PE 17/4

4/3/08

10:47

Página 247

PERIODONCIA Y OSTEOINTEGRACIÓN
Volumen 17
Número 4
Octubre-Diciembre 2007

Periodoncia para el
higienista dental

247
P. de Grado Cabanilles1
M. Naverac Aznar1
F. Gil Loscos2

Medicina Periodontal. Revisión
bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que
afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

1 Máster de Periodoncia e Implantes.
2 Profesor Asociado de la Unidad
de Periodoncia.
Facultad de Medicina y Odontología.
Universidad de Valencia.
Correspondencia:
Dr. Pablo de Grado Cabanilles
Periodoncia. Clínica Odontológica
C/ Gascó Oliag 1
46010 Valencia
e-mail: pdegrado77@yahoo.es

RESUMEN
La medicina periodontal tiene por objetivo establecer una relación entre las enfermedades periodontales y las enfermedades sistémicas. Cada vez más se
está poniendo en conocimiento de la sociedad la posible interacción acerca de la salud bucal de un paciente y su salud sistémica. Por ello, la higienista dental
debe conocer que es la medicina periodontal, que
enfermedades sistémicas se relacionan con la enfermedad periodontal y de que manera afecta cada una
de las enfermedades sistémicas a la enfermedad periodontal.
Revisaremos en este segundo artículo la relación
existente entre nacimientos de niños prematuros o de
bajo peso y las enfermedades cardiovasculares con las
enfermedades periodontales.

INTRODUCCIÓN
Cada vez más se está poniendo en conocimiento de
la sociedad la posible interacción de la salud bucal de
un paciente y su salud sistémica. Por ello, la higienista

dental debe conocer que es la medicina periodontal, que
enfermedades sistémicas se relacionan con la enfermedad periodontal y de que manera afecta cada una de las
enfermedades sistémicas a la enfermedad periodontal.
En esta 2º Parte revisaremos dos tipos de enfermedades que se han relacionado con la enfermedad
periodontal: los nacimientos de niños prematuros o
bajo peso al nacer y las enfermedades cardiovasculares (Tabla 1).

RELACIÓN EMBARAZO Y ENFERMEDAD
PERIODONTAL
En las últimas dos décadas, a pesar de realizarse
muchos esfuerzos en el cuidado materno previo al
parto, la persistencia de embarazos complicados sigue
siendo elevada. Parece existir una posible relación
entre la aparición de estas complicaciones y la presencia de procesos inflamatorios crónicos en la madre.
Uno de estos procesos crónicos podría ser la periodontitis(1), y esto ha aumentado el interés en el estudio de la posible asociación entre la enfermedad periodontal y los problemas en el embarazo.
Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

PE 17/4

4/3/08

10:47

Página 248

P. de Grado Cabanilles
M. Naverac Aznar
F. Gil Loscos

248

Definición
“El embarazo no es una enfermedad y no debería
ser tratado como tal. Es una condición especial y
natural de las mujeres, necesaria para la continuación de la especie humana”(2). Por tanto, el embarazo debe considerarse un estado fisiológico especial
que sufre la mujer y que presenta una serie de cambios adaptativos temporales en las estructuras corporales de la gestante como resultado del incremento en la producción de estrógenos, progesterona,
gonadotropinas y relaxina entre otras hormonas(3).
Dentro de estos cambios, la gingivitis y las hiperplasias gingivales son tan frecuentes que son procesos
que han llegado a considerarse como algo normal
del embarazo(3) a nivel oral, aunque ciertamente no
lo son.
La inflamación gingival presenta una prevalencia en el embarazo entre el 50 y el 100%(2, 3). Entre
las causas que se barajan como responsables del
aumento de frecuencia y gravedad de la gingivitis
se encuentran las variaciones hormonales que acompañan al embarazo. Los estrógenos y progestágenos
producen en la encía un aumento de la vascularización, una proliferación capilar y un aumento de
la permeabilidad que se traducen en una mayor susceptibilidad de los tejidos frente a los irritantes locales. Por otro lado, también podrían influir los cambios dietéticos e higiénicos de la madre debido al
aumento en el número de ingestas(2) en este periodo.
La gingivitis y, sobre todo, la periodontitis son consideradas por muchos autores como un factor de riesgo en aquellas mujeres que la sufren durante el embarazo, trayendo como posibles consecuencias partos
prematuros y niños con bajo peso al nacer.
Complicaciones en el embarazo y
enfermedad periodontal
Entre las complicaciones más frecuentes debidas
a esta posible asociación están la preclampsia y los
partos pretérmino con niños de bajo peso al nacer.
Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

Tabla 1

Enfermedades sistémicas que se relacionan con la enfermedad periodontal

1. Diabetes mellitas (Parte I)
2. Osteoporosis (Parte I)
3. Artritis reumatoide (Parte I)
4. Úlcera gástrica (Parte I)
5. Nacimiento de niños prematuros/ Bajo peso al nacer
(Parte II)
6. Enfermedades cardiovasculares (Parte II)
• Enfermedades del colágeno
• Enfermedades vesiculoampollosas
• Enfermedades granulomatosas
• Alteraciones hematológicas e inmunes
• Neoplasias benignas y malignas en el periodonto
• Sida
• Infecciones pulmonares
• Disfunción renal

Preclampsia
Definición
La preclampsia se considera una condición rápidamente progresiva observada tras las primeras 20 semanas de gestación aproximadamente, que cursa con
hipertensión arterial (≥ 140/90 mmHg) y proteinuria
(0,3 g proteinuria/24 horas)(4). Para Oettinger-Barak(5),
es una enfermedad específica del embarazo y, si no
se trata, puede llevar a la eclampsia (aborto).
Epidemiología
Afecta al menos a un 3-5% de las gestantes del
mundo y trae como consecuencia altas tasas de morbilidad y mortalidad tanto maternal como fetal(4,5).
Etiología
No se conoce con certeza la etiología de la preclampsia. Sin embargo, se barajan varias hipótesis:
• Alteraciones vasculares que puedan dañar el endotelio de la placenta.
• Respuesta anormal a citoquinas en la madre y el
feto, relacionado con altos niveles de TNF α, IL10 e IL-6 en la circulación.

PE 17/4

4/3/08

10:47

Página 249

PERIODONCIA Y OSTEOINTEGRACIÓN
Volumen 17
Número 4
Octubre-Diciembre 2007

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

• Presencia de infecciones subclínicas en el organismo. Ésta es actualmente la hipótesis más barajada
y dentro de ella se encuadraría la enfermedad periodontal.

Mitchell-Lewis, López y Jeffcoat donde se intenta
valorar el efecto de la terapia periodontal, se observa que la realización de la misma reduce la tasa de
partos pretérmino e incrementa el peso del niño al
nacer(11-14) si se realiza en el segundo trimestre del
embarazo sin poner en peligro ni a la madre ni al
feto.

Relación de la enfermedad periodontal y problemas
en el embarazo (preclampsia): evidencia clínica
Al revisar la bibliografía sobre esta posible relación,
encontramos estudios epidemiológicos tanto a favor(6,7)
como en contra(8,9) de la asociación de la enfermedad periodontal (EP) y las complicaciones en el embarazo.
Sin embargo, los diferentes criterios usados para
definir la EP en los distintos estudios, como son el índice CPITN, el sangrado al sondaje, la profundidad de
sondaje o la pérdida de niveles de inserción, etc. complican que se pueda llegar a una conclusión clara. La
mayoría de estos estudios muestran una asociación
positiva, mostrando que las mujeres con EP presentan
un 7,5% más de probabilidades de tener complicaciones en el embarazo(1) siendo el riesgo de padecer
complicaciones obstétricas 20 veces mayor que en
mujeres sanas.
Algunos estudios revelan que una infección de la
madre por patógenos periodontales podría tener efectos negativos sobre el crecimiento y la viabilidad del
feto. Gérmenes como P. gingivalis o C. rectus tienen
capacidad de diseminarse y llegar no sólo a órganos
de la madre como el útero y el hígado, sino también
a la placenta y tejidos fetales. Esto implicaría un aumento de los mediadores de inflamación en la placenta y
cambios en la arquitectura de la misma, especialmente en la zona de intercambio de nutrientes entre la
madre y el feto(1).
En el trabajo publicado por Pitiphat donde se pretendía ver la asociación entre los niveles de proteína
C-reactiva (CRP), la periodontitis y el embarazo, se
concluyó que la periodontitis podría aumentar los niveles de CRP durante el embarazo y que esta proteína
podría mediar en la asociación de la periodontitis con
embarazos complicados(10).
Respecto a la influencia del tratamiento periodontal en el embarazo, los trabajos publicados por

Conclusiones
1. La mayoría de los estudios ven una asociación clara
entre la presencia de enfermedad periodontal y las
complicaciones en el embarazo, sobre todo con la
preclampsia.
2. La presencia de infecciones a distancia como la
periodontitis y el aumento de sus mediadores inflamatorios en la madre, son una posible causa de aparición de preclampsia.
3. Todos los estudios que tratan mujeres embarazada con enfermedad periodontal durante el 2ª trimestre del embarazo, sugieren que la terapia es
segura para la madre y para el feto.
4. El tratamiento periodontal debe incorporar prevención e instrucciones de higiene oral para la
madre.
Bajo peso al nacer
Se ha sugerido que la enfermedad periodontal
podría ser un importante factor de riesgo en mujeres embarazadas que sufren partos pretérmino y
niños con bajo peso al nacer (PLBW)(6,8). Sin embargo, parece existir gran controversia sobre esta asociación.
Definición
La Organización Mundial de la Salud en 1976, definió a los niños de bajo peso al nacer como aquellos
niños con un peso inferior a 2.500 gramos en el
momento del nacimiento y además, los dividió en 3
categorías(15,16):
• Niños de bajo peso al nacer: < 2.500 g.
• Niños de muy bajo peso al nacer: < 1.500 g.
• Niños con extremadamente bajo peso al nacer:
< 1.000 g.
Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

249

PE 17/4

250

4/3/08

10:47

Página 250

P. de Grado Cabanilles
M. Naverac Aznar
F. Gil Loscos

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

Por otro lado, se consideró como parto prematuro
o pretérmino aquél cuya duración era inferior a 37
semanas de gestación y, parto muy prematuro al de
menos de 32 semanas de gestación con un consecuente riesgo mayor.
El bajo peso al nacer en los niños pretérmino sigue
siendo una importante causa de morbilidad y mortalidad neonatal. Actualmente se ha observado que la
mayor causa de mortalidad neonatal la constituyen los
partos pretérmino asociados a bajo peso. De los neonatos supervivientes, muchos sufren secuelas como
son problemas de desarrollo neuronal (parálisis cerebral), problemas respiratorios (asma), ceguera, sordera, falta de atención, problemas de comportamiento,
e hiperactividad…(1,15-18).

Sin embargo, tal vez no se hayan identificado todos
ellos, pues a pesar de los avances en el cuidado materno durante el embarazo, la incidencia de partos prematuros no ha cambiado de manera significativa en
los últimos 40 años manteniéndose, aproximadamente, de un 12% del total de los embarazos.

