EL  PLD  Colección  Estudios  

Sociales,  Autor  Juan  Bosch  
2da.  Edición,  2005.-­‐  
 
LA  OCUPACION  FRANCESA    (1801-­‐1809)  
 
 
Después   de   haber   sacado   de   Saint-­‐Domingue   (Haití)     Roume,   que  
era   el   representante   del   gobierno   de   Francia   en   esa   parte   de   la   isla,  
Toussaint   paso   a   gobernar   su   país   en   nombre   de   Francia;     pero   esa  
autoridad  se  la  tomo  el  porque  el  gobierno  de  Francia  no  se  la  había  dado,  
y  además  se  dispuso  a  gobernar  la  colonia,  y  efectivamente  la  gobernó  así,  
haciendo  lo  que  el  entendía  que  debía  hacerse,  sin  consultar  con  nadie.    La  
ocupación  de  nuestro  país  fue  determinada  sólo  por  él,  sin  pedirle  siquiera  
opinión  al  gobierno  de  Francia;  y  resultaba  que  esa  acción  ponía  en  peligro  
planes   muy   importantes   del   gobierno   francés,   que   en   ese   momento  
estaba  encabezado  por  Napoleón  Bonaparte.    Ese  gobierno  se  llamaba  el  
Consulado   y   había   surgido   del   llamado   golpe   de   Estado   del   18   Brumario  
que  había  dado  Napoleón  con  sus  soldados  el  9  de  noviembre  de  1799.    El  
gobierno  del  Consulado  estaba  compuesto  por  tres  cónsules,  lo  que  quiere  
decir   que   era   un   triunvirato.     Napoleón   era   el   primer   cónsul,   y   de   hecho  
era  el  jefe  del  gobernó.  
 
La   guerra   de   Francia   e   Inglaterra   seguía   en   sus   buenas   y   los   ingleses  
la   llevaban   ganada   en   el   mar,   que   dominaban   con   su   marina,   superior   a   la  
francesa.    Esa  superioridad  de  la  marina  inglesa  mantenía  a  Francia  aislada  
de   sus   colonias   de   América,   lo   cual   representaba   fuertes   pérdidas  
económicas   para   los   capitalistas   franceses   y   también     para   le   gobierno  
francés,    y  por  esa  razón  Napoleón  quería  llegar  a  un  entendimiento  con  
Inglaterra.     Precisamente   cuando   Toussaint   entro   en   nuestro   país  
Napoleón  se  hallaba  negociando  la  paz  con  Austria,  paso  que  debía  dar  a  
fin  de  poder  hacer  la  paz  con  Inglaterra.  

 
Debido  a  que  tenían  muchos  esclavos  en  varios  lugares  del  Caribe,  
como  Jamaica,  Saint-­‐Kitts,  Nevis,  Barbados  y  otros  territorios,  los  ingleses  
veían   como   un   peligro   para   ellos   la   declaración   de   la   libertad   de   los  
esclavos  de  Saint-­‐Domingue  y  la  libertad  de  los  esclavos  de  nuestro  país.  
Que  había  sido  decretado  por     Toussaint;   y   para   negociar   la   paz   con   ellos  
Napoleón  Bonaparte  pensaba  ofrecerles  la  restitución  de  la  esclavitud  en  
los   territorios   franceses   del   Caribe,   como   Guadalupe,   Martinica   y   Haití;  
pero   lo   que   había   hecho   Toussaint   en   nuestro   país   echaba   a   perder   sus  
planes.     Además,   en   esos   m   omentos   Napoleón   estaba   preparándose   para  
establecer  una  gran  colonia  en  la  Luisiana,  un  inmenso  territorio  que  tenia  
España   en   lo   que   hoy   es   el   centro   de   los   Estados   Unidos,   y   ya   había  
logrado  que  España  le  cediera  la  Luisiana.    Ahora  bien,  para  establecer  esa  
gran   colonia   Napoleón   necesitaba   que   se   mantuviera   la   esclavitud,   y   lo  
que   había   hecho   aquí   Toussaint   sin   consultarlo   les   hacia   creer   a   los  
capitalistas   de   Francia   –que   debían   invertir   dinero   en   ese   plan-­‐-­‐,     que  
Napoleón   era   partidario   de   la   libertad   de   los   esclavos;   y   resultaba   que   esa  
gigantesca  colonia  de  la  Luisiana  no  podía  ser  explotada  sin  esclavos.  
 
