EL  PLD,  Colección  Estudios  

Sociales,  Autor  Juan  Bosch  
2da.  Edición,  2005.-­‐  
 

PERFIL  POLITICO  DE  PEDRO  SANTANA  
(I)  
Es  difícil,  por  no  decir  imposible,  conocer  en  toda  su  significación  los  
hechos  del  pasado  si  nos  empeñamos  en  ver  los  personajes  de  la  historia  
aislados  de  la  sociedad  en  que  vivieron  o  actuaron,  o  sea,  si  pretendemos  
analizar  su  vida  y  sus  actos  partiendo  de  la  creencia  de  que  ellos  hicieron  
la  historia,  y  por  tanto  organizaron  la  sociedad,  cuando  lo  verdadero  es  lo  
contrario:   que   la   sociedad   es   la   que   hace   personajes   históricos   a   través   de  
las   luchas   que   llevan   a   cabo   en   su   seno   las   clases   y   las   capas   de   clases   que  
la   componen.   Lo   primero   que   debemos   conocer,   aunque   sea   a   grandes  
rasgos,   es   el   tipo   de   sociedad   en   que   se   produjeron   los   hechos   lleva-­‐dos   a  
cabo  por  esas  clases  y  capas.  Por  ejemplo,  los  dominicanos  no  podríamos  
comprender  la  figura  de  Pedro  San  tana  si  no  tenemos  clara  la  idea  de  que  
él,   igual   que   Juan   Sánchez   Ramírez,   cuyo   retrato   tenía   en   su   oficina   o  
despacho  de  presidente  de  la  República,  era  el  líder  de  los  hateros  de  su  
tiempo,   así   como   Sánchez   Ramírez   lo   había   sido   treinta   años   antes,  
aunque   a   pantana   le   tocó   actuar   en   los   tiempos   en   que   la   sociedad   hatera  
iba  desapareciendo,  y  a  tal  punto  fue  así  que  cuando  murió,  en  su  tumba  
quedaron   enterrados,   él   ticamente   y   la   sociedad   hatera   en   el   orden  
político.  
Santana  no  nació  hatero,  pero  pasó  a  serlo  después  e  1826,  año  en  
que  casó  con  la  viuda  de  un  hatero;  y  en  cuanto  al  papel  de  líder  de  ese  
sector   social   dominicano   que   jugó   en   la   lucha   de   clases   que   llevaron   a  
cabo   los   hateros   de   un   lado   y   del   otro   diferentes   capas   de   la   pequeña  
burguesía,   eso   fue   el   producto   de   las   condiciones   personales   que  
desarrolló   como   militar   y   como   político   a   lo   largo   de   los   veintiún   años  

