EL  PLD,  Colección  Estudios  

Sociales,  Autor  Juan  Bosch  
2da.  Edición,  2005.-­‐  

 
PLANES      Y      METODOS  
 
Los   planes   de   trabajo   empezaron   a   surgir   en   el   Partido   como  
resultado  de  la  Conferencia  Salvador  Allende,  en  la  cual  se  adoptaron  las  
bases  teóricas  para  elaborar  los  métodos  de  trabajo  del  Partido.  
 
Los   planes   son   proyectos   que   sólo   pueden   ejecutarse   si   se   siguen  
métodos  correctos  para  convertirlos  e  hechos  o  acciones,  de  manera  que  
el   plan   viene   a   ser   la   suma   de   un   proyecto   (o   idea)   y   de   método   para  
llevarlo   a   cabo.       Por   ejemplo,   la   idea   de   valor   apareció   en   la   mente  
humana  hace  varios  siglos,  pero  vino  a  ser  a  principios  del  actual  cuando  
se   inventaron   los   métodos   apropiados   para   volar   con   cierto   grado   de  
seguridad,  y  esos  métodos  fueron  mejorados  poco  a  poco  hasta  llegar  en  
estos  momentos  a  tal  punto  que  varios  millones  de  personas  vuelan  todos  
los   años   con   una   proporción   de   accidentes   mortales   tan   baja   que   es  
enormemente   inferior   al   número   de   muertes   provocadas   por   accidentes  
de  automóviles.  
 
En   el   caso   de   la   aviación   como   en   todos   los   que   se   relacionan   con  
actividades   industriales,   los   métodos   de   trabajo   se   crean   a   partir   de   las  
bases  científicas  que  se  forman  con  la  acumulación  de  los  conocimientos  
de  la  naturaleza  que  viene  haciéndose  desde  hace  siglos,  pero  en  el  caso  
de   un   partido   político   los   métodos   de   trabajo   se   crean   partiendo   de   las  
teóricas   que   nos   proporcionan   las   ciencias   sociales,   o   sea,   las   que   se  
emplean  en  el  estudio  de  las  sociedades.    Cuando  se  elige  un  metal  para  
fabricar  la  parte  externa  o  de  afuera  de  un  avión  se  conocen  de  antemano,  
mediante   experimentos   hachos   en   laboratorios   especializados,   las  
condiciones   de   resistencia   al   calor   y   a   la   fuerza   de   los   vientos   que   tiene  
ese  metal,  pero  cuando  se  echan  las  bases  teóricas  que  deben  seguir  los  
métodos  de  trabajo  de  un  partido  político  no  disponemos  de  laboratorios  

que  nos  aseguren  que  tal  o  cual  parte  de  un  método  va  a  dar  el  resultado  
que   esperamos   de   él,   y   tenemos   que   esperar   lo   que   nos   diga   la   realidad  
cuando   ese   método   sea   puesto   en   practica,   es   decir,   cuando   la   idea  
abstracta  en  que  se  basó  ese  método  sea  probada  por  el  resultado  que  dé.  
 

¿Pero  qué  en  un  método?    

 
Es  el  conjunto  de  pasos  que  deben  darse  o  de  medidas  que  deben  
ser  tomados  en  el  proceso  de  ejecución  de  un  plan.  
 

¿Por  qué  hablamos  de  métodos  de  trabajo?  

