LA UNIVERSIDAD

EN LA EDAD MEDIA
Luis Rojas Donat
Este estudio muestra, en primer lugar, una síntesis esquemática de los métodos de
estudio, y, en segundo, destaca el valor de la oralidad y la escritura en la universidad
medieval. La originalidad desarrollada por los maestros medievales para enseñar contenidos
y aprender a pensar, merece ser conocida y valorada actualmente, a fin de descubrir que el
pasado nos da lecciones sorprendentes en un ámbito donde hoy la obsesión por la novedad
ha conducido a planificaciones, a veces, erráticas. Lo que ha continuación se presenta tiene
su contexto y corresponde, pues, a una época con sus particulares requerimientos.
Naturalmente, los actuales son otros, en parte diferentes en parte similares, de tal manera
que esta visión es tan sólo una referencia, tal como puede serlo la experiencia actual de
otras latitudes, de las cuales se confía habitualmente más de lo que la historia nos indica,
nos sugiere, y hasta podría decirse, nos reclama. Si se ha impuesto como verbo capital de la
modernidad, innovar, mi contribución, cuyo valor es necesario encontrarlo en el pasado
mismo, y no en mi síntesis, ha de hallarse en que las innovaciones del hombre actual en
este campo son, en general, pocas, aunque importantes. Una mirada puramente técnica a la
Educación no es suficiente sino va unida a una observación culta, esto es, histórica, de la
enseñanza. Así, junto al verbo técnico innovar, me parece que se ha omitido el culto
recuperar.
I. NACIMIENTO DE LA UNIVERSIDAD
La Universidad es una creación de la Edad Media. Esta sola afirmación valdría para
justipreciar aquella parte importante de nuestra historia occidental —casi la mitad— que
porfiadamente se sigue vilipendiando. La Universidad, aquella corporación que agrupa la
totalidad (universitas) de los maestros y los estudiantes de una misma ciudad, ha tenido la
importancia de difundir el conocimiento que la Antigüedad ya había comenzado a descubrir.
La Edad Media, pues, no ha inventado la educación ni los conocimientos fundamentales de
la ciencia humana, sino que ha sido ella quien los ha difundido, y ha hecho de ese invento
anterior, un fenómeno probablemente más importante y significativo que el descubrimiento
mismo, muchas veces aislado y sin porvenir. Carece de importancia histórica la invención de
un objeto o una idea que no transforme o cambie, mediante su acción, cuanto más extensa
y profunda, las estructuras sociales y mentales de una sociedad. La Edad Media lo ha
hecho, y profundamente, con la Universidad al difundir el glorioso conocimiento acumulado
por la ciencia griega y romana.
El lento derrumbamiento del Imperio Romano se hizo cada vez más evidente a partir
del siglo III, que ve desarticularse progresiva e irremediablemente aquella organización
política y social inmensa que llevaba casi mil años; pero fue durante la cuarta centuria que

1

terminó por desaparecer, dejando una Europa sin orden público, inseguridad por doquier,
violencia y formas primitivas de vida que afectaron a todos los ámbitos de la civilización.
En un ambiente así, la cultura en general sufrió un retroceso tan notable que la
lectura y la escritura habían casi desaparecido, puesto que con ellas, en verdad, los
campesinos no sobrevivían. En medio de una sociedad con altos niveles de salvajismo, las
primeras formas de educación que tuvo la Edad Media se concentraron en las escuelas que
los monasterios tenían en su interior, centro espiritual donde la cultura escrita era todavía
valorada, y por ello se copiaban con amoroso cariño y respeto los viejos textos de la
tradición hebrea, junto a los evangelios y, sin duda, los clásicos griegos y romanos. No era
más que eso, simplemente copiar, tarea ingrata y muy fatigante, descolorida, básica, nunca
valorada lo bastante, pero absolutamente esencial e importante de conservación en una
época que había dejado de escribir, y también de estudiar. Cluny, Fulda, Monte Cassino,
Bec, Fleury-sur-Loire fueron los monasterios cuyas escuelas se especializaron cada vez más
en la enseñanza religiosa y litúrgica. Dicha tarea fue comprendida y asumida por los abades
de aquellos centros espirituales, quienes encargaron a algunos de los monjes la misión de
copiar y volver a copiar una y otra vez los textos que a su custodia estaban. Así, durante
más de cinco siglos conservaron todo cuanto era posible.
Comenzado el segundo milenio, Europa ve un nuevo amanecer. Todos los indicios que
revelan el estado de la civilización manifiestan un evidente mejoramiento: la población
aumenta, la producción agrícola incrementa la alimentación cada vez más diversificada,
lentamente se recupera el comercio y por ello las ciudades adquieren importancia
económica y política, un nueva clase social emerge de los centros urbanos con poder
económico y con una nueva mentalidad, y la educación para esta nueva sociedad urbana se
convierte en un imperativo de los tiempos. La función docente de los monasterios tiende
entonces a reducirse dramáticamente, sustituida por la renovación y ampliación de los
centros de estudios que surgen en el medio urbano, promovidos con el entusiasmo de
algunos obispos cultos al alero de las recientes construcciones que a partir del siglo X va
realizando el renacimiento urbano de la Europa centro-norte. Son las llamadas “escuelas
catedralicias” o “escuelas episcopales” porque nacen junto a la catedral y es el propio obispo
su único maestro.
Erigida como centro aglutinador de la vida ciudadana, la catedral va siendo hogar de
un grupo de canónigos —eclesiásticos adscritos a una catedral— que se reúnen
regularmente en torno al obispo para completar sus estudios y mejorar su conocimiento y
dominio de la lengua latina. Usando la pequeña pero simbólica silla episcopal (kathedra),
desde allí el obispo imparte sus lecciones que, como indica el vocablo, consisten en la
lectura de textos tomados principalmente de la Sagrada Escritura (sacra pagina), los
primeros padres de la Iglesia (Patrística) y también de algunos escogidos autores griegos y
romanos. La calidad de esta enseñanza está entregada indiscutidamente a la cultura del
maestro (magister), con lo cual las escuelas van tomando distinto prestigio en el universo
amplio de la cristiandad latina, de acuerdo con la estatura intelectual del obispo. Por eso,

2

la sociedad medieval pudo conservar vivos los conocimientos técnicos que venían de la Antigüedad. herreros. zapateros. totalidad. el francés métier. solamente la conocen unos pocos aristócratas que no se hallan sometidos a las numerosas prestaciones y obligaciones que sí tiene el hombre común. sobre todo. un milenio después. significaba ya una magna obra cultural. comenzaba su aprendizaje aproximadamente a los trece años cuando era incorporado como aprendiz. esto es. París es algo más tardía. puesto que los romanos habían desarrollado algunas semejantes con el nombre de “colegios” [collegia] donde se integraban los “colegas”. El vocablo “gremio” encuentra su equivalente en otras lenguas europeas (vernáculas) vigentes en la época. pues. habría que hablar de débiles destellos. La noción de libertad. como también exigir la probada competencia final antes de admitir a un nuevo miembro en el gremio. Por cierto. especialmente valiosa en un momento en que la mera tarea de conservación del conocimiento. control férreo del ejercicio del oficio. dice André Vauchez.más que focos culturales. se agruparon a la manera corporativa creando los gremios o cofradías regidos por ordenanzas o estatutos especiales. Laon y. etc. el joven era elevado al rango de oficial y su obligación aquí era la realización o ejecución de una obra o tarea específica. aquellas personas que ejercen un mismo oficio. El aspirante a ser artesano. la progresiva complejidad social hizo surgir organizaciones sociales dentro del ámbito urbano ligadas a los diferentes oficios o trabajos que el desarrollo citadino requería. etapa que se prolongaba alrededor de siete años. y no era posible que cualquier persona pudiera dedicarse libremente a una de estas profesiones. Sobresalen las escuelas de Reims. Había. aislarse de la sociedad. el alemán hansa. ejemplo de competencia. sin disponer de su membresía y la aprobación de sus colegas. por así decirlo. no era una novedad este tipo de organizaciones. En su interior se procuraba mantener al mejor nivel el aprendizaje del mismo. Chartres. El latín. como el inglés guild.. la inmensa mayoría. universo”) la palabra para designar el “conjunto de 3 . Esta inclusión a dicha organización era muy estimada porque creaba un sentido de pertenencia personal y la protección del oficio. albañiles. A medida que la Europa occidental fue creciendo en población. tejedores. mediante la cual podía demostrar las habilidades adquiridas durante su aprendizaje. la lengua interna de la Iglesia. Superada esta primera formación. Así. verdadero monopolio. En un principio sin ninguna organización del curriculum de estudio. encontró en el término universitas (=“un todo. al interior de estas cofradías opresoras pero que protegen. que era. que hoy se conoce por individualismo. Se trata de la llamada obra maestra. toda vez que el hombre medieval no concebía la existencia del modo como. el inglés de nuestro tiempo. estas escuelas (schollae) van tomando el nombre de studium generale. que significaba el examen final y su incorporación a la sociedad de maestros artesanos del gremio correspondiente. sino aquella que el maestro dispusiera como la más apropiada. que nos da cuenta del carácter amplio y enciclopédico de su enseñanza. es incomprensible en el hombre medieval. La pretensión de querer abstraerse del entorno social. Lieja. hemos llegado a vivirla nosotros en la actualidad.