transcurridos  entre  la  revolución  de  La  Reforma  y  el  di  a  de  su  muerte,  o  
sea  desde  julio  de  1843  hasta  el  14  de  junio  de  1864.  
La  palabra  hatero  significa  dueño  de  reses  y  de  las  tierras  donde  se  
dan   la   yerba   que   come   el   ganado   y   los   víveres   que   usan   los   seres  
humanos.     En   los   tiempos   de   Santana,   la   palabra   hatero   equivalía   a  
hombre   rico,   pero   se   trataba   de   un   tipo   de   riqueza   diferente   a   como   la  
entendemos   hoy.   El   hatero   de   los   siglos   XVI,   XVII,   XVIII   y   XIX   era   en  
nuestro  país  socialmente  poderoso  porque  disponía  de  animales  de  carne  
y   de   transporte.   Los   últimos   eran   de   mucha   utilidad   para   llevar   de   un   sitio  
a  otro  gente  y  carga  y  los  primeros  aseguraban  la  base  de  la  alimentación  
de   la   familia   y   de   los   que   dependían   del   hatero.   (Generalmente   la  
condición   de   dependencia   se   establecía   debido   a   que   el   propietario   le  
daba   al   dependiente   un   pedazo   de   tierra   para   que   produjera   víveres   a  
medias   o   al   tercio   y   criara   algún   puerco   y   unas   cuantas   gallinas,   pero  
además  trabajaba  para  el  hatero  cuantas  veces  éste  se  lo  pedía).  
El   país   no   producía   en   1826   ni   en   1850   ni   en   el   1900   ni   mucho  
después   ni   una   vara   de   tela   ni   un   cuchillo.   Esos   artículos   se   traían   de   Saint  
Thomas  o  de  Curazao  y  para  tener  con  qué  comprarlos  había  que  vender  
productos  que  se  usaran  en  Europa  o  en.los  Estados  Unidos,  por  ejemplo,  
maderas,   cueros   y   sebo   de   res;   algunos   hateros   disponían   de   maderas   y  
otros  de  cueros  y  de  sebo  que  vendían  a  los  muy  contados  comerciantes  
exportadores   de   esos   tiempos   para   que   éstos   los   enviaran   al   extranjero;  
además,   había   ¿algún   que   otro   hatero   que   vendía   carne   de   res   o   de   cerdo  
en  los  pueblos  cercanos  a  sus  hatos,  pero  esa  actividad  comercial  no  era  
verdaderamente   importante;   en   cambio   tener   herramientas   y   tela   con  
que  vestir  a  la  familia  era  algo  que  contribuía  a  aumentar  el  prestigio  del  
hatero,  que  ya  disponía  de  tierras  en  que  se  daban  el  plátano,  la  yuca,  la  
batata  y  la  palma  con  que  se  hacían  las  viviendas.  La  posesión  de  todo  eso  
en   un   medio   tan   pobre   como   el   nuestro,   donde   hasta   el   año   1822   hubo  
esclavitud   patriarcal,   se   traducía   para   su   dueño   en   autoridad   social.   Esa  
autoridad   social   se   hacía   sentir   más   porque   la   gran   mayoría   de   la  
población  vivía  en  los  campos,  y  era  en  los  campos,  precisamente,  donde  
estaban  los  hatos  y  por  tanto  donde  se  hallaban  los  centros  de  actividad  
de  los  hateros.  

En   un   libro   de   Emilio   Rodríguez   Demorizi   (Papeles   de   Santana,   Stab.  
Tipográfico  G.  Menaglia,  Roma,  1952)  leemos  (páginas  43-­‐45)  que  el  padre  
de   Santana,   llamado   también   Pedro,   salió   de   Hincha,   hoy   territorio  
haitiano,  al  comenzar  el  siglo  pasado,  y  con  él  se  llevó  su  familia;  que  ese  
Pedro  Santana  se  estableció  en  Gurabo  de  Santiago  y  más  tarde  en  Sabana  
Perdida,   a   orillas   del   río   Ozama,   y   que   estando   en   Sabana   Perdida   padeció  
“una   grave   y   dilatada   enfermedad”   que   obligó   a   sus   dos   hijos   (los   mellizos  
Ramón  y  Pedro),  “siendo  aún  de  tierna  edad”,  a  trabajar  para  mantener  a  
su   padre,   por   sí   mismos   en   el   corte   de   leña,   la   cual   conducían   por   el  
Ozama  en  canoas  a  vender  a  la  capital”.  El  autor  de  esas  palabras,  Dr.  José  
Ma.   Morillas,   que   fue   am:   personal   de   Santana,   cuenta   que   su   padre   no  
pudo   darle   ninguna   instrucción,   y   que   después   de   muerto   el   padre,  
Santana   y   sus   hermano   Ramón   se   trasladaron   a   El   Seibo   “y   allí  
permanecieron   ambos   dedicados   personalmente   al   cultivo   del   campo   en  
un  Pequeño  sitio  de  agricultura,  hasta  que  el  referido  Dn.  Pedro  contrajo  
matrimonio   en   1826   con   Da.   Micaela   Rivera,   viuda   del   rico   propietario  
Don   Miguel   Febles,   y   con   este   motivo   pasó   a   establecerse   a   la   pujante  
hacienda   de   crianza   de   la   propiedad   de   su   consorte   conocida   por   el  
Prado”.  
Eso   de   “rico   propietario”   y   “pujante   hacienda   de   crianza”   puede  
confundir  a  los  que  no  están  en  capacidad  de  situarse  con  la  imaginación  
en  la  realidad  económica  y  social  de  nuestro  país  allá  por  el  1820  y  tantos,  
cuando  no  éramos  todavía  una  sociedad  capitalista  porque  los  dueños  de  
tierras   y   animales,   los   hateros,   que   eran   esos   “ricos   propietarios”   a   que   se  
refería   Morillas,   no   producían   para   un   mercado   consumidor   (o   sea,   no  
producían   mercancía)   sino   lo   necesario   para   sostener   a   la   familia   y   a   los  
que  sin  ser  miembros  de  la  familia  dependían  económicamente  de  ellos.  
Veamos   de   qué   cosas   era   dueño   Pedro   Santana   cuando   hizo   su  
primer   testamento,   veintiséis   años   después   de   haberse   casado   con   la  
señora  Micaela  Rivera,  “viuda  del  rico  propietario  don  Miguel  Febles”,  que  
era  la  dueña  de  “la  pujante  hacienda  de  crianza”  conocida  con  el  nombre  
de  El  Prado.  Al  hacer  ese  testamento  en  el  año  1852,  Santana  decía  que  su  
mujer   había   aportado   al   matrimonio   “los   bienes   siguientes:   Un   hato  
nombrado   el   Prado   fundado   en   mil   pesos   de   propiedad   en   los   terrenos   de  

