TECNICA

al servicio del jugador joven
NTRODUCCION En fútbol, técnica es la habilidad de servirse de todas las partes del cuerpo para dominar y jugar el balón. Para jugar al fútbol no basta con ser físicamente fuerte, es necesario, además, saber manejar el balón. El jugador que más rápidamente y mejor domine el balón tendrá una gran ventaja en el transcurso del partido. Para adquirir una buena técnica es necesario una predisposición para copiar e imitar los Debes saber que la clase fundamental para una buena técnica es un perfecto equilibrio del cuerpo. Durante un partido, el juego te exige una serie de posiciones que difícilmente podrás conseguir si no tienes un buen equilibrio. Ya ves que es muy importante practicar ejercicios de equilibrio durante tu preparación física. Si nos preguntas cuál es la habilidad necesaria para jugar al fútbol, debemos contestarte que para practicar este juego con éxito necesitas varias habilidades combinadas entre sí. Una buena técnica exige: Controlar el balón con los dos pies, con la cabeza y con el cuerpo. Pasar el balón con precisión y con idea. Tirar con fuerza y con precisión con los dos pies. Fintar, driblar, esquivar y cargar. Cubrir y conducir el balón. Interceptar, atajar y entrar. ATUENDO DEL JUGADOR gestos de los jugadores ya consagrados. El futbolista nace por predisposición y por buena imitación. El joven jugador ha de buscarse siempre con buena predisposición. De no poseerla, será muy difícil convertirlo en un buen técnico. Si tienes intuición y voluntad para aprender, fácilmente podrás asimilar las enseñanzas de la técnica del fútbol. Si quieres jugar al fútbol, debes prestar una gran atención a los gestos y las maneras de los buenos jugadores. En la formación del jugador debe buscarse siempre la creación del atleta. ¿Quieres jugar al fútbol? Debes entrenarte asiduamente para adquirir una perfecta coordinación entre el cerebro y el cuerpo y aprender los movimientos fundamentales para el buen manejo del balón. Un muchacho físicamente poco dotado, puede admirarnos jugando al fútbol gracias a su destreza. Un destacado atleta, sin técnica futbolística, haría reir por la falta de armonía de sus movimientos. Ya ves que, una y otra cosa, son indispensables para jugar al fútbol. Cuando juegues debes ser astuto; has de procurar siempre engañar al contrario y evitar que éste te engañe a ti; la buena técnica te ayudará a ello. Aunque te consideres fuerte, en el fútbol es mucho mejor la habilidad que la fuerza. La finta y el regate has de preferirlos a las cargas. Si evitas el choque con el contrario, ganarás tiempo y darás rapidez a tu juego. Si quieres llegar a ser un jugador de clase debes adiestrate hasta poseer un perfecto manejo del balón. El Reglamento de Fútbol señala que el uniforme del jugador lo forman un par de botas, un par de medias, un pantalón corto y una camisa o camiseta. El uso de vendas para los pies, espinilleras, tobilleras, rodilleras, etc., debe hacerse según las circunstancias y pueden considerarse como prendas complementarias. Te recomendamos que te equipes de forma que no destaques de los demás; usa sólo lo necesario. Te aconsejamos siempre el uso del suspensorio o del «slip» interior, como protección de los órganos genitales. Si juegas de portero y has de actuar en campos duros, emplea rodilleras. Igualmente te recomendamos pantalones algo acolchados y protecciones en los codos. Si juegas de portero, no te olvides la gorra. Puede prestarte un gran servicio. En terrenos de juego en condiciones normales, no te recomendamos el uso de guantes. En cambio, en días de lluvia, usa guantes de lana y no de goma, como antiguamente.

Por RICARDO BLANCH
Las botas deben merecer tu más especial atención. No olvides que el cuidado que tengas con ellas, depende la comodidad de tus pies y la suerte de una jugada. Asegúrate, antes de salir al campo, que tus botas no tengan clavos ni nada que pueda dañarte los pies. De las tres clases de botas que existen: la inglesa, rígida y con caña alta; la sudamericana, mucho más flexible y con caña baja, y la zapatilla, nosotros somos partidarios de la segunda. Para campos duros, te recomendamos utilizar botas con tapitas redondas clavadas encima de medias tiras. La reparación de las botas es más fácil y económica y, además, te moverás mejor. En campos de hierba y en campos embarrados, debes emplear zapatos preparados con tacos. En días de lluvia, impregna tus zapatos, especialmente la suela y tacos, con: vaselina, plombagina u otra sustancia grasa para evitar en lo posible la adherencia del barro. Para adaptar unos zapatos nuevos a tu pie, te recomendamos te los pongas, ates bien como si fueras a jugar y después sumerjas los pies calzados en agua templada durante unos veinte minutos; te los sacas y rellenas entonces con papeles mojados, dejándolos después hasta que se sequen totalmente. En días de lluvia, y muy especialmente en días de frío, te aconsejamos impregnes tus muslos, cara, cuello y orejas con vaselina. En verano, para evitar que el sudor moleste a tus ojos, utiliza vaselina en las cejas. Al atar tus botas, procura que el lazo caiga en la parte exterior del pie. Son preferibles las medias de lana a las de algodón, pues son más elásticas. Si puedes, utiliza siempre medias con pie y, debajo de ellas, unos calcetines blancos, a poder ser de hilo. El uso de pantalones con goma elástica en la cintura es siempre preferible a los que van atados con una cinta. Las camisetas absorben mejor el sudor que las camisas y evitan los enfriamientos. En verano, es más agradable el uso de la camisa, pero, de usarla, te aconsejamos utilices camiseta interior. En los días fríos, durante los entrenamientos, procura utilizar un mono para abrigarte. De no tenerlo, puedes sustituirlo por unos pantalones y un jersey viejo. Lo importante es no empezar el entrenamiento desabrigado. CORRER Una de las cualidades fundamentales en el jugador de fútbol es saber correr.

29

Tener arranque inicial, es decir, poner el cuerpo a la máxima velocidad lo más rápidamente posible, es una cualidad importante para el futbolista. Debes aprender a correr, pero no malgastes tus energías dando vueltas y más vueltas por el campo a un mismo ritmo; perderás arranque inicial y velocidad. En la carrera busca un paso largo y fácil, es lo ideal para correr bien.

continuar corriendo. El adelanto siempre debe hacerse por la parte de fuera. Una variante es numerar los jugadores: 1, 2, 3, 4, etc., y sólo pasa al compañero que tiene delante aquel jugador que nombre el preparador. Carrera con ventaja. Se aprovechan las marcas de las áreas de meta y penalty para la colocación de los jugadores, divididos en dos equipos: Equipo «A» y equipo «B». Auna señal, los jugadores de «A»