 
Porque  con  esas  palabras  nos  referimos  a  los  métodos  que  usamos  
en   la   realización   o   ejecución   de   cada   plan   de   los   muchos   que   el   Partido  
pone   en   práctica   en   el   seno   del   pueblo.     Por   ejemplo,   el   Partido   lleva   a  
cabo  Esfuerzos  Concentrados  o  Tertulias  de  Vanguardia,  y  los  primeros  se  
ejecutan   siguiendo   un   método   y   las   segundas   siguiendo   otro   que   no   se  
parece   en   nada   al   de   los   Esfuerzos   Concentrados   como   no   se   parece   ni  
puede  parecerse  al  método  que  se  sigue  al  hacer  un  zapato  con  el  que  se  
pone  en  práctica  al  cocinar  un  sancocho.    Como  sucede  den  la  vida,  en  el  
Partido   cada   cosa   se   hace   con   el   método   que   le   corresponde.     ¿Y   qué  
importancia   tiene   para   el   Partido   que   sus   hombres   y   mujeres   sigan   un  
mismo  método  al  hacer  un  Esfuerzo  Concentrado?  
 
Tiene   una   importancia   capital   desde   muchos   puntos   de   vista,   y   para  
entenderlo   así   hay   que   saber   que   los   métodos   de   trabajo   sin  
indispensables   cuando   se   quiere   alcanzar   metas.     Las   metas   no   pueden  
lograse   si   no   se   aplican   métodos   que   permitan   alcanzarlas,   y   la   relación  
entre  meta  y  método  es  tan  estrecha  que  la  palabra  método  significaba  en  
su  origen  “vía  o  medio  o  manera  de  llegar  a  una  meta”.  
 
Pero  además  de  eso,  sin  métodos  de  trabajo  (conocidos  y  aplicados  
de   manera   concienzuda   y   detallada   por   cada   uno   de   sus   miembros)   no  
podría   haber   PLD   por   que   el   PLD   es   un   partido   de   organismos,   no   de  
individuos,   y   un   organismo   existe   y   funciona   sólo   si   aquéllos   que   lo  
componen   se   mantienen   unidos   en   todas   las   circunstancias,   ¿Y   cómo  
podrían   funcionar   bien   los   organismos   del   Partido   si   cada   una   de   las  
personas   que   los   componen   hicieran   las   cosas   según   su   cuenta   y   manera?    

Imaginémonos  por  un  momento  lo  que  le  sucedería  a  un  automóvil  en  el  
que   una   de   las   ruedas   delanteras   decidiera   correr   hacia   atrás   en   vez   de  
hacerlo  hacia  adelante  y  la  otra  decidiera  rodar  de  lado  en  vez  de  hacerlo  
en  línea  recta.  
 
En   un   partido   populista,   tipo   PRD   o   Reformista,   cada   quien   podrá  
hacer   las   cosas   como   le   dé   su   real   gana   porque   los   partidos   populistas  
están   compuestos   de   personas;   son   agrupaciones   de   individuos;  
agrupaciones  a  las  que  cada  individuo  va  a  buscar,  en  primer  lugar  lo  que  
le   convenga   a   él,   y   eso   se   explica   porque   esos   partidos   reflejan   en   el  
terreno   político   el   tipo   de   sociedad   en   que   vivimos,   o   sea,   la   sociedad  
capitalista   en   la   cual   la   función   del   hombre   es   buscar   y   conseguir  
beneficios   para   él,   y   si   en   esa   tarea   deja   algo   para   otros,   santo   y   bueno,  
pero  si  no  lo  deja,  nadie  lo  considerará    un  malvado  porque  su  obligación  
consigo   mismo,   y   además   con   su   familia,   es   ganar   mucho   dinero,   y   si   para  
lograr  eso  tiene  que  llevarse  por  delante  a  quien  sea  o  tiene  que  cometer  
inmoralidades  como  la  de  hacer  contrabando  para  no  pagar  los  impuestos  
de  aduanas,  sus  amigos  y  el  medio  social  en  que  se  mueve  lo  verán  como  
cosa  natural.    En  la  sociedad  capitalista  el  hombre  está  autorizado  a  luchar  
contra  la  sociedad  y  sólo  se  le  castiga  si  traspasa  ciertos  límites,  y  en  los  
partidos  populistas,  que  son  el  reflejo  de  esa  sociedad,  cada  miembro  está  
autorizado,  para  conquistar  una  posición,  a  luchar  contra  todos  los  demás.  
 
