Áreas naturales protegidas:
economía e instituciones

Instituto Nacional de Ecolgía

1

M. en C. Julia Carabias Lillo
Secretaria de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca
Ing. Gabriel Quadri de la Torre
Presidente del Instituto Nacional de Ecología

Primera edición: noviembre de 1995.
El cuidado de esta edición estuvo a cargo
de la Coordinación de Comunicación
y Participación Social del
Instituto Nacional de Ecología.
© Instituto Nacional de Ecología
Río Elba 20, piso 12, Col. Cuauhtémoc,
México, D.F. C.P. 06500.

2

ÍNDICE
I. Condiciones generales..............................................................6
II.Elementos para una economía de las
áreas naturales.............................................................................9
Externalidades y bienes públicos...............................................10
Degradación de las áreas naturales............................................11
Beneficios.....................................................................................13
Costos..........................................................................................14
III. Descentralización a la sociedad.........................................15
IV. Manejo de áreas naturales.
Soluciones institucionales.........................................................21
Sustrato jurídico (decreto)..........................................................24
Sistema de derechos de propiedad, uso,
control y acceso.........................................................................26
Régimen de manejo......................................................................30
V. Financiamiento.......................................................................32
VI. Ejemplos de una solución
institucional y financiera...........................................................37
VII. Necesidad de un Plan Nacional de
Áreas Naturales Protegidas......................................................41
Biodiversidad...............................................................................43
Microconservación......................................................................46
Consejo Nacional para las Áreas
Naturales Protegidas...................................................................44
VIII. Las áreas naturales como plataforma para un nuevo
desarrollo regional.....................................................................49

3

Áreas naturales: economía e instituciones
I. Condiciones generales

La riqueza
biológica
de México

Nuestro país, junto con otro reducido puñado de naciones encierra
más del 50% de toda la riqueza biótica del planeta. Su historia
geológica, el amplio espectro de latitudes que abarca, su abigarrada
y monumental orografía que permite una caprichosa variabilidad de
altitudes, las cambiantes influencias oceánicas que recibe y los
regímenes pluviales que van de lo más seco a lo más húmedo, han
construido una gran complejidad ambiental, donde la diversidad
biológica y ecológica alcanza grados inusitados.
La vegetación natural, como expresión sintética de todos los factores
ambientales, se ha desarrollado en México a través de casi todas sus
posibilidades: desde las selvas perennifolias de los Chimalapas o
Lacandonia que reciben de dos a cinco mil milímetros de precipitación
al año, hasta desiertos entre los más secos del mundo en Sonora y Baja
California. Las selvas tropicales húmedas que se asentaban desde
extremos septentrionales en Tamaulipas y San Luis Potosí, descendían
por la vertiente del Golfo hasta el extremo sur de la costa del Pacífico
y la frontera con Guatemala. Dócil al gradiente pluviómetro y al tipo
de suelos, la vegetación tropical en México se ha adaptado con gran
sutileza transicional para dar origen a los bosques tropicales
subperennifolios, sabanas, selvas caducifolias y a las selvas bajas
espinosas. Conforme se llega a niveles de precipitación más bajos, la
vegetación xerófita predomina y encuentra puntos climax de diversidad
en el mundo, como por ejemplo, en el Valle de Tehuacán-Cuicatlán
entre Puebla y Oaxaca.
Condiciones específicas de topografía, latitud y vientos oceánicos
definen la existencia de bosques mesófilos (o nubliselvas) en la ceja
de las sierras expuestas a la influen-cia del Golfo de México o del
Océano Pacífico, o bien, de grandes macizos de bosques de coníferas
o encinos que cobijan las partes altas de las montañas o del altiplano.
En lo más elevado, las nieves perennes y los zacatonales o páramos
coronan las cumbres del Eje Neovolcánico. Los hábitat acuáticos y
costeros rubrican la riqueza ecológica del país: lagunas, pantanos y
manglares se integran a com-plicados sistemas ribereños, que no sólo
resultan los ambientes biológicamente más productivos que existen,

4

el cual ofrece una corriente vital de bienes y servicios ambientales que abarcan el resguardo del patrimonio genético. de ellos se han registrado en México 288 especies. Otro dato ilustrativo puede ofrecerse para los anfibios. por efecto de los cambios inadecuados o Tendencias incontrolados en el uso del suelo. y ocupa el segundo lugar en diversidad de mamíferos (cerca de 450 especies). la tercera parte de los mamíferos. y el 5% de las plantas fanerógamas (SEDESOL. líquenes y hongos. la preservación de valores paisajísticos. se ha estimado un número de más de 25 mil especies de plantas con flores en nuestro territorio. siendo uno de los países más ricos de la tierra. puede decirse que en el territorio nacional están representadas alrededeor del 10% de todas las especies existentes en el planeta. No se cuenta con estima-ciones confiables. La compleja estructura ecológica de México arroja una extraordinaria diversidad biológica.sino que extienden con generosidad grandes volúmenes de nutrientes al oceáno. la producción de recursos forestales maderables y no maderables y la estructuración de hábitats para miles de especies que representan millones de años de procesos evolutivos. lo que representa cerca del 10% del número total conocido en el mundo. En términos muy gruesos. 1994). musgos. afec-tando a grandes superficies. México es el área con mayor diversidad de reptiles (707 especies). México podría alcanzar un gran total de 33 mil especies. el mantenimiento de recursos hídricos. La biodiversidad florística está correlacionada con una diversidad faunística similar. independientemente de sus funciones dentro del complejo entramado ecológico del planeta. Por ejemplo. Si se in-cluyen helechos. de las cuales. Todos estos elementos y sistemas conforman el capital ecológico de la Nación. pues las plantas son el sustrato básico de la pirámide viviente. la regulación climática. la desforestación sigue siendo la de deterioro principal causa de destrucción de hábitats. la conservación de suelos. la absorción de gases invernadero. un alto porcentaje son endémicas (más de la mitad de los reptiles y anfibios). y que son objeto de una creciente valorización intrínseca por parte de las sociedades modernas. pero 5 . Capital ecológico En este escenario. cifra que nos ubica en el cuarto lugar mundial. que permiten la vida de incontables cadenas tróficas marinas.

La alteración drástica de las condiciones ecológicas provoca la pérdida de biodi-versidad. con una sola.5 millones de hectáreas. 3 parques marinos y tres monumentos naturales.066 especies de vertebrados. las superficies individuales lo son tam-bién. especialmente si se toma en cuenta que México es uno de los países con mayor cantidad de sistemas ecológicos y especies representadas en su territorio. suman cerca de 10 millones de hectáreas (5% del territorio nacional). cobertura y representatividad insuficientes. 8 áreas de protección de flora y fauna silvestres. Sian Ka’an y El Vizcaíno). oficialmente. Si la suma de las áreas es pequeña. Áreas naturales protegidas Frente a estos procesos críticos. En conjunto. la creación. Hasta 1995 se han decretado 89 áreas naturales. Una elevada proporción de las especies amenazadas o en peligro de extinción se encuentran sólo en México (endemismos). Aunque se han incrementado las superficies que se encuentran formalmente bajo un estatuto de protección. éstas aún presentan una extensión. alrededor de 300 mil hectáreas de selvas tropicales. Esto limita las posi-bilidades de garantizar la supervivencia de poblaciones de muchas especies fundamentales. Manantlán. financia-miento y administración de las áreas naturales protegidas es un instrumento central para la protección de la bio-diversidad y el mantenimiento de un gran número de fun-ciones ambientales vitales. 6 . 18 reservas de la bios-fera. Es díficil estimar el número de especies de animales y vegetales que ya han desaparecido del territorio nacional. la Reserva de la Biosfera de Vizcaíno en Baja California Sur.200 especies conocidas de plantas vasculares y 1. con un altísimo número de endemismos. 13 reservas especiales de la biosfera. salvo pocas excepciones (Calakmul. Montes Azules. Se sabe que están amenazadas o en peligro de extinción 1. 44 parques nacionales. Este porcentaje es relativamente pequeño.anualmente pueden estar desa-pareciendo. bosques templados y otros ecosistemas. Otras estimaciones de investigadores univer-sitarios duplican o triplican esta cifra. y lo que es más importante. que abarca 2.

Conservación del capital ecológico Externalidades y bienes públicos Las áreas naturales configuran la modalidad más valiosa del capital natural. dada la estructura de propiedad. Esto último. estos beneficios fluyen bási-camente en la forma de externalidades positivas y bienes públicos. la sociedad sólo debe consumir aque-lla parte de este capital natural que garantice un flujo de ingreso constante a través del tiempo (Daly. su caracter de bienes públicos. El supuesto de no sustituibilidad implícito en estos razo-namientos significa que. y que no son remunerados explícitamente. no es atractivo para individuos o corporaciones (empresas. en la medida en que las funciones realizadas por la natu-raleza no pueden sustituirse por procesos artificiales (al menos a una escala suficiente y relevante). Si el consumo de este capital natural supera sus tasas de renovabilidad. La esencia de este enfoque no es nueva. Randall. se provoca una dinámica de degradación creciente. Complejidad de la conservación En el primer caso se trata de consecuencias socialmente benéficas pero no deliberadas de ciertas conductas o procesos que tienen otros fines. Ambas circunstancias se traducen en una oferta social de áreas naturales y de los beneficios ambiental que generan por debajo de su nivel óptimo (Baumol y Oates. que ofrece un flujo de bienes y servicios ambientales proporcional a su acervo y calidad.II. de los mercados y del sistema de precios vigentes. especialmente. Elementos para una economía de las áreas naturales El entorno natural que sustenta nuestras actividades pro-ductivas puede entenderse como capital natural o capital ecológico. por lo tanto. hace imposible en gran parte una apropiación pri-vada (exclusiva) de ellos. En la segunda forma. 1994). 1993). que puede resultar muy costosa e incluso im-posible de revertir o compensar. 1946) y el único elemento novedoso es su aplicación al análisis de los recursos naturales. pues ya había sido formulada en 1946 (Hicks. si concebimos a las áreas natu-rales como unidades productoras de bienes y servicios am-bientales. para mantener el acervo de capi-tal o riqueza natural. Puesto en otras palabras. ejidos. Sin embargo. 7 . 1989. el cual genera un caudal estratégico de bienes y servicios (beneficios) ambientales. comunidades) invertir lo necesario en su producción o mantenimiento.

