THE PLEASURE

PLANNER
EL PLACER
PROYECTADO
Dedicatoria
A mis lectores: Usted es la razón por la que
mantener mis dedos
volando a través de este teclado.
Mira ... por dictar el título.
Jove ... por esas sesiones de lluvia de
ideas nocturnas. Usted es
impresionante!
India ... date prisa con la escuela ya! Te
echo de menos ya no sólo de
palabra,
maldita sea!
Dalia ... por sus críticas sin fin y la amistad
que no tiene precio.
no tengo idea de lo que haría sin ti. Amor
ya. Mwah!
A mis hijos y nietos ... sois mi mundo.
Para Rose ... Uh-Huh!
The Pleasure Planner

CAPÍTULO UNO
Brianna Hendricks, casamentera
profesional de lesbianas,
gira su Lotus Elise hasta la entrada
porticada de la unidad del
“Golden Mirage”, podría decirse que el
mejor hotel de todo San
Francisco. El aparcacoches apareció en un
abrir y cerrar de ojos
antes de que ella apagase el motor y
tocase su mano,
él la ayudó a salir del coche.
"Gracias." Ella sonrió educadamente.
"Ustedes son bienvenidos, señorita." Él
aceptó la generosa
propina y le dio un breve saludo.
Hizo una pausa y miró hacia la bahía,
mientras que
ajustó su Bluetooth para recibir una
llamada entrante. "Bree
Hendricks. "
"Bree, soy Mónica. Tengo un problema.
Creo que... estoy
segura... arruiné mi cita con Carla
Summers, otra vez.

Ella salió como una furia del restaurante,
ese que llaman
Buttercup. Juro que llegué con sólo quince
minutos de retraso, e
incluso llame con antelación para solicitar
una botella de vino para
que la refrigerasen para nuestra mesa
reservada. "
Bree mentalmente contó hasta diez, sus
claveteados tacones
marcando la cuenta atrás mientras la punta
tocaba el Suelo de
mármol italiano del pórtico en su camino
hacia la entrada. Ella
había estado practicando esta técnica
calmante durante meses, y
aunque
trabajó con algunos de sus clientes, ella
estaba empezando a perder
su paciencia con este cliente en particular.
Mónica era una de sus
clientes más difíciles, resistiéndose a los
consejos de Bree a cada
paso
The Pleasure Planner
17

del camino. A través de sus reuniones y
encuentros con posibles
clientes, en realidad había comenzado a
considerar a Mónica una
amiga, gracias a Dios, porque ahora ella
estaba en el punto de
escribirse con ella.
Ella deslizó su BlackBerry en el bolsillo de
su blanca
chaqueta Armani del traje de rayas
diplomático. "¿Estás
bromeando? En nombre del infierno que
estaba haciendo Carla en
el restaurante antes que tu? ¿No
escuchaste nada de lo que dije
durante nuestra reunión de consulta?
Nunca, nunca, dejes que tu
cita llegue antes que tú. ¡Nunca! "
"Lo sé... Lo siento, Bree. Algo ocurrió en el
último segundo”.
Ella tomó aire para relajarse y deslizó su
brazo a través de
la correa de su bolso mientras ella
continuaba a un ritmo constante
a través del vestíbulo. "Oye, Mónica, no se
puede esperar que una

mujer de su estatus pare a sentarse
pacientemente, tamborileando
con las uñas recién hecha la manicura
sobre la mesa, mientras te
tomas tu tiempo maldita sea". Mujeres
como Carla quieren hacer
una gran entrada. Ellas quieren ver la
forma en que te giras como
tu mirada barre de arriba a abajo su
cuerpo, el brillo del deseo en tus ojos
cuando veas su
vestido de diseñador de marca nuevo, lo
bien que marca sus
curvas.
Quieren que mires sus recién adquiridas
prendas mientras
que se pasean por tu camino como si no
tuvieran nada mejor que
hacer.
¿Me entiendes? Ellas quieren que toda la
atención se centre en
ellas, y quieren la atención de usted...
usted! "
"Sí, pero-"
"¡Nada de peros! Usted ha depositado su
confianza en mí, y

me pagó generosamente, por cierto, por lo
que ya no estamos
jugando por tus reglas. Estamos jugando
con las mías. Y si yo
hubiera estado como Carla, esperando
solo para que usted pueda
mover su culo perezoso para nuestra cita,
The Pleasure Planner
18
Yo te hubiera derramado el cubo de hielo
sobre la cabeza y me
hubiese llevado a casa la maldita botella
conmigo”.
Al aumentar su ritmo, Bree dejó el
vestíbulo. Sus tacones se
hundieron en la alfombra color vino oscuro
mientras se movía
rápidamente a lo largo del pasillo hacia el
salón de baile
lujosamente equipado.
Sin embargo, no había necesidad de
apresurarse. Nunca llegaba
tarde.
La tardanza era lo que más te molestaba.
La subasta no debía
comenzar hasta otros treinta minutos
después. Además, Bree no

sabía cómo llegar tarde a nada y no hay
excusa que superase la
puntualidad. "Ahora, esto es lo que voy a
hacer por ti. Vas a llamar
a Carla y le harás saber que fuiste una
idiota, que le quieres pedir
disculpas por tu comportamiento grosero
imperdonable, en persona
en una cena con velas en el rincón más
oscuro del Restaurante
italiano Kuleto, y ver si puede reunirse
contigo en otra fecha. Y si
te equivocas esta vez, me voy a librar de tu
contrato y te
desearemos una buena vida. ¿Lo hago yo
misma?"
"Bree, eso no es justo".
"¿Justo? Claro que lo es. Tu firma en el
contrato en mi
archivador demuestra ese punto. ¿Quieres
o no la fecha?
¿O debo encontrar otra mujer para Carla y
asegurarme de que
ella no la dejara estar sola, y que la mirará
como a una estrella
abriendo los ojos cuando ella atraviese la
habitación? En resumen,

alguien que se sienta y espera con gran
expectación
para su entrada. "
El Suspiro exasperado de Mónica la desvió
de la línea. "Sí.
Sí, maldita sea, quiero otra cita con ella. Se
veía tan
deliciosa con ese vestido ceñido, por no
hablar de los zapatos de
tacón y punta con cintas sexy subiendo las
piernas... y cuando ella
irrumpió a través de la habitación en la
que-"
"Uh-huh. No se olvidó por poco de la
cláusula en su
contrato sobre no tener sexo, ¿verdad? "
"Por supuesto que no. ¿Cómo iba a olvidar
eso? Es sádico- como
The Pleasure Planner
19
cortar la polla de un hombre. "
Bree se rió entre dientes. Por mucho que
Mónica pasaba nervios a
veces, era una gran persona y tenía
buenas intenciones. "Bien. Voy
a ponerlo en marcha, pero Dios me ayude,
si la mierda esta se

repite, voy a castrarte con un cuchillo de
mantequilla oxidado.
¿Entiendes? "
Mónica se echó a reír. "Sí, sí, señora. Voy
a usar mi mejor
comportamiento y voy a llegar una hora
antes de la cita.
Prometido".
"Será mejor. Y asegúrese de que tiene un
solo capullo rosa. Es su
favorito. Y será mejor que hables y sigas
hablando acerca de lo
hermosa que es, y que eres un saco de
mierda que lo sientes por
llegar tarde. "
"¿Alguien te dijo que eres dura de pelar?"
Bree sonrió cuando vio a su asistente
personal y
única amiga verdadera, Sienne, dando
golpecitos roja como una
bomba a punto de estallar por la
impaciencia
justo dentro de las puertas del salón de
baile, con los brazos
cruzados en postura de "yo estoy
ya cabreada contigo". "Si. Me lo han dicho
una

o dos veces. Pero no hay que olvidar, soy
dura por tu interés. Soy
la buscadora de su compañera del alma. "
"Por eso, se lo agradezco. Siento haber
llegado tarde. Te conozco,
has trabajado mucho para escoger la mejor
cita para mí. "
"Maldita sea, lo hice. Y no me digas que lo
sientes, habla con
Carla. Me tengo que ir. Besos”.
Bree colgó la llamada y le dio a Sienne una
sonrisa mostrando dientes y un leve
silbido. Estaba acostumbrada a
verla en ropa informal, sobre todo
pantalones vaqueros y camisetas
en la oficina. Esta noche
su equipación, sin embargo, rebosaba
sofisticación. Sus largas
piernas estaban encerradas en pantalones
grises plateados
coronados con un top de seda rojo que
recogió abajo pero revelaba
la profunda división. Su corto pelo castaño
The Pleasure Planner
20
modelado con espuma manteniendo sus
ondas, dándole un aspecto

más joven de sus treinta y seis años.
"Wow. Pareces alguien que
busca encamarse.¿Debo dar por hecho
que alguien especial vendrá
aquí esta noche? "
Sienne le dedicó una sonrisa arrogante.
Ella estaba vestida por una
razón y la razón por la que estaba aquí en
este lugar del edificio,
probablemente era para entregar sus
propios folletos para su
agencia de viajes.
Sienne había sido aplastante en ello
durante meses. "No trates de
ser agradable conmigo. ¿Por qué estas
haciendo llamadas de
trabajo en tu noche libre? "Ella alcanzó el
Bluetooth de Bree y
suavemente lo sacó de su oreja.
"Prometiste que esta noche iba a
ser una noche de relajarse. Yo sólo te doy
permiso para repartir
tarjetas y posiblemente concertar una cita
o cuatro. "Ella sacó
el Bolso de Bree de su hombro.
Bree arqueó la ceja. "¿Desde cuándo un
asistente dice a su

jefe qué hacer? "
"Desde que la maldita jefa trabaja
demasiado duro y su asistente es
la única maldita amiga que tiene para
asegurarse de que no trabaja
en exceso ella misma. Y no cambies el
tema. ¿Con quién estabas
hablando? "
"Era Mónica... nuestra cliente que es un
dolor en el culo desde
hace demasiados meses. Te juro que está
tratando de hacer que mi
cabello se vuelva gris. Ella llegó tarde a su
cita con Carla, otra vez.
"Bree cogió el auricular bruscamente de
regreso, pero entonces
Sienne le tendió la mano.
"Eso es porque ella piensa que todo lo que
importa es ella. Ahora
Dame el teléfono. "
"Te prometo que no va a hacer más
llamadas." Bree puso su
mano protectora sobre su bolsillo.
"Sé que no lo harás, tan pronto como me lo
des a mí."
Sienne dio un empujón a su mano hacia
adelante, la expresión

severa en su cara. "Entrégamelo".
Bree puso los ojos en blanco, retiró el
BlackBerry de su
bolsillo y se lo entregó. "Usted es algo
coñazo".
"Sí, bueno, colaborando con un culo
inquieto todo el día tiendes a
The Pleasure Planner
21
olvidarte de la gente. Ahora quitate la
chaqueta. Y desabrocha un
botón de la blusa. Te ves como una
maestra de escuela”.
Bree miró su cuerpo, deteniéndose en su
blusa de seda rosa pegada
contra sus curvas. ¿No crees que esto sea
sexy? "
Sienne cerró la brecha entre ellas y abrió
dos botones de golpe,
tirando de la tela aparte. "Ahora lo eres. y
cuando te quites la
chaqueta todo el mundo va a ver ese culo
bien firme. "
"¿Por qué, exactamente, quiero que todo el
mundo vea mi escote y
mi culo? "

"Debido a que tienes un cuerpo sexy y esta
noche lo necesitas
para relajarte. "
"Y mi cuerpo que tiene que ver con una
copa y
buscar más negocio? "
Sienne dejó escapar un suspiro. "Jesús,
dame la puta
chaqueta”.
Bree se quitó la chaqueta y se la entregó a
Sienne.
"Maldita mujer, quieres recibir una orden
por una vez."
"Gracias. Lo tomo como un cumplido
viniendo de
la mismísima reina de las perras. "Sienne
guiñó un ojo y luego se
dirigió al armario.
Bree se trasladó hacia el salón de baile,
una brillante
sinfonía de tonos verdes de las paredes
cubiertas de seda y
lámparas de cristal bávaro dispararon un
arco iris de color en todas
las direcciones.
Los apliques de cristal de la pared añadían
brillo a las

lujosamente dispuestas mesas. Ella miró
hacia el escenario donde
la subasta se llevaría a cabo. En el bloque
de diez mujeres que
habían ofrecido sus servicios para ayudar
a recaudar dinero para un
refugio de personas sin hogar.
Las mujeres estaban por todas partes en
grupos pequeños y
grandes, algunas ya sentadas en las
mesas redondas vestidas con
manteles y servilletas, pero la mayoría
estaban de pie sin hacer
nada, esperando que la subasta
comenzara. Lesbianas, féminas,
butch, todas vestidas de punta en blanco,
deseosas de ver y ser
vistas en uno de los eventos ostentosos
The Pleasure Planner
22
de caridad del calendario social.
Bree escaneó la multitud y los trajes fáciles
de identificar
de por lo menos veinte de los diseñadores
más influyentes. ella
sonrió de satisfacción ante el conjunto de
opciones magníficas para

cada mujer disponible en la sala. Estas
ocasiones eran
también la oportunidad perfecta para
repartir sus tarjetas de visita.
Y, con la sobredosis de hormonas
bombeando a través de una
fuerte multitud, tendría una excelente
oportunidad para agregar
contenido real a su lista de clientes.
"Ms. Hendricks! "Alguien llamó desde
detrás de ella.
Bree se volvió a encontrar una pequeña
mujer de pelo castaño
rojizo con llamativos ojos azules
enmarcados por un exceso de
largas pestañas postizas a empujones
haciéndose camino a través
de un pequeño grupo de mujeres. Lucía
diamantes
que brillaban contra los lóbulos de las
orejas y la garganta. Bree
supo al instante que esta mujer era una
buscadora de oro. Ella no
puso en duda su instinto natural para leer a
la gente. Ella confiaba
en el, ayudaba enormemente cuando
llegaba el momento de

encontrar coincidencias para
sus clientes.
Esta mujer necesitaba atención, era un
hecho por como se mantuvo
, mientras que Bree tomó en su mano los
dedos de cuidadas uñas
con manicura francesa mirando más de lo
permitido.
La mujer se detuvo sin aliento frente a
Bree, por lo que
invadió la línea invisible cerca de su
espacio personal.
"Quería hablar con usted acerca de sus
servicios."
Bree mentalmente volcó su Rolodex de
clientes en busca de
una pareja adecuada para alguien que
necesita atención especial.
Pensó un instante-en un nombre millonario
de quien buscase
alguien que se mimara con su dinero y no
se avergonzase de
admitir esos deseos. "Por supuesto. Te voy
a dar una tarjeta." Bree
entregó una tarjeta de visita. "Llame a la
oficina mañana y mi

asistente concertara una cita para una
entrevista. "
La mujer le tendió la mano y movió los
dedos
seductoramente mientras lentamente retiró
el papel captado de
Bree. Bree reprimió una sonrisa mientras
observaba el bateo
The Pleasure Planner
23
femenino de sus pestañas. "¿Cuánto
tiempo le toma encontrar a
alguien el verdadero amor? Oigo que su
tasa de éxito está por las
nubes. "
Bree sonrió. Esta mujer no estaba
buscando amor. ella
Buscaba una cuenta bancaria inflada de
una dulce entregada mujer.
"Eso Depende de lo que estés buscando, y
si tenemos disponibles
clientes con esos requisitos
complementarios. Si no, mi trabajo es
salir y encontrar lo que estás buscando”.
La mujer leyó la carta. "'Love Match...
encontrar una

llama que arda para siempre. '¡Qué
encantador. "
Aburrida de su sonrisa tonta, Bree cambió
su atención
hacia el resto de la habitación, mirando a
las pocas mujeres que ya
se reunían en el escenario. El locutor
estaba cerca viendo al
personal del evento ajustando los cables
para el sistema de sonido
y micrófono.
Su mirada se detuvo abruptamente en
otras dos mujeres que
hablaban mirándose fijamente la una a la
otra al lado del escenario.
El corazón de Bree palpito mientras
estudiaba a una en particular,
vestida con sueltos pantalones vaqueros
azules, una camiseta sin
mangas gris, y una sobrecamisa blanca;
parecía impresionante en
un estilo informal. Tenía el pelo recogido
hacia atrás por los lados,
la parte superior era una masa de espesos
rizos castaños. Ella
parecía totalmente fuera de lugar contra la
multitud de prestigiosas

mujeres sofisticadas, como si acabara de
vagar en un largo paseo
por una playa ventosa sin preocuparse por
su apariencia después.
Bree supuso que ella estaba con el equipo
de puesta a punto. Y
No podía dejar de mirar fijamente,
preguntándose qué clase de
mujer sería que no yendo vestida para tal
ocasión, sin embargo,
todavía destacaba como un diamante.
La mujer junto a ella se aclaró la garganta
y Bree
de pronto recordó que había estado
llevando a cabo una
conversación con un posible cliente. Ella
se dio la vuelta, con una
sonrisa de disculpa en sus labios. "Lo
siento. Yo estaba buscando a
The Pleasure Planner
24
mi asistente ".
"No hay problema." La mujer le tendió una
tarjeta y Bree
la tomó, casualmente mirando hacia abajo
en el nombre impreso en

calidas letras rosas cursivas. "Realmente
me gustaría concertar una
reunión lo antes posible. "
"Genial. Haré que mi asistente se ponga en
contacto con usted lo
antes posible. "
La mujer asintió con la cabeza y luego
desfilo lejos en zapatos de
color rosa con tacón.
Bree inmediatamente cambió de nuevo la
mirada a las mujeres aún
charlando cerca del escenario, dejando
que su mirada viajase
sobre la más baja. Quería saber su
nombre... y, más
importante, cómo sonaría cuando un
orgasmo rasgase
su cuerpo.
Sienne se acercó a Bree y le dio un golpe
a
su hombro. "Por favor, Dios, dime que le
dio una tarjeta.
Helen acariciaría sus patíes más de una
vez".
"Claro que sí. Aquí está su tarjeta. “Mostró
Bree el papel y

Sienne lo arrancó de sus manos. "Ésta es
conocida como la
buscadora de oro. Asegúrese de meterla la
próxima semana para
que yo pueda hacer feliz a Helen. "
"No hay problema". Sienne sonrió y se
volvieron ambas
a atender a la multitud que esperaba.
"Ahora, mañana, a las nueve
a.m. en punto, tiene una reunión con Taylor
en su Starbucks-sobre
la cita de anteanoche. Ella dijo que las
cosas iban muy bien. A las
diez, tienes que conocer a la Sra.
Beechum de la tienda de sanwich
de la esquina. Ella está lista para elegir los
nuevos modelos.
Ya he configurado su visita a la casa con
ella también, para el
próximo Martes”.
Bree escuchaba a Sienne sólo a medias,
su atención fija en
la mujer al otro lado de la habitación. Ella
estaba sonriendo a la
mujer alta junto a ella, pero por el aspecto
de su postura,

no estaban juntas. ¿Qué había en ella?
Ella no
se parecía a nada que Bree encontrase
normalmente sexy.
The Pleasure Planner
25
Al infierno, aléjate. Pero había algo en ella,
algo que
gritaba independiente, de carácter fuerte, y
no me importa una
mierda lo que la gente piense de mí.
A Bree le gustaba eso en una mujer.
Como si sintiera su interés, la mujer se
volvió y sus
ojos se encontraron. Algo en esa mirada
hipnótica disfrutaba Bree
que la anclo a ese lugar. Se sentía como si
la mujer hubiese visto
de alguna manera en lo profundo
de su alma. La mujer rompió el contacto
visual primero, y su
mirada perezosamente fue arrastrada por
el cuerpo de Bree antes
de que ella se volviese a su amiga.
"Disculpe. Estoy tratando de tener mi breve
encuentro con

usted para que no consiga mezclar sus
clientes mañana”.
Sienne agitó su PDA delante de la cara de
Bree.
"Al igual que he conseguido tener mis citas
mezcladas".
Bree luchaba para conseguir tener su
respiración bajo control.
"¿A Quién diablos estás mirando?"
"Nadie. A la espera de la subasta para
empezar, así que puede
hablar de mis clientes. "Bree se volvió,
tratando de componerse
ella misma. Se sentía como una
adolescente deseando ver su
primer culo.
"Uh huh, bien". Sienne volvió a escanear la
multitud. "Así
que ¿quién es la que ha robado toda su
atención?”Ella se quedó sin
aliento.
"Oh Dios mío, no, Tawny. Tengo que ir a
saludar. "Nerviosa,
Sienne se colocó la camisa. "¿Me veo
bien?"
Bree le dirigió una sonrisa tranquilizadora.
"Te ves fantástico.

Ve a hablar con ella. "
Un toque de color carmesí se extendió por
las mejillas de Sienne.
"Voy a regresar en un minuto para
continuar nuestra conversación.
"
En cuanto la multitud se trago a Sienne,
Bree se lanzó
al armario de los abrigos, sintiéndose torpe
desnuda sin su
BlackBerry, y su coño necesitado de
atención.
"No puedo creer que te dejara traerme a
esta mierda." Logan miró
un grupo de cuatro perras riendo elegantes
y empujándolas por otra
The Pleasure Planner
26
parte, no había duda de lo idiota de la idea
de su camarada y que
había ofrecido su tiempo para ser
subastada para una cita.
Demonios, ella era una de esas idiotas
este año.
¿Cómo había dejado que Paula la
convenciese de esta tontería

porque ella había dicho que nunca se
sabe. Ella podría estar en su
loft terminando el arte del cuerpo de Elise
Simon en lugar de
sentirse completamente fuera de
lugar entre estas mujeres, vestidas por
diseñadores ricos. En
verdad, se sentía como una pantera negra
en el centro de una sala
de jaguares y leopardos.
A excepción de la mujer al otro lado de la
habitación que acababa
de separarse de la multitud como el Mar
Rojo, no había nadie
ahora cuando arqueó la ceja. ¿Dónde
había ido? ¿Estaba la mujer
hablando hace unos pocos minutos con su
cita? Logan quería
saber. Tenía que saberlo.
"Creo que deberías ir a hablar con ella.
Podrías conseguir así que
utilizara tus servicios. "Paula dio un paso
atrás cuando dos
mujeres más irrumpieron hacia el
escenario.
"¿Quién?"

"Brianna Hendricks, casamentera
profesional, por la que has
estado babeando los últimos quince
minutos. "
Logan se volvió para mirar a Paula, de seis
pies y una pulgada,
mayor que ella. Sus ojos oscuros se veían
casi negros contra la
iluminación. "Yo no estaba babeando por
ella."
"No sé por qué. Ella es jodidamente
caliente como el infierno. "
Logan sonrió. Eso era un eufemismo. La
mujer
rezumaba dominio, su postura emanaba
directamente arrogancia.
Logan evitaba normalmente las mujeres
como ella, con sus narices
levantadas al aire. Sin embargo, dicha
expresión no se tradujo en
"Yo soy mejor que todos a mi alrededor
"para esta mujer. Dijo
"Tengo confianza en mi misma. "Logan
podría vivir con eso... y
quería que ella la follara tan duro que hizo
su cabeza girar.

Alguien se detuvo junto a Paula y se
presentó.
Logan apenas escuchó el intercambio de
nombres, sus pies estaban
ya en marcha y la llevaban por la
habitación. Ella tuvo que
Acercarse a esa mujer, aunque sólo fuese
por un momento, aunque
sólo sea por un
segundo sólido. Ella necesitaba olerla.
The Pleasure Planner
27
Siguiendo la misma ruta que ella estaba
segura de que Brianna
había tomado, Logan se encontró fuera del
guardarropa. Echó una
breve mirada dentro, pero no vio a nadie.
Cuando se dio la
vuelta, oyó maldecir entre dientes a una
mujer y sabía
que la diosa misteriosa estaba tomando un
arma.
Con un gemido de instinto animal, ella
entró
al armario y encontró el objeto de su
enamoramiento excavando
en los bolsillos de un abrigo.

"Maldita sea, ¿dónde lo puso?" Brianna
sacudió el abrigo
alrededor y cavó en los bolsillos opuestos.
"¿Estás rebuscando los bolsillos? ¿No
sabes que va en contra de la
ley? "
Brianna dio la vuelta, con las manos
extendidas contra
los abrigos colgados. "¡Jesús! No debe
acercarse sigilosamente a la
gente así. "Ella puso la mano en su
corazón.
Logan notó de inmediato que sus dedos
estaban bien
cuidados, pero carecían de la manicura
con estilo que ella
detestaba. Un oscuro tono de esmalte de
uñas granate cubría cada
uña, y estaba allí sin anillo en su mano
izquierda.
Ella dio un paso hacia Brianna, vio con
asombro como
esos profundos ojos verdes se
estrecharon. "No has respondido a la
cuestión”.
Brianna parpadeó y se enderezó. "Mi
asistente ha

determinado que no estoy trabajando esta
noche, y tomó mi
teléfono celular.
Estoy tratando de encontrarlo. "
"Mmm-hmm".
Los labios de Brianna se abrieron y su
lengua serpenteó a
acariciando la comisura de su boca.
Logan no estaba segura de lo que ella
poseía, o que infiernos
superó querer volver a su apartamento en
un segundo, pero se
encontró llenando
el vacío, incapaz de contenerse.
Brianna ni siquiera se inmutó, y la invitó
con su expresión
a besarla.
Logan se cernía sobre ella, su propia
respiración jadeante en su
pecho, aunque sus nervios eran
anormalmente tranquilos para estar
actuando tan tontamente. "Voy a besarte,
Brianna Hendricks,
casamentera profesional ".
The Pleasure Planner
28

"¿Eso crees?" Brianna miró fijamente a los
labios de Logan y sus
manos se cerraron en puños a ambos
lados de sus caderas,
sujetando varias capas de tela.
"Lo sé." Logan se inclinó hacia abajo y
apretó apenas los
labios contra los de Brianna. Su cabeza le
daba vueltas por un
breve segundo, su martilleo del corazón en
el pecho. Un aroma
dulce y embriagador entró a su nariz y ella
inhalaba, y luego
separo los labios de Brianna
con la lengua.
Brianna gimió, el sonido como una caricia
suave de alas contra su
mejilla. Logan quería golpear su cuerpo
contra
una pared, quería agarrar sus piernas y
envolverlas alrededor de
sus caderas y luego golpear en contra de
ella hasta que expulsase
un orgasmo.
En cambio, su sabor, combinando sus
lenguas en un duelo

de exploración mientras ella se agachó y
tiró de Brianna
bajo el estricto control de la distancia de
las ropas. Ella agarró sus
dedos juntos y presionó más profundo
contra los abrigos.
"Bree, maldita sea, yo sabía que me iba a
encontrar... oh, mierda,
eh..."
Logan se alejó de Brianna, pero no se
volvió.
Ella miró sus ojos perezosamente
aleteando abiertos, con los labios
húmedos del beso.
Con un gemido, Brianna parpadeó y dio un
paso a un lado,
mirando a Logan como nunca había puesto
los ojos en ella.
"Natalie llamó, y ella acaba de aterrizar, y,
mierda... dijo que si
Sigue en pie lo de esta noche ", dijo la
mujer detrás de ellas.
Logan se preguntó quién era Natalie, pero
entonces recordó que la
mujer que estaba besando era una
casamentera, y parecía que ella

siempre estaba trabajando. No es extraño
que su asistente hubiera
robado su teléfono celular.
Brianna tomó una respiración profunda, los
ojos muy abiertos con
inquietud. Ella se limpió con la palma de su
mano la
boca. "Mierda, yo, eh... joder. Bien, gracias,
Sienne ".
"Necesito a todos los concursantes en los
escenarios en este
momento", el PA sistema anunciado.
Logan dio un paso atrás, sin dejar de mirar
a los hipnóticos
ojos. "Me tengo que ir."
The Pleasure Planner
29
Brianna asintió con la cabeza, su pecho
subía y bajaba con
respiraciones escalonadas. "Está bien."
Logan se inclinó hacia ella, vio los ojos de
Brianna ampliarse
y parte de los labios, como si esperaran
otro beso. "Sabes
deliciosa. Sabía que así sería. "Ella se
volvió, hizo una seña a

la asistente, y luego se lanzó fuera del
ropero.
The Pleasure Planner
30
CAPÍTULO DOS
Bree volvió en sí misma en un torbellino de
emociones.
Sintiéndose como una víctima de amnesia
que de repente se había
despertado de un sueño profundo, se
acordó de su nombre, su
ocupación, que tenía treinta y cuatro años,
y que tenía una novia de
mierda ... Natalie Gerald, una prestigiosa
abogada que estaba
trabajando para una de las empresas más
populares de la ley en San
Francisco.
Vete a la mierda. ¿Qué demonios te pasa?
Cayó contra los abrigos y dejó escapar un
largo suspiro. "Santo
cielos! ¿Qué he hecho? No tengo ni idea
de lo que acaba de
pasarme".
Sienne corrió a su lado. "Cielo dulce, eres
perdonada. Ella era

caliente como el pecado. Yo haría lo
mismo, solo o
no”.
Bree se echó a reír y sacudió la cabeza.
"Yo no puedo creer que
sólo me ha besado una extraña en un
armario de abrigos de mierda.
Por el amor de Dios, tengo una novia.
¿Qué clase de monstruo
sería si hiciera trampa? "
"¿Uno cachondo? ¿A quién diablos le
importa? Además, este es el
mayor puto armario de abrigos que he visto
nunca. Se podría
establecer una piscina maldita en este
cabron. "Sienne ladeó la
cabeza.
"Haz una oferta por ella, luego llévala a tu
casa y hacedlo toda la
noche. Voy a inventar una excusa para
mantener a Natalie lejos. "
Sobresaltada, Bree se enderezó. "Oh, Dios
mío, ella es una de
las concursantes! "Ella empujó a Sienne al
pasar y se dirigió
al salón de baile lleno de gente. Todo el
mundo había empujado a

su manera hacia el escenario, anticipando
ansiosamente el
comienzo de la subasta.
La mujer que no tenía dudas, tenía lápiz de
labios rosa pálido de
Bree todavía manchando sus labios y
estaba de pie en medio de la
The Pleasure Planner
31
fila de mujeres en la parte trasera del
escenario. Miró directamente
a Bree como suplicándole a pujar más alto
cuando llegó su turno.
"Está extremadamente fuera de sus
cabales si usted no hace una
oferta por ese pedazo de culo apretado.
"Vino Sienne a estar a su
lado, sonriendo como una tonta loca.
"Voy a hacer tal cosa." Pero Jesús, como
deseaba
joder con esa mujer, tener un orgasmo
empujándolo fuera de su
cuerpo... para satisfacer la impaciencia
exigiendo la atención
adecuada ahora.
Ella apretó las piernas juntas para aliviar el
dolor, mientras que el

locutor gritó un número de participante,
dando su
nombre completo y un breve resumen de
sus talentos. Vestida
como una bomba, con un vestido ceñido
negro que gritaba
Versace, con el cabello tejido en una masa
de rizos grotescos que
se asemeja a una colmena, la mujer
estaba pavoneándose por el
escenario entre aplausos atronadores.
No era su tipo en absoluto. Bree negó con
la cabeza ante los
extraños pensamientos. Su tipo iba en su
auto, camino a casa,
mientras que Bree quedó sorprendida
frente a un cartel de mujeres
atractivas. No, frente a una sexy mujer en
particular, el resto no
eran nadie. Su tipo era inteligente, fresca y
sofisticada, y sería
jodido echarla de su cerebro fuera en las
próximas dos horas. Su
tipo tenía un nombre-Natalie.
Se habían conocido en una fiesta privada
apenas un año atrás,

y aunque no había señales de neón
destellantes para abogar
por su conexión, el sexo había sido
increíble... y se quedó inmóvil.
Las cosas eran normales, y la rutina, con
Nat... de la manera
que a Bree le gusta tomar la vida. Cada
una tenía su propia casa,
sus propias vidas, y cuando el tiempo lo
permitía, pasaban ese
tiempo libre una con la otra. Su madre lo
llamó aburrido. Bree lo
consideraba relajado.
Se obligó a echar la imagen de Natalie
fuera de su mente y se
centró en el escenario. La licitación se
adelantó rápidamente hasta
The Pleasure Planner
32
que la primera mujer encontró una
compradora ganadora y bajó del
escenario, sonriendo dulcemente a su cita
que esperaba.
Con un gemido se auto-odio por los
pensamientos vulgares
corriendo por su mente sobre todas las
cosas que quería hacer a la

besadora misteriosa, Bree vio como la
próxima mujer caminó por
el escenario. Llevaba sandalias planas de
tiras doradas y un traje
retro con una falda larga y suelta marrón
estilo hippie y una
coincidente blusa gitana, coquetamente
bateo sus cargadas
pestañas de rímel.
En el momento en que la participante
cuarta paso adelante, la
audiencia estaba firmemente apretada
contra el borde del escenario
como groupies en un concierto de Grateful
Dead. Fue entonces
cuando Bree se dio cuenta que estaban
esperando a la mujer que
había besado en el armario maldito.
¿Quién podría culparlos?
Incluso vestida mal y completamente fuera
de lugar, ella era sexy
como el pecado, como Sienne había
expuesto. Ella más que nada
rezumaba atractivo sexual. Demonios, su
caminar era el de una
Venus atrapamoscas. Y Bree quiso follarla
como si nunca hubiera

querido joder a otra mujer.
Estaba enferma, en realidad. Bree se
enorgullecía de su autocontrol.
En este momento, no tenía nada de nada.
Ella quería dar
rienda suelta y solo ser... solo ser algo que
normalmente no era. Y
quería hacerlo con la sexy butch a punto
de entrar en el centro de
atención.
Bree se acercó más, maldiciéndose
mentalmente a sí misma por
incluso considerar hacer una oferta. Esta
era una noche para no
buscar clientela, buscar un polvo rápido
que nunca tuviera que ver
de nuevo. Ella no estaba dispuesta a algo
de una sola noche, o a
hacer trampa a su novia. En su lugar, ella
nunca lo había hecho,
pero esta noche la moral de hierro parecía
ser un poco flexible. No
es que ella pudiera
verdaderamente llamar a Natalie novia.
Eran más bien sexualmente
conocidas, a quienes les gustaba la rutina
de ir y venir cuando

quisieran. Pero en este momento, ella
estaba lista para lanzar sus
The Pleasure Planner
33
creencias por la ventana para coger a esta
mujer por una noche
una... hora, por un maldito orgasmo.
La Número cuatro bajó del lado opuesto de
la escena en la que su
ganadora estaba esperando, y luego la
abrazó. La
respiración de Bree se paro mientras la
bandida del beso sexy
avanzaba.
"Aquí tenemos a Logan Delaney. Treinta y
cinco años, es soltera y
una de las mejores artistas que San
Francisco ha visto nunca. Ella
se especializa en el arte del cuerpo
desnudo, así que, señoras,
asegúrense de agarrar su tarjeta de visita
antes de salir por las
puertas esta noche. "
Logan. Hasta el nombre suena sexy, y
quería Bree
nada más que sentir la vibración de su
nombre gritado

por sus labios.
Las mujeres que rodeaban el escenario
subieron más cerca,
empujando para tener la mejor posición,
sus gritos y aplausos
haciéndose eco alrededor de la sala de
baile enorme. Ellas
rebotaron sobre sus talones y Estiraron el
cuello, empujando más
profundamente en la mezcla de lesbianas y
féminas.
Sienne empujaba hacia adelante a Bree y
añadía su voz a los
gritos y silbidos de emoción. La puja
comenzó en
mil dólares. Sin duda, el subastador sabía
que partir
por debajo de esa cifra sería un
desperdicio de su tiempo con la
muchedumbre ya agitando sus manos en
anticipación ansiosa de
ganar una cita.
Sienne agarró la mano de Bree y la
sostuvo en alto por encima de
su cabeza. El subastador reconoció su
oferta inmediatamente hizo

lo mismo con otra mujer apuñalando a su
lado el aire.
"¡Basta!" Bree se sacudió la mano del
agarre de Sienne.
"Oh, no me vengas con esa mierda. Sabes
que estabas a punto
de hacerlo, sólo necesitabas un poco de
impulso. "Una sonrisa
maliciosa irrumpió en el rostro de Sienne y
luego le guiñó un ojo.
"Hazlo, chica. ¿Qué tienes que perder? "
"Um, ¿una novia?"
The Pleasure Planner
34
Sienne agitó la mano en despedida. "Sí, lo
que sea.
Si eso es lo que usted llama una novia
entonces tengo que empezar
a llamar a Rocky mi novio. Obtiene mis
zapatillas y los
periódicos cada mañana. Eso es más de lo
que puedo decir de
Natalie”.
Dios, era cierto. Bree suspiró. Apenas
tuvieron alguna
conversación coherente que no consistiese
en "tu casa

o en la mía" y "¿qué hay de cenar en tal o
tal sitio?” Estaban de
alguna manera atrapadas en una relación
de follar
donde las cosas siempre se mantuvieron
igual, ¿nada en común?
Natalie nunca le llamó a ese minuto íntimo
último
hablar entre amantes cuando ella estaba
de viaje de negocios. Al
Infierno, no podía recordar cuando había
hablado por última vez, y
mucho menos tener una conversación
adecuada. Y su vida sexual
siguió el mismo patrón. Un polvo rápido
explosivo y luego Nat se
retiraba de vuelta a su propio pequeño
mundo de archivos de
clientes y abandonaba a Bree
para valerse por sí misma, como si ella no
existiera para Natalie
fuera de la habitación.
Bree se volvió hacia el escenario. Se lamió
los labios mientras
Logan lentamente se desabrochó la
camisa, espoleada por la

multitud de aclamaciones. Joder, ¿podría
la mujer ser más sexy?
Bree masticaba el interior de su mejilla
cuando Logan dejó caer la
camisa de sus hombros. Por supuesto que
tenía que tener
musculosos esos brazos curtidos y
hoyuelos que hacían a las
mujeres perder la cabeza de mierda
mientras sonreía por encima de
ellas.
La oferta creció a tres mil en cuestión de
minutos y
Bree no pudo evitarlo... ella levantó la
mano.
Sienne aplaudió y silbó entre sus dedos.
Logan hizo un guiño a Bree.
El Interior de Bree se volvió papilla y le
palpitaba el coño
por la atención y el alivio.
A los cinco mil, Bree estaba fuera de su
mente con una necesidad
que nunca había visto antes. Tenía que
tener a esta mujer, esta
noche, ahora mismo, de nuevo en ese
maldito armario, o en
The Pleasure Planner

35
cualquier lugar.
Sienne le dio un codazo. "Estás tan ida que
vas a follar duro
esta noche”.
Bree se quedó sin aliento y retrocedió.
¿Qué demonios
creía que estaba haciendo? Esta no era la
manera en que los
profesionales Se suponía que actúan. Ella
era una casamentera, por
el amor de Dios dijo en voz alta. La mitad
de las personas en esta
sala la conocían, sabían de
su negocio. En el nombre del infierno qué
podrían ellos pensar
de ella en este momento? Todo en nombre
de la caridad? Sí.
Maldita sea, eso es lo que era.
¡Joder! No, no es así. Esto no tiene nada
que ver con la caridad, o
esos niños sin hogar pobres. Dio una
última mirada a la mujer que
quería desnudar con los dientes
desgarrando, entonces se dio media
vuelta y volvió corriendo a través de una
sala ya casi vacía

detrás de ella. En su Necesidad de alejarse
de la tentación,
prácticamente se lanzó contra el bar de
copas y señaló la primera
botella de vino que había visto.
En cuanto el camarero le entregó la copa,
se la bebió, necesitando su mente vacía,
sus pensamientos idos.
Fuego quemó la garganta y tosió mientras
que daba al
camarero una mirada preguntándose qué
acababa de beber de este
mundo.
La multitud gritó, atrayendo su mirada de
nuevo a los escenarios,
Logan se trabajaba a la multitud como un
mago. Jesús, acababa de
ganar una cita con una desconocida y
anhelaba hacerle todas las
cosas de las imágenes pecaminosas del
delicioso baile de su
mente... las mismas cosas que demandaba
a sus clientes nunca
hacer.
Ella habría jodido a esa mujer hasta la
llegada del

alba. Y a partir de la mirada de esos ojos,
devorándola
sobre el escenario, sabía que habría sido
un buen maldito polvo.

