/ / -

/

UNIVERSIDAD
ESCUELA
DE

POLITÉCNICA
T . SUPERIOR

DE

CAMINOS, CANALES

J4ABILIDAD
EXPANSIVAS

T E S I S

Autor:

Y

PUERTOS

LAS

MADRID,

CONTROLADA

D O C T O R A L

VENTURA

Octubre

ARCILLAS

SUCCIÓN

ERUNDINO POUSADA

Director:

MADRID

INGENIEROS

DE

BAJO

DE

PRESA

ESCARIO

de

198 2

Re;;:;!

o

c : . . •

'

'

- -

■■ • ■

- - • ■ ■ •

y í ' u c : ; u ; d i : X u •::::, <-■! ¡ :..■".:.■ ■:__]■•• . • ■ . ' ' . '

Don

C;lnu«di<«z

sobre

.

i

l

^

y b u ^ c r
^

O

^

^

l i

K

¿¿<'

'-•?>'"'

..
^

/v-*^
'■«t¿*'<^
-< "V £'< ' >

K':iü';ui;i !>.¡¡o !:i

•(
*- / i Cu-'» c, ,. t<

«

&SS,.»ZJjs&^g&^-í

A

mi

h.lja

MANUELA

II

P R O L O G O

Nuestra vida se puede considerar como un camine
durante el cual se debe aprovechar las experiencias para
ampliar los conocimientos.

Al llegar a esta etapa de mi vida quisiera reco£
dar y agradecer a aquellos que contribuyeron de manera tan
importante a mi formación.

Al Prof. Hernani Sávio Sobral, Presidente de la
Fundación para el desarrollo de la Investigación Científi_
ca, agradezco el interés que despertó en mí por la investí
gación desde la época de estudiante de ingsnieria en la Un:L
versidad Federal de Bahía (Brasil), además de sus constan
tes consejos, enseñanzas y amistad.

A los Ingenieros Manuel Rocha, Ulpio Nascimento y
José Folque, mi agradecimiento por todo el apoyo que me die
ron para realizar mi Tesis de Master en el LNEC.

■**A Federal
A la Universidad
Fecierax de Bahía ( B r a s i l ) , mi r e c o
^
i « f a c i l i d a d e s que me c o n c e d i ó en
la
nocimiento por tedas l a s faci-Liaa
ion del c a r a o de P r o f e s o r
r e a l i z a c i ó n de la t e s i s para obtenc
Adjunto de e s t a universidad.,

A mis compañeros del Departamento de C i e n c i a y Tec
r.o.logla de l e s Materiales, agradezco la c o l a b o r a c i ó n en

las

t a r e a s docentes, y el estimulo en la época de la promoción
a l cargo de Profesor Agregado,

A los cuerpos docente y discente de n u e s t r a

Univer

sidad, por la demostración de cariño durante mi g e s t i ó n como
Vice-Director de la Escuela de I n g e n i e r í a .

de Ingenieros de Caminos, Canales

La escuela

y Puertos, de la '.r.i/ersidad Politécnica de Madrid, mi recono
cimiente por su aceptación para la realización de mi Doctora
do.

Al Laboratorio de Carretaras y Geotecnia "José Luis
Escarie", mi agradecimiento por todas las facilidades conce
aiaas durante estos tres utimos años para la realización de
la presente Tesis Doctoral.

-caía

uOCrnr^

r*v-

'T

i

^ L J i r a - / - r . 7entu r a E s c a r i o ,
aooratorio de C a r r e - e ^ - r *.
ití eras
y Geotecnia,
mi
u

Sub-Director del

IV

gratitud por su inestimable orientación, dedicación, estimulo
y amistad.

AI Prof. J.A. Jiménez Salas, Catedrático de Geotec
nia y Cimientos de la Escuela de Caminos, y Director del La
boratorxo de Carreteras y Geotecnia, mi agradecimiento por
su especial atención, apoyo y enseñanzas.

A los profesores Santiago Uriel, Alcibíades Serrano,
Carlos Oteo, Ángel Uriel, A. García Yagüe, Antonio

Soriano,

J.M. Rodríguez Ortiz y Luis Cañizo, mi reconocimiento por sus
enseñanzas.

Al Dr. J,Ra Pérez Rodríguez, mi agradecimiento por
su importante ayuda.

Al Físico Jesús Sáez, mi gratitud por su gran cola
boración.

A Manuel Pintado, por su cooperación en el fase ex
perimental del estudio.

A Luis Vela, y el Gabinete de Delineación, por su
dedicación en la realización de los dibujos,

A Encina Polo y a Gloria Salterain, por la ayuda en
las cuestiones bibliográficas.

-' ■ -

■^"I'^.JSM

n*.

m

- * - '-

•j'iV'ft'i

Í N D I C E

INTRODUCCIÓN
SÍNTESIS DE LA EVOLUCIÓN )E LOS CONOCIMIENTOS EN EL
DOMINIO DEL COMPORTAMIENTO DE LAS ARCILLAS NO SATURA
DAS
2.1 - Consideraciones generales
2.2 - Estudio de las fases constituyentes del suelo

o

2.2.1 - Fase sólida

10

2.2.2 - Fases sólida y líquida

28

2.2.3 - F a s e s s ó l i d a , líquida y g a s e o s a

48

2.3 - A n á l i s i s d e las p r e s i o n e s t o t a l , e f e c t i v a
intersticial

y
83

2.3.1 - Variables tensionales en les suelos
saturados
2.3.2 - Variables tensionales en los suelos
no saturados

94

EL FENÓMENO DE LA INESTABILIDAD VOLUMÉTRICA EN LAS
ARCILLAS EXPANSIVAS

144

3.1 - Generalidades
3.2 - Manifestación de la expansividad
3.3 - Mecanismos de expan.iói
3.3.1
3.3.2
3.3.3
3.3.4

-

83

144
146
166

Atracción de la partícula de arcilla
Hidratación de cationes
Repulsión osmótica
Interdependencia de los mecanismos

179
182
183

de expansión

185

3.4 - Factores que influyen en la expansión
3.4.1 - Composición del suelo

186
187

3 4 ? - l o " e s adsorbíaos
] \ \ - Caoacidad de carolo du c a t i o n e s
3.4.4 - Propiedades del acraa denlos poro f í
7 , --, _ Microestructura del suelo
¡ V é - Cementaciones y e f e c t o s d i a g e n é t i c o s
3 . 4 . - - Centenidc ¿e jiu^edac y densidad s e c a

2 04
206
209
221
217

iniciales
3.4.6 - Métcdc de ccrr.pactaciín
3.4.9 - Co-rir.amentc
3 .4.12 - Temperatura

220

3.4.11 - Tiernce permitido rara la e x p a n s i ó n

242

235
2 39
241

24 4

3.4.1J - Macrc-estructura
3.4.13 - H i s t o r i a l e s de ter.s-.cr.es y de h u m e c t a c i ó n 24 8
253
3.4.14 - Factores amoi^ntales
!C -

-..

elcs ae cesecac

ALUAClON DE LA Mr

* v

..

• « f j , - » i f - 1 .*i r

r.uitec

256

>C LOGIA V CRITERIOS PARA PREDICCIÓN

LOS CAMEIOS DE VOLUMEN EN SUEL;OS EXPANSIVOS
i - Hinchamier.tc y potencial ce expansión

260
260

2 - Ensayes para identificación y clasificación d
sueles expansivos

26 3

4.2.1 - Técnicas indirectas

26 5

4.2.2 - Técnicas directas

272

3 - Ensayos para cuantificación de las características
de expansión

284

4.3.1 - Ensayo.- de expansión con inundación

287

4.3.2 - Expansión en función da la succión

201

-i. 3.2.1 - Ensayos de succión

305

4-3.2.2 - Ensayos de expansión con succión
controlad?

338

4 - Métodos de identificación » , ) a . . f .
C10n
y Gasificación de loa
suelos expansivos
suelos expansivos
398

VIII

4.5.1 - Métodos de cálculo basados en ensayos
con inundación
4.5.2 - Métodos de cálculo basados en ensayos
con medida de la succión

399
412

INVESTIGACIÓN EXPERIMENTAL

438

5.1 - Aspectos geológicos y localización del pueio

4 38

5.2 - Composición del suelo

44"

5.3
5.4
5.5
5.6

-

5.2.1 - Granulómetría
5.2.2 - Composición mineralógica

440
449

Características
Características
Fabricación de
Instrumentación

452
45T
45'
46 r

fisicoquímicas
geotécnicas
las probetas
utilizada

5.6.1 - Células edométricas
5.6.2 - Aparato de membrana de presión
5.6.3 - Edómetro de succión controlada de Escario
5.7 - Ensayos realizados

46•
47f
47 r >
48,:

5.7.1 - Ensayos de expansión por saturación, co-'i
consolidación y entumecimiento posteriores
5.7.2 - Ensayos saturados a volumen constante, con
expansión posterior
5.7.3 - Ensayos de succión
5.7.4 - Ensayos de expansión con ciclos de hume­
dad-sequedad bajo succión controlada
ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS
6.1 - Resultados de los ensayos de succión con muestras
sin carga externa
6.2 - Interpretación ae los resultados de los ensayos
de expansión con inundación

485
484 8'
4í!
49

49 2
49 4

IX

wmmmmm^mn
V,^-? 13: „ ^

dos ñe los ensayos
539

esultados ce expan
590

i - .1i' ',-5

ie i3 ae torma
593

^ . .~*r .. £f * -

514
619

X

._^:&%&£.*¿&¿¿Jkm^/í.?. ->Y&xUhfAu-tL„c ^,^/t^í%-.

'4

1.

I N T R O D U C C I Ó N

Los problemas originados por las arcillas expansivas
han sido, y siguen siendo, motivo de constante preocupación
entre los investigadores de diversas partes del mundo.

El uso indiscriminado de este material, ya sea compac
tado o en su estado natural, viene ocasionando grandes perjui_
cios en las obras geotécnicas, debido a los acusados cambios
de volumen que experimentan al producirse variaciones de la
presión efectiva.

Estos cambios de volumen, ya sean debidos a modifica
clones de humedad o a variaciones de la presión total que actúa
sobre le suelo, dan lugar a una redistribución del campo de ter
siones del sistema suelo-estructura, que depende de la coacción
ejercida -.por

ésta.

Si

dichos cambios volumétricos supo

nen un entumecimiento, las presiones que se originan en el con
tacto del terreno con ia estructura pueden ser

importantes

cuando la restricción del movimiento también lo es, y producir
daños notables en la obra si tal efecto no ha sido tenido

en

cuenta previamente.

Jones y Holtz (1973), en su artículo titulado "Suelos
expansivos - El desastre oculto", estimaron que los daños pro
ducidos por los suelos expansivos en Estados Unidos alcanzan

,.

coste

de dos »n trescientos . i l i o n . . do a l a r e s ,

superando

. i , suna de los causados por inundaciones, huracanes,

cerrero

.os y tornados. Si pesan »enos en 1. opinión publica se debe
orincipal-nte a la falta de víctimas, '/.•» secundo lugar, a
que

se producen muy distribuidos en el tienoo y en el espacio.

Setos suelos se caracterizan cor un comportamiento sin
guiar er. presencia del agua, presentando grandes variaciones
en sus propiedades enotécnicas que pueden conducir a rrcviMentos
superficiales

de grandes nasas en taludes aparentemente esta

síes, y a movimientos diferenciales extremadamente dañinos en
firmes y cimentaciones.

Para la manifestación del fenómeno de la expansión se
necesita, además de la presencia de un suelo potencialrnente
expansivo, unas condiciones aliéntales que induzcan cambio?
apreciabiss s* hur.edad. Esto se encuentra principalmente en
las regiones con clisa sonzénico, en que las estaciones son
-uy -¡arcadas, con períodos secos prolongados. Con c a r á c t e r ! .
ticas diferentes, aparece también en las regiones con clima
sahelianc, -

que si terreno se halla profundamente desecado,

y la evaporación su ? e r a .
ol año. :e manera
en recibes :on

=M0U

s l i 3

.

l a

precipitaren prácticamente todo

generalizada, puede presentarse también

tropical

•I*».. . „ í l l M ,?WMd.

d-bldo

?rssa,

, ^ ^

1978;

^

^

^

^

^

^

^

J. España. Ghana. Irak. terrenos colapsables. aun después de h£ ber hinchado. SudSfrica. 1973. Cana dS. 1980). Burma. Cuba. Estados Unidos. Perú. con pequeños sumen tos de humedad aumentan de volumen. Etiopía. Irán. Mozambique. Kenia. sobre todo. por el contrario. desarrollados por el Prof. problemas y dificultades creados en obras con dichos suelos. al mismo tiempo. seguramente.Existen referencias de la existencia de este fenómeno en Angola. Es decir. colapsan. el campo de investigación sobre este tema aun está abierto en d. Jiménez . Ecuador. Argelia. En España. Australia. En Brasil. India.i versos aspectos fundamentales para una mejor comprensión y pre dicción de su comportamiento frente a los problemas complejos de estabilidad de taludes y cimentaciones. que muchas veces. A. Aunque ya í«e dispone de un gran número de trabajos pu blicados sobre el comportamiento geotécnico de esos suelos. Esto suele ocurrir. Méjico. Rusia. Marruecos. en arcillas con estruc turas floculadas y flojas. Israel. Malabo. el volumen de investigaciones sobre este tema es desproporcionadamente baje con relación a lo. Turquía y Venezuela. pero para humedades mayores. para un nivel determinado de carga aplicada. siguen exhibiendo huecos heredados del proceso de agrietamiento (Escario. los notables trabajos de primera línea a nivel internacional. Brasil. Un problema suplementario es que muchas arcillas expan sivas son. Colombia. Argentina. Jiménez Salas et alii.

tc más adecuado • ^ ' ~s fer..•: i~Li:r.rallas expansivas.„ .i5-."sr:r. ha -a =fif:-rr. ül plan-<?anuento n r í * e " 9 : í " •-* r c r .c5 p r o p i o s ae ¿as . . s i<¡ r^rciAi-s&i'-iüásá. « . .i. r. x l u i a i de loe r .-s-ssar. .afaiiidad (expansíón- .:sr -al ív-írerv" ->3 a x p a n s i í r . .i .a e x t e n s a revi t w @ v 3 .t» . •-•--. <_ • -n^s-ierra Civil.3 .f"sr..f..-c3 . ya que ..: -r. r a una . :r..ier. ?>»¿ „ ' W « 1 Ñ . ^ r i : ' . „ .O ñMrí»?? ■. „:■> : Í : : r ~ .o i o s de al_ i s i l . tar¿siér.:r. -a arsa urbana dg Madrid -as .--¿-s . : r a í .—as ¿o : 1 : " 3 Srido y s e m á r i d o ..'. ' " . . J.„ --3tar. i l .~..-:-:•:':.i s r o s .~l .r.:= l-'¿ s u e e x i n y a l o s . 3 : . .. l . í _ _.

usando la técnica de traslación de ejes. siguiendo diversas trayectorias de tensiones. en la realización de loa siguientes ti pos de ensayos: I) Ensayos edométricos de expansión con inundación. el trabajo experimental ha con sistido. V) Ensayos de presión de hinchamiento con muestras com pactadas y probetas sometidas previamente a ciclos de humedadsequedad. siguiendo diversas trayectorias de suc ción y de carga externa. básicamente. III) Ensayos de expansión con el edómetro de succión controlada de Escalio. La deformabilidad del suelo ha sido investigada utili_ zando las siguientes alternativas: . II) Ensayos edométricos de expansión con inundación. IV) Ensayos cíe expansión con ciclos de humedad-seque dad en ©1 edómetro de succión controlada de Escario. VI) Ensayos de succión. sobre muestras sometidas previamente a ciclos de humedad-se_ quedad.Después de la debida caracterización geológica y geo técnica del material empleado.

por un . sxperi^enta expansivo ¿educo. y. íi?y .sw*w"^^*i*\.stivsrer. por 'S suelos considerados £"" de una gama de suc 3 saturación.e.té e s s s g c g u e 8# poses de ^o saturacian.

En arenas y limos. se considerarán únicamente los conocimientos más directamen­ te relacionados con los fundamentos del comportamiento de IAS arcillas no saturadas. por el contrario. predominando las fuerzas de masa o gravitacionales.2.AS ^ClhU^J^ShTjJ^phS 2..negativas en la faae líquida. las fuerzas eléc tricas debidas a los fenómenos de superficie tienen una impor tancia secundaría o despreciable.1. . en este capitulo . en líneas muy generales s© puede decir que. debido a las ©levada© superficies especificas. enetendiíndose como tal aquello© fenómenos que son ocasiona­ dos en al zona de influencia interfacial.gongsideraciones generales ' ta el fin del presente trabajo. su comportamiento de­ pende de una manera decisiva de ios fenómenos de superficie.SÍNTESIS DE LA EVOLUCIÓN DE LOS CONOCIMIENTOS EN EL DO!!!NI Q_DEL COMPO RTAMIENTO>_ _DE: JL. destacándose especialmente el problema de la determinación de las presiones intersticiales . Tratándose del caso de suelos con una fase sólida constituida por elementos finos (suelos arcillosos o coheren tes).

.

9 importantes. Debido al carácter dipolar de l#a moléculas da agua. puesto que cuanto mayor es la superficie específica de la partícula. De este hecho ra sultán tres situaciones posibles: suelos socos.Estudio de las cases constituyentes del suelo Los suelos son materiales que se caracterizan por disponer de no mfls de tres faies¡ sólida. aunque también se ¿tan en limos y arenaa. Estag interacciones. pudiendo no coexistir las dos últimas. por lo tanto.2. 2. serán desarrollados más adelante. y a la no neutralidad de las sustancias que suoXe tenar d¿ sueltas {iones}. se producen unas interacciones entre estos elementos y las partículas sólidas. suelos satu rados y suelos no saturados o parcialmente saturados. como consecuencia de su constitución atómica. . un papel importante en ©1 desarrollo de interaseio ues de carácter eléctrico. mayor «?s la proporción de átomos en su superficie* El medio que rodea las partículas sólidas tiene. líquida y gaseo sa. adquieren una importancia relevante tn el caá© Je arcillas.

—. a : * s ? u e i e n átJr ... . . -.-ara que se cueca tener una idea de la d i f e r e n c i a s . 2 .•.— . <••. ~ . . . . sx:. con ?ra^." « " « « d o . ..-5 a.-. Las s u s t a n c i a s . er. . . ' " " " " s n u " U q u í d o . 5 ^ .re sólidos c r i s t a l i n a y no c r i s t a l i n o s .. : . se r e f i e r e a la ^xulicactcr.pcrtantc en las propiedades de r e s i s t e n c i a y de£ormabi_ 'idad de las a r c i l l a s . que s e ve*-. 4 .. y a les cuáles se a t r i b u y e una influen cía tr.p e r í i c i e de ■.pacial " " " ' ' *"■* ~' K S r f " t .. .^ "■" .-! ■ i ' ! .... ..e r a r e n . l¿s «. a l e a t o r i a V..a c i ó n que prevalezca e n t r e l a s posi * " " " ] S ~* ""* ? ' i r t £ í " 3 s a : « ^ .. . .* •.•: entre . „ .t a l í 3 c o n s t i t u y e n t e s .s.t 5 r i a arvería.r i í t a . Sn el caso de m a t e r i a . ..c se manifiestan ios fenómenos e l e c t r o ^ ees tan estrecha-ente dependientes de la s u p e r f i c i e ¿specífi ca de las p a r t í c u l a s . ^ . * .-."ase sólida ■cnsiderarí. El orir.. 1 .. e . la fase s ó l i d a de un •. de córr.» 1. . í " a " " """" a n S i C Í 6 n ^ * .. ... . ? .¿j .. este ~c~entc. E s t a s . . . u0 c r d ..t e r i a cris ** ' . . e habr* que h a c e r una e--. rueden ... ...• «w i . .„ úntales.„. * . B« . ? r i .e . ■*"*-"-as « . a . 4 . r . -. .*. 0 í d 9 " « i e n t o . os c o n v e n i e n t e te ■* su e s t r u c t u r a . <■ . ^ ^ ^ ^ ^ „oléculas SS?~n «1 S'l..« á t a l e s f orrnan una r g d e s .2 .!„.-.| 3 adelante el a n á l i s i s de l a in­ fluencia de las fases líquida y gaseosa.. .. i r .---wrcer.. .. "* b ü s P a « í c u l a s e l e -. .cical aspecto a considerar a q u í .

Estas son fuerzas de naturaleza eléc trica. respectivamente. Cada ion está equidistante de un pequeño nú mero de iones de cargas opuestas. La estructura se mantiene así por fuer zas eléctricas determinadas por la ley de Coulomb. que derivan de la ín teracción entre electrones de moléculas vecinas por el hecho de no haber simetría eléctrica. Por lo tante. y simétricamente dispues_ tos en relación a él. Las redes moleculares son aquellas constituidas por una disposición de moléculas entrelazadas por fueraas atrae tívas de van der Waals. la red se denomina homopolar. Como las fuerzas de van der Waals son mucho menores que las fuerzas de valencia. Hay redes cristalinas formadas por átomos simples o grupos de átomos afectados por una cierta carga electrostá tica (iones) . y sus enlaces con los vecinos se realizan por compartimiento de electrones.j homopolares e iónicas son largamente superadas por las fuerzas de valencia y electrostáticas. Cuando las partículas elementales constituyentes son átomos neutros. estas fuerzas están siempre presentes. pero en las rede. Estaa' son "■as redes iónicas. del tipo "valencia secundaria". la distancia mínima de aproxima ción entre dos átomos de moléculas vecinas es siempre mayor .1 En las materias cristalinas pueden encontrarse varios tipos de redes.

En la zo na de la superficie estos campos de fuerzas no pueden anular se bruscamente.^ molécu 1961). las propias acciones establecidas entre las partículas elementales costituyentes del sólido. Debe tenerse er. 9 an ' L ° S d 0 S ^upos principáis son el de . permaneciendo en el espacio exterior que hay alrededor. • Una de las imperfecciones ¡?Ss comunes.1 •) que l a de átomos vecinos la (Gregg. c el de las fuerzas físicas y e l d e . ademác de ios defectos que determinan en la superficie del sólido condiciones diferentes de las que resultarían de li fragmentación pura y simple de la red cistalina. Existen diversas fur-rzas á* =„ c as d e suPerficie de acuerdo con las causas que las oriqinan r„ . Les cristales con una red perfecta son raros. carac . es la que consiste en la ausencia de algunos iones de la posición normal en la red. Este defecto se denomina frscuen temen te como de Schottky. Entonces. átomo o molécula. „ . independien teniente de su naturaleza. pueden atraer iones. átomos o moléculas de otro sólido nróximo. p r e s de una misma c o n sf ítMi t u yP e n . producen un campo de fuerzas aire dedor de cada ion. cuenta que. en la superficie. según el caso. siendo habitual aue la mayoría tenga imperfecciones de varias espe cies (Gray. f °e ias fuerzas químicas. y su loca lizaciór. :K2'. y con repercu siones en la superficie.

Para valores reducidos . aunque limitado a un capa de la superficie del sólido con es pesor del orden de una molécula. se puede decir que se forma un compuesto químico. a la interpenetración de las nubes electrónicas de los átomos. 1961). Los diversos componentes de las fuerzas físicas tienen una mayor o menor relevancia. 1953. según se trate de situaciones interfaciales 'o-sólido. conforme se indica en la figura 2. de la distancia a la superficie de la partícula. al carácter dipolar permanente de ciertas molécu las. sólido-líquido o sólido-gas. principalmente. al establecimien to de un dipolo en virtud de la situación de tales moléculas en el campo electrostático de la superficie sólida. Fundamen talmente. siendo su valor absolu to función. las fuerzas atractivas y repulsivas dependen de la distancia a la superficie de la partícula. entre otras causas.1 (Lambe. Folque. de rivando estas fuerzas del potencial energético respectivo. en el caso de moléculas no polares. Como ya se dijo. La suma de estos efectos (atracción y repulsión) puede repre sentarse en función de la distancia. o.13 terizandose estas últimas por tener origen en una transieren cia de electrones entre sólido y molécula adsorbida. Debe destacarse que estas fuerzas pueden verse afecta das por el signo positivo o negativo. Las fuerzas repulsivas pueden ser debidas.

: . 2. Ch-t' Jv .o i ^ p o j .-!ia r c. r ." « Memos ae o»i s . <>: el ementales v capas básicas de las unidades estructurales laminares de 1 os minerales de arcilla. /i J © \ '£ ' ' ¿ r D s c 1 Ji .O I 5' .. j DC'AEOKOS' 3 F i g .Fig.1 . 0 '. D£ i..Variación de los potenciales de las fuerzas repiü sivas y atractivas con la distancia a la superfi_ cié de la oartícula sólida. 2.f-3 •• ' J . .Unidades « 1 .2 .

lo que significa que las partículas son tan pe quenas que los fenómenos de superficie se manifiestan de una manera muy notable. su cediendo lo contrario cuando la distancia aumenta. La mayoría de los constituyentes de los suelos arcillo sos son cristales con estructura laminar do silicatos de alu_ minio. Por lo tar. se establece general^ mente como tal la dimensión 0. de magnesio y de hierro. En realidad. cuya denominación habitual corresponde a la fracción del suelo que posee dimensiones inferiores a 0. se comprende que si cualquier causa ex terior obliga a una partícula a aproximarse a la superficie de otra vecina hasta una determinada distancia. incluyen minerales cristalinos con estructura lanú nar. . de ello pue de resultar el establecimiento de un enlace. y que por lo aienos uno de ellos sea de reducido espesor o de reducidas dimensio nes (Gregg. así como otros minerales cristalinos o amorfos (Gregg. 1961).15 de la distancia hay predominio de las fuerzas atractivas.to.0002 mm. nu merosas experiencias muestran que la adherencia de un sólido a otro es posible siempre que se presenten con las superficies limpias (libres de películas adsorbidas). Las arcillas. verificándose con frecuencia la existencia de una frac ción coloidal. 1961). constituidos por silicatos de aluminio.002 mm. Aunque no existe un frontera nítida entre una arcilla coloidal v una no coloidal.

en los que un átomo de aluminio está rodeado por seis de oxígeno o grupos hidróxilos (Fig. Así. En la figura 2. conducen a un aumento de la carga neta negativa de bido a que la valencia de los iones sustituyentes. y. cargados positivamente. Esta carga negativa tendrá que ser neu tralizada en la superficie por cationes.dades laminares de los minerales de arcilla. 2. es posible establecer una cier ta generalización en las estructuras cristalinas. hierro y algunos cationes más de tamaño semejante pueden sustituir al aluminio en los octaedros.16 A pesar de las variaciones encontradas en la composi ci6n química de las arcillas. Estas sustituciones isomorfas.3. por un lado dan erigen a una ligera deformación en la red. y e8tructurales brucita) de las un. gibbsit. a veces el aluminio sustituye al silicio en los tetraedros. por otro lado.2). en los que cuatro átomos de oxígeno rodean a uno de silicio: y (II) octaedros de aluminio. esen cialmente. mientras que e] magne sio. es frecuentemente inferior a la de los iones normalmente presentes. En la formación de los silicatos. así llamadas povque mantienen la forma o estructu ra cristalina. por no ser los iones de idéntico tamaño. los diferentes minerales de arcilla son constituí dos per capas planas de dos unidades elementales: (I) tetrae dros de silicio. se muestra la estructura atómica. bágicas . llamados "cationes de cambio" porque pueden ser fácilmente sustituidos por otros. así como la representación simbólica de l a s capas (sílice.

¿Jf§=¿ .-.1 é *—* • ^ w © • 0 (it'txivwi tt «•▼*(* * i 9 m t * i # 3 é * I-**6Í'<Í CZT: Fig.•: O0OM" <i Oi'*»0*a 1* ***■¥•**•$ t) Titi»«0'9 M l ' i f í _JL_J >-3» . 2.17 9 J-CH .3 . ..Estructura atómica y representación simbólica de las capas básicas de las unidades estructurales laminares de los minerales de arcilla. -.) >-9M -I il Ot*»»G*í 3» » y < M « IrMkV ü * ' JH V * SJI 3*' IJI X"' IJJ V* 3fl !-ui i .1 1-1 'JOO w >4 oo i-U .

en la superficie de las arcillas. aunque menos ha bitual en el grupo de los silicatos de dos capas. cuyos minerales es_ tan constituidos por capas alternadas de tetraedros y octae dros. excepto para el caso de los cationes de cambio. el ferióme no es más importante en el caso de los primeros. de acuerdo con sus unidades estructurales. Otro tipo es el constituido por las arcillas trimorfas. La haloysita. pueden ser clasificados en trfis tipos o cate gorias. II se resume la capacidad de cambio de cationes en minera les arcillosos típicos. Los minerales de arcilla.III se muestra la ca pacidad de cambio de aniones de algunos minerales arcillosos (Jiménez Salas y Justo Alpañés. Aunque cationes y aniones son sustituibles. . Una remoción posterior de un ion de la red cristalina.18 Debe tenerse presente que la sustitución isomorfa refe rida se realiza durante la formación original de la arcilla. que tiene esencialmente la misma composición y estructura que la caolinita. y su sustitución.4). En la tabla 2. El mineral de estructura laminar de dos capas más común en los suelos es la caolinita (Fig. es un proceso lento. es también un mine-ral interesante. Uno es el de las arcillas dimorfas. en el cual la unidad estructural laminar está formada por dos capas de tetraedros entre los cuales se sitüa una de octaedros. 1975). 2. y en la tabla 2..

también. 2.Capacidad de cambio dg aniones d© algunos minerales arcillosos en miliequivalentes per 100 g. 2.5 y 2.II .7).Los minerales de estructura laminar de tres capas más comunes en los suelos son la illita y la montmorillonita (Fig.Capacidad de cambio de cationes de los minerales arcillosos en miliequivalentes por 100 g.2 Haloysita 80 Montmorillonita Vermiculita 23-31 4 . Talco <2 Pirofilita <l-2 Caolinita 2. bastante in_ teres la vermiculita (Fig.III .2-15 Metahaloysita 5-10 Illita y clorita 10-40 Sepiolita y atapulgita 20-30 Haloysita 10-50 Alófana 20-43 Montmorillonita 75-150 Vermiculita 100-15C TABLA 2.6-20. En los suelos expansivos tienen. Caolinita 6. TABLA 2.6).

5 . 2.E s t r u c t u r a química de la montrnorillonita r e p r e s e n t a c i ó n simbólica (Grim. y su . 1959).20 M Fig.

1953). $.4 nm \ <3i 3ruci(o ' \J1_ / Si T / \ T Fig.. 2.96 nm Si / \ < V Si \ « Si -~T~ ■ — \ ~/ - Fíg.8 . Si \ / Al 0. \ Srucua Sí \ «■ // Cibbjita O DfUCItQ 1. 1976) \ s. .Representación simbólica de la e s t r u c t u r a de la v e r m i c u l i t a ( M i t c h e l l . 2. 1976).\ A Si Al Si K .Representación simbólica de la estructura de la clorita (Mitchell.. 2.7 . '-a na >0 a ! 4 "!m F i g .6 .Representación simbólica de la estructura de la iilita (Lambe.

_ . JX. . Lo mismo sucede con las octaédricas.. _ . dos ca pas de octaedros pertenecientes a unidades estructurales ve ciñas quedan relativamente próximas. La unión entre laj unidades estructurales básicas bi sapa asta formada por enlaces de hidrógeno y fuerzas de va Ifincia secundaria.8). son bastante más débiles. . ^ e .. ^ n a . no se unen por enlaces químico*.-.raM3cratificaci6n regular es la tres capas.f e r a l e s de a r c i l l a de dos y c i o P.clorita.c. pero como se trata de dos capa* idénticas. .„i.— _ t.•*. ■ . .*^ ■-« ^-i-a c-va unidad estructural está constituida por un mi neral de tres capas más una capa de octaedros (fig. a fuerzas de van der waals (relativamente débiles).a $ — -. ¡^. En es te caso los enlaces se atribuyen... sobre todo.D O de a r c i l l a s de c a p a s mix ..r. c. Otra arcilla común de capa mixta regular es la montmorillo nita .-e e : . . .. lo que justifica la exfoliación plana a través de las superficies que separan las capas básicas de estos cristales arcillosos.. En el caso de unidades estructurales tricapa.. -~n 3 1 . La unión ontro unidades tetraédricas es muy fuerte. 2n cuanto a las uniones entre las capas constituidas por esas unidades básicas.22 _. B ^ . r r " c u * 3 r .3 te en la i n t e r e s t r a t i f i c a t a s cuya uniaaa e s t r u c t u r a .. .-■» .:¡. por lo que la8 unld£ des estructurales pueden ser separadas por las moléculas . 2. ^ v.

y. Consecuentemente. Así. la capacidad de cambio de cationes es inferior a la carga total negativa. consecuentemente. sólo podrán ser cambiados después de la desintegración parcial de la arcilla. contribuyen a la aptitud que tienen las a£ cillas de adsorber iones. Cuando se trata de arcillas trimorfas no expansivas. Además de esta capacidad de cambio de cationes resu¿ tante de sustituciones isomorfas. esos cationes pueden ser cambiados fácilmente.23 dipolares de agua que penetran entre ellas. como por ejemplo el sodio. Los cationes que rodean el cristal se mantienen unidos por una fuerza que varia en razón inversa del cuadrado de la distancia que separa el catión de la zona de carga negativa. bien sean positi^ vas o negativas. Así. algunas da las 20 ñas entre mudados estructurales son inaccesibles a partir de la superficie del cristal. puede haber aumento de volumen por humectación. los cationes ahí local¿ zados. En lo tocante a los cationes de cambio. otros más hidratados. mientras algunos iones se mentienen muy cerca de la superficie y neutralizan las cargas negativas.se desarrollan cargas eléc tricas en los bordes de los cristales de arcilla debido a la rotura de enlaces. si se trata de arcillas trimorfas expansivas. Estas cargas eléctricas. o ligeramente expansivas. o retracción por sequedad. permanecen a una dis_ a .

generándose así un estado do floeulación.-re las partículas de arcilla y. Cuando se satura la arcilla. . "tr. 2. 1958). ¡Fia. Tan. el pre dominio de fuerzas atractivas entre partículas sobre las re pulsivas conduce a estructuras floculadas bastante abiertas con abundancia de enlaces entre partículas borde-cara (atrae ción tipo electrostático) •> t-xra-^-¡m i-t.eutrali^ír.. ella puede dar lugar a enlaces bordé cara entre partículas. 1969.de. a::e:. tarxién hidratados. lo que les permite apenas una •. ~~ lijcei-siír.s icr-ís bivalentes.ívamente. En el balance ?. -e. establecen uniones fuertes con las arcillas cargadas negar. caso -. •¿ i -^z. aunque esta carga es pequeña respecto a la carga negativa existente en la cara. les confiere un estado i:er:.í„.suscdnsiín acuosa. las cuales debido a su predominio con ducen a la formación de agregados de partículas. de tipo electrostático (Borst y Keller. ser. como por ejemplo el calcio y el magnesio. 1957.„^ -rar. más como poseen cargas de valor elevado.24 : _.j) j cara-cara (atracción tipo valen cia secundaria) (Fig. Lambe.a*. la ca£ ga eléctrica negativa neta de las partículas es pequeña y las fuerzas resultantes entre partículas son inferiores a las de van der Waals.9) .i::va alcanza un valor que da origen a •vas or-. Así.9). cuando las partícu las están próximas. Debe destacarse que en las teo rias coloidales no se considera la carga neta positiva en los bordes de las partículas. cardal áe la carga negativa. Entretanto. 2.

(b) Floculada (Lambe. 2.9 .Estructuras de arcillas sedimentadas: (a) Dispersa. 1958) í¿#f M .m 25 Fig.

existe una cantidad variable de mole culas ¿e ayua entre las unidades estructurales. Además de es-. débilmente enlazados. en la nontmori lloníta. a continuación se ccr. y pueden así ser sustituí dos por otros satior.la capa tetraedrica o en la octaédrica.oría es escasa. Por lo tanto. Mientras que en los minerales de caolinita la susticu ción isoíT.ontmQrillonita. o del Si por cationes triva lentes.er. Esta sustitución del *3 Al +4 por catiras bivalentes.iculita. la illitá y la verr.enta i. ocasiona la aparición de una carga residual negativa. Para equilibrar tales cargas existen cationes monu o bivalen tas en los espacios entre unidades estructurales. %. como consecuencia . en lo<s de montmcrillonita adquiere una cierta importancia. que no caber. pudiendo el A de las capas octa<Sdri_ cas ser sustituido en todas las proporciones por otros eatio nos trivalentes o bivalentes. apareciendo sntre_ tanto Al*"' y Fe* en el lugar del Si .¿-.-s ahí se localizan iones de gran radio ióni co.ss ca-„:or.26 En vista de la particular importancia de algunos mine rales de arcilla en el estudio de los suelos sxpansivos. Generair. como Mg y Fe *. En la capa te traédrica la sustitución es más moderada. que entre tanto estar. cono va se dijo. los minerales de montntorillonita es tan constituidos por la yuxtaposición da una capa de gibbsita entro dos capas do SÍÜCO.es sin ser alterada la estructura del mi neral.reverente la iP.

Estos iones.en la iluta hay una mayor proporción de sustituciones isomorfas de Al por Si en las capas te traédricas.K si_ tuados entre las diversas unidades estructurales de la partícu la. «jin embargo. por lo que cabe esperar una acentuada reduc ción de la expansividad en su comportamiento. al contrario de los iones de la montmorillonita.27 de que los enlaces de ion de cambio entre cada dos unidades estructurales es mucho más débil que el enlace de hidrógeno de la caolinita. En el caso de que ocurra una renovación importante de los cationes de potasio existentes en la illita se podrían de bilitar las fuerzas de unión de las unidades estructurales.y posibilitando que la expansión pudiese ocurrir en gran escala. De cada cuatro tetraedros. separadas por capas de agua orientadas. Estas ilutar se denominan "degradadas". La vermiculita está constituida por unidades estructura les semejantes a la de la montmotillonita.Lva se equilibra casi totalmente con cationes K . La estructura de la illita es semejante a la de la mont. La deficiencia da carga negat. tres están constituidos +4 +3 por Si y uno por Al . morillonita. normalme^ te no son intercambiables y confieren a la estructura una ma yor estabilidad. Los cationes de cambio situados entre las . y tienen propiedades expansivas parecí^ das a las de la montmorillonita. permitiendo la entrada de moléculas de agua. las moléculas de agua puedrn penetrar fScil_ mente entre ellas ocasionando una considerable expansión de la partícula en el sentido perpendicular a las capas básicas.

2 . 1956). dunde el espesor do cada unidad estructural es de 7.Pasea sólida y líquida Establecidos los fundamentos que explican el.5-1. Así.0 um. 2. tiene relaciones espgsor/diáme tro inferiores a i/400 (Olphen.ur.Y en las montmorillonitas.'->>■ . se .t En la iabia 2.¿.. oegCn Lambe y Whitman i i 9 6 9 ) . por ejemplo. basada en e l tra :. un cierto numero de capas «atan colocadas unas encima de otras para for mar un cristal leal.05 u m.ur-.ies para e q u i l i b r a r la c^rga r e s i d u a l **» ^5 ** " ¿e- son.IV. ¿e la t a b l a 2. y espesores alrededor de 0.icío:^.r-.V. -^ ■c~c resu-on de los .i c i 6 r . como indican los esbo zea simbólicos de la tabla 2. U c l a s i : : o .2 A. del orden de i/59. i n ó r a l e s áe a r c i l l a u s u a l e s .c. en la caolinita. se pasará a analizar las diíoren cías fundamentales que sobrev ienen cuando una fase líquida . sus partí culaa tienen diámetros de 0.5 um. sus partículas de apro ximadamonto o.:iade* «-. y relaciones espesor/diAmetro.Oí um de diámetro. las sartículag típicas tiene dlá metros Alrededor d« 0. Por ©1 contrario.V se presentan las principales earacte ríscieas ie les silicatos do nayor importancia en la ingenie rxa de sueles. Una partícula mineral real no está formada generalmen te por sólo unas pocas capas básicas.comporta mentó de los suelos secos. £ n i aa ilutas.

IV .29 TABLA 2. 2:1o mezclada Smecfcitas Montmorilloni_ tas) Montmorillenita Qeidellita Nontronita Hectorita Saponita Mg Al Fe Ll Al por por por por por Al Si Al Mg Si Vermiculitas Vermieulita Al por Si Minerales interestratificados Bravaisita .Clasificación de los minerales de arcilla de estructura laminar. Constitución] estructural 1:1 (capa tetras drica: capa ¿■staedrica) 2:2 Grupo Minerales Caolinitas Caolinita Dickita Haloysita Serpentinas Crisólito Cronstedtita Cloritas Micas (Ilutas) Clorita Illíta Glauconita Sustituciones isomorfas Mg Fe por por Al Al Al Al por por Mg Al por Si Al por Si Fe o Mg por Al 2:1 1:1.

■ '..ifiií i..' -?S1 laminar.** J .*.f|i 4E..i6\.*■}'„ C:. í í . ¡ s ».f¡¡ . * ' l ! i *ÍÜ . L^S ' i í i H i í ? ■^™I . i.J9 . » Ó ¿'. 1_! ' " <"!'*• i .» Sí 1 »<wi?a«j M Í -ggg- i) .v..—^-^ „ „ H » VWÍ* « ««*. *» :JI ..fl W3 ij .=s" J*JJl-'» ñaui.«.e e s t r u c t u r a iVi .^i.J .-». j y f t i »5 (1 -. .„„» < vi-'i- ^. E===J.-:■ i- ¡«i ■!'*!!«« •t'Uf W.w» V *•':. .. . . *..ÍJÍ :.•■' -s - Jgg_ a M =SL . >t¡s»...>? ..» . .t « . .» «wia<3i-!. —.

Su forma es esencial^ mente entérica. Este enlace de hidrógeno congiste en el compartimien to de un átomo de hidrógeno por dos átomos fuertemente electro negativos. como se representa enla figu rs 2. determinan dea rectas que forman un ángulo de 1033 a 106". En las esqui_ ñas en que a© pueden localizar los iones de hidrógeno. cuando el hidrógeno pertenece a uno de silos de una forma dominante. en el cual el enlace de hidrogen . en el agua. debido a la separación de los centros de cargan positivas y negativas. Para el caso del hielo. En el agua.10 (Kohnko. las moléculas de agua se transforman en dipolos. El hidrógeno. Pero antes se harán algunas consideraciones so bre el agua. sn forma una rad estruc-ural hexagonal. Así. En el agua. el agua} ocupa totalmente los poros de los suelos. actúa cerno elemento de enlace entre me lleulas. supuas tos unidos con el núcleo de oxígeno. 1968).31 (en ol caso presente. como resultado de este enlace de hidrógeno. se encuentran habitualmente en las esquinas de un tetraedro que so puede suponer inscrito en aquel espacio. y los electrones correspondientes a las dos valencias negativas moviéndose en el interior de es?! esfera. Las moléculas de agua no ocurren individualmente. cada molécula individual ocupa un espacio que es prácticamente el del ion oxígeno.

PÍO 2 1 ' - + + + + + 1 1 + + 1 Jistribuciín de iones junto a la s u p e r a •ie de la a r c i l l a . m M .Representación plana esquemática do una molécula de flcjua. + + + !+ 1 + 1 1 1 "en 1 1+ 1 1+ J.10.

y las moléculas quedan sometidas a las fuerzas de atracción de van der Waais. Así. Cerca de la superficie de las partículas arcillosas!.33 es completo.0 g/cm en el agua libre (Martin.97 g/cm en las capas siguientes. la red empieza a sufrir colapsos. el calor especie rico y la viscosidad del agua tienen valores más elevados que los habitualmente observados en compuestos semejantes. La tazón por la cual las temperaturas de íusión y ©bu Ilición. y tiene una gran viscosidad cuando se encuentra en poros muy finos. más rígida que la del agua libre.4 g/cm en la primera capa de moléculas adsorbí^ das. Cuando se calienta el agua hay una rotura gradual de los enlaces de hidrógeno. y alcanza el 3 valor de 1. se mantiene la situación de una estructura hexa gonal. pasa a 0. presenta valores que llegan a ser su 3 periores a 1. 1962. por lo tanto. la dens¿ dad del agua junto a las superficies sólidas es diferente de la del agua libre. se debe al elevado grado de re sistencia de los enlaces de hidrógeno a LOB efectos que tien den a separar las moléculas de agua entre las cuales se esta blecen. En el estado de vapor aún existen algunos enlaces de este tipo. así como la constante dieléctrica. Es una estructura más ordenada. Yong y . o in cluso de mayor peso molecular. Su estructura se vuelve parecida a la del hielo. se producen algunas alteraciones en el agua. Además de estas alteraciones estructurales.

transformando el agua en una estruc tura con i-eneres huecos. oxígeno y hidrófilo. así como una visión del modo como esas fuerzas determi nan una estructuración de la fase sólida.ar. le que trae implícito un aumento de densidad. por lo que. intentando caracterizar la influencia mutua entre las fases líquida y sólida. Después de las consideraciones hechas sobre el agua y las arcillas. ios átomos que consti tuyen la superficie son un porcentaje elevado del total de átomos que forman la partícula. se ha verificado que su presencia puede conducir a la rotura de enlaces de hidrógeno.34 ■. pasando por un valor intermedio pa ra el estado líquido. ion. desdo un mínimo para el estado sólido hasta un máximo para el gaseoso. Estas diferencias son resultantes de la variación en el grado de movilidad de las moléculas. En esa superficie predomina. y obtener un conocí miento cualitativo de las fuerzas internas que se pueden gene rar. A cada uno de los estado del agua corresponde una dada energía cinética. aunque en la totalidad . — - : -c toca-e a la influencia de los iones disueltos. Cerno se ha referido anteriormente.. tiene interés analizar la suspensión acuosa de partículas arcillosas.. Así. las partículas arel llosas tienen una forma laminar cuyo diámetro puede ser cente ñas de veces mayor oue el espesor.<er.t:r.

fue originada por fractura. como ya se ha dicho. la distribución de las cargas no es generalmente uniforme. dando lugar a que más .11). 1954. pues. se originan deficiencias de cargas positivas localizadas. re sulta un exceso de cargas negativas en aquella zona. pueden ser sustituidos por otros. En cuanto a las moléculas de agua. Además. Mitchell. estando caracterizadas las caras de las par tículas por un exceso de cargas negativas. por lo que se llaman cationes de cambio. pues debido a sustltucio nes isomórficas en que los iones sustituyentes tienen valen cia inferior a la de los sustituidos. De momento se despreciará la carga correspondiente a los bordes de la partícula. que es una zona superficial de naturaleza diferente de la cara. Cuando la arcilla está seca los eatíons de eam ció se agrupan en la superficie (Lambe. también son atraídas por la superficie del mineral arcilloso. 2. 1976). Así pues. Como consecuencia. estos cationes en eier tas condiciones. los cationes del medio acuoso que se localicen próximos a la superficie sóli_ da serán fuertemente atraídos. Los iones de cambio tienden a neutralizar la carga ne ta negativa. o incluso adsorbidos por ella (Fig. Como ya se dijo. en la superficie.35 la partícula se pueda considerar eléctricamente neutra. en esas zonas los cationes son atraidos y adsorvidos por la superfi cié de la partícula.

. © @ ©G ©© Los átomos cíe las moléculas de agua adsorbida están fijos. 1966). ese grado de orien_ tación va siendo menor a medida que la zona en cuestión se encuentra mas apartada. el espesor del 0 acua adsorbida es del orden de 10 A.12). Por lo tan to.as atractivas ejercidas sobre ellas van disminuyendo con la distancia de las moléculas a la superficie. Para una distancia suficientemente elevada se está en presencia de agua "normal" íagua libre) . esas moléculas de agua se presentan con una orientación dominante.:¡:ÜJr¿M:> . O: la fuerza de unión principal de las moléculas de agua P' se debe al enlace de hidrógeno (Yong y Warkentin. V-Nk- Debido a su carácter dipolar. y como las fue£ a®. ©©(± © € [©©© Las moléculas de agua también son atraídas por la su perficie arcillosa en virtud de la hidratación de los iones de cambio. 2 ba £ e en un gran numero de moléculas. con Fig. de los fenómenos osmóticos y de las fuerzas de van der Waals (Fig. 2. © ©.kr* 36 de una capa de moléculas de agua pueda ser adsorbida. se puede caracterizar el grado de estructura generado en las capas moleculares ad sorbidas. Según 3e deduce de los trabajos de Martin (1964). la orientación de una molécula de agua tiene que ser re ferida a un instante dado. pero en un estado de agitación permanente. La probabilidad de que una molécula pueda pasar al estado "libre" depende de la distancia a la superficie de la "Mi&3^j8&¿^¿ÍÉ*¿. y sólo de manera estadística.

d) Atrae ción dipolar (Mitchell. 2. X3K> H < o 3 9 O a®: (a) V2V s¿bh (0) © © © ©_ Aumento de lo conc»ntraeion se iones ©©© © © © © ©©© ^ (Cp) © © ©©© © ©© © (O ©0©®O0 OOOOOC OOOOOC ooooo Difusión de moléculas do equa © ^ (di Fig. b) Hidrata ción de iones.37 M5H S s* ^ 3>: ^l3^ ¿ '0 '9. 1976). c) Atracción por osmosis.Mecanismos de adsorción de agua por superficies arcillosas: a) Enlaces de hidrógeno.12 . .

las moléculas superficiales de la partícula se ionizan en presen cia de cationes hidrógeno. Por otro lado. eléc El tricamente neutro. c do a efe distancia a la superficie. Los cationes en exceso para la necesidad de neutralización de la electronega tividad de las partículas de arcilla. *í 38 oartícuia. la concentración catiónica próxima a la par tícula tendrá que ser equilibrada por igual número de iones ne efectos gativos distribuidos en el medio fluido. de la simultaneidad de orienta ci ón con la dirección propia de vibración y de la dirección de la tensión aplicada. miento a ción de que recog refinami Boit (Olpi Lo Cuando la arcilla se coloca en un medio acuoso.. un una menor ble y. donde existe una elevada concentración. de la temperatura. y las cargas positi baja has vas de los cationes de la fase adyacente gozando de un mayor . Se tribución Como ya se ha referido. y sus aniones asociados. en la arcilla seca los catio nes aasorbidos están fijos firmemente por la carga negativa de la superficie de las partículas sólidas. los cationes de cam cío pueden hidratarse y tienden a alejarse de la superficie del mineral. En el caso de un medio acuoso. la concen tración de cationes tenderá a ser menor cuanto mayor sea la las fuer trando e que está talmente iones lib agua. están presentes como sales precipitadas. Las cargas negativas superfic en la superficie de partícula arcillosa. considerada al nivel molecular o menor eléctric "capa dob (Scott. Esa ten dencia a difundirse en el agua para igualar la concentración es contrarestada por el establecimiento de fuerzas atractivas resultantes de las cargas negativas superficiales. 1965) . Como tales fuerzas disminuyan con el aumento de la distancia.

Se han desarrollado expresiones teóricas para la dis_ tribución de los cationes de la doble capa. Cuando la fase líquida es el agua. 2. el espesor de la misma. Así. Los iones localizados dentro del campo de acción de las fuerzas superficiales s. que recogió Pérez Rodríguez (1979) . 1913). . el razona miento anteriormente expuesto sirvió de base para la elabora ción de la teoría de Gouy-Chapman (Gouy. 2.13).e pueden mover abandonando o pene trando en la zona de influencia.39 o menor grado de movilidad. Chapman. se considera como la distancia desde la superficie de la partícula hasta un punto donde el potencial baja hasta un valor dado. disminuye (Fig. se considera que forman dos capas eléctricas. aun que está influenciado por la temperatura. un aumento de concentración de iones libres determina una menor tendencia a la difusión en los iones de la capa do ble y. como consecuencia. 2.15). 1910. depende fundamen talmente de la concentración iónica y de la valencia de los iones libres en la solución. así como los posteriores? refinamientos de aquella realizados por Stern (Fig. El espesor de la capa doble anteriormente referido. 1963).14) y Boit (Olphen. considera do a efectos prácticos. a efectos prácticos. siendo normalmente designado el conjunto como "capa doble" (Fig. El grado de movilidad.

14 Efecto de la c a p a de stern en la c oncentración de cationes de 1 a capa doble. 1976).13 . Ü . $. la.Distribución de los iones adyacentes a la superficie de la arcilla. F ig. '. de acuerdo con el modelo de la capa doble (Mitchell.40 í.. 2.

41 <> ü ¿i III 3 O x X - OÍ DISTANCIA A LA PARTÍCULA DISTANCIA A LA PARTÍCULA a) Pig-.16 . (b) Menor concentración electrolítica. . 2.15 b) Potencial de repulsión en la capa doble en función de la distancia a la superficie: (a) Solución electrolítica muy diluida. 2.Variación de las fuerzas de repulsión en función de la distancia entre partículas: (a) Mayor concentración electrolítica. (b) Solución electrolítica concentrada. DISTANCIA ENTRE PARTÍCULAS Fig.

En so lucior.:-V^ een lo expuesto.Í. Pero disminuyendo la distancia.aose reducir considerablemente esta valor para so 1uc i ene s con ce n t rada s..Í. de la carga superficial de la partícula.: es-oesor varia en razón inversa de la raíz cua Jrada de la ooncer. Considerando ahora aos partículas laminares en suspen sión acuosa. de las dimensiones de los cationes bajo influencia de fuerzas superficiales.er.. de tura (Verwey y Overbeek. J 953) . finalmente. 1948).'. 2.traciín de los iones atraídos por la super r'icie tí mversa-.es electrolíticas muy diluidas se admite espesores de 0.te a la valencia de esos mismo iones. se generan fuerzas de repulsión. v . de la valencia.vea ¿cL-le con ia distancia sigue una ley de tipo expo HOÜOI. •eudier.••.:?. e. como se trata de iones de mismo signo..1 a 1 -.16). por la variación de esa distancia.42 :v . la energía libre de las capas dobles aumenta (Lambe. la variación del potencial de 1. Median te un análisis matemático se demuestra que durante la aproxi^ mación de las partículas. a una distancia superior al espesor de la respec tivas capas doDles no hay interferencia entre ios iones de cacia capa. Esto significa que tiene que ser reali_ zado un trabajo que se obtiene del producto de la fuerza nec£ saria para proaucir una disminución de la distancia entre las dos superficies. Se verifi_ ca que las fuerzas de repulsión entre las partículas decrecen exponencialmente cuando la distancia entre ellas aumente f Fig. Esa ley exponencial depende principalmente de la concen tración electrolítica. de la constante dieléctri ca del agua (fluido en presión) y. 3e la tempera .

en una suspensión acuosa de arcilla coloidal. la adición de una cierta cantidad de un electrólito puede establecer el paso de un estado de dis persión a un estado de flocuiación. pudiendo eventualmente establecerse un contacto directo (Tan. Como se ve.43 Puesto que. Si se atiende a que las cargas predominantes en los bordes de las partículas son positivas (Fig. 2. contrariamente a lo que sucede en el ca_ so de dispersión. mientras que en (b1) la estructura sería del tipo floculado. como fue expuesto anteriormente. 1957). entre las moléculas existen fuerzas de atracción de van der Waals. las partículas se unan borde (zo ñas de cargas positivas) con cara (zona de cargas negativas). El suelo exhibirá así un bajo grado de paralelismo en tre las partículas. las partícu las al aproximarse quedan sometidas a un conjunto de fuer zas de repulsión (interacción de las capas dobles respecta vas) y de atracción (van der Waals). es natu_ ral que cuando existan condiciones de flocuiación (fuerzas resultantes de atracción).18). En la figura 2. la curva (a1) traduce un caso de establecimiento de una escructura dispersa.17 se presentan las curvas de variación de las fuerzas de repul_ sión y de atracción desarrolladas en el interespacio de dos superficies de partículas paralelas muy próximas. . De acuerdo con las consideraciones ya hechas acerca de la estabilidad de las suspensiones arcillosas.

función de la distancia entre las raspee tivas superficies. ^ — / TUESTA ATBATTI VA 1. . - . 'ig.£ * *- 44 f u t a n BEfL'lSIV* (-) \*> \ \ ..2. $ . DISTANCIA E N T R E PARTÍCULAS " 7 / / * / / 1" .Variación de las fuerzas entre partículas er. — — — .13 Carga s u p e r f i c i a l arcilla. i . de "na p a r t í c u l a de iX . 1 i / ■ ■ .

sobre todo. con secuentemente. cuando una fuerza exterior (fuerza de conso lidación) tiende a aproximar dos partículas. Este es el mecanismo que disminuye el volumen de agua adsorbida. las fuer zas de repulsión entre partículas tendrán que equilibrar las fuerzas de atracción y las fuerzas exteriores. Si las fuerzas . Si esas fuerzas repulsoras son superiores a la fuerza de atracción del catión por la partícula. se generan fuer zas de repulsión originadas en los cationes de cambio del a gua adsorbida. resulta que la com presibilidad está gobernada. El proceso de aproximación de las partículas cesa cuando esa diferencia de presión osmó tica equilibra la fuerza exterior. aunen ta la presión osmótica en el agua adsorbida. Cuando una fuerza exterior tiende a aproximar dos partículas. Co mo la concentración iónica es mucho mayor junto a las partí_ culas (en el agua adsorbida) que en el agua libre. 195 3). tales como la variación del volumen de aire existente en los poros y la deformación de las partículas. En otras palabras. 1956). por la variación de volumen de la película de agua adsorbida a las partículas. y aumenta. Como es sabido. al catión es expulsado juntamente con el agua de hidratación (Lambe . Esta explicación se puede realizar en otros términos equivalentes a los anteriormente expuestos (Bolt.Despreciando algunos factores de menor importancia. el cual determina la compresibilidad del "esquela to" del suelo en sus aspectos elásticos y viscosos. es tam bien mayor xa presión osmótica en el agua adsorbida. la diferencia de presiones osmóticas entre el agua adsorbida y el agua libre.

que una vez sobrepasada. se muestra en al figura 2. una vez que las partículas alcancen una distancia me ñor que "x". El punto 'V representa una "barrera de energía" . El Punto "a". Según Lambe (1936).46 i aumento. correspondiente a un mínimo de potencial.19 (linea AB). el trabajo de las fuerzas de consolidación será medido por un cierto trayecto a lo larao de la curva del potencial de las fuerzas de repulsión. tiene el aspecto qu. no es fácil seguir el esquema simpiifi_ cado ae Lambe.1 no sea reversible. incluso después de la anulación de las fuerzas exteriores. enlace „ muy ^ ^ ^ ^ ^ calas por acción de fuerzas de atracción elevadísimas. la distancia media entre par exteriores sutren un tidad necesaria para inducir tlculas se reducirá en la can un crecimiento suficiente de las fuerzas de repulsión para equilibrar el aumento de las fuerzas exteriores. De hecho . y . la curva que traduce la evolución ds la suma algébrica de las fuerzas de repulsión y de atracción. En todo caso. pero que torna el proceso más comprensible.. por . i r a p i i c a r á un .1. pues no se ve como el proceso traducido por el diagrama de la figura 2. o sea. Jiménez Sa las (1959) y Lambe (1959) presentaron un esquema interpreta tivo en el que tuvieron que abandonar algunas simplificacio nes. tendiendo a mantener las partícu las en la posición alcanzada. En un dia grama como el de la figura 2. la preconsolidación se explicarla por el crecimiento oe las fuerzas de atracción cuando las partículas se aproximarán.

Potenciales de fuerzas resultantes internas (atracción + repulsión) y de fuerzas externas (fuerzas de consolidación). .19 . 2.47 DISTANCIAS Fig.

a un posición de eqt una posición de equilibrio de dos partículas en ausencia de fuerzas exteriores. representa lo tanto. como en su presentación natural. líquida y gaseosa La coexistencia de las tres fases es el caso más fre cuente en los suelos. tanto corno material de construcción. con un mínimo en "a"'.19). un cierto número de esos pares.. sumado al potencial de fueraas ex tenores. 2. El potencial de las fuerzas preexistentes. para una fuerza exte rior dada. Esos pares constituí rán enlaces no reversibles que explican la preconsolidación. Sí"! Í"J£ . aunque así se pueda considerar desde el Pun to de vista práctico. será la línea AE. 2. Quiere es to decir que "a 1 " será la nueva posición áe equilibrio.ívf 48 juilibrio inestable. tai hecho no tiene una rigurosa con traoartica real.Fases sólida. lo que equivale a decir que el trayecto "a-a'" marca el efecto de la compres^ bilidad por acción de la fuerza exterior consideraua. Incluso en ciertos proble ñas de ingeniería donde es corriente considerar los suelos como estanco saturados. . En el conjunto de todos los pares de partículas oxis tentes. sobrepasará la barrera "x".3. al_ canzada por acción de la fuerza exterior.2. El potencial de una cierta fuerza exterior se repre senta por una línea tal como CD ÍFig.

se tendrá que tener en cuenta los siguientes campos de fuerzas: a) Fuerzas matriciales (fuerzas capilares y fuerzas de adsorción).49 Al tratarse de un suelo no saturado. Cuando un líquido se encuentra en contacto con un sóli^ do o gas. la atracción de las moléculas del interior del 1£_ quido sobre las de la superficie de contacto hace que dicha . y las consecuencias que de ahí der¿ van para el equilibrio interno de las fuerzas en juego. b) Fuerzas osmóticas resultantes de las variaciones de concentración de sustancias disueltas en la fase líquida. d) Fuerzas exteriores debidas a sobrecargas. en el caso del estudio del comportamien_ to de los suelos no saturados. tiene que ser analizado teniendo en cuenta la existencia de encuentros in terfaciales aire-agua. c) Fuerzas neumáticas debidas a la presión en la fase gaseosa. Las fuerzas capilares son las que tienen origen en la tensión interfacial cuando están presentes las fases sólida. líquida y gaseosa. los cuales aparecen siempre asociados a disposiciones interfaciales su ficientemente móviles para adquirir formas de equilibrio. Por lo tanto. se originan fenómenos de capilaridad. pues. de hecho. e) Fuerzas de masa debidas a la gravedad.

ríticu íiei líquido í) una temperatura dada. Aparece así una tenaión super ficial. El pás común do los ejemplos es O Í do una gota de agua guítvendida de la extremidad de una pipeta. con que está en contacto. dirigida ha cía el interior dei líquido. Se dice que la tensión in teríociai en un punto es la componente de las atracciones mo nereidas sobre él según la tangente a la superfi cíe o:. la molfi cula ya no sufro atracciones iguales en todas las direcciones. Así. Cuando tal hecho ocurre. Esta membrana ideal difiere de todas las membranas materiales debido al hecho de no variar su tensión cuando ZSÜ superficie aumenta.. mientras que la tonai'n interíúciai depende también do la sustancia con la que el líquido eatá en contacto. Una molécula en ai interior do la gota de agua es igualmente atraída en todas las direcciones per las moléculas circunvecinas. En la superficie. y será perpendicular a la super íioia en el punto considerado. osa punto. Z:-.::.n :iuperí icial. kaí. pues las molécuxas aei aire ©jercen una fuerza do atracción menor.50 superficie se contraiga.a caracte r. la tensión superficial es r. el caso del contacte interracial entre un liquido y su vapor saturante. La fuerza resultante estará. la re imitante de estas fuerzas es nula. y esa tensión es la tensión interfa cial de ese líquido en relación con la sustancia (sólida o qasee. la tensión se denomina ten :uó. las moléculas . por lo tanto. y el comportamiento de la gota de agua bajo la acción de esta tensión es análogo al que se verificaría si la gota estuviese encerrada en un membrana impermeable con una tensión uniforme.

Supóngase. La tensión superficial se puede expresar como una ene£ gía por área unitaria.T.21 se representa una pequeña sección de una superficie arbitraria tan reduei_ da que R. En el caso del agua a 20°C su valor es de 7. el aumento de superficie será AA = (x + dx).275 x 10~"N/m.xy = x-dy + y. dx = T. 1. una película líquida sometida a tracción por desplazamiento de uno de los lados de un cua drilátero construido con hilo de acero (Fig. para cuya definición es necesario considerar dos ra dios de curvatura. será W . manteniéndose constante el número de moléculas por uni dad de superficie. (x«dy + y d x ) es .dx El trabajo realizado durante la formación de AA W 1 = T. y R-. Si la superf¿ cié sufre un pequeño desplazamiento. 2. Se veri_ fica experimentalmente que la fuerza actuante en el lado mó vil del cuadrilátero tiene sentido contrario al indicado por la flecha (Adamson. por ejemplo. 1967). dA La configuración interfacial mas común es un superficie curva.20). y R2 pueden considerarse constantes. En la figura 2.51 que se localizaban interiormente se desplazan para la Ínter face. Si el valor de esta fuerza por uni_ dad de longitud es T . R. el trabajo realizado para desplazat el lado móvil una distancia dx. o como una fuerza por unidad de longi_ tud. (y + dy) .

:a sor-o 'i?.21 .pm t — « • ' ■ • ■ ' • ' • ' • ■ .c ír:iccio: uperfícíes elementales en interf aces esrárícas. 2.ui. 3 »».. .

(2. dz / R~ Para que haya equilibrio macánico W.1) que es la ecuación fundamental de la capilaridad. En el caso de una superficie esférica..21. 1805 .» / con lo que AP = 0 (2.53 Como existe una diferencia de presiones ^P que actúa en el área xy_ a lo largo de la distancia d¿. conocida por ©1 nombre de ecuación do Young y Laplace (Young.»R.:</R1 Luego. Igualando y su^titu yendo los valores de dx y dy_ resulta: ¿P » T (1/Rj + i/R 2 ). Laplace.=W_.3) Un fenómeno bien conocido y relacionado con la tensión . dz De la figura 2. el trabajo co rrespondiente será V. dy . dx = x .y . de modo análogo.'2 = i P . (x + dx) / [Rl + dz) . resulta. 1806). x. y entonces AP = 2 T / R (2. por comparación de triángulos semejantes.2) Para una superficie plana R^R-.y . R. dz / R« y.

ÉW1 .

el ángulo de contacto es de 180a (caso limite).T g L ) / 1\/L (2. Esta determinación será hecha por el equilibrio de las fuerzas de tensión interfaciaj. Entonces. Así.oposo sobre la superficie de un sólido. Pero es importante notar que en las arenas. valor que sustituido en la ecuación 2. como se vio anteriormente. En el caso más general. actuando normalmente en la línea de contacto de las tres interfaees y en los planoi de esas intervaces(Fig. considerando una gota de líquido en . l/. exi£ te un ángulo 0 de contacto. aproximada mente.7) Kl ángulo de contacto se puede determinar.8) En el caso en que la interface aire-líquido establece contacto con la fase sólida. se tendrá T VS a T SL + T VL ■ C O S S ' de donde eos 0 ■ (T vs . adini tiendo una forma esférica para la interface.2.1.22). La presión en el líquido es superior a la del gas y hay descenso capilar. la interface de la partícula con el aire será . . se tendrá R ■■> r/cos a .55 Sí el líquido no moja las paredes del tubo.iy .23). el liquido contacto con la pa red del tubo segün un ángulo e (Fig.2?/r .eos © (2. y la interface es con vena.6 da origen 5 h .

1 ^ ^ ^ .¿r í¡.1 " " S B V ■■ -o .i n ! l ..„.«■i-iii. 'i.W.ilm.. - Si 'i'l J í7< (JyF.

en las aranas no saturadas. dependiente de la granulometría.25).T ) (2. 2. se tendrá que *VS "SO 4 AD suponiendo que la película adsorbida goce de movilidad. Por lo tanto.57 más correctamente una interface sólido-vapor adsorbido. dehi_ do a la existencia de una película adsorbida en la parte sóli da (Bangí?am y Rozouk. de acuerdo con la figura 2. las ínter£a f i ti ees aire-agua encuentran la superficie de las partículas. cuya tendencia general es la de aumentar ¿u valor.24 se tiene (T . 19 37). Designando por T la tensión su perficial de la película de vapor adsorbido y por T„ 0 la ten sión interface sólido-vacío. considerando el espacio intersticial -¿¿«a» . :úf Como ya se ha visto. Entonces. y las solicitaciones que transmiten a la fase sólida son equili bradas por fuerzas entre partículas (Fig. Para grados de saturación inferiores a -i un valor dado. el fenómeno de la capílaridad es aplicable a las arenas.9) eos e = T ñe evidencia así el efecto de la película adsorbida en ©i ángulo de contacto. hay ¿ier on cuenta la existencia de que te fuerzas Ínter ñas resultantes de tensiones superficiales generadas en las Ínterfaces aire-agua.

fe . ■ y S ^ y ^ y ^ y ' ■■/.« « r o p a r t í c u l a s debido a l " e = a P-laridad.58 .tac ¿ $ U A |>A « I iluto *" I'IÍI SOilOO — " . a b s o r b i d a en e l ^'. uau'Oo ■ 30 ~ ' / / / ' .

Buckinghaní hizo notar que el potencial es una función del grado de saturación.2). para un mismo suelo. a la cual se asigna potencial nulo. De acuerdo con la ex presión (2. en caso de variar el grado de saturación. Conse cuenternente. debido a la nueva configuración de la interface.25). En el caso de las arcillas. introdujo el concepto de potencial cap¿ lar. depende de su estructura. o. ad quirir nuevas formas de equilibrio. lo que es lo mismo. Las interfaces aire-agua pueden for mar meniscos y. de la variación de AP y de la diferente orienta ción de las fuerzas T.59 como un conjunto de canalículos asociados a tubos capilares. resulta una variación de la resultante R (Fig.e las partículas del suelo. la cual varia con el t¿ po de suelo y. se tiene que ¿P también varia y. la unidad de masa de agua del suelo hasta el agua libre a la presión atmo£ férica. definiéndolo como el trabajo a realizar para desplazar. que tan bien se ajusta a las arenas. siendo las dimensiones más pequeñas del orden del diámetro c. Las arcillas con grado de saturación bajo exhiben valores de &? muy elevados. Las fuerzas capila res serían las desarrolladas en el sistema agua-suelo debido a un gradiente de presión. en sentido contrario al de las fuerzas capilares. Este potencial disminuye a medida que aumenta la humedad del . en sus estudios sobre el movimiento del agua en el suelo. Buckinyham (1S07). al terar el radio de curvatura del menisco. se verifica una orienta ción diferente de las fuerzas T por unidad de longitud. este modelo capilar. 2. pierde 3U significado y difícilmente se consigue un soporte físico satisfactorio.

.-r..traru se .60 . í e r e n c í a s de humedad en ios sueles... ce rutante. I : J 1 e¡. c. .„. del agua ...r.al varíen .n e ^ t ccncor. vclur... D o i t y Mi 11er ¡19585 ¿f..er.as-a r*. 1 9 6 5 ) .¿ fuerzas que r e t i e n e n a l agua.:'er..!.a s i t u a c i ó n da e q u i l i brío. y R i c h a r d * .'"er.to 30 puedo definir el estado da tensiír.^-5 — .os o s m ó t i c o s y a cam .^euc sor expresad. por ir. la.ir. A su voz ia enerva '<~-~a .„. :_algy::<-./» Ciras5.i . suele ya que " * ' ue e v o l u c i o n a d o posterior -^ncertc n E n« llegando 3 anarcax..:.::.i s a ^ }0 s ¿e :uer...S c a n s 1 0 s d .T.d i e r e n y Andera A carcir d^ las cc-p^on-.ci. . y de h e c h o l o e s . s i el potencial . En case cnr.tar cuo ■1 estado d e l agua en un suelo se puede expresar i'-i la e n e r g í a l i b r e relativa ai acua cura l i .íni-a enerva per unidad -i.'.cs:~al d>? agua Je un e s t a d o do re íerer.2Gic -'...►-„.i r .-o a o t r o .^ «. n . A s í ... ir. potencial ccral i o i agua en o l s u o l o cono la n.or.*:?.s la íano l i q u i d a que porma sesea en éatade de rípesu.• ^ c s cen ios cambios en Xa e n e r g í a l i b r e t< .™aía .x-.-r p u n t o . aaerr.-.terr.«--.* :oria y capilar. * * ..cia dade . c a r g a s h i d r á u l i c a s (h) o presiones Por lo *ar.ser.Í X U * V .•->r \->. n e c e s a r i a para desclavar un.rc pun-? i. ¡sa.? a g u a .a de 1¿£¡ componentes gravita «.. trar.:. aunque las curspcnentei del pc-ts-r. -ussa.-~ <-. ¿ e .z\ p-van..?ctonciaio: > ... """' ^ * humedad en l o s s u e l o s es -5n íntinar-en*-* •<-.

61 de la masa de agua contenida en sus poros (¿\f) .dv .12) .de + p. según el primer principio de la termodinámica. que de = dQ .S. definida del siguiente modo f = e + p .p. se verifica. (2.10 se puede escribir. Diferenciando la expresión 2.T.10) donde e = energía interna por unidad de masa p = presión v = volumen específico de la masa del sistema T = temperatura absoluta S = entropía por unidad de masa La función f_ así definida tiene la importante propia dad de verificar que ¡jf = 0 para todos los cambios infinite simales que experimente el sistema con respecto a su estado de equilibrio.dz. f.S.dv + v. en general df . y en pre_ sencia del campo de fuerza gravitatorio.dT (2.dp . por unidad de masa de un sistema cualquiera es una variable de estado semajante a la función de Gibbs. v-T. La energía libre absoluta. (2.dS .g.11) Para el flujo del agua en un medio poroso.

.-u) y presión constante (ap=0).energía l i b r e .12) y (2.nte Por el segundo principio de la termodinámica d ?<: u¿> Q •T f2.15) ^ para condiciones isotérmicas íd'^n) .á P " S.. por unidad de masa g = fuerza gravitatoria per unidad de masa 2 = distancia medida verticalme.11) . me Si í se considera nula a * •" a9 » a " » » .13) Sustituyendo (2.. .16) Q'üere esto decir *.d¿ (2. icas >c. resulta df = v .donde dQ = calor adsorbido por el sistema.13) en (2.g. *^ ' r ** ^ ^ «" -««lo. Zr"—~—a.dz ( 2. .i4) Para condiciones isotérmicas (dT=0) se tiene z ' (2. .{g. queda: df = " g.ec. n t o l l o 9 .p0r decrece Q u e 3l „..dT .d2).

frecuentemente. se presentan varias escalas usadas para referirse a valores de la succión. según la cual "el potencial total del agua del suelo (*) es el trabajo que se debe realizar por unidad de masa de agua pura para lie var reversible e isotérmicamente una cantidad infinitesimal de agua pura. Según esta escala. En otras palabras. pF = log ( succión en cm de agua/1 cm) En la figura 2. Universalmente. viene siendo aceptada la definición de potencial total adoptada por la Sociedad Internacional de la Ciencia del Suelo.26. a una cota determinada. para su cuantificación se suelo utilizar la escala pF (Schofield. En los casos en que la energía libre relativa al agua pura libre (df) sea negativa. expresada esta como altura de columna de agua en cen tímetros. Dado que la succión puede alcanzar valores muy eleva dos. 1935). y a la presión atmosférica hasta un punto determinado del agua del suelo" Se convino en que el signo del potencial total (carga hidráulica o presión) del agua de un suelo es positivo o nega . el valor que correspon de a una succión determinada es el logaritmo decimal de dicha succión.63 energía libre del agua de un suelo no saturado es siempre menor que cero. los términos "succión" y "pre sión intersticial negativa" se usar.

01-= 0..0' 3 .J 1 o. e a valeres de succión.o- H —< "3 H J ■■3 — 10' 1 1 i — •1.001- ' 6 " P e a l a s para rafe^-. íW .i- 0. ■4»n»i<<asb.64 ion f r- \ a i i i i \t ~ 1 r 3 5 J ■-3 3 3 .

= 'j> + IJJ g donde. y 'v . (2. 1965) : + s###BOT_TEXT###gt; ■{. el potencial osmótico o de soluto. respectivamente. El potencial gravitatorio es el trabajo que debe real¿ zarse por unidad de masa de agua pura para llevar reversible e isotérmicamente hasta un punto determinado del agua del sue lo. Entretanto. y de la misma composición que en el punto que se considera (Pig. '!> .65 tivo. a . m + ij.27). 1958). 2. %. a la presión atmosférica. es el potencial gravitatorio.17) p g. un cantidad infinitesimal de agua. o + <{. o a el potencial neumático o de presión en la fase gaseosa. a una cota dada. el potencial de presión de consolidación. ' . El potencial matricial o capilar es el trabajo que debe realizarse por unidad de masa de agua pura para llevar revers¿ . según que el suelo tienda a expulsar o a absorber agua. Russam y Richards. a l ponerlo en contacto con agua pura li bre ( a la presión atmosférica) a la misma temperatura que la del suelo. La selección de las componentes del potencial total es algunas veces arbitraria (Bolt y Miller. en los trabajos de geotecnia tiene acepta ción prácticamente general expresar el potencial total del agua intersticial de la siguiente manera (Aitchison. el potencial ma tricial o capilar.

e p r e s i o n e s '..¿ PE3VEA3. A z 'itatoric = -squeraa d e l potencia. s'.CN -^IISÍB™r¿SE ÍJJA l :e. o .z = ■'ciencia! ^p = g .I -"¿SE 2 _ cr Jf=0 Ai 40yA 3£: 5u£_: :.2..Z-2 V£M3R~l.mammmtm 66 P5t3. .. s.ey hidrcstStica "".e. sr.<">J ./«r . a cu í¡a er. g r a v i t a t o r i o agua d e : SUG¡ del >V .

2.28). y a la presión atmosférica (Fig. las cuales se consideran globalmente por ser difícil separar sus efectos (Fig.67 ble e isotérmicamente hasta un punto determinado del agua del suelo. . y depende de la composición y de la apti_ tud de las partículas de arcilla para contener el movimiento de cationes de cambio.30). y so lamente debe ser considerado cuando la presión en la fase ga seosa sea diferente de la atmosférica. para llevar rever sible e isotérmicamente hasta un punto determinado del agua del suelo. a una co ta dada. una cantidad infinitesimal de agua pura.AP). El potencial de presión de consolidación es igual al trabajo correspondiente a la presión de consolidación (--t. Esta componente del potencial total resulta de las fuerzas capilares y de adsorción.29). composición y presión gaseosa externa que en el punto que se considera (Fig. Este poten cial es. porque ellas son ejercidas en las partículas sóli_ das que forman el esqueleto del suelo y que a veces se deno mina matriz. una cantidad infinitesimal de agua con la misma cota. Potencial osmótico o de soluto es el trabajo qu<= debe realizarse por unidad de masa de agua pura. en efecto. 2. El potencial neumático o de presión gaseosa es el po tencial correspondiente a la presión de la fase gaseosa. el correspondiente a la presión osmótica del agua del suelo. 2. Se ha dado llamar a estas fuerzas de ma triciales.

ür. _ >_ _ J ¡ H^ ¿_ i ! t .mer.68 ^ *& Pi.1 tsquesa del p o t e n c i a l m a t r i c i a l del agua en el s u e l o .2É <. DEL SuCLO -—7T~ «4 ""V fASE i 2 .•.-. " ¡P "D } -en. i' i I t ) A Si. .?.. t e i --cter. '.. capilar Fie.cia.ta .2 •■ v 2 -« r ?v~?.U» ). (capilar) ^ i V* .aí : í P * 3 L 4 ) 1 ¿?i. r. . A i..f .r*. 2. *= Mi' -IUÉII _ t.

<p.g.30 . up Af= víPp-Pj^) p.Agua adsorbida "artículoa Fig.:C'i a"MC$-.29 .dp ..dT .dz df= v. 2.S. <o P i 9 ?c.dp (dT=0 .< 0 (Experimentalmente) Potencial osmótico = Af< 0 Fig. dz=0) Af= v. . produciendo la succión matricial. 2.=?!C¿ p q £ | l C \ ¿T-VQSFgjlCA SoíwO 'id AGuA OeS'iuAOA ■ -o: 1 2 df = v.Esquema del potencial osmótico del agua del suelo.Agua sometida a capilaridad y adsorción en un suelo no saturado.

D. r a « t a t o c l „ se deriva„ Ut la g r a v e a d . Estos componentes del potencial variarán con la d i s t a n cia a la superficie de la partícula de a r c i l l a . son magnitudes e s c a l a r e s . derivada del peso propio del terreno que tiene encima y de l a sobrecarga que éste puediera tener.70 Donde. derivan de potenciales W . Entonces. grad Dado que los ootenciAliae «. En tales condiciones los d i f e r e n t e s campos de fuerzas que solicitan a una masa unitaria de agua son con servativos. se acepca que la velocidad del agua en los suelos es suficientemente pequeña como para poder c o n s i d e r a r que la disipación de energía debida a las fuerzas de rozamien to es despreciable. y. IP es la presión positiva a que estará sometido un volu men elemental del suelo. a la proporción de la pre sión soportada por el agua i n t e r s t i c i a l . la suma de las d i s t i n t a s componentes Hirs «i ' " e n t e s d a r á el potencial t o t a l del agua ( . = l . dependiendo esa variación de la configuración de las p a r t í c u l a s y e s t r u c tura del suelo. en un punto determinado de su masa. confonne se expresa a co»ti„„ac i<5 „ fMrzag ^ . por consiguiente.. de ios huecos ocupados por el a i r e y de la ubi_ caerán del punto en cuestión. c„ «otencxales v. y.1 p e r c a l . En general.) .