Al correr, el estilo propio de cada uno determinará si los brazos deben balancearse de delante a atrás o cruzándose por delante del cuerpo. Por lo común, el instinto natural necesita de muy poca corrección. Cuando corras, procura balancear los brazos, ello te ayudará enormemente en el desplazamiento del cuerpo. Apóyate siempre en la punta de los pies al correr, pues apoyándote con el pie plano, las sacudidas sobre el suelo repercuten sobre el cuerpo. Si al correr observas que pisas de tacón, procura insistir para modificarte elevando más las rodillas. En los entrenamientos has de esforzarte para llegar a correr con buen estilo, así obtendrás una mayor resistencia y agilidad. La tarea no es fácil, pero con la propia observación y trabajando con interés y voluntad puedes llegar a correr bien. EJERCICIOS A continuación sugerimos una serie de ejercicios destinados al mejoramiento de la carrera, basados en un criterio recreativo y de competición. A los ejercicios y juegos que vamos a exponer pueden introducirse muchísimas

corriendo parado. Apoyando las manos contra la pared, en una silla o en una mesa y separando las piernas de manera que tu cuerpo quede inclinado hacia adelante, corre de manera figurada, siempre con la punta de los pies. Cambia con frecuencia el ritmo de la carrera. Un ejercicio semejante es correr sin moverse del sitio y sin apoyo de ninguna clase. Pon el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante, empieza por arrancar lentamente y ves acelerando el ritmo de tus piernas hasta llegar al máximo. Cambia frecuentemente de velocidades. Procura levantar bien las rodillas, los puños ligeramente cerrados, no pisar con los tacones o intentar mover siempre los brazos más aprisa que las piernas. Alcanzar al compañero. Los jugadores, colocados en el círculo del centro del terreno y separados uno de otro, van corriendo a un ritmo fácil. Auna señal del preparador, cada jugador intenta tocar al que tiene

salen en dirección a «B», y antes de llegar a la linea donde está colocado el equipo «B» una segunda señal hace arrancar a estos últimos jugadores en dirección a la meta de la carrera, que es la otra línea del área de puerta. Los jugadores de «A» intentan alcanzar a los de «B» antes de llegar a la meta. Se cambian los equipos y continúa el juego, que gana quien haya alcanzado más contrarios. Ganarprendas. Los jugadores se dividen en dos equipos, blancos y negros, y se sitúan en fila dentro del área de penalty y dando la cara al entrenador «E», que se sitúa dentro de la puerta. Los jugadores de cada equipo están intercalados. Previamente, cada jugador del equipo blanco ha dejado una prenda (pañuelo, toalla, alpargata, etc.) sobre la línea de penalty de su izquierda y cada jugador del bando negro ha hecho lo propio, pero en la línea de penalty de su lado derecho. Así dispuesto el juego, el entrenador grita: «Blancos», por ejemplo, a cuya voz salen los dos equipos hacia el lado donde han depositado las prendas los jugadores blancos, con el ánimo

delante, siguiendo siempre la línea del círculo, y este último evita ser tocado, procurando alcanzar, a su vez, al que tiene delante de él, y así, sucesivamente. El primer jugador que es tocado, sale del círculo, y el juego continúa. Menos de seis jugadores hacen el juego poco interesante y agotador. Pasar al compañero. Los jugadores corren a un ritmo fácil, sin entrar dentro del círculo. Auna señal del preparador, cada jugador ha de intentar pasar al jugador que tiene delante, disminuir la carrera y

variantes para hacerlos más fáciles o más difíciles, según interese. Lo que importa es buscar siempre amenidad, interés y espíritu de competición, de forma que los jugadores hagan una gran cantidad de trabajo sin darse cuenta y divirtiéndose. Si no puedes asistir al campo para entrenarte, puedes igualmente ejercitarte en tu casa

éstos de recoger su propia prenda, y sus oponentes, los «negros», con la intención de cogerla. Se da un punto a cada equipo por cada prenda recogida.Se dejan de nuevo las prendas en su lugar y los jugadores se colocan de nuevo en fila, continuando así el juego variando las voces de «blancos» y «negros», a voluntad del entrenador.

30

Gana el equipo que, al final del juego, ha conseguido más puntos. Meta partida. En el círculo del centro del terreno, o bien en el área de penalty, colocar cuatro banderolas o sillas en las esquinas del área de penalty. Los jugadores se dividen en dos equipos. El entre-

car, se dispone el juego aprovechando el círculo del centro del terreno, el área de penalty, la mitad del campo o todo el campo. Se dividen los jugadores en dos equipos: atacantes y defensores. Auna señal del entrenador empieza el juego, saliendo los defensores en persecución de los atacantes. Cuando un atacante es atrapado por un defensor, queda preso en el centro del terreno en que se está jugando, y si uno de los atacantes logra llegar hasta él y tocarle, el preso o presos quedan libres. Cuando medio equipo se halla prisionero, se invierten los papeles, convirtiéndose los defensores en atacantes y viceversa. Durante el juego, si antes de que un atacante llegue a tocar a sus compañeros presos, éstos son tocados por un defensor, no quedan liberados. Salvar al guardia. Dentro de una superficie rectangular limitada, que puede ser la de penalty o la de meta, según la edad de los jugadores, se colocan varios de ellos en línea y uno en el centro, como indica la figura.

para poderle tocar siempre en un momento dado. Dispuestos así los jugadores, van marchando por el campo, andando o corriendo, según sus impulsos. En un momento dado, el preparador da un pitido y entonces, el jugador que marca, ha de intentar tocar al contrario que está vigilado, sin poderle perseguir más de unos

nador da una voz de: «Preparados», y a continuación un pitido, a cuya señal sale el primer jugador de cada equipo recorriendo la mitad del circuito marcado, hasta llegar a la altura de donde partió el jugador del equipo contrario. Se da un punto al equipo cuyo jugador haya llegado antes. A continuación se sitúan para la salida los jugadores número 2 de cada equipo, quienes efectúan la misma carrera. Gana el equipo que ha sumado más puntos. Carrera de números. Dos equipos se sitúan debidamente numerados. El preparador grita, por ejemplo: «Uno», a cuya señal, los jugadores número 1 de cada equipo, han de salir corriendo hasta alcanzar la meta. Se concede un punto al equipo del juga-

cinco metros. Este, a su vez, procurará evitar le toquen, según su propia reacción. La idea del juego esta en que el jugador vigilado ha de procurar moverse y correr durante todo el tiempo para estar siempre situado más allá de la longitud de un brazo del jugador que le marca. Las cuatro esquinas. Los jugadores se dividen en grupos de cinco. En el campo se marcan, por medio de sillas, banderolas o prendas puestas en el suelo, distintos campos de juego de forma cuadrada.

Los jugadores en línea, uno a uno, han de intentar llegar a la línea opuesta sin ser tocados por el jugador solitario que la defiende. Si el jugador que intenta ganar la línea de fondo es alcanzado, pasa a ocupar el sitio de defensor. Este juego puede completarse introduciendo más defensores y ampliando el campo de juego. dor que llega primero. Va repitiéndose el juego nombrando distintos números, que se recomienda no sean seguidos para obligar a los jugadores a estar atentos, pendientes de su número. Gana el equipo que ha conseguido más puntos. Juego de los arriesgados. Según sea el número de jugadores, su edad o la cantidad de ejercicio que se intenta practiDesmarcarse. Los jugadores se distribuyen por el campo, en parejas. De cada pareja, uno tiene la misión de vigilar al otro, acercándose lo más posible

Cuatro jugadores se colocan en los vértices de cada uno de estos cuadrados y el quinto jugador, en el centro. Los jugadores de los vértices intentan cambiarse de sitio entre sí, ocasión que trata de aprovechar el que está en el centro del terreno para ocupar un sitio vacante. El jugador que queda sin puesto pasa a ocupar el centro del terreno. (Continuará)

EL PRIMER NUMERO DE E. E. E.
La aparición del primer número de EL ENTRENADOR ESPAÑOL ha sido acogido con el máximo interés por los Colegios Regionales y por todos nuestros asociados. Las autoridades deportivas y la Prensa nos han llenado de elogios muy estimables. EL ENTRENADOR ESPAÑOL está ya en manos de todas las Asociaciones de entrenadores del mundo. El Comité Nacional de Entrenadores, editor de la publicación, agradece a todos el recibimiento que han dispensado a EL ENTRENADOR ESPAÑOL.

