1- ¿Qué diferencia existe entre “estar en el cristianismo” y “ser cristiano”?

Cuando un sistema se impone al ser humano y prácticamente no hay otra salida que aquella
imposición en forma de estructura o sistema, podemos decir “estar en…”.
Allá por el siglo XV, la cultura, el credo y otros ámbitos de la vida del hombre son
vigilados, permitidos o censurados por el sistema vigente en la época. El ser humano nace
en dicho sistema y para salvaguardar su seguridad, su vida o su libertad, tiene que adoptar
las imposiciones de los estado-reino.
Es a partir del siglo XV cuando el ser humano comienza a dejar atrás el dogmatismo o, por
lo menos, parte de este para explorar el potencial del propio ser humano.
A partir del siglo XV, dice Ortega, podemos decir que el ser humano viene del cristianismo,
y que ha sido cristiano, dicho esto no significa que el hombre ya no sea cristiano, lo sigue
siendo, sin embargo lo que antes formaba parte de su más pura actualidad, ahora se
encuentra en su interior, ha pasado a formar parte de su estructura.
El ser humano es cristiano en tanto que históricamente la civilización europea lo fue, lo cual
ha tenido un impacto enorme entorno a todo lo que dogmatizó dicha religión.
2- ¿Cómo vive su relación con el mundo el hombre del siglo XV?
La relación del hombre con el mundo da un giro en el siglo XV, ya no está estrictamente
guiada por el dogma religioso, lo que significa para Ortega que el hombre deja de algún
modo el cristianismo a la espalda y se ve impulsado hacia un mundo desconocido.
La relación hombre mundo se ve dividida en dos partes o etapas durante el siglo XV.
Durante la primera etapa perdura el goticismo, el cual puede ser descrito como una época
donde la actividad profana prolifera, según palabras de Ortega “llega a pleamar el
humanismo”. Durante esta etapa el mundo es independiente de Dios, y el hombre el cual se
desenvuelve en dicho mundo sin síntomas de ebriedad causados por la fe.
Sin embargo sí que vuelve a resurgir de algún modo la concepción aristotélica.
Nos encontramos ante un mundo dividido en el mundo sublunar, el mundo de los astros y el
mundo de los cielos. El mundo de los astros es inmutable e incorruptible, el mundo sublunar
por el contrario es corruptible y mutable.
3- ¿En qué consiste para el hombre griego y medieval la realidad efectiva del mundo?
Siguiendo en la línea aristotélica, la realidad efectiva está compuesta por formas
sustanciales y entidades espirituales (inmateriales), es decir, materia y forma.
La forma según el texto es una para cada especie de cosas. Dichas formas son una realidad
independiente, inmortal y absoluta.
En el plano social se produce un paralelismo con la concepción del cosmos. La sociedad se
compone por un sistema de status social o rangos los cuales son indestructibles, podemos
distinguir entre reyes, nobles, guerreros, sacerdotes, campesinos, comerciantes y artesanos.
Tenemos un plano y solo uno donde se da el estatismo y la imposibilidad de cambiar.

¿qué variación tiene lugar a partir de 1580 en la forma que tiene el ser humano de considerar su relación con el mundo a diferencia de en el siglo XIII? Con la llegada de personalidades como Francis Bacon o René descartes la balanza se inclina decisivamente hacia el futuro. .4. Bacon y Descartes proyectan la mirada al futuro con vistas positiva. A diferencia de autores típicos de la época medieval tienden a apoyarse en el pasado como glorioso menospreciando el presente como resquicios mal conservados de dicho pasado.