a abandonar el realismo ingenuo.

Pero pocos físicos están dispuestos a
abandonar el «realismo científico», definido como «la tesis de que los'
objetos de conocimiento científico existen y actúan con independencia del'
conocimiento que se tiene de ellos».
.
En realidad, la mayoría de físicos prefiere no hablar demasiado d©
las implicaciones de la mecánica cuántica. Pocos niegan la extrañeza'
cuántica, pero la mayoría cree que la interpretación de Copenhague (o su
extensión moderna, la «decoherencia», discutida en el capítulo 14) se ha^
ocupado de ella a todos los efectos prácticos, y eso es todo lo que cuenta.
Pero otros físicos, especialmente los jóvenes, tienen la mente cada
vez más abierta a ideas que van más allá de la interpretación de Copenhague. Han proliferado las propuestas descabelladas, que examinaremos
más adelante. En los últimos años, la preocupación por la conciencia
misma (así como su conexión con la mecánica cuántica) ha aumentado
entre los filósofos, los psicólogos y hasta los neurólogos. Una explicación ofrecida de esta tendencia es que los estudiantes de «mente expandida» de los sesenta dirigen ahora los departamentos académicos.
La interpretación de Copenhague ha sido caricaturizada recientemente como «¡calla y calcula!». No es muy agudo, pero tampoco completamente injusto. De hecho, es el precepto correcto para la mayoría de
físicos la mayor parte del tiempo. La interpretación de Copenhague es la
mejor manera de tratar con la mecánica cuántica a todos los efectos prácticos. Nos asegura que en nuestros laboratorios y escritorios podemos hacer uso de la mecánica cuántica sin preocupamos de lo que ocurre realmente. La interpretación de Copenhague nos enseña que la mecánica
cuántica es una teoría plenamente consistente y suficiente como guía de
los fenómenos físicos que nos rodean. ¡Eso está bien!
Pero quizá queramos algo más que un algoritmo para calcular probabilidades. La física clásica nos dio más: impartió una nueva visión
del mundo que cambió nuestra cultura. Por supuesto, ahora sabemos
que es una visión del mundo equivocada en lo fundamental. ¿Puede
ser que en el futuro nos aguarde un impacto cuántico en nuestra visión del mundo?
Un resumen de la interpretación de Copenhague
't = objetor
¿ = copenhaguista
'í¿ La mecánica cuántica viola el sentido común. Debe haber algo incorrecto en ella.
138

Figura 10.5. Treinta y cinco átomos de argón. Cortesía de IBM.

_Í No. Ninguna de sus predicciones se ha demostrado incorrecta. Funciona perfectamente.
¿ Cuanto mejor funciona, más absurda parece. No es lógicamente consistente.
^ Oh, ya sabes que Einstein intentó demostrar eso, y abandonó.
'{¿ Pero la mecánica cuántica dice que las cosas muy pequeñas no tienen propiedades en sí mismas, que yo creo lo que veo por el acto de
mirar.
J; Cierto. Percibes la idea básica con bastante claridad.
i¡_ Pero si las cosas pequeñas sólo tienen propiedades creadas por el observador, entonces no tienen realidad física. Sólo se hacen reales
cuando están siendo observadas. ¡Esto no tiene sentido!
^ No te preocupes por la «realidad» o por el «sentido». Las cosas
pequeñas, nunca observadas directamente, no son más que modelos.
Y los modelos no necesitan tener sentido. Sólo tienen que funcionar.
Las cosas grandes sí son bien reales. Así que todo está bien como
está.
't Pero una cosa grande no es más que una colección de cosas pequeñas, de átomos. Para ser coherente, la mecánica cuántica tendría que
decimos que nada es real hasta que se observa.
_^ Bueno, si insistes. Pero eso no tiene importancia.
t ¡¿Que no tiene importancia?! Si la mecánica cuántica dice que mi
gato y mi mesa no son reales hasta que son observados, lo que dice
es una insensatez.
J; No necesariamente. En realidad, nunca vemos nada insensato en el
comportamiento de las cosas grandes. A todos los efectos prácticos,
las cosas grandes siempre están siendo observadas.
¿ A todos los efectos prácticos, sí. Pero ¿cuál es el significado de esta
realidad creada por el observador?
^ La ciencia no proporciona significados. La ciencia sólo nos dice lo
que pasa. Sólo predice lo que se observará.
1. Pues yo quiero algo más que una receta para hacer predicciones. Si
sostienes que el sentido común se equivoca, quiero saber lo que es
correcto.
139

a menos que digamos otra cosa. saco la pistola._t Pero hemos convenido en que la mecánica cuántica es correcta. De acuerdo con Heisenberg. ¿qué decir 141 . nos dice algo muy extraño: un objeto es creado en alguna parte por nuestra observación del mismo. los objetos microscópicos no son «reales». Con la mecánica cuántica la ciencia renuncia a su metafilosóficabásica. Erwin Schrodinger Cuando oigo hablar del gato de Schrodinger. mucho más fácil. Aunque la teoría cuántica funciona perfectamente. jl' ¡Eso es derrotismo! Nunca me daré por satisfecho con una respuesta tan superficial. ¿' ¡La mecánica cuántica es manifiestamente absurda! Nunca la aceptaré como respuesta final. En lo que sigue. Stephen Hawking Hacia 1935. La ciencia no puede revelar ningún mundo real más allá de lo observado. En la discusión de cualquier teoría hay imphcita alguna interpretación. Hay un aspecto de la interpretación de Copenhague que ha estado implícito en nuestra discusión desde que introdujimos el significado de la función de onda en términos de probabilidad. Aunque sólo era obligatoria a escala atómica. La teoría cuántica establece que los átomos y las moléculas no están en ninguna parte hasta que nuestra observación los crea allí donde los detectamos. Pero la metáfora de Schrodinger sigue resonando con fuerza hoy. Quiero saber la verdad acerca de la Naturaleza. ^ (Hace oídos sordos. apropiada para el dominio macroscópico. la teoría cuántica presumiblemente regía el comportamiento de todo. Los físicos toleran esta absurdidad porque la teoría funciona iimiejorablemente. Y nada más. La física anterior. de algún modo. ^ Es una pena. era la aproximación. todo lo que puede observarse. La ecuación de Schrodinger nos dice todo lo que ocurrirá. Todo lo demás es filosofía. entenderemos la mecánica cuántica según la interpretación de Copenhague.) 140 11 El controvertido gato de Schrodinger El sistema entero contendría partes iguales de gato vivo y gato muerto. Enseguida contaremos la metáfora que ideó Schrodinger para dar a entender que la teoría cuántica es absurda. La ecuación de Schrodinger era la nueva ley universal del movimiento. los átomos no observados carecen de realidad física. abandona su misión de explicar el mundo físico. la estructura básica de la mecánica cuántica estaba clara. J_ ¡Quiero saber lo que ocurre realmente! ¡Quiero saber toda la verdad! ^ La descripción mecanocuántica es todo lo que hay. sino que son meras «potencialidades». Pero si. Pero no me vengas con filosofía. que pasó a llamarse «clásica». % ¡Maldita sea! Hay un mundo real ahí fuera. Ésta es la «verdad» (si tienes que quedarte con una). Tengo trabajo científico que hacer.