31

TECNICA
SUPERFICIES DE CONTACTO
La calidad de la técnica del jugador de fútbol se define por un conjunto de gestos que determinan la forma de jugar el balón con velocidad de ejecución y eficacia. Esta técnica está condicionada por tres factores fundamentales, como son el balón, los ritmos de los contactos y las superficies de contacto. De la utilización de estas últimas depende en gran manera la precisión, la potencia y la velocidad del juego. A igualdad de fuerza imprimida al balón, las relaciones entre éste y las superficies de contacto están regidas por los principios de explicación lógica: — La precisión es tanto mayor cuanto mayor es la superficie de contacto. —La velocidad es tanto mayor cuanto menor es la superficie de contacto. El saber conjugar estos dos principios antagónicos, utilizando en cada momento la superficie de contacto más conveniente para el juego, forma parte de la clase y habilidad del jugador. Expuesto queda, que durante el desarrollo del juego tiene verdadera importancia servirse, en cada caso, de la parte del cuerpo más conveniente y segura para atacar y jugar al balón. El Reglamento del fútbol permite que el balón sea jugado con todas las partes del cuerpo, excepto con los brazos y las manos, e inclusive con éstos cuando se trata del portero. Aquella parte del cuerpo que voluntariamente recibe el balón para jugarlo, se conoce en fútbol por el nombre de superficie de contacto. Todas las superficies de contacto pueden intervenir, pero las más lógicas e interesantes son las que corresponden al pie, tales como: (6) La puntera, que imprime la máxima velocidad pero la mínima precisión. (3) El empeine, la superficie más lógica, aliada a una gran velocidad y gran precisión. (1) El interior, gran superficie de utilización y, por tanto, de gran precisión. (2) El exterior, muy recomendable hoy en día por su utilización engañosa y rápida. (5) El talón, superficie de recurso para golpeos hacia atrás. (4) La planta, superficie de presa, preparatoria para un gesto inmediato. Además de los pies, las piernas, muslos, abdomen, pecho y cabeza y las manos, para el portero, son superficies de contacto utilizadas en el fútbol. Como es natural son las partes frontales del cuerpo las que tienen una utilización racional, aun cuando, como ya queda dicho, cualquier otra puede intervenir en el juego.

Por RICARDO BLANCH
Cuando se quiere desplazar sin pérdida de tiempo un balón que viene por el aire o bien entregarlo al compañero, la volea o semi-volea (bote pronto), sirviéndose de la parte interior del pie, es una acción técnica de gran efectividad y muy útil, porque elimina el amortiguamiento del balón antes de pasarlo. Es muy recomendable para hacer pasar el balón por encima del contrario, cuando el pase raso podría ser interceptado. Muy práctico cuando el contrario se viene encima del jugador que recibe el balón y no le da tiempo material para controlarlo tranquilamente. El uso de este procedimiento técnico es muy eficaz, pero principalmente para los medios. Es muy recomendable servirse del interior del pie para marcar un tanto cuando se está cerca de la portería y se intenta batir al portero con un pase más fuera de su alcance. La precisión, la facilidad y la seguridad aconsejan en muchas ocasiones el tiro a puerta con la parte interior del pie. En el argot futbolístico, «cepillar» un balón es golpearlo lateralmente para que tome movimientos particulares o efectos en su trayectoria con la intención de engañar al contrario. Golpeando lateralmente el balón con la interior del pie a modo de «cepilleo» pueden conseguirse efectos desconcertantes. Esta acción técnica no es aconsejable utilizarla durante los partidos, a menos de que se tenga la destreza conveniente y una gran seguridad, adquiridas a fuerza de ensayar durante los entrenamientos. Por la gran seguridad que ofrece, debido a su amplia superficie de contacto, el uso de la interior del pie se utiliza con notable éxito, tanto para conducir el balón, como en el gesto técnico de driblar a un contrario. Conducir el balón con las partes exterior e interior del pie y variar la velocidad de carrera (cambio de ritmo), son armas desconcertantes para el adversario que intenta arrebatarnos el balón. Un contrario que pretende obstruir el paso es desequilibrado, la mayoría de las veces, si el jugador que conduce el balón avanza pasándoselo de un pie a otro y balanceando el cuerpo igualmente de un lado hacia otro. La parte interior del pie, hábilmente maniobrada y combinada con la acción del pie de apoyo, es de extraordinaria utilidad para atajar el paso de un contrario que conduce el balón e intenta driblar, como se verá oportunamente cuando se hable de la entrada.

EL INTERIOR DEL PIE, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO Utilizar la parte interior del pie para golpear el balón es los más normal y fácil, pues su técnica entraña pocos secretos y ofrece gran seguridad. Con esta superficie de contacto se consigue una gran precisión pero poca potencia en el golpeo. El uso del interior del pie es una forma muy efectiva en la acción de controlar el balón

con una parada o semi-parada y jugarlo después con el mismo pie que ha efectuado el amortiguamiento. El pie ha de moverse y colocarse de forma que sea el balón el que vaya hacia la parte interior del pie y no éste hacia el balón. El procedimiento más fácil y seguro de rasear un balón con precisión es servirse de la cara interior del pie, por ello se utiliza para enviar el balón raso, en corto y con precisión. El pie que se apoya en el suelo ha de estar bastante separado del balón, para permitir amplia libertad de movimientos al pie que ha de impulsar el balón. Golpeando el balón duramente, y en el punto preciso, pueden alcanzarse distancias muy apreciables, sirviéndose del interior del pie.

28

EL EXTERIOR DEL PIE, COMO SUPERFICIE DE CONT CTO A Jugar el balón con la parte exterior del pie resulta bastante más difícil que hacerlo con el empeine, o con la parte interior del pie. Unicamente por falta de práctica, son muchos los jugadores que no tienen habilidad para jugar el balón con la parte exterior el pie. El uso de la superficie de contacto que nos ocupa, permite obtener grandes ventajas técnicas en determinados momentos de un partido. Es un gesto técnico indispensable dentro del repertorio de buen jugador de fútbol, especialmente adecuado para las prolongaciones, desviaciones y trayectorias engañosas. Por lo anteriormente expuesto, aconsejamos a todos los jóvenes principiantes, que se habitúen a jugar el balón con la parte exterior del pie con la misma persistencia con que lo hacen con el interior o el empeine. Es lógico que al principio encuentren dificultades, como consecuencia de la postura poco lógica del pie de golpeo, pero a medida que vayan habituándose en la utilización de esta parte del pie encontrarán sus ventajas, que les estimulará para perseverar en el perfeccionamiento de este interesante gesto técnico.

