EL  PLD,  Colección  Estudios  

Sociales,  Autor  Juan  Bosch  
2da.  Edición,  2005.-­‐  
 
LA  REVOLUCION  HAITIANA  
 
 
La   revolución     de   Haití   fue   provocada   por   la   gran   revolución   que  
comenzó   en   Francia   en   el   año   1789.     Esa   revolución   francesa   está  
considerada   como   uno   de   los   acontecimientos   más   importantes   de   la  
historia   del   mundo,   y   es   necesario   saber   por   qué   se   le   da   tanta  
importancia.  
 
Se   le   da   porque   ella   fue   la   primera   que   estableció   con   carácter  
general  y  universal  el  principio  de  que  todos  los  hombres  son  iguales  antes  
la   ley,   lo   mismo   si   son   blancos   que   si   son   negros;   si   nacieron   nobles   o  
plebeyos,   es   decir,   no   aristócratas;   si  no   ricos   que   si   son   pobres.     Además,  
la   revolución   francesa   fue   la   gran   revolución   de   la   burguesía     europea  
porque  repercutió    en  la  mayoría  de  los  países  de  Europa  provocando  en  
ellos   la   revolución   burguesa,   principalmente   a   través   de   las   acciones  
guerreras  de  Napoleón  Bonaparte,  y  se  llevó  a  cabo  no  sólo  en  el  terreno  
social  y  económico  sino  también  en  el  ideológico,  y  a  este  último  aspecto  
se  deben,  entre  otras  cosas,  el  Código  de  Napoleón  y  el  avance  científico  
de  Francia  en  el  siglo  XIX.  
 
Al   comenzar   el   año   1789   Francia   era   un   país   que   tenía   una  
burguesía   poderosa,   de   las   más   ricas   y   poderosa   del   mundo,   pero   el  
gobierno   estaba   en   manos   de   la   nobleza   descendiente   de   los   señores  
feudales,   y   tanto   las   leyes   como   la   organización   del   país   correspondían   en  
muchos   aspectos   a   la   época   del   feudalismo.     Por   ejemplo,   los  
descendientes   de   los   señores   feudales   seguían   cobrando   los   impuestos  
que  pagaban  los  comerciantes  por  llevar  mercancías  a  través  de  sus  tierras  
y   seguían   teniendo   muchos   de   los   privilegios   de   los   tiempos   feudales.    

Aunque    para  el  1789  Francia  era  un  país  capitalista;  allí  seguía  habiendo  
siervos   y   señores,   como   los   había   tres   siglos   atrás,   y   los   ricos   burgueses  
tenían   dinero   pero   no   tenían   ni   poder   político   ni   categoría   social.     Esa  
categoría  solamente  la  tenían  los  nobles  o  aristócratas.    
 
Con   le   excepción   de   la   nobleza,   al   llegar   el   año   de   1789   todos   los  
franceses   tenían   necesidad   de   un   gran   cambio   en   su   país;   la   tenían   los  
burgueses  porque  querían  tomar  el  gobierno  para  usar  el  poder  político  a  
favor  de  sus  negocios  y  sus  intereses;  la  tenia  la  pequeña  burguesía  para  
disfrutar   de   derechos   que   las   leyes   no   le   reconocían;   la   tenían   los    
trabajadores   de   las   ciudades   y   los   del   campo   porque   su   situación  
económica  y  legal  era  desesperada;  la  tenia  los  siervos  campesinos  porque  
vivían   como   bestias   de   carga.     Por   esa   razón   la   revolución   francesa   fue  
hecha   por   un   frente   unido   de   clases   y   capas,   bajo   la   dirección   de   la  
burguesía,   todos   en   lucha   contra   la   antigua   nobleza;   y   fue   a   un   mismo  
tiempo   una   revolución   social,   económica   y   política,   que   cambio   la   vida   del  
país  en  esos  tres  aspectos.    Como  la  mayor  parte  de  los  pueblos  de  Europa  
estaban   en   situación   parecida   a   la   de   Francia,   esa   revolución   tuvo   una  
enorme  popularidad  internacional  y  tuvo  el  respaldo  de  los  pueblos  y  los  
burgueses  en  todas  partes  del  mundo.    Al  mismo  tiempo,  como  es  natural,  
los  gobiernos  veían  en  la  revolución  francesa  un  terrible  enemigo,  y  entre  
ellos   estaba   el   de   España;   y   l   actitud   del   gobierno   de   España   frente   a   la  
revolución   francesa   iba   a   repercutir   en   nuestro   país,   que   era   por   esos  
tiempos  territorio  español.  
 
