You are on page 1of 2

TUTELA; 2do JLT Santiago 17/08/2010; Improcedencia de la acción de tutela; el

hecho que origina la acción de tutela y la acción de protección es el mismo; RIT T190-2010
Patrocinio y poder: Se tuvo presente el patrocinio y poder conferido doña Valentina
Dolmestch
Ulloa.
Asimismo la parte denunciante confirió poder con amplias facultades a su apoderado don
Rodrigo
Calderón
Astete,
lo
que
el
tribunal
tuvo
presente.
En cuanto a la petición de improcedencia de la acción de tutela:
Resolviendo la solicitud de improcedencia de acción de tutela planteada por la parte
demandada:
La parte demandante ha deducido acción de tutela en contra del Ministerio Público,
solicitando que ésta sea acogida, planteándose tres vulneraciones de garantías
constitucionales, específicamente el artículo 19 N° 1 N°16 ambos de la Constitución
Política de la República y el artículo 2° del Código del trabajo. Inicia la relación de la
hechos señalando la existencia de la relación laboral y la ocurrencia de un accedente el día
13 de octubre de 2009, el cual -sostiene la parte demandante- no habría sido denunciado
como un accidente de trayecto y como consecuencia de ello, las prestaciones médicas no
habrían sido tratadas conforme a la ley 16.744, y que además, se originaron una serie de
licencias médicas y posteriormente se pone término al contrato de trabajo en razón a la
salud incompatible con el cargo. Dentro de la relación de hechos, señala que no se
recepcionó una de las últimas licencias médicas por las cuales se le habría ocasionado un
perjuicio.
Por su parte, la demandada al contestar la demandad, solicita se declare inadmisible la
acción referida, acompañando el libelo de recurso de protección en causal Rol 17 del año
2010 de la Ilma. Corte de Apelaciones de Coyhaique, por cuanto refiere y relata los mismos
hechos que esta acción de tutela y haciendo entonces aplicación a lo que dispone el artículo
485
del
Código
del
Trabajo,
debe
declarase
éste
improcedente.
Que al evacuar el traslado, la parte demandante ha solicitado el rechazo de la petición de la
parte demandada, por cuanto no se referiría a los mismo hechos, sino que en esta acción de
tutela se está solicitando se declare la vulneración de garantía constitucionales en relación
al término de la relación laboral, y que en la causa de recurso de protección se solicitó, se
tramite la licencia médica y que ha sido, la propia demandada quien ha solicitado en dicha
causa indicando que la recurrente en aquella acción ha deducido el presente juicio en la
ciudad de Santiago, lugar donde debe discutirse en un juicio contradictorio, el término de la
relación laboral. Alegando también la parte demandante, que las garantías constitucionales
deben ceder a las normas legales que, específicamente el artículo 485 del Código del
Trabajo,
invocado
por
la
demandada.
Que así las cosas, el Tribunal debe resolver únicamente a la luz de lo que dispone el
artículo 485 del Código del trabajo, sin perjuicio que se hagan alegaciones respecto a
posible inconstitucionalidades de alguna norma que se haya invocado, lo cierto es, que no
es este el Tribunal competente para discutirlo y no habiéndose declarado la
inconstitucionalidad de la norma, esta Juez debe aplicar la normativa vigente en materia
laboral, que la que rige y debe aplicarse en esta cede. En relación a ello, el Tribunal debe
analizar si los requisitos, si la acción de tutela interpuesta y que se encuentra resolviendo el

día de hoy, corresponden a los mismo hecho del recurso de protección que alega la parte
demandada se ha interpuesto, lo que no ha sido tampoco negado por la parte demandante.
En razón de ello el Tribunal sólo debe abocarse si corresponde a los mismo hecho y no a las
mismas garantía s constitucionales, que ha sido uno de los argumentos de la parte
demandante en cuanto señala que, en esta causa de tutela se han alegado dos garantía
fundamentales más vulneradas a parte de la del 19 N°1 invocada por el recurso de
protección. Como se indicado, lo que debe resolverse si hay similitud o igualdad de hechos
y
no
la
igualdad
de
garantías
constitucionales
conculcadas.
En atención a ello, y teniendo a la vista la acción de protección deducida por la parte
demandante en esta acción de tutela y la resolución de aquel recurso de protección de fecha
12 de agosto de 2010, considerando también lo informado por la propia demandante de
tutela en su página 4 cuando relata los hechos y los perjuicios que le habría ocasionado el
rechazo de la recepción de la licencia médica, entiende este Tribunal que los hechos que
originan el recurso de protección y esta acción de tutela, son los mismo, sin perjuicio de las
consecuencias que esto puede derivar, en cuanto a la terminación de un contrato de trabajo,
respecto del cual se puede alegar haya sido éste injustificado o no, o bien, la acción de
protección, se solicitaba que finalmente se recepcionara licencia médica, el hecho base de
todas estas acciones es el supuesto accidente del trabajo ocurrido el día 13 de octubre de
2009 y que dice relación con el término del contrato de trabajo de la actora con el
ministerio Público al haber declarado su salud incompatible con el cargo, en el mes de abril
de 2010. Por lo tanto, el hecho que origina ambas acciones a juicio del tribunal es el mismo.
En razón de ello, el tribunal no puede obviar y dejar de aplicar lo que dispone el artículo
485 del Código del Trabajo, en cuanto se haya interpuesto una acción de protección en los
términos del artículo 20 de la Constitución Política, por lo tanto, no se puede efectuar
denuncia en conformidad de este párrafo, esto es acción de tutela que se refiera a los
mismos
hechos.
En razón a lo antes expuesto, El tribunal acogerá la solicitud de declaración de
improcedencia de la acción de tutela, planteada por la parte demandada en esta causa,
declarándose de aquella forma, por lo tanto, improcedente la acción de tutela en atención a
los fundamentos expuestos ya por el tribunal y lo dispuesto en el artículo 485 del Código
del
Trabajo.
En atención que la presente resolución es susceptible a recursos, no siendo de aquella a que
se refiere el artículo 453 del Código del Trabajo, se ordenó suspender la audiencia hasta
que
la
misma
se
encuentre
ejecutoriada.
Los intervinientes quedan válidamente notificados de las resoluciones dictadas en
audiencia.
Dirigió Doña MARIA TERESA QUIROZ ALVARADO, Juez Titular del Segundo Juzgado
Laboral
de
Santiago.
Se deja constancia que el registro oficial de la presente audiencia, se encuentra grabado en
el audio y a disposición de los intervinientes. Segundo Juzgado Laboral de Santiago,
diecisiete de agosto de 2010.-