Por  otra  parte,  si  en  un  partido  como  el  PLD  se  les  consintiera  a  los  
compañeros  hacer  las  cosas  como  le  diera  la  gana  a  cada  uno;  o  digamos  
mejor,   si   se   le   permitiera   a   cada   quien   inventar   un   método   de   trabajo  
personal  para  cada  tarea  del  Partido,  se  pondrían  en  peligro  de  muerte  la  
disciplina   y   la   mística   del   peledeísmo,   porque   cuando   se   trata   de   un  
partido   de   organismo,   y   no   de   individuos,   como   es   el   nuestro,   hay   entre  
las   dos   una   relación   tan   estrecha   que   no   podría   haber   mística   donde  
faltara   la   disciplina,   y   nadie   puede   imponer   la   disciplina   allí   donde  
trabajando  en  una  misma  tarea  cada  quien  la  lleva  a  cabo  como  le  parece,  
no  como  debe  hacerse.  
 
El  método  de  trabajo  es  el  alma  misma  de  la  disciplina,  y  la  disciplina  
genera  la  unidad,  pero  para  mantener  la  unidad  viva  no  podemos  confiar  
únicamente  en  la  ejecución    de  los  métodos  de  trabajo;  hay  que  alimentar  

sin   tregua   la   mística   de   la   organización.     Esa   es   una   enseñanza   que  
hallamos   en   la   historia   de   dos   actividades   muy   viejas:   la   militar   y   la  
religiosa.    Los  ejércitos  y  las  organizaciones  religiosas  se  mantienen  unidos  
gracias   a   su   disciplina   y   a   su   mística;   y   en   los   unos   y   en   las   otras   se   han  
aplicado  tradicionalmente  métodos  iguales  para  los  soldados  de  todos  los  
países  y  métodos  iguales  o  muy  parecidos  para  los  sacerdotes  y  los  fieles  
de   todas   las   religiones.     Cuando   a   un   soldado   romano   se   le   daba   una  
orden   similar   a   la   que   se   le   da   a   un   soldado   francés   (por   ejemplo,   la   de  
comenzar   la   marcha),   aquél   la   cumplía   hace   dos   mil   años   con   tanta  
precisión  como  la  cumple  éste  hoy;  y  cuando  un  sacerdote  del  culto  griego  
celebraba  un  rito  ante  uno  de  sus  dioses  lo  hacía  con  el  mismo  ritmo  y  el  
mismo   aparato   con   que   un   sacerdote   de   la   India   celebra   el   suyo   ante  
Visnú.     Hay,   pues,   un   lazo   de   unión   entre   la   disciplina   y   la   mística,   y   ese  
lazo  es  el  método  de  trabajo;  y  como  del  papel  que  juegan  la  disciplina  y  la  
mística   depende   la   unidad,   nos   vemos   forzados   a   admitir   que   para  
mantener  la  unidad  del  Partido,  lo  que  equivale  a  decir  su  vida,  tenemos  
que  dedicarles  mucha  atención  y  mucha  energía  a  los  métodos  de  trabajo.  
 
Los  que  dirigimos  el  PLD  lo  sabemos  porque  en  los  sitios  donde  los  
métodos   de   trabajo   no   fueron   seguidos   del   pe   al   pa   no   ha   sido   posible  
desarrollar   el   Partido;   donde   no   se   logró   inculcar   desde   el   primer  
momento   el   respeto   a   los   métodos   hubo   que   hacer   esfuerzos   para  
enderezar  el  rumbo  perdido,  y  allí  donde  el  rumbo  se  enderezó  el  Partido  
se  fortaleció  tanto  en  el  orden  orgánico  como  en  el  ideológico.  
 
Un  buen  ejemplo  del  primer  caso  es  Baní.    En  el  municipio  de  Baní  
no   se   respetaron   los   métodos   de   trabajo   y   el   Partido   no   avanzó   ni   una  
pulgada;   en   cambio   en   San   José   de   Ocoa,   que   se   halla   en   la   misma  
provincia,  ha  sucedido  lo  contrario.    Como  ejemplo  del  segundo  caso  está  
Santiago.    En  marzo  de  1976  hubo  que  separar  del  Partido  a  36  circulistas  
de   Santiago.     En   esa   ocasión   el   PCD   (Partido   Comunista   Dominicano)  
dedicó  más  de  dos  páginas  y  media  de  su  revista  Impacto  a  demostrar  que  
lo  que  sucedía  en  Santiago  era  una  crisis  mortal  del  PLD,  la  cual  a  su  vez  
era   la   crisis   definitiva   del   “boschismo”.     Pero   resulta   que   del   número   de  
VANGUARDIA     correspondiente   al   final   de   1976   Santiago   vendió   1,981  
ejemplos  y  del  número  correspondiente  al  30  de  noviembre  del  este  año  

vendió  3  mil  726,  de  manera  que  le  faltaron  sólo  236  para  llegar  al  doble  
en  once  meses.    Qué  crisis,  ¿eh?  
 
En   una   visita   que   nos   hizo   recientemente   un   periodista   extranjero  
oímos   de   su   boca   la   opinión   de   que   el   Partido   Comunista   Dominicano  
estaba   obligado   a   hacer   propaganda   electoral   usando   los   métodos   que  
usan  el  Partido  Reformista  y  el  PRD;    y  agregó:  “Y  ustedes  (el  PLD)    hacen  
mal  en  rechazar  esos  partidos  en  su  propio  terreno  y  con  armas  iguales  a  
las  de  ellos”.    A  esos  argumentos  respondimos  diciendo  que  a  través  del  
uso   de   métodos   populistas   penetran   en   los   partidos   revolucionarios   las  
ideas   y   los   hábitos   del   populismo,   y   se   trata   de   ideas   y   de   hábitos   que  
tienen  el  poder  aniquilador  de  varias  bombas  atómicas  porque  forman  en  
la   práctica   diaria   toda   una   concepción   ideológica,   o   sea,   toda   una  
concepción  de  la  vida.  
 
El   periodista   admitió   que   teníamos   razón,   pero   nosotros   nos  
quedamos  pensando  que  nadie  sabe  cuántos  peledeistas  y  simpatizantes  
del   PLD   pueden   confundirse   y   pensar   como   pensaba   él,   porque   no   hay  
literatura  acerca  del  populismo  y  de  sus  métodos  de  trabajo  que  sirva  para  
orientar  a  los  compañeros  en  lo  que  se  refiere  a  ese  tema.  
 
Naturalmente,   es   difícil   vivir   con   posiciones   opuestas   al   populismo  
en  un  medio  donde  todas  las  ideas,  y  por    tanto  las  actitudes,  responden  a  
la  concepción  populista  de  la  vida,  y  por  tanto  a  la  concepción  populista  de  
la   política;   pero   precisamente,   el   secreto   de   ser   o   no   ser   revolucionario  
está   en   saber   distinguir   cuáles   pensamientos,   y   en   consecuencia,   cuáles  
actos  o  actitudes  son  populistas  y  cuáles      se  oponen  al  populismo;  pues  se  
es  revolucionario  en  la  medida  en  que  se  lucha,  en  el  campo  de  las  ideas  y  
en   el   de   los   hechos   de   todos   los   días,   contra   el   tipo   de   sociedad   en   que  
nos   hallamos,  y  en  el  orden  político,  la  expresión  acabada  de  sea  sociedad  
en  el  populismo.  
 