Logan hizo girar su cita alrededor de la
pista de baile. Delgada,
de pie era tal vez de cinco pies y dos
pulgadas, incluso sobre los
The Pleasure Planner
36
tacones de los zapatos de punta, la mujer
no era ni de lejos sexy.
Aunque claro, que a ella le gustaba una
diosa rondándola en
zapatos sexy, una ansiosamente dispuesta
a ser su aventura de una
noche, pero le gustaban las mujeres un
poco más altas, las que
encajaban perfectamente derechas debajo
de su barbilla.
No es que realmente importara. Ella no
estaba con una mujer
el tiempo suficiente para ver dónde
encajaba, ya sea bajo la
barbilla, o en el hueco de su brazo, y sobre
todo no sosteniendo su

mano.
Dar las buenas noches no figuraba en su
diccionario personal
cuando tenía relaciones sexuales -por lo
general se acostaban con
ella, clientes heterosexuales que no
representaban ninguna
amenaza para su forma de vida aislada.
A pesar de ello imaginaba, que sentiría a
Brianna con el balanceo
perfecto de peso bajo sus brazos.
Ella negó con la cabeza echando lejos los
pensamientos. La
mujer había dejado claro que el beso no
iría más lejos
poniendo fin a sus ofertas. ¿Por qué no
había seguido? ¿Ella
ya tiene una amante, o una novia? Si ese
fuera el caso,
ella se había demostrado indigna de
consideración. Logan juzgaba
a los que engañaban a su pareja con un
desprecio absoluto. Ella
suspiró. Seguramente Brianna no caía en
esa categoría,
principalmente

porque ella no quería renunciar a ella
todavía.
Logan sonrió cuando su misma cita
encajada en su contra,
bateaba aquellas demasiado gruesas
pestañas y estiraba la cabeza
hacia atrás para mirarla con sus ojos
marrones de mierda.
Dios, cómo deseaba dar vueltas en torno a
Brianna
en este suelo bailando, continuando lo que
ella quería hacer
desesperadamente hasta el final.
Y a juzgar por la sensación de ceder a ese
beso, la casamentera
quería lo mismo. Tenía que haber una
manera de hacer
que sucediera.
"¿Sería usted tan amable de traerme un
trago? está haciendo calor
aquí. "La mujer, que ahora sabía que se
llama
The Pleasure Planner
37
Stacy, ya que ella se lo había dicho unas
cuantas docenas de veces,

junto con su número de teléfono, paseo su
lengua por el labio
inferior.
"Por supuesto. Vuelvo enseguida. "Logan
prácticamente corrió de
ella, cualquier cosa para conseguir estar lo
más lejos posible de la
mujer pegajosa.
Sólo una hora más y podría volver a sus
pinturas,
De vuelta a su vida solitaria, justo como a
ella le gustaba. Su
estudio loft era un regalo del cielo y cuando
no podía dormir,
porque muchas imágenes se tejían a
través de su mente, ella hacia
su trabajo hasta llegar a la primera
impresión de la pintura con las
prensas antiguas.
Estaba tan cerca de encontrar la manera
de hacer los puntos
y los números convertirse en letras. Su
agente, y sobre todo Paula,
juraban que no se podía hacer. Logan
estaba decidida a demostrar
que están equivocadas. Aunque, por qué,
ella no lo sabía. ¿Cómo

sería el mundo si hiciese una recopilación
de los artículos
legendarios de su abuelo fundiendo en
ellos las famosas fotografías
que su abuela había tomado?
Probablemente no pasaría nada. Pero era
su sueño y
necesitaba luchar, y maldita sea, ella lo
había imaginado, y cuando
ella lo hiciera, tal vez entonces podría
respirar con un suspiro de
alivio porque había cumplido su labor. Ella
bajó la cabeza casi con
vergüenza. La verdad era que ella ya había
abandonado
prácticamente la idea, apenas avistando el
primer paso ya.
Demonios, no podía
Recordar la última vez que había jugado
con las máquinas.
Sus clientes y sus propios deseos
sexuales, habían estado primero
por un tiempo muy largo. ¿Era egoísta, o
simplemente era ser
práctica?
Descartando las preguntas, Logan cortó a
través de un grupo

de mujeres riéndose en el bar y Brianna
estaba acompañada con
dos mujeres. Brianna-su corazón saltó con
varios latidos. Ella se
acercó más, con ganas de verle la cara
una vez más, para ver su
sonrisa, al ver esos ojos penetrantes.
The Pleasure Planner
38
Cuando Brianna levantó la vista para soltar
su muletilla, Logan se
perdió a sí misma en los ojos jade suaves.
Brianna siguió su mirada
larga y persistente, diciéndole con los ojos
como aún deseaba
mucho lo mismo que Logan.
El camarero se aclaró la garganta. Logan
se volvió hacia
el y le recitó su pedido. "Dos chupitos de
vodka, por favor."
Cuando puso las bebidas en la barra,
Logan apenas podía mirar
lejos de la cara sonriente de Brianna
tiempo suficiente para
recuperar los vasos.
Se volvió de nuevo hacia la sala contigua,
pero

algo la apartó y se encontró caminando
directamente hacia Brianna.
"Las entrevistas son en sesiones de tres
partes ... por primera vez
en mi oficina para conocer un poco más
sobre usted, siendo la
segunda en su casa, que sella mis
intuiciones acerca de la forma en
que vive, y finalmente un almuerzo para
repasar los clientes
disponibles que he llegado a la conclusión
que son lo que estás
buscando. Y debo
advertir, no dejo ninguna piedra sin
remover. Me enorgullezco d
mi profesión y yo no creo que te gustase
obtener menos
de mí ". Brianna miró brevemente a Logan
luego de vuelta a la
mujer. "Espero poder conversar de nuevo.
Mi asistente
Te llamara por la mañana para repasar los
honorarios y darte tu
cita. "
"Muchas gracias. No puedo esperar. "La
mujer arrastro a su amiga
en su estela.

Brianna se volvió lentamente y miró a
Logan con las bebidas
en su mano. ¿Para mí? Vaya, gracias,
señora. "Ella le guiñó un ojo
y tomó uno de los vasos. "Dile a tu cita que
tendrá que
buscar el suyo. "
Logan se echó a reír, amaba el descaro de
Brianna... queriendo
tanto arrastrarla de vuelta a ese armario de
gran tamaño y meter sus
dedos profundamente dentro de su palma.
¿Que estaba a punto de
hacerle esta mujer que la había movido
como una tormenta tropical
desde el interior hacia fuera? "Ella puede
tomar la mía."
"¿No eres tú el caballero?" Brianna tomó
un sorbo de
The Pleasure Planner
39
su bebida.
"No soy en absoluto suave, si usted quiere
probarlo, si
quiere. "Logan quería nada más que dejar
caer sus

rodillas y rasgar los pantalones bajándolos
con los dientes,
desgarrar a Bree hasta que ella gritase su
nombre. El corazón
zumbando contra sus oídos, su mente
giraba con esas mismas
imágenes.
La ceja de Brianna se arqueó. "Tu cita esta
a unos diez pasos
detrás de ti, como un demonio de
Tasmania en busca de su presa. "
Logan quería gruñir cuando la voz de la
mujer chilló
detrás de ella. "Ya está. Pensé que te
habías fugado
y me dejaste sola. Ah, mi bebida”. Arrancó
ella el cristal
de las garras de Logan y Brianna dio
"marcha atrás" por el
vislumbre de "es mía".
Brianna apenas reconoció a la mujer con
un rápido
vistazo en su dirección, a continuación,
volvió a Logan. "No te
olvides de que a tu amiga la llamaré
mañana. Estoy más que segura

de que podemos encontrar lo que está
buscando... en cualquier
momento, todo. "Brianna
tendió la tarjeta y Logan encontró la fuerza
para llegar
y tomarla.
Señor ayúdame-ella se caía a pedazos
justo ante los ojos de esta
hermosa mujer. "Voy a tener lo suyo en la
primera ocasión
mañana. Ella estará encantada de tenerte
a su servicio. "
"Estaré más que feliz de ayudar a su...".
Brianna tomó
otro sorbo de su bebida, su sensual mirada
mirando a Logan
por encima del borde de su vaso. La cita
de Logan tiró de su
camisa. "Vamos, sexy. Me prometiste otro
baile, terminaste antes
de tiempo”. Ella tiró de Logan más fuerte,
tratando de tirar de ella
hacia la pista de baile.
Antes de que su cita pudiera arrastrarla
demasiado lejos, Logan
retiró una de sus propias tarjetas del
bolsillo de su jean, la acunó en

su palma de la mano, y le tendió la mano
hacia Brianna. "Fue
genial conocerte, Brianna. "
Brianna cogió la mano y la arrastró hasta
sentir escalofríos
en contacto con el brazo de Logan . "Lo
mismo digo, y por favor
The Pleasure Planner
40
llámeme Bree."
Ella le estrechó la mano y tomó la tarjeta y
luego dio a Logan
una sonrisa diabólica cuando leyó el
contenido. Le guiñó el ojo y
Logan se hizo añicos, su cuerpo
ferozmente hambriento y dolorido.
Logan sabía desde el instante en que se
dio la vuelta, que lo que
habían empezado estaba lejos de haber
terminado.
Capitulo Tres
Bree se detuvo en la plaza de
aparcamiento de visitantes del
exterior del gran edificio del condominio de
Natalie. Era un
miserable lío aparcar pensó desesperada
de alivio. Con un

movimiento apresurado de su
muñeca, ella rodó su tarjeta de seguridad
en la puerta principal y
tropezó con el vestíbulo y el ascensor. En
su
afán de alcanzar su meta, prácticamente
clavó las uñas en la puerta
entreabierta del ascensor, ya que se
arrastraría al piso catorce.
El Apartamento de Natalie estaba en el
otro extremo del
interminablemente largo pasillo. Bree se
tambaleó hacia adelante,
hacia su puerta como un borracho en una
misión, a pesar de que
estaba perfectamente
sobria, introdujo la llave que ella y Natalie
habían intercambiado
sólo dos meses antes, y abrió la puerta.
Después de lanzar su bolso junto al
teléfono delante de la
puerta, se fue en busca de Natalie y la
encontró acurrucada en la
amplia silla con los expedientes fuera
sobre su regazo.
Ella apenas si levantó la vista cuando Bree
irrumpió en la

habitación.
Típico de Natalie. Bree negó con la
cabeza, que había hecho poco
más que quitarse la chaqueta del traje
antes de sumergirse en el
trabajo.
¿Y cómo demonios se las arreglaba para
lucir siempre tan bien?
The Pleasure Planner
41
Su maquillaje intacto y su cabello oscuro
perfectamente acicalado
de nuevo, incluso después de un vuelo de
cinco horas, y los
esporádicos tonos castaños que había
conseguido el mes pasado
destacaban muy bien a
la luz de la lámpara del escritorio.
"Tienes tres puntos y dos segundos para
conseguir que esa mierda
salga de tu regazo antes de abalanzarme
sobre ti. "comenzó el
trabajo Bree abriendo
botones de la blusa mientras Natalie
arqueó una ceja ante
ella, con evidente sorpresa en su rostro.

Nat. se veía tan sexy cuando ella echó a
Bree esa mirada de
"mierda, mujer ". Bree se preguntó por qué
no había adoptado una
actitud de asumir responsabilidades más a
menudo, o cualquier
cosa que despojase lejos a la remilgada
Nat y que con esta
deliciosa mirada la dejase sin aliento. Ella
sabía por qué ... porque
esa mirada no era
una de excitación sexual, era una de "vas a
pasarte de la
línea "o" Estoy demasiado ocupada para
estos juegos sexuales ".
Descartando los pensamientos, Bree la
acechaba seductoramente a
ella, sacando su blusa y colocándose en la
alfombra de felpa color
canela. Con apenas un descanso en su
camino, tiró abajo los
pantalones y los deshechó.
Ella se acercaba a Natalie, que estaba
sentada inmóvil, como un
cuadro congelado con su copa de vino
preparada cerca de sus

labios. "Pueden ir en primer lugar." Bree le
arrebató los papeles,
colocándolos de nuevo en la carpeta, y los
arrojó sobre el sofá. Le
quitó la copa de los dedos a Nat y
se dejó caer en su regazo, a horcajadas
sobre sus muslos estrechos.
Natalie salió lentamente de su trance y se
apoderó de las
caderas de Bree, arrastrándola hacia sí
como un edredón. "Tuve un
miserable vuelo, y una reunión más
miserable con los
hijos de puta en Nueva York. No tienes ni
idea de lo que-"
Bree se inclinó hacia delante y la silenció
con un beso.
Ella no estaba de humor para conversar.
Especialmente si, como
era habitual, se centraba en la carrera de
Natalie, sus casos, sus
archivos, sus clientes... rara vez se discutía
de la vida de Bree o su
instinto para encontrar el amor a sus
propios clientes. Natalie no
The Pleasure Planner
42

creía que uno pudiera arreglar un
matrimonio por amor. Despidió
sus argumentos con comentarios
mordaces como "ningún juego
por parte de cualquier persona, con
excepción de las dos partes
involucradas, jamás ha hecho aflorar una
relación de amor." Bree
lo sabía mejor.
En el mundo actual, la gente estaba
demasiado ocupada,
demasiado consumida por sus
ocupaciones para abrir los ojos a las
posibilidades de amar, a su alrededor. Su
trabajo consistía en
ayudar a las personas, y ella lo hacía.
Sin embargo, esta noche, ella no quería
hablar acerca de Natalie, o
incluso de ella misma. Ella sólo quería
limpiar a Logan Delaney y
besar para borrarla de su mente con un
buen polvo sólido, un
poderoso orgasmo violentamente
arrancado su cuerpo, hasta que
ella se estremeciera y se estremeciera con
cada espasmo severo.

Ella tomó la mano de Natalie y la metió
entre sus
muslos, pulsando contra su coño en
círculos irregulares. ¿Sientes
lo mojada que estoy? Necesito que me
folles, Natalie."
Los ojos de Natalie se abrieron como
platos, sin duda preocupada
por Bree que tomaba el cargo de su
comportamiento. En todo su
tiempo juntas, ella había jugado
por las normas tácitas de Nat y nunca
tomaba la iniciativa. Por
Elección de Natalie, su sexo era siempre
robótico, siempre en la
cama, y siempre con Bree como la
almohada. Normalmente, a ella
no le importaba, no pensaba hasta ahora.
Natalie era una gran
amante. Hacía magia increíble con las
experimentadas manos y
siempre sacaba sonidos exquisitos del
orgasmo de Bree. Una vez
más, se preguntó qué le impedía tomar el
papel dominante con
Natalie.

"¡Uau, nena! Si yo no lo supiera, creería
que en realidad no tenías
tiempo que perder. "Natalie sonrió, sus
dientes eran brillantes
contra la luz. "Pero no aquí..." Bree sintió
un escalofrío correr por
el cuerpo de Natalie. "Vamos a hacer esto
al dormitorio ".
"No. Lo hacemos aquí. Ahora mismo.
"Engancho Bree
en la V del cuello de la camisa de Natalie y
tiró de ella hacia
adelante. Ella sacó la tela por encima de
su cabeza y luego se
The Pleasure Planner
43
zambulló en sus pechos, tirando de la tela
de su sostén para
exponer un pezón rosado.
Chupar, lamer, y girar la lengua para
endurecer los
pezones, todo el tiempo imaginando cómo
serían los pezones de
Logan y sentirlos, frunció los labios, cómo
sería el sabor.
La desesperación en el rostro de Logan
paso por su mente,

centrada en la tarea, trabajando el pezón
de Nat entre sus labios.
Natalie puso sus manos sobre la cintura de
Bree y trató de
empujarla del asiento, pero Bree no se
movía. Agarró
las Manos de Nat y las empujó contra el
cojín del sofá
a cada lado de su cara. Con la mirada
socarrona de Natalie, Bree
Sabía que estaba empujando hasta el
límite.
"¿Qué te pasa?" Natalie intentó una
sonrisa, pero
sus ojos contaban una historia diferente, a
ella claramente no le
gustaba Bree tomando el control.
Bree sabía que debería sentirse culpable
por utilizar a Natalie, pero
estaba más allá de cuidarse más. Ella
necesitaba liberación, y la
necesitaba ahora. Ella luchó para
conseguir ver la perforación de la
mirada de Logan en su mente mientras ella
se resistió contra
Natalie. Pero Logan la humedeció, un beso
extraño había estado

atormentándola a ella desde el
segundo que salió del guardarropa.
Dios, ¿qué estaba mal con ella? Aquí tenía
a una sexy
mujer, dispuesta a satisfacerla, y lo único
que podía pensar
era en los fuertes brazos de Logan y su
jodido culo apretado. Ella
debía odiarse a sí misma, lo sabía, pero
maldita sea si el lío
empapado entre sus piernas no necesitaba
satisfacción.
Ella cerró los ojos y se rindió a las
imágenes, frotándose
poco a poco con cada destello de nuevas
imágenes. Natalie se
inclinó hacia adelante y lamió la punta del
pezón de Bree,
succionando suavemente el pezón duro en
su boca. Bree se quejó y
quiso pedir chupar más fuerte, más rápido,
para follarla con su
dedo, para mantenerlo hundido hasta que
Bree gritase su
liberación. Ella sabía que Natalie no
obligaría a su necesidad. Sería

una pérdida de tiempo rogar por cosas tan
poco características.
The Pleasure Planner
44
Cuando se lanzó al pezón Natalie, Bree se
deshizo con
impaciencia. Ella se arqueó lejos de ella y
bombeaba en contra del
Hueso pélvico de Natalie. "Oh Dios, sí.
Tengo que irme,
Natalie”.
Para sorpresa de Bree, Natalie trabajó con
la mano libre y
se movió entre los muslos de Bree. Bree
contuvo el aliento, todavía
arqueando y girando las caderas, y esperó
a la penetración.
No vino. Natalie deslizó a un lado su tanga
y jugueteaba en su
coño con la punta de un dedo,
deslizándose a través de sus
jugos y ligeramente agitando su clítoris.
Bree echó la cabeza hacia
atrás y bombeo sus caderas, tan cerca, tan
jodidamente cerca.
"No me jodas, Natalie. ¡Por favor! "Gritó
Bree, bombeando y

girando sus caderas, aspirando bocanadas
de aire sano, y mientras
que la imagen de Logan jugaba a través de
su mente, en contacto
con ella, acariciándola, saboreándola.
Dulce Jesús, quiso extender la mano y
tocar esa
realidad virtual, quería follarla tan duro.
Sus entrañas quemadas
como los abismos del infierno mientras una
imagen del dedo de
Logan la follaba, controlaba su orgasmo,
manteniéndola al borde
del abismo. Necesitaba alivio ahora o se
iba a quemar viva en
cuestión de minutos.
Cuando Natalie acaricio su raja, una vez
más, Bree gruñó
y alcanzó la mano entre sus piernas. Ella
tomó la mano de Natalie
y empujó más profundo y luego movió
hasta que los dedos rígidos
se hundieron dentro de ella.
"Hazme correrme maldita sea!", Exclamó
Bree fuera de si y se fue
con Natalie, más allá de cuidar de que
estaba usando el cuerpo de

Nat para su propia satisfacción. Cuando
Natalie se inclinó hacia
delante y tentativamente chupó el pezón
de Bree en la boca, Bree
entretejía sus dedos en los mechones de
su pelo y tiró más cerca de
Nat, animándola a tomar el pecho más
profundo en su boca.
Natalie obedeció. Ella chupó más duro,
retorciendo el pezón
entre los dientes.
The Pleasure Planner
45
Bree se resistió más rápido montando esos
dedos, tirando de su
pelo, y luego su orgasmo hecho añicos.
Ella gimió contra Natalie,
golpeando su coño a través de los dedos
enterrados en el interior,
su voz ronca mientras ella gritaba por su
alivio.
Cuando sus espasmos se aliviaron y sus
músculos se calmaron
revoloteo el pulso de nuevo, Bree cayó
sobre Natalie, su interior
lleno de espasmos, su cuerpo llegó... su
mente girando desgarrada

por emociones. Este momento posterior al
orgasmo con Nat
debería acercarlas. En su lugar, Logan se
quedó en el fondo de sus
pensamientos.
Sin saber qué decir, y, definitivamente, no
estando segura de que
hacer, Bree sólo estaba allí, sintiéndose
como una idiota por dejar
que Natalie apagara el fuego creado por
Logan. ¿Qué, tan enferma
estaba ella... tan vergonzosa y
despreciable por completo.
"¿Te sientes mejor ahora?" Natalie rió entre
dientes, pero el
trasfondo gritó que no era feliz con el sexo
fuera de lo rutinario.
Bree se inclinó hacia atrás, su pelo se
escapó de su moño
en espiral cayendo alrededor de sus
hombros. "¿Qué esperabas?
Usted Se ha pasado fuera cuatro días
enteros. "Ella empujó atrás a
Natalie y se deslizó hasta el suelo.
Ella empujó las piernas de Natalie abiertas
y le dedico una sexy

sonrisa, sus dedos deslizándose por los
muslos de Nat hacia su
entrepierna.
"¿No me echaste de menos, también?"
Natalie se inclinó y la besó en la frente.
"Por supuesto que sí, preciosa." Ella puso
a Bree de nuevo en su
regazo. "¿Qué tal si nos tomamos algunos
bocadillos mientras
termino con este archivo? "
Bree parpadeó con fuerza y ladeó la
cabeza. De alguna manera,
ella estaba viendo a Natalie desde una
perspectiva completamente
diferente, y a ella no le gustó lo que vio.
¿Cómo podría Natalie
apagar así? Como Si no la hubiera
afectado su orgasmo ¿Nat, no
estaba caliente? Bree frunció el ceño.
¿Estaba Natalie tan envuelta
en su propio mundo estéril,
que nada, ni siquiera la promesa de un
orgasmo furioso con manos
The Pleasure Planner
46
y la lengua de su amante, la agitaba ya?
Contenida.

Eso es en lo que se había convertido. Sólo
dos personas jugando al
sexo, juegos cuando el tiempo lo
permitiera, deseosas de tenerse
una a la otra como caramelos.
¿Cómo había caído en una trampa?
¿Dónde estaba el
amor? ¿Dónde estaba el error para haber
perdido su tiempo juntas?
Las emociones eran prácticamente
inexistentes entre
ellas.
Bree le dio un beso en la mejilla y se
empujó fuera de su regazo.
"Por supuesto".
Se vistió y se dirigió a la cocina y reunió
galletas, aceitunas y
queso feta en cubos que ella sabía que a
Natalie le gustaba mascar
mientras agonizaba sobre sus
expedientes, y luego los llevó todos en
bandeja de nuevo a la sala
de estar.
Natalie ya estaba en profunda
concentración, su frente
ceñuda mientras ella pasó una página.

"Me voy a casa". Bree estableció la
bandeja en la
mesa de café. "¿cenamos mañana ya que
tengo reuniones el resto
de la semana?”
Natalie asintió con la cabeza y cogió una
galleta. "Por supuesto.
Llámame”.
Bree la estudió durante varios segundos
antes de salir del
apartamento.
Conveniente, eso es lo que era. Peor aún,
sin embargo, fue
el triste hecho de que le había tomado su
tiempo para darse cuenta
de ello. Peor aún, Natalie también lo sabía.
The Pleasure Planner
47
Capitulo Cuatro
La Suave luz de la luna se filtraba por las
persianas abiertas
bañando el dormitorio de Bree entre
sombras opacas. Se despertó
poco a poco, su mente sigue ocupada con
preguntas sin respuestas
y las imágenes que desesperadamente
quería sacar de su mente.

Como ella estirada, las sábanas finas
egipcias acariciaban su
cuerpo como un beso de amante, y ella se
preguntó por qué no
podía renunciar a los pensamientos
eróticos de Logan, o por qué se
había mantenido despierta
'Hasta la madrugada. No era la primera vez
que una mujer sexy la
besó.
Pero había algo diferente con Logan. ¿Qué
fue lo que ésta en
particular había robado de su mente
durante tanto
tiempo, especialmente cuando ella era una
mujer comprometida?
Ella casi se rió ante la idea. ¿A quién
quería engañar?
Natalie no era del tipo de reclamar. Un
buen polvo, sin duda, y
confiable, pero no es posesiva.
Decidida a averiguar por qué Logan
causaba tal
impresión, apago la alarma ya que aún
tenía que tocar el timbre, y
luego fue a la cocina. La casa estaba en
silencio, siempre tan

tranquila. Se enorgullecía de los lujos que
le ofrecía su trabajo a
ella. Cada habitación era un escaparate,
decorado en las últimas
tendencias y las modas, como una imagen
arrancada directamente
de una brillante
revista, ni un solo elemento fuera de lugar.
Demonios, ella nunca
estuvo en casa el tiempo suficiente para
perturbar nada excepto su
cama con dosel, con las cortinas de raso
color marfil.
Bree soltó un bufido rápido en el tarro de
cristal de limones
asentado en el mostrador largo que divide
la cocina. Ellos
eran sólo para decoración, añadiendo brillo
alegre
contrario a las paredes de suaves blancos
y a las encimeras. Ella
nunca tuvo tiempo para cocinar y Natalie
prefería restaurantes de
The Pleasure Planner
48
cinco estrellas en

lugar de cenas tranquilas acurrucadas en
un sofá. Es decir, cuando
tenían tiempo. Además, Natalie era una
mujer para ser vista.
Después de verter una taza de café, se lo
llevó a los
ventanales con vistas a la bahía. Ella
amaba esta visión,
especialmente en la mágica luz de la
mañana, y hoy
no fue la excepción. Una espiral de niebla
flotaba en el agua
y la misma corría a través del puente como
una cinta de seda y
luego se disipo todo en unos pocos
minutos. Las luces se
encendieron en la casa al otro lado de la
calle. Bree suspiró y bebió
un sorbo de café.
Es hora de que sus vecinos desconocidos
se levanten y brillen,
tomar una ducha y un desayuno rápido, y
luego marcharse en
coches caros a sus oficinas a gran altura
que les pagaba los dólares
para mantener su estilo de vida de lujo.

A menudo se preguntaba lo que pensaban
de ella, la mujer solitaria
de en frente, que estaba pocas veces en
casa, y que rara vez tenía
visitantes. ¿Se preguntan por ella, verla
venir e ir, nunca pensaron
en invitarla para tomar cócteles o un
brunch de Domingo? ¿Importaba? Su vida
ya estaba llena, es
suficiente distracción y no necesita más.
Aunque a veces un poco
de distracción era lo que anhelaba, algo
para golpearla fuera de la
normalidad de su vida.
Con un encogimiento de hombros, ella
entró en la sala para
admirar su colección de obras de arte que
dominaba cada pared
disponible.
De los dibujos brillantes de Jackson
Pollock a autografiadas
fotografías en negro y blanco de
celebridades captadas por
algunos de los fotógrafos más famosos de
esta parte, guardaba
todas y cada una.

Después de otro sorbo de café, vio su
bolso
en el sofá de dos plazas donde lo había
arrojado la noche anterior.
Caminó hasta el y cavó dentro, buscando
la evidencia de que
Logan existió... que realmente la había
besado, que ella había
deseado una venganza.
Poco a poco se retiró de la prueba
rectangular.
The Pleasure Planner
49
La tarjeta de visita de Logan reclamaba el
arte del cuerpo desnudo.
¿Qué es, exactamente, lo que
dice? Bree frunció el ceño. ¿Por qué nunca
oyó hablar de ella?
¿Logan obtendría sus clientes a través del
boca a boca solamente?
Lo Más probable, es que lo hizo. Bree se
imaginó que tipo de
obras de arte haría, requerirían una
relación muy especial entre el
artista y el cliente.
Bree quiso saber un montón más sobre la
mujer que le había

robado el aliento y perturbado su equilibrio
con un breve
beso... para saber lo que la hacía diferente
de todas las demás.
Sólo había una manera de obtener las
respuestas, frente a su
torturadora. Con un movimiento de cabeza
afirmativo, giró sobre
sus talones y se dirigió a su habitación,
húmeda. Después de un
breve pase con el secador por su pelo
y ya a pocos minutos de aplicar el
maquillaje, vestida Bree
con su favorito traje de Armani, una
chaqueta azul oscuro y
pantalones a juego con la plata y apliques
de la blusa de gasa azul.
Cogió su bolsa de ordenador portátil y el
bolso y luego se dirigió
escaleras abajo al garaje. Sus manos
temblaban mientras ella
arrancó el coche y pulsaba el botón para
abrir las puertas. No era
propio de ella estar nerviosa, o permitir que
una mujer como Logan
hiciese deambular

su mente de una sola idea, los clientes y
encontrar el amor para
cada uno de ellos.
Ella respiró profundamente para calmar
sus nervios y luego
programar la dirección en el sistema de
GPS antes de que ella
maniobró fuera de la calzada. En el
momento en que ella salio
a la calle comercial, Bree estaba en una
fiebre de ansiedad
y mareada por la excitación, muy fuera de
su personaje.
Con cada rasgueo de su corazón, ella
estaba más decidida a
obtener respuestas y aliviar la agitación del
lío anudado en su
estómago.
Cuando ella vio la construcción de ladrillo
rojo de tres pisos, con la
boca abierta se hundió. Ella lo reconoció
inmediatamente. La primera planta una vez
albergó una de las
mayores revistas que Bree había tenido el
placer de
leer. Malcolm y Adeline, La Vida Real. Por
supuesto,

cada artículo es del pasado, ya que había
sido cerrada
hace más de diez años después del
accidente aéreo que detuvo sus
The Pleasure Planner
50
vidas, pero Bree todavía acariciaba cada
una, adoraba como
Adeline había capturado la belleza interior
de cada persona
entrevistada por Malcom. Eran como el
dúo dinámico, en la
redacción de artículos acerca de los ricos y
famosos, no de sus
vidas glamourosas públicas...
pero si de su vida interior, sus secretos y
sueños, sus vidas reales.
Ninguna otra revista se había preocupado
nunca de la vida real de
las caras detrás de la cámara como ellos
dos.
Qué pena que los nuevos propietarios la
habían convertido en un
obsceno, trapo sensacionalista, y tuvo la
sorpresa de que este
cambio no la había quebrado en tres años.
El negocio nunca tuvo

que ser reabierto.
Bree estacionada contra la acera y poco a
poco se abrió paso
a la puerta principal. ¿Podrían esas
imprentas antiguas todavía
estar allí? No puede ser. El que había
comprado el edificio
Sin duda, habría quitado todo, y
probablemente
hizo una fortuna con la venta.
Incapaz de resistir la tentación, ella se
puso de puntillas y
trató de mirar por las ventanas, pero uno
de los
grandes paneles lo habían ennegrecido
con pintura. Ella dio un
decepcionado suspiro. Lo que daría por
tener en sus manos más
originales para que coincidan con el que
ella había comprado en
una subasta hace varios años.
Bree volvió su atención de nuevo a la
puerta y escaneo
los botones de llamada que recubrían el
borde, pero ninguno tenia
ningún nombre.

No tenía idea de en qué piso Logan
estaba, ella presionó el
intercomunicador para el primer piso y
esperó. Cuando la puerta
no sonó con un zumbido, presionó el
segundo piso y todavía
nada.
Preocupada, ella movió la perilla y sonrió
cuando la
puerta se abrió. Ella dio un paso a un
vestíbulo de baldosas blancas
y negras con una amplia escalera de
caoba a un lado. Ella tuvo la
tentación de llamar a la puerta sólo... sólo
para echar un vistazo
dentro del mundo de las mentes más
grandes que jamás había
conocido, a pesar de que nunca los había
conocido en persona.
Varias paredes
en su casa estaban adornadas por las
fotocopias de sus favoritos
artículos.
The Pleasure Planner
51
La música comenzó desde uno de los
pisos por encima de ella y

ella llamó. "¿Hola?"
Cuando nadie respondió, ella comenzó a
subir la escalera. la
mezcla de jazz sensual se hizo más fuerte
mientras subía más allá
de la simple puerta cerrada en la segunda
planta y hasta la tercera.
Cuándo llegó a la cima, se encontró con la
puerta abierta, la música
ahora
muy fuerte.
Ella gritó y golpeó de nuevo en el marco.
"¿Hay alguien aquí?" Llegaron risitas
desde el interior de la
habitación, por lo que se acercó más.
"Logan?"
"¿Quieta? Vas a mancharme de pintura. "
Un suspiro de exasperación sonó entre el
sonido rasgado constante
de los acordes. "Paciencia, querida mía,
paciencia."
Bree reconoció esa voz profunda y su coño
palpitaba.
¡a la mierda! ¿Qué estaba haciendo aquí,
con Logan, mientras su
novia trabajaba duro en este momento?
Obtener respuestas. Sí, así

era. Sí, claro, ¿a quién quería engañar?
Había venido hasta aquí,
mierda.
Una mujer se echó a reír. "Entonces date
prisa ya. No puedo
esperar mucho más tiempo. "
Bree entró por la puerta para ver a una
mujer pintada
de todos los colores del arcoiris... la cara
de Logan enmascarada en
una sensual sonrisa mientras miraba a la
mujer en su postura de
arrodillamiento en el suelo, un pincel
preparado en la mano.
Bree se quedó sin aliento. No era cualquier
mujer. Esa era la mejor
y única, ganadora del premio del Globo de
Oro, Penny Carrow,
actriz durante los últimos tres años y
casada. ¿No tiene como dos,
tal vez tres, niños y un marido que era
una especie de gurú financiero?
¿Qué demonios estaba haciendo Logan
con una mujer como ella?
Un nudo se formo en las entrañas de Bree
al darse cuenta de que

entró cuando Logan estaba casi a punto de
follar a Penny. ¿Qué
clase de pervertida de mierda era esta
perra? ¿Y qué demonios iba
a tener que ver ella con esa maldita
folladora?
Una arcada atravesó su estómago.
"Mierda, lo siento. Estaba yo,
sólo, um, buscando... "Bree echó un paso
hacia atrás,
completamente avergonzada y odiándose
a sí misma porque
The Pleasure Planner
52
necesitaba respuestas. y por la necesidad
de tener relaciones
sexuales con la bandida de besos.
Logan se congeló... estaba de rodillas
delante de su cliente bisexual
muy casada y encerrada en el armario, a
pulgadas su cara del Coño
de Penny.
La música estaba tan jodidamente fuerte,
pero la luz que Bree
estaba captando la ensordeció. Su pecho
estaba jadeante, su

hermoso rostro nervioso, con las mejillas
de color rosa por la
vergüenza.
¡Maldita sea! Había dejado la puerta de
abajo desbloqueada
después de que Penny había llegado.
¿Cómo podía ser tan
estúpida? Sus clientes merecen privacidad,
y contaban con Logan
para mantener su secreto sólo en eso, un
secreto.
Penny se dio la vuelta, escondiendo su
rostro de Bree que, por la
expresión de sorpresa, ya la había
reconocido. ¿Había asco
brillando en sus ojos verdes llamativos?
¿Quién podría culparla?
Logan sabía exactamente lo que estaba
viendo, exactamente lo que
parecía. Si Bree hubiera pasado diez
minutos más tarde, ellas
habrían jodido juntas, cada color del arco
iris fusionándose en
contra de sus cuerpos.
"Así que lo siento. Estoy en el edificio
equivocado. "Finalizo Bree
y huyo.

Logan sólo podía mirar al marco de la
puerta vacía. Su
cuerpo gritaba por perseguirla, explicarse.
Pero ¿qué había
de explicar? ¿La verdad? ¿Cómo maquillar
su enfermiza vida? La
verdad explicada es "puta pagada por ricas
y famosas bisexuales ",
aunque se produjera después del sexo del
arte.
Penny cambio. "¿Quién demonios es esa?
¿Cree usted que me
reconoció? "
Logan se encogió de hombros. "Yo no lo
creo. Pero yo me encargo
de ella. "sonrió a Penny. "No te preocupes
por tu bonita cabeza,
por nada. "
Penny llegó a Logan.
Logan se levantó y se mantuvo al alcance
de la mano, sin querer
perturbar el remolino de secado lento de
colores pintados en su
cliente.
Dios no lo quiera, tendría que empezar
todo otra vez, o tendría a

las amigas glamurosas de Penny
señalando algún defecto ese
minuto.
The Pleasure Planner
53
Ella sabía que el mundo vivía por Penny,
se enterarían a
través de la red de amigas que se
arrastraban detrás de Penny,
todas querrían sus cuerpos capturados en
la misma manera. Con
sus pensamientos en desorden, dio un
paso al gran lienzo tendido
en medio del suelo de su estudio, ya
situado sobre las hojas de gran
tamaño, aunque su mente estaba fija en
Bree... y la expresión de
ella.
"Lo de siempre, sexy." Logan casi se
estremeció con
sus palabras. Ella estaba coqueteando.
Ella siempre estaba
coqueteando. Y siempre follando, siempre
jodiendo el matrimonio
de clientas en el armario. ¿Cómo se había
confinado a sí misma en
esta vida? No por

el dinero o la fama, ni el sexo la verdad sea
dicha. Aunque
el dinero que ganó pronto ayudaría a
financiar el sueño
de honrar la vida de sus abuelos y de su
trabajo. Y hasta cierta
medida, disfrutaba el arte desde el lado de
la planificación y
ejecución que la habilidad de arte corporal
requería, precisión y
atención al detalle que
era su fuerte.
Estas mujeres no veían nada en ella sino
un medio
para cautivar y atraer a sus amigas de
clase alta. Logan les daba a
ellas sólo eso, con un bono gratis de
satisfacción sexual mientras
ella protegía su vergonzoso secreto.
¿Sabía que la hacían ser un monstruo? El
mundo nunca podría
conocer que la rica y famosa que acababa
de estar en su cama antes
se dirigía de vuelta a su vida normal y
recta. Y de todos modos,
¿no era libre para joder con quién
quisiera?

