EL  PLD  Colección  Estudios    

Sociales,  Autor  Juan  Bosch  
2da.  Edición,  2005.-­‐  
 

SOBRE  LA  CAUSAS  DE  LOS  ATAQUES  A  SANTO  DOMINGO  EN  
LOS  SIGLOS  XVI  Y  XVII      (I)  
 

 Algunas   personas   creen   que   el   número   de   un   siglo   se   saca   de   los  
primeros   números   de   los   años   de   ese   siglo;     así,   por   ejemplo,   si   decimos  
año  1492  esas  personas  piensan  que  ese  año  corresponde  al  siglo  XIV  –o  
catorce-­‐-­‐;   pero   si   el     lector   pone   un   poco   de   atención   notará   que   no   es   así.    
Los   siglos   comienzan   siempre   por   un   año   terminado   en   el   número   1   –o  
uno-­‐-­‐,  pues  por  el  que  acaba  con  dos  ceros.    El  siglo  primero  empezó  en  el  
año  1  –o  uno—y  acabo  en  el  año  100  –o  cien-­‐-­‐  ;  el  siglo  II  –  o  II  –  empezó  
en  el  año  101  y  terminó  en  el  año  200;  el  tercero  –o  III-­‐  empezó  en  el  201  y  
terminó    en  el  siglo  300.  Si  se  observa  bien  se  advierte  que  el  número  del  
siglo  corresponde  al  del  ultimó  año  de  ese  siglo  quitándole  dos  ceros.    Así,  
pues,   ¿Por   qué   año   empezó   y   por   cual   terminó   el   siglo   al   que   correspondía  
el  año  de  1492?    Comenzó  por    el  año  1401  y  acabo  en  el  1500.  
 Entonces  ¿Qué  siglo  fue  ese?  Si  el  quitan  dos  ceros  al  número  1500  
queda   el     número   15;   luego,   ese   siglo   fue   el   quince       XV;   así   como   los   años  
que  van  corriendo  desde  el  1901  al  2000  corresponden  al  siglo  veinte  o  XX,  
en  el  cual  nos  hallamos.  
   
 Visto   esto   debe   decirse   que   nuestro   país   fue   descubierto   y  
conquistado  por  los  españoles  a  fines    del  siglo  quince,  o  XV.    El  siglo  XVI    -­‐-­‐
o  dieciséis  –  comenzó  el  año  de  1501  y  terminó  el  año  de  1600;  el  siglo  XVII  
–   o   diecisiete—empezó   el   año   de   1601   y   terminó   el   año   de   1700.     Este  
folleto  No.  4  va  a  referirse  a  cosas  que  pasaron  en  nuestro  país  en  esos  dos  
siglos,  que  son  los  menos  conocidos  de  nuestra  historia  y  sin  embargo  son  
de   mucha   importancia   puesto   que   en   ellos   se   formó   y   se   definió   lo   que  
íbamos  a  ser  hasta  llegar  a  mediados  del  siglo  actual.  

   
Para   conocer   lo   que   somos   hoy   tenemos   que   saber   que   fuimos   ayer,  
pues  de  lo  que  fuimos  salió  lo  que  somos;  esa  es  la  razón  por  la  cual  es  tan  
importante   conocer   la   historia   de   nuestro   país.     Pero   esa   historia   debe  
estudiarse   a   partir   de   nuevos   principios,   porque   resulta   que   la   historia  
dominicana   se   ha   escrito   siguiendo   principios   incorrectos.     ¿Por   qué?    
Porque  nuestros  historiadores  no  tuvieron  en  cuenta  que  durante  300  años  
corridos  este  país  fue  parte  de  España,  y  que  por  tanto  las  cosas  que  nos  
sucedían  provenían  de  lo  que  España  hacia  o  dejaba  de  hacer  o  de  lo  que  
otros   países   le   hacían   o   dejaban   de   hacerle   a   España;   en   fin,   nuestra  
historia   debió   haber   sido   escrita   viéndola   como   una   parte   de   la   historia   de  
España   o   como   una   consecuencia   de   las   luchas   de   otros   países   contra  
España,  y  eso  no  se  hizo.  
 
En   la   pagina   9   del   folleto   No.   3   se   dijo   que   en   el   siglo   XVI   –o  
dieciséis—España  no  tenia  una  burguesía  desarrollada,  y  en  las  paginas  11  
y  12  se  explico  que  Inglaterra,  Francia  y  Holanda,  que  ya  tenían  burguesías  
fuertes,   de   dispusieron   en   ese   siglo   a   arrebatarle   a   España   algunos  
territorios   de   los   muchos   que   los   españoles   tenían   en   América,   y   como  
nosotros   éramos   uno   de   esos   territorios   de   España   en   América,   nuestro  
país   fue   atacado   varias   veces.   Eso   quiere   decir   que   las   luchas   de   las  
burguesías  europeas  contra  España  vinieron  a  reflejarse  en  nuestro  país.  
 
En   todo   el   siglo   XVI   –   o   dieciséis—nuestro   país   era   la   isla   entera,  
pues   entonces   no   existía   Haití   ni   nadie   llego   a   soñar   que   en   esta   isla   podía    
haber  algún  día    dos  países  diferentes.    Toda  la  isla  era  territorio  español  y  
se   llamaba   La   Española.     En   l   aparte   que   ocupa   hoy   Haití     había   en   esos  
años  dos  pueblos  o  villas  principales,  que  eran  la     Yaguana   y   Bayajá.     La  
Yaguana   es   actualmente   Leogane,   cerda   de   donde   está     Puerto   Príncipe,    
la  capital  de  Haití,  y  Bayajá  es  ahora  Fort-­‐Liberté,  ceda  de  Dajabón,    pero  
lo  mismo  que  los  pueblos  o  las  villas  de  todas  la  isla,  La  Yaguana  y  Bayajá  
eran  lugares  con  muy  pocos  habitantes.    En  la  segunda  mitad  de  ese  siglo  
XVI  Puerto  Plata  tenía  a  lo  sumo  de  30  a  40  casas,  que  eran  bohíos,  y  en  la  
Capital  –  Santo  Domingo—no  había  arriba  de  200  familias.  
 
Los  dominicanos  hemos  sido  llevados  a  la  idea  de  que  en  esa  época  
nuestro   país   era   muy   rico:   de   que   disponíamos   de   minas   de   oro   y  
producíamos    muchos  productos  de  valor.    En  realidad,  lo  que  sucedía  era  

que  esta  tierra,  es  decir,  La  Española,  era  importante,  por  que  desde  aquí  
se   organizó   y   se   llevó   a   cabo   la   conquista   de   varios   lugares   de   América,  
pero   importancia   no   quiere   decir   riqueza.     Un   hombre   puede   ser  
importante   y   ser   al   mismo   tiempo   muy   pobre,   como   fue   el   caso,   por  
ejemplo,   de   Jesucristo,   y   algo   parecido   puede   pasar   con   un   país.     La  
Española  era  importante,  pero  no  era  rica.    El  oro  que  se  sacaba  de  los  río  
se  acabó  pronto,  y  la  fabricación  de  azúcar,  que  pudo  habernos  producido  
mucha   riqueza,   no   llegó   a   cuajar   porque   España   no   consumía   el   azúcar  
que   nosotros   podíamos   producir,   y   además   prohibió   que   nuestra   azúcar  
fuera   vendida   fuera   de   España.     La   fabricación   de   azúcar   estaba   en   sus  
buenas  y  apara  el  año  de  1520  y  para  el  de  1550  se  hallaba  en  caída.    En  
1603  salieron  para  España  3.355  quintales  de  azúcar,  o  lo  que  es  lo  mismo,  
menos  de  170  toneladas.    Esos  números  indican  nuestra  pobreza.  
 
Pero  como  La  Española  era  importante,  los  países  de  Europa  donde  
había   ya   una   burguesía   comercial   y   productora   de   artículos   hechos   a  
mano,   o   sea   manufacturados   querían   arrebatarle   a   España   nuestro   país  
para   extender   hasta   aquí   su   comercio   y   para   usar   nuestra   tierra   y   la   de  
otros   lugares   de   América   en   producir   artículos   que   ellos   necesitaban   como  
por  ejemplo,  azúcar.    Desde  luego,  era  más  fácil  atacar  a  España  aquí  que  
en  España,  porque  aquí  era  militarmente  más  débil  debido  a  que  nuestro  
país  se  hallaba  a  gran  distancia  de  España,  y  por  esa  razón  a  España  le  era  
difícil  tener  aquí  poderío  militar.      Por  eso  nuestra  isla  fue  atacada  en  1537  
y  1538  por  corsarios  franceses,  que  tomaron  y  quemaron  la  villa  o  pueblo  
de  La  Yaguana,  y  en  1538  atacaron  por  Azua  y  las  Calderas  y  se  llevaron  
unos  80  quintales  de  azúcar  de  un  ingenio  que  estaba  cerca  de  lo  que  hoy  
es  Palmar  de  Ocoa.    Parece  ridículo  que  se  llevaran  solo  unos  80  quintales  
de  azúcar;  pero  resulta  que  en  esa  época  lo  que  podía  cargar  un  buque  era  
poca  cosa.  
 