Etiología
La etiología de los partos pretérmino y de PLBW es
desconocida. El bajo peso al nacer de estos niños
podría ser debido a un período corto de gestación y/o
a un crecimiento retardado intrauterino.
Sí que se conocen algunos factores de riesgo que
favorecen estas situaciones que, según diversos autores(1,7,16-18) son:
1. Edad de la madre (menor de 17 años, mayor de 34
años).
2. Raza.
3. Tabaco.
4. Consumo de alcohol y drogas.
5. Número de partos previos.
6. Infecciones del tracto genitourinario.
7. Corta estatura y bajo peso de la madre previo.
8. Poca ganancia de peso de la madre.
9. Hipertensión.
10. Diabetes.
11. Estrés físico y psicológico.
12. Bajo estatus socioeconómico.
13. Pobre nivel de educación de la madre.
14. Malnutrición de la madre.
Siendo los más citados como asociación positiva el tabaco, el bajo peso previo de la madre y la
falta de ganancia de peso de ésta durante el embarazo.
Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

Relación EP- Bajo peso al nacer
Muchas líneas de investigación han sugerido la posible asociación entre infecciones agudas o subclínicas
con problemas en el embarazo. La hipótesis sugiere
que durante una infección subclínica, los microorganismos y sus lipopolisacáridos (LPS) pueden penetrar
en la cavidad uterina tanto desde el tracto genital inferior como por el torrente sanguíneo.
La asociación de la vaginosis bacteriana con PLBW
es un claro ejemplo de infección directa próxima al
canal del parto. Esta infección está producida por anaerobios Gram negativos. Como consecuencia de la
vaginitis, se desencadena una reacción inmunitaria en
la zona, con activación de las células mediadoras de
la inflamación, producción de citoquinas y síntesis de
prostaglandinas que parece actuar en la aparición de
un parto pretérmino(17).
Por otro lado, existe evidencia sobre infección en
el fluido amniótico asociada a nacimientos pretérmino y PLBW. Esta situación se da en ocasiones con
ausencia de infección vaginal o cervical, lo que sugiere que sitios distantes de infección o sepsis podrían
alcanzar la placenta(21). Las infecciones a distancia como
lo es la periodontitis podría representar una fuente
importante de infección e inflamación durante el embarazo(16). La enfermedad periodontal es una infección
crónica producida por microorganismos anaerobios
Gram negativos(21) que podría desencadenar una bacteriemia así como la producción de mediadores de
la inflamación por parte de la madre. Se ha observado que en el segundo trimestre del embarazo, la cantidad de especies bacterianas Gram negativas presentes en la placa aumenta. Esto junto con la progresión
de la enfermedad, podría producir moléculas bioactivas como los LPS que activan a los macrófagos y otras
células para sintetizar y secretar citoquinas (IL-1β, TNF-

PE 17/4

4/3/08

10:47

Página 251

PERIODONCIA Y OSTEOINTEGRACIÓN
Volumen 17
Número 4
Octubre-Diciembre 2007

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

α, IL-6, PGE2) y metaloproteinasas. Si estas moléculas
pasan al torrente sanguíneo y cruzan la membrana placentaria, podrían aumentar los niveles fisiológicos de
PGE2 y TNF-α del líquido amniótico e inducir un parto
prematuro(17).
En cuanto a la microbiología, es interesante que
citemos el trabajo de Madianos, cuya conclusión
determina que hay una mayor tasa de partos pretérmino entre las mujeres sin IgG contra las bacterias
del “complejo rojo” (bacterias muy peligrosas peridontopatógenas:
Porphyromonas gingivalis,
Tannerella Forsithia y Treponema denticola). Y que
la respuesta fetal de Ig M contra los patógenos del
complejo naranja (bacterias peligrosas peridontopatógenas: Campylobacter rectus, Fusobacterium nucleatum, Peptostreptococcus micros, Prevotella nigrescens y Prevotella intermedia) es mayor en neonatos
pretérmino que neonatos a término(20). Otros autores
también observaron mayores niveles de Aa, Pg, Tf
y Td en madres con partos pretérmino y niños de
bajo peso al nacer(21,22).
La primera cita histórica de esta asociación la hicieron Offenbacher y cols. en 1996 cuando sugirieron
que la periodontitis materna era un factor de riesgo
para el nacimiento de niños prematuros y de bajo peso
(PLBW), pues podría ser una fuente de infección e
inflamación durante el embarazo(6). En un estudio clínico de 124 mujeres embarazadas y recién paridas,
controlaron todos los factores de riesgo conocidos. Los
resultados mostraron que la pérdida de inserción era
mayor en las mujeres que habían sufrido parto pretérmino y concluyeron que la periodontitis era un
nuevo factor de riesgo para PLBW(16). Offenbacher y
cols. en 2001 sobre 814 mujeres que acababan de dar
a luz realizaron un estudio prospectivo de cohortes
a 5 años, donde finalmente concluyeron que la periodontitis era un nuevo factor de riesgo modificable y
significativo para partos pretérmino y PLBW(23).
Sucesivos análisis como el de Jeffcoat y cols. sobre
1.313 mujeres embarazadas con periodontitis severa
generalizada(19) y el de López(12) sobre 400 mujeres con
enfermedad periodontal distribuidas aleatoriamente
en diferentes grupos de tratamiento, confirmaron que

