabajado en su Introducción al cristianismo1. El misterio de la muerte y resurrección de Jesús atraviesan también. Para lograr este objetivo Ratzinger comienza por aclarar cuáles son las ventajas y los desaciertos del método histórico-crítico. Tomo II. En la obra destacan dos aspectos de Jesús que son puntos de partida para descubrir el significado de su vida y misión: su relación filial con Dios Padre y su Misterio Pascual. 1970. desea salir al paso de la cuestión Jesús histórico/Cristo de la fe: el Hijo de Dios no es un ser diferente del hombre Jesús. vive en una íntima unidad con el Padre y solo desde esta realidad es posible comprenderle. en la paz de Dios. en la profesión de fe de Pedro y en la Transfiguración nos indica que la cruz es el único camino de la gloria (Tomo I. 18). 1. siempre hemos de referir el uno al otro. desde la totalidad de la Sagrada Escritura como palabra siempre actual. Él. Caps. “su poder es de carácter diferente: reside en la pobreza de Dios.” (Ratzinger. 4.” (Ratzinger. 2. Al inicio de la obra Jesús es presentado como el nuevo Moisés que conoce a Dios y ha venido para darlo a conocer. que es el Hijo. págs. 9). pág. 10. Tomo I.

“En la cruz la oscuridad y lo ilógico del pecado se encuentran con la santidad de Dios en su deslumbrante luminosidad para nuestros ojos. 2011. 279). caps. No es posible pretender un acercamiento histórico al hombre Jesús sin contar con las únicas fuentes que dan testimonio cierto de su vida y obra. es el punto decisivo de la fe y de la reflexión teológica: “Sólo si Jesús ha resucitado ha sucedido algo verdaderamente nuevo que cambia el mundo y la situación del hombre. y esto va más allá de nuestra lógica. abre las puertas a una mejor comprensión del dinamismo inaugurado por la encarnación en la vida de los creyentes: la comunidad cristiana fortalecida por la Palabra y los Sacramentos es la garante de ofrecer a todos los hombres el auténtico conocimiento y la verdadera comunión con Dios: ella es el Cuerpo de Cristo. 5. nos ha manifestado definitivamente el querer de Dios. además reorienta el camino de encuentro con la persona de Jesús desde la realidad inseparable de la profesión de fe eclesial. 3. Por un lado. abre la puerta a la esperanza de poder tener un conocimiento seguro de quién es Jesús de Nazaret.” (Ratzinger. Pues. (Cf. pág. Dios se ha manifestado verdaderamente. Además da un nuevo aporte para la comprensión racional y de fe acerca de la persona de Jesús desde los datos bíblicos neotestamentarios. Tomo II. y sin caer en el riesgo de hacer reconstrucciones irracionales que reflejarían. 282). 8. esta tarea de demostrar la unidad entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe contribuye eficazmente a la “unidad en lo fundamental” que debe caracterizar a los creyentes. La resurrección. se convierte en el criterio del que podemos fiarnos. sobre todo en el hombre creyente. APORTE PERSONAL El hecho de que el autor recurra desde el inicio a la confianza en los evangelios y en la comunidad (Iglesia) que los redactó y los custodia. 2011. la soberbia e idolatría de no querer aceptar al Dios de la revelación. pág. en la última cena tenía lugar un anticipo de su muerte y resurrección. 9). ha transformado la realidad del hombre y del mundo.” (Ratzinger. . por su parte. La Pascua es el punto central al que convergen la vida y obra de Jesús y su total identificación con el destino humano. Entonces Él. ahora. 1.nos lleva a Dios. Jesús.

Jesús de Nazaret. S.. El Jesús histórico y el Cristo de la fe. I). A. Trad. .bibliotecadelseminarista. Álvarez. (C.) Madrid: Encuentro S. (2008). Rouco. Ratzinger. de www. (2007).) Bogotá: Planeta Colombiana. (2011). Desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección (Primera ed.blogspot. Trad.Planeta Colombiana S. J. J.A. B. Recuperado el 03 de Octubre de 2014. II). C. Vol. Fernando del Río. de http://www. (1970). Desde el Bautismo a la Transfiguración (Quinta ed.BIBLIOGRAFÍA Ratzinger.nuevarevista.A. Vol. (O. Introducción al cristianismo.net/ . Recuperado el 9 de Septiembre de 2014.A. Jesús de Nazaret. J.com Ratzinger.. J.