En   el   folleto   No.   6   se   explicó   que   en   Haití   había   profundas  
contradicciones  entre  los  grandes  oligarcas  blancos  y  los  grandes  oligarcas  
afranchís     o   mulatos;   que   las   había   también   entre   cada   uno   de   esos   dos  
sectores   y   los   llamados   pequeños   blancos   franceses,   y   entre   esos   tres  
grupos  y  los  libertos  haitianos  –que  eran  los  negros  y  los  mulatos  libres-­‐-­‐,  y  
sucedía  que  los  esclavos  formaban  la  mayoría  de  la  población.    Pues  bien,  
la  revolución  francesa  puso  en  movimiento  todas  esas  contradicciones,  lo  
que   se   explica   porque   el   país   vecino   era   una   colonia     Francia   y   lo   que  
estaba   pasando   en   Francia   tenia   necesariamente   que   repercutir   allí.     Al  
ponerse  en  marcha  las  contradicciones,  las  fuerzas  sociales  que  había  en  

el  seno  de  cada  uno  de  esos  sectores  chocaron  violentamente,  y  el  choque  
produjo  la  revolución  haitiana.  
 
 
¿Cómo   se   llevo   a   cabo   el   movimiento   de   esas   fuerzas?     De  
manera  gradual,  como  vamos  a  ver  ahora.  
 
En   primer   lugar,   el   gobierno   revolucionario   de   Francia   ordeno   que  
en   Haití   se   eligieran   asambleas   departamentales.     En   Haití   había   tres  
Departamentos,  que  era  como  decir  provincias;  el  del  Norte,  con  su  capital  
en   Cap-­‐Francais,  hoy  Cabo  Haitiano;  el  del  Oeste,  con  su  capital   en   Port-­‐
au-­‐Prince,   que   era   al   mismo   tiempo   la   capital   de   la   colonia;   y   el   del   Sur,  
con   su   capital   en   Les   Cayes.     Como   los   hijos   o   descendientes   de   negros   no  
tenían   derechos   civiles,   los   oligarcas   blancos   alegaron   que   los   oligarcas  
afranchís  no  podían  ser  candidatos  en  esas  elecciones,  y  los  dejaron  fuera  
de   ellas;   pero   además   establecieron   que   solo   podían   ser   elegidos   los  
blancos   que   tuvieran   más   de   10   esclavos,   con   lo   cual   dejaron   afuera  
también   a   los   llamados   pequeños   blancos.     Las   asambleas  
departamentales  eran  las  únicas  que  de  acuerdo  con  la  ley  podían  enviar  
representantes   de   Haití   ante   el   gobierno   revolucionario   de   Francia,   y   así  
los  grandes  blancos  pasaron  a  ser  los  únicos  que  tenían  poder  político  en  
la   colonia.     Los   oligarca   mulatos   o   afranchís   respondieron   organizando  
movimientos   contra   la   gran   oligarquía   blanca,   y   como   resultado   de   esos  
movimientos,   un   grupo   de   oligarcas   mulatos   se   levantó   bajo   la   jefatura   de  
uno  de  ellos,  llamado  Vicent  Ogé.    Ogé  y  su  gente  fueron  derrotados  y  Ogé  
huyo  hacia  nuestro  país,  pero  las  autoridades  españolas  se  lo  entregaron  a  
los  franceses,  y  Ogé,  un  hermano  suyo  y  otro  jefe  del  movimiento  fueron  
condenados   a   morir   despedazados   por   una   gran   rueda   de   hiero   llena   de  
puyas   mientras   22   de   sus   compañeros   morían   ahorcados.     La   sentencia   se  
cumplió    el  21  de  febrero  de  1791,  en  Cap-­‐Francais.    
 