Todas  esas  razones  llevaron  a  Napoleón  a  la  idea  de  que  había  que  
aplastar  a  Toussaint,  pero  como  para  aplastar  a  Toussaint  necesitaba  paso  
franco  de  su  marina  de  guerra  por  el  Atlántico,  tenia  que  hacer  la  paz  con  
Inglaterra,   y   se   apresuro   a   entrar   en   negociaciones   con   su   poderosa  
enemiga;   pero   al   mismo   tiempo   se   puso   a   acumular   barcos,   hombre   y  
armas   para   mandarlos   hacia   aquí   tan   pronto   se   entendiera   con   los  
ingleses;  y  así  fue  como  en  pocos  meses  reunió  una  flora  enorme  y  unos  
22   mil   soldados,   que   puso   al   mando   de   su   cuñado,   el   general   Víctor  
Enmanuel   Leclerc,   marido   de   su   hermana   Josefina   Bonaparte.     Esa   flota  
llego  a  Samaná    por  partes,  entre  los  últimos  días  de  enero  y  los  primeros  
de  febrero  de  1802,  y  los  artículos  preliminares  de  la  paz  con  los  ingleses,  
llamada  la  Paz  de  Amiens,  se  habían  firmado  cuatro  mese  antes,    el  3  de  
octubre  de  1801.    
 
Toussaint  había  vuelto  a    Haití  desde  el  mes  de  marzo  del  año  1801,  
de  manera  que  había  estado  en  nuestro  país  solo  dos  meses;  y  al  volver  a  
Port-­‐au-­‐Prince   se   dedico   a   hacer   una   Constitución   en   la   que   el   quedaba  
designado  gobernador  de  la  Isla  (no  solo  de  la  antigua  parte  francesa,  sino  

de  esa  parte  y  la  nuestra  unidas)  para  toda  la  vida,  y  además  con  derecho  
a  decir  quien  seria  su  sucesor,  todo  eso  sin  consultar  al  gobierno  francés  y  
sin  romper  con  Francia.    Toussaint  estaba  organizando  la  Isla  de  acuerdo  
con  esa  Constitución  cuando  llego  a    Samaná  la  gran  flora  francesa.    Una  
parte  de  esa  flota  salió  hacia  Santo  Domingo.    El  jefe  de  esta  ciudad  era  un  
sobrino   de   Toussaint,   llamado   Paul   Louverture.     Hubo     un   combate   de  
poca   importancia   y   los   franceses,   bajo   el   mando   del   general   Kerverseau,  
tomaron  la  ciudad.    Rápidamente  todos  los  puertos  importantes  de  la  Isla  
cayeron  en  manos  francesas,  y  aunque    Toussaint  presentó  resistencia  en  
la   antigua   parte   francesa,   la   verdad   es   que   al   fin   lo   franceses   se  
impusieron.     Cap-­‐Francais,   la   ciudad   más   bella   y   más   rica   de   Haití,   fue  
quemada   por   el   general   Christophe,   que   prefirió   convertirla   en   cenizas  
antes   que   entregarla   a   Leclerc.     Toussaint   se   dedico   a   hacer   guerra   de  
guerrillas,  pero  al  fin  tuvo  que  reconocer  el  poder  francés  y  capituló  el  6  
de   mayo   de   1802.     Dos   semanas   después,   el   día   20,   el   gobernó   del  
Consulado   dio   una   ley   en   virtud   de   la   cual   se   reponían   en   los   territorios  
francés   del   Caribe   la   esclavitud   y   la   venta   y   compra   de   negros,   tal   como  
estuvo   haciéndose   hasta   el   año   de   1789;   pero   se   recomendó   muy  
especialmente  que  esa  noticia  no  se  hiciera  publica  en  Haití  a  fin  de  enviar  
levantamientos  de  los  antiguos  esclavos.  
 