En estos casos. El modelo de Hardin ha sido con frecuencia expesado en teoría de juegos como un dilema del prisionero donde cada usuario de los recursos (que puede ser campesino. ejidos. empresario. pescador. Degradación de las áreas naturales La degradación de las áreas naturales en México puede interpretarse La tragedia del libre acceso a partir de los problemas ya mencionados de externalización de costos y beneficios. lo que les permitiría a todos conservar los recursos y recibir mayores beneficios. en 8 . en donde están ausentes o son ineficaces las instituciones locales de regulación sobre los ecosistemas y los recursos. ganadero. ante las altas tasas de descuento prevalecientes en la sociedad. 1968) puede apli-carse de manera casi automática. comu-nidades) y los costos inherentes a la conservación son en su mayoría privados. El dilema del prisionero es una paradoja fascinante pero siniestra. Todo ello pre-siona hacia la destrucción del capital natural y establece dificultades extraordinarias para la conservación y manejo correcto de áreas naturales. mientras que la estructura de propiedad (individual. bienes públicos y tasas de descuento altas. debe tenerse cuidado e interpretar dicha metáfora con mayor precisión en términos de una tragedia del libre acceso.encontraremos que enfrentan limitaciones formidables y desventajas críticas con respecto a las em-presas convencionales. la metáfora de La Tragedia de los Commons (Hardin. obligándonos a pensar en nuevas modalidades de contrato social. etcétera) asume una conducta independiente sin tener la capacidad de comunicarse o coordinarse con el resto de los usuarios. en particular. pero también es preciso vincularla con la inexistencia de arreglos institucionales locales que propicien la actuación conjunta de los individuos. Un factor adicional de complejidad es el hecho de que los efectos positivos de la conservación sólo se perciben a largo plazo. lo que debilita aún más los incentivos en su favor. y en esquemas de financiamiento donde se compartan o internalicen de ma-nera más equilibrada los beneficios y costos de inversión en el capital natural del país. donde los beneficios de la conservación son en gran medida colectivos. para regular colectivamente sus interacciones con los eco-sistemas y recursos naturales. debido a esa tensión entre lo público y lo privado. fundamentalmente. Sin embargo.

el saqueo. 1989). Cuando esta situación se presenta. Existen numerosos ejemplos en los cuales este régimen de propiedad resulta efectivo en términos de sustentabilidad. en la cual los seres humanos han regulado el uso de los ecosistemas por medio de mecanismos diversos que se expresan a través del régimen de propiedad. impactan de manera general e independientemente 9 . En esta modalidad el grupo de usuarios tiene una membresía definida que comparte una cultura común y cuenta con sistemas de autoridad endógenos (Bromley y Cernea. Cuando la escala de los grupos humanos es relativamente pequeña el mecanismo de regulación es generalmente comunitario. Sin embargo. el problema del mane-jo y conservación de los ecosistemas debe pasar a la esfera de lo público. sino sólo una relativa posesión y apropiación. La conservación como asunto público No está de sobra reiterar que los problemas asociados al manejo de áreas naturales pertenecen sin duda a la esfera de lo público. sustituyéndola por el libre acceso. los asentamientos irregulares. además de ser asumidos casi unánimemente como asuntos de interés de todos. por ejemplo. siendo ineludible la intervención guberna-mental. los desmontes en señal de posesión. todas ellas. la expansión en la escala de las actividades humanas tiende a erosionar la propiedad comunal. Esta intervención no debe entenderse como la introducción de un régimen de propiedad estatal (pues se ha demostrado que no es eficiente en la mayoría de los casos) sino como una labor coordinadora que restituya a la sociedad su soberanía y capacidad autoreguladora. de la destrucción sistemática de los ecosistemas y recursos naturales de México. donde no existen reglas sobre el uso del recurso y el número de usuarios es indefinido. En su calidad de soporte biofísico de las actividades pro-ductivas. causas. ésta se establece a través de una relación física de control sobre el recurso. las invasiones.la que estrategias individuales perfectamente racionales pueden conducir a resultados colectivos irracionales y catastróficos. las áreas naturales exhiben una historia co-evolutiva con la sociedad. Por un lado. En circunstancias de libre acceso no hay derechos de propiedad ni de control. lo que favorece.

wfunciones productivas directas en términos de recursos y materias primas. El carácter público de los asuntos relacionados con las áreas naturales se refrenda al estar en juego el interés de las ge-neraciones por venir. También es claro su carácter público en la medida en que. el disfrute o uso de los beneficios que generan las áreas naturales. Una función ambiental es un proceso natural capaz de proporcionar bienes y servicios que satisfacen necesidades humanas (Groot. Algunas de estas funciones son: whábitats para especies de flora y fauna. y al considerarse la obligada transparencia y naturaleza colectiva de las decisiones que las atañen. 10 . wgeneración de biomasa y de nutrientes para actividades productivas. se realiza de manera común y en que es muy difícil o imposible excluir a alguien una vez que éstos existen o que han sido generados o restablecidos. wregulación del clima. wregulación en la composición química de la atmósfera. aquí resulta indispensable. wvalores escénicos y paisajísticos. wprotección costera. wrecreación y turismo. wmantenimiento de la diversidad biológica y del patrimonio genético de la nación. wprotección contra la erosión y control de sedimentos. 1992). wcontrol biológico de plagas y enfermedades. Beneficios Los beneficios públicos que genera la conservación ecológica pueden identificarse con cierta precisión por medio de las funciones ambientales que cumplen las áreas naturales como capital natural. en la mayor parte de los casos. siempre se requiere algún tipo de acción colectiva para confrontarlos con éxito. wcaptación y saneamiento de aguas superficiales y subterráneas. wcampos para la investigación científica y tecnológica. Por ello. por otro. wprotección de cuencas.de las responsa-bilidades individuales o de grupo sobre las causas. si en otros ámbitos de la vida social pueden ser discutibles la responsabilidad y la intervención coordinadora del gobierno.

lo cual va a facilitar.) y no consumibles (recreación. en los casos donde esto prevalezca. 11 . 1994). Una manera de estimar el valor total de un ecosistema consiste en sumar los valores individuales de cada función. sin embargo. dicho precio no refleja el uso sustentable del recurso. Se refiere a aquellos bienes y servicios que se relacionan evidentemente con la satis-facción de necesidades económicas. De hecho. Si bien los bienes consumibles por lo general tienen un precio explícito en el mercado. No es suficiente saber que existen los beneficios públicos que genera Valoración la conservación ecológica. Estos bienes y servicios pueden ser consumibles (madera. el establecimiento. en la práctica. transporte. piezas de caza. cualquier valuación monetaria que se lleve a cabo seguramente subestimará el valor real del ecosistema. educación. lo que distorsiona la toma de decisiones públicas y privadas. negarse a valorar los ecosistemas en unidades que puedan compararse con bienes y servicios comercializables es equivalente. dado que muchas de ellas no son susceptibles de valuación económica todavía (Groot. a considerar los bienes y servicios ecológicos como gratuitos.Cabe hacer notar que algunas de estas funciones pueden ser apropiables privadamente. En ciertos casos es posible evaluar la función en términos físicos. En una estrategia viable de mantenimiento de los beneficios y ampliación del capital natural del país. pescado. estética.). La valuación de las funciones ambientales puede realizarse de acuerdo con las siguientes tipologías de valor: Valor de uso directo. cuando esto sea posible. ofrecen alguna evidencia cuantitativa inicial que es mucho mejor que la ausencia total de información. de tal manera que el valor total sería una combinación de unidades monetarias y físicas. Las metodologías actuales de valuación de bienes y servicios ambientales en áreas naturales son aún rudimentarias. operación y financiamiento de áreas naturales. granos y fru-tas. resulta indispensable aproximar su valor eco-nómico. Los bienes no consumibles son aquellos que pue-den satisfacer las necesidades de numerosos individuos simultáneamente y cuya utilidad no disminuye con su uso. etc. etc.

patri-moniales y de legado o herencia. etc. Comprende servicios ecológicos prestados por la naturaleza. Esto último implica valores morales donde se reconoce el derecho de otras especies o sistemas biológicos a persistir y a seguir su camino evolutivo. wvaloración contingente a través de técnicas y estudios de disposición para pagar o para vender (willingness to pay) wcostos de reemplazo costos de oportunidad (Pearce y Turner 1990). aunque probablemente nunca lo disfrute. Numerosos individuos seguramente estarán dispuestos a pagar para conservar la opción de visitar un parque nacional o reserva en un futuro indeterminado (valor de opción). wanálisis energético. la energía incorporada en los productos estaría en correlación con su valor económico). control de clima. Incluye valores de existencia. tales como control de inun-daciones. Otra variante del valor de uso indirecto es el valor de uso incierto o de opción. Estos pueden incluir: wuna valuación económica neta para productos representados en el mercado.Valor de uso indirecto. wcostos de viaje (como sustitución o aproximación a un precio para actividades recreativas o turísticas). el cual supone que el valor de un pro-ducto se refleja en la energía que se requiere para crearlo. donde interviene la im-portancia otorgada a las generaciones futuras y la utilidad que obtiene el individuo por el simple hecho de saber que cierto recurso existe. por lo cual se estaría dispuesto a pagar por la información que puede despejar dicha duda y que se encuentra contenida en el recurso mismo (valor de cuasi-opción). el cual está relacionado con la posi-bilidad de usar el recurso en el futuro. Algunas veces no se sabe si un recurso ambiental tendrá un valor futuro o no. Estos valores son más difíciles de cuantificar. Para poder identificar los valores antes señalados puede recurrirse a métodos directos o indirectos de valuación. calidad del agua. y a análisis energéticos o ecológicos. Valor intrínseco. con base en productividades biológicas (esto supone que si se eliminan las imperfecciones del mercado. wvaluación comparativa de atributos. 12 . pero existen mé-todos para llegar a estimaciones más o menos satisfactorias.

