You are on page 1of 22

Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora

Guatemala, Guatemala, C. A.

Los diez mandamientos, mandamientos 4 y 51 (Guía)
(Introducción mandamientos + Mandamientos 4 y 5 -Parte 1 de mandamientos
para el prójimo-)
(Guía De Charla para el Catequista)

El catequista debe tener presente los objetivos de la charla y cumplirlos, mientras planifica y
da la charla.

(*) Orden general de la charla

(0) Repaso breve de semana anterior o bloque dado, comentarios tarea vivencial.

(1) Partir de la vida (Evoco opcional)

(2) Tema (se usa “Partir de la vida”)
(3) Subtema (se usa “Partir de la vida”)

(4) Reflexiono (Puede ir después de cada subtema y debe ir al final de la charla - antes del
taller)

(5) Taller

(6) Reflexiono (Reflexión de taller y reflexión final)

Nota2: Durante la charla de deben incluir la citas de “ilumina con la palabra” y se puede
complementar con la frases sugeridas a utilizar. Es obligatorio que el charlista lea y se auxilie
del YOUCAT.

1 Inicio bloque cuatro, receta de la felicidad (Vida de Fe). Hacerlo notar.
2YOUCAT #348-351, #367-399 y #420-421
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

(1) Objetivo General
Que el joven reconozca que los mandamientos son una receta de cómo ser feliz, que son la
guía de todo cristiano. Que reconozca que son una guía para la vida plena de todos los
sacramentos. Infundir el respeto y lealtad hacia los padres y hacia las personas que brindan las
oportunidades de cada día. Promover la defensa a la vida y la verdad como deber primordial de
todo cristiano. Entender el porqué de cada afirmación de este documento.

Objetivos específicos
1. Experiencia de vida. Que el catequista sea capaz de trasmitir su experiencia de vida
en cómo aplicar como forma de vida todos los mandamientos.
2. Experiencia de fe: Que el catequista transmita lo con su experiencia lo importante que
es el mandamiento de honrar a padre y madre y el de no mataras. Así mismo que logre
transmitir como se relacionan con los sacramentos y el porqué de cada afirmación
dentro del mandamiento presentado.

Cognoscitivo
Que comprendan la importancia de estos dos mandamientos en la vida diaria. Que lleguen a
valorar a sus padres y Dios y todo lo que ellos nos dan. Que defiendan la vida y la valoren en
su diario vivir.

Afectivo
Que no tomen los mandamientos presentados como una obligación, si no como una forma de
vida para ser felices y una forma de respeto y amor hacia Dios.

Psicomotriz
Que los confirmandos quieran tomar estos mandamientos dentro su diario vivir, esta forma de
vida y pensamiento.

(2) Iluminar con la palabra

Citas Bíblicas

o Los diez mandamientos
Deuteronomio 4, 39-40 / Ex 20, 2-17 / Deuteronomio 5, 6-21 / Mateo 5, 14-16 /
Mateo 22, 36-40 / 1 Pedro 1, 15-16 / Colosenses 3, 18-23 /

o Cuarto mandamiento, Honraras a padre y madre:
Deuteronomio 5, 16 / Éxodo 20, 12 / Lucas 2, 51/ Eclesiástico 7, 27-28 /

o Quinto mandamiento, Si a la vida:
Deuteronomio 5, 17 / Éxodo 20, 13 / Génesis 4, 1-15 / Génesis 9, 5-6 / Juan 14, 6 /
Mateo 5, 21-22 / Mateo 18, 5 / 1 Corintios 6,19 / Mateo 5, 43-44 /
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

Frases

“Los diez mandamientos no son una imposición arbitraria de un Señor tirano. [...] Hoy, como
siempre, son el único futuro de la familia humana. Salvan al hombre de la fuerza destructora del
egoísmo, del odio y de la mentira. Señalan todos los falsos dioses que lo esclavizan: el amor a
sí mismo que excluye a Dios, el afán de poder y de placer que altera el orden de la justicia y
degrada nuestra dignidad humana y la de nuestro prójimo”. (San Juan Pablo II)

“La vida de los padres es el libro que leen los hijos”. (San Agustín)

“La tuberculosis y el cáncer no son las enfermedades más graves. Yo creo que no ser querido y
no ser amado es una enfermedad más grave aún”. (Beata Teresa de Calcuta)

“Sólo la roca del amor total e irrevocable entre el hombre y la mujer es capaz de ser el
fundamento para la construcción de una sociedad que se convierta en una casa para todos los
hombres”. (Benedicto XVI)

“Una familia que ora unida, permanece unida”. (Beata Teresa de Calcuta)

“Los más jóvenes deben honrara los mayores, los mayores deben amara los más jóvenes. (San
Benito de Nursia)