La formación inicial o de base se hallaba en la facultad de artes (ars liberalia). Mientras en París el estudio de la teología fue lo gravitante y prestigió a dicha universidad hasta bien entrada la época moderna. por seis años. junto a una progresiva organización interna. al amparo de la Iglesia. II. etc. surgieron de la decisión política de las autoridades seculares apoyada por la Santa Sede. la enseñanza La enseñanza en las universidades tenía cierta uniformidad. pero de profesores y alumnos. pues. esto es. creando también un “gremio”. la Universidad de Bolonia. debido al prestigio que adquirieron muy tempranamente Bolonia y París por sobre las restantes. tres materias que se consideraban instrumentos básicos que todo estudiante debía poseer para iniciar sus estudios. Nacidas. la cual otorgaba los privilegios canónicos indispensables. creándose alrededor de cincuenta nuevos centros de estudio.maestros y de estudiantes asociados” pertenecientes a una escuela episcopal. por lo común. hasta las proximidades del siglo XIV. andando el tiempo. los estudiantes aparecían primero. A partir del siglo XIV la situación comenzará a cambiar visiblemente. mientras éstas se formaron debido al deseo espontáneo de los profesores y los alumnos de organizarse en una corporación. las nuevas en cambio. con una organización. Las artes liberales contemplaban dos ámbitos claramente diferenciados: el trivium y el quadrivium. y no alcanza más de una veintena. el derecho destacó a esta ciudad en toda la cristiandad. 2. llegó a conocerse con un nombre que aludía a la ciudad correspondiente: ejemplo. por su parte. grados. la Universidad de la catedral de París o la universitas magistrorum bononiensis. Como ha dicho Francis Rapp. la Universidad enseguida. y que tienen relación 4 . en Bolonia. ORGANIZACIÓN INTERNA Este cuadro esquemático corresponde al primer impulso medieval creador de las universidades que se ubica antes de 1300. requerimientos. 1. escandinavos y eslavos no contaba con estas nacientes instituciones. De este modo. a finales de la Edad Media. que se constituyó en la más grande de todas. sin embargo. fue el Papado el que le dio carácter institucional al otorgarle la calidad de Universidad. Todas las universidades debían contar con esta enseñanza de base o primaria cuya duración se extendía. universitas magistrorum pariensis. Todo el espacio de los países germánicos septentrionales. porque todas las existentes se hallaban al Sud-Oeste de la Europa. y la más importante desde el punto de vista del prestigio de sus autoridades. y la celebridad y autoridad de ambas traspasó hasta el mundo moderno. la Universidad era erigida primero y después la completaban los estudiantes. El trivium Trivio quiere decir “tres”. nació la escuela catedralicia que. Esta corresponderá a la segunda oleada de universidades cuyo sello será distinto a aquellas aparecidas antes de 1300.

El quadrivium El quadrivio quiere decir “cuatro”. El carácter de disciplinas “exactas”. al misterio del logos. que admitía a alumnos no menores de 14 años y cuya culminación demandaba seis años. pero también a través de las palabras se llega al sentido oculto que ellas guardan. medicina y derecho. de acuerdo al texto de Boecio De Institutione arithmetica. etapa de inicio de los estudios universitarios. Derecho o Medicina) los estudios se prolongaban todavía más. la palabra. la especialización en una de las cuatro facultades superiores: teología. esto es. estaba fundada sobre Euclides con su Elementa. el estudiante podía aspirar a obtener el siguiente grado de Licenciado al cabo de dos años. enseñada a través del retórico cartaginés Martianus Capella y su De nuptiis Mercurii et Filologiae. c)Dialéctica. b)Retórica. como dice el evangelista Juan. ya que se decía que a través de ella se llegaba a las demás ciencias. 3. Comprendiendo que tanto profesores como alumnos eran clérigos. cuatro disciplinas que representan las “cosas” (rerum) o “materias” indispensables que han de estudiarse como preparación para los estudios superiores. después de esta primera etapa. c)Astronomía. era obvio que el estudio del lenguaje adquiriera gran importancia. el arte de escribir bien las “palabras”. Con seis años complementarios dicho bachiller alcanzaba la maestría en derecho o medicina. Por eso la gramática será la ciencia que irá imponiéndose como base de la enseñanza hasta fines del siglo XII. Pero si el bachiller deseaba especializarse en alguna de las facultades mayores (Teología. los 20 años. Sin poder nombrar las realidades y las cosas. también recibieron el nombre genérico de mathematica: a)Geometría. El trivio se transforma en el fundamento de toda la pedagogía medieval al estudiar las palabras y el lenguaje. Los grados académicos eran dos: Bachiller. Ocho años de estudios creaban un maestro en Artes. “conocimiento”) puesto que le era concedida la “licencia para enseñar en cualquier parte” (licentia ubique docendi). es decir. aprehenderlas. d)Música. como se conoció a éstas. era imposible tomar posesión intelectual de ellas. puesto que antes de que existiera algo estaba el logos. b)Aritmética. Conociendo a los autores se puede llegar a todos los temas que ellos tratan. pues. 14 años de 5 . De institutione musica Estos eran los verdaderos “instrumentos” mediante los cuales se lograba la competencia necesaria para alcanzar. Dios. el arte de pensar y de discutir con lógica.directa con el uso del lenguaje (verba). Este grado lo convertía en Maestro en Artes (entiéndase éste concepto como “ciencia”. Cumplidos. sin el cual —se decía— ninguna materia podía ser estudiada: a)Gramática. el arte de hablar correctamente. también de Boecio.

y a los problemas de subsistencia. que habría que traducir. por extensión semántica. pues. y. El gradual mejoramiento de este rudimento básico. para llegar a ser teólogo  Maestro en Teología debía cursar doce años después del bachillerato. manifestada espontáneamente por los estudiantes que llamaban doctor a ese destacado licenciado. Se instituyó una ceremonia muy solemne en la cual se investía con dicho reconocimiento a aquel profesor más destacado: doctor. es decir. Surgió de manera espontánea entre los estudiantes. schola. Todos los profesores eran licenciados. puesto que bastaba con leer y comprender las oraciones presentadas. en razón de que los alumnos llegaban mal preparados para leer la lengua latina. La Escolástica En la universidad medieval se desarrolló un método de estudio que es el principal instrumento de que disponen los universitarios: la Escolástica. 4. como el profesor más erudito. En términos generales y extremando la esquematización. pues era una exigencia tener una edad mínima de treinta y cinco para obtenerlo. y esta misma distinción. por cierto. el significado literal de la palabra latina doctor. un aprecio de los propios estudiantes y profesores. se convirtió en un conjunto de cursos y de una investigación erudita. con el cual se identificaba a la “escuela” episcopal o urbana del siglo XI. en la tercera y última etapa de la escala universitaria de grados académicos. Debido a lo prolongado de los estudios. Esta instancia tan básica pervivió solamente en los inicios de la escuela. precisamente. Históricamente. permitió que el profesor desechara esta enseñanza. Dado que la teología era la “ciencia” más prestigiosa y de mayor dignidad en las primeras universidades. este reconocimiento le fue otorgado. para pasar a la instancia siguiente. que es. esta investidura. el doctorado no fue un grado académico. la “Escolástica” designa el método de estudio que se utilizaba en dichas escuelas. En cambio.-la lectio consistía solamente en la lectura y comprensión puramente literal de los textos de base. 6 . el razonamiento escolástico disponía de tres instancias o momentos que ahora analizo: 1. Se convirtió. como hemos visto. en un principio. sino un reconocimiento público de la maestría demostrada por un licenciado o maestro. la autoridad universitaria tomó la decisión de formalizar este reconocimiento a ojos vista.estudio se requerían para llegar a ser profesor en estas áreas. pocos estudiantes alcanzaban la meta final con el doctorado. solamente a los teólogos. que no implicaba estudios formales sino. Durante la etapa de formación de las universidades. Con el tiempo. la lectio sufrirá una rápida atrofia hasta desaparecer. demostraban fehacientemente ser superiores a los otros por su erudición y su madurez. Este vocablo es una deformación castellana del latín tardío. pero había algunos que. debía hacer estudios durante 20 años. algo más libremente. quienes distinguían de entre sus profesores a algunos que eran “más eruditos que”.