Ahora   bien,   no   es   fácil   distinguir   entre   lo   aparente   y   lo   real,   entre   lo  
que   parece   populismo   y   es   revolucionario,   así   como   entre   lo   que   parece  
ser   revolucionario   y   es   sólo   apariencia;   y   para   saber   hacer   esa   distinción  
hay  que  desarrollar  la  conciencia  política,  con  lo  cual  queremos  decir  que  
la  capacidad  de  distinguir  entre  una  cosa  y  la  otra  no  viene  en  el  cerebro  

cuando   uno   nace,   como   un   don   de   la   Naturaleza,   sino   que   tiene   que   ser  
adquirida  mediante  el  estudio  y  la  observación.  
 
Si  no  aprendemos  a  estudiar  los  hechos  analizándolos  en  todas  sus  
partes,   y   a   observar   de   manera   muy   detallada   sus   características,   se   nos  
hará  difícil  darnos  cuenta  de  cuándo  una  actividad  es  populista  y  cuándo  
no   lo   es,   y   para   presentar   algunos   ejemplos   de   esa   dificultad   vamos   a  
hablar  de  tareas  que  ha  llevado  a  cabo  el  PLD  en  los  últimos  tiempos,  y  de  
los  métodos  que  se  usaron  para  realizarlas.  
 
Empezamos     hablando   de   las   caminatas   o   recorridos   que   no  
tardarían  en  ser  limitadas  por  el  PRD,  pero  de  manera  superficial,  porque  
un  partido  típicamente  populista  como  es  el  PRD  no  podía  darse  cuenta  de  
lo  que  había,  más  allá  de  lo  aparente,  en  esa  actividad  del  PLD.  
 
Las  caminatas  o  recorridos  fueron  producto  de  una  experiencia  que  
vivimos   en   Moca,   ciudad   a   la   que   habíamos   ido   a   mediados   del   año  
pasado   con   el   propósito   de   tomarle   el   pulso   al   estado   de   ánimo   de   la  
gente  en  una  región  que  no  se  había  distinguido  por  su  desarrollo  político.    
Al  volver  a  la    Capital,  la  dirección  del  Partido  analizó  lo  que  vio  en  Moca  y  
de   ese   análisis   sacó   una   conclusión:     que   debíamos   hacer   recorridos  
siguiendo  un    método  que  nos  permitiera  alcanzar  un  fin  inmediato  y  uno  
algo  más  tardío;  el  inmediato  seria  provocar  que  las  familias  salieran  a  las  
puertas   de   sus   hogares   y   que   se   tomara   nota   de   aquellos   que  
manifestaran  inclinación  hacia  el  PLD;  y  el  más  tardío  sería  que  el  Partido  
estableciera   relaciones   permanentes   con   esas   personas.     No   vamos   a  
hacer  públicos  los  métodos  que  se  usaron  para  conseguir  esos  fines,  pero  
debemos   advertir   que   aunque   otro   partido   los   usara   esos   métodos   no  
podrían   dar   los   resultados   que   le   dieron   al   PLD   porque   para   ponerlos   en  
práctica  se  requiere  de  un  tipo  de  organización  que  sólo  tiene  el  PLD.  
 
Los   líderes   del   PRD   creyeron   que   las   caminatas   eran   una   forma   de  
propaganda   electoral,   pero   ellos   no   fueron   los   únicos   que   pensaron   así.    
Más  de  una  vez  tropezamos  en  caminatas  con  jóvenes  izquierdistas  que  se  
indignaban   con   nosotros   porque   pensaban   lo   mismo   que   los   perredeístas,    
lo   cual   nos   servía   para   medir   el   grado   de   desarrollo   político   de  
izquierdistas   y   perredeístas,   que   era   el   mismo   porque   ni   unos   ni   otros  

alcanzaban  a  darse  cuenta  de  que  en  política,  como  en  la  vida,  hay  cosas  
que  se  ven  y  cosas  que  no  se  ven,  y  así  era  ciertamente  en  el  caso  de  las  
caminatas,  porque  su  importancia  no  estaba  en  lo  que  de  ellas  se  veía  sino  
en  al  trabajo  metódico  que  hacían  los  peledeistas  que  iban  anotando  las  
reacciones  de  la  gente  que  salía  a  las  puertas  de  sus  casa,  y  el  que  hacían  
después  las  comisiones  que  iban  de  visita  a  esos  hogares.  
 