Por supuesto que lo era. Sin embargo, con
el resplandor de Bree
todavía vivo en su mente, se sentía sucia y
barata, y quería que esta
sesión acabase lo más rápidamente
posible.
Penny se arrodilló en la esquina de la tela.
"Este será para
montar en mi habitación fantástica. Quiero
que todos se sientan
impresionados por mi nuevo cuadro en mi
próxima fiesta. "Ella
arqueó la espalda y miró a Logan. "Y tu
talento, por supuesto."
Logan se tragó un gruñido y cogió el
mando a distancia
de control, después hizo clic en el botón
para bajar la cadena
suspendida que se cernía sobre la cabeza
de Penny. Los modelos a
veces es necesario que pasen de una
posición a otra, y está cubierta
de pintura lo hacía una tarea difícil. La
cubierta de tela con mandos
The Pleasure Planner
54

hacía más fácil para ellas ajustar sus
cuerpos.
"Oooh. Esas cosas son tan perversas.
"Penny bateó pestañas. "Creo
que deberías cogerme mientras cuelgo de
ellas.
Usted podría atarme y hacerlo conmigo
antes de volver a mi
arrastrada vida”. Ella dio un guiño seductor.
"Esa es una imagen que vale la pena
investigar." Sonrió Logan
y se sentó en el suelo, tratando de ignorar
el hecho de
que la vida de Penny estaba lejos de ser
un lastre. Pocos negarían
su fama, además de un lujoso estilo de
vida con más dinero del que
podía gastar en ropa de diseño y la cirugía
estética para mejorar su
imagen, y una niñera para cuidar a sus
hijos mientras ella retozaba
desnuda en el estudio de Logan, y sabía
sólo Dios ¿qué otra cosa
haría, y con quién? Logan empujó hacia
atrás sus
pensamientos para concentrarse. "Ahora,
lentamente, colócate en

el centro.
Mantenga sus manos contra los bordes
exteriores en caso de que
usted necesite moverse. "
Penny hizo lo indicado con Logan viendo
como su
carne pintada se puso en contacto con la
placa blanca y brillante.
Sólo tenía que empujar el hombro de
Penny de vuelta una vez,
mientras que sus
pezones presionaban contra la lona.
"¡Perfecto. Perfecto! "Logan arrastró a
cada lado, por la pintura
que estaba Segura que no habían
apretado de Penny estando
debajo. Luego pulso el botón para bajar los
mangos más. "Coge
y manéjalos y te voy a tirar para arriba. "
Penny llegó a la barra y se permitió que las
cadenas se levantasen
hasta que ella estaba de pie en el borde,
mirando hacia abajo sobre
su propio cuerpo capturado en un espectro
de colores. Logan sólo
tiene que terminar los bordes con una serie
de retoques, esperar

cuarenta y ocho horas para el secado
antes de agregar varias capas
de acrílico. Después de eso, ella sólo tenía
que enmarcarla,
empaquetarla,
y entregarla.
The Pleasure Planner
55
Ella sonrió ante el trabajo, feliz con la
elección de los colores
para esta pieza en particular, y luego
levantó la vista y se encontró
con los ojos de Penny bailando con el
deseo.
Logan tragó. De repente, ella no quería
follarla. Ella no quería ser
la liberación de su secreto, Penny era de
las que
cuando les volvía su picor tenía que rascar
y su marido estaba
demasiado ocupado con su propia carrera
para preocuparse de esas
necesidades.
Maldita sea, quería que volviera Bree...
quería joder a Bree con la
violencia que ella misma cogia a sus
clientes.

Ella sabía que no había esperanza para
eso. Los ojos de Bree
dijeron la escoria que era, que todo lo que
podría haber sido nunca
será. Se le tenso el corazón por alguna
maldita razón. Infiernos,
apenas conocía a la belleza, pero el Señor
la ayudara, quería saber
mucho más sobre ella.
Cuando sonó el teléfono, Logan
prácticamente se lanzó por el.
"Usted hace pintura, o mejor dicho, es una
puta, que guarda su
secreto a clientes? "Paula bromeó.
"Oh, Dios mío! ¿Cuándo? ¿Dónde? "Logan
se pasó los dedos
por el pelo y fingió desesperación.
"Um, aquí y ahora? ¿Qué diablos estás
hablando? "
Logan tuvo que volver la espalda a Penny
para ocultar su sonrisa.
"No te muevas un centímetro. ¡Voy para
allá! "Ella colgó el
teléfono y cogió sus llaves. "Penny, me
tengo que ir.
Mi amiga necesita mi ayuda. ¿Puedes por
favor cerrar después de

ducharte? "
Logan se acercó a ella y le tomó la mano.
Puso un
delicado beso en la palma. "siento tener
que salir corriendo de ti,
especialmente con todas esas imágenes
en mi mente perversas,
colgando de las cadenas”.
Penny sonrió. "Voy a pedir una lluvia para
comprobarlo."
"Acepto." Logan le guiñó un ojo y voló
desde el estudio,
queriendo patearse a sí misma por
renunciar a un pedazo de culo
de una que ya le había pagado
generosamente por sus servicios,
The Pleasure Planner
56
por sus obras de arte, a la mierda.
No es que Bree la viera. Pero, maldita sea,
tenía que
intentarlo. De alguna manera, tenía que
hacer a Bree entender que
lo que vio era... a la mierda. Sí, lo era.
El Corazón Logan se desplomó mientras
bajaba las escaleras
de dos en dos.

CAPITULO CINCO
Por lo tanto, me gustaría que tenga de
edad entre veinticinco y
veintinueve, "anunció Addy, sacudiendo a
Bree fuera de la neblina
que había empañado su mente una hora
antes.
Ella se echó hacia atrás y hacia adelante
en su silla, tratando con
cada gramo de su ser, de centrarse en la
presunta nueva
clienta sentada encima de la mesa.
¿Qué demonios le pasaba? ¿Por qué no
podía
concentrarse en una tarea simple como
escuchar? Era la
esencia de su trabajo, escuchar a sus
clientes. Estas reuniones,
visitas domiciliarias y cuestionarios eran
pasos vitales en su
búsqueda para formar una imagen de las
necesidades de su cliente
y estilo de vida. Todo el proceso le permitía
vincular cosas
pequeñas, aparentemente sin importancia,
trozos de información

que normalmente descubrían a una pareja
perfecta. Si un eslabón
de esta cadena
se rompiese o se perdiera una pista crucial
entonces el partido
resultante podría terminar en un desastre
tanto para su cliente como
en última instancia, para su propio negocio.
El éxito de su negocio
The Pleasure Planner
57
depende en gran medida
de clientes satisfechos que llevan a más
clientes mediante la
palabra de boca en boca. Comentarios
adversos podrían, a su vez,
traer a la empresa a derrumbarse
alrededor.
¡Fue todo culpa de Logan! ¡La perra!
Bree suspiró. Ella no había podido borrar
las apenas
vislumbradas imágenes antes de que
huyera del estudio de Logan.
La obra de arte parecía increíble, y por lo
poco que había visto,
Logan tenía verdadero talento, pero la
actriz de pie ante Logan no

tenía pinta de arte. Bree se estremeció con
el recuerdo de la cara de
Logan en las proximidades de la
entrepierna de la Sra. Carrow.
Sólo Dios sabía
lo que iba a hacer con ese maldito cepillo.
Bree había tratado de razonar con ella
misma que un artista
en realidad necesita un pincel para hacer
el tipo de trabajo que
obviamente Logan hizo, pero por alguna
razón, sabía que esta vez,
no sería utilizado para este propósito.
Estaba enferma, eso es lo que era. Y ella
había sentido una
vergüenza indescriptible.
Bree no podía dejar de preguntarse
exactamente cuántas más de
Las llamadas modelos de Logan eran
personas famosas que
sacaban su necesidad de satisfacción con
alguien del mismo sexo,
sin el estrés del público.
Y Logan... aceptaba el pago por el arte de
cuerpo desnudo con
"Extras", era nada menos que prostitución.
¿Dónde estaba su

sentido de la decencia, del bien y del mal?
Y por la misma razón,
Bree no podía creer cómo podía encontrar
a cualquier mujer que
vendiese su cuerpo por dinero atractiva.
Pero lo hacia, y ella estaba
consumida por su propia necesidad de
estar cerca de Logan,
besarla, tocarla, saborearla y follarla hasta
que ambas se saciaran.
Logan le había hechizado con un solo
beso. Enredándola en una
red de engaño del que no podía escapar.
Cada vez que pensaba en
besar o tocar a Logan, ella estaba en
efecto engañando a Natalie
que, incluso si le daba poco de ella misma
a cambio, merecía la
fidelidad y la honestidad.
Bree negó con la cabeza, rechazando
estos inquietantes
pensamientos, dejó de mecerse, y trató de
despejar su mente de los
celos furiosos. Se inclinó hacia delante y
metió los
The Pleasure Planner
58

dedos bajo la barbilla, rezando para que
ella pudiera encontrar una
manera de
concentrarse en las necesidades de su
cliente.
"¿Es veintitantos años el número mágico?"
Addy se encogió de hombros, su largo pelo
hasta los hombros
cepillando contra su negra camiseta.
Estudió a Bree con ojos
chocolate antes de sonreír. "Todas las
calientes están todavía en
sus veinte años. "
Bree chasqueó la lengua y contuvo su ira.
Por una fracción de
segundo pensó en decirle a la mujer que
ella no podía atenderla,
pero, tenía a Dios como testigo, que
estaba en su sangre satisfacer
el desafío, no importaba lo difícil de la
tarea, o cuan tenaz
fuese la cliente. "Bueno, en primer lugar,
eso no es del todo cierto.
Hay algunas de Más de veinte años de
edad todavía que están
buscando teta de mamá y una buena
patada en el trasero de papi. Si

usted está buscando a alguien para
mimarla, entonces ese es su número
mágico. Pero si usted está
buscando alguien sofisticada, sin la
etiqueta de precio, entonces le
sugerimos buscar una mujer mayor, tal vez
una de primeros a
mediados de los treinta. "
Addy sacudió la cabeza contra la
sugerencia. "Soy bastante
firme en la edad. "
Bree apretó los dientes, resistiendo el
impulso de poner los ojos
como una adolescente. La mujer sentada
frente a ella no
encontraría a su alma gemela vadeando a
través del "yo no sé
quién soy todavía, pero puedes comprarme
diamantes y pieles,
mientras tanto”. Esta clienta nueva era
posiblemente inteligente,
una medio millonaria, de unos cuarenta
años, necesitaba y
merecía, conocer a su igual intelectual, no
alguien a modo de
mascota y sofocada en lujosos regalos.
Bree podría detectarlo a dos

kilómetros.
Al igual que vio a Logan a través de una
habitación llena de gente.
Jesús, Había sido tan apetecible, así de
follable, destacándose
como una pueblerina en medio de Bel Air.
¿Qué estaba haciendo
ella ahora?
Terminar lo que Bree había interrumpido?
El pensamiento envió una nueva punzada
de celos batidos
a través de su intestino, por lo que ella
misma se odio aún más. A
The Pleasure Planner
59
ella no le iban los celos. No estaba siendo
una empresaria
inteligente para actuar con tal estupidez, o
tal inmadurez.
Cuando Addy se aclaró la garganta, Bree
parpadeó y rápidamente
cambió de nuevo a su personaje de
negocio. Ella volvió a
comprobar sus notas, con una sonrisa en
su rostro, y miró hacia
arriba para satisfacer el Ceño perplejo de
Addy. "Lo siento, ¿qué

decías?"
"Le pregunté por qué pensaba que una
mujer de unos treinta años
sería más adecuada para mí. "se sentó
Addy atrás en su silla, una
clara indicación de que estaba irritada por
la falta de atención.
Bree se enderezó y miró a los ojos con
certeza. "Porque es sólo un
número para ti. Usted no ha mencionado
que se sienta más atraída
por jóvenes de veintitantos años, o que
podía mantener una conversación más
inteligente. No lo has
mencionado ni pareces ser atraída por las
mujeres más jóvenes,
sólo expresas un número. Y números, mi
amiga,
son sólo eso. Números. Yo también
imagino que has trabajado
mucho y duro para alcanzar el éxito. ¿Por
qué perder todo lo que
has ganado en alguien que no le importa
nada el sudor, la sangre, y
las lágrimas? "
Addy estaba con la frente inclinada y Bree
sabía que había arañado

con las uñas en su interior.
Cuando el teléfono sonó, Bree se abalanzó
sobre él, agradecida
por la distracción. "Love Match, ¿cómo
puedo ayudarle?" Bree
echó una mirada a Addy de "tengo que
tomar esta llamada"
encogio los hombros.
"¿Puedo hablar con Bree?"
Bree tragó saliva. Habría reconocido su
voz
en cualquier lugar... la misma ronca
respiración como en el
armario de los abrigos.
Y le envió deliciosas sensaciones de olas a
través de su cuerpo.
The Pleasure Planner
60
Ella apretó las piernas juntas y giró lejos de
Addy, no queriendo que nadie viera el
rastro de calor a través de
sus mejillas. "Soy Bree."
"Hola, eh, esto soy Logan. Me preguntaba
si podríamos
hablar”.
El sonido de su voz era erótico, por lo que
el control, sin embargo,

fallaba separándola de ese control. Bree
quería llegar
fuera de la línea telefónica y acariciar los
labios, los mismos
que recordaba muy bien apretados contra
los suyos.
Sabía que debía colgar, sabía que debía
poner
sus excusas y deshacerse de todo el lío.
Por el amor de dios, tenía
una cliente, una cliente rica, sentada frente
a ella, esperando con
impaciencia a que Bree terminara su
llamada. Una cliente que
estaba a corto plazo de apartarse de su
oficina si Bree no concluía
su reunión satisfactoriamente
para que pudiera firmar en la línea
punteada.
Sin embargo, no podía dar marcha atrás.
Ella metió el teléfono
más profundamente en el hueco de su
cuello y giró la silla
completamente haciendo frente a la
ventana. Esto no era correcto
como comportamiento de una mujer de
negocios que se había

hecho a sí misma. Ella sabía tanto, aunque
su cuerpo no estaba
escuchando a su mente.
Su cuerpo se rebelaba, soltando jugos
entre sus muslos
en memoria de todas las cosas que quería
hacer a Logan.
"Bueno, tengo un cliente en estos
momentos." Quería Bree haber
tenido la boca cerrada. Esas palabras
implicaban que si ella no
tuviera un cliente, que tendría una
conversación con Logan.
Cierto era que no tenía nada de qué
hablar.
Nada en absoluto. Ella había interrumpido
una situación muy
caliente en el Estudio de Logan, una
situación que nunca debería
haber estado cerca, para empezar.
¿Qué demonios le había llevado allí de
todos modos? ¿La
curiosidad? ¿Lujuria? ¿Una necesidad de
mierda, de que se la
follen? De cualquier manera, ella debía
colgar el teléfono.
The Pleasure Planner

61
"Cena conmigo".
Bree sonrió a su pesar. Un vértigo, junto
con olas de anticipación
ansiosa, se apoderó de ella. Ella sabía
que estaba pendiente de cada palabra de
Logan, desesperada por
cada sonido de su voz.
Jesús, ¿desde cuándo ella actuaba tan
desesperada? Nunca, eso era
cuando lo hizo. "Yo no lo creo."
"¿Por qué? ¿Tiene miedo de perder el
control y besarme
otra vez? "dijo con humor la voz de Logan
y ella
se echó a reír.
"¿Perdón? ¡Por supuesto que no bese-"De
repente,
recordando que no estaba sola en la
habitación, Bree se volvió
en torno a la cara de Addy, que sonrió
como el gato que se había
tragado el canario.
Addy se levantó de la silla y golpeó su reloj
mientras
Bree cubría el micrófono. "Estoy intrigada
por su respuesta.

Tengo una reunión, pero te llamaré más
tarde. "
Bree asintió en agradecimiento y le dio una
disculpa
con su sonrisa, y luego con la boca:
"Gracias".
La puerta se cerró detrás de Addy y se
tambaleó la mente de Bree
con las cosas rencorosas que quería gritar
a Logan antes de que ella
cortó la conversación. Ella no podía. La
verdad era que quería
seguir hablando, para que la voz de Logan
la sedujera, incluso si la
arrastraba más profundamente en el
purgatorio y el costo era una
valiosa clienta-la misma que amablemente
la había excusado a ella
misma.
"Pero usted quería." Logan interrumpió su
concentración
en la puerta ahora cerrada.
Bree no podía discutir. Era la verdad. Ella
lo había querido así
sucio-había querido mucho más, aunque
no tanto como
lo quería en este mismo segundo.

Confundida por el nudo atado en sus
entrañas y calambres
dolorosos, Bree se relajó en la silla. "¿de
que podríamos
posiblemente hablar? "
The Pleasure Planner
62
"Nada, de un beso y... la forma en que
salió disparada de
mi casa hoy. "suspiró Logan. "Cene
conmigo,
Bree. Quiero olerte de nuevo. "
Con su sentencia volando por la ventana,
Bree
Sonrió, cada centímetro de su cuerpo
caldeado por las palabras de
Logan.
Jesucristo, iba a cenar con una mujer de la
que debía estar lejos,
muy lejos, y ella lo sabía... y Sabía que era
estúpido. ¿En el
nombre de Dios, y su control?
Desvanecido en el aire por el primer sonido
de la voz de Logan.
"No hay nada que pudiéramos discutir
durante la cena que no
podamos discutir ahora. "

"Es verdad, pero no puedo muy bien
degustar más de ti a través de
una línea telefónica, o puedo? "
El calor encendido entre sus muslos y Bree
tenía que retorcerse
para aliviar el dolor. "No va a haber ningún
olor o sabor, o
nada por el estilo, Sra. Logan Delaney ".
"Usted me va a privar de terminar nuestro
beso después
de ser tan groseramente interrumpido?
¿No crees que me debes
algo más? "
"Le debo? ¿Cómo podría yo deberle? "
Logan se rió entre dientes. "Debido a que
era su ayudante la qu
rompió el hechizo erótico. Pero ella no
podría haber terminado
lo que empezamos en ese momento.
Además, tú quieres besarme
de nuevo. Admítelo”.
Bree sonrió. "Estás equivocada semental,.
No tengo ningún deseo
de besarte otra vez. "
"Ahh. Has herido mi corazón, tanto con tus
palabras
como con tu mentira”.

El silencio que siguió fue más estresante
que el sonido de su voz. Bree tamborileó
con las uñas en el
escritorio, deseando no haber jugado algo
difícil de conseguir. La
verdad era que quería la cena, y ese beso
maldito. Ella quería algo
que Logan tenía que ofrecer en este
momento, tan enfermo como el
The Pleasure Planner
63
hecho lo era.
"Cena conmigo, Bree. Es importante para
mí. "
Bree dejó escapar un sonido de alivio, a
pesar de que salió como
los sonidos de exasperación. "Bueno, está
bien, voy a cenar con
usted, pero bajo una condición: vamos
como amigas, y usted
mantendrá sus manos quietas.
¿Entendido? "
"Yo lo entiendo, pero no voy a hacer
ninguna promesa. Además,
me vas a besar, y lo vas a hacer, porque
no has pensado en nada
más ".

"Amigas, Logan, o no voy en absoluto." Por
el amor de
cristo, iba a besar a Logan Delaney otra
vez... y ella
lo sabía, mierda.
Logan se rió entre dientes. "Sí, sí, señora.
¿Siete en
Limonia?"
"Que sean siete y media. Tengo una
reunión tarde ".
"Entonces es una cita. Ah, y si no es
mucho pedir,
¿me podría recoger en mi apartamento? Mi
mejor amiga tendrá mi
coche un par de horas esta noche, pero
ella ha prometido
entregarlo en el restaurante antes de que
la cena haya terminado. "
Bree sonrió. "Ese viejo truco de" Necesito
un viaje a casa '
no me meteré en tu cama, tigre. "
Logan se echó a reír, un sonido tan
estimulante que Bree tuvo que
cerrar los ojos frente a la embestida.
"Bueno, Sra. mente de un solo
carril, quien dijo que quería meterse en mi
cama?”

El silencio que siguió a sus palabras era
sobrecogedor.
Bree abrió los ojos y se quedó mirando la
puerta cerrada, sabiendo
muy bien que es exactamente donde
quería estar... en la cama con
Logan. "Está bien, es un trato."
"Voy a esperar con ansiedad su llegada, y
nuestro
beso que viene”.
La línea se cortó.
Bree apretó el auricular en la oreja y se
quedó
así. Su columna vertebral erizada con la
piel de gallina de saber que
The Pleasure Planner
64
Logan haría exactamente eso... estaría
esperando, los ojos sólo
puestos en ella, y Bree que podía tirarlo
todo en cuanto pusiera los
ojos en Logan una vez más. Enfadada
consigo misma por echar en
falta a Logan ya, Bree colgó el teléfono y
buscó su móvil. Ella era
una persona bien enferma.

Ahora tenía que cancelar su cita con
Natalie.
Logan apoyó los codos en las rodillas y se
quedó mirando
el teléfono que seguía sostenido
firmemente en sus manos.
¿A qué demonios había venido esa
invitación? Cena?
¿Desde cuándo invita a las mujeres?
Demonios, no tenía
idea. Ellas acudían a la puerta, donde
llegaban en una ráfaga de
jadeos y gritos estridentes eróticos cuando
arrancaba un orgasmo
de su cuerpo poco después.
¿Quería dar una explicación del por qué a
Bree y tenía
que ser antes? Una explicación que no
tenia que dar a nadie,
especialmente a una mujer a la que
apenas conocía. Si ésa no era la
razón, ¿por qué?
Dejó caer el teléfono en el soporte, dio un
suspiro, y
evito la penetrante mirada de Paula. Su
mejor amiga miró a Logan

con su expresión significativa. Había
corrido en su ayuda hace una
hora, incluso se quedó en el lado de la
calle junto a la librería a la
espera de que Penny
saliera del apartamento de Logan, incluso
se burló de ella de como
sólo una mejor amiga podría renunciar a
un pedazo de culo tan fino
como el de Penny.
"Vamos a cenar... esta noche." Logan
bifurcó
los dedos por el pelo y se apoyó contra los
cojines.
"Sabes, yo estoy en la misma habitación
que tu, y no estoy sorda.
Dime algo que yo no sé, como por qué
estás
tomandote la molestia de una cena antes
de llevarla a casa a
follar”.
Paula dobló las piernas bajo ella
sentándose al estilo indio.
"¿Podría mi mejor amiga de repente haber
desarrollado una
The Pleasure Planner
65

conciencia?”
Logan miró hacia arriba. "¿Qué se supone
que significa eso? Por
supuesto que tengo una conciencia
maldita”.
Paula inclinó la frente. "La vez que sacaste
el gatito
fuera de la carretera no cuenta, porque
sólo estabas haciéndolo
para impresionar a las mujeres que
miraban desde la acera, ni
tampoco la que dio todo su cambio a las
personas sin hogar,
hombre ".
"El cambio estaba pesando en mis bolsillos
y el
gatito era demasiado condenadamente
guapo para ser atropellado".
Paula hizo diana, pues sólo había
guardado el gatito maldito para
cortejar a las mujeres, y se anotó un tanto
en el proceso.
Sin embargo, simplemente porque no
quería salir de su camino
para ayudar a las personas con afecto no
la hacía un monstruo, o

menos que cualquier persona con un
corazón. Ella realmente se
preocupaba por el
mundo que le rodea y trataba a las
personas con respeto tanto como
podía.
Cuando Paula ladeó la cabeza, Logan
puso los ojos en blanco.
"Bien, lo hice para ganar una mierda. ¿Y
qué? Tengo necesidades,
también. "
"Sí, vale, lo que tú digas, pero no
respondiste
a la pregunta. "
Logan miró hacia las ventanas dominadas
por el
edificio de ladrillo rojo en el callejón. Ella
no tenía las
respuestas, ni tenía la menor idea de por
qué necesitabano,
quería -invitar a Bree a cenar. Para que si
no? Por supuesto.
La necesidad de sentir temblar a Bree bajo
su peso era casi
dolorosa, pero podía hacer eso sin el ticket
de gasto de un

restaurante de lujo. Algo más estaba
molestándola a ella, algo que
no podía ignorar.
Y aquí sentada preocupándose por ella no
estaba recibiendo sus
respuestas antes, o ayudando a
prepararse para una cita en menos
de dos horas.
The Pleasure Planner
66
Ella se levantó de la cama y se dirigió a la
ducha, rezando para que el vapor caliente
apagara algunas llamas
generadas a partir de los recuerdos del
beso que compartieron Bree
y ella... o el que quería robar esta noche.
Dios, cómo quería tener a
esta mujer. Había habido alguna vez otra a
la que quisiera con esta
fuerza?
Si tenía que ser sincera consigo misma, la
respuesta era
no. No podía recordar un momento en que
ella quería estar cerca
de alguien, oler, acariciar suavemente. Sin
lugar a dudas, quería dejar a Bree aparte...
por la forma en que

estaba cayéndose a pedazos por dentro en
estos momentos.
Mientras que el chorro de agua caliente
caía contra su piel, Paula
hablaba desde detrás de la puerta. "Por lo
tanto, sigo teniendo el
coche, ¿no? "
"Sí, pero es mejor que esté en el
estacionamiento cuando yo haya
terminado de comer esta noche".
"¿Qué, y renunciar a tu excusa para que
ella te lleve a tu
hogar? Suenas muy segura de ti misma
teniendo en cuenta que es
mucho más inteligente que las modelos
chillonas que normalmente
llevas a casa. "
Logan se rió de su declaración, recordando
la respuesta de Bree.
"Eso no va a funcionar en este caso."
Paula se rió entre dientes. "Creo que la
planificadora de placer te
va a hacer mover el culo para entrar en sus
pantalones. "
Logan se metió bajo la ducha para
enjuagar el cabello, y
mentalmente estuvo de acuerdo.

Bree sin duda haría su trabajo, pero el
Señor
salvaría a las dos cuando por fin
consiguiera a la zorra hermosa en
su cama. E iba a hacer precisamente eso.
Esta noche.
The Pleasure Planner
67
CAPITULO SEIS
Logan resopló y se quitó otro par de
pantalones, estableciéndose
finalmente en los pantalones vaqueros
holgados con que había
empezado. Miró el reloj, con los nervios de
repente saltando al ver
el poco tiempo que le quedaba antes de
que Bree llegase.
Vestida con un par de mocasines
marrones, ella tomó una
respiración relajante y contempló su
imagen reflejada en el espejo
de cuerpo entero. "Está bien, lo hace fácil".
Ella se dirigió a la
imagen con severidad. "No hay
absolutamente ninguna razón para actuar
como una idiota total. No

has tenido una cita antes. Usted ha
agasajado muchas hermosas
mujeres en el pasado, por lo que deja de
actuar como una inexperta
adolescente a punto de conseguir su beso
francés, en primer lugar.
"
La homilía hizo poco para calmar sus
nervios irregulares. Bree
estaba en una liga diferente a cualquiera
de sus citas anteriores,
tanto en clase como en temperamento.
Para empezar, nunca había
ansiado sumisión total de cualquiera de
sus otras citas, como lo
hizo desde que conoció a Bree. A pesar de
que apenas la había
besado, lo sabía, sin
duda, que el sexo entre ellas sería, con sus
mentes enlazadas,
impresionante y no podía llegar lo
suficientemente pronto para
ella, al igual que como para Bree cuando
entrase por la puerta.
Logan cerró su ojos para atrapar la visión
del cuerpo desnudo de

Bree despatarrado sobre el sofá mientras
ella le lamía. Una ráfaga
repentina de líquido caliente dibujó un
jadeo en sus labios junto
con la involuntaria presión de su mano
contra su coño.
Cuando la puerta sonó, ella prácticamente
se arrojó
contra la pared para calmar sus rodillas.
¿Qué carajo iba tan
mal con ella de repente?
The Pleasure Planner
68
Ella tragó el remolino de indecisión en su
cerebro
y se apartó de la pared para contemplar la
gran variedad de prendas
de vestir extendidas sobre la cama y el
suelo. No. Ella le dio la
espalda a las prendas descartadas, ella no
tuvo tiempo de cambiar
en su mente otra vez el traje para esta
noche.
Con la gracia mayor que pudo, ella sin
chaqueta
se puso una Sobrecamisa y se dirigió a la
sala de estar para

abrir a Bree la puerta.
Con un barrido final de la habitación vio
que había cubierto todas
las pruebas que recordasen su mañana
con Penny, y limpio tanto
como fue posible, de modo que escondió
sus nervios de ansiedad y abrió la puerta
para esperar. El taconeo
tap-tap de los tacones sobre la madera
hizo poco
para suprimir el disparo repentino de
llamas fuera de control entre
sus muslos. En segundo lugar, Bree iba a
estar a la vista, vestida
sólo con Dios sabía qué.
Logan contuvo la respiración mientras Bree
empezó a subir las
escaleras del rellano del segundo piso, con
el rostro inclinado hacia
la puerta con los ojos muy abiertos por la
ansiedad.
Cuando vio a Logan, ella sonrió y
parpadeó de deseo...
a través de su expresión. Llegó a la cima y
Logan
por fin se acordó de respirar.

Con un control que nunca supo que
poseía, Logan
se resistió a llegar a ella. Ella quería más
que nada
lanzar a Bree contra la pared del pasillo y
hacérselo de pie,
entonces ella se inclinaría sobre el sofá y
empezaría de nuevo.
Cuando Bree se lamió los labios, Logan
voló aparte y
tragó saliva. El deseo fluía por su cuerpo,
recordando el
momento mientras miraba de arriba a
abajo todo el cuerpo de Bree.
Miró a la delicia, como un dulce de rico
negro y blanco
chocolate, en sus pantalones de lino color
crema y su blusa marrón
apretada de seda cortada para mostrar su
escote. Sus pezones
tirantes contra la tela de un sujetador,
obviamente, demasiado
delgado, riendo Logan por su dureza
fruncida.
Suprimió el deseo de arrastrar a Bree en la
habitación,

porque si la tocaba, ella no sabría cómo
salir, Logan sólo hizo un
gesto para que entrara. "Bienvenida al
Desván de Logan." Ella
sonrió y siguió a Bree al interior, mirando
su culo, sabiendo el
aspecto de esas nalgas apretadas, que
encajarían perfectamente en
The Pleasure Planner
69
sus manos cuando ella montara la cara de
Logan.
Bree casualmente miró a su alrededor y
luego se apresuró a
la pared más cercana dominada por sus
lienzos. Por supuesto, no
eran el arte corporal que Logan había
pintado para pagar las
cuentas, sino más bien sus propias
creaciones-artwork que
probablemente nunca verían la luz fuera de
su apartamento nuevo.
"Wow, ¿estos son tuyos?" Brillaban los
ojos de Bree mientras
dio un paso más cerca de un abstracto
púrpura y naranja y leyó la
firma. "Son absolutamente increíbles".

Logan sonrió, con la cabeza empezando a
dar vueltas con el
cumplido. Algo en las palabras
procedentes de Bree
le hizo creer que era verdad. "Yo los llamo
mis obras de arte
doodle. Eso es todo lo que mejor para
ellos".
Bree dio la vuelta como una bofetada.
"¿Estás bromeando? Son
increíbles! ¿Por qué no participas en
muestras de arte, o bien, con
este número, poner en marcha una
exposición
propia? Estos se venderán rápido y
podrías pintar
otros".
Logan negó con la cabeza. "Ya los he
entrado en un espectáculo,
una vez, hace dos años. Vendí un solo
cuadro a alguien que asumí
que sólo lo compro porque sentía pena
de mí. Nadie parecía interesado en el
brillante en bruto, de
colores. Aunque a la gente la hizo
detenerse y mirar. "

Bree se volvió. "Eso es porque tienen
miedo todo el mundo
de los novatos... los artistas muertos de
hambre, por así decirlo.
Son mis favoritos. Con los años he
recopilado un buen número de
impresionantes fotografías de artistas
jóvenes que se han
convertido ahora en muy famosos. "Ella
tocó el borde de la tela,
casi distraídamente, deslizando lentamente
hacia arriba y hacia
abajo. Fuego pululaba en el coño de Logan
mientras imaginaba los
dedos jugueteando con un orgasmo. "Es
una carrera para ver si les
vas a hacer una
feroz competencia”.
Logan estaba sorprendida por sus
palabras, sobre todo porque
eran tan ciertas. Para la mayoría de los
nuevos artistas, era vivir o
morir. Sino fuese por su herencia, o el arte
del cuerpo para los
ricos y famosos, ella sería contada entre
ellos, arrastrándose por
cada moneda de diez centavos

que pudiera tener en sus manos.
The Pleasure Planner
70
Bree se movió más abajo en la pared,
tocando algunas piezas,
deteniéndose para permanecer delante de
los demás, con la cabeza
inclinada hacia un lado, hasta que llegaron
a la pared más lejana
donde estaban las fotografías de la abuela
de Logan enmarcadas.
Los bordes exteriores de cada una
encontrándose con los artículos
de su abuelo que acompañaban cada
fotografía.
Cuando Bree soltó un chillido, Logan
sorprendida siguió
su mirada. "Santa madre de Dios, Adeline,
de Malcolm y
Adeline, el dúo dinámico”. Ella se apretó
más cerca del marco
como si el mero contacto fuera
electrizante. Sus ojos brillaban
con asombro. "¿Cómo diablos han tocado
tus manos estos
originales? Daría mi seno izquierdo por
uno de ellos. Demonios, te

estoy engañando, que me jodiese el mismo
diablo. "
Logan miró fijamente durante unos
segundos, sin saber si el bulto
en su garganta se había formado de
repente porque extrañaba a sus
abuelos tanto, o por el hecho de que
alguien realmente los
recordaba.
Ella volvió a mirar la fotografía. "Ella es mi
abuela”.
Bree quedó con la boca abierta y dejó caer
los hombros mientras
ella se dio la vuelta para enfrentar a
Logan. "De ninguna manera... no hay
manera posible, mierda!", Se
llevó ella la mano a su corazón. "¿Hablas
en serio?"
Logan asintió con la cabeza y se acercó
más, tomando su cuerpo
control sobre su mente que gritaba.
Cuando los ojos de Bree se
abrieron, sólo alimentó el fuego
incontrolable.
Bree tomó un paso atrás hasta que su
espalda presionaba contra la

pared de ladrillo. Su pecho subía y bajaba,
sus labios
automáticamente despedidos y cada
pedacito de su postura graba a
Logan besame.
"Muy grave. Nunca bromeo sobre la
familia. "Logan
bajó la mirada a los labios de Bree, luego
bajo para ver su pecho
subir y bajar. Esos pechos magníficos
llamando con cada tirón. Las
emociones agitaban sus entrañas como
escombros en el ojo de un
tornado. Quería bajar sus labios a Bree,
quiso rasgar su ropa hasta
que la carne sedosa se reuniera con las
yemas de los dedos y luego
violarla con sus labios, los dedos y la
lengua. Ella torció su dedo
debajo de la barbilla de Bree y le echó la
cabeza hacia atrás.
"Hueles
delicioso ".
The Pleasure Planner
71
"Logan, yo..."

Logan se acercó hasta que sus labios
estaban a meros centímetros
de Bree. "Quiero que me beses, Bree. Y te
quiero
amar".
Bree tragó, luego susurró: "Deja de tratar
de seducirme".
Logan volvió la cabeza hacia atrás y hacia
adelante, su cabello
a través de los labios de Bree. "¿Eso es lo
que estoy haciendo?"
"Sí." La palabra era nada más que aliento
en su
pantalón.
"¿Vas a darme un beso?" Dijo de nuevo
Logan.
Bree luchaba por el control con una
respiración profunda y luego
se aclaró la garganta. "No." Ella apretó
contra el empuje de Logan
y rápidamente dio la vuelta a la imagen.
"Yo...
ella, quiero decir, tu abuela, Adeline, y...
quiero decir, sus
abuelos eran impresionantes. "
Logan escuchaba las palabras de ella
tartamudeando. Ella había

sacudido a esta sexy mujer de la forma
que tenían en común y le
gustó el sonido de su caída. Sonaba igual
que Logan se sintió,
como un frenético desastre.
"He leído todos los artículos de tus abuelos
jamás publicados.
Mi favorito es la familia de vacaciones que
tuvieron con Adele
Frazer y Tyler Grant. Las fotografías de sus
hijos
retozando en el mar como si sus padres no
fueran la más hermosa
pareja que golpeó la pantalla de plata, eran
absolutamente
adorables. "
Ella miró por encima del hombro a Logan.
"Sus abuelos
eran increíbles y tocaron los corazones de
la gente”.
Logan no podía apartar la mirada de
aquellos labios...
Quería desesperadamente tocarlos. "Es lo
que hicieron". Ella
por fin logró apartar la mirada para
contemplar las fotografías.

"Esto es sólo el comienzo de lo que tengo
planeado para honrar sus
creaciones, aunque me han dicho que lo
que tengo en mente es
imposible de lograr. "
"¿Por qué es eso?" Caminó Bree a lo largo
de la pared,
inclinando la cabeza hacia atrás para mirar
las fotografías más
arriba en las paredes de tres metros.
Logan cerró la distancia entre ellas, pero
se detuvo justo
presionando su cuerpo un poco contra la
espalda de Bree. "Quiero
convertir los puntos clave de las antiguas
fotos en forma de cartas,
The Pleasure Planner
72
luego combinar sus artículos con sus
fotografías. "Ella tomó una
respiración deliberada para inhalar los
aromas exóticos de Bree.
"Hueles
afrutado, como duraznos maduros, hueles
como que necesitas
sexo. "

Bree se puso rígida y poco a poco se dio la
vuelta, de forma
automática centrándose en los labios de
Logan. "Lo estás haciendo
otra vez."
"¿Soy yo?" Murmuró Logan, suplicándose
a sí misma para no
aplastar a Bree contra la pared. La
necesidad rasgándola en dos.
Bree por seguridad dio un paso hacia un
lado para desconectar la
posibilidad de tocar a Logan. "Las prensas
están todavía abajo?
Debe ser impresionante ser tú. Vives en un
santuario de dos de las
personas más maravillosas que nunca
conocí. Debes follar mucho,
¿eh? "
Logan se rió, y realmente quería decirle
que ella
normalmente nunca confesó que sus
abuelos fueron ellos, o que su
sueño era honrar a su revista, querer
ese sueño y tratar de llegar a realizarlo
eran mundos aparte en los
últimos tiempos. Infierno, las únicas
personas con que había

compartido ese deseo
eran su agente y Paula, que tanto insistió
en que estaba perdiendo
su tiempo en esas tonterías, que
posiblemente era por qué había
casi perdido la esperanza.
¿Por qué había sentido obligación de
compartirlo con Bree?
Ella sabía la respuesta tan pronto como
Bree se dio la vuelta y
arrastró suavemente el dedo por el borde
de otro
marco, poniendo el espacio entre ellas. El
mundo había pasado por
olvidarse de sus abuelos y su legado.
Pero Bree no.
CAPITULOSIETE
The Pleasure Planner
73
Con una última mirada persistente en las
fotografías que nunca
llegaría a ver de nuevo, Bree se volvió.
"mejor empezar a moverse.
Se está haciendo tarde y no queremos
perder nuestra mesa. "
Incapaz de soportar ni un segundo más de
tormento en aquel

rincón privado con la presencia de Logan,
cuyos ojos quemaban
agujereándola a ella, su mente follándola,
ella se dirigió hacia la
puerta de salida de Logan que seguiría su
estela, aunque sus pasos
lentos sólo demostraban que eran a
propósito estancados.
A mitad de la escalera, Bree quería dar la
vuelta para perderse,
para que Logan le hiciese todas las cosas
prometidas en esos ojos,
pero no podía. Estaba mal, y ella lo sabía.
A pesar de eso, ella no
lo entendía realmente.
Ella no estaba engañando, bueno, tal vez
técnicamente, lo estaba
haciendo.
Natalie sabía tan bien como ella que su
compromiso
no existía más allá del dormitorio, por lo
que en verdad ¿sería
considerado hacer trampa?
Negando con la cabeza se alejo' de la
incontestable pregunta, Bree
se dirigió hacia su coche aparcado en la
ahora desierta calle. El

problema era que la parte interior de su
único vehículo al ser más
estrecha resultó ser más devastadora que
la gran abierta sala de
estar. Logan estaba demasiado cerca, y
ella olía tan jodidamente
bien, como almizcle, acrílico... y sexo.
Agarrando el volante apretado, Bree se
concentró
en la ruta al restaurante, echando atrevidas
miradas cortas a Logan
a lo largo del camino. Su cabello parecía
haberse secado al aire y
sin cepillar, y su ropa
se parecía a las que había estado usando
en la subasta.
¿Cómo era posible que una mujer pueda
verse tan condenadamente
sexy con el pelo fuera de control y una
camisa desabrochada como
la de un desarrapado? Debería ser un
pecado, sin embargo, Bree no
quería nada más que arrastrarse dentro de
esa camisa y luego
arrancarla de su cuerpo.
The Pleasure Planner
74

La imagen la hizo temblar. ¿Desde cuándo
las mujeres
como Logan le atraen? Siempre iba a por
el tipo sofisticado como
Natalie. Las mujeres como ella eran las
que le hacían girar la cabeza y la
debilitaban de deseo.
¿No es así? La humedad contra su tanga
probaba que esta
teoría ya no era cierta. La astuta cosa
entre sus piernas
necesitaba satisfacción y quería el alivio de
Logan,
en estos momentos.
Después de lo que parecieron horas,
finalmente puso el freno en un
restaurante italiano muy conocido. Sin
esperar a Logan, ella salió
del coche y prácticamente tiró las llaves al
aparcacoches antes de
lanzarse en el interior del vestíbulo lleno de
gente, por suerte.
Ella inhaló un suspiro de alivio hasta que
Logan se acercó
detrás de ella y le susurró: "Yo pedí el
rincón más oscuro".

Sus cuerpos se tocaron. Bree se puso
rígida cuando el deseo
ondulaba por su espalda. Una necesidad
incontrolable se hizo
cargo. Ella quería nada más que dar la
vuelta y caer en los brazos
de Logan, para que la domara como a un
potro salvaje,
lagrimeando en ella hasta que ambas
gimiesen con alivio. En
cambio, ella salió de la cercanía para
calmar su respiración
irregular. Esta noche ya se está
demostrando que fue un gran error.
El maitre les condujo a una mesa
escondida contra Dios no lo
quiera, la más oscura pared.
Cuando Bree se metió en el reservado,
Logan se apretó
justo al lado de ella. "No quiero estar sola
en este gran espacio tan
solitario. "Ese maldito hoyuelo lindo se
formaba en la esquina de
una de sus mejillas cuando sonreía.
Bree tragó y tomó un sorbo de agua para
refrescar su garganta.

Logan estaba demasiado cerca,
demasiado cerca, ¡puta mierda!
Ella se escabulló a través del asiento, pero
Logan siguió hasta que
no quedó nada a la izquierda para huir y
ella estaba atrapada
apretada contra la pared de la esquina.
Bree inhalo profundamente, saboreando el
olor almizclado único
de Logan, y luchó contra la abrumadora
necesidad de ceder a las
The Pleasure Planner
75
insidiosas voces jugando en tira y afloja
con sus emociones.
Recogió la servilleta de lino blanco con
dedos nerviosos hasta que
ella la había arrugado en una bola
apretada.
"Así que, cuéntame acerca de este servicio
de citas tuyo." Logan se
volvió ligeramente y centró toda su
atención en Bree.
Bree quería decirle que dejara de mirarla,
para detener
la seducción-quiso gritar por ella y su
derecho de joder

aquí sobre la mesa. En cambio, ella
suspiró y hundió los dedos
más profundos en la tela en un intento de
aliviar sus
nervios destrozados. "Me gusta pensar en
mí misma como una
casamentera." Bree sonrió, sintiéndose
más cómoda al hablar de su
obra. "Ofrecemos un servicio muy
personal, algo diferente de la
norma, adaptado a las necesidades de mis
clientes. Considera que
es un servicio de citas de una patada. "
"Golpea una llama que arde para siempre.
Me gusta ese lema. Es lo
que haces por tus clientes, ¿encontrar su
verdadero amor? "
Los labios de Logan hicieron una seña a
Bree, moviéndose tan
malditamente seductores.
Esa sonrisa se formó en sus labios otra
vez y cayó Bree en un
trance hipnótico. Luchó por recordar lo que
le
preguntaba.
"Um, sí, eso es exactamente lo que hago."

Logan le frotó el muslo con un solo dedo.
"¿Cómo
puedes saber que dos personas hacen una
pareja perfecta?”
Bree cerró los ojos, el toque ligero como
una pluma de ese
dedo moviéndose más y más alto, rodando
y tomandole el pelo.
Ella abrió los ojos. "El instinto, supongo...
Lo sé."
"¿Eres psíquica?"
Bree se lamió los labios resecos al instante
cuando la mano de
Logan alcanzó la cima de su pierna, sus
dedos se sumergían en la
V de sus muslos. "Mi mamá dice que lo
soy. Pero yo no lo creo.
"Más allá de la desesperación por el alivio,
ella separó sus piernas,
permitiendo al aire fresco
The Pleasure Planner
76
acariciar su calor. Quería tirar de la mano
de Logan en contra de su
coño y que profundizara allí hasta romper
el orgasmo.
"Claro que ojalá pudiera leer la mente."

Bree entrecerró los ojos, repentinamente
consciente de que estaban
en público, no importa lo tenue que fuera la
iluminación en su
mesa.
"¿Por qué dices eso?"
Logan se inclinó y presionó sus labios
contra el
oído de Bree. Sus dedos se sumergieron
con el movimiento,
presionando firmemente
contra el coño de Bree antes de que ella le
susurrase: "Si pudieras
leer mi mente en este momento, me verías
tirarte en esta mesa y
abrirte las piernas como una novela erótica
para que yo pudiera
probarte, y te haría bramar mi nombre
mientras te vienes sobre mi
boca. "
Bree tomó aire y echó la mano de Logan
lejos.
Ella se enderezó en contra de la cabina y
se alisó el cabello,
completamente sorprendida por su falta de
auto-control. ¿Qué coño

estaba haciendo Logan seduciéndola tan
fácilmente, y de donde
demonios estaba recibiendo el poder de
hacerlo
así? ¿Dónde estaba su auto-control, joder?
Ella estaba siempre
controlada, siempre.
Se aclaró la garganta y tomó otro sorbo de
agua.
"Bueno, basta de juego. Sólo he venido
aquí porque..." Cuando
Logan le dedicó una sonrisa escéptica,
Bree sabía que no tenía la
respuesta.
Por primera vez en su vida, ella no tenía
una respuesta a
una simple pregunta. ¿Por qué estaba
aquí? No había una lógica
explicación, y la sonrisa más amplia de
Logan hizo todo más
confuso para Bree, y se comió la cabeza
con la cuestión.
"¿Por que querías besarme otra vez?"
Todo cayó en su mente a la vez, la
necesitaba,
ella quería, atándola en un lazo con su
indecisión y un agridulce

lamento. Logan era una artista que se
prostituia con gente de fama y
The Pleasure Planner
77
fortuna y Bree era una casamentera
genuina que dedicaba cada
minuto del día para hacer felices a los
demás.
Ellas eran como el aceite y el agua.
Entonces, ¿qué diablos estaba
haciendo sentada en un reservado junto a
esta moza embriagadora
cuando ella podría estar sobre su espalda
gritando el nombre de
Natalie ¿justo ahora?
Cuando la camarera apareció, Bree recitó
su pedido
y se echó hacia atrás para dejar que sus
pensamientos se
desentrañaran. Ella estaba en un callejón
sin salida
en la relación con una mujer que
probablemente no se había
preguntado
por qué había cancelado su cita para
cenar, que estaría

probablemente, en este mismo segundo,
acurrucada con los
archivos de sus clientes... no se permitiría
un solo pensamiento
para Bree, completamente despreocupada
por lo que estaba
haciendo esta noche, o incluso con quién
estaba.
No tenían una relación. Nunca lo habían
hecho.
¿Cómo se había metido en este lío? Peor
aún,
¿por qué estaba dejando que dominase su
vida?
Bree se obligó a comer la costilla, aunque
empujó las verduras alrededor de su plato,
su apetito
bajo mientras su mente daba vueltas con
preguntas, con imágenes
de todas las cosas que quería hacer a
Logan.
Por último, ambas se apartaron de sus
comidas a medias, y rechazó
la carta de postres, y esperó para el café, a
la espera en completo
silencio hasta que las tazas humeantes
llegaron. Bree sorbió la

fuerte fragancia de Costa Rica, consciente
de que ella todavía no
había logrado lo que vino a hacer aquí. El
propósito en conjunto de
esta noche era terminar esto, para llegar
con Logan hasta el final y
calmar su sistema de una vez por todas.
A pesar de sus buenas intenciones, sólo
habían logrado
cavar más profundo en el mismo cenagal
de confusión sexual.
Después de la charla sin importancia para
no decir nada
en absoluto, Bree finalmente siguió a
Logan desde el restaurante
The Pleasure Planner
78
rezando todo el camino hasta el
aparcamiento porque su coche
fuese entregado según lo prometido. Ella
reprimió un suspiro
agradecido cuando Logan señaló un BMW
plateado aparcado a
pocos metros de su Lotus.
Su Necesidad de escapar, de pensar, se
desmoronaba, Bree se

lanzó a su propio coche con Logan cerca
detrás.
"Gracias por la cena." Bree oyó el coche
desbloqueado después de
usar el mando.
Logan dio un paso detrás de ella,
bloqueando su apertura de la
puerta. "Ha sido un placer."
El Interior de Bree se calentó con el
susurro de fuego en
la espalda y el peso corporal de Logan.
Sus rodillas casi dobladas
por las emociones flaquearon y se apoyó
en el coche en busca de
apoyo.
Cuando Logan suavemente tiró de su
brazo, Bree se deshizo.
Aterrorizada al dar la vuelta, a ser hipnotiza
por esos ojos una vez
más, sin embargo, anhelaba con todo su
ser unos pocos preciosos
momentos en esos brazos.
Bree se volvió lentamente en las garras de
Logan y quedó en
oscuridad, sus ojos ardientes de deseo.
Logan se inclinó, vacilante,

como si esperase que Bree se resistiese.
Si ella pudiera oír el
martilleo de su corazón, Logan hubiera
sabido que se podría
resistir a esos labios.
Ella cerró los ojos y esperó. Logan
chupaba su labio inferior antes
de deslizar su lengua contra la de Bree en
un lento, empuje suave.
Su necesidad descuidada apretó en su
cálido vientre.
Ella le echó los brazos alrededor del cuello
a Logan y entretejió sus
dedos en el cabello grueso. Su boca
cerrada, las lenguas luchando
por el territorio del interior de la boca de la
otra.
salvaje, sin aliento, y fuera de control, Bree
se aferró a Logan
como si su vida dependiera de su
proximidad. Logan tomó su culo,
apretando y moldeando los glúteos para
adaptarse a la palma de la
mano, antes de que ella rodease con las
piernas de Bree sobre sus
caderas y el cuerpo frente a ella empujase
duro.

The Pleasure Planner
79
Bree gimió en la boca de Logan, tirando a
puñados del
pelo, bombeo en su contra respirando
desesperada.
Su mente era un vacío, y su cuerpo estaba
tan caliente que era
doloroso. Nunca había sentido nada igual.
Dios, quería
a Logan, la necesitaba tanto que la mordió.
Logan tejió sus manos por su espalda,
enganchó su mano
por encima del hombro de Bree, entonces
utilizo la palanca de
abrir cercana al Coño de Bree.
Bree echó la cabeza hacia atrás, con los
brazos envueltos
apretadamente alrededor de los hombros
de Logan, sus uñas
arañando a través de su camisa.
Logan enganchó su boca alrededor de la
carne de la
garganta, y luego la ayudó a abrir la puerta
del coche.
Empujando con brusquedad hacia atrás,
cayó encima de Bree, su

rodilla entre las piernas abiertas, gimiendo
por su nombre,
conduciendo a Bree a una caótica
necesidad.
Bree se sentía vulnerable por debajo de su
peso, desnuda y
expuesta al mundo. Jesús, estaba
prácticamente follando
a esta mujer en público, y de alguna
manera a ella no le importaba.
Se sentía natural, cuando un lado más
salvaje de ella había sido
liberado.
Cerró sus tobillos detrás de la espalda de
Logan y conoció sus
empujes apresurados.
"Estoy tan jodidamente fuera de control
cuando estoy cerca de ti."
Logan presiono de golpe sus caderas
contra Bree luego agarró su
brazos y los obligo a bajar junto a la
cabeza. Ella movió las
caderas contra la entrepierna y oyó el
gemido de Bree. "Quiero
estar dentro de ti, Bree. Por favor. "
Bree quiso hacer aquello que le hacía
ahogar un sollozo.

Pero ella no podía. El cielo la ayudara, no
podía. Ella se sacudió
hacia adelante hasta que Logan se deslizó
de su cuerpo, mirándola
con una expresión de agitación acalorada,
con los ojos llenos de
deseo y confusión.
Bree estaba segura de que la misma
expresión se veía en su propia
The Pleasure Planner
80
cara. Nunca había necesitado a nadie
tanto en su vida. Joder, ¿Qué
demonios le estaba pasando?
En verdad, ella se estaba desenredando
por un segundo, perdiendo
cada vestigio del control que había
perfeccionado a lo largo de su
vida.
Nunca se había permitido tener a nadie tan
cerca antes, pero con un
solo beso, Logan le había arrebatado todo.
Bree pasó el dorso de la mano por la boca
y
Logan fue empujada a un lado. Se arrastró
débilmente alrededor de

su coche, abrió la puerta. Con apenas una
pausa, se dejó caer en el
asiento del conductor, sintiéndose
demasiado caliente, demasiado
salvaje.
Ella no podría estar parada para
ahuyentarla mientras que Logan
estaba junto al coche, sus labios brillaban
por su beso, sus ojos le
prometían a Bree desesperadamente que
quería que se quedara.
Bree apartó la mirada, sabiendo que en un
segundo
la tendría fuera del coche y la haría volar a
pesar de la señal de
alarma, una vez más, pidiendo Logan que
se corra, que gritara su
nombre.
Con un sollozo atrapado en su garganta,
ella aceleró el motor y
huyó de Logan.
CAPITULOOCHO
Bree se dirigió al santuario del condominio
de Natalie como
si los perros del infierno fueron tras ella.
Ella condujo

precariamente a través del tráfico en la
noche apenas registrando si
las luces eran de color rojo, amarillo o
verde, con la mente
The Pleasure Planner
81
desbordada con imágenes increíblemente
calientes, cachondas de
Logan y todas las cosas que quería hacer
con ella-todas las cosas
que podría haber hecho con ella.
Esta noche había resultado un completo
fracaso. Bree se había
forzado a ella misma a no pensar en las
consecuencias de sus
acciones.
Quería respuestas, quería una solución o
antídoto contra el
sentimientos que su breve encuentro con
Logan había movido,
pero cuanto más tiempo pasaba con Logan
más convencida estaba
de que no había ninguna respuesta, y
ahora mismo no hizo una
mierda. Ella sólo quería satisfacción.
Cuando su teléfono celular sonó, ella
adentró la mano en el bolso

para cogerlo, y luego lo empujó hacia su
oído. "¿Hola?"
"Todavía puedo olerte", susurró Logan, sus
ásperas
palabras remojaron a Bree
instantáneamente.
Su estómago se revolvió y agarró el
volante contra los ataques de
dulces punzadas. Jesús, quería dar la
vuelta al coche y terminar lo
que había empezado. Ella necesitaba
a Logan, aunque sabía que no debía
hacerlo. Ella la necesitaba para
apagar este fuego ardiente, el que nunca
debería haber sido
encendido.
Sin embargo, ella sabía que era malo
desearlo de esta forma, la
necesidad que tenía era mala, pero la
sentía con cada poro de su
piel. Maldición, estaba tan jodidamente
mal.
"Logan, yo no puedo..."
"Todavía puedo sentirlo. Usted quería.
"Logan susurró
las palabras y parecían urgentes, y
entonces ella jadeo y Bree podía

sentir los nervios florecer.
"Hay que parar, Logan!"
Un suave gemido se reunió en las orejas
de Bree y se inclinó hacia
el volante y apretó las piernas juntas para
acabar con el
infierno insoportable desgarrando su
entrepierna como
invisibles dedos de acero caliente.
"Te necesito, Bree. Oh Dios, no tienes idea
de todas las
cosas que quiero hacer contigo. "la
respiración pesada de Logan
asaltaba su mente y Bree apretó sus
piernas con más fuerza,
The Pleasure Planner
82
sabiendo que lo que tenía que hacer era
colgar el teléfono para
cortar el sonido de Logan de autosatisfacción.
Ni siquiera tenía el poder de hacer eso.
Logan la
hizo débil, la hacía más débil por
segundos.
En lugar de cerrar el paso a los sonidos
como si supiera que iba a

hacerlo, Bree escuchó los eróticos
gemidos, los sonidos de la
respiración de Logan debiles... mientras
ella desenredó en su
interior.
Ella apenas podía conducir, consumida por
el sonido, todos
los sonidos que quería sacar de Logan con
la lengua
y los dedos. Todavía podía sentir el cuerpo
duro de Logan
presionando contra su pecho, sujetándola
contra el metal,
empujando y bombeando en su contra.
Cuando un coche tocó la bocina miró a su
alrededor, al carril lento,
Bree volvió en sí, se puso en él, y recorto
su velocidad. Es probable que en el último
momento ya que ella
estaba en grave peligro de destrozar el
coche si no dejaba de
pensar, deseando, necesitando... o
escuchando a Logan.
Ella se detuvo en el primer
estacionamiento vacío que vio y metió
la palanca de cambios en punto muerto.
Con el freno de mano y el

motor en ralentí, ella tragó saliva. Esto es
absolutamente ridículo,
este sentimiento, estas emociones. ¿Había
alguna vez sentido esto
antes?
Con un suspiro, ella sabía que no era así.
Era la lujuria, lo que la
hizo reaccionar irracionalmente, e incluso
el conocimiento de no
dejar de desear a Logan, el anhelo de
pasión que
su cuerpo ansiaba, que sólo podía
alimentar Logan en estos
momentos.
"Quiero saborearte... y manejar mis dedos
dentro de ti. Yo
quiero oírte llegar, Bree. "
Bree abrió la boca para decirle que quería
lo mismo, sólo que
nunca podrían tener esas cosas porque
ella era tomada por otra,
pero el gemido de Logan exigente la
detuvo.
"Logan, por favor... No puedo..."
"Vuelve, Bree. Te necesito debajo de mí. "
The Pleasure Planner
83

Bree sintió con los ojos cerrados el
martilleo y la imagen virtual de
Logan estaba allí, empujándola contra el
auto, con el cuerpo
haciendo palanca en Bree y sus pies
alrededor golpeando duro,
exigentes. Soltó su abrazo a la muerte en
el volante y pasó la mano
entre sus piernas.
"Bree... Quiero follarte tan duro. Date la
vuelta, te lo ruego”.
Bree abrió los ojos y miró a su alrededor.
Coches pasando junto a
ella, sus luces que iluminaban el asfalto
oscuro, ajenos al coche en
ralentí en el estacionamiento oscuro. Ella
desabrochó sus
pantalones y deslizó su mano dentro. Ella
estaba muy mojada.
Logan fue empapándola a ella con sólo su
voz, con los atractivos,
seductores gemidos.
"Sigue hablando... sigue gimiendo. Hazme
llegar, Logan”.
Bree sintió una punzada de culpabilidad
justo antes de que ella

deslizase dos dedos dentro de ella,
entonces ella gimió y la culpa
fue empujada al más oscuro hueco de su
mente.
"Por supuesto, espero que estés detenida
en alguna parte."
"Sedúceme, maldita sea." Bree movió su
dedo mojado
contra su clítoris y empujó su cuerpo
contra el asiento.
"Dime lo que estás haciéndote a ti misma."
"Estoy tan mojada, Logan".
"A la mierda... yo también. Por favor, ven a
verme en mi
apartamento. Necesito sentirte. "
Bree metió sus dedos dentro de ella,
demasiado lejos para
parar ahora. "No puedo... no puedo." Ella
quería gritar que tenía
una novia, que estaba esperando a Bree
en este momento, que lo
deseaba tanto, hacer justamente eso... ir a
Logan y mandar todo a
la mierda.
"Sí, puede, nena."
Bree metió sus dedos más profundamente,
empujando contra el

tablero del suelo con cada embestida. "Por
favor, Logan".
Logan dio un suspiro de resignación.
"Estás mojada, Bree, para mí.
A la mierda con los dedos”.
Bree tenía sus dedos metidos
profundamente dentro de sí misma.
"Cierra los ojos, Bree."
Bree hizo lo que le dijo, dio paso a la
oscuridad, cerrando la
The Pleasure Planner
84
la realidad a su alrededor.
"Puede que me sientas, al pulsar ese
cuerpo apretado contra tu
coche, rectifico en tu contra, deseándote.
Estoy trabajando mi
mano dentro de sus pantalones, además,
moviéndome contra tu
coño mojado. "
Bree trabajó sobre los dedos sondeando,
la palma trabajando contra
su clítoris, viendo todo lo que Logan estaba
describiendo para ella.
Ella quería estar en brazos de Logan,
venirse en las manos, gritando su nombre.
Era tan fuerte, y directo.

"Mis dedos se deslizan dentro de ti, en el
fondo, follandote,
levantándote los pies con cada golpe
duro... sobre ti mis caderas,
van más profundo aún, y lo quieres tanto
que te duele,
y tienes que correrte y llorar y gritar...
"Logan jadeó,
su voz un susurro ronco.
"Oh ... te necesito dentro de mí, Logan."
Bree pasó por encima
los dedos, los ojos cerrados, el cuerpo
apretado acercándose al
orgasmo.
"Yo estoy dentro de ti, y tú estás
empapada, aferrándote a mí,
y jodiendote a ti misma... arriba y abajo, te
golpean
mis dedos ".
"Yo voy a..." Bree sintió el dolor caliente de
su interior,
apretando, aflojando, apretando alrededor
de sus dedos en
pulsaciones duras.
"Vente conmigo, Bree," murmuró Logan.
Por ello se corrió Bree, al borde. "Ya voy,
Logan.

Oh, mierda, me voy! "
Y entonces a Logan le faltaba el aliento, y
los sonidos
de su aliento llenaron de gemidos las vías
respiratorias... y estaba
Bree cayendo justo a su lado.
En el momento en que Bree llegó al
apartamento de Natalie, ella
estaba fuera de sí por la necesidad, y la
culpa, y aún insatisfecha.
Ella estaba tan caliente de reproducir su
orgasmo en su coche, con
Logan llegando con ella. Jesús, ella estaba
sufriendo. Su cuerpo
todavía le dolía, y su mente se llenó hasta
el borde de Logan. Y
con cada paso hacia la puerta de Nat,
sabía que estaba en el lugar
The Pleasure Planner
85
equivocado, que era impensable permitir a
Natalie apagar el fuego
de Logan. Sólo había una mujer que debía
apagar este infierno. Sin
embargo, ella había venido a buscar
consuelo en

brazos de Nat, y tenía intención de hacerlo.
Tal vez en los brazos
de Nat conseguiría reunir sus
pensamientos de nuevo, le haría
sentir algo que podría perder de ellos.
Ella respiró hondo, apagó el teléfono y
borro los sonidos
persistentes de Logan de su mente antes
de entrar en el
apartamento.
Natalie levantó la vista de su posición
acurrucada en el sofá y
asintió con la cabeza en señal de saludo.
"Hola, preciosa. ¿Tuviste
una noche agradable? "
Bree quiso abalanzarse sobre ella,
arrastrarla con ella, y luego
frotarse en contra hasta saciarse. Sin
embargo, no se calmaría al
hacer precisamente eso. Nat no era Logan,
y no era justo dejarla
extinguir otro fuego.
Además de lo cual, después del superficial
saludo Natalie
inmediatamente volvió a su margen
normal, "no me molestes,
estoy enterrada en mi trabajo".

Bree suspiró y se dirigió a la cocina donde
Se sirvió una copa de Chardonnay de la
nevera y lo derramó sin apreciar la sutil
vainilla
o su cremosidad, sabor a durazno, y limón.
Ella volvió a llenar su
copa, sirvió una para Natalie, y luego
regresó a la
sala de estar.
Natalie estaba tan absorta en su trabajo
que ni siquiera
miro hacia arriba hasta que Bree había
cruzado la habitación, sacó
los archivos de su regazo, y los arrojó al
suelo. Nat sorprendida
finalmente se centró en Bree cuando ella
se sentó a horcajadas
sobre su regazo.
Ella envolvió sus brazos alrededor del
cuello de Nat, desesperada
buscando alguna señal, y la atrajo hacia sí
para un cálido beso,
aunque no hizo mucho para compararse
con el desastre causado
por los gemidos eróticos de Logan, que la
empaparon.
The Pleasure Planner

86
Ella debería tomar una ducha, debía
deslizar lejos toda
evidencia de que otra mujer le había hecho
correrse, incluso a
través de una línea telefónica.
"Ah, estás en otro estado de ánimo
extraño." Comentó Nat.
Acariciando la longitud del brazo y sonrió,
pero su expresión
demostró que no estaba nada cómoda con
este cambio de rutina
esta noche o el que había tenido la noche
anterior.
La culpabilidad plagaba a Bree. Tocar a
Natalie estaba mal. El
error se abalanzaba sobre ella, la asfixió.
Pero la necesidad de
alivio fue más insoportable. Ella bombeó
sus caderas contra Nat,
con ganas de más, con ganas de Logan,
sabiendo que estaba tan
malditamente mal.
"Yo pensé que te gustaría un cambio, algo
malo
y diferente”. Bree se inclinó hacia abajo
para capturar los

deliciosos labios cereza, pero Natalie la
detuvo con una palma
contra su pecho.
"Vamos a tomar una ducha."
Por la mirada dura de Nat, Bree sabía que
su relación era
algo más. Peor aún, ella no sabía lo que
sentía por ella. Una parte
de ella Quería saltar de alegría y luego
volver corriendo a Logan.
La otra necesitaba la rutina del día a día, la
comodidad de tener
una pareja sexual a su disposición.
Y luego estaba la tercera voz, que nunca la
llevó por mal camino, dando golpecitos con
el sentido común de
decirle esto, que Habían pasado ya de
largo antes de esta noche.
Nat era una gran mujer,
y una compañera increíble, pero no para
Bree. Estaban
mal juntas.
"Creo que tenemos que hablar." Presiono
Nat hasta que se levantó
fuera de su regazo.
Bree sabía que no había nada de qué
hablar. Lo

había terminado, si es que alguna vez
había realmente comenzado.
¿Cómo se compara una pareja de cama a
una relación?
No podía, y esto no era una relación. Esta
fue una
de conveniencia para ambas.
The Pleasure Planner
87
Bree hormigueaba con anticipación,
ansiosa por ver el final
de una vez, sin derramamiento de sangre
ni recriminaciones.
Entonces podía hacer lo que realmente
quería con la conciencia
tranquila.
Ella podía arrastrarse en los brazos de
Logan y terminar lo que
habían comenzado, dos veces.
Nat. Dio varios pasos, la cabeza hacia
abajo, sus dedos se pasearon
por el pelo, antes de volverse a Bree con
una
mirada dura. "¿Me amas?"
Bree parpadeó con fuerza, ella no había
esperado una pregunta

directa. Y la respuesta no era tan sencilla.
"Síy
no”.
Nat. Sonrió y asintió con la cabeza. "Me
siento de la misma
manera. Adoro tu trabajo, dentro y fuera de
la cama, pero el amor...
"Ella ángulo
con la cabeza. "Ese de verdad, de no
puedo vivir sin ti por un
segundo amor, No hay entre nosotras”.
Bree sonrió, sintiendo un enorme peso
levantado de su
pecho. Pasó al modo amiga
inmediatamente. "Lo sé,
y estoy de acuerdo. "
Nat. Cruzó de nuevo a Bree y le cogió las
manos. "No me
malinterpretes, me encanta totalmente el
sexo... muy caliente, y
tremendo, pero Ahora necesito algo más.
De repente, echo de
menos el amor, aunque Yo no creo que
realmente lo encuentre. "Se
inclinó hacia delante y dio un beso en la
mejilla de Bree. "Eres una

mujer increíble, hermosa, inteligente y
sexy, y durante mucho
tiempo, yo pensaba que fuiste... estaba
convencida que serías tú. "
Bree negó con la cabeza y sacó una mano
libre para acariciar
su mejilla. "No soy yo, Nat. Yo no soy la
única. Nunca lo fui,
a decir verdad, ninguna de nosotras podía
verlo. Lo cual no dice
mucho de mi habilidad como
casamentera”.
Nat. Se inclinó y puso su frente contra la
de Bree.
"El mundo no sería correcto sin tu
intervención.
El amor no tiene ninguna posibilidad con
ustedes por ahí en busca
de el. "
Bree la abrazó. "Estoy sólo a una llamada
de distancia si
alguna vez me necesitas".
"Y no voy a dudar en llamar." Nat. Tiro de
su espalda.
¿Amigas?
The Pleasure Planner
88

"¡Por supuesto!" Sonrió Bree, con lágrimas
de felicidad mortal.
Todo había terminado, sin recriminaciones
ni derramamiento de
sangre. Aliviada Bree la abrazó de nuevo, y
cuando ella le
devolvió el abrazo, no eran más que
amigas.
"En realidad estoy celosa de tus
habilidades casamenteras,
aunque te prometo que no te contratare.
"guiño un ojo Nat, y se
echó a reír.
Después de un último adiós, Bree corrió a
su coche, desesperada
por tocar a Logan, desesperada por
correrse gritando en sus manos.
Capitulo Nueve
Logan yacía de espaldas y se retorció su
cuerpo debajo de
la media tonelada de la prensa. Ella ladeó
la luz
más cerca de los tornillos que fijaban la
línea de llaves y trató una
vez más de romper la resistencia
resultante de

años de suciedad y abandono. Justo
cuando ella se regocijó con un
ligero movimiento, el destornillador se
deslizó fuera de la ranura y
sus nudillos se estrellaron en el metal. Los
ecos de su bramido de
dolor resonaron en todo el taller cavernoso
mucho después de que
metió su mano en la boca y se deslizó por
debajo del metálico
monstruo.
"¡Mierda!" Ella se incorporó, arrojó el
destornillador a distancia,
con frustración, y luego examinó la herida
de la parte posterior de
la mano que ya estaba rezumando sangre.
"Esto es inútil!"
Y así fue. Ella había estado jugando con
estas prensas
más de un año y aún así, ella apenas
había hecho ningún progreso.
no era de extrañar que casi había dejado
de venir aquí. Las prensas
se burlaban de ella cada vez que las
arregló para cambiar un solo
punto o número y, sin importar lo mucho
que lo intentara o la tarea

cumplida, su objetivo último parecía
The Pleasure Planner
89
retroceder aún más en la distancia. O tal
vez los fantasmas de
sus abuelos estaban tratando de decirle
que era una idiota por
pensar que ella podría intentar lo
impensable, que no podía hacer
lo que nadie creía que podía hacer.
Apretó la espalda contra la pared y miró al
teléfono descartado
sobre el suelo. Era tarde
y Bree no había llamado otra vez, mientras
ella medio esperaba, y
esperaba, que ella podría hacerlo. ¿Qué
estaba haciendo en este
momento? ¿Estaría ella
acostada en los brazos de otra, saciadas
de orgasmos múltiples o
pacíficamente dormida, sola, en su propia
cama, su exquisito
cuerpo envuelto en un camisón de dormir?
Ah, Logan suspiró, el
pensamiento era demasiado excitante para
tenerlo en cuenta.

Ella no podía creer que se hubiera
masturbado, o que Bree se unió
a ella. Maldita sea si los sonidos para
siempre sacudían su núcleo
de necesidad. Había sido doloroso,
escuchar, incapaz de sostenerse
cuando se corría, no pudo hacer que se
corriese. Y Bree había oído
sus gritos desesperados también. ¿Qué
demonios tenía metido
dentro? ¿Y por qué Bree se resistía?
No podía echar el gusto y el tacto de Bree
de su
mente, y Dios, como la quería, necesitaba,
su satisfacción.
Incluso los pulsos fuertes de su orgasmo
no habían disminuido el
anhelo todavía con punzadas calientes a lo
largo de su coño.
Quería a Bree tan desesperadamente
como nunca y le dolía en
lugares dormidos antes. Quería a Bree en
su cama, envuelta
debajo de ella, bombeando contra ella,
susurrando en su oído
mientras se corría. Maldita sea, quería a
Bree en todos los aspectos,

en formas en que nunca había querido a
otra.
Desesperada por conseguir sacar esas
deliciosas curvas de su
mente, Logan golpeó la parte posterior de
la cabeza contra la pared
y luego se levantó, rezando a la prensa
una oración en silencio
antes de que ella agachase por debajo su
cuerpo una vez más.
Bree situó el coche contra la acera, su
confusión fuerte,
pero la necesidad aún más fuerte. Se
deslizó del asiento y
se subió a la acera, luchando contra la
guerra emocional
The Pleasure Planner
90
en su mente y la posibilidad de dar el
siguiente paso o no.
¡Demonios!
Se sentía rebotar. Esto debe ser algún tipo
de deja vu.
Sólo había cortado con Natalie hace media
hora y aquí
estaba en la puerta de Logan ardiendo de
necesidad, consumida por

la lujuria. ¿Podía realmente confiar en sí
misma para pensar con
claridad y tomar las decisiones correctas?
Una vez que ella caminase a través de
esas puertas, no había
vuelta atrás, y el juego habría terminado. Si
ella volvía al
coche, podía ir a casa, sola, aunque
húmeda e insatisfecha, pero
seguir siendo la misma Bree al venir la luz
de la mañana.
A quién quería engañar? Ella negó con la
cabeza y casi
se rió de su estupidez. La Bree vieja se
había ido de largo,
probablemente para siempre. Ella había
desaparecido de nuevo en
la subasta, en el segundo en que vio a una
hermosa mujer a través
de la habitación que parecía que no le
pertenecía. Toda su vida
había cambiado en cuestión de minutos, y
aquí, ahora, la nueva
Bree de pie, mendigando con la voz de la
cordura preguntándose
qué hacer.

Demonios, ella no necesitaba ninguna voz
de mierda dando sus
consejos porque sabía que su destino
estaba ahí. Ella iba a
caminar a través de esas puertas, y ella iba
a joder a una jugadora
que jodia a muchas mujeres por la simple
tarea de que vengan de
oídas. Estaba controlándola a ella.
Mañana, sí, mañana, ella se
ocuparía de las consecuencias de las
acciones de esta noche.
El fluido se filtraba contra su coño. Con un
suspiro de resignación,
se acercó a la puerta y llamó una vez,
luego otra vez. El débil
sonido de jazz se oía detrás de la puerta,
aunque no Parece que
venga de más arriba en el apartamento de
Logan.
Bree probó el pomo y lo giró, justo cuando
pensaba
que podría hacerlo. Ella negó con la
cabeza. Logan seriamente
necesitaba acordarse de cerrar sus
puertas. Era demasiado preciosa

la carga de la primera planta para dejarla
disponible
a cualquier ladrón en San Francisco.
Entró en el vestíbulo y cerró la puerta,
asegurándose de bloquear a
The Pleasure Planner
91
sus espaldas y luego se volvió hacia la
música,
que venía de la puerta parcialmente abierta
en el primer piso.
Su corazón golpeaba contra su pecho
mientras asomaba
la cabeza por la puerta y se encontró
mirando a un
taller de grabado antiguo casi intacto por el
tiempo. Enmarcadas
fotografías forraban todas las paredes
disponibles, que se extienden
a lo alto, y por abajo, dominando casi cada
centímetro cuadrado.
Ella las miró con asombro reverente
mientras se acercaba a la
pared más cercana y tocó los bordes de
los marcos, mirando,
prácticamente babeando, y todavía
húmeda por la necesidad.

Cuando algo se movió detrás de ella, ella
se dio la vuelta
para encontrar a Logan pasando detrás de
una de las prensas. Ella
llevaba un mono con nada más que una
blanca camiseta. Dios
mío, debería ser un pecado para una mujer
tener ese aspecto
jodidamente bueno cuando se asemeja a
alguien que debería estar
lanzando heno con una horca.
Y esos ojos, mirándola fijamente. Logan se
quedó helada
como si ella nunca hubiera sido follada
antes.
Durante varios segundos angustiosos, la
música se detuvo, y
nada se movía o rompió el silencio, pero su
respiración era
entrecortada.
Sus pies estaban arraigados al lugar y
centró toda su atención
en Logan, cuya expresión sensual le dijo
todo lo que
quería saber.
Una nueva canción sonaba por los
altavoces del equipo de sonido.

Bree oyó el sonido en acción. Apenas
consciente de
lo que la llevó ahí, ella se movía como una
atleta al
arrancar la carrera cuando Logan corrió
hacia ella.
Se estrelló en los brazos de la otra,
enredadas y moviendo
manos, gimiendo, gritando su necesidad.
Todo se sentía tan bien, así era como
debería
ser-estaba destinado a ser.
La lengua de Logan forzando dentro de su
boca, punzante,
explorando, y saboreándola. Fue el beso
más perfecto que ella
había tenido... el beso a la perfección.
Bree se echó hacia atrás, las manos
buscando botones, remaches,
The Pleasure Planner
92
lo que demonios estuviera sosteniendo
este artilugio. Por
frustración, ella tiró de la tela de algodón
mientras Logan capturó
su boca de nuevo. ¿Estaba tan hambrienta
de su conexión? Dios, lo

estaba. Bree podía sentirlo con cada golpe
de su lengua.
Ella perdió la esperanza de sacarle el
mono, así que se agarró del
culo de Logan y tiró hacia sí, rodeando sus
caderas y gimiendo.
Cielo santo, quería a Logan en su interior,
bombeando
profundo, y haciéndola gritar más fuerte de
lo que había
gritado nunca, hostias.
Cuando Logan se retiró, Bree sintió perder
su sólido
abrazo. Entonces Logan se adelantó y
buscó a tientas con los dedos
los botones de perlas pequeñas de la parte
superior de Bree, en voz
baja, y luego áspera gruñó, justo antes de
que ella rompiera la
costura abotonada en un solo tirón. Los
labios de Logan se
separaron en una sonrisa breve mientras el
pecho de Bree subía y bajaba, y luego sus
manos se cerraron sobre
los pechos de Bree moldeándolos,
hojeando sus pezones a través

de su sujetador hasta que Bree soltó una
respiración entrecortada.
"Logan, por favor!" Bree pasó los dedos
por el
pelo, por la nuca de su cuello.
Logan dio un paso atrás, con los ojos
brillando de deseo. Bree
Sabía que pronto, muy pronto, su
asignatura pendiente sería
finalmente terminada. El momento no
podía llegar lo
suficientemente pronto.
Ella lo quería tan jodidamente que se
quemó con el dolor, todo
su cuerpo, dentro, haciéndose cargo de su
mente. Jesús, si ella
no llegaba pronto iba a quemarse en una
columna de
fuego.
Ella envolvió sus brazos alrededor del
cuello de Logan y engancho
la otra pierna alrededor de su cadera.
Logan palmeó el culo, la
celebrando su peso con facilidad en sus
brazos. Se bombeo en
contra de Bree, llevando fuera de su mente
una privación que la

hizo sufrir. Ella se aferró frenéticamente a
la mujer que quería
follar.
"Por favor, cógeme, Logan. Te necesito
dentro de mí. "Bree
mordisqueó el lóbulo de la oreja, y luego
bajó a su cuello, con la
The Pleasure Planner
93
boca, lengua y dientes como guía, ya que
necesitaba la experiencia
total de carne contra carne.
Logan caminó hasta que se estrelló contra
la pared con Bree.
Condujo sus caderas contra Bree en
sacudidas salvajes, golpeando
a Bree contra la dura pared.
Ella se sumergió de nuevo por otro beso,
frotando el coño de Bree,
entre sus piernas. Bree se arqueó hacia
atrás,
desesperada por la presión de los dedos,
salvaje con una necesidad
por venir.
Cuando Logan la levantó una vez más,
Bree expulsaba un gemido,

pero no rompió el beso delicioso. La coloco
aproximadamente en
el borde de una de las máquinas y ella
bloqueo a Logan entre sus
muslos, su coño empapado, su cuerpo
temblaba.
Logan la empujó hacia abajo hasta que su
espalda rozo
contra el metal frío, luego se subió encima
de ella. "Voy a
enviarte al cielo con tanta fuerza, Bree.
"Ella levantó las manos de
Bree por encima de su cabeza y se agachó
por la garganta, dejando
besos húmedos a lo largo del camino, su
aliento caliente contra la
piel de Bree.
Bree publicó el desesperado gemido
atrapado en su garganta
y se movió contra Logan. "Yo estoy
ardiendo, Logan. Por favor,
No puedo aguantar mucho más. "
Logan se echó hacia atrás como si la
mordiera, mirando fijamente
a Bree con una excitada, expresión todavía
confundida en su
rostro. "¿El que joderte? "

The Pleasure Planner
94
CAPITULO DIEZ
Logan dio varios pasos hacia atrás, sus
labios se curvaron con
disgusto-el olor de otra mujer en la piel de
Bree
provoco un torrente de ira y celos.
No tenía ningún derecho en absoluto a
sentir algo, ni los celos.
Sin embargo, ella no podía luchar contra la
picadura del monstruo
de ojos verdes. Bree era suya, o mejor
dicho, esta noche, ella
quería que fuese... quería que ella lo sea, y
sólo de ella. De repente,
se sentía como un niño con un juguete
nuevo, y quería codiciar su
preciada posesión, pero ese paquete sexy
apestaba a otra persona.
"¿Qué tiene de malo?" Se sentó Bree y la
alcanzó a ella, su
expresión rogando a Logan volver a
terminar lo que
tanto ansiaba.
"Hueles como si hubieras follado a alguien
más."

Logan sintió el aguijón de sus propias
palabras, el gruñido detrás
de cada sílaba, y a ella no le importaba.
Ella resistió las ganas de
gritar a Bree, para sacudirla, y luego
follarla hasta que todos los
pensamientos de cualquier otra mujer se
desvanecieran en la
niebla.
La Sonrisa de Bree sólo alimentó su ira.
Logan soltó de nuevo
un gruñido.
"Es una historia larga y complicada, y esa
relación
se ha terminado. "Bajó Bree de la prensa y
dio un paso
adelante, pero Logan dio un paso atrás,
segura de que si Bree le
tocaba la quemaría con su hambre sexual.
O peor, no importaría
que hubiera llegado a manos de otra mujer,
y su sexo de todos
modos.
Logan negó con la cabeza, sobre todo para
sacar los
pensamientos poco característicos de su
mente. Ella no tenía

celos, no estaba en su naturaleza. Pero
maldita sea si no estaba lista
para poner a Bree sobre sus rodillas para
una azotaina para hacerla
olvidar las manos que acababan de vagar
por sus curvas.
Logan apretó los puños. "Sólo follada por
otra
mujer, y ahora quieres que te folle como
premio de consolación
The Pleasure Planner
95
porque ella te dejó? "
Bree se quedó sin aliento y abrió mucho
los ojos. "No, eso no es...
Me explico. "
Logan de repente quería retraer cada
palabra, consciente
de que acababa de pasar por encima de
los límites imaginarios.
"Yo no quiero escuchar sus explicaciones
de mierda. ¿No Te
parece desesperado? "
El pensamiento de Bree se volvió férreo y
sus ojos se llenaron
peligrosamente rápido con odio.
"¿Desesperada? ¿Te atreves a

llamarme desesperada?
Así que no fue a usted a quién interrumpí
de rodillas delante de
Penny Carrow? "Bree cerró el espacio
entre ellas, su ardiente
deslumbramiento pinchando a Logan en su
lugar. "No recuerdo
que alguna vez haya estado tan
desesperada como para coger con
un cliente. No eres nada más que una puta
artística”.
Logan abrió la boca para defenderse, y
luego
se dio cuenta de que no tenía una defensa.
Era cierto. Se había
follado a sus clientes-muchas de ellas.
¿Fue para hacer que
regresasen, para mantener sus bolsillos
llenos por las grandes
señoras que parecían ansiosas de follar
con ella? Se estaba
engañándose a si misma si ella trataba de
creer cualquier cosa
diferente. Lo había hecho por sexo, o por
la fama? ¿Acaso no había
follado cientos de mujeres, clientes o no?
¿Importa de algún modo

si escuchara esa excusa patética de Bree?
Bree sólo creía en el
cuadro pintado delante de ella y Logan no
podía culparla.
Bree tenía razón. Estaba desesperada,
pero por qué, no lo
sabía. Es seguro que no era el coño gratis
entregado a
puerta de las ricas y famosas, o cualquier
otra persona.
"Eres una cobarde y una vergüenza para
tus abuelos.
Deberías avergonzarte de ti misma. "Bree
giro sobre sus
talones, pero Logan la agarró del brazo. La
sola mención de sus
abuelos la había hecho hervir de rabia.
Giró en torno a Bree para mirarla. "No
vuelques esto sobre mí,
maldita sea. Tú eres la que acaba de salir
de la cama con una
mujer y saliste a buscar otra. ¡Según mi
experiencia, eso
te hace una puta asalta camas! "
La Mano de Bree estaba en marcha antes
de que Logan se

inmutase. En el último segundo, ella desvió
el golpe, agarró
las Muñecas de Bree y la inmovilizó a su
lado. "¡wau! Cálmate,
The Pleasure Planner
96
tigre”.
Bree le enseñó los dientes. "¡Perra!" Y
entonces ella se inclinó
hacia adelante, cerrando la brecha una vez
más, y reclamó su boca.
Su lengua se adentró en la boca de Logan,
su aliento caliente soltó
un gemido mientras sellaron sus bocas
juntas.
Logan reaccionó, todo lo demás carece de
importancia de repente,
sus manos a tientas en Bree, tirando de su
ropa en un apresurado
intento de sentir su carne. Bree cerró el
puño en el cabello de
Logan , sus lenguas siguen explorando y
bailando. Tiró de la
cabeza de Logan hacia atrás y mordisqueó
la piel en el hueco de su
garganta.

Logan dejó escapar un grito reprimido, sin
saber qué diablos estaba
haciendo, siendo controlada por esta
pequeña bola de fuego, y le
encanto'.
Cuando Bree se apartó, con los ojos
vidriosos por una
mezcla contradictoria de "Te comería " y
"Te odio"
Logan tropezó con las rodillas débiles,
adrenalina y feromonas
eclipsando cualquier pensamiento racional.
Ella intentó agarrar a
Bree, pero ella lo eludió.
"Vete al infierno, Logan Delaney. Yo nunca
estaría tan
desesperada para joder! "giró en torno
Bree y salió corriendo del
taller antes de que Logan supiera que se
había movido.
La puerta principal se cerró de golpe
mientras ella estaba en shock
en silencio, mirando el marco de la puerta
vacía, su temperatura
corporal elevándose a alturas
insoportables.

Cuando se enteró de que Bree arranco su
coche y se alejo de la
acera, sintió un escalofrío cuando la puerta
se cerró de golpe
finalmente en su cara. ¿Qué demonios
había hecho? Ella estaba tan
cerca, tan condenadamente
cerca, y Bree se sentía tan jodidamente
bien. Logan quería hacer
las cosas a su cuerpo que nunca había
hecho antes, y la quería a
ella para hacerlo una y otra y otra vez,
quería escuchar a Bree
alegar y rogar que ponga fin al acto
dándole su placer glorioso.
Y esa mujer estaba ya a varias cuadras de
distancia, dejándola
hecha un desastre empapado y
sintiéndose como una completa
idiota.
¿Pero ella lo era en realidad? ¿Fue malo
cuestionar el hedor
de otra mujer en una mujer que quería
destrozar con
sus dientes desnudos? Por supuesto que
no!
The Pleasure Planner

97
"Vete a la mierda, también, Bree!" Gritó
Logan en su vacío
entorno, su mente escupiendo objeciones,
su cuerpo
anhelándola, y su coño inflamado y
palpitante de
necesitar tanta atención.
Ahora, después de sentir el rugido de sus
propias palabras, sintió
la soledad agridulce. Bree se había ido, y
sabía Logan que ella
nunca iba a volver. Una mujer como ella
nunca miraba hacia atrás.
Logan sabía que no había probabilidades
de ver su hermoso rostro
de nuevo y la echaba de menos y ya
quería volver atrás tanto y
poder hacer las cosas de manera diferente.
Poco a poco se dio la vuelta, teniendo en
frente el escenario de
imprentas, fotos de su abuela con
artículos del abuelo dando vueltas una a
una. La culpa, lenta y
constante, metió la mano en su corazón y
apretó.

Bree tenía razón. Ella debería estar
avergonzada por sí misma. En
lugar de trabajar en las prensas, había
estado follando a sus
clientes, y siendo amante de ellas. En lugar
de encontrar una
manera de hacer realidad todos los
pensamientos imposibles, se había
prostituido a sí misma, en más
de un sentido.
Maldita sea. Ella había empujado a un lado
su sueño por sexo
casual y dinero, y empujó a sus abuelos a
la parte posterior detrás
de todas las personas indiferentes. ¿Cómo
pudo hacer eso?
Debido a que sólo había estado pensando
en ella, y nadie
más.
Ella bajó la cabeza avergonzada. Bree
tenía razón. Ella era una
desgracia.
"Basta, mamá!" Bree dio un manotazo en
la baraja de cartas del
tarot por vigésima vez, negó con la cabeza,
y le dio a su mamá un

"tú no estás haciendo una lectura de mí no
importa cuántas veces
intentes engañarme" ante el
deslumbramiento. "No voy a cortar las
tarjetas.
Levanta! "
Su madre dio un paso atrás, su holgado
flotante caftán
alrededor de su cuerpo mientras se movía.
"No puedo renunciar a
The Pleasure Planner
98
ello. Soy tu madre y tú no estás hablando
conmigo. "
Bree se levantó y caminó hasta el otro lado
de la
mesa, ansiosa por terminar ayudando a su
madre con la cena
semanal para que pudiera irse al infierno
fuera de aquí.
"Le he dicho todo lo que hay que decir. Nos
separamos, todo muy
civilizado, y por acuerdo mutuo. Nada más
y nada menos simple y
dulce. "
Su madre resopló, la derrota simulada
escrita en el tono.

Bree suspiró. Como cualquier madre, ella
podría detectar cuando
no estaba confiándolo todo, y tenia sentido
si hay algo que no
estaba bien en el mundo perfecto de su
hija. No ayudó que su
madre siempre parecía saber cuando ella
estaba mintiendo, o aun
cuando ella no estaba diciendo toda la
verdad. Bree cambiaba
incómoda bajo la mirada penetrante de los
ojos de acero grises. Esa
mirada la convertiría en una lloriqueante
idiota si no recibía esta
charla completa a continuación, necesitaba
salir de
aquí y el viento de regreso a su casa sola.
¿Cómo
su madre siempre se las arregla para
arrastrar la verdad, y hacerla
confesar cosas con sólo una mirada?
Pero no esta noche. No había manera de
que ella confiese las
emociones desgarrándola. Absolutamente
ninguna manera en que
pudiera explicar cómo se sentía acerca de
una mujer que nunca

debería haber sido capaz de mirar a los
ojos, para empezar.
"Te sentirás mucho mejor si la recibes en tu
pecho."
Su madre se mudó a otra mesa de juego y
dejó caer una cubierta de
las cartas del tarot cerca de la orilla.
Bree siguió, poniendo copas vacías al lado
de los platos.
Un gran plato de bocadillos ya ocupaba el
centro de
la mesa-zanahorias, patatas fritas, palitos
de apio, cacahuetes,
caramelos de menta,
y varios cuencos de salsas. Bree mojó una
zanahoria en la
salsa y la metió en la boca, sobre todo por
lo que
no tendría que responder a algo que ya
había respondido,
incluso si ella no hubiera confesado nada
de Logan.
Solo el sonido mental de su nombre hacía
burbujear ira en Bree.
The Pleasure Planner
99

¿Cómo se atreve esa perra a
despreciarme sin darme la oportunidad
de explicar? ¿Quién se creía que era? Su
mente cayó, junto con un
nuevo brote de mariposas en su
estómago al recordar su abrazo entre sílo
desesperadas que habían ido a follarse
entre si.
"Mira, al igual que" La madre señaló con
un dedo tieso a
Bree, arrastrándola fuera de su mundo
semiconsciente, su coño
ardiendo automáticamente con los
recuerdos. "Su aura entera acaba
de cambiar de azul oscuro a rojo oscuro.
Usted está enojada, pero
despierta. "Ella dio un paso más cerca, su
pelo plateado liso rozaba
el hombro de su vestido. "Alguien, o algo,
tiene su sangre
hirviendo. Alguien quiere hacer el amor.
¿Quién es? Nunca
llevabas ese color bonito con Natalie. "
Bree abrió mucho los ojos, odiando que su
madre pudiera
leer a la gente tan condenadamente fácil.
¡Mierda! "No es nada. Y

no me distraigas! Yo sólo estoy tensa por
una cliente nueva”. Ella
sumergió otra zanahoria en la preparación
y rápidamente la arrojó
en la boca.
Su madre cambió su peso de pie y apoyó
el puño en
la cadera. "Y ahora estás mintiendo a la
mujer que sufrió
trece horas los dolores de parto para
traerte a este
mundo, que sabría que su hija está
mintiendo sólo por
la forma en que cambia la mirada. El hecho
de que tu aura esta
revoloteando como un arco iris también
ayuda. "Ella sonrió, y Bree
Sabía que ella no se rendiría sin luchar. Su
madre era así coño y
tenía una manera de hacer que Bree se
desmoronase bajo su
escrutinio.
Cuando sonó el teléfono, Bree dio la
bienvenida a la intervención,
pero su madre le dio una mirada de "no he
terminado contigo"
cuando ella fue en busca del receptor.

Bree se quedó mirando su espalda en
retirada, preguntándose que
color de su aura hubiera tenido ayer por la
noche mientras ella
tiraba de Logan, con ganas de estar dentro
de ella, maldita,
escuchando
sus súplicas jadeantes. Sabía que
haciendo el amor con Logan
habría volado, habría sido diferente a
cualquier sexo que ella había
The Pleasure Planner
100
tenido, bueno o malo.
Pero entonces, ¿qué? ¿Y qué si el sexo
fuese para llorar y
sacudirse? ¿Cuándo llegaría el punto
culminante en caso de que
ella hubiera estado jugando al juego? Que
una vez que Logan
tuviera lo bueno, desaparecería? No, eso
no importaba. A Ella no
le habían importado las consecuencias,
ella sólo había querido
venirse gritando
por Logan Delaney.

Ella era una persona enferma y totalmente
fuera de si.
Esto no era quién era, ni quién quería ser.
Ella
quería la parte posterior de la antigua Bree,
la que guardaba su
moral.
¿Volvería a salir? ¿Ella alguna vez sacará
a Logan
de su mente? ¿Se tomaría su maldito
tiempo para conseguir ese
trabajo?
"Hola, cariño. Sí, sí, ya está todo listo y
esperando... tendrás visita
y unas pocas sorpresas también. "bajó su
madre
la voz en el fondo. "Usted no será
decepcionada."
Bree sonrió mientras escuchaba. Su madre
era una
natural casamentera y quien fuese la
víctima esta noche Sin duda,
sería una mujer feliz, y todo por la bondad
del corazón de su
madre. Lo único que había aceptado eran
abrazos amistosos y

platos caseros, y rara vez un almuerzo
fuera.
Su mente pasó a Natalie. ¿Había hecho lo
correcto? Sin lugar a
dudas, sabía que sí . No sirvió de nada
estar todavía caliente y en
necesidad de satisfacción, algo le dijo que
ella no estaría ahora
mismo en los brazos familiares de Nat.
Pero su relación había
seguido su curso y murió sin nada que
celebrar
en conjunto distinto de la familiaridad de
sexo sin
cuerdas emocionales-un lugar fantástico
para tener relaciones
sexuales cuando el tiempo lo permitía. ¿No
era esa una razón
suficiente para buscar amor en otra parte?
Ella se resistió a la pregunta, una
exclamación pequeña escapaba
de sus labios cuando la respuesta inundó
su mente.
Amor? Cómo si ella no lo hubiera querido
una vez antes? Cuando
su búsqueda del amor se desvaneció?
The Pleasure Planner

101
Enterrada bajo años de duro trabajo en la
construcción de su
negocio y, si fuera honesta, por su miedo al
compromiso, por sus
defensas y poner su bienestar emocional
en
las manos de otra persona.
"Oh, querida, es un bombón y un caballero.
Él no puede
esperar para conocerte. ", continuó su
madre.
Con sonrisa de felicidad su madre, como
una bombilla de luz brilló
de felicidad, pensó Bree.
¿Cómo era posible ganarse la vida para
encontrar al alma gemela
de otra, mientras la suya aún estaba ahí
fuera en este mundo en
alguna parte?
La Cara de Logan se disparó a través de
su mente y ella se agachó
sobre una silla con las rodillas débiles. Su
estómago apretado y era
su piel de repente sudorosa y caliente, a
diferencia de cualquier
cosa que ella nunca había sentido

en su vida.¿Amor? ¿En serio? Con una
mujer con la que no podía
sostenerse en pie? No
de ninguna manera. ¿Cuáles eran las
probabilidades de eso? El
Amor floreció después de llegar a conocer
a alguien, o se enamoró
perdidamente a primera vista.
Ella no era tonta, sabía que podía suceder
en cualquier dirección.
¿Pero con Logan? Ella casi se rió por lo
bajo mientras se
masajeaba
su estómago. Seguramente no sucederá si
odiaba todo
acerca de alguien, incluso si todavía quería
follar
imprudentemente. Eso fue sólo la lujuria.
¿Cierto? Sí, sí, lo fue. La
lujuria podría ser dominante, causaría
confusión y la pondría fuera
de control.
Eso es lo que era. Pero todo terminó, y por
suerte,
cosa del pasado.
Su madre se aclaró la garganta. Bree se
volvió para mirar

como su madre cubría la boquilla. "Yo vi
eso.
Dolor dulce del amor, tiene un tono muy
agradable a tu alrededor.
Se siente bueno, ¿eh? "
Bree entrecerró los ojos. Jesús, ¿su madre
podría estar en lo cierto?
¿No tenía ella siempre la razón? ¿Podría
estar enamorada de la
The Pleasure Planner
102
mujer que quería golpear en la cabeza con
un palo, tener un
encuentro "en el mundo real " y luego
adentrarse en el interior
profundamente con sus dedos?
De ninguna manera. Ella sacudió la cabeza
y sonrió cuando su
madre agitó la mano en señal de
desaprobación.
¿Se habría enamorado sin saberlo?
Con Logan Delaney de todas las personas
de este mundo?
La idea parecía imposible, sin embargo, las
mariposas
despertaron en su estómago contando una
historia diferente. Bree

cerro sus ojos mientras ella asimiló esta
revelación. Aunque
parezca increíble, la mujer que ella odiaba,
incluso despreciada por
su moral relajada,
en realidad puede ser su alma gemela.
CAPiTULO ONCE
Logan dio un paso atrás y miró con
incredulidad atónita
como la foto en negro y blanco era
transportada por el extremo de
la prensa de impresión.
Un mes más sólido de sudor y sangre,
mordisqueando escasos
alimentos, y echando siestas cuando su
cuerpo exigía reposo, y la
recompensa estaba mirándola a la cara.
The Pleasure Planner
103
Con el corazón agitándose en el pecho,
quitó la
imagen de la rampa y estudió su creación.
La fotografía
era perfecta, cada ángulo visible, ¿pero se
leían palabras
en el interior de las caras?

Corrió al escritorio y sacó una lupa desde
el cajón, luego encendió
la luz más cerca para que brillara sobre
el papel. Allí, en pequeñas letras
minúsculas, estaba el artículo de
su abuelo que había escrito para
acompañar la foto de su abuela, o
viceversa. Podía leer cada palabra clara
como el día, y con unos
pocos ajustes más, ella podría ser capaz
de hacer las letras más
claras para que puedan ser leídas por el
ojo.
Con un sollozo, ella se hundió en la silla
del escritorio. Ella lo
había hecho! Había logrado lo que se
propuso hacer casi
a partir del segundo en que salvó este
edificio de la subasta,
gastando hasta el último centavo de su
herencia para preservar su
legado para el futuro. Si ella no hubiera
dejado que sus necesidades
dominaran sus sueños, esto podría
haberse hecho hace años.
Sabía que tan pronto como el último
pensamiento se escurrió a

través de su mente, no habría significado
tanto entonces como lo
hizo en este mismo segundo.
Su primer impulso fue llamar a su agente,
la misma persona quien
le rogó que renunciara a todas estas
tonterías y centrarse en su obra
de arte para los clientes ricos y famosos
que siguieron
multiplicándose a medida que se corrió la
voz de los servicios que
ofrecía junto con
la obra de arte. Logan automáticamente
cogió el teléfono y luego
con un movimiento de la cabeza
lentamente retiró la mano. El
marcar su número no le haría ningún bien
hoy. Darla estaba
todavía enojada con Logan por rechazar el
trabajo de su vidacon
todos los gastos pagados a las playas de
Cancún, y una
especial clienta de alta clase que había
solicitado a Logan por su
nombre.
Desde hace una semana, podría haber
sido curtida por el sol

maldito, y que le paguen generosamente
para pintar el misterio del
cuerpo de la mujer. Y, sin embargo, lo
había rechazado sin el
menor escrúpulo, y el trabajo
The Pleasure Planner
104
no había provocado una contracción de un
solo deseo en ella.
A Ella no le había importado, ni entonces,
ni ahora, el dinero
pronto, no tendría importancia. Diablos, en
los últimos diez días,
había rechazado a Penny
lejos dos veces. La perra cruel se había
convertido en un dolor de
culo con sus demandas constantes. Tenía
más que suficiente obras
de arte mostrando sus tetas perfectas y
mejoradas artificialmente,
por lo que
¿Qué diablos podía ella querer con otra
pintura
así de rápido? Logan sacudió la cabeza
para descartar la cuestión
como irrelevante. Penny no venia después
por cualquier lienzo.

Fue por sexo. Ella quería que Logan
rascase la picazón que no
podía obtener alivio en cualquier otro lugar.
Y, al igual que un
drogadicto que
Necesitaba un chute regular, se había
convertido en totalmente
dependiente de
Logan para abastecerla de sexo que ella
anhelaba y demandaba.
Bueno, más. Penny, junto con todas las
otras individuas tristes que
golpeaban su puerta, se podían ir a tomar
por culo todas, no le
importaba.
Logan se recostó en su silla y sonrió a la
fotografía, alejando los pensamientos que
sólo le causaron
incomodidad. Bree le había abierto la
puerta a este momento con
su arrebato y acusaciones. Desde
entonces había estado en el
infierno y de nuevo encontró una manera
de demostrar que estaba
equivocada. Y ahora ella tenía, no quería
nada más que compartir
este maravilloso

resultado con Bree.
¿Estaría orgullosa de su logro? O arrugaría
la nariz? De cualquier
manera, Logan quería saber, quería
mostrarle a Bree para ver que podía
hacerlo, que lo había hecho,
que ella había desechó su vida diaria
enfermiza, y todo el sexo que
implicaba, para mostrar a Bree que no era
una cobarde, que podía
cambiar y
ser digna de su respeto.
De alguna manera, Logan tenía la
sensación de que ella estaría
The Pleasure Planner
105
orgullosa.
No había oído o visto a Bree desde su
pelea.
Hace un par de días cuando su frustración
le robó el sueño
casi había marcado su número,
desesperada por cualquier migaja
de confort, incluso sólo para escuchar su
voz en el contestador,
pero el miedo al rechazo le impidió hacerlo.

Ahora era probablemente demasiado
tarde.
¿lo era?
Con la confusión nublando su mente, ella
buscó su
celular.
Si alguien podía saber lo que debía hacer,
ésa era Paula.
Ella siempre tenía una manera de poner a
Logan de nuevo en
marcha. Y
ahora mismo, ella necesitaba
desesperadamente su oreja y el
hombro.
Bree estaba casi de vuelta a la normalidad.
Ella no podía
contar el número de clientes que se habían
comprometido en el
último mes.
Demonios, ella había renunciado a echar la
cuenta. No podía
concentrarse en otra cosa que buscar, y
encontrar, el amor para
todo el mundo. Ella no tenía otra opción...
era lo único que
Mantuvo la mente lejos de Logan. Los días
y las noches eran un

desenfoque, doblándose unos en el otros
como la crema se disuelve
en café.
Tan enferma como la idea, estaba aburrida
con la rutina diaria. Se
pasó toda su vida buscando el amor
para los extraños. Ella organizó reuniones
y entrevistas,
cubriendo todas sus necesidades, y no
importaba lo que hiciera o
donde se fue, Logan estaba todavía allí
mismo, en sus
pensamientos,
en sus sueños, en todas partes. No sabía
cómo, pero
The Pleasure Planner
106
estaba, como una película sin parar
jugando en su cabeza a
venticuatro frames.
Bree se apartó del monitor viendo el
desplazamiento de peces a
través de la pantalla, y abrió el archivador.
Bien podría conseguir que su día
comenzase desde la mirada fija
en el espacio, y en sus visiones, era
demasiado doloroso de

soportar.
Ella miró por encima del hombro mientras
Sienne pisoteó en la
habitación y arrojó una carpeta en el
escritorio. "Esta mujer No
deja de llamar. Le dije que estaba
completamente lleno esta
semana,
pero ella insiste en que te dijese, que
trabajarías con ella" Ella puso
los puños en las caderas. "¿Puedes por
favor atender esto antes de
que le diga algo malo y desagradable? "
Bree asintió con la cabeza y volvió a hojear
los archivos
en busca del cliente con quien debía
almorzar hoy
al mediodía. "Yo me encargo de ella."
Sienne suspiró. "Sí, está bien."
Bree imaginó poniendo los ojos fijos pero
no miró a su alrededor.
"Le dije que me encargo de ella, Sienne, y
lo haré, lo prometo."
"Mmm hmm. Al igual que usted está
tomando el cuidado de la
reunión que tiene dentro de cinco minutos
en la tienda de café en la

esquina”.
Bree dio media vuelta. "¡Mierda! Se me
olvidó. "Ella agarró
la taza de café de Espuma de poliestireno
y bebió el contenido
agarró el bolso y salió fuera de la oficina.
Apenas había dado cinco
pasos antes de recordar que había dejado
su BlackBerry sobre el
escritorio. Cuando corrió de vuelta a la
oficina, Sienne tendió el
teléfono celular, una expresión sabihonda
tatuada en su
cara. Bree apretó los labios y luego se
dirigió a la puerta principal
una vez más, cuando se dio cuenta de que
los archivos del cliente
también estaban
sobre su escritorio. Se detuvo y expulsó
una respiración profunda y
lentamente se dio la vuelta de nuevo.
Sienne estaba allí,
The Pleasure Planner
107
sosteniendo el archivo,
meneando la cabeza y dando a Bree una
exasperada mirada que

parecía un rasgo permanente en su cara
en estos días.
"¿Por qué no te tomas un día libre y
consigues un polvo? "
"Un polvo".
"¿Sí? Podrías haberme engañado.
Estabais tan
unidas como la tiza y el queso. "
Bree sonrió y negó con la cabeza. Sienne
la conocía demasiado así
que no se dejó engañar. El aire caliente le
golpeó en la cara como
un húmedo paño de cocina cuando ella
abrió las puertas de cristal y
salió. Afortunadamente, la tienda de café
estaba a sólo unos pocos
pasos de distancia.
La verdad era que no follaba y sabe Dios
desde cuánto tiempo
hacía. Había pasado un mes
desde que se alejó de Logan con su coño
escaldado
caliente. No podía echar a la perra de su
mente, no importa cuanto
lo intentara. Estaba afectando a su
negocio, su vida cotidiana,

ella necesitaba dormir mucho, y se burlaba
de sus emociones.
Imágenes que se desplazan detrás de sus
párpados cada vez más
rápido
cada noche la estaban controlando, y
odiaba más
que nada-perder el control. Ella nunca
había perdido a otra
alma, y he aquí que había desaparecido y
prácticamente la empujó
a las manos de las que fornicaban con ella,
perra sexy.
Rápidamente, se abrió paso por la acera,
sus altos tacones contra el
suelo golpeando con sus apresurados
pasos. Tal vez Sienne tenía
razón, algunos días libres para sí misma
podría
no ser tan mala idea. Señor sabía que era
inútil alejarse de
la oficina en los últimos tiempos, aunque
había volteado a los
clientes mucho más rápido al tratar de
limpiar los besos de su
mente.

No. Ella negó con la cabeza. No podía
tomar tiempo libre. los
clientes la necesitaban, dependían de ella,
y si no otra cosa, era un
recordatorio diario de lo que quería, y no
quería, en su vida, su
futuro.
Además, este deseo sexual podría haber
sido
The Pleasure Planner
108
remediado si no hubiera sido tan
apresurada en forzar la ruptura
con
Natalie. ¿Y qué si no era amor? hubo sexo,
y
mucho. Muy satisfactorio el sexo seguro y
la rutina, pero maldita
sea, todavía era sexo, y era todavía
satisfacción.
Hizo un gruñido, ella sabía que sus
pensamientos estaban todos
equivocados.
Ella había hecho lo correcto, esto lo sabía.
No estaba en su
naturaleza hacer trampa y el engaño era
exactamente lo que estaba

haciendolo
habría hecho, si no físicamente, en su
mente. Con
seguridad las cosas que no eran pensadas
eran sólo inevitables.
Ella y Natalie no estaban destinadas a
estar juntas y ella estaba orgullosa de ver
por fin su
relación por lo que realmente era, sin amor.
Amor. Ella casi se rió de la palabra como
los talones
puntuaban sus pensamientos. Peor aún,
había sentido el amor, o la
posibilidad con Logan. ¿Cómo puede ser
eso? Ella apenas conocía
a Logan, y lo que ella sabía, no era bueno.
Ella folla a sus clientes.
Ella no era más que una puta artística, una
prostituta que ofrece su
cuerpo y su arte a cambio de grandes
cantidades de dinero. ¿Por
qué ella todavía estaba aquí, arrancando a
través de sus
pensamientos, a través de su corazón,
todos los días? Una mujer
como

ella no debería tener el poder de poner al
revés su mundo, y mucho
menos dominar su mente. Pero ella lo
había hecho. De alguna
manera.
Cuando alguien tropezó con ella, Bree se
sacudió
y miró directamente a los ojos de su
torturador. Logan.
Su estómago dio volteretas antes de que
ella se centrara
y mantuvo la cabeza alta. "Disculpe, tengo
una reunión." Ella se
deslizó alrededor de ese cuerpo sexy, pero
entonces más o menos
se echó hacia atrás
por un agarre firme alrededor de su
muñeca.
"Háblame, maldita sea." Declaró con los
ojos Logan cuando Bree
levantó la vista hacia ellos.
The Pleasure Planner
109
"No tenemos nada de que hablar." Bree
miró
hacia abajo a los dedos envueltos
alrededor de su carne.

"Sueltame".
Logan dio un paso hacia Bree,
desprendiendo su agarre, pero no
dejándola ir. Ella torció un dedo debajo de
la barbilla de Bree y le
Levantó la cara. "Tengo que mostrarte
algo."
Bree negó con la cabeza cuando supo que
debería arrodillarse la
perra y correr por su vida. Los ojos
inmovilizados como una
chincheta en un tablero. "Quita tus manos
malditas, Logan ".
"besame".
"Jodete".
"Dios, yo quiero hacer eso también, pero
ahora mismo, quiero
besarte. "espetó Logan y arrastró a Bree
con ella, al callejón entre
la cafetería y la librería.
No se detuvo hasta que estuvo
profundamente entre
dos contenedores de basura.
Bree se resistió, pero no casi tanto como
ella podría,
no cerca de lo que sabía que debía hacer.
Maldita sea, quería a

Logan, que Logan la persiguiera, seducirla.
Logan se dio la vuelta y apretó a Bree
contra la pared de ladrillo y
su boca era caliente contra sus labios
antes de que ella conociese
que se iba a venir. Su lengua se deslizó
entre los dientes de Bree,
deslizándose fácilmente en el interior, y
Bree se sintió gemir.
Entonces Logan gimió con ella,
presionando sus caderas contra
Bree, dando vueltas en empujes exigentes.
Bree cedió, y le devolvió el beso,
deslizando sus dedos
a través de los filamentos suaves de su
pelo, tirando de ella más
cerca, con necesidad de estar más cerca.
Logan no dejaba de besarla, mantuvo
profundizando su lengua y
rectificándose a sí misma contra Bree en
empujones rápidos.
Bree enganchó una pierna sobre la cadera
de Logan y conoció su
duro ritmo, su orgasmo ya dispersándose,
al borde. ¿Que diablos
estaba haciendo? Estaba besándose con
una mujer que despreciaba,

y en público, por el amor de Dios, y ella era
su amante, y tenía
ganas de más.
Logan la levantó y Bree cerró sus talones a
su alrededor
The Pleasure Planner
110
atrás, conduciéndose ella misma en contra,
el estómago apretado.
"Te necesito, Bree. Lo deseo tanto.
"Encajaba Logan
una mano entre ellas y la empujó contra el
inflamado coño de
Bree.
Bree dejó escapar un leve grito y
bombeaba más fuerte y más
rápido,
desesperada de conseguir las manos de
Logan violando su mente.
Ella celebro estar más apretada,
meciéndose contra su mano.
"Tengo que correrme Logan. Por favor, sólo
hazme venirme”.
Logan soltó su asimiento formado
alrededor de la entrepierna de
Bree

y arrancó el cierre de sus pantalones. Bree
se abrió
y puso los pies contra el suelo, anhelando
la sensación
de carne de Logan enterrada dentro de
ella.
Una puerta se cerró en algún lugar del
callejón y Bree
salió de su trance. Ella parpadeo y echó a
Logan
hacia atrás, golpeando a través de su
mente con un rayo
de velocidad.
Las lágrimas le picaban los párpados
cuando Logan miró con
desesperados ojos.
"Aléjate de mí, Logan. Lejos, lejos, lejos.
"Ella dio un paso, su
corazón ya excitado, su palpitante coño
con mucha necesidad de atención, incapaz
de apartar la mirada de
la Hermosa cara de Logan. "Por favor".
Los ojos de Logan bajaron y miró apenada
a Bree
por la culpabilidad. Cuando volvió a mirar
hacia arriba, Bree casi

se arrojó de nuevo en sus brazos. ¿Dios
que estaba haciendo?
¿Podría realmente romper esta situación
ridícula que de alguna
manera ya había ocurrido?
"Aquí. Quería que vieras esto. "Logan
mostró un pedazo de papel a
Bree, pero Bree negó con la cabeza.
"No puedo seguir con esto. Por favor, te lo
ruego,
mantente alejada de mí. “soltó Bree y
corrió por el
callejón, con el corazón dañado, su ego
herido, y su cuerpo caliente
de la necesidad.
Logan no era adecuada para ella, no
importa lo mucho que la
The Pleasure Planner
111
deseara. El Cielo la ayude, ella no
entendía ni un poco este
conflicto, pero su palpitante coño era la
prueba de que estaba
hundida hasta el cuello en ella, lo que
fuera. De alguna manera,
tenía que poner a Logan

fuera de su mente de una vez por todas.
Ella era mala para Bree.
Muy mala.
Ella casi corrió a la cafetería con aire
acondicionado,
sin atreverse a echar un vistazo por
encima del hombro para ver si
estaba detrás Logan.
Dios, quería que ella estuviera allí, quería
que ella corriese tras sus
talones, persiguiéndola, persiguiéndola. Al
no encontrar a la mujer
que desesperadamente quería que
estuviera allí, se volvió alrededor
en busca de su cliente.
El reloj de encima del mostrador demostró
que se le escapaba.
Por primera vez en su vida, Bree llegó
tarde a una reunión.
Vete a la mierda. Ella nunca había llegado
tarde a nada en su vida.
Encontró a su cliente, Maddie, mirándola
inquieta
por lo que marchó a través de la
habitación, deseando que su
corazón dejase de golpear contra sus
costillas, y se metió en la

cabina enfrente de ella.
Cuando la camarera se acercó, ella pidió
un café con leche helada
y se recompuso respirando establemente
al poco.
"¿Estás bien?", Preguntó Maddie.
"Sí, sólo corriendo toda la mañana." Bree
miró hacia la ventana,
pero Logan no estaba a la vista, por
suerte...
por desgracia.
¿Que quería? Y ¿qué estaba tratando de
mostrar
Bree? Por el amor de Dios, no tenía
importancia. Ella no quería
nada con la perra, ¿no? A la mierda. Ella lo
deseaba. Ella quería
besarla de nuevo, quería esas manos
fuertes moviéndose sobre
cada pulgada de ella, haciéndola gritar.
Apretó las imágenes en el fondo de su
mente
para concentrarse mientras escuchaba a
Maddie dar detalles de sus
requisitos. Algo se deslizó a lo largo de su
conciencia y luchó para

tener mayor claridad. Maddie estaba
hablando todavía y Bree No
podía concentrarse en los detalles
importantes. Sus palabras eran
importantes-Bree necesitaba esos detalles
para que Maddie fuera
The Pleasure Planner
112
feliz, para cumplir con su obligación.
Saberlo la golpeó duro.
Oh, mierda, estaba cansada de esto, de
escuchar los detalles
aburridos de personas, servir a otra
persona para encontrarle
alguien porque era jodidamente vaga para
salir y encontrar por sí
misma.
Bree casi se quedó sin aliento en sus
pensamientos. Le encantaba
su trabajo, adoraba encontrar lo que nadie
había sido capaz de
encontrar su verdadera media naranja.
¿Cierto? Sí. Ella lo hizo, y
ella siempre lo haría.
Logan! La perra estaba jodiendole su
mente. Tenían

que volver a estar juntas, de alguna
manera, de alguna manera,
tenía que conseguir sacar esta tontería de
su mente y dar un paso
atrás en su camino elegido de la vida.
Así que ella estudió a Maddie. Ella era muy
agradable a la vista, y
con mucha confianza. Ella poseía un aire
de independencia que a
Bree le gusta en las mujeres. Y ella se
parecía a Natalie, no sólo
por la mata de cabello oscuro que
enmarcaba su rostro en forma de
corazón
sino en su actitud hacia una relación
potencial.
De repente, se preguntó si podría Logan
seducir a una
mujer como Maddie. ¿La Habría ya
convencido
para salir, para ir a casa con ella, a follar?
¿No era el
tipo de persona que era Logan? Una
jugadora?
Por supuesto que lo era, y Bree sabía que
tendría a Maddie

sucumbiendo al encanto de Logan,
probablemente ya estaría
gritando en sus manos.
La ira hirvió ante el pensamiento. ¿Qué
carajo
Logan le estaba haciendo?
Por un breve momento, Bree se sintió
tentada a hacerle la
propuesta a Maddie, exactamente como
ella pensaba que Logan lo
haría. Un rapidito polvo con alguien como
Maddie resolvería toda
su actual frustración sexual, y sin atarse,
en sus términos, un
acuerdo sin amor era mejor que no tener
relaciones sexuales.
¡Oh Dios! Bree se congeló con el vaso de
café a mitad de camino
de sus labios. ¿En qué estaba pensando?
No sólo eso la rebajaría al
nivel de Logan, sino que un movimiento
estúpido como aquél tenía
el potencial de arruinar su negocio si se
corriera la voz. Su mano
se sacudió mientras dejaba el vaso sobre
la mesa y trató de pensar

en ellas juntas. Acababa de escapar de
una relación sin amor y
The Pleasure Planner
113
debería estar buscando el amor, con una
persona especial, como la
mayoría de sus clientes, en lugar de
deseo, a continuación, por no
querer follar a Logan Delaney.
Tú encontraste el amor y la dejaste ir.
Dios todopoderoso, el corazón de Bree
daba volteretas. Ella casi
agarró el amor que buscaba. Había estado
allí. Ella habría jurado
por la vida de su madre que por unos
segundos lo había visto
brillando en los ojos de Logan. Tan
misteriosa como fue, había
estado allí, y se había ido, se deslizó a
través de sus dedos como
granos de arena.
Lo que era peor, no importa cuántas veces
se lo grabara como
imposible en su mente, ya que nada de lo
que jamás hubiera hecho
rompería su obsesión con Logan, la idea
de lo que podría tener la

estaba destrozando desde adentro hacia
afuera y no existía una
maldita cosa que pudiera hacer para
cambiar la situación.
CAPITULO DOCE
Logan se movió en la silla de jardín y
apoyó
los codos en las rodillas, mirando la trama
en
su camino a través de sus pinturas
queridas,
incluso si sólo las podía admitir ante sí
misma.
El día era soleado y cálido, perfecto para
pintar al aire libre, se
había convencido fríamente de que era
necesario
ayudar a impulsar su obra de arte,
realmente.
Nubes hinchadas, de color blanco espeso
derivaron perezosamente
a través de los claros
The Pleasure Planner
114
cielos azules. Logan sabía que debería
estar más feliz, pero no

podía ser. Todo lo que ella estaba
haciendo, cortando con su
antigua agente y contratando uno nuevo,
deteniendo todas las
pinturas corporales, y negándose a hablar
con alguien que tuviera
algo que ver con como actuaba antes, todo
podría ser en vano.
Nada de esto significa nada a menos que
pudiera encontrar una
manera de hacer que Bree le diera tiempo
de nuevo para una cita.
No, la verdad es que ella quería mucho
más
que ver sólo su rostro. Necesitaba a Bree
como si la necesitara para
respirar, como una parte integral de su vida
diaria para compartir
buenos y malos momentos, como pareja,
pero, más que nada, la
quería en su cama. No es que ella no
estuviera allí ya, en sus
sueños, los que compartieron follando,
imaginarios que surgían de
su instinto animal y estaban fuera de este
mundo, imposiblemente

increíbles. Dios, sabía que lo real soplaría
lejos su joder en la
mente, y no podía pensar en otra cosa que
lo que sería oír a Bree
gritando su nombre.
Ella suspiró. Eso no iba a suceder. Bree lo
dejó claro con lágrimas
que brillaban en sus ojos, suplicando
a Logan que se mantenga alejada de ella.
Bree no la quería.
Cuanto antes deje ir la idea de su mente,
mejor
sería. Bree ya había dejado claro, dos
veces, que ella
no quería saber nada de Logan. Demonios,
ni siquiera una
impresión, ni siquiera mirarla. Un vistazo
simple podría haber sido
suficiente para mostrar a Bree que sus
palabras habían tocado la
fibra sensible, y cambió a Logan.
No ayudó que Bree se había aferrado a
una vida
conservadora, oponiéndose en contra de
ella, pidiendo a Logan que
la hiciese llegar. Maldita sea, deseaba a
Logan. ¿Por qué no iba a

admitir aquello? ¿Por qué estaba peleando
con venganza?
Logan negó con la cabeza. No importaba.
Se había acabado, y se
acabo de joder. Ella sabía que era el
momento, el tiempo de aliviar
su pasado y empezar a trabajar hacia el
futuro. Un futuro que ya
había comenzado. Ella sonrió y echó un
vistazo a la caja debajo de
The Pleasure Planner
115
la mesa que contenía una copia de su
contrato firmado
para las obras de sus abuelos combinadas.
El nuevo agente había
enloquecido por la idea, se había vuelto
casi loco cuando Logan le
mostró la fotocopia. La vida iba a cambiar
muy pronto, todo
gracias a la veraz Bree, a su estallido
hiriente.
Y la venta de sus cuadros deberían darle
suficiente
dinero para ponerlo en funcionamiento, el
sueño que había tenido

todo el tiempo. Esto es, si algo se vende, y
por las
miradas de las personas que deambulaban
al otro lado de la
ventana de la tienda de exposición, podría
muy bien volver a casa
con todas las piezas que ella trajo, al igual
que la última vez. Se
sacudió derribando los pensamientos. Hoy
tenía un nuevo
optimismo.
Ella se echó hacia atrás y buscó cualquier
signo de Paula, que
había ido en busca de comida hacía más
de treinta minutos. No
sabemos qué o quién le había robado la
atención y le hizo olvidar
el camino de regreso a pie hasta Logan.
A lo lejos, gritos de niños acompañaron la
música conmovedora de la rueda merrygo-round y Ferris,
y el aroma de algodón de azúcar y
cacahuetes permeando
el aire.
Se recordó una vez más que estaba
haciendo esto

para su propio beneficio. Que la venta de
su obra había que
hacerla, para ese nuevo comienzo que
necesitaba
desesperadamente.
Una mujer se detuvo frente a una de sus
pinturas.
la miró como si fuera uno de los visitantes
en lugar
de la artista, su nariz se encrespo con
disgusto mientras ella
rápidamente desvió la mirada y se trasladó
a otra pintura.
Logan ladeó la cabeza y miró brevemente
sus pantalones vaqueros
y su parte superior. Había sacado su
Sobrecamisa de dentro a
primera hora.
¿Ella realmente parece una paria porque
ella decidió usar
lo que era cómodo? Si es así, ¿cómo
había enganchado
The Pleasure Planner
116
la Atención de Bree? ¿había sentido
lástima simplemente porque
Logan insistió en ser quién era?

"Logan Delaney! Oh ... mi ... Dios! Cariño,
mira,
es Logan Delaney ", gritó Paula desde la
acera contraria, con la
boca abierta, una mano lanzada a su
corazón, en la
otra con un plato de sólo Dios sabía que
comida deliciosa
de los muchos puestos de la calle. Con ella
estaba una
de sus amigas, Samantha, quien en
sintonía con el arrebato de
Paula miró con una sonrisa de
complicidad.
Se lanzó al otro lado de la calle bloqueada,
chillando tanto,
y ambas haciendo un espectáculo
encantador por sí mismas.
Logan bajó la cabeza y sonrió. Dios,
amaba a sus
amigos. Cuando la situación se estaba
poniendo áspera, siempre
podría contar con Paula para iluminar
incluso las situaciones más
oscuras, y dar una palmada en la espalda
a tiempo cuando ella
estaba mal.

Ella no se había perdido una semana
llamando a Logan cobarde
aunque sus guiños demostraron que
estaba orgullosa de Logan por
poner a su vida un rumbo diferente.
Paula patinó hasta detenerse delante de
Logan. "Santa Madre de
Dios, eres tú-Logan Delaney. Es realmente
usted! ¿Sabe usted
cuánto tiempo he esperado a conocerla?
"Su sonrisa falsa se
desvaneció cuando vio a la mujer ahora
mirarlas por encima de su
hombro. Paula le frunció el ceño. La mujer
ladeada, como si se
hubiera perdido algo importante y estaba
tratando de hacerse
popular. Paula corrió hacia ella, empujando
prácticamente
a la mujer en un empujon. "Usted no va a
comprar eso, no?" Ella
señaló a la pintura frente a la ahora
mujer de ojos abiertos.
Samantha hizo un guiño a Logan luego se
acercó a Paula,
a dar a la mujer una sonrisa de disculpa.
"Cariño, ya

tienes una muy similar, ¿recuerdas? Deja a
esta
pobre mujer sólo para que ella pueda
terminar sus compras. Ella
The Pleasure Planner
117
también, está ansiosa por tener una de
estas piezas de valor
incalculable. "Samantha arrulló y tiró de
Paula, cosechando su
Inglés educado.
"No me importa! No es por Logan Delaney.
Los quiero
todos! ¿Me oyes? ¡Todos ellos... de...!
"Paula golpeo con sus
zapatos tenis contra el pavimento como
una adolescente enfadada,
arrastrando su boca en una mueca.
Logan se levantó, muy divertida por el
espectáculo que dejó un
segundo prolongado. Se dirigió a Paula y
le tendió la mano. "Es
Un placer conocerte. "
Paula empujó su plato en las garras de
Samantha y tomó
la mano de Logan en las suyas como un
sacerdote dando la

bendición.
"Oh no, el placer es todo mío. En serio.
"Luego hizo una
reverencia se inclinó y besó el dorso de la
mano de Logan.
Logan sacudió la mano y gruñó bajo su
aliento. "Haz eso otra vez
y voy a cosete la vagina".
Paula sonrió cuando ella se irguió en toda
su estatura y
guiñó un ojo. "¿Cuánto?"
"¿Perdón?" Logan miró por encima del
hombro y
casi rió cuando la mujer de la "nariz hacia
el cielo" miró más cerca
la pintura con la distracción de Paula.
Tres personas se habían parado en la
tienda a la izquierda, y un par
de manos sostenían uno de pie en el
frente, todos con entusiasmo
mirando su obra.
El Corazón de Logan hizo una sacudida. El
pequeño show de Paula
seguía en acción.
"Porque sí . Lo quiero todo! "Paula
arrastraba

su bolso de mano de su hombro y cavó
dentro. "Te voy a escribir
un cheque para probarlo en estos
momentos. ¡Di El nombre y su
precio! "
"No es mío." La primera mujer tenía
efectivo en la mano,
ondeando a su alrededor como una
bandera.
The Pleasure Planner
118
"Y nos gustaría este", dijo otra pareja.
"¿Tiene tarjeta? Me encanta este de
diferente color ", una mujer,
que de alguna manera se metió dentro de
la conversación sin que
se note, anunció desde detrás de Logan.
Paula echó a la multitud una mirada y
luego miró de nuevo a
Logan con una tímida sonrisa. Ella le guiñó
un ojo. "Parece que
voy a necesitar una tarjeta, ya que estos
buitres van a enganchar
sus hermosas piezas”.
Logan quería abrazarla. Dios, cómo amaba
a esta

mujer. ¿Quién podría pedir una mejor
amiga?
Las próximas horas irrumpieron en una
bruma completa. Ella
respondió a las preguntas, hizo entrega de
tarjetas de visita a
ansiosas personas, puso las pinturas en
cajas para los compradores,
y sonrió. Dios,
ella nunca había sonreído tanto en su vida,
bueno, no en los
pasados meses, al menos. El pozo mismo
de su alma había sido
pintado en cada obra de arte, y la gente las
compraba, adoraban y
pedían más.
Por último, la multitud se disipo y se dejó
caer en la
silla, su corazón se llenó de las muchas
alabanzas que había
recibido, y su mente corriendo con las
muchas citas
que había preparado para posibles nuevos
clientes, por personas
reales que se preocupaban por ella y su
arte.

Ella estaba escaneando las caras que
quedan en la calle cuando una
mujer mayor se detuvo frente a su tienda
de campaña, el cabello
plateado liso escondido detrás de las
orejas, y ladeó la cabeza hacia
un lado.
Logan resistió darse la vuelta, pero
mantuvo los ojos clavados en
la mujer desde la silla. Dios, me resulta
familiar, como si la
hubiera mirado directamente antes,
aunque no pudo colocar quién
es o dónde fue.
No podía apartar la mirada de la mujer
mientras ella se lanzó frente
a una pareja que le dio una mirada breve
para empezar a retirarse
antes de continuar. La mujer se acercó, su
expresión burlona, la cara
The Pleasure Planner
119
escaneando a Logan como si supiera algo
de ella, como que estaba
memorizando.
Logan se levantó de su silla, de repente
nerviosa, y

perpleja por el extraño comportamiento de
la mujer.
"Usted está enamorada, aunque no lo sé...
triste, y
enojada. "miraba la mujer hacia abajo los
últimas dos pinturas
sentadas contra los caballetes antes de
mirar a Logan. "Usted Creo
que la ha perdido. "
Logan abrió mucho los ojos, ahora
definitivamente perpleja. no
estaba en su naturaleza ser grosera con la
gente que actuaban un
poco fuera de su mente, pero ella no se
oponía a mandarlos a tomar
por culo
si era necesario, tampoco. Rápidamente
miró a su alrededor, más a
gusto al ver a dos grupos de personas que
pasan a su tienda, y un
par tomados de la mano que habían
observado una de sus piezas.
"Confía en mí, no soy una psicópata. Y no
ha terminado. Usted No
la ha perdido... todavía ", dijo la mujer, con
una expresión firme y

Logan atrevida la desafió a demostrar una
teoría de algo que no
podría saber.
Logan arqueó una ceja, preguntándose si a
ella le habían dicho que
decir los pensamientos sobre la gente en
voz alta era una locura.
Ella sabía que no. "Lo siento, ¿te
conozco?"
"No, me temo que nunca te he conocido.
Bueno, no en persona de
todos modos. Parece que tu aura coincide
con otra persona que
conozco. "
"¿Mi qué?" Logan sabía que debía
marcharse, pero ella
estaba demasiado absorta en la
conversación rara para no seguirle
el juego.
Ella se echó a reír. "¿Aura? Pensé que
eran invisibles. "
"No para mí, no lo es... y tu eres ciega".
"Wow. ¿En serio? ¿Coincide con mis
pinturas brillantes? "
Logan juguetonamente miró los pantalones
vaqueros. "Tal vez sea

los tonos de pintura que uso, confundiendo
a la gente que piensa
que pueden ver auras? "
The Pleasure Planner
120
Ella se encogió de hombros y sonrió, pero
rápidamente vio que la
mujer estaba seria cuando ella no
compartió el humor.
"No veo por qué le gustas.", Sonrió la
mujer y
un hoyuelo se formó en la comisura de la
boca. "Usted es una
listilla. Me gusta eso. "
Logan asintió con la cabeza, sabiendo a
ciencia cierta que esta
mujer tenía un tornillo suelto. "Sí, bueno, lo
intento."
La mujer se puso delante de una de las
pinturas y
señaló. "Esta... ¿cuánto?"
Logan vacilante se movió en torno a la
parte frontal de la
pintura y su corazón se dejó caer. ¿Cómo
había perdido esta
pintura después de caminar junto a ellas
todo el día? Ella

tartamudeó. "Um, no se suponía que,
quiero decir, no es para la
venta. Yo la estaba usando como apoyo."
Logan mentía. Ella
nunca había decidido traer esta pieza en
particular en absoluto.
Paula debe haberla embalado
accidentalmente junto con las otras
pinturas. Maldita sea,
ella debería haber estado mirando con más
cuidado.
"Hmmm, su aura cambia. Y tus mejillas se
sonrojan. ", sonrió la mujer. "Ella amaba
esta, no
es por ella? "
Logan dio un paso atrás, no le gustaba
esta mujer ni tuvo que decir
nada más. Sus palabras eran
espeluznantes, y
demasiado cercanas para su comodidad.
No había manera de que
una total extraña pudiera saber tanto sobre
ella.
Vete a la mierda! Era cierto. A Bree le
había encantado, y quería
Logan

salvar un fragmento de los recuerdos que
pudiera para
siempre. Puede parecer estúpido para
algunos, pero por
alguna razón, esta obra de arte naranja y
púrpura era su última
conexión con Bree algo para recordarle a
Bree cada vez que
mirase.
Logan se rió y bajó la cabeza por un
segundo. "Señora, yo
No sé quién eres, ni cómo... "Ella miró
hacia abajo
The Pleasure Planner
121
a la pintura. ¿Qué bien le haría a ella
aferrarse a ella? Nada. Y ella
lo sabía. Bree se había ido de su vida,
Aunque rogara se había ido,
y Dios sabía que Logan tenía que cambiar,
pero el hecho seguía
siendo que, algo que ella pudiera haber
tenido con Brianna
Hendricks había terminado, mucho antes
de tener la oportunidad
de comenzar y esta pintura no iba a hacer

la más mínima diferencia para su futuro
ahora. Con la cabeza bien
alta, se enfrentó a la mujer una vez más.
"He cambiado de opinión.
La pintura está en venta. "
"Esplendido" La mujer abrió su bolso y
alrededor
buscó por dentro. "Esto va a hacer a mi
hija muy feliz. Ella
ama los colores vibrantes y brillantes. "Ella
sonrió y retiró la
chequera. Ella comenzó a escribir mientras
Logan retiró
lentamente la pintura de la base. Su
garganta se apretó mientras
abrió el extremo de la caja de cartón. Con
una última mirada a algo
que a Bree realmente parecía que le
encantaba, Logan bajó la obra
de arte al recipiente.
Era el momento de decir adiós. Tiempo
para dirigir su atención
hacia el futuro, no más inquietante de lo
que
probablemente nunca podría haber sido.
Cuando se dio la vuelta, luchando contra el
bulto para intentar

atarlo, la mujer le tendió el cheque. Logan
se resistió diciéndole
que no había dicho su precio, pero no
pudo.
Sea cual sea el precio puesto en el cheque
no importaba. Al
comprobar que ella sabía que no tenía
dinero en efectivo.
Ella casi esbozó una sonrisa profesional
cuando ella
entregó a la mujer la caja y tomó el control
de su
voz. "Espero que su hija lo disfrute."
Espero que ella lo ame la
mitad de lo que me encantó ver la
expresión de Bree la primera vez
que la vi, cómo me hizo pensar en que mi
alma sobre el lienzo no
tenía precio.
La mujer acarició la mano de Logan, y
provocó algo
con el tacto. "Lo hará, cariño, lo hará. Esto
abrirá
sus ojos, por supuesto. "
The Pleasure Planner
122

Logan tenía ganas de meterse en brazos
de la mujer y
llorar, dejar que esta mujer le alisara el
pelo y acallara sus
lágrimas. Dios, ¿qué estaba mal con ella?
Nunca había sido una
savia ni un día en su vida.
Sacudió la cabeza para borrar los
inusuales pensamientos.
La mujer la miró preocupada y luego se
volvió
y comenzó a bajar la calle. La multitud se
había espesado de
nuevo.
Logan miró la parte superior de la cabeza
de la mujer, estudiando
el último eslabón que tuvo en común con
una mujer que no podía
arrancar de su mente. Cuando la mujer se
perdió de vista, en el
tráfico de coches al final de la tarde, Logan
miró hacia abajo el
papel, que no era un cheque en absoluto,
sino una rectangular
hoja de un bloc de notas.
Un solo mensaje fue escrito en el centro.
El amor no tiene precio.

Logan se volvió atrás alrededor y luchó
para encontrarla, pero no
había ni rastro de pelo plateado. El
corazón le choco contra sus
costillas y ella apenas podía respirar
mientras desesperadamente
buscaba a la desconocida.
Maldita sea, ella acababa de regalar el
último fragmento de Bree.
De amor.
Ella dio un paso hacia la calle, pero no
había señal de
ella.
"Hey, Sra. artista alta y poderosa, ¿estás
lista para la
cena de celebración? "replicó Paula a
Logan en su trance.
Cuando Logan no respondió de inmediato,
Paula siguió
su mirada. "¿Qué es eso?"
Logan negó con la cabeza. "Nada." Ella se
volvió hacia
la tienda casi vacía. "Vamos a conseguir
llenar este espectáculo."
Paula se dio la vuelta. "Oh sí, qué, ¿usted
quiere vender
The Pleasure Planner

123
la casa en concreto con usted dentro? Sólo
hay una pintura a la
izquierda, que me va a dar porque me
amas mucho”. Le dio una
sonrisa bromista.
Logan dirigió una sonrisa aunque su
corazón le dolía. "Ideal. Y te
debo una copa por ese pequeño show.
Eres increíble. "
Dobló un caballete vacío y lo apoyó contra
la mesa.
"Increíble? ¿En serio? No recuerdo nunca
que me llamaras
sorprendente cuando el sexo no estaba
involucrado." seguía Paula
y comenzó a traer caballetes plegables.
"Creo que debo recibir dos
bebidas
por ese logro”.
Logan se echó a reír, y aunque se sentía
real, no lo era. Ella no
estaba segura de que nada sería real de
hoy en adelante.
Había perdido el amor, y Bree, y se
encontró con una mujer que
había leído

algo en ella que no debió ser conocido por
otra
alma. Sin embargo, la desconocida había
conocido a Logan, y
sabía que su corazón era un lío, algo que
había estado escondiendo
de
todos.
"Dos."
"Genial. Y entonces usted me puede decir
quién, o qué, fruncio el
ceño en su cara hoy, después de esta
participación magnífica".
"Supongo que me estoy sintiendo un poco
entumecida a la
velocidad que todo esto despegó. Como si
todo esto fuese un sueño
del que me despertaré
decepcionada", mintió Logan.
Ella no quería compartir lo que estaba en
su mente, lo que estaba
ausente de su corazón. Esas cosas que
necesitas para mantenerte
protegido por ahora, sin hablar de ellas,
cuanto más tiempo pudiera
evitar desmoronarse. Dios sabía que ella
no estaba muy lejos de

entrar en el oscuro abismo, un lugar en
que nunca había estado en
su vida.
The Pleasure Planner
124
Maldita sea, ella había perdido su
oportunidad, y tal vez nunca
tendria una de nuevo.
CAPITULOTRECE
Tres horas más tarde, Logan se retiró a un
taburete
en su club nocturno favorito, lista para
beber y caer
en el olvido, algo que condujese a Bree, de
una vez por todas, a
salir de su mente.
Logan sonrió interiormente ante la idea. No
hubo
bebida que sacase a la casamentera a
distancia. La imagen sexy de
Bree la tenía incrustada profundamente en
su mente, y parecía
estar atrapada allí a largo plazo.
Con la música rock a todo volumen
atronadora en los
altavoces, Logan suspiró y se resignó al
hecho de que

todo iba a estar bien. Incluso si nunca la
volvía a ver,
la vida avanzaría, y ella era una persona
mejor por
haberla conocido, por haberla besado, por
casi habérsela tirado.
días antes de conocer a la mujer ella había
querido ser así desde el
principio, y se sentía orgullosa de sí misma
por sus logros, incluso si le llevaba mucho
más tiempo del
The Pleasure Planner
125
necesario.
Paula agitó la mano hacia el camarero y se
volvió
en el taburete para mirar a Logan. "¿Cuál
es tu elección,
provocativa cara? vodka, whiskey... una
botella entera de cada
uno?”Ella sonrió y volvió a la cara de
Vanessa, la propietaria, que
hacia de camarero para las concurridas
noches de sábado.
Aunque no es alta, dominaba el bar con su
gótico

maquillaje y el pelo corto, lacio y negro que
brillaba azul
bajo el arco de luces estroboscopicas.
"¿Qué va a ser, sexy?" Vanessa le hizo un
guiño a Paula, sus
oscuros ojos marrones casi negros en la
habitación en penumbra.
Paula se inclinó hacia delante hasta que
estuvo nariz a nariz con
Vanessa, quien no se inmutó por tener su
espacio personal
invadido. "A ti, águila, extendida en lo alto
de esta barra".
Vanessa sacó la lengua y la pasó al otro
lado
del labio inferior de Paula. "No me podía
contener, fiera. Gruño y
muerdo como el infierno, y marco mi presa
fuera de mi territorio.
"Vanessa apretó los dientes mascando.
"¡Ay ... no me tomes el pelo, bruja." se
alejo Paula y golpeó veinte
dólares en el mostrador. "Logan aquí
necesita una botella de vodka
para celebrar. A partir de hoy es la artista
más caliente de San

Fran, de nuevo. "Ella dio una palmada en
la espalda a Logan.
Vanessa tomó el dinero y se volvió hacia
Logan.
"¿No lo era usted ya? Dios sabe que ha
dejado un rastro de
corazones rotos por toda la ciudad. "Ella le
guiñó un ojo con
negras pestañas gruesas y se alejó de la
barra para regresar en
cuestión de segundos con una botella de
Absolut.
"Es fácil en tragos... y mujeres." Vanessa
coloco
tres vasos de chupito en el mostrador y se
trasladó a otro
cliente.
"El aparcamiento aquí es ridículo."
Samantha se acercó a la barra entre Logan
y Paula y
suspiró. Echó un vistazo a la botella y
luego a las copas. Con un
gruñido, cogió la botella y le dio la espalda
al
acolchado borde de la encimera. Colgó un
brazo sobre cada una de

ellas. "Muy bien, señoras, esta noche nos
vamos a emborrachar
The Pleasure Planner
126
como la mierda, y mañana vamos a
lamentar cada sorbo mientras
que chupamos bicarbonato en polvo y
tenemos la resaca infernal.
Dios,
¿No te gusta la vida? "
Todas se rieron, sin duda recordando los
efectos de
sus salidas nocturnas, ¿cómo podrían ser
imprudentes con una
conductora designada. Sam abrió el
camino a una mesa cerca de la
pista de baile, donde
la gente siempre estaba espesa o como
espectadores.
Logan abrió una silla y se sentó a
horcajadas, buscando
a lo largo de los bailarines. Ella reconoció a
varias mujeres, de la
mayoría de las cuales ya tenía una muesca
en su poste de la cama,
aunque había unas pocas

caras nuevas y algunas que no había
tenido el placer de
ver todavía.
¿Por qué, de pronto, verdad no tengo
ningún deseo de seducir a
ninguna y llevarla a mi cama? ¿No iba a
olvidar esta noche? ¿No
fue ella a beber y echar lejos todas esas
imágenes eróticas de la
mente y empezar de nuevo?
¿No sería llevar a alguien a casa caer de
regreso
en el viejo juego que había prometido dejar
atrás?
Sam deslizó su silla hacia atrás y señaló
hacia la
sala de billar. "Una quiere follar aquí
mismo, Logan.
¿No sientes que ella te desviste en este
momento, deslizando sus
manos en los pantalones blancos ceñidos
con su dedo follandote? "
Logan sacudió la más breve de las miradas
a la rubia sexy
apoyada en la jamba de la puerta, uno de
sus pies calzados con
botas a la

espalda contra la pared, sosteniendo el
taco contra su cuerpo en
una pose seductora, y rápidamente se dio
la vuelta, resistiéndose a
mirar de nuevo a la hermosa mujer
mirándola. Ella tomó un sorbo
de la copa que Paula le entregó luego
sonrió a Sam. "No todas las
mujeres en este bar están aquí para joder
a alguien como tú, sexo
loco. "
Sam tragó, su vaso disparado golpeó el
cristal de la
mesa. "Tienes razón, no toda mujer, pero
seguro que una
The Pleasure Planner
127
sí y ella tiene su mirada entrenada puesta
en ti, cariño. "Ella golpeó
la copa vacía y miró a Paula con la ceja
levantada,
diciéndole que ella estaba lista para otra
"Maldita sea, eres un pozo sin fondo."
Gimió Paula y
Sirvió dos disparos más. Ella miró hacia la
sala de billar

y vio a la mujer en cuestión. "caliente
condenada. Si no lo haces
con ella, te aseguro que lo haré yo. "
Logan se encogió de hombros y se volvió a
su vaso. El licor
quemando un camino encantador por su
garganta, calentando sus
nervios en segundos. "Tómala"
Sam le dirigió una mirada burlona y miró
por encima del
hombro a Paula. "¿Estoy oyendo bien?
¿Acabas
de tirar sus restos descuidadamente en su
regazo? "se volvió de
nuevo a
Logan. "¿Qué pasa con esta mierda?
Usted vende un montón de
malditas pinturas, gracias a mí y a mi
compañera aquí, y ahora eres
demasiado buena para el coño libre en
este bar? "
Paula se rió entre dientes y luego hizo un
guiño coqueto a una
mujer alrededor de la mesa. Logan siguió
su mirada. La falda de la
mujer subió por su pierna, mostrando la
piel más de lo permitido,

si ella no estaba de pie en una esquina.
Logan casi se estremeció con su
declaración mental. Infiernos, ella
solía llevarse a las amas de casa vestidas
como ella y no importaba
lo que llevaban puesto, la ropa era
normalmente arrojada a los
pocos minutos de cerrar de golpe la puerta
detrás.
Ella miró a su alrededor y se dio cuenta
que la mayoría de las
mujeres estaban vestidas de forma
idéntica, casi como un
uniforme, mostrando como
escisión de lo humanamente posible sin
rayos X,
llevando su bebida preferida, y todas ellas,
sin
excepción, llevaban un carajo de sonrisa
en sus rostros.
¿De verdad había encontrado eso sexy? O
atractivo? ¿Por qué?
Con un suspiro, se quitó de encima los
pensamientos. Hoy la
aventura la había marcado de alguna
manera. Mañana sería

diferente. Ella despertaría en los brazos de
una extraña, que no
The Pleasure Planner
128
sabría cómo se llama, y a ella no le
importaría, y luego la vida
continuaría, sin más. Simple.
"Verdad o Atrevimiento", anunció Sam y
giró su silla
para mirar a la mesa.
Logan se volvió hacia ella, viendo ya la
sonrisa maliciosa extendida por la cara de
Paula. Su pequeño juego
había aterrizado en follar más de lo que
cualquiera de ellas podría
contar. Dios, eran cerdas, arrancando las
mujeres de este entorno,
las llevaban a casa para follar toda la
noche, y luego
espantándolas lejos al venir la luz de la
mañana, todas en un
atreverse.
¿Había sido ese tipo de persona? Con la
mirada de Sam, supo que
sí.
De repente, Logan no estaba de humor
para jugar. "Verdad".

"Coño" derribo Samantha otro disparo y al
instante
dejó la copa delante de Paula con otro
impaciente tap-tap.
"Date prisa, me empujan para arriba así
que puedo tolerar durante
las próximas horas.
Ella está fuera de su mente esta noche
estúpida”.
Logan sonrió y cruzó los brazos sobre la
parte superior de
la silla. "Verdad".
Sam puso los ojos y se hundió en su silla.
"¿Me estás matando! ¿Qué le ha pasado a
mi Logan, la
jugadora? "
"Ella está esperando a Samantha que
saque su pulgar del culo para
que pueda hacer la pregunta. "Paula
deslizó el vaso
sobre la mesa y Logan lo agarró justo
antes de que llegara al borde.
Ella bebió el contenido con un silbido
cuando el fuego quemó la
boca y la garganta.
"¡Muy bien! Coño. "Sam se inclinó hacia
delante. "¿Cuándo fue la

primera vez. "
"Espera! Yo me encargo de esa. "Paula
escaneo la boca de Logan y
luego ladeó la cabeza. "¿Por qué eres tan
cobarde? ¿Por qué no la llamas? "
Logan miró, luego miró antes de que ella
apartase la mirada.
The Pleasure Planner
129
Las luces estroboscópicas pulsando por el
salón, destacando las
bailarinas encajadas unas contra otras, sus
cuerpos moviendose por
el ritmo sensual.
"Ooh, alguien tocó un punto sensible. No
me lo digas. "Sam agarró
la botella, volvió a llenar el vaso, y luego
empujó el brazo de
Logan. "Aquí, bebe esto primero. Quiero
las cosas jugosas, como
sobre que estamos hablando".
"Nadie." Logan bebió el disparo y trató de
dirigir a distancia este
tema antes de que tuviera tiempo de echar
raíces.
"Brianna Hendricks", dijo Paula.

"Cállate." Logan apretó los dientes y
entregó a Paula un aviso.
"La casamentera? Bree Hendricks?
"Parecía estar Sam
entre Logan y Paula. "Dejad de miraros
una a otra y
decidme. "
"Logan aquí se siente atraída por ella."
Logan sacudió la cabeza y miró hacia la
puerta de la sala de billar.
La rubia estaba inclinada sobre la mesa,
un delicioso culo llenaba
un par de Levis muy dulcemente. Ella
levantó la vista antes de
lanzar y atrapó a Logan en su punto de
mira. Sus ojos dijeron que
quería tiempo a solas con ella, le dijeron lo
que haría con ella en
ese momento, lo que quería hacer con ella.
Logan miró hacia otro lado y volvió a llenar
el vaso, bebió el
contenido entonces se volvió a llenar de
nuevo. "Yo no tengo un
flechazo maldito".
"Sí, así es. Usted ha estado suspirando por
ella durante meses ".

"Brianna Hendricks... en serio?" Sam ladeó
su pie
en la silla y suspiró. "Bueno, tú sí que
sabes cómo
escogerlas. Cariño, sabes que ella tiene
una puta famosa
abogado por novia, ¿verdad? ¿Han estado
juntas durante un año y
algo. Estoy hablando del mayor pez gordo
butch que es la
luchadora del infierno en una sala del
tribunal. Natalie no se qué”.
Logan bruscamente miró a Sam. Había
oído su
nombre antes. ¿Dónde? De Bree? No.
Tendría que
recordaba el nombre de una mujer que se
caiga de su boca. No fue
Bree.
The Pleasure Planner
130
Además de concentrarse duro sobre
cuándo y dónde había oído ese
nombre, se volvió a llenar su copa dos
veces más, en busca en lo
más profundo de su memoria de una pista.

En el armario de los abrigos, la asistente
de Bree había
interrumpido su beso, para anunciar que
Natalie había
desembarcado y quedaron todavía por la
noche.
Hija de perra, la perra tenía una novia
maldita. Ella la había tenido
todo el tiempo, Logan estaba haciendo el
ridículo al tratar de
seducirla. Vete a la mierda si no hubiera
estado haciendo el tonto
consigo sí misma ni siquiera lo sabría.
Logan bebió otro trago, sintiéndose ya
mareada de
los efectos, y se resistió arañando su piel.
El olor en
Bree esa noche había sido real, y ella
había tenido razón. Bree vino
directamente de una cama, en busca de
otra. Su aliento quedó
atrapado en su garganta junto con el
aroma persistente de sexo y
perfume elegante que la atormentaba
todavía.
Ella miró a Paula, no estaba segura de si
se lanzarla

sobre la mesa y golpearla, o darle con los
nudillos
agitando por encontrar la manera de dar a
conocer algo que Logan
tenía enterrado profundamente en su
subconsciente porque no
podía afrontar
la verdad. Paula estaba mirando algo
sobre el hombro de Logan.
Logan se volvió y vio lo que había
capturado su atención y
encontró la rubia que sonreía como un
hada madrina, chispeantes
ojos azules cielo haciendo todas las
promesas que Logan
necesitaba.
Señor ayúdame, ella iba a joder, y sabía
que con ella. Ella estaba
sin fuerza de voluntad para no admitir la
hermosa
invitación, a pesar de que ninguna
invitación había sido aún
determinada.
No tenía por qué haber una, sino que
estaba escrito en sus ojos.
Y ahora mismo, quería desesperadamente
a Bree fuera de su

mente, para siempre.
"¿Quieres bailar conmigo?"
Logan echó un trago y se levantó de su
silla. "Me
encantaría. "
The Pleasure Planner
131
La mujer tomó la mano y la condujo al
grueso
de la multitud. Sam ululó y silbó detrás de
ellas,
aunque Logan le hizo caso.
Hazme olvidar, hermosa. Sedúceme, por
favor.
Logan se acuño contra la mujer entonces
tomó
sus brazos y los sitúo en torno a su cuello.
No perdería el
tiempo para llegar al punto. Esta noche,
ella iba a coger a esta
mujer, y esta noche, obligaría a Bree a salir
de su mente mientras
que alguien más se corría en sus manos.
La perra de dos relaciones no se merecía
un espacio único en sus
pensamientos. Ya no es así.

Logan se movía con el ritmo, llevando la
danza, seduciendo,
siendo seducida, hasta que ellas mismas
habían maniobrado hasta
la esquina donde los grandes altavoces
sonaban y golpeó contra
el suelo.
Cuando una canción terminó y empezó
otra, Logan tomó la mano
de la mujer y la condujo por el pasillo
estrecho que conduce a los
baños y a otra habitación de nuevo, un
lugar donde Logan había
estado muchas veces, donde la mayoría
de las parejas entretenidas
se follaban
de noche.
Justo antes de llegar a la puerta abierta, en
la sala
más oscura, donde la música la estremeció
por el bosque
de paneles, se dio la vuelta. Antes de que
pudiera cambiar de
opinión sobre lo que sabía que iba a hacer,
ella metió la mujer
contra la pared y capturó sus labios,
profundizando su lengua

profundo dentro de su boca, sabor a chicle
de menta, e inhalo
aromas tropicales de tequila y piña.
La combinación solía despertarla, pero
esta noche
era nauseabunda. Ella agarró las piernas
de la mujer y las envolvió
en torno a las caderas.
El Gemido de la mujer resonó como un
disparo de pistola en el
centro de tambores aporreados, poco fuera
de lo común, pero
inconfundible.
Logan rodeó sus caderas, moliendo
mecánicamente contra la
entrepierna rubia, buscando alivio y
absolución.
The Pleasure Planner
132
Cerró su mente y lanzó el beso,
arrastrando un
camino mojado por la mejilla y la
mandíbula, en la garganta, en el
escote.
"Oh, Dios, sí!", Jadeó la mujer.
Por favor, cógeme, Logan. Te necesito
dentro de mí. Logan se

echó hacia atrás y miró fijamente a la cara
de la mujer, sabiendo
que la voz dentro de su cabeza no era real,
sino Dios, que sonaba
tan real. Los labios de la mujer se abrieron
y la cabeza fue echada
atrás, atrapada en el momento erótico.
Logan miró a su alrededor, pero no había
nadie allí, solo ellas dos.
Se volvió de nuevo a la tarea, a lo que la
haría olvidar, y arrancó la
blusa de la mujer con sus
dientes. Necesitaba carne contra su boca,
sintió el endurecimiento
del pezón contra su lengua... tenía que
parar, y ella lo sabía. Nada
de esto se sentía remotamente bien.
Es una larga historia, y esa relación ha
terminado.
Logan abrió la boca y dio un paso atrás. La
mujer se tambaleó en
piernas temblorosas por un segundo, luego
se concentró en Logan.
-Permítame
explicar.
"Me tengo que ir. Lo siento. "Se disculpo
Logan y se lanzó por el

pasillo. Cortó un camino a través de la
atestada pista de baile y
enfilo para su mesa. Ella golpeó su mano
sobre el mes para romper
la conversación de Sam y Paula. "Llévame
a casa. Ahora”.
Sin esperar, separó a un grupo de mujeres
después
empujó por la puerta principal. El aire
fresco llenó sus pulmones
cuando ella tomó aire y miró alrededor. Las
calles estaban vacías
salvo por los coches aparcados contra los
bordillos y unos pocos
clientes de pie en la acera fumando.
Paula llegó disparada detrás de ella. "¿Qué
demonios fue
todo eso? "
"Nada. Sólo llévame a casa, ¿de acuerdo?
"Caminó a su camioneta
y esperó a que sonasen las puertas
abiertas. Ella se arrastró dentro
y miró por la ventana, sintiendo de repente
náuseas.
Después de un viaje a casa tranquilo, por
fin encontró las
The Pleasure Planner

133
escaleras a su loft, mareada de
demasiados tragos de vodka, unos
pocos más echarían las imágenes de Bree
atormentándola de su
mente, los que no había tomado. Se quitó
los zapatos y escuchó la
furgoneta de Paula alejarse de la acera, sin
duda después de la
comprobación para asegurarse de que
Logan había cerrado la
puerta. Paula la conocía bien.
Ella quitó su camisa de la parte superior y,
a continuación,
borrosamente se dirigió hacia la habitación,
pero se detuvo cuando
las paredes vacías llamaron su atención.
Vacía. Todo parecía tan vacío, coincidiendo
con el camino que ella
sentía por dentro. Hueca, y en blanco, sin
embargo, decidida a
olvidar.
Algo que ella no podía hacer por su vida.
Un espacio, en particular, su atención se
enganchó como un imán.
Se dirigió a la pared y puso la mano

contra el espacio vacante. La Mano de
Bree había estado aquí, en
este mismo lugar, su misma alma tocando
a Logan salpicada en la
lona.
Dejó que su mano persistiese, recordando
el dulce aroma de Bree,
esos ojos que dicen a Logan que quería
más.
Con lágrimas calientes que picaban los
ojos, se puso de espaldas
contra la pared y se deslizó hacia abajo.
Con los brazos colgando
sobre sus
rodillas, bajó la cabeza... derrotada.
¡Qué idiota que era. Bree había vuelto para
ella.
Ella pudo haber renunciado a otra persona
para estar con Logan.
Y Logan no había creído lo suficiente. Si
hubiera confiado en Bree
o en su propio instinto. Si hubiera creído
que podría haber otra
explicación inocente para el perfume sobre
la piel de Bree. Y como
por el olor a sexo- ambas habían
probablemente apestado a

feromonas sexuales después de hablar por
su teléfono. Tenía sólo
la culpa. Había echado a la única mujer
que quería, que necesitaba,
por encima de todos los demás. Y ahora
era demasiado tarde para
hacer
lo correcto.
Pero ya era demasiado tarde?
The Pleasure Planner
134
Esa mujer loca, la que tomó la pintura,
dijo algunas cosas realmente extrañas
entre todo aquel galimatías
sobre las auras. "¿Crees que has
perdido?" y "no la perdió...
todavía ", fueron dos de las declaraciones
que había pegado en su
mente.
Logan cerró los ojos y se imaginó la cara
de la mujersus
ojos, su sonrisa. Y de repente, todo tenía
sentido.
Todos los fragmentos del rompecabezas
encajaron. ¡Cómo no lo
había visto? La mujer de pelo plateado era
la madre de Bree.

El Corazón de Logan se sacudió en su
pecho. La mujer había
comprado la pintura para su hija-Bree. Ella
la reconoció y sabia
donde estaría.
Entonces, ¿qué?
¿Qué haría Bree? ¿Iría? ¿Estaba Logan
lista para ello?
Maldita sea, ¿qué había hecho?
CAPITULO CATORCE
¿Qué estoy haciendo?
Bree se removió en su asiento deseando
estar en cualquier otro
lugar, mientras que su madre se animó en
torno a la
habitación llena de vida, y el hecho de que
por fin había
coaccionado a Bree en una cita a ciegas
después de semanas de
rogarle.
Ella no había tenido una cita con nadie
desde la
The Pleasure Planner
135
noche desastrosa con Logan seis meses
antes. La

memoria de su acalorada discusión en el
aparcamiento del
restaurante traía cola en su mente en
imágenes vívidas de
movimiento rápido.
Habían llegado tan cerca, tan jodidamente
cerca haciéndolo bien
en el capó de su Lotus.
Tal vez si hubiera tenido el coraje de seguir
adelante, y terminar lo
que empezaron, habría conseguido sacar a
Logan
de su sistema. Pero su sentido innato de la
justicia vio necesario
romper con Natalie antes de
comprometerse con Logan, antes de
que la puta Logan, hubiera sido su
perdición.
Vete a la mierda! ¿Por qué había
resucitado ese recuerdo especial
cuando finalmente conseguiría dejarlo
atrás? Ella
No había pensado en Logan durante días.
El anhelo y
el dolor se desvanecían poco a poco a
traición. No tan rápido

para Bree como para estar segura de sí
misma, pero sin embargo se
desvanecía.
Aquí se sentó al lado de una mujer a la que
no conocía, y no
quería saber nada, que había estado
sonriendo como una loca desde
el segundo en que su madre la acompañó
a la casa. Conforme la
amplia introducción de su madre, era una
ortodoncista con su propia clínica, suave
en su postura, y
endemoniadamente preciosa. Y Bree no
había sentido nada cuando
ella sacudió la mano de la mujer. Ni
siquiera una pequeña chispa
de calor, o un aleteo
de un ritmo cardíaco irregular. Ella quería
desesperadamente que
su coño se apretara con el contacto visual,
quería algo para
revolver su deseo, necesitaba
desesperadamente sentir algo,
maldita sea.
Sin embargo, no había habido
absolutamente nada, y ni siquiera
una hora más tarde aún, no había nada.

Claro, tenía todo lo que Bree buscaba y
quería en una mujer. La
dependencia, su caballero, y buena
apariencia. Las miradas son
siempre una necesidad, aunque ella no
sabia que había llegado a
ser tan superficial hasta que ella se había
encontrado
The Pleasure Planner
136
comparando cada mujer que pasaba por la
calle con Logan.
Sin embargo, en comparación con Logan
esta mujer no tenía nada
que desease en absoluto. Logan había
sido su alma gemela, y sabía
que la había llevado a su puta locura
durante meses preguntándose
cómo, por qué, cuando era tan
manifiestamente inadecuada en
todos los sentidos.
Bree sacudió la cabeza para detener los
pensamientos de implosión
de su mente una vez más. Ninguna hizo
uso de lo que nunca podría
ser, y lo cierto es que todavía, sabía
realmente que no había tenido

y nunca volvería a tener, cualquier cosa
con Logan. Durante
algunos
momentos, había algo caliente y sin aliento
entre
ellas, pero fuera lo que fuera, se evaporó
como la niebla de la
mañana hace mucho tiempo y cuanto
antes ella clavase esa
evidencia en su mente mejor estaría.
"Aquí, cariño, prueba esto." La madre de
Bree puso un plato de
aderezo ranchero en sus manos y sonrió.
Detrás de esos ojos se posaron
determinación y otra cosa, algo que
Bree no sabía leer. Su madre estaba
tramando
algo y no podía averiguar qué o por qué,
sólo que tenía que estar
en guardia.
Bree tomó la taza y la puso sobre la mesa.
"Gracias".
"No hay de qué." Su madre le guiñó un ojo
y se escurrió
lejos a otra mesa donde una mujer y un
hombre charlaban
en voz baja.

Amor resonaba entre ellos. Suave y
simple, pero
radiantemente obvio.
"¿Puedo conseguirte algo más de beber?",
Su cita, Toni,
preguntó.
Bree se dio la vuelta y se obligó a mirar
directamente
a Toni, no a través de ella como había
estado haciendo. Ella era
encantadora, y de nuevo, magnífica, Bree
de repente quería
quitar esa amplia sonrisa de su cara, gritar
desde el techo
que no estaba disponible o no era un
juguete sexual de nadie,
The Pleasure Planner
137
aunque los ojos de la mujer dijeran que
quería que Bree fuese sólo
eso para ella.
"No, gracias". Bree se volvió
completamente para enfrentarla,
decidida a dar a la mujer la atención si
fuera Lo último que hiciera
esta noche. Se lo debía a sí misma y a su

madre, dar todo, aunque todo era sólo una
fracción de lo que
podría haber dado hace meses.
"Así que, cuéntame más sobre ti misma."
Cambio a su
persona de negocios, que utilizó con
buenos resultados cuando
extraía información de sus clientes, Bree
tomó una patata chip y la
sumergió en la crema.
Esa maldita sonrisa se amplió, como si eso
fuera posible. Ella
tenía dientes perfectos casi cegadores que
eran tan blancos,
anormalmente blancos. "Soy una chica de
la naturaleza. Me
encanta el aire libre,
senderismo, deportes, camping, y sobre
todo las montañas
en invierno”.
Bree mentalmente se estremeció y tuvo
que forzar una sonrisa en
su rostro. Ella no era ninguna de esas
cosas. Ella no había ido de
acampada en una tienda de campaña
desde que su padre, que en
paz descanse, le pidió

experimentar al menos al aire libre, una
vez. Compartiendo su
saco de dormir con bichos no era su idea
de diversión, ni
senderismo hasta que sus piernas
temblaban, o la congelación de
sus calcetines en algunas escaladas sobre
hielo o el esquí. Ella era
una chica de la ciudad por delante y por
detrás, y acurrucarse en el
sofá con una película para
ver como alguien más se aventura en el
desierto estaba tan cerca
como ella quería de llegar a explorar el
exterior.
"¿Y usted?" Toni envolvió su brazo en la
espalda
de la silla de Bree, ya está tratando de
reafirmarse sobre el premio
que no iba a conseguir.
"Yo no soy del tipo de actividades al aire
libre, y no me gusta nada
espeluznante, pero me encanta dar de
comer a las palomas en el
parque McLaren y a veces caminar
descalza por la hierba, aunque

juego a casi cualquier cosa. "mintió Bree.
No tenía ninguna
The Pleasure Planner
138
intención de hacer cualquier cosa donde
interviniesen botas de
montaña o deportivas de agua.
A medida que el pensamiento se tejió a
través de su mente, Logan
brilló en sus pensamientos. Si Logan
quería que se presentase en
noches terroríficas en un terreno boscoso,
iría? Sí, maldita sea,
claro que lo haría. Al infierno, en este
punto, que habría seguido a
la zorra a los abismos del infierno y arder
por toda la eternidad
sólo para terminar lo que quería tan
jodidamente hacer hasta el
final.
Ella quería coger a Logan, quería ser
follada por ella,
y entonces, tal vez entonces, podría
conducir todas las imágenes de
su mente. ¿Cierto?
Mierda, no. Eso sólo sería el principio del
fin, y ella

lo sabía.
"No me parece que sea una persona de
miedo escalofriante
a los bichos. “los ojos bajos de Toni
traicionando su mentira.
Sin embargo, su sonrisa se amplió una vez
más y se inclinó hacia
Bree. "Apuesto a que podría cambiar de
opinión. Tal vez
podría hacer un viaje a las montañas de un
fin de semana y ponerla
a prueba. "
Bree sonrió y se encogió de hombros.
"Creo que podría ser
convencida. "No! Especialmente con esta
mujer. ¿Y por qué
era todo falsa sonrisa? Ni siquiera podía
coquetear con
una mujer más. Sonaba estúpido, y ella lo
sabía,
podía oír los intentos miserables.
"lo sería, lo prometo." Los dedos de Toni se
perdían
sobre la espalda de Bree, deteniéndose en
la nuca de su cuello,
antes de continuar por encima del hombro.

Bree sintió el impulso de saltar del asiento,
pero controló el
impulso. Sólo una hora más de esta mierda
de auto-sometimiento y
ella podría llamar esta noche, y nunca,
nunca le permitiría, a su
madre engañarla para los juegos de
emparejamiento de nuevo. Ella
debería conocerla mejor, a pesar de que
en serio quería que hubiera
algún tipo de conexión, aunque fuese sólo
una relación sexual.
En este momento, ella tomaría un polvo
duro sobre las imágenes
que fueron empujándose lentamente en su
camino de regreso a su
The Pleasure Planner
139
mente. Jesús, esto era ridículo y estúpido.
Se había acabado, el
tiempo que antes
nunca comenzó, así que ¿qué coño era
este problema? ¿Por qué no
podía ella simplemente alejarse de todo sin
aferrarse a
algo que nunca existió?

Y allí estaba otra vez, cuestionando las
mismas jodidas
preguntas que ella se había prometido a sí
misma que nunca había
vuelto a preguntar.
"Perdón por interrumpir, pero quería
mostrar mi nueva
obra de arte que por fin he colgado ", dijo
su madre desde
el umbral del comedor.
Se dio la vuelta y se dirigió a la otra
habitación, y
la cada vez sentada más cercana a Bree,
Toni se levantó de su
asiento en su persecución.
Bree se apartó de la mesa, casi demasiado
rápido.
Tenía que alejarse de esta mujer, sus
modales fríos,
y esa maldita demasiado brillante sonrisa.
Mientras seguía a la pareja anterior en la
habitación,
Podía sentir a Toni pisando sobre sus
talones, con la mano apoyada
en la parte baja de la espalda como si ella
ya fuera una posesión
preciada.

Ese simple gesto normalmente hacía a
Bree mojar sus bragas,
y la hacia anhelar sexo. En este momento,
ella quería convertirse
en alguien
comprensiva con la mujer, pero quería
gritarle a ella, que ella no
iba a follar, o a citarse, o ir aporreando las
maderas con
ella, que quería que quitase esa sonrisa
estúpida de su
cara porque era nauseabunda. En cambio,
ella se puso rígida y
continuó en el cuarto.
Se quedó sin aliento y lo colgó en su
garganta como una gruesa
bola de algodón cuando vio la pintura
escondida al lado de la
conejera de roble de su madre.
Allí, en esos tonos brillantes de color
naranja y morado, era la
pintura que la había enamorado del
apartamento de Logan.
Su interior revuelto, con la garganta y su
coño
The Pleasure Planner
140

apretados. Ella no sabía que jadeó hasta
que los rostros se
volvieron más, todas las miradas puestas
en ella como si fuera una
destacada exhibicionista.
Su madre se rió. "Yo tuve la misma
reacción la
primera vez que lo vi, también, querida.
Tiene ese tipo de efecto
sobre ti, como de agarrarte y no dejarte ir,
no importa lo
mucho que lo intentes. "
¿que hace aquí esta foto? ¿Cómo su
madre
la adquirió? que hizo que Logan decidiese
vender? Bree estaba tan
fascinada por los colores que se
fusionaban que ella no sabía que
Toni se acercó a su lado hasta que sintió
un brazo fuerte cubrir sus
hombros.
Un sollozo quedó atrapado en su pecho.
Podía sentir como un
peso pesado se dirigía hacia ella. Miró a su
madre
que miraba con ojos conocedores.

¿Cómo iba a saberlo? ¿Cómo podría
alguien
posiblemente saber el tormento atroz
corriendo a través de ella?
Pero con esos ojos relucientes, sabía que
su madre lo sabía, que lo
había sabido todo el tiempo.
Su madre asintió con la cabeza y luego ella
ladeó la cabeza, el
gesto que silenciosamente le dijo a Bree
que estaba bien y que ella
entendía.
"Es increíble", dijo Bree mientras miraba de
nuevo a la
pintura. "¿De dónde lo sacaste?"
"En una muestra de arte, un mes atrás. El
artista estaba vendiendo
todo, haciendo un nuevo comienzo. "llevó a
su madre a amar la
pintura. "Yo estaba esperando mi momento
para colgarlo, para el
momento perfecto. "
Bree entrecerró los ojos, mirando entre su
madre
y la pintura. Se movió a su otro pie,
luchando contra el

plomizo brazo tirando de su hombro hacia
abajo, y la necesidad de
obtener
respuestas a las preguntas que ella no
tenía derecho a preguntar.
Toni se acurrucó a su lado como si el
movimiento de Bree
le hizo señas. Ella se resistió a alejarse y
permitió a Toni
tirar de ella más profundamente en el
hueco de su brazo. Mientras
The Pleasure Planner
141
miraba a la
firma de quien había permitido algo, el
amor, la lujuria, la increíble
necesidad, pasar por ella, lo que ella
deseaba era algo más, que
mirar a Toni y a ella, quiere ser parte de lo
que
ella tenía que ofrecer.
Era inútil desear nada más que la
esperanza
del anhelo de Logan. Logan era única, y de
alguna manera, Así,
Bree había permitido la posibilidad de que
la felicidad se deslice a

través de sus dedos. Sin embargo, incluso
con la idea de que ella
había sido lo más cercano al amor que ella
nunca podría conseguir,
también sabía por sentido común solo todo
lo que tenía que ofrecer
Logan, era mucho menos de con lo que
estaba dispuesta a
conformarse. El deseo, la necesidad,
El deseo indescriptible, todo era un invento
de su imaginación,
y Logan no podía darle lo que realmente
necesita, todo.
De repente se sintió completamente sola.
Su vida, su carrera,
pasó todo el tiempo complaciendo a todos
más que a sí misma.
¿Sería así para el resto de su vida? Con
temor, lo sabía
lo sería. Ella no estaba destinada a tener
amor por alguna razón, y
la pintura, de pie como un símbolo de su
derrota ante
las paredes de color canela, no era más
que una burla a su personal
confesión.

¿Podría vivir con las cosas como estaban?
¿Podría vivir
sin amor sabiendo que estuvo en su
pasado, y nunca podría estar en
su futuro?
Toni le dio un codazo y Bree salio de sus
pensamientos.
Ella levantó la mirada para ver esa sonrisa
brillante patética y
sintió que era mermelada su corazón en el
pecho.
Lo que ella pudiera tener con Logan,
aunque sea pequeño,
incluso minúsculo, era más de lo que
nunca iba a encontrar en los
brazos de esta extraordinaria mujer, y ella
lo deseaba
desesperadamente.
"Vamos a volver a las mesas para la
cena?" Su
madre se alejó de la pintura, mientras que
Bree se quedó
arraigado por el símbolo hipnótico brillante.
Allí estaba, un signo de pesar, una señal
de lo que podría haber
The Pleasure Planner
142

sido, una señal de lo que nunca sería,
destacándose como un
faro, y Bree quiso esta vez volar para
escapar,
huir de pensar, de vivir en sus
pensamientos.
Finalmente, ella miró hacia otro lado e hizo
su camino a las mesas,
evitando el contacto visual con una mujer
que sabía quería llevarla
a casa, hacer las cosas a su cuerpo que
sólo quería hacer con
Logan.
¿Debería? ¿Podría ella? ¿No borraría una
noche con esta mujer
las imágenes? ¿O sería mejorarlas, hacer
que las compare, y
necesitar más?
Cuando Toni ayudó a Bree en su asiento,
ella sabía que una noche
con ella sólo infundiría ya más necesidad
en sus venas, y sería una
pérdida de tiempo precioso, no importa
cuan satisfactorio pudiera
ser. Logan y solo ella, podía apagar este
fuego, el mismo fuego

encendido en un vestuario de abrigos de
mierda. ¿Podría alguna
vez irse? ¿O ella siempre querría lo que
nunca tuvo la oportunidad
de tener?
Cuando su madre se llevó su plato medio
vacío, Bree
casi lloró. La noche había terminado, y
ahora tendría que poner sus
excusas y volver a casa independiente.
"Usted apenas mordisqueó nada, cariño.
Te sientes bien? "miró hacia abajo su
madre con
ojos preocupados.
"Simplemente no tenía tanta hambre." Bree
evito los
ojos comprensivos y cogió la servilleta.
"Además,
pones suficiente comida en mi plato para
alimentar a la mitad de
San Francisco. "
"Siempre tienes hambre... siempre." Su
madre se echó a reír.
"Por cierto, ¿qué piensas realmente de mi
pintura nueva?
La artista es muy linda, y justo el tipo de
artista novata. Su aura

era... como la tuya. "
Bree levantó la vista hacia ella, las suaves
palabras grabadas
con doble sentido. ¿Cómo iba a ser
posible? Mierda.
Su madre siempre lo supo. De alguna
manera, ella siempre lo supo.
La mirada de repente la hizo enojar. Logan
era una jugadora,
follando mujeres simplemente por las risas
y risitas. Ella no era
The Pleasure Planner
143
el tipo de Bree, podría pasar el resto de su
vida
tratando de domesticarla. Ella negó con la
cabeza, luego se apartó
de la mesa. "Su aura no podría parecerse
a la mía, pero y le deseo
mucho éxito con su nuevo comienzo”.
Su madre sonrió mientras Bree caminó
alrededor de la silla.
Toni se levantó y se puso al lado de Bree,
esa sonrisa repugnante
dominando su rostro. Jesús, ¿podría la
mujer jodidamente dejar de

sonreír como una tonta loca? Era casi
grotesco, y una salida total,
aunque estaba segura Bree que cualquier
otra mujer ya la habría
arrastrado hacia fuera, probablemente
cepillandosela en el coche
de camino a casa.
Deseó por un instante que ella encontrase
a esta mujer
atractiva, que ella quisiera follar como lo
quería hacer
con Logan, pero sabía que la idea era
imposible.
Sólo una mujer podría poner fin a esta
tortura, y la mujer que
estaba en algún lugar en esta ciudad ,
posiblemente con alguna otra
maldita en este mismo segundo.
Bree abrazó a su madre y le dijo: "Gracias
por
esta noche. Lo sentimos, no ha
funcionado. "
Su madre le dio un abrazo y apretó la boca
contra la oreja de Bree. "Todo salió
perfectamente, exactamente de
la manera que Había planeado. "

Y Bree sabía que ella estaba diciendo la
verdad. De alguna manera,
su madre sabía que esta noche sería un
golpe de suerte, que la
mujer que era exactamente su tipo, no era
su tipo en absoluto, y
que esta noche probaría a Bree que estaba
buscando en lugares
equivocados todo el tiempo.
Bree se excusó y dejó a Toni escoltarla al
coche. Ahora, ella tenía
que dejarla ir fácil.
"¿Quieres ir a tomar un café?" Toni apoyó
su
cadera contra el coche.
"No, pero gracias por la conversación."
Bree
Sonrió, con el conocimiento de a dónde iba
cuando salió de
aquí con su aleteo del corazón.
Logan. Iba detras de Logan. Y ella iba
The Pleasure Planner
144
a follar hasta que ninguna de ellas pudiera
caminar, y cuando
terminase, ella se iba a casa, y entonces,

y sólo entonces, iba a tener Logan Delaney
completamente
fuera de sus venas.
Toni se acercó más, su rostro ocultando
algo tratando
de ser suave. "Yo podría hacer la
conversación más interesante, si
me lo permites. "
Bree casi se echó a reír. La mujer era
patética, y
desesperada. Algo diabólico se apoderó de
su mente mientras
miró divertida la sonrisa blanqueada.
"Aprecio la oferta,
Toni, pero en este momento, tengo una
mujer que me espera al otro
lado de la ciudad que me voy a follar...
toda...la noche ... mucho
tiempo. "
Toni abrió los ojos como platos y la sonrisa
se desvaneció, por
último, de la cara.
Bree se metió en el coche y aceleró el
motor. Sin
mirar hacia atrás, salió de la calzada, con
la mente en

dirección al infierno, y no podía esperar a
llegar allí.
Veinte minutos más tarde, ella se quedó
mirando la puerta de roble
del Apartamento de Logan, deseando salir
del coche y dar ese salto
de fe. Detrás de la puerta, y dos tramos de
escaleras, se encuentra
la mujer que quería destrozar. Cada
imagen imaginable revoloteaba por su
mente cuando su corazón
aceleró.
Esto estaba tan fuera de lugar, totalmente
alejado de
la persona sana que había reivindicado ser
todos estos años.
Entonces, ¿qué estaba haciendo
merodeando fuera del
apartamento de Logan como una
adolescente enferma de amor, una
vez más, con ganas de reventar
y atravesar esas puertas y subir las
escaleras de dos en dos, y luego
arrojarse en los brazos fuertes, ¿para nada
más que un polvo de una noche? Eso es
todo lo que Logan podía
ofrecer, y ella lo sabía.

Su estómago se revolvió con renovada
tensión. Ella no era
el tipo de persona que toma la iniciativa de
esa manera. Tampoco
la persona de la tercera planta era del tipo
de mujer que jamás
The Pleasure Planner
145
hubiera deseado.
Y ahora Logan era todo lo que quería, todo
lo que
ella deseaba. Joder, ¿cómo es esto
posible?
Ella respiró hondo, deseando que su
corazón se asiente antes de
que estallase a través de su pecho, y abrió
la puerta. La brisa de la
noche acarició su mejilla y azoto los
cabellos mientras ella se subió
a la acera y se acercó
a la puerta.
"Hecho ", se susurró Bree a sí misma. Las
palabras
eran todo menos relajadas. De hecho, el
oírlas le hizo
ser más débil.

Con determinación, ella se apartó el pelo
de la
cara y se enderezó. Con un profundo
suspiro por último, miró
los botones que revestían la derecha de la
puerta.
Un medio sollozo retumbó a través de su
pecho mientras leía la
nueva etiqueta del primer piso.
Momentos Magazine por Siempre.
Logan lo había hecho. Había puesto la
pasión de sus abuelos
de nuevo en funcionamiento. ¿Era este el
nuevo comienzo del que
su madre había hablado? Por supuesto
que lo era, aunque no estaba
segura Bree de cómo lo sabía, y ahora
mismo, a ella no le
importaba.
Pulsó el botón del tercer piso y escuchó el
zumbido en algún lugar
por encima de ella.
Cuando nada se movía, ella apretó el
botón una vez más,
ahora cambiando el peso de un pie al otro.
Su corazón se estrelló

constantemente contra su pecho mientras
esperaba, pidiendo a sus
nervios un acuerdo.
Cuando no llegó ningún sonido, ella trató
de agarrar la manija de la
puerta y se sorprendió al encontrarla
cerrada con llave. Ella pulsó
el timbre una vez y otra vez y dio un paso
atrás, mirando a la
tercera planta para ver cualquier signo de
vida, Logan aparecería
aterrorizada detrás de la ventana, junto a la
cara de otra también.
Ella no creía que pudiera
destacar por demostrar esta noche ser una
tonta.
Pero nada apareció en el vidrio por encima
de ella, ni siquiera
The Pleasure Planner
146
una sola luz. Logan no estaba en casa.
¿Por qué iba a estarlo? Era
viernes y ella probablemente estaba en los
brazos de otra, en una
pista de baile en alguna parte girando en
torno a una amante en
cierta forma sexy.

La idea era insoportable.
Bree se volvió tristemente a su coche,
sintiéndose ridícula,
y carente de sentido común por dejar a su
madre convencerla.
Con una última mirada atrás al último piso,
dejó a una última
imagen de Logan llenar su mente, y se
prometió que sería
la última.
Ya era hora de seguir adelante, no importa
lo que deparara el
futuro.
Ella podía estar orgullosa de Logan desde
lejos, justo donde ella
sabía que tenía que estar.
En el momento en que llegase a su calle,
se sentiría
mejor, aunque ella sabía que la noche
traería más
imágenes de Logan. Ella sabía que era
mejor así, no importa
lo mucho que había esperado que Logan
abriera esa puerta.
Ya era hora de poner esta mierda fuera de
ella. Cualquiera que

sean las emociones, tenía que dejarlas
descansar.
Con una sonrisa afirmativa, aparcó el
coche en el
camino de entrada y se bajó. Ella emitió un
pitido y las puertas
cerradas se alzaron hacia el cielo nocturno.
La luna estaba
brillante, iluminando la calle y las casas
circundantes en luz blanca
mate.
Ella cerró los ojos por un momento breve y
dejo que la brisa
la calmarla, permitió que el momento
inundara sus sentidos, y
empujara a Logan lejos en lo más
recóndito de su mente. Logan
siempre estaría allí, pero estaba bien.
Mañana sería un nuevo día y ella haría lo
mejor
posible. Siempre lo hacía. Es la forma en
que operaba. Y al día
siguiente sería incluso mejor, seguido por
un tercero.
Eventualmente, Logan no sería nada más
que un recuerdo.

Bree abrió los ojos y miró fijamente a la
estrella polar.
"Luz de la estrella, estrella brillante, te
suplico por este deseo esta
noche". Ella
The Pleasure Planner
147
mentalmente deseó felicidad y amor,
entonces lanzó un beso al
cielo.
"Me pregunto cuántas personas han
pedido deseos a esa estrella
esta noche”.
Bree dio la vuelta, de forma automática
dando un paso atrás,
y encontró a Logan posada sobre sus
escalones del porche como
una bárbara diosa, con los codos
apoyados en sus en la tela de sus
pantalones, esos ojos haciendo un barrido
sobre Bree como dedos
invisibles, sondando.
CAPITULO QUINCE
Logan no podía respirar. Por primera vez
en su vida,
sólo la visión de una mujer la había helado
y excitado, pero

estaba confusa, dispuesta a mantenerse
firme en lugar de caminar
lejos para evitar el enfrentamiento. Exigió a
su
cuerpo moverse de su posición de
sentado, porque su mente no
dejaba de desnudar cada centímetro de
Bree, y su corazón no
dejaria de golpear en su pecho.
Las emociones que la invadieron eran
increíbles, era algo que ella
nunca había sentido en su vida. Ella quería
ir hasta Bree, para
The Pleasure Planner
148
arrastrarla a sus brazos y besarla hasta
que ella le rogase
por respirar. Entonces ella quería
desnudarla y follarla
hasta que ella se satisfaciese por cada
noche que habían estado
separadas, diez, cien veces.
Pero Bree sólo se quedó allí mirando,
haciendo que Logan se
extrañara ¿Qué demonios estaba haciendo
aquí? ¿Por qué ella

nunca pensó que esto no era una buena
idea? De repente se sintió
totalmente desnuda, abierta, y vulnerable.
¿Sabía Bree que ella iba
a explotar? ¿Podría Bree detectar su débil
respirar frenético y cómo su corazón
bombea en su pecho,
o que el cuerpo de Logan se
sobrecalentaba con sólo la visión
de la hermosa mujer de pie, inmóvil frente
a ella? ¿Bree sabe lo
mucho que ella la quería? ¿Cómo su coño,
ahora inundado de
jugos calientes, pulsaba con una
necesidad que exige
satisfacción inmediata?
Bree parecía venir de nuevo en sí. Ella
tomó aire, pero nunca se
movió. "¿Qué estás haciendo aquí?" Su
voz tembló, regalando sus emociones,
pero nada, no
dio pistas de sus sentimientos.
¿Qué estaba haciendo ella aquí? ¿No se
había hecho ya
ella misma esa pregunta una y otra vez
mientras estaba sentada en

la oscuridad? Para ver a Bree, para hablar
con ella... follar?
Definitivamente todo lo anterior, y no
necesariamente en ese
orden.
La presión del libro en su regazo la atrajo
de nuevo a
la verdadera razón por la que estaba aquí.
Su creación, completa y
bellamente encuadernada, era por lo qué
había estado sentada fuera
de la casa de Bree por más de dos horas,
mientras que su
imaginación se desbocó
pensando donde habría estado Bree, con
quién estaba, si habían
jodido o si ha jodido. Maldita sea. No tenía
derecho a cuestionarse
su paradero, y no era asunto suyo, dónde
había estado o con quién,
o lo que podrían haber estado haciendo,
pero la idea de ella en la
cama de otra persona, follando, la volvía
loca de celos.
Ella negó con la cabeza mentalmente.
Bree estaba allí, sola,

y tenía que ver la aprobación en sus ojos,
para ver el orgullo
por la misión cumplida. ¿Sería así? ¿O
Bree le haría un desaire, y
la repudiaría, o correría como lo había
hecho en el callejón?
¿Estaría muy contenta de que Logan se
había pasado los últimos
The Pleasure Planner
149
meses poniendo la revista de sus abuelos
de nuevo en
funcionamiento? Que ella no había tenido
relaciones sexuales
desde que besó a Bree en ese armario de
los abrigos,
que ella no había querido? Excepto para
hacer el amor a Bree
una y otra vez en su mente, en sus
sueños, ella no había querido
tener contacto con ninguna otra mujer
desde la noche en que se
estrelló con una extraña contra un muro la
noche de su muestra de
arte, y luego
escuchó la voz de la razón resonando en
su cabeza.

Ella había cambiado, todo para mejor, y
esperaba que Bree
viese eso, y la aceptara a ella.
Preparada para afrontar las
consecuencias, se empujó y se puso de
pie. Bree echó su largo pelo sobre su
hombro y comenzó a andar
por la acera. Cada paso la acercaba, y
cada
paso la hizo tener una piscina de fluido
entre los muslos a Logan.
Bree estaba tan jodidamente hermosa, y
Logan quería
joder como si no quisiera follar a ninguna
otra, quería saber
Cuántos sonidos podía arrancar de su
boca mientras ella hacía
que se corriera.
Cuando Bree se detuvo frente a ella,
Logan había perdido la voz.
Le tendió el libro como una ofrenda de paz.
Bree miró fijamente durante unos
segundos, como si estuviera
tratando de leer la mente de Logan, luego
tomó el libro y dio otro
paso adelante hasta que estuvieron a
escasos centímetros de

distancia.
Cada folículo del pelo a lo largo de los
brazos de Logan se levantó,
seguido muy de cerca por los que estaban
en la nuca de su cuello.
Ella misma quiso quedarse quieta y no
moverse en contra de Bree
por temor a empujarla lejos.
Después de lo que pareció una eternidad
de inacción, de
tensión palpable, Bree se puso de puntillas
y presionó sus
labios contra Logan. El mundo se inclinó
sobre su eje, se balanceó,
y fuegos artificiales iluminaban la oscuridad
mientras sus párpados
seguían cerrados.
Bree gimió cuando Logan abrió los labios
con la punta de
la lengua y tiró de Bree en su contra, con
más dureza de la que
ella quería. No podía evitarlo. Ella quería a
esta mujer tanto
que un dolor fuerte quemaba a través de
cada fibra de su cuerpo.
Cuando Bree cubría con sus brazos el
cuello de Logan, el peso del

The Pleasure Planner
150
libro se arrastro en la mano por la espalda
de Logan, la vida se
sentía una vez más, era lo mejor que tenia.
El pasado mes de
agonía desapareció, y el pasado existía
nada más en la memoria.
Bree estaba en sus brazos, con la lengua
explorando la boca de Logan, y sus dedos
a través de
su pelo. Dulce Jesús, iban finalmente a
terminar lo que
comenzaron. Bree estaba recibiéndola de
nuevo, y de la
forma en que apretaba sus caderas, Logan
sabía que no tendría que
esforzarse mucho para mantenerla cerca
esta vez.
Bree se retiró, su respiración dura y firme,
sus ojos
exigentes cerrados. "Vamos a entrar antes
de arrancar tu
ropa y conseguir estar las dos detenidas
por exposición indecente. "
Logan sonrió, contenta de seguirla como
un perrito con correa,

permaneció cerca de Bree, no queriendo
ninguna distancia que las
separase. Esta noche podría responder a
todas las preguntas y tal
vez, la suerte le sonriera, abriendo las
puertas de su futuro. Un
futuro con el que ella no se había atrevido
a soñar que pudiera
existir hasta este momento.
Pronto, tendría a Bree desnuda en sus
brazos y ella quería
saber cómo se veía y como sonaba
cuando
ella llegaba al orgasmo en persona,
cuando los dedos de Logan
fueran enterrados en el interior de ella,
haciéndola gemir y gritar de
placer.
Cuando Bree cerró la puerta detrás de
ellos,
Logan se vino abajo con el deseo sexual.
Bree estaba mirando fijamente, con los
ojos llenos de hambre
animal. Con un gruñido lento, Bree se
estrelló contra ella,
golpeándola contra la parte posterior de la
puerta, arañando la

Sobrecamisa de Logan mientras sus labios
se fijaban en ella. Era
vagamente consciente del golpe cuando el
libro cayó al suelo.
Logan apretó su mano en los mechones de
rizos perfumados y
arrastró la cabeza de Bree atrás. Ella se
inclinó y lamió un camino
desde el hueco de su garganta hasta su
mandíbula, besando y
mordisqueando alrededor de su línea de la
mandíbula hasta que sus
labios se apoyaron en el oído de Bree,
luego susurró: "Yo te voy a
follar muy duro."
Bree tragó, el movimiento enviando una
onda contra la
Mejilla de Logan, y dio un grito impotente.
"Por favor, te lo
ruego."
The Pleasure Planner
151
"Oh, te ruego bien, estoy segura." Uso el
cabello como riendas,
Logan le dio la vuelta hasta que su cara
estaba plana

contra la puerta de roble. Quería ser tan
suave, pero ella
no podía, había esperado demasiado. El
deseo y la necesidad de
dominarla eran ahora, y Bree era su
esclava voluntaria.
Logan apretó su cuerpo contra Bree y
conecto su
culo. Apartó el pelo de Bree a un lado y
colgó de la
curva de su cuello, luego chupó la piel para
aliviar el escozor. "¿ya
sabes lo mucho que te he querido follar?”
Bree rodó sus caderas hacia atrás,
empujando el culo espléndido
contra Logan. "Muéstrame".
Logan llegó a su alrededor, agarró los
bordes suaves de
la blusa, y luego la abrió de golpe. Los
Botones volaron en todas
direcciones, el sonido como un petardo
explotando a medida que
rebotó en el piso de madera.
Bree contuvo la respiración entrecortada y
la acción alimento la
lujuria, el animal rabioso fuera de control
en el interior de Logan.

Se desplegaron sus manos contra el
estómago plano de Bree,
deslizando fácilmente sobre la piel suave
cremosa hasta que sus
dedos se cerraron alrededor de los pechos
voluptuosos. Mientras su
boca hambrienta mordía el cuello de Bree,
Logan rompió el trozo
de encaje endeble que servía de sostén
para exponer los pezones de
Bree con sus dedos buscando, entonces
ella hojeó las puntas
mientras se hinchaban y se endurecieron
en capullos apretados.
Bree se revolvió contra ella, rogando con
su cuerpo para ser
follada.
"Dios, te sientes tan bien en mis manos."
Logan hizo girar las joyas
entre su pulgar y el dedo índice, con la
mente
devanada, arrogantes sus emociones, y su
temperatura corporal
subiendo.
Nada se había sentido tan bien, tan
perfecto, y esta

perfección iba a encender el fuego toda la
noche, extendiéndose a
lo largo de las primeras horas de la
mañana. Si tenía suerte, tal vez
podría encontrar una manera de mantener
a Bree entre las sábanas
todo el día de mañana también.
Veinticuatro horas no iban a
estar cerca de la cantidad de tiempo que
necesitaba para explorar y
sacar esta frustración reprimida y el dolor
de su sistema.
"Logan, por favor... te necesito."
The Pleasure Planner
152
Logan se deleitaba con su jadeante
confesión. Bree la necesitaba.
No estaba segura de que alguna vez
hubiera sido necesaria en su
vida. ¿Buscada seguro, pero necesaria?
No. Si ella lo hubiera sido,
nadie se había molestado en decirle, y si lo
hubieran hecho, fue
positivo que no podía sentir
nada cerca ni tan poderoso como en este
mismo segundo.

