Gabriel Alcalá Farrera

LA EDUCACION COMO FORMA DE REPRESIÓN

La educación es sin duda la representación de un buen comportamiento ante
cualquier situación, algo que cada sujeto tiene que pasar, es adquirido a lo largo
de la vida y con la intervención de ciertas personas, una de las mas importantes
son los padres, pues inicialmente es donde se comienza a adquirir conocimientos,
educación o bien llegar a ser humano.
Como seres humanos a demás de la educación existe la represión, que es
inherente ya que no hay sujetos sin represión, Freud comete errores al recordar su
pasado infantil “incluso a los 41 años ya convertido en el menos convencional de
los exploradores de los reinos prohibidos de la sexualidad, Freud no pudiera
describir ese excitante incidente sin caer en un latín seguro y distanciador”1 se
puede entender entonces que todo aquello que se guarda en el inconsciente, de
cierta forma busca la manera de darse a conocer, esto a través de la conciencia,
al ser pequeños negar cosas o recibir un “no” por respuesta es una forma de
reprimir impulsos que tarde o temprano serán relucidos a la realidad consiente de
esta persona sin importar la edad en la que se presenta este incidente.
Durante la infancia se utiliza casualmente la frase, “es un niño muy bien
educado”, cuando a lo que se refiere en otras palabras es a que es un niño
reprimido pues no dejan que haga las cosas que él quisiera realizar, por temor a
ser corregido por sus padres, o recibir un regaño por realizarlas sin su
autorización, es ahí donde se comienza a formar la represión al no hacer aquello
que se desea.
Las consecuencias son los síntomas de un determinado padecimiento
reprimido, la mayoría de ellos son represiones sexuales o bien relacionados a ella,
1

Gay. P. (1990) Freud una vida de nuestro tiempo. Editorial Paidos, Barcelona España. P. 34

sea o no educada. Buenos Aires. En cualquier momento lo reprimido puede volver a la consciencia dando lugar así a la formación de limitaciones para una persona. alguien sin educación podría ser llamado como alguien sin represión. en el caso de Anna O. Después de todas estas experiencias Freud mencionó “en el inconsciente no hay ninguna huella de la realidad y por lo tanto no existe modo de diferenciar la verdad de la ficción cargada emocionalmente”4 el inconsciente es donde se guardan los deseos reprimidos desde la infancia y que tiene gran influencia en el comportamiento de la persona.. Torres.Gabriel Alcalá Farrera Freud nos menciona “la sexualidad infantil se caracteriza por que surge apoyada en las funciones vitales de las que pronto se desprende. Argentina: Edaf. Cit. es de naturaleza autoerótica. Óp. Torres. P. 104 4 Ibíd. es decir la represión trae como consecuencia traumas sexuales después de un sobresalto en el recuerdo que dio causa a la represión y que sale a relucir en la vida de la persona después de haber revivido el recuerdo inconsciente que causo el síntoma. son sólo recuerdos infantiles que están reprimidos. la relación entre represión y la educación. incluso anterior a la pubertad. pues la educación podría ser un factor que influye sin duda en el comportamiento de alguien. y el objeto de la satisfacción es contingente y variable”2 la sexualidad se relaciona con el resultado de las represiones vividas aún antes de la adolescencia. Todos los seres humanos son sujetos con represión ya que durante toda su vida ha vivido ocultando sentimientos y deseos tras el inconsciente. 3 S. por lo tanto alguien que no oculta sus deseos y que actúa sin miedo a ser etiquetado por los demás. 123 . tan famoso para Sigmund Freud “fue una persona excepcionalmente 2 S. P. y que se presentan a futuro como “el deseó y la satisfacción que quedaran profundamente marcados por una primera experiencia” 3 lo que comprueba la existencia de los traumas sexuales infantiles. sus fines y las zonas erógenas que constituyen su fuente son múltiples. (1999) Sigmund Freud.

a pesar de intentar ocultar esas emociones se manifestaran ya que han quedado postergadas en el inconsciente conservando el poder para ser realizadas en un futuro o bien tener manifestaciones de estos deseos postergados por el llamado inconsciente. síntomas que al parecer se relacionaban con sucesos que ocurrieron desde la infancia. 91 . mostró cómo en Anna O. P. Barcelona España. es esos últimos meses se le fueron desarrollando sucesivamente una serie de síntomas”5 en este caso en particular Brever.Gabriel Alcalá Farrera culta e inteligente a veces obstinada con una gran sensibilidad humanitaria (…) hasta dos meses antes de la muerte del padre lo había estado cuidando incansablemente en detrimento de su propia salud. 5 Gay. son impulsos agresivos y sexuales del niño. se presentaron síntomas de histeria que se derivaron a partir de la muerte del padre. P. se le reprime a causa de la intervención de los padres y de la educación. (1990) Freud una vida de nuestro tiempo. La educación tiene gran importancia en los deseos reprimidos. y que fueron tratados como ella lo llamaba a través de la “curación por la charla” con la hipnosis y recordando el origen del síntoma que la remontaba hasta años de su infancia y revelaba los secretos que guardaba. Editorial Paidos. Lo que demuestra que la represión se viene dando desde la etapa infantil se ira postergando hasta llegar un día en el que saldrá del inconsciente y para poder borrar el impulso reprimido habría que seguir la pista de cada uno y llegar al origen. existía un amor pasional hacia el padre que ella reprimía.

Gabriel Alcalá Farrera REFERENCIAS Gay. Buenos Aires. 34 S. Barcelona España. Argentina: Edaf . (1999) Sigmund Freud. (1990) Freud una vida de nuestro tiempo. P. P. Torres. Editorial Paidos.