“Si la familia está bien, el Estado estará bien; si el Estado está bien, la gran comunidad de los
hombres vivirá en paz”. (Lü BuWe –ca, filósofo chino)

“En esto consiste La felicidad que dan los niños, en que con cada uno de ellos las cosas son
creadas de nuevo y el universo es otra vez puesto a prueba”. (G. K. Chesterton, escritor inglés)

“Dos cosas deben recibir los niños de sus padres: raíces y alas”. (Johann Wolfgang Von
Goethe, poeta alemán)

“Los hombres no deben morir por mano de otro hombre, sino tomados de la mano de otro
hombre”. (Horstkϋhler)

“Si un ser humano ya no está seguro en el seno de su madre, ¿dónde podrá entonces estar
seguro en este mundo?”. (Phil Bosmans)

“Los cristianos se casan como todos y tienen hijos, pero no los abandona”. (Epístola a
Diogneto)

“Todo lo que hay que saber acerca del aborto está en el quinto mandamiento”. (Cardenal
Christoph Schόnborn)
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

“Dios, danos valor para proteger toda vida no nacida. Porque el hijo es el mayor regalo de Dios
para la familia, para un pueblo y para el mundo”. (Beata Teresa de Calcuta)

“La minusvalía previsible de un niño no puede ser un motivo para interrumpir un embarazo [...]
porque también la vida con minusvalías es igualmente valiosa y afirmada por Dios y porque en
esta tierra nunca puede nadie tener garantía de una vida sin limitaciones corporales,
espirituales o intelectuales”. (Benedicto XVI)

“Si te amas a ti mismo, entonces amas a todas las personas como a t i mismo. Mientras ames a
una única persona menos que a ti mismo, no te has tomado aun verdaderamente cariño a t i
mismo”. (Maestro Eckhart)

“Con frecuencia los cristianos han negado el Evangelio y han cedido a la lógica de la violencia.
Han atentado contra los derechos de tribus y pueblos, han despreciado sus culturas y
tradiciones. Señor, ¡muéstranos tu paciencia y tu misericordia y perdónanos!”. (San Juan Pablo
II, Petición de perdón de la Iglesia en el año 2000)

(3) Partir de la Vida
(Experiencia de vida, ejemplo para tema/subtema. debe ser un ejemplo o varios aplicados a la
vida cotidiana) Esta parte se usa antes, durante o después del tema o subtema dado.

Experiencias de vida en dos sentidos:
Experiencia de vida (reflexión de una experiencia cotidiana, común o que la dinámica
sea realizable y coherente con la charla.)
Experiencia de Fe (No “ayuda a reflexionar”, ni “es un aporte”, sino que la cita bíblica
es el punto de partida de la reflexión, es decir “ilumina con la palabra”)
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

Evoco
Alguna experiencia de vida (Propia o de alguien más que quieran compartir) que él/los
catequistas a cargo de la charla. Dicha experiencia para mostrar con un ejemplo concreto con
respecto al tema/subtema que se esté presentando. Siempre deben haber experiencias (por
muy sencillas que sean) que vayan con la charla dada.

Desde pequeños, el capricho de decir si y no se va haciendo una responsabilidad y va tomando
valores distintos. Como vamos avanzando en la vida el sí va pesando más, al igual que el no y
es tan importante uno como el otro. Son las consecuencias de la libertad que Dios no s da,
queda muy en nosotros el decidir usarla para bien o para mal.
”Yo soy el camino” dice Jesús. Y el camino de los cristianos está hecho de renuncia y de cruz;
de olvido de sí mismo y de entrega a los demás. Del sí al servicio y a la entrega generosa y del
no al egoísmo.

Palabras de Juan Pablo II: “Sí, el marido no busca únicamente sus intereses, sino también los
de su mujer, y ésta los de su marido; los padres buscan los intereses de sus hijos, y éstos a su
vez buscan los intereses de sus padres. La familia es la única comunidad en la que todo
hombre “Es amado por sí mismo”, por lo que es y no por lo que tiene. La norma fundamental de
la comunidad conyugal no es la de la propia utilidad y del propio placer. El otro no es querido
por la utilidad o placer que puede procurar: es querido en sí mismo y por sí mismo. La norma
fundamental es, pues, la norma personalística; toda persona (el marido, la mujer, los hijos, los
padres) es afirmada en su dignidad en cuanto tal, es querida por sí misma.”

Provocó
¿Qué es más fácil decir? ¿Sí o no?, ¿Es malo vivir bajo mandatos?, ¿Perdemos nuestra
libertad viviendo como Jesús?, ¿Qué nos impide vivir el sí que decimos? ¿Qué cosas
deterioran el diálogo padres-hijos? ¿Cuánto cuesta acordarse de las personas a quienes hay
que agradecer? ¿A quién de verdad debemos nuestras oportunidades? ¿Quién es que nos
deja ser tal y como somos? ¿Por qué odiar es tan grave como matar? ¿Cómo podemos
defender nuestra vida y ayudar a que otros lo hagan? ¿Hemos hecho lo que debíamos como
hijos, con nuestros padres? ¿Hemos hecho lo que debíamos como hijos, con nuestros padres?
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

(4) Contenido

Estructura de Contenido
Los puntos clave a tratar dentro de cada charla.

