You are on page 1of 3

PROCESOS DE MANUFACTURA 2

09/09/2014

SECCION: R
ING. MILTON FUENTES

DONAL MICHELANGELO BRAN SIAN
2007-14989

SOLDADURA EN HIERRO FUNDIDO
El hierro fundido, el cual es conocido de forma común como hierro colado o como
fundición gris, se trata de uno de los materiales ferrosos más utilizados en la
ingeniería puesto que los edificios, las maquinarias, los transportes, y en un sinfín
de apartados más está presente de manera muy activa, porque se trata de un
material de costes reducidos si son comparados con otros y muy resistente al tiempo
puesto que su estructura puede durar varias décadas sin desgastarse o
estropearse, pero a la vez que es duradero y barato posee ciertos inconvenientes
puesto que presenta una rotura fácil (al ser fabricado o ante un estímulo
considerable como puede ser un golpe fuerte), por lo que tampoco es dúctil.
Ante esto es común su rotura o desperfecto en objetos o construcciones por lo que
deben ser arreglados.
EQUIPO PARA SOLDADURA:


Material aislante término.
Bronce especial para soldaduras
Soldador

PROCESO:
1. Se debe usar una soldadura de bronce, la cual es especial para el hierro
colado y hay que realizarle ranuras a la parte que se ha roto o grieteado para
que penetre bien la soldadura y quede totalmente fija y no se vuelva a
desprender. Los electrodos son los encargados de realizarla.
2. Hay que calentar la pieza entera en cuestión y no solo en el punto exacto
donde se va a proceder a soldar porque si se realizase de esta forma la pieza
se agrietaría por la dilatación al ser poco dúctil por el mismo punto donde lo
estaba ya o por otras zonas tanto cercanas como alejadas por lo que sería
totalmente contraproducente.

3. También deben prestar especial interés y dedicación en la limpieza del
mismo puesto que se trata de un material muy poroso y los aceites, pinturas,
barnices y en general cualquier tipo de sustancia (en especial en estado
líquido) se puede filtrar y quedarse en los poros produciendo un resultado
contraproducente porque durante la soldadura es muy posible que salgan al
exterior creando burbujas que hacen que la soldadura no quede
perfectamente uniforme.
4. Para soldar lo mejor es usar cordones de bronce de la longitud y grosor que
requiera la grieta o fisura y siempre aplicarlos primero dentro de la grieta y a
continuación al exterior para que quede perfectamente sellada. Si la pieza
dañada posee una forma compleja lo más recomendable es aplicar cordones
intermitentes y salteados partiendo del centro de la grieta hacia los extremos
de la misma.
5. Al tratarse de un material con baja resistencia a la tensión y su naturaleza
quebradiza, se fractura con relativa facilidad durante el enfriamiento y
contracción de la soldadura por lo que es recomendable que tras terminar la
soldadura se le procese un tiempo calor o se le recubra de algún tipo de
material aislante para que el enfriamiento no sea tan brusco y no dé lugar a
nuevas grietas o fisuras.
RECOMENDACIONES PARA SOLDADURA DE HIERRO FUNDIDO:
Las reparaciones en fundición de hierro gris o hierro maleable son trabajos
comúnmente encontrados en la práctica diaria y considerada entre los más difíciles.
Cuando se suelda hierro fundido hay una capa dura y frágil adyacente a la
soldadura.
Esta capa consiste en hierro endurecido superficialmente como resultado del rápido
enfriamiento desde una alta temperatura. Si el metal de aporte es acero, este
absorberá considerable cantidad de carbono de la fundición, convirtiéndose en un
acero de alto contenido de carbono. El resultado de esta área endurecida es que
sea imposible trabajar a máquina la soldadura. Además cuando se usan electrodos
con núcleo de acero, la diferencia de contradicciones entre el metal fundido
depositado y la fundición, generalmente es causa de fisuración.
Para obtener los mejores resultados es esencial que la junta haya sido
adecuadamente preparada. Deben removerse o limpiarse todas las materias
extrañas, tales como óxido, grasa y aceites. Especialmente las partes que se han
impregnado de aceite, agua u otros agentes pueden requerir un precalentamiento a
una temperatura suficientemente alta (600 a 700°F) para evaporar los
contaminantes antes de la soldadura.

Las juntas deben ser preparadas y biseladas por medios mecánicos como
esmeriles, discos o limas o con chaflanarco. En este último caso la pieza debe
precalentarse a la temperatura a la cual se va a soldar la pieza antes de hacer el
bisel.
El biselado se recomienda aún para secciones delgadas, manteniéndolo siempre al
mínimo práctico para evitar los esfuerzos residuales provenientes de la contracción.
Como regla general el ángulo total del bisel debe ser aproximadamente 90° para
secciones de 6 mm de espesor o menos, y de 60° 90° para secciones de mayor
espesor.
Es aconsejable también, para disminuir los esfuerzos térmicos, usar electrodos de
diámetro pequeño y utilizar siempre amperajes bajos. Además, el precalentamiento
es necesario cuando no se conoce la composición química de la pieza. La soldadura
debe depositarse en cordones cortos, lineales, de dos o tres pulgadas de longitud,
mejor que en cordones oscilados.
En la soldadura del hierro fundido es muy importante evitar el calor localizado,
causante en la mayoría de los casos de grietas en el metal base y en la soldadura.
Esto se logra haciendo soldaduras intermitentes, permitiendo que el calor se
distribuya dentro de la fundición antes de depositar el próximo cordón.

RECOMENDACIONES PARA SU APLICACIÓN (electrodo Ni)

Puede utilizarse con corriente directa en cualquier polaridad y con corriente
alterna.

Hacer soldaduras cortas de no más de 5 a 8 cm de longitud y alternar los
cordones.

Es aconsejable depositar cordones angostos en vez de anchos. Martillar el
cordón inmediatamente después de apagar el arco, ayuda a eliminar los
esfuerzos de

Contracción de la soldadura y la zona afectada por el calor. En piezas difíciles
de soldar se debe siempre precalentar. Cuando se sueldan piezas de
fundición, debe evitarse los cambios bruscos de temperatura, aislando la
pieza de corrientes de aire.

Al terminar o interrumpir las aplicaciones de soldadura, introducir la pieza en
cal o arena seca para producir un enfriamiento lento y homogéneo.