PERMANENCIAS Y TRANSFORMACIONES DE “EL AVILA” COMO

ICONO DE LA CONSERVACION CARAQUEÑA
Arq. Martín J. Padrón – Casona Anauco Arriba – 12 de Diciembre de 2008
Caracas - Venezuela

Guarairarrepano o Ávila, dos denominaciones para una presencia permanente
en todo caraqueño y en todo aquel que visita la ciudad que ha crecido bajo el
cobijo de su inmensa geografía. Guarairarrepano nos refiere a la visión telúrica
primigenia, vinculada a la relación de esta serranía con sus ocupantes
autóctonos: diversas acepciones indígenas desde la de su significado como
sierra grande a la vinculada a la denominación del cerro Wariepano, como
"lugar de dantas", nos remiten a la relación del nombre con sus antecedentes
naturales. La denominación de El Ávila nos refiere a la herencia hispana y a la
ciudad que ha crecido contemplando su inmensa presencia. Dos nombres que
podemos usar indistintamente porque nos hablan de nuestro origen mestizo, de
nuestra identidad. Es así que en la denominación de la serranía encontramos su
principal permanencia pues nos habla de su carácter de testigo de las
trasformaciones del valle que se construyó a sus faldas, de ahí que esta
serranía constituya nuestro primer patrimonio por ser la causante de la
existencia del sitio que habitamos.
La ciudad es creación humana por excelencia y desde el acto fundacional el
agua ha sido factor fundamental para su devenir, sea para bien o para mal. El
agua es necesaria para la subsistencia ciudadana y su exceso o escasez es
uno de los factores que mas afecta y deteriora la calidad de vida urbana.
Por otra parte el agua configura los paisajes naturales y es uno de los
principales factores de construcción del patrimonio natural y por tanto
esperanza de vida para las generaciones futuras, este hecho estaba claramente
expresado en las orientaciones fundacionales al destacarse la necesidad de la
presencia de cursos de agua cercanos a las poblaciones.

generándose en la mayoría de los casos obras relevantes dignas de ser preservadas como testimonios tangibles de los diversos periodos de una sociedad. nuestro Ávila y el Núcleo fundacional expresan esta voluntad de permanencia que estaba orientada por claras disposiciones urbanísticas resumidas en las conocidas Leyes de Indias. la industria o el consumo humano. La continuidad de esa labor de conservación ha hecho que hoy esos testimonios persistan. Así. En las mismas se disponía la exigencia de ubicar la ciudad cerca de montes y arboledas que provean leña y materiales de construcción así como de abundante agua para beber y para el riego de plantaciones. De tal manera que la protección y defensa de la montaña como fundamental patrimonio de la ciudad comienza como una acción de conservación de la vida con la fundación misma. y saludable clima. también ha sido ha sido motivo de inspiración de pintores y poetas.Conducirla. así podemos sintetizar el extraordinario plano de Juan de Pimentel realizado a los pocos años de la acción fundacional. . de ahí la importancia de conocer la historia social del agua como patrimonio de nuestra ciudad. deshacerse de ellas de forma sana. almacenarlas y disponerlas para el ornato publico son temas recurrentes en las diversas escalas de actuación del agua en la ciudad. La montaña que ha sido fuente de vida de Caracas al proveer a la ciudad de agua. el agua esta presente como determinante de nuestro patrimonio natural y patrimonio tangible. En el caso de Caracas la correspondencia de estos dos elementos primarios ha sido factor determinante de su identidad. El primer patrimonio natural de cualquier ciudad es el entorno geográfico de su emplazamiento y su traza fundacional el más antiguo patrimonio tangible. su sola mirada nos invita al reposo. Una cordillera que produce un valle sedimentario cruzado por ríos y quebradas fue el principal atractivo para los conquistadores que repitieron e impusieron una traza geométricamente rígida que reconocía la virtualidad de líneas paralelas descritas por trazas de agua descendientes de aquella cordillera extraordinaria. encauzarla para fines de riego. al permanente deleite. salvar los accidentes geográficos que genera.

En el primer plano conocido de Caracas. Juan de Pimentel describe en 1578 una ciudad incipiente donde imagina una trama de ríos y quebradas paralela a una retícula urbana que en poco hacia justicia a la realidad de una accidentada topografía. en este caso como elemento motor de uno de los más antiguos molinos de trigo de los que se tenga referencia en la ciudad. cronista de Caracas. si alguien dañaba las instalaciones o no obedecía los mandatos de los Bandos de Buen Gobierno que se publicaban todos los años para reglamentar la vida de la ciudad………” El agua en la colonia también se conducía para el riego y la industria y uno de los testimonios mas antiguos lo encontramos en los restos del antigua el molino de Anauco Arriba el cual data junto con la casa de 1632. “. Como dato curioso en la declaratoria monumental de esta edificación. así como de las continuas talas de árboles para la construcción. llevara al . no es casual entonces que de la conservación de las cuencas surgen las primeras medidas de protección del patrimonio que se conozcan en el país. nos ha legado en sus crónicas detalles de esta relación de la ciudad y la montaña con el agua.quien debía vigilar las tomas.. Caroata y Anauco.. rescatada por Fundapatrimonio como Centro Ambiental de Caracas. encontramos una de las referencias al valor patrimonial del agua como factor que contribuye a la industria local. Debía informar periódicamente el estado de los ríos y de los conductos…tenía la facultad de imponer multas hasta por medio peso de oro. En dichas crónicas Montenegro nos relata como de Catuche surge la primera toma o caja de agua la cual es elaborada por Domingo Álvarez en 1608 contando con acequias de ladrillo y tuberías de barro cocido y como ya desde 1612 el cabildo de la novel ciudad nombra un funcionario con el título de Alguacil de Aguas. los cuales surtían de agua a la ciudad. siendo el primero Manuel Álvarez (1612). la caja de agua así como las acequias de la ciudad. La preocupación del cabildo en la reglamentación del uso de las cabeceras de los ríos Catuche. Juan Ernesto Montenegro.