la periodontitis era un factor de riesgo independiente para los partos pretérmino. Estudios más recientes,
como los de Marín(24), Moliterno(25), y Radnai(26) también coinciden en la asociación entre mujeres embarazadas que padecen periodontitis y niños de bajo
peso al nacer. Dörtbudak considera la periodontitis
como un marcador de riesgo en embarazadas, ya que
puede inducir una respuesta primaria del huésped que
lleve a un nacimiento pretérmino(22). Además, varios
trabajos han observado que hay una asociación con
el tipo de periodontitis, básicamente la crónica moderada y la avanzada(6,7,15,19).
Sin embargo, a pesar de la tendencia creciente de
publicaciones que muestran una correlación positiva
entre enfermedad periodontal y bajo peso al nacer,
encontramos trabajos que muestran resultados negativos. Mitchell-Lewis y cols. no encontraron evidencia
que relacionara la periodontitis con el parto pretérmino(11), tal y como ocurrió en el estudio clínico de
casos/controles sobre una población mixta de razas
realizado por Davenport y cols.(8). Tampoco se observó esta asociación en el trabajo de Noack sobre una
población caucásica de 101 mujeres embarazadas(27).
Por otro lado, Farrel encontró una relación entre periodontitis y abortos tardíos pero no entre enfermedad
periodontal y partos pretérmino(9).
Respecto al impacto de la terapia periodontal en
el embarazo, los estudios de López(12) y de Jeffcoat(13)
han sugerido que la terapia periodontal no quirúrgica en mujeres embarazadas, podría reducir el riesgo de partos pretérmino y los nacimientos de bajo
peso. No se han encontrado estudios que demuestren que el raspado y alisado radicular así como la
terapia periodontal de soporte sean contraproducentes
en el embarazo, aunque se necesitan más estudios al
respecto. Por otro lado, según Hujoel, interrumpir el
cuidado periodontal en periodontitis crónicas durante el embarazo no incrementa el riesgo de bajo peso
al nacer(28).
Tratamiento
1. Prevención de riesgos (según Offenbacher):
• Eliminar o reducir el hábito tabáquico.
Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

251

PE 17/4

252

4/3/08

10:47

Página 252

P. de Grado Cabanilles
M. Naverac Aznar
F. Gil Loscos

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

• Nutrición (ayudar a aumentar el peso de la madre
previo al embarazo, asegurar una ganancia adecuada de peso en el embarazo).
• Cuidados médicos (reducir la morbilidad).
• Citas más frecuentes de mantenimiento en pacientes periodontales embarazadas.
2. Tratamiento:
• Durante el segundo trimestre de embarazo se
puede tratar a la paciente bajo unos límites seguros y fiables.
• Se puede hacer tratamiento periodontal básico
completo incluso utilizando anestesia.
• En el primer y tercer mes del embarazo, se recomienda únicamente hacer terapia periodontal de
soporte y tratamientos de urgencia.

tes en la población humana(29). La enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad/morbilidad en los países desarrollados. En España se ha
estimado que 63.000 individuos sufrieron infarto de
miocardio en 2001, con un 55,7% de muertes en los
primeros 28 días(30). Las enfermedades cardiovasculares incluyendo la aterosclerosis y el infarto de miocardio, ocurren como resultado de un complejo grupo
de factores genéticos y medioambientales. Los factores genéticos incluyen la edad, metabolismo lipídico,
obesidad, hipertensión, diabetes. Los factores medioambientales incluyen el nivel socio-económico, ejercicio, estrés, dieta, el tabaco e infecciones crónicas.

Conclusiones
1. El bajo peso al nacer conlleva morbilidad, mortalidad y coste social. Es la primera causa de muerte
en niños.
2. Las infecciones y la respuesta inflamatoria de la
madre son un claro factor de riesgo para complicaciones obstétricas que resultan en niños de bajo
peso al nacer.
3. Hay evidencia de que la periodontitis pueda producir un estado inflamatorio importante que resulte en PLBW.
4. La prevención es el mejor tratamiento para reducir la frecuencia de partos pretérmino y niños de
bajo peso al nacer. En pacientes periodontales en
fase de mantenimiento, se debe seguir con la terapia periodontal de soporte, y si es necesario, la
paciente acudirá con más frecuencia.
5. Si se ha de realizar tratamiento periodontal, se efectuará pasado el primer trimestre de embarazo y
antes del tercero.

De toda la patología cardiovascular, la cardiopatía
isquémica (CI) es la alteración más interesante en cuanto a su posible relación con la enfermedad periodontal.
La causa más frecuente de CI es la obstrucción de
las arterias coronarias debido, en la mayor parte de
los casos, a la aterosclerosis. La aterosclerosis es una
enfermedad crónica que afecta a las arterias de mediano y gran calibre tanto en su capa muscular como elástica. Cuando la aterosclerosis afecta a las arterias coronarias produce su estrechamiento u oclusión lo que
da lugar a una irrigación deficiente del corazón, facilitando la aparición de angina de pecho y/o el infarto
de miocardio(31).
Se han propuesto varias teorías sobre la etiopatogenia de las placas de ateroma, siendo la más aceptada la hipótesis de la respuesta a la lesión endotelial en las arterias coronarias. En ella se distinguen 4
fenómenos:
1. Alteración de la función endotelial.
2. Proliferación de las células musculares lisas.
3. Acúmulo de ésteres de colesterol y células espumosas.
4. Acción de macrófagos/monocitos y otros mecanismos inflamatorios.
Como consecuencia del daño endotelial provocado por estos fenómenos, se producen una serie de

RELACIÓN ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR Y
ENFERMEDAD PERIODONTAL
La enfermedad periodontal y la enfermedad cardiovascular son dos patologías inflamatorias frecuenPeriodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

