You are on page 1of 6

Documento descargado de http://www.medicineonline.es el 04/04/2010.

Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

FIEBRE DE ORIGEN INCIERTO

ponsables de FOD en el 28,8%, 21,6% y
20%, respectivamente, de las colagenosisvasculitis.

F. Guerrero Sánchez, F. Brun Romero y C. Rodríguez Leal
Servicio de Medicina Interna. Hospital Universitario Puerta del Mar. Cádiz.

Introducción
La fiebre es un signo presente en la mayoría de los procesos infecciosos y en porcentajes variables de procesos no infecciosos. Se define como la elevación de
la temperatura corporal por encima
de 37,5 °C.
Nos referimos a fiebre de origen incierto
(FOI) ante aquellos casos sin una etiología
obvia inicial. La FOI abarca un campo más
extenso que la definición clásica de fiebre
de origen desconocido (FOD) acuñada
por Petersdorf y Beeson 1 como fiebre
≥ 38,3 °C, tomada en varias ocasiones, de
más de tres semanas de duración y que
permanece sin diagnosticar después de
una semana de estudio hospitalario. Definiciones posteriores2-4 han intentado adaptarse al cambio de espectro de esta enfermedad a lo largo de estos 40 años, ante
la posibilidad de que la evaluación del paciente pueda realizarse de forma ambulatoria5 y debido a la posible presentación
de esta entidad en situaciones especiales
que incluyen fiebre nosocomial, asociada
a inmunodepresión, neutropenia e infección por VIH, incluyendo la fiebre episódica recurrente descrita recientemente 6
(tabla 1).

Epidemiología

Tuberculosis

logías menos prevalentes a causa del desarrollo de las técnicas radiológicas; la laparotomía exploradora ha dado paso a las
biopsias guiadas por imagen; el desarrollo del diagnóstico microbiológico mediante métodos de biología molecular ha
contribuido al cambio de la prevalencia
etiológica de la FOI.

Fiebre de origen
desconocido clásica
Las causas de mayor prevalencia incluyen
las infecciones, neoplasias y enfermedades sistémicas de patogenia autoinmune8.
En nuestro medio, las infecciones son la
causa más frecuente (41,2%) de FOD, seguidas por las neoplasias (19,2%) y colagenosis-vasculitis (13,7%). La entidad infecciosa más frecuente es la tuberculosis,
seguida de brucelosis y abscesos. La mitad de las neoplasias responsables de FOD
son linfomas. El lupus eritematoso sistémico (LES), la panarteritis nodosa (PAN) y
la arteritis de células gigantes son res-

Es la infección aislada más común como
causa de FOD, si exceptuamos los grupos
de edad infantil y ancianos. Las formas de
presentación que se escapan a una primera valoración son las formas extrapulmonar, miliar o bien la pulmonar que
asienta sobre lesiones torácicas previas.
Las baciloscopias de esputo son positivas
en una cuarta parte de los casos y la prueba de Mantoux es positiva en menos
del 50% de pacientes con tuberculosis y
FOD, generalmente debido a un estado de
anergia9.
Las técnicas más recientes para el aislamiento de M. Tuberculosis incluyen los
hemocultivos y detección por reacción en
cadena de la polimerasa (PCR); ambos métodos permiten el diagnóstico en unos 15
días, pero la PCR es más sensible y específica. A veces se precisa biopsia de adenopatías, médula ósea o hígado. Debido a
que la mortalidad puede ser muy elevada
(especialmente en el anciano e inmunodeprimido), es importante recurrir a las
pruebas invasivas e incluso al tratamiento empírico en enfermos sin un cuadro clínico orientativo, situación epidemiológica
predisponente y deterioro del estado general.

TABLA 1
Criterios diagnósticos de FOD
FOD clásica
Fiebre ≥ 38o C determinada en varias ocasiones.
Evolución ≥ 3 semanas
Sin diagnóstico después de un estudio de 3 días de hospitalización o 3 visitas extrahospitalarias

La prevalencia de la FOI varía en función
del área geográfica, tipo de población estudiada, recursos sanitarios, huésped y
factores microbiológicos. El porcentaje
de etiología no diagnosticada ha pasado de un 75% en los años 30 a alrededor
de un 10% en la época actual7. Los avances técnicos y científicos han facilitado el
diagnóstico diferencial y etiológico de la
FOI: así, el grupo de enfermedades sistémicas colágeno-vasculares se ha beneficiado del desarrollo de la inmunología; los
abscesos abdominales y tumores son etio-

FOD nosocomial
Fiebre ≥ 38,3o C en pacientes hospitalizados en unidad de agudos
Ausencia de infección o incubación al ingreso hospitalario
Sin diagnóstico después de 3 días de hospitalización con investigaciones apropiadas que incluyen 2 días
de incubación de cultivos microbiológicos

Medicine 2002; 8(72): 3881-3886

FOD: fiebre de origen desconocido; VIH: virus de la inmunodeficiencia humana.

FOD en la infección VIH
Fiebre ≥ 38o C determinada en varias ocasiones
Evolución ≥ 4 semanas en estudio ambulatorio y > 3 días en paciente hospitalizado.
Infección comprobada por VIH
Sin diagnóstico después de 3 días de hospitalización con investigaciones apropiadas que incluyen 2 días
de incubación de cultivos microbiológicos

FOD en neutropénicos
Fiebre ≥ 38 oC determinada en varias ocasiones
< 500 neutrófilos/mm3 o riesgo de disminución en 24-48 horas
Sin diagnóstico después de 3 días de hospitalización con investigaciones apropiadas que incluyen 2 días
de incubación de cultivos microbiológicos
FOD episódica recurrente
FOD clásica
Intervalos afebriles ≥ 2 semanas

3881

Las condiciones predisponentes para la formación de abscesos son las enfermedades o terapias inmunosupresoras. espacio subfrénico y vísceras11. la causa más frecuente es el uso de tratamiento antibiótico previo12. suspendiendo y eventualmente cambiando la droga administrada. Los resultados falsos positivos pueden deberse a anormalidades anatómicas o vegetaciones no infectadas. hepatomegalia. Aunque como grupo etiológico son cada vez menos frecuentes a causa del desarrollo de las pruebas inmunológicas de valor diagnóstico. o como consecuencia de complicaciones infecciosas asociadas13. dos entidades se mantienen actualmente como causas frecuentes de FOD: la arteritis de la temporal en el anciano y la enfermedad de Still en el joven. antipalúdicos) Antiepilépticos (barbitúricos y fenitoína) Antihipertensivos (hidralazina y metildopa) Antihistamínicos (antiH1 y antiH2) Antiinflamatorios no esteroideos. nitrofurantoína. Los cánceres pueden producir fiebre al generar el propio tejido neoplásico o los leucocitos del paciente pirógenos endógenos. seguidos por leucemias. El absceso renal o perirrenal suele ser secundario a infecciones del tracto urinario. a menudo. minociclina 18. fundamentalmente). El diagnóstico de fiebre por drogas es un diagnóstico de exclusión: se demuestra con un ensayo terapéutico. Legionella. penicilinas. El diagnóstico debe realizarse mediante biopsia de médula ósea. cirrosis hepática y diabetes mellitus10. Los síndromes mielodisplásicos ocasionalmente presentan fiebre y las formas aleucémicas y sobre todo los estados preleucémicos de las leucemias agudas constituyen un motivo relativamente frecuente de FOD. Bartonella (necesitan medios y técnicas especiales). otras posibilidades incluyen microorganismos difíciles de aislar en cultivos habituales tales como Coxiella burnetii. Causas menos comunes de fiebre de origen desconocido: enfermedades misceláneas En este apartado incluimos otras entidades no mencionadas en los apartados anteriores 22-24 (tabla 3).3 °C. El carcinoma renal se presenta con fiebre en el 20% de los casos y se considera una causa clásica de FOD. sulfamidas y nitrofurantoína 19. ictericia y anorexia. relación directa con la administación del fármaco. Fármacos Se considera fiebre por fármacos a la que ocurre como consecuencia de la administración de un determinado fármaco. Endocarditis bacteriana La disponibilidad del ecocardiograma y la posibilidad de la técnica transesofágica permite el diagnóstico de endocarditis en el 90% de los casos que se presentan como FOD. Cardiobacterium. metástasis hepáticas o hepatocarcinoma.medicineonline.es el 04/04/2010. Histoplasma. Brucella. retroperitoneo. La anomalía de laboratorio orientativa es el aumento de la concentración sérica de TABLA 2 Fármacos más frecuentemente implicados en la fiebre por drogas Antiarrítmicos Antibióticos (sulfonamidas. se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato. mecanismos alterados de la termorregulación. actualmente con menor frecuencia que antaño debido al uso extendido del ecocardiograma. El absceso pélvico usualmente procede de enfermedad del tracto biliar o proceso supurativo previo abdominal como apendicitis o diverticulitis. La mayoría de los autores los relacionan en 5 categorías: reacciones de hipersensibilidad. Copia para uso personal. La fiebre ficticia puede presentarse como fiebre simulada por manipulación del termómetro o como fiebre inducida por la autoinoculación de sustancias nocivas. los falsos negativos son debidos al escaso tamaño de las vegetaciones o a dificultades técnicas (mala ventana acústica. Entre el 2% y el 5% de los pacientes con endocarditis tienen hemocultivos negativos. Aunque cualquier droga puede producir fiebre mediada por hipersensibilidad. halopurinol20 y heparina21. desaparece con la retirada de éste y no existe otra causa evidente de fiebre tras un exhaustivo examen e investigación de laboratorio14. generalmente menor de 38. fundamentalmente betalactámicos. antibióticos. aunque a veces el período febril puede persistir semanas. La mayoría de los pacientes responden con la desaparición de la fiebre a las 72-96 horas. Eikenella y Kingella (grupo HACEK) que deben incubarse entre una y tres semanas. Mycoplasma. ENFERMEDADES INFECCIOSAS (XII) Abscesos Neoplasias La localización oculta y la sintomatología escasa e inespecífica que presentan obliga a considerarlos como causa de FOD. carcinoma renal. Chlamydia. Los mecanismos de fiebre por fármacos son múltiples y en algunos casos poco co- nocidos. Otras localizaciones de abscesos implicados en la FOD incluyen fondo de saco de Douglas. Tropherima whippelii (que no crecen en medios libres de células). tratamiento esteroideo. aunque los cultivos de orina pueden ser negativos o positivos de forma intermitente. La hepatitis alcohólica presenta signos y síntomas característicos que incluyen fiebre. especialmente carbamacepina y fenitoina 17. Otros adenocarcinomas son causa de fiebre. Entre los tumores benignos destaca el mixoma auricular como otra causa clásica de FOD. Generalmente se localizan en abdomen o pelvis.16. cirugía reciente. en presencia de metástasis hepáticas. incluidos salicilatos Antitiroideos Yodo . 3882 Enfermedades inflamatorias sistémicas Las vasculitis y colagenosis forman el tercer grupo de enfermedades responsables de FOD (entre 5% y 29% según las series). Actinobacillus. efecto propio del fármaco y reacciones idiosincrásicas 15. pero no invariablemente. Las drogas que más frecuentemente causan fiebre se indican en la tabla 2. 5 tipos son los implicados habitualmente: anticonvulsivantes. Las neoplasias constituyen la segunda causa de FOD y entre ellas las más frecuentes son los linfomas.Documento descargado de http://www. De ahí que ante la sospecha de esta entidad debe comunicarse al laboratorio para cultivo en medios especiales y tiempo suficiente. Haemophilus spp.

fármacos inmunosupresores y algunos son receptores de trasplantes. Las infecciones por hongos sustituyen a las infecciones bacterianas tras el período inicial de 7 días. Fiebre de origen incierto recurrente episódica Se define como la FOD clásica con períodos apiréxicos de al menos dos semanas. En un 87%-95% de los casos de FOI en el anciano se llega a un diagnóstico y en su mayoría se debe a una presentación atípica de enfermedades comunes. todos ellos por sí mismos pueden ser causa de fiebre. Simula un proceso linfoproliferativo que afecta a uno o más gánglios linfáticos de una o más regiones26. artritis reumatoide y polimialgia reumática causan del 25% al 31% de los casos y las neoplasias del 12% al 23%. La fiebre con frecuencia desaparece al resolverse la neutropenia. de estirpe B en la mayoría de los casos. Las infecciones son la etiología en el 25%-35% de los casos. se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato. La linfomatosis intravascular es una enfermedad poco frecuente que se caracteriza por la proliferación intravascular de células linfoides. Fiebre de origen incierto en la Unidad de Cuidados Intensivos La fiebre. Fiebre de origen incierto en pacientes neutropénicos Los episodios febriles sin focalidad asociados a neutropenia suelen presentarse con bacteriemia. La neumonía. En nuestro medio. FIEBRE DE ORIGEN INCIERTO TABLA 3 Causas menos comunes de FOD Fiebre facticia Enfermedad granulomatosa Sarcoidosis Granulomatosis hepática Enfermedades hepáticas Hepatitis alcohólica Cirrosis hepática Enfermedades endocrinológicas Tiroiditis subaguda Hipertiroidismo Insuficiencia suprarrenal Trastornos hipotalámicos Feocromocitoma Enfermedades digestivas Enfermedad intestinal inflamatoria crónica Diverticulosis de colon Colelitiasis Enfermedades hematológicas Mielofibrosis Síndrome mielodisplásico Anemia hemolítica Neutropenia cíclica Agammaglobulinemia Linfomatosis intravascular Enfermedades cutáneas Eritema nodoso Eritema exudativo multiforme Paniculitis Enfermedades pulmonares Tromboembolismo pulmonar Alveolitis fibrosante criptogenética Enfermedades sistémicas Fiebre mediterránea familiar Espondiloartropatía Hemocromatosis ta recientemente como causa de FOD.es el 04/04/2010. La enfermedad de Kikuchi o adenitis histiocítica necrotizante se presenta como causa de FOD cuando las adenopatías están ausentes. La presencia de fiebre frecuentemente determina la realización de pruebas diagnósticas que encarecen los costes médicos y exponen al paciente a procedimientos invasivos y a un uso incrementado y a veces innecesario de antibióticos. pueden presentarse de manera atípica. Fiebre de origen incierto en el anciano Las infecciones del anciano. debe evitarse someter al paciente a la realización de numerosas pruebas diagnósticas 28. entre las cuales hay antibióticos. especialmente en estadios terminales. al igual que otras enfermedades agudas de este grupo de edad. Copia para uso personal. la tuberculosis es más frecuente que en el joven. pudiéndose encontrar ocasionalmente diseminación extravascular focal. No se consigue un diagnóstico etio- Enfermedad inflamatoria sistémica seudotumoral Enfermedad de Kikuchi (adenitis histiocítica necrotizante) Hematomas ocultos FOD: fiebre de origen desconocido. debe considerarse la terapia empírica antituberculosa29. El estudio etiológico de la FOI en estos pacientes se complica. pero no en otras patologías hepáticas25. Debido a que su diagnóstico es generalmente clínico y su pronóstico es bueno en la mayoría de los casos. Además estos pacientes reciben múltiples medicaciones. de origen infeccioso o no infeccioso. La FOI se asocia a menudo a emfermedades tratables en este grupo de edad. con una mayor elevación de GOT que de GPT: un cociente GOT/GPT mayor de 2 es habitual en esta entidad. transaminasas (aunque con valores menores de 500 UI/l). neoplasias y enfermedades sistémicas representan el 20% de las causas. Las infecciones. 3883 . sinusitis y bacteriemia son las causas más frecuentes de fiebre de origen infeccioso27. es un problema frecuente en los pacientes en UCI (tabla 4). pequeñas vénulas y arterias. derivados sanguíneos. así como en otras áreas de prevalencia alta.Documento descargado de http://www.medicineonline. ya que ocurre en el contexto de una enfermedad de base que por sí misma puede incluir en su cuadro clínico la fiebre. La enfermedad inflamatoria sistémica seudotumoral es una entidad benigna descri- TABLA 4 Causas de fiebre en el paciente ingresado en la unidad de cuidados intensivos Causas no infecciosas Síndrome de abstinencia de alcohol o drogas Fiebre postquirúrgica (48 horas) Fiebre postransfusional Fiebre por fármacos Reacción a la inyección intravenosa de contraste Hemorragia o infarto cerebral Hemorragia subaracnoidea Infarto agudo de miocardio Flebitis y tromboflebitis Trombosis venosa profunda Embolismo pulmonar Hematomas Isquemia intestinal Pancreatitis Colecistitis alitiásica Cirrosis hepática Neumonitis por aspiración Síndrome del distrés respiratorio del adulto Insuficiencia adrenal Embolismo graso Rechazo de trasplante Gota o pseudogota Fiebre neoplásica Causas infecciosas Neumonía asociada a ventilación mecánica Sinusitis Sepsis relacionada con catéteres Septicemia primaria por gérmenes gramnegativos Diarrea por Clostridium difficile Sepsis abdominal Infecciones de heridas complicadas Úlcera de decúbito lógico en el 50% de los casos. no clásica 30. Las enfermedades del tejido conectivo como la arteritis temporal.

lactato deshidrogenasa (LDH) y proteína C reactiva. En nuestro entorno en primer lugar debe ensayarse el tratamiento antituberculoso. toxoplasma. Asimismo. consumo de drogas o fármacos. seguida de leishmaniasis visceral e infección diseminada por M. TAC: tomografía axial computarizada. Exploraciones de segunda y tercera línea Si las pruebas reseñadas no nos orientan a un diagnóstico. Las pruebas serológicas deben repetirse a las tres semanas. La TAC de abdomen ha reemplazado a la laparotomía exploradora en la búsqueda . contacto con animales. análisis sistemático de orina Hemocultivos convencionales y de micobacterias Cultivos de esputo. Carinii. Una VSG normal indica ausencia de procesos inflamatorios de cualquier origen. región perineal y escroto. sobre todo en etapas avanzadas con inmunodepresión severa. RM: resonancia magnética. debe tenerse en cuenta en la historia clínica los hallazgos sutiles tales como cambios de comportamiento (meningitis granulomatosa). Estudios complementarios Los estudios complementarios están dirigidos por la historia clínica del paciente y no deben marcarse unas directrices generales. Debido a que la causa. Avium complex suponen las causas más frecuentes. anticuerpos antinucleares (ANA). Las exploraciones consideradas de segunda y tercera línea se mencionan en la tabla 6. sin obviar cavidades mucosas. velocidad de sedimentación globular (VSG). contacto con personas infectadas. En la mayoría de los casos se consigue el diagnóstico etiológico. citomegalovirus (CMV) y virus de Epstein Barr (VEB). La intensidad de la fiebre. C. Copia para uso personal. y debe basarse en el entorno epidemiológico. se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato. bioquímica. Es más frecuente la presentación atípica de una patología común que la presentación de una patología rara. aunque hay excepciones.Documento descargado de http://www. claudicación mandibular (arteritis de células gigantes). sedimento urinario y urocultivo. hábitos sexuales. hemocultivos seriados (en tres tiempos). el síndrome nefrótico o la enfermedad tromboembólica pueden cursar con VSG elevada39. neoplasias. la fiebre prolongada no debe ser atribuida a la infección por VIH per se. baciloscopia y cultivos para micobacterias Urocultivo y cultivo de micobacterias en orina Coprocultivo y cultivo de micobacterias en heces Serología de citomegalovirus. principalmente el linfoma no Hodgkin. ecografía abdominal o tomografía axial computarizada (TAC) de abdomen (tabla 6). leishmania. coxiella. en determinadas circunstancias. procesos como la reacción de hipersensibilidad a fármacos. CMV: citomegalovirus. toxoplasmosis. al menos en nuestro medio con alta incidencia de tuberculosis y leishmania. Esto nos marcará un camino a seguir. bioquímica elemental incluyendo enzimas hepáticas. Debido a las características especiales de este grupo. no errático. puede ser identificada en la mayoría de los pacientes. determinación de anticuerpos anti VIH. El examen clínico debe ser exhaustivo y repetirse con frecuencia. viajes. Estrategia diagnóstica El punto crítico en la evaluación de un paciente con FOI es la realización de una historia clínica detallada y cuidadosa que debe ser reconsiderada frecuentemente en función del contexto epidemiológico. serología de Brucella. La inmunodepresión progresiva incrementa el riesgo de infecciones tanto habituales como oportunistas31. neumonía por P. incluyendo tinciones para Pneumocystis. profesión. exposición a tóxicos. domicilio habitual. lo que evitará consumo de recursos y costes in3884 TABLA 5 Estrategia diagnóstica de la FOD en la infección por VIH Primera línea Hemograma. infección por citomegalovirus y sinusitis32-36. radiografía de tórax. los cuales pueden conducirnos a pistas clave en los casos difíciles38. VIH: virus de inmunodeficiencia humana. La fiebre puede ser moderada en pacientes ancianos o bien reducirse por fármacos antiinflamatorios no esteroideos o esteroideos. Causas menos frecuentes incluyen los linfomas. uñas. la naturaleza de la curva de evolución febril. En nuestro medio la tuberculosis. Burnetti. lúes. se reevaluará de nuevo al paciente antes de realizar nuevas exploraciones insistiendo en el examen físico y repetiremos los exámenes básicos de laboratorio. salmonella. necesarios por la realización de pruebas carentes de valor y no exentas de riesgo. brucella.es el 04/04/2010. radiología torácica y cultivos de sangre y orina. La punción-biopsia hepática debe ser considerada en estos pacientes cuando presentan hepatoesplenomegalia y aumento de la fosfatasa alcalina. causas de inmunodepresión e intervenciones quirúrgicas. ENFERMEDADES INFECCIOSAS (XII) Fiebre de origen incierto en pacientes con infección por VIH La fiebre y las infecciones oportunistas son frecuentes en los pacientes con infección por VIH. prueba de Mantoux. la importancia pronóstica del diagnóstico etiológico y la elevada mortalidad en ausencia de éste y de tratamientos adecuados. Leishmania. Historia clínica La historia del paciente debe incluir preguntas sobre localización de los síntomas. Incluirá toda la superficie corporal. o colagenosis-vasculitis. se propone una estrategia diagnóstica específica (tabla 5)37. la apariencia de toxicidad y la respuesta a los antitérmicos no han mostrado suficiente especificidad para guiarnos en el diagnóstico de la FOI. Su elevación generalmente orienta hacia infecciones. La seroconversión aguda provoca fiebre en el 80% de los casos como parte de un síndrome mononucleosis-like. individual para cada paciente.medicineonline. bilirrubina. La fiebre por drogas es infrecuente y un ensayo terapéutico puede estar justificado. nicturia (prostatitis). Estudios complementarios de primera línea El estudio debe iniciarse con una evaluación orientadora inicial que incluye: hemograma completo. lúes. salmonella y criptococo Radiografía de tórax y de senos paranasales Ecografía abdominal Ecocardiografía Estudio de fondo de ojo Segunda línea Punción lumbar TAC craneal frente a RM craneal TAC toraco-abdominal Broncoscopia con lavado broncoalveolar Investigación de antígeno de CMV y cultivos víricos Biopsia hepática Biopsia de médula ósea FOD: fiebre de origen desconocido. aficiones. factor reumatoideo. conjuntivas. usualmente infecciosa. La VSG es un parámetro sensible con poca especificidad.

ortopantomografía dental Ecocardiografía Ecografía pélvica TAC abdominal y torácica Gammagrafía pulmonar de ventilación-perfusión. las biopsias son las pruebas de mayor rentabilidad diagnóstica y no deben demorarse cuando se consideren indicadas. el citrato de galio-67 es el marcador más utilizado en el diagnóstico de FOI. La biopsia de la arteria temporal se debe obtener. La resonancia magnética (RM) se utiliza raramente en la evaluación inicial de la FOI40. En general. tiene mayor rentabilidad diagnóstica que la biopsia ósea. anti ENA (antígeno nuclear extraíble) y ANCA (anticuerpos anti-citoplasma de neutrófilos) Crioglobulinas Complemento Serología de Yersinia. aunque muy sensibles son poco específicas41. con estudio anatomopatológico y microbiológico (incluyendo cultivo para Brucella y otras bacterias y micobacterias) de la misma Biopsia bilateral de arterias temporales Endoscopia digestiva alta y colonoscopia Broncoscopia con lavado broncoalveolar Electromiografía Enema baritado del colon Tránsito intestinal Mamografía Arteriografía renal y mesentérica TAC craneal Resonancia magnética nuclear Biopsia de ganglios linfáticos Biopsia intestinal. con Galio o Indio Exploraciones de tercera línea Serología de Hepatitis B Multitests cutáneos Inmunoglobulina D en suero Punción lumbar Biopsia hepática. TAC: tomografía axial computarizada. La punción aspiración con aguja fina (PAAF) de ganglios linfáticos puede aportar en ocasiones el diagnóstico. reservando las técnicas de medicina nuclear para casos en los que esta evaluación inicial es ne- gativa y se necesita un estudio del cuerpo completo. Citomegalovirus (CMV). sin embargo. pero teniendo en cuenta su morbi-mortalidad se debe valorar el riesgo/beneficio y por supuesto haber realizado previamente ecografía abdominal. Mycoplasma. Las pruebas de medicina nuclear son las más controvertidas para su uso en esta entidad. pero los resultados están disponibles en pocas horas con la FDG-PET y en días con la gammagrafía con galio-67. Copia para uso personal. aunque esta última es de gran utilidad para el diagnóstico de neoplasias de estirpe hematológica e infiltración por procesos infecciosos o neoplasias sólidas. Salmonella. La biopsia ganglionar es sencilla y poco traumática. El precio de la FDG-PET es tres veces mayor que el de la gammagrafía con Ga-6743. muscular (si hay mialgias). con estudio anatomopatológico y microbiológico (cultivo para bacterias. se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato. de ambas arterias temporales y de varios centímetros de longitud. Se ha comparado el valor clínico de la gammagrafía con citrato de galio-67 con la FDG-PET (tomografía de emisión de protones). FIEBRE DE ORIGEN INCIERTO TABLA 6 Estudios complementarios en la FOI Exploraciones de primera línea Hemograma completo Bioquímica elemental incluyendo enzimas hepáticas. Esto se debe a la preferible cinética del trazador FDG comparado con el citrato de galio. La utilidad de la TAC en este proceso es tal que se hace en prácticamente todos los pacientes con FOI. Ambas pruebas son similares en cuanto a sensibilidad.es el 04/04/2010. En general. Burnetti. la tomografía transaxial con FDG (fluorino-18 2’-deoxi-2-fluoro-D-glucosa) realizada con DHCC (cámara de doble cabeza coincidente) es superior al SPET (tomografía con emisión de fotones simple) con citrato de galio-67 en la evaluación de pacientes con FOI. a la menor radiactividad para el enfermo y a la mejor resolución espacial del sistema DHCC comparado con el sistema SPET42. Virus de Epstein Barr (VEB) Radiografías de tórax Ecografía abdominal o TAC de abdomen Exploraciones de segunda línea Exploración ginecológica Exploración otorrinolaringológica Determinación de hormonas tiroideas y TSH Inmunoelectroforesis en suero y orina Enzima convertidora de angiotensina Anticuerpos anti-ADN. VIH: virus de la inmunodeficiencia humana. sobre todo cuando hay alteraciones de la bioquímica hepática.Documento descargado de http://www. útil incluso en pacientes neutropénicos. Otro aspecto importante a considerar es la realización de biopsias. Burgdorferi Hemocultivo con período de incubación prolongado Baciloscopias y cultivo de micobacterias en sangre y orina Estudio de parásitos y quistes en heces Radiografía de senos paranasales y articulaciones sacroilíacas. la gammagrafía con leucocitos marcados con Indio-111 es considerada el “estándar oro” de las técnicas de medicina nuclear en la detección de la inflamación e infección. TAC de abdomen y las técnicas comentadas de medicina nuclear según la disponibilidad técnica del medio44. a ser posible. Leptospira. pero se usa poco por la dificultad de la técnica y por su bajo valor predictivo positivo. Chlamydia. lactato deshidrogenasa (LDH) y proteína C reactiva Sedimento urinario y urocultivo Velocidad de sedimentación globular (VSG) Prueba de Mantoux Anticuerpos antinucleares (ANA) Factor reumatoideo Hemocultivos seriados (en tres tiempos) Determinación de anticuerpos anti VIH Serología de: Brucella. De hecho. Lúes. de más reciente incorporación es la gammagrafía con inmunoglobulinas marcadas con In-111 (InHIG). La biopsia pleural o pericárdica ayuda en la evaluación de la tuberculosis extrapulmonar con alteraciones detectadas en estas serosas. La biopsia hepática. nervio y músculo (si hay sospecha de vasculitis sistémica) FOI: fiebre de origen incierto. Entre estas técnicas. de abscesos o adenopatías. C. 3885 . de piel.medicineonline. Puede estar indicada en una evaluación más inicial en pacientes mayores de 55 años con elevación de la VSG. ósea. bilirrubina. Legionella y B. la TAC abdominal se recomienda como parte de la evaluación rutinaria de la FOI. micobacterias y hongos) de la misma Biopsia de cresta ilíaca. Se puede considerar en última instancia la realización de laparotomía exploradora.

El inicio de un tratamiento empírico no marca el final del estudio diagnóstico. management. Medicine (Baltimore) 1961. la instauración de tratamientos empíricos sólo debe hacerse en caso de deterioro rápido del paciente. Sheon RP. Peña JM. 20.117:455-69. 29. Martínez JM. Mazorra M. Lozano F. Rodríguez A.34:486-99.14:581-5. Fever of uncertain origin in patients infected with the human immunodeficiency virus. Vandenbroucke JP. et al. Prospective evaluation of fever of unknown origin in patients infected with the human immunodeficiency virus. Drug fever: mechanisms. 38. 31. Magnagni G. Kasper DL. 8. Andériz M. Riera M. 43. Med Clin (Barc) 1982. Blockmans D. 14. causar efectos tóxicos. Fever of unexplained origin: Report on 100 cases. Cunha BA. dar una falsa sensación de seguridad. Badía P.14:585-92. Picco G. Curr Clin Top Infect Dis 1999. Weinstein L. Bobbaers HJ. Murray HW.14:205-8. Drug fever. Current Clinical Topics in Infectious Diseases. Vanneste SB. 6.15:705-11. Harrison. Así. Fever of unknown origin –reexamined and redefined. Vázquez JJ. Behe M. Lombardi S. Sacristán JA. En general.85:539-43. Pasquau F.891-6. Meller J. Marik PE. Mezzadri S. Barbado FJ. Am J Med. Remember to consider it in diagnosis. Salas A. Corrocher R.31:148-51. Annal Intern Med 1987. et al. Petersdorf RG. Fever of unknown origin: prospective comparison of [18F]FDG imaging with a double-head coincidence camera and gallium-67 citrate SPET. van der Meer JW. Infect Dis Clin North Am 1996. 6:355-60. Supevía A. Br J Rheumatol 1996. Vittorio CC. Fever in the ICU.78:9-12. Arch Intern Med 1992. 15. En: Remington JS.35-51. LópezColomés JL. Hanson MA. Flaherty JP. 4. 20:872-5. 3886 2. Martínez MS. Arellano F. Madrid: Interamericana de España. 44. Clinical value of [18F]fluoro-deoxyglucose positron emission tomography for patients with fever of unknown origin. editor. The SGOT/SGPT ratio –an indicator of alcoholic liver disease. Homar F. debido a que pueden provocar confusión. Viciana P. aun antes de haberse obtenido el diagnóstico definitivo. Lancet 1999. Mackowiak PA.2928-34. por ejemplo. 17. Ann Ital Med Int 1999. Medicina Interna. maxims and misconceptions [Review]. Altenvoerde G. Ann Pharmacother. 14. 36. 33. Copia para uso personal. An Med Int 1997. 28. Late-onset drug fever associated with minocycline. 16. el pronóstico suele ser bueno. 12. Moldavi A. no se identifica la etiología de la FOD. A prospective study of 287 patients with polymialgia rheumatica and a temporal anteritis: Clinical and laboratory manifestations at onset of disease and at the time of diagnosis. Vaneneste LJ. Pérez M. Arch Intern Med 1995. Martínez E. Simon HB. Am J Med 1979. Knockaert DC. Fever of unknown orign. Daniels GH. Fever of obscure origin. 45. Clin Infect Dis 1997. Knockaert D. Mackowiak PA. Tuberculosis as a cause of recurrent fever of unknown origin. A prospective multicenter study of 167 patients with FUO. Pilato FP. 1992. Cunha BA. Gran JT. Espectro diagnóstico del síndrome general maligno. Medicine (Baltimore) 1993. Olivieri O.294(4):27586. mayor de 6 meses. Ortiz de Salazar A. Nuclear medicine’s role in infection and inflammation. Postgrad Med J 1992. Johnson DH. Dinarello CHA. p. Arnalich F.23:139-74. Arnow PM. Enferm Infecc Microbiol Clin 2000. Fiebre de origen desconocido en pacientes con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana. 13. Fever of unknown origin in adults. Mayo J. 23. et al. Díaz MD. 191-6. Vilar A. Cardiovasc Clin 1993. Suárez J. Bouza E. Fiebre de origen desconocido en Medicina Interna. Ramos JM.p. Moreno S. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 1996. 9. Estudio de 100 casos.10:111-27. 34. La capacidad de los glucocorticoides para enmascarar la fiebre y permitir al mismo tiempo la diseminación de la infección obliga a evitar su uso. Chest 2000. Drug fever. Carbonell.92:107. 106:728-33. en ancianos con fuerte sospecha clínica de arteritis temporal. Gimeno JL. Molavi A. Knocknaert DC. Corstens FH. Van der Meer JW. An Med Interna (Madrid) 1989. 5. En: Farreras. The Neherlands FUO Study Group. Infect Dis Clin North Am 1986. Endocarditis: Recognition. 7. Bobbaers HJ. Arch Intern Med 1996.54:379-96. LeMaistre CF.24: 835-8. Petersdorf RG. 18. Wilson JD.medicineonline. Allopurinol hypersensitivity syndrome: a review. Nuño J. Bobbaers H.24:291-302. De Caestecker J. la administración de tratamiento antituberculoso estaría indicada ante sospecha fundada de tuberculosis miliar. Am J Med 1963. Estudio crítico de la fiebre de origen desconocido. favorecer sobreinfecciones y en definitiva enmascarar el cuadro clínico y por tanto retrasar el diagnóstico definitivo. Madrid: Harcourt. 68:884-7. Hormonal hyperthermia: endocrinologic causes of fever. Muglia JJ. Álvarez C. Fever of unknown origin in patients with the human immunodefiiciency virus. Med Clin North Am 1970. 40. Haematologica 2000. Drug fever.72: 184-96. Fiebre de origen desconocido. 32. Clin Infect Dis 2000. 1998. 24. Fiebre de origen desconocido de etiología inusual y evolución fatal. basada en datos clínicos o epidemiológicos.66:257-63. Beeson PB. Lancet 1997. se puede ensayar tratamiento esteroideo: una respuesta brillante al mismo apoya el diagnóstico45. García-Ordóñez MA. 1987.155(21):2285-90.196: 4-8. 1993. Torre-Cisneros J. Diagnosis and treatment based on a series of sixty cases. Fever of unknown origin. J Infect 2000. Swartz MN. 1991. Vanneste LJ. Leyes M. Sepkowitz. por el contrario obliga al médico a efectuar una reevaluación completa suficientemente razonada y adecuada. Dig Dis Sci 1979. Clin Infect Dis 1995. Drug fever induced by heparin. Jauho A. y debido a la alta mortalidad. 3.10:85-91. Postgrad Med 1991. FUO and AIDS. 22.354: 765-70. Experiencia de autores españoles durante 20 años. Enfer Infecc Microbiol Clin 1996. Sistemic inflammatory pseudotumor. and prophylaxis. Martín JB. Miralles P.27:1617-25. Durack DT. Forni AL. Collazos J. Suárez E. Isselbacher KJ. KS. 39. Postgrad Med J. C. Altés J. Hirschmann JV. Cocca G. 21. Guerra E. se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.ª ed. El naproxeno ha sido empleado para diferenciar la fiebre asociada a neoplasias (que suele responder a este fármaco) de la debida a otros procesos. aunque su utilidad es discutible. a pesar de la molestia que pueda causar la fiebre al paciente.66:404-5. Arch Intern Med 1992. Fever in the elderly. Cosin J. editores. Anticonvulsant hypersensitivity syndrome.89:167-70. using fixed epidemiologic entry criteria. salvo que se haya descartado con seguridad el componente infeccioso y se considere una enfermedad inflamatoria debilitante. 30. Ena J. Clin Infect Dis 2001.35: 1161-8.40:1-30. La antibioterapia empírica (antibióticos de amplio espectro) no está indicada. Eur J Nucl Med 2000.ª Edición. Gorard DA. Estrada F. Polo J. Pyrexia of unknown origin: changing spectrum of diseases in two consecutive series. A critical appraisal of conventional concepts.18:484-5. Munzel U. 37. 11. Gelfand JA. si existe un deterioro general y rápido del paciente. Kaplan MA. . et al. Ramos R.350:575-80. De Kleijn EM. Rev Clin Esp 1996. Argüelles M. incluso con biopsia negativa. Bascuñana A. Maes A.152:21-2.19:1-15. Principios de Medicina Interna. 27. Miranda E. Cohen JA. et al. Persistent perplexing pyrexia: some comments on etiology and diagnosis.196:349-53. Fernández ML.156:618-23. Rev Clin Esp 1996. Norman DC. Saballs P. Morelli L. 19.41:269-72. 25. Fiebre de origen desconocido. Recurrent or episodic fever of unknown origin: review of 45 cases and survey of literature. Long-term follow-up of patients with undiagnosed fever of unknown origin. An update of the diagnostic spectrum. 42. Bobbaers HJ. Fever of unexplained origin: An old friend revisited. 10. ENFERMEDADES INFECCIOSAS (XII) Actitud terapéutica En general no se aconsejan los ensayos terapéuticos antes de establecer un diagnóstico etiológico. Street AC. Fever of unknown origin in the 1980s. 26. Gratz S. Fiebre de origen desconocido en pacientes con infección por el VIH. Maradona JA. Braunwald E. 35. Medicine (Baltimore) 1997. Así. 14.152:51-5. an unusual cause of fever of unknown origin micking a malignant lymphomatous process: case-report and review of the literature. 1990. Cuando tras una observación prolongada. Stroobants S. BIBLIOGRAFÍA 1. Fever of unknown origin (FUO) I. Knockaert DC. Aportación de nuestras casuísticas. Ortiz-Vázquez J. et al. Dujardin. En: Fauci A.Documento descargado de http://www. Salvadó JM.es el 04/04/2010. Van Ommen RA. Herrero F. Kikuchi’s disease: and uncommon cause of fever of unknown origin. por ejemplo. 41. Knobel H.76:392-400. Am J Med Sci. 2000:p. Boston: Blackwell.27:337-43. Myklebust G.