● Introducción a los diez mandamientos
o ¿Que son, cuales son y para qué son?
● El cuarto mandamiento, honraras a padre y madre
o ¿Qué es y que abarca el cuarto mandamiento?
o Los padre y la familia
o Los hijos
● El quinto mandamiento, no mataras (si a la vida)
o ¿Qué es y que abarca el quinto mandamiento?
o Integridad física
o Integridad psíquica
o Preguntas importantes del quinto mandamiento
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

Desarrollo del Contenido

Con esta charla se inicia el bloque “Receta de la felicidad, vida de fe” (Mandamientos y la
Oración), es importante hacerlo notar.

A. Los diez mandamientos, receta de la felicidad

Ser cristiano es algo más que una vida correcta que se atiene a mandamientos. Ser cristiano es
una relación viva con Jesús. Un cristiano se vincula íntima y personal mente con su Señor y
se pone con él en camino hacia la vida eterna.

«Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?» (Mt 19,17)

«Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos» (Mt 19,17); y añade después:
«Y luego ven y sígueme» (Mt 19,21).

Ser cristiano es haber asumido desde el Bautismo un nuevo estilo de vida; es una manera de
vivir distinta a muchas otras. Somos seres sociales y religiosos.

El auténtico discípulo de Jesús vive en el mundo, pero no sigue los caminos del mundo, sigue
los de Dios.

Ser cristianos implica exigencia. Hemos recibido el mensaje del amor como mandato único y
fundamental, y el amor es exigente. Lo que sucede es que a menudo nos resulta más fácil
hacer el mal que el bien. Mucha gente busca las cosas fáciles y las “difíciles” quedan para
unos pocos.

Los cristianos, como representantes y portadores de Cristo en nuestras vidas, somos
reconocidos por nuestras acciones.

Una persona, en su completa libertad, es entonces, responsable desde su conciencia (entre
esa persona y Dios).

Cuando una persona no responde a un mensaje, ya respondió “no”. Por eso, cuando Dios nos
llama y no respondemos, nuestra conciencia queda tan inquieta como cuando respondimos
“no”. Estas acciones, en donde dejamos de hacer el bien que podamos hacer, son los
denominados pecados de omisión.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

El camino del Reino, del seguimiento a Jesús, tiene sus exigencias. Esto es porque el cristiano
debe ser el primer valiente en vivir en base a la palabra y poder denunciar el mal, el pecado y
la injusticia. Pero ante todo se debe comprender que esta exigencia es para que seamos
felices, es “una receta para ser felices”.
El Decálogo3 contiene una expresión privilegiada de la ley natural. Lo conocemos por la
revelación divina y por la razón humana.

La forma que tienen aquí los diez mandamientos no coincide literalmente con la que aparece
en la Sagrada Escritura; el texto se refiere más bien a dos fuentes bíblicas: Éx 20, 2-17 y Dt
5,6-21. Ya desde antiguo se han juntado ambas fuentes de forma didáctica y se han ofrecido a
los fieles los diez mandamientos en La forma presente de la tradición catequética.

Los diez mandamientos son:

1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.
2. No tomarás el nombre de Dios en vano.
3. Santificarás las fiestas.
4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
5. No matarás.
6. No cometerás actos impuros.
7. No robarás.
8. No dirás falso testimonio ni mentirás.
9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.}
10. No codiciarás los bienes ajenos.

Los diez mandamientos constituyen una unidad. Cada mandamiento remite a los demás. No
se puede quitar arbitrariamente ningún mandamiento.

3
(«diez palabras», del griego deka = diez, y logos = palabra). Los diez mandamientos son el resumen
central de las reglas fundamentales del comportamiento humano en el Antiguo Testamento. Tanto judíos
como cristianos se orientan según este texto fundamental.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

Lo peculiar de los diez mandamientos consiste en que en ellos se abarca toda la vida del
hombre. Pues los hombres nos relacionamos a la vez con Dios y con nuestro prójimo, por lo
que los podemos dividir así:

 Mandamientos para Dios: Mandamientos 1, 2 y 3 (“Amaras al Señor tu Dios con todo
tu corazón y toda tu alma”) -
 Mandamientos para el prójimo: Mandamientos 4 al 10 (“Ama a tu prójimo como a ti
mismo”).