Toussaint  fue  hecho  preso  el  7  de  junio  y  despachado  el  día  15  hacia  
Francia.    Y  sucedió  que  al  comenzar  el  mes  de  octubre  llego  a  Cap-­‐Francais  
un   buque   que   procedía   de   Guadalupe   con   presos   que   eran   parte   de   los  
antiguos  esclavos  que  se  habían  sublevado  en  esa  isla  cuando  a  ella  llego  
la  orden  de  reponer  la  esclavitud.    Con  esos  presos  llego  a  Haití  la  noticia  
de  que  la  esclavitud  había  vuelto,  lo  que  provoco  una  conmoción  en  todo  
el  país.    El  día  10  de  ese  mes  de  octubre  se  levanto  en  armas  un  general  
mu  lato  de  mucho  prestigio,  llamado  Clerveaux;  inmediatamente  después  
se   levanto   otro   general   mulato   llamado   Alexander   Petion,   que   iba   a   ser  
presidente   de   Haití,   y   tras   esos   dos   se   levantaron   todos   los   antiguos  
oficiales   de   Toussaint;   y   así   fue   como   empezó   en   Haití   la   guerra   de  
independencia;  una  guerra  terrible,  que  costo  mi  les  y  miles  de  vidas,  pues  
solo   de   la   parte   francesa   murieron   cerda   de   60   mil   hombres.     La   guerra  
terminó   en   los   últimos   días   del   mes   de   diciembre   de   1803,   con   la  
rendición   de   CAP-­‐Francais,   que   paso   a   llamarse   Cap-­‐Haitien   o   Cabo  

Haitiano   en   español.     Ese   mismo   año,   en   el   mes   de   abril,   había   muerto  
Toussaint   en   Francia,   mientras   se   hallaba   preso   en   un   castillo,   y   en   el   mes  
de   mayo   habían   vuelto   a   entrar   en   guerra   Francia   e   Inglaterra.     Esa   guerra  
facilito  la  victoria  haitiana,  pues  los  barcos  ingleses  bloquearon  los  puertos  
de   Haití   y   no   dejaron   que   a   los   franceses   les   llegara   ninguna   clase   de  
ayuda.  
 
El   general   Jean   Jacques   Dessalines   proclamo   el   establecimiento   de  
la   República     de   Haití   el   día   1º   de   enero   de   1804,   pero   no   se   le   ocurrió  
avanzar   sobre   nuestro   país,   que   de   acuerdo   con   la   Constitución   de  
Toussaint   era   territorio   francés,   y   de   acuerdo   con   la   ley   internacional   lo  
era   desde   que   España   se   lo   cedió   a   Francia   en   al   año   de   1795.     En   nuestro  
país  había  fuerzas  militares  francesas,  que  se  habían  quedado  aquí  desde  
que   llego   la   gran   flora   de   1802.     El   general   Kerverseau,   el   que   había  
tomado   la   ciudad   de   Santo   Domingo,   era   el   jefe   de   esas   fuerzas,   de   las  
cuales   el   manbaba   las   de   la   capital   y   el   general   Jean-­‐Louis   Ferrand  
mandaba  otra  parte,  que  estaba  acuartelada  en  Monte  Cristi.    Así  tenemos  
que  al  quedar  proclamada  la  República  de  Haití  la  Isla  estaba  dividida  en  
esa  República,  que  ocupaba  el  territorio  de  la  antigua  colonia  francesa  de  
Saint-­‐Domingue,  y  en  la  colonia  francés  de  Santo  Domingo,  que  ocupaba  
el  territorio  de  la  antigua  colonia  española  del  mismo  nombre.    Eso  parece  
un  juego  de  palabras,  pero  no  era  un  juego  sino  el  resultado  de  las  luchas  
de  Francia  y  España  por  el  dominio  de  las  islas  del  Caribe.  
 
Parece   que   al   terminar   la   guerra   de   Haití   el   general   Kerverseau  
entro   en   negociaciones     secretas   con   los   ingleses;   entonces   el   general  
Ferrand   saco   sus   fuerzas   de   Monte   Cristi,   se   dirigió   a   la   ciudad   de   Santo  
Domingo,   hizo   preso   a   Kerverseau   y   lo   despacho   hacia   Francia   y   paso   a  
tomar  posesión  del  gobierno  de  nuestro  país.    Por  supuesto,  todo  el  Cibao  
y   la   actual   Línea   Noroeste   quedaron   sin   tropas   francesas,   situación   que  
quiso  aprovechar  Desalines,  como  lo  hizo  al  despachar  hacia  Santiago  200  
hombres  bajo  el  mando  de  un  dominicano  llamado  José  Campos  Tavares  
con   el   encargo   de   recoger   entre   la   población   un   millón   de   pesos  
españoles.    Ferrand  respondió  a  ese  movimiento  mandando  a  Santiago  al  
mayor  Dervaux  al  frente  de  algunos  soldados  franceses,  lo  que  hizo  retirar  
a   los   haitianos.     Pero   Dervaux   y   sus   hombres   cometieron   algunos  

atropellos   contra   la   gente   de   Santiago,   cosa   que   dio   lugar   a   un  
levantamiento  que  obligo  a  los  franceses  a  salir  de  Santiago  y  retornar  a  
Santo  Domingo.    Esos  hechos  se  produjeron  en  el  mes  de  mayo  de  1804.    
Al   finalizar   ese   mes   una   tropa   haitiana   llego   a   Santiago   y   estuvo   operando  
por   todo   el   Cibao,   lo   que   dio   motivo   a   que   muchas   familias   cibaeñas  
abandonaran   la   región   y   huyeran   hacia   el   Este.     Cuando   el   mayor   Dervaux  
volvió  a  Santiago  con  el  propósito  de  sacar  del  lugar  a  las  tropas  haitianas  
que   habían   llegado   a   esa   ciudad   el   26   de   mayo,   encontró   que   ya   esas  
tropas  no  estaban  allí  porque  se  habían  retirado  hacia    Haití.    La  población  
de  Santiago  no  aceptó  que  Dervaux    se  quedara  como  jefe  de  las  fuerzas  
que   debían   establecerse   en   la   ciudad   y   eligió   en   su   lugar   al   coronel  
dominicano    Serapio    Reinoso.    El  coronel  Reinoso  iba  a  morir  menos  de  un  
año  después  luchando  contra  las  fuerza  del  general  Christophe.  
 
Al  terminar  la  guerra  en  Haití  la  situación  económica  de  nuestro  país  
era   mala.     La   guerra   entre   ingleses   y   franceses   –que   iba   a   durar   hasta   el  
año   1814—impedía   que   el   país   exportara   sus   productos   a   Europa,   y   por  
otra   parte   la   producción   era   muy   baja.     El   comercio   con   Haití   había  
quedado   prácticamente   terminado   debido   a   los   sucesos   de   Haití   y   al  
bloqueo   inglés   de   los   puertos   de   Haití,   y   además   mucha   gente   había  
abandonado  nuestro  país  a  partir  del  año  1791,  cuando  comenzó  en  Haití  
la  rebelión  de  los  esclavos,    y  sobre  todo  después  que   nuestro   país   fue  
cedido   por   España   a   Francia   en   al   año   1795.     Pero   al   pasar   a   gobernar  
nuestro  país  Ferrand  invito  a  venir  aquí  a  los  franceses  que  habían  salido  
de   Haití   y   se   habían   refugiado   en   Cuba,   Puerto   Rico   y   otros   lugares   del  
Caribe,  y  en  vista  de  que  aquí  se  había  restablecido  la  esclavitud,  muchos  
de   esos   franceses   que   habían   tenido   esclavos   en   Haití   vinieron   a  
establecerse   en   nuestro   país   y   comenzaron   a   explotar   algunos   negocios,  
como   por   ejemplo   el   del   corte   de   madera   para   vender   en   el   extranjero.    
Además,     Napoleón   Bonaparte   le   aseguro   a   Ferrand   un   crédito   en   los  
Estados   Unidos   para   que   pudiera   comprar   en   ese   país   artículos   que  
necesitaba   la   población   dominicana   y   armas   y   otros   equipos   para   las  
tropas  francesas.  
 