Pero   como   sucede   siempre   en   todas   las   actividades   humanas,   las  
caminatas,   que   tuvieron   un   resultado   positivo,   tuvieron   también   su  
aspecto   negativo,   del   cual   vinimos   a   darnos   cuenta   en   el   mes   de  
noviembre,  cuando  empezó  el  análisis  de  los  datos  sobre  la  formación  de  
organismos   que   debían   figurar   en   el   informe   de   fin   de   año   que   sería  
presentado   al   Comité   Central.     Esos   datos   indicaban   que   entusiasmados  
por  el  buen  éxito  de  las  caminatas  allí  donde  se  llevaban  a  cabo  (que  fue  
en   Santo   Domingo,   San   Pedro   de   Macorís   y   Haina,   aunque   este   último  
punto   sólo   se   hizo   una),   los   compañeros   llevaron   la   venta   de  
VANGUARDIA   de   un   aumento   semanal   de   202   en   promedio   durante   los  
meses   de   junio   y   julio,   a   574   (por   semana)   en   los   meses   de   agosto   y  
septiembre,   pero   olvidaron   que   el   Partido   había   decidido   terciar   en   las  
elecciones  no  para  conseguir  votos  sino  para  fortalecerse  orgánicamente,  
y   la   fortaleza   orgánica   debía   conseguirse   aumentando   el   número   de   sus  
organismos,  y  si  no  se  formaban  m.as  organismos  el  aumento  de  venta  del  
periódico   impedía   el   desarrollo   orgánico   porque   todos   los   peledeistas  
tendrían  que  dedicarle  su  tiempo  libre  a  al  venta,  la  distribución  y  el  cobro  
de   los   periódicos   ,   y   eso   los   convertiría   de   miembros   de   un   partido   en  
pregoneros   de   VANGUARDIA.     Empujado   por   el   trabajo   de   las   caminatas  
VANGUARDIA   pasó   a   venderse   sin   que   hubiera   necesidad   de   hacer  
esfuerzos   para   convencer   a   la   gente   de   que   lo   comprara,   y   eso   llevó   a  
muchos  compañeros  a  creer  que  ya  no  era  necesario  dedicarle  tiempo  a  la  
formación  de  organismos  porque  el  PLD  se  había  convertido  en  una  fuerza  
arrolladora.     Esos   compañeros   se   dejaron   arrastrar   por   una   corriente  
populista  que  los  confundió  a  tal  punto  que  se  olvidaron  de  la  meta  que  
nos   habíamos   fijado:   tener,   el   día   17   de   mayo   de   este   año,   2   mil  
organismos   peledeistas   que   para   esa   fecha   estarían   vendiendo   50   mil  
ejemplares  de  VANGUARDIA  del  Pueblo.  

 
Esa   corriente   populista   fue   captada   a   tiempo   por   la   dirección   del  
Partido,   pero   ya   había   hecho   el   daño   que   tenía   que   hacer,   porque   nos  
quedamos   atrás   en   el   cumplimiento   de   las   metas,   no   sólo   en   cuanto   al  
número  de  organismos  sino  también  en  lo  que  se  refiere  a  la  cantidad  de  
periódicos   que   debíamos   estar   vendiendo,   lo   que   se   explica   porque   la  
venta  de  VANGUARDIA   tiene   que   aumentar   en   la   proporción   en   que  
aumente  el  número  de  los  organismos.  
 