Ahora   se   hace   necesario   explicar   que   quiere   decir   la   palabra  
corsario,   pues   a   menudo   se   confunde   con   la   palabra   pirata   y   con   la  
palabra   bucanero,   cuando   lo   cierto   es   que   cada   una   de   ellas   tiene   un  
significado   diferente.     Un   corsario,   o   buque   en   corso,   como   también   se  
decía,  era  un  buque  que  sin  llegar  a  ser  de  guerra  estaba  autorizado  por  un  
gobierno  para  atacar  tal  o  cual  territorio  o  los  buques  de  tal  o  cual  país.    El  

buque   corsario   se   hallaba   bajo   la   protección   y   la   autoridad   del   gobierno  
que  lo  enviaba  a  hacer  corso,  y  su  capitán  tenía  que  rendirle  cuentas  de  sus  
actividades  a  ese  gobierno.    La  autorización  para  hacer  el  corso  de  daba  en  
un  documento  escrito  que  se  llamaba  patente  de  corso.    El  pirata  era  otra  
cosa;   el   pirata   era   un   ladrón   y   un   asesino   del   mar,   que   podía   estar  
respaldado  por  un  gobierno,  pero  siempre  de  manera  oculta.    El  corso  era  
una   actividad   legal,   pero   la   piratería   era   ilegal.     Los   piratas   no   tenían  
límites  y  los  mismo  atacaban  un  buque  de  un  gobierno  enemigo  que  uno  
de  un  gobierno  amigo  de  los  piratas.    Los  piratas  no  tenían  que  declararle  
la   guerra   a   ningún   país,   y   sin   embargo   atacaban   con   furor   buques   y  
territorios  de  cualquier  país.    Sin  embargo,  los  piratas  del  Caribe  y  del  golfo  
de   México   se   dedicaban   sobre   todo   a   atacar   territorios   y   buques  
holandeses,  franceses  e  ingleses,  pero  un  número  mucho  menor.    La  gran  
mayoría   de   los   piratas   fueron   franceses   e   ingleses;     por   eso   se   sentían   más  
enemigos   de   España   que   de   otros   países.     En   cuanto   a   los   bucaneros,  
hablaré   de   ellos   después,   pero   puedo   adelantar   que   un   bucanero   no   era   ni  
un  corsario  ni  un  pirata.  
 
Así  tenemos  que  para  1537  y  1538,  además  de  la  lucha  de  clases  que  
había   en   nuestro   país   entre   amos   y   esclavos,   La   Española   era   víctima  
también   de   la   lucha   que   habían   emprendido   contra   España   algunas  
burguesías   en   Europa,   empezando   por   la   de   Francia.     El   objetivo   de   esa  
lucha   era   debilitar   a   España,   por   lo   cual   se   le   atacaba   en   un   punto  
militarmente  débil,  u  al  mismo  tiempo  políticamente  importante,  como  era  
nuestro  país:  otro  objetivo  era  abrir  nuestro  país  al  comercio  de  Francia  y  
de  ser  posible,  quedarse  con  nuestra  tierra  para  producir  aquí  artículos  que  
se  necesitaban  en  Francia  y  Europa,  como  por  ejemplo,  el  azúcar.    Fíjense  
que  por  eso  los  corsarios  que  atacaron  la  isla  por  el  Sur  en  1538  se  llevaron  
unos  80  quintales  de  azúcar.    Los  ataques  se  repitieron  en  1553,  otra  vez  
por  La  Yaguana,  y  en  1555  cuando  atacaron  Puerto  Plata,  donde  mataron  
algunas   personas   y   quemaron   varias   casas.     Pero   tengamos   en   cuenta   que  
para   entonces   Puerto   Plata   tendría   de   150   a   200   habitantes   y   Yaguana  
menos  aun.  
 
Por   esos   años,   a   partir   de   1560   ò   1565,   había   fracasado   ya   el  
negocio  de  la  fabricación  de  azúcar  y  comenzó  el  negocio  de  contrabando  

hecho   por   los     pobladores   de   nuestro   país   con   ingleses,   holandeses   y    
franceses,  pero  principalmente  con  los  holandeses,  que  eran  en  esos   días  
los   que   tenía   mas   barcos,   mes   comercio   y   más   manufacturas   entre   los  
europeos.     El   contrabando   se   hizo   al   principio   con   esclavos.     El   corsario  
John  Hawkins,  inglés,  viajaba  a  África,  donde  compraba  esclavos,  y  venía  a  
venderlos  o  a  cambiarlos  por  productos  en  las  islas  del  Caribe.    En  uno  de  
sus  primeros  viajes,  allá  por  el  1564  o  1565,  trajo  esclavos  a  Puerto  Plata.    
En   pocos   años   el   negocio   del   contrabando   se   hizo   general,   desde   Puerto  
Plata,  hacia  el  oeste,  pasando  por  Monte  Cristi,  hasta  los  puertos  que  hoy  
pertenecen  a  Haití.  
 
Nuestro   país   estaba   entonces   muy   despoblado.     En   1606   apenas  
teníamos   de   15   16   mil   personas,   entre   libres   y   esclavos;   de   manera   que  
debemos   pensar   que   unos   30   años   antes   la   población   era   mucho   menor,  
tal   vez   unas   8     mil   personas   y   quizás   menos.     Imagínense   ustedes   cómo  
sería   en   esos   tiempos   el   abandono.     No   había   caminos   y   prácticamente  
todo  era  monte  virgen.    Pues  bien,  en  esos  montes  había  cientos  de  miles  
de  reses  cimarronas,  descendientes  de  las  que  se  habían  traído  de  España  
hacia  más  de  cincuenta  años.    Precisamente  al  llegar  esos  años  de  1560  y  
1565,   en   Europa   se   usaba   mucho   el   cuero   de   res;   se   usaba   en   hacer  
sombreros,   zapatos,   chaquetas,   sillas   de   casa   y   de   montar,   paravanes,  
forros  de  libros,  cinturones  o  correas.    Los  cueros  cogieron  buenos  precios  
en  Europa,  u  los  holandeses  traían  artículos  que  se  necesitaban  aquí,  como  
tejidos,   pólvora,   sombreros   y   herramientas   para   cambiarlos   por   cueros.    
Así     acabó   estableciéndose   un   negocio   de   trueque   y   de   contrabando,   y    
también   un   trato   permanente   con   extranjeros   enemigos   de   España,   sin  
que   por   otra   parte   cesaran   los   ataques   de   tipo   militar,   como   fue   el   que  
llevó  a  cabo  en  1586  el  gran  marino  inglés  Sir  Francis  Drake,  que  tomo  la  
Capital   y   se   mantuvo   en   ella   durante   un   mes.     Por   cierto,   en   nuestra  
historia  se  dice  que  Drake  era  pirata,  pero  no  es  cierto.    Drake  era  un  alto  
jefe   de   la   marina   de   guerra   inglesa,   que   atacó   aquí   porque   su   país,  
Inglaterra,   se   hallaba   en   guerra   contra   España;   y   no   hay   que   olvidar   que  
nosotros   éramos   una   parte   de   España,   un   territorio   español.     La   guerra   de  
ingleses  contra  españoles  se  debía  a  razones  que  se  han  dicho  antes;  a  la  
competencia  y  la  lucha  de  las  burguesías,  y  aquí  no  había  una  burguesía  ni  
cosa  parecida,  de  manera  que  la  lucha  no  era  contra  nosotros;  era  contra  

España.    Aquí  lo  que  había  entonces,  como  se  dijo  en  el  folleto  número  2,  
era  una  oligarquía  esclavista  patriarcal,  y  por  cierto,  bien  pobre.  
 
Pasado  y  el  1590,  esto  es,  cuando  nos  acercábamos  a  los  finales  del  
siglo  XVI  –o  dieciséis-­‐-­‐,    o  dicho  en  otras  palabras,  cuando  se  avecinaba  el  
año   de   1600,   la   población   del   interior   se   dedicaba   mayormente   al  
contrabando   de   cosas   que   obtenía   a   cambio   de   cueros   de   contrabando.    
Para  acabar  con  esa  situación  el   gobierno   español  decidió  despoblar   todas  
las   ciudades   que   eran   puertos   de   mar,   desde   Puerto   Plata,   corriéndonos  
por   la   orilla   del   mar   hacia   el   oeste,   por   toda   la   costa   de   lo   que   hoy   esa  
Haití;   y   así   vino   a   suceder   que   despobló   y   destruyó   esa   ciudades   y   obligó   a  
sus   habitantes   a   viajar   hacia     el   Este   con   sus   reses,   sus   caballos   y   las  
pertenencias  que  podían  cargar.    Con  los  habitantes  de  Bayajá    -­‐-­‐hoy  Fort  
Liberté,   en   Haití—y   de   Yaguana   –hoy   Loegane,   en   Haití—se   formó  
Bayaguana;  con  los  de  Monte  Cristi  y  Puerto  Plata  se  formó  Monte  Plata,  y  
a  los  habitantes  de  los  campos  de    lo  lugares  destruidos  los  hizo  mudarse  a  
los  campos  de  La  Vega,  Cotuí,  Boya,  el  Seybo  e  Higüey.    Debe  notarse  que  
de  cada  dos  pueblos  o  villas  despobladas  se  cogieron  partes  del  nombre  de  
cada  uno  y  se  unieron  en  los  nombres  nuevos;  así,  por  ejemplo,  de  Bayajá  
se   cogió   Baya,   de   Yaguana   el   nombre   entero,   y   se   formó   Bayaguana;   de  
Monte   Cristi   se   tomó   Monte   y   de   Puerto   Plata,   Plata,   y   se   formó   Monte  
Plata.  
 