gramático latino del siglo VI con su Institutiones grammaticae. La diferencia esencial entre la quaestio y la disputatio era que. este último llamado sugestivamente Barbarismus debido a la primera palabra del texto. 3. 7 . encargados cada uno de afirmar y el otro de negar. En este instrumento metodológico radica que el intelectual que utilizaba la escolástica no fuera un mero exégeta. que le fue atribuida. pero que debió ser complementada por una parte del De differentiis topicis de Boecio (s. excitaban su pensamiento y le conducían a una toma de posición.VI). en la primera. La Retórica estuvo depositada al estudio del tratado De inventione de Cicerón. Los autores de base Respecto de los autores que se consideraban fundamentales para cursar el trivium. En cambio. Las preguntas surgidas debían responderse mediante el método conocido como pro et contra que más adelante analizaré. y Priscianus minor (los dos últimos libros) acerca de la sintaxis.-La disputatio consistía en la discusión o debate entre dos personas.IV) con su Ars minor y su Ars maior. En ellas el universitario encontraba la retórica clásica.III). cuyo tratamiento del tema era de naturaleza más teórica que práctica. reviso los más destacados en relación con la disciplina: La Gramática estaba entregada a Prisciano. Era conocido en la Edad Media por Priscianus maior (los seis primeros libros). Pero su desarrollo y complejidad la apartaron de ésta llegando a independizarse y constituirse en otro camino de enseñanza. 5. La Lógica era estudiada también en base a Aristóteles con su tratado acerca de las Categorías. muy conocido en la Edad Media como la Isagoge. donde se estudiaba la morfología. el profesor asumía él mismo los argumentos contrarios como ejercicio individual. seguía el estudio de Aristóteles propiamente tal. traducido con el título de Predicamenta. ya que una vez comprendido el texto emergían naturalmente las preguntas. Más tarde. traducido bajo el título de De interpretatione. Este método fue originalmente parte de la lectio. el tratado de gramática más completo que nos ha quedado de la antigüedad. habiendo iniciado la Lógica un ascenso destacado se utilizó la Rethorica de Aristóteles. a Aristóteles se llegaba de la mano de Porfiro de Alejandría (s. en la disputa eran dos personas las que debatían. organizada según reglas muy precisas en torno a las preguntas surgidas de los textos de base u otros independientes. Después de ella. También resultaba imprescindible su Perihermeneias. traducida al latín en 1250. Era la confrontación o combate de ideas y/o soluciones a un problema dado.2. y la Rethorica ad Herennium.-la quaestio o “pregunta” formulada a partir de la lectura y comprensión de los textos. Sin embargo. También muy utilizado era Donato (s. pesando cada una de ellas mediante el razonamiento lógico. que hizo una introducción sistemática a las Categorías. donde se exponen las diez categorías del ser. un lector que hacía inteligible el texto que presentaba. sino un creador de problemas que solicitaban su reflexión.

Conocidos fueron otros manuales que parecen una suerte de introducción a la Filosofía. debía considerarse necesario este amplio panorama cultural como una preparación a la enseñanza de disciplinas particulares. como si fueran ejercicios de ejemplos. Aquí. presentando los fundamentos (principia) de una disciplina antes de cursarla. En general. o de una parte de una disciplina. En líneas gruesas.aunque probablemente también en la traducción latina y comentarios de Boecio. considerándola como una de las cosas más importantes en la vida humana. En esta categoría se conocen dos tipos de textos que circularon en el ambiente universitario. compuesta no solamente con rigor sino también con mucha 8 . pero su creación.Las guías para la preparación de los exámenes. Como ha dicho Jacques Le Goff. desde este punto de vista. Los que suministraban a los estudiantes las materias básicas de cada disciplina. a continuación se presentaba una división de todas las ciencias. pero no ofreciendo respuestas precisas. de hecho. Sin duda. la intención era preparar a los estudiantes para los exámenes. pueden distinguirse tres tipos de manuales: 1. todo cuanto sabe la Edad Media de Aristóteles se lo debe a este autor. 2. Los manuales En el universo de textos universitarios había también otra clase de ellos consistente en manuales para el estudio y la enseñanza. no obedecía siempre a las mismas razones. Es precisamente este aspecto lo que invita a pensar que dichos textos hayan sido escritos por los maestros como lecciones inaugurales. 3. Se trata de textos que asumían una defensa fervorosa de la Filosofía. como podía hallarse en el anterior.. Segundo. ya que los alumnos más aventajados prescindían de estos breviarios simples. 6. que consistían en resúmenes muchas veces muy elementales referentes a materias que se incluían en el examen final. La intención que había detrás de la elaboración de este tipo de textos parece clara: Primero. sino resumiendo aquello que el autor consideraba indispensable —una suerte de curso básico— en tal o cual ciencia. aún cuando algunas de las disciplinas descritas no fueran enseñadas en los cursos. todos pueden clasificarse como manuales.Había otro tipo de manuales que servían de introducción a diversas materias dependiendo del nivel de los estudiantes. nuevamente. la confección de este tipo de textos domésticos tenía como propósito servir solamente a aquellos estudiantes de bajo nivel. Eran éstos muy diferentes a los que se ha hecho mención. Por último. también se presentaban quaestiones con sus respectivas respuestas que podían llegar a formularse durante la examinación de un curso. porque consistían en resúmenes de una disciplina. se subdividía cada una de las disciplinas precisando el campo de estudio que abarcaban y los principios que las gobernaban. se describen brevemente los libros estudiados. se buscaba presentar una visión de conjunto de todo el saber conocido de la época.-Los manuales especializados en una disciplina determinada. dictadas a comienzo del año..

pues la explicación de ellos se hacía de manera “cursiva”. Ninguna disciplina podía pretender algún conocimiento al margen del estudio de Dios. y que correspondía a aquel que había sido recibido solemnemente en la corporación universitaria y. LA LECTIO La tradición de la lectura comentada de textos como forma de enseñanza y de cultura se estableció al final de la república romana. Siendo esto cierto. Esta lectio alcanzó su desarrollo máximo al abarcar tres niveles. cual es hacer una lectura. una explicación o interpretación extensa de un texto con el fin de hacerlo más claro e inteligible. que era. desde luego. En este preciso campo de estudio. y a veces a reemplazar. las frases. el trabajo de encontrar la intención del autor que se estudiaba a través de la interpretación exhaustiva del texto. 1. Debían. la lectio ordinaria que era la enseñanza de textos del programa de estudios que brindaba el maestro durante las horas ordinarias (hora ordinaria). puede apreciarse una distinción en los géneros de cursos dentro de la lectio: en primer lugar. porque en el medievo toda comprensión de la realidad. en la mañana. se hallaba la lectio cursoria o lectio ad cursum que se desarrollaba en base a los mismos textos pero utilizando un método distinto. de tal manera que lectio y legere. de acuerdo con el método ordinario (legere ordinarie) de comentarios y preguntas. es decir. Esta tarea la debía realizar un “profesor regente” (magister regens). no debe olvidarse que los alumnos que ingresaban a la escuela no conocían —o muy poco. en busca de su sentido inmediato —la letra misma o las formas gramaticales— sin detenerse en puntos difíciles o de más lenta comprensión. Común en todas las disciplinas que se cultivaban entonces. excesivamente elemental para una enseñanza universitaria. impartía lectiones. cuya tarea venía a cubrir. “letra”.-la littera. en el contexto universitario designaban los cursos o lecciones (lectiones) que eran el resultado de la actividad propia del maestro. Mucho antes de la época de las universidades. las construcciones. o rápida. 9 . esto es. pues. Todos ellos se comunicaban en francés. la exposición literal de las palabras. la sintaxis (expositio verborum).complejidad por los estudiantes avanzados. El citado ejercicio puede parecer hoy. en las diversas lenguas vernáculas que ya después del año mil se habían estructurado. la teología y los textos sagrados —las sacrae paginae que en esta época comenzarán a llamarse Biblia— tenían un lugar privilegiado en la lectura. esto es. Por otra parte. en las numerosas escuelas monásticas que se hallaban repartidas por el Occidente. alemán. algunos— la lengua latina. que llamaríamos hoy “titular”. 2. la Edad Media leyó (legere) a los autores (auctores). italiano. generalmente. legere quiere decir explicar y comentar al tiempo que se lee. III.-El sensus o el “sentido” inmediato que frecuentemente se transformaba en una paráfrasis. debía partir por conocer a quien la había creado. la lectura directa del autor de base que era objeto de estudio. a primera vista. Al menos en la Facultad de Artes de París. inglés.-La sententia o significación profunda. 3. flamenco. es decir.

digamos. contextualizar.-Los comentarios bajo la forma de sententia. pero al menos nos puede ofrecer una imagen del tipo de metodología que usaba el maestro universitario. 2. He aquí que estamos ante el precedente del otro método de estudio. 2. que era la paráfrasis o explicación extensa de un texto. y los maestros prefirieron quedarse con las preguntas hechas al texto base con sus respectivas respuestas. las cuales. cuando la tenían. a su vez. se transformaba en una pregunta independiente que merecía ser respondida.-Los comentarios bajo la forma de lectiones.-Le sigue la sententia in generali.comenzar a hablar. su propósito era interpretar todo o partes del texto escogido. la disputa. donde se descubría el sentido general del texto escogido. Este tipo de comentario estaba dividido en lectiones. leer y comprender el latín. Comentarios bajo la forma de lectiones. Aquí la libertad reinaba con bastante soltura. al tiempo que las mismas lecciones de todos los profesores se impartían en latín. que no eran otra cosa que unidades de lectura o lecciones. o conocida también por la expositio. la sententia in speciali. a las ideas que éste podía contener y al estilo del maestro. pueden dividirse en partes menores. Esta metodología formaba parte de otra todavía más amplia y genérica llamada comentario. al tiempo que presentar el orden de sus partes. 3. 2. 5. 3. 1.-Al comienzo de cada lectio aparece la división del pasaje que ha de comentarse en varias secciones.-Los comentarios bajo la forma de quaestiones. se fue dejando un tanto de lado la paráfrasis. cuyo cometido consistía en situar el pasaje que era objeto de comentario en el conjunto del texto. 4. a veces llamada divisio. pues todos los textos de estudio estaban escritos en esa lengua.-Enseguida surgían los dubia (“dudas”) o quaestiones (“preguntas”) que eran puntos dudosos que emergían de la lectura del texto. y que naturalmente surgía del anterior estudio. que más adelante se analizará. pues las quaestiones podían o no tener relación con el texto. Durante la segunda mitad del siglo XIII. ya que quedaba supeditado a los requerimientos propios del pasaje o texto seleccionado. y que fue producto de la progresiva organización de la enseñanza que se dio en el transcurso de la primera mitad del siglo XIII. Comentarios bajo la forma de quaestiones. o también llamada la intentio. Naturalmente. este esquema ideal no siempre se cumplía rigurosamente en todos sus pasos. cuando no.-A continuación. 10 . En el siglo XIII existían tres tipos de comentarios: 1.-Después aparecía el ordo u ordinatio. Cada lectio se hallaba compuesta de varias secciones que podemos considerar del modo siguiente: 1. considerada culta.