Nada se opone a que con la parte exterior del pie pueda tirarse a puerta, desviar un balón o «cepillarlo», para darle efectos y trayectorias desconcertantes. Pero como en el fútbol es de gran importancia la seguridad en todas las acciones, un jugador no debe correr el riesgo de desperdiciar la ocasión de jugar un balón eficazmente. El uso del exterior del pie para tirar, desviar y «cepillar», ofrece sus dificultades por la forma muy particular como ha de colocarse el pie que golpea el balón.

El empeine es la superficie de contacto corrientemente empleada para golpear el balón con eficacia y viveza cuando se intentan potentes tiros y grandes desplazamientos del mismo. Para asegurar un perfecto contacto del empeine con el balón, en el momento de golpearlo, la punta de la bota debe mirar al terreno de juego, haciendo presión con los dedos en la suela del zapato para ofrecer todo el empeine al balón. La pierna y el pie tienden a quedar en línea recta, y de esta forma el contacto con el balón será «llano», tal como se dice en el argot futbolístico, y se distingue por un chasquido seco y característico. Para asegurar una cómoda y correcta posición de la rodilla del pie que chuta y dar la conveniente dirección al balón, tiene gran importancia la posición del pie que se apoya en el suelo en el momento del chut.

Para que el cuerpo se mantenga encima del balón y éste tome una trayectoria paralela al suelo, el pie de apoyo debe estar situado al lado mismo de la pelota y separado, aproximadamente, un palmo de ella.

La conducción del balón con el exterior del pie permite al jugador carreras rectilíneas, por lo tanto más cortas y, en consecuencia, más rápidas que conduciendo el balón del interior de un pie al interior del otro, que obliga al jugador a una carrera ondulante. Además, el utilizar la cara exterior del pie permite la fácil y cómoda recepción y dominio del balón en situaciones difíciles y recoger aquellos que tienen tendencia a escapar de la acción del jugador. Pasar el balón con la parte exterior del pie no es siempre recomendable, por los efectos que puede tomar el balón y por la escasa seguridad y poca precisión que ofrece el uso de esta superficie de contacto. No obstante es eficaz para pasar el balón lateralmente. Reportará grandes ventajas a aquellos jugadores que tengan una perfecta habilidad en esta acción técnica, por lo desconcertante que resulta su uso para el adversario.

Las desviaciones con el exterior del pie, por el suelo o por el aire son frecuentes y eficaces, porque suprimen el control previo del balón y esconden las intenciones del ejecutante.

EL EMPEINE, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO El empeine es la parte superior del pie, entre la caña de la pierna y el principio de los dedos. En el calzado, el empeine es la superficie situada debajo de la lengüeta y que cubre todo el pie. Estas definiciones previas dan clara idea de cuál es la superficie de contacto que toca el balón cuando se habla del empeine. Es muy frecuente que el jugador al golpear el balón con el empeine incline ligeramente el pie hacia el exterior, y, entonces, el empeine, como superficie de contacto, es la parte superior del pie y precisamente en la prolongación del dedo gordo.

Si el pie que se apoya en el suelo en el momento de chutar se coloca más adelantado que el balón, la rodilla queda más avanzada que éste y el cuerpo da la impresión que va a caerse hacia adelante. En esta posición el empeine tiende a clavar la puntera de la bota en el suelo e impulsa el balón contra él, aprisionándole y perdiéndose por ello la mayor parte de la potencia de chut. Si en el momento de golpear el balón, el pie de apoyo se coloca más atrasado que aquél, su rodilla queda muy retrasada con respecto a la pelota y el cuerpo parece va a caer hacia atrás. En estas condiciones el balón se eleva de suelo al ser golpeado hacia arriba por el pico de la bota antes que por el empeine.

29

La finalidad máxima en el fútbol, cual es tirar a puerta para conseguir un tanto, tiene lugar, por lo general, con un chut con el empeine, con la idea de impulsar el balón con la máxima potencia y dificultar así la acción del portero.

taja que para golpear el balón no se requiere impulso, pero ofrece el inconveniente de su poca precisión.

La utilización del empeine como superficie de contacto permite controlar y amortiguar con seguridad y eficacia un balón con trayectoria de arriba hacia abajo. Este control facilita al jugador que lo efectúa, hacerse con un balón que puede ser jugado inmediatamente. El empeine permite tirar a puerta balones parados o en movimiento, viniendo de cualquier dirección. La disposición del pie de apoyo determina la orientación del balón, ras o alto, y la inclinación del cuerpo determina su trayectoria. LAS TIBIAS, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO Una de las habilidades que se manifiesta en el jugador de gran técnica, es saber jugar el balón pegado al cuerpo para entorpecer la intervención del adversario. Es una demostración de esta habilidad el amortiguar un balón que viene

El secreto de esta acción técnica reside en el movimiento de muelle a efectuar por la pierna que recibe el balón, para amortiguar la fuerza de la pelota. rebotado del suelo sirviéndose de las espinillas. No resulta fácil buscar la posición adecuada y coordinar el movimiento de las piernas con el bote del balón en el suelo. Para evitar que aquél salga rebotado son necesarios destreza y certero golpe de vista.

L AP L A N TA, ELTACON Y LAPUNTERA, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO Con la planta del pie puede pararse y controlar el balón con seguridad dada su gran superficie de contacto. Si al llegar el balón al alcance del jugador, éste lo pisa, conseguirá pararlo totalmente, aunque entonces precisa golpearlo de nuevo para ponerlo en movimiento. Si solamente le presenta la planta, inmediatamente después del contacto del balón con el suelo, obtendrá un amortiguamiento muy eficaz que no requiere una nueva acción para jugar la pelota. Si se pisa el balón y se lleva la pierna hacia atrás, puede efectuarse un pase atrasado. Con el tacón, en casos particulares, puede pasarse un balón y conseguirse inclusive un tanto. Es un recurso que engaña al contrario y puede ser de gran utilidad en un momento dado, aunque siempre carece de precisión esta jugada por la escasa seguridad que ofrece la superficie redondeada del tacón. El uso de la puntera, en casos excepcionales en los que se requiere una gran rapidez de acción para desprenderse o despejar un balón, pasar a un compañero o tirar a puerta, es un recurso que da buenos resultados. Tiene la ven-

EL MUSLO, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO El uso del muslo como superficie de contacto es limitado y en ocasiones es de necesidad y de gran utilidad para amortiguar balones altos con trayectoria descendente, para ser jugados inmediatamente con toda seguridad. El balón se amortigua fácilmente sobre la gran masa muscular del muslo.

Golpeando el balón con el empeine pueden efectuarse pases, tanto con balones parados como con balones en movimiento, y tiene su principal aplicación cuando se pretenden largos y potentes desplazamientos de la pelota. Con el empeine puede pasarse el balón a un punto determinado, tanto por alto como a ras de suelo, situando el pie que se apoya en el suelo detrás del balón en el momento del chut, o bien a su misma altura. La técnica de esta acción, dentro de los principios generales, tiene rasgos personales propios de la habilidad de cada jugador.

30

A pesar de la gran seguridad que ofrece esta amplia superficie de contacto, es necesaria buena habilidad para no convertir este movimiento técnico en una acción lenta.