ase-gurar que se mantenga el caudal de bienes y servicios am-bientales ofrecido por las áreas naturales conlleva cubrir rubros ineludibles de costo. Estos. conviene decir ahora que. En efecto. que Economía de las áreas naturales 13 . generadoras de una corriente vital de beneficios sociales y patrimoniales que deben ser reconocidos y valorizados. Costos La importancia de esto último no debe soslayarse. entre los que se pueden destacar: wcostos de oportunidad de usos alternativos del territorio y sus recursos wcostos de resarcimiento o compensación a limitaciones o cambios en los derechos de propiedad. administración y vigilancia wfinanciamiento a proyectos de uso sustentable que tienen largos períodos de aprendizaje y maduración. uso y acceso wcostos de transacción y negociación en el establecimiento de reservas y en su desarrollo institucional wcostos de manejo. Si la sociedad realmente está convencida de la importancia vital de las áreas naturales como capital natural de la nación. captados y asimilados mediante arreglos institucionales internos eficientes en las áreas naturales. la cual. no es gratuita. control. y cuyo mantenimiento está sujeto a costos considerables de inversión y de operación. requieren ser cubiertos a través de mecanismos de financiamiento. Tratando de sintetizar las ideas anteriores.Este tipo de ejercicios cuantitativos pueden contribuir de manera significativa a aproximar el valor presente neto del flujo de bienes y servicios ambientales que un área natural pueda generar en su estado actual. ayuda a lograr una valorización social de las mismas y permite identificar y promover financiamientos públicos y privados. lo que ofrece un soporte argumentativo y de política para conservar o esta-blecer áreas naturales protegidas. De la misma forma. y evitar su transformación. por supuesto. para avanzar hacia una verdadera economía de las áreas naturales es preciso asumirlas en cierta forma como unidades productivas estratégicas. es preciso asumir la responsabilidad de financiar su conser-vación. desde luego.

que la instrumentación de planes de manejo es un asunto determinista y sujeto a la lógica burocrática. cuando se decretan áreas naturales protegidas o se expropian territorios sin el pago correspondiente de indem-nizaciones. La intervención federal directa y exclusiva para resolver los problemas de manejo de áreas naturales también da por un hecho que la autoridad federal siempre tiene plena información científica y sobre la conducta de los usuarios. y que es factible vigilar y sancionar sin conflictos y de manera expedita. Como los supuestos anteriores no se cumplen. Descentralización a la sociedad Limitaciones federales Aunque son ideas que por fortuna van cayendo en desuso. o cuando el monitoreo y el control estatal son insuficientes. pero si apunta en la dirección de corres-ponsabilizar a quienes tienen intereses en ellas. Por ejem-plo. Lo anterior no quie-re decir que sea posible cobrar por dichos servicios en todos los casos. se pueden cometer graves errores y omisiones y llevar a resultados alejados del óptimo. 1990). Otros problemas y complejidades están vinculados con el proceso de constitución de la agencia federal reguladora. incluso contraprudecentes. Esto ignora la experiencia acumulada y las posibilidades reales de la administración pública en México para imponer decisiones unitarias sobre todos los actores locales. se pueden crear verdaderas condiciones de libre acceso peores que las prevalecientes con anterioridad a la intervención del gobierno.las hagan viables y capaces de cumplir con sus funciones (North. con el tipo de autoridad 14 . Esta lógica sugiere que la conservación de áreas naturales debe ser costeada por los sectores o actividades que las usufructúan directa o indirectamente. haciéndolos que adopten una estrategia individual congruente con la conservación y el uso sustentable de un áreas naturales. III. todavía es posible escuchar propuestas sobre el imperativo de una responsabilidad federal directa y exclusiva sobre las áreas naturales.

lo cual se agrava en las condiciones de crisis económica y fuerte restricción en el ejercicio del gasto público.de que debe ser investida.La limitada iniciativa y capacidad ejecutiva de la burocracia federal. administrativas y técnicas a nivel local. como es la con-servación. con la selección de sus integrantes. con el otorgamiento de incentivos y estímulos eficientes para que el personal cumpla con sus responsabilidades de manera adecuada. multiplicar a los actores involucrados en los es-fuerzos de conservación y lograr un espacio 15 . altamente adaptables a una evolución no determinista y poco predecible de las circunstancias regionales. que aplican genéricamente. a través de un proceso integral de descentra-lización.La necesidad de encontrar fórmulas institucionales (o so-luciones institucionales) que permitan la convergencia y la interacción productiva de todos los actores y los intereses de relevancia regional en las áreas naturales. el establecimiento y operación de áreas naturales como unidades productoras de bienes y servicios ambientales no puede ser monopolio del gobierno federal. Por estas razones. en lo individual o como sistema integrado. frente a un reto. la cual contrasta con la necesidad de desarrollar y aplicar habilidades gerenciales. con los mecanismos de monitoreo sobre el desempeño del propio organismo y con los elevados costos de administración que generaría una burocracia de la magnitud que esto implica. con la forma de definir y observar límites a esa autoridad. . que inherentemente abarca a un ancho espec-tro de actores e intereses sociales. Entre tales condiciones destacan: -La vasta pluralidad de circunstancias biofísicas.Insuficiencia crónica de recursos fiscales para financiar a las áreas naturales. con la disponibilidad de información necesaria para operar eficientemente.La rigidez de los aparatos burocráticos federales así como su lejanía física y política. saltan a la vista condiciones específicas de nuestro país que plantean dudas adicionales sobre la capa-cidad de gobierno federal para manejar por sí mismo y en exclusividad las áreas naturales. . culturales y económicas en que se inscriben las áreas naturales. . . producto de la proverbial diversidad ecológica y cultural del país. Es preciso. Además de los problemas anteriores.

plural y diversificado. pues. La descentralización viene a ser una respuesta a diseños institucionales concentradores de facultades y atribuciones. que la descentralización puede darse al interior de un espacio de tres dimensiones: hacia otros órdenes de gobierno. Se entiende. OCDE. académico. que obtenían una fuerte racionalidad al lograr economías de escala en la provisión de servicios gubernamentales y alcanzar masas críticas humanas y organizacionales. procesos palpables de cambio político. al mercado y a la sociedad. en términos operativos. confiando en la mayor capacidad disuasiva y negociadora del gobierno federal. comunitario o vecinal. a través de tres ver-tientes posibles. Descentralización La descentralización consiste en la delegación de poderes. Sin embargo. responsabilidades legales formales y recursos políticos y financieros desde el gobierno federal. hacia el mercado y a la empresa privada. en México pre-valeció una tendencia a concentrar funciones técnicas y de gestión. en cualquiera de sus niveles. la descentralización persigue objetivos que deben explicitarse con objeto En general. Este evoca la idea de que el proceso de toma de decisiones es más eficiente a escalas 16 . La primera se refiere a un proceso inter-gubernamental de transferencia de facultades y atribuciones hacia los gobiernos estatales y municipales. la reversión del proceso centralizador se plantea como algo necesario para permitir una estrategia viable y eficiente de conservación del capital natural. adminis-trativos y financieros. en materia de política ecológica. el proceso de descentralización ha adquirido una nueva formalidad al expresarse como uno de los principios básicos promovidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. y que es el de subsidiariedad. Y la tercera corresponde a la transferencia de respon-sabilidades y funciones a organizaciones de la sociedad que pueden ser de tipo empresarial. En el caso de las áreas naturales y de su manejo. técnicos. eco-nómico y tecnológico han determinado que una vez alcanzados ciertos niveles de complejidad y pluralidad en los intereses y actores institucionales. Aquí.de corres-ponsabilidad social mucho más eficiente. La segunda atañe a la descentralización desde el gobierno. y cuando logran generarse mercados suficientemente diversos y profundos.

es inhe-rente a la noción de federalismo y de autonomía local. De no reconocerse esos límites. cuando esto signifique una jerarquía más apropiada para la resolución de problemas y controversias. la descentralización o la subsidiariedad. referente a la asunción local de costos o responsabilidades generadas a nivel nacional. siempre deberá mantenerse un mínimo común denominador que le de congruencia federal a la política ambiental y represente horizontes nacionales de gestión. deben reconocerse otros límites a la descentralización y a la subsidariedad que tienen que ver con la probable exportación de problemas a otras regiones. en la medida en que se otorgue flexibilidad y grados de libertad a las localidades y comunidades para cumplir con las metas o compromisos establecidos. Limitaciones para la descentralización Sabemos además. De la misma forma. debe tenerse presente otro problema. y evitar distorsiones mayores producto de políticas divergentes entre dos o más unidades políticas distintas. Todo proceso de descentralización (bajo el principio de subsidiariedad) debe prever la fórmula para compatibilizar el interés local con los federales o nacionales. atendiendo a sus diferencias y oportunidades específicas. donde hay una preferencia social por niveles de decisión de mayor proximidad a los ciudadanos o electores. aunque estas diferencias sean asumidas. la necesidad de manejar recursos comunes entre varias entidades federativas o municipios. El interés propio a nivel de localidad no necesariamente resulta en la satisfacción de los intereses globales de manera automática o en un proceso eficiente de regulación ambiental. no se constituyan en justificaciones en contra del interés nacional.pequeñas que en unidades operativas relativamente grandes. La subsidariedad y la descentralización pueden generar resultados más eficientes para una política federal de manejo de áreas naturales. Por otro lado. asunto que le plantea límites a la autonomía de gestión de regiones o entidades federativas. Siempre habrá que cuidar que la autonomía local. Sin embargo. que la capacidad de gestión territorial de muchos municipios (definida por el Artículo 115 Cons-titucional) está. en los 17 . ciertos proyectos de con-servación en áreas naturales difícilmente podrían esta-blecerse. Además de esto.