Con  la  medida  de  obligar  a  las  gentes  a  abandonar  esos  lugares  vino  
a  suceder  que  prácticamente  la  mitad  de  la  Isla  quedo  sin  habitantes;  y  fue  
precisamente   la   parte   de   la   Isla   que   caía   hacia   el   oeste,   es   decir,   los  
lugares  donde  después  estaría  Haití.    Por  toda  esa  parte,  llena  de  montes,  
pastos,  llanuras  y  ríos  buenos  no  quedó  una  persona;  y  por  eso  la  medida  
de   sacar   de   allí   a   los   habitantes   se   conoce   en   nuestra   historia   como   “las  
despoblaciones”.  
 
En   virtud   de   las   despoblaciones,   en   el   año   1605   la   mitad   de   la   Isla  
estaba   despoblada   de   gente,   ahora   bien,   no   quedó   despoblada   de  
animales,  pues  fue  imposible  sacar  de  allí  todas  las  reses  debido  a  que  la  
mayor   parte   de   esas   reses   eran   cimarronas   y   vivían   en   los   montes.     Así  
pues,   la   reses   fueron   multiplicándose   y   lo   hicieron   tan   rápidamente   que  
cuando   vinieron   a   pasar   veinticinco   años,   en   esas   tierras   abandonadas  

había  otra  vez  cientos  de  miles  de  cabezas  de  ganado  realengas,  esto  es,  
sin  dueños;  y  eso  iba  a  resultar  en  un  gran  daño  para  nuestro  país.  
¿Por  qué?  
 
Pues   porque   según   iban   aumentando   las   reses   en   esa   mitad  
abandonada   de   la   Isla,   en   Europa   iba   aumentando   el   poderío   de   los   países  
enemigos  de  España,  iba  aumentando  su  necesidad  de  conquistar  lugares  
de   lugares   de   América,   y   en   cambio   no   aumentaba   el   poderío   español   y  
por   lo   mismo   no   aumentaba   su   capacidad   para   defenderse   de   sus  
enemigo,   y   lo   que   es   peor,   nuestro   país   se   volvía   cada   vez   mas   pobre,  
porque     cada   vez   era   menos   lo   que   podíamos   producir   para   vender   en  
España  y  cada  vez  era  menos  lo  que  España  podía  vendernos  a  nosotros.    
Llegamos     a   ser   tan   y   tan   pobres   que   ya   para   el   1608   España   tenía   que  
mandar   desde   México   el   dinero   para   pagar   a   los   pocos   militares   que  
cuidaban  la  Isla  y  a  los  funcionarios  o  empleados  públicos,  que  eran  todos  
españoles  nombrados  por  el  rey  de  España.    Ese  dinero  era  lo  que  conoce  
en   la   historia   con   el   nombre   de   “situado”.     Durante   todo   el   siglo   XVII   –o  
diecisiete—y   parte   del   siguiente,   el   XVIII   –o   dieciocho-­‐-­‐,   tuvimos   como  
única  moneda  la  que  venía  por  la  vía  del  situado,  y  cuando  se  pasaba  un  
año   sin   que   llegara   el   situado   todo   el   mundo   tenía   que   vivir   del   fiado   o  
haciendo   el   trueque,   palabra   que   quiere   decir   cambiando   productos,   como  
por   ejemplo   huevos   por   harina   o   plátanos   o   puercos   por   telas.     Así  
tenemos  que  España  era  débil  y  nosotros  muy  pobres,  de  manera  que  si  se  
producía   un   ataque   enemigo   en   nuestro   país   o   cerca   de   él   no   había  
posibilidades  de  evitar  lo  peor  para  nosotros.  
 
Y   efectivamente,   cerda   nosotros,   al   sur   de   Puerto   Rico   había   una  
pequeña   isla   llamada   San   Cristóbal,   que   entonces   era   española,   como   lo  
eran  todas  las  tierras  del  Caribe,  y  hoy  es  inglesa  y  se  llama  Saint  Kitts;  y  
en   esa   islita   se   establecieron   ingleses   y   franceses,   que   comenzaron   a  
producir  allí  tabaco,  maíz  y  otros  productos  que  cosechaban  para  enviar  a  
Francia   y   a   Inglaterra.     En   el   año   de   1629   llegó   a   San   Cristóbal   una  
escuadra   española   cuyo   jefe   era   un   descendiente   de   la   familia   de   doña  
María   Toledo;   esa   escuadra   cañoneó   los   sitios   donde   había   ingleses   y  
franceses   y   los   obligó   a   irse   da   la   islita.     Muchos   de   ellos,   especialmente  
franceses,     huyeron   hacia   otras   islas,   como   San   Martin,   Monserrate,  

Anguila,  San  Bartolomé  y  Antigua,  y  al  fin  algunos  grupos  vinieron  a  dar  a  
los  lugares  de  nuestro  de  nuestro  país  que  habían  sido  abandonados  unos  
25   años   antes.     Como   era   de   esperarse,   al   llegar   a   territorio   despoblado,  
con  muchos  montes,  buenas  aguas  y  cientos  de  miles  de  reses  cimarronas  
esa  gente  creyó  que  se  había  sacado  la  lotería  de  su  vida.  
 
Ahora  bien,  en  25  anos  habían  aumentado  las  reses  cimarronas  que  
se   quedaron   en   la   parte   abandonada   de   nuestro   país,   pero   también   en  
esos  mismos  años  había  aumentado  la  riqueza  de  Europa  y  la  necesidad  de  
cuero   de   vacas   para   fabricar   artículos   de   piel;   de   manera   que   a   los   que  
habían   salido   huyendo   de   San   Cristóbal   les   encantó   haber   llegado   a   la  
parte   del   oeste   de   nuestra   isla,   no   sólo   porque   estaba   despoblada,   uno  
había  vigilancia  militar  y  era  un  sitio  hermoso;  les  gustó  sobre  todo  porque  
hallaron   una   riqueza   en   toros   y   vacas   sin   dueños   cuyos   cueros   podían  
vender   a   los   barcos   franceses,   ingleses   y   holandeses   que   pasaran   cerda   de  
la   costa.     Como   es   lógico,   inmediatamente   comenzó   el   negocio   de   mater  
reses  para  quitarles  los  cueros  lo  cual  se  decía  con  la  pablara  “descorar”,  a  
fin   de   vender   esos   cueros   o   de   cambiarlos   o   trocarlos   por   lo   que   a   esos  
cazadores  de  reses  les  hacía  falta  para  vivir.  
 
Mientras   la   mayor   parte   de   los   recién   llegados   se   dedicó   a   esa  
actividad,   otra   parte   se   dedicó   a   hacer   conucos   para   cosechar   víveres   y  
algún   tabaco   y   otra   parte   cortó   maderas   con   las   cuales   se   construyeron  
pequeñas   embarcaciones   que   fueron   dedicadas   a   asaltar   algunos   de   los  
barcos   que   pasaban   cerda   para   robarles   las   cosas   de   valor   que   llevaran.    
Los   cazadores   de   reses   acabaron   llamándose   bucaneros,   los   agricultores  
acabaron   llamándose   habitantes   y   los   otros   acabaron   siendo   piratas   o  
filibusteros.    El  nombre  de  bucaneros  salió  de  una  especie  de  parrilla  alta,  
hecha  con  palos  verdes  del  grueso  del  brazo  de  un  niño,  que  se  colocaba  
sobre  horquetas  clavadas  en  la  tierra.    Debajo  de  esa  parrilla  se  ponía  l  eña  
a   quemar   y   encima   de   ponía   la   carne   a   asar.     Esa   parrilla   de   palos   se  
llamaba  “bucán”  en  la  lengua  de  los  indios  caribes  que  habitaban  todavía  
en  algunas  islas  cercanas;  y  de  bucán  salió  el  nombre  de  bucanero.  
 
