Estado de Bienestar Social

El estado de bienestar social es aquel que se origina en la industrialización, al democratizar las
estructuras sociales, al perder poder la iglesia, aparición de movimientos políticos y sociales,
terminación de guerras, específicamente la segunda guerra mundial, el liberalismo y el
capitalismo. Este estado tiene como propósito original la democracia, el ejercicio de los derechos
humanos, la igualdad social y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de cada nación,
alcanzando como mínimo una vivienda digna, salud, alimentación y educación.
Pero, ¿Cuál es la realidad? Que la globalización, la productividad insustentable, los problemas
ambientales, las nuevas tecnologías hacen que esto se aleje del objetivo. Hoy por hoy vivimos una
desigualdad tremenda de oportunidades, injusticias y una economía que va de mal en peor.
Entonces como educadores, ¿Qué podemos hacer? Pues primero habría que replantearnos la
idea del estado del bienestar social. Analizar el concepto. Qué nos quiere decir. Retomar esos
ideales con los que se inicia este movimiento, aprender de los errores y tomar cada quien su lugar
en sociedad. En lo particular, nos corresponde hacer una revisión profunda y concienzuda de los
valores y actitudes, tanto personalmente como en lo profesional; haciendo un análisis y con toda
honestidad y sensatez evaluar si estamos siendo congruentes y coherentes con estas dos facetas:
la personal y la profesional. También es importante observar el entorno, estudiar cómo es la
sociedad en la que vivimos hoy en día, ya que no es la misma de hace dos décadas, puesto que
las sociedades son dinámicas y cambiantes; estudiar los problemas que acontecen en nuestro
contexto y sobre pesar la parte de responsabilidad que recae en nosotros y en la necesidad de
reevaluar los valores personales, que a su vez deben ser profesionales.
Es una gran responsabilidad considerarse educador, porque como tal debemos ser capaces de
transmitir los valores, las actitudes y desarrollar las acciones adecuadas para que nuestros
educandos progresen en sus aspectos: colectivo e individual. Es de gran ayuda tener claros los
conceptos que se manejan en esta lectura. Las creencias se asocian a el aspecto cognitivo, el
afectivo y el connotativo, pueden ser consientes o no y están íntimamente relacionadas con los
valores y actitudes, siendo un valor un conjunto de creencias y estas a su vez se manifiestan en
actitudes y acciones. La actitud es un conjunto de creencias que predisponen a una persona a
responder de tal o cual forma ante un objeto o situación, forman el núcleo de nuestros gustos o
antipatías en comparación con otras personas o situaciones. Los valores se relacionan con las
actitudes en la medida en que estos se configuran a partir de un conjunto de actitudes, así
podemos entender por valores las convicciones duraderas que determinan un modo o estilo de
vida frente a otros posibles.
Aunque se piense lo contrario, los valores, las creencias y las actitudes no son inamovibles, puesto
que son revisables, modificables, evaluables y cambiantes, finalmente los valores solo justifican el
estilo de vida del ser humano.
Como conclusión el educador podría ser un gran colaborador en la parte social, ya que estas
personas a las que el educador dirige a la acción social y educativa conseguirán un Estado
Verdadero de Bienestar Social que se transforme un estado de progreso colectivo pero también
individual.

Yuriko Elvira Kato | 93LE-2 Naucalpan | Profesor Luis Fernando Rodríguez Arriaga
Historia de la Educación en México II