Anamá,   en   esta   Común   (de   El   Seibo),   el   que   se   componía   de   un   Buhío  
entinglado   de   tablas   de   Palma   y   cubierto   de   yaguas,   de   dimensión   de  
trece  varas  de  largo  y  seis  de  ancho,  un  corral,  un  conuco  de  seis  tareas  en  
mal  estado,  doscientas  sesenta  reses  de  crianza,  catorce  bestias,  también  
de   crianzas,   tres   ovejas,   un   burro   viejo,   algunas   prendecitas   y   algunos  
derechos  de  terrenos  que  constan  en  sus  escritos”.  
(Esos  derechos  de  terrenos  de  que  hablaba  el  primer  testamento  de  
Santana   y   los   mil   pesos   de   propiedad   en   los   terrenos   de   Anamá   en   que  
estaba  el  hato  El  Prado  están  descritos  en  el  lenguaje  que  se  usaba  para  
referirse  a  tierras  comuneras,  que  eran  una  forma  de  propiedad  comunal  
pre-­‐capitalista   ampliamente   generalizada   en   el   país   no   sólo   en   los   siglos  
XVII.    XVIII  y  XIX  sino  también  en  este  siglo  XX  y  en  menor  grado  pasada  su  
primera  mitad).  
La   parte   del   primer   testamento   de   Santana   que   hemos   copiado   se  
halla  en  VANGUARDIA  del  Pueblo  (No.  119,  página  6),  y  ahí  figura  también  
esta  otra  parte;  
“Declaro:  que  en  dicho  Hato  del  Prado  a  más  del  Buhío  de  vivienda  
antigua   que   existe,   he   hecho   otra   casa   nueva   de   quince   varas   de   largo   y  
seis   y   media   de   ancho,   entinglada   de   tablas   de   palmas   y   cubierta   de  
yaguas,   con   un   aposento   grande,   su   sala   y   dos   cuartos   con   su   soberado  
elevado,   cinco   puertas   y   seis   ventanas,   todas   de   caoba”;   y   VANGUARDIA  
aclara  que  como  ni  al  describir  ese  bohío,  mandado  hacer  por  Santana,  ni  
al  referirse  al  que  había  en  El  Prado  cuando  él  casó  con  la  viuda  de  Miguel  
Febles  se  menciona  el  material  de  los  pisos,  debemos  suponer  que  los  dos  
tenían   pisos   de   tierra,   y   pensamos   que   era   en   el   último   descrito   en   el  
testamento,  el  que  mandó  hacer  él,  donde  vivía  Pedro  Santana  cuando  fue  
hecho  preso,  en  los  primeros  días  del  año  1857,  por  el  general  José  María  
Cabral,   que   llegó   a   El   Prado   con   un   cuerpo   de   caballería   para   hacer  
cumplir   una   orden   del   gobierno   de   Buenaventura   Báez   *ín   virtud   de   la  
cual   Santana   debía   ser   conducido   a   la   Capital   donde   le   esperaba   la  
acusación  de  tener  en  su  casa  municiones  y  armas  con  fines  desconocidos.  
Sin   darnos   el   año   en   que   eso   sucedió,   Morillas   cuenta   que   Pedro  
Santana   fue   incorporado   a   la   Guardia   Nacional   haitiana,   en   la   cual   sirvió  

en   el   arma   de   caballería   y   ascendió   a   capitán;   que   “obtuvo   el   cargo   de  
vocal  del  consejo  de  notables  o  regidor  del  ayuntamiento  del  Seibo”;  que  
tomó   parte   en   la   revolución   de   La   Reforma   contra   Boyer,   “habiendo   ya  
ascendido  en  esta  época  al  empleo  de  coronel  de  la  guardia  nacional  del  
Seibo”;  todo  lo  cual  nos  dice  que  Santana  fue  subiendo  en  la  escala  social  
después  de  haber  pasado  a  administrar  los  bienes  de  Miguel  Febles,  o  sea,  
después  de  haberse  casado  con  la  viuda  del  dueño  de  El  Prado;  0  dicho  de  
otra   manera,   que   Santana   quedó   incorporado   al   nivel   social   de   los  
hateros,   el   más   alto   del   país   cuando   adquirió   la   categoría   de   hatero   por  
una   herencia   que   le   llegó   a   través   del   matrimonio,   no   por   la   vía   del  
nacimiento.  De  no  haber  adquirido  es  a  categoría  en  la  sociedad  no  se  le  
habría   reconocido   como   uno   de   los   notables   de   El   Seibo   como   se   le  
reconoció  cuando  pasó  a  ser  regidor  del  ayuntamiento  de  esa  ciudad.  Eso  
no   hubiera   podido   pasar   en   Inglaterra   o   en   Francia,   donde   se   habían  
instalado  sociedades  burguesas  muy  hechas,  y  donde  por  la  misma  razón  
no  habría  podido  ascender  a  la  altura  de  la  clase  superior  el  que  no  viviera  
en   un   palacio   o   en   una   mansión   que   compitiera   con   los   palacios   de   los  
burgueses.   Como   hemos   visto   en   documentos   notariales,   Santana   vivía,  
después  de  casarse,  en  un  bohío  de  tablas  de  palma  techado  de  yaguas,  y  
en   1852,   cuando   tenía   el   título   oficial   de   Libertador   y   había   sido  
presidente   de   la   República   tres   veces,   vivía   en   otro   bohío,   hecho   por   él,  
que  tenía  setos  de  tablas  de  palma  y  el  techo  de  yaguas.  Aunque  no  hay  
documentos   que   lo   digan,   podemos   afirmar   que   los   pisos   de   los   dos  
bohíos  eran  de  tierra.  
El   conjunto   de   fuerzas   mentales   y   afectivas   que   forman   eso   que  
llamamos  carácter  tiene  componentes  heredados,  al  menos  en  parte,  que  
son   los   de   origen   biológico   (conformación   y   disposición   de   las   células  
cerebrales   y   de   las   glándulas   de   secreción   interna),   pero   es   también  
producto,  en  parte  importante,  de  las  influencias  que  proyectan  sobre  las  
personas   las   condiciones   materiales   de   existencia   en   que   se   ha  
desarrollado   la   vida   de   cada   quien,   entre   las   cuales   hay   que   tomar   en  
cuenta   las   que   corresponden   a   la   clase   social;   y   esas   condiciones  
materiales   de   existencia   empiezan   a   ejercer   su   influencia   sobre   el  
individuo   en   los   años   más   tiernos   de   la   niñez.   Naturalmente,   esas   reglas  
no   nos   sirven   para   medir   a   los   seres   humanos   de   excepción   aunque   el  

papel   que   juegan   en   ellos   no   puede   ser   disminuido   y   mucho   menos  
descartado.  
Por  ejemplo,  las  condiciones  propias  del  caudillo  político  sólo  se  dan  
en   aquellos   países   donde   el   predominio   del   latifundio,   y   por   tanto,   del  
latifundista,   mantiene   en   estado   de   dependencia   de   los   terratenientes   a  
las  masas  campesinas,  lo  que  crea  las  condiciones  materiales  para  que  un  
miembro   o   partidario   de   la   dase   de   los   grandes   propietarios   que   tenga   las  
dotes   indispensables   para   ser   jefe   se   convierta   en   un   caudillo   y   pase   a  
reproducir   en   la   vida   política   del   país   lo   que   hacen   los   terratenientes   en   la  
esfera   de   la   producción   agrícola   y   ganadera,   y   sobre   todo,   que   pase   a  
aplicar   en   la   actividad   política   los   métodos   que   usa   el   latifundista   en   el  
trato  con  sus  dependientes  y  peones.  
Comparado  con  un  latifundista  de  hoy,  Pedro  San  tana  era  un  pobre  
diablo,  pero  en  el  Santo  Domingo  de  1843,  y  sobre  todo  en  la  región  del  
Este   de   aquellos   tiempos,   Pedro   Santana   era   una   potencia   política   en  
reserva,   que   para   ese   año   todavía   no   se   había   manifestado   en   todas   sus  
posibilidades   pero   que   significaba   mucho   para   el   movimiento   de   los  
trinitarios   porque   no   era   simplemente   un   hatero   sino   un   hatero   que   tenía  
grado  militar  y  rango  político  entre  los  notables  de  El  Seibo.  Dice  Morillas  
que   la   riqueza   que   administraba   Santana   (ya   sabemos   qué   tipo   de   riqueza  
era  y  estamos  al  tanto  de  sus  limitaciones)  “le  proporcionó  gran  prestigio  
en   toda   la   provincia,   en   la   cual   era   consultado   por   sus   conciudadanos,   y  
casi  nada  se  hacía  en  ella  sin  su  aprobación”  (Obra  y  páginas  citadas).  Fue  
ese  prestigio  lo  que  llevó  a  Juan  Pablo  Duarte  a  ir  él  en  persona  a  El  Seibo,  
en  abril  de  1843,  para  enrolar  a  los  hermanos  Santana  en  las  filas  de  los  
luchadores   por   la   independencia.   Pedro   se   hallaba   en   esos   días   en   la  
Capital   y   Duarte   nombró   a   Ramón   coronel   de   las   tropas   que   debían  
organizarse   en   El   Seibo   cuando   empezara   el   movimiento   separatista,   pero  
Ramón   le   aclaró:   “El   jefe   debe   ser   mi   hermano   Pedrito,   que   le   gusta  
mandar  y  sabe  entender  bien  a  la  gente;  yo  me  conformo  con  servir  a  sus  
órdenes”  (Rodríguez  Demorizi,  obra  citada  Pág.  26).  
La   tarea   de   lograr   la   alianza   de   los   trinitarios   con   los   reformistas  
haitianos  le  tocó  a  Mella,  pero  la  de  conseguir  la  alianza  de  los  trinitarios  y  
los   hateros   fue   llevada   a   cabo   por   Duarte,   y   gracias   a   ella   apareció   el  

primer   caudillo   de   la   República   porque   fue   el   caldo   de   cultivo   que   hacía  
falta   para   que   las   dotes   naturales   de   un   jefe   político   florecieran   en   un  
hatero.   Ya   sabemos   lo   que   pasó   con   esa   alianza:   que   el   sector   de   los  
hateros   desplazó   en   poco   tiempo   a   la   pequeña   burguesía   trinitaria   de   la  
dirección   política   del   movimiento   y   después   la   desplazó   de   la   dirección  
militar,  que  cayó  en  los  hombros  de  Pedro  Santana.  
¿Por  qué  se  produjeron  esos  cambios?  
El   primero,   porque   Duarte   se   vio   forzado   a   salir   del   país   para  
salvarse   de   la   persecución   del   gobierno   haitiano,   y   en   consecuencia   el  
movimiento   quedó   al   cuidado   de   Tomás   Bobadilla,   que   era   el   consejero  
político  de  los  hateros;  y  el  segundo,  porque  los  hermanos  Ramón  y  Pedro  
Santana,  que  eran  conducidos  presos  a  Port-­‐au-­‐Prince,  la  capital  del  país,  
huyeron   al   llegar   a   Matanzas   de   Baní   y   fueron   a   esconderse   en   las  
vecindades   del   hato   El   Prado,   sitio   donde   tenían   una   fuerte   autoridad  
social,   de   manera   que   cuando   llegó   a   su   escondite   la   noticia   de   que   el  
levantamiento   contra   el   gobierno   empezaría   el   27   de   febrero   (1844),  
estaban   en   capacidad   de   pasar   a   la   acción,   y   lo   hicieron   poniéndose   a   la  
cabeza   de   amigos   hateros   y   de   peones   y   dependientes   suyos   y   de   esos  
amigos,  y  se  encaminaron  a  El  beibo,  donde  asaltaron  la  Comandancia  de  
Armas   e   hicieron   preso   al   jefe   haitiano,   general   Félix   Richiez,   e  
inmediatamente,   sin   perder   tiempo,   armaron   a   unos   600   hombres   con   los  
cuales   marcharon   hacia   la   ciudad   de   Santo   Domingo.   Esa   fue   la   primera  
fuerza  militar  que  tuvo  la  República,  y  ésa  fue  la  que  dio  y  ganó  la  primera  
batalla   en   que   los   dominicanos   se   batieron   con   soldados   de   Haití   la   del   19  
de  marzo,  llevada  a  cabo  en  Azua,  y  de  ella  salió  el  hatero  Pedro  Santana  
convertido  en  el  jefe  nato  de  todos  los  que  iban  a  enrolarse  en  la  guerra  
contra  los  haitianos.  
La   alianza   de   la   pequeña   burguesía   trinitaria   y   los   hateros   que   no  
fue   producto   de   un   acuerdo   sino   imposición   de   la   realidad   social  
dominicana,  quedó  rota  por  el  peso  de  esa  misma  realidad  social,  pero  a  
pesar   del   rompimiento   esa   alianza   había   dado   origen   a   un   hecho  histórico  
que   estaba   llamado   a   desatar   una   lucha   larga   entre   los   antiguos   aliados.  
Ese   hecho   fue   la   aparición   ^   República,   lo   que   significó   la   formación   del  
astado   dominicano;   como   consecuencia   de   la   formación   del   Estado  

tuvimos   una   larga   guerra   con   Haití   v   esa   guerra   fue   un   semillero   de  
pequeña  burguesía,  especialmente  en  sus  capas  más  bajas  y  sobre  todo  de  
origen   campesino.   A   los   diecisiete   años   del   grito   del   Conde,   la   pequeña  
burguesía  que  había  pasado  de  los  conucos  a  los  campamentos  defendía  
la  República  que  habían  creado  los  trinitarios,  pero  no  tenía  la  menor  la  de  
quienes  habían  sido  los  padres  de  esa  República.  El  campeón  de  la  nueva  
pequeña   burguesía   y   especialmente   de   las   capas   baja,   baja   pobre   y   baja  
muy   Pobre,   no   era   Duarte;   era   Buenaventura   Báez.   Era   en   la   Pequeña  
burguesía   de   esas   tres   capas   en   lo   que   se   apoyaba   socialmente   Báez  
cuando   ordenó   que   el   general   Cabral   marchara   hacia   El   Prado     a   la   cabeza  
de  un  cuerpo  de  caballería    de  caballería  para  conducir  a  Pedro  Santaná  a    
la   Capital,   de   donde   sería   enviado,     a   la   media   noche   del   11   de   enero  
(1857)     a   la   isla   de   Martinica,   punto   en   el   que       comenzó   una   odisea   digna  
de  la  pluma  de  un  escritor  de  categoría.  
 
Sucedía   que   en   esos   años   también   se   había   desarrollado   la   alta  
pequeña   burguesía   comercial.     Por   lo   que   hicieron   en   el   orden   político   sus  
líderes  de  Santiago.  
Podemos   afirmar   que   el   desarrollo   de   esa   capa   de   la   pequeña  
burguesía  fue  especialmente  notable  en  el  Cibao,  la  región  productora  de  
tabaco,  que  era  la  base  de  la  actividad  económica  de  la  zona.  La  expansión  
en  el  orden  económico,  y  por  tanto  en  el  social,  de  la  pequeña  burguesía  
comercial  del  Cibao,  que  se  debía  al  impulso  que  el  tabaco  les  daba  a  sus  
negocios,  la  llevaba  de  manera  inevitable  a  chocar  con  las  diferentes  capas  
de  la  baja  pequeña  burguesía,  lo  que  equivalía  a  chocar  con  el  jefe  político  
de   esas   capas,   que   era   Báez.   Esa   fue   la   causa   oculta   de   la   revolución   del   7  
de   julio   (1857),   que   encabezaron   los   comerciantes   de   Santiago   y   que   iba   a  
terminar  el  año  siguiente  con  Santana  en  el  poder.  
Desde   su   exilio   de   Saint   Thomas   Pedro   Santana   le   había   pedido   a‘  
Báez,  al  comenzar  el  mes  de  junio  de  1857,  que  le  permitiera  regresar  al  
país,  solicitud  que  Báez  rechazó  por  medio  del  Senado,  pero  para  sorpresa  
suya,   Santana   recibió   un   mensaje   de   los   revolucionarios   de   Santiago   en  
que  lo  invitaban  a  volver  a  su  tierra,  lo  que  indica  que  a  mediados  de  1857  
estaban   reproduciéndose   en   cierto   sentido   las   condiciones   políticas   que  
en   1843   condujeron   a   Duarte   a   hacer   la   alianza   de   los   trinitarios   y   los  

hateros.  Lo  que  había  cambiado  era  el  enemigo,  que  en  1843  era  Haití  y  
en  1857  era  Buenaventura  Báez.  Lo  curioso  de  la  similitud  está  en  que  la  
alianza  de  1857  iba  a  terminar  como  la  de  1843,  con  Santana  en  la  jefatura  
del  Estado  y  la  pequeña  burguesía  en  la  desbandada.  
En   1857   los   hateros   estaban   en   liquidación   como   fuerza   social,   pero  
les  quedaba  el  caudillo;  en  cambio  la  alta  pequeña  burguesía  se  hallaba  en  
pleno   desarrollo   pero   no   había   producido   un   líder   (que   sería   Luperón).   No  
pudo   serlo   Duarte   y   no   lo   fue   Báez   porque   éste   pasó   a   ser   el   jefe   de   las  
capas   bajas,   que   iban   alanzarse   a   la   lucha   contra   las   capas   alta   y   mediana.  
Por  su  parte,  Santana  necesitó  nueve  meses  y  medio  para  vencer  a  Báez,  y  
si  es  verdad  que  tan  pronto  lo  venció  pasó  a  ocupar  el  poder,  también  lo  
fue   que   le   resultaba   difícil   sostenerse   en   él   porque   carecía   de   la   base  
social   que   podía   mantenerlo   en   el   gobierno,   y   para   resolver   ese   problema  
llevó   a   cabo   la   anexión   a   España.   En   su   última   etapa   de   gobernante  
Santana   estaba   sustituyendo   a   una   clase   que   ya   había   dejado   dé   existir,  
cuyo   lugar,   según   creía   él,   había   pasado   a   ser   ocupado   por   las   tropas   de  
Isabel   II.   Sólo   así   se   explica   su   paso   de   presidente   de   la   República  
Dominicana   a   Gobernador   Capitán   General   de   la   provincia   española   de  
Santo  Domingo.  
En  cuanto  a  las  razones  por  las  cuales  la  mayoría  de  los  dominicanos  
aceptó   la   anexión,   están   dichas   en   los   primeros   párrafos   de   una   carta   que  
el   12   de   marzo   de   1861   envió   a   Santana   su   sobrino   Manuel,   hijo   de  
Ramón,  que  llamaba  papá  a  su  tío.  Esa  carta  figura  en  el  Tomo  I  de  La  Viña  
de  Naboth,  de  Summer  Welles,  Editorial  El  Diario,  Santiago,  1939,  páginas  
219-­‐20.  He  aquí  los  párrafos  que  nos  interesan:  
“Mi  querido  papá:  He  recibido  tus  instrucciones  con  el  mayor  gozo  y  
entusiasmo,  pues  de  esta  manera  nos  veremos  librados  de  esta  condición  
de  pobreza  y  calamidades,  y  puedo  asegurarte  que  nunca  podría  ser  mejor  
recibida   la   anexión   que   ahora,   puesto   que   el   pueblo   deseaba   cualquier  
cambio   que   pudiera   mejorar   la   situación...   en   Hato   Mayor   como   en   el  
Seibo,   todo   el   mundo   ha   manifestado   el   mayor   entusiasmo   y   contento  
desde   que   se   les   explicó   claramente   las   ventajas   que   derivará   la   República  
entera   y   cada   individuo   en   Particular”   (de   la   anexión)...   (El   subrayado   es  
nuestro.  J.B.)  

   

Related Interests