Al   norte   de   lo   que   hoy   es   Haití   hay   una   pequeña   islita   llamada   La  
Tortuga,   que   desde   luego   pertenecía   a   nuestro   país   en   su   condición   de   isla  
adyacente  de  La  Española.  (La  palabra  “adyacente”  significa  que  “está  al  

lado  de”  o  algo  “muy  próximo  a…”).    Los  bucaneros  hicieron  bohíos  en  La  
Tortuga  para  vivir  ahí  cuando  el  mal  tiempo  no  les  permitía  cazar  reses,  y  
así   La   Tortuga   se   convirtió   rápidamente   en   el   lugar   adonde   llegaban   los  
barcos   extranjeros   a   comprar   cueros;     así,   La   Tortuga   vino   a   ser   como   el  
mercado  donde  los  bucaneros  hacían  negocios.    Esto  debió  pasar  hacia  el  
1630.    Hacia  el  1631  llegaron  a  La  Tortuga  unos  ingleses,  la  tomaron  y  le  
cambiaron   el   nombre   por   el   de   Asociación.     Para   el   1634,   La   Tortuga  
estaba  bastante  poblada,  con  unos  600  habitantes  blancos  y  varios  cientos  
de   esclavos   africanos   que   los   ingleses   de   La   Tortuga   usaban   en   cortar  
madera  de  nuestro  país.    Vean  ustedes  cómo  vino  a  suceder  que  para  1634  
los   ingleses   y   los   franceses   ocupaban   territorio   de   nuestro   país,     lo   que  
ocurría   como   un   reflejo   de   las   luchas   que   mantenían   Inglaterra   y   Francia  
contra  España.  
 
Ese  año  de  1634  se  organizó  desde  aquí  un  taque  a  La  Tortuga,  en  el  
cual  murieron  todos  lo  que  se  hallaban  en  la  islita  y  las  propiedades  fueron  
destruidas,   pero   no   se   dejaron   soldados   allí,   de   manera   que   hacia   1635  
volvieron   los   ingleses.     En   1638   se   repitió   el   ataque   y   después   de   éste  
ingleses   y     franceses   volvieron   a   La   Tortuga.     En   agosto   de   1640   el  
gobierno   de   la   islita   cayó   en   manos   de   un   francés   llamado   Le   Vasseur,   que  
gobernó   como   un   gran   tirano.     En   1643   salieron   de   aquí   unos   mil   hombres  
para   reconquistar   La   Tortuga,   pero   tuvieron   que   retirarse   después   de  
haber  perdido  más  de  cien.    Bajo  el  gobernó  de  Le  Vasseur  fue  cuando  La  
Tortuga   se   convirtió   en   el   lugar   de   concentración   de   los   piratas   más  
bárbaros,   de   los   más   grandes   criminales   del   mar.     Los   bucaneros   habían  
abandonado  la  islita  y  seguían  matando  reses  en  lo  que  ellos  llamaban  la  
Tierra  Mayor,  es  decir,  en  nuestro  país,  en  la  parte  donde  hoy  está  Haití;  
allí  aumentaba  al  mismo  tiempo  el  número  de  los  llamados  habitantes,  es  
decir,   de   los   agricultores,   que   habían   fundado   ya   algunos   pueblos   de  
franceses   sin   que   España   pretendiera   desalojarlos.     Le   Vasseur   fue  
asesinado  en  1652  y  LA  Tortuga  pasó  a  ser  gobernada  por  el  caballero  de  
Fontenay,   un   francés   cuya   autoridad   dependía   del   teniente   general   del   rey  
de  Francia  en  la  isla  de  San  Cristóbal,  lo  que  indica  que  San  Cristóbal  había  
vuelto   a   ser   poblada   por   franceses   –y   también,   al   mismo   tiempo   por  
ingleses—después  del  ataque  que  había  sufrido  en  1629.    Esa  repoblación  
indica   a   su   vez   la   debilidad   de   España,   que   no   tuvo   fuerzas   para   dejar  

gente  en  San  Cristóbal,  así  como  no  la  tuvo  en  1634    ni  en  1638  para  dejar  
gente  en  La  Tortuga  ni  para  reconquistar  La  Tortuga  en  1643,  ni  la  tenía  
para   echar   de   nuestro   territorio   a   los   bucaneros   y   a   los   habitantes   o  
agricultores  que  estaban  fundando  un  pueblo  en  el  oeste  de  nuestra  isla.  
 
El  10  de  enero  de  1654  atacaría  la  Tortuga  fuerzas  enviadas  otra  vez  
desde   aquí,   y   esa   vez,   después   de   tomar   la   islita,   los   atacantes   dejaron   allí  
150  hombres.    En  el  mes  de  agosto  la  islita  fue  asaltada  por  de  Fontenay,  
que   tuvo   que   retirarse   después   de   una   semana   de   luchas.   Pero   al   año  
siguiente  no  eran  ya  los  franceses  lo  que  atacaban  en  el  pequeño  terrón  de  
La  Tortuga,  eran  los  ingleses  los  que  atacaban  nuestro  país  por  la  Capital,  
usando  la  fuerza  militar  más  grande  que  había  entrado  en  aguas  del  mar  
Caribe,  lo  cual  demuestra  que  la  lucha  de  las  burguesías  de  Europa  contra  
España  iba  en  aumento,  o  mejor  dicho,  crecía  en  intensidad.  
 
Para   ese   año   de   1655   los   ingleses   le   habían   arrebatado   a   España   en  
el  Caribe  las  siguientes  islas:  Barbados,    Nevis,    Santa  Cruz,    una  parte  de  
San   Cristóbal   –la   otra   parte   era   francesa-­‐-­‐;     Providencia   y   San   Andrés,  
actualmente   colombianas;   Antigua   y   Monserrate.     Por   su   parte,   los  
franceses   le   habían   arrebatado   una   parte   de   San   Cristóbal,   Guadalupe,  
Dominica   y   Martinica,   Santa   Cruz,     Los   Santos,   San   Bartolomé,   María  
Galante,   Santa   Lucía,  Granada   y   una   parte   de   San   Martín;   además,   tenían  
gente   viviendo   y   fundando   pueblos   en   parte   oeste   de   nuestra   Isla.     Los  
holandeses   le   habían   quitado   a   España   Curazao,   Bonaire,   Saba,   San  
Eustaquio   y   una   parte   de   San   Martín.     Todas   esas   conquistas   de   territorios  
españoles   hechas   por   países   de   Europa   que   necesitaban   ampliar   su  
comercio  y  traerlo  a  América  y  además  producir  en  América  lo    
que  
no   podían   producir   en   Europa,   era   la   mejor   demostración   de   la  
profundidad   y   la   gravedad   de   las   luchas   por   el   poderío   económico   y  
político   que   se   llevaban   a   cabo   en   Europa.     Las   víctimas   directas   de   esas  
luchas   eran   nuestros   pequeños   países,   que   dependían   de   un   poder   débil,  
como   era   el   español,   y   no   podían   defenderse   por   si   mismos   ni   podían   se  
defendidos  por  España.  
 
Desde  1653  la  burguesía  comercial  inglesa,  aliada  con  la  burguesía  
manufacturera,  había  tomado  el  poder  en  la  persona  de  Oliverio  Cromwell,  
que  había  encabezado  una  revolución  contra  los  nobles  de  origen  feudal.    

Esa  revolución  le  costó  la  vida  al  rey  Carlos  I  en  1649  y  le  costó  el  reino  en  
1652   al   rey   Carlos   II.     En   1653,   Cromwell   tomó   el   poder   como   dictador   e  
inmediatamente   comenzó   una   guerra   contra   Holanda.     Al   terminar   esa  
guerra  en  abril  de  1654  empezó  a  preparar  otra  contra  España  con  el  fin  
de   quitarle   las   islas   de   Cuba,   Puerto   Rico   y   la   nuestra.     El   13   de   abril   de  
1655  se  presentó  frente  a  la  Capital  una  flora  de  57  buques  que  traía  mas  
de   13   mil   hombres,   y   el   día   25   desembarcó   hombres   en   Nizao   y   en   Haina   y  
se   dispuso   a   atacar   la     Capital   el   día   26   con   unos   200   hombres   desde  
Puerto   Rico,   de   manera   que   tuvimos   que   hacerle   frente   al   gran   ataque  
inglés  con  lo  que  teníamos  aquí,  que  militarmente  era  poco  cosa:  algunos  
soldados   españoles   y   criollos   dominicanos   de   los   que   habían   ido   a   pelear   a  
La  Tortuga  o  de  los  que  de  vez  en  cuando  atacaban  a  los  bucaneros.    Esos  
ataques  a  los  bucaneros  eran  dados  por  grupos  de  50  hombres,  y  por  eso  
se  llamaban  “cincuentenas”.  
 