El Occidente medieval lo retomó muy tempranamente. trabajo intelectual que. El procedimiento consistente en preguntas seguidas de respuestas existía ya en la Antigüedad y en el mundo árabe. debiendo ser argumentadas seriamente. que parece imponerse por sí mismo en todas las culturas y también en todas las disciplinas. el del sentido y su aplicación. Este tercer tipo de comentarios apareció en la misma época que las quaestiones. además. el sic et non (“si y no”). pues se trata de un método surgido de la misma naturaleza humana. IV. en el 11 . ya que lo suponía conocido al haberse estudiado durante los cursos regulares (lectiones cursoria) que todos los alumnos debían tener al comienzo de sus estudios. se intentaba conciliar y responder con la ayuda de un razonamiento lógico (dialéctica). como también pasajes oscuros o ambiguos. en orden a que obedeció a una evolución natural que arrancó desde el comentario literal hasta alcanzar el propiamente universitario. de los temas abordados por el autor. Sin embargo. es. Entendida como un conjunto de preguntas suscitadas a partir de un texto. esquemática. al adecuarse mejor a la naturaleza de las materias. las preguntas se originaban a propósito de autores —auctoritates se decía entonces— cuyas opiniones disonantes. aunque siempre breves. el uso de una u otra metodología dependía también de los textos de base. este esquema parece ser representativo de la producción de la época. De hecho. como tal. para dejar a la detalladísima paráfrasis lucir el texto haciéndolo inteligible. Ejemplo es el célebre libro del teólogo Abelardo. pero la forma específica de ella. Comentarios bajo la forma de sententia. campos de estudio donde este tipo de metodología encontraba buena acogida. proponiéndose respuestas posibles. tiende a borrar algunas otras variantes menores. 3. La estructura que se ha presentado para conocer las diversas formas que adoptó el método llamado comentario. si es que corresponde decir “retomar”. etc. En este caso. obviamente. la quaestio existía tanto en el ámbito del derecho como en la teología. del propósito final que aspiraba el maestro. insertaba breves preguntas y respuestas.El texto escogido por el profesor no era leído de manera continua en el transcurso de una clase. Uno de los géneros de preguntas era el fruto de la lectura comentada de textos de base. La riqueza de la vida universitaria permitía toda clase de variaciones en el tratamiento de los temas y los autores. Se trataba de problemas de interpretación suscitados por el texto. tal como se ha desarrollado en la enseñanza universitaria es mucho más reciente. Esta variante admitía las divisiones del pasaje. y. LA QUAESTIO El método de enseñanza y de investigación que se designa generalmente con el término quaestio es muy antiguo. y correspondía a una paráfrasis detallada explicando el sentido (sententia) del texto.

Con ello el profesor enseñaba a los estudiantes a tener cautela con las apariencias. compuso una gran glossa (compilación de comentarios con carácter sistemático) que fue conocida por todos los intelectuales medievales por Liber quattor sententiarum (Cuatro libros de sentencias). la decisión intelectual que adoptaba el maestro que había sometido a “cuestionamiento” la opinión de un autor.-El enunciado del problema. y en ello se jugaba todo su prestigio. esta importante tarea solamente podía realizarla adecuadamente el maestro conocedor del tema. 12 . 5. lo que se llama en la época quaestiones. Al final de esta parte. a no dejarse engañar con la mera coherencia de las palabras. a modo de conclusión preliminar. no se podían sustentar adecuadamente. porque en un frase correctamente formulada podía esconderse una falsedad: he aquí una falacia. pero que. Generalmente al anterior ejercicio le acompañaba el dictamen magistral. que se formulaba una pregunta o quaestio que era objeto del análisis. Como maestro en Notre-Dame de París. Pedro Lombardo acopió muchos textos diversos. Aquí el profesor se ejercitaba intentando responder afirmativamente mediante una secuencia de respuestas estructuradas en orden. la quaestio contenía: 1. aparentemente. el alumno comenzaba a ver la fragilidad de los argumentos afirmativos. y propone diversos medios de interpretación para resolver las contradicciones. esto es. se mostraban veraces. consistía en centrar el tema. A esta altura de la clase.La solución. sin duda alguna. que llegó a ser obispo de París.-La afirmación de la cuestión. El maestro reunía todos los argumentos que su intelecto podía discurrir. sino que plantea problemas o proposiciones. tesis o problemas.-La determinatio era literalmente “ponerle límites” (terminus = límite.que opone a las autoridades. especialmente los padres de la Iglesia (Patrística). pero que no lo eran. de tal manera que no hubiese elementos o ideas que entorpecieran la búsqueda de la solución. y entonces. aunque en su momento se hayan creído seguros. se definía él mismo frente al problema arriesgando su opinión. esforzándose por convencer la veracidad de las afirmaciones. Después de haber convencido a priori de que la pregunta debía afirmarse. sin distinguir las afirmaciones ciertas de las otras que. Pero la obra que marcó los estudios en la Universidad. esto es. En su forma más completa.1100-1160/4). pasaba enseguida a negar cada una de las afirmaciones anteriores.. Con el interés creciente que generó esta obra colosal. En otras palabras. mezclando toda clase de ideas. fue la de su discípulo Pedro Lombardo (ca. el docente aseveraba que la cuestión planteada. debía afirmarse. 4. una vez concluido este verdadero “combate” de ideas. confrontándolo con otras opiniones. en efecto.-La posición contraria. margen) al problema que se trataba para situarlo dentro de “márgenes” coherentes. limpiarlo de confusiones para alcanzar su comprensión objetiva. Por cierto. en apariencia. pero no fue su obra una mera compilación ordenada de glosas o comentarios. 3. el tema había sido resuelto. demostrando que todas o algunas de ellas. se fue formando la quaestio llevada a cabo mediante una discusión. la llamada quaestio disputata. 2.

ya que dependiendo del contenido de la pregunta. a la manera en que el dominico Francisco de Vitoria lo hizo en el siglo XVI. una determinada materia en un curso. pues. La quaestio disputata fue utilizada desde el siglo XII para fines didácticos. pero Aristóteles fue igualmente considerado como una autoridad primordial. es poco lo que se sabe en torno a este tema en lo que concierne al siglo XII. Es importante decir que no siempre se cumplían todos los pasos arriba señalados. Este es el esquema de base que se encuentra frecuentemente en los comentarios en forma de preguntas. Las quaestiones que se encuentran en el contexto de la Facultad de Artes no fueron uniformes ni inmutables. La mayoría presenta el esquema simple pregunta-respuesta. el método para aprender a pensar con lógica. lo hiciéramos preguntándonos si es lícita la conquista. Puede suponerse que la quaestio se desarrolló como procedimiento dialéctico.-Las quaestiones de comentarios bajo forma de preguntas exclusivamente. Así.6. verbi gratia. Aun cuando el profesor finalmente se definía frente al problema. la quaestio llegó a ser una técnica de enseñanza cuya complejidad. Así la quaestio disputata llegó a convertirse en un método didáctico que se aplicó en la enseñanza de las artes liberales. sin duda. las condiciones en que ésta podía resultar probable o improbable. Las instancias arriba referidas representan. principalmente objeciones y dudas literales.-Refutación de los argumentos contrarios a la solución. Respecto de la quaestio en la enseñanza de las artes liberales. Tienen la estructura dialéctica de las quaestiones disputatae. el carácter provisional de la decisión. a veces unos pasos quedaban implícitos en otros. Por supuesto. o bien si hubo conquista o no. un esquema ideal de quaestio que permite visualizar el marco en el cual el profesor debía presentar las soluciones a sus interrogantes. pero a veces también aparece la estructura dialéctica. etc. como la anterior. Se empleaba. Se refieren al contenido del texto y no al lenguaje o al estilo. 2. calidad y sutileza de los maestros universitarios la transformó en un arte. sino también de enunciados ciertos. Hubo diversos géneros de quaestiones que ahora pasamos a ver: 1. 13 . como la Biblia o las autoridades del derecho. pero no de modo sistemático. como también en las otras disciplinas. En ella no se formulaban preguntas sólo a propósito de los pasajes oscuros o contradictorios de un autor. desde un comienzo estaba destinada a la interpretación de aquellos textos que la época consideró más importantes. tal vez desde la misma enseñanza de la dialéctica. esto es. todavía podía analizar la solución presentando dudas. para presentar el tema de la conquista de América. creando de este modo un problema en que la discusión servía para mostrar las diferentes facetas de la materia que se quería enseñar.-Las quaestiones que se encuentran en los comentarios como forma de exposición. la cuestión disputada para exponer ampliamente —in extenso—. el “arte de debatir” (ars disputandi) que sobrevivió a la Edad Media siendo muy utilizada a comienzos del mundo moderno. como si hoy. segura o verosímil.