Los diez mandamientos son presentados en esté itinerario en tres partes (En cuatro charlas):

o Mandamientos 1, 2 y 3; los mandamientos de Dios.
o Mandamientos 4, 5, 7 y 8; los mandamientos para el prójimo.
o Mandamientos 10, 6 y 9; los mandamientos para tener limpio el corazón4.

Se dan los mandamientos para Dios (1, 2 y 3) de último en este bloque para que aprecien más
su importancia y estén más comprometidos al recibirlos en el proceso y cerrar con los primeros
más importantes del decálogo.

4 Mantener limpio el corazón para ser felices con Dios, con uno mismo y con nuestro prójimo.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

B. Cuarto mandamiento, honraras a tu padre y a tu madre

El cuarto mandamiento se refiere en primer lugar a los padres, pero también a las personas a
quienes debemos nuestro bienestar, nuestra seguridad y nuestra fe.

Lo que debemos en primer lugar a nuestros padres, es decir, amor, agradecimiento y respeto,
tiene que regular también nuestra relación con las personas que nos dirigen y están a nuestro
servicio.

Hay muchas personas que representan para nosotros una autoridad natural y buena, otorgada
por Dios: padres adoptivos o de acogida, parientes mayores y antepasados, educadores,
maestros, empleadores, superiores. A ellos debemos honrarlos justamente en el cuarto
mandamiento.

Los hijos no pertenecen a sus padres ni los padres a sus hijos. Toda persona pertenece
directamente a Dios. Sólo con Dios existe un vínculo absoluto y perpetuo. Así se comprende la
palabra de Jesús a quienes son llamados:

«El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su
hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí» (Mt 10,37).

Por ello los padres deben poner a sus hijos en manos de Dios, llenos de confianza, cuando el
Señor los llame a una vida de entrega en una comunidad religiosa o como presbíteros. Los
padres deben respetar y favorecer la vocación de sus hijos. Han de recordar y enseñar que la
vocación primera del cristiano es la de seguir a Jesús.

Este mandamiento nos indica incluso, en un sentido más amplio, nuestras obligaciones
ciudadanas frente al Estado. El ciudadano está obligado en conciencia a no seguir las
prescripciones de las autoridades civiles cuando son contrarias a las exigencias del orden
moral. “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hch 5, 29).

Este mandamiento no es obligante solamente para los hijos; a todos por igual Dios nos pide
contribuir para que haya auténticas familias, en las que sea posible el desarrollo integral de
cada uno de sus miembros.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

 Los padres y la familia5

Educar a los hijos es uno de los fines fundamentales del matrimonio; por lo tanto, es una
responsabilidad ineludible de los padres. Se trata de la formación humana, de manera que los
hijos puedan prepararse como personas de bien para la sociedad.

En un marco de paternidad responsable, no puede faltar el acompañamiento a cada uno de
los hijos en los momentos importantes de su desarrollo y crecimiento; así como en los
momentos difíciles, para apoyarlos, como en los de éxito, para estimularlos.

Los padres, entonces, están encargados de velar los hábitos alimentarios, los hábitos de
higiene, la salud preventiva, el estudio, la educación en la sexualidad y la formación espiritual.
Tienen el deber de atender, en la medida de lo posible, las necesidades materiales y
espirituales de sus hijos.

Un hombre y una mujer unidos en matrimonio forman con sus hijos una familia. Dios quiere que
del amor de los padres, en la medida de lo posible, procedan los hijos. Los hijos, que están
confiados a la protección y cuidado de sus padres, tienen la misma dignidad que sus padres.

La familia educadora lo es de todas las personas que la conforman. Para ello, es
indispensable el ambiente de armonía, de diálogo, de ayuda recíproca, de comprensión, de
aceptación de los errores de los otros y de corrección mutua.

La familia es la primera célula de la sociedad y también es la primera expresión de la Iglesia6.
Por esta razón, sea que vivamos en una gran ciudad o en un barrio pequeño, en torno a
nosotros hay otras familias que esperan nuestra ayuda, ejemplo, fortaleza y amistad.

La familia es como el templo donde se venera y se ofrece el don de la vida:

o La vida que comienza, en la ternura de los niños.
o La vida que cambia, en el dinamismo de los jóvenes.
o La vida que se da, en la madurez de los adultos.
o La vida que está por alcanzar su verdadera meta, en la sabiduría y experiencia de los
ancianos.

Los hijos son don de Dios y no propiedad de los padres. Antes de ser hijos de sus padres, son
hijos de Dios. La obligación más noble de los padres es regalar a sus hijos la Buena Nueva y
transmitirles la fe cristiana.

5 Revisar los numerales del YOUCAT con respecto a la familia.
6 Recordar la iglesia domestica del matrimonio, charla de los sacramentos de servicio.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

La familia, como dice la Iglesia, es una Iglesia en pequeño, una «iglesia doméstica», cuya
irradiación debe invitar a otros a la comunión de la fe, la esperanza y la caridad.