Con  esa  poca  fuerza  se  les  hizo  frente  a  los  ingleses.    Estos  estaban  
comandados   por   el   almirante   William   Penn,   jefe   de   la   marina,   y   el   general  
Robert  Venable,  jefe  de  las  tropas;    por  esa  razón  ese  episodio  de  nuestra  
historia  se  conoce  con  el  nombre  de  la  Invasión  de  Penn  y  Venables.      Hay  
una  leyenda  según  la  cual  esa  fuerza  inglesa  se  derrotó  porque  se  asustó  
con   el   ruido   de   los   cangrejos   de   Haina,   que   al   parecer   eran   entonces  
muchos   cientos   de   miles   ;   pero   eso   no   es   cierto.     L   a   invasión   de   Penn   y  
Venables   fue   derrotada   en   varios   combates   que   estuvieron   dándose  
durante   varios   días;   en   esos   combates,   los   ingleses   perdieron   1500  
hombres   entre   muertos,   heridos   y   prisioneros,   y   esa   alta   pérdida   los   hizo  
retirarse  entre  el  20  y  el  21  de  mayo  (1655).    Yendo  de  retirada,  entraron  
en   un   puerto   de   Jamaica   y   conquistaron   esa   isla,   que   desde   entonces   pasó  
a   ser   inglesa.     Un   mes   después   de   eso,   las   fuerzas   que   se   hallaban   en   La  
Tortuga   recibieron   orden   de   abandonar   esa   islita,   y   como   vermos   en   el  
folleto   número   5,   con   ese   abandono   quedó   sellada   la   suerte   de   nuestra  
isla,  pues  de  la  pequeña  Tortuga  iba  a  salir,  menos  de  150  años  después,  la  
República  de  Haití.  
 
 

SOBRE  LAS  CAUSAS  DE  LOS  ATAQUES  A  SANTO  DOMINGO  
EN  LOS  SIGLOS  XVI  Y  XVII    (II)  
 
 
Parece   se   que   como   los   ingleses   que   habían   atacado   la   Capital   en  
mayo   de   1655   se   quedaron   en   Jamaica,   y   Jamaica   está   muy   cerca   de  
nosotros,   las   autoridades   españolas   de   nuestro   país   creyeron   que   iban   a  
volver   atacarnos;   y   como   las   fuerzas   de   que   se   disponía   eran   pocas,   se  
pensó  llamar  a  las  que  estaban  en  la  islita  de  La  Tortuga.    En  La  Tortuga  
había   en   ese   momento   no   menos   de   150     hombres   de   guerra   con   70  
cañones,  de  los  cuales  4  eran  grandes,  de  bronce,  y  ese  tipo  de  cañón  era  
la  mejor  arma  de  la  época.    El  llamado  a  los  que  estaban  en  La  Tortuga  fue  
hecho  a  fines  de  junio  de  1655,  y  el  jefe  de  esas  fuerzas  contestó  diciendo  
que  no  tenía  manera  de  llevarse  todos  los  cañones;  el  comenzar  el  mes  de  
agosto   se   le   ordenó   que   enterrara   los   cañones   y   saliera   con   todos   sus  
hombres  hacia  Santo  Domingo.  
 
Ese   fue   un   grave   error   de   las   autoridades   de   nuestro   de   país,   que  
desde   luego   eran   españolas,   porque   nosotros   éramos   un   territorio   de  
España.     En   este   folleto   veremos   por   qué   la   retirada   de   las   tropas   que  
estaban  en  La  Tortuga  fue  un  error  de  mucha  significación.  
 
 
Los  ingleses  que  se  quedaron  en  Jamaica  no  volvieron  a  atacar  
la   Capital   ni   ningún   otro   lugar   de   nuestra   isla;   pero   al   año   siguiente,   sin  
necesidad   de   luchar,   se   establecieron   en   La   Tortuga,   y   como   La   Tortuga  
era   usa   islita   que   nos   pertenecía,   y   además   era   militarmente   muy  
importante   por   su   cercanía   a   nosotros,   su   ocupación   por   parte   de   esos  
ingleses  vino  a  resultar  un  hecho  que  iba  a  tener  consecuencias  serias.  
 
Esos   ingleses   habían   llegado   desde   Jamaica.   Su   jefe   se   llamaba   Elías  
Watts.     Este   Elías   Watts   desembarcó   en   La   Tortuga   fácilmente,   porque  
como   se   ha   dicho,   la   islita   estaba   abandonada;   junto   con   él   llegaron   su  
familia  y  unas  diez  o  doce  personas.    Se  supone  que  Watts  desenterró  los  
cañones   que   habían   enterrado   los   militares   domínico-­‐españoles   antes   de  
irse  el  año  anterior,  porque  el  inglés  rehízo  el  fuerte  que  había  construido  

Le  Vasseur  y  colocó  en  él  varios  cañones,  con  lo  cual  quedó  en  capacidad  
de   defenderse   de   cualquier   enemigo   que   pretendiera   tomar   la   islita.   En  
poco   tiempo   a   Watts   se   le   reunieron   unas   150   personas,   entre   ingleses   y  
franceses,  y  el  gobernador  ingles  de  Jamaica  lo  nombró  gobernador  de  La  
Tortuga.  A  poco  comenzaron  a  llegar  a  La  Tortuga  los  piratas  que  habían  
huido   de   ella   cuando   la   ocuparon   los   españoles   en   enero   de   1654,   de  
manera  que  para  fines  de  1656  la  pequeña  isla  había  vuelto  a  ser  lo  que  
había  sido,  el  nido  de  los  grandes  criminales  y  ladrones  del  mar  Caribe.  
 
Un  francés  llamado  Jeremías  Deschamps,  que  tenía  el  título  de  señor  
de  Rausset  y  había  vivido  en  La  Tortuga  en  los  tiempos  de  Le  Vasseur  y  de  
Fontenay,   consiguió   que   Luis   XIV   –o   Catorce-­‐-­‐,   rey   de   Francia,   lo  
nombraran   en   el   mes   de   diciembre   de   1656   gobernador   de   la   islita;   pero  
ese   nombramiento   no   le   servía   para   nada   porque   los   que   estaban   en  
posesión  de  La  Tortuga  eran  los  ingleses,  y  el  gobierno  inglés  no  iba  a  darle  
el   gobierno   de   la   islita   a   un   francés   nombrado   gobernador   por   el   rey   de  
Francia.     Mientras   el   señor   de   Rausset   andaba   haciendo   gestiones   para  
conseguir   el   puesto,   negociando   con   los   ingleses   y   haciéndoles   promesas  
de   que   iba   a   gobernar   a   nombre   del   rey   de   Inglaterra,   los   piratas   de   La  
Tortuga   se   pusieron   de   acuerdo   para   atacar   Santiago   de   los   Caballeros,  
cosa  que  hicieron  entrando  desde  el  mar  por  Puerto  Plata.    Esto  sucedió  en  
la  Semana  Santa  del  año  1659.  
 
Los  piratas  eran  unos  400  llegaron  a  Puerto  Plata  en  cuatro  barcos.    
Puerto  Plata  era  entonces  un  sitio  donde  casi  no  vivía  nadie,  porque  como  
debe  recordarse,  según  está  explicado  en  la  página  8  del  folleto  No.  4,  los  
habitantes  habían  sido  casados  de  allí  hacía  la  Capital;  y  después  de  haber  
sacado   a   los   habitantes   las   autoridades   les   habían   dado   fuego   a   las   casas,  
de   manera   que   los   piratas   entraron   a   Puerto   Plata   in   que   nadie   se   les  
opusiera   porque   allí   no   había   ningún   núcleo   de   población.     Los   piratas  
avanzaron   hacia   el   sur   y   llegaron   a   Santiago   de   madrugada,   cuando  
todavía  el  gobernador  de  ese  sitio  estaba  durmiendo,  y  lo  hicieron  preso,  y  
con  él  hicieron  presas  a  las  personas  más  importantes  del  lugar;  después  
saquearon  las  casas  para  llevarse  todo  lo  que  tuviera  algún  valor  y  al  fin  
volvieron   a   coger     el   camino   de   Puerto   Plata,   llevándose   al   gobernador   y   a  
los  otros  presos,  con  la  intención  de  pedir  más  tarde  dinero  para  dejarlos  

en  libertad.    Pero  sucedió  que  cuando  iban  hacia  Puerto  Plata  les  salieron  
en   el   camino   unos   cientos   de   campesinos   de   los   que   vivían   en   los  
alrededores  de  Santiago,  los  atacaron,  les  hicieron  unos  cuantos  muertos  y  
los  obligaron  a  dejar  a  los  presos  y  huir.  
 
Ese   ataque   a   Santiago   no   se   debió   a   que   España   a   que   España  
estuviera  en  guerra  con  otro  país  y  ese  otro  país  hubiera  atacado  a  España  
en   nuestro   territorio,   porque   el   ataque   fue   de   piratas   de   La   Tortuga,   no   de  
ningún   país   enemigo;   pero   se   debió   a   la   debilidad   de   España,   que   no   tenía  
fuerzas   para   evitar   que   los   piratas   entraran   hasta   el   corazón   del   país,   y  
pero   aún,   que   había   abandonado   La   Tortuga   tres   años   y   medio   antes  
porque  le  faltaba  el  poder  necesario  para  hacerles  frente  a  los  ingleses  que  
se  habían  establecido  en  Jamaica,  en  caso  de  que  éstos  hubieran  resuelto  
atacar  de  nuevo  la  Capital.    Ahora  bien,  sabemos  que  España  era  débil,  a  
pesar  de  que  tenía  en  su  poder  toda  la  América,  tan  grande  y  tan  rica.  Pero    
¿por   qué   era   débil?   Pues   porque   no   había   podido   desarrollar   una  
burguesía.   La   burguesía   era   en   esa   época   la   clase   revolucionaria,   la   que  
organizaba   los   países   de   acuerdo   con   las   ideas   más   avanzadas   de   esos  
tiempos.    A  pesar  de  que  era  el  imperio  más  grande  del  mundo,  España  era  
débil    porque  no  tenía  en  su  seno  la  clase  que  en  esa  época  podía  hacerla  
poderosa.    
 
El   señor   de   Rausset   se   había   ido   a   Inglaterra   a   gestionar   que   le  
reconocieran   el   nombramiento   de   gobernador   de   La   Tortuga,   y   lo  
consiguió.     Pero   sucedió   que   después   de   tomar   el   puesto   comenzó   a  
venderles   a   los   piratas   patentes   de   corso.     Como   se   dijo   en   el   folleto  
anterior,   una   patente   de   corso   era   una   autorización   para   que   un   buque  
atacara  barcos  o  territorios  de  otros  países;  y  como  de  Rausset  las  daba  a  
nombre  del  gobierno  inglés,  el  gobernador  de  Jamaica  le  llamó  la  atención,  
y   de   Rausset   le   respondió   que   los   ingleses   no   tenían   autoridad   sobre   él  
porque   él   era   gobernador   de   La   Tortuga   por   nombramiento   del   rey   de  
Francia.     Inmediatamente   después   de   eso,   de   Rausset   proclamó   que   La  
Tortuga  era  francesa.  
 
En  realidad,  La  Tortuga  no  era  ni  inglesa  ni  francesa;  era  española,  
era  parte  del  territorio  de  nuestro  país,  que  para  entonces  había  dejado  de  
ser   llamado   La   Española,   como   se   había   estado   llamando   hasta   hacía  

algunos   años,   y   ya   se   conocía   con   el   nombre   de   Santo   Domingo,   pues   el  
nombre   de   la   Capital   se   había   extendido   a   toda   la   isla.     Pero   aún   siendo  
legalmente   española,   vino   a   suceder   que   debido   al   abandono   del   gobierno  
de   España,   en   La   Tortuga   estaban   viviendo   piratas   de   varias  
nacionalidades   y   había   un   gobernador   que   ni   era   español,   ni   estaba  
nombrado  por  el  gobierno  español,  y  además  en  varios  lugares  de  lo  que  
hoy   es   Haití   vivían   los   cazadores   de   reses,   es   decir,   los   bucaneros,   y   los  
cultivadores  de  tabaco,  esto  es,  los  llamados  habitantes,  y  la  mayoría,  sino  
todos,   ellos   eran   franceses,   y   se   reunían,   en   pueblos   de   doscientas   o  
trescientas  casas  donde  se  hablaba  el  francés,    no  el  español,  y  se  vivía  con  
las  costumbres  francesas,  y  España  no  hacía  nada  para  echar  de  ahí  a  esos  
extranjeros.     Poco   a   poco,   pues,   en   La   Tortuga   y   en   la   parte   oeste   de  
nuestra   isla   fue   estableciéndose   y   multiplicándose   una   población   que   no  
obedecía   al   gobierno   español,   y   España   no   hizo   nada   por   evitar   esa  
situación  porque  su  debilidad  le  impedía  actuar  para  echar  de  la  isla  y  de  
La  Tortuga  a  los  extranjeros.  
 
El   gobernador   de   Jamaica   dio   órdenes   para   que   un   cuñado   de  
Watts,   llamado   James   Arundell,   inglés   él,   que   vivía   en   La   Tortuga,  
prendiera  a  re  Rausset,  pero  de  Rausset  no  estaba  en  ese  momento  en  La  
Tortuga  y  quien  ocupaba  su  puesto  era  un  sobrino  suyo  llamado  La  Place.    
Arundell   hizo   preso   a   La   Place,   lo   que   provocó   el   levantamiento   de   los  
franceses   que   vivían   en   la   islita   –casi   todos,   piratas   endemoniados-­‐-­‐,   los  
cuales  prendieron  a  Arundell  y  lo  despacharon  para  Jamaica.    Entonces  el  
gobierno   inglés   de   Jamaica   envió   un   buque   de   guerra   que   llegó   a   La  
Tortuga  en  enero  de  1663,  pero  se  retiró  ante  la  actitud  de  los  franceses,  
que  se  mostraron  dispuestos  a  resistir  cualquier  ataque.    Obsérvese  que  los  
ingleses  y  los  franceses  estaban  peleando  por  una  tierra  que  no  era  ni  de  
Inglaterra   ni   de   Francia,   sino   de   España,   aunque   España   la   tuviera  
abandonada.  
 
Para  esos  días  el  señor  de  Rausset  no  estaba  en  La  Tortuga;  se  había  
ido   a   Francia,   a   curarse   de   una   enfermedad   que   padecía,   y   estaba   en  
negociaciones  con  el  gobierno  inglés  para  venderle  su  nombramiento  por  6  
mil  libras  inglesas,  o  sea  algo  más  de  50  mil  dólares.    Recuérdese  que  ese  
nombramiento  la  había  sido  dado  por  el  rey  de  Francia,  razón  por  la  cual  

cuando   el   gobierno   francés   supo   que   de   Rausset   estaba   vendiéndoselo   a  
Inglaterra   lo   hizo   preso   y   vino   a   devolverle   la   libertad   sólo   cuando   de  
Rausset  convino  venderle  su  título  de  gobernador  a  la  Compañía  Francesa  
de   las   Indias   Occidentales,   que   había   sido   formada   por   el   gobierno   francés  
a  mediados  de  1664.  
 
Los  gobiernos  de  Inglaterra,  de  Holanda  y  de  Francia  habían  tomado  
la   costumbre   de   formar   compañías   que   administraran   los   territorios   de  
América  que  esos  gobiernos  le  arrebataban  a  España.    Eso  demuestra  que  
el  sistema  capitalista  estaba  avanzando  en  Inglaterra,  Holanda  y  Francia,  
donde   había   burguesías   formadas,   y   no   avanzaba   en   España,   donde   no  
había   esas   burguesías.     Así,   La   Tortuga   vino   a   ser   propiedad   de   una  
compañía   comercial   francesa,   aunque,   desde   luego,   en   esa   compañía   el  
gobierno  francés  era  el  socio  principal,  y  como  socio  principal,  él  nombraba  
al  jefe  de  La  Tortuga  con  el  título  de  gobernador.    Ese  nombramiento  era  
ilegal  desde  el  punto  de  vista  del  Derecho  Internacional,  porque  La  Tortuga  
seguía  siendo  legalmente  española,  como  parte  del  territorio  de  la  isla  de  
Santo  Domingo,  esto  es,  nuestro  país.  Pero    ilegal  y  todo,  el  6  de  julio  llegó  
a   La   Tortuga   el   primer   gobernador   nombrado   por   el   rey   de   Francia;   ese  
gobernador  se  llamaba  Bertrand  de  Ogerón.  
 
Bertrand   de   Ogerón     ha   sido   muy   elogiado   por   los   historiadores  
franceses   y   haitianos   y   hasta   por   un   historiador   dominicano   llamado  
Manuel  A.  Peña  Batlle,  que  escribió  una  historia  de  La  Tortuga,  quien  dice  
de   él   que   fue   el   civilizador   de   los   bucaneros.     Eso   no   fue   verdad.     Los  
bucaneros  no  eran  salvajes  ni  bandoleros.    Los  que  eran  unos  asesinos  in  
entrañas   eran   los   filibusteros   o   piratas,   de   los   cuales   fue   socio   Bertrand   de  
Ogerón.    Los  bucaneros  se  limitaban  a  cazar  reses  para  vender  los  cueros,  
y   el   propio   Bertrand   de   Ogerón   había   sido   bucanero.     Los   bucaneros   vivían  
en   parte   que   hoy   ocupa   Haití,   no   en   La   Tortuga,   de   donde   se   habían  
retirado   hacía   años.     La   Tortuga   se   había   convertido   en   el   nidal   de   la  
piratería,   y   fue   precisamente   bajo   el   gobierno   de   Bertrand   de   Ogerón  
cuando  los  piratas  de  La  Tortuga  hicieron  en  todos  los  lugares  del  Caribe  
las   más   espantosas   barbaridades,   y   de   todo   lo   que   robaban   en   asaltos   a  
buques  y  a  ciudades  le  daban  un  aparte  a  de  Ogerón.    Los  bucaneros  y  los  
habitantes  o  cultivadores  vivían  en  la  porción  oeste  u  occidental  de  nuestra  

Isla,   unos   cazando   reses   y   otros   sembrando   tabaco   y   víveres,   u   no   se  
metían   en   piraterías.     Pero   Bertrand   de   Ogerón   quería   extender   su  
autoridad   hasta   los   lugares   que   ocupaban   los   bucaneros,   cosa   a   la   que  
éstos   se   oponían,   y   comenzó   a   escribir   cartas   al   rey   de   Francia   diciendo  
que   eran   unos   desordenados   y   unos   ladrones.     Los   bucaneros   no  
aceptaban   ninguna   clase   de   gobierno   y   de   Ogerón   quería   someterlos   al  
suyo,   porque   según   dijo   en   una   carta,   si   se   lograba   eso   La   Tortuga   pasaría  
a  ser  muy  importante.  
 