Con todo. Estas quaestiones estaban destinadas a clarificar el contenido del texto y no su lenguaje.-Las quaestiones que se hallan en las colecciones relativas a materias de una disciplina. con frecuencia. estuvo separada de la enseñanza de un texto que había sido objeto de una disputatio. Hay que admitir que no es siempre fácil para el estudioso saber si los textos que se conservan de estas discusiones reflejan una verdadera disputa o no. consideremos los comentarios compuestos de preguntas relativamente simples. es decir. Se habrá advertido la riqueza de las variantes metodológicas disponibles.-Las quaestiones que sirven como ejercicios. entre los que destacaban “el que pregunta” (oponens) y “el que responde” (respondens). aisladas. era una auténtica disputatio. Pasamos a presentarla. Cuando las preguntas o quaestiones se apartaban del texto y eran objeto de una discusión separada en el transcurso de una sesión especial fuera de la lectio. 14 . surgían preguntas sobre cada capítulo siguiendo el orden del texto escogido. porque no sabemos si el texto que tenemos delante de nuestros ojos. Esta. pero lo que nos interesa presentar aquí es la quaestio disputata. la estructura de la argumentación era. separadas del texto base. debatida solamente por el maestro. es decir. ligadas al texto y siguiendo el orden del mismo muy de cerca. constituía la quaestio disputata. 5. que se convirtió en la herramienta preferida de los maestros. iban seguidas de explicaciones suplementarias. y el texto que resultaba de ésta. Se trata aquí de una pregunta aislada que se formula para ser analizada con fines didácticos. Aquí hay una diferencia con aquellos comentarios bajo forma de expositio que ofrecían una explicación literal y no abarcaban sino algunas preguntas.3. constituye el escrito de un tema debatido efectivamente. sino que escogía a su arbitrio los puntos esenciales que se discutirían por medio de preguntas. se trataba de un diálogo erudito e inteligente de dos personas reales o ficticias sobre un tema escogido. siendo así. 6. o disputada. Como puede apreciarse. esto es. En primer lugar. de una discusión elaborada y reglamentada en la que intervenían varios actores. La quaestio disputata En la cuestión disputada el maestro no comentaba el conjunto del texto base. él mismo da cuenta del método lleno de vida que iluminaba la vida intelectual del ambiente universitario. simple. 4. Las preguntas se relacionaban directamente con el texto y. Pueden tener forma simple. en principio. También tienen estructura dialéctica. desde luego. Ciertamente es así.-Las quaestiones que se encuentran en las colecciones para la preparación de los exámenes.-Las quaestiones disputadas. debatida por dos oponentes. especialmente para repetir la materia enseñada o para ejercitarse en la técnica de la disputa.

Ya se ha visto que la disputatio nació cuando la quaestio disputata se separó del texto. preguntando y oponiendo argumentos. las ajenas. pero que no ha tenido una tradición constante desde entonces. Pero no hay duda de que muchas quaestiones fueron disputadas realmente por los maestros. Podría decirse que la quaestio disputata es el resultado redactado y editado de una disputa. de hecho. En ellos hay una suerte de quaestio disputata puesto que el autor hace hablar en el texto a dos o tres personajes que debaten el tema. Por ejemplo.-La disputatio in scholis o disputa privada. que se llevaba a cabo en la escuela del maestro con sus propios alumnos. obviamente. Estos maestros se preocupaban de editar sus quaestiones disputadas. Fuera de los horarios de los cursos ordinarios estaba considerada en las tareas de los maestros la dirección de disputationes separadas de la lectura (lectio) de textos. a un tratado (tractatus). o sea. de disputar. Esta disputa privada era principalmente un ejercicio dialéctico para los estudiantes. por sólo citar algunos. la disputatio es el acto mismo de discutir. en los que las disputas estaban autorizadas y durante las horas asignadas. Este género de quaestio disputata equivale. La disputatio ocupaba un lugar importante en la vida de los maestros y alumnos. V. la disputatio. en los días disputables. LA DISPUTATIO Este fue el método de enseñanza y de investigación que más estimuló la imaginación de los profesores de la universidad medieval. En todo caso. En las disputas hay que distinguir 2 géneros: 1.La quaestio disputata llegó a convertirse también en un género literario permitiendo al autor tratar un problema de acuerdo con las reglas de la dialéctica. ya sea en las disputas privadas. por cierto. como en las disputas públicas ante toda la comunidad universitaria. la disputa no tuvo en el momento de disputarse. este método de discusión o disputa organizada según algunas reglas fue un fenómeno que puede remontarse hasta Aristóteles. o la colección de Colloquia de Erasmo de Rotterdam. cualesquiera que sea. 15 . tal como se desarrolló a fines del siglo XII y comienzos del XIII está claramente ligada a la quaestio disputata. y allí introducían una cierta organización y una unidad de estilo que. privilegiar la exposición de su propia conclusio disminuyendo la extensión y la complejidad de la primera parte de la disputa en la que tenía lugar el debate con las otras ideas. aquellas llevadas a cabo en las propias escuelas. en cambio. es decir. A decir verdad. Cada maestro solía. el Democrates primero o de la conformidad entre la milicia y la religión cristiana de Juan Ginés de Sepúlveda. y se prolonga con mucho menos rigidez formal en los llamados “coloquios”  diálogos eruditos entre dos o más personas que abundan en la literatura humanista del siglo XVI.

Debían jugar el papel de respondens en las discusiones a propósito de los sofismas. una vez por semana. para enseguida dar una solución después de haber dirigido una disputa. TOLERANCIA Conocido ya el tema de la lectio. que implicaba la participación en muchas disputas.-La disputatio sollemnis o disputatio magistrorum. Era. y de “responder a la cuestión” durante un año. la disputa fue considerada como uno de los elementos esenciales de la enseñanza. y se le hacía sentar en la silla magistral (kathedra). que era la “entrada” solemne en la corporación de los maestros. sino sobre todo una prueba que consistía en la dirección de disputas o discusiones durante la cuaresma. y tras los ritos religiosos de rigor. daba su lección inaugural demostrando la necesaria erudición. Ya como bachiller debía de nuevo hacer el rol de oponente y de contestador (respondens). y después de su examen final. Los maestros se sometían 16 . el bachillerato implicaba no solamente un examen. que reunía en principio a todos los alumnos y profesores de la facultad. formación y madurez propia de un maestro. se hallaba en posesión del prestigioso “derecho a enseñar en cualquier parte” (licentia ubique docendi). El candidato a bachiller (bachillerando) debía “determinar” la quaestio. en presencia de los miembros de la corporación. durante todo el año. a la discordancia. estaba reservado sólo al maestro. tenían la obligación de asistir a las disputas solemnes durante dos años. frente a los cuales había que buscar una respuesta satisfactoria. el anillo y el libro. rol que como hemos visto. Llegado este instante el candidato tenía la “libertad”  o derecho. el universitario estaba acostumbrado a la diversidad de opiniones. En seguida. Los estudiantes. A continuación era investido con los símbolos de la dignidad de su “oficio”: el birrete. ocasión en la que se daba una verdadera discusión sobre problemas difíciles. un licenciatus. sus razones y el peso de sus argumentos. pues. de acuerdo con las reglas impuestas por el propio poder eclesiástico. pero ahora en las disputas de los maestros o en aquellas de los candidatos a bachiller. es decir. como entonces se le llamaba. de “responder a los sofismas”(proposición enigmática o que provoca discusión) durante dos años. esto es. para ser considerado un verdadero maestro era necesario pasar por la ceremonia de la inceptio. Ambas disputationes eran parte de las obligaciones de todo profesor en la universidad. Esta ceremonia era bastante más solemne que la de la Licenciatura. pues el “debutante”. Continuando los estudios conducentes a la licenciatura. situar adecuadamente el problema. Sin embargo.2. antes de poder presentarse al examen de bachillerato. VI. y también en aquellas dirigidas por el maestro en torno a quaestiones en su propia escuela. una solución basada en un juicio ponderado de cada una de las opiniones. En toda discusión podían aparecer puntos de vista diferentes. por su parte. diríamos hoy y también la obligación de enseñar donde él quisiese.

