You are on page 1of 177

SECCIÓN DE OBRAS DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO

.

GUATEMALA .CHILE .PABLO AMSTER FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO FONDO DE CULTURA ECONÓMICA MÉXICO .ARGENTINA .BRASIL .ESPAÑA ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA .VENEZUELA .PERÚ .COLOMBIA .

Impreso en la Argentina .Printed in Argentina Hecho el depósito que marca la ley 11.F. 175 p.ar / www. .Primera edición.723 . ISBN: 978-950-557-736-1 Fotocopiar libros está penado por la ley. 23x15 cm.com. Matemática.A.com. 2007 Amster. © 2007. Fondo de Cultura Económica de Argentina. extractada o modificada. (Ciencia y tecnología) ISBN 978-950-557-736-1 1. en forma idéntica. Pablo Fragmentos de un discurso matemático.fce. . S.Buenos Aires : Fondo de Cultura Económica.1a ed. Picacho Ajusco 227. en castellano o en cualquier otro idioma. El Salvador 5665. R. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio de impresión o digital. I. 1414 Buenos Aires fondo@fce. Título CDD 510 Ilustración y armado de tapa: Juan Balaguer Foto de solapa: Ignacio Sourrouille D. 14200 México D. .ar Av. 2007. sin la autorización expresa de la editorial.

. 2...................................................... 10............ COMPRENSIÓN ES COMPRESIÓN . 18..................................................... 9........................ 21....................................................................... 4............................................................... 15...... LA CERVEZA EN CHINA ............................................. 19..... LA CONDUCTA DE LOS CORTESANOS ............... 169 Índice de nombres ................... PERIODICIDAD Y RIMA .............. 7............................................. HAGAN JUEGO............................................ SEÑORES ..... EL INFINITO EN LA ACTUALIDAD ......................... 8.............................................................................. 5... 3.. LÓGICA BORROSA Y CUENTA NUEVA ............ INTUYO...... AZAROSOS PASEOS Y PÉRDIDA DEL ORIGEN ....................................................................... 6........................................... LA IDENTIDAD DE SÍ A SÍ .......................ÍNDICE Prólogo ............................................. ULISES VS................................................................................................................................. 13........ 173 7 ........................ 17...................................... LAS OCAS Y EL TIEMPO ........................................ SCHARLACH ....... 16................... MÁTEME EN ω ........................... 20....................... LA IRA DE AQUILES: CORRUPCIÓN...................................... 12. 11 1........................ EL ARTE DE LA MAGIA EN PISA: CÓMO SACAR NÚMEROS ÁUREOS DE LA GALERA .................................................... UN POCO DE SALGARISMO ............. EL CONTINUO PROBLEMA DEL CONTINUO ..................... EL ÉXITO DEL PROGRAMA DE HILBERT: EL QUE TRIUNFA AL FRACASAR ..... 13 27 31 43 47 55 63 69 73 79 87 95 103 117 127 141 147 153 155 161 165 Bibliografía ................................ 14......... UNA CONSTRUCCIÓN QUE SE TAMBALEA .......... DESATINO Y RECREACIÓN MATEMÁTICA ..................................... DADME UNA MONEDA Y CONMOVERÉ AL MUNDO .......................... SOY .............................. LA TRADUCCIÓN: IDENTIDAD DE NO A NO .................................. 11........................................................................................................................................................

.

Dios prohíbe que la Verdad pueda ser confinada por la demostración matemática. TEOREMA DE GÖDEL (1931) . WILLIAM BLAKE Cualquier sistema axiomático de la aritmética que sea consistente contiene proposiciones indecidibles.

.

o la sutil conclusión a la que algunos lógicos de estos últimos tiempos han llegado: el mundo es esencialmente incognoscible. por otra parte. Ante las palabras de Russell. Tal es el espíritu que guiará este texto. hasta hace poco se la consideraba apenas la ciencia de las cantidades. el descubrimiento o la invención de un teorema no consiste en otra cosa más que en vincular entidades o ideas que antes parecían inconexas. temas tales como el de los infinitos. durante muchos siglos se ha creído que sus enunciados contenían la más absoluta Verdad. Luego se introducen. que no deben entenderse como capítulos sino más bien como retazos o fragmentos de una trama global. aunque en algún sentido no debe resultar extraña: hace tiempo que se ha descubierto en la matemática esa curiosa propiedad de manifestarse en los lugares más inesperados. resume de un modo sorprendente aquello que constituye el quehacer del matemático. Aunque este enunciado no debe tomarse como una definición. El libro está dividido en distintas secciones. las secuencias azarosas. ya que hablamos de “concierto”. Pero no se trata de un recorrido cualquiera. Pero hoy se sabe que nada de esto es cierto. las notas musicales. La primera de ellas describe brevemente el sistema que constituye la base de la matemática. Y. la del gran matemático francés Henri Poincaré: “La matemática es el arte de nombrar de la misma manera cosas distintas”. hasta tal punto que algunos autores han creído que se trata de cierta clase de legado divino: el conjunto de los números naturales. ni si lo que se dice es verdadero”. Tanta variedad puede tomar por sorpresa al viajero desprevenido. tal como lo expresa la frase del lógico y filósofo inglés Bertrand Russell: “Las matemáticas son una ciencia en la que nunca se sabe de qué se habla. merece 11 . Porque. el problema del límite y el continuo. en el fondo.PRÓLOGO Pero no leer es algo así como un mutismo pasivo. quizás convenga adoptar directamente una fórmula menos controvertida. sin mayor orden ni concierto. sino de uno que incluye las escalas más diversas: desde la literatura y la filosofía hasta el psicoanálisis. MACEDONIO FERNÁNDEZ (1966) En este libro se propone un recorrido por el universo matemático. los conejos y los juegos de azar. escribir es el verdadero modo de no leer y de vengarse de haber leído tanto. En realidad.

Conviene hacer también una advertencia sobre este trabajo. fue entregado por Dios a su pueblo. . el matemático. ciertamente menos sagrado. que caracteriza a la creación matemática. la de escribir como lector. Aquí el hilo es la matemática. Finalmente. Esa es toda la ley. Salvo que alguien pretenda poner en práctica aquella sentencia del poeta Arthur Rimbaud: “Yo es otro”.1 1 Cuenta la tradición que un pagano desafió a Hillel a que le enseñara la totalidad de la Biblia durante el tiempo que pudiera sostenerse parado en un solo pie. en ocasiones. El proceder. Según la tradición. al margen de toda creencia. Sin la pretensión de hacer un elogio del desorden. con asociaciones entre los distintos temas. de acuerdo a si su ánimo se encuentra más o menos disperso en el momento de toparse con ellas. podemos decir que el modo de exposición busca reproducir el pensamiento. desde la antigua gama griega hasta la bien temperada escala bachiana. construida con la inestimable ayuda de los logaritmos. Ve y apréndelo”. del texto del Talmud. encuentra acaso algún sustento en una conocida afirmación del poeta Novalis. que el lector podrá decidir si afronta o pasa por alto. lo demás es comentario. Tal espíritu no lo hace muy diferente. posee una inobjetable riqueza: la Tora o el Antiguo Testamento. Esto lleva a dar cuenta. este carácter esconde además otra intención secreta. en las que un texto central (“el texto”) funciona como hilo conductor. plagado de notas y acotaciones que pueden presentar alguna dificultad para aquel lector dispuesto a encarar una lectura lineal. que concibió su obra como la labor de una única persona. una tradición algo menos convencional ha motivado una variedad de conexiones con diversos puntos de este otro texto. debemos mencionar aquel texto que. lo demás es comentario.12 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO también destacarse una breve sección dedicada a la formación de la escala musical. El resultado es –si vale el contrasentido– una serie ordenada de digresiones. que sugiere que tal vez no se trate de cosas tan diferentes: “La matemática pura es religión”. ese auténtico tratado de interpretación bíblica que se compone de un conjunto abigarrado de páginas. como diría el sabio Hillel. algo caótico. En realidad. Esta formulación tan notable cobra un nuevo sentido si se piensa en aquel célebre grupo de matemáticos autodenominado Nicolas Bourbaki. en definitiva. A diferencia del Talmud. y permite una lectura “ida y vuelta”. compuesto por los cinco libros del Pentateuco. una postura que podría resumirse diciendo: “Otros son Yo”. reunido al pie del monte Sinaí. El sabio lo miró un momento y respondió: “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. de una multiplicidad de interpretaciones simultáneas en torno de una misma frase. y sus márgenes se encuentran poblados de una vasta gama de párrafos de distintos autores. un tanto llamativo. en el presente libro los comentaristas se reducen a uno solo: el propio autor.

pero eso no basta para suponer que Euclides haya considerado que sus postulados eran buenos –en todo caso. Entre estos últimos. que en una versión algo más moderna dice: “Por un punto exterior a una recta pasa una única paralela a dicha recta”.1. parece poco probable que se nos ocurra pensar en el concepto tres como una idea dada por Dios. UNA CONSTRUCCIÓN QUE SE TAMBALEA Dios creó los números naturales. algo que no puede ser de otra manera. A través de muy diversos intentos. Y estos números satisfacen a nuestra intuición: los creó Dios. el de las paralelas. Pero ya el matemático del siglo XIX no se mostraba muy dispuesto a aceptar las intervenciones divinas en sus definiciones. y vio que eran buenos. y también quienes creyeron haber resuelto el problema. hubo quienes quedaron “angustiados. al menos después de la “crisis de verdad” suscitada por la aparición de las denominadas geometrías no euclidianas. P He aquí un ejemplo tradicional de una “verdad evidente” que nadie pudo probar. Experiencias felices de esta clase son las que nos llevan a creer que hay algo verdaderamente natural en el número natural. Sin embargo. no absolutamente buenos–. estamos todos de acuerdo en lo que tal cosa quiere decir: tres. la única y evidente geometría fue la de Euclides. Durante siglos. todo lo demás es obra del hombre. 1984). Veamos de qué se trata. en la mayoría de los casos nuestro pedido es interpretado con éxito. Por eso nos resulta justa la frase de Kronecker que se cita en el epígrafe. Tampoco lo hará el boletero. metafísicamente traumatizados” (AAVV. en especial el quinto. ya que casi todo lo que conocemos en la matemática se construye (como era de esperarse) sobre estos números. el caso más resonante es el de 13 . LEOPOLD KRONECKER Si vamos al teatro y compramos tres entradas.

“repugna a la naturaleza de la línea recta”. . decir la verdad e indicarle dónde se refugiaría la víctima. pocas décadas más tarde aparecieron los primeros trabajos sobre las geometrías no euclidianas. siempre que se consiga determinar cuál es la verdadera. distinto es el anhelo casi obsesivo por la verdad que describe Thomas de Quincey (1827) en su libro Del asesinato como una de las bellas artes: “Kant llevó los límites de la verdad a un punto tan extravagante que no temió afirmar que. Sin embargo. Pero al menos no perjudica a nadie. describa finalmente el Uni-verso: en tal caso. no dice nada acerca de la verdad. son tan buenas como las de Euclides. Cabe aclarar que se trata de un concepto sintáctico. no hace falta decirlo. cuya bondad fue comprobada por matemáticos como Carl Gauss. interrogado por el asesino. un religioso que en el siglo XVIII partió de la negación del postulado y por medio de deducciones geométricas obtuvo algo que. denominada elíptica. o alguna otra. Para el matemático. y las rectas sean justamente las mismas que a Saccheri le habían parecido repugnantes. pero más tarde se comprendió que la actividad de andar por ahí midiendo montañas no era muy provechosa. pero eso no ayuda a saber cómo es el mundo. János Bolyai y Nikolai Lobachevski.14 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Saccheri. entonces también lo son las no euclidianas. Quizás una de estas geometrías. a pesar de que también allí Pitágoras mienta. que. En una de ellas. y publicó a toda prisa un tratado redentor titulado Euclides vindicado de toda mancha. las paralelas sencillamente no existen. son tan válidas unas como otras. si bien pueden parecer un tanto lejanas al tipo de ideas a las que llamamos intuitivas. Se cuenta que Gauss intentó determinar cuál de las geometrías era “la verdadera” midiendo un enorme triángulo formado por los picos de tres montañas. Lo que se demostró es que si la geometría euclidiana es consistente. las otras serán repugnantes a los ojos del físico o del religioso. cuando un hombre viese a un inocente escapar de manos de un asesino su deber era. como tal. según sus palabras. Extrañezas análogas ocurren en la llamada geometría hiperbólica. D i g r esión 1.1 Esta idea de “validez” corresponde en realidad al concepto lógico de consistencia: un sistema es consistente si sus axiomas no producen contradicciones. Concluyó entonces que el postulado tenía que ser verdadero. la suma de los ángulos interiores de un triángulo es mayor que 180º y el teorema de Pitágoras es falso. aun teniendo la certeza de que sería asesinada”.

entonces se cumple para todos los números. la geometría de Euclides es suficiente. cuando llega el momento de tomar las medidas de una pared para colocar estantes no solemos pensar en Lobachevski: para casi todas nuestras necesidades prácticas.1 A partir de los trabajos dados a conocer por el italiano Giuseppe Peano en 1889 vemos que. casi todos los atributos de los números se resumen con ayuda de una idea ciertamente sagaz. en cierto sentido. sino por otra. un cuento cuyo final no vamos precisamente a delatar. como muchos otros teoremas clásicos. El cero no es sucesor de ningún número. A números distintos corresponden distintos sucesores. Más aun. Pero en realidad el enunciado. Si n es un número. 2. los restantes se obtienen a partir de la noción de “sucesor”. El sistema de Peano cuenta con tres ideas primitivas (cero. cobra una nueva forma en las geometrías no euclidianas. y el número e es la famosa base natural de los logaritmos. podría decirse que obedecen a una suerte de corazonada. Pero al margen de las cuestiones filosóficas. 5. El valor k es una constante que tiene que ver con la curvatura del espacio. casi kantiano también. Por ejemplo. número y sucesor) y cinco axiomas o postulados básicos: 1. 1843). El cero es un número. no es necesario pedir a Dios el enorme trabajo de crear todos los números.e–r/k). Pero eso no nos autoriza a confiar en ellos de manera absoluta. . Es suficiente con uno solo: el cero. b y c representan respectivamente las medidas de los dos catetos y la hipotenusa de un triángulo rectángulo. 3. En la aritmética. 1 Véase “El corazón delator” (Poe.UNA CONSTRUCCIÓN QUE SE TAMBALEA 15 Conviene aclarar también que la “falsedad” que hemos achacado al teorema de Pitágoras sólo es pertinente cuando tomamos al pie de la letra su formulación a2 + b2 = c2. en la geometría hiperbólica el perímetro de una circunferencia de radio r no se calcula según la consabida fórmula πr2. Principio de inducción: si una propiedad inductiva se cumple para el cero. la situación es similar: los números naturales que conocemos siempre han funcionado bien. se cumple también para su sucesor. el sucesor de n también lo es. en donde a. un tanto más extraña: πk(er/k . basta mencionar a aquel rencoroso corazón delator del cuento de Edgar Allan Poe. la de propiedad inductiva: se dice que una propiedad es inductiva si cada vez que se cumple para un número. 4. para convencernos de esto. en todo caso.

para que el conjunto de números generados resulte una sucesión “como Dios manda”. eso se logra haciendo un uso apropiado del axioma 5. si consideramos como cero al número 25. eso significa que es distinto de 0. el sistema funciona. 1. 4. 3. y con este mecanismo se genera la sucesión 0. comparable a la que propone Ramón Gómez de la Serna en una de sus greguerías: “Hay días en que la luna se disfraza de nube suelta en el cielo de la mañana y cree que no la conocemos”. gracias al postulado 2. La palabra greguería proviene de “griego”. en principio. lo que nos da a entender que el modo de vida de los griegos contenía. 2. ojo a la sartén”. 32.16 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Con este sobrio material es posible (re)construir la aritmética y ofrecer un fecundo panorama de números definidos uno por uno: a partir del cero. 46. D i g r esión 1. cuya existencia es garantizada por el primer postulado. A su vez. Pero notemos también que la operación de (re)construcción exige cierto espíritu de simulación. y como sucesor de n al número n + 7. debe verificarse que cada número difiera de todos los anteriores. pues debemos fingir que a este 1 y sus sucesores no los hemos visto antes en otra parte.2 Observemos que las cursivas del texto remarcan que el 1 es un “nuevo” número. La greguería es un “pensamiento disparatado”. 39... aunque ahora el “universo” será esta otra sucesión. lo que se comprueba en forma inmediata a partir del axioma 4. un tanto más rala: 25. Pero es fácil burlarse de las corazonadas. . . Por ejemplo. al que podemos consentir en llamar “1”. En realidad. una creación del autor madrileño que se convirtió en su auténtica especialidad. el 1 tiene un sucesor (“2”). con lo cual todo parece suceder muy bien. Una ficción un tanto ingenua. He aquí otro ejemplo: “Cuando suena la radio a ajos fritos. obtenemos. un nuevo número. una buena dosis de algarabía.. . según ciertas opiniones..

un hecho bastante conocido habría de fastidiar los planes de Frege. hacia 1884. “Se tambalea” es una manera más bien afable de decirlo. con cierta melancolía: “Nada más triste puede suceder a un escritor científico que ver cómo. por ejemplo. se ha probado que. Más que eso. Se observó. que el tema no era tan complicado: fue suficiente introducir una axiomática adecuada para que la teoría de conjuntos volviera a merecer una dosis aceptable de confianza. al que decidiera adoptarlo se le harían francamente más complicadas ciertas acciones tan cotidianas como pedir entradas para el teatro: “Deme 46: para mí. Eso sí. mi esposa y mis 32 hijos”. más precisamente. por fin. el lógico alemán Gottlob Frege (1985) intentó. nuestra idea (ni intuitiva ni experta) de número natural será “natural” siempre que lo sea la buena Lógica. D i g r esión 1. dicha tarea es imposible: tal es el golpe de gracia que dio tiempo después un agudo lógico austríaco llamado Kurt Gödel. quien más tarde reconoció. es apenas un cambio de nomenclatura. en definitiva. responsable de ciertos malestares entre los matemáticos de principios del siglo XX. no obstante. “hacer plausible la idea de que la aritmética es una rama de la lógica y que no necesita ser fundamentada ni en la experiencia ni en la intuición”. Sin embargo.UNA CONSTRUCCIÓN QUE SE TAMBALEA 17 Si definimos la suma de un modo adecuado a este mundo tan peculiar.3 Existen diversas versiones de la paradoja de Russell. y que se refiere. Pero no porque se trate de una suma menos válida que la usual. obtenemos resultados como el siguiente: 32 + 39 = 46 Estos resultados –podría pensarse– repugnan a la naturaleza del número. a un catálogo. cuyo atributo más destacable consiste en que menciona a “todos aquellos libros que no se mencionan a sí mismos”. en cierta medida. El catálogo ¿se mencio- . Motivado quizá por sus discusiones en las boleterías. pues ese hecho tan singular terminó por derrumbar definitivamente el edificio de Frege: se trata de la llamada paradoja de Russell. a un libro. algunas de carácter más matemático que otras. aquella cuya presencia tiñe el ambiente de las inquietas bibliotecas de Jorge Luis Borges. después de terminado su trabajo. Así. Podemos mencionar. una de las bases de su construcción se tambalea”. y mostró que deducir la aritmética a partir de la lógica no es una tarea sencilla. en efecto. la paradoja limitó sus alcances.

nada mejor que un poco de simulación. y también sobre Gödel y sus teoremas. Si sobran sillas. seis o catorce invitados”. en cambio. su segundo volumen estaba a punto de ser publicado y. más precisamente. una seria crisis en los fundamentos de la matemática. este argumento llegó a provocar. y volvamos al número. dijo Russell: “Cuando pienso en actos de gracia e integridad me doy cuenta de que no conozco ninguno comparable con la dedicación de Frege a la verdad. Juan y Luis? He ahí el nudo de la cuestión. parece inobjetable que su número es suficiente. aunque para llevarla a cabo se requiere cierto espíritu autoritario: sentar a cada uno en una silla. ¿Qué hacemos? Casi todo el mundo propone una sabia solución: “Lo que hay que hacer es contar la cantidad de sillas y de comensales”. reaccionó con placer intelectual. A pesar de su inofensiva apariencia. hablaremos más adelante. Pero dejemos ahora las dificultades de lado. seis o catorce invitados. aunque eficaz. Desde este desconocimiento. Sobre la crisis en los fundamentos de la matemática. tenemos invitados y queremos saber si disponemos de suficientes sillas. Sin embargo el método. Era algo casi sobrehumano y un índice de aquello de lo que los hombres son capaces cuando están dedicados al trabajo creador y al conocimiento. Por ejemplo. c} y el conjunto compuesto por Pedro. si quedan comensales de pie. b.18 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO na a sí mismo? Suponer que lo hace o suponer que no lo hace lleva igualmente a un absurdo. En relación con el “derrumbe” de la construcción de Frege. al ser reproducido en el terreno de la teoría de conjuntos. a su construcción. habrá que traer unos bancos de la cocina. la mayor parte de su trabajo había sido ignorada en beneficio de hombres infinitamente menos competentes que él. una maniobra mucho más simple desde el punto de vista lógico. los que saben contar y los que no”. Russell (1945) ofrece un argumento similar: . podemos entonces preguntarnos: ¿qué tienen en común el conjunto {a. Existe. vamos a hacer de cuenta que no sabemos contar. Según hemos insinuado. al darse cuenta de que su supuesto fundamental era erróneo. Estaba Frege dando cima a la obra de toda su vida. no se ajusta a nuestro para nada sabio supuesto de ignorancia numérica. Esto ocurre así haya cuatro. reprimiendo todo sentimiento de decepción personal. para ser incluidos así en una de las categorías propuestas por un legendario matemático húngaro llamado Paul Erdös: “Existen tres clases de hombres. y no al crudo afán por dominar y hacerse famosos” [citado en Griffin (2001)]. y funciona incluso aunque no sepamos lo que significa “cuatro.

c}. Así. la aseveración de Russell ha dejado de tener validez ahora que las leyes de algunos países permiten los casamientos entre personas del mismo sexo. 3. .2 La operación que subyace a esta idea es la de coordinar: dos conjuntos son coordinables cuando pueden ponerse en correspondencia uno a uno. a partir de esta idea de que contar es coordinar. Sócrates. 2. las voces inglesas eleven (once) y twelve (doce) son respectivas deformaciones de one left over y two over (“uno que sobra” y “dos que sobran”). Dicho sea de paso.UNA CONSTRUCCIÓN QUE SE TAMBALEA 19 la verdad de una afirmación audaz como: “El número de hombres casados es igual al número de mujeres casadas” puede comprobarse sin necesidad de consultar en el Registro Civil. detalle a tener en cuenta a fines de evitar las definiciones circulares. Salvo que existan –aclara Russell– casos de poligamia o poliandria. Aristóteles}. pero ninguno de ellos es coordinable con el conjunto {Pitágoras. Platón. n}. b. de cualquier forma. por medio de la correspondencia a b c Juan Pedro Luis y también con el conjunto de los colores primarios. . Cabe aclarar que ese “uno a uno” no emplea la noción del “uno” como número. el conjunto formado por Juan. y viceversa. que remiten a la cantidad de dedos que hay “de 2 Por cierto. Podemos concluir entonces que una expresión como “¡Choque esos cinco!” es comparativamente reciente y alcanza un considerable grado de elaboración. nada podría resultarnos más cercano a la intuición... . se entiende mejor por qué nuestro sistema de numeración es decimal y todo se escribe sobre la base de diez dígitos. D i g r esión 1. Pedro y Luis es coordinable con {a. antes de que existiera cualquier forma de contar debía saberse que la cantidad de dedos de una persona era igual a la de otra. Contar los elementos de un conjunto de n elementos es coordinarlo con el (ligeramente zonzo) conjunto {1.4 Muchas expresiones del lenguaje dejan al desnudo los orígenes de los sistemas de numeración: por ejemplo. de forma tal que a cada elemento de un conjunto le corresponda un único elemento del otro.

Aramis. c } es igual a la clase de {do. el número “cuatro” se puede pensar como la clase de los conjuntos coordinables con {D’Artagnan.20 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO más” a partir de la decena.. hoy presente en nuestra división de las horas en minutos y segundos. cierto “aire de familia” que no estaría mal denominar. mi. puede observarse que los conjuntos de una misma clase poseen algo en común. sin ir muy lejos. Pero no nos adelantemos: todos estos aspectos recién cobran importancia en una etapa más avanzada del desarrollo. A simple vista.. y también el danés para el 60. b. es decir: “cuatro veintes”). al menos durante la temporada primaveraverano: huellas (o acaso pisadas) de ello pueden verse en la denominación que el francés tiene para el número 80 (quatre-vingts. número. “tres veces veinte”). a esta altura del texto ni siquiera hemos podido precisar aún qué es un número… Aunque estamos ya en condiciones de esbozar –sin detenernos en los detalles técnicos– una idea capaz de satisfacer al menos en cierta medida tales pretensiones: ese fue el objeto de la construcción llevada a cabo por Frege. que expondremos en los párrafos que siguen. de base sexagesimal. Athos. Otras culturas apelaron también al uso de los pies para efectuar sus contabilidades. quizás convenga elegir un conjunto de cada clase que funcione como representante. lo que equivale a decir que todos los conjuntos de esa clase tienen cuatro elementos. resulta todavía un poco abstracta: a fines operativos. Al fin y al cabo. Sin embargo. sol }. la clase de {a. Por ejemplo. esta definición basada en las clases es precisamente la “clásica”. por ejemplo: 3 Este ejemplo podría dar lugar a terribles confusiones entre los matemáticos si decimos que la clase de “Los Tres Mosqueteros” tiene cuatro elementos… Pero esta dificultad sólo se debe a una maliciosa maniobra de Alejandro Dumas. . A los fines prácticos. compuesta por todos los conjuntos coordinables con el conjunto A: de este modo. sería preferible que el ser humano tuviera doce dedos en lugar de los diez habituales. Dado un conjunto A. consideremos la clase de A. No tiene mayor sentido preguntarse cuántos dedos tendría el babilonio promedio. Los babilonios empleaban un sistema llamativo.3 Si bien se han concebido diversas construcciones del concepto de número. quien puso el título a su novela con toda la intención de engañar al lector. por ejemplo. y distinta a la del conjunto de los meses del año. aunque no es aventurado imaginar que los niños babilonios debían destinar largas tardes a aprenderse las tablas de multiplicar. Porthos}. aunque sus motivos eran más astrológicos que algebraicos. así lo hubiera querido el notable pintor Xul Solar. (tresindstyve.

Pero existen también algunas desventajas. 4 Véase Jorge Luis Borges (1944a). obtenemos siete manzanas. El sistema que así se obtiene es digno de Funes. . tiene cero elementos. “2” = cantidad de partes que resultan de partir al medio una naranja. para quien la igualdad 3 + 4 = 7 no difería demasiado del fructífero hecho de que si a tres manzanas agregamos cuatro manzanas. “3” = cantidad de patas que tiene un trípode.4 A su favor diremos que constituye una buena manera de rendir homenaje a las ideas de ciertos empiristas como John Stuart Mill. que inspira un recelo bastante difundido entre los matemáticos. inacabado pero irreprochable. Mediante nuestra caracterización de los números como “clases”. la matemática requiere un axioma específico para poder asegurar que. Ahora debemos buscar un candidato que pueda cumplir el papel de cero. Aunque parezca extraño. hemos esbozado ya la primera de ellas. nada más sencillo que pensar al cero como la clase de aquel conjunto que posee la propiedad de no poseer: hablamos del conjunto vacío. El asunto de elegir un conjunto de cada clase.. es preciso contar con un axioma adicional que garantice la existencia de un conjunto infinito. que. suele resultar un poco controvertido. para seleccionarlos será preciso recurrir a artificios cada vez más complicados: “728” = cantidad de páginas del Ulises según la edición que tengo en casa. no podría haber números más grandes que n. Se trata del llamado axioma de elección. como “sabemos”. dada una familia de conjuntos. cero y sucesor es ciertamente más recomendable. más allá del hastío que causaría recordar cada uno de los representantes elegidos. Esto es fácil de entender: podría pensarse que si el universo tuviera n cosas.UNA CONSTRUCCIÓN QUE SE TAMBALEA 21 “1” = cantidad de ojos que tiene un cíclope. debemos decir que la propuesta de establecer las ideas de número. “el memorioso”.. “4” = cantidad de letras de la palabra “mesa”. La búsqueda no parece ofrecer mayores obstáculos. un sistema tan empírico acarrea además la dificultad de imaginar números que jamás hemos experimentado. Por otra parte. Sin desacreditar al memorioso Funes. aunque más adelante vamos a formularla con mayor precisión. si bien en este caso es legítimo. más aun. . es posible elegir un elemento de cada uno de ellos.

para encontrarse con uno de ellos alcanza con formular una pregunta simple. algo desolada. Tal soledad es consecuencia del rasgo distintivo que tiene este conjunto: el de no coordinarse con ningún otro. explicando por medio de una fórmula lo que el conjunto contiene. pero es claro que podríamos haber propuesto una infinidad de enunciados igualmente extravagantes. que dice: dos conjuntos son iguales si y sólo si tienen los mismos elementos. puesto que nadie sale a la calle a comprar cero pescados. el vacío es el único conjunto que no tiene elementos. por eso. Georg Cantor empleó la palabra Menge. Esto se demuestra a partir de un principio (o. Pero los obstáculos siempre aparecen. contiene nada. ya que comprende al vacío y solamente a él. se nos ocurrió elegir una fórmula que combina las artes declamatorias con los atributos de paquidermo. para 5 Para referirse a un conjunto. de allí que la idea del vacío cantoriano nos pueda traer la imagen. aunque bien mirado es eso lo que termina sucediendo la mayoría de las veces que uno sale a la calle. el procedimiento para describirlo es un tanto turbio: primero se nos dice que un conjunto es una colección de cosas. A fines ilustrativos.5 Aclaremos que la clase así formada no es vacía sino unitaria. de un salón de fiestas un domingo por la mañana. y luego se nos fuerza a concebir una colección de cosas que no tiene cosas. . dicho de otra manera. el mecanismo requiere hallar una propiedad que nadie en el universo sea capaz de cumplir. que casi siempre es silencio de algo: un conjunto formado por cero lapiceras no “suena” de la misma forma que un conjunto formado por cero máquinas de afeitar. un axioma) llamado de extensionalidad.22 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO D i g r esión 1. Aunque en este caso. aunque inquietante: ¿en qué consiste el tan mentado “vacío”? En la teoría clásica de conjuntos. con el vacío se plantea una situación similar a la del silencio. Parecería más razonable intentar una definición por comprensión. según relata Borges (1985): “Horacio. que se traduce como “multitud” o “cuantía”.5 El filósofo y matemático Alfred Whitehead decía que el cero no es muy utilizado en las operaciones cotidianas. Por ejemplo: ø = {x / x es elefante y x recita a los clásicos} Esto se lee así: “El conjunto vacío es aquel formado por todos los elefantes que recitan a los clásicos”. mejor dicho. En definitiva. Aunque eso entraña algún riesgo. En este caso.

1944a). La manera más sencilla y un poco resignada de evitarla consiste en “decretar” la imposibilidad de que un conjunto sea elemento de sí mismo. O incluso al propio Funes. para ello hace falta olvidar que el lenguaje natural admite la metáfora. mientras pulía su verso. Sin embargo.6 Aun dejando de lado los aspectos ligados al lenguaje. En consecuencia. justamente. 6 La referencia a la naturalis historia resulta más que apropiada para una sección en la que nos ocupamos. Para zanjar la cuestión. y luego U es distinto de U. ya que según el principio de identidad todo ente es idéntico a sí mismo. nuestra definición sigue siendo imperfecta. habló de cisnes negros. U={x/x=x} entonces U no puede ser elemento de sí mismo. Esto revela que nos dimos excesiva prisa en proclamar la evidencia: al fin y al cabo. desde el momento en que la posibilidad de expresarla en términos lógicos es más que dudosa. por ejemplo: “El primer párrafo del vigésimo cuarto capítulo del libro séptimo de la Naturalis Historia” (Borges. al fin y al cabo. acaso el vacío de Frege no fuera tan vacío como parecía. sin embargo. tenebrosas bandadas de cisnes surcaban los ríos de Australia”.UNA CONSTRUCCIÓN QUE SE TAMBALEA 23 figurar lo imposible. ningún x cumple la desafortunada propiedad expresada en la fórmula x ≠ x. La definición tiene validez “evidente”. Frege nos ofrece a cambio una extravagancia notable: ø={x/x≠x} Es decir: “El conjunto vacío es aquel formado por todas las cosas que son distintas de sí mismas”. es claro que la lógica no puede prescindir de una entidad tan insustituible y única como el conjunto vacío. así que se las tuvo que ingeniar para definirlo de alguna forma. que permitiría incluir en el conjunto a cualquier actor lo suficientemente gordo. un decreto de tales características tiene como corolario el hecho de que si intentamos considerar al conjunto U de las cosas idénticas a sí mismas. Ahora bien. a obrar con mayor prudencia. Más allá de todos estos infortunios. o más bien obliga. de la historia de los naturales. a quien justamente su memoria de elefante le permite “articular con moroso deleite” variadas obras latinas. . Aunque. la paradoja de Russell invita. Se puede pensar que nuestra fórmula tiene más chances de lograr el efecto buscado que la de Horacio.

cuya traducción literal sería “sorprendentemente vacía”. llamado Axioma del vacío: “Existe un conjunto que no tiene elementos”. de acuerdo con la idea más cándida que pueda tenerse del proceso de sumar una unidad. Si A es un conjunto cualquiera que tiene n elementos. basta con agregar a A un elemento x. es fácil ver que esta definición no depende de X. Veamos por fin cómo precisar la noción de sucesor. la teoría axiomática moderna propone otra más precisa. con la única condición de que no esté previamente en A. una vez aceptada la existencia de este esquivo conjunto queda establecida la segunda de las ideas primitivas de Peano: el cero. se dice que la tierra estaba tohu va bohu.6 En sus diversos escritos. y cada número natural distinto de cero se construye como el conjunto que contiene a todos los números que son menores que él. suponer la existencia de X no es menos arbitrario que suponer directamente la existencia del conjunto vacío. El lector de Borges podría aquí recordar las sucesivas claves que aparecen en el cuento “La muerte y la brújula” (Borges. Críticas al margen. en la cual el cero es el conjunto vacío. asumiendo que existe algún conjunto X. sobre la trabajosa definición del cero. entonces sí es lícito definir al vacío como el conjunto de aquellos elementos de X que son distintos de sí mismos. Poincaré dirigió algunas críticas contra los matemáticos conocidos como logicistas. entre los que se contaban Frege y Russell. entonces. Por ejemplo. resulta una suerte de conjunto “amplia- . Por otra parte. para formar la clase n + 1. dijo: “Definir cero por nulo y nulo por ninguno es abusar de la riqueza del idioma francés”. Vale la pena comentar que también el texto bíblico del Génesis sitúa al vacío al comienzo de su construcción. 1944b).24 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO ninguna definición resultó mucho más convincente que la solución de aceptar directamente un axioma. Esta última maniobra puede inducirnos a pensar que las críticas que reciben algunos lógicos no son del todo infundadas… por no decir ilógicas. En realidad. sin embargo. y expresar con alguna satisfacción: “La segunda idea de Peano ha sido articulada”. más precisamente. D i g r esión 1. A diferencia de la construcción no muy rigurosa de la teoría clásica de conjuntos (hoy llamada “ingenua”). De este modo.