La   muerte   de   Ogé   y   de   sus   compañeros   provoco   el   levantamiento  
de   los   principales   oligarcas   afranchís.     En   la   noche   del   14   de   agosto   de   ese  
año  (1791)  comenzó  la  rebelión  de  los  esclavos,  que  se  inicio  en  el  monte  
Caimán,   cerca     de   Cap-­‐Francais,   bajo   la   jefatura   de   un   esclavo   llamado  
Boukman.    En  esa  región  había  numerosos  ingenios  de  azúcar  y  por  lo  m  
ismo  había  muchos  esclavos.    Al  amanecer  del  día  15  esteban  ardiendo  los  
ingenios   y   los   cañaverales   y   las   casas   de   toso   los   sitios   vecinos.     Los   amos,  

sus   mujeres   y   sus   hijos   eran   muertos   a   machetazos   y   quemados   en   sus  
propias   casas,   que   eran   mansiones   lujosas.     Inmediatamente   después   se  
levantaron   los   esclavos   de   todos   los   alrededores   de   Cap-­‐Francais,   y  
cuando   los   grandes   oligarcas   blancos   de   la   capital   del   Departamento   del  
Norte   vinieron   a   darse   cuenta   la   ciudad   estaba   cercada   por   millares   y  
millares  de  esclavos  que  destruían  todo  lo  que  les  salía  al  paso.  
 
Para   esos   días   los   grandes   blancos   habían   fortalecido   su   posición   en  
port-­‐au-­‐Prince,   de   donde   habían   salido   los   afranchís,   que   a   su   vez   se  
habían  hecho  fuertes  en  el  Departamento  del  Sur.    En  un  encuentro  que  
tuvo   lugar   en   las   cercanías   de   Port-­‐au-­‐Prince   el   1º   de   septiembre,   los  
oligarcas   blancos   fueron   derrotados   vergonzosamente.     Los   oligarcas  
blancos   aceptaron   la   derrota   y   negociaron   un   acuerdo   con   los   oligarcas  
afranchís;   según   ese   acuerdo   ,   los   oligarcas   mulatos   podrían   ser  
candidatos   en   las   elecciones   para   ala   asamblea   de   Port-­‐au-­‐Prince,   que  
tendrían  lugar  el  21  de  noviembre  de  ese  año  (1791);  pero  precisamente  
ese   día   los   oligarcas   blancos,   con   la   ayuda   de   los   oficiales   franceses,  
sacaron  los  cañones  de  un  cuartel  y  se  dedicaron  a  matar  a  cañonazos  a  
los  oligarcas  afranchís,  a  los  mulatos  y  negros  libres  y  a  los  esclavos.  
 
El   1º   de   diciembre   llego   a   la   capital   de   la   colonia   una   comisión   de  
tres   personas   que   enviaba   el   gobierno   revolucionario   de   Francia   con   la  
misión   de   resolver   los   problemas   de   Saint-­‐Domingue.     Para   esos   días   las  
luchas   desatadas   habían   costado,   solamente   en   CAP-­‐Francais,   la   vida   de  
unos   mil   blancos   y   nos   10   mil   esclavos;   unos   200   ingenios   de   azúcar  
habían   quedado   destruidos   y   la   ciudad   tenia   parres   en   ruinas;   pero   los  
esclavos  rebeldes  habían  sido  derrotados  y  Boukman  había  sido  fusilado.    
Ahora   bien,   cerca   de   las   fronteras   de   nuestro   país   había   grupos   de  
esclavos   rebeldes   que   operaban   bajo   la   jefatura   de   antiguos   esclavos;   uno  
de   esos   jefes   se   llamaba   Biassou,   y   con   Biassou   se   hallaba   un   oficial   que  
iba   a   ser   conocido   en   el   mundo   entero   con   el   nombre   de   Toussaint  
Louverture.  
 
