Leyendo la historia de las acusaciones constitucionales en nuestro país, uno se encuentra con que hasta a Pinochet lo acusaron.

Esta, como muchas otras que se presentaron en tiempos de democracia, no prosperó. Desde los tiempos de O´higgins (y para ser sincero no tengo idea si antes también pudo haber ocurrido) que se ha intentado sacar a ciertas personalidades , por medio jurídicos, así como por la fuerza, de sus cargos. O´higgins tuvo que abdicar. A Portales lo asesinaron. Balmaceda se suicidó tras un Golpe Militar llevado a cabo por las fuerzas leales al Congreso. Hay un libro titulado “Las acusaciones constitucionales en Chile”, escrito por Brian Loveman y Elizabeth Lira, en el que se nos cuenta que en más de 70 oportunidades se ha elevado una acusación constitucional en nuestro país. En 1868, se acusó al titular de la Corte Suprema, ex Presidente de la República Manuel Montt, de “infringir la ley”. No prosperó. Sin lugar a dudas que el récord lo mantiene Salvador Allende con 12 acusaciones a varios integrantes de su gobierno. Acusaciones que tampoco fructiferaron. En el Top 2 del Ranking le sigue Eduardo Frei Montalva con nueve ministros acusados. Durante el segundo mandato de Carlos Ibáñez del Campo fueron ocho las acusaciones a integrantes de su gabinete. En resa ocasión tuvieron que hacer sus maletas el Ministro de Relaciones Exteriores, Osvaldo Sainte-Marie, así como el de Justicia, don Arturo Zúñiga. También hubo una acusación contra el mismo Mandatario, pero fue rechazada. Sigue y suma. Frei Ruiz-Tagle obtuvo siete acusaciones. La que sacó más ronchas fue contra el Presidente de la Corte Suprema, Servando Jordán, por "intromisión abierta, flagrante y reiterada" en la causa que se seguía contra Maruio Silva Leiva. Contra Pinochet también hubo una por "haber comprometido el honor y la seguridad de la nación al afectar con sus dichos la imagen internacional del país". Esto fue en 1998, pero tampoco prosperó. Don Arturo Alessandri Palma no escapó a este “virus”. En su segundo período, experimentó seis acusaciones contra sus ministros y todas fueron rechazadas. A él mismo lo acusaron, en 1939, por "flagrantes infracciones a la Constitución". Tampoco tuvo éxito. Más abajo de este top de acusaciones constitucionales se ubican Ricardo Lagos con cuatro, siendo la que se elevó contra el Ministro de Economía, Jorge Rodríguez, la más discutida; Patricio Aylwin, con dos. Una de ellas ha pasado a la historia porque fue destituido, por abandono de deberes, el ministro Hernán Cereceda, miembro de la Corte Suprema. Michelle Bachelet ostenta un récord negativo, puesto que si bien tiene tan sólo una acusación contra un integrante de su gabinete, nunca en 18 años de democracia, un ministro hizo abandono de su cargo. Fuente: El Mercurio.