Definición

PE 17/4

4/3/08

10:47

Página 253

PERIODONCIA Y OSTEOINTEGRACIÓN
Volumen 17
Número 4
Octubre-Diciembre 2007

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

reacciones celulares(32) que favorecen la aterosclerosis
y, por tanto, el estrechamiento/oclusión del vaso, la
aparición de aneurismas o el desprendimiento de un
trombo.
La periodontitis es una reacción inflamatoria crónica como respuesta a bacterias anaeróbicas gramnegativas que afectan a los tejidos que soportan el
diente. Sabemos que estas bacterias periodontales y
sus productos, pueden acceder al sistema vascular
del tejido conectivo subyacente desde la bolsa periodontal, y desde ahí pasar a la circulación general(33).
Estas bacteriemias son proporcionales a la intensidad
y duración de la enfermedad periodontal y al grado
de higiene oral del individuo. También se sabe que
procedimientos dentales de rutina como el cepillado
dental provocan un tránsito de bacterias al torrente
sanguíneo. De esta forma se crea un estado crónico
de intercambio de bacterias y sus productos que
pasan desapercibidos tanto para el paciente como
para el odontólogo y que puede favorecer un daño
orgánico a distancia (por ejemplo: endocarditis o aterosclerosis)(34).
Los procesos inflamatorios crónicos sistémicos han
llegado a formar parte de la etiopatogenia de la aterosclerosis y se presume que están envueltos en la iniciación, progresión y en las etapas finales del infarto
de miocardio(35).
Se sabe que la periodontitis juega un papel importante en el desarrollo de distintas enfermedades sistémicas y muchos trabajos establecen una relación entre
la enfermedad periodontal y algunas patologías cardiovasculares. Se ha descrito que la severidad de la
periodontitis puede estar directamente asociada al riesgo de padecer cardiopatía coronaria.
La enfermedad periodontal comparte una serie
de factores de riesgo con las enfermedades cardiovasculares: 1) afectan a personas de edad avanzada, principalmente hombres; 2) diabéticos; 3) con
nivel socio-económico bajo; 4) fumadores; 5) con
hipertensión y 6) con estrés. Estas similitudes indican que la enfermedad periodontal y la enfermedad
cardiovascular presentan factores etiológicos comunes(31).

Factores asociados a la cardiopatía isquémica y
la periodontitis(31)
Existen una serie de condiciones, fisiológicas o patológicas, que pueden asociarse a la presencia de periodontitis y de enfermedades coronarias, que pueden
tener mayor o menor relevancia en la aparición de
ambas entidades:
Sexo: En la CI los hombres son el grupo más afectado por esta patología. A partir de los 65 años de
edad, las mujeres se vuelven tan vulnerables a la mortalidad cardiovascular como los hombres. Otra condición que influye son los cambios hormonales. En las
mujeres post-menopáusicas la tasa de incidencia de
cardiopatía coronaria es dos o tres veces mayor que
el de las mujeres de la misma edad que aun no han
tenido la menopausia.
Edad: Es un factor de riesgo tanto para la patología
cardiovascular como para la periodontitis ya que, más
del 30% de los adultos mayores de 50 años de edad
presentan periodontitis(31). Según Mattila y cols., que la
edad del paciente esté por encima o por debajo de 50
años tienen un alto impacto en el riesgo de ECV asociada a periodontitis. Los individuos que desarrollan
ECV en edades tempranas parecen ser aquellos en los
que la infección dental avanzada, especialmente periodontitis, también se desarrolló a una edad relativamente
temprana(36). DeStefano concluye que la enfermedad
periodontal se asocia con un mayor riesgo de padecer
ECV, particularmente en hombres menores de 50
años(37).
Hipertensión arterial (HTA): La HTA es, junto
con el consumo de tabaco y la hipercolesterolemia,
uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de la CI y para los accidentes cerebrovasculares. Así mismo el riesgo de ECV en pacientes hipertensos es tres veces superior al de no pretensos; existe un riego 2,5 veces superior de padecer CI y 7 veces
superior de padecer enfermedad cardiovascular, por
lo que en este caso puede hablarse de un factor de
riesgo de un elevado grado de asociación(33). A pesar
de esto, no se ha descrito ninguna relación directa
entre la periodontitis y la HTA(31).
Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

253

PE 17/4

254

4/3/08

10:47

Página 254

P. de Grado Cabanilles
M. Naverac Aznar
F. Gil Loscos

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

Tabaco: El tabaquismo es uno de los principales
factores de riesgo para la CI. Por otra parte, el hábito
de fumar agrava la enfermedad periodontal y es considerado como un factor de predicción de la pérdida
de inserción, de la disminución del nivel óseo así como
de la respuesta deficiente frente al tratamiento periodontal convencional.
Diabetes: Es de consenso general que el paciente
diabético debe controlar cualquier infección, ya que
ésta puede descompensar la enfermedad de base. La
periodontitis, como enfermedad infecciosa, empeora
la diabetes y a su vez, ésta influye desfavorablemente tanto en la patología periodontal como en la CI.
Dieta: Se sabe que existe una relación estrecha entre
la ingesta media de grasas y colesterol, los niveles
de colesterol en suero, la gravedad de la aterosclerosis y las tasas de morbilidad y mortalidad de la CI. La
relación entre la hiperlipemia y la periodontitis radica
en la respuesta inflamatoria del individuo frente a los
lipopolisacáridos (LPS) de los microorganismos patógenos como la Porfyromonas gingivalis. Los LPS actúan activando una cascada inflamatoria mediada por
las citoquinas y generando complicaciones a nivel
endotelial de los vasos sanguíneos asociadas con la
formación de la placa de ateroma(31).

periodontitis y pobre higiene oral tenían 25% más
de riesgo de padecer ECV que los que tenían mejor
salud periodontal. En pacientes con periodontitis y
además menores de 50 años el riesgo de padecer
ECV se elevaba al 70%(37).
4. Paunio concluyó que el número de dientes perdidos se asocia de manera significativa con el riesgo
de padecer ECV(40). Loesche y Joshipura también
indican que las ECV se relacionan inversamente con
el número de dientes en boca(41,42).
5. Emingil y cols. establecen una relación entre periodontitis e infarto agudo de miocardio: el 45% de
pacientes que presentaba bolsas periodontales ≥ 4
mm tenía antecedentes de infarto, en comparación
con el 25% de los controles(43).
6. Kweider y cols. encontraron que pacientes que presentaban periodontitis tenían valores significativamente más altos de fibrinógeno y de células blancas en sangre en comparación con los controles,
los cuales son dos factores asociados con un incremento de la viscosidad sanguínea y del riesgo de
trombosis(44).
7. Beck y cols. en 1996 realizaron un estudio en 1.147
varones con periodontitis y sin patología cardiovacular. Tras un periodo de seguimiento de siete
años, 207 pacientes desarrollaron enfermedad cardiovascular. Los pacientes que presentaban pérdida ósea avanzada presentaban un incremento
del 50% en la incidencia de enfermedad coronaria. Aquellos pacientes con presencia de bolsas
generalizadas mayores de 3 mm tenían un riesgo
3,6 veces mayor de desarrollar un accidente isquémico coronario(45).
Hay que considerar las limitaciones de estos estudios. En todo estudio clínico es obligatorio que se
controlen todas las variables, es decir, todos los factores de riesgo de la ECV. La enfermedad periodontal y las ECV comparten muchos factores de riesgo
como hemos comentado anteriormente. El hecho de
que estos factores sean comunes en ambas enfermedades pueden sesgar los resultados de los estudios y originar una asociación causal pero no verdadera entre ambas(32). Por lo tanto, existen trabajos que

Relación enfermedad periodontal-enfermedad
cardiovascular
Encontramos en la literatura gran variedad de estudios epidemiológicos que relacionan la enfermedad
periodontal y las ACV. En este apartado comentaremos algunos de los más significativos:
1. MacKenzie y Mallard en 1963, hallaron que el 62%
de pacientes con aterosclerosis, tenían mayor pérdida de hueso que los pacientes sanos(38).
2. Syrjayen y cols. en 1989, concluyeron que existía
una relación entre una salud oral deficiente y el
infarto cerebral en hombres. Por lo tanto se sugirió
que las infecciones dentales crónicas como la periodontitis en varones de más de 50 años era un factor de riesgo para el infarto cerebral(39).
3. DeStefano en 1993 observó que los pacientes con
Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

PE 17/4

4/3/08

10:47

Página 255

PERIODONCIA Y OSTEOINTEGRACIÓN
Volumen 17
Número 4
Octubre-Diciembre 2007

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

afirman que no existen suficientes estudios para constatar que las enfermedades sistémicas, excepto la
endocarditis bacteriana, estén relacionadas con la
periodontitis(46,47). Chong, Kezele y Armitage en una
revisión realizaron un análisis de los trabajos realizados por Mattila y cols., Joshipura y cols. y Beck y
cols. y concluyeron que no aparecía asociación entre
la periodontitis y la cardiopatía isquémica y que si la
hubiera era muy leve(31).
También existen numerosos trabajos que no han
encontrado relación entre estas dos entidades como
los trabajos de Hujoel y cols. donde en uno de sus
estudios encontraron que la eliminación de todas las
infecciones dentales crónicas no conducía a una disminución de experimentar una enfermedad coronaria(48).
En la actualidad, se ha hallado que la asociación
más probable entre ambas enfermedades es la interacción entre los productos de la placa bacteriana y la
respuesta inflamatoria e inmunológica del huésped.
Como consecuencia de la agresión bacteriana provocada por la enfermedad periodontal se liberan una
serie de mediadores inflamatorios(34) que podrían incrementar la actividad inflamatoria en las lesiones coronarias(31) favoreciendo la formación de placas de ateroma y el estrechamiento de la luz de los vasos(34) y
así predisponer a la patología cardiovascular(31). Entre
los mediadores más importantes encontramos la interleuquina(31) (IL-1), el factor de necrosis tumoral (TNF),
el tromboxano A2, la Prostaglandina E2 (PGE2)(33), la
proteína C-reactiva y el fibrinógeno.

Conclusiones
1. Se han publicado varias revisiones sobre la posible
asociación entre enfermedad periodontal y cardiopatía isquémica, y, aunque revisan la misma literatura, la interpretación y las conclusiones de los
distintos autores no son consistentes. Sin embargo,
tanto los clínicos como los pacientes deberían tener
en cuenta esta asociación y los potenciales beneficios preventivos que se obtienen mediante el tratamiento periodontal(29).
2. De confirmarse que la periodontitis pudiese influenciar en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, sería de gran interés que los pacientes conocieran el beneficio que supondría para su estado
de salud general el tratamiento de su enfermedad
periodontal y una mejor higiene oral(34).
3. Desde el punto de vista periodontal, la presencia
de una ECV debería ser una causa de motivación
extra para los pacientes y se deberían incluir protocolos de profilaxis y tratamiento periodontal en
aquellos individuos con enfermedad coronaria y en
aquellos en los que por sus antecedentes familiares, estilo de vida etc., los hace susceptibles de padecerla(34).
4. Por otra parte, nuestro tratamiento no sólo debe ir
dirigido a controlar la periodontitis y los hábitos de
higiene oral sino, además, a prevenir mediante
modificaciones de la conducta ciertos hábitos y factores que son de riesgo, como por ejemplo, tabaco
o estrés.

Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

255

PE 17/4

4/3/08

10:47

Página 256

P. de Grado Cabanilles
M. Naverac Aznar
F. Gil Loscos

256

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

PERIODONTAL MEDICINE. A REVIEW OF SYSTEMIC DISEASES RELATED TO PERIODONTAL DISEASE AND VICEVERSA.
PART II
ABSTRACT
Periodontal medicine has for aim to establish a relation between periodontal diseases and systemic diseases. Increasingly, it is
putting in knowledge of the society this possible interaction which can create doubts or worries at patients. For it, the dental
hygienist must know what it is periodontal medicine, which systemic diseases are related to periodontal disease and how affects systemic diseases at periodontal disease.
In this article we will review the relation between preterm and low birth weight and cardiovascular diseases with periodontal
diseases.