Pw r Lr mJ m di di = g • APm m . 2.18) siendo. . relativa a la presión del aire en el sue_ lo.71 . y z_ la distancia vertical desde la superficie de referencia. Como se dijo anteriormente. z (2. El signo w menos indica que el potencial disminuye a medida que aumenta la succión s m .¡> g = . dz = g .19) siendo s m (igual a . como el potencial c aa m 'l> es el trabajo correspondiente a esta presión negativa AP m . considerada po sitiva hacia arriba./F di = /g . que sumadas dan iP . la manifestación de estas fuerzas se efectúa por medio de la presiones negati vas AP y áP. di .— — ) la succión matricial.31). Del potencial matricial derivan las fuerzas capilares y de adsorción.m ± 0 = f d APm - d APm 1_ . a que hay que someter una disolución de idéntica composición que el agua del suelo para que existe equilibrio al poner ambas en contacto a través de una membrana permeable (Fig.:f . las cuales ya se ha indicado que se conside ran globalmente.j. g la aceleración de la gravedad. se tendrá. Asi.g • sm (2. La succión matricial (capilar) puede ser definida como la presión negativa. iji s . en relación a la unidad de masa de agua.

*'~ "**-" 2.C í . . .f C r *= .* *>a> >c a Fig.i •» ?t * •» r~r 4 * r ¿ r~rT~i ■ 0*¿ OSMÓTICA SHCSICS A ' ' .E squema de succión osmáti ca.32.¿7 . «a .

a que hay que someter el agua pura. para que exista equilibrio al ponerla en contacto con el agua del suelo a través de una membrana seroi_ permeable qun permite solamente o i paso de las moléculas de a gua (Fig.21) á P a la diferencia de presión de la fase gaseosa en reía ¿p a ción a la atmosférica.73 Para el potencial osmótico.20) . y s Q (igual a (2. correspondiente a la presión de la fase gaseosa. di = p w di ¿PQ siendo _ t JVPQ s0 ¿ P 0 la presión osmótica. Como en el caso del potencial matricial. el potencial osmótico disminuye a medida que aumenta SQ.._£_ • 0 wi - siendo APa P w áPa = g • ha (2. siempre y cuando ésta sea diferente de la presión atmosférica. Para el potencial neumático. .. se tendrá a M " / F a ' di » . y h a = — * — . del cual derivan las fuer zas osmóticas.32). 2. La succión osmótica se puede definir eomo la presión ne gativa.. . se tendrá d ¿Po rO » ./' ¡O! • di = - .— ) la w succión osmótica. relativa a la presión del aire en el suelo.

-.diente a la presión . _ - 3 o * g-'fi a .23) Y el potencial tutal d e succión í* '. »o ■*■ . 2 4) La magnitud s.res..B . a s m + s 0 . g. igual a s m + .a T n o + g-hD !2. r . >> ' &s 9-%i ~ g-3 0 = . se denomina succión to tal y corresponderá al trábalo to^i i n « M D O total de la s fuerzas de calila 'Sfg&szaszm.g (srn + S o ) a .— I . para la poten -.£- i") ">"> rl agua dol s u e l o &¡ z Í=J f 7 - ?-s. < 2 . ~ .

Entonces. exi£ ta equilibrio. (2. a que hay que someter el agua pura para que. entonces resu¿ taría que el término debido a la succión osmótica se anularía .JL_ - APo Y (áPm + ¿pQ ) . En el supuesto de que se utilice. hs. puede ser expresada da la siguiente manera s = s + s = s donde Y . al ponerla en con tacto con el suelo a través de una membrana semipermeable.75 ridad. Sa define la succión total del agua del suelo como la presión negativa. (2. se obtiene s - hs = hm + h 0 . Expresando el valor de la succión total en altura de columna de agua equivalente. s_. en lugar de agua pura. adsorción y osmosis.-&£m Y . la succión total. relativa a la presión del aire del suelo. agua de idéntica composición que la del suelo.25) (aproximadamente igual a 1 g/cm^) es el peso espec^ fico del agua. y h Q la succión osmótica.26) siendo h m la succión matricial.

/}j Sü sor "' ^ ¿ dT m Q MWI6 df = v • dp IrJ (Í3Qté os constante de l o s g a s e s .ur-iciá.e d i c h a cui .&a u t i l i z a l a ecua os-acloco una e x p r e s i ó n para •syua -if¡: suelo a t r a v é s de <i' o q u i l i b r í o COR l a f a s e 1£ .orrunado. Q 3 J a 3« 3 . <-.. .^ .o. j r 5 f i = 3 de e s t a i'. O ' . Kn ol caso rj0 <i Ja iniísma co»..*.'-''j '.-. ^ . rc-iacioncincj© la :<"--r una succión Para ••:Lc. . y y ^ A.".nverso a i del i'icir ~ue l a PUC ír. t . . rmico) y dz = Q ( p u n t o s .mm "V* .. o l a hume :urva do s v c c i ó n cuerda r.. ir.

33 . . 2.Relación e n t r e la humedad y la succión del agua en e l s u e l o .77 100 üi Fig.

¿'■írc-gi puede ser a t r i b u i d o ^«2.4.r .«isaü atí agua receñida pues© ■■-f.Híll*l.on s i g e humedecí miento . na í-ado j:<c«i-t".crital ■*s procesos de arénala i. -ifor-o de los poros individuales ■a-ajes. 1980). resultando un efecto ijif£^&^*£r^¿¡gfg^¿2?¡¡ ..

Simil de los poros para explicación de la histéresis de las curvas de succión-humedad: (a) Drenaje o desecación. ¡b) Humectación.35 . 2.El fenómeno de üistfiresis en las curvas d© suceión-humadad. . o¡ IBI Fig.14 .79 Eia. 2.

■'».-o .^n<^„ . t ñ m b l 6 n t e n < J r . »■ <*» -¿• i r í • " ? r i .enlaas por medie del psicrómetro.! valor de la suc^iin c o r r e s p o s d i c n t u ™ i K ?"> Í" v*-^ ■. respectivamente.35 (poros con sntrada «-.— * .recna / ensanchamiento p o s t e r i o r .a.-. aducir ol c o n t e n i d o de humedad K M que dan luca. conforme e l sue le sea serte = :¿c a una situación de desecación c de humecata e-i:.3S. que a su vez conduce a una salida « t r e c h a * : a s í . . í e r e n c i a l e s de. 5 r '5 "oriov de la f l a u r a . y alcanzará •.• i oa procesos de humoeata cien y desecación. o la l i b r a c i ó n de a i r a d i r u e l . J n e f g c n g J 1 £ < j r e n c l a l sosro las curvas su-ción-hursedad <-.ons.la e s t r u c t u r a d e l ' l a l i..fl «se efecto de histércsls <sn las relaciones 3uc-i6n-hu-»dad 3 ).í. cua.-' nunectaciíñ o d e s e c a c i ó n sus del ' "* á 0 i í l C i 6 n g r a d y a l d * • ' ' " o .^. "icharüí-ntc y la contracción.■ (hu^ectacidni . el acua i r á .uo í l molusco a v a n c e 5 rstreí-sda daiecaciín) icdar atrapado en Ion p o r o s ... sopeña i anas rlc . c c .íK rospeeti vanante. aíSi'. .. varía ¡i<*. s a l i e n d o o e n t r a n d o en l o s poros. 1 agua.. al lo i:iue o r. P u e d .80 s i l l a r ai representado esquenaticaaente en la f i g u r a 2.e el ñaua do l engancha as o hunwctaci'n. el a c a í i i J ^ i c .. d e b i d o a l a rugosidad le la s u p e r f i c i e . acto '¡'itf.

81 A las dos ramas { de humecatación y de desecación) de la curva de succión-humedad se las denomina principales si los procesos de humecatación y desecación se han completado. entonces se producirá un ciclo interior. es decir. y que se encuentren en equi_ librio o en idénticos estados de energía. H'80) . que se denomina secundario ÍFig. denominando . a su conductividad hidráulica y fenómenos de flujo (Hillel. este fenómeno de 1. Análogamente a como ge hizo para determinar la succión total a partir del potencial de succión total. si sus hiatotiales ae humecatación han sido diferentes. la histéresis pue de afectar n las propiedades estáticas y dinámicas del suelo.Í hxatéresis puede tener una importancia pequeña cuando se trate de procesos de infil_ tración (humectación) o ©vaporación (desecación) monotónisa. pero con diferentes contenidos de humedad. también se pue de realizar con la presión intersticial. Además. si se ha recorrido todo el campo de variación de la humedad desde el grado de saturación uno hasta el cero y después desde este grado de saturación hasu. es decir.34). En el caso de que en un determinado valor de la succión se invier ta el proceso. Así.a ol uno. en los que se produce humectación y dése cación simultáneamente o secuencialm«nte en diversas partes del partí! del terreno (redistribución). Sin embargo. En general. es posibla tener dos estratos do suelo de idéntica textura y estructura. puede tener un efecto Importante «m el caso de procosos compuestos. hsí. 2.

• .29) :Ü-S. s i ss supone que . z~z<¡ .30) . & igual .-e.é «n. v 'tcn?íín intersticial (negatrL ■3-tarro.---r' utilizando la denominación ..: a l puede s e r dérmica tsuslla sresiín..<„ n a t . o r s í i . ..r. un punte* determinado ¿el t e r r e n o .J.d^to.. con lo aue o u e d a r l 2. contacto cor e l agua d e l sue . en muestras libres """"" -•'•-s..».. a a tros f Erica.. entonces h .. r e í a i r e on «1 suelo.s.enea ir. relativa a i^ sr« ■esiór.sr.ttsratura técnica se utilizan indistinta ueci^r.. uses señalarse que algunos investigadores ---. dti la faá« q a s e o s a a s . = o. ar.con i.i c a . a . a t r a v é s de una inem ¡rana Sfe-tssr-easle. : .. ■?.-:Ciai de pres: (2.arse la atencifin sobre el hecho de que.„ o-wciun para ls presión negativa del agua . a la que hay que serte t e r el agua pura p a r a que porma ■.a pr«íi6r.I —< (2.0 8 : ¿ : .í-vil cuando oe ccr.31) ..

por lo tanto.3. efectiva y intersticial Ya se puso de manifiesto que el tipo de suelo üetermi na el sistema de fuerzas interiores.Análisis de las presiones total.1 . teniendo presente el carácter multifS sico de este tipo de materiales. es tableció el importante papel que desempeñan las presiones en . Por eso.Variables tensionales en los suelos saturados Fue Terzaghi (1923} quien. para el caso de los suelos. Hay. simultáneamente. Dicha distribución de tensio nes se superpone a un estado de equilibrio generado por fuer -'as internas. se debe analizar la distribución de las tensiones resultantes. Pero en la ingeniería civil los problemas dominantes son los que se relacionan con el comportamiento mecánico de los mate riales sometidos a solicitaciones exteriores. modificándolo y. una influencia recíproca de los dos ti_ pos de solicitaciones en la obtención del estado de equilibrio final. o bien en terreno "in si_ tu". 2. dependiendo da el. y cómo para un mismo t.3 .83 tensión intersticial negativa para la presión negativa {en relación a la atraesferica) del agua del suelo en -nuestras so metidas a solicitaciones externas.i po de suelo el grado de saturación condiciona aquel sistema. 2. introduciendo en la mecání ca de los suelos el principio de las tensiones efectivas.

aplicada a la resolución de casos prácticos. y sienoo J. 1944. A i . Bishop y Eldin. tiene el significado de una fuerza xn tergranular por unidad de área del suelo.u w ." presión reinante en la fase liquida que rellena los poros. La ecuación ¡2. 1955).84 —-end^ la fase líquida cuanao eo se pie.A. Tal hecho no invalida un análisis de los principios fundamen tales de la tensión efectiva.32) siendo . defi_ nida a partir de la diferencia entre la presión total y la presión intersticial. Esta tensión. c i an Ar\ 'i ' tirfs« i6n intersticial) la suelo como un soliao. tiene demostrado que es de una utilidad extrema.Laughton. la expresión :' = o . (2. para los suelos saturados. La validez de la variable de las presiones efectivas para el comportamiento de los sueles saturados ha sido verifi cada experimentalmente en diversas ocasiones (Renáulic. puesto que parece poco probable .' la denominada presión efectiva. dependiendo de ella las variaciones volumétricas y la resistencia al corte del suelo. Terzaghi propuso. .32). conocer el comportamiento -u «-.au Siendo oípresión total! la presión existente en virtud de una fuerza o sistema de fuerzas exteriores.. 1950.■ J„ . * m a u de tensión-deformación de un suelo taciones exteriores.turado sometido a solici satur. 1936. Taylor.caá. suponiendo el . i p i " 1 .

Considerando las fuerzas que actúan en una superficie aproximadamente plana que atraviesa siempre los poros y con tiene los puntos de contacto entre partículas (Fig. siendo a = hs/h el área efectiva de contacto entre partículas por unidad de su perficie. no pue de ser expresada solamente por la diferencia entre la tensión total y la tensión intersticial. su verifica que oi< = o .o la fuerza P por unidad de superficie. se tendrá que si la tensión efectiva representa las fuerzas intergranulares por unidad de superficie. y °¿' la tensión intergranular (fuerzas intergranulares por unidad de superficie). y.que una expresión de la forma o' = o . pues depende del Srea de coo_ tacto entre las partículas.(i — a) • u w (2. finalmente. teniendo u w el significado ya ante riormente expuesto. pero no nulo. sea P la fuerza total normal al plano "xx".36).34) .n sea estrictamente verdadera (Skeinpton. pues tal hecho implicaría tensiones infinitas en los contactos. Las tensiones intergranulares 0¿' estarían relacionadas con o g por la expresión V « a • os (2.33) Por lo tanto. 2. 1960) . La medición directa de las tensiones <?s en los contac tos es prácticamente inviable. Este área puede ser muy pequeño.

m .

haciéndose más dudoso para suelos arcillosos porque: a) las áreas de contacto son desconocidas. En el caso de arcillas las difilcutades para la evalúa ción de un límite inferior de A s son mucho mayores. que dependerá de la resistencia al aplastamiento de las partículas arenosas (Bishop y Eldin. d) no se dispone de una teo ría que relacione las tensiones con el comportamiento mecánico del suelo. desde el punto de vista teórico y experimental.87 La misma imposibilidad exsiste en cuanto a la medición directa de A s . se puede admitir como mucho. pero que la resis_ tencia al corte dependerá del área de contacto. c) hay incertidumbre con el sig_ nificado de presión intersticial. Bishop y Eldin. 1950). Lambe y Whitman (1959). . hacen una revisión crítica del principio de las presiones efectivas. (1950) recomendaron tratar los mecaniís mos de cambio de volumen y de resistencia al corte separadamen te con respecto a las presiones efectivas. incluso admitiendo una analogía entre las superficies de contactos só lidos de las partículas arenosas y las que se establecen en los contactos de las capas de agua adsorbida por las partícu las de arcilla. b) existe la posibilidad de adhesión entre partículas. Sugieren que el cam bio de volumen de un suelo a compresión es independiente del área de contacto entre partículas de suelo. concluyendo que en el plano teórico el principio es válido para suelos granulares (arenas y limos). un valor mínimo. En el caso de suelos arenosos.

._ . e .. r e l a t i v a s a la ■ . e r s a c e r a . v la r e s i s t e n c i a .l ángulo de ro zamiento wmmmmmmmmmmmmMm.a 1. .1 dad del esqueleto (estructural ■ i ■ s ae. i a a a Cs y una r e s i s t e n c i a a l c o r t e dada i " • • j < . <- . .36) i u.35] M ta o' . a e .a t e r í a l e s porosos saturados se requieren dos e x p r e s i o nos d i f e r e n t e s .'. .can-cío en . .ae•.1o de r e s i s t e n c i a al c o r t e .. . y ■..e 0 3-a oredecir e l comportamiento de <os . . y ■„ e s e l án i- interno del m a t e r i a l s ó l i d o . r e f o r z ó l a s suge del p r i n c i p i o de las tensiones el n e c e s i d a d de con r e n c i a s de Bishep y Eldir.88 un a n á l i s i s e x h a u s t i v o SkesDton U ^ J y l í ó l ? . < . =w v-i"^en s i á e r a r separadamente e. f e c t i v a s . !2.i ... Para la r e s i s t e n c i a al c o r t e .. .• aonae . 4 iad de las partículas del material e5 . en . „ ^ ~.c i o ae ve i une r. : ar. 1 [2. p r i n c i p i o de l a s t e n s i o n e s efecti sser-pto: t r a t a la fase sólida como un s ó l i d o r e a l que p r e s i .■-.

u . por Skempton. la fase sólida se ría un sólido perfecto.01. puesto que ahora las ecuacio nes de presiones efectivas incorporan propiedades del suelo.36). los resul_ tados obtenidos son prácticamente iguales con ambas ecuaciones. según las determinaciones hechas en rocas por Zisman (1933). y. . independiente de la presión aplicada. se presentan algunos valores de C y C s .VI. en ese caso. la razón Cs/C ya alcanza un va lor significativo. En la tabla 2. debiendo verse como relaciones constitutivas. la utilización de la ecuación de Terzayhi es aún válida desde el punto de vista de los resultados prác ticos. Skempton (1953) admite que para arcillas sometidas a presiones de 200 kg/cm2 la razón Cs/C tiene un valor próximo a 0. y en suelos. se concluye que las tensiones efectivas que controlan las variaciones volumétricas pueden ser expre_ sadas con suficiente aproximación por la ecuación (2. w El carácter de las ecuaciones de Skempton es diferen te del propuesto por Terzaghi. Entretanto. incluso para tensiones muy elevadas. Como resumen. a'- o . lo que da una idea del valor práctico de la ecuación de Terzaghi. Mas cuando se trata de rocas. pues siempre que el cociente Cs/C no alcance un valor significativo.89 Si ^ Y C s fueran iguales a cero.

.ompresibiiidad Material Arenisca cuarzosa Mármol .= i. Para l o s resulta_ suelos. .1 90 m . ha comprobado que e s o s dos e s t á n de acuerdo con la ecuación ( 2 .0 -l r^ 0. efectuados con s o l i c i t a c i o n e s ñor malmente encontrada-i en la i n g e r n i e r í a c i v i l .o tx-nrdte una confirmación experimental de la t e o r í a de Skempton. la f a l t a de r e s u l t a d o s de ensayos de c o r t e con a p l i c a c i ó n de p r e s i o n e s insterticíales r»jy elevadas.? densa \ 1S00 Arena s u e l t a ! 3000 Arcilla scbreccnsoliáaóa \ 7500 i A r c i l l a normalmente consolidada c >.<q.000 3 0.0015 0.0 8 0. i n d i c a n que l a ecuación de Terzagni es aplicable sin e r r o r e s 1 significativos. que se a d a p t a mejor a l a s r o c a s . . Skempton. cm~ x -- 0. ^ 3 ie suelos y rocas TABLA 2 oara . El fundamento f í s i c o para j u s t i f i c a r la ecuación de T e r z a g h i m ■ . r.0 ka 'cnv . Pero como se vio anteiormente. los e n s a y o s en a r c i l l a s y arenas s a t u r a d a s . '5 i: '5 Aren. en rocas. ^ . 3 5 ' .00025 2.46 0.00003 I | 60000 i En cuanto al a n á l i s i s de las tensiones e f e c t i v a s que c o n t r o l a n la r e s i s t e n c i a al c o r t e . con b a s e en da tos experimentales.

. Como es evidente. Entretan to. (2. un asunto controvertido. que la tensión intergranular vendrá dada por la expresión (os' • a + R . consideradas del modo que hasta aquí se ha hecho. respectivamente de repulsión y de atracción.91 en los problemas de resistencia al corte. En la hipótesis de que tales contactos no exis_ tiesen. tales fuerzas asumen un valor importante en el caso de las arcillas. El problema de la existencia o no de contactos directos entre la fase só lida de los suelos arcillosos es. Bishop (1955) analiza esta dificultad y afirma que el con tacto entre las capas rígidas de agua adsorbida podría ser con siderado.a) se anula y las tensiones efectivas dependen de "R-A" (para una combinación dada de o y. pierden mucho de su significado fís¿ co. como un contacto b'ólido. uw). aún hoy en día. por lo tanto. el término (os'. Se tendrá. las tensiones efectivas.A) es fun ción de la distancia entre partículas.37) donde R y A son fuerzas de naturaleza eléctrica por unidad de área. (R . Como se vio. Lambe (1960) define la tensión efectiva a partir de una ecuación de equilibrio del tipo a= o s ' • a + (1-a) • u w + R .A . Si ese contacto no existe. para este efecto.A). Hasta aqui no se ha hecho ninguna referencia directa a la contribución de las fuerzas internas entre partículas a las tensiones efectivas. lo que no implica un contacto directo.Perdería así sentido la noción. parece derivar del valor muy reducido del área de contacto entre partículas.

w de r&si£ se ae::tí:.:e oBi^do t c n ^ o n a l c s . ¿ r l i e a d a s sobre l a pres '. Si .? . c-rc-^tivas so a n i ñ e n -. l a presan •■■írrr. e s ! ue. v v a r i a i i o r .. t ' í s exces.S 1 3íJ t e•nsiones : . presiones .r.p:c l a s p r e s i c r . e s * I* -' C: .-c:r. secun ¿as LCS >.. socr ir. : 3 ~ : .■.«. . e s e f e c t i v a s fue tuneirne-:.. y . i c se rciór. e s e f e c t i v a s sea: ' l e ? ... «o volumen y á e l a ■rif.ittír. . e r e ■ronic l o s cambio.« l a s p r e s i e r ...c. do lns p r e s i o n e s t o t a l e s in r o l a n i o s o f o c t o s m e c á n i c o s á e un r.\.a r t i c u l a s ?or a n i d a d de \? . revisa-ico >>.■<'■■-. oí p r i n c i p i o de l a s e cambio resis. Í. e l l o s .> V : ~uelias ■ .'cr..res. p r i n c i p i e ■-<í5 oe t» _ p u s i e r e n .e . plenar-ente c c n s i s t e r . -. .• .:".^s : J C ( Í : jer como que f-sos pro efectos . L3 ¿e¡:3« rata Je =^ superíx "efectivas' de t e r s i o r .

las dos partes no necesitan ser consistentes. Matyas y Radhakrishna (1968). En su primera afirmación. un cambio en las presiones efectivas puede ser la causa de un cambio de volumen o de la resistencia al corte. que son responsables de los efectos mecánicos en un elemento de suelo. En otras palabras. la resistencia al corte y el índi_ ce de poros son funciones únicas de las presiones efectivas. establecieron que: a) Los cambios de volumen y de resistencia al corte de un elemento de suelo caucados por un cambio en su estado ten_ sional son debidos enteramente al cambio en las presiones afee tivas. en otras palabras.93 efectivas es la aseveración de que tales funciones existen como factores determinantes bajo unas dadas condiciones. b) Las presiones efectivas.están determinadas únicamente por las presiones totales y las presiones insterticiales. o. Con cluyeron que el principio de las presiones efectivas puede aplicarse a los suelos saturados únicamente si se tiene en cuenta la trayectoria de presiones efectivas. entendiéndose como tal a una re lación constitutiva. en su tratamiento de las presiones efectivas. pero no necesita estar necesariamente li_ gado por "una única función". .

»" el aire suoerior Bruscrer. Según ¡tersticial estarla deter de Boyle-Mariotte v de . nue coexisto con una ae e s t a s . l a s inves -.¿3 S l e C Í A ■ ' . en sue r. : Í S :io r.. en el caso de un ^ .onü: ¡re indica. de nue ¿a presión en e l s-3 vsr: :a sier.s r i o r m e n t e . l i i s r i u dado. intersticial debida a haber drenaje. estudiraron.94 . :ae detectan una desviación a original de .pre :on ej entre ssí negativa. a ores i6n :io a s í . Esta condi_ que pueden darse p r e s i o ^ . Tue :era-i.7. w . desig ¡s a la presión atmo£ . '¿ 3 . .ar.=-Mariotte.

h la temperatura y presión normales. el volumen total de aire será v a " v ao + S ' Vw ' (2 'Al! . el agua puede disolver un volumen de aire de cerca del 2% de su propio volumen. A una temperatura dada. va el volumen inicial de — "o aire a "a presión p Q .95 suelo no drenado. p Q es la presión inicial absoluta de aire.P 0 (~- ao ) . el volumen de aire disuelto es prácticamente independiente de la presión. y va el volumen de aire comprimido !v a -C). pero. Así.1 ) v ac (2. 1930). u a = P ~ PA v u a .40) La aplicación de la ley de Boyle-Mariotte implica cons_ tancia en el peso de qas sometido a compresión. Siendo la presión exterior la atmosférica (p^).PA (2. se tendrá u =p a ^ (. Entonces.±°~ . p_ la presión absoluta posterior a la compresión C.38) donde. como se sabe.39) *c En el caso de ser p igual a p . se tendrá Po v aQ = P * vac (2. La Dre sión intersticial en el aire debe ser reducida tn p^. como el peso de aire disuelto es directamente proporcional a la presión. Entonces.. el aire tiende a disolverse en el agua. siendo el peso proporcional a esa presión (Gibson. se puede aplicar la ley de Boyle-Ma riotte si se incluye el peso de aire disuelto en el agua conjun tamente con el no disuelto.

a r. compactados y no d r e n a .es reinantes en el aire y no I A S del agua. 4 2 5 ¡se ajustarían men a . . <•. Con ei concocirr. (2.to captador para lectura de ten sienes intersticiales un material con un valor de entrada de aire f -t'V.e saturados. censida * a ¿ ? r e s i 3 n e s en el a i r e y en e l a g u a .ipctisis es cer..iento de l a s magnitudes v. I . ( „..es ensayos fueron cal conducidos ^ ' b .40).^ -"ceitras de suelen r. i . . c. ae ±& fase líquida. el autor como robó eme l a s ■ere sienes i n t e r s t i c i a l e s obtenidas s p a r t i r de la e c u a c i ó n { 2 ..mmm r 9ñ do nde ^ . agua.." t e r s c i c i a i . El autor.e-r. intermedio d^ e í l u l a s t i t x Jeldbeek.• 5« .. :e la tensión intarfacial.'agrien censidero la hice-tesis de n„ . .42) Hanulcen ilO>M efectué ensayos de comprobación de l a v l ^ . l ' e 5 s o l i c i t a c i o n e s h i d r o s t S t i e a s en c é l u l a s v las erosiones i n t e r s t i c i a l e s fueron medidas por triaxiales.ii es evidente que las presiones intersticiales medidas >rer.l i d a d de las leves de Scyie-Mariotte y de Henry a l „. Como no tomó la pre eaueiín de utilizar en el eier. las prosier.as nresicnes .. -a cual traduce bien el comportamiento de la ?e gasees a. '" ■e e¡.-. s.das d u r a n t e l o s ensayos ". firmada per el ya citado buen ajuste entre as y u s presiones calculadas a partir de la *>-• . i'fSi despreció ü m9l W . .a b . \ t . -■ * ■• A J ~<-iendo i^ = r\ . (2.i „ b i U a a d í'-el a i r e en eJ S es e l c o e f i c i e n t e de B oA l u U — «Sustituyendo en l a e c u a c i ó n es e l volumen de agua v1 v 'w se t i e n e .i-.

definió cualltativamen te los efectos de esas fuerzas. Las modificaciones a la ecuación de Terzaghi no surgie ron antes de 1955. en función de la variación de volumen.97 Terzaghi (1943). utilizando métodos de medición adecuados (membrana semipermeable). ya que esa penetración falsea la lee tura de la presión intersticial en el agua. se . la ecuación (2. Coleman y Bridge reconicieron que la medición de tensiones intersticiales negativas implicaba la ne cesidad de un dispositivo que impidiera la penetración del aira en el aparato de medida. afirmando que el estado de tensión negativa en el agua origina compresiones en el ccntac to entre las partículas» En 1952. refiriéndose a las fuerzas capilares presenr. demostraron que en un dado suelo las tansiones intersticiales negativas aumentan en valor absoluto cuando el contenido de humedad disminuye. Hilf (1956). La ecuación es análoga a.42). Croney y Coleman (1953). mas Hilf reconoce que la presión en el aire es superior a la presión en el agua. A continuación. en su importante trabajo sobre tansiones intersticiales negativas en suelos coherentes compactados. aobteniendese por primera vez conclusiones positivas sobre la distribución de las presic nes en los fluidos de los suelos no saturados.es en los suelos no saturados. Croney. presentó una ecuación que expresa la presión en el aire de las muestras.

Para una temperatura de 20«C y un radio de 0. según las leye£ de Raoult y de Henry. vapor de agua y sea. cuando el aire pasa de la presión cero a la de 10 atn . su influencia es despreciable. &¡ cuanto a la curvatura. así. por ejem alo. a 20 9 C. o corresponde a l caso más general 6 nc«nc.ejemplo. la presión de vapor del agua es de IV.001 mm.p o ) / P i e s i g u a l fl 0 / i ^ En cuanto al aire disuelto en el agua.007 . .aao miele co s ó l i d o icdeado por agua.43) presión de vapor de agua en contacto con la superficie esférica de radio r. po*.i -nr-^ntvado en l o s s u e l o s . x (2. la relación (Pl. y aeqún Dorsev será * Y" donde a es la tensión superficial.Dorsey. 19 40) .98 = r . 535 mm Hg iDorsey.*>'> . que resumen sus razonamientos M pax« e. El efecto de la presión parcial del ai'-e es casi nulo. La temperatura es un factor importante. la presión del vanor de agua dependerá de la temperatura.44) 1 . el cociente entre lía presiones do vapor de agua inicial y final es de 1. p •y = P = H ..-■>■ ^ _. y P Q es la presión correspondiente al intacto con la superficie Plana. un esq aire. P l s s la (2. En el case Ae que el aire se encuentre bajo la forma de burbujas aisladas.pi e t e r n a de t r e s f a s e s . de la presión parcial del aire con el cual el /apor está xeselaso y do la forma de la superficie del H quido.

De la ecuación de los gases perfectos. RT .46) . respectivamente.015. Así. H la constantede Henry. T = ~2£aa 28.99 donde P es la presión total . R . /28.a fase gaseosa) contenido en el volumen unitario de la solución saturada. se tiene: H Paa. para 7 kg/cm de presión en el aire). y x es la fracción molar disuelta en la fase líquida.015 Para el orden de magnitud de las presiones normales en geotecnia.p . La solubilidad del aire en el agua puede también ser ex presada como un volumen de aire (medido en las condiciones exls tentes en J. se tendrá m P ad 1 >609 H * D P p. w ' es decir. Entonces. se verifica que en los suelos compactados la rela_ ción Pa¿j/pw es muy pequeña {. v . y P el peso del agua. el peso de gas disuelto en una masa de agua dada es proporcional a la presión total del gas. P. a< to.P (5 45'. siendo los pesos moleculares del aire y del agua.960 y v 17. :ivamente. (aire más vapor de agua).l3. que es igual al cociente del número de moléculas-gramo del gas en la solución entre la suma de ese ndmero y el numero de moléculas-gramo del agua en el cual el aire está disuelto.0001. (2.960 + Pw/18. PP . el peso de aire disuel. p la presión parcial del aire. 28. v la fracción molar del aire en la mezcla aire-vapor de agua. = n . U.0.960 .

100 .

obenido de t a b l a s (Dorsey. puede considerarse? despreciable el tiempo necesario para al^ canzarse al equilibrio en una solución de aire en el agua. c la concentración inicial del a i r e ©n ©3 agua (para t-0) . y $_ un c o e f i c i e n t e en centímetros por minuto. en ©1 dispcsi_ tivo de medicián de presiones i n t e r s t i c i a l e s n e g a t i v a s . u n medio . e la concentración a l f i n a l d©l tiempo "z".s " e Q » A ©1 área de la s u p e r f i c i e 2 1 del agua en em . Para una película no saturada y una presión de aire dada. en el caso do los sus los no saturados el agua se puede considerar bajo la forma do películas que recubren las partícu las. aquella función viene expresada por ■:-_g__ - ^L o 11 . según Dorsey {19 40). muestran que para c 0 = 0 y temperatura d© 2G9C. c^ la concentración del a i r e en c-1 agua para "t" suficientemente grande. en g e n e r a l . donde _t es e l tiempo en minutos. -! o) ). donde las p r e s i o n e s ./ ■ ' . s e r í a ne c e s a r l o un tiempo de 26 segundos para que e l agua quedara satu rada d© oxígeno» Como las solubilidades del oxígeno y dsl ozono no son muy diferentes.\ ioi \ ' ' que éste se disuelva completamente. Valones de % para a l oxigeno.fj \¿. se aplican muy rápidamente Hilf también indicó la n&cesidad de u s a r . 1340) . . Pretendiendo analizar la solubilidad en "función del tiempo. Esta conclusión t i e n e i n t e r é s para los ensayos de l a b o r a t o r i o . v e l volumen de la p e l í c u l a da agua an cm . ¿c .

«=-.*.íiU'Uiíís. A -:. W'ipi'. i „ ' r M t a n t 0 J | alnboloa tlcw>n .:' de las pr< <JSOs V3Í& f^=^ a i-."=■.g^üeiSíí ^fóf-íjcia entre dv PÍO. .o. e l autor presan 16 i J ai ! jux«n-. i t . « a j j -íu «. hoy la f'iüs .... 5 -i'o la pros-ion i ' .<■'i vi l s i i o n a-.51) *>«<!• u g „ l4 íenS16n „ p i : f t r .-a- morru-r^na -u- E.J3 ? 5 . re» Ber: i-s^ufsdss.«:■ . _^ ¿~ * ..-v ip^icsd¿} y IU'-S 4v í f á s l a a i é n varia? y pof r..e ^c-¿c (2.. --. y:u í>u..

objeto de atención especial de muchos autores.52) que es de la misma forma que la ecuación de Terzaghi. la presión capilar u es igual a la presión inters ticial negativa del agua. w (2. en una tentativa de establecer una mejor defi_ nición del estado de no saturación de un suelo. cuando el grado de saturación es del 100%. Entretan to. 1955). El agua puede rellenar los poros de un suelo no satura do de modos distintos. la ecuaciónde Hilf se reduce a a* = . Su determinación y su dependencia de algunos parámetros característicos de los suelos no saturados fue. siendo usualmente designado por la letra X (Bishop. Entonces. con los consecuentes efectos en la mane ra como las presiones se distribuyen por el aire y por el agua. u . en tre los años 1955 y 1962. II) Casi-saturado.u . presentó cuatro categorías de saturación: I) Saturado. Más adelante se analizarán las dificultades inherentes a esta via de investigación.103 Considerando el suelo libre de cualquier solicitación exterior y con una presión nula (atmosférica) en el aire de los poros. Aitchison (1956) . Este tomaría valores comprendidos entre cero y la unidad. cuando el grado de saturación es del 10 0 % y no hay presiones intersticiales negativas en el agua. más la presión intersticial del agua es negativa (inferior . hoy en dia es opinión generalizada que el término (-u ) de w — ba ser afectado de un coeficiente cuando se pretende obtener la tensión efectiva.

debidamente coló cada en la extremidad de una aguja.'^a a a L<* 1P "ti'li^ada ser considerada idéntica ^t.. en el campo negativo. viniendo dado el valor de la tensión intersticial negativa por la diferencia entre la presión de ai_ re aplicada y la presión medida en el agua.^. en valor absoluto. el aparato de medida empieza a r e g i s t r a r presiones ere cientes.5D es la tensión canil-ir f « . ..r. Hilf hizo variar la presión de aire. que se conoce como la "técnica de t r a s l a c i ó n de ejes". En la tentativa de formular un principio de tensiones efectivas aplicable a los suelos no saturados. y P or medación de las pre sienes en el agua.^.Dleada por dicho autor para En cuanto ^ecn^-a o .^. Un¿ vez introducida en la probeta. puede medir las presiones ii n t errcsM t i 'crJi ^ . Para v e r i f i c a r esta técnica. La captación de las presiones fue realizada por ínter medio de una piedra porosa de grano muy fino. _ sión de aire sobre la probeta colocada sobre una membrana se impermeable.eaativas i n i c i a l e s . e l autor presen tó la siguiente ecuación a = donde uc 61 SÍ9 + u " a + V (2. La diferencia fundamental reside en el hecho del agua no ser forzada a penetrar en la muestra o ser expulsada de ella. determinó si la diferencia entre esos valo res permanecía constante. •j „4-. y los restantes símbolos tienen "lflCad° ^ " * « « » »terior„„te.cuando =e aplica pre .102 lor de entrada de aire adecuado. ^o i l. Se compensa esta tendencia aplicando presión de aire en la célula conde es tá colocada la probeta. con un va ^ a * la i* -écni-a eir.

El agua puede rellenar los poros de un suelo no satura do de modos distintos. cuando el grado de saturación es del 100%. Su determinación y su dependencia de algunos parámetros característicos de los suelos no saturados fue. Entonces.52) que es de la misma forma que la ecuación de Terzaghi. en tre los años 1955 y 1962. Aitchison (1956) . objeto de atención especial de muchos autores. presentó cuatro categorías de saturación: I) Saturado. con los consecuentes efectos en la mane ra como las presiones se distribuyen por el aire y por el agua. Entretan to. la presión capilar u c es igual a la presión inters ticial negativa del agua.103 Considerando el suelo libre de cualquier solicitación exterior y con una presión nula (atmosférica) en el aire de los poros. hoy en dia es opinión generalizada que el término (-ut ) de ba ser afectado de un coeficiente cuando se pretende obtener la tensión efectiva. u . Más adelante se analizarán las dificultades inherentes a esta via de investigación. Este tomaría valores comprendidos entre cero y la unidad. II) Casi-saturado. siendo usualmente designado por la letra x (Bishop. en una tentativa de establecer una mejor defi_ nición del estado de no saturación de un suelo. cuando el grado de saturación es del 100 % y no hay presiones intersticiales negativas en el agua. la ecuaciónde Hilf se w reduce a a' = . (2.uw. más la presión intersticial del agua es negativa (inferior . 1955) .

IV) No s a t u r a d o . más mas la xa tp r e s i ó n i n t e r s t i c i a l en e l agua es p o s i t i v a o n u l a . s r + Mi.at t-ur ríadoou . A i t c h i s o n y Donald l l e g a r o n . cuando e l g■> r a d o d e s a t u r a_ ■ialmente >-•"" I I I ) Parción es i n fr e r i •o rv aail ioo=.s a t u r a d o cuando 3e t r a t a de a p l i c a r l a s satura a suelos en que e l grado de s a t u r a c i ó n es d e l 1 0 0 1 . Más a d e l a n t e habrá o c a s i ó n de h a c e r una r e f e r e n c i a pormenorizada a e s t a jlasificación. Para e l l o se basaron en l o s t r a b a j o s de Haines (1927) sobre la dependencia de las fuerzas i n t e r g r a n u l a r e s en r e l a c i ó n a la succión y la geometría de los poros.o V S c . dispues para el mismo u„ x .53) . Aunque r e c o n o c i e n d o v a l i d a z en e s t a s Lanfelder más definiciones.fnu. la e l e c c i ó n de l a s p a l a b r a s do y c a s i . A i t c h i s o n y Donald (1956) d e s c r i b i e r o n un e s t u d i o sobre l a r e l a c i ó n e n t r e l a s t r a c c i o n e s en el agua de un s u e l o no saturado y las tensiones intergranulares. s. modelo. El término succión e s empleado para de s i g n a r l a d e f i c i e n c i a de p r e s i ó n e l agua de un s u e l o l i b r e de (inferior a la atmosférica) cualquier s o l i c i t a c i ó n Haines e s t u d i ó un s u e l o i d e a l c o n s t i t u i d o p o r e s f e r a s t a s ordenadamentp j. cuando e l g r a d o de s a t u r a c i ó n r i o r a l 100% y l a p r e s i ó n i n t e r s t i c i a l en e l a g u a e s es infe negativa. a l a s i g u i e n t e e x p r e s i ó n en exterior. [2.104 a la atmosférica) *. Z - ¿sr . xOUs.mente. (1964) c r i t i c a l a t e r m i n o l o g í a a d o p t a d a p o r considerando desafortunada Aitchison.

Para los suelos no saturados existen las siguientes ecuaciones de presiones efectivas: I) Bishop (1955 y 1960) o' = o.u a + x (u a -u w ). a partir de 1960. donde u a = presión del aire de los poros uw= presión del agua de los poros X = parámetro con valores entre cero y uno.uw) para el cual x. y ü"c es el valor medio de ( u a -u w ) para una variación ( Sr) del grado de saturación. Por eso.54) . la mayor parte de la literatura técnica relativa a suelos no saturados era dedicada a aparatos de ensa yo y a técnicas experimentales relativos a la medición de aque lia variable. Durante los últimos años de la década de los años cin cuenta.105 donde u^ es el valor de (ua . empezó a dedicarse especial atención a las técnicas ne cesarlas para la medición de tensiones intersticiales negativas.* S r es el grado de saturación. 1961).1 ym. (2. Es interesante señalar que considerando el modelo casisaturado (X=l) pueden resultar succiones de valor muy elevado (Aitchison. u c resulta cercano a 100 Kg/cm2. Para el caso ideal de esferas de radio 0. Y a' se cal culan.

56) a' = a + '• donde ">> = parámtro con valores entre 0 y 1 p" = deficiencia de presión en el agua de los poros. Coleman y Black (1958) r' . IV) Jennings (1960 (1961) ) a + donde 3 • P" .57. ?" . I I I ) Aitchison (19 60 (1961) (2.presión de agua de los poros ( l a p r e s i ó n en l a fase gaseosa r e l a t i v a a la a t m o s f é r i c a e s c e r o ) 3= factor e s t a d í s t i c o del mismo t i p o d e l á r e a de contacto u n i t a r i a "a". h a s t a .• . presión t o t a l normal al plano de c o r t e donde u = presión del agua de ios poros s o b r e e l plano de corte e' factor de enlace (es una medida d e l número de enlaces de agua de contacto bajo p r e s i ó n t i v a que contribuye a la r e s i s t e n c i a a l efec corte del s u e l o ) . ore presión i n t e r s t i c i a l y s u c c i ó n de Londres en 1960 (publicado por R „ H o por Butterworths en 1961) p r o p o r c i o nó un medio de comparar el t r a b a n trabado que había sido hecho.p - (2.55) S' u . El congreso sobre nrPíifin ..106 II) Croney. (2.

ua) + X s (hg .58) .u a ) . aunque i a terminologia era diferente.107 el momento. involucrando un parámetro de difu sividad "D" (equivalente al parámetro de permeabilidad de los suelos saturados). Asimismo. Se consiguió un acuerde general sobre la mayoria de los problemas relaciona dos con suelos no saturados. Este autor indica que la humedad atmosférica media controla la succión total en un alto valor. el fondo y la forma de las ecua ciones eran análogos. que tiene en cuenta los efectos de la succión de soluto: a' = + a X m (hm . Todas las ecuaciones propuestas intentaron modificar la ecuación de presiones efec tivas de Terzaghi de forma que comprendiese los suelos no satu rados. para estimar el flujo de humedad en estos suelos. Richards dio especial énfasis a la "succión de soluto" y al flujo de humedad a través de suelos no saturados. Todos los investigadores operaron con la premisa de que solamente una variable tensional era necesaria para describir el comportamiento de suelos no saturados. El concepto de presión efectiva se pensó más como una ley físicamente independiente que como una variable tensional asociada con el equilibrio de la estructura del suelo. (2. y el potencial total. En 1966. y se descubrió que. por los diversos investigadores. pata suelos no saturados. Po£ tuló la siguiente ecuación de presiones efectivas. afirma que la succión de soluto puede afee tar las propiedades físicas de los suelos apreciablemente. Suministró una "ecuación de difusión".

El e q u i p o u t i l i z a d o p a r a medir t e n s i o n e s se t r a t a . K i l f .. no sugiere fectivas para la succión de límites para estos parámetros. en el Congreso de Arcillas Expansivas de Haifa. un parámetro de presiones efectivas para :iendo h y x. h s m e . «ara la succión matricial. . Los ú l t i m o s a u t o r e s h i c i e r o n r e f e r e n c i a respec Imperial a varios de e n s a y o s t r i a x i a l e s . v "v v X " son f a c t o r e s aue e s t á n n o r m a l m e n t e d e n t r o m ■* o d e l rango 0 .aí.S.1 . .fi. H i c i e r o n . propuso la siguiente ecuación de presiones efectivas oara suelos parcialmente saturados: \. G i ü b s . . a s í como a l método de c á l c u l o d e l o p a r á m e t r o X.! . y que dependen de l a t r a y e c t o r i a de t e n s i o n e s . Aitcnison (1973). p " e s l a s u c c i ó n de s o l u t o . B l i g h t y Donald (1960) p r e s e n t a r o n t r a b a j o s Alpan. X m la succión matricial. fundamentalmente. también. en l o s q u e pasaban r e v i s t a a los resultados obtenidos soore e s t o s a s u n t o s .= l e n t e . * rmacion (20% de d e f o r m a c i ó n a x i a l e n «ife . de l a m o d i f i c a c i ó n intersticiales de u n a célula t r i a x i a l c o r r i e n t e i n c o„-. a l g u n a s c o n s i d e r a c i o n e s tipos factor sobre p r o b l e m a s r e l a t i v o s a l a d i f u s i ó n en membranas. al i.. Sin embargo. ia succión de soluto. t i v a m e n t e en e l U.. Los ensayos t r i a x i a l e s f u e r o n r e a l i z a d o s con b a j a s v e l o c i d a d e s de deformación o n ° * . . P 3 dond<= p" es la succión m a t r i c i a l ' S u a -u„. Bureau of Reclamation y en e l C o i l e g e . un parámetro de presiones e soluto.108 . Holtz y Walker i 1960) y B i s h o p .

Para estos ensayos la presión leída (o calcula da) tiene que estar afectada por la permeabilidad al aire de las camisas de las células. midiéndose las presiones en el agua y en el aire. y. Debido a este fenómeno . la indicación sobre la variación de la resistencia "no drenada" con el tiempo es engañosa. En los ensayos a contenido de humedad constante la pre_ sión del aire se controlaba independientemente. en el agua de los poros. conse cuentemente. en valor absolu to. Ante los resultados presentados. . los autores destacaron que no uti_ lizaron suelos en que la diferencia (u -u ) inicial fuese ma a w — yor que 1 atm. según los autores este ensayo permite una extensión a los suelos con ba jo contenido de humedad y valores elevados de la fracción arci_ llosa. en los cuales la diferencia entre la presión en el aire y en el agua es muy elevada. debe haber una reducción significativa en la presión del aire. muy reducidas. aunque teóricamente correcto. Es evidente que un ensayo de esta tipo prevee la utilización de piedras porosas de porcelana con un valor de entrada de aire conveniente. Aunque no haya repercu sión en la medición de las características del suelo en térnú nos de tensiones efectivas. o si de un equipo que.109 120 horas). y. En los ensayos no drenados.tiene deficiencias de tipo construc tivo. Surge la duda de saber si se trata de una característica de los suelos ensayados. se comprueba que las presiones intersticiales negativas leidas son.

37. se tendrá -lZ_üaJ ua-uw {i (oj+oj) . (2. y se usa una representación transformada de la de Mohr: tg •.i^) .59) por lo que el valor de x se obtiene directamente a partir de la distancia relativa de las envolventes de rotura. = sen * ' Como .u a + X (u -u ) 'J tq : a w Admitiendo que c1 y t' son valores idependientes del grado de saturación. El diagrama es en términos de tensiones efectivas. admitiendo como válida la ecua ción propuesta por Bishop (19b5 (1960) ) para las tensiones efectivas en suelos no saturados.{Í(o1+ 03)-ua} b .110 A continuación se indica la deducción de los valores de x a partir de los ensayos triaxiales. En la figura 2. r -ua= + X (ua-uwi resulta c' + •' a. d Q = c' tq 4> /tg T = c1 + cf' tg 4>' . la recta con inclinación '¿ en relación al eje de las abscisas traduce el resultado de ensayos triaxiales con muestras satu radas. de las .c — .

111 oí-cr.37 . J . 7 <</ «'trj>-lJ»¡5-(^.38 .<'3)-uv.Ensayos de compresión s i m p l e s o b r e m u e s t r a s con d i f e r e n t e s humedades y con a^= ua .Ensayos triaxiales sobre muestras con la misma humedad y diferentes presiones de consolidación.. j<<V<JV-uw 2. 2.

sin embargo. la utilización de este instrumento no evita la cavitación. es análogo al del triaxial. por lo que su uso sólo es posible en mediciones directas de presio nes intersticiales de valor comprendido entre 0 y -1 atm. El método de cálculo de \.finalidad eliminar pequeñas burbujas de aire que se podrían difundir en la porcelana. Como el límite infe rior del termino \ (a1+o3) . La presencia de esas pequeñas burbujas de aire provocaría una in terrupcion de la continuidad entre el agua del aparcto de medí da y el agua del suelo. Así.112 mués tras no saturadas y de las muestras saturadas Para determinar X en los ensayos de compresión simple se procede conforme se indica a seguir. para un suelo compactado. Bishop (1961) presenta. y que tiene cono.u a se alcanza cuando u^ ay resulta un valor igual a ¿ Ui~ a 3 } entonces para el término en cuestión. la .38. falseando los resultados. Así fueron hechos ensayos de compresión simple en mués tras con varios contenidos de humedad. y puede resumirse gráficamente de acuerdo con la figura 2. se tendrá: b -d X= Bishop y Dona Id (1961) utilizaron una pequeña bomba aspi rante constreñidora instalada en el sistema de medición de pre siones intersticiales.

el contenido de humedad de compactación. la relación entre el contení do de humedad de compactación y el óptimo. y la evolución de las tensiones intersticiales negativas se hubiera producido de modo análogo. Este efecto es muy im portante. y la del agua al cabo de dos días. También compro bó el desarrollo gradual de presiones -intersticiales negativas posteriores a la compactación. la presión intersticial negativa continuó aumentando en valor abso luto durante varios días.0 Kg/cm . como pricipales. Para una arcilla compactada. Sólo al fin de una semana se llegó a una situación de equilibrio. La presión del aire se estabilizó al cabo de un día. la temperatura y la . tan to la presión en el aire como la del agua sufrieron incrementos con el tiempo. pues lleva a la conclusión de que si las muestras son ensayadas inmediatamente después de la extracción del molde de compactación. cualquier correlación entre la presión intersticial negativa inicial (u otras propiedades) y el contenido de humedad sólo será posible si el tiempo de ensayo fuera el mismo. En una muestra de arcilla de Londres amasada y ensaya da manteniéndose constante el contenido de humedad inicial. que eran correspondientes a un desvio del conté nido de humedad de -2% relativamente al óptimo.113 relación entre la presión intersticial negativa inicial y el contenido de humedad. Lambe (19 61) señala. Registró presiones negativas máximas de -1. el tiempo y energía de compactación. El valor de las presiones intersticiales negativas inicia les puede depender de varios parámetros.

Conseguía así una rápida traslación de ejes en la célu la por la actuación directa de la presión del aire sobre la pía ca. la presión lateral es ¿-i . En ensayos no drenados el aparato de medida .2 Kg/cm*. Jennings y Burland (1962) afirman que el primer paso en el análisis de ensayos triaxiales sobre suelos no saturados es reducir las presiones en el agua con la presión del aire de los poros. Concluyó que el valor de aquellas presiones. fundamentalmente. y la técnica utilizada era. Bureau of Reclamation. de esta forma.u a . La presión axial es. en suelos limo-arcillosos compactados. Para evitar la cavitación en el aparato de medida. aumenta en valor absoluto en el campo negativo. la de Hilf.u .S. a medida que aumenta el porcentaje de ar cilla. Estas sugerencias s-a basan en ensa yos en que el valor límite de las presiones intersticiales regís trada3 fue decerca de -1 atm. La máxima presión negativa registrada fue cerca de 4. y la presión del agua de los poros se con vierte en u . w a En 1964. En determina ciones de presión neutra intersticial inicial mantenía expuesta a la presión de aire aplicada parte de la placa de porcelana de la base.114 presión de confinamiento.u . disminuyendo de manera sensible la posibilidad de producir se la cavitación. ^i . Gibbs presentó resultados de medición de presio nes intersticiales negativas iniciales efectuadas en el U. u t i U zó dos sistemas consonantes con el tipo de ensayo.

115 era protegido de la cavitación estableciendo momentáneamente contacto del agua de aquel aparato de medida con la atmósfera. no sólo aumenta el tiempo mecesario para alcanzarse la estabilización de la presión intersticial negativa. notarse que las lecturas de las presiones son casi instantáneas. mas se miden tensiones intersticiales negativas del orden de los 15 Kg/cm2. En la parte experimental los procesos adop tados son básicamente los usados por el U. Tal he cho se debe a la utilización de placas de porcelana con un va lor de entrada de aire muy elevado. sugiriendo que la succión para un suelo dado sujeto a compactación estática es casi independiente de la densidad .R. Langfeider (1964) estudió el efecto de las variaciones del contenido de humedad. y. Olson y Langfeider (1965) publicaron datos muy intere santes. si la técnica se usa con frecuencia. consecuen temente.S. de la energía de compactación y de la superficie específica en las tensiones intersticiales negativas iniciales del agua. Debe. Este proceso presenta como inconveniente un cierto flujo de agua de la placa de porcelana hacia la muestra. y a una técnica de contruc ción del equipo más perfecto. Gibbs (1965) resuelve esta dificultad relativa a los ensayos no drenados.. también.B. sino que también el valor registrado es inferior al real. con un equipo en el que se introduce una línea de presión de aire hasta el centro de la placa de porce lana.

y podían relacionarlas con la superficie específica. Estos autores midieron presiones intersticiales negativas en el agua de los suelos sustancialmente elevadas. presiones de unos -15 Kg/cm^.39. y. Representando esquemáticamente una. establecien do una comparación entre las presiones experimentalmente medi_ das y las que serían de preveer con base en una simple teoría capilar. Confirmaron asimismo. se tendrá que la presión en el agua es nega tiva en A 1 # positiva en A. Aunque dependiendo del tipo de suelo. midieron presiones de cerca de -5. aplicando a este mo­ delo la teoría capilar. Al mismo tiempo buscan una explicación teórica para ciertas anomalías. 1961) de que un suelo compactado a la máxima densidad con contenido de humedad óptimo por métodos estáticos da succio nes mayores que el mismo suelo compactado al mismo estado por compactación por amasado. y nula en ky En realidad.116 seca. por la . el hecho (Lambe. y es.sección a través de un suelo no saturado conforme la figura 2. una función del contenido del agua de moldeo.0 Kg/cm^ para compactaciones con el contenido óptimo de humedad. Los autores discuten aun la naturaleza de la pre sión neutra en el agua de los suelos no saturados. en el caso de conteni_ dos de humedad desviados un 5% del lado seco. Notaron que las succiones fueron mayores en arcillas altamente plásticas. en primer lugar. y admitiendo que la presión en el aire es la atmosférica. incluso pa ra los contenidos de humedad normalmente encontrados en los problemas de ingeniería..

y admitiendo que la presión en el aire es la atmosférica. el hecho (Lambe.39. confirmaron asimismo. y es.. y. Los autores discuten aun la naturaleza de la pre sión neutra en el agua de los suelos no saturados. incluso pa ra los contenidos de humedad normalmente encontrados en los problemas de ingenieria. y podían relacionarlas con la superficie específica. y nula en ky En realidad. una función del contenido del agua de moldeo. presiones de unos -15 Kg/cm2. Al mismo tiempo buscan una explicación teórica para ciertas anomalías.sección a través de un suelo no saturado conforme la figura 2. positiva en A.116 seca. en el caso de contení^ dos de humedad desviados un 5% del lado seco. aplicando a este mo délo la teoría capilar. midieron presiones de cerca de -5. Estos autores midieron presiones intersticiales negativas en el agua de los suelos sustancialmente elevadas. se tendrá que la presión en el agua es nega tiva en A x . establecien do una comparación entre las presiones experimentalmente medi_ das y las que serían de preveer con base en una simple teoría capilar. en primer lugar. Representando esquemáticamente una. 1961) de que un suelo compactado a la máxima densidad con contenido de humedad óptimo por métodos estáticos da succio nes mayores que el mismo suelo compactado al mismo estado por compactación por amasado. Aunque dependiendo del tipo de suelo. Notaron que las succiones fueron mayores en arcillas altamente plásticas. por la .0 Kg/cm^ para compactaciones con el contenido óptimo de humedad.

$ .39 .Esquema de una sección de un suelo no saturado. 2.n: Fig.

dadas las bajas velocida des del agua. es necesario considerar todos sus componentes. la presión es siempre mayor en aquel fluido que se encuentra en el lado cóncavo de una interface. la solución puede sf. La cue£ tión que se pone es la de saber cómo es posible que existan diferentes presiones en diferentes posiciones sin que haya flu jo. Por otro lado. donde g representa la acelera 2g ción de la gravedad.r encontrada analizando el problema en función de la carga hidráulica total en cada punto. En primer lugar. Así. Entonces. y cual es la presión que se mide realmente con el equipo utilizado. puede despreciarse la compenente de la carga co v2 rrespondiente al término . Puesto que el agua se mueve en respuesta a cambios de potenciales to tales. conviene analizar que modificaciones se deben introducir en ias componentes de la ecuación de flujo de Ber noulli para ser aplicada ai caso del rrovimiento de agua en un suelo no saturado. fuera del cual pierde sentido la consideración de un flujo acuoso en una suelo arcilloso no saturado. se tendrá h = Z + h c + h ad + h 0 (2. Olson y Langfelder creen que el potencial total es un concepto más importante que la presión del agua en ios poros. a un nivel microscópico. deberá tener en cuenta las cargas resultantes de presiones osmóticas y campos de fuerzas matriciales (capilar + adsorción). además de la componente gravita toria. la ecuación de Ber noulli. para ser aplicable. Así.6Ü) .118 teoría capilar.

todos con presiones capilares diferentes. En cuanto a la presión medida por el equipo. Olson y Langfeider sugieren que la presión neutra en el sistema de medida sea disignado por "presión neutra equivalente". debe acla_ rarse que. h a d la carga debida a las fuerzas de adsorción. y h la carga debí da a la presión osmótica.119 en que z es la carga posicional debida a la acción de la gravedad. la no existencia de flujo entre los puntos A. A„ y A. sólo significa que la carga total en esos puntos es la misma. La téciú ca de traslación de ejes consiste así en aumentar la carga total en el agua del suelo en vez de disminuir la del agua de la célula.60) se adicionan las componentes h a (carga debida al exceso de presión en la fase gaseosa. en relación a la atmosférica) y h (carga debida a la presión de 3 p *• consolidación) . referida anteriormente. Entonces. cuando se obtienen presiones intersticiales negati^ vas..17). Si a la ecuación (2. lo que se registra es la presión de agua en la célula y no la presión de agua en el suelo. Otra cuestión importante es la que se relaciona con la medición en suelos no saturados de presiones en el agua inferió . h c la carga debida a la presión capilar. tendrá un significado análogo al de la expre sión (2. Esa presión no será más que aquella que es necesario aplicar para que la carga total en el agua del instrumento iguala a la carga total en el agua del suelo...

120 res a . Jennings y Burland (1962) afirmaron que esos ensayos no alcanzaron su objetivo. se empezó a analizar con más profundidad el principio de las ten siones efectivas expresada por la ecuación (2. sabiendo que al tener las películas de agua franco acceso al aire. Entonces.1 atm en el aparato de me dida. nada aportan sobre la demostración de la validez del principio de las tensiones efectivas. a' . cuando las acciones de la presión capilar y de los campos de fuerzas asmóticas y de adsorción en el agua del suelo corres ponden a presiones inferiores a .U J } cuya suma. para eso seria necesario mostrar que el comportamiento del suelo se mantiene inalterado para varia ciones de ( a ~ua) y {X(ua . Refiriéndose a los ensayos triaxiales realizados por Bishop y üonald (1961) en el sentido de comprobar la ecuación de tensiones efectivas de Bishop. Pero tal comprobación sería difícil. aquella cavita a . Aunque demuestran que la ecuación es estáticamente correcta. habrá que utilizar la técnica de traslación de ejes pa ra efectuar medidas correctas.1 atm. dado que . Blight (19b7) es de opinión que la succión medida debe ser considerada meramente como un índice conveniente de la afinidad del suelo por el agua libre.54). se mantuvie se constante.1 atm. Paralelamente al esfuerzo empleado en el sentido de con seguir un mejor esclarecimiento del significado de las presio nes intersticiales en el agua de les suelos no saturados.

los autores concluyeron. traducida por la ecua ción (2.121 siendo necesario el conocimiento de \ . La dificultad en la obtención del factor X. particular mente en lo q\ie se refiere a variaciones volumétricas. Bishop y Blight (1963) reconsiderando el análisis del principio de las tensiones efectivas. En realidad. éste sólo podría ser medido por métodos que implícitamente admiten la valides del principio de las tensiones efectivas. Así. tensión intergranular equivalente. Mas. ese término representa una diferencia de presiones debida a la .54) no traducía el comportamiento de muchos suelos con un orado de saturación inferior a un cierto valor crítico.54) . ese autor monifestó la idea de que los comportamientos sólo podrían ser equivalentes minimizando los efectos estructurales.y de un suelo indéntico saturado bajo la acción de igual solicitación. cualitativamente. fue tam bien confirmada por Matyas (1963). Comparando resultados expe rimentales con los que se podrían deducir de un modelo. aun.y adnú tió que con idénticas ''historias de saturación" se obtendría esa minimización. comparando el comportamiento de un suelo no satu rado bajo la acción de una solicitación exterior dada.54) una variación de (ua~uw) no corresponde directamente a una alteración en ia tensión intersticial. la tensión a ' dada por la ecuación de tensiones efectivas de Bishop debería ser denomina da intergranular o. que la ecuación (2. señalan que en la ecuación (2.

pasándose a eliminar las controversias respecto al parámetro X. Así. las variaciones volumétricas de dos elementos de suelo con . Para el caso de resistencia al corte.54). del grado de saturación y de la tensión) . esa comparación se efectúa únicamente para los estados críticos de equilibrio.123 Esto marcó el comienzo de un nuevo enfoque del problema. Cuando se pretende determinar el comportamiento de un suelo no saturado a través de la ecuación (2. se comprueba que el desvío en relación al comportamiento real es mucho menor en el caso de la resistencia al corte que en el de variaciones volumétricas. La justificación reside en el hecho de que los elementos relativos a variaciones volumétricas serán normalmen te obtenidos a partir de incrementos sucesivos que traducen un proceso de deformación continuo. relativa a deformaciones volumétricas. la validez del principio de las ten siones efectivas. Así. impli_ ca un comportamiento idéntico para cada etapa de deformación entre un elemento de suelo no saturado y el equivalente elemen to de suelo saturado. mientras que los elementos re_ lativos a la resistencia al corte son normalmente analizados en un estado de rotura. del índice de poros. y a desarrollarse técnicas de ensayo adecuadas que permitie sen la evaluación de los cambios de volumen y resistencia al corte en relación directa con los problemas usuales. Matyas y Radhakrishna (1968) confirmaron experimentalmen te que la compresibilidad del suelo es una magnitud variable y dependiente del "estado físico" del suelo (especificamente.

Siendo fundamental determinar la variación continua en la composición c estado del material durante la deformación. 1961). Pooroshasb (1961) y Holubec (1966). pueden diferir mucho en naturaleza y magnitud. Las variables físicas necesarias y suficientes para describir el estado de un elemento de suelo. Para arcillas normalmente consolidadas y arenas puede considerarse. tales como el grado de saturación y la estructura del suelo. de acuerdo con Roscoe (1958). Las ecuaciones. en su excelente trabajo sobre un nuevo método para medir ios cambios de volumen en suelos no saturados. utilizan los conceptos de "estado" y "parámetros de estado" para expresar la relación funcional entre tensión y deformación. que el estado del suelo puede ser caracterizado por el estado de tensión y por el ín dice de poros o contenido de humedad. Pero en el caso de sue los no saturados son necesarios otros parámetros. se emplean los conceptos de estado y parámetros de estado para traducir relaciones funcionales entre las historias de los gra dientes de tensión y deformación. Henkel (1960). independientemen te de su historia previa. . determinando relaciones unívocas entre los diferentes parámetros de estado. son los parámetros de estado (Poorooshasb. aunque sufran aparentemente la misma variación de tensión efectiva. El primer concepto se refiere ai conjunto de cualidades que definen el elemento de acuerdo con las condiciones físicas que pueden existir en un suelo. Estos autores.124 diferentes historias de tensión y saturación.

r . se tendrá f( J r J 2 .62. u c = (ua -uw ) = succión e = índice de poros o = grado de saturación inicial X = parámetro que describe la estructura. ..63) (2. (2.125 se denominan "funciones de estado". q.)t etc. S n . etc. es unívocamente deter minada por el estado del elemento. Así. J3. SL . y 9 es una función denominada de "función de estado puntual".64) donde ?1 Pa = + 20 3 . si una magnitud física dada. A 1 ta c o o V F 2 (JV q' V V S r0' A> (2. se admite que el índice de poros y el grado de saturación pueden ser expresados en función de la tensión.u = tensión normal media q = o. l(p . e .. u . S. . relativa a un elemento de suelo. J«1 2 son otros parámetros de estado. s r s2. Así.. el índice de poros (e) y el grado de saturación (S ) pueden expresarse por las siguientes ecuaciones e = F. para un elemento sometido a un estado de tensión triaxial. J. e. donde J. son parámetros tensionales. En el estudio efectuado por Matyas y Radhakrishna.

si F ^ F 2 representaban o no funciones unívocas dependientes de las tra yectorias de tensión y saturación. 2. representando los parámetros de estado. siguiendo varias trayectorias de estado. llamada superficie de estado (Fig. en un espacio tridimensional de finido por un sistema de ejes coordenadcs. por tanto. Adoptando la representación de Bishop y Blight anterior mente referida (sistema de tres ejes coordenados correspondien tes a (a -u^). Si el índice de los poros fuese una función de estado puntual. entonces puede omitir se el parámetro X- El trabajo experimental consistió en verificar a través de ensayos. . El estado de un elemento de suelo puede ser representa do gráficamente por un punto. como en muestras de laboratorio cuidadosamente preparadas. un "estado puntual". y la sucesión de los puntos correspondientes a una variación continua del elemento se designa por "trayectoria de estado". el conjunto de trayectorias de estado debería corres ponder a una superficie única.40) . Será.126 Si la estructura está controlada. (u -u ) y e). puede expresarse gráficamente toda la historia de estado de un elemento de suelo parcialmente sa turado sometido a una tensión isótropa.

<■<**—*mmm*m*mmmQ*& 127 Hinchomienfc uccion constante Saturación a volumen consícn ra contenido de c -Ua- Trayectoria sat urada (consolidación) a —Pleno Saturación a volumen constan Saturación a Gá constante Saturación a C¿ constante Ca--CT-Ua Fig..40 . 2. (u Y a-V *• .Representación gráfica de la variaci on del índice de poros en el espacio (a-u ) .

es unívoca.128 En la figura 40. y en el se J a ' — gundo disminuyeron la tensión aplicada manteniendo constante la succión (ua-u w ). el punto A(e0. La línea A' B' C represen ta el estado saturado. AA'. Para verificar si la superficie de estado.. Posteriormente realiza ron dos ensayos. Ambas travectorias se situaron bajo la super— ficie de estado. Esa histerisis origina así características no unívicas. ni el suelo aumentó de volumen. y en que el grado de saturación nunca di£ minuyó. Por lo tanto. 3. Estas dos restricciones en las txayectorias de la superficie de estado derivan de la histerisis en la estructura del suelo debido a la carga-descarga y a la sequedad-humectación. esquemática mente representada en la figura 40. (2! que no se permitan cambios de volumen positivos (hinchamientos).-u ) constante. BB' y CC' son trayectorias de hu medicimiento correspondientes a diversos estdos de tensión apli_ cados ( 0-u ). Matyas y Radhak rishna determinaron primero una superficie de estado con ensa yos en que sólo fueron seguidas trayectorias de succión y de humedad constantes. SVQ) representa el esta do inicial del elemento de suelo. en el primero de los cuales disminuyeron el grado de saturación a una tensión (c-. indicando que la misma está limitada por las dos condiciones siguientes: (1) que el grado de saturación no decrezca. dentro de determinadas condiciones. el com portamiento del suelo puede ser expresado como un función direc ta de la tensión aplicada y de la succión(dos componentes inde pendientes de la tensión) obteniéndose una buena relación entre .

Habrá. (u -u ) cuando se predicen los cambios de volumen en suelos ct w no saturados. v C y C_ compresibi_ l V lidades. separados de presiones aplicadas . concluyeron que: I) La estructura es importante en el estudio de la com presibilidad. d(u -u ) . rse en términos de los componentes y succiones. necesidad de tener en cuenta las altera ciones de estado del suelo no saturado. cuando se pretende una previsión de las variaciones volumétricas. el grado de saturación y los parámetros de tensión. . d( a-u ) + c.129 el índice de poros. II) El comportamiento a compresión debe trat.^ . Los autores. así. Mededor y Sides (19 69) reconociendo la impor tancia de saparar y controlar los componentes (a -u ) y 3. con base en los resultados de su largo programa de ensayos. investigan el problema de la consolidación uni^ dimensional mediante el uso de la ecuación . y está influenciada por el contenido de humedad de amasado y por el método de compactación. . Barden. donde dV es la deformación volumétrica.= C.

que se requieren dos tensores de presiones inde pendientes para describir el estado tensional de la estructura del suelo y de la "membrana contráctil". de manera que dos fases se equilibrian bajo las presiones aplicadas ("partículas sólidas" y "membrana contráctil") y otras dos fases fluyen bajo las presiones apli cadas ("aire" y "agua"). En 19 73. C 1 y C 2 son funciones del nivel de tensiones. Fredlund probó teóricamente. se establece 1. M e c e la ecuación de equilibrio . puede visualizarse como un sis_ tema con cuatro fases. y comprobó expe rimentalmente. IV) La causa principal de la dependencia de la tray ec toria de tensiones parece ser una inversión endirección del humedecimiento o secado. V) La succión incrementa la rigidez de una estructura floculada. el autor considera que el contacto agua-aire (comunmente conocido como "membran contrae til") deberla considerarse como un fase independiente. en un suelo no satura do.130 III) En las relaciones tensión-deformación para conso lidación. En la derivación teón'pa K^~K teorrea hecha por Fredlund y recogida por López Corral (1977). Así. pero tiene poca influencia sobre una estructura dispersa. en un suelo parcialmente saturado. En su interesante estudio.

Y w el peso espe cífico del agua. Representando la fuerza de interacción entre el aire y la membrana contráctil por la fuerza F c a . que se pue de representar . F .41-b se muestran las fuerzas asociadas con la fase gaseosa. . En la figura 2. Las variables de estado tensional aso ciadas con cada fase se obtienen de las ecuaciones de equili_ brio.41-a se muestran las tensiones asocia das con la fase líquida. La supersi ción de campos de tensiones de equilibrio coincidentes permi te que el equilibrio de cada fase sea expresado en términos de tensiones medibles. EL pw equilibrio en la dirección y será uw + YY 3y donde u w Fcwy i— n w - F owy —*—i- n = 0n w es la presión del agua en los poros. Suponiendo que la membrana contrae til se comporta como una membrana estacionaria. se tendrá F 9 u ____a 9 y rav + Ya - — S En L ii a = o . y sumando en la dirección y. Hay también una fuerza de 1 r rpor una fuerza F cw interacción entre el aaua v las partículas de suelo. y n la porosidad con respecte a la fase acuosa. En la figura 2. hay un fuer za de interacción entre el agua y dicha membrana.131 de fuerzas para cada fase de un suelo parcialmente saturado. dentro del contexto de la mecánica del continuo.

4 f í 5E OE aC-L'i O E . ! 6 R ' 0 « « 4 1.132 o) COMPONENTES DE E l u ' i .Componentes de equilibrio para la fase fluida de un suelo no saturado.C S » C ° C S 6 C C M > * D N C N ? C 5 OC EOUiL'SBiO » 4 P « L Í ' í S l 3 E 4 ' » t 3E LOS PCRC5 41 .Reor 1»C0VP0NENTES DEL CAMPO DE P * E 5 l 0 N ES g a m z a c i o n de un e l e m e n t o de s u e l o no s a t u r a d o .42 TOTALES . 0) PRESIONES Fig. 5u¡3 CCSTC PARALAS PArtr| C U LAS oc SUELO Y M E M B R A N A CONTRÁCTIL SC HAN ÜMITIOO. . 2.

Considerando ahora las partículas sólidas. F . una vez más hay una fuerza de interacción. Si se apli_ ca un tensor general de tensiones. sumando las fuerzas en la dirección y resulta la siguiente ecuación de equilibrio para las partículas sólidas: ^ P xy 3x + j^Í 3y + _3TPZY 3 Z + y + P Jwpji _ np X cpy . T C Jy xc son las tensiones normal y superficiales y xy zy de corte. y n es la porosidad con respecto a la membrana con tráctil.133 donde u^ es la presión del aire de los poros. La membrana contráctil ínter-actúa con las partícu las sólidas produciendo una fuerza de interacción X . Por pe otro lado. entre la membrana contrae cp til y las partículas sólidas. las fuerzas de arrastre del aire y del agua sobre la membrana contráctil son F y F . . se tendrá la siguiente ecuación de equilibrio para la membrana contráctil: D t C ÜZ 3TCV 9T C 2V + ü x _ + __Lii + y 9x 9y w 9z + Fw c V F y „ __££Y nc + nc Xr PCY = o. Suponiendo que se apli ac wc — ca un tensor general de tensiones. y ^ i a porosidad con respecto a la fase gaseosa. hay una fuerza de inte racción del agua sobre las partículas sólidas. Y el peso específico del aire. n P = o . nc donde a c . y sumando las fuerzas en la dirección y. X „ . Además.

La ecuación de equilibrio para las partículas sólidas contiene variables de tensión de la membrana contráctil. no medibles. su equilibrio puede ser expresado en términos de la diferencia entre el campo de ten siones del sistema total y el campo de tensiones de las tres fases restantes. una de esas ecuacio nes es redundante. lr y x son las tensiones normal y superficia -y' xy zy les de corte cara el elemento en su totalidad.. Se puede también escribir una ecuación de equilibrio total para el elemento de suelo en conjunto. -c y vxy Y -c son las tensiones normal y de corte 2 zy superficiales asociadas con las partículas sólidas. en la di_ rección y. Y p el peso específico de las partículas sólidas. y n p la porosi dad con respecto a las partículas sólidas. De modo análogo.134 donde nc. por lo tanto. Si se omite la ecuación de equilibrio esta blecida para las partículas sólidas. Se han establecido cinco ecuaciones de equilibrio para el sistema de cuatro fases. se tendrá 0 • xy 'L v * ' zy '' v ~ y "y donde . Así. si se establece la ecuación de equili .

resultaría que esta ecuación de equilibrio contiene variables tensionales de las partículas sólidas. 2. Así. el elemento de suelo parcialmente saturado se con sidera dividido en dos porciones equivalentes.42-b). Debe aplicarse también una fuerza de masa X para tener en cuenta la interacción entre las par cp tículas de suelo y la membrana contráctil. no medibles. Una porción del elemento contiene únicamente partículas sólidas y agua. agua-partículas sóli_ das. Para eso se considera un elemento ficticio. que tenga todo el aire desplazado a un lado del elemento y mantenga iguales los campos de tensiones totales y de tensiones componentes (Figs.por lo tanto. se resuelven descomponiendo el elemento de suelo parcialmen te saturado en dos fases dobles: una.'W 135 brio para la membrana contráctil en términos del campo de tensiones totales.43-a). y del de tensiones para las tres fases restantes. La ecuación de equilibrio para las partículas sólidas puede. y otra. membrana contráctil-aire. conforme la figura 42. referentes a la presen cia de variables no medibles en las ecuaciones de equilibrio. mas tiene aplicadas dos fuerzas adicionales para hacerlo equivalen te al sistema original (Fig. tiene en cuenta el efecto del aire y 3y de la membrana contráctil. ex presarse. 2.42-a y 2. 3T Entonces. Las dificultades anteriores. en los siguientes términos: .

'3 W W iw . Estado tensional para las partículas sólidas y membrana contráctil en un suelo no saturado.— 3 y— ay ii a / U^ < i < i '■*. Ou a ua *.arr.4 4 .es medio Les .Desoco.g ^ . 2.y Fig. .136 O" y + .2_t 2.<iy 3TY ^ (o) CAMPO DE TENSIONES ASOCIADO CON L A ? PATÍCJLA3 DE SOSLC 4. . J 0 ' -A i b ) CAMPO CE ~EN5 : CN£S ASCCAOO CON LA MEMBRANA CON~R AC " ' L J .iento del elemento de suelo no saturado mostrando los campes de tensio r..

43-b).+ X = -n C a 3y P n^ a Sustituyendo _3* z X 3y (2.67) a E s t a e c u a c i ó n de e q u i l i b r i o s e a p l i c a t a n t o a l a s culas sólidas como a l a membrana c o n t r á c t i l . 2. 3 y Y ) w + 3u " > a + y w + F + cay n Y a = 0 (2.Y ( Y l a e c u a c i ó n de e q u i l i b r i o p a r a l a mem T T~ y + 3 v "cP 3 a ^ 9z la porción brana c o n t r á c t i l n _ + 3y + —SÍJLLZEÍÍZ n elemento 3T _ . 3u EÍÍZ v a 3T + F _22X 3u - 9 (a .137 3 r 5 v v (tf -u ) + 3X Utilizando (Fig. de X ) + W n " a Ty -j-X- = ° (2. Ecuaciones partí_ de .a i r e " del será 5 + .u ) 9T + 3u = ( * .65) "membrana c o n t r á c t i l . a a + n n a V donde 3T V i.66) __y— «i 9y + F 9y en ÜL ) + F } cay (2.¡__ Cp " ^l n u + a T^ n y 3U * T-1 y + F + n c a y Y = o.65). + _ J 3E X „ ( 2 + + a n (7 fifi "66 (2 resulta ( Yfc .

se forman dos tensores de tensiones independientes que se aplican a las partículas sólidas y a la membrana contráctil: ( : -u ) X vx 2X . sería: 3T xy 3x F + F cwy 3(a -u ) x a' pwy + n w zy 3(u -u ) a w 3y :Y - YW> + cay + n Y „ = 0 (2 a a n . para las partículas de suelo y membrana contráctil. Así. Sin emba£ go. En este caso. la ecuación de equilibrio en la dirección y. El estado tensional puede ser deducido de esa ecuacio ¡íes de equilibrio..138 equilibrio similares se pueden deducir para las direcciones x y z.-«J zv W (J XV y (u -u ) a w 0 w ( _' -U ) Z W VZ xz ' u -u ) a w a w Estos tensores describen el estado tensional y contie nen únicamente cantidades que pueden ser medidas (Fig. Así. pueden ser realmente utilizadas en las relaciones consti tutivas. 2. también se podría haber utilizado la fase gaseosa como dato.44). Para el análisis anterior. en las ecuaciones de equili brio se ha considerado la fase acuosa como un dato.

u -(R-A) z w a w 0 (u .u ) a w . se tiene que una combinación posible podrá ser : O -u X W :u . la validez de los tensores de tensiones anteriormente indicados.u ) -(R-A) xy xz yx VV ( H 1 yz zx T Zy a . experimentalmente. Así.¿u = Au .u ) a w 0 (u . para el conjun to. en los que se realizaban cambios de presiones para medir. Para tenerlos en cuenta deben considerar se las fuerzas de repulsión y de atracción de la capa adsorbi^ da. En su es tudio hizo una serie de ensayos llamados "nulos".139 Y los tensores serían: ( vV T T V ( xy VUa' T xz yz T -y r zy (0 u r a' (u .u ) a w y 0 0 0 (u -u ) a w 0 0 0 ( W Fredlund comprobó.En esos ensayos se constató que el equilibrio de las partículas sólidas y de la membrana contráctil se mantenía cuando ¿c . w a Los tensores anteriores suponen que no se producen cam bios en las propiedades físico-químicas para el proceso que se quiere describir. rederivando el estado de tensiones. variaciones de volumen nulas.

los parámetros X. 5. succión de soluto y succión matricial. en el informe general presentado en el congreso internacional de mecánica de suelos y ingeniería de cimentaciones de Moscú. De esta forma. etc. Así. '• . mientras en los casos de suelos saturados con presiones intersticiales positivas es posible establecer las presiones efectivas en función de sus cor¡iponenter. respecti vamente. Fredlund sugiere que la búsqueda de una ecuación de presiones efectivas debe darse por terminada. no necesitan evaluarse. en los suelos parcialmente saturados es difícil cuantificar las presiones efectivas (aunque cada componente pueda ser conocí do) .. las mismas pueden ser utilizadas independientemente en una relación constitutiva. y puede resultar satisfactorio obtener una respuesta a las variaciones de cada uno de los componentes tensionales. De hecho. no hay evi dencia para afirmar que el principio de tensiones efectivas . Una vez establecidas las variables del estado tensio nal. puesto que el análisis del equilibrio revela que se requieren dos tensores de presido nes independientes para describir el estado tensional de un suelo parcialmente saturado. de hecho.140 Las magnitudes (R-A) y (ua~uw) se denominan. Aitchison (1973). así como evaluar la respuesta del suelo debida a tales presiones. afirma que. que fueron propuestos anteriormente en ecuaciones de presiones efectivas.

y. pos. de los ciclos de secado y humedecimiento.141 no pueda ser enteramente válido si se aplica a un modelo que represente correctamente el suelo. La utilización de las trayectorias tensionales propo£ ciona unas leyes de comportamiento en las que cada respuesta del suelo se cuantifica frente a una de las variables de ten sión.mediante la cual pueden reproducirse tanto las condiciones físicas del suelo como Los valores de los componentes de las presiones efectivas (externamente controlados). el principio de tensiones efectivas permanece como la principal herramien ta que puede ser usada en la comprensión del comportamiento de todo material de tierra. dice ese autor. La técnica de la trayectoria de tensiones. mientras las restantes permanecen constantes. y si las tensiones se defi nen correctamente. si la trayecto ria de tensiones se define convenientemente. entonces el uso del principio parace ser perfectamente aceptable. El problema crucial reside en la determinación del parámetro X. Entretanto. consecuentemente. puesto que la introducción de cada compo nente de las presiones efectivas. utilizando por ejemplo las técnicas preconizadas por Blight (1967). que dependen de las presiones efectivas. En realidad. que es altamente dependiente de la trayectoria de tensiones. Estas le yes de componentes de tensión pueden ser tan útiles para las .i bilita la cuantificación de las propiedades del suelo aunque el valor de la presión efectiva permanezca desconocido. en el orden apropiado. permite estudiar de fo£ ma conveniente las propiedades del suelo.