Con  esas  medidas  Ferrand  fortaleció  rápidamente  su  posición  tanto  
en   el   orden   económico   como   en   el   político   y   el   militar,   y   entonces   se  

dispuso   a   reconquistar   la   antigua   colonia   francesa   de   Saint-­‐Domingue;   y  
eso  es  lo  que  explica  que  lanzara  su  decreto  del  6  de  enero  de  1805.    En  
ese   decreto   autorizo   a   los   “habitantes   de   las   fronteras   de   los  
departamentos   de   Ozama   y   del   Cibao   (los   únicos   en   que   estaba   dividido  
nuestro   país   desde   la   ocupación   de   Toussaint),   así   como   las   tropas  
empleadas   en   los   puestos   (fronterizos)”,   a   entrar   en   Haití   y   hacer  
prisioneros    “a  todos  aquellos  del  uno  o  del  otro  sexo  que  no  pasen  de  la  
edad   de   catorce   años”.     El   decreto   explicaba   que   esos   prisioneros   serian  
esclavos   de   los   que   los   capturaran,   y   que   los   esclavos   de   menos   de   diez  
años   no   podrían   ser   vendidos   fuera   del   país.     La   respuesta   de   Dessalines   a  
ese  decreto  fue  la  invasión  de  nuestro  país.    
 
Dessalines  entro  en  territorio  dominicano  el  22  de  febrero  de  1805  
con  27  mil  hombres,  18  mil  por  la  frontera  del   Sur,  bajo  su  mando  directo,  
y  9  mil  por  la  frontera  del  Norte,  bajo  el  mando  del  general  Christophe.    En  
un  lugar  llamado  la  Tumba  de  los  Indios,  cerca  de  San  Juan  de  la  Maguana,  
hizo  resistencia  un  coronel  francés,  de  nombre  Viet,  que  fue  barrido  con  
toda   su   gente,   y   en   Santiago   se   la   hizo   a   Christophe   el   coronel   Serapio  
Reinoso,  que  murió  en  el  combate  de  la  Emboscada.    Al  entrar  en  Santiago  
los  haitianos  cumplieron  su  amenaza  de  castigar    a  la  población    si  se  les  
hacia   oposición;   ahorcaron   a   las   personas   notables   y   mataron   a   muchas  
otras  del  pueblo.    Dessalines  llego  a  las  afueras  de  la  Capital  el  6  de  marzo  
y  Christophe  un  día  de  s  pues.    Y  sucedía  que  desde  el  día  6  se  hallaban  en  
Saint-­‐Kitts,  una  escuadra  francesa.    De  la  islita  de  Saint-­‐Kitts  habían  salido  
en   el   año   1629   los   que   vinieron   a   establecerse   en   nuestra   Isla   como  
bucaneros,   según   se   dijo   en   el   folleto   No.   4.     El   jefe   de   esa   escuadra  
francesa   era   el   almirante   Edward   Thomas   Missiessy,   que   había   salido   de  
Francia   a   mediados   del   mes   de   enero   en   una   misión   muy   importante   para  
Napoleón:  la  de  engañar  a  la  marina  inglesa  haciéndole  creer  que  lo  mejor  
de  la  marina  francesa  había  salido  para  el  Caribe.    Napoleón    esperaba  que  
la  marina  inglesa  se  lanzaría  tras  los  barcos  de  Missiessy  y  abandonaría  la  
vigilancia  del  Canal  de  la    Mancha,   que   separa   a   Francia   de   Inglaterra,  
oportunidad   que   Napoleón   aprovecharía   para   meter   en   ese   canal   el  
grueso   de   la   marina   francesa   a   fin   de   transportar   tropas   a   Inglaterra,   pues  
su   plan   era   invadir   a   ese   país   para   ganarle   la   guerra   peleando   en   tierra,  
donde  las  fuerzas  francesas  eran  superiores.    La  maniobra  de  Napoleón  no  

salió   como   se   esperaba   y   el   almirante   Missiessy   se   quedo   en   las   aguas   del  
Caribe   esperando   a   otra   flora   francesa   con   la   que   debía   unirse   para   volver  
a  Francia.    Missiessy  llego  a  Saint-­‐Kitts  el  5  de  marzo,  y  estaba  operando  
en   las   aguas   de   las   islas   vecinas,   que   eran   inglesas,   cuando   una  
embarcación   despachada   por   Ferrand   le   informo   que   la   ciudad   de   Santo  
Domingo  estaba  sitiada  por  los  ejércitos  haitianos  y  que  se  necesitaba  su  
ayuda  con  urgencia.    Missiessy  se  dirigió  con  sus  buques  a  Santo    Domingo  
y  su  llegada  salvo  a  Ferrand  y  a  la  población  de  un  desastre  seguro.  
 