UNA CONSTRUCCIÓN QUE SE TAMBALEA

25

do”, que contiene todos los elementos de A, y además el elemento x. Cabe preguntarse si hay alguna garantía de que esta operación pueda efectuarse; es decir, si dado cualquier conjunto A, existe siempre un elemento no contenido en
él. La pregunta puede parecer algo maliciosa, pero admite una respuesta sencilla en caso de que se decida acatar el anterior “decreto” russelliano: si ningún conjunto es elemento de sí mismo, entonces se puede tomar como x al
propio A.
Sin embargo, debemos observar que estos “números” que hemos establecido todavía no resultan del todo buenos; más precisamente, verifican los primeros cuatro postulados de Peano pero no el quinto. Es fácil ver que existen
propiedades inductivas que se cumplen para el cero, pero no para una clase
cualquiera; sin ir muy lejos, eso ocurre con la noción de finitud, que en realidad todavía no hemos definido, aunque parece creíble que:
• el cero es finito;
• si n es finito, entonces n + 1 es finito.
Sin embargo, hay clases que no corresponden a conjuntos finitos: por un lado, esto dice que el quinto postulado no vale para nuestra definición provisoria de número; por otro, nos da la pista para corregir el problema. Para que el
postulado valga, es imperioso delimitar los números al conjunto de sucesores
o “herederos” del cero; vale decir, aquel territorio, constituido por las clases de
los conjuntos finitos y solamente por ellas, donde la inducción es válida. La
construcción de esta herencia, que Russell llama posteridad, muestra en forma
clara que la inducción no es un “principio” de los números naturales sino más
bien un aspecto inevitable de su definición. El propio Russell (1945) lo expresa en estos términos:
En el pasado, el uso de la inducción matemática en las demostraciones era algo
misterioso. Entonces, no parecía razonable dudar de que fuera un método conveniente de prueba, pero nunca se supo bien por qué tenía validez. Algunos lo creyeron realmente un caso de inducción, en el sentido en que esta palabra se emplea
en lógica. Poincaré lo consideraba como un principio muy importante, por medio
del cual infinitos silogismos podían ser condensados en un único argumento.
Ahora sabemos que todas estas consideraciones son erróneas, y que la inducción
matemática es una definición, no un principio.

Aunque informal e incompleta, nuestra exposición basta para mostrar que se
puede reducir en buena medida el rol de la Providencia en la determinación

26

FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO

de aquel distinguido conjunto del que se han valido los hombres de todas las
épocas; un conjunto cuyo primer elemento es el 0, y luego vienen
1 = sucesor del 0
2 = sucesor del 1
3 = sucesor del 2
...

D i g r esión 1.7
En realidad, los “hombres de todas las épocas” no logran ponerse del todo
de acuerdo cuando se trata de establecer cuál es el primer elemento de tan
cuantiosa herencia; esto parece confirmar el hecho de que casi siempre las
herencias traen consigo alguna disputa. En la matemática occidental, el cero recién apareció en el siglo XIII, traído por Leonardo de Pisa (más conocido como Fibonacci), de quien hablaremos más adelante. Para los griegos, ni
siquiera el Uno era un número, por motivos filosóficos bastante profundos
que, en el fondo, no son tan distintos de las dudas que plantea el escritor
Ambrose Bierce (1993) respecto del pronombre yo: “Se dice que su plural
es ‘nosotros’, pero cómo puede existir más de un yo es algo que resulta
más claro a los gramáticos que al autor de este diccionario”.

La construcción de los naturales como posteridad del cero es acaso menos poética que la “memoriosa”, pero la mejora en unos cuantos aspectos. Su virtud
fundamental es que, dado cualquier número n, siempre podemos hacernos la
idea de que a través de unos cuantos saltos,
del 0 al 1,
del 1 al 2,
del 2 al 3,
...
llegaremos alguna vez a n, sin necesidad de pensarlo como el número de patas
de algún animal fantástico, o la cantidad de letras de una palabra descomunal.

2. EL INFINITO EN LA ACTUALIDAD
Llamamos Infinito a lo que nadie comprenderá jamás, a aquello
que no tendrá fin, porque tampoco tuvo principio.
El Zohar. El libro del Esplendor, cap. II, 8.

La noción de número como “número de una clase”, introducida en la sección
previa, ha dejado al descubierto una delicada cuestión. Según hemos insinuado, para construir los naturales es preciso considerar únicamente aquellas clases formadas por conjuntos finitos; sin embargo, ahora vamos a hablar de las
otras clases, las que dejamos de lado por culpa de un vicio imperdonable: contener infinitudes. Esto nos lleva a un concepto algo problemático, el del infinito actual, llamado así por oposición aristotélica a un infinito potencial mucho más intuitivo. Es más fácil, en efecto, pensar en una cantidad que crece
más allá de todo límite finito, que en una cantidad infinita “en acto”, que está fija y es mayor que cualquiera de los números naturales.
Sin embargo, a pesar de su dificultad, el infinito actual fue sustentado desde tiempos lejanos por diversos autores; entre ellos, el gran matemático y filósofo alemán Gottfried Leibniz:
Yo estoy a favor del infinito actual de tal manera, que en lugar de admitir que la
naturaleza le aborrece, como se dice vulgarmente, yo sostengo que es afectada por
él por todas partes, para mejor resaltar las perfecciones de su autor. Así es que yo
creo que no hay ninguna parte de la naturaleza que no sea, yo no digo divisible,
sino actualmente dividida, y por consecuencia, la menor partícula debe ser considerada como un mundo lleno de una infinitud de criaturas diferentes. [Citado en
Burbage y Chouchan, 1993.]

Pero no todos se mostrarían tan convencidos; es por eso que, la noción, un
tanto esquiva, fue formalizada recién por Cantor a fines del siglo XIX, en medio de un clima de auténtico horror infiniti.

D i g r esión 2.1
La expresión proviene de un comentario de Cantor en referencia a una carta de Gauss, en la que dice que el infinito actual no es más que una mane27

se puede observar que el epistolario gaussiano se compone de elementos más bien extraños: beocios gritando. pero es posible demostrar que son tantos los impares como los pares. pero no difiere de la siguiente de que hay tantos múltiplos de tres mil dieciocho como números hay –sin excluir de éstos al tres mil dieciocho y sus múltiplos–. que Borges (1932) describe de este modo: El conjunto de los números naturales es infinito. En todo caso. por más que éstas se vayan rarificando a medida que progresemos. en otra carta. se trata de una correspondencia bastante más excitante que el cúmulo de mensajes spam que actualmente uno encuentra a diario en la casilla de correo electrónico. sin crítica alguna. Al 1 corresponde el 3018 “ 2 “ “ 30182 el 9. Vamos a comenzar con una idea muy sencilla. Su exposición puede leerse como una bellísima manifestación de platonismo: “En vista de la justificada aversión a tales infinitos actuales ilegítimos y a la influencia de la tendencia moderna epicúreo-materialista. . Al margen de estas discusiones.. infinitos aterradores. se ha extendido en amplios círculos científicos cierto horror infiniti. Al 1 corresponde el 3018 “ 6036 “ “ 2 “ “ 9054 “ 3 “ “ 12072. que encuentra su expresión clásica y su apoyo en la carta de Gauss. sin embargo. que han de tomarse como son” [citado en Rey Pastor y Babini (1986)]. La prueba es tan irreprochable como baladí.324 “ 3. me parece que el consiguiente rechazo. asegura no haber publicado sus resultados sobre geometrías no euclidianas por temor al griterío de los beocios. del legítimo infinito actual no deja de ser una violación de la naturaleza de las cosas. etcétera. sin embargo. del mismo modo en que éste había criticado a la comunidad matemática de su época por no ser lo suficientemente audaz como para aceptar las nuevas geometrías. Vale la pena mencionar que el propio Gauss.. etcétera. “ 4 Cabe afirmar lo mismo de sus potencias. Al 1 corresponde el 2 “ 3 “ “ 4 “ 5 “ “ 6. etcétera.28 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO ra de hablar. Cantor acusa a Gauss de timorato.108. por no aceptar el infinito actual.

6036. incluso podemos formularlo en los términos empleados en la sección anterior: un conjunto A es infinito cuando puede coordinarse con algún subconjunto diferente del propio A. no numerables. a3. no es menos copiosa que el todo: la cantidad precisa de puntos que hay en el universo es la que hay en un metro. 9.. … Pero incluso un conjunto “más grande”. pero Cantor decidió ir más lejos: no sólo se propuso definir las clases infinitas. tanto los enteros positivos como los negativos y el cero). La prueba de estos “horrores” es llamativamente sencilla. un conjunto es numerable cuando puede ser escrito en forma de sucesión: a1. Como presiente Borges. admite una prolija descripción “sucesiva” en la cual ninguno de ellos falta. dado por aquellos conjuntos que se pueden coordinar con los números naturales.) La parte. una forma cautivante de definir la infinitud. como el de los números enteros (vale decir. sino que algunos son más grandes que otros. 2. o en un decímetro. aunque la existencia de infinitos mayores. esto es bastante razonable. Por ejemplo. 7. Esta gran audacia le permitió demostrar un hecho notable: los infinitos no son todos iguales.EL INFINITO EN LA ACTUALIDAD 29 Una genial aceptación de estos hechos ha inspirado la fórmula de que una colección infinita –verbigracia. 10. 1.. sino también investigar acerca de sus propiedades. El más pequeño de todos es el infinito denominado numerable. determinando una progresión que no tiene fin. . en esas elevadas latitudes de la numeración. 8. . 9054. la serie natural de números enteros– es una colección cuyos miembros pueden desdoblarse a su vez en series infinitas. -2.. 6. constituye un verdadero golpe de efecto. -1. 4. Sin duda.. (Mejor. -3. En otras palabras. no hay mayores sorpresas. 3. eso muestra que su cantidad no supera a la de los naturales: 0. … 2. Hasta aquí. 3. … 3018. o en la más honda trayectoria estelar. los conjuntos que menciona Borges son todos numerables: 1. pero de ningún modo . para eludir toda ambigüedad: conjunto infinito es aquel conjunto que puede equivaler a uno de sus conjuntos parciales. a2. 5.

Pero a pesar de su fama. uno de los más conocidos es Matemáticas e imaginación. uno de los heterónimos de Fernando Pessoa (1982a): La espantosa realidad de las cosas es mi diario descubrimiento. de Kasner y Newman (1985). a menos que se tome al pie de la letra el comienzo del siguiente poema de Alberto Caeiro.2 La demostración diagonal es explicada en una gran cantidad (aunque siempre finita) de textos. . D i g r esión 2. esto no es en absoluto “horroroso”. entre aquellos dirigidos al lector no especializado.30 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO baladí: basta decir que el cautivante argumento ideado por Cantor. el contraste con los dichos de Borges se profundiza aún más desde el momento en que algunos matemáticos tampoco encuentran esta prueba del todo irreprochable: retomaremos el tema más adelante. en la sección 14 mostraremos que un conjunto muy conocido es innumerable: el de los números reales. denominado demostración diagonal. Por otra parte. Como se ve. se ha convertido en uno de los más famosos de la historia de la matemática.

el valor de verdad de las proposiciones compuestas no depende solamente del valor de verdad de sus componentes. Desde el punto de vista lógico. el de ligeros pies: unas pocas zancadas le bastan para alcanzar a la tortuga en un cerrar y abrir de ojos. consideremos el siguiente uso intensional de la conjunción: El televisor se descompuso y Juan cambió el enchufe. y no a la inversa. 31 . Juan cambió el enchufe y el televisor se descompuso. en los cuales. Como se ve. DESATINO Y RECREACIÓN MATEMÁTICA Hay un concepto que es el corruptor y el desatinador de los otros. A modo de ejemplo.1 Tal parecería ser el orden apropiado de un buen parpadeo y no. como suele decirse. para la lógica extensional la conjunción “p y q” es siempre equivalente a “q y p”. D i g r esión 3.3. la cuestión remite a los enunciados llamados intensionales. y es verdadera cuando sus dos términos lo son. por eso. contrariamente a lo que ocurre con los extensionales. el inverso: “Un abrir y cerrar de ojos”. Aquí los sabios preguntan cómo puede ser: ¿no era que los ángeles están en el cielo? ¿Cómo es entonces que “suben y bajan”? La explicación es simple: en su travesía. acaso inesperada. Jacob iba con un ángel que lo acompañaba y protegía. Una asociación. nos lleva a mencionar aquel sueño bíblico en que el patriarca Jacob vio una escalera que llegaba al cielo: “Y he aquí que los ángeles de Dios subían y bajaban por ella”. No hablo del Mal cuyo limitado imperio es la ética. JORGE LUIS BORGES (1932) Todos conocen a Aquiles. LA IRA DE AQUILES: CORRUPCIÓN. en cambio. los recorridos se cuentan desde la tierra hacia el cielo. hablo del infinito. el sentido de la frase cambia en virtud de la relación temporal que hay entre los dos términos.

T1 T2 . al tiempo que decía: “El movimiento se demuestra andando”. D i g r esión 3. se basa en un argumento sutil: la divisibilidad del tiempo y el espacio. Borges la presenta de esta manera: Aquiles corre diez veces más ligero que la tortuga y le da una ventaja de diez metros. La aporía de Zenón.2 Se cuenta que. y así hasta lo infinito”. la tortuga corre un centímetro. ante los argumentos de Zenón.32 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO En conclusión. la tortuga un décimo de milímetro y así infinitamente. no menos conocida o heroica que Aquiles. veinte o cien veces más rápido que la tortuga.. en términos generales.. en El castillo: “Un móvil que está en A (declara Aristóteles) no podrá alcanzar el punto B.. An = posición de Aquiles en el momento n-ésimo Tn = posición de la tortuga en el momento n-ésimo Zenón de Elea fue un discípulo de Parménides que vivió en el siglo V a. y compara a otro de sus célebres argumentos con las penurias que debe padecer el agrimensor K. Borges se refiere a él como un precursor de Franz Kafka. Diógenes el Cínico ofreció por respuesta un sencillo gesto: dio vueltas a su alrededor. Poco importa en realidad si Aquiles marcha diez. la tortuga corre un milímetro. sin alcanzarla. podemos decir que el pasaje que describe el sueño de Jacob contiene un desliz que no sólo es intencional. la mitad de la mitad de la mitad. la mitad de la mitad.. la tortuga corre un decímetro. . C. Aquiles Piesligeros el milímetro. Aquiles corre ese centímetro. Aquiles corre esos diez metros. y antes. porque antes deberá recorrer la mitad del camino entre los dos. sino también intensional. Aquiles corre ese metro. Aquiles corre ese decímetro. la tortuga corre uno. y antes. el planteo puede esquematizarse así: A0 A1 T0 A2 A3 .

y he intentado (poner) en práctica la novedosa técnica (para besar) sugerida. que consiste en un cuarto de la (distancia) original. Procure ser discreto y divertido. superando con creces los alcances de una mera riña filosófica. supe que ha vivido (ella) otras situaciones de beso. no es difícil imaginar la respuesta de Diógenes a este amante compungido: alcanza con tomar a la chica de los hombros. Reformule sus propuestas sensuales. Jacques Lacan fue un psicoanalista francés que vivió en el siglo XX. ¿Qué debo (hacer)? Querido amigo Zenón: hemos leído su carta con interés. quizás la aburra con sus charlas. Controle su imagen personal. Las aporías fueron inventadas con el propósito de combatir a quienes pretendían refutar la tesis parmenidea de negación del movimiento. entre otras cosas porque el eleata nació unos ochenta años antes que Diógenes. en su particular lectura de Sigmund Freud. y así (mismo) en los sucesivos (instantes). para reducir a cero la distancia (entre) un par de bocas. llévela a un buen restaurante. un muchacho del barrio de Elea: Muy señores míos: (he leído) con interés vuestra excelente nota del último número. ¿Qué dice Zenón? “Para alcanzar a la tortuga debe Aquiles ser capaz de superar una infinidad de segmentos”. luego de consultarlo con mi (amada). ya que si el beso no se produjo pudo haberse debido a factores menos metafísicos (ciencia sobre la cual hemos publicado interesantes artículos) que los que usted sugiere. elementos como la lógica y la matemática constituyen algo más que un . Sin (embargo). aunque dieron lugar a una discusión que duraría largos siglos. en primer (lugar) ella debe reducirse a la mitad. asimismo esta (mitad) a su (propia) mitad. Ya que hablamos de inventos. y mostrar de una vez que “el besamiento se demuestra besando”. Tomando en cuenta ambas historias falaces.LA IRA DE AQUILES: CORRUPCIÓN. podemos mencionar también una versión falaz de la aporía. que nos presenta a un Zenón preocupado que escribe a uno de esos consultorios amorosos de las revistas: Nos escribe el lector Zenón. de modo tal que (el beso) no se produce. con óptimos resultados. más de una (situación). con los siguientes (resultados): he descubierto que. Es probable que deba usted intentar otra cosa. pero quienes han leído a Lacan saben bien que. Esta mención podrá resultar llamativa en un trabajo sobre matemática. y nos preocupamos por su caso. DESATINO Y RECREACIÓN MATEMÁTICA 33 Aunque esta historia parece ser un invento. Un consejo: no hable más con su pareja de esas cosas.

Con ello se ha ganado severas críticas por parte de los “científicos duros”: una de las más resonantes tuvo lugar con el renombrado affaire Sokal. cuya correspondencia geométrica es el postulado de continuidad y que en nuestro contexto toma la forma de un enunciado muy concreto. Y lo más importante es su utilidad. más aun. es razonable entonces pensar que se acercan cada vez más a cierto valor. Sokal concibió el ingenioso ardid de escribir un artículo plagado de disparates y expresiones complicadas. ¿qué dice Lacan sobre la aporía? “Aquiles. 1999) se regocijan al presentar las más variadas muestras de lo que se ha denominado nonsense posmoderno. podemos suponer que Aquiles corre el doble de rápido que la tortuga. y lo envió a la revista Social Text bajo un título de lo más pomposo: “Transgrediendo los límites: hacia una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica”. Sólo la alcanza en la infinitud. Se trata del conocido axioma de completitud de los números reales. En sí. al margen de los debates más o menos acalorados sobre el valor de las enseñanzas de Lacan. Los editores cayeron en la trampa. . puesto que si los términos de una sucesión crecen pero siempre están por debajo de cierto techo. en donde dos físicos (Sokal y Bricmont. si puede sobrepasarla. tienen un argumento muy preciso para asegurar que. está muy claro. sino el modo en que el asunto cobró publicidad. y está acotada cuando ninguno de sus términos supera cierto valor prefijado o cota. no sólo lo publicaron. la distancia que recorre entre el momento n y el siguiente (n + 1) duplica a la que recorre su competidora en igual lapso: 1 Cabe mencionar que lo interesante no es tanto el libro. por eso es preciso un axioma para poder decirlo. entonces puede alcanzarla. en tal caso. una especie de “techo mínimo”: la menor de las cotas superiores. sino que además se mostraron muy satisfechos de que las ciencias sociales recibieran un apoyo tan alentador por parte de la física cuántica. vale la pena conocer algunas de sus múltiples referencias y muy particulares puntos de vista. aunque sea “en la infinitud”. Pero “razonable” no es lo mismo que “obvio”. Para hacerlo más fácil.34 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO comentario casual. al cual podemos denominar: Teorema de Aquiles: toda sucesión creciente y acotada de números reales converge a un número real. que culminó en la publicación del libro Imposturas intelectuales.” Aquí los analistas. No puede alcanzarla. Por ejemplo. Una sucesión es creciente cuando cada término es mayor o igual que el anterior. sólo puede sobrepasar a la tortuga.1 Pero. no los lacanianos sino los matemáticos. el resultado parece bastante obvio.

En realidad.LA IRA DE AQUILES: CORRUPCIÓN. An+1 − An = 2(An+2 − An+1) De modo que..... mal entendida como una “suma infinita”. de los cuales: el segundo es igual a la mitad del primero. el valor de Tn+1 − Tn coincide con el siguiente tramo recorrido por Aquiles: An+2 − An+1.. dada una sucesión de términos a1. el cuarto es igual a la mitad del tercero. + 1/2n < 2 0 1 1 2 1/2 1/4 1/8 … Por otro lado. es siempre menor que el doble del segmento original: 1 + 1/2 + 1/4 + 1/8 + . diez. a2. a4. y por el “teorema de Aquiles” se deduce que converge a un número real. al ir sumando cada vez un nuevo segmento la sucesión que se obtiene es creciente. de acuerdo con el planteo.. . mil. la distancia recorrida se reduce a la mitad respecto de la etapa previa. D i g r esión 3. En resumen. el tercero es igual a la mitad del segundo.3 La idea corresponde al concepto matemático de serie. diez mil– está acotada: en particular. .. . a3. en cada etapa de la carrera. DESATINO Y RECREACIÓN MATEMÁTICA 35 An+1 − An = 2(Tn+1 − Tn) Ahora bien. La situación termina por parecerse al otro argumento: el héroe debe superar infinitos segmentos. Se puede ver con facilidad que la suma de una cantidad cualquiera de estos segmentos –ya sean cinco.

= 2 + L... cuyo resultado todo el mundo (Zenón incluido... = L Pero entonces 2L = 2 (1 + 1/2 + 1/4 + 1/8 + 1/16 + .36 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO la serie ∑ an se define a partir de una nueva sucesión. según la cual Aquiles es diez veces más rápido que la tortuga.. = 2 Para este hecho... protagonista excluyente de estas discusiones... más que una demostración. vale la pena intentar una suerte de “mostración”.1 + 0. tiene sentido darle un nombre: 1 + 1/2 + 1/4 + 1/8 + 1/16 + . S2. ) = 2 + 1 + 1/2 + 1/4 + 1/8 + . . de donde se concluye que L es igual a 2. S3. el argumento se hace todavía más intuitivo si se observa un hecho “evidente”: 10 + 1 + 1/10 + 1/100 + 1/1000 + .. por más que trate de disimularlo) conoce: 1 + 1/2 + 1/4 + 1/8 + 1/16 + . En la formulación borgeana.. = 11. la de las sumas parciales.. = 10 + 1+ 0.. Una vez que sabemos que el límite existe.111. + an De esta manera.001 + .. donde S1 = a1 S2 = a1 + a2 S3 = a1 + a2 + a3 … Existen diversas maneras de abordar el cálculo del límite de aquella serie tan popular... Podemos mencionar aun otra “aporía”. cuya sutil formulación no sólo debió esperar el desarrollo del concepto de serie sino también (aunque de un modo más prescindible) el descubrimiento de la electricidad: .. aunque plenamente justificable por argumentos matemáticos rigurosos... en donde cada término Sn es la suma de los primeros n términos de la sucesión original: Sn = a1 + a2 + a3 + .01 + 0. la serie no es otra cosa que la sucesión S1.

. Es posible añadir una nueva complicación a la carrera de Aquiles. se esconde allí una trampa que el lector interesado podrá desentrañar.. 0. disminuye su velocidad hasta hacerla sólo un 25% mayor que la de T. Esta situación se asemeja a la del antiguo chiste sobre la luz de giro. Luego vuelve a encenderla durante 1/8 de minuto. el tiempo total transcurrido es exactamente un minuto.. esa que anda-no anda-anda… Aunque. ya que el tiempo inexorablemente pasa. Cuando Aquiles. 0. no hay una “acción última”.. . cada vez más abatido. el guerrero. y así sucesivamente. la deja prendida por 1/2 minuto y la apaga durante 1/4 de minuto. DESATINO Y RECREACIÓN MATEMÁTICA 37 Una persona enciende su lámpara. en tanto la segunda acción anula el efecto de la primera. pero ¿qué ocurre con la lámpara al cabo de ese interminable minuto? ¿Queda encendida o apagada? El asunto es delicado. Como vimos. bien puede ocurrir que en el momento de llegar al punto del cual partió la tortuga. En efecto. de modo que los estados sucesivos de la lámpara son 1. en este caso. Una manera de facilitar la tarea consiste en interpretar el encendido y el apagado como “acciones” que se denotan como 1 y −1. . Aquiles se desmoralice al ver que no la alcanza y empiece a correr a un ritmo más lento. 1. sin embargo. el de ya no tan ligeros pies. los guiños son cada vez más veloces: así no hay lámpara que aguante. Supongamos.LA IRA DE AQUILES: CORRUPCIÓN. llega a T0 y no logra alcanzar a la tortuga. Sin embargo. la que ahora es sólo un 50% mayor que la de T. Sería exagerado decir que su velocidad (vA) se reduce tanto que iguala a la de la tortuga (vT). ¿Qué ocurre entonces? 2 Ya que si sumamos 1 + (-1) resulta 0. que en el primer tramo la velocidad de A es el doble que la de T.2 o bien: prendida-apagada-prendida. como antes. Al llegar a T1. si tenemos en cuenta algunos factores de orden –por así decirlo– psicológico. la apaga por un lapso de 1/16 de minuto. y así sucesivamente. aunque podemos imaginar que sucesivos desánimos le hacen aminorar la marcha de tal forma que vA se aproxima cada vez más a vT . se desalienta y reduce su velocidad.

Existe otra historia que habla también de Aquiles. Lo analizaremos con un ejemplo completamente distinto. Hablamos del inmortal número de oro. Al menos eso ocurrió en los comienzos de su “carrera”. Supongamos ahora que Aquiles aumenta su velocidad. se comprueba que Aquiles no alcanza a la tortuga. logrará alcanzarla. le dicen: “Hace escasos minutos estaba usted aquí: debería haber llegado un poco antes”. Dar la vuelta al finito mundo le toma en consecuencia 0 segundos. al cabo de los cuales le dicen: “Es una lástima: si hubiera llegado en el instante en que lo hizo. la letra inicial de Fidias) a la razón A/B. He aquí lo que faltaba para terminar de derrumbar la moral del guerrero… aunque el razonamiento presenta alguna falacia –más bien. de modo tal que la parte mayor sea a la menor como el segmento completo es a la parte mayor. se deduce una sencilla ecuación algebraica que permite obtener el valor numérico de tan mentada proporción: . un punto débil o. el de ligeros pies. se habría encontrado”. Faltan todavía unos quinientos años para que Eratóstenes efectúe la primera medida de su circunferencia. pero eso no le impide completar el recorrido en un tiempo razonable y llegar al punto de partida en buena forma. hasta tal punto que la vuelta entera le toma unos minutos. su “temporada en el Hades”) corriendo tras una tortuga que no cesa de escaparse. A=A+B B B A B Denominando ϕ (no casualmente. corre hasta completar una vuelta al mundo. Trampas aparte. al llegar. para alegría de Zenón. vinculado a otro reconocido griego. un talón de Aquiles–.38 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO El lector puede intentar el cálculo para esta situación concreta en la que. tanto que es capaz de aumentar su velocidad hasta hacerla infinita. pero si se desanima demasiado deprisa pasará el resto de su vida (y también. ante tan obstinada persecución merece rescatarse cierta idea de autorreferencia. todo depende del ritmo de desmoralización: si conserva una aceptable dosis de valor propio. al decir de Arthur Rimbaud. pero ya no en persecución de la tortuga sino de sí mismo: Aquiles. En realidad. por así decirlo. cuyas hazañas no fueron cantadas sino más bien esculpidas. Concedamos finalmente que el guerrero goza en realidad de pies ultraligeros. cuando el escultor Fidias lo tomó como parámetro para establecer las medidas ideales de su arte. definido a partir del problema geométrico de dividir un segmento en dos partes.

hay que ser un verdadero héroe para no montar en cólera. si se nos ocurre pensar que para calcular ϕ uno debe conocerlo previamente: Vea. resulta apropiado decir que es autorreferencial. DESATINO Y RECREACIÓN MATEMÁTICA ϕ=1+ 39 1 ϕ De donde ϕ2 = ϕ + 1. entonces también es cierto que ϕ=1+ 1 1 =1+ ϕ 1 + 1ϕ El final (o.. y en definitiva: ϕ = 1. ϕ 1 + 1ϕ 1 + 1 1+ 1 ϕ En consecuencia. Ahora prestemos atención a la fórmula: en algún sentido. esta ϕ autorreferencial escapa de sí misma como la tortuga de Aquiles. En comparación..4 La historia narrada en la Ilíada resulta coherente con el título de esta sección.61803398875.. para obtener el valor de ϕ usted tiene que calcular su inverso 1/ϕ. se puede seguir sustituyendo ad infinítum: ϕ=1+ 1 1 1 =1+ =1+ = . el episodio de Briseida resulta insignificante: ante un comportamiento tan escurridizo. una mente astuta descubrirá que esta ϕ que “habla de sí misma” invita a efectuar una osada sustitución: dado que ϕ = 1 + 1/ϕ. pues concierne a las altas cúpulas del poder griego. pues ϕ se expresa por medio de… el propio ϕ. mejor dicho. La esclava Briseida había sido otorgada a Aquiles como premio tras haber efectuado un .. Pero eso no constituye una gran ayuda. su ausencia) es previsible: dado que el término de la derecha contiene todavía una ϕ. y al resultado sumarle 1. D i g r esión 3.LA IRA DE AQUILES: CORRUPCIÓN. Sin embargo.

40

FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO

saqueo de grandes réditos para la corona, pero luego le fue arrebatada por
orden de Agamenón. Esto desencadenó la ira de Aquiles, cuyo abandono
del campo de batalla inclinó peligrosamente la balanza en favor de los troyanos. Sin embargo, un tiempo más tarde Héctor se batió con Patroclo, amigo de Aquiles, y lo mató; el hecho terminó siendo beneficioso para los
griegos –a excepción del pobre Patroclo–, pues en última instancia motivó
que el héroe volviera al combate dispuesto a vengar a su amigo.

Sin embargo, existe un modo de sacar provecho matemático de tan enojoso
asunto, y nos permitirá decir aquí también que ϕ se alcanza “en la infinitud”.
Ocurre que las anteriores igualdades son algo más que una manera de escribir;
podemos considerarlas como un primer acercamiento a las denominadas fracciones continuas. A decir verdad, el paso que resta es exiguo; se trata de brindar legitimidad a la siguiente descripción de nuestro número áureo autoperseguido:
ϕ=1+

1
1 + 1 1+

1
1+ 1

1+…

A fines de dar un sentido preciso a esta interminable expresión, vamos a definir la sucesión de las denominadas fracciones reducidas, construida a partir de
sucesivos “recortes” de la fracción completa:
a1 = 1
1
a2 = 1 + = 2
1
1
3
a3 = 1 +
=
1
1+ 1
2
...
No es difícil probar que la sucesión converge al valor ϕ; más aún, la convergencia a un número real está garantizada para cualquier expresión del tipo
q1 +

1
q2 +

1
q3 +

,
1

q4 + q 1+ …
5

LA IRA DE AQUILES: CORRUPCIÓN, DESATINO Y RECREACIÓN MATEMÁTICA

41

en donde cada uno de los qn es un número entero positivo. Ésta es la forma
general de la fracción continua, habitualmente denotada así:
[q1, q2, q3, q4, q5, ...]
Cabe aclarar que la definición no requiere que los desarrollos sean infinitos:
por ejemplo, la expresión [1, 2, 3, 4, 5] denota sencillamente al siguiente número, fácil de calcular:
1+

1
2+

1
3+ 11

=

225
157

4+ 5

Toda fracción continua determina de modo unívoco un número real mayor
que 1, y viceversa: todo número mayor que 1 se puede expresar como una fracción continua. Ello nos permite, una vez asimilada esta nueva forma de escritura, dejar establecida la siguiente igualdad:
ϕ = [1, 1, 1, 1, 1, ...]

Pese a ello. Sur. por lo general. Aunque. ceca-cara → un metro al Este. cansados de la monotonía del paisaje. y uno a la izquierda en caso contrario. decidimos abandonar la unidimensionalidad y elaboramos un más ambicioso programa de paseos en el plano. Es oportuno entonces recordar el dicho popular: “A Seguro se lo llevaron preso”. transformando una tarde de paseo en una terrible pesadilla. no nos alejaremos tanto como para extraviarnos: en este proceso.4. Por ejemplo. si arrojamos una moneda al aire infinitas veces. sin embargo. conocido como paseo al azar.1 Supongamos ahora que. con probabilidad 1. AZAROSOS PASEOS Y PÉRDIDA DEL ORIGEN A quién no le ha pasado alguna vez: tener ganas de pasear pero no saber adónde ir. Este. la probabilidad de obtener cara alguna vez es 1. ceca cara Pero debemos estar prevenidos. parece una buena perspectiva recurrir al azar. Oeste. del 100%) no implica que necesariamente sucederá. este suceso. tirando una moneda: si sale cara caminamos un metro a la derecha. porque una racha de sucesivas caras o cecas puede alejarnos bastante del punto de partida. volveremos al origen. cara-ceca → un metro al Sur. Ante tanta indecisión. sobre la base de cuatro itinerarios muy razonables: Norte. no es capaz de ofrecernos certeza absoluta. por ejemplo. No nos cuesta nada arrojar la moneda dos veces seguidas. ceca-ceca → un metro al Oeste. 43 . y establecer por ejemplo la siguiente hoja de ruta: cara-cara → un metro al Norte. 1 En efecto. el destino podría llegar a ser tan caprichoso como para sorprendernos con una incesante racha de cecas. un sencillo cálculo de probabilidades nos dice que en algún momento. el hecho de que un suceso tenga probabilidad 1 (vale decir. denominado suceso seguro.

pues entonces la situación sería diferente.44 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO cara-cara ceca-ceca ceca-cara cara-ceca Como en el caso anterior. la teoría de probabilidades permite asegurar que en algún momento el azar nos devolverá al origen. dejaremos de lado a Aquiles para cantar las aventuras de Odiseo (o Ulises. Quizá ello sea motivo suficiente para hacer un cambio de héroe antes de formular nuestras próximas aporías. según la versión latina). aunque resultará más cómodo reemplazar a la moneda por un dado: 1 → un metro al Norte 2 → un metro al Sur 3 → un metro al Este 4 → un metro al Oeste 5 → un metro hacia Arriba 6 → un metro hacia Abajo 5 1 4 3 2 6 . Es una suerte que un Ulises tan lúdico no se haya embarcado en la empresa más audaz de viajar por el espacio. El planteo es el mismo. Aunque no cambiaremos de poeta: siguiendo el mismo orden de la trama homérica. con probabilidad 1 Penélope seguirá rechazando pretendientes. Situados en este nuevo contexto debemos decir que. bien vale advertir a los viajeros desprevenidos que en el mundo tridimensional la probabilidad de retorno al origen disminuye drásticamente. pues confía en la vuelta de su legítimo esposo. Ahora que tales extravagancias se han puesto de moda. si bien la caprichosa moneda puede retrasar el regreso a Ítaca al menos una veintena de años.

determinados por los dos sentidos de cada una de las dimensiones espaciales. Esto le proporciona argumentos más que suficientes a cualquier Penélope para decidirse a concluir por fin su tejido: si el marido se pone a dar vueltas por el espacio. Se trata de una intuición de la desnuda duidad. no puede ser explicada. La partícula ur funciona en el idioma alemán como prefijo. D i g r esión 4. constituido por el aspecto interior. en estos nuevos paseos. si se tiene en cuenta el mandato que dictamina su inicio. según la traducción literal: “Vete para ti”. y significa justamente “primitivo u original”: por ejemplo. A tono con la digresión anterior. las cosas tienen siete lados: seis de ellos. por ser una intuición básica. De confirmarse esta particular opinión. quizás haya llegado la hora de dar alguna que otra puntada con hilo. menos del 35%. . nuestro viajero debería muñirse de un dado de siete caras: el 7 no se destinaría a efectuar un movimiento espacial sino más bien a una introspección. y un séptimo lado. quien también debió sufrir sus propios avatares antes de llegar a la tierra prometida. Desde el punto de vista de un agente de turismo. que brinda acaso el primer ejemplo conocido de una salida sin retorno al origen. Se demostró que.2 En rigor. la salida del 7 podría reservarse para dar un descanso al viajero y permitirle tomar fotografías. que. es decir. más que Ítaca el punto de partida merecería ser ahora llamado Ur. Haremos referencia a este tema (naturalmente. el matemático holandés Luitzen Brouwer habló de la Urintuition o “intuición primigenia” como el fenómeno fundamental del pensamiento matemático. Nos referimos a la historia de Abraham. ¡sin explicarlo!) en las secciones 17 a 19. este viaje también puede verse en su aspecto introspectivo.1 Según una antigua tradición talmúdica. ya que Dios habla a Abraham y le dice. la probabilidad de volver al punto de partida es aproximadamente 0.3405373.AZAROSOS PASEOS Y PÉRDIDA DEL ORIGEN 45 D i g r esión 4.

.

no lo hace. debemos suponer que el razonamiento de Scharlach es el siguiente: “Dado que la última vez se movió hacia la izquierda.5. sabe que una exacta muerte lo espera. permite a los lectores sugerir algunas variantes. 1944b). y pierde una si no lo hace. como ahora va a matarme en Triste-le-Roy (Borges.1 El juego consiste en adivinar si el número de bolas que el contrincante ha escondido es par o impar: si adivina. a 4 kilómetros de A y de B. y no entre B y C? Acaso la estrategia de Lönnrot sea dirigirse en realidad a D2. a 8 kilómetros de A. a mitad de camino entre los dos. cuando en otro avatar usted me dé caza. mejor dicho. Por ejemplo. gana una bola. luego un segundo crimen en B. de nuevo a mitad de camino. 47 . recta. D i g r esión 5. entonces la próxima vez volverá a hacerlo”. En esa línea se han perdido tantos filósofos que bien puede perderse un mero detective. aunque ahora el lugar del “bobalicón” estaría ocupado por el que adivina… o. Máteme en D. y tan atractivo planteo resulta finalmente inútil para Lönnrot. MÁTEME EN ω Cuando el detective Lönnrot es capturado por Scharlach en la quinta de Tristele-Roy. Es inevitable mencionar que Scharlach no cae en la trampa. luego un tercer crimen en C. pensando que Scharlach lo esperará en D1: Scharlach A D1 Lönnrot C D2 B Para que el ardid funcione. finja (o cometa) un crimen en A. Intenta entonces un último enigma: Yo sé de un laberinto griego que es una línea única. la situación termina por asemejarse a la que plantea Edgar Allan Poe respecto del juego de par o impar. Scharlach. Sin embargo. De esta forma. ¿por qué elegir D entre A y C. a 2 kilómetros de A y de C. Aguárdeme después en D.

