You are on page 1of 3

Cuidando la lampara del cuerpo

Cuidando la lámpara del cuerpo.
Mateo 6:22-23
Introducción.Nos presenta a la vista como la ventana del alma, por lo tanto de
acuerdo al estado de nuestra vista así será la información que
tengamos en nuestro corazón.
Una mañana una pareja se levanto con un proyecto a realizar, pero al
levantar las cortinas y observar el panorama llegaron a la conclusión
que el día estaba nublado y brisando, después de varias horas de
esperar se dieron cuenta que las personas caminaban con naturalidad
por las calles, es entonces que abren las ventanas y se dan cuenta que
el día era cálido sin sol lo nublado y brisando que ellos vieron eran que
los cristales de sus ventanas se encontraban sucias.
Muchas veces obtenemos una información desvirtuada de las cosas,
personas, eventos debido a nuestra mala visión, es por ello que Jesús
en el sermón del monte da a conocer la importancia de tener una buena
visión, ya que la vista era la lámpara del cuerpo.
La cantidad de luz que penetra en una habitación depende del estado
de la ventana por la que tiene que pasar. Así que, dice Jesús, la luz que
penetre en el corazón, alma y ser de una persona depende del estado
espiritual del ojo por el que ha de pasar, porque el ojo es la ventana del
cuerpo, es decir, de toda la persona.
¿POR QUE CUIDAR LA LÁMPARA DEL CUERPO?
Es fundamental ya que por ella tomamos decisiones,
Eva desobedeció a Dios porque lo que vio era bueno para los ojos (Gn.
3:6).
Lot se fue a vivir en Sodoma porque lo que vio era rentable (Gn. 13:10)
Los 10 espías no ingresaron a Canaán porque lo vieron en aquella tierra
los atemorizo (Núm. 13:27-28, 31-33)
Porque es la principal avenida de la tentación.
Mateo 5:27-30. Cuida tu vista y si es malo sácalo.
1 Juan 2:16.- los deseos de los ojos (apariencias, superficial)
David (2Sa_11:2) y Acán (Jos_7:21) cayeron por lo que vieron.
Vista es el sentido cuyo órgano terminal es el ojo, mediante el cual son
percibidos posición, forma y dimensión, color de los objetos, o recibidos
como estímulos a través del medio luminoso, procedentes de aquéllos
Si tu ojo fuera bueno, entonces todo tu cuerpo tendrá luz.
La lámpara del cuerpo es el ojo: así que, si tu ojo fuere bueno: sincero
“simple”, “claro”.
Ojo bueno describe la integridad, en el sentido de su total y exclusiva
obediencia a los mandamientos de Dios.
Un ojo bueno es alguien lleno de significado y propósito.
Si tu ojo fuera maligno, todo cuerpo estará en tinieblas.

Maligno:
“enfermo”
Que carece de la bondad que debe tener según su naturaleza o destino.
Que se opone a la razón o a la ley.
Tinieblas: Tenebroso, obscurecido, incertidumbre.
Así como el ojo enfermo, o un ojo que no mira derecho a su objeto, no
ve nada tal como es, así una mente y un corazón divididos entre el cielo
y la tierra, están entenebrecidos.
Cosas que deforman nuestra visión.El prejuicio.- Le impide formarse el juicio claro, razonable y lógico que
debe formarse todo ser humano. Le ciega igualmente a los Hechos y a
su significado.
Crear una información incorrecta de las cosas sin tener una verdadera
explicación de las cosas.
Los celos.- Muchos matrimonios y muchas amistades han naufragado
en el acantilado de los celos, que deforma incidentes perfectamente
inocentes haciéndolos aparecer como acciones culpables, así cegando la
visión a la verdad y a los Hechos.
La presunción La presunción afecta doblemente la visión humana,
porque nos hace incapaces de vernos a nosotros mismos como somos
en la realidad, e incapaces de ver a otros como realmente son.
Si una persona está convencida de su propia extraordinaria sabiduría,
nunca será capaz de darse cuenta de su propia necedad; y si es ciega a
todo lo que no sean sus propias virtudes, nunca será consciente de sus
propias faltas.
Siempre que se compare a sí misma con otras personas, saldrá
ganando en la comparación, y no perdiendo.
Será siempre incapaz de someterse a sí misma a juicio, e incapaz por
tanto de mejorarse a sí misma.
La luz en la que debiera verse a sí misma y a las demás personas será
oscuridad.
Resultados de un ojo maligno.
Nos hace imposible vivir con nosotros mismos. Si uno está siempre
envidiando el éxito de otros, y lamentando la felicidad de otros,
cerrándole el corazón a la necesidad de otros, llega a ser la más digna
de compasión de todas las criaturas: una persona rencorosa, resentida.
Le crece dentro una amargura y un resentimiento que le roba su propia
felicidad, la priva de su paz y le destruye toda satisfacción.
Nos hace imposible vivir con otras personas. Todos desprecian a una
persona de corazón miserable, nadie quiere vivir a alguien que tiene
una visión deformada de las cosas.
Nos hace imposible vivir con Dios. no puede haber ninguna relación
entre dos personas que dirigen sus vidas con principios diametralmente
opuestos. No puede haber ninguna relación entre el Dios que mira a las
cosas como son y una persona que se adelanta a las cosas.
Si la luz que hay en ti es tinieblas, como serán las mismas tinieblas.

Recomendaciones.Proverbios 4:25-27.
Tus ojos miren lo recto.
Mira las sendas de tus pies.
No te desvíes a derecha o izquierda.
Aparta tus pies del mal.