Una familia cristiana debe ser una Iglesia en pequeño. Todos los miembros cristianos de una
familia están invitados a fortalecerse mutuamente en la fe y a aventajarse unos a otros en el
celo por Dios. Deben rezar unos por otros y conjuntamente y realizar en común obras de amor
al prójimo.

 Los hijos

El amor de los hijos hacia sus padres incluye el respeto y la obediencia, el diálogo sincero y
la búsqueda de consenso en las decisiones importantes de la vida de familia.

Un hijo respeta y honra a sus padres manifestándoles amor y agradecimiento.

De la misma manera, los hijos adquieren cada vez con mayor responsabilidad, deberes
sagrados que deben cumplir para con sus padres. Estos deberes se acrecientan cuando los
que nos trajeron a la vida, van siendo mayores.

Recordando:
Jesús no vivió solo, Él tuvo a su sagrada familia. Y si Él vive en ti, vive en tu familia.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

C. Quinto mandamiento, no mataras (Si a la vida)

La vida es un regalo de Dios; por eso mismo merece ser altamente apreciada.

Toda vida humana, desde el momento de la concepción hasta la muerte, es sagrada, pues la
persona humana ha sido amada por sí misma a imagen y semejanza del Dios vivo y santo.

La vida es un don, un talento, un regalo que Dios nos da, por tanto no es una propiedad y
debemos rendir cuenta de ella (es un regalo somos un pedacito de Dios).

Sólo Dios es señor de la vida y de la muerte. Excepto en caso de legítima defensa o de
auxilio necesario nadie puede matar a una persona.

Atentar contra la vida es un crimen ante Dios. La vida humana es sagrada, es decir,
pertenece a Dios, es su propiedad. Incluso nuestra propia vida únicamente nos está
confiada.

Dios mismo nos ha dado La vida; sólo él puede tomarla de nuevo. En el libro del Éxodo se dice
literalmente: «No matarás» (Éx 20,13).

El mandamiento de no matar no significa solamente abstenerse de matar, sino también
empeñarse en el cuidado y respeto de la vida humana desde sus inicios.

Este mandamiento nos recuerda constantemente el valor de la vida en general y el respeto
profundo que merece la vida de cada persona, cualquiera que sea su estado, condición o raza,
ya que todos hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios.

Jesús en su mensaje ha proclamado que Él mismo ha sido enviado por el Padre para darnos
vida en abundancia. En efecto, sus milagros están dirigidos a restaurar la vida tantas veces
lastimada. Sus milagros y acciones son signos también de una Vida superior que ha venido a
traernos.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

 Integridad física

Hoy se infringe a menudo la prohibición de matar por motivos aparentemente humanos. Pero ni
la eutanasia ni el aborto son soluciones humanas. Por eso la postura de la Iglesia ante estas
cuestiones es de una claridad meridiana.

Algunos delitos que constituyen una gravísima ofensa al Dios de la vida son, por lo tanto
prohibidas:

1. Están prohibidos el asesinato y la cooperación en el mismo. En el homicidio, tanto el
autor material como el intelectual son gravemente responsables ante Dios y la ley.
También aquellas muertes violentas en las carreteras, causadas por imprudencia,
alcohol y drogas entre otras, es tomadas como homicidio. Está prohibido el asesinato en
la guerra.

2. El aborto: interrumpir intencionalmente la vida de un ser indefenso por nacer, es una
falta a un derecho inviolable. Está prohibido el aborto de un ser humano desde su
concepción. Todo aquel que procure un aborto, ejecutándolo directamente o prestando
su colaboración necesaria, si el aborto se produce, está automáticamente excomulgado.

3. Está prohibida la eutanasia, es decir, poner fin a la vida de personas disminuidas,
enfermas o moribundas. La Iglesia cree firmemente que la vida humana, aunque débil y
enferma, es siempre un don espléndido del Dios de la bondad. Por lo tanto, cuando la
muerte sea inminente, hay que favorecer todos aquellos tratamientos ordinarios que
ayuden a una mejor calidad de vida del paciente.

4. El suicidio, Es privarse a sí mismo de la vida. Están prohibidos el suicidio, la
automutilación y la autodestrucción. Cuando se suicida una persona mentalmente
enferma, su responsabilidad está no pocas veces disminuida y con mucha frecuencia
totalmente anulada.