Soluciones institucionales Las áreas naturales deben conceptualizarse como verdaderos proyectos regionales de desarrollo sustentable en donde se constituyan como elementos estructuradores de nuevos procesos de 18 . hace indispensable el involucramiento claro de las fuerzas y del poder local. aplicándose primero en aquellos estados y municipios cuyas condiciones sean propicias para el desa-rrollo del proceso. wGradualidad para no desbordar las capacidades y expectativas locales. Esto no es una limitación menor. Dentro de estos límites. requiere de ciertas condiciones. es necesario reconocer que el proceso de descentralización. wViabilidad. Manejo de áreas naturales. lo cual no sólo por razones constitucionales sino por razones prácticas de carácter político y participativo. especialmente a lo que se refiere a la gestión de áreas naturales. lo cual incre-menta las posibilidades de cumplimiento y observancia. Entre éstas se cuentan: wReformas al marco jurídico. jurídicas e institucionales. Tampoco deben menospreciarse las ven-tajas que plantea una mayor aceptabilidad política en las decisiones cuando éstas se generan localmente y no se interpretan como arbitrariedades centralistas. ya que ha quedado en gran parte bajo la esfera de influencia de instancias agrarias y de las estructuras políticas de ejidos y comunidades. en la medida en que es creíble y menos costosa la actividad de fiscalización desde el gobierno local. wFlexibilidad para adaptarse a las necesidades y demandas cambiantes.hechos. sigue estando bajo la tutela federal. la descentralización y la subsidia-riedad pueden aprovechar otras ventajas en términos de la aplicación y vigilancia de la ley. lo cual. de acuerdo a nuestra legislación. IV. Cabe reiterar que la conservación en áreas naturales entra necesariamente en el ámbito del ordenamiento y la planeación de los usos del suelo. sobre todo en el caso de la regulación de los usos del suelo implícita en la declaratoria de áreas naturales protegidas. Finalmente. limitada por realidades políticas.

Esto requiere. establecer el tipo. la intensidad y cantidad de actividades permitidas. crear un sistema creible y eficaz de moni-toreo. económicas o solidarias (comunitarias) con que se busca superar la acción descordinada e independiente de indi-viduos y grupos. Una institución. en este caso para el manejo de áreas naturales. incentivos o normas jurídicas. Sin una solución institucional local resultarán inútiles e improductivas las iniciativas de conservación y desarrollo sustentable. contemplar sistemas de evaluación y seguimiento. es un conjunto de mecanismos. determinar la elegibilidad de individuos o grupos a hacer uso de los recursos. wClarificación y fortalecimiento de un sistema de derechos (de propiedad. generar un flujo suficiente de información accesible a todos los actores y señalar las sanciones y costos o premios y beneficios asociados a diferentes tipos de conducta por parte de los actores. la cual pone en peligro el funcionamiento o la existencia misma del áreas naturales. fijar procedimientos de acceso. permitir la participación equitativa de los actores en el uso de los recursos y en la toma de decisiones operativas. 19 . como ya se dijo. no está por demás decir que estas reglas y mecanismos tienen que ser aceptados. control. de control. En este punto se hace necesario precisar lo que entendemos por institución y por solución institucional. y que se basa en la definición de objetivos biofísicos y sociales. vigilancia de las reglas acordadas. Como se ve aquí nuevamente es mínima la probabilidad de que soluciones puramente gubernamentales satisfagan todas estas necesidades. una solución institucional es un nuevo orden de reglas.desenvolvimiento social y progreso local. Definiciones A su vez. de inversiones (finan-ciamiento) y también de soluciones institucionales específicas que permitan asimilar y hacer productivos esos esfuerzos de inversión. La secuencia esquemática de una solución institucional es la siguiente: wSustrato jurídico (decreto). acuerdos y contratos que tiene por objeto eliminar circunstancias de libre acceso. preveer mecanismos de autocorrección o de oferta de nuevas instituciones. de uso o de acceso). en asignar compromisos a los diferentes actores y asegurar su cumplimiento. consentidos y conocidos al menos por la mayoría de los grupos o individuos afectados o involucrados.

wmezcla de intereses locales y públicos. wexperiencias anteriores de organización. etcétera.wRégimen de manejo (mecanismos de autoridad. colonos. wtipo e intensidad de los conflictos prevalecientes. fragilidad. wtecnologías disponibles. diversidad. el marco real de incentivos que confronta cada actor o usuario debe ser tomado en cuenta en el 20 . Condiciones específicas de cada área natural Toda solución institucional para el manejo de áreas naturales deberá ser específica y requerirá. sistema de regulación in-terna. wcondiciones biofísicas de aprovechamiento y uso (renovabilidad. Además de estas variables situacionales. por tanto. federales e internacionales. Esta va a depender de variables biofísicas. lo que con-duce a tratar e incorporar autoridades y actores estatales. Este dato es importante porque enfatiza la necesidad de acuerdos más allá de lo local o regional para el manejo sustentable de áreas naturales. wtipo de actores (campesinos. sino que está ani-dada dentro de sistemas de mayor jerarquía que le imponen límites y alcances. económico y político. wcondiciones para poder cambiar las reglas de manejo. Intentando enunciar sin pretender ser totalmente inclusivos. wmecanismos de expresión de intereses sobre las funciones ambientales del áreas naturales. wcalidad y representatividad de los liderazgos. económicas y sociales que deben ser interpretadas en un contexto local o regional. grandes propietarios) winformación disponible. wreglas actuales de manejo.). plan de manejo y programas operativos) Debe advertirse que una solución institucional no se da en el vacío jurídico. wcondiciones de mercado de los bienes y servicios ofrecidos por el áreas naturales. capacidad de carga. una confección a la medida. par-ticipación y corresponsabilidad. flujos o acervos. wnúmero de usuarios o actores. es importante señalar ciertas variables situacionales indispensables: wobjetivos biofísicos y sociales. apropiabilidad. wrecursos o funciones del áreas naturales.

wcompensación o indemnización para resolver conflictos entre intereses públicos y privados. los cuales han de ser congruentes con una cate-goría apropiada de manejo. wfortalecimiento de derechos de propiedad. wmonitoreo y vigilancia legítimas. wmecanismos de comunicación y de organización a bajo costo entre los usuarios y la autoridad (costos de transacción bajos). este marco incluye: beneficios percibidos antes y después del cambio insti-tucional. Principios de solución institucional Sustrato jurídico (decreto) Un decreto transforma un área natural en un área natural protegida. oportunidades alternativas fuera de la nueva institucionalidad y tasas de descuento de los actores. costos percibidos antes y después del cambio institucional. El decreto representa la infra-estructura jurídica necesaria para un cambio en las relaciones de gestión de los ecosistemas y recursos naturales y para la organización de las comunidades locales y de los inte-reses relevantes en favor del desarrollo sustentable. wcongruencia con sistemas regulatorios o económicos de mayor jerarquía. de acceso y/o de uso entre individuos y grupos. wsanciones creíbles. wmecanismos de bajo costo de resolución de conflictos y controversias. Su importancia es estratégica ya que define la conducta racional de actores y usuarios con respecto al áreas naturales. 21 . wmecanismos de participación colectiva en el estable-cimiento de las reglas de operación. no nos impide proponer un listado de principios que parecen importantes: wdefinición clara e inequívoca de fronteras o límites del áreas naturales.diseño de instituciones para el manejo de áreas naturales. Infraestructura jurídica éste debe definir con claridad los objetivos de cada área. La improcedencia de sugerir recetas de solución institucional con validez universal para el manejo de áreas naturales.

No debe evadir nuestra consideración esa nueva inter-pretación ecoregional que significa un decreto de áreas naturales.El decreto crea una oferta jurídica que tiende a generar una demanda propia de organización. genera una matriz regional para la conservación y el desarrollo sustentable. municipales y civiles). su manejo integrado demanda un esquema que supere esa fragmentación políticoadministrativa. En segundo término. Matriz regional El decreto. Todo esto trae . El decreto de áreas naturales homogeniza jurídicamente a la región y otorga cierta cohesión e identidad a los grupos sociales que interactúan en ella. al enfocar la atención social y gubernamental sobre el área. lo que aumenta cierto escrutinio público en favor de la vigencia del derecho. estatales. lo que en la práctica resulta en un valladar a las invasiones y un elemento adicional de certidumbre y seguridad para la población local. en un nuevo plano de intereses a favor de la conservación. al establecer un nuevo contexto jurídico e institucional sobre unidades eco-regio-nales específicas. favoreciendo o induciendo la integración de grupos locales y la participación de insti-tuciones académicas y gobiernos estatales y municipales. el decreto abre los espacios jurídicos para permitir y fomentar la expresión de los intereses con-servacionistas de la sociedad. además de que jurí-dicamente impide la formación de nuevos asentamientos. Un decreto de áreas naturales reconcilia las estructuras naturales y los procesos regionales con las capacidades de gestión. En primer lugar. coordinar actividades y cons-truir sistemas de regulación interna que dificilmente pueden adquirir consistencia en el vacío o en la abstracción de lo territorial como dimensión inevitable. lo que hace factible promover iniciativas. im-pone la no afectabilidad agraria automática en los predios involucrados (de acuerdo a la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente). con una perspectiva de integralidad en los propósitos y de convergencia y corresponsabilidad entre los actores relevantes (federales. que se establece sobre una jurisdicción territorial claramente delimitada. En otros términos. Fortalecimiento de los derechos de propiedad 22 El decreto también contribuye a fortalecer los derechos de propiedad dentro de la matriz territorial generada. Los ecosistemas y dinámicas regionales no se ajustan a las delimitaciones políticas y administrativas que se tienden sobre el territorio.