Para   el   mes   de   mayo   de   1792   llegaron   a   Saint-­‐Domingue   fuerzas  
militares   francesas   y   un   decreto   de     la   Asamblea   Legislativa   de   Francia   –
que   era   la   que   hacia   las   leyes   revolucionarias-­‐-­‐,   firmado   por   el   rey   Luis   XVI  
–o  Dieciséis—en  el  que  se  establecía  que  los  mulatos  y  los  negros  libres,  es  

decir,  que  no  fueran  esclavos,  debían  tener  los  mismos  derechos  que  los  
blancos.    Por  ese  decreto  los  oligarcas  mulatos  o  franchís  pasaban  a  tener  
el  derecho  de  ser  candidatos  en  las  elecciones  para  formar  las  asambleas  
departamentales  de  Haití,  y  los  grandes  blancos  se  apresuraron  a  llegar  a  
un  acuerdo  con  ellos  u  con  los  pequeños  blanco  para  actuar  unidos  sobre  
una  sola  condición:  que  pasara  lo  que  pasara,  los  esclavos  seguirían  siendo  
esclavos  y  que  los  que  se  hallaban  sublevados  serian  devueltos  a  sus  amos  
por  medios  de  la  fuerza,  si  era  necesario.    Como  todos  los  grandes  blancos  
eran  dueños  de  esclavos  y  lo  eran  también  todos  los  oligarcas  mulatos  o  
afranchís,   y   como   muchos   de   los   pequeños   blancos   tenían   aunque   fuera  
uno   o   dos   esclavos,   el   interés   de   seguir   teniendo   esclavos   unía   a   esos   tres  
grupos  o  sectores;  y  así  fue  como  a  los  tres  años  de  haber  comenzado  la  
revolución   francesa   u   al   cabo   de   muchas   luchas,   vinieron   a   quedar  
resueltas   en   Haití   las   contradicciones   entre   grandes   blancos,   grandes    
afranchís,   unos   y   otros   oligarcas,   y   pequeños   blancos.     La   comisión   que  
había  enviado  a  Haití  el  gobierno  de  Francia  había  cumplido  su  papel  y  en  
Francia   se   decidió   formar   otra   comisión.     Esto   sucedía   a   mediados   del   año  
1792.  
 
El   gobierno   francés   estaba   entonces   formado   por   un   partido  
llamado   de   lo   girondinos,   que   contaba   con   la   mayoría   en   la   Asamblea  
Legislativa,  y  en  Francia  no  podía  hacerse  nada  sin  la  autorización  de  esa  
asamblea.     Los   girondinos   decidieron   enviar   a   Haití   otra   comisión,   que  
estaba   compuesta   por   dos   civiles   y   un   general,   y   con   ella   mando   una  
fuerza   militar   de   6   mil   hombres.     Uno   de   los   civiles   de   la   comisión   se  
llamaba  Léger  Félicité  Sontonax,  que  iba  a  convertirse  en  un  personaje  de  
la   historia   de   Haití.     El   10   de   agosto   cuando   todavía   la   comisión   se   hallaba  
viajando   hacia   Haití,   se   produjo   en   París,   la   capital   de   Francia,   un  
movimiento  que  sacó  del  gobierno  a  los  girondinos  y  llevo  al  poder  a  los  
jacobinos,   que   era   un   partido   revolucionario   mas   radical   que   el   de   los  
girondinos,   y   con   ese   cambio   empezó   la   era   que   en   la   historia   de   la  
revolución   francesa   se   conoce   con   el   nombre   de   el   Terror.       El   rey   Luis   XVI  
y  su  familia  cayeron  presos  y  los  aristócratas  eran  condenados  a  muerte.    
El   21   de   enero   de   1793   fue   guillotinado   el   rey   y   el   1º   de   febrero   el  
gobierno  revolucionario  les  declaro  la  guerra  a  Holanda  e  Inglaterra  y  el  7  
de   marzo   se   la   declaro   a   España.     Al   entrar   en   guerra   Francia   y   España  

entraron   en   guerra   también   nuestro   país   y   Haití,   y   las   autoridades  
españolas   les   dieron   apoyo   a   los   esclavos   rebeldes   de   Jean   François   y  
Biassou,  que  pasaron  a  nuestro  país  por  la  frontera  de  la  Línea  Noroeste,    
Toussaint   Loverture   fue   nombrado   general   del   ejercito   español,   y   junto  
con   Biassou   y   Jean   François   fue   enviado   a   Haití   para   luchar   contra   las  
fuerzas  francesas.  
 