En “La muerte y la brújula” (Borges. ser bobalicón no significa una desventaja. y toda su astucia le va a impulsar a poner impar en la segunda. ante adversarios infinitamente bobalicones no hay alfabeto que alcance. antes de agotar nuestros recursos tipográficos conviene buscar una manera más adecuada de escribir. alzando su mano cerrada.. Nuestro colegial replica: ‘Impar’. Ahora bien. y pierde.. diré. 1944b). supongamos que su adversario sea un bobalicón y que. Podemos formularlo en términos freudianos y decir que nos encontramos ante el caso del que fracasa al triunfar (Freud. por lo tanto.1916). si Scharlach fuera lo suficientemente bobalicón como para no aprender de sus propios yerros.48 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Estas reglas se explican en el cuento “La carta robada”. en donde se menciona la especial habilidad de un niño de ocho años para ganar todas las bolas de su escuela.. por eso. ya que es precisamente la perspicacia de Lönnrot para descubrir la trama tejida por Scharlach la que provoca su propio “descensus”. En resumen. pero en la segunda prueba gana porque se dice a sí mismo: “El bobalicón había puesto par la primera vez. . A3. 1844). en cambio. pues era capaz de anticipar la estrategia de su contrario: “Por ejemplo. cuya astucia se apoya en una combinación temible: es a la vez matemático y poeta.. el detective Dupin relata cómo logró precipitar la caída o descensus averni del malvado ministro. Lönnrot podría esquivarlo ad infinítum por medio de una sencilla estrategia: A C E F D B B a la derecha de A C a la izquierda de B D a la derecha de C E a la izquierda de D F a la derecha de E . A2. le pregunta: ‘¿Par o impar?’. Con esta descripción. . ‘Impar’” (Poe. empleando subíndices: A1.

por ejemplo. Debemos pensar más bien en “números” que están más allá de lo finito: Cantor los denominó transfinitos.. Lönnrot es capturado finalmente en Aω. parado ante el pelotón de fusilamiento nazi. ω + ω... Se trata del cuento “El milagro secreto” (Borges. Dios lo retiene en suspenso durante dicho lapso.. Aω En efecto. A3. 1944c). solicita a Dios un año adicional para terminar un drama en verso que estaba escribiendo. situado justo detrás de los puntos suspensivos: 1. la sucesión de puntos es convergente. pero al menos eso le permite ganar algún tiempo: con suerte. según puede verse. A2. D i g r esión 5. luego vendrán otros: ω+1 ω+2 . etcétera. aunque ahora se trata de algo más que de la operación de coordinar conjuntos. es derribado por la cuádruple descarga. La maquinaria cantoriana resulta de una gran belleza.. Todo empieza con un elemento que se agrega a la lista creciente de los números naturales.. ω Esta extraña entidad que escribimos ω se define como “el menor de los infinitos”. en Courant y Robbins (2002). en donde Jaromir Hladík. cuando Hladík termina de resolver el último epíteto. 2. y observar que los puntos definidos por Lönnrot llevan a pensar en un punto límite: A1. 3. . y estableció una forma de sumarlos y multiplicarlos. una buena infinidad de años. Ya se ve que estar en suspenso no es garantía de na- .2 La situación es similar a la que se describe en la “ficción” que es justamente sucesora de “La muerte y la brújula”. basta con detenernos en este primer y “pequeñísimo” ω.MÁTEME EN ω 49 Esto nos lleva de vuelta al infinito actual mencionado en las primeras páginas. . Para nuestros fines.

pueden también justificarse con todo rigor. = ??? Las operaciones que llevaremos a cabo. por el contrario. en donde se hace alusión a estos infortunios que en verdad no son tales. o al menos una interpretación.. un talón de Aquiles podría ser el lapsus..3. decidiera resucitarlo en una nueva historia. una bella pero peligrosa muchacha. obtenemos: 2L = 2. por estar suspendido del talón. ¿dónde debe ubicarse la quinta de Triste-le Roy? 1 − 1/2 + 1/4 − 1/8 + .) = 2 − 1 + 1/2 − 1/4 + 1/8 − . El detective había muerto en el curso de una lucha con su enemigo Moriarty... Si llamamos L al límite L = 1 − 1/2 + 1/4 − 1/8 + .. cabe imaginar al analista agazapado esperando el momento adecuado para lanzar sobre su víctima una flecha. Así procede también Sherlock Holmes.. eso nos lleva a buscar la respuesta a una pregunta elemental: en esta nueva versión del cuento. lo relata muy bien. prácticamente idénticas a las que vimos en la digresión 3. el de calcular Aω. que este título nada tiene que ver con el vacío de Frege. sin embargo.. Aunque cabe recordar. Conviene aclarar. La casa vacía. Podemos plantear aun otro problema. quizás para nuestro propio infortunio. con cierto fastidio. los clamores de miles de lectores forzaron a que el autor. de todas formas. el doctor Watson.. no pudo recibir en ese sector el contacto favorecedor de las aguas del lago Estigia.50 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO da.) . quien. 2003). Aquí el lector agazapado podrá preguntarse: ¿por qué “infortunado”? Responder a esta pregunta toma mucho menos trabajo que encarar un tratamiento psicoanalítico o una pesquisa detectivesca. y multiplicamos por 2. un detective que –a diferencia de Lönnrot– triunfa sin fracasar. que la infausta flecha de Paris no habría llegado a su destino si a Aquiles no se le hubiese ocurrido confiar su secreto a Políxena. Su cronista.(1 − 1/2 + 1/4 − 1/8 + .. En psicoanálisis. puede incluso resultar perjudicial como lo fue para el ya mencionado Aquiles. basta con acudir al cuento apropiado.. En otras palabras. = 2 − (1 − 1/2 + 1/4 − 1/8 + . se trata de encontrar “ese punto débil que mi infortunado amigo consideraba el arranque de toda investigación” (Conan Doyle.

2 Vale la pena ofrecer una “prueba” diferente del resultado anterior. según puede observarse en el siguiente mapa: Triste-le-Roy 0 2/3 1 D i g r esión 5. entonces la mitad sombreada del lado derecho tiene un área igual a 1 – 1/2. cuya área es 1/4. Un razonamiento similar puede aplicarse a las siguientes figuras. Por otra parte. que casi no requiere palabras: En efecto. es claro que la cantidad de cuadrados sombreados es igual a las dos terceras partes del total. 2L = 2 − L.51 MÁTEME EN ω De esta manera. lo que nos lleva a deducir que la suma es 2/3. la mitad derecha mide 1/4 – 1/8. y en consecuencia: L = 2/3 Esto nos da la ubicación precisa. si el área del cuadrado completo mide 1. que permiten comprobar el resultado de otra serie. de dos maneras diferentes: . De la misma forma. en el cuarto superior izquierdo. y así sucesivamente.

en los cuales los resultados se explican por medio de figuras. y tuve piedad. el lector puede intentar una explicación “visual” de la siguiente propiedad.52 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO 1 1 2 1 3 1 4 1 + + + +…= 4 4 4 4 3 ( ) ( )( ) Con un poco de imaginación. / Mi pena inaudita pronto comprendieron / y con una mueca de mujer vencida / me dijo: ‘Es la vida’. que también se comprende “callando la amargura”: . / sus ojos azules muy grandes se abrieron. El lector interesado puede intentar verificar esta otra propiedad. en el fondo. de lo que ocurre cuando mostramos la validez de un teorema: “Callé mi amargura. de carácter más general: 1 1 1 2 1 3 1 4 + + + +…= n n n n n-1 ( ) ( ) ( ) Existen muchos ejemplos más de “pruebas sin palabras”. en donde el resultado no es muy diferente. Esta manera silenciosa de transmitir es comparable a la que describe el tango Volvió una noche. de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera. y no la vi más”.

53

MÁTEME EN ω

1

0

2

(1/7)2

(1/3)2

(1/6)2

12

(1/5)2

(1/2)2
(1/4)2
(1/8)2

1

1/2

2

1+

2

2

1/4 1/8 …

2

( 12 ) + ( 13 ) + ( 14 )+ ( 15 )+ …< 2

Para finalizar esta digresión, vale la pena advertir también sobre los riesgos que entrañan algunas de las “pruebas” que hemos llevado a cabo. Supongamos que queremos sumar todas las potencias de 2, y entonces escribimos:

x=1+2+4+…
Como antes, al multiplicar por 2 resulta:
2x = 2 + 4 + 8 + …
Pero al restar ambas igualdades se obtiene un resultado a todas luces disparatado.
2x – x = –1 + 2 – 2 + 4 – 4 + 8 – 8 … = – 1
Es decir:

x=1+2+4+…=–1
Vale la pena preguntarse: ¿cuál es el error?

6. UN POCO DE SALGARISMO
Los cálculos de la sección previa van a depararnos ahora una pequeña sorpresa de índole musical, por medio de un sencillo recurso: pensar al segmento como una cuerda. En el fondo, la asociación no es tan forzada; podemos recordar por ejemplo aquella frase que el escritor argentino Ernesto Sabato (1969)
señala como la primera descripción de un físico experimental: “Y alcé mis ojos,
y miré; y he aquí un hombre que tenía en sus manos una cuerda de medir”
(Zacarías II, 5).
Sin embargo, para justificar tales asociaciones debemos introducir algunos
conceptos teóricos de la música; más precisamente, los que se refieren a la
construcción de la escala. En algún sentido, estamos haciendo uso de aquel recurso que Umberto Eco (1984) definió como “salgarismo”:
Los personajes de Salgari huyen a la selva perseguidos por los enemigos y tropiezan con una raíz de baobab, y de pronto el narrador suspende la acción para darnos una lección de botánica sobre el baobab. Ahora eso se ha transformado en un
topos, entrañable como los vicios de las personas que hemos amado, pero no debería hacerse.

En nuestro caso, es cierto que hemos hablado de persecuciones, aunque no
precisamente en la selva; al menos no en sentido literal. De cualquier modo,
el salgarismo se justifica cuando se trata de un tema tan fascinante como el de
la música, que merece por sí una aparición en estas páginas. No sólo fascinante sino también matemático, pues como dijo Leibniz: “La música es un ejercicio de aritmética secreta, y el que se entrega a ella ignora que maneja números”. [citado en Le Lionnais (1962)]
La conexión entre música y matemática fue señalada por muchos otros autores, entre los que no podía faltar Borges (1985): “Como la música, las matemáticas pueden prescindir del universo, cuyo ámbito comprenden y cuyas
ocultas leyes exploran”.
Todo esto nos lleva a pensar que no es casual que la primera construcción
formal de la escala haya sido pergeñada por los pitagóricos.1 El problema era
1
Existe abundante bibliografía sobre los pitagóricos; no nos extenderemos sobre el tema a
fines de evitar algo que sería ya fastidioso: un salgarismo del salgarismo.

55

a female deer. según la cual los nombres de las notas tuvieron su origen en una canción que era muy popular en el jardín del Edén: “Do a deer. podríamos proponer: Dividamos al intervalo en siete partes iguales. por ejemplo: “¡Dodo! No se parece a un dodo más que yo”. aún más apócrifa. pues se trataba de organizar los sonidos de manera tal que pudieran ser utilizados (y.14 880 re mi fa sol la si do la D i g r esión 6. en la cantidad de vibraciones por unidad de tiempo. . de acuerdo con el relato bíblico.. sería más apropiado. que vivió en la Abadía de Pomposa 2 Canción inglesa con la cual los niños aprenden los nombres de las notas musicales. La traducción al español de este clásico musical resulta un verdadero fiasco: “DOminemos nuestra voz. “si” al punto inicial del segundo segmento.. tal como ocurre en El diario de Adán y Eva. REpitiendo sin cesar…”. aun aceptando que volvamos a denominar la a esta nueva nota. vale decir. Surge así una primera relación fundamental: cuando se duplica la frecuencia de cualquier sonido. que Dios dejara elegir el nombre de las notas a Adán. Ahora bien. y llamemos “la” al punto inicial del primer segmento. a partir de aquel famoso la cuya frecuencia es de 440 vibraciones por segundo. al menos ello ocurre en la idílica situación del filme La novicia rebelde. de Mark Twain (1906).1 En rigor. Vibr/seg Nota 440 502. también escritos) en forma coherente. Re. aunque proviene de todas formas de una elección arbitraria. Se deben a un fraile llamado Guido d’Arezzo. Por ejemplo. de todas formas. es fácil cuantificar las alturas de los sonidos si se piensa en su frecuencia. queda un problema por resolver: ¿cómo dividir ese inmenso espacio que queda entre la y la? Quizás. quien cuestiona seriamente algunas de las nominaciones. Esto irrita profundamente a Adán. a drop of golden sun”. a su mujer. etcétera.2 En realidad el verdadero origen de dichos nombres es un poco menos burdo. resulta el la de la siguiente octava.56 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO complicado. cuya frecuencia es de 880 vibraciones por segundo. Existe otra versión.42 754. se obtiene la misma nota pero una octava más aguda. en todo caso. al modo bíblico del Génesis. más tarde. O.71 628.28 817.57 691.85 565. Pero ¿por qué decimos que es “la misma nota”? ¿Y por qué hablamos de “octava”? Todo esto se definiría en realidad a posteriori.

en cambio. se obtiene: ut. Justamente allí está el problema: que solamente tienen bemoles y no permiten subdivisiones arbitrarias de la cuerda. sol. por el contrario. Respecto de la división del intervalo. al cabo de nuestro primer intento podemos decir: “he aquí que esto no es bueno”. que la mayoría de los instrumentos ignora. Como sea. estas limitaciones no constituyen un problema intrínseco de la escala. tal como si los cantara la mismísima Julie Andrews: UTqueant laxis REsonare fibris gestorum FAmuli tuorum SOLve polluti LAbii reatum. que tienen sus bemoles. los instrumentos han sido construidos y afinados sobre la base de las escalas existentes. fa.UN POCO DE SALGARISMO 57 a fines del siglo X. El violín. La denominación si (iniciales de Sancte Ioannes) es atribuida al compositor francés Le Maire. re. denominada diatónica. ni siquiera puede ejecutarse con instrumentos como el piano o la guitarra. algo pomposa: una especie de acróstico al revés. la construcción es. sobre la base de un salmo dedicado a San Juan Bautista. Entre otras cosas. permite deslizarse por la cuerda en forma continua (glissando). el vecino puede pasar por todas las notas intermedias y desafinar a gusto.. . Esto se debe a un motivo elemental. de esta manera.. mi. allí es posible percibir por ejemplo la diferencia entre un do sostenido y un re bemol. Sancte Ioannes. debemos observar en primer término que el principio de “equidistancia” está destinado a fallar. Cada uno de los versos se entona a partir de la nota correspondiente. Si nuestro objetivo es construir la escala que empleamos habitualmente. MIra Tomando la primera sílaba de cada verso. Cualquiera que pretenda hacer sonar la “escala” anterior comprobará que no se parece a nada de lo que haya escuchado en los últimos tiempos. El nombre ut. De modo que el motivo por el cual los músicos occidentales han preferido una división del intervalo sobre otras debe buscarse en otra parte. fue reemplazado por do para atenuar las penurias de los solfeadores. la . actualmente de gran ut-ilidad en la resolución de crucigramas. a menos que tenga un vecino que esté aprendiendo a tocar el violín… De hecho. justamente.

eso corresponde a la llamada escala cromática: la # la do # si do re # re fa # mi fa sol # sol la Pero ni aunque hagamos esta salvedad la división del intervalo resulta “regular”. Aunque los pitagóricos no podían conocer la ecuación de ondas –para la que se requiere el lenguaje del cálculo diferencial–3. al igual que entre mi y fa. debieron esperar mucho tiempo antes de encontrar respuesta. Tal espacio es ocupado por las teclas negras: concretamente. Esto no parece tener límite.58 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO que puede ser verificado con sólo mirar las teclas del piano: la división en 7 no es regular. con una frecuencia que obviamente es 3/2 veces la frecuencia original. Por ejemplo. observaron que al tomar las dos terceras partes de la cuerda original se produce un sonido más agudo. sin embargo. tarde o temprano. en especial Arquímedes. entre si y do no hay sostenido. de acuerdo con la denominación actual. los pitagóricos presintieron que. Muchas de las preguntas que se hicieron los griegos.. lo que tenemos que hacer es dividir al intervalo en doce partes y no en siete.. sólo necesitaron repetir el procedimiento una docena de veces. En este caso. Pero en algún sentido ambas esperas son comparables: unas cuantas ideas matemáticas se tejieron y destejieron entre un período y otro. Si se repite el procedimiento se obtendrán sonidos cada vez más agudos (que pronto dejaremos de oír. al menos no en el sentido que torpemente intentamos antes. aunque más tarde fue debidamente apoyada en aspectos de la física que conciernen a los llamados “armónicos”. Para obtener una la escala correcta. las sucesivas notas serán: do − sol − re − la − mi − si − fa# − do# − sol# − re# − la# − fa − do Reordenando estos doce sonidos dentro de una misma octava se obtiene la escala cromática: do − do# − re − re# − mi − fa − fa# − sol − sol# − la − la# − si – do 3 El cálculo diferencial fue desarrollado formalmente a partir de los trabajos de Isaac Newton y Gottfried Leibniz en el siglo XVII. volverían a encontrar en la secuencia alguna versión más aguda de la nota inicial. sino más bien veinte siglos. de división en partes iguales. si comenzamos en do. aunque ese es otro problema). ¿Y por qué doce notas y no catorce? La explicación es en principio numérica. . pues entre algunas notas consecutivas hay más “espacio” que entre otras. no esperaron veinte años como Penélope. Dicho y hecho.

conocida como gama de Zarlino.UN POCO DE SALGARISMO 59 D i g r esión 6. se deduce entonces que c12 = 2 Esto dice que el valor relativo del semitono es igual a la raíz doceava de 2: . Eso permitió dividir finalmente al intervalo en doce partes “iguales”. = c (constante) De aquí resulta: la# = c.. trasladado a la octava correspondiente. con una octava). en el siglo XVII se pudo lograr una división mucho más simple de la octava. En realidad la idea parece bastante natural: si la razón entre cualquier nota y su correspondiente en la octava previa es siempre la misma (2).2 Existe en realidad una pequeña distancia entre el sonido que se obtiene al cabo de doce pasos y el sonido original. Los físicos han mejorado la construcción pitagórica mediante una escala basada en los sonidos armónicos. Dicha distancia es denominada coma.la# = c 2. un valor no muy lejano a 27 = 128. las frecuencias de las notas se encuentran en progresión geométrica: la#/la = la/sol# = sol#/sol = . pero entendiendo la igualdad en un sentido diferente al de dividir por 12 (lo que sería equivalente a pensar a las notas como una progresión aritmética). su existencia se explica matemáticamente por el hecho de que ninguna potencia de 3/2 coincide con una potencia de 2 (es decir. de esta forma.746337890625. ¿por qué no suponer que eso ocurre en general. para todos los intervalos? Esto equivale a decir que la razón entre dos notas sucesivas de la escala cromática es siempre la misma.la do = c. Al cabo de doce pasos puede observarse que la coma es aceptablemente reducida: (3/2)12 = 129.la … Como la octava comprende 12 de estos pequeños intervalos sucesivos.si = c 3.la si = c. Sin embargo. con la ayuda de los recientemente inventados logaritmos..

la la# 440 469. que corresponde al re. 1113. la de Zarlino y la bachiana son apenas perceptibles para el oído común.75/2 = 556. creada por Johann Sebastian Bach.) 742. etc.61 880 Para comparar estos valores con los que provienen de la división pitagórica. si nos pasamos de este último valor. Si se calculan todas las frecuencias de la escala cromática correspondientes a la octava que comienza en el la 440.0594630943.87 586. Sin embargo. Por ejemplo. 990/ 2 = 495 (Este valor corresponde al si. = 466.6 556.31 880 Según puede verse. justamente. y completamente indistinguibles para aquellos que tienen un toscano en el oído. tenemos que dividir el resultado por 2: 440 × 3/2 = 660 (Este valor corresponde al mi.67 626. este valor preanuncia al nuevo la.99 783.86 si 495 do do# re re# 528.33 622.79 742.25 554. los valores de la escala pitagórica difieren levemente de los calculados en la gama temperada.. a partir del la 440 se obtiene la# = 440 × 1.99 830..37 587..89 835.163761492 De esta forma se construye la gama temperada. Pero. se obtiene la siguiente tabla: la la# si do do# re re# mi fa fa# sol sol# la 440 466.875 (Este valor corresponde al do#.5 × 3/2 = 1113.48 mi 660 fa fa# sol sol# la 704. su frecuencia se calcula directamente multiplicando el valor de esta nota por 2/3.) Así se obtienen todos los valores hasta llegar al último. Pero hay que tener en cuenta un detalle: como estamos considerando el rango de frecuencias entre 440 y 880.25 659.) 660 × 3/2 = 990..0594630943.) 495 × 3/2 = 742. debemos multiplicar la nota original una y otra vez por 3/2. las diferencias sonoras entre la escala griega. hasta dar “toda la vuelta”: la-mi-si-fa#-do#.5 (Este valor corresponde al fa#.67.5 792.16 493.45 739.60 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO 12 √2 = 1. que es el inverso de 3/2: 880 × 2/3 = 586.75.88 523. . por eso. es más fácil verlo que oírlo: en rigor.25 698.

La conclusión es simple. si se divide una cuerda tomando sus dos terceras partes. observamos que: Desde do hasta sol hay cinco notas: DO − re − mi− fa− SOL Desde sol hasta re hay cinco notas: SOL − la − si − do − RE Desde re hasta la hay cinco notas: RE − mi − fa − sol − LA . se obtiene el llamado intervalo de quinta. y los sonidos. .UN POCO DE SALGARISMO 61 Ahora bien. si analizamos los intervalos construidos por medio del proceder pitagórico... entonces hay cinco notas que deben pensarse como sostenidos (o como bemoles. según la nota que inicie la escala). por otra parte. El hecho de que la escala se componga de siete notas nos lleva a entender finalmente por qué la primera nota del ciclo siguiente se denomina “octava”. si las notas de la escala son siete. contundente: no existe un lugar más apropiado que 2/3 para ubicar a la quinta de Triste-le-Roy. En resumen. doce.

.

Pero.. más que la precisión del resultado. M2.693147180559. SCHARLACH En esta sección hablaremos otra vez de Ulises y de sus azarosos paseos por la recta.7.. para más datos podemos mencionar que la suma es un número irracional. Como dijimos. más vale un rey triste que el destino de Triste-le-Roy. M3.. lo que nos interesa es poder asegurarnos de que. ahora el vacilante recorrido de Ulises se escribe de esta forma: 1 − 1/2 + 1/3 − 1/4 + 1/5 − 1/6 + . la del tercero 1/3. El éxito de esta primera empresa da un motivo suficiente para hacer pasear a nuestro héroe nuevamente por la línea.. el logaritmo natural de 2: 1 − 1/2 + 1/3 − 1/4 + 1/5 − 1/6 + . la muerte) que espera a Lönnrot. Ulises llegará por fin a buen puerto. la longitud del segundo paso es 1/2. Este nuevo paseo es similar al de la sección 5: cada movimiento se efectúa hacia la izquierda o hacia la derecha según sea n par o impar. el regreso puede llevar más de veinte o treinta años. pero en cualquier caso es preferible encontrar una Penélope algo envejecida que la suerte (o. esos que siempre lo devuelven al origen con probabilidad 1. y así sucesivamente. = log (2) = 0. En resumen. Es fácil demostrar que esta nueva serie también converge. al cabo de infinitos movimientos.. M4.. ULISES VS. En otras palabras. mejor dicho.. 63 .. sino que se rige por otra ley: la longitud del primer paso es 1. M5. . con la consigna de realizar infinitos movimientos: M1. Pero ahora no vamos a asumir que su longitud se reduce cada vez a la mitad.

se basa en la siguiente igualdad.1 Conviene señalar que la situación sería distinta en el caso de que todos los movimientos fueran hacia un mismo lado. a tono con los pitagóricos. vale decir..64 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO D i g r esión 7. las sumas parciales toman valores arbitrariamente grandes (en algunos textos se dice que una serie así converge a infinito). obtenemos: . y también es lícito ir “pasando” los términos para el otro lado. pues así se obtendría aquella serie que. los términos que aparecen después del 1 inicial se van cancelando uno a uno. es decir: 1 + 1/2 + 1/3 + 1/4 + … = S Entonces. debemos decir que el sentido preciso de todo esto merece ser establecido con el mayor de los cuidados. Una demostración bellísima de este hecho. Una vez más. si sumamos los infinitos términos de cada una de las infinitas columnas (¡hay que armarse de paciencia!). sin embargo. todas “evidentes” y a simple vista no muy provechosas: (1–1/2)+(1/2–1/3) +(1/3–1/4) + (1/4–1/5) + (1/5–1/6) + (1/6–1/7) + … = 1 (1/2–1/3) +(1/3–1/4) + (1/4–1/5) + (1/5–1/6) + (1/6–1/7) + … = 1/2 (1/3–1/4) + (1/4–1/5) + (1/5–1/6) + (1/6–1/7) + … = 1/3 (1/4–1/5) + (1/5–1/6) + (1/6–1/7) + … = 1/4 (1/5–1/6) + (1/6–1/7) + … = 1/5 (1/6–1/7) + … = 1/6 Ahora sí. debida al matemático suizo Jakob Bernoulli. En efecto.. esta nueva serie diverge. es lo que se conoce como una serie telescópica. Supongamos que la suma de la serie armónica da un cierto número (finito) S. se denomina armónica: 1 + 1/2 + 1/3 + 1/4 + 1/5 + . comienza la acción. y queda un resto cada vez más pequeño. Se obtiene entonces una lista de igualdades. que refleja una verdad bastante “evidente”: (1 – 1/2) + (1/2 – 1/3) + (1/3 – 1/4) + (1/4 – 1/5) + (1/5 – 1/6) + (1/6 – 1/7) + … = 1 La idea parece clara: si abrimos una cantidad arbitraria de paréntesis. lo que hemos escrito es correcto.

tendríamos: 1 copa después del primer estribillo. nada mejor que las permutaciones: supongamos que Homero. lo que es absurdo. solicita a un escriba que las vuelque de una vez por todas al papel. Claro que eso entraña algún riesgo. Ahora bien. … Entonces. 1/4 de copa después del tercer estribillo. siempre que se mantenga la sobriedad suficiente como para seguir entonando estribillos. y eso nos dice que la serie diverge. esta propiedad era conocida por los bebedores escandinavos. si se hubiese seguido el ejemplo de Zenón. Sin duda. resulta entonces que S = 1 + S. En consecuencia. el total de alcohol ingerido nunca habría de superar las dos copas: quizás no esté mal pensarlo como un método para dejar la bebida. Para mostrarlo. quienes inventaron una canción que invita a los participantes a tomar 1 copa después del primer estribillo. S tiene que ser infinito. en especial si se piensa que los cantos contienen una suerte de “biografía no autorizada” de los dioses: bien puede suceder que alguno de ellos se sienta a disgusto con su caracterización . interesado en que sus odas tengan la difusión que merecen. 1/2 copa después del segundo estribillo.ULISES VS. SCHARLACH (1–1/2)+(1/2–1/3) +(1/3–1/4) + (1/4–1/5) + (1/2–1/3) +(1/3–1/4) + (1/4–1/5) + (1/3–1/4) + (1/4–1/5) + (1/4–1/5) + 1/2 + 1/3 + 1/4 + 1/5 + 65 (1/5–1/6) (1/5–1/6) (1/5–1/6) (1/5–1/6) (1/5–1/6) 1/6 + (1/6–1/7) + (1/6–1/7) + (1/6–1/7) + (1/6–1/7) + (1/6–1/7) (1/6–1/7) + 1/7 + + + + + + … … … … … … … … = = = = = = 1 1/2 1/3 1/4 1/5 1/6 … = S Sumando 1 a ambos lados de la igualdad. 1/2 copa después del segundo estribillo. si dejamos un elemento librado al azar. 1/3 de copa después del tercer estribillo. La elección de la serie resulta crucial: por ejemplo. Y así sucesivamente. la idea de lo que es un buen puerto puede resultar muy distinta.

Hasta ahora. entonces el puerto puede ser cualquiera. resulte un orden completamente inesperado: Salida de Troya − Calipso − Polifemo − Sirenas − Circe − Llegada a Ítaca. Sobreviene entonces una pequeña sorpresa: si consideramos todos los ordenamientos posibles. o lo aleje infinitamente del punto de partida. –– . es fácil imaginar el escarmiento. pero en un orden azaroso.2 Para dar una idea de este fenómeno.. basta un soplido para que las hojas del manuscrito se desparramen por todas partes. de modo que al recogerlas Homero. que proporciona una expresión notable para calcular el valor de π: 2 2 4 4 6 6 π –– . Si se tratara de Eolo. –– … = –– 1 3 3 5 5 7 2 . D i g r esión 7. O. M6. .66 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO en la obra y decida vengarse del rapsoda. M4321. Por ejemplo. M1. M1234. incluso: Llegada a Ítaca − Sirenas − Salida de Troya − Polifemo − Calipso − Circe. podemos mencionar un ejemplo célebre. –– . –– . Pero sí nos sugiere la idea de proponer a Ulises otro fantástico viaje. –– . por ejemplo. Puede suceder incluso que no haya puerto: es concebible que el azar más impiadoso haga vagar a Ulises por aquí y por allá sin acercarse a ningún punto. existe alguna forma de reordenar los términos de modo tal que la nueva serie obtenida converja a L. el planteo no difiere mucho de las instrucciones para leer Rayuela. M1000. aunque en realidad no es una serie.. aquella novela del argentino Julio Cortázar (1963) cuyos capítulos se pueden ordenar de formas diferentes. para cualquier valor L prefijado. Se trata del producto de Wallis. no es difícil demostrar que. en el cual se llevan a cabo todos los anteriores movimientos Mn. Dicho de otra manera: aunque parezca contradecir al sentido común.

no es difícil comprobar que los reordenamientos del producto de Wallis permiten obtener cualquier valor entre 0 e infinito. . O tal vez se prefiera volver a hablar de los escandinavos y sus mitologías. para obtener el resultado 3.5.7. cada uno de los denominadores se cancela. para aproximarse cada vez más a la cantidad deseada. no se trata de dos contrincantes que compiten. Pero a diferencia de los juegos entre Odín y algún dios malvado. Aunque así presentado.4..2. SCHARLACH 67 Algún desprevenido podría pensar que. con miras a alcanzar el resultado entre los dos. 2. y el otro. e infinito en el segundo. como 2 2 4 4 6 6 .3.2. Primera jugada: el jugador A comienza a colocar una por una sus fracciones hasta superar al 3: 2/1. .2.7.9.). … 3 3 5 5 7 7 y 2 2 4 4 6 6 . . De este modo.2.6.8. La idea es sencilla: a su turno. 4/3. Sin embargo. pues al “desarmar” las fracciones para luego rearmarlas los factores ya no son los mismos. cada jugador agrega una cantidad finita de sus “fichas”.8. con las restantes.4. Esta última asociación con la mitología escandinava invita a pensar el problema como un juego en el que dos jugadores se reparten las fracciones de la siguiente forma: uno de ellos se queda con las que son mayores que 1 (2/1. . el ejemplo es tramposo: no se trata de una verdadera permutación. como cada uno de los numeradores es el doble de uno de los denominadores.4. .6. manteniendo el orden original.9… De esta forma.2… = ∞ Pero ese razonamiento es incorrecto.5. … 1 1 3 3 5 5 producen cambios drásticos en el resultado.8. la estrategia es la siguiente. . y el resultado es infinito: es el producto de los infinitos numeradores que subsisten.10 10… 1. sino que ambos proceden de forma cooperativa.. se pueden simplificar uno a uno en el “producto”.4.6/5 = 3.2 . por ejemplo. . que es 0 en el primer caso. .8.3. .2.4/3. 2 2 2 2 2. en tal caso debemos decir: cualquier valor entre la tierra y el cielo.ULISES VS. incluso dos modificaciones mucho más sutiles.

133.2/3...14/13 = 3. “cercándolo” por arriba y por abajo: 2/1.6/5.182. sucesivamente.8/7.8/7.10/9.14/13..4/5 = 2...2/3. .10/9. .4/3.6/5..12/11.4/3..546. los resultados parciales que va obteniendo cada jugador se aproximan cada vez más a 3.12/11.68 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Segunda jugada: el jugador B procede en la misma forma hasta llegar a un valor inferior a 3: 2/1.6/5.4/3. 2/1.. Así.2/3 = 2.

69 . 34. podemos ya decir que el fruto de todos estos cálculos es la secuencia conocida como “sucesión de Fibonacci”: 1. 21. la pareja original se reproduce. más conocido como Fibonacci. esto parece funcionar bien para los primeros meses.. mientras que la pareja nacida en el tercer mes todavía está en la (dulce) espera. 8. . 2. 13.. al mes siguiente la pareja original vuelve a reproducirse..8. suponiendo que se ha partido de una sola pareja. segundo mes: una pareja. hasta el mes quinto: tercer mes: dos parejas. fue el más grande de los matemáticos medievales. séptimo mes: trece parejas. y que cada pareja a partir de su segundo mes produce mensualmente una pareja”. En todo caso. quinto mes: cinco parejas. Al tercer mes. Convengamos que no es preciso ser el más grande de los matemáticos medievales para hacer la cuenta: primer mes: una pareja. Así. cuarto mes: tres parejas. Por eso. 5. EL ARTE DE LA MAGIA EN PISA: CÓMO SACAR NÚMEROS ÁUREOS DE LA GALERA Leonardo de Pisa. Para resumir. .. 3. puede continuar la cuenta: sexto mes: ocho parejas. 1. quizás llame la atención que una persona tan brillante se haya interesado en un problema de lo más trivial: “Calcular el número de parejas de conejos que se tendrán al cabo de un año.

618. Y dado que las fracciones reducidas convergen al número de oro.. en realidad. que según vimos converge al número de oro: ϕ=1+ 1 1+ 1 1+ 1 1+ 1 1+… Recordemos que cuando hablamos de convergencia. concluimos que el límite de los cocientes sucesivos de Fibonacci no es otro que la dorada cantidad: lim Fn +1/Fn = ϕ n–>∞ Esto brinda un sentido matemático muy preciso para la expresión “reproducirse como conejos”. es muy fácil demostrar que cada uno de estos cocientes es un número de Fibonacci dividido por el anterior. y la responsable en definitiva de su singular fama. de la cual ofrecimos en su momento los primeros términos. Para dar una pequeña muestra de sus propiedades. Ese es uno de .. a1 = 1 1 =2 1 a2 = 1 + a3 = 1 + 1 3 = 1 1+1 2 Vale la pena hacer ahora el esfuerzo y encontrar algunos valores más: a4 = 5/3 a5 = 8/5 a6 = 13/8 Estos resultados no escaparán a las observaciones del lector atento. … No se trata de ningún truco. más precisamente: an = Fn+1/ Fn. 55/34.70 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Como podrá observarse. 34/21. cada término Fn es la suma de los dos anteriores: tal es la regla generadora de la sucesión. quien a esta altura debe ser ya capaz de “adivinar” los valores que siguen sin necesidad de calcularlos: 21/13. pues dice que la tasa mensual de crecimiento de nuestra población de conejos se aproxima cada vez más al valor 1. consideremos la fracción continua introducida en la sección 3. estamos pensando en la sucesión de fracciones reducidas.