MEDECINE PARODONTALE. REVUE DE LA LITERATURE DES DIFFERENTES MALADIES SYSTEMIQUES ET LEUR CORRELATION AVEC LA MALADIE PARODONTALE
RESUMÉ
LA medecine parodontale a pour objet d’etablir une relation entre maladies parodontales et maladies systémiques. Au niveau
de la societé en general, il est de plus en plus connu le fait de l’interaction des maladies de la bouche avec les maladies generales.
L’higieniste dentaire doit connaître ce qu’est la medecine parodontale et la relation entre les differentes maladies systemiques et la
maladie parodontale. On va revoir la relation avec la naissance d’enfants prematures et al relation avec les maladies cardiovasculaires.

MEDICINA PERIODONTAL. REVISÃO BIBLIOGRÁFICA DE DIFERENTES DOENÇAS SISTÉMICAS QUE AFECTAM AS
DOENÇAS PERIODONTAIS E VICE-VERSA (2ª PARTE)
RESUMO
A medicina periodontal tem por objectivo estabelecer uma relação entre as doenças periodontais e as doenças sistémicas. Cada
vez mais a sociedade conhece a possível interacção entre estes tipos de doenças, o que cria dúvidas e inquietudes acerca da saúde
oral de um doente e da sua saúde sistémica. Por este motivo, o higienista oral deve saber o que é a medicina periodontal, quais as
doenças sistémicas e a forma em que se relacionam com a doença periodontal.
Neste segundo artigo faremos a revisão da relação existente entre o nascimento de bebés prematuros ou de baixo peso e as
doenças cardiovasculares com as doenças periodontais.

BIBLIOGRAFÍA
1. Bobetsis YA y cols. Exploring the relationship between periodontal disease and pregnancy complications. JADA 2006;137:7-13.

4. Contreras A y cols. Periodontitis is associated with preeclampsia in pregnant women. J Periodontol 2006;77:182-188.

2. Sanchis Bielsa JM. Manifestaciones orales en el embarazo y consideraciones odontoestomatológicas. En: Bagán JV (ed). Medicina
Oral. Barcelona: Masson, S. A.,1995: 662-681.

5. Oettinger-Barak O y cols. Severe pregnancy complication (preclampsia) is associated with greater periodontal destruction. J
Periodontol 2005;76:134-137.

3. Díaz Guzman LM, Castellanos JL. Lesiones de la mucosa bucal
y comportamiento de la enfermedad periodontal en embarazadas. Med Oral Patol Oral Cir Bucal 2004;9:430-7.

6. Offenbacher S, Katz V, Fertik G, et al. Periodontal disease as a
possible risk factor for preterm low birth weight. J Periodontol
1996;67(suppl):1103-1113).

Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

PE 17/4

4/3/08

10:47

Página 257

PERIODONCIA Y OSTEOINTEGRACIÓN
Volumen 17
Número 4
Octubre-Diciembre 2007

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

7. Radnai M, Gorzó I, Nagy E, Urbán E, Novák T, Pál A. A possible association between preterm birth and early periodontitis.
Pilot study. J Clin Periodontol 2004;31:736-741.

22. Dörtbudak O, Eberhardt R, Ulm M, Persson GR. Periodontitis, a
marker of risk in pregnancy for preterm birth. J Clin Periodontol
2005;32:45-52.

8. Davenport ES, Williams C, Sterne JAC, Murad S,
Sivapathasundram V, Curtis MA. Maternal periodontal disease and preterm low birthweight: case-control study. J Dent Res
2002;81:313-318.

23. Offenbacher S, Lieff S, Boggess KA Murtha AP, Madianos PN,
Champagne C, McKaig RG, Jared HL, Mauriello SM, Auten RL,
Herbert W, Beck JD. Maternal periodontitis and prematurity. Part
I: Obstetric outcome of prematurity and growth restriction. Ann
Periodontol 2001;6:164-174.

9. Farrel S, Ide M, Wilson RF. The relationship between maternal
periodontitis, adverse pregnancy outcome and miscarriage in
never smokers. J Clin Periodontol 2006;33:115-120.
10. Pitiphat W y cols. Periodontitis and plasma C-reactive protein
during pregnancy. J Periodontol 2006;77:821-825.
11. Mitchell – Lewis DA, Engebretson S, Chen JC, Lamster IB,
Papapanou PN. Periodontal infections and pre-term birth: early
findings from a cohort of young minority women in New York.
Eur J Oral Sci 2001;109:34-9.
12. López NJ, Smith PC, Gutierrez J. Periodontal therapy may reduce the risk of preterm low birth weight in women with periodontal disease: A randomized controlled trial. J Periodontol 2002;
73:911-924.
13. Jeffcoat MK, Hauth JC, Geurs NC, Reddy MS, Cliver SP, Hodgkins
PM, Goldenberg RL. Periodontal disease and preterm birth:
Results of a pilot intervention study. J Periodontol 2003;74:12141218.
14. Scannapieco F y cols. Periodontal disease as a risk factor for
adverse pregnancy outcomes. A systematic review. Ann
Periodontol 2003;8:70-77.
15. Offenbacher S, Jared HL, O´Reilly PG, Wells SR, Salvi GE,
Lawrence HP, Socransky SS, Beck JD. Potential pathogenic
mechanisms of periodontitis – associated pregnancy complications. Annals of Periodontology 1998;3:233-250.
16. Yeo BK, Lim LP, Paquette DW, Williams RC. Periodontal disease – The emergence of risk for systemic conditions: Pre – term
low birth weight. Ann Acad Med Singapore 2005;34:111-6.
17. Li X, Kolltveit KM, Tronstad L, Olsen I. Systemic disease caused
by oral infection. Clinical Microbiology Reviews 2000;13:547-558.
18. Madianos PN, Bobetsis GA, Kinane DF. Is periodontitis associated with an increased risk of coronary heart disease and preterm and / or low birth weight births? J Clin Periodontol 2002;
29 (Suppl. 3):22-36.