Toussaint   tenía   en   ese   momento   unos   50   años;   había   sido   esclavo  
de  una  familia  francesa  de  oligarcas  apellidada  Breda;  fue  cochero  de  esa  
familia  y  en  los  años  anteriores  al  estallido  de  la  revolución  francesa  bahía  
llegado   a   ser   superintendente   de   cultivos   del   ingenio   de   esa   familia.    
Cuando  se  produjo  el  levantamiento  de  Boukman  en  el  monte  de  Caimán  
puso  a  salvo  a  la  familia  Breda  y  después  se  puso  al  frente  de  400  esclavos  
y   se   unió   a   las   fuerzas   de   Biassou.     Como   sabía   leer   y   escribir,   cosa   muy  
rara   entre   los   esclavos,   fue   secretario   de   Biassou;   después   se   dedico   a  
curar   enfermos   y   heridos   de   las   tropas   de   Biassou   y   por   ultimo   comenzó   a  
tomar  parte  en  los  combates  al  frente  de  un  grupo,  y  de  ahí  fue  ascendido  
hasta  que  las  autoridades  españolas  de  nuestro  país  lo  hicieron  general.  
 
España   e   Inglaterra   organizaron   grandes   fuerzas   para   tomar   Haití;  
las  de  Inglaterra  llegaron  desde  Jamaica  y  las  españolas  desde  Cuba,  desde  
México  y  desde  nuestro  país.    Los  grandes  blancos  de  Haití,  y  algunos  de  
los   oligarcas   afranchís   y   de   los   pequeños   blancos,   unían   a   ingleses   y  
españoles  porque  esperaban  que  estos  les  devolvieran  sus  propiedades  y  
sus  esclavos.    Eso  colocaba  a  los  comisionados  del  gobierno  revolucionario  
francés  en  una  situación  difícil,  porque  los  grandes  blancos,  y  parte  de  los  
oligarcas   mulatos   y   de   los   pequeños   blancos   actuaban   aliados   a   los  
enemigos   de   Francia.     En   abril   de   1793   llego   desde   Francia   un   nuevo  
gobernador.     Era   el   general   François   Thomas   Galbaud,   y   había   nacido   en  
Haití,   hijo   de   una   familia   de   grandes   blancos,   y   como   era   natural,   los  
grandes  blancos  de  Haití  hallaron  el  un  apoyo,  lo  que  equivalía  a  apoyar  a  
los  enemigos  ingleses  y  españoles.    Ahora  bien,  había  una  ley  francesa  que  
prohibía   que   pudiera   ser   gobernador   de   una   colonia   aquel   que   tuviera    
propiedades   en   ella,   y   Galbaud   era   uno   de   los   grandes   propietarios   de  
Haití.     Basándose     en   esa   ley,   el   comisionado   Sonthonax,   actuando   a  
bimbre   del   gobierno   de   Francia,   se   negó   a   reconocer   al   general   Galbaud  

como   gobernador   de   Saint-­‐Domingue,   y   ese   rechazo   dio   lugar   a   un  
levantamiento  de  los  grandes  blancos,  algunos  grandes  mulatos  y  algunos  
pequeños   blancos   de   Cap-­‐Francais,   que   le   ofrecieron   su   respaldo   al  
general  Galbaud.    ¿Qué  hizo  entonces  Sonthonax?    Respondió  ofreciendo  
la   libertad   a   los   esclavos   que   lucharon   contra   Galbaud   y   los   grandes  
blancos,   y   el   día   21   de   junio   de   1793   miles   y   miles   de   esclavos   de   las  
vecindades   de   Cap-­‐Francais   entraron   en   la   ciudad   y   acabaron   con   los  
grandes  blancos,  a  tal  extremo  que  los  que  quedaron  se  salvaron  porque  
huyeron  con  el  general  Galbaud  de  Cap-­‐Francais  por  mar.    Mientras  tanto,  
Toussaint  y  los  otros  jefes  negros  que  estaban  peleando  a  favor  de  España  
iban  avanzando  por  el  norte  hacia  el  oeste  y    los  españoles  y  los  ingleses  
atacaban   por   mar   y   tomaban   puntos   de   la   costa.     En   esos   ataques  
comenzó  a  destacarse  Toussaint  como  un  jefe  militar  brillante.  
 
