Es difícil escribir un post acerca de Shakira cuando existen la Wikipedia, su

página oficial y miles de revistas del corazón. Qué otra información se
podría brindar sobre esta artista que ocupa 238’000.000 de resultados tan
sólo en Google Web?
Pues bien, tengo esta entrada pendiente desde hace un par de meses,
cuando hice mi seguimiento al lanzamiento del último álbum de mi ídolo,
Britney Spears, y mi amiga Vicky me pidió que hiciera lo mismo con la suya,
Shakira.
Bueno, mis primeros recuerdos sobre Shakira se remontan a mi temprana
infancia, entre 1992-1994, cuando escuché por primera vez “Magia”, una
canción supremamente dulce, pero no sabía de quién era; luego recuerdo
un revuelo mediático entorno a la protagonista de “El Oasis”, quien resultó
elegida como la mejor cola del país en 1995, y resultó siendo esta misma
cantante, quien además sonaba en las emisoras con “Dónde estás
corazón?”.
Ahora que lo pienso, en esa época todo era algo confuso, estaba en quinto
de primaria y no tenía aún mucha conciencia de las cosas, como el nombre
de los artistas que me gustaban o cosas así.
Lo que sí recuerdo es lo mucho que me gustó “Pies descalzos”, el álbum
editado en 1996, no sólo porque “Dónde estás corazón?” estaba allí, sino
también por “Antología” y la canción homónima del disco, estaba en pleno
inicio de mi adolescencia y las letras rebeldes y los toques de rock en la
guitarra realmente me gustaban.
Fue en ese entonces cuando Shakira comenzó a convertirse en una figura
internacional, primero en nuestros países hermanos, poco a poco, luego fue
subiendo hasta conquistar México con “Dónde están los ladrones?” un
álbum lleno de rebeldía e individualidad, lo que más amo de ella,
evidenciada en las trompetas mexicanas de “Ciega, sordomuda” y las notas
árabes en “Ojos así”
El siglo XXI comenzó con una artista que ponía su sello en todo lo que hacía,
pero que comenzaba a cambiar para conquistar el mundo, y eso lo
podíamos ver en el cabello rojo que mostró en su unplugged con MTV, y que
luego pasó a ser rubio con la salida de “Servicio de Lavandería / Laundry
Service”
Es aquí donde mi historia con Shakira comienza a separarse, mirando con
unos ojos su música, con otros su imagen, y con otros muy diferentes su
labor social.
Para una persona que creció conociendo a una Shakira rockera, que hacía
canción social y buscaba cambiar el mundo resulta un poco decepcionante
ver como, con cada álbum “internacional” esa persona se ha hecho cada
vez más plástica; lo que comenzó simplemente con una cabellera rubia,

me encantó volver a escuchar esa guitarra. pero al salir “Sale el sol”. Al escuchar “Loca”. representada básicamente por el Waka Waka. “Día de enero”. pero entonces ves los videos y están llenos. la personal en “Sale el sol”. que estalló como una bomba en “Loba” y aterrizó en eso que es “Sale el sol”. para mí este álbum puede dividirse en 2 partes grandes y una pequeña: la comercial. la canción es pegajosa. pero jamás pensé que iba a introducirse en el género del reggaetón. . pero el entusiasmo se vino al piso con el último sencillo “Rabiosa”. y Addicted to you. con esos sonidos tan particulares y distintivos. y la mundial.pasó a convertirse en una insinuación sexual en las fijaciones orales. Es bueno cuando escuchas los álbumes completos y encuentras en canciones como “Don’t bother”. cada vez más faltos de ropa. es una lástima que se haya convertido en una figura netamente comercial. en canciones como “Loca”. “Antes de las seis” y “Mariposas”. o más bien. “Did it again”. lo primero que pensé fue que jamás me habría imaginado que Shakira terminaría haciendo música para buseteros. “Rabiosa”. Pero claro. “Gitana” y “Sale el sol” a la antigua Shakira. porque. incluso después de haberlo insinuado desde “La tortura”. para qué. todo depende de los gustos.