Las Posibilidades de la Tercer Vía La Tercer Vía ¿Es posible en nuestra América latina?

Rodrigo Carazo Odio (Copilador).
De: Basado del libro:

Ensayo:

El surgimiento de propuestas como lo es el caso de la Tercer vía es totalmente
comprensible si ponemos en consideración las actuales circunstancias Mundiales donde la desigualdad, pobreza y desempleo crecen tan desmesuradamente al igual que la inconformidad por el Neolibelismo que en sus muy notables estragos se demuestra ineficaz. La búsqueda de alternativas novedosas realmente no es el ejemplo de la actualidad tal pareciera que el Comunismo y el Capitalismo han sido y seguirán siendo el punto de partido para cualquier teoría, el que la famosa Tercer vía parta de suponer una especie de unión magia es aparte de osado una verdadera contradicción ese es un primer impedimento el segundo que tratar de impulsarlo como una especie de formula mágica para cualquier país. Este punto es la medula del debate que se realiza en este libro y desde una perspectiva Latina los distintos Intelectuales contraponen argumentos sobre el tema. Para su principal defensor Tony Blair la propuesta avanza con rumbo fijo encontrando oportunidad donde el Neoliberalismo no a sido capas y el Socialismo o Comunismo es solo un recuerdo, aseverando que “La Tercera Vía se traduce en una renovación democrática y una restitución de la fe en la política. El neolaborismo ha emprendido un proceso de transferencia de autonomía dentro del Reino Unido. Irlanda del Norte ya cuenta con una asamblea electa”,… en lo siguiente el discurso es claro en determinar que tanto el modelo como su política ambicionan una imposición internacional, cuando dice que “Para esta nueva era hemos de reinventar, igualmente, el concepto mismo de Gobierno. Los gobiernos, en el discurrir de esta centuria, han contado con los instrumentos adecuados para regular el flujo monetario, conceder ayudas sociales, construir viviendas o, incluso, embarcarse en guerras y llevar al hombre hasta la Luna. Ahora, han de adquirir nuevas capacidades, a saber: la capacidad de trabajar en conjunción con el sector privado y con el voluntario, de compartir la responsabilidad, de responder a una sociedad mucho más exigente, y de cooperar de nuevos modos a escala internacional”. La propuesta se cimienta en el análisis económico de las circunstancias del siglo 21 y supone parámetros que determinan una nueva actitud del Estado donde se supone abandona por una lado la visión Neoliberal de dejar todo al libre mercado y por el otro

1

no cae en crear un Estado obeso con tendencia a los excesos, como latinos cabe preguntarnos que maravillas nos depara esta nueva supuesta postura y lo que es mas importante que tan concienzuda es sobre las particularidades de los gobiernos de América Latina, sobre esta apreciación es que Rodolfo Cerdas hablando de la posible aplicación de un modelo como es el caso de la llama tercer vía diciendo que siempre en la aplicación de modelos propuestos en América Latina resulta ser “La copia servil, calco mecánico y la falta de imaginación creadora” afirma que el “pasar revista a las corrientes ideológicas tradicionales es mirara un amplio cementerio lleno de cruces puestas por cada ensayo fracasado” Rodolfo Cerdas se explica que este fenómeno se encuentra tristemente arraigado en nuestros países latinos que “ha predominado el temor a pensar con cabeza propia y a cuestionar en sus fundamentos los modelos y experiencias provenientes del exterior de la región” Según expertos, las derrotas electorales en Europa por las alternativas de Izquierda al igual que nos nuevos casos latinos son un claro ejemplo del fracaso del Neoliberalismo el veredicto todos lo saben, se requiere de un nuevo modelo económico capaz de mediar con las asimetrías entre los pocos muy poderosos y los muchos muy pobres, tanto en lo económico, como en lo político y lo social. La incrusijada que se plantean en distintos momentos los autores del libro es, La llama tercer vía en realidad busca eso o es tan solo un remoje del neoliberalismo en un intento por reavivar un régimen de privilegios que mantiene en la sima del poder a unos cuantos, debemos de mencionar que por comienzo viniendo de un primer ministro ingles distinguido por ser conservador el enfoque tiene un comienzo dudoso. Para Tony Blair La Tercera Vía es un camino de renovación y éxito para la moderna democracia social. No se trata únicamente de un compromiso entre la izquierda y la derecha. Persigue adoptar los valores esenciales del centro y de centro-izquierda y aplicarlos a un mundo de cambios económicos y sociales, libre del peso de una ideología obsoleta. La Tercera Vía supone una nueva línea dentro del centro-izquierda. La izquierda del siglo XX ha estado dominada por dos corrientes: una izquierda fundamentalista, que veía el control del Estado como un fin en sí mismo, y una izquierda más moderada, que aceptaba esa dirección básica, pero estaba a favor del compromiso. La Tercera Vía es una reevaluación seria, que extrae su vitalidad de unir las dos grandes corrientes de pensamiento del centro-izquierda -el socialismo democrático y el liberalismo-, cuyo divorcio durante este siglo contribuyó tan claramente a debilitar la política de signo progresista a lo largo y ancho de Occidente. Si nos damos cuenta lo que Blair hace es justificar de cierta manera que tanto la Izquierda que califica de fundamentalista como la derecha por cierto a la que el pertenece son cascarones obsoletos, pero al mismo tiempo rescata lo que el cree mejor tanto de un lado como del otro para después decir que esa es su propuesta, si lo único que hace es un rescate de los rasgos exitosos de cada corriente entonces como es que su propuesta es novedosa, no podemos dejara de lado que la indefinición y el estar jugando entre ambos lados es un riesgo el cual no es considerado en la propuesta, y en este debate es que se separan posturas por ejemplo dentro de la Unión Europea esta el ejemplo de la Alemana de la Inglesa conflicto que se ha llamado “Guerra de las dos rosas”, esto ejemplos son un llamado de atención que en América Latina debes considerar de la siguiente manera, Si en Europa que se supone que del mundo son lo países mas homogéneos un modelo no funcional al tal igual en un país y en otro, entonces que podemos esperar en América Latina.