Para  el  mes  de  agosto  la  situación  de  las  fuerzas  francesas  era  muy  
difícil,  pues  solo  unos  pocos  jefes  oligarcas  mulatos  estaban  luchando  del  
lado   francés.     Sonthonax   se   dio   cuenta   de   que   era   necesario   buscar   el  
apoyo  de  las  mayorías  de  la  población,  y  como  esas  mayorías  eran  negras  
esclavas,  decidió  declarar  a  nombre  de  Francia  la  libertad  de  los  esclavos,    
cosa  que  hizo  el  28  de  agosto  de  1793,  fecha  de  gran  importancia  histórica  
porque  fue  la  primera  vez  que  en  América  se  estableció  el  derecho  de  los  
negros   a   la   libertad.   Fue   así   como   vino   a   suceder   que   las   grandes  
contradicciones   entre   Francia,   Inglaterra   y   España,   de   una   parte,   y   entre  
los   grandes   oligarcas   blancos,   los   grandes   oligarcas   afranchís   y   los  
pequeños   blancos   y   mulatos   y   negros   libres,   de   la   otra   parte,   se  
resolvieron   a   favor   de   los   esclavos   de   Haití,   que   pasaron   a   ser   libres.     Pero  
no  hay  que  olvidar  que  si  esos  esclavos  no  se  hubieran  lanzado  a  la  lucha  
por  su  libertad,  no  habrían  sacado  ventajas  de  esas  contradicciones  de  sus  
enemigos.  
 
Los  ingleses  respondieron  a  la  acción  de  Sonthonax  ocupando  varios  
puntos  de  Haití.    En  esos  días    murió  Biassou,  y  Toussaint  quedo  como  jefe  
superior   de   las   fuerzas   negras   del   noroeste.     Ya   como   jefe,   Toussaint   se  
dirigió   al   jefe   militar   y   gobernador   francés   de   Haití,   el   general   Lavaux,  
diciéndole  que  en  vista  de  que  Francia  había  resuelto  darles  la  libertad  a  
los  esclavos,  el  no  tenía  por  que  seguir  luchando  contra  Francia  y  a  favor  

se  sus  enemigos,  y  que  en  consecuencia  se  ponía  a  las  ordenes  del  general  
Lavaux  con  los  4  mil  hombres  de  sus  tropas.    El  general  Lavaux    aceptó  la  
oferta   y   le   en   vio   a   Toussaint   un   nombramiento   de   general   de   brida   del  
ejercito   francés.     El   18   de   mayo   de   1794   Toussaint   anuncio   que  
abandonaba  el  ejercito  español  y  entraba  a  servir  al  de  Francia,  y  a  partir  
de   ese   momento   comenzó   la   propaganda   española,   inglesa   y   de   los  
oligarcas  blancos  presentando  a  Toussaint  como  un  monstruo  sanguinario;  
que  así  proceden  siempre  lo  sectores  dominantes  de  todas  partes  con  los  
que  deciden  luchar  contra  ellos  y  a  favor  de  los  pueblos.  
 
Al   hallarse   sin   la   ayuda   militar   de   Toussaint,   las   tropas   españolas  
que  operaban  en  Haití  quedaron  tan  debilitadas  que  se  retiraron  a  nuestro  
país,   con   lo   cual   se   debilitaron   también   las   tropas   inglesas.     Lavaux   y  
Toussaint  avanzaron  hacia  el  sur  y  pacificaron  toda  la  región  que  esta  en  l  
orilla   derecha   del   rio   Artibonite   y   las   vecindades   de   Port-­‐au-­‐Prince.     El  
general   Lavaux   encontró   en   Toussaint   y   en   sus   soldados   negros   un   gran  
auxilio,   y   los   oligarcas   mulatos   tuvieron   miedo   de   que   Lavaux   le   diera   a  
Toussaint  demasiado  poder,  hasta  colocarlo  por  encima  de  ellos;  y  a  fin  de  
evitar   esa   posibilidad   decidieron   darle   un   golpe   de   Estado   al   general  
Lavaux,  idea  que  llevaron  a  cabo  haciéndolo  preso  en  Cap-­‐Francais,  en  el  
mes  de  marzo  de  1795.    Como  los  ingleses  habían  ocupado  Port-­‐au-­‐Prince,  
Cap-­‐Francais  paso  a  ser  capital  de  la  colonia,  u  el  general  Villate,  oligarca  
afranchí,   jefe   de   las   tropas   que   detuvieron   a   Lavaux,   que   designado   por   la  
municipalidad   de   Cap-­‐Francais   gobernador   de   Haití.     Toussaint   envió   dos  
columnas   a   Cap-­‐Francais,   una   de   ellas   al   mando   de   Jean   Jacques  
Dessalines,   que   iba   a   ser   el   libertador   de   Haití   y   Lavaux   quedo   en   libertad.    
Inmediatamente,   Lavaux   nombro   a   Toussaint   lugarteniente   de  
gobernador,  es  decir,  el  segundo  en  mando  de  Haití.    La  revolución,  pues,  
había  llevado  en  menos  de  cuatro  años  a  un  esclavo  a  segunda  autoridad  
de  la  colonia,  lo  que  da  una  idea  de  lo  profunda  que  era  es  revolución.  
 