Eso permite el establecimiento de compromisos a largo plazo con la tierra y los ecosistemas. en la medida en que: wReduce las tasas de descuento de los actores sociales (propietarios) otorgando certidumbre y reglas claras. 1989). control. El decreto de áreas naturales protegidas cumple mucho mejor estos objetivos o condiciones cuando encuentra mecanismos de refrendo estatal y de cabildo. En ausencia de sujetos (propietarios) claramente definidos es imposible establecer una relación contractual sólida que asegure la conservación de los recursos. Definición de la propiedad La definición clara y fortalecimiento de los derechos de propiedad (ejidal. individual o estatal) en áreas naturales es una condición necesaria para un manejo adecuado de las mismas. wSe esclarecen los sujetos de un contrato social para la conservación. siendo la propiedad la posibilidad legal socialmente sancionada de excluir a otros del acceso a los recursos. cuando se asume y legitima localmente por bandos municipales o cuando se incorpora en el ordenamiento de los usos del suelo. Puesto en otras palabras. la constitución de las áreas natu-rales debe funcionar (y de hecho funciona.consigo nuevas oportunidades de participación. reconocimiento público y financiamiento. control y acceso Podemos definir como derechos o relaciones de propiedad. esto es. a aquellas en las que un individuo o grupo tienen intereses que son tutelados por un derecho. comunal. wSe reduce el riesgo del oportunismo (free riders) y de conductas no cooperativas. uso o acceso. Debe entenderse que la propiedad no es un ob-jeto. Sistema de derechos de propiedad. como ya se ha señalado) como un refuerzo al régimen de propiedad (Bromley y Cernea. sino el derecho a una corriente de beneficios que puede garantizarse en la medida en que otros individuos o grupos respetan las condiciones que protegen tales bene-ficios. 23 . en los términos del Artículo 115 Cons-titucional y los planes directores municipales de desarrollo. que se expresa en obligaciones para el resto de los individuos. uso.

ya que son estos los que predomi-nan en gran parte de las áreas naturales de México. normas culturales y sistemas endógenos de autoridad. tamaño y estructura interna.Importancia de El fortalecimiento de los derechos de propiedad favorece que cada uno la propiedad de los individuos. así como en la definición de quienes gozan de dere-chos. donde se paguen beneficios o se compensen perjuicios causados. En ocasiones. estas condiciones se presentan asociadas con elementos culturales de regulación (sobre todo tratándose de 24 . maximizándose ventajas para los participantes y para la sociedad. lo que tiende a asegurar un flujo de beneficios ininterrumpido y a perpetuidad. el número de individuos o grupos sociales a los cuales aplican las reglas de inclusión y exclusión. aún bajo circunstancias en que imperan tentaciones para una conducta oportunista proclive a la ruptura de los compromisos colectivos. Asi se propicia la utilización de éstos dentro de límites más cercanos a los umbrales de sustentabilidad o renovabilidad. 1960) entre los dueños y usuarios. intereses. que se ubica en un continuo entre el libre acceso y la propiedad individual privada. o por un número reducido de participantes o usuarios. a través de un proceso secular o milenario de prueba y error. El fortalecimiento de los derechos de propiedad también puede facilitar contratos (Coase. Propiedad en común Vale la pena reflexionar un momento sobre la im-portancia de regímenes de propiedad que tienen una dimensión más o menos significativa de propiedad común (ejidos y comunidades). La diferencia entre la propiedad privada y la propiedad en común no es la naturaleza de los derechos y obligaciones involucrados sino. y también la acumulación de conocimientos básicos sobre el funcionamiento de los ecosistemas o recursos. Un régimen existoso de propiedad en común para el manejo de un área natural presupone que los individuos se organizan y se autogobiernan. o el grupo o grupos propie-tarios perciban todos los costos y beneficios de su actividad de explotación o uso de los recursos (internali-zación). y con agentes externos al áreas naturales. Aquí se requieren relaciones de confianza mutua permitidas por una escala pequeña de población y aprovechamiento de recursos. es una propiedad corporativa en donde el grupo propietario varía en su naturaleza. solamente. La propiedad en común.

En estos términos. no está de más reconocer que interviene también la circunstancia del oportunismo o del free rider. Más allá de estas advertencias. de manera sustentable. o cuando son expuestas a la economía de mercado. puede significar la necesidad de mantener algunos de estos elementos. por demás limitadas. los intereses de manejo de las comunidades sobre un áreas naturales pueden ser distintos e incluso contradictorios con el interés público que se expresa sobre el mismo recurso. a cambios bruscos en los precios relativos de productos o servicios. estructuras familiares o de casta. no hay que olvidar que. los esfuerzos de protección o conservación en un régimen comunitario tenderán a fracasar o a arrojar resultados sumamente limitados. o cacicazgos. pensar en soluciones comunitarias tradicionales a los problemas de manejo un áreas naturales. Lo que no conocemos son las bases que puedan explicar como una comunidad puede por si sola resolver los 25 . un área natural en beneficio de todos. tiene el incentivo de no contribuir y de adoptar una conducta no cooperativa. por ejemplo. en muchos casos. en muchas ocasiones se pueden anticipar grandes obstáculos para que las comunidades generen sus propias instituciones eficaces de manejo de áreas naturales. En ello. es necesario advertir que las instituciones comunitarias de manejo son muy vulnerables a un rápido crecimiento de la población. pero puede no tener un interés igualmente poderoso en favor de la biodiversidad que albergan los ecosistemas naturales. en la realidad nos encontramos a veces con algunos casos en que los individuos o las comunidades sí han superado estos obstáculos y efectivamente han generado las instituciones necesarias para manejar. como no puede ser excluido de los beneficios generados por el esfuerzo general. una comunidad puede estar desde luego interesada en la conservación de los suelos y de la productividad agrícola de sus terrenos. tenemos que reconocer que. o de la conservación de especies significativas. Es obvio que si predominan estas conductas. Por tanto. a pesar de todo. al avance de formas individualistas de interacción social y a nuevas expectativas de consumo. También. Por otro lado. que es aquel actor que.comunidades tradicionales) que incluyen creencias sobrenaturales.

a generar compromisos creíbles y a vigilar y asegurar su cumplimiento. al carecerse de la infraestructura institucional necesaria para la regulación en aprovechamiento de los recursos naturales. como ya se señaló. la conducta de todos los miembros del grupo está sujeta con mayor o menor intensidad a ciertas reglas que se asocian con un contexto cultural determinado. La preexistencia de normas compartidas y acordadas es capaz de reducir el costo de monitoreo y sanción y debe considerarse como un capital social potencialmente valioso. donde cualquier esfuerzo de gestión o de inversión pública. De lo contrario. participación y corresponsabilidad. que implica establecer meca-nismos de autoridad. Estas reglas se refieren a nuevos patrones territoriales de uso de los ecosistemas así como a nuevas formas de manejo. Legitimidad y protección a la propiedad Debemos enfatizar que. se corre el peligro de operar en circunstancias de libre acceso. basados en sistemas de autoridad y de observancia viables. modernizarlos o adecuarlos a las nuevas realidades. Cuando un manejo comunitario persista y haya demostrado resilencia ante los cambios externos. social o privada tenderá al fracaso. donde quedan 26 . Régimen de manejo El régimen de manejo. Definir y compeler con firmeza estos derechos de propiedad en áreas naturales es un prerrequisito para su manejo adecuado. Sintetizando. Dichos mecanismos comienzan a ser estudiados (Berkes y Folke. los proteja y ayude a desarrollarlos. 1965) para el manejo de un áreas naturales de manera autónoma o autorganizada. es un sistema de regulación interna local. 1994). en especial en lo que se refiere a ofrecer un nuevo esquema institucional. cuando existan plenamente o sobrevivan razgos de estos regímenes de propiedad en común. y que la observancia de estas reglas colectivas puede relajarse al contacto con la gama de oportunidades para los individuos que se ofrecen en otras esferas de la economía. del cual dependen. puede ayudar a generar un proceso gradual de transformación hacia instituciones más eficaces. resulta muy importante que la autoridad los legitime. Olson. así como un nuevo conjunto de reglas conocidas y aceptadas por los actores relevantes. consensados y claros. digamos que en un régimen de propiedad común.problemas de acción colectiva (M.

27 . y dado el largo tiempo que lleva construir terri-torialmente una vigencia plena del estado de derecho. El plan de manejo debe ser expedido de manera que obtenga fuerza jurídica. El manejo de las áreas naturales comienza con una presencia institucional y con actividades conservacionistas o sustentables visibles. conservación y prospección de la biodiversidad. investigadores y estudiantes. que dependerá de las condiciones particulares de cada área. multiplicando la presencia de nuevos intereses a favor de la conservación y el desarrollo sustentable. desmontes en señal de posesión y saqueo de recursos naturales. wEconomía de la conservación en áreas naturales. y sobre lo cual difícilmente puede sugerirse alguna fórmula con validez universal. y el reclutamiento de pobladores locales para trabajos relacionados con el manejo del área natural. que generan un reforzamiento mutuo. wInventarios.establecidos derechos y obligaciones para los individuos y los grupos sociales involucrados. Acciones de manejo El manejo de las áreas naturales es una función compleja. Recordemos que en la medida en que las áreas naturales prevalezcan circunstancias más o menos cercanas al libre acceso (lo cual es absolutamente corriente en México). proyectos de investigación. colonización desordenada. que requiere capacidades técnicas. wInventarios y bases de datos biológicos y ambientales de base que permitan predecir e identificar cambios. gerenciales y políticas conjugadas de manera interdisciplinaria en tareas como las que enseguida se enuncian: wOdenamiento ecológico del territorio. debe ser asumida y revertida. Esta lógica. y se desarrolla en un ordenamiento territorial y en un plan de manejo. antes de negarse. a través de estaciones biológicas y ecoturísticas. que habitualmente sirve a una dinámica de invasiones. Este debe gestarse a partir de lo establecido en la ley. de un sólido conocimiento técnico y de un minucioso proceso de generación de consensos locales. El régimen de manejo se finca en el decreto respectivo donde se hace la declaratoria de áreas naturales. la legitimidad se gana o fortalece a través de una relación física de presencia sobre el territorio y sus recursos. conjun-tamente con la definición y prueba de modelos de interpretación.

wProtección y vigilancia. wEducación y capacitación ambiental.wEcología y economía para la restauración. wDesarrollo institucional y fortalecimiento de la capacidad gerencial y administrativa a nivel local. wPrevención y atención de contingencias. socios o cabezas de pequeñas em-presas locales. wConocer o aproximar el valor económico del áreas naturales como fundamentación para promover sus financiamiento y apoyo. wParticipación en las tareas de administración wDesarrollo de infraestructura. proveedores de servicios. wComunicación social. wPromoción de proyectos productivos de uso sustentable de recursos. 28 . miembros de los grupos de usuarios de recursos. wComunicación interna. supervisores. etcétera. wDesarrollo comunitario y participación local en actividades tan diversas como: miembros de los órganos directivos. wInvestigación básica y aplicada. wInteracción con las comunidades locales proporcionando información. técnicos e investigadores. wParticipación en los esquemas de búsqueda de finan-ciamiento. guardaparques y guías. parataxónomos. concesionarios. administradores. cooperando con la protección y contribuyendo a la observancia de las reglas aplicadas. wCapacitar y fortalecer política y legalmente a las comu-nidades establecidas en las áreas naturales y sus alre-dedores. socios en proyectos de desarrollo. wPromoción y manejo de actividades ecoturísticas.

asociadas a la contraprestación social que constituye cada uno de los beneficios públicos y privados que generan las áreas naturales. Principios Este ejercicio nos permitirá descubrir una gama importante de posibilidades financieras. Canjes de deuda por naturaleza. así como a contribuyentes o dona-dores altruistas y d) establecer una correlación de oportunidades de financiamiento con respecto a bienes y servicios ambientales específicos. Esto sería lo que se denomina ecoturismo en cualquiera de sus vertientes: observación de la naturaleza. recreación ecológica. donde se aprovecha el descuento de la deuda externa bilateral o comercial del país para canalizar 29 . Recordemos que el financiamiento. requiere de una so-lución institucional previa o simultánea. donde esta no es sólo un complemento. Entre ellas. c) identificar a los agentes. b) llevar a cabo y mantener una valuación económica de ser posible. y de movilización de los recursos necesarios para generar y mantener los bienes públicos vitales que ofrece la conservación. turismo cultural. etcétera. sino que se ofrece en la satisfacción de preferencias turísticas con una dimensión ambiental básica. para ser productivo. y el cual puede proyectarse en los siguientes términos: wValores escénicos o paisajísticos para el turismo convencional. Financiamiento La política de financiamiento para las áreas naturales protegidas debe orientarse a partir de criterios de internalización de costos y beneficios. la concreción de financiamiento para las inversiones en áreas naturales protegidas tiene como secuencia: a) reconocer la corriente de bienes y servicios ambientales públicos y privados que éstas generan. turismo de aventura. wDesarrollo de un turismo centrado en la naturaleza. sectores o regiones receptoras mayoritarios de esta corriente de beneficios. seguramente encontraremos: Potencial turístico que debe ser aprovechado.V. o en su caso una valuación cualitativa del vasto espectro de beneficios públicos y privados que generan las áreas naturales protegidas. wUn mayor valor agregado al producto turístico a través de una mejor calidad ambiental. En este orden de ideas.

cuyos inte-reses. siendo donaciones únicas o transitorias que no constituyen necesariamente una corriente financiera a largo plazo. que pueden representar oportu-nidades de financiamiento. 1993). Cobro de servicios ambientales directos (por ejemplo agua. Los fondos provenientes de mecanismos multilaterales o bilaterales. a través de su acuerdo paralelo y de los fondos e instituciones creadas en materia ambiental (Barzetti. Este negocia los términos de pago con la autoridad financiera del país. se destinan a la conservación a través de una entidad receptora nacional. Implementación conjunta en resumideros de CO2. deben utilizarse como capital semilla para crear condiciones sostenibles de financiamiento. Esto implica la existencia de un descuento surgido del propio mercado financiero o de una decisión de alguna fuente bilateral. parte de sus activos en el corto plazo. quienes podrían acceder a vender parte de su cartera vencida a una tasa de descuento relativamente alta en aquellos casos en que su monto supere el valor de la garantía. Acuerdos comerciales. de tal forma que se amortiza la deuda en moneda nacional y se reconvierte a una inversión a largo plazo. donde un donante que puede ser alguna organi-zación conservacionista internacional compra parte de esa deuda y se convierte en un nuevo acreedor. La pérdida neta sería absorbida por los bancos. pagados localmente. en las 30 . Los documentos de deuda podrían ser adquiridos por organismos no gubernamentales nacionales o extranjeras y se negociarían términos de pago a más largo plazo con los deudores a cambio de que estos destinen sus tierras a actividades de conservación. Donaciones de fundaciones conservacionistas interna-cionales. con algunos agricultores y ganaderos mexicanos que actualmente se encuentran en graves dificultades crediticias y con los bancos comerciales. como el el caso del Tratado de Libre Comercio. Donaciones privadas directas con deducibilidad de impuestos. quienes recuperarían. al menos. Canjes internos. Financiamiento multilateral a través del Global Environmental Facility (GEF) manejado por el Banco Mundial.recursos hacia la conservación.

Para que sea factible transferir recursos de la sociedad hacia el financiamiento de las áreas naturales. Recursos de Procampo. Cuotas de entrada o por pagos de servicios. Bonos escolares a largo plazo. Aportaciones fiscales del gobierno federal y de los gobiernos locales. el presupuesto fiscal anual destinado por el gobierno federal a la conservación es extremadamente bajo: tan sólo 4. cifra ciertamente infinitesimal con respecto a las necesidades y a lo que se observa en otros países. Concesiones para infraestructura turística.partes bajas de las cuencas). deben ofrecerse sistemas y mecanismos donde sea suficien-temente bajo el costo para los individuos de expresar eco-nómicamente sus convicciones o preferencias en favor de la conservación ecológica. Recursos destinados a política social. Aprovechamiento y comercialización de recursos de origen silvestre. Estas preferencias 31 . dado el carácter de bien público de sus beneficios. Dicho sea de paso. Los mecanismos de financiamiento señalados no son un sustituto de los fondos públicos actualmente destinados a la conservación. sino su complemento. Impuestos etiquetados. Loterías. El gobierno continua teniendo la obligación de solventar una porción de los costos de conservación. Recursos de la Comisión Fedenral de Electricidad o de la Comisión Nacional del Agua por concepto de protección de cuencas.5 millones de nuevos pesos en 1995.

Debe señalarse una necesidad urgente de autonomía pre-supuestaria y para el manejo de fondos en las áreas naturales protegidas. condiciones que generalmente no pueden ser satisfechas por la burocracia gubernamental. es en sí mismo un bién público. 1982). van a permanecer de manera latente sin contribuir en todo su potencial a la tarea crítica de financiar la conservación (Margolis. las convierte de inmediato en objeto de discusiones ideológicas y en fundamento de posiciones políticas claramente diferenciadas. como puede ser el caso de las loterías y de los bonos a largo plazo así como del ecoturismo y algunos otros. terreno movedizo que puede y debe evitarse. A través de ellos se crean oportunidades practicables para el establecimiento de compromisos personales con un tema que resuena crecientemente en las agendas públicas. que se deriva de la multiplicidad de procesos de manejo que ellas requieren y que no se ajustan a la rigidez y a la restricción presupuestal del gobierno federal. si no están disponibles cauces de manifestación concreta. incluso. privada y comunitaria 32 Si pensamos en soluciones institucionales puras o arque-típicas al problema del manejo de áreas naturales protegidas. podríamos clasificarlas como privadas o públicas al significar una ampliación. Esto.pueden existir y ser relativamente intensas. . o bien de la esfera de lo estatal o de las interacciones individuales o comunitarias. Ejemplos de una solución institucional y financiera Soluciones pública. En este sentido. considerado por muchos como el arquetipo de las instituciones privadas. muchas de las opciones enlistadas anterioremente significan mecanismos baratos de expresión de preferencias del público en general. y que hasta ahora no ha encontrado un espacio suficiente para proyectarse de manera práctica. tengamos en cuenta. Es preciso que los procesos y proyectos de manejo suavicen las contingencias económicas y tengan conti-nuidad en el tiempo y una agilidad extraordinaria. VI. Debemos estar concientes de que las instituciones rara vez son puramente públicas o privadas (dejando de lado la discusión de si lo comunitario es un caso particular de lo privado). sin embargo. que el mercado competitivo.