EL ABDOMEN, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO El abdomen es útil para amortiguar y bajar al suelo balones que recorran una trayectoria paralela al terreno de juego, a la altura de la cintura del jugador, y aquellos que previamente hayan rebotado fuertemente contra el suelo. El peligroso golpe del balón contra el abdomen es fácilmente evitado con una hábil inclinación del cuerpo hacia adelante, acompañada de una fuerte contracción de los músculos abdominales.

la práctica necesaria para evitar los peligros que supone el que un balón con mayor o menor fuerza golpee el pecho. Las contracciones musculares, la posición de las piernas, el movimiento del cuerpo y el juego de los brazos deben coordinarse para obtener eficacia y evitar daños.

con seguridad y eficacia con todas las partes de la cabeza para amortiguamientos, pases y tiros.

LAS MANOS, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO El Reglamento por el cual se rige el fútbol permite el uso de las manos, como superficie de contacto, para jugar el balón, únicamente al portero en todas sus acciones, y a los demás jugadores solamente en los saques de banda. Para el portero, la utilización de una superficie tan segura como son dos manos, es un arma poderosísima. Le da una gran ventaja, siempre que tenga habilidad en aprovecharse

LA CABEZA, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO Apesar de que el balón es jugado reiteradamente con la cabeza, debe puntualizarse que su utilización no es una acción natural. Siempre que se acerca un objeto a nuestros ojos, éstos

Tiene gran importancia la colocación de los brazos, que no es necesario mantenerlos pegados al cuerpo, pues se corre el riesgo de que el balón se desvíe al dar a los mismos y se cometa falta.

tienden a cerrarse mientras que el control del balón exige mantener constantemente la vista sobre él. La frente es la parte de la cabeza que debe utilizarse preferentemente, pues permite mantener la vista sobre el balón. Es la parte más fuerte del cráneo y además la que ofrece una superficie de mayor seguridad para jugar el balón. Con habilidad el balón puede jugarse

de ella. El portero puede utilizarla para parar, amortiguar y pasar un balón. El uso de las manos en los saques de banda únicamente sirve para pasar la pelota al ponerla en juego. Con adecuada técnica pueden obtenerse lanzamientos que supongan una evidente ventaja en momentos determinados. (Seguirá.)

EL PECHO, COMO SUPERFICIE DE CONTACTO El pecho, por su amplísima superficie de contacto, ofrece gran seguridad para amortiguar balones altos con trayectoria descendente y balones con trayectoria paralela al terreno de juego y a la altura del pecho del jugador.

VIAJE A LONDRES
El Comité organizador del próximo Campeonato del Mundo de Fútbol, a celebrar en Inglaterra, ha designado como Agencia oficial para todo lo relativo a viajes, estancias, localidades, etc., a WAGONS LITTS. Dicha Agencia, en España tiene proyectado ya el viaje de un grupo de personas, unas 250, para asistir a los partidos en que intervenga el equipo de España. La salida será el día 10 de julio de 1966, y el regreso, el día 31 del mismo mes, y abarca el presenciar todos los partidos del Grupo en que intervenga España, un Cuarto de Final, una Semi-Final y la Final, aparte de las residencias, traslados, manutenciones y alguna excursión en autocar. Los precios oscilan entre las 25.000 pesetas y las 40.000 pesetas, aproximadamente, según la categoría de los Hoteles y el tipo de entradas que se utilicen. El Comité Nacional de Entrenadores, en su deseo de atender a todos aquellos Entrenadores que deseen estar presentes en Londres para presenciar los citados Campeonatos, ha llegado a un acuerdo con WAGONS LITTS, que concederá prioridad a los que lo soliciten. Rogamos, pues, que todos aquellos a quienes puede interesar, escriban a WAGONS LITTS. Alcalá, 23-Madrid, indicando su condición de Entrenadores, donde serán atendidos en todo.

El jugador habilidoso puede inclusive efectuar desviaciones del balón sirviéndose del pecho. Unicamente la experiencia y un constante y concienzudo entrenamiento darán al jugador

31

CONTROL DE BALON
Para jugar al fútbol es indispensable saber dominar o controlar el balón. Sólo podrá alcanzar la categoría de jugador excepcional aquel que posea una gran habilidad en el manejo del balón. Para lograr una buena técnica, el jugador debe poseer principalmente un perfecto equilibrio y un perfecto control del balón. El buen control del balón es esencial en la formación del buen jugador. En el fútbol moderno, un jugador será más o menos útil a su equipo según su habilidad en controlar un balón y colocarlo exactamente donde él quiera, con los pies o con la cabeza.

PARADA Parar el balón como su nombre indica es inmovilizarlo completamente. La parada o blocaje del balón se efectúa con la planta del pie, entrando simultáneamente en contacto el suelo, el balón y la planta del pie.

La primera condición para desarrollar los secretos técnicos y tácticos del fútbol es hacerse con el balón y ser dueño del mismo. Un perfecto dominio de balón permite ejecutar todas las habilidades técnicas con la máxima rapidez y, por tanto, ganar tiempo en la acción de jugar el balón. Controlar el balón es la gracia en dominarlo para poderlo utilizar rápidamente con provecho para el equipo. Controlar el balón no es una acción fácil ni mucho menos, pues requiere además de la soltura necesaria para su manejo, una desarrollada intuición para: Tener un sentido exacto de las distancias, es decir, adivinar la trayectoria, la velocidad, la distancia en que está y el efecto del balón que se intenta jugar. Saber lo que va a hacerse del balón en el momento en que éste se recibe y antes de controlarlo. Atacar el balón con la parte del cuerpo adecuada para ponerlo en condiciones de jugarlo inmediatamente. El control del balón debe ser una acción sin movimientos bruscos y golpes secos, es decir, con naturalidad. Un perfecto control del balón exige recursos para pararlo, semipararlo y amortiguarlo.

La acción de parar el balón resulta en muchas ocasiones un procedimiento anticuado, puesto que representa una pérdida de tiempo la necesidad de ponerlo de nuevo en movimiento mediante otro impulso. El balón debe ser totalmente parado únicamente en aquellas circunstancias en que el juego lo exige, pero no por sistema. Es preferible el semiblocaje o semiparada del balón a su total inmovilización. Con la semiparada se gana tiempo al conservar la pelota movimiento y dirección.

SEMIPARADA La semiparada permite jugar el balón sobre la marcha, inmediatamente después de su contacto con el suelo, por quedar la pelota situada a distancia de ser jugada. La semiparada puede efectuarse con la planta del pie, con el exterior, con el interior y con la tibia o tibias.

La semiparada con la planta del pie se utiliza en los balones que vienen de frente por el suelo o por el aire. La semiparada con la parte interior del pie permite un control más preciso de los balones que vengan de frente o de los costados. Con la parte exterior del pie únicamente se efectuará la semiparada en posiciones muy especiales, es decir, en aquellos casos en que la posición de cuerpo no permita

18

utilizar con ventaja la planta o parte inte rior del pie. En ocasiones, la utilización de la parte exterior del pie puede permitir una anticipación a la acción del adversario. La tibia o tibias permiten controles del balón sin paro notable en la carrera, lo que puede significar una ventaja en algunos casos.

una gran seguridad. El pie que efectúa el amortiguamiento del balón va a buscarlo adelantándose del cuerpo para recibirlo y dejarlo en disposición de ser jugado inmediatamente, ya totalmente controlado.

hacernos dueños de un balón que viene alto para ponerlo en situación de ser jugado con los pies. Para efectuar este control deberán flexionarse las dos piernas un momento antes del contacto, hacer jugar los músculos del cuello que actuarán como un muelle y recibir el balón sobre la frente.