2

Tal parece que la maquinación de nuevos modelos es un vicio que limita la creatividad especializada de los distintos países sobre sus propios considerándoos dentro de sus propios territorios, para ejemplo veamos a todos esos países que se encuentran deseosos de aplicar nuevos sistemas y son ellos mismos los que con agrado tomaron al Neoliberalismo apenas se había terminado de cocinar, al día de hoy esperan el surgimiento de las ideas de Giddens con el nada despreciable toque enfocado a la redituación electoral que Blair le agrega. Ya mencionado a Giddes es justo decir que el es en realidad a la verdaderamente tras la Tercer vía y Blair es mas bien Hombre del discurso diplomático, Giddes inicia su análisis desde la observación del Fenómeno de la Globalización, “La globalización—nos
dice Giddens—al menos tal como la concebiré en lo sucesivo, no es sólo , ni principalmente, interdependencia económica, sino la transformación del tiempo y del espacio en nuestras vidas”... de ahí en adelante, la globalización es fundamentalmente interdependencia, sobre todo interdependencia cibernética. “Un mundo de comunicación electrónica instantánea, en el que están implicados todos los que viven en las regiones más pobres...” (La Tercera Vía, la renovación de la Socialdemocracia, Madrid 1999, pp..40-46). Para reforzar se incorpora lo siguiente “Más que un término (la Globalización), es una obscura mancha que se viene extendiendo al interior de la economía mundial y comienza a dominar el escenario y éste es el espacio productivo ganado por la gran corporación. De modo que lo que se indica como “globalización” no es otra cosa que la cutícula externa de una inmensa internacionalización concentradora del capital que tiene su sujeto activo en la Corporación Transnacional.” (F. García:”Corporaciones Transnacionales y Globalización: en el corazón de la oscuridad”). El tema de las trasnacionales es otro tema el que se merece profundizar de manera mas especializada y debido a que pertenece a otros debates solo consideremos para el presente el papel que hoy en día juegan no solo en lo económico sino en lo político.

Para Giddens la Tercera Vía es “la única vía de avance de la socialdemocracia, sometida al desafío de la realidad de la globalización. El fundamentalismo del libre mercado está tan muerto como el antiguo sistema del Estado de Bienestar. No podemos volver a ninguno de los dos porque ninguno de ellos responde a las nuevas realidades”. De acuerdo con Giddens el término Tercera Vía es sinónimo de izquierda modernizadora o socialdemocracia modernizadora. Según los Seguidores de la Tercer vía, aseguran que es capaz de acabar con los rezagos Keynesianos1, con las políticas fiscales (ansiclicas), mientras se da cabida a lo que Giddens llama “Estado de Inversión Social” refiriéndose a un estado que invierte en las necesidades básicas sociales: educaron, salud y en los sectores mas necesitado, en esta directriz es que existen serios choques con los que desean para su conveniencia a un estado que promociona el libre mercado el abandono del suicidio en estas causas para hace de ellas redituables negocios. Para sus seguidores La Tercera Vía es una ideología política y económica de gobierno que, desde una perspectiva socialista o socialdemócrata, pretende aplicar políticas de desregulación, descentralización y reducción de impuestos. Está bien representada por algunos gobernantes como el primer ministro británico Tony Blair, el ex canciller alemán Gerhard Schröder, el ex primer ministro holandés Wim Kok, el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso y el expresidente chileno Ricardo Lagos.
1