Dada la diversidad de problemas de manejo de áreas naturales protegidas. La conjunción de esos elementos coordinados de naturaleza gubernamental. El fideicomiso es un contrato por medio del cual el fideicomitente transfiere a una institución fiduciaria la Fideicomisos 33 . sobre todo bajo condiciones de vigencia limitada del estado de derecho. Hoy sabemos que al igual que poco se puede contra la voluntad del Estado. económicas. políticas o culturales para compartir información. poco apego o desconocimiento de los usuarios sobre el funcionamiento y estructura de los recursos.Es fácil estar de acuerdo en que estas soluciones insti-tucionales puras son demasiado esquemáticas para con-frontar la vasta gama de complejidades y variantes que existen en el mundo real. cuando los cos-tos de transacción (barreras físicas. de pobreza. biológicas. sino que cada una merece una confección especial. cuando campea la desconfianza. cuando hay demasiada heterogeneidad de inte-reses y de antecedentes étnicos. sociales. privada o comunitaria puede darse a través de la figura jurídica de fideicomiso. o cuando existe la posibilidad de que los usuarios más poderosos o con mayor prestigio y capacidad de liderazgo puedan resolver sus propios problemas o eludir las consecuencias del mal manejo de los recursos sin necesidad de participar en la acción colectiva. lo privado y lo comunitario de manera coordinada y constructiva. podemos repetir que no existe una sola solución institucional para todas ellas. Esto ilustra que el análisis de las políticas de conservación y manejo de áreas naturales protegidas demandan mucha información sobre un amplio espectro de variables físicas. culturales y jurídicas. Más allá de suponer que es posible diseñar e imponer fácilmente soluciones institucionales prefabricadas a los problemas ambientales. debemos aceptar que obtener las instituciones correctas es algo complejo y conflictivo. generar consensos y “ponerse de acuerdo”) son excesivamente altos. cuando existen conflictos políticos y problemas de represen-tatividad. muy poco o nada se puede contra las tendencias del mercado y contra la voluntad de los ciuda-danos o propietarios (sea que se agreguen en comunidades o no). culturales o religiosos. que puede alcanzar grados de dificultad extraordinarios. y que las soluciones institucionales en las áreas naturales deben conjugar elementos de lo gubernamental.

infor-mación suficiente y clara. financiamiento y contratos con los usuarios de los recursos. conocimiento recíproco. locales. puede integrarse por representantes de todos los actores con intereses relevantes para el manejo del área (gobierno federal. al . propietarios y comunidades. fundaciones internacionales. w El comité técnico. Como opción de solución institucional para el manejo de las áreas naturales.Participación social 34 administración de sus bienes con el objeto de beneficiar a un tercero. infor-mación. etcétera). lo cual tiene entre sus ventajas inspirar confianza para donantes potenciales. organizaciones. inversionistas y donantes. llenando un vacío institucional o ayudando a reconstruir sistemas previos de regulación cuya rehabilitación resulte conveniente. el fideicomisario. w Fortalece la capacidad gerencial y administrativa a nivel local. obligaciones. w Permite la participación del sector privado en cualquiera de sus modalidades (fundaciones. universidades y centros académicos. w Permite el surgimiento de un régimen de manejo estructurado a partir de derechos. empresas). Los habi-tantes locales son los protagonistas en el arranque y en el éxito de este proceso. ejidos. confianza. que permite interactuar a un número accesible de actores en condiciones de cercanía. w Ofrece una simiente institucional para el manejo del área protegida. el fideicomiso ofrece las siguientes ventajas: w El fideicomiso y su comité técnico se pueden constituir en un generador de reglas. etcétera). de derechos y de obligaciones en el acceso a los recursos naturales. Constituye un siste-ma de autoridad que le da significado real a las nuevas reglas. implica un grado importante de autonomía y flexibilidad en la administración de los recursos. que es la autoridad operativa del fidei-comiso. w Como estructura de manejo. y abre la posibilidad de un desa-rrollo institucional concertado y adecuado a las condicio-nes sociales y biofísicas del área protegida. internacionales. públicas. w El fideicomiso presupone recursos financieros y constituye un instrumento transparente para recibir y administrar fondos procedentes de las más diversas fuentes (privadas. estatal y municipal. Debe enfatizarse que los habitantes locales y sus organi-zaciones en las áreas naturales protegidas son el cimiento de un desarrollo institucional viable y eficiente. ellos asumen los compromisos de protección y de manejo sustentable y.

forta-lecimiento de cuadros técnicos. los habitantes locales necesitan una definición clara de de-rechos. para poder ser actores y receptores de estos beneficios. son beneficiarios directos. potenciales y reales. Necesidad de un Plan Nacional de Áreas Naturales Las áreas naturales protegidas van formando pequeños mosaicos en el territorio nacional. como instancia de segundo piso. necesita considerar: Elementos 35 . técnicos y sociales. a partir de nuevos esque-mas de interacción y de intercambio con otras entidades públicas y privadas interesadas en la conservación y en el desarrollo sustentable. En suma. económica y agraria. económicos. Visto de otra forma. corresponsabilidad. privados y comunitarios para un manejo adecuado en términos de financiamiento. la figura del fideicomiso. Este plan. contar con el respaldo público e incluir a todos los sectores de interés. así como social. capacitación y educación. diversidad y representatividad. la aplicación ordenada de recursos políticos. Todo esto lo permite.administrativas bien delimitadas. investigación. en unidades jurídico. Sin embargo. sistemas de regulación y de autoridad. al menos en principio. donde se reconcilia la gestión de instituciones públicas y privadas con la estructura ecológica y regional del territorio. con respecto a las propias áreas naturales protegidas. que debe basar-se en información biológica y física seria. VII. de una considerable gama de bienes y servicios ambientales que ofrecen las áreas naturales protegidas. en la solución institucional del fideicomiso se conjugan elementos y procesos públicos. El plan ha de ser internamente consistente. descentralización. Esto es resultado de un esfuerzo no sólo local. constancia y un trabajo progresivo a lo largo del tiempo. sistemas de ordenamiento y de regulación equitativos y eficientes así como certidumbre a largo plazo y apoyo financiero y tecnológico. Esfuerzo nacional Ello implica un plan para el Sistema de Áreas Naturales Protegidas (SINAP). sino de iniciativas tomadas en un plano nacional y que demandan claridad de objetivos y de medios. integrado y polí-ticamente viable. el fideicomiso se constituye como un contrato o pacto multilateral entre las comunidades e intereses locales y la sociedad en su conjunto.mismo tiempo.

derogar o recategorizar áreas (representatividad. condiciones jurídicas. w Una participación directa de los municipios.w Diversidad de opciones institucionales a nivel nacional y dentro de cada área protegida para permitir y fomentar actividades de conservación. w Esquemas de parques o reservas hermanas en otros países. que nos obligan a diversificar el financiamiento para la conservación. etcétera). w Capacitación y formación de cuadros. w Criterios claros para seleccionar. apoyo local. compromisos internacionales. w Descentralización. w Inserción en el desarrollo regional. diversidad. sino también un compromiso guber-namental por financiar y proporcionar asignaciones presu-puestarias para el mantenimiento y manejo de las áreas. Sin embargo. w Un claro papel para el sector privado. organizaciones civiles e individuos que viven dentro y alrededor de las reservas. universidades y organizaciones no gubernamentales en el manejo de ciertos procesos o de la totalidad de un área protegida. turismo. w Fuentes de financimiento. urgencias o contingencias. integridad ecológica. w Categorías de manejo claras asociadas a modalidades correspondientes de decreto. oportunidades de desarrollo. grado de intervención. w Revisiones al marco jurídico. w Programas de compras de tierras para la conservación. especies de importancia económica. sin que esto 36 . w Llevar el registro real de las áreas naturales protegidas y su inscripción en los registros públicos de la propiedad a nivel federal. potencial e infraes-tructura institucional existente. estatal y municipal. productividad. w Convenios con universidades y centros académicos. fragilidad. El plan del Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas debe no sólo plasmar un compromiso político y social con la conservación. la realidad presupuestaria y las posibilidades futuras plantean desafíos ineludibles. posibilidades de cooperación. endemismos. especies en peligro. w Autonomía administrativa y financiera para las áreas naturales protegidas. tenencia de la tierra.

Biodiversidad La protección de la biodiversidad está sujeta a la conservación de los ecosistemas donde habitan las especies. con el objeto de evitar asimetrías e ineficiencias en el uso de los recursos. Como ya hemos señalado. resoluciones de impacto ambiental. 37 . casi una precondición de éxito. La planeación del SINAP requiere abordar de manera ordenada una gran cantidad de asuntos relacionados con permisos y autorizaciones sobre usos. De esta manera. etcétera. permisos forestales. En este sentido. es necesario pensar en un enfoque estratégico que incluya opciones y procesos financieros. como un aspecto particular de su adminis-tración. para que los estudiantes puedan llevar a cabo trabajos de investigación o de tesis. estableciéndose en ellas una red. con cierta autonomía financiera y de manejo. deben de superarse prácticas de búsqueda de fondos poco sistemáticas y sólo para áreas y proyectos individuales y avanzar hacia un sistema consolidado. manejo de carteras de proyectos e inversiones en negocios locales y transferencias internacionales. resultará cru-cial establecer convenios con las diferentes escuelas o facultades. pero sin dejar de formar parte del esquema global. que establezca y asegure una relación física con los ecosistemas y sus recursos es. aunque sea pequeña de estaciones biológicas.signifique que el gobierno abdique de su responsabilidad en torno a las áreas naturales. Por ello. Aquí. acciones o activi-dades que tienen lugar en las áreas naturales protegidas. reforzándose mutuamente. o tareas de campo en las áreas naturales. donde cada una de las áreas naturales funcionaría como componente subsidiario del sistema en su conjunto. ambas actividades irían de la mano. una presencia visible de acti-vidades de conservación y desarrollo sustentable en áreas naturales. Es preciso también definir objetivos globales. como es el caso de concesiones. y es necesario enmarcar las actividades relacionadas con la protección de la biodiversidad dentro del manejo de las áreas naturales. en nuestro país.