Los números de Fibonacci aparecen también en las hojas de los árboles. Hemos mencionado a Fidias como precursor. se trataría de un modo muy peculiar de pasar a la fama). La arquitectura de los grandes templos egipcios constituye un tratado mudo de geometría […] y el análisis matemático es a la inversa una arquitectura del más alto estilo. sacar números áureos de la galera. está relacionada con las grandes arquitecturas dórica y gótica. etc. Los números de Fibonacci y su pariente cercano ϕ se manifiestan de maneras muy diversas tanto en la naturaleza como en el arte. En el arte antiguo. hasta que el alemán Zeising lo hizo resurgir a mediados del siglo XIX. dedicó buena parte de su tiempo a medir miles de cuerpos humanos para encontrar una ley estadística que estuviera a favor de dicho criterio estético. hasta que la posición del mismo se estabilizó por fin en el cuerpo de su propietario. según la cual la razón entre la altura total de la figura humana y la distancia entre los pies y el ombligo debía ser áurea. la divina proporción parece haber sido tomada en cuenta incluso antes de la cultura griega. calificada por el historiador y filósofo Oswald Spengler (1950) como un “tratado mudo de geometría”: La matemática es un verdadero arte. por decirlo de algún modo. la razón entre la altura total y la altura hasta el ombligo.EL ARTE DE LA MAGIA EN PISA 71 los primeros atractivos que esta sucesión ofrece. por citar unos pocos casos. Curiosamente. Esto fue seguramente un alivio para él. pues debía estar ya algo fastidiado de ver aparecer año tras año a herr Zeising con su “cuerda de medir” y escuchar su frase de siempre: A ver. destacaron las virtudes de tan divina proporción. como Leonardo da Vinci o Johannes Kepler. aunque si hablamos de “talladores” debemos decir que muchas otras personalidades de talla. en las espirales que forman los esqueletos exteriores de ciertos moluscos y en los cuernos de algunos mamíferos. Conocedor de la regla aplicada para las estatuas griegas. después del Renacimiento el asunto cayó en el olvido por algún tiempo. . que puede colocarse junto a las artes plásticas y a la música […] Sobre todo. de no ser así. al menos existe una muestra de ello en la arquitectura egipcia. en un comienzo cercana a 2. ¡arriba esa camiseta! Para esta persona (cuya identidad se desconoce.625. quedó sellada en aproximadamente 1. Incluso llegó a hacer el seguimiento de un ombligo a lo largo de 21 años. y es justo admitir que puso en ello gran energía. y permite.

Señalemos... 232. que consiste en construir. en homenaje a la esposa de Keops.8 √ϕ 2 = 0.6366197723676. D i g r esión 8. empleando únicamente regla y compás. Esta hipótesis se vio reforzada cuando fueron tomadas las medidas del monumento... que seguramente el parentesco entre 2/π y la fracción 7/11 no causaría gran sorpresa en el valle del Nilo..142857.. De esta manera. si se tiene en cuenta que los egipcios empleaban como aproximación para π el valor 22/7 = 3.72 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Según relata Heródoto. la fracción 7/11.. De esta forma. los sacerdotes egipcios afirmaban que en la pirámide de Keops las proporciones entre el lado de la base y la altura coincidían con el valor del área de cada una de las caras triangulares.1 Podemos reconstruir aquí una pequeña intriga histórica basada en el hecho incidental de que 2/π = 0. que es el doble de 7/22. 148. un notable presagio egipcio de nuestro actual calendario). tiene un valor aproximadamente igual a 2/π.. además. de paso.636009824757. que cumplía años el 7 de noviembre (lo cual sería.2 metros.6365979381443..2 = 0. el perímetro de la base de la pirámide es prácticamente igual al de una circunferencia cuyo radio es el valor de la altura..63636363. y el lado de la base mide unos 232. Ese es el riesgo de hacer hablar a un “tratado mudo”: se le puede hacer decir cualquier tontería. un cuadrado cuya área sea igual a la de un círculo dado. Un sencillo cálculo permite deducir de allí que el cociente entre la altura y la base debe valer entonces la mitad de la raíz cuadrada de ϕ.8 metros. Claro que con el mismo criterio de proximidad numérica se puede argumentar que en realidad las proporciones corresponden a la fracción 7/11 = 0. Hay quienes ven aquí una muestra del intento egipcio de obtener la famosa cuadratura del círculo. a pesar de que en la actualidad se encuentra algo corroído: la altura aproximada es de 148. .

ocho. porque Dios sabe cuántos pájaros vi. no sé cuántos pájaros vi. ¿Habrá alguna aporía. cinco. el número es indefinido. pero no vi nueve. vi menos de diez pájaros (digamos) y más de uno. parábola o desarrollo matemático que unifique a ambas clases de argumento? Una respuesta posible la brinda el famoso pato-conejo de Ludwig Wittgenstein. cinco. la sucesión de Fibonacci que emplea conejos. la 73 . Se trata del Argumentum Ornithologicum (Borges. 1960a). siete. siete.9. Si Dios existe. ergo. Vi un número entre diez y uno. D i g r esión 9.1 Bajo la singular perspectiva borgeana. el número es definido. cuatro. ¿Era definido su número? El problema involucra el de la existencia de Dios. etc. seis. seis. Creamos o no en la conclusión (Dios existe). que no es nueve. porque nadie pudo llevar la cuenta. En tal caso. Ese número entero es inconcebible. descripta en la sección anterior. bien podría llamarse Argumentum Cuniculum. Si Dios no existe. En realidad. ocho. La visión dura un segundo o acaso menos. tres o dos pájaros. Dios existe. es prudente preguntarse si no hay alguna trampa en la definición de tan fabuloso número. LA IDENTIDAD DE SÍ A SÍ Comenzaremos esta sección con una nueva aporía ligada al problema de la variable: aquella tradicional “x” que aparece en las fórmulas y antiguamente se conocía como indeterminada. que como el de la página 31 se inicia también con un “cerrar y abrir de ojos”: Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros.

un estúpido. Y esta frase. Pero no. ¡Decir! ¡Saber decir! ¡Saber existir por medio de la voz escrita y la imagen intelectual! Todo esto es cuanto la vida vale: lo demás es hombres y mujeres. cuyos ilustres sabios produjeron una fórmula que se hizo célebre: El hombre es un bípedo implume.74 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO tarea de “definir” no resulta sencilla. amores supuestos y vanidades falsas. hijas de nuestra compleja sensación de nosotros mismos. Como todos saben. el gesto ascendentemente enrollado en orden. no “Tengo ganas de llorar”. como bichos cuando se levanta una piedra. hacer en el aire. absolutamente literaria. Toda la literatura consiste en un esfuerzo por tornar real a la vida. con que esta figura abstracta de los muelles o de ciertas escaleras se manifiesta a los ojos. no lo que es preciso decir para definir. las ciudades. La mayoría de la gente. no osaría definir así. y todo será visto: una espiral es una serpiente sin serpiente enroscada verticalmente en ninguna cosa. queriendo decir que estaba al borde del llanto. Un niño. la vida es absolutamente irreal en su realidad directa. hasta cuando hacen sin saber. Pero. dicen. porque supone que definir es decir lo que los demás quieren que se diga. que es lo que diría un adulto. “¡Tengo ganas de lágrimas!” Aquel niño pequeño definió bien su espiral. Dicen que no hay nada más difícil que definir con palabras una espiral: es preciso. al que una vez oí. subterfugios de la digestión y el olvido. siempre que nos acordemos de que decir es renovar. Lo diré mejor: una espiral es un círculo virtual que se desdobla subiendo sin realizarse nunca. gentes que se agitan. Fernando Pessoa (2000) continúa preocupado por el mismo problema: La mayoría de la gente se enferma de no saber decir lo que ve o lo que piensa. las ideas son cosas absolutamente ficticias. con la mano sin literatura. bajo el gran pedrusco abstracto del cielo azul sin sentido. esto ya había sido sugerido en tiempos de la Academia. la definición es todavía abstracta. Son intransmisibles todas las impresiones salvo si las convertimos en literarias. lo sé bien. Buscaré lo concreto. Unos cuantos siglos más tarde. dijo. sino esto: “Tengo ganas de lágrimas”. Los niños son muy literarios porque dicen como sienten y no como debe sentir quien siente según otra persona. alude decididamente a la presencia caliente de las lágrimas rompiendo en los párpados conscientes de la amargura líquida. es decir. definiremos sin dificultad una espiral: es un círculo que sube sin conseguir cerrarse nunca. los campos. si él la pudiese decir. hasta el punto de que resultaría afectada en un poeta célebre. .

A modo de curiosidad. así la consideraban los matemáticos hasta el siglo XIX. al menos. Para el eminente Leonhard Euler (en el siglo XVIII). esta definición abarca ya una familia bastante amplia de funciones. no es tan inoportuna su mención en un texto matemático. De este modo. que a pesar de su gran importancia pudo definirse con todo rigor recién a partir de la creación de la teoría de conjuntos. el aspecto de la cita que nos interesa ahora es aquello de “aislada de toda cualidad”. De todas formas. a grandes rasgos. de allí toma su nombre el tratado Die Coss de Adam Riese (1524). La idea intuitiva es tan sencilla como la de Borges. una variable que depende de una o más variables independientes: y = f (x) Esta relación era entendida en un sentido operacional: definir una función equivalía a ofrecer una manera más o menos explícita de calcularla. la variable aparece también en el concepto de función. También Lacan (1975) habló de la variable en diversas ocasiones. puesto que Euler no vaciló en incluir entre estas expresiones a algunas de aspecto más bien dudoso. Podemos pensar que tal vez sea mejor no meterse con el inconsciente. en la cual la dependencia entre las variables se describe por medio de ciertas operaciones. siempre fiel a su estilo ligeramente desconcertante: “¿Y qué es la x? Es lo que. aunque se parece más a una máxima de la sabiduría zen: ningún conjunto puede contener un elemento que tenga la propiedad de no tener propiedades. mencionemos que en la Italia del siglo XVI la variable o incógnita de una ecuación era denominada “la cosa”. la noción de función era inseparable de la idea de “fórmula”. En tiempos más antiguos se pensaba a la función como una relación entre variables. Por otro lado. si tenemos en cuenta la opinión de muchos autores que reconocen como su descubridor (o inventor) nada menos que a Leibniz. una función era una expresión analítica. digamos: .LA IDENTIDAD DE SÍ A SÍ 75 Pero el verdadero planteo del argumento borgeano se apoya en otra noción fundamental: la de variable. que recuerda la llamada paradoja del elemento genérico. Por ejemplo: y = x2 Pese a sus limitaciones. en tanto que es solamente en la letra que la identidad de sí a sí es aislada de toda cualidad”. sin embargo. del inconsciente. y las abreviaturas de sus distintas potencias eran los “signos cósicos”. puede traducirse por una letra. que habla sobre una disciplina todavía novedosa en Europa por aquellos tiempos: el álgebra.

6 1 T (seg) .6 6 0. más aún.6 6 0. Actualmente.1 seg 0.1 0. nuestro científico sabe que para cada valor de T el resultado será un único valor de H. cualquier estudiante de un curso de análisis matemático (bueno.3 seg 0. pensemos en una situación empírica: para medir la dependencia de alguna magnitud en función de otra. Por ejemplo. resultan en su mayoría trascendentes. en cuyo manejo el suizo mostró una destreza “fuera de serie”. 7.3 0. aunque admiten un elegante desarrollo en se10 9.6 1 T (seg) Es claro que se trata de una correspondencia. él es ca1 Cabe observar que estas funciones.22 m 10 m H (m) 10 9.1 0. efectúa mediciones para distintos valores de T y anota cada resultado.76 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO y=x- x2 x3 x4 x5 + .03 m 7.6 m 9. la definición de función ni siquiera implica la existencia de una fórmula. las logarítmicas y las trigonométricas son trascendentes.2 7. las funciones exponenciales. las expresiones analíticas no agotan los ejemplos de lo que hoy entendemos por función.6 seg 1 seg H 6. En principio. Porque hay que tener en cuenta que cada valor de y así definido no es otra cosa que un límite. hasta obtener una tabla que le resulte satisfactoria: T 0. no cualquiera…) es capaz de definirlas con total exactitud y establecer los valores de la variable a los cuales tales expresiones convergen.+ -… 2 3 4 5 Éste es un ejemplo de las llamadas series de potencias. vale decir. un zapato) y observa su altura H en relación con el tiempo T. un físico arroja al aire un objeto (por ejemplo.1 Sin embargo. A modo de experimento. si bien se definen como límite de expresiones sencillas H (m) (denominadas “polinomios”). no se pueden expresar por medio de expresiones algebraicas.2 rie de potencias.3 0. Sin embargo.

como aquel personaje de El cuarteto de Alejandría (Durrell.2 Para ser precisos. de que la conozcamos o no. debemos mencionar algunas excepciones. El autor concluye: “Cosas así pasan en el mundo. También podemos mencionar el caso de Kovaliov. A pesar de ello. que despierta un día sin su nariz.LA IDENTIDAD DE SÍ A SÍ 77 paz de efectuar solamente un conjunto finito de mediciones. de modo tal que a cada elemento del dominio le corresponde un único elemento del codominio. puede entonces proponer distintos modelos que se adecuen en forma apropiada a los valores medidos.8T − 4. Es claro que la relación funcional puede existir independientemente de que haya o no una fórmula que la describa o. todo lo que puede conocer de esta “función” es su comportamiento para algunos valores de la variable. tiene pleno derecho de creer que la fórmula que expresa la variación de H en función de T existe. más tarde la encuentra. Por ejemplo: H = 5. si se considera como dominio el conjunto de personas y como codominio el conjunto de las partes de sus cuerpos. convertida en consejero de Estado. el zapato caerá al piso a los 2. 1960) que al quitarse la máscara de carnaval dejó ver un rostro en el cual tan importante órgano se encontraba en falta. aunque él no la conozca. D i g r esión 9. entonces la relación que a cada quien le hace corresponder su nariz es una función.9T 2 Un modelo así ofrece la gran ventaja de poder lanzar fenomenales predicciones: “Señores. Esta definición incluye cualquier clase de conjuntos. pero a veces”. Claro. pues toda persona tiene una (única) nariz. pues define a la función simplemente como una relación entre dos conjuntos (denominados dominio y codominio). no siempre.12 segundos”. e incluso puede creer que alguno de ellos corresponde a la “verdadera” fórmula. y finalmente un policía la detiene en el momento en que intenta tomar un coche hacia Riga. La teoría de conjuntos saltea esta discusión. no necesariamente conjuntos numéricos: por ejemplo. .1 + 9. protagonista de un cuento de Gogol (1989). en caso de que la haya. en este punto la cuestión se traslada a un plano filosófico. Sin embargo.

termina por desnarigar a un antipático personaje. unos pocos pueden ver lo que está a dos pulgadas. ese es un hombre de genio”. en el cual el protagonista. . quizás pueda causar alguna sorpresa el hecho de que el gran naturalista inglés no haya incluido dentro de su programa de selección natural a los narigones. un experto en nasología. de Edgar Allan Poe (1835).78 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Otro ejemplo extraordinario es el relato “Notabilidades”. el elector de Bluddennuff. Tanto recelo por las narices se hace más comprensible a partir de la siguiente sentencia de Darwin: “El hombre común puede ver lo que está a una pulgada de su nariz. si alguien puede ver lo que está a tres. En virtud de esta frase.

En su libro Una lectura matemática del pensamiento postmoderno. No hay más bello ejemplo de una proposición inútil”. y la idea. aunque también otras mucho más generales como la topología. Algo similar planteó San Agustín en sus Confesiones respecto del tiempo: “¿Qué es el tiempo? Si nadie me lo pregunta. aunque no siempre queda del todo claro de qué se trata. no lo sé para explicarlo”. las ya mencionadas geometrías no euclidianas. LA TRADUCCIÓN: IDENTIDAD DE NO A NO Todo el mundo habla de la identidad.10. El argumento es sencillo. Vladimir Tasic (2001) detecta un “aire de familia” entre la objeción wittgensteiniana a la identidad formal. fundamental para Henri Poincaré. Quizás por eso algunos filósofos han resuelto plantear la cuestión de un modo más tajante. Una equivalencia topológica 79 . de considerar a la identidad geométrica como la propiedad de permanecer invariante por desplazamientos. yo lo sé para entenderlo. Por ejemplo. en especial Wittgenstein (1953): “Una cosa es idéntica a sí misma. La idea se generaliza si se consideran otros grupos de movimientos. pero si quiero explicarlo a quien me lo pregunta. con lo que se obtienen distintas “geometrías”. y proviene del propio Euclides: dos figuras son geométricamente equivalentes cuando puede ponerse una sobre la otra por medio de movimientos rígidos: rotaciones y traslaciones. Eso le dio a Poincaré el ánimo suficiente para sentenciar: “El espacio euclidiano no es más que un grupo de transformaciones” [citado en Tasic (2001)]. que considera equivalentes a dos figuras cuando cualquiera de ellas se puede obtener por deformación de la otra.

se reveló exitoso. de donde resulta la falta de identidad entre ambos escritos: “El texto de Cervantes y el de Menard son verbalmente idénticos. se trata de un Quijote “no invariante por transcripciones”. En resumen. Pero ¿qué es traducir? La situación ideal. Tanto éxito motivó a Poincaré a ir aun más lejos: “La teoría de grupos es. acaso fatal. Nuevamente aparece la traducción. dada cualquier función. sin embargo. por así decirlo. dirán sus detractores. para mencionar uno solo: el mismo Quijote”. George Steiner. 1981). pero la ambigüedad es una riqueza. este proceso . Tal es el caso de las correspondencias biunívocas. uno de cuyos ejemplos más elementales lo constituye la inversión.. como invariancia. No en vano han transcurrido trescientos años. Volviendo al tema. toda la matemática despojada de su materia y reducida a una forma pura”. se da cuando una traducción es reversible.80 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Este modo de pensar.. erudito escritor y filósofo del lenguaje. a principios del veinte. se denomina función inversa (si existe) a otra función tal que compuesta con la primera da como resultado esa suerte de restitución de la situación original que se denomina identidad. veamos qué dice Tasic (2001): “Poincaré argumenta que la noción de identidad no se construye directamente sino ‘negativamente’. 1944d). en sus versiones aditiva y multiplicativa: x x −x 1/x −(−x) = x 1/(1/x) = x En general. describe al texto de Borges como “el más agudo y denso comentario que se haya dedicado al tema de la traducción” (Steiner. (Más ambiguo. expuesto por el matemático alemán Felix Klein en una célebre memoria de 1872 conocida como Programa de Erlangen. como lo que permanece sin cambios respecto de todas las posibles transformaciones”. es casi imposible. vale decir. algo utópica. pero el segundo es casi infinitamente más rico.)” (Borges. cargados de complejísimos hechos. cuando existe una “traducción inversa” que es capaz de recuperar el texto original. como la de aquel intelectual personaje de una historia de Woody Allen que tradujo varias obras al inglés luego de que unos vándalos entraran a su casa y las tradujeran al francés. La operación puede parecer algo tonta. necesaria. Tal identidad negativa es la que permite a Borges (1944d) armar su eficaz juego en torno al Quijote de Pierre Menard: “Componer el Quijote a principios del siglo diecisiete era una empresa razonable. Entre ellos.

Según su opinión –un tanto vanidosa– no hay enigma que no pueda descifrarse. que “no hay mejor ejemplo de un procedimiento inútil”. Como dijimos. Pero si es por eso. puesto que lo que un hombre inventa. D i g r esión 10. sin que se observe ninguna pérdida respecto del original.1 Ante un resultado tan intrascendente casi podríamos decir. el resultado es UNA COSA ES IDÉNTICA A SÍ MISMA. . la idea de codificación o cifrado resulta más apropiada que la de “traducción”. consideremos la siguiente correspondencia: a b c d e A B C D E F G H I J f g h i j k l m n ñ K L M N : o p q r s O P Q R S t u v w x ⌃ ⌥ V X X y z ⇪ Z Entonces la oración UNA COSA ES IDÉNTICA A SÍ MISMA se transforma en ⌥NA COSA ES IDEN⌃ICA A SI MISMA. Aunque en tal caso. a modo de ejemplo. la condición necesaria y suficiente para que el estado inicial de las cosas pueda recuperarse es que la función sea biunívoca o uno a uno.LA TRADUCCIÓN: IDENTIDAD DE NO A NO 81 de ida y vuelta tiene una gran importancia en muy diversas situaciones. existen muchos otros casos de cifrado que se han revelado inútiles. Si ahora aplicamos la transformación inversa a esta última frase (o como se la quiera llamar). otro puede entenderlo. también en este contexto. como aquel que logra desentrañar Sherlock Holmes en “Los muñecos danzantes”.

Para ellos. W. que el anciano por la voz/ tan sólo me reconoció”. Hegel la “negación de la negación” no es igual a la afirmación. es el desciframiento que llevó a María Estuardo al cadalso. sólo hay que reemplazar a Penélope por la “pobre viejita”. El argumento parece tomado de Heráclito. Una versión tanguera de este retorno se expresa con sorprendente precisión en la letra de La casita de mis viejos. Esto parecería indicar que también lo que una mujer inventa. y al fiel porquero Eumeo por “el viejo criado”: “Habré cambiado totalmente. Vale la pena mencionar también la situación. es posible argumentar que en verdad no hay tal “recuperación” en la aplicación de una transformación y luego su proceso inverso: el Ulises que retorna a Ítaca no es el mismo Ulises. a pesar de que algunos hombres se quejan de no entender a las mujeres. aunque también es oportuno recordar que para G. confirmando así las sospechas de alta traición. los hombres no pueden entenderlo”. cuando tuvo lugar uno de los más resonantes logros en el desciframiento de códigos secretos: un grupo de espías ingleses (entre los que se encontraba el brillante matemático Alan Turing) logró penetrar en los misterios de la máquina encriptadora empleada por los alemanes. los hombres pueden entenderlo.82 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Otro ejemplo. de final más trágico. Al menos. llamada precisamente Enigma. algo diferente. en donde una lítote como: Usted no me disgusta es claramente diferente de la forma directa Usted me gusta. que los espías de la reina Isabel lograron descifrar un código empleado por la joven escocesa. Esta cuestión se presenta con frecuencia en el lenguaje. hay que seguir y seguir estudiando… Al cabo de tantas idas y venidas. F. . La opinión petulante de Sherlock se vio reforzada en la década del cuarenta. su minuciosa búsqueda de códigos en el inagotable texto bíblico se encuentra desde el comienzo limitada por su propia finitud: “Lo que Dios inventa. Se cuenta. en efecto. no cabalmente. que proponen los cabalistas.

la explicación de tal procedencia es muy sencilla. correspondiente a la acción (no muy habitual en tiempos de los patriarcas) de tomar una fotografía. existen modelos de la ya mencionada lógica intensional que son capaces de distinguir entre ambas formas. todas estas disquisiciones no tienen cabida en la lógica clásica. si se tiene en cuenta que en los textos árabes de la Edad Media la voz sifr se usaba para designar a un elemento traído de la matemática hindú. en cualquier circunstancia. se encargó de traducir dichos textos al latín e introdujo para este nuevo “número” la denominación sephirum. de modo que se vio obligado a inventarlo. En este caso. entre conejo y conejo. Varios ejemplos notables de esa clase de invenciones se pueden encontrar en el idioma hebreo. que. Sin embargo. ¿en qué sentido me lo dice. Desde tiempos muy antiguos había quedado reservada únicamente para el estudio y la liturgia. podemos intentar recuperar todavía otro origen: el etimológico. que significa “vacío”. También merece una mención el intuicionismo. en donde la doble negación expresa. clásico o intuicionista? Volviendo al cifrado. no previstos en los textos bíblicos.2 El último párrafo muestra con claridad que la idea de traducción como “correspondencia biunívoca” resulta casi siempre inexacta. A modo ilustrativo podemos mencionar el verbo letzalem. de modo que al incorporarse como lengua oficial del estado de Israel debió agregarse una gran cantidad de términos modernos. define dos tipos distintos de negación y permite probar que cualquier proposición implica la negación de su negación. Fue nada menos que Fibonacci quien. O quizás. En realidad. de donde se deriva la forma actual.. pero no al revés. sí. si alguien dice que nosotros no le disgustamos. el traductor Fibonacci se topó con un término cuyo equivalente en el lenguaje “de llegada” no existía. D i g r esión 10. que volvió a ser una lengua hablada hace poco más de medio siglo.LA TRADUCCIÓN: IDENTIDAD DE NO A NO 83 Si bien es cierto que sobre gustos no hay nada escrito. Cualquiera podría pensar que lo más práctico hubiera sido adaptar la mane- . como más adelante veremos. De esta forma. Tal búsqueda nos descubre una procedencia bastante curiosa: la palabra “cifra” proviene del árabe sifr. desconocido en la Europa de ese entonces: el cero. exactamente lo mismo que la afirmación. antes de dar rienda suelta a nuestra alegría quizás convenga asegurarse un poco más: Disculpe..

102 + 2. sin embargo. con números romanos (hay que ver cómo se las arreglarían los cajeros de los supermercados. que consiste en escribir los números empleando unos pocos símbolos (precisamente. las cifras). Se trata de la notación posicional. ya que simplificó enormemente los cálculos: una buena manera de convencerse de ello consiste en intentar efectuar alguna operación. buscando en la Biblia los eruditos resolvieron que existe un versículo que refleja muy bien su significado: se trata de aquel referido a la “imagen y semejanza”. por ejemplo. tres cifras bastan para escribir al número “ciento veintiocho”. por ejemplo. .84 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO ra prácticamente universal de decirlo. un artificio que permite pensar unívocamente las fórmulas de un sistema lógico como números naturales. y posibilita que el lenguaje genere una frase autorreferencial análoga a la paradoja de Epiménides: “Yo miento”. Otro ejemplo feliz de cifrado es el de la llamada numeración de Gödel. debemos mencionar que su aparición produjo un cambio fundamental en la matemática e impulsó un desarrollo que no había tenido hasta entonces. allá por el Bajo Imperio). Pero ¿qué tiene que ver el vacío con la cifra? Es fácil convencerse de que el cero no es sólo un número más.3 Más precisamente. derivada obviamente del griego. Y resulta bastante claro que no podría funcionar sin el cero. mediante el ingenioso ardid de dotar de distinto valor a cada uno de ellos según la posición que ocupa. Así. superó con creces a todos los sistemas de escritura conocidos hasta el momento. como si Dios hubiera creado al hombre basándose en alguna instantánea de su álbum. incluso una de las más elementales. conocido como sistema decimal.101 + 8 Tal milagro. concretamente. puesto que: 128 = 1 centena + 2 decenas + 8 unidades = 1. en una expresión como 307 se ve claramente la necesidad de un signo que exprese una ausencia: la ausencia de decenas. D i g r esió n 10. la fórmula producida por Gödel se puede pensar así: Yo no soy demostrable en este sistema formal.

LA TRADUCCIÓN: IDENTIDAD DE NO A NO

85

Mediante un razonamiento muy sencillo, el resultado puede intuirse: si el
sistema en cuestión es consistente, entonces es incompleto; es decir, permite formular verdades no demostrables.
En efecto, si suponemos que la oración anterior es falsa, entonces debe
ser demostrable y en consecuencia verdadera, lo cual es absurdo. Luego,
pueden ocurrir dos cosas: o bien el sistema es inconsistente (es decir, contiene paradojas irremediables), o bien la oración es verdadera. Pero en este
último caso, su propia veracidad decreta su destino de ser indemostrable, algo parecido al fracaso de Lönnrot que mencionamos en la digresión 5.1.
Como sea, tenemos un consuelo para soportar la incompletitud: la otra
opción es todavía peor, pues en caso de que haya inconsistencia todo el sistema se desmorona. Algunos autores han comparado la situación planteada
en los teoremas de Gödel con otro presunto abanico de opciones que, en realidad, se reducen a una: se trata del célebre “La bolsa o la vida”, al que
Lacan (1973) se refirió como un caso de “elección forzada”.
La paradoja de Epiménides ha sido recreada en la literatura una y otra
vez por los más diversos autores. Pero lo que en verdad parece paradójico
es que su formulación original no es paradójica: Epiménides, poeta cretense, afirma:
Todos los cretenses son mentirosos.
Si Epiménides dice la verdad y los mentirosos mienten siempre, entonces
se llega a un absurdo; sin embargo, bien puede ocurrir que la frase sea falsa sin que se produzcan contradicciones. En cambio, un análisis de la fórmula “Yo miento”, mencionada en la página previa, muestra que, en este
caso sí, la paradoja es inevitable.
La literatura del último siglo ha producido una paráfrasis deliciosa de la
sentencia original del cretense: Pessoa (1982b), también poeta, justifica a
sus heterónimos diciendo:
El poeta es un fingidor.
Recordemos que los heterónimos son distintos autores creados por
Pessoa, cada cual con su historia particular y su estilo “personal” de escritura. Desde esta perspectiva, nada mejor que un ejemplo de “uno que es
muchos” para esta sección del libro, en la que se discute sobre la identidad.

86

FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO

Vamos a concluir esta sección con otro cifrado bien conocido, que constituye
un tema de gran actualidad: el genoma, uno de los “milagros” del conocimiento humano. Si bien el resultado es algo laborioso, la filosofía que hay detrás de
ello es simple: se trata de codificar en forma unívoca la información genética
de cada individuo, para obtener un (descomunal) número; uno distinto para
cada cual, una especie de sello personal. Se podría pensar que tenemos aquí la
solución de todos nuestros problemas, pues para corregir cualquier anomalía
bastaría con operar sobre el eslabón adecuado de esa larga cadena. La idea parece un tanto ambiciosa, aunque no difiere mucho de la que se postula en el
célebre cuento de Borges (1944e), “La Biblioteca de Babel”: “Cuando se proclamó que la Biblioteca abarcaba todos los libros, la primera impresión fue de
extravagante felicidad. Todos los hombres se sintieron señores de un tesoro intacto y secreto. No había problema personal o mundial cuya elocuente solución no existiera en algún hexágono”.
Mediante una simple modificación de la correspondencia anterior, la que
asocia a cada ser vivo con el número determinado en forma unívoca por su cadena de ADN, podemos obtener una interesante representación del “tesoro” de
los seres vivos. Al enorme número natural definido por cada persona, cada animal o cada planta a partir de su cadena de ADN, vamos a anteponer un cero y
una coma: de este modo, el resultado es un número real entre 0 y 1. En rigor,
se trata de un número racional, pues el número de decimales, aunque extenso, resulta finito. Por ejemplo, si la cadena de ADN de nuestro helecho produjera un número de unas cuantas cifras como 343177…798, entonces la operación que hemos propuesto lo transforma en un valor mucho más modesto,
un número algo mayor que 1/3:
0,343177…798
Este procedimiento nos brinda una noción de distancia que mide las diferencias entre dos individuos según difieran en mayor o menor medida sus respectivas cadenas de ADN. Pero lo más notable es que por medio de esta asignación todos los seres vivos quedan contenidos en el intervalo de números
entre 0 y 1. Esto es sólo un artificio matemático, aunque tan inesperada inclusión puede provocar que nos veamos invadidos por una ligera sensación de
promiscuidad.

11. PERIODICIDAD Y RIMA
En diversas partes de este libro hemos hablado de los números reales, entre los
cuales hay muchos que han cobrado merecida fama. Por ejemplo, aquella
constante que Euler denominó e, cuya definición proviene del límite de una
sucesión:

(

e = lim 1 +
n–>∞

1
n

n

)

Esto significa que si calculamos el resultado de la expresión para valores cada
vez mayores de n, entonces tendremos una aproximación cada vez mejor de dicha constante:
1 1000
1 + ——
= 2,71692393223589245738308812194…
1000

(

)

En realidad, para valores suficientemente grandes de n se puede ver que el verdadero comienzo del desarrollo decimal es el siguiente:
2,718281828...
No podemos negar que se trata de un número con cierto ritmo; hay allí una
especie de “ocho continuo” que se repite. Sin embargo, tan acompasada sensación no tarda en arruinarse cuando calculamos las cifras que siguen:
e = 2,7182818284590452353602874...
Poco se sabe de las posibles regularidades de e. Es un hecho conocido y de fácil demostración, aunque no trivial, que se trata de un número irracional: su
desarrollo cuenta con infinitas cifras no periódicas. Más aun, se ha podido
probar también que es trascendente; vale decir, no es raíz de una ecuación algebraica con coeficientes enteros. Pero no estamos en condiciones de responder
a preguntas de lo más básicas acerca de cómo es este desarrollo: por ejemplo,
no sabemos si más adelante retoma el compás de “dos por ocho”, o si produce tal vez algún otro. En las 25 cifras decimales de la secuencia anterior podemos observar que no hay dos cifras consecutivas iguales; ¿se tratará de una mis87

una insistencia: 1/3 = 0. . la “previsibilidad” de estos números llega a un punto tal que en algún sentido terminan. aunque es completamente válido: 1/5 = 0. ¿por qué no? e = 2. Este ardid nos permite resumir la situación del siguiente modo: los racionales son aquellos números condenados a una rima exacta. 2509/825 = 3.230769 La secuencia 230769 se denomina período y delata del número un carácter mucho más que rítmico: se trata de una suerte de rima consonante llevada al extremo de repetirse siempre igual..200000. por el contrario. que se mantiene a lo largo de todo el desarrollo? Francamente. por ejemplo veinte cincos seguidos... ? Antes de decir algo sobre estas cuestiones. no parece muy creíble… Tal vez ocurra. Dicho sea de paso.. = 0. tales como 3/13 = 0..041212121212.. por más que su desarrollo decimal pueda ser infinito.. ¿cuál es la insistencia de un número como 1/5? La respuesta se apoya en un truco que puede parecer deshonesto.. sabemos a la perfección cómo siguen y tenemos incluso una forma finita de expresarlo: { 0. que más adelante aparezcan largas tiras constantes.. por así decirlo. los racionales: razones o cocientes de enteros.7182818.. Los números racionales vienen signados por una repetición o. cesan de escribirse.2307692307692.88 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO teriosa propiedad de este número.55555555555555555555..230769230769230769230769230769230769.. conviene comenzar por aquellos números mucho más previsibles. En realidad. incansable...3333333333.

basta con efectuar la división p r q c El paso siguiente consiste en agregar un cero al resto. fue grabada sobre su tumba (para el lector impresionable.27272727. de un modo “mágico” podemos hacer que desaparezca la parte decimal: 100x − x = 127. r3. se obtienen una a una las cifras decimales c1. logrando que la parte decimal quede intacta. y repitiendo el procedimiento.. . y eso establece la existencia del período.1 Veamos una explicación de este hecho: para pasar una fracción p/q a decimal. a pedido del matemático suizo Bernoulli. se apoya en el hecho de que podemos “traerla” hacia nosotros como si tirásemos de una cuerda. por este motivo. quizás convenga aclarar que el pedido fue hecho pre mortem ): “Aunque cambio. r2. Luego.2727… = 126 En consecuencia... c2. Tales restos son siempre menores que q. todo decimal periódico se pasa a fracción: vamos a verlo con un ejemplo sencillo. c3 y los respectivos restos r1. Si tomamos x = 1.PERIODICIDAD Y RIMA 89 D i g r esión 11. pero que nos dará la idea del método general. entonces 100x = 127. basado en la posibilidad de eliminar de un plumazo la parte decimal.. El período es el que nos garantiza que eso es posible. en algún momento comienzan a repetirse.27272727. 99x = 126. el procedimiento recuerda a la inscripción acerca de la espiral logarítmica que. Recíprocamente.2727… − 1. de donde: x = 126/99 Cabe señalar que el buen funcionamiento de este método.

de que. Profesor de Filosofía: ¿Prosa tan sólo? El burgués Jourdain: No. y desearía que me ayudaseis a escribirle algo en una notita que quiero dejar caer a sus pies. Existen diversas demostracio- . El burgués Jourdain: ¿Por qué? Profesor de Filosofía: Por la razón. Profesor de Filosofía: ¿Son versos lo que queréis escribir? El burgués Jourdain: No. señor. ligada una vez más a los pitagóricos. Dios no sólo brindó a su pueblo en el Sinaí el texto gentilmente transcripto por Moisés. En este punto surge una pregunta. según la tradición. a pesar de tratarse de una secuencia finita de caracteres. las palabras de los sabios completan día a día las enseñanzas de la Tora shevijtav (Tora escrita). sino que obedece a razones más profundas. señor. nada de versos. de que “aquel matemático definió bien su espiral”.90 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO resurjo”. lo apropiado sería decir: no cesa de leerse). El burgués Jourdain: ¡Cómo! Cuando digo: “Nicole. ¿es prosa? Profesor de Filosofía: Sí. traedme mis pantuflas y dadme mi gorro de dormir”. no quiero ni verso ni prosa. Una vez que sabemos cuáles son los números racionales. ¿qué es ello? Profesor de Filosofía: Prosa. más precisamente. El burgués Jourdain: A fe mía. de la definición del concepto de “prosa” que se da en una obra de Molière (1670): El burgués Jourdain: Estoy enamorado de una persona de clase. a ese descubrimiento que fue vivido por ellos como algo horroroso: la irracionalidad de la raíz cuadrada de 2. Eso no resulta muy diferente. hace más de cuarenta años que hablo en prosa sin saberlo. Profesor de Filosofía: Ha de ser necesariamente una cosa u otra. para expresarse. El burgués Jourdain: Y como uno habla. No caben dudas. es pensada por los sabios como un texto que “no cesa de escribirse”. Os quedo muy agradecido por habérmelo enseñado. Esto no se debe solamente a la obvia posibilidad de infinitas interpretaciones (si fuera sólo por eso. no. vale la pena mencionar que la Biblia. parece muy racional definir a los restantes en forma negativa. como aquellos que no son periódicos. Ya que hemos presentado a los racionales como números que “cesan”. no hay más que la prosa o los versos. sino también la llamada Tora shevealpé (Tora oral). La clave del asunto está en recordar que. entonces. en definitiva. De este modo.

que corta a la hipotenusa en un punto L. la igualdad p 2 = q 2 + q 2 equivale a decir que existe un triángulo rectángulo isósceles cuyos lados son enteros: los catetos miden q. sino más bien de un verdadero poema. esta actitud no parece muy diferente a la de sentarse el domingo a la noche a ver la repetición de los goles de un partido de fútbol. podemos decir que se trata de una prueba nada prosaica. según cuenta la leyenda.PERIODICIDAD Y RIMA 91 nes de este hecho desde la original. obtenemos: q q L A B C . existirían ciertos naturales p y q tales que el cuadrado de p/q es igual a 2. y la hipotenusa p: p q q2 + q2 = p2 q Tracemos ahora un arco de circunferencia de radio q con centro en el vértice superior. Si trazamos la tangente a dicha circunferencia en L. Tanta diversidad (por no decir “diversión”) puede llamar la atención: ¿cuál es el sentido de volver a demostrar lo que ya ha sido demostrado? A simple vista. se debe a un tal Hipaso de Metaponto. es decir: q 2 + q 2. Si √2 fuera racional. que. que no le deja ampollas en la mano”. Desde el punto de vista de esta sufrida gente. nada menos que el teorema famoso. esto es casi lo mismo que aconsejar a la persona que ha venido a asesinarnos cuál es la mejor arma para hacerlo: “Vea. debida al matemático Tom Apostol. Por eso. p 2 sería igual a 2 veces q 2. Y aquí viene la parte interesante. vale la pena incluir aquí una demostración bastante reciente del “horror pitagórico”. le conviene ésta. en tal caso. pero en realidad esconde una de las principales motivaciones de la matemática: la estética. A tono con la obra de Molière. En efecto. pues para continuar emplearemos justamente el más celebrado de los logros pitagóricos.

Por suerte. para ellos. Cabe aclarar también que dicha definición estaba al servicio de lo único que les resultaba verdaderamente importante: la geometría. cada uno de ellos con lados estrictamente menores que el anterior. ya que los enteros positivos no admiten un “descenso infinito”.. un tanto audaz.. aquella que garantiza que entre dos números distintos hay una infinidad de racionales. ¿Será que esta gente hablaba en prosa sin saberlo? Esto puede llamar la atención: si los números racionales son tan fáciles de identificar por su desarrollo periódico. el triángulo más pequeño también resulta un triángulo rectángulo isósceles de lados enteros. y no se lo escribía por medio de cifras como se hace actualmente. en donde un número es concebido como una magnitud. si de ver se trata. precisamente en el sitio en donde uno esperaría encontrar una carta.1 Pero la respuesta es simple: nada estaba a la vista. de que la mejor forma de ocultar una carta es dejándola a la vista. Los griegos no disponían del sistema decimal. y de esta forma se obtiene una sucesión de tales triángulos. luego. La leyenda pitagórica suele aderezarse con elementos que hacen pensar que el mundo griego padecía un verdadero horror irrationali. pues los catetos miden p – q y la hipotenusa q – (p – q) = 2q – p. el detective Dupin no se deja engañar por la trampa y la descubre a los pocos instantes de llegar. cuyas bondades hemos alabado justamente en la sección 10. Por eso. entonces. pues la busca con científica minuciosidad. época en la que no costó mucho convencernos de la existencia de los irracionales. ¿no es evidente que tienen que existir también los números no periódicos? Podrá acusarse a los griegos de ser excesivamente racionales. La policía parisina fracasa estrepitosamente en su intento por encontrarla. la historia no parece más que un anticipo de ese extraordinario relato que también anticipamos: “La carta robada” (Poe. ¿Quién iba a imaginarse que toda esa prodigalidad no sería suficiente para llenar la recta? 1 En efecto. sobre todo si pensamos en nuestra propia experiencia adolescente. Esto quizá nos resulte inconcebible. . lo que los griegos veían era una propiedad que hoy se conoce como densidad de los números racionales. y su medida es p – q. debe tenerse en cuenta un hecho crucial en esta cuestión: la periodicidad (o su falta) nada tiene que ver con la esencia del número. inspeccionando las habitaciones “centímetro a centímetro”. sino que se trata de un mero avatar de su escritura. dicho de otra manera. El procedimiento se puede repetir una y otra vez. ¿cómo no ver lo que está a la vista? Así presentada. y siempre enteros… Pero esto es imposible. un número era siempre un entero o un cociente de enteros. B y C de la figura son iguales entre sí. no hay una secuencia decreciente de números naturales que pueda prolongarse indefinidamente. pero no de ser ingenuos.92 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Es fácil verificar que los segmentos A. 1844). Sin embargo. el relato se basa en la idea.

La afirmación recíproca también es cierta: el desarrollo en fracción continua de cualquier número racional es siempre finito. entonces no podemos pasar por alto que. a un número racional. si se nos ocurre apelar al medio –ligeramente extravagante– de las fracciones continuas. En el caso particular de las fracciones continuas. aunque hace pensar que muchos de los grandes descubrimientos son en cierta medida efecto de una buena escritura. Arquímedes se habría adelantado veinte siglos a Newton y Leibniz en la invención del cálculo diferencial e integral. 1.2 Para medir el alcance de esta última afirmación es oportuno mencionar también una opinión bastante común entre los historiadores: si los griegos hubieran contado con el sistema decimal.PERIODICIDAD Y RIMA 0… 93 1/8 … 1/4 … 3/8 … 1/2 … 5/8 … 3/4 … 7/8 … 1 La noción de irracional. 1. vale decir. la distinción entre racionales e irracionales también es fácil de establecer. a una expresión fraccionaria común y corriente. D i g r esión 11. … ] = 1 + 1 1+ 1 1+ 1 1+ 1 1+… Entonces: ¿cómo sospechar que un número tan regular y “periódico” es irracional? La historia de los pitagóricos es una muestra de hasta qué punto el hecho de contar con una manera ingeniosa de escribir puede conmover nuestra visión del mundo. Un ejemplo bastará para dar una idea de la situación general: 23 2 1 1 =3+ =3+ 7 =3+ 7 7 3 + 2 1 2 = [3. la expresión que corresponde al número de oro se compone exclusivamente de unos: ϕ = [1. En primer lugar. como vimos. inmediata en el sistema decimal. al cabo de algunas cuentas. es más difícil de precisar cuando la manera de escribir los números es otra. 2] . Por ejemplo. es claro que cualquier fracción finita se puede llevar. 3. Por supuesto que no es posible corroborar tal cosa.

cuyo desarrollo es también muy elegante: 2=1+ 1 2+ = [1. las palabras restantes vinieron por su cuenta: “En tal investigación hubiese sido absolutamente imposible no elegir la palabra nevermore (nunca más)” (Poe. y al poeta como un “artesano de la lengua”. desde el momento en que se sabe que su desarrollo en fracciones continuas es infinito. si uno comienza por los desarrollos finitos.94 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Entre otras cosas. no queda tan claro qué es lo que hace falta agregar para construir todos los números. en donde se asocia la composición poética con el rigor lógico de un problema matemático.…] 1 2+ 1 2+ 1 2+… Pero notemos que también en este caso. En cambio. en cambio. 2. para sentenciar: “Las ideas que figuran en una obra poética no juegan el mismo papel. esto muestra que irracionalidades como la del número de oro son prácticamente evidentes.. para un autor como Percy Shelley. 1846). Y ya que hablamos de poesía y matemática. Desde el punto de vista literario.. Valéry prefiere pensar el poema como una “fiesta del intelecto”. el problema de distinguir la prosa de la poesía ha ocupado a muchos poetas. Esta observación puede darnos a entender que la idea expresada en el párrafo de Molière –la prosa es aquello que “no son versos”– también se hace difícil de precisar. En realidad. Poe asegura haber partido de la idea de un lánguido (y ciertamente periódico) estribillo. . Para componer “El cuervo”. Con frecuencia ocurre algo similar en la matemática. por ejemplo. 2. “la división popular en prosa y verso es inadmisible”. una vez establecida la forma. no son en absoluto valores de la misma especie que las ideas de la prosa”. 1846). si solamente contamos con objetos de la forma p/q. la idea de extenderlos al infinito parece natural. 2. es un verdadero deleite observar cómo la metódica cantinela del avechucho va motivando en el afligido narrador la formulación sucesiva de preguntas que finalmente transforman al nevermore en un anuncio casi fatídico. Otro tanto vale por ejemplo para la raíz cuadrada de 2. recordemos también el párrafo de “Filosofía de la composición” (Poe. conocer de antemano la respuesta e ir replanteando la pregunta.

DADME UNA MONEDA Y CONMOVERÉ AL MUNDO Es un hecho matemático que. que es un número entre 0 y 1: e = 2 + 0. lo que determina la escritura binaria.. la totalidad de los números no es otra cosa que la combinatoria completa de los diez dígitos. no lo hacen) en una tira infinita de nueves. la forma más racional de tomar una decisión es lanzando una moneda al aire. En efecto. cada número real se descompone en una parte entera y un pequeño resto o mantisa. luego. admite una segunda forma.. Cabe decir que la escritura no es siempre única. cualquier número entre 0 y 1 se puede identificar directamente con la sucesión de sus cifras decimales. acaso imprevista: 0. a menudo. pues un número tan conciso como el 0....12..! Pero ¿por qué una moneda? La cuestión reside en que esta “nueva visión del mundo” que proporciona el sistema decimal permite observar que los números no son en definitiva otra cosa que ese “tesoro intacto y secreto” propuesto por Borges (1944e) en su Biblioteca.7182818284590452353602874. En particular. El lector no muy familiarizado con el sistema binario 95 . Ahora bien.30000000000000000000.29999999999999999999. Los azares de la razón La obvia paráfrasis del título de esta sección refleja esa especie de lamento histórico mencionado en la última digresión: ¡ay. que según esta filosofía deberíamos escribir: 0. que se resuelven simplemente descartando aquellas secuencias que terminan (o.. se puede tomar la base 2. LAZLO MÉRÖ (2001).. según mencionamos en la sección 10. cuyos “dígitos” (la palabra usual es bits) son apenas 0 y 1. mejor dicho. podemos observar que la misma idea prevalece si en vez de la base decimal empleamos otra cualquiera. si Arquímedes hubiera conocido el sistema decimal. Al margen de estas ambigüedades.3..

al que se ha replicado con otro consejo. esa es la manera correcta de hacer el recuento de un tesoro: no vamos a contar dos veces el mismo valor… Esta forma de pensar a los números nos lleva a recordar otra vez el “horror” pitagórico ante algunas apariciones inesperadas en el interior del cofre. Entre otras cosas.96 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO podrá encontrar algunos ejemplos en la próxima sección. nos alcanza por ahora con saber que cualquier número real entre 0 y 1 puede pensarse como una sucesión de ceros y unos. las opiniones son variadas. Como se ve. El análogo de las que terminan en infinitos nueves sería.1 Es interesante hacer una comparación entre la idea de generar un universo por medio de un único instrumento y el rol especial que concede Platón en el Timeo al dodecaedro: “Dios se sirvió de él para componer el orden final del Todo”. existe incluso un saber bíblico que dice: Halla un amigo y hallarás un tesoro. quién sabe. el tan mentado tesoro es apenas eso: un tesoro que consiste en una sola moneda. bastante sabio también: Halla un tesoro y hallarás amigos. En todo caso. en definitiva. o. en este caso. como las tiradas de una moneda: 0 = cara 1 = ceca De esta forma. tal vez a esto se refiera el juego de palabras introducido por Rabelais respecto de la vida tesorífica o très-horrifique (muy horrorífica). nuevamente. las sucesiones que terminan en infinitos unos. Conviene aclarar que. más allá de los aspectos operacionales. si queremos que en este sistema “monetario” la escritura sea única debemos eliminar algunas sucesiones. D i g r esió n 12. El empleo de la moneda como generadora de números introduce un nuevo e interesante aspecto: el azar. en esta situación parece natural pre- .

hay que tener una suerte increíble (léase: imposible) para que las infinitas tiradas de una moneda coincidan con el valor prefijado. el resultado sea igual a 1/2? A simple vista. Ya bastante extraño nos parecería que nuestra sucesión generada al azar coincidiera con esta otra al cabo de 10 tiradas. Al omitir el cero inicial (la parte entera). Entonces nuestra moneda debería producir las siguientes ocurrencias: ceca – cara – cara – cara – . la probabilidad de cada uno de ellos debe ser 0. cómo están saliendo las caras!”.10000000. sino en la coincidencia: para decirlo con mayor precisión. . y terminaremos por pensar que realmente no puede ser que las dos sucesiones sigan coincidiendo. la chance de que una secuencia al azar coincida con cualquier otra secuencia prefijada al cabo de n tiradas es muy baja. 0.333. la expresión binaria es bien sencilla: 0. Por ejemplo: ¿qué probabilidad existe de que. la azarosa obtención de 1/2 se denomina suceso imposible. al existir infinitos resultados posibles. Pero es fácil entenderlo. o quizás mala suerte. en algún momento nuestra sorpresa se tornará en una lisa y llana sospecha.28. Otra forma de pensar el asunto consiste en observar que los resultados tienen que tener igual probabilidad: ¿por qué habríamos de esperar mayores chances para 1/2 que para 0. al menos de un modo intuitivo: si cada número está determinado en forma unívoca por una sucesión de ceros y unos. Tiradas más.. y mucho más al cabo de 100.. la respuesta puede parecer desconcertante: la probabilidad es 0. Pero en realidad la sorpresa no reside tanto en la avalancha de caras. Y el valor 1/2n tiende a cero a medida que n crece. De tal suerte. al cabo de infinitos revoleos. 10−23 o cualquier otro valor? Pero entonces... queda la sucesión 1 0 0 0 0 0 . apenas una en 2n.. Para el caso de 1/2.DADME UNA MONEDA Y CONMOVERÉ AL MUNDO 97 guntarse cuál es la probabilidad de obtener algún valor particular.. lo mínimo que vamos a decir es: “¡Caramba. tiradas menos.

98 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO D i g r esió n 12. si sale 2. supongamos que toda nuestra capacidad de generar resultados azarosos se limita a la acción de arrojar. la probabilidad de que salga un número entre 0 y x es exactamente x. 0 2/3 1 Esto motiva un comentario de cierto interés matemático: en el caso de que la moneda no sea equilibrada (es decir.2 La teoría de probabilidades permite demostrar que el proceso de generar números entre 0 y 1 de esta manera azarosa tiene distribución uniforme. en caso de que los resultados “cara” y “ceca” no tengan la misma probabilidad). los sucesos o eventos no son resultados particulares sino un continuo: si el dado sale 1. de 5/6 a 1. de 4/6 a 5/6. de 3/6 a 4/6. Intentaremos entender la situación de la siguiente manera: por un momento. En tal caso. de 1/6 a 2/6. lo más justo será dividir el intervalo de números entre 0 y 1 en seis partes de igual longitud: de 0 a 1/6. una curva del tipo fractal. aunque por medio de esta atroz simplificación al menos logramos que se mantenga el espíritu de equiprobabilidad: la probabilidad de obtener una cualquiera entre las seis porciones es 1/6. los subintervalos serían más pequeños: . de 2/6 a 3/6. Por ejemplo. vale decir. nos quedamos con el primer segmento. si tuviera 12 (un dodecaedro). un dado equilibrado. con el segundo. la probabilidad de obtener un número entre 0 y 2/3 es 2/3. Por ejemplo. la distribución que se obtiene es una función sumamente irregular. El obvio paso siguiente consiste en suponer que el dado tiene más caras. una única vez. etc. Claro que lo que estamos eligiendo entonces es un intervalo y no un número. Así.

de (n-2)/n a (n-1)/n. el intervalo original se divide en n partes: de 0 a 1/n. Obviamente. los denominados cuerpos platónicos. podemos observar ahora que la cita de Timeo referida en la digresión 12. de 1/12 a 2/12.. menor será la probabilidad de obtener un subintervalo particular. si el dado tiene n caras. A modo de dato histó- . luego...3 Respecto del dado que tiene doce caras. este plan de lanzar un dado que produzca n resultados equiprobables plantea un pequeño problema geométrico: se ha demostrado que existen sólo cinco poliedros regulares. en el límite. y la probabilidad de que una de ellas resulte elegida es 1/n. ahora la probabilidad de obtener cualquiera de ellos es solamente 1/12. un modo de hacerlo consiste en suponer que en vez de un poliedro el dado es un polígono regular de n lados. En realidad. ¿cómo puede un dado de n caras ser equilibrado? La cuestión se resuelve fácilmente. de 10/12 a 11/12. . dicha probabilidad vale 0: lim 1/n = 0 n→∞ D i g r esión 12. en general.1 parecería ir en contra de la célebre frase de Albert Einstein. siempre que lo arrojemos con el suficiente cuidado como para hacerlo caer de canto. O quizás convenga emplear aquel juguete cuyo origen se remonta a los tiempos del Imperio romano: la perinola (claro que en tal caso se debería decidir de antemano lo que debe hacerse si sale “todos ponen”). de (n-1)/n a 1. de 11/12 a 1.DADME UNA MONEDA Y CONMOVERÉ AL MUNDO 99 de 0 a 1/12. según la cual Dios no juega a los dados. de 1/n a 2/n. .. Cuanto mayor sea el número de caras.

. Pero ahora. ¡atención! El suceso imposible no implica la imposibilidad del suceso. Borges (1932) menciona también a Nicolás de Cusa. tiene que salir algún número. fue creado con el fin de confundir a los romanos. cabe referir que la invención de este curioso objeto se funda en la necesidad de un engaño: en épocas en las que estaba prohibido estudiar la Biblia. nada nos cuesta concebir un dado esférico: al arrojarlo. sería de gran utilidad al juez Bridoye. contemporáneos de Sócrates) para estimar el valor de π. el hecho es que las sucesivas figuras así definidas se parecen cada vez más a una circunferencia. y ha sido convenientemente resuelto gracias a la llamada teoría de la medida. y cada resultado posible es “un resultado particular”.. Eso no es ninguna novedad: la idea de aproximar a la circunferencia por polígonos ya fue empleada por Arquímedes (antes por Antifón y Brisón. introducido por Leibniz.100 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO rico.. con infinidad de resultados equiprobables. que aparece en el tercer libro de Gargantúa y Pantagruel (Rabelais. Una vez que hemos entendido el funcionamiento de este paso al límite. vale decir. En sus avatares. “que en la circunferencia vio un polígono de un número infinito de ángulos”. todos parecían concentrados en el juego pero en realidad estaban repasando mentalmente tal o cual pasaje del texto. imposible. la probabilidad de que quede apoyado sobre cualquier punto particular es 0. que permite calcular el área bajo una curva como el límite de la suma de las áreas de rectángulos cada vez más delgados. lo que subyace es el concepto de integral. caeríamos en un argumento del tipo ornitológico como el de la sección 9: cuando elegimos un número al azar. En resumen. 1987). Si creyéramos eso. ¿O acaso es correcto concluir que la suma de infinitas nulidades puede ser igual a 1? El problema tiene que ver con la definición de probabilidad. famoso por dictar sentencia según la suerte de los dados. de esta forma. Un dado así. Ya se trate de polígonos o perinolas vistas desde arriba.

etc. Tal demora puede resultar curiosa. la teoría de probabilidades se considera fundada en el siglo XVII a partir de un problema propuesto por el caballero de Méré a Pascal. pero ocurre que algunos aspectos sutiles de la teoría necesitaron esperar los desarrollos matemáticos de comienzos del siglo XX. sin embargo. Históricamente. los puntos son los indivisibles de las curvas. Dice Borges: “El manejo de ese vademécum sedoso no sería cómodo: cada hoja aparente se desdoblaría en otras análogas. las curvas son los indivisibles de las superficies.DADME UNA MONEDA Y CONMOVERÉ AL MUNDO 101 Cuanto mayor sea el número de rectángulos. De esta forma. el detective Dupin lanza una exaltada alabanza a dicha teoría: “Por lo general. En “Los crímenes de la calle Morgue” (Poe. en especial si se tiene en cuenta que los juegos de azar (en particular. mejor será la aproximación. adoptó métodos un tanto oscuros para el cálculo de áreas y volúmenes. Sus famosos “indivisibles” fueron tomados de la filosofía escolástica. 1944e). a quien visitó al cabo de una noche de juego poco afortunada. en donde se propone una especie de “panlibro” al modo de los objetos que inventaba Xul Solar. las coincidencias son otros tantos motivos de error en el camino de esa clase de pensadores educados de tal modo que nada saben de la teoría de probabilidades. que consiste en un volumen único. para calcular el volumen de un cuerpo. . los indivisibles no eran mucho más que “una manera de hablar”. sin embargo. aunque algo menos vulgar. Una descripción idéntica. 1841). aparece al final de “La Biblioteca de Babel” (Borges. la inconcebible hoja central no tendría revés”. lo imagina como la suma de infinitas figuras planas. en el límite se podría pensar que uno está sumando infinitas cantidades infinitamente pequeñas. discípulo de Galileo. Como diría Gauss. recién fue formalizada con el debido rigor por el ruso Andrei Kolmogorov en 1933. al más puro estilo de la Geometria indivisibilibus de Bonaventura Cavalieri. infinitamente delgadas. los dados) existen desde la Antigüedad. se trata de entidades de menor dimensión respecto del continuo que conforman: por ejemplo. con un número infinito de hojas. D i g r esión 12. esa teoría a la cual las más memorables conquistas de la civilización humana deben lo más glorioso de su saber”. los procedimientos de Cavalieri se revelaron esencialmente correctos con el advenimiento del cálculo integral.4 Cavalieri. algo así como un salchichón cortado en infinitas fetas.

vale la pena recordar la paradoja de Bertrand: si se arroja al azar una recta sobre un círculo. He aquí algunos de ellos: 1) Si se considera la distancia de la recta al centro de la circunferencia. ya que la distancia entre dicho centro y cualquiera de los lados del triángulo inscripto es la mitad del radio. En efecto. ¿cuál es la probabilidad de que la longitud de la cuerda determinada sea mayor que el lado del triángulo equilátero inscripto? Existen muchos (en rigor. el radio de este círculo interior es la mitad del radio original.102 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Sin embargo. 1) 2) 3) 1/4 1/2 60o ¿Cuál de estas tres maneras responde mejor a la idea de arrojar una recta al azar? . la probabilidad será de 1/4. de modo que su área es la cuarta parte del área del círculo original. tanto en la época de Poe como en los tiempos actuales la teoría de probabilidades es incapaz de responder a una pregunta básica: ¿qué es el azar? Para dar una idea de la dificultad. 2) Si se considera el ángulo que forma la recta con la recta tangente a la circunferencia en uno de los puntos de intersección. que conducen a resultados diferentes. pues el ángulo que forma cada lado del triángulo con la tangente correspondiente es de 60o. 3) Si se considera la posición del punto medio de la cuerda. la probabilidad es 1/2. infinitos) modos de plantearlo. la probabilidad resulta de 1/3. la cuerda resulta mayor que el lado del triángulo cuando su punto medio cae en el interior de la circunferencia inscripta en él. Según dijimos.

enfatizó: “En lugar de las palabras ‘punto’. trazaban un palote en la mesa (el punto). aunque nadie en el local ignoraba que la verdadera razón de esta notación era rendir un póstumo homenaje al casi olvidado Frege.13. una cadena de tres redondeles enlazados de tal forma que. Podría pensarse que esa era apenas una manera efectiva de no perder la cuenta. cuyo carácter divergente permite que. antes de la invención del posavasos). lo vemos por ejemplo en David Hilbert. Al parecer. uno se “mande a bodega” una cantidad ilimitada de alcohol. las camareras empleaban un sistema de conteo un tanto primitivo: por cada vaso de cerveza (un plano. pero finalmente se transformó en el nudo borromeo. ‘silla’ y ‘vaso de cerveza’”.1 hemos mencionado a los bebedores escandinavos y su provechoso empleo de la serie armónica. También cabe recordar la cerveza Ballantine. quien para reforzar el espíritu formalista de sus Fundamentos de la geometría y mostrar que no interesa la naturaleza de los entes estudiados sino las relaciones entre ellos. los otros dos se sueltan: 103 . ‘recta’ y ‘plano’ se debe poder decir en geometría sin inconveniente ‘mesa’. Este espíritu. LA CERVEZA EN CHINA En la digresión 7. el dibujo original imitaba las marcas dejadas en la mesa por el vaso del señor Ballantine (esto fue en el siglo XIX. cuya etiqueta exhibe un objeto de la topología que ha sido motivo de regocijo para los psicoanalistas lacanianos durante los últimos treinta años. en el lenguaje de Hilbert) que traían al cliente. un tanto rabelaisiano. como suele decirse. a la que el autor de este libro acudió por razones de estricta investigación matemática. Pero podemos señalar todavía otras conexiones entre la matemática y la bebida. En una cervecería tradicional de Praga. si se separa cualquiera de ellos. evitando así las complejidades de la escritura decimal.

La tabla sirve. cuyo tema constituye el verdadero motivo de esta sección. en definitiva. y pueden combinarse para formar cualquier número natural entre 1 y 31. sino en la pequeña tabla numérica que ostenta en un rincón: 16 8 4 2 1 La explicación de una presencia tan singular no tarda en vislumbrarse: las cantidades representadas en las distintas casillas no son otra cosa que las primeras cinco potencias de 2.104 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Veamos ahora otro ejemplo. Por ejemplo: 20 = 16 + 4 14 = 8 + 4 + 2 27 = 16 + 8 + 2 + 1 . de una marca danesa). También se trata de una etiqueta (esta vez. al menos antes de haberse tomado la cerveza. aunque ahora el interés no recae en su diseño.. como una manera práctica de indicar la fecha de elaboración: para expresar cualquier día del mes.. basta con marcar las casillas correspondientes. . Esto es algo fácil de comprobar.

24 + 0. 1 1 1 1 1 1 0 0 1 1 0 1.21 + 0. Incluso podemos reemplazar las marcas por unos. aunque presagia un inquietante clima de confusión: si alguien nos dice 1100110. ¿cómo hacemos para saber a qué se refiere? En realidad. el sistema binario tenía más de 4000 años de existencia. no hay confusiones si empleamos un solo sistema.20 = 100 Esto dice que el número 100 se puede escribir también 1100110. transformando a esta escritura en algo más simple: 1 1 1 19 Éste es el fundamento del sistema binario. Por eso. si queremos prescindir también de la tabla. Lo cual está muy bien. atención: ¿dijimos nueva? Se calcula que cuando Leibniz descubrió estas maravillas. Pero. el de la característica universal: una formalización tan perfecta del sistema de verdades que para responder a cualquier pregunta bastaría con . de derecha a izquierda. no hace falta escribir las cantidades 1. alcanza con recordar la convención según la cual las mismas fueron dispuestas en la tabla.22 + 1. allá por el siglo XVIII. lo más común es emplear un subíndice: 100 = (1100110)2 Todo número. una vez conocido el mecanismo. conviene elegir una notación que aclare un poco las cosas.23 + 1. el problema es la mezcla. si algunas veces vamos a escribir en el sistema decimal y otras en el binario. 8 y 16.26 + 1. Es claro que la tabla se puede hacer tan extensa como se quiera. Para el filósofo alemán. como ocurre con la bebida. propiedad que brinda una nueva manera de expresar los números. puede desplegarse como una suma de potencias de 2. no importa lo grande que sea. entonces podemos anotar ceros.LA CERVEZA EN CHINA 105 16 8 4 2 1 x x x 19 En realidad. 2. como una forma de indicar las casillas que no han sido marcadas. agregando nuevas casillas que representen las siguientes potencias de 2. 4. el asunto remitía a uno de sus grandes sueños.25 + 0.

Está claro que. el que adivina puede efectuar una lista de todas las personas e ir preguntando de a una por vez: Dígame: la persona ¿es Ringo Starr?. se llega a la respuesta correcta. En algún punto. a cada elemento del universo se le debe plantear la pregunta: Dígame: ¿usted pertenece al conjunto A? El resultado de tal “encuesta” es la denominada función característica de A. aunque es justo reconocerle un mérito: el método que provee es infalible. En el fondo. Quizás este nombre le hubiera gustado a Leibniz. En otras palabras. U y A 0 x z 1 . es 1 o 0 según x pertenezca o no al conjunto A. más tarde o más temprano. aunque no obedece a cuestiones muy filosóficas sino más bien al hecho de que A puede ser “caracterizado” como el conjunto de aquellos x para los cuales la función vale 1. esto refleja el simple hecho de que la información sobre un conjunto A se resume en una función cuyo valor. una discusión entre filósofos se transformaría en una mera conversación entre contables. De esta forma. En el peor de los casos. pero sólo está autorizado a formular preguntas que puedan responderse por sí o por no. Podemos pensarlo en términos de aquel popular juego en el cual uno de los jugadores intenta adivinar cuál es la persona que pensó el otro. como ha ocurrido con tantas otras ramas de la matemática. ¿es Paul Newman?. Leibniz fue el primero en presentirla. si se exceptúan los casos de personalidades múltiples) cuya respuesta es afirmativa. Cualquiera sea la persona en que se haya pensado. La estrategia parece diseñada por el bobalicón de la sección 5. existe una pregunta (que es única. Suele decirse que ese es el origen de la lógica moderna.106 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO un simple cálculo. para cualquier elemento x. etcétera. el anhelo leibniziano parece razonable.

Los precursores no podían ser otros que los chinos. simbolizado por algún elemento de la naturaleza. (Párrafo extraído de la presentación de D. El Viento. o más allá de ésta. El sistema se basa en la combinatoria elemental de ocho signos primarios denominados trigramas. pensada acaso para los que no son especialistas en el idioma chino: Ch’ien: lo Creativo tiene tres trazos enteros. El Cielo. que permiten formar los sesenta y cuatro hexagramas del mítico rey Wen. . o de matemática. El Cielo. que pueden ser enteros o partidos. puede interpretarse como una cosmogonía. desde los más diversos ángulos. en última instancia como una representación de la trama evidente del mundo. El orden en que estas sesenta y cuatro piezas fueron presentadas constituye un misterio nunca resuelto. Como tal su lectura. como un sistema de lógica. El Libro de las Mutaciones). Gracias a su total abstracción. puede verse en él una síntesis enciclopédica de la realidad. J.LA CERVEZA EN CHINA 107 Pero volvamos al sistema binario que. construidos según la más sencilla de las escrituras: cada uno de ellos se compone de tres trazos. como una representación de su trama secreta. Vogelmann a I Ching. El texto ofrece una sugestiva regla mnemotécnica. concebido en su origen como un libro sin palabras: Es una sucesión finita de signos no idiomáticos con significados infinitos: un perfecto sistema algebraico. su aplicación su interpretación son igualmente ilimitadas y universales. Denotando dichos trazos mediante 0 y 1. Sun: lo Suave está quebrado abajo. es muy anterior a estos asuntos. Por ejemplo: Ch’ien: lo Creativo. aunque esa es otra historia. Nos centraremos aquí en los ocho trigramas. podemos realizar la siguiente “traducción”: Ch’ien Sun Li Ken Tui K’an Chen K’un 000 001 010 011 100 101 110 111 Cada trigrama representa algún atributo fundamental. Tal es la lógica que rige al antiquísimo texto del I Ching o Libro de las mutaciones. cuya filosofía se apoya en la existencia de dos principios contrarios. más tarde conocidos bajo las denominaciones de Yin y Yang. según anunciamos.

Trueno . El Trueno. que se hace justamente por tripletes: 010 100 110 011 = De esta forma. de esta forma. más allá de las connotaciones poéticas o musicales. K’un: lo Receptivo tiene seis medios trazos. Si la cantidad de bits no es un múltiplo de 3. aun otra forma de expresar los números. quien en sus insomnes noches tramó un complejo sistema para denominar a los números.1 Estas operaciones parecen remitir a otro oriental. Chen: lo Suscitativo es como una escudilla abierta. La Tierra. La Montaña.Montaña D i g r esió n 13. El Lago. un número como 1331 = (10100110011)2 = (010100110011)2 podría reescribirse como la concatenación de cuatro de los trigramas. basta con agregar uno o dos ceros adelante (el famoso cero a la izquierda) para que lo sea. aunque procedente de un Oriente algo más cercano. Uruguay). Nos referimos una vez más al memorioso Funes (de Fray Bentos. por ejemplo: 7013 = Máximo Pérez 7014 = El Ferrocarril Sin embargo. Ken: el Aquietamiento es como una taza dada vuelta. K’an: lo Abismal está lleno en el medio.Lago . desde un punto de vista puramente sintáctico. Tui: lo Sereno tiene arriba un hueco.108 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Li: lo Adherente está vacío en el medio. si se prefiere: Fuego . Al margen de los significados que las combinaciones de estos signos puedan producir. El procedimiento es comparable quizás a la traducción de las secuencias de ADN. encontramos aquí. pensando a cada desarrollo binario como una sucesión de trigramas. la escritura trigramática que hemos introducido no es otra cosa que una forma elegan- . El Fuego. El Agua. el número no es otro que Li-Tui-Chen-Ken o.

seis decenas. cinco unidades. la frase “no hay dos sin tres” ahora debe leerse: No hay 10 sin 11. sin embargo. entonces basta con aplicar aquel mismo método que aprendimos en nuestra tierna infancia: 100011 x 110 1000110 100011 11010010 . No hay nada más tonto. la única “novedad” respecto de nuestras costumbres decimales es que ahora el resultado de sumar 1 + 1 se escribe 10. en realidad. las operaciones de suma y multiplicación en el sistema binario son en realidad mucho más sencillas que en el decimal (y ni que hablar si lo comparamos con el babilónico).LA CERVEZA EN CHINA 109 te de presentar al binario. También debemos modificar ligeramente algunos dichos habituales. supongamos que nos surge el deseo imperioso de multiplicar 35 = (100011)2 por 6 = (110)2. todo lo demás coincide con lo que ya conocíamos: + 0 1 0 0 1 1 1 10 × 0 1 0 0 0 1 0 1 Para ver el funcionamiento de estas dos tablas. por ejemplo. algún lector pensará que estamos hablando en chino. se trata de una escritura en base 8. Le dije que decir 365 era decir tres centenas. el inescribible (por no decir “funesto”) sistema de Funes no se enmarca dentro de ninguna lógica. A esta altura. Funes no entendió o no quiso entenderme”. más precisamente. como intenta hacerle entender el narrador resignado del cuento de Borges (1944a): “Yo traté de explicarle que esa rapsodia de voces inconexas era precisamente lo contrario de un sistema de numeración. que sumar o multiplicar ceros y unos. Pero al margen de estas sutilezas. En cambio. análisis que no existe en los ‘números’ El Negro Timoteo o manta de carne.

. podemos preguntarnos: ¿cuánto da la suma de las primeras n potencias de 2? Responder a esto sirve para calcular... basta observar que el número que queremos calcular. 8 granos por la cuarta. + 263 = (111. . el enorme número de granos de trigo que debería haber pagado aquel célebre rey de la India al inventor del ajedrez. escrito en el sistema binario. que queda evidenciada al sumar todas las cantidades de la etiqueta de cerveza: 1 + 2 + 22 + 23 + 24 = 31 = 25 − 1 De un modo más general. … y así hasta la casilla número 64 Total: 1 + 2 + … + 263 granos Podríamos pensar que si los granos fueran de cebada en vez de trigo. .110 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO De esta forma se obtiene el resultado: (11010010)2 = 27 + 26 +24 + 21 = 210.00 ..111)2 Si a este valor le sumamos una unidad.. por ejemplo... no es otro que aquel que tiene 64 cifras. 4 granos por la tercera.11 1 10. todas iguales a 1: 1 + 2 + 22 + . Lo mismo ocurre en la penúltima. 1 + 1. lo primero que notamos es que en la última columna “nos llevamos 1” a la columna siguiente.. y así hasta el final: 1. 2 granos por la segunda casilla. Veamos también otra propiedad muy elemental. la respuesta de los bebedores de cerveza no se haría esperar: 1 + 2 + … + 263 = 264 – 1 Pero no hace falta beber grandes cantidades para demostrar esta igualdad. según cuenta la leyenda: 1 grano por la primera casilla.

Pero esto es demasiado sencillo. no está permitido hacer aquí el chiste de cómo se dice 99 en chino).2 El lector interesado podrá verificar algunas cuestiones aritméticas en las que la manera de escribir los números juega un importante rol: por ejemplo..LA CERVEZA EN CHINA 111 En consecuencia 1 + 2 + 4 + . D i g r esión 13. se ve que (10110101001011)2 es divisible por 3.. y así sucesivamente. Divisibilidad por 7: el número (an an -1.. pues 1 − 1 + 0 − 1 + 0 − 0 + 1 − 0 + 1 − 0 + 1 − 1 + 0 − 1 = 0.. la propiedad que acabamos de comprobar es casi tan “tonta” como decir que 99 + 1 es 100 (aunque hayamos hablado del I Ching. compuesto sólo por nueves.000)2 = 264. (10110101001011)2 = 8192 + 2048 + 1024 + 256 + 64 + 8 + 2 + 1 = 11595.. que es múltiplo de 3. las reglas de divisibilidad. y la igualdad anterior queda demostrada. es divisible por 4 si termina en 00. (hasta llegar a an) es divisible por 3. Por empezar.. Mirada de esta forma... De esta manera. Eso de “llevarnos uno” en cada columna nos hace observar que un número compuesto sólo por unos es el análogo en binario de un número... En efecto.a1 a0)2 es divisible por 3 si y sólo si la suma alternada a0 − a1 + a 2 − .a1 a0)2 es divisible por 7 si y sólo si la suma . es evidente que un número escrito en binario es par si (y sólo si) termina en 0. veamos algunas reglas más interesantes: Divisibilidad por 3: el número (an an-1. + 263 + 1 = (1000. en el sistema decimal.

Existe otra propiedad bastante curiosa basada en el sistema binario. 37 por 115.0 + 1 + 2.112 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO a0 + 2a1 + 4a2 + a3 + 2a4 + 4a5 + . Ese es el resultado. hacemos con ellos dos columnas. (1011011)2 = 64 + 16 + 8 + 2 + 1 = 91. Por ejemplo. en el ejemplo: 115 + 460 + 3680 = 4255. colocando a la izquierda el número más pequeño.. Para comenzar. Se trata de un sistema de multiplicación inventado al parecer por los campesinos rusos.0 + 1 = 7. Se procede entonces de la siguiente forma: cada número de la columna izquierda se calcula dividiendo por 2 al que está arriba de él (descartando el resto). La explicación de este “fenómeno” es sencilla. se suman aquellos valores de la columna derecha que hayan quedado en una fila encabezada por un número impar. (1011011)2 es divisible por 7. mientras que en la columna derecha cada número se obtiene duplicando al de arriba: 37 115 18 9 4 2 1 230 460 920 1840 3680 A continuación.1 + 4. En efecto. aunque para su aplicación no importa en realidad en qué base escribamos los números. (hasta llegar a an) es divisible por 7. Supongamos que queremos multiplicar dos números. que es múltiplo de 7.1 + 4. pues 1 + 2.. pero que es muy similar al que empleaban los escribas egipcios. para verlo más fácilmente podemos agregar una nueva columna que contenga las sucesivas potencias de 2: * * * 37 18 9 4 2 1 115 230 460 920 1840 3680 1 2 4 8 16 32 . por ejemplo.

esto no es necesario cuando se trata de un número como 1/3.. vemos que corresponden a las potencias 1. —Dígame: la persona ¿es mujer? —No. Todo el secreto consiste en permitir también potencias negativas de 2.001)2 = 1/23 = 1/8 De esta forma. un número como (0. y que ¡oh. centésimas. en algún sentido.5625 No es difícil encontrar la forma apropiada de pasar un número cualquiera al sistema binario. El resultado es entonces obvio.LA CERVEZA EN CHINA 113 Si observamos ahora cuáles son las filas que comienzan por un número impar. — ¿Es deportista? —No.101)2 =1/2 + 0/22 + 1/23 = 5/8 = 0. dividir el universo en dos partes. etcétera: (0. pues podemos calcular directamente: . milésimas. sino cualquier número real puede escribirse en base 2. — ¿Es famosa? —Sí. En efecto. el desarrollo binario de un número se obtiene respondiendo a un número (acaso infinito) de preguntas sucesivas. pues el producto entre 115 y 37 tiene que ser igual a 115. no sólo los números naturales. 4 y 32. aunque algo menos “bobalicona” que la otra: en cada interrogación. que serían el análogo a las décimas.1)2 = 1/2 (0. sorpresa!: la suma de estas cantidades es 37..(1 + 4 + 32) = 115 + 460 + 3680 Como hemos dicho.01)2 = 1/22 = 1/4 (0. En realidad. para reducirlo desechando una de ellas.101)2 debe leerse así: (0. . la estrategia es similar a aquella que suele adoptarse en el juego de adivinación antes mencionado.

y también incesante. podrá escribir un desarrollo tan largo como le venga en gana: π = (11. pues ya sabemos que 3 = (11)2.)2 En cambio. Se trata de escribir una lista con todas las preguntas en español que pueden responderse por sí o por no.)2 Este asunto de las incesantes preguntas recuerda una idea del matemático francés Émile Borel que permite condensar todo el conocimiento en un único. entonces el segundo bit decimal es 0.016592653… mayor que 1/16? No. el “cuestionario” se hace inevitable. y en consecuencia para seguir debemos restar 1/8: 0.001001000011111101. entonces el primer bit decimal es 0. entonces el tercer bit decimal es 1. el trabajo consiste en calcular ahora el desarrollo binario de la mantisa π – 3 = 0.0101… 100 … De esta manera. el tercer bit que aparece después de la coma es 1.. entonces el quinto bit decimal es 1.141592653… mayor que 1/4? No. misterioso número. entonces el cuarto bit decimal es 0.141592653… Entonces nos preguntamos: ¿Es 0. La parte entera no es problema. ¿Es 0.141592653… mayor que 1/2? No. Aquí se descubre la primera novedad. pero admisible desde el punto de vista filosófico: . 1/3 = (0. si se trata de un número irracional como π. una tarea algo (infinitamente) tediosa.141592653… mayor que 1/8? Sí. ¿Es 0.141592653… – 1/8 = 0... todo continúa en la misma forma: ¿Es 0. ¿Es 0.114 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO 100 11 100 0..01010101.016592653… mayor que 1/64? Sí.016592653… Luego. Si uno se arma de suficiente paciencia.

al escribir las respuestas nos queda el desarrollo binario de un número entre 0 y 1: (0.LA CERVEZA EN CHINA 115 —¿Los osos tienen cuatro patas? —Sí. . Lo curioso de la historia es que ese notable valor es un viejo conocido: el número de oro. este sistema que da su estructura a El libro de las mutaciones permite escribir de una forma absolutamente trivial una propiedad que reproduce las dificultades del inmutable Zenón.100…)2 Claro que si le formulamos todas las preguntas a una persona muy negadora. el resultado final de nuestra pesquisa no será demasiado alentador: (0. … De esta forma. entonces hay infinitos números que tienen un único desarrollo en base b. Estas ideas son válidas cuando la base es cualquier otro número natural mayor que 1. aunque las cosas allí son diferentes: en particular. En efecto.000000…)2 = 0/2 + 0/4 + 0/8 + … = 0 Es más interesante el caso contrario. Y también existen resultados sobre expansiones en bases no naturales. podemos recuperar una igualdad que ya nos ha dado tema de conversación en la sección 3: (0. si nos topamos con una persona de esas que tienen “el sí fácil”. —¿Es cierto que 2 + 3 es 6? —No. mientras que si b es mayor que dicho valor. se ha demostrado que si la base b es menor o igual a cierto valor. entonces todo número se puede escribir en base b de infinitas maneras distintas. Esto nos permite concluir que. —¿Hay escarabajos en Marte? —No.111111…)2 = 1/2 + 1/4 + 1/8 + … = 1. aunque parezca paradójico.

.

1 Una primera observación es que ciertos números bastante frecuentes en nuestra vida cotidiana... o con cualquier otro que exhiba una conducta regular.... aunque no sea racional. 117 . D i g r esión 14.. Por ejemplo: 0. según la idea expresada algunas páginas atrás.102030405060708090100200300400. basta con suponer que ésta tiene diez caras. a par1 Esto acarrearía. luego.1 Esta observación minuciosa de los desarrollos decimales remite a un asunto que ha generado diversas opiniones en los últimos tiempos: la búsqueda de códigos en la Biblia.. algunas demoras en los comienzos de los partidos de fútbol. tales como 1/3 = 0.595959595959... SEÑORES Volvamos a considerar. una verdadera rareza. con ese fin. se piensa el texto como una larga tira de letras. Otro tanto ocurre con los números 0. sin embargo. eliminando los espacios entre palabras. En primer lugar.. los números reales entre 0 y 1 como sucesiones generadas al azar. Por comodidad. en realidad.123123123123. constituyen. otra vez nuestras sospechas recaerán sobre la moneda. uno de los procedimientos que se llevan a cabo es el denominado lectura a intervalos regulares.333333333333333333. 0. La intención subyacente es probar su origen divino.14. Si nos dicen que una secuencia de ese tipo ha sido producto del azar. podemos retomar nuestro entrañable hábito de la escritura decimal: si queremos seguir pensando en los números como los resultados de arrojar una moneda. HAGAN JUEGO.

Sin duda. también se lo habría considerado un hallazgo notable...118 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO tir de una letra determinada se avanza hacia la izquierda o hacia la derecha. Incluso hicieron la prueba de efectuar búsquedas similares en otros textos. es un texto único creado por una inteligencia divina. leyendo el Génesis a intervalos de 50 letras a partir de la primera “T” (tav). los hallazgos obtenidos son vistos como indicios de divinidad: un texto perfecto sólo puede haber sido escrito por un Ser Perfecto. algo así como un manual de instrucciones para instalar un electrodoméstico. en donde se habla del sacrificio. salteando un número prefijado de letras. se ha encontrado la palabra Tora. quien atribuye la existencia de eventos improbables (y más bien desafortunados) a la intervención directa del Diablo: “Cuando el Diablo estaba haciéndoles lados del revés a las cosas. Sin embargo. [. aparece el (inefable) nombre de Dios a intervalos regulares de 5. Los sabios dicen que ello explica la antigua tradición de que Dios escribió primero el texto bíblico. Pero entender esto re- . Este hecho se ve matemáticamente confirmado por un resultado que. En otro pasaje. tan regulares. De esta forma. de modo que a los fines prácticos (si cabe hablar de “practicidad”…) podría ser considerada nula. debe observarse que el cálculo de probabilidades resulta tramposo. al margen del atractivo que tales hallazgos puedan tener... parece razonable preguntarse: ¿cuál es la probabilidad de que ocurra una cosa así? Los estudiosos han intentado dar una respuesta. no deja de llamar la atención: si se elige un número al azar entre 0 y 1. 13.] la corbata que no corre dentro del cuello doblado mientras nuestra novia ha llegado y está sola con nuestro primo en el vestíbulo”. la chance calculada es de una en varios millones. y luego creó el mundo según el plano previamente trazado. y llegaron a conclusiones sorprendentes: en todos los casos. de cualquier forma. justo en el pasaje concerniente a la creación.. Muy diferente es la posición de Macedonio Fernández (1966). [. 21 y 34 letras: ¡todos números de Fibonacci! Entonces. la probabilidad de que exhiba alguna regularidad es 0. Hemos dicho que los anteriores desarrollos. concluyeron. y los resultados fueron paupérrimos: la Biblia. pues no queda claro cuál es el espacio de sucesos aleatorios que se toma en cuenta. Por ejemplo. son raros. aunque también es cierto que si en vez de Tora hubiese aparecido Abraham o Moshé a intervalos de la longitud que fuese.] creando la permanente gota de la lluvia del baño que cae en nuestro cuello cuando nos inclinamos sobre la bañadera para lavar las manos. aunque con resultados ostensiblemente superiores. 8. es muy poco probable que se obtenga justo la palabra Tora leyendo a intervalos regulares de 50 letras..

presente ya en un párrafo de Hume en el que Borges (1936) anuncia un antecedente de la teoría nietzscheana del eterno retorno:2 2 Esto es coherente con la propia tesis de Nietzsche: si las cosas se repiten y se han repetido eternamente.. Esta observación.. que nos permitirá formular una idea general... Notemos que un desarrollo tan cuidado presenta en realidad unos cuantos descuidos.1. por ejemplo.. un 25 o un 83... en otras palabras.. denominada ley de los grandes números. pues existe una infinidad de cadenas finitas que no aparecen siquiera una vez: nunca aparece un 11. el cociente entre la cantidad de apariciones de cada dígito y el total de tiradas se aproxime cada vez más a 1/10.. infinitas. 99 no-unos 99 no-unos Aquí... Lo que en verdad debería esperarse es que la cantidad de apariciones de cada uno de los dígitos sea pareja.. el azar no sería legítimo... pero no en el límite. la cantidad de unos es infinita... que a medida que el número de tiradas vaya creciendo.. pero vamos a decir todavía algo más.123456789012345678901234567890123456789012345678901234567890. Esto es consecuencia de una propiedad bien conocida en la teoría de probabilidades.1.. y ni que hablar de un 222 o un 1111. pero sus apariciones se producen con menor frecuencia que las de otros dígitos: eso puede ocurrir circunstancialmente durante algún tiempo (caprichos de la moneda). Pero con la infinitud no alcanza: ¿qué diríamos de una secuencia en la que aparece un 1 cada cien tiradas? { { 0. aunque suele causar cierta sorpresa al neófito.HAGAN JUEGO. Se trata del lema de Borel-Cantelli. ¿cuántas veces deberíamos esperar que saliera..1. no es descabellado pensar que las palabras del filósofo alemán han sido proferidas con anterioridad. prácticamente trivial.. sin embargo. sería bastante extraño que el azar produjese una secuencia así. Pero esto no es suficiente para hablar de azar: en caso de serlo.. SEÑORES 119 quiere una definición precisa de lo que es “regular”. va en contra de un resultado matemático bastante básico. ¿qué tendríamos que decir de esta secuencia? 0. el 1? Sin duda. si a partir de cierto momento el 1 dejara de salir.. Cada dígito aparece con frecuencia 1/10. En primer lugar porque es periódica. . de modo que comenzaremos por una cuestión bien elemental: en una sucesión (infinita) de dígitos al azar.

denominada normalidad: un número es normal si. 80 81 18 19 . 98 99 Como condición indispensable para que el azar no sea sospechado. el lema mencionado brinda seguridad... 88 89 90 91 . 08 09 10 11 .120 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO No imaginemos la materia infinita.. Por ejemplo.. todos los órdenes y colocaciones posibles ocurrirán un número infinito de veces. y será elaborado y aniquilado: infinitamente. imaginémosla finita. cualquier secuencia de longitud n aparece con una frecuencia límite de 1/10n.. si inspeccionamos con cabalístico afán cualquier “tira” bastante larga de dígitos de un número normal. Más todavía: las secuencias de igual longitud deben repetirse con la misma frecuencia.. como lo hizo Epicuro... pero no certeza. Este mundo.. Un número finito de partículas no es susceptible de infinitas trasposiciones. ello no significa que la secuencia deba aparecer inexorablemente. .. tan caprichosa como se quiera. .. pero hay buenas razones para confiar en que lo hará. Borges debería haber dicho “con probabilidad 1”: en rigor. una secuencia de tres dígitos como 238 debe aparecer aproximadamente una de cada 1000 veces. Inmediatamente se comprueba que los números racionales no son normales.. Aunque gracias a él es fácil responder a este tipo de preguntas: En un desarrollo decimal generado al azar. . Borel exige que cada una de estas secuencias aparezca con una frecuencia (en el límite) de 1/100. Como dijimos.. Tal confianza llevó a Borel a pensar que una sucesión que merezca llamarse azarosa debe “elaborar y aniquilar infinitamente” todas las secuencias finitas.. con todos sus detalles. . consideremos las cien secuencias posibles de dos dígitos: 00 01 .. Por ejemplo. en una duración eterna. hasta los más minúsculos. en su desarrollo decimal. ¿cuál es la probabilidad de que la cadena 1111111111 aparezca infinitas veces? Lo mismo da que se reemplace la cadena 1111111111 por cualquier otra secuencia finita. y la respuesta invariable es: la probabilidad es 1. hecho .. De este modo se obtiene una definición más apropiada de “irregularidad”. ha sido elaborado y aniquilado. Para mayor exactitud. Y esto debe ocurrir con las secuencias de cualquier longitud.

.. Según dijimos.. D i g r esión 14. tendríamos: IR = {r1. en cambio.. . Por ejemplo. Pero… ¿qué significa “muchísimas”? No es suficiente decir que los racionales no son normales. SEÑORES 121 que podemos enunciar de un modo pintoresco: no es normal ser racional. . de manera tal que I1 tiene longitud 1/2 y contiene a r1. r3. Aunque parezca que hay más fracciones que enteros. como 0.112 + 10. I3 tiene longitud 1/8 y contiene a r3. De esta forma. son innumerables. aunque también es fácil verlo con ayuda de (una vez más) una serie convergente.. . } Entonces podemos considerar una familia de segmentos I1. con un esfuerzo mínimo se puede probar algo mucho mejor: la cantidad de números que no son normales es innumerable. I2..HAGAN JUEGO. También resulta claro que no pueden ser normales aquellos irracionales que son poco “surtidos”.101001000100001000001. los números racionales forman un conjunto numerable: una demostración casi trivial de este hecho consiste en pensar a la barra de división como un nuevo “dígito” cuyo valor es 10. es fácil ver que existen muchísimas secuencias no “azarosas”. esto puede probarse por medio de la magnífica demostración diagonal.11 + 3 = 718 Los reales.2 Recordemos la definición dada en la sección 2: un conjunto se dice numerable cuando se puede poner en correspondencia biunívoca con los números naturales. y entonces la fracción (simplificada) p/q determina unívocamente un número entero expresado en base 11. I2 tiene longitud 1/4 y contiene a r2... 5/3 = 5. r2. . Si IR fuera un conjunto numerable..

lo cual es absurdo. la mayoría de los números son absolutamente normales. por ejemplo. pero muy prolijo al escribirlo en base 38. Esto termina de confirmar que la regularidad de una secuencia debe ser tomada como un hecho verdaderamente raro. para hablar con más precisión. ¡atención! Tal “mayoría” no se mide aquí en términos de cantidad. .122 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO En tal caso. En cambio. la probabilidad de que sea absolutamente normal es 1. pues la recta tiene longitud infinita. podría ocurrir. resulta un verdadero alivio cuando la teoría de probabilidades confirma que.. lo cual nos lleva a formular condiciones de irregularidad más exigentes: Definición: un número se dice absolutamente normal si su desarrollo en cualquier base es normal. que son muy poquitos y además obvios: por el mismo argumento que en la digresión 11. la longitud de todo el conjunto IR es menor o igual que la suma 1/2 + 1/4 + 1/8 + .1. eso demuestra que hay “muchos más” irracionales que racionales. cuya demostración se debe al propio Borel: Teorema: Si se elige un número al azar entre 0 y 1. En definitiva. se prueba que cualquier conjunto numerable de números reales tiene medida nula. Afinando un poco esta demostración. la normalidad depende de la base en que escribimos el número. pese a todo. es fácil ver que son exactamente aquellos que resultan periódicos en todas las bases. = 1. conviene mencionar el resultado exacto. si elegimos un número al azar. Pero. para los irracionales la cuestión deja de ser sencilla: aunque nunca son periódicos. El hecho de que haya tantos números que no son normales permite plantear una nueva cuestión: ¿qué ocurre si se nos da por considerar desarrollos en bases no decimales? Dejemos de lado los racionales. entre otras cosas. Ahora sí: ante tanta exigencia. Dicho de otra manera. podría parecer que no dejamos que el azar actúe tranquilo. por no decir “irregular”. la probabilidad de que sea racional es cero. salvo que se trate de racionales.. ¿No le estaremos pidiendo demasiado? Para aquellos que suelen tener cierta tendencia a sentirse culpables. que un número tuviera un desarrollo muy “desordenado” en base 10.

La segunda secuencia. pues 7 = 1 + 6 = 6 + 1 = 2 + 5 = 5 + 2 = 3 + 4 = 4 + 3 (con lo que la probabilidad es de 6/36). pero eficaz– de arrojar dados. pues algunos valores resultan más probables que otros. Cabe aclarar que es preciso tener algún cuidado si se quiere generar dígitos al azar por medio de dados: en particular. ante la mirada azorada de sus seres cercanos. Pero entonces debemos revisar nuestra noción de azar. en cambio.3) debe tener siempre a mano un buen cubilete. al igual que todo juez (ver digresión 12. D i g r esión 14. comparemos estas dos secuencias: 38276549204280485894253363201803758 y 33832795028841971693993751058209749 ¿Es posible decir que alguna de ellas es más azarosa que la otra? La primera secuencia es un fruto genuino del azar. Se puede objetar que el ejemplo no es válido dado que.HAGAN JUEGO... nada sabemos de su comportamiento a largo plazo: de hecho. no sería adecuado emplear la suma de los puntajes de dos dados. Esto es algo que cualquier jugador de backgammon conoce: por ejemplo. SEÑORES 123 Se hace inevitable plantear una pregunta: ¿alcanza con esto para definir el azar? Antes de intentar responder a ello. por más que las cifras de π parezcan azarosas. pues cualquiera que descubra el secreto que genera esta segunda secuencia sería capaz de “predecir” uno a uno todos sus términos. mientras que 11 sólo puede obtenerse con un cinco y un seis (y la probabilidad es de 2/36). hasta el momento nadie ha podido .141592653589793238462643383279502884197169399375105820974944. fue generada por el autor empleando el método –un tanto primario. es más fácil obtener 7 que 11.3 Se comprueba así que todo matemático. consiste apenas en una porción del desarrollo decimal de un número muy conocido: π = 3.

y poco tiempo después se llegó a una conclusión más bien desalentadora: Los colectivos no existen. por medio del interesante concepto de colectivo (en alemán. una eficaz combinación de equívoco y traducción da lugar a una fórmula de lo más sugestiva: las metáforas no existen.. De todas formas. 4 La frase puede parecer polémica si se tiene en cuenta la acepción un tanto más cotidiana que la palabra “colectivo” tiene en la Argentina. En consecuencia. que cumple las siguientes condiciones: 1) x es normal.. Poco tiempo antes. Esto no es fácil de expresar en términos sencillos.235711131719232931. 2) cualquier subsucesión obtenida a partir de x por medio de una regla admisible es normal. La idea para definir el concepto de secuencia “azarosa” consiste justamente en dejar de lado aquellas que se producen mediante alguna regla específica.. El problema es que no resulta muy claro qué es una “regla admisible”. la teoría de las probabilidades y la mecánica”. y el de Copeland-Erdös 0. en primer lugar. que a pesar de su terrible regularidad (el segundo de ellos se forma por la concatenación de los números primos) resultan ser normales en base 10.4 3 No debe sorprender encontrar a un físico preocupado por estas cuestiones. como se puede observar en el siguiente comentario del alemán Hilbert.124 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO demostrar que sea normal en ninguna base. Kollektiv). según se ha probado a mediados del siglo XX. que acompañó la presentación de unos célebres problemas planteados en 1900: “Las investigaciones sobre los fundamentos de la geometría sugieren el problema de tratar de la misma forma.1234567891011121314. la teoría de probabilidades se consideraba una rama de la física.. Von Mises no tuvo el cuidado de poner las restricciones adecuadas. En aquellos tiempos. el físico Richard von Mises3 había intentado dar una versión más acabada. de dígitos. cabe mencionar dos números bastante célebres: el número de Champernowne 0. aquellas teorías de la física en las cuales la matemática juega un importante rol.. . Dicho sea de paso. por medio de axiomas. la normalidad no constituye una buena descripción del azar.. aunque intuitivamente podemos decir que un colectivo es una sucesión x = x1 x2 x3 . si recordamos que en griego moderno transporte se dice “metáfora”.

SEÑORES 125 Mediante sucesivos esfuerzos se ha intentado mejorar esta definición. . Este resultado hizo que los matemáticos se convencieran en forma definitiva de que la noción inventada por Von Mises no es adecuada como descripción del azar. un matemático llamado J.HAGAN JUEGO. Pero poco después. meta que finalmente se alcanzó. en 1939. Ville mostró que aun para esta versión mejorada existen colectivos a los que algunos dígitos “les gustan más” que otros.

.

Sin embargo. MARTIN LUTERO A partir de los desarrollos de la sección previa. por ejemplo. suelen presentar un aspecto azaroso. según dijimos. .. 1.61803398875.] D i g r esión 15. MAIMÓNIDES. se puede demostrar que ϕ proviene también de otra repetición de unos: ϕ= √1+√1+√1+√1+… 127 . Desde el punto de vista de su desarrollo decimal se trata de números. que la fórmula presentada en la página 41 goza de una sencillez extrema: ϕ = [1. ALBERT EINSTEIN.. salvo aquellos que son producidos por medio de alguna regla intencionada. Guía de los perplejos Lo más incomprensible del mundo es que es comprensible. hemos observado que el hecho de que un comportamiento se vea caótico muchas veces depende en forma decisiva de la manera de escribir. Para el caso específico de ϕ nadie negará. CHRISTIAAN HUYGENS No traten de entender. 1.. podemos concluir que los números irracionales. 1. COMPRENSIÓN ES COMPRESIÓN Acaso el deseo sea más fuerte que la comprensión.15.. incesantes: ϕ = 1. Física y realidad Hay algo ahí oculto que nos resulta incomprensible. 1.1 Como curiosidad.

2. el siguiente valor aproximado: 1+ 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 + + + + =1+ + + + + = 2. luego. se ve que L = ϕ.5 . se define también 0! = 1). cuyo irregular desarrollo decimal parece apenas un mal recuerdo ante la soberbia concisión de esta otra fórmula: e=1+ ∞ 1 1 1 1 1 1 + + + + +…=Σ 1! 2! 3! 4! 5! n=0 n! Para entender el significado de esto. De esta forma calculamos.4 1.5980531… Es fácil demostrar que la sucesión es creciente y acotada.55377397… a4 = √1 + 1. definido como el producto de todos los enteros positivos menores o iguales que él (por comodidad.716666… 1! 2! 3! 4! 5! 1 1.55377… = 1. Entonces L= √1+√1+√1+√1+… Y si elevamos ambos términos al cuadrado.4.2. … cuyo primer valor es 1. por ejemplo. resulta: L2 = 1 + √1+√1+√1+√1+…=1+L A partir de esto. converge a cierto valor L. la aplicación de esta regla nos permite calcular los primeros cuatro términos: a1 = 1 a2 = √1 + 1 = √2 a3 = √1 + √2 = 1. si n es un entero positivo.3. a2. la expresión n! denota el factorial de n.128 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Esta igualdad debe entenderse de la siguiente manera: se define en forma recursiva una sucesión a1.3 1.2 1. Otro tanto ocurre con e. hace falta recordar que. a3.2. y cada nuevo término se construye a partir del anterior de acuerdo con la fórmula: an+1 = √1 + an Por ejemplo.3.

B y C es 3! = 3.COMPRENSIÓN ES COMPRESIÓN 129 El concepto de factorial es de gran utilidad en aquella parte de la aritmética que se denomina “combinatoria”. Por ello. 2. 1. 1. ACB.+ . . 6. Si el resultado no es mayor que 1. 1.1 = 6: ABC.1 72 . aquí la respuesta no es un dubitativo “eeh…”.1 . π. . y lo sumamos al primero.1 52 . el número n! representa la cantidad de maneras de ordenar n elementos distintos. a continuación. sin embargo. también se manifiestan regularidades en otras constantes que de buenas a primeras parecen menos predecibles.+ … 4 3 5 7 9 11 Vale la pena mencionar otra fórmula fabulosa. sino otra mucho más concisa: e. hasta que la suma de todos los valores obtenidos sea mayor que 1? A diferencia de otras preguntas difíciles. CAB y CBA. que se puede resumir en una fórmula de lo más amena: π 1 1 1 1 1 =1 . que no es rítmica pero que en todo caso sigue siendo musical.1 32 . en promedio. que revela una conexión íntima e inesperada entre π y los números primos: π2 6 = 22 32 52 72 p2 . 1.. la cantidad de ordenamientos posibles de las letras A.+ . quizás no sorprenda demasiado el hecho de que exista una definición “probabilística” de la renombrada constante. Por ejemplo. BCA. 10. muy conectada con la fórmula anterior. …= Π p primo p . BAC. y extraemos uno al azar. Por ejemplo. 8. y así sucesivamente.1 22 . Finalmente. extraemos otro. 1. entre otras cosas. 1. 1.2. Supongamos que tenemos una bolsa con todos los números entre 0 y 1. ¿Cuántas extracciones es preciso efectuar. 4. señalemos que también la fracción continua de e lo delata como el fruto de una composición metódica al mejor estilo de Poe. . volvemos a tomar un número de la bolsa. 1.. pues presenta una suerte de crescendo: e = [2. 1. ] = 2 + 1 1+ 1 2+ 1 1 + 1 1+ 1 4+… Quienes conozcan más en detalle las notables propiedades de e podrán decir que tanta “perfección clásica” no debe sorprender.

D i g r esió n 15. 1. (y ceros en los lugares restantes): 1. 0. 0. 1. O.2. 1. Por ejemplo. 0. tal como ocurre con las series. … Los conjuntos periódicos van a ser aquellos para los cuales la sucesión resultante consista en la repetición indefinida de un mismo segmento inicial. el conjunto de múltiplos de cualquier número n) es un conjunto periódico: 0. 0. 1. Por ejemplo. Aunque en vez de la famosa ∑ de sumatoria se emplea una letra Π grande. 0. 0. más generalmente: la unión de una cantidad finita de conjuntos periódicos es un conjunto periódico. Esto es diferente de lo que ocurre con los desarrollos periódicos. que también se basa en los desarrollos periódicos de ceros y unos. 1. el conjunto de múltiplos de 3 (o más generalmente. cuyo período tiene longitud 6: . 0. 1. 0. 0. el conjunto X de cuadrados perfectos se puede pensar directamente como la sucesión que tiene unos en los lugares 1. 9. es en realidad un límite. En particular. 0. que no se debe confundir precisamente con el número π (a pesar de que justo en esta fórmula se produce una lamentable homonimia). 4.130 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Este “producto infinito”. Pero ahora el sentido es distinto: se trata de describir un conjunto X cualquiera de números naturales mediante el sencillo artificio de hacer una lista de unos y ceros que indiquen la pertenencia o no de cada número a X. podemos mencionar una realmente bonita y no tan conocida. similar al de la digresión 7. inicial de “productoria”. 0. … Hay una propiedad que resulta muy clara a partir de la definición: la unión de dos conjuntos periódicos es un conjunto periódico. 0. 0. 0. 0.2 Vale la pena mencionar que el anterior “producto” es infinito precisamente porque hay una infinidad de primos. 0. 0. 0. hecho del que existen variadas pruebas. 0. 1. aquí se requiere que la “tira” sea periódica desde el comienzo. la unión del conjunto de múltiplos de 2 con el conjunto de múltiplos de 3 da el conjunto X de múltiplos de 2 o de 3. Por ejemplo. 16. en donde el período puede comenzar en cualquier lugar. etc.

1. En consecuencia. 1. los primos son infinitos. la unión de los conjuntos de sus múltiplos debería dar un conjunto periódico. 1. Si la cantidad de primos fuera finita. una vez que sabemos que π2 es irracional (¡aunque esto no es tan obvio!). Pero. no es gran novedad. muy similar a las que aparecen en el libro de cocina de Euler: Practi-recetas eulerianas Ingredientes: números primos. Tiempo estimado: infinito. Preparación: eleve al cuadrado cada número primo y divida el resultado por ese mismo cuadrado menos 1. … que claramente no es periódico. multiplique entre sí los primeros n valores obtenidos y espere a que n crezca infinitamente. 1. 1.IN 0 0 1 0 0 1 0 0 1 0 0 1 0 0 1 … X 1 1 1 0 1 0 1 1 1 0 1 0 1 1 … 0 Una vez observada esta propiedad. En el fondo.IN 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 1 0 … 3. lo que debe quedar claro es que a veces una información infinita como las cifras no periódicas de un número puede condensarse en una descripción breve. 1.COMPRENSIÓN ES COMPRESIÓN 131 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 … 2. Como sea. puesto que un producto finito de fracciones es siempre una nueva fracción. a excepción del 1. todo número natural es múltiplo de algún número primo. la anterior “fórmula fabulosa” proporciona una nueva demostración de la infinitud de los primos. la identidad nos brinda una “práctica receta” para calcular las cifras de π. Una vez obtenido el límite. 1. 1. multiplíquelo por 6. operaciones básicas. de modo que dicha unión es el conjunto 0. que permite brindar una muy . al fin y al cabo. pues variando el exponente de p se puede obtener en realidad cualquier valor mayor que 1. lo mismo ocurre con la definición por comprensión de un conjunto. Servir el resultado en dígitos individuales. 1. A continuación. y finalmente calcule la raíz cuadrada. en una fórmula de pocos caracteres. lo que resta es muy fácil. 1. Ahora bien. no hay que exagerar la nota con eso de la “conexión íntima” entre π y los primos. Al margen de la belleza de ciertas fórmulas. No hace falta seguir agregando ejemplos. 1.