intervencionismo del Estado en la política económica

3

Para el Autor del libre el surgimiento de esta llamada tercer vía no es algo digno de asombro pues menciona que considerando la situación actual sobran ejemplos de países buscándose una tercer vía y que mientras no se sustenten estos razonamientos en una praxis capas de dar cuenta y respuestas en la actualidad todos los intentos serán en vano y al igual que los que postulan ideas socialdemócratas al mismo tiempo que permiten la implementación de medidas conservadoras liberales nos estarán llevándonos a un Social-conformismo. Para el autor el termino de tercer via se entiende el camino para mantener la estabilidad macroeconómica y promover el crecimiento sustentable basado en los mercados libres, pero impulsando cambios sociales por un Estado que juegue un papel clave al respecto. Aun con este termino debemos de recordar todas las implicaciones que denota el decir libre mercado sobre todo considerando la falta de control y vigilancia que ha sido promotora de la desigualdad y abusos cometidos por los pocos de los grandes capitales. Si la Tercera Vía, tal como han indicado el primer ministro británico, Tony Blair, y el ideólogo fundamental de esta tesis, Anthony Guiddens, constituye un proyecto de renovación de la socialdemocracia europea, ¿qué relación tiene o podría tener con el ejercicio de la actividad política en los países de América Latina?, es claro que hacen falta razonamientos propias para America en general y para cada uno de los paices pertenecientes al continente en lo particular. Es claro que el devenir Historia a he de América latina con rasgos que la identifican y homogenizan entre si, pero que al mismo tiempo la separan completamente del resto del mundo. Más aún, este debate es hoy posible a nivel mundial debido al fin de la guerra fría, puesto que en ese largo periodo de conflicto Este-Oeste la discusión sobre el desarrollo se vio polarizada entre la ortodoxia capitalista más tarde neoliberal- y el estatismo planificador de la izquierda tradicional, lo cual dejaba escaso espacio para la opción socialista democrática. El proteccionismo económico prevaleciente en el ámbito mundial en aquellos tiempos constituía otro importante obstáculo a la alternativa socialdemocrata. Pero existen matices de diferencia entre el debate europeo y el latinoamericano. Mientras en Europa los socialdemócratas buscan estimular un crecimiento que no deje de lado el papel del Estado en el desarrollo, poniendo énfasis en el fomento del empleo productivo, el avance tecnológico para una mayor competitividad, así como en la necesidad de seguir garantizando los derechos ciudadanos al bienestar social, reestructurando el antiguo Estado de bienestar, en América Latina se observa un debate similar, pero con acento en la búsqueda de mayores niveles de equidad e integración social ante la persistente cristalización de desigualdades sociales que originan legítimas movilizaciones y demandas populares. No es que no hayamos hecho nuestras tareas en el sentido de estimular un crecimiento económico estable, mejorar la eficacia del gasto social o mantener los equilibrios macroeconómicos. En gran parte de América Latina se ha hecho todo eso, y muy bien, pero, a pesar de ello, se mantienen los problemas sociales que, supuestamente, deberían ir en retirada, tales como el endurecimiento de una pobreza rural y urbana, la manutención o incluso aumento de la brecha distributiva o la agudización de problemas de violencia, inseguridad ciudadana y exclusión juvenil.

4

La tercera vía no puede entonces tener el mismo acento en una Europa de 30.000 dólares per cápita que en una América Latina de menos de 5.000 dólares per cápita. Más aún si tomamos en cunta que América Latina es la región con la distribución del ingreso más desigual del mundo. En nuestra región, por ende, el acento debe estar en incluir a los excluidos mejorando la vida de éstos sin que ello ocurra a expensas del resto. La idea es que nadie pierda en el proceso de inclusión social, para lo cual se requiere, simultáneamente, progreso material y progreso social, tal cual lo postulian nuestros amigos europeos. En definitiva, existen más coincidencias que desacuerdos con quienes propugnan la llamada tercera vía en Europa. El común denominador a enfatizar es que durante demasiado tiempo se confundió al mercado con la sociedad, al consumidor con el ciudadano, llevando ello a agrabar la segmentación social y a estratificar los servicios sociales esenciales. Una sociedad democrática consiste en definir cuáles bienes y servicios que no son satisfechos por el mercado deben ser satisfechos para toda la sociedad a partir de bienes públicos. En materia de ciudadanía todos somos iguales, mientras que en materia de consumo obviamente somos muy distintos. Y no solo en lo económico nos diferenciamos sino en lo Histórico, Cultural y Social esto quiere decir que América Latina requiere de respuestas diseñadas para la propia América Latina, se ocupa de diseños presos “a la medida”, debemos de permitirnos salir del cerco ideológico al que se mantiene atado la creatividad e ingenio de nuestros intelectuales latinos y permitir la posibilidad de cometer nuestros propios errores dejando los temores de lado y el pesimismo que estereotipa nuestras acciones, con esto quiero responde ¿la Tercer Vía es Factible en América Latina?, claro que no porque es una tercer vía diseñada para Europa como conjunto Homogéneo y nosotros con Europa tenemos muy pocas cosas homogéneas y si muchas incompatibles.

Aldo Iván García Vargas

Elaborado por:

5