La parte exterior del pie. Es una forma de controlar el balón que ofrece muy poca seguridad y que requiere innata habilidad.

AMORTIGUAMIENTO La concepción actual de juego exige cada día mayor velocidad al mismo. Por esta razón, controlar el balón mediante su amortiguamiento supone una ventaja sobre la parada. El amortiguamiento ha de preferirse siempre a la semiparada y ésta a la parada, pues de esta forma se gana tiempo.

Generalmente, es el sistema empleado por aquellos jugadores que juegan solamente con un pie. Unicamente, en casos obligados es recomendable amortiguar el balón con la parte exterior del pie.

Amortiguar un balón con la cabeza para jugarlo de nuevo con ella es siempre una mala jugada por su ineficacia y la pérdida de tiempo que representa.

El muslo. Este amortiguamiento ofrece una gran seguridad por la considerable superficie de contacto que se establece entre el balón y el cuerpo. Es una forma de controlar la pelota que no requiere ninguna preparación especial por su lógica y sencillez.

El empeine. El amortiguamiento del balón elimina el contacto de éste con el suelo, no lo inmoviliza y no paraliza al jugador. En el amortiguamiento, el jugador no espera el balón; va a buscarlo para reducir su velocidad y, por tanto, controlarlo con aquella parte del cuerpo que presente mayores seguridades. La acción de amortiguar el balón es una forma difícil de controlarlo, que exige gran habilidad, pero que resulta extraordinariamente eficaz. El amortiguamiento del balón puede efectuarse con: Es un amortiguamiento muy usado por los jugadores hábiles, dada su terrible eficacia, a pesar de su dificultad debida a la reducida superficie de contacto y al gran equilibrio que se precisa. El balón va a buscarse a la altura que la intuición de jugador aconseje, para controlarlo y ponerlo en condiciones de ser jugado.

La parte interior del pie. El balón encuentra una gran superficie de contacto y, por tanto, se obtiene

La importante masa muscular del muslo hace de colchón y permite por sí sola el amortiguamiento. Puede utilizarse la parte superior del muslo, que es lo más normal y frecuente, y la cara interior del mismo. La pierna que efectúa el amortiguamiento ha de moverse de arriba hacia abajo en el momento del contacto, como si hiciera de muelle, para quitar fuerza al balón.

El pecho. Es otra de las formas de amortiguar un balón que ofrece una notoria seguridad, debido a la excelente superficie de contacto, pecho-balón, que se establece. Ya se comprende que su aplicación es sólo indicada para balones altos, o para aquellos que vayan paralelos al terreno de juego y a la altura del pecho.
19

Con la cabeza. Uno de los más importantes. Permite, principalmente, controlar y, por tanto,

Si bien su técnica no ofrece grandes dificultades, para que estos amortiguamientos no resulten perjudiciales al juga-

SESION DE ENTRENAMIENTO PA R A LOS JOVENES DE 13 - 14 A Ñ O S
Por el Profesor NICOLA COMMUCCI
Preparación: unos 5 minutos. — Cada muchacho sujeta su balón con las manos. Caminando en el sitio o desplazándose un poco, hace rebotar el balón sobre sus muslos, alternativamente sobre el derecho y sobre el izquierdo. Habrá que volver a coger el balón después de cada rebote. — Doble rebote seguido sobre los muslos, derecho e izquierdo; luego, coger el balón. — Dando saltitos en el sitio, pasar el balón, rodándole por el suelo, con uno u otro pie (tocar con el interior del pie). — Se mantiene el balón bajo la planta del pie. Al oír el silbato, se levanta con el pie, se le hace rebotar sobre el muslo, luego sobre la cabeza y, finalmente, se le amortigua con el pie. — Ejercicio parecido al precedente: se levanta el balón directamente sobre la cabeza, y se le amortigua luego con el pie. Ejercicios de flexibilidad: — Flexiones elásticas de las piernas, con balanceo de los dos brazos paralelos. — Diferentes círculos con los brazos, alternativos o paralelos. — Agacharse con elasticidad en el sitio. Ejercicios técnicos: 10 minutos aproximadamente. Un balón para cada dos muchachos, por parejas. —Serie de pases directos con el interior del pie (alternar el derecho y el izquierdo). — Pasar la pelota con el interior del pie, recepción de modo que el balón pase alrededor de su cuerpo (dar uno mismo la vuelta), y pasar de nuevo con el interior del otro pie (alternar los dos lados). — Golpear la pelota con el empeine y recibirla de diferentes maneras. Insistir sobre la rapidez de los dos tiempos (uno-dos) entre la recepción y el golpeo. — Vuelta al juego, recibir el balón con el pecho y golpearle directamente en semivolea (en seguida, por parejas). — Un pequeño partido de «tenis-balón». — Serie de pases y de recepciones del balón con el interior del pie (alternar el derecho y el izquierdo). Ejercicios atléticos: unos 4 minutos. — Saltitos en el sitio. — Ejercicios de flexibilidad de piernas y tronco. — nivel del suelo. — Ejercicios de agilidad (por parejas): saltos carnero, pasar alternativamente entre las piernas del compañero. — Ejercicios de rapidez (levantarse rápidamente de la posición «sentada», de «tumbados de vientre» y «tumbados de espaldas»). Pases — Desmarcaje — Marcaje — Ejercicios de habilidad: 10 minutos aproximadamente. Por parejas: — Avanzando lentamente, pases normales laterales, alternativamente con el interior y el exterior del pie. — Pases en «tijera». Por grupos de tres: — Pases de tres, sobre una misma línea, avanzando a velocidad variable. — Pases de tres con cambios de lugar (trenzado de pases). Por grupos de cuatro: ejercicio 3 contra 1. Por grupos de seis: ejercicio 4 contra 2. Juego de iniciación: 5 minutos aproximadamente. Partido de fútbol por grupos de tres con eliminación alternativa, a disputar en un terreno reducido (por ejemplo el área de penalty —de 40 x 16 aproximadamente) o bien sobre una superficie por el estilo. Partido de fútbol: 6 contra 6, sobre una mitad del terreno, con limitaciones particulares (dos toques o tres toques como máximo). Duración: unos 6 minutos. Al final, para volver a la calma, una vuelta al terreno corriendo despacio, en flexibilidad.

dor, requieren buena coordinación en los movimientos de piernas, brazos y cuerpo.

El abdomen. Es un procedimiento de amortiguar y, por tanto, controlar aquellos balones que antes han rebotado contra el suelo.

El jugador debe ir siempre hacia el balón y atacarlo con el cuerpo inclinado hacia delante y no esperar que el balón vaya hacia él. Tiene gran eficacia en el juego y denota un jugador de recursos. El jugador que tiene un buen control de balón tiene confianza en sí mismo. El control del balón es un movimiento técnico indispensable al jugador de fútbol, pues le permite ejecutar un dribling, un pase o un tiro. Dominar el balón es una de las más grandes satisfacciones del jugador, pues ello le permite imponerse en seguida, Nunca se aconsejará bastante que en todas las acciones para controlar el balón, la vista no ha de separarse nunca de la pelota, desde su trayectoria hasta el momento en que queda controlada en el suelo y se golpea para pasarla o chutarla. R. B.