. es decir. en especial si se tiene en cuenta lo desagradable que resulta tener que tomarse un café instantáneo. 2. 3. mediante la cual una fórmula como Todo hombre es mortal nos ahorra el infinito esfuerzo de afirmar sucesivamente: Sócrates es mortal. D i g r esió n 15. y a tono con los talmudistas. Dicho sea de paso.132 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO “comprensible” explicación de lo que contiene. Platón es mortal. 5.. En tal sentido. . según la cual el sabio Hillel logró resumir todo el contenido de la Biblia en una sola frase.. podemos traer a colación nuevamente la anécdota mencionada en el prólogo. la misma palabra que en los tiempos modernos. 4. Es por eso que conviene ser extremadamente preciso a la hora de implorar milagros. por razones fáciles de adivinar.3 Ya que hablamos de maravillas. esos elementos que constituyen su extensión. el poder de ciertos símbolos es poco menos que milagroso. en la conocida E = mc 2 que resume un verdadero cambio de paradigma en la física. en hebreo “milagro” se dice nes. cuyo contenido es tal que permite condensar en pocos caracteres una gran cantidad de información.. Existen muchas fórmulas así..} (por extensión) IN = {x / x es un número natural} (por comprensión) Otro tanto ocurre con aquella maravilla denominada cuantificación. por ejemplo. Pensemos. se emplea para referirse al café instantáneo. IN = {0. Aristóteles es mortal . 1.

nos pide que se las enviemos. más aun. pero hasta las tablas más modestas de las seis funciones tienen miles de dígitos. y quisiera conocer los resultados de todos los partidos de las ligas mayores que se han jugado desde que dejó la Tierra algunos miles de años atrás. No hay otra alternativa que transmitir la lista completa de resultados. al que concibe como incompresibilidad. lo que muestra que Ω no se deja comprimir. y enviarle un telegrama es muy caro. . y no puede ser predicho a partir de sus vecinos o por alguna regla subyacente. Sin embargo.COMPRENSIÓN ES COMPRESIÓN 133 Los problemas comienzan ni bien nos damos cuenta de que cierta información no se deja comprimir tan fácilmente. Una secuencia es azarosa cuando es incompresible. Un mensaje así sería relativamente breve. vale decir. Esta simple idea contiene el germen de lo que será el azar para Chaitin. de modo que el costo sería elevado. se ha logrado estimar que 0. Desde este punto de vista. en tal serie de números cada dígito es esencialmente un ítem independiente de información. En tal caso parece poco probable que pudiera encontrarse una fórmula para comprimir la información en un mensaje breve. pues según vimos existen algoritmos muy sintéticos que permiten calcular sus cifras una por una. cuando no puede ser descripta de una forma que sea esencialmente más breve que la lista de todos sus términos.217643 Sin embargo. Podríamos simplemente traducir los números en un código apropiado (como los números binarios) y transmitirlos directamente. Se trata de un número entre 0 y 1 que se define como una probabilidad. no es posible calcular ninguna de sus cifras. como la ecuación de Euler eix = cos x + i sen x.00106502 < Ω < 0. El lógico y matemático Gregory Chaitin (1975) da el siguiente ejemplo: Supongamos que un amigo está visitando un planeta en otra galaxia. Una manera más económica de enviar la misma información sería transmitir instrucciones para calcular las tablas a partir de fórmulas. Imaginemos ahora que nuestro amigo no está interesado en trigonometría sino en béisbol. Chaitin definió un número al que denominó Ω. que se ha hecho famoso. aunque inherente a él se hallaría toda la información contenida incluso en las tablas más extensas. Como olvidó llevar sus tablas de funciones trigonométricas. números como e o π no son azarosos.

sin que los profesores hagan alusiones zoológicas o metafísicas de ninguna clase. en cambio. Según puede observarse. Uno de los epígrafes de esta sección. el del astrónomo holandés Huygens. Sin entrar en detalles. puede suceder que éste produzca un output y se detenga (como ocurriría. Tal es el caso de un programa que pretenda calcular. se trata de una dificultad esencial del lenguaje. Según dijimos. resultado que es crucial en el carácter “azaroso” de Ω. en esa especie de anfibio que no es ni el ser ni el no-ser al que llamamos la raíz imaginaria de la unidad negativa” [citado en Le Lionnais (1962)]. Hoy.134 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO D i g r esió n 15.4 Este carácter un tanto indómito de Ω se deduce en forma bastante inmediata a partir de su definición. que guarda cierta similitud con los teoremas de Gödel. podemos mencionar que este número representa la probabilidad de que un programa de computación generado al azar se detenga. estos últimos se obtienen formalizando apropiadamente un enunciado análogo a la paradoja de Epiménides. si le pidiéramos a la computadora que calcule el cuadrado de un número dado). o bien que no se detenga. precisamente por no existir tal output. en esa expresión del mundo ideal. Al comienzo. cuya formalización le permitió obtener un interesante resultado: la indefinibilidad de la definibilidad (Caicedo. Por ejemplo. Como señala el lógico Xavier Caicedo en oposición a un comentario del francés Alexandre Koyré. Turing demostró que no existe un procedimiento de decisión que permita saber de antemano si un programa cualquiera se detendrá o no. en una reformulación ingeniosa de la Paradoja de Berry. que se refiere al número natural n definido como “el menor número natural que no se puede definir en español con menos de veinte palabras”. el teorema de Chaitin se basa. Esto merece una explicación: cuando se ejecuta un programa. por ejemplo. veamos cómo Leibniz se refiere a dicho “número”: “El espíritu divino ha hallado una magnífica manifestación en esa maravilla del análisis. el mayor número natural. por ejemplo. 1993. 37-48). los números imaginarios aparecen en cualquier curso básico. lo que lleva a una paradoja. Existe también un interesante argumento por medio del cual Chaitin concluye que el universo matemático tiene complejidad infinita. pp. Quizás algo similar ocurra en el futuro con este nuevo “anfibio que no es el . se refiere al número imaginario i. definido habitualmente como una raíz cuadrada de −1. la definición de n emplea únicamente dieciséis palabras. esto debió ser algo muy sospechoso.

son verdades matemáticas que son verdaderas sin ninguna razón. son verdaderas por accidente [. obsesionó a Gödel en sus últimos años. donde es máximamente incognoscible. ante la lógica pragmática del rey que le ofrece los mapas de sus mejores cartógrafos: En los mapas. El argumento es semejante al que esgrime el buscador de islas desconocidas de José Saramago (2002). si te lo pudiese decir. Aleatoriedad = ausencia de estructura. En matemática pura. la razón por la cual uno no puede probar algo es porque no hay nada ahí. lo es por una razón –¡Leibniz!–. [. Tarski y Turing: Yo tenía una idea loca. En otras palabras. Sigue Chaitin: La idea normal es que si algo es verdadero.] Pero los bits de este número Ω. no sería incognoscible!”. según se cuenta. si son 0 o 1.. Hay que admitir que a esta altura sería ingenuo pretender gran cosa. La vindica- . los artículos de Chaitin vindican a este filósofo que.. pero su hallazgo fue un poco más allá de las incompletitudes de Gödel. sobre el cual Huygens bien podría haber dicho: Hay algo ahí oculto que nos resulta incompresible. Pensaba que quizás el problema era mucho más grande y que Gödel y Turing eran sólo la punta del iceberg. pues concierne a la inteligibilidad del universo. Al menos se lo toma con buen humor: “Ω no se puede calcular: ¡si pudiera calcularlo. la razón de que algo es verdadero se denomina demostración.. el problema tiene un profundo contenido filosófico.. quizás algunas veces la razón por la cual uno no puede probar algo no es porque es estúpido o porque no lo ha pensado lo suficiente.COMPRENSIÓN ES COMPRESIÓN 135 ser ni el no-ser” definido por Chaitin. Para Chaitin (2000). están sólo las islas conocidas.] Hay casos extremos en donde la verdad matemática no tiene ninguna estructura. Quizás las cosas eran mucho peores y lo que tenemos aquí en la matemática pura es aleatoriedad. y qué isla desconocida es esa que tú buscas. La alusión a Leibniz no es casual. entonces no sería desconocida. donde es completamente accidental.

que es matemático. de 1686”. La sátira es ingeniosa. en cambio. hizo falta que transcurrieran unos cuantos años para que se pudiera percibir el impresionante alcance de su pensamiento. cuyo éxito fue inmediato. por eso llevamos anteojos. el mundo es racionalmente comprensible porque tiene estructura.136 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO ción es merecida. En todo caso. si se tiene en cuenta la burla que le había dedicado Voltaire (1759) en Cándido a su doctrina del mejor de los mundos posibles. Meyerstein. en la que Chaitin (2004) encuentra también un germen de la teoría que comenzó a elaborar alrededor de los años sesenta: “El poder de Leibniz como filósofo está sustentado en su genialidad como matemático. . la estructura del mundo consiste en los pensamientos de Dios. Inventer l’Univers. reducirlo a problemas más simples. no debe sorprender la conclusión que extrae de sus resultados. que enseñaba la “metafísico-teólogocosmolotontología”. O. En virtud de todo esto. quizás sea cierto. y sin duda podemos entretenernos por un buen rato con las desventuras del filósofo Pangloss. Esta última idea parece sensata. Quizás nuestro énfasis en la simplicidad diga más acerca de nosotros que del universo”. Más allá de la importancia que tuvo la invención del cálculo infinitesimal. y demostraba “de modo admirable” que no hay efecto sin causa: Fijaos bien en que las narices se hicieron para llevar anteojos. Algunas de las ideas fundamentales de la teoría algorítmica de la información son claramente visibles en forma embrionaria en su Discurso de Metafísica. pues para comprender un problema lo primero que intentamos es “separarlo”. El fundamento de la realidad está construido por verdades matemáticas eternas. que son matemáticos. que algunos hombres nacen póstumos. de un modo más abstracto. como dijo Nietzsche. Y el universo tiene estructura porque es una obra de arte creada por Dios. la lógica y la topología son buenos ejemplos de la vasta obra leibniziana. Pero la obra de Leibniz. Estos cuestionamientos lo llevaron a indagar aún más atrás en la odisea del conocimiento: De acuerdo con Platón. Brisson. en especial. contiene elementos como para entretenernos toda la vida. los cuales expresan las limitaciones a lo que se puede conocer: “Comprensión es compresión: quizás esto se refiera más a la mente humana que al universo.

. La ciencia de la mecánica. mientras el restante era con toda seguridad un ñato de corte japonés.. En Física necesitamos el método babilónico. Hay una cosa muy cierta: el universo es lo bastante complejo como para que exista un margen de aceptabilidad sobre lo que realmente puede conocerse.. la siguiente cita es muy elocuente: La ciencia puede pensarse como un problema minimal. Richard Feynman. .. que significa “dividir”). 3 y 2 ñatos. Ahora. Ernst Mach. los de cara de pescado. ¿qué hay de aquello que no podemos comprender por completo? La sensación general es que los físicos lo tienen claro: Hay dos maneras de mirar a la Matemática [. Dispuesto a clasificar definitivamente estos grupos empezó por hacer grandes listas de conocidos y los dividió en los grupos citados más arriba.] se dio cuenta de que el primer subgrupo no era parejo. Incluso en Matemática se puede comenzar por distintos sitios.] es que uno conoce todos los teoremas y muchas conexiones entre ellos. pero nunca se da cuenta por completo de que todo eso podría provenir de un montón de axiomas. los cetrinos y los cejudos. El carácter de las leyes físicas.. Aquellas ideas que valen en los más amplios campos de investigación y que suplementan la mayor cantidad de experiencia son las más científicas. no el euclidiano o griego.COMPRENSIÓN ES COMPRESIÓN 137 Ese es el origen de la palabra ciencia. formado por ocho ñatos. Por ejemplo... porque dos de los ñatos bigotudos pertenecían al tipo carpincho. tal como lo ilustra este breve texto de Cortázar (1962): Una esperanza creía en los tipos fisonómicos. consistente en la presentación más completa posible de los hechos con el mínimo gasto posible de pensamiento. los ñatos tipo boxeador y los ñatos estilo ordenanza de ministerio.. etc. los de estilo peluquero. los de cara intelectual. los de gran toma de aire.] la tradición babilónica y la tradición griega. Muchas de las argumentaciones de Chaitin (2004) se basan en las opiniones que los propios físicos y matemáticos tienen respecto de su actividad. compuestos respectivamente por 3. tales como los ñatos. y vio con gran sorpresa que en realidad estos muchachos se subdividían en tres grupos. Tomó entonces el primer grupo. proveniente de la raíz esquizo (del griego schizein. Apenas los separó en sus nuevos grupos [. Euclides descubrió que había una forma según la cual todos los teoremas de la geometría podrían ordenarse a partir de un conjunto de axiomas particularmente simples [. a saber: los ñatos bigotudos.] La actitud babilónica [.

El sabio se retiró a pensar. en todo caso. como en la historia de Hillel. la imagen de la razón que nos ofrece el poeta Apollinaire (1918): Oh sol es tiempo de la Razón ardiente y yo espero para seguirla siempre la forma noble y dulce que toma para que a ella solamente la ame ella llega y me atrae como a un hierro el imán tiene el aspecto encantador de una adorable pelirroja sus cabellos son de oro se diría. el mundo es muy complicado”. Pero en ese lapso el rey había envejecido. el emperador estaba tan viejo que no iba a tener tiempo de concluir siquiera este tratado más breve. No obstante. sino que es pura invención. la matemática no estudia “los hechos” del universo. Como sea. un pagano le pide a un . de manera más concisa.. nadie esperaba que fuera justamente ella la que produjera una entidad que no es posible siquiera empezar a conocer.. algo diferente de las anteriores. la actitud de los matemáticos ante un hecho así difiere por completo de la cita luterana del epígrafe. con el cual los instaba a contentarse con la revelación. de modo que no tendría el tiempo suficiente para leer el volumen que le entregaron los sabios. escuchó la sentencia: “Alteza. pues sólo al cabo de varios años los sabios estuvieron en condiciones de cumplir el pedido. Por eso. Entonces pidió que lo escribieran otra vez.. Felizmente no se comprometió.5 Es preferible. Entonces pidió al mayor de sus sabios que lo condensase en una sola frase. a esperar parado en un solo pie: de haber sido así se habría acalambrado. Lutero la llamaba “ramera del diablo”. la consigna a favor de “no intentar comprender” era un mensaje para sus seguidores. que no era precisamente un libro de bolsillo. D i g r esió n 15. encontró la frase buscada y corrió a transmitírsela al soberano. que expresa un repudio llano a la razón.. Según cuenta una leyenda.138 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Cuenta una leyenda que un poderoso rey de la China pidió a sus mejores sabios que escribieran un texto capaz de resumir toda la esencia de la sabiduría. quien en su lecho de muerte. tiempo después. Cuando le entregaron el nuevo texto. Podemos mencionar también la actitud de los sabios talmudistas.

Este hombre ha dedicado casi toda su vida al estudio. podemos mencionar también a Stephen Wolfram. si se piensa por ejemplo en esta otra frase del Timeo de Platón: “Y es de tal modo como todos estos géneros así constituidos recibieron del Ordenador sus figuras. La revista francesa La Recherche le dedicó hace unos años un número.COMPRENSIÓN ES COMPRESIÓN 139 rabino que le muestre el paraíso. pero ahora él comprende”. . en donde no es raro encontrar estudiantes derrotados. como las impenetrables cifras del número Ω de Chaitin. el rabino lo lleva a una habitación en la cual un anciano lee a la luz de una vela: es Rabi Akiva. pero en realidad es muy simple. cuyo conocimiento permite dar cuenta de todos sus “secretos”. aunque hay una idea básica que merece ser mencionada: según Wolfram el mundo parece complicado. “¡Cómo! –dice el pagano–. 1 Recordemos que en Francia. que prácticamente se resignan a “no tratar de entender”. sólo seudoazar. A esta visión se opone la afirmación de que el mundo es esencialmente incognoscible. cuyo título expresaba cierta preocupación: ¿Es Dios una computadora?1 La cuestión es demasiado profunda y extensa como para ser tratada aquí. Esto puede brindar un nuevo sentido a la pregunta. Al respecto. un autor que ha generado una especial polémica en estos tiempos con sus opiniones acerca de lo que denominó “un nuevo tipo de ciencia”. ¡y ahora debe seguir estudiando!” El rabino le contesta: “Sí. computadora se dice “ordenador”. el gran maestro. No hay azar. que son aceptadas por todas las mentes normales. ¿cómo es posible que haya tantas personas totalmente refractarias a ellas?”. si su evidencia se basa en principios que son comunes a todos los hombres y que nadie podría negar sin estar loco. en su artículo “Invención matemática”. El tema de la comprensión es bastante crucial también en el campo de la matemática. Poincaré. al igual que en España. por la acción de las Ideas y de los Números”. se pregunta: “¿Cómo es posible que haya gente que no comprenda las matemáticas? Si las matemáticas sólo recurren a las leyes de la lógica. pero en realidad son generadas por un algoritmo preciso. como ocurre con las cifras de π: a primera vista parecen caóticas. En sueños. Retomando la discusión entre físicos y matemáticos respecto de la inteligibilidad del universo.

.

a favor del obispo. De tal suerte. quienes dieron a esta rama de la matemática el rigor que estaba necesitando. Hay que decir. que los métodos de Newton y Leibniz eran un tanto oscuros: eso lo motivó a disparar sus dardos contra esos “incrementos evanescentes”. el problema puede resumirse en la paradoja de Russell mencionada en la sección 1. beocios o asuntos de fe encontraron su solución. De todas formas. que este nuevo enemigo imponía respeto. a los que califica de fantasmas de cantidades desaparecidas. los ocasionales rivales fueron finalmente doblegados. que no son cero pero luego se anulan. presente en conceptos tan delicados como el de velocidad instantánea: ¿cómo se hace para dividir el espacio recorrido por el tiempo transcurrido en un instante. Hay que decir. Todos estos tropiezos parecen confirmar la opinión de Chaitin (2000): La matemática no es plácida. Berkeley (2004) se pregunta “si el objeto.16. y el inesperado desenlace de la historia del quinto postulado de Euclides. los principios y los inferencias del análisis moderno son concebidos más claramente o son deducidos con mayor evidencia que los misterios de la religión y de los asuntos de la fe”. estática y eterna. sin embargo. Se trata del “misterio” del límite. No fue la primera: hemos mencionado ya los duros trances pitagóricos ante el descubrimiento de los irracionales. los matemáticos no tenían razón para pensar que la crisis del siglo XX iba a ser más seria que las anteriores. También el cálculo infinitesimal transitó días difíciles. que dejó al desnudo una falla esencial en 141 . Concretamente. EL ÉXITO DEL PROGRAMA DE HILBERT: EL QUE TRIUNFA AL FRACASAR A comienzos del siglo XX la matemática atravesó una seria crisis. en especial cuando el obispo Berkeley dirigió agudas críticas contra el “matemático infiel” Edmund Halley. entre cuyos méritos figura nada menos que el de haber solventado los gastos de la edición de los Principia Mathematica de Newton. entonados por tantos triunfos. en el que el tiempo precisamente no transcurre? La crítica de Berkeley. pues conmovía una de las fibras más íntimas de la matemática: la teoría de conjuntos. y los problemas provocados por irracionales. nada tonta. encontró finalmente su refutación en la tarea de aritmetización del análisis llevada a cabo por matemáticos como Cauchy y Weierstrass.

conceptualismo y nominalismo. pero no crearlos.. Las mismas tres doctrinas vuelven esencialmente a aparecer en los resúmenes de la filosofía de la matemática en el siglo XX bajo los nuevos nombres de logicismo. como veremos. que dieron origen a tres corrientes filosóficas distintas: el formalismo. [. vamos a limitarnos a considerar el enfoque formalista.. En cierto modo podemos decir que Poincaré tenía razón.. se hace eco del intuicionismo al deplorar el desenfrenado recurso de los logicistas a los universales... puede negarse en redondo a admitir entidades abstractas [. [. tienen un ser independientemente de la mente. según puede percibirse en el siguiente comentario efectuado por Poincaré en 1908: “La teoría de conjuntos es una enfermedad de la que se recuperarán las futuras generaciones”.] Como ha dicho Fraenkel. Realismo [. [. esta discusión no fue sino un resurgimiento de los debates de los escolásticos medievales: Los tres puntos de vista principales en la Edad Media a propósito de los universales han recibido de los historiadores los nombres de realismo.. intuicionismo y formalismo. ésta puede descubrirlos.. Respecto de la “mutilación” intuicionista. pues el modo en que la cuestión terminó por resolverse no fue. el logicismo sostiene que las ideas se descubren. algo veremos en la próxima sección..] el formalismo concibe la matemática clásica como un juego de notaciones no significantes. o entidades abstractas. Pero el formalismo considera insatisfactorio también el intuicionismo. mientras que el intuicionismo afirma que se inventan. la inmensa mayoría de los matemáticos actuales se despreocupan de ciertos pormenores dificultosos de la teoría de conjuntos.. al igual que el antiguo nominalista. Con frecuencia se lo describe de un modo algo exagerado: Recuerden que Hilbert está proponiendo que deberíamos formalizar toda la matemática de tal forma que todos en el planeta Tierra puedan estar de acuerdo en que . el que todo el mundo esperaba. asociado con el nombre de Hilbert.142 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO la definición cantoriana de conjunto.. Según Willard Van Orman Quine (1984). al menos. Como resultado de esta crisis en los fundamentos.] El conceptualismo sostiene que hay universales. Este hecho disgustó a algunos matemáticos.] es la doctrina platónica de que los universales. pero son producidos por la mente. el logicismo y el intuicionismo. Pero para otros resultó peor el remedio que la enfermedad. por ahora. Aunque la problemática no era realmente nueva. surgieron diversas opiniones en torno a la matemática. el formalista puede oponerse a la mutilación de la matemática o bien.] El formalismo. y eso no les impide trabajar tranquilamente en sus cosas. Y ello por una de dos razones opuestas. Al igual que el logicista.

el programa de Hilbert suele ser presentado como un rotundo fracaso... luego. • Rechazar los conceptos de espacio. ¡Es nuestra. nadie más la tiene. y todo esto en un artículo de Turing de 1936. 2000. y deberíamos oír a los ángeles cantando cuando se pronuncian esas palabras. es una máquina de Turing. Así lo expresa Chaitin (2000): Yo prefiero el enfoque de Turing. porque Hilbert dice que debería haber un procedimiento mecánico para decidir si una demostración es correcta o no. el mundo platónico como inexistente y el pensamiento del matemático como epifenómeno. Cualquier sistema lógico destinado a describir la aritmética.] Turing tiene que inventar la computadora. Éste era el pensamiento de aquel entonces. de libertad como desprovistos de sentido. Turing profundiza más en esto. y no hay que considerar otros tipos de existencia en las demostraciones formalizadas (Bourbaki). Más allá de las cuestiones filosóficas..3. sólo nosotros! (Chaitin. Al teorema de Gödel siguieron otros resultados de gran trascendencia. en un texto formalizado. más “significación” que los demás. él empieza a hablar de computadoras [. • Reducir la matemática al texto escrito. no hay esperanzas de que el sueño de Hilbert se vea realizado. de que los matemáticos tenemos verdad absoluta. lo que significa rechazar. en particular el de Turing.] el término “existe” no posee. • [. cuyo desencadenante fue el famoso teorema de Gödel de 1931. He aquí algunos de los “mandamientos” formalistas. Las reglas del juego deberían ser absolutamente explícitas.. que comentamos en la digresión 14. a la vez. contiene proposiciones cuya verdad o falsedad el sistema no puede decidir. si es consistente. cuando no había .) El párrafo alude al denominado programa de Hilbert. con el que se buscaba eliminar definitivamente los inconvenientes introducidos por la teoría de conjuntos. Pero primero Turing tiene que decir lo que es una computadora.EL ÉXITO DEL PROGRAMA DE HILBERT: EL QUE TRIUNFA AL FRACASAR 143 una demostración es correcta o incorrecta. debería ser un lenguaje artificial y entonces la matemática les daría verdad absoluta. de tiempo. “Verdad Absoluta” debería ser subrayada en una hermosa letra. Turing dice que lo que Hilbert realmente quiere decir es que debería haber un programa de computación para chequear demostraciones. descriptos por el matemático Roger Apéry (1984) en su artículo “Matemática constructiva”: • Considerar como infranqueable el foso entre la matemática y las otras disciplinas.

También nació allí el propio Hilbert. En su conferencia. El detalle es que Hilbert no estaba presente en la exposición de Gödel. wir werden wissen. algo así como una declaración de principios respecto de su plan de mostrar que no hay problemas insolubles: Wir müssen wissen. sabremos. le tocó a Gödel y a Turing demostrar que no podía llevarse a cabo. D i g r esió n 16. no la formalización del razonamiento. Falló en ese sentido técnicamente preciso. aquella misma que vio nacer al filósofo Kant y –según cuenta la historia– la teoría de grafos inventada por Euler. más que eso. todo el razonamiento matemático. (Debemos saber..) Sin embargo. quiso el destino que en la misma reunión también se hallara presente Gödel. Después de todo. Pero de hecho tuvo éxito magníficamente. algo de esto proponían los surrealistas cuando en la . así que es un trabajo fantástico.1 En septiembre de 1930 se llevó a cabo una reunión matemática en la célebre ciudad de Kaliningrado [Königsberg]. justo el día previo a la conferencia de Hilbert.144 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO computadoras.. se transforma en una nueva clase de héroe: el que triunfa al fracasar. uno de los matemáticos más importantes del siglo XX. sino la formalización de los algoritmos ha sido el gran éxito tecnológico de nuestros tiempos: lenguajes de programación de computadoras. Hasta aquí. fue allí donde el austríaco anunció por primera vez su no menos conocida prueba de la incompletitud. el homenajeado pronunció una frase que se haría bien conocida. precisamente porque se encontraba preparando la suya… La moraleja que se extrae es clara: no hay que preparar las conferencias. [. aunque Chaitin le da una vuelta interesante: Así que me gustaría explicar la historia filosófica de la computadora.] Hilbert dijo que deberíamos formalizar toda la matemática. Me gustaría afirmar que ésta es la invención de la computadora. Probablemente ésta sea la manera apropiada de ver las cosas. y los más notables sabios de la época estaban reunidos en aquella ocasión para concederle el título de ciudadano de honor. Y esto falló. no hay mayores novedades. De este modo Hilbert.

Cabe decir algo más en relación con el formalismo. trabajando en algo real” [citado en Dieudonné (1970)]. en donde a veces el pensamiento se comporta de una manera muy similar a aquella que describe el compositor Arnold Schönberg (1963): “Componer es una improvisación lentificada. El grupo Bourbaki. creemos en la realidad de la matemática pero. por supuesto. y podemos volver a nuestra matemática. . siquiera imperceptiblemente. haciéndola como siempre. Mucho se ha reflexionado sobre la improvisación.EL ÉXITO DEL PROGRAMA DE HILBERT: EL QUE TRIUNFA AL FRACASAR 145 voz de André Breton propulsaban el concepto de “borrador primero y definitivo”. en particular con cierto aire de mito en el que se halla envuelto. Retocar. alguna corrección. a veces no se puede escribir lo suficientemente rápido como para seguir el ritmo del flujo de ideas”. Finalmente nos dejan en paz. Esta suerte de confesión no hace más que reforzar la idea que se tiene del matemático típico. los retoques vienen después. Primero aparece la idea. y entonces sacamos los capítulos 1 y 2 de los Elementos de Matemática sobre teoría de conjuntos. Volver a escribir. pero se reducen casi a una cuestión de “oficio”. incluso en matemática. como puede observarse en la siguiente manifestación de Marguerite Yourcenar (1999): “Esforzarse en lo mejor. definido como “platónico los días de semana y formalista los domingos”. Que tampoco es despreciable. expresión máxima de dicha corriente. cuando los filósofos nos atacan con sus paradojas corremos a escondernos tras el formalismo diciendo: ‘La matemática es sólo una combinatoria de signos carentes de significado’. se manifestó de la siguiente manera: “En lo relativo a fundamentos. Es a mí mismo a quien corrijo –decía Yeats– al retocar mis obras”.

.

que contempla todas las combinaciones de letras: en la vastísima combinatoria se encuentra la respuesta a cualquier pregunta. 1984). Con sorprendente exactitud. preparado para responder a cualquier pregunta. incluso si ella escapa a nuestros medios de investigación. Un poco más engañosa es la versión que el propio Borges (1944e) presenta en “La Biblioteca de Babel”. cuyo ejemplo más paradigmático es la teoría can147 . lo mismo que postulan los cabalistas respecto del texto bíblico. figura un sinnúmero de respuestas falaces. El ejemplo que sigue es más o menos previsible: una cuestión relativa a Vercingetórix –dice Apéry– admite una respuesta. Aunque. al mismo tiempo. cómo reacciona Don Quijote. como es fama. SOY Volvamos al artículo de Apéry mencionado en la sección previa: “El matemático constructivista reconoce una cierta realidad a los objetos matemáticos. y desafiaba por cualquier motivo a cualquiera) descubre. En el texto leemos que el héroe (que. Distinto es el caso de un libro como el I Ching. INTUYO. La visión constructivista presenta una inevitable consecuencia: las proposiciones que efectivamente pueden probarse son muchas menos que las de la matemática clásica. el problema es adivinar.17. la misma cuestión relativa a Don Quijote no posee respuesta en el caso de que no pueda deducirse de las afirmaciones hechas en la novela de Cervantes. En este punto cesa el fragmento. en donde una pregunta sobre Sherlock Holmes encontró su respuesta. También podemos encontrar una muestra de esta idea en la digresión 5. Esa es la “mutilación” a la que se refiere el párrafo de Quine de la sección previa. al cabo de uno de sus muchos combates. sin que pueda saberse cuál es la verdadera. armado de espada y de lanza. recorría los caminos de España.2. que ha dado muerte a un hombre. pero los diferencia esencialmente de los objetos materiales al no atribuirles más propiedades que las susceptibles de demostración” (Apéry. o conjeturar. la idea se corresponde con el problema que Borges (1960b) plantea en “El hacedor”: Un problema Imaginemos que en Toledo se descubre un papel con un texto arábigo y que los paleógrafos lo declaran de puño y letra de aquel Cide Hamete Benengeli de quien Cervantes derivó el Don Quijote.

una vez más. Esto pone a prueba. De acuerdo con el intuicionismo. y de muchas otras pruebas que los intuicionistas no aceptan. La idea es sencilla. el razonamiento no es muy diferente al ejemplo analizado por Freud (1905) en El chiste y su relación con lo inconsciente: “Dices que vas a Cracovia para que yo crea que vas a Lemberg. Para entender más a fondo este enfoque. en este caso no es ningún chiste: las demostraciones por el absurdo son muy frecuentes para probar los más variados enunciados matemáticos. ¿Para qué mentir. como la otra que vimos en la página 121. hasta tanto no se haya podido “construir” la verdad de p o de su negación. aunque introduce una limitación más bien severa a lo que se puede probar. Tanto la demostración diagonal. obliga a revisar las demostraciones por el absurdo. se basan en el uso despreocupado de aquel principio de la lógica que los intuicionistas ponen en tela de juicio: el principio de tercero excluido. hacernos los sorprendidos y decir: ¡Ah. no son constructivas sino indirectas. Pero bien sé que vas realmente a Cracovia. en algunos casos son inevitables. respecto de las llamadas “sucesiones fugaces”. prosigamos con algunas observaciones de Apéry (1984). Pero entonces una afirmación como p o no p no es necesariamente verdadera. comenzamos suponiendo que la tesis es falsa para luego. aquellas que para probar la verdad de p se contentan con demostrar la absurdidad de su negación. entonces?”. tras obtener una contradicción. nuestras dotes de simuladores. Sin embargo. el procedimiento anterior no es correcto en el caso de que para llevarlo a cabo se requiera negar una infinidad de oraciones: ese es justamente el caso de la mencionada demostración diagonal de Cantor. En particular. para afirmar la verdad de la disyunción p o q es preciso dar una prueba constructiva de alguno de los términos. Más aun. allí es donde entran en escena los intuicionistas. Esta precaución elimina las contradicciones de la lógica clásica. entonces no podía ser falsa! Al fin y al cabo.148 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO toriana de los infinitos. Estas sucesiones tienen la siguiente propiedad: los términos que fueron efectivamen- .

0. Ahora bien. lo cual contradice el teorema de Fermat. que no existen enteros p y q tales que (p/q)n = 2 Pero claro. Debemos convenir que no es este tipo de humor el que suele provocar que el oyente se tire al suelo de la risa. aunque en 1994 un matemático inglés llamado Andrew Wiles demostró por fin que la ecuación a n + b n = c n no tiene soluciones enteras para n ≥ 3: se trata del conocido Teorema de Fermat. 0. que cualquier estudiante de álgebra puede verificar por métodos mucho más sencillos. para n ≥ 3: an = { 1 si la ecuación a n + b n = c n tiene soluciones enteras 0 en caso contrario Durante mucho tiempo.INTUYO. se trata de una prueba rebuscada de un hecho completamente elemental. pero produce cierto encanto entre los matemáticos por tratarse de un resultado célebre y muy esforzado. si tales números existieran. pero no se sabe si esto seguirá ocurriendo con los términos restantes. pues permite asegurar en forma definitiva que la sucesión {an} es constantemente igual a 0: 0. El ejemplo que propone Apéry se ha convertido ya en tradicional: Definimos a1 = a2 = 0 y. cu- .1 Ya que hemos hablado de chistes. 0. D i g r esión 17. la demostración es absolutamente válida. esta sucesión fue fugaz. y por cierto lo era en la época en que Apéry escribió su artículo (1984). 0. Se trata de probar que la raíz n-ésima de 2 no es racional cuando n > 2.. es decir. La prueba obtenida por Wiles obliga a reescribir los libros de los intuicionistas. . SOY 149 te calculados hasta el momento son nulos. ¿por qué dijimos entonces que es una broma? En realidad. significaría que p n = 2q n = q n + q n.. vale la pena comentar una pequeña “broma” matemática. de demostraciones por el absurdo y del teorema de Fermat.

. la sucesión definida tiene al menos un uno en alguna parte: 0.. En cambio. . 1.. 0.. El empleo de este tipo de “armas no convencionales” a la hora de atacar un problema simple es una muestra de lo que en matemática suele conocerse como matar un mosquito con un cañón. 0. 0.. desde el momento en que la regla generadora de la sucesión se apoya en una propiedad cuya verdad se desconoce. si es verdadera.. pero un día puede llegar a conocerse. . . . 0. 0. 0. El ejemplo previo nos muestra que incluso la propia fugacidad puede ser una propiedad fugaz. 0. que dice que todo número par mayor que 2 es la suma de dos números primos. hasta el día de hoy se desconoce si la conjetura es verdadera o no.150 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO ya demostración demandó más de trescientos años.. Si es falsa. y para n ≥ 2: an = { 0 si existen números primos p y q tales que p + q = 2n 1 en caso contrario Esta nueva sucesión se basa en un enunciado también famoso. 4=2+2 6=3+3 8=3+5 10 = 5 + 5 La escritura no es necesariamente única: por ejemplo.. el resultado es. también es válido que 10 = 3 + 7 De todas formas... 0. Un ejemplo que todavía resulta efectivo es el siguiente: Definimos a1 = 0. como antes. 0. la conjetura de Goldbach.. la sucesión nula: 0. Por ejemplo.

INTUYO. SOY 151 Pero entonces. porque no sabemos si la conjetura es verdadera. ¿se puede decir que la sucesión es distinta de la sucesión nula? No. porque no sabemos si la conjetura es falsa. Y entonces. ¿se puede decir que la sucesión es igual a la sucesión nula? No. para los intuicionistas: Dos sucesiones que no son iguales no son necesariamente distintas. . En resumen.

.

