Una breve semblanza de la Irrupción del Marxismo Crítico en México y el

Seminario de El Capital
Es para nosotros un gran placer y motivo de orgullo darles la más cordial bienvenida a
este “Primer Seminario de El capital”, que para ser precisos no es el primero, aunque sí
es el primero que se propone en más de una década. Este Seminario pretende recoger
una rica tradición que se remonta a la gesta estudiantil internacional de 1968 que
culminó en el Mayo francés y en la conciencia de la necesidad de estudiar y reflexionar
críticamente el pensamiento de Karl Marx. Es al calor de este gran sesgo generacional,
con tintes mayoritariamente revolucionarios y a las gestiones del maestro José Luís
Ceceña que la entonces Escuela Nacional de Economía (ENE), hoy Facultad, vivió uno
de sus momentos de mayor democracia y participación estudiantil, siendo así campo
fértil para el pensamiento critico de izquierda, posibilitando la llamada irrupción
Marxista en México.
En efecto, la irrupción de una lectura no dogmática, libre del canon estaliniano y rica en
debates marcados por la autocrítica, llegó relativamente tarde a nuestro país, pero con
un gran ímpetu, logrando rápidamente la proliferación de obras, que en su mayor parte
trataron de explicar el desarrollo del capitalismo en México, como la ya clásica
“Dialéctica de la economía mexicana” de Alfonso Aguilar o los profundos y radicales
esfuerzos teóricos de José Revueltas.
Es a mediados de los sesenta, cuando el Maestro Ramón Ramírez, exiliado español que
impartía cátedra en la ENE, asistió a un seminario de lectura del El Capital para
dirigentes revolucionarios en la recientemente liberada República de Cuba, donde
participaron los comandantes Ernesto Che Guevara y Fidel Castro. A su regreso, se
dedicó a gestionar ante las autoridades de la Escuela la apertura de un espacio que
emulara los esfuerzos cubanos por difundir la Crítica de la Economía Política (CEP).
Sin embargo, la directora en turno, Ifigenia Martínez, se opondrá enfáticamente a dicho
fin. Pese a ello, el Maestro Ramón Ramírez, de la mano de estudiantes y algunos
profesores, inicia de manera extracurricular las primeas sesiones de lo que será El
Seminario de El Capital.
Así, se abre la posibilidad de estudiar, por primera vez, con rigor, el discurso de la
Critica de la Economía Política en nuestro país. Logrando que en 1972 el Seminario
reciba reconocimiento oficial (ya con José Luis Ceceña como director y gracias a la

la fuerza productiva del . los estudiantes y profesores aglutinados en el Seminario lograrán establecer a la crítica de la economía política como uno de los pilares del plan de estudios de la Facultad. entre ellos la desaparición de dicho Seminario a mediados de los años noventa. Y la razón por la cual la tradición crítica ha logrado mantenerse en pie. sino expresión de un profundo cambio cultural que acontece en nuestro país y que fortalece la tradición crítica que caracteriza a nuestra Universidad. dicho sea de paso. abierto a todas las corrientes políticas de izquierda. orquestada por el burócrata neoliberal Juan Pablo Arroyo Ortiz. de una civilización capitalista que está llevando a la humanidad a la crisis y la devastación. al tiempo que se compromete con la lucha social del creciente proletariado. De esta embestida. sino establecer las bases para la producción de un sujeto que. asume el compromiso de explicar científicamente la realidad nacional y mundial utilizando el bagaje teórico del pensamiento marxista. del cual él mismo forma parte. Esta lucha es producto del trabajo concreto de muchos profesores. La fundación del Seminario de El capital no fue resultado del capricho momentáneo de grupos aislados y radicalizados en el vacío. es que esta tradición no es resultado de la costumbre. hoy miembro del consejo técnico de esta institución y funcionario del Ceneval. el principal instrumento que han utilizado los neoliberales para privatizar la educación en México y jugoso negocio de corruptos funcionarios gubernamentales.gran movilización autogestiva de los años anteriores). a la embestida sistemática de las autoridades universitarias por erradicarla y a los múltiples intentos por privatizar la educación pública. Lo que permitió no sólo la formación de economistas que superan la estrecha visión de la “maximización del beneficio” y “la aplicación de los recursos escasos en usos alternativos”. Tan sólo dos años después. sostenido por el comprometido esfuerzo de profesores críticos que prestaron su apoyo desinteresado — algunos sin recibir remuneración— y de estudiantes organizados que lucharon firmemente por la democratización de los planes de estudio de la facultad. sino expresión de la necesidad que imponen las condiciones materiales existentes. con dignidad. lejos de ser un acrítico profesionista sometido a la institucionalidad. estudiantes y militantes que ante la embestida neoliberal posmoderna han sabido mantener día a día. Esta tradición de lucha ha sobrevivido al desencanto provocado por la caída del llamado “socialismo real”. a los dogmas posmodernos que proclamaron el fin de la historia. esta Facultad ha recibido varios de los peores golpes. Se constituyó como un espacio de convergencia plural y autogestivo.

nuestro reconocimiento para todos ellos. Hoy. Va. Nuestro propósito es que este seminario que hoy comienza pueda contribuir a esta recuperación crítica. pues. Puede ser el tiempo del sujeto y quizás de que ese proletariado sin cabeza inicie la recuperación de lo que es suyo. nos encontramos en tiempos de crisis y por tanto de definición.pensamiento revolucionario de la CEP. abierta y colectiva de la vigencia de la obra de Karl Marx como discurso crítico y emancipador capaz de subvertir a la sociedad burguesa .