Le besó el hombro a Bree. "Voy a apagar
esa
sed, nena... sólo espera un poco más. "
Logan soltó esos guijarros apretados y
tiró de la blusa de los brazos de Bree, pero
en vez de sacarla
completamente fuera, ató sus muñecas a
la parte baja de la espalda
y enganchó los bordes en un nudo. Se
arrodilló, su cara a la altura
del culo redondeado de Bree, y puso las
nalgas en las
palmas de sus manos. "Alguien te ha dicho
lo que es un poderoso
buen culo el que tienes?” Mordió la carne
con un mordisco rápido,
Bree se arqueó hacia atrás y rodó sus
caderas. "No puedo esperar.
Finaliza, Logan. ¡Por favor! "
Logan sonrió y se levantó, lamiendo un
sendero a lo largo de la
sexy columna vertebral de Bree, hasta que
su cara estaba contra su
culo. Con un lento y fácil deslizamiento,
acarició una suave línea
por la espalda de Bree, hasta los
pantalones de seda que cubrían su

culo, y empujó sus dedos en el hueco entre
sus muslos.
Bree gimió, se puso de puntillas, y amplió
su
postura. "Logan, que me jodas... estoy en
llamas."
Logan podía sentir su calor, su humedad, y
quería ella
sus dedos metidos dentro de Bree tanto
que estaba haciéndola débil
su deseo. Ella agarró las muñecas atadas
de Bree y la hizo girar
alrededor.
Su pecho subía y bajaba, empujando los
pechos espléndidos,
los labios entreabiertos y secos.
Logan apretó su boca contra la de Bree y
agarró su
labio inferior entre los dientes. "suplicas,
tan dulce, Bree. Me gusta
escucharte jadear, y suplicar. "Ella tomó la
entrepierna de Bree en
la mano y empujó contra su apertura.
Cuando Bree gimió, Logan cavo más
profundo, prácticamente
empujando sus bragas y los pantalones en
su coño, casi

levantándola del suelo con el empuje.
"Oh, Dios, por favor... no me jodas, Logan.
Necesito que me jodas
a mí”. Brinco Bree en la mano, su coño
empapado caliente, su
The Pleasure Planner
153
palpitante montículo contra la palma.
Logan gimió. Había esperado tanto tiempo
para este momento,
y escuchar el ruego de Bree. "Oh,
definitivamente voy a cogerte,
nena a mi propio ritmo. "
Bree impulsó sus caderas más rápido, con
la cabeza apretada
contra la puerta, maullando, y jadeando.
"Me voy a venir, Logan.
¡Carajo! "Ella cerró sus dientes y apretó la
cabeza contra
el Hombro de Logan.
Logan redujo sus embestidas. "No tan
rápido, tigresa. Te necesito
desnuda y bombeando alrededor de mis
dedos”. Ella retiró
la mano del calor de Bree y se arrodilló.
Bree se quejó. "Date prisa, maldita sea. No
puedo esperar mucho

más tiempo”.
Logan miró bajo sus encapuchadas
pestañas, y
desabrochó sus pantalones. Le encantaba
ver a Bree desesperada,
vulnerable. Tan diferente de la empresaria
de hielo "tengo mi
trabajo" que ella mostraba al mundo. La
cremallera ronroneó
cuando ella la bajó, luego con un pequeño
tirón, cayeron los
pantalones alrededor de sus tobillos para
que apareciese un tanga
color rosa pálido.
Inhaló el calor, y el sexo, a centímetros su
cara del coño de Bree
llorando. "Mmmm, hueles tan bien. Voy a
saborearte, y lamerte, y
te llevare más cerca, Bree, y cuando te
piensese que estás lista para mí, yo te voy
a follar como nunca te lo
han hecho antes. "
Bree expulso sus pantalones, y luego se
quitó sus negros zapatos
de tacón tirandolos contra el piso de
madera

con un fuerte chasquido. Ella empujó sus
caderas, mirando hacia
abajo sobre Logan con el baile del deseo
carnal en sus ojos. "Pon
tu boca sobre mí... cómeme, Logan.
Llevame sobre el borde. "
Fuego estalló en el intestino de Logan con
sus palabras. Ella era
tan sexy con las piernas abiertas y los
brazos temblorosos,
atados a la espalda, completamente a su
merced.
Con una sonrisa, Logan enganchó sus
dedos alrededor de la
delgada cuerda enrollada en la cintura, y
deslizó el tanga
lentamente por las Piernas de Bree.
Bree levantó el pie y Logan puso la ropa
interior
fuera.
Ella le puso las piernas más separadas y
su pulgar
The Pleasure Planner
154
separó los labios.
Bree dibujó una respiración anticipada, y
Logan lamió la

punta del clítoris. Bree echó la cabeza
hacia atrás y empujó contra
la Boca de Logan. Dulce. Ella supo tan
dulce y embriagadora,
como Logan sabía que sería.
Con cada golpe de su lengua, Bree maulló
como un
gatito, haciendo a Logan dolerle.
"Más rápido, Logan... jodeme con tu
lengua... lo necesito,
el alivio”.
Logan sabía cómo se sentía. Ella había
necesitado alivio por
meses, pensaba más en este mismo
momento en cómo,
en lo rápido, lo poderoso y explosivo que
sería. Y ahora que estaba
allí ella sólo quería que el momento durara
para siempre, quería
alargarlo durante tanto tiempo como sea
posible.
Su propio coño palpitaba con cada
empujón de las
esbeltas caderas, sus muslos lisos llenos
de sus propios jugos.
Cuando empujo Bree se aceleró, Logan
sabía que ella no tenia

mucho tiempo. Bree estaba tan
jodidamente cerca, demasiado
joder. Tenía que encontrar una manera de
ralentizar el ritmo.
"Logan, por favor!" Bree se resistió,
buscando, buscando
el pináculo de la satisfacción difícil de
alcanzar.
Logan se apartó de su coño, intentando
ganar suficiente tiempo
para soplar aire a través de su piel
caliente, y le mordió el muslo.
"Logan, por favor, ¿qué?"
"No me tomes el pelo. Estoy tan
jodidamente excitada que voy a
romperme".
Logan peino su lengua y tocó ligeramente
su
clítoris. "Lo sé, lo puedo sentir. Estás
caliente y húmeda, y casi
lista para mí”. Ella inserto un dedo en la
abertura húmeda,
dando vueltas contra sus paredes lisas.
El Coño de Bree apretado alrededor de su
dedo. Ella estaba
tan húmeda. Logan quería bucear en su
interior, empujar y

bombear, hasta que gritase por su
liberación. Dios, quería que
tanto, pero todo lo que ella quería estaba
terminando, quería
otra cosa... un nuevo comienzo, uno que
no hubiera terminado
demasiado rápido maldición.
Bree se levantó de puntillas, empujando su
coño hacia
The Pleasure Planner
155
la Boca de Logan. "No me jodas, ahora,
con tu lengua, no puedo
esperar! "
Y tampoco podía Logan. Los sonidos que
escapaban de
labios de Bree eran demasiado, y ella
quería a Bree en sus brazos,
contra su piel desnuda, al caer sobre el
borde.
Ella se retiró de la V aromática de los
muslos de Bree,
se levantó y tiró de la camisa de las
muñecas. Una vez libre, Bree
automáticamente sus brazos fueron
envueltos alrededor de su
cuello, sus dedos

enredándose en el pelo de Logan.
Logan no perdió ni un segundo para
capturar los labios.
Bree bajó sobre su espalda contra el frío
suelo y se echó
encima de ella, queriendo estar dentro de
ella, tocando su
alma con la punta de sus dedos. Bree se
resistió en su contra,
suave al principio, luego salvajemente
agarrando la ropa de Logan.
Cuando Bree encerró entre sus muslos a
Logan, Logan
empujó contra ella, profundizando su
cuerpo con dureza contra
Bree, chupando el aliento, el fuego
rugiendo a través de su cuerpo.
El calor era casi insoportable ya que surgía
de los muslos de Bree.
Cuando Bree le tiró de la camisa, Logan se
echó hacia atrás y le
permitió sacar sus brazos.
Ella la tiró luego folló a Logan una vez
más.
"Voy a incendiarme. Estoy tan caliente y
cachonda,

y ... "jadeó Bree, tirando de la parte
superior del top de Logan.
"Por favor, no te detengas, Logan. "
Logan sonrió con su declaración de
culpabilidad. No había una
posibilidad de dejar el incendio de esta
noche. A menos que un
meteorito cayese en esta
casa, o el mismo diablo, no podía parar
ahora.
Bree metió sus dedos en el cuello de
Logan y tiro hacia abajo,
besando y lamiendo la garganta. Ella
lidiaba con la parte superior de la camiseta.
"Saca esta maldita cosa
fuera!"
Logan rápidamente tiró de la parte superior
por encima de su
cabeza y desabrochó los vaqueros.
Cuando volvió a mirar hacia
abajo Bree, estaba llena de deseo en sus
ojos. La expresión hizo
que Logan tragase.
Bree necesitaba alivio, y lo necesita ahora,
y Logan
The Pleasure Planner
156

De repente temía que no sería suficiente,
que lo que tenía
para ofrecer a Bree no sería suficiente.
Bree se citaba con mujeres
inteligentes y prestigiosas, al igual que ella.
Logan no era ninguna
de esas cosas. Ella vestía vaqueros, por lo
general llenos de la
pintura, y ni siquiera es dueña de un
negocio propio. Todo lo que
tenía para ofrecer era el sexo, su amor, su
arte, y la revista. Ella
sabía más allá de toda sombra de duda
que estaba por debajo de los
Estándares normales de Bree.
¿Qué demonios estaba haciendo ella aquí
con Bree, con
esos ojos que necesitan y quieren más de
ella?
Logan hizo una oración silenciosa por
poder satisfacerla, entonces
se echó hacia atrás sobre sus talones. Era
el momento de tomar a
Bree que estaba al borde, entonces rogó al
cielo que Bree quisiera
más, que

ella nunca se cansase de quererla, nunca
fuese suficiente.
"Yo te voy a follar en todos los sentidos que
una mujer podría
posiblemente follar a otra. "Logan tiró en su
contra. "Toda la
noche, Bree, tú eres mía. "Ella se inclinó
hacia abajo y apretó los
labios sobre Bree y sintió una ráfaga de
aliento caliente contra sus
mejillas.
Con su lengua dando vueltas, igualando el
ritmo de
sus caderas, Logan se disparó a un
máximo que nunca había
encontrado.
Por mucho que fuera aterrador, era
pacífico, sintiéndose plena y no
quería que este sentimiento se
desvaneciese.
Ella se resistió con fuerza contra Bree, era
más difícil con cada
empuje querer ir más despacio, a
continuación, acelerar, quería
estar encima, después comenzar de
nuevo.

Bree no estaba ayudando con cada
gemido, cada golpe,
y cada tirón, diciéndole a Logan con sus
gestos lo mucho que
quería todas las cosas que pasaban a
través de la Mente de Logan.
Esta noche, aunque sólo sea por esta
noche, Logan iba a tener a
Bree.
Ella necesitaba olerla, degustarla, para
hacer que se corra
toda la noche. Ella quería de esta noche un
recuerdo ya, quería
la luz de la mañana cayendo en cascada
sobre sus cuerpos
desnudos, por lo que podría haber más
recuerdos de mañana y del
siguiente, y, Si Dios quiere, de los próximos
años.
The Pleasure Planner
157
Logan metio la mano entre sus cuerpos,
hacia abajo,
hasta que encontró la apertura de Bree. La
humedad hacía ruido, al
frotar el fluido en contra de sus dedos, y
ella deslizó la

punta de su dedo adentro. Logan insertó
otro dedo y
fácilmente se deslizó dentro de ella. "Dios,
Bree..." Sus entrañas se
contrajeron mientras Bree se apretaba
alrededor de ella,
agarrandola, dispuesta para Logan para
llenarla.
Logan chupaba el lóbulo de Bree entre sus
dientes, luego
bajó hasta que sus labios se apoyaron en
el pulso de Bree
en su cuello. Ella le susurró: "No puedo ser
suave, Bree. He
esperado demasiado tiempo. "
Antes de que pudiera responder Bree,
Logan perforó con la mitad
de dedos dentro de ella con tanta fuerza
que casi la levantó del
suelo.
Bree gritó y gimió, sus uñas arañando la
Espalda de Logan.
Logan empujó otra vez, y otra vez, cada
vez más fuerte con
cada empujón, usando sus piernas como
palanca, follando con sus

dedos. Con cada sacudida, su propio
orgasmo se apresuraba al
borde, tambaleándose contra el abismo,
amenazando con llevarla
otra vez con Bree jadeante debajo de ella.
"Oh, Dios... Logan!" Bree tembló, sus
caderas suspendidas
de la madera dura, sus pezones
endurecidos como joyas contra el
Pecho de Logan, y el interior apretando
alrededor de sus dedos.
Logan se retiró, con ganas de ver caer a
Bree
en el momento tranquilo tras su orgasmo, y
se encontró a bree
mirándola, deseándola, amándola, y todo
se sentía tan bieneste
momento, el momento siguiente, todos los
momentos
siguientes, ya era perfecto.
Logan condujo más fuerte, más rápido, sus
malditos dedos, duros,
profundizando con la palma, llegando a lo
más profundo de Bree.
Ella sintiendo sus propias piernas temblar,
sus pantalones vaqueros

abiertos sueltos alrededor de sus caderas,
sus músculos de la
espalda apretados, pero ella seguía
follando, conduciéndola más
cerca, haciendo caso omiso de arañazos y
calambres.
Bree tenía los labios entreabiertos, sus
ojos todavía puestos en
Logan, y luego la espalda arqueada y
golpeó su cabeza contra el
suelo.
"¡Oh, mierda... Logan, me voy!"
The Pleasure Planner
158
Logan excavó Sus entrañas profundo,
apretando los dedos
en pulsos estrechos. Ella gritó, agarrando a
Logan.
Logan se sentó encima de Bree y luego su
propio
orgasmo explotó a través de su cuerpo, en
su mente,
chupando su alma con cada espasmo.
Era vagamente consciente de Bree
diciendo su nombre una
y otra vez, celebrándolo, bombeando
contra ella, alrededor de sus

dedos. Fue la experiencia más
lacrimógena de su vida.
Ella se sentía agotada de las emociones
por sí solas.
Cuando Logan trató de apartarse para
mirarla una vez más,
Bree apretó su asimiento, y se sacudió
debajo de ella, respirando
en sorbos saludables de aire, sus entrañas
temblando de nuevo por
las sacudidas.
Logan seguía bombeando dentro de ella
hasta que sintió la energía
drenarse de las dos, luego cayó en un
montón de huesos sobre ella,
los dedos todavía enterrados dentro de sus
profundidades apretados
con la ligera pulsación.
"Eso fue increíble." Bree acarició
suavemente
la espalda de Logan y el hombro.
Logan se puso de lado y le acarició la cara
y el
Cuello de Bree y luego le dio un beso en
contra de su carne,
saciada y relajada. "Hay más sexy. No he
terminado contigo

todavía”.
Bree se rió y apoyó la cabeza contra el
pecho de Logan.
Logan se alisó el pelo y la atrajo hacia sí.
no estaba lo
suficientemente cerca de Bree. Dios, esos
brazos se sentían
perfectos, como si hubieran sido pensados
para ella, la una para la
otra.
Logan miró a los ojos tranquilos y
satisfechos, el amor
llenando su corazón. "¿Tu deseo se hará
realidad?"
Bree le besó la punta de la nariz. "Se está
haciendo".
Ella se inclinó y capturó los labios de
Logan luego metió
dentro la lengua.
Una vez más, el mundo de Logan se
sacudió giro. Tan
espantosa como era la sensación, también
era increíblemente
relajante.
Bree tarareó y se echó hacia atrás
mientras sus piernas se apretaban

alrededor de la cintura de Logan. Ella
rodeó sus caderas mientras
The Pleasure Planner
159
ella mordisqueó su lóbulo de la oreja, y
luego susurró: "Tengo algo
que explorar y hacer ahora. Entonces, mi
deseo será completo. "
Empujó a Logan sobre su espalda.
Logan sonrió con mucho gusto con la
sensación de querer también
de Bree, su control temido. Pero primero,
tenía algunas cosas sin
terminar que atender como la verdadera
razón de por que había
llegado a Bree esta noche.
Desbloqueo las piernas delgadas de Bree
de la cintura y
cogió el libro que sigue contra la puerta
principal. "Usted
nunca vio esto. "
Bree se incorporó y se sacudió la larga
cabellera rubia de la cara.
Ella estudió el libro por un segundo antes
de tomar el acota
páginas. "¿Qué es eso?"

"Ábrelo por ti misma." Se sentó a su lado y
Logan le besó el
hombro.
"Es tuyo".
Bree abrió la tapa y una sonrisa estalló en
toda su
cara al leer la dedicatoria en la primera
página... a B, la
mujer especial cuyas palabras han
convertido este proyecto de un
sueño en realidad. No puedo
agradecérselo lo suficiente.
Logan vio su expresión, la vio morder el
interior de la mejilla, con una sonrisa en
sus labios temblorosos.
Parecía más desestabilizada al ver la
primera foto impresa en la
rotativa. Había orgullo en sus ojos, todo
por
Logan, por sus logros.
Bree pasó los dedos por el borde inferior
de la
foto. "Esto es... precioso, y no tiene precio.
Es hermoso. "
Logan miró el libro, vio a Bree dar la vuelta
a

otra página. "Es la única versión impresa
hasta la fecha y quería
que lo tuvieras. Yo no podía esperar otros
seis
meses para mostrarte que tenías razón.
"Ella levantó su mano
y puso su boca cerca de Bree. "No es tan
bonito
como tú. "Ella se encogió casi con sus
propias palabras, no
habiendo dicho eso a demasiadas mujeres
en su vida, al infierno, si
lo hay. Esas palabras
entregaban el poder, pero por alguna
razón, ella no se sentía menos
poderosa después de haber dicho eso a
Bree. En realidad, sólo lo
contrario. Se sentía como la reina del
mundo, por decir las palabras
que daban su infinito poder sobre su propio
destino.
The Pleasure Planner
160
Cada palabra era la verdad, junto con
todas las demás
dulces-nada que quería decir a Bree-cómo
tenía el pelo

tan suave, la forma en que olía a fruta
dulce, como ella quería
despertar a su lado cada mañana, y la
siguiente, y cualquier otra
mañana que le permitiera Logan, cómo
quería agarrar su
mano y caminar descalza en el parque,
como ella quería
alimentarla con fresas y champán
bañándola de crema o hielo en la
cama, y luego acurrucarse con ella para
ver una comedia cursi.
Dios, ¿qué estaba pensando? ¿Cómo iba
a querer
esas cosas, y con una persona tan
intelectual como Bree
Hendricks?
Bree ladeó la cabeza. "No puedo creer que
hayas hecho esto para
mí, ¿por que, por lo que dije?"
Logan considero su pregunta. ¿Lo hizo?
¿No?
Ella asintió lentamente. "Sí, lo hice por ti.
Tuve que... he
estado haciendo demasiadas cosas para
mis necesidades egoístas.

Hacer esto me mostró que es una
vergüenza lo que he estado
haciendo. "
Bree bajó las pestañas. "Lo siento. Nunca
debí
decir que... era injusto”.
Logan enganchó su dedo debajo de la
barbilla de Bree. "No estuvo
mal. Lo que has dicho, me abrió los ojos”.
Besó la
mejilla. "No puedo agradecerte lo
suficiente."
Bree miró hacia otro lado. "Fui a su
apartamento esta noche...
ha abierto de nuevo la revista. Estoy muy
emocionada”.
Logan se animó a confesar. "¿En serio?
Fuiste
a mi apartamento? "Ella saboreó las
palabras, agradecida de que no
había estado en casa. Nada podría haber
sido más dulce que esta
visita sorpresa especial. "¿Qué estabas
buscando ahí? "
"A ti".
Logan tomó el libro de las manos y lo dejó
caer sobre

el suelo. Sólo escuchar que Bree había
venido a buscarla,
que ella la había deseado, Dios, le dio una
esperanza renovada en
que
podría tener algún futuro después de que
esta noche de pasión
terminase.
Empujó a Bree sobre su espalda y puso las
piernas separadas,
elevándose sobre ella, siendo dueña de
ella. "¿Y qué es
exactamente lo que estabas buscando,
además de mí? "
The Pleasure Planner
161
Bree se lamió los labios. "Satisfacción".
"Ahhh". Logan rodó sus caderas contra el
coño de Bree.
"Eso es correcto. Se me olvidó. Parece que
la casamentera es
incomparable. "
Ella sacudió sus caderas contra Bree y ella
gritó.
Bree levantó del suelo, con las piernas
enganchadas sobre los

muslos de Logan, luego apretó la palma de
la mano contra el pecho
de Logan y la empujó hacia atrás hasta
que Logan estiraba las
piernas. Bree se sentó a horcajadas sobre
sus caderas. "Sí, gracias a
usted, yo estoy sexualmente privada. No
me acabo' de follar en su
apartamento, ni en el coche, ni en el
restaurante, ni en ese armario de los
abrigos de mierda, todo por
tratar de no hacer trampa en una relación
que había seguido su
curso mucho antes de que te conociera. "
Logan sonrió y palmeó las caderas de
Bree, empujando hacia
arriba, dando vueltas, su cuerpo anhelando
satisfacción. "Tsk tsk.
No se puede tener el planificador de placer
en ese tipo de situación,
ahora si podemos hacerlo. "Ella tiró
suavemente del cabello de
Bree hasta que ella se apretó
contra su pecho, y susurró contra su
cuello. "¿Qué
más puedo hacer para aliviar sus
frustraciones? "

Bree se inclinó hacia Logan y puso su
dedo índice
contra sus labios. "Sólo quieta y deja que
te enseñe. Creo
yo, que lo disfrutaras. "Ella se movió por el
cuerpo de Logan,
tomando sus pantalones vaqueros y
calzoncillos con ella. Ella tiró
de ellos por las piernas de Logan y los
arrojó a un lado.
Con una sonrisa maliciosa, se metió entre
las piernas de Logan
y con fuerza las separó lejos.
El estómago de Logan se revolvió, el amor
y la lujuria, y todo
era otra cosa lo suficientemente potente
como para encontrar un
camino dentro de sus emociones,
chocó contra ella de una vez, junto con los
dedos de Bree. Ella
contuvo el aliento sano y los puños de sus
manos, en un agarre
relajante, con ganas de tener a Bree en
sus brazos cuando ella llegó
de nuevo, esta vez en manos de Bree.
Por alguna razón, Logan conocía y
aceptaba que a Bree

le gusta esto, estar a su merced, con Bree
completamente en el
control.
Condujo sus dedos profundamente, más
profundamente aún, luego
The Pleasure Planner
162
sacudió su lengua por su clítoris,
arrastrándola peligrosamente y
lentamente a través de la perla antes de
que ella bajase la cabeza y
comenzó de de nuevo.
Logan se acercaba sin hacer, tan cerca de
llegar, tan cerca
de caer en el abismo oscuro, en algún
lugar que nunca había estado
antes. Ella brevemente se preguntó si sería
esta noche la misma
mujer, rezó porque no.
Una mirada de satisfacción petulante en la
cara oculta de Bree
mientras llevó los dedos agradables
profundamente dentro de ella,
empujando duro en contra de su punto de
placer, luego retrocedió
lentamente, conduciendo una vez más,
todo esto mientras su

lengua lamía a Logan como un gato.
Exquisito calor acurrucado en su vientre,
cerró su interior
en un nudo apretado, y luego se hizo
añicos, gritando
su alivio cuando el mundo se disolvió en un
inimaginable
calidoscopio de luces de arco iris y música
dulce.
Bree subió por su cuerpo y cayó encima de
ella, con la mano
enterrada profundamente dentro del coño
de Logan y Logan, sigue
volando aparte, agarrandola y pateando,
aferrándose con un
apretón de muerte alrededor de la espalda
de Bree, bombeando
contra su mano.
Lágrimas calientes le escocían los ojos. En
el nombre de Dios
¿para? Bree le sacudió emocionalmente
hasta las lágrimaslágrimas
reales, ¿solidarias con
sólo un orgasmo? Había oído hablar de
tales cosas sucediendo,
había llevado incluso a algunas de sus
amantes hasta esas lágrimas

dulces, pero nunca, jamás, ella encontró
eso en sí misma.
Cuando su cuerpo quedó inerte, con los
dedos de Bree todavía
moviéndose dentro de ella, Logan abrió los
ojos y miró hacia
arriba, a la mujer más impresionante que
jamás había tenido el
placer de conocer, de saborear, de besar, y
ahora
de amar.
El planificador de placer estaba en sus
brazos, y ella quería
estar aquí, y la mirada de esos ojos
suaves, no decía
querer irse.
Cuando sus entrañas dejaron de bombear,
empujó un solitario
rizo fuerza de la cara de Bree y la besó en
los labios.
"Increíble".
Bree sonrió y la besó. Sus dedos
extendidos bajo
The Pleasure Planner
163
el hueco de la mandíbula de Logan. Su
otra mano se unió a la

primera hasta sus palmas de las manos
alrededor de las mejillas de
Logan, manteniéndola en su lugar. "Sólo
Dios sabe cómo, ni por
qué, pero quiero más de
ti, Logan Delaney. Esta noche, mañana...
pero no voy a rogarte, ni
perseguirte. Yo no te daré ninguna parte de
mi
corazón hasta que te lo hayas ganado. "
Logan estaba en shock. Bree acaba de
confesar amor, o un
futuro? ¿Era eso mucho pedir? El
pensamiento era demasiado, y
esos ojos habían mentido. Ya había amor
allí, y Dios la ayudara, que ella se iba a
ganar hasta la última gota
del mismo.
Ella miró a los ojos impresionantes, tan
llenos de
deseo, llenos de emoción. Logan la
amaba. Ella
no sabía dónde ni cuándo había sucedido,
pero lo hizo. Ella
amaba a esta mujer, y ella rezaba de
alguna manera, Bree
finalmente confiaría en ella.

Con una sonrisa, ella presionó sus labios
contra los de Bree.
"Entonces Te voy a perseguir para
siempre.”
The Pleasure Planner
164
About the Author
Larkin Rose lives in a “blink and you’ve
missed it” town in
the beautiful state of South Carolina with
her partner, a portion
of their seven brats, and two chunky
grandsons. Her writing
career began four years ago when the
voices in her head
wouldn’t stop their constant chatter. After
ruling out multiple
personalities, and hitting the keyboard, a
writer was born.
Her short works appear in Ultimate Lesbian
Erotica 2008 and
Wetter 2008 (both writing as Sheri
Livingston).
The voices continue. The clatter of keys
continues. The birth
of erotic creations carries on.
The Pleasure Planner

165
Books Available From Bold Strokes Books
The Pleasure Planner by Larkin Rose.
Pleasure purveyor Bree
Hendricks treats love like a commodity until
Logan Delaney makes
Bree the client in her own game. (978-160282-121-7)
everafter by Nell Stark and Trinity Tam.
Valentine Darrow is bitten by
a vampire on her way to propose to her
lover Alexa Newland, and their
lives and love are placed in mortal
jeopardy. (978-1-60282-119-4)
Summer Winds by Andrews & Austin.
When Maggie Turner hires
a ranch hand to help work her thousand
acres, she never expects to
be attracted to the very young, very female
Cash Tate. (978-1-60282120-0)
Beggar of Love by Lee Lynch. Jefferson is
the lover every woman
wants to be—or to have. A revealing saga
of lesbian sexuality. (978-160282-122-4)

The Seduction of Moxie by Colette Moody.
When 1930s Broadway
actress Violet London meets speakeasy
singer Moxie Valette, she is
instantly attracted and her Hollywood trip
takes an unexpected turn.
(978-1-60282-114-9)
Goldenseal by Gill McKnight. When Amy
Fortune returns to her
childhood home, she discovers something
sinister in the air—
but is former lover Leone Garoul stalking
her or protecting her?
(978-1-60282-115-6)
Romantic Interludes 2: Secrets edited by
Radclyffe and Stacia Seaman.
An anthology of sensual lesbian love
stories: passion, surprises, and
secret desires. (978-1-60282-116-3)
Femme Noir by Clara Nipper. Nora
Delaney meets her match in Max
The Pleasure Planner
166
Abbott, a sex-crazed dame who may or
may not have the information
Nora needs to solve a murder—but can
she contain her lust for Max

long enough to find out? (978-1-60282-1170)
The Pleasure Planner
167
The Reluctant Daughter by Lesléa
Newman. Heartwarming,
heartbreaking, and ultimately triumphant—
the story every daughter
recognizes of the lifelong struggle for our
mothers to really see us.
(978-1-60282-118-7)
Erosistible by Gill McKnight. When Win
Martin arrives at a luxurious
Greek hotel for a much-anticipated week of
sun and sex with her
new girlfriend, she is stunned to find her
ex-girlfriend, Benny, is the
proprietor. Aeros Ebook. (978-1-60282134-7)
Looking Glass Lives by Felice Picano.
Cousins Roger and Alistair
become lifelong friends and discover their
sexuality amidst the backdrop
of twentieth-century gay culture. (978-160282-089-0)
Breaking the Ice by Kim Baldwin. Nothing
is easy about life above

the Arctic Circle—except, perhaps, falling in
love. At least that’s
what pilot Bryson Faulkner hopes when
she meets Karla Edwards.
(978-1-60282-087-6)
It Should Be a Crime by Carsen Taite. Two
women fulfill their
mutual desire with a night of passion,
neither expecting more until law
professor Morgan Bradley and student
Parker Casey meet again…in
the classroom. (978-1-60282-086-9)
Rough Trade edited by Todd Gregory. Top
male erotica writers pen
their own hot, sexy versions of the term
“rough trade,” producing some
of the hottest, nastiest, and most
dangerous fiction ever published.
(978-1-60282-092-0)
The High Priest and the Idol by Jane
Fletcher. Jemeryl and Tevi’s
relationship is put to the test when the
Guardian sends Jemeryl on a
mission that puts her not only in harm’s
way, but back into the sights of
a previous lover. (978-1-60282-085-2)

Point of Ignition by Erin Dutton. Amid a
blaze that threatens to
consume them both, firefighter Kate
Chambers and property owner
Alexi Clark redefine love and trust. (978-160282-084-5)
The Pleasure Planner
168
Secrets in the Stone by Radclyffe.
Reclusive sculptor Rooke Tyler
suddenly finds herself the object of two
very different women’s
affections, and choosing between them will
change her life forever.
(978-1-60282-083-8)
The Pleasure Planner
169
Dark Garden by Jennifer Fulton. Vienna
Blake and Mason Cavender
are sworn enemies—who can’t resist each
other. Something has to give.
(978-1-60282-036-4)
Late in the Season by Felice Picano. Set
on Fire Island, this is the story
of an unlikely pair of friends—a gay
composer in his late thirties and an

eighteen-year-old schoolgirl. (978-1-60282082-1)
Punishment with Kisses by Diane
Anderson-Minshall. Will Megan
find the answers she seeks about her sister
Ashley’s murder or will her
growing relationship with one of Ash’s exes
blind her to the real truth?
(978-1-60282-081-4)
September Canvas by Gun Brooke. When
Deanna Moore meets
TV personality Faythe she is reluctantly
attracted to her, but will
Faythe side with the people spreading
rumors about Deanna?
(978-1-60282-080-7)
No Leavin’ Love by Larkin Rose. Beautiful,
successful Mercedes
Miller thinks she can resume her affair with
ranch foreman Sydney
Campbell, but the rules have changed.
(978-1-60282-079-1)
Between the Lines by Bobbi Marolt. When
romance writer Gail
Prescott meets actress Tannen Albright,
she develops feelings that she

usually only experiences through her
characters. (978-1-60282-078-4)
Blue Skies by Ali Vali. Commander Berkley
Levine leads an elite group
of pilots on missions ordered by her exlover Captain Aidan Sullivan
and everything is on the line—including
love. (978-1-60282-077-7)
The Lure by Felice Picano. When Noel
Cummings is recruited by the
police to go undercover to find a killer, his
life will never be the same.
(978-1-60282-076-0)
Death of a Dying Man by J.M. Redmann.
Mickey Knight, Private Eye
and partner of Dr. Cordelia James, doesn’t
need a drop-dead gorgeous
assistant—not until nature steps in. (978-160282-075-3)
The Pleasure Planner
170
Justice for All by Radclyffe. Dell Mitchell
goes undercover to expose
a human traffic ring and ends up in the
middle of an even deadlier
conspiracy. (978-1-60282-074-6)
The Pleasure Planner

171
Sanctuary by I. Beacham. Cate Canton
faces one major obstacle to her
goal of crushing her business rival, Dita
Newton—her uncontrollable
attraction to Dita. (978-1-60282-055-5)
The Sublime and Spirited Voyage of
Original Sin by Colette Moody.
Pirate Gayle Malvern finds the presence of
an abducted seamstress,
Celia Pierce, a welcome distraction until
the captive comes to mean
more to her than is wise. (978-1-60282054-8)
Suspect Passions by VK Powell. Can two
women, a city attorney and
a beat cop, put aside their differences long
enough to see that they’re
perfect for each other? (978-1-60282-0531)
Just Business by Julie Cannon. Two
women who come together—each
for her own selfish needs—discover that
love can never be as simple as
a business transaction. (978-1-60282-0524)

Sistine Heresy by Justine Saracen.
Adrianna Borgia, survivor of the
Borgia court, presents Michelangelo with
the greatest temptations of
his life while struggling with soulthreatening desires for the painter
Raphaela. (978-1-60282-051-7)
Radical Encounters by Radclyffe. An out-ofbounds, outside-thelines
collection of provocative, superheated
erotica by award-winning
romance and erotica author Radclyffe.
(978-1-60282-050-0)
Thief of Always by Kim Baldwin & Xenia
Alexiou. Stealing a diamond
to save the world should be easy for Elite
Operative Mishael Taylor, but
she didn’t figure on love getting in the way.
(978-1-60282-049-4)
X by JD Glass. When X-hacker Charlie
Riven is framed for a crime
she didn’t commit, she accepts help from
an unlikely source—sexy
Treasury Agent Elaine Harper. (978-160282-048-7)
The Middle of Somewhere by Clifford
Henderson. Eadie T. Pratt sets

out on a road trip in search of a new life
and ends up in the middle of
somewhere she never expected. (978-160282-047-0)
The Pleasure Planner
172
Paybacks by Gabrielle Goldsby. Cameron
Howard wants to avoid her
old nemesis Mackenzie Brandt but their
high school reunion brings up
more than just memories. (978-1-60282046-3)
The Pleasure Planner
173
Uncross My Heart by Andrews & Austin.
When a radio talk show
diva sets out to interview a female priest,
the two women end up at
odds and neither heaven nor earth is safe
from their feelings. (978-160282-045-6)
Fireside by Cate Culpepper. Mac, a
therapist, and Abby, a nurse, fall in
love against the backdrop of friendship,
healing, and defending one’s
own within the Fireside shelter. (978-160282-044-9)

A Pirate’s Heart by Catherine Friend. When
rare book librarian Emma
Boyd searches for a long-lost treasure
map, she learns the hard way that
pirates still exist in today’s world—some
modern pirates steal maps,
others steal hearts. (978-1-60282-040-1)
Trails Merge by Rachel Spangler. Parker
Riley escapes the highpowered
world of politics to Campbell Carson’s ski
resort—and their
mutual attraction produces anything but
smooth running. (978-160282-039-5)
Dreams of Bali by C.J. Harte. Madison
Barnes worships work,
power, and success, and she’s never
allowed anyone to interfere—
that is, until she runs into Karlie Henderson
Stockard. Aeros EBook
(978-1-60282-070-8)
The Limits of Justice by John Morgan
Wilson. Benjamin Justice
and reporter Alexandra Templeton search
for a killer in a mysterious
compound in the remote California desert.
(978-1-60282-060-9)

Designed for Love by Erin Dutton. Jillian
Sealy and Wil Johnson
don’t much like each other, but they do
have to work together—
and what they desire most is not what
either of them had planned.
(978-1-60282-038-8)
Calling the Dead by Ali Vali. Six months
after Hurricane Katrina,
NOLA Detective Sept Savoie is a cop who
thinks making a relationship
work is harder than catching a serial killer
—but her current case may
prove her wrong. (978-1-60282-037-1)
The Pleasure Planner
174
Shots Fired by MJ Williamz. Kyla and Echo
seem to have the perfect
relationship and the perfect life until
someone shoots at Kyla—and
Echo is the most likely suspect. (978-160282-035-7)
The Pleasure Planner
175
truelesbianlove.com by Carsen Taite.
Mackenzie Lewis and Dr.

Jordan Wagner have very different ideas
about love, but they discover
that truelesbianlove is closer than a click
away. Aeros EBook
(978-1-60282-069-2)
Justice at Risk by John Morgan Wilson.
Benjamin Justice’s blind
date leads to a rare opportunity for
legitimate work, but a reckless risk
changes his life forever. (978-1-60282-0593)
Run to Me by Lisa Girolami. Burned by the
four-letter word called
love, the only thing Beth Standish wants to
do is run for—or maybe
from—her life. (978-1-60282-034-0)
Split the Aces by Jove Belle. In the neon
glare of Sin City, two women
ride a wave of passion that threatens to
consume them in a world of
fast money and fast times. (978-1-60282033-3)
Uncharted Passage by Julie Cannon. Two
women on a vacation that
turns deadly face down one of nature’s
most ruthless killers—and find

themselves falling in love. (978-1-60282032-6)
Night Call by Radclyffe. All medevac
helicopter pilot Jett McNally
wants to do is fly and forget about the
horror and heartbreak she left
behind in the Middle East, but
anesthesiologist Tristan Holmes has
other plans. (978-1-60282-031-9)
Lake Effect Snow by C.P. Rowlands. News
correspondent Annie T.
Booker and FBI Agent Sarah Moore
struggle to stay one step ahead
of disaster as Annie’s life becomes the war
zone she once reported on.
Aeros EBook (978-1-60282-068-5)
I Dare You by Larkin Rose. Stripper by
night, corporate raider by day,
Kelsey’s only looking for sex and power,
until she meets a woman who
stirs her heart and her body. (978-1-60282030-2)
Truth Behind the Mask by Lesley Davis.
Erith Baylor is drawn to
Sentinel Pagan Osborne’s quiet strength,
but the secrets between them

strain duty and family ties. (978-1-60282029-6)
The Pleasure Planner
176
Cooper’s Deale by KI Thompson. Two
would-be lovers and a decidedly
inopportune murder spell trouble for Addy
Cooper, no matter which
way the cards fall. (978-1-60282-028-9)
The Pleasure Planner
177
Romantic Interludes 1: Discovery ed. by
Radclyffe and Stacia
Seaman. An anthology of sensual, erotic
contemporary love stories
from the best-selling Bold Strokes authors.
(978-1-60282-027-2)
Homecoming by Nell Stark. Sarah Storm
loses everything that matters—
family, future dreams, and love—will her
new “straight” roommate
cause Sarah to take a chance at
happiness? (978-1-60282-024-1)
The Pleasure Planner
178

Related Interests