“Las distintas ejecuciones de una obra musical nunca son rigurosamente idénticas. si se afirma que p es absurda es porque se ha probado que p implica una contradicción. ligada a la temporalidad intuitiva (subjetiva. Más allá de estos dos tipos de negación. independiente del lenguaje). la reproducción de un razonamiento contiene una parte subjetiva irreductible. que perduran. Apéry (1984). traducción (parcial). la intuición en términos comunicables. Segunda fase: introducción de notaciones. es necesario reproducirla [. la creación matemática comporta dos fases: Primera fase: auténtica actividad matemática. hay otro elemento temporal que es ineludible. Según el artículo de Apéry (1984). un razonamiento matemático. dependen de la personalidad del director de la orquesta. LAS OCAS Y EL TIEMPO A partir de los ejemplos de la última sección se ve con claridad que los intuicionistas no han vacilado en incluir al tiempo en sus consideraciones. existen otros aspectos de la matemática ligados a la temporalidad. significa que no se ha probado que p es verdadera. en cambio. [.. necesita rehacerse para ser comprendido: un texto matemático se lee con la pluma en la mano. la melodía desaparece. Por otra parte. para que reaparezca. De la misma manera...” 153 .] El examen de un razonamiento matemático exige que en cada etapa se abarquen simultáneamente las premisas. caracterizada por la fugacidad y la incomunicabilidad. Cuando se dice que p no es verdadera. que las corrientes clásicas dejan de lado: la subjetividad.] Del mismo modo. el uso del “no” contempla así también un sentido histórico. El mismo tipo de argumento emplea también para referirse a otro aspecto esencial.18. para describirlo. formalización. Nada existe hasta no haber sido construido. la conclusión y la regla de razonamiento utilizada. recurre a una comparación con la música: Al revés de los monumentos.. esencialmente frágil.

tal como ocurre con las invenciones que se producen en ese mundo fantástico que construye el filósofo Michael Ende (2002) en La historia interminable. esto contempla la necesidad que tienen los matemáticos de incorporar conocimientos exteriores a la propia personalidad. Lo cual. En definitiva. los objetos que constituyen su estudio aparecen en el momento en que el matemático los define. con el fin de hacerla más fecunda. se puede considerar que tales objetos han existido siempre. Lo curioso es que un instante después. Para el constructivismo. en el fondo.. pues el matemático puede definir números tan grandes como quiera.154 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Entre otras cosas. Una matemática “ideal” debería requerir matemáticos inmortales. insensibles a las pasiones o los sufrimientos. Como dijo Poincaré: “Un perro que devora a una oca almacena grasa de perro y no grasa de oca”. quizás no sea tan malo. ¿para qué querría uno tener tantos? . con una memoria perfecta e incansable. Al fin y al cabo. Se entiende entonces el rechazo intuicionista al infinito actual cantoriano. no existe la matemática sin los matemáticos.. la matemática ha tenido un comienzo. pero no puede tenerlos a todos.

a1a2a3. En general. la situación cambia con los irracionales. Las preguntas del epígrafe fueron formuladas por Leopold Kronecker al matemático Ferdinand von Lindemann. el celo intuicionista tiene una gran utilidad. es complicado saber si un número irracional dado es o no trascendente.. así nos han sido dados y sabemos cuál es el significado de construir cosas con ellos. eso significa que π no es algebraico. es justo admitir que el continuo de los números reales plantea un problema. Como mencionamos en la página 87. una forma “razonable” de pensar un número real entre 0 y 1 consiste en dar la sucesión de sus cifras decimales 0. aunque se puede comprobar por medio de un argumento sencillo que “casi todos” los números lo son. pues proporciona pruebas de que nuestra “intuición” no es siempre apropiada. En este punto. Como vimos. Sin embargo.. la “hermosa” prueba de Lindemann permitió dar por fin una respuesta (negativa) al problema de la cuadratura del círculo: si pudiera construirse un cuadrado de área π únicamente con regla y compás. 155 . el constructivismo los considera una intuición pura a priori. Daremos ahora un ejemplo de ello. Y no es difícil comprender que. como sea. vaya y pase: siguiendo a Kant. una vez que se cuenta con los naturales. es decir: raíz de una ecuación algebraica con coeficientes enteros. la forma de construir los enteros y los racionales tiene que parecerse a la clásica. famoso por haber sido el primero en demostrar la trascendencia de π. Tal vez Kronecker haya ido demasiado lejos. EL CONTINUO PROBLEMA DEL CONTINUO ¿A qué vienen sus hermosas investigaciones sobre el número π? ¿Por qué elige tales problemas si en verdad no existen números irracionales de ninguna clase? La filosofía constructivista aborda uno de sus principales problemas al plantearse cuál es la manera apropiada de pensar el continuo. Los números naturales. Entre otras cosas. la matemática clásica tiene varias formas de obtener el conjunto de los números reales a partir de los racionales. entonces dicho número se podría obtener por medio de operaciones algebraicas. No hay una intuición del continuo.19.

aunque hay que recordar que los intuicionistas sólo aceptan como “sucesión” aquellas secuencias dadas por una regla que permita construir cada uno de sus valores. que sea bastante difícil de comprobar. Para ello.156 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Eso está muy bien. Todo esto puede parecer muy extraño. en lo posible.1 Entre las muchísimas extrañezas que existen en Internet sobre estos temas. esto no cuesta mucho trabajo al comienzo. comencemos por elegir alguno de esos hechos cuya verdad desconocemos y.net/pi/bigpi.angio. para esta gente. Si π fuera normal en el sentido de Borel (véase página 120). una sucesión basada en una regla cuya verdad se desconoce puede estar mal definida. Por eso. Pero no lo sabemos. infinitas veces.1415926535897932384626433832795028841971693993751058209749 44592307816… D i g r esió n 19. si los números son “tiras” de dígitos. bastará con encontrar dos sucesiones bien definidas según el criterio intuicionista. Pero la construcción que vamos a mostrar es aceptable desde su punto de vista. en donde no se vislumbran grandes posibilidades de hallar una secuencia tal: 3. pero tales que la suma no lo esté (según el mismo criterio). y brinda un ejemplo de dos números A y B con una curiosa propiedad: la suma A + B no es un número. todo lo que podemos hacer es tomar un dígito cualquiera en el desarrollo. Ya hemos dicho que.cgi en donde se puede escribir una secuencia de dígitos y verificar si aparece en alguna parte. Allí el lector se podrá sentir víctima de un molesto espiona- . en realidad. pero debemos recordar que “no ser un número” se entiende en el sentido histórico referido en la sección previa. vale la pena mencionar la página http://www. a lo largo de las primeras doscientas millones de cifras del desarrollo de π. En general. la secuencia debería aparecer en algún lado. Por ejemplo: El desarrollo decimal de π contiene alguna secuencia de 1000 ceros consecutivos. y decidir si comienza allí una secuencia de 1000 ceros.

n . nos fijamos si allí comienza una secuencia de mil ceros.1 nueves .. El número A comienza de un modo muy tonto.1 ceros mientras que si n es par. π contiene muchas otras secuencias divertidas. la regla precisa para continuar este desarrollo es así: en cada lugar n de la expansión decimal de π. entonces A = 0.) Vamos a definir entonces nuestros números insumables de la siguiente manera. (¡Lo siento! No se resigne. Si esto ocurre para n par. mientras que si n es impar anotamos un 1. De modo similar. su teléfono y otros datos personales. la respuesta es desoladora: La secuencia 000000000 no aparece en los primeros 200.330. su fecha de nacimiento. Sin embargo. de no ser así. pues tiene una alta chance de encontrar su documento de identidad. entonces celebramos el acontecimiento dando por concluido al número de la siguiente manera: si n es par. anotamos como cifra final otro 0. En efecto. el número B se construye agregando un 9 cada vez. hasta que eventualmente aparezca una tira de mil ceros consecutivos por primera vez en el lugar n. 0…01. agregamos un nuevo cero y pasamos al dígito siguiente. Incluso un improbable usuario telefónico cuyo teléfono sea 0000-0000 tendría éxito en su búsqueda: una tira de ocho ceros consecutivos aparece a partir del lugar 172.850 después de la coma. y a simple vista esto va a durar por bastante tiempo: A = 0.EL CONTINUO PROBLEMA DEL CONTINUO 157 je. escribimos un 8 y el número acaba allí: { B = 0. En cambio.000 dígitos de π.. o si no hay secuencias de mil ceros. 9…9 8 n .0000. En este último caso el número construido sería { A = 0. si en el lugar n apareció por fin la dichosa secuencia.000. si se intenta con una tira de nueve ceros.

y en consecuencia A + B = 1. B = 1. a partir de sucesiones y ciertos reguladores de convergencia. negativo o cero. 2) La primera secuencia de 1000 ceros consecutivos en el desarrollo de π comienza en un término impar. ¿Qué diría un intuicionista? Tanto A como B son desarrollos decimales correctamente definidos. y B = 0. En realidad. o en los de su discípulo Heyting. En tal caso.999999… = 1 Esta construcción da lugar a tres posibilidades: 1) La primera secuencia de 1000 ceros consecutivos en el desarrollo de π comienza en un término par. de hecho. B = 1. como la ley de tricotomía: Todo número real es positivo. A = 0. A > 0. entonces siguen los nueves por siempre.158 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Pero si la secuencia nunca aparece. Quizás algún día en el futuro alguien sea capaz de comprobar una sorprendente afirmación del tipo: En un lugar del número π. Un concepto muy importante. En tal caso. de cuyo nombre no quiero acordarme. B < 1. la manera de medir la distancia entre dos números x e y . el continuo que se obtiene resulta un tanto peculiar. comienza una secuencia de 1000 ceros consecutivos. hay una gran cantidad de proposiciones clásicas que no pueden demostrarse. Es conveniente hacer una aclaración: el ejemplo no dice que para los intuicionistas los números no sirven. Pero eso no ocurre con A + B. es el de separación. 3) El desarrollo de π no contiene ninguna secuencia de 1000 ceros consecutivos. sólo muestra que su definición sobre la base de los desarrollos decimales no es la apropiada. Aun así. y en consecuencia A + B es menor que 1. el lector interesado puede encontrarla en los textos de Brouwer. y en consecuencia A + B es mayor que 1. existe una manera de definir a los reales. o si lo hace en un lugar impar. pues sus dígitos son calculables uno a uno mediante una regla. Entonces A + B pasaría a ser un “número” como Brouwer manda. ni siquiera sabemos cómo comienza. que muestra una diferencia crucial con respecto a la teoría clásica. En tal caso. Si pensamos los números como puntos de la recta. A = 0. que resulta aceptable según el criterio intuicionista.

porque nunca puede ser realizada: si no existen círculos cuadrados. ¿cómo podríamos saber cómo serían en caso de existir? En este caso. entonces x es distinto de y. la distancia entre 3 y 5 es 2. Brouwer dio ejemplos de números distintos que no están separados entre sí. pues |5 − 3| = |3 − 5| = 2. sin embargo. Para Brouwer es aceptable demostrar el enunciado suponiendo que se puede construir un círculo cuadrado. Pero la cuestión atañe incluso a los propios teoremas. eso es lo que permite formular algunas de las rarezas exhibidas en esta sección. D i g r e si ón 1 9 . Brouwer. En otras palabras. pero otros autores más radicales decidieron objetar el uso de la negación hasta las últimas consecuencias. En cambio. se dice que x está separado de y (se escribe: x # y) cuando existe un número natural n tal que la distancia entre x e y es mayor que 1/n. en cierto sentido su fundador. Por ejemplo. que a veces pueden presentarse como resultados “negativos”.EL CONTINUO PROBLEMA DEL CONTINUO 159 es muy simple: basta con tomar el valor absoluto de su diferencia. Brouwer no tiene reparos en aceptar como válido un enunciado del tipo No existe un círculo que sea cuadrado. Es claro que si x está separado de y.2 Dijimos que el intuicionismo tiene dos tipos de negación. Sobre la base de esta idea. en la que algunas posturas se revelaron más extremas que otras.1 ante el cual un matemático llamado Griss presenta una verdadera queja formal. la cuestión se resuelve bastante bien por medio de una formulación positiva apropiada: la idea intuitiva es que cualquier candidato a ser centro de este inimaginable círculo cuadrado está destinado a fallar. dando una verdadera muestra de “negación de la negación”. introducido por Quine para analizar la distinción entre significado y referencia. . Por ejemplo. para Griss tal suposición no tiene un sentido claro. al igual que la distancia entre 5 y 3. en el fondo. para luego llegar a una contradicción. cualquier P que propongamos va a funcionar mal como centro: “Si C es un cuadrado y P es un 1 Resulta atinado comparar este “teorema” con el ejemplo de la redonda cúpula cuadrada del Berkeley College. Esto ha motivado una discusión dentro del intuicionismo. acepta ciertos “teoremas negativos”.

tales que la distancia de x a P está separada de la distancia de y a P”. la tranquilidad tiene un costo: para obtenerla es necesario cerrar una infinidad de puertas. tiene la virtud de tranquilizar. La afirmación. Eso da un excelente argumento a quienes sostienen que Dios sólo puede ser definido por lo que no es. en cambio. Pero como siempre ocurre. llegar a resultar algo inquietante. La negación es siempre ilimitada y ofrece una gran variedad de alternativas… lo que puede. pues describirlo mediante atributos positivos marcaría un límite a su perfección. entonces existen x e y pertenecientes a C. en ocasiones.160 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO punto. lo que es válido en este ejemplo no es válido en general: hay enunciados negativos que no admiten una forma positiva equivalente. Sin embargo. .

Ella le manifestó que la conducta de sus cortesanos la había familiarizado tanto con lo infinitamente pequeño. sobre el que ya mencionamos algunas curiosidades. Pero hemos mencionado ya las críticas de Berkeley a estas formulaciones un tanto oscuras. porque detrás de ello existe una definición precisa. and what worlds away How a sound shall quicken content to bliss.. que rápidamente derivó en otro problema: el tratamiento matemático del infinito. no son en modo alguno constantes y definidas” (Leibniz. (Aunque. the little more. aunque en realidad es otro aspecto de la misma cuestión: el mundo de lo infinitamente pequeño. la acepta con la mayor de las tranquilidades (bueno. acerca del cual el historiador y filósofo Thomas Carlyle refiere la siguiente historia: “Leibniz cometió el error de intentar explicar a una reina –Sofía Carlota de Prusia– el cálculo infinitesimal. incluso tomadas en su sentido corriente. And life be a proof of this! ROBERT BROWNING. Ésta fue la motivación principal de Leibniz para inventar el cálculo infinitesimal. 161 . El “infinitésimo” pasa a ser algo así como una manera de hablar: no se trata de que una magnitud sea infinitamente pequeña. Y también hablamos de un concepto que en principio parece opuesto. En la actualidad. podemos decir que el mérito de los cortesanos es grande.. para los estudiantes. casi siempre. que recién encontrarían su versión rigurosa a mediados del siglo XIX.). ya que para entender el tema por aquellos tiempos hacía falta lidiar con este tipo de asuntos: “La parte infinitamente pequeña según la cual una cantidad variable aumenta o disminuye continuamente se llama diferencial de dicha cantidad” [Marqués de L’Hôpital (1696)]. se parece más a una definición dada por el marqués de Sade.20. sino de que se aproxima a 0 tanto como se quiera. cuando cualquier estudiante aprende la noción de límite. and how much it is! And the little less. que no necesitaba un preceptor matemático para que se lo explicara” [citado en Kasner y Newman (1985)]. En realidad.) “Debe tenerse en cuenta que las cantidades incomparablemente pequeñas. LA CONDUCTA DE LOS CORTESANOS Oh. matemática. 1702). “By the Fire-Side” Hemos comenzado este libro con el problema de la construcción del número. Or a breath suspend the blood’s best play.

” La definición puede parecer demasiado metafísica.162 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Para Leibniz. sin embargo. Para entenderlo. y viceversa. que en algún sentido da un estatuto a las magnitudes infinitamente pequeñas: algo así como un “infinitésimo actual”. todo esto es mucho más que “una manera de hablar”: las opiniones que hemos referido en la sección 2 respecto del infinito actual constituyen en realidad la base de su célebre doctrina de las mónadas (1999). Este teorema garantiza la existencia de un universo (denominado no estándar) en el cual todos los enunciados anteriores son simultáneamente verdaderos para algún x. “La mónada de que hablaremos aquí no es otra cosa que una sustancia simple. x es un número positivo y menor que 1/3. . con algunos resultados “previsibles” como los siguientes: Un número real no nulo dividido por un infinitésimo es infinito. La suma o el producto de dos infinitésimos es otro infinitésimo. que forma parte de los compuestos. El producto de un número real por un infinitésimo es otro infinitésimo. llamado teorema de compacidad. La suma o el producto de dos infinitos positivos es otro infinito positivo. pues no existe un número real que sea menor que todas esas cantidades a la vez: un elemento así bien merecería figurar en el libro de los seres imaginarios de Borges. sin partes. . la conjunción de estos enunciados no es verdadera para ningún x. positivos y negativos. se vislumbra de inmediato que un universo tal debe contener toda clase de bichos raros: infinitésimos más grandes o más pequeños.. a la vez que infinitos.. magnitudes mayores que cualquier número natural. aunque a la luz de los hallazgos de Cantor no debería sorprendernos el hecho de que haya podido encontrarse para ella un sustento matemático. cada uno de ellos verdadero en el conjunto de los números reales para algún valor de x: x es un número positivo y menor que 1. Lo sorprendente es que con ellos se puede operar algebraicamente. Como siguen teniendo validez las propiedades de la suma y la multiplicación. x es un número positivo y menor que 1/2. x es un número positivo y menor que 1/4. Pero aquí entra en acción uno de los resultados clásicos de la lógica del siglo pasado. pensemos por ejemplo en los siguientes enunciados. Se trata de una construcción de la lógica moderna. es decir. Sin embargo. simple.

aunque todavía parecen un poco fantasmagóricas. o multiplicar un infinito por un infinitésimo. la secuencia (1. a2.) en donde los an son números reales. bien se puede constituir la “mónada” del 0 como el conjunto de todos los infinitésimos. 1/3. . pero depende de cómo son los términos de la operación: por ejemplo.. bien definido. 2. 1/2. vale decir: La mónada del 0 es el conjunto de aquellos dx tales que −a < dx < a para todo número real positivo a. pero esta noción de los números como secuencias refleja aquella imagen.. Esto proporciona una forma de plantear el cálculo diferencial que reemplaza a los “fantasmas de cantidades desaparecidas” del obispo Berkeley por cantidades infinitesimales que. resultan matemáticamente aceptables. 2. Más en general.LA CONDUCTA DE LOS CORTESANOS 163 Ahora. a3. . A modo de ejemplo. Un número “común y corriente” como el 2 viene dado por la secuencia constante (2. un infinitésimo. Dejando de lado los detalles.) en cambio. si dividimos entre sí dos infinitésimos.) define cierto tipo de infinitésimo. veamos la siguiente definición “no estándar” de la velocidad ins- . 2. la mónada de un número x consiste en el conjunto de todos aquellos valores que están infinitamente cerca de x.. consiste en definir los “números no estándar” a partir de secuencias del tipo (a1. muy ligada a lo temporal. que pueden expresarse como x + dx.. Una manera intuitiva de verlo. que según algunos autores respeta el modo de pensar leibniziano.. 1/4. de que las magnitudes infinitesimales “se acercan” a 0 más allá de cualquier límite preestablecido.. un infinito. ¿qué sucede cuando queremos restar dos infinitos positivos.. en donde dx es un infinitésimo (la notación dx remite al “diferencial” de la cita de L’Hôpital). La construcción debe llevarse a cabo por medio de argumentos rigurosos y un tanto técnicos. en tanto sus términos convergen a 0. . el resultado puede dar cualquier cosa: un número real. a4.. o alguna otra combinación estrambótica? El resultado es preciso.

Sería una exageración pretender que se trata de una idea extremadamente sencilla.. con el pulgar un tanto entumecido.164 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO tantánea: si la posición de un móvil está dada por una función P(t). su velocidad en el instante t es igual a un número (real) v(t) cuando para todo infinitésimo dt ≠ 0 el cociente P(t + dt) − P(t) dt pertenece a la mónada de v(t). .. lo cual nos lleva a imaginarnos a un escrupuloso cronometrador que. La definición no estándar. permite calcular la velocidad de una sola vez. en cambio. pero la verdad es que no está mal. anota sucesivamente cocientes entre cantidades cada vez más pequeñas. Habría que ver qué opina doña Sofía Carlota. Cabe observar que el numerador de este cociente representa el infinitésimo espacio recorrido en un intervalo infinitesimal de tiempo dt. mediante un único cociente. La definición habitual de velocidad consiste en tomar el límite del cociente entre el espacio recorrido y el tiempo transcurrido cuando éste tiende a cero.

aparecieron distintos sistemas lógicos que de alguna forma dan cuenta de ciertos aspectos de esta “vida terrena”. llamados también borrosos. pero no es verdadera cuando los símbolos son vagos. por supuesto. pero en cierta forma podemos decir que tales lógicas establecen predicados sobre ciertos conjuntos. con el mercado ya inundado de tópicos capilares. acaso. en un pelado? Dice Russell: Esto. lisa y llanamente. cuyos elementos tienen un grado de pertenencia que no es necesariamente 0 o 1. capaz de plantear enunciados como los siguientes: Juan es algo pelado. ¿no es más que un sueño? LEWIS CARROLL (1871). sino a una especie de existencia celestial. Pocas décadas más tarde. aquel cabello cuya pérdida lo convirtió. algunos no lo son. La conclusión del párrafo puede sorprender. entonces.21. En particular. la denominada lógica borrosa. A través del espejo En un artículo sobre la vaguedad del lenguaje. El de “calvicie” es un concepto vago. es absurdo. hasta volverse calvo: ¿cuál es. mientras que entre ellos hay hombres de quienes no es verdadero afirmar que deben ser calvos o no. por ejemplo: x pertenece a A en un 70% El modo apropiado de pensarlo recurre a la idea de función característica introducida en la sección 13. Algo así como decir. La ley de tercero excluido es verdadera cuando se emplean símbolos precisos. La sopa está demasiado caliente. algunos hombres son efectivamente calvos. con la diferencia de que ahora dicha función puede 165 . Bertrand Russell (1959) cuenta la triste historia de un hombre que pierde uno a uno sus cabellos. aunque no es otra cosa que la manifestación de un exacerbado platonismo: para Russell la lógica no es aplicable a esta vida terrena. La idea precisa es algo más complicada. como lo son de hecho todos los símbolos. LÓGICA BORROSA Y CUENTA NUEVA La vida.

166 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO tomar más valores que antes. pero en este contexto nos alcanza para entender que la función fA indica justamente en qué grado pertenece cada uno de los elementos de U al conjunto A. . P es muy falsa. La situación recuerda quizás a aquel chiste sobre dos personas que mantienen el siguiente diálogo: — ¿Qué tal? ¿Cómo te va en los estudios? — Y… más o menos. Dado un universo U. admite otros como: P es bastante verdadera. los enunciados dejan de ser tajantes. los elementos de U para los cuales la gráfica alcanza el 1 pertenecen plenamente al conjunto. Esta idea puede generalizarse aun más. El siguiente gráfico representa un “conjunto borroso”. denominado universo de discurso. De esta forma. incluso infinitos. un conjunto borroso A consiste en una función fA que a cada elemento de U le hace corresponder un valor entre 0 y 1. P es falsa. y de formular una lógica de predicados que además de los enunciados clásicos como: P es verdadera. un enunciado puede no ser verdadero sin llegar a ser del todo falso. mientras que los elementos en donde la función vale 0 se encuentran por completo afuera del mismo: 1 fA 0 U Un conjunto borroso Existe una forma apropiada de definir operaciones entre conjuntos borrosos.

— Pero. — ¿Y te falta mucho para terminar? — Y… más o menos. El ejemplo es pueril. . Acaso tengan razón aquellos que la consideran la más humana de las creaciones. Al fin y al cabo. Lo que pocos imaginaban es que algún día esta conversación iba a resultar de lo más natural.LÓGICA BORROSA Y CUENTA NUEVA 167 — ¿Por qué? ¿Es muy difícil? — Y… más o menos. a la luz de los avances de esta nueva y borrosa lógica. quizás toda la matemática no sea otra cosa que el resultado de una larga e incierta introspección. ¿en qué facultad estudias? — En Ciencias Exactas. o los que sostienen que sus desarrollos “dicen más acerca de nosotros que del universo”. aunque en cierto sentido dice que tras siglos y siglos de búsqueda de precisión y de ayudar al hombre a comprender cómo es el mundo. la propia matemática ha comenzado a acompañarlo también en sus dudas y perplejidades.

.

Tusquets. en Discusión. Emecé. París. Obras completas. XIV. ———— (1944c). George (2004). en El hacedor. en Lecturas matemáticas. en El hacedor.BIBLIOGRAFÍA AAVV (1984). 1974. ———— (1944d). BIERCE. “Linda pelirroja”. ———— (1936). Montana. Emecé. Obras completas. 169 . BERKELEY. A Discourse Adressed to an Infidel Mathematician. en Matemáticas e imaginación. Emecé. Kessinger Publishing. Xavier (1993). “Argumentum Ornithologicum”. Cátedra. Ambrose (1993). 1974. ———— (1960a). “La Biblioteca de Babel”. “Matemática constructiva”. “El hacedor”. Barcelona. Emecé. El diccionario del diablo. The Analyst. 1974. Buenos Aires. en Ficciones. ———— (1944a). Emecé. BORGES. “La muerte y la brújula”. Obras completas. Guillaume (1918). Obras completas. Avatares. Tusquets. “Funes. Buenos Aires. Pensar la matemática. ———— (1985). CAICEDO. Obras completas. APÉRY. en Ficciones. en Ficciones. Jorge Luis (1932). Buenos Aires. Roger (1984). Obras completas. Hyspamérica. “El milagro secreto”. en Historia de la eternidad. Buenos Aires. Emecé. 1974. en Caligramas. 1987. en Ficciones. el memorioso”. Obras completas. ———— (1944b). 1974. “La paradoja de Berry revisitada. Buenos Aires. Madrid. autor del Quijote”. Frank y Nathalie Chouchan (1993). “El tiempo circular”. Buenos Aires. “Avatares de la tortuga”. ———— (1944e). Buenos Aires. Leibniz et l’infini. APOLLINAIRE. PUF. BURBAGE. en Ficciones. ———— (1960b). Emecé. Buenos Aires. Emecé. 1974. Madrid. 1974. o la indefinibilidad de la definibilidad y las limitaciones de los formalismos”. Barcelona. 1974. Buenos Aires. “Pierre Menard. “Prólogo”. en Pensar la matemática. Obras completas. Emecé. Buenos Aires. 1974. Obras completas.

Amorrortu. ———— (2000). Macedonio (1966). "Un siglo de controversias sobre los fundamentos de la matemática". monthly 77. "Randomness and Mathematical Proof". Buenos Aires. . 2004. Conferencia distinguida de la Escuela de Ciencia de la Computación. Sigmund (1905). “Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo psicoanalítico”. Alianza. Historias de cronopios y de famas. Madrid. Buenos Aires.170 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO CARROLL. La nariz y otros cuentos. EINSTEIN. Amorrortu. Albert (1995). ENDE. Barcelona. Alfaguara.-27. “The Work of Nicholas Bourbaki”. Rayuela. 2 de marzo. Berlin. Lewis (1871). en Grenzen und Grenzüberschreitungen. Buenos Aires. Buenos Aires. September 2002. 1996. núm 5. La historia interminable. CHAITIN. A través del espejo. Del asesinato como una de las bellas artes. 23. Madrid. Todo Sherlock Holmes. Barcelona. Madrid. Richard y Herbert Robbins (2002). 1988. VIII. Thomas (1827). Nikolái (1989). FERNÁNDEZ. Buenos Aires. 1988. en Obras completas. CORTÁZAR. Apostillas a El nombre de la rosa. CONAN DOYLE. Jean (1970). ———— (1916). Julio (1962). Alfaguara. GOGOL. Umberto (1984). “On the intelligibility of the universe and the notions of simplicity. 1998. El libro del esplendor (1996). Madrid. ———— (2004). Lawrence (1960). DURRELL. Universidad Carnegie Melon. traducido por Carles Giol. El chiste y su relación con lo inconsciente. Arthur (2003). FREUD. DE QUINCEY.umaine.pdf>. complexity and irreducibility”. ———— (1963). 47-52. vol.cs. ECO. en American Math. El cuarteto de Alejandría. Buenos Aires. ¿Qué son las matemáticas?. Sudamericana. Ediciones Obelisco. Papeles de recienvenido. en Obras completas. Akademie Verlag. Bonn. pp. Círculo de Lectores. COURANT. Transcripción de la conferencia editada disponible en línea: <http://www. Madrid. El Zohar. pp. Fondo de Cultura Económica.edu/%7 Echaitin/cmu2. Gregory (1975). 2001. en Scientific American 232. Edicomunicación. Centro Editor de América Latina. Madrid. Buenos Aires. 517-534. DIEUDONNÉ. Deutscher Kongress für Philosophie. vol. Lumen. XIX. Michael (2002). Barcelona. mayo. FREGE. XIV. Orbis-Hyspamerica. Autobiografía y escritos científicos. Cátedra. Grupo Anaya. Estudios sobre semántica. Gottlob (1985). Alfaguara. Vorträge und Kolloquien.

Buenos Aires. ———— (1999). Tecnos. "R. Los azares de la razón. México. Análisis de los infinitamente pequeños para el estudio de las líneas curvas. Jacques (1973). S. David (1899). SIGMA–El Mundo de las Matemáticas. Madrid. Timeo. Paidós. ———— (1846). MOLIÈRE (Jean-Baptiste Poquelin. Porrúa. en Antología poética. Seminario. Buenos Aires. Grijalbo. “Notabilidades”. Fernando (1982a). Madrid. “Autopsicografia”. en Obras completas. J. en Obras completas. ———— (1843). Análisis infinitesimal. MÉRÖ. Claridad. La profesión de fe del filósofo. POE. Claridad. POINCARÉ. PESSOA. H. “Filosofía de la composición”. I. HILBERT. CSIC. ———— (1982b). François (1962). 5. en Obras completas. ———— (1841). Guía de perplejos. MARQUÉS de L’Hôpital (1696). El corazón delator. Libro 11. Emecé. El burgués gentilhombre. 1993. KASNER. Madrid. ———— (1844). Folios. ———— (1975). LE LIONNAIS. 1993. MAIMÓNIDES (1984). 1993. . Buenos Aires. Discurso de metafísica. “Invención matemática”. Las grandes corrientes del pensamiento matemático. Monadología. Buenos Aires. Fundamentos de la geometría. Buenos Aires. El seminario. “Los crímenes de la calle Morgue”. en J. Paidós.BIBLIOGRAFÍA 171 GRIFFIN. Claridad. Newman. LACAN. Libro del desasosiego. llamado) (1670). Claridad. en Obras completas. (1983). I Ching. 1993. Nicholas (2001). J. Editora Nacional. México. versión completa con presentación y notas de D. Buenos Aires. ———— (2000). UNAM. Buenos Aires. Gottfried Wilhelm von (1987). 1999. 1998. Buenos Aires. Barcelona. en Obras completas. 9a ed. El Libro de las Mutaciones (1985). Lazlo (2001). vol. 1993. Buenos Aires. Colihue. Barcelona. Routlede. Claridad. Londres. PLATÓN.". R. Buenos Aires. Matemáticas e imaginación. Sudamericana. LEIBNIZ. Barcelona. Buenos Aires.. Vogelmann. Espasa Calpe. Eudeba. en Antología poética. Edgar Allan (1835). The Selected Letters of Bertrand Russell. 1991. inédito. Edward y James Newman (1985). Madrid. Madrid. “La espantosa realidad de las cosas”. Hyspamérica. “La carta robada”. Espasa Calpe.

Vladimir (2001). Taurus. 1997. Colihue. Barcelona. Gedisa. El estilo y la idea. Madrid. TWAIN.: Investigaciones filosóficas. Losada.172 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO QUINE. SPENGLER. Ludwig (1953). Philoshophical Investigations. esp. Madrid. 2005. Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica. Arnold (1963). Buenos Aires. Barcelona. Uno y el Universo. TASIC. Barcelona. YOURCENAR. Espasa Calpe. El diario de Adán y Eva. Buenos Aires. Historia de la Matemática. . WITTGENSTEIN. Barcelona. Orbis-Hyspamerica. SOKAL. Mark (1906). El cuento de la isla desconocida. José (2002). Planeta. RABELAIS. Oswald (1950). Crítica. Punto de Lectura. Ernesto (1969). SARAMAGO. Sudamericana. Buenos Aires. Introducción a la filosofía matemática. Desde un punto de vista lógico. México. REY PASTOR. 1988]. Una lectura matemática del pensamiento postmoderno. François (1987). STEINER. Sopena. George (1981). Lumen. Confesiones. Madrid. Taurus. ———— (1959). Madrid. Cándido. La decadencia de Occidente. Bertrand (1945). Barcelona. Madrid. Altaya. Después de Babel: aspectos del lenguaje y la traducción. Marguerite (1999). Blackwell Publishing. Paidós. VOLTAIRE (1940). Barcelona. Buenos Aires. 1972 [trad. Gargantúa y Pantagruel. Valdemar. RUSSELL. SABATO. Imposturas intelectuales. El conocimiento humano: su alcance y sus limitaciones. SAN AGUSTÍN. Julio y José Babini (1986). Memorias de Adriano. Willard Van Orman (1984). SCHÖNBERG. Alan y Jean Bricmont (1999).

Copeland. Lawrence: 77.ÍNDICE DE NOMBRES Akiva ben Iosef. János: 14. 147. Macedonio: 11. André: 144. María: 82. Darwin. 147-149. Xavier: 134. Ende. Breton. Arthur: 50. Albert: 99. Cantor. 47-49. Michael: 154. Guillaume: 138. Woody: 80. Aristóteles: 32. 89. Fernández. Brisson. Jean: 34.. Johann Sebastian: 60. 131. Augustin Louis: 141. 139. 27-30. 163. Euler. Rabí: 139. 141. 80. 119. 14. Pierre de: 149. 85. 55. Allen. Obispo George: 141. Bonaventura: 101. Andrews. Thomas: 161. Jean: 145. 93. Erdös. 119. Émile: 115. Apollinaire. 69. Browning. 120. Bach. 122. Georg: 22. 87. Feynman. Carroll. Leonhard: 75. José: 28. Borel. Cauchy. Epiménides: 84. 162. Lewis: 165. Blake. Julie: 57. Bierce. Durrell. Apostol. 75. Francesco Paolo: 119. Arthur Herbert: 124. Ambrose: 26. Caicedo. 143. Eco. 148. 144. Arquímedes: 58 n. 153. Cervantes. Brisón: 100. 73. Cantelli. 100. Estuardo. 144. Tom: 91. 109. Arezzo. Richard: 137. Charles: 78. Luc: 136. Bernoulli. Umberto: 55. 120.: 134. 137. Gregory: 133-137. 124. G. Cortázar.: 124. G. 70. G. Conan Doyle. 145. Berry. Miguel de: 80. 156. Leonardo de Pisa. Berkeley. Bourbaki. Richard: 49. Jakob: 64. Julio: 66. Paul: 18. 162. 127. D. 159. 21-24. 173 . Champernowne. 118. Apéry. Antifón: 100. 158. Einstein. Fermat. Dumas. Babini. Cavalieri. Nicolas: 12. Borges. Bricmont. Alejandro: 20. 147. Courant. Diógenes el Cínico: 32. Bolyai. 28-32. 33. 86. 95. llamado: 26. Carlyle. Brouwer. Chaitin. Roger: 143. 95. Robert: 161. Luitzen: 45. 83. Guido d’: 56. 101. Fibonacci. Euclides: 13. Eratóstenes: 38. 73. Dieudonné. Jorge Luis: 17. Nicolás de: 100. Cusa. William: 9.

80. 24. Fraenkel. 154. Hilbert. 93. 136. 25. llamado: 127. Freud. 15. David: 103. Kafka. 17. Edmund: 141. Gogol. Paul: 106.. 101. 28. 100. 94. Heyting. Arend: 158. L’Hôpital. F. 147. Horacio: 22. Leibniz. Newman. 135. Hillel: 12. Lobachevski. Pessoa. Mach. Henri: 11. 125. Lutero. 105. 18. Richard von: 124. Laszlo: 95. 24. 18. Blaise: 101. Kolmogorov. 144. Poe. 74. 79. Mises. Frege. Fernando: 30. Klein. Georg Wilhelm Friedrich: 82. 144. Antoine. Heráclito: 82. Kant. Huygens. 71. Martín: 127. Gómez de la Serna. Hegel. 142. Kronecker. Kurt: 9. 163. Moshé ben Maimon. 92. Nikolái: 77. Gombaud. 55.. Ernst: 137. 124 n. Gottlob: 17. Giuseppe: 15. Franz: 136. Heródoto: 72. Parménides: 32. Alfredo: 52. William Van Orman: 142. 134. Franz: 32. Carl Friedrich: 14. 50. Nikolai: 14. 58 n. 75. Pitágoras: 14. 78. 23. Edward: 30. marqués de: 161. . 143..: 159. 129. 161. Lacan. caballero de Méré: 101. 155. 106. Gödel. 48. 141. Poincaré. Platón: 96. Thomas de: 14. Christian: 150. Hipaso: 91. Carlos: 52. Guillaume. 66. 102. Novalis: 12. 162. 27. Nietzsche. Isaac: 58 n. 148. Gardel. 134. 92. 138. 47. C. Le Pera. 134. Newton. Meyerstein. 141. Molière. 135 n. 143. Edgar Allan: 15. G. Jean-Baptiste Poquelin. Johannes: 71. 20.174 FRAGMENTOS DE UN DISCURSO MATEMÁTICO Fidias: 38. Kasner. Felix: 80. Kepler. Friedrich: 119 n. 24. llamado: 90. Homero: 65. Christiaan: 127. Mérö. 85. Koyré. Gottfried Wilhelm: 27. 161. James: 30. 145. 94. Jacques: 33. 75. Jufu llamado: 72. Griss. 15. Quine. Immanuel: 14. Quincey. 138. Lindemann. Andrei: 101. 139 n. 85.. Gauss. 34. Ramón: 16. 48. 136. 84. Halley. 103. 144. 139. Alexandre: 134. Le Maire. Ferdinand von: 155.. 85. 91. Goldbach. 161. Abraham: 142. Newman. Keops. Peano. Pascal. 23. 135. 159 n. Leopold: 13. Maimónides. Jean: 57. 142. Sigmund: 33. 25.

175 Tarski. 164.ÍNDICE DE NOMBRES Rabelais. 101. 17-19. Voltaire. Riese. San Agustín: 79. Emilio: 55. Paul: 94. Shelley. Sabato. Yourcenar. . Robbins. Ernesto: 55. Zeising. Spengler. Julio: 28. Salgari. 143. Wolfram. Karl: 141. D. Rey Pastor. Alan: 82. Zenón: 32. Ludwig: 73. 115. 100. 67. Jean: 125. Ringo: 106. Bertrand: 11. Valéry. Saramago. Sócrates: 100. Ville. 23-25. Vogelmann. Vercingétorix: 147. Alain: 34. François-Marie Arouet. 165. 38. 38. 80. Percy Bysshe: 94. Alfred: 135. Herbert: 49. Wiles. Adam: 75. 134. 36. Wallis John: 66. Vladimir: 79. William Butler: 145. Xul: 20. Sokal. Oswald: 71. Rimbaud. Stephen: 139. John: 21. Russell. Starr. Arnold: 145. Sofía Carlota de Prusia: 161. 144. Marguerite: 145. Tasic. 60. Whitehead. Alfred North: 22. Yeats. Steiner. Arthur: 12. 65. 102. George: 80. 79. José: 135. Leonardo da: 71. 135. Weierstrass.: 107. Vinci. François: 96. Stuart Mill. Turing. Andrew: 149. J. Schönberg. Solar. llamado: 136. Zarlino. Adolf: 71. Wittgenstein. 141. 33. Gioseffo: 59.

.

Fragmentos de un discurso matemático de Pablo Amster se terminó de imprimir en el mes de noviembre de 2007 en Grafinor. Argentina. . Villa Ballester. Buenos Aires. Lamadrid 1576.