La  situación  de  los  sitiados  en  la  Capital  era  insostenible.    Se  habían  
hecho   varias   salidas   de   tropas   para   obligar   a   los   haitianos   a   retirarse,   y   en  
una   de   esas   salidas   había   muerto   don   Juan   Barón,   que   era   un   excelente  
jefe   militar.     Dessalines   no   había   asaltado   la   ciudad   porque   estaba  
esperando   que   le   llegaran   los   cañones   que   había   pedido   a   Haití;   cuando  
llegaron  los  cañones  Dessalines  dispuso  el  asalto,  que  se  daría  el  día  27  de  
marzo.    Pero  el  día  26  se  presento  en  el  Placer  de  los  Estudios,  frente  a  la  
ciudad,  la  escuadra  de  Missiessy,  e  inmediatamente  desembarcó  refuerzos  
de   hombres,   armas   y   víveres.     Eso   paralizo   el   ataque   de   los   haitianos,   y  
cuando   Dessalines   vio   que   la   escuadra   francesa   se   dirigía   hacia   el   oeste  
pensó   que   iba   para   Haití   y   dedujo   que   los   franceses   estaban   atacando  
Haití,  como  habían  hechos  tres  años  antes;  entonces  dio  orden  de  levantar  
el  sitio  y  de  marchar  a  toda  prisa  hacia  Haití.    En  su  retirada  los  haitianos  
trataron  de  destruir  todo  que  lo  que  pudiera  ser  útil  a  los  franceses,  que  a  
su  juicio  iban  a  perseguirlos,  y  eso  fue  hecho  sobre  todo  por  las  fuerzas  del  
general   Christophe,   que   se   retiraban   por   donde   habían   llegado,   es   decir,  
por   el   camino   del   Cibao.     Casi   todas   las   poblaciones   de   esa   ruta   fueron  
quemadas,   desde   Monte   Plata   hasta   Moca,   y   muchos   de   sus   habitantes,  
en   número   de   unos   mil,   fueron   llevados   a   Haití.     Así   vino   a   quedar     ter  
minado   el   último   episodio   de   la   guerra   de   independencia   de   Haití,   que  
tuvo   lugar   en   nuestro   país   porque   la   contradicción   fundamental   o  
principal  que  había  en  la  sociedad  haitiana  cuando  comenzó  la  revolución  
de   Haití  –esto   es,   la   contradicción     entre   oligarquía   esclavista   y   esclavos—
se  había  trasladado  a  nuestro  país,  donde  la  mas  alta  autoridad  francesa  
había  autorizado  la  cacería  de  niños  haitianos  para  ser  esclavizados.  