Un   partido   como   el   PLD   no   puede   usar   métodos   populistas   en  
ninguna  de  sus  actividades  porque  según  sean  los  métodos  que  se  usan  así  
serán  al  fin  y  al  cabo  las  ideas,  la  disciplina  y  los  fines  del  partido;  y  por  esa  
razón   el   PLD   se   ha   negado   a   ensuciar   paredes   de   casas,   negocios,  
industrias,   oficinas     públicas   y   paseos   o   monumentos   con   afiches   o  
pintura,   y   por   eso   nadie   ve   fuera   de   los   locales   del   PLD   las   iníciales   de  
nuestra   organización;   y   sin   embargo   la   negativa   a   hacer   lo   mismo   que  
hacen   el   Partido   Reformista,   el   PRD   o   cualquiera   de   los   partidos   del  
sistema   es,   en   cierta   medida,   una   forma   de   propaganda,   porque   los  
hombres   y   las   mujeres   que   tienen   sensibilidad   política   se   dan   cuenta   de  
que  el  PLD  es  otra  cosa,  y  lo  dicen;  y  eso  es  lo  que  explica  que  un  partido  
municipal  haya  empezado  a  hacer  propaganda  a  base  de  pedir  excusas  por  
haber  cometido  el  error  de  pintar  las  paredes  de  las  casas,  que  el  PRD  les  
haya  ordenado  a  sus  propagandistas  no  pintar  propiedades  privadas  y  que  
el  PRSC  haya  apoyado  nuestra  carta  a  la  Junta  Central  Electoral  en  la  que  
pedimos  que  se  prohíba  ese  tipo  de  propaganda  de  mal  gusto.  
 
El   PLD   no   usa   guagüitas   anunciadoras,   la   radio   o   la   televisión   o   la  
prensa   para   invitar   a   la   gente   a   que   presencie   sus   Encuentros   con   el  
Pueblo,  el  tipo  de  acto  que  venimos  celebrando  desde  hace  algún  tiempo  
en   la   Capital   y   en   las   ciudades   de   las   provincias.     Si   hiciéramos   eso  
estaríamos  encargando  a  los  llamados  medios  de  comunicación  social  de  
llevar   a   cabo   tareas   que   deben   realizar   los   miembros   y   los   circulistas   del  
Partido,   porque   si   el   estudio   de   la   política   no   se   complementa   con   la  
actividad   práctica   en   el   seno   del   pueblo,   no   habrá   posibilidad   de   formar  
los  cuadros  que  el  país  necesita,  y  esa  conclusión  nos  lleva  directamente  a  
esta  otra:  No  podemos  poner  a  aparatos  mecánicos  a  hacer  lo  que  deben  
hacer  las  mujeres  y  los  hombres  del  PLD.  

 
Pero   ésa   no   es   la   única   razón   de   que   nos   neguemos   a   usar   métodos  
populistas  para  llevar  a  cabo  nuestros  trabajos;  hay  otra  muy  importante,  
y   es   que   el   Partido   debe   mantener   contacto   permanente   con   sus  
simpatizantes,   y   para   eso   tiene   que   conocerlos,   saber   dónde   viven,   qué  
vida   hacen,   en   qué   se   ocupan.     Para   nosotros   no   tiene   el   menor   interés  
que  a  un  acto  nuestro  vayan  cien  mil  personas  si  de  ellas  noventa  y  cinco  
son  desconocidas,  que  hacen  acto  de  presencia  movilizadas  por  guagüitas  
anunciadoras   o   por   avisos   de   periódicos;   y   en   cambio   le   damos   mucha  
importancia   al   hecho   de   que   vayan   dos   mil,   y   menos   también,   invitadas  
por   compañeros   miembros   o   circulistas   que   ha   ido   hasta   sus   casas,   han  
hablado  con  ellas,  las  han  convencido  de  que  yendo  a  ese  acto  aprenderán  
algo   de   los   problemas   del   país,   algo   que   les   interesará;   algo   que   puede  
tener  significación  en  sus  vidas.  
 
Lo  que  nosotros  perseguimos  es  entrar  en  relación  con  dominicanos  
que   tengan   sensibilidad   política,   y   eso   no   se   consigue   trabajando   con  
métodos  populistas.