En  el  mes  de  junio  (1795),  el  gobierno  español  inicio  conversaciones  
de   paz   con   el   de   Francia   y   el   22   de   julio   se   firmaba   la   paz   llamada   de  
Basilea,   y   en   esa   paz   España   cedió   la   parte   española   de   nuestra   Isla   al  
gobierno   francés.     En   ese   momento   los   ingleses   ocupaban   los   puertos  
importantes  de  Haití,  con  la  excepción  de  Cap-­‐Francais  y  Port-­‐de-­‐Paix  en  el  

norte,   Tiburón   en   el   sudoeste   y   Jacmel   y   Saint-­‐Louis   en   el   sur,   y   el  
gobierno  ingles  había  nombrado  aun  gobernador  de  la  parte  francesa  de  
la  isla.    Eso  significa  que  los  ingleses  se  consideraban  ya  dueños  de  Haití,  y  
en   tal   virtud   se   negaron   a   aceptar   que   los   franceses   ocuparan   la   parte  
españolas  de  la  isla  basándose  en  que  en  el  Tratado  de  Utrecht,  celebrado  
entre  ellos  y  España  en  abril  de  1713,  España  se  había  comprometido  a  no  
entregar   ninguna   de   sus   posesiones   de   América   a   otro   país;   y   como  
Inglaterra   y   España   eran   aliadas,   España   consiguió   que   Francia   se  
comprometiera   a   ser   legalmente   dueña   de   la   parte   española   de   la   Isla,  
pero  a  no  ocuparla  con  fuerzas  militares.    Por  esa  razón  nuestro  país  siguió  
teniendo   autoridades   militares   y   civiles   españoles,   aunque   legalmente   era  
posesión  francesa.    
 
Toussaint   se   dedico   entonces   a   sacar   a   los   ingleses   de   Haití   y   fue  
ejecutando  su  plan  con  lentitud  pero  con  seguridad.      En  el  mes  de  mayo  
de  1797  el  gobierno  francés  lo  nombró  jefe  de  todas  las  fuerzas  militares  
de   la   colonia.     Desde   esa   posición   tenia   bajo   su   mando   jefes   y   soldados  
blancos  franceses,  así  como  también  mulatos,  oligarcas  afranchís    y  negros  
ex   esclavos.     El   15   de   julio   de   1798   entró   vencedor   en   Port-­‐au-­‐Prince,  
abandonada   por   los   ingleses   y   restablecida   como   capital   de   la   colonia;   y  
por  fin,  los  últimos  ingleses  salieron  de  tierra  haitiana  el  2  de  octubre  de  
ese  año.    Hecho  gobernador  por  el  gobierno  de  Francia,  el  antiguo  cochero  
de   la   familia   Breda   paso   a   ser   la   mas   alta   autoridad   civil   y   militar   de   la  
parte   francesa   de   la   Isla,   a   además   un   personaje   celebre   en   todo   el  
mundo,   pues   jamás   un   hombre   de   su   condición,   negro   y   esclavo,   había  
pasado   tan   rápidamente   del   lugar   mas   bajo   en   la   escala   social   al   mas  
elevado  a  que  podía  llegar  en  su  país.  
 