 
Pasado   ese   episodio,   Ferrand   trato   de   introducir   en   nuestro   país   los  
métodos  de  producción  capitalistas  basados  en  una  sociedad  esclavista;  es  
decir,   tomo   las   medidas   necesarias   para   que   la   sociedad   dominicana  
quedara  organizada  como  la  que  había  tenido  Haití  antes  de  la  revolución.    
Pero  la  revolución  francesa,  de  la  cual  el  propio  Ferrand  era  un  elemento,  
iba   a   trastornar   sus   planes.     ¿Por   qué?       Porque   para   defenderse   de  
Inglaterra,   con   la   que   se   hallaba   en   guerra,   Napoleón   Bonaparte   tenía   que  
ocupar  Portugal,  un  país  que  esta  al  lado  de  España.    Portugal  era  aliada  
de  Inglaterra  y  los  buques  ingleses  usaban  los  puertos  de  Portugal  para  sus  
actividades  contra  Francia.    Napoleón  obligó  a  España  a  aliarse  con  él  y  a  
permitir  que  sus  tropas  cruzaran  el  territorio  español  para  atacar  Portugal,  
ataque   que   llevó   a   cabo   en   los   últimos   días   del   mes   de   noviembre   del   año  
1807.    Los  reyes  de  Portugal  huyeron  del  país  y  se  trasladaron  al  Brasil,  y  
así  fue  como  vino  a  suceder  que  en  América  hubo  una  corte  eral  en  el  siglo  
XIX,  y  esa  es  la  razón  que  explica  que  al  hacerse  independiente  Brasil  fuera  
un  país  monárquico,  como  lo  fue  hasta  el  15  de  noviembre  de  1889,  fecha  
en  que  fue  derrocada  la  monarquía  y  establecida  la  república.    Ahora  bien,  
de   paso   para   Portugal   Napoleón   decidió   quedarse   también   con   todo   el  
norte  de  España,  a  partir  de  la  orilla  izquierda  del  rio  Ebro.    Los  reyes  de  
España   quisieron   huir   hacia   algún   lugar   de   América,   tal   como   habían  
hecho   los   de   Portugal;   pero   no   pudieron   hacerlo   porque   la   movilización  
popular  los  obligó  a  renunciar  al  reinado  a  favor  de  su  hijo  Fernando,  que  
paso  a  llamarse  Fernando  VII  –Séptimo-­‐-­‐.    Los  reyes  de  fueron  a  Francia  a  
reclamar   ante   Napoleón,   y   éste   los   hizo   prisioneros,   y   lo   mismo   le   sucedió  
a  Fernando  VII.    La  prisión  de  este  último  provoco  el  levantamiento  del  2  
de  mayo  de  1808,  que  tuvo  lugar  en  Madrid,  la  capital  de  España,  y  fue  el  
principio   de   la   guerra   popular   española   contra   Francia.     Napoleón   designó  
rey  de  Francia  a  su  hermano    José  Bonaparte,  y  esa  medida  lio  lugar  a  los  
levantamientos   de   los   pueblos   españoles   de   América,   los   cuales  
comenzaron   luchando   por   la   restitución   de   Fernando   VII   como   rey   de  
España   y   terminaron   luchando   por   la   independencia   en   los   territorios  
españoles   de   América,   menos   aquí,   porque   en   nuestro   país   la   lucha  
terminó   no   en   la   independencia   nacional   sino   en   el   restablecimiento   de   la  
autoridad  española.  

 
En   el   año   1808   la   situación   económica   era   mala.     Sólo   había  
producción   vendible   en   el   Cibao,   en   las   regiones   donde   se   cosechaba  
tabaco,  que  eran  La  Vega,  Moca,  Santiago,  y  donde  se  cortaba  madera  de  
exportación,   que   era   en   Azua,   la   costa   de   Puerto   Plata   y   Samaná.     Los  
sitios   donde   la   producción   más   importante   eran   el   ganado,   mulos   y  
caballos,   como   San   Juan   y   lo   que   hoy   es   la   Línea   Noroeste,   eran   lugares  
económicamente    paralizados  porque  ya  no  vendían  sus  animales  en  Haití.    
Sobre   la   base   de   ese   malestar   económico   empezó   a   organizarse   el  
movimiento   anti-­‐francés   que   acabaría   llamándose   de   la   Reconquista.     El  
movimiento   fue   organizado   desde   Puerto   Rico,   que   seguía   siendo  
territorio  español,  y  descanso  principalmente  en  dos  hombres:  un  español  
llamado   Ciriaco   Ramírez,   que   vivía   en   San   Juan   de   la   Maguana   dedicado   al  
comercio,   y   un   criollo   de   Cotuí.   Don   Juan   Sánchez   Ramírez,   hatero   y  
negociante  de  madrea.  Ciriaco  Ramírez  se  dedico  a  conspirar  en  el  Sur  y  en  
la  parte  norte  y  oeste  del  Cibao  y  don  Juan  Sánchez  Ramírez  lo  hizo  en  el  
Este,   la   Capital   y   la   parte   Sur,   donde   Ciriaco   Ramírez   ataco   las   fuerzas  
francesas  y  les  dio  el  combate  de  Malpaso  el  19  de  octubre  y  el  de  Sabana  
Mula  el  21;  y  siguió  en  el  Este,  donde  don  Juan  Sánchez  Ramírez  se  levanto  
en  el  Seibo  el  día  28  de  mismo  mes.    
 