Bajo  el  gobierno  del  señor  de  Ogerón  volvió  a  salir  de  La  Tortuga  una  
expedición   de   piratas   que   entró   por   Puerto   Plata   y   se   dirigió   a   Santiago.    
Esto  ocurrió  en  el  1667.    Santiago  se  libró  del  ataque  de  esos  piratas  por  
que   cuando   llegaron   a   la   ciudad   cibaeña,   la   población,   que   había   sido  
informada   por   los   campesinos   del   peligro   que   la   amenazaba,   la   había  
abandonado   llevándose   todo   lo   que   tenía   algún   valor,   y   los   piratas  
tuvieron   que   volver   a   La   Tortuga   con   las   manos   vacías.     Algunos  
historiadores  de  nuestro  país  dicen  que  esa  expedición  estaba  formada  por  
bucaneros,   pero   no   es   verdad.     Los   bucaneros   no   atacaban   a   nadie;   lo  
único   que   hacían   era   defenderse   cuando   eran   atacados.     Por   ejemplo,   el  
propio   de   Ogerón   salió   de   La   Tortuga   para   obligar   a   los   bucaneros   que  
vivían  en  lugares  de  la  costa  de  lo  que  hoy  es  Haití  a  negociar  solamente  
con   los   barcos   de   la   Compañía   Francesa   de   las   Indias   Occidentales,   y   los  
bucaneros  lo  recibieron  a  tiros,  por  lo  cual  tuvo  que  volver  a  La  Tortuga  sin  
haber  logrado  lo  que  buscaba.  
 
Eso   ocurrió   hacia   el   1670,   de   manera   que   para   esa   época   ya   los  
bucaneros  tenían  unos  cuarenta  años  cazando  reses  en  la  parte  oeste  de  
nuestra  isla,  y  como  es  natural,  cada  vez  penetraban  más  adentro,  hacia  el  
este,   en   busca   de   reses.     Para   evitar   que   siguieran   avanzando,   los  
dominicanos  formaron  las  llamadas  cincuentenas,  grupo  de  50  hombres  de  
a   caballo,   armados   de   lanzas,   que   se   metían   en   los   montes   y   mataban  
cuanta   res   veían,   y   además,   si   hallaban   bucaneros   cazando   se   los   llevaban  
por   delante.     Fueron   esos   cincuentenas   las   que   evitaron   que   la   mitad,   o  
más   de   la   mitad   de   la   isla,   cayera   en   manos   de   los   franceses,   pues   los  
bucaneros   eran   franceses   y   detrás   de   ellos   iban   los   cultivadores   y  
habitantes,  que  por  necesidades  de  su  trabajo  tenían  que  levantar  pueblos  

en   los   sitios   donde   cultivaban.     Lo   que   al   fin   acabaría   con   los   bucaneros  
sería   la   falta   de   reses   ,   y   eso   se   debió   en   parte   a   los   ataques   de   las  
cincuentenas   dominicanas;   y   decimos   que   eran   dominicanas   porque  
aunque  nosotros  éramos  entonces  españoles,  la  verdad  es  que  esos  grupos  
estaban  formaos  por  hijos  del  país.  
 
En  1673  se  produjo  un  ataque  de  piratas  que  entraron  por  Samaná  
es  muy  probable  que  esos  piratas  pertenecieran  a  una  expedición  que  bajo  
el   mando   de   Bertrand   de   Ogerón   había   salido   el   7   de   octubre   de   La  
Tortuga  para  Puerto  Rico,  pues  en  esa  ocasión  de  Ogerón  naufragó  frente  
a   Samaná.   Los   piratas   entraron   por   Samaná,   tomaron   Cotuí   y   la  
quemaron,   mataron   algunas   personas,   entre   ellas   tres   mujeres;   y   se  
llevaron  ocho,  todas  mujeres  y  niños,  y  además  mataron  reses  y  caballos.    
Poco  después  esos  mismos   filibusteros  estuvieron  haciendo  fechorías  en  la  
misma  región;  pasaron  por  San  Francisco  de  Macorís  y  llegaron  hasta  los  
campos   de   La   Vega,   donde   sembraron   el   terror   quemando   viviendas,  
atacando  hatos  o  fincas  de  ganado  y  obligando  a  los  dueños  a  huir  con  sus  
reses.     Los   piratas   siguieron   hacia   el   norte,   hasta   llegar   a   los   campos   de  
Santiago;  en  Gurabo  mataron  algunas  personas  y  se  llevaron  otras  presas.  
 
De  Ogerón  murió  en  París  al  comenzar  el  año  de  1676.    Ya  para  esa  
época   muchos   bucaneros   se   habían   dedicado   a   la   agricultura,   y   unos  
cuantos   también   a   la   piratería-­‐     para   los   días   de   la   muerte   del   gobernador  
de  Ogerón,  en  las  costas  de  lo  que  es  hoy  Haití  había  entre  cuatro  y  cinco  
mil  familias  francesas  que  ocupaban  cinco  poblados,  de  los  cuales  el  más  
grande   era   Cap   Francais,   o   Cabo   Francés   en   español   –que   se   llama   hoy  
Cabo   Haitiano-­‐-­‐;   y   los   otros   eran   Port-­‐Margot,   Port-­‐de-­‐Paix,   Peti-­‐Goave   y  
Leogane,   que   había   sido   la   antigua   Yaguana,   despoblada   por   el   gobernó  
español  a  principios  de  siglo,  cuya  población  se  juntó  con  la  de  Bayajá  para  
formar  el  pueblo  de  Bayaguana,  cerca  de  la  Capital.  
 
El   sucesor   de   Bertrand   de   Ogerón   fue   su   sobrino   el   señor   de  
Pouancay   (se   pronuncia   puansé),   que   murió   en   Petit-­‐Goave   en   fines   de  
1682.    Cuando  de  Pouancay  vino  a  morir,  ya  los  franceses  de  la  parte  oeste  
de  la  isla  producían  mas  de  20  mil  quintales  de  tabaco,  y  el  tabaco  había  
pasado  a  ser  un  artículo  más  importante  que  los  cueros  de  vacas.    Al  morir  
de  Pouancay  quedó  de  gobernador  interino  el  señor  de  Franquesnay,  y  ya  

La  Tortuga  había  perdido  su  categoría  de  capital  de  la  piratería,    cuando  
llegó  de  Francia  el  nuevo  gobernador,  llamado  el  señor  de  Cussi  Tarín,  se  
estableció   en   Cabo   Francés,   donde   al   fin   quedó   fijada   la   capital   del  
territorio  francés  de  Santo  Domingo.  
 
Como   puede   verse,   el   gobierno   francés   se   consideraba   dueño   no  
solamente   de   La   Tortuga   si   no   de   partes   de   la   isla   de   Santo   Domingo,   y  
nombraba   un   gobernador   en   esas   partes   de   la   isla   sin   que   tuviera   ninguna  
autoridad   legal   para   hacer   eso;   y   sin   embargo   España   lo   consentía.     Era  
que  España  seguía  siendo  un  país  débil,  que    no  disponía  de  fuerzas  para  
hacer  respetar  sus  derechos.  
Dos   años   después   de   haber   llegado   el   señor   Cussy   Tarín     a   Cabo   Francés  
comenzaban   en   Europa   una   guerra   varios   países   contra   Francia,   y   esa  
guerra  iba  a  ser  muy  larga  y  muy  dura  para  España.    la  guerra  comenzó  en  
1686   y   tres   años   después,   en   julio   de   1689,   vino   a   reflejarse   en   nuestro  
país,  pues  así  como  Europa,  Francia,  y  España  eran  países  fronterizos,  así  
lo  eran  aquí  el  Santo  Domingo  español  y  el  Saint  Domingue  francés,  y  así  
comenzó  en  1686  y  tres  años  después,  en  julio  de  1689,  vino  a  reflejarse  en  
nuestro   país,   pues   así   como   en   Europa,   Francia   y   España   era   países  
fronterizos,  así  lo  eran  aquí  el  Santo  Domingo  español  y  el  Saint-­‐Domingue  
francés,   y   así   como   en   Europa   las   tropas   francesas   penetraron   el   España  
por   Cataluña   y   llegaron   hasta   tomar   la   ciudad   de   Barcelona,   así   aquí   de  
Cussy   Tarin,   puesto   al   frente   de   mil   hombres,   entró   hasta   Santiago,   ciudad  
que  tomó  y  saqueó  y  quemó.    Lo  único  que  se  salvó  de  la  ciudad  cibaeña  
fue  la  iglesia,  y  seo  se  debió  a  que  el  rey  de  Francia,  Luis  XIV  –o  Catorce—
se  las  daba  de  ser  muy  católico  y  les  ordenaba  a  sus  tropas  no  saquear    ni  
destruir  las  iglesias  del  enemigo.    Los  historiadores  dominicanos  dicen  de  
ese   ataque   lo   mismo   que   dicen   de   los   que   sufrió   Santiago   durante   ese  
siglo,  que  fue  hecho  por  los  bucaneros;  pero  resulta  que  si  para  esa  época  
quedaban   bucaneros   en   la   Isla   debían   ser   muy   pocos   porque   ya  
prácticamente   no   había   reses   cimarronas   en   la   parte   oeste   de   la   Isla.     El  
nos   filibusteros   o   piratas,   que   también   de   estos   últimos   iban   quedando  
pocos.  
 
La   guerra   se   había   extendido   no   sólo   a   nuestra   Isla   sino   a   todo   el  
Caribe,   y   como   Inglaterra   tomaba   parte   en   ella   del   lado   contrario   a  

Francia,   eran   frecuentes   los   ataques   de   los   franceses   de   nuestra   Isla   a  
Jamaica   y   las   españolas   de   nuestro   país   se   pusieron   de   acuerdo   para  
lanzar  una  ofensiva,  los  ingleses  atacarían  Cabo  Francés  desde  el  mar  y  los  
domínico-­‐españoles   atacarían   la   misma   ciudad   por   tierra.     Esa   sería   la  
respuesta  a  la  toma,  el  saqueo  y  la  destrucción  de  Santiago.  
 
Las  tropas  que  actuaron  por  tierra  estaban   compuestas  en  su  gran  
mayoría  por  dominicanos,  es  decir,  por  naturales  de  nuestro  país,  porque  
como   se   dijo   en   este   mismo   folleto,   todavía   no   éramos   dominicanos   desde  
el  punto  de  vista  legal  y  ni  siquiera  había  aquí  personas  con  la  intención  de  
dejar   de   ser   legalmente   españoles.     Esas   tropas   entraron   en   la   parte  
francesa  por  el  norte  y  encontraron  a  los  de  Francia  en  un  lugar  llamado  
Sabana   Real   o   La   Limonada,   y   también   Sabana   Real   de   la   Limonada,  
bastante   cerca   de   Cabo   Francés.   La   batalla   fue   feroz.     Del   lado   francés  
murieron  el  gobernador  de  Cussy  Tarín  y  todos  los  jefes,  así  como  unos  300  
soldados.     La   cuidad   de   Cabo   Francés,   fue   saqueada   y   destruida  
totalmente.     La   columna   domínico-­‐española   puedo   haber   dejado  
guarnición  en  Cabo  Francés,  pero  no  lo  hizo.    Después  de  haber  destruido  
la  cuidad,  abandonó  el  lugar  y  volvió  a  nuestro  territorio.  
 
La   batalla   de   La   Limonada   se   llevó   a   cabo   el   día   21   de   enero   de  
1691,  y  desde  entonces  esa  fecha  fue  dedicada  a  la  veneración  de  la  Virgen  
de  la  Altagracia,  de  manera  que  como  podemos  ver  la  celebración  del  día    
de   la   Altagracia   tiene   su   origen   en   una   victoria   militar,   así   como   la  
celebración   del   día   de   las   Mercedes   tiene   su   origen   en   la   victoria   de   los  
españoles   sobre   los   indios,   obtenida   en   el   Santo   Cerro   en   los   días   de   la  
conquista  de  la  Isla.    Es  bueno  fijarse  en  esos  detalles  para  comprender  el  
papel  que  ha  jugado  la  religión  en  la  historia  de  los  pueblos.  
 
Al   ataque   y   la   destrucción   de   Cabo   Francés   respondieron   los  
franceses  de  nuestra  Isla  con  numerosos  e  importantes  ataques  a  Jamaica,  
que  fue  invadida  en  julio  de  1694  por  el  gobernador  que  pasó  a  ocupar  el  
cargo   después   de   la   muerte   de   Cussy   Tarín.     Este   nuevo   gobernador   se  
llamaba  Ducasse,  y  este  Ducasse  hizo  micho  daño  en  Jamaica,  a  tal  punto  
que   los   ingleses   decidieron   acabar   con   su   poderío   para   lo   cual   se  
combinaron   con   las   autoridades   españolas   de   nuestro   país,   tal   como   lo  
habían  hecho  cuatro  años  antes.  

 
De  acuerdo  con  el  plan  que  se  acordó,  de  nuestro  país  saldrían  1,500  
hombres,   que   hicieron   su   camino   hasta   Sabana   Real   de   la   Limonada   sin  
hallar   enemigos;   llegaron   a   ese   lugar   el   24   de   mayo   de   1695   y   allí   se  
unieron   con   tropas   inglesas,   junto   con   las   cuales   debían   avanzar   hacia  
Cabo  Francés.    Pero  la  marina  inglesa,  que  atacaría  por  el  mar,  bombardeó  
y   tomó   la   ciudad   con   sus   fuerzas   sin   avisarles   nada   ni   a   la   infantería  
inglesa  ni  a  las  tropas  domínico-­‐españolas;  además  de  tomar  la  cuidad,  la  
marina  inglesa  la  saqueó  y  no  dejó  nada  de  valor  para  la  infantería  inglesa  
ni  para  los  soldados  nuestros,  de  todo  lo  cual  vino  a  resultar  una  serie  de  
discusiones   y   pleitos   entre   unos   y   otros   que   terminaron   con   la  
determinación  de  los  domínicos-­‐españoles  de  retirarse  hasta  nuestro  país.    
De   acuerdo   con   los   planes   que   se   habían   hecho,   esas   fuerzas   y   la   de   los  
ingleses  debieron  atacar  otros  puntos  franceses,  pero  el  plan  no  se  siguió.  
 
Ducasse   que   era   un   gobernador   muy   activo,   reconstruyó   Cabo  
Francés,   llevó   a   esa   ciudad   la   población   de   Port-­‐de-­‐Paix   y   la   de   pequeña  
isla  de  Santa  Cruz,  que  está  situada  cerca  de  Puerto  Rico,  y  le  propuso  al  
gobierno  francés  la  conquista  de  la  parte  española  de  nuestra  Isla,  es  decir,  
la   porción   que   hoy   es   la   República   Dominicana.     Pero   en   vez   de   lanzarse  
contra  nosotros,  el  rey  de  Francia  ordenó  la  toma  y  saqueo  de  Cartagena,  
ciudad   de   lo   que   hoy   es   Colombia;   y   el   mismo   Ducasse   participó   en   ese  
ataque,  que  tuvo  lugar  en  el  mes  de  abril  de  1697.  
 
Cuando  se  producía  al  ataque  a  Cartagena  ya  estaba  negociándose  
la   paz   de   Ryswick,   que   iba   a   ser   firmada   el   20   de   septiembre   de   1697.    
Mediante     ese   tratado   Luis   XIV,   el   rey   de     Francia,   devolvió   a   España   todos  
los   territorios   que   le   había   tomado   en   la   guerra.     Pero   sucedió   que   el  
Tratado   de   Ryswick   no   mencionó   para   nada   la   isla   de   Santo   Domingo.     Los  
embajadores   españoles   actuaron   como   si   se   hubieran   olvidado   de   que  
había   una   parte   de   una   isla   española   ocupada   por   los   franceses,   y     al  
olvidarse  de  esa  parte  de  esa  isla,  que  era  la  nuestra,  vino  a  suceder  que  
los   franceses   quedaron   autorizados   legalmente   a   ser   los   dueños   de   esa  
parte  que  estaban  ocupando.  
 
Al   quedar   ratificado   o   confirmado   el   Tratado   de   Ryswick   faltaban  
sólo   dos   años   y   medio,   o   algo   así,   para   la   terminación   del   siglo   XVII   –
diecisiete—  que  finalizaría  el  31  de  diciembre  del  año  1700;  y  hacía  unos  

206   años   que     España   ocupaba   la   isla   de   Santo   Domingo.     A   partir   de   la  
ratificación  del  Tratado  de  Ryswick  la  parte  francesa  sería  reconocida  con  
el  nombre  de  Saint-­‐Domingue  y  tendría  su  capital  en    Cap-­‐Francais,  que  en  
la  lengua  española  se  decía  Cabo  Francés.  Aunque  la  gente  de  nuestro  país  
le  llamaba  el  Guárico.  
 
Ahora  con  todos  los  datos  que  figuran  en  el  folleto  No.  4  y  en  éste  
podemos   darnos   cuenta   de   que   en   las   luchas   de   las   burguesías   de  
 
Holanda,   Inglaterra   y   Francia   contra   el   poder   español,   España   fue  
perdiendo  la  pequeña  islita  de  La  Tortuga  acabó  perdiendo  una  parte  de  la  
isla  de  Santo  Domingo,  que  había  sido  el  primer  lugar  en  América  donde  se  
había  establecido  el  impero  español.  
 
Al   terminar   el   siglo   XVII,   pues,   en   nuestra   Isla   había   dos   países  
diferentes,   el   Santo   Domingo   español   y   el   Saint-­‐Domingue   francés,   y   de  
ellos  saldrían  a  su  tiempo  la  República  de  Haití  y  la  República  Dominicana.  
 

 

 
 
 

 

 

 

Related Interests