Este instrumento legal. Quizás en estos antecedentes legales encontremos la clave de la permanencia y conservación del Ávila hasta nuestros días como principal Patrimonio Natural de nuestra ciudad: su protagonismo como fuente de vida para Caracas. En esos años (1774) aparece la primera mención de “cerro de Avila” en nuestras crónicas y de allí la tesis que sostiene Montenegro de que su denominación se debe a una extensión de terrenos que poseía Juan Álvarez de Ávila a las faldas de la montaña entre quebrada Chacaito y Mariperez pero que se proyectaba hasta la cima del “cerro donde se avista el mar” La Caracas colonial conservo un tímido crecimiento y hasta finales del siglo XIX eran suficientes las fuentes de agua que dotaba el cerro del Ávila y así encontramos que una de las pocas instancias coloniales que permanece después de la independencia es precisamente la administración de las tomas de agua . penas y multas y hasta castigos corporales. se crea el cargo de “Conservador y cultivador de Bosques” en el Distrito Federal. y su presencia como lección de conservación de nuestro patrimonio. Este instrumento legal. en tiempos de Guzman Blanco. en 1879. aunque no se afecta la propiedad privada de la mayoría de su extensión.Desde los primeros días de la Republica el Ayuntamiento se preocupa por la conservación de la serranía caraqueña ya que desde el 30 de Abril de 1810 se nombra un Director de Montes y Aguas. . nos permite apreciar la relevancia que ha tenido para los caraqueños desde la colonia la conservación de la montaña como su principal fuente de vida. establece prohibiciones. que sería necesario renovarla para que adquiriera connotación diferente al escarmiento físico como mecanismo de control. Será solo en 1842 que el Ayuntamiento expropia a los herederos de propiedades en el Avila pasando a ser propiedad municipal y ya. transcrito por el actual cronista de Caracas Guillermo Durand. legislación que incluía hasta azotes en la Plaza Mayor a los autores de talas y quemas.Ayuntamiento caraqueño a la promulgación del primer documento legislativo orientado a la conservación del patrimonio en la historia de nuestro país y de la ciudad: la “Ordenanza de Aguas y Montes” (1762).

Anauco. Coticita y Gamboa. elementos fundamentales de su geografía y por tanto de su vida. Esta preocupación por mantener las cuencas de los ríos de Caracas. debido a la disminución progresiva de sus caudales. En esta estación. “La arborización de la colina y el parque allí instalado fueron directamente ligados con el Acueducto de Macarao. desde tiempos inmemoriales. el sur las colinas que definen el valle. al este la quebrada Chacaito y el oeste la cuenca del rio Macarao.Hasta la segunda mitad del siglo XIX el agua potable era obtenida de los cauces de las quebradas del Catuche. Los tiempos de Gómez. Sin embargo. . la cual llegaba a niveles críticos en época de sequía se requería una solución al problema. asi tenemos que en nuestro municipio sus limites norte se definen por la fila de la sierra del Avila. Esta es una de los obras de ingeniería mas importantes del siglo XIX integrada al primer parque urbano de la ciudad: El Calvario. se mantendrá en los inicios del siglo XX. El acueducto de Macarao es una obra es tan significativa que amarra las cuencas y contribuye a definir los limites geográficos del hoy Municipio Libertador junto con las cuencas del Avila. por lo que Guzmán Blanco decreta en 1874 la construcción del acueducto de Macarao . … la ciudad padecía de sed por falta de una adecuada red de distribución de agua y por la paulatina disminución de los caudales del Catuche. como dato curioso esta propiedad pertenecía a la sucesión de Jose . dirigida en 1917 por Henri Pittier. es donde se establece el primer plan de siembra de arboles para el Avila y otros cultivos agrícolas. a pesar de su carácter dictatorial. Es entonces que para 1870 la escasez empieza a sentirse. Asimismo bajo el gobierno de Gómez la Nación adquiere en 1924 una de las pocas extensiones privadas que se conservaba en el Avila que era “Los Venados”. alimentaban de agua potable a la ciudad. serán tiempos donde se establecen las primeras protecciones ambientales de carácter nacional como lo fue la Ley de Bosques de 1910 y otro antecedente importante en la conservación del Avila: la creación de la Estación Experimental de Cotiza (ubicada en la hoy sede de la Policía Montana de la Guardia Nacional). Anauco. Coticita y Gamboa que.