Entre los diversos investigadores que tienen hecho uso de esta técnica destacan Blight (1967). Escario y Saez (1973). Aitchison y Woodburn (1973). a veces obliga a su superposición para determinar las consecuencias de cambios en más de uno de los componentes de tensión. Fredlund (1969). Para llevar esto a cabo es necesario: a) Cuantificar cada componente de tensión técnicas apropiadas para las medidas. las interacción que puede ocurrir entre los efectos de los componentes de tensión.142 aplicaciones ingenieriles de suelos no saturados. Por supuesto. II) Las leyes que gobiernan las relaciones entre las propiedades del suelo y los componentes individuales de ten sión. Escario (1969). como la ley de presiones efectivas lo es para los suelos saturados. utilizando . tiene que definir: I) La respuesta del suelo a los cambios de componen tes de tensión. Aitchison (1973) y Kane (1973). Un estudio realizado siguiendo trayectorias de tensio nes. La técnica de las trayectoria de tensiones viene te niendo una creciente aplicación en el estudio de los suelos parcialmente saturados.

O Establecer leyes para definir las relaciones entre cada propiedad del suelo y cada componente de tensión indi vidual como variable.mmm ^^^^mmmmmmmmmmmmm 143 b) Elaborar técnicas que permitan la adopción de cualquier trayectoria de tensiones. .

.*-. si no se toman percauciones es_ ceciales. o a varia «cz a ores- . por tanto.-v: J oras ccnstruioas soore ellos.144 3.-.] aue actúa soore el mismo.EL FENÓMENO DE LA INESTABILIDAD VOLUMÉTRICA EN LAS ARCILLAS EXPANSIVAS '•cr.smmuciones del mismo. entre los cuales destacan los del . Generalmente.srói-iciaGes Trac tipo de suelo experimenta cambios de volumen al originarse una variación de la presión efectiva entre sus •¿articulas. sea esta debida a cambios de humedad. Vemos. ya sean aumentos (como literalmente indica su -■> -* > . se suele reservar el término "suelo ex pansive" para aquellos suelos arcillosos en que tales varia_ cienes volumétricas son suficientemente acusadas. que en este término se engloban ios suelos arcillosos que puedan presentar notables variacio nes de volumen. los aumentos de voimumen son particularmente importan tes en los suelos que contienen minerales arcillosos de es tructura laminar expansiva. en el sen pueden producir efectos perjudiciales en las o ¿> .

clorita y combinaciones de capas mixtas de esos minerales o de ellos con otros. Así. es el provocado por las heladas en climas tem piados durante el deshielo (Teng. En est^s casos. 1955). 1976). Viñas. existen otros que originan hinchamientos en el terreno. 1973). aunque este no sea arcilloso.145 grupo de la montmorillonita y la vermiculita. que también puede ocurrir en los suelos. Mar tir. se pueden tener aumentos de volu men debidos a: (I) la hidratación de sulfato de calcio (anhi drita). Muñoz y Martin Viñas. tales como la pirita (Escario. vermiculi^ ta. (II) la oxidación de sulfuros presentes en el suelo. típicos de las arcillas denominadas expansivas. Además de los mecanismos de inestabilidad volumétrica. por ejemplo. Schultz y Cleaves. Dapena. pero pierden fácilmente su resistencia al absorber agua. el hinchamiento se debe principalmente a causas físico-quími cas. En estos casos los cambios ambientales indu cen una modificación del estado de los suelos. En estado seco son duros. Así pues. son suelos con límites lí quidos elevados y alta plasticidad. el término "suelo expansivo" se usará para referirse a aquellos suelos que en su constitución tienen pre ferentemente minerales arcillosos con estructura laminar po tencialmente inestable. Al . En general. formando yeso (Sahores. tales como montmorillonita. 1969. 1962). 1962. Otro tipo de hinchamiento. (III) la hidratación y cristalización del sulfato sódico (Blaser y Scherer.

Manifestación de la expansividad Para que se ponga de manifiesto la expansividad de un suelo. en la parte próxima a la superfi_ cié.1). la penetración es mayor. debido al agrietamiento vertical y horizontal carac terístico que se produce en la estación seca (Jiménez Salas. 3. además de necesitarse que el mismo sea de naturale za expansiva. El suelo desecado tiene una difusividad reducida.2. 1965) . Sin embargo. 3. . puede conducir a la formación de bloques sueltos y °ncor vados que hacen molesto y peligroso el caminar (Fig. sin apreciable variación de la presión total que actúa sobre el suelo. b) Cambio de la presión total. a la maquinaria y a las ruedas de los vehículos.146 humectarse suficientemente se convierten con frecuencia en una masa plástica muy pegajosa al calzado. en las arcillas más expansivas. sin modificación nota ble de la humedad. Este agrietamiento. es preciso que ocurra una variación apreciable de la presión efectiva del suelo. el cambio de presión efectiva ocurre cuan do se da una de las circunstancias que se indican a continua ción : a) Cambio de la humedad. que hace que las variaciones estacio nales no penetren más que hasta una profundidad limitada. c) Variación de humedad y de presión total. Normalmente.

Disposiciones estructurales típicas en los suelos expansivos.147 I 1 0 0 era 1 1 0 0 mm 1 | 100 Á 1 Fig.1 . 3. .

f) Modificación del nivel freático o de las condicio nes hidrológicas generales del terreno. Por lo tanto. en un terreno natural libre de construcciones. normalemente negativa en los casos de suelos no saturados.148 Otra situación en la que también se pueden dar varia clones apreciable de la presión efectiva es cuando se produ cen cambios en la salinidad de la fase líquida del suelo. esos cambios ocasionan variaciones de . Las variaciones de la succión como consecuencia de los cambios de humedad pueden ser debidos a diversas causas. en relidad. debemos tener presente que. b) Acción aislante de las construcciones. tanto externos como internos. e) Presencia de vegetación. los cambios de volumen se producen como consecuencia de las variaciones en los estados tensicnales del suelo.. g) Construcción de rellenos o terraplenes con humedad distinta de la de equilibrio. d) Calentamiento del terreno. En lo tocante a las variaciones climáticas estaciona les. tales como: a) Variaciones climáticas estacionales. conside randose los externos como resultantes de la presión total a plicada y los internos como la succión o presión equivalente del agua intersticial. c) Aducción de agua al terreno.

lo que indica que a partir de dicha profundidad ya no existe influencia debido a varia ciones estacionales.149 humedad en una capa superficial del terreno. de la difusividad del suelo y de la posición del nivel freático (Sullivan y Me Clelland. En este caso. ve rificandose que a partir de una cierta profundidad las dos curvas se convierten en una única. al sucederse las variaciones esta cionales. el perfil dinámico de succiones corres pondiente a un determinado eje vertical para distintas épocas del año será del tipo del que se representa en la figura 3. como consecuencia. La variación de la succión (o humedad) es máxima en la superfi_ cié y se vá amortiguando hasta la profundidad activa. por de_ bajo de la cual el suelo permanece estable. En esta figura se puede observar dos curvas (A y B) represen tativas de las condiciones más seca y más húmeda del años. La forma del parfíl dinámico depende predominantemente de la disponibilidad de agua superficial. . pudiendo incluso producirse agrietamientos cuando la desecación es fuerte. hinchamientos y retracciones del suelo que se traducen en le vantamientos o descensos de la superficie. 1969) . lo suficiente mente importantes como para desencadenar el fenómeno de ex pansión. La zona en que la succión se vé afectada por las variaciones de las condiciones atmosféricas y arabien tales en general suele denominarse "zona o capa activa". En la zona activa.2. se producen cambios de humedad y. de la evaporación su perdicial ( o evapotranspiracicn).

HUMEDAD DECRECIENTE 3.150 SUCCIÓN ( c m .2 . .Perfil dinámi co de succiones típi co. OE AGUA ) —* Fig.

3. partiendo del ni_ vel freático (Fig. En el caso de nivel freático superficial.4). deducida de la ecuación de la difusión. es habitual analizarlos considerando dos sitúa ciones distintas. En tales condiciones. puede demostrarse fácilmente que la dis_ tribución de succiones capilares o matriciales queda represen tada mediante una simple línea recta a 45°. En este caso. Entonces. Russam ( 1965) observó que. la que dar suprimidos los procesos de desecación y humectación en la capa activa (q=0).151 Con referencia a los efectos resultantes de la acción aislante (de impermeabilisación) de las construcciones sobre el terreno. el perfil de succión bajo el centro de la misma alcanzará un equi_ iibrio estático (Fig.1] 1 + K (h) . la variación de succio nes es dada por la expresión 3.1. puede considerarse a efectos prácticos como si ia superficie del terreno fuese impermea_ ble en un extensión infinita. 3. Esta conclusión fué confirmada por Scott / Schoustra (1968). para el caso estacionario con flujo unidimensio nal en la dirección vertical: z ü + r o h dh 3.3-b). según se trate de casos en que el nivel freático se encuentre relativamente profundo o no. si la estructura es suficientemente ancha. tanto desde el punto de vista de las filtraciones como de la evaporación.

152 SüCClC'. N V \ \ ^\ \ y \ (A) (C) ' r tJ *z.'* r ' -'- r .

153 o F i g .4 . 3. .P e r f i l e s de s ucción en equilibrio estátic o con el nivel freático superficial.

el gradiente de succiones es igual a la unidad. como se puede observar en la ecuación (3.zQ (3. se tendrá que: h = z . entonces la succión capilar o matricial será: h = z . Como no hay alimentación (flujo) de agua a través de la su perficie cubierta (q=0).la cota del punto en cuestión.154 siendo z = la cota correspondiente a un valor cero de la succión total (h).z m nivel freático /"í .2: Luego.^ {■>>■>) Si la constitución o superficie impermeable (aislante) es estrecha. h = succión total del agua del suelo. q = es el caudal correspondiente = a alimentación de agua en la superficie.2). En el caso en que no exista succión osmótica. se tendrá: 2 — Z 0 nivel freático y. K(h) = permeabilidad del suelo en función de la succión total del agua contenida en el mismo. para esta situación que estamos considerando. en un sistema de referencia situado por debajo de dicha cota. z . el perfil de succión debajo del centro permanece .

3. Cuando el nivel freático está profundo los perfiles de succión (o de humedad) del suelo bajo una construcción están determinados por el balance entre las precipitaciones y la eva potranspiración. 3. En el caso (I). conforme indica Richards (196 7) en la figura 3. se ha comproba do que debajo d^¡ la superficie cubierta se establece entre el agual del terreno y el nivel freático un equilibrio dinámico (q >0) muy próximo al estático (q=0).3-c). el perfil de succiones que se establece en el equilibrio es .5. en su estudio suelen distinguirse dos situaciones diferentes : (I) zonas con precipitación anual superior a 250 mm y (II) zonas con precipitación anual infe_ rior a 250 mm. por de bajo de la zona afectada por las variacionesoclimatológicas . Según Russam (1965). acusando se lo que suele denominarse efecto de borde.155 rá en equilibrio dinámico (Fig.3). 1969). que corresponde a los climas semiárido (no existe desecación superficial permanente). También se ha verificado que.la succión siem pre depende de las condiciones climáticas (Fig. con valores de succión algo mayores que los de equilibrio estático (Sullivan y Me Cíe lland. levanta mientos y descensos estacionales hasta una cierta distancia ha cia el interior de la zona cubierta. es decir. En la zona perimetral del área cubierta.

A. 3. . T I agua F i g .5 . profundo. s u p e r f i c i a l .u.A.P e r f i l e s de succión en e q u i l i b r i o estático y dinámico con n i v e l e s f r e á t i c o s (en zonas semiáridas): ) N. . O ¡r ¿27*¡0 'O' 'O SUCCICN. 4 . (2) N.

1967).7 (Richards. 1967). existe una zona permanentemente desecada. debiendo entonces proceder confor me se indica en la figura 3. superior a la de la zona activa.6 (Richards.4. no afectada por los cambios climatológicos. es relativamente gruesa. que corresponde a los climas áridos. donde el flujo de agua se realiza en fase vapor con valores altos de la succión. esta ex trapolación no es fiable. tal y como se indica en la figura 3.. la humedad del terreno en esa zona no experimenta variación apreciable al ser cubierta por un superficie impermeable. por medio de la expresión 3. Por lo tanto. En el caso (II).157 similar al que se produce en el suelo natural lejos de la su perficie cubierta. pudiéndose de_ terminar el perfil de succiones en equilibrio por extrapola ción. que dará la succión capilar o matricial (h ) a una profundidad m2 ^ z 0 bajo la superficie : h m2 = % + 2 1 " Z2 (3 '4) siendo h = succión capilar o matricial a una profundidad z. se puede obtener el perfil de succiones de equilibrio determinando un sólo valor de la succión por debajo dtí la zona activa y extrapolando los pun tos restantes del perfil desde niveles inferiores a la profun didad de la capa activa. Tal pncedi . Cuando la extensión de la zona desecada es reducida. Cuando la zona permanentemente desecada.

D O r 36- «2 ■4S: 5J = • squer.^ i-rorundo. — ñas S r i a a ■ en ..^.e 3 u c c i o r .a d e l cer^í .158 2^-i 5 z. e s en equilibrio --c^.

o. 366 427 488 10 10 10 10 SUCCON.7 . O 305 a.Esquema del perfil de succiones en climas áridos con zonas desecadas de pequeño espesor. . 3.mm wmmm wmmmmmmm 159 a 244 <t a a z u. cm agua 10J 10° Fig.

un método aproximado para determinar la humedad de equilibrio en la zona activa del terreno. Cuando el nivel freá tico es superficial. siempre que el termo sea homogéneo (Cuellar. sin embargo tiene la ventaja de estar siempre del lado de la seguridad. para fines cíe anteproyecto.160 miento tiene la posibilidad de sobre-estimar los cambios de volumen. para poder determinar los valores de la . Uno de esos indicadores es la relación "humedad natu ral/límite plástico". es necesario recurrir a la relación "humedad de equilibrio/límite plástico". se puede tomar como humedad de equilibrio la existente en el terreno a sesenta centímetros por encima de dicho nivel. que se basa en el conocimiento de la re lación existente entre la humedad de equilibrio estacionario y el límite plástico. la cual para las arcillas se ha verificado que presenta valores muy próximos a la unidad. Cuando no se dispone de medios adecuados para de te m u nar el perfil de eauilibrio. Así. 1978). se puede fácilmente ha llar el valor de la humedad de equilibrio. se pue de recurrir a ciertos indicadores que permiten estimar con gran facilidad el valor aproximado de la succión del suelo una vez al_ cansado el equilibrio en la sena situada bajo el centro del árec-i cubierta. consiste en determinar dicha relación por debajo de la zona activa en una área próxima no cubierta o bien bajo una zona cubierta ya estabilizada. con el nivel freático profundo. Una ve2 obtenida esta relación y conociendo el límite plástico de la zona de interés. En caso contrario.

8). 3. Para es tos suelos.o son suficientemente bue ñas para las condiciones de los suelos sudafricanos. visto que para las arcillas expansivas se ha comprobado que la relación entre dicho contenido de hume dad y el límite plástico es prácticamente la unidad.161 humedad de equilibrio de cada nivel.2(w L ) 0 ' 7 .425mm)0'3.1 se resumen los principales procedimien_ tos empíricos desarrollados para predicción de la humedad de equilibrio.4. así como una evaluación de su precisión en las a plicacicnes en casos prácticos. Otro indicador de la humedad de eauilibrio puede ser la relación entre la succión de equilibrio y un índice clima tico en el que intervenga el balance entre infiltración y evapotranspiración. w p N + 0. También se puede utilizar la humedad óptima del en _ snsa yo Proctor normal como un indicador de la humedad de equili brio estacionario. En la tabla 3.6 . Así.2 . Russan y Coleman (1961) y Aitchison y Richards (1965) establecieron relaciones entre el índice climático definido por Thornthwaite (1948) y la succión del suelo bajo el firme (Fig. Haupt (1981) considera que la mayoría de las córrela clones tradicionalraente utilizadas para la predicción del con tenido de humedad de equilibrio. (%<0. el autor propone la siguiente correlación: w e = 0. r.

162 NO-CE DE *~CR\--!W¿i-r .Reiaciór entre la succión de e q u i l i b r i o el índice de Thornthwaite. * B .

163 TABLA 3 . 1 .Métodos p a r a p r e d i c c i ó n de l a humedad de ..

según que el terre no estuviese del lado más seco o más húmedo en el momento de la construcción. 1969): w rem / w.97. de pro tección de la capa activa respecto a las condiciones atmosfé_ ricas. en otras palabras. haciendo en consecuencia que el contenido de humedad tienda a estabilizarse en un valor intermedio entre los dos extremos (más o menos húmedo).425mm = porcentaje de material más fino que 0. 5 malt Las construcciones tienen. variando su relación entre los si_ guientes valores (Livneh. . por lo tanto. 2 a 1. Entonces. . respectivamente. la estructura tenderá a levantarse o deseen der.85 y* un error estándar de estimación igual a 2. Kassiff y Wiseman. Una circunstancia que también debe señalarse es que la humedad de equilibrio del suelo remoldeado es mayor que la del suelo inalterado. = 1. una acción principal de impermeabilización o.164 donde w W = predicción del contenido de humedad de equilibrio PN = contenido de humedad óptimo del ensayo de compac tación Proctor normal w = límite líquido %<0. .4 2 5mm (= n a 40) Esta correlación presenta un coeficiente de correlación mul_ tipio de 0.

Entre ellos. pueden ocasionar variaciones muy importantes en el contenido de agua del suelo. mientras que para distan cías iguales a vez y media la altura. ya que da lugar a la pérdi^ da de agua en su entorno. la probabilidad es casi . cabe destacar: a) Modificaciones de las condiciones de drenaje super ficial que originen acumulación de agua en alguno de sus la dos. es el debido a la presencia de árboles en terrenos de arcillas expansivas. con las consiguientes retracciones. con los consiguientes hinchamientos que contribuyen al efecto de borde. cuya importancia en la manifestación de la expansividad puede ser incluso mayor. b) Fugas de las redes de abastecimiento o saneamiento que pueden dar lugar del mismo modo a hinchamientos parciales peligrosísimos. las construcciones pueden aportar otros efectos secundarios.Además de este efecto principal. por los movimientos diferenciales que llevan consigo. d) Evaporaciones localizadas por calentamientos debi_ dos a hornos y calderas. Otro factor relativamente importante en el cambio de humedad del suelo. Para distancias equivalentes a la altura del árbol existe po sibilidad de que se produzcan daños. c) Irrigación de zonas ajardinadas que puede ocasionar levantamientos de las áreas parciales correspondientes.

9). 3. debe des tacarse que el peso propio de la edificación o la excava ción de las tierras.166 nula.se verifica que los de hoja cadu ca son los más peligrosos y las coniferas los menos. caso en el que la interferencia éntrelas raices hace que el efecto sea más intenso en sentido lateral (Fig. Los movimientos típicos debidos a los árboles son a sientos diferencióles.3. 3. En lo que respecta a la acción de los cambios de pre_ sión total en la manifestación de la expansividad. 3. y a veces desplazamientos laterales con relación a una fila de árboles (Fig. clasificándolos según el grado de participación en la expansión. Cuanto a la peligrosidad conforme al tipo de árbol. s conclusiones que se pueden obtener del estado .Mecanismos de expansión Zn la literatura técnica especializada se han presen tado diversos mecanismos para explicar el hinchamiento de las arcillas.10). En este sen tido los desmontes de una cierta importancia descargan al te rreno superficial restante. de forma que puede suceder que la expansividad potencial de la arcilla quede liberada de la presión que la mantenía estable o inactiva. excepto si los árboles están en fila y muy próximos entre sí. máximos en el punto más próximo a los mismo. pueden inducir cambios volumétricos apreciables. que gravitan sobra un determinada capa.

J I I I I I I I ) I I I I I I I I I I 1 I i I ¡ '.3 *o aj» Fig.O 1.1.167 w (n.Movimiento diferencial máximo en función de la relación D/H. 3.10 .9 Efectos de los árboles en el contenido de humedad. .) Fig. 3. O 1.

.

5. 3.*^^^^^^*m*mmmmmm*m 169 AGUA 3£ LA SUP.Esquema del agua de la superficie de la partícula y del agua entre capas estruc turales.ÍO ♦ A ■10 A MONTMORILLONITA Fig. .105 10 A ILLITA AGUA 0E LA SUP. Y P0303 2. V 30.11 .

A la par. pueden producirse variaciones ue humedad causa el remore a través ce actividades. hay que tener en cuenta que. o en una combinación de ambas.170 de oreciDitacicnes a través del propio terreno (-¡ate rose o fisuras/ es la principal fuente de agua libre. la migración lateral o vertical de de la cana freática constituye otra posible fuente de ore. Generalmente. A caroe de estas posibilidades que se manifiestan mente. al ser el suelo un sis_ tema de tres fases partículas sólidas. evidente. estos modos de transferencia de humedad tienen su origen. en la gravedad.-cvsrae en rase líquida o en fase vapor. Fugas de agua en los s de conoucción ha-c el terreno c en alcantarillas tan edén afectar adversamente las condiciones de humedad En lo que se refiere a los modos de transferencia de humedad.-u-eás . . ya que las variaciones de hume enden directamente de la frecuencia y cantidad de ore ion. Por coro lado. succiones (capilaridad y osmosis) y gra dientes térmicos. para que el agua se mueva en una u otra fase. agua e aire) t el agua s »¿»é3¿¿ . será necesario un gradiente dentro del sistema que proporcione un modo de transferencia de humedad. tales cono la irri_ las cuales pieden influir en la infiltración superfi^ en las condiciones hidrológicas.

La transferencia de humedad por succión total es la que resulta de la succión capilar o matricial más la succión osmótica. que también está limitada a la fase líquida. existirá el pro blema del aporte de humedad hacia la cimentación. La transferencia de agua por capilaridad también está limitada a la fase líquida. La zona de ascensión capilar es aquella situada directamente encima de la capa freática. Si la construcción se realiza dentro de esa zona de ascensión capilar. pu diendo extenderse a considerables distancias dependiendo del tamaño efectivo de los poros del suelo. La construcción de una estructura .171 El movimiento gravitacional del agua. Ejemplos de movimiento gravitacional son las simples infiltraciones del agua superficial. las filtraciones latera les de fuentes disponibles y el movimiento de la capa freáti_ ca. predomi nando generalmente la última. La transferencia como un resultado de gradientes tér micos se produce en fase líquida y en fase gaseosa. se manifiesta mientras exista una diferencia de nivel y evoluciona hacia una situación de equi librio. denominada succión osmótica. Otro modo de transferencia de humedad se puede dar a través de la componente de la succión debida a diferentes con centraciones de iones. que afecta uni camente a la fase líquida.

pareciéndose más o menos a un sólido rígido. la humedad higroscópica en una atmósfera de . Brakey. 1980). el vapor de agua a temperatu ra más alta en el entorno del área cubierta migrará hacia la zona más fria en un intento de igualar las energías térmicas del sistema. aunque también en su fase líquida.172 sobre un suelo expansivo puede alterar sus condiciones loca les de temperatura. Ella representa. prácticamente. El agua retenida por este campo eléctrico está fuertemente ligada y no posee las mismas pro piedades físicas que el agua libre. Escario. 2 a 3 rnilimicras. A lo largo de este proceso el agua se irá con densando en la zona más fria. verificando se que los iones hidratados y las propias moléculas de agua son orientadas hacia la superficie sólida y son inmovilizadas en un mayor o menor grado. formando así una fuente de agua libre. de modo similar al flujo electroosmótico. Esta es la base de la hidrogénesis (Brakey. aproximadamente. A la luz de los conocimientos disponibles actualmente en relación a los mecanismos de transferencia de agua que de terminan la humedad de retención o succión de un suelo. pue de decirse que: I) Los suelos arcillosos secos fijan vapor de agua de la atmósfera o agua líquida por adsorción polar. 1973. en que los gradientes térnú eos originan movimientos de agua principalmente en su fase vapor. en forma de pelícu la termoosmótica. Entonces. 1970. El agua fuertemente retenida (inmoviliza da) consiste en una película de espesor superior a diez mono capas o.

Esto permite la formación de grue sas películas de agua del orden de centenas de miiimicras. como resultado de la acción del potencial capilar. el calor desarrollado al añadir agua adicional al agua de un suelo húmedo) es muy pequeño o cero. En los suelos arcillosos. este proceso de adsorción de agua se puede explicar a decuadamente mediante la acción capilar de los meniscos con cavos en el sistema. Para un con tenido de humedad correspondiente a H = 50. pero con un inmovilización de agua sólo parcial.173 H = 50(pF=6.= 100 no se puede justificar por medio de la adsorción polar. con una variación menor del n:L vel de energía del sistema. las películas de agua alcanzan un espesor del orden de unos centenares de monocapas (20 a 40 miiimicras).0) y la pérdida de energía libre se manifiesta según el calor de humectación. II) Los suelos arcillosos con contenidos de humedad iguales o superiores al correspondiente a H = 100 pueden con tinuar tomando agua líquida. la succión capilar también juega un papel importante en la .96 (pF=4. Para un contenido de agua ma yor. el calor diferen cial de humectación (o sea. En los suleos granu lares. La adsorción polar alcanza un mínimo para una higros_ copicidad correspondiente a H = 100. Esas películas actúan como cuerpos semi-rígidos o plásticos y fluyen o se deforman bajo tensiones relativamente pequeñas. o sea. El exceso de agua retenida correspondiente a una higroscopicidad H. indudablemente. que dan lugar al fenómeno de expansión.7). como el que se tiene para una humedad higroscópica de H . en cuaya proximidades la condensación capilar se suma a la adsorción polar.

se necesita mayor intensidad del mecanismo de ex tracción para eliminar el incremento siguiente. Mattson propuso las fuerzas osmóticas como agentes causan tes de la retención de agua por las arcillas. Según él. durante su proceso de desecación. Por tanto. (1936 y 1958). en 1916. En 19 31. pero no explica el aumento del contenido de agua en sistemas arcillosos saturados en que la ausencia de una fase vapor no permite la formación de meniscos. esta interpretación ha encontrado amplia apli cación en el campo de la ingeniería de suelos. para proteínas en general. en los suelos expansi vos in situ. usualmente. en suelos arcillosos. donde se re presenta la relación entre la succión y el contenido de hume dad (McQueen y Mi 11er. tiene lugar después de la saturación de la capacidad de sorción polar. En los trabajos de Winterkorn . pues la mayoría de los con tenidos de humedad encontrados en el campo corresponden a succiones con niveles de 3 a 5 pF (98 a 9800 KPa). Según McKeen y Nielsen (1978).12. Las ideas de Mattson representan una aplicación a los suelos del mecanismo de expansión propuesto por Wilscn. el agua fijada en el espacio capilar no es particularmente importante. se verifica que según se van extrayendo incremen tos de agua.174 adsorción. 1974) . Esta propie_ dad de los suelos es ilustrada en la figura 3. es ta toma de agua debido a las fuerzas osmóticas. .

2 \.175 AGUA ASOCIADA CON LA ESTRUCTURA DEL SüELI AGUA A0S0R3I0A EN LAS SUPERFICIES 3 EL 3UEL ■£ 10 AGUA OE LOS POROS CAPILARES DEL SUELO * 10 : RAfICO LIMITE QEL LIQUIDO \ \ \ \ \ \ 0. 0.3 HUÍ1EDA0 Fig.5 (g/g) 3.1 0. 0.4 0. 0.6 .12 .Modelo del comportamiento de la relación humedad-succión.

Así. TI) Repulsión osmótica.en previene del esfuerzo desarrollado para neutralizar el desequilibrio de carga. Las partículas de arcilla poseen en sus superficies una carga eléctrica negativa que da lugar a fuerzas atracti_ vas que se compensan por cationes y. el volumen de agua en la capa doble continuará incrementándose hasta que ocurra un sufi cíente cambio de volumen de la masa de suelo. La repulsión osmótica resulta de los gradientes de presión desarrcllados en las capas dobles debido a variacio nes de la concentración iónica de las mismas. tales como las de agua.: grado de influencia en la expansividad de un suelo.176 Les diversos mecanismos de expansión que han sido des critos en la literatura técnica especializada. cuecen resumirse en tres tipos más importantes: I! Atracción de las partículas de arcilla. Estas fuerzas constituyen una importante "fuerza de fijación" del agua de la capa doble.-. La mayor con centración ocurre junto a las superficies del mineral y de crece al alejarse hacia el límite exterior de la capa doble. cia de este mecanismo en el cambio de volumen . aunque varían de =. en particular. La influencia de este mecanismo en el cambio de volu . por mo lécuias dipoiares.

tales como las fuerzas de van der Waals y la relajación elástica. lo que da lu gar a un cambio (aumento) de volumen de la masa de suelo. En los diversos intentos que se han realizado para es tudiar por separado los distintos mecanismos de cambio de vo lumen. La explicación de la influencia de este mecanismo en la expansividad se basa en el incremento que el radio iónico de los cationes sufre a medida que se hidratan. Entonces. lo que conduce a un incremento del volumen de la masa de suelo. III) Hidratación de cationes Este mecanismo consiste en la hidratación física de los cationes de cambio que se encuentran unidos a las super ficies de la partícula. algunos autores han tomado en consideración. dan do como resultado un incremento en el volumen de agua de la capa doble. además de esos tres mecanismos.177 se explica considerando el límite de la capa doble como una membrana semipermeable expuesta a una fuente de agua libre. con el consecuente desarrollo de fuerzas repulso^ vas entre capas dobles interactuantes. En el estudio de la expansión de arcillas compactadas. otros de menor influencia en la expan sión. el agua libre intenta pasar hacia el interior de la capa doble a fin de reducir la concentración iónica. .

El . .j e s t r a s compactadas d e l lado ^ 3 . e .178 .. en su debido turno.idc3 de humedad per encima del .o se conoce ts l : s f a c t o r e s a d i c i o n a l e s .a . j a .s i ir. . atracción dipolo v fuerzas de van der Waal._ s ¿BZ~ s : : r o s f a c t o r e s I . orientación de :e a i r e .u~ la repulsión osmótica controla el . is ¿ e eos di -iárógeno y atracción dipol o son t é r m i n o s e s p e c í f i ■■necanisrao de a t r a c c i ó n de p a r t í c u l a s de a r c i l l a . es causada por p r e s i o n e s .«-agua que podrán. a . Estos mecanismos son urógeno.- re c = -'-=. Lace admite que r. . . influenciar uento del cambio de volumen. tienen mayor influencia para iores al óptimo. En otras pala . "eme 3-c t a c a s del l a d o se . en un s e n t i d o muv p .'Cr. .rtci diiuu ue árnica :s fásicos le expansión. rar. fué un importante pa del fenómeno del cambio de vo ~-c- cescnbe cinco posibles mecanismos de inte ..w. más otros tiros..ter. y de que la hidratacifin de ca -as partículas de arcilla. : s í a c t c r e s incluyen además hidratación ríe la t a r t í c u l a de a r c i l l a por a g u a .e3:ir:s elástica. . Un a s p e e z de ladd es cue ■ . hidratación de cationes de cambio. atrae -sis.crma_. .

entre minerales de arcilla y agua. La influencia individual de cada uno de esos mecanis_ mos es difícil.Atracción de la partícula de arcilla Los enlaces atractivos de superficie existentes entre minerales de arcilla. Quirk (1963) y Low (1968). sino imposible de establecer.1. de manera que podríamos considerar este término de atracción por osmosis como complementario a repulsión entre partículas (por osmosis) Resultados similares. seguidamente se pasará a definir y analizar cada uno de ellos.179 incremento de humedad debido al fenómeno de osmosis. Las fuerzas atractivas resultantes de la magnitud de las cargas electrostáticas de superficie son intensas por causa del tamaño extremadamente pequeño ^e las láminas de los minerales de arcilla. . No obstante. 3.3. y entre minerales de arcilla y cationes resultan de la foima del mineral y de su estructura cristalina interna. sin tener en cuenta la posible interrelación existente.. Las caras poseen una superficie rica en electrones y carga negativa debido a la presencia de átomos de oxígeno en la capa tetraédrica. concernientes al papel de los mecanismos de expansión. fueron obtenidos por Ingles (1962 y 1968). a su vez dá lugar a una separación de las partículas.

. Según algunos autores (Mitchell. En vista de que las superficies de los minerales de arcilla usualmente tienen expuestos oxígenos y hidróxidos en las caras y otros iones cargados positivamente en los bordes. se caracterizan por la sustitución del magnesio divalente por el aluminio trivalente en la capa octaédrica. particularmente montmorillonitas.13.neu. 1976} .ai de arcilla proporciona los elemen tos básicos de la capa doble de agua que es en realidad la fuerza promotora. u . los enlaces de hidrógenos pueden desarrollarse tanto por la atracción del oxigeno sobre el lado positivo de la molécula dipolar de agua. La representación esquemática del pro ceso se muestra en la figura 3. Los enlaces de hidrógeno de las moléculas de agua en la superficie del minera] r!p a „ .180 Las esirectitas. de la expansión de las arcillas (Snethen. La sustitución da lugar a una carga neta no equilibrada que puede ser satis fecha mediante cationes situados en posiciones entre láminas y en una extensión menor en los bordes de estas. como por la atracción del hidróxido sobre el lado negativo de la molécula dipolar de agua. la atracción y fijación de moléculas ce agua se realiza a través del en lace de hidrógeno de las moléculas de agua a la superficie del mineral de arcilla y de la atracción dipolo-dipolo de las moléculas de agua. 1979) . mj.

io ©OOOO©— * on6o UOD 0| i OJO 0| «p e m j j u d n s onfiy I II I I II II II I I II XI so|Oioi>J9dns HO sodnjg s9|0!3ijJ8dns souaóuQ I .0 | | ) 3 J O 0| 00 oiDipadns ©OOOO® ©OOOO© © © © © © ©k^ ©OOCO© —^ ©OOOO©.

el agua puede ser atraída fuer temente por las superficies y interpuesta entre estas y los ca tiones.3. 3. Estas atracciones de molécu las de agua resultan de la carga del catión que no fué completa mente neutralizada.13 se muestra una representación de este asoecto. de bido a la hidratación de cationes. Ingles U968) sugiere que esto puede no estar lejos de lo correcto. La influencia d« ia U-* ¿anuencia de la hidratación de cationes .2. cumpliéndose eme el grado de orientación decre ce con la distancia. Hic^anria a la superficie (interior e ex lxas decrece con la distancia a ¿a wt _ terior) del mineral. con la finalidad de neutralizar la deficiencia de carga de es tas. Los dipolos de agua pueden orientarse con sus polos positivos directamente hacia la superficie cargada negativamente. En el plano medio entre las láminas o nú nerales de arcilla. Es sabido que los cationes. sodio.•'„ 'Mínnln-suoerficie cargada" en las arcí J La atracción dipoio ^JH1-11^1 — i J „„ .Hidratación de cationes El mecanismo de hidratación de cationes se puede consi_ derar como un caso especial de la atracción de la partícula de arcilla.. son atraídos por las superficies de la arcilla. En el lado derecho de la figura 3. No obstante en ésta situación. visto que debido a la elevada hidratación y energía del alunú nio en la estructura de arcilla. se establece una estructura desordenada ya que en él se encuentran polos adyacentes de igual signo.182 . estos cationes aún presen tan una capacidad considerable de atraer moléculas de agua. tales como magnesio. potasio o litio. trasladando de esta forma cationes al punto medio.

Repulsión osmótica Conforme ya se mencionó anteriormente las fuerzas de enlace (electrostáticas atractivas) sobre las moléculas de a gua e iones son mayores en la superficie del mineral de arci_ lia y decrecen con la distancia a dicha superficie.15). en relidad. 3. llamado repulsión osmótica. Cuando la combinación arcilla-agua-catión entra en comunicación con agua con una concentración iónica diferente (menor). Este preceso se denomina ge neralmente atracción osmótica (Fig. por otro. la ca pa doble de agua actúa como una membrana semipermeable. La influencia exacta de la repulsión osmótica en el cambio de volumen no se conoce perfectamente. un incremento físico del tamaño (radio ióni co) como consecuencia de la hidratación (Fig. fuerzas de atracción sobre moléculas de agua.14). pernú tiendo entrar el agua a fin de igualar las dos concentraciones iónicas (inicialmente diferentes). por un lado. la concentración de cationes será mayor en la superficie del mineral de arcilla y decrecerá con la distancia a ésta. No olvidemos que. se acepta que el mecanismo presenta su mayor influencia para .133 implica. Generalmente existe una combinación arcilla-agua-catión que da origen al tercer me canismo principal de expansión. que a su vez cambiará (incrementará) el volumen de la ma sa de suelo. Por lo tan_ to. 3. no tenemos sistemas pura mente arcilla-agua o arcilla-catión. 3. El resultado de di cha atracción osmótica es el aumento del espesor de la capa do ble.3. no obstante. y.3.

.

La succión total es la fuerza responsable de la reten ción de agua en el suelo. los tres mecanismos de expansión más impor tantes no actúan individualmente. La importancia de la interdependencia de los mecanismos de expansión es más evidente cuando se intenta aislar y verifi_ car la influencia directa de los mecanismos individuales.Interdependencia de losjnecanismos de expansiór En los apartados anteriores vimos la explicación de los mecanismos de expansión y su influencia en el cambio de volu men desde el punto de vista de su actuación individual. por ejemplo.4. Cuantitativamente. normalmente mayores que los del óptimo de compactación normal.el inge niero reconoce su existencia y mide el resultado final (cambio de volumen) . la succión del . Has_ ta los procedimientos de análisis química más sofisticados no proporcionan la información práctica necesaria para describir el comportamiento de los mecanismos de cambio de volumen. Los científicos de suelos miden resultados relati_ vos a la afinidad del suelo por agua (succión del suelo). Así. Para superar esas deficiencias de la información disponible. siendo dependientes unos de otros. la hidratación de iones no puede ser significativa óín la atracción de la partícula de arci]la. en realidad.185 contenidos de humedad más altos. 3-3. Sin era bargo. y la repulsión osmótica no puede influir en el cambio de volumen sin la atracción de agua y cationes por parte de la partícula.

y determina el comportamiento físico de la masa de suelo (Johnson. El-sohby y R a b b a / 1 9 8 ' G r ° m k o ' W 7 4 . 1 9 7 2 . La succión matricial representa los mecanismos de atracción de la partí cula de arcilla y de hidratación de cationes.186 suelo describe la interacción entre las partículas de suelo y agua. K a s s ¿ f Y Z a c h a ' ^ 7 Hanganatham. 1979) . G r n „ ?2 "75. . ^ S * dieron V eXplicar el compor ° ° ^ ^ ° "" ^ ^ ^ soples. Chen. 1971. La succión del suelo es una magnitud que se puede utilizar para caracterizar el efecto de la humedad sobre las propiedades de resistencia y deformabilidad del suelo. La succión total del suelo. Aitchiscn. Zaoh • *"' 1 9 6 9 . Komornik v n ■• Baker. y la succión os mótica representa el mecanismo de repulsión osmótica (Snethen.1965). que PS la combinación de las componentes matrícial y osmótica. GUlot.. atentos de aisiar factQres ^ " * U3leS tamiento del suelo con h* Ci6n dc ias contribuciones de ^ fa .4- Factores que influyen en la expansión ae f l n i r ? T " "" P U b l I C a C Í °" e S " C ° — ° definir y anali2ar los f a c t o r e s características dde! ticas S l ccmP°rtamiento de (Holtz v rvhK m — • ° " ^ ^ ^ ^s sueln l 0 S ex a P nsivos los y ¿9b9. 3. sin embargo. 19"J. refleja la influencia de los tres principales mecanismos de expansión. 1968.

la temperatura y la disponibilidad de agua.1.4. densidad se ca y contenido de humedad. El primer gru po es el concerniente a las propiedades intrínsecas de las partículas y las condiciones de la masa de suelo. así como del tamaño y superficie específica de los minerales de arcilla. El segundo grupo es el relativo a las propiedades del fluido de los poros.187 tanto en las situaciones de laboratorio como en las de campo. el comportamiento real es un función de las combinaciones e interrelaciones de los diversos factores. se pueden dividir en tres grupos principales. En este último gru po se encuentran factores tales como la historia geológica del depósito del suelo o el historial de presiones aplicadas. Y el tercer grupo representa las condiciones del medio ambien te. tales como la compo sición electroquímica del agua y la interacción agua-arcilla.Composición del suelo La influencia de la composición del suelo en el poten cial de expansión depende del tipo y contenido de minerales arcillosos. 3. El tipo y el contenido de mineral de arcilla son los factores intrínsecos que determinan si el material es o no . Los principales factores que afectan a la expansión. contenido de arcilla. ya sea en el campo o en el laboratorio. tales como tipo de mineral arcilloso. La expansión también depende de los iones de cambio (adsorbidos).

gruesas y rígidas.lonita son relativamente pequeñas y muy delgadas. y tienen frecuentemente bordes finos y biselados. segün Soveri (1950). En otras palabras. Las de illita son intermedias entre las de caolinita y las de nomtmorillonita. La vermiculita es semejante a la montmorillonita. En la tabla 3. excepto la haloysita que tiene forma tubular. Las partículas de caolinita son relativamente gran des. que son quienes esta blecen de cierto modo el potencial de expansión que podrá de sarrollarse como resultado de mecanismos fisicoquímicos. Las partículas de los minerales de arcilla corrientes tienen forma de placa.rríii. pero el tamaño de la partícula en el sentido de la capa es mu cho mayor. presentando por eso forma de agujas. mientras que los factores intrínsecos restantes. . II se indican los rangos de los tamaños de las partículas de minerales de . juntamente con el fluí do de los poros y las condiciones del medio ambiente. la estructura. deternú na la extensión o magnitud del cambio de volumen. los enlaces interca pas y la densidad de carga del mineral. Puede decir se que esto es así porque la mineralogía controla el tamaño y forma de la partícula. Las partículas de sepiolita y atapulgita tienen una longitud extremadamente extensa y muy limitada en las otras dos direcciones. el potencial de cambio de volumen se apoya en la composición mineralógica y proporción de minerales de red cristalina expansiva. s ae arcilla. Las partículas de montmoril.188 potencialmente expansivo.

1 0.2 0. II .0 Micas Cuarzo Haloysita(vestigios) Illitas Caolinita Montmorillonita Feldespatos (vestigios) .2-2.TABLA 3.1-0.0-11. Tamaño de partícula Constituyentes predominantes Constituyentes corrientes Montiroril loni ta Micas intermedia Illita Beidelita rías (vestigios) Micas intermeda- Caolinita Illita rias Montmorillonita Cuarzo (vestigios) Caolinita Illita Cuarzo Micas intermedia Montmorillonita rias Feldespato Constituyentes raros (pm) 0.0 Micas Haloysita 2.Composición mineral del suelo para diversos rangos de tamaño de partículas.

. Generalmen te. r f < „ .190 El tamaño de las partículas de minerales arcillosos afecta al cambio de volumen debido al control del desarrollo de la capa doble en la periferia de la partícula. pero frecuentemente es una característica del mi_ neral de arcilla específico.— . importante para minerales de arcilla que no exhiben espacio entre capas estructurales básicas. 1974). tamaños de partículas pequeños dan lugar a grandes áreas de superficie efectiva.III (Gromko. pues to que la expansividad en estos materiales es debida practica mente a la sorción de agua periférica. que pueden llegar hasta el tama ño de un limo fino. la montmorillo nita suele presentarse en forma de partículas extremadamente pequeñas que pueden ser consideradas coloides. . pueden estar presentes tamaños de partículas del orden de unas pocas celdillas unita rias. El tamaño del mineral de arcilla no es un parámetro in dependiente. Esto es particularmente. La expansión crece al aumenta. iluta y las arci lias de capa mixta son aeneralment de tamaños intermedios entre la montmorillonita y la caolinita. la caolinita se puede presentar en forma de partículas bastante grandes.. vermiculita. En una condición de dispersión completa (defloculada).-• ™ U i -. La clorita.'. conforme se ve en la tabla 3.-^tíriicie específica. A su vez. Así por ejemplo. lo que permite un considerable expe sor de la capa doble alrededor de las partículas individuales.

decre ciendo en el siguiente orden: montmorillonita.003-0. 1980). Ellos concluyen. .1 65-100 150-350 0. De entre los minerales de arcilla.III . elevada su perficie específica y elevada capacidad de cambio de cationes.16 se puede observar el cambio de volumen de la mont_ morillonita y la caolinita durante el proceso de absorción de agua (Hillel.5-2 5-30 Despreciable 0. 2. lo que hace que al estar saturado desarrolle capas dobles de . también. (m /g) Expansión máxima(libre) 600-800 350-1500 0. se reconoce que la montmorillonita es el que normalmente exhibe mayor potencial de expansión. illita.001 (%) Lambe y Whitman (1959) encontraron que la capacidad de expansión varia con el tipo de mineral de arcilla. que la expansión depende considerablemente del ion de cambio presente. atapu_l gita y caolinita.191 TABLA 3. En la figura 3.Influencia del tamaño del mineral de arcilla en la expansión. Mineral Montmorillonita Illita Caolinita Espesor de la partícula (ym) Superficie específica . debido al tipo de estructura básica.

3.16 Cambios de volumen de la montmorillonita y caolinita durante el proceso de absor cion de acua. . F ig.192 (51*51 Fig.17 Esquema de l^a A<C e las diferentes siroetrías de superficie de l a montmorillonita: (a) Simetría ditri gonal. (b) Simetría h exa gonal regular. 3.

las montmorillonitas presentan además variaciones en la dimensión de la celdilla unitaria con el contenido de agua adsorbida. tales como la vermiculita. originando expansión intercristalina y el hinchamiento del suelo. hasta cerca de o o 19 A-20 A para el material saturado.193 gran espesor en relación al tamaño de los cristales. 1968. Mg +2 ) pueden os O cilar de 14-15 A. 1973) . El fenómeno de expansión intracristalina y el aumento de espesor de las capas dobles. Morgenstern. exis ten otros minerales arcillosos con red cristalina expansiva. capaces de adsorber agua en las superficies internas de los cristales e inducir un com portamiento expansivo en el suelo (Gillot. Por otro lado. La mayoría de los problemas debidos a la expansión de los suelos arcillosos se presentan en los materiales que con tienen minerales de montmorillonita o vermiculita (Mitchell. Voinovitch et alii. la iluta y las cloritas abiertas. cuando e£ tan saturados con cationes divalentes (Ca"1"2. la haloysita. De este modo la componente osmótica de la succión presenta valores im portantes durante los procesos de secado y humectación del material en función de la deficiencia de agua en las capas dobles. provocan fuerzas de repulsión entre los cristales. . para el material desecado. 1979. durante la adsorción de agua. la biotita hidratada. 1971). Es evidente que. Los espacios básales. además de las montmorillonitas.

montmorillonita .3 A y 14.K. Norrish y Raussell-Colom. pero en estos casos el potencial *n ~ potencial Q e expansión sólo tiene impor .4 A y la vermiculita .194 La expansión intracristalina de las vermiculitas. la vermiculita . También se han encontrado expansiones y presiones de hinchamientos significativos en suelos con minerales de i l u t a . En el dominio de los cationes alcal-i nos.Na tiene un com portamiento que no se diferencia mucho de aquel registrado pa ra los cationes divalentes. K + .7 A (Horta da Silva. siendo díficil distinguirla de una biótita. 1963.Na. puede variar de 12.K no expande. en las mismas con diciones. Teniendo en cuenta los cationes de cambio más co rrientes en las condiciones de ocurrencia natural de los sue los (Ca +2 . Dará la montmorillonita . Méring.H (Brown. En lo tocante al Dotasio. Na+ . sólo con el Li + .Li y mont morillonita . Finalmente. muy raro como ca tion de cambio en las condiciones naturales. 1964). de bido a la adsorción de agua. L i + ) . la vermiculita . 1974). mientras que la montmorillonita . aunque la expansión interlamelar es un tanto difícil. se verifica que. mientras la montmorillonita saturada con los dos primeros cationes y dése cada a la temperatura y humedad relativa ambiente exhibe ex pansiones que van del orden de 15 A a 19 A.4 A a 15 A. mientras que pa ra la vermiculita . Mg + 2 . es menor que la de las montmori llonitas. presenta la ver miculita una expansión creciente del mismo tipo que el que se observa en la montmorillonita .Ca expandirá aproximadamente de 0 0 0 0 15 A a 15. 1961.Mg entre 14.Na tiene una expansión creciente del tipo osmótico.

Los resultados de Brindley y Mac Ewan (195 3) mués tran además que no son expansivos los minerales cuya carga por celdilla unitaria es superior a 1.IV (Brindley y Mac Ewan. desde hace bastante tienro. los minerales más expansivos. ciones tetraédricas conduce a una menor disociación catiónica y así se forma una capa doble más delgada restringiendo la ex pansión. Foster (1953 y 1955) mostró que.0 a 0.6 para las montmo rillonitas.9.4 a 0. Conforme se ve en esa tabla.4 e inferior a 0. y de 1. que la carga negativa de la celdilla unitaria tiene un profundo efecto en la expansión. aunque el hinchamien to no está relacionado de una manera consistente con la capa cidad de cambio de cationes. Presumiblement3.6.? unas pocas decenas de mieras. tienen cargas negativas por celdilla unitaria que van de 1. para las vermiculitas. como puede verse en la tabla 3. si depende de la sustitución oc taédrica en las estructuras dioctaédricas. disminuyendo la expansión a medida que aumenta la sustitución. montmorillonitas y vermiculitas. la sustitución en posi. llegándose a partículas con tamaños menores cu. . Low (1968) señaló que una mayor expansión está más asociada con la sustitución octaédrica de que con la sus titución tetraédrica.195 tancia si el mineral está muy finamente dividido. Es un hecho aceptado. 1953).

6 Marcadamente expansiva .0-0.IV . Carga por Mineral celdilla unitaria Tendencia para la expansión Ninauna Puede ser posible únicamente mediante tratamientos quími_ eos drásticos Expansiva Montmori1Ion i ta Beidellita Nontronita Hectorita 1.Influencia de la carga negativa de la celdilla unitaria en la expansión de los minerales arcillosos.196 TABLA 3.

3. han pu blicado datos que conducen a la conclusión de que el poten cial de expansión de las montmorillonitas y el hinchamiento libre de estos minerales decrece con el aumento del parámetro b de la celdilla unitaria. res pectivamente. y b 0 k s es la dimensión b del mineral de montmorillonita seco. y A 1 +T 3 l° s iones de aluminio que han sustitui_ V do a los iones de silicio en el tetraedro.096 FeJ^ + + 0. calculando este mediante las ecua clones dadas por Radoslovich (1962) para montmorillonitas dioctaédricas (Fig. y Foster. y Ravina y Low (1972). b t e t r a es la dimensión b de la capa tetraédrica sin coacción. que aparecen en la figura 3.096 Mgjj + 0.037 A l ^ ) + 0. Los resultados de Daviatz y Low. .18. Las diferencias entre las dos curvas pueden ser debidas a diferencias en la preparación de las muestras o al método utilizado en la determinación del hinchamiento libre. indican que la relación entre el hichamien to libre y el valor del parámetro b es lineal para sistemas monoionicos de montmorillonita-Na. que han sustituido a los iones aluminio en el son octaedro.012 Á +2 donde Mg y +3 Fe son los iones de magnesio y hierro.17): b tetra = b obs = ( 9 '051 + °' 254 A1 ív } * < 8 ' 9 4 4 + 0.197 Davidtz y Low (1970). por celdilla unita ria.

C4 . en r.Aelaoián antro s :A . del parámetro b de la celdilla unitaria.siír.98 9.00 9.198 50 o c» V.C2 b-DiM£NS:CN iX) 9. en montmorillonitas-Na. . o o £ 10 o_ 8. 15 3.96 8. ^ r ^ ! y „•-.96Ó-' I' 0 o Cheto.er. 1 . .0CJ0 . V l 5 S .ontmcrillonitas-Na *<9. 0 Soyord. Ari*. N M .Relación entra el rtichamiento u b r e y la dir. dimensión del parámetro f £ Y ia a c e d a d . "? Poüiviüe.

los valores típicos del hinchamiento libre para los minerales co rrientes de arcilla. debido posiblemente a una distorsión de los tetraedros.V .199 Los datos de Ravina y Low (1972. lo que muestra que las montmorillonitas tienen expansión in tracristalina no sólo a lo largo del eje Z. Mineral de arcilla Montmorillonita sódica Montmorillonita calcica Vermiculita Clorita Illita Caolinita Mineral de capa mixta Hinchamiento libre (%) 1400 a 2000 45 a 145 * * 60 a 120 5 a 60 .19.Valores típicos del hinchamiento libre de minerales de arcilla. TABLA 3. presentados en la figura 3. Low (1973) sugiera que la expansión libre.V se presentan. S f .. es pro porcional a la diferencia entre la dimensión b final y la di_ mensión b inicial: k En la tabla 3.indican que el parámetro b de la celdilla unita ria de las mcntmorillonitas varía con el contenido de agua. según Grim (1962). pero también a lo largo del eje Y. basados en datos de ensayos de expansión realizados con el material que pasa por el tamiz n a 30.

20 se muestran lo CSLia n ios re"?ni)a^„ esu por Seed et alii (1962^ En . y K es un coeficiente que depende también del tipo de arcilla.002 mm. para cada t i p o de a r c i l l a s e r determinados f a c i l n ^ «cilla. para cualquier ti po de arcilla se . fa ■ „ < ^ m e „ t e r e p r e n s e n t a d o d a t o s en f loa pueden un grá En la figura 3.El {linchamiento libre es variable y depende del tamaño y cristalinidad. C representa el procentaje de partículas de arcilla. CX donde S as el potencial de expansión.la . expresado como el por centaje de hinchamiento que bajo una sobrecarga de 1 psi su fre una muestra compactada con el contenido de humedad ópti_ mo y densidad seca máxima del ensayo normal de compactación. ** El hinchamiento libre es variable y depende del contenido de minerales de arcilla expansibles presentes. según Seed el alii (1962). x es un exponente que depende del tipo de arci lia. me diante la ecuación: S = K . En cuanto a la influencia del contenid o de minerales de arcilla e n el potencial de expansión.21 s e representan .fi l t a d o s obtenidos * " * 3.e puede expresar. menores que 0. Los v a l o r e s drio v e K y x.

■■ » i i mwmmmmmmm 201 X rc*""■ ¿""-¿cu/ejf.QO F i g . 0. í JO T •/ / \ •/ / ' Pig. : ¡ •<I r--■ i IH'ti/CatHtMtQ sJ III i! .' :% - .20 .. tfjffirf'Tí'^rrñiP.i 'liiJLL Tn¡~¡~. 2 1 . ' I O N ¡a o. r.^. e .Relación e n t r e e l hinchamiento y e l contenido de a r c i l l a .002 nmj SO ¡o .. hinchamiento y e l c o n t e n i d o de a r c i l l a (< 0 . 3. h ■ «HL-V.R e l a c i ó n e n t r a e" h i n . 3 . en e s c a l a doble logarítmica.002 m^).

En trabajo reciente El-Sohby y Rabba (1981). además. todas las lineas tienen tienen la misma pendiente. verificaron que existe una relación lineal entre la presión de hinchamiento y la densidad seca ini cial. según es ta indicado en los gráficos de la figura 3.Kx ) . Es interesan te notar. Estos autores llegaron a la conclusión de que la presión de hinchamiento pue de expresarse mediante la siguiente ecuación: Log Ps = K ( Y d + K 2 . siendo así un índice característi_ co del potencial de expansión de cada tipo de arcilla. Esto signi_ fea que el coeficiente K es el único factor diferenciador de un tipo de arcilla a otro.44 para cualquier tipo de arcilla inorgánica. que para fines prácticos.44 y la reía ción entre el potencial de expansión y el contenido de arci lia es del tipo: S = K • C3'44 Dado que los tipos de arcillas investigadas por Seed y alii (1962) cubren una amplia gama. para tdos los tipos de arci_ lia usados.202 estos mismos resultados utilizando una escala doble logarit mica. Esto quiere decir que. el exponente x tiene el valor de 3. en ella se puede ver claramente que para cada tipo de arcilla los puntos representan una linea recta. que varía en función del contenido de arcilla. c .44. parece razonable llegar a la conclusión de que el exponente x será una constante próxima a 3. correspondiendo a un valor de x=3.22. usando es calas semiligarítmicas.

(b) Limo arcilloso.Relación entre la presión de hinchamiento y la densidad seca: (a) Arena arcillosa. 3.9 1 < <nl Fig.203 " 'í i) n X i .22 . .

y por tanto mayor será el cambio de volumen que se producirá (Grim. + + Mg y K .2 ~ Iones adsorbidos Conforme vimos en el punto anterior. los cationes adsorbidos en la superficie de los minerales de arcilla in fluyen en el grado de cambio de volumen por medio de sus propiedades de hidratación. verificándose que cuanto menores son las partículas de la fracción gruesa ¡na yores son el hinchamiento libre y la presión de hinchamien to (El-Sohby y Rabba. Kx y K 2 son constantes que de penden del tipo de arcilla y de las propiedades de la frac ción gruesa del suelo (partículas >2 um). y K. A esto se debe el hecho de que las montmorillonitas sódicas experimentan un mayor cambio de volumen que las montmorilloni tas calcicas (Snethen et alli. 1959? Olphen.204 donde F s e g la p r e s i ó n de hichamiento del suelo. 3. 1975). Los cationes se fijan a las par tículas de arcilla como resultado de la deficiencia de carga de estas. los iones se hidratan y au mentan de tamaño. Ca + 2 . Los iones que con mayor frecuencia suelen ser adsorbidos por los minerales de arcilla son Na + . . En presencia del agua. 1981). Yj es la densidad seca en g/cm3. mayor será la hi dratación que experimentará el ion. Cuanto menor sea el radio iónico. La fracción gruesa del suelo tiene una considerable influencia en el potencial de expansión. 1963).4.

1980).98 A en el estado no hidratado. cuanto mayor sea la hidratación del ion. su radio se incrementa ocho veces (Hillel. más cerca y fuertemente será adsorbido el ion. por ejemplo. cuanto menor sea el radio iónico y mayor sea la valencia. resultando así el que sean más o menos fácilmente cambiables o reempla zables.Por otro lado. 1975).205 Debido a sus valencias. radios iónicos y propiedades de hidratación. más lejos estará de la superficie de adsorción y más débil será su adsorción. En general. Parte del decrecimiento de la expansión de la montmo rillonita calcica es irreversible por el procedimiento de adi_ ción de sales debido a la formación de capas tactoides que para separarse necesitan de más energía que la proporcionada por el simple decrecimiento de concentración salina ( Yong y Warkentin. El orden de preferencia en la reacción de cambio es la siguiente: A l + 3 >> Ca + 2 > Mg + 2 >> NH* > K+ > H+ > Na + > Li+ . Los cationes monovalentes pueden ser reemplazados más fácilmente que los cationes divalentes o trivalentes. El ion sodio. tiene un radio atómico de apenas 0. pero cuan do está rodeado por moléculas de agua y fuertemente hidratado. los diferentes cationes son adsorbidos con diferentes grados de intensidad o preferencia. en razón de su menor carga eléctrica.

disponibilidad y concentra ción de iones en la solución. por no decir siempre. los suelos frecuentemente. 3.VI. En la tabla 3. estructura del mineral y susti . según Grim (1968). que se ha dado en denominar complejo de cambio.4. L'sualmente es defi_ nida como la cantidad de cationes de cambio que un suelo es capaz de adsorber. En general. temperatura. La capacidad de cambio de cationes de un mineral arci lioso sufre variaciones debido a los siguientes factores: ta maño de partículas. las propiedades expansivas de los minera les arcillosos crecen con el incremento de la capacidad de cambio de cationes.206 Un ejemplo de reacción de cambio es la siguiente: Na2 (Arcilla ) + Ca +2 t Ca { Arcilla)* 2Na+ En la naturaleza.3 . tienen más de una sola especie de iones adsor bidos. se presentan los valores representa tivos de la capacidad de cambio de cationes de algunas arci_ lias típicas.Capacidad de cambio de catlones_ La capacidad de cambio de cationes de un mineral des cribe su aptitud para adsorber cationes. y es expresado en miliequivalentes por ca da 100 g de suelo seco.

las tres causas principales del cambio de cationes de los minerales arcillosos son: I) Las cargas existentes en los enlaces rotos da los bordes. por tanto. 1967). como hemos visto en el capi. En general. es de mucha importancia en los minerales del grupo de la montmorillonita y en la vermiculita. Este fenómeno. II) Las sustituciones dentro de la red cristalina del mineral arcilloso. y aumenta al disminuir el tamaño de la partícula y.207 tución isoformas (Gupta et allí. tulo 2.VI . Este fenómeno ocurre en todas las especies arcillosas. incrementar el número de enlaces rotos. Mineral de arcilla Capacidad de cambio de cationes mEq/100g Caolinita 3-15 Haloysita. Debido a esta causa. TABLA 3. 2 H20 5-10 Montmorillonita Illita Vermiculita 80-150 10-40 100-150 Clorita 10-40 Sepiolita 20-30 20-30 Atapulgita . las partículas suelen presentar deficiencia de cargas positivas. les de arcilla.Capacidad de cambio de cationes de minera. III) Sustitución del hidrógeno de los hidróxilos expues_ tos por cationes que pueden ser cambiables.

Debe decirse que el fenómeno de cambio de bases. pues con ello aumenta el nü mero de enlaces rotos. Se observa que en cualquier mineral la capacidad de cambio de bases aumenta al molerlo. existe también en cualquier mineral no arcillosos con tal de que sea suficiente mente fino. Estos iones son fácilmente reemplazables y por eso reci_ ben el nombre de iones de cambio. diversos iones se sitúan en la superficie de los minerales arcillosos. . Una causa de la sustitución de cationes de una mineral arcilloso es la presencia de otros cationes cuya afinidad con las partículas sea predominante. el fenómeno es más importante y esta mejor estudiado en el caso de los pri_ meros. Aunque cationes y aniones son sustituibles. En el caso del grupo de la montmorillonita y de la vermiculita existen también cationes entre las diversas unidades estructurales fundamenta les. 1962). debido principalmente a la primera causa enunciada.208 Para neutralizar estas cargas. Al aumentar el pH del líquido aumenta la capacidad de cambio de cationes y disminuye la de aniones (Grim.

Por el contrario. 1967. más precisamente. 1959. o sea de sales solu bles. tiende a reducirse la magnitud del cambio de volumen del suelo expansivo. a la adsorción de moléculas de agua a las superficies exteriores e interiores del mineral arcilloso. la imbibición de muestras compactadas en soluciones salinas produ ce un notable decrecimiento en la cantidad de fluido adsorbido y en la expansión. siendo en este caso la solución salina 5 molar lo que impide la expansión para las muestras compactadas . Mitchell. De acuerdo con las investigaciones de Ladd (1960).4 ~ P r o P i e d a d e s del aauaj}fí_2n*j£2£2Z El fenómeno de cambio de volumen en suelos expansivos es el resultado directo de la disponibilidad y variación en la cantidad de agua en el suelo. haciendo que el suele sea más susceptible para cambiar de volumen (Grim. Cuando el fluido de los poros con tiene concentraciones altas de cationes. y por la cantidad y tipo de iones en el fluido de los poros. Por lo tanto.209 3 ' 4 . las propiedades del agua tendrán una influencia significativa en el comportamiento expansivo. o. El grado de hidratación está influenciado por la cantidad y tipo de iones adsorbidos. si el fluido de los poros tiene una concentración iónica baja puede darse una lixiviación de los cationes que equilibran cargas y de los agentes de cernen tación. 1973) .2 3 se puede apreciar la mag nitud de esa reducción. pa ra equilibrar la deficiencia de carga inherente de la partícu la. En la figura 3. Gupta et alii. El cambio de volumen de los suelos expansivos se debe primeramente a la hidratación de los minerales arcillosos.

Efecto de la concentración salina en la expansión.23 . 3.210 14 16 18 20 HUMEDAD DE MOLDEO 22 (%) 24 Fig. .

por el contrario cuanto más floculada es la estructura mayor es la tendencia a presentar mayores expan siones (Krazynski. Generalmente. heciendose interpretaciones basadas solamen te en la composición granulométrica. 1963. lo que lleva a conclusiones erróneas. Horta da Silva (1969). El tipo de disposición del mineral arcilloso presente influirá en la magnitud y dirección (horizontal o vertical) del cambio de volumen exhibido por el material expansivo(Olphen. 3. El fenómeno de aglomeración es corriente en los suelos y ha sido demostrado por varios autores. Entretanto. este hecho aún continua siendo igno rado muchas veces. cuanto mas dispersa es la estructura me nos expande el suelo. Seed y Chan.Mjcroe£t£uc_tura_de 1 suelo La microestructura del suelo se refiere a la orienta ción o disposición espacial de sus partículas constituyentes. 3. 1958). . 1960. Plaquetas de minerales arcillosos individuales aparecen frecuentemente en disposiciones aglomeradas y no aglomeradas (Fig. Dumbleton y West (1966). como Lambe y Martin (1957).5 . 1973. Seed. Ladd.4.24).211 con contenido de humedad del orden de +2% respecto al óptimo. recurriendo a análisis mineralógicas y de granulometría por sedimentación. 1959).

212 Estructura ígio-asracJo a r l # '^ .24 ^ ^rA^/ "ipos de e s t r u c t u r a s de l a s •Vicroporos 'articula 25 - Eí arcilla: Mocroooro do a r e l l i Aglomerado o d o m i n i o ' ' diíoarsa ^\^fl-^ 'quema de i 0 s macro y microporos. úatlnio .c / £ iV^V'. ^Í2 feíjft 3.

1961) .25). 3. el volumen de expansión y la presión de hinchamiento es mayor para disposiciones aleatorias de partículas (estructuras floculadas). Los cambios de disposición de las partículas causados por reraoldeo tienen una influencia muy grande en la expansión. correspondiendo esquemáticamente a las siguientes sitúa ciones. Novais-Ferrerira (1973) muestra que microestructura de los suelos arcillosos compactados puede tomar diferentes aspee tos.2 6 (Warkentin y Bozozuk. según se puede observar en la figura 3. a) Dispersión aleatoria (floculada) de las partículas individuales. b) Disposición aleatoria de grupos de part . Según Seed y Chan (.1959). y de una arcilla de alta expansión con partículas semiorientadas.213 Las disposiciones aglomeradas consisten en grupos inde pendientes de plaquetas o laminillas que pueden estar asocia dos en varios sentidos. mientras que las disposiciones no agio meradas están desprovistas de gruoos perceptibles (Fig. Esa figura muestra el efecto del remoldeo sobre el cam bio de volumen de una arcilla de baja expansión con orientación aleatoria de partículas.

214 Remediada nv Fíg. . 3 -26 .I n f l u e n c i a del de m a t e r i a l e remoldeo y de l a remoción s cementantes en la e x p a n s i ó n .

considerando los casos A. el suelo presentará grupos de par tículas más próximas (proporción elevada de poros con radio pe queño). b) La expansión será mayor cuanto más corta sea la dis tancia cara-cara de las partículas. B. b) En la situación D. d) Orientación paralela de grupos de partículas. y sabido que la permeabilidad decrece con el incremento del con tenido de humedad y que la expansión (y fuerza de expansión) crece con el incremento del contenido de humedad. Este investigador considera que: a) La anisotropia será neesariamente más fuerte cuanto más orientada sea la microestructura. D. d) La resistencia al corte será máximo en la dirección que puede interceptar un mayor número de partículas.215 c) Orientación paralela de partículas individuales. todos ellos con igual densidad seca. En el diagrama (wj/ Y^) de la figura 3. c) La expansión ocurrirá principalmente (no exclusivamen te) en la dirección normal a las caras de las partículas.27. . se puede de cir que: a) En la situación A. el suelo presentará poros más uní formes y cerca del promedio de radios equivalentes. C. pero. tendrá también proporción elevada de poros con radio grande.

216 JASHO Me F cifrado ig. 3. .cu rvas de compactación.27 .

1975). II) El revestimiento de partículas individuales o grupos de partículas. La presencia del cemento produce los efectos siguientes: I) El desarrollo de enlaces entre puntos de contacto. que reduce la capacidad de tomar agua de los nú nerales de arcilla. son carbonatos de calcio (CaC03: calcita). los cuales reducen los desplazamientos de partículas o grupos de partículas adyacentes. 3. Los materiales que exhiben un alto grado de cementación poseen propiedades expansivas menores que las de materiales de bilmente cementados o no cementados.6 .217 Este razonamiento es coherente con la experiencia y expli ca las mayores expansiones para la rama seca de la curva de compactaciÓn.4. 1973) . El grado de resisten . cuanto menor sea el contenido de humedad (NovaisFerreira.Cejnejn_ba^iOji££jj^_^e_c_tos diagenéticos Por cementación se entiende la acción adhesiva de minerales cementantes que cubren y ligan partículas o grupos de partícu las. óxidos y hidróxidos de hierro (hematita o goetita) y varias formas de sílice (Yong y Warkentin. que pueden ser cristalinos o amorfos. Los agentes cementantes más corrientes.

218 cía a los agentes ambientales y a los esfuerzos de tipo mecáni co decrece en el siguiente orden: sílice. El exceso de sili. ta derivados de desvitrificación de cenizas volcánicas. Algunas rocas sedimentarias arcillosas poseen un grado de solidez y endurecimiento indicativo de cementación. En estos casos la desvitrificación de la ceniza produce más sílice que la necesaria para producir montomorillonita. La exposi ción del material nuevo en un corte contribuirla a la retirada de carbonatos cementantes. es aparentemente derivado de enlaces que son desa rrollados en puntos de contacto entre partículas minerales indi viduales. en estos casos. El endurecimiento. las condiciones climáticas son muy importantes ya que los minerales de carbona tos son fácilmente desintegrables en climas húmedos. incrementando así la probabilidad de aumentar la humedad y cambiar de volumen. aunque no exhiben apreciable cementación mineral. Los cementos silíceos están asociados comunmente con las bentonitas y otros materiales que tienen montmorilloní. probablemente están relacionados con el . los carbonates son probablemente los cementos más corrientes. En el caso de los carbonatos cementantes. hierro y carbonato. Sin embargo. Esos enlaces. ca puede ser retirada de la zona de alteración por el agua subte rránea y redepositada en otro sitio del sistema» La sílice redepositada produce zonas endurecidas en la se_ cuencia sedimentaria.

Obermeier. así como los cambios concomitantes. 1968. que han sufrido fuertes cargas y grandes deformaciones. . En general. Este fenómeno que es característico de las rocas más antiguas se dá durante la recristalización de minerales de arcilla. Las alteraciones físicas y químicas a largo plazo son debidas a la acción de factores diagenéticos. la diferencia entre los comportamientos de los suelos expansivos en los estados inalterado y remoldeado son relacionados con la presencia de uniones diageneticas(Woodward -Clyde y Associates. 1973). Los efectos de estos factores se reflejan usualmente en fenómenos tales como los enlaces partículas debidos a recrista lizacion de los contactos entre minerales de arcilla bajo condi_ ciones de altas presiones o la cementación de partículas resul_ tante de precipitaciones de agentes cementantes del agua sub terranea. con lo cual aumentará el hinchamiento del mismo. Estos enlaces. En las arcillas muy sobre-consolidadas. 1968). co mo ocurre al darse la alteración de la estructura de la montmo rillonita produciéndose una estructura del tipo iluta. se forman uniones diage néticas (Bjerrum. tales como can bios de las condiciones de sobrecarga o de las situaciones hi_ drogeológicas. Un amasado enérgico del suelo puede destruir estas uniones.219 tiempo y se desarrolla por diagénesis (enlaces diagenéticos). tienden a decrecer la posibilidad de cambio de volumen del material.

el hinchamiento que experimentan al humectar se depende notablemente de la valores iniciales del contenido de humedad y densidad seca de la arcilla.=¿c -3tural. para diversas condiciones de compactación del ensayo Proctor normal. ~ . 3 . la arcilla remoldeada pre senta un potencial expansivo superior al de la misma arcilla a n e.220 Ka=sif et aiii (1965) han comprobado que. tanto en el estado natural como en el remoldeado. los enlaces diagenéticos que existen entre las carricubas de arcilla en el estado natural y que coartan su excansividad.J.Contenido ¿e humedad y densidad seca iniciales En un suelo parcialmente saturado. En los suelos expansivos. en este caso del orden de +4% respecto a la óptima. si se pone el mismo en contacte con agua libre. se produzca un flujo de agua hacia el suelo. el hecho de que el agua este sometida a una presión negativa hace que.. en las mismas condiciones de humedad y densidad. Se puede explicar esta fenómeno teniendo en cuenta jue durante el proceso de remoldeo se alteran. según Seed et alii (1962). -5.7 t/m2. el hinchamiento es nulo. que puede motivar su hinchamiento. En la ricura 3.2 3. bajo una presión de 0. en mayor 0 . En este e W % cl tói^ . Vemos que a partir de una cierta humedad inicial.e n c r ~ ra ¿c. se presentan resultados típicos del nrnenamiento libre. El efecto del contenido de agua lni cial es particular-mente importante en la gama situada por deba ic del contenido de humedad óptimo.

28 .80 o o o 1.221 o z uj 2 r u Z 1.75 1.Hinchamiento libre en función de las condiciones de compactación.85 1.90 1. 3. .70 12 M 16 18 20 22 HUMEDAD DE COMPACTACIÓN % Fig.

. -> ^ • .^ \f<xLA a. con excepción de las densidades muy bajas. oa^a Q ^ U C Í ^ ^ ^ V I. Esa diferencia entre los contenidos de agua fué llamada de "deficiencia de la capa doble" por Lambe (1958). 3. El espesor de la capa doble es aproximadamente proporcional al contenido de agua de preparación o remoldeo.30 y 3. el hincharaiento crece mucho al disminuir el contenido áe humedad inicial.n contenido ae agua de remoldeo . La influencia que tienen el contenido.222 v • i -ur* C£J nmñuce Dará una humedad del orden del hinchamiento libre se proauce ija^a -2% de la óptima del Proctor normal.. cuando el agua tiene libre acceso a ella. mientra? que si se compactan a humedades balas y densidades altas experimentan grandes cam bios de volumen. Entonces.de humedad y la densidad seca en el finchamiento de las arcillas expansivas puede ser apreciada en las figuras 3. pd. cuanto menor sea el contenido de agua de remoldeo. Por otro lado. La exolicación de este coniDcrtamiento ouede encontrarse en el hecho de que el espesor de la capa doble de agua en las arcillas compactadas es casi siempre menor que aquel que las partículas probablemente tendrían si tuviesen libre acceso al agua (Ladd.29. mayor será la canti dad de aaua necesaria aa. se observa el hecho generalizado de aue las arcillas exoansivas comoactadas a humedades altas v densidades balas hinchen muy peco. En dichas figuras. o sea el contenido de humedad de ccmpactacién.Ld doble.31. Puede verse crue. 1960).a satisfacer la deficiencia de la capa para un enn*-*»-. para una misma densidad seca.

1959).29 - Influencia de la humedad y densidad iniciales en el hinchamiento bajo una ca rga de 0.Fig.2 17. 3.0 14.7 t/m2 (Hcltz.9 19.6 16.195 5 1 20. 3.3 11.30 .7 t / m 2 ( j i m e n e z salas. .Efecto de la densidad y humedad iniciales en el hinchamiento bajo una sobrecarga de 0.2 Fig.4 12.

NI0CS Influencia de la densidad y humedad inicial es en el entumecimiento de una arcilla expansiva (Escario. Hl. 2 . 3. 0 0 T PR0C7 3R MOOlPCAOO Fig. ■ 17.34 VALORES REALMENTE '08TE.NCHAMlENTOS 2 . • ! 9 . 1976). 9 PASA m 200 '■ 9 8 • / .■*wSÍ^ 224 AUTOPISTA SCSRíCARGA 0.C A L A H O R R A L.?.2 VASCO-ARAGONESA *g/cm! TRAMO' L O G R O Ñ O . .P.

III) El efecto del contenido de humedad sobre la densi^ dad seca final decrece con el incremento de la sobrecarga. Esta explicación vale para los suelos tanto en el estado natural como remoldeado. Daoson (1956) y Noble (1966) mués tran también que hay una disminución de la expansión son el aumento del contenido de humdedad inicial... expansión.225 constante.J. del contenido de humedad y densidad seca sobre el cambio de volumen es aquella relacionada con la microestructura del suelo. •. Otra influencia importante.. incrementa linealmente con el contenido de humedad. aunque en cierto modo indi^ recta. • « u ut. obtenida después de la satura ción. . Lambe (1958a. 1958b). un incremento pn i^ ¿i«->^r.J u en ia densidad seca conducirá a un incremento en la cantidad de pxn^mcí*^ r-ct. Yevnin y Zaslavsky (1970) presentan unos resultados que conducen a las conclusiones siguientes: I) La densidad seca final. II) La influencia del contenido de humedad inicial sobre la densidad seca final crece con el incremento de la densidad seca inicial. Pormenores de esta influencia han sido descritos por Pacey (1956) y Seed y Chan (1959).-.

comprobándose que la orientación de las partículas cambia con el contenido de agua.32 y 3. Para una energía de compactación dada y contenidos de humedad bajos. En relación con la presión vertical de ¡linchamiento.33 se representa el efecto del contenido de humedad y la densidad seca en la orientación o disposición de las partículas del suelo. A medi_ da cue el contenido de humedd crece. Los resultados experimentales obtenidos por Holtz y Gibbs (1956).3 4 indica que si se quiere disminuir dicha presión.226 En las figuras 3. Wiseman y Zeitlen (1960) Y Kassiff y Zeitlen (1961) corresponden apenas a un cuadrante del gráfico de la . Yevnin y Zaslavsky (19 70) concluyen que i a densidad seca y el contenido de humedad iniciales afectan a la presión de hinchamiento (Fig. se obtiene una microestructura menos orientada.35). es mucho más efectivo reducir la densidad de compactación que aumentar la humedad (Holtz y Gibbs. 3. Los resultados de Pacey (1956) y Seed y Chan (1959). mientras que la compactación del lado húmedo del óptimo conduce a disposiciones paralelas de las partículas (orientación dispersa). indican que la compactación del lado seco del contenido de hu medad óptimo conduce a disposiciones de partículas no paral£ las (orientación floculada) . la figura 3. la microestructura del suele se encuentra más orientada. 1956).

. o 3 ÍD Cu ■f- t-> vo a ai ro a> "— i-h une Ti (D 3 UOT ov 3 O H0) 3 rt 01 O Cu a H-1 £J O rr l& PJ (I) 3 en |H- 1 v\ \ P a> ~ —íb^ V > ^ \ O 0^ / 0) T3 0) •"í \ \ & 0) O \ 5 O o 3 e \ KD c 0\ 3 ■c i M\ £ 3 n c C . . PCF DE DE L A S -fc O O O rv> O ORIENTACIÓN PARTÍCULAS O CD O O > o •o 2 rni ILELA OJ H O 33 \ LO Q (l> íi o o 3 Ci H- O >< f J ^3" (D ^ - H- Ü 3 fD 01 a M ^0 0 ü =3 -— TJ • a* o n Q> o Ha 3 ¿23 O ^ 0> rr HA O C i—■ 0) V) 3 n C 3 O HO* 3 (i (D a o a fD O p-1' nt \ o\ °\ 3 rt fu O H- o\ 3 a n> t—' HCU U) O h< f-í n> O OÍ o TJ CU 0) U) \ .:. arai LO 3> U) -J *> 8 Cb Qj en TT LO 0 f- DE PARTÍCULAS CT / \ \ /4 o \i \ / u\ \ 9 / P a V 1 ! rr H\ O IC GRADO DENSIDAD T) SECA .w. ORIENTACIÓN Ti SECA DENSIDAD c-i ». PCF ^ ro ir LAS o o1 — *•' ro fv S 1 a K 2T ft c.?.a-.

tc v e r t i c a l r.es i n i c i a l e s de densidad aa v humedad.Presión de> e ^¡linchamiento para d i v e r s a s ccr. .228 __ UAXIUA SSCS.cha~ier.r.A *í hir.aicicr. .tas c c n d i c i c n e s i n i c i a l e s .áxima .N ó? •-■ J u r .

a densidad seca inicial. Chen (1973) atribuye esta controversia a que posiblemen te algunos ensayos no hayan sido realizados manteniéndose . Entretanto. Resultados análogos a estos ya ha bían sido obtenidos por El-Ramli (1965). La polémica sobre si la presión de hinchamiento (máxi^ ma) depende del contenido de humedad inicial. según refiere Kassiff (1973) en su informe general del congreso internado nal de arcillas expansivas de Haifa.35 establecida por Yevnin y Zaslavsky (1970).36 se presenta la relación encontrada por El-Sohby y Rabba (1981) entre el contenido inicial de agua y la presión de expansión. Kassiff et alii (1973) y Brackley (1973) afirman que la máxima presión de hinchamien to es función únicamente de 1. la presión de expansión depende fuertemente de la densidad seca y del contenido de humedad. puede residir en el gran esfuerzo realizado al tratar de definir el comportamiento com piejo de los suelos expansivos con un simple parámetro. En la figura 3. Estos resultados indican que la influencia de la variación del contenido inicial de agua sobre la presión de expansión se hace más acentuada a partir del límite de retracción. de acuerdo con Vijavergiya y Gazzaly (1973).229 figura 3. Komornik y David (1969). Las formas de todas esas curvas tienen cierta semejanza.

3.37 .36 .Ef Efecto de la humedad inicial en la presión de hinchamiento. 1 9 5 6 ) tiemnn . 3.Influencia del .230 Fia. 3000 C 2500 HUMEDAD INICIAL (*) Fig. tiempo transcurrido entre la compactación y e l en^vn u Y S b r e la de hínchame * ° Pasión lnChamiento (Barber.

como ia de Vijavergiya y Gha zzaly (1973) . aunque no alcanzen necesariamente la misma estructura final. tendrán una tendencia hacia una disposición de partículas preferentemente similar. que es función del índice de poros seca. para defender sus resultados. m o de la densidad . y si son mantenidas a volumen constante en la presencia de agua libre. no significa lo contra rio.231 rigurosamente constante la densidad seca inicial. ya que si este tipo d'e relaciones se obtuvieron para suelos con un grado de saturación muy próximo de la unidad. relacionan la presiónde hinchamiento máxima con el contenido de humedad inicial. Brackley (1973). la expansión libre depende de varios factores. que es en definitiva la propiedad física determinante de la presión de hinchamiento máxima. Brackley (1973) indica que el hecho de que se hayan encontrado correlaciones que. explicó que cuando se tienen dos muestras del mismo suelo en que los contenidos de humedad iniciales son diferentes y los índices de poros iniciales sor idénticos. ya que según él. tendrán estructuras origi_ nales diferentes. con lo que la presión de expansión dependerá del contenido de humedad final. mientras que la presión de expansión depende únicamente de la densidad seca inicial. la humedad es una función lineal de la densidad seca.

algunos autores dedujeron correlaciones entre el índice de poros o distancia interpartículas y la presión de expansión. sólo en casos muy particulares se consiguieron buenas correlaciones entre los datos teóricos calculados y los datos experimentales obtenidos. Para sistemas con cationes divalentes. como por ejemplo montmorillonita-Ca. Mitchell (1973) refiere que para sistemas monoiónicos se podrá establecer que la pre visión de la expansicn de la montmorillonita-Na.232 Con base en la teoría de la capa doble y aplicando la ecua ción de van't Hoff para calculo de la presión de expansión osmótica: Ps = donde : R-T. R = constante universal de los gases perfectos. . fracciones muy finas ( <0. cr = concentración de cationes en el plano central entre láminas. Aún en el caso de sistemas monoiónicos. si se tiene en cuenta la cantidad de agua entre las lámi ñas de los tactoides y el análisis basado en la distribución externa de los iones. es satisfacto ria. iluta e inclu so de caolinita. Entretanto. pueden expandir de acuerdo con la previsiones de la capa doble.02ym) de vermiculita.Co (Cc/Co C + °/Cc - 2 ) c 0 = concentración de cationes en la solución libre. hecha en términos de la teoría de la presión osmótica. T = temperatura absoluta. se podrá utilizar la teoría de la capa do ble.

El efecto significativo del cambio de volumen sobre la presión de expansión que se desarrolla en los suelos compacta dos ha sido reconocido desde hace bastante tiempo. Fe-OH. usualmente. cumpliéndose que man teniendo constantes la densidad seca. indican que los cambios de volumen. Un efecto importante que debe ser tenido en cuenta en la determinación de la presión de expansión es el intervalo c>e tiempo entre la compactación y el ensayo de presión de hin chamiento a volumen constante (Fig. aumentando aun más las dificultades con el desarrollo de las llamadas capas interfoliares de naturaleza variada. entre otros investigadores. por Barber (1956). para muestras de arcillas limosas compactadas por el procedimiento Proctor normal. Mg-OH. confor me se ilustra en la figura 3. . Porter (1977) reconoce que la presión de expansión es una función compleja de varios factores. que afectan al comportamiento expansivo intracrista lino y hace que la teoría de la capa doble tenga un valor muy limitado para cuantificar la expansión. A1-0H. la concentración electro litica del agua de los poros y la mineralogía de la partículas. los suelos expansivos contienen. Dawson (1956) y DuBose(1956) Los resultados típicos presentados por Dawson (1956). incluso de apenas 1%. 3. causan reducción de la presión de expansión. más de un tipo de mineral arcilloso y más de un tipo de catión de cambio.37).38.233 Sin embargo. an las condiciones naturales.

234 14 16 18 20 HUMEDAD 24 22 '. 3 39 .06 0.a i9.12 0.4 20.6 i8.2 a. 3.%) Fig.38 . .0 3 0.Influencia del método de compactación en la presión de hinchamiento v e r t i c a l máxima.Influencia del cambio de volumen en la presión de hinchamiento. 0.0 0 17.0 5 DENSIDAD ( K M / * ) F i g .

235 se puede controlar a través de dos factores: el cambio del contenido de agua (Aw) y el cambio relativo de volumen l&Z) .8 . Seed y Chan (1961) muestran que el método de compacta ción proporciona un procedimiento para inducir estructuras diferentes en suelos compactados con idénticos contenidos de humedad y densidad seca. v No obstante. un incremento en la densidad seca incre menta la presión de expansión debido a un incremento en las fuerzas repulsivas entre partículas (fuerzas eléctricas y presión osmótica). Además. porque ambos métodos producen .39 como un efec to de tales diferencias estructurales.39. dos muestras de un mismo suelo. Se observa que las muestras compactadas del lado más seco de la curva de compac tación presentan una expansión que es relativamente insensi ble al método de compactación. con idéntica densidad seca e igual contenido de agua. pero preparadas por dos métodos diferentes de com pactación.4.Método de compactación Según se ilustra en la figura 3. puede enton ees explicarse los resultados de la figura 3. 3. pueden dar valores de expansión bastante diferen tes al embeber agua. como la expansión y la pre sión de hinchamiento de los suelos compactados son notadamen te influenciados por sus estructuras iniciales.

en la rama húmeda de la curva de compactación. conocida con el nombre de estructura floculada. No obstante. cuando las muestras compactadas tienen un alto gra do de saturación {por encima del 85%). Si el mismo suelo se coloca en un molde . 3.40). pero no produ ce deformaciones tangenciales importantes cualquiera que sea el método de compactación. tendiendo a orrientarse paralelamente a las superficies de corte con una estructura dispersa. En los suelos compactados dinámicamente. el suelo es más resistente y por ello la energía de compactación se consume principalmente en reducir su volumen. por ejemplo. cuando se compactan muestras con bajos grados de saturación. sin orientación prefe rente. Así. que llevan las partículas de arci lia a deslizarse unas en relación a las otras.«■MÍ 236 estructuras floculadas (Fig. el utensilio de com pactación penetra en la masa de suelo y origina importantes deformaciones tangenciales. como ocurre en la ra ma húmeda de la curva de compactación. y entonces las partículas del sue lo adoptan una distribución aleatoria. Sin embargo. la resistencia del sue lo es menor y entonces las deformaciones tangenciales pueden variar mucho dependiendo del método de compactación elegido. Los cambios de estructura parecen ser debidos fundamen talmente a las deformaciones tangenciales originadas en el suelo durante la compactación. las muestras floculadas preparadas por compactación estática expanden considerable mente más que las muestras con estructura dispersa prepara das oor coracactación mediante amasado.

^r\ 1 ¡| y «a: Q 1 \ -Ü \ | :¡¡ \ 116 u u en o 114 \ densidad y —y- ¡\ \ y y '« \ ¡: i \ K \ rlOOXSoturaucn — . Rp'otiva '95% UJ ■ \ \ i o i 110 // /.t ¡3 15 16 Itf ¡ Ü 18? ¿9 120 ¡JÍ_ tn t "* ■ i Móxtma AASHO modificada '. 3.Influencia del método de compactación on el hinchamiento libre (Seed et alii.40 . _ T— Compo ct.237 12 10 o \- (-1 g -L E: Kneading-* *-£sts'ticg u 2 4 <—Cifótica Kneading- II 12 \ /<.? /J 14 15 16 HUMEDAD DE COMPACTACIÓN 17 18 19 {%) Fig. 1961) .

Si colocamos los métodos de compactación en el siguiente orden: (1) estático. No obstante. (2) vibratorio. característica de la compactación en la ra ma seca. es importante tener en cuenta el "envejeci miento" que experimentan las arcillas con el paso del tiempo. a la hora de juzgar la importancia que tiene la estructura de un suelo compactado en su potencial de hinchamiento. obtendremos estructuras cada vez más dispersas.39 y 3. fenómeno este que puede reducir notablemente su expansividad inicial. siendo tanto más dispersa cuanto mayores sean los esfuerzos de corte produci_ dos por el método.40. cabe esperar que la anisotropía propia del medio influya directamente en las .238 y se compac ta estáticamente aplicando la misma presión a toda la superficie. Naturalmente. (3) de impacto y (4) de amasado. En el caso de estructura dispersa. estas mantienen la estruc tura floculada. el método de compactación influye de modo notable en la estructura del suelo. no existe la posibilidad de que se pro duzcan desplazamientos laterales en la masa de suelo y en ausencia de deformaciones tangenciales que tiendan a orlen tar paralelamente las partículas. y que no ha sido considerado por Seed et alii (1962) en la realización de los ensayos cuyos resultados se presen tan en las figuras 3.

Komornik y Livneh (19 67) encontraron que. Jennings. 3.4.239 características de deformabilidad del mismo. Krazymki.9 . 1969. para un grado de saturación del 95%. Escario y Saez. 1973. En los trabajos de Fredlund (1969) y Escario (1969) se encontraron datos muy interesantes sobre la importancia de la influencia de la deformabilidad del aparato en las medidas de expansión y de presión de hinchamiento de suelos expansivos. Tsytovich et alii. 1959. 1973. 1969. A su vez. 3. Escario. 1965. la liberación de pequeños valores de la expansión conduce a grandes reduc ciones de la presión de expansión (Parcher y Liu. el hinchamiento vertical obtenido en la dirección de la compactación superaba en un 33% al observardo en la dirección perpendicular. en presencia de agua libre (Fig. . Investigaciones de la presión de hinchamiento en labo ratorio indican que una deformación del aparato de ensayo inferior al 1% pueden dar lugar a grandes errores en la medi_ da de la presión de hinchamiento (Seed et alii. 1980. 1967. El-Sohby y Rabba. Abelev et alii. Holtz. 1981).Confinamiento La aplicación de sobrecargas o cargas externas a un material expansivo restringe la expansión de tal manera que puede llegar a reducir a cero el hinchamiento esperado. 1962).41).

P S . . r-« - i 3.41 .:^v:<vÉ£s3¿ÉjgÜé 240 iO 20 JO 40 PRESIÓN .Influencia áel confinamiento en la expansión.

Debe destacarse que el confinamiento tiene una influen cia muy grande sobre los suelos expansivos. la presencia da una capa como sobrecarga. tanto en la pre sión de hinchamiento como en el hinchamiento. que son bastante sensibles a la temperatura.4. Aunque el equilibrio del espe sor de la capa doble depende de la temperatura. 3. mayor será la presión de hinchamiento y menor el hinchamiento. Cuanto mayor sea el confinamiento.mmm 241 Para las condiciones in situ.5% en la expansión observada en muestras de 12 mm de espesor. sus efectos no . y que depende de aspectos puramente fisicoquímicos relacionados con su infxuencia en las fuerzas interpartículas y en las presiones del agua de los ooros. encontrado. 1975). que variaciones de tem peratura de 6o a 8°C pueden causar un cambio de 0. constituida de material no expansivo.10 . puede en ciertos casos eliminar los peligros de daños resultantes del material expansivo subyacente (Snethen et alii. por ejemplo. como ya fue explicado anteriormen te. Se ha. Diferen cias de esta magnitud son inadmisibles cuando se investigan expansiones de apenas 1 o 2%.Temperatura La variación de la temperatura es un factor adicional que afecta a los resultados de hinchamiento y presión de hin chamiento.

La experiencia muestra que para probetas de suelos ar cillosos con espesor de 12 mm o inferiores y densidades secas de cerca de 901 del Proctor normal. es suficiente por regla general. el cual será responsable del movimiento del agua hacia Sreas que estén más calientes y dis pongan de menor concentración iónica. un período de 24 horas para obtener más de 95% de la expansión (Krazynski. posiblemente. así. tales como las existen tes a profundidades mayores o. un notable decrecimiento de la temperatura incrementará el potencial del agua del suelo. del espesor de la muestra y de la mezcla.Tiempo permitido para la expansión El tiempo requerido para completar el proceso de expan sión puede ser muy considerable y depende al menos de la per_ meabilidad del suelo. bajo de estructuras con calentamiento. Se puede ver que el tiempo requerido para que se . en el campo.4. 1962).242 son normalmente considerados en las investigaciones de labo ratorio porque las relaciones presión-volumen de las muestras se suelen obtener bajo condiciones isotérmicas (20°C + 2°C).11 . Sin embargo. 3. de la densidad seca. 1973). se presenta en la figura 3. del contenido de humedad de moldeo.42 (Seed et a lii. la temperatura puede ser un factor importante debido a su influencia en la migración de humedad. Una curva típica de la expansión en función del logaritmo del tiempo para muestras compactadas de arcilla arenosa. directamente de .

00O (minutos) Fig.Incremento del hinchamiento con el tiempo.243 5 10 50 100 TIEMPO 500 1000 5000 IC..43 . . 3. para una arcilla expansiva compactada. ! r~ 1 °> /o w fn 3 a — i <s< i 2 ' £>/'<7S 10 50 100 TIEPIPO wu 5 /0 | IWJ (minutos) Fig. ..Incremento de la presión de hinchamiento con el tiempo. tras la inundación. 3. _.42 . .. . — .

dependiendo de la per meabilidad y del espesor del estrato (Groirko. cue aumenta la oresión de hinchamiento es relati vamente crar.Seed et alii. es de cerca de una semana.43 . runción del contenido de humedad final (Seed et ?2). 1962). Como se ve. El desarrolle de la presión de hinchamiento ocurre de r. También puede verse que la forma de la curva es esencialmen te lo contrario de la curva típica de consolidación. haciéndose mucho más lenta para el per icio posterior.Macroestructura En la macroestructura de los sedimentos arcillosos y rocas. la raoidez cor. 1974). De mayor interés con .de en el primer día.44 . 3.12 . al término de la pri_ mera semana la presión alcanza un valor significativamente más alto que el obtenido ai final de un día.3 — ••■ ^ :eron presentados per Eu 3ose (1956). Nc obstante. En la figua 3. Erectos similares referentes a la influencia del • . En el campo la transmisión de humedad es lenta y requie_ re semanas e incluso años para saturar.a —■•as' :a la influencia del tiempo en la presión de hincha '. se distinguen rasgos y discontinuidades que contribu ven a la no homogeneidad del material.anera más o menos análoga al hinchamiento libre.4. según se indica en la figura 3.244 produzca la expansión completa.

mmmmmm

*!P"P

245

c
o

o

\*
0

UJ

O

i

- Tras 7 días
o \ JÉ'

2

>

o >

.

m
T

\f 0
o Na

ras 1 día - X

!
/5

\

#

1
/7

/<9

/S>

HUÍ1EDA0 FINAL

¿Y?

21

(£)

Fig. 3.44 - Efecto del tiempo sobre la
presión de hinchamiento de
sarrollada.

Mi

2?

246

respecto al cambio de volumen son las zonas fracturadas,
fisuraciones, agrietamientos y micro

o macrofalias.

Las discontinuidades estructurales pueden exhibir
orientaciones variables en el espacio y originarse como re
sultado de las condiciones de tensiones que se desarrollan
en los sedimentos naturales o -.asas rocosas. Las condiciones
que contribuyen a la fracturación y falla incluyen la deseca
ción, las tensiones liberadas durante la descarga y posibles
cargas tectónicas.

Las estructuras, cuando no están cementadas, proporcio
nan un fácil acceso a la humedad en el material expansivo.

Su ocurrencia se concentra generalmente en las capas
superiores, llegando hasta pocos metros debajo de la superfi_
cié. Entretanto, si el material superior es retirado, volve
rán a aparecer nuevas estructuras en las nuevas zonas super
ficiales. Esto indica que existen discontinuidades en zonas
más bajas previamente a la retirada de la sobrecarga, pero no
abiertas hasta que la presión de dicha sobrecarga es reducida
(Krinitzsky, 1970; Windom, 1973; Knott el alii, 1973). La fi
gua 3.45 muestra unas radiografías (X) de un esquisto arcillo
so del sudeste de Colorado, que revelan la extensión de la
fracturación en este material, así como la existencia de cernen
to de yeso (denominado GF) rellenando algunas fracturas.

2A7

3 7

tí.."
i" -•

-■W Á&fJhr

:c«t
>*.

Fig, 3.45 - Radiografías (X) de un esquisto
arcilloso (Snethen et alii, 1975)

m'v-i'S'h''

248

3.4.13 - Historiales de tensione^x^g-J^lgE^SlHJl

La secuencia de aplicación de carga puede tener un
efecto significativo en los resultados de los ensayes. iMues
tras previamente cargadas expandirán menos que aquellas no
sujetas a precarga. El aumento del tiempo transcurrido duran
te la aplicación de la carga previa también disminuye la ex
pansión.

Jiménez Salas y Serratosa (1957^ llamaron la atención
sobre la influencia que tienen el proceso de humectación y
el historial de tensiones en el potencial de hinchamiento de
las arcillas expansivas, habiendo hallado que los entumecí
mientos obtenidos al inundar muestras de diferentes arcillas
2
bajo una sobrecarga de 7 kN/m diferían de los resultados en
contrados al descargar hasta esa presión nominal, desde la má_
xima presión necesaria para impedir el hinchamiento de las
muestras (Fig. 3,46).

Esto indica claramente que el historial de tensiones
tiene un efecto significativo en la magnitud de la expansión
de los suelos compactados y que se podrían obtener resultados
erróneos si las condiciones de equilibrio después de la expan
sión fuesen predichos por medio de medidas hechas mediante
reducción progresiva de la presión de sobrecarga sobre una
sola muestra. Adicionalmente indica que si una muestra es uti
lizada para medir la presión de hinchamiento, no se debería

?49

AXIMA

PRESIÓN

DE

HINCHAMIENTO

PRESIÓN ( N / m m

z

}

Fig. 3.46 - Influencia del historial de tensiones en
el hinchamiento: (A) Curva obtenida con
varias muestras a diferentes presiones an
tes de ] ■■- inundación; (B) Curva obtenida
con una muestra, descargándola a partir de
la presión de hinchamiento máxima.

ljUlnmMU»l»mr"r-

250

pi,,(,,l,r
lh.

a m, descarga para luego permitir que expanda, a fin

determinar la expansión del suelo. Se debería usar muestras

,H,;|¡ni.n; nava medir la expansión y la presión de hinchamiento,

Kste eer.iperl amiento distinto según el historial de ten
sienes se eodría explicar en base al reordenamiento interno de
su es;rué;uva y a presiones osmóticas de la capa doble (Seed
ef

a1ii, l

0

^ ,

•.av.v-.e .a r.
ea
an ', v.

u e s t r a de s u e l e puede e x p a n d i r con
se de s o b r e c a r g a s p e q u e ñ a s ,

se puede

?nto de volumen d e l c o n j u n t o ,
vivamente a l t a .

'X'.'.i

facili_
produ

dando l u g a r a

P e r o , cuando l a

expansión

vine ida ver la a p l i c a c i ó n de s o b r e c a r g a s ,

vrv

es

.eraca como c o n s t i t u í
„ , . . *. <• ,.

con o r i e n t a c i ó n

■ e r t i r s e en un
; la disipación
*i eu.'

alea.

estructura
de

?ndenci5 a que l a

tensiones
crienta_

^ a v á l e l a en l a d i r e c c i ó n
vt '

r.cr

""* -

C¡ = £ H

■ . a-u-ae

mostraron que ^as orientaciones

ex:\ibe:\ menores expansiones que las pre
.es ^ í í t ; r ^ í . ,\sí pues, parece proba

e xa

■Í i.rui¿nte de nuestras orevtaraente soae

251

tidas a altas presiones sea menor que aquella de muestras
idénticas sometidas directamente a bajas presiones, debido
al incremento del grado de orientación de las partículas,
inducido por la aplicación de una alta presión.

Para una mejor comprensión de la influencie del histo
rial de tensiones y del procedimiento de humectación,analice
mos los resultados obtenidos por Holtz (1959) y presentados
en la figura 3.47. La curva de hinchamiento A se obtiene inun
dando varias muestras similares tras haber sido sometidas ca
da una a una presión diferente, y las curvas edométricas B y
C se obtienen con dos muestras distintas, la B es inundada
manteniendo el volumen constante y después descargada por es
calones desde la máxima presión de hinchamiento, y la C par
tiendo prácticamente desde cero, una vez inundada, va siendo
cargada por incrementos. Una forma aproximada que se suele
considerar para pasar de la curva B, que es la que usualmente
se realiza en el laboratorio, a la curva A, que se obtendría
con diversas muestras, consiste en admitir que las ordenadas
(hinchamientos) son proporcionales a la relación existente
entre el hinchamiento máximo de la curva A (hinchamiento li
bre) y el hinchamiento máximo de la curva B, obtenida

al des_

cargar la muestra a partir de la máxima presión de hinchamien
to.

Un hecho importante, que se desprende de las figuras
3.46 y 3.47, es la posibilidad de reducir considerablemente

252

3,00

0,07

0,U

0,21
P9SS10N

0,23

VES'idL

0,35

0,42

0,49

' V1"!»' !

Fig. 3.47 - Influencia de la historia de tensiones
y del proceso de humectación en el hin
chamiento de una arcilla expansiva típica,

253

la capacidad de hinchamiento vertical de las arcillas expan
sivas, aplicando cargas relativas pequeñas y la de evitar el
desarrollo de fuertes presiones verticales permitiendo peque
ñas deformaciones.

3.4.14 - Factores ambientales

Cuando se coloca una estructura sobre la superficie
del terreno, la evaporación normal de la humedad de los sue
los situados sobre el nivel freático es bloqueada y la hume
dad natural de la masa de suelo situada debajo de la estruc
tura cambia.

El factor dominante que influye en las variaciones de
humedad y en la humedad inicial durante la construcción, es
el constituido por las condiciones climáticas. Otro importan
te factor, que ya se ha comentado anteriormente, es el tipo
y cantidad de vegetación que cubre el área antes o después de
la construcción, así como su proximidad a la estructura cons
truida. Vegetaciones con raices largas situadas muy próximas
a estructuras causan situaciones de humedad diferencial y con
secuentemente cambios de volumen diferenciales, que son muy
peligrosos. Las fuentes de aporte o consumo de humedad, ya ex
puestos en el punto 3.2, son también factores a considerar,
debiendo resaltarse que pueden surgir todavia otros factores
relacionados con el desarrollo del área, tales como drenaje

254

superficial y fugas de cañerias subterráneas, que pueden pro
ducir concentraciones de humedad en la arcilla.

Se han observado variaciones estacionales de humedad
hasta profundidades entre 5 y 6 metros en áreas donde el ni
vel freático está a una profundidad de 16 metros o más,
(Vijayvergiya et alii, 1973).

Las diferencias en los períodos y las magnitudes de la
precipitación y de la evaporación, son los prinicipales facto
res que influyen en la respuesta expansión-retracción de una
arcilla activa bajo una estructura.

Como cabía esperar,las variaciones de humedad a gran
des profundidades, ocurren en áreas donde los cambios clima
ticos estacionales son mayores, o sea, largas sequías segui_
das de períodos de excesiva precipitación. Las condiciones
ambientales de temperatura también influyen en la profundidad
de influencia de las variaciones estacionales. Para condicio
nes climáticas templadas y semiáridas, la profundidad de va
riación de humedad estacional es normalmente del orden de 1,5
a 3 metros.

Las variaciones estacionales de humedad son relativa
mente constantes para unas condiciones climáticas dadas, y su
tendencia general puede ser analizada usándose valores anuales
acumulados.

255

Las propiedades del perfil del subsuelo que pueden
influir o acentuar el cambio de volumen incluyen el espesor
total de la capa expansiva, las variaciones en el espesor, la
profundidad por debajo de la superficie del terreno y la pre
sencia de lentes y capas de materiales más permeables. Natu
raímente, cuanto mayor sea el espesor de la capa del suelo
expansivo, mayor será el cambio de volumen potencial total
originado por una fuente de humedad disponible en toda la ca
pa. Variaciones en el espesor de la capa darán como resulta
do variaciones de la magnitud del cambio de volumen, o más
precisamente, cambio de volumen diferencial. La expansión di_
ferencial, análogamente a lo que ocurre con los asientos di_
ferenciales, es el principal problema con relación a los da.
ños de estructuras en suelos expansivos. La profundidad de la
capa expansiva, por debajo de la superficie del terreno puede
ser un factor

positivo ya que a una mayor profundidad del ma

terial corresponde un mayor confinamiento. Además, la mayor
profundidad del material hace que el suelo expansivo sea pro
bablemente menos afectado por las variaciones estacionales.
La presencia de lentes o capas de mayor permeabilidad propor
ciona un acceso más fácil para el ingreso de agua. De hecho,
una masa de suelo que requiere que la humedad se mueva desde
sus extremos, lleva más tiempo para desarrollar su volumen to
tal porque, según la humedad se va introduciendo y provocando
la expansión, las vías de transferencia de humedad van decre
ciendo. La existencia de lentes y capas de material más poro
so dentro de la masa de suelo, tiende a neutralizar

esta

256

ventaja, puesto que ellos son una fuente de humedad relati
vamente continua.

La profundidad de desecación es un factor muy impor
tante para la magnitud y velocidad del cambio de volumen.
El espesor de la capa desecada representa el material en que
existe acentuada deficiencia de humedad. Además, la capa de
secada, normalmente dispone de un número muy elevado de acce
sos (grietas de desecación) para el movimiento de la humedad
dentro del material. La profundidad de desecación puede ser
definida como la profundidad en que las influencias de evapo
ración son reflejadas en el perfil del contenido del humedad.
Generalmente, cuanto más caliente y más seco es el clima, ma
yor es la profundidad de desecación. Cambios en las condicio
nes del terreno de recubrimiento y en la proximidad del nivel
freático tienen una influencia importante sobre la profundidad
de la desecación. Para la evaluación de esa profundidad, pue
de seguirse las recomendaciones sugeridas en el punto 3.1,
aunque hasta el momento no existe un método absoluto para de
terminar su valor.

3-4.15 - Ciclos de desecación y humectación

Un fenómeno que está muy poco estudiado, y sobre el
cual hay escasa referencia, es el relativo al efecto de los
ciclos de sequedad-humedad sobre la expansividad de las arcillas,

257

A pesar de la considerable dispersión cié los resulta
dos, los datos obtenidos por Warkertin y Bozozuk (1961) pare
cen indicar que las muestras de arcilla ligeramente limosas
(wL = 70%, w p = 23%, w s = 21%, w n = 75%, e = 2,23) utilizadas
en los ensayos presentan un decrecimiento

orogresivo en el

contenido de humedad de imbibición final según las muestras
van siendo sometidas a ciclos sucesivos de desecación y humee
tación (Fig, 3.48). La variación de la ganancia de agua era
distinta, según se tratase de muestras inalteradas, remoldea
das o en las que se ha eliminado el material cementante. Las
diferencias encontradas entre las muestras, pueden ser atri_
buidas, de acuerdo con los autores, a diferentes disposicio
nes (orientaciones) de las partículas, así como a efectos ce
mentantes. Así, una arcilla inalterada que tiene una disposi_
ción casi aleatoria de partículas, separadas por grandes poros
rellenos de agua, al ser secada retrae de tal modo que las pa£
tículas se acercan más unas a las otras, llevando la muestra
a presentar una estructura con disposición más paralela. Este
cambio de estructura explicaría su reducción de ganancia de
agua. Por otro lado, las muestras remoldeadas, especialmente
aquellas en que hay eliminación de cementaciones, al acercar
se las partículas por el efecto del secado, pasan a tener una
orientación de partículas más paralela (Mitchell, 1956). Según
la estructura va siendo más profundamente alterada, durante
los ciclos, su contenido de agua final va decreciendo y acer
candóse a un valor atribuible a la reexpansión de las partícu
las individuales de arcilla con influencia prácticamente oes

3. UJ z 2 J * 5 6 HUMERO OE CICLOS OE HUHE0A0 1 SEQUEDAO Fig.258 I 0 - 2 NUMERO 3E CICL3S Zt 3 4 HL'. 1965). 3.Variación del contenido de agua con el número de ciclos de humedad-sequedad.4 8 .Fatiga de expansión (Chen. 7 .49 .IEDAJ V SEI'JEDAO Fig.

que según el autor indican señales de "fatiga de expan sión" después de cada ciclo de desecación-humectación.4 9 se muestran los resultados encontra dos. clos sucesivos.259 preciable de los poros y de la disposiciónde partículas. Chen (1965) hizo ensayos de desecación-humectación so bre muestras de arcilla. según se aDtrecia en la figura 3. la repetición de ciclos de secadoy humectación dis rninuye de modo relativamente significativo la ganancia de agua final. En la figura 3. habiendo constatado que la expansión duran te el primer ciclo sería apreciablemente mayor que en los ci. De acuerdo con las ideas de Chen (1965) la "fatiga de expansión" probablemente daría la explicación a este fenómeno. Por lo tanto. repitiendo estos ciclos varias veces.48 para muestras secas con tres niveles distintos de contenido de agua. hav un tendencia a alcanzar un cunto de estabilización después de un cierto número de años. en algunas estructuras cimentadas en arcillas expansivas y sometidas a movimientos debidos a variaciones de humedad v seciuedad. Chu (1973) también ha observado en sus ensayos esta reducción del hinchamiento con la repetición de los ciclos de humedad-sequedad. . en los cuales permitía la expansión libre por inmersión y después las desecaba hasta el contenido de humedad inicial del suelo.Según Chen (1965).

IOH VOLVMENEnjUEhO^EXVMjSlV^ 4. su esta do y medio ambiente. es perfectamente comprensible ei que para un mismo suelo se pueda predecir valores diversos de "hinchamiento".1 ..EVALUACIÓN DE LA. es caracterizada por su potencial de expansión. los suelos expansivos se distinguen entre sí por su mayor o menor susceptibilidad para expandir cuando aumentan su contenido de agua. A la medida de esa capacidad de hincha miento se denomina -asnalmente de "potencial de expansión". . es importante aclarar la diferencia axistente entre predicciones de "hinchamiento" y de "poten cial de expansión".260 4. la susceptibilidad del suelo con respec to ai cambio de volumen frente a las condiciones ambientales adversas.Hinchamiento y potencial de expansión Inicialmente. Conforme se señaló en el capítulo 3. las caracterls_ ticas de expansión de un suelo dependen de diversos factores fundamentales referentes a la composición del suelo. según las condiciones del mismo in situ. Entonces. Así.METODOj£GIAJLgEI£M2L^gfl DE LOS CAMBIOS DE PREDTC g. Por otro lado..

En lo que se refiere a las condiciones iniciales. usualmente son de 2 2 0. unas veces son inaltera das y otras remoldeadas. aunque varian desde cero (en realidad siempre se usa un pequeña carga) hasta 0. 1973) establecen lí mites de tiempo. con el propósito de identificar y clasificar el material expansivo o . 1961. Las sobrecar gas empleadas. A su vez. o más precisamente.5 Kg/cm . verificándose ctue tanto el contenido de humedad como la densidad seca son diversos. un suelo exhibiendo mayor potencial de expansión que otro. bajo una sobrecarga 2 de 0. que el potencial de expan sión se define como la deformación ocurrida durante un deternú nado período de inundación. puede expandir bastan te menos debido a diferencias de estado o de ambiente.261 Teniendo esto en cuenta. Seed et alii (1962) define el poten cial de expansión como la deformación (hinchamiento) de una muestra remoldeada (con contenido de humedad óptimo y densidad 2 seca máxima) bajo una sobrecarga de 0.1 Kg/cm . pero exhibir magnitudes de hinchamiento bastante diferentes. dos suelos pueden tener el mismo potencial de expansión. Holtz (1959) define el potencial de expansión como la expansión (deformación) de una muestra inalterada.31 Kg/cm .07 Kg/cm (1 psi) o 0. Alternativamente. La definición básica del potencial de expansión. al pasar del estado "seco al aire" al "saturado". ya sea debido a que sus estados son diferentes o a que están sujetos a condiciones climáticas distintas. Krazynski.07 Kg/cm . las muestras. Algunos inves tigadores (Laad y Lambe.

debería proporcionar en la práctica la mejor simulación posible de las condiciones in situ. la definición anterior debería corregirse de ma ñera que reflejara las condiciones de tensión final resultantes . Idealmente. que es llevada al estado de saturación bajo una car ga aplicada equivalente a la presión del terreno de recubrimien to in situ". será la si^ guíente: "Potencial de expansión es el cambio de volumen ver tical de un ensayo del tipo edemétrico (confinamiento lateral total).262 incluso realizar estimaciones previas de la magnitud del cam bio de volumen. la definición del potencial de expansión que responde a la mayor parte de las simulaciones de campo requeri_ das. Por lo menos. tales como contenido de agua. estructura. Tenien do esto in mente. tales como tensión vertical y condiciones de con finamiento lateral. la cantidad y velocidad de transmisión del agua que se han de utilizar debierían simular las condiciones reales. expresado como un porcentaje de la altura original de una muestra inalterada con densidad seca y contenido de agua naturales. la definición debería especificar las condiciones iniciales de la muestra. Para una estimación anticipada del cambio de volumen (expansión). tales como la influencia de la capa freática y las infiltraciones superficiales. £1 estado actual de la técnica permite la simulación de la mayoría de esas con diciones. densidad seca. así como las condiciones de tensión relativas a la muestra. a excepción del compromiso requerido por el confina miento lateral y condiciones de alimentación de agua. y representa la condición final extrema .

se puede utilizar esta definición tal y como fue establecida.263 de las cargas externas aplicadas por la estructura. y. Los métodos o técnicas de ensayo utilizados para la identificación y clasificación de suelos expansivos. suministra la información necesaria para decidir sobre la necesidad real de ensayos adicionales. 4. o lo que es igual. sin corrección. así como las condiciones de humedad final correspondientes a la succión de equilibrio. sobre los problemas potenciales de esos suelos. por un lado. pudiendo ser divididos en tres categorías: . para fines de identificación y cía sificación. usando técnicas cuantitativas de pre dicción.2 . son bas tante variados y numerosos. por otro lado. Esta caracterización.Ensayos para identificación y clasificación de suelos expansivos La identificación y clasificación de los suelos expan sivos tiene como propósito principal la caracterización cuali^ tativa del cambio potencial de volumen de aquellos suelos de los que se sospecha que puedan presentar problemas de expansi_ vidad. No obstante. durante las etapas preliminares de planificación. proporciona una base de apoyo en el proceso de decisión relati_ vo al tratamiento de esos suelos. sirve para prevenir al ingeniero.

.' i Í>O:\ u-..a .i-:3 c a r .-. que non l a s q u e en realidad . .5 ^orv... t e n . .= . r<M.-■••. v .:.'• .i.^:iss.'.j'.* • azil.!5.'.-i:-.. f •... ..-i. ce la c o m p o s i c i ó n d e l = .ic= Í1. i n . .cijn s e r d i v i d i d o s e n .. ' u .-.' t o r í ::.ieas. s ■'■:'v':* -' y:■:•.. _ . v I 4 I • '..iinfiíi I . .■.'.•: VA..i.-i vV>!'. • i m. ' : > . i .ter". i.u-.:..v -n ' r o ■•' ••-:' ■.-iia!.-!. : 1.i-. a i r e e t a s e i n d i r e c t a s para .■' l o I ! coló: :\i:\chami3ntcj :■■..'ine.... ^ .: v ee"./j'.-i-.' i i'.'". .?. ■ .í. <i -r.icj.< M I ^ H :ucii.: h .!':'.¡c5 .-._.¡c ol.*:<• ..' f ocot-. d e s a r r o l l a r n\é i - ..::':ca:.>. "■'.-u-'.-.n-s ■:<. t é c n i c a s = = a.< r^. <:.i:.. -.!>= r.va: !<.. ni (4) I n d i c a d o r e s d e ''. .'ltí ¡liii.:v/íí.Jo:-.<'. < .*„ .U>.• .U l .!.".M'^e. '!.'luisiirMii.: i -.-■. u i c : ..'jVjfi ..■'•.-.: ':.'.M r .'. t lea s f i s i o q u í m i c a s ..if.¡.. _. c /. '..iaa . . e l .ii.t... :¿ el complemen cambio de volumen v .->.x .'.i=i i i|.'. o : :•?"/'"/.'"'. .?.'•. : !. o.'a.volumen. .s :.t:.. r . H . M .i<-.' .u.ia.jiu[.i¡. q u e s o n a q u e l l a s e n q u e >'.ninhiii .-i...1! ..'. .j iiiiii'M-iortf:: (lo las c l a s i f i c a c i o n e s " r e .TÍ ..'..'..r-. .• .. i d o -t .c i ' i c a i ..0 .io-lón e n r e l a c i ó n c o n . t.. n1. .i'.r .'¡iiv2': •: t. A . ' ..1.-. . 'io-1 r a t e r i a l . a .: íí:. i:n <v-. ' . :.<-< <-/¡ ■. .iliiit:iiit: <m ..••..-í.Í'JOÍ <•■. e m p l e a n d o p a r a e s e <in a L .jchiii ..\i> i :\rui. .aii .11 ■ e n .1. A .ic! V'.i:###BOT_TEXT###quot; .!•-> i w .'.-.. j c m s r ...V :.-i 'I i 1 i'i'i .'.le los fin ensayos Los de ¡ l i n c h a m i e n t o y seqún se r e q u i e r a n datos de t .a.L.

estado del material y condiciones ambientales que influyen en la expansividad. como se vio en el capítulo precedente. en algunos casos se pueden obtener ecuaciones de predicción a partir de análisis estadísticos de las propieda des medidas. No obstante.265 ga). Así. como ya se expuso ante riormente. el grado . Normalmente la apariencia de las arcillas expansivas después de desecadas es bastante característica. Una primera indicación de la naturaleza expansiva po tencial de los suelos puede ser deducida de la simple inspección de campo.2. La reacción con agua de un material presumiblemente expansivo. Esa gran variedad de técnicas indirectas para cuan tificar el cambio de volumen potencial es una consecuencia del elevado numero de propiedades intrínsecas.Técnicas indirectas Las técnicas indirectas que se encuestran en la li_ teratura especializada son muy diversas y numerosas y. Generalmente. con base en un examen rápido de los materiales expues tos.1 . 4. en al gunos casos. puede también ser bastante informativo. los métodos resultantes consisten en una clasificación de la magnitud relativa del cambio de volumen. la categorización establecida puede ser muy sub jetiva.

Kacker y Sen Gup ta. se debe recurrir a ensayos de laboratorio. 1964. MacKenzie. 1973. 1964) y disper sión dieléctrica (Basu y Arulanandan.Novais Ferrerira y Horta da Silva. adsorción de colorantes (Rich y Kunze. El meto . 1965. se mide la difracción característica de los minerales de arcilla al ser expuestos a la radiación X. análisis térmico diferencial (Hardy. Brown. dá un indicación general sobre su afi nidad por la misma. y los métodos usa dos son difracción de rayos X (Hardy. materiales que se disgregen inmediatamente al ser in troducidos en agua. 1957). y permi te identificar los tipos de minerales de arcilla en base a las diferencias estructurales de los mismos. Lambe y Martin . 1966). En el método de difracción de rayos X. Entonces. así como estimar semi cuantitativamente la proporción de minerales presentes. 1973). radiación infraroja (Rich y Kunze. 1965. y que al ser agitados se vuelven casi com pletamente dispersos. así como sobre su estado de cementación.266 de desintegración y disgregación que el suelo sufre al poner se en contacto con agua. Las técnicas frecuentemente utilizadas en las siguientes: a) Grupo indicador de la composición del suelo En este grupo se incluyen las determinaciones de la constitución mineralógica de la arcilla. 1953. 1961). Para una identificación más precisa y confiable de las propiedades expansibles del material. este procedimiento es relativamente rápido y preciso. pueden ser muy expansivos.

El método de adsorción de colorantes es un indicador cualitativo basado en la adsorción selectiva de dife rentes tipos de colorantes por diferentes minerales de arcilla.267 do de análisis térmico diferencial está basado en las reaccio nes exotérmicas y endotérmicas que ocurren a determinadas tem raturas. dándose que cuando las muestras contienen diversos tipos de minerales hay dificultad en la realización del análi_ sis. la mineralogía de las arcillas ñor sí sola no presenta una ade cuada correlación con respecto a la magnitud probable del cambio de volumen. va liendo en menor grado a la cuantificación do la proporción reía tiva de esos minerales. No obstante. la precisión de este método disminuye si está presente más de un tipo de mineral. En el método de radiación infraroja se mide la adsorción selectiva de la radiacción infraroja por los hidróxilos de los minerales óe arcilla.L tades cuando hay una mezcla de minerales expansibles en el suelo. La identificación del mineral de arcilla es un indicador razonable del potencial del fenómeno de expansión. este técnica constituye un buen indicador de'l tipo y can tidad de minerales de arcilla. efectuadose la determinación de la dispersión me diante la medida de la constante dieléctrica para dos frecuen cias. este método es un indicador razonable pe ro no conclusivo. aunque existen algunas dificu. En cuanto a la posibilidad de utilización de estos . el tipo de reacción y la temperatura determinan la mi nerología. En el método de dispersión dieléctrica se miden las propiedades eléctricas de radiofrecuencia del sistema arcilla-agua. Este grupo de métodos es fundamentalmente concerniente a la de terminación de los tipos de minerales de arcilla presentes.

Gupta et alii. En el método de cationes de cambio. que varía desde un mímino para la caolinita hasta un máximo pa ra montmorillonita. estando influenciado por el tipo y la can tidad del catión presente (Snethen. dan una indica ción cualitativa del potencial de expansión. Este grupo emplea procedimientos más simples que los del grupo anterior. Generalmente. Por me dio del método de capacidad de cambio de cationes se miden las propiedades de adsorción de iones de los minerales de arcilla. pero por otro lado da lugar a correlaciones inferiores para la estimación del cambio de volumen. No obstante.268 métodos. se mide el tipo de cationes adsorbidos en los minerales de arcilla. 1979) . por lo menos. este método constituye un buen indicador de las propiedades de hidratación de los minerales de arcilla. 1966) y catio nes de cambio (Grim. pues sirve más bien para indicar el grado de expansión por hidratación de iones. cabe resaltar que tanto el equipo como el personal necesario no suelen estar fácilmente disponibles para usos de rutina. la magnitud del potencial de expansión incrementa con la capacidad da cambio de cationes. Mitchell. Baver y Winterkorn. 1935). b) Grupo indicador de la características fisico­ químicas El grupo indicador de las características fisico­ químicas está constituido por la capacidad de cambio de catio nes (Grim. las corre laciones publicadas muestran que. . 1959. 1959. este método no informa directamente sobre el potencial de expansión. 1973.

la microestructura determinada por microscopía electro nica (Seed y Chan. 1973) y la estructura encontrada por radiografía X (Krinitzsky. la superficie específica de las partículas de arcilla (Johnson. El contenido coloidal por análisis de sed. 1969. no dando ninguna información sobre el tipo de mineral. 1959).269 c) Grupo indicador de las características físicas En este grupo se encuentren el contenido coloidal de terminado por análisis de sedimentación (Millot. cada una de ellas individualmente. proporciona una indicación de poco va lor para la estimación del potencial de expansión.L mentación solamente es un indicador de la proporción de arcilla. tienen una influencia significativa en las caracte rísticas del cambio de volumen (magnitud y velocidad). algunas veces. . Holtz y Gibbs. cerno ya se vio. 1973. 1970. Sankoran y Venkateshwar. para es tablecer la categoría del potencial de expansión. 1964. se utiliza el contenido coloidal en combinación con otras pro piedades índices ( Holtz. Ravina. La medida de la superficie especifica disponible para hidratación es un indicador no conclusivo con respecto a la proporción de arcilla y al tipo de mineral. Greene-Kelly. Así. Haase. 1959. Aunque este grupo dispone de varias propiedades que. 1967). 1970. 1954). Diamond y Kinter. La microestructura determinada por raicro£ copia electrónica se utiliza para analizar su influencia en el cambio de volumen. 1958). La estructura obtenida por radiografía (X) es un procedimiento conveniente para determinar la extensión de fisuras y grietas que podrán influir en el movimiento de hume_ dad.

Kantey yBrink. 1952. 1959. En la maycría de los casos. La retracción lineal es también un indicador razonable del potencial de expansión. 1965) y la retracción lineal (Ring.w g ) con el potencial de expansión. 1968. debido probablemente al hecho de oue las pro piedades utilizadas son determinadas rutinariamente en los tra bajos de ingeniería geotécnica. Ring. Del análisis de los diversos grupos indicadores del potencial de expansión usan do técnicas indirectas. las propiedades índice de este grupo (lí_ mites. El límite líquido y el índice de plastici_ dad se correlacionan bastante bien con el potencial de expan sión ya que esos índices dependen del tipo y cantidad de mine rales de arcilla. . Woodward-Clyde & Associates.270 d) Grupo indicador de las propiedades índice En este grupo se encuentran los límites de Atterberg (Ladd. además. su fundamento se encuentra en la similitud del fe nómeno.constituyendose en un método simple. 1965). Snethen et alii. Este grupo es el que se viene usan do de modo más amplio. según Snethen (1979) el grupo de las pro piedades índice es el mas efectivo. la experiencia ha mos trado que el potencial de expansión presenta correlaciones re lativamente buenas con estas propiedades (Snethen. 19 7b. de Atterberg) se correlacionan con experiencias anteriores y se utilizan individualmente o combinadas para clasificar la magnitud relativa del potencial de expansión. práctico y de precisión razonable para obtener una primera indi cación de la magnitud del problema. En cuanto a las correlaciones del límite de retracción y del índice de retracción (w . J979).

las correlaciones que presentan mejores resultados prácticos son aquellas referentes a los límites de Atterberg. entre los cuales debe desta carse. Por otro lado.i aeiiniua ^ofim'da mecnam-e mediante Fpropiedades índices deter expansión ^^ _ . este grupo constituye otro modo de tratar el problema usando propiedades simples del suelo. En definitiva. Es decir. la • > potencial i. En el sistema unificado de clasificación de suelos (USCS) las categorías CL y CH cubren. pero proporciona apenas una indicación ge neral de los problemas que pueden producirse. se puede llegar a la conclusión de que para determinar ios minerales constituyentes de la arcilla. En realidad. ASSHO). debe indicarse que. generalmente. existiendo también la posibilidad de que algunos suelos del tipo MH ten gan características expansivas..271 e) Grupo indicador de las clasificaciones geotécninas En este grupo se incluyen los sistemas usuales de clasificación de suelos (USCS.-. la técnica de difracción de rayos X. por su gran utilidad práctica. el rango de expansividad potencial. aunque en menor grado. En el sistema de clasificación ASSHO los suelos potencialmente expansivos son principalmente los del tipo A-6 y A-7.para evaluar el po tencial de expansión. No obstante su aplicación general de modo indiscri minado puede ser cuestionada debido a las variaciones que pre senta el cambio de volumen en áreas diferentes. se dispone de varios procedimientos. .

expresada como un porcentaje de expansiones lo que se define como el hinchamiento libre. 2 . 2 .Técr-'cas d i r e c t a s Las técnicas directas incluyen todos los métodos que determinan cuantitativamente las características del cambio de volumen de los suelos expansivos (el hinchamiento y la presión de hinchamiento). La proporción de deformación en relación a la altura ori ginal. 4 . las cargas aplicadas y la rigi_ dez estructural determinan que característica (deformación o tensión) es más importante para el control del comportamiento de una estructura específica. determinada por la experiencia o dada por las condiciones del terreno de recubrimiento. Enseguida.272 minadas puede causar problemas mínimos en una á r e a . mientras que en o t r a zona esos mismos l í m i t e s pueden o c a s i o n a r serios problemas. Generalmente. se . es inunda da y se permite que expanda hasta que se establezca el equili­ brio. Una vez alcanzado el hincha miento máximo. Las medidas de esas características son efectuadas mediante procedimientos de ensayo del tipo edométrico. si se quiere una información más completa. la muestra se somete a una pequeña car ga (sobrecarga). Cuando se quiere determinar la característica de de formación (expansión).

se prosigue el ensayo descargando progresivamente el edó metro. se mide esa presión que co rresponde a ur. la muestra es cargada con una pequeña carga o sobrecarga predeterminada. se inunda y se va incrementando la carga en la medida necesaria. Debe tenerse en cuenta que los valores obtenidos por este procedimiento alternativo suelen ser notablemente meno res que los obtenidos directamente en el ensayo de hinchamien to libre (Jiménez Salas y Serratosa. La presión encontrada al alcanzar el equilibrio final se define como presión de hinchamiento. si se desea una información más comple ta. Cuando lo que se desea obtener es la característica de tensión (presión ie expansión). se considera como una determinación alternativa del hincha miento libre. midiéndose también ese hinchamiento y dándose por terminado el ensayo. Una vez alcanzada la presión ma xima de hinchamiento.a situación de variación de volumen nula. Enseguida. de modo que se mantenga la muestra a volumen constante. Este hinchamiento máximo medido al final de la desear ga. . Al llegar a una situación en que la altura de la muestra es la inicial del ensayo. dejando que se estabilice la deformación para cada de cremento de carga. 1957). Se llega así hasta una descarga pr ¿cticamen te total.273 prosigue el ensayo cargando la muestra progresivamente y de jando que se estabilize la deformación para cada incremento de carga.

como ya se vio. de be considerarse también que por haberse seguido trayectorias de tensión diferentes. Sin embargo. con descarga controlada pos_ terior. dejándola expan dir libremente. como ensayo de identificación general. suele ser preferible el de hinchamiento libre. 1981). proporcionan una información más completa. ya que es mucho más sencillo y rápido. sien do por tanto recomendable que la característica de control sea la expansión. como las con diciones de carga son usualmente reducidas. 1969) . así como el ensayo de presión de hinchamiento. y conduce a resultados que repiten con mayor precisión (Escario. y después ir cargándola progresivamente hasta que la muestra retorne a su altura original. el ensayo de hin chamiento libre. debería considerar. para ser con fiable y reproducible. también se puede usar un procedimiento alternativo que consiste en inundar inicialmente la muestra. además de las varia . Normalmente. Krazynski (1973) es de la opinión de que un ensayo de medida directa del cambio de volumen. el hinchamiento libre es más importante que la presión de hinchamiento. En este caso.274 Para definir la presión de hinchamiento. con posterior carga controlada. idealmente. este valor de la presión de hinchamiento es usualmente mayor que el referido anteriormente (Fredlund. En el caso de explanadas de carreteras.

275 bles del procedimiento de ensayo. Últimamente. no obstante. se han realizado importantes avances. en esen cia. son necesaria. 1970) . La velocidad de deformación durante el proceso de cam bio de volumen.3 más verificaciones experi_ mentales para establecer su precisión. co mo se puede ver en la figura 4. corrientemente. los diversos factores reía tivos al estado del suelo y a las condiciones ambientales que influyen en la expansión. Las estimaciones se hacen generalmente usando teorías análogas e inversas a la de la consolidación y son un tanto cuestionables. y Richards (1973) que utilizó la téc rica de los elementos finitos. Un ensayo para identificación y clasificación de sue los expansivos que ha sido bastante divulgado es el basado en el aparato de expansión de Lambe (1960). Estas técnicas parecen prornete_ doras. es un factor que. los métodos de ensayo no son capaces de definir o estimar (Knight y Greenburg. El método consiste.1. así como simular las condiciones de carga a que será sometida la estructura. aplicando a este problema la tea ría de la difusión. en efectuar un ensayo de presión de hinchamiento de una muestra colocada en un anillo de dimensiones determinadas. des_ tacando Lytton y Watt (1970) que han utilizado la técnica de las diferencias finitas. La finalidad del procedimien to estriba en establecer un método sencillo de preparación de . Esta técnica tiene como finalidad evaluar la peligrosidad de un suelo desde el punto de vista del hinchamiento.

276 MICROMETRO ANILLO PIEDRAS POROSAS SUELO COMPACTADO F i g . 4 . 1 .Aparato de expansión de Lambe. .

:a. hasta humedad constante. Una vez compacta da la muestra y montado el ensayo. se aplica una presión a la muestra de 1 t/m^ (la fuerza se mide en el anillo dinaraometrico y corresponderá a un número determinado de divisiones del comparador). Lambe (1960) especificó la energía de compactación que ha de aplicarse. de ma ñera que no sea preciso efectuar ajustes durante el ensayo. por poder suponer que la deformación es insignificante. se inunda la muestra. según las condiciones iniciales de humedad de la muestr. Al co menzar el ensayo. y la presión que ha desarrollado ai cabo de dos horas es lo que se designa con el nombre de "índice de ex pansividad". Conocido el "índice de expansividad". Se toma una muestra de suelo que pase por el tamiz número 10. el suelo debe estar en uno de estos tres estados: (1) seco. La determinación de esa presión de 'linchamiento su hace utilizando un anillo dinaraometrico bastante rígido. se obtiene el denominado "cambio potencial de volumen" (PVC) mediante el gráfico de la figura 4. para ello hay que introducir la muestra . mediante el vastago ajusta ble. . pero en un ambiente con humedad relativa de 100%. La muestra húmeda se prepara de la misma forma. Para cada uno de los tres estados. (2) húmedo. La muestra seca se prepara desmenuzándola y de jándela secar al aire en un ambiente con humedad relativa de 50% hasta alcanzar una humedad constante. Para ello se siguen esencialmente los siguientes pasos. en la cámara húmeda (con un 100% de humedad relativa) o en un desecador cerrado que contenga agua.277 la muestra y en realizar un ensayo de corta duración. A continuación.2.o (3) con la humedad del lími te plástico.

I l . OE VOLUMEN Fig. 4... . ¡ 1 i 1 l ! / Í ! / ¡ i iy ¡ i i UJ H l i i 1 | i i ¡ l i UJ a 1 ! | . 1 I T^ ^ 1 ! | : i i i i 5 I i ■ i i i ! i \ i 4 / / i | ej$y / ! —.. \ ¡ i ._ ■■ i' 1.Criterio de expansividad de Lambe (1960) . ! — '" 1! i! 1 1 1 | i I 1 ■ 6 CRITICO 7 i MUY 8 9 CRITICO CAM8IO POTENCIAL. i 1 a ! . _L_ ¡HP' i. j 1 f / NO CRITICO > i ■/ 1 í Á ! i .2 .í / o. . 3 i ! ! ! ! a < > i : </i 2 2 i ■ ■ ¡ < 1 \ I < l ! i f / ICE ONI i i S ^ / o (3 / ^ ^ 0 V^ j i J^ ~~" L-4-1 2 ¡ ! 3 M4RGINAL i ' 1 1 i 1 i i i ¡ A HSPíi r ! > :^ f ¡ 1 ¡ 1 | i i .278 1 4 —1 1 1 i ! 1 1 I | .

Otro procedimiento para fines de identificación de suelos es el ensayo de expansión del LNEC. de 1 hora en el primer día.279 Este índice (?VC) dá una idea cualitativa de la peligrosidad potancial del suelo desde el punto de vista de la expansiva dad. 1964). y según el procedimiento de compactación especifi_ cado. que evalúa el cam biu potencial de volumen de una muestra remoldeada (compacta da en condiciones estándar). La expansión (hinchamiento) es calculada por medio de la expre sión: E = -AÜ hQ x 100 = -±—í- x 100 15 donde E = expansión (hinchamiento) en % Ah = cambio de altura de la muestra (mm) h = 15 mm = altura inicial de la muestra . y después de 2 en 2 horas hasta que las deformaciones se estabilizen (Fig. se inunda la muestra y se hacen lecturas a intervalos de 15 minu tos en la primera hora. h=15 mm) se prepara con suelo que pasa en el tamiz nfl40 y seco en estufa a 60 °C. cuando se produce un desplazamiento de 2 mm. Una vez ajustada la lectura inicial del extensómetro. compactándolo en dos capas de aproximadamente el mis_ RIO espesor. El extensómetro dispone de una tara que ejerce una fuerza de lOOg. expresado en porcentaje del volu men inicial (Castro. La muestra (d=60 mm. 4.3).

a 3 i t 9->3Lá" j ". 3 .• É" .280 -S.A p a r a t o de e x p a n s i ó n d e l LNEC. . acá x:.uoatra coraaactaca u :n: m—v. ínata Fig.. Mlfc. s o r osa *5ua 4 . JÉ* ^mn .

lectura incial en el extensómetro (mm) 11 = lectura final en el extensómetro (mm) Finalmente. muestras cora pactadas en el molde CBR. utilizando para ello un gráfico densidad seca-humedad de compactación (Escario 1976). En Inglaterra se determina el CBR sin inundación. En la figura 4. compactando la muestra con una humedad igual a la de equilibrio. para climas áridos. cabe comentar la utilización del ensayo de expansión realizado en moldes del CBR. sin embargo. al igual que la de los demás suelos cohesivos. En Estados Unidos se obtiene el CBR inundando las muestras. y para humedades inferiores a esta sufre acentuadas reducciones de resistencia (Fig. dada su gran profu sión en obras viales. el Cuerpo de Ingenieros de Estados Uni_ dos reconoce que. el CBR decrece continuamente a medida que la humedad aumenta. se presentan algunos valores típicos de CBR obtenidos en arcillas expansivas inundadas.!: enta máxima capacidad de soporte.281 10 . el inundar las muestras conduce a resultados demasiado conservadores. 4. obtenida por medio de perfi_ les de succión y curvas succión-humedad determinadas en labora torio. La capacidad portante de las arcillas expansivas.El entume cimiento obtenido al inundar durante cuatro días. con las muestras de suelo correspondientes. si se permite el libre acceso de agua a las probé tas una vez compactadas. es función de la densidad y humedad de compactación. Ahora bien.4). y se ensayan cuatro dias más tarde. aumenta con el índice de plasticidad . observando se que dentro del rango de humedades habituales de compactación. pr-.5. se obtiene una curva que para una humedad inicial próxima a la óptima.

\ ¿ c oo :v. A 3 "•-. . ACTA- HtmOAS N »• M E .282 S E N S A T A O A S EN OAS. una ^isma o ".-o A O t. O :' -: í . o i í .'.

Valores de C.AUTOPISTA V A S C O . = 2 1 . 4 2.OOT VALORES REALMENTE OBTENIDOS DEL C.90 PROCTO 1 . ( . L . /O - Id O 1 .125 kg/em* TRAMO» NAVARRA L P.í>0 5 1 6 »7 _.R. 6 L .41 I P.B. » 1 9 .R 1 . .5 .B.60 1 . . ! 1 1 1 1 1 1 8 9 10 II 12 13 14 13 16 17 18 19 20 % HUMEDAD Fig.A R A G O N E S A SOBRECARGA 0. 4.. . obtenidos en arcillas expansiva . .80 o < a 2 1 .

7 se indican los entume cimientos obtenidos en función del índice de plasticidad. para arcillas andaluzas compactadas a diferentes densidades y hume dades (Cueilar. el' rozamiento con las paredes del molde coarta la expan sión en mucha mayor medida que en el edómetro. Por otra parte. tam bien hay que considerar que. Todo ello. En las figuras 4.284 de las arcillas. Finalmente. Los datos disponibles actualmente sobre potencialidad expansiva de un suelo parecen indicar que el entumeciamiento detectado en los ensayos CBR es menor que el que se deduciría en el entumecimiento libre. ya que la permeabilidad de un suelo arcilloso puede ser muy baja.6 y 4. contribuye a que el entumecimiento sea más peque ño en el ensayo de inundación del CBR. siendo mayor en las muestras compactadas con menor humedad. probablemente. 1978) . por diversas circunstancias. 4 ' 3 " Ensayos para cuantificación de las características de expansión Existe una diversidad de tipos de ensayos destinados a cuantificar el porcentaje de linchamiento y la presión de hinchamlento. la sobrecarga previa en el CBR es normalmente superior a la reducida carga usada en los ensayos edométricos convencionales de entumecimiento libre. se pueden dividir . En pri_ mer lugar por la dificultad de lograr una completa saturación de la muestra en toda su altura durante cuatro días. A efectos de estudio y análisis.

4.6 - '• ' t 30 ÍNDICE X 40 DE 60 50 PLASTICIDAD. 30 .4 y 1.7 o • a 15 < o) < 20 20<u)<25 25<<x5 A A O 0 z m _i jj z 4l A t & ¿ • a z UJ 2 3h 5 •A UJ 4 • 20 Fig. para arcillas compac tadas con densidades secas entre 1.7 t/m3.4 < í s < 1.mmmmmmmm V 9r 1. :S Relación entre el entumecimiento del ensayo CBR y el índice de plasticidad.

.286 \ 7 < S s < 2.7 y 2.0 o • !5<u5<20 10 < ai < 15 a o > < 5 co z tu 2 4 Z o UJ H Z 8 !h •*« o 00 0 "o* 10 20 30 40 ÍNDICE OE PLASTICIDAD . 4.0 t/m3. para arcillas compactadas con densidad seca entre 1.7 .Relación entre el entumecimiento del ensayo CBR y el índice de plasticidad. Ir 50 60 Fiq.

Con cluida la consolidación de la muestra bajo las cargas aplicadas. 4.vzinuación.o. razón por la cual está muy extendida su utiliza ción. se permite el acceso de agua libre dejando que el suelo expanda hasta alcanzar su estabilización. sometiéndola seguidamente a una carga correspon diente a la sobrecarga del terreno (p ) .1 .Ensayos de expansión con inundación De entre los diversos métodos de ensayo con imbibición total. Si el enayo se desti_ na a un proyecto de cimentaciones la muestra de suelo es some tida además a una carga adicional (¿p) correspondiente a la so licitación impuesta por la estructura que será construida. el ensayo pro sigue incrementándose la carga como si se tratase de un ensayo . h (. a continuación se pasará revista a aquellos que se con sideran de mayor utilidad para el proyecto de obras de ingenie ria civil: a) Ensayo edométrico directo Es el tipo de ensayo más sencillo para el cálculo de la expansión.287 en dos grandes grupos: (1) ensayos de inundación y (2) ensa yos de succión controlada.3. En este ensayo se coloca una muestra inalterada o re moldeada en el edometro convencional con el contenido de hume dad natural.

conforme se indica en la figura 4.9). son inundadas y se miden sus hinchamientos después de estabilizados. y la otra a la variación de los índices de poros para la condición de inundación (Fig. Seguidamente. una que corresponde a la variación de los índices de poros de las muestras con contenido de humedad natural. y la otra resulta de que el hinchamiento ob tenido corresponde a una carga o incremento de carga fijo. . b) Ensayo edométrico múltiple En el ensayo edométrico múltiple se usan varias mués tras con su humedad natural. Se suelen presentar los resultados por medio de dos curvas. lo que impide que el proyectista tenga la oportunidad de conside rar otras condiciones de aplicación de cargas.8. Esto equivale a realisar a la vez varios ensayos del tipo anterior mente referido. 4. De la curva "e-log p" se obtiene el valor de Ae correspondiente al hinchamiento experimentado por la muestra.288 normal de consolidación. Este método tiene dos limitaciones importantes. por lo que las expansiones medidas corrresponden auna situación límite (satu ración completa). una es que el suelo se somete a imbibición total. montándolas en el edométro conven cional con diferentes sobrecargas.

4. Fig.Ensayo edométrico múltiple.9 .289 '»«■ P Fig.8 . 4. .Ensayo edométrico directo.

se le aplica una pequeña carga (0. Jiménez Salas. Horta da Silva.290 c) Ensayo edometrico doble El método del doble edómetro fue ideado por Jennings y Knight (1957) como un medio sencillo para el estudio de sue los coiapsables. que inicialmente también está con humedad natural. las cuales se van cargando progresivamente en dos edó metros distintos. y a pesar de la crítica severa a que ha si^ do sometido en los últimos años. consiguiéndose un acceso rápido y completo del agua a toda la muestra. Este método fué muy utilizado en Sudafrica en la deca da de los sesenta. Se trata de un intento de solucionar las desventajas del ensayo edomé trico directo en relación a las exigencias de proyecto. 1971. En cuanto a la otra muestra. continua siendo bastante uti_ lizado (Kantey.se cargan ambas . Seguidamente.1 t/m2) antes de ser inundada. 1971. En este ensayo se toman dos muestras lo más idénticas posible. se deja hinchar. mientras que la otra es inundada desde el principio.1975). Para la muestra que se ensaya con la hume dad natural. Durante el ensayo. siendo posteriormente adaptado para la cuan tificación del hinchamiento de los suelos expansivos. A continuación. sin ne cesitar recurrir a la solución extremada del ensayo edometrico múltiple. gracias a las fisuras abiertas de esta. debe emplearse una célula edométrica con un dispo sitivo que impida la desecación de la misma durante el ensayo. una de las muestras se man tiene con la humedad natural.

0 t/m2 sique considerándose como definitorio del "hincha miento libre".7 6 1. coincida con el de la otra (Fig.10). según que la presión externa sea mayor o menor que la presión de hincha miento (Dudley. Así pues. los autores. re comiendan que se desplaze una de las curvas (generalmente la curva de humedad natural) hasta que su tramo recto. del orden de 20 Kq/cm2. asintóticas para presiones elevadas. Puede ser que esta sea una de las causas de que el método del doble edómetrc sobrevalore el hinchamiento. ya que las fuerzas de succión pierden importancia frente a las totales. Leonards y Atschaeffl. Jiménez Salas et alii.ambas muestras son idénticas. El punto correspondiente a 0. 1975. Esta recomendación de los autores no está basada en ensayos realizados. 1970. correspon diente a las presiones elevadas. ya que hay evidencias de que esas curvas se cruzan. 1971. 1971. inicialmente. no obstante. para corregir ese desajuste. Brackley. 1980). 4. 1969. Sultán. pues de un modo general se pue de decir que un suelo hincha o colapsa al inundarse. Este método se basa en suponer que. .291 muestras por escalones sucesivos hasta lieqar a una carqa ele vada. suponen que las curvas sor. La intersección de ambas curvas corresponde a la pre sión de hinchamiento del suelo. como es inevitable que existan diferencias entre los índices de poros iniciales. Komornik y Zeitlen.

.292 O.Ensayo edométrico doble .10 ._Curva con muestra nundada Fig. 4.lkg/cm* fj p' log P Curva corregida del : ensayo en seco I ^-Curva con muestra undada QJkg/íTr F» p' log P .

correspondiente a la sobrecarga de tierras (Jennings. e Q . Burland (1975) y Brackley (1975)son de la opinión de que los ensayos edométricos deberían ser realizados siempre siguiendo se trayectorias de tensión convenientes para cada caso. en el cual el índice de poros inicial de la muestra (con humedad natural) se obtiene cargándola hasta la presión total inicial. lo que en realidad no es verdad. A continuación se descarga la muestra hasta una presión de 0. Teniendo esto en cuenta. como ya habían indi_ cado Jiménez Salas y Serratosa (1957). Ante esta evidencia. d) Ensayo edométrico simple Firth (1971) llamó la atención sobre el hecho de que en el ensayo edométrico doble. p Q . p 0 .293 Otra posible fuente de ¡error de este método se debe a que la expansión depende de leí. la muestra ensayada con el con tenido de humedad natural se destina. ese autor ideó el ensayo edo métrico simple. a la de terminación del índice de poros incial. luego se inunda. y finalmente se carga la muestra progresivamente como si se tratara de la muestra . 1973). exclusivamente.1 t/m2. correspondiente a la profundidad en que se encontraba la muestra. bajo la tensión total vertical. Weston (19 80) considera que el principal inconveniente de este ensayo esta relacionado con el hecho de admitir que la expan sión es independiente de las trayectorias de tensión y humee tación. trayectoria de tensiones.

1 t/m2. debe destacarse que este ensayo. L ensayo edometrico simple presenta las siguientes ventajas en relación a la técnica del edómetro doble: Ia) Elimina las incertidumbros asociadas con las po sibles diferencias entre los índices de poros inciales de las muestras adyacentes. 3a) Es más barato y más sencillo. es aplicable principalmente a suelos . 2a) Elimina la necesidad de llevar los ensayos hasta presiones muy altas para localizar las ramas virgenes de las curvas edométricas. propusieron la utilización del ensayo edometrico simple modificado. al igual que el dobel edómetro. tal como se indica en la figura 4. y se in troduce un error insignificante al aceptar como e Q el valor correspondiente a la presión igual a 0. Ralph y Nagor (1972) hicieron posteriormente la si_ guiente observación: "La curva edométrioa es prácticamente horizontal en el tramo inicial (hasta la carga pQ) . En base a esta observación. Finalmente. 4.12.294 inundada del doble edómetro (Fig. lo que posibilita duplicar el número de muestras estudiadas sin encarecer el estudio.il). lo cual no puede dejar de hacerse en el do ble edómetro debido a la necesidad de realizarse el ajuste de las dos curvas.

4.11 .Ensayo edométrico simple modifi cado por Ralph y Nagar (1972).295 0. «BÉB . 1971). 4.Ensayo edométrico simple (Firth.12 .1 kg/crn 2 Pa p' ( og P Fig. Fig.

de tal modo que el principio de las presio nes efectivas pueda ser utilizado en su forma: a' = ü-uw. 4. Para realizar el ensayo se toma una única muestra con su humedad natural.1 Kg/cm2 (Fig.0 7 ó 0.x p" .296 que en su estado final alcanzan un grado de saturación sufi cientemente alto. Al alcanzar la presión de hinchamiento má sima. se carga con una presión correspondiente a la sobrecarga de tierras. La diferencia de este procedimiento en relación al convencional. e) Ensayo edométrico a volumen constante Entre las diversas variantes de este ensayo.13. y. En este ensayo las condiciones de tensión efectiva final e inicial se deter minan aplicando la siguiente versión modificada de la ecuación clásica de tensiones efectivas: a > = a. una vez estabilizada. se inunda.13). la muestra es descargada por decrementos hasta llegar a una pequeña carga de 0. como se indica en la figura 4. incrementando la carga de modo que se mantenga la muestra a volumen constante. radica principalmente en el hecho de hacerse una interpretación de la curva "e-log p" en términos de tensiones efectivas. el pro cedimiento de Sullivan y Me Clelland (1969) presenta bastante interés.

Ensayo edométrico a volumen constante (Sullivan y Me Clelland. 0 Presión [j e f e c t i v a Q inicial .297 "l i i l l u n i — i " i i m i r Sobracarqa P r a a i ó n total i—rr Po U Presión () afectiva final j] O u o a. t &'. . 4. 1969) .13 . 0"'¡ OD ■a m o c Presión Fig.

se necesi ta utilizar los resultados de dos muestras. la curva C de interpolación. y después de estabilizado el hinchamiento. Se carga incrementalmente hasta alcanzar la presión de hinchamien to obtenida en la muestra anterior.298 donde a' = tensión efectiva o . inundada.47 . Conforme se indica en la figura 3.tensión total X = parámetro que representa la parte de la succión del suelo que contribuye a la tensión efectiva " = succión del suelo o presión intersticial nega ir tiva del agua f) Ensayo edométrico con muestras dobles inundadas En este ensayo. que pasa por los dos puntos correspondientes al hinchamiento libre de la segunda muestra y a la presión de hinchamiento de la primera. ideado por Holtz (1970). . es la estimación del cambio de volumen para muestras cargadas con presiones intermedias e inundadas. La otra es cargada ccn esa misma pequeña pre_ sión. Una de las muestras es inundada a volumen constante. y al alcanzar el equilibrio se descarga hasta una pequeña presión nominal. para obtener los limites en que se situaran las estimaciones del cambio de volumen.

299 g) Ensayo edométrico con medida de presión lateral Komornik y Zeitlen (1965) desarrollaron un disposi tivo para medir la presión de hinchamiento lateral en los edométros convencionales. en 1965.14). h) Ensayo triaxial con control de expansión vertical y lateral Aunque los daños causados en las estructuras por la expansión se pueden atribuir casi siempre a su componente ver tical. La modificación introducida en el edómetro consite básicamente en utilizar un anillo portamuestras delgado.15) Un aparato similar a este fue propuesto por Escario. por lo menos en una gran proporción. 4. que dispone en su parte central de bandas extensométricas para determinar la presión lateral desarrollada al inundarse la muestra (Fig. hay casos en los que la causa responsable es la expan sión lateral. Dawson (1953). Komornik y Zeitlen (1965) han relatado casos de daños estructurales debidos a movimientos . adaptando al anillo con bordes biselados (para penetrar en el suelo) un transductor de presión y un sistema de humectación (Fig. Ofer (1980) ideó un aparato para medir la presión de hinchamiento lateral en laboratorio y en el campo. Jiménez Salas (1965). 4.

1 9 8 0 ) .Edórnetro con dispositivo para medid de la presión lateral (Komornik Zeitlen./ / 7Í -te * '5 M i ' i ^ > — II15 -na u gi Fig.15 . 4.-i-h Fig. l \ ~4.r .Aparato para medir la presión de hinchamiento lateral en laborato rio y en el campo (Ofer. II 1 ■n .C 'H . . 1965). i H -^ 4. . y ..i¡ rt-i ■ jj.14 .-: n i .

4. Parcher y Lin (1965) desarrollaron un aparato para medir independientemente la expansión vertical y la horizon tal. El aparato triaxial usado en los ensa yos fue el de Bishop y Donald (1961) mostrado en la figura 4. por tanto.3. Dakshanamurthy (1979) realizó estudios sobre la ex pansión vertical y lateral.Expansión en función de la succión En al actualidad. Katti et alii (1969) estudiaron el ¡linchamiento ver tical y horizontal. los dispositivos de ensayo unidimensionales no responden total mente a la necesidad planteada. usando una célula triaxial. usando el aparato triaxial modificado de la figura 4. mediante tensiones externas con troladas. varios autores han criticado el procedimiento convencional con imbibición total de las mué en los ensayos de expansión. En la figura 4. así como las presiones de hinchamiento.17.18 se presentan algunos resultados típi eos obtenidos por el autor.16. por considerar que esta sitúa .301 verticales y horizontales.2 . usando un aparato triaxial que permite medir simul_ taneamente las expansiones vertical y volumétricas de la pro beta durante el ensayo. Para estos casos.

. 1969) .-Sri-í F i g .17 . 4. ffr "amblo da vol'j. p r 9 9 .Aparato t r i a x i a l de Bishop y Donald (1961).Aparato triaxial nodificado para medir hinchamientos y presiones de hinchamien to (Katti et alii .itan Carabla ¿a v o l u a a n iS3 h-1 no 23 . 4.16 . — = 0 ) da aira ! .302 p— ////////// Escala ?1u9Stra 3a38 da la caíala Fig.

para diver sas relaciones a.Hinchamiento axial máximo en función de la tensión normal media.1S . .303 Fig. 4./cu.

De tal forma. De hecho. N o v a i s . A i t c h i s o n . 1969. Las medidas del hinchamiento y de la presión ce hin chair. solo sería posible prever con adecuada seguridad la inestabilidad volumétrica de las arcillas expansivas. Consecuentemente. como se vio en el capítulo 3. Así pues. y si lo es. verificadas en la zona activa después de la construcción. H o r t a d a S i l v a . E s c a r i o y Soez. 1973. la expansión determinada con imbibición total de la muestra es una hipótesis demasiado drástica. si se pudieran reproducir en los ensa yos las variaciones del contenido de humedad. ya que parece bastante improbable que la masa de suelo in situ tenga una disponibilidad de agua suficien te para saturar completamente el suelo.iento usando las técnicas convencionales son generalmente conservadoras debido al procedimiento emnleado para suministar agua en el ensayo. pero el estado lí_ mite de saturación no es alcanzado. y las respectivas variaciones de succión o presión intersticial.F e r r e i r a .tinca lo será a lo largo de toda la zona activa del suelo. los ensayos se deberán realizar de modo que se determine la expansión. 1973.304 no c o r r e s p o n d e en g e n e r a l a l a r e a l i d a d en e l t e r r e n o (Escario. 1973. bajo control de la variación de . 1973. también parece poco pro bable que la "necesidad de agua" sea satisfecha inmediatamente. K a s s i f et a l i i . Kassif y Ben Shalom. 1973) . la succión aumentará debajo de la estructura edificada. -. 1971.

1. 1960. el desecador de va ció. Los métodos indirectos utilizados para medir la succión son: la depresión del punto de congelación. 1958. tanto para realizar medidas en laboratorio. Dichos procedimientos pueden clasificarse en dos gru pos. como el campo en (Croney et alii.2.la succión o. el aparato de membrana de presión. denominados métodos directos y métodos indirectos. do la variación de la presión intersticial que se verifica debajo de las estructuras edifi cadas. Croney y Coleman. la centrífuga. Los métodos directos para determinar la succión son: la placa de succión.3. . Los métodos de laboratorio son más nume rosos por cuanto a las disponibilidades de alternativas y medios son mayores. Hillel. la consolidación (aplicable solamente en el caso de arcillas saturadas) y el piezómetro de presión. posterior estabilización del contenido de humedad. la célula de yeso (resistencia eléc . el tensiómetro.Ensayos de succión Se ha desarrollado una gran variedad de técnicas para determinar la succión del suelo. disponiéndose actualmente de métodos. Aitchison. 4. 1971. desde la fase de inicio de la construcción hasta la. si es posible. 1965). la balanza de sorción.

4. Por el con trario. Si la muestra tiene inicialmente una succión mayor que la placa. si la succión de la muestra es menor. En la figura 4.19 se presenta un esquema con los rangos de valores de la succión medibles por los diversos métodos. saturada. De esta forma la succión inducida en la placa se transmite a la muestra de suelo situada sobre ella. entrará agua en ella hasta que la succión decrezca para igualar el valor de la placa. a) Placa de succión La placa de succión se utiliza para valores de la succión comprendidos entre pF=0 y pF=3. me_ diante la aplicación directa de una succión a la parte infe_ rior a través de una bomba de vacío. el psicrómetro y el papel de filtro.306 trica). La muestra de suelo se coloca en contacto íntimo con la parte superior plana de la placa porosa. alcanzondo se un equilibrio después de haberse producido el correspondiera te movimiento de agua.20). irá perdiendo . cuyo va lor de entrada de aire ha de ser superior a la succión que se desea medir. mientras la parte supe rior se mantiene a la presión atmosférica (Fig. En esencia este aparato está basado en el establee^ miento de una diferencia de presiones en una placa porosa. según Richards (1974).

4.19 .307 It tO4 l T I i 10 f 6 I«I0' i « *Í ■ •io-'t i 3»i 1^ ida de la succión Fig.Métodos para la med y sus rangos de validez .

iv i .* oioar a cambies en la succiónenla superficie i. Repitiendo el ensayo con varias succiones se puede obtener vina enrva que relaciona la humedad con la succión ¡Crono\ y i###BOT_TEXT###quot; 1 er!an .-ar el..i2-e '•o crestón esto preeedimtentc so pueden medir valores d¿ . sera conveniente realizar los .308 aqua hasta alran. vVn este procedimiento no se pueden medir valores de la succión su perioros a un pF de 3. . \ ll i.u"'. V . ene llamar la atención sobre el hecho de que al sev la p'. Cuando se establece el equilibrio se pesa el suelo para conocer su hu meilad. esta tee:-\ea sele controla la succión matricial.i permeable a los iones disueltos en el agua.i. ll W. >V". Así pues. ó. mismo valor que la placa. stor. V*.' I . De manera que no es válida v-ur-ae sea necesario conocer la succión total.ae.de este efecto particularmente importan -nos. . oues no ceee íamblan tenerse presente que las variaciones ae t ••.0 < . porque el agua entra en i'.v.

2 0 . 4.309 MUESTRA CÁMARA OE LA MUESTRA -*»- UNEA DE VACIO PLACA POROSA TAPÓN OE GOMA MANÓMETRO OE MERCURIO AGUA DESAIREAOA Fig.Esquema del aparato de placa de succión.21 . Junfa tórica Oisco d e Orones poroso V'jestra d s suelo M a m oraría Fig.Célula de membrana de presión. . 4.

que se . 4. conforme ya fue referido en el capítulo 2 (Hilf. El procedimiento de la membrana de presión está basa do en el principio de translación de ejes. a la presión atmosférica. 1958. es decir. que la fa se líquida sufre un aumento de presión igual al de la fase ga seosa. En la condición final de equilibrio la presión de aire aplicada es igual a la succión del suelo.310 pF entre 0 y 5. Análogamente a lo indicado en la placa de succión. Coleman y Marsh. a cada valor de la presión aplicada corresponde una humedad de equilibrio (Croney et alii. que se encuentra situada por la parte inferior sobre una placa porosa saturada.3. el agua. se producirá una transferencia de humedad entre la muestra y la placa porosa a través de la membrana semipermeable. en contacto con agua a la presión atraoférica (Fig. Con esto. 1965). 1961) . 1956. manteniéndose esta sitúa ción hasta el instante en que la presión del agua en el suelo sea también la atmosférica. Así pues. Todo el conjunto está encerrado en una cámara estanca. dentro de la cual se introduce aire (nitrógeno) a una presión determinada. La muestra se coloca sobre una membrana semipermea ble (permeable ai agua e impermeable al aire) de celulosa re generada. Olson y Langfelder. la presión del aire de los poros del suelo aumentará en una cantidad igual al que se elevó la presión del aire de la cámara.21).

sería necesario esperar un tiempo adecuado en cada uno de los primeros escalones de humectación.311 utiliza en el ensayo es pura. En caso de que esto no ocurriera. ya que para humedades reducidas el período de tiempo necesario para alcanzar una situación de equilibrio puede ser grande. se mide la succión capilar. Conviene también tener presente que al tratar de deter minar la rama de humectación de la relación succión-humedad. para ase gurar que se alcanzará el equilibrio a través de la fase vapor. se puede recurrir a hacer pasar el nitrógeno por un humidifi_ cador antes de introducirlo en el aparato. . Este procedimiento presenta la gran ventaja de dispo ner de un rango de succiones suficientemente amplio para ser utilizado en todas las aplicaciones prácticas de geotecnia. Conviene llamar la atención sobre la conveniencia de controlar la humedad relativa del ambiente dentro de la cama ra de presión cuando se realizan ensayos de corta duración. inicialmente la muestra deberá tener un contenido de humedad suficiente para asegurar la formación de una película continua de agua con la de la membrana semipermeable. Cuando tiene la misma composición que la del suelo. se mide la succión total. En caso de no poder esperar un tiempo adecuado. si se tiene en cuenta que esta situación se establece mediante transferencia de vapor de agua de la membrana a la atmósfera de la cámara.

5 se puede el procedimiento de la centrifugación utilizar (Croney et alii. Su fundamento es el mismo que el de la placa de succión utilizada en laboratorio. por ello con este procedimiento no es posible medir succiones in situ superiores a las correspondientes a un pF de 3. Consiste en la aplicación de un elevado campo gravi_ tatorio constante.22): Ia) Una célula porosa. 1952). 1952). d) Tensiómetro Este sistema permite determinar la succión del terre no in situ (Croney. cuya se equilibria con la del suelo que le rodea. mediante una centrífuga. 4. La succión que se obtiene en la situación final de equilibrio es función de la raiz cuadrada de la velocidad de rotación. lo cual limita enormemente su aplicación en climas áridos. El tensiómetro consta fundamentalmente de tres elemen tos (Fig.312 c) Método de la centrifugación Para valores de pF entre 3 y 4. a una muestra de suelo colocada sobre un columna porosa saturada que en su ba se dispone de agua a la presión atmosférica. succión . con agua desairada.

MANÓMETRO(O TRANSOUCTCR OE PRESIONES) TUBERÍA' CÉLULA POROSA •Fiq. ÜÉ CÁMARA DE PURGA . 4.T e n s i o m e t r o .22 .313 .

constituido por un manómetro de mercurio o por un transductor eléctrico. que se instala en superficie. En la elección de la célula porosa hay que tener en cuenta el diántro de sus poros.1 + loa pava la succión de cualquier muestra de suelo que tenga un descenso cié t"C en su punto de congelación.-m~-. cora patrble con el contenido de humedad.if? así u« 1 método ÍCroney et alii. 3a) Un sistema cerrado de tubería's con agua desaira da que conecta los dos elementos antes mencionados. así come el tiempo de res puesta del sistema. ya que ello limita el valor máximo de la succión que se puede alcanzar en ella sin que en tre aire en el sistema de medida. . lo que restringe la valí . 19 52). 2*) Un instrumento de medida de Li succión de la celu la porosa. Método del descenso del punto de congelación :ste método se puede emplear para valores del pF Mitre 4 v Se puede usar la fórmula: oF = 4. El orocedimiento del ensayo determina el valor más elevado de la succión.

cuya humedad relativa permanece constante. Como ya se vio en el capítulo 2.315 f) Desecador de vacio La técnica del desecador de vacío puede utilizarse para la medida de la succión total en el rango de valores de pF entre 4. la ecuación que re laciona la energía libre y la humedad relativa es: Af = h = RT ln Po (4.2) . Este método consiste en mantener la muestra el tiem po necesario en un ambiente. pF = 6.1) w donde Af = h = energía libre o succión total del agua R = cosntante universal de los gases T = temperatura absoluta p pQ _ H 100 humedad relativa del vapor de agua en los poros del suelo Para la temperatura de 20°C. Para ello se introduce esta en un desecador de va cío en el que previamente se ha colocado una solución de áci_ do sulfúrico con una concentración adecuada(Aitchison y Richards 1965) .5 y 7. la ecuación se convierten en: Po.502 + log (log ~x~) > 4.

316 o bien en: pF = 6.110 1.1 .0 5.Relación entre la densidad de las soluciones de ácido sulfúrico.1).502 + log (2-log H) (4.5 7.00 79. PF 4.050 1.43 10.10 0.344 1. Después se pesa la muestra y se determina su humedad. se corresponderá con una succión del suelo que se determina por medio de la fórmula 4.840 Humedad relativa (%) 97.205 1.0 6.51 48.3) Por lo tanto.0 Densidad (g/cm3) 1.3. TABLA 4.73 93. las humedades relativas de equilibrio y los correpondientes valores de pF a 20°C. la humedad relativa. en equilibrio.5 5.07 Es conveniente que la superficie libre de la solu ción sea grande para acelerar el proceso de transferencia.578 1.5 6. Repitiendo el ensayo con distintas con centraciones de ácido sulfúrico se puede obtener la curva succión-humedad para ese suelo (Tabla 4. así como cue la cantidad de ácido sea lo suficientemente arande .

g) Balanza de sorción El rango de aplicación de este método es para pF de 4. con un manómetro de aceite.01°C la variación máxima que se debe admitir. cuando se desee hacer medidas muy precisas en las pro ximidades de pF=5. La experiencia adquirida con esta técnica ha pernitido fijar en +0.5 a 7. . la presión del vapor de aire en contacto con la muestra y mediante la ecuación 4. En este procedimiento es necesario tener en cuenta que el control de la temperatura es muy importante. Repitien do el ensayo para diferentes humedades se puede obtener la curva succión-humedad. Este procedimiento consiste en medir directamente. Después se pesa la muestra y se halla la humedad de equilibrio que corresponde a la succión aplicada. sobre to do cuando estemos en las proximidades de un humedad relativa del orden de 100%.2 calcular la succión.0.337 para que las variaciones de concentración debidas a intercam bios de humedad con la muestra sea despreciable.

a través de la curva de calibración de la célula.5 a 4.318 h) Célula de yeso En la práctica se pueden utilizar para medir succio nes del terreno cuyos valores de pF oscilan entre 2. Dado que la resistencia eléctrica entre los dos ele£ trodos es función de la cantidad de agua que contenga la masa de escayola. 4..5. Para hallar el valor de la succión en un punto deter minado de la masa de suelo.5 y 4. en peso. se puede establecer una relación entre la resistencia eléctrica y la succión. se determina el valor de la succión del agua en . desde la superficie del terreno se determina el valor de la resistencia eléctrica de la célula. Mediante un puente de Wheacstone. escayola-agua de 1:1 dá generalmente una distribución que nos permite aproximadamente medir succiones en el inter_ valo de pF=2. Una relación.23). se introduce en ella la célula de yeso. Consiste fundamentalmente en un par de electrodos inmersos en un elemento poroso (generalmente escayola) . Seguidamente. permitiendo que se establezca el equilibrio de succio nes entre el elemento poroso de la misma y el suelo que le ro dea.5. y este a su vez función de la succión. cuya distribución de poros nos fijará el rango de valores de la succión en que podrá funcionar (Fig.

2 3 .C é l u l a de yeso. 4 .319 y ^ F i g . .

hecha previamente. suele ser pequeña la his_ tarisis entre los dos procesos de secado y humectación. dada la rigi_ dez de la estructura de la escayola. entonces. no será aquella a la cual se hizo el cal:L brado en el laboratorio. en el momento de hacer la lectura de la resistencia. es necesario ins talar junto a la célula. la relación succión-humedad de la es cayóla. un termistor que nos permita medir la temperatura. se puede establecer la correspondiente relación resistencia eléc trica-succión. Para poder hacer la corrección corres pendiente en el valor de dicha resistencia. conforme el caso. ton esas relaciones. Hay que tener en cuenta que normalmente la tempera tura de la célula de yeso. consiste en de terminar.lectura que tomamos con el puente Rc . pero teniendo cuidado de utilizar correctamen te los valores que corresponden a la rama de secado o a la de humectación. por un lado.temperatura a que se h::zo el tarado (4. por otro. La calibración. De todos modos. para así poder hacer seguidamen te la corrección de la lectura que tomamos con el puente apli_ cando la siguiente expresión: R c = R o (1+0'002(T -Tc) ) siendo: RQ . la relación resistencia eléctrica-hume dad de la célula de yeso.4) . y. en el terreno.320 el suelo.lectura corregida T Q = temperatura a que se encuentra la célula T c .

1965. A la vista de la experiencia adquirida por diferen tes investigadores en el uso de las células de yeso. . 1978). . Cuellar. . y que de hecho representa la limitación más importante a la hora de su utilización in situ. se enu meran a continuación las ventajas y inconvenientes más impor tantes (Aitchison y Richards. 1951). .Coste bajo y simplicidad de instalación.321 Otro efecto a considerar. de acuerdo conel tarado previo (Spanner. bien como de la al_ teración del tarado inicial.Rápida elaboración del dato succión y de sus factores correctores.Cualitativamente ofrece una indicación de los procesos de desecación y humectación que puedan tener lugar en' el terreno. En lo referente a sus ventajas.Equipo de medida sencillo y de fácil manejo. cabe destacar: . disminuyendo el valor de la resistencia eléctrica que correspondería a las condiciones existentes de succión. es el de que las sales disueltas en el suelo (salinidad) afectan las medidas eléctricas. aunque cuantitativa mente la succión puede estar sujetaa errores de rivados de la falta de equilibrio entre la célu la y el terreno circundante.

los errores típicos debidos a ella son del orden de + 0.El proceso de calibración de las células. pues se ha comprobado que pequeñas diferencias en la homogeneidad de la mezcla y en el proceso de seca do introducen variaciones notables en la curva de calibración.El ciclo de histérisis que existe en la relación "succión-humedad" de un elemento poroso.La salinidad del terreno. . 1974). con ramas diferentes según se trate del proceso de humecta ción o de secado. . .25 unidades por pF (Richards. Aunque la histé risis es función del material. una vez que las células de yeso experimentan unrápido deterioro. lo que represen ta una seria limitación para su empleo. además de ser bastante laborioso.Los tiempos de respuesta en suelos de baja permea bilidad pueden ser de varios meses. . pueden citarse los siguientes: . introduce más una dificultad en la utilización de estos elementos.322 En cuanto a los inconvenientes. no permite que se ase gure una gran exactitud. y su control es muy difícil. produce variaciones importantes en la relación succión-humedad de la célula. Un factor imporante en la precisión de la calibración es la relación "succión-humedad" obtenida para la escayola. al igual que los efectos de la temperatura.

aunque inicial. Esta circunstancia limita mucho su empleo. mente se consiga un buen contacto entre las super ficies de la célula y del terreno. puesto que los cam bios de humedad estacionales requieren períodos de medida más largos. este puede no mantenerse a causa de los inevitables cambios de volumen. Escario (1965.sobre todo cuando están inmersos en suelos salinos. El flujo de vapor de agua puede ser muy lento y muy sensible a los cambios de temperatura. . En definitiva. puede afirmarse que las células de ye_ so pueden ser un sistema razonable de medida de succiones siem pre que el suelo no sea excesivamente salino y que el período de observación no sea demasiado largo (cuatro a seis meses).En el caso de arcillas expansivas.Los contactos deficientes entre célula y suelo pue den aumentar notablemente el tiempo de respuesta. . 1967 y 1969) desarrolló un nuevo sistema de medida directa de la succión en el que no se necesitase de calibrados previos y en el que las variaciones de temperatura . i) Piezómetro de succión Teniendo en cuenta las limitaciones de las células de yeso. causando un flujo de humedad por medio de la fase gaseosa.

ca. puede recibir agua a la presión atmosfera.24).324 y salinidad no afectasen los valores medidos a lo largo de un período suficientemente amplio.ómetro de succión consi£ te en un elemento poroso. cuando estos poseen la misma succión total que el suelo. mientras que la piedra porosa superior. se mide la resi£ tencia. En el ensayo. en función de la presión de aire aplicada ex teriormente (Fig. el pie2. tal como el celofán o Visking. 4. conteniendo electrodos en su interior. ÚQ. En líneas generales. a la que por la pa£ te superior se le puede aplicar aire a presión y por la parte inferior está en contacto con el agua. que está encerrado en una cariara hermética. Esta piedra porosa inferior está en contacto directo con el terreno. está en contacto con el agua de otra piedra porosa si_ tuada debajo. a su vez. también separada por una membrana semipermeable. que actúa solo como elemento indicador del sentido del movimiento de la humedad en el aparato. del elemento sensible dentro del cual están los . cuando se alcanza el equilibrio de suc ciones del suelo y de elementos porosos. es decir. El piezómetro de succión utiliza como elemento poro so sensible una pequeña célula de yeso. en determina da fase del ensayo. Esta piedra porosa. de una piedra porosa a través de una membrana semipermeable fabricada con celulosa re_ generada.

/Ú LICAO. 51 3 Fig.325 SECCIÓN A. P £ A PIEDRAS POROSAS OE GRANO FINO aoE c SI GN / 5i 3 PLANTA Í A ^ . 4. 0 A QE Affl.Piezometro de succión. .24 .

Olson y Langfelder. variar la resistencia. la presión del gas temente elevada como para. Mediante aproximaciones sucesivas se llega a una presión en la fase gaseosa para la cual la humedad del elemento poroso sensible es igual a la inicial. Cuando esto ocurra.i damente se disminuye la presión de gas. si "2 > Ji c esto indicará que W2 <w Q . a la piedra poro sa superior. Conviene resaltar que este método necesita de estu dios adicionales encaminados a determinar el alcance del ata que de las bacterias del suelo a la membrana semipermeable de celulosa. Enseguida se determina nuevamente la resistencia (ü±) . A continuación se hace llegar agua. la presión del gas es igual a la succión del suelo. a presión atmosférica. sin haber modificación del elemento sensible. Segu.326 electrodos. y simultáneamente se aplica aire a una presión de terminada en la cámara que contiene la célula porosa. El valor de ÜQ. corresponde a una humedad w Q y a una succión s (igual a la succión del suelo). esto significa que wj_ > w Q . o las succiones son grandes. con lo que el agua en ella contenida aumenta su presión en un valor igual al incremento de presión en la fase gaseosa (Hi3f. Con este procedimiento se pueden medir succiones con pF entre 3 y 5. 1956. 1965). Si r-1 < H Q . Entonces. En .

mediante la medida de la diferencia entre las temperaturas registradas en dos termómetros. como se ve en la figura 4. uno con bulbo húmedo (bulbo envuelto en fie. hay que corregir las lecturas (Escario. generalmente. Si el equilibrio térmico está garantizado y el efecto gravitacional es despreciable. j) Psicrómetro En condición de equilibrio.1 tro húmedo) y otro con bulbo seco. El psicrómetro es un instrumento utilizado hace mu cho tiempo en Meteorología para indicar la humedad relativa de la atmósfera en que es colocado. puesto que el aire actúa como una membrana semipermeable ideal permitiendo que solo pasen moléculas de agua (dado que los solutos son no volátiles). el potencial del vapor puede ser considerado igual al potencial total (poten cial matricial más potencial osmótico). La evaporación de la hume dad de dicho fieltro hacia la atmósfera (cuyo estado higrometri co se desea conocer) hace que se robe calor al termómetro.25. el potencial de la hume dad del suelo es igual al potencial del vapor de agua en el aire del ambiente. con lo que la temperatura que este marcará será inferior a la del que ha mantenido su bulbo seco. Esta diferencia de temperatura será tanto más alta cuanto mayor sea el valor del calor cedido.327 este caso. . 1973).

1 ■ „. 4. uulcí Vulores para presione yus dif erentes «Je ce _ . . _..i 1 * - ' * ~ i — ~ ■ 1 —~~—.!. .— 4 0. 0. — ^ s J&**' —s s tíf — í^ y Valoro^ paro una pres ya:.01 keslsíoticlo F i g .25 í A 10"* ) .Efecto de la presión del gas sobre la resistenc de los electrodos. para contenido de agua const . .-.— " y I/.

que depende de la forma y dimensiones del bulbo. entonces resulta evidente que un psicrómetro puede medir la succión siempre y cuando podamos medir de manera precisa pequeñas variaciones de la humedad re lativa. Para conseguir esto se sustituyeron los termómetros por termopares y el fiel tro del bulbo húmedo por un pequeña gota de agua (Spanner. 2. 196 Hillel. así como de la conducción de calor en el aparato y de la velocidad de ventilación Como referimos anteriormente.33).T*) H = 1 .(T . en este caso la atmosférica p o = presión de vapor a la temperatura T A = constante psicrométrica o constante de Arnould.p).-¿1 . . La relación entre la humedad relativa de la atmósfera en cuestión y la diferencia de temperaturas entre ambos termómetros viene dada por la siguiente ecuación lineal: (|£ + A. sobre todo entre 95 y 100%(Fig.329 el que a su vez será mayor cuanto menor sea la humedad reía tiva del aire. (4>5) Po siendo T' = temperatura absoluta del termómetro húmedo T = temperatura absoluta del termómetro seco p = presión a la que está funcionando el psicró metro. 1980). la succión es un fun ción de la humedad relativa.

suficiente para que al pasar durante cierto tiempo a través de la unión del termopar expuesta a la atmósfera del suelo. (Yavorsky y Detlaf. produzca un enfriamiento por debajo del punto de rocío. suponiendo una situación de equilibrio y condiciones isotérnú cas. 4. mientras que la otra unión es conservada en un medio aislado para proporcionar un retraso de temperatura (Fig. El psicrómetro empleado consis te en un termopar de alambre fino. Dependiendo del sentido de la corrien te aplicada. por el "efecto de Peltier". un empalme puede ser calentado. Se produce así un condensación del vapor de agua de la atmósfera en la unión del termopar. por otro lado. y vice versa. 1951). Durante la operación.330 Si el doble empalme del termopar (uniones de dos me tales diferentes) es sometido a temperaturas diferentes. 1972). se interrumpe el paso de la corriente y la gotita condensada se evaporará. resultará una d¿ ferencia de temperatura. en que una de las uniones es equilibrada con la atmósfera húmeda del suelo (como es el caso de un cavidad en el seno de un terreno) .26). Entonces. alean zandose una condición correspondiente al del bulbo húmedo del termómetro. se basa en el fenómeno de enfria miento Peltier (Spanner. ya que el sistema tenderá a evolucionar hacia la situación de equilibrio. se aplica una pequeña corriente. Si. se aplica una fuerza electromotriz entre ios empalmes. La técnica empleada en el psicrómetro para medir la humedad relativa en el suelo. lo que a su . s< se generará un voltaje diferencial. mientras que el tro es enfriado.

4.331 1/4 " OlAM.Psicrómetro. 2/lí' . » 3 Je -eos t a n t á n - . "9 19 t a l l a n 5a c a o .as Fig. j r -as.26 .

La diferencia de temperatura que. durante la evaporación. 1965 y 1969). En la práctica. la medida de la humedad relativa es muy sensible a cambios de tem peratura.502 + log(2 .log H ) Mediante la ecuación del flujc radia'. la humedad relativa está relacionada al potencial de la humedad del suelo (succión) de acuerdo con la siguiente expresión: pF = 6. lo que se hace es tarar cada psicró metro por medió de ensayos con soluciones salinas. tales como cloruro postásico. siendo necesario por eso un control muy preciso de esta. De esta manera . que correspon de a un bulbo seco. Evidentemente. H ) . se verifica entre la unión. se puede determinar la succión de la muestra. que funciona como bulbo húmedo.332 vez traerá consigo la correspondiente reducción de la tempera tura en la unión del termopar. El voltaje desarrollado entre la unión del termopar y la unión de referencia es medida por un microvoltímetro. y la unión aislada. genera una fuerza electromotriz debido al efecto Seebeck que es indicativa cié la humedad relativa. Para la temperatura de 20°C. en virtud de su relación existente con la variación de temperatura en el termopar (Richards. del calor y teniendo en cuenta las condiciones de contorno correspondientes al termo par. que producen una determinada humedad relati va para concentraciones conocidas (Table 4 .

radica en el hecho de que la generación de la gotita de agua se realiza de forma automática y sin necesidad de acceder fisi camente a la unión.10 Humedad lativa (%) 99. Las medidas de menor fiabilidad con este sistema co rresponden a los valores de succión inferiores a 1 Kg/cm2 (Verbrugge.91 37.00 (KC1/H?0 g/lOOOml 3.50 1. lo que permite efectuar cuantas medidas se deseen.05 0. 1977).00 2. Teóricamente el dominio de aplicación del psicrómetro de efecto Peltier no tiene ninguna limitación y se extiende a .0 93.68 Succión a 25 o (Kg/cm2: 2. Concentración Moles/1000gH20 0.3 22.20 0.83 99.728 14.84 93.6 La gran ventaja del psicrómetro de efecto Peltier. 1976).42 96.333 podemos relacionar dírec + amvn*.* i i-ecamente la succión con la fuerza elec tromotriz medida con un galvanómetro.36 98.27 74.8 46.4 9. TABLA 4.n .55 149.Humedad relativa para ciertas concentra Clones de cloruro de potasio (Snethen et alii.

Una de las ra zones radica en que los termopares existentes en la actual^ dad pueden producir w>a variación de la temperatura en la unión. hasta cerca de 25 microvoltios. no vienen impuestos por el psicrómetro en sí. que es importante destacar. La otra limitación proviene de que estos termopares producen una fuerza electro motriz de 63 \¡V por erado de reducción de la temperatura. en relidad exis ten dos límites.75 -V por bar. Los primeros disponen de una capsula de porcelana que impide el deterioro y la contaminación de la . lo que a su vez nos fija en 0. Sin embargo. para succiones totales del suelo próximas a 60 Kg/cm2 (Snethen. et alii. que es limitada. 1977).334 toda la gama de valores del P F. teniendo los más precisos su límite hacia 1 ¡JV. la sensibilidad teó rica máxima del psicrómetro. uno inferior (valores bajos de succión) y otro superior (valores altos de succión). Así pues esto lleva consigo que el aparato de medida ha de ser de gran sensibilidad. para succiones totales del suelo algo inferiores a 1 Kg/cm2. sino por las posibilidades actuales de la técnica. lo cual en atmósferas con humedades relativas muy bajas (valores de la succión muy altos) no es suficiente para lograr la condensación de la gotita. Con estos equipos los voltajes típicos varían desde poco menos de 1 microvoltio. En la actualidad existen psicrómetros para realizar medidas in situ y una pequeña cámara para mediciones en el la boratorio con muestras.

diver sos investigadores lo adoptaron.335 punta del termopar. Usando la curva de retención. un papel de filtro con características de retención conocidas es colocado en un recipiente hermético junto con una muestra de suelo. P ura junto a la unión (Baker y Kassiff. de modo a ser usa do mediante las técnicas gravimétricas rutinarias de determina_ ción de la humedad del suelo. es posible evaluar el potencial de la humedad del suelo. En este método. conocida por calibración prevxa. por medio de la medida gravimétrica del papel de filtro. a la par que de „„ v que de un termisor para la medida de la temperatura -iunt-n ai-. Al alcanzar el equilibrio. El concepto básico del uso del papel de filtro como un sensor inderecto para medir la presión de la humedad del suelo fue propuesto por Gardner (1937). se tendrá que el potencial de la humedad en el papel de filtro es igual al potencial de la humedad del suelo. Posteriormente. Je) Papel de filt ro En este método se determina el potencial del agua en el suelo por medio del potencial del agua retenida en un medio poroso (papel de filtro). Nótese que la cantidad de agua que fluye en fase vapor hacia el papel . introduciendo modificaciones para eliminar algunos riesgos y dificultades.1973) .

336 de filtro. Según Mac Queen y Miller (1968) la precisión que se pue de obtener con este procedimiento es comparable o mejor que la de los otros métodos con rangos limitados de utilización. . lo cual puede causar una amplia dispersión en los resultados. por ser muy pequeña. Otra dificultad importante es la referente a la sen sibilidad del papel de filtro al ataque por los hongos. Me Queen y Miller (1968) indican que la imersión del papel de filtro en una solución al 2% de pentaclorofenol en etanol. con posterior secamiento al aire es suficiente para proteger el disco durante dos o tres semanas. Este método es efectivo para el rango completo de presiones desde 2 0. que ñor malmente tarda una semana.a muy preciso para pesar el contenido de humedad del papel de filtro. La principal dificultad del método corresponde a la necesidad de disponerse de un sisteir. Es de suma importancia que la temperatura se mantenga constante (usualmente a 20°C + Io) durante el ensayo. Para iníu bir la descomposición biológica de los discos de papel de fil_ tro. no causa modificaciones signi ficativas en las condiciones naturales de la muestra.001 Kg/cm hasta 1500 Kg/cm2 (pF 0 a 6 2) . precisión y economía (por no necesitar instrumentación eos tosa). Las ventajas principales del método son su versátil^ dad.

6 se reduce a la siguiente: m x###BOT_TEXT###gt; = m ty * o. se determina el poten cial del agua dei suelo por medio del potencial de una solución con alta polimerización (Carbonwax). a nes conocidas de la solución carbonwax.6) ^ es el potencial osmótico de la solución carbonwax. pero permite una libre migración de sales del agua del suelo a la solución. o.7) El valor de t * se puede tomar de las concentrado o. . Este método adolece de los siguientes defectos o defi ciencias técnicas: a) La membrana semipermeable desarrolla fugas de car bonwax. así '¿Q = ^ 0 . Peck y Rabbidge (1966) y Williams y Shaykewish (1969). En el equilibrio se tendrá: <j.337 1) Método osmótico En este método.a m (4. a (4. = ^ + <¡J + :¡) a o m donde v * f * * + * * + 'b * a o o. resultando 'i1 =]Pa = 0. a Como </> * = 0. Una membrana semipermeable evita el movimiento de moléculas grandes del polímero de la so lución a la muestra del suelo. ¿egún Zur (1966). El sis_ tema completo se mantiene a la presión atmosférica. que puede penetrar en la muestra. la ecuación 4.

pueden destacarse los de Escario (1965 y 1967). edificios. Entre los diversos métodos de ensayo disponibles actual mente para la predicción de la magnitud y rapidez de la expan sión y de la presión de ¡linchamiento de suelos parcialmente sa turados. terraplenes. están protegidas por áreas cubiertas. etc. generalmente. 4. con el fin de re producir directamente en una muestra de suelo (inalterada o re_ moldeada) la variación de las succiones a que va ser sometida en el terreno.2 . . permitiéndose una toma gradual y controlada de humedad. Entonces.2. se desarrollaron diversos aparatos de fundamental importancia para un mejor conocimiento del comportamiento real de los sue los expansivos. c) El aparato solo mide el potencial matricial. las arcillas ex pansivas en el campo. tales como pavimentos.Ensayos de expansión con succión controlada Como ya se ha dicho anteriormente. de tal modo que las condiciones cíe humedad suelen ser diferen tes de la situación de saturación.3. así como los cambios de las cargas exteriores.338 b) El pese molecular muy alto del carbonwax tiende a producir un gradiente de concentración local que da lugar a alguna ambigüedad con respecto al potencial de la solución en contacto con la membrana. Escario (1969). y no puede ser usado para medidas de campo.

Estas técnicas determinan las características de ex pansión de las arcillas parcialmente saturadas en función de la succión. aunque haya moví miento de agua hacia la muestra durante el esnayo. I) Edómetro de placa de succión Para succiones menores que 1 Kg/cm^ se puede utilizar el aparato de la figura 4.S h d l o m (1971) .. Russara y Richard.27 (Escario. K a s s i f f e t a l n (197 3) . 1965).339 y E s c a r i o y Saez (197"n snv ■ ( 1 9 7 3 ) . K a s s i f y B e n . La succión se aplica mediante una columna de mercurio. El muelle que se ve en la figura está calibrado de tal forma que la dife_ renc. que consite en un edómetro convencional. Se puede . 1965) A continuación se hará un análisis de estas técnicas. aislado del exterior mediante un di£ positivo para evitar pérdidas de humedad por evaporación. ^ .ia entre los niveles de mercurio en los dos recipientes de plástico transparente se mentiene constante. Kac^i f-f „4. ya que permiten conocer la relación entre el hincha miento y la succión para determinadas condiciones de carga o sobrecarga. Komormik e t a l i i (1980) y E s c a r i o (1980) . conduciendo a expresiones que son consideradas las más satisfactorias para controlar la variación de humedad y el ¡-linchamiento correspondiente (Aitcnison.n . las cuales presentan un notable interés para resolver problemas prácticos. A i t c n i s o n y Woodbarm ( 1 9 6 9 ) .

. 4. : B R » 0 0 P3R4 CSuPfíSiClON ÍUT0M4TIC4 «^«««^^g Fig.27 Edónietro de p l a c a de succión.340 TRAMPA 04RA íiSGi g - u u E L t í C J i .

y colocada en contacto con una membrana semipermeable de celofán o "visking" que asienta sobre una placa porosa. Ha y ax ae placa de succión. que se muestra esquemáticamente en la fi gura en la figura 4. La muestra es confinada lateralmente en un anillo. que pueden llegar hasta va 2 lores del orden de 100 Kg/cm . El aparato. dentro de una cámara de presión suficien temente robusta para ser capaz de soportar presiones internas . si_ milar al del edómetro convencional.28. se basa en el principio de las cámaras con membranas de presión utilizadas para determinar relaciones "succión-contenido humedad" de los suelos. Este aparato sufrió algunas mo dificaciones en les últimos año? (Escario y Saez (1973).341 determinar la succión midiendo i« «udienao los niveles de mercurio en ambos recipientes y l a a l t u r a a q u e s e ^ ^ ^ ^ Como el dispositivo para medir el potencial del agua del suelo es análogo al de n ] ^ . no se puede uti zar este 2 aparato para me<alr p r e s i o n e s d e a g M l a f e r i o r e s a " » 1 Kg/cm2 d e b i d o a l a c a v l t a c l 6 n q u e s e p r o d u c i r í a M s u s ducciones II) Edómetro de succión controlada de Escario Escario (1967 y 1969) desarrolló un aparato que per mite medir hinchamientos y presiones de hinchamiento con sobre cargas bajo control de succiones.

: ' ^ E N S . A -ít «: -.s: '^¿lySTí : g 9RCNCF r*a Z_JÍ~ES-^A F v . 196? y 196o .=»j.wm «"i i W — I ' . 3 ~ ¿ c \ : E 3. M Ce s "° ^ i S n controlada it-scario. C N E S EN m m.

si por un lado se consi dera que el agua de los poros de la muestra está en contacto directo con el agua libre (a la presión atmosférica) de la pie dra porosa inferior. del aire (nitrógeno) a presión que se introduce en la cámara. Esta placa porosa va debajo de un dis co metálico rígido. es igual a la presión de aire aplicada. El papel de la membrana semipermeable consiste. se admite que la presión del aire (p) se suma a la succión (-u). al cabo de un cierto tiempo. Se demuestra fácilmente que la succión que se estable ce en la muestra de suelo al llegar al equilibrio. conforme se muestra en la figura 4. sim plemente.29.343 muy elevadas por introducion de aire (nitrógeno). Así. sobre los poros del suelo. y. sin dejar en cambio que la presión de aire se pierda a través de la misma. En la parte superior de la muestra se coloca otra piedra porosa de grano grueso. que permite la acción. y scbre este reposa el pistón que aplica las cargas o sobrecargas verticales por procedimientos análo logos a los habitualmente utilizados en los ensayos edométri eos. en permitir el libre acceso de agua libre a la mués tra por su parte inferior. por otro lade. entonces se puede esta blecer la siguiente igualdad : (p-u) = 0 .

» Aire a presión.29 . p. 4.Esquema indicando el papel de la membrana semipermeable.344 . - * " "ifc* IÉ VijÉ m « iii'iriil awuiu ^fadtaM . Mtmbrano S«mi¡»fm+qbi« Agua a pr»»ión atmotfcrica Fig.

"AtettMMMaM&M»

345

Este procedimiento utilizado por Escario (1969) en
su aparato de succión controlada es sumamente fiable y prác
tico, ya que se puede hacer variaciones muy interesantes con
tres variables fundamentales en le estudio de los suelos expan
sivos, como son la carga vertical o sobrecarga, la succión y
el hinchamiento. Así, es posible someter las muestras a diver
sos historiales de esfuerzos, tanto interiores (succiones) ce­
rno exteriores (sobrecargas). En las f.c ¿ras 4.30 y 4.31 pueden
verse algunas curvas (relaciones) . ,<-c*: obtenidas por dicho
autor. Las mismas curvas de la fi.

..31 son presentadas en

escala lineal en la figura 4.32, donde se puede ver más clara
mente la tendencia general de las mismas, que parece indicar
que representan líneas rectas paralelas.

Un aspecto que hay que tener en cuenta al utilizarlo,
como en el caso del adómetro normal, es su deformabilidad. La
membrana semipermeable es muy compresible y este efecto no pue_
de despreciarse. Escario y Saez (1973) en un detallado estudio,
sugieren un procedimiento que básicamente consiste en trabajar
a carga vertical constante. En lugar de la membrana, en la ac
tualidad, se está tendiendo a utilizar piedras porosas con una
resistencia a la penetración de aire muy fuerte, aprovechando
que pueden adquirirse comercialmente, con valores da hasta 15
Kg/cm2 (Escario, 1982). De esta forma, aunque no es posible al
canzar presiones de aire tan elevadas como con la membrana (100
Kg/cm 2 ), se puede trabajar con valores suficientemente altos en
la práctica y se eliminar las deformaciones producidas por aque
lia.

346

18
-16

1

N

-12

e
^ -íe

-

-8

z

í ES

*

-

\ i». V

\ \

8-«
o

Si,^

VO

3 -4

0

i'\:

0.4

\h

i£í»T

,_>'f-^K<.

0 8 1.2 l.6 2 0 2.4 2B
% HINCHAMIENTO

S 2 3.6

4.0

Fig. 4.30 - Hinchamiento bajo carga constante
y succión controlada.

3
s

2.5

3

PRESIÓN

3,5

t,

0G HINCH4I1IEMTQ

i.#5

5

(kg/cfl2)

Fig. 4.31 - Relación entre la presión de hinchamiento
y la succión.

347

Fig. 4.32 ~ Presión de hinchamiento en función
de la succión.

348

F i n a l m e n t e , se debe d e s t a c a r que l a c o m p o s i c i ó n

elec

t r o l í t i c a d e l l í q u i d o u t i l i z a d o en e l e d ó m e t r o d e s u c c i ó n
t r o l a i a puede h a c e r s e v a r i a r

III)

(Aitchison y Martin,

1973).

Edómetro de membrana de p r e s i ó n con
d e l empuje

Cuellar

con

control

lateral

(197 8) con e l f i n d e c u a n t i f i c a r

s i o n e s l a t e r a l e s de h i n c h a m i e n t o p r o d u c i d a s en e l

las

pre

edómetro

en f u n c i ó n de l a s u c c i ó n y de l a c a r g a v e r t i c a l , m o d i f i c ó e l
edómetro de succión contrólala de E s c a r i o

(1969).

Como puede v e r s e en l a f i g u r a 4 . 3 3 , se c

¡6 un

nuevo a n i l l o p o r t a m u e s t r a s , en cuyo i n t e r i o r y s o l i a

con

l a pared se i n s t a l ó una banda e x t e n s o m é t r i c a que p e r m i t e

cuan

tificar

l a s t e n s i o n e s p r o d u c i d a s en e l s e n t i d o r a d i a l .

Los ca

b l e s de conexión se s a c a r o n a l e x t e r i o r por medio d e un condu£
t o h e r m é t i c o . P a r a compensar l a s p o s i b l e s v a r i a c i o n e s en l a r e
sistenciade

l a banda e x t e n s o m é t r i c a , d e b i d a s e x c l u s i v a m e n t e a

cambios d e t e m p e r a t u r a , se i n s a t a l ó o-rra e x a c t a m e n t e i g u a l
que no s u f r í a d e f o r m a c i o n e s

pero

a causa de l a p r e s i ó n y s í s o l o de

bidas a v a r i a c i o n e s de temperatura.

349

CASQUILLO

DE BRONCE

I

1

m

y////,-y

<■ y y / s.y y / A y ¿ / / / /„ ^ .-•./- L//

/

///yA

m
Fig. 4.33 -

Edómetro de succión controlada modifi_
cado para medir la presión de hincha.
mi

ento lateral (Cuellar, 1978).

351

Las medidas de l a s d e f o r m a c i o n e s e x p e r i m e n t a d a s p o r
l a b a n d a se c u a n t i f i c a n por medio d e un p u e n t e

IV)

extensometrico.

Edómetro de membrana o s m ó t i c a de. K a s s i f f

y

Ben Shalom

K a s s i f f y Ben Shalom (197 0 Y 197 1) , con b a s e en l a
t é c n i c a d e l a s membranas o s m ó t i c a s , d e s a r r o l l a d a por Zur (1966)
y Peck-Rabbidge

(1966 y 1969) p a r a medir e l p o t e n c i a l d e l agua

en e l s u e l o , e l e b a r a r o n un a p a r a t o q u e , e s q u e m á t i c a m e n t e
s i s t e en una c é l u l a e d o m é t r i c a m o d i f i c a d a , que p e r m i t e
lar

con

contro

la succión d e l suelo u t i l i z a n d o e l p r i n c i p i o osmótico d e l

f l u j o d e agua a t r a v é s de una membrana s e m i p e r m e a b l e .

Posterior

mente, este aparato sufrió

(Kassiff

algunos p e r f e c c i o n a m i e n t o s

e t a l i i , (197 3) .

E s t e p r o c e d e m i e n t o e s t á b a s a d o en e l p r i n c i p i o

termo

d i n á m i c o d e que l a p r e s i ó n h i d r o s t á t i c a i n c r e m e n t a e l potencial
d e l a g u a , m i e n t r a s que e l s o l u t o l o d e c r e c e . A s í , una s o l u c i ó n
c o n f i n a d a en c o n t a c t o con agua p u r a l i b r e a t r a v é s d e una mero
b r a n a semipermeable p e r f e c t a e s t a r á en e q u i l i b r i o

cuando

presión

igual

hidrostática aplicada a la solución

sea

la
a la

351

a la succión osmótica (Low y Anderson, 1958). Esta es, por
definición, la presión osmótica de la solución, que depende
evidentemente de su concentración.

Por lo tanto, al colocar una solución en contacto
con el agua del suelo a través de una membrana semipermeable,
si el potencial de la disolución es mayor que el del agua del
suelo, habrá un flujo de esta de la solución hacia la muestra
hasta que se alcance el equilibrio. Si se tiene el cuidado de
renovar la concentración de la solución, a intervalos apropia
dos de tiempo, de modo a permanecer constante durante el pro
ceso, en la situación de equilibrio el agua del suelo tendrá
una succión igual a la conocida presión osmótica de la disolu
ción.

En la práctica, como las membranas de celuloide usual_
mente empleadas son permeables a los iones de soluto del agua
del suelo, estos pueden pasar del agua del suelo a la solución,
y por lo tanto, en la situación de equilibrio el sistema esta
rá midiendo la succión matricial y no la succión total.

Con esta técnica, haciéndose variar la concentración
de la solución en contacto con el suelo, es posible contralar
el incremento de humedad o decrecimiento de la succión del
agua del suelo. El aparato permite, además, establecer la evo
lución de la expansión con la succión, bajo una dada carga ex
terna, o determinar la presión de hinchamiento para cambio de
volumen nulo.

352

En la figura 4.34, se presenta una sección vertical
de la célula edométrica modificada para atender a las exigen
cias del sistema osmótico. La muestra,una vez colocada en el
anillo que la contiene lateralmente, es sellada con membranas
semipermeables de celulosa

en sus caras superior e inferior.

La base y la tapa de la célula dispone de conductos para entra
da y salida de la solución, de modo que se consiga el propósi.
to de mantener la concentración de la solución constante.

Las membranas de celulosa

empleadas, comercialmente

conocidas como tubos de diálisis, tiene un espesor de 0,04 miti.

Para asegurar el libre acceso de la solución a las
superficies de las membranas, la base y la tapa de la célula
disponen- de mallas de hilos de cobre a las cuales se pegan las
membranas con un adhesivo impermeable (araldite) .

Inicialmente, durante el desarrollo del aparato, se
usó la solución de polietilenglicol, comercialmente llamada
"carbowax 6.000", habiéndose observado que al aplicar presio
nes hidrostáticas puede darse la penetración de moléculas de
carbowax a través de la membrana, debido a la expansión de los
poros de la misma. Actualmente, se usa corrientemente la solu
ción "carbowax 20.000" que es un polímero con peso molecular
de 20.000, el cual dadas las grandes -moléculas de que dispone,
asegura que la membrana usada es impermeable. Las concentracio
nes usadas corrientemente son de 0;17; 22,5; y 27 g (polimero)/

r*r-

2.00

8.40

^ÉP 2 1 5

Salida

-«—

Entrada

¡lambrañas
Anillo

1.50

S3a i.l iLdUad
3

3.10

i'

I(I

flj^U

íntrada

^OJ-

F i g . 4.34 - Edometro de membrana osmótica
(Kassiff y Ben Shalom, 1970 y 1971)

PRS5IGN (kg/:¡n"

F i g . 4.35 - Relación tensión-deformación para un
cambio constante de succión (15 atm)

RE3I0H

2

(kg/cm"

■*

Relación tensión-deformación para un
F i g . 4.36 cambio constante de succión

(30 a t m ) ,

354

100 g (solución), correspondiendo a 0; 5,4; 9,7 y 14,6 Kg/cm 2 ;
respectivamente.

El sistema de carga consiste en un yugo que reposa
sobre un pistón, que a su vez transmite la carga a la muestra
de suelo.

En las figuras 4.35 y 4.36 se representan algunos re
saltados típicos obtenidos con esta técnica.

V ) Aparato triaxial de membrana osmótica de
Komormik-Livneh-Smucha

El estudio del comportamiento de las arcillas expan
sivas se realiza habitualmente considerando la hipótesis de
confinamiento del tipo rígido (por medio de un anillo metál^
co) y midiendo el hinchamiento y la presión de ¡linchamiento
en dirección vertical. No obstante, en algunos casos merece
especial atención el análisis de las deformaciones y presiones
que se desarrollan lateralmente. Para analizar estas condicio
nes, así como la resistencia al corte -:e las arcillas expansi_
vas, Komornik, Livneh y Smucha (19 80) propusieron un aparato,
que básicamente consiste en una cámara triaxial en la cual el
control de humectación o succión se hace por medio ie la técnica
de la membrana osmótica (semipermeable).

355

Por este procedimiento, una muestra de arcilla some
tida a una presión determinada de confinamiento, se coloca en
contacto con una solución a través de una membrana semipemea
ble; entonces, debido a la diferencia entre el nivel de ener
gía del agua libre en la solución y el nivel de energía iel agua del
suelo, un flujo de agua libre se establece a través de la mera
brana hasta alcanzar el equilibrio osmótico ente la solución
y la muestra del suelo. Cambiando la concentración de la solu
ción osmótica, es posible lograr un incremento controlado del
contenido de humedad de la muestra, y medir, en el estado de
equilibrio osmótico, las características de expansión horizon
tal y vertical, así como la resistencia al corte bajo deterirú
nadas condiciones de succión y confinamiento.

La membrana semipermeable utilizada, tiene poros de
48 A, siendo por lo tanto capaz de rechazar solamente molécu
las de polietilenglicol que tengan un peso molecular que exce
da a 12.000;

por esa razón se emplearon soluciones de "carbo

wax P.E.G. 20.000".

El sistema para realizar ensayos de expansión tridi_
mensional y corte directo, consiste fundamentalmente en lo
siguiente: una célula triaxial, una membrana de goma envolvien
do la probeta externamente, una membrana semipermeable envol
viendo la probeta internamente, un sistema de medida de cambios
de volumen, tubos y conexiones, y tapas (Fig. 4.37).

í

357

Este equipo permite determinar las expansiones ver
tical y lateral bajo diferentes presiones de confinamiento,
basándose en los cambios de volumen global, medidos por me
dio de dos buretas, y en los cambios de altura de la probé
ta, registrados con un extensómetro.

Durante el ensayo, el flujo de agua de la solución
hacia la probeta es compensado en el recipiente de la solu
ción, de modo a mantener la concentración original en el e£
pació interior de la probeta.

En las figuras 4.38 y 4.39 se presentan los resulta
dos típicos encontrados en esta célula triaxial de membrana
osmótica. Con base en estos resultados, los autores llegan a
la conclusión de que las presiones de hinchamiento desarrolle*
das, son tanto menores cuanto menores sean los valores de la
succión inicial. Por otro lado, confirman que la relación en
tre la presión de hinchamiento y la succión es lineal para un
amplio rango de las succiones correspondientes a equilibrios
bajo saturación parcial.

VI ) Aparato triaxial de succión controlada

de

Escario

A pesar de ser más complejos y costosos, es evidente
que los ensayos triaxiales presentan una serie de ventajas en
relación a su versatilidad para

simular los estados tensio

Para valores más altos de la succión se puede emplear una membrana semipermeable que cubra la piedra porosa inferior. 1965) . aplicándose adecuadas presiones de aire (Hilf. En la figura 4. Olson y Langfelder. encaminados al estudio de las arcillas expansivas.358 nales e interpretar ios resultados. A la presión lateral hay que añadir la presión de aire aplicada en los poros de la probeta por medio de la piedra . El aparato ideado por este investigador. utilizándose una técnica especial para su ins_ talación. lo cual ha hecho que re cientemente se hayan intensificado los esfuerzos en el sentí do de realizar ensayos de este tipo con succión controlada. En esta línea de actuación.500 KN/m2). se presenta el esquema del apara_ to. 1961. con alto valor de succión (1. donde puede verse como se aplica a la piedra porosa de grano grueso de la parte superior de la probeta una presión de aire (nitrógeno) igual a la succión deseada. saturada y en contacto con agua a presión atmosférica. Bishop y Dónala. La base de la probeta descansa sobre una piedra porosa de poro fino.40. 1956. consiste fundamentalmente en una célula triaxial en que el control de la succión se hace por medio del principio de la traslación de ejes. realizado en Denvcr (USA). debe destacarse la nota ble contribución de Escario (1980) en el reciente congreso in ternacional de suelos expansivos.

AIRE 1 4. Fig. E .359 JENTE DE = D E S . AGUA MEMBRANA DE SOMA .40 . 1980).Aparato triaxial de succión controlada (Escario.'I -^ PRESIÓN DE AIRE EN EN LA g lEDRA POROSA GE GRANO GRUESO AGUA -TZZZZZZZLÍLÜZT 1 PiEORA POROSA SATURADA SE ALTO VALOR 0£ SUCCIÓN \ . A M 8 I C . C N SE ¿iSE - ■-cíeACGP .e VOLJME.

habiéndose previa mente llenado de agua la célula triaxial. sos métodos no se debe esperar ion de los suelos en cuanto a eaio ao aitai. se necesita te . Así.360 porosa superior. incluso de modo aproximado. La necesidad de un método empírico para evaluar el grado de expansión. así como una adecúa da longitud del tubo de plástico.i* v. es una meta ampliamente evidenciada en la l?te_ natura técnica especializada. diversos métodos simplificados consideran ompleta.Métodos de identificación v clasificación de los •xcansivos Se han hecho numerosos estudios para identificar y predecir el potencial ¿a expansión de ios suelos arcillosos. basado en índices sencillos y de rápi_ da ootencien. La presión lateral es aplicada también por medio de un sistema de nitrógeno a presión. 1961)..los ensayos. con más c men. como se ^16 en . a -es caminíes ce vcumen. ios cambios de volumen se miden utilizando un método óptico para determinar los cambios de sec cien de la orobeta (Escario y Uriel. ya que para una cuantificación da su cocuportamiente. en io tocance . se han desarrollado. de un suelo. v i . Durante .cs exitc.5 y* ÍÍS -f* n cuenta una serie de factores complejos. -i .

II) Criterio de Altmeyer (1955) Altmeyer (1955) propuso un criterio según el cual el potencial de expansión se deduce a partir del límite de retrac ción (ws) y de la retracción lineal (w S L ). Dicho autor indicó.361 el capítulo anterior. basado en los lí_ mites de consistencia. la proporción de hinchamiento basada en ensayos edomé . I p > 12% y wSL(retracción lineal)>8%. a continuación se recogen aquellos que se han adop tado más en la práctica. I) Criterio de Kanty y Brink (1952) El primer criterio de expansividad. fue propuesto por Kantey y Brink (1952). debe desta carse que. en general. y preconiza que un suelo es expansivo si atiende a los siguien tes requisitos: w L > 30% . Entre los numerosos métodos aproximados que han sido propuestos. un sólo índice no suele ser suficiente para llegar a una conclusión definitiva sobre la expansividad. No obstante. además. Los métodos mas usados para inferir el potencial de expansión de un suelo están basados en los límites de consi^ tencia y en el contenido de arcilla.

y consiste en verter lentamente 10 cm3 de suelo seco. III . pues las muestras utilizadas fueron remoldeadas. en la actualidad está algo olvi dado. Este método no tiene aplicación directa para los sue los in situ.362 trieos realizados en muestras con 90% de la densidad máxima del Proctor normal. TABLA 4.5 Grado de expansión Crítico Marginal No crítico III) Criterio de volumen de sedimentación de Holtz y Gibbs (1956) Este criterio del volumen de sedimentación.111).5 0. El incremento de volu raen de esta suspensión respecto al volumen inicial del suelo . Entonces.5 < 0. bajo una sobrecarga de 0. pasado por el tamiz n* 40.31 Kg/cm2(Tabla 4. en una probeta de 100 cm 3 llena de agua destilada. ws (%) wSL <10 > 8 10-12 5-8 >12 < 5 (%) Hinchamiento p r o b a b l e (%) > 1.5 - 1.Potencial de expansión en función del limite de retracción y de la retracción lineal. las partículas de suelo se hinchan al entrar en contacto con el agua y quedan formando una suspen sión en la parte inferior de la probeta. propues_ to por Holtz y Gibbs (1956).

B.001) <15 13-23 20-31 >28 -t> (%) Wc (%) Hinchamiento potencial orobable Grado de expansión (%) <18 15-28 25-41 >35 >15 10-16 7-12 <11 < 10 10-20 20-30 >30 Baja Media Alta Muy alta .R.S.IV . IV) Criterio de Holtz (1959 y 1970) Holtz (1959 y 1970) estableció un criterio para eva luación de la expansividad. expresado en tanto por ciento. el suelo puede calificarse como peligroso.S.R. conocido como método del U.IV). TABLA 4. por el contrario. En esta clasificación se incluyó también el hinchamiento obtenido con muestras inalteradas y re_ moldeadas previamente secadas al aire. si.07 Kg/cm2 (Tabla 4. según el método del U. Si el valor obtenido es superior al 100%.Potencial de expansión. Entre ambas cifras es marginal.363 (10 c m 3 ) .B. constituye el denomi nado volumen de sedimentación. el índice de plasticidad y el conté nido de coloides (<0. (Bureau of Reclamation).001 mm) . Propiedades índice Contenido de coloides (% <0. es inferior al 50% se espera que no presente cambios de volumen importantes. Se basa en la utilización simultánea del límite de retracción. ensayadas permitiéndose que el suelo absorba agua libremente bajo una carga nominal de 0.

0 7 Kg/cm¿ (Holtz y Gibbs. 1975) . con base en investiga clones con muestras inalteradas de aricillas andaluzas con ín dice de plasticidad entre 10 y 20. establecieron la siguiente correlación: log pQ 4 Wr-10 = . Sin embargo. Este método ha presentado correlaciones bastante ra ronables con el comportamiento del suelo.364 Este criterio fue propuesto por Holtz (1959) basado en las curvas de la figura 4. Según dicho autor. encontradas por diversos autores.41. donde: M = Yd (desecada ^J!¿íi}£íiH2ZjJ_ Y' d (desecada) . Chen.(-) . En la figura 4. Seed et alii 19 6 2. IV puede aplicarse a los suelos in situ o a los compactados con humedad próxima a la óptima.5. 19 5 6. la experiencia acumulada aún no es suficiente para asegurar una flabilidad aceptable a estas correlaciones. entre el índice de plasticidad y el potencial de expansión para una sobrecarga de 0. obtenidas por Holtz y Gibbs (1956).66 5 5+logM . convirtiéndose en un buen indicador del cambio potencial de volumen.42 se indican algunas relaciones. V) Criterio de Jiménez Salas et alii (1955) Jiménez Salas et alii (1955) . el criterio de la tabla 4.

Indica da plasticidad (%) Fig.42 . el índice de plas_ ticidad y el límite de retracción (Holtz y Gibbs. 1956).'J i •': / w 77 / / 20 '\-^~i v.Correlación del cambio de volumen con el contenido de coloides.41 .Corre laciones del cambio de volumen con índice de plasticidad .—sr— "• V. K \ 40 0 20 40 0 8 16 24 C o n t e n i d o do coloides Limita de retracción {%) (% < 0 001 mm) Indico de olasticidad {%) Fig. 4. 4.■50 - .6 •l. ■6*.

no ha sido aceptado más ampliamente de bido a algunas inconsistencias inherentes al procedimiento de ensayo. correlacionándose el índice de expansivi_ dad (presión de hinchamiento medida el cabo de dos horas) con el PVC.V . TAELA 4. 1975).Grado de expansión en función del PVC.366 M mide la parte de la expansión que ya se ha producido a par tir de la sequedad. En la tabla 4. V>/I) Criterio de Lambe (1960. PVC (evaluado) <2 Grado de expansión No crítico 2-4 Marginal 4-6 Crítico >6 Muy crítico Este método. Este criterio. .V se indica el grado de expansión corres pondiente al PVC. establecido por Lambe (1960) y conoci^ do como método PVC (cambio potencial de volumen) . y. al sistema empírico de las pruebas (Snethen et alii. adoptado inicialmente por la FHA (Federal Housing Administration) . se basa en el ensavo de Lambe. en cierto modo.Chen (1975) señala que el PVC no mide el potencial de expansión real de una arcilla.

Ladd y Lambe (1961) establecieron correlaciones adicionales.VI. el índice de plasticidad (Ip) .l conté nido de humedad en equilibrio con atmósfera de humedad relata^ va del 100% (W]_oo) ' y el cambio de volumen que ocurre entre el equivalente de la humedad de campo y el límite de retracción (V F M E . basado en los parámetros nuevos siguientes: el hinchamiento bajo una sobre carga de 1 t/m2 (h^ . y propusieren un método PVC combinado. En la figura 4. PVC 1^(4) IP(«) w 1 0 0 (%) V FME/SL 2 5 15 6 15 4 11 25 11 24 6 17 35 16 33 El hinchamiento h 1 se puede obtener con muestras se cas o húmedas. debido a la expansión y a la retracción. g L ) .4 3 se presenta la correlación del hinchamiento con el índice de plasticidad. el PVC combinado se obtiene por medio de la expresión: . e. según Ladd y Lambe (1961).Clasificación de suelos con relación al cambio potencial de olumen. TABLA 4.VI .367 VII) Criterio de Ladd y Lambe (1961) En un esfuerzo de incrementar la aplicabilidad del método PVC. conforme se indica en la tabla 4. En este método.

'onito .■00 •A JOU -.368 Zí : V _-Z_ ~< H Saco (u 30} y Humeao (u 100) ■O 20 Inaice 30 SO 10 íe a ' . a s t i c i J o : t. íOH- 2 a s 70 \- so LLk Si CoottntfQ/ BtntQfiítQ "3 c Fig. 110 ¡¡Uto/ Sen.44 . 1961). 4 3 . UOr r S**?ot rrj. 4 . F i a . 1962).Relación entre el índice de plastici dad y el contenido de arcilla (Seed et alii.Relación e n t r e e l ¡linchamiento y e l í n d i c e de p l a s t i c i d a d (Ladd y Lambe. 4. .

TABLA 4. Así. = -L^^hl^_c{1^+^C(vnoo)^vc(yFl^/sl) 5 Para la determinación de los valores parciales de los PVC.369 PVC comb. Ip=20. admi tiendo para el hinchamiento libre un peso relativo doble a la . se tendría que el grado de expansión es marginal.VII.VII. correspondientes a cada parámetro usado en el método com binado. Este criterio. PVC combinado Grado de expansión <2 No crítico 2-4 Marginal 4-6 Crítico >6 Muy crítico Entonces. permite combinar varios parámetros que afectan las características de expansión. para el ejemplo anterior. se tendrá: FME/SL PVC combinado = 2x3+3+4+2 A su vez el grado de expansión se obtiene a través de la tabla 4 . W 100 =ll% y V =15.Grado de expansión en función del PVC combinado. se puede hacer una interpolación lineal. para un suelo con h 1 =8. por lo tanto.

Woodward y Lundgren (1962) Seed et alii (1962) propusieron un método basado en la actividad del suelo. debe esperarse que el porcentaje a restar de C(%) se sitúe entre 0 y 10. 4. dichos autores usaron la siguiente expresión para el cálculo de la actividad (Fig. definiéndola como la inclinación de la línea que relaciona el índice de plasticidad (Ip) y el porcen taje de partículas arcillosas menores que 2u(C): Actividad = MC) Así. establecido por Skempton (1953).370 hora de evaluar el PVC combinado.44): C-10 No obstante. lo que ha conducido a la tendencia actual de recomendar que del porcentaje de arcilla se resta 5% (valor medio): A--ÍEC-5 . teniendo en cuenta las relaciones encontradas entre Ip y C para los suelos preparados artificialmente en su estudio. VIII) Criterio de Seed. para los suelos naturales. debido a su mejor gra duación. En su trabajo indicaron la necesidad de modificar el concepto original de actividad.

07 Kg/cm2.Grado de expansión según el potencial de expansión. Seed et alii (1962) propusie ron la siguiente expresión para el potencial de expansión: h = 3.1. TABLA 4. ensayadas en edómetros bajo una sobrecarga de 0.5 Medio 5-25 Alto >25 Muy alto . C 3 ' 4 4 . el potencial de expansión puede ser clasificado conforme se indica en la figura 4.VIII .5 Bajo 1. A 2 ' 4 4 .6 . donde h = hinchamiento libre A = actividad del suelo C = contenido de arcilla Según dichos autores. lo" 5 .5 .571 Con base en correlaciones estadísticas de la activi­ dad y del contenido de arcilla con el hinchamiento libre de muestras compactadas con la densidad máxima y el contenido de humedad óptima (Proctor normal) .VIII. Potencial de expansión h(%) Grado de expansión 0 .45 y en la tabla 4.

« JO «o so so ?o JO 90 too Porceniaie da partícula <aooj - Fia.Criterio de Seed.46 . .45 .amiento de una arcilla. 4. Fig. Wccdward y Lundgren (1962) para calificar el potencial de hinch.372 25% Potencial d« 5% hmchamienio a io . 4.Gráfico modificado de expansivi_ dad de Merwe (1975) .

40 40 . conforme se indica en la tabla 4.5 .10. debi_ do a la variedad de su composición.A2.259.C3. Una de las críticas del método se refiere a que el _ambio de volumen fue medido en muestras preparadas con mi_ nerales de arcilla comerciales. 37 3 La experiencia ha mostrado que la aplicación de este método da resultados razonables con relación a las condicio nes reales.10~ 5 . pudiendo así no representar suficientemente el comportamiento de los suelos in situ.Corrección de la fórmula de Seed et alii (1962) en función del índice de plasticidad. TABLA 4.4.60 2.5 .10.28.72.IX.02¡g¿£i.A 2 ' 559 . IX) Criterio de Bandyopadhyay (1981) Bandyopadhyay (1981) propuso una modificación para la formula del hinchamiento libre de Seed et alii (1962) en función del índice de plasticidad.IX IP (%) .A 2 ' 669 .44 Z 20 20 .30 30 .A 2 ' 573 .14.C 3 ' 44 1.C 3 ' 44 .10-5.C 3 ' 44 0.según Bandyopadnyay(19Sl) h (%) 3.

En este abaco. pero en otros casos la ex pansión calculada fue inferior a la observada. donde n = número de capas F = factor de reducción de la expansión en función de la profundidad ? E = potencial de expansión de cada capa D = profundidad límite de las capas Este criterio dio resultados satisfactorios en algu nos casos analizados en Sudáfrica. corrigiéndose el hincharaiento potencial por medio de factor F que define el decrecimiento de la expansión con la profundidad. 4. medio. Por lo tanto..374 X) Criterio de Merwe (1964 y 1975) Entre los criterios basados en la actividad del sue lo. la expansión total del substrato de cimentación vendrá d&do por la expresión n h = I F .46). según su I p y C(<2y). (1964). de nominados bajo. los suelos expansivos se clasifican en cuatro grados de potencial de expansión. Entonces.debe destacarse el establecido inicialmente por Merwe. alto y muy alto El hincharaiento vertical se estima dividiendo el subs trato de cimentación en una serie de capas con propiedades idén ticas (igual grado de potencial de expansión). y modificado por el mismo autor en 1975(Fig. D i=l . Pv . .

Australia y Colombia. debiendo usarse sobre todo con fines de identificación y cía sificación. este método es falible. los cuales deben tener en cuenta el estado de deseca ción y fisuración de los perfiles. como mucho. tales co mo en regiones donde se disponga de cierta experiencia ante rior que permita fijar con relativa aproximación los factores F e P E . observó que en nume rosos casos no se adaptaba bien a la práctica. la estructura del suelo. así como en su propia experien cia. Horta da Silva (1969) propuso el concepto de actividad fundamental. X) . En este sentido. Así. en el cual tanto los lími_ tes de consistencia como el contenido de arcilla deberían ser determinados con el mismo sistema arcilla-solución dispersante. Rodríguez Ortiz (1975). . Para predicciones cuantitativas. se refiere a los factores que afectan a los métodos de ensayo para determinación de la plasticidad y del contenido de arcilla. basándose en datos de investigaciones realizadas por otros autores en Isarael. Una dificultad que surge en estos criterios basados en la actividad. su origen y la historia tenso-deformacional. en condiciones muy particulares. debido a la influencia de los cationes de cambio.375 para fines de evaluación de expansión. propuso la siguiente clasificación modificada de activi dad (Tabla 4. analizando la escala de acti_ vidades de Skempton C1953) basada en el índice "A" (inicador de la actividad coloidal de la arcilla) . quizás pueda ser usado.

la tabla 4.47).7 Media 0.376 TABLA 4 . según Rodríguez Ortiz (19 75) . XII) Criterio de Ranganatham y Satyanarayana (1965) Ranganatham y Satyanarayana (1965) estable cieron co . Grado de actividad A < 0. desarrolló un abaco para iden tificar los suelos expansivos y colapsables a partir de la den sidad seca y del límite líquido (Fig. en Rusia. X - índice "A" Clasificación modificada de la activi_ dad. Dakshanamurthy y Raman (197 3) indican que este método presenta una amplia dispersión en sus resultados.5 Baja 0.7 <A< 1. X también puede servir como un indicador más de la expansividad potencial de los suelos.5 <A < 0. XI) Criterio de Nilov (1964) Nilov (19 64) .0 < A Muy alta Como la expansividad está muy directamente ligada a la actividad coloidal. 4.0 Alta 1.

377 a PRETORIA A HORSHAH X IHDORE o JABALPUR « UJJAIN ' S. o Q C¡ Q a UJ O a 10 20 :o (. 4. ■•A z WÍ.0 50 W LIMITE: LIQUIDO 70 (%) Fig.0.Clasificación de la expansividad en función del límite líquido y del índice de retracción. .(2 7) 1-2 1-4 16 DENSIDAD SECA Fig.48 .GÍ27) 5.47 1-8 2( (g/cm 3 ) Identificación de los suelos expansivos y colapsables en función de la densidad seca y del límite líquido. 4.

XI): TABLA 4.48.13 .60 5-25 >60 >25 Grado de expansión Bajo Medio Alto Muy alto Los autores.378 rrelaciones del potencial de expansión con el índice de retrac ción (ls = w T . correlacionando ciatos edométricos de muestras compactadas e inalteradas bajo una sobrecarga de 0.30 0-1. XI.w s ) .07 2 Kg/cm (1 psi). Ig' 67 XIII) Criterio de Dakshananurthy y Raman (1973) Dakshanamurthy y Raman (1973). 10" 5 .5 - 5 30 . obtuvieron la siguiente ecuación empírica: h = 41.Clasificación de la expansividad. según Ranganatham y Satyanarayana(19 65) Is(%) Potencial de expansión h(%) 0-20 20 .5 1. propusieron la clasificación de expansividad indicada en el abaco de la figura 4. en función del límite líquido . y propusieron la siguiente clasificación (Tabla 4. basados en el gráfico de plasticidad de Casagrande (1948) modificado por Dumbleton (1968).

I§'67 se adapta mejor a los datos observados para el hinchameinto vertical que la fórmula establecida por Seed et alii (1962) . los pares de valores "w .379 y del índice de retracción (is= w . I " proporcionan una evaluación de la plasticidad del suelo. Según estos autores. usando mezclas artificia les de minerales de arcilla y arena. -£_ + 6. la expresión: h (%) = 41.38 w¿ donde I = índice de plasticidad C = % < 2ym w i = contenido de humedad inicial de compactación . mien tras que "wL.29 . Ig" proporcionan una evaluación de la expansi vidad.wW ) L S' En la figura 4.48. lJ/45. para los "black cotton soils". 10"5. XIV) Criterio de Nayak y Christensen (1974) Nayak y Christensen (1974). establecieron la siguien te expresión para la evaluación del hinchamiento vertical: h = 2. lo"2.13 .

1959).XH.5 Kg/cm ) y el porcentaje de material que pasa en el tamiz n^2 200. TABLA 4.Clasificación de la expansividad según Chen (1965) Datos de laboratorio % <# 200 W L(%) Datos de campo N Expansión probable (%) Grado de expansión < 30 < 30 < 10 <1 Bajo 30-60 30-40 10-20 1-5 Medio 60-95 40-60 20-30 3-10 Alto > 95 > 60 > 30 > 10 Muy alto . y proporcionando alguna medida relativa de la densidad del suelo Chen (1965) estableció una correlación en tre datos edométricos de expansión (en muestra inalteradas ba jo sobrecarga de 0. De ahí resultó la clasificación de la Tabla 4.XII. el límite liquido y la resistencia a la penetración estándar (N). XV) Criterio de Chen (1965 y 1975) En un intento de simplificar el método utilizado por el USBR (Holtz.380 Esta fórmula aún no fue comprobada para suelos natu rales. eliminando la necesidad del ensayo de sedimentación.

1975) . e 0 ) y el índice de plasticidad. estableció la siguiente correlación para el potencial de expansión: h (%) = 0. donde h es el hinchamiento libre. sin embargo. Chen (1975). dividido por el índice de poros inicial de la mués tra.2558 . . e.XIII. especialmente cuando se trata de arcillas sobre consolidadas. Este método considera dos propiedades importantes para el cambio de volumen. Los grados de expansión se consideran correlacionados con esos parámetros del modo indica do en la tabla 4. este criterio de identifica ción y clasificación tiene el inconveniente de necesitar reali zarse un ensayo de expansión. XVI) Criterio de Sorochank (1970) Este método se basa en correlaciones establecidas entre un índice de expansión "e/e0" (índice de poros después de la expasión. e Ip el índice de plasticidad. e 0 ' 0838 ' 1 ? . su aplicación no tiene mucho significado(Snethen et alii. e_ el índice de poros.Jol Como las correlaciones de la densidad con la resisten cia a la penetración estándar son poco fructíferas para suelos coherentes. basado en ensayos edométricos convenció nales.

07 Nulo 1.25 >1.07-1.09 <1.15 Ligero 1. 1.30 1.30 >1.11-1.17. En la tabla 4.Clasificación de la expansividad según Sorochank (1970) .08-1. Las correlaciones fueron obtenidas a par tir de datos de presión de hinchamiento y de hinchamiento 1:L bre (sobrecarga de 0.39 Alto XVII) Criterio de Vijayvergiya y Chazzaly (1973) Este método establece una evaluación del hinchamien to y de la presión de hinchamiento de los suelos expansivos a partir de la relación entre el contenido de humedad natural y el límite líquido. .23-1.11 <1.08 <1.21-1.12-1.22 Medio >1.12 <1.XIII.15-1.39 1.19 1.21 1.XIV se presenta la clasificación establecida por dichos autores.19-1.382 TABLA 4.28 1. í n d i c e de e x p a n s i ó n (e/eQ) 30<Ip<35 35<Ip<40 G r a d o de expansión 15<Ip<20 20<Ip<25 25<Ip<30 <1. obtenidos en en sayos edometricos con muestras inalteradas.23 1.09-1.1 Kg/cm2) conrrespondiente a la descarga después de haber alcanzado la presión máxima.28 >1.17-1.25 1.22 >1.

0. . y su aplicación es muy sencilla. XIV.139.383 TABLA 4.3 0.0.3 .2 .w R + 5.w ñ .Evaluación de las características de expansión.50 0. relacionando estadísticamente el hinchamiento (h) y la presión de hinchamiento (ph) con la hume dad natural (w ) .0 4-10 < 0.5 h = .5 Este criterio está basado en numerosos datos recolec tados de una amplia variedad de muestras. (0.37 1.0.5) 19. + 0. w n /w L Presión de hinchamien to probable (Kg/cm2) y Hinchamiento probable (%) >0. el límite líquido (wL) y la densidad seca(^d) (0. No obstante.25 > 3.25 .65 w L .3.65 wT .1.L .4 w L .4 w L .37 . dispone de una comprobación prac tica relativamente limitada.130. según Vijayvergiya Ghazzaly (1973).4) 12 (Y. requiriendo únicamente la humedad natural y el límite líquido.50 <0.5) 19. .2 1-4 0. log p h == _ i — v 'd+ 0.0 <1 >10 A continuación se presentan las ecuaciones empíricas a que llegaron estos autores.5) log h = 12 log p h = _ i — (Y.

ssgün Schneider y Poor (1974) .33 (Ip/W) .0.0.1.51 (Ip/W) .X V se presentan las ecuaciones establecidas por los autores para diversas sobrecargas1.0.5 0. TABLA 4. En la tabla 4.X V . expresadas en alturas de tierras equivalentes.o.62 XIX) Criterio de Cuéllar (1978) Cuéllar (1978) a partir de las investigaciones de Vijayvergiya y Ghazzaly (1973) estableció un cirterio modifi cado de expansividad en función de la relación w/w (índice I L p ) .41 (Ip/W) .384 XVIII) Criterio de Schneider y Poor (1974) Este método se basa en relaciones estadísticas entre medidas de hinchamiento bajo sobrecargas variables y determi naciones del índice de plasticidad y de la humedad inicial.76 3 0.69 6 0.19 1 0.90 (Ip/w) . que parece ser más interesante que el basado en la reía . Sobrecarga z (m) Hinchamiento log h 0 0.93 1.Ecuaciones para evaluación del hinchamiento.65 (IP/W) .

00 Muy a l t a .0-20. obser vandose que para valores del índice plástico superiores a 20 existen valores del i muy próximos a la unidad.25 Media 8-11 25-35 5. w S >15 X P <15 h(%) (Maestras deseca das a l aire) Ph 2 (Kg/cmz) <1.XVI.XVI.25-3. Cuéllar (1978) propone el citerio de expansividad presentado en la tabla 4.25-1.5 <10.0-10.0 10.0 <0.0 >3. A partir del análisis de numerosas muestras de arci_ lias expansivas expandas.00 Alta <10 >35 >10.25 h(%) Maestras compac tadasíYjrá^WQp) Expansi vidad Baja 11-16 15-25 1.5-5.0 0. En la figura 4.385 ción w/w L (índice I ) para f ines de clasificación del poten cial de expansión.Criterio de expansividad basado en el hinchamiento libre de muestras remoldea das y en la presión de hinchamiento de probetas sin cambio de volumen después de inundades.0 1.0 20. TABLA 4.0-30.0 >30. los cuales corresponden a hinchamientos obtenidos en el edómetro superio res al 10% y a presiones de hinchamiento por encima de los 3Kg/cm2.49 se representa este criterio.

386 ■vi .l*t»Tt MASTICO. . » / .49 . Fig.Relación entre la humedad natural y el límite plásti_ co en arcillas expansivas. 4.

Por otro lado. mayor será la expansión potencial de la arcilla. se puede obtener su valor. son fecuentemen te expansivas.1) log % 0. cuanto más reducida sea di_ cha relación.00385 — 5 7 J — P-Wi . 4. observó que esta relación variaba entre 2 y 4 (Fig. de un modo aproximado. sin hacer el ensayo de retracción. trazando en el gráfico de Casagrande (1948) una paralela a la línea A que pase por el punto representativo del suelo. probable mente por constatarse que algunas arcillas. Como resultado de este estudio se obtuvo la siguiente correlación empírica: i V. sobre todo momtmo rilloníticas. Cuéllar (1978). más precisamente a raíz de los trabajos de Altmeyer (1955) y de Holtz y Gibbs (1956). basado en numerosos datos de ensayos de muestras de suelos expansivos procedentes de diversas regiones españolas. A veces tembién se toma como índice de hinchamiento la relación entre los índices de compresión y de entumecimiento (Cc/Cs) derivados de las curvas de carga y descarga del ensayo edométrico convencional. a pesar de presentar un w s bajo. . pero hoy se usa menos.387 Durante algún tiempo. La inte£ sección con el eje de abscisas corresponde al valor de w s .92 — w¿ . En general. = (2.C. fue muy usado el límite de retracción. XX) Criterio de Noble (1966) Este método fue desarrollado en suelos compactados ca nadienses empleando ensayos edometricos.50). como se sabe.

13 O.--V \ iMPtf.^mm^mm^?^^^!^' .E COO DE "f' iH- 0. C^ Fig.20 COMPULSIÓN. 4-50 . <m^hm^vk\mm.« "■' o o .Relación entre los índices de compresión y e en arcillas expansivas españolas.

en este criterio lo que se propone es el establecimiento de una familia de rectas relacionando los parámetros anteriormente referidos con el potencial de expansión (Fig. no se definen grados de expansión. al igual que en el anterior.07 Kg/cm2) con el límite líquido y la densidad seca. en tanto por ciento wi = humedad inicial.389 donde V.51 se representa esta ecuación por me_ dio de una familia de rectas que relacionan el cambio de volu men con la sobrecarga para varios contenidos de humedad inicial. En este método. en Kg/cm2. lcis cuales definirán las constantes numéricas de la ecuación para el suelo en cuestión. . En realidad. 4. En la figura 4. = cambio de volumen. en tanto por ciento p = sobrecarga. Para aplicar este método de predición es necesario en sayar cuatro muestras (dos w.C. bajo dos p diferentes) .52). XXI) Criterio de Vijayvergiya y Sullivan (1973) Este criterio fue establecido con base en correlacio nes de datos de ensayos edométricos de expansión (sobrecarga de 0.

para diversos conté nidos de humedad inicial (Noble. 1966). .Fig.Relación entre el cambio de volumen y la sobrecarga.51 . 5.

4. y . 1973) .391 35 40 4S 50 55 L I C I T E LIQUIDO 60 65 70 (%) Fig.52 .Correlación del hinchamiento con la densidad seca y el límite líquido (Vijayvergiya Sullivan.

38 w. ambas. la aplicación de este método fuera del área en que se desarrolló el estudio . y del con tenido de humedad inicial del mismo. dad. en función del índice de plastici. w + 0. Sin embargo. expresada en Kg/cm2.29 . Las correlaciones encontradas con los datos medidos en los edómetros fueron muy buenas. 10~2. donde h = hinchamiento (%) Ip= índice de plasticidad (%) C = contenido de arcilla (%) wi= humedad inicial (%) b) Para la evaluación de la presión de hinchamiento p h = 0. — + 6. Las relaciones establecí^ das son las siguientes: a) Para la evaluación del hinchamiento h = 2. del porcentaje de arcilla contenida en el suelo.392 XXII) Criterio de Nayak y Christensen (19 74) Este método consiste en el desarrollo de dos córrela ciones estadísticas.2470 . S. I¿' 45 . I¿' 12 . una para el hinchamiento y otra para la presión de expansión. 10"2.2614 i donde p h es la presión de hinchamiento.

w n .-« . rea lizó un amplio estudio estadístico utilizando la regresión muí t i U n e a l .W L +0. ^ C U A U U a xas limitaciones pertinentes a la falta de confirmaciones experimentales para otros casos. donde la densidad seca está expresada en Kg/cm . debido a laq nm<í-a„.0269.Y d -0. „~~ «arina rnntenidos de humedad inicial y zados en muestras con varios com-«uxuu=> cargas diversas.j ±. y la presión 2 de hinchamiento en Kg/cm .000665. XXIII) Criterio de Komornik y David (1969) Este criterio está basado en correlaciones estadísti cas que proporcionan un evaluación de la presión de hincharaien to en función de tres importantes factores: el límite líquido (W L ) .393 debe ser muy cuidadosa.132+0. La relación obtenida por los autores para estimar la presión de hinchamiento fue la siguiente: log p h = -2. la densidad seca natural (Yd) y el contenido de humedad natural (w n ) . en un estudio reciente. Los ensayos edométricos con inundación fueron reali „-. XXIV) Criterio de Weston (1980) Weston (1980).0208. . para obtener la correlación entre el hinchamiento y otros parámetros del suelo (indicadores de las características de expansión) .

= humedad inicial c.394 El modelo seleccionado para realizar las pruebas. definido del siguiente modo: w Lw = w L #40 . en aproximadamente 2%.0' d ) . fue la siguiente: . (p)° . . (. (Wi) donde h = hinchaiYiiento w = límite líauido ponderado (indicador de la arci llosidad del suelo) y¿ = densidad seca p = presión vertical w. usando el sistema de unidades internacionales. . por lo que se consideró que no se ¡ustificaba el esfuerzo de incluir este parámetro en la ecuación de regresión. . La expresión óptima encontrada. fue el siguiente: C2 C3 4 C5 h = c. = coeficientes o exponentes de regresión El mejor indicador encontrado para la "arcillosidad" del suelo fue el límite líquido ponderado (w ).% <•——) 100 La inclusión de la densidad seca sólo mejora el error estándar de la estimación del hinchamiento. (w L w ) .

5 0.r2.Clasificación de la expansividad.0 > 4.33 En l a figura 4.5-1. En l a t a b l a 4.5 > 1.000411 . XXV) C r i t e r i o de Snethen et a l i i (1977) Este c r i t e r i o de c l a s i f i c a c i ó n del p o t e n c i a l de expan s i ó n .5 3 se presentan unos abacos que per miten f á c i l m e n t e l a resolución de esta ecuación. TABLA 4.0. L X (%) (%) W <50 50-60 >60 P <25 25-35 >35 s i (Kg/cm 2 ) < 1. considera que la expansividad se evalúa de un modo más f i a b l e . (p)-0'38 6 > (w. el cual fue e s t a b l e c i d o con base en ensayos edométricos sobre mués t r a s i n a l t e r a d a s que eran llevadas a la saturación con cargas i g u a l e s a l a sobrecarga de t i e r r a s .XVII se presenta e s t e sistema de c l a s i f i c a c i ó n . según Snethen e t a l i i (1977).%> < 0.0 P o t e n c i a l de hinchamiento v e r t i c a l . e l í n d i c e de p l a s t i c i d a d y la succión i n i c i a l in s i t u ( S Í ) . ( w L w ) 4 ' 1 7 . que fue propuesto por Snethen et a l i i (1977) y adoptado por e l USAEWES (United States Army Engineer Waterways Experiment S t a t i o n ) .395 h .5 1.XVII.5 Grado de expansión Bajo Medio Alto .5-4. u t i l i z a n d o como parámetros indicadores e l l í m i t e l í q u i d o .

4.Predicción del hinchamiento en función d límite líquido ponderado. ^^I^TOJli^ .i I 60 (%) 2 3 «iniJiamluniu 4 3 corre Fig.i 21 • IO 30 40 lluimiila. la presión vert y la humedad inicial.) 30 l a i i: l.5 3 .

en el campo. 19 79) . resaltando que la succión es una medida más definitiva que el contenido de humedad para la medida del potencial de expansión. De acuerdo con este método. se pueden usar los procedimientos de construcción norma les. finalmente. en condiciones favo rabies. se recomienda proceder como si se tratase de un caso de potencial de expansión eleva do. Para potencial de expansión medio. debe cuantificarse la expansión usando procedimientos como los que serán descritos en el próximo apartado. y. lo que indica que el cambio de volumen sería mí_ nimo. usando psicrómetros. estos aparatos tienden a ser corroídos cuando los suelos tienen pH no neutro. . debe considerarse la experiencia anterior con suelos de ese tipo. si el potencial de expan sión es bajo. y. en caso de que tal información no esté disponible. así como dispensar cuidados especiales al proyecto de cimentaciones. Un me todo indirecto que también se viene usando con bastante éxi_ to en terrones de suelo. Y. para potencial de expansión alto. es la técnica del papel de filtro (Johnson.397 O'Neill y Poormoayed (198u) son de la opinión de que esta clasificación es fiable. Según estos auto res. la succión viene siendo medida de manera fructífera en el laboratorio. ya que in situ.

Las técnicas disponibles para caracterizar cuantita tivamente la expansión.398 4 . estimando con la precisión adecúa da la magnitud y rapidez de los cambios de volumen. en el caso de que sea clasificado en la categoría de expansi vidad media o alta. . es necesario hacer una caracterización cuan titativa del suelo expansivo. En cuanto a las metodologías usadas para cuantificar los cambios de volumen.Predicción de las variaciones de volumen de los suelos expansivos Una vez obtenido el potencial de expansión del suelo. 5 . en general. pueden considerarse divididos en dos categorías: los métodos o modelos semiempíricos. La evaluación precisa del cambio de volumen es un re_ quisito para la selección de alternativas de proyecto. están basados en ensayos edométricos con inundación o con control de la succión. así co mo para su adecuado tratamiento. y los métodos o modelos matemáticos.

h 2 a max donde L a = espesor de la capa activa h = hinchamiento máximo max El procedimiento seguido en este método consiste fun damentalmente en los siguientes pasos: ia) De los taladros hechos en el perfil se obtienen muestras inalteradas representativas del estrato arcilloso a intervalos apropiados.399 4 • 5 • 1 ~ Métodos de cálculo basados en ensayos con inundación a) Método del U. y cargadas bajo presiones iguales a las correspondiera tes a las sobrecargas de tierras más el adecuado incremento de -. que es uno de los más antiguos. . L . inundar las carga proveniente de y muestras y medir la expansión observada.^ la n _. Army Corps of Engineers (1961 En este método.estrucrurd. en en seguida. 2*) Colocar las muestras con humedad natural en edó metros. ocfrnrtura. el levantamiento (h) se calcula por medio de las siguiente expre_ sión ~ .S.

Un procedimiento análogo a este es adoptado por la U.S. teniendo en cuenta la tensión vertical (pQ) a la profundidad en que fueron tomadas las mues_ tras y el incremento de tensión total (Ap) debido al peso de la estructura. b) Método de Jennings y Knight (1957) En este método se toman diversos pares de muestras inalteradas (adyacentes). y representar estos datos en un abaco en función de la profundidad. Después de trazadas y corregidas las curvas e=f(log p)/ se determina la variación volumétrica en términos de la varia ción del índice de poros (Ae). Navy Department (1971).400 3a) Computar los hinchamientos de las muestras en términos de porcentajes relativos a sus respectivas alturas originales. 4a) Determinar el levantamiento total por medio de la ecuación que se ha expuesto para este método. a diversas profundiades del perfil (zona activa). y se ensayan usando la técnica del doble edó metro. Cuando se conozca el valor de la tensión intersticial .

determinándose con mayor r i g o r l a v a r i a c i ó n v o l u m é t r i c a c o r r e s p o n d i e n t e a la v a r i a c i ó n de l a t e n s i ó n efec tiva hasta la saturación. log -—■ b P . y otros de presión de expansión (a volumen constante). Los autores establecieron la siguien te expresión que relaciona el hinchamiento con la presión aplicada: p h h = K c .07 Kg/cm 2 ). 1+e o AH t donde AH = espesor de cada subcapa de la zona activa Ae = variación del índice de poros en cada subcapa e = índice de poros o en cada subcapa.401 n e g a t i v a c o r r e s p o n d i e n t e a l contenido de humedad n a t u r a l de l a m u e s t r a o capa (u = X p") . El c á l c u l o del levantamiento del s u b s t r a t o expansivo de c i m e n t a c i ó n se hace dividiendo la zona a c t i v a en capas para a p l i c a c i ó n de l a s i g u i e n t e expresión: E —A£_ . siendo unos de hinchamiento (so brecarga de 0. c) Método de Jiménez Salas Y Serratosa (1957) Este método está basado en resultados de ensayos edométrieos con inundación. e s t a podrá ser adicionada a l i n c r e m e n t o Ap.

'iento.402 p = oresión de ¿linchamiento h p = presión aplicada K„ = constante que puede determinarse si se conoce algún dato de la curva de expansión. los autores recomiendan tomar: . Para el caso de que no se disponga de datos de la hinchar. por ejem D I O el hinchamiento libre.

4.54 .1 2.n ) Fig 4.4 2.Familia de curvas de hinchamiento propuesta por Me Dowell (1959).3 3.55 . uíScamem^^^ 0. 1956) . .7 1.5 21 ?R ESICM (K^/c.Correlación del cambio de volumen con el índice de plasticidad (Me Dowell.Fig.

Sin embargo. o. debiendo destacarse sobre todo . entrando en la curva identificada en el pa so anterior. se lee el cambio de volumen. El razonamiento más frecuente es que en los suelos expansivos. capa. 3a) Se calcula la presión vertical producida por la sobrecarga de tierras y la construcción en el centro de cada capa. durante la expansión. se retraen y se agrietan. 1980). cuando se secan. Desde el punto de vista formal.en razonamientos variados y a veces contradictorios (Jiménez Salas et alii.55 para identi ficar la curva presión-cambio de volumen correspondiente al suelo considerado. El hinchamiento en el sentido vertical. al menos. permiten la dilatación lateral. por su hinchamiento ver tical. se fisuran.404 2-a) Una vez obtenido el cambio de volumen libre. también . debe tomerse igual a 1/3 del cambio de volumen. se pueden hacer ba£ tantes críticas a este método. y. lo que corresponde al caso de que el hinchamiento lateral también fuese libre. con este dato se entra en el abaco de la figura 4. entonces. según Me Dowell. esta relación parece admitirse hoy con carácter bastante general. Estas fisuras son las que. 4a) El levantamiento potencial vertical se calcula multiplicando el espesor de cada capa. en función de la carga en cada. lo que no parece ser lo más real. basándose en medidas reales y.

405

que en el mismo se considera una situación de succión nula al
final del cambio de volumen, y que no tiene en cuenta la depen
dencia de la trayectoria de tensiones en la relación presióncambio de volumen (Jennings, 1969).

En cuanto a la universalidad del método, debe recordar
se que el mismo está basado en parámetros deducidos de arcillas
de Texas (USA).

No obstante, debe destacarse en su favor que fue uno de
los primeros métodos racionales empleados para calcular los mo
vimientos de una cimentación en suelos expansivos, siendo aún
hoy un método muy popular y extendido. Tiene, además, la impor_
tante ventaja de ser un método económico, ya que el único pará_
metro que necesita es el hinchamiento libre, o, incluso, solo
el índice de plasticidad.

e) Método de Sampson, Schuster y Budge (1965)

En este método se requieren dos muestras inalteradas
adyacentes. Una muestra se carga con presión suficiente para
impedir cualquier cambio de volumen al ser inundada; y cuando
se establece el equilibrio, se descarga hasta una presión no
rainal mínima, permitiéndose la expansión hasta alcanzar un nue
vo equilibrio (curva 1 de la figura 4.56). La otra muestra se
somete a una presión correspondiente a la sobrecarga que posee

T~T

n

I I

i »i

T

III!

1—i—r s i i i

.95

.901

X

.85
Q

z

.801

e 0 = .787
P0 = i-5

.75
J

! i 1 IU

J
5

í

l_l_JL_JUL_L

í

J

i

i

i » i a 1
i

PRESIÓN

Fig.

4.56 - P r o c e d i m i e n t o de Sampson e t a l i i
del hinchamiento.

(1965) p a r a p r e

407

in situ, y es inundada, a continuación permitiéndose que expan
da hasta el equilibrio (curva 2 de la figura 4.56).La utiliza
ción de las dos curvas permite obtener el cambio de volumen de
bido a la retirada de la sobrecarga y al acceso de agua, A e 0 ,
y el cambio de volumen debido a la reducción de la presión efec
tiva a medida que la presión intersticial crece, Ae s . El cambio
de volumen total, Ae, que ocurrirá durante y posteriormente

a

la construcción, será:
Ae =

¿ e 0 + Ae s

f) Método de Carothers (1965)

Carothers (1965) sugiere que para medir la susceptibili_
dad de una arcilla a la expansión se realice un ensayo edométri_
co con inundación desde el inicio del ensayo, según se indica
en la figura 4.57. Con base en este ensayo se determina un índi_
ce de expansión primario "Cg" (usando incrementos de carga con
duración de un día), y un indicador de la presión de hinchamien
to "p " (punto de la curva de compresión donde se iguala el índi_
de de poros original) .

El índice de expansión primario"Cg" se define como la re
lación entre el cambio del índice de poros y el logaritmo de cam
ció de presión correspondiente al decremento de carga entre 1,0
y 0,1 Kg/cm 2 . Según el autor, para la mayoría de los casos este

408

,1 8Í»

^c =
j ÍC'

— — -

:':;ín\v rara detarminación del índice
do úxrjínsiín primario íCarothers, 1965).

<w

V -

w V- V» *«,

409

índice es bueno, pero algunas veces, para presiones superiores
2
a 1,0 Kg/cm , pueden ocurrir reducciones bastante elevadas,
del orden del 50%. Este Último índice (Cl) se considera revo
cable en la compresión debido a la desecación,así como en la
reconsolidación bajo cargas externas superiores a la presión
de preconsolidación.

El índice de expansión secundaria "C'" se determina usan
do incrementos de carga con duración de carga con duración de
5 a 7 días. Según dicho autor, en arcillas con límite líquido
superior a 50%, presenta valores alrededor de 0,002 a 0,007,
considerándose como valores típicos los de 0,004 a 0,005. En
la mayoría de los casos parece razonable que se omita esta ex
pansión secundaria para fines prácticos de proyecto.

Carothers (1965) propuso, para el índice de expansión,
la siguiente correlación:
C s = 0,0009 (wL- 10)

Una vez encontrado el índice de expansión, y conocidos
los cambios de tensiones efectivas, los movimientos vertica
les se evalúan utilizando la siguiente expresión:
AH = H .

— . log !
l+e 0
crf

donde
AH = incremento de espesor de la capa debido a la
expansión

410

H = espesor original de la capa expansiva
Cs= índice de expansión primario
e = índice de poros original
o
al. o' = tensiones efectivas final y inicial,
f

i

respectivamente

Este método, a pesar de dejar mucho que desear desde
el punto de vista conceptual, ha presentado resultados prácti
eos razonablemente moderados.

g) Método de Sullivan y Me Celland (1969)

Este método de predicción del levantamiento está basa_
do en un ensayo edometrico a volumen constante con una muestra
inalterada, inicialmente sometida a la presión correspondiente
a la sobrecarga in situ, inundada después, y, enseguida, carga
da

progresivamente. Al alcanzar la presión de hinchamiento,

la muestra se descarga en escalones. En la figura 4.5 8 se mue£
tra la trayectoria de tensiones seguida en este método. La pre
sión de hinchamiento es equivalente a la succión del suelo, y
las condiciones de las tensiones efectivas final y inicial se de
terminan aplicando una. versión modificada de la ecuación clási_
ca de tensiones efectivas:
o' = a - XP"

411

donde
a

= tensión efectiva

a = tensión total
p" = succión o presión intersticial negativa al
agua
X = parámetro representando la porción de succión
del suelo que contribuye a la tensión efectiva
(Blight, 1965 y 1967).

El cálculo del levantamiento previsible se realiza
del siguiente modo:

. AH = H . -AL.
l-f0
donde
AH = levantamiento total
H = espesor del estrato expansivo
f = incremento de expansión correspondiente al
cambio de tensión (a. - cjg)
f

= expansión inicial, que es cero o un valor ne
gativo que indica una leve compresión de la
muestra bajo la sobrecarga, antes de ser ¿nun
dada la muestra.

Las tensiones efectivas inicial (a^) y final (af) se
calculan por medio de las expresiones:

°i = Po + * • Pi"
°'£ = P0+AP + X. P£"

412

4 . 5 . 2 - Métodos de c á l c u l o basad^s_en_ensayos
dela

conjnedida

succión

Aunque los métodos más experimentados hasta, el momen
to, son los de inundación, tienen el inconveniente de no poder
considerar las diversas variaciones de humedad o succión previ_
sibles.

Por lo tanto, presenta gran .interés analizar los prin
cipales métodos que han sido desarrollados modernamente

para

la evaluación de la expansión con succión controlada, pues, co
mo ya se ha dicho,frecuentemente en los casos prácticos, sobre
todo en las áreas secas o semiáridas, la succión dista mucho de
ser nula; y, además, en las proximidades de los bordes de

las

áreas cubiertas, el equilibrio de la succión es dinámico, sien
do muy importante del efecto de las variaciones estacionales.

I) Método de Richards (1967 y 1976)

El método de Richards para predicción del movimiento
del terreno de cimentación se basa en suooner que para valores
de la succión comprendidos entre pF 0 y pF 5, el grado de sa
turación de las arcillas expansivas es prácticamente igual al
100%. En estas circunstancias, el carrbio de volumen del suelo
debe ser exactamente igual al agua absorbida o perdida.

413

En este procedimiento se mide la succión en muestras
inalterada*,, generalmente usando el psicrómetro; y basándose
en relaciones entre la succión y el contenido

de humedad, se

predice el valor del contenido de humedad de equilibrio.

Una vez estimado el cambio de contenido de humedad
que se efec turará, y admitiendo que el cambio de volumen del
suelo sea igual al volumen de agua absorbida, se calcula el
cambio de volumen por la expresión:

V

100 + w-.G

donde
w. = humedad inicial, en tanto por ciento
w- = humedad final, en tanto por ciento
G„ = peso específico relativo de las partículas

s

Entonces, admitiendo que la deformación unitaria es
igual en las tres direcciones, el levantamiento vertical reía
tivo (AH/H) viene dado por la expresión:

AH
H

1
3

AV „ 1
V
3

1 2
S
(100+w1.Gg)

En la práctica el coeficiente 1/3, que proviene de
la hipotesiG de deformabilidad referida, es aproximadamente
i • i -i en eli caso
„-,-« de
A&que
miP ex
<?1Í=U«XU
suelo esté agrietado
al comen
aplicable
?
_

414

zar el proceso de levantamiento

mientras que cuando la cons

tricción lateral sea completa se aproxima a 1.

Aitchison y Richards (1969) indicaron que los suelos
expansivos en la práctica están muy fisurados, constituyendo
un cuerpo discontinuo. Esto es consecuencia de las notables
variaciones de la presión efectiva debidas a los cambios de
succión, cuyo comportamiento es muy diferente del que se ver¿
fica cuando los aumentos de presión efectiva provienen de pre
siones externas, bajo rangos de succiones reducidas. En este
último caso, el suelo aumenta su compacidad y constituye un
medio que puede ser considerado como un continuo verdadero.
Para el caso de suelos expansivos, los autores concluyen que
en realidad la deformación vertical es una función irregular
de l-i succión y de las cargas aplicadas, cuyo comportamiento
es de rnu■•v difícil predicción debido a que el coeficiente K o
a

(relación entre las tensiones verticales y horizontales) tie
ne variaciones muy dificilmente previsibles y un tanto erráti
cas.

Sokolov y Amir (1976), para ¡suelos de Israel, han en
centrado que el movimiento vertical medido varía entre 0,23 y
0,38 del agua absorbida o evaporada. Según esto, el hinchamien
to probable de cada capa es:
¿H = (0,23 a 0,38) . I (wf-wQ).Y
siendo Y

la densidad seca.

.H

,

415

Holrnes (1956) encontró q-e en una arcilla de alta
plasticidad, los poros permanecían prácticamente con satura
ción total hasta pF del orden de 5. Estos experimentos fue
ton hechos en arcillas amasadas, y, consecuentemente, con
una estructura muy poco desarrollada, con poros muy pequeños
y relativamente uniformes. Una arcilla expansiva natural, tie
ne una estructura muy compleja, de "dominios" compactos, que
forma casi una granulación que deja poros mucho mayores, que
pierden agua a succiones relativamente bajas (Jiménez Salas et
alii, 1980).

La hipótesis de que el cambio de volumen del suelo
deba ser exactamente igual al agua absorbida o perdida, no es
totalmente admisible, pues se ha encontrado que muchas arci_
lias no están saturadas, y que su grado de saturación cambia
con las variaciones estacionales. Una prueba inmediata en con
tra, la tenemos en el ensayo de presión de {"linchamiento, en
el cual, con aumento de volumen nulo, se encuentran aumentos
de humedad, significativos, lo que no sería concebible si el
suelo estuviese inicialmente saturado.

Sin embargo, el método semiempírico de Richards (1976)
ha resultado válido en la práctica, y convierte el cálculo del
levantamiento del suelo en algo extremadamente sencillo.

416

II) Método de Fredlund, Hasan y Filson (1980)

Este método está basado en valores de la presión in
tersticial del agua in situ, y en el módulo de descarga de en
sayos edométricos a volumen constante realizados sobre muestras
inalteradas.

El principal problema es la estimación de las presio
nes intersticiales de agua in situ para las características de
deformación medidas en laboratorio.

La muestra se coloca en el edómetro con una carga ini^
cial aproximadamente igual a la sobrecarga de tierras; después
se inunda y se mantiene con el volumen inicial hasta alcanzar
la presión de hinchamiento. A continua.cion, se carga la muestra
progresivamente hasta aproximadamente 1700 KPa. Seguidamente,
la muestra se descarga usando decrementos dobles con relación a
los incrementos usados en la fase de carga.

Los resultados se representan en términos de presiones
totales e índices de poros, y para corregir los efectos de

la

perturbación de la muestra, los autores proponen un procediraien
to quí consiste en una construcción análoga a la de Casagrande,
válida para suelos desecados (Fig. 4.59).

En la figura 4.60 se muestran los valores relativos de
la presión de hinchamiento sin corrección (p„), y corregidos (p')/

417

i.O*

(».y,i

Fig. 4.59 - Construcción para corregir los
efectos de la perturbación de
la muestra,

o.s

v.O

10

Presión

100

da h i n c h a m i e n t o

1,000

10,000

(kPa)

Fig. 4.60 - Relación entre la presión de
hinchamiento y el índice de
coros.

La predicción del levantamiento se puede hacer con ba se en el módulo de descarga y en la succión matricial equivalen te. III) Método de Lytton (1970 y. 1977) Este método trae consigo una colección de datos de succión y sobrecarga obtenidos en un edómetro modificado.(estimada) . aún carece de una adecuada comprobación experimental.418 así como los obtenidos en ensayos edométricos de hinchamiento libre sobre el mismo suelo (Fredlund. en el cual la carga aplicada y la succión del suelo pueden ser controlados durante el ensayo. No osbtante. Esos datos son representados en un gráfico. los valores corregidos de la presión de hinchamiento de los ensa yos edométricos a volumen constante son ligeramente superiores a los obtenidos en los ensayos edométricos de hinchamiento li_ bre.. basado en el comporta miento de suelos semisaturados. conforme se indica en el figura 4. Con la inclinación dada por estas relaciones. 1975. la succión inicial (co^ nocida) y la succión final . Como se ve. proporcionando la deformación lineal vertical(AH/H) en función de la succión para varios niveles de carga. . se evalúa el levantamien to in situ.61. Este método tiene la ventaja de ser un procedimiento racional.

4. r 9 a i. Hasan y Filson (1980). Fig.61 .Trayectoria de tensiones del método de Fredlund.419 rayact. . anal r a y a c t .

Para el rango de humedades que interesa a los fines ingenieriles. +CX . la relación succión-humedad se puede representar por la siauiente ecuación lineal: loa sm = A .420 IV) Método de Johnson (1973. respectivamente. donde s^ = succión matricial del suelo sin sobrecarga. Los datos de succión del suelo se obtiene por medio de psicrómetros. el hinchamiento vertical de un estrato de arcilla expansiva se puede estimar usando la siauiente ecuación: Mi H (A-B.B . si se usa una escala semilogarítmica.w0) . en Kg/cm*" A y B= constantes que representan. 1977 y 1978) Este método fue establecido considerando que la expan sión del suelo está caracterizada por el cambio de succión que se produce entre las condiciones inicial y final. 1976. la ordenada en el origen y la inclinación de la recta "succión-humedad" w = contenido de humedad del suelo Entonces.Of) . w .log (S I+ñ. y con ellos se preparan relaciones entre la succión y el contenido de agua.

En el caso de nivel freático somero y carga hidráulica negativa.•*« Para Ü 3 M niveí nivel Ifreático profundo y carga da en términos de ÍWI v . en Kg/cm¿ a = factor de compresibilidad El índice de succión (C ) refleja la proporción del cambio del índice de poros en relación con la succión.421 donde H = espesor del estrato C g = índice de succión e o = índice de poros inicial w Q = humedad inicial s m = succión final del suelo. B siendo G = peso específico relativo de las partículas B = inclinación de la recta succión-humedad La succión matricial final (smf) depende del perfil de humedad de equilibrio considerado. expresa J presión. el valor de s m f viene dado simplemente por la diferencia entre la profundi dad del nivel freático y la profundidad z considerada. se admite para s m f un valor igual a cero. Para el caso del perfil satu rado. y puede ser calculado por la siguiente expresión: „ _ a • Gs 100 . .en Kg/cm2 af = presión final aplicada (sobrecarga más carga 2 externa).

definida como ia profundidad balo la cual no hay cambios de succión.if. = profundidad de la zona activa. el valor de s m f se determina por la siguiente ecuación: ^mf — s ~m a •»•■ 4(Z "a .. . tales como las arenas limpias con bajos erados d¿> sacuració e igual a uno para los suelos completaren :ú saturares c casi saturados. constituyéndose en un indica la succión con la aolicación de caraas exter V* ¿once s>. es _a succión matricial final sin presión externa. Sste factor ce compresibilidad será igual a cero para suecos incompresibles. El factor de compresibilidad (:•-} es la fracción de la presión aplicada que es efectiva. Y w .422 hidráulica negativa (puede también ser aplicado al caso de nivel freático somero).Z) . w donde sm = succión matricial en la profundidad de la zona activa 'w = peso específico del agua z.

al autor parte de la siguien te expresión básica de Lytton (1977): AV _ V7 " Yh . estructura. la ecuación propuesta por Johnson proporciona una predicción razonable para el cambio de volumen in situ.XVIII. I .XVIU(Russam. V) Método de Me Keen (197 6. para el cálculo de los levantamien tos debidos a cambios de succión. El levantamiento total del terreno puede ser estimado por medio de la suma de los hinchamientos verticales de cada estrato de perfil del suelo. cidad. y presión de confinamiento.0. considerando las condicio nes del suelo referentes a su composición. hume dad inicial y de equilibrio. IP (%) a <5 5 < I p «40 (0. 197 7 y 19 80) En esta método. TABLA 4.0275 .Valores de a en función del índice de plasticidad. log . 1961).125) > 40 Según la evaluación de Snethen (1979).423 En usencia de datos precisos de a. este factor puede ser estimado aproximadamente en función del índice de plasta. según la indicación de la tabla 4.

y donde: Y .h.índice de h succión comerension por variaciones de AV/V = cambio de volumen en relación al volumen inicial ' i h. Con el fin de po der determinar estas relaciones por medio de ensayos sencillos. .. repectíva f i ~ mente. los autores propusieron recurrir a ensayos tipo COLÉ (coefficient of linear extensibility). y.S. log l i \ " "1 Los valores de V. se cubren con una delgada película de una solución de plástico especial (resina SARÁN F.424 que es válida para una carga exterior constante. pueden determinarse por varios meto dos que requieren medidas del cambio de volumen y de la varia ción de la succión (Me Keen y Nielsen. . se llega a la expresión que da el levantamiento vertical: _LÜ .310 de Dow Chemical disuel ta en metil-etil-cetona. en una proporción de 1:4 a 1:8) que . El COLÉ se determina por medio de terrones de suelo con un volumen de 50 a 200 cm2. Soil Conservation Service (1972). los cuales tan pronto se toman del terreno. 1978).= valores de la succión final e inicial. Si se supone que hay constricción lateral completa. que fue puesto a punto por el NSSL del U.

A partir de es tos datos. 1978). Y 2. En el COLÉ modificado. pero que en cambio es impermeable al agua. después de colocar en su interior un papel de filtro calibrado que sirve para deter minar posteriormente la succión del suelo por simple medida del peso. El CERF de la Universidad de New México modificó el procedimiento del COLÉ. pero sin variar esencialmente sus prin cipios (Me Keen y Nielsen. los terrones extraídos se introducen inmediatamente en recipientes sellados contra variaciones de humedad. El ensayo consiste básicamente en medir el peso y el volumen del te rrón (por el principio de Arquimedes) en dos estados de suc ción diferentes. . Uno corresponde al de la muestra en equili brio con una succión de un tercio de atmósfera (por el meto do de la placa de succión). el COLÉ se obtiene por la siguiente expresión: AI COLÉ = -^i X o = T D 1/3 (_H_) . una vez equilibrada su humedad durante un período de siete días.5pF).5 donde Al/1 = deformación lineal unitaria o D ^ = densidad del terrón desecada en estufa 5 = densidad del terrón con una succión de 1/3 atm (2.i . Después de obtenida la succión natural del terrón. mientras que el otro estado co responde al de la muestra desecada en estufa.425 permite la trasferencia de humedad de la muestra por fase vapor.

tíc •vesult:?.~ y valor de la succión en que se admite que termina el *a~rie de volumen durarte el proceso de deseca riér.426 se r e c o b r e con e l p l á s t i c o a n t e r i o r m e n t e c i t a d o . v a i mismo tiempo se suprime e l e f e c t o de c o n t r i c c i o n que. e:\ d e f i n i t i v a . ¿vidente "us el índice v. según p a r e c e .drer.ar. Con e s t e o r o c e d i n i e n t o ( v a r i a n t e d e l CERF) se c o n s i g u e una niavor f a c i l i d a d c c e r a t i v a .T. !\~.>J.3 p~ = 31-'. cr.22' l > > "> "* ^-i r — . e j e r c e l a membrana. tiene aue estar. de alguna . . se deduce: ™ 9 (■ nat 316.»• " D .-jr-a. EL COLÉ modificado e s . ya qu^ realmente -el secadc an estufa aún puede conducir a valor-s superiores ¿ai pF) . con o b j e t o de d e t e r m i n a r su densidad después de l a d e s e c a c i ó n en e s t u f a . e l hincnamiento l i b r e d e l t e r r ó n . e l h i n c h a m i e n t o l i n e a l co r re sccr. directamente relacionado con cualquiera de ios dos parámetros ser-ie-píncos anteriormente definidos (COLÉ 5. r e s t r i n g i e n d o en c a r t a .ee a l ca~bie de succión e n t r e e l e s t a d o n a t u r a l y e 1 s e c o e n e s t u f.1/3 r.

0336 Alto >0 f 0336 Muy alto . Daño potencial Muy bajo 0.. en fun ción de la actividad de la arcilla (A C ) y de la actividad de cambio de cationes (CEA ) .0. Así.0. Me Keen (1980) propuso la correlación indicada en el abaco de la figura 4. TABLA 4.62.0034 .XIX T h < 0.0101 Bajo 0.El coeficiente Y h puede también determinarse por me todos totalmente empíricos.0101 . XIX. siendo: X Ac = P (%) % arcilla CEA = CEC (rceAOQq) % arcilla donde CEC = capacidad de cambio de cationes % arcilla = % < 2pm Como valoración global de la peligrosidad del suelo en función de y} . pueden adoptarse los límite indicados en la tabla 4.0034 .0.0202 Moderado 0.0202 .Peligrosidad del suelo expansivo en función de y.

h ► .0 2.5 1.0 3.6 2 . .428 0.0 ACTTVIOAO.Abaco oara predicción de Y. Ac PREDICCIÓN DE Y h 4.

429 Con relación a los cambios de volumen que se originan debido a las cargas externas. . de manera análoga. = y . mientras se mantiene constante la succión. CTf = tensiones aplicadas inicial y final. durante el proceso de cambio de vo lumen.yh f °f . Entonces. log ~± Haciendo las debidas transformaciones. se puede hacer un análisis semejante al que se acá ba de exponer para las variaciones de succión. la siguiente: AV _ - Y a a • log —-£- donde Oj_. log ^ . ílog h. La expresión bá sica para el estudio de los efectos de la variación de carga a succión constante puede ser. respec tivamente Y a = índice de compresibilidad por variaciones de cargas externas. considerándose ambos casos. los autores deducen que: h AV 4r = . cambios de suc ción y de tensión aplicada.log hf (—) 1 } .Y0. esta expresión puede presentarse bajo la forma siguiente: Al V.

El efecto de cargas ext' res puede ser incorporado recurriendo a un gráfico adimensional respecto a tensiones y deformaciones.(—) °. en el que se han incorporado ensayos de distintas orocedencias.1 No obstante.pton (1970). of } "1 donde ct es el factor que indica la vs.riación de t e n s i ó n que corresponde al cambio de succión» Operando en la equivalencia a n t e r i o r . en vez de introducir el otro índice de com presibilidad de cargas (Y ) antes citado. cuya diferente modalidad se ve en la expre sión siguiente: íhf (% ' h\ = i hf + a. Me Keen y Nielsen (1978) prefirieron valorar el efecto de las cargas exteriores inco£ porando su efecto directamente en el coeficiente Y h anterior mente analizado. -. como el que se indica en la figura 4.63 se presenta la influencia de la carga aplicada en el índice de compresibilidad Y para tener en cuenta tal incorporación. en su trabajo.64.430 Una ecuación análoga a ésta fue propuesta por Snethen y Johnson (1977). . se obtiene para n í a siguiente expresión: x = í-^) . En la figura 4. según Coir.

m z 60 I < O z 40 a UJ o ^ 0 ao •Qy a AQA 0 20 40 60 80 100 % DESCARGA DE PRESIÓN DE HINCHAMIENTO P i g . 4.Prasíón Aoltcada ('<Pa) Fig.64 - -. 100 80- Me C0RMACK Y WILDING (1975) G P0RTER (1977) ? COMPTON(I970) GAAOO C A. influencia .i.63 . 4. exprés de l a p r e s i ó n en e l hinchamiento.-~ = /ir> oxoresando la Gráfico normalizado.Relación entre la compresibilidad yh y la carga aplicada.

obteniendo . aunque al irse cerrando las grietas irá gradual_ mente aumentando. ya sea inalterada o remoldeada. variará en tre 1 y 1/3. según las condiciones específicas de que se trate. el factor de restricción lateral será igual a la unidad. Finalmente. se puede aplicar el correspondiente coeficiente reductor a Y h a través de la curva de la figura 4. obtenido mediante ensayos directos o por relaciones empíricas. Cuando la constricción lateral sea comple ta. cuando el suelo parta de un estado totalmente agrie tado por desecación. conforme se ha tenido ocasión de re ferir anteriormente. usando para esto su edómetro de succión controlada. Por lo tanto. cabe recordar que el paso del cambio de volumen (™) al levantamiento (—■) depende de las condiciones de constricción lateral. modificado por Escario y Sáez (1973). dicho factor será al menos inicialmente igual a 1/3. la variación de succiones a que va quedar sometida en el terreno. VI ) Método de Escario (196 7 y 1969) Este método consiste en reproducir directamente en la muestra de suelo.432 Conociendo el valor de la presión de hinchamiento. así como los cambios previstos para las cargas exteriores.64. de un modo global. En cambio. Dicho autor propone que se opere siguiendo tra yectorias de succiones con carga vertical constante.

El aparato usado en este método es fundamentalmente una célula triaxial con membrana osmótica.433 así un haz de curvas que relacionan el hinchamiento y la pre sión vertical con diferentes succionas. aunque emplea una técnica dis_ tinta basada en el principio osmótico que coincide con el uti_ lizado por Kassiff y Ben Shalom (1971) y Kassiff et alii (1973) . siguen trayectorias de succión y miden las expansiones correspondientes. la utilización de un aparato de este tipo pa rece ser el mejor planteamiento para estudiar los problemas de los suelos que presentan inestabilidad volumétrica (suelos ex pansivos y suelos colapsables). K Q (relación entre las tensiones verticales y . En este método también se puede hacer variar el coeficiente horizontales). Conforme refirió Aitchison en su informe general del congreso internacional de mecánica del suelo y cementaciones de Moscú (1973). Livmeh y Smucha (1980) Este método tiene un planteamiento básico análogo al de Escario (1967. Esto permite la reso lución de problemas relativos al cálculo de movimientos de una estructura en suelos expansivos. 1969 y 1980). VII ) Método de Komornik. Los autores. usando diferentes presiones de confina miento.

1967 y 1°69. En la deducción de su método.434 VIII) Método de Mitche 11 (1980) Mitchell (19 80) propuso un método para predicción de los movimientos de suelos expansivos de una manera estríe tamente teórica en términos de tres propiedades fundamentales del suelo: el índice de inestabilidad que define la expansiva dad del suelo. _u . 1969): Al -— 1 = I . Aitchison y Wcdburn. y el coeficiente de difusión. la constricción de expansión que define el decrecimiento de expansión bajo presión. verticales de las capas individuales sometidas a cambios de succión. El índice de inestabilidad (I ) se determina por la de Fergher y Stevens (1973) con muestras inalteradas . el autor parte de la observación experimental de que la deformación vertical del suelo (¿1/1) varía aproximadamente de modo lineal con el cam bio de succión (Escario. ?* donde ñu = cambio de succión I n t = índice de inestabilidad El levantamiento total del perfil del suelo se calcu la como la suma de los desplazamientos.

t) a cualquier profundidad £ vendrá daida p o r : 1(14*1 u(y.t) 3z2 = 1 ^ 3u a P 3t donde a es el coeficiente de difusión del suelo. tiene la siguiente forma general: 32 u + 3x 2 32u 3y2 + 32u + f(x. Mitchell (1979) indica que si la superficie del te rreno es sometida a un cambio de succión periódico de fecuen cia n. teniendo en cuenta las condiciones de frontera. eos ( 2 * n t " f— • *> . e .u + u„ . El método se plantea partiendo de la ecuación dife rencial de la difusión que gobierna la distribución de la suc ción en la masa del suelo. se calcula un índice de inestabili dad Ip t apropiado para tener en cuenta la presión de confina miento.z. Además. tal que: u(o. Considerando el flujo de humedad en las tres direccio nes. la succión u(y.t) = u e + u o . la ecuación de la difusión a través de suelos no satura dos.y. entonces. eos 2 TT nt .t) . así como las condiciones iniciales del problema. a * \r {• "'"JI ' '" .435 y no confinadas.

Una vez establecida la succión a cualquier profundi_ dad por medio de la ecuación anteriormente expuesta. . El trabajo de Sokolov y Amir (19 73) proporciona resultados análogos a estos en términos de contenido de humedad en volumen (§). la expan sión o retracción estacional puede ser determinada por medio de la siguiente expresión. so reducs o ¿mortigua exponencialraen te según una función del coeficiente de difusión (a).65 se presenta un ejemplo de la influen cia del cambio estacional en la succión del perfil del suelo de acuerdo con la ecuación deducida por el autor. En esa misma figura.436 Esta ecuación indica que la amplitud de la succión a cualquier profundidad. también se muestra la expansión y retracción a varias profundidades para un suelo con un índice de inestabilidad del 51. y que la succión a una determinada profundidad v está defasada de la onda estacional de succión a la superficie (y~o) en un tiara po igual a: Esto ha sido confirmado por medidas de levantamientos estacionales ce perfiles do suelos. es K = Z y I Dt ' iU ' Ú y * En la figura 4.

59 S 6 U-" A 500mm jfof.1 . . .a suoofficiu "O f o <_-»-&. 4. 4 lOOOsn srof.Perfiles de succión y movimientos del suelo para un terreno sometido a cambios periódicos de la succión superficial. £ « P 0 (nasos) Pig.r * 6 ♦"OtT .««millllUliM ■ 437 $o w S4 O % V- 1 '%>.65 . i» l ■te * A '.

en parte. la fosa tectónica del Tajo. Martín Escorza. y su contacto con los materiales terciarios es por falla (Vidal Box. 1967. (3) facies de transición de caracte rísticaa mixtas. graníti_ ca. y que proceden de la erosión de la sie rra de Guadarrama. 1942). entre ambas. La sierra de Guadarrama es. y e&tá fracturado en bloques. . rígido. ha jugado un papel muy importante sobre la estructura d© la cobertura terciaria debido a fendme nos tectónicos postsedimentarios (Cadevid y Hernández. tres tipos de facios características de la sedimenta ción en una cuenca dentro de un ambiente continental: (1) facies detríticas de borde de cuenca. fundamentalmente. el casco urbano de Madrid está sitúa do sobre los materiales terciarios que rellenan. y. INVESTIGACIÓN EXPERIMENTAL G«3o i ©cucamente. Riba (1956 y 1957) distingue. 1972. situada en el borde septentrional de la ci_ tada fosa. El basamento de la fosa. que es plutonio©. Martín Escorza y Hernández Eurile. Dentro de los depósitos terciarios. (2) facíes evaporíticas de centro de cuenca.438 5. 1976).

conforme se representa en el corte esquemático de la figura 5. 19 70.1 (Escario. El casco urbano de Madrid se encuentra sobre parte de las tres faeies descritas por Riba (1956 y 1957) y en algunas zonas sobre depósitos posteriores correspondientes al Cuaterna rio. En primer lugar. y los materia les salinos constituirían subfacies evaporíticas de centro de cuenca. los detríticos más finos.439 El mecanismo de sedimentación parece que se adapta al modelo conceptual de un abanico aluvial (López Vera. a subfacies distales. tosco. A grandes rasgos. 1977). en síntesis. puede considerarse formada por estratos prácticamente narizón tales. en el que los depósitos detríticos más groseros corresponderían a subfacies proximales. en la geología de Madrid se pueden distinguir sedimentos cuaternarios. según las áreas consideradas. existen rellenos contemporáneos cuya potencia varía mucho. los de transición. 1970). García '/agüe. En los valles de erosión que se formaron durante el . y arena de miga. peñuela y yesos. Martínez Alfaro. pertenecientes al Terciario (Escario. La estratigrafía del subsuelo de Madrid. 1978). a subfacies medias. 1973.

5. 1970) .Columna estratioráfica tínica del subsuelo de Madrid (Escario.1 .440 £ CCNN OE f se • 5 ¡í'í't» 'i«.

e l tosco. transformando e l m a t e r i a l en un s u e l o o roca de t i p o margoso. superando i o s 4 Kg/en"* . Su l í m i t e l í q u i d o es usualmente i n f e r i o r al 40%. mientras que su r e s i s t e n c i a a compresión simple e s usualmente del orden de 5 a 10 Kg/cm2. quedando en a l g u n a s zonas r e s t o s de antiguas t e r r a z a s . En seguida se encuentran los sedimentos d e t r í t i c o s leí F l i o c e n o . que están fuertemente preconsoli. El t o s c o e s un m a t e r i a l a r c i l l o s o . cuando se t r a t a d © arenas limoar c i l i o s a s . respecti vamente. e. y la r e s i s t e n c i a a compresión simple es muy v a r i a b l e . dados (por e r o s i ó n ) . s u p e r i o r e s . . A c o n t i n u a c i ó n aparece e l e s t r a t o Sarmatiense (Mioceno) . en determinados c a s o s . y que localmente se denominan. En e s t a zona se ha encontrado e v i d e n c i a de c a r b o n a t a c i ó n v a r i a b l e . se deuo?ihimn *nA ■ / w u c p o s u a r o n sedimentos c u a t e r n a r i o s . también muy sobreconsolidadas. En algunas zonas hay capas muy carbonata das q u e . y en los i n f e r i o r e s . alcanzando en a l g u n o s c a s o s v a l o r e s de 20 Kg/cm". La arena de miga p r e s e n t a una proporción de finos (<s20Q) i n f e r i o r a l 25%. que presenta una proporción de f i n o s («82001 del orden de 60%. alcanzando ©. i n c l u s o . constituyen a u t é n t i c a s c a l i z a s . y que se suelen denominar " p e ñ u e i a " . formados por arenas y a r c i l l a s de c o l o r e s marro n e s . " a r e n a de miga" y "tosco". alcanzando frecuentemente v a l o r e s de h a s t a 801. formado p r i n c i p a l m e n t e por a r c i l l a s g r i s e s a negruzcas y verdo s a s a a z u l a d a s .441 P l i o c e n o o Mioceno. incluso. r o j i z o s y a m a r i l l e n t o s . En términos generales pue de a f i r m a r s e que en los niveles superiores predominan l a s are ñas de miga.

una clara fragmentación que presenta fracturas con estrias. Oteo y Moya. En estas zonas tembién hay con frecuencia capas de bentonítas y sepiolitas. 19 70). La peñuela a? una arcilla (o incluso marga) del Mioce no. En esta zona de transición a la peñuela es donde. y.3).chamiento de 4 a 6 Kg/cn". En algunas zonas o se presenta con características expansivas muy acentuadas. La transición entre el tosco y la peñuela es gradual. cercana a 10 Kg/cm".2). generalmente. y a veces alcanzn i valores superiores a 10 Kg/cm". 1970. y en ella se hallan una serie de estratos de color marrón que pertenecen a los niveles mas modernos del Sarmatiense o Propon tiense {Escario. Exeepcionalmente se han detec 2 tado casos con presión de hinchamiento de 30 Kg/cm . en general. En determinados casos aparecen capas muy carbonata das que constituyen incluso auténticas calizas. verdaderas dolomitas (Escario. En el tránsito del Sarmatiense al Pontiense también se presentan . La resistencia de la peñuela a compresión simple es. denominadas "lisos" (Fig. Con frecuencia presenta presiones de hir. se encuentran materiales más difíciles de definir. superiores al 100%(Fig. 5. en determinadas cotas. pero valoren de 15 a 20 Kg/cm más han sido encontrados con frecuencia. y con hin chamiento libre del 251. cuya masa muestra. 1980) . en otros. a veces. en general dura. Su límite líquido presenta va lores entre el 50 y el 301. aunque con magnitudes bascante irregulares. 5.442 y.

=g» 5 r e s t í a o mostrando un l i s o . 5. .443 4*ti?. Fig.3 .•/!• a V / í£Sfc. 1980).Situación de ios suelos de Madrid en la carta de plasticidad de Casa orantíe (Oteo y Moya.

-.la arena de miga y <¿'n «j. tanto en el suelo como en el agua.a agresividad de estos terrenos debido a la presencia áe sustancias agresivas.:u\ v roce re icnes superiores a 0... Fi:\almente. llegando a con vene irse en vesos orSeticamente puros en algunas zonas." .. 4 *. al pasar de la zona del tosco a la de la gencela. Estos estratos oorresoonden a los mismos niveles sarmatienses.'. van aumentando.-o. con la vi . suele tomar una coloración gris muy oscura. estas aor.ton idos ale SO.> ateas.l

.te reducidos.'.-ave áastacar gue en las arenas de miga y en el tosco les .a.\S. oscilando en aeneval a:\tra .. mientras que ai ir profundizando -*• '--<• ye:-aela. e.. teco el material puede acnstst'.444 los Lisos mencionados anteriormente. de les yesos.." ¿:###BOT_TEXT###quot;:tf". er*.a . que llegan tr-alasa -asta :maami tuces del orden del :. ÍÍ la enorme variación que :>e cbserva en el contení^ Je ae 1 tan -nagnesia.i cerene. v :':: sul tatos. . eensiste. tosco el contenido de Mq . ser: re 1 aziv.a de la gran abundancia de sulfates interestrati_ :icados escario. ?ere le gue resulta sorprendente en algu :)j.20*. ¿u oarte interior.!.".v:u:.. Asi. justo encima >— 61 ni ve*.'»? y .oer. :::• ruante a . al llegar a las yes as proclamante dichos. Naturalmente.' .osarla entre prácticamente cero y treinta partes por millón .r. y v"'oes ent urse ce:'.04%..uc .ucia mucho más blanda que lo hatitual.í áe í. '. Ir'"^1. . alcanzan á. en la parte situada por debajo de la pe ñuela se encuentran arcillas grises yesíferas.

06% a 0.05%. Con r e l a c i ó n a los n i v e l e s f r e á t i c o s . A p a r t i r de l o s n i v e l e s i n f e r i o r e s d e l t o s c o o zona de t r a n s i c i ó n . También hay evi_ d e n c i a s de q u e . manando agua a profundidades mayores. 1970) . p m. ÍEsca . en proporciones d e c r e c i e n t e s con la profundidad. debe d e s t a c a r s e que la montmorillonita aparece p r á c t i c a mente en t o d o s l o s n i v e l e s .20%. pudiendo en a l g u n o s c a s o s a l c a n z a r magnitudes del orden de 0. En l a s arenas de miga y en e l t o s co s e e n c u e n t r a además c a o l í n . por lo menos a veces. es c o r r i e n t e e n c o n t r a r una capa de agua en e l contacto de ios r e l l e n o s con temporáneos y sedimentos permeables c u a t e r n a r i o s con e l t o s c o . e l contenido de SO3 v a r í a desde propor c i o n e s muy pequeñas h a s t a v a l o r e s cercanos a 0. cuando los primeros n i v e l e s son de arena de nú ga. e i n c l u s o 0. como o c u r r e en muchas zonas.08%.445 o menos. l a s aguas colgadas infiltran a t r a v é s de los l i s o s que l a peñuela p r e s e n t a se con f r e c u e n c i a . m i e n t r a s que a l pasar a i a ™ ^ M x pasar a la Z O n a d e . F r e c u e n t e m e n t e . d e n t r o de l a masa a p a r e n t e m e n t e impermeable de e s t a s a r c i l l a s ( E s c a r i o . suele e n c o n t r a r s e una capa c o l g a d a en e l c o n t a c t o de la arena de miga con l a s primeras ca pas d e l t o s c o . la peñuela se e„ c u e n t r a n c o n t e n i d o s de magnesio del orden de 200 a 300 p . En c u a n t o a l a s a g u a s . y mica. En e l contacto de r e l l e n o s contemporáneos o se dimentos p e r m e a b l e s c u a t e r n a r i o s con la peñuela (que en conjun t o e s impermeable) puede haber aguas colgadas. e l c a o l í n d e s a p a r e c e . 1970) En lo que se r e f i e r e a la mineralogía de los e s t r a t o s . y l a s e p i o l i t a y l a mica acompañan o s u s t i t u y e n a l a m o n t m o r i l l o n i t a rio.

1962). por ejemplo. favorece la formación de montmorillonita y otros minerales de arcilla de tres capas (Keller. como ocurre en las zonas áridas o semiáridas. Normalmente. en rocas o sedimentos trasnpor tados más antiguas que el Mesozoico. Las condiciones climáticas en que la evaporación excede la precipitación. Así. 1968). La formación de las . y las rocas volcánicas. En los suelos residuales. usualmente contienen menos cantidad de este mineral. son usual mente materiales en que la alteración o meteorización produce. que. ta~. Generalmente. Las rocas de alcalinidad alta. la ocurrencia de montmorillo nita está controlada por la naturaleza de la roca madre y por el clima. en función del tiempo y de la profundidad de la cobertura de tierras. las condiciones climáticas y de drenaje que permiten la retención de sílice y bases. la presencia de montmori_ llonita es limitada. la ocurrencia de montmorillonita está limitada a rocas o suelos del Mesozoico transportados. tales como la iluta. tales como las rocas ígneas básicas o intermedias.446 Generalmente. favorecen la formación de esmectitas (montmorillonitas). el Paleozoico y otras rocas más antiguas que han estado cubiertas muchos millones de años. Esto puede ser explicado por el hecho de que la montmorillonita es un mineral diagenéticamente inestable. montmorillonitas. o de edades más jóvenes (Grim. y ocurre en combinación con otros minera les. donde hay baja lixiviación. tiende a alterarse para tomar otras formas minerales menos expansivas.es como la iluta. la clorita y otros minerales de capa mixta.

A t í t u l o orientativo. y mayor presencia de cationes Mg+2 y Ca que de cationes Na+ y K+ (Mitchell.447 esmectitas se ve favorecida cuando existe pH alto. margosos y margo-yesíferos del Mió ceno con características expansivas más o menos acentuadas. tomada en el terraplén experimental del acceso al INTA. puede señalarse que en Madrid. todo el trabajo experimental fue realizado con muestras de una misma a r c i l l a expansiva del Mioceno de Madrid. 197 3) . los depósitos arcillosos. concentra ción e l e c t r o l í t i c a elevada. excluyéndose el Cuaternario (García Yague. Por lo que respecta a la litología de los e s t r a t o s en el área de Madrid.4. 5 • 2 " Composición del suelo Como se acaba de indicar. 1976). su localización está indica da en la figura 5. afloran en el sur y este. presentando la composición indicada a conti nuación: . Para la realización de la presente tesis se u t i l i z ó una a r c i l l a expansiva gris del Mioceno (peñuela) .

> c" V. MAf*TO ^COH YES0& H¿ at « K a n u • T*>** « <K«H« ( T R O »*»V Fig.Plano litológico de Madrid. excluyéndose el Cuaternario (García Yagüe. "/ '» ' / «o' M • r. - • Jr '• * ' Arfwl ^ >>•* ^ > » i í v .. 1973).4 . 5.#•» /"c. ^ ." / total ' • _ ^ «•■ . J»>orf ¡ * * 40 20 Í:«¡EK3>TM «< w-d-W O'IO'» l w n r > * » »•»• * •' *h» irrtfW»* w ^ H n uí ■ M ú-m 0*0»° *f SRfató»:.40* 30 c-* .» M --SÉ I t'moi cf// | F*aJro*tal i * NtAi/B \ kj^"n!«iiriii(i«n >".

En e l ensayo de sedimentación se usó como d e f l o c u l a n t e e l h e x a m e t a f o s f a t o de sodio. 2 . y que 34% t i e n e diámetro equiva l e n t e menor que 0. 5 . u t i l i z a n d o un mazo tam b i e n de goma. y microscopía e l e c t r ó n i c a de t a n s m i s i ó n . 1 .Granulometría La g r a n u l o m e t r í a fue determinada con muestras d i s g r e gadas en un mortero con base de goma.002 mm. En términos generales puede d e c i r s e que 97% pasa en e l tamiz n* 200 (ASTM).449 5 . e s p e c t r o s c o p i a de a d s o r c i ó n i n f r a r o j a .T. 2 .S. En l a f i g u r a 5. Los diagramas de d i f r a c c i ó n de rayos X han s i d o o b t e n i .M.Composición mineralógica La i d e n t i f i c a c i ó n mineralógica se r e a l i z ó u t i l i z a n d o l a s s i g u i e n t e s t é c n i c a s : d i f r a c c i ó n de rayos X. Los a n á l i s i s granulométricos se hicieron empleando l o s métodos de l a s normas de tamizado y sedimentación del Laborato­ r i o de C a r r e t e r a s y Geotecnia "José Luis Escario" y el D-442 de la A. 2 .5 se presenta la curva granulométrica t í p i c a d e l s u e l o empleado en la preparación de l a s muestras de e s t a i n v e s t i g a c i ó n .

.Í. i p 1— ? r J I. Fig.1. 5... iíy.C J</J I .J1.5 .TAMICES _I. ! I . :-.Curva qranulométrica del suelo utilizado en los ensayos. I Tomólo d* las pa»»kulm an mm. y ^ ^ ) j A 3 r f* 1 .r„! ( ( JLU-J—LJ i . I.

que cubre la región espectral entre 4. 300. utilizan do una muestra de arcilla dispersada en agua bidestilada median te ultrasonido. El registro se realizó en un espectrofotómetros Perkim-Elmer modelo 683 de do ble haz.451 dos con un difractómetroq PhiHn« . . utilizando la radiación K a del cobre y f i l t r o d e n í o u e l < El espectro de absorción infrarroja se obtuvo emplean do como célula de absorción comprimidos de BrK. feldespato y calcita. Los resultados de estos ensayos indicaron la siguiente composición minerológica para la fracción arcillosa (<2u) del suelo: Mineral Proporción aproximada Mica Mucha Caolinita Media Esmectita Poca Palygorskita Poca Clorita Muy poca Además se verificó la presencia de los siguientes minerales pri_ marios: cuarzo.000-200 era'-1 La observación al microscopio electrónico por transmi sión directa fue hecha en un aparato Philips M.metros Philips. tipo PW 1130/00.E.

catión bario.3 . modelo 403. .ama. Na + y :< se ciciercn con un fotómetro de llama.*s .es de cambie. modelo Epc-edorf. contenido de sul_ 'ates.mediante ur.0 m. les cationes más importantes adsorbidos por lo minera les del suele son: magnesio .í:. modele Elppedorí. •aticr.6 se presenta una microfotografía del suelo u t i l i z a d o en los ensayos. cor. calcio. desplazando este por lavado le muestra con una diselución de Cl-. cae icn. cuyas can ti laces fueren determinadas usando el proceso de extracción de icnes per medie de cloruro bárico. la capacidad total de cambio se determinó en una mue£ .452 En la figura 5.'.* a s fisicecuímieas: capacidad de cambio de cationes. Y las determinaciones de Ca* 2 . espectreíetómetro de absorción atómica ?f:er-r:r.ra homo iónica -^cr.es diferentes a los reemplazantes en el líquido de . 3. Ca 1N hasta que no exis_ íar. La arcilla presentó una cap<a •_e o :'■'•'•• igual a 42. sodio y potasio./lOÜ q. te:-. La determinación de M g + 2 se real iré. la determinación del 3a " se realizó mediante un foto "• > *• .avade. contenido de carbonates. y pH.e. i de de materia orgánica.C a r a c t e r í s t i c a s fisicoquímicas ¡o realizó la determinación de las siguientes cara£ t o r i s t i v.

-I */*&*> r-H •H 4J 3L D O M <D ¡3 w '5* ^Cs?* ^ f - .p (0 en o O 4.) O o ü ■H * Lfi í •rl Cu >l w c cu en o .453 W*--*T /' / C 0) o 13 (C N •.

03% para el contenido de anhídrido sulfúrico (S03). que se basa en la descomposición de los carbonatos por la acción .0 1.2 + Na K+ 1. son las si_ guientes: Cationes de cambio m. disolviéndose los sulfatos en agua. y precipitándose luego los sulfatos disueltos mediante una so lución de cloruro bárico en agua al 5%.120/72 del Laboratorio de Carreteras y Geotecnia "José Luis Escario". al que le correspondería un 0. Los ensayos presenta ron un valor medio del 0.>H20) suponiendo que to dos los sulfatos se deban a este compuesto. expresadas en milie i quivalentes por 100 gramos de suelo seco al aire.0 V2 15. Las determinaciones de la proporción de carbonatos en el suelo fueron hechas por el método de la norma NLT-116/72 del Laboratorio de Carreteras y Geotecnia "José Luis Escario".07% de sulfato de calcio hidratado o yeso (S04 Ca . .454 Las cantidades de los cationes adsorbidos.e./lOO g ca +2 28.5 Las determinaciones de la proporción de sulfatos solubles en el suelo fueron realizadas por el método de la norma NLT .

M. los métodos de las normas NLT-105/72. • 22% . En l o s ensayos se encontró un valor medio i g u a l a 2. p r e s e n t a r o n e l s i g u i e n t e valor medio: Materia orgánica : 0.Características geotecnicas Los límites líquido.80% p a r a e l a n h í d r i d o carbónico (co 2 ) .455 e l á c i d o c l o r h í d r i c o . NLT-106/72 del L.3% La determinación del pH del suelo presentó e l siguiera te resultado: pH = 5. a l que le corresponde r í a un 6. Las determinaciones de materia orgánica.C.~ ^« Ahhiv'pnn oara estos límites fueron los valores medios que se obtuv^e^on ^ c -z^-o siguientes: Límite líquido (wj 71% Límite plástico (wp) 36% Límite de retracción (w ) . con desprendimiento de anhídrido carbóni co g a s e o s o . y D-427 de la A. respectivamente.G.T. José Luis E s c a r i o . Los i J • „.S.C. plástico y de retracción fueron determinados usando.G.36% de carbonato c a l c i c o (CC^Ca) suponiendo que todos l o s c a r b o n a t o s se deban a e s t a compuesto..6 5. realizadas según e l p r o y e c t o de norma (1971) del L.4 .

presentó un valor medio de 2.72. lo que cores_ ponde a un cambio potencial de volumen (P.Fabricación de las probetas El suelo utilizado en la preparación de las probetas era secado al aire previamente. opt' max 5. y disgregado conforme se indicó en el apartado 5. . presentaron valores 3 alrededor del 33% y del 1.. 5. realiza dos conforme el método de la norma NLT-107/72 (prácticamente equivalente al método D-69 8 de la ASTM).34 g/cm para la humedad óptima (w.C) crítico para el suelo._)J y la uensidad seca máxima (Y^ a A ). Los resultados de los ensayos rápidos de expansión de Lambe (1960) . efectuados en el estado húmedo.5 .V.7) . respectivamente (Fig.6 y 1.456 La densidad relativa de las partículas sólidas (G g ).1. para determinar expansividad relativa de la arcilla. indicaron que el índice 2 de expansividad se sitúa entre 1. En la fabricación de las muestras se utilizó agua des_ tilada. Los ensayos de compactación Próctor normal.9 Kg/cm .2. obtenida según el procedimiento del picnómetro de la norma ASTM D-854.

Curva de compac tación Proctor normal d e l suelo u t i l i z a d o en los ensayos 140 .457 .40 h Y = I.7 .20 ' 22 i i i i J i I 28 HUMEDAO 1—J34 J J~-J (%) F i a .30 UJ a . 5.34g/cm3 d 10 ^ mox £ a < g z .

tiene la ventaja de garantizar una com pleta reproductibilidad de las características medias de compac tación. según experiencias realizadas en el MIT (Wissa y Ladd. de mo do que se obtenga el índice de poros deseado. Otro aspecto que fue considerado también para la selec ción del sistema de compactacion se relaciona con la estructura de las probetas. las estructu ras de los suelos compactados en la rama seca de la curva Próc tor son del tipo floculado. con relación a los de impacto y de amasado. Otra ventaja del empleo de este tipo de compactacion proviene de la laminación más reducida de las probetas. las probetas presentan densidades menores en la zona central. consistente er ap"icur al suelo una pre sión determinada durante un cierto intervalo de tiempo. 1964). Seed y Chan (1959) efec tuaron experiencias que condujeron a concluir que en la rama se ca la estructura era floculada cualquiera que fuese el método de compactacion. Más tarde. Pero.458 Las muestras se compactaron según el proceso de cora pactación estática. mientras que en la rama húmeda exhi ben estructuras dispersas. En contrapartida. las variaciones no sobrepasan el 2% de la media. obteniéndose con gran facilidad probetas con la misma densidad seca. Este sistema de compactacion. Según las ideas de Lambe (1958). lo que es perfectamente admisible en este trabajo. mientras que en la rama húmeda esos mismos suelos podían exhibir estructuras que podrían ir dede el tipo floculado .

Seed y Chan (1959) encontraron que la estructura del suelo en la rama húmeda se presenta fundamentalmente dispersa en el amasado (kneading) . Considerando varios procesos de compactacion. previamente se impreganaba con grasa la cara interna del mismo. ligeramente floculada para el impac to.8 se representan las características de compactacion de las probetas por puntos que están alineados horizontalmente. se utilizó un dispositivo conforme el esquema que se indica en la figura 5. Las diversas etapas seguidas en la preparación de las probetas se puede sintetizar así: I) Determinada previamente la humedad higroscópica me dia del suelo. Para realizar los ensayos programados se prepararon probetas con la misma densidad seca y diferentes contenidos de humedad. Para evitar el rozamien to entre la muestra y el anillo. a punto de ase mejarse totalmente a la obtenida en la rama seca. que era alrededor de 6. y francamente floculada en la estática. En la figura 5.9. Es eviden te. Con el fin de que la compactacion se produjese lo más uniformemente posible.6%. que habría ventaja en utilizar la compac tación estática en la preparación de las probetas para eli minar posibles influencias de orden estructural. se procedía al cálcu lo de las cantidades de suelo y agua necesarias para obtener el . por lo tanto.459 al disperso.

460 Sr £ 100% - 1.40 £ u O» >o i 20 22 28 34 id ! % ) Fig. 5.8 .Características de compactación de las probetas ensayadas. 40 .

9 - Esquema del dispositivo utilizado en la compactación estática de las probetas. .461 la) ANILLO PORTAMUESTRAS (b) Fig. 5.

462 peso específico seco ( Y.) y el contenido de agua (w) deseados Una vez conocido el peso del suelo seco (Pg) que ocupará el volumen final (V) del molde: P = Y. la cantidad de agua a añadir al suelo (descontando la humedad hiíiroscótsíca) viene dada »or la ecuación: (5.2 era corregida añadiendo un 0. V a s la c a n t i d a d de suelo P' (incluyendo l& humedad h i g r o s c ó p i c a s w K ) a pesar para la preparación de la probeta se obtiene por la siguiente expresión: P' s p 3 s w(i ■*= _JL-} 100 (5.1) A su vez. III) Como durante el trabajo de amasamiento. . aunque era efectuado en un ambiente con temperatura y humedad relati va controladas. por ser éste el valor aproximado de la diferen cia entre la humedad inicial y final del proceso de preparación de la muestra. seguida de una amasadura del mismo con una espátula en un recipiente de porcelana hasta alcanzar una adecuada homoge neización de la masa.5%a la hume dad pretendida. ocurría unaevaporación de agua. la cantidad dada por la expresión 5.2) II) Se procede a la mezcla homogénea del agua con el suelo. .

En la tabla 5.5 g. La compresión termina cuando la parte superior de la tapa encuentra los oordes del molde. se efectuaron en dive£ sas épocas ensayos de compactación. ajustándose al final la tapa de compresión. cerca de la tercera P arte. Para control de las características de las probetas a lo largo del programa experimental.1 se presenta el resultado de sucesivas determinaciones de control referentes a los lími tes líquido y plástico. V) Se coloca el molde en la prensa y se procede a la compactación estática del suelo con una velocidad de carga de 1 mm/minuto. Y para el control de las propiedades del suelo que se iba utilizando en la preparación de las muestras. . VI) Concluida la compactación.463 IV) Se coloca el suelo en la molde de la figura 5. las caracerísticas del sue lo utilizado en la preparación de las probetas se mantuvieron muy razonablemente constantes.015 g/cmJ con relación a la densidad seca media. Como se ve. la probeta con el ani lio se retiran del molde y se pesan. habiendo presentado una dispersión de + 0. se efectuaban frecuentes repeticiones de determinaciones de sus característi_ cas de identificación.9. debiendo presentar una diferencia relativa al peso pretendido inferior a 0. introduciendo cada ve.

1 . II) Muestras M-l Son las muestras sometidas a un ciclo de humedadsequedad antes de ser ensayadas. sin ciclos de humedad-sequedad previos.0 35.464 TABLA 5.8 36.Determinaciones de control de los límites líquido y plástico.4 3¿ 71. de .0 S 4^ 5^ Las probetas utilizadas en los ensayos de esta inves gacion corresponden a los siguientes tipos de muestras: I) Muestras M-0 Son las muestras ensayadas en las condiciones ini_ ciales de compactacion.4 36.6 2¿ 70.6 35.3 70.7 71. w L (%) Determinación 1^ 71. III) Muestras M-5 Son las muestras sometidas a cinco ciclos humedad-sequedad antes de ser ensayadas.5 36.

6 . células edométricas especiales para suelos semisaturados. Debe destacarse que el aparato utilizado más ampliamente en esta investigación fue el desarrollado por Escario (1967 y 1969) en su versión modificada (Escario y Sáez. Las muestras fueron ensayadas con condiciones inicia les equivalentes a las de compactación. seguido de una humectación realizada por medio de un recubrien to de arena fina saturada con agua destilada. durante igual período de tiempo. 5.465 IV) Muestras M-10 Son las muestras sometidas a diez ciclos de humedad-sequedad antes de ser ensayadas. Los ciclos de humedad-sequedad a que fueron sometí das las muestras antes de ser ensayadas consistían en un se camiento de las probetas al aire (H = 50%) durante 3 días. aparatos de membrana de presión. se han utilizado los siguientes apara tos: células edométricas convencionales.Instrumentación utilizada En este trabajo. además de los equipos empleados en las determinaciones para la caracterización fisicoquímica y geotécnia del material. 1973). . y edómetros de succión controlada de Escario.

se corrigieron los resultados obtenidos con base en curvas de calibración. al menos durante la primera fase de consolidación del ensayo. ha podido comprobarse que con este sistema se consigue que la humedad permanezca constante. en la par te superior del aparato. mientras que en la parte inferior se obtiene por un dispositivo constituido por dos pinzas ajustables a las gomas de las salidas de la base. El aislamiento del exterior.466 5. se han utilizado células especia les de consolidación de suelos semisaturados (Fig. incluyendo el pistón de carga y las pie dras porosas. se consigue mediante el cierre pro ducido por un líquido ( aceite ) colocado en la cavidad donde se aloja el vuelo del pistón de transmisión de la car ga externa. previniendo así variaciones de humedad del suelo que está siendo ensayado. .1 .Células edométricas Para los ensayos con inundación inmediata se han empleado células edométricas iguales a las que se utilizan en los ensayos convencionales de consolidación para suelos saturados.6.10). como las que se indican en las figu ras 5. con un precisión aceptable. Estas células permiten aislar la muestra del ambiente exte rior. 5.11 y 5. Para los ensayos realizados menteniendose la hume dad inicial constante. En los ensayos realizados. Para corregir los efectos de la deformabilidad de las células edométricas.12.

10 .Célula edométrica para ensayos de consolidación de suelos no saturados. . 5.ÜP ^z^m^z^z^^^ Fig.

Deformabilidad típica de las células edometricas de suelos saturados.3 (%) Fig.2 DEFORMACIÓN 0. 5.1 0. 0.4 .saasii 468 10 "s <3 O cc UJ > 2 O co UJ ce a 0.11 .

1 0.469 0.12 .2 DEFORMACIÓN 0-3 (%) Fig.Deformabilidad típica de las células edométricas de suelos no saturados. 5. .

las pastillas cuyas células tengan una presión de gas su perior al valor de la succión perderán humedad. se utilizó el aparato de mem brana de presión. De esta manera las pastillas de suelo cuyas células tengan una presión de gas inferior al valor de la succión ganarán humedad. tanto más cuan to mayor sea la diferencia entre esas dos magnitudes.6. para hallar la variación en peso experimentada por las muestras.de modo que uniendo los puntos correspondientes a las variaciones de . Análoga mente. que consiste en poner en cada una de las cuatro células utilizadas una pastilla de suelo en las mismas condiciones iniciales de densidad y humedad. como el de la figura 5. y los otros dos inferiores. Debe procurarse que los distintos valores sean lo más próximos posibles al de la succión real. tanto más cuan to mayor sea la diferencia entre esas dos magnitudes. cuando cada una de ellas se somete a una succión conocida y diferente de las demás (introduciendo en las células nitrógeno gaseoso a presión). La determinación de la succión fue hecha por medio del método rápido. Con ello se puede trazar un gráfico. en el caso de que no se conozca el orden de magnitud de la suc ción se procede por aproximaciones sucesivas.13.470 5.2 .Aparato de membrana de presión Para la obtención de correlaciones entre el conteni_ do de humedad y la succión para las condiciones iniciales de las muestras sin carga externa. y de modo que dos de ellos sean superiores.

Método aproximado para la determinación de la su empleando células de membrana de presión.Fig. 5.13 . .

En este trabajo. respecto a la presión asociada. mientras que.15).• 472 humedad. cuando el equilibrio se alcanza aumentando la humedad. 5.14). . aproximadamente. independientemente de la succión en el rango de 2. las determinaciones de succión median te este procedimiento fueron efectuadas manteniendo las pasti_ lias (10 mm de espesor) en las células de membrana de presión durante 3 a 4 días. se obtendrá una línea que cortará al eje de variación de humedad nula en un punto cuya abscisa será.2 pF (Fig. se alcanza el equilibrio al cabo de unas ciento cincuenta horas.5 a 6. el valor de la presión de nitrógeno necesaria para que no existan cambios de humedad en una pastilla cuya célula tuviera esa presión. para mués tras con 20 mm de espesor. Es decir. Cuando se alcanza el equilibrio se desmontan las célu las y se extraen las pastillas para hallar su humedad. 5. son necesarias de doscientas a doscientas cincuenta horas (Fig. Coleman y Marsh (1961). tiempo al cabo del cual se suponía que la humedad era prácticamente la de equilibrio. indican que cuando la humedad disirú nuye desde la saturación. que ésta será igual a la succión del suelo. El tiempo necesario para que se alcance la humedad de equilibrio depende del sentido de la variación de la humedad y del espesor de las probetas.

5.473 50 100 150 200 250 300 Tiempo (horas) Fig. nula .14 . 1961).Disminución de la humedad de muestras de arcilla con succión inicial (Coleman y Marsh.

1961). 5.15 . aire .474 o 9) 10 50 TOO T50 200 250 300 Tiempo í horas .Aumento de la humedad de muestras de arcilla desecadas al (Coleman y Marsh.■ ' Fig.

2 (Fig. mediante la lectura de un comparador de 0. se cierra. variando (o-u ) o (u -u ) . a a w 2 y medirse succiones de hasta 120 Kg/cm La muestra de suelo parcialmente saturado al ser coló cada sobre la membrana semipermeable que está en contacto direc to con la piedra porosa de grano grueso (saturada de agua o pre sión atmosférica) . que ya fue descrito en el apartado 4.475 5 .3. tiene tendencia a tomar agua. Para superar esta dificultad debe procurarse que durante el montaje. Esto reduce la succión inicial del suelo de una cantidad que depende del tiem po requerido para el montaje del equipo y para la aplicación de presión de aire (en la práctica. y se aplican la sobrecar ga y la presión de aire deseadas.6 * 3 " ^^^^^±^S2Í^lS2I^o^da de Escario Para los ensayos con control de la succión se utilizó el edómetro de succión controlada de Escario (Escario y Sáez. 5.001 mm instalado en la célula y en contacto con el pistón de carga. permitiendo seguirse diversas trayectorias de tensión. nitrógeno) . Como ya se ha dicho las posibilidades prácticas de este aparato son muy amplias y variadas. en todo momento. 1973). deje de actuar la presión atmosférica en el acceso de agua a la piedra porosa.2. La deformación vertical con el tiempo se tiene. Una vez introducida la probeta con su correspondiente portamuestras en la célula.16). .

5.16 Edórnetro de s u c c i ó n de E s c a r i o controlada (1967 y 1 9 6 9 ) .476 Fig. .

12 mm de es pesor. La técnica de translación de ejes utilizada en este aparato para medir la succión es válida para suelos con poros de aire intercomunicados (Bocking y Fredlund. Convie ne recordar también que se deben tomar ciertos cuidados con re lación a la difusión del aire a través de los poros de las pía cas porosas.19 se indica su calibración. pue de también ocurrir algún cambio de volumen no reversible. se procedió a su calibrado previo. además de poder hacerse una sobreestimación de la succión real del suelo.18). En la figura 5. En los ensa yos se han utilizado membranas tipo "visking" de 0.^^.477 Para eliminar los efectos de la deformabilidad del aparato. „ u ^. también fue corrigida por calibración previa (Pig. 1980) . incluyendo el pistón de carga y las piedras porosas. En este último caso. El problema más díficil de corrigir fue el planteado por la deformaciones de la membrana semipermeable. hacien dose la corrección de los resulfaHnc Ak^n. Para sue los conteniendo cantidades significativas de aire ocluido la medida puede ser errónea. 5.Lúa iKbuitaaos obtenidos con base en cur vas de calibración como la de la figura 5. La deformabilidad del aparato con la presión de aire..17. que presentaban variaciones de espesor bastante impor tantes al estar en contacto con agua y sometidas a cargas. bajo carga vertical. .

05 ( °A Deformabilidad típica de la cabeza de carga. de las piedras porosas y de la base del edómetro de succión controla da. bajo carga vertical.478 COt 0. .17 C.02 DEFORMACIÓN Fig. 5.03 0.

479 100 0.18 .10 0. 5. .15 DEFORMACIÓN ( % ) Fig.Deformabilidad típica de la base del edómetro de succión controla_ da con la presión del gas.05 0.

4 DEFORMACIÓN i%) Deformabilidad típica de la membrana semipermeable debida a la presión del gas v a la carca vertical.2 1. . .S i. CARGA O DESCARGA VERTICAL.480 . 20 z c <ñ C6 O.£YENQA CARGA O DESCARGA CON PRESIÓN DE AIRE.

Barden(1968) manifiesta que cuando el grado de saturación es inferior al 90% la fase gaseosa está intercomunicada. los cuales. v como conse cuencia de los fenómenos capilares. por otra parte. 1971). incluso para pequeños gradientes. Blight (1971). sino su grado de saturación y su estructura (Langfelder et aiii. empleando el mismo tipo de suele que Gilbert. quizá. 3 aisc utida con relación a la distri bución de la fase gaseosa es mii^á i-> £ y acubd es. los poros de mayor tama ño poseerán un grado de saturación inferior al de los poros pequeños. 1968..+. 1970). su tamaño se ve muy po co afectado al deformarse el suelo en compresión (Sridharan et alii. _ c c U--I. Barden y Sides.-. Matyao (1967) realizando ensayos de permeabilidad con dos muestras d? arcilla cuya humedad de . encontró que muestras de caolín con humedad 2% superior a la del Proctor.r=m del orden de 10" cm/s.481 La cuestión más di^r>n+-n^^ ~~ -.uuL.J J • •«■íaiae É. encontraron que era permeable al aire. „ • . verificó que las permea compactación era la óptima aei rj. y con grados de saturación entre el 94% y el 98%. la referente a la oclu siónf o no. y aún cuando el grado de saturación era superior al 90%. e impermeable para una humedad 3% superior a la óptima.wj. la humedad óptima del Proctor no es el fac tor determinante de la permeabilidad de un suelo al aire. eran permeables al aire.mientras que al bilidades iniciales eran aei u ^ j de An saturación eaHiración <x a base de someter las muestras aumentar el grado . por su par_ te. del aire en el anoin P „ ~ T ea ei Saeio ' En general.■mfl dpi Proctor. Gilbert (1959) comprobó que un arcilla limosa de Vicksburg era permeable al aire cuando la humedad era un 4% inferior a la óptima del Proctor.■.Á „ -. Yoshimi y Osterberg (1963). Realmente.

haciéndose muy pequeña (valores del mis mo orden de magnitud que los de la permeabilidad al agua de las arcillas en estado de saturación) cuando la humedad supera la óptima (Fig. al aumentar el grado de saturación disminuye repi. y correspon derá a una muy elevada proporción de la masa gaseosa total pre_ senté. Por el contrario. 5.damenté la permeabilidad al aire.Ensayos realizados A continuación se comentan los tipos de ensayos que han sido realizados.7 . tamaño de las partí_ culas. Considerándose la estructura espacial de los suelos y la distribución del agua en ellos cuando no están saturados. en lo que respecta a tamaño de los poros. serán presentados en el próximo capítulo. y de modo aleatorio. la permeabilidad disminuyó hasta voló res del orden de 1 0 _ 8 cm/s (Fig. cuyos resultados.a presiones isótropas. humedad y porosidad. 5. 5.20). en las proximidades de la humedad'óptima. parece lógico que la oclusión no se produzca sino en uria muy escasa proporción.así como su interpreta ción. como consecuencia de las variaciones que existen en los suelos de un punto a otro. Los ensayos de permea bilidad al aire realizados por Langfelder et alii (1968) per miten comprobar que. la fase gaseosa continua se extenderá a la mayor parte del suelo. .21).

483 1x10 liltf 41 ■s. CJjí libras por pulgada cuadrada) Fig. . a 3 (Matyas. 1967). 5.Variación de la permeabilidad al aire con la presión externa. £ o 4) O "o litO •D O 5 o £ o a o "O c c o UIO 8 UIO 1x10 120 Pre sio'n externa.20 .

i j ] 1 1 i \ 1 lO" 7 V y 5 i (c) Suelo n°3 . 60 ." r "■■"■' .. \ i \¡ i : V .n-e i i 3 ' 60 . . 1968). .. Chen y Justice. 5.21 Coeficiente de permeabilidad en función del percentaje de la humedad óptima (Langfelder.¡ o Oinemieo i I • Eitéttco i * AmoíOSo ¡ 5 k- in"5 E o ■o 5 j " ! 1S ' ! I — Ootimo °~-33-¿». 1 100 1 J \ i •i 1 o U í i1 1 1 \ -J 0 Olnówicc ' • EitQtiCO | (d)Suelo n°4 »—Oprimo 4 Amoiodo ] 120 140 10 so ao too 120 Porcentaje de humedad o'ptimo Fig. 140 . * 1 ^\ i ¡ \l V o \ \ > \ 3 o io-6 £ 5 o 3 — ..

se inunda la muestra.0 Kg/cm". y dejándola con solidar a humedad constante. M-l.1 Kg/cm .0 Kg/cm o 2. permitiendo que expanda libremente hasta que se establezca el equilibrio. . se prosi_ 2 gue el ensayo cargando la muestra progresivamente. hablen dose seguido el procedimiento que se indica a continuación.-. Seguidamente se descarga progresivamente la muestra. enseguida. 7 . 1. dejando que se estabilice la deformación para cada decremento de carga. 1 .485 5 . Una vez alcanzado el hinchamiento máximo. hasta 8 Kg/cm. M-5 y M-10.' dejando que se estabilice la deformación para cada incremento de carga. compactadas por el procedimiento estático con distintas humedades. En La tabla 5. Las probetas utilizadas en los ensayos consistían en pastillas de 70 mm de diámetro por 10 mm de altura.E n s a y o s de e x p a n s i ó n nov <. Se inicia el ensayo sometiendo la muestra a una sobre 2 o carga de 0.. Se utili zaron muestras del tipo M-0.*¿ -^^^^L^2I^^Mraci:6nJL^on £i^£L-y^Etumecimiento posteriora consolida- En estos ensayos se han empleado células edométricas especiales para consolidación de suelos semisaturados.II se indican las condiciones iniciales de las muestras empleadas en estos ensayos.

020 35.020 24.02 1.013 24.015 32.015 24.015 36.0 M-0 M-0 36.486 TABLA 5.032 M-0 0.16 1.15 1.030 36. Presión de consolidación a hurredad constante (Kg/cm2) Tipo de Humedad muestra inicial (%) índice poros i n i c i a l 23.26 1.Condiciones iniciales de las muestras utilizadas en los ensayos de expansión por saturación/ con posterior consol:! dación y entumecimiento.26 1.1 M-l M-5 M-1Q 1.026 24.011 24.12 " — — de 1.031 31.08 1.0 2.028 '" -H .87 1.14 1.016 32.030 28.06 1.21 1.86 1.018 31.15 1.87 1.01 1.78 1.10 1.010 36.026 36. II .

dejando que se estabilice la defor_ mación para cada decremento de carga. M-l. se inunda y se va incrementan do la carga en la medida necesaria. com con distintas húmeda des. de modo que se mantenga la muestra a volumen constante. M-5 y M-10.III se indican las condiciones inicia les de las muestras empleadas en estos ensayos. se prosigue el ensayo descargando pro gresivamente el edómetro. En la tabla 5.1 Kg/cm .2 . consistían en pastillas de 70 mm de diámetro por 10 mm pactadas por el procedimiento estático de altura. A continuación. utilizándose el procedimiento a seguir indicado.MlLfiayoiLJ^^ posterior En estos ensayos se han empleado células edométricas propias para consolidación de suelos saturados. . Inicialmente. Las probetas utilizadas en los ensayos. se somete la muestra a una sobrecarga 2 de 0.487 5. Se utilizaron muestras del tipo M-0.7. Una vez alcanzada la presión máxima de hinchamiento.

87- 1.023 31.030 24.23 1.031 24.028 35.488 TABLA 5.033 36.16 1.025 31.21 1.028 24.027 36.88 1.96 1.022 36. Tipo de muestra Humedad inicial índice de poros inicial (%) 24.06 1.111 .029 32.17 1.026 28.031 M-0 M-1 M-5 M-10 .026 32.12 1.18 1.Condiciones iniciales de las muestras utilizadas en los ensayos saturados a volumen constante.19 1.08 1.32 1. con posterior expan sión.

4 . 2 . E s t o s ensayos fueron realizados para a u x i l i a r en e l c o n t r o l de l o s ensayos de expansión. Las muestras ensayadas fueron preparadas por compac t a c i o n e s t á t i c a . 3 . 7 . s i g u i é n d o s e r e p e t i d o s c i c l o s de humedad-sequedad.Ensayos de expansión con c i c l o s de humedad-sequedad b a j o succión controlada P a r a l a r e a l i z a c i ó n de e s t o s ensayos se u t i l i z ó e l edómetro de succión controlada de E s c a r i o . Las t r a y e c t o r i a s de t e n s i o n e s i n t e r n a s (succiones) que se s i g u i e r o n 2 A" * loe QI miientes escalones de succión: 17 Kg/cm. 5 . c o r r e s p o n d í a n a l o s siguienue» . Cada uaua escalón de succión e r a . 7„ Kg/cm / 2 yr 12 Kg/cm 92 2 vn/rm Kg/cm .34 g/cm y hume dades v a r i a n d o e n t r e 23% y 37%. con densidad seca igual a 1. E s t o s ensayos fueron conducidos con carga e x t e r n a cons t a n t e .Ensayos de succión La succión de l a s muestras sin carga correspondien t e a cada contenido de humedad fue determinada con e l aparato de membrana de p r e s i ó n . 7 .489 5 .

026 0.1 32.91 1.023 1.0 23.TABLA 5. a v 2 (Kg/cnT) Humedad inicial í n d i c e de poros i n i c i a l (%) 0.025 2.0 23.1 36.0 36.Condiciones iniciales de las muestras utilizadas en los ensayos de expansión con succión controlada.025 2.0 36.029 0.83 1.025 1.0 31.027 0.030 1/0 32.029 0.03 1.97 1.09 1.029 1.0 35.85 1.1 23.18 1.028 1.021 1.1 35.0 23.030 2.1 31.98 1.IV .024 Ciclos de humsdad-sequedad Trayectorias Trayectorias de sequedad de humedad 1 0 1 0 1 0 6 5 5 5 5 5 .12 1.94 1.0 32.06 1.024 2.04 1.78 1.026 2.08 1.82 1.0 32.08 1.12 1.0 36.020 0.022 2.99 1.1 23.0 24.

se permitía e l acceso l i b r e del agua a l a m u e s t r a p a r a a l c a n z a r e l pF 0. En l a t a b l a 5. cuando l a s deformaciones se e s t a b i l i z a b a n . compacta das por e l procedimiento e s t á t i c o con d i s t i n t a s humedades. Una vez e s t a b i l i z a d a s las deformaciones (expansiones) . Al f i n a l i z a r e l último c i c l o de humectación.491 cambiado. Las p r o b e t a s u t i l i z a d a s en los ensayos c o n s i s t í a n en p a s t i l l a s de 70 mm de diámetro por 10 mm de a l t u r a . . e l ensayo era dado por concluido d e t e r m i n á n d o s e su humedad f i n a l .IV se indican l a s condiciones i n i c i a l e s de l a s m u e s t r a s empleadas en los ensayos. lo que o c u r r í a a l r e d e d o r de los 3 o 4 d í a s .

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS 6 . En la figura 6. la figura 6.Resultados de los ensayos de succión con muestras sin carga externa La succión inicial de las muestras del suelo descrito en el capítulo 5 se determinó mediante la técnica indicada en el item (b) del apartado 4. Para ello basta modificar la escala horizontal de dicha figura. 1 .492 6. de acuerdo con la expresión siguiente: .1 se presenta la curva que relaciona los contenidos de humedad del suelo con la succión de las mues_ tras sin carga externa.3.2. Dado que en la fabricación de las probetas se utilizó el mismo índice de poros.1 también permite obser var como influye el grado de saturación inicial del suelo en la succión. liar al control de los ensayos de expansión. La finalidad principal de estos ensayos fue la de auxi. determinada con el aparato de membrana de presión.1.34 g/cm^ y humedades compren didas entre 23 y 37%. empleándose probetas compac tadas con una densidad seca de 1.

493 18 16 h 4 h 12 10 £ u -s: Z O o 24 26 28 32 30 HUMEDAD 34 (%) Fig. compac tadas con una densidad seca de 1.1 .34 g/cm3.Correlación entre la succión y la humedad de las probetas sin carga externa. 6. 36 .

">. _ . . c—¡utr.1 — .-._~. 2 .!..49¿ ¿.1r —. n . : .lt ■. .. "~£-~tr_?.

-^ aa orí . en los que la rarna -i^-. 5 y 10 ciclos.-^. dermi-nau . iguales ¿v ++ nu. eligiéndose cuatro humedades de compacta ción (24. ^ En la figura 6.. r^ vy 50 constantes. emplean dose para tal fin muestras sin ciclos previos de humedad-seque dad. también se realizaron ensayos de hinchamiento con inundación.o . la tercera. Para describir la respuesta del suelo se han selec clonado aquellos parámetros que. correspondiendo las dos primeras al lado seco del óptimo de compactacion. Se utilizaron probetas con la densidad máxima del en sayo Proctor normal. 28.-. así como muestras con 1. pues los ensayos se llevaron a cabo en una cámara climatizada con temperatura y humedad relativa c 0 J U + 1%. 32 y 3 6 % ) . para el suelo sin ciclos i -. „„«riari. dpfini^ndose el hinchamiento libre previos de humedad-sequedad.i ■. así como las condiciones iniciales de las muestras. a la zona del punto máximo. La temperatura y la humedad relativa del ambiente fueron siempre las mismas.. y la última. de manera más completa. rea lizan su cometido en el estudio de la deformabilidad.495 Con el fin de estudiar el efecto del historial de tensiones.2 se muestra la evolución del hinchamien to libre con el transcurso del tiempo. ■ 4 tí i d carga inicial se redujo antes de que se desarrollara el hinchamiento total. •~. Los ensayos han tenido como variables las trayectorias de humedad y de carga. al lado húmedo.i.°r respectivamente.

para las muestras M-0.Evolución del hinchamiento libre con el tiempo.000 . 10.496 (Do 3 ú COo I 24 % 2 8 % □ ÜJo r 32 % Wo : 36 % 0 s ¡00 TIEMPO F i g .2 000 (mantos) . 6.

y considerando que p a r a tiempo i n f i n i t o la deformación debe ser f i n i t a .6 se representan los porcentajes de hin chamiento l i b r e en función de la raíz cuadrada del tiempo. las condiciones impuestas por los r e s u l tados experimentales. . Teniendo en cuenta e l c a r á c t e r del cam b i o de AH/H con l a r a í z cuadrada del tiempo.3. de modo s u f i c i e n t e m e n t e e x a c t o .4 y 6.497 como l a deformación l o n g i t u d i n a l u n i t a r i a (AH/H) de l a muestra a l p a s a r d e l "estado i n i c i a l de humedad" a l "estado saturado" b a j o una s o b r e c a r g a de 0.5 se dan l a s curvas de e v o l u c i ó n d e l hinchamiento l i b r e con e l tiempo para e l suelo con 1. se procuró e s t a b l e c e r una construcción geométrica que cumpliese. 6. E s t o s r e s u l t a d o s muestran que la curvas correspondien t e s a l a s d i v e r s a s probetas con d i f e r e n t e s condiciones de hume dad i n i c i a l y d i s t i n t o s números de c i c l o s de humedad-sequedad t i e n e n forma s i m i l a r . En l a figura 6. disminuyendo progresivamente la pendiente de l a c u r v a de expansión. 5 y 10 c i c l o s previos de humedad-sequedad.obser vándose que e l amplio tramo l i n e a l comienza a perderse a p a r t i r de c i e r t o momento. respectiva mente. aunque exhiben d i f e r e n c i a s significativas en l a magnitud y rapidez del hinchamiento. En l a s figuras 6.1 Kg/cm2.

3 . 10-000 . para las muestras M-1.000 (minutos Fig.498 15 10 o HZ Ui 2 <a x o z 10 100 TIEMPO .Evolución del hinchamiento libre con el tiempo. 6.

000 . p a r a l a s muestras M-5 tiemp 10. 000 (minutos) e n t o l i b r e con e l 6 . 4 .E v o l u c i ó n d e l hinchami o.^«'WS^SÍÍ. 499 15 0 a □ Ü)o ^ 0 Wo = 2 4 % = 32 % = 36 % z UJ < X u z 100 TIEMPO Fiq.

500 ¡5 0 Üj0 = 24 % a 0)o - & (Üo = 36 % 32 % 10 O hZ UJ 5 «i x o z I 2 L__ S J OÍAS 100 TIEMPO 1. para las muestras M-10.000 10.5 . .Evolución del hinchamiento libre con el tiempo. 6.000 (rninuf os) Fig.

501 x I <3 Lü CC QQ _) O hUJ < x Fig. 6.6 .Relación típica entre el hincharaiento libre y la raíz cuadrada del tiempo. .

El punto de intersección de la recta B con la curva define así un "hinchamiento de referencia" (AH/H) R y un"tiempo de referencia" t R .7 se representa la curva ajustada a los resultados de (AH/H)/(AH/H)„ y t/t_.365 donde H AH = espesor original de la muestra = variación del espesor de la muestra (AH/H)R= hinchamiento de referencia t = tiempo de expansión transcurrido t R = tiempo de referencia. La ecuación encontrada para esa curva viene dada por la siguiente expresión: (AH/H) (AH/H)R _ t/tR 0. correspondientes a su ordenada y su abscisa. (6. se normalizaron todos los resultados de los ensayos de hinchamiento libre. respectivamente. para obtener un punto de referencia (R) de la curva. primero se trazó una tangente al tramo recto de la curva de la figura 6. En esta elección se tuvo en cuenta que tal procedimiento es uno de los empleados habitual_ mente en la determinación del coeficiente de consolidación de los suelos coherentes.15 veces las abscisas de la recta tangente. Seguidamente.625. En la figura 6. divi^ diendo las ordenadas y las abscisas de las curvas por (AH/H) R y t R / respectivamente.1) . A conti nuación.502 Con esta idea presente. (t/tR)+0.6 (línea A ) . se trazó otra recta (línea B) con abscisas iguales a 1.

7 . 3 6 5 a: 1.2 12 36 t/te Fig.4 0.2 0.625 • * / t R + 0 .8 \X <3 0.6 (AH/H) t /te (AH/H)R 0.8 I.O 1.2 X \X <s ^v X 0.6 0.1. 6.Curva ajustada a los pares de valores (AH/H)/(AH/H) R y t/t obtenidos a partir de los ensayos de hinchamiento libre. .4 O 0.

25 0. En la tabla 6. en la table 6.Valores del hincharniento normalizado en función del tiempo normalizado.265 0. y tendrá un valor máximo (finito) cuando R t_ tiende al infinito.50 0. es decir: límite „UH/H) = 1 (6.I se indican los valores de (AH/H)/(AH/H) para diversas relaciones de t/t^.625 Esto indica que 1.6 es el valor máximo que puede alcanzar la relación (AH/H)/(AH/H)R. será prácticamente igual a la unidad para t/t = 1.00 t/tR 0 0.1.2) = 1 6 t ■*■ °° (AM/H)hr 0. Este valor máximo corresponde al 100% del hincharniento libre.75 1.II se indican los valores de la desviación estándar . la magnitud de ( AH/H)/(AH/H)R será mínima o nula para t=0. TABLA 6.108 0. Este valor máximo de (AH/H)/(AH/H)R viene dado por el límite de dicha ecuación.60 OO Considerando las diferencias de las ordenadas de los datos reales con relación a las de la curva de ajuste.515 0.973 1. (AH/H)/(AH/H)R 0 0.504 En la ecuación 6.1 .

n „ 1 n q o para aquellos en que las todos los ensayos realizados.97 M-10 0. . Material s Y.7 por 1.98 M-l 0. así como (AH/H)R los valores del coeficiente de correlación (r) . Por lo t a n t o . TABLA 6. incluso par .x) d e l a S estimaciones del hinchamiento normalizado (l^SZííl ) en función del t i empo normalizado ( t / t J .08 0.99 Una vez obtenida la ecuación 6. II .« ya „ a que nue se se mmantiene constante para considerada como invarxante. Esta función <*> que relaciona (AH/H) y (AH/H)raáx puede ser • *.505 (s y. x de las curvas de ajuste para los valores normalizados del hinchamiento en función del tiempo.* r M-0 0.■**<. se puede generar la ecuación de otra curva t a l que sus puntos sean obtenidos divi diendose l a s ordenadas de la curva de la figura 6.Valores del coeficiente de correlación (r) y de la desviación estándar (s ) y.6.06 0.08 0. a ciclos previos de humedad-sequedad. las ordenadas de esta nueva curva son relaciones del hinchamiento producido en un tiempot con relación al valor máximo que se desarrollara durante el proceso de expansión.97 M-5 0. muestras fueron sometidas a ciclos p .1.07 0.

/H) puede ser expresada en términos del hinchamiento máxi_ mo (o final) y de la función invariante (F^) por medio de la siguiente ecuación: 1H H~ aH = F (6. .20 0.III .506 y e s dada por l a s i g u i e n t e expresión: t/t R 1 (6.00 00 Un efecto que también debe tenerse en cuenta en el cálculo de los hinchamientos es el relativo a la influencia del espesor de la probeta en la rapidez con que se desarrolla la expansión.60 1.30 1.25 0. III se dan los valores de esa función invariante de expansión para diversas relaciones es t/t„.8 y 6. En las figuras 6. TABLA 6.3) t/tR+0.6 Por lo tanto.4) ( I ' ÍT~)máx En la tabla 6.I. la proporción de hinchamiento libre (A'. *I t/tR 0 0.9 se muestra este efecto.Valores de la función invariante de expansión en función del tiempo ñor malizado.50 0.75 0 0.

000 TIEMPO ( MINUTOS) Eiq. . para m u e s t r a s com p a c t a d a s con 24+0.2% de humedad.507 i 5 o H= 10 mm • H- 2 0 mm 10 ce £ 7i UJ ¡5 < X O z X 10 100 1000 10. 6.8 - E f e c t o d e l e s p e s o r de l a s p r o b e t a s (H) en l a v e l o c i d a d d e l ¡linchamiento.

2% de humedad. 6.9 . para muestras com pactadas con 36+0.508 I 5 « H • 2 0min 10 >9 ce z i < X o 2 10 100 1 000 10. .000 "IEMP0 ( MINUTOS ) Fia.Efecto del espesor de las probetas (H) en la velocidad del hinchamiento.

tiempo n e c e s a r i o para que una muestra en e l labo r a t o r i o alcance un tanto por ciento de hinchamien t o determinado.5) / t 2 H? siendo t^ . t.esoesor inicial de la muestra 2 (20 mm) . Y 36% de humedad.tiempo necesario para que la muestra 1 alcance un nivel de hinchamiento determinado. 2 De manera análoga..V • t t (6.« v • H 1 . comprobándose oue: (6. = espesor inicial de la muestra 1 (10 mm). para condiciones equivalentes de campo.* Í«Ib resultados indican que. L donde t . tenien do en cuenta las condiciones del ?^ 0 c« ¿«i b a L i ac ceso ael agua a las muestras.509 considerando probetas tipo M-0 mn IA ?r« . y espesores de 10 y 20 mm. el tiempo necesario oara oue ^ nmHii7na . .«. H. se puede establecer la siguiente expresión: u tc - o < H.a Svltí J c o n 24 se produzca un hmcnamiento reía tivo determinado es mayor para las probetas de espesor inicial superior.6) . í-U .= tiempo necesario para que la muestra 2_ alcance el mismo nivel de hinchamiento que la muestra 1_. Estos resultar.

"El contenido de agua final alcanzado por una arcilla . En la figura 6. según las condiciones del acceso del agua H = espesor inicial de la capa de suelo expansivo en el campo o la mitad. Estos resultados obtenidos en las muestras M-0 están en consonancia con la siguiente observación hecha por Bjerrum (1951).10 se muestra esta influencia. Como se observa en dicha figura. utilizando probetas preparadas con diversas humedades de compactación. según las condiciones del acceso del aaua. las muestras sometidas a cicles previos de humedad-se quedad presentan una disminución de su hinchamiento libre.510 t = tiempo necesario para que en el campo se alcance el mismo porcentaje de hinchamiento que en la muestra HT = espesor inicial de la muestra o la mitad. Este compor tamiento se puede explicar por el mayor desarrollo que existe de la capa doble cuanto mayor es el grado de saturación inicial. El hinchamiento libre del suelo compactado es condiciona do notablemente por la humedad inicial. apreciándose una reduc ción notable del mismo a medida que aumenta aquella. que tiende a estabilizarse después del primer ciclo. Los resultados de los ensayos indican que el hincha miento libre (o máximo) se ve afectado significativamente por la acción de los ciclos de humedad-sequedad.

10 .I n f l u e n c i a de los ciclos previos de humedad-sequedad en e l hinchamiento libre.511 15 X 10 X 03 2 ÍU i «3 X O z 0 u HUMEDAD I N I C I A L . ( 0/ 0 F i g . 6. .

igual a 0. . En el caso de las muestras sometidas a ciclos previos de humedad-sequedad.12. 6.512 bajo una presión de consolidación dada depende de su contenido inicial de humedad".14 se representan las curvas completas de los ensayos de expansión-consolidación con inundación.11. : b) Las muestras sometidas a ciclos previos de humedad- sequedad presentan menores índices de compresión que las muestras M-0. En las figuras 6. Los resultados de estos ensayos de expansión-consolidación muestran que: a) El índice de compresión (cp) de las muestras M-0 disminuye al aumentar el contenido de humedad inicial del suelo. que fueron realizados utilzando una pequeña pre sión de consolidación. la disminución del hinchamiento libre con el aumento de la humedad se hace menos acentuada. 6. conforme habrá oportunidad de explicar más adelante. Debe destacarse que la mayor parte de la reducción de la influencia de la humedad en el hinchamiento se produce después del primer ciclo de hume dad-sequedad. y que entre el quinto y el décimo dicha influen cia tiende a estabilizarse. probablemen ta debido a reordenaciones estructurales y posibles enlaces que se producen durante el proceso de humedad-sequedad.1 Kg/cm2.13 y 6.

.900 h 0. 0 4 CJo = U. y o . .000 h 0. í 2% • Uo > 36 % 3-* % 28 % . .100 h . : a U). o a r a l a s n u e s t r a s M-0. de «fflansifln-eonsoliiaciín con Inundación.11 - Variación del índice de poros en Los e n . .300 r-'¡ 513 i i . 3 ■ J < Fig.1.200 .8001—!> . 6.

OOOh 5/1 O X o a.100 • 050 I. 6.Variación del índice de poros en los ensayos de expansión-consolidación con inundación. para las muestras M-l. a a 5 z 0.950 0.900 0.850 ot ?ESiON ! *g / c m ) ' i g .12 .514 . ^1 .

5 i PRESIÓN .13 . 6.100 515 1.1.850 i 1 i I !I 0.950 0.050 .900h 0. K g .Variación del índice de poros en los ensayos de expansión-consolidación con inundaci para las muestras M-5. . / c m ' Fig.2 0.000 í/5 O X o ÜJ o O 2 0.

/cm Pig.350 DC ?ESiON ( kg. ÜJ a o 2 0. en los ensayos de expansión-consolidación con inundación.14 .050 1. 6.Variación del índice de poro.000 x c a.900h 0.950 0. para las muestras M-io .516 o COo > aA % A C00 : 32 % • tO„ » 36 % .

*~-se«seduce ° n ™ÍS n ° t a b l S * l * * * » ciclo las variacionss son de ^ compresi4n. no pre senta variaciones sianifi>afi». prácticamente. el mismo entumecimiento en la fase de descarga. . . ya que resulta. El comportamiento expuesto en el item (a) es similar a los referidos por Jennings y Burland (1962) y Newland (1965) . independientemente del contenido de humedad inicial y de la trayectoria previa de hu medad-sequedad. En la tabla 6. no presentan variaciones con relación a los valores obtenidos para las muestras M-0. IV se presencan los valores del índice de compresión y del índice de entumecimiento. así como la reía ción C /C para las diversas muestras ensayadas. d. a . significativas al aumentar el contenido de humedad inicial de las muestras M-0. prácticamente." " ^ dlSmlnUOÍ i del qulnto ™ ° .517 . definido como la relación {Ae/A(log p)} obtenida en 1 a rama de descarga. • ■ p e) Los índices de entumecimiento de las muestras some tidas a ciclos previos de humedad-sequedad. y después ^ d) El índice de entumecimiento (c \ A *■ ■* xiiutnto (cgs' ) . Estos resultados parecen indicar que son similares las reordenaciones estructurales y posibles enlaces producidos por la consolidación.

Muestras C Tipo M-G M-l M-5 M-10 w i (%) c C s C /C c' s 23.57 32.IV .0886 1.0875 1.52 Para caracterizar la influencia de la consolidación inicial de las muestras a humedad constante sobre el comporta miento de expansión-compresión.60 36.21 0.87 0.79 28.70 3 5.62 32.02 0.1440 0.0897 1.1523 0.0952 3.1494 0.0897 1.1384 0. y de la relación Cc /Cs.2242 0.26 0.78 0.OG 0.45 24.53 24.1329 0. se realizaron dos series más de ensayos utilizando presiones de consolidación iguales a .15 0.14 0.3045 0.1436 0.86 0.1384 0.0969 2.3571 0.0886 1.54 36.87 0.0941 3.0886 1.20 31.28 0.0914 2.1351 0.79 31.Valores de los índices de compresión v de entumecimiento.0864 1.16 0.1584 0.71 24.TABLA 6.2464 0.01 0.0919 1.54 36.0875 1.

Puede verse m m i* erse que la presión de consolidación pre via a la saturación de la arcilla r. J a presión de consolidación. . d) El í n d i c e de entumecimiento se mantuvo prácticamen t e c o n s t a n t e . al que se d e d u c i r í a de l a curva de compresión sin consolidación p r e v i a .0 y 2. b) Si l a presión de consolidación es mayor que la pre s i ó n de h i n c h a m i e n t o . cuyos resultarla resultados s e presentan en las figuras 6. a l hacer la inundación bajo la presión de con solidación se produce un colapso que corresponde.15 y 6. d e l mismo modo que en las curvas de compresión t r a s e l hinchamiento l i b r e . se nota una reducci6n poco s i g n i f i c a t i v a d e l h i n c h a m i e n t o baio la r>rpt?irtn A* ~~ i • -. c) En l a s muestras sometidas a una consolidación pre v i a (a humedad constante) no se verificaron variaciones aprecia b l e s d e l í n d i c e de compresión con relación a l de las curvas de compresión t r a s e l hinchamiento l i b r e . para una carga igual a la de consolida cion. aproximadamente.16. debido a qu e e l c o n t e n i d o de agua del suelo al final H^ i = ^ =x sueiu ai r m a i de la expansión t r a s la c o n s o l i d a c i ó n es ligeramente menor que en la compresión después de l a e x p a n s i ó n l i b r e .519 1.™ i a árenla produce los siguientes efec tos: a) Si l a presten de consolidación es menor que la pre sifin de hinchamiento.0 Kg/cm2.

a humedad constante.200 .Influencia de la consolidación previa.800 J_L J_L 0. 6.000 0.15 .5 PRESIÓN 1 ( kg.2 0.i i T~r-r MI O CJ o * 24 % 4 Ciie = 36 % nrr 1. para muestras M-0 sometidas a una presión de consolidación de 1 Kg/cm2.900 0. .100 ./cm ¿ Fiq.520 T T i ii r"~i r i. en el comportamiento de expansión-com presión.

/cm.16 - constante.I I I ! I" O COc 2A % 36 % .200 1.900 0.000 0. para muestras H-0 sometidas a una presión de consolidación de 2 Kg/cm2. a humedad F i g . en el comportamiento de expansion-com presián.800 P R E S I Ó N ( '<g. .100 o ce o a u a W o Q Z . 6. ) influencia de la consolidación previa.

1 Kg/cm .05% correspon diente a la muestra que se cargó con 1.0 Kg/cm a 1.522 El comportamiento descrito en este último párrafo está en consonancia con los resultados encontrados por Schmertmann (1953). se observa que si después de reducirse la cair 2 2 ga de 2.0 Kg/cm durante todo el proceso de expan sión presentaron hinchamientos máximos iguales a 8.25% con relación a la muestra que se mantuvo siempre con la presión de 0.9 5%. y de 1. se realizó una serie de ensayos edométri_ eos con inudación en los cuales se hizo variar la presión apli cada durante el procaso de expansión.1 y 1.0 Kg/crn2 desde el ini ció del ensayo.05%. es decir.34 g/cmJ) y humedad (32%) en función de la carga aplicada y del tiempo.0 Kg/cm se mantuviese esta última carga hasta el final del proceso de expansión. las muestras sometidas a 2 presiones de 0. 2 en una primera etapa.20 y 3.0 Kg/cm . La muestra en que después de algún tiempo se 2 2 redu]o su carga inicial. pasando de 2. el hinchamiento máxi_ mo que se desarrollaría no alcanza el valor de 3. desarrolló un hinchamiento máximo del 5.1 Kg/cm . respectivamente. Como se puede ver en dicha figura. en una se gunda etapa.0 Kg/cm a 1.17 se muestran los cambios de volumen .0 Kg/cm ? a 0. Rutledge (1944) y Sampson et alii (1965). . En la figura 6. Para analizar el efecto del historial de tensiones en el hinchamiento. su hinchamiento se redujo en 2. Por otro lado.i que sufrieron las muestras con igual densidad seca (1.

1 kg/cm A av crv a <JV = 2. para muestras M-0 compac tadas con humedad del 32%.523 f = 0.0 kg/cm o iz UJ i <: o z 10. 6. .17 - (minutos) influencia de la historia de tensiones en el hinchamiento.000 TIEMPO Fig.0 kg/cm o = 1.

y que se pueden obtener resultados erróneos si las condicio nes de equilibrio se estiman por medio de determinaciones en que se reduce progresivamente la sobrecarga en una única mués tra. el cambio de volumen . como sucede en el caso de bajas sobrecargas. Cuando la expansión se produce con facilidad. Teniendo en cuenta los resultados de los ensayos de succión realizados con muestras sin carga. que son similares a los obtenidos por Seed. la liberación de las presiones negativas del agua del suelo permiten en cierta medida la reordenación de las partículas. Al ponerse el suelo en contacto con agua. Inicialmen te. al tiempo en que las fue£ zas de adsorción y las presiones osmóticas van desarrollando la capa doble. indican claramente que el historial de tensiones tiene un efecto significativo en la magnitud del hinchamiento de la arcilla peñuela compactada.524 Estos resultados. es razonable admitir que. Mitchell y Chen (1962). según su grado de saturación. y las partículas sólidas se encuentran dispuestas con una orientación más o menos alea toria (estructura floculada). las nuestras tienen una presión intersticial negativa va_ riable.5. y considerando que. por las razones expuestas en el apartado 5. las ideas de Lambe (1958) y Seed y Chen (1959) sobre la estructura de las arcillas com pactadas pueden proporcionar una posible explicación del com portamiento obtenido en los ensayos de expansión. haciendo su estructura más o menos dispersa. todas las mues_ tras exhiben estructura floculada.

También se sabe que las partículas con orientación paralela exhiben menores características de expansión que las estructuras floculadas. afirmar que el efecto del historial de tensiones será más pronunciado en muestras con estructura floculada que en las muestras que poseen estructura dispersa. Cuando el '. conforme se produce la disipación de tensiones y el movi miento de partículas.. debido al incremento del grado de orientación de las partículas en el caso de la aplica ción de altas presiones. Admitiendo la veracidad de este mecanismo. 1958).525 g l o b a l puede s e r qrande y nae v roa„H. se puede. . es posible que ocu rran reorientaciones internas de partículas. ya que en los sistemas . Se sabe que cuando una arcilla se satura y se somete a altas presiones. incluso. al liberarse la sobrecarga debe esperarse que su hin chamienco sea menor que el que se produciría si la muestra hubie_ se sido sometida a una pequeña carga. Entonces. hay una tendencia a que la orientación se haga más paralela en la dirección normal a la dirección la aplicación de de la presión (Lambe. ' u l t a un hmchamiento r e l a t i v a y reb mente a l t o .linchamiento vertical es restringido por la aplicación de una sobrecarga elevada. tales que las agrupaciones de partículas con orientación aleatoria cambien en el sentido de transformarse en una estructura más disper sa.

Se aprecia también que cuando las muestras se compactan más próximas a la satura ción. al cabo de los cinco días la presión alcanza un valor significativamen te mayor que la del primer día (Fig. los resultados indican que la presión de hinchamiento (parcial) aumenta de un modo relativa mente rápido durante el primer día. proviene del tiempo que se precisa para llevar la succión desde el valor existente en el agua del suelo antes de la muestra ser puesta en contacto con el agua libre. Para cambiar la presión del agua en los poros del suelo semisaturado se necesita que haya un flujo . Ese largo tiempo que se necesita para desarrollar la presión de hinchamiento completa. incrementándose de forma bastante más lenta después de ese tiempo. No obstante. Como ae ve. la presión desarro liada desde el final del primer día hasta el quinto se aproxi_ ma al 25% de la desarrollada en el primer día. 6. el tiempo requerido para desarrollar la presión de hincha miento tiene mayor importancia relativa. hasta el valor cero de la nueva condición de equilibrio del sistema.19 se representan los resultados de una serie de ensayos realizados con humedades en el rango del 24 al 36%. En la figura 6. tras la inundación. En los ensayos edométricos mantenidos a volumen cons tante después de la inundación.526 dispersos se deben esperar ajustes internos de partículas bastante menores.18).

tras la inundación. 6.Evolución de la presión de hinchamiento con el tiempo.18 .w mmam ¡oo TIEMPO ?00 í'nmutos i Fig. para una muestra M-0 compactada con humedad ■■0 0 C 0 .

528 3.0 2.19 . para muestras M-0. .0 5 < O z z o Sí Fig. 6.Presión de hinchamiento en función del tiempo transcurrido desde la inundación.

Después de las primeras 24 horas. En la figura 6. 4"« permita liberar los meniscos y satis. la cual disminuye con el inore mentó del tiempo. verificándose que sus valores son mucho menores cuando las determinaciones no se hacen atendiendo perfectamente a la condición de volumen constante. ■. y (O ensayos permitien do un cambio de volumen (hinchamiento) del 1. Los resultados que muestra la figura citada indican que las probetas que tienen menores contenidos de humedad. . facer las fuerzas de adsorción vi ^v~ auborcion. en realidad. Por esta razón debe tenerse espe cial atención en las medidas de los valores máximos de los ensa yos con suelos expansivos.529 de agua en el mismo. que permita i-tv^v. La presión de hinchamiento es muy sensible a la varia_ ción del cambio de volumen.0%.20 se indica la relación entre la pre sión de hinchamiento y el contenido de humedad inicial. El proceso es lento debido a la baja difusividad del suelo. (b) ensayos permitiendo una deforma ción vertical (hinchamiento) del 0. cuando. y . la velocidad del cambio de hinchamiento o de la presión de expansión puede hacerse tan lento que llega a parecer que el proceso ya se estabilizó.5%. para las siguientes condiciones de deformación: (a) ensayos manteni dos a volumen constante. aún puede desarrollarse una cantidad considerable de hinchamien to o presión de hinchamiento. debido al continuo decrecimiento del gradien te que tiende a conducir el agua hacia su interior.

20 .0 BIO NULO OE VOLUMEN 0 .Influencia del cambio de volumen vertical en la presión de hinchamiento. 5 % OE HINCHAMIENTO I 1 % OE HINCHAMIENTO o z Ai U z UJ a HUMEDAD (% ) Fig. para muestras M-0. .530 3. 6.

«apartado 6. 6. incluso para hinchamientos muy redu cidos. b) Para las muestras sometidas a ciclos previos de hu medad-sequedad. Kassiff et alii (1965) relatan resultados similares a los considerados. 6. i yw^ca succiones. En las figuras 6.531 -como se vio en el aDart-nrin K 1 „. la variación del contenido inicial de humedad tiene poca influencia en la presión de hinchamiento.q u e poseeen menores grados de saturación y mayores succiona ^«o *. y posterior descarga al estabilizarse la presión.24 se representan las curvas completas de los ensayos edometricos con inundación a volumen constante.1. . presentan mayores presio nes de hinchamiento. mostrando este efecto de reducción de la presión de hinchamiento para cambios de volumen iguales o su periores al 1%.23 y 6.21. más reducida es la presión de hinchamiento. Los resultados de estos ensayos muestran que: a) Para las muestras M-0 hay una notable disminución de la presión de hinchamiento al aumentar el contenido de hume dad inicial del suelo. Debe destacarse que esta influen cía de la deformación (expansión) en la presión de hinchamien to es muy significativa.22. Se observa también que cuanto mayor es el hinchamiento permitido durante el ensayo.

250(—r-r-r-rr 0 Uc ' 2-» % & • ■ <J» > 18 % U).21 . para las mués tras M-Q.100 1. * se y.150 o vi ce o s Q.050 h 000 «- ► J L-L i 6. i i i í .i — i — i r i i i rrr t.200 u 1. W O UJ U 5 z ^j ¡. 3 S2% « .Trayectorias ñe tensiones en los ensayos de inundación a volumen constante. 1.

22 - T r a y e c t o r i a s de t e n s i o n e s en i o s ensayos de i n u n d a c i ó n a volumen c o n s t a n t e . .050 1.LLUJ . 6. . UJ O UJ o 5 z . OJ 0.150 ¡A O cr o a.000 I. p a r a l a s mués t r a s M-l.TP W^MVPPPW 533 "ii i i r i I 1—r-TTTT i—i—i • W0 > i" r ! i"i i irr 121 J6 % 1.'. M i 1 L.5 » « * E S i O N i <q < c ^ F i g . 0.2 ' I I.¡00 1.

■-IVTÍ-.050 . 6. í a í a i S i S j 534 T" ""' 1 r~ i T T T T T T I i ( 1 u i ü i 0 & * W o » 16% l. para las mue£ tras M-5..Trayectorias de tensiones en los ensayos de inundación a volumen constante. mmmm .2 3 .IOO . M .000 I lili I i 'I 0.!50 O X o X a u ^^¿¿¡¿¡^¿¿jgj^ I.5 -J L_ l i l i UJJJJ1U 1 SRESION f k g / c f p ' Fig.« .

24 . i .535 T-rTTT1 !~T~rTTTTTm Wo ' 32 % w J6 % 9 » i. 1.-1. ensayos de inundación a volumen constante.. l . I !J t i l 8 'RSSiON 1 k g / c m 2 ) F i g .. 6. .■-.1 .. para l a s mues_ t r a s M-10.i 0.5 1 J.100 1.l50 o ¡X o a.2 0.I. .000 o. U . .Trayectorias de tensiones en lo?.L. l .030 . . IIHI o til o o i 1. ftr*-.

dándose gran parte de esa reducción en el primer ciclo. y la casi totalidad en el quinto. se puede realizar una corrección usando una construcción análo ga a la de Casagrande (1936) o a la de Schmertmann (1953). La explicación de la disminución de la presión de hin ehamiento de las muestras sometidas a ciclos de humedad-seque dad se puede encontrar en los efectos de los enlaces o reorde naciones estructurales que fueron descritos anteriormente.25-b. así como los estimados a través de los en sayos edométricos de expansión-compresión.536 c) Las presiones de hinchamiento de las muestras some tidas a ciclos previos de humedad-sequedad presentan notables reducciones con relación a las de las muestras M-0. no obstante. usual mente se admite que la presión de hinchamiento es igual a la presión efectiva del punto D de la figura 6. para corregir la influencia de las perturbaciones de la muestras. Para conprender las diferencias encontradas entre los valores de la presión de hichamiento de la tabla 6.V se presentan los valores de la presión de hichamiento determinados a partir de los ensayos edométricos a volumen constante. .V con mues_ tras prácticamente idénticas. se deben tener presente las si_ guiantes consideraciones: a) En el ensayo edométrico a volunvan constante. En la tabla 6.

88 0.60 35.50 M-0 M-l M-5 M-10 .80 36. C.85 24.60 32.02 0.80 1.vos E. (Kg/cm2) 24.15 0.60 36.70 35.02 0.85 0.30 0.80 36.92 0.86 0.50 23.87 0.84 0.60 31.75 24.18 1. Muestras wi (%) Pv^Kq/cm2) Ensp.65 31.15 23.87 0.92 0.26 0.78 1.06 2.90 28.60 36.01 0.85 31.15 24.50 35.40 31.05 31.87 2.V Valores de la presión de hinchamiento a partir de los ensayos a volumen cons_ tante (p^) Vc y de los ensayos de expan sión-compresión (p h ) E C - Ensayos V.C.28 1.90 28.75 32.55 36. wi U) 1 p.85 1.75 23.16 0.537 TABLA 6.96 0.90 31.45 23.14 0.12 2.21 0.

. i ? r t s < 5 n i"*flíC<T!*l 'nsayos da hinchamiento l i b r e y ie híncharr.ÍWW 538 Lineas en tensiones toiates v e í e c n v * Lineas en tensiones tataíes Lineas eunliares Enuvoae hinchimientoiibrí Presxin de hinchamnn ■c ..iento a volumen c o n s t a n t e . . cesiiífi tí* ftincnamaintc i"" s . c m * ! S^MvO tíe nmcnamifrito i volumen aonftjnt» . 8 - Pftsifin ( k g .

25-a. vía experimental que ceny s i g u i e n d o unaa vía «SAF^ tes puntos: .5. d) Como ya se expuso en el apartado 4. dos por el procedimiento convencional de los ensayos a volumen constantes inferiores a los corregidos de acuerdo con lo referi do en (a) . el cual. y. a l m I P tenga en cuenta los siguien • A „r. otra. conduciría a admitir que la presión de hinchamiento corresponde a la tensión efecti_ va del punto A.3 - i n t e ^ p j ^ a ^ expansión cgn_8UCCi6n^pntrolada Para e s t u d i a r la d e f o r m i d a d de un suelo expansivo An su comportamiento se puede i n v e s t i g a r compactado y no saturado. la presión de hinchamiento evaluada por el primer procedimiento indicado en (b) presenta valores que suelen ser superiores a los obteni. su comp .2. generalmente se admite que la presión de hinchamiento corresponde a la pre sión efectiva del punto c de la figura 6. 6.539 b) En el ensayo de expansión-compresión. y en este ensa yo no es recomendable utilizarse un razonamiento de descarga análogo al de la trayectoria DD'. c) La magnitud de la presión de hinchamiento se puede dividir en dos partes: una. . la succión equivalente. la presión correspondiente a la so brecarga.

la misma densidad seca y el mismo tipo de estructura. e) Para un mismo suelo. la estructura y la trayectoria de humedad-sequedad. . d) La deformabilidad debe tratarse en función de las componentes de presiones aplicadas y de succiones. el grado de saturación y la tensión.540 a) La deformabilidad es una magnitud variable y depen diente del estado del suelo. b) Para difinir el estado del suelo se necesita cono cer el índice de poros. tales como la densidad seca. sobretodo. c) La estructura es importante en el estudio de la deformabilidad. la succión depende. siguiendo se trayectorias de tensiones. Es eviden te que estas condiciones se cumplen teniendo presente un mínimo de dispersión. Así mismo. aunque también está influenciada por otros factores. se admiten las siguientes consideradiones: a) Las muestras fueron preparadas con el mismo suelo. y está influenciada por el contenido de hume dad de amasado y por el método de compací ación. siempre asociado a la fabricación de las probé tas. para analizar la deformabilidad unidimensio nal de la arcilla peñuela compactada y no saturada. del grado de saturación.

según Pérez Rodríguez (1979).541 b) El grado de saturación inicial. realizando fundamen talmente ensayos de expansión en que. in cluso. la fase gaseosa es continua. segün las muestras. Para ello se probaron dos procedimien tos distintos: en uno. entre el 63 y el 95%. se optó por el segundo procedimiento de aplicación de la presión de gas. c) Con los grados de saturación utilizados (del 63% al 95%). . En otro. d) El estudio experimental de la deformabilidad bajo succión controlada de la arcilla peñuela compactada. varió. la presión del gas se incrementaba gra dualmente en pequeños escalones. Inicialmente se procedió a la observación de la influen cia del procedimiento de aplicación de presiones de gas en la deformabilidad del suelo. la presión de aire ne cesaria se aplicada lentamente de una sola vez. ya que la oclusión no se produce hasta el 98% de saturación. Ante esto. la oclusión no llega a dar se. segün Blight(1971). que en el presente caso se relaciona biounivocamente con la humedad. se controlaban la sobrecarga y la variación de volumen. siguiendo diversas trayectorias de succión y de tensión. habiendo encontrado este autor que las muestras de arcilla eran permeables al gas hasta la saturación. además de la succión. se llevó a cabo con la célula edometrica de Escario. o. Dichos ensayos preliminares mostraron que ambos procedimientos no producían efectos de consolidación significativos para el rango del grado de saturación de las muestras utilizadas en los ensayos.

0 Kg/cm2. Un efecto es que el punto en que la curva succión-hume dad deja de ser lineal corresponde a valores de la succión pro gresivamente menores a medida que se incrementa la carga exter na aplicada.28.1.2. el tiempo necesario para alcanzar el equilibrio del sistema es me ñor cuanto mayores son las presiones aplicadas.26 se presentan los resultados medios de esas determinaciones. siguiendo un procedimiento enálogo al mé todo rápido descrito en el apartado 5. disminuye al aumentar el valor de la sobrecarga.27. para un mismo incremento de succión.0 y 2.29 y 6.30 se observa la influencia del tiempo en la expansión. 6. notándose su influencia de modo significativo para las hume dades por encima de un valor dado. 1. se llega más rá . Enla figua 6. los cuales muestran dos efectos de la influencia de la carga exter na en la relación entre la succión del suelo y el contenido de humedad. y sobrecargas de 0.6. que depende de la presión ex terna aplicada. Como se ve. El otro efecto es que la humedad correspondiente a una succión inferior a las de la rama lineal. 6. Se aprecia tam bien que. En las figuras 6. para diversos niveles de succión. se constata que la consolidación parece te ner un pequeño efecto sobre la succión cuando su valor es eleva do. fueron determina das por medio de diversas series de ensayos con la célula edo métrica de Escario.542 La succiones iniciales correspondientes a cada tipo de muestra para diferentes cargas externas. WJjggfc- Así mismo.

.543 % * HUMEDAD F i g . para diversas sobrecargas. 6.26 - (%> Relaci6n entre la succi6„ y la humedad i n i c i a l e s .

Evolución de la expansión y de la retracción con el tiempo.000 TIEMPO ( m i n u t o s ) Fig.000 10. al variar la succión entre 17 y 12 Kg/cm2 durante el primer ciclo de hume dad-sequedad.27 . 6. .100 1. en las probetas con humedad in^L cial del 28%.

tiempo. 2 d u .0 Kq/cm 2 z o </) Z < a x al i X X <1 z z o o < s ¡r O u. LÜ Q I i z o o o < a: 100 1 000 10000 Tl£MP0 ( minutos) ..28 . dp la retracción la expansión y de Fig. 6.iar i hnmedadcon e i .0"v = C.Evoluc i 6 n d e i v^iar la succión entre 12 al va.a n t e el primer ciclo de humedadY ? 'I r e Í Prontas con humedad inicial sequedad. A n .l kg/cm 2 0"v = 1. en x«* * del 28%. .

al variar la succión entre 7 2 y 2 Kg/cm durante el primer ciclo de humedad sequedad.29 . en las probetas con humedad inicial del 28%. .000 'IEMP0 ( minutos ) ig.000 10.Evolución de la expansión y de la retracción con el tiempo.100 1. 6.

6. probetas con . en las icio de humee el primer c humedad inic ial del 28%.dad-sequedad.30 .000 TIEMPO ( minutos ) Fiq. la exoansión con el tiempo.10 100 1. al Evolución de la ex ^ ^ 2 T ^ cnrrión entre " T ir variai ^ .000 10.* a.

1 . en que se necesita alrede dor de 5 días para que se desarrolle el hinchamiento completo.lempo en condiciones similares a las que se dan en la prác tica para los casos de equilibrios dinámicos. habiéndose notado reducciones de tiempo de hasta 1 a 2 días con relación a aquellos casos de succiones más elevadas y tensiones menores. Para analizar la evolución del hinchamiento en función del «-. controlándose la succión para tres niveles de sobrecarga (0. para una sobrecarga determinada y una misma variación de la succión.548 nidamente al hinchamiento completo para el caso de niveles de succión menores. . Así mismo... aunque esa diferencia no es muy importante.0 Kg/cm 2 ). se sometió el sue lo a cinco trayectorias alternativas de humedecimiento y de seca miento. En lo tocante a la retracción. el hinchamiento vertical aumen ta al reducirse el nivel de la succión correspondiente a dicho incremento. 1. Debe destacarse que. la expansión casi siempre es mayor que la retracción.0 y 2. sobre todo. dichas figuras muestran que el comportamiento es similar al discrito para la expansión. y. para una carga determinada aplicada y un mismo incremento de succión. en esas figuras también se observa que el hinchamiento vertical decrece con el incremente de la presión externa.

Los cambios de volumen del suelo en función de la suc ción.37. En succión entre 17.41. En dichos resultados se observa una clara tendencia a ^v^o nnrrpmentos de hinchamiento para los niveles presentar menores incremem-ua .30). La explicación de este hecho puede encontrarse en la mayor facilidad de entrada y salida del agua del suelo debi_ da a los cambios estructurales progresivos que conducen a orien taciones dispersas de las partículas. 1 y 2 Kg/cm2.549 En los ciclos de humedad-sequedad se hizo variar la (pF 4. 6. para humedad inicial del 32%. considerando cargas aplicadas constantes. En las figuras 6. dándose por concluido el ensayo al estabilizarse la deformación para dicha condición. para humedad inicial del 36%. considerando diversas sobrecargas y varios niveles de succión.42 y 6.36 y 6. de 0. 6.35.43.0 Kg/cm (pF 3. 2 siguiéndose escalones de succión de 5.1 . 6. 6.23) y 2.0 Kg/cm la última trayectoria de humectación se hizo que la succión llegase hasta el valor cero. indican que el suelo en estas condiciones alcanza el equilibrio más rápidamente que antes de ser sometido a los ciclos de hume dad-sequedad.70).39 y 6. y a posibles microfisura ciones que pueden marcar irreversiblemente el suelo. y en las figuras 6. se presentan en las figuras 6. en las figuras 6.31.40.0 Kg/cm2 (pF 3.32. para humedad inicial de las muestras del 24%.34 se muestra como evolucionan con el tiempo la expansión y la retracción del suelo en el quinto ciclo de humedad-sequedad.33 y 6.38. 6. Los resultados.

1 Kg/cm 100 1.Evolución de la expansión y de la retracción con el tiempo. .O" : 0.31 .000 TIEMPO { min ulOS 6.000 10. en las probetas con humedad inicial del 28%. al variar la ssucción entre 17 2 y 12 Kg/cm durante el quinto ciclo de humedad sequedad.

al va «/»'-».! ^ .r e r a s sequedad.000 1. LÜ Q 10. 6. ^ m m 12 oon el tie^o. ^ c o n h u m e d aa ^ mlci.551 x z o G 3 2 (T O u. « P ^ ^ .32 ■A v ñp la r e t r a c c i ó n > u ia pvnansionn y ae xaBvolucx»n ae 1 . en las pr y 7 del 28 %.000 TIEMPO ( minutos ) Pig.

6. en las probetas con humedad inicial del 28%.33 . . al variar la succión entre 7 2 y 2 Kg/cm durante el quinto ciclo de humedadsequedad.g.Evolución de la expansión y de la retracción con el tiempo.

000 T i £ M P 0 l minutos) al P i g . e l q u ^ t o ciclo ^ ^ probetas con humedad inici . en U .S e q u e a a d .34 " Te r r e : i a a a y . 6.553 cr X X «3 <3 Z O z g o < s a: o u. UJ o 0.

'VP ■ 554 ^ . y sobrecarga de 0.1 Kg/cm^. 6.35 . . A H Fig. I t- r T i r 1 — T 2 HtNCKAMlENTO DEFORMACIÓN UNITARIA.Cambio de volumen en función de la succión. para el suelo con humedad inicial del 24%.

H Camblo de TOlumen en funcian ae »™£" F i g . . y sobrecarga de 1. 6.p a r a e l s u e i o c o n h u ^ a d i n ^ a i d e l M . .0 Kg/cm .555 OEFORMACION UNITARIA.36 .

556 i í i'. y sobrecarga de 2.Cambio de volumen en función de la succión. . 6 H Fig.37 .0 Kg/cm". para ei suelo con humedad inicial del 24%.SCxiuiENTC OE?CRMACICN UNITARIA. 6.

— „ f. — F i g ..inrión de l a s u c c i ó n .38 - d <%> — :r::—-. p a r a e l sue¿u ^ 2 s o b r e c a r g a de 0.1 Kg/cn> .wms^mMm 557 - HINCHAMIENTO OEFOHMAClON U N I T A R I A . 6. .

39 . r . y sobrecarga de 1.0 Kg/cm . f»M !%) Fig. 6. para el suelo con humedad inicial del 32%.Cambio de volumen en función de la succión.«pp ^^t^igíüáiSi 558 T_ !——| ! — ~ T i ■ 2 r o X 2 O G o -• HiNCHAMlENTO DEFORMACIÓN UNITARIA.

40 - Cambio de volumen en función de la succión.0 Kg/cm .^~- !%) H Fig. 411 ■« . i i.lja^a^VBW^r-*T<i»*ii 559 i——r £ o ■•>. para el suelo con humedad inicial del 321. * z o o u 3 s/1 J —J- HINCHAMIENTO &M OCPORMACION UNITARIA. y 2 sobrecarga de 2. 6.

oara el suelo con humedad inicial del 361.41 .560 HINCHAMIENTO DEFORMACIÓN UNITARIA. 6.Cambio de volumen en función de la succión.—^- t%) Fig. y 2 sobrecaroa de 0. .1 Kg/cm .

561 HINCHAMIÍ. . 6.0 Kg/cm .42 . y 2 sobrecarga de 1.NTO ASENTAMIENTO 0£FORMAC!ON'J f TARlA " '*7 Fig. oara el suelo con humedad inicial del 36%.Cambio de volumen en función de ia succión.

6.0 Kg/cm 2. y sobrecarga de 2. ÍH .4 3 .Fig. .562 ■x * HINCHAMIENTO OE^OHMACION 'JWTAPlA.Cambio de volumen en función de la succión.„. para el suelo con humedad inicial del 36%. .

lo que produce el inicio de la expansión.*. Durante la toma inicial de agua de las cuanto muestras correspondientes a la rama seca. se debe considerar lo que ocurre en los poros del suelo al aumentar la humedad. causar algún aumen to de volumen del suelo. las partículas pueden embeber agua. el suelo com pactado del lado seco de la curva Proctor normal tiene un desa rrollo incompleto de la micela de arcilla. M irse liberando esas presiones capilares.563 más e l e v a d o s de la succión „«-. Como se ha señalado en el apartado 3. dirección a la saturación ípF 0 ) . Según se disminuye la succión. para valo res pequeños de la succión.7. Para examinar l a s posibles razones del comportamiento de la expansión al variar la succión de las muestras sometidas a carga externa constante. así. esas partículas pueden ir recuperando su deformación y.4. Entre los mecanismos de expan sión que contribuirán a incrementar el hinchamiento. es la descarga elástica de las partículas de arcilla que han sido deformadas por altas presiones debidas a la succión. • a c c i ó n . . se produce una cierta caída de las fuerzas capilares que están actuando en el sentido de mante ner ligadas las partículas del suelo. cuando la succión sea elevada. cabe citar la atracción de moléculas de agua por las partículas y la hidratación de cationes. voxviendose mas importantes a me d i d a que l a succión va caminando en dirección a i* «. Otro me canismo que también puede contribuir a la expansión. tanto mayor más seco esté.

Cuando se pro cede a la imbibición con agua desmineralizada. la demanda osrnó . el cambio de volumen es mayor cuanto menor sea la succión inicial. debido a que el suelo sufre menores ¡linchamientos con los cambios de humedad. la expansión podría producirse casi totalmente debido necesaria para igualar la concentración iónica del agua al agua de los poros y del agua de la micela. más se desarrollan las fuerzas osmó ticas (presiones osmóticas repulsoras) que actúan en el sentido de separar las superficies interlaminares de las partículas. su perándose acentuadamente la combinación de las fuerzas de atrae ción. Cuanto mayor es la carga aplicada. los resultados de hinchamiento-succión. para valores pequeños de la succión inicial. podría decirse que la repulsión osmótica pasa a controlar el cambio de volumen a medida que el contenido de humedad se acerca del óptimo de compactación. la curva expansión-succión tiene mayores pendientes. Así mismo. indican que para una determinada varia ción de la succión.564 r Los mecanismos expuestos explicarían las moderadas expansiones para los incrementos iniciales de succión que muestran las figuras citadas. que tiende a impedir el hinchamiento. Por tanto. Esto es debido a que cuanto mayor es la humedad (menor succión). en sus tramos iniciales. en conformidad con las ideas de Ladd (1960). Entonces. anteriormente citados. las fuerzas de succión y la carga externa. Estos tramos corresponden a la parte lineal de las relaciones suc ción-humedad.

« del ¿«i sueio «suplo p^^. Los hinchamientos totales obtenidos en los ensayos de expansión bajo succión controlada para las probetas fabri cadas con contenidos de humedad correspondientes al lado hume do de la curva de compactación (alrededor del 36%) .44 se presentan los resultados del hin chamiento libre ( V 0 f l Kg/cm2) obtenidos controlando la evolu ción de la succión del modo referido anteriormente. el hincharniento. A medida que las moléculas de agua penetran en la micela de arcilla.0 y 2. los asentamientos origi nados por la reducción de la succión son más importantes a med¿ da que se alcanzan valores relativamente bajos de esta. fueron considerablemente menores que los de las muestras compactadas del lado seco (cerca del 24%) . Como se puede ver.uci6n de! contenido de humedad hasta un valor próximo al flpti» de compacta=i6n.n F existe un gran desequilibrio entre la micela de arcilla y el amia A* i i ei agua de los poros. esta incrementa su tamaño.565 tica se hace muy fuerte. u • ♦.ente lineal con l. incluso..i. hincharniento .n.42 y 6. Para las muestras con humedades próximas al 36% se llega a observar. En la figura 6. presenta una reducción práctica que el . . pues ex<stP . asentamientos graduales con la reducción 2 de la succión. Se observa ... consecuentemente. apreciándose q ue. es decir.0 Kg/cm (Fig. asentamientos crecientes con la humectación progresiva del suelo. coducien do a lo que Escario (197 3) denominó colapso gradual.43). 6. o próximos al óptimo (en torno al 32%). para las cargas externas de 1. disn.. y s e produce.

e n c i a de l a hurr.I 566 x .eaiad i n i c i a l Lnchan-iento libre. v £ D ¿ D "<• .r J3 «1 X O . en .

. que consiste en un desplazamiento paralelo de l a curva hinchamiento-humedad. haciéndose v e r i a r l a misma siguiendo t r e s escalones de P F 3.567 a p a r t i r de ese valor la . y una tendencia de aproxima c i ó n p r o g r e s i v a de las curvas a p a r t i r de las humedades próx:L mas a l a óptima.~ bueio paoa a tener una importancia notablemente menor. también se aprecia que la influencia r e l a t i v a de la humedad i n i c i a l an e l hinchamiento libre es notablemente menor en las m u e s t r a s sometidas a los ciclos de humedad-sequedad. Así mismo. 2 3 ) . se procedió a la humectación pro g r e s i v a de l a s muestras con control de la succión.fi„„ axor. figura también se muestra como v a r í a e l hinchamiento l i b r e en función de la humedad i n i c i a l p a r a l a s muestras sometidas a cinco ciclos de humedad-seque dad con succión controlada. la influencia de l a succión i n i c i a l en e l hinchamiento del suelo ns-a * *.30 para alcanzar la situacxon fxnal de P F .-. Se constata que el efecto de los c i c l o s conduce a una reducción bastante significativa del hin criamiento l i b r e .70 y uno de f-inal dp oF 0. Hecho esto. Para completar e l a n á l i s i s de la influencia de la hume dad de compactación en e l hinchamiento libre se hizo una s e r i e de ensayos de expansión con control de la succión en que previa mente se condujeron las muestras compactadas con humedades de l a s dos ramas (seca y húmeda) a una misma condición i n i c i a l de s u c c i ó n ( P F 4 . Para las humedades i n i c i a l e s en la rama hume da. en dicha. Los resultados PF 3. para el rango de humedades de l a rama seca de compactación.

humectación: 17. sometiendo las muestras a cinco ciclos bajo control de la suc ción. 7. 2 y 0 Kg/cm . 7. y que esa reducción se acentúa sensiblemente a medida que se alcanzan humedades próximas o superiores a la óptima. A su vez. 12 y 17 Kg/cm 6.a 5. y con una variación más . los cuales indican que las muestras no sometidas a ciclos previos de humedad-se quedad presentan una reducción creciente del hinchamiento li bre con el aumento de la humedad de compactación. 12.568 obtenidos se presentan en la figura 6. se realizaron diversas series de ensayos utilizándose diferentes humedades iniciales y cargas externas.45.a 5. en las muestras sometidas a cinco ciclos previos da humedad-sequedad. 7 y 2 Kg/cm 1. 3e observa que la curva "hinchamiento libre-humedad de compac tación" se presenta más suavizada.sequedad: 2. Para estudiar más ampliamente el efecto de la acción repetida de las trayectorias humedad-sequedad en la expansivo^ dad d«¿ la arcilla. 12. además de conducir a valores de hinchamiento sensible_ mente menores.uú for^e.humectación: 17. En las trayectorias de succión de cada ciclo de hume dad-sequedad se siguieron los siguientes escalones de succión: a) Muestras con humedad inicial del 24%: 1.

/ SEO- A 5 -\ CICLOS OE HUMEDAD / SEO.45 „ „~ia de la humedad de c o m p a r a c i ó n i n f l u e n cia / para S uccí6n en e l hinchamiento U b r e . 6. . i n i c i a l i g u a l a PF 4 . . 2 3 .569 15 i r 1 O SIN CICLOS OE HUUEOAO. HUMEDAD DE COMPUTACIÓN 1%) F i g .

7 y 2 Kg/cm 5. y cargas verticales de 0.50 y 6. 7. 7.a 4».humectación: 17.49.47 y 6. las . 7 y 2 Kg/cm 5. 12.as figuras 6.570 b) Muestras con humedad inicial del 32%: 1* a 5a.humectación : 17. se muestran en figuras 6.51. 2.a 4. cuan do resultan de reduciones de volumen. 1 y 2 Kg/cm . 6. 12 y 17 Kg/cm 1. 12. 2 y 0 Kg/cm2 Tomando como referencia las dimensiones de las mues_ tras en la situación inicial del ensayo. Los resultados obtenidos en los ensayos de humedad-se quedad sobre probetas con humedades iniciales en torno al 32%. sequedad : 2.a 5~ sequedad : 2.n 2. humedades iniciales alrededor del 24% y cargas verticales externas de 0. y como asentamientos.1. 7.humectación: 17. 12 y 17 Kg/c. 7. y considerando las deformaciones unitarias verticales como hinchamientos. cuando corresponden a aumentos de volumen.. 1 y 2 Kg/cm . 12.48 se presentan los resultados obtenidos para los ensayos de humedad-sequedad sobre las probetas con.sequedad : 1. 12 y 17 Kg/cm2 1 fl 2 1.46.humectación : 17. 7. 2 y 0 Kg/cm c) Muestras con humedad inicial del 36%: 1.1. 6. 12. en .

cxal del 2. los ensayos con ciclo para el suelo con humedad xn.571 QCF0RMAC1CN Fig.1 Kg/cm . . sobrecarga de 0.46 - Cambio de volumen bajo succién controlada en . 6.nn ciclos de humedad-sequedad.

2 y sobrecarga de 1.0 Kg/cra .572 DE-CRMACiOM UNITARIA. Fig. 6. . oara el suelo con humedad inicial del 24%. Í3V.Cambio de volumen bajo succión controlada en los ensayos con ciclos de humedad-sequedad.47 .

H u no -ucción controlada en Cambio de volumen *].o ^ h u M e d a d _ s e q u e d a d .u .48 - RMACICM JNITARIA. 6. y M suelo con humedad inici para el sue¿^ 2 sobrecarga de 2./ .573 KINCWAMIENTO OEPO Fig. los ensayos con — ricial del 24%.

^%iÁ£t 574 2 1 1 ASENTAMIENTO»* DEFORMACIÓN UNITARIA. 6.1 Kg/cm . Fig. para el suelo con humedad inicial del 32%. .-.49 2 ■ HINCHAMIENTO ¿H (%) Cambio de volumen bajo succión controlada en los ensayos con ciclos de hurnedad-sequedad. y 2 sobrecarga de 0.

Cambio de volumen bajo succión controlada en los ensayos con ciclos de humedad-sequedad. .0 Kg/cm .50 .575 ASENTAMIENTO DEFORMACIÓN U N I T A R I A . y 2 sobrecarga de 1. — 1 - <%> Fig. 6. para el suelo con humedad inicial del 32%.

y sobrecarga de 2.0 Kg/cm2. 6. o» Z O 6 o O en 2 1 ASENTAMIENTO . . . para el suelo con humedad inicial del 32%.51 .Cambio de volumen bajo succión controlada en los ensayos con ciclos de humedad-sequedad.576 i 17 t r 1 T~—r~"~T~"—r ~ - 12 e u v..^ H (%) Fig.* * • HINCHAMIliNTO ¿H DEFORMACIÓN UNITARIA.

53 y 6. en los dos o tres ciclos siguientes. va aumentando. salvo en el caso . la humectación condujo a deformaciones relativas en el sentido de producir hinchamientos. aproxi madarnente. en los ensayos de variación volumétrica con ciclos de humedad-sequedad se produce una re gidización del suelo. l y 2 Kg/cm .54 se presen tan los resultados de los ensayos de humedad-sequedad sobre muestras con humedades iniciales próximas al 36%. a partir del cual las trayectorias tienen forma semejante. La deformación total de las probetas. y oresic .52. Debe destacarse también que la mayor parte de la ri_ gidización del suelo se produce en el priner o en los dos pri_ meros ciclos de humedad-sequedad. es decir. 6. en las figuras 6.oríes 2 verticales de 0. que tiene como consecuencia el que cada nuevo ciclo produzca menores deformaciones relativas que el anterior. pero Generalmente significativas. Como puede observarse. deformaciones remanentes progresivamen te menores. En todos los ensayos de variación de volumen con ci clos de humedad-sequedad. va disminuyendo desde el primero hasta estabilizarse a partir del cuarto ciclo.577 Así mismo. hasta alcanzar el tercer o cuarto ciclo. referida a la posición inicial. apreciándose.1. la originada en cada ciclo. pero la deformación relativa.

1 Kg/cm .578 L ¡ *■ HINCHAMIENTO DEFORMACIÓN UNITARIA. .5 2 . y 2 sobrecarga de 0. 6. cara el suelo con humedad inicial del 36%.Cambio de volumen bajo succión controlada en los ensayos con ciclos de humedad-sequedad.^ - (%) Fig. .

.ios ensayos con cxclos de p a r a el suelo con humedad xnicx-1 sobrecarga de 1. 6.53 ion controlada en ¿e volumen b a j o succ ^dad-sequedad.ASENTAMIENTO DEFORMACIÓN UNITARIA." .Cambio ae . . « n Fig.■ .0 Kg/c» ..

Cambio de volumen bajo succión controlada en los ensayos con ciclos de humedad-sequedad. y 2 sobrecarga de 2.580 JÉ 2 3 ASENTAMIENTO • * DEFORMACIÓN UNITARIA. .54 . .— {%) Fig. 6. para el suelo con humedad inicial del 36%.0 Kg/cm .

581 de l a s m u e s t r a s con más elevado grado de s a t u r a c i ó n i n i c i a l .23 pF de la rama inicial. 6. con la que se produce en el quinto ciclo. en ©1 q u i n t o c i c l o de humedad-sequedad. En dichas dicha figuras . en las cuales se apreció la producción de a s e n t a m i e n t o s o colapsos graduales. en general. Loa resultados indican que.0 Kg/cm". antes de los ciclos.55. c o n s i s t e n t e en p r e s e n t a r hincharaiontos r e l a t i v o s para algunos incrementos de succión.sin someter l a muestra a los c i c l o s de humedad-sequedad. en conformidad con l o s r e s u l t a d o s e n c o n t r a d o s por Escario (1969). Es i n t e r e s a n t e observar que. t r a s los c i c l o s . en l a s figuras 6. r e l a c i ó n e s c a s i l i n e a l en e s c a l a n a t u r a l . la relación entre e l hinchamlento y la succión es aproximadamente lineal s i se usa una e s c a l a semilogarítmica. d e l orden de 95% (humedad i n i c i a l del 36%) . Compton (1970) y E s c a r i o y Sáez (1973). t a n t o en e l caso de l e v a n t a m i e n t o thinchamiento) como en e l de asentamiento.de su p r i m e r c i c l o de humedad-sequedad. Tomando como r e f e r e n c i a volumétrica la s i t u a c i ó n de l a s p r o b e t a s con la succión de 4. En dichas muestras se cbser vó un comportamiento s i n g u l a r en las t r a y e c t o r i a s de humecta c i ó n .56 y 6. mientras que. y sobrecargas de 1.0 y 2. la deforma ción a b s o l u t a que se produce a l alcanzar la s i t u a c i ó n f i n a l de pF 0. antes de los ciclos de hunefed-sequadad.57 s e compara la v a r i a c i ó n de la deformación unitaria con la suc ción del suelo. es p r á c t i c a m e n t e la misma que se producirla s i la muestra fuese l l e v a d a desde su e s t a d o i n i c i a l hasta la s i t u a c i ó n de pF Q.

tomando como referen cia volumétrica la correpondiente a la succión (inicial) de 4.23 pF. .Variación de la deformación unitaria vertical con la succión para las probetas con humedad de compactación del 24%.55 .6.

2¿ «■ .-.-■? S ¿ « cía v ( i n i c i a n d© 4.F i g .Sf i --. C.

584 Fíg.'n del 36%. tomando como referen cia volumétrica la correspondiente a la succión (inicial) de 4. .57 .Variación de la deformación unitaria vertical con la succión para las probetas con humedad de compactad*.23 pF. 6.

y con una pendiente sinú lar a la de pF 0 &in cicloa. se debe tenor en cuan ta la posibilidad de producirse enlaces adiciónalas entre grupea . debido a cambios estructurales. Como ñú v@. Continuando con la referencia volumétrica correspondían te a la succión do 4. Las deformaciones unitarias observadas en ios primeros ciclos de turoedad-sequedad pueden producirse sobro todo por el aumento de rigidez de la mlcroestructura del suelo. se aprecia que la sobrecarga no afecta prácticamen te a la pendiente do la elación hinchamiento-succión.585 se observa también que la deformación remanente tras los ciclos de humedad-sequedad crece al disminuir la tensión verticial.58. la influencia de la sobrecarga en el hinchamíento es muy reducida cuando loa niveles de succión final son ©lavados.59 y 6. prácticamente. haciéndose más significa tiva a medida qu«2 disminuya la misma? mitntraa que después de los ciclos se presenta do manera. 7 y 12 Kg/em . 6.2 3 pF. antes de los ciclas de humedad-sequedad. 2 . Pero para explicar el efecto de «envele cimiento». Así mismo. al que Chen (1965) denominó de "fatiga da expansión por ciclos repetidos de humedad-sequedad".60 se muestra cómo varían las do formaciones unitarias en función de la carga vertical cuando a partir de la humedad inicial si alean zar» los niveles do succión siguientes. en las figuras 6. Se nota también que dicha pendiente es tanto mayor cuanto menor es la humedad do compactación. idéntica para los diversos niveles de succión final. 0. tras los ciclos de humedad-sequedad.

2 y O Kg/cm 2 .Variación de las deformaciones unitarias en función de la carga vertical. 7. 6. al reducir la succión de 17 Kg/cm2 a 12.53 . 586 5* 2 2 O 0 o a 2.0 s^£S¡CN VÍ^T'CAu { «q/cirf FÍO. . en probetas con humedad de compactacién del 24%.^---'■^sím^^.

7.I 0 £ 7 5 5 J a s no > • 2 <|/S!n* • T * j / 5-B2 ■ 1 i! Kg/í*»"" 2. a l r e d u c i r la succión de 17 Ka/cm2 a 12.SiN CICLOS lum /seq. O. S • 0 Kg/cm' 5 S S > '2 Kg/cm' S CICLOS hum / s e q . 2 y 0 Kg/cm .0 PRESIÓN VERTICAL i Kg/cm ) Variación de l a s deformaciones u n i t a r i a s en función do la carga v e r t i c a l . en p r o b e t a s con humedad de compactación del .

6. . en probetas con humedad de compactación del 36%.0 PRESiQfJ VERTICAL l Kg/cm ) Fig.60 . 2 y 0 Kg/cm2. 2 - a 2. 7. 7 s s s a 5 0 ¿ « 0 Kg/cm s 2 Kj/cm : 7 Kg/ Olí' ■ t a Kg/cm* CE •a z g £ £ & O u.SIN CICLOS h u m / s & q = 0 Kj/tn • 2 Ko/cm « 7 Kg/em2 • 12 K j / e m 2 5 CICLOS hunv/seq. al reducir la succión de 17 Kg/cm a 12.Variación de las deformaciones unitarias en función de la carga vertical.

ese proceso es también una alteración estructural. haciendo el material más plástico. Así. y pue de considerarse como un proceso de disminución del índice de poros. constituyéndose en un con cepto más amplio del cual la sobreconsolidacion así considera da es un aspecto particular. pudiendo en unos casos. que. a depender del tipo de suelo y de las condiciones de campe. en los suelos o rocas esquistosas. en pri mera aproximación. 1973. los ciclos de humedad-sequedad a veces pueden destruir enlaces diagenéticos y cimentaciones. Debe considerarse también la acción de la desecación. para todos los efectos. aumentarlo. Por lo tanto. que conduce a alteraciones significativas de la estruc tura. de la magnitud de la succión y del tiem po durante el cual permanezcan instaladas en el suelo. es similar a la de una elevada sobreconsolidacion. Skempton. y en otros disminuir lo. Esta sobreconsolidacion depende. como señaló Blight (1966).589 de partículas. . 1967). conduciendo a estructuras del tipo agregada. Es importante notar que la acción repetida de los ci_ clos de humedad-sequedad puede cambiar el potencial de expan sión. y aumentan do su posibilidad de expansión (Obermeier.

se dedicó especial cuidado a la fabricación de las probetas. Estas fueron preparadas de for ma que tuvieran el mismo índice de poros inicial. las . Alian y Sridharan. haciéndose ensayos con y sin ciclos de humedad-sequedad. variando úni.4 .590 Otras veces los ciclos de humedad-sequedad pueden tener una influencia química. que disnú nuycn las características de expansión del suelo (Grant. abarca el estudio de la expansión para estados finales de saturación y de no satu ración. Obermeier (1973) también se refiere a que los ciclos de humedad-sequedad pueden incrementar sensiblemente las carac terísticas de enlaces débiles de las arcillas. 6. Para poder de terminar la influencia de las condiciones iniciales del suelo en el comportamiento del material. reduciendo su potencial de expansión. realizados en su mayoría bajo control de succión. Así mismo. para minimizar la dispersión de las características estructurales iniciales. camente de grado de saturación.Análisis comparativo de los resultados de expansión con y sin control de succión El trabajo experimental efectuado. 1981). generando enlaces como los de óxido de aluminio. y recristalizaciones como las del óxido férrico. en etapas más tardías.1974. en etapas iniciales.

En cuanto a los grados de saturación alcanzados para la condición final de pF 0 son prácticamente del 100% cuando las muestras se llevan a la inundación con succión controlada. indica que el hinchamiento obtenido para la situación final de pF 0 es apreciablemente menor en los ensayos con succión controlada (Tabla 6. mientras que si la inundación se realiza de forma súbita. Esto parece indicar que este último tipo de inundación puede ocasionar el atrapamiento de pequeñas masas de gas en partes del suelo más impermeables. por ejemplo. en grumos y zonas . una de las posibles causas de estas diferencias de comportamiento puede hallarse en la manera de llevar las muestras a la inundación. la rapidez de humectación es muy importante en la evaluación del potencial de expansión. Considerando probetas con las mismas condiciones ini ciales. la difusión que se establece en el suelo no conduce a la formación de una estructura de agregados de partículas. los grados de saturación son algo menores que el 100% (Tabla 6. ya que no habría presiones diferenciales cientes para provocar disgregaciones del suelo. conforme indica Stepkowska (1980). La sufi_ presencia de la membrana semipermeable también podría ejercer algún efec to en este sentido.IV).IV). porque cuando se hace de manera más lenta. pues. como.591 muestras se compactaron estáticamente. la comparación de los ensayos de expansión bajo succión controlada con los de expansión por inundación de manera súbi ta.

2 97.4 0.25 99.33 99.74 I —— (%) .1 13.9 -0.9 -1.0 + 0.3 8.1 3.IV .5 1.592 TABLA 6.7 4.0 + 0.Hinchamientos y grados de saturación finales de los ensayos de expansión con v sin control ele la succión.8 0.7 4. 2 97.7 2.5 5.1 w.10 32.2 97.60 36.0 + 0.01 36.16 24.0 + 0.0 : 2.5 6.2 97. Ensayos de expansión >ron succión c o n t r o l a d a Ensayos de expansión s i n c o n t r o l de succión i ÍSr.6 7.05 99. 36.41 24. v -) (Kg/cm") 0.0 + 0 . (%) Ml/li { S r ) f [%) (%) ÚH/H 24.6 -0.2 97.c 1 *l.89 99.99 99.78 99.2 98.42 99.0 + 0.1.2 97.0 + 0.

. 6.6. se debe destacar que uno de los requisi_ tos importantes en la realización de los ensaye de laboratorio para la evaluación de las características de expansión de un suelo. ya que dicha no oclusión se refiere a los casos de aumento uniforme de la ha medad del suelo. En este sentido. como ocurre en los ensayos de expansión con succión controlada. es la de simular la forma en que se darán los cambios de succión en las condiciones del campo.5 .3 en reía ción con la no oclusión de la fase gaseosa.Modelo teórico para el análisis de la deformación unidimensional Para interpretar y predecir el comportamiento de una arcilla expansiva de forma más completa es aconsejable emplear un modelo matemático en el cual se pueda obtener el significa do físico aue tienen los parámetros del mismo.593 de poros extremadamente pequeños. Finalmente. y permi te reproducir mejor dichos cambios. Debe aclararse que esto no contradice las ideas indicadas en el apartado 5. el ensayo de succión controlada posee gran flexibilidad. donde los grados de saturación alcanzados demuestran que la misma no se produce.

A continuación se indican las bases teóricas del mo délo que será utilizado para la interpretación conjuna de los resultados obtenidos experimentalmente. Para describir el estado de tensión de un suelo no sa turado. El término (<J-ua) traducirá las cargas aplicadas exter ñámente. para definir el estado tensional del suelo. es suficiente la formulación de un modelo que explique de forma conjunta el comportamiento de tensión-deformación y de succión-deformación para variaciones de volumen unidimen sionales.1977). mientras que (ua-uw) representará las succiones matri_ cíales. se utilizan las siguientes va riables tensionales: donde: Q = tensión total aplicada u Q = presión intersticial en el aire u w = presión intersticial en el agua. .594 Teniendo en cuenta los proposites de esta investiga^ ción. se necesitan dos variables tensionales independientes (Fredlund y Morgenstern. En este trabajo.

es d e c i r : _áX = — ü + — « V V =.D V donde: V = volumen total del elemento de suelo V = volumen de acma en el elemento de suelo w V = volumen de aire en el elemento de suelo a 0 = cambio relativo del volumen de agua en el w elemento de suelo 9 = cambio relativo del volumen de aire en el a elemento de suelo Si dos de esos cambios de volumen son conocidos. e + ea .595 En e s t a i n v e s t i g a c i ó n no se considera la componente de l a s u c c i ó n osmótica. en otras palabras. se considera que l a tempe r a t u r a permanece constante en todo momento. admitiéndose que es d e s p r e c i a b l e o que permanece c o n s t a n t e . Así mismo. . el tercero puede ser calculado. o. La c o n t i n u i d a d de un elemento de suelo r e q u i e r e que e l cambio de volumen t o t a l del mismo sea igual a la suma de l o s cambios de volumen de las fases presentes en e l sistema. se necesita disponer de dos ecuaciones constitutivas para definir el cairtoio de volumen de un suelo no saturado. (6.

utilizando la siguiente extensión de la formulación W elástica emoleada oara los suelos no saturados: 1 x a' u (3v" Y a' " -u ) z a MS (o..3) (6.5) . / E..596 AV La variación de volumen relativa (--— . de una manera se miempírica. + o_ . Para obtener las ecuaciones constitutivas de la estruc tura del suelo se pueden r<» I alonar las deformaciones longitud^ nales unitarias con las variables tensiorales.en la dirección x = componente de la deformación unitaria.(u ^" Uw) V Z a < E s ± .) ♦ .? * "* & *"■ T O i*-í~\ C* (**• * (6.4) (5. en la dirección y = componente de la deformación unitaria.. en la dirección z.2u ) + . del S Í C.£ ) de un ele ¡r expresada como la suma de las defo£ Daciones unitarias crtoaonales de la estructura del suelo.+ "Vu«> u3 (u -u ) f < * x * * -2U. s (6.2) "nnns = componente de la deformación unitaria.0.S . + a - 2u .

y las varia clones de las componentes horizontales de la tensión total son iguales. (6.597 donde: E s = módulo de deformabilidad de la fase sólida con relación a (o-u ) y g = coeficiente de Poisson de la fase sólida E'B = módulo de deformabilidad de la fase sólida con relación a (u -u ) . a w A su vez. . Los términos ( o .6) E w donde: E = módulo de deformabilidad de la fase líquida con w relación a (a-ua) E* = módulo de deformabilidad de la fase líquida con w relación a (ua-uw ) .3 y 6.3 u y z a ■ 3 E w . u -u a w + .4 del siguiente modo: . En el caso de deformación unidimensional vertical (eje z) las deformaciones horizontales son nulas. la ecuación constitutiva para la fase líqui_ da puede ser expresada del siguiente modo: (a i - ) ~ — x + a + a .a cv .u j y (ay-ua) pueden ser calculados por medio de las ecuaciones 6.

a w (6. cuando A( a -u ) es nulo.10) Eg (1-V donde: m"f = módulo de deformabilidad de la estructura del suelo asociado con un cambio de (0 z -u a ). 6.7 en la ecuación 6.8 la expresión siguiente: . A(0_-u_) 2 X Z ci + m ? M u -u ) .8 se puede representar en el espacio por una superficie tridimiensional constituida por dos familias de curvas (Fig. es decir. La ecuación 6. cuando A(u a -u w ) es nulo m~ = módulo de deformabilidad de la estructura del suelo asociado con un cambio de (ua-uw) .8) — siendo: (6. Z 9.9: ^ " E s ^"V (1+ m~ = — . Cuando sea conveniente usar el cambio del índice de poros en vez de la deformación. es decir.61).5. basta sustituir en la ecuación 6.598 Sustituyendo la ecuación 6. resulta: e = m? . H-> (6.

. 6.61 .Modelo cons de un suelo no sa turado.599 titutivo de la estructura Fig. para deforma ciones unidimensionales.

te i *> \ W aonae: H = espesor original de la capa expansiva JLH = levantamiento de la capa expansiva En cuanto al cambio de volumen del agua en el eleraen to de suelo.m. _ \~ -u j + m.E' w w s (i-y ) s' (6. a w (6.13) sxenao: i+y (6. 3.. con base en las hipótesis asociadas a la deforma ción unidimensional.' w ' ■s ' w ''o 3 Evt .14) 3 S ! 1~ '.Es (1-ys )-2 Es.11) i + e ) donde e o es el índice de coros inicial Por lo tanto. se puede calcular del siguiente modo: w w m ( r -u ) z l a w m.600 (6. i (u -u ) . u -u ..15) . Ev/ 3 E ' E. la magnitud del levantamiento de una capa expansiva vendrá dada por la siguiente ecuación: .

6. apenas son necesarios dos (n^ y m2) . w a w cuando A(o . nCJ.601 donde: w i • mx » pendiente de la relación e n t r e 9 y (a -u ) . m" y m") .pendiente de la r e l a c i ó n e n t r e Q xy (u -u ) .u j es nulo.16) donde: w = contenido de humedad expresado como r e l a c i ó n de pesos G = peso e s p e c í f i c o r e l a t i v o de l a s p a r t í c u l a s s ó l i d a s La ecuación 6. en general. para l a p r e d i c c i ó n d e l s s l e v a n t a m i e n t o t o t a l . De l o s c u a t r o módulos de deformabilidad definidos ante r i o r m e n t e (m^.62).13 también representa una s u p e r f i c i e en e l e s p a c i o t r i d i m e n s i o n a l c o n s t i t u i d a por dos familias de cur vas ( F i g . z a cuando A(u -u ) es nulo * ' el w m 2 W . usándose la siouiente expresión: w = 9 w (1+e o) __ G s (6. cuando l o s cambios de l a tensión t o t a l son d e s p r e c i a b l e s . Además. ya que e l c á l c u l o d e l cambio de contenido de agua es p r e s c i n d i b l e . ¿ a El cambio de volumen del agua también puede ser expre sado en peso.

.Modelo constitutivo de la fase.o " üü ' 6. para deforma^ ciones unidimensionales. líquida de un suelo no saturado.6 2 .wm 602 .

En los ensayos de expansión con succión controlada. 6. y la ten sión total final. para la determinación de la succión.63): . cuyas ventajas e in convenientes ya fueron ampliamente comentados. u . En estas condiciones la presión intergranular viene dada por la expresión (Fig. basadas en la elasticidad.603 frente a los valores de la succión ^ i n «„ u tlon ^ ' solo es necesario conocer * s el modulo nu. puede ser calculada usándose la teoría convencional de tensiones totales. puede ser estimada por medio de las teorías usuales en Geotecnia. Para realizar el análisis del levantamiento del sue lo se necesita conocer las condiciones de tensión interna (suc clones) y externa (cargas aplicadas) en las situaciones inicial y final. se utilizó siempre la técnica de traslación de ejes. se debe calcular usando las técnicas expuestas en el capítulo 4. En lo que se refiere a la determinación de la presión intersticial negativa en el agua. como ya se explicó anteriormente. puede considerarse que el aire de los poros está intercomunicado y en contacto con la atmósfera. La tensión total inicial. Q 7 . ( a + La ) . En los ensayos de esta investigación. así como las pre cauciones a tomar para que las lecturas sean correctas.

. 6 .Modela ele un s ue 1 o no s a t u r a c i o .J 1 í f— :J / / / / i -' / • V F i q . 6 3 .

dx sera función del perímetro de los P^to auiere decir que. la curvatura de la ínter perímetro de los meniscos. = tensor de las tensiones intergranulares ID A w a . = componente desviadora del tensor de tensiones totales u = presión en la fase gaseosa u = presión en la fase líquida w a„. _)= componente hidrostática del 3 tensor de tensiones totales 5 . la contribución de „„»-avá ron el incremento del i*0 nart-ículas tensiones entre las partícula aumentara con ^ A <m vez. (6.605 °U siendo " (p ~ ua + + oí^ = P » ° Í J

Related Interests

<V u w' + ' ? .tensión superficial por unidad de longitud de los meniscos de agua x = perímetro de los meniscos aire-agua El valor de / T. h l l H ó r d e la tensión superficial a las ración bajos. . = temor de tensiones totales p = ( . . = símbolo ce fóronecker ID a. lo que . a > 0 . Esto quiere u .17) °ij y donde oí . A su vez. para grados de satu a meniscos aire-agua.¿ i j + CK. in eme conduce a una disminución de face aire-agua disminuye. _. . .

respectivamen te. 2 ! y 36.66. Esto significa que los parámetros de deformabilidad del suelo í*C y mf¡) son válidos para condiciones de deforma ción monótona. según se trato de trayectorias de incremento o de dismi nución de la succión.2 %. para los ensayos roal^ gados se admite» que la succión osmótica a nivel macroscópico es nula. ya que sus valores pueden cambiar si hay trayectorias con inóreme . la presión osmó tica tiene gran importancia en la producción do la expansión.005) y humedades.. se representan en las f. interviniendo solamente la modificación de la succión patricial.65 y 6.gurai $. Pero.0 + 0 . recogiendo»© en tres dimensiones las relaciones entre la deformación unitaria vertical.0 * 0. las implicaciones de esta alte ración en la tensión intergranular tienden a ser atenuadas. 6.0 + C. Como ya se dijo anteriormente. aumenta. Evidentemente. ios resultados experimentales indican que tales superficies va rían. la succión y la sobrecarga. Los resultados de los ensayos de expansión con succión controlada.-u. En conformidad con la? observaciones de Matyas y Radhakrishna (L568). iguales a 24. La causa principal de la modificación de la superficie parece ser la inversión del .606 u. como A.2 I. 32.64. Barden et alii (1969) y Fredlund y Morgonstern (1976). así como de trayectorias de carga o de descarga.utos y disminuciones del volumen.025*0. sara el caso de probetas compactadas con el mismo indica de poros í1.. sin ciclos de humedad-sequedad. A nivel microscópico.

Pig. . para las probetas con humedad de compac tacion del 24%.64 .Relación de la deformación unitaria vertical con la succión y la sobrecarga. 6.

.Relación de la deformacién unitaria vertical con la succión y la sobrecarga.i -a 6. para las pro betas con humedad de compactación del 32%.65 .

oy / / / Relación de la deformación unitaria vertical p ig.w*m^*^m^mmmm umr iiii >_i:-m 'n»i . 6. .66 - con la succión y La sobrecarga.para las pro betas con humedad de corapactación del 361.

68 y 6.ravectotia. Por tanto.^ Í*»S **> ?*■ ** . apreciándose una reducida influencia del sen tiao secu 1 . los parámetros de deforma bilidad m* y mí permiten predecir las deformaciones relati_ vas tras los ciclos entre doi estados que sean abarcados por dicha superficie.67.69 se representan las superficies obtenidas para muestras sometidas previamente a cinco ciclos de humedad-sequedad mediante trayectorias de suc clon entre 2 y 1" Kq/cm4*. Estas superficies representan equi_ librios dinámicos a qué tiende el suelo partiendo de? un esta do inicial determinado. En las figuras c.610 sentido de la humectación o desecación. . 6.

— ./ ' . 6. . para las pro con la succ: ccmpactación del 24% que b e t a s con humedad de icios de humedad-se_ sometidas a cinco c fueron quedad.67 - ~z—— / ./ ( vV :_¿ r~ N?>/ Fig. ' Relación de la deformación unitaria vertical :ión y la sobrecarga.

612 ' / . . para las pro betas con humedad de coropactación del 32% que fueron sometidas a cinco ciclos de humedad-se auedac. Siíi ' / s / Relación de la deformación unitaria vertical con la succión y la sobrecarga.

.69 .613 F i g . 6.Relación de ■ A~ u«nít-aria la deformación nitaria vertical fueron sometidas quedad.

que por ensayos de expansión con posterior consolidación. . b) Los ensayes de expansión con succión controlada son los más adecuados para evaluar el hinchamiento y la pre sión de hinchamiento de los suelos. c) La forma de humectación del suelo influye de modo significativo en su expansión. incluso para estados f^ nales de saturación. d) La determinación de la presión de hinchamiento es extremadamente sensible a los cambios de volumen. e) La presión de hinchamiento1 del suelo sometido a ciclos previos de humedad-sequedad presenta valores notablemen te menores que los obtenidos en ausencia de dichos ciclos. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Los resultados del trabajo de investigación expuesto a lo largo de los capítulos precedentes permiten llegar a las siguientes conclusiones: a) La presión de hinchamiento se evalúa más adecuada mente por medio de ensayos con inundación a volumen constante. produciendo se reducciones tanto más significativas cuanto mayores sean los hinchamientos permitidos.614 7.

al =i reducirse r^inrirqp e_ ei nivel to vertical aumenta nxv^x de M la succión corres _ pondiente a dicho incremento. . i) Para un mismo incremento de succión. el tiempo necesario para que se alcance el eauilibrio es menor cuanto mayor sea la presión aplicada. h) En el proceso de expansión. g) La influencia de la carga externa en la relación succión-humedad se hace notar a partir de un determinado con tenido de humedad.. j) En el proceso de expansión. el hinchamien .. k) Para un mismo incremento de succión.. el hinchamien to se desarrolla más rápidamente cuanto menores sean los nive les de succión.615 f) La variación del contenido de humedad de compacta ción tiene relativamente poca influencia en la presión de hin chamiento del suelo previamente sometido a ciclos de humedadsequedad . que aumenta con el valor de la carga apli_ cada. el tiempo necesario para que se alcance el equilibrio disminuye cuando el suelo se ha so metido previamente a ciclos de humedad-sequedad.

hasta alcanzar el tercero o cuarto ciclo. ñ) Las trayectorias de humedad-sequedad producen defor_ maciones remanentes progresivamente menores. q) La sobrecarga no afecta prácticamente a la pendiente de la relación hinchamiento-succión del suelo. porque las mayores humedades causan menor deficiencia de agua y mayores cambios estructurales du rante la compactación. p) El hinchamiento parcial que se produce en la trayec_ toria de humectación de cada nuevo ciclo es menor que en el an terior. que se anulan prác_ ticamente al alcanzar el cuarto o quinto ciclos.616 1) Los linchamientos totales del suelo compactado del lado seco de la curva de Proctor son considerablemente mayores que los del lado húmedo. m) Para valores de succión pequeños y cargas suficien temente elevadas. o) La deformación remanente producida por los ciclos de humedad-sequedad crece al disminuir la carga vertical. a partir del cual las trayectorias son prácticamente idénticas. n) Tr¿>s los ciclos de humedad-sequedad. el suelo expansivo puede presentar colapsos.a sin los ciclos. el hinchamien to total que se produce al alcanzar la situación final de pF 0 es prácticamente el mismo que se producir5'. tras los ciclos .

están interrelacionadas para una trayectoria monóto na. es tanto mayor cuanto me ñor es la humedad de compactación. al alean zar el cuarto ciclo. la estructura. v) Las variables succión. r) La pendiente de la relación hinchamiento-succión. sobre todo del grado de saturación. u) El hinchamiento es una magnitud variable y depen diente del estado del suelo. tras los ciclos de humedad-sequedad. t) La acción repetida de los ciclos de humedad-seque dad puede cambiar el potencial de expansión. pudiendo en unos casos aumentarlo. prácticamente. disminuirlo. y describen el comportamiento del suelo en cuanto a deformabi1idad. aunque también está influenciado por factores tales como' la densidad seca. su . la carga y la trayectoria de hu medad-sequedad. que se estabiliza. y.617 de humedad-sequedad. dependiendo del tipo de suelo y de las condiciones en que se producen los ci_ clos. en otros. presión total y cambio de volumen. s) Los ciclos de humedad-sequedad producen una rigi dización del suelo.

permiten predecir las defor maciones relativas entre dos estados. pues para conseguir un aprovechamiento práctico de estas investigaciones es importante que se confirmen en casos reales. es recomendable que en los próximos estudios se consideren aguas con diversas concentraciones electrolíticas así como muestras inalteradas. Ante los resultados obtenidos en esta tesis doctoral. y obtener una cuantifica ción más universal de ios efectos encontrados en la presente investigación. presenta gran interés el proseguimiento de estudios dentro de este campo. s s x) Los parámetros de deformabilidad (n^ y m 2 ) corres pondientes al equilibrio dinámico a que tiende el suelo después de los ciclos de humedad-sequedad. A la par de esa vía de exploración en laboratorio. . in cluyendo la construcción de rellenos experimentales. Así mismo. parece conveniente realizar una experimentación con otros tipos de suelos expansivos.618 w) El efecto de la historia de tensiones influye sig_ nificativamente en la expansión. En este sentido. se considera de fundamental importancia los estudios de campo. encamina dos a generalizar dichos resultados.

& WOODBURN. U.. 102.S. & BUROV. J.V. Proceedings of the 7 suction in foun International Conferen ce on Soil Mechanics and Foundation Engineering. Moisture Equilibria and Moisture Changes in Soils Be- neath Covered Áreas. New York.57-59. & PICHAROS. ADAMSON. pp. A..M. Proceedings of the American Society of Civil Engineers.ng concepts of moisture equilibria and. Vol.l. G. Vol.E.D. pp. Physical chemistry of surfaces. K. RUSSAM.. Procedures for foun- dation design of buildlngs and other structures. Deformational properties of expansive soil. México . AITCHISON. Soil dation design. Y.G. 1967.GT7. 7-21. Discussion of Engineering properties of expansive clays. John Wilev & Sons Inc. Engineer :. 81.T. Proceedings of the Third Asian Conference on Soil Mechanics and Foundation Engineering. ALTMEYERfW. Sidney.. 1969.. AMIR. AITCHISON. Journal of th Geotechinical Engineering División. Butterworths.. . Proceedings of the ASCE. 1955. Sepárate No. 1965.D. B. SAZHIN. moisture changes in soils. Hai fa .8. pp 701-719. Vol. 1961.M.W. 1976. 1-8. & SOKOLCW.M. 1967. EM-1110345-147. .. pp. ARMY CORPS OF ENGINEERS. pp. No. 17-19. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ABELEV.S. 658.S..E..M.G. Finite element analysis of Piles in expansive media .

Vol. BANGHAM. Vol. LEVY.F. & SIDES. 121:669-673. Trans. Sorption of liquids by soils colloids II.Vol..1171-1200.620 BAKER.A. pp. BARDEN. 1970.A. G.R. 1956.Faraday Soc. Vol.. Discussion of Engineerinq properties of expansiva clays. 197 3.H. pp. pp.1-24.L..R.D. SM4. & SIDES...O. R. 95.403-419.I. Primary and secondary consolidation of clay and peat.S. The principie of effective stress. 96. & ARULANANDAN. BARB2R. A new approach co the identification of swell potential of soils. 40. Volume change characteristics of unsaturated clay. 1969. pp. BARDEN.L.R. ASCE.W. Proceedings of the Third Interna­ tional Conference on Expansiva Soils.R. BISH0P. BARDEN. Soil Science.. 1973. SMl. Experience with a psy chrometric technique. 1935. Journal of the Soil Mechanics and Foundations División .. XVIII.D. Journal of the Soil Mé­ chenles and Foundations División.K.I. Proceedings of the American Society of Civil Engineers.33-51. MADEDOR.33. 1968. Haifa.A.. . Trans. Geotechinique. 315-340.. Proceedings of Workshop the on Expansive Clays and Shales in Highway Design and Construction. 1955.H.. 1937. m BASU.L. BAVER.E. 4.. KASSIFF. Proceedings of the American Society of Civil Engineers. & WINTERK. & ROZOUK. pp. Con­ ferencia realizada en Oslo y transcrita en el boletín No 32 del Norges Geotekniske Institutt en 1960.. pp 83-96.G.L.ORN..G. Engineering behavior and structure of compacted clay.

Vol. Proceedings of the Fifth International Conference on Soil Mechanics and Foundation Engineering. 2: 209. BISHOP.G.. 1963.V. . Butter and Moisure Changes. A. London. Pac tors controlling the strength of partly saturated cohesive soils..L..I. BJERRUM. Géotechinique.G. The measurement of ocre pressure in the triaxial test. BISHOP. 77..A. PP. XIII. Géotechinique .. 1961. A. II. & DONALD. Progressive failure in slopes of overconsolidated plástic clay and clay shales. W.!. Undrained triaxial tests on saturated sand and their significance in the general theory of shear strength. A.B. 1960.I. BISHOP. pp.W..L. 503. N. BLIGHT. Butterworths.. pp. ALPAN. Proceedings of a Symposium on Moisture Equilibria • cmiQ heneath Covered Áreas.W. y 1027-1042. pp.f 1961. & BLIGHT.I. BJERRUM. Fundamental considerations on the shear strength of soil. 177-197.w. A study cf effective stress for volume change. & DONALD. Géotechnique. BLIGHTfG.A.E.13-32. 1965. The experimental study of partly saturated soil in the triaxial apparatus. 1951. 1950.BISHOP.I.G.13-22. Colorado.E. & ELDIN.. 1968. Paris.532. Pore Pressure and Suction in Soils Conference.F. BISHOP. 3. m Soils beneatn .. Some aspects of effective stress in sturated and partly saturated soils. Research Conference on Shear Strength of Cohesive Soils .G.B. American Society of Civil Engineers.

Scanning eLectron micro- graphs of API reference clay minerals and other selected samples.622 worths.P. 1: 871-901. I. BOCKING.D.I.H. EORST. 1958. 2. Proceedings of the th 6 Regional Conference for África on Soil Mechanics and .D. 1956. pp.. 117-135. 197 3. pp. 3?.A. Vol..259-269. 1967. Vol... & FREDLUND. R. 1969.D. pp. I. SM4. & KELLER.86-93.. translation technique.. 5.H. BRACKLEY.G. 1980. I. Proceedings of the American Society of Civil Engineers.. Calculation of total and comoonent cotentials for water in soil. Proceedings of the 4 International Conference on Expansive Soils. 97. Swell underload. Vol. Proceedings of the third International Con­ ference on Expansive Soils. Limitations of the axis th . Vol. pp. BRACKLEY . BOLT\ G.R.G.G.Cheemical analysis of the compressibility of puré clays . Effective stress evaluation of unsaturated soils.Australia.J. . Géotechnique. 6 07-6 24.A. Flow of air through soils. BLIGHT. 93..J. G. Colorado.. Vol. BOLT. 1971. No. pp. Proceedings of th American Society of Civil Enqineers. Denver. International Clay Conference. Physico. Tokio. Haifa.A.K. Trasactions of the American Geophysical Union. VI. BLTGHT. Swell pressure and free swell in a compacted clay. & MILLER. Journal of the Soil Mechanics and Foundations División.E.L. 169-176. 1975.E.

I. OD. Road swells: Causes and cures. 1970. and full depth pavinq. Accra.. J.. Vol. 592.H. Bulletin 38. BRAKEY . BUCKINGHAM. BRAHTZ. BRACKLEY.D..W.M. The X-ray indentification and crystal tures struc- of clay minerals.A. Discussion of Session B. BROWN. London. Structural aspects of mineralogy of clays and related silicates. Denver. . BRINDLEY.C. ZANGER. Proceedinqs of the 7 t h Regional Conference for África on Boíl Mechanics and Poundation Engineering. Mineralogical Societv.A.2. No. Proceedinqs of the Vorkshop on Expansive Clays and Shales in Hiqhvay Design and Cons_ truction.EWAN. Moisture stabilization by membranas. United Stetes Department of Agriculture Bureau of Soils. BRAKEY .. & BRUGGEMAN. VoL. 1980. Technical Memorándum No.623 Foundation Engineering. 65-70.l. Notes on analytical soil mechanics. 1907. BURLANDO. Bureau of Reclamation ..40. B. pp. Colorado. Studies on the movement of soil mois­ ture. 1973. Vol.2. en capsulation. Civil En­ gineering. & Mac. I. British Ceramic Society. .G..C. 168-169. Symposium on Ce- ramics.S.B. 1961. Proceedinqs of the 6 t h Regional Conference for África on Soil Mechanics and Foundation Engineering. pp. U. 155-189. 19 39.12.J.. 1975.N. 1953.R. 15-59.E. Vol. Prediction of soil heave from suction measurement.A.B. American Society of Civil Engineers. pp.A.

Haifa. 1967. Combridge. CHEN. 1913. 235. Soil Sv/elling test. XXV. .113. Pro st ceedings of th 1 International Research and Engineering Con ference on Expansive Clay Soils.122. Arganda.. Vol.E.H. 1936.. Vol.60-64 .263-274 .S. Laboratorio Nacional de Enaenharia Civil . 475-481. Mag.. D. The determination of the pre-consolida tion load and its practical significance. F. The use of piers to prevent the uplifting of lightly loaded structures founded on expansive soils. CHAPMAN. Texas. CASAGRANDE.783-810. Discussion : Swelling potential.H... pp. 1965..A. 23.. Proceedings of the Third International Conference on Expansive Soils. CASTRO. 302-323. A contribution to the theory of eletro capillarity. 1948. pp. Phil.F..P. 1973. Discussion D-34. pp. Proceedings of the First International Conference on Soil Mechanics and Foundation Engineerinq. 1965. 1964.. & HERNÁNDEZ.A. Classification and idemtification of soils. Trans ASCE. Lisboa.624 CADAVID.L. Texas. Technical Paper No. 152-171. 6.III . CAROTHERS. Engineered foundations in expansive clays. Vol II.E. Estudio nagnetométrico del basamento de la hoja 583. pp. CHEN. pp. p. CASAGRANDE. Proceedings of the l S t International Research and Engineerinq Conference on EXpansive Clay Soils.M.H. Estudios Geológicos.

COMPTON. w P M . Special 40..13-18.D. pp. Highway Research Board. Soil moisture suction pro­ perties and their bearing on the moisture distribution in soils . .pp. & COLEMAN.D.pp. 1952. Géotechinique... III.J .. 1961. ~ &<■ BLA^K. Pore pressure and suction in soil . Journal of Soil Science .136.D. London.C. Texas A & M University.D. 1..F. Volume cahnge characteristics of oxpansive soils determined by controlled suction tests.H.fi COLEMAN. pp. 1970.226-252. & MARSH. Foundations on expansive soils. Movement and CRONEY. soil suction and externa! loading . A study of the swellinq behaviour of aa. Conference on Pore Pressure and Suction in Soils .J. 1958.. 177-186. CHU. COLEMAN. CRONEY. 343-362.H. 1975.. Procee dings of the Third International Conference on Expansive Soils .D..T.. CRONEY .C... COLEMAN.625 CHEN .F.. Vol. 1975.D.D.-. expansive clay as influenced by the clay microstructure. 1-16.I.D. Proceedings 3 r d International Conference on Soil Mechanics and Foundation Engineering. 2.31-37.P.A. An investigaron of the pressure membrane method for measuring the suction properties of soil .-.D. 1973. Ph. Arnsterdam . .I5^ W. The movement and distriburion of water in soils.D. Zurich. CRONEY. Thesis.Y.J. XII. distribution of water in soil in reiation to highway design and performance. & MOU.J. 1953. 1960(1961). Haifa. pp.pp. Report . pp. . Elsevier Scientific Puplishing Company . .

P. & BRIDAS. 1980. V..2. DAKSHANAMURTHY. Vol. 514-532.. 1979. Vol. Relation between crystallattice configuration and swelling of montmorillonite. Reg. ol.C. CUELLAR.l..Japanese Society of Soil Mechanics and Foundation Engineering. & RAMAN.V. pp. 1 . & FREDLUND. 13. Perfiles de succión y humedad en el terreno. A stress. And. 1952.V. & LOW. sobre Arcillas Expansivas y Suelos Colaosables .D. Road Research Techinical Paper No.M. DAKSHANAMURTHY. Análisis crítico de los métodos existentes para el empleo de arcillas expansivas en obras de carreteras y recomendaciones sobre las técnicas mas idóneas para su uso habitual en España..P. y Bad.No. Colegio de Ingenieros de Caminos . 18. COLEMAN.. London. CUELLAR. pp. J. Madrid.pp. In: Curso de Especial!zación de Construciones. 321. O.V. The suction of moisture held in soil and other porous materials. J. Denver. 1978. 1973.. 1970.325-332. 1980. Clay and Clay Minerals.. Sevilla..626 CRONEY. Geotechnical Testin Journal.D.57-60.I. . No. Colorado. 97-104. ASTM. A simóle method of iden tififying an expansive soil. .F.G. Vol.. DAVIDTZ. DAKSHANAMURTHY.V. pp.controlled study of swellinq characteristics of compacted expansive clays. V. Moisture and air flow in an unsaturated soil. Proceedinqs of the 4 Inter­ * national Conference on Expansive soils. pp. Laboratorio del Transporte y Mecánica del Suelo . Soils and Foundation.D. Del. Cnales y Puertos. 24.

F. 1959. Vol. 121: 664-666. Modern practices used in the design of foundation for structures on expansive soils. Clay Minerals.*. DUMBLETON.ngineering. 1953. Du BOSE. S.. Proceedings of the Fifth National Conference on Clays and Clay Hiñerais. DAWSON . J. DÜDLEY. Some factors affecting the relation between the clay minerals in soils and their pías ticity. DAWSON . No. 1968. 1958.. Trans. l?5fi. Discussion of Engineering Properties of Expansive Clays. DORSEY .67. . 1956.R.G. Zurich. 1. DIAMOND.B. pp.H. p. 1940.R. SM3. & KINTER.Vol. . 121: 674-67-. 1966. . 1970. 334-347.. DUMBLETON. ASCE. p.N. United Kingdom. Reinhold Publishing Co.and Clay Hiñerais. L.DAWSON. pp. New York. Journal of the Soil Mechanics. 4. 96. 54.S.E. Properties of ordinary water-substance.F.J. M. Review of Collapsing soil.F. Clays ... M.. Surface áreas of clay minerals as derived from measurements of glycerol retention.E. Discusión of r 'nqineerina properties of expansive clays. 346. Vol. * WEST. ^rans ^SCE.6. Vol... Quarterly of the Colorado School of Mines. Proceedings of the 3 rd Conference on Soil International Mechanics and Foundation F. British System RRL Report LR 182. ASCE. 925-974.R. The Classification and description of soil for engineering purpose. Hovement of small houses erected on expansive clay soil.

114-120.A. Publicación No. Measureme nt of the swelling characteris- tics of a soil fed with water under tensión. Determination of aeothenical character_ nd ristics of expansive soils. c .i il. C. .628 . Texas.C. pp. Laboratorio del Transporte y Mecánica del Suelo.. pp.H. Ist. International 0* Cooperativo Research on the Prediction of Moisture Content under Roads Pavenents.E. O. 1965b. Madrid. lQ69a. Texas. 1965a. 2nd International Conference on Expan­ sive Soils. ESCARIO.v*n!v F A . Vol. V.• r^ararteristics of some EL.. N.'/.RAMLI... V. 194-206.I.. Vol. 20. Thermodvnamics EDLEFSEN. 19-39. Proceedinqs cf the 2 Inter­ ESCARIO.>e -g>p gineers.A. t. ESCARIO. . 1965. 15. International Panel Review Encineering Effects of Moisture Chanqes in Soils. pp.the Pavotian Society of Enecyntian soils. 1*81. 'International Research and Enoineering Conference. Los fenómenos de hinchaniento de arcillas en España. & RABBA. ESCARIO. 1. & ANDERSON. Texas. Geotechnical Engineeri na. t. ESCARIO. . M.24-25. A new method for in situ measurement of pore water tensión. Vol. No . No.V. Madrid. of soil moisture Hilgardia.2. . 12 swellina of clayey so BD. 1967. 4.D. Swellmg Characteris = i o.E..B. Journal o.. .A.A. 1969b. Some factors affecting EL-ÍOHBY. . n r 1943. Vol..v.Meeting. national Research and Engineerinq Conference on Expansive Clav Soils.

ESCARIO. ESCARIO. Proceedings of the 4 t h International Conference on Expansive Soils. Vol. Colegio de Inqenieros de Caminos Canales y Puertos .629 ESCARIO.V. de Ingenieros de Caminos Cana­ les y Puertos. Proceedings in c o n t a c t w i t h . Moscow. pp. Universidad Politécnica. ESCARIO.. Discussion Session 4 ¡"Colapso gradual de los suelos producido por una disminución de la succión". In: Curso de Especialización de Construciones sobre Arcillas Expansivas y Suelos Colapsables. 1969c.. Texas.ater of the 2 n d Interna­ tional Research and Enaineering Conference on Expansive Clay Soils. Madrid. pp. the 8 th International Conference on Soil Me chanics and Foundtion Engineering. 1980b. 1980a. And. Los suelos de Madrid.V. Arcillas expansivas : Identificación y eva luación .. Colorado.S.Estado actual de la técnica. 25. 1981.V.PP-781-797.II. Los problemas de arcillas expansivas en pavimentos. ESCARIO. ESCARIO . Dirección General de Carreteras. 1970. 1973. Curso de Reciclado sobre Cimentaciones en Condicio nes Especiales.'/. Escuela T. Sweiling of soils at a negative pressure.. ESCARIO.V.Publicación No. Madrid.V. . Laboratorio del Transporte y Mecánica del Suelo. Denver.. Sevilla. 1982. MOPU. V.. 207-217.130.. 0. Suction controlled penetration and shear tests. Del Reg... Terraplenes y pedraplenes. Proceedings of. y Bad.

SCAP.J. ^.í. Ia"'. Lisboa. . S<?-^3. 1. Pergeña» comr^unioation and discussion as a po-steraduate studont.í. R e d o m a des solos r. Pro ceedinos oí the 3 r " International Conferencs on Expansiva íoils . Lisboa. Sotes en the design assurn ptions and rethoó.'el. J. ce.1976.10 . ESCARIO. íTF'-'FNí . Ltd. Proceedings of the J*""' International Conference on Scil Medíanles and Foundation f...Y. > . ?.. I o " 3. V .. J. Simposio Nacional sobre Rocas Blandas. FOLOl'F.D.B.Relation between ionic substitution and sv/elling in rnont moríllonites . s. "r.4 a*ía Yol . M a d n o . Hcsking. 1953. Labo­ ratorio Nacional de Fnoenharia Civil.M.es oí clay minarais: II.* saroles ir.J.. M. Geochomical studi."oliar.ác saturados.osrur. F a n s . Anotacoes sobre barracens de térra.A. Diversos aspectos de los fenómenos de oxidación de las piri tas y su influencia sobre las obras de inqenieria. F'IRTH.. 1 rr.. ? .der controUetí suction. Memoria 312. Ootical ~ethods of measurina the oross-soot. . FAHc'HE" .. 1.r. FOSTER.. pp. ?. F. 1 í>" 3 . l^fl. Measurements of properties of svelUno and o d í a o s m e scils ur. & MARTIN VISAS. M'j^02. 1969. '.haria Civil. fouth Australia.. La boratorie Nacional de Enger. Fargher Á C-bcrr. :". the triaxial test. Tty. American Mineralocist. & SAE~.b30 V F«C\RTO '^"~NA j ^ .r.. 210.c-ar ir.F*..lversity of the '-''itvatersrand . 38: 994-1006 . 195-200. FRIE1.novr. FOLOUE. 1 ^ 1 .c. ^.s íor -rillace raft footinas. Adelaida.

Canadá.. 1930. .. 1975. L. & pILSO>!. rierais. Crawford) . 1969. FREDLUND.D. 3:!>n5-220.London.eoring properties of expansiva clays.H.V.G. .D. Universif oí Alberta. in Experimental Pedology(Eds.. ' International Confierrence on Expansiva Soils. Ottawa. Seminar on Shallov. Madrid. I.G. .A.J.pp. Ranina.435-4 56.G. Texas.E. Butterworth.257. . HAS/O!.G.D Thesís. Surfacíí chemistry and soii science.. pp. 1973. Consolidotneter test procedural factors affecting swell properties.D. J. GARDN£R.M.631 FOSTER.D. „^„«-^«i And pveluation Cor trl GIBBS. FRl'DLUND. Relation of temperature to moisture tensión of soíl. pp. Colorado Atol.. 19*5. GARCÍA.c: Conference on Exoansive Clay Soils.1-17. Enqir. J. Saskatehewan. Edmonton. La aeologia de Madrid.VAGUE. Soil Science.W.79. Hallaworth & D. Laboratory Shear Testing ence . Foundations on "xpansive Clavs. Diciembre.1955. defina of Soils Conferaxial compression. Ph. Canadá.10*3-1055..R. Pore pressure control and e/eiu „u .. H . The r e l a t i o n betv rfeen composition and swell inq i n c l a v s .G.J.D. The predictlon of total heave. 197 3. Proceedings of the •".1964. Revista de Obras Públicas. PREDI UND.U. Volume chañas behaviour of unsaturated soils. . FREDLUND. 1955. Procoedincs 0 f the Second Interna tional Research and Enqineerír. Clavs and Cía** *<-i .. Denver. T 'RIPPIJYrT.

Mass. . GRiM. .45?-4S3. Physíco-chemical propertíes of soíls: Clay núnerais. Chapman & Hall Ltd. GRAY.F. GOUY.H. ?u»r la constitution de la chaírete électrique a la surface d'un électrolyte.1-17.R. Research Conference on Shear Strenqht of Cohesivo Soils. Idano.J. Clay in enaineorine creeloqy. H..W.. .R. London. M.J..EGG.T.H. Interscíenee.A.qht of cohesivo soíls. pp.. 1965. GIBBS. 1960 .lsevier press.392-400. pp. HOLTZ. The defoct selid stat©..195" .1959. "¡áster of Science Thesis.l. GILBERT. ASCE . American Society of Civil Engineers. F. 1930.16 2. ..fUBBS.C . Hydraulies and its applicaticns.London.l .París. . GP. Boise.9. GREENE-KELLY. Pare pressure and effective stress in soil tests.S.G. 1959. Ann.po.85. Clay Mineral Bulletín. 1910. J. .J. Cambridge.I.W.1964.J..O.F.E. Thxrd Annual Symposium on Enaineerinn Geoloqy and Soil Enqineerinq. The speeific surface sreas o£ montmorillonites. NO. Vol. London. Sheer strer.Phys. pp.SM2.T. 1961. 19^8.HII. Journal of the Foil Mechanics and Foundations Oívisión . 3 3. .. GILLQT.H. Sé?i© 4.M. The surface chemístry of solids.J. The iníiuonc© of neqative poro water piressures ors the stransht of compactad clays. 01BSON. & WALKER.Voi.

Haiía.. Vickaburg..39. í.N.N. HAMILTON. Mlssissiepi.1981.l. pp. Me Graw-Hill. NewYork. GRIM.J.J. 1967 .R.2. .L. Miseelaneous Pap^r 3-918. 141-166. Journal of tho Geotochnical Enaineering División.1967. HAASE. Applied clay mineraloqy. of the l C t h International Conference on Soil He- .pp. Proceedings of the ASCE.1965. GROMKO. NO..f19fi8.GT6.1939.1974.oqy. Voi.. X-radiocsi-aphy of unopened soil cores.R.M. HAINES/W.687 . 1952.B. Proca«ding. Prodiction of subgrade moisture conditions.P. SHl'KI.F. The effcct of interna! hydrostatic prss» sure on the «hearinq strenght of soils. Canadian Geotechnical Journal.RlM.1962.C. Review of expansivo solls.. Journal of Agricultural Science.S. 15. Proceedings American Sociaty for Testing Materials vol.633 r.II.. Vol. HARDY..B. Identification and performance of svellínc Soil Types . Clay mlner-.. Physic >-chemical properties of expansiva ciays in relation to their engineering behavior.S.E. Vol. U.E. R.M. A note on cohesión developed by eappiiary forces in an ideal soil.G. Me Graw-HIU.A#K. Proceodincs of the Third Regional Conference on Soil Mochantes and Foundation Fngineering. New York.W. ::c. ÍÍ67-. pp.Vol . nUPTA. GUPTA.Army Enqineer Vatetrvavs Experiment Station.100. HM1PT.84-89.

tur. Technical Memorándum No 654.634 • r. „* nn««o-water pressure in HILF.. h ni q u.S.J.1954. New York. Vol. 89-125. HENKEL. Esto. HOLMES. Mo.6(2).oim 149-156.1956. Denver.ical principies and process. Fundamentáis of soil ph>sxc.«¿i t-ihv«?ic«¡.„t in .„.413.w. FBt-nrolmo. Soil and wat.l956. .. Philadelphia. 54. HILLEL.hip.■!. Vol.D.e I .t„ co„t. Quarterly of the Colorado School of Vanes. Special Technical for dimen­ Publication 479. w. HOLTZ/M.4..W.. Vol.ot.. HILLEL.r-phy.. Journal Soil Science. 516..G.pp. Vol. e«ec C ive stresseS an. 1970.. . compacted cohesive soils.d cUy. Academia Press. ~e .D.D.1971.H. Colorado. HOLTZ. Enoineerinq properties of ex­ pansive clays / Proccedings of the American Socíety of Civil Engineers .W.?.J. American Socíety Testing and Materials ..1930. Tecnnx^ Bureau oí Reclamation. An investigaron o£ po.. • . & GIBBS.J. A New York.G.200-208. Water sorption and swelling of clay blocks. No... R .H.I» PP- chanics and Foundation Engineermg.10. 0**^ HOLTZ. 80. U.. Sepárate No. . The «Ltlon.G. Academic Press. Expansive clays: Properties and problems . Sugaested method of test for one sional expansión and uplift pressure of clay soils.t. 5 Edition.J.1959.1960. b e » « n th. pp.

HORTA da SILVA. New York. quantificacao . H .part 2. 1966.A. A revised effective stress law for use in the prediction of the behaviour of unesturated soils. Chapter one in Soil mechanics .!. INGLES. No.. Bufcterworths. J.da SILVA. . HORTA da SILVA. 1968. The predicion of amount and rate o£ heave likely to b* experienced in enqineering construction „ . J..inrt(i ñ f the Second International on expansive soils. 9.O.39-56. V o l .Comportamento. 1974.D.. 1969. ... M. Solos expansivos . of ASCE. HOLUBEC. da instabilidade volumétrica e pro jeto. vermiculite e montmorilonite.J.* de dundacóes . E n q i n e e r i n g P r o p e r t i e s of e x p a n s i v a c l a y s .. Ph.. 1 2 1 ..1960(1961) . Proceedings Aus tralian Road Research Board. Bonding forces in soils. The yelding of cohesionless soils. University of Waterloo. London.Selected topics. Proceedings ot tne .G. identificacao .B. INGLES. American Elsevier. 1969. Vol. f I 9 s 6 F n r .G.HOLTZ.. P a p e r No ?fiiá T~-. Conference on Pore Pressure and Suction in Soils . J . Geotectnia. JENNINGS.O.. & G I B B S .A.W.G. 1962.Se.J. 641-677. ^ ' ¿ b l 4 ' T r a n s . ¿"í56.1975.A. pp. pp. JENNINGS. Acerca de um solo areno-silitoso expansivo con hidrobiotite .E. Lee. paper 2314. Mos.• . pp. HORTA.l.E. Thesis.26-30. Edited by I. Geotecnia .K.Thesis Imperial College of Science and Technology. 13-14. London. Geology and enqineering behav­ iour of expansive and collapsing soils of Angola. J. pp.999-1013.

. . " ce . tí • ~ ^ _ i.. The 5:'U_h Aírican Institute of Civil Enqineers..7H. K i : SAL. p p . .'. _ f . the anuble ccemeter test. International Conference on Expansive -"..-. '3X2S i O O . Calaculation methods of the stressas . .•. .J. Expansiva Clav Soils.. Inferné sobre las condiciones del ?. No o u - 5 . Géotech - ! C _ ..N:T-NT. International Research and r. .:. Proceedinas ASCE. ^ebruary.-..z: de arcilla r. Proceedinas of the Third Interna- Excansive ^ o i l s .ys.. i >'.:?. Haifa. ¿ 4 A . ^ ^ ~ 1 0 9 .. E.ecra de la Base Aérea de Morón. . L i m i t a ~ i c n s t o t h e use ■esses in p a r t h l y s a t u r a t e d s o i l s . .K.3.&-¿str 636 íesearch and Enaineerina Conference on Expansive Clay Soils. ot>. The Enaineerina signifícanos of c o n s - TEKNING? . The prediction of total •-2 írcr. 1955. I I . en ¿rv subscils. . T.. 3 " -~" ¿ i i 3U3LAND.q heave usina the oedoraeter test. Tiscussion oí"" The Enaineerina clay".A. • ¿5 *• .. 197 3 . zrucior. Texas.".'r. .RALPH. p p .1?£2. V o l . Sympcsium on Expansive •s . & NAGER.*. J .X.N . l 3 ' . ? . An in- ::r credictir. L Q ~ 3 . 140-15 a .~ 3"".S.:n 1957.

Tomo III. Del .Americano de Geología Económica. JIMÉNEZ. • the *. Foundations on swelling clays. Madrid.J. London. SERRATOSA.y Bad. Colegio de Ingenieros de Caminos .ALPA^ES. Rueda . Proceedings of Eourth International Conferrence on Soil Mechanics and Foundation Engineeríng.1955. Sepárate 1Q.Lisboa. J.M. Sevilla.D.Subsección b. pp 4¿6. Compressibility of clays.. 192-198. 1953 . Int. Report in Ass.I.& SERRATOSA.M. Panorama general de los problemas de suelos expansivos y colapsables. SALAS. Zurich.u. pp. Geotecnia y cimientos. Geotecnia y cimientos.424-428.A.. & JUSTO.M. SALAS. Vol. And. * SOBREVIELA .1957. Métodos y técnicas de prespección del terreno y determinación de sus prepriedades.L.. 2 a Ed. Rueda .J. review of li^erature n ~* c:-fiQ-24 U. Procceings of the Third International Conference on Soil Mechanics. J . A. JIMÉNEZ... Vol. Ed.S. Armv Engineer Watersoils. P-l°~* i i í-prature on expansive clay JOHNSON. J. & SERRATOSA. JIMÉNEZ SALAS et alii.L.A.pp. Madrid.. JIMÉNEZ SALAS. ln: Curso de Fspecializa ción de Construcciones sobre Arcillas Expansivas y Suelos Colapsables. Y t h congrebb ronaress of the Perm. J. 1969. JIMÉNEZ SALAS. 1980. Madrid . . pp. Voll. J. SALAS.. 1980. O.A. of Road Cong.A. JIMÉNEZ. .JIMÉNEZ SALAS.4 46. Canales y Puertos..J. Reg.A.J. M. I Con gresso Hispano. Swelling clays. Miscellaneous Paper S-6^ ¿<*.1971.K« X.2.. J.Luso.197 5. Discusi6n de la Secci6n 5: Geología da ingeniería.

CE 8. Technical Report S-78-7-..ways Experiment Station.L.w.J. Analysis of behavior of expansive soil foundations . Vicksburg.D.D. Miss.S. Visckshurg. JONES. JOHNSON. .L.. Miss. Army Engineer Waterways Experiment Sta­ tion . Comparación entre movimientos medidos y calcu­ lados.Technical Report S-76-8.S. Miss. JUSTO ALPA^FS..49-51. C E. Miscellaneous Paner GL-79-:>i. JOHNSON.D. Misceianeous Paper S-7 3-17. Civil Fngineering. 1973.U. Technical Report S-77-7. 1973. Cálculo del movimiento de una ci­ mentación superficial.S. Vicksburq.U.D.The hidden disaster..1980. Miss. JOHNSON. Miss.w. Influence of suction on heave of expansive soils. 1979. Army Engineer Waterways Experiment Station. Vicksbura.Army Enqineer Waterwayx Experiment Station .L. 1978. JOHNSON. Métodos basados en la estimación de la succión.R. Métodos basados en ensayos con inun dación en el edómetro . & HOLTZ. Vicksbura.. Miss. In: Curso de Especialización de Construcciones sobre . Evaluation of laboratcry suction test for prediction of heave in foundation soils. U.L. . Overview for design of foundations on expansivo soils. CE. JOHNSON. U. ASCE. 1977.L.S.E.43.S. Exoansive soils.D.Army Enqineer Warerwavs Exoer-iment Station. pp.L.. Array Enqineer waterqays. Experimant Station. Predicting Potential heave and heave with time in swellinq foundation soils. & STROMAN. U..J. 1976. Vol.D.

of the Third International Conference on Expansive Soils.. No SM3. Tropical and subtropical unstable soils. Agina effects on swell potential of compacte* clay . . Vol97.A. Confined compression of loess. KANE.25-28.G. Proccedi • Soils Haifa. Vol. KANTEY. BAKER. pp. pp. No. KASSIFF.. Colegio de Ingenie­ ros de Caminos Canales y Puertos. 115-122.P.P.1973. Journal of the Indian Pociety o£ Soil Science. Moscú 4/19. KACKER.. Swell p ornrpedinqs of t h e t h i r d Ins h i p a t c o n s t a n t s u c t i o n changes. 3.G.A.pp.. General report: Swelling potential. I.A. KANTEY..II. No. Prediction of swelling potential and compression Índex of soils by dye adsorption. Sevilla. 1973. KASSIFF. c.1971. Procee dings. Laboratory criteria for the recognition of expansive soils. Discussion in 5th Regional Conference for África on Soil Mechanics and Foundation Engineering.H.639 Arcillas expansivas y Suelos Cniarc=wi i ~.529540. 1971. 1966.R.B.Y.B.201-208.A.R. Vol. & BRIMK. y Bad. pp. & BAKER. .14. Del. t e r n a t i o n a l C o n f e r e n c e on Expansive .. w e ii-pressure r e l a t i o n 1Qri KASSIFF. South African National Building Institute Bulletin. Vol. Proceedings of the ASCE. & SEN GUPTA.pp. Luanda. ucios t-olapsables.D.151-159.1952. Jourtnal of the Soli Mechanics and Foundation División.K. Reg.PP. . 0. Proceedings of th the 8 International Conference on Soil Mechanics and foun dation Engineering. 1973. And. Haifa.B.119-122 .9.G. & 0VADIA.

V o l ó ..276-301. 7he. 5 . .. A.C . . Poona. A . Highway pressures Research r> o a vd . 21 . I n d i a .S. A FOTFDAR .•: {•• c .. 245-255 . J o u n « l oí Materials. Ñ FOTFDAR. . . l.re characteristcs of expansive soils.. S> BEN SHALOM.-..'. pp.vce a n d p o a s i b l o m o t h o d s o f c í he.G.19 69a Shear strencht pressv.. S . . J . p p . N.posium on C h a r a c t e r i s t i c s and : v . . WISFMAN. XASSlFF. Lateral swelling clay backfill. .4.i expansive 1961. G .c hs. .G.itr- and Enaineering Conference on pp.FITIEN. Black c o t t o n S o i l s . •'< 0 " " Annv. P n^^oeea'„:•. .... Prohe r"v* International Conference on Expansive ex a* .* . KASSIF* . st International Fxpansive Research Clays. KASSIFF . & ZEITLEN.v".'% ..KOMORNIK. e s of b i a c k c o t o : iiv-v.«i' . . I?".KAS:N: •scvenoht c h a r a c t e r i s t i . PEN SHALCM. i? =? i:-.-•'i *J \ 3 a M ^ & f ' ^ 640 KASSIP f O.? ir.'.. . fr or. 3 . I. No. ? t u d . S tudy o f XV:. Apparatus for m e a s u r i n g swell p o t e n t i a l under controlled m o i s t u r e i n t a k e . .c. K .9 6 9b . V o l . G é t e c h n i q u e . .No. s. .K. ? h e C i v i l Fnoímjar In .vt*.A.xper imented r e l a t i o n s h i p between á w e l l p r o c u r e and s u c t i o n . 3-15. o r . X . KVLAR'N: .s '.. . ASTM. T h e anal y. ».-. * . . Texas. on oondv. o f sufosoii. 1970. .K. S . . i e s And desván c r i t e r i a for s t r u t u r e s on e x p a n s i v e c l a y s . 1965.'•< XA"?: .. K.'. A. \A . 1971. F. .p r i n c i p i e ? of ehomicU v e n t h e r i n o >:S' .a 1 Mee t i no .

A.H. Vicksburg.A.J..G.141-148.12. Miss.1973. The e f f e c t of anisotropy of rd compacted c l a y s on t h e swellinq behaviour. Journal of Soil Mechanics. KOMORNIK. KNOTT.19 80. KOHNKE.1 8 5 . Proeceedings of th 7 t h I n t e r n a t i o n a l Conference on S o i l Mechanics and Foundation Engineering. I. . Denver. & ZEITLEN. U. KOMORNIK.A.Canadá. 1967.M. KOMORNIK.2. J .S.. VISPI. .& ZEITLEN. Events IV and V.New York. Montreal.W.M.pp.C...1968.& LIVNEH. Soil physics. ASCE. Vol95. Shear s t r e n g h t and th s w e l l i n g of c l a y s under s u c t i o n . Colorado.A. •.209 -225. 1 8 1 . Material property investigation for project Middle Gust. Porccedings of the Sixth International Conference on Soil Mechanics and Foudation E n g i n e e r i n g .A.«¿(1 Damage namaap to KOMORNIK. Subsurface exploration and laboratory test results.A. 1965 . pp. KOMORNIK. Prediction of swellina in nat­ ural clays. Vol I I ..& DAVID.. .R. . 1969. co 0s t r u c t u r e s on o r e c o n s o l i d a t e d c l a y .& SMUCHA. 3 Asían Region­ a l C o n f e r e n c e on S o i l Mechanics *nd Foundation Engineering.pp.A. Technical Report S-73-11.D.LIVNEH. Proceedings of the 4 ternational In­ Conference on Expansive S o i l s . Army Enqineer Waterways Experiment Station.MBMMMMSI 641 South África.Vol.27-32 ..l.S. . p p . McGraw-Hill Inc.1969.278-281..M. Vol.pp. Report 1.no. FARREL. An apparatus for measuri n g t h e l a t e r a l s o i l p r e s s u r e in the l a b o r a t o r v . jf México.pp.206-226.

5?a. . ^y IAM- l'^-i. 1 .<. 315 . lAHrT ~.-ate No .1973.'><.p*e49 . 19 S 3 . LAMBi .i970.

Related Interests

. ..T.v.\l of the íeil Mechanics and Foundations División.C..i.L. Radiography in the earth sciences and soils mechanics .ference on Soil Mechanics and Foundation Engineervo.pp. "^ . Proceedings of the Fifth Inter•utic-:u: Cor. ?¿o. 16 55-1 a 1655-35. Foundations Di vi si ion. ?ÍV:S. . . K*UNIT2?KY.? 4.¿cte£ clxy% Prooeedinaí? ASCE.C. 1. The identif ication and behavior o: ccrapactod expansive clays.:u:':ul oí th Soil Mechanics and Foundations División. Proceedings of the Workshop on Expansive clays and Shales in Highvay Design and Construction. of the Boston Society of Civil Engineers .:: os . Yol. The improvement of soil properties with di: v.-. The structure of inorganic soil. pp.F. The er. l¿5íb.pp.. The need for uniformity in testing of expansiva soils.s LAMBE .*. ASCE.642 KRAZYNSKI.201-205. Proceedings A5CE. .c.''<.Trans portation Research Board. Aiuiust. l."ev. The structure of compacted clay.:. 1AMBV .". 7 . 10-26. 84. 1961.v".C. Vol.1. Bulletin No. LADD.w.245. 6TC: .ADP .. pp.-:. Washington.v. New York. ASCE .^. LAMBE .:?£? . Vol. .. Journal of the í-ul Mechar. Yol.98-128 . Plenum Press. . . Y.M. L.aineering behaviour of compacted clay.C. Tiscussicn e>esuve of "Tho onqinocrin^ behAviour oí óMTjp. Mechanisms of sv/elling by compacted clay.1960. íevw.

T.W. LAPLACE.94. & WITHMAN.J..1961. Proceedings of the American Society of Civil Engineers. Journal of the Soil Mechanics and Foundations División.W. The character and Identification of expansive soil. . Boulder. Vol. Colorado. 32.55 3. LAMBE.V.T. LAMBE..& WHITMAN. University of Illinois. . LAMBE. Golden . John Wiley & Sons.A. ASCE Research Conference. .T. Mechanique celeste. LAMBE. Soil PVC Meter. Thesis.W. J.J. .pp. Proceedings of the Fifth International Conference of Soil Mechanics and Foundation Engineerinq.C. Air permeability of compacted cohesive soils.W. SM4 . The role of effecti.. An investigation of initial negative pore water pressure in statically compacted cohesive soils. S .T.S.LAMBE.576-588.L. 1960a. Hiqhv/ay Research Board Proceedings. & MARTIN. . LAMBE. pp. LANGFELDER.1964.V. Vol.R.T.Federal Housinq Adminstration Washington.ve stress in behaviour of expansive soils. Composition anf engineerinq properties cf soil.T.pp.1969. i„^+-=> cimniement to Book 10.CHEN..1968 .R. A mechanistic oictnr* n f .F & JUSTICE.W. «-*<. Suppieme . New York.R.1806.Publication 701.1953.pictuie of shear strenght in clays.Soil-Mecha­ nics Conference. Vol I.P.W. LANGFELDER. . 1960b..First Annual U. 981-1001.L. Colorado. Soli mechanics.. Residual pore pressures in compacted clay.1959.T.

•^ LOK. as particulary related to clay mineralogy.pp.e Ingenieros de Caminos .G.1964. Physical chemistry of clav-water interaction.RA. Ph.A..G. pp.3. Speeial pubiieation Me..134-154.?. Modelo de sedimentación de los materiales detrítticos de la fosa de Madrid. 218-234 .. Sympcsium on Mineralogy in Poil Science and Encineerinc sponsored by Soii Science Society of America . Vol. 64-67.?.. LOK.A.l.SMS.70-91. pp. Fenómenos de colapso en las arenas ¿el subsuelo de Madrid. 1969.S.1977. LO?~: CORRAL. Tesis Doctoral.. Texas.. pp. LÓPEZ VF.»«áS¿Bffl)*- 644 LAUGHTON. University of Cambridge. üenver. Fundamental mechanisms involved in expansión of clays.F.1955.. The compaction of ocean ¡sediments. KASSIFF. Madrid. A. 269-327. Colorado. Advances in Agronomy.1977. LIVNEH. & WISEMAN..A & ATSCHAEFFL. Thesis. rroceediiv-rs cí the 2 "nternational Research and Enqineerina Centerence on F. ^:ol. LOK.1?~3 . Canales y Puertos. Proccedines of workshop on Expansive Clays and í5hales in Hiqhway desion and Construcion. Vol. Escuela Técnica Su­ perior o. The use of Índex properties in the design of pavements on expansive clays.G.P.M. Tecniterras.xpansive Clay Soils. New York. F. . Univer_ sidad Politécnica.D.l3.P.G. ASCE. 90. 196? . Mineralocical data requirements in soii physical investí catión. . Wis.1961. Compressibility of clay Journal of the Soii Mechanics and Foundations División.F.M. LFONARDS.

1977.1962.R.21-28.456. <t4í¿í^s search .R.I.645 LOW.. W.-. London... R.1970.G. Actividad t e c t ó n i c a durante e l Mio­ ceno de l a s f r a c t u r a s d e l basamento de la fosa d e l t a j o . Vol. LYTTON . & WATT. <* pp.. & ANDERSON..1957 .L.T. . Soil Science.« a ^ c V » ^Xfe&fc&t U & " « U Get\i«C UniVerSíty Oí Texas ac f o í KKjtw&y Re­ .86. Prediction of swellina in ex. pp. Analysis for design of fundations on expansive soil.E. LYTTON.ÍUSCÍ„. IX National ^i .R. Oxford...C. The characterization of expansiva soils in enqineering . The d i f f e r e n t i a l thermal i n v e s t i g a t i o n of c l a y s . L. Institution of Enaineers .. Proc e e d i n g s of t h S o i l Science Society of America.1955 .C.1958 n<« n Hn ' " ' °smotic p r e s s u r e equations determinining thermodynamic properties of soil.1976.L.M. M i n e r a l o g i c a l Society.pp. Adsorbed warter on c l a y : A review .1970. 32. pp. Geomechanics Journal. MARTIN ESCORZA. MARTIN. American leophysical Union..pp.D. Vol. The ^ . MARTIN.n rClay i s u Minerals.28-70. . Est u d i o s G e o l ó g i c o s . an -. MACKENZIE..P. C o n f e r e n c e on Clays ^íineraib. California.R. Ethylene glycol r e t e n t i o n by c l a y s .19. kXTTON<R. San Francisco. 160-164.T. » S i S S 5 . Australia. symposium on Water Movement and Equilibrium in Swelling Soils. Pergamon.251-253.

Me KEEN..Air and water permeability of compacted soils. (Geología).& HERNÁNDEZ EURILE.Vol. volume .1973.L. P.pp.ESCORZA. MATTSON... Boletín Real Sociedad Española H. 33:301. MATYAS. pp.71-79.Compresibility and shear strenght of com­ pacted soils.. MATYAS.1963. change and layer thickness of soils to the behavior of engineering structures . Géotechnique.754-772. 34..S.417 .D. Special Technical Publication No. MARTIN VI^AS.432-448. Estudios Geológicos.C. 167-182. Contribución al conocimiento de la geología del Terciario occidental de la fosa del Tajo. Me DO?«?ELL..PFA-RD-76-66. MATYAS..1972. 1956. MARTÍNEZ ALFARO.S. . No.160-175 .erign and construction of airport pavements on expansive soils.241-249.Nat. Ph.E.J. D.E.G.1931. Soil Science. Boletín del Laboratorio del Transporte y Mecánica del Suelo. Z? ASTM. Federal Aviation Administration.71.35. Report No.646 MARTIN.C.pp.1967. & RaD"AKRISHNA. XVIII. 4.?p. Madrid.E.Hinchaniento de los suelos por la pre­ sencia de sulfato sódico y otras sales solubles en general.1968. Thesis.E.L..R.J. University of London. Interralationship of load .Eroceedings of th HRB. 1976. .L.pp. H.100.L. V?ashington. Contribución al conocimiento de la qeologia del casco urbano de Madrid. Volume change characteristics of partially saturated soils.1978.

Me OUFEN. G .D. The Civil Engineer in S.1968.S. for Á f r i c a on S o i l Mechanis and Foundation Vol. Calibration and evaluation of a wide-range qravimetric method for measuring moisture stress. C h a r a c t e r i z i n c expansiva s o i l s for d e s i g n . 6.V. No. Colorado.t design. C u r r e n t theory and p r a c t i c e ^. 3 Me QUEEN. Me KEEN. .D. pp. Ser. Amer­ ican S o c i e t y of C i v i l Engineers. Denver.R.F.África.Durban.1964.. MERWE.R.2.lQ.1975.Mex.H. The predietion of heave from the plastieity index and the percentage elay fraetion.and México . Bulletin du Groupe Francais del Argües. Washington. Vol. . No. Albuquerque.R.. New México. j o i n t ?4eetinq of T e x a s .103-107.pp.521527.118. Approximating soil moisture characteristics from limited data: Empirical evidence and ten tative model. R .c «f t-he 6 t h Reqional Confernece e x p a n s i v e c l a y s . ^„A n r a r t i c e for b u i l d i n g on MERWE. pp.9. & MILLER.. & NIELSEN.166-167.I.6. I .R.e c t i o n s .R.1977.242-261.S..H.Vol. dispersión et hydratation des ar_ giles. Water Resources Fesearch. N. Vol.1974.G.S.No. pp. .1978.F. Tme XIV.I. P r o c e e d i n g s ot tne • A c^nndation ílngineering .647 Me KEEN.G. Department of Trasportation . C h a r a c t e r i z a t i o n of expan­ s i v a s o i l s for a i r p o r t paveme^. F e d e r a l Aviation Administration. Gonflement. Me KEEN..106. pp. V o l .J. MERING.& MILLF.1964.. 1 9 8 0 .3.P. Soil Science. F i e l d s t u d i e s of a i r p o r t pavements on ex. Proceedinqs of the 4 t h I n t e r n a t i o n a l Conference on S x p a n s i v e S o i l s .J.pansive c l a y . U..

No..J.1974.Smith & /. Vol.J. pp.N.P. ..ssoc .Influence of mineralogy and pore solution chemistry on the swelling and stability of clays.. Clavs and Clay Hiñerais.V.4. pp.1956. "y r MORGENSTERN. The fabric of natural clays and its relation to enqineering porperties. I.N. Vol. 1.' York.Geoloqy of clays. NAVY DFPARTAMENT. The Structural analysis of footing on expansive soil. Soil mechanics foundations and earth structures.S.pp. Sprinqer-Verlaq. México.Research Rpt.648 MILLOT. Proceedings of the Hiqhway Research Board.1970.K. pp. MITCHELL. MTTCKELL . Washington.. .. Vol.R. Design Manual DM-7. Newton.R. Structural and physico-chemical effects on the properties of clays. Fundamentáis of Soil Behavior. Kenneth w.35.J.G. MITCHELL.Mev. Proceedings of th Third International Research and Enqineering Conferen- ce on Fxpansive Clay Soils.K. Inc.19.1973.86.1976 . 7 International Conference on Soil Mechanics and Foundation Engineering.pp.W.1971.4 22.P.U. 1969.. The concepts defining th rate of swell of expansiva soils. MIITHELL. MITCHELL.. Denver.K. & CHRISTENSEN. Swellinq chatacteristiCS of compacted expansive soils.11-26. 106-11?.w.Vol. BUREAU OF YARDS AND DOCKS.II. Proceedings of the <i International Conference on Fxpansive Soils.. MAYAK. p. John Wiley & Sons. Haifa.693-713.1980.K.251-261.No.1979.G.

NOVAIS-FERREIRA.s i t u measure 0FER.J.C. Luanda expan­ sive c l a y s and laboratory appreciation c r i t e r i a . 1973 .S..H. Osnovaniya. Instruments for laboratory . Fundamenty i Mekhanika Gruntov. 78-92.D. 1963 . e clay. Proceedings of t h Third I n t e r n a t i o n a l Conference on Expansive Soils.P. I I I . Moscow.z. . x.Haifa. .f1965f The behaviour of Hinda of effective stress. p p . No. swelling measuraments and prediction of heave for a l a c u s t r i r .Discussion: Swellinq ootencial. Proceedinqs of t h e Third International Conference on Expansive S o i l s .21.4 1 .4-254 .A. Vol. Proceedinas of ^i . 1980.NBWLAND.& RAUSSEL.L.. Texas.K.II. Diaqram for dividing soils into ordinary slumping and swelling. Vol.PP.1973.Austin. Clays and Clay Hiñerais 10 Conference . NOBLE. NORRIS. l . Low.„ ->n¿ Qhaie? in Highwav Design the Workshop on expansive Clays and Snaies y and Construction .H. 1966.A. Haifa.. OBERMEIER. 197 3 . * ^ lahoratotv and i n .pp. & HORTA DA SILVA.anale X-ray diffrac tion s t u d i e s of the swellinq of montmorillonite and vermicu4* K l i t e . N o . 1 . Evaluation of laboratory techniques for measurement of swell potential of clays.. NIL0V.COLOM. i " s o i l s in I n t a r n a t i o n a l t e r m s o ft w o R e s e a r c h ^ Engineering Conference on Expansive Clay Soils. pp.5.1964.22-24.F. J .pp. . 3 2 . NOVAIS~FERREIRA. Canadian Geothenical Journal. Vol.53-59.A.

cerscier. 106. . Torcas betveer.^-.Sc. 5ci 1 Mechar.excar.e o t e c n i a . Díp. 1. .v oharacteristics . V . A" m e reduce ¿en co clay colloid chemistry. Bole­ ras y . rrcceedincs ASCE . Methodolocy for foun- -.-J . on Clays and Clav Minerals.r.uo. vL?HF>».'. 1?S0 . . 45-53 .204 . 301 .?¿ . i ?::?. vol.cil Pub. 9 1 1 i_v. Vol. H. Madrid. Ir.ir. -Nar. í>ev Ycrk .3. c : comparted s o i l s . . U "'A--.j rivisicn. ?cre water o r e s s u r e s :rjt¿- i n ur¡- :' c'r. 1 Méchaseles and Foun• i l t n e s i n e e r s .vsr .K. Froceedinss o£ che 4"" internacional Cor. 466 . Mass. Nc .?K~N. . Vol .".650 nent oí th lateral swellina oressure of an expansiva soil.' 1 r.-s Szr' Nat. Kat .ericari S c c i e t v of C i v i l Enai- i'»i i V. suscer. Colorado.eerir. lr-. M.S'c. '■filie*.1965. I .ación ce p a r á m e t r o s d e l sue ■obstrucción de t ú n e l e s . Journal of Gec . Cour.cp .. •■.ics and f c u n d a t i c n s 3-1 z'r. "achncloqy.Acad. Res. ~T12 . So. *1.N. . . Ar. . Froceedir.op.ded hetonite parti­ óles . CarrJaridqe.sive rlays. 1345- i y .c<s . ■* .Í -.ference on Expan^ sive íoils .M:A.íci.Ccní.

A.PP-158-171.M. Science. Colorado.51¿.* RABBIDGE. Direct measurement by a new technique. I. pp.J. expansivos .. Uní . solos v e r s i t a s .1979. . E .R. PÉREZ RODRÍGUEZ.R. Denver.1977.A. Design and performance of an osmotic tensiometer for measurinq capillary potencial. Araer. an application of the concept of independen* define. Salvador. Soil. Universidad Politécnica. POUSADA PRESA. Tesis Doc­ toral.1969. S o U water potential.D. 196-202.1966. Escuela Técnica Sunerior de Ingenieros de Caminos . .A. The mechanics of swelling in expansive clays.1980. . Science. POULOVASSILIS. POPESCU.R.J. Thesis. MSc.10. Proceedigns of the 4 t h International Conference on Expansive Soils.. 93:405-412. Colorado.. PORTER.J. Madrid. Vol. PECK. 1962. Vol.151.A. No. University of C ambridge.M.B. pp. Brasil. Canales y uertos. POOROOSHASB. Fundacoes en. El proceso de consolidación uni­ dimensional en medios homogéneos no saturados. No.pp. 1961. Hysteresis of pore water .H.2. Colorado State University Fort Collins. . 1978. . Thesis.33.A. Ph. Behaviour of expansive soils with a crumb structure. Proceedings of th Soil Science Soc. 6 RABBIDGE. Vol. New York.M.1385-1386.PECK.23. pp. The properties of soils and other qranular media in simple shear.

F. Comunicación de la 1!..I. pp . '"> 2 .19 37.. 1962.Reqression relations. FATYANATAYANA. op.T. and microstructure. 19"3 . . University of Adelaide. Internal laboratorv investiaafion as part of R. 20 . Vol. RAD0SL0VICH.B.Kaifa.P. S.652 QUIRK. Ein qrundqestz der tonmechanik. ¿ LOW. The cell dimensions and symetry of layer-lattice silicates: II.ional method of predictinq 6 n swell potential for compacted expar. RENDULIC. Rat. B. RANGANATI«AM. .aive clays.P. ÍFnc:* .pp. I. Relation between swellinq v/ater porperties and b-dimention in montmorillonite-water systems. American Mineraloqist. L.W.N!. International Conference on Poil Mechanics and p oundation Enq i neer i nq . Clays and ClayMinoráis. Proceedinas of the Third International Conference on Expansivo Soils . . 197 2 . 4 th determininq n . The prediction laboratorv of heave frotn tests.. RAVIMA.E.9 6 . Australian- New Zealand Conference on Soil Mechanics and Foundation Enqineerina. RAVINA.& NAGOR.Sc. 4 7 : 617-636 RALPH.O. Universitv of "'itwatar^rand. RIBA.K.61-63.1965. Bauing.V. Ensayo sobre la distribución do las litoficies del terciario continental de la cuenca del Tajo al oeste de la sierra de M t o m i r a .1956. Swellincj of cla"s. .18. Sabadell. 1. mineralógica! composition. . The role of surface forces in the physical behavior of soils and clays.. 109-123 . Vo 1.1963..J.Reunión del Terciario.. 1972. Johannesbura..

. T e c h .B.G.1964. Applied Geomechanics Lecture Series .1976. O .. Madrid. T e r r a s s e s du Manzanares e t du Ja-ama aux environs de Madrid.. TowRICHARDS. In: Soil 1 VA ñ K Lee. 55 RICH. RICHARDS. RICHARDS.B. ■oa MP 31.G.4-32..1957.B.1965. .G.. 1 9 6 9 . ».PP•112"15 / .G..C. Psychrometric techniques for measuring s o i l w a t e r p o t e n t i a l . R . University of N a r t h C a r o l i n a P r e s s .1973.'• c~r anQi-ralian c o n d i t i o n s .w.no. . ASTM. Design for Austraiian ~v¡ra r^lRO División of a r d s New Méthods i n Highway Engmeermg Lbi. División of Applied Geomechanics. No. P r o c e e d i n a s of t h e Conferonce on Moisture E a u i l i b r i a and M o i s t u r e Chanqes in S o i i s beneath Covered Áreas. T h e o r e t i c a l t r a n s i e n t behaviour of satur a t e d and u n s a t u r a t e d s o i l s under load and changing moistu­ re c o n d i t i o n s .1974. Raleiah. Commonwealth S c i e n t i f i c and I n d u s t r i a l Re­ search Orqanization.. Australia.G. pp.. Buttervrorths. Ed.Barcelona. V Congrés I n t e r n a t i o n a l .39-47. INOUA. A u s t r a l i a .B.Parmeability and Cap i l l a r i t y of S o i l s . C . ?TP 417. London.B. Soil Clay Mineraloay.6 RIBA. RICHARDS..G. T e c h n i c a l Paper no. pp. Moisture flow and e a u i l i b r i a in unsatur a t e d s o i l s for shallov.1967. .B. I . Australia. .I. Rep.9. S . L i v r e t guide de l ' e x c u r s i o n C.O. División of Soil Mecha­ n t e s . M e c h a n t e s . Measurement of the free enerqv of s o i l m o i s t u r e bv t h e p s y c h r o m e t r i c techinique usinq t h e r m i s t o r s .New H o r i z o n s . RICHARDS..G. 16. foundations .& KUNZE.Behavior of unsaturated s o i l s . RICHARDS.

K. pp..G.1944. On Yeldinq of soils.H.33.C. Shrink-swell potential of soils. 1155-1183.1958. Del Req .1975.ll. No. pp.K.O.l.K.D. Estimation of subgrade moisture distribution . The erfect of climatic factors on subgrade moisture conditions.C.M. pp.W.A. Relation of undisturbed «ampling to laboratory testing. Géotechnique.TI2. RUSSAM. Conference on Moisture Equilibria and Moisture Changos in Soilg beneath Covered Áreas. 6. SCHOFIELD..M.109.ication Monthly Review. Val. RODRÍGUEZ ORT1Z. RUSSAM. & WORTH. Transacions American Society of Civil Engineers.pp. Butterworth.K.654 RING. And. Vol. pp.N.1963. . RUTLEDGE. ROSCOE. RODRÍGUEZ 0P.1961. . J. In: Curso de Especial'zación de Construcciones sobre Arcillas Expan­ sivas y Suaios Colapsabies.P.97-105.No.22-28.3-30. No. Las arcillas expansivas: Su estu­ dio y tratamiento. Boletín del Labo-atario ác¡\ Transporte y Mecánica del Suelo.. 1969.233-236. Sydney.Arcillas expansivas y suelos colapaables: Tipclooia de daños y medidas correctoras. Géotechaniquc. Vol.Sevilla.C. Vol..H.. Trassportation and C^mmur.P.J.1961. No. & COLFMAN. Madrid. Vol.198^».l76..IOS. 151-153..l.v Bad. . The prediction of subgrade moisture conditions Sor desiqn purposes . Public Roads.pp. RUSSAM.. Coleaio do Ingenieros de Caminos Canales y Puertos.

oil Conqress.tudio de los . W rtTR-9-74. C o l e ó t e úe I r .2«. & ■<-. h e . -.O. de Camino._'?•' 5 sive Clays. 1 9 8 0 . «cínieotq™ mioquio C o n t r i b u c i ó n al o. ! « ^ M n .■ .- . d . .- - ^ ^^ and . c o n i a r . a. .M-» ' r e s U l t « .d.■ ternational Rosean..L. Proceedings b e h e v i o r of c l .". V i ¡ / . A s p e c t o s f í s i c c n u i r ú c o s de l a s a r c i l l a s expan" ^ y d e l o s c e n s u e l o s c o U n s a b l o s . . '. In: Curso de E s p e c i a l i ­ d e C o n s t r u c c i o n e s sobre A r c i l l a s Expansivas y Suelos p a b l e s . „„<. Vol. T h i r d I n t e r n . qw*»ll ootenciai o.* POOR.G.tn. .iv. n f C i v i l Enqineers. .. 1 1 p r e s s u r e s developed by a . n . «. .!. Tex. — > Internación. . The PF ° £ ^ of — Texasf A r l i n g t o n . . Texas.K. L b o r .Con. 5 / W S os. . ' o l . J . SANKORAN. Canales v P u e r t o s .. v ' ' / r i rto U a n h i d r i t a . r o » .. t ■ . Qiy3J ^ F-stimatinq t h e -rué PCHMERTMANN..R^ .. w .«ovilla. .• Conference on E^pn-. ^ R B S . Se-2-1 ' ^ ^ . D e l .r. e n ^ í . *ea • And..t o r v t ..655 1 . » * ^ Regearch ^ wate «. • • — lt. American S o c i e t y o£ e x . V f r o .A. n. l í .s^ .J.t. y B . y e .oilh-'l97aTheoredictionof SCHHBIDER..S:12^l».rue consolidation . .- M»<. ^ . . PP.<«-.:■.«uction 19 35. 1 e £. scHonrc^. .S.*-:»* mic0 rscooíc ^ model International „„Pan.

126.K. SEED. pp.J...pp.1961. SEED.1965.37. pp. 550 .A. i SCHOUSTRA. Vol. 1969 .88.K. Structure and strenqth charaeterristics of cenpacted clav.. Mev.1958. San Francisco.J. Lectura M1T: Desiqn and Construction of Earth Embanknsnts.R. Addison-^esloy.H.1974.1962. Soil: Mechantes and Enqir. R. 1. York .1955. Symposium on Structure and Strenqeh Characteristias.J.A.C. LUNDGHEM. Bulletin 313. pp .Part. .. p.1959.87-123.J. H . Compacted clays. Journal oí tho Soil Mechantes and Foundations División. Prodiction o£ swelling potencial for compacted clays. No publicado .c. Vol.134J-1385. . SM?. 5C0TT. pp.eerínq Me Grnw-Hill.K.S.K. f.F.M. informe sobre los daños pro­ ducidos en el poblado díiigido de Orcasítas Laboratorio del Transporte v écanica del Suelo . Transactions ASCE... FC0TT. Studies of swell and Swell pressure charactertstics of compactad clays. Proeeedinqs of the ASCE. . Madrid. Principios of soil mechantes.B. vi i ley. ^ashinaton. Highway Resarch Board. ...C. SEED. Journal of the Poil Mechanícs and Foundations División.C.. SEED. rfroc©«dinqs of the ASCE.& CLEAVES. 'VOODWARD. J . 1962 .87.MX?CKFLL.3 & CUAN.H.& CHAN.5 3.* .¿ CUAN.«.656 ÍJCHULTZ.SM5.H.A s ORTIZ. IMCE.R.J. neologv in Engineering . Vol. New York.85. SERRANO. SEFD.B.R.H. 12-39.

f tration .D.J. ^ V T ' t C K . p . Mí. a .B. «•.• a Unlversidade Fe­ s lá E. ve soil n ^ .n.197 9 . U. t e r i a l e s d e C o n s t r u c c i ó n de d e r l a da B a h í a . No. ínvescx fc M 0 i . Departa .^.1')^.D. V o i . cr i' Lahwav AdnunsCócora i H . .„. r a t o r y m e t h o d s a n o SJ* Soil Survey Aqricultur*!. JOHNSON.«E« P. ^ ^ p ] € S .-^.ri»tio« ana P -< ™ » » — 1 — .657 SNETHEN.I'A-t). 5.p.^ L .19 .".0 f5.. f „ r I d e n t i f i c a t i o n ot o o t e n t .L.ísi for p r e d i c t i o n roinimi?.. * VCDPAS r::FTHFN. ..D.ashinaton. rí1.í-*rrK. nansive s o í l s .S. An ..D-7 0-.. w . v. p n . .or.1975. .?. oles para aonctrucao.H.-r-. ! ' .. An oils i n hiqhway ...l.i -i ih'-'a* Ptatior... ti expan- Characteriaation s u c t i o n d a t a . 3 s u b q r n d e s u s i n a so on P * ~ M. Contributcao „.. D . " o i a t u r e In- M. a b o W I L CONSERVARON S E R V I C E . M con. I . ^ ^ ^ rt ^ « < g nara obtene. tf. Paleador.. . 6 t ~ • — .D. e n t a l volumo chance o ! e x p a n s i v o and 5 e v a l u a t i o n of methodolotjy e d e r a l Hiqhwav A d m i n s t r a t i o n . ^ * va3hinatcr. ':.i o n search Board Mcctínc.terWftvs ^ederai..n. Washington n . . rnainser eu^? > -"D-"5" i í 8 **' e S ' ' 3 1 Reoort a o e. « rxn^i-ent i ? n .«.L.1W.S. evaluation ' CMPTHFM D « . Research SNETHENfD. Drasi.nco .87 Renort JOUN«^:.-*-.. .R. 1 * " ' « o l í s u r v e v .atii o n of d e t r i m .lW. . <.tudo dos m a s ^ e s como S0BRAL.'\. a n c e P sobrrades. ^ ..

.M. Conference stress in soils . .Se A.M. Vol.pp.1953.'W. Soi 1= mechanics in relajón to qeoloqy. pp. . III (ieolOQica-Geooraphica . in Soils .. SPANNER . 2. Acadetniae Scientiarium Fennicae .4-16.196 3. SKEMS'TON. Salisburq.D. 1960 U961). A. Effective concrete and rocks.U.w. 129-1315. No. SOVERI.A. on Pora Pressure and Suc- tíon . Theoretical considerations of stress rd equations for partly saturaed soils. 1961.1950.1951.po. SKEMPTON. Proceedinas Yorkshire Geol... Certain regularities of soils. Proceedings of th Third International Conference on Expansive Soils. C . pp. Moisture distribution in covered clays.C. The poltier offset and its use in the measurement of suction pressure. Annaks. Suomalaisen Tideakaternian Toitnituksia. & AMIR. D. Haifa. . 145-148. Differential thermal analyses of some quaternary clays of ^ennoscandia. Butterworths.Soc. Vol.. D. A.. SPAN'NER . SOROCHANK. Butterworths .1973. E. I. Pore pressure and suction in soils. 103. Journal of Experimental Botany .1970. Vol.p.J. Indian National Society. 23.2?.SOKOLOV.N. SPARKS.. 3 Regional Con­ ference fer África Soil Mechanics and Foundation Enqineering . London. 2 9 330 4. 9. A. Journal of tne Soil Mechanics of the swelling and Foundation Enyineerinq . 3.

TERZAGUI.A. The . ■ des II a. A . ^ ^ ^ tenes aus d e .S. . Oie B e r e c h u n . .. Collapsing s o i l s . DCC > l e chanlcs. .. yDi P . .. .C ' T -' u t „ X . t o o* tne a r t . S t a t e o . °* Exp-n. c h a n t e s and Foundation ^ u n o o r ■a n* c ' a v .l W . . i International between t h e plañe cantafldge. nica.1936. G . n Society • írtí of C i v i l E n g i n e e r s . a T E pKO«SKA Pore tH0CLELU«. 9 6 2 Foundation design. ph.659 S R IDHARAN.D. t h e 7 t h l n t .ivo S o l í .132. T. PP-404-420. Texas. durehlasig—iff-r 1923.H a l l . London. Journal of tne Solí Mechantes T d F o u n d a t i o n D i v i s i ó n . .iv. .. p.T. A . . ' spannunqSer- lg9enBChaft. . § h ( .nthpr««.. Proceedinqs of t h e a r i c a n tol. -v-Hneering. .r r a i n e e r i n . S DIAMOND. 7 7 1 .««P"*«. 2 . V o n » c o n f e r e n c e on S o ü • Conten Mass. p r o n t i c e . B . . Academia S i - TAN. Viena. distribution ize 1971. vol.„. 1 9 5 / . „ . . „ . K . C o n í ..K. C U . P r e d i c a h e »ve on u n s a t u r a t .. K . saturatcd Abt. m e e . Pronti „ TENG W.i«l tm-orv Oí EX- H6-W.I. s t u d i e s .1969.._.. México. a r r e s e a r c h . „ „ l944.Q7 ^qM5 ID .. . Harbin.n. r n a t i o n a l Conference on Soil . h e a r * ^ proceedings 1 h . n«le and t h e a n g l e . Denv«. soils «<ng reaiatance o. l n p.1969..hc Mass.PP. ProSULTAN. o c U „ . « = .0 c . i n a t i t u t e o . E. I I t v M R of A Wildin.H. =tud. T.lo c e e d i n q s of t h e / .PP«54"56 j _ t í&ixam . verlaui d scheinungen s i t z b e n c » t .7 8 7 . ALTSCHAEFFL .w.

Boletín Laboratorio del Trasporte y Mecánica del Suelo. VERWEY. .J.C.pp. Geographical Review.1943. Army Engineer Cold Regions Research and E&gineering Laboratory. GHAZZALY .I.A. 510.G. TER-MARTIROSYAN.38..1. An approach towards a rational classification of climate. Theoretical soil mechanics. John Wiley & Sons. pp..I. Propriedades geotécnicas de los suelos volcánicos colapsables de baja densidad en la cimentación de dos presas en las Islas Canarias(España) .N. Proceedings of the Third m . Prediction of swell ing potential for natural clays. & OVERBEEK.0.A.E.117. 1980. TSYTOVICH... 1974. Elsevier Publishing Co. 4 t h International Conference on EXpan- sive Soils . Theory of the stability of lyophobic colloids. VIJAYVERGIYA ..C.W..V.J. & SERRANO. 40.Nat. Hanover.55-94.G. New York. K.New York. New York. URIEL.197 6.105. pp. & KARAPETOV. Crrel-Tl-529.pp.g suction an interstitial pressure in unsaturated soils.1948. Colorado.G..Y.. THORNITHWAITE.S.21-23.1948.Z.866-879. I* VERBRUGGE. Boletín del Sociedad Española H. la línea morfotectónica meridional de la sierra de Guadarrama. No.. Inc.N.U.660 TERZAGHI.W.. VIDAL BOX. Denver. Vol. Vol.II.1942.S. 197 3 .S. Stressed-straincd state Proceedings of th of expansive soil massifs. Contribution ro measurir.

Proceedings of the ínter national Conference on Expansive Soils. Federal Highway Adminstration. L' analyse mineralogique de sois argiieux.Washington. A.. WARKENTIN. Denver. WESTON. Paris. VOINOVT. 834-844. Vol. WILLIAMS.B. Editions Eyrolles.& SULLIVAN. Vol. . The influence of soil water matrix potential on the strenght properties of unsaturated soils. et alii.339-360. WILLIAMS. Soil Science Soc.835-840.Proceedings of the 5th Inte£ national Conference on Soil Mechnics and Foundation Engineering.. Denver. pp.R. Proceedings of th Workshop on Expansive Clays and Shales in Highway Design and Construction. pp.M.W.I. Proceedings of th 4 ' InternationalConference on Expansive Soils.F.P. Shrinking and swelling properties of two canadian clays.of America. Simple technique for identifying heave potential.1973.1961. Building on expansive soils in South África: 1973-1980.1970. .J.D. VIJAYVERGXYA.& SHAYKENWISH.I. pp.E.International Conference on Expansive Soils. et alii.V.A. 1971.227-236.1973.6. WINDOM. pp. Haifa.I.1980. Material property investigation ..Paris.II.TCH. & BOZOZUK. pp.N. J. 3A:851. A.B.. Vol.I.J. 275-294.G. 1980 . & DONALDSON.C. Expansive roadbed treatment for Southth ern África. vol.A.34. Vol.No.

pp. New York..F.A.A. II and III.Moskcw. Mir. pp. . Introduction to soil behavior. . Technical Report S-7 3-10.Bull.1975.R.1964.C.A. WISEMAN. 19 68.strenght behaviour of compacted stabilized soils. Intern Soc.B & DETLAF. Report.R.School of EnJpp gineering.. YONG.No. Vol.79-91.for project Middle Gust.1960. Studies on the surface behavior of betonites and clays ..F.B. Vol.P.& WARKENTIN.I.N.Soil Science. WOODWARD -CLYDE & ASSOCIATES.. Water Supply.E. Effective stress. YEVMIM. Soil water interations and water conduction in soils .449. & ZASLAVSKY. VíINTERKORN. Handbook of physics.G.41. pp.J. Princeton'Univer.1966.1-16. ( Asia ) .D. & ZEITLEN.pp.. Retional Conf.. Some factor* affecting comp­ acted clay swelling. & LADD. Miss.l.l.. Macmillan.19 36.H. U. Soil properties and behavior.B. 19 58. Subsurface exploration and laboratory test results. Army Engineer Waterways Experimen­ tal Station.N.Z. Vicksburg. WISSA.C. & WARKENTIN. 12-. Calif. Eng. Found. YONG.1972.19 70. pp.G.S.43-83.H. Elsevier Scientific Publising Company Amsterdam. YAVORSKY. Massachusse'cts. Div. Canadian Geotechnical Journal Vol. Events I.A. Soil Meen.P.Conf. Swelling studies on a lab­ oratory compacted clay. MIT.7.451. WINTERKORN. Los Angeles. A review paper on expansive clay soils.

T. ZACHARIAS.89.w a t e r system.V. Compressibility and anisotropy of rocks at and near the earth's surface. Proceedings of the Symposium on Strenght and Deforraation behavior of Soils..Murray London. pp. Peacock.O. 19. ZISMAN.6. I .l29.I.1966. Swelling and swelling caracteristics of s^nthetic clays. India. ZUR..1-24. Proceedings Nat.VJ..G..Y. S o i l . 102. Proceedings of the American Society of Civil Engineers. G. Acad.J..A.Sci. Compression of partilly saturated cohesiva soils.w a t e r poten- .1933. B.1805.1972.1963. ED.p. Vol. YOUNG. pp. Miscelaneous works.YOSHIMI. Osmotic c o n t r o l of tial the matrix s o i l . Journal of the Soil Mechanics and Foundations División. Vol. SM4.B..J. No.& RANGANATHAM. . S o i l S c i e n c e .394-398. Bangalore. & OSTERBERG. Vol.

Related Interests