24. Marin C, Segura-Egea JJ, Martínez-Sauquillo A, Bullón P.
Correlation between infant birth weight and mother’s periodontal
status. J Clin Periodontol 2005;32:299-304.
25. Moliterno LFM, Monteiro B, da Silva Figueredo CM, Fischer RG.
Association between periodontitis and low birth weight: a casecontrol study. J Clin Periodontol 2005;32:886-890.
26. Radnai M, Gorzó I, Urbán E, Eller J, Novák T, Pál A. Possible
association between mother’s periodontal status and preterm
delivery. J Clin Periodonto 2006;33:791-796.
27. Noack B, Klingenberg J, Weigelt J, Hoffman T. Periodontal status and preterm low birth weight: a case control study. J
Periodont Res 2005;40:339-35.
28. Hujoel PP, Lydon-Rochelle M, Robertson PB, del Aguila MA.
Cessation of periodontal care during pregnancy: effect on infant
birthweight. Eur J Oral Sci 2006;114:2-7.
29. Paquette DW, Brodala N, Nichols T. Cardiovascular disease,
inflammation, and periodontal infection. Periodontology 2000
2007;44:113-126.
30. Cueto A, Mesa F, Bravo M, Ocaña-Riola R. Periodontitis as risk
factor for acute myocardial infartion. A case control study of
Spanish adults. J Periodont Res 2005;40:36-42.
31. Luis-Delgado O, Echevarría García JJ, Berini-Aytés L, Gay Escoda
C. La periodontitis como factor de riesgo en los pacientes con
cardiopatía isquémica. Med Oral 2004;9:125-37.
32. Castro Lara J, Ibero Sagastibelza I, Bascones A. ¿Es la enfermedad periodontal un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares? (I). Etiopatogenia y ensayos clínicos. Av Periodon
Implantol 2001;13(2):65-75.
33. Jiménez-Beato G, Machuca-Portillo G. Heart and periodontal
diseases: Does evidence exist of association? Med Oral Patol
Oral Cir Bucal 2005;10:215-20.

19. Jeffcoat MK, Geurs NC, Reddy MS, Goldenberg RL, Hauth JC.
Current evidence regarding periodontal disease as a risk factor
in preterm birth. Ann Periodontol 2001;61:183-188.

34. Castro Lara J, Ibero Sagastibelza I, Bascones A. ¿Es la enfermedad periodontal un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares? (II). Modelo biológico. Av Periodon Implantol
2001;13(3):33-44.

20. Madianos PN, Lieff S, Murtha AP, Boggess KA, Auten RL, Beck
JD, Offenbacher S. Ann Periodontol 2001;6:175-182.

35. Meurman JH, Sanz M, Janket S. Oral Health, atherosclerosis and
cardiovascular disease. Crit Rev Oral Biol Med 2004;15(6):403-13.

21. Offenbacher S, Beck JD, Lieff S, Slade G. Role of periodontitis
in systemic health: spontaneous preterm birth. J Dent Educ
1998;62:852-858.

36. Mattila KJ, Asikainen S, Wolf J, Jousimies-Somer H, Valtonen V
and Nieminen M. Age, dental infections, and coronary heart disease. J Dent Res 2000;79(2):756-760.

Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

257

PE 17/4

258

4/3/08

10:47

Página 258

P. de Grado Cabanilles
M. Naverac Aznar
F. Gil Loscos

Medicina Periodontal. Revisión bibliográfica de distintas
enfermedades sistémicas que afectan a las enfermedades
periodontales y viceversa (2ª parte)

37. DeStefano F, Anda RF, Kahn HS, Williamson DF, Russel CM.
Dental disease and risk of coronary Herat disease and mortality.
Br Med J 1993;306:688-691.

43. Emingil G, Budeneli E, Aliyev A, Akilli A, Atilla G. Association
between periodontal disease anda cute myocardial infarction. J
Periodontol 2000 Dec;71(12):1882-6.

38. Mackenzie RS, Millard HD. Interrelated effects of diabetes, arteriosclerosis and calculus on alveolar bone loss. J Am Dent Assoc
1963;66:192-198.

44. Kweider M, Lowe GD, Murray GD, Kinane DF, Mc Gowan DA.
Dental disease, fibrinogen and white cell count; links with myocardial infarction? Scott Med J 1993 Jun;38(3):73-4.

39. Syrjanen J, Peltola J, Valtonel V. Dental infections in association
with cerebral infarction in young and middle-aged men. J Intern
Med 1989;225:179-84.

45. Beck J, Garcia R, Heiss G, Voconas PS and Offenbacher S.
Periodontal disease and cardiovascular disease. J Periodontol
1996;67: 1123-1137

40. Paunio K, Tiekso J, Impivaara O, Mäki J. Missing teeth and ischaemic heart disease in men aged 45-64 years. Eur Heart J 1993;
14(Suppl K):54-56.

46. Kinane D. Increasing evidence of a link between dental health
and coronary Herat disease. Br Dent J 1998;184:39.

41. Loesche WJ, Schork A, Terpenning MS, Chen Y-M, Der. C,
Domínguez BL. The relationship between dental disease and
cerebral vascular accident in elderly Unitated States Veterans.
Ann Periodontol 1998;3:161-174.
42. Joshipura KJ, Rimm EB, Douglass CW, Trichopoulos D, Ascherio
A and Willett WC. Poor Oral Health and coronary Herat disease. J Dent Res 1996;75(9):1631-1636.

Periodoncia y Osteointegración 2007; 17 (Nº 4) Fasc. 11:247-258

47. Seymour R, Steele J. Is there a link between periodontal disease and coronary heart disease? Br Dental J 1998;184:3338.
48. Hujoel PP, Drangsholt M, Spiekerman C, Deroguen TA.
Examining the link between coronary heart disease and the
elimination of chronic dental infections. JADA 2001
July;132:883-889.