Ese   movimiento   pasó   rápidamente   a   ser   dirigido   por   el   sector  
hatero   de   la   sociedad   dominicana   como   la   guerra   de   España   contra  
Napoleón  pasó  a  ser  dirigida  por  la  nobleza  española.    ¿Por  qué?    Porque    
el  sector  social  que  tenia  mas  prestigio  en  la  sociedad  dominicana  era   el  
de   los   hateros,   al   cual   pertenecía   Sánchez   Ramírez,     así   como   la   antigua  
nobleza  española  era  la  que  tenía  más  autoridad  ante  el  pueblo  español.    
Los  hateros  de  Santo  Domingo  querían  tomar  el  poder  político  sacando  de  
el   a   Ferrand   y   a   los   franceses   y   a   sus   partidarios   criollos,   y   para   eso  
rodearon   y   fortalecieron   políticamente   a   Sánchez   Ramírez,   y   los   que  
estaban  al  lado  de  Ferrand  lo  dejaron  solo  en  el  momento  decisivo  de  su  
vida.     El   curso   de   la   lucha   se   decidió   en   la   batalla   de   Palo   Hincado,   que  
tuvo   lugar   el   10   de   noviembre   de   1808.     En   esa   batalla   quedaron  
derrotados  los  franceses,  a  quienes  comandaba  el  propio  general  Ferrand,  
que   se   suicidó   cuando   vio   que   iba   a   caer   prisionero.     Inmediatamente    
después   de   la   victoria   de   Palo   Hincado   los   dominicanos,   bajo   el   mando   de  
don   Juan   Sánchez   Ramírez,   avanzaron   sobre   la   Capital   y   la   rodearon   por  

tierra   mientras   los   ingleses,   que   proseguían   su   guerra   contra   Francia,   la  
sitiaban  por  mar.  
 
Al  morir  Ferrand  quedo  al  frente  de  las  fuerzas  francesas  el  general  
Dubarquier,  y  éste  tuvo  a  su  cargo  la  tarea  de  dirigir  no  sólo  a  esas  fuerzas  
sino  también    a  la  población  de  la  Capital  mientras  duro  el  sitio,  o  lo  que  es  
lo   mismo,   hasta   la   rendición   de   los   franceses,   ocurrida   el   11   de   julio   de  
1809,  después  que  los  ingleses  habían  bajado  a  tierra  unos  800  hombres  
que  avanzaron  sobre  la  Capital  desde  Palenque  y    Haina.    En  los  meses  del  
sitio  los  habitantes  de  la  Capital  sufrieron  hambre  y  se  alimentaban  de  lo  
que   apareciera,   hasta   comiendo   cáscaras   y   ratones.     Los   franceses   se  
negaron   a   rendirse   ante   los   dominicanos   y   lo   hicieron   ante   los   ingleses,  
cuyos   jefes   eran   el   almirante   William   Price   Cumby   y   el   general   Sir   Hugh  
Lyle  Carmichael;  estos,  a  su  vez,  entregaron  la  ciudad  a  don  Juan  Sánchez  
Ramírez,  que  paso  a  gobernarnos  en  nombre  de  España  y  con  el  título  de  
capitán  general  del  ejército  español.  
 
Así   fue   como   al   cabo   de   14   años   de   ser   colonia   francesa,   a   partir   de  
la   Paz   de   Basilea,   que   había   sido   firmada   el   22   de   julio   de   1795,   nuestro  
país   volvió   a   ser   territorio   español,   aunque   en   esa   ocasión,   por   primera  
vez   en   nuestra   historia,   íbamos   a   ser   gobernados   por   un   dominicano,   el  
hatero   don   Juan   Sánchez   Ramírez   que   al   llegar   se   rodeo   de   altos  
funcionarios,  también  dominicanos  y  también  hateros.