Información sobre el sector financiero en España, aplicada a BANESTO

I/ Organización institucional A diferencia del resto de países que se han presentado en este estudio, no existe en España una ley general sobre ordenación de la actividad crediticia, habiendo sido confiada tal tarea a varias disposiciones legislativas, entre las cuales cabe mencionar: – Real Decreto Legislativo 1298/1986, de 28 de junio, que adaptó las leyes españolas a los preceptos de la Primera Directiva de Coordinación Bancaria y que contiene la definición de entidad de crédito y la enumeración de las entidades que se conceptúan como tales. – Ley 26/1988, de 29 de julio, de disciplina e intervención de las entidades de crédito, que establece un régimen común de supervisión de las entidades de crédito y traza el marco global de actuación de las mismas. – Ley 3/1994, de 14 de abril, que traspone al ordenamiento español la Segunda Directiva de Coordinación Bancaria y cuyo articulado amplía o modifica el contenido de las dos normas precedentes, en el sentido de adaptarlo a dicha Directiva.

II/ Características y evolución del sector bancario español Al término del año 2001 había en España 281 bancos, 47 cajas de ahorro y 89 cooperativas de crédito, con una red de 38.676 oficinas ofreciendo la práctica totalidad de los servicios y productos bancarios. Los bancos y las cajas, siendo dos tipos de instituciones de diferente origen, capitalista en un caso y benéfico-social en otro, realizan las mismas operaciones y prestan los mismos servicios. Las sucesivas fusiones han tenido como consecuencia lógica el aumento de la concentración en el sistema bancario, de forma que las seis primeras entidades de crédito representan más del 53% del total de activos del sistema.

III/ Entidades de crédito en espana

IV/ Evolución de las instituciones financieras El año 2005 ha sido un año excepcional para las instituciones financieras, bancos y cajas ,con unas magníficas tasas de crecimiento tanto en volúmenes como en beneficios. Ello ha estado motivado de nuevo por el fuerte impulso del crédito, en especial la continuación del tirón del crédito hipotecario. Así por ejemplo entre los grandes bancos destacan: el Grupo Santander que ha obtenido un beneficio atribuido al grupo de 6.220 millones de euros con un crecimiento interanual del 72,5 %, le sigue el grupo BBVA con un beneficio de 3.806 millones de euros con un crecimiento interanual del 30,2 %, el Banco Popular con 877,8 millones de euros y un crecimiento interanual del 34,8 %. Aunque todas las partidas típicamente de negocio son muy expansivas en todas las entidades, en el caso del grupo Santander también es de destacar las especiales plusvalías por un importe total de 2.229 millones de euros que le ha supuesto la venta de su participación en el Royal Bank of Scotland (que le generó unas plusvalías de 717 millones de euros), la eléctrica Unión Fenosa (1.157 millones) y la operadora Auna (355 millones).

También el grupo de la Banca Mediana (Banesto, Sabadell, Banca March, Bankinter, Banco Pastor, Banco Valencia y Banco Guipuzcoano) han obtenido un beneficio conjunto de 1.787,98 millones de euros que representa un crecimiento del 30 % respecto al año anterior. Una de las entidades que más destaca por su fuerte crecimiento de beneficios es el Banco Pastor que crece un 111,5 % fundamentalmente tras la puesta en macha de un ambicioso plan de crecimiento orgánico pasando de 472 oficinas hace tres años hasta las 570 a finales del 2005. Las cifras de beneficio de dichas entidades son: