You are on page 1of 7

EL TRATAMIENTO DEL PAISAJE NATURAL

EN EL QUIJOTE*
Jaume Garau Amengual

En las líneas que siguen nos p r o p o n e m o s a b o r d a r el estudio de un aspecto de
la obra cervantina que, creemos, n o h a sido suficientemente tenido en cuenta
por la crítica: el tratamiento del paisaje natural en el Quijote. Muchas son las
aportaciones acerca de los itinerarios de don Quijote por tierras españolas.
Diversos también los trabajos de identificación de los lugares geográficos por
los que anduvo el Caballero de la Triste Figura. Menor ha sido, sin embargo,
y no sistematizado, el estudio de la función del paisaje natural en el contexto
de las diversas unidades narrativas de la gran novela.
1

Las notas que presentamos aquí aspiran a constituirse en u n a primera
aproximación a u n proyecto m a y o r que contempla el estudio del paisaje natural en las dos partes del Quijote, en el m a r c o del análisis de los distintos
espacios naturales, geográficos, climáticos, etc., que aparecen en la obra.
Para la realización de este análisis h e m o s procedido a u n a lectura atenta
del Quijote, inventariando todas aquellas referencias al paisaje natural que
* Quiero manifestar mi más sincero agradecimiento a mi colega D. José María Casasayas, que me
ha permitido, con generosidad, consultar su espléndida biblioteca cervantina, posibilitando con ello este
estudio.
1. Cfr. entre otras aportaciones: E: Agostini y R. Gallego, Itinerarios y parajes cervantinos, Ciudad
Real, 1936; Fermín Caballero, Pericia geográfica de M. de C, demostrada con la historia de don Quijote de
la Mancha, Biblioteca Universal, Madrid, 1918; P. Cavestany, La Mancha de don Quijote. Breviario del
patriota, Barcelona, 1940; A.F. Jaccaci, El camino de don Quijote. Por tierras de la Mancha, La Lectura,
Madrid, 1915; A. d'Halmar, La Mancha de don Quijote, Biblioteca América, Santiago de Chile, 1934; [J,
Martínez Ruiz] Azorín, La ruta de don Quijote, Biblioteca Nacional y Extranjera, Madrid, 1905; I. Olagüe,
«El paisaje manchego en tiempos de Cervantes», Anales Cervantinos, III (1953), 215-279. También puede
consultarse de Bickermann el capítulo X («Paisaje») de su libro, Don Quijote y Fausto, Casa Editorial
Araluce, Barcelona, 1932, pp. 384-388, y pese a que su autor limite su aportación a un compendio de
citas sin el más mínimo juicio crítico de las mismas, el libro de Manuel Socorro, El mar en la vida y las
obras de Cervantes, en particular «El paisaje», Goya-Ediciones, Santa Cruz de Tenerife, 1952, pp. 163-169.
Sobre el tratamiento específico del paisaje, véase de Rafael Ruiz López, sin interés por su falta de
enfoque crítico, «El paisaje en el Quijote», Helios, Buenos Aires, 1918, pp. 111-114. Recientemente, en el
Homenaje a Alberto Porqueras Mayo (Edición Reichenberger, Kassel, 1989) se publicó el sugerente artículo de Dominick Finello, «Landscapes in "Don Quijote"» (pp. 245-255), sobre el paisaje, en un sentido
amplio, en el Quijote de 1605. Quiero aprovechar esta nota para agradecer al Dr. Finello su amabilidad al
proporcionarme su interesante estudio pudiendo actualizar así esta nota bibliográfica.

ACTAS II - ASOCIACIÓN CERVANTISTAS. Jaume GARAU AMENGUAL. El tratamiento del pai...

67. 52.. diciendo que no tenían relación alguna con las aventuras de su héroe. 467-468. para este autor. 476. 4 Sin duda. 24. 14. 8.. pero la existente ¿cómo se trata?. op. a partir de ahí.. debemos asentir con el juicio del editor c u a n d o . Jaume GARAU AMENGUAL. I.aparecen en la novela para. 23. de la naturaleza como parte integrante de esta realidad. I. l i a . Los últimos números arábigos de la relación que sigue indican las páginas de la edición de Vicente Gaos que utilizamos. en el Quijote hallamos u n a escasa descripción paisajística. 67. 998-999). que se han divorciado en su cabeza de la creación. I. Pero hubieran sido descripciones frías. de la grandeza y la hermosura del Mundo criado.. 1987). 6 1 . 5.] se proponía divertir al lector con la agudeza y donaire de sus principales personajes más que con el dinamismo de una acción. 7 1 . 20. forjado en la lectura de los libros de caballería y que. I. 33. 385. Discrepa de este parecer Socorro. Otros críticos h a n señalado el escaso sentimiento de la naturaleza en la gran obra cervantina. 458-459. Tal c o m o nos dice en su Don Quijote y Fausto: 2 [. Las referencias al paisaje natural aparecen en el Quijote en veintiocho pasajes (Prólogo. 945. y ése constituye el rasgo principal de su fisonomía espiritual. como cabecera y colofón de un episodio. 8. 215. 502. I. 23. elaborar u n a tipología de textos que permita su análisis y valoración en el contexto narrativo de la obra. I. se halla alejado de la realidad y. p. 221. en general. Bickermann explica que el limitado tratamiento paisajístico está condicionado por la propia naturaleza del protagonista: u n héroe que vive en la fantasía de u n m u n d o ideal. 290. 11. como m e r o deco5 2. En principio. . II. 796. Estos veintiocho pasajes pueden dividirse en tres grupos en función de los tres propósitos que guían la p l u m a de Cervantes al referirse al paisaje: en p r i m e r lugar. p. 29. 50.] En una narración tan extensa cabían naturalmente descripciones de las auroras y ocasos. 15. 165.ASOCIACIÓN CERVANTISTAS. 271. 163-169. cit.] no abundaban las oportunidades para hablar del paisaje. II. [. pues don Quijote se apartó de la Naturaleza. 204.. 426-427. 48. 658. II. de singulares proyectos y fantasías. 20. 279-280. I. 951-952 y II. 4. I. Citamos p o r la edición de Vicente Gaos (Gredos. de montes y llanuras. la ausencia del paisaje en el Quijote se explica por el carácter discursivo de la novela. 30. 15. 140.. 27. 8. I. 232. 20. p. n. Así. I. pp.. de las que Cervantes habla desdeñosamente. 173. 10. I. 14. Don Quijote y Fausto. I.. Su cabeza está llena de lecturas de papel moderno. 541-542. II. ACTAS II . en consecuencia. II. 397. I. El tratamiento del pai. Madrid. ¿qué tipos de «paisajes» registramos en el Quijote? Intentaremos responder a estas cuestiones a continuación. 3 Según Ignacio Olagüe. del cielo y del mar. en nota a pie de página. I.. 4. I.. no se debe buscar en ella la continuidad y proporción de una descripción geográfica o de un viaje [. II. ya que. 381-383.. 861-863. I. 438. 3. «El paisaje manchego en tiempos de Cervantes». Esto ocurre. II. I. I. 919. 25. 100-101. señala el contraste que existe en el Quijote entre la rica descripción de lo h u m a n o y la p a r q u e d a d de detalles en la descripción del paisaje. 11. Cervantes. II. 938. I. al principio y finales de los capítulos. p o r tanto.

] [I. Los e l e m e n t o s q u e c o n f i g u r a n este d e c o r a d o a m b i e n t a l s o n los m í n i m o s y éstos suelen aparecer brevemente bosquejados. Así. c o m o de persona q u e se quejaba. L a e c o n o m í a d e e s t a s m e n c i o n e s s u e l e s e r la n o t a c a r a c t e r í s t i c a . 4. 204.. t a l y c o m o s u c e d e e n o c h o m o m e n t o s d e la n o v e l a . 4. n. 29. 100]. 4. I. 4 8 . 8. l e e m o s l o q u e s i g u e : 7 En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento q u e h a y en aquel c a m p o . g r a c i a s a la s e n c i l l e z d e s c r i p t i v a . I I . I. C e r vantes n o s indica q u e su h é r o e p a s a cerca d e u n b o s q u e m u y p o b l a d o .. y q u e e s t a c i t a e s s u f i c i e n t e . y apenas las h u b o oído.. V i c e n t e G a o s . y éste ú n i c a m e n t e s e s e ñ a l a m e d i a n t e el u s o d e la e x p r e s i ó n «la e s p e s u r a d e u n b o s q u e q u e allí e s t a b a » . 15. e n el a r r a n q u e d e l c a p í t u l o I.) 7. 861-863. 165. 8.ASOCIACIÓN CERVANTISTAS.1. 458-459. e n n o t a a p i e d e p á g i n a . 30. s e i m a g i n e el e s p a c i o q u e s e le s u g i e r e . 7 1 .r a d o a m b i e n t a l e n el q u e s e e n c u a d r a la a c c i ó n d e l o s p e r s o n a j e s . 5 de su edición. 24. p. u s o é s t e mayoritario en dieciséis lugares del texto. 438. e n d i e c i o c h o p a s a j e s (I. («El sentimiento de la naturaleza». 476. I I . reducidos a los términos q u e se j u z g a n e s e n c i a l e s p a r a s i t u a r l a a c c i ó n q u e s e c u e n t a . I I . 426-427. 166. 938. I. más que un medio de poner de relieve al hombre». c u a n d o d o n Q u i j o t e . p a r a q u e el l e c t o r . Así. c u a n d o le pareció q u e a su diestra m a n o . 23. 23. d e la espesura de u n bosque q u e allí estaba. 8. 919. V e á m o s l o : No h a b í a n a n d a d o m u c h o . 290.. y. d e s p u é s d e la p r i m e r a s a l i d a . e n el q u e s e c u e n t a la a v e n t u r a d e l o s m o l i n o s d e v i e n t o . la u t i l i z a c i ó n d e l a d e s c r i p c i ó n p a i s a j í s t i c a c o n u n a f u n c i o n a l i d a d d e c o n t r a s t e .] [I. 165]. 998-999). 33. e n a l g u n o s p a s a j e s d e l Quijote l a s i n d i c a c i o n e s r e l a t i v a s al l u g a r n o a p a r e c e n individualizadas. 6 L a u t i l i z a c i ó n d e l p a i s a j e c o m o u n m e r o d e c o r a d o a m b i e n t a l c o n el p r o p ó s i t o d e e n m a r c a r a l o s p e r s o n a j e s e n el c u a d r o e n el q u e d e s a r r o l l a r á n s u a c c i ó n e s l a q u e p r e s e n t a u n a m a y o r f r e c u e n c i a e n el Quijote. 6 1 . 945 y I I . I. Obras Completas. c o m o ilustrac i ó n y r e f u e r z o d e l a s i d e a s q u e el a u t o r m a n i f i e s t a e n la o b r a . I. a p u n t a la t é c n i c a i m p r e s i o n i s t a d e l a q u e s e s i r v e C e r v a n t e s p a r a e v o c a r n o s el p a i s a j e . 529. 1958. 20. P. E n s e g u n d o lugar. I. I. dijo a su escudero: [. s u b o r d i n a d a a l a c o n s e c u c i ó n d e l h u m o r y la i r o n í a .. Al i g u a l q u e o c u r r e c o n n o v e l a s d e c a b a l l e r í a s c l á s i c a s . 140. 658. p o r ú l t i m o . . y así c o m o d o n Quijote los vio. Barcelona. 1. en Por tierras de Portugal y España. 467-468.] es indudable que en el Quijote el paisaje no es. 67. e n v i r t u d d e la t é c n i c a d e l t r a z o b r e v e . Jaume GARAU AMENGUAL. d e l e s b o z o . T a l c o n v e n c i o n a l i d a d s e r e v e l a e n el t ó p i c o d e l locus 6. I I . c o m o el Amadts. sino q u e reflejan estereotipos c o n v e n c i o n a l e s q u e s e ñ a l a n su f u n c i ó n d e c o r a t i v a . Éste es el sentido que le atribuye Miguel de Unamuno al paisaje en el Quijote al escribir que «[. C e r v a n t e s f u n d a m e n t a l a r e p r e s e n t a c i ó n d e l e s p a c i o n a t u r a l e n la s u g e r e n c i a d e u n a t e n u e d e s c r i p ción. I. 10. V e m o s q u e el t r a t a m i e n t o d e l p a i s a j e n a t u r a l s e l i m i t a al u s o d e l s u s t a n t i v o « c a m p o » . ACTAS II . I. 100-101. 27. como en los cuadros de Velázquez. I... 50. e n el c a p í t u lo I. l a m á s f a m o s a d e l Quijote. q u e se explícita e n la m e n c i ó n d e u n o s p o c o s e l e m e n t o s n a t u r a l e s . e n t r e s p a s a j e s . salían u n a s voces delicadas. 397. 541-542. 8. c u a n d o dijo: [. I I . v u e l v e a c a s a .. El tratamiento del pai. I.

d u r a n t e el p a r l a m e n t o de Marcela. tópico del Renacimiento. las mascó y las mezcló con un poco de sal. en este p r i m e r grupo de textos que venimos c o m e n t a n d o . 27.. En el capítulo I. I. Debemos señalar que este breve pasaje contrasta con el paisaje que se describe en el discurso de la E d a d de Oro que le precede en el capítulo. Texto de bello corte virgiliano. El segundo tipo. pues.amoenus. Así ocurre en el pasaje que sigue y con el que Cervantes cierra el capítulo I. pues. pues. 541-542]. II). ACTAS II .. cit. y así fue la verdad [I. puede presentar tintes de realismo. 541-542). Pero el paisaje. y que suscitó la admiración de Díaz de Benjumea. se la vendó muy bien. 15. se da entre u n o y otro paisaje. 217). h u m a n i z a d a y al servicio del h o m b r e . el arroyo y el p r a d o (cfr. 27. 67. hallamos otro ejemplo de uso del paisaje como ilustración del r a z o n a m i e n t o del personaje. I. Uno imaginario. 951-952). . y aplicándoselas a la oreja. al n a r r a r la cura de la oreja de don Quijote por Sancho. dejando a los dos en una por donde corría un pequeño y manso arroyo. que observamos en el Quijote es aquel que cumple la función de ilustrar el razonamiento ideológico de los personajes. ante la representación de u n espacio literario recreado a partir de u n a convención. de mucho que por allí había. 20. fruto de la tradición cultural de la que se nutre Cervantes. como correlato natural de su sentir: 8. Así ocurre en el paisaje natural del conocido discurso de la E d a d de Oro al que a c a b a m o s de referirnos (I. 11. 221. Jaume GARAU AMENGUAL. 11. aquella majada que no se pinta. identificable p a r a un lector contemporáneo de la novela. fácilmente. 11. Estamos. por su relación con la realidad cotidiana de los protagonistas que explica el uso de las hojas del romero. p. El contraste. 232].ASOCIACIÓN CERVANTISTAS. aquellos árboles y zarzales que no se perfilan. op. y contrasta no sólo por su brevedad sino también por el realismo que transmite el texto. romero y otras flores silvestres: tal es la realidad con que se muestra aquel campo que no se describe. Como es sabido. La lectura de u n a breve cita creemos que puede ser ilustrativa al respecto: Entróse Sancho por aquellas quebradas de la sierra. en el discurso de la Edad de Oro asistimos a la presentación de u n a naturaleza amable y pródiga. «Parece que las páginas de este episodio trasminan de aromas de tomillo. 221). 297-280 y II. exquisito. asegurándole que no había menester otra medicina. 232. a quien hacían sombra agradable y fresca otras peñas y algunos árboles que por allí estaban [I. práctica frecuente en la época como medio de curación de las heridas. El tratamiento del pai. presente en tres pasajes (I. 290. n. caracterizado por la presencia de la fuente. Gaos. p o r la evocadora belleza que plasma Cervantes en él: 8 Y tomando algunas hojas de romero. y aquella madrugada y aurora que el lector se forja en su imaginación con sola una pincelada que ofrece el gran genio en estas páginas» (citado por V.. 11. considerado por los comentaristas como un dechado de prosa y en el que Cervantes trata u n tema que ya estaba presente en el Trato de Argel (jorn. y otro inserto en la realidad de la época. 14. suntuario. 397 y I. 14. I.

cit. Madrid. p. A la refeRío) se le contrapone u n paisaje los elementos característicos del . I. I. La anotación de V. 502. de parodia de la convención literaria. las claras aguas destos arroyos mis espejos. 951-952) se e n m a r c a en un contexto burlesco hacia la literatura pastoril. 10. de lo que él d e n o m i n a la polinomasia y polietimología de las palabras del Quijote} al hecho de que p o d e m o s apreciar u n mism o fragmento del texto «con la noción —son palabras de E. 11). n. 135-187. Michael Gerli— de que la percepción de u n a m i s m a escena o concepto podía variar según la selección y organización lingüísticas». al referirse brevemente al paisaje y burlarse de la convencionalidad del m u n d o pastoril: 9 El sosiego. implica. Madrid. en Cervantes. El último tipo de paisaje que nos queda por examinar es aquél en el que se opera u n efecto de contraste. 493). p. En el Quijote de 1615. 14. o por nuestro sentido de la equidad o por nuestra experiencia: hasta por nuestras convenciones» (Teoría de la expresión poética. su obra y su mundo. Gredos. de «ruptura del sistema». 67. a partir de la quiebra del tono y propósito de la convención. el lugar apacible. El tratamiento del pai. al servicio del h u m o r y la ironía del texto. Ya en el Prólogo de la obra la ironía cervantina se manifiesta. a u n q u e con u n a intencionalidad distinta. «Estilo.. Gredos. 14. en terminología de Carlos Bousoño. necesariamente. Jaume GARAU AMENGUAL. 1968. 8. vol. que asociemos este efecto al «perspectivismo lingüístico» característico de Cervantes.ASOCIACIÓN CERVANTISTAS. con los árboles y con las aguas comunico mis pensamientos y hermosura [I. 173. la serenidad de los cielos. 279-280]. Esta r u p t u r a cumple u n a función cómica. 1 12 9. 8-9».Yo nací libre. 215 y II. 15. establecida por nuestro instinto de conservación o por nuestra razón. perspectiva y realidad: Don Quijote.. I. 1981. la amenidad de los campos. 25. como ocurre en siete lugares de la obra (Prólogo. «"El perspectivismo lingüístico en el Quijote". en Lingüística e historia literaria.] [15]. También V. Madrid. Edi-6. p. el murmurar de las fuentes. ya que escribe que en él «parece ridiculizarse el artificioso mundo pastoril» (op.. la única cita que registramos de este uso (II. pastoril. I.. 15. . Cfr. utilizando p a r a ello m o d o s descriptivos ya presentes en el conocido discurso de la E d a d de Oro. 12.. Los árboles destas montañas son mi compañía. 381-382383. 629. pp. 1976 . 11. la quietud del espíritu son grande parte para que las musas más estériles se muestren fecundas y ofrezcan partos al mundo que le colmen de maravilla y de contento [. Tal efecto de contraste constituye. II. u n tanto ridiculizado con locus amoenus finalidad de contraste. 20. y que como ya h a n hecho otros críticos extendamos la amplitud de este concepto formulado por Leo Spitzer. Este fragmento del texto presenta u n a m e n t e si p e n s a m o s en la alusión a la cárcel rencia a la cárcel (la de Sevilla o Castro del bucólico. 10 El efecto de contraste. 20. u n a «ruptura del sistema» en tanto en cuanto se elabora u n a expectativa con la finalidad de quebrarla al poco t i e m p o . Gaos al pasaje tiene en cuenta la función ridiculizadora del mismo. Actas del I Congreso Internacional sobre Cervantes. 796). y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos. Gaos comenta el 6 ACTAS II . «"Sistema" significa aquí norma de relación entre dos términos. I. especialque precede al pasaje.

y no fueron parte para despertarle. que.. que le daban en el rostro. en el que las alusiones al paisaje le conectan con la realidad. cfr. . donde la referencia a las «florestas y despoblados» intensifica la actitud de don Quijote como personaje literario fruto y parodia del género caballeresco. puede iluminar estas reflexiones: En resolución. 193-194.] en su señora Dulcinea. I. En este pasaje existen únicamente tres referencias diseminadas al paisaje natural. entretenidos con las memorias de sus señoras. que. «Los estilos del Quijote». como tenía el estómago lleno. pensando en su señora Dulcinea. con las que se modula la prosa narrativa de buena parte de la novela. Toda aquella noche no durmió don Quijote. En este caso. si su amo n o lo llamara.. También el tono vertido por Cervantes en unas frases y en otras —don Quijote y Sancho— es distinto. III. propia del impresionismo del que se sirve Cervantes en sus descripciones paisajísticas. de un sueño se la llevó toda. con el plano de lo real y cotidiano. cuando los caballeros pasaban sin dormir muchas noches en las florestas y despoblados.El comentario a un breve fragmento de I. Jaume GARAU AMENGUAL. aquella noche la pasaron entre unos árboles. de un sueño se la llevó toda. y del uno dellos desgajó don Quijote un ramo seco que casi le podía servir de lanza. la mezcla de un propósito humorístico y poético se hallan extraordinariamente ensamblados en el fragmento. op. 8. los rayos del sol. cuando los caballeros pasaban sin dormir muchas noches en las florestas y despoblados entretenidos con las memorias de sus señoras». como tenía el estómago lleno. ctt. la venida del nuevo día saludaban [I. Las últimas frases de la cita revelan la altura poética que en ocasiones adquiere el estilo cervantino. 8.ASOCIACIÓN CERVANTISTAS.. por acomodarse a lo que había leído en sus libros. y le anima un propósito chusco que surge de la combinación de las dos situaciones descritas en el pasaje: en la actitud contemplativa y soñadora de don Quijote y en la despreocupada y práctica de Sancho. En la cita hay que observar que. Las tres persiguen el juego de contrastes entre la realidad de Sancho y el idealismo de don Quijote. propia de su talante. y no fueran parte para desper«perspectivismo lingüístico» que se da en el contraste entre los distintos parajes y los protagonistas del Quijote. que. pp. y puso en él el hierro que quitó de la que se le había quebrado. De ahí que el lector se deleite en la belleza de la prosopopeya utilizada y en la evocadora plasticidad de la frase.. fundamentalmente.. No la pasó ansí Sancho Panza. ni el canto de las aves.] no la pasó ansí Sancho Panza. por acomodarse a lo que había leído en sus libros. y no de agua de chicoria. los elementos naturales sirven a los dos planos básicos en torno a los que se vertebra el Quijote: el idealismo que vemos representado en el hidalgo. 20. t. y a Sancho. y no de agua de chicoria.. que se observa en la actitud soñadora de éste al pensar «[. De ahí que la noche en la que don Quijote veló pensando en su señora Dulcinea.. 173]. muchas y muy regocijadamente. ACTAS II . en contraposición a la alusión literaria de la referencia a don Quijote. El tratamiento del pai. [.

Es curioso observar la intencionalidad paródica que pueden presentar estos pasajes. Esta utilización del paisaje con u n a finalidad humorística. 13 13. que le daban en el rostro. en el que se presenta la salida del sol como elemento determinante del despertar. J. de Cossío. pues. 1952. y como h e m o s intentado m o s t r a r a lo largo de esta exposición. Madrid. 1-2. Espasa-Calpe. a 3 ACTAS II . de «la canalla»: Bermejazo Platero de las cumbres. 363. en este sentido. 215 y II. XIX y XXV). en tanto en cuanto en ellos es frecuente la imitación del lenguaje de los libros de caballerías y de la novela pastoril. En Francisco de Quevedo.ASOCIACIÓN CERVANTISTAS. la venida del nuevo día saludaban. w. en relación a la extensión del texto. será la que veremos. recuérdese.tarle. Poesía varia (edición de J. con u n a mayor presencia del paisaje en el Quijote de 1605 dado el predominio de los lugares campestres de la Primera Parte frente al espacio u r b a n o y palaciego de la Segunda. Jaume GARAU AMENGUAL. . II. pese al escaso tratamiento paisajístico que se da en el Quijote. A cuya luz se espulga la canalla. Crosby). 1985 . los rayos del sol. Vemos. p.M.. en su caso y en un contexto burlesco. circunscrita a la de los mitos clásicos. e n m a r c a d a en la descripción del m o m e n t o del alba. si su amo no lo llamara. Esta parodia. 796). caps. en las dos citas que registramos en el Quijote de 1615 (cfr. que. que muchas y muy regocijadamente. ni el canto de las aves. Madrid. es frecuente en el Barroco (cfr.O. 14. Fábulas mitológicas en España. éste plantea sugerentes posibilidades interpretativas que contribuyen a explicar la densa configuración de la m á s grande novela de todos los tiempos.. con u n uso exclusivo de este último motivo. El tratamiento del pai. Cátedra. el conocido soneto de Quevedo [«A Apolo siguiendo a Dafne»]. 20.