Las nuevas urbanizaciones que surgen a lo largo del valle a finales de la década de los 30 retomaran las tomas y acueductos del Avila. Plaza. Por ello será solo hasta un día como hoy. Con este precedente se crea en 1937 el primer parque nacional en la zona boscosa de los estados Aragua y Carabobo bajo el nombre de Parque Nacional de Rancho Grande que luego fue cambiado ese mismo año por el de Henri Pittier. Zamora y Brion del Estado Miranda Con el avance del siglo XX y el crecimiento urbano. que mas que un parque nacional se designa como “Reserva forestal” al establecerse el “Bosque Natural de Macarao” que representa la primera acción proteccionista de reservas forestales en el siglo XX con alcance nacional. Tomó tiempo que calara profundamente en el ejecutivo esta idea quizás por la premura de construir un teleférico y un hotel en su cima. ocupando mas del 80% del territorio del hoy Estado Vargas. la cual ya había vendido la parte baja de la extensa hacienda. así también olvido que sus limites geográficos corresponden a los limites de sus cabeceras de agua y permitió su contaminación y su invasión creando un problema social y un factor de riesgo de vidas humanas . En 1926 se establece la primera área protegida en la nación. toda la franja norte del Municipio Libertador y una extensa franja de los Municipios Chacao. cuando se emite el Decreto No 473 mediante el cual se crea el “Parque Nacional El Ávila” con una extensión de 85. llamada Anauco Arriba a HL Boulton. Caracas olvido sus ríos como factor de identidad. Estos temas y tomas hacen que la preocupación por la conservación de la serranía se haga cada vez mas evidente y ya para 1941 se realiza la primera propuesta de que se declarase la cordillera del Avila como Parque Nacional.192 has.Tomas Bueno. esta idea es nuevamente expuesta por Tobias Lasser en al Primera Convención Nacional Forestal y reiterada en 1952 en la Primera Convención sobre Conservación Urbana. Sucre. han quedado solo como testimonios . Antiguos proyectos como las alamedas al borde de sus ríos propuesta a finales del siglo XIX. 12 de Diciembre en 1958. cercano a Anauco Arriba se construye un tanque surtido por el Anauco que funciono hasta los años 60.

y para cerrar. la idea es que este sendero de identificación de especies del Ávila se conecte con la entrada del camino a Galipan y continué para conectar con el antiguo tanque del acueducto del Anauco. la honramos y visitamos para recrearnos y respirar algo de lo natural que aun nos queda por respirar. Este Itinerario Cultural y Ambiental ligaría dos instancias que tienen un rol fundamental en el futuro de la conservación del Borde urbano del Ávila: el Parque para la vida y el Centro Ambiental de Caracas. quisiéramos destacar una idea que hemos venido fraguando desde esta casa en tertulias y en acciones como es la creación del “Borde Lineal Ambiental Parque Para la Vida”. A pesar de este intenso proceso de transformación del rol del Avila a la ciudad. actualmente invadido y que se ubica detrás de esta casa. finalmente el sendero ambiental se conectaría con el rescate de la quebrada Anauco que todavía pasa relativamente inalterada detrás de la Casa Anauco Arriba. La idea consiste en prolongar el Parque para la Vida de San José. hoy sede de la Policía Montada . Hoy nos traen las aguas de las cabeceras del Tuy desde largas distancias y grandes esfuerzos tecnológicos. a la espera de un nombre mas apropiado. así como Alguaciles de Bordes que no permitan que sigan creciendo las invasiones y conviertan los bordes urbanos del Avila en sitios controlados y propicios para la recreación y la educación ambiental. Es una idea que . Por ello quizás ya no necesitemos Alguaciles de Aguas como aquel Manuel de Álvarez que en 1612 fue designado para cuidar las tomas y acequias de sus ríos. Sobre este ultimo punto. de los cauces que dieron vida a la ciudad.documentales de una voluntad frustrada que veía en los ríos factor de integración. El olvido de las fuentes primarias. pero si necesitamos Alguaciles de Miradas que mantengan inalterado el Paisaje que representa esta serranía. ha presenciado tragedias desde 1943 y la más reciente de 1999 nos recuerda trágicamente como el agua busca sus cauces milenarios. en el borde de la antigua estación experimental de cotiza con la Cota Mil. la montaña permanece como icono de la conservación ambiental de Caracas pues es nuestro permanente telon de fondo. nuestro alivio cuando alzamos la mirada abrumados por la intensa y agitada vida cotidiana de la urbe y por ello le cantamos.

Muchas gracias y Feliz Cumpleaños al Parque Nacional Warairarepano Avila Martín Padrón 12-12-08 . para sus importantes aportes.obsequiamos hoy junto con la complicidad del estimado ambientalista Anibal Isturdez. San Bernardino y Caracas en general. que ya la ha asumido como promotor institucional la Oficina de Desarrollo Estratégico Urbano de la Alcaldia de Caracas en la persona de su director Miguel Maestres y que esta abierta a la discusión de las comunidades de San Jose .