Hasta   ese   momento   la   revolución   haitiana   había   sido   una   guerra  
social,   primero   de   oligarcas   blancos   y   pequeños   blancos   contra   oligarcas  
mulatos  o  afranchís  y  después  de  sectores  de  esos  tres  grupos  contra  los  
esclavos  negros;  es  decir,  fue  una  lucha  de  clases  llevada  al  terreno  de  la  
guerra.     Pero   además   fue   una   guerra   racial,   de   blancos   contra   mulatos   y  
de   negros   contra   mulatos   y   blancos;   y   al   mismo   tiempo   fue   una   guerra  
internacional,  de  franceses  y  haitianos  contra  españoles  e  ingleses  y  en  un  
momento   dado   de   españoles   e   ingleses   y   haitianos   y   franceses   contra   el  

gobierno   francés;   de   manera   que   en   esa   guerra   internacional   se   mezclo  
también   una   guerra   civil.     El   aspecto   de   la   guerra   civil   paso   a   ser   al   mas  
importante  a  partir  de  los  últimos  meses  de  1798,  cuando  Toussaint  tuvo  
que   combatir   en   el   norte   la   rebelión   de   algunos   de   sus   oficiales   y   desde  
mediados  de  junio  de  1799  hasta  el  mes  de  agosto  del  ultimo  año  del  siglo  
XVIII     -­‐-­‐Dieciocho-­‐-­‐,   esto   es,   el   1800,   mas   de   13   mese   ,   estuvo  
combatiendo  contra  las  fuerzas  del  sur,  mandadas  por  el  oligarca  afranchí,  
general  Andrés  Rigaud.  
 
A   partir   de   agosto   de   1800   caudillo   el   haitiano   se   dedico   a   organizar  
política  y    militarmente  la  ocupación  de  la  parte  de  la  Isla  que  había  sido  
española,   por   lo   menos   legalmente,   hasta   el   22   de   julio   de   1795,   y   que  
seguía  siendo  gobernada  por  autoridades  españolas;  o  lo  que  es  lo  mismo,  
se  dispuso  a  ocupar  nuestro  país.    Para  lograr  eso  tuvo  que  sacar  de  la  Isla  
al   representante   de   Francia,   llamado   Roume,   y   resolver   muchas   otras  
dificultades  políticas.    Por  fin,  al  comenzar  el  año  1801,  o  lo  que  es  igual,  al  
empezar   el   siglo   XIX   –diecinueve-­‐-­‐,   tras   declarar   que   la   Isla   era   “una   e  
indivisible”,   como   efectivamente   lo   era   porque   toda   ella   era   posición   de  
Francia,   cruzó   la   frontera   por   la   parte   del   sur   mientras   otra   columna   la  
cruzaba   por   la   parte   del   norte.     La   columna   del   norte   encontró   alguna  
resistencia   al   cruzar   el   rio   Guayubín   y   al   cruzar   el   Yaque,   por   donde   hoy  
esta  la  población  de  Mao,  y  la  del  sur  la  hallo  en  Nagá,  al  cruzar  el  Nizao.    
En  este  último  punto  combatieron  fuerzas  dominicanas  al  mando  de  don  
Juan  Barón  y  del  general  afranchí  haitiano  Chanlatte  y  del  general  francés  
Kerverseau,   que   era   en   nuestro   país   el   representante   de   Roume,   agente  
de  Francia  en  Haití.    En  los  dos  casos,  la  resistencia  fue  barrida  fácilmente  
por  las  tropas  de  Toussaint,  y  este  entro  en  la  capital  de    nuestro  país  el  26  
de   enero.     Inmediatamente   decreto   la   libertad   de   los   esclavos   y   las  
autoridades   españolas   encabezadas   por   el   gobernador   y   capitán   general  
español   Joaquín   García,     que   había   sido   la   primera   autoridad   civil   y   militar  
de   España   aquí   durante   muchos   años,   organizaron   la   salida   hacia  
Venezuela   de   las   tropas   y   los   altos   empleados   españoles.     Salieron   de  
Santo  Domingo  el  18  de  febrero  y  el  día  22  llegaron  a  Maracaibo  
 
Fue   así   como   nuestro   país   paso   a   ser   francés   de   hecho,   y   no   solo   de  
derecho,  como  lo  había  sido  desde  el  22  de  julio  de  1795.