las disputas solemnes de los maestros una vez por semana. la aparente solidez de un fallo a priori. La importancia de los temas tratados y la solemnidad con que se presentaban influían en las posibilidades de que la disputa quedase por escrito. debido al predominio que entonces tenía la oralidad en el aula universitaria. o bien. las pruebas que estos últimos debían cumplir antes de presentarse a los exámenes. la disputa buscaba poner de manifiesto las diferentes facetas de un problema. Era el medio de discutir sobre un verdadero problema acerca del cual las opiniones eran divergentes. Primero. la riqueza de la vida universitaria giraba en torno a la discusión de temas. aquellas otras que formaban parte de los exámenes. la inteligencia. Pero. Por lo demás. Los maestros organizaban una disputa solemne durante la cual. la lógica. En los estatutos de la universidad de París había una gran variedad de ocasiones para la disputatio. matizar. andando el tiempo. en la enseñanza del maestro en su propia escuela y los ejercicios que éste debía preparar para los estudiantes. los flancos débiles de una opinión. En medio de este ambiente se advertía claramente la imperiosa necesidad de la contradicción y del contradictor para alcanzar con seguridad la verdad. tal vez algún día. las disputas que los candidatos al bachillerato debían sostener en cuaresma. pero que los estudiantes aprendían primero en la facultad de artes. Medicina y Derecho. en esta última. con la ayuda de sus estudiantes. enseñar llegado su turno. evidentemente. civil y canónico. En efecto. los argumentos. Es de lamentar constatar que no todas estas discusiones hayan tenido la suerte de quedar por escrito para poder apreciarlas hoy. la relatividad de los juicios emitidos. La disputa era también un método de investigación. es decir. en fin. puesto que. por ejemplo. siempre prestos a aceptar algunos de 17 . había que habituar a los alumnos a manejar el método dialéctico si querían. como método de enseñanza a través de la discusión. ellos intentaban defender su opinión a fuerza de argumentos y réplicas a los argumentos contrarios. el firme fundamento de la solución adoptada. vida donde existen. Se advierte que la discusión era también un elemento esencial de la enseñanza en las otras facultades. verbo en el que se refleja la rica realidad de la vida. valorados en su justa medida. Debe agregarse aquí un punto no menos importante. servía para entrenar a los estudiantes en el arte de discutir. Hoy diríamos. Sin las oposiciones se consideraba que era imposible saber la certeza de la propia opinión. desempeñarse en el medio universitario y. La disputatio respondía a situaciones y objetivos muy diferentes. para después ingresar a las llamadas facultades superiores: Teología. Por ningún motivo los argumentos contrarios a la solución debían menospreciarse. casi todas las instancias cotidianas de la enseñanza  como hoy se hacían verbalmente y no quedaba registro escrito de haberse impartido. donde se aprendían ambos derechos (utroque iure). en verdad. ellos habían contribuido a clarificar el problema y a encontrar la respuesta correcta.públicamente al juicio crítico de sus alumnos y de sus colegas al exponerse al debate cuya limpieza quedaba depositada al estudio. muy pocas realidades absolutas.

condujera finalmente a una desorientación del estudiante. y puede decirse que ella se constituyó en un momento decisivo de la enseñanza universitaria. como también del contradictor. alejados de la tensión de la polémica. En este sentido. la Sagrada Escritura. las relecciones De Indis y De iure belli del dominico Francisco de Vitoria relativas a los indios de América y al Derecho de guerra. Como ha dicho tan elegantemente Jacques Le Goff. a lo menos sobre algunos puntos. Después. como en todo momento histórico. hay algo de sinfónico en todo esto. conducía a la elaboración de interpretaciones que inquietaban a los teólogos. Como se ve. se compone una pieza musical. el autor escribió numerosos Coloquios donde con similar estilo abordó diversos temas que preocupaban al Occidente de la primera mitad del siglo XVI. ya que la omnímoda palabra revelada. a reconocer la legitimidad de la diversidad. lugares cuya interpretación dividía a los exegetas. Si pensamos que la disputatio estaba reglamentada. como diría el Venerable Beda. una conclusio provisoria.esos argumentos. al decirse que en la Edad Media cuando el maestro hablaba no había réplica: el famoso adagio magister dixit. regresando a sus claustros. Pero el espíritu de la época medieval era muy distinto al nuestro. encontrarse con pasajes aparentemente contradictorios. ver a los participantes gesticular. muchas ellas contradictorias pero coherentes. la disputatio se convertía en una verdadera confrontación de ideas. “el maestro habló”. También. el contenido y la arquitectura de sus argumentos. Pero también es necesario señalar que en muchos casos la disputa fue real. que solamente con el concurso armónico de sonidos diversos. solemne y gravitante. Al igual que en las demás ciencias. pronunciados en lengua latina. es decir. La búsqueda de la unidad en medio de 18 . oír el tono. en la Biblia también podía hallarse la multiplicidad de sentidos. precisa. el penetrante estudio de la palabra sagrada que dominaba casi toda la vida intelectual del medievo. Asimismo. Oír la discusión. otorgaba un sello indeleble al universitario e imprimía en su espíritu la apertura a la variedad de visiones que la vida humana ofrecía. esto es. y que no se podía intervenir sino cuando correspondía. El maestro ordenó los argumentos y creó una ficción de disputa. el opúsculo Cicerionianus de Erasmo de Rotterdam donde tres amigos conversan acerca del modo mejor de hablar: Erasmo pregunta y responden los otros dos. si les parecían irrefutables. Sin embargo. por ejemplo. El intelectual de la Edad Media tuvo que hacer un espacio en su vida para la tolerancia. podría pensarse que este método de enseñanza llevaba implícito el riesgo de que el espectro tan amplio de opiniones. con calma y serenidad. redactaban su determinatio conteniendo su opinión final de manera argumentada. que nunca se “disputaron”. La solución adoptada podía ser sometida a revisión nuevamente. Es verdad que. para la aceptación de la contradicción. Esto último nos interpela en la actualidad en la tarea universitaria. que los roles de oponens y respondens eran designados de antemano. Podía obligar al maestro a revisar su posición. existe un amplio espacio para la discusión y la confrontación. ofrecía al intelectual un asidero seguro. a veces. como pudo serlo en el siglo XVI. la disputa fue sin duda imaginaria y correspondía más bien a un género literario de la polémica.

VII. expuesta a su vez a la misma crítica con la cual él mismo había abordado las ajenas. su solución. esto es. del divergente. sino también a presentar su propia visión. ORALIDAD En los últimos años. favoreció una mentalidad que nos parece moderna. en el monólogo. la concordia discordantium canonum “el acuerdo de cánones discordantes”. La disputatio se caracterizó por desarrollar la apertura del espíritu. Esto se vivía en el ambiente universitario. ya que todo el resto de la sociedad. En ésta no había espacio para la diferencia. serán finalmente desechados. se ha puesto el acento en lo escrito. constituidos entonces como una sola unidad. como también en otras áreas. ofrecer una conclusio que quedaba. que la armonía nace de la polifonía. a automedirse en las opiniones. No podía permitirse que los fundamentos de la civilización entraran en un terreno peligroso de cuestionamiento. enteramente cristiana e incapaz de resistir la incertidumbre necesitaba para sobrevivir más certezas que dudas. fue un proceso lento no exento de contradicciones. más seguro en la monofonía. En general. en la monocordia. la medieval no estaba en condiciones de buscar armonía en la polifonía. un tanto al margen del resto de la sociedad. denominado con la expresión de connotaciones fuertemente peyorativas: hereje. cautelaban celosamente que los intelectuales se mantuvieran dentro de ciertos márgenes razonables. sus argumentos. No bastaba con presentar el problema y analizarlo académicamente. a tomar una posición. provocando la sospecha y hasta la expulsión de aquel profesor cuya doctrina ofreciese visos de desviación. obligaba al maestro no sólo a confrontar opiniones ajenas frente a un tema preestablecido y ya estudiado. Con todo.lo diverso. del disidente. Esta mentalidad incitó a adoptar una actitud crítica frente a los textos y los enunciados. de manera que la “sana doctrina”  la ortodoxia no se viera comprometida. Con el tiempo. porque la Iglesia y el Estado. su origen y la evolución de su rol en la 19 . sin duda. El hombre medieval se sintió. No muy diferente a nuestra actual sociedad occidental. esta intolerancia se trasladó al ámbito universitario. finalmente. pero también a respetar las otras opiniones y a ser exigente en la búsqueda de la verdad. en la diversidad. Valioso ejemplo de valentía y estatura intelectual. ya que enseñaba a ser leal en la crítica. es decir. siempre respetando y apreciando los argumentos que. a no llevar la polémica más allá del tema. sino que le era obligatorio definirse. y. a no propender excesivamente a la crítica sin proponer soluciones. la oralidad y la escritura han venido siendo objeto de interesantes trabajos en el ámbito de los estudios medievales. pequeño y cerrado. Todo este ambiente con sus reglas y formalidades. Como diría el canonista Graciano. a ser consecuente. La Edad Media sufrió la enfermedad del temor del otro. de hacer evolucionar las concepciones en una materia determinada por medio de la argumentación. obviamente. en la unanimidad. tal vez.