especialmente de aquellos que son depredadores. 38 . con la colaboración de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. CONABIO. Cabe reconocer. se puede mantener un altísimo porcentaje del germoplasma de toda una bioregión. desarrollar versiones más especializadas de áreas naturales. la protección de cañadas es capaz en sí misma de proteger una gran parte de las formas de vida existentes en una región determinada. Aquí habría que conducir estudios para seleccionar las zonas topográficamente más diversas y abruptas. y que generalmente serían menores a mil hectáreas.Microconservación Áreas pequeñas Resulta crucial en una estrategia de conservación de la biodiversidad. Con frecuencia ésta incluye únicamente zonas muy pequeñas que sería impráctico darles el carácter habitual de áreas naturales protegidas. que en muchos casos. Sin embargo. CONABIO En este caso. presenta especies y subespecies de distribución muy restringida. Costoefectividad Se han detectado localidades de alta concentración de germoplasma tipo y que acogen a una elevada proporción del patrimonio biótico del país. en térmi-nos de costo. que son las que generalmente tienen todavía un estado satisfactorio de conservación. dada la abrumadora riqueza de la flora y de la fauna del país. dando especial prioridad a aquellas en las cuales no se cuenta con posibilidades de establecer un área natural protegida de tamaño y condiciones de manejo adecuados. Igualmente. algunas vegas de ríos o relictos forestales. podría procederse a la localización de áreas que presentan una alta densidad de registros tipo para la flora y la fauna mexicana. incluso en zonas con una alta densidad de población y fuertemente perturbadas. que este tipo de pequeñas reservas no sería útil para la conservación de grandes mamíferos y aves. ya que abarcan sólo pequeñas cañadas. se sabe que en condiciones topográficas adecuadas y en áreas menores a mil hectáreas. una estrategia de micro-conservación en áreas de alta concentración de germoplasma tipo podría resultar extraordinariamente productiva. y de alcance y efectividad en la conservación del patrimonio biótico de México. Como ejemplo.

En estos terrenos ya adquiridos o comprados se abriría un enorme horizonte de trabajo científico que apoyaría los inventarios nacionales. económicas e institucionales adecuadas a la gran diversidad de circunstancias biológicas y culturales que se presentan en las áreas naturales del país. Incluso podría ser obtenido a partir de acciones compensatorias impuestas a través del procedimiento de evaluación de impacto ambiental a proyectos de desarrollo localizados en el estado o en la región (De la Maza. Ha quedado clara también la importancia de un enfoque integrado o multidisciplinario. 39 . dado su tamaño y los bajos costos de oportunidad que presentan por su topografía o inac-cesibilidad. en donde se desarrollen y apliquen apti-tudes técnicas. así como el ensayo y la experimentación en la introducción del germoplasma faltante. que podrá ser obtenido de otras zonas. incorporada a una red nacional de microreservas de germoplasma tipo. La adquisición y el manejo debería de correr a cargo de alguna institución de investigación o asociación civil.Estos terrenos preferentemente deberían ser adquiridos con el fin de garantizar su conservación y permitir su estudio a profundidad. Además de las opciones económicas e institucionales específicas a cada área que ya se han consignado. que se encuentran en las áreas naturales. un plan nacional de áreas protegidas requiere también de una solución institucional propia. Compras de terrenos Cabe señalar que el financiamiento para microreservas de germoplasma tipo. Compensación por impacto ambiental Consejo Nacional para las Áreas Naturales Protegidas Está de sobra reiterar la necesidad de una representatividad altamente plural. así como de un esfuerzo de descentra-lización y corresponsabilidad social en la conservación de las formas más valiosas del capital de México. 1995). sería suficientemente bajo.

VIII. wIntegrar el comité técnico de un fideicomiso maestro nacional para las áreas naturales protegidas. wLlevar a cabo convenios con instituciones académicas. a través de corredores biológicos. zonas de transición y zonas de amortiguamiento. Integración Este consejo requeriría de algún financiamiento. Las zonas de amorti-guamiento y transición transmiten a las regiones aledañas los 40 . wAprobar los planes de manejo de las áreas naturales protegidas. al menos.Funciones Esta solución institucional deberá incluir un Consejo Nacional para las Areas Naturales Protegidas. wBúscar los mecanismos globales de financiamiento para las áreas naturales protegidas. entre otras razones. con el resto de la economía regional. Deben vincularse con los paisajes que las rodean y de los que forman parte. wAprobar las concesiones o esquemas de coadminis-tración en las áreas naturales protegidas. debido a que las poblaciones preservadas en aislamiento dentro de áreas naturales dispersas pueden llegar a extinguirse por no contar con la diversidad genética necesaria. adscritas a instituciones de un sólido prestigio y representatividad. En principio. que asumiría un carácter no solamente consultivo o deliberativo. sino que debiera tener importantes facultades de decisión. viáticos y gastos administrativos. para lo cual pudiera buscarse algún financiamiento multilateral. culturales y económicos más amplios. pequeño en todo caso. que vincule los servicios ambientales generados en dichas áreas. El ordenamiento ecológico territorial (OET) dentro de las áreas naturales protegidas y en su entorno puede funcionar como una interfase ecológico-productiva. el consejo se integraría por personalidades de una incuestionable trayectoría en el tema. en los siguientes aspectos: wAprobar un plan nacional para las áreas naturales protegidas. Las áreas naturales como plataforma para un nuevo desarrollo regional Ordenamiento ecológico del territorio Las áreas naturales protegidas forman parte de sistemas ecológicos. wEstablecer criterios de priorización en el establecimiento de áreas naturales protegidas. para cubrir algunos apoyos técnicos.

o bien se verían afectados drásticamente. Daniel y Michael Cernea (1989). para integrarlas en el centro de una nueva estrategia de desarrollo regional. pp. en Jansson.) (1993). Coase. Parques y progreso. Banco Interamericano de Desarrollo. multiplicando oportu-nidades y potencialidades de organización productiva y de interacciones institucionales que le den mayor densidad y solidez a las relaciones sociales en una matriz territorial definida. Monica 41 . 1-44. observamos que cumplen el papel de órganos regionales vitales. El OET permite.C. Cambridge. Cambridge University Press. William y Wallace Oates (1988). (1994). Berkes. World Bank. AnnMari. Nuevo desarrollo regional BIBLIOGRAFIA Barzetti. The Theory of Environmental Policy. El ordenamiento ecológico territorial de hecho extiende las políticas de desarrollo sustentable a todo el hinterland. UICN (Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza). Monica Hammer. Octubre 1960. Friket y Carl Folke (1994). Valerie (Ed. en Journal of Law and Economics III. de esta forma. “The Problem of Social Cost”. trascender el concepto de las áreas naturales protegidas más allá de enclaves o islas de preservación. The Management of Common Property Natural Resources: Some Conceptual and Operational Fallacies. Ronald (1960). Herman (1994). Al situar las áreas naturales protegidas en este contexto. sin los cuales el ciclo de vida y el ciclo productivo (como subproceso del primero) no podrían realizarse. “Investing in Cultural Capital for Sustainable Use of Natural Capital”. Daly. Washington D. AnnMari. “Operationalizing Sustainable Development by Investing in Natural Capital”. Baumol. en Jansson.C. Washington D. como escenario en el cual se insertan de manera interactiva las áreas naturales protegidas. Carl Folke y Robert Costanza. Bromley.beneficios del uso sustentable de la áreas naturales protegidas.

Jansson. Value and Capital: an Inquiry into Some Fundamental Principles of Economic Theory. Investing in Natural Capital: the Ecological Economics Approachs to Sustainability. Dorfman. Manuscrito intitulado. Cambridge. Garret (1968). Oxord Univerity Press. AnnMari. Carl Folke y Robert Constanza (1994). Alan (1993). pp. Norton. Roberto (1995). Robert y Nancy Dorfman (1993). Oxford..151-168. Hardin. cambio institucional y desempeño económico. Altruism and Rationality: a Theory of Social Choice. Carl Folke y Robert Costanza. “The Problem of Market Failure”. Mancur (1965). Randall. Margolis. Washington. Monica Hammer. Cambridge University Press. Island Press. D. “The Tragedy of the Commons”. (1994). Selfishness. 22-37. Cambridge. Cambridge University Press. en Dorfman. en Jansson. Monica Hammer. pp.Hammer. Economics of Natural Resources and the Environment. México. Robert y Nancy Dorfman (1993) Economics of the Environment. De la Maza. Carl Folke y Robert Costanza. Rudol (1994). “Environmental Functions and the Economic Value of Natural Ecosystems”. Nueva York. FCE. AnnMari. Olson. Douglas (1990). Howard (1982). (1994). Instituciones. Hicks. Groot. en 42 .C. Johns Hopkins. John (1946). David y Kerry Turner (1990). Pearce. North. Baltimore. The Logic of Collective Action.

México: Informe de la Situación General en Materia de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente 19931994. México.Dorfman. 43 . Robert y Nancy Dorfman (1993). INE. SEDESOL (1994).

44 .

45 .

Notas ○ ○ ○ ○ ○ 46 ○ ○ ○ ○ .

Notas ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 47 .

Notas ○ ○ ○ ○ 48 ○ ○ ○ ○ ○ .

El tiraje fue de 1000 ejemplares. El cuidado de la edición estuvo a cargo de la Coordinación de Comunicación y Participación Social del Instituto Nacional de Ecología. México. 49 . D. 09010. Circuito Río Piaxtla #3-A. C.F.P.Áreas Naturales: economía e instituciones se terminó de imprimir en el mes de noviembre de 1995 en Impresos y Pinturas Buenrostro.

50 .