20

EJEMPLOS DE EJERCICIOS PA R A E L E N T R E N A M I E N T O D E LOS JOVENES DE 16-18 AÑOS
Demostración práctica por la Asociación Alemana de Fútbol
Por el Entrenador H. SEEGER
Material necesario: 2 porterías para terreno reducido; 16 balones; 8 camisetas. Programa de ejercicios: ejercicios complejos para desarrollar habilidades determinadas, teniendo en cuenta la situación momentánea. PRIMER EJERCICIO Ejemplos de educación de la agilidad y de la habilidad. —a) Guardameta 1. Regate con una mano, corriendo en cruz; 2. Pases alternativos con una mano; 3. Hacer rebotar el balón sobre el suelo e interceptarle al rebote; 4. Hacer rebotar el balón sobre el suelo e interceptarle tras el segundo rebote; 5. Hacer rebotar el balón sobre el suelo y rodarlo hacia adelante o hacia atrás. —b) Jugadores 1. Elevar el balón con el pie, correr en cruz y coger en el aire el balón que juega el compañero. 2. Elevar el balón y correr hacia adelante o hacia atrás; 3. Hacer rebotar el balón sobre el suelo, hacia el compañero, volverle a levantar, con el empeine, sobre el muslo, y, desde allí, sobre la cabeza; 4. Elevar el balón por encima del compañero, pasar «a cuatro patas» entre las piernas de éste y recogerlo en la caída; 5. En posición sentada, lanzar el balón al empeine, chutarle por encima de la cabeza, levantarse rápidamente, girar y recoger el balón. SEGUNDO EJERCICIO Juego de llamada (8 jugadores: 4 defensas, 2 extremos y 2 delanteros interiores). Descripción del ejercicio: Se ponen frente a frente cada vez cuatro jugadores, en dos líneas, a una distancia de 25 metros aproximadamente. Separación de hombre a hombre: 4 m. Un jugador conduce el balón a marcha rápida hasta la mitad más o menos, llama a un jugador que se encuentra enfrente y le pasa el balón. El jugador llamado corre al encuentro del balón, lo coge, lo lleva hasta el medio, llama al jugador siguiente y le pasa el balón. Tras haber lanzado el balón, se corre aprisa al lugar del jugador llamado. Objetivo del ejercicio: a) Salidas rápidas. b) Resistencia en carrera rápida. c) Coger el balón corriendo. d) Conducción del balón. e) Pases precisos y continuar en seguida corriendo. TERCER EJERCICIO Dar un pase y separarse en círculo. (6 jugadores, medios y delanteros) Descripción del ejercicio: Cinco jugadores forman un círculo de 15 m. de diámetro aproximadamente. Un jugador se halla en el centro con el balón, pasa éste a un jugador y corre en seguida hacia otro jugador. Este último corre rápido hacia el centro, coge el balón vuelto a pasar al centro, lo pasa a otro jugador y cambia de sitio con otro jugador cualquiera. Objetivo del ejercicio: a) Salidas rápidas. b) Toma del balón y pases. c) Separarse tras haber lanzado el balón.

CUARTO EJERCICIO Regate, pases aéreos, tiro a la portería. (12 jugadores: 2 guardametas, 6 defensas, 4 extremos y delanteros centros; 2 balones). Descripción del ejercicio: Los jugadores se hallan poco más o menos en medio del terreno, a 15 m. de la línea de banda, en posición de juego. Sucesión de pases y de desplazamientos. El extremo derecha conduce el balón hacia el defensa izquierdo que le ataca; regatea a su adversario y da en seguida un pase hacia el defensa derecha que corre hacia adelante. En seguida recibe un pase directo hacia adelante de un defensa central: controla el balón corriendo y luego chuta a la portería. Tras el tiro a la portería, se convierte en defensa izquierda. El portero (el segundo portero recoge los balones caídos detrás de la portería) pasa siempre los balones alternativamente a uno o a otro de los extremos. El defensa derecha corriendo al mismo tiempo hacia adelante recibe el pase aéreo dado por el extremo derecha y conduce el balón durante algunos metros: pasa luego al segundo defensa cen tral que corre hacia adelante. Vuelve a comenzar el ejercicio en sentido opuesto, desde el extremo izquierda. El defensa derecha, que ha corrido hacia adelante, debe ser regateado; luego pase al defensa izquierda corriendo hacia adelante, etc. Objetivo del ejercicio: a) Ejercicio imitando las condiciones de un partido, con jugadores ligados a su posición, para guardameta, extremos y defensas. b) Regatear a un defensa y dar pases laterales corriendo. c) Controlar un balón pasado directamente hacia adelante, conducir el balón y chutar a la portería. d) Pases precisos dados por el medio retrasado, corriendo. QUINTO EJERCICIO Ejercicio especial para defensas (6 defensas) Coger el balón, sacarlo del área de penalty y dar pases diagonales. Descripción del ejercicio: Dos personas se hallan cerca de las banderas del córner y cada una tiene varios balones. Dos jugadores se colocan en el área de penalty y otras dos en posición de medios.

21

Desde la banderola, una de las personas con los balones envía un balón por el aire hacia el área de penalty. Un jugador interior controla el balón corriendo, lo impulsa con el pecho hacia el exterior y lo pasa, girando, hacia el medio ala. Este vuelve a pasar el balón a su compañero cerca del banderín del córner. Este ejercicio se ejecuta alternativamente de derecha a izquierda. Objetivo del ejercicio: a) Pases altos precisos. b) Coger el balón con el pecho y sacarle correctamente, desde el punto de vista táctico, de la zona peligrosa. c) Dar pases diagonales girando. SEXTO EJERCICIO Ejercicio para medios e interiores (6 jugadores). Regates, pases, liberarse y tiros a puerta. Descripción del ejercicio: Dos grupos de dos jugadores se hallan en posición de interior izquierda y de interior derecha, aproximadamente a 10 metros del área de penalty. A 10 y 20 m. detrás de ellos, en el centro, cada vez un medio. El último medio conduce el balón hasta cerca de su adversario, le pasa un poco hacia adelante, con el exterior del pie, hacia el interior derecha o el interior izquierda, quien escapa en ese momento de su adversario que al escaparse sin balón, solicita el pase. El delantero interior, liberado de su adversario, mete al punto el balón directamente en el hueco, con el exterior del pie, para que el medio chute a la portería. Las tareas de cada uno de los 6 jugadores se modifican cada vez en función de su posición en el círculo. Objetivo del ejercicio: a) Pases imprevistos dados al conducir el balón. b) Correr al encuentro del balón y pases directos. c) Llevar y manejar correctamente el balón y tiros a la portería. d) Resistencia especial. SEPTIMO EJERCICIO Ejercicio para los extremos (2 jugadores). Descripción del ejercicio: Los dos extremos se sitúan en las dos esquinas del área de penalty. El extremo