5. Esterilización: ya sea temporal o perpetua. Además de ser un caso de mutilación
(atentado al propio cuerpo) es, junto con los métodos abortivos, preservativos,
anticonceptivos, un atentado contra la vida de los demás (ver también #420-421 del
YOUCAT). Es un decir "no" al plan de Dios de engendrar seres humanos como Él ha
querido, se le considera egoísmo dado que se considera impedir la vida. Va contra el
uso natural de la capacidad sexual. Sin embargo la esterilización, por razones médicas
(salvar la vida, conservar la salud), es lícita pues se utilizan los mismos principios que la
mutilación: por el bien del todo. que Además que cuando se busca con fines no
médicos, propicia la desvalorización del matrimonio, del amor y el don de la sexualidad
como un acto de amor.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

6. La inseminación artificial, específicamente dado que se utilizan varios óvulos
fecundados y el mejor de los fecundados se utiliza los demás se desechan matando así
múltiples vidas (ver también #2376- 2377 del catecismo de la iglesia católica).

7. El terrorismo, secuestro, tortura y secuestro extorsivo. Aunque no siempre se haga un
daño físico, el daño es causado de forma psíquica y moral.

8. Las amputaciones, mutilaciones y esterilizaciones directamente voluntarias que no
forman parte de una intervención quirúrgica, indispensable y en procura de un mal
menor. La cirugía estética, por motivos nobles y purificados es permitida. El motivo
incorrecto (vanidad) la hace ilícita.

9. El comercio de órganos, de niños o mujeres, de armas y de drogas.

10. Otros delitos: Detención de una persona sin causa justa, condiciones infrahumanas
provocadas parar vivir, esclavitud, prostitución y la destrucción y contaminación del
ambiente.

 Integridad psíquica

El mandamiento «No matarás» (Éx 20,13) se refiere a la integridad tanto física como
psíquica.

Toda tentación o incitación al mal, todo recurso a la violencia, es un pecado grave,
especialmente si sucede en una relación de dependencia.

1. Es especialmente grave el delito cuando son agredidos niños por los adultos que los
tienen a su cargo. Esto se refiere no sólo a los abusos sexuales, sino también a la
seducción mental por parte de padres, sacerdotes, profesores o educadores, a la
desviación de valores morales, etc.

2. San Pablo dice: «Si os indignáis, no lleguéis a pecar; que el sol no se ponga sobre
vuestra ira» (Ef 4,26).

La ira o cólera es en primer lugar un afecto natural, como reacción a una injusticia
experimentada. Pero cuando la cólera se convierte en odio y se desea el mal del
prójimo, lo que es un sentimiento natural se convierte en una falta grave contra la
caridad. Toda ira incontrolada, especialmente el deseo de venganza, está dirigida contra
la paz y altera «la tranquilidad del orden».

3. También podemos matar sin armas. Somos capaces de “matar” a los demás en
nuestro corazón, cuando les negamos afecto, cariño o aprecio. Cuando odiamos a
alguien, de tal manera que ni siquiera podemos verlo, lo “matamos en el corazón”. Esto
es puesto que por los sentimientos, creemos que ha dejado de existir y le negamos, por
lo que le matamos dentro de nosotros. Se mata con las miradas, la voluntad, el deseo,
quitando fama con críticas, deseándole el mal a alguien.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

4. No exponer la vida al peligro en el trabajo, en los deportes o al conducir un vehículo,
son maneras de apreciar el don de la vida.

5. La vida humana ha de protegerse de automedicación, del uso exagerado de
determinados medicamentos; así como también atendiendo el llamado oportuno de las
autoridades de salud en materia de prevención, tanto de la salud propia, como de
desastres naturales que ponen en peligro la vida.

6. La vida humana ha de protegerse también de dietas exageradas y no prescritas por
profesionales. La salud es un valor importante, pero no absoluto. «Debemos tratar el
cuerpo recibido de Dios con agradecimiento y cuidado, pero no caer en el culto al
Cuerpo.

7. El consumo de drogas es pecado porque es un acto de autodestrucción y por ello un
atentado contra la vida que Dios nos ha dado por amor.

Toda adicción de una persona a drogas legales (alcohol, medicamentos, tabaco) y en
mayor medida a drogas ilegales es cambiar libertad por esclavitud; perjudica a la salud
y a la vida del afectado y también causa graves daños al prójimo.7

7NOTA IMPORTANTE: es necesario que le catequista revise toda la sección con respecto a este
mandamiento en el YOUCAT, en especial en esta charla y los tome en cuenta para su charla.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

 Preguntas importantes del quinto mandamiento

¿Por qué se opone la Iglesia a la pena de muerte? 8 (YOUCAT # 381)

La Iglesia es contraria a la pena de muerte porque es «tan cruel como innecesaria» (San Juan
Pablo II).

Todo Estado de derecho tiene por principio también el deber de castigar proporcionadamente.
En la encíclica Evangetium Vitae (1995) el Papa no dice ciertamente que la aplicación de La
pena de muerte sea en todos los casos una pena inaceptable y desproporcionada. Quitar la
vida a un criminal es una medida extrema, a La que un Estado sólo debe recurrir en «casos de
absoluta necesidad». Esta necesidad se da cuando la sociedad humana no se puede defender
más que con la muerte del reo. Pero estos casos, dice beato Juan Pablo II, «son ya muy raros,
por no decir prácticamente inexistentes».

¿Está permitida la eutanasia? (YOUCAT # 382)

La eutanasia en sentido propio, es decir, toda acción u omisión que por su naturaleza y en la
intención causa la muerte con el fin de eliminar cualquier dolor, constituye siempre un
homicidio, gravemente contrario a la Ley de Dios.

En cambio, no son eutanasia propiamente dicha y, por tanto, son moralmente aceptables la
administración adecuada de calmantes (aunque ello tenga como consecuencia el acortamiento
de la vida) o la renuncia a terapias desproporcionadas (al llamado encarnizamiento
terapéutico), que retrasan forzadamente La muerte a costa del sufrimiento del moribundo y de
sus familiares. La muerte no debe ser causada, pero tampoco absurdamente retrasada.
Aunque la muerte se considere inminente, los cuidados ordinarios debidos a una persona
enferma no pueden ser legítimamente interrumpidos. Los cuidados paliativos constituyen una
forma privilegiada de la caridad desinteresada. Por eso, deben ser promovidos.

8Las respuestas de las preguntas del YOUCAT presentadas en este documento están sintetizadas y/o
complementadas, la respuesta completa está en el YOUCAT. Se debe ir a las citas mencionadas y
consultar la referencia obligatoria para la respuesta completa de estas preguntas.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

¿Por qué no es aceptable el aborto en ninguna fase del desarrollo del embrión?
(YOUCAT # 383)

La vida donada por Dios es propiedad directa de Dios; es sagrada desde el primer momento y
escapa de toda intervención humana. «Antes de formarte en el vientre, te elegí; antes de que
salieses del seno materno, te consagré» (3er 1,5).

Solo Dios es señor de la vida y de la muerte. Ni siquiera mi vida me pertenece en exclusiva.
Todo niño tiene derecho a la vida desde su concepción. Desde el principio el ser humano que
va a nacer es una persona independiente, cuyo ámbito de derechos no puede ser invadido por
nadie externo a él, ni el Estado, ni un médico, ni siquiera su madre. La claridad de la Iglesia en
este punto no es ausencia de misericordia; más bien quiere señalar el daño irreparable que se
causa al niño inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad.

¿Se puede abortar a un niño con minusvalías? (YOUCAT # 384)

No. Abortar a un niño con minusvalías es siempre un crimen grave, incluso cuando se aduce el
motivo de ahorrarle a esta persona un sufrimiento en el futuro.

¿Se puede investigar con embriones vivos o con células madre embrionarias?
(YOUCAT # 385)

No. Los embriones son seres humanos, porque la vida humana comienza con la unión del
espermatozoide y el óvulo.

Considerar a los embriones material biológico, «producirlos» y «consumir» sus células madre
para fines de investigación es absolutamente inmoral y entra dentro de la prohibición de matar.
Merecen un juicio diferente las investigaciones con células madre adultas, porque éstas no
provienen de incipientes seres humanos a los que se elimina. Las intervenciones médicas
sobre un embrión sólo son responsables si tienen como fin la curación, mientras se garantice
en ellas la vida y el desarrollo íntegro del niño, y si el riesgo que comporta la intervención no es
desproporcionadamente alto.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

¿Por qué no son buenos todos los métodos de regulación de la fecundidad?
(YOUCAT # 421)

Como métodos de regulación consciente de la fecundidad la Iglesia remite a los métodos
perfeccionados de la auto observación y de la planificación familiar natural (PFN/RNF =
regulación natural de la fecundidad). Corresponden a la dignidad del varón y la mujer; respetan
las leyes internas del cuerpo femenino; exigen ternura y unas relaciones recíprocas
respetuosas y son por ello una escuela del amor.

No es indiferente que un matrimonio recurra a la anticoncepción o que aproveche el ciclo de los
días fértiles de la mujer para regular responsablemente, es decir, generosamente la
fecundidad. En el primer caso, distorsiona la naturaleza propia de la relación íntima conyugal
haciéndola intencionadamente infecunda; en el segundo caso, respeta la integridad de esa
relación íntima personal. La Iglesia rechaza La anticoncepción -realizada por medios químicos
(la «píldora»), mecánicos (el preservativo), quirúrgicos (la esterilización) y otros (la interrupción
del acto)- no tanto por su carácter «artificial», cuanto porque falsifica la relación personal
conyugal privándola de su significado natural propio (ser fecunda). La mentalidad
anticonceptiva, que implica una voluntad a ultranza de impedir la fecundidad, puede también
afectar al uso de los «métodos naturales», que entonces también sería ilegítimo. Pero cuando
recurre a los mencionados «métodos artificiales» la mentalidad anticonceptiva tampoco se
detiene ante los daños que causan a la salud de la mujer, ni ante el carácter abortivo de
algunos de ellos (la espiral o la «píldora del día después»), ni ante los diversos trastornos que
ocasionan a la vida conyugal.

Recordando:

“Ustedes saben que se dijo: Ama a tu prójimos y guarda rencor a tu enemigo. Pero yo les digo:
Amen a sus enemigos y recen por sus perseguidores. Así serán hijos de su padre que está en
los cielos. Él hace brillar el sol sobre los malos y buenos y caer la lluvia sobre justos y
pecadores” (Mateo 5, 43-45)
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

(5) Reflexiono
(Todas las respuestas de preferencia siempre buscar un ejemplo de vida para complementar la
respuesta)

Preguntas y Respuestas
Los siguientes puntos siempre se deben de realizar.
 Se pregunta a los confirmandos si hay dudas del tema/subtema dado.
 Plantear preguntas con compañeros.
 Y se les pregunta siempre (después de explicar un subtema y al final de la charla):
o ¿Qué piensan? ¿Están de acuerdo o no? ¿por qué?

Provocó (El mundo)9
¿Por qué no practicar la eutanasia, si está sufriendo? ¿Por qué no abortar cuando el niño
nacerá mal? ¿Por qué es prohibido los métodos anticonceptivos y similares, la iglesia no
propicia la planificación familiar? ¿Los mandamientos limitan nuestra felicidad? ¿Realmente
siguen siendo válidos los mandamientos hoy en día?

Reflexión final
Se debe cerrar el tema de cómo aplicar dicho tema en nuestra vida. Deberán hacer un
compromiso (los jóvenes) y que digan el porqué de ese compromiso (de forma profunda,
no superficial). Y que indiquen la importancia del tema dado. Orientarlo siempre en Fe.

9 Estas preguntas el catequista debe hacerlas de forma directa al confirmando siempre, Todas las
preguntas se deben resolver en la reunión de catequistas previa a esta charla.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

(6) Oración personal10
En este momento siempre se toman los 5 minutos últimos de cada charla

“Dios y padre nuestro, Tú, que nos has llamado a la vida por medio de nuestros padres,
escucha ahora nuestra oración filial por ellos.
Bendice a nuestros padres y llénalos de tu gracia, que sean signo de tu amor y nos guíen por el
camino de tus mandamientos.

Dales salud por muchos años y que nosotros, sus hijos, seamos su alegría siempre. OH Dios,
de quien procede toda paternidad en el cielo ye n la tierra, Padre que eres Amor y Vida, haz
que cada familia humana se convierta, por medio de tu Hijo Jesucristo, “nacido de mujer”, y
mediante el Espíritu Santo, fuente de caridad divina, en verdadero santuario de la vida y del
amor para las generaciones que siempre se renuevan.” (Juan Pablo II)

Reflexión guiada por el catequista:
Un momento para reflexionar sobre nuestra familia, la familia que queremos llegar a tener (si es
su vocación), nuestra relación con nuestros padres, la apreciación de la vida desde su
concepción.

O bien, un momento de reflexión personal guiada por el catequista en relación al tema.

(7) Oración final general
Los confirmandos Empiezan la oración (uno diferente cada charla) y el catequista la
complementa. Se sugiere que se haga en círculo la oración y no desde sus lugares, fomenta
la unión del grupo.

(8) Tarea vivencial11
La tarea que siempre se debe dejar es que apliquen lo aprendido (si se puede) en su semana
o que observen donde se ve aplicado en su vida el tema de la charla y al iniciar cada charla
se les pregunta cómo aplicaron u observaron lo aprendido en dicha semana también. Opcional
que escriban un comentario/ensayo de un cuarto o media página de dicha experiencia.
El objetivo de este tipo de tareas es que lo aprendido se vuelva una vivencia (“Confi es
vivencial”).

10 Esta oración personal, puede ser un momento de reflexión guiada por el catequista en relación al
tema, lo presentado es una propuesta.
11 Esta tarea es a criterio del catequista, pero si se debe dejar en toda charla.
Confirmación, Parroquia San Juan Bosco santuario Maria Auxiliadora
Guatemala, Guatemala, C. A.

(9) Referencias de Apoyo
En esta parte se incluyen referencias para complementar el contenido.

Catecismo de la iglesia católica #2052-208212, # 2197-225713 y #2258-233014

YOUCAT #348-351, #367-399 y #420-421 (Obligatoria)

Biblia Católica para Jóvenes

(10) Referencias del contenido
Catecismo de la iglesia católica (CEC).
YOUCAT. 3 de mayo de 2010.
DRAE. 2001. 22ª edición. Recuperado de: http://www.rae.es/recursos/diccionarios/drae

12Los diez mandamientos.
13Cuarto mandamiento, honraras a padre y madre.
14 Quinto mandamiento, no mataras.