por lo que la necesidad de disponer de los textos obligó a desarrollar iniciativas que se examinarán más adelante. eran. donde campeaba Aristóteles. La oralidad y la enseñanza Se hace necesario una precisión previa: las fuentes que disponemos en la actualidad apenas nos permiten vislumbrar una vaga idea de lo que realmente ocurría en las universidades. lo fue en la Edad Media y en la actualidad sigue teniendo una importancia cardinal. que nunca desaparecieron del todo en el medievo. Sus ventajas son destacadas en los numerosos prólogos a los “comentarios” (commentaria) o los resúmenes (compendia). puede ilustrarnos este aspecto: Digo que sabemos primeramente aprendiendo de otra persona que por nosotros mismos. en el siglo XV. En el mundo antiguo. su rostro. que eran aquellos textos básicos para estudiar la retórica. pues. muy caros y escasos. como una suerte de resumen de los cursos o las disputas. Sin las necesarias correcciones. Además. la lógica. éstos no alcanzan a ser sino una pequeña fracción. es decir. Por esto dice Plinio: ‘la viva voz afecta más al intelecto que la lectura’. y las cosas entendidas gracias a alguien se fijan más profundamente en el alma que si se estudian por uno mismo. puesto que. La enseñanza era. Boecio. cuyo trabajo fatigante y siempre presuroso. debido a que la imprenta se conoció en Europa a fines del período. oral. quizá bastante pálida. ha podido ser reconstruida sólo cuando lo escrito la refiere y describe. 1. era la circulación de las ideas y de las personas mucho más importante de lo que podemos imaginarnos hoy. La oralidad. de la producción escrita de la época: ¡la cantidad de manuscritos perdidos es desolador! La oralidad. más que los textos. los estudiantes eran menos ricos que aquellos de las facultades de derecho y medicina. todo ello hace que el auditor aprenda de antemano y con más seguridad. a causa de la falta de prolijidad de los copistas profesionales. Cicerón. pues. las copias de los cursos se usaban como ayuda de memoria. la gramática. habitualmente sediento de textos. Especialmente en la facultad de artes en el siglo XIII. Ni qué decir tiene. la dialéctica.sociedad. Un ejemplo tomado de las Questiones Mathematice (“Cuestiones sobre las matemáticas”) de Raúl el bretón. Y explica la causa diciendo que la pronunciación de aquel que habla. sin embargo. los textos contenían muchos errores. La oralidad estaba omnipresente tanto en los estudiantes como en los profesores. especialmente en el medio universitario. en cambio. La actividad intelectual era ciertamente bastante más rica de lo que puede verse a través de la documentación de los manuscritos conservados. admitía muchas imperfecciones. que el estudio de los libros. sus gestos y su actitud. 20 . la enseñanza dependía casi íntegramente de la comunicación oral. era considerada como un elemento importante en la enseñanza medieval. ya que una lección escuchada otorga mejor provecho que diez estudiadas por uno mismo. Prisciano. La mayoría de los estudiantes no disponía de los libros de base. Los libros.

en las disputas. pero no hacen desaparecer lo importante que es lo oral: se ve en los exámenes. hay otras instancias administrativas que testimonian la presencia de lo escrito en la universidad. en las determinaciones. en las pruebas. precisamente. Toda la atmósfera que respiraban los estudiantes y profesores era concebida como una cultura basada en los libros. como producto de su crecimiento intelectual. 2. de versiones escritas de las disputationes. aunque mejorando cada vez. Un cierto número de ellas. asimismo. lo mismo que a ser médico se llega apreciando a un buen médico. Aquellos debían responder a las preguntas relativas a los libros estudiados. El conocimiento acumulado por los estudiantes era examinado por medio de una interrogación delante de un comité de examinadores. Quizás sea esta dimensión de la universidad medieval. Está claro que había conciencia de que la riqueza expresiva de la voz del profesor tenía una gran importancia en el proceso enseñanza-aprendizaje. Como suele suceder. estaban escritos y podían consultarse. 21 . estaba prohibido a los candidatos a la magistratura. a ser abogado valorando un diligente abogado. servirse de ayudas de memoria ni debían leer ningún pergamino o un libro durante la determinatio. Como hoy todavía. donde radica toda su valía y toda su fuerza en la formación de la cultura de Occidente. certámenes donde dos o más profesores se “enfrentaban” académicamente a “disputar” sobre un tema de antemano escogido y dispuesto por la autoridad universitaria. Se dispone. en casi todos los discursos. a ser profesor imitando a un gran maestro. en las ceremonias. en las interrogaciones. probablemente una parte ínfima de las que se desarrollaron en la realidad. Imitación que no ha de entenderse como copia. a la licencia o al bachillerato. no dejando registro. todo ello se hace en la oralidad. la transmisión de la cultura se hallaba íntimamente ligada a la imitación que los alumnos o los discípulos buscaran hacer de un gran maestro. Sin embargo. Los maestros redactaban sus comentarios sobre un tema específico. esto es. les tocaba dictar sobre materias más amplias que repetían varias veces.Como la enseñanza misma. Lo escrito y la enseñanza Lo escrito estaba también presente en casi todos los detalles de la vida universitaria. esto es. preguntas o quaestiones para las cuales se preparaban mediante los repertorios de preguntas compuestas especialmente para ayudar a los estudiantes a preparar los exámenes. Naturalmente. Los textos de base leídos y comentados por el maestro. pues las otras —la mayoría— se hicieron oralmente. si eran capaces de utilizar los conocimientos para argumentar dialécticamente. La redacción de una memoria escrita no parece que haya existido. porque el estudiante que deseaba y aprendía a ser culto lo hacía tomando como punto de referencia. se conservan en manuscritos. se trataba de un examen de competencia. a un hombre culto. Más que un examen para verificar la cantidad de conocimientos. los exámenes tenían un carácter esencialmente oral. y también lo hacían con los cursos que a lo largo de su carrera de profesor.

Por otra parte. el dictado y. la quaestio. En esto radica que. no hay que olvidar que de generación en generación. Las más de las veces. donde el pasaje del texto base es indicado. el sistema de la pecia o copia del manuscrito. habitualmente. la lección se encaminaba hacia su análisis y comentario. mostrando de este modo el lugar de importancia que tenía esta memorización. por las primeras palabras. Esto puede apreciarse en los comentarios de los siglos XIII y XIV. la primera etapa era generalmente la división del texto y del pasaje en partes distintas. pero también pueden encontrarse en los manuscritos textos de base. facilitando la tarea del profesor al tiempo que elevaba el nivel de la lectio (lectura y explicación literal). Durante los cursos que se impartían esta práctica era normal. como el de Jean Buridan y su comentario. ayudando así al proceso de retención en la memoria. como ya se ha dicho. 3. en las escuelas de Oxford y corrigió [es decir. bajo la forma de quaestio. De lo oral a lo escrito La petición de los alumnos a sus profesores no era la única manera mediante la cual los cursos orales se ponían por escrito y se transformaban en un texto. Ejemplo es la nota señalada al margen de un comentario hecho por Henri de Renham a un texto de Aristóteles en Oxford: este libro ha sido escrito por Henri de Renham. Bastaba mencionar las primeras palabras del pasaje para que los alumnos y el profesor comprendieran a qué texto se refería y cuáles eran las ideas. escritas sobre tabletas o pedazos de pergamino.. Enseguida. dice él. cuya característica principal consistía en formularle preguntas o cuestiones al texto que se estudiaba.. para la multiplicación de textos. él lo leía antes íntegramente para que los estudiantes pudiesen memorizarlo. los textos se 22 . a) Tomar notas. Necesario es agregar que éste tampoco resultaba ser un proceso tan simple. corrigió la copia del texto de base con muchos errores] y anotó al tiempo que escuchaba. Son muchos los ejemplos que podrían citarse. Varias etapas implicaban la redacción de un texto de enseñanza: las notas o apuntes recogidos por los estudiantes. intentando responderlas mediante un razonamiento lógico. Ahorrando este tiempo.Los maestros procedían a la redacción de sus cursos impartidos incentivados por la demanda de los propios alumnos. con el transcurso del tiempo. Hay que destacar aquí. sobre la Phisica de Aristóteles. Animado por sus estudiantes. Cuando el maestro comenzaba a explicar o comentar un pasaje de un libro. que la mayoría de los estudiantes no disponía de los textos de base delante de ellos. a redactar estas cuestiones “porque no son capaces — como dicen ellos— de retener en la memoria las innumerables cosas entendidas en las escuelas sin la ayuda de un texto escrito”. la reportatio o esquema completo de la sesión. los universitarios hayan atrofiado la lectio al considerarla demasiado elemental y dar más importancia a la etapa siguiente. estas notas fueron sin duda.

y agrega: una vez por semana llevaba mis tabletas al maestro Hugo para que juzgara lo que había de ser eliminado y lo que era superfluo. probablemente. quizá hasta caótica. de Cambridge. que cuenta como. que los apuntes conservados de estas sesiones se muestren muy diferentes entre sí. más compleja e imprevisible. naturalmente. b) Reportatio También llamado esquema escrito de una sesión oral. El curso sobre las Quaestiones in Metaphysicam de Sigerio de Brabante nos ha sido transmitido gracias a cuatro reportationes conservadas en manuscritos que invitan a pensar. pero que se generalizó en el naciente medio universitario europeo. las Sententiae de Divinitate de Hugo de San Victor nos son conocidas por reportatio. otras señala únicamente la determinatio. oficialmente instituidos por el profesor o no. asistente del maestro que le confía la difícil tarea de tomar notas de sus palabras y de hacer un bosquejo fiel de ellas. surgían varios “apuntes”. un cierto Laurentius. Ello explica. sin lugar a dudas. Esta descripción nos transporta a la práctica universitaria del reportator. apuntes que podían así servir para la redacción posterior. cambiar lo que estaba mal escrito. la reportatio no estaba limitada sólo a los ayudantes del mismo. de Munich. Designada por los maestros. La discusión resultaba.multiplicaban y que a fines de la Edad Media. en dos clases de cursos. La confrontación de estos escritos ha permitido no sólo reconstruir el curso que. considerados solemnes. es muy probable que fuese cada vez más raro que un estudiante no tuviese su propio Aristóteles o Prisciano. después de hecho los cambios. por la solicitud de sus compañeros y del mismo maestro Hugo. A veces. es igualmente más antiguo que las universidades. Este texto es acompañado de una carta dedicatoria del reportator. esto es. sino también comprobar el buen nivel de comprensión alcanzado por los alumnos autores de estos apuntes: uno de ellos alemán. debía ser corroborada por la autoridad de un sabio. se encargó de poner por escrito las palabras pronunciadas. A veces había varios reportatores. a pesar de las reglas y las formalidades que había para tales certámenes. había alguna cosa bien escrita. de tal manera que del curso impartido. y que. suplir lo que había sido omitido. Allí se escogía un tema sacándolo del orden temático impartido por el texto de base. Así por ejemplo. un análisis académico de un tema monográfico suscitado a partir del estudio de un autor en especial. Distinto es el caso de las instancias donde se desarrollaba una disputatio. el manuscrito recoge sólo un boceto de la discusión. Es posible que la actividad haya tenido su origen entre los juristas de la Universidad de Bolonia. entonces. 23 . como se ha planteado. fue dictado oralmente. el otro inglés. pero también se halla la reportatio y el texto escrito por el maestro. de algún curso o de las disputas.

cuyos apuntes sirvieran de base para la elaboración del texto. o tal vez. relativo a temas complejos y muy académicos. 24 . que no puede concebirse sin la necesaria responsabilidad. Una edición de esta naturaleza. llamado también notarius o socius. bien corregida por el maestro. Bello e importante gesto que no tiene explicación sino en la contrapartida que la vida universitaria tenía entonces de la autonomía. que eran muy valiosas desde el punto de vista de la enseñanza. sin olvidar tampoco la uniformización del estilo. permitía enseguida la autorización como una obra suya. la reportatio y la edición de la misma eran consideradas como una suerte de garantía contra los excesos que podían producirse en una enseñanza enteramente oral y. adiciones. que era la edición del mismo. Libertad y responsabilidad. como también en sus propias notas. algunos textos no se han conservado sino como reportatio. Es el caso de los maestros de la Universidad de Padua en el siglo XIV. Esta reglamentación tiene dos objetivos bastante lógicos: en primer lugar. y en relación al juramento que prestaban todos los profesores al ingresar a la corporación de maestros. después de disputar. En segundo lugar. y he aquí un aspecto de gran relevancia. “ordenanza”). podía redactar su propio texto apoyándose en las diversas reportationes. matices que nacían después de la reflexión. especialmente las cuestiones disputadas (quaestiones disputatae). la preocupación de procurar a los stationarii —aquellos que multicopiaban los textos autorizados— copias confiables en plazos tan breves como hemos visto. En estas disposiciones hemos de ver la necesidad imperiosa de la autoridad universitaria de encargar a los maestros la obligación de hacerse responsable de aquello que enseñaban. la libertad de cátedra. redactaran un texto sobre la cuestión disputada a los diez días de haberse llevado a cabo. y se piensa que la redacción del mismo se ha perdido. la reportatio era una etapa intermedia en la que se elaboraba un texto previo o pre-texto que alcanzaba finalmente un resultado final. a quienes la autoridad universitaria les exigía que. ésta jamás llegó a hacerse. Por otra parte. y las correcciones que se introducían a los apuntes después de la clase. en parte. desempeñaban un rol igualmente importante. pero también por los términos como editus (“editado”) o in copia datus (“dado como copia”). de enseñar con la verdad pura y transparente. como se llamó después. necesitaba de retoques. El resultado era designado habitualmente por el vocablo ordinatio (“composición”. La vida intelectual de la universidad actual no es más que una heredera y deudora de la Edad Media. confidencial. Estas “ediciones” no eran siempre obra del mismo autor. las dos coordenadas fundamentales del saber y la enseñanza. En los estatutos de ciertas universidades se exigía la edición de algunos textos considerados imprescindibles. al revés. sino que a veces pertenecía a un ‘admirador’ o un alumno que ponía en orden los apuntes tomados durante un curso o una disputa del maestro. y les estaba prohibido encargar a sus ayudantes esta obligación designando a un reportator. Una buena reportatio.Tanto en los cursos como en las disputas. de la calidad de su enseñanza. Las anotaciones hechas por el maestro antes de la sesión o durante ella.

se lo hacía a los escribas o copistas profesionales. donde una comisión de preciarii. donde también abundó este valioso sistema. El procedimiento se advierte muy práctico y hasta astuto. muy utilizado en el siglo XIII en Bolonia y en París. conocida en la época como pronuntiatio. La copia autorizada por el autor que debía multiplicarse era depositada en la oficina de los libreros oficiales de la universidad (stationarii). se hallaban en condiciones de copiarla. Si no era entregada a los estudiantes. y en otras sometida a condiciones muy severas. excepcionalmente se permitía dictar una determinatio. pues de este modo la autoridad podía controlar las obras publicadas. lamentablemente. En París. un comentario notable o un tratado muy valioso. antes de que fueran incluidas en la lista de libros aprobados. esencialmente libresco. y hasta podría justificarse. ante la realidad de la falta de textos o la dificultad de copiarlos que hubo en la Edad Media. los que seccionaban la obra en cuadernos pecie) para ser entregados a los estudiantes quienes. Este interesante sistema de la pecia parece tener su origen en la Universidad de Bolonia. Las prohibiciones mencionadas no tuvieron el éxito esperado como es posible comprobarlo en su continua repetición. Por eso esta práctica encuentra explicación. Con todo.c) Pronuntiatio Había también otra manera de llegar a editar un texto de estudio: se trata del dictado puro y llano del texto preparado por el profesor antes de la clase y que los alumnos copiaban íntegramente. que consiste en multiplicar cualquier obra escrita y no la edición de un curso oral. Este sistema de división en cuadernos tenía la ventaja de que muchas personas podían escribir el mismo texto al mismo tiempo. palabra por palabra. siempre pensando en la utilidad para los estudiantes. por ejemplo. era la pecia o copia. la pecia fue abandonada como sistema de reproducción de textos a fines del medievo en muchas universidades. No obstante. pero también. Esta manera de enseñar fue muchas veces prohibida por el gobierno universitario. o con expresiones tales como ad pennam dictare (“dictar a la pluma”). lo cual puede indicarnos el rol muy importante que siguió teniendo el dictado en la multiplicación de las obras. este fracaso también tiene su explicación: el dictado se transformó en un medio fácil para multiplicar los textos. contaba igualmente con los llamados taxatores. lo que permitía reproducir un texto de un modo mucho más rápido. nominada por la universidad controlaba el buen funcionamiento de esta práctica. el sistema de dictado se impuso a fines de la Edad Media (fines del siglo XIV y en el XV) en los programas universitarios especialmente en las universidades de la Europa central. 25 . como se ha visto. en cierta medida. bien que en algunas se mantuvo. oficio éste muy preciado en el medio universitario. permitía controlar la producción de libros. los tasadores oficiales de los libros quienes fijaban el valor de los cuadernos. Otro sistema para la reproducción de los textos. Sin embargo. frente a una obra más corta. la realidad histórica nos revela que.

concedían a la comunicación oral. la calidad de sus clases. todo ello debía plasmarse en un texto que le daba autoridad y permitía que pudiese permanecer en la posteridad. a los juramentos. Lo oral y lo escrito daban prestigio a un maestro y lo señalaban como un doctor: el tono y la cadencia de su hablar. la claridad de su exposición. al discurso. a la discusión. así como la sociedad en su conjunto. que hoy parece difícil comprender y aquilatar cabalmente. El texto no sólo prestigiaba a su autor sino a la universidad. pero la intelectualidad medieval. una especial preocupación y cuidado.Del estudio de la vida universitaria medieval queda la impresión de que lo oral tenía un lugar primordial en la enseñanza. la presentación ordenada de sus argumentos y el orden de las ideas. al tiempo que incrementaba la historia cultural e intelectual de la Edad Media y de Occidente. al sermón. 26 . Ello no obsta que lo escrito estuviese menos considerado.