derecha lleva el balón hacia la línea de meta, y lo pasa en dirección del extremo izquierda. Este corre al encuentro del balón y chuta directamente a puerta. Luego, la misma operación en orden inverso. Objetivo del ejercicio: Forma de juego: pase de bolea por encima de la zona prohibida. (2 equipos de 4 a 8 jugadores cada uno). Descripción del ejercicio: En medio del terreno, un rectángulo de 20 x 15 metros aproximadamente señalado como zona prohibida. En los lados frontales del terreno hay cada vez una portería para terreno reducido, con la abertura dirigida hacia el exterior. Cada equipo defiende una portería. Reglas del juego: Se juega en derredor de la zona prohibida. El balón puede volar por encima de la

zona prohibida, pero no debe caer dentro. Los jugadores no deben penetrar en la zona prohibida. Si el balón toca el suelo de la zona prohibida, el entrenador concede un saque de banda en el límite exterior de la misma. Si un equipo juega el balón más allá de su propia línea de meta, el entrenador concede un córner a una distancia de 20 m. de la portería. El gol sólo puede efectuarse con un tiro de cabeza (según los objetivos, eventualmente también con el pie). Aparte de esto, se desarrolla el juego según las reglas del fútbol. Objetivo del juego: Este juego perfecciona especialmente los pases de volea y los golpeos de cabeza y es muy intensivo. Obliga a todos los jugadores a participar en el ataque y en la defensa, a entregarse en duras disputas de cabeza, a responder rápidamente a las acciones del adversario y a pensar tácticamente.

EJEMPLOS DE EJERCICIOS PA R A E N T R E N A M I E N T O D E UN EQUIPO PROFESIONAL
Demostración práctica por la Asociación Alemana de Fútbol
Por el Entrenadores K. SOOS y H. STUDENER
Material necesario: balones y 1 portería transportable. Programa de ejercicios: entrenamiento de un equipo profesional. PRIMER EJERCICIO Ejercicios de pases y de tiros a la portería, sin adversario. Once jugadores se ejercitan simultáneamente: 8 delanteros, 1 medio y 2 porteros. Descripción del ejercicio: Los delanteros pasan sucesivamente el balón a un medio colocado en el centro del terreno y corren, tras haber lanzado el balón, hacia la portería. El medio debe dar el balón que acaba de recibir, exactamente ante los pies del delantero. Este último lleva el balón de manera que pueda chutar a la portería, después de haber dado algunos pasos. Objetivos del ejercicio: a) Pases rápidos con diferentes modos de golpeo. b) Nada más haber lanzado el balón, sprint o carrera, en dirección a la portería. c) Buen manejo del balón. d) Cambio de marcha o paso. e) Tiro a la portería.

22

SEGUNDO EJERCICIO Ejercicio de juego de ataque, para delanteros interiores, con adversarios. 10 jugadores se ejercitan simultáneamente: 6 delanteros interiores, 3 defensas y un guardameta. Descripción del ejercicio: 1 delantero interior lleva el balón hacia la portería. Es atacado por un defensa contrario, que viene a su encuentro en el límite del área de penalty. Poco antes de que el defensa alcance al jugador conduce el balón, un delantero interior se libera de su adversario directo y se prepara a recibir la pelota. El poseedor del balón lo lanza inmediatamente, con la parte exterior del empeine, hacia el jugador que se desmarca y esprinta hacia el gol adversario. El delantero interior a quien ha sido pasado el balón, vuelve a colocar éste ante los pies de su compañero, quien lo conduce y chuta a la portería. Objetivos del ejercicio: a) Lanzamiento preciso del balón con el empeine y salida instantánea. b) Diversos modos de librarse del adversario (arrancar y adelantarse). c) Devolver correctamente el balón (Uno! Dos!). d) Conducción del balón y tiro a la portería. TERCER EJERCICIO Ejercicio de pases, buen alarde de aquéllos para el juego en W. M. de loa medios, sin adversario. 8 jugadores se ejercitan simultáneamente: 2 extremos; 2 defensas centrales y cuatro defensas de ala. Descripción del ejercicio: Un extremo lleva el balón, variando su paso, desde la línea del centro hasta la línea de meta y centra en el área de penalty, hacia el punto de penalty. El defensa central colocado aquí, pasa el balón a izquierda o a derecha, hacia un defensa de ala, quien lleva el balón algunos pasos y le pasa diagonalmente a otro extremo que se coloca en la línea de medio campo. Objetivos del ejercicio: a) Conducción del balón a velocidades variables. b) Pases precisos y sentidos (1) en plena carrera.

c) Parada precisa y directa de balones por elevación. d) Conducción del balón. e) Largos pases diagonales. CUARTO EJERCICIO Construcción de un ataque desde la defensa, con tiro final a la portería. 10 jugadores se ejercitan simultáneamente: 2 guardametas, 4 defensas, 2 extremos, 2 delanteros centros. Descripción del ejercicio:

Objetivos del ejercicio: Obtención rápida de un gol por los delanteros. El defensa adelantado debe tener las menos probabilidades posibles de ayudar a los otros defensas.

SEXTO EJERCICIO Ejercicio de pases y de ataque, sin adversarios, con un equipo completo. Descripción del ejercicio:

El portero lanza el balón a un defensa quien le lleva algunos pasos y le pasa diagonalmente al extremo; éste conduce el balón a velocidades variables, hasta la línea de meta y centra sobre el área de penalty. El delantero centro que se ha adelantado chuta directamente a puerta. Objetivos del ejercicio: a) Lanzamiento correcto del balón por el guardameta. b) Buena conducción del balón. c) Largos pases diagonales. d) Conducción del balón a velocidades variables. e) Pases precisos QUINTO EJERCICIO Ejercicio de ataque: 5 jugadores contra 3, con una sola portería, 14 jugadores se ejercitan simultáneamente: 1 portero, 3 defensas, 10 delanteros. Descripción del ejercicio: Una línea de delanteros, un poco escalonada en profundidad, se coloca en la línea de medio campo. Un defensa muy adelantado (casi hasta el medio de la mitad contraria del terreno) pasa el balón a uno de los 5 delanteros y retrocede para ayudar a los otros dos defensas. Los delanteros tienen la tarea de retener el balón hasta que haya una posibilidad de chutar a la portería.

Los defensas y el guardameta pasan sucesivamente los balones hacia los medios colocados cerca de la línea de medio campo. Estos últimos controlan los balones y los envían ante los pies del delantero que corre hacia la portería. El delantero conduce brevemente el balón y chuta a puerta. Objetivos del ejercicio: a) Pases largos. b) Conducción del balón. c) Pase ante los pies de un jugador que corre. d) Tiro a puerta.

SEPTIMO EJERCICIO Juego sobre dos porterías con 18 jugadores. Descripción del ejercicio: El terreno está dividido en 4 superficies iguales, es decir, que cada mitad del terreno se halla dividida una vez más en dos. El guardameta y tres defensas se colocan en las superficies extremas y no deben abandonarlas. Los 5 delanteros de los dos equipos tienen, sin embargo, la posibilidad de desplazarse sobre las tres cuartas partes del terreno, pero no deben penetrar en su propia «área de meta». Esto significa que puede producirse, en las áreas de meta, una superioridad numérica en la proporción de cinco/tres. El juego se efectúa siguiendo las reglas normales. Objetivos del ejercicio: Todos los delanteros deben participar instantáneamente en la defensa para así adelantarse a una superioridad numérica del adversario.

(1) «Pase sentido»; designa un movi miento perfectamente coordinado y bien sincronizado, con una petición de pelota oportuna y un pase justo en la carrera.

23

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful