El Método

de los
Elementos
Finitos

El Método de los Elementos Finitos
C u a rta E d ició n

Volumen 1
Formulación básica y problemas lineales

EL METODO DE LOS ELEMENTOS
FINITOS
Cuarta Edición

Volumen 1: Formulación básica y
problemas lineales

O.C. Zienkiewicz, FRS
Profesor emérito de la Universidad de Gales, Swansea

R.L. Taylor
Universidad de California, Berkeley

Traducción al castellano

Miguel Cervera Ruiz
Eugenio Oñate Ibáñez de Navarra
Profesores de la E.T.S. de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos
Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona, España

McGraw-Hill
MADRID • BUENOS AIRES • CARACAS • GUATEMALA ■ LISBOA ■ MEXICO
NEW YOR K • PANAMA • SAN JUAN •SANTA FE DE BOGOTA • SANTIAGO • SAO PAULO
AUCKLAND • HANBURGO • LONDRES • MILAN • MONTREAL • NUEVA DELHI ■ PARIS
SAN FRANCISCO • SIDNEY • SINGAPUR •ST. LOUIS •TOKIO •TORONTO

CIMNE
Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingenería
Barcelona, España

EL M É T O D O DE LOS ELEM ENTOS FIN ITO S. Cuarta edición, Volumen 1
No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático,
ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico por
fotocopia, por registro u otro método, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del
Copyright.
DERECHOS RESERVADOS ©1994 respecto a la primera edición en castellano por
McGRAW-HILL/INTERAMERICANA DE ESPAÑA, S.A.
Edificio OASIS-A, planta 1 Basauri, 17
28023 Aravaca (Madrid)

©1994 CENTRO INTERNACIONAL DE MÉTODOS NUMÉRICOS EN INGENIERÍA
Edificio C l, Campus Norte UPC
Gran Capitán s/n
08034 Barcelona, España
Traducido de la cuarta edición en inglés de
FINITE ELEM EN T M E T H O D V olu m e 1. F ou rth e d ition
Copyright ©M C M X X IX X , by McGraw-Hill Book Company (UK) Limited
ISBN: 84-481-0177-4 (Vol. I)
ISBN: 84-481-0178-2 (Obra completa)
Depósito Legal: B-36149-93
Editor:Mariano J. Norte
Cubierta Félix Piñuela, Grafismo electrónico
Compuesto en CIMNE por L. Ballivián y L. Puccio
Imprime: Artes Gráficas Torres S.A.
Morales 17, 08029 Barcelona.
IMPRESO EN ESPAÑA-PRINTED IN SPAIN

A
Nuestras Familias

ÍNDICE

Pa9P rólog o de la edición española

C apítulo 1

P rólog o

xvii

A gradecim ientos

xix

Lista de sím bolos

xxi

P R E L IM IN A R E S : LOS SISTE M A S D ISC R E T O S EN
GENERAL
1.1
1.2
1.3
1.4
1.5
1.6
1.7
1.8

C apítulo 2

xv

Introducción
Elementos y sistemas estructurales
Ensamblaje y análisis de una estructura
Condiciones de contorno
Redes hidráulicas y eléctricas
El proceso general
El sistema discreto general
Transformación de coordenadas

ELE M EN TO S F IN ITO S DE UN C O N T IN U O ELÁST IC O . M E T O D O DE LOS D E S P L A Z A M IE N T O S
2.1
2.2
2.3
2.4
2.5
2.6
2.7

Introducción
Formulación directa de las características de un
elemento finito
Generalización al dominio completo. Abandono del con­
cepto de fuerza nodal
El método de los desplazamientos como minimización
de la energía potencial total
Criterios de convergencia
Error de discretización e índice de convergencia
Funciones de desplazamientos discontinuos entre ele­
mentos. Elementos no conformes y el test de la parcela

1
1
3
9
11
12
14
16
18

21
21
23
31
33
36
37
39

El Método de los Elementos Finitos

2.8
2.9
2.10
2.11

Límite de la energía de deformación en el método de los
desplazamientos
Minimización directa
Un ejemplo
Observación final

40
41
42
44

T E N SIÓ N Y D E F O R M A C IÓ N P L A N A

47

3.1
3.2
3.3
3.4
3.5

47
48
58
61

3.6

Introducción
Características de los elementos
Ejemplos. Estimación de la precisión
^lgunas aplicaciones prácticas
Tratamiento particular de la deformación plana en los
materiales incompresibles
Observación finid

AN ÁLISIS DE
R E V O L U C IÓ N
4.1
4.2
4.3
4.4
4.5
4.6

TEN SIONES

EN

CUERPOS

72
72

DE

Introducción
Características de los elementos
Algunos ejemplos de comprobación
Aplicaciones prácticas
Cargas asimétricas
Simetría de revolución, deformación plana y tensión
plana

75
75
76
84
88
89
90

A N ÁLISIS T R ID IM E N S IO N A L DE TEN SIONES

93

5.1
5.2
5.3
5.4

93
94
99

Introducción
Características de los elementos tetraédricos
Elementos compuestos de ocho nodos
Ejemplos y observaciones finales

N O T A C IÓ N T E N SO R IA L EN LA A P R O X IM A ­
C IÓ N DE P R O B L E M A S DE E L A S T IC ID A D
6.1
6.2
6.3
6.4

Introducción
Notación indicial
Derivadas y relaciones tensoriales
Materiales elásticos y discretización por elementos
finitos

101

107
107
107
108

111

ÍNDICE

Capítulo 7

FUNCIONES DE FORM A PARA ELEMENTOS
“ ESTÁN D AR ” Y “ JERÁRQUICOS” : ALGUNAS
FAMILIAS GENERALES DE CO NTINUIDAD C0
7.1
7.2
7.3

115

Introducción
Conceptos de elementos estándar y jerárquico
Elementos rectangulares. Algunas consideraciones pre­
liminares
Polinomios completos
Elementos rectangulares. Familia de Lagrange
Elementos rectangulares. Familia “serendípita”
Eliminación de variables internas antes del ensamblaje.
Subestructuras
Familia de elementos triangulares
Elementos lineales
Prismas rectangulares. Familia “serendípita”
Prismas rectangulares. Familia de Lagrange
Elementos tetraédricos
Otros elementos tridimensionales sencillos
Polinomios jerárquicos en una dimensión
Elementos jerárquicos en dos y tres dimensiones del tipo
“rectángulo” o “ladrillo”
La familia del triángulo y el tetraedro
Aproximación global y local por elemento finitos
Mejora del condicionamiento con formas jerárquicas
Observaciones finales

148
150
151
153
154

ELEMENTOS TRANSFORM ADOS E IN TEG R A­
CIÓN N U M ÉR IC A— ELEMENTOS “ INFINITOS”
Y “ DE SINGULARIDAD”

157

7.4
7.5
7.6
7.7
7.8
7.9
7.10
7.11
7.12
7.13
7.14
7.15
7.16
7.17
7.18
7.19

Capítulo 8

IX

8.1
8.2
8.3
8.4

8.5
8.6
8.7
8.8
8.9

Introducción
El empleo de “funciones de forma” para establecer
transformaciones de coordenadas
Conformidad geométrica de los elementos
Variación de la función incógnita en el interior de
elementos curvilíneos distorsionados. Condiciones de
continuidad
Cálculo de las matrices de los elementos (transformación
en las coordenadas £, rj, £)
Matrices del elemento. Coordenadas de área y volumen
Convergencia de los elementos en coordenadas
curvilíneas
Integración numérica unidimensional
Integración numérica en regiones rectangulares o
prismáticas rectas

115
116
119
123
124
127
131
133
137
138
140
141
143
146

157
160
165

166
167
171
173
178
181

El Método de los Elementos Finitos

X

8.10

Capítulo 0

Integración numérica en regiones triangulares o tetraédricas
8.11 Orden de integración numérica necesario
8.12 Generación de mallas de elementos finitos mediante
transformaciones. Punción de comprobación
8.13 Dominios infinitos y elementos infinitos
8.14 Elementos singulares por transformación para mecánica
de fractura, etc.
8.15 Ventajas computacionales de los elementos finitos
integrados numéricamente
8.16 Algunos ejemplos prácticos de análisis bidimensional de
tensiones
8.17 Análisis tridimensional de tensiones
8.18 Simetría y repetibilidad

200
203
209

GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE
ELEMENTOS FINITOS. MÉTODOS DE RESIDUOS
PONDERADOS Y VARIACIONALES

215

9.1
9.2
9.3

9.4
9.5
9.6

9.7
9.8
9.9
9.10
9.11
9.12
9.13
9.14
9.15

Introducción
Equivalencia entre las ecuaciones diferenciales y las
formas integrales o “débiles”
Forma débil de la ecuación de transmisión del calor
por conducción con condiciones de contorno naturales
y forzadas
Aproximación a formulaciones integrales: método de
residuos ponderados (Galerkin)
Ejemplos
El principio de los trabajos virtuales como “forma débil”
de las ecuaciones de equilibrio en el análisis de sólidos y
fluidos
Discretización parcial
Convergencia
¿Qué son los "principios variacionales” ?
Los principios variacionales “naturales” y su relación
con las ecuaciones diferenciales del problema
Establecimiento de principios variacionales naturales en
el caso de ecuaciones diferenciales lineales autoadjuntas
¿Máximo, mínimo o punto de ensilladura?
Principios variacionales condicionados. Multiplicadores
de Lagrange y funciones adjuntas
Principios variacionales condicionados. Funciones
penalización y el método de los mínimos cuadrados
Observaciones finales

183
185
188
190
197
199

215
219

221
223
225

232
235
238
240
243
248
251
253
de
259
266

ÍNDICE

Capítulo 10 PROBLEMAS DE CAM POS EN RÉGIM EN PER­
M A N E N T E : TRANSM ISIÓN DEL CALOR, PO­
TENCIAL ELÉCTRICO Y M AG N ÉT IC O , FLUJO
DE UN FLUIDO, ETC.
10.1
10.2
10.3
10.4
10.5
10.6
10.7

Introducción
Ecuación cuasi-annónica general
Discretización en elementos finitos
Casos particulares desde el punto de vista económico
Ejemplos. Estimaciones de la precisión
Algunas aplicaciones prácticas
Observaciones finales

Capítulo 11 EL TEST DE LA PARCELA, INTEG RACIÓN
REDUCIDA Y ELEMENTOS NO CONFORMES
11.1
11.2
11.3

Introducción
Requisitos de convergencia
El test de la parcela simple (formas A y B)—una
condición necesaria de convergencia
11.4 Test de la parcela generalizado (test C) y test para un
elemento aislado
11.5 Test de la parcela de mayor orden
11.6 Aplicación del test de la parcela a elementos
de elasticidad plana con cuadraturas “estándar” y
“reducidas”
11.7 Aplicación del test de la parcela a un elemento
incomp atible
11.8 Generación de funciones incompatibles que satisfacen el
test de la parcela
11.9 El test de la parcela débil—ejemplo
11.10 Ejemplo de test de la parcela de alto orden—robustez
11.11 Conclusión
Capítulo 12 FORM ULACIÓN M IX T A Y RESTRICCIONES.
MÉTODOS DE CAM PO COMPLETO
12.1
12.2
12.3
12.4
12.5
12.6
12.7

Introducción
Discretización
de
formas mixtas Algunas
observaciones generales
Estabilidad de la aproximación mixta. El test de la
parcela.
Formulación mixta en elasticidad
Elasticidad incompresible (o cuasi-incompresible)
Alisado de tensiones / muestreo óptimo
Integración reducida y selectiva y su equivalencia con
problemas mixtos penalizados

XI

271
271
272
274
275
278
281
298

303
303
304
306
309
311

311
315
321
324
325
330

333
333
335
338
341
348
360
366

El Método de los Elementos Finitos

XII

12.8

Un procedimiento simple de resolución para problemas
mixtos
12.9 Formas complementarias con restricción directa
12.10 Comentarios finales - la formulación mixta o una prueba
de la “robustez” de un elemento

382

Capítulo 13 FORM ULACIÓN M IX T A Y RESTRICCIONES.
MÉTODOS DE CA M PO INCOM PLETO (HÍBRI­
DOS)

389

13.1
13.2

372
377

Generalidades
Conexión a través de fuerzas en la interfase entre dos (o
más) subdominios con formas irreducibles
13.3 Conexión a través de fuerzas en la interfase de dos o
más subdominios con forméis mixtas
13.4 “Marco” de interfase en desplazamientos
13.5 Conexión de soluciones de contorno (o tipo Trefftz)
mediante “marcos” de desplazamientos prescritos
13.6 Subdominios con elementos “estándar” y funciones
globales
13.7 Comentarios finales

410
412

Capítulo 14 ESTIM ACIÓN DE ERROR Y REFINAM IENTO
ADAPTABLE EN ELEMENTOS FINITOS

415

14.1
14.2
14.3
14.4
14.5
14.6

Introducción
Normas de error y velocidad de convergencia
Estimación de error-un procedimiento simple y efectivo
para el refinamiento tipo h
El proceso de refinamiento h - Adaptabilidad
Estimadores de error para formulaciones jerárqui­
cas. Una base para el refinamiento adaptable tipo p
Comentarios finales

Capítulo 15 MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDEN ADO R
PARA ANÁLISIS POR ELEMENTOS FINITOS
15.1 Introducción
15.2 Módulo de entrada de datos
15.3 Instrucciones del programa
15.4 La solución de problemas de elementos finitos y el
lenguaje de macroprogramación
15.5 Cálculo de los módulos de solución de elementos finitos
15.6 Solución de ecuaciones algebraicas simultáneas lineales
15.7 Ampliación y modificación del programa
15.8 Listado del programa de elementos finitos

389
389
392
393
405

415
416
424
439
443
447

453
453
456
468
478
486
499
512
514

ÍNDICE XIII Apéndice 1 ALGEBRA M ATRICIAL 611 Apéndice 2 ECUACIONES BÁSICAS DEL ANÁLISIS POR EL M ÉTODO DE LOS DESPLAZAM IENTOS 617 Apéndice 3 ALGU NAS FÓRMULAS DE INTEG RAC IÓ N PARA TRIÁNGULOS 619 Apéndice 4 ALGU NAS FÓRMULAS DE INTEG RACIÓN PARA TETRAEDROS 621 Apéndice 5 ELEMENTOS DE ÁLGEBRA VECTORIAL 623 Apéndice 6 INTEG RAC IÓ N POR PARTES EN DOS O TRES DIMENSIONES (TEO REM A DE GREEN) 629 Apéndice 7 SOLUCIONES NODALM ENTE EXAC TAS 631 Apéndice 8 D IAGON ALIZACIÓN DE M ATRICES O “ AGLUTIN AM IE N T O ” 635 índice de autores 641 Indice temático 647 .

.

la creación de centros nacionales o regionales relacionados con esta especialidad. Mucho ha cambiado desde esa fecha en el mundo de la ciencia en relación con la investigación y aplicaciones del m étodo de los elementos finitos (M EF). que en su continuo progreso ha ido requiriendo análisis por ordenador cada vez más precisos y eficientes. Asimismo. tales com o la Sociedad Española de M étodos Numéricos en Ingeniería (SEM NI). C. tanto en la formación de investigadores en el área de la simulación numérica com o en la difusión de las ventajas de los métodos numéricos en el mundo industrial. Así no es extraño encontrar aplicaciones del MEF en áreas tan lejanas entre sí com o el diseño estructural. y la meteorología en donde se resuelven actualmente los problemas de simulación numérica quizás de mayor tamaño. Si por entonces el M EF era una técnica totalmente minoritaria entre los investigadores de las universidades hispanas y sólo utilizada para estudiar problemas muy especiales por empresas altamente tecnificadas. que desarrolla una constante actividad en múltiples campos científico-técnicos con frecuentes reuniones y congresos relacionados con los métodos numéricos y sus aplicaciones. Esta circunstancia ha sido fruto de una serie de coincidencias favorables.PRÓLOGO DE LA EDICIÓN ESPAÑOLA Catorce años han transcurrido desde que apareciera la versión castellana de la tercera edición del libro The Finite Element Method escrito por el Prof. Entre ellas hay que citar el esfuerzo de las Universidades y Centros de Investigación en los países de habla hispana. hoy en día el MEF es una herramienta sumamente extendida y empleada tanto en la investigación y desarrollo en la mayor parte de los ámbitos científicos y tecnológicos de habla hispana. la Asociación Iberoamericana de Mecánica Computacional. así . 0 . celebrados en España o en algún otro país de lengua española. Zienkiewicz desde el Dpt. Fruto de este esfuerzo se ha ido generando una masa crítica de “ expertos” en métodos numéricos en todo el mundo hispánico. campo en el que el MEF se desarrolló originalmente y del que se nutrió de múltiples conceptos físicos. la Asociación ArgentinaNde Mecánica Computacional (A M C A ). com o por numerosos sectores productivos preocupados por la mejora de la calidad de sus productos y procesos. o f Civil Engineering del University College o f Swansea en tierras del País de Gales.

Lorena BaUivián y Laura Puccio por su excelente trabajo en la escritura del texto en TEX.Catedrático de Mecánica de Medios Continuos y Teoría de Estructuras de la Universidad Politécnica de Cataluña . El temario de cada capítulo se ha actualizado y ampliado y eso explica la inevitable división en dos volúmenes que serán de obligada consulta para los interesados en el MEF y sus aplicaciones. Miguel Cervera Ruiz por su importante labor coordinadora. El contenido del libro es excelente y ofrece una completa panorámica de las posibilidades del MEF en prácticamente todos los campos científicotécnicos. Muchas gracias también en nombre del CIMNE a todo el equipo que ha intervenido en la edición de este texto. En primer lugar al Dr. Fue precisamente durante una de dichas estancias cuando surgió la idea de esta publicación.Director del Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería . com o Catedrático UNESCO de M étodos Numéricos en Ingeniería de la Universidad Politécnica de Cataluña.XVI El Método de los Elementos Finitos com o diversas asociaciones de matemática aplicada a la industria han contribuido al gran avance del MEF en al ámbito hispano. así com o por la traducción de todos los nuevos contenidos de esta cuarta edición. Todas las personas relacionadas con estos grupos celebrarán con toda seguridad la aparición de este texto. Barcelona. No puedo acabar estas líneas sin agradecer al profesor Zienkiewicz su constante apoyo a la comunidad numérica hispana durante estos últimos años a través de sus estancias anuales en el Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería (CIM NE). y a las Sras. Finalmente quiero agradecer también la colaboración prestada por McGraw-Hill/Interamericana de España para la edición en castellano de esta obra. Septiembre de 1993 Eugenio Oñate Ibáñez de Navarra .

el primer volumen se dedica a los conceptos básicos de aproximación por elementos finitos y a cálculos sencillos. tal com o pensamos que será ampliamente empleado por los ingenieros. Hemos relegado al segundo volumen todos los problemas de dinámica. bien para estudio personal. lineales y estáticos. Por tanto. Esto fue necesario para hacerle justicia a un cam po de aplicación profesional e investigación en rápida expansión. 521 páginas en 1971.PRÓLOGO Hace ya más de veinte años desde que se publicó por primera vez “ The Finite Element Method in Structural and Continuum M eckanics”. Los contenidos del primer volumen están ligeramente reordenados respecto a los de la tercera edición. sirvió de base para muchos desarrollos posteriores. que fue el primero en tratar el método de los elementos finitos. C om o. hemos decidido publicar una versión extendida en dos volúmenes. La expansión de la investigación y el cam po de aplicación de los elementos finitos llevó a la segunda edición en 1971 y a la tercera en 1977. los problemas lineales de placas y láminas que introducen dificultades especiales y donde todavía se debaten las técnicas óptimas. La división de los contenidos entre los dos volúmenes sigue los fines pedagógicos para los que puede utilizarse el libro. fue preciso filtrar los contenidos de la tercera edición para mantenerla dentro de límites razonables. y esto constituye un libro de texto y de referencia útil y ampliamente utilizando. los temas publicados en la tercera edición son todavía válidos hoy. Aún así. El Capítulo 9 generaliza los conceptos y muestra el m étodo y su aplicación a la solución de problemas gobernados por ecuaciones diferenciales. En los primeros capítulos hay pocos . o bien en cursos universitarios para ingenieros y físicos. y los primeros ocho capítulos tratan problemas de elasticidad lineal que para muchos son aún la esencia de la aplicación del método de los elementos finitos. a 787 páginas en 1977). y ciertamente. en esencia. de técnicas de solución no-lineales. El tamaño de cada uno de estos volúmenes creció geométricamente (de 272 páginas en 1967. Estos mantienen en la medida de lo posible los contenidos de la tercera edición y añaden o reinterpretan temas que han adquirido hoy una im portancia adicional. Este libro. que incluso hoy constituyen la mayor parte del uso de los elementos finitos.

y de hecho diseñar. La aplicación del método de los elementos finitos depende del uso habilidoso de los ordenadores y de técnicas eficientes de programación. y la notación tensorial para aquéllos que la prefieren (Capítulo 6 ). En particular. Sin embargo. Department of Civil Engineering. pero el texto se ve ampliado por la adición de las funciones de forma jerárquicas (Capítulo 7). . El Capítulo 10 muestra las aplicaciones a varios problemas de cam po y también se presenta con mínimos cambios.| Aunque muchos de los desarrollos presentados en este libro han sido hechos por matemáticos. El programa que se presenta no es sólo útil para educación. los Capítulos l i a 14 introducen nueva materia que hoy es objeto de creciente actividad. de gran interés en problemas de mecánica estructural y de fluidos. nuevos elementos. que surgió después de la aparición de la tercera edición y que ñoy es cíe vital importancia para asegurar ia precisión cíe ios cálculos. y el Instituto de Métodos Numéricos en Ingeniería de Universidad de Gales. Los Capítulos 12 y 13 presentan la esencia de las “formulaciones mixtas” y muestran cóm o tales formulaciones se pueden usar de form a eficiente en muchos problemas. Taylor. se discuten en detalle temas tales com o la imposición de la condición de incompresibilidad. aunque intentando mantener el necesario rigor en todos los casos. Capítulo 15. USA. El Capítulo 14 introduce al lector en la nueva área de la estimación de error y la adaptabilidad. University of California. El capítulo que concluye el libro.L . en Swansea. incluye mucha de la experiencia en programación de la Universidad de California en Berkeley. Se demuestra cóm o se puede utilizar el test para combrobar. de los elementos infinitos (Capítulo 8 ). sino que puede ser eficientemente empleado para la solución de problemas reales en varios sistemas de ordenadores y microordenadores. hemos tratado de presentar los temas en un lenguaje y forma accesible para los ingenieros. OCZ y RLT t Se pueden obtener diskette* y cintas con el listado completo del programa pidiéndolo a R. Berkeley CA 94720.XVIII El Método de los Elementos Finitos cambios respecto a la tercera edición. En el Capítulo 11 se amplía sobre el “ test de la parcela” al que sólo se hacía breve referencia en ediciones anteriores.

L.AGRADECIMIENTOS A los muchos amigos de alrededor del mundo en este cam po que. sin cuyo esfuerzo este libro no hubiera podido escribirse. Finalmente. han contribuido a través de discusiones y su propia investigación a muchas de las ideas que aquí se presentan. Debemos dar las gracias también a muchos socios industriales — sea en ingeniería civil. Sus necesidades se convirtieron en una actividad ciertamente grata para nosotros. A ías innúmera bies instituciones que financian estudiantes e investiga­ ción. Zienkiewicz VIV R. Gracias especialmente a Peter y Jackie Bettes por su colaboración científica y por el trabajo espléndido en hacer que el índice temático de esta edición fuese más útil para el lector. Taylor .C. A los colegas y estudiantes de investigación de Swansea. O. mecánica o aeronaútica— por proporcionar muchos de los problemas interesantes. muchas gracias a nuestras esposas por su ayuda y paciencia en las numerosas ocasiones en las que la tarea de escribir nuestro trabajo con los elementos finitos se convirtió en una preocupación que absorbía todo nuestro tiempo. compartiendo el entusiasmo de los autores.

.

Los puntos se utilizan para indicar diferenciación respecto de una variable. etc. por ejemplo K . a K €. Las matrices y las columnas se expresan por letras negritas. Los símbolos se listan aproximadamente según el orden de su aparición a través de los capítulos. En muchas ocasiones se han de utilizar otros adicionales para operaciones secundarias y puede que se repita el mismo símbolo. por ej.LISTA DE SÍMBOLOS C om o referencia. etc. fuerza nodal exterior tensión (vector columna) matrices de cambio de ejes otros parámetros vector de desplazamientos (componentes u. Símbolo ai.T b > u ü e S N B = LN D b E V CQj *0 desplazamientos nodales o globales parámetros de problemas discretos fuerza nodal en i debida al elemento e matriz de rigidez (elem ento/global) fuerza nodal del elemento en i debida a p.. indica la traspuesta de K . aunque todos se definen en el texto a medida que aparecen. a. v y w) aproximación de u deformación (vector columna) operador de deformaciones función de forma (de desplazamientos) función de forma de deformaciones matriz de rigidez elástica fuerzas másicas (vector columna) módulo de Young coeficiente de Poisson deformación o tensión inicial . se ofrece a continuación una lista de los símbolos principales utilizados en este libro. K í* V* Ti <r L . Se espera que la explicación correspondiente en el texto evitará cualquier confusión. ^ = á.

Q coordenadas cartesianas 0 cilindricas 6 cambio de temperarura a coeficiente de expanción tím ica presión interna V aib{C{ constantes en un desarrollo polinóm ico de una función N{ n 6 xa u€ £ab “ ab Aa'b aab ua. 1 . 0 . componente del tensor de tensiones derivada de ua en la dirección x polinomios de Lagrange coordenadas curvilíneas de elementos.3 coordenadas cartesianas notación indicial desplazamiento paralelo a x a componente del tensor de deformaciones tensor de rotación cosenos directores x at y x¡.x ' . etc. 0 ] matriz equivalente del delta de Kronecker para los vectores de deformación/tensión en dos 0 tres dimensiones x . fuerza de superficie componentes x de las fuerzas másicas y de superficie componentes x de las deformaciones y £x> 7xyj &X.y \ z \ r . bi y tridimensionales coordenadas triangulares (superficie) 0 tetraédricas (de volumen) matriz jacobiana coeficientes de peso de la cuadratura . (¿ 3) J HifWi a = 1 . t bx) t x >etc. z ..b 7 .z . 0 ] o [1 . 1 . u. 0 . variación virtual de c.8 V L u fy . TXy tensiones U energía de deformación W energía potencial de las cargas energía potencial total i matriz unidad h dimensión representativa del elemento potencial de fuerzas másicas (u otra función <f> escalar) valores nodales del potencial de fuerzas má­ * sicas m T = [1 . 1 .2 .y . Su etc.El Método de los Elementos Finitos XXII £e.

LISTA DE SÍMBOLOS 9 L C (u ) X nT = [nx .b . Wj n 10 V operador gradiente = VT operador de divergencia k . INI ri $ a a* sistema de matrices tensor de tensiones alisado (proyectado) acelerador de convergencia módulos de deformación y de rigidez tranversal error local error local en <r o u norma de energía de e o u porcentaje de error relativo índice de efectividad aproximación de la tensión por elementos finitos tensión alisada o proyectada .C .n y .G 14 XXIII e O Cu lleil.B ( u ) .M <r* P K .n z] a dominio contorno de íí operadores que definen las ecuaciones diferen­ ciales del problema y las condiciones de con­ torno funciones incógnita función de “ prueba” parámetros nodales (u otros) que definen el desarrollo de prueba u ~ N a función de ponderación un funcional estacionario operador diferencial lineal condición de vinculación en u multiplicador de Lagrange vector normal al contorno número corrector y Q r A ( u ) .Q . u V a .k H matriz y coeficiente de permeabilidad matriz del problema discretizado presión potencial temperatura fuerza del cam po magnético densidad del flujo magnético corriente eléctrica P 4> T H B J 12 A . etc.B . etc.

El Método de los Elementos Finitos XXIV r J C residuo en el dominio residuo o salto discontinuo en la interfase indicador de refinamiento .

consiste en separar los sistemas en sus componentes individuales. tan estrechamente com o se quiera. I . a la solución continua verdadera a medida que crezca el número de variables discretas.3. La discretización de problemas continuos ha sido abordada de manera diferente por matemáticos e ingenieros. Por ello. Con la llegada de las computadoras digitales.2 diferentes métodos de residuos ponderados . Para vencer la dificultad que presenta la solución de problemas continuos reales. la subdivisión prosigue indefinidamente y el problema sólo puede definirse haciendo uso de la ficción matemática de infinitésimo. A tales problemas los denominaremos discretos. cuyo comportamiento pueda conocerse sin dificultad. En otros. o “elementos” . una forma natural de proceder de ingenieros. tales com o aproximaciones por diferencias finitas . Ello nos conduce a ecuaciones diferenciales o expresiones equivalentes con un número infinito de elementos implicados. aún cuando el número de elementos sea muy elevado. los problemas continuos sólo se pueden resolver de forma exacta mediante manipulaciones matemáticas. las técnicas matemáticas disponibles suelen limitar las posibilidades a casos extremadamente simplificados. y a continuación reconstruir el sistema original para estudiarlo a partir de dichos componentes. 1. Como la capacidad de las computadoras es finita. En este aspecto.4 o técnicas aproximadas. Los primeros han desarrollado técnicas generales aplicables directamente a las ecuaciones diferenciales que rigen el problema. los problemas discretos pueden resolverse generalmente sin dificultad. ingenieros y matemáticos han ido proponiendo a través de los años diversos métodos de discretización. científicos.1 Introducción Las limitaciones de la mente humana son tales que no puede captar el comportamiento del complejo mundo que la rodea en una sola operación global. e incluso economistas. La aplicación de estos métodos hace necesario efectuar alguna aproximación de tal manera que quepa esperar que la misma se acerque. En muchos casos se obtiene un modelo adecuado utilizando un número finito de componentes bien definidos.Capítulo 1 PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL 1. A tales sistemas los llamaremos continuos.

(resistencias. suponiendo que las pequeñas porciones del mismo. Es objeto de este texto presentar un panorama del m étodo de los elementos finitos com o procedimiento general de discretización de los problemas continuos planteados por expresiones definidas matemáticamente. El ingeniero civil. están en completo acuerdo. o “elementos” . en el cam po de la mecánica de los sólidos. Esto. suelen enfrentarse al problema más intuitivamente creando una analogía entre elementos discretos reales y porciones finitas de un dominio continuo. y no menos intuitivo. que pueden obtenerse soluciones razonablemente buenas de un problema continuo sustituyendo pequeñas porciones del continuo por una distribución de barras elásticas simples. Más tarde y en el mismo contexto. Argyris8. establece primeramente una relación entre corrientes (flujos) y potenciales para cada elemento aislado y después procede a unir el conjunto im poniendo la continuidad de los flujos. se comportan de una cierta forma simplificada. el ingeniero hidráulico o eléctrico. Es por tanto posible definir un sistema discreto tipo. Turner y otros 9 demostraron que se pueden sustituir las propiedades del continuo de un m odo más directo. que trabaja con estructuras. Parece que fue Clough 10 el primero en usar este nombre que supone el uso preciso de la metodología general aplicable a los sistemas discretos. adoptada por los ingenieros. calcula primero las relaciones entre fuerzas y desplazamiento para cada miembro de la estructura y después procede al ensamblaje del conjunto siguiendo un procedimiento bien definido que consiste en establecer el equilibrio local en cada “ nudo” o punto de unión de la estructura. pero es aconsejable en esta . condensadores. Por ejemplo.). Este capítulo se ocupa fundamentalmente de establecer los procedimientos aplicables a dichos sistemas. Análogamente. el segundo. etc. las dos vertientes. Mucho se ha avanzado desde el principio de la década de 1960 y hoy día. de donde nació la expresión “elemento finito” . McHenry5. la meramente matemática y la “ analógica” . Con el transcurso de los años se han ido desarrollando métodos generales para analizar problemas de naturaleza discreta.2 El Método de los Elementos Finitos para determinar puntos estacionarios de “funcionales” definidos en forma apropiada. El primero permite una mejor comprensión del problema. Mucho de lo que aquí se presenta es conocido por cualquier ingeniero. al comienzo de la década de 1940. es de la mayor importancia. Los ingenieros. tanto desde el punto de vista conceptual com o del numérico. Fue de la posición de “ analogía directa” . Hrenikofi6 y Newmark 7 demostraron. el uso de un criterio unificado para abordar una gran variedad de problemas y desarrollar procedimientos generales de cálculo. Todos estos análisis siguen un patrón general que puede adaptarse universalmente a todos los sistemas discretos. que trabaja con conducciones hidráulicas o con redes de componentes eléctricos. por otra parte. A partir de tales ecuaciones se pueden obtener los desplazamientos desconocidos.

cuyo comportamiento se especifica mediante un número finito de parámetros. . La existencia de una manera única para abordar los problemas discretos tipo nos lleva a la primera definición del m étodo de los elementos finitos com o procedimiento de aproximación de problemas continuos. y b) la solución del sistema completo com o ensamblaje de los elementos sigue precisamente las mismas reglas que se aplican a los problemas discretos tipo. En la Tabla 1. si examinamos un miembro representativo como el (1) asociado a los nudos 1. consideraremos en primer lugar un ejemplo mecánico estructural del tipo de elasticidad lineal. de tal forma que: a) el continuo se divide en un número finito de partes (elementos). Sea la Figura 1. presentaremos su estudio en primer lugar y seguidamente diversos ejemplos de otros campos. Así pues.PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL 3 parte reiterar algunos conceptos. la carga distribuida que actúa sobre el elemento (p).2 E le m e n to s y sistem a s e stru ctu ra le s Para presentar al lector el concepto general de sistema discreto. Se encontrará que numerosos métodos matemáticos clásicos de aproximación se incluyen en esta categoría.1 una estructura plana formada por distintos elementos enlazados entre sí en los nudos. en este caso. En el Capítulo 9 se presentarán con más detalle las bases matemáticas cuya evolución se remonta a épocas más clásicas. a la retracción.1 presentamos el proceso de evolución que condujo a los conceptos actuales del análisis mediante elementos finitos. conocemos exactamente las propiedades de cada elemento. Los enlaces en los nudos son. V y u. o simplemente a un desajuste inicial. numerados del 1 al n. las fuerzas que actúan en los nudos están unívocamente definidas por los desplazamientos de tales nudos. Esta última puede ser debida a la temperatura. y su deformación inicial. Para empezar se supondrá que mediante cálculos efectuados aparte. o mediante resultados experimentales.11-20 1. Es difícil. Dado que el estudio de las estructuras elásticas ha sido el campo en el que se ha desarrollado mayor actividad. 2 y 3. hablar de los orígenes del método de los elementos finitos y del preciso momento de su invención. Las fuerzas y los correspondientes desplazamientos se definen mediante las componentes apropiadas ( U . así com o también varios métodos de aproximaciones de naturaleza técnica. antes de que intentemos presentar el problema de manera general. por tanto. v) en un sistema de coordenadas cartesianas. articulaciones de manera que no transmiten momentos.

ÁRBOL GENEALÓGICO TABLA 1.1 DE ELEMENTOS FINITOS ESTADO ACTUAL DEL MÉTODO LOS ELEMENTOS FINITOS DEL MÉTODO DE 4 El Método de los Elementos Finitos .

2) | En todo este libro se supondrá que el lector posee ciertos conocimientos de álgebra matricial.1 Estructura típica formada por elementos interconectados.PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL 5 U. Para lectores que no están familiarizados con ese tema se incluye un breve apéndice (Apéndice 1) donde se dan los suficientes principios de álgebra matricial para poder seguir con conocimiento de causa el desarrollo del texto. ( 1. tenemos q1 = qj | qi = { v i} ’ etc- ( 1 . . Expresemos en forma matricial f las fuerzas que actúan en todos los nudos (3 en este caso) del elemento (1). Elemento típico (1) Figura 1. Las matrices (y vectores) se distinguirán a lo largo del texto por letras negritas.1 ) ^3 J y para los correspondientes desplazamientos nodales *¡-{s) etc. Esto se hace necesario para mantener un texto lo más conciso posible.

com o la que puede ocasionar un cambio de temperatura si los nudos tienen impedido todo desplazamiento. .4) donde los dos últimos términos son simplemente las tensiones originadas por las cargas distribuidas que actúan sobre el elemento o por tensiones iniciales cuando se restringe el desplazamiento en los nudos. en general: poseyendo cada qj y a¿ el mismo número de componentes o grados de libertad. Definiendo esas tensiones mediante la matriz <rl se obtiene una relación de la forma a 1 = S V +<r£ + <rj0 (1. Análogamente. Estas cantidades son conjugadas una de la otra. mediante un análisis o experimento preliminar se pueden definir unívocamente las tensiones o reacciones internas en cualquier punto o puntos especificados del elemento. Así pues. el número de componentes por nudo será seis.3) y (1. El primer término representa las fuerzas inducidas por los desplazamientos de los nudos. La matriz K e se conoce com o matriz de rigidez del elemento y la matriz Se como matriz de tensiones del elemento (e). Similarmente. otros pueden tener un número muy superior. la relación característica será siempre de la forma q 1 = K V + f j + f¿Q (1. Para una estructura tridimensional rígidamente articulada. respectivamente. si los puntos de enlace se consideran rígidos han de tenerse en cuenta tres componentes de fuerzas generalizadas y tres componentes de desplazamientos generalizados. correspondiendo el tercero de ellos a un momento y a una rotación. Se han ilustrado las relaciones (1. Un elemento como el (2) de una estructura hipotética tendrá sólo dos puntos de interconexión. en función de los desplazamientos de los nudos.6 El Método de los Elementos Finitos Suponiendo que el elemento presenta un comportamiento elástico lineal. Obviamente.4) utilizando el ejemplo de un elemento de tres nudos y puntos de interconexión capaces de transmitir sólo dos componentes de fuerza. los mismos argumentos y las mismas definiciones se pueden aplicar con carácter general.3) en donde representa las fuerzas nodales necesarias para equilibrar cualquier carga distribuida que actúe sobre el elemento y f*Q las fuerzas nodales necesarias para equilibrar cualquier deformación inicial.

6 ) K e= \ce *v mm *m ¿ donde K ^ .*iY + {yn . el lector puede considerar la barra articulada plana de sección uniforme A y módulo de elasticidad E que se representa en la Figura 1. por tanto. etc.PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL 7 Las matrices de rigidez de los elementos serán.Vi — XV .1 V n .. . Com o ejemplo. siempre cuadradas y de la forma K ím ( 1 . siendo l el número de componentes de fuerza a considerar en los nudos.2. La barra está sometida a una carga lateral uniforme p y a una deformación uniforme debida a la temperatura £q = a T Si los extremos de la barra están definidos por las coordenadas yn su longitud puede calcularse mediante la fórmula L = VTí^n . son submatrices también cuadradas de dimensiones l x /. y{ y x n .iti)2] y su ángulo de inclinación respecto a la horizontal por (3 = tan .

Las fuerzas nodales debidas a la carga lateral son. asimismo.E a T A ) sen¡3 Finalmente.El Método de los Elementos Finitos 8 Solamente hay que considerar dos componentes de fuerzas y desplazamientos en cada nudo.eos2 /? -sen/? eos /3 sen/3 eos (3 sen2¡3 : —sen/? eos/? -sen 2/? . si se considera la sección media C de la viga. son . calculadas a partir de la tensión axial del elemento y del momento flector. para impedir la expansión térmica se necesita una fuerza axial (E a T A )} lo que da unas componentes —eos ¡3 —sen¡3 eos /3 (. hemos obtenido las componentes de la ecuación general (1. Similarmente. Por ejemplo. pL/2. evidentemente de pL 2 y representan las componentes adecuadas de las reacciones de una viga simplemente apoyada. muy sencillo establecer las tensiones en cualquier sección del elemento en la forma establecida por la Ec. los desplazamientos del elemento originarán un alargamiento (u n —u¿) eos/3+(vn —v¿) sen (3. Tras ordenar las ecuaciones obtenemos la expresión general K eae = EA L eos3¡3 sen/? eos ¡3 : . Al mutiplicar éste por E A f L obtendremos la fuerza axial cuyas componentes pueden calcularse. (1. puede demostrarse que las tensiones en la fibra extrema.3) para el caso elemental estudiado. Es.4).eos2 /? —sen¡3cos¡3 -sen(3 eos ¡3 -sen 2 eos2 ¡3 sen/? eos (3 sen/3 eos /9 sen2/? Así pues.

sen/? + en la cual d es el semiespesor de la sección e I su momento de inercia. o tensiones.4) son ya fácilmente reconocibles. —sen/?.3 E n s a m b la je y análisis d e u n a e s tru c tu r a Consideremos de nuevo la estructura hipotética de la Figura 1. Las fuerzas internas. y b) equilibrio. Por tanto.PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL ^ 9 _ ^ í — eos/?. el conocido teorema de reciprocidad de Maxwell-Betti. Esto no es en absoluto un hecho fortuito. C om o las condiciones generales de equilibrio ya son satisfechas dentro de cada elemento. se podrían establecer relaciones similares para materiales no lineales. de paso. Quizás deba destacarse. sen /? = í 171 1 = — JC ^ I —eos/?.1. todos los términos que aparecían en la Ec. —sen /?. Para elementos más complicados se requieren procedimientos de análisis más elaborados. pero los resultados tienen la misma forma. Para obtener la solución completa se han de satisfacer en toda ella las dos condiciones de: a) compatibilidad de los desplazamientos. Todos los sistemas de desplazamientos nodales a: representando ahora a la totalidad de la estructura y donde participan todos los elementos de la misma. satisfacen automáticamente la primera condición. El ingeniero reconocerá enseguida que las relaciones entre desplazamientos y rotaciones que se usan en el análisis de entramados rígidos son solamente un caso particular de las relaciones generales. eos /?. Las ecuaciones que resulten contendrán los desplazamientos com o incógnitas y una vez calculados éstos el problema quedará completamente resuelto. 1. Se ha supuesto que las propiedades del elemento cumplen relaciones lineales sencillas. que la matriz de rigidez obtenida para el elemento aislado sometido a tracción resulta ser simétrica (com o también ocurre con algunas submatrices). que . eos/?. sino que es consecuencia del principio de la conservación de la energía y de su corolario. En principio. sólo nos queda por establecer las condiciones de equilibrio en los nudos de la estructura. (1. pero por el momento aplazaremos para más adelante el estudio de los problemas de esta naturaleza.

a efectos de generalizar. = ya que se ha supuesto que las uniones son articulaciones. a la suma de las componentes de las fuerzas que aportan los elementos que se reúnen en dicho nudo. cada componente de tiene que ser igual. Consideremos la estructura sometida a un sistema de fuerzas externas r aplicadas en los nudos: ” {!} además de las cargas distribuidas aplicadas a cada elemento individual.12) .10) e=l en donde qj es la fuerza que el elemento 1 aporta al nudo i . supongamos que el número de componentes es arbitrario. Claramente. Si establecemos ahora el equilibrio en un nudo cualquiera.3). pero ahora. considerando todas esas componentes m r. En el ejemplo en cuestión r. omitiendo el supraíndice e). etc. q? la fuerza que aporta el elemento 2 . a su vez. Reuniendo todas esas ecuaciones obtenemos simplemente K a = r —f ( 1 . resulta que las variables nodales son comunes (y por ello. Así pues. = q¿ = q¿ +q¿ + (1. pero para mayor claridad se han incluido todos los elementos en el sumatorio.4).10 El Método de los Elementos Finitos actúan dentro de cada elemento puiden hallarse fácilmente utilizando las características establecidas a priori para cada elemento por la Ec. Como antes. (1. Al sustituir las fuerzas aportadas al nudo i por sus expresiones dadas por la definición (1. sólo los elementos que contengan al punto i contribuirán con fuerzas no nulas. i. el sumatorio sólo afecta a los elementos que contienen al nudo i. cada una de las fuerzas deberá tener el mismo número de componentes que las reacciones consideradas en cada elemento. tendremos 771 <•> = ( £ e=l 771 + e=l TTl K ¡2) * 2 + ■■■ + ' £ % e=l ( 1 -1 1 ) donde fe = ? + í „ Como antes.

13) con sumatorios que comprenden a todos los elementos. En el ejemplo de la Figura 1. Por consiguiente.12) puede resolverse una vez sustituidos los desplazamientos impuestos en los apoyos. Así. es necesario completar la matriz de rigidez de este último insertando convenientemente ceros en las posiciones correspondientes a las rotaciones y en las de los momentos. (1. obligados para impedir que la estructura se mueva com o un sólido rígido. Este hecho. 1. (1. por ejemplo.4 C o n d ic io n e s d e c o n to r n o El sistema de ecuaciones que resulta de la Ec. y reduciéndose así el número total de incógnitas a ocho.PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL 11 en la cual las submatrices son e—1 m (1. Es conveniente. físicamente evidente. sería imposible resolver el sistema pues los desplazamientos no pueden quedar unívocamente determinados por las fuerzas y habría infinitas soluciones para un sistema de fuerzas dado.1. donde son nulas ambas componentes de los desplazamientos de los nudos 1 y 6. pues tan pronto com o se conozca un coeficiente para un elemento particular se puede almacenar inmediatamente en la “posición” adecuada del computador. se ha de recordar que la regla para la suma de matrices sólo permite ésta si las matrices son de idénticas dimensiones. Es obvio que sin sustituir un número mínimo de desplazamientos. sin embargo. Esta regla tan sencilla para ensamblar los elementos es muy útil. habría que sustituir 31 = a6 = { 0 } lo que equivale a reducir el número de ecuaciones de equilibrio (en este caso doce) anulando las dos primeras y las dos últimas. ensamblar las ecuaciones de la forma expresada en la Ec. Este proceso general de ensamblaje constituye la característica fundamental y común a todos los cálculos por elementos finitos y debe ser bien comprendido por el lector.12) para incluir todos los nudos. debe . las submatrices individuales que hayan de ensamblarse deben formarse con el mismo número de componentes de fuerzas o de desplazamientos. Si utilizamos diferentes tipos de elementos estructurales y éstos han de acoplarse. si un miembro capaz de transmitir momentos a un nudo tiene que unirse en ese nudo a otro miembro que esté articulado.

por á^a.3. Podemos. De haber más desplazamientos impuestos. (1*14) Se apreciará que si imponemos un desplazamiento cualquiera. por ejemplo. es com o sigue K l l al + K j 2 a 2 + •••= Ti — fi I^ 21 a l + K 22 a 2 + ' *•— r 2 — etc. Este artificio fue introducido por Payne e Irons . Una vez introducidas todas las condiciones de contorno podemos resolver el sistema de ecuaciones y obtener los desplazamientos incógnita junto con las tensiones y fuerzas internas de cada elemento. Si aislamos una resistencia cualquiera. Consideremos.12 El Método de los Elementos Finitos interpretarse matemáticamente en razón de que la matriz K . Estableciendo los desplazamientos adecuados tras la fase del ensamblaje. pudiéndose alcanzar el mismo objetivo añadiendo al coeficiente K u un número grande. esta alteración equivale a reemplazar la primera ecuación por aai = a a i (1-15) es decir. pues. al ser singular. según la ley de Ohm podemos escribir las relaciones siguientes entre las corrientes que entran en el elemento por cada uno de sus extremos y las diferencias de potencial entre éstos . la condición necesaria impuesta. a l. un conjunto de resistencias eléctricas com o el representado en la Figura 1.21 En el Capítulo 15 se presentará un procedimiento alternativo que evita el ensamblaje de ecuaciones correspondientes a nudos con valores de contorno impuestos. seguiríamos el mismo procedimiento. Este procedimiento implica un proceso de cálculo engorroso. podrá obtenerse una solución única prescindiendo de las filas y las columnas adecuadas de las distintas matrices. prescindir de la primera ecuación y sustituir ai por un valor conocido en las restantes ecuaciones. 1. ri — fi. La forma del sistema de ecuaciones una vez ensambladas. Si a es mucho mayor que cualquier otro coeficiente de rigidez. del resto del sistema. carece de inversa. i j . y reemplazando el segundo miembro de la ecuación. tal com o ai = &i j la “fuerza” exterior ri no puede ser impuesta y permanecerá com o incógnita. pero se conserva la simetría del sistema y sólo se necesitan unos cambios mínimos en el orden del cálculo.5 Redes hidráulicas y eléctricas En muchos campos no pertenecientes al análisis de estructuras se aplican los mismos principios para deducir las características de los elementos y de su ensamblaje.

pues si además se suministrasen corrientes exteriores a lo largo del elemento. se podrían calcular también términos equivalentes a las “fuerzas” . (1. Si P¡ representa ahora la entrada de una corriente externa en el nudo i se habrá de verificar. Para ensamblar toda la red suponemos la continuidad del potencial en cada nudo e imponemos en éstos el equilibrio de las corrientes concurrentes.11).í ~í] W que con nuestra notación es simplemente J e = K eV e (1.3 Red de resistencias eléctricas.vi ) Jí = ^ y j . j —m m (1. de forma completamente análoga a la Ec.16) Esta ecuación corresponde claramente a la relación de rigidez (1-3).17) j —1 e=l . n = .PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL 13 Figura 1.y < ) o en forma matricial { ^ } = M .

considerando en cada paso la igualdad de las partes real e imaginaria. seguiría siendo posible escribir ecuaciones de la forma (1. 1 . pero presentan formas no lineales y en general para su solución necesitaremos hacer uso de métodos iterativos. Este se muestra en la Figura 1. Si las resistencias se reemplazaran por tuberías por las que discurriera un fluido en régimen laminar.16) a (1.6 El p r o c e s o g e n e ra l Para afianzar los conceptos expuestos en este capítulo presentaremos un ejemplo. obtendríamos de nuevo fórmulas similares siendo ahora V la caída dé presión y J el flujo. y lo cierto es que los modernos ordenadores posibilitan el empleo de programas generales que hacen uso de la capacidad de tales ordenadores para tratar números complejos. se hárá referencia a algunos problemas de esta clase. las leyes lineales no son en general válidas.El Método de los Elementos Finitos 14 donde el segundo sumatorio incluye a todos los “ elementos” . para las redes de tuberías habitualmente empleadas en la práctica. Más adelante.4(a). pero con cada cantidad dividida en sus partes real e imaginaria. y de nuevo para todos los nudos P = KV (1. no obstante.16) advirtiendo. que las matrices K e no están ya formadas por constantes. al tratar de los problemas de vibraciones. Para encontrar la solución se pueden seguir los mismos procedimientos. Finalmente.V t f (1.7. La relación típica entre flujo y diferencia de presión es de la forma J. y por consiguiente también lo son los coeficientes de la matriz “ de rigidez” .18). reemplazando las resistencias por impedancias complejas. donde se interconectan . Las ecuaciones finales pueden nuevamente ensamblarse. De nuevo se obtendrán relaciones generales com o las (1.5 y 0.18) en la cual m K ij = £ «ti e—\ Se ha prescindido en las fórmulas anteriores de la notación matricial.19) en la cual el exponente 7 varía entre 0. Es corriente escribir en forma compleja las relaciones entre corrientes y tensiones. ya que las magnitudes coijio tensión y corriente son escalares. quizás sea interesante hacer mención a la expresión más general de una red eléctrica atravesada por una corriente alterna. Sin embargo. Aún así. sino por funciones conocidas de V . = c(Vi .

que pueden ser de tipo estructural. En la solución: El primer paso es determinar las propiedades de cada elemento a partir de la geometría del problema. Se determina la matriz de rigidez para cada elemento así com o las correspondientes “ cargas nodales” en la forma expresada por la Ec.PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL 1 2 3 4 15 5 Figura 1. (1.4 El proceso general. Por ejemplo: elemento 1 2 3 4 5 conexión 1 3 4 14 2 2 3 4 5 6 7 7 8 4 5 Suponiendo que las propiedades se hayan establecido en las mismas . cinco elementos discretos. de los datos de carga y de la naturaleza del material. eléctrico o de cualquier otra naturaleza lineal. Cada elemento tiene su propio número de identificación y sus conexiones nodales especificadas.3).

Esto se puede realizar simplemente siguiendo la regla dada en la Ec. tales com o a d e manera . encontramos que: 1. Como las matrices son simétricas. El tercer paso es introducir las condiciones de contorno en la matriz final ya ensamblada. Todos los coeficientes no nulos están confinados dentro de una banda o contorno cuyo ancho puede calcularse a priori a partir de la posición de las conexiones nodales. o cualquier otro análisis de redes. no representa ninguna dificultad su especificación. Evidentemente el problema de la resolución de las ecuaciones. en realidad solamente tenemos que calcular la mitad superior de la diagonal. cae en general fuera del alcance de esta obra. se han asociado aquí con elementos por razones de simplificación). para cada elemento se muestra su contribución individual y el lector puede comprobar la posición de los coeficientes. Para ello se pueden seguir muchos métodos. podemos alojar cada componente de “rigidez” o de “fuerza” en la matriz global com o se muestra en la Figura 1. aunque es extremadamente importante. tal com o se dijo en la Sección 1.4(6). que todas las operaciones que precisa el análisis de estructuras. Se define un conjunto de parámetros discretos. mediante simple adición de todos los números en el lugar correspondiente de la matriz global. Cada cuadrado sombreado representa un coeficiente individual.16 El Método de los Elementos Finitos coordenadas. incluyendo las nodales.13). (1. es decir.3. corrientes u otras cantidades de salida cuyo conocimiento se desee. 1.4(c) donde se han sombreado los coeficientes no nulos.12). Vemos. son extremadamente sencillas y repetitivas. Podemos ya definir el sistema discreto general com o aquél en el que prevalecen dichas condiciones. o una submatriz del tipo K ij si consideramos más de una cantidad en los nudos. Así pues. Al paso final seguirá la sustitución para obtener tensiones. (Todas las ‘fuerzas’. A esto le sigue: El paso final de resolución del sistema de ecuaciones resultantes.7 E l sistem a d is c r e to g en era l En el sistema discreto general. en los programas de ordenador solamente es preciso almacenar los elementos que caen dentro de la mitad superior del ancho de banda. En este caso. El segundo paso es el ensamblaje de las ecuaciones finales del tipo de la Ec. Adviértase que aunque hemos considerado en este ejemplo “elementos” de varios tipos. com o se muestra en la Figura 1.4(c). El resultado se muestra en la Figura 1. (1. algunos de los cuales se expondrán en el Capítulo 15. ya sea estructural o de cualquier otra clase. pues.

Les llamaremos parámetros del sistema. En general no tiene por qué haber linealidad ni ser las matrices simétricas. 2 . . Sin embargo. + Kj2a. La relación general puede ser no lineal q ‘ = q?(a) (1. A pesar de que se podrían dar muchos más detalles sobre este punto (referimos al lector a libros especializados si desea realizar un estudio más completo en el cam po de las estructuras22-24). creemos que la exposición general presentada aquí basta para proseguir el estudio de este libro.23) tal que m m e =l e=l K« =E kíj $=E t1-24) a partir de la cuales pueden determinarse las variables a del sistema. la simplicidad de las interconexiones existentes en los elementos habituales no es esencial. Más aún. El proceso conocido comúnmente com o transformación de coordenadas es vital en muchos aspectos y debe comprenderse en su totalidad. el resultado será un sistema de ecuaciones Ka + f = r (1. + ••■+ íf (1.21) 3. Las ecuaciones del sistema se obtienen mediante simple adición m =E q¿ í1-22) e=l donde r¿ son cantidades del sistema (a menudo se les asigna el valor cero). El lector observará que en esta definición se incluyen los ejemplos estructurales y eléctricos ya expuestos. aunque en muchos problemas encontraremos ambas cosas. Solamente mencionaremos un punto más con relación al cambio de los parámetros discretos. Se expresa para cada elemento un conjunto de cantidades q¿ en función de los parámetros del sistema a¿.PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL 17 que describan el comportamiento de cada elemento. y también el comportamiento del sistema conjunto. e. Si el problema es lineal.20) pero en muchos casos será lineal qf = K ^ a . dicha definición es mucho más amplia.

En realidad.26) y según (1.28) y (1. Obviamente.TLa q = i /q ' (1.25) Com o las componentes correspondientes de las fuerzas deben realizar la misma cantidad de trabajo en ambos sistemas f qTa = q'Ta' (1. Transformar las componentes de las fuerzas y de los desplazamientos que aparecen en la Ec. tendremos q = L r K 'L a o sea. Diferenciemos al sistema de coordenadas locales en donde calculamos las propiedades del elemento con un índice prima y dejemos sin notación especial al sistema global de coordenadas necesarias para el ensamblaje.25). (1.27). (1. (1. Para transformar “ rigideces” que pueden venir dadas en coordenadas locales a las globales.25) y (1. puede utilizarse un sistema de coordenadas diferente para cada elemento. tendremos q Ta = q .25).18 El Método de los Elementos Finitos 1.27) El conjunto de transformaciones dado por (1. en coordenadas globales t ( )T indica matriz traspuesta.27) recibe el nombre de contravariante.La (1. será preciso hacerlo antes de iniciar el ensamblaje de la estructura. para facilitar los cálculos.8 T ra n s fo rm a ció n d e c o o r d e n a d a s Suele ser conveniente establecer las características de un elemento determinado en un sistema de coordenadas diferentes del que se miden las fuerzas exteriores y los desplazamientos de la estructura. Las componentes de los desplazamientos podrán transformarse mediante la matriz L de cosenos directores adecuada a' . escribimos q ' = K 'a ' y según (1.28) .3) a cualquier otro sistema de coordenadas es labor sencilla. o el sistema ensamblado.

T r f (1.32) y tras sustituir tenemos Este nuevo sistema puede multiplicarse por la izquierda por T r . Clarendon Press.19 PRELIMINARES: LOS SISTEMAS DISCRETOS EN GENERAL K = L r K 'L (1.A.H. 3. D. (1. The Method of Weighted Residuals and Variational Principies. de G. En muchos otros casos de análisis discreto puede seguirse un m étodo diferente y más general. 2.33) representa un sistema reducido que de alguna manera se aproxima al sistema original. y la expresión final (1. que será el tema de los capítulos siguientes en donde conjuntos infinitos de cantidades se reducirán a conjuntos finitos. dando (T r K T )b . Sin embargo. CRANDALL. R e fe re n cia s 1.25) tenga diferentes grados de libertad en a y en a'. Es claro que el sistema de la Ec. Engineering Analysis. Incluso en tales casos siguen siendo válidas las relaciones (1.32) proporciona más parámetros b. Academic Press. .27). a veces la matriz T no es cuadrada y la expresión (1. Relaxation Meihods in Theoretical Physics. E. McGraw-Hill. ALLEN.33) con lo que se mantiene la simetría de las ecuaciones si la matriz K es simétrica. S. FINLAYSON. 1955.30) representa en realidad una aproximación en la que hemos fijado un mayor número de parámetros a. 1972. 1956. SOUTHWELL. 1946. Nuestro objetivo es reemplazar un conjunto de parámetros a.T r r .31) K T b = r —f (1. Relaxation Methods. En muchos problemas complicados se pueden dar limitaciones externas de alguna clase que obliguen a que la expresión (1.29) El lector puede verificar la utilidad de las transformaciones anteriores volviendo a resolver el ejemplo anterior de la barra articulada en sus extremos. 4.N.30) En los casos lineales las ecuaciones del sistema son de la forma K a = r —f (1. B.V. que son las variables de las ecuaciones del sistema. McGraw-Hill. por otro relacionado con él mediante una matriz de transformación de coordenadas T tal que a = Tb (1. Hemos presentado pues el concepto básico de aproximación.26) y (1.

GATJSS. Góttingen. 65-75. Bull. R.E. 10. 1954-55). 1871. 1-23. 1947. W . Roy. L.Probleme der mathematischen Phvsik” . Inst. Matriz Iterative Analysis. M. R. en Numérica! Methods in Analysis in Engineering. 20. 19. “Approximation in elasticity based on the concept of functions space” . Sept. KOCH. 307-57.W.J.C. Soc. 38.. 21. Vol. Pergamon Press. 14. 1923. “The approximate arithmetical solution by finite differences of physical problems” . 49. R. 1956. 897-908. RITZ. B.. VII. 59-82. 12. 2nd. McGraw-Hill. 9. Bayer Akad. ed. 15. STRUTT). 1909. 1960 (reproducido de Aircraft Eng. 1-61. N. COURANT. Roy. R. C. 1963.J. LIVESLEY.G. H. 23. H. GALERKIN. A 161.K. functionen und konformer Abbildung” . TOPP.S. 1962. 2nd.W. 8. 17. Soc. 1960. Civ. 135. Trans. Macmillan.1918. MARTIN. Appl. Theory of Matrix Structural Analysis. Physik Kl. 5.. Eng. Math. Vestn. 3. SYNGE. 11. Ing. 19. Grav. 6. 22. “Über eine neue Methode zur Lósung gewissen Variations . (London). München. MARTIN y L. 1968. 1941. 1966. “A lattice analogy for the solution o f plañe stress problems” . “ StifFness and deflection analysis of complex structures” . “Die angenáherte Ermittlung: harmonischen. Q. 23. A 8. Aero. J. 241-69. Con/. 7. Inzh..F. L. Butterworth. 24. (London). J. PRZEMIENIECKI.A. Math. “Solución en serie de algunos problemas de equilibrio elástico de barras y placas” (ruso).. McHENRY.C. A. Math. 77-118. Pittsburg. C. “Over een Nieuwe Methode ter Berekening van Vlokke Platen” ..E.M. H. Introduction to Matrix Methods of Structural Analysis. 1910. NEWMARK. LIEBMAN. Sitzber. Proc.J. 805-23. Trans. HRENIKOFF. Pa. BIEZENO y J.W. 1949. 1943.J. D. 169-75. 16. A.S.B. Am. TURNER. Sci. N. “Variational methods for the solution of problems of equilibrium and vibration” . J. PRAGER y J. Mech. 1870. J. VARGA. A210. 13.C.20 El Método de los Elementos Finitos 5. Energy Theorems and Structural Analysis . “ On the theory of resonance” . McGraw-Hill. R. W. Grinter). Soc.. PAYNE y B.L. “The finite element in plañe stress analysis” . Matrix Methods in Structural Analysis.S. ARGYRIS. Reine Angew. (ed. .. CLOUGH.. CLOUGH.M. 1915.F. Math. Prentice-Hall. RICHARDSON. 1975. Appl. 21.. LORD RAYLEIGH (J. Wiss. IRONS. 18. on Electronic Computation. 25-36.H. Véase Cari Friedrich Gauss Werks. Comunicación particular. Tech. 1943. J. J. “Numerical methods of analysis in bars plates and elastic bodies” . “Solution of problems in elasticity by the framework method” ..

Los desplazamientos de estos nodos serán las incógnitas fundamentales del problema. tal com o ocurre en el análisis simple de estructuras. situados en sus contornos. MÉTODO DE LOS DESPLAZAMIENTOS 2 . Se tom a un conjunto de funciones que definan de manera única el cam po de desplazamientos dentro de cada “elemento finito” en función de los 21 . se puede introducir mediante aplicaciones físicas específicas o com o un concepto matemático general. limitando la perspectiva a un conjunto de problemas asociados a la mecánica estructural. que llamaremos nodos. descritos en el capítulo anterior. Es difícil. En todos los casos. 2. por consiguiente. Se ha escogido aquí seguir el primer camino. 3.1 In tr o d u c c ió n El proceso de aproximar el comportamiento de un continuo mediante “elementos finitos” que se comportan de una forma similar a los elementos reales. mediante líneas o superficies imaginarias. El continuo se divide. en un número de “elementos finitos” . Los casos particulares de dichos problemas pueden variar desde problemas bidimensionales de tensión o deformación plana. el número de interconexiones entre un “ elemento finito” cualquiera rodeado por fronteras imaginarias y los elementos vecinos a él es infinito. que históricamente fueron los primeros a los que se aplicó el m étodo de los elementos finitos.Capítulo 2 ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO. hasta el análisis más general de sólidos tridimensionales. Esta dificultad puede superarse (y efectuarse la aproximación) de la siguiente manera: 1. Se supone que los elementos están conectados entre sí mediante un número discreto de puntos. ver a primera vista cóm o pueden discretizarse problemas de este tipo de la forma descrita en el capítulo precedente para casos de estructuras más simples. En el Capítulo 9 se generalizarán los conceptos y se mostrará que las ideas básicas son ampliamente aplicables. Son muchas las facetas de la ingeniería en las que se precisa determinar la distribución de tensiones y deformaciones en un continuo elástico. “ discretos” . sólidos de revolución y flexión de placas y láminas.

Si este cam po de desplazamientos se define adecuadamente. tal que equilibre las tensiones en el contorno y cualesquiera cargas repartidas. 5. debiendo usar de su ingenio y habilidad. las condiciones de equilibrio sólo se cumplirán para el conjunto del continuo. definirán el estado de tensiones en todo el elemento y. 1. deberá producirse convergencia hacia la solución correcta. Sin embargo. por consiguiente. Por consiguiente. Una vez alcanzado este punto. Estas deformaciones. el procedimiento para encontrar la solución puede seguir el procedimiento general descrito con anterioridad. junto con las deformaciones iniciales y las propiedades constitutivas del material. en donde se analizarán también los necesarios criterios de convergencia. Es evidente que hemos introducido una serie de aproximaciones. el procedimiento descrito se justifica sólo intuitivamente. Estas funciones de desplazamientos definirán entonces de manera única el estado de deformación dentro del elemento en función de los desplazamientos nodales. Será misión del ingeniero escoger la forma de los elementos y de las funciones de desplazamiento para cada caso particular. no siempre es fácil asegurar que las funciones de desplazamientos escogidas satisfacen las condiciones de continuidad de los desplazamientos entre elementos adyacentes. equivalente al conocido m étodo de Ritz. al concentrar las fuerzas equivalentes en los nodos. 4. Normalmente ocurrirá que tales condiciones no se cumplirán en zonas localizadas dentro y en el contorno de cada elemento. Esta equivalencia se demostrará en una sección posterior de este capítulo. Se determina un sistema de fuerzas concentradas en los nodos. El proceso es. El reconocimiento de equivalencias entre el m étodo de los elementos finitos y un proceso de minimización ha sido reciente2.3). esta condición de compatibilidad puede no cumplirse en el contorno de los elementos (aunque es evidente que dentro de cada elemento sí se cumplirá.3. En segundo lugar. El procedimiento que acaba de esbozarse se conoce com o m étodo de los desplazamientos. En primer lugar. también en sus contornos. a causa de la unicidad de los desplazamientos implicada en el hecho de que los mismos estén representados por funciones continuas). por consiguiente. siendo función ésta de un campo de desplazamientos impuesto.22 El Método de los Elementos Finitos desplazamientos nodales de dicho elemento. resultando así una relación entre fuerzas y desplazamientos de la forma de la Ec. . pero de hecho lo que se ha sugerido es equivalente a la minimización de la energía potencial total del sistema. (1. dependiendo el grado de aproximación que se alcance del uso que haga de esas dos facultades.2 Hasta aquí.

Esta generalización de las bases del método de los elementos finitos permite su ampliación a problemas continuos donde sea posible la formulación variacional. Es conveniente obtener los resultados de una forma general aplicable a cualquier situación. m. j . 2. Para ello se divide la región en elementos triangulares com o se muestra en la Figura 2. pero para evitar la introducción de conceptos más complicados se ilustrarán las expresiones generales con un ejemplo muy sencillo de análisis de una rebanada delgada sometida a tensión plana.. 2. Afirma: “ Imaginamos una malla de triángulos cubriendo el dominio. e. Un elemento finito típico. y por su contorno formado por líneas rectas.. etc.1) donde las componentes de N son en general funciones de posición dadas y ae es un vector formado por los desplazamientos nodales del elemento considerado. y a lo largo del libro se aplicarán a diversos problemas no pertenecientes al campo de las estructuras. Se subrayarán las relaciones que tengan carácter general. Kón. y lo cierto es que ya se dispone de procedimientos generales para discretizar mediante elementos finitos cualquier problema definido por un sistema de ecuaciones diferenciales adecuadamente constituido. los criterios de convergencia son válidos para cada dominio triangular” . Tales generalizaciones se estudiarán en el Capítulo 9.2 F o rm u la ció n d ir e c ta d e las ca ra cte rís tica s d e un e le m e n to fin ito Las “ recetas” para deducir las características de un elemento finito de un continuo. De nuevo se empleará notación matricial.. Gesellschaft der Wissenschaften zu Góttingen. Aproximemos los desplazamientos u de cualquier punto del elemento mediante un vector columna. Berlín.1.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 23 Courant en 19434f y Prager y Synge 5 en 1947 propusieron métodos que son en esencia idénticos. . y en particular para el caso de un elemento triangular. ü: = Na' (2. 1923.2. se define por sus nodos i . | Parece que ya Courant en 1923 anticipó la esencia del método de los elementos finitos de una manera general. que fueron esbozadas en líneas generales. Nachrichten. Se verá que los métodos descritos en este capítulo se reducen esencialmente a la aplicación de funciones de prueba y aproximaciones de Galerkin a un caso especial de la mecánica de sólidos. en un artículo con el título “ On a convergence principie in calculus of variations” . serán presentadas ahora bajo una forma matemática más detallada.1 La función de desplazamientos.

N í(a ^ . y a.1 Región sometida a tensión plana dividida en elementos finitos. = los correspondientes desplazamientos de un nodo i. Evidentemente. N j. N m han de escogerse de manera que al sustituir en la Ec. (2. 2/¿) = I (matriz unidad) . representa los movimientos horizontal y vertical de un punto cualquiera del elemento. en general.24 El Método de los Elementos Finitos Figura 2. en el caso particular de tensión plana. Por ejemplo. Las funciones N¿.1) las coordenadas de los nodos se obtengan los correspondientes desplazamientos nodales.

(2. Mediante la ecuación (2. la expresión anterior puede aproximarse como £ = Ba (2.1). 2. Estas darán siempre por resultado una relación que podrá escribirse com o sigue en forma matricial e = Su ( 2.2 mientras que N t ( x j.1). pueden determinarse las “ deformaciones” en cualquier punto. Si las dos componentes del desplazamiento se interpolan de la misma manera. 3/j) = N ¿(* m. pero en el punto en que nos encontramos pueden ser ya fácilmente deducidas por el lector. En el Capítulo 3 se dan expresiones detalladas de este tipo de interpolaciones lineales. podremos escribir N¿ = N il y obtener Ni de la Ec.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 25 Figura 2. La interpolación lineal más evidente en el caso de un triángulo nos dará formas para N¿ com o la que se muestra en la Figura 2. condiciones que cumplen funciones lineales de x e y apropiadas.2. Una vez conocidos los desplazamientos para todos los puntos del elemento.2 Deformaciones.4) con . teniendo en cuenta que N{ = 1 para X{ e y cero en los otros vértices.2) donde S es un operador lineal apropiado.3) B = SN (2. Las funciones de prueba N se llamarán funciones de forma y com o se verá más adelante juegan un papel decisivo en el análisis por elementos finitos.y m) = 0 .2. etc.

cristalización. hemos de considerar tres componentes de tensión que se corresponden con las deformaciones definidas anteriormente. Por otra parte. tales com o las debidas a cambios de temperatura. que muy bien podrían medirse. 2. etc. Dichas tensiones. pero cuya predicción sería imposible sin un conocimiento completo de la historia del material.3 Tensiones. admitiendo un comportamiento elástico lineal del tipo más general.= D (e .eo) + oo (2. las deformaciones serán constantes en todo el elemento.2. en la notación que ya nos es familiar.26 El Método de los Elementos Finitos En el caso de tensión plana. Si representamos dichas deformaciones por eo.5) donde D es una matriz de elasticidad que contiene las propiedades del material apropiadas. es fácil obtener la matriz B . Conviene además suponer que al comienzo del análisis el cuerpo puede estar sometido a un sistema conocido de tensiones residuales iniciales <70. las tensiones se deberán a la diferencia entre las deformaciones reales y las iniciales. el material contenido dentro del contorno del elemento puede estar sujeto a deformaciones iniciales. la relación entre tensiones y deformaciones será lineal y de la forma o. las deformaciones más importantes son las que se producen en el plano y se expresan en función de los desplazamientos mediante las conocidas relaciones8 que definen el operador S: ' du ' ' d dx dv dx’ 0 d 0. Así pues. En general. retracciones. ' — dy dy du dv d d dy dx dy’ dx :} Determinadas ya las funciones de forma N¿. N j y N m. son Oy Txy y la matriz D se obtendrá sencillamente de la relación usual entre tensiones y deformaciones para un medio isótropo 6 . Si adoptamos una expresión lineal para dichas funciones. para el caso particular de tensión plana. Estas tensiones pueden sencillamente añadirse a la ecuación general.

2/ J 1 v 0 i/ 1 0 0 0 {l-v)/2 2. Cada una de las fuerzas a e debe tener el mismo número de componentes que el desplazamiento nodal a¿ correspondiente y debe ordenarse en las direcciones apropiadas.2. las fuerzas nodales son qí = {^} con las componentes U y V en correspondencia con las direcciones de los desplazamientos u y v. el procedimiento más sencillo es imponer un desplazamiento arbitrario (virtual) a los nodos e igualar el trabajo exterior realizado por las fuerzas nodales al efectuado anteriormente por las tensiones y fuerzas distribuidas durante dicho desplazamiento. y la carga repartida es b= { t } en la que bx y by son las componentes de la “fuerza másica” . En el caso particular de tensión plana.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO v 1 Ex ~ {Ex)o ~ E** _ E ay v ey ~ ( £y)o 27 1 = " F * + E a'2 (l Ixy ~ ( 7111)0 + i/) E Txv y resolviendo el sistema E D = i-------i 1 .4 Fuerzas nodales equivalentes. . Para establecer la equivalencia estática entre las fuerzas nodales y las tensiones actuantes en el contorno y las fuerzas distribuidas. Las fuerzas distribuidas b son por definición las que actúan por unidad de volumen en direcciones correspondientes a las de los desplazamientos u de ese punto. Definamos com o las fuerzas que actúan en los nodos. siendo éstas estáticamente equivalentes a las tensiones en el contorno y a las fuerzas distribuidas que actúan sobre el elemento.

respectivamente. el trabajo interno por unidad de volumen efectuado por las tensiones y fuerzas distribuidas es 8eTa — SuTb ( 2 . (2. según las Ecs. es decir. qe = f JV‘ & Ta ¿(vol) — f N r b d(vol) (2.11) com o qe = K eae + f* ( 2 . según las reglas del álgebra matricial. la traspuesta de un producto de matrices verifica (A B )T = B TA T .9) oí Igualando el trabajo externo con el trabajo interno total obtenido al integrar sobre el volumen del elemento. en lenguaje matricial Sa. V e.12) donde t Adviértase que.8 ) ¿ar (B r <r . (2.eTq e (2. (2. podem os escribir la Ec.7) Análogamente.5). podemos igualar los multiplicandos. se obtiene ¿aeTq e = í a eT B T< rd {w o \ )-J N r b d (v o l)^ (2. En el caso de la ley lineal expresada por la Ec.1) y (2. desplazamientos y deformaciones dentro del elemento iguales.2).11) JV' Esta expresión es válida con carácter general cualesquiera que sean las relaciones entre tensiones y deformaciones.6) El trabajo efectuado por las fuerzas nodales es igual a la suma de los productos de las componentes de cada una de las fuerzas por sus correspondientes desplazamientos. Éste origina. a £u = N £ae y Se = B áae (2.10) Com o esta relación es válida para cualquier desplazamiento virtual.N r b ) (2. Así pues.El Método de los Elementos Finitos 28 Sea ¿ac un desplazamiento virtual de los nodos.

podrá haber fuerzas externas concentradas actuando en los nodos y habrá de añadirse el vector al considerar el equilibrio de los nodos. Sin embargo. La interconexión y solución del conjunto de los elementos sigue los sencillos procedimientos de análisis de estructuras expuestos en el Capítulo 1 . Si las tensiones iniciales forman un sistema en equilibrio. Hemos de hacer aquí una observación relativa a los elementos cercanos al contorno. supongamos el contorno sometido a una carga exterior t distribuida por unidad de superficie. Ya hemos señalado que la matriz B . por lo que la integración resultará especialmente sencilla.13b) En la última ecuación. com o puede ser el caso de tensiones residuales. En general. Sin embargo. estas relaciones se obtendrán con la apropiada sustitución. Por consiguiente. las deformaciones iniciales y las tensiones iniciales. Para el caso particular del elemento triangular b a jo tensión plana. es independiente de las coordenadas. cuando se fabrica una pieza a partir del material en bruto en el que se encuentran presentes tensiones residuales.13b) serán idénticamente nulas tras el ensamblaje. no se suscita problem a particular alguno. Considerando el trabajo virtual. (2. com o ejemplo. la eliminación de material producirá la aparición de fuerzas no compensadas que son resultado del término en cuestión. con frecuencia se omite la evaluación de dichas fuerzas.13a) y f e = — f N r b d(vol) — / B r D e 0 d(vol) + f B Ttr0 d(vol) JV‘ JV' JVe (2. Si se especifican los desplazamientos en el contorno. Entonces tendremos que añadir un término adicional a las fuerzas nodales del elemento cuyo contorno posee una superficie A e . las fuerzas obtenidas del término correspondiente de la Ec. este término será simplemente . en este caso. o si se hace una excavación en roca en la que existan tensiones tectónicas conocidas. Estas relaciones presentan características similares a las que se obtuvieron usando los elementos estructurales discretos que se describen en el Capítulo 1 . los tres términos representan las fuerzas debidas respectivamente a las fuerzas másicas.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO Ke= í Jv* B r D B d(vol) 29 (2.

Las integrales de este tipo no se calculan explícitámente. si consideramos los elementos de una placa. los resultados son idénticos. deformaciones y tensiones.5 Concepto generalizado de desplazamientos. Las “ deformaciones” se definirán entonces com o las curvaturas de la superficie media y las “ tensiones” com o los correspondientes momentos Sectores. Todas las expresiones deducidas aquí tienen validez general con la condición de que la suma de los productos de los desplazamientos y las fuerzas correspondientes represente realmente el trabajo exterior efectuado. el analista siguiendo su “intuición física” .4).2. y sólo se han establecido las condiciones de equilibrio globales.18) Es necesario un comentario para aclarar la ausencia del término correspondiente a tensiones originadas por cargas distribuidas <Tp. siendo la matriz de tensiones del elemento Se = D B (2.16) en la cual se reconocerán inmediatamente los términos típicos que aparecen en la Ec. Una vez obtenidos los desplazamientos nodales por resolución de las ecuaciones globalps del tipo “ estructural” .De0 + <r0 (2. deformaciones y tensiones en el caso presentado de tensión plana es obvio. esta terminología puede aplicarse a otras cantidades menos evidentes.3) y (2. Ello se debe al hecho de que no se ha considerado el equilibrio interno dentro de cada elemento. Se advertirá que t debe tener el mismo número de componentes que u para que la expresión anterior sea válida. En el caso particular considerado. y obtener <r = D B a8 . Con frecuencia. Por ejemplo. el “ desplazamiento” puede estar caracterizado por la flecha y las componentes del giro en un punto particular de la placa. y la de .5).D e 0 y (To (2. (2.1 se muestra dicho elemento de contorno siempre para el caso particular de tensión plana. En la Figura 2.30 El Método de los Elementos Finitos N r t d(área) (2. se pueden calcular las tensiones en cualquier punto del elemento utilizando las Ecs. sustituye la carga que actúa en el contorno por cargas concentradas en los nodos. (1. calculando éstas directamente mediante consideraciones de estática. En muchas otras aplicaciones.15) l Ae con la integración extendida a la superficie del contorno del elemento. que en este libro se expondrán más adelante. 2. El significado de desplazamientos.17) A esta expresión hemos de añadir las tensiones <Te0 = .

Si suponemos.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 31 los productos de las “deformaciones” y las correspondientes “ tensiones” sea el trabajo interno total.8 a Tr = ( 6uTb d V + í 6ur t d A - Jv Ja ( SeT<rdV (2. por conveniencia. La idea de sustituir la interacción continua por fuerzas nodales aportadas por los elementos constituye una dificultad conceptual.20) N i = N^ cuando el punto en cuestión esté dentro de un elemento particular e y siendo i un punto asociado a dicho elemento. u = Ña (2. Si el punto i no está dentro del elemento.19) en la que a representa todos los puntos nodales.3 Generalización al dominio completo. La ecuación (2.21 ) 0 La matriz B se puede definir similarmente y suprimiremos el índice de barra suponiendo simplemente que las funciones de forma. están definidas en toda la región V . y (2.1) puede interpretarse com o válida para toda la estructura.22) Jv En la ecuación anterior ¿a. etc. Ni = (2 . generalmente más rigurosos.23). 2. Sin embargo. Podemos ahora escribir que para cualquier desplazamiento virtual Sa la suma del trabajo interno y externo para todo el dominio es . Abandono del concepto de fuerza nodal En la sección precedente se aplicó el principio de los trabajos virtuales a un elemento aislado. Se pueden ser completamente arbitrarios. que son simples variaciones ligadas por las relaciones (2. siempre que provengan de la suposición de un campo continuo de desplazamientos..5). es decir. ¿u. aunque resulte considerablemente atractiva para los ingenieros “prácticos” y a veces permita una interpretación que de otra forma no resultaría evidente para los matemáticos. al m étodo convencional de establecer directamente el equilibrio seguía la aplicación del principio del ensamblaje. no hay necesidad de considerar cada elemento por separado y el razonamiento de la sección anterior puede aplicarse directamente al continuo completo. y sustituyendo la relación constitutiva (2. y se mantuvo el concepto de fuerza nodal equivalente. se obtiene un sistema de ecuaciones algebraicas .1$) y (2. Por ello.

usadas para definir el desplazamiento u [mediante la Ec. por ejemplo. En lo que queda de este capítulo se prescindirá del índice de elemento. (2.25). Ec.26) El mismo razonamiento es evidentemente válido para las integrales de superficie expresadas en la Ec.< )d V (2.25) en virtud de la propiedad de las integrales definidas. que establece que la integral total es la suma de las integrales de las partes: /. asociadas a la definición de deformación [viz. En otras palabras: se precisa que los términos integrados en la Ec. Vemos que el “ secreto” para que la aproximación tenga las propiedades del “ sistema discreto general del Capítulo 1” reside simplemente en escribir la aproximación en forma integral. habría que añadir una contribución igual al trabajo efectuado por las tensiones en las separaciones entre elementos. las . Estos términos provienen de las funciones de forma Ni.24a) N Tt d A . Si apareciesen tales discontinuidades. (2. (2. Tam poco se hará diferencia entre las funciones de forma para el elemento y para el continuo. se supone implícitamente que no se desarrollan discontinuidades entre elementos adyacentes. Tanto las reglas para el ensamblaje com o el resto de las conclusiones alcanzadas se han obtenido prescindiendo del concepto de “fuerzas entre elementos” .El Método de los Elementos Finitos 32 Ka + f = r (2.22)] e igualar éste a la suma de las contribuciones de todos los elementos. (2. se suscita inmediatamente un punto importante. No obstante.j N Tb d V - J j Br DB dV (2. Es inmediatamente evidente de lo anterior. Al considerar el trabajo virtual para el continuo completo [Ec.23) donde K = f = . a menos que se necesite específicamente.14)].j BTDc0 dV + J B T<r0 dV (2. Si. (2. y sus derivadas.24b) Las integraciones se extienden a todo el volumen V y a toda la superficie A donde se especifican las fuerzas de superficie. que (2.3)].26) sean finitos.

el último término de la Ec. el lector puede verificar que U= \ í 2 Jv £TD c d V - f Jv e TD c 0 dV + f Jv t To a dV (2. Tales funciones son más difíciles de derivar. (2.S W (2. para seguir estando acotadas. Para ciertos materiales.4 E l m é t o d o d e los d e s p la z a m ie n to s c o m o m in im iz a c ió n d e la e n e rg ía p o te n c ia l to ta l El principio de los trabajos virtuales utilizado en las secciones anteriores asegura el cumplimiento de las condiciones de equilibrio dentro de los límites establecidos por la configuración de desplazamientos supuesta. Así. El principio de los trabajos virtuales establecido en la Ec.5). A este tipo de funciones se les llama C\ continuas. se incrementa ilimitadámente.22). donde W representa la energía potencial de las cargas externas. b y t son conservativas (o independientes de los desplazamientos). (2. En tales casos se precisa obviamente que tanto la función N com o su pendiente (primera derivada) sean continuas.29) .ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 33 “deformaciones” . En algunos problemas la “ deformación” en sentido generalizado puede estar definida por derivadas segundas. siempre podremos asegurar entonces una mayor aproximación de todas las condiciones de equilibrio. mientras que las segundas derivadas pueden ser infinitas. (2.28) Jv donde U es la “energía de deformación” del sistema. éstas deben ser continuas. están definidas por las primeras derivadas de las funciones jV. 2. El equilibrio sólo será completo si la igualdad de los trabajos virtuales se cumple para toda variación arbitraria de los desplazamientos (imponiendo sólo condiciones de contorno). En la Figura 2. pero se hará uso de ellas en problemas de placas y láminas. podemos escribir 6 ^ar r + J uTb dV + J uTt d A j = .22) puede replantearse de manera diferente si las cantidades virtuales 5a. La expresión anterior es cierta si r. Llamamos a tales funciones Co continuas. Para el material elástico lineal descrito por la Ec. que define los desplazamientos.22) puede escribirse SU = ( SeT<rdV (2. por ejemplo.27) para los tres primeros términos de la Ec. 6 u y 6e se consideran com o variaciones (o diferenciales) de las cantidades reales. Si el número de parámetros de a. (2.3 se ve cóm o las primeras derivadas de funciones continuas pueden presentar “ saltos” .

22).34 El Método de los Elementos Finitos Figura 2. proporcionará por diferenciación la expresión correcta. Así. podemos escribir simplemente S(U + W ) = ¿(II) = 0 (2. (2. en vez de la Ec.30) donde la cantidad II recibe el nombre de energía potencial total. La ecuación anterior significa que. siempre que D sea una matriz simétrica (realmente. para asegurar el equilibrio. se trata de una condición necesaria para que exista la función unívoca U ). la .3 Diferenciación de una función con la primera derivada discontinua (continuidad C0).

la energía potencial total no sólo es estacionaria.25)] son simplemente la expresión de esta variación con respecto a un número de desplazamientos reducido a un número finito de parámetros a. Es interesante observar que. dicha especificación se hace parceladamente. siempre se obtiene una cota superior en el valor de la energía potencial total. Podríamos de esta forma deducir las condiciones necesarias para la convergencia de los procesos de elementos finitos. siempre y cuando los desplazamientos tiendan. cada parámetro nodal influencia sólo a los elementos adyacentes y así se obtiene una matriz de . el método de los elementos finitos descrito hasta este punto es idéntico al procedimiento de Rayleigh-Ritz. la cual asegura el equilibrio completo. Si la función II pudiera especificarse a priori. utilizado con frecuencia en análisis elástico. si bien el equilibrio verdadero requiere la minimización completa de la energía potencial total. y podrían escribirse <m da = 0 (2. A mayor número de grados de libertad.7 A si pues. Así pues. éstos se especifican mediante expresiones válidas en toda la región. Por consiguiente. una solución aproximada mediante elementos finitos proporciona siempre una energía aproximada II mayor que la correcta. en el límite. No obstante.23) y (2. El conocido m étodo de aproximación de Rayleigh8-Ritz9. Se formula una expresión para la energía potencial y la configuración de desplazamientos se expresa en función de un conjunto finito de parámetros indeterminados.31) Se puede demostrar que en problemas de elasticidad. tanto más se acercará la solución a la exacta.31). hacia los desplazamientos verdaderos. II. obteniéndose por consiguiente ecuaciones simultáneas sin forma de banda y la matriz de coeficientes está llena. Las ecuaciones de elementos finitos deducidas en la sección anterior [Ec. Minimizando la energía potencial total con respecto a esos parámetros se obtiene un conjunto de ecuaciones simultáneas. En los procesos por elementos finitos. el método de los elementos finitos busca dicho mínimo con la condición de que satisfaga una determinada configuración de desplazamientos. aplazamos este estudio para una sección posterior. La única diferencia está en la manera de imponer los desplazamientos. (2. sigue precisamente ese procedimiento. En el m étodo de Ritz utilizado tradicionalmente. sino también mínima. entonces las ecuaciones de elementos finitos se podrían deducir directamente mediante diferenciación tal com o se establece en la expresión (2.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 35 energía potencial total debe ser estacionaria para las variaciones de los desplazamientos admisibles.

Indudablemente. 2. Se pueden encontrar funciones que satisfagan el primer criterio. mientras que en el análisis por elementos finitos esta limitación sólo se da para el elemento en sí. el m étodo convencional de Ritz queda limitado a porciones de la región total con formas geométricas relativamente sencillas. Por su naturaleza. Es evidente que a medida que los elementos se hagan más pequeños tanto más prevalecerán en ellos condiciones de deformación constante. ni en el . empleando elementos de formas relativamente sencillas podemos obtener las configuraciones más complicadas y realistas mediante un ensamblaje adecuado. ?Ji « t a g w las funciones de desplazamientos.36 El Método de los Elementos Finitos coeficientes con muchos términos nulos y normalmente en banda. mucha de la gran popularidad del m étodo de los elementos finitos se debe a este hecho. evidente por sí misma. el primer criterio que una función de desplazamientos debe satisfacer es el siguiente: Criterio 1. es obvio que una función de desplazamientos ha de ser capaz de representar la distribución real de los desplazamientos tan aproximadamente com o sea posible. Si de hecho existen dichas condiciones. p u i \ ih ‘C’úvd'&d'C. Veremos que esto no ocurre cuando las funciones que hayamos elegido sean tales que se produzcan deformaciones en algún elemento cuando éste se someta a los desplazamientos propios de un cuerpo rígido.5 C rite rio s d e co n v e r g e n c ia Las funciones de forma supuestas reducen los infinitos grados de libertad del sistema y es posible que nunca obtengamos el verdadero valor mínimo de la energía. pero que requieran al mismo tiempo que las deformaciones varíen dentro del elemento. Por consiguiente. aún cuando los desplazamientos nodales sean compatibles con un estado de deformación constante. Esto permite una interpretación física sencilla de gran valor para el ingeniero. Otra diferencia estriba en la usual asociación del parámetro indeterminado a un desplazamiento nodal particular. los elementos que las reproduzcan exactamente para conseguir un buen grado de aproximación. puede violarse fácilmente si se emplean lY cíV c/» Vipu?) "¿fe í ’CiTi-düTitS'. Por ejemplo. Esta condición. La función de desplazamientos debe elegirse de tal forma que no permita deformaciones de un elemento cuando los desplazamientos nodales se deban a un desplazamiento del conjunto com o cuerpo rígido. Para asegurar la convergencia hacia el resultado correcto han de cumplirse determinadas condiciones. Así pues. será pues conveniente escoger el tamaño de. Dichas funciones no convergen bien en general hacia la solución exacta y no pueden. Un segundo criterio se deriva de los mismos razonamientos anteriores. independientemente de lo tupida que sea la subdivisión.

com o ocurre en los problemas de placas y láminas. En el Capítulo 9 se generalizarán todos estos criterios. ambos criterios sólo necesitan ser satisfechos en el límite cuando el tamaño del elemento tiende a cero.10 en 1965. con excepción de los casos más patológicos.2 Matemáticamente.) Se habrá observado que el Criterio 2 incorpora de hecho las condiciones exigidas por el Criterio 1 . Este criterio implica una cierta continuidad de los desplazamientos entre elementos. si. representar la distribución verdadera de deformaciones. La función de desplazamientos tiene que ser tal que si los desplazamientos nodales son compatibles con un estado de deformación constante se obtenga realmente dicho estado de deformación constante. Por consiguiente. si el tamaño h de los elementos se va haciendo . las “deformaciones” se definen mediante las derivadas segundas de las flechas. al imponer estos criterios a elementos de tamaño finito se alcanza mayor grado de precisión. sólo deberán ser continuos los desplazamientos.11-16 La demostración “ heurística” de las condiciones de convergencia ofrecida aquí es suficiente a efectos prácticos.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 37 límite. Si las deformaciones se definen mediante las derivadas primeras.3. aunque en ciertas situaciones (tal comq se ilustra en el anáfisis axial simétrico del Capítulo 4) la imposición del segundo no es posible o esencial. 1 ) nos proporcionará la solución exacta en el límite. en todos estos razonamientos se ha supuesto que la contribución del trabajo realizado en los contornos de separación entre elementos al trabajo virtual total es nulo. los criterios anteriores forman parte del enunciado de “funcional com plejo” . (El término “ deformación” se emplea además en su sentido general. la discusión matemática debe buscarse en otros lugares . Sin embargo. Estrictam ente. com o en el ejemplo de elasticidad plana citado aquí. Finalmente. Así pues. el segundo criterio se puede formular com o sigue: Criterio 2. 2.6 Error de discretización e índice de convergencia En la sección anterior hemos admitido que la aproximación de los desplazamientos representada por la ecuación ( 2 . Las funciones de desplazamientos deben elegirse de manera que las deformaciones que se producen en los límites de separación entre elementos sean finitas (aunque puedan ser indeterminadas). No obstante. Este criterio fue establecido originalmente por Bazeley et al. para asegurarnos que se cumple esta condición es necesario incluir el criterio siguiente: Criterio 3. ya que los desplazamientos de un cuerpo rígido son casos particulares de deformación constante nula. com o ya hemos mencionado en la Sección 2. deberán ser también continuas las derivadas primeras de éstas .

por ejemplo. tendríamos que el error de convergencia sería 0 (h ). Así. com o la solución de cada aproximación es única. por consiguiente. ^ . Frecuentemente se han desarrollado análisis matemáticos mucho más profundos no sólo para determinar el grado de convergencia. cuando h —> 0. y para m = 1 en el ejemplo anterior. debemos esperar un grado de convergencia del orden 0 ( h 2) } lo cual implica que el error en los desplazamientos se reducirá a 1/4 si el tamaño de los elementos de la malla se reduce a la mitad. Así. Desde el punto de vista matemático. podemos . la aproximación nos proporcionará la solución exacta. Este último argumento puede ayudarnos a determinar el grado de convergencia del método de los elementos finitos. en el problema de elasticidad plana discutido anteriormente hemos empleado un desarrollo lineal y p — 1 . sino también para establecer el límite superior del error. las deformaciones (o las tensiones) que vienen dadas por las derivadas m-ésimas de los desplazamientos. son ciertos 16 y proporcionan correctamente el grado de convergencia. si la solución exacta es un polinomio de segundo grado y las funciones de forma incluyen todos los polinomios de ese grado. Y lo cierto es que en algunos casos. si los desplazamientos convergen con 0 ( h 2) y tenemos dos soluciones aproximadas ul y u 2 obtenidas con mallas de tamaños h y h f 2 . éste podrá ajustarse localmente al desarrollo de Taylor hasta dicho grado y. convergerían con un error de 0 (h p'^^~rn). aquél debe proporcionar en el límite. Ninguno de ellos ha resultado hasta hoy especialmente útil. dicha solución exacta puede alcanzarse con un número finito de subdivisiones (o incluso con un solo elemento) si el desarrollo polinómico utilizado para ese elemento puede ajustarse exactamente a la solución correcta. la solución exacta. Mediante un argumento similar. Más aún. el error en u será del orden 0 ( /ip+1). por ejemplo. por ejemplo. Así. + ••• '(hS l) Si en el interior de un elemento de “ tamaño” h se emplea un desarrollo polinómico de grado p. la simple determinación del grado de convergencia basta a menudo para extrapolar la solución hasta el resultado correcto. y además. sin embargo.El Método de los Elementos Finitos 38 cada vez más pequeño. La energía de deformación que viene dada por el cuadrado de las tensiones exhibirá un error de ) u 0 ( h 2) para el ejemplo de tensión plana. estos argumentos pueden parecer quizás banalidades “ heurísticas” .'ü . puesto que la solución exacta puede siempre desarrollarse en serie polinómica en las proximidades de cualquier punto (o nodo) i. ya que generalmente vienen expresados en función de cantidades desconocidas a priori. Los argumentos para ello son sencillos: puesto que el desarrollo es capaz de reproducir en el límite cualquier distribución de desplazamientos concebible dentro del continuo. como x e y son del orden de magnitud de h.

la discontinuidad de los desplazamientos originará deformaciones infinitas en los contornos de separación. Afortunadamente. De hecho. estos errores con frecuencia son pequeños. con los computadores modernos que admiten un gran número de cifras significativas. que trata de los procesos de cálculo. se están introduciendo métodos de refinamiento automático de mallas para conseguir una precisión preespecificada. Sin embargo. matriz y cuando se emplee el m étodo de los elementos finitos se deberá ser consciente en todo momento de las limitaciones de precisión que impiden alcanzar la solución exacta. en el límite. Esta situación se alcanza siempre si a) un estado de deformación constante continuidad de los desplazamientos. ya que sólo hemos considerado las contribuciones de energía debida a los elementos en sí. los debidos al redondeo son siempre posibles. Tal extrapolación fue introducida originalmente por Richardson 17 y es de gran utilidad si la convergencia es monótona. 2. u1 —u 0 ( h 2) = 4 (2.39 ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO escribir. Elementos no conformes y el test de la parcela En algunos casos es bastante difícil encontrar funciones de desplazamientos para un elemento que sean automáticamente continuas en todos los puntos del contorno de separación entre elementos adyacentes. También se incluyen aquí los problemas de condicionamiento de l a . El tema de los errores provenientes de los procesos algebraicos se tratará en el Capítulo 15. C om o los computadores operan con números redondeados a un número finito de dígitos. Com o ya se ha señalado. al disminuir el tamaño de las subdivisiones se restaura la continuidad.7 Funciones de desplazamientos discontinuos entre elementos. siendo u la solución exacta. y asegura automáticamente la . factor ignorado en la formulación presentada. si. Volveremos a la importante cuestión de la estimación del error debido al proceso de dicretización en el Capítulo 14 y se mostrará que hoy existen métodos mucho más precisos que los derivados del análisis de convergencia. El error de discretización no es el único posible en los cálculos por elementos finitos. cada vez que tenga lugar una sustracción de dos números “ parecidos” se producirá una disminución del grado de precisión. la formulación ya desarrollada seguirá tendiendo hacia la solución correcta.33) 0(h/2Y y de esta ecuación podemos predecir una solución casi exacta para u. En los procesos de resolución de sistemas de ecuaciones son necesarias muchas sustracciones y la precisión disminuye. Además de los errores obvios que se pueden producir cuando se manejan computadores.

19 El concepto de test de la parcela puede ser generalizado para dar información sobre la velocidad de convergencia que puede esperarse de un elemento.20 Este trabajo vale donde W es la energía potencial de las fuerzas exteriores. Así. En ocasiones encontraremos que el uso de elementos “ no conformes” proporciona mejores resultados que aquéllos que satisfacen a priori los requisitos de convergencia. Los elementos que cumplan este test de la parcela convergerán a la solución exacta. y desde entonces ha demostrado ser una condición suficiente de convergencia . Consideremos en particular el caso en el que no hayan deformaciones ni tensiones “iniciales” . ello no resulta de utilidad práctica inmediata. Volveremos a este problema con detalle en el Capítulo 1 1 . 16.40 El Método de los Elementos Finitos b) se satisface el criterio de deformación constante de la sección precedente. No obstante. desplazamientos nodales que correspondan con un estado de deformación constante determinado. y se obtiene un estado de tensiones constante. 2.8 Límite de la energía de deformación en el m étodo de los desplazamientos A pesar de que la solución aproximada obtenida mediante elementos finitos por el método de los desplazamientos siempre estima por exceso el valor de la energía potencial total II (correspondiendo el mínimo a la solución exacta). u + \ w =o ¿i (2. El test de la parcela fue introducido originalmente por Irons10. Por el principio de conservación de la energía. Para comprobar que dicha continuidad se consigue para cualquier configuración de malla cuando se emplean elementos no conformes es necesario imponer. en casos particulares es posible obtener un límite más útil. Si alcanzamos simultáneamente el equilibrio en todos los nodos sin necesidad de introducir ninguna fuerza nodal exterior. donde se tratará ampliamente el test de la parcela. e incluso a veces los elementos no conformes presentan un comportamiento superior a los elementos conformes. a un número arbitrario de elementos. es evidente que no se habrá perdido trabajo exterior a través de las discontinuidades entre elementos. el cual aumenta uniformemente desde cero .35) o U W = -U donde se supone un cam po de desplazamientos exacto o aproximado.34) = u+ (2. Así pues.18. en el caso anterior la solución aproximada siempre estima por defecto el valor de U y toda solución obtenida por el m étodo de los . la energía de deformación será igual al trabajo efectuado por las fuerzas exteriores.

La anterior expresión de la energía es siempre positiva por consideraciones físicas.31).22 . (2. pero el lector interesado puede muy bien tener presente que existen otros procedimientos . nos lleva a formular el sistema de ecuaciones simultáneas representadas simbólicamente por la Ec. Este procedimiento es el más corriente y conveniente. el límite de la energía de deformación informa inmediatamente que la deformación bajo dicha carga ha sido subestimada (puesto que U = —\ W = j r r a).a T [ í B t D B ¿(vol) a = i a r K a 2 [Jv J (2. Se deduce.9 M in im iz a c ió n d ir e c ta El hecho de que la aproximación por elementos finitos se reduce a minimizar la energía potencial total II. para estimar el mínimo valor de II. Sin embargo. que son las magnitudes que realmente interesan al ingeniero.21. bien conocidos en el cam po de la optimización. (2.37) 2 forma matricial “cuadrática” en la cual K es la matriz de rigidez discutida con anterioridad.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 41 desplazamientos suele ser conocida com o solución por defecto. En este texto seguiremos utilizando el m étodo de las ecuaciones simultáneas. 2 .2) se transforma simplemente en U — . que la matriz K que aparece en todos los ensamblajes de elementos finitos no sólo es simétrica sino que es “ definida positiva” (propiedad establecida en realidad por la condición de que la forma cuadrática debe ser siempre mayor o igual a cero). Es importante recordar que este h'mite de la energía de deformación sólo es válido si no existen tensiones o deformaciones iniciales. de la Ec. particularmente en los casos de soluciones lineales. por consiguiente. ya que en el caso de ecuaciones “definidas positivas simétricas” aparecen simplificaciones. (2.36) que utilizando la Ec. en este caso. definida en función de un número finito de parámetros nodales.29) bajo la forma U =1 f 2 Jv e TD e <f(vol) (2. se podrían seguir otros procedimientos. Si sólo actúa una fuerza exterior puntual i?. La expresión de U se puede obtener. En casos de cargas exteriores más complicadas la utilidad de este valor h'mite es limitada. puesto que no pueden ponerse límites ni a desplazamientos ni a tensiones. Esta característica es importante cuando se considera la resolución numérica de las ecuaciones simultáneas implicadas.

La tensión generalizada (a falta de la deformación por esfuerzo cortante) será el momento flector M . Además.A Figura 2. Así pues. empleando la notación general de . La “ deformación” generalizada es aquí la curvatura.4 Elemento finito de viga y sus funciones de forma. que es la incógnita fundamental.4. podemos efectuar un cálculo manual sencillo para un elemento finito unidimensional de una viga. relacionado con la “ deformación” por d2w <r = M = —EI-— dx2 De esta forma tendremos inmediatamente.El Método de los Elementos Finitos k + - i J 1 42 — 1 r —— h---------l — — 4*----------L ----------*1— — l -------. este ejemplo nos permitirá introducir de manera sencilla los conceptos de tensiones y deformaciones generalizadas.10 Un ejemplo Los conceptos estudiados y la formulación general citada son un poco abstractos y el lector puede quizás en este punto esforzarse en comprobar si ha captado la esencia de los procedimientos de aproximación desarrollados. 2. Consideremos la viga representada en la Figura 2. Com o los cálculos detallados de un sistema de elementos bidimensional será mejor dejarlos para los computadores. tenemos: d2w C = K = ~d^ donde w es la flecha vertical.

L(x/L . cuatro variables).^ N ¡ = [6 Bj = 1 -6 = . (4 .= [ 3 ( s / £ ) J . D = El Si se discretiza la flecha. tal com o se muestra en la Figura 2.4. Esto se cumple fácilmente si com o parámetros nodales se toman los valores de w y del giro. podemos suponer que ésta viene dada por un polinomio de tercer grado w = « i -f a-ix + a 3x 2 + a 4x 3 Este nos definirá las funciones de forma correspondientes a y wx¿ tomando para cada una un polinomio de tercer grado que valga uno en los puntos apropiados ( x = 0. N.6( x / L ) ) L ] / L > + 1 2 (l/í)’ (2 " y las matrices de rigidez para el elemento pueden escribirse .. Las expresiones de las funciones de forma para el elemento representado pueden escribirse N¿ = [1 — 3{x/ L )2 + 2{ x j L f .2 ( x / L ) 3. las deformaciones se expresan com o derivadas segundas de la flecha y es necesario asegurar que tanto w com o la derivada primera wx = dw — = e dx son continuas entre elementos. L) y cero en cualquier otro punto. Así. wx . - u .12( x / L ) .ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 43 las secciones anteriores.} h Se deducirán a continuación las funciones de forma. En este ejemplo. ij. podremos escribir w = Na para todo el sistema o para un elemento individual.2(x/ L )2 + ( x / £ ) 3)] L ( — ( z / L ) 2 + («/£ )*)] Inmediatamente podemos escribir B¿ = . Si para definir la deformada tomamos dos nodos por elemento (o sea.

lo que se hace en el Apéndice 2. Se observará que las ecuaciones finales para un nodo i. 5 y 8 ). Exph'citamente estas ecuaciones son para elementos de la misma longitud L. Para cualquier otra carga distribuida es fácil ver que la diferencia entre la solución exacta y la aproximada decrece a medida que la longitud de los elementos tiende a cero. donde las principales variaciones son las definiciones de las tensiones. En el Capítulo 9 mostraremos que los procedimientos desarrollados aquí no son sino un caso particular de discretización por elementos finitos.23 Obviamente. expresadas en función de los desplazamientos . En este caso se hallará que la aproximación por elementos finitos consigue la solución exacta porque ésta se halla representada por un polinomio de tercer grado para una carga uniforme. 4. -Q / L 2 wk 6/L2. Es por ello conveniente resumir las fórmulas esenciales.1 1 O b s e rv a cio n e s finales El estudio de sólidos elásticos por el m étodo de “los desplazamientos” sigue siendo. . k. deformaciones generalizadas y demás cantidades asociadas a ellas.El Método de los Elementos Finitos 44 k i: : E l B j dx Dejaremos para el lector el cálculo detallado de ésta y de las “fuerzas” correspondientes a una carga uniformemente distribuida p (supuesta constante en i j y nula en el resto). sin duda. en relación a problemas de elasticidad lineal (Capítulos 3. 2/L h 12 /L 3. +BI -6/L2. Estos son también aplicables en el contexto del análisis no lineal. El 12/L3. + El 2 4 /L 3. j . aplicados a las ecuaciones de equilibrio que gobiernan el problema. una vez ensambladas. son posibles otros puntos de partida alternativos. relacionan entre sí tres flechas nodales i. °- 6 /L 2 2 /L o 8 /L + p £ /2 1=0 PL 7 1 2 í Es interesante comparar éstas con la forma exacta representada por las llamadas ecuaciones de “ giros y traslaciones de los nudos” que pueden encontrarse en los textos generales. En muchos de los capítulos que siguen emplearemos las fórmulas generales desarrolladas en éste. el procedimiento más extendido y fácilmente comprensible. Algunos de éstos se mencionarán en el Capítulo 12. 2 .

Soc. “Convergence of the finite element method in the theory of elasticity” . Wright-Patterson A.. 1965. Appl. W. S. 8 . The Problem of the Minimum of a Quadratic Functional.W. “Theoretical foundations of the finite element method” .C.S. 18. 865-80. E. ZIENKIEWICZ. Pergamon Press. Proc. 1974. CLOUGH. O. Pergamon Press.C. 11. PIAN y PING TONG. Eng. 557-87 (ed. “Variational methods for the solution of problems of equilibrium and vibration” . Math. W. 2nd.E. Conf on Electronic Computation. Soc. 929-52. GOODIER. Appl.W. Base.Probleme der mathematischen Physik” .W. 12. Soc.. “The convergence of finite element method in solving linear elastic problems” . RAZZAQUE. RICHARDSON. Tech. Zienkiewicz and G. Capítulo 9 de Stress Analysis (ed. 1966.C.S. J... Proc. T. Int. Holister).K. 1968. O.C. Olszak. 1870. 10. Meth. CHEUNG. 1973. Variational Methods in Elasticity and Plasticity. 1966. Aziz). KEY. 1-23. 9. 4.L. Zienkiewicz . 1910.. An Analysis of the Finite Element Method. 1967. Trans. 1959. Air Forcé Inst. TIMOSHENKO y J.C. “The approximate arithmetical solution by finite difFerences of physical problems” . CLOUGH.F. 16.W. McLAY. 3. Am. 1960. Ohio. R. Meck. FRAEIJS DE VEUBEKE.. Roy. Reine angew.D. p.. 1975. J. ed. U. (London). Theory of Elasticity. Capítulo 7 de Stress Analysis (eds. Y. “The energy method of networks of arbitrary shape in problems of the theory of elasticity” . WASHIZU. Matriz Methods in Structural Mechanics. R. Solids Struct. University of Washington. 4. 1-61. (London).F. Q. SZMELTER. Holden-Day.. Bvll. 19. 7. B. 77-118. ed. Sept. 1968. Math. Num. FIX. J. J. W. STRUTT (Lord Rayleigh). 15.A. T. RITZ. J. “Über eine neue Methode zur Lósung gewissen Variations .R. 1943. I. 1965. DE ARRANTES OLIVEIRA. McGrawHill. Proc. S o c 49.ELEMENTOS FINITOS DE UN CONTINUO ELÁSTICO 45 Referencias 1. B. 14. COURANT. Roy.H. Eng. “Variational principies and the patch test” . 241-69. 274-8. 3. 1972. Ph. MIKHLIN. K. Mech. Trans.M.M. “ On the theory of resonance” . “The finite element in plañe stress analysis” . G.P. “The finite element method in structural mechanics” . Prentice-Hall. A 2 1 0 . FRAEIJS DE VEUBEKE. Math. 783-801. PRAGER y J. IRONS y A. 5. “Displacement and equilibrium models in the finite element method” . 1909. Int.. 1947. Conf. Int. “Triangular elements in bending-conforming and non-conforming solutions” . 20. Academic Press. “Experience with the patch test” en Mathematical Foundations if the Finite Element Method. 307-57.. J. 106. Solids Struct. 13. “Approximation in elasticity based on the concept offimctions space” .N. Pittsburg Pa.J. 17. Symposium on Non-Homogeneity in Elasticity and Plasticity (ed. M. L.R. B. J. 1951. B. 135. Wiley. Trans. A. BAZELEY.W. 2nd. Am. STRANG y G. S. G. A 161. J. SYNGE. JOHNSON y R. Thesis. S. 8 . IRONS y O. 5.M.H. R. “A convergence investigation of the direct stiffness method” .J. 2. 2nd.W.. A. 6 .

S.D. 1968. 1983. Matrix Methods in Structural Mechanics. 1965. M.K.C. Wright-Patterson A. MALLETT. R. 22. 6 . J. 1036-44.. 1965.H. F.L. Proc..46 El Método de los Elementos Finitos and G. “Developments in structural analysis by direct energy minimization” . O.A. Wiley. 21. BOGNER. Tech. MINICH y L.A.A. ZIENKIEWICZ y K.I.L.F. Con}. Ohio. Base. SCHMIT. 23. MORGAN. STANTON. Air Forcé Inst. Holister). Wiley. “Development and evaluation of energy search methods in non-linear structural analysis” . . FOX y E.A. R. Finite Elements and Approximation.

5).1) a (2. por definición. en particular al libro de Timoshenko y Goodier3. (2. que se introducen de idéntica form a y que se examinarán en capítulos posteriores.1 Introducción El m étodo de los elementos finitos obtuvo sus primeros éxitos en su apli­ cación a problemas bidimensionales . respectivamente. Además. Solamente se estudiará a fondo el elemento triangular. y por tanto dicha tensión no contribuye al trabajo interno. Sin embargo. (2. las otras tres componentes de la tensión son nulas por definición y. las únicas tensiones y deformaciones que se han de considerar en ambos casos son las tres componentes en el plano xy. Este mismo problema se puede analizar utilizando elementos más elaborados. pero el procedimiento es totalmente general.1. pero si se desea puede ser evaluada explícitamente al final del cálculo a partir de las tres componentes principales de tensión. En este capítulo se obtendrán con más detalle las relaciones particulares para el problema en cuestión. procedimiento éste que seguiremos a lo largo del resto del texto. Estas relaciones básicas están expresadas en las Ec. acompañadas de ejemplos prácticos. 47 . por consiguiente.Capítulo 3 TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 3. el campo de desplazamientos viene expresado unívocamente en función de los desplazamientos a y ti en las direcciones de los ejes cartesianos ortogonales x e y. la deformación en dicha dirección es nula. Se recomienda al lector no familiarizado con los conceptos básicos de elasticidad se dirija a los textos elementales sobre el tema.23) y (2. cuya notación se utiliza ampliamente en este libro. En el caso de tensión plana.2 En el Capítulo 2 ya se han empleado problemas de ese tipo para aclarar las bases de la formulación por elementos finitos y para deducir las relaciones generales. En la deformación plana. que es el más sencillo. En ambos problemas de tensión y deformación plana.24) y se han resumido en el Apéndice 2 com o referencia rápida. no contribuyen al trabajo interno. la tensión en la dirección perpendicular al plano xy no es nula.

m numerados en sentido antihorario. La Figura 3.48 3. Los desplazamientos de un nodo tienen dos componentes: (3.2 El Método de los Elementos Finitos Características de los elementos 3.2) Los desplazamientos interiores a un elemento han de quedar definidos unívocamente por esos seis valores.1 muestra el elemento triangular típico considerado. ji. con los nodos i. La representación más sencilla viene dada evidentemente por dos polinomios de primer grado u =<*! + a 2x + ac3y ^ v = a A+ a sx + a 6y Se pueden calcular fácilmente las seis constantes a resolviendo los dos sistemas de tres ecuaciones simultáneas que se obtienen al sustituir las Figura 3.2.1) y las seis componentes de los desplazamientos del elemento se agrupan en un vector {£} (3.1 Elemento de un medio continuo bajo tensión o deformación plana.1 Funciones de desplazamientos. .

)tt*+ (aj+ t> jx + cj y ) uj + ( am + t>mX + Cmy)um\ (3. se obtiene igualmente que v = ^ [(a¿ + bix + ciy)vi + (a.6) en la forma general de la Ec. j . a 2 y a 3 en función de los desplazamientos nodales Uj y um para obtener finalmente U = ¿ [ ( a» + ^ ÍB+ Ci3.y m = yjm ci —x m (3.7) y + b(x + ciy)/ 2 A . debido a que f Nota: si se emplean las coordenadas del centro de gravedad será x t + x} + x Tn = Vi + Vj + J/m = 0 y ai — 2A /3 = a} — a. Véase también el resumen de integrales sobre un triángulo contenido en el Apéndice 4.4) ~ a l “I" & 2 x m . por ejemplo. (3.5b) — xj — xmj obteniéndose los otros coeficientes mediante permutación cíclica de los subíndices i.IiVi .5c) Puesto que las ecuaciones para el desplazamiento vertical son similares. etc.8) La función de desplazamientos elegida garantiza automáticamente la continuidad de desplazamientos entre elementos adyacentes.1): u = { “ } = N a e = [IiVi. uí = « ! + a 2Xi + a 3yi Uj =oci + a 2X j + a 3yj um (3.„. podemos expresar las relaciones anteriores (3. (3. y dondef i 2A = det yi 1 Xj yj 1 xm Vm 2 x (área del triángulo i j m ) (3. + bjx + Cjy)vj + ( am + bmx + cmj/)vmJ (3.6) Aunque no sea estrictamente necesario en este momento. Escribiendo.5a) y (3.IArm]ae siendo I una matriz unidad 2 x 2.5a) en la cual &i ~ ^ j ym x myj k = y j . m . . (2.f 0 :3 V m podem os calcular fácilmente a i.TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 49 coordenadas de los nodos e igualar las expresiones resultantes a los desplazamientos correspondientes a los nodos.

3.10b) - Con lo cual. por consiguiente.50 El Método de los Elementos Finitos los desplazamientos varían linealmente a lo largo de cualquiera de los lados del triángulo y.10a) siendo B¿ una matriz típica.7). dy dNi dNi . Las deformaciones “ iniciales” . y en general darán por resultado un vector de deformación inicial: . a cambios de temperatura. Así. 3. (2. evidentemente existirá el mismo desplazamiento a lo largo del contorno de separación.2. pueden deberse a muchas causas: retracción. al imponer los mismos desplazamientos en los nodos para dos elementos contiguos. Su dy d_ d_ d y' dx _ (3. La deformación total en cualquier punto del elemento puede definirse mediante sus tres componentes que contribuyen al trabajo interno. la matriz B de la Ec. 6y ’ dx 1 ~ 2A 0. Ci cñ ■ bi (3. cristalización. tenemos £ = B a e = [B (3. o sea. dada por ' dNi dx ’ B t = S Ni 0 0 dNi = o.3 Deformación inicial (deformación térmica).2) queda definida explícitámente.9) Sustituyendo la expresión (3. Se advertirá que en este caso la matriz B es independiente de la posición del punto dentro del elemento y. Es evidente que las funciones de forma satisfacen el criterio de deformación constante mencionado en el Capítulo 2. las deformaciones son constantes en todo el mismo.2. d_ dx’ d_ 0. o con más frecuencia. las deformaciones independientes de las tensiones.2 Deformación (total).

tendremos f aP ) eo = < aOe | (3. (3.13) -{ donde v es el coeficiente de Poisson. La hipótesis de deformación plana implica que a causa de la dilatación térmica se desarrollarán tensiones perpendiculares al plano xy.2). En el caso de la deformación plana la situación es más compleja. que nos daría = T re0 Con (3 definido com o en la Figura 3. normalmente se definirá por su valor medio constante en todo el elemento. Se puede demostrar que en este caso a9e £o = (1 + v) ^ a6e ^ (3. Llamemos x f e y' a las direcciones principales del material (Figura 3.14) donde a i y 0:2 son los coeficientes de dilatación referidos a los ejes x f e y\ respectivamente.12) ya que una dilatación térmica no produce deformaciones transversales. es fácil comprobar que (3-15) . función de la posición dentro del elemento. Esto está de acuerdo con las condiciones de deformación constante impuestas por la función de desplazamientos establecida. para el caso de tensión plana. aún cuando se suponga que Jas tres tensiones principales son nulas. para el caso de tensión plana en un elemento de material isótropo sujeto a un incremento de temperatura 0e.TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 51 Aunque esta deformación inicial puede ser. Para obtener los componentes de la deformación en el sistema xy es necesario emplear la adecuada matriz de transformación de deformaciones T . y consi guien temen te las deformaciones iniciales estarán afectadas por las constantes elásticas.2. tomando dichos ejes com o sistema de referencia. La deformación inicial debida a la dilatación térmica es. si el coeficiente de dilatación térmica es a. Los materiales anisótropos presentan problemas particulares ya que el coeficiente de dilatación térmica puede variar con la dirección. en general. Así.

va x V (3. por definición.16) 7xy se puede establecer explícitamente para cualquier material (excluyendo ahora <r0. Para los estudios de tensión plana en los materiales isótropos se tiene. 3. La matriz D de la relación (2.17) E 2( 1 + v ) t X y 7 xy + £xyo Despejando las tensiones en el sistema anterior. obtenemos la matriz D .2.4 Matriz de elasticidad.El Método de los Elementos Finitos 52 T = eos2/? sen 2¡3 sen /? eos (3 sen 2/3 eos 2 (3 — sen (3 eos /3 sen fico s fi 2 sen (3 eos eos 2 ¡3 — sen 2/3 —2 Así pues. Se apreciará que la componente tangencial de la deformación ya no es nula en el sistema de coordenadas xy. que es simplemente un término aditivo). eo puede calcularse fácilmente.5) £x = D r iy (3. Tensión plana en un material isótropo.

además £ z= 0 = - uax Eliminando az y despejando las tres tensiones restantes obtenemos la expresión ya citada de la deformación inicial Ec. Por consiguiente.21 para describir el comportamiento más general en dos dimensiones.TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 1 - !/2 1 v i/ 0 1 0 0 0 (1 .16). (3.19) E pero.~ É .v )¡2 53 (3.v) (1 + v )(l — 2is) 1 i / / ( l . siempre se puede escribir dn D = (sim) dn d22 d] d: d< (3.5 Si ha de ser aplicable un análisis bidimensional. Deformación plana de un material isótropo.u ) ] (3. Para materiales totalmente anisótropos se necesitan 2 1 constantes elásticas independientes para definir completamente las relaciones entre tensiones y deformaciones en tres dimensiones . debiendo de añadirse a las otras tres componentes de la tensión.20) Materiales anisótropos. tenemos ax v<ry v <j z e* = ¥ . siendo consecuencia de que la energía es un invariante independiente del camino seguido para alcanzar un estado de deformación dado.18) en la cual E es el módulo de elasticidad y u el coeficiente de Poisson.v) 1 0 0 0 (1 — 2 ^ ) / [ 2 ( l . la matriz D resulta D E ( 1 . Para el caso particular de dilatación térmica isótropa. (La necesidad de simetría de la matriz D se deduce del teorema de la reciprocidad de Maxwell-Betti. lo que implica que com o máximo podrá haber seis constantes independientes en la matriz D . y comparando ésta con la Ec.) .4.y) 0 v¡{\ .. En este caso la tensión normal az no es nula.13). las propiedades del material deben presentar simetría.É + a9 V(TZ V<TX &y ~ ~ E ~ + Ü 2(1 + u)rxy 7 xy = ~E + a 0e (3. (3.

Los materiales de este tipo tienen sólo cinco constantes elásticas independientes. cuyas propiedades presentan una simetría de revolución dentro del plano de cada estrato. Las relaciones generales entre tensiones y deformaciones son en este caso. siguiendo la notación de Lekhnitskii4 y tomando el eje y perpendicular a los estratos (despreciando la deformación inicial).°v £y~ V 2(Tz e2 E2 e2 v-ia y VlCTx £Z = ~ E. Un caso de interés práctico especial es el del material “ estratificado” o con isotropía transversal.3 Material estratificado (con isotropía transversal). G 2 y ^2 a una dirección normal a éste.3: o~x V 2&y V\(Tx £x = É ¡~ ~ É 2 e 4. T ~~E: 7 + t 2 (1 + Ixz - „ 4 . según la Figura 3.54 El Método de los Elementos Finitos Figura 3. y E 2. '1 1 I x y =-Q-'Jxy l y z ~ 0 ¡ Tyz en las que las constantes Ex y v\ (G i es dependiente) están asociadas al comportamiento en el plano de cada estrato. .

Te' = aTe o bien e'T D V = de donde se deduce la Ec. hipótesis que tiende a ser tanto más cierta a medida que disminuye el tamaño .* 0 m ( 1 + 1^1 )(1 — Vi — 2nv\) en el caso de deformación plana.15).Vi - 2 n v ¡) (3.2. la dirección de los estratos está inclinada respecto del eje x .25) donde T es la misma que aparece en la Ec. N nv2 n v2 1 0 0 0 m ( 1 — t l v \) 1 0 (3. (2.13) mediante los coeficientes K\j — J B ^ D B jí d xdy (3. Cuando.5 Matriz de rigidez.TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 55 La matriz D en dos dimensiones se hace ahora. La matriz de rigidez del elemento ijm viene definida a partir de la relación general de la Ec. o bien D= ______ * ______ (1 + )(1 n (l — n v l) nv2(l + ui) 0 . es fácil demostrar que D = T 'D 'T 1 (3. Si el espesor del elemento se supone constante.15) (ver también Capítulo 1). Suponiendo que D / relacione tensiones y deformaciones en el sistema de coordenadas inclinado (xr. tomando E if E 2 = n y G 2IE 2 = m .23) en el caso de tensión plana. Si los sistemas de tensiones a 1y <r corresponden a e1y e. (3.25) por sustitución de la Ec.26) en la que t es el espesor del elemento y donde la integración se efectúa sobre la superficie del triángulo.24) nv2(l + v¡) (1 . se tiene entonces por la igualdad del trabajo <r. (3.2. com o en la Figura 3. 1/ ) . 3. respectivamente. será necesario efectuar una transformación para obtener la matriz D en el sistema más general de coordenadas. (3.

(3. Expresiones similares pueden deducirse para las fuerzas debidas a las tensiones iniciales. se transforma en (f¿)f0 = -B fD e o íA .13). com o ninguna de las matrices contiene a x o j/.27) donde A es el área del triángulo [definido ya en la Ec. Esta expresión es ya suficientemente explícita para el cálculo dejando para el computador las operaciones matriciales. En el Apéndice 3 se dan algunas formas generales de integración relativas a los triángulos. según la Ec. (3. (3. etc. cada elemento de superficie unidad en el plano xy está sujeto a las fuerzas: b= { . (2. entonces. la cual tras integrar. 3. Además. Com o ya no es constante la integración se ha de efectuar explícitamente.6 Fuerzas nodales debidas a las deformaciones iniciales. tendremos sencillamente K ^ = B f D B . (3. los cálculos se simplifican si situamos el origen de coordenadas en el centro de gravedad del elemento. Entonces J x dx dy = y haciendo uso de la Ec. (3.7). } en la dirección de los ejes correspondientes. la contribución de dichas fuerzas a las que actúan en cada nodo del elemento viene dada por o bien.5)]. etc.13).El Método de los Elementos Finitos 56 de los elementos. En este caso particular.7 Fuerzas másicas distribuidas.28) Estas fuerzas debidas a la “ deformación inicial” se reparten entre los nodos de manera desigual y exigen un cálculo preciso.29) si las fuerzas másicas bx y by son constantes.2. En el caso general de tensión o deformación plana.8) J y dx dy = 0 .2. 1 \h / N-i dx dy. Vienen dadas directamente por la expresión (2. . tA (3. según la Ec. 3.

Explícitamente. obteniéndose 4.32) y es este potencial. (c). las fuerzas másicas se definen en función de un potencial de fuerzas másicas <£.6). lo que conocemos en toda la región. bj. estando especificado en los puntos nodales. Cm]<f> /2 A (3. [bt.31) lo que significa simplemente que el sistema de fuerzas que actúan en las direcciones x e y debidas a las fuerzas másicas se distribuyen entre los nodos en tres partes iguales. para todo el elemento - Oy bx by } 3 bX by (3.35) El vector de las fuerzas nodales debidas al potencial de fuerzas másicas reemplazará ahora la expresión (3.5a).TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 57 según las relaciones (3.2. es decir.33) y debe corresponder a valores constantes de bx y by . <¡> deberá variar linealmente dentro del elemento.8 Potencial de fuerzas másicas. Si <fr€ representa los tres valores del potencial asociado a los nodos del elemento. si (3. 3. N m j # (3.31) por . más que los valores de bx y by. (3. (b ). En muchos casos. = [Ni. tal que hx~ ~ d x hy~ ~ d y (3.4) a (3.34) Así pues. La “función de form a” de esta variación deberá venir dada evidentemente por un procedimiento análogo al seguido para deducir las Ecs. Este hecho se corresponde con lo que se intuye físicamente y con frecuencia ha sido supuesto implícitamente. N j . Cj. b m ]? / 2A bx = — dx by — ^ — [c¿.

3. Según la hipótesis básica. en el límite de las subdivisiones. el ingeniero puede estimar a priori el grado . Las fórmulas obtenidas nos permiten ensamblar la matriz de rigidez completa de la estructura y obtener los valores de los desplazamientos. la energía total de deformación que se obtiene durante un estado de aproximación cualquiera es menor que la energía de deformación verdadera correspondiente a la solución exacta. digamos. bm c ¿. Es corriente suponer que éstas actúan en el centro de gravedad del elemento. (2. se puede estimar el error por comparación con soluciones exactas conocidas o mediante el estudio de la convergencia. y por tanto la importancia práctica de este límite no es muy grande. tal como se han formulado en la Sección 3. Otra posibilidad consiste en obtener el valor de las tensiones de los nodos com o media de los valores en los elementos adyacentes. proporcionados por la aproximación. las tensiones son constantes dentro del elemento.3 Ejem plos. Es habitual preparar el trabajo para que el computador calcule las tensiones y direcciones principales de cada elemento. una solución por series de Fourier de la que se toma un número limitado de términos.16) se obtiene haciendo las sustituciones adecuadas para cada elemento. pero las ventajas obtenidas no parecen muy considerables.> cm bu hv Cj. Estimación de la precisión No hay duda de que la solución de problemas de elasticidad plana. bm cm bit bj. c . La matriz de tensiones expresada en forma general en la Ec. debe hacerse hincapié en que esto no es necesariamente cierto para cada punto individual del continuo. Lo importante para el ingeniero es conocer el grado de precisión alcanzable en los problemas más corrientes para una subdivisión dada.9 Cálculo de las tensiones. utilizando dos o más tamaños de subdivisión. cii Cj. para cualesquiera subdivisiones existe una solución aproximada similar a. una solución exacta.2 es.58 El Método de los Elementos Finitos bi. Y. (3. siguiéndose este criterio en la mayoría de los ejemplos de este Capítulo. Utilizando su experiencia. Sin embargo.36) bm Cm 3. serán en conjunto inferiores a los reales. por supuesto. Como ya se ha explicado en el Capítulo 2 . y por consiguiente también de las tensiones.2. Con esta idea se han empleado diferentes métodos de “ ponderación” basados en consideraciones empíricas. En cada caso particular. En la práctica significa que los valores de los desplazamientos.

la solución obtenida por elementos finitos y X \ X 0 00 -0 07 0 07 X o oo -0 07 -oo6 y yy yy X X / X 0 00 -0 09 -oo» 1 -ou 0-07 007 X -0 45 oo 7 . ax y rxy por este orden). . 3. Parte de esta experiencia podría quizás adquirirse con los ejemplos que se consideran en este libro.3.0 07 -oo* -ou X X^ -0 *5 -o os -o o s -o** -o os ooi / yy X X y yy -0*3 oo4 .o o* 1 Medias nodales 0 Valores en el centro de los triángulos 1 Figura 3.1 Campo de tensiones uniforme.o o» —o -ooi .o os X L J X -007 -007 y yy / /y -OIS o 07 0 07 V -O H .4 Flexión pura de una viga resuelta mediante una malla no tupida de elementos triangulares (se reseñan los valores de ery.TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 59 de aproximación implicado en un problema específico para una subdivisión dada. Dirigiremos nuestra atención en primer lugar hacia algunos problemas sencillos para los cuales existen soluciones exactas. Si la solución exacta es en realidad un campo de tensiones uniforme.

60 El Método de los Elementos Finitos coincidirá con la exacta. según pequeñas variaciones de igual valor. i/2 = 0. Gxy = 0.3. Ex = Ex = 1. (En el Capítulo 12 se trata de los puntos óptimos para cálculo de tensiones.1. En la práctica se usa frecuentemente la representación de las tensiones por los valores medios nodales para mejorar la aproximación.4 se muestra el ejemplo sencillo de una viga sometida a un momento flector constante. com o se muestra en la Figura 3. obteniéndose una mejor representación de conjunto. ^ = 0. (fe) Material estratificado ortótropo. siendo no obstante muy útil com o primera comprobación de los programas escritos para computador. Figura 3. encontramos representadas con gran aproximación las tensiones exactas.5 Orificio circular en un campo de tensiones uniforme: (a) Material isótropo. . con una subdivisión medianamente grosera. Evidentemente. Esto es un corolario obvio de la formulación. Se ve en seguida que las tensiones axiales (o'y) dadas por el elemento se aproximan a los valores exactos.) Las componentes horizontal y tangencial de la tensión difieren también de los valores exactos (que son simplemente cero).4.2 Campo de tensiones variable linealmente. 3. advirtamos por otra parte que sus valores oscilan alrededor de los valores exactos. En los nodos interiores. si tomamos el valor medio de las tensiones de los elementos adyacentes. y de hecho si cada uno de los valores constantes de la tensión se asocia al centro de gravedad de cada elemento y se representan gráficamente. sea cualquiera la subdivisión utilizada. Ey = E2 = 3. en este caso la hipótesis básica de tensión constante dentro de cada elemento implica que la solución será sólo aproximada. la línea que mejor “ se ajusta” a dichos valores representa la distribución exacta de tensiones.42. En las caras exteriores dicho valor medio no da. Sin embargo. En la Figura 3. sin embargo. resultados tan buenos.

6 se representa un ejemplo más real. En las Figuras 3. tensiones térmicas o de . cuando la precisión requiere seguir este procedimiento. Para afinar los resultados se puede seguir además un proceso de ponderación de los valores medios en las proximidades de las caras de la estructura. 3. 3.TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA ___ Solución exacta para una placa infinita o Solución por elementos finitos 61 Figura 3. sin embargo.7 En capítulos posteriores veremos que pueden obtenerse resultados aún más precisos utilizando elementos más elaborados. Aquí se considera la distribución de tensiones alrededor de un orificio circular en un material isótropo y en otro anisótropo estratificado. En la Figura 3. para condiciones de tensión uniforme .5.3 Concentración de tensiones.6 se puede comprobar el alto grado de precisión alcanzable. El problema de refinar una malla de forma lógica para llegar a la precisión deseada se discutirá en el Capítulo 14.4 A lg u n a s a p lica cio n e s p rá ctica s Evidentemente.3. las aplicaciones prácticas del m étodo no tienen límite y el m étodo de los elementos finitos ha reemplazado a las técnicas experimentales para problemas planos debido a su gran precisión. utilizar una malla más tupida. Sin dogmatizar sobre este punto. que permite un estudio más detallado en la región donde se esperan gradientes de tensión elevados.6 Comparación de los resultados teóricos y mediante elementos finitos para los casos (a) y ( 6 ) de la Figura 3. los fundamentos del análisis permanecen iguales. La facilidad para tratar problemas de anisotropía.3. comparándose algunos de los resultados con las soluciones exactas .6 Se ha utilizado una división en elementos gradual. parece preferible.5 y 3. bajo coste y versatilidad.

.

aunque quizás deba mencionarse que se encontró ventajoso “ automatizar” el cálculo de las fuerzas nodales debidas al peso propio. En vasijas de presión de acero o en los fuselajes de aviones se han de practicar orificios en revestimientos sometidos a tensiones.7). La región heterogénea que comprende la cimentación está sometida a condiciones de deformación plana. Se analiza aquí una presa de contrafuertes cimentada sobre una masa rocosa algo compleja. Con relación al efecto de las cargas exteriores o al del peso propio. Nótese la extensión más bien grande de la región introducida en el análisis y la disminución gradual del tamaño de los elementos de la malla. 3.8). 3. Este fenómeno es de gran interés para geólogos e ingenieros relacionados con la mecánica de rocas. además. asignando a éste valores convenientes.TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 63 fuerzas distribuidas se suma a sus ventajas. y la dirección de los estratos varía de punto a punto.9). presenta “isotropía transversal” . a los que se asignan los espesores convenientes.7. El gráfico de tensiones muestra el desarrollo de la zona sometida a tracciones.9 (Figura 3.2 Valle anisótropo sujeto a tensiones tectónicas6(Figura 3. mientras que la presa en sí se considera com o una placa (tensión plana) de espesor variable. el espesor del mismo revestimiento se aumenta para reducir las tensiones debidas a los efectos de concentración. El conducto que penetra proporciona en sí un cierto refuerzo alrededor del borde y. Este último procedimiento es el seguido en el problema representado en la Figura 3. no surge ningún problema de análisis particular. que da algunas de las tensiones que aparecen en las proximidades de la abertura. El material está estratificado. Se considera un valle simétrico sujeto a tensiones horizontales uniformes.4. o más fácilmente en un programa general mediante elementos triangulares muy delgados del tipo usual. Daremos ahora algunos ejemplos de aplicación real a problemas técnicos complicados. Los elementos se escogen de manera que sigan la variación del espesor.3 Presa sometida a presiones hidrostáticas internas y externas8. 3. Cuando se consideran las presiones intersticiales.4.4. o sea. La estrecha zona de material grueso alrededor del borde se puede representar por elementos especiales tipo viga. El análisis de este tipo de problemas com o casos de tensión plana no presenta dificultad. Es bien conocido que en un material poroso la presión del agua se transmite a la estructura com o una fuerza másica de valor . ciertas explicaciones.1 Distribución de tensiones en torno de un orificio reforzado (Figura 3. la situación requiere. quizás.

(Deformación plana. La presión intersticial p es ahora. 170 nodos. un potencial de fuerzas másicas com o el definido en las expresiones (3.8 Valle con estratos curvos sometido a tensión tectónica horizontal. 298 elementos. de hecho.9 se muestra la subdivisión en elementos de la región y el croquis de la presa.64 El Método de los Elementos Finitos Figura 3.) y que entonces no es necesario considerar la presión exterior. En la Figura 3.32). .

(a) Sección del contrafuerte analizada. Hipótesis de tensión plana en la presa y de deformación plana en la cimentación. ( 6 ) Zona de cimentación considerada y división en elementos finitos. .TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 65 (a) \ Falla ^ (hipótesis de \ desplazamiento libre) Arena alterada E 10 Arena E q = \EC Hipótesis de movimiento nulo Hipótesis de movimiento nulo ib) Figura 3.9 Análisis tensional de una presa de contrafuertes.

66 El Método de los Elementos Finitos . Las tensiones principales debidas al peso propio se combinan con la presión del agua que se supone actúa: (a) como fuerza exterior.9.10 Análisis tensional de la presa de contrafuertes de la Figura 3.Figura 3. (b) como fuerza másica debida a la presión intersticial.

1. pero el incremento de tensiones debido a la segunda hipótesis es importante.c 0) + <r' (3.37) es que en la deformación de la fase sólida sólo tiene importancia la tensión efectiva. (3.10)] encontramos que se obtiene de nuevo la Ec.13b) con la fuerza adicional — í B r m pd(vol) JV' (3. lve B r m N ' d(vol)pe (3. Las tracciones que se originan en el anterior ejemplo de la presa causarán sin duda fisuración en la roca. Estas representan las fuerzas de interacción entre las partículas sólidas y se definen com o sigue en función de las tensiones totales tr y de las presiones insterticiales p.TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA 67 En las Figuras 3. Las tensiones calculadas aquí son las llamadas tensiones “efectivas” . Si la situación que se produce cuando la fisura se propague es estable.10). (2. (2. 3. es decir.4.40)] y es empleada en la actualidad muy frecuentemente en la práctica. <r' = D '(e . suponiendo que actúa com o carga exterior o. (2. Esto conduce inmediatamente a otra posibilidad de formulación .12). com o ocurre en el estudio de suelos. . Expresando la ecuación constitutiva (2.4 Fisuración.5) en función de las tensiones efectivas.38) o sea. alternativamente. cr = <r + mp mr = [1. Ambas soluciones indican grandes zonas de tracción. suprimiendo simplemente de la tensión total la componente debida a la presión hidrostática . 11 Si examinamos la condición de equilibrio de la Ec.39) y sustituyendo ésta en la ecuación de equilibrio [Ec. La hipótesis fundamental para obtener las fuerzas másicas de la Ec. (2. la fuerza se convierte en J.0] (3.41) Esta otra forma de introducir los efectos de la presión intersticial permite utilizar interpolación discontinua para p [puesto que no existen derivadas en la Ec. si p se interpola mediante funciones de forma N'^. advertimos que la misma está escrita en función de las tensiones totales. podrá considerarse que la presa es segura. empleando la matriz D 1 en la matriz de rigidez y aumentando los términos de fuerzas de la Ec.40) o. 10 La tensión efectiva es de especial importancia en la mecánica de los medios porosos. rocas u hormigón. (3.10 (a) y (fe) se muestran las tensiones que resultan del efecto del peso propio de la presa y las debidas a la presión del agua. com o presión intersticial interna.

El Método de los Elementos Finitos

68

Compresión (-)
Agua arriba
Zona de tracciones

Zona físurada
(se considera
el material
con E — 0 )

Zona de tracciones, pero
las tracciones son menores
que las probables compresiones
iniciales de la roca
Figura 3.11 Tensiones en una presa de contrafuertes. La introducción de una
“fisura” modifica la distribución de tensiones [mismo estado de cargas
que en la Figura 3.10(6)].

Temperatura en esta región — 15° F
La temperatura disminuye
linealmente en esta zona A*,

Tracción ( + ) /


f

*

Compresión (-)
1 00

200

lb/pulg

2

La flecha indica
| tracciones
lb/pulg

2

La temperatura no varia en la cimentación
Figura 3.12 Análisis tensional de una presa de contrafuertes. Tensiones térmicas
debidas a un descenso de temperatura de 15° F en la zona sombreada.
(E = 3 x 10® lb/pulg.2, a = 6 x 1 0 ' 6 /°F ).

TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA

69

Figura 3.13 Presa con aliviadero y cables pretensados.
Se puede introducir muy fácilmente el efecto de las fisuras en el análisis
asignando valores nulos al módulo de elasticidad de ciertos elementos
escogidos. En la Figura 3.11 se muestra el análisis para una amplia cuña
fisurada, pudiendo observarse que la amplitud de la zona agrietada no origina
tensiones dentro del cuerpo de la presa.
Se puede desarrollar un procedimiento más elaborado para seguir la
propagación de fisuras y la redistribución de tensiones resultante. 12
3.4.5 Tensiones térmicas. Com o ejemplo de cálculo de tensiones térmicas
se representa la misma presa bajo la hipótesis de una distribución de
temperatura sencilla. En la Figura 3.12 se dan los resultados de este análisis.
3.4.6 Presas de gravedad. La presa de contrafuertes es un ejemplo natural de
la aplicación del método de los elementos finitos. Otros tipos, com o presas
de gravedad con o sin aliviadero u otros accesorios, pueden también tratarse
con gran sencillez. La Figura 3.13 muestra el análisis de una presa de gran
tamaño con aliviadero y compuertas en coronación.
Es evidente que este caso implica una aproximación consistente en
adoptar un análisis bidimensional en las proximidades del cambio brusco
de sección que se produce en las zonas donde el aliviadero se une al cuerpo

"J

o

5?

Figura 3.14 Central eléctrica subterránea. Malla usada para el análisis.

\

\

TENSIÓN
Y DEFORMACIÓN
PL A N A

250 000 lb/piesa

i

i

3.15 Central eléctrica subterránea. Gráfico de las tensiones principales.

Indica tracción

El Método de los Elementos Finitos

72

principal de la presa, pero esto conduce sólo a errores localizados.
Es importante hacer notar aquí que, en uno de los casos se usó una
malla de tamaños gradualmente variables para estudiar la concentración de
tensiones en la presa y el comportamiento de la cimentación. La variación
lineal entre los tamaños de los elementos más grandes y los más pequeños es
del orden de 30 a 1 (los elementos mayores se encuentran en la cimentación
y no aparecen en la figura).
3.4.7 Central eléctrica subterránea. Este último ejemplo, ilustrado en las
Figuras 3.14 y 3.15, muestra una aplicación a gran escala muy interesante.
En este caso, las tensiones principales están representadas gráficamente de
forma automática. Para el análisis se emplearon numerosos valores de la
tensión inicial <r0 muy diferentes entre sí, debido a la incertidumbre en el
conocimiento de las condiciones geológicas. La rapidez en la solución y en
la representación gráfica de las tensiones permitió encontrar los límites de
variación de éstas y tomar una decisión técnicamente adecuada. En este
ejemplo, los contornos exteriores se tomaron suficientemente alejados y fijos
(u = v = 0). Sin embargo, se podía, haber hecho urr mejor tratamiento
usando elementos infinitos, com o se describe en la Sección 8.13.
3.5

T r a ta m ie n to p a rticu la r d e
m a teria les in co m p r e s ib le s

la

d e fo r m a c ió n

p la n a

en

los

Se habrá apreciado que la relación (3.20) que define la matriz de
elasticidad D de un material isótropo pierde sentido cuando el coeficiente
de Poisson toma el valor 0.5 puesto que el factor entre paréntesis se hace
infinito. Una manera sencilla de sortear esta dificultad es emplear valores del
coeficiente de Poisson cercanos a 0.5 pero no iguales a éste. La experiencia
muestra, no obstante, que si se hace esto la solución se deteriora, a menos que
se sigan formulaciones especiales com o las que se exponen en el Capítulo 1 2 .
Herrmann 13 ha sugerido otro procedimiento que implica la utilización de una
formulación variacional diferente y que será examinada en los Capítulos 12
y 13.
3.6 O b s e rv a ció n final
En los siguientes capítulos se introducirán elementos que proporcionan
mucha mejor precisión para el mismo número de grados de libertad en un
problema particular. Esto ha llevado a creer que el sencillo triángulo usado
aquí está completamente obsoleto. Sin embargo, en los últimos años, su
extrema simplicidad lo ha llevado a ser de nuevo usado en la práctica.
R e fe re n cia s
1.

M.J. TURNER, R.W. CLOUGH, H.C. MARTIN y L.J. TOPP, “Stiffness and
defiection analysis of complex structures” , J. Aero. Sci., 23, 805-23, 1956.

TENSIÓN Y DEFORMACIÓN PLANA

73

2. R.W. CLOUGH, “The finite element in plañe stress analysis” , Proc. 2nd. ASCE.
Conf. on Electronic Computation, Pittsburg, Pa., Sept. 1960.
3. S. TIMOSHENKO y J.N. GOODIER, Theory of Elasticity, 2nd ed., McGrawHill, 1951.
4. S.G. LEKHNITSKII, Theory of Elasticity of an Anisotropic Elastic Body,
(Traducido del ruso por P.Fern), Holden Day, San Francisco, 1963.
5. R.F.S. HEARMON, An Introduction to Applied Anisotropic Elasticity, Oxford
Univ. Press, 1961.
6 . O.C. ZIENKIEWICZ, Y.K. CHEUNG y K.G. STAGG, “ Stresses in anisotropic
media with particular reference to problems of rock mechanics” , J. Strain
Analysis, 1 , 172-82, 1966.
7. G.N. SAVIN, Stress Concentration Around Holes (Traducido del ruso),
Pergamon Press, 1961.
8 . O.C. ZIENKIEWICZ y Y.K. CHEUNG, “Buttress dams on complex rock
foundations” , Water Power, 16, 193, 1964.
9. O.C. ZIENKIEWICZ y Y.K. CHEUNG, “Stresses in buttress dams” , Water
Power, 17, 69, 1965.
10. K. TERZHAGI, Theoretical Soil Mechanics, Wiley, 1943.
1 1 . O.C. ZIENKIEWICZ, C. HUMPHESON y R.W. LEWIS, “A unified approach to
soil mechanics problems, including plasticity and visco-plasticity” , Int. Symp. on
Numerical Methods in Soil and Rock Mechanics, Karlsruhe, 1975. Ver también
Capítulo 4 de Finite Elements en Geomechanics (ed. G. Gudehus), 151-78,
Wiley, 1977.
1 2 . O.C Zienkiewicz, Finite Element Method, 3rd ed., McGraw-Hill, 1977.
13. L.R. HERRMANN, “Elasticity equations for incompressible, or nearly incompressible materials by a variational theorem” , JAIAA., 3, 1896, 1965.

Capítulo 4
ArsAi^isis DE TENSIONES EN
CUERPOS DE REVOLUCIÓN
4.1

Introducción

El problema de la distribución de tensiones en cuerpos de revolución
(sólidos axisimétricos) sometidos a cargas de revolución es de considerable
interés práctico. Los problemas matemáticos que se presentan son muy
similares a los de tensión y deformación plana ya que, una vez más, el
problema es bidimensional. 1,2 Por simetría, el estado de deformación, y
por consiguiente también el de tensión, de una sección plana cualquiera
perpendicular al eje de simetría del cuerpo viene definido completamente
por las dos componentes de los desplazamientos. En la Figura 4.1 se
muestra una de tales secciones. Si r y z representan respectivamente las
coordenadas radial y axial de un punto, siendo u y v los desplazamientos
correspondientes, es fácil ver que se pueden usar precisamente las mismas
funciones de desplazamientos utilizadas en el Capítulo 3 para definir los
desplazamientos dentro del elemento triangular i , j , m que se muestra en
la figura.
El volumen de material asociado a un “elemento” es ahora el de un
sólido de revolución com o el de la Figura 4.1, y a él hemos de referir todas
las integraciones.
De nuevo emplearemos el elemento triangular a efectos ilustrativos,
poseyendo las relaciones que se obtengan un carácter completamente general.
Se ha demostrado ya que en los problemas de tensión o deformación
planas el trabajo interno está ligado a las tres componentes de la deformación
situadas en el plano de coordenadas, no apareciendo la componente de la
tensión normal a dicho plano por ser nulos los valores tanto de dicha tensión
com o de la deformación.
En los problemas de revolución todo desplazamiento radial induce
automáticamente una deformación en dirección circunferencial, y com o las
tensiones en esa dirección son ciertamente distintas de cero, habría de
considerarse esta cuarta componente de la deformación y la de tensión
asociada a ella. Este es el punto clave que marca la diferencia esencial en el
tratamiento de los problemas de revolución.
Encontrará el lector que el álgebra implicada en este capítulo es algo más
tediosa que la del anterior, pero en esencia las operaciones a efectuar vuelven
a ser las mismas, siguiendo la formulación general del Capítulo 2.
75

76

El Método de los Elementos Finitos

Figura 4.1 Elemento finito de un sólido de revolución.

4.2

Características de los elementos

4.2.1 Función de desplazamientos. Utilizando elementos de forma triangular
(Figura 4.1) con los nodos ¿, j , m numerados en sentido contrario al de las
agujas del reloj, definimos com o sigue los desplazamientos nodales por sus
dos componentes

« .=

{:• }

( 4 -1 )

y los desplazamientos de cada elemento por el vector

ae =

j J
a*

(4.2)

Evidentemente, tal com o se hizo en la Sección 3.2.1, se puede emplear un
polinomio lineal para definir de manera única los desplazamientos dentro del
elemento. Puesto que el álgebra a desarrollar es idéntica a la del Capítulo 4,
no se repetirá de nuevo. El campo de desplazamientos viene nuevamente
dado por la Ec. (3.7).

U

= | “ | = [IJV,-, I N j , IiVm)a'

(4.3)

ANÁLISIS DE TENSIONES EN CUERPOS DE REVOLUCIÓN

_

77

a j + bir + c iz

2A

siendo I una matriz unitaria 2 x 2 . En la expresión anterior,
&Í = r j z m ~ r m Z}

b{ = Zj - zm = zjm

=

1*j =

(4.4)

Tm j

etc., siguiendo un orden cíclico. De nuevo A es el área del triángulo.
4.2.2 Deformación (total). Com o se dijo anteriormente, aquí hemos de
considerar cuatro componentes de la deformación. Estas son, en realidad,
todas las componentes de la deformación no nulas posibles en un sólido de
revolución. En la Figura 4.2 se muestran y definen dichas deformaciones y
las tensiones asociadas.
El vector deformación que se define a continuación agrupa las
componentes de la deformación a considerar, definiéndolas en función de los
desplazamientos de un punto. Las expresiones empleadas son casi evidentes
por sí mismas y no se deducirán aquí. El lector interesado puede consultar
cualquier texto de elasticidad general3 donde hallará la demostración de todas
estas relaciones. Así pues, tenemos

Figura 4.2 Deformaciones y tensiones que intervienen en el análisis
de sólidos de revolución.

El Método de los Elementos Finitos

78

f

dv

'

dz
du
dr
u

>— <
£9 |
Ir, )

— Su

(4.5)

r
du

dv

, dz ^ dr >
Haciendo uso de las funciones de desplazamiento definidas en las Ecs. (4.3)
y (4.4) obtenemos

e — B a — [B¿, B j, B m]a€
donde
0

dNi
dz

dNj
B,

dr

l N>

0

0

dN t

dNt

dz

dr

2A

ai
— +
r

0,

+

etc.

(4.6)

Debido a que en la matriz B figurarán las coordenadas r y z, las
deformaciones ya no son constantes dentro de cada elemento com o en los
casos de tensión o deformación plana. Esta variación de la deformación se
debe al término eq. Si los desplazamientos que se imponen son tales que u es
proporcional a r, todas las deformaciones serán entonces constantes. Como
éste es el único estado de desplazamiento que coincide con la deformación
constante, está claro que la función de desplazamientos satisface el criterio
básico del Capítulo 2.
4.2.3 Deformación inicial ( deformación térmica). En general, se tendrán
cuatro componentes independientes para el vector de deformaciones iniciales:

£0

(4.7)

Y aunque éste, generalmente, puede variar dentro del elemento, será
conveniente tomar allí la deformación inicial com o constante.
El caso más frecuente de deformaciones iniciales es el debido a dilatación
térmica. Para un material isótropo tendremos entonces

ANÁLISIS DE TENSIONES EN CUERPOS DE REVOLUCIÓN

So

79

(4.8)

donde 0e es el incremento medio de temperatura en un elemento y a es el
coeficiente de dilatación térmica.
No es necesario considerar el caso general de anisotropía puesto que sería
imposible alcanzar simetría axial en esas circunstancias. Un caso de cierto
interés práctico es el de un material “estratificado” , similar al estudiado en
el Capítulo 4, cuyo plano de isotropía sea perpendicular al eje de simetría
(Figura 4.3). Son posibles aquí dos coeficientes de dilatación diferentes: uno
en la dirección del eje a z y otro en el plano normal al mismo, a r .
En tal caso, la deformación térmica inicial es

e0 =

Figura 4.3 Material estratificado con simetría de revolución.

(4.9)

El Método de los Elementos Finitos

80

Casos prácticos de tal anisotropía “estratificada” se dan frecuentemente
en la construcción de piezas laminadas o de fibra de vidrio.
4.2.4 Matriz de elasticidad.
La matriz de elasticidad D relaciona las
deformaciones e y las tensiones <r mediante la expresión general [Ec. (2.5)]

<r =

= D (e - c0) +

Se considerará en primer lugar el material anisótropo “estratificado” , ya
que el caso de material isótropo puede considerarse sencillamente com o caso
particular del anterior.
Material anisótropo estratificado (Figura 4.3). Si el eje z representa
la normal a los planos de los estratos, podemos escribir nuevamente las
ecuaciones (4.22) (prescindiendo además por com odidad de las deformaciones
iniciales) com o sigue:
"2 <Tr
e

_ _ U2<Tz

£r “

Et

2

e

2

El

v i°e

Bi

Et

(4.10)

_ _ V2<Tz _ Ul<Tr i EL
e>

E2

El

El

Tzt
r"
Escribiendo además
G2

*1
Er

E2

tenemos, despejando las tensiones, que
E2
n — ----------------------------------- x
(1 + i/í ) ( 1 - i/i — 2nv\)
1

— v\ n v2(l + is\) ,
n( 1 - nv\)
simétrica

nu2( 1 + í/i)
( i + nv\)n

,

n (l-n v ¡)

,

m( 1 + i/i) x

(4.11)

(1

— Vi

2nv\)

Material isótropo. Para un material isótropo, podemos obtener la matriz
D tomando
E\ — E 2 — E

o

n —1

81

ANÁLISIS DE TENSIONES EN CUERPOS DE REVOLUCIÓN

Ui = i/2 = v
y empleando la conocida relación entre las constantes elásticas isótropas
G2

G

1

E 2 ~ E ~ m ~ 2(1 + v)
Sustituimos en la expresión (4.11) y obtenemos ahora

il —i/ í
E ( 1 - v)
(1

1

,

+ v )( l - 2 v )

li — i/ *
v
\ - v
1

(4.12)
,

o
1

simétrica

- 2v

2(1

- u )

4.2.5 La matriz de rigidez. La matriz de rigidez del elemento ijm puede
calcularse ahora a partir de la relación general Ec. (2.13). Recordando que
la integral de volumen ha de extenderse a todo el anillo de material, tenemos

- 2tt J B - D B , r dr dz

(4.13)

viniendo B expresada por la Ec. (4.6) y D por la Ec. (4.11) o la Ec. (4.12),
dependiendo del material.
No se puede efectuar la integración tan sencillamente com o en el caso
de tensión plana porque la matriz B es función de las coordenadas. Hay
dos alternativas: la primera es una integración numérica; la segunda, una
multiplicación explícita y una integración término a término.
El procedimiento aproximado más sencillo es evaluar B en el centro de
gravedad
ri + rj + rm
T~

3
Zi

+ +
Zj

ZT

En este caso, se obtiene com o primera aproximación
K e{j = 27rB fD B JFA
siendo A el área del triángulo.

(4.14)

la “fuerza exterior” que habrá que introducir en el cálculo será 2irrR Análogamente. si R representa la componente radial de la fuerza por unidad de longitud de la circunferencia de un nodo o de un radio r. 4. Sin embargo.82 El Método de los Elementos Finitos Se podría seguir procedimientos de integración numérica más elaborados calculando el valor del integrando en varios puntos del triángulo. según la Éc. efectúandose dichas integraciones sobre el anillo completo. tienden a la unidad siendo impreciso el cálculo de su logaritmo. Dichos métodos se estudiarán con detalle en el Capítulo 8 . De nuevo. Una razón para ello es la aparición de términos logarítmicos en la formulación exacta que implican cocientes del tipo r ¿ /r m y. cuando el elemento se encuentra a una distancia grande del eje. es importante comprender que las fuerzas nodales representan un efecto combinado de la fuerza actuante a lo largo de la circunferencia del círculo que forma el “nodo” del elemento. (2.2. Con el elemento triangular sencillo utilizado aquí se necesita en cualquier caso una subdivisión en elementos bastante tupida.13). En el caso de problemas bidimensionales com o los estudiados en el capítulo anterior. el reparto de cargas exteriores era tan evidente que no necesitaba ningún comentario aclaratorio. y| en la práctica la mayoría de los programas hacen uso de esta sencilla aproximación. que sorprendentemente es a veces superior. Así. f 6 = —2tv J B TDe 0 rdrdz o sea.6 Fuerzas nodales exteriores.15) . separando términos y advirtiendo que € es constante (4.2. a la integración exacta (véase Capítulo 1 1 ). Ya se tuvo en cuenta esto al calcular las integrales de las expresiones que aparecían en la matriz de rigidez del elemento. La integración “ en un solo punto” sugerida aquí pertenece a esta categoría. de hecho.7 Fuerzas nodales debidas a las deformaciones iniciales. en la dirección del eje el efecto combinado de las fuerzas axiles vendrá representado por 2irrZ 4. ya que es bien conocido que el volumen de un cuerpo de revolución viene dado exactamente por el producto entre el área y la trayectoria descrita por su centroide. entonces la solución converge hacia la solución exacta cuando aumenta indefinidamente el número de elementos4. En el caso presente. sin embargo. puede demostrarse que si la integración numérica es de un orden tal que permite determinar exactamente el volumen del elemento.

Además. (4.7 se demuestra fácilmente que la primera aproximación.8 Fuerzas másicas distribuidas. Se observa inmediatamente que se puede emplear otra vez una expresión aproximada mediante valores en el centro de gravedad f f = .20) Aunque estas expresiones no son exactas. puesto que éstas están en equilibrio. si las fuerzas másicas son constantes.8. a la fuerza centrífuga en miembros de máquinas rotatorias. se encontrará que el término que expresa el error decrece al reducirse el tamaño de los elementos y.17) Las fuerzas debidas a las tensiones iniciales se calcularían de manera idéntica. . da por resultado ff . o sea.16) Se puede efectuar la integración de manera similar a la seguida para determinar la rigidez.2.2 j r B f D e 0? A (4. Si las fuerzas másicas vienen dadas por un potencial similar al definido en la Sección 3. la velocidad de convergencia se mantiene inalterada. Representemos esas fuerzas por b= { í } <4-18> por unidad de volumen de material en las direcciones de respectivamente. o a la presión intersticial. 4. tal com o se verá en el Capítulo 1 1 . obtenemos ff = - 2 tr J INi |br | r dr dz r y z. En problemas de revolución se presentan con frecuencia fuerzas másicas distribuidas.2.2.. com o las debidas a la gravedad (si actúa en la dirección del eje z ). Mediante la ecuación general (2.19) Empleando un sistema de coordenadas similar al de la Sección 3.13).ANÁLISIS DE TENSIONES EN CUERPOS DE REVOLUCIÓN ff = -2tt ( y 83 r dr dz^j De0 (4. no se introducirán grandes inexactitudes.2 tt | l rz } ? A /3 (4.

4. En la Figura 4. Un problema para el que existe una solución exacta y en el que los gradientes de tensiones son prácticamente lineales es el de una esfera sometida a presión interior.3) nos proporciona aquí.23) Se encontrará que los valores de las tensiones entre elementos oscilan ligeramente. Conviene. y en la Figura 4. las tensiones varían ahora a través del elemento. Por ejemplo. (4. determinar la tensión media en el centro del elemento. nótese la oscilación de las tensiones alrededor de los valores exactos. En la Figura 4. (4.4(a) se muestran las tensiones en el centro de gravedad obtenidas mediante una malla bastante grosera. En la Figura 4.5 se comparan con la solución exacta los desplazamientos en los nodos.6). aunque la solución exacta es independiente del mismo).5) y (4. pudiéndose alcanzar una mejor aproximación calculando el valor medio de las tensiones nodales.6) y (2. pues.9 Cálculo de las tensiones. com o era de esperar. En muchos problemas las fuerzas másicas varían proporcionalmente a r. . se puede emplear de nuevo una expresión equivalente a la Ec. Esto es además un corolario evidente de la capacidad de la función de desplazamientos para reproducir condiciones de deformación constantes. Com o se habrá advertido en las Ecs.4 (c) se consigue una mejora aún mayor tom ando los valores medios por elementos. (Esta oscilación se hace aún más pronunciada para valores más altos del coeficiente de Poisson. Una muestra de la precisión que es posible alcanzar es la proximidad a la solución exacta que muestran los resultados incluso cuando se usa una malla grosera. Nuevamente.22) donde u> es la velocidad angular y p la densidad del material.6 se han calculado las tensiones térmicas en la misma esfera para la variación estacionaria de temperatura que se muestra.84 El Método de los Elementos Finitos y si dicho potencial está definido linealmente por sus valores nodales. 4 .3 A lg u n o s e je m p lo s d e c o m p r o b a c ió n Los ejemplos de comprobación com o los de un cilindro bajo tensión axial o radial constante dan. queda de manifiesto la excelente precisión al comparar con la solución exacta.36) con el mismo grado de aproximación. La matriz de tensiones resultante de las Ec. soluciones que se porresponden con las exactas. en máquinas rotatorias las fuerzas centrífugas son br = u>2pr (4.4(6) se muestra cóm o la aproximación es mucho mejor si se toman los valores medios de las tensiones en los nodos. En la Figura 4.D c 0 + «’o (4.2. (4. com o siempre v 6 = D B a c .

( 6 ) malla triangular -valores medios nodales.4 Tensiones en una esfera sometida a presión interior. (Coeficiente de Poisson v — 0. .85 Eje de revolución ANÁLISIS DE TENSIONES EN CUERPOS DE REVOLUCIÓN Figura 4.3): (a) malla triangular -valores en el centro de los triángulos. (c) malla cuadrilateral obtenida tomando la media de los valores en triángulos adyacentes.

( 6 ) valores medios en los ‘cuadriláteros’. .5 Desplazamientos de las superficies interior y exterior de la esfera sometida a las cargas de la Figura 4.6 Esfera sometida a un flujo térmico estacionario.86 El Método de los Elementos Finitos Figura 4. temperatura exterior 0o C): (a) variación de la temperatura y de las tensiones en una sección radial. — Solución exacta ^ A Valores medios en los triángulos O Valores medio en los cuadriláteros Figura 4. (Temperatura interior 100°C.4.

basada a una Malla presión uniforme empleada interior "cuadrilateral" en los valores medios en los cuadriláteros. Figura 4.1 5 ). automática fue generada de forma el análisis (dibujadas para p or por el co m p u ta d o r).7 Vasija de Poisson que v = 0 . autom áticam ente ANÁLISIS DE TENSIONES EN CUERPOS DE REVOLUCIÓN 87 . (Coeficiente (a) debidas Solución tensiones de un reactor: (b) de presión el com p u ta d or.

Se pueden obtener fácilmente resultados similares debidos al efecto de los cables de pretensado introduciendo las cargas nodales producidas por dichos cables. El estado térmico es producido por una transmisión estacionaria de calor. E = 2. Líneas isostáticas en lb/pulg . En la Figura 4.8 Vasija de presión de un reactor. Tensiones térmicas debidas a una transmisión estacionaria de calor. 58x 1 0 ®lb/pulg3. 4.8 se representan las líneas isostáticas debidas a la temperatura.4.1 Vasija de presión de un reactor de hormigón pretensado.4 Aplicaciones prácticas Se ofrecen ahora dos ejemplos de aplicación práctica de programas existentes para distribución de tensiones en sólidos de revolución.15)..7 se muestra la distribución tensional en un prototipo de vasija de presión relativamente sencillo. a = 5 x 10" 6 /°C . En la Figura 4.88 El Método de los Elementos Finitos Figura 4. . Debido a la simetría. * = 0. sólo se analiza la mitad del recipiente y los resultados que se dan aquí se refieren a las componentes de las tensiones originadas por una presión interior.2 (Temperatura interior 400°C. 4. temperatura exterior 0°C. y el mismo se determinó siguiendo el m étodo de los elementos finitos de la manera descrita en el Capítulo 10.

2 Pilote de cimentación.9 se representa la distribución de las tensiones alrededor de un pilote de cimentación que atraviesa dos estratos diferentes. Algunos detalles de este proceso de describen en las referencias 5 y 6 . no presenta ninguna dificultad y se ha tratado con el programa general. 4. Este problema. aunque no es homogéneo.4. seguirá siendo posible dirigir la atención sobre una sección axial aunque el número de grados de libertad aumente ahora a tres. En la Figura 4. . Malla irregular y datos del problema. Si se expresa la variación de la carga a lo largo de la circunferencia en función de armónicos circulares.9 (a) Pilote en terreno estratificado. 4.ANÁLISIS DE TENSIONES EN CUERPOS DE REVOLUCIÓN 89 p = 162 0 0 0 tt Ib Figura 4.5 Cargas asimétricas El m étodo descrito en este capítulo puede ampliarse para incluir los casos de cargas asimétricas.

cóm o ambos casos se incorporaban generalmente en un programa único con un indicador para efectuar los cambios de constantes correspondientes en la matriz D .6 S im e tría d e r e v o lu c ió n . (3-13)] para introducir las deformaciones iniciales. En la deformación plana se pierde de vista la componente crz que ha de ser calculada separadamente. Gráfico también de la solución para el problema de Boussinesq obtenida haciendo — E2 — Apilóte Y comparación de ésta con los valores exactos.El Método de los Elementos Finitos 90 ------- Solución exacta del problema de Boussinesq A Solución por elementos finitos del problema de Boussinesq O— Solución por elementos finitos del problema del pilote o 5 10 15 20 25 Escala de distancias (pies) Tensiones verticales en secciones horizontales Figura 4.9 ( 6 ) Pilote en terreno estratificado. por lo que se recomienda encarecidamente el empleo de una forma alternativa de escribir el caso . Gráfico de las tensiones verticales en secciones horizontales. Esto es un inconveniente (particularmente cuando las leyes constitutivas no son lineales). 4. hubo que emplear expresiones especiales [véase la Ec. d e fo r m a c ió n p la n a y te n sió n p la n a Hemos visto en el capítulo anterior que el anáfisis de la tensión y deformación plana se hace en función de tres componentes de tensión y de deformación y. además. Aún más.

156-7. “Finite element analysis of axi-symmetric solids”. 6. S. 4. R a j u y A . Zienkiewicz y G. pp. R e fe re n cia s 1.tM c G r a w . Capítulo 7. (eds. Si reemplazamos las coordenadas r y z por x e y y cambiamos además en la expresión de la matriz de rigidez el volumen de integración 2irr por 1 de la formulación de revolución puede obtenerse directamente la correspondiente a la de deformación plana. 2. A . K .C. l . aumentada convenientemente con una fila y una columna de ceros. “Structural analysis of axisymmetric solids”. I . I R O N S .E . Z I E N K I E W I C Z . expresada en la Ec. R A S H I D . .. T I M O S H E N K O y J. Si examinamos la definición de deformación de revolución. Proc. Stress Analysis. A . . pp.ANÁLISIS DE TENSIONES EN CUERPOS DE REVOLUCIÓN 91 de deformación plana en función de cuatro componentes de tensión y de deformación com o caso particular de análisis de revolución. J . R . Wiley. 1969. con el simple coste extra de un almacenamiento podemos incluir todos los casos considerados en un formato único. The Finite Element Method. I .C. B . E. se obtienen las condiciones de deformación plana.18) o (3. A . 1965. W .23). 1977. 1965. . A . O. Similarmente podemos incorporar las condiciones de tensión plana. Así pues. 3. Theory of Elasticity.H i l l .A . R . M . ed.R. ed. 1965. E M . C L O U G H y Y. lo que además requiere la substitución de la matriz de revolución D por las Ecs. 1951. J .N. (3.R. Así pues.S. “C o m m e n t o n Stiffness matrices for section element de I. A . S .5). Holister). 71. 91. 7. M c G r a w Hill. W I L S O N . 2269-74. . 3rd. A . 5. C L O U G H . G O O D I E R . 3. O. (4. observamos que r = oo da £q = 0. 2nd. R a o ”. W .C . L.

.

Su equivalente tridimensional es el tetraedro.Capítulo 5 ANÁLISIS TRIDIMENSIONAL DE TENSIONES 5. Parece que fueron Gallagher et al. de hecho. Para adquirir una idea del orden de magnitud de los problemas que se presentan supongamos que la precisión de un triángulo en análisis bidimensional sea comparable a la de un tetraedro en tres dimensiones. que es ordenar la numeración de los nodos y.1 y Melosh 2 los que inicialmente sugirieron el uso de elementos tetraédricos sencillos. Es obvio inmediatamente. ello dará por resultado un número elevado de ecuaciones simultáneas que pueden limitar gravemente la aplicación práctica del m étodo. sin embargo. Más aún.1 Introducción Habrá advertido el lector que llegados a este punto no queda sino un paso más para aplicar el m étodo general de los elementos ñnitos a los problemas de análisis de tensiones en cuerpos tridimensionales. la de representar adecuadamente un cuerpo dividido en elementos com o los mencionados. que el número de elementos tetraédricos que es preciso utilizar para obtener un orden de aproximación determinado ha de ser muy grande.4 profundizó más en el tema y Rashid y Rockenhauser 5 han demostrado que haciendo uso de los computadores modernos de mayor capacidad se puede emplear dicha formulación para resolver problemas reales. suponiendo dos variables de desplazamiento por nodo. El elemento continuo bidimensional más sencillo es el triángulo. lo que lleva a la necesidad de disponer de computadores de gran capacidad de almacenamiento. Argyris3. Inmediatamente nos encontramos con una dificultad no aparecida antes. Si un análisis de tensiones correcto de una región cuadrada en dos dimensiones requiere una malla de unos 20 x 20 = 400 nodos. (Esta es una cifra bastante real.) El ancho de 93 . que tiene cuatro nodos. Tales problemas abarcan evidentemente todos los casos prácticos. uno en cada vértice. el ancho de banda del sistema de ecuaciones resultante se hace muy grande. aunque en algunos casos puede obtenerse un “ modelo” adecuado y más económico utilizando distintas aproximaciones bidimensionales. el número total de ecuaciones simultáneas es aproximadamente 800. En los problemas prácticos. y sobre cuya formulación básica tratará este capítulo.

El desplazamiento de un punto queda definido por tres componentes u. etc. o sea 1. 5. o sea. Por tanto u= {l} Al igual que en un triángulo plano los tres valores nodales definían la variación lineal de una cantidad. de donde podemos calcular desde oti a a 4. Dado que con los procedimientos habituales de resolución el esfuerzo de cálculo es aproximadamente proporcional al número de ecuaciones y al cuadrado del ancho de banda. La ampliación a elementos más elaborados se hará evidente por sí sola. (3.2. aquí una variación lineal vendrá definida por cuatro valores nodales. lo que se presenta en este capítulo proporciona todos los ingredientes necesarios para la formulación de problemas de elasticidad tridimensional com o continuación directa de los problemas analizados previamente. Como en el caso de la Ec. Una región tridimensional equivalente sería la de un cubo de 2 0 x 2 0 x 20 = 8. sorprendente que en el campo del análisis tridimensional sé hayan realizado los mayores esfuerzos para mejorar la precisión utilizando elementos complejos de muchos grados de libertad .000 nodos.94 El Método de los Elementos Finitos banda de la matriz afecta a 20 nodos (véase el Capítulo 15). En la Figura 5. j .2) Igualando los valores de los desplazamientos en los nodos.000. p en el espacio definido por las coordenadas y z. El número total de ecuaciones simultáneas sería así de unas 24.6 -1 0 El empleo y las aplicaciones prácticas de dichos elementos se describirán en los capítulos siguientes.3) podemos escribir. Sin embargo.2 Características de los elementos tetraédricos 5. (5. No es. unas 40 variables. el ancho de banda relaciona ahora las interconexiones entre unos 20 x 20 = 400 nodos. podrá apreciarse la magnitud de los problemas. por ejemplo.1 se representa un elemento tetraédrico z. que u = olx + a 2x + a 3y + a 4z (5. y y z. m . ya que se han de especificar tres variables de desplazamiento. Y más aún.200 variables. v y w en las direcciones de los ejes cartesianos x . por tanto.3) .1 Funciones de desplazamientos. tenemos cuatro ecuaciones del tipo ui = aci + oc2xí + a 3yi + a 4 z¿.

Desarrollando los otros determinantes por cofactores. por ejemplo.5a) en la que observamos que el valor de V representa el volumen del tetraedro.5) empleando el determinante.1 V o l u m e n tetraédrico. (Utilizar siempre u n m i s m o orden lógico para la numeración.ANÁLISIS TRIDIMENSIONAL DE TENSIONES 95 Figura 5. (3. obtendremos .) Además se puede escribir esta solución de manera similar a la Ec. etc. c o m e n z a n d o en p . n u m e r a r los otros nodos en sentido antihorario m i r a n d o desde p — p i j m o m i p j . o sea u = + k x + ciV + d {z)u i + (aj + b j x + c j y + d j z ) u j + ^ + (am + bm x + cm y + á m z ) u m + (ap + bpx + cpy + dpz ) u p } siendo 1 %V = det 1 1 1 Vi XJ yj Zj xm xp Vm zm zp yP (5.

1. La ordenación de los números nodales p. m . De nuevo.6) siendo etc.El Método de los Elementos Finitos 96 = det x3 ltj zi xm xp Vm zm zp x3 1 ZJ Xm xp 1 zm zp Vp bi = —det 1 yj z3 1 Vm 1 yp zm zp (5. las funciones de desplazamientos utilizadas satisfarán obviamente las condiciones de continuidad en los contornos de separación entre elementos. t. 5.8) y siendo I una matriz unitaria 3 x 3 . Podemos escribir el desplazamiento de un punto cualquiera así u = [I¿V„ IN j.2. mirando desde el último nodo (véase Apéndice 4). Xp 1 Vm 1 yp 1 obteniéndose el resto de las constantes mediante permutación cíclica de los subíndices p. lNm.5b) — —det 1 yj di = —det Xm. Este hecho es consecuencia directa de la naturaleza lineal de la varición de los desplazamientos.7) con funciones de forma definidas por Ni = ^ + bix + Ciy -f d{Z 6V etc. (5. j . como . El vector de desplazamientos del elemento viene definido com o sigue por las doce componentes de desplazamientos de los nodos (5. La matriz de deformaciones se puede ahora definir siguiendo la notación general del texto de elasticidad de Timoshenko.2 Matriz de deformaciones. i. Los tres primeros nodos se han numerado en ésta siguiendo un orden contrario al sentido de las agujas del reloj. m. debe seguir “la regla de la mano derecha” com o se deduce claramente de la Figura 5. I N p]a. En un análisis tridimensional completo. j . el vector deformación en un punto tiene seis componentes.e (5.

12) . 0. “ 6V o. o. 0. 0 Cñ 0 0. Las deformaciones iniciales. (5. Bt = dNi dy ’ dNi dz 0.7) se comprueba fácilmente que (5. b» di.ANÁLISIS TRIDIMENSIONAL DE TENSIONES 97 du dx dv dy dw e = dz £z Ixy du dv lyz 7X2 dy dv dx dw dz dw dy du = Su (5.10) e = B a € — [ B n B j . pueden escribirse de la forma habitual como vector de seis componentes que. 0.4) a (5. dx obteniéndose las restantes submatrices de manera similar.9) dx ^ dz Empleando las Ec. en una dilatación térmica isótropa serían sencillamente e0 (5.11) c¿ h dy dNj 0. dNi dNi dy ' 0. permutando simplemente los subíndices. por ejemplo. tales com o las debidas a dilatación térmica. di 0 (5. B m )Bp]a en la cual dNt dx ' 0. dNt dz '■ dx ’ dN t dz n U dNx 1 ’ b» 0.

— 0.13) — D (e — £o) + 0o Aunque el cálculo no presenta en sí gran dificultad cuando se trata con estos materiales. s im étric a 0.15) donde Ve representa el volumen del tetraedro elemental.« / ) 0.3 Matriz de elasticidad.14) 5.El Método de los Elementos Finitos 98 siendo a el coeficiente de dilatación y 6e el incremento medio de temperatura en el elemento.2.2.28).* ) ’ 1 2v — 2(1 — v (5. la matriz D que relaciona las seis componentes de la tensión con las componentes de la deformación puede contener 2 1 constantes independientes (véase la Sección 3. en general. Se puede escribir ésta en función de las constantes elásticas usuales E (módulo de Young) y v (coeficiente de Poisson). (1 D= E( 1 (1 + i / ) ( l .2. (5.4 Matrices de rigidez. (3. ###BOT_TEXT###gt; L. es conveniente recoger aquí la matriz D para un material isótropo. de tensiones y de cargas. V (l-v )’ 1. 0. Si existe anisotropía completa. ya que las componentes de la deformación y de la tensión son constantes dentro de cada elemento. La submatriz ij general de la matriz de rigidez será una matriz 3 x 3 definida como: (5. 0. 1. 5. o.2u) 0.10) puede ahora integrarse explícitamente. en . Así pues. (2. La matriz de rigidez definida por la Ec. similarmente a la Ec.4). « 1 - 2u 2(1 . ya que la multiplicación nunca se efectúa explícitamente. Las fuerzas nodales debidas a las deformaciones iniciales se convierten.

Dichos elementos podrían obtenerse automáticamente por ensamblaje de varios tetraedros. De nuevo se encontrará sin sorpresa que. Además. .16) teniendo una expresión similar las fuerzas debidas a las tensiones iniciales.30)]. mediante la subdivisión de cada una en cuadriláteros. 5. se puede disponer de una forma sistemática para definir los elementos com o se indica en la Figura 5. a menos que se utilice un programa totalmente automático. las componentes nodales de la resultante total se distribuyen en cuatro partes iguales [véase la Ec. (3.3 Elementos compuestos de ocho nodos La división de un volumen en tetraedros presenta a veces dificultades de visualización y podría conducir fácilmente a errores en la numeración de los nodos.B f D £oV e 99 (5. Se pueden expresar de nuevo las fuerzas másicas en función de sus componentes bx .ANÁLISIS TRIDIMENSIONAL DE TENSIONES í ¡ = . Una subdivisión más cóm oda del espacio es la de elementos paralelepípedicos de ocho vértices (del tipo “ ladrillo” ). by. en la Figura 5.. Por ejemplo.3 se muestra cóm o puede dividirse un típico “ ladrillo” en cinco tetraedros de dos (y solamente dos) maneras distintas. Seccionando un cuerpo tridimensional pueden dibujarse secciones paralelas y. La similitud con las expresiones y resultados del Capítulo 3 es de hecho tan clara que es innecesaria una formulación más explícita. si las fuerzas másicas son constantes. calculando la media de los dos tipos de Figura 5. etc. dejando el proceso de creación de éstos a un sencillo programa lógico.2. bz .2 División sistemática de un volumen tridimensional en elementos de tipo “ladrillo” . Los pasos necesarios para formular un programa de computador pueden repetirse sin ninguna dificultad por el lector. o en función del potencial de fuerzas másicas.

3 Elementos compuestos de ocho nodos y su subdivisión en cinco tetraedros mediante las alternativas (a) o (6).100 El Método de los Elementos Finitos Figura 5. .

las tensiones podrían muy bien representarse por el valor medio del conjunto. En capítulos posteriores se verá cóm o los “ladrillos” básicos se pueden obtener directamente mediante funciones de forma más complejas. subdivisión distintos puede obtenerse una ligera mejora en la precisión de los resultados.4 se representa una subdivisión alternativa de un “ladrillo” en seis tetraedros. Es evidente que en este caso el número de alternativas es muy grande. En la Figura 5.ANÁLISIS TRIDIMENSIONAL DE TENSIONES \ 101 iyaaa Cada una dividida así dividí Figura 5.5 y 5. 5.4 División sistemática de un elemento tipo “ladrillo” de ocho vértices en seis tetraedros.6 se representa un ejemplo sencillo de aplicación de elementos tetraédricos. Para un elemento del tipo “ladrillo” . en el que el conocido problema de Boussinesq de .4 Ejem plos y observaciones finales En las Figuras 5.

.000 grados de libertad. es posible generar automáticamente mallas arbitrarias de tetaedros de gran complejidad r Figura 5. ilustra el análisis de una complicada vasija de presión.7. En este análisis aparecieron unos 10. Para reducir la envergadura del problema se hace uso de la simetría y los desplazamientos del contorno se establecen de la forma indicada en la Figura 5. tom ada de la primera. se aplicó una corrección obtenida de la expresión exacta antes de dibujar los gráficos que se muestran en la Figura 5.5 El p r o b l e m a de Boussinesq c o m o caso de análisis tridimensional de tensiones. En el Capítulo 8 se verá cóm o el uso de elementos más complicados permite efectuar un anáfisis suficientemente preciso para un problema muy similar mediante un número total de grados de libertad mucho más pequeño. Aunque se ha enfatizado en este capítulo la fácil visualización de una malla de tetraedros haciendo uso de una división en “ladrillos” . Puesto que se impusieron desplazamientos nulos a una distancia finita por debajo de la carga. La Figura 5. se apreciará que la comparación de resultados tanto para tensiones com o para desplazamientos parece razonable. Sin embargo. Aunque la división sea muy grosera. En las referencias 5 y 11 se exponen algunos problemas más ambiciosos que han sido tratados con simples tetraedros. incluso un problema trivial com o éste implica la solución de unas 375 ecuaciones.611.5.102 El Método de los Elementos Finitos análisis de un semiespacio elástico con una carga puntual se enfoca estudiando un volumen cúbico.

6 El problema de Boussinesq: (a) tensiones verticales ( az)\ (b) desplazamientos verticales (w) Valor calculado ANÁLISIS TRIDIMENSIONAL DE TENSIONES N 103 N .Figura 5.

104 El Método de los Elementos Finitos .

.ANÁLISIS TRIDIMENSIONAL DE TENSIONES 105 (b) Figura 5.8 (a) Malla de tetraedros en la región exterior generada automáti­ camente especificando la densidad de mallado y ( 6 ) intersección de la malla con el plano central del avión.

Inst. Referencias [1] R. B. Ingenieur Archiv. 1989.G. Civ.A. 1963. I. “Three dimensional analysis of arch dams and their foundations” . “Continua and discontinua” .A. ARGYRIS. 1969. Eng. Int. que tiene más de 30. .4.H. 72.8 ilustra la intersección de una media generada automáticamente con el perfil de un avión. Are. Symp.000 nodos. Aug. M. J.PERAIRE..R.A. [5] Y. “Matrix analysis of three-dimensional elastic media-small and large displacements” . “Structural analaysis of solids” .M. la complejidad es mucho mayor en tres dimensio­ nes. on Prestressed Concrete Pressure Vessels.. 1965. MELOSH. Eng. GALLAGHER. “Three-dimensional anisotropic and inhomegeneous mediamatrix analysis for small and large displacements” . PADLOG. “Adaptive remeshing for compressible flow computations” . [3] J. 3. BIJLAARD. 26. J.ZIENKIEWICZ. IRONS y O.PEIRO. 1965.. No es posible mostrar el dibujo completo de la malla.C. Jan. [6 ] J. K. Lis­ boa. en este contexto se pueden generar mallas similares. Journal.A. 45-51. “Finite element Euler computations in three dimensions” . Trondheim. 1968.A. Meth. Oct. ZIENKIEWICZ.C. J. Algunos detalles de tales generadores los describen Peraire et al.C. ERGATOUDIS. Eng. a la que nos referimos en el Capítulo 14 al tratar de mallas eficientes.. 1968.. A. Proc.. Sym. Eng. Proc. Tapir Press. Civ. 1965. 700-7. [13] J. ARGYRIS. vol. 4.FORMAGGIA. 33-55. ZIENKIEWICZ. Dams. pero naturalmente. 4496 6 . [2] R. MORGAN y O.H. Wright Patterson Air Forcé Base. Conf. 1965. construidas de forma adapta­ ble. y la Figura 5. [12] J. OLIVEIRA PEDRO. [10] S. “Engineering applications of numerical integration in stiffhess methods” . S. PERAIRE. Finite Element Methods in Stress Analysis. Inst. 1968. K. “Pressure vessel analysis by finite el­ ement techniques” .P. 2135-59. Laboratorio Nacional de Engenharia Civil. El punto importante a resaltar es que tales mallas pueden generarse automáticamente para cualquier configuración que pueda ser descrita geométricamente. Conf. Matrix Methods in Structural Mechanics. [11] J.R. of Norway.H. Bell). Aunque este ejemplo tiene que ver con aerodinámica en vez de elasticidad. 1962. J. Eng. Physics.I. Soc. (eds. Arch.MORGAN y O. Holand and K.A. ROCKENHAUSER.H.1.106 El Método de los Elementos Finitos con. [4] J. Ohio. FJELD. IRONS. Inst. Num. Los procedimientos siguen la pauta gene­ ral de la generación automática de triángulos12. [8 ] J. Comp. REDSHAW. P t o c . 2035-7. [9] J. ARGYRIS.. J. 34.H. Proc. L. J. P. Civ. ARGYRIS y J.M. 205-23.C. Tech. Thesis. “Three dimensional analysis of two arch dams by a finite element method” . “Stress analysis of heated complex shapes” . 1967. Civ.J.I. Dams. Univ. Amer. VAHDATI.S. cualquier densidad deseada. [7] B. Proc. RASHID y W.T. “Three dimensional theory of elastics” . 1987.

3 lo que equivale a (« i.2 N o t a c ió n in d icia l Cuando se escriben las coordenadas cartesianas u otras cantidades vectoriales asociadas a éstas es práctico usar subíndices latinos de la forma: x a. con grandes deformaciones. Aquí. Si se consideran problemas de elasticidad más complejos.3 (6. a= 1 . que es una herramienta estándar en elasticidad. 2 . algunas operaciones de multiplicación se vuelven redundantes y se pueden escribir programas complejos de forma más económica. Sin embargo.U 2 >u 3 ) ° ( u . para un desplazamiento se escribe ua.Capítulo 6 NOTACIÓN TENSORIAL EN LA APROXIMACIÓN DE PROBLEMAS DE ELASTICIDAD 6. Además. De forma similar. pero repite con un lenguaje distinto resultados ya presentados. y creemos que fácil de entender. v jw ). en un programa de ordenador cada cantidad deber ser identificada mediante índices apropiados (viz. z) según la notación anterior. y.1 In tr o d u c c ió n La notación matricial utilizada en los capítulos precedentes para la descripción de cantidades tensoriales tales como tensiones y deformaciones es compacta. a = 1 . 107 ( 6 . Capítulo 15).1) lo que equivale a ( i j . y esta concisión tiene sus ventajas.2 . usado anteriormente. con relativa facilidad. el uso de la notación tensorial es casi esencial para implementar. que es ampliamente usada en la literatura actual de elementos finitos. Este capítulo añade pocas novedades a las ideas sobre discretización. 6. Por esta razón vamos a reescribir la formulación de elementos finitos anterior usando dicha notación. los resultados de la extensa literatura relacionada con tales problemas.2 ) . x 2. X:¡) o (x . Algunas ventajas de tal reformulación frente a la forma matricial se hacen evidentes al considerar la evaluación de la rigidez de medios isótropos. muchos lectores están acostumbrados al uso de la notación tensorial indicial.

Ahora el escalar ][% o .5a) En notación tensorial. . el “gradiente” del vector desplazamiento se puede escribir com o 1. 6 = 1 .3 (6.4 = 1. etc. Aquí £*j ~ cuando i ¿ j.3 ( 6 .2 . Ua tiene el mismo significado que uj (6-3) utilizado anteriormente.3 (6 -5 b ) Derivadas y relaciones tensoriales En la notación tensorial la derivada de cualquier cantidad con respecto a una coordenada xj.8 ) f Nótese que esta definición es aigo distinta de la usada en los Capítulos 2 a 5.4) define completamente el coeficiente apropiado.! ¿ab = U ua. la misma simetría implica que Kí = Kí 6.7) y usando el concepto de que las (pequeñas) deformaciones son la parte simétrica del gradiente del desplazamiento.2.* (6-6) Por tanto. pero la submatriz K ¿j tema 2 x 2 ó 3 x 3 coeficientes dependiendo de si se consideraban dos o tres componentes de desplazamiento. Previamente se han utilizado dos subíndices para referirse a un coeficiente de rigidez.El Método de los Elementos Finitos 108 Para evitar la confusión con las cantidades nodales a las que previamente nos habíamos referido con subíndices.a) = £ba a . 6 = 1 . Así.2 . simplemente cambiaremos su posición a supraíndices. con el término ab indicando la posición relativa de la submatriz (en este caso para un desplazamiento tridimensional).3 (6. Nótese que para una matriz simétrica se había requerido previamente que K ij = K fi (6.b + ub. se escribe com o ).

6 = 1. y se emplea el criterio de que los índices repetidos dentro de cualquier término implican una suma sobre el rango de los índices. La notación de una suma [ej. eab = £13 £11 £12 £21 £22 ^23 .. Por tanto.3 “ o» = i ( " a ¿ . puesto que puede ser reemplazado por cualquier índice no libre sin que varíe el significado del término. (6. (6.2 . ver Ec.* (6-15) En la Ec. 6 = 1 .£31 £32 £3 3 . (6.25).9) Estas expresiones son análogas a las de la Ec. (2.2. £12 = £21 .b = cos(x‘al1z b) define los cosenos directores de los ejes de forma similar a la Ec. (6.3 (6." 6 o (6. o . se pueden representar en forma matricical. Las componentes de ea¿ y (vaf.8) se deduce que esta matriz debe ser simétrica.3 (6.13) Aa. 6 = 1 .12) se puede escribir simplemente V = Aa'bx b a' i b = 1 . de forma similar. Introducimos aquí la idea de transformación de coordenadas al escribir 3 *4/ = ^ 2 Aa'bx b a\b = 1.14) se tiene. = A0/Jtí¿ o '.16) . El criterio de suma se usa en lo que resta del capítulo y el lector debería asegurarse de que comprende totalmente este concepto antes de proseguir.14) a se denomina “índice libre” mientras que a b se le llama “índice mudo” . u'a.3 (6.2. Usando el concepto de cosenos directores y la transformación de coordenadas de la Ec.12)] se usa a menudo.12) 6=1 donde z'a es un nuevo conjunto de coordenadas cartesianas y (6.14) para expresar v = V i 1! + + V s*» «' = l .2). 2. a . en vez de la Ec. es decir. 2 . (6-11) etc.2 . (1.“ 6 .3 (6. Por ejemplo. (6.0) = .109 NOTACIÓN TENSORIAL y las (pequeñas) rotaciones son la parte antisimétrica del gradiente de desplazamiento.10) y de la Ec.

2 . Este término implica una doble suma.2 .b + ba = 0 a. fe = 1.El Método de los Elementos Finitos 110 Tras algunas operaciones y utilizando la definición ( 6 . Com o otro ejemplo del criterio de suma considérese un término cr^e¿a . Los elementos de la tensión se pueden escribir com o cra¿> con a. La simetría de tensor de tensiones se puede probar sumando momentos (momento angular) respecto de cada uno de los ejes coordenados. que tiene unidades de trabajo por unidad de volumen. De esta forma. (6.2 .22) 6=1 Nótese que el índice libre a debe aparecer en cada término de la ecuación para que ésta tenga sentido. y se obtiene °ab = aba a.17) Las variables que se transforman según la Ec. aab an (712 <713 0"21 031 0*22 032 023 a. b . (6.&2 . mientras que aquellas que se transforman según la Ec.3 (6. el uso de la notación indicial en el contexto de coordenadas cartesianas rectangulares lleva de forma natural a que cada variable de mecánica estructural esté definida por un tensor cartesiano del rango apropiado.2 .2.18) 033 Los elementos de la tensión también se transforman com o un tensor cartesiano de segundo orden. esto es.2 . por tanto.17) se denominan tensores cartesianos de segundo orden. d — 1 .3 (6.20) se pueden escribir las ecuaciones de equilibrio (equilibrio de momento lineal) para un elemento de volumen unitario como aba. 3 y expresados com o una matriz com o se hizo en la Ec.8 ) se obtiene a . b\ c .3 'a’V (6.3 (6.1 . M a = 1 .10) para las deformaciones. Por tanto.3 (6.19) Si se introduce un vector de fuerzas de volumen ba = (fei.fe = 1 .16) se llaman tensores cartesianos de primer orden. 3 = ^2 aba¿ = (Tla>1 + í72a>2 + °'3a>3 {§. 6 = 1 . sumando primero en a se tiene . (6.21) donde los índices repetidos indican suma sobre el rango del índice.

De esta forma. (6. 2 . definida aa ± l (6.27) La ecuación (6.5) pero escrita ahora en notación tensorial.3 (6.30) Un material isótropo lineal está. Nótese que los módulos elásticos que aparecen en la Ec.23) y luego sumando en b se tiene a ab£ab — crIl£ll+cr12£l2+ <Ti3£l3+ £r2l£21+Crll£ll+0‘ 23£23+ ¿r3l£31+a'32£32 + 0'33£33 (6. Este se transforma según ^ a ’ b'dá! ~~ ^a'e^b'f ^c’g^d'h^efgh (6.25) Haciendo un desarrollo similar se puede mostrar el significado de la expresión Vab^ab = 6. por tanto. 8 + ¿ a d h c )^ (6. /la son las constantes de Lamé y como ¿a* = { . (2.NOTACIÓN TENSORIAL 111 Vab^ab = <Tlb£lb + ^26e26 + < W 3 Í> (6. En vez de las constantes de Lamé se pueden usar . Al escribir la ecuación constitutiva respecto al sistema de coordenadas x'a y usando la transformación de tensiones y deformaciones se puede establecer que los módulos elásticos son elementos de un tensor cartesiano de cuarto orden. ^ab^ab — para reducir + ff22^22 + ^33^33 + 2(a i 2£i2 + <^23^23 + <^3l£3l) (6.29) es la delta de Kronecker. 6 = 0 1 .27) es la equivalente a la Ec.4 a.24) También se pueden usar las condiciones de simetría en <ra¿ y los nueve términos a seis.27) llevan cuatro subíndices. caracterizado por dos constantes elásticas independientes.28) Los módulos elásticos de un material elástico lineal isótropo se pueden escribir com o D abcd = $ab¿cd ^ + {& a c h d donde A.26) M a te ria le s e lá stico s y d is cr e tiz a c ió n p o r e le m e n to s fin itos Para un material elástico la relación lineal más general que se puede escribir entre tensiones y deformaciones es aab ~ D abcd(ecd ~ £cd) aab (6.

haciendo las sumas con los módulos del material (6-37) ...Sü’a JV' .36) Cuando las propiedades elásticas son constantes sobre el elemento se puede separar la integración de las propiedades de los materiales definiendo w¿ =jv. E.33) El trabajo virtual interno de un elemento viene dado por SU1 = í Jv* S e ^ a id V (6. se puede escribir para un elemento aislado. n (6..8) como a. y el coeficiente de Poisson.3 .2.35) reescribiendo los términos obtenidos en el Capítulo 2 en notación tensorial.. (6. (6. 6 = 1.34) Utilizando las Ecs.N\N¿dV y entonces.3.33) y (6.32) donde n es el número total de nodos en el elemento.2.ah.31) vE (1 + «0(1 . d v ) 4 . t = l.1). para caracterizar al material. y utilizando notación indiáal ua « ua = N lüla a = 1 . * = 1.21/) Si se introduce ahora la aproximación de los desplazamientos típica de elementos finitos dada por la Ec.n (6. El “tensor” de rigidez está ahora definido como K '¿ = J ^ N ^ D ^ N ^ d V (6. •••.2 .) JV (6.24) y usando las simetrías de DafK¿ se puede escribir el trabajo virtual interno de un material elástico lineal como SU1 = S i ‘ A j J W * * . La deformación aproximada de cada elemento está dada por la definición de la Ec.El Método de los Elementos Finitos 112 el módulo de Young.2 . Las constantes de Lame se pueden relacionar con el módulo de Young y el coeficiente de Poisson de la forma _ E ^ 2(1 + *0 y (6. (2. v.

.f la = 0 (6.113 NOTACIÓN TENSORIAL En el caso de isotropía se obtiene un resultado particularmente simple. K 'Jc = x w ií + /*[Wg + 6 a c (W $ )] Esto permite llevar a cabo la integración usando menos operaciones aritméticas que cuando se usa la forma matricial. El lector puede.38) y en esta forma “escalar” se identifica fácilmente cada coeficiente. como ejercicio sencillo. Las ecuaciones finales del sistema se escriben como K '¿ u í . y esta introducción puede ser de ayuda para la lectura de cierta literatura actual. La notación tensorial es útil a veces para clarificar los términos individuales. completar la derivación de los términos de fuerza debidos a la deformación inicial a las fuerzas de volumen ba y las fuerzas de superficie.

.

Además.1 In tr o d u c c ió n En los Capítulos 3. Aunque los cálculos se referían sólo a funciones de forma relativas a formas triangulares y tetraédricas. de 115 . continuidad Co. sin embargo. no se requiere la continuidad de las derivadas primeras). En este capítulo nos concentraremos por tanto en las formas escalares de las funciones de forma. debe ser evidente en el punto en que nos encontramos que muy bien podrían haberse utilizado elementos de formas distintas. (4. las Ecs.Capítulo 7 FUNCIONES DE FORMA PARA ELEMENTOS “ESTÁNDAR” Y “JERÁRQUICOS” : ALGUNAS FAMILIAS GENERALES DE CONTINUIDAD C 0 7. por lo que podrían encomendarse a un experto en álgebra no familiarizado con los aspectos físicos del problema. bi y tridimensionales. b) la función ha de permitir la representación de cualquier forma lineal. o en terminología matemática. En los problemas de elasticidad expuestos en los Capítulos 3. (3.7)]. En este capítulo se presentan algunas reglas para generar distintas familias de elementos uni. 4 y 5 anteriores se mostró al lector con algún detalle cóm o pueden formularse y resolverse problemas de elasticidad lineal utilizando elementos finitos de formas muy simples. la variable desplazamiento era un vector de dos o tres componentes y las funciones de forma se escribieron en forma matricial. Se verá más adelante que en realidad es posible programar un computador para que procese una gran variedad de problemas especificando solamente las funciones de forma. omitiendo el índice prima y designándola simplemente JV¿. se dedujeron separadamente para cada componente y en realidad las expresiones matriciales se obtuvieron multiplicando una función escalar por una matriz unidad [ver. las operaciones subsiguientes siguen una pauta general ya establecida. Sin embargo. un punto en que se ha de aplicar el ingenio y en el que el factor humano es primordial. 4 y 5. Las funciones de forma utilizadas al formular los problemas de elasticidad por el método de los desplazamientos tenían que satisfacer los criterios de convergencia del Capítulo 2: a) las incógnitas han de presentar continuidad entre elementos (o sea.3) y (5. una vez determinado el elemento y las funciones de forma correspondientes. por ejemplo.7). La elección de éstas es.

Las familias de elementos analizados presentarán progresivamente mayor número de grados de libertad. aunque pueda afirmarse como regla general que para una precisión dada.6 del Capítulo 2 hemos demostrado que el orden de error en la-aproximación es ). Las funciones de forma que se describen en este capítulo sólo exigirán la satisfacción de estos dos criterios.116 El Método de los Elementos Finitos manera que se satisfaga el criterio de deformación constante (primera derivada constante). donde h es el “tamaño” del elemento y p el grado de polinomio completo que aparece en el desarrollo.1). La respuesta no es aquí fácil. Mientras que esto nada dice acerca de la magnitud del error para una subdivisión particular.c (2. 7. Una notoria ventaja económica para el caso de análisis tridimensional fue ya apuntada en el Capítulo 5. puede reducirse el número total de incógnitas de un problema aumentando el orden de un elemento. sin embargo.1) . aumenta el tiempo requerido para formular el elemento. Podría muy bien plantearse la pregunta de si se obtiene ventaja económica o de otra índole al incrementar de esa manera la complejidad de un elemento. aplicables a todos los problemas de los capítulos precedentes y también a otros problemas que sólo requieran el cumplimiento de estas dos condiciones. por tanto. aumentará también el exponente p y la convergencia hacia la solución exacta se hace más rápida. ya presentada en el Capítulo 2. es evidente que deben buscarse funciones de forma que contengan el polinomio completo de mayor grado posible para un número de grados de libertad dado.2 Conceptos de elementos estándar y jerárquico La esencia del método de los elementos finitos. Para una variable escalar u esto se puede escribir como n u « ú = ^ = N lal = Na i=l (7. Serán. aunque el tiempo necesario para resolver las ecuaciones pueda reducirse. pero en general el elemento óptimo debe determinarse para cada caso particular. La economía requiere. Son además aplicables a cualquier situación donde el funcional II (ver Capítulo 9) esté deñnido solamente por derivadas de primer orden. la reducción de cálculo y de esfuerzo de preparación de datos. Ventajas de la misma categoría aparecen ocasionalmente en otros problemas. y esto no se cumple automáticamente para un número total de variables pequeño ya que. las expresiones que se determinen aquí son válidas para todos los problemas del Capítulo 10. Por ejemplo. consiste en aproximar la incógnita (desplazamiento) mediante un desarrollo dado por la Ec. al aumentar el grado de las funciones de forma. Evidentemente. En la Sección 2.

1.4) t= l en todos los puntos del dominio. El concepto jerárquico queda bien ilustrado en el problema unidimensional (barra elástica) de la Figura 7. son los parámetros incógnita que deben determinarse. la malla grosera da /fí. y con las funciones de forma estándar las ecuaciones a resolver son . Se muestran dos mallas y se supone interpolación lineal entre nodos.FUNCIONES DE FORMA 117 donde a. Las funciones de forma “ estándar” tienen una seria desventaja: cuando se hace un refinamiento de elementos se tienen que generar funciones de forma totalmente nuevas.1) se sigue que n X >¿ = 1 (7. ya que son la base de la mayoría de los programas de elementos finitos. es claro que un valor constante de especificado para todos los nodos debe resultar en un valor constante de ú: u = U{ = constante (7-3) De la Ec.5) En la malla fina se añaden dos nodos adicionales.1) com o una serie en la que la función de forma N¡ no depende del número de nodos de la malla n. Sería ventajoso evitar esta dificultad considerando la expresión (7.2) Nos referiremos a las funciones de forma así definidas com o “estándar” . Tanto para la forma estándar com o para la jerárquica. haciendo uí = a{ (7. Si se usan desarrollos polinómicos y el elemento satisface el Criterio 1 del Capítulo 2 (que implica que los movimientos de sólido rígido no provoquen deformación). Se tomaron por simplicidad propiedades elásticas constantes ( D = E ) y las fuerzas másicas b varían de tal form a que se obtiene la solución exacta mostrada en la figura (con desplazamiento nulo en ambos extremos). a las que se dedica la segunda parte de este capítulo. La primera parte de este capítulo tratará de tales funciones de forma estándar. y por tanto rehacer todos los cálculos. Esto se consigue con las funciones de forma jerárquicas. (7.a í = A (7. Hemos escogido explícitámente identificar tales variables con los valores de función incógnita en los nodos del elemento.

(2.1 U n p r o b l e m a unidimensional de deformación de u n a barra elástica uniforme mediante fuerzas másicas prescritas. N o t e m o s que. [La Ec.] C o n la f o r m a “jerárquica”. . p e r o el significado d e los p a r á m e t r o s ai = a* es a h o r a distinto. tal c o m o se m u e s t r a e n la F i g u r a 7.1. L a solución final es idéntica. q u e aquí es obvia.13) m u e s t r a c o m o se calculan estos coeficientes.118 El Método de los Elementos Finitos (6) A p r o x i m a c i ó n jerárquica Figura 7. a p a r e c e u n s i s tema d e ecuaciones parecido y se consigue u n a a p r o x i m a c i ó n idéntica ( d a d a s i m p l e m e n t e p o r u n a serie d e s e g m e n t o s rectilíneos). d a d o q u e t o d o s los coeficientes h a n variado. D e esta f o r m a h a n a p a recido a u t o m á t i c a m e n t e m a t rices nulas d e b i d o a la interconexión entre elementos. y se a n i m a al lector a calcularlos e n detalle. las n u e v a s ecuaciones d e b e n ser resueltas. y utilizando las funciones d e f o r m a q u e se m u e s t r a n e n la figura.

a ñ a d i e n d o funciones adicionales d e refinamiento.FUNCIONES DE FORMA 119 *T . P a rte 1 F u n cion es de fo r m a “ e s tá n d a r” E L E M E N T O S 7. casos particulares d e este procedimiento. y e n d o n d e los valores d e la función incógnita u ( r e p r e s e n t a n d o aquí. p o r ejemplo. e n general. p e r o p u e d e n ser fácilmente t r a n s f o r m a d o s a éstos si se desea. p e r o se encuentra.2 c o n p u n t o s nodales n u m e r a d o s de 1 a 8 e n las posiciones indicadas. C o n s i d e r e m o s . A lg u n a s c o n sid e ra cio n e s p relim in a re s Conceptualmente (en especial si el lector está c o n d i c i o n a d o por su e d u c a c i ó n a p e n s a r e n el s i s t e m a d e c o o r d e n a d a s cartesianas). q u e las matrices o b t enidas utilizando funciones d e f o r m a jerárquicas s o n casi diagonales y esto i mplica u n m e j o r c o n d i c i o n a m i e n t o q u e e n aquéllas e n q u e se u s a n funciones d e f o r m a estándar. A d e m á s . u n rectángulo c o m o el r e p r e s e n t a d o e n la F i g u r a 7. En el Capítulo 14 se discuten más ventajas de esta forma de aproximación. e n este caso particular los coeficientes d e fuera d e la diagonal s o n cero y las e c u a ciones finales p a r a la m a l l a fina son: La "K { x 0 0 o k [2 o 0 0 K *. = K n (7-7) D e f o r m a general. p o r . El lector d e b e n o t a r q u e c o n la f o r m a jerárquica es conveniente considerar la m a l l a fina c o m o u n a m e j o r a d e la m a l l a original. L a s f o r m a s jerárquicas p r o p o r c i o n a n u n a c o n e x i ó n c o n otras soluciones a p r o x i m a d a s p o r series. M u c h o s p r o b l e m a s resueltos e n la bibliografía clásica m e d i a n t e desarrollo e n series trigonométricas d e Fourier son. A h o r a las variables n o tienen interpretación obv i a c o m o valores locales d e los d e s p l a z a m i entos. la f o r m a d e e l e m e n t o m á s sencilla es la de u n rectángulo d e lados paralelos a los ejes x e y. “d i a g o n a l i d a d ” d e este s i s tema sólo se pre s e n t a p a r a p r o b l e m a s u n d i m e n s i o n a l e s . d e hecho.3 BIDIMENSIONALES E le m e n to s re cta n g u la re s. A u n q u e n o es usual utilizar funciones jerárquicas e n e l e m e n t o s lineales su o b t e n c i ó n e n f o r m a p o l i n ó m i c a es sencilla y m u y ventajosa. y a q u e se h a u s a d o la m i s m a función d e f o r m a p a r a la p r i m e r a variable.

por consiguiente. una de las componentes del desplazamiento) forman los parámetros del elemento. la variación debe ser lineal. Los elementos que estén en contacto con el lado superior o inferior tendrán dos puntos comunes con dichos lados.---------. queda asegurado que a lo largo de dichos lados las funciones correspondientes a elementos continuos serán iguales. y puesto que dos valores determinan una función lineal de manera única. Finalmente. las condiciones para que se satisfaga el primer criterio.—----------------------------------------------► Y Figura 7. Este razonamiento ya se siguió con anterioridad al especificar funciones lineales para el triángulo. podemos escribir u = ai + a 2x + a 3y + a 4xy -f a sy 2 + a 6x y 2 + a 7y 3 + a sx y 3 (7. aunque evidentemente .120 El Método de los Elementos Finitos -----. Similarmente. pues. si suponemos que a lo largo de los lados verticales la variación es cúbica. Se han obtenido. se puede llevar a cabo la elección de forma unívoca reteniendo los términos del desarrollo del menor grado posible.9) Generalmente. aseguramos la continuidad en los mismos. puesto que cuatro valores determinan un polinomio de tercer grado de manera única. ejemplo.2 Elemento rectangular. ¿ Cóm o pueden determinarse funciones de forma adecuadas para este elemento? Supongamos en primer lugar que u se exprese com o forma polinómica en x e y. Para asegurar la existencia de valores arbitrarios de las derivadas primeras basta con que se conserven todos los términos lineales del desarrollo. Para asegurar la continuidad de u entre elementos a lo largo de los lados superior e inferior. puesto que la variación de la función ña de venir determinada unívocamente por ocho puntos. sólo pueden retenerse ocho coeficientes del desarrollo y.

a todas las geometrías del elemento. Vale la pena.9) como u = P a = PC l. en términos generales. aunque se mantendrá la convergencia. A veces puede que no exista la inversa de C 1.. las funciones de forma del elemento definidas por u = Nuc = [JVijJVj. (7.121 FUNCIONES DE FORMA en este caso no se presenta dicha situación. por tanto.10) ota o simplemente como u — Co (7. . .1 siempre que se incluyan los términos lineales. * i. y\.16) Este procedimiento. algunas desventajas considerables. x y .1l „ue (7. N8]ue (7... Sustituyendo las coordenadas de los distintos nodos se obtendrá un sistema de ecuaciones simultáneas.| El lector comprobará fácilmente que ya se han satisfecho todas las condiciones.12) Formalmente.. sin embargo. x yy .2 y siempre se encuentra considerable dificultad algebraica en la obtención de una inversa adecuada. y\.. x y \ y 3.15) se pueden determinar a partir de N = P C -1 (7..e u (7. muy utilizado en la práctica ya que no implica mucha Jjagfjúasidadf presenta..11) a = C.14) en la cual Así pues. yf.13) P = [1. la aproximación será generalmente más pobre. y 2. considerar la posibilidad de escribir directamente las funciones f Si se retiene un término de mayor grado del desarrollo ignorando uno de menor grado. y podríamos escribir la Ec. *\y\.. {!}= 01 (7. x y 3} (7. Este puede escribirse de la misma forma que en el caso del triángulo en la expresión (3.4) l .

3 se representan isométricamente las funciones de forma de dos nodos típicos de elementos com o los considerados. puesto que esta expresión es válida para todas las componentes de ue. tratar de deducir directamente las funciones de forma. debe conservarse la forma básica de la variación a lo largo del contorno definida por razones de continuidad (com o en el ejemplo anterior. observamos en seguida algunas características importantes. utilizar coordenadas normalizadas. pero se recomienda.3 Funciones de fo r m a para los elementos de la Figura 7. de forma N {(x .4 se muestran dichas coordenadas normalizadas elegidas de manera que en los lados del rectángulo toman los valores ± 1 : £ = {x — x c )f a d£ = dx/a V = (y dr¡ = dy/b - yc)/b (7 .2. Será conveniente para los razonamientos que siguen.15). No siempre es tan fácil como en este caso encontrar una solución. Primeramente. (7.122 El Método de los Elementos Finitos Figura 7. será Ni = l en el nodo i. Más aún. hemos de mencionar algunas propiedades generales de estas funciones. y nula en todos los demás nodos. siempre que sea posible. Examinando la definición expresada en la Ec. Antes de ello. Es evidente que éstas podían haberse escrito directamente com o producto de una función lineal en x por una de tercer grado en y adecuadas.1 7 ) . En la Figura 7. En la Figura 7. en que era lineal en x y cúbica en y).y ).

123 FUNCIONES DE FORMA Figura 7. en la deducción de la matriz de rigidez. así com o transformar las distintas expresiones que aparecen.4 Polinomios completos La función de forma deducida en la sección anterior presenta una forma relativamente particular [véase la Ec.x*y. (7. por ejemplo. y /-------\* V/ .--------y--- ----. Una vez conocidas las funciones de forma en coordenadas normalizadas es muy sencillo efectuar el cambio a coordenadas globales.— xy*-----.9)].----\ Xy/* --------\ ./ -------------------------4 /\/\/\/\/\. Sólo permite variación lineal i A . --. 7.yJ orden 1 -----------------------------------------.3 /* ------\ x.5 Triángulo de Pascal (se ha sombreado el desarrollo cúbico 10 términos). .4 Coordenadas normalizadas para un rectángulo. A / \ . 7 \ /\ A /\ /\ -----5 / \ Figura 7.

etc. Por ejemplo. sino también a las escasas . tenemos Ni = N ij = r ¡(()l? (n ) (7. En la Figura 7. 7. de primer grado y en general siempre se obtendrá el orden de convergencia correspondiente a una variación lineal aunque se incrementaría el número total de variables. un polinomio de primer grado requiere tres términos. su utilidad es limitada. uno de segundo grado seis términos. mientras que para y se tiene una forma de tercer grado completa. de tercer grado diez términos.6 en el que se disponen una serie de nodos. En general. Por tanto. Evidentemente. buscaremos funciones que posean el polinomio completo de mayor grado para un número de grados de libertad mínimo.5). Solamente en los casos donde la variación lineal en x se acerque muchísimo a la solución exacta se dará un orden de convergencia más elevado. En este contexto es útil recordar el triángulo de Pascal (Figura 7. si en dos dimensiones distinguimos cada nodo por su columna y su número nodal I .l ) U ~ (k + 1) •••(t ~ tn) f7 ia 1 dando la unidad en y pasando por n puntos. por un polinomio de cuarto grado en 77. Aunque fácil de generar. por tanto.5 Elementos rectangulares. el producto de un polinomio de quinto grado en £. exteriores e interiores. que tome el valor unidad en los puntos de la segunda columna de nodos y cero en todos los demás. que tome el valor unidad en la coordenada que corresponde a la fila de nodos superior y cero en todos los demás puntos. Consideremos un elemento com o el mostrado en la Figura 7.7 se muestran algunos miembros de esta ilimitada familia. formando una malla regular. El polinomio completo contenido es. Los polinomios de una variable que presentan esta propiedad se conocen com o polinomios de Lagrange y pueden escribirse directamente com o sigue ln( r ) - ^ ~ ~ ~ 6 t . y por esta razón los elementos con tales direcciones “ preferentes” deben restringirse a casos particulares. com o vigas o bandas estrechas. satisfará las condiciones de continuidad entre elementos y dará la unidad en el punto nodal en cuestión. Se desea determinar una función de forma para el punto indicado por el círculo más grande. Familia de Lagrange3-6 Se puede obtener un método fácil y sistemático para engendrar funciones de forma de cualquier grado mediante el simple producto de los polinomios apropiados en las dos coordenadas.El Método de los Elementos Finitos 124 según la coordenada *. del cual pueden deducirse fácilmente el número de términos que aparecen en un polinomio de dos variables x e y. «7.19) donde n y m representan el número de subdivisiones en cada dirección. no sólo debido al gran número de nodos interiores que presenta.

0 ) <«. y (c) cúbico. m) ) (0 . . J) 125 ín. ( b) cuadrático.7 Tres elementos de la familia de Lagrange: (a) lineal.FUNCIONES DE FORMA (0. w) (/. 0) o o o o (c) Figtura 7.

que interviene un número muy grande de términos polinómicos excesivos respecto a los que se precisan para un desarrollo completo. . condiciones para ajuste de curvas que ofrecen los polinomios de grados elevados. basada en el triángulo de Pascal. - 1--S \ í = <! ii = +1 > < i (a) n= . y* x/* w x ly / vx*y y x r . Corroborando lo anterior. Se advertirá que Jas expresiones de Jas funciones de form a contienen algunos términos de grado muy elevado.9 Rectángulos de la familia ( “serendípita” ) de nodos en el contorno: (a) lineal.8 Términos generales por un desarrollo de Lagrange de grado 3 x 3 (o m x n). Polinomios completos de grado 3 (o n).8. (6) cuadrático. mientras que se prescinde de algunos términos de grados inferiores.i <b) -o-------- (c) id) Figura 7. si examinamos los términos polinómicos presentes en una situación en la que n — m. advertimos en la Figura 7. Sin embargo.El Método de los Elementos Finitos 126 A / V V \ . esta familia presenta algunas ventajas cuando se plantea la transformación de las funciones de forma (Capítulo 8). (c) cúbico y (d) cuártico./ w xyl x 3y *V / \ / \ / y4 \ \ Figura 7.

Como una combinación lineal de estas funciones de forma proporciona cualquier variación lineal arbitraria de el segundo criterio de convergencia queda satisfecho. donde £ = r¡ — 1.í 2)(l + *ío) *7< = 0 tfi = ^ ( l + f o ) ( l . (7. = ¿ ( 1 + fo ) (l + t o )[-1 0 + 9 (f2 + i f ) } (7-24) . el número de nodos aumenta gradualmente y hay el mismo número de nodos en cada lado.4 Es con frecuencia muy conveniente hacer que las funciones dependan de valores nodales situados en el contorno. la función de forma varía linealmene en todos los lados. Familia “ serendípita” 3. parabólica y cúbica. según el número creciente de nodos de uno a otro elemento. El lector puede verificar que las siguientes funciones satisfacen todos los criterios necesarios para los miembros de segundo y tercer orden de familia. y cero en todos los demás. la variación de la función en cada lado es lineal. y por tanto se satisface el criterio de continuidad.» ? J) Elemento “cúbico” Nodos de vértice: N. Consideremos.l ) (7-23) Nodos laterales: íi = 0 Ni = i ( l .FUNCIONES DE FORMA 127 7. Para obtener la función de forma del primer elemento es evidente que un producto de la forma ^ (í + l)(»7 + l ) (7. Introduciendo las nuevas variables. respectivamente.6 Elementos rectangulares. los tres primeros elementos de la Figura 7. En cada uno. Para asegurar la continuidad.9.21) la expresión Ni = ^(1 + Éo)(l + *70) (7. por ejemplo. Elemento “ cuadrático” Nodos de vértice: Ni = j ( l + Í0 )(l+ *7 0 )(Í0 + * 7 0 .22) permite escribir todas las funciones de forma de manera compacta. Además. Este elemento es idéntico al lagrangiano con n = 1.20) tom a el valor uno en el nodo superior derecho.

1 (a)N 5 - 4 7 5 2 3 (A) JV8 . que tom a el valor cero en todos los contornos exteriores. y su extensión a miembros de orden aún más elevado es difícil y requiere cierto ingenio. En el miembro siguiente de esta familia. apropiado llamar a esta familia “ serendípita” por referencia al famoso Príncipe de Serendip.| (1 “ 4) (1 ~*t2) . por tanto. Las funciones anteriores fueron deducidas originalmente por mera observación. célebre por sus descubrimientos fortuitos (Horacio Walpole.El Método de los Elementos Finitos 128 Nodos laterales: f¿ = ± 1 y ijí = JV¿ = ^ (1 + Í o)(1 . 1754). se ha añadido un nodo central de manera que se obtengan todos los términos de un polinomio completo de cuarto grado. Fue. Este nodo central introduce una función de forma (1 — £2) (1 — tj2).’?í )(1 + 9’7o) obteniéndose las expresiones para los nodos restantes permutando las variables.8 de cuarto orden.

observamos que para los nodos laterales basta con una interpolación lagrangiana del tipo lineal x 2o grado para determinar N{ en los nodos 5 a 8. es distinta de cero en los nodos 5 u 8 (paso 1). debería ahora resultar evidente que para todos los elementos de orden más elevado. donde se presenta la generación de una función de forma de segundo grado. El lector puede verificar que las expresiones obtenidas coinciden con las Ecs. N$ y N& se representan en la Figura 7.10 (c).7’9 Para empezar. Sustrayendo sucesivamente jiVs (paso 2) y ^N% (paso 3). comenzamos con una Ni bilineal y advertimos inmediatamente que mientras N\ = 1 en el nodo 1. Para un nodo de vértice. un procedimiento bastante sistemático para generar funciones de forma serendípitas. (7.10 (a) y (6). Para *1 . Ciertamente. . se pueden generar. aseguramos que se obtiene un valor nulo en dichos nodos.10.23) y (7. sin embargo.24).FUNCIONES DE FORMA 129 Puede establecerse. funciones de forma para nodos laterales y de vértice. siguiendo un proceso idéntico.*1 . como el de la Figura 7.} *6 Figura 7. el cual resulta evidente en la Figura 7.j *5 .11 Funciones de forma para un elemento “serendípito” de transición cúbico/lineal.

Siguiendo un algoritmo sistemático es.9). para asegurar valores nulos en los nodos correspondientes.El Método de los Elementos Finitos 130 * A y /\/\. que las funciones generadas sólo por nodos laterales no generarán polinomios completos de grado superior a tres. pero la formulación más sencilla utilizada aquí corresponde a la referencia 7. Se aprecia de inmediato. Para grados más elevados será necesario complementar el polinomio con nodos interiores (tal com o se hizo con el elemento cuártico de la Figura 7. sin embargo. por supuesto. junto con las fracciones apropiadas de las funciones de forma de los nodos laterales. o mediante el empleo de variables “ anodales” (que se examinarán en la sección siguiente) que contengan los términos polinómicos apropiados. Estos elementos son muy apropiados cuando se desea obtener una transición entre elementos de diferente orden. las primeras basta con una simple multiplicación de dos interpolaciones lagrangianas de grados m y 1. Disponiendo ya de un procedimiento para generar las funciones de forma adecuadas a esta clase de elementos. Para las segundas es necesaria una combinación de funciones bilineales de vértice. donde sólo aparecen dos términos adicionales (com parados con los seis que aparecían en un elemento lagrangiano del mismo grado). _ A / \ / v / A/ / / / / / / ** / ' / xmy / \ f N \ \ \ \ vm \ J / \ / xv" / \ / \ / Figura 7. . En la Figura 7. es evidente de inmediato que se necesitarán ahora menos grados de libertad para un polinomio completo dado.11 se representan las funciones de forma necesarias para una transición cúbico/lineal. bastante fácil generar funciones de forma para elementos con diferente número de nodos en cada lado. x* _ jr / V \ / \ . lo que permite estudiar grados de precisión diferentes en distintas secciones de un problema de grandes dimensiones. El empleo de tales elementos mixtos se introdujo originalmente según la referencia 9.12 Términos generados por funciones de forma de borde en los elementos serendípitos ( 3 x 3 y m x m ) . tín la bTgura 771^se muestra este hecho para un elemento cúbico.

Los nodos interiores proporcionan las propiedades del elemento de la manera habitual (Capítulo 2) 9Re — da? = K eae + f* (7.131 FUNCIONES DE FORMA 7. tras sustituir.K e(K ) . obteniendo así una economía considerable en el proceso de resolución de las ecuaciones a expensas de unas cuantas manipulaciones adicionales realizadas a nivel del elemento. considerando solamente las variables del contorno de los elementos. . a*. una común a otros elementos. Lo que de hecho está implicado es la separación de una parte de la estructura del todo que la rodea y la determinación de su solución separadamente para cualesquiera desplazamientos impuestos en los contornos de interconexión.Le \=e f*e = f e . á^. explícita. Quizás sea deseable una interpretación estructural de esta eliminación.25) en forma Del segundo sistema de ecuaciones anterior podemos escribir ? = -(ít)-1(keTáf+ T) (7.7 Eliminación de variables Subestructuras internas antes del ensamblaje. _ .27) que. podemos pues escribir inmediatamente an ane da ~ da ~ y eliminar a6 del resto de las operaciones. da 511 K' d & -K (7.28) en la cual K*e = ÍCe .' f (7-29) Se puede ensamblar a continuación toda la región. tenemos Escribiendo (7.K ' t W y ' K ' 1.25) Com o ae se puede subdividir en dos partes. y la otra que aparece sólo en el propio elemento.

El Método de los Elementos Finitos 132 i Z .. Interpretemos la Figura 7.13(6).13(a) com o un continuo subdividido en elementos triangulares. Se presenta inmediatamente una nueva posibilidad para generar elementos más elaborados y presumiblemente más precisos. Si se interpreta la triangulación de la Figura 7. con un cierto número de nodos en el contorno que se muestra en la Figura 7. el lector reconocerá en seguida el conocido artificio de “ subestructuración” utilizado con frecuencia en el análisis de estructuras. especialmente cuando aparece repetición de componentes complicados.13 com o un ensamblaje de barras articuladas.13 Subestructura de un elemento complejo.l Z . La única diferencia con los elementos establecidos en la sección anterior es el hecho de que la incógnita u no está ahora aproximada internamente por un sistema de funciones de forma continuas.14 Cuadrilátero formado por cuatro triángulos sencillos. El uso de subestructuras es un artificio importante en problemas complejos. pero puede representar una ventaja económica si se reduce el tiempo total de cálculo para tal ensamblaje. dicha subestructura es simplemente un elemento complejo del cual se han eliminado los grados de libertad interiores.L / . (í>) Figura 7. La subestructura resulta ser realmente un elemento complejo.U .7 l— 7 ]-7 \ -/ T S T - Ti A A / \ / \ / \ / / I I I / / / • . . dará por resultado una aproximación ligeramente más pobre. presumiblemente. Figura 7. En realidad.l Z .. sino por una serie de aproximaciones discretas. Esto. K *e es ahora simplemente la matriz de rigidez global de la estructura separada y f* e el sistema equivalente de fuerzas nodales.

(6) cuadrático y (c) cúbico. 10 7. Este y otros subensamblajes basados en triángulos han sido estudiados con detalle por Doherty et al.15.FUNCIONES DE FORMA 133 En el análisis simple de elementos finitos a pequeña escala se encontró que el empleo de elementos triangulares sencillos se mejoraba al utilizar subensamblajes simples de triángulos (o. en donde se ve que el número de nodos coincide exactamente con el número de términos polinómicos requerido. se encontró que un cuadrilátero formado por cuatro triángulos y con la eliminación del nodo central proporciona una ventaja económica sobre el empleo directo de triángulos simples (Figura 7. vuelve a ser preferible la generación directa .I I ) 2. <*) (c) Figura 7. Esto se deduce mediante la comparación con el triángulo de Pascal de la Figura 7.8 Familia de elementos triangulares La ventaja de emplear una forma triangular arbitraria para aproximar cualquier contorno ha sido puesta de manifiesto ampliamente en capítulos anteriores. de tetraedros). El tema de la generación de elementos más elaborados necesita de un desarrollo más amplio. (7.5. Sin embargo.14). Por ejemplo. por supuesto. Su evidente superioridad sobre formas rectangulares no necesita de más consideraciones. Esta característica especial coloca a la familia del triángulo en una posición de particular privilegio. en la que siempre existirán las inversas de las matrices C de la Ec. El número de nodos de cada miembro de la familia es ahora tal que asegura un polinomio completo del grado necesario para la compatibilidad entre elementos.15 Elementos de la familia del triángulo: (a) lineal. Consideremos una serie de triángulos engendrados de la manera que se indica en la Figura 7.

L\ — 1 y L 2 = £ 3 = 0. corresponde un único conjunto de coordenadas cartesianas. ya que están relacionadas por la tercera expresión). 2.30) — L\ -f. Un sistema de coordenadas cóm odo. de las funciones de forma. L 2.16). 3 (Figura 7. se define mediante la siguiente relación lineal entre éstas y el sistema cartesiano: x — L\X\ + L 2X2 + L 3X3 y = L\y\ + I/ 22/2 + L 3y3 1 (7. etc.8. Además es fácil demostrar que otra definición posible de la coordenada Li de un punto P es el cociente entre el área del triángulo sombreado y la del triángulo completo: . L iy L 2 y L 3 para un triángulo 1 .1 Coordenadas de área.L 2 -+■ L 3 A cada conjunto.134 El Método de los Elementos Finitos Figura 7. y además se demostrará que resulta especialmente fácil. etc.16 Coordenadas de área. Antes de proseguir es conveniente definir un sistema particular de coordenadas normalizadas para el triángulo. L 3 (que no son independientes. Mientras que unos ejes de coordenadas cartesianas paralelos a los lados constituyen la elección natural para deducir las funciones de forma del rectángulo. En el punto 1. 7. Una relación lineal entre el nuevo sistema de coordenadas y el cartesiano implica que los contornos de L\ son líneas rectas regularmente espaciadas y paralelas al lado 2-3 en el que = 0. en el triángulo éstos no resultan cómodos. L\.

las funciones de forma son sencillamente las coordenadas de área. Para el primer elemento de la serie [Figura 7..2/3 c: = x 3 . es muy fácil escribir un triángulo arbitrario de orden M de manera similar a com o se hizo para el elemento triangular de la Sección 7. Por consiguiente = £i N 2 = L- N3 = L* (7. Vale la pena señalar la coincidencia de estas expresiones con las deducidas en el Capítulo 3 [Ecs. Para deducir funciones de forma de otros elementos se puede encontrar una sencilla ley de recurrencia.18)]: (7.. L 3 — L 3j .5c)].5b) y (3. J y K en L^i y L$i. Es fácil comprobar que la expresión anterior da Li — ¿ i/. obtenemos ¿i = &i + bix + ciy 2A a2 + b2x + c2y L2 = 2A a3 + b3x + c3y L3 = 2A (7.18).det 2 1 1 1 *i x2 V\ y 2 .35) donde etc.33) «i = X2V3 . (7.8. viene dado por la expresión (7. Representando un nodo genérico i por tres números / . con L\ en lugar de £. con permutación cíclica de los índices 1. 2 y 3.2 Funciones de form a.2 Sin embargo.15(a)j.x 2 etc. L 2 — L 2i .32) en la cual A = . Despejando L\y L 2 y L 3 del sistema (7.x 3y 2 b\ = 2/2 . cero en los otros y varía linealmente en todo el triángulo.30). 7. (3. etc.5.área 123 y3 (7.FUNCIONES DE FORMA 135 De aquí el nombre de coordenadas de área. podemos correspondencia con la posición de las coordenadas escribir la función de forma en función de tres interpolaciones de Lagrange [véase la Ec.34) Lo que es evidente puesto que individualmente cada función toma el valor uno en un nodo.

(7.37) .El Método de los Elementos Finitos 136 (O.7. La expresión (7. etc. 0) *----. (7. 1 /m ). de grado M . y cero en todos los demás nodos. O.36) Triángulo cúbico [Figura 7. etc.* (O. para todos los puntos. La fórmula fue obtenida originalmente por Argyris et al. Nodos laterales: JV4 — 4 X 1 X 21 etc. El término de mayor grado del polinomio es L lL iL * y com o I + J + K = M el polinomio es.15(c)] Nodos de vértice: Nodos laterales: N i — -L iL i(Z L i — 1).35) es válida para distribuciones de nodos arbitrarias que sigan el modelo de generación de la Figura 7.17 y se simplifica si el espacio entre las líneas nodales es regular (por ej.. M.11 y formalizada de manera diferente por otros.* ----.17 Elemento triangular general. Triángulo cuadrático [Figura 7. 0) Figura 7.12 Las funciones de form a de los elementos cuadrático y cúbico que se dan a continuación pueden ser comprobadas fácilmente por el lector e incluso deducir otras sin dificultad para elementos de orden más elevado.*-----------------.15(4)] Para nodos de vértice: Ni = (2 Li — l ) £ i .*----. M) (M. O.

. o capas finas de material de refuerzo en cuerpos de revolución y tridimensionales.9 E le m e n to s lineales En esta obra hemos considerado generalmente hasta ahora el continuo com o bi o tridimensional. estos elementos pueden representar barras de armado (problemas planos y tridimensionales). En los problemas de campos del tipo que se estudian en el Capítulo 10. &— w o —■■■ ' o o Figura 7. Fue Veubeke1® quien primero dedujo el triángulo cuadrático y Argyris14 lo utilizó en problemas de tensión plana.FUNCIONES DE FORMA 137 y para el nodo interior: JVjO = 27 7v| 7^2^ 3 Nuevamente aparece una función “ burbuja" que tom a valor nulo en los contornos y que se empleará en un contexto diferente en el Capítulo 12. En relación con esto es útil tomar nota de la siguiente expresión integral exacta: JL 2A L °L b 2Lc3 dx dy = -------f h!c’' 1 2 3 y (a + ft + c + 2)! (7. se pueden considerar com o líneas de fuga en un medio poroso de menor conductividad. fueron tratados únicamente com o ejemplos triviales en el Capítulo 2 y en la Sección 7. Cuando se trata de calcular las matrices de los elementos resulta a menudo que nos encontramos con integraciones sobre la región triangular definidas en función de coordenadas de área. Los casos unidimensionales.18 Elemento unidimensional embutido entre dos elementos bidimensionales.2.38) v ' ELEMENTOS UNIDIMENSIONALES 7. dichos elementos aparecen de hecho en combinación con los elementos de continuo más usuales por lo que es deseable un tratamiento unificado. En el campo del anáfisis elástico. En muchos problemas reales de dos o tres dimensiones. siendo de una clase para la que generalmente se dispone de solución exacta.

En este caso. Evidentemente.. Una familia de elementos com o la representada en la Figura 7. se pueden determinar sus propiedades teniendo en cuenta. por ejemplo. no obstante.18 se representa un elemento de esta clase introducido entre dos elementos cuadráticos contiguos.18).19 es precisamente equivalente a la de la Figura 7.9.138 El Método de los Elementos Finitos Una vez escogida la forma de una función. Utilizando ahora tres coordenadas normalizadas y siguiendo la terminología de la Sección 7.39) Elemento “cuadrático” (20 nodos) Nodos de vértice: = g ( l + £o)(l + I7o)(l + <o)(£o +*70 + <0 .6. para la continuidad de la función todo lo que requiere es una variación cuadrática de la incógnita con la única variable £. com o la de desplazamientos. Lo que ha de conseguirse es que a lo largo de toda una cara de un elemento los valores nodales definan una variación única de la función a determinar. para obtener la continuidad entre elementos han de modificarse las reglas expuestas previamente. obtenemos las siguientes funciones de forma: Elemento “lineal” (8 nodos) JVi = | ( l + í o ) ( l + V o ) ( l + Co) (7. tal cosa sólo puede asegurarse mediante inspección. que las propiedades deducidas.10 Prismas rectangulares. han de considerarse solamente en una dimensión.2) Nodo de arista típico: U = o m = ±i <¿ = ± i Ni = j ( l .15 De forma muy parecida a la expuesta en las secciones anteriores pueden describirse los elementos tridimensionales equivalentes. tales com o deformación. Con polinomios incompletos. Así pues. para un elemento de esta clase. etc. ELEMENTOS TRIDIMENSIONALES 7. las funciones de forma vienen dadas directamente por polinomios de Lagrange com o los definidos en la expresión (7. Familia “ serendípita” 4-9.í 2)(l + >/o)(l + Co) Elemento “cúbico” (32 nodos) (7-40) . En la Figura 7.

FUNCIONES DE FORMA 139 C= l 20 nodos 32 nodos Figura 7. Nodos de vértice: N¡ = —(i + £o)(i + *?o)(i + Co)[9(£2 + v1 + C2).19 Prismas rectos de la familia ( “serendípita") de nodos en el contorno con los elementos de cara y línea correspondientes.41) .19] Nodo de arista típico: í¿ = ± - m = ±1 (i = ± 1 (7.

situación que es aún de mayor importancia que en el análisis bidimensional. El procedimiento para generar funciones de forma sigue de nuevo el descrito en las Figuras 7.22) a (7.42) . El equivalente a un triángulo de Pascal es ahora un tetraedro y además podemos observar el pequeño número de grados de libertad adicionales. Ampliando la notación de la expresión (7.140 El Método de los Elementos Finitos Figura 7.11. 7. obtenemos ahora Ni = N .24). jk = (7.19). (7.20 Prisma recto de la familia de Lagrange. tal com o se muestra en la Figura 7.20.10 y 7. Familia de Lagrange Las funciones de forma para estos elementos. com o el de la Figura 7.Í 'H 1 + 9Í°H 1 + vo )(! + ío) Cuando ( = 1 = las expresiones anteriores se reducen a las Ecs. se generarán multiplicando directamente tres polinomios de Lagrange. y nuevamente pueden deducirse elementos con distintos grados de libertad a lo largo de las aristas siguiendo los mismos pasos.19.11 Prismas rectangulares. N i = l0 4í t 1 . Estos elementos tridimensionales pueden además unirse de manera compatible a elementos planos o unidimensionales apropiados.

12 Elementos tetraédricos La familia tetraédrica representada en la Figura 7. para n. En primer lugar. la aplicación práctica de dichos elementos es ineficiente. Se introducen de nuevo coordenadas particulares definidas por (Figura 7.5 se pueden aplicar aquí y. en general. se obtienen en el plano de cada cara polinomios del mismo grado en dos coordenadas y por tanto queda asegurada la compatibilidad entre elementos. propiedades similares a las de la familia triangular. en cada caso vuelven a obtenerse polinomios completos en tres coordenadas.21 exhibe. 7.22): . 7.21 La familia del tetraedro: (a) lineal. No aparecen términos adicionales en el polinomio. Después.12.6 Todos los comentarios acerca de los nodos interiores y de las limitaciones de la formulación efectuados en la Sección 7. com o las caras se dividen de manera idéntica a com o se hizo anteriormente con los triángulos. Este elemento fue sugerido por Ergatoudis5 y elaborado por Argyris et al.1 Coordenadas de volumen.FUNCIONES DE FORMA 141 Figura 7. ( b) cuadrático y (c) cúbico. m y p subdivisiones a lo largo de cada lado. com o era de esperar.

33).43) 1 = L i -f L 2 + L 3 + L 4 Nuevamente. iVi = Li N 2 = L 2.2 Funciones de forma.22): volumen P234 volumen 1234 ’ etc.12. Se puede identificar otra vez el significado de las coordenadas com o el cociente entre el volumen del tetraedro que tiene un vértice en un punto interior P del tetraedro inicial y el volumen total (ver Figura 7.32) y (7. pudiendo identificarse las constantes en el Capítulo 5 [Ecs.142 El Método de los Elementos Finitos Figura 7. las funciones de forma del elemento lineal [Figura 7. (5. (7.45) .21(a)] serán simplemente.44) 7.5)].L 2z 2 + L 3Z3 + L 4Z4 (7. las recíprocas de las expresiones anteriores nos conducen a expresiones del tipo (7. Como las coordenadas de volumen varían linéalmente con las cartesianas desde el valor uno en un nodo a cero en la cara opuesta. x —L \ X \ + L 2x 2 + L 3 X 3 + £ 4 X4 y —L\y\ + L 2y 2 + L 3y3 + Zr4y4 z =L\Z\ -f.22 Coordenadas de volumen. etc. (7.

etc.(&). Tetraedro “cúbico” Nodos de vértice: JVi = i( 3 Li . estableciendo una formulación apropiada del tipo de Lagrange similar a la Ec. por razones obvias. El primer elemento de ambas familias es idéntico y además sus funciones de forma son tan evidentes que no necesitan mayor aclaración.46) Nodos de arista: N s = 4 ¿ i ¿ 2.143 FUNCIONES DE FORMA Las expresiones de las funciones de forma de elementos tetraédricos de mayor orden se obtienen de la misma manera que en el caso de los triángulos.23).35). 6K ///.] Nodos de vértice: N! = (2L X . Una fórmula muy útil para la integración es: i j .21.. Nodos laterales: N\ 7 — 2 7 L \ etc. por ejemplo.49) .l ) L u etc.23(¿). + J + 1 ) . etc.13 Otros elementos tridimensionales sencillos Las posibilidades de formas sencillas son mayores. (7. Para un elemento “cuadrático” com o el presentado en la Figura 7. (7. en prismas triangulares (Figura 7. + t + . (7. Una serie de elementos bastante útil puede basarse. (7 -48) 7. Dejando este punto com o ejercicio adecuado para el lector. en tres que en dos dimensiones. citaremos las que siguen: Tetraedro “cuadrático” [Figura 7.1)(3Í! .a\b\c\d\ ■aTOTCrd. De nuevo se pueden distinguir aquí las variantes de los tipos lagrangianos y serendípitos. vol dx dy d* = (.47) Nodos de arista: 9 N$ = —LiL2{3Li — 1). las funciones de forma son: Nodos de vértice L\ = = 1: (7.2) L U etc.

.

C 2). sino que tienen aplicación práctica com o “relleno” combinados con elementos paralelepípedos de veinte nodos.145 FUNCIONES DE FORMA Ni! d/VJ Nodos del o I d/V| dt \ \ /vs di 0 \ / dA/$ 0 X Figura 7. . (7. etc.50) Nodos de arista de rectángulos: t f7 = Z a ( l . Nodos de arista de triángulos: Nio = 2 ¿ 1£ 2(1 + C).24 Funciones de forma jerárquicas de forma cuasi-ortogonal y sus derivadas. Estos elementos no son puramente esotéricos. etc.

(7.El Método de los Elementos Finitos 146 Parte 2. Ahora el parámetro a3 significa la separación de la pendiente en el centro del elemento respecto al valor constante de la primera aproximación.51). Por eiemplo. De forma similar. Podemos entonces escribir m = C(1 . Funciones de forma jerárquicas 7. y añadir a éstas una serie de polinomios de forma que éstos tienen siempre valores nulos en los extremos del dominio (esto es. Empezaremos por un desarrollo unidimensional.^ ^= utilizando en lo anterior la coordenada normalizada £ [viz. (7. ya que N 2 se ha elegido de forma que tiene valor unidad en dicho punto.17)]. ya que es la separación de la linealidad de la aproximación ü en el centro del elemento. partiendo de un típico elemento unidimensional escribiríamos: u = u0N0 + UxNx + a2N 2 (7-51) ^ = :S r (7-52) donde w >= .14 Polinomios jerárquicos en una dimensión Las ideas generales sobre aproximación jerárquica se han introducido en la Sección 7. . La generalización a formas jerárquicas de mayor orden es también sencilla. en los puntos 0 y 1).24.53) que tom a valor nulo en £ = ± 1 (esto es. sino que se pueden utilizar parámetros sin un significado físico obvio. se puede usar un desarrollo lineal expresado en términos de las funciones “ estandar” N0 y N\. Ec. De nuevo existe una infinidad de opciones y se puede seleccionar un polinomio que tenga valor nulo en el centro del elemento y para el cual dN3/d£ = 1 en ese punto. que com o se ha visto en las secciones precedentes proporciona una base para la generación de elementos en dos y tres dimensiones. donde iV3 es un polinomio cúbico de la forma iVg = ao + + ol2^2 + c*3£3 (7. Para generar un polinomio de orden p a lo largo de un lado de un elemento no es necesario introducir nuevos nodos.2 en el contexto de sencillos elementos lineales.i 2) (7-54) com o la función cúbica con las propiedades deseadas. para un elemento cúbico simplemente tenemos que añadir CL3N 3 al desarrollo cuadrático de la Ec. Com o se muestra en la Figura 7. en los nodos 0 y 1). jsara obtener una aproximación cuadrática. Notemos que en este caso el parámetro a 2 sí tiene un significado.

pero no es necesaria en forma alguna.o ^ = ¿ ( í * . (7. Esto puede conseguirse a veces. En los problemas de elasticidad que se han discutido en los capítulos precedentes la matriz elemental K e tiene términos de la forma .57) se pueden identificar los parámetros de la aproximación como e dpü aP = d£P p > 2 (7.16 Esto lleva al conjunto de funciones de forma: N¡ = \ (e --í) = N¡ = \ ( e .n ( 7 . o al menos. Come se ha mencionado anteriormente. En elementos en dos y tres dimensiones una sencilla identificación de los parámetros jerárquicos en las interfases asegura automáticamente continuidad C q a la aproximación. por tanto. una forma óptima de funciones jerárquicas es aquélla que resulta en un sistema diagonal de ecuaciones.0 P impar donde p (> 2) es el grado del polinomio introducido. que es igual a la unidad en ese punto.5 5 ) aunque ahora la interpretación física del parámetro asociado a ésta es más difícil (aunque no es estrictamente necesaria). usando las funciones de forma dadas por la Ec.56) ) = p\ . Como ya se ha dicho. de forma bastante aproximada. Una alternativa práctica es definir las funciones jerárquicas de la forma A u p .FUNCIONES DE FORMA 147 Nótese que se puede proceder de forma similar y definir la función jerárquica elemental de cuarto orden de la forma m = ¿ 2( i . menos dPNp/d£P. Se observa que todas las derivadas de de segundo o mayor orden se anulan para £ = 0. y existen otras muchas posibilidades.58) Tal identificación tiene un significado físico general.í ) (7-57) etc.1) m p Par (7. el conjunto anterior no es único. y.

lo cual es muy útil computacionalmente. La situación es aún más sencilla para los elementos jerárquicos. mediante sencillas multiplicaciones y las de los elementos serendípitos mediante una combinación de tales multiplicaciones. pero para p > 3 las diferencias son significativas. en la Figura 7. entonces se consigue la ortogonalidad y desaparece el acoplamiento entre las sucesivas soluciones. Un conjunto de polinomios que tiene la propiedad de la ortogonalidad en el dominio —1 < £ < 1 son los polinomios de Legrende Pp(£).61). .i ) etc. El lector puede verificar fácilmente la ortogonalidad de las derivadas de dichas funciones. Éstos se diferencian de las funciones de forma dadas por la Ec.1)Pi (760) e integramos estos polinomios para definir =j (™) = La evaluación para cada valor de p da N¡ = e . (7.57) ó (7.El Método de los Elementos Finitos 148 Si el conjunto de funciones de forma tiene los polinomios adecuados se puede calcular de tal manera que dichas integrales son nulas si l ^ m.25 se muestran las funciones de form a de un elemento lagrangiano de nueve nodos y las correspondientes funciones jerárquicas.i N ¡ = 2 (i3 . ya que son simples productos de los términos lineales y cuadráticos de la Ec.9 Definimos el polinomio de Legendre de orden p de la forma ^ « = < ^ 2F i | ? > ( { . 7.15 Elementos jerárquicos en dos y tres dimensiones del tipo “rectángulo” o “ ladrillo” Al derivar las aproximaciones “ estándar” de elementos finitos hemos mostrado que todas las funciones de forma de la familia de Lagrange se pueden obtener de las unidimensionales. Por ejemplo.24 muestra estas funciones y sus derivadas. (7.56). Utilizando esta última las tres funciones ilustradas son. La Figura 7. y se pueden definir las funciones de forma en términos de integrales de estos polinomios. (7. Aquí todas las funciones de forma se puedan obtener mediante un sencillo proceso de multiplicación. Estas últimas no sólo tienen formas más sencillas. sino que son más sencillas de calcular. simplemente .57) sólo en una constante multiplicativa hasta Ng.

1)07 + 1 ) / 4 JV. AT. . ya que para estas últimas se omite ahora simplemente la última función de forma.( í .l)/2 (7.l)(i7* . = .62) JVs = (£! . = (e - 1)0? .149 FUNCIONES DE FORMA (a) Estándar (6) Jerárquica Figura 7.1) La distinción entre formas lagrangianas y serendípitas desaparece.25 Funciones de forma estándar y jerárquicas correspondientes al elemento lagrangiano cuadrático.

11. en el que se usan diferentes desarrollos en lados distintos. . medida a lo largo del lado 1 —2.150 El Método de los Elementos Finitos De hecho. ahora es fácil introducir interpolaciones para los elementos del tipo ilustrado en la Figura 7.56).( l + £) (7. es una coordenada adimensional local del tipo que hemos usado al derivar las funciones jerárquicas para elementos unidimensionales. Además. (7.65) Esto sugiere que se pueden generar funciones jerárquicas en el triángulo generalizando las fracciones de forma unidimensionales presentadas anteriormente.( 1 .L 1'jp . (7. 7.64) que estas funciones de forma son nulas en los nodos 1 y 2. por ejemplo.63) Si £. por lo que la continuidad Co de la aproximación ú está asegurada. que son idénticamente nulas en el contorno.2 ~ L i)p — ( ¿ 2 ~ L i )(L i + Lz)p *] p\ p par (7. el número de funciones jerárquicas que surgen de los lados del elemento de esta manera es insuficiente para definir un polinomio completo de orden p y deben introducirse funciones jerárquicas internas.66) p impar Se deduce de la Ec.¿ 1 ) 1 -2 (7. para p > 3. Debe notarse que en este caso.£) L 2ji_2 = . se puede demostrar fácilmente que ser^ nula a lo largo de los lados 3 — 1 y 3 — 2 del triángulo.64) de donde se sigue que tenemos f = (L 2 . asociamos al lado 1 — 2 el polinomio de grado p (> 2) definido por — [ ( L i .16 La familia del triángulo y el tetraedro16.( L Nh ~ 2 ) 1 + L 2)p] p_t[(-Í . se puede escribir £ i¡i-2 = . Por ejemplo. Lz es idénticamente nula y. Esta característica esencial de los elemento jerárquicos se explota en el refinamiento adaptable (véase el Capítulo 14) donde se introducen nuevos grados de libertad (o se incrementa el orden polinóm ico) sólo cuando la magnitud del error lo requiere. Volviendo al triángulo de la Figura 7. se tiene (ü i + £ 2 ) 1 -2 = 1 (7. utilizando las expresiones de la Ec.16 se observa que a lo largo del lado 1-2.17 Una vez más se pueden introducir los conceptos de manipulación en función de las coordenadas de área (volumen). por tanto.

(6) cuadrático y (c) cúbico. Se pueden generar funciones de forma jerárquica similares a partir del conjunto de funciones unidimensionales definidas en la Ec.17 Aproximación global y local por elemento finitos El concepto mismo de aproximación jerárquica (en la cual las funciones de forma no se ven afectadas por el refinamiento) significa que es posible incluir en el desarrollo .61).26 Elementos triangulares y funciones de forma jerárquicas asociadas de grado (a) lineal.FUNCIONES DE FORMA 151 para p = 3 se puede usar la función L\LiLzy mientras que para p = 4 se pueden adoptar las tres funciones adicionales L\L2L 3 . L\LiL\. (a) (b) Figura 7. (7.26 se muestran típicas funciones jerárquicas lineales. 7. Para el caso de tetraedros pueden seguirse idénticos procedimientos. cuadráticas y cúbicas para un elemento triangular. En la Figura 7. L\L\Lz.

El uso de tal aproximación global-local fue sugerido por primera vez por M ote. serían un procedimiento para corregir esta solución de forma que se satisfagan las condiciones reales.67) i= 1 funciones N de naturaleza no local. por ejemplo. los términos locales. las soluciones exactas de un problema analítico que se parece de alguna manera al problema tratado. La función global conocida era la analítica correspondiente a un disco sin ranuras y los elementos finitos se añaden localmente para modificar la solución.27).27 Algunos posibles usos de aproximación global-local: (a) disco rotatorio con raninas. de “elementos finitos” . Otros ejemplos de tales soluciones “fijadas” pueden ser las asociadas a cargas puntuales. En este caso. . donde el uso de la aproximación global sirve para eliminar la singularidad. Figura 7. Tales funciones pueden ser.152 El Método de los Elementos Finitos n u = Y J Niai (7.18 en un problema donde los coeficientes de esta función estaban fijados. mal modelada por la discretización. El ejemplo que se trataba era el de un disco giratorio con ranuras (Figura 7. (6) viga perforada. pero que no satisfacen algunas condiciones de contorno o falta de homogeneidad.

28 Mejora en el número de condicionamiento (cociente entre el máximo y mínimo autovalor de la matriz de rigidez) debido al uso de formas jerárquicas (elasticidad isótropa v = 0.28 se muestra el “número de condicionamiento” [que es una medida de tal diagonalidad y que se define en los textos de algebra lineal (ver Apéndice 1)] para un elemento cúbico aislado y para un ensamblaje de cuatro elemento cúbicos usando las formulaciones estándar y jerárquicas.19 Elemento simple (reducción del número de condicionamiento = 10. En la Figura 7. debido a su forma cuasi diagonal. El mejor condicionamiento de las ecuaciones de rigidez es una ventaja importante de tales formas y permite utilizar fácilmente técnicas iterativas de solución.15).2) Orden del elemento cúbico Función de forma estándar ( b) Función de forma jerárquica Figura 7.7) ”11110 'max'/^rnin 36 Ensamblaje de 4 elementos (Reducción del número de condicionamiento^ = 13. . y la función apropiada puede añadirse con un coeficiente desconocido.153 FUNCIONES DE FORMA En algunos problemas la propia singularidad es desconocida. 7.18 Mejora del condicionamiento con formas jerárquicas Ya se ha mencionado que las formas jerárquicas redundan en un mejor condicionamiento de las ecuaciones.

BUCK. of Techn. ARGYRIS. 4. TAYLOR. “On completeness of shape functions for finite element analysis” . 1968. Roy. IRONS. 5.C.C.H.19 Observaciones finales Se ha presentado aquí al lector una selección ilimitada de tipos de elementos e igualmente existen ilimitadas posibilidades alternativas. DOHERTY. 3. 1968.H. Berkeley. Int.C. IRONS. Eng. Aero. Oct. Referencias 1. ZIENKIEWICZ et al. 4. 31-42. University of Wales. “Some new elements for matrix displacement methods” . de Noruega. p. M. pp. Solids Struct. pp.L. Tal limitación sería tan restrictiva que poco objeto práctico hubiera tenido deducir tales funciones de forma.4. Num. “Curved.. pp. 1968. I. Ohio.M. SCHARPF. Roy. 72.C. Un. pp. 245. Comentarios a la ref. “Higher order polynomial triangular finite elements for .M. ZIENKIEWICZ. Noruega. 1972. J.W. “The TET 20 and the TEA 8 elements for the matrix displacement method” . quadrilateral elements for finite element anlaysis” Int. Soc. WILSON y R. Appl. FRIED y D.G.C. 1968. 618-25. Liége. Tapir Press. 6. 1. 8. 709-11.154 El Método de los Elementos Finitos 7. Capítulo 13 de Finite Element Methods in Stress Analysis.L. Swansea.t 72. SCHARPF. K. 2nd. todos los demás elementos quedan limitados a situaciones donde la región real tenga tal forma que pueda representarse mediante un ensamblaje correcto de prismas rectos. Th. Trans.E. F. on Matrix Methods in Struct. Jan. thesis.9 ¿Qué aplicación tienen en la práctica elementos de esta complejidad? Dejando aparte al triángulo y al tetraedro. Trans. “Complete polynomial displacement fields for finite element methods” . Undergradúate Project.W.G. DUNNE.t Air Forcé Inst. two dimensional isoparametric element". 12. Symposium on High Speed Computing in Elasticity. (eds. UA quartic. O. 1966. 9. Swansea. J. “Three dimensional stress analysis” . IRONS y O.C. Conf. ZIENKIEWICZ. ERGATOUDIS y O. Quadrilateral elements in plañe analysis: introduction to solid analysis. Stress Analysis of Axisymmetric Solids Utilizing Higher-Order Quadrilateral Finite Elements. E. 4. J.L.. 17-22. 1968. CAMPBELL y F. Univ. J... B. 7. R. W.M.G. Aero. Report 69-3. Univ. Meth. B. Holand and K. 72. H. isoparametric. TAYLOR.P. 1969. Téc. of Wales. Int. Univ. SILVESTER.. SCOTT. En realidad existen métodos para ello que se describen en el capítulo siguiente. G. J.M. 1969. Wright Patterson Base. Mech. J. B. J.. Mech. MARECZEC y D. O. 2. HILBER. ERGATOUDIS. J. 10. Struc tur al Engineering Laboratory. ERGATOUDIS. ARGYRIS. 1970. Aero. J. 11. a menos que pueda encontrarse alguna manera de distorsionar dichos elementos para que se ajusten a contornos reales. I. P. of California. SCOTT. Soc.Sc. Bell). P. “Iso-parametric and associated elements families for two and three dimensional analysis” . Trondheim.C. ZIENKIEWICZ. 1968.

G. Dams. IRONS y O.. DE S. and Applications. O. 2. Eng. ZIENKIEWICZ. 1965. pp. Int. Roy. Num. 3. pp. Zienkiewicz and G. Oct. “Three dimensional analysis of arch dams and their foundations” . 1982. Civ. Comp. 849-61. 17. C. 19. 1965. O. PEANO. 16. Soc. J. “ Global-local finite element” . Meth Eng.M. 1971.P. . J. KELLY. B. Computers and Structures. A posten error analysis and adaptivity for the finite element method.C. Eng. GAGO y D.S. 1983. University of Wales. J. 1969. Note. “Triangular elements with lineary varying strain for the matrix displacement method” .H. ARGYRIS. 15. Int. “Displacement and equilibrium models in the finite element method” . 69.W. Ph.R. 13. Londres. Swansea. 3-4. Math. Holister). GAGO.C. J.. 18. ERGATOUDIS. 16.FUNCIONES DE FORMA 155 potential problems” . Wiley. 711-13.R. J. Inst. B. Arch. Tech. “The hierarchical concept in finite element analysis” . 14. Symp. 1968. ZIENKIEWICZ. Aero.G. 53-65. J. FRAEIJS DE VEUBEKE.D tesis.C. Capítulo 9 de Stress Analysis (eds. J. 565-74. “Hierarchics of conforming finite elements for elasticity and píate bending” . DE S. S c i 7.P. A. 1976.D MOTE.

.

L 3 . En dichas figuras se muestra cóm o al dibujar en un espacio cartesiano x . por consiguiente. Para asegurar que con un número pequeño de elementos pueda representarse una form a relativamente complicada com o las que aparecen más frecuentemente en los problemas reales. con tal que pueda establecerse una correspondencia biunívoca entre las coordenadas cartesianas y las curvih'neas. Este capítulo trata.2 que se distorsionan en figuras tridimensionales. Este principio es aplicable con carácter general. L 2 . tal com o se indica para los elementos planos de la Figura 8. y . es posible definir las funciones de forma en coordenadas locales y establecer las 157 . bi y tridimensionales “ se transformarán” punto por punto en formas distorsionadas com o las representadas en las Figuras 8. Los elementos de los tipos básicos uni. o sea. £ o de las L\. más que en los teóricos. rj. sino que además pueden transformarse en otros de tres dimensiones. ya no son suficientes simples rectángulos o triángulos. lo que implica una mayor precisión y presumiblemente que el número de elementos necesarios para obtener una solución correcta disminuya rápidamente. £ 4 se obtiene un nuevo sistema de coordenadas curvilíneas. z la forma distorsionada de las coordenadas f .2. si pueden establecerse relaciones de la forma Una vez conocidas dichas relaciones entre las coordenadas.Capítulo 8 ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA— ELEMENTOS “INFINITOS” Y “DE SINGULARIDAD” 8. Cada nuevo miembro de la familia se caracteriza por un número de nodos progresivamente mayor.1 Introducción Hemos visto en el capítulo anterior cóm o pueden obtenerse algunas familias genéricas de elementos finitos.1 y 8. No sólo pueden distorsionarse los elementos bidimensionales en otros también bidimensionales. del tema de la transformación de estas formas sencillas en otras de configuración más arbitraria.

El Método de los Elementos Finitos ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA .

que puede surgir falta de unicidad cuando la distorsión sea exagerada. que com o se verá es esencial. no obstante. en general. En la sección final se mostrará que pueden emplearse eficazmente otras muchas transformaciones de coordenadas.1) que ha encontrado una gran aplicación en la práctica. etc. Por ejemplo. En lo que sigue examinaremos en primer lugar la llamada forma isoparamétrica de la relación (8. A cada sistema de coordenadas locales corresponderá otro de coordenadas cartesianas globales y. COORDENADAS PARAM É TRIC AS CURVILÍNEAS 8 .3 generalizó la idea a otros elementos. . si para cada elemento escribimos en las que N f son las funciones de forma expresadas en función de las coordenadas locales. Irons2.160 El Método de los Elementos Finitos propiedades del elemento en el sistema global mediante las transformaciones adecuadas. se encontrarán en puntos apropiados del contorno del elemento (ya que por las definiciones generales de las funciones de forma sabemos que toman el valor unidad en el punto en cuestión y cero en todos los demás). Veremos. Se ofrecerán los detalles completos de esta formulación.2 E l e m p le o d e “ fu n cio n e s d e fo r m a ” p a r a e s ta b le ce r tra n s fo r m a c io n e s d e c o o r d e n a d a s Un método muy conveniente para establecer la transformación de coordenadas es emplear las funciones de forma ya deducidas para representar la variación de la función incógnita. sólo uno. Estos puntos pueden establecer nodos “ a priori” . En su primera aplicación estableció relaciones lineales básicas para un cuadrilátero.. se dispondrá inmediatamente de una relación de la forma requerida. La idea de emplear las funciones de forma del elemento para establecer coordenadas curvilíneas dentro del campo del análisis por elementos finitos parece que fue mencionada originalmente por Taig1. Más aún. zx. los puntos de coordenadas . j/j. incluyendo la determinación de las propiedades de los elementos por integración numérica.

En la Figura 8. hoy en día los temas de definición de superficies y su análisis están cada vez más unidos.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 161 Figura 8. Independientemente. Coons4 y Forrest6 establecieron definiciones similares como consecuencia de trabajos realizados para idear distintos métodos prácticos de generación de superficies curvas de uso en ingeniería de proyectos.3 Dibujo por computador de las coordenadas curvilíneas para elementos cúbicos y cuadráticos (distorsión admisible).3 se muestra una distorsión real de elementos basados en los miembros de segundo . debido a esta actividad.

como “elemento generatriz” . z). en puntos interiores del elemento deformado están implicados dos sistemas de coordenadas locales. Se ha de tener especial cuidado para evitar que en la práctica aparezcan distorsiones tan considerables. además de que ciertos puntos interiores resultan transformados fuera del elemento.4 Distorsión inadmisible de elementos dando origen a una transformación no biunívoca y “desbordamiento” .5 se muestran dos ejemplos de un elemento bidimensional (£> y) proyectado en un espacio tridimensional (a:. Elementos cuadráticos y cúbicos. . en coordenadas locales. rj) y las globales (x. podrá surgir falta de biunicidad de la forma indicada en la Figura 8.162 El Método de los Elementos Finitos y tercer orden de la familia “serendípita” . En este caso. Figura 8. Se observa aquí la existencia de una relación biunívoca entre las coordenadas locales (f.4 para dos situaciones. En este capítulo acostumbraremos a referirnos al elemento básico sin distorsionar. j/. Si los puntos fijos son tales que tenga lugar una distorsión exagerada. En la Figura 8. y).

La conocida condición de correspondencia biunívoca punto a punto (com o la existente en la Figura 8.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 163 En la Sección 8. pero no en la 8.4) es que el signo de dicha cantidad debe permanecer constante en todos los puntos del dominio transformado.5 se definirá una cantidad conocida com o determinante jacobi&no.3. .

Cuando se usen funciones cúbicas tales . aunque situarlos en el “tercio central” mostrado en la Figura 8 .6 (a)] sea mayor de 180o . la condición necesaria es que ningún ángulo interior [como a en la Figura 8 .164 El Método de los Elementos Finitos Puede demostrarse que en una transformación paramétrica basada en funciones de forma bilineales.6 En transformaciones basadas en funciones cuadráticas de tipo “serendípito” es necesario además que los nodos laterales se encuentren en la “ mitad central” de la distancia entre vértices adyacentes7.6 es más seguro.

. o en los contornos. Se pueden añadir otros conjuntos de nodos correspondientes en los límites de separación. 8. los elementos distorsionados serán entonces continuos. T E O R E M A 1.7. Cuando dos elementos contiguos están engendrados por 11elementos generatrices” cuyas funciones de forma satisfacen las condiciones de continuidad. reglas generales son impracticables y es preciso comprobar numéricamente el signo del determinante jacobiano. Una posibilidad de tales lagunas se indica en la Figura 8. No es preciso que los nodos de los nuevos elementos distorsionados estén únicamente en los puntos donde se definan las funciones de forma.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 165 a < 180c (a) Elemento lineal (b) Elemento cuadrático Figura 8 . ya que en estos casos el criterio de continuidad que requiere la unicidad de la función u se sustituye simplemente por el de unicidad de la coordenada xy y o z. Este teorema es evidente. En la práctica basta generalmente con una distorsión cuadrática. es importante que la subdivisión de éste en nuevos elementos curvos no deje lagunas.6 Reglas para la unicidad de las transformaciones (a) y ( 6 ). Com o los nodos de elementos contiguos tienen las mismas coordenadas la continuidad queda asegurada.3 Conformidad geométrica de los elementos A la vez que hemos visto que mediante la transformación de la función de form a cada uno de los elementos generatrices se transforma punto por punto en una parte del objeto real.

3j son tales que la continuidad de u se mantiene en las coordenadas del elemento generatriz. la geometría y la variación de la función vienen definidas por los mismos puntos. T EO RE M A 2. antes de que podamos establecer las propiedades de los elementos. Si las funciones de forma N empleadas en f8. .8 los puntos marcados con círculos son los empleados para definir la geometría del elemento. se ha de definir la variación de la incógnita. u. 8. Lo más cóm odo es expresar dicha variación en función de coordenadas curvilíneas locales mediante la expresión habitual u = N ae (8.4) las funciones de forma que definen la geometría y la función son las mismas.4 V a ria ció n d e la fu n c ió n in c ó g n ita en el in te rio r d e e le m e n to s cu rv ilín e o s d is to rs io n a d o s . La demostración de este teorema sigue los mismos razonamientos que el de la sección precedente.3) donde ae representa los valores nodales.. Para definir la variación de la incógnita podrían utilizarse los valores de la función en los puntos marcados con cuadrados.166 El Método de los Elementos Finitos Figura 8.8 (a ). Si hacemos entonces N = N' (8. y los elementos se llaman entonces isoparamétricos. C o n d ic io n e s d e co n tin u id a d Definida ya la forma del elemento por las funciones de forma N . en la Figura 8 . Los valores nodales pueden o no estar asociados a los mismos nodos utilizados para definir la geometría del elemento. Por ejemplo. En la Figura 8 . las condiciones de continuidad se satisfarán entonces tn los elementos distorsionados.7 Condiciones neces?jias de continuidad para la división real del espacio.

8 (c)]. (a) Isoparamétrico. las definiciones de variaciones sub o superparámetricas son aplicables. utilizar solamente los cuatro puntos de los vértices para definir la variación de u [Figura 8 . Similarmente.5 Cálculo de las matrices de los elementos (transformación en las coordenadas £. 77. para la interpolación de las incógnitas se puede. sin embargo. Nos referiremos a tal elemento com o superparamétrico. Podríamos. Veremos que estos elementos suelen aparecer con mayor frecuencia en la práctica.8 167 Diferentes definiciones de elementos: O Punto de definición de las coordenadas. (c) subparamétrico. TRANSFORM ACION ES 8. () Para llevar acabo un análisis mediante elementos finitos han de encontrárselas matrices que definan las propiedades del elemento. Q Plintos de definición de los parámetros de la función.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA Figura 8 .8 ( 6 )]. Mientras que para la transformación es apropiado usar las formas “ estándar” de las funciones de forma. etc. advirtiendo que la variación de la geometría es más general que la de la incógnita real. ej. usar las formas jerárquicas definidas en el capítulo anterior. desde luego. Dichas matrices serán de la forma . rigidez.. al elemento resultante lo llamaremos subparamétrico [Figura 8 . De nuevo. (b) superparamétrico. si para definir u introducimos más nodos que los empleados para definir la geometría.

Consideremos. Mediante las reglas corrientes de la derivación en cadena podemos escribir. el sistema de coordenadas locales £. z. por ejemplo. Notemos que son necesarias dos transformaciones para evaluar dichas matrices.11)].10). En segundo lugar. En primer lugar. (8.7) y los vectores de carga asociados /. tenemos la matriz de rigidez L B t D B dV ( 8 . es necesario idear algún procedimiento para expresar las derivadas globales del tipo que aparecieron en la Ec ( 8 . la matriz G es. com o se define en función de coordenadas locales (curvilíneas). función de las derivadas primeras de N y ello se produce en muchas otras clases de problemas. por ejemplo. válida para problemas planos. Ec. el elemento de volumen (o de superficie) sobre el que hemos ¿ e efectuar Ja integración ha de expresarse en función de coordenadas locales cambiando convenientemente los límites de integración.5) donde la matriz G depende de N o de sus derivadas respecto a las coordenadas globales.8 ) En problemas de elasticidad. Para cada clase particular de problemas de elasticidad. escritas ahora en función de las coordenadas curvilíneas. (3. rj. y.10). las matrices de B vienen dadas explícitámente por sus componentes [ véase la forma general de las Ecs. Com o ejemplo de esto.168 El Método de los Elementos Finitos G dV /. se tiene dNj dx 0 dNj 0 dNj dy dNj dy dx ( 8 . ( y un sistema correspondiente de coordenadas globales x.8 ) en función de las derivadas locales. (3. En todos se necesita continuidad C q y com o ya hemos señalado ésta es satisfecha sin dificultad por las funciones del Capítulo 7. Refiriéndonos a la primera de ellas.6 ) N Tb dV (8. por consiguiente. (4.6) y (5. las derivadas con respecto a £ com o sigue .

. ya que las funciones N¡ vienen definidas en coordenadas locales. en el que aparece el determinante de J. Para encontrar ahora las derivadas_globales basta con invertir J y escribir ' dNi ' dNi ] di dx dNi T -l < ►= J dy dNi dNi ( 8. Así. com o hemos visto. _ 8N¡ T —L E . z vienen expresadas en forma explícita por la relación que define a las coordenadas curvilíneas [Ec.13) . Esta matriz se conoce com o matriz jacobiana. zx dN[ dN[ *2» 3/2j ¿2 di] drj ’ dí ’ 3N[ 8C d( (8. ^ dN! y —^ di ^ dN] ^ dN' ^ 8N' S ftP" ^ m Vi’ ^ dN' dN'. obtenemos ^ dN’ £ a p J= „ dN[ » E . d< > Expresando J en función de las funciones de forma N í que definen la transformación de coordenadas (que.g f y i. (8. por ejemplo. son idénticas a las funciones de forma N cuando se emplea la formulación isoparamétrica). t/.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 169 Efectuando la misma derivación con respecto a las otras dos coordenadas y escribiendo los resultados en forma matricial.2)]. yi . se puede encontrar explícitamente la matriz J en función de las coordenadas locales. Además. puesto que x. x -a t* ’ ^ d( ‘ dN[ dN[ di *i. dNi k dz .12) Para transformar las variables y la región sobre la cual se efectúa la integración seguiremos el procedimiento general.g ^ . un elemento de volumen es dx dy dz = det J di drj d( (8. tenemos dNi ' di dNi >= drj dNi dC dx dy d z' d i’ dx d i’ di dy dz dx dNi v drj’ df) dy dx dy dz dNi dNi dC d( k dz t k dz j . 11) dr. ' d N i> ' dNi ' dx dNi > —J i “a dy (8J0) Los términos del primer miembro de la expresión anterior pueden ser evaluados.

8. Esto. hemos reducido ya el problema de la evaluación de las propiedades del elemento al de encontrar integrales del tipo de las que aparecen en la Ec. (2. La forma más conveniente de proceder es considerar que dA es un j El determinante de la matriz jacobiana se conoce sencillamente en la literatura com o “ja cob ian o” y suele escribirse . para diversas clases de problemas. Mientras que en el caso anterior los límites de integración son sencillos. si las coordenadas curvilíneas están normalizadas según el tipo de prisma recto. (8.1 Integrales de superficie.5).5. De hecho. Para su justificación referimos al lector a los textos de matemáticas generales. en problemas de una o dos dimensiones.i I . la integración se lleva a cabo en el interior de dicho prisma y no en la complicada forma distorsionada. Ec.170 El Método de los Elementos Finitos Este tipo de transformación es válido independientemente del número de coordenadas utilizado.24 b)]: f = - j NTt dA El elemento dA se encontrará generalmente en una superficie donde una de las coordenadas (por ejemplo £) sea constante. no es una dificultad grave y tiene la ventaja de que evita más fácilmente los errores algebraicos. resultando unos límites de integración mucho más sencillos. Exceptuando los elementos más simples.8f (ver también Apéndice 5). Suponiendo que puede encontrarse la inversa de J . las integrales resultantes serán de una o dos variabJes con límites de integración más sencillos. podemos escribir dichas integrales com o I . En elasticidad y en otras aplicaciones aparecen con frecuencia integrales de superficie.i ° ( í ’n' ()di ¿n d( (814) Además. Más explícitamente. com o se verá en secciones siguientes.i I . Son típicas de estos casos las expresiones para calcular la contribución de las fuerzas de superficie al vector de fuerzas nodales equivalentes [véase Capítulo 2. por desgracia la forma explícita de G no lo es. en tales cálculos numéricos nunca se calcula exph'cit ámente la inversa de J. no ligados a ningún elemento particular. el proceso de efectuar la integración algebraicamente suele sobrepasar nuestras posibilidades matemáticas y ha de recurrirse a la integración numérica. Una explicación especialmente clara de esto puede encontrarse en Murnaghan. pudiéndose escribir programas generales. De forma similar.

En dos dimensiones aparece una longitud dS y en este caso es senciEamente dx di dS = dy dí dz d( d¡ en superficies de 77 constante. Ciertamente. 17 < 1 . que tienen que corresponder con un elemento “generatriz” triangular o tetraédrico. todos los teoremas siguientes son igualmente válidos para cualquier sistema de coordenadas locales y podrían relacionar las coordenadas locales L i. por ejemplo. Para problemas tridimensionales. podemos introducir formalmente en el caso del tetraedro . Coordenadas de área y volumen Las relaciones generales [Ec.6 Matrices del elemento. La manera más sencilla.2)] de transformación de coordenadas y. 8. aunque quizás no la más elegante. con las coordenadas cartesianas globales. por supuesto. La primera se refiere al hecho de que las coordenadas locales no son independientes y en realidad son una más que las del sistema cartesiano.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 171 vector orientado en dirección normal a la superficie (ver Apéndice 5). La segunda es simplemente la diferencia en los h'mites de integración. Sin embargo. Así. que aparecían con relación a triángulos y tetraedros en el capítulo anterior. surgen dos diferencias importantes. La matriz J tendría evidentemente forma rectangular y no poseería inversa. la mayor parte de lo expuesto en el anterior capítulo es de las coordenadas. (8. integramos en el interior de un dominio 1 < £. formamos un producto vectorial dx dA = di dy ' dx ' drj di k V i dy ^ s drj dz dz di drj di drj y sustituyendo. de sortear la primera dificultad es considerar la última variable com o dependiente de las otras.

14). Como las funciones jV¿ vienen expresadas en función de L i. L 2. (8.. sin embargo. . . . T) = L 2 (8.14) cambian ahora. debemos observar que dNj d N id ln d N id L i d£ dU di dh2 dt dLz d í dN^dL* ( . ya sea ésta tetraédrica o triangular.15) ( = l3 (según la definición del capítulo anterior) y así mantener intacta la Ec.17) Obviamente se aplicará el mismo procedimiento en el caso de coordenadas de área en triángulos. (8. etc. En general. Los límites de integración de la Ec.15) se obtiene simplemente dNj di dNj ~ dLx dNj dLA consiguiéndose las otras derivadas com o expresiones similares. dU di 1 ] Empleando la Ec. Debe señalarse que de nuevo la expresión G precisa integración numérica. 1-77 1 1 — 77 —C ___ / Jo G ( f .El Método de los Elementos Finitos 172 Í= L . sobre la región generatriz no distorsionada. (8. O d f dv d ( (8. Figura 8. no obstante. para corresponder con los del tetraedro.9 Prisma triangular distorsionado.9) y todas las demás hasta la Ec. efectuándose ésta. (8.

Adviértase que el test de la parcela. todo lo dicho anteriormente se aplica a problemas que relacionen derivadas de orden más elevado y a la mayoría de transformaciones unívocas de coordenadas. 8 . manteniendo inalterado el máximo orden de diferenciación. Por supuesto. * . (8.18).. Más aún. pero el proceso seguido en la sección presente habrá aclarado el procedimiento a seguir.. Así. Así pues. sustituyendo x..)dT (8. ’?) 1« j du dl j pudiéndose expresar simplemente el funcional por una relación de la forma (8. todos los razonamientos relativos al orden de convergencia para elementos de lado h siguen siendo válidos. y . y.7 Convergencia de los elementos en coordenadas curvilíneas Para considerar los aspectos de convergencia del problema formulado en coordenadas curvilíneas conviene volver al punto original de la aproximación. debe hacerse notar que cualquiera de los elementos estudiados en el capítulo anterior puede sér transformado en formas más complejas. (Capítulos 2 y 11).. . En algunos.9). por £. tal como se concibió en el sistema de coordenadas x. etc. .ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 173 Finalmente. se utilizan tanto coordenadas de área com o rectangulares (Figura 8. Inmediatamente se deduce que si se escogen las funciones de forma en el espacio de coordenadas curvilíneas de manera que observen las reglas habituales de convergencia (continuidad y presencia de polinomios completos de primer grado). donde se definía un funcional de energía II. con tal que h se exprese en el sistema de coordenadas curvilíneas. etc. r/.18) La transformación de coordenadas cambia las derivadas de cualquier función mediante la relación jacobiana (8. donde el integrando era función de u y de sus derivadas primeras.. se producirá entonces convergencia. o una expresión integral equivalente (formulación débil).11). los principios variacionales de tipo energético discutidos en el Capítulo 2 (y otros del Capítulo 9) podrían formularse com o sigue para una función escalar u n= j f F (u . por ejemplo. . y ) dfi + E ( u . com o el prisma triangular. esencialmente mediante integrales de volumen similares a la Ec. Las observaciones acerca de la dependencia de las coordenadas se aplican de nuevo con relación al prisma..5). í du ' f du ' dx du dy > = j _ 1 ( í .

(7.20) con la (8.+a 4 ^ N{Z{ ( 8 .2 2 ) Si se toma a{ = on + a 2Xi + a 3yt + a 4zty se compara ia expresión (8. T EO RE M A 3.2 0 ) y ( 8 .20) defina un desarrollo lineal en coordenadas cartesianas: u = a 1+ a 2x + a 32/ + a 4z = a x+ a 2 ^ N {X i+ a 3 ^ iV ¿¡/. En el caso de elementos isoparamétricos (o subparamétricos).22) se observa que se obtiene una identidad entre ellas siempre que £ aí = i Como éste es el requisito normal para las funciones de forma de los elementos estándar [viz. la situación es más ventajosa.y ) puede siempre reproducirse mediante el desarrollo en coordenadas curvilíneas. El sencillo caso lineal en el que se ha “ adivinado” la solución debe desarrollarse considerando en detalle los términos polinómicos que aparecen en expresiones tales com o la ( 8 . .C ) (8.4)] se puede concluir que el siguiente teorema es válido.ij. Tiene interés continuar estas consideraciones y ver bajo qué circunstancias se pueden conseguir desarrollos polinómicos de mayor orden mediante transformaciones. este teorema es obviamente válido jpara ellos. En este caso.2 2 ) y establecer las condiciones en las que se igualan los coeficientes adecuados.174 El Método de los Elementos Finitos ya no es aplicable en general y en principio debería aplicarse im poniendo campos polinómicos en las coordenadas curvilíneas. Todos los elementos isoparamétricos satisfacen el criterio de derivada constante Dado que los elementos subparamétricos pueden expresarse com o casos particulares de la transformación isoparamétrica. y por consiguiente tales elementos pasarán el test de la parcela de orden mínimo de la forma estándar. un cam po lineal (derivada constante según x .20) 1=1 con las coordenadas de los nodos definiendo la tranformación y = S Nm x = ^2NiXi z = YlN{Zi (8-21) La cuestión es bajo qué circunstancias es posible que la expresión (8. Ec. Para demostrar esto consideremos un desarrollo isoparamétrico estándar n « = £ * < «< = Na N = N (Í.

£. Se tiene 4 x = y . transformado bilinealmente.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 175 Nodos transformados Figura 8. n 'íx ¡ 1 4 y = 1 2 Ní yi <8-23) 1 y se aesea ser asptr/r a\rreprutAiviiu = a i + a 2x + a 3y + a Ax 2 -f a$xy + a 6y 2 (8-24) Puesto que la forma bilineal de N¿ contiene términos tales com o 1.»7 y £17. Considérese el siguiente problema: las circunstancias bajo las que el cuadrilátero de la Figura 8. lo anterior se puede escribir com o u = Pi + & Í + + A f’ + + A íV (8-25) . puede representar completamente cualquier desarrollo cuadrático cartesiano.10.10 Transformación biüneal de los elementos subparamétricos cuadráticos de ocho y nueve nodos.

(8.El Método de los Elementos Finitos 176 donde f3\ a /3g dependen de los valores de <*! a a 6. linealmente distorsionados.26a) directamente usándolos coeficientes polinómicos = 1 —8 . son siempre capaces de representar campos cuadráticos. Para el elemento de ocho nodos (serendípito) [Figura 8.27).28) y (8. con elementos de ocho y nueve nodos.28) y el emparejamiento de los coeficientes de las Ecs. etc. debido a la ausencia del término £2r)2 en la Ec. (8.27) Es inmediatamente evidente que para valores arbitrarios de /?i a es imposible emparejar los coeficientes 61 a 6 g. [Sin embargo. y son preferibles para modelar soluciones “ suaves” .26a) N í <ií (8. se puede concluir que los elementos de nueve nodos representan mejor los polinomios cartesianos (cuando están distorsionados linealmente).25) se puede hacer directamente. t Los autores agradecen al Prof. M. . Crochet de la Universidad de Lovaina por señalar esta sencilla demostración.10(6)] se puede escribir (8. respectivamente.11 se da una prueba de esto. y se puede concluir que los elementos de la familia serendípita de orden cuatro o mayor. usados para reproducir la solución de una sencilla viga en donde se sabe que la respuesta exacta es cuadrática. Sin distorsión ambos elementos dan resultados exactos. en lugar de la variables nodales a¿ de la form a (teniendo en cuanta los términos que aparecen en el triángulo de Pascal): u = 6i + 62 Í + 6377 + 64 ^ + 65^77 + b^T]1 -f bj^T}2 + 6 g£JT7 (8. Se trata ahora de emparejar los términos que provienen de los desarrollos cuadráticos de los tipos serendípitos y lagrangianos mostrados en la Figura 8.10(6) y (c): 8 u = ^ Nidi (8. si se utilizan expansiones de tipo serendípito de mayor orden (cuárticas. Por tanto.27) es u = 61 + fcjf + 6377 + 64 ^ + ••■+ bg£2T] + b ^ 2r¡2 (8.) este emparejamiento sería evidentemente posible.f En la Figura 8.10(c)] el desarrollo similar a (8.26b) 1 9 u — 1 donde los términos son del tipo definido en el capítulo previo. pero al distorsionarlos sólo el de nueve nodos sigue haciéndolo mientras que el de ocho nodos da tensiones muy fluctuantes. En ella se consideran los resultados de un cálculo de elementos finitos.] Para el elemento lagrangiano de nueve nodos [Figura 8.

1 1 Elementos cuadráticos serendípitos y lagrangianos de ocho y nueve nodos en forma regular y distorsionada. . Flecha elástica para una viga sometida a momento constante.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 177 Exacta Tensión trx en la sección A-A (punto de Gauss) Figura 8 . Nótese la pobreza de los resultados del elemento de ocho nodos.

9 8. resulta la conocida regla del trapecio: I = /(-!) + /(!) (8-30) para n = 3.31) . Las integrales pueden escribirse / = £ i / ( í ) áí = ¿ í f i / ( í i ) (8-29) para un intervalo de integración entre —1 y + 1 [Figura 8.178 El Método de los Elementos Finitos Razonamientos similares llevan a la conclusión de que en tres dimensiones sólo el elemento lagrangiano de 27 nodos es capaz de reproducir exactamente polinomios cuadráticos en coordenadas cartesianas cuando está deformado linealmente. que la integración exacta de las expresiones de las matrices de los elementos podría ser dificultosa.\ En el procedimiento más obvio. si n = 2 . Una discusión completa de tales problemas se puede encontrar en Wachspress . El lector puede extender estos razonamientos a desarrollos de mayor orden. por ejemplo. donde h es el tamaño del elemento. para los más complejos elementos distorsionados. Esto conduce a la conocida fórmula de la cuadratura de Newton-Cotes. a la modelización de respuestas cúbicas.10 8.12(a)]. obtenemos la regla “ del tercio” de Simpson: / = |[/(-l)+ 4/(0) + /(!)] f “ Cuadratura” es un término análogo al de “Integración numérica” (8.8 Integración numérica unidimensional Ya se vio en el Capítulo 4. al tratar un problema relativamente sencillo de distribución de tensiones en un cuerpo de revolución con elementos triangulares simples.1 Cuadratura de Newton-Cote&. haciendo pasar un polinomio por los valores de la función en esos puntos y procediendo a su integración exacta [Figura 8. Ahora. Como “n ” valores de la función definen un polinomio de grado n — 1. la integración numérica es imprescindible. Para encontrar numéricamente el valor de la integral de una función de una variable puede seguirse uno de varios procedimentos .12(a)]. los puntos en los que se precisa el valor de la función se determinan a priori — generalmente separados por intervalos iguales— . Por ejemplo. junto con tablas de los coeficientes numéricos convenientes. Aquí resumiremos algunos fundamentos de la integración numérica. el error será del orden 0 ( h n ).8.

8 . Si en lugar de especificar a priori la posición de los puntos en los que se precisa el valor de la función hacemos que éstos .12 Integraciones de Newton Cotes (a) y de Gauss (b).ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 179 Figura 8. 8 . Cada una integra exactamente un polinomio de séptimo grado [es decir. con un error de 0 {/i8)]. 10 pueden encontrarse las fórmulas para los valores de n hasta 2 1 . 2 Cuadratura de Gauss. y para n = 4: I= + 3 f(~\) + 3f(\) + / ( ! ) ) (8-32) En el texto de Kopal .

1 A B S C IS A S Y C O E F IC IE N T E S D E P E S O D E L A F Ó R M U L A D É LA C U A D R A T U R A D E GAUSS f ( x ) dx = j= l -1 ± H a n = 1 2-00000 00000 00000 0 n= 2 1-00000 00000 00000 0-57735 02691 89626 n= 3 0-55555 55555 55556 0-88888 88888 88889 0-77459 66692 41483 0 00000 00000 00000 71 = 4 0-34785 48451 37454 0-65214 51548 62546 0-86113 63115 94053 0-33998 10435 84856 n= 5 0-23692 68850 56189 0-47862 86704 99366 0-56888 88888 88889 0-90617 98459 38664 0-53846 93101 05683 0-00000 00000 00000 n= 6 0-17132 44923 79170 0-36076 15730 48139 0-46791 39345 72691 0-93246 95142 03152 0-66120 938G4 66265 0-23861 91860 83197 n = 7 0-94910 0-74153 0-40584 0-00000 79123 11855 51513 00000 42759 99394 77397 00000 0-96028 0-79666 0-52553 0-18343 98564 64774 24099 46424 97536 13627 16329 95650 0-96816 0-83603 0-61337 0-32425 0-00000 02395 11073 14327 34234 00000 07626 26636 00590 03809 00000 0-97390 0-86560 0-67940 0-43339 0-14887 65285 33666 95682 53941 43389 17172 88985 99024 29247 81631 0-12948 0-27970 0-38183 0-41795 49661 53914 00505 91836 68870 89277 05119 73469 0-10122 0-22238 0-31370 0-36268 85362 10344 66458 37833 90376 53374 77887 78362 0-08127 0-18064 0-26061 0-31234 0-33023 43883 81606 06964 70770 93550 61574 94857 02935 40003 01260 0-06667 0 14945 0-21908 0-26926 0-29552 13443 13491 63625 67193 42247 08688 50581 15982 09996 14753 n = 8 n = 9 n = 10 .El Método de los Elementos Finitos 180 TABLA 8.

En la Tabla 8.12(6)]. es fácil ver que para n puntos tenemos 2 n incógnitas y &). 8 . puesto que requiere un número mínimo de dichas evaluaciones.3 6 ) . pero algo de manipulación matemática demuestra que la solución puede obtenerse exph'citamente en función de polinomios de Legendre. el procedimiento de Gauss es idealmente el más favorable. n) di = ¿ J. De hecho. En el análisis por elementos finitos los cálculos más complicados son los relativos a la determinación de los valores de / . n) = j=l Calculando de igual manera la integral exterior. si consideramos de nuevo que / = £ / ( { ) # = £ # < /(& ) (8-33) y volvemos a suponer una expresión polinómica. para un número de puntos dado pueden conseguirse resultados más exactos. Pueden deducirse otras expresiones para las funciones integrales del tipo 1 1 w (()m dí = (8-34) 1 para formas de u>(£) preestablecidas. El error sería así de orden 0 (h ? n).ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 181 se encuentren en puntos que se determinan de manera que se alcance la mayor precisión posible. y por tanto se puede construir un polinomio de grado 2n — 1 y obtener su integral exacta [Figura 8. que es la función a integrar.1 H j f ( ^ . este método particular suele ser conocido com o cuadratura de Gauss-Legendre. f 1fU. nuevamente integrando un desarrollo de /( £ ) hasta un determinado grado de precisión. es decir.1 se muestran las posiciones y los coeficientes de peso para la integración de Gauss. y a partir de ahora será utilizado exclusivamente. Las ecuaciones simultáneas que se manejan son difíciles de resolver. Por ello.9 I n t e g r a c ió n n u m é r ic a e n r e g io n e s r e c t a n g u la r e s o p r is m á t ic a s re cta s La manera más evidente de calcular la integral 1= f f ¿i (8-35) es calcular primero la integral interior manteniendo 7} constante. obtenemos ( 8 . Por tanto.

Es de interés hacer notar que en realidad la suma doble puede interpretarse sin dificultad com o una sencilla sobre (n x n) puntos en el caso de un rectángulo (o n 3 puntos en el caso de un cubo).13 Puntos de integración para n = 3 en una región cuadrada. para un prisma recto se obtiene I= Í Í Í f ^ y -iy -w -i ’ O ^drtdC = ¿ m=lj-_li=1 (8.El Método de los Elementos Finitos 182 1 Figura 8.37) Análogamente.38) En las expresiones anteriores se ha supuesto un número igual de puntos de integración en cada dirección. abordar el problema directamente y exigir una integración exacta de un polinomio de quinto grado en dos direcciones.=1 (8. sin embargo.13 se muestran los nueve puntos que dan por resultado integrales exactas de orden 5 en cada dirección. en la Figura 8. Así. En cada punto de Gauss han de determinarse dos coordenadas y el valor de / para introducirlos en una fórmula de ponderación del tipo fl 1= rl i-i /_ ! m fU.n) ^ = E («-39) Resulta que en este caso basta solamente con siete puntos para obtener el mismo grado de precisión. Podríamos. Evidentemente ello no es necesario y en ocasiones puede ser conveniente utilizar un número diferente en cada dirección de integración. (Exacto para un polinomio de quinto grado en cada dirección). Irons 11 ha desarrollado y se han empleado . / I 1 n n n i—l ¡=1 j= 1 ^(r¡)drj=E n n i=l .

2 ] 0.40) 8 .2.6. 0.6 J i i i 3 ’ 3' 3 f «i. 0. 0.2 F Ó R M U L A S P A R A IN T E G R A C IÓ N N U M É R IC A D E T R IÁ N G U L O S Orden ~ ~ " Coordenadas _ Error Puntos .0.0.1323941527 0.ai.2.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 183 provechosamente 12 algunas fórmulas de este tipo para paralelepípedos tridimensionales.1012865073 1 3 27 48 25 48 0. 0.2. las integrales en función de las coordenadas de área son de la forma n 1 ~L\ f ( L xL 2L3) dL2 dLx TABLA (8.A . 0.6.0597158717 A .0.2 > 0.7974269853 A = 0.04701420641 . J a 21P i 1P l Í A i a JiA / 9 & » & . Pesos ______________________ Trian guiares_____________ Figura Lineal R = 0 { h 2) a I I I 3 13’ 3 i a Cuadr ático R = 0 (h 3) Cúbico / c a b —\ R = 0 (h 4) c d a b Quinto R = 0 { h 6) 1 b c / b f\ 3 3 i2 ’ 0 ’ i2 1 1 1 3' 3 ’ 3 0. 0. 8.2.< * > ) c d e con «1 .1259391805 .10 Integración numérica en regiones triangulares o tetraédricas Para un triángulo.A } A .2250000000 0.A ) A.

. _ .0 } P . a tfrl3 } \ c P. en los límites de integración aparece ahora la variable misma y es conveniente emplear puntos de Gauss especiales para integrales del tipo de la Ec. (En la página 184 de la referencia 6 se ofrece una relación más completa de fórmulas de orden más elevado deducidas por Cowper. .13819660 J a 1 1 1 4> 4 ' 4 ’ 4 5 L i 1 1 i 2’ 6 ’ 6 ’ 6 9 20 •í y / /e \ \ / % U \ 0 \ 3 Cúbico / * .El Método de los Elementos Finitos 184 TABLA 8. .2 17 se da una lista de los puntos de integración y sus coeficientes de peso correspondientes. sin embargo. ¡3. P. mucho más deseable (y estético) hacer uso de fórmulas especiales en las que no se dé preponderancia a ninguna de las coordenadas naturales L{. Dichas fórmulas han sido desarrolladas por Radau 13 y utilizadas provechosamente en el campo de los elementos finitos . Dichas fórmulas han sido deducidas por Hammer et al.15 y Felippa16 y en la Tabla 8. Sin embargo. Orden 1 Lineal 2 Cuadrático _ Error _ Puntos R = 0 (h > ) a Figura ° / a \ « v a y/ 3 . — *. (8. .R — 0 ( h 4 ) •^ 1 b R = 0 (h 3) / ü / 0 _ Pesos a \ /**• Coordenadas .. tetraedncas / C 6’ 2’ 6’ 6 j W “ 1 1 1 1 6 >6' 2 ’ 6 9 20 P c I I I I 6 ’ 6* 6 ’ 2 JL 20 De nuevo podríamos hacer uso de n puntos de Gauss y llegar a una expresión sumatoria com o las empleadas en la sección anterior.l3 I S d /3. 14 Es.3 se presentan algunas de las fórmulas correspondientes basadas en la referencia 15. en donde w es una función lineal.34). a a = 0.P.------.58541020 P = 0.a. y en la Tabla 8.P .3 FÓRMULAS PARA INTEGRACIÓN NUMÉRICA DE TETRAEDROS Nro.) Se puede obviamente ampliar lo anterior al caso del tetraedro.

f N. Es evidente que el coste de la integración numérica puede ser de bastante consideración. todas las demás integrales que aparecen en una aproximación del tipo de Galerkin.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 8 . del T. Se verá que un orden de integración tan bajo suele ser impracticable. 8. y b) los requisitos de integración necesarios para que se preserve el orden de convergencia que resultaría si se efectuara una integración exacta. 8. para que haya convergencia es preciso calcular correctamente el volumen del elemento J y dV. pues.3. . En el caso presente m = 1 y se requiere por consiguiente que pueda integrarse correctamente un valor constante G en integrales dé la forma (8. Así pues. En coordenadas curvilíneas podríamos así sostener que J y det |J\ d( dr¡ d( ha de ser calculada exactamente .6 Claramente se podría argüir que incluso esta condición es demasiado restrictiva.2 Orden de integración y pérdida de convergencia. Capítulo 9) era exacta hasta el grado 2 (p —m ). En un problema general ya fiemos encontrado que ía evaluación de ía energía aproximada mediante elementos finitos (y.11. y que bastaría con calcular correctamente Jv d( dr¡ d£ para conseguir la convergencia. Según esto. Se verá más adelante (Capítulos 1 1 y 1 2 ) que en realidad el empleo de órdenes de integración superiores a los realmente necesarios según b) constituye una desventaja segura. viz. y en algunos de los primeros programas la formulación numérica de las características del elemento representaba un tiempo de computador comparable al de la subsiguiente resolución de las ecuaciones. En los problemas donde la aproximación está definida por el funcional de energía (o su equivalente expresión integral de Galerkin) ya se ha establecido que existirá convergencia con tal que pueda reproducirse cualquier valor constante arbitrario de las derivadas m-simas. por supuesto.11.5).1 Orden de integración mínimo para convergencia.1 1 185 O r d e n d e in te g ra ció n n u m é rica n e ce sa rio f AI sustituir la integración exacta por la numérica se introduce un error adicional en los cálculos y a primera vista parece que el mismo debería reducirse lo más posible. aunque en realidad ya ha sido empleado en el Capítulo 4 para problemas de revolución. donde p era el grado del polinomio completo presente y m el orden de las derivadas que aparecían en las expresiones correspondientes. Una Cuadratura de Gauss de orden n integra exactamente un polinomio de grado 2n — 1 en una dirección. puesto que por razones muy claras los errores debidos a la discretización y a la integración inexacta se anulan mutuamente. basta con cualquier integración cuyo error sea del orden 0 (/i). Es de interés. determinar: a) los requisitos de integración mínimos que permitan convergencia. El orden de integración se deñne como el número de puntos de integración que se toman en cada dirección local del elemento.

Es fácil demostrar que. Si dicha solución es única. Hemos supuesto a priori que éste era el caso con la integración exacta. \ Paia un piincipio energético el uso de cuadraturas puede implicar la pérdida de acotación para II(a). o presenta un error igual o menor que 0 (fc2^ —m)+1). Los teoremas fundamentales de esta sección se han presentado y demostrado numéricamente en diferentes publicaciones .3 para tres (y cuatro) puntos. tras despejar los parámetros a. Estas relaciones lineales proporcionan la única información para construir la matriz K . elementos de segundo orden 0 ( h 3) elementos de tercer orden 0 ( / i 5) p = 3. elementos lineales 0 p = 2. la matriz K es entonces singular. Nosotros. En la integración numérica se sustituyen las integrales por una suma ponderada de relaciones lineales independientes entre los parámetros nodales a.! Si en coordenadas curvilíneas tomamos una dimensión curvilínea de un elemento h la misma regla es aplicable. Si el número de incógnitas a es mayor que el de relaciones independientes disponibles en todos ios puntos de integración. las fórmulas de integración deben ser com o sigue: p = 1. y en general así ha ocurrido. la matriz K no debe ser singular. no tendrá lugar entonces pérdida de convergencia.41) al que se han incorporado las condiciones de contorno y que debe. por consiguiente. (/i) Más adelante se verá cóm o se emplean estos resultados en la práctica. y para triángulos (o tetraedros) cuadráticos son precisas las fórmulas de las Tablas 8. nos concentraremos en el primer caso. y esto puede hacer que estos órdenes sean impracticables.El Método de los Elementos Finitos 186 Si la integración numérica es exacta para un polinomio de grado 2 (p —m ). pero conviene advertir que para un cuadrilátero o un triángulo lineales basta un solo punto de integración. proporcionar una solución aproximada a la situación planteada.3 Singularidad de las matrices debido a la integración numérica. m = 1 ) .11. debe aparecer singularidad de K . . bajo ciertas circunstancias. siendo mucho más difícil demostrar lo contrario. com o es el caso en los problemas reales bien planteados. Para cuadriláteros (o paralelepípedos) la integración de Gauss 2 x 2 (o 2 x 2 x 2 ) es lo adecuado.18-21 8. El resultado final de toda aproximación mediante elementos finitos en problemas lineales es un sistema de ecuaciones de la forma Ka + f = 0 (8. En la integración numérica puede presentarse singularidad para órdenes de integración bajos.2 y 8. Para problemas de continuidad Cq ( o sea.

18 = 32 < 2x3 = 6 4 x 3 = 12 singular 13 x 2 —3 = 23 > 8 x 3 = 24 singular 16 x 3 = 48 48 x 2 = 96 < 64 x 3 = 192 Figura 8.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 187 X Puntos de Integración (3 relaciones independientes) o Punto nodal con 2 grados de libertad Suprimidos los dos grados de libertad (a) ^ Suprimido un grado de libertad (í>) A (c) LINEAL CU AD RA TICO Grados de Libertad 4 x 2 —3 = 5 w Relación Independiente > 1x3 = 3 Grados de Libertad Relación Independiente 2 x 8 . . ( 6 ) y (c).14 Comprobación de la singularidad de la matriz en problemas de elasticidad bidimensional (a).3 = 13 > singular 6 x 2 —3 = 9 > ib) (c) 25 x 2 .

Efectuando cálculos sencillos se demuestra que sólo es posible eliminar la singularidad en el caso de los elementos de segundo orden. pero nuevamente con las condiciones mínimas de ligadura de tres grados de libertad en los apoyos. Si se utilizan elementos de segundo o tercer orden.14(a) y ( 6 ) un elemento aislado y un ensamblaje de dos elementos con las condiciones mínimas de desplazamiento en los apoyos que eviten sus movimientos com o sólido rígido. los elementos lineales de un solo punto no suelen utilizarse con frecuencia mientras que la cuadratura de cuatro puntos es casi universal. Función de comprobación Se habrá observado que es fácil obtener una subdivisión grosera del dominio a analizar con un número pequeño de elementos isoparamétricos. Este número de elementos sería demasiado pequeño a efectos de análisis. y que todos los otros casos son estrictamente singulares.14(c) se consideran mallas superabundantemente apoyadas de ambos tipos de elementos. pero puede efectuarse automáticamente una simple subdivisión en elementos más pequeños sin más que.15(a). respectivamente. en cada punto de integración se emplean tres “relaciones de deformación” independientes y el número total de relaciones independientes es igual a 3 x (número de puntos de integración). El lector podría muy bien considerar el mismo ensamblaje. donde se especifica una región dividida mediante cuatro elementos cuadráticos. hoy en día. 8. consideremos problemas de elasticidad bidimensional que traten con elementos cuadriláteros lineales y parabólicos con cuadraturas de uno y cuatro puntos. Por la razón recién apuntada. y en este caso las matrices que se obtienen para los dos tipos pueden no ser singulares. para elementos cuadráticos.188 El Método de los Elementos Finitos Paxa ilustrar este punto. aunque pueden aparecer cuasi-singularidades locales que llevan a resultados no satisfactorios (viz. com o se aprecia en la Figura 8. por ejemplo. asignar nuevas posiciones de nodos en los puntos centrales de las coordenadas . Capítulo 1 1 ). En la Figura 8. Sin embargo. mientras que el form ado por los de segundo orden se comportará correctamente. Se muestran en las Figuras 8. es interesante mencionar que en el Capítulo 12 buscaremos de hecho la singularidad con fines especiales siguiendo precisamente los mismos razonamientos. En tales casos. El ensamblaje de elementos lineales con un solo punto de integración será singular.12 Generación de mallas de elementos finitos mediante transformaciones. el ajuste de éstos a contornos relativamente complejos es razonable. El número de incógnitas a es simplemente 2 x (número de nodos) menos el número de grados de libertad restringidos. En el Capítulo 11 volveremos al problema de convergencia y se indicarán los peligros debidos a las singularidades locales de los elementos.

Por supuesto.15(o) están aproximados por sencillas parábolas y en ellas puede producirse un error geométrico. deducir con un número pequeño de datos iniciales (input data). 23. una malla de elementos finitos de cualquier refinamiento que se desee. (a) Especificación de los puntos de la malla. rj). . Los procedimientos de composición son de importancia considerable y se han utilizado para originar algunas familias de elementos interesantes25 (que (*) Figura 8. la incógnita u se interpola mediante funciones de composición de manera que se satisfagan exactamente sus variaciones a lo largo de los bordes de un dominio cuadrado (£. desarrollado originalmente para representar formas complicadas de carrocerías de automóviles . En la referencia 22 se desarrolla este procedimiento de generación de mallas para sólidos y superficies en dos y tres dimensiones que probablemente resulta ser uno de los medios de subdivisión más eficaces. (8. la subdivisión podría llevarse a cabo progresivamente para engendrar una región de elementos triangulares. ( 6 ) Subdivisión automática en elementos isoparamétricos más pequeños. Si en una expresión paramétrica del tipo de la Ec.1523. así ha sido generada la región de la Figura 8. Para vencer esta dificultad se puede adoptar otro m étodo de generación.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 189 curvilíneas y deducir así un número mayor de elementos similares. La principal desventaja del método de generación sugerido es el hecho de que los contornos originalmente circulares de la Figura 8. (c) Subdivisión automática en triángulos de primer orden.15 Generación automática de una malla mediante elementos cuadráticos isoparamétricos.24 En este procedimiento de generación. tal com o se muestra en la Figura 8. podrá representarse entonces cualquier región compleja mediante un solo elemento.1) se emplean las coordenadas x e y. habiéndose obtenido directamente una subdivisión de la malla sin ningún error geométrico en el contorno.15(6). En realidad. pues. El proceso permite.

) / 2 para nuestras habituales funciones lineales de interpolación en una dimensión. como las que ya hemos encontrado con anterioridad [Figura 8. y el método para transformar la región cuadrilateral —1 < £. l ) + *• (« * (> ? .. tal como se muestra en la Figura 8.16(¿)].l) + N 2( ( ) N ' ( v m . advertimos que p n4> = + (8-43) interpola line^lmente las funciones impuestas en la dirección 77. 77). se dan <£(—1 . Similarmente. P<4> = JV’ t í M í .l ) + + . en cuyos bordes se especifica una función <¡> [o sea. Para explicar el proceso.P ( Pv¿ (8. .16. por ejemplo. o sea. Aquí el problema es determinar las deformaciones en un semi-espacio semi-infinito debido a la disminución de carga con la especificación de desplazamientos nulos en el infinito.16(c)]. mostraremos a continuación cómo puede interpolarse una función con una variación en el contorno preestablecida. La extensión a funciones de orden de combinación más elevado es casi evidente. Elaborando una tercera función que sea una interpolación lagrangiana de tipo lineal.16(6).1 )].1 Introducción. Un típico ejemplo de mecánica estructural puede ser.13 Dominios infinitos y elementos infinitos 8. Escribiendo * ' ( ( ) = ( 1 —0 / 2 N l(V) = ( l . + N'iOx'ivM-h-i) observamos que 4 = P r f + P( ¿ . <£(1 . Consideremos una región —1 < tj < 1.El Método de los Elementos Finitos 190 de hecho incluyen los elementos serendípitos como subclase).4> = N 2( t ) N 2(v )<f>(l. <£(£.77) para obtener una superficie alisada que reproduzca exactamente los valores de contorno.V)/ 2 ^ 2(f) = (l + í)/2 N2(. Pt Pr.46) es una superficie alisada que interpola exactam ente las funciones de contorno. Problemas . El problema que se presenta es interpolar una función <£(£. 77 < 1 en cualquier forma arbitraria es obvio inmediatamente.13. 8.17. . representada en la Figura 8. En muchos problemas de ingeniería y de la física se presentan dominios infinitos o semi-infinitos.—1 ) y <^(£. el de excavación tridimensional (o axisimétrica) mostrado en la Figura 8. 77).-1 ) (8-44) interpola linealmente en la dirección £ [Figura 8.) = ( l + .

presenta la cuestión de qué es una . La cuestión es cóm o se puede tratar tales problemas con un m étodo de aproximación en que se usan elementos de tamaño decreciente en el proceso de modelización. ( 6 ). pero la situación ilustrada es típica. donde la condición de contorno en el infinito se impone en un contorno infinito situado a una distancia grande del objeto. 191 1) O Figura 8. sin embargo. Esto.17. ( c ) y { d). La primera respuesta intuitiva es la ilustrada en la Figura 8.16 Etapas de construcción de una interpolación por composición (a).ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA ( 1. similares abundan en electromagnetismo y en mecánica de fluidos.

sin duda. Se han propuesto muchos métodos para evitar tales dificultades “infinitas” . o en un cubo en . una solución exacta de tipo contorno se usa acoplada al dominio de elementos finitos.28. llevar este contorno excesivamente lejos precisa la introducción de un gran número de elementos para modelar regiones de relativamente poco interés para el analista. Deformaciones en una cimentación debidas a la disminución de carga después de tina excavación.29 Sin embargo.30-43 desarrollados originalmente por Bettes.33 en un cuadrado unidad (o en una línea en una dimensión. el tratamiento más efectivo y eficiente es el uso de “elementos infinitos” .17(6). La forma de tales elementos y su tratamiento se consigue tranformándolos32. (a) Tratamiento convencional y ( 6 ) uso de elementos infinitos.27 En otros. y obviamente se pueden cometer errores substanciales si este contorno se sitúa suficientemente lejos.26. “distancia grande” .17 Un dominio semi-inünito. En este proceso los elementos finitos convencionales se acoplan a elementos del tipo mostrado en la Figura 8.192 El Método de los Elementos Finitos con dos nodos en el oo Figura 8. Por otro lado. En algunos se usa una sucesión de mallas anidadas y se deriva una relación de recurrencia. que modelan de forma razonable el material que se extiende hasta el infinito.

Figura 8.18 ilustra los principios de generación de la función de tranformación. O.2 La función de transformación. Interpolación lineal en r¡. Resulta ventajoso que las funciones de forma puedan aproximar una secuencia de la forma decreciente donde C¿ son constantes arbitrarias y r es la distancia radial desde el “foco” del problema. Sin embargo. La Figura 8.. Considérese la siguiente función: x.~ i c P P. En la subsección siguiente se introduce una función de forma capaz de hacer justamente esto. es esencial que la secuencia de funciones de prueba introducidas en el dominio transformado sea tal que ésta sea completa y capaz de modelar el comportamiento reíd a medida que la distancia radial r aumenta.18 Línea infinita y transformación del elemento. .48a) R R. Comenzaremos con una transformación uni-dimensional a lo largo de la línea CPQ.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 193 tres dimensiones).13. 8. que coincide con la dirección x. Q + ^1 + XQ (8.

51) se puede resolver fácilmente la Ec. Representa el centro en el que se origina la “ perturbación” y.51) muestra que se obtiene una serie de la forma dada por la Ec.xc (g.50) Si. con la función lineal en £ correspondiendo a los términos 1 /r . Alternativamente la transformación se puede escribir directamente en función de las coordenadas de P y Q. Es fácil ver que esto puede conseguirse por simples productos de la transformación unidimensional infinita con una función de forma de tipo “estándar” en las direcciones de 77 (y £). en una dimensión se han cumplido los objetivos señalados y el elemento convergerá a medida que el grado de la serie polinómica. y dando u — ato + + <*2 £ 2 + 0 í3^3 + ••• (8. la función incógnita u se aproxima mediante una función polinómica usando. Por tanto.47).47) suponiendo que r se mide desde C.Esto da. Ahora es necesario la generalización en dos y tres dimensiones. com o se mostrará a continuación. digamos. permite que se cumpla el desarrollo de la forma de la Ec. (8. funciones de forma jerárquicas. de la forma indicada en la Figura 8. sin embargo. p.52) r La substitución en la Ec.El Método de los Elementos Finitos 194 y se observa inmediatamente que £= corresponde a 0 x = x q 4 i = 1 £ = —1 corresponde a x = oo corresponde a x = —— — xp donde xp es un punto a media distancia entre Q y P. (8. (8. o por simple eliminación de x c . etc. (8. de gran importancia.49) El significado del punto C es. la cuadrática a 1 / r 2. ya que N q + NP = 1 = Nc + Nq (8.48b) Ambas formas dan una transformación que es independiente del origen de la coordenada x.48a) para obtener ( = 1_ = ! _ x .18. por ejemplo. aumente. . usando la notación anterior x = N q x q + N pxp = ^1 + ^ ^ XQ ~ i ~~£Xp (8. Por tanto r — x —x c (8.

El lector observará que en la generación de las propiedaddes de tales elementos sólo la matriz jacobiano de transformación es diferente de las formas estándar.21 muestra cóm o elementos infinitos similares (de tipo lineal). es una cuestión sencilla crear elementos infinitos y unir éstos a una malla de elementos estándar com o se muestra en la Figura 8.18.17(6). Por tanto. se completa la interpolación y se transforma todo el dominio C liO añadiendo una interpolación “estándar” en las direcciones 77((). para la interpolación lineal mostrada se puede escribir para el elemento P P 1 Q Q 1 R R 1 de la Figura 8. por lo que sólo esto debe ser modificado en programas convencionales.48) para cualquier línea recta en el espacio x . pueden dar excelentes resultados.54) I fiM = ^ JVo(«l) = ^ y tranformar estos puntos de la manera mostrada. se generaliza la interpolación de las Ecs.Y Z J yci + ( i + r + í ) 90» z = —^ ^ ^ zcx + ^1 + ZQ\ (8‘53) (en tres dimensiones) Segundo.19 usando funciones cuadráticas en 77.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 195 Primero. La Figura 8.20 se muestra una solución al problema de Boussineq (carga puntual en un semi-espacio elástico). Esto se hace con conocimiento de la solución física esperada.y . Se comparan los resultados usando desplazamientos prescritos o elementos infinitos.18): * = . El “origen” o “ polo” de coordenadas C puede ser fijado arbitrariamente por cada h'nea radial. x = N 1(r}) + i ^ í ) XQ + N ° w ( .r r ( Xc' + T3 ¡fc° ') ’ etc(8. (8. En este ejemplo se toma la carga puntual com o polo de cada elemento por razones obvias. Por tanto. En la Figura 8.r r í ^ + (1+iT L K y = .18. De forma similar se pueden usar interpolaciones cuadráticas y transformar un elemento com o el mostrado en la Figura 8. y se observan diferencias grandes en la solución. com o muestra la Figura 8. incluso cuando se combinan con muy pocos .z y se escribe (para una línea tal com o la C ^ P ijQ i en la Figura 8.

Es “ bien sabido” que en este caso los desplazamientos para una carga arbitraria que no sea autoequilibrada son infinitos. de hecho.19 Tranformación de elemento infinito. resultados excelentes tales com o los mostrados en la Figura 8. En este ejemplo se usa una solución de la ecuación de Laplace para el flujo de un fluido irrotacional (viz. y que no pueden esperarse “milagros” . por ejemplo. Interpolación cuadrática en r¡. Para concluir esta sección destacaremos que el uso de los elementos infinitos (y.20 para los desplazamientos de un problema de elasticidad plana.196 El Método de los Elementos Finitos ^ O R en el oo o * 3 en el oo Figura 8. . y los números obtenidos en los cálculos no lo serán. Por tanto. elementos estándar. el usuario no debe esperar. el de cualquier otro elemento finito) debe estar respaldado por un conocimiento analítico. Capítulo 10). y los polos de los elementos infinitos se eligen en puntos arbitrarios de la línea central del ala.

y a menudo se han hecho esfuerzos para incluir funciones especiales en un elemento que modelen la función singular que se conoce analíticamente. Las referencias [34] a [69] proporcionan una extensa revisión bibliográfica del problema y de su solución mediante técnicas de elementos finitos.. Elementos lineales estándar y elementos infinitos (E = 1tu = 0. V = !)• 8.. pero no físicamente) infinitas.1..01_ _ _ _ 1_ _ _ _ _ I_ _ _ _ _ i.14 Elementos singulares por transformación para mecánica de fractura.. etc.^ 0 1 2 197 3 4 Figura 8. Cerca de tales singularidades las aproximaciones usuales de elementos finitos basadas en polinomios se comportan mal. Una alternativa a la introducción de funciones especiales dentro de un elemento — que frecuentemente plantea problemas .ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA Elemento estándar Elemento estándar infinito 0. donde cantidades tales com o las tensiones se vuelven (matemáticamente.20 Carga puntual en un semi-espacio infinito (problema de Boussinesq).. En el estudio de la mecánica de fractura a menudo se centra el interés en el punto singular.

29 (a) Malla de elementos isoparamétricos bilineales 'y elementos infinitos. Se puede demostrar (y se deja este ejercicio para el lector curioso) que a lo largo de los lados del elemento las derivadas ^ (o deformaciones) varían según 1 / y/r. bien representada en . mostrado en la Figura 8. (b) Resultados para la velocidad paralela a la superficie.22(a). la singularidad no queda. fue introducido casi simultáneamente por Henshell y Shaw65 y Barsoum 66 67 para cuadriláteros. Aunque se pueden obtener buenos resultados con tales elementos.El Método de los Elementos Finitos 198 Elementos infinitos Figura 8 . desplazando simplemente el nodo central de los elementos isoparaméricos cuadráticos a una distancia de un cuarto de la longitud del lado. de continuidad con los elementos estándar adyacentes — es el uso de técnicas de transformación alternativas. de hecho. Un elemento de este tipo. donde r es la distancia desde el nodo esquina en el que aparece la singularidad.2 1 Flujo irrotacional alrededor de la sección de ala NACA00 1 8 . Calculados y —analíticos.

Rice 56 demuestra que en el caso de plasticidad se desarrolla una singularidad en la deformación de cortante del tipo í/ r y Levi et a / . las matrices generales tienen siempre la misma forma [ver el ejemplo de la Ec. ( 8 . Una variante de esto se debe a Rice y Tracey . 8.22(6)]. Se observa que para un tipo de problemas dado.8 )] cuando se expresan mediante la función de forma y sus derivadas. posible con elementos finitos integrados numéricamente. ( b) y (c). 49 usan un cuadrilátero lineal isoparamétrico para generar una singularidad por el simple m étodo de colapsar dos nodos.42 Los elementos que se acaban de describir son evidentemente simples de implementar sin cambio alguno en un programa estándar de elementos finitos. el uso de elementos isoparamétaricos distorsionados o degenerados no se reduce a las singularidades elásticas.15 Ventajas computacionales de los elementos finitos integrados numéricamente70 Una ventaja considerable. Realmente.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 199 (a) (c) Figura 8. líneas que no estén sobre los lados del elemento. es la versatilidad que puede conseguirse con un programa de computador único. Un desarrollo sugerido por Hibbitt 68 consigue mejores resutados usando elementos triangulares de segundo orden [Figura 8. pero tratando sus desplazamientos independientemente.22 Elementos singulares a partir de elementos isoparamétricos degenerados (a). Para proceder a la evaluación de las propiedades del elemento es .

evitando cálculos algebraicos excesivos (con sus inherentes probabilidades de error).23 Esquema de los cálculos para efectuar numéricamente las integrales del elemento.16 Algunos ejemplos prácticos de análisis bidimensional de tensiones71-77 En los ejemplos de revolución siguientes se muestran algunas de las posibilidades de análisis bidimensional que ofrecen los elementos curvilíneos. podrán emplearse las mismas rutinas de las funciones de forma en muchas clases diferentes de problemas. por tanto. en estos casos. especificar el orden de integración. sólo es necesario cambiar la definición de las funciones de forma para poder usar un número variado de elementos. definir la función de forma y sus derivadas. La mayor ventaja práctica del empleo de rutinas generales para las funciones de forma es que sus errores pueden ser comprobados mediante un programa sencillo. En este caso sólo son necesarios 18 elementos para obtener una solución adecuada. La incorporación a un sistema com o éste de elementos sencillos integrables exactamente no repercute en gran manera. Es de interés observar que .16. en el de servidor obediente capaz de ahorrarnos trabajos rutinarios. 8.24). tal com o se muestra en la Figura 8. y segundo. El cálculo de las propiedades de los elementos se com pone. Para un tipo de problema dado. o sea. tal com o se expresan en el Capítulo 15. Inversamente. de tres partes distintas. Figura 8.23.1 Disco giratorio (Figura 8. 8. o la ampliación de los programas al análisis de nuevas situaciones.200 El Método de los Elementos Finitos necesario: primero. con el test de la parcela (véase el Capítulo 1 1 ) jugando un papel crucial. Se puede conseguir así con facilidad el uso de* diferentes elementos para comprobar la eficacia de un nuevo elemento en un contexto dado. puesto que los tiempos empleados en la integración exacta y en la numérica son. casi idénticos. El ordenador queda situado así en el sitio que le corresponde.

ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA Figura 8. 201 .24 Disco giratorio.25 Depósito de agua cónico.analizado con elementos cúbicos. Figura 8.

En este problema vuelven a utilizarse elementos cúbicos. todos los nodos laterales de los elementos cúbicos se generan dentro de un programa y no necesitan ser especificados. C om o ya hemos visto.16.2 Depósito de agua cónico (Figura 8. Solución con 15 y 24 elementos cúbicos.25). Las posibilidades de anáfisis de láminas apuntadas en el ejemplo anterior se confirman aún más aquí para mostrar cóm o un número limitado de elementos puede resolver . mediante elementos triangulares sencillos hubieran sido necesarias varias capas de elementos para obtener una solución adecuada.16. Vale la pena advertir que usando un solo elemento para definir el espesor se representan adecuadamente los efectos de flexión en ambas zonas.202 El Método de los Elementos Finitos Figura 8. 8.26 Lámina semiesférica delgada con bordes empotrados. 8. del recipiente. gruesa y delgada.26).3 Cúpula semiesférica (Figura 8.

ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 203 adecuadamente un problema de láminas delgadas utilizando precisamente el mismo programa.29.28 se muestran dos subdivisiones en elementos cuadráticos y dos en elementos cúbicos. 8. Ambos muestran un número de subdivisiones suficiente para obtener resultados técnicamente aceptables.7.3 Vasija de presión (Figura 8.27).17. haciendo uso de la conocida hipótesis de la teoría de láminas que implica que los desplazamientos varían linealmente a través del espesor.17.17 Análisis tridimensional de tensiones En el análisis tridimensional. aunque presenta una mayor “oscilación” cuando la subdivisión es más grosera. com o ya se sugirió en el Capítulo 5. La comparación de tensiones que aparece en la Figura 8. La vasija de presión.31). Los problemas anteriores ilustran la aplicabilidad general y la precisión alcanzables.32 muestra una perspectiva de los elementos . 8. En la Figura 8. En todos los problemas se ha utililzado la integración numérica tom ando tres puntos de Gauss en cada dirección.6 Se comparan en este ejemplo las tensiones debidas a la acción centrífuga con sus valores exactos. quizás algo irreal desde un punto de vista técnico. Con esto puede reducirse el número de grados de libertad. Este tipo de solución puede mejorarse todavía desde el punto de vista económico. Se incluyen a continuación dos ejemplos más representativos de situaciones reales. 8. En este caso se emplean siete elementos y los resultados obtenidos exhiben una concordancia razonable con las tensiones exactas. los elementos más complicados presentan ventajas económicas considerables.17. Los resultados de la subdivisión más tupida se pueden tomar com o “exactos” . muestra cóm o puede reducirse considerablemente el número de grados de libertad cuando se emplean elementos más complejos.30 es sumamente interesante. siendo quizás una buena comprobación de la eficacia de los elementos fuertemente distorsionados. Se muestran aquí algunos ejemplos representativos en los que se usan casi exclusivamente elementos serendípitos cuadráticos. similar a la mencionada en el Capítulo 5. donde se observa que pueden obtenerse resultados bastante precisos. 8. incluso con un solo elemento.32). com o se comprueba mediante modelos y otros métodos alternativos de análisis. Figura 5.1 Esfera giratoria (Figura 8. En el segundo volumen de este libro se tratarán métodos de esta clase. Análisis de un problema de biomecánica (Figura 8. La convergencia de los desplazamientos de la línea media se muestra en la Figura 8. Este problema.2 Presa bóveda en un valle rígido. El ejemplo de la Figura 8. fue tema de un estudio llevado a cabo por un comité de la Institution o f Civil Engineers y proporcionó un excelente ensayo de un estudio de la convergencia en análisis tridimensional.

H £ tuO 3 . Tensiones a lo largo de 204 El Método de los Elementos Finitos bO (X . bO / rs O ::ito 3 p< z = Oy r '8 3 Figura 8. Siete elementos cuadráticos.27 Una esfera giratoria como problema tridimensional. 'O 'f & u ll * 3 P.

28 Presa bóveda en valle rígido .diferentes subdivisiones en elementos. .ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 205 Figura 8.

desplazamientos de la sección media.206 El Método de tos Elementos Finitos Figura 8.tensiones verticales en la sección media.29 Presa bóveda en valle rígido . .30 Presa bóveda en valle rígido . Figura 8.

total de elementos = 96 No.31 Análisis tridimensional de una vasija de presión. total de grados de libertad = 2121 Figura 8. 207 .ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA No. total de nodos = 707 No.

Solamente se representan los elementos lineales. Nótese la forma degenerada de los elementos. sino además porque constituyen parte esencial del proceso de comprobación de datos. La importancia de evitar errores en la entrada de datos en problemas .208 El Método de los Elementos Finitos Figura 8. ya que cualquier error geométrico de bulto puede descubrirse con facilidad.32 Un problema de biomecánica. se ha omitido la curvatura de los eleméntos. empleados. obtenida directamente de los datos del análisis sobre un trazador automático. Asimismo se comprueba automáticamente la “ conectividad” de todos los puntos especificados. Estos gráficos son muy útiles no sólo para la visualización del problema.

u i = Ujj Esta identificación se lleva a cabo directamente en un programa de computador. o de la geometría. . se pueden identificar fácilmente funciones com o velocidades y desplazamientos en los puntos correspondientes de A A y BB. y por supuesto otros métodos de com probación . En problemas relativos a turbinas o a rodetes de bombas se da con frecuencia una repetibilidad similar en coordenadas polares. 76 deben formar parte esencial de todo sistema de cálculo.34 se muestra un anáfisis tridimensional típico de una porción repetida de este tipo. El empleo de condiciones de simetría es tan conocido para ingenieros y físicos que no es preciso plantearlas explícitamente. por tanto. al imponer las condiciones de contorno. Este. En la Figura 8. reduciendo así el problema completo a proporciones manejables.33 para una cáscada de alabes infinita. tal com o se muestra en la Figura 8. considerando su gran gasto de tiempo de computador. Es evidente que aquí cada una de las porciones que se representan sombreadas se com porta de manera idéntica a la siguiente y. es decir. Zona de análisis Figura 8.33 Porciones repetidas y zona de análisis (en sombreado). Menos conocido es. sin embargo. el uso de la repetibilidad78 cuando la misma carga y la misma estructura se repiten continuamente.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 209 tridimensionales complicados es obvia.18 Simetría y repetibilidad En la mayoría de los problemas expuestos se ha hecho uso de la ventaja que proporciona la simetría de las fuerzas actuantes. 8.

pp. JORDAN. 1951.A. TAIG. 1970. 7. New York. W. Finite Deformation of an Elastic Solid. Project MAC. WACHSPRESS. IRONS. COONS. Curves and Surfaces for Computer Aided Design. Numerical Analysis. Eng. Electric Aviation Report No. Num. Eng. pp. MEngineering application o f numerical integration in stiffness method” . S. 6.1967. 2. Conf. MURNAGHAN. 4.R. Engl. SOI7. FORREST.. 1966.. Schenectady. Univ. 8.M. B. STRANG y G.C. FIX. Computer Aided Design Group. 17. 10. Prentice-Hall.J. 1961.L. 9.D. ed. “Numerical integration applied to finite element methods” . 1966. Int. The plañe isoparametric structural elementa General Elec. Z. I. Surfaces for Computer aided design of space form> MIT. IRONS. An Analysis of the Finite Element Method. Use of Digital Compvters in Struct. Wiley. J. Report KAPL-M-7112.210 El Método de los Elementos Finitos Referencias 1. 2035-7 . E.. Cambridge. 1973.B. 1961. 5. 1968. England. . F. 3. 14. Structural analysis by the matrix displacement method.M. G. of Newcastle. KOPAL. 2nd. 735-45. B. A. “High order curved finite elementa” . JAIAA.1981. Chapman k Hall. 156-63. Co. M AC-TR-41.

18. Comp. 7. 17. Num. “Blending-function methods of bivariate and multivariate interpolation and approximation” . Eng. Meih. M. 1975. Int. Clough and Y. Int. FRIED. Joum de Math. “On the finite element method for unbounded regions ” . 1973. SHEN.ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 211 11. 1031-55. Meth. 1973. J.J. “On the effect of quadrature errors in the finite element method” . Aziz). WYATT. 4. J. 66-22. I. Int. Anal. 24.. IEE. 1 0 . 12. 26.A. Num. A. Solids Struct. 1973.F. Eng. COWPER. Int. Meth. W. “ Construction of curvilinear co-ordinate systems and application to mesh generation” . Sound Vibration. pp. 23. 15. 347-62. (eds. 1971. ANDERSON. HALL. 28. pp.P. 1 1 .. 22. 31.V. 4. D. 466-76. ZIENKIEWICZ. Oden.K.G. 1973.J. pp. B.J. 405-8. 283. “Vibration and stability of plates using finite elements” . E. 179-204. . SILVESTER.H Gallagher et al. CARPENTER y E. “Transfinite element methods blending-function interpolation over arbitrary curved element domains” . 1956. y P..). “Exterior finite elements for 2 -dimensional field problems with open boundaries” . STROUD. Numer. Diciembre 1977. ZIENKIEWICZ.WA. 2.J. pp. Meih.H. O. 3.J. 16. Int.. 921-32.W. LOWTHER. Refined finite element analysis of linear and non-linear twodimensional structures. 1968. pp. pp. ZLAMAL. (eds R.. Academic Press. Tables Aids Comp. Num. Meih. Structures Materials Research Report. THATCHER.W. P. J.. 8 . 109-29. 29. pp. 14. 1972. Struc. W.. R. Berkeley. S. Numerical Analysis.C. 1880.A. 27. Vol. pp. BETTES. “Numerical integration in the finite element method” . ZIENKIEWICZ y D.1972. B.C.C. Num. Univ. “Curved elements in the finite element method” . IRONS. O. Int. 25. 130-7. 12. Num. G. 1972. 1971. 2 0 . HALL. O. “Numerical integration over simplexes and cones” .R. Anal. of California. 124. pp.A. 3. 21. GORDON y C.M.A. Juio 1978. HAMMER. HELLEN. T. Eng. Advances *n Compvtational Methods in Structural Mechanics and Design. Math. Wiley. 1974. G. J.. KELLY. Num.) 19. SIAM J. “Quadrature rules for brick based finite elements” . 55-68. “The coupling of the finite element and boundary solution procedures” . pp. IRONS y O. Int. pp. RADAU. pp. Eng.M. GORDON. Proc. No. FRIED. FIX. W. 2 1 . SIAM J. The Mathematical Foundations of the Finite Element Meíhod with Applications to Differential Equations (ed. J. “Accuracy and condition of curved (isoparametric) finite elements” . 597-600. 3. “An aerodynamics looks at the finite element method” .. J. P. Num. FELIPPA. 13. “Effective quadrature rules for quadxatic solid isoparametric finite elements” . 7. Oct.. 345-55. Meih. J.1974. I.A. “An automatic mesh generation scheme for plañe and curved element domains” . of Alabama Press. in Finite Elements in Fluids. 525-56. D. Univ. No. PHILIPS.K. Yamamoto). 1971. 4. 3. R.. J. C. Num. 461-77. 158-77. pp. MARLOWE y A. pp.. pp.C. p. SIAM J. J. C. 1 1 . Eng.. Math. 1966. (Ver tamb. GORDON y C. 15. 519-28. Eng.T. “ Gaussian quadrature formulas for triangles” .

212 El Método de los Elementos Finitos 355-75. 33. Fenves et al.R. 30. Int. LEVY. . P. Fract. P. TADA. B. “The phenomena of flow and rupture in solids” . MARQAL y J. 1981. IRWIN. 11.C. LEVY. Vol.H. A. 1977. 36. J. 1971. T. 1974. Eng. W. YOKOBORI y A. 43. Ind. C. LOMACKY. “The size of the plástic zone at tip of a crack in plañe strain state by the finite element method” . KNOTT. Budapest. 45. P. 1974. Num.C. 40.R. BERGAN. Noordhoff.E. 1983. J.F. J. (eds J. 1 . 9. Eng.. G. in Structural Mechantes. ZIENKIEWICZ. Int. J. 1977. Int. 'Meth. F1-F39. IRWIN. “ The Stress Analysis of Cracks Handbook” . MARGAL. J. “Finite element analysis of crack propagation in three-dimensional solids under cyclic loading”in Proc. Hoff). 33-44. Conf. Part I. “Computational fracture mechanics” . “A novel boundary infinite element” . BENZLEY (eds).J. G. Num. J.J.C. lst Int. “Infinite elements” . ZIENKIEWICZ. Trans. PIAN. Meth.G. BETTES.N. Hellertown. Roy.H. I: Methods of Analysis and Solutions of Crack Problems. 49. OGLESBY y O. KAMEL. Eng. “Progress in three-dimensional elasticplastic stress analysis for fracture mechanics” . Int. 557-94.17. RICE y D. Num. SIH (edt) Mechanics of Fracture— Vol..C. 1920. Part G-H. 637-53. Bouxnemouth. 393-404. 1977. 1973. AAMODT y P. Butterworths.. MEEK. 43-52. J. A. Int.V. J Fract. 41. Fract. “Infinite domain elements” . on Naval Structural Mechanics. Meth.. Vol. Marzo 1969. Eng.J. GALLAGHER. Penn. Int. J... 64-75. 48. 1973. 98-100. 44.R. “Elasto-plastic cracked plates in plañe strain” .. 39. pp. 5. “ Survey and evaluation of the finite element method in fracture mechanics analysis ” . P. O. World Congress on Finite Element Methods in Structural Mechanics.H. Mech. 163-98. RICE. in 5th Conf. J.. BEER y J. in Numerical and Computer Methods in Structured Mechanics (eds S. 38.V. OSTERGREN.1971.R. 35. 17. N. 177-83. Soc. N. AAMONDT. 42. Oct. 37. P. Fundamentáis of Fracture Mechanics. T. 2nd Int. pp. C..G. BETTESS y O. 1975. III. PARIS y G.). ASME Special Publication. 31. pp. Academic Press. 34. J. pp. BETTESS.R. Eng.. Proc. 1960. del Research Corp. Goodier y N. in Proc. Int. Vol. 32. 1973. “Diffraction and refraction off surface waves using finite and infinite elements” . J. in Proc. 1271-90.L SWEDLOW. on Structural Mechanics in Reactor Technology. on Dimensioning ans Strength Cálculations.L. y J. R. 1973. 95. Des. 555-624. “Propagation of elliptical surface cracks and nonlinear fracture mechanics by the finite element method” . Pergamon Press. “An evaluation of finite elemt methods for the computation of elastic stress intensity factors” . Eng. 1975.J. Conf on Structural Mechanics in Reactor Technology. “Crack elements” . 1 1 . Num. Computational Fracture mechanics. 19. E. 1973. 46. “Fracture mechanics” . RYBICKI y S. Meth. Oct. EMSON y P. “Small scale yielding near a crack in plañe strain: a finite element analysis” . P. Nucí. Y. 6 . Mech. 53-64. Phil. 1973. TRACEY. lst Symp.M. RICE. (London) A221.F. 47. BERGAN y B. Berlín. GRJFFITHS.

1-15. R. 201-3. P. “ On the use of isoparametric finite elements in linear fracture mechanics” . Whiteman). 9. Eng.M.S. II (No. Am. 1 0 . 173-6.. 6 8 . MOWBRAY. WALSH. 3). J. 327-36. “Calculation of stress intensity factors at crack tips using special finite elements” . 3. PIAN. J. “Three dimensional elastic stress analysis of fracture specimen with edge crack” . 1972. Meth.. 166.D. Meth. “Representaron of singularities with isoparametric finite elements” .. WALSH. D.K. 6 . 7.D HIBBIT. 61. 11. J. ’On the method of virtual crack extensions” . AHMAD y F. J Strain Analysis. Int. Int.. Int. “Numerical analysis in orthotropic linea fracture mechanics” Inst. 255-65. “ Stress intensity factors calculated generally by the finite element technique” . 323-32. 379-86. Mecha. J. Marzo. RICE. Int. Meath. T. Mech.P. 60.C. pp.C. BARSOUM. 187-208. 9 (No..1976.. RAJU y A. PARKS. Num. J. Num. 63. Natvre. Appl. J. 1971. 1974.. “A note on the finite element method in linear fracture mechanics” . Int. Num. J. 1973.. MURTHY KRISHNA. B. BLACKBURN. 537-45. 35. “Finite element method for prediction of crack behavior” . 1 ). J. num. 1971. . Int.F. Fract. 1972. Eng.B. 56. Num. Eng. 1 0 . J. 1975. 25-38. “Some properties o f singular isoparametric elements. J. 50. D. Num. Int. “Determination o f energy release rates and stress-intensity factors by the finite element method” . 65. 62. J. J. 1333-42. Soc.A. Fract. 1971.H. Num. in The Mathematics of Finite Elements (ed. 1 1 . J. 1971. Mech. Eng. 9. Des..ELEMENTOS TRANSFORMADOS E INTEGRACIÓN NUMÉRICA 213 M e c h 7. BENZLEY. IRONS. Trans. O. Eng.G. 1970. 1970. “Economical Computer techniques for numerically integratedfinite elements” . RAO.. Meth. Eng. 6 6 . S. A. Eng. 487-502. Civ. “Finite elements for detemination of crack tip elastic stress intensity factors” . R. 51. J. IRONS.. 125— 31. R. ERGATOUDIS. S. Int.F. VANBUREN.R. Mech. DIXON y J. Mech.F.S.. POOK. Trans. Eng. 55. Solids Struct.. Meth.R. 8 (No. Eng. 59. 54. Mech. “A path-independent integral and the approximate analysis of strain concentration by notches and cracks” . Oct. 115-19.R. W.. Meth. P. V. 70. Fract. J. “The calculation of stress intensity factors using the finite element method with cracked elements” . Int.H.G. 1970. Eng. “Triangular quater point elements as elastic and perfectly plástic crack tip elements” . H. 313-21. B. P. BARSOUM. TONG y T.M. 69. Eng. CRUSE y W. 15. 1974. BYSKOV. Fract. Int.S. 2). 1977. 180-4. 224. WATWOOD. 389-403. T.M. 1967. 159-67. 1977. STRANNIGAN. 495-509. J. 1975. Int. 1973.M TRACEY. D. 64. 1969.R.S. 71. I. eng.3. “ On the convergence of the finite element method for problems with singularity” . 7.K. 67. 1. Eng. 52. E.. 1968.. “A stiffness derivative finite element technique for determination of elastic crack tip stress intensity factors” . 57. “Crack tip elements are unncessary” . 2 . J. 53. Num Meth.E. pp. 7. Int.. 1969. Solids Struct. Nucí. DIXON y L. 85-98. Australia. J. 143-57. 58. SHAW. HELLEN. J. Int. “A powerful hybrid method in finite element analysis” . ZIENKIEWICZ. Academic Press.. Eng Fract. HENSHELL y K. Meth. “The computation of stress intensity factors by a special finite element technique” .

D. 1968. Eng. ZIENKIEWICZ. Num. (eds. .C. I. Civ.M.G. Meth. 1969. 1972. SCOTT. 13-41.C. B. (ed. A. “Isoparametric and other numerically integrated elements” . Fenves. Conf. B. pp. 75.J. ZIENKIEWICZ. Isoparametric elements in two and three dimensional analaysis. Trondheim Tech. University. Thesis. 1973.C. Swansea. Int. 1968. 1970. O.C. B. 73. J. B. “Three dimensional stress analysis” .. Ph. 445-52. J.C. 31-42.C.. 78. 1968. ZIENKIEWICZ. 74. Th. Int. CAMPBELL y F. ERGATOUDIS. SCOTT.. IRONS y O. Bell).G. Solids Struct. “Isoparametric and associated element families for two and three dimensional analysis” . “Curved. Symp. 4. Proc. Course on Finite Element Methods in Stress Analysis. Liége. y W. Schnobrich). 77. N. in Numérical and Computer Methods in Structural Mechanics. ZIENKIEWICZ y F. Holand and K.M. J. El Método de los Elementos Finitos SCOTT. London. Recent Advances in Stress Analysis.R. pp.. ERGATOUDIS.214 72. Inst. pp. IRONS y O. “The isoparametric finite element system . IRONS y O. J. O. University of Wales.G. ZIENKIEWICZ. Un.C. “quadrilateral” elements for finite element analaysis” . 76.a new concept in finite element analysis” . Royal Aero Soc. Appl. Mech. “Three dimensional analysis of arch dams and their foundations” . “ On the principie of repeatability and its application in analysis of turbine and pump impellers” .C. IRONS. Robinson. 1968. Int. isoparametric. ERGATOUDIS. ZIENKIEWICZ. J. S. Perrone.C.M. on High Speed Computing in Elasticity. 9. Symposium on Arch Dams. Eng. O.M. Academic Press. J. in Proc.

( u) 1 B (u ) = { B . En ingeniería y en física surgen otros muchos problemas de medios continuos que generalmente AliftnftP ^3pi1iyi.2) en los contornos T del dominio (Figura 9.1).1 I n t r o d u c c ió n Hemos visto hasta ahora un posible procedimiento para obtener soluciones aproximadas a problemas de elasticidad lineal. El objeto de este capítulo es demostrar que todos los problemas de este tipo pueden estudiarse por el método de los elementos finitos. (Figura 9.c de contorno que se imponen a la función o funciones incógnita. La función buscada puede ser un escalar o bien un vector de varias variables. Todo cálculo por elementos finitos.1). Es por esta razón que se ha recurrido antes a la notación matricial. junto con ciertas condiciones de contorno í * . siendo un método aproximado.c jdiíftnfiru:ialA. ya sea volumen.( u) } = 0 (9. de la forma . expresado en la forma más general. MÉTODOS DE RESIDUOS PONDERADOS Y VARIACION ALES 9.Capítulo 9 GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS. Similarmente. superficie. es determinar una función desconocida u tal que satisfaga un determinado sistema de ecuaciones diferenciales en un “ dominio” 0 .«iadíí.v_b>. etc. la ecuación diferencial puede ser una sola o un sistema de ecuaciones simultáneas. El problema a resolver. busca una expresión aproximada de la solución..c>.c1nn^la.

Estas formas integrales nos permitirán obtener la aproximación elemento por elemento para luego proceder al ensamblaje mediante los procedimientos desarrollados en el Capítulo 1 para los sistemas discretos tipo. Ya se vio entonces: a) que las funciones de forma normalmente se definen localmente para cada subdominio o elemento.).1 Dominio Q y contorno T del problema. y donde todos o algunos de los parámetros son incógnitas. ya que si las funciones G j y g j son integrables. Teniendo esto presente trataremos de expresar la ecuación de la cual hayan de obtenerse los parámetros desconocidos a¿ en una forma integral tal com o j G j(ü )d ft + J g j(u )d T = 0 j = 1 a n (9.4) donde G j y g j representan funciones u operadores conocidos.2 2 ) y (2. Recordemos que en el capítulo anterior se empleó una aproximación de las mismas características para estudiar problemas de elasticidad. com o en las ecuaciones ( 2 .El Método de los Elementos Finitos 216 — ----------------------------. n u « ü = ^ i = Na (9-3) en la que son funciones de forma expresadas en función de variables independientes (tales com o las coordenadas x. y. tendremos (9.►x Figura 9.5) . etc. y b) que se recuperan las propiedades de los sistemas discretos si las ecuaciones de aproximación se expresan en forma integral.26).

si podemos escribir (9. Ejemplo 1. Si las ecuaciones diferenciales son lineales. Presentaremos entonces algunos sistemas de ecuaciones diferenciales clásicos cuya solución buscaremos (y que aclararán un poco más los problemas). en problemas no lineales. establecidos para la temperatura y el flujo térmico. = €—1 ( 9'9) e —1 El lector no acostumbrado a la abstracción puede encontrarse confuso ahora con relación al significado de los distintos términos. Sé fc— .4) se convierte en un sistema de ecuaciones lineales de la forma Ka + f = 0 (9. y el segundo consiste en determinar funcionales variacionales y buscar sus valores estacionarios. = = on en 0 . y 4> y q son los valores de contorno.8) siendo m m k ¡. respectivamente.1) y (9. de 4> y de sus derivadas. o sea. Ejemplo 2. Se dispone de dos procedimientos distintos para obtener la aproximación en dichas formas integrales. Ecuaciones de transmisión estacionaria del calor por conducción en un dominio bidimensional: a w = £ ( * £ ) + ¿ ( k% ) + Q = ° B{4. k es la conductividad. = E k ¡.g = 0 (9-10) en L donde (siendo n la normal a T) <f> = u representa la temperatura. En la ecuación anterior k y Q pueden ser funciones de la posición y. Ecuación de la transmisión estacionaria del calor en dos dimensiones por conducción y convección: .7) el sistema de ecuaciones de la aproximación (9. Ambos procedimientos serán tratados sucesivamente. El primero es el método de los residuos ponderados (también conocido com o método de Galerkin).GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 217 donde íle es el dominio por cada elemento y T€ la parte correspondiente de contorno del mismo.) = 4>~4.2) com o A (u ) = Lu + p = 0 en fi (9-6) B (u ) = M u + t = 0 en T (9.

u y v son funciones conocidas de la posición y representan velocidades del fluido a través del cual se transfiere el calor. Aquí.12) 9yen fi y en en r c donde qn es el flujo normal al contorno. En el Capítulo 10 volveremos a dar ejemplos detallados dentro de este mismo cam po. Los problemas de forma mixta presentan ciertas complicaciones en su solución que serán tratados en el Capítulo 1 2 . Ejemplo 3.El Método de los Elementos Finitos 2Í8 m = £ (*& )+i ( fcS ) + “ 8 + v% + Q = ° ( 9i i ) con las mismas condiciones de contorno que en el ejemplo anterior. dejando no obstante un problema resoluble [ej. y a lo largo del texto presentaremos otros ejemplos diferentes. (9.12) eliminando qx y 9 y]. . En este tipo de problemas el número de incógnitas independientes que aparecen en las ecuaciones puede reducirse siempre mediante operaciones algebraicas adecuadas. Aquí la función incógnita u está representada por el vector Este último ejemplo es típico de la llamada formulación mixta. obteniendo la Ec. Ejemplo 1: Un sistema de tres ecuaciones equivalente al problema del d d A(u) = = dx d<j> 0 (9.10) a partir de (9. Ec. (9. sin embargo.10)] se tiene una formulaciónK irreducible. Estos tres tipos de problemas nos serán. Si esto no puede hacerse [viz.. muy útiles en su forma completa o en la reducida a una dimensión (suprimiendo la variación en y) para ilustrar los procedimientos que se explican en este capítulo.

Si han de satisfacerse simultáneamente las condiciones de contorno (9.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 219 M ETO DO S DE RESIDUOS PON DERADO S 9.13) donde f vi 1 (9.15) para cualquier conjunto de funciones v. Puede afirmarse que si (9. con lo que se demuestra lo afirmado. Esto tiene importantes consecuencias. ello puede asegurarse eligiendo adecuadamente la función ü o bien imponiendo que j v t B [u ) dT = J (t>ii?i(u) + v2B 2(u ) H-.16) se satisfaga para todos los v y v equivale a que satisfagan las ecuaciones diferenciales (9. Se limita así en la ecuación (9.]d ft = 0 (9.12).2).13) distinta de cero.]dr = 0 (9. se deduce que J v TA ( u ) d f t = J [v iA i(u ) + v2A 2(u ) H----. Esto nos restringe las posibles familias a las que deben pertenecer las funciones v y u.1) tiene que ser cero en todos los puntos del dominio í).14) -{? es un conjunto de funciones arbitrarias de número igual al de ecuaciones (o componentes de u) del problema.16). las ecuaciones diferenciales (9.1) deberán satisfacerse en todos los puntos del dominio. En general trataremos de evitar funciones que hagan infinito algún término del integrando.2 E q u iv a len cia e n tre las e c u a cio n e s d ife re n cia le s y las fo r m a s in tegrales o “ d é b ile s ” Com o el sistema de ecuaciones diferenciales (9. La prueba de la validez de esta afirmación es obvia si consideramos la posibilidad de que A (u ) ^ 0 en un punto o porción del dominio. En la discusión anterior hemos supuesto imph'citamente que es posible calcular las integrales que aparecen en la ecuación (9. Que la expresión integral í Ja v r A (u )< ¿ 0 + / Jr v TB ( u ) d r = 0 (9. .1) y sus condiciones de contorno (9.1 S) se cumple para cualquier v .16) la elección de v y v a funciones finitas unívocas sin restringir la validez de las expresiones anteriores. Inmediatamente se puede encontrar una función v que haga la integral (9.

u 2. Esta función sería adecuada Figura 9. Consideremos. etc. la derivada segunda tiende a infinito.2. ésta es integrable. por ejemplo.220 El Método de los Elementos Finitos ¿Qué restricciones han de imponerse a las funciones Ui. . sin embargo.? La respuesta depende obviamente del orden de las derivadas que aparecen en las ecuaciones A (u ) [o B (u )]. tal com o se muestra en la Figura 9. Se ve fácilmente que aunque la derivada primera no esté definida.2 Diferenciación de una función con la primera derivada discontinua (continuidad Ca). Imaginemos que la discontinuidad se sustituye en una distancia muy pequeña A por una variable continua y que estudiamos el comportamiento de sus derivadas. una función u que sea continua pero cuya pendiente presente alguna discontinuidad en la dirección x.

De manera similar es fácil ver que si en algún término de A o B aparecen derivadas de orden n.(9. sin embargo.3 F o rm a d é b il d e la e cu a ció n d e tra n s m isió n d el c a lo r p o r c o n d u c c ió n c o n c o n d ic io n e s d e c o n to r n o n a tu ra les y fo rz a d a s Consideremos ahora la expresión integral de la Ec.10). (9. Ahora podemos integrar por partes la Ec. Antes de ello aplicaremos la nueva formulación a un ejemplo. (9. 9.16) se puede escribir así (9.17) es ahora más “ permisiva” que las Ecs.16) que originalmente expresaban el problema y por ello es llamada forma débil de dichas ecuaciones.17) son la base de las soluciones aproximadas por elementos finitos. Se dice que esta clase de funciones son de continuidad C q.2) o (9. En muchas ocasiones es posible efectuar una integración por partes en la ecuación (9. la función tendrá que ser tal que sus derivadas sean continuas hasta la de orden n — 1 (continuidad Cn_\).^ = 0 se satisface automáticamente mediante la elección adecuada de las funciones <j).16) y sustituirla por una expresión alternativa de la forma J C (v )t D (u ) díl + J E (v )r F (u )d r = 0 (9. Las expresiones integrales de las formas (9.1).17). La expresión (9. y más adelante serán analizadas con más detalle.(9.18) advirtiendo que v y v son funciones escalares y presuponiendo que una de las condiciones de contorno. tal como 0 .18) para obtener una forma débil similar a la Ec. Es algo sorprendente. (9. que implicaba un “ alisamiento” excesivo de la verdadera solución.16) y (9.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 221 para representar a u si en la ecuación diferencial sólo apareciesen derivadas primeras. Haremos uso aquí de las fórmulas generales para . el hecho de que a menudo dicha forma sea físicamente más realista que la ecuación diferencial original. En este caso se necesita una continuidad de menor orden al elegir las funciones u al precio de mayor orden de continuidad para v y v.17) Ahora las derivadas que aparecen en los operadores de C a F son de menor orden que las que aparecen en los operadores A y B. La expresión (9.

la Ec.í v Q d ü .18) quedaría como -L (£ * 8 +% k% . además haciendo podemos escribir.f Jn Jn Jvq vqdT- í J v k ^ -d T = 0 ón (9.0 sea.22) y.Qv ) dx d y + i vk (Sni+§ny) dr+ +/r*[*IH^=0 (9-2o ) Teniendo en cuenta que la derivada respecto de la normal viene dada por d$ = d$ — = — n i + — ny dn dx * dy (9. sin pérdida de generalización (ya que ambas funciones son arbitrarias). Jnv£ (*!£) ¿xdy=-bit (*fí)dxdy+i v(kT) n*^ Lví (fcS) dxdy=~L%(*8)didy+k (*§)n*dr (9.21) v = -v (9.El Método de los Elementos Finitos 222 este tipo de integración (las fórmulas de Green) cuya deducción se expone en el Apéndice 6 y que nos serán útiles en muchas ocasiones.23) donde el operador V es simplemente Observemos que: a) la variable <f> desaparece de las integrales sobre el contorno condiciones de contorno y que las . (9.19) Así pues. la ecuación (9.20) como í V TvkV <f>dü.

16) y (9. Admite coeficientes de conductividad k discontinuos y una temperatura <f> que exhiba derivadas primeras discontinuas (posibilidad real que no admitía la forma diferencial). La expresión (9. de (9.3 ). Es decir. (9.24) donde n es el número de parámetros incógnita a¿ que entran en el problema .17). se satisfacen automáticamente. en el caso de la ecuación (9.23) es la forma débil de la ecuación de transmisión de calor por conducción equivalente a la Ec.-)r F (N a ) d r = 0 Jn Jr j = la n (9. 0 .26) Si tenemos en cuenta que A (N a ) representa el residuo o error que se obtiene al sustituir la solución aproximada en la ecuación diferencial [y B (N a ) el residuo obtenido al hacer esta sustitución en las condiciones de contorno].17) proporcionan un sistema de ecuaciones ordinarias.T)' Así pues.17).4 A p r o x im a c ió n a fo r m u la cio n e s in teg ra les: m é t o d o d e re sid u o s p o n d e r a d o s (G a le r k in ) Si para expresar la función incógnita aproximada com o la ( 9 .16) o (9. / C (w v )r D (N a ) d ü + ( E (w .GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 223 correspondientes al mismo. y b) si <f>se tom a de manera que satisfaga las condiciones de contorno forzadas <¿ — 0 = 0. o sea. de las que pueden calcularse los parámetros a. Las expresiones integrales (9. Tal condición se conoce com o condición de contorno natural. podemos omitir el último término de (9. las ecuaciones (9. en lugar de cualquier función v .17) permiten efectuar una aproximación si.25) será la integral ponderada de tales residuos. la expresión (9. tomamos un conjunto finito de funciones preestablecidas v = wj v = wj j = 1an (9. u tomamos una expresión r u « ü = N¿a¿ = N a i será evidentemente imposible que en el caso más general se satisfagan a la vez la ecuación diferencial y las condiciones de contorno.23) restringiendo la elección de las funciones v sólo a aquéllas que den v = 0 en T<j>.16) tendremos el sistema J w jA (N a )dü +J w j B ( N a ) dT = 0 j= 1 an (9.25) o bien. Por .

3. Com o veremos. En matemática los nombres de Petrov-Galerkin 6 están frecuentemente asociados con el uso de funciones de ponderación tales que w j ^ Ny. . este m étodo permite frecuentemente (pero no siempre) obtener matrices simétricas y por ésta y otras razones se adoptará casi exclusivamente para nuestras operaciones con elementos finitos. agruparemos todas las soluciones aproximadas mediante residuos ponderados bajo el nombre de método generalizado de los elementos finitos. (w j es admisible a pesar de que no satisface el criterio de integración expresado en la Sección 9.(9. resultando innecesaria la integración. Colocación por puntos3. donde 6j es tal que para x ^ xj\ y 7^ y^ w j — 0 pero Jq w j dfl = I (matriz unidad). Este procedimiento equivale simplemente a hacer nulo el residuo en n puntos dentro del dominio. M étodo de Galerkin (Bubnov-Galerkin ) . Puesto que el proceso conduce siempre a ecuaciones que. 2. Finlayson 2 ha dado una exposición muy completa del mismo. Evidentemente. Se encontrará con frecuencia que es ventajoso utilizar simultáneamente funciones de prueba definidas local y “globalmente” .2. dando un nombre diferente a cada proceso de acuerdo con la función escogida. Este último emplea principalmente funciones definidas localmente (en el elemento) en la aproximación definida por la E c. Así las funciones usadas más corrientemente son: 1.224 El Método de los Elementos Finitos ello este procedimiento de aproximación puede recibir el nombre de método de residuos ponderados. permiten ser obtenidas com o suma de las contribuciones de distintos subdominios. Consiste simplemente en utilizar para la ponderación las funciones de forma originales. Colocación por subdominios . debido a su forma integral. Wj = S j . en virtud de sus propiedades). Fue Crandall1 el primero en describir este método de la forma más general.4 w j = I en f lj y cero en cualquier otro punto.6 w j = N j. Es importante remarcar que el conocido m étodo de aproximación de diferencias finitas es un caso particular de colocación con funciones base definidas localmente. señalando las diferentes expresiones con que ha sido utilizado desde finales del pasado siglo. Más recientemente. 5. Esencialmente esto hace que la integral del error sobre el subdominio especificado del dominio sea nula. pero los esquemas generales son idénticos. a efectos de ponderación se puede utilizar casi cualquier conjunto de funciones independientes w j. La expresión de “ residuos ponderados” es muy anterior a la de “m étodo de los elementos finitos” .3).

tenemos A(<¡>) = —£ + Q = 0 dx (9.17). En este caso. consideramos algunos ejemplos concretos. nos encontramos con una dificultad acerca del valor de Q . Ejemplo 1. En este ejemplo hemos tomado el valor 1/2. ya que puede tomar los valores cero o uno. usando i — 1. Las condiciones de contorno supuestas son simplemente <f> = 0. El problema a analizar es el de la representación unidimensional de la transmisión del calor por conducción (9. por colocación por subdominios y por el m étodo de Galerkin. Por ello. = L / 2 . Estas expresiones satisfacen exactamente las condiciones de-contorno y son continuas en todo el dominio.16) o la (9. que simplemente viene dada por (9. = sen L (9.29) Dejamos com o ejercicio para el lector el desarrollo completo de este problema. para efectuar la aproximación podemos emplear con la misma validez la Ec. Emplearemos la primera.(9. o sea. por ejemplo. consideramos una solución aproximada en forma de serie de Fourier de uno o dos términos.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 225 9.28) donde i = 1 e ¿ = 1 y 2. la deformación de una cuerda bajo carga). En el cam po de los elementos finitos es más interesante el uso de funciones definidas a intervalos (o localmente) en vez de funciones definidas globalmente | En el caso de colocación por puntos. f Puesto que el desarrollo en serie elegido satisface a priori las condiciones de contorno no es necesario introducir éstas en la formulación.27) (0 < ® < L) con Q = Q (z ) dado por Q = 1 (0 < x < L/2) y Q = 0 (L/2 < x < L ). Ecuación unidimensional de la transmisión del calor por conducción (Figura 9. . pues permite adoptar distintas funciones de ponderación.10) con coeficiente de conductividad unidad (este problema podría igualmente representar muy bien otros muchos problemas de la Física. para x = 0 y x — L.3). En primer lugar.5 E je m p lo s Para ilustrar el método de aproximación mediante residuos ponderados y su relación con el método de los elementos finitos.3 se representa el problema y su solución por colocación por puntos. En la Figura 9.

(Galerkin) X7 vV . ( 6 ) Solución con dos términos utilizando diferentes procedimientos de ponderación. = II S. (2 = 1 -m ^ * *■ IV.3 Conducción unidimensional del calor. (a) Solución con un término utilizando diferentes procedimientos de ponderación.") Lf // 1 Af. . J o «O El Método de los Elementos Finitos 226 = n X sin ~^r i X Colocación por plintos X W x Colocación por subdominios 1 x Figura 9.

...GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 227 jVj = sin * x Colocación por subdominios ^2 1 1t .... ..........

30) Los términos correspondientes al contorno se anulan idénticamente si w j = 0 en ambos extremos. Esto da dx = 0 (9. .(9. Puesto que las funciones de forma sólo necesitan la continuidad C 0.34) obteniendo.El Método de los Elementos Finitos 228 com o en la Ec.! / £ e K ü = K jj = l/ L e (9. y el lector observará que entonces la matriz K será simétrica. n . Las ecuaciones anteriores pueden escribirse así Ka + f = 0 (9. wj = N j .f fj = ~ I S í - (9.29). Considerando un elemento típico ij com o el representado.33) Para el cálculo seguiremos el m étodo de Galerkin. podemos escribir (trasladando el origen del eje x al punto i) N j= x / L e Ni = (L e . emplearemos la expresión equivalente a la Ec. es conveniente buscar una solución aproximada lineal por intervalos. tal com o se muestra en la Figura 9.4.31) donde para cada “elemento” de longitud L€.(9.Q L e¡ 2 = f f Dejamos para el lector el ensamblaje de una ecuación típica para el nodo i y le aconsejamos que lleve a cabo los cálculos que conducen a los resultados de la Figura 9.4 para subdivisiones en dos y tres elementos.35) f ) = . o sea. para un elemento cualquiera. K ji= f L dwj dNj -T ^ -r + d x „ fí = - fL w3 Q d x (9.(9. o sea.28).32) W jQdx manteniéndose las reglas corrientes de la adición. *& = * £ = . que se obtiene integrando por partes la Ec.x)/L e (9. En este caso. K {j = K j{.17). esto es. para evitar imponer la continuidad de las derivadas primeras.

Hallaremos que esto es el caso general de las aproximaciones de mayor orden.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 229 Funciones de forma lineales definidas localmente Figura 9. utilizando funciones de forma lineales definidas localmente. Aún más. el m étodo de Galerkin proporciona mejores resultados de conjunto que los obtenidos para el mismo número de parámetros incógnita a con funciones definidas localmente (a intervalos). Esto es una propiedad de la ecuación particular resuelta y desafortunadamente no representa una regla general aplicable a .3 y 9.4 Solución por elementos finitos mediante el método de Galerkin del problema de la Figura 9.3. Al com pararlos resultados de las Figuras 9. se observará que la aproximación lineal proporciona la solución exacta en los puntos nodales.4 surgen inmediatamente varios puntos interesantes. Con funciones de forma globales alisadas. que producen una mejor precisión.

Estableciendo la aproximación de Galerkin. cuya forma débil ya fue establecida mediante la Ec. Así pues. estriba en los términos relativos a la convección. es decir.36) siendo <}> = ^ tal que los valores impuestos de se dan en el contorno r = <f> y a la vez Wj = 0 en dicho contorno. Formulación de Galerkin.(9.38b) De nuevo se pueden evaluar las componentes K j{ y para un elemento o subdominio típicos y formar las ecuaciones de los sistemas mediante los procedimientos generales. Transmisión estacionaria del calor en dos dimensiones por conducción y convección.37) donde K ji= / V TN jk V N i díl - Jn \ dx óx i óy . obtenemos inmediatamente un sistema de ecuaciones de la forma Ka + f = 0 (9.L ( Niu9£ +N3vW fj = - J N jQ dtt - J N jqdT + díí = oy } dn (9-38a) (9. Ejemplo 2.(9.23).1.35)]. (9.El Método de los Elementos Finitos 230 los problemas generales7 (ver también Apéndice 7).23) y añadiendo los términos de convección a la misma. sustituyendo v = wj en (9. La única diferencia con la ecuación de la conducción simple de calor. siendo entonces preciso realizar nuevas integraciones para cada parámetro que se introduce. Es importante mencionar en este punto que es preciso prefijar los valores de algunos de los parámetros a¿ para que satisfagan las condiciones de . una vez deducidas las propiedades del elemento [Ec. observará el lector cuán fácil es formar las ecuaciones cualquiera que sea el grado de subdivisión. podemos escribir inmediatamente la ecuación de residuos ponderados. No ocurre lo mismo si la aproximación es global. Esta característica de repetibilidad es una de las ventajas del m étodo de los elementos finitos. haciendo w j = TVy. Se obtiene así J V TWjkV4> dQ — J +v Wj dü —J WjQ dü — J WjqdT = 0 (9. Este problema ya ha sido presentado en la Sección 9. y definido mediante la Ec.11) con las condiciones de contorno adecuadas. Por último.

Para conservar la continuidad Co con nodos situados en los vértices. que corresponde a la conducción del calor pura es simétrica ( Kj { — K¿ j ) . se pueden escribir funciones de forma dadas com o productos de desarrollos lineales.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 231 contorno. Existe una razón básica para dicha asimetría que será analizada en la Sección 9.ü vh \ (l uh vh \ + ü ) a> . Esto se analiza con detalle en el segundo volumen.9 de una forma bastante estándar. = 1 . .5).6it) “6" U+Í2fc" 6k) “7~ { 3 .u +ü .x ) y 1 h h' Con estas funciones de forma se invita al lector a que evalúe las contribuciones de cada elemento y a que ensamble las ecuaciones para el punto 1 de la malla numerada que se muestra en la Figura 9. en tales casos. No obstante esto.h . la ponderación por el m étodo de Galerkin no es aceptable y tienen que emplearse otros procedimientos. La primera parte. Por ejemplo. El resultado será (si no existen contornos del tipo y se supone que Q es constante dentro de cada elemento) 8 /I 3“ ’ \ 3 ~ 3 k ~ 6 k ) ai ~ ~~ Í2fc " Í 2 ¡ j uh /I uh /I uh vh\ /I vh \ uh í\ uh vh \ vh\ í\ uh vh\ " ~~ 6* ~ 3 k ) “4_ /I uh vh\ U+m~mj 05. es conveniente formar todas las ecuaciones para todos los parámetros y establecer los valores fijos al final siguiendo las mismas técnicas descritas en el Capítulo 1 para la introducción de las condiciones de contorno en los problemas discretos generales.y x h h y para el nodo j . N . _ (. para el nodo i tenemos. Para concretar el problema.5.{ 3 + ñ k + ñ k ) a° = A h Q . En el ejemplo tratado aparecen algunas dificultades cuando los términos de convección son grandes. tal com o se muestra en la Figura 9.11. ^ Esta ecuación es similar a las que obtendríamos aproximando las mismas ecuaciones mediante el m étodo de diferencias finitas8. debiendo ser las ecuaciones de la aproximación iguales en número a los parámetros incógnita.5. consideremos el dominio fí dividido en elementos cuadrados iguales de lado h (Figura 9. Debemos hacer notar otro punto concerniente a los coeficientes de la matriz K . pero la segunda no lo es y por ello es preciso resolver un sistema de ecuaciones asimétrico.

232

El Método de los Elementos Finitos

5

6
7

4

3

2

<,

8

9

( 6 ) Nodos “conectados ” por la ecuación del nodo 1.
Figura 9.5 Elemento cuadrado lineal de continuidad C0. (o) Funciones de forma
para un elemento cuadrado. ( 6 ) Ecuación “conectada” para el nodo 1.
9.6

El principio de los trabajos virtuales como “ forma débil” de
las ecuaciones de equilibrio en el análisis de sólidos y fluidos

En el Capítulo 2 presentamos el concepto de elemento finito mediante
su aplicación a la elasticidad, com o parte de la mecánica de sólidos. La
expresión integral necesaria para formular la aproximación era el principio
de los trabajos virtuales, que se supuso constituía un principio fundamental
y, por tanto, no necesitaba demostración. Esta opinión es compartida por
muchos, que consideran el principio de los trabajos virtuales com o una
expresión, dentro del campo de la mecánica, mucho más fundamental que las
tradicionales condiciones de equilibrio expresadas por las leyes de Newton.
Otros discrepan de este punto de vista y opinan que todos los teoremas de
trabajo derivan de las leyes clásicas que gobiernan el equilibrio de la partícula.
Demostraremos en esta sección que la expresión de los trabajos virtuales no
es sino una “forma débil” de las ecuaciones de equilibrio.

GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 233

En un continuo tridimensional cualquiera, las ecuaciones de equilibrio de
un volumen elemental pueden escribirse en función de las componentes del
tensor de tensiones, simétrico y cartesiano , 10 com o sigue

=

0

(9.40)

donde b r = [bx ,by,bz] representa las fuerzas que actúan por unidad de
volumen (pudiendo muy bien incluir efectos inerciales).
En mecánica de sólidos, las seis componentes de la tensión serán
generalmente funciones de las componentes del desplazamiento
u

= !t¿, v,w\

(9.41)

y en mecánica de fluidos lo serán del vector de velocidades u, que tiene
componentes similares.
Así pues, las tres ecuaciones (9.40) se pueden
considerar com o una ecuación general de la misma forma que la (9.1), o
sea, A (u ) = 0. Para obtener una forma débil procederemos com o antes,
introduciendo un vector de funciones de ponderación arbitrario ¿u , definido

SuT = [¿tí, 8v,8w]

(9.42)

Podemos escribir ahora la expresión integral Ec.(9.13) com o
/ / “ TA ( u ) ^ = Jv [Su ( £

+ ^
d

+ ^

+ il)
(9.43)

+ í » ( ...) + í i » ( ... ) ] < i V
donde el volumen V es el dominio del problema.
Integrando por partes cada término podemos escribir la ecuación anterior,
una vez reordenada, com o sigue

— Subx — Svby — Swbz d V +
+

J [Su((Txnx +

TxyUy + Tx z n z ) + 6v( . . . ) + 6w( . ..)] d r = 0

(9.44)

El Método de los Elementos Finitos

234

donde la superficie T representa el área de la superficie del sólido (volvemos
a emplear las fórmulas de Green del Apéndice 6 ).
Podemos reconocer inmediatamente en los términos encerrados en el
primer corchete los operadores de pequeñas deformaciones que actúan sobre
6u, que pueden asociarse a su vez a un desplazamiento virtual (o a una
velocidad virtual). Podemos por lo tanto introducir la deformación virtual
(o velocidad de deformación) que por definición sería

dx
d_
Se

dy
d_
dz

(Su)
(Sv)

S£u

(9.45)

(8w)

donde los operadores de deformación se definen en el Capítulo 2 [Ec.(2.4)].
Análogamente, reconoceremos los términos de la segunda integral com o
correspondientes a fuerzas t:
(9.46)

t -- [tx, ty , tZ]

que actúan por unidad de área de la superficie T. Disponiendo las seis
componentes de la tensión en un vector <r y similarmente las seis componentes
de la deformación virtual (o velocidad de la deformación virtual) en un vector
Se, podemos escribir la ecuación (9.44) sencillamente así

J

ScTtr dV -

J íurbdF- J

í u J t dT = 0

(9.47)

que es la expresión de los trabajos virtuales empleada en las Ecs.(2.10) y
(2.22) del Capítulo 2.
Se deduce de lo anterior que el principio de los trabajos virtuales es
precisamente una forma débil de las ecuaciones de equilibrio y es válido
tanto si las relaciones entre tensiones y deformaciones (o entre tensiones
y velocidades de deformación) son lineales como no lineales.
La solución aproximada mediante elementos finitos presentada en el
Capítulo 2 , corresponde de hecho a una formulación de Galerkin del método
de residuos ponderados aplicado a la ecuación de equilibrio. Así pues, si
tomamos ¿u com o la función de forma
Su = N

(9.48)

con la que el cam po de desplazamientos está discretizado, o sea,
u =

(9.49)

GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 235

junto con la relación constitutiva (2.5), nuevamente podremos determinar
todas las expresiones fundamentales del Capítulo 2 , que son tan esenciales
para la solución de problemas de elasticidad.
Expresiones similares serán vitales en el momento de formular problemas
equivalentes en mecánica de fluidos.
9 .7

D isc r e tiz a c ió n p a rcia l

En la aproximación seguida para resolver la ecuación diferencial
[Ecs.(9.1)], mediante un desarrollo de la forma general expresada en la
Ec.(9.3), se ha supuesto que las funciones de forma N incluían todas las
coordenadas independientes del problema y que a era simplemente un
conjunto de constantes. Las ecuaciones de la aproximación finales eran
siempre, por tanto, de forma algebraica, de la cual podía determinarse un
conjunto de parámetros único.
En algunos problemas es conveniente proceder de una manera diferente.
Así, por ejemplo, si las variables independientes son x, y y z podríamos
expresar los parámetros a com o funciones de 2 y efectuar la aproximación
solamente en un dominio íi de x e y. Así, en lugar de la Ec. (9.3), tendríamos
u = Na
N = N (* ,y )

(9.50)

a = a(z)
Evidentemente, en la discretización final quedarán las derivadas de a con
respecto a z y el resultado será un sistema de ecuaciones diferenciales
ordinarias con z com o variable independiente. En problemas lineales tal
sistema de ecuaciones tendrá el aspecto
K a + C á + •••-j- f = 0

(9.51)

donde á = ^ a ( z ) , etc.
Tal discretización parcial se puede emplear evidentemente de diferentes
maneras, pero es especialmente útil cuando el subdominio O no depende de
z, o sea, cuando el problema es prismático. En tal caso, los coeficientes de la
ecuación diferencial ordinaria (9.51) son independientes de z y la resolución
del sistema puede llevarse a cabo eficazmente por los métodos analíticos
corrientes.
Este tipo de discretización parcial ha sido aplicado extensamente por
Kantorovitch 11 y frecuentemente recibe este nombre. En el segundo volumen
analizaremos estos procedimientos semianalíticos en relación con los sólidos
prismáticos, donde la solución final se obtiene en función de series de Fourier.
El problema “ prismático” más corriente es el que incluye el tiempo como
variable, cuando el dominio ft no está sujeto a cambio. Es conveniente, a
título de ejemplo, considerar aquí la ecuación de la conducción del calor en

236

El Método de los Elementos Finitos

dos dimensiones en régimen transitorio. Se obtiene ésta a partir de la Ec.
(9.10) añadiendo el término que expresa el almacenamiento de calor
donde c es el calor específico. Tenemos ahora un problema definido en un
dominio f 2(a?, y, í) y gobernado por la siguiente ecuación:

A(* ) s ¿ ( * f a ) + ¿ ( * S ) + <J - e « = 0

(952)

con idénticas condiciones de contorno a las de (9.10). Tomando
(9.53)
con
= a¿(t) y N{ — N i(x ,y ) y utilizando el método de Galerkin seguimos
exactamente los pasos descritos en las Ecs. (9.36) a (9.38) para llegar a un
sistema de ecuaciones diferenciales ordinarias
Ka + C ^ + f = 0
at

(9.54)

En este caso, la expresión de K^j es idéntica a la de la Ec.
(9.38a)
(prescindiendo de los términos de convección), la de fi es idéntica a la de
la Ec. (9.38b), y el lector puede comprobar que la matriz C viene definida
por
Cij =

J

N {cN j dx dy

(9.55)

Com o siempre,' la matriz C puede formarse por ensamblaje de las
contribuciones de cada elemento. Se pueden aplicar varios procedimientos
analíticos y numéricos a la solución de tales ecuaciones transitorias, tal com o
se discutirá en el segundo volumen. Sin embargo, para aclarar los detalles y
las posibles ventajas del proceso de la discretización parcial, consideraremos
un problema muy sencillo.
Ejemplo. Consideremos un prisma cuadrangular de lado L en el que
se satisface la ecuación de conducción del calor en régimen transitorio
(E c.(9.52)] y supongamos que la velocidad de producción de calor depende
del tiempo según
Q = Q0e~ at

(9.56)

(esto representa una aproximación a la cantidad de calor generado en la
hidratación del hormigón). Se supone que para t = 0, <j> = 0 en todo el
cuerpo. Además, tomaremos <¡> = 0 en el contorno para todo instante.
C om o primera aproximación tomamos una función de forma
correspondiente a una solución con un solo término:

GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 237

Figura 9.6 Evolución térmica bajo régimen transitorio bidimensional dentro de un
prisma cuadrangular y representación gráfica de las temperaturas en
el centro.
con x e y medidas desde el centro (Figura 9.6).
Calculando los coeficientes, tenemos
L¡2

rL/2

dx dy =

7r2k

L/2 J - L / 2

f L/2

f L ¡2

*r2 j

j

L 2C

Cu = I
i
cN 1 dx dy = - y J—
L/2 J—
j
-L
J —L/2
**

J -L / 2 J-L/2

(9.58)

*

Lo que nos lleva a una ecuación diferencial ordinaria de una sola incógnita ai
Cu =

da,\

+ -^ 11^1 + / i =

0

(9.59)

con ai = 0 cuando t = 0. La solución de ésta se puede obtener fácilmente, tal
com o se muestra en la Figura 9.6 para valores específicos de los parámetros
a y k fL 2c.
En la misma figura se muestra una solución con dos términos, con

238

El Método de los Elementos Finitos

N 2 = eos

Li

eos

Li

(9.60)

que el lector puede tratar de determinar para evaluar su comprensión del
problema. Se ha omitido aquí el segundo término de la serie de Fourier,
debido a la simetría de la solución.
Nótese la notable precisión obtenida en este ejemplo mediante la solución
aproximada con un solo término.

9.8 Convergencia
En las secciones anteriores hemos examinado cóm o pueden obtenerse
soluciones aproximadas mediante un desarrollo de la función incógnita
expresada por n^edio de funciones de prueba o de forma. Más aún, hemos
establecido las condiciones necesarias que han de satisfacer dichas funciones
para que puedan calcularse en el dominio distintas integrales. Así, si algunas
de las integrales contienen sólo valores de N{ o de sus derivadas primeras,
N i tendrá que ser de continuidad C q .
Si contienen derivadas segundas,
se necesita continuidad C i, etc. El problema que todavía no nos hemos
planteado es el del grado de. bondad de la aproximación y cómo podemos
mejorarla sistemáticamente para acercarnos más a la solución exacta (ver
Capítulo 14). La primera pregunta es casi imposible de contestar y presupone
el conocimiento de la solución exacta. La segunda es más racional y puede
contestarse si consideramos algún procedimiento sistemático según el cual
pueda suponerse que tiene lugar el aumento del número de parámetros a en
el desarrollo estándar de la Ec. (9.3),
r
ü = ^ N ¿a¿
i
En algunos de los ejemplos hemos supuesto, en efecto, una serie de Fourier
limitada a un número finito de términos, con una expresión única para las
funciones de prueba en todo el dominio. En este caso, la adición de nuevos
términos implicaría simplemente una ampliación del número de términos
de la serie que se incluirían en el análisis, y com o las series de Fourier
presentan la conocida propiedad de representar cualquier función deseada con
la precisión que se desee sin más que tomar el número de términos necesario,
podemos decir que la aproximación converge a la solución exacta al aumentar
el número de términos.
En otros ejemplos de este capítulo hemos empleado funciones definidas
loealmente, siendo éstas fundamentales en el análisis mediante elementos
finitos. En este caso hemos supuesto tácitamente que se obtiene convergencia
al disminuir el tamaño de los elementos y, por consiguiente, al incrementar
el número de parámetros nodales a. Es este tipo de convergencia el que

GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 239

nos im porta, habiendo sido ésta examinada ya en el contexto del análisis de
sólidos elásticos efectuado en el Capítulo 2 (Sección 2.6).
Evidentemente tenemos que determinar ahora:
a) que al aumentar el número de elementos se pueden aproximar las
funciones incógnita tanto com o se desee, y
b) de qué forma disminuye el error con el tamaño h de las subdivisiones
del dominio ( h podría ser aquí alguna dimensión característica de un
elemento).
El primer problema se refiere a estudiar si el desarrollo es com pleto (en
el sentido de los términos que contiene), y aquí supondremos que todas las
funciones de prueba son polinomios (o al menos, que incluyen ciertos términos
de un desarrollo polinóm ico).
Obviamente, com o la solución aproximada que aquí se analiza
corresponde a la expresión integral débil tipificada por las Ecs. (9.13) o
(9.17), es necesario que cada término que aparezca bajo el signo integral
pueda ser aproximado en el límite tanto com o sea posible y, en particular,
tom e un valor constante en una zona infinitesimal del dominio íí.
Si en cualquiera de dichos términos aparece una derivada de orden m,
será evidentemente necesario, para obtener en el límite dicho valor constante,
que el polinomio definido localmente sea al menos de grado m.
Diremos, pues, que una condición necesaria para que el desarrollo sea
convergente, es el criterio de desarrollo completo', si en la expresión integral
aparecen derivadas m-ésimas, ha de ser alcanzable un valor constante en
el dominio del elemento para la derivada m -ésima cuando el tamaño del
elemento tienda a cero.
Este criterio se satisface automáticamente si los polinomios que aparecen
en la función de forma N son completos hasta el grado m-ésimo. Este
criterio es asimismo equivalente al de deformación constante postulado en
el Capítulo 2 (Sección 2.5). Sin embargo, esto debe satisfacerse sólo en el
límite cuando h —►0 .
Si el grado de un polinomio completo empleado en el desarrollo mediante
elementos /mitos es p > m, pod ré averiguarse el orden de convergencia
observando la aproximación con la cual dicho polinomio puede seguir el
desarrollo en serie de Taylor local de la incógnita u. Evidentemente, el
orden de error será simplemente 0(1ií>+1) puesto que sólo podemos obtener
correctamente términos hasta un grado p.
El conocimiento del orden de convergencia es de gran ayuda para
averiguar la bondad de la aproximación cuando se estudian diferentes mallas
de tamaños decrecientes, aunque en el Capítulo 14 se verá que esta velocidad
asintótica de convergencia difícilmente se alcanza si aparecen singularidades
en el problema. Una vez más, hemos reestablecido algunas de las condiciones
que se examinaron en el Capítulo 2 .

El Método de los Elementos Finitos

240

A este nivel no se estudiarán las aproximaciones que no satisfagan las
condiciones de continuidad postuladas, excepto para hacer la observación
de que en muchos casos pueden ser convergentes y ciertamente dar mejores
resultados (véase Capítulo 1 1 ).
En lo anterior nos hemos referido a la convergencia de un tipo de elemento
dado a medida que el tamaño de éste se reduce. A menudo esto se denomina
convergencia tipo k.
Por otro lado, es posible considerar una subdivisión en elementos de un
tamaño dado y obtener convergencia a la solución exacta incrementando el
orden p de los polinomios del elemento. A esto se le llama convergencia tipo
p, que obviamente está asegurada.
En general, la convergencia tipo p es más rápida por grado de libertad
introducido. Ambos tipos se discuten más a fondo en el Capítulo 14.
PRINCIPIOS VARI ACION ALES

9.9 ¿Qué son los ^principios variacionales” ?
¿Qué son los principios variacionales y cóm o pueden utilizarse para
determinar soluciones aproximadas a problemas de medios continuos? A
estas cuestiones están dirigidas las secciones siguientes.
Definamos primero: un “principio variacional” especifica una cantidad
escalar (funcional) II, definida por una expresión integral

11

=i / ("’ •' )

dn + /r *

(“•

(9'61)

en la cual u es la función incógnita y F y E son operadores especificados. La
solución para el problema del continuo es una función u que hace estacionario
a II con respecto a variaciones pequeñas ¿u. Así pues, en el caso de los
problemas del continuo, la “ variación” es
SU =

0.

(9.62)

Cuando pueda encontrarse un “ principio variacional” , inmediatamente
podrán establecerse medios para obtener soluciones aproximadas bajo ia
forma integral general adecuada para el análisis mediante elementos finitos.
Suponiendo un desarrollo con funciones de prueba en la forma
acostumbrada [Ec.(9.3)j

ü =

podemos sustituir ésta en la Ec.(9.61) y escribir

GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS

fTT

dn c
=

—— ¿ a i +

aai

ou e
~z— Ssí2 +
o&2

dn e
* ■• — o

(s&n

^an — 0

241

(9.63)

Siendo esto cierto, para cualquier variación 8a se obtiene un sistema de
ecuaciones
dU

da.i

da

an

(9.64)

= 0

da.n
de las que podemos determinar los parámetros at-.
Estas ecuaciones
son expresiones integrales similares a las necesarias para la aproximación
mediante elementos finitos, puesto que la definición inicial de II se dio en
función de integrales definidas dentro del dominio y en el contorno.
El proceso de encontrar la estacionaridad respecto a los parámetros a es
un problema clásico y está asociado a los nombres de Rayleigh 12 y Ritz .13
Dicho proceso es de gran importancia en el análisis por elementos finitos y
ha sido identificado por muchos investigadores com o “ proceso variacional” .
Si el funcional II es de “ segundo grado” , o sea, si la función u y sus
derivadas aparecen con exponentes menores o iguales a dos, la ecuación (9.64)
se reducirá a una expresión lineal del tipo general similar a la E c.(9.8), es
decir,
^ ==Ka + f =
da

(9.65)

0

Se demuestra fácilmente que entonces la matriz K será siempre simétrica.
Para ello consideremos la variación más general del vector dU/da. Se puede
escribir ésta así

K T8a

(£)-

(9.66)

donde K r es generalmente conocida com o matriz tangente, teniendo gran
importancia en los anáfisis no lineales. Ahora, es fácil ver que

d2n
*15.. = da{ daj
Por consiguiente, K y es simétrica.

= KÍ

(9.67)

242

El Método de los Elementos Finitos

Para un funcional de segundo grado se obtiene, de la ecuación (9.65),

6 (| 5 ) = K ía

o

K = Kr

(9.68)

y, por tanto, existiría simetría.
El hecho de que aparezcan matrices simétricas siempre que exista un
principio variacional es una de las ventajas más importantes del empleo de
procedimientos variacionales para la discretización. Sin embargo, a menudo
surgen formas simétricas directamente a partir del método de Galerkin. En
tales casos se concluye que el principio variacional existe, pero no es preciso
usarlo directamente.
¿C óm o se presentan entonces dichos principios variacionales?
¿Es
siempre posible construir uno para problemas continuos?
Para responder a la primera pregunta advirtamos que con frecuencia
los aspectos físicos del problema pueden expresarse directamente en forma
variacional. Teoremas com o el de la minimización de la energía potencial
total para el equilibrio de los sistemas mecánicos, el principio de mínima
disipación de la energía en fluidos viscosos, etc., pueden ser conocidos del
lector y son considerados por muchos com o las bases de la formulación. Ya
hemos hecho referencia anteriormente al primero de dichos principios en la
Sección 2.4 del Capítulo 2 .
Los principios variacionales de esta clase se llaman “naturales” ,
pero desgraciadamente no existen para todos los problemas de medios
continuos, mientras que sí pueden formularse siempre ecuaciones diferenciales
perfectamente definidas.
Sin embargo, hay otra categoría de principios variacionales que podríamos
denominar “imaginarios” . Tilles principios imaginarios se pueden construir
siempre para cualquier problema expresado por ecuaciones diferenciales,
ya sea aumentando el número de funciones incógnita u, mediante las
variables adicionales conocidas com o multiplicadores de Lagrange, o bien por
procedimientos que impongan un mayor grado de continuidad, com o en los
problemas de mínimos cuadrados. En las secciones que siguen se discutirán,
respectivamente, tales principios variacionales “ naturales” e “imaginarios” .
Antes de proseguir, vale la pena hacer notar que además de que las
ecuaciones que se obtienen por medios variacionales son simétricas, a veces
resultan otras ventajas. Cuando son aplicables los principios variacionales
“naturales” , la cantidad II puede presentar por sí misma un interés especial.
Si ello es así, el procedimiento variacional preséntala ventaja de que el cálculo
de dicha cantidad es fácil.
Observará el lector que si el funcional es de segundo grado y lleva a la
ecuación (9.65), el “funcional” aproximado II se puede escribir simplemente
como

GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 243

n = ^aTK a + a r f

(9.69)

Que esto es cierto puede ser fácilmente com probado por el lector mediante
una sencilla diferenciación, f
9 .1 0

L os p rin cip io s va ria cion a les “ n a tu ra le s” y su re la ció n c o n las
e cu a cio n e s d ife re n cia le s d el p r o b le m a

9.10.1 Ecuaciones de Euler. Si consideramos las definiciones expresadas en
la Ecs. (9.61) y (9.62), observaremos que para hacer el funcional estacionario
podemos escribir, tras diferenciar,
6X 1=

f

Jn

íu t A (u )

dU +

í

JT

¿u t B (u )

<¿r = 0.

(9.70)

C om o la expresión anterior ha de ser cierta para cualquier variación £u,
deberá ser
A (u ) = 0

en

fi

(9-71)

y
B (u ) = 0
en
T
Si A coincide exactamente con las ecuaciones diferenciales que gobiernan
el problema y B con sus condiciones de contorno, el principio variacional
será natural.
Las ecuaciones (9.70) y (9.71) son conocidas com o las
ecuaciones diferenciales de Euler que corresponden al principio variacional
que exige la estacionaridad de II.
Es fácil demostrar que para todo
principio variacional se puede establecer el sistema de ecuaciones de Euler
correspondiente. Desafortunadamente, la inversa no es cierta y sólo ciertas
formas de ecuaciones diferenciales son ecuaciones de Euler de un funcional
variacional. En la sección siguiente consideraremos las condiciones necesarias
de existencia de principios variacionales y daremos las normas para establecer
II a partir de un sistema de ecuaciones diferenciales lineales adecuadas.
En esta sección continuaremos suponiendo que el principio variacional es
conocido.
Para ilustrar el procedimiento, consideremos un ejemplo concreto.
Supongamos que el problema se especifica exigiendo la estacionaridad del
funcional
f Obsérvese que
SU =

|¿(aT)K a + §aTK ¿a + ¿aTf

Como K es simétrica,
¿aTK a = aTK ¿a
y resulta
SIL = ¿aT(K a + f) = 0
que es cierto para todo 6 aT y, por tanto,
Ka + f = 0

El Método de los Elementos Finitos

244

n = /„ [ b O

' + \ k { % ) 2- H

dn - / r, ^

r

(972)

en el cual k y Q dependen sólo de la posición y 8<f> es tal que 6<j> = 0 en
donde
y
son los contornos del dominio íí.
Efectuemos la variación siguiendo las reglas de la diferenciación. Se puede
escribir

ín = L [* £ * ( £ ) +kt y S{ % ) - H

- l <**+)* (9-73)

Como
d
dxm

(9-74)

podemos integrar por partes (com o en la Sección 9.3) y obtener, teniendo en
cuenta que 6<f> = 0 en

“~jMs(‘s)+s(‘5H"+i,‘*(‘fH'‘r"0

(9.75a)
Esta expresión es similar a la Ec.(9.70) e inmediatamente vemos que las
ecuaciones de Euler son
en fi
B(<£) = k -^ - — g = 0
OTL

en L

(9.75b)

Si imponemos el valor de <j> de manera que ^
^ en
y
= 0 en
ese contorno, el problema será exactamente el que ya se ha discutido en
la Sección 9.3 y el funcional (9.72) representará una manera alternativa de
definir el problema de la conducción bidimensional del calor.
En este caso hemos “ adivinado” el funcional, pero el lector observará que
la operación variacional podría haberse efectuado para cualquier funcional
dado, y establecer así sus correspondientes ecuaciones de Euler.
Continuemos con el problema para obtener una solución aproximada al
problema lineal de la conducción del calor. Tomando, com o siempre,
Niai = N a

(9-76)

si sustituimos esta aproximación en la expresión del funcional II [Ec.(9.72)],
obtenemos

En el ejemplo precedente hemos visto que las aproximaciones obtenidas siguiendo principios variacionales y el método de los residuos ponderados de Galerkin son idénticas.3)] u ~ ü = Na podemos escribir que la variación de esta aproximación es éü = N ¿a (9. (9. ninguna ventaja del empleo de la formulación variacional. .j Q Nj dü — „ (y . No resulta aquí.80) N jqdT Observará el lector que las ecuaciones de aproximación son aquí idénticas a las obtenidas en la Sección 9.81) .ío j q Nj dT y el sistema de ecuaciones que soluciona el problema es Ka + f = 0 f dNi dNi (9.79) f dNi dNj K'>=K>'=Lki ¿ i ¿ d{i+L ki ¿ i > i dñ jN jQ d íl-J (9.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 245 n = /nH £ S r ai) (9 77) . en donde la variación se dedujo en función de las ecuaciones diferenciales originales y de las condiciones de contorno asociadas al problema. pues. Si consideramos la aproximación polinómica habitual [Ec. N¡ ai d n .5 para el mismo problema según el método de Galerkin.10.k 1( E i? 'V dNi \ dNj '*I ¡ ( S i r -) «Tmt e .l a Q Y .70). 9. e incluso podemos predecir ahora que el método de Galerkin y el variacional deben dar la misma solución en los casos en que existan principios variacionales naturales.2 Relación del método de Galerkin con las aproximaciones mediante principios variacionales. N>a' d r Y diferenciando respecto a uno cualquiera de los parámetros ay tenemos an / .j T ? Y . Que esto es así se deduce directamente de la ecuación (9. dN{ \ dN j f *r.

la ecuación de los residuos ponderados de Galerkin se convierte en (prescindiendo de las condiciones de contorno) N r A (ü)dü = 0 (9. Hemos de subrayar. Sección 9.70). y el lector puede comprobar que para un sistema de ecuaciones ponderadas según el procedimiento de Galerkin.1)j -4i(u) A(u) = A 2( u ) donde ü = N a . esto es simplemente la forma de Galerkin del m étodo de los residuos ponderados analizada con anterioridad [Ec. que esto sólo es cierto si las ecuaciones de Euler del principio variacional coinciden con las ecuaciones que gobiernan el problema original. no obstante.84) " .82) Siendo cierto lo anterior para cualquier ¿a. será necesario que la expresión que quede entre paréntesis sea cero. Sin tener en cuenta por ahora las condiciones de contorno. el método de Galerkin tiene un mayor campo de aplicabilidadi Hemos de hacer notar en este punto otra particularidad. en el mejor caso.25)]. Consideremos com o ejemplo el caso de la conducción unidimensional del calor (Ejemplo 1. Sólo una de éstas corresponderá exactamente con las ecuaciones de Euler de un principio variacional (si éste existe). podemos escribir dichas ecuaciones com o sigue d(f) A (u ) = dx dq dx o com o sistema de ecuaciones lineales.(9. obtenemos 8U =8aT f Jü N rA(Na)áíí +6aír í JT N r B (N a )¿r (9. redefinido com o sistema de ecuaciones con dos incógnitas: la temperatura <j> y el flujo de calor q. Si consideramos un sistema de ecuaciones [Ec. Com o el lector reconocerá inmediatamente. Por ello. y con esto queda demostrada la identidad de ambos procesos. (9.(9.83) L Esta expresión no es única ya que podemos ordenar el sistema de ecuaciones A de muchas maneras.5).246 El Método de los Elementos Finitos e introduciendo la expresión anterior en (9. solamente una de las diferentes maneras de ordenar el vector A nos dará un sistema de ecuaciones simétrico.

j . Este segundo tipo de aproximación de Galerkin ofrece claramente menos ventajas. .88) la aplicación del m étodo de Galerkin nos conduciría a ecuaciones asimétricas. Kij = (9. J dx 1 J 3 dx .85) Escribimos la función de prueba empleando una interpolación distinta para cada función u = E N¿ N ¡! N¡ 0 0 Nf y aplicando el m étodo de Galerkin se llega a un sistema habitual de ecuaciones lineales con K „ .^ . / o N fL N j J . ecuaciones simétrico. poniendo dq dx d4_ <1 ~ dx A(u) (9.N* d x + términos de contorno.N j d x = — f N* .86) 0 un sistema de Kji (9.87) Si simplemente se invirtiera el orden de las ecuaciones. f Puesto que [ N ¿ . o sea.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 247 A(u) = Lu + b = 0 en las que 1 1» L= d dx ’ d dx n U (9. muy distintas a las que aparecen utilizando principios variacionales. debido a la pérdida de la simetría en las ecuaciones resultantes. Se ve fácilmente que el primer sistema corresponde exactamente con las ecuaciones de Euler de un principio variacional. / n N¡ A í Nl dx Esta expresión proporciona. f y dx tras integrar por partes.

Sin embargo. (9.c. Veinberg . “t.18 que se presentan brevemente en esta sección.90) cualesquiera que sean los conjuntos de funciones ^ y 7 .c.c. de los cuales prescindimos en este contexto.” representa los términos de contorno. escribimos ¿1 1 = f ^ íu TLu + ^ u r ¿(L u ) + <üuTb ¿t Jü ¿ dCl -f.t. Así pues. La ampliación a condiciones de contorno naturales es fácil y la omitimos.c. (9.92) Teniendo en cuenta que para todo operador lineal ¿(L u ) = L¿u (9. Si el operador L es autoadjunto.89) en donde L es un operador diferencial lineal. El problema es más sencillo si las ecuaciones diferenciales son lineales. La propiedad requerida para el operador anterior es la de ser autoadjunto o simétrico. Sólo consideraremos aquí el establecimiento de principios variacionales para sistemas de ecuaciones lineales con condiciones de contorno forzadas. tales que al efectuar la variación satisfagan ¿u = 0 en el contorno. Las reglas generales para deducir principios variacionales naturales a partir de ecuaciones diferenciales no lineales son complicadas. han trabajado mucho en este campo.91) Para comprobar la veracidad de la expresión anterior.93) . pudiéndose encontrar un estudio completo para este caso en los trabajos realizados por Mikhlin . 16 entre otros matemáticos. hay que considerar su variación. Escribiendo un sistema de ecuaciones diferenciales lineales en la forma A (u ) = Lu + b = 0 (9. se puede escribir el principio variacional inmediatamente como n = i ) [^uI'Lu + uTb díl -f t. se puede demostrar que los principios variacionales lineales exigen que el operador L sea tal que í ^f>Tl ^ d ü = Jü f Jü 7 r L ^ ¿ n + t.11.El Método de los Elementos Finitos 248 9. En lo anterior.11 E s ta b le c im ie n to d e p rin cip io s va ria cion a les n a tu ra les en el ca so d e e cu a cio n e s d iferen cia les lineales a u to a d ju n ta s 9.1 Teoremas generales. e incluso las comprobaciones a efectuar para determinar si dichos principios existen no son nada sencillas. (9. 14 Tonti15 y Oden .17.

90). V 2<¡>+ c<f> + Q = (9.85)¡. Consideremos dos ejemplos. o sea la ecuación de Euler del funcional. De nuevo se puede comprobar que el operador es autoadjunto. Todo esto nos proporciona una manera sencilla de obtener y comprobar expresiones variacionales naturales para las ecuaciones diferenciales del problema.97) satisfaciendo <¡> las condiciones de contorno forzadas. El funcional se escribe ahora así . esto es. [ H ^ + ü +c* ) +<w dxdy (9.(9.98) teniendo en cuenta que los términos del contorno con <f> prefijada no alteran el principio. <f> = <f> en Integrando por partes los dos primeros términos. (9. (9.c. Primeramente un problema regido por una ecuación diferencial similar a la conducción del calor.96) Comprobando que L es un operador autoadjunto (lo que se deja para el lector com o ejercicio).92) com o sigue SU [ ¿ u r (L u + b ) dfí + t.94) Jn Observemos inmediatamente que el término entre paréntesis. Podemos escribir lo anterior de la manera general expresada po*' la Ec. Ejemplo 2.89) siendo L = d x 2 ’ d y2 ’ b = Q (9. por consiguiente. Ejemplo 1. podemos escribir la Ec.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 249 y que. (9. en virtud de la identidad (9. u y áu se pueden considerar com o dos funciones cualesquiera. El segundo problema se refiere al sistema de ecuaciones ya examinado en la sección anterior [Ecs.84)-(9. obtenemos inmediatamente un principio variacional n _ i . obtenemos dx dy (9.95) 0 donde c y Q dependen sólo de la posición. es idéntica a la ecuación postulada originalmente y. está verificado el principio variacional. o sea.

com o ocurre en el segundo ejemplo. .99) ) dx Se deja para el lector la comprobación de que la expresión anterior es correcta efectuando su variación.c.103) Integrando por partes el primer término. & d a L = d ^ + a d i +l} (9. un operador lineal que no sea autoadjunto puede corregirse de manera que se transforme en autoadjunto sin alterar la ecuación básica. Es fácil ver que el operador L es escalar: . A veces. El nuevo operador se transforma en L=pL (9. Observará el lector que el operador será normalmente autoadjunto si el orden de diferenciación es par. Los dos ejemplos anteriores ilustran la sencillez de la aplicación de las expresiones generales. 9.101) y que no es autoadjunto. Demostraremos que es posible convertir la ecuación (9.104) dx + t.100) donde a y / ? son funciones de i . por ejemplo. Si el orden es impar.11. d2<¿ dó dx 2 dx (9. por el momento indeterminada. + j>¡3pj (9. el operador sólo será autoadjunto cuando esté representado por una matriz antisimétrica. Consideremos. Sea p una función de x . escribimos (9.102) Para comprobar la simetría con dos funciones cualesquiera ^ y f i¡>(pLj) dx = Jíü dx Jn 7 .c. obtenemos f ( .S d M Jq \ dx f [ dip *1 + f p a d Jl + dx dx dj dj ( ) dp\ = J [ . un problema regido por la siguiente ecuación diferencial lineal.^ Pdí + ^ ( .2 Corrección para obtener operadores autoadjuntos.100) en una forma autoadjunta al multiplicarla por esta función.El Método de los Elementos Finitos 250 d ■as o (9. P“ ~^J dx + t.

— = 0 dx (9. Con frecuencia se desea saber si n es un máximo. .89) no sea lineal. es decir.108) si g = j b T du Esta integración es generalmente muy fácil de realizar.105) dp — = adx P p = eSadx (9. si o dp pa . Este problema se discute más a fondo en el Apéndice 7. ) (9. Si se trata de un máximo o un mínimo la aproximación estará siempre “ acotada” . por tanto.1 2 ¿ M á x im o .100). al estudiar principios variacionales hemos supuesto simplemente que en el punto de la solución ¿II = 0. . Ejemplo 2 . Guymon et al. que el funcional es estacionario. Esto en sí puede ser de importancia práctica.107) Observando bien la Ec. que nos dará valores aproximados de n que serán mayores o menores que los correctos. El término central sólo será simétrico si se anula. . m ín im o o p u n to d e en silla d u ra ? Hasta ahora. o sea.106) Con esta expresión de p el operador se convertirá en autoadjunto. Un m étodo similar para crear funcionales variacionales se puede extender al caso particular de que la Ec. * . o simplemente un punto de ensilladura. (Esta falta de simetría se observa en la ecuación que aparece en la Sección 9.). (9. son autoadjuntos) son el primero y el último. (9. es decir.5. 9 . y b = b (u . estudiamos la variación de dn con da y escribimos .GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 251 Los términos que presentan simetría (y. y podrá encontrarse fácilmente un principio variacional para el problema representado por la expresión (9. Cuando en cálculo elemental consideramos un punto estacionario de una función II de una sola variable a.19 han utilizado procedimientos similares para deducir forméis variacionales en el caso de una ecuación de difusión por convección no autoadjunta. un mínimo.92) vemos que podríamos escribir í(u r b) = % ) (9.

o simplemente estacionario (punto de ensilladura). (9. un máximo. podemos escribir en función de los parámetros de la discretización ^ = 6ar K r¿a (9. Figura 9. que es igual a ella) es de gran importancia en los problemas variacionales. . y empleando la expresión de la segunda derivada dada por la Ec.7. Puesto que 6a. tal com o se muestra en la Figura 9. mínimo y punto de ensilladura de un funcional II de una variable. (9. Teniendo en cuenta que la expresión general de esta cantidad viene dada por la Ec. Así pues.252 El Método de los Elementos Finitos d(dH) = i (9-109) El signo de la segunda derivada determina si II es un mínimo. lo afirmado equivale a la condición de que la matriz K t sea definida negativa para un máximo o definida positiva para un mínimo.7 Máximo. es obvio que O se estará aproximando a un máximo. Por analogía con el cálculo de variaciones consideremos los incrementos de SU. ello nos indica que existe un punto de ensilladura. Si es siempre positiva. la forma de la matriz K j (o de K en problemas lineales. Pero si el signo es indeterminado. II será un mínimo. es un vector arbitrario.66).110) Si en la expresión anterior ¿(¿II) es siempre negativa.63).

por ejemplo.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 253 9 .113) que es cero si C (u ) = 0 (y. que siempre es posible modificar un funcional para incluir cualesquiera condiciones prescritas sin más que introducir funciones adicionales X. Escribiendo. En el proceso de “ discretización” tendremos que emplear ahora funciones de prueba para describir tanto u com o X.111) Podemos introducir esta condición formando otro funcional n (u.112) en el cual X es un conjunto de funciones de las coordenadas independientes en el dominio Q conocidas com o multiplicadores de Lagrange.116) siendo X ahora una función desconocida definida sólo en T. y simultáneamente. Parece.117) .1 3 P r in c ip io s v a ria cion a les c o n d ic io n a d o s .114) De una manera similar se pueden introducir condiciones en ciertos puntos o en el contorno.13. ü = ^ N iai = N a obtendremos un sistema de ecuaciones Á = ^ Ñ jb ¿ = Ñb (9. Por ejemplo. SU = 0 (9. SC = 0). por tanto. si se impone la condición de que u cumpla que E (u ) = 0 en T (9. Consideremos el problema de hacer estacionario un funcional II. La variación del nuevo funcional es ahora m = ín + Jn/ fATc (u )< /n + Jn/ Ar íc ( u ) d n (9. por tanto. M u ltip lic a d o r e s d e L a g ra n g e y fu n cio n e s a d ju n ta s 9. si la condición definida por C es aplicable a uno o más puntos del sistema. la cual obedece un cierto sistema adicional de relaciones diferenciales C (u ) = 0 en Ü (9.1 Multiplicadores de Lagrange.115) añadiremos al funcional original el término ATE(u) d r (9. función de la incógnita u. Alternativamente. entonces la simple adición de Ar C (u ) al funcional original en dichos puntos introducirá un número discreto de condiciones.A ) = n ( u ) + Jnf Ar C(u) d (l (9.

6 fl2 “I.60-2 (9. escribir dU — = 0 = 2ai + 24 UCLi Introduciendo un multiplicador de alternativamente la estacionaridad de II = 2íZj — 2<zi<z2 “f- fll = a 2 = -1 2 .121) y para imponer la estacionaridad.A(íii — ^2 ) encontrar (9. se (9.122) puede "i. A pesar de todo.El Método de los Elementos Finitos 254 an {b} de <9-118) del cual pueden obtenerse ambos conjuntos de parámetros a y b. Es. Lagrange A.120) La manera evidente de proceder sería introducir la “ condición” en la función II y obtener I I = a ? + 24a1 (9.2 18ai -I. encontraremos que el empleo de los multiplicadores de Lagrange nos será muy útil para formular ciertas expresiones variacionales de física y haremos uso de ellos de forma más general en el Capítulo 1 2 .123) y escribir tres ecuaciones simultáneas £=° £=° f= ° <9i24) La solución del sistema anterior nos lleva de nuevo a la solución correcta « i = a2 = —12 A= 6 . sin embargo.119) sujeta a la condición ax .18a! -f. paradójico que el problema “ condicionado” haya resultado tener mayor número de parámetros desconocidos que el original y realmente una solución más complicada.a 2 = 0 (9. El hecho de que el número de parámetros aumente al introducir una condición quizás pueda ilustrarse mejor con un problema algebraicamente sencillo en el que se desea hallar el valor estacionario de una función de segundo grado de dos variables ^ y a2: II — 2o^ — 2a\ü2 4- o.

128) Si A es un sistema de ecuaciones lineales. es interesante investigar la forma de las ecuaciones que resultan del funcional modificado II expresado en la Ec. Si las ecuaciones de Euler del funcional original II formaban un sistema A (u ) = 0 (9. sin embargo. encontrando que.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 255 pero con un esfuerzo considerablemente mayor. en la mayoría de los problemas de medios continuos las condiciones no se pueden eliminar directamente de una forma tan fácil. condiciones forman un sistema de ecuaciones lineales. f Antes de proseguir.Oj ra=íaTJ n t a (ü ) díi + shT ñ t ( l 1ü +ct)dn+ (9. Desgraciadamente.128) com o un sistema lineal: K cc ■£. implica una considerable manipulación algebraica. V l U M s } - f Szabo y KassosS0 han empleado dicha eliminación directa en el campo de los elementos ñnitos.129) e introduciendo de nuevo las funciones de prueba (9.125) tendremos entonces que ín = Ja/ ¿uTA ( u ) d n + Ja( SAr C(u) dü + Jín\TSC díl Sustituyendo las funciones de forma (9.117) podemos escribir. obtenemos un sistema de ecuaciones Jn/ N t A ( ü ) d ü + Jní ( L 1N f X d ü L = 0 Ñ r (L!Ü + C ^ d ü = 0 (9. . C(u) = -j.117) podemos escribir las ecuaciones aproximadas (9.(9. el primer término de la ecuación primera es precisamente la aproximación variacional ordinaria sin condiciones Ka + f (9.126) si las 127^ Jn + SaT f (L ]N )TÁdfí = 0 Com o esto ha de ser cierto para todas las variaciones ¿ a y ¿b .112).

encontraremos que en la mayoría de las situaciones reales pueden identificarse con ciertas cantidades físicas. el principio variacional de la Ec.131) Evidentemente el sistema de ecuaciones es simétrico pero ahora tiene ceros en la diagonal y. 9. (9.10.c. Aunque se han introducido los multiplicadores de Lagrange com o un artifico matemático.13. (9.2 Identificación de los multiplicadores de Lagrange. El último término se puede siempre volver a escribir com o sigue f Jn \T6C(\i)dü= i Ja ¿ u r R (A . u) dñ + t.u ) = 0 (9.72) establecía la ecuación que rige el problema de la conducción del calor y sus condiciones de contorno naturales.134) .El Método de los Elementos Finitos 256 donde K ? j= í Ñt L. En los tratados de cálculo variacional aparece con frecuencia esta identificación y dirigimos al lector al excelente texto de Washizu 21 donde encontrará numerosos ejemplos. Podrán encontrarse dificultades de cálculo más adelante a menos que el proceso que se siga para solucionar el sistema permita que haya términos nulos en la diagonal. La variación ¿Q . de importancia para el modelo matemático original. con tal que la condición de contorno forzada C (<f>) = 4>-4> = 0 se cumpliera en al elegir las funciones de prueba para <f>. Com o hemos visto. por tanto.133) Esto nos permite identificar A. nos proporciona a través de sus dos primeros términos la ecuación de Euler original del problema correspondiente al funcional II y la ecuación de la condición.1. Esta identificación se deducirá inmediatamente de la definición del principio variacional establecida en la Ec.(9. la cantidad variacional II es puramente estacionaria. Aquí introduciremos esta identificación mediante el ejemplo considerado en la Sección 9.112) y a través de la segunda de las ecuaciones de Euler correspondientes al mismo. (9.113). (9. Condiciones de contorno forzadas y principios variacionales modificados.N dÜ Jn (9. escrita en la Ec.132) imponiendo la condición de que R (A . necesario para hacer que se cumplan ciertas condiciones exteriores que ha de satisfacer la expresión variacional original.

135) donde II viene dado por la Ec.141) en la que II viene dado de nuevo por la expresión (9. podemos escribir 0 con O = 0 + / J 8\(<¡>-4>)dT+ ¡ J r ¿ 8<j>\dT (9.72).GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 257 Esta condición de contorno forzada puede considerarse siempre com o una condición impuesta al problema original. Podríamos así escribir una nueva expresión para el ejemplo anterior: n = n - / k ^ -{4 > -4 > )d T on (9.139) La segunda define X como A = -k ^ - (9. La primera integral simplemente reitera la condición <j>-4> = O en (9.75a) aumentada en la integral 8<¡>k^-dT (9. Una vez que se ha identificado la variable lagrangiana.72). Podemos escribir com o sigue la expresión variacional condicionada 11 = 11 + / Jr<t> (9.75b).(9. Además de las condiciones expresadas en la Ec. pero <j> no está sometida a ninguna condición de contorno.138) lo que debe ser cierto para todas las variaciones 8X y 8<f>.136) dado ahora por la expresión (9.). (9.140) ¿771 &ó Teniendo en cuenta que k -^ es igual al flujo —q en el contorno se ha conseguido una interpretación física del multiplicador. Al efectuar la variación. exigimos ahora que se cumpla J 6\(<f>-4>)dT +J 84>(^\ + k ^ j dT = 0 (9. podemos establecer un principio variacional modificado reemplazando A por su valor identificado.137) dn L de la cual habíamos prescindido anteriormente (puesto que habíamos supuesto 8<¡> = O en T^. El empleo de estos principios .

éstos presentan interesantes nuevos procedimientos para establecer principios variacionales útiles. La nueva expresión variacional ha sido. El método de los multiplicadores de Lagrange conduce a un procedimiento inmediato para “ crear” un principio variacional para cualquier sistema de ecuaciones: A (u ) = 0 (9. Considerando únicamente el caso de ecuaciones lineales. siguiendo los pasos implicados en las ecuaciones (9. En general. 9.258 El Método de los Elementos Finitos variacionales modificados puede servir para restablecer la continuidad entre elementos.142) Si consideramos las ecuaciones anteriores com o un sistema de condiciones. sin embargo.13. (9. El lector puede comprobar que el principio variacional definido en la expresión (9. y parece que con este objeto han sido introducidos por Kikuchi y Ando22. Chen y Mei23 y Zienkiewicz et al. o sea.24 han ampliado aún más estas expresiones. introducida a expensas de duplicar el número de variables del problema discretizado. Washizu 21 analiza muchas de estas aplicaciones en el campo de la mecánica de estructuras.143) imponiendo ahora la condición de estacionaridad para todas las variaciones 6X y ¿u.144) y discretizando vemos que.146) . Funciones y operadores adjuntos.3 Un principio variacional general. el sistema final de ecuaciones adquiere ahora la forma [4 con k £6 = / ÑLTNdíí JÜ f= f Ñ r g dü Jo (9.126) a (9.130). podemos obtener en general un funcional variacional sin más que hacer II = 0 en la Ec. La utilización de principios variacionales modificados devuelve el problema al número inicial de funciones o parámetros incógnita por lo que resulta ventajosa desde el punto de vista del cálculo. A (u ) = L u + g = 0 (9.112) y escribir H= [ XTA ( u ) d ü Jü (9.141) conduce a que todas las condiciones de contorno del ejemplo considerado se satisfacen automáticamente.

En la sección anterior hemos visto cóm o el proceso de introducción de multiplicadores de Lagrange nos permite obtener principios variacionales condicionados a expensas de aumentar el número total de incógnitas. 25 9 .147) A * (u ) = 0 (9. (9. La función A que aparece en el principio variacional de la Ec.1 4 P r in c ip io s va ria cion a les c o n d ic io n a d o s . Efectuando la variación de la Ec. Más aún.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 259 Las ecuaciones son completamente independientes una de otra y el segundo sistema se puede resolver separadamente para obtener todos los parámetros a. Considerando nuevamente el problema de obtener la estacionaridad de II con un sistema de condiciones C (u ) = 0 en el dominio íí. Para comprender el significado total del operador adjunto se recomienda al lector que consulte textos de matemáticas . (9. hemos mostrado que incluso en problemas lineales las ecuaciones algebraicas que han de resolverse se complican con la aparición de términos diagonales nulos. (9.143) es fácil ver que las ecuaciones de Euler correspondientes son tales que A (u ) = 0 (9. pues. F u n cio n e s d e p e n a liz a ció n y el m é t o d o d e los m ín im o s c u a d r a d o s 9.14. Obsérvese que este segundo sistema de ecuaciones es idéntico al que resulta de seguir un proceso.9 a partir de un principio variacional general.148) y V í A ( u ) < ¿ í l = ^ £ u r A * (A )d n (9. En esta sección consideraremos un procedimiento alternativo para la introducción de condiciones carente de estos inconvenientes.1 Funciones de penalización.143) se conoce com o función adjunta de u.149) y donde el operador A * es tal que El operador A * es el llamado operador adjunto y solamente aparece en problemas lineales (ver Apéndice 7). de residuos ponderados. sin considerar los parámetros b. cerrado el ciclo y obtenido las expresiones de residuos ponderados de la Sección 9. que describen las incógnitas en las que estábamos originalmente interesados. a primera vista arbitrario.150) . observamos que el producto C TC = C í + c¡ + . Hemos.

Más aún. La solución obtenida haciendo estacionario el funcional II satisfará las condiciones sólo aproximadamente. El procedimiento es igualmente aplicable tanto para condiciones en el contorno.151) cuando el producto alcanza dicho mínimo. Para aclarar ideas consideremos de nuevo el problema algebraico de la Sección 9. pero incluso se puede usar provechosamente cuando es simplemente un punto de ensilladura. Si II es de por sí un mínimo de la solución.152) donde a es un “ número de penalización” .1 se muestran los resultados que demuestran la convergencia. H = n + a j C r (u)C(u) d íl (9. En la Tabla 9.153) respecto de la variación de ambos parámetros ai y a j. en donde se buscaba hacer estacionario el funcional dado por la Ec. (9. Observará el lector que en un problema formulado de la forma precedente la condición no introduce parámetros incógnita adicionales. parece evidente que el procedimiento es más adecuado para casos en que II sea un mínimo (o máximo) absoluto. C 21 ••• ] debe ser siempre una cantidad positiva o nula.\ 18ai — ^2 )^ (9.154) encontramos que a medida que el valor de a aumenta nos acercamos a la solución correcta. a debe ser entonces un número positivo. Ahora podemos escribir inmediatamente un nuevo funcional. Cuanto mayor sea el valor de a más cerca estaremos de satisfacer las condiciones. . Escribiendo las dos ecuaciones simultáneas dñ n — = 0 ¿7<2i dñ n —. e imponer que la solución del problema condicionado sea estacionaria. Evidentemente se encuentra este último valor cuando se satisfacen las condiciones y obviamente la variación S (C T C) = 0 (9. En este último caso no es necesario efectuar la integración. com o para simples condiciones aisladas.260 El Método de los Elementos Finitos donde C r = [Ci.119) sujeto a una condición. Siguiendo el método de la función de penalización podríamos buscar ahora el mínimo del funcional II = 2a\ — 2a\d2 a. pero tam poco disminuye su número inicial.13. Si el principio variacional original es de mínimo.= 0 UÜ2 (9.

159) quedando invariables el resto de los coeficientes de la matriz.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 261 TABLA 9.1 a = 1 2 6 10 ai = -1 2 0 0 -1 2 0 0 -1 2 0 0 .157) se puede modificar el funcional para dar II = II + a ( a i . 26 y en realidad muchas veces se emplea intuitivamente. Sección 1. escribiendo ^ . tras el ensamblaje. = -13-50 -1 3 0 0 -12-43 . Una de tales aplicaciones “intuitivas” se ha efectuado ya cuando impusimos los valores de los parámetros de contorno de la forma indicada en el Capítulo 1 . un sistema de ecuaciones Ka + f = 0 (9. las condiciones de contorno forzadas no se introducen a priori.á i ) 2 (9.12-78 -12-03 100 las matrices obtenidas por este procedimiento serán siempre de definición marcadamente positiva.^ = 0 (9. En el ejemplo allí presentado (y frecuentemente en el ensamblaje de ecuaciones de elementos finitos). .1200 -12-00 a. y el problema da por resultado. o sea.156) Introduciendo un valor de a i.4. introduciendo valores dados de ai (aquí 2 a sustituye a a.155) que se puede obtener de un funcional (si K es simétrica) n = ^ aTK a + aTf (9.158) obteniéndose K\i = K\ + 2a / j = fi — 2aai (9. El m étodo de las funciones de penalización ha demostrado ser muy efectivo para aplicaciones prácticas. Este procedimiento es el mismo que adoptamos en el Capítulo 1 para modificar las ecuaciones.

es interesante investigar la posibilidad de una reformulación que im ponga sólo continuidad C q. 6 y w. 5) para el estudio de sólidos o fluidos incompresibles .163) donde a es un número grande. que no es otro que el de la rigidez al esfuerzo cortante a = i GA (9. dada por 1 fL í d2w \ 2 fL n = 2L EI{d ¿) dX~ l WqdX (9'160) Como la formulación anterior exige que w sea de continuidad C i. Este problema se puede plantear com o la minimización de la energía potencial total.161) sujeta a la condición dw C = — -B = dx 0 (9. que puede ser interpolada con continuidad C0. 26. examinado ya en el Capítulo 2 (Sección 2. En otro contexto .El Método de los Elementos Finitos 262 el “ número elevado” de la Sección 1.10). Tal alternativa sería imponer la minimización de I n = JQL \ E I ( J i i ) d x ~ J ^ w9 dx (9. Com o segundo ejemplo consideraremos el problema de la flexión de una viga. Podemos introducir ahora una expresión variacional modificada usando la función de penalización: (9.4).164) y que la formulación presentada corresponde a una viga en la que las flechas y los giros de las secciones varían independientemente. Campbell27 ha estudiado muchas aplicaciones de esta naturaleza “ discreta” . El ingeniero de estructuras reconocerá inmediatamente el significado físico de a. y el término adicional representa la energía de deformación absorbida por los esfuerzos cortantes.28 es fácil demostrar que el empleo de un coeficiente de Poisson elevado (v —►0. Los elementos de placa y láminas gruesas estudiados en el segundo volumen no son sino extensiones del proceso expuesto aquí.162) Evidentemente. 9 es aquí la aproximación del giro y II es ahora una función de dos variables.

así com o en el Capítulo 1 2 donde se aclara la relación entre los multiplicadores de Lagrange y las formas penalizadas. podemos hacer a = co n sta n te (l//i)n asegurando una convergencia hacia la solución correcta.13. El uso de una función de penalización en el contexto de elementos finitos presenta ciertas dificultades: Prim ero.166) Obviamente se puede seguir el mismo procedimiento para el m étodo de la función de corrección imponiendo que II = 0 en la Ec. Podemos. En la referencia 31 se encontrará un estudio más general acerca del tema completo. Esta singularidad no se produce siempre y en el Capítulo 1 2 examinaremos los procedimientos para introducirla. En la Sección 9. por tanto. Fried 29. Segundo. el funcional condicionado (9.30 estudia detalladamente este problema.. Cuando a aumenta.2 Aproximación mediante mínimos cuadrados.i / a 0 y a = 0 a menos que K 2 sea una matriz singular.14. la ecuación anterior degenera en: K 2a = . 9.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 263 equivale de hecho a introducir un término de penahzación para suprimir toda compresibilidad permitida por una variación arbitraria del desplazamiento. Teniendo en cuenta que los errores de discretización pueden ser de orden comparable a los debidos a no satisfacerse las condiciones.152).167) para cualquier sistema de ecuaciones diferenciales. (9.) d n = Jn f Jn A T(u ) A ( u ) d n (9. escribir una “expresión variacional” 1 = [ (A\ + A\ + . En la expresión anterior se supone que u satisface las condiciones de contorno (condición de contorno . con valores de a finitos pero elevados se encuentran dificultades numéricas.165) donde K i deriva de las funciones originales y K 2 de las condiciones impuestas.3 hemos visto cóm o mediante principios variacionales condicionados se puede obtener un. principio variacional general si las ecuaciones de las condiciones se transforman en las ecuaciones que gobiernan el problema C(u) = A(u) (9.152) lleva a ecuaciones de la forma (Ki + a K 2)a + f = 0 (9..

y el proceso es simplemente el conocido método de aproximación de mínimos cuadrados. son funciones o constantes de valor positivo y p es una matriz diagonal >1 0 ' P2 P “ P3 (9. . y se prescinde del parámetro a puesto que éste se transforma simplemente en un multiplicador. p2.33 Puesto que los principios variacionales de mínimos cuadrados se pueden escribir para cualquier sistema de ecuaciones diferenciales sin introducir variables adicionales.169) . se plantea la pregunta de cuál es la diferencia entre éstas y las obtenidas de los principios variacionales naturales examinados previamente. . si se utilizan condiciones de contorno incorrectas. generalmente se necesitarán funciones de prueba cuyo orden de continuidad sea superior.168) donde p i.. Evidentemente la expresión anterior equivale simplemente a la condición de que la suma de los cuadrados de los residuos de las ecuaciones diferenciales sea mínima para la solución correcta. sino que resultan ser derivadas de mayor orden de las mismas." ) d n = [ A T( u )p A (u )dti Jíi Jü (9. . aunque este m étodo no ha sido todavía puesto en práctica. pero frecuentemente evitable definiendo el problema originalmente mediante un sistema de ecuaciones de menor orden. etc.32. Aún más. habiéndose usado recientemente con considerable provecho .0 La anterior alternativa es conveniente a veces puesto que da diferente importancia a la satisfacción de componentes individuales de la ecuación y permite mayor libertad para escoger la solución aproximada. dicha función de ponderación se podría escoger de manera que asegurase una relación constante entre los términos contribuidos por los distintos elementos. . Esto puede ser un inconveniente grave. Efectuando la variación en algún caso particular. aparezcan soluciones falsas. Esto introduce la posibilidad de que.El Método de los Elementos Finitos 264 forzada). Es igualmente evidente que la solución correcta podría obtenerse minimizando cualquier funcional de la forma H= f (PlA l + p 2Al + . Los métodos de mínimos cuadrados del tipo que acabamos de mostrar constituyen un procedimiento alternativo muy eficaz para obtener formas integrales a partir de las que se puede iniciar una solución aproximada. . Una vez más. Dicho mínimo es obviamente cero. encontrará el lector que las ecuaciones de Euler que se obtienen ya no coinciden con las ecuaciones diferenciales originales.

Así pues. Si utilizamos ahora el operador L y el término b definido en la Ec.171) podemos escribir. (9. consideremos un problema regido por la ecuación (9.173) Jn Jn o.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 265 Consideramos ahora la forma general de las ecuaciones discretizadas que resultan de la aproximación por mínimos cuadrados en el caso de los sistemas de ecuaciones lineales (prescindiendo de nuevo de las condiciones de contorno que se impongan).168).98)] en el que sólo estaban implicadas las derivadas primeras que exigen continuidad C q para u. para el cual ya hemos obtenido una expresión variacional natural [Ec. Para ilustrar lo anterior con un ejemplo real. si tomamos A (u ) = L u + b (9.174) Esto conduce inmediatamente a la ecuación de la aproximación bajo su forma usual: Ka + f= 0 (9.172) y STL= í ¿a r (L N )Tp [(L N )a + b ]< m + / [(L N )a + b ]Tp (L N )¿ a d ft (9. tras sustituir en (9.175) y el lector puede observar que la matriz K es simétrica y definida positiva. J [(L N )a -f b ]r p [(L N )a + b] dfl (9. f l = £aT |^2J ( l N ) r p (I. donde K {j = fi = 2 / CV 2N í + c N i ) ( V 2Nj + c N j ) d x dy Jú í ( V 2Ni + c Ni ) Qd z d y (9. obtenemos el sistema de ecuaciones de la aproximación.170) y empleamos la aproximación habitual ü = Na (9.176) Jn Observará el lector que en este caso es necesario que las funciones de forma N sean de continuidad C \.(9. puesto que p es simétrica.N ) díl a + j f ( L N ) r p b d í l j (9.95) de este capítulo. .96).

introduciendo un vector u com o incógnita.170) puede escribirse com o Lu + b = 0 donde d_ dx’ d_ d y' d d dx' dy -1 .32.179) El lector puede sustituir ahora dicha ecuación en la Ec. (9.178) la forma lineal general (9. obtenido. presentando al mismo tiempo un panorama absolutamente completo que debe permitir entender al lector toda la literatura especializada y desde luego efectuar ejercicios por su cuenta.33 9. En los capítulos que siguen . -1 ' í Q b= l 0 l 0 (9.(9. sin embargo.177) d$ dy o.1 5 O b s e rv a cio n e s finales En este extenso capítulo se han presentado las posibilidades generales de empleo del método de los elementos finitos para casi todo problema matemático o físico que admita un modelo matemático.266 El Método de los Elementos Finitos Un procedimiento alternativo para evitar esta dificultad es escribir la Ec. Estas formas se han empleado extensivamente dentro del contexto de elementos finitos . 0 0. ur = = (N a )r (9. a costa de introducir variables adicionales.95) com o sistema de primer orden. Los procedimientos esenciales de la aproximación se han expuesto de la forma más sencilla posible. Este puede escribirse así d<f>x ox d<t>y + -5— +c<f> + Q A(u) = oy = dx 0 (9.174) para obtener las ecuaciones de la aproximación bajo formas que sólo exigen un orden de continuidad Co.

L o s n u m e r o s o s p r o c e d i m i e n t o s de a p r o x i m a c i ó n e x a m i n a d o s c a e n dentro d e varias categorías. A p e s a r d e q u e las posibilidades q u e ofrecen dichos m o d e l o s s o n d e g r a n interés. P a r a recordar éstas al lector. Forma Integral de problemas continuos función de prueba u = E Ni-a¿ I Principios variacionales Modelo físico I Integral de residuos ponderados de ecuaciones de gobierno en derivadas parciales (formulación débil) I Principios físicos generales (ej. trabajos virtuales) i Importantes principios físicos 1 Formas lagrangianas restringidas Función adjunta Varias funciones de peso Colocación (puntual o subdominio) Formas de funciones de penalización Mínimos cuadrados Galerkin (W¿ = JVj) a p l i c a r e m o s a distintos p r o b l e m a s reales ú n i c a m e n t e u n a selección limitada d e los m é t o d o s q u e aquí se h a n m e n c i o n a d o . su estudio cae fuera del alcance d e este libro. S o l a m e n t e u n o d e los aspectos del m é t o d o d e los e l e m e n t o s finitos m o s t r a d o s e n el c u a d r o n o h a sido c o n s i d e r a d o aquí y es el m odelo físico directo.2 u n a clasificación d e los m é t o d o s seguidos aquí y e n el Cap í t u l o 2. Y a se h a n introducido .GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 267 TABLA 9. e n algunos m o s t r a r e m o s q u e es posible efectuar d e t e r m i n a d a s a m p liaciones del proceso ( C a pítulo 12). el p r i m e r p a s o es s i e m p r e elegir funciones d e f o r m a o d e p r u e b a a d e c u a d a s . se presenta e n el C u a d r o 9. No obstante. E n t o d o s los p r o b l e m a s continuos e x a m i n a d o s .2 A P R O X IM A C IÓ N M E D IA N T E E L E M E N T O S F IN IT O S i í . En dichos m o d e l o s se parte d e u n c o n c e p t o “a t ó m i c o ”m á s q u e d e u n o continuo. y e n otros (Capítulo 11) c ó m o la violación d e a l g unas d e las reglas e x p u e s t a s aquí p u e d e efectuarse p r o v e c h o s a m e n t e .

SOUTHWELL. P. Los métodos tratados no incluyen específicamente dos técnicas conocidas: los métodos de diferencias finitas y los métodos de solución de contorno (a veces llamados elementos de contorno).AIAA. Macmillan. Variational Methods in Mathematical Physics. pp. 1956. MIKHLIN.P. 1964. R. En un sentido general éstos pertenecen al método de los elementos finitos generalizados que se han discutido aquí. 4. 1913: véase S. C. FINLAYSON. “Solución en serie de algunos problemas de equilibrio elástico de barras y placas” (ruso). W. S. 5. con ponderación por colocación (aunque la derivación real del algoritmo de aproximación se basa en desarrollos de Taylor y es generalmente más simple).A. McGraw-Hill. pp. p. Los métodos de solución de contorno eligen las funciones de prueba de forma que la ecuación de gobierno se satisfaga automáticamente. R. a menudo a costa de pérdida de precisión.25) se observa que sólo restan los términos de contorno. por tanto.G. CRANDALL. Atribuido también a BUBNOV. 1937. Engineering Analysis. C. Research Committee Report 1799. El lector que haya captado la esencia del presente capítulo. 2.V. “Exact solution of certain problems by the finite element method” . 1946. a partir de la ecuación general de aproximación (9. pero pueden utilizarse algunas de las funciones de forma más elaboradas presentadas en los ejemplos de elasticidad. 7. en un sentido energético. Technische Dynamik. la aproximación óptima.34 1. Volveremos sobre tales aproximaciones en el Capítulo 13. este subconjunto tiene únicamente la ventaja de su simplicidad computacional. Aero.TONG.H. 897-908. discontinuas. Springer-Verlag. 142. JONES y S. Los procedimientos de diferencias finitas siempre representan una aproximación basada en funciones de forma locales. GRAMMEL. 1969. 1915. B. Clarendon Press. Comenzando.268 El Método de los Elementos Finitos algunas expresiones sencillas de dichas funciones a medida que ha sido necesario. 1972. SKEN. Inzh. no tendrá ninguna dificultad para aplicar el m étodo de los elementos ñnitos a cualquier problema físico debidamente definido. The Method of Weighted Residuals and Variational Principies. Tech. B. Vestn.. BIEZENO y R. 179-180.B. FRAZER. 7. GALERKIN. 8 . Se puede consultar las referencias 34 a 38 para ampliar la lectura. . R e fe re n cia s 1. 3. Dado que los métodos de Galerkin o variacionales dan. 2. Academic Press. 1933. J. 19.A.W. 6 . Approximations to functions and to the solutions of differential equations. Relaxaüon Methods in Theoretical Physics.

ed. Num. 2nd.J. McGrawHill. 28. 355-75. M. Thesis. Eng. Eng. FRIED. V. 1975. 8 . Boundary Valué Problems of Mathematical Physics. 1965. ZIENKIEWICZ. Meth. 247-60. 23. 207-14... Roy. 1974. 1974. Variational Methods in Mathematical Physics. J. Int. D. G. ODEN. 16. Holden-Day.C. 17. Cambridge. J. 12.. “On the theory of resonance” . “ Stresses in nearly incompressible materials for finite elements with application to the calculation of excess pore pressures” . 1969. 2 1 . Oscillations and water forces in an offshore harbour. O. 563-80. Soc. 1870. “A new variational functional for the finite element method and its application to píate and shell problems” . (J. “A general theory of finite elements . GOODIER. 1962. 1611-15. 1977. Ralph M. 10. L. A finite element system for analysis and design. 21. J. pp. (Classe Sci. 1964. 443-60.I. TIMOSHENKO y J. R. 137-65 y 262-78. Solids Struct. Eng. Eng. Num.T. J. 1951. CAMPBELL. Matrix Iterative Analysis.W. S. Num. NAYLOR. Lecture Notes in Mathematics.H. 15. 10. pp. Meth.C.M. pp. 1974.A. y “II: Applications” . 1974. MacMillan.W. I.N. H. 6 . 13.. 19. Nucí. Int. Acad. KANTOROVITCH y V. Eng. pp. KASSOS. FRIED. BETTESS. Belg.GENERALIZACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELEMENTOS FINITOS 269 9. Num. B. Trans. 77-118. 205-21. 1972.C. 135.). S. “Linear equation constraints in finite element approximations” . 363. I. D.. VEINBERG.C. . 29.C. 1969. MIKHLIN. D. Reine angew. 27. Roy. 993-1002. GUYMON. pp. HERRMANN. “Constrained variational principies and penalty function methods in the finite element analysis” . J. The Problems of the Minimum of a Quadratic Functional. 24. J. E. STRUTT)(Lord Rayleigh). MIKHLIN. Int.V. 14.R. pp. Approximate Methods of Higher Analysisr Wiley (International). No. Meth. J. KIKUCHI y Y. 55. Macmillan. Int. Math. MEI. Bull. 11. W. A 161. VARGA. “A general numerical solution of the two-dimensional differential-convection equation by the finite element method” . 1 . ZIENKIEWICZ. Variational Methods in Elasticity and Plasticity. pp. RITZ. J. 2nd. Holden-Day. 1967. STAKGOLD. Int. Springer-Verlag. “The coupling of the finite element method and boundary solution procedures” . 1958. 30.. Report 190. pp.. S. I. 26. 18. “ Shear in C° and C 1 bending finite elements” .Probleme der mathematischen Physik” . WASHIZU.. SZABO y T.. Variational Methods for the Study of Nonlinear Operators. pp. Swansea.. 1974. 2 0 . Mass. 9.1: Topological considerations” . SCOTT y L. KRYLOV. 1975. K. 1-61. “Finite element analysis of incompressible materials by residual energy balancing” . Int. 95-113. 1964. Solids Struct. Des. pp. pp.L. 1 1 . Meth. (London). ed. O. TONTI. Ph. pp. Prentice-Hall. “Über eine neue Methode zur Lósung gewissen Variations . F.S. 1970.. ANDO. Theory of Elasticity. Water Res. 22. KELLY y P.S. Pergamon Press. “Variational formulation of non-linear differential equations” . 25. Parsons Laboratory for Water Resources and Hydrodynamics. 1909. CHEN y C. J.

Academic Press. CAREY and J. FLETCHER. MORGAN. Finite Elementa and. 449-460.270 El Método de los Elementos Finitos 9. 1979. 1983. pp. Num. J. P. ODEN. New York. Computational Galerkin Methods.T. 8 .B.N. FRIED.C. BECKER.. 38. J. 37. DAVIES. C. function smoothing and non-conformity in imite element analysis” . OWEN y K.J. pp. 443-461. 8 . 31. Int. ZIENKIEWICZ y E. Eng. D. ZIENKIEWICZ. Meth. O. pp. Springer Verlag. 34. Eng.T. . O. LEE. Vol 1 . 1976. E. Prentice Hall. The Finite Element Method. Approximation. “Finite elements formulation by the weighted discrete least squares method” . Clarendon. Oxford. 1974. 1984.use of reduced integration” . ARYA.F. 1973. I. 71-90.R. HINTON. Numerical Solution of Differential Equations. G. “Least square finite element for elasto-static problems . 1980. 341-58. pp. J. 32. 36. Int. 1981. O. ZIENKIEWICZ y K.C. 33.C. Finite Elements: An Introduction. “Reduced integration. Franklin I n s t 302. Wiley. 35.A. Meth. 1974..K.P. Num.J. LYNN and S. A.

P O T E N C IA L E L É C T R IC O Y M A G N É T IC O . Lubricación de cojinetes La formulación desarrollada en este capítulo puede aplicarse por igual a todos estos problemas. Esta posibilidad se ha señalado ya en el Capítulo 9. FLU JO DE U N F L U ID O . En primer lugar. 10. consideraremos situaciones regidas por la ecuación “ cuasi-armónica” general. de la que son casos particulares las conocidas ecuaciones de Laplace y Poisson1-6. y en éste estudiaremos con más detalle una amplia categoría de dichos problemas. En la primera parte del capítulo se estudian problemas bidimensionales para generalizar seguidamente los conceptos a tres dimensiones. etc.1 Introducción Si bien los detalles de la mayor parte de los capítulos precedentes han tratado de problemas relativos a medios continuos elásticos. Se observará que de nuevo intervienen las mismas “funciones de form a” de continuidad Co ya utilizadas anteriormente en la formulación de problemas de elasticidad bi o tridimensionales. Con la misma facilidad pueden tratarse dominios isótropos que anisót ropos.Capítulo 10 P R O B L E M A S D E C A M P O S E N R É G IM E N PERM ANENTE: T R A N S M IS IÓ N DEL C A L O R . Citando sólo aquéllos que aparecen con mayor frecuencia en la ingeniería. los mismos métodos generales son aplicables a una gran variedad de problemas físicos. La diferencia principal reside en que ahora cada punto del espacio está asociado sólo a una cantidad escalar desconocida (la función incógnita). señalaremos: - Transmisión del calor por conducción Filtración a través de medios porosos Flujo irrotacional de fluidos ideales Distribución del potencial eléctrico (o magnético) Torsión de barras prismáticas Flexión de vigas prismáticas. E T C . mientras que en los ejemplos estudiados anteriormente 271 . por lo que se hará poca mención de las magnitudes físicas reales. Los problemas físicos abarcados por esta categoría son numerosos y variados.

2. en régimen estacionario o permanente. etc. Este puede ser la temperatura en el caso del flujo de calor. En muchos problemas físicos se estudia el fenómeno de difusión o flujo de una cierta cantidad. 10. la velocidad de transferencia por unidad de superficie. En las secciones que siguen se generalizan estos procedimientos para una ecuación cuasi-armónica general. q.10. indicándose el cam po de aplicación de un procedimiento unificado único mediante el cual los ordenadores pueden resolver una gran variedad de problemas físicos.3) dy d_ dz . La relación más general será de la forma .3 y 9. las velocidades de flujo están relacionadas con el gradiente de algún potencial (j>. o una sustancia química. la condición de continuidad o de equilibrio dará d<7x dq-y dqz dx dy dz (10.1).272 El Método de los Elementos Finitos se buscaban varias cantidades desconocidas representadas por el vector de desplazamientos. En tales problemas.1) Si la velocidad a la que se genera (o desaparece) esa cantidad por unidad de volumen es Q . la masa.2 E cu a ció n cu a s i-a r m ó n ic a g e n e ra l 10.2) Introduciendo el operador gradiente d_ dx (10.4) En general.1 Expresión general. com o el calor. En el Capítulo 9 se estudiaron las formulaciones “ débil” y variacional aplicables a las ecuaciones de Laplace y Poisson (véase Secciones 9. la ecuación anterior puede escribirse V q —Q (10. etc. puede escribirse en función de sus componentes cartesianas: (10.

Puesto que nr = [nx . 10. riy. viene dada por qn = q + a<f> (10. 2.4).2 Formas particulares. generalmente simétrica por razonamientos energéticos.7b) donde a es un coeficiente de transferencia o radiación. La ecuación final de comportamiento del “ potencial” <¡> se obtiene sustituyendo la expresión (10. Si consideramos la expresión general de la Ec.6)] se puede escribir (prescindiendo del índice prima) .7c) donde q y ot son valores dados. = k x> 0 0 Ay 0 0 (10 .PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE dx d<f> 273 (10. (10. esta condición puede volver a escribirse inmediatamente com o —(kV^>)Tn — q — o l<¡> = 0 (10. (10. z arbitrario.5). se encontrará que siempre puede determinarse otro sistema de coordenadas locales x\ y\ z\ en el que la matriz k* sea diagonal.8 ) kzi y la ecuación de comportamiento [Ec.5) dz donde k es una matriz de dimensiones 3 x 3 . y .6) ecuación que tiene que resolverse en el dominio Q. Las condiciones de contorno para dicho dominio serán una u otra de las siguientes: 1. para dar v rk V ¿ + <2 = o (10. nz] qn = q r n donde n es el vector de cosenos directores de la normal a la superficie. definida para un sistema de coordenadas x. En T (10. En r 9.5) en la ecuación (10.7a) 4> = <f> esto es.2. En dicho sistema tendremos k. la componente normal del flujo. qn. el potencial está prescrito.

Siguiendo los razonamientos del Capítulo 9.6)].6) y (10. Esto conduce a la sencilla ecuación (9. (10. Sección 9.10 del Capítulo 9 y pueden efectuarse com o ejercicio.2. al ser minimizado [con la restricción expresada por la condición (10. se puede obtener la forma débil de la Ec.14) . (10.El Método de los Elementos Finitos 274 S (-sí) ♦ £ M í ) ♦ £ ( * £ ) ♦ « .2.• <-*» cambiando convenientemente las condiciones de contorno. 10.13) j rg satisface.í Jn Jvq v(a<f> + q) dT = 0 (10. Dejaremos com o ejercicio para el lector la comprobación de que el funcional n = \ f (V<¿)TkV<¿ d íl. 10.7a)].7b): / V Tu k V ¿ dü - Jn f vQ d Ü .12) Nos quedan por imponer las condiciones de contorno forzadas (10.T (10. (10.7a).q . Finalmente.4 Principio variacional.a¿] dT = 0 (10. las ecuaciones originales del problema establecidas por las Ecs. para un material isótropo podemos escribir k = kl ( 1 0 .3 Forma débil de la ecuación cuasi-armónica general [Ec.3 D is c r e tiz a c ió n en e le m e n to s fin itos Esto puede efectuarse sobre la hipótesis de una función de interpolación ¿ = ^ J V ¿ = Na (10.6) escribiendo que / v[V Tk V ¿ + Q\ dü - Jn f Jrq t>[(kV¿)Tn . 10. Las operaciones algebraicas necesarias son exactamente las mismas que las expuestas en la Sección 9.7).2.11) para todas las funciones v que sean nulas en Integrando por partes (véase Apéndice 6 ) resulta la expresión débil siguiente. que equivale a que se satisfagan las ecuaciones diferenciales de comportamiento del sistema y las condiciones de contorno naturales (10.10) ya discutida con detalle en el Capítulo 9.1 0 ) donde I es la matriz unidad.( Q<t>d(l + 2 Ja Jí i l f 2 j r<¡ a<t>2 dT + f q<t>d.

4.17) con Hij = f V t N.que imponer en los contornos los valores prescritos de <j>. En el primer caso. se obtiene la expresión general ^J V r iV . Tales cantidades son.1 Medios anisótropos y heterogéneos.12). deben calcularse en los puntos óptimos (de integración). o la forma variacional de la Ec. las operaciones a realizar en un programa de ordenador serían las mismas. k ViV.13). Puede volver a utilizarse cualquiera de los desarrollos Co. de acuerdo con las indicaciones del Capítulo 12. etc.12). . . Así pues.15) la expresión resultante será idéntica a la obtenida minimizando la expresión variacional. Esto está implícito para las dos maneras de expresar .j N{a NdTj J a - N. incluso las de cálculo de cantidades análogas a las tensiones.Q díl +J Niq dT = (i = l . transformaciones isoparamétricas. si de acuerdo con el método de Galerkin tomamos v = Ni (10. (10.( k V N )a (10. (10. pero aparte de esto la analogía con los problemas de estructuras elásticas es completa. Advirtamos que aparece una “ rigidez” adicional asociada a los contornos especificada por una constante de radiación a. (10.5) en la Ec.4 C a sos p a rticu la re s d e sd e el p u n to d e v ista e c o n ó m ic o 10. dU + í Ni a Nj dT Jft JTq fi = ~ í NiQ dü + í Niq dT Jü Jvq teniéndose . . en concordancia con el grado de la expresión polinómica empleada.16) o un sistema general de ecuaciones de discretización de la forma Ha + f = 0 (10.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 275 que empleará bien la formulación débil expresada en la Ec. las velocidades de flujo q = .18) y. Es evidente que las propiedades del material. sustituyendo la Ec. definidas por la matriz k pueden variar de elemento a elemento en forma discontinua. (10. obviamente.k V < f > = . estudiadas en los Capítulos 7 y 8 .kV N dü.. . n ) 0 (10. 10. Efectivamente.

9) en coordenadas locales se obtiene. si estas direcciones son constantes en el interior del elemento conviene emplear en la formulación ejes locales definidos para cada elemento.X Figura 10.--------------------------------------------------------. tal com o se muestra en la Figura 10. la forma débil y el principio variacional. solamente es necesario definir tres coeficientes fcx . Operando en dichos ejes.El Método de los Elementos Finitos 276 y ----. para dos dimensiones £ ( * ’ 8 ) + ¿ ( fc4 9 +c?=o ( i o -i9 ) .17)] sólo es preciso efectuar una multiplicación por una matriz diagonal. Por consiguiente. (10. Es importante advertir que puesto que los parámetros a son escalares. no es necesario transformar las matrices calculadas en coordenadas locales antes del ensamblaje de las matrices globales. en la mayoría de los programas de cálculo sólo se define la diagonal de la matriz k. Expresándola ecuación de comportamien­ to (10.2 Problemas bidimensionales. obteniéndose por supuesto una considerable economía en el volumen de cálculos.1 Material anisótropo. Coordenada locales según las direcciones principales de estratificación. las propiedades del material sólo se conocen con respecto a los ejes principales (o de simetría). ya que para obtener los coeficientes de la matriz H [Ec. 10. Generalmente.1.4.. ky y fcz . el problema.

16) se llega a unas matrices de formas ligeramente simplificadas.2 División de una región bidimensional en elementos triangulares. Discretizando según la ecuación (10. Puede sin embargo ser interesante particularizar la expresión anterior para el elemento triangular más sencillo. podemos escribir ( 10. se puede escribir la matriz de “ rigidez’1 del elemento. Prescindiendo de los términos en a y q.20 ) No parecen necesarias en este punto más consideraciones.8) del Capítulo 3. 4A [sim . como ‘ b ib i H‘ = 4 Í sim. CiCj cicm c í c3 CjCm cmcm (1 0 . Haciendo Ni = aj + bjx 4. que no obstante es de gran eficacia (Figura 10.2 1 ) .PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 277 Figura 10. b ib j b ib m b jb j b jb m bm bm r cící i + — i .Cjy 2A com o en la Ec. (3.2).

aparece una diferencia evidente entre los dos métodos [Figura 10.2 2 ) resultado muy simple (prácticamente “evidente” ). E stim a cio n e s d e la p re cisió n Se demuestra fácilmente que si se ensamblan las matrices de “rigidez” obtenidas exph'citámente para elementos triangulares en mallas “ regulares” . como las de la Figura 10. En este caso será preferible efectuar las integrales numéricamente com o se hizo en los problemas equivalentes del Capítulo 4. e igualmente lo serán los órdenes de aproximación. las soluciones obtenidas por ambos métodos serán coincidentes. . mientras f Esto sólo es cierto en caso de que únicamente se impongan los valores de <¡) en el contorno. Los dos métodos dan resultados del mismo orden de magnitud. por ejemplo. 10. se obtienen ecuaciones de distribución idénticas a las que se obtendrían utilizando los métodos conocidos de diferencias finitas7.3(a). que la matriz correspondiente a Q tiene por expresión ^ = .El Método de los Elementos Finitos 278 Las matrices de carga se obtienen sencillamente de la misma manera y así el lector podrá demostrar. puede demostrarse que en los problemas unidimensionales el algoritmo de los elementos finitos da soluciones exactas en los nodos.! Si se utiliza una malla “irregular” basada en una distribución de nodos en vértices cuadrados. Se puede también expresar la ecuación en coordenadas cilindricas. Se muestra en la Figura 10.^ { 1 } ( 1 0 . Así pues. Las ecuaciones ensambladas presentarán “ cargas” ligeramente diferentes de un nodo a otro. com o era de esperar.5 E je m p lo s . Sin embargo.3(6)]. Evidentemente. pero cuya suma seguirá siendo la que se obtiene mediante las expresiones establecidas según el m étodo de las diferencias finitas. forma que se utiliza para la resolución de problemas de revolución.4 un ejemplo comparativo entre los resultados obtenidos mediante una malla “irregular” y una solución por relajación mediante la aproximación por diferencias finitas de menor orden. la cual se limita al vector de “ cargas” f 2. los resultados sólo difieren localmente y tendrán los mismos valores medios. La ecuación diferencial es en tal caso : ír (krTt ) + í (*‘ pf í ) + '0 = 0 (10-23> La expresión variacional podría ahora ser transformada adecuadamente pero es más sencillo sustituir los valores ( kTr ) y ( kz r ) com o “ conductividades” modificadas y utilizar directamente las expresiones anteriores.

Figura 10. .4 Torsión de una barra de sección rectangular.3 Formas de subdivisión “regular” e “irregular” .PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 279 A\ \ \ \ \ \ \ .\ \ \ \ \ \ \ \ \ \ \ \ \ N\ \ \ \ \ \ N\ N <«> Figura 10. Los números entre paréntesis muestran una solución más exacta obtenida por Southwell mediante una malla 12 x 16 (valores de <f>/G$L2).\ \ \ \ \ \ \ \ .

5. 3. La ecuación diferencial fundamental es. Permiten tratar con simplicidad medios heterogéneos y anisótropos (particularmente cuando la dirección de anisotropfa es variable). Se pueden utilizar fácilmente elementos de órdenes elevados para aumentar la precisión sin complicar la definición de las condiciones de contorno. Finalmente. 5. en este caso. Otras ventajas de los elementos finitos son: 1. pero de gran importancia. Capítulo 14). Las condiciones de contorno correspondientes a una “ radiación” o a un gradiente dado se introducen de manera natural y con una precisión mejor que en los procedimientos clásicos de diferencias finitas. 4. C2 G. en general podrá obtenerse una precisión superior mediante el m étodo de los elementos finitos. Figura 10. dificultad que siempre surge cuando se utilizan aproximaciones mediante diferencias finitas de orden elevado. <j>¡G6L2 x 10*. .280 El Método de los Elementos Finitos que en general el m étodo de las diferencias finitas no. 2. Se presentarán ahora dos ejemplos más sofisticados que servirán para ilustrar la precisión alcanzable en la práctica. Se puede variar la forma y dimensiones de los elementos de manera que se adapten a contornos arbitrarios y permitan analizar con mayor precisión dominios en los que la variación del funcional buscado es rápida (ver. El primero es el problema de la torsión pura de la barra heterogénea representada en la Figura 10.5 Torsión de una barra hueca compuesta de dos metales. se pueden utilizar para el ensamblaje y la solución programas estándar para cálculo de estructuras. Por consiguiente.

f Los resultados coinciden bastante bien con los obtenidos mediante una solución precisa obtenida por diferencias finitas8.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE a ( \ d<t>\ d fid<f>\ 281 ' fe (G á í) + ^ V G á i. es necesario introducir en el programa de cálculo una modificación que permita tener en cuenta la variación de las direcciones principales x 1 e y1 al pasar de un elemento a otro. En este ejemplo se aprecian claramente las ventajas de las mallas con elmentos de tamaño variable. En la solución mediante elementos finitos que aquí se presenta. (10.2 Flujo térmico de revolución.1 Filtración en un medio ahisótropo. En este caso. En la Figura 10. Los resultados se comparan en este caso con los obtenidos mediante la solución exaí ^a.6 Algunas aplicaciones prácticas 10. G es el módulo de rigidez transversal y $ el ángulo girado por unidad de longitud de la barra. la ecuación de comportamiento es en la que H es la altura piezométrica y kx y ky representan los coeficientes de permeabilidad en la dirección de los ejes principales (oblicuos).6. anisótropo y de geometría compleja.6 se muestra un ejemplo relativo al flujo a través de una cimentación porosa anisótropa.J+2e“ 0 (1024) donde <f> es la función de tensión.6. La ecuación de la transmisión del calor para los problemas con simetría de revolución puede escribirse com o sigue en su forma clásica d_ dr f Se empleó este artificio para evitar ciertas dificultades debidas a la “conexión múltiple” del dominio estudiado y permitir así el uso de un programa general.7 .3 10. La ecuación fundamental sigue siendo la Ec. la sección hueca estaba representada por un material cuyo módulo de rigidez transversal es del orden de 10 ~ 3 comparada con el del resto de los materiales.25). El primero de los problemas trata sobre el flujo a través de un medio estratificado heterogéneo. Sin embargo. El cálculo no presenta dificultades y la definición del problema junto con su solución se representa en la Figura 10. . 10.

.

Las coordenadas x e y se reemplazan aquí por las cilindricas r y z. prescindiendo de la compresibilidad del fluido.8 se ha representado la distribución de temperatura en la vasija de presión de un reactor nuclear1 para una transmisión estacionaria de calor cuando se somete la cara interior a un incremento uniforme de temperatura. Si una superficie sumergida se desplaza en un fluido con una distribución de aceleraciones dada y un movimiento de pequeña amplitud. si no hay fuentes generadoras de calor.6. fijos o móviles. se puede demostrar 9 que. En esta expresión. las condiciones de contorno son del tipo 2 .7 Filtración bajo u n a presa cimentada en u n terreno m u y heterogéneo y deformado. T representa la temperatura y k la conductividad. respectivamente. las sobrepresiones resultantes satisfacen la ecuación de Laplace: v 2p = o En los contornos.3 Presiones hidrodinámicas sobre superficies en movimiento. En la Figura 10. que representan las distancias radial y axial. 10.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 283 Figura 10.

27) en la que p es la densidad del fluido y an la componente normal de la aceleración de los puntos en el contorno. habiéndose empleado en este caso elementos cuadrilaterales. p j L .9). p L . una aceleración unidad. (10. . se ha impuesto a la porción de contorno adyacente al punto considerado.284 El Método de los Elementos Finitos [véase Ec.1 calcular ahora las presiones correspondientes a una aceleraciones cualquiera.29) í>28 P35 PA2 PA9 P56 donde la matriz Se pueden distribución de es uniforme. se han resuelto siete problemas distintos. las presiones que se producen en los puntos 1 a 56 se pueden agrupar en forma de matriz función de la aceleración de los puntos 1 a 7. . Para una distribución de aceleraciones arbitraria. . si la aceleración a presiones se calcularán haciendo . Para que los resultados sean válidos cualquiera que sea el sistema de aceleraciones. lo que equivale a aplicar sucesivamente en los puntos 1 a 7 “ cargas” de valor p\L. En cada uno de ellos. sucesivamente. Por ejemplo. p L .28) El problema entra. las M viene dada en la Tabla 10. por tanto. dentro de la categoría de los estudiados en este capítulo. el caso del muro vertical sometido a la presión del agua contenida en un depósito representado en la Figura (10.76)] y vienen dadas por dp dn —pan (10. En las superficies libres. y determinemos la distribución de presiones en los puntos de la superficie del muro y del fondo del depósito para cualquier movimiento de los puntos 1 a 7 del contorno. Así pues ( Vi P7 P ía í>2 1 (10. Se representa la división del dominio en elementos (42 en total). a título de ejemplo. . Consideremos. la condición de contorno es simplemente (ignorando las ondas de superficie) (10.

8 Distribución de la temperatura en la conducción estacionaria del calor en u n a vasija de presión con simetría de revolución.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 285 <L Figura 10. x{an)Lp Figura 10.9 Problema de un muro que se desplaza horizontalmente en un depósito. .

10.30) La distribución de presiones resultante sobre el muro y el fondo del depósito se ha representado en la Figura 10. T A B L A 10.El Método de los Elementos Finitos 286 constante variable O A Figura 10. Los resultados para las presiones sobre el muro coinciden con un error inferior al 1 % con la conocida solución exacta obtenida por Westergaard10.1 1 0 0 0 0 0 0 0 2 0 0-7249 0-3685 0-2466 0-1963 0-1743 0-0840 3 0 0-3685 0-9715 0-5648 0-4210 0-3644 0-1744 4 0 0-2466 0-5648 1-1459 0-7329 0-5954 0-2804 5 0 0-1963 0-4210 0-7329 1-3203 0-9292 0-4210 6 0 0-1744 0-3644 0-5954 0-9292 1-5669 0-6489 7 0 0-1680 0-3488 0-5607 0-8420 1-2977 1-1459 0-6429 14 0 0-1617 0-3332 0-5260 0-7548 1-0285 21 0 01365 0-2754 0-4171 0-5573 0-6793 0-3710 28 0 0-0879 0-1731 0-2519 0-3187 0-3657 0-1918 0-0863 35 0 0-0431 0-0838 0-1195 0-1478 0-1661 42 0 0-0186 0-0359 0-0150 0-0626 0*0699 0-0362 49 0 0-0078 0-0150 0-0213 0-0261 0-0291 0-0151 56 0 0-0069 0-0134 0-0190 0-0232 0-0259 0-0134 (L = H ¡ 6) (10. .10 Distribución de presiones en el m u r o móvil y en el fondo del depósito.

En muchos problemas prácticos basta con calcular dichas masas “ adicionales” simplificadas y el m étodo descrito aquí se ha empleado para ello en numerosas ocasiones . En este tipo de problemas es frecuente la necesidad de determinar intensidades de campo adecuadas. En el segundo volumen de este libro se discutirán con más detalle este problema y otros similares. tendremos M 0a (10. se pueden usar directamente las mismas fórmulas.11 se muestra la solución de un problema bidimensional análogo . Si.31) De esta expresión resulta la distribución de presiones representada en la Figura 10. y a representa las aceleraciones de los puntos nodales del muro. Una de las primeras aplicaciones a este tema.6. así.29) podemos escribir la relación entre las presiones de los puntos 1 a 7 y sus aceleraciones.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 287 Para cualquier otro movimiento se pueden obtener las presiones de manera análoga. (10. Si el “ muro” oscila. La importancia de la obtención de una “ matriz de influencia” com o ésta es considerable en problemas de vibraciones.32) P7 ' Estas presiones se traducen en las fuerzas nodales (10.4 .4 Problemas de electrostática y magnetostática. Según la Ec. se tiene 1 5 (10.10. En la Figura 10.33) donde A es una matriz adecuada que distribuye el efecto de las cargas. estando el punto más alto (punto 1 ) sometido a una aceleración o. llamando M 0 a la parte superior de la matriz M . en general su aceleración no será conocida. realizada ya en 1967. 11-13 10. por ejemplo. el muro está articulado en su base y oscila alrederor de ese punto.4 En este caso se ha obtenido una buena precisión utilizando elementos tetraédricos sencillos. Así pues. siendo las ecuaciones de comportamiento del tipo cuasi-armónico general aquí estudiado.

288 El Método de los Elementos Finitos ti = 67 -48' Figura 10.11 Presiones en u n a superficie de retención acelerada en u n fluido incompresible. .

el problema está regido por las ecuaciones de Maxwell. Vale la pena. por tanto.14-17 Los problemas de magnetismo son de particular interés puesto que en su formulación interviene un vector potencial de tres componentes. que son . fue al estudio de las distribuciones de campos electrostáticos totalmente tridimensionales regidas por ecuaciones de Laplace (Figura 10.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 289 Figura 10. habiéndose publicado desde entonces numerosos trabajos sobre el tema . presentar aquí una variante reciente que permite emplear los programas generales de esta sección para el análisis de este problem a .12). En la Figura 10.13 se muestran los resultados obtenidos por Winslow 6 en 1966 utilizando elementos triangulares para analizar campos magnéticos bidimensionales. Estos primeros trabajos estimularon una considerable actividad en este área de estudio. lo que hace que la formulación de estos problemas sea diferente a la estudiada en este capítulo.12 Distribución tridimensional del potencial electrostático alrededor de u n aislante de porcelana en u n recipiente conectado a tierra9. 18-20 En la teoría del electromagnetismo para campos estacionarios.

que satisfaga exactamente las ecuaciones (10. que circula por conductores. y x representa el producto definido en el Apéndice 5. En la expresión anterior. definido por un vector de posición r. Este campo está dado en cada punto. es la permeabilidad magnética que varía (en un sistema absoluto de unidades) desde la unidad en el vacío a varios miles en los cuerpos magnéticos.34) V r B =0 siendo las condiciones de contorno tales que para una distancia infinita a la perturbación. respectivamente. H y B tienden a cero.J B = íxH (10. H y B son vectores de tres componentes que representan la intensidad del campo magnético y la densidad de flujo. por la integral .290 El Método de los Elementos Finitos VT x H = .34) cuando ¡i = 1 en todo el dominio. J es una densidad de corriente eléctrica dada. Las fórmulas anteriores dependen del hecho de que es relativamente fácil calcular un cam po H s.

+ H m) (10. una dificultad manifiesta si fi varía en forma discontinua. (10. com o efectivamente cabe esperar que ocurra en los límites de separación entre dos materiales. V r H s = 0. que ahora sí está definido. sin embargo.40) Jr Como en las regiones en que es constante.r' ) 2 Jn 4 291 (10-35) En la expresión anterior. r' se refiere a las coordenadas de díí y obviamente el dominio de integración sólo incluye conductores eléctricos donde J ^ 0. El término Q no estará entonces definido. La integración por partes viene nuevamente en nuestra ayuda y observamos que [ N tV TfiH s dü = Jn - f V TN ifiH s + / N ifiH sn dT Jn (10.38) con <f> —> 0 en el infinito.r') / V ’ díl (r . = 0 (10.36) V t B =0 Si introducimos ahora un potencial escalar <¡> que defina H m como H m = V4> (10. (10.17) el término / NiQ dtt = Jn / N ^ f i U s dQ (10.37) encontramos que la primera de las Ecs. Surge. y en la discretización estándar de la Ec. Esta ecuación tiene precisamente la forma general de las estudiadas en este capítulo [Ec. (10.16) o (10.36) se satisface automáticamente y. (10.6)].34) se tiene un sistema VT x Hm =0 B = ^ (H . la ecuación fundamental se convierte en V V V 0 + V r /¿H.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE Hs = J x (r . la única contribución a los términos relativos a las fuerzas viene dada por la integral de . tras eliminar B en las otras dos.39) Ja aparentemente no tiene significado. Una vez conocido H 5 se puede escribir H = H5 + Hm y sustituyendo en la Ec. estando Q representado por el segundo término.

15 y 10.22 10.í K ) .14 se representa la solución del caso tridimensional típico de un transformador.^ ¿ donde h es el espesor de la película de lubricante. tal com o ocurría en el caso de discontinuidad magnética mencionado antes.21. De nuevo nos encontramos una ecuación de Poisson de tipo general que rige la distribución del lubricante bajo un patín que resbala sobre un plano.292 El Método de los Elementos Finitos superficie del segundo término sobre los h'mites de separación donde existan discontinuidades.16 muestran aplicaciones más complejas de los procedimientos descritos anteriormente en problemas asociados a reactores nucleares de fusión . 24-31 F lujos irrotacionales y flu jos con superficie libre. es interesante advertir que el escalón.18 Los problemas de magnetostática típicos son de gran no linealidad puesto que /x = M(|H|) donde |H| = y/H’ + H ¡ + H ¡ (10. p la presión desarrollada.5 P roblem as de lubricación. En éste y otros problemas en que los contornos se extienden hasta el infinito se puede obtener una economía considerable haciendo uso de elementos in fin ito s . La ecuación . la ecuación que ha de resolverse (ecuación de Reynolds) es la siguiente: l ( ‘ -í ) . En la Figura 10.17 representa la distribución de presiones para un caso típico de un patín con un escalón .20. La introducción del potencial escalar permite que los problemas de magnetostática bi y tridimensionales puedan resolverse mediante el programa general empleado para todos los problemas de esta sección.6. en este campo se han realizado numerosos trabajos . En este caso se emplearon elementos isoparamétricos cuadráticos del tipo “ladrillo ” . tras integrar el segundo miembro de la ecuación (10. Evidentemente pueden tratarse casos más generales de problemas de lubricación tomando en consideración movimientos verticales del patín (compresión de la película) y la compresibilidad del lubricante.22 En este caso se usó una formulación con dos potenciales.42) es equivalente a una “ carga lineal” . En el caso más sencillo de un lubricante de densidad y viscosidad constantes. Las Figuras 10.23 La condición de contorno es simplemente que la presión en el mismo sea nula. La Figura 10. fí la viscosidad y V la velocidad del patín en la dirección x .41) En el Volumen 2 se estudiará el tratamiento de esta clase de no linealidades. discutidos en el Capítulo 8 . que es computacionalmente más eficiente .

18*0 20*0 .14 Transformador tridimensional.Campo originado por la corriente#. Campo total H (con magnetización) 0*0 2-0 4-0 (a) Intensidad del campo H 6*0 8*0 10*0 12*0 14*0 16*0 a (cm )--------► Figura 10.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 293 Subdivisión en elementos o ---.

de elementos finitos para el Tokamak JET (Programa T O S C A ..15 Sección de un modelo Reino U n id o).Figura 10. 294 El Método de los Elementos Finitos . O x fo rd . cortesía de Vector Fields Ltd.

mostrando isoh'neas de densidad de flujo y vectores de campo (Programa TOSCA.. cortesía de Vector Fields Ltd.16 Dos vistas de un árbol de levas para una aplicación de inspección de partículas magnéticas. Reino Unido) .PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE ■.< 1 1 12*3 115 N p 3 * BW 295 a w o r o -io Figura 10. Oxford.

o sea. Esto implica la existencia de un potencial de velocidades que dé d(j> dx d<¡> V~ dy (10. Distribución de presiones. puede demostrarse entonces que el flujo de un fluido que parta del reposo debe ser irrotacional. además.43) donde u y v son las componentes de la velocidad. (10. es decir.44) (o u = —V<f>) Si. Martin 32 y otros 3 3 -3 8 citan diversos ejemplos suplementarios. Los ejemplos que ya hemos visto bastan para ilustrar la aplicabilidad general del método en relación con este tipo de problemas. Si no intervienen efectos de viscosidad.17 Patín plano escalonado. la ecuación de continuidad [véase Ec.296 El Método de los Elementos Finitos h= & rfs pulg Figura 10. V ru = 0 (10. dv du dy “ ¿fe ’ etc. fundamental de Laplace que rige el flujo de fluidos viscosos en problemas de filtración se puede aplicar también a problemas de flujo irrotacional de fluidos en el exterior de la capa límite creada por efecto de viscosidad.45) . (10.2)] ha de satisfacerse. el flujo es incompresible.

Puesto que de nuevo es aplicable la formulación general. Este tipo de problemas está representado por dos casos típicos: el de una corriente en cascada [Figura 10. el problema del flujo de un fluido puede formularse de una forma u otra. La condición de irrotacionalidad es ahora V TVV> = 0 (10. (10. y. (a) Corriente en cascada.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 297 («) Figura 10.18 Problemas típicos de superficie libre con una línea de corriente que satisface también una condición adicional de presión = 0 . En ambos la superficie libre es una línea de corriente y su posición es en los dos casos desconocida a priori. Nos referimos al caso en que el flujo esta limitado por una superficie libre no conocida a priori.48) y así.40 Un tipo particular de flujo merece atención especial.18(a)J y el flujo a través de una presa de tierra [Figura 10. y si el lector desea conocer algunos ejemplos puede consultar las referencias citadas. por tanto. pero debe determinarse de . hay poco más que añadir. Salta a la vista la similitud de este tipo de problemas con los de filtración previamente estudiados . 39. para un flujo bidimensional puede introducirse una función de corriente que defina las velocidades como d'ip dy dx (10.47) y estas componentes satisfacen idénticamente la ecuación de continuidad.46) V TV<¿ = o Alternativamente. ( 6 ) Filtración en una presa de tierra.18(É>)].

y si no. on Matrix Methods in Structural Mechanics. (10. Como H = ^+y 7 (10. Referencias 1. Basta con algunas iteraciones para ver que la convergencia es bastante rápida.C ZIENKIEWICZ y Y. O. . pp.7 Observaciones finales Hemos mostrado cóm o puede escribirse una formulación general para la solución de problemas cuasi-armónicos estacionarios y cóm o un programa único basado en dicha formulación es aplicable a una gran variedad de problemas físicos.El Método de los Elementos Finitos 298 manera que en esa superficie se cumpla una condición suplementaria..51) Puede procederse de manera iterativa para hallar la solución. 1965.K. Al ser la superficie libre una línea de corriente. Por ejemplo. Sept.51). Luego se lleva a cabo una comprobación para ver si se verifica la Ec. se resuelve el problema estándar. se ajusta la superficie haciendo la nueva y igual a la H recién hallada. el segundo problema. viene regido por la ecuación (10. VIS SER.49) Además. Partiendo de una superficie libre dada. Se han desarrollado principios variacionales especiales para tratar este problema y los lectores interesados pueden consultar las referencias 42 a 50. Wright-Patterson AF Base. Proc. la selección de problemas tratados no es en absoluto exhaustiva y existen muchos otros ejemplos de aplicación de gran interés práctico. se debe cumplir en la superficie que H = y (10. 1965. Tech. si se formula en función del potencial f f . 2. Taylor y Brown 41 describen un proceso de este tipo.50) donde 7 es el pe¿o específico del fluido. Sin duda. Air Forcé Inst. Desde luego. se debe satisfacer en ella la condición ñH - = 0 (10. 10. The Engineer. Ohio. la presión debe ser nula en dicha superficie por estar en contacto con la atmósfera. 507-10.25). “A finite element method for the determination of non-stationary temperature distribution and thermal deformations” . W. “Finite elements in the solution of field problems” . p la presión del fluido e y la altura con respecto a un sistema de referencia arbitrario (horizontal). el lector encontrará analogías adecuadas para sus propios problemas. CHEUNG. Conf.

Proc. 118. 10. CHARI.T. Civ.V. LYNESS y D. E. M.C. 19. Mech.C ZIENKIEWICZ. pp. ALLEN. C.W. NEWTON. 111-20. 8. J. Inst. Eng. Eng.C ZIENKIEWICZ. “Three dimensional magnetic field determination using a scalar potential.R. Eng.a relaxation solution” . SEVERN. 5-89. Inst. Int. P. 149-72. 98. J. on Finite Element Techniques. Magnetics MAG. de G. Relaxation Methods.K.M. in Image Processing and Computer Aided Design in Electron Optics. 9. 1967.H. 1933. IEEE. MTT-20. Sci. Num. “ Solution of anisotropic seepage problems by finite elements” . Eng. 22. 1970. 91. NEWTON.R. “Torsion of compound bars . J.J. Proc. WEXLER. “Low frequeney electromagnetic field computations in flow simulation. pp. TROWBRIDGE. machines” . O. Civ. “ Coupled vibrations of a structure submerged in a compressible fluid” . Int. J. O. Am.K. Comp. MAYER y Y. “Earthquake hydrodinamic pressures on arch dams . Civ. 418-33. “Non-linear magnetic field analaysis of D. pp. A. 359-71. Soc. J. “Solution of threedimensional field problems by finite element method” . I. 199.C ZIENKIEWICZ y R. Proc. 7. Me. WINSLOW. Academic Press. “Three-dimensional non-linear electromagnetic field computations using scalar potentials” . Vol. (eds. Proc. DUNGAR y R. 17. “Finite element solution of two dimensional exterior field problems” . . 1980. D. 219-32. O. Eng.C. Proc. 15. 4. Mech.H. 1963. Oden.F. 1973. No. CHEUNG. SILVESTER y M. TROWBRIDGE. No. H.E. 21. pp. Taylor y O.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 299 3. Soc. 6 . “Computer design of electrón lenses by the finite element method” . P.. 1649-56. Eng. 1972. J.N. 1969. 1979.1969. NATH. 13. Meth. J. J.T. P. SUSSMAN. pp. ARLETT y A. “On the use of the total scalar potential in the numerical solution of field problems in electromagnets” . 1966.K.. B(6 ). WESTERGAARD. 1971. Gallagher. CASSELL.. Graw-Hill. A finite element solution” .M. Am. Wiley.’ ’ . R. Civ. Civ. 52. O. in Finite Elements in Fluid.. pp. 16. McDONALD y A. 14. 1985. Num. Trans. “Finite element solution of unbounded field problems” . MUNRO. 165-76. SIMKIN y C. 1 . pp. C. Meth. 653-79.C ZIENKIEWICZ. 12. 11-19. 284. Eng. 27 Oct. Trans. 18.A.M.C. p. EM1. “Water pressure on dams during earthquakes” . Soc.C ZIENKIEWICZ y B.L. Phys.W. Zienkiewicz). R. BAHRANI. ELY y O. 1966. Symp..A. “The seismic study of a double curvature dam” .. BACK. Trans Am. 1 1 . P.W. “Finite element analysis of two-dimensional added mass and damping” . 1975. “Remarks on computational magnestostatics” . Stuttgart. “Numerical solution of the quasi-linear Poisson equation in a non-uniform triangle “mesh” ” . 12. 5. Proc. A.F. 1977. L. 217-48. 25. 20. Proc. pp. 1. 356-65. “Elastic torsion analysis of irregular shapes” .. Eng. The Engineer. 92. IEEE. Comp. OWEN. Proc. HERRMANN. O. Inst. B. 127. J. Appl. P. pp. pp. Int. SILVESTER y M.C ZIENKIEWICZ.an electric analogue solution” . 1960.. 1965.. HSIEH. Elec. 14. 1955. p. IEEE. TROWBRIDGE.S. 423-40. 7. 43.. EM 6 . IEEE.E. R. 13.. SIMKIM y C.

B. Sci. 524. 225-54.. G. p. REDDI. Mech.H. AppL Mech. “The application of the finite element technique to potential flow problems” . Num. 41. A. 73. J. 1973. 33.J. Tech. Eng. Eng. M. Trans.. Trans. WITHERSPOON. Reports 7 and 8 . de VRIES y D. Num.H. TIEU. 15. C. Eng.. 14. J. in Finite Elements in Fluids. 39.. Mech. 1973. TAYLOR y C. 778802.S. pp. BROWN. Aero. Petrol. R. Mech.H. “Finite element solution of the steady state compressible lubrication problem” . F). HUEBNER. 32.. Vol. 961-4.H. pp. Gallagher. J. Am. JAVANDEL y P. SCHARPF. “Applications of finite element method to transient flow in porous media” . Meth. 1969. Teckn. Canadá. 25. (eds. Soc. K. J.. Trans. “Finite element solution of the incompressible lubrication problem” .T. 313. Eng.. HERRMANN. Wiley.). (ed. 1975. J. C. 26.E. 139-68. “Two and three dimensional flow using finite elements” . J. Am. G. 30.. MARTIN. II. Soc. 311. Conf.W. Eng. (Ser. 243-52. 27. 35. “Darcy flow solutions with a free surface” . 495. Wiley. S. Soc. 37. G. 2nd. “Application of finite element methods to lubrication: an engineering approach” . 1988.W. Application of the finite element technique to potential flow problems. pp. 38. Dept. Meth. “Jets from two dimensional symmetric nozzles of arbitrary shape” . B. (Ser. pp. K. BOOKER y K. Trans Am. 26. Soc. Taylor y O. Mech. 1968.H. Alberta. 1 . 38. I. “Oil film temperature distributions in an infinitely wide glider bearing: an application of the finite element method” . 1975. Int. Zienlciewicz). J. J. Oden. 31. 1974.. “Finite element analysis of fluid flows” . LAROCK y L. L..a survey” ..H. 1971. “Free surface ideal fluid flows by finite elements” . R.. Roy. 90312. “An application of finite element technique to boundary valué problems of potential flow” . S. RAO. Eng. Eng.L.C. 479-83.C. CHU. Proc. NORRIE. Eng. 2 . 9. 1970. 29. WrightPatterson AF Base. in Finite Elements in Fluids. Gallagher).H. Studeni project report on lubrication. Univ. B.H. “Higher order finite element methods for the solution of compressible porous bearing problems” . 1972. 243. ARGYRIS y D. H. p .T. 987-1000.. Am. ARGYRIS. Mech.. 8 . Vol. Soc. pp. F. M. Dartmouth. J.. Air Forcé Inst. CHAN. 92. 1044-6.. J.A. Proc. de VRIES y D. ROHDE y K. Soc. REDDI y T. Fluid Mech. 40. p. Ohio. HUEBNER. D. J. SCHARPF. Royal Naval College. Aero.V. MARECKZEC y D. Num. 1966.. pp. . Eng. Eng. OH. J. “Finite element methods for flow in porous media” . 36. pp. NORRIE. DESAI. on Matriz Methods in Structural Mechanics.H. 1969. Int. 1969..K. 34. pp. (Ser. Int. 24.K.P. pp. 157-82. Meth. “Finite element analysis of fluid film lubrication . Civ. Mech. HUEBNER. R. p. Am. Eng.E. Roy. 241-51. 91. Lubr.M. Soc.M. 23. 1969. of Calgary.F. pp. “The incompressible lubrication problem” . TANESA y I.R. HY 6 . LAROCK. 99.300 El Método de los Elementos Finitos Meth Eng. 1969. J. 1970. 28. DOCTORS. 1975. 37. F). 73.Y. “Application of finite element methods to thermohydrodynamic lubrication” . 1968.C.M. J.

V. 44. Proc. MAIONE. geomech. J. 1977. SLOSS y J. Anal. BATHE y M. Variational Methods in Elasticity and Plasticity. Meth. 1975. ASCE. 45.C. LUKE.PROBLEMAS DE CAMPO EN RÉGIMEN PERMANENTE 301 Proc. Anal.1976. J. BAIOCCHI. C..M. 2nd.. LI. pp. Ass. J. 1 0 . Int. 47. 6 . KOSHGOFTAR. Theor. “Unconfined flow through porous media* * . K. Fluid Mech. Eng. MEch. Soc. 42. Num. HY2. 3. and porous media” . 27-40. N.C. “Free surface seepage problem” . “ Seepage flow problems by variational inequalities” . Meth. C. Int. Am. BRUCH. Ital. 283-90. 3. 25-33. “Finite elements from surface seepage analysis without mesh iteration” . Civ. Advances in Water Resources. Meccanice. “A survey of free-boundary valué problems in the thory of fluid flow through porous media".. J. Pergamon Press. 13-22. 65-80.. Appl. 43. 1975. Eng.J. pp. 1 0 . BRUCH. J.S. Advances in Water Resources. 49. 395-7. Num. C. 51-60. 1 . EM5. Geomech. Meth. 50. “A variational principie for a fluid with a free surface” . 1979. 1980.S. J. DESAI y G. . Int. COMICIOLI y V.1978. 27. 1099-1111.C. DESAI “Finite element residual schemes for unconfined flow” . “ A residual flow procedure and application for free surface. 1957... Num. 46.C.. WASHIZU. K. 1983. 1415-18. 108. J. 03. ed. 48. KIKUCHI. 1967.

.

en el límite. mediante aproximaciones polinómicas correctas e integración exacta. la prueba más importante para los programas prácticos de elementos finitos. aplicable a todas las formas de elementos finitos. a medida que el tamaño de los elementos disminuyese reproduciría. que debidamente extendido e interpretado. por tanto. gran utilidad ya que proporciona: f) una prueba de que la programación ha sido correcta. se podía argumentar que el modelo de elementos finitos representaba el comportamiento del material real y. Aunque el test es en principio superfluo para elementos que satisfacen a priori todos los requisitos de continuidad. c) una valoración de la velocidad (asintótica) de convergencia del elemento probado. Por todas las razones citadas anteriormente el test de la parcela ha sido desde sus comienzos.1 Introducción En el Capítulo 2 se ha hecho referencia brevemente al test de la parcela com o una forma de probar la convergencia de los elementos en desplazamientos para problemas de elasticidad en los que las funciones de forma violan los requisitos de continuidad. IN T E G R A C IÓ N R E D U C ID A Y ELEM ENTOS NO CON FO RM ES 11. y e) un procedimiento para desarrollar nuevas y precisas formas de elementos finitos que violen los requisitos de compatibilidad (continuidad). y se mostrará que: a) es una condición necesaria para probar la convergencia de cualquier aproximación de elementos finitos y. tiene.Capítulo 11 EL T E S T D E L A P A R C E L A . exactamente 303 . En este capítulo se tratará con más detalle este test. puede proporcionar b) una condición suficiente de convergencia. no obstante. El test original fue introducido por Irons 1 . d) una prueba de la robustez del algoritmo. Si así era. y continúa siendo. además.3 basado en razonamientos físicos y podría ser interpretado com o una prueba que determinara si una parcela de elementos (Figura 11.1) sujeta a deformación constante reproducía exactamente el comportamiento constitutivo del material y proporcionaba las tensiones correctas cuando se hacía infinitamente pequeña.

Cuando se utilizan coordenadas curvilíneas el test de la parcela debe satisfacerse en el límite. 1 1 . parece ser una condición necesaria y suficiente de convergencia.i XA L a constante exd x — *1 ¿x \m ---------- 1 ---------. y si se reprodujeran las leyes contitutivas adecuadas no se producirán cambios de tensión. para muchos problemas como los de láminas.--------------. 9.— \ 6---. Obviamente el desplazamiento de sólido rígido de la parcela no causaría deformación. basándose en consideraciones físicas solamente.djf ---------J Figura 11. pero generalmente no ocurrirá así para una parcela de tamaño finito. donde se usan coordenadas curvilíneas locales.8 les añadió respetabilidad matemática.12 y si el test se usa como aquí se describe satisface los requisitos a) a d) mencionados anteriormente.i) .4 .2 Requisitos de convergencia Se considera en lo sucesivo el test de la parcela aplicado a la solución de un conjunto de ecuaciones diferenciales A(u) = L(u) + g = 0 (n.1 Una parcela de elementos y un volumen de continuo sujetos a deformación constante £x.El Método de los Elementos Finitos 304 > j. Una interpolación física del test de la parcela de deformación constante o de desplazamiento lineal. Claramente. el comportamiento de la estructura real. 11. aunque este test tendría que ser superado solamente cuando el tamaño del elemento de la parcela fuera infinitesimal. Aunque algunos autores han formulado dudas sobre su validez.»| -------.10 éstas han sido totalmente refutadas. este test debe retringirse a parcelas de tamaño infinitesimal y. que no se produzca deformación bajo movimientos de sólido rígido. (Una excepción a esto es el sistema de coordenadas isoparamétricas en los problemas discutidos en el Capítulo 8 ). Numerosas publicaciones sobre la teoría y la práctica del test han seguido a las citadas publicaciones originales. Por tanto. El test de la parcela garantiza. por lo tanto. para la mayoría de los elementos en los que se usan polinomio el tamaño de la parcela no tendría de hecho relevancia y el requisito de que el test de la parcela fuese superado para cualquier tamaño de elemento se convirtió en rutinario.6 y Strang7.

13 El requisito de consistencia asegura que a medida que el tamaño de los elementos h tiende a cero. Para asegurar convergencia es necesario que la aproximación satisfaga tanto las condiciones de consistencia como de estabilidad . y a son parámetros incógnita. La aproximación de elementos finitos es de la forma u « ú = Na (11-3) donde N son las funciones de forma definidas en cada elemento.4) que al ser resuelto proporciona una aproximación a la ecuación diferencial y a sus condiciones de contorno. Lo que se entiende por “ convergencia” en el sentido de la aproximación es que la solución aproximada. ü. La condición de estabilidad se traduce simplemente en el requisito de que la solución del sistema de ecuaciones discretas (11.5) donde q > 0 y C son constantes positivas dependientes de la posición. la ecuación de aproximación (11.6) . Llamamos orden de convergencia en la variable u al valor del índice q en la definición anterior. Expresado matemáticamente. 1 ) y las condiciones de contorno ( 1 1 .4) representa de forma exacta la ecuación diferencial ( 1 1 . Para problemas lineales en los que se resuelve el sistema de ecuaciones algebraicas (11.2 ) (al menos en sentido débil).EL TEST DE LA PARCELA 305 en el dominio fi junto con las condiciones B (u ) = 0 (11.2) en el contorno T del dominio. debería tender a la solución exacta u cuando el tamaño de los elementos h se acerca al cero (con un esquema de subdivisión determinado). Esto debe cumplirse también para todas las derivadas de u definidas en la aproximación. ííe .4) como = K -1 f (11. se debe encontrar que el error en cualquier punto (cuando h es suficientemente pequeño) llega a ser |u-tt| = 0 ( h q) < C hq (11. Aplicando los procedimientos estándar de aproximación por elementos finitos (ver Capítulos 2 y 9) el problema se reduce en el caso lineal a un conjunto de ecuaciones algebraicas Ka = f (11.4) sea única y evite mecanismos espúreos que pueden estropear la solución para cualquier tamaño de los elementos.

generalmente se probaba sólo la consistencia en la satisfacción de la ecuación diferencial ( 1 1 . al que nos referiremos más tarde. y todavía son. se requiere que alrededor de un punto i que se supone está en el origen de coordenadas. pero no de sus condiciones de contorno naturales. 11. Uno de estos casos es el elemento isoparamétrico de ocho nodos con una cuadratura de Gauss de 2 x 2.1) y las condiciones de contorno ( 1 1 .1 ). la estabilidad se comprobaba independientemente asegurando la no-singularidad de las matrices . Una singularidad “débil” en un elemento aislado puede a veces ser permisible y algunós elementos que la muestran han sido. (11. este requisito puede ser a veces demasiado exigente si. u=“*+ ( £ ) ii + ( £ ) ij. El test de la parcela se ha usado tradicionalmente com o un procedimento para verificar el requisito de consistencia. Se observa que este elemento muestra a veces un comportamiente peculiar (aunque su uso tiene muchas ventajas que se describen en el Capítulo 1 2 ). Si se considera una “ pequeña” región de dominio (de tamaño 2 h) se puede desarrollar la función incógnita u y las derivadas esenciales que aparecen en la forma débil en serie de Taylor.+o(/iP) (“ •*> con p > 2. usados en la práctica con éxito.4) modelice exactamente la ecuación diferencial (11.3 El test de la parcela simple (formas A y B )— una condición necesaria de convergencia Consideremos primero la condición de consistencia que requiere que en el límite (cuando h tiende a cero) la aproximación de elementos finitos de la Ec. 14 Más aún. Un elemento que falla ocasionalmente se denomina no robusto y el test de la parcela proporciona un medio para valorar el grado de robustez. se adopta una solución iterativa. por ejemplo. De aquí se concluye que para la convergencia de la función y su primera derivada en problemas de ecuaciones de segundo orden y dos dimensiones. La aproximación de elementos finitos debería por tanto reproducir exactamente el problema para cualquier forma lineal de tí a medida que h . En lo que sigue se mostrará cóm o todos los requisitos necesarios de convergencia pueden ser verificados mediante un test de la parcela concebido adecuadamente.306 El Método de los Elementos Finitos esto significa simplemente que la matriz K debe ser no-singular para todos los posibles ensamblajes de elementos. Sin embargo.2 ).

8 ) En el test B sólo se sustituyen los valores de a correspondientes al contorno de la “ parcela” y se halla de la forma ai = K ^ i f i . (11. tiende a cero. para ecuaciones diferenciales de coeficientes constantes y con una transformación de Jacobiano constante el tamaño de la parcela es inmaterial y el test se puede llevar a cabo en una parcela de dimensiones arbitrarias. Ec.f i = 0 ( 11 . sólo para una parcela infinitesimalmente pequeña de elementos. Así se calcula primero un solución lineal arbitraria de la ecuación diferencial y su correspondiente conjunto de parámetros a [viz. en principio. ya que éstas han sido excluidas explíci t ament e. que proporcione todos los términos de la ecuación que le corresponde).9) y se compara con el valor exacto. Este requisito se verifica mediante la actual interpretación del test de la parcela ilustrado en la Figura 11. Se mencionó antes que el test se debe verificar. En el test A simplemente se sustituyen los valores exactos de los parámetros a en la t-ésima ecuación y se verifica que ‘ Rija. si los coeficientes no son constantes existe la misma independencia con respecto al tamaño siempre que un conjunto constante . sin embargo.KijCij)(j = i) se resuelve Figura 11.3)] en todos los “ nodos” de una parcela que ensamble completamente la variable nodal (esto es.K ija j) j ¿ i (11. Ambos tests de la parcela verifican sólo el cumplimento de la ecuación básica y no de las aproximaciones de contorno.2.2 Test de la parcela en las formas A y B. . Obviamente se pueden escribir condiciones similares para problemas de mayor orden. De hecho.307 EL TEST DE LA PARCELA TestA a prescrito en todos los nodos Kijdj = fi verificado en el nodo i TestB a prescrito en el contorno de la parcela ^ .

en general.9 se discutirá en detalle su implementación. (Esto se aplica. . sin embargo. de nuevo. si se específica la naturaleza de la subdivisión sin cambiar la función de transformación. Sin embargo. que.3. Para ilustrar este punto consideremos. Aquí. es sólo necesaria para formas de elementos muy especiales. no es obvio que el test de la parcela planteado en coordenadas globales deba ser satisfecho. Capítulo 8 ) y por esta razón no se requiere tratamiento especial. Con funciones de forma polinómicas de r y 8 el test de la parcela del tipo descrito anteriormente no se verificará para elementos de tamaño finito. a la que nos referimos com o satisfación débil del test de la parcela no siempre es fácil de verificar. Si se usan elementos transformados. por ejemplo. Por tanto. en el h'mite. pero un test de la parcela de tamaño finito puede no satisfacerse.308 El Método de los Elementos Finitos de dichos coeficientes se use en la formulación del test. por ejemplo. en el h'mite el jacobiano es localmente constante y las condiciones anteriores pueden aplicarse. particularmente si la programación del elemento no permite fácilmente la consideración de coeficientes o jacobianos constantes. si será satisfecho. sin embargo. en problemas axial-simétricos en los que coeficientes del tipo 1 /radio aparecen en las ecuaciones y cuando se les aplica el test de la parcela es necesario simplemente suponer tales cantidades constantes al hacer los cálculos). Es ciertamente afortunado que los elementos isoparamétricos estándar reproduzcan exactamente el polinomio lineal en coordenas globales (viz. cuando el tamaño del elemento tiende a cero. es evidente que la verificación del test de la parcela es una condición necesaria que debe ser satisfecha siempre cuando el tamaño de la parcela es infinitesimal. un conjunto de elementos en los que las coordenadas locales sean simplemente las coordenadas polares mostradas en la Figura 11. a menos que se introduzca algún otro crimen (tal com o integración selectiva o reducida). Esta condición. puede existir convergencia en las coordenadas originales. curvilíneos. En la Sección 11.

com o el vector f incluye todos los términos de fuente y de fuerzas de contorno necesarios. haya el suficiente número de casos de prueba). En éste la parcela de elementos se ensambla com o en los casos anteriores. naturalmente. ecuaciones de elasticidad). Este test es evidentemente requisito para una buena formulación . se omitió la verificación de la aproximación de la “ carga” de contorno para el caso en que se especifiquen condiciones “naturales” (ej.EL TEST DE LA PARCELA 309 x (a) (b) Figura 11. eliminando los movimientos de sólido rígido en un ejemplo de elasticidad o un único valor de la temperatura en un problema de transmisión del calor) se busca la solución para los restantes valores de a y se comparan con la solución exacta.4 T est d e la p a r c e la g e n e ra liz a d o (te s t C ) y te s t p a ra u n e le m e n to a isla d o El test de la parcela descrito en la sección precedente se m ostró com o condición necesaria de convergencia de la formulación. y que puede verse en la Figura 11. Tam poco se verificó la estabilidad de la aproximación. Fácilmente puede construirse un test que sí incluya una prueba de todas estas condiciones.. La matriz ensamblada para la parcela completa se escribe de la forma Ka = f Fijando sólo el número mínimo de paramétros a necesarios para obtener una solución físicamente válida (ej.4 com o test C. Con las fuerzas en el contorno incluidas es por supuesto posible reducir el tamaño de la parcela a un único elemento y esta form a alternativa del test C se ilustra en la Figura 11.4(6). pero se le somete a condiciones de contorno naturales presentéis (o fuerzas en su perímetro). (b) Test para un elemento aislado 1 1 ..4 (a) Test de la parcela de forma C. la formulación quedará completamente verificada (siempre que. pero no establece condiciones suficientes. En particular. Ahora cualquier singularidad de la matriz K será observada y. y se conoce com o test para un elemento aislado11.

de elementos finitos ya que. Esto ocurre en el bien documentado caso del elemento isoparamétrico de ocho nodos con integración (reducida) de cuatro puntos de Gauss en problemas de deformación/tensión plana.5 (a) Modos de energía nula (singulares) para los elementos cuadráticos de ocho y nueve nodos y ( 6 ) para una parcela de elementos bilineales con un único punto de integración.310 El Método de los Elementos Finitos Puntos de integración de Gauss Elementos de nueve nodos solamente Ocho y nueve nodos Figura 11. y se hace notar la forma similar de los m odos de energía nula (viz. a veces.f Debe f Esta figura muestra también una singularidad similar para una parcela de cuatro elementos bilineales con una cuadratura de un único punto.3). Sec. .5) desaparece cuando se ensamblan varios elementos. Figura 11. 8.11. una parcela mayor puede no revelar las inestabilidades inherentes a un elemento aislado. Capítulo 8. donde el m odo singular de deformación de un elemento aislado (viz.

Es importante que tanto la consistencia com o la estabilidad sean evaluadas en un test llevado a cabo adecuadamente. Es una cuestión sencilla determinar la mayor velocidad asintótica de convergencia de un elemento dado simplemente imponiendo. en vez de una solución lineal. así com o interconexiones alternativas en la malla que se usen comúnmente en los análisis.5 Test de la parcela de mayor orden6 '8 Los tests de la parcela discutidos en las dos secciones anteriores aseguraban (al ser verificados) que existía convergencia. 11.7) los errores en u eran.11) se discutió el orden mínimo de integración numérica (sin pérdida de velocidad de convergencia) necesario para varios problemas de elementos finitos. En el Capítulo 8 (Sección 8. Para esto se requiere al menos un contorno elemental interno para verificar que la consistencia de la solución de una parcela se conserva entre los elementos. En cada caso se considera sólo uno de los test que deben ser implementados. que la verificación del test del elemento aislado no es condición suficiente de convergencia. entonces . Por lo tanto. Para la evaluación completa de una formulación es necesario considerar todas las posibles soluciones polinómicas esenciales independientes. de orden 0 ( h 2). El mayor valor de tales polinomios para el cual se consigue una completa verificación del test de la parcela evalúa automáticamente la correspondiente velocidad de convergencia. Si se define la integración estándar com o aquella que evalúa exactamente la rigidez de un elemento (al menos en su forma no distorsionada). se puede establecer la robustez del elemento en relación a varios parámetros (ej. el test C junto con un test de la parcela de mayor orden pueden ser usados para ilustrar cualquier tendencia a la aparición de “ bloqueo” (ver Capítulo 12). también se vio que en algunos problemas dicho orden mínimo de integración llevaba a matrices singulares.EL TEST DE LA PARCELA 311 notarse. (11. más allá de asegurarnos que en el caso de la Ec. al menos.6 Aplicación del test de la parcela a elementos de elasticidad plana con cuadratura^ “ estándar” y “ reducidas” En las próximas secciones se consideran varias aplicaciones del test de la parcela para la evaluación de modelos de elementos finitos.. Sin embargo. pero no comprobaban el orden de esta convergencia. soluciones polinómicas exactas de mayor orden. Además. además de una variedad de configuraciones de las parcelas que verifiquen los efectos de la distorsión de los elementos. Se sobreentiende que para dichas soluciones exactas generalmente deberán incluirse términos de fuente no nulos en la ecuación original ( 1 1 . coeficientes de Poisson cercanos a 0.5 para problemas de elasticidad en deformación plana). 1 1 . 1 ). sin embargo.

A continuación se muestra la aplicación del test de la parcela a varios problemas típicos. .6 Parcela para la evaluación de problemas de tensión plana integrados numéricamente. 1 0 ) exactamente.6 (a). La solución considerada es u= 0 . ( 1 1 . Puesto que el cálculo de la rigidez incluye sólo primeras derivadas de los desplazamientos ¡a formulación converge siempre que el test de la parcela sea verificado para todas las soluciones polinómicas lineales en desplazamientos.0 0 0 6 . cualquier orden de integración menor se llama generalmente reducida. Aquí se considera solo una de las seis soluciones polinómicas lineales independientes necesarias para verificar la satisfacción del test. pero puede causar irregularidades que deberían ser descubiertas en un test de ía parcela (lo que suplementa / unifica los argumentos de la Sección 3.312 El Método de ios Elementos Finitos (a) Parcela de cinco elementos (h) Parcela de un elemento Figura 11.1 se da la solución correspondiente a los deplazamientos nodales que satisfacen la Ec. <1110) que produce fuerzas de volumen nulas y tensiones nulas excepto <rT = 2 ( 1 1 -1 1 ) 5n la Tabla 1 1 . Dicha integración reducida tiene algunos méritos en ciertos problemas por razones que se discutirán en el próximo capítulo. = -0 .11. Se considera primero un problema de tensión plana que se muestra en la Figura 1 1 . elástico isótropo con propiedades E = 1 0 0 0 y v — 0.3). Los análisis se llevan a cabo utilizando el elemento plano y el programa descritos en el Capitulo 15. El material es lineal.0 0 2 2 . SI procedimiento de elementos finitos usado se basa en la formulación en desplazamientos utilizando funciones de forma isop&ramétricas de cuatro nodos e integración numérica.3.

0008 0. Esto verifica ia sxaciitud de la matriz y. El test de la parcela A no requiere el uso explícito de !a matriz de rigidez.1.1 SOLÜClÓff DB LA PARCELA DELA FIG&RA U. La aproximación mencionada satisface todas las condiciones requeridas a un procedimeato de elementos finitos (esto es.3 Vi 0.00024 -0.0 2. las fuerzas nodales de 1a Tabla 11. como se esperaba.1).0 0.0040 0.0040 0.6 Desplazamientos calculados «i 0. Las reacciones también se calcularon para todos los nodos y de nuevo resultaron idénticas a los vaiores mostrados en la Tabla 11. se aizo un test tipo C en el nodo 1 totalmente coartado y el nodo 4 coartado sólo ea la dirección z.1 7 una tensión crz = 2 en codos ios puntos de Gauss de cada elemento.5 0.00096 Fuerza» f* -2 0 3 0 2 0 -3 0 0 0 0 0 0 0 0 0 El test de la parcela se lleva a cabo primero usando \ma cuadratura gaussiana “estándar” 2 x 2 para calcular la rigidez de cada elemento y las fuerzas de reacción resultantes en los codos. errores del orden de lCPla).EL TEST DE LA PARCELA 313 TABLA 11.0 3.00036 -0. consecuentemente el test de la parcela anterior fue repetido usando el test B * donde sólo los nodos 1 y 4 fueron coartados con 'sus desplazamientos prescritos de acuerdo con la Tabla 11.0 0.0006 t»í 0.4 1.0 0.S. lo cual produce errores de redondeo menores de 10“ lS en las cantidades calculadas). Finalmente.00120 -0.0 1. Para el test de la parcela A se coartan todos los nodos y se prescriben todos los desplazamientos nodales a los valores especificados en la Tabla 11. Se aplicaron fuerzas nodales a los nodos 2 7 3 de acuerdo con los valores generados a través de tensiones <rx en el contorno (esto es. Las tensiones se calculan en los puntos de Gauss seleccionados l x 1.00120 -0.0 0. se obtuvieron de nuevos resultados exactos salvo errores de redondeo (osea.4 1.0028 0.0 -0.4 0.0 2.0 0. funciones de forma conformes y cuadratura de orden normal). Por consiguiente. pero usando una cuadratura de Gauss “reducida* l x l para calcular la rigidez elemental y las fuerzas nodales.1. el test de parcela meramente verifica que no se han cometido errores en la programación. Este test también produjo soluciones exactas para todas las restantes magnitudes nodales de la Tabla 11.0 2.1 salvo errores de redondeo.00186 -0.0 0.2x2 y 3 x 3 / todos resultan exactos salvo errores de redondeo {se usó precisión de 64 bit en un VAX 11/750. Coordenadas Nodo i 1 2 3 4 5 6 7 3 0.6 2.0 0. Se repitió la serie de tests de la parcela anteriores.0030 0. El test de la parcela C indicó que la matriz global contenía .

.6(6). Los resultados se dan en la Tabla 11. el test de un elemento aislado falla.5 y. sí que satisface los requisitos de consistencia. los tests de la parcela A y B coinciden y ninguno de ellos evalúa la precisión o la estabilidad de la matriz de rigidez. Por otro lado.1 para los nodos 1 a 4. En un m étodo de perfil. En la Figura 11. esto se controla fácilmente ya que la eliminación compacta transforma el valor inicial de un elemento de la diagonal a su valor final en un sólo paso. si se realiza un test de elemento aislado para el elemento de ocho nodos con cuadratura 2 x 2 . producían tensiones incorrectas salvo en el punto de Gauss l x l usado en cada elemento para calcular la rigidez y las fuerzas. Estos. Se consideran tanto el tipo serendípito de ocho nodos com o el lagrangiano de nueve y se lleva a cabo un test de la parcela básico de tipo C para el caso de carga 1 . sin embargo. Para ilustrar lo que puede ocurrir en la práctica consideremos el sencillo problema de la Figura 11. El elemento. Para el elemento de ocho nodos tanto las cuadraturas gaussianas de 2 x 2 ( “ reducida” ) y 3 x 3 ( “ estándar” ) satisfacen el test de la parcela. en la práctica se usan métodos de rigidez o viscosos). sólo se precisa una variable escalar adicional para controlar los valores iniciales y finales.7 se considera una parcela de dos elementos cuadriláteros isoparamétricos cuadráticos. y la cuadratura 2 x 2 lleva a una deficiencia de rango en la matriz. la matriz global de rigidez era deficiente en rango en grado 2 ). Sección 8. En este ejemplo la “estructura” modelizada por un único elemento se considera rígida.8(a).11). por tanto. y si se usa un procedimento de estabilización adecuado (ej. Consideramos a tales elementos com o sospechosos y deben ser usados con cuidado. Por tanto. En consecuencia sólo se usa un elemento para modelar la . y debido a consideraciones de estabilidad. descrito en el Capítulo 15. Por lo tanto. Sin embargo. Debe hacerse notar que puede llevarse a cabo un test del elemento aislado usando la malla mostrada en la Figura 11. el test de la parcela C lleva a las conclusiones alcanzadas utilizando la parcela de cinco elementos: esto es. y el interés se centra en la respuesta de la “ cimentación” . la cuadratura gaussiana 2 x 2 pasa el test mientras que la cuadratura l x l falla el test en la parte de estabilidad (com o de hecho era de esperar a partir de los argumentos del Capítulo 8 . el uso de la cuadratura 1 x 1 en elementos de cuatro nodos produce la no verificación del test de la parcela. este elemento puede ser usado para cálculos prácticos15. por lo que producía desplazamientos nodales incorrectos cuyos resultados dependían solamente de los errores de redondeo en los cálculos. La sencilla prueba de la cancelación de un término diagonal durante la descomposición triangular es suficiente para avisar de deficiencias de rango en la matriz de rigidez. a su vez. se descubre el m odo espúreo de energía nula mostrado en la Figura 11.16. Para la parcela de un solo elemento. mientras que para el elemento de nueve nodos sólo la cuadratura 3 x 3 es satisfactoria.314 El Método de los Elementos Finitos dos “ m odos de energía nula” globales (esto es.

9 muestra algunas divertidas peculiaridades que pueden ocurrir en elementos con integración reducida. y por lo tanto el uso del elemento de ocho nodos con integración 2 x 2 debe ser controlado de cerca para detectar tales comportamientos anómalos. 11. La formulación incompatible considerada usa la siguiente aproximación para los desplazamientos elementales: . Esto sugiere que en problemas en los que la respuesta no lineal pueda llevar a variaciones importantes en los parámetros de los materiales puede también inducirse este comportamiento. mientras que los resultados para la cuadratura 3 x 3 se muestran en la Figura 11. y que desaparecen enteramente si se usa integración completa17. En todos los casos el ensamblaje de elementos es no-singular aunque los elementos individuales tengan deficiencias de rango. Debe hacerse notar que no existe m odo de energía nula.7 Test de la parcela para cuadriláteros isoparamétricos de ocho y nueve nodos.8(c). El uso de la cuadratura 2 x 2 lleva a los resultados mostrados en la Figura 11. Ciertamente.7 Aplicación del test de la parcela a un elemento incompatible Con el fin de demostrar el uso del test de la parcela para una formulación de elementos finitos que viola los requisitos usuales de continuidad de las funciones de forma.315 EL TEST DE LA PARCELA 15 15 15 10 Carga 1 Pr P .8(6).19. B U -l Carga 2 F1 Carga 1 Carga 2 Figura 11. La Figura 11. hay una respuesta espúrea debido a la gran diferencia de módulos entre la estructura y la cimentación. consideraremos los modos incompatibles de deformacón plana introducidos por Wilson et ai. estructura. Sin embargo.18 y discutidos por Taylor et al. ya que se ha usado más de un elemento. las condiciones de apoyo o de carga pueden por sí mismas inducir respuestas muy sospechosas para elementos que son casi singulares.

nO n fl> rs fí P- l_K l0">1 2S 3 3 p p G.*< *cT Cfi 1 D© P P-. ( b) Un ensamblaje totalm ente coartado de elementos de nueve nodos sin singularidades . El ensamblaje com pleto es no singular. n '^ o ¡3 Cu o C3 tf 0 en po ‘ p . (a) Una columna de elementos de nueve nodos con carga puntual para integraciones 3 x 3 y 2 x 2. cr §' Eí p a -• rt> s S3 “ ^3 O P» 3 C7* H <r g w _ S en ^ ct> -P 3> a 2P S. Nótese la aparición de m odos salvajes llamados m odos de Esher en la referencia 17 en honor a dicho artista gráfico. pero son evidentes m odos singulares elementales. El Método de los Elementos Finitos___________________________________________________________________ 2 p* C O 3 ? 2 P . (c) com o (6) pero con integración 2 x 2 .£L 0 " rt £ *' to _L (/>) 1 1 .los primeros seis m odos propios con integración com pleta ( 3 x 3 ) .9 Respuesta peculiar de ensamblajes de elementos casi singulares17. 1 (f) (a) Figura 11.

por tanto. introducen incompatibilidad pero aseguran un comportamiento correcto a flexión. ( 6 ) Flexión pura y desplazamientos lineales causando cortante. dan un campo de desplazamientos que. En la referencia 19 se calcula la aproximación de elementos finitos sumando las energías potenciales de cada elemento y calculando las cargas nodales debidas a las fuerzas en el contorno a partir de la parte conforme del campo de desplazamientos solamente. com o se muesta en la Figura 11. a los efectos de realizar el test de la parcela.10(6). como funciones jerárquicas de forma independiente para cada elemento.10. en las que los parámetros a j y a 2 están estrictamente asociados a un elemento específico y. lo que lleva a una generalización de (11. Las segundas. Por tanto.10 (a) Cuadrilátero lineal con funciones de forma auxiliares incompatibles.11.4) que puede escribirse de la forma . se ilustran en la Figura 11. (c) Funciones auxiliares “de flexión” con variables internas. un conjunto del tipo estándar de Lagrange. Las primeras.318 El Método de ¡os Elementos Finitos (*) (c) Figura 11. Las funciones de forma usadas se ilustran en la Figura 11. introduce deformaciones de cortante incluso en flexión pura. calcularemos las deformaciones utilizando todas las partes del campo de desplazamientos.

319 EL TEST DE LA PARCELA 1000 150 1000 Malla 1000 1000 Malla 2 Carga A Desplazamiento en i Carga A Teoría de vigas f \í Malla 1 MaUa 2 í MaUa 1 MaUa 2 j 2 150 1 ----.0 0 1 0 . Por tanto.13) Aquí K n y fi son la rigidez y las cargas del elemento bilineal (conform e) de cuatro nodos.81 7. K i 2 y (= K f 2) son las rigideces de acoplamiento entre los desplazamientos conformes y no-conformes. Nótese que.0 4050 4050 Figura 11.f2 = 0 (11.50 2 t 56. Para un test en deformación o tensión planas sólo deben considerarse polinomios lineales.14a) K 21a . f 2 debe anularse para las soluciones de los tests de la parcela. en los que los desplazamientos no-conformes deben anularse.5 101.25 T t 187.2 218.1 72.0 218.0 0 f 56. de acuerdo con el algoritmo de la referencia 18.0 70.3 Carga A 300.06 1 0 .3 300. Kn K 12 K 2l K 22 (11.25 Carga B Tensión en j Carga B 103. para que se verifique el test de la parcela debe tenerse K n a = fi (11.1 0 - Carga B 150 1 0 .0 0 6.8 Carga B 4050 2945 2954 101.14b) .11 Resultados del cuadrilátero no-conforme en flexión de vigas tratadas como tensión plana: (a) cuadrilátero lineal conforme. (fe) cuadrilátero no-conforme. y K 22 y f 2 son la rigidez y las cargas de los desplazamientos no-conformes.0 300.

.12(6). ( 6 ) Discretización irregular alrededor del nodo 5 (c) Discretización de jacobiano constante alrededor del nodo 5 Figura 11 12 Test de la parcela para una forma de elemento incompatible Si se lleva a cabo un test de la parcela para la malla mostrada en la Figura 11. B y C) satisfacen estas condiciones y.. Si se considera la parcela mostrada en la Figura 11. El test tipo A produce valores no nulos de f2 cuando a se . Este incumplimiento se manifiesta de diferentes formas para cada tipo de test.El Método de los Elementos Finitos 320 7 8 I m ---4 •— I 9 * . por el contrano. test tipo A. pasan el test.12(a) se encuentra que las tres formas (osea... <i 5 — — ♦— 6 — — i i 2 (a) Discretización regular. el test no se cumple. por tanto.

En la forma B el valor de los desplazamientos nodales a$ tienen error y a son no nidos.EL TEST DE LA PARCELA 321 prescribe nula y a de acuerdo con los desplazamientos considerados. por tanto. Es interesante notar que cuando la parcela se construye según la Figura 11. 0 y 1 (esto es. convergerá. pero los resultados son fácilmente extensibles a otras situaciones. en ocasiones. Las reglas para hacer esto se han desarrollado recientemente .12(c). las tres formas del test de la parcela se ven de nuevo satisfechas. Por consiguiente. lo que lleva a tensiones erróneas en cada elemento. el uso de dichas funciones incompatibles está muy extendido no sólo porque producen mejores resultados. Aquí se presentan estas reglas en un sencilo ejemplo de un problema de ecuaciones diferenciales de segundo orden. aunque no extremadamente preciso19. Esto asegura convergencia para todas las formas del elemento— y con esta alteración del algoritmo el elemento incompatible es convergente.21 y se han aplicado a la obtención de nuevos elementos de flexión de placas. Por tanto. donde todos los elementos son paralelogramos. En la forma C todos los desplazamientos libres son erróneos. y por consiguiente. así como las tensiones. en general puede ser necesario utilizar una discretización muy fina para conseguir la precisión suficiente. en este caso particular el elemento de modos incompatibles satisface un test de la parcela débil.12(c). Sin embargo. En el análisis de placas y láminas se trata con problemas que requieren continuidad C 1 . producir resultados superior»? a pesar de violar las reglas que se postulan normalmente. y en consecuencia el elemento probablemente no tiene un uso práctico (ni eficiente) en ingeniería. por bisecciones) la malla converge a aproximaciones de jacobiano constante del tipo mostrado en la Figura 11. 20.15) . tj del elemento original con valores —1 . Considérese la solución por elementos finitos de la siguiente ecuación: A (u ) = —T V 2ü + ku — q = 0 con las condiciones de con torn o en el dominio íí (11. se nota que si una malla cualquiera se refina sistemáticamente por subdivisón de cada elemento en cuatro elementos cuyos lados estén a lo largo de las líneas £ . El sencillo artificio de asegurar que el jacobiano se toma como constante en cada elemento consiste en evaluarlo solamente una vez en £ = 77 = 0 (el centro del elemento). 1 1 .8 Generación de funciones incompatibles que satisfacen el test de la parcela En la sección previa se ha mostrado cóm o un elemento incompatible puede. sino también debido a la dificultad de desarrollar funciones que satisfagan la condición de su continuidad y también la de sus derivadas. En esta sección se trata el problem a de cóm o generar funciones de form a incompatibles de tal manera que se asegure automáticamente el cumplimiento del test de la parcela y. la convergencia.

Cuando se somete una parcela de elementos a una variación lineal de u tal que se satisfaga la Ec. (11.16) du T— = t on en Tt Esto puede representar el desplazamiento u de una membrana elástica sobre un soporte elástico con una tensión inicial T y una constante elástica k. Debe enfatizarse que éstas son linealmente independientes. ny y n son el vectores normales al contorno (viz. Te representa el contorno total del elemento y n x. k y d u fd n constantes. es importante considerar el test para un elemento aislado en el que se aplica una tensión constante t (correspondiente a uc = u).. Sin embargo.15). La incógnita u se aproxima por dos conjuntos de funciones (jerárquicas) u = u c + un u° = N cac y un = N nan (11. La ecuación de Galerkin correspondiente al m odo incompatible es ahora i N?kdÚ dr = / r/ K ní + n*S) (11'18) y esta ecuación debe satisfacerse idénticamente con í. respectivamente.17a) (11. com o era el caso en el contraejemplo de Stummel9. que un será nula.) Se deduce. En el presente ejemplo se puede usar alternativamente un test de la parcela más débil que establezca que . Apéndice 6 ).. En lo anterior.17b) donde N c y N n son funciones de forma compatibles e incompatibles. ya que de otro m odo las condiciones de estabilidad (i.322 El Método de los Elementos Finitos u —u en r „ y (11. la no-singularidad de las matrices) serían violadas. (Naturalmente.e. por tanto. La condición anterior se consigue fácilmente asegurando que ir e N ?n d T = Q (11. 20 Utilizando esto se ha desarrollado un elemento triangular no conforme para flexión de placas que satisface el test de la parcela y además proporciona excelentes resultados en diversas aplicaciones. se tiene que suponer que q = —ku. la aproximación u° es capaz de proporcionar esta solución y satisfacer todos los requitos del test de la parcela.19) Una condición similar fue llamada “ test de interpolación” por Specht 34 y también introducida anteriormente por Samuelsson .

323 EL TEST DE LA PARCELA í N ? n x dT = O (11. la contribución de las fuerzas de volumen (osea.V> 2 + 2 2 + -( 1 — £2)(1 + v)as + 2^ ~ 0 (1 (11.21) 0 que implica (com o sugirió originalmente Wilson) que las cargas de contorno de los desplazamientos incompatibles deben anularse o ser ignoradas.v)°i + 5(1 + í ) ( l . En consecuencia.25) .( 1 + 6 £)(i + m-n) (11-23) y £.77 son coordenadas naturales en el intervalo ( —1 . = .20a) í N ? n ydT = O ( 1 1 . La convergencia de este elemento no-conforme para los casos rectangular o de jacobiano constante ha sido tratada en la sección anterior. Por otra parte.í 2)(l . 77/.2 0 ) se obtienen dos condiciones escalares 4 5 3 ai a i = 0 i= 1 (11.22) donde N. Se tom a la parte conforme de la función de forma de cada componente del desplazamiento com o las funciones isoparamétricas de cuatro nodos = (11. considérese el caso de un elemento cuadrilátero no-conforme de cuatro nodos que en el caso particular de un rectángulo reproduzca el elemento no-conforme de la referencia 18. q) deben ser calculadas usando tanto las partes conformes com o no-conformes de los desplazamientos. se tom a para el cam po noconforme « " = |(1 . Se construyen las funciones no-conformes a partir de las restantes funciones del elemento serendípito isoparamétrico de ocho nodos (Capítulo 8 ). 1 ) con valores en cada nodo esquina I dados por £7 . imponiendo por tanto la condición ^ < ^ = ( 11.24) + 7?2)a 4 Sustituyendo en las condiciones ( 1 1 .2 0 b) y JTe para cada elemento. Para ilustrar el uso del procedimiento anterior para desarrollar funciones de forma de modos incompatibles.

4) + 1 Se pueden usar estas dos condiciones para expresar dos de las en función de las otras dos. Para verificar el comportamiento de una formulación con una cuadratura selectiva se considera la parcela de elementos mostrada en la Figura 11.9 E l te st d e la p a rce la d é b il— e je m p lo Los problemas descritos anteriormente dan soluciones exactas para los tests de la parcela realizados y. El campo de .27) con j = mod (i. mientras que los restantes términos se calculan utilizando una cuadratura gaussiana de 2 x 2 (normal).y i (11.26) dependen de la geometría del elemento a.12). la consistencia debe ser comprobada. satisfacen las condiciones en sentido fuerte. La parcela no es de forma tan general com o sería deseable y sólo se usa para ilustrar el comportamiento de un elemento que verifica un test de la parcela débil. y por tanto la estabilidad de las soluciones no está en cuestión. por tanto. Existen otras posibilidades para construir funciones no-conformes o incompatibles5.13.2 8 ) y se usan en el análisis las contantes materiales £ = l y i / = 0. 11. Por otro lado. La solución polinómica considerada es “ =2: w —0 (ii. Para ilustrar el comportamiento de un elemento que sólo satisface una forma débil del test de la parcela consideremos un problema axial-simétrico elástico lineal modelizado con elementos isoparamétricos de cuatro nodos. El resultado da dos m odos incompatibles de desplazamiento que pueden ser añadidos al cam po conforme asegurando la satisfacción de un test de la parcela fuerte. Para elementos rectangulares los dos modos resultantes son idénticos a los propuestos en la Ec. Se supone material isótropo y las matrices de rigidez y fuerzas de reacción de los elementos finitos se calculan usando integración selectiva donde los términos asociados con el módulo de deformación volumétrica se evalúan utilizando una cuadratura con un único punto de Gauss.324 El Método de los Elementos Finitos 4 £ > ¡« ¡ = t=l donde y 0 (11. Puede verificarse fácilmente que la matriz de rigidez es del rango adecuado.{ = — Xj bi = yj . (11.

2.8. 0.2 S O L U C IÓ N E X A C T A P A R A L A P A R C E L A Nodo I Radio rj M 2.EL TEST DE LA PARCELA 325 Figura 11.13 Parcela para cuadratura selectiva en elementos axial-simétricos de cuatro nodos. deformaciones y tensiones) tienen un comportamiento similar con velocidades de convergencia de al menos 0 (h ) o más. 1 TABLA 11. tensiones resultante es ar = ae = 2 (11.4.7 y sujeto a la carga de flexión que se señala. Com o antes. La solución exacta para las cantidades nodales de la malla mostrada en la Figura 11.13 se resume en la Tabla 11.2. Se llevan a cabo tests de la parcela para este problema usando el esquema de integración selectiva descrito arriba y valores de h de 0. El resultado para el desplazamiento radial de los nodos 2 y 5 se da en la Tabla 11.29) con las otras componentes idénticamente nulas.h) Fuerza W¡ 0 FrI -(1 -h )h FtI 0 2 0 0 0 + h) 0 (l + h)h 0 Ejemplo de test de la parcela de alto orden— robustez Al efecto de mostrar un test de la parcela de alto orden considérese el problema de tensión plana de dos elementos mostrado en la Figura 11. Todas las demás cantidades (desplazamientos.1 y 0. 0. se consideran .1 0 Desplazamiento Vi 2 (1 1 2 (1 .6 l + h 1 1 .3 (con seis dígitos).5 1 -h 3. 0.05.

3. es de esperar que cuando el elemento de nueve nodos se restringe a las tranformaciones isoparamétricas del elemento de cuatro nodos.326 El Método de los Elementos Finitos TABLA 11. Sección 8.0 0 0 0 0 dos tipos diferentes de elementos: a) un elemento cuadrático serendípito de ocho nodos. com o se muestra. no se necesitan cargas de volumen para satisfacer las ecuaciones de equilibrio.3 D E S P L A Z A M I E N T O R A D I A L E N L O S N O D O S 2 Y 5. y 6 ) un elemento cuadrilátero lagrangiano de nueve nodos.8 2. pase un test de la parcela de mayor orden para cualquier campo cuadrático de desplazamientos arbitrario. La solución de flexión pura en elasticidad se compone de términos polinómicos de hasta segundo orden.00049 0 .0 0 0 0 0 0.01114 0. De este test se deduce que el elemento de nueve nodos satisface el test de alto orden.4 para las cuadraturas indicadas con ü? = 1 0 0 y i ' = 0. el elemento de ocho nodos sólo supera el test de la parcela de alto orden para transformaciones a elementos rectangulares (o de jacobiano constante). En el Capítulo 8 se mostró que el elemento de nueve nodos puede aproximar una función de desplazamiento cuadrática completa en x.1 2 .05 2 . h u 0 . la precisión del elemento de ocho nodos se deteriora con mucha rapidez al aumentar la distorsión por el parámetro d.2 2. Por otro lado.4 2. Además.00003 0 .7) y mostrada por primera vez por Wachspress22. pero permitiendo a la variable dependiente recorrer el rango completo de variación que permiten las funciones de forma de ocho y nueve nodos. Para la malla considerada las cargas nodales son iguales y opuestas en los nodos superior e inferior. y mientras que el elemento de ocho nodos no puede. . siempre que la transformación se restrinja a la forma de cuatro nodos se verificará el test de la parcela para desplazamientos con términos no superiores a los cuadráticos. En particular. Ciertamente. Por tanto. En este test se trata de demostrar una característica de la transformación del elemento de nueve nodos discutido en el Capítulo 8 (viz. Los resultados para los dos elementos se muestran en la Tabla 11. se restringe que la transformación al plano x y sea la producida por el elemento isoparamétrico bilineal de cuatro nodos. Además.

d VA uB 3x3] 2x2 3x 3 0 0.75225 0.750 0. Es evidente que la respuesta mejora considerablemente con la adición de estos modos. para coeficientes de Poisson cercanos a 0 .150 0. .1333 0. i/ = 0.750 0.750 0.150 0.750 0.66364 0.18.150 0. los elementos finitos que muestran un fuerte acoplamiento entre las deformaciones volumétrica y desviadora a menudo producen resultados pobres en régimen cuasi-incompresible. Sin embargo.75225 0.14 los resultados para los modos incompatibles derivados en la Sección 11. por tanto. com o se precisó anteriormente. el test para un elemento aislado para el elemento de ocho nodos con integración 2 x 2 falla la parte de estabilidad del test de la parcela y. El uso de un test de la parcela de alto orden puede ser usado también para evaluar la “ robustez” del elemento.7448 0.750 0.74572 0. un problema que será discutido con más detalle en el Capítulo 12.150 0.4 C A S O D E C A R G A D E F L E X IÓ N {E = Elemento ocho-nodos ocho-nodos nueve-nodos ocho-nodos ocho-nodos nueve-nodos ocho-nodos ocho-no dos nueve-no dos Exacta Cuadratura 100. e\ comportamiento de muchos elementos para la solución de problemas de elasticidad lineal en deformación plana es sensible a valores del coeficiente de Poisson cercanos a 0.150 0. También se muestran en la Figura 11.75225 3x3] 2x2 3x 3 2 — — 0. dos de los puntos de muestreo dan resultados exactos y sólo ligeramente erróneos el tercero. Ciertamente. Consecuentemente.75225 0.750 0.150 0.1490 0.5 (en “ cuasiincompresibilidad” ). De hecho.75100 0. un test de la parcela de alto orden).150 0.750 0. Se llama robusto a un elemento si su comportamiento no es sensible a los parámetros físicos de la ecuación diferencial.75225 3x3] 2x2 3x3 1 0.3).150 0. debe ser usado con el mayor cuidado.327 EL TEST DE LA PARCELA T A B L A 11.6684 0. Por ejemplo.75225 0. Si se considera de nuevo el ejemplo de flexión pura y la malla de ocho elementos mostrada en la Figura 11. Esto puede obtenerse usando un elemento de cuatro nodos para resolver un problema con un campo cuadrático de desplazamientos (osea.5 la energía almacenada por unidad de deformación volumétrica es muchos órdenes mayor que la energía almacenada por unidad de deformación desviadora.750 0.75225 J J J vb El uso de una cuadratura reducida 2 x 2 mejora los resultados para los tests de alto orden.14 se observa claramente el deterioro de los resultados a medida que el coeficiente de Poisson se aproxima al valor de un medio.

14 Cuadriláteros de cuatro nodos en deformación plana con y sin modos incompatibles (test de la parcela de alto orden para evaluación del comportamiento). se observa que las soluciones convergen com o garantiza el test de la parcela. Si se considera una malla regular y elementos de cuatro nodos.83 (n x n) orden de cuadratura 0 0.5 -x(u) Malla regular Figura 11.3 0.El Método de los Elementos Finitos 328 Incompatible—regular (2 x 2)(3 X 3) Incompatible— distorsionada ( 2 x 2 ) Límite « 0.1 0. 128 y 512 elementos. 32. com o se muestra .4 0. y además se mantiene el dominio constante y se refina sucesivamente el problema usando mallas de 8 . especialmente si se usa la cuadratura 2 x 2 . Sin embargo.2 0.

4999 la velocidad empieza siendo bastante baja y se acerca a un valor asintótico de 2 cuando h tiende a cero.15.15 Test de la parcela de alto orden para evaluar la robustez del elemento (ver Figura 11. Para v cercano a 0.5. Si se usa integración selectiva (que para deformación plana verifica los tests de la parcela fuertes) y se repite el experimento.14) (test de convergencia por subdivisión de elementos). ambos valores de v producen respuestas similares y.5 no lo es. com o se discute en el Capítulo 14. .25 el elemento es robusto.329 EL TEST DE LA PARCELA Ancho del elemento ln(h) -2 -1 0 (1 X 1) en los demás términos Figura 11. Para 0. en la Figura 11. el elemento se vuelve robusto para todos los valores del coeficiente de Poisson menores que 0. el uso de tests de la parcela de alto orden puede ser muy importante para separar elementos robustos de los que no lo son. mientra que para v cercano a 0. la velocidad de convergencia en energía para valores del coeficiente de Poisson de 0.4999 es bastante diferente.25 y 0. mientras que para 0.25 la velocidad de convergencia es casi una línea recta para todas las mallas. Para métodos que tratan de refinar automáticamente una malla de forma adaptable en regiones con mucho error. por tanto. Por consiguiente. es extremadamente importante usar elementos robustos.

a medida que el tamaño de la parcela tiende a cero.. Ciertamente. fuerzas de superficie en elasticidad) salvo el número mínimo de condiciones esenciales necesario para asegurar unicidad de solución del problema (ej. modos de sólido rígido en elasticidad). Se han presentado tres formas de realizar esta parte del test que se han llamado formas A. Una vez que se ha probado que el elemento pasa todos los tests de la parcela esenciales.. Esto puede hacerse calculando el número de valores propios nulos en la matriz de coeficientes para métodos que utilicen la solución de ecuaciones lineales para calcular los parámetros incógnita a. Con estas condiciones. El test de la parcela descrito tiene dos partes esenciales: a) una evaluación de la consistencia. La ventaja de utilizar un test de la parcela de alto orden. donde todas las condiciones de contorno son na­ turales (ej. el problema elástico cuasiincompresibles) la convergencia puede ser muy lenta hasta que se use un número muy grande de elementos. En consecuencia. Los tests de la parcela de alto orden requieren el uso de soluciones polinómicas de la ecuación diferencial y de las condiciones de contorno con términos de mayor orden que los polinomios básicos usados en el test de la parcela. y b) una prueba de la estabilidad.B y C.. tanto para consistencia com o para estabilidad. Alternativamente. en lugar de otros problemas de contorno. En el test de la consistencia se usa un conjunto de polinomios esenciales linealmente independientes (esto es. el orden de los polinomios usados debería aumentar hasta que el test sólo sea verificado en sentido débil (i..330 El Método de los Elementos Finitos 11. El uso de la forma C. y suponiendo que el procedimiento de solución utilizado puede detectar las deficiencias de rango. en ciertas situaciónes (ej. el modelo de elementos ñnitos debe satisfacer exactamente cada solución.11 Conclusión En las secciones precedentes se ha descrito el test de la parcela y su uso en la práctica mediante la consideración de varios problemas de ejemplo. se puede perturbar la carga usada para la solución de la parcela en un punto en un valor pequeño (por ejemplo. la raíz cuadrada del h'mite del error de redondeo (ej. en el h'mite.e.. es que la solución exacta puede ser fácilmente calculada en cualquier punto . se recomienda para verificar consistencia y estabilidad simultáneamente. Si tal condición no se incluye en el programa se debe llevar a cabo una prueba de estabilidad independiente. Tanto los tests para un elemento aislado com o para más de un elemento son necesarios para asegurar que se satisface el test de la parcela. todos los términos independientes hasta el orden necesario para describir el modelo de elementos ñnitos) com o solución a las ecuaciones diferenciales y condiciones de contorno y. se recomienda el uso de tests de la parcela de alto orden para establecer la robustez del elemento. Sin embargo. la convergencia está asegurada cuando el tamaño de los elementos tiende a cero. se comprueba también la estabilidad de la solución. con 1 0 ~ 6 para redondeos del orden de 1 0 -1 2 ) y comprobar la solución para asegurar que no varía en una magnitud grande. cuando h tiende a cero).

J. 8 .C. IRONS. 41-69. J.. pp. 689-710. (Ed. Ohio. “The influence of the choice of connectors in the finite element method” . Int. Meth.e. .C. Num. on Matrix Methods in Structural Mechanics. “Experiencae with the patch test for convergence of finte element method” . Eng. 159-78. 4. 14. “Variational crimes and the finite element method” . “The limitations of the patch test” . Num. 1982. McGraw-Hill. B. GRIFFITHS y A.. B. 1966. STUMMEL. Academic Press. 1986. Algunas de las razones de tal comportamiento mejorado se discutirán en el siguiente capítulo (Capítulo 12). AHMAD. 1980. Chichester. Techniques of Finite Elements. Conforming and nonconforming solutions” . A. pp. Meth. “Correspondence on patch test” . 1491-505. AFFDLTR-CC-80. Meth. 13. Conference series.. Algunas de estas violaciones de las reglas previamente estipuladas están justificadas no sólo por el comportamiento mejorado. pp. of Newcastle. 6 .K. Math. 2 2 .R. 1972. 1. Int. A First Course in Numerical Analysis. “Triangular elements in píate bending. ROBINSON et al. 3. 2.H. G. and Appl.R. Eng. “The patch test. Finite Elements News. CHAN.M.K. Int. on Use of Digital Computers in Structural Engineering. A. “Non-conforming elements” en Maihematical Basis of Finite Element Methods. J. Referencias 1.. IRONS y A. 10. “The patch test and the general convergence criteria of the finite element method” . Wright-Patterson AF Base. Univ. 1974. Clarendon Press.P.EL TEST DE LA PARCELA 331 del modelo. FIX. Solids Struct. 1977. convergence” .C. Num. G. BAZELEY. CHEUNG. Y. ZIENKIEWICZ. G. en Proc. IRONS y S. 9. 557-87.K. 547-76. IRONS y O. Horwood. 39-62. TAYLOR. “Numerical integration applied to finite element methods” . 177-88. Oxford. Aziz). SIMO y A. BECKERS. 7. 783-801. ZIENKIEWICZ. 1980.a condition for assesing f. 1972. 1984. G. Meth. J. 12. O. 8 . A... 1966. J.E. 30-4. B. RALSTON. sino porque proporcionan métodos en los que la convergencia está asegurada.L. 11. 1973. Eng. en Maihematical Foundations of the Finite Element Method. B. STRANG y G. Proc. Foundations of the Finite Element Method (ed. STRANG. B. 13. pp. Num. Aziz). Academic Press. Int. 1977. Inst.J. Int. 15. J. R. Se ha probado en algunos de los ejemplos el uso de funciones incompatibles y procedimientos de integración inexactas (integración reducida y selectiva). F. “Variational principies and the patch test” . R.m.M. E. FRAEIJS DE VEUBEKE. DE ARANTES OLIVEIRA. Conf. New York. SANDER y P. An Analysis of Finite Element Method. 5. Prentice-Hall. RAZZAQUE. 1 1 .M. MITCHELL. Ist Conf.M. 1965. Eng. J.

D. P. Meth. 1981. “incompatibledisplacement modela” . HINTON.y 14. Academic Press. Num. Meth. Fenvea et a/. “Treatment of hour glass pattems in low order finite element codea” . A. 1986. J.).. “High-order curved finite elements".332 El Método de los Elementos Finitos 15.A. BACHRACH.Y.L.L. Anal.L. “A non-conforming element for stress analysis” . Eng. 1211-20. BERESFORD y E. Num. pp. 1973. Eng. 18. 2 .L. Meth. Glowinski. B.. Eng. N. W. Int. “The global constant strain condition and the patch test” . 276-301. Int. 17. 22.P. WACHSPRESS. 705-15. 57-72. BELYTCHKO y E.T.J. and O. SPECHT. Meth. WILSON. FRASEER. Mech.L. R. 47-58. R.y 26. J. Int. Int. (eds. Meth. T. 10. Num. WILSON. 43-57. TAYLOR. 1545-57. Capítulo 3 de Energy Methods in Finite Element Methods. and Comp. en Num. in Struct. 19. E. GHABOUDDI. DOHERTY y J. E. J. “Modified shape function for the three -node píate bending element pasaing the patch teat” . R. Int. pp. BICANIC y E. KOSLOFF y G. Zienkiewicz). TAYLOR. J. 1976.C. Comp. 54. Mech. 16. 17. Num. Eng. (eds.. . E. SAMUELSSON. Meth. 20. 735-45.. 1979.1979. wiley. J. S.1978. Appl. Rodin. Geomechanics.1988. Eng. *The efficient implementation of quadrilat erais with high coarse meah accuracy” . Num. 21. Mech. “Spurioua modes in two dimensional isoparametric elementa” .

(9. M É T O D O S DE C A M P O CO M PLE TO 1 2 . esto es.4) . Así. (10. la formulación se denominará mixta.5)] en función de los gradientes de potencial (temperatura). si consideramos un sistema de ecuaciones con varias variables dependientes u escrito com o [viz. B (u ) = en el contorno T y ( i 2 -i) 0 en el cual ninguna de las componentes de u puede ser eliminada dejando el problema bien definido. Ec. Ecs.7)] vT^ t9 +dS = Q 'i2-3) Si la ecuación anterior se satisface en í) y las condiciones de contorno 4> = 4> en y 333 qn = qn en Fq (12. En éste comenzábamos por la relación física constitutiva que define los flujos [viz.1 I n t r o d u c c ió n El conjunto de ecuaciones diferenciales desde el que se inicia el proceso de discretización determina si nos referiremos a la formulación resultante com o mixta o irreducible. (10. Com o ejemplo consideramos el sencillo problema de transmisión del calor (o ecuaciones cuasi-armónicas) al que nos hemos referido en los Capítulos 9 y 10.2 ) La ecuación de conservación se puede escribir [viz. Ec.3 si en el proceso de eliminación al que nos hemos referido se permite la introducción de funciones de penalización.Capítulo 12 F O R M U L A C IÓ N M IX T A Y R E S T R IC C IO N E S . q=-kV¿ q = { ^ } ( 1 2 . encontraremos que para una situación física dada existe usualmente más de una forma irreducible posible. Esta definición no es la única posible 1 pero aparece en la literatura com o la más ampliamente aplicable . entonces la formulación se llamará irreducible. En caso contrario.1) y (9. Además.2)] A (u ) = 0 en el dominio ü.2.

(12.4) la formulación resultaría mixta. dado que no es posible continuar eliminando variables. si se inicia la discretización a partir de las Ecs. (12.3) Vrq .1) la formulación puede derivarse de un principio variacional que para problemas lineales puede obtenerse directamente.3) lleva a V T(k V ¿ ) + Q = en 0 H (12.2) se mostró cóm o se puede llevar a cabo la discretización de un problema mixto. (12.10.11. la formulación es claramente irreducible. en general. Ahora.5) con las condiciones de contorno apropiadas expresadas en función de ^ o su gradiente. y la simple sustitución de la Ec.7) que a su vez puede ser utilizada com o punto de partida de un proceso de discretización com o una forma irreducible posible4. según la definición dada. Claramente. sustituyendo en la Ec. Claramente la eliminación del vector q es posible. Sección 9. entonces el problema está resuelto. Para ello debe introducirse una forma penalizada.3) junto a las condiciones de contorno (12. Invitamos al lector a probar.2) y (12. Una forma irreducible alternativa es también posible en función de las variables q. En el Capítulo 1 0 se han mostrado soluciones discretizadas a partir de este punto y. las soluciones deberían ser aproximadamente iguales.2) en la Ec. en lugar de la Ec. En las siguientes secciones se muestra cóm o los problemas de elasticidad se pueden tratar en forma mixta y cóm o tales formulaciones son esenciales en ciertos problemas com o el ejemplo de elasticidad incomprensible al que nos referimos en el Capítulo 3. si a es grande pero finito.2) a (12. que la estacionariedad del siguiente principio variacional es equivalente a las ecuaciones diferenciales (12. El lector debe observar que las formulaciones usadas hasta ahora en este libro eran irreducibles.Q = ^ a —►oo (12.4): n = \ í qr k -.El Método de los Elementos Finitos 334 se cumplen.2) resulta una única ecuación k W r q + — = kVQ a (12. (12. (12. y escribir.6) donde a es un número de penalización que tiende a infinito. usando los métodos del Capítulo 9. En el Capítulo 9 (Sección 9. qdn - 2 Jn / ¿ ( V Tq - Jn Q) d(l + / J rq <t>(qn - qn ) d r . Antes de proseguir con la discusión de tal discretización (que revelará ventajas y desventajas de los métodos mixtos) es importante observar que si el operador que describe la forma mixta es simétrico o auto-adjunto (viz. Por otro lado. ambas ecuaciones coinciden en el límite y.

o de forma más general.2). Así q =* q = N ?q y <¡> S ¿ (12.2) y (12.11) F(j La razón por la que hemos premultiplicado la Ec.í wJ(<¡n -«„)dr = o J íí (12.3) y las condiciones de contorno “ naturales” . mediante funciones de forma apropiadas y los correspondientes parámetros incógnita. procederemos en lo que sigue con el m étodo de residuos ponderados directamente. / wJ(vTq-Q)<¡n.9) donde q y ^ se refieren a parámetros nodales.8 ) El establecimiento de tales principios variacionales es de gran valor académico. Sección 9. entonces existe un principio variacional y éste puede ser encontrado.2 ) por k _1 es ahora evidente. 1 2 .1 0 ) y. (12. 5 Sin embargo. parámetros elementales. y ha conducido a muchas formas famosas descritas en el clásico trabajo de Washizu . evitando así complejidades innecesarias.11)] de la forma A C CT 0 (12.13) .2 D is c r e tiz a c ió n d e fo rm a s m ix ta s — A lg u n a s o b s e r v a c io n e s gen era les Mostraremos el proceso de discretización de las ecuaciones de transmisión del calor a partir de la forma mixta (12. (12. (12. porque la elección W q = N9 ( 1 2 . Empezaremos por suponer que cada una de las incógnitas se aproxima de la forma usual. Suponiendo que las condiciones de contorno <j> — <f> se satisfacen por la elección de los desarrollos. para la Ec. es conocido (viz.1 2 ) llevará a ecuaciones simétricas [utilizando el teorema de Green para hacer la integración por partes del térmico de gradiente en la Ec. la forma débil del problema es.3). Com o la simetría puede establecerse por simple inspección. para la Ec.9) que si en un problema lineal se obtienen matrices de residuos ponderados simétricas. tn /„ W j ( k -1 q + V ¿ ) dÜ = 0 ( 1 2 . que deben ser determinados. ( 1 2 .FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 335 para <j> = 4> en ( 1 2 .

esta discontinuidad puede ser transferida a (utilizando el teorema de Green en la integral en C ) manteniendo entonces continuidad Cq para N g. en la que la primera de las ecuaciones se satisface idénticamente. la aproximación mixta de los problemas de campo tratados usando un triángulo lineal para determinar y N g constantes a trozos.6 -9 2 .13) es precisamente la forma débil usada para derivar la formulación irreducible. Si el interés se centra en la variable q más que en el uso de una aproximación mejorada para ella puede resultar en mayor precisión que la que es posible obtener con la formulación irreducible discutida previamente. Se ve fácilmente que mientras que la forma irreducible [viz.^ N j Q d í l + j f N jíd r Este problema. en la Sección 12. = 0 *i = . Alternativamente. com o se muestra en la Figura 12. las dos a p roxim a cion es resultan en idénticos resultados.5). siem p re que k sea con stante dentro de cada ele m e n to . incluyendo sus ventajas e inconvenientes.El Método de los Elementos Finitos 336 A = // N N ¿j'k k -1N -'N . . Vol. De hecho. Los requisitos de continuidad sobre las funciones de forma seleccionadas se reducen. Ec.14) permiten que N g sea discontinua. obtendremos exactamente los mismos resultados que con la formulación irreducible con las mismas aplicadas directamente a la Ec. (12. (12.3 se muestra cóm o una aproximación de la tensión Co-continua puede mejorar sensiblemente los resultados de un análisis estándar en desplazamientos.5)] requiere continuidad Cq de las funciones de forma. las integrales de la Ec. dado que no aparecen sus derivadas. Notemos que: 1.1. de hecho. Esta relajación de continuidad es de particular importancia en problemas de flexión de placas y láminas (viz. si consideramos. por ejemplo. que consideramos com o ejemplo de un gran número de aproximaciones mixtas. Esto es evidente ya que la segunda de las ecuaciones (12.8. Sin em bargo. 2) y ciertamente los usos más importantes e iniciales de las formas mixtas se han hecho en ese contexto . en ton ces no se consigue m ejora en la precisión y.q dQ Jn C = J ^ V N ^ d íin l (12. (12. debem os n ota r que si la fu n c ió n de a proxim a ción de q es capaz de reproducir ex a cta m en te el m ism o tipo de variación que la d eterm ina d a por la fo r m a irreducible. ilustra las principales características de la formulación mbtta.14) f. Por tanto.

éste es el origen del p r o b l e m a . si elegimos usar u n a f o r m a d e a p r o x i m a c i ó n lineal p e r o disc o n t inua p a r a N g e n el interior del triángulo.13). discontinuo y variable d e n t r o d e u n elem e n t o .c o n t i n u a p a r a q p o d r í a m e j o r a r los resultados. q u e a ñ a d e cierta dificultad a los procesos e s t á n d a r d e eliminación g a u s s i a n a u s a d o s p a r a resolver sistemas d e ecuaciones (viz. c o m o ocur r e e n el caso d e la Ec. C a p í t u l o 15). (12. resultados. 4. O b s é r v e s e q u e u n a a p r o x i m a c i ó n C o . (12. De hecho.13) es típica d e m u c h o s p r o b l e m a s d e d o s c a m p o s . El n ú m e r o adicional d e variables significa q u e g e n e r a l m e n t e se tiene q u e trabajar c o n p r o b l e m a s algebraicos d e m a y o r t a m a ñ o . estableciendo q u e b a j o ciertas circunstancias n o se p u e d e esperar u n a precisión adicional de las f o r m u l a c i o n e s mixtas. con los coeficientes adicionales Es t e d e s c u b r i m i e n t o fue h e c h o p o r Fraeijs d e V e u b e k e 10 y se l l a m a p rin cipio de lim ita ción .337 FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES Figura 12. d o n d e k sea. E n u n caso m á s general. o b t e n d r í a m o s exactamente los m i s m o s t o m a n d o el valor cero. y a q u e n o es c a p a z d e u n c a m p o discontinuo. n o s referimos a la p r i m e r a variable (q) c o m o la variable prim aria y a la s e g u n d a (<j>) c o m o la variable de restricción. los resultados d e la a p r o x i m a c i ó n m i x t a serán distintos y tal vez superiores.1 Una aproximación mixta al problema de transmisión de calor que produce resultados idénticos que la forma irreducible correspondiente (se supone k constante en cada elemento). C o m o la f o r m a d e la Ec. e n . Ya observamos en el C a p í t u l o 9 que esto es característico d e p r o b l e m a s sujetos a restricciones lagrangianas. L a s e c u a c i o n es q u e resultan d e las f o r m u l aciones m i x t a s a menudo p r e s e n t a n t é r m i n o s nulos e n la diagonal. 3. C i e r t a m e n t e . Sin e m b a r g o . p o r ejem p l o .

A pesar de la relajación de los requisitos de continuidad sobre las funciones de forma en la aproximación mixta.1 Requisitos generales. Esta limitación es ciertamente mucho más severa que en la formulación irreducible. Las razones matemáticas de esta limitación fueron tratadas por Babuska 11 y Brezzi. las formas de evitarlas) se identifica a partir de razonamientos bastante simples. ya que el rango de la matriz (12. “ gradiente constante” (o deformación constante) es suficiente para garantizar convergencia si se cumplen los requisitos de continuidad. Para calcular $ es necesario asegurar que la matriz entre paréntesis. 12. que necesita ser no puede ser mayor que n q.16) no es singular La matriz H será siempre singular si el número de incógnitas en el vector q. el origen de alguna de las dificultades (y. por tanto.16). Si consideramos el sistema de ecuaciones (12.15) siempre que la matriz A sea no singular (o A q ^ 0 para todo q ^ 0 ). ésta no proporciona resultados con sentido para ciertas elecciones particulares de estas funciones. 12. donde 7 es un número arbitrario. cambiándola por Á = A -f t C C t y fi = fi + 7 C fj.13) com o típico de muchos sistemas mixtos en los que q es la variable primaria y <j> la variable de restricción (equivalente a un multiplicador de Lagrange) se observa que la solución puede llevarse a cabo eliminando q de la primera ecuación y sustituyendo en la segunda para obtener (C t A -1 C )¿ = —fj + C TA -1fi (12. Normalmente se puede convertir en no singular mediante la adición de un múltiplo de la segunda ecuación. esto es. es menor que el número de incógnitas en el vector Por tanto. Las características discutidas hasta ahora no mencionan un punto vital que se discute en la sección siguiente.12 quienes formularon un criterio bastante complejo asociado a sus nombres. para evitar la singularidad se necesita que nq > (12. H = C t A " 1C (12. .3 E sta b ilid a d d e la a p r o x im a c ió n m ix ta .338 El Método de los Elementos Finitos Sección 12.3.8 veremos cóm o tales dificultades pueden evitarse a menudo usando una solución iterativa apropiada. el rango de A -1 . Sin embargo. E l te st d e la p a rce la . al que llamaremos ng.17) La razón para esto es evidente. esto es.f t En algunos problemas la matriz A puede ser singular. donde una condición muy simple.

FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 339 La misma condición (12.2 El test de la parcela.15) es que ^ 0 para todo ^ ^ 0 En caso contrario. es posible que se dé esta singularidad incluso si > ng. pero pueden ser siempre verificados algebraicamente. El test de la parcela para elementos mixtos puede realizarse exactamente de la misma forma en que se describió en el Aunque ambas matrices A y C C T son singulares. la condición necesaria de la Ec. (12. En particular. Ec.17) asegura que sean posibles soluciones no triviales para las variables q. Si es violada.20) Deben existir soluciones no triviales para q aún considerando f 2 = 0 y. I = matriz identidad (12. Un requisito adicional evidente en la Ec. por tanto.17) bastará en la mayoría de los casos para determinar la aceptabilidad de un elemento. se producirá “ bloqueo” o resultados no convergentes. la matriz C C r debe ser singular. (12. siempre que las relaciones C Tq sean linealmente dependientes.17) son condición suficiente pero no necesaria para la no singularidad de la matriz H. Para mostrar esto reemplacemos la Ec. Esta singularidad se dará siempre si n q > n^. 12. En este caso no ocurre bloqueo y se puede hallar una solución para q . siempre que se cumpla que para todos los vectores q ^ 0. dando soluciones casi nulas para q [viz. Capítulo 9. Sin embargo. Los requisitos mencionados son inherentes a la condición de Babuska-Brezzi mencionada previamente.165) y siguientes].13) son válidas en general para cualquier problema que tenga la forma estándar de restricción lagrangiana. (12. su combinación Á no lo es. (12. (12.18) La eliminación de (f> lleva a (A + a C C r )q = fi + a C f 2 (12.13) por su forma penalizada: A C CT —I / a a °° . . la solución no será única.3. aunque H en la Ec. (12.16) sea aún singular y por ello no exista solución única para Las condiciones de estabilidad derivadas para el ejemplo particular de la Ec.19) A medida que a —*■oo la ecuación queda simplemente (C C T)q = C f 2 (12. (9. o bien Aq ¿ 0 o C Tq ^ 0 (En terminología matemática esto significa que A es no singular en el subespacio trivial de C T) Los requisitos de la Ec.

Dado que la consistencia viene fácilmente asegurada al tomar un espacio de aproximación polinóm ico. (b) <f> . por tanto. Dado que aquí no se pueden especificar valores de q en el contorno.2 se ilustra el test con un solo elemento para dos posibles formulaciones con N^ (cuadráticas) C 0-continuas y Nq discontinuas y tomadas o bien constantes.> Pasa test (pero con resultados equivalentes a la forma irreductible) Figura 12. la de variación lineal del flujo. la especificación de los flujos en el contorno no se impone como una prescripción en las variables q .17) y es. esto es.2 Test de la parcela para un elemento aislado en aproximaciones mixtas al problema de transmisión del calor con flujos q discontinuos: (a) <f>.3 se ilustra un test similar para el mismo elemento pero con idénticas funciones de forma C0 continuas tanto para las variables q com o para las Este ejemplo muestra que la condición básica de la Ec. q constante.340 El Método de los Elementos Finitos nq < No pasa el test Restringido = 6 -1 =5 . El recuento muestra que sólo una de las formulaciones. aceptable. y la mayoría de las respuestas a esta cuestión se obtienen asegurando que la condición (12. o bien lineales dentro del elemento triangular.17) se satisface. A veces pueden surgir dificultades incluso si el test de la parcela se satisface. por lo que ésta es una formulación aparentemente permisible. cuadrático C0. cuadrático CQ\q lineal. En la Figura 12. y éstas vienen indicadas matemáticamente por la ya mencionada t En la formulación dada. (12.17) se satisface para una parcela aislada en cuyo contorno se prescribe el máximo número de variables de q y el mínimo número de variables de ^ . capítulo previo para elementos irreducibles. sólo la estabilidad precisa ser investigada en general. 13 En la Figura 12. satisface la condición (12.! se fija un único valor de ^ (necesario para asegurar unicidad) en el contorno de la parcela — que aquí es simplemente el contorno del elemento-.

4. Capítulo 2) Jní SeT< rd Q . Se ha usado el Principio de los Trabajos Virtuales para establecer las condiciones de equilibrio. 1 2.JírtSuTtd T = 0 (12.Jní 8uTb d ü .3 Como en la Figura 12.4 Algunas situaciones en las que continuidad C0 en el flujo q no es adecuada: (o) cambio discontinuo en las propiedades del material.4 se ilustran algunos casos en los que la imposición de dicha continuidad es físicamente incorrecta y. que se pueden escribir com o (viz. por ejemplo. ( 6 ) singularidad. tomando los desplazamientos u com o variable primaria. que el flujo sea Co-continuo. por tanto. En la Sección 12. localmente. En la Figura 12. condición de Babuska-Brezzi14 (ver nota a pie de página anterior). En toda la formulación previa de problemas de elasticidad en este libro se ha usado la formulación irreducible.4. al menos.4 F o rm u la ció n m ix ta en e la sticid a d 12. se puede esperar que produzca resultados erróneos (y a menudo altamente oscilantes).4 se amplía la discusión sobre este problema.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 341 Figura 12. Estas dificultades pueden deberse a la imposición de excesiva continuidad en el problema al exigir.1 Generalidades. En tales problemas se recomienda que la condición de continuidad sea relajada.2 pero con q C0-continuas (b) (a) Sólo para qn continuo 4 q cambia abruptamente J (discontinuidad) —► Figura 12.21) .

22) y (12.2 2 ) com o relación constitutiva (se omiten aquí por claridad las deformaciones y tensiones iniciales). La forma integral aproximada se escribe com o ¿<rr (S u . las Ecs.4.25) las ecuaciones de rigidez necesarias se obtienen en función del vector de desplazamientos incógnita ü y a partir de éstas. y con a =D c ( 1 2 . de forma que e = Su (12. 12. (12. Aquí supondremos que la Ec. Es posible usar formas mixtas en las que < r o e . Capítulo 9) y en lo que sigue utilizaremos estos últimos a menudo. la solución. Recordemos que expresiones com o la Ec.24) con las interpolaciones para desplazamientos obligadas a satisfacer los desplazamientos prescritos en Tu.27) premultiplicada por D .23).21) es válida. pero <r se aproxima independientemente com o a = Nad- (12.21) son equivalentes a usar residuos ponderados (viz. (12. o incluso ambas variables. (12. De hecho. lo que sustituye a (12. sean aproximadas independientemente.28) Ln donde la expresión entre paréntesis es simplemente la Ec. Naturalmente.27) y la relación constitutiva se satisface de forma aproximada.21) y (12.28) que ahora definen el problema son equivalentes a la estacionariedad del funcional . Tales formulaciones se discuten a continuación. (12.D “ l<r) dü = 0 (12.2 La forma mixta u —a.23) Se = SSu (12. En lo anterior las deformaciones se relacionan con los desplazamientos a través del operador matricial S introducido en el Capítulo 2 . esto es equivalente a una ponderación de tipo Galerkin. y Ser se introduce com o función de peso.342 El Método de los Elementos Finitos donde t son las fuerzas de superficie prescritas en T í .1 para conseguir simetría.26) a = DSu (12. Con el desplazamiento u aproximado como u = ü = N uü (12.

Una forma mixta u — e se puede obtener de forma análoga y se deja al lector la derivación com o un ejercicio simple. Usando Nu en lugar de ¿>u B = S N U en lugar de 6e Ncr 6<r en lugar de se pueden escribir las ecuaciones (12.t ) á r J rt 343 (12.1 N (rdíí Jn C = + í N ^ B dü Jn fi = (12. esta forma ha sido usada por Herrmann 6.13)] A (12.30) Cr A = . es posible usar aproximaciones independientes para todas las variables . mientras que las pueden ser discontinuas./ ‘ N ^ D . de hecho.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES / 2 Jn í <rr D -1<r <¿ft + Jn ur (Sr<r + b) — [ ur ( G < r .2 1 ) en la forma estándar [viz. la integración por partes de la expresión de C permite la reducción de tal continuidad y. Un problema de tres campos.16 pero.31) 0 ^2 = + í N j b d ü + Jn í Jrt N ltd T En la forma anterior las funciones de forma N u requieren todavía continuidad Cq. 12.29) donde las fuerzas de superficie en el contorno son t = Ga y u= ü se prescribe en r u.17'18 en problemas de placas y láminas. Este es el conocido principio variacional de Hellinger-Reissner. no es necesario para derivar las ecuaciones aproximadas. Sin embargo. Ec. Naturalmente. 15. com o ya se ha mencionado.4. com o el lector puede verificar fácilmente.28) y ( 1 2 .3 La form a mixta u —<r—e. (12.

y escribir las ecuaciones aproximadas de forma similar a lo hecho en la sección anterior.22). (12.32) y tom ando las siguientes aproximaciones u = ü = N uü <r = ir = N a <r y e = é = N ec y sus correspondientes “ variaciones” ./ Jn Bdü (12.32) Jn í S(Su)Ttrdü — í SuTb d ü - Jn Jn í Jvt 8ur id T = 0 con su correspondiente principio variacional exigiendo la estacionariedad de nhw = ( f \ eTB e d ü - Jn 2 Jn u Tb d ü - í Jn a T( e .S u ) d Ü - í J rt u Tt dT (12. Este principio se conoce con el nombre de Hu-Washizu5. sin embargo.34) donde A = [ Jn N E ÍK Jn C = .f.El Método de los Elementos Finitos 344 esenciales que intervienen en el problema de elasticidad. Sin embargo.21) en su forma débil com o L 8eT{D e . Se pueden escribir entonces las tres ecuaciones (12.33) donde u = ü se prescribe en r u. usando la Ec. A c 0 Cr 0 E 0 ET 0 (12. se puede proceder directamente.33) de forma natural en vez de imponerlas. .23). la mayoría de las aplicaciones del principio en elementos finitos se hacen de la forma señalada. Esto lleva a un sistema de ecuaciones de la forma . (12. (12. (12.<r)dti = 0 f 6<rT(S u — e )d fl = 0 (12.35) dÜ fi = f2 = 0 fs / N jb d ü + ( Jn JTt N j t dT | Es posible incluir las condiciones de contorno en desplazamientos en la Ec.

4. poco interés. mientras que N u son Co-continuas. Se mostrará en la Sección 12.36) donde n cT y n u son los números de grados de libertad de las variables correspondientes. con cuatro puntos de Gauss (viz. todos los elementos que pasen el test para un solo elemento producirán de hecho idénticos resultados que los obtenidos mediante la forma irreducible equivalente. nótese que el Q 4 /8 . y se tiene. y com o ya se mencionó en el Capítulo 1 1 .3. Por esta razón se puede introducir un grupo alternativo de elementos con nodos de tensión en los . el test de la parcela se satisface siempre. La desconexión de las variables de tensión en los nodos de esquina sólo puede llevarse a cabo para todas las variables. pasa el test para ensamblajes de dos o más elementos. En la Figura 12.7). u —e ).2). donde sólo las tracciones normales y tangenciales son continuas. tanto para el problema total com o para cada parcela de elementos.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 345 El lector habrá observado que en esta sección de nuevo se han citado los principios variacionales com o un tema interesante simplemente. n a > nu (12. pero en general los resultados no mejoran. Sin embargo. siempre que la matriz D sea constante dentro de cada elemento. la condición necesaria pero no suficiente.4 Estabilidad de la aproximación de dos campos en elasticidad (u — <r. de forma similar al ejemplo de la Figura 12. Sin embargo.8. pero diremos que. la restricción de excesiva continuidad para las tensiones tiene que evitarse en las singularidades y superficies de cambio en las propiedades de los materiales. com o en la Figura 12. Sección 12. tales elementos no son siempre robustos.5 se considera un problema plano bi-dimensional y se muestra una serie de elementos en los que son discontinuas. Nótese que. comportándose bien en múltiples circunstancias. que falla en el test para un solo elemento. y que todas las aproximaciones se han hecho directamente.3. interpolaciones idénticas de Ncr y N u son aceptables desde el punto de vista de la estabilidad. Para las formas u — «r. está claro que a es la variable primaria y u la variable de restricción (viz. Es interesante notar que si se usa mayor orden de interpolación para <r que para u. Antes de intentar la formulación de aproximaciones mixtas de interés práctico en detalle se deben considerar problemas de estabilidad idénticos a los discutidos en la Sección 12. No se muestra el test de la parcela análogo para funciones C0continuas. y puede por tanto usarse. Estos elementos presentan.4. en virtud del “ principio de limitación” . Sección 12. 12. por tanto. Se verá más tarde que este elemento es equivalente a usar integración reducida.3 que las interpolaciones continuas de tensión a menudo producen una importante mejora en la precisión.

Test de la parcela para un solo elemento. Figura 12. tales elementos no aseguran continuidad de tensiones a lo largo de toda la interfase. Debe notarse que incluso en el caso en que todas las componentes de tensión estén conectadas en los nodos de mitad de lado. Sin embargo. Condición de test na > nu (X se refiere a las variables de a (3 GDL) y O a las de ü (2 GDL)). De hecho.El Método de los Elementos Finitos 346 | T 1/3 | | T 3/3 | 1 /\A na= 3 n „= 3x2-3= 3 (pasa) 0 1/4 nlt= 3 = 4x2 —3 = 5 (no pasa) 1 = 3x3 =9 = 3x2 .6 ) .6 (a)] las tensiones interelementales son continuas en la media. Naturalmente. = 1 3 x 2 -3 = 23 (pasa) Figura 12. pero tres grados de libertad de ü prescritos por parcela. Sin prescripción para las variables <r. la magnitud de tal discontinuidad puede ser útil com o una medida de error. contornos del elemento (viz.3 = 3 =3x3=9 = 6x2 -3 = 9 (pasa]1 (pasa) 0 3/8 0 4/9 0 4/8 =3x3=9 = 8x2-3=13 = 4 x3 = 12 =8x2-3=13 =4 x3 = 12 = 9x2-3= 15 (no pasa) (no pasa) (no pasa) Dos Elementos Q 4/8 ensamblados por el test de la parcela „ <r= 8 x 3 = 24 n.5 Formulación mixta <r —u para elasticidad. Aproximación discontinua de tensiones. 19 En tales elementos la excesiva continuidad puede evitarse fácilmente desconectando sólo las componentes normales de tensión paralelas a la interfase donde se da el cambio de material. debe notarse que para el elemento lineal [Figura 12. es posible derivar elementos que presenten continuidad completa de las componentes apropiadas de tensión a lo largo de las .

La extensión al problema tensional es difícil21 y aún no se han utilizado tales elementos con éxito.36) para la forma de elasticidad mixta simple.17)] para problemas de dos campos.4.Tlu Tl{7 (12. El sistema de la Ec.34) puede ser “regularizado” sumando 7 E veces la tercera ecuación a la segunda. (a) cr lineal. por tanto. Muchos otros problemas son similares (por ejemplo.6 Formulación mixta <r — u para elasticidad. (12. ( 6 ) posible transformación de tensiones en la interfase con <rtt desconectada. y se deduce directamente del criterio para dos campos com o se muestra a continuación. u lineal. 12. siendo 7 una constante arbitraria. interfases. La condición de estabilidad derivada en la Sección 12. Se tiene ahora c ' A CT . flexión de placas) y. (12. 0 7 0 - EET E ET 0 .37) Esto se estableció por primera vez en la referencia 22. y de hecho esto fue llevado a cabo por Raviart y Thom as 20 para el problema de transmisión del calor discutido anteriormente. y que después se ha usado en la Ec. í1 \* u . (12.3 [Ec.34). necesita ser modificada cuando se consideran aproximaciones de tres campos de la forma dada en la Ec.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 347 u lineal Figura 12. El requisito es ahora que ttg -}. (12. Continuidad parcial en <r (continuidad sólo en los nodos). las condiciones de estabilidad son útiles en general.5 Condición de estabilidad para la aproximación de tres campos (e — ir — u ).

5 o cuando el material se vuelve incompresible.2 se ilustra este concepto con un ejemplo de un material cuasi-incompresible. De hecho. 12.1 Aproximación de dos campos (u — p). De los requisitos para el problema de dos campos [Ec.4 y la aproximación lineal con elementos triangulares da resultados altamente oscilantes en tales casos. En la forma B las derivadas de las funciones de forma se sustituyen por aproximaciones provenientes de la forma mixta. 7 CE 7 Et E 1 °1 | ET 0Subdividiendo el sistema como se muestra es evidente el requisito . c*. En la Sección 12.5. respectivamente.24. la aproximación de la segunda y tercera ecuaciones en (12. surgen problemas incluso si el material es cuasiincompresible con v > 0.17)] se tiene que para la no singularidad es necesario que na > nu Reescribiendo la Ec.5. Se ha dicho anteriormente que la formulación estándar en desplazamientos para problemas elásticos falla cuando el coeficiente de Poisson se acerca a 0. ET. En algunas aplicaciones prácticas de la aproximación de tres campos. (12.El Método de los Elementos Finitos 348 Eliminando e usando la primera de las ecuaciones se tiene 7 EET . ya que los argumentos son similares a aquéllos aplicados para los problemas de dos campos. E | 1 nu > n0 No discutiremos en detalle ninguna de las posibles aproximaciones a la formulación e — a — u o los correspondientes tests de la parcela.C ^ A ^ C . . (12.32) se usa directamente para eliminar todos los términos menos el de desplazamientos.5 E la sticid a d in c o m p r e s ib le (o c u a s i-in c o m p r e s ib le ) 12.34) como A 0 0 CT E 0 C Er 0 M I y regularizando de nuevo sumando múltiplos 7 C y 7 ET de la tercera de las ecuaciones a la primera y la segunda. se obtiene -A + 7 7 c c T. Esto lleva a una forma especial del m étodo de desplazamientos a la que se ha llamado forma B (B -b a r r a )23. Et C t .

a = G (D 0 — ^ m m r )c ó donde la matriz Dn = . Usando la notación “ vectorial” para las tensiones.39) e z = m Te (12-40) Para un material incompresible. la tensión media o presión viene dada por p = „ + = < ^ m ( 1 2 3 g ) donde m viene dado.42) .0 (12-41) 1. Por esta razón es conveniente separar ésta del cam po de tensiones totales y tratarla com o una variable independiente. 1 . La deformación desviadora está definida com o ‘i = £“ = (J .FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 349 La aplicación de una forma mixta para dichos problemas evita las dificultades y es de gran interés práctico. 0 . que está relacionada con la parte volumétrica de la deformación. 0 1 La “ presión” está relacionada con la deformación volumétrica. El principal problema de la aplicación de la formulación “estándar” en desplazamientos en problemas incompresibles o cuasi-incompresibles consiste en la determinación de la tensión media o presión. £V) a través del módulo de deformación volumétrica del material K para comportamiento isotrópo. Idénticos problemas aparecen cuando se considera el flujo de fluidos incompresibles. para el caso general de un estado tridimensional de tensiones. ya que el comportamiento elástico cuasi-incompresible aparece en muchos problemas reales de ingeniería. que van desde la mecánica de suelos hasta la ingeniería aeroespacial. £v = £x + £y + (12. K = oo y la deformación volumétrica es simplemente nula. 0 . por m T = [1 .| m m T )e y está relacionada con la tensión desviadora través del módulo de cortante G de la forma — <r — mp = en elasticidad isótropa. 1 . Por tanto. (12.

§mmr)B dü B r mNpdfi (12. Las relaciones anteriores no son sino una forma alternativa de las relaciones tensión-deformación mostradas en los Capítulos 2 y 3.42) y tratando a p cortio variable independiente.5). y el lector puede verificar que G = 2 (r b j = k ü t * ü) (12-43> y las Ecs.21) usando (12. (12. . (12. J 6pT |mTé: .-j^J dfi = 0 con e = Su (12. (12. Reescribimos ahora la ecuación de equilibrio (12.44) e impongamos además una forma débil de la Ec. esto es.46) llevan inmediatamente a la aproximación mixta escrita.j írt ¿uTt dT = 0 (12.j fü ¿uTb d f l .42) y (12. Ec.40). pero la formulación es de uso práctico cuando K tiene un valor alto (o v —* 0. como A C CT -V (12. com o ^mmT)c mp] f ¿ ^ [(^ (D o — 3 Jn + dQ .45) Aproximaciones independientes para u y p de la forma u = ü = N uü y p = p = N pp (12.48) ^ Í ( n' n' t ) fi f2 = / N jb d ü + f Jn Jvt N jtd r 0 Nótese que para situaciones incompresibles las ecuaciones son de la forma “ estándar” [viz.El Método de los Elementos Finitos 350 debe introducirse debido a la notación vectorial adoptada.13)] con V = 0 (a medida que K —►oo).47) donde A = C = v f Jn J B t G(D0 .40) pueden usarse para definir la matriz D estándar de una forma alternativa. En la forma mixta considerada a continuación usaremos com o variables el desplazamiento u y la presión p.

lineales y cuadráticas. Por esta razón le damos mayor importancia al test para un ensamblaje de elementos.8 una serie de dichos tests para elementos con interpolación Co-continua para u e interpolación. Es desafortunado que en la lista de elementos “ aceptables” falten el triángulo y cuadrilátero lineales.17)] nu > np (12. (12. Claramente. (12. y parece que los siguientes elementos son aceptables de acuerdo con el criterio de la Ec. las opciones son limitadas2. cuyo comportamiento es en realidad aceptable en muchas situaciones. bien discontinua. En la form a de test de la parcela esta condición es critica y se muestran en las Figuras 12. aunque p pueda sufrir oscilaciones importantes. Q 8 /3 y Q 9 /4 . bien continua para p.3 son de nuevo de gran importancia en este problema. 25 donde se tomaban cuatro elementos para tal restricción. Ec. Esto lo hizo Herrmann en su presentación original. Para cada uno se incluyen todas las combinaciones de funciones constantes. pero aparentemente también . com o se muestra en la Figura 12.7 y 12. Los argumentos concernientes a la estabilidad (o singularidad) de las matrices que se presentaron en la Sección 12. que en las aplicaciones prácticas se han obtenido resultados adecuados con los cuadriláteros Q 4 /1 . y generalizado más tarde por Key 26 para elasticidad anisótropa. ya que ahora la presión actúa com o variable de restricción o multiplicador de Lagrange para forzar la incompresibilidad. la condición sobre el número de grados de libertad es ahora [viz.49) y debe ser tenida en cuenta para evitar bloqueo (o inestabilidad) de la solución. Un procedimiento posible. El test para un solo elemento es muy exigente y elimina a la mayoría de las aproximaciones continuas de presión. y de hecho efectivo. es aplicar la restricción de presión no a nivel de un elemento singular. sino a un ensamblaje de elementos. Este “elemento” 1 pasa los tests de ¡a parcela pava un solo elemento (y para varios).9(a). En el test se prescriben todos los desplazamientos en el contorno de la parcela y una variable de presión (ya que es sabido que en situaciones totalmente incompresibles la presión queda indeterminada por una constante). Esto restringe apreciablemente el uso de estos elementos más simples.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 351 Una formulación similar a la anterior y usando el correspondiente teorema variacional fue propuesta por primera vez por Herrmann25. Si lo que se busca es elementos robustos. sin embargo.49) (de hecho todos satisfacen la condición de B-B): Triángulos: T 6 /1 T 10/3 T 6 /C 3 Cuadriláteros: Q 9 /3 Q 8 /C 4 Q 9 /C 4 Nótese.

y un procedimiento estándar aplicado al triángulo original hace que el nodo central pueda ser tratado com o variable interna. el recuento de los grados de libertad es una condición necesaria. junto con presión constante en el ensamblaje. En la Figura 12. y se precisan otras pruebas. (a) Tests de la parcela para un solo elemento. de estabilidad. . libre) 1 GDL 1TVI1 0 4/1 1T<’/11 1TW3I n„ =0 Hf. Esto. De hecho. se puede conseguir el mismo efecto introduciendo cualquier otra función elemental interna que dé valor nulo en el perímetro del triángulo principal. com o ya se ha dicho.9(&) se muestra com o un triángulo se puede subdividir internamente en tres partes al introducir un nodo central. = 0 =0 =0 =0 =2 (pasa) (pasa) 1[no pasa) | Q 8/4 T 10/3 =2 =2 (pasa) O 8/3 0 9/4 0 9/3 =2 -2 n. pero no suficiente. se puede verificar algebraicamente que las condiciones establecidas en la nota en el pie de página anterior no se satisfacen • A o A u variables (restringido. En particular. Tal función burbuja puede escribirse simplemente en función de las coordenadas de área (viz. ( 6 ) Tests de la parcela para varios elementos. libre) 2 G DL p variables (restringido. permite que se satisfaga la condición necesaria.=() =0 -0 -2 np=0 =3 = 2 =3 (pasa) (no pasa) (no pasa) (no pasa) (pasa) ( a) Figura 12.7(a) Formulación u —p para elasticidad incompresible. Capítulo 7) com o L 1L 2L 3 Sin embargo.El Método de los Elementos Finitos 352 lo hacen otros elementos que encajan en esta categoría. Aproximación discontinua de la presión.

= 5 x 2 = 1 0 (b) A A A A A A A A O A A A A O A A =9x2=18 np= 11 =15 (no pasa) (pasa) Figura 12.353 FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES T 6/3~| T 6/1 | T 10/3 O 9/3 0 8/4 O 4/1 i A A A A A A A A A A A O O A A ----O--A A nr= 3 (no pasa) A A A A A A n..7(6) A A A A O O A A n = 9 x 2 = 18 n= 11 (pasa) O O A A A A Q 9/4 A A A A Q 8/3 A A -5 x 2 = 1 0 = 15 (no pasa) nu= 2 A A A A .

El Método de los Elementos Finitos 354 O u variables (restringido. ( 6 ) Tests de la parcela para varios elementos. libre) 2 GDL /\ p variables (restringido. libre) T 3/C3 1 GDL T6/C3 T6/C6 (no pasa) Q8/C8 0 4/C4 QH/C4 Q9/C4 *„=<) n. . Aproximación C0continua de la presión. (a) Tests de la parcela para un solo elemento. = 3 (a) (no pasa) T3/C3 T6/CÓ (no pasa) =7x2=14 = 18 (no pasa) Q4/C4 (b) (no pasa) (no pasa) T6/C3 = 6 (pasa) Q8/C4 =K (pasa) Q9/C4 = 8 (pasa) Figura 12.8 Formulación u —p para elasticidad incompresible..

FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 355 Figura 12. pero ( 6 ) sigue siendo singular y no utilizable. . Las combinaciones (a).9 Algunas combinaciones simples de triángulos y cuadriláteros lineales que pasan la condición necesaria del test de la parcela. (c) y ( d) son satisfactorias.

es esencial tener n u > np. . Esto aproxima el comportamiento de un ensamblaje muy grande de elementos.27-32 pero una comparación detallada de sus méritos es difícil.10 Bloqueo (desplazamientos nulos) en un ensamblaje simple de triángulos lineales en los cuales se requiere incompresibilidad completa (np — nu = 24). La relación nu/rip que se obtiene cuando el cam po de elementos se agranda da una indicación del comportamiento relativo. por tanto. pero si sólo se logra la casi igualdad en un problema de gran tamaño se obtienen resultados sin sentido para u. com o se observa. En la Figura 12. El comportamiento de todos los elementos mencionados anteriormente ha sido extensamente discutido . la única respuesta posible es naturalmente u = 0.9(d). Subdivisiones internas similares en cuadriláteros y la introducción de funciones burbuja pueden usarse con éxito. sin embargo. por ejemplo.11. que el mismo concepto se puede aplicar satisfactoriamente para p Co-continua. en la que se usan triángulos lineales para u y p constante en el elemento. Aquí. ya que los triángulos deben mantener su volumen constante.El Método de los Elementos Finitos 356 Figura 12. Como ya se ha dicho.9(c) se muestra. para esta triple subdivisión del triángulo lineal (o en el caso de la función burbuja) y. en la Figura 12. Cp = 0 para algunos valores no triviales de p con lo cual la inestabilidad subsiste.10. pero naturalmente en cualquier problema práctico tal relación depende de las condiciones de contorno impuestas. tal com o se muestra en la Figura 12. tal com o se muestra en la Figura 12.

(a) Presión discontinua.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 357 Cuadrángulos (Q) Triángulos (T) 0 7 =4 %-------O m c'n y= 8 Figura 12. m i e n t r a s q u e p a r a la presión C o .11 se c o m p o r t a n m u y bien. .11 El índice de libertad o relación de parcela infinita para varios elementos u-p para elasticidad incompresible (7 = nu/ n p). N ó t e s e q u e p a r a la a p r o x i m a c i ó n discontinua d e presión esta relación p a r a los e l e m e n t o s “b u e n o s ”’es d e 2 a 3. (6) Presión continua.c o n t i n u a es d e 6 a 8 . T o d o s los e l e m e n t o s m o s t r a d o s e n la F i g u r a 12.

En este desarrollo supondremos que el material es isótropo. f¿ C 0 0 -E H —E r (12.50) / 8p[ev .44). A continuación se presenta una alternativa que conduce a una implementación eficiente y precisa en muchas situaciones. Suponiendo aproximaciones independientes para ev y p se puede formular el problema usando las Ec. pero puede extenderse fácilmente para incluir materiales anisótropos.55) La segunda ecuación de (12. (12. C . usando la forma de dos campos Q 9 /3 ).1. y (12.40) escritas de la forma (12.48). el uso de un método mixto puede evitar el fenómeno del bloqueo si se implementa adecuadamente (por ejemplo.El Método de los Elementos Finitos 358 12.53) se dan en (12.53) tiene la solución l v = E -1 C r ü = W ü (12.56) . y E = J n £ n v dÜ f3 = H = / N * K N v dQ J fi 0 (12. La metodología puede exponerse para el problema (cuasi) incompresible.54) (12.5.51) 0 y (12. Com o se muestra en la Seccción 12.m TSu] <¿0 = 0 Jn i 6ev[K e v — p] dft = Jn Jn (12. Una aproximación directa a la form a de tres campos lleva a un m étodo importante dentro de los procedimientos de solución por elementos finitos para materiales incompresibles al que se llama a veces m étodo B-barra.39) y (12. Se ha demostrado que la forma normal irreducible (m étodo de desplazamientos) sufre “ bloqueo” para el problema Cuasi-incompresible. Si se aproximan los campos u y p com o en (12.46).44) y la forma débil de la relaciones (12.2 Aproximación de tres campos (u — p — et>).El método B —barra para materiales cuasi-incompresibles.5.52) £v ~ ¿v — se obtiene una aproximación mixta de la forma A CT 0 donde A .

56) puede llevarse a cabo para cada elemento individualmente. En la práctica.53) se obtiene una solución en función de desplazamientos solamente de la forma Á ü = fx (12.60) donde la matriz de desplazamientos-deformación es ahora B = (I . La formulación presentada se ha implementado en un elemento incluido com o parte del programa del Capítulo 15.56) y (12.58) da los parámetros nodales para los desplazamientos.59) y (12. y entonces pueden usarse (12. la solución de la Ec. La equivalencia de (12. para materiales isótropos Á = f B r G (D 0 .60) puede verificarse mediante simple multiplicación de matrices. La elegancia del m étodo está .| m m r )B + i m N vW (12.59) puede ser modificado para obtener una forma similar a la del m étodo estándar de desplazamientos. Para ello se escribe Á = í B r D B dü Jn (12. El resultado de (12.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 359 En lo anterior se ha supuesto que E es invertible.57) Substituyendo (12. La solución de la tercera ecuación de (12.56) y (12. las aproximaciones para la deformación volumétrica y la presión se construyen para cada elemento individualmente y no son continuas a través de los contornos elementales.§ m m r )B díl + W r H W Jn (12.57) para obtener las aproximaciones para la deformación volumétrica y la presión.57) en la primera ecuación de (12. Por tanto. de la forma p = (E T) .61) Para materiales isotrópos la matriz constitutiva es D = G (D 0 .¡ m m r ) + K m m T (12.53) da los parámetros de la presión en función de los parámetros de la deformación volumétrica. salvo que B ha sido reemplazada por B .1 H e„ (12. lo que implica que N v y Np tienen el mismo número de términos.58) donde. Además. N v normalmente se supone idéntica a N p y así E es simétrica y definida positiva. El m étodo se discute más extensamente en las referencias 23 y 24. (12.59) La solución de (12.62) Nótese que la forma anterior es idéntica al modelo estándar de desplazamientos.

tal com o el tratado en la Sección 12.66) es de especial interés. De hecho.6. Si llamamos a esta matriz .32-3 6 Así se obtienen los desplazamientos u (o las temperaturas (f> en un problema de campo. nos encontramos esta forma en problemas dinámicos com o una “ matriz de masa” . tales com o plasticidad o elasticidad con deformaciones finitas. ya que la matriz E es independiente de K .63) se calculan las tensiones a* interpoladas com o ar* — No-ir de tal forma que aproximen & en un sentido débil.360 El Método de los Elementos Finitos mejor explotada en problemas no lineales. A menudo se recurre en la práctica al promediado nodal de las tensiones elementales para obtener una mejor visión de las tensiones por un proceso de proyección o recuperación variacional que es en sí mismo otra formulación mixta posible . los mismos criterios de estabilidad discutidos previamente para la aproximación de <¿os campos son válidos aquí. Naturalmente.66) Esta es casi idéntica a la primera de las ecuaciones de (12. Nótese que la eliminación de p también puede llevarse a cabo en la forma de dos campos u — p usando K com o un número de penalización. la forma dada aquí es mucho más conveniente.3) con una formulación irreducible. Para una discusión más completa véase la referencia 24.65) o bien ( / N jN adñj&= ( J N jD B ü ) dñ (12. 1 2 . (12. en lugar de calcular las tensiones á de la forma &= DBü (12. y sería idéntica si el integrando hubiera sido premultiplicado por D _1.30).6 A lis a d o d e te n sio n e s / m u e s tr e o ó p t im o 12. pero si K es una variable real con variación espacial. No se ha hecho así en este caso ya que la estructura de la matriz en el primer miembro de la Ec. dando “ saltos” de tensión inter-elementales aún cuando las tensiones reales son continuas.64) Esta aproximación se N H * ' -& )d ü = 0 (12.1 Proyección de tensiones. Hemos observado en capítulos anteriores que la formulación de desplazamientos produce a menudo predicciones poco realistas de tensión. usada en la aproximación mixta cr — u. Sin embargo. puede escribir / Jn Jn (12.

solución mediante la iteración (12.66) es equivalente al ajuste por “mínimos cuadrados” . y no en forma jerárquica. ( 1 2 . Si la Ec. 12.64).68) se puede aproximar su solución de la forma * = M ¿ XP donde la inversión es trivial.6 6 ) se escribe com o Ma = P (12. esta igualdad ocurrirá en general en el interior de cada elemento. una propiedad útil de los puntos de integración de GaussLegendre puede ayudar. claramente esto es un sueño difícilmente realizable. es evidente que en ciertos puntos ambas deben ser iguales. siempre calcularíamos en ellos la solución exacta. el proceso produce una matriz puramente diagonal. sean un ajuste por mínimos cuadrados de las tensiones calculadas proporciona una pista sobre la localización de los puntos en los cuales el muestreo o evaluación de tensiones es óptimo.70) La proyección más obvia es usar N a continuas y tales que Na = Nu (12. Si las funciones N <7 están escritas en forma “estándar” . Sin embargo. Si esta última es un ajuste por mínimos cuadrados de la primera.12 en la que se muestran tensiones (gradientes) lineales a trozos y discontinuos com o aproximación de la distribución real.71) obteniéndose de esta manera una aproximación de mayor precisión.67) Jn vemos que es fácil “ diagonalizarla” de forma aproximada com o M ¿ . De hecho.a ) 2dü Jn (12.6.P) (12. y por tanto. Es interesante notar que la “proyección” de la Ec. Considérese la Figura 12.2 Muestreo optimo. Si se conociera a priori dónde están situados dichos puntos. Esta propiedad puede enunciarse de la form a: Si . (12. En el Apéndice 8 se describen varios procedimientos de diagonalización y se ve que una de las formas más útiles es aplicar una regla aproximada de integración con los puntos de integración restringidos a los nodos t de N ^.72) con respecto a a de la Ec.69) Se pueden obtener mejoras sucesivas de la = * "-> + . (12. El hecho de que las tensiones alisadas. más precisas. o a la minimización de n= í (< r * .FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES M = í N j N a dü 361 (12.

en los puntos de integración numérica que integran exactamente un polinomio de orden 2(p — m) + 1 fosea.8). com o ha sido manifestado por muchos investigadores . Esta proposición es exacta para el caso de integración de Gauss en una dimensión. en general.12 Ajuste lineal por mínimos cuadrados a la curva Su de tensión o deformación. Obviamente.34. entonces dos puntos de Gauss definirían de forma única una recta que es su ajuste por mínimos cuadrados. Por tanto. entonces. esto es. se obtiene una precisión un orden superior que la que proporciona la aproximación en cualquier otro sitio.362 El Método de los Elementos Finitos existe una fórmula de integración numérica con un número mínimo de puntos de muestreo que integra de forma exacta un polinomio de grado 2M + 1. con un error de orden 0 (h 2(p~m)+2)J. si se muestrea la aproximación Su en estos puntos. la aproximación a Su sera casi un orden mejor. Sección 9. y se satisface aproximadamente para expresiones de integración en dos y tres dimensiones . en cualquier cálculo por elementos finitos es conveniente muestrear las deformaciones en dichos puntos de integración. .37 Es obvio en el ejemplo mostrado que si la curva exacta fuera una parábola. en tales puntos un polinomio de orden M + 1 es igual a su correspondiente ajuste por mínimos cuadrados mediante un polinomio de orden M . Claramente tales puntos son óptimos para el muestreo de la magnitud Su (o las deformaciones y tensiones en un problema de elasticidad). 0 (/ip_m"t'2). A la inversa.37-39 Su Los puntos de igualdad en una aproximación exacta o mala son parabólicos Figura 12. donde p es el orden del polinomio completo en la función de forma de aproximación y m es el orden del operador S (Capítulo 9. Para soluciones suaves se puede decir de form a bastante general que la aproximación a Su es siempre de orden 0 ( /ip~ m+1).

í u Tp d ü 2 Jn Jn (12.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 363 La Figura 12. El concepto de ajuste por mínimos cuadrados tiene justificación adicional en problemas auto-adjuntos en los que se minimiza un funcional de energía. se puede empezar de forma general por una teoría que establece que la minimización de un funcional de energía II definido como f (S u )TA (S u ) dü -f. Sin embargo. La forma cuadrática (12. En el contexto del análisis elástico. pero son. Este teorema viene dado en diferentes formas por Herrmann . En la Figura 12. las tensiones de cortante muestran una “ variación” parabólica en cada elemento que resulta en una representación muy pobre de las tensiones reales. se puede mostrar fácilmente que la minimización es equivalente a ajustar por mínimos cuadrados las tensiones a las exactas.40 M oan . En tales casos.13 muestra algunos de tales puntos óptimos de muestreo para varios elementos del tipo C0 (m — 1 ). En algunas ocasiones componentes individuales de las deformaciones o tensiones muestran localmente una muy mala aproximación debido a términos espúreos de alto orden presentes en los elementos cuadriláteros.14 se muestra.73) es la que aparece en la mayoría de problemas lineales auto-adjuntos.2.73) que da la solución exacta u = ü. se puede establecer que la minimización de la energía potencial total es equivalente a encontrar un ajuste ponderado de mínimos cuadrados a las deformaciones exactas mediante aquéllas que se suponen de forma aproximada.9. típicos en la formulación en desplazamientos de elasticidad.74) En lo anterior S es un operador lineal auto-adjunto. por ejemplo. por ejemplo. Sección 3. y A y p son matrices prescritas de posición. Aquí de nuevo los puntos de muestreo óptimo vienen al rescate. ciertos. Mientras los resultados para las flechas y las tensiones axiales son excelentes. los valores obtenidos en los puntos de Gauss son una excelente . Los resultados para triángulos y cuadriláteros lineales son físicamente obvios (y ya hemos mencionado en e! Capítulo 3. Por tanto. La demostración del teorema anterior se da al final de esta sección. que “ obviamente” las tensiones están mejor representadas en los centroides). Para elementos C q de mayor orden los resultados no son en absoluto evidentes.37 Brauchli y Oden 38 y demuestra que la solución aproximada a Su se acerca a la exacta S ü com o una aproximación ponderada de mínimos cuadrados. un anáfisis de una viga en voladizo usando cuatro elementos cuadráticos del tipo “ serendípito” . sin embargo. es equivalente a la minimización de otro funcional 13* definido como II* = - í [S(u — ü )]r A S (u — ü) dfl 2 Jn (12.

com o . entonces debe hacerse una proyección o una simple extrapolación bilineal a partir de los valores en los puntos de Gauss. El ejemplo mencionado sugiere que en los elementos Cq cuadráticos. Si se desean valores nodales. sean bi. 0“ '’ b ° Figura 12. representación de las tensiones de cortante medias correctas. aunque (afortunadamente) las discrepancias no son siempre tan grandes.o tri-dimensionales. Tales valores son también excelentes. Mejoras similares se pueden mostrar en el contexto de otros elementos y problemas. J 0 (k * ) ■ .13 Muestreo óptimo y número mínimo de puntos de integración para algunos elementos C0.El Método de los Elementos Finitos 364 p Error óptim o 0 ( h 2(p m)+2) 1 0 ( h 2) Mínimo 0 ( h 2(p m)+1) > 0 (h ) / \ / \ A 0 ( h ») ■ 0 ( h “) 2 » í 1 0 (AJ) > 0 ( h 3) A \ °m I 0 * 1 0 (h * ) 4 í ’ /A r ■ ] o í» ) í } í . las tensiones (o magnitudes similares) nunca deben ser calculadas en los nodos.

Al y Barlow 39 presentan un algoritmo de extrapolación muy simple para estos problemas./ (Sü)TAS¿udO+ f <5uTp<tfl = 0 2 Jn o. para u = ü (la solución exacta). Demostración del Teorema La variación de II definida en la Ec.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 365 Figura 12. ¿ n = .14.í (S6u)TASüdíí + . (12. Más ejemplos de tales extrapolaciones se dan en Hinton y Campbell34. Muestreo de tensiones en los puntos de Gauss de orden cúbico en (2 X 2) con extrapolación a los nodos.14 Viga en voladizo con cuatro elementos cuadriláteros (Q 8 ).73) es. se muestra en la Figura 12. Hinton et al. 1 Jn Jn . si A es simétrica.

II* = II + constante y su estacionariedad es equivalente a la estacionariedad de II. Entonces se puede escribir áu = u y f (Su)TASü<¿0 + f uTpdn = 0 Ja Ja Restando la anterior de la Ec. derivados en principio a través de razonamientos heurísticos. resultó bastante espectacular — ¡aunque había quién pretendía. introduciendo el nombre de “integración reducida” para aquellas que no evalúan la rigidez exactamente para elementos simples y apuntamos algunos peligros de su uso indiscriminado debido a la inestabilidad resultante. Sin embargo. que es similar42-44) y en problemas de flexión de placas y láminas tratados com o un caso de sólido degenerado45. obtener mejores resultados haciendo menos trabajo!— . En el Capítulo 11 nos referimos de nuevo a tales reglas de integración de bajo orden. (12.El Método de los Elementos Finitos 366 s u = f (s¿u)TA Südn+ / ¿uTpdn = o Ja Jn donde ¿u es una variación arbitraria. El éxito de estos procedimientos. Por tanto. sino que está asociada con el .46.ü ) ]t a s (u —ü)dn —i í (sü)t aSüdn 2 Ja 2 Jn donde el último término no está sujeto a variación. se puede escribir n = \ f [s ( u . 12. dichas integraciones reducida y selectiva (donde la aproximación de bajo orden sólo se aplica a ciertas partes de la matriz) han demostrado su valía en la práctica.7 Integración reducida y selectiva y su equivalencia con problemas mixtos penalizados En el Capítulo 8 se han mencionado las reglas de integración numérica más bajas que preservan el orden de convergencia necesario para varios elementos. A pesar de todo. Obviamente se buscó una justiciación completa de estos métodos 47 y una de las razones obvias es que frecuentemente las fórmulas de integración reducida se aplican precisamente en los mismos puntos que se han identificado en la sección anterior com o óptimos. rayando en la inmoralidad. pero al mismo tiempo se ha apuntado la posiblidad de singularidad en las matrices elementales resultantes. dando a menudo resultados mucho más precisos que usando reglas de integración de mayor orden. la principal razón del éxito no es esa. Esto es particularmente notable en elasticidad cuasi-incompresible (o en flujo de Stokes.73) y notando la simetría de la matriz A.

Tal singularidad puede ser deducida del recuento de puntos de integración. y Á = f B Tm K m TB d ü Jíl (12. La forma irreducible correspondiente se puede escribir satisfaciendo la segunda de estas ecuaciones exactamente. imponiendo p = K m Tt (12.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 367 el hecho de proporcionar la necesaria singularidad a la parte de la matriz que actúa como restricción [viz.20)].48).78) donde A y fj son exactamente los de la Ec.77) se tiene > (A + Á)ü = fi (12.47) es explícitamente (12.48) y recordemos que la segunda de las ecuaciones (12.79) La solución de la Ec.44) y (12. (12. Ecs. para el cual la forma integral débil mixta viene dada por las Ecs.76) Tras sustituir u = ü = N uü y t « k — SNü = Bü (12. Se demuestra aquí dicha equivalencia para el problema de elasticidad cuasi-incompresible. Esta equivalencia fue demostrada por primera vez por Malkus y Hughes40 y después por Zienkiewicz y Nakazawa*0 en un contexto general.75).75) y sustituyendo ésta en (12.44) se tiene f 6eTG(D°—§mmr )cdn+ f 6eTmKinT€dft— f £ur bdft— f <5ur t dV—0 Ja Jn Jn Jvt (12. si se ha usado un esquema de integración para evaluar (12. (12. se puede escribir p{() = K mTe (0 = K m TB ( ( ) ü (12.47. (12. lo que evita el bloqueo.81) .80) Volvamos ahora nuestra atención a la forma mixta penalizada de las Ecs.78) en ü permite determinar la presión en todos los puntos usando la Ec. En particular.45).18) a (12. (12.44) a (12.48 pero es más sencillo demostrar que existe una completa equivalencia entre los procedimientos de integración reducida (o selectiva) y la formulación mixta ya descrita. (12.79) que muestree en puntos (£). (12.

Para elementos isoparamétricos curvos la equivalencia es de hecho inexacta. (12. la equivalencia existe para un problema mixto en el que se usa una regla de integración inexacta para evaluar ecuaciones tales com o la (12. i.80). En los demás casos.83) Esta es precisamente la misma condición que la de la Ec.80). por tanto.82) se reduce simplemente al requisito de que en todos los nodos de presión m r B ( í ) ü = N pP K (12.81). (12. N „ ( f ) ( m r B (í)ü . esto es.81). El uso de integración reducida en el resto de la matriz que determina u. y asegura que esta matriz sea singular. con muestreo en los nodos de presión situados en las coordenadas (£). se puede escribir para cada componente escalar de N p Y . Esto se cumple en la mayoría de los casos y entonces la equivalencia integración reducida-form a mixta es exacta. A . La equivalencia sólo es completa para el procedimiento de integración selectiva. que este tipo de equivalencia es bastante general.82) donde el sumatorio es sobre todos los puntos de integración (£) y donde son las funciones de peso y determinantes jacobianos adecuados. no habrá bloqueo si se satisfacen las condiciones previamente mencionadas {riu > rip). y se pueden obtener resultados ligeramente distintos usando integración reducida y formas mixtas. sólo es permisible si ésta resulta no singular. Se puede.M e j Wi = o (12. Se puede concluir. y queda probada la equivalencia entre ambos procedimientos. . siempre que el esquema de integración usado para evaluar A permita la integración exacta de la forma mixta de la Ec. sin demostración detallada.e. previamente definidas en la Ec. osea. aplicación de la cuadratura numérica solo a la matriz A . concluir que todos los elementos con interpolación discontinua de p que se han verificado com o aplicables al problema mixto (viz. (12.368 El Método de los Elementos Finitos Si se aplica a la anterior integración numérica. Esto queda ilustrado en ejemplos de la referencia 51.. (12. Pero com o A *K ) = 1 si ( está en el nodo j y cero en los otros nodos. com o es el caso que se ha mencionado anteriormente del elemento Q 8 /4 . la Ec. y que con cualquier problema similar la aplicación de una cuadratura numérica de rip puntos para evaluar la matriz Á de cada elemento es equivalente a un problema mixto en el que la variable p se interpola elemento a elemento tom ando com o valores nodales los mismo puntos de integración.

pero no p. ya que cantidades com o no son continuas entre elementos en la forma irreducible. siempre que algunas de las ecuaciones de restricción sean linealmente dependientes. f En la Figura 12. Un comentario final sobre el uso de la integración “ reducida” en particular. 2 f El elemento Q 9/3 requerirá una cuadratura de tres puntos. Com o ya se ha señalado en la Sección 12. pero que no pasan el test de la parcela. lo cual es poco natural para cuadriláteros. incluso si las condiciones generales de estabilidad no se cumplen.5).1 es posible para tales formas obtener resultados adecuados parq.16 ilustra el caso en un ejemplo que corresponde a flujo viscoso lento a través de un orificio. es mejor utilizar simplemente la forma mixta. Q 8 /3 .FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 369 Figura 12. y de los métodos penalizados y mixtos en general. . Un corolario muy interesante de la equivalencia demostrada para comportam iento cuasi-incompresible se obtiene notando el rápido crecimiento del orden de las fórmulas de integración con el número de puntos en la cuadratura (viz.7. Q 9 /4 y Q 9 /3 aunque sólo el último satisface completamente los requisitos de estabilidad. tales com o el Q 8 /4 y Q 9 /4 de la Figura 12. pero las presiones sólo son aceptables para el último. Nótese también en este ejemplo la validez con una mejora espectacular de tales puntos para el muestreo de tensiones. por ejem plo) pueden ser implementados para situaciones cuasiincompresibles con una forma irreducible penalizada y usando la integración selectiva correspondiente. Si tomamos el último número com o correspondiente a los puntos de integración.7. Por lo tanto. Para elementos de alto orden el número de puntos de cuadratura equivalente a la variable de restricción p admisible por estabilidad alcanza rápidamente la requerida para integración exacta. La Figura 12.3. Esto ha sido observado en muchas ocasiones 52-54 y Sloan y Randolph 55 han demostrado el buen comportamiento del triangulo quíntico. y por tanto su actuación en situaciones cuasi-incompresibles es excelente. la variable primaria (u en este ejemplo). Esta situación se da en algunos elementos que se utilizan a veces para la solución de problemas incompresibles. incluso si se usa integración exacta. En problemas en los que la variable (de restricción) p se interpole continuamente (Co) los razonamientos anteriores fallan.15 se muestra un ejemplo que indica claramente la mejoría en desplazamientos que se consigue con la integración reducida a medida que el módulo de compresibilidad K crece (o el coeficiente de Poisson tiende a 0. y son poco usados en la práctica. Todos los elementos proporcionan un campo de velocidades (u ) razonable. un problema que obedece ecuaciones idénticas a las de la elasticidad incompresible. estos darán campos u aceptables. Capitulo 8 ). Se comparan los elementos Q 8 /4 . mientras que el elemento Q 8 /4 no da siquiera resultados que se puedan dibujar . Desafortunadamente los elementos de alto orden presentan otras dificultades.

3x3 Integración por puntos de Gauss 2 x 2 Integración por puntos de Gauss | 1 | 370 El Método de los Elementos Finitos .15 Esfera sometida a presión interna. Efecto de las reglas de integración numérica con diferentes coeficientes de Poisson.1 | eo O II 3945 | [ sin resultado \ 0•4041 | 0 ■4081 o II 3779 3776 CT» os C T» OS lO o í" CO lO os o> o co eo o II o o o Tí* ot-H o os O OS eo eo II o O o os o00 CO o o o «J CO C'* -t» b¿ V X X e¡5 eo CN X 'O Figura 12.

16 Estado estacionario del flujo a través de un orificio a bajo número de Reynolds. Q 9/4. elementos Q 8/3.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 371 Orificio (a) ( 6) (c) (d) Malla de elementos rectangulares Variación de presión. Q 9/3 (f) Velocidades radiales. Solución con los elementos u/p Q 8/3. Nótese que la variación de la presión para el elemento Q 8/4 es tan grande que no puede ser dibujada. Q 9/4. elemento Q 8/4 (/i) Velocidades radiales. elemento Q 8/4 9 /3 Variación de presión. elemento Q 8/3 ( e) Velocidades axiales. elementos Q 8/3. elemento Q 9/4 Variación de presión. Q 9/3 y Q 9/4. . Q 8/4. elemento Q 9/3 Figura 12. Q (<7) Velocidades axiales.

372 El Método de ¡os Elementos Finitos Figura 12. Aunque el elemento original sufre bloqueo. una dependencia lineal de la ecuación de restricción permite usar el ensamblaje de forma bastante efectiva en muchas situaciones incompresibles. Sin embargo.85) donde rn es el residuo de la segunda ecuación. com o se ha mostrado previamente.8. pero no da resultados para presiones.8 Un procedimiento simple de resolución para problemas mixtos 12.f 2 (12.56 Se resuelve sucesivamente y n+ 1 = y n + p r n (12. calculado com o r n = C Tx n . En los comentarios sobre la solución algebraica de problemas mixtos caracterizados por ecuaciones del tipo [viz.13)] [* ' ? ] { .1. Xn + 1 = A . Esto permite que los desplazamientos se puedan calcular en situaciones cuasi-incompresibles. esto es. Es interesante señalar de pasada que se da una situación parecida si se ensamblan cuatro triángulos T 3/1 para formar un cuadrilátero de la forma mostrada en la Figura 12. escogida para ser eficiente y fácil de usar. (12. . es posible una forma general de solución iterativa que reduce sustancialmente el coste . Ec.17 Un cuadrilátero en el que las diagonales forman un ensamblaje de cuatro elementos T 3/1. (f 1 . 53 12.{ $ } se han señalado las dificultades asociadas a las diagonales con ceros y el aumento del número de incógnitas (nx + ny) comparado con el de la forma irreducible (nz ).. com o se muestra en la referencia .87) En lo anterior pn es una “matriz de aceleración de convergencia” .86) y se sigue con la solución de la primera ecuación.17. } . Generalidades.C y n+1) (12.

En este caso se empieza por la Ec. 12.}={o} 'i2-88) Sin embargo.2 Solución iterativa para elasticidad incompresible.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 373 El algoritmo es similar al descrito inicialmente por Uzawa 57 y ha sido ampliamente aplicado con el contexto de la optimización .85) a (12.92a) rn = C r ün (el residuo de la restricción de incompresibilidad) (12.89) Si en la segunda matriz se usa una integración consistente con el número de parámetros de presión discontinua supuestos. suponiendo incompresibilidad completa. reemplazando A por A = A + / Br(AGmmr )Báíí Jn (12. (12. escrita ahora con V = 0 . y resulta la forma A Cr o]{. entonces es precisamente equivalente a escribir Á = A + XGCCt (12. esta adición no modifica el sistema de ecuaciones. esto es.3.8. Claramente.87) se puede adoptar con el “ acelerador de convergencia” definido simplemente com o p = XGI (12. la matriz A es singular (dado que las variaciones de volumen no están restringidas) y es necesario “ aumentarla” para hacerla no singular.92c) Aquí Á se puede interpretar com o la matriz de rigidez de un material compresible con un módulo volumétrico K = \G .48). Las diferentes matrices quedan definidas en (12.90) que es más fácil de evaluar. 58-62 Su relativa simplicidad puede ser mejor comprendida al considerar ejemplos concretos. La iteración del algoritmo (12. o de forma más conveniente mediante la adición de una matriz ficticia de compresibilidad.91) Se tiene ahora un sistema iterativo dado por pn+1 = pn + p rn (12.92b) y ün + 1 = Á_1(fi - C p n+1) (12. Se puede conseguir esto de la forma descrita en la nota al pie de la Sección 12.47).

en cinco iteraciones la divergencia inicial de u se reduce del valor ~ 1 0 .90). Nótese que esta convergencia es bastante rápida para valores grandes de A = (10 3 a 104).63' 65 Alternativamente el proceso puede visualizarse com o una modificación de la ecuación original ( 1 2 . (12. pero a efectos prácticos el algoritmo simple basta.3 Solución iterativa para la formulación mixta ü —á —é. Nu = N a = N £ = N (12.4 a 1 0 -16. este planteamiento simple llevó en un principio a la proposición de este algoritmo . Con A = 104. (12. se obtiene una secuencia similar a la Ec.8 8 ) al restarle el término p/p a cada lado de la segunda ecuación para dar (esto se denomina a menudo forma lagrangiana aumentada ) 56.92) siempre que Á se defina según la Ec. lo cual está en el límite de precisión del ordenador utilizado. De hecho. En este ejemplo se muestra com o el procedimiento de solución mixta puede ser utilizado para mejorar los resultados de una formulación irreducible en desplazamientos. 12. por ejemplo.374 El Método de los Elementos Finitos y el proceso de iteración com o la adición sucesiva de deformaciones volumétricas “iniciales” diseñadas para reducir la deformación volumétrica a cero. Para valores más pequeños de A el proceso puede acelerarse 56 utilizando distintos valores para p. Se tiene por tanto. suponiendo funciones de forma “estándar” .>} (12-94) Con esto. El lector debe notar que el proceso de iteración a menudo permite utilizar precisión simple en un problema que de otro m odo requeriría operar en doble precisión.8. Comencemos con la Ec. Claramente.34) en la que suponemos que funciones de forma (7°-continuas idénticas aproximan todas las variables.95) .62 A C 1 íü ) í fi ^ y adoptando el proceso iterativo cT -I/J {p } ={-/"/. (12. ahora se puede conseguir una mucho mejor satisfación de la restricción de incompresibilidad que por el simple uso de un módulo volumétrico (o parámetro de penalización) “ suficientemente grande” . Empezando la iteración con u° = 0 y p° = 0 en la Figura 12.18 se muestra la convergencia de la máxima divergencia de u calculada en los puntos de integación usados.

0 l()-s \ \ “\ 10- \ = \ \ . 0 5 10 Número de iteraciones —*• Figura 12.0 10° 20.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 375 12. supondremos que la segunda ecuación que da la ley constitutiva se evalúa utilizando una “ cuadratura nodal” y. por tanto. Además.96) f N r D N dü Jn C = = E 0 0 í í N t N dü = C T Jn Jn (12.0 u = I * 10.18 Convergencia iterativa en un problema de extrusión para diferentes valores del coeficiente de penalización A = 7 //i. \ 10 \= \ \ 10 Fuera del límite > 1 1 I J__ L -J_____I_____I_____L. 0 CT Er C A O A = {sH í (12. é y ü definen los parámetros nodales. lleva simplemente .97) B dü donde <r.0 5.

Las operaciones son idénticas a las de la Sección 12.98) El proceso iterativo comienza. El proceso es similar al propuesto por Cantin et al.84). por la variable de restricción y. com o en el caso general de la Ec.70).70 com o una mejora iterativa de la solución estándar irreducible.1 y de nuevo se puede conseguir un ahorro en el coste computacional aglutinando (diagonalizando) la matriz C y usando las iteraciones de la Ec.19 y 12.C .1E ü n + 1 ( * n+1)¿ = (D é n+1)t- ( 1 2 .376 El Método de los Elementos Finitos a especificar la ley constitutiva en dichos nodos. La secuencia puede identificarse simplemente com o: а) alisado de tensiones y deformaciones a la forma continua (mediante el procedimiento de promediado).66-68 En las Figuras 12.6. (12. (12. 56.100d) Empezando con á° = e° = ü° = 0 se nota inmediatamente que el primer cálculo de u 1 es simplemente la solución estándar en desplazamientos.i rn ( 1 2 . y б ) ajustar la solución en desplazamientos para equilibrar las fuerzas residuales creadas por el alisado.69.99) El proceso iterativo resulta Qn+ 1 = Qn _ K . com o se sabe que se pueden obtener buenas soluciones con la forma estándar. El coste de la solución no es mucho mayor que el de la form a irreducible. se puede especificar (> = K _1 = Q f B t D B d fíj * (12. 1 0 0 a) con r n = E T<rn — f 3 ¿ n+1 = . Cada . 1 0 0 b) (12.100c) (12. De forma alternativa. (<r)i = (De)¡ (12. Si se interpreta de esta manera se nota que de hecho no es necesario proseguir hasta la convergencia completa del m étodo mixto. El segundo paso del cálculo es precisamente el alisado de las deformaciones discontinuas B ü 1 para obtener valores nodalmente continuos. en desplazamientos.20 se muestran algunos ejemplos que ilustran la considerable mejora de resultados obtenible por este procedimiento mixto. y la convergencia es rápida. a menudo se pueden conseguir excelentes resultados evaluando C y E ü n + 1 mediante una cuadratura nodal y prescindir del proceso iterativo .

Solución de desplazamientos con tensiones mejoradas i i i i í i i i 0. Si se hace esto la solución mixta puede empeorar los resultados del m étodo en desplazamientos.Integración total (Matriz consistente A ) -------.u para una viga. solución con un número fijo de iteraciones es una aproximación aceptable. En la introducción a este capítulo se definieron las formas irreducibles y mixtas y se indicó que en ocasiones es posible . 12.5 1.9. El proceso de iteración es una adición a los programas “estándar” en desplazamientos para mejorar la precisión y que merece la pena realizar.Integración nodal 1.19 Solución iterativa de la formulación mixta a .0 fe* ----.9 Formas complementarias con restricción directa 12.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES a/b = !m 377 10 -------.Integración total (Matriz diagonalizada A ) -------. normalmente de mejor calidad que la solución pura en desplazamientos. u y a bilineales. Es importante acentuar una vez más que no debe imponerse la continuidad de deformaciones/tensiones en las singularidades o en cambios abruptos de material.5 0 10 0 Iteración cq 0 1Ph TJ S Iteración (con búsqueda lineal) Figura 12.1 Formas Generales.

(a) Una viga mostrando convergencia con las iteraciones.C Solución iterativa para la formulación mixta <r/u usando dos formas del elemento triangular TC 3/3 y TCR 3/3.73 I ^ !•» i s §•« " « O-S 7 1 h 0 tí <3 o £ *5 w 0-6 TI .Referencia 20 7C3/3 Figura 1 2 . deflección de la viga (32 elementos) («) 73 10 20 Iteraciones Tensión normal en el punto A 7C3/3 ------7C K 3/3------ .2 0 A(\ 60 SO 100 Coordenada x Sigma xx a lo largo de B .El Método de los Elementos Finitos 378 12 .7C3/3 1-2 ce TCRV3 1-2 •s .Exacta . 10 20 Iteraciones Máx. ( 6 ) Un dominio con forma de L mostrando los resultados mejorados en la distribución de tensiones cuando se impone la no continuidad de la tensión en la singularidad (elemento TCR 3/3) .

u de la Sección 12. A veces es posible resolver el problema com o irreducible suponiendo a priori que la elección de las variables satisface una de las ecuaciones. sólo queda por sastisfacer la relación constitutiva (12.1 0 1 ) Por tanto. Se llama a tales formas directamente restringidas y obviamente la elección de las funciones de forma es difícil. En el contexto de la elasticidad se usó una función de penalización similar para resolver el problema (r .379 FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES obtener más de una forma “irreducible” . (12.2). esto es. (12. (12. En este caso la integración selectiva fue esencial. Aquí supondremos a priori que la elección de q es tal que satisface la Ec. k -1 q + V<£ = 0 eñ O con <j> = 4> en (12. esto es.6) y se obtuvo la correspondiente ecuación de gobierno (12. que se introdujo en el problema incompresible y que permitió justificar los métodos de integración selectiva.2) y (12.3) y las condiciones de contorno naturales V r q = Q en ü y qn = q en Tq ( 1 2 .7. (12. Esta función de penalización no tiene un sentido físico obvio y se usa simplemente para obtener una aproximación “ suficientemente cercana” a la satisfación de las ecuaciones de continuidad de flujo. Para ilustrar esto en el problema de transmisión del calor dado por las Ecs.103) en la que 8qn representa la variación del flujo normal en el contorno.2.105) .( V T6q4>dü+ f 8qn^>dT + í Jn Jn Jr Jrq 8qn<t>dT = Q (12.104) Si además se supone que V T¿q = 0 en Í7 y = 0 en T? . Su papel es exactamente el mismo que la penalización con significado físico. Consideraremos dos ejemplos.4.101).3) se introdujo la función de penalización a en la Ec. entonces la ecuación se reduce a Í 8qTk~1qdÜ + f Jn J 8qn} d T = 0 (12. tal com o se indicó en la Sección 12. El problema complementario de transmisión del calor. Usando el Teorema de Green se transforma lo anterior en [ S c f k .7) en función de q. que las funciones de peso son simplemente las variaciones de q y satisfacen las condiciones de continuidad de la Ec.102) Una forma débil de lo anterior es í í q r ( k " l q + V<j>)dü - Jn í Jr4 Sqn{4 > -j> )d r = 0 (12. para eliminar u y operar solamente con las tensiones com o variables del problema4.' q d í l .

107) De esta forma. Volveremos sobre este problema más adelante. D -1<r — Su = 0 en ft y u = ü en Tu (12.í Jn J ru El correspondiente principio variacional de la energía complementaria es n = - / v Tn . ST<r + b = 0 en í) y t = t en T* (12.1a d í l + ( (STS t r f u d í l . STS<r = 0 en fi y = 0 en Tí (12. í t r u d T = 0 (12. que suponemos son satisfechas indénticamente por la aproximación.112) queda la forma débil í S ^ D -'v d n .í Jn Jn J r„ StTü d T . osea. y de form a análoga al ejemplo previo. Así.la d ü - 2 Jn f tTü d r J ru ( 1 2 . esto es.1 1 3 ) .4 se puede proceder de forma similar.El Método de los Elementos Finitos 380 Esto es de hecho la variación de un principio de flujo complementario n =f Jn lq rk -1q d n + f qnidC (12. se imponen sobre el cam po de tensión las restricciones. En el problema elástico descrito en la Sección 12. pero la dificultad es la elección de las funciones de prueba que satisfagan las restricciones.108) La form a débil de lo anterior se puede escribir í 6ar ( D ' 1a .ü )dT = 0 (12. El principio de la energía elástica complementaria. se pueden plantear soluciones numéricas a partir de cualquiera de las ecuaciones anteriores.f J r.111) StTüdV = 0 (12. suponiendo campos de tensión que satisfagan las condiciones de equilibrio previo. esto es.106) Obviamente.110) De nuevo. sólo quedan por satisfacer las relaciones constitutivas y las condiciones de contorno en desplazamientos. suponiendo que las funciones de prueba son variaciones completas que satisfacen la ecuación homogénea de equilibrio. tanto en el contorno I* com o en el dominio ft.109) que al ser integrada usando el teorema de Green da f SaT D .S u )d ü + f Jn J tu StT(u .

pero en ocasiones es posible elegirlas directamente .115) Por tanto.T * (12. La forma anterior requerirá funciones de forma para V* que sean Cocontinuas.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 381 De cara al uso práctico.117) y r ____ T _ l-dy’ dx . En el correspondiente problema de elasticidad se puede obtener una forma similar bi-dimensional mediante el uso de las llamadas funciones de tensión de Airy if>. la estacionariedad de n = ^ ! ( L V ’ + qo)I’k -l(LV’ + q o )< t t l-^ (12.2 Solución usando funciones auxiliares.n Ahora las ecuaciones de equilibrio d STa + b = d x a* d + d d y ay d y TxV d + d ¿ Ttv ( 12.120) . si se define q = LV> + qo y ¿q = L6i¡) (12. por ejemplo.114) tal que (12.118) la formulación de las Ecs. 70 12.116) donde qo es cualquier flujo elegido de forma que V rqo = Q (12. Las dos formas complementarias pueden ser resueltas usando funciones auxiliares para asegurar la satisfacción de las restricciones. de nuevo surgen las dificultades asociadas con la selección de las funciones de aproximación.106) puede ser usada sin ninguna restricción y.119) bastará para formular el problema (aquí t es la dirección tangente al contorno). (12.9. En el problema de transmisión del calor es fácil verificar que la ecuación homogénea 9 d V q = — qx + w~qy = 0 d x '* ' dy queda automáticamente sastisfecha definiendo una función d^> Qx — T p dy q* = . (12.105) y (12.

Esta equivalencia en el caso de un triángulo lineal (que se ha usado en los primeros capítulos del libro).123) De nuevo la sustitución de (12. algunas potencialmente de mayor precisión que la que ofrecen las formas irreducibles.112) o en el principio varicional complementario (12. Sin embargo. o el tetraedro lineal. Sección 12. Además. Vol. Aquí el estudio del comportamiento de la forma mixta frecuentemente puede revelar debilidades o falta de “robustez” en la forma irreducible que de otra forma serían difíciles de determinar. las analogías con la flexión de placas van más allá y de hecho se puede probar que algunas de éstas pueden ser útiles en otros problemas74. se precisa continuidad C\ en las funciones de forma. 2). con la aparición de operadores de segundo orden. Para ilustrar esto se puede considerar el caso de elasticidad compresible. según el principio de limitación.1) o una forma irreducible equivalente en la que la variación de la presión sea idéntica.1 0 C o m e n ta r io s finales . 1 2 .la fo r m u la ció n m ix ta o u n a p r u e b a d e la “ r o b u s te z ” d e un e le m e n to La forma mixta de la formulación de elementos finitos descrita en este capítulo abre un nuevo campo de posibilidades.122) y <To es una tensión arbitraria de m odo que STa 0 + b = 0 (12. Es típico en este contexto el desarrollo de aproximaciones directas para elasticidad incompresible. que siempre se puede formular com o una forma mixta (viz.73 pero el lector debe notar que ahora.113) produce una formulación directa en la que no se necesita añadir restricciones adicionales. Incidentalmente.1 2 1 ) donde d2 d2 d y2' d x 2' d2 dxdy (12. El uso de esta función bi-dimensional de tensión en un problema plano por primera vez se debe a De Veubeke y Zienkiewicz 72 y Elias. de manera similar a los problemas que se consideran en flexión de placas (viz. inmediatamente revela por qué tales elementos “ no son robustos” cuando la comprensibilidad es . las formas irreducible y mixta dan resultados idénticos. permite el tratamiento directo de problemas con restricciones sin la introducción de formas penalizadas.382 El Método de los Elementos Finitos se resuelven de forma idéntica eligiendo <r = L ^ + < r 0 (1 2 .5. una ventaja adicional aparece incluso en situaciones donde.121) en la form a débil (12.

Holister). 1965. Ohio. pp.C. 6 . 2 0 . 1975. O. La razón es claramente la forma inadmisible de tales elementos cuando la compresibilidad tiene un valor h'mite nulo. 1979. SIAM J. “Displacement and equilibrium models in finite element method” .C. ATLURI. Wiley. Rodin. 510-36.5. Wiley. BABUSKA. 5. Anal. Ohio. Crisfield 75 da una interesante visión de conjunto sobre este tema. WASHIZU. “Mixed and irreducible formulations in finite element analysis” . B.C. Vol. I.OSBORN. R. Math. Dicho estudio de casos “h'mite” a menudo arroja luz sobre lo que pudiera parecer un comportamiento misterioso de un elemento. Acta Polytechnica Scandinavia. 4 (eds.E.T. Zienkiewicz). Zienckiewicz). S. Atluri. Math.. ZIENKIEWICZ. Zienkiewicz y C. E. AFFDL-TR-80. Eng. Galagher. “ Complementary energy with penalty function in finite element analysis” . TAYLOR. 9. Wright-Patterson AF Base. R. and J. “Finite element bending analysis of plates” . Capítulo 21 de Hybrid and Mixed Element Methods (eds S. pp.Glowinski.Gallaguer. “The finite element method with Lagrange multipliers” . Zienkiewicz).C.N. TAYLOR y O. ZIENKIEWICZ (eds). Wiley.C.H. Num. “A finite element application of the Hellinger Reissner varitional theorem” .S. C. D. N. La aproximación mixta debidamente entendida expande el potencial del m étodo de los elementos finitos y presenta posibilidades casi ilimitadas de introducir mejoras en detalle. Num. 145-97. 2 0 . y O. R. BAYNHAM.Y. BABUSKA y J. 1983. Wiley. Num. K. y O. Variational Methods in Elasticity and Plasticity. Referencias 1.R. Trondheim.S. Capítulo 1 de Finite Elements in Fluids. R. y O. 16. Civ. Ist Conf.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 383 pequeña (o en elasticidad isótropa cuando el coeficiente de Poisson tiende a 0. Capítulo 8 de Energy Methods in Finite Element Analysis (eds R. 3. L.A. 1983. GALLAGHER. 1971. “Analysis of plates in flexure by a simplified finite element method” . 1983. Wright-Patterson AF Base. 1973. 1965. también “Error bounds for finite element methods” .. 8 . Ist Conf. 4.L. “Mixed finite element solution of fluid flow problems” . Norrie. 1967. Proc. 1-20.H. R. Series 46. Wiley.C. Hybrid and Mixed Element Methods. 179-92. Pergamon Press. R. TAYLOR y O. . O.L. Algunas de éstas serán discutidas en el próximo capítulo y otras en el Vol. 2. HELLAN. 2nd ed. 1 1 . 1965. Mediante el mismo argumento se puede justificar el uso de integración “ reducida” (selectiva) en elementos cuadráticos. Capítulo 9 de Stress Analysis (eds. Proc. Matrix Methods in Structural Mechanics. R.C. K. 405-31. PISTER. HERRMANN.. pp. “ Generalized finite element methods and their relations to mixed problems” .L.. 10. 322-33. FRAEIJS DE VEUBEKE. H. 7. 2. J. Matrix Methods in Structural Mechanics. ZIENKIEWICZ.S.. DÜNHAM y K. Oden y O. 1982. I.N. ZIENKIEWICZ.

Leipzig. R. E. (eds. ARNOLD. J. Appl. “A finite element analysis for thin shells” . J. ZIENKIEWICZ. 26. ZIENKIEWICZ. 23. 4 (eds. Meth. “ Conforming and non-conforming finite element methods for solving stationary Stokes equations” . 13-25. Gallagher. JAIAA..M.T. Math..H. THOMAS. FORTIN. MALKUS. 15. Num. “Finite element methods for constrained problems of elasticity” . en Encyclopedia der Matematischen Wissenschaften. Wiley.C. Pirenneau). L. “Three field mixed approximation and the píate bending problem” . 177-208. Appl. Vol. 606. Gallagher. R. 1873-83. 1968. J. NIKUCHI. Tebner. 13.I. FORTIN y N. pp. SIMO. J. Wiley.H. “Newer and newer elements for incompressible flow” . Norrie. 1985. Meth. 1914.. “Elasticity equations for incompressible and nearly incompressible materials by a variational theorem” . Some recent developments” . Lect. “Mixed níethods for FEM and the patch test. Civ. BREZZI y J. Int.R. “A variational principie for incompressible and nearly incompressible anisotropic elasticity” . JAIAA. Int. Zienkiewicz). Eng. 305-18. HELLINGER.C. D. J. RAIRO. RAVIART. Num. 3376. 701-25. 1974. 1988. 29. “Variational and projection methods for the volume constraint in finite deformation plasticity” . “Oíd and new finite elements for incompressible flow” . 347-67. 1984. Phys. 1982. “A mixed finite element method for second order elliptic problems” . Carey. 7-R3. 24.T. 29. y D.FORTIN.. “R. Notes in Math. Sci. 1981.F. TAYLOR y K. O. Math. Oden. 1965. 301-9.T. Eng.P. pp.J.S. 22.S. 1973. L. LEFEBVRE. Num. HERRMANN. 18. HERRMANN. Capítulo 7 de Finite Elements in Fluids. 19. 1970. Muller). M. “On the existence. Meth. T. Eng. Zienkiewicz). 6 (eds. O. CROUZCIX y P. D. Int. DOUGLAS. 1981.384 El Método de los Elementos Finitos 12. Comm. 28. PISTER. 20.. J. 90-5. anew mixed finite element for plañe elasticity” . Murat y O. 1896-900. L. 94.C. 30. 1985. 21. methods for Stokesian flow” . Am. 1842-7. Oden y O. “Finite element bending analysis ofplates” . R. 3. Japan J. 19.L. Eng. 1980. 347-64. 27. 3.N. y N.T. uniqueness and approximation of saddle point problems arising from lagrangian multipliers” . O. 1977. F. y O. Math.R. ’Die allgemeine Aussetze der Mechanik der Kontinua” . 14.C. J. ODEN.C. 16.. 6 . ODEN. 51. 292-315. REISSNER. 1 .M. Paris. Int. LEFEBVRE. 31.C. NAKAZAWA. Eng. M. “PEERS. 17. 1986. 23. 1299-370. Proc. BREZZI. 1987. 8 -R 2 . ZIENKIEWICZ y E.. ZIENKIEWICZ y J. 1950. Comp. QU. J. Int. 18. 1.L. “Eigenproblems associated with the discrete LBB condition for incompressible finite elements” . 1413-1418.R. en Analyse Mathematique of Aplication (eds F. Fluids. y S. 1968. “The patch test for mixed formulation” .A. Vol. HUGHES. Num. KEY. “ On a variational theorem in elasticity” . Mech. F. Solids Struct.C. E. Gauthier Villars. Springer Verlag.. pp. S. 25. J. Soc.D. RAIRO. Num. J. S. Klein y C. 1982. Vol. F. TAYLOR. App. 15.W. EM5.R. Meth. “Generalization of selective integration procedures to anisotropic non-linear media” .. R. 129-151. J. Meth.. G. 4. 171-88. . HERRMANN y D. CAMPBELL. no. O. Eng. M. . Capítulo 15 de Finite * Elements in Fluids. D.

Meth. AMD. 6 . 9. Num. 45. McGraw-Hill. 443-61. HUGHES. 73-100.F. C. Int. 302. “Mixed finite element methods in reduced and selective integration techniques: a unification of concepts” . 3. J. O. LEVY.J. Int. 1973. HUGHES. 1973.R. J.. BRAUCHLI y J. S. 41. T. Soc. Wiley. REDDY. 1 . 51. y J.C. “Reduced integration techniques in general analysis of plates and shells” . Eng.C. 1972.. 235-56.W.C. J.1974. ZIENKIEWICZ y P. ODEN. Eng.C. R.F.N. ZIENCKIEWICZ. J. “ On the calculation of consistent stress distribution in finite element applications” . J. 501-8.J. 8 .J.J.. 54. TAYLOR. 40. Meth.S..R. 1975. 48. Chichester. 98.. 1 . Comp. Eng.. en Finite Elements in Fluids. 545-86. ZIENKIEWICZ y E. J. “Viscous incompressible flow with special reference to non-Newtonian (plástic) flows” . ZAMM. J. 46. steady. Num. F. “Stresses in nearly inconmpressible materials for finite elements with application to the calcualtion of excess pore pressures” . HINTON. Num.. HINTON y J.L. POAWSEY y R. incompressible flows by a finite element method” .R. ZIENKIEWICZ y S. GODBOTE. Soc. 34. 37. Num. 3rd ed. GRIFFITHS. Fluids. H. 1971. 25-55. J. 33. 1978. 35. SCOTT. Meth.F. Meth.. Capítulo 2 de Finite Elements in Fluids. 3. MOAN.. Int. 442-60. “Note on approximation method for computing consistent conjúgate stresses in ñnite elements” . Meth. 1 (eds. ODEN y J. 1976. “Local least squares stress smoothing for parabolic isoparametric elements” .H. P. 47. CLOUGH.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 385 32.E.). 3 (eds R. Vol.N. “Reduced integration. 55-61. D. “High Reynolds number. O.T.C. Eng.M. “ Orthogonal polynomials and “best” numerical integration formulas on a triangle” .T. R. . “Interpretation of finite element procedure in stress error minimisation” . L. Mech. Eng. E. The finite Element Method. y J. Int. ZIENKIEWICZ. 31725. 8 . Proc. 1974. “Local and global smoothing of discontinous finite element function using a least squaxes method” . Eng. Eng. 3. O. “A numerical solution of the Navier-Stokes equations using the finite element technique” . E. Eng.H. Eng. R. 1971. GRESHO. J. “Improved numerical integration of thick shell finite elements” . NAKAZAWA. Meth. y R. 1976. R. Meth. Int. NAYLOR. TOO. 157-79. T. Computers in Fluids. J. Mech. 1977. Eng. O. 15. LEE y D. Am. 17. Num. Am. Meth. CAMPBELL. HINTON. Gallagher et al. Int. 38. Gallagher et ai). HOOD. Num.L. 461-80. 36. Civ. 43.. 1974. RICKETS.. 44. 1982. Wiley. 1 0 .M. Num. Eng. J. O.C. 1978. MALKUS y T. 49. BARLOW. 1981. D.L. Meth. 275-90. pp. 1331-6. function smoothing and nonconformity in finite element analysis” . “The cause and cure of the spurious pressures generated by certain FEM solutions of the NavierStokes equations. Part 1” . Num. R. 42. HERRMANN. “The penalty function method and its aplication to numerical solution of boundary valué problems” . Num. App.. SANI. Vol. 1975. “Optimal stress locations in finite element models” . Int. Franklin Inst. 3. TAYLOR. 243-51.L. Int. 1971. TAYLOR y P. 39. Meth.

C. J. Optim. NAKAZAWA. D. HURWICZ. 283-98. 1984. S. J.C. ARROW.. 1982. 404-5.. 41. Int. “Discretization by finite elements for a model parameter dependent problem” . 64. Num. London. Comp. Wiley. 1971. Studies in Non-Linear Programming. 303-13. ARNOLD. 1981. D. “Three-dimensional anisotropic and inhomogeneous media. Num. Ana. 55. ZIENCKIEWICZ y S. VALLIAPPAN. Stanford University Press. Comp. 59.C. M. Southampton. ZIENKIEWICZ y S. M. Meth.C. Theory Appl. 4.386 El Método de los Elementos Finitos 50. O. W. SLOAN y M. Math. 58. 1969..NAKAZAWA.S. Proc. M. 1965. Meth.. O. Num. 53. C. O. S. en Structure of Solid Mechanics and Engineering Design. “Mixed finite elements and iterative solution procedures” . pp. FORTIN y F. M. M. Comm. Academic Press.J.J. J. Meth. FELLIPA. 4776. 27-48. K. Comp. J. J. Num. S t r u c t 19.A. 37. NAKAZAWA. uniformly optional error estimates” . POWELL. “Mixed finite element methods for incompressible flow problems” . Appl. plasticity and other complex constitutive laws. NAKAZAWA. J. en Innovative Methods in Non-linear Problems (ed. 1983. Meth.P. M.R. L. SANI. VILOTTE. THOMASSET. 1969.W. “Iterative solution of mixed problems and stress recovery procedures” . pp. VOGELIUS. J. HESTENS.F. 62. “ Consistent v. 63. “Iterative procedure for improving penalty function solutions of algebraic systems” . PARKS. pp. 165-85.BERCOVIER. Meth. ZIENKIEWICZ. Methodes de Lagrandien Augmente. Int. RICE. “Multiplier and gradient methods” . Fluids. 34. Matrix analysis of small and large displacements” . ENGLEMAN. 33-5. 1985. An inexpensive improvement of FEM performance” . ZIENKIEWICZ. 51. 153-78. “On variational formulation and its modification for numerical solution” . 405-21. M. 61. reduced integration penalty methods for incompressible media using several oíd and new elements” . UZAWA. Physics. 6 . 1985 57.M. 303-20. London. Conf. R. 52. y H. Meth. P. ARGYRIS. y J. Pinerigde Press. “A method for non-linear constraints in optimization problems” . “Analysis of real structures for creep. “Iterative method for constrained and mixed approximation. 1984. Meth. The Finite Element Method in Engineering Science. GRESHO.. y H. y S.N. 3-9.K. Api. Liu et al. ZIENKIEWICZ... 2. Part 1 (ed. 3-92. “An analysis of the p-versión of the finite element method for nearly incompressible materials. 1982. 31. Comp. 1978. Te’eni).C. O. “Numerical prediction of collapse loads using finite element methods” . 54. XIKUI LI y S. 113-45. Paris. 51. 6 6 .L. Arch. O. NAGTEGAAL. 1958. 1 . 1982.. RANDOLPH.D. FORTIN y R. “On numerically accurate finite element solutions in the fully plástic range” . Eng. 65. Num. 4. Eng. 67. 1969. 1971. McGraw-Hill. Appl. GLOWINSKI. Fletcher). Num. 39-53. Eng. 25-42. 1 2 . Int. . S. Dunod.R. J. Civü Engineering Materials.C. 1973. 60. Mech. Ingr. Mech. Geomechanics.M. 1974. TOYOSHIMA.). en Optimization (ed R. 56.

TOUZOT. Soc. 1978.V. y C. 23. Eng. 1951.. 1968. 1645-7. Math. Num. 72. 73. J. 74. 2 nd ed. Vol. 1 . . Int. “An iterative scheme to build continuous stress and displacement solutions” . LOUBIGNAC. 1343-53. J. 2 . FRAEUS DE VEUBEKE y O. Linear Analysis.. 265-71. CRISFIELD.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 68. “On the analogues relating fiexure and displacement of fíat plates” . 257-70. NAKAZAWA.. Am. Appl. 15. Quart. 3. “Dynamic transient analysis by a mixed iterative method” .M. Mech. Theory of Elasticity. 1986. Eng.A.. Meth.. ELIAS. 1978.. 1493-506. Civ. 69. 387 O. S. 71. C. ZIENKIEWICZ. J. Pineridge Press. B. McGrawhill. CANTIN. M. Num. LOUBIGNAC. Finite Elements and Solution Procedures for Structural Analysis. TOUZOT. 94. J. 1950. XI KUI LI y S. SOUTHWELL. “Duality in finite element methods” .C. C. CANTIN y C.C. 75. Eng. GOODIER. EM4. TIMOSHENKO y J. 70. R. “ Strain energy bounds in finite element analysis” .N. Proc. Strain Analysis. C. Z. Int. 931-46. 1967. Meth. “ Continuous stress fields in finite element analysis” . 1986. AIAAJ. ZIENKIEWICZ. 1 2 . C. Swansea. UK.

.

Capitulo 13 FORMULACIÓN M IXTA Y RESTRICCIONES.2 Conexión a través de fuerzas en la interfase entre dos (o más) subdominios con formas irreducibles Uno de los ejemplos más obvios y frecuentemente utilizados de aproximación de “ cam po incompleto” es la subdivisión de un problema en dos (o más) subdominios en cada uno de los cuales se usa una formulación irreducible (en desplazamientos) y el uso de multiplicadores de Langrange (fuerzas) definidos independientemente en la interfase para unir los subdominios.1(a).f J rtl ¿ u i r t dT = 0 (13. Sin embargo. En los ejemplos que se presentan se consideran sólo aproximaciones en cuerpos sólidos elásticos. En esta parte se discuten tales aproximaciones de campo parcial o incompleto que incluyen varias de las llamadas formulaciones híbridas. En este problema se formula la aproximación en el dominio fí 1 en función de los desplazamientos u 1 y de las fuerzas de superficie en la interfase t 1 = A. en ocasiones se puede abandonar este procedimiento y adoptar diferentes formulaciones en diferentes subdominios y con algunas variables aproximadas sólo en las superficies que unen tales subdominios.24)] se tiene: f ¿ ( S u M ^ S u 1 dn - J n1 í J t¡ ¿ u i r A dT - í Ai1 Su1Tb d ü . Con la expresión estándar del trabajo virtual com o forma débil [véase Ecs.1 Generalidades En el capítulo anterior se ha supuesto en la aproximación mixta que todas las variables eran definidas y aproximadas de la misma forma en todo el dominio de análisis.21) a (12. (12.1) 389 . pero la extensión a la transmisión del calor u otros problemas de cam po se puede hacer fácilmente com o un simple ejercicio siguiendo los procedimientos descritos. MÉTODOS DE CAMPO INCOMPLETO (HÍBRIDOS) 13. 13. com o en la Figura 13.

í Ai2 £(Su2)TD 2Su2 dñ + f Jt .3) La discretización de los desplazamientos en cada subdominio y de las fuerzas en la interfase lleva al sistema final de ecuaciones. lr / ¿Ar (u 2 - u 1) dr = 0 (13.2) Las ecuaciones de los subdominios se completan con la forma débil de la continuidad de desplazamientos en la interfase entre los dos dominios.4) u 2 = N u2 Ü2 (13. De forma similar se puede escribir para el dominio Í72. escribiendo aproximaciones independientes de la forma u 1 — N ^ iü 1 (13. (a) Las variables en cada dominio son desplazamientos u (forma irreducible interna). escribiendo ahora las fuerzas de superficie en la interfase com o t2 = —A para asegurar el equilibrio entre los dos dominios.5) A = N aÁ (13.El Método de los Elementos Finitos 390 r/{t = t) Figura 13. £u2TA <¿r - / Jr1 íu2Tb dñ - í J r(2 íu2rt dr = o (13. en donde. esto es.6) . ( 6 ) Las variables en cada dominio son desplazamientos y tensiones <r —u (forma mixta). se supone que la aproximación de u 1 satisface los desplazamientos prescritos en Tui. Así.1 Conexión entre dos (o más) dominios mediante variables de fuerzas definidas sólo en la interfase. com o de costumbre.

Tal no singularidad presupone. la formulación que se acaba de usar se puede aplicar a un solo cam po en formulación en desplazamientos en el que se requiere especificar los desplazamientos en los contornos en forma débil (en vez de imponerlos directamente en las funciones de forma de los desplazamientos). Las variables u 1 y u 2. la eliminación parcial siempre es posible.7a) \ 'x U 2. aparecen com o variables internas dentro de cada dominio (o superelemento) y pueden ser eliminadas a nivel local siempre que las matrices K 1.. conservando los modos de sólido rígido hasta que se aborda la solución completa. que cada uno de los subdominios tiene prescritos suficientes desplazamientos com o para eliminar los modos de sólido rígido.7b) N X dT N •V u1 dT f2 = f N^2b J n2 u dU+ ( Jr Nótese que en la deducción de las matrices anteriores las funciones de forma N^. y por tanto A misma. Naturalmente. sean no singulares.7a) en la que se pone u 2 = ü. etc. los desplazamientos especificados en T /.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 391 se obtiene K1 Q1 o Q ir o Q 2r Q2 K2 . están definidas sólo sobre la línea de interfase y cumplen por ello con la definición de aproximación de campo parcial. Si éste no es el caso. K 2.. sin embargo.n a dr Jr T /t K2 = / Jn B: D B dü (13. etc. Ahora el sistema de ecuaciones es simplemente . donde K' = Ja f B D 'B 1 dfí Q l = . o í Q l) (13./ n ^. Este problema puede abordarse directamente o puede resolverse simplemente usando la primera ecuación de (13. La formulación que se acaba de perfilar puede obviamente extenderse a muchos subdominios y en muchos casos de análisis práctico es útil para asegurar un mejor condicionamiento de las matrices y permitir que la solución se obtenga con un esfuerzo computacional reducido1.

Naturalmente. se puede dar un principio variational tal com o la minimización de la energía potencial total (véase Capítulo 2) sujeta a un multiplicador de Lagrange A para imponer continuidad entre los subdominios.11b) y de forma similar para el dominio fl2 í ¿<r2T[(D 2 ) .10) lleva al conjunto de ecuaciones (13. Se tiene ahora. l n1 ¿<rir[(D1)_1<r1 . La estacionariedad de í (Su)t D (Su ) d Ü .El Método de los Elementos Finitos 392 K1 Q1 Qir O (13.11a) J í(Su‘) V < in -y Su.1(6).V .12b) . En lo anterior se ha obtenido la formulación directamente vía las formas débiles o los residuos ponderados.í Su2Tb d S l. utilizando la formulación de la Sec.28) y (12.3). Ahora aparecerán las variables u y a en cada subdominio.S u 2]dQ = 0 Jn2 (13. pero la conexión se realizará de nuevo con la fuerza de superficie en la interfase A.S u 1|án = 0 (13.f uTb d ü - 2 Jn Jn í Jvt uTt d r + í ir/ At (u 1 — u2) e£T (13.T\dV-J Su1Tbd(l-J SuiTtdr=0 (13.8) donde h . com o se muestra en la Figura 13.2 para el dominio ü 1 [véanse las Ecs.21)].4. 13. (12.1) a (13.í N jü dT (13.12a) f 6(S u 2)Tcr2 d ü + í 6u2TX d T . 12.3 C o n e x ió n a tra v é s d e fu erzas en la in terfa se d e d o s o m á s s u b d o m in io s c o n fo rm a s m ix ta s El problema tratado en la sección anterior puede naturalmente abordarse suponiendo una aproximación de tipo mixto de dos campos (<r/u) en cada subdominio.f Jn2 JTí Jn2 ¿ u 2Tt d r = 0 Jvt2 (13.9) Jti Esta formulación es conveniente a veces para imponer un desplazamiento prescrito en un campo de desplazamientos elemental cuando el valor de contorno no encaja en el campo de las funciones de forma.

Todos los comentarios de la sección anterior se pueden aplicar aquí de nuevo.U 2J U2J X f = < 0 (13.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 393 Con la fuerza en la interfase en equilibrio la imposición de la continuidad exige que í 8Xt { u 2 .u 1) ^ = (13. 13.14) con A .15) . C .1 Generalidades. Por ésta y otras razones es conveniente llevar a cabo la conexión de los subdominios a través de un campo de desplazamientos definido sólo en la interfase [Figura 13. En los ejemplos anteriores se ha usado la fuerza de superficie com o variable de interfase para conectar dos o más subdominios. (12. En todos los ejemplos de esta sección se aproximarán los desplazamientos del marco de la forma v = N vv en Fj (13. fi y f 2 definidos de forma parecida a la Ec.2(6)]. independientemente del procedimiento usado para deducir tal elemento [Figura 13. Debido a la falta de las restricciones de sólido rígido la eliminación de los desplazamientos locales en los subdominios es imposible en general.7b).31) con los subíndices de subdominio apropiados y Q 1 y Q 2 com o en (13.N a l<r' A c1 o o 0 C 1T o Q1 o 0 0 Q1T o o Q 2T o o o A2 C2 o o Q2 C 2T O 1 V ' ü1 f2 ‘ > *? .4. y si se eliminaran todas las variables internas se llega a una matriz de rigidez de un nuevo “elemento” que puede ser usado directamente acoplándolo con cualquier otro con definiciones similares de los desplazamientos en la interfase. El marco de desplazamientos puede construirse de forma que rodee al subdominio completamente.4 “ M a r c o ” d e in terfase en d e sp la z a m ie n to s 13. aunque la forma anterior no parece que se use frecuentemente.13) 0 La discretización ahora es u 1 = N ulü 1 U2 = N 1(2 Ü2 a 1 .2(a)] y eliminar todas las variables interiores para que la conexión pueda ser llevada a cabo mediante un procedimiento estándar de matriz de rigidez usando sólo las variables de la interfase.

394 El Método de los Elementos Finitos y se consideran las “fuerzas nodales” aportadas por un solo subdominio O1 a los “nodos” de este marco. Figura 13.17) donde K 1 es la matriz de rigidez del subdominio O1 y f"o son las “fuerzas” aportadas internamente. .2 Campo de desplazamientos de interfase especificados en un “marco” de conexión de subdominios: (a) conexión entre dos dominios. Como finalmente las fuerzas t se pueden expresar en función de solamente los parámetros del marco v. ( 6 ) un “superelemento” (híbrido) que puede ser conectado a muchos otros elementos similares. A partir de este punto son aplicables los procedimientos estándar de ensamblaje. se llega a ql = K 'v + £ (13. El equilibrio de las fuerzas nodales aportadas por cada subdominio proporciona la condición débil de continuidad de tensiones. y el subdominio se puede tratar como un elemento estándar que puede ensamblarse a otros asegurándose de que £ q = 0 (13.16) / N ?t = q1 "fl donde t son las fuerzas que el interior ejerce sobre el imaginario marco. Usando el principio de los trabajos virtuales se tiene (13.18) r.

t son las fuerzas de superficie correspondientes al cam po <r [véase la Ec. que .3. Ahora se tiene.S u ) dü - ( J r¡* ¿ tr (u .21) En lo que sigue TJ. el contorno con tensión prescrita.v ) dT = 0 (13.11a) y (13. esto es.f SuTb d ü . después de integrar por partes f 8 ( S u f < r d ü . 13. usando el m étodo de Galerkin y limitando las variables al “ elemento” e. que en cada subdominio.e K = } f® qeT n n (I iv ) J l ^ l (13. sólo es necesario considerar un único subdominio en lo que sigue. (12. 13. o sea.22a) .26) con u = N uü tr = y v = N vv se puede escribir.11) se reescriben sumándole a la primera la form a débil de la imposición de continuidad de desplazamientos. Las ecuaciones (13. se tomará com o nulo. las tensiones <re y los desplazamientos ue se aproximan independientemente.19).29)]: t = G<r (13.13) (y prescindiendo de los superíndices) / J 0* 8<rr ('D ~1a . (13.20) y (13.í J i> 8uTt dT = 0 (13.4.cT n n ) -. Supondremos.20) En lo anterior. ahora llamado e por generalizar. (13. —f Jn* SuT(STa’ + b ) dü + í J rte ¿ u T(t — t) ¿ r = 0 o bien. com o en la Sec.11b) se reescribe com o la forma ponderada de la ecuación de equilibrio.í Jn* Jn* J i> SuTt d V .. en lugar de (13.2 Conexión entre dos o más subdominios con formas mixtas. Al aproximar las Ecs.19) La ecuación (13.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 395 donde la suma incluye todos los subdominios (¡elementos!). Por tanto.

El Método de los Elementos Finitos 396 donde Ae = f Ce = N jD _1N ff dfi í N^Báíl - Jíie Qe = f / (G N „)r N „ dr JTje (13.17)]. que es práctico ya que no precisa la evaluación de integrales sobre la interfase. se debe tener [por la Ec. (13. 2 . * Naturalmente. dr 7 r /e f* = í Jn* N j b dñ La eliminación de <re y u 6 de lo anterior proporciona la matriz de rigidez del elemento y la contribución de fuerzas internas [véase la Ec.25). Una particulamente útil es la desarrollada por Pian et a / . (13. (12. Existen varias formas variacionales alternativas de la formulación anterior. u y v .23) en aplicaciones bi-dimensionales.25) Para mostrar la validez de este principio variacional.22b) (G N j)rN . Dado que la matriz final de rigidez de un elemento debería ser singular para tres movimientos del sólido rígido.4 En ésta la representación mixta completa se puede escribir enteramente en función de un único principio variacional (para fuerzas de volumen nulas y si no existe contorno tipo r<): nn = - / Jn 2 d ü . y u j se refiere al campo incompatible definido sólo en el interior del dominio elemental.24) En lo anterior se ha supuesto que el cam po compatible de v está definido sobre todo el dominio del elemento y no sólo en sus interfases. deduciremos la forma débil correspondiente a las Ecs.20) utilizando la condición (13. . t Nótese que con esta definición u = uj + v (13.19) y (13. y la división entre formas híbridas y mixtas no resulta aquí única. en esta forma el elemento podría encajar bien en el Capítulo 12.17)] que n<j > n u + nv — 3 (13.I (S r <r)r u j dü + Jq f Jq (rTS v dQ (13. Una vez más se puede notar que los sencillos criterios de estabilidad discutidos en el Capítulo 12 ayudan a la hora de escoger el número de parámetros de a .

28) se usa para reducir el número de parámetros de tensión a un mínimo.24) ha sido aplicado eficazmente por Pian y Sumihara 2 para desarrollar nuevos y sencillos elementos. La deducción de este elemento de cuatro nodos puede separarse en dos partes. dT = 0 Jne (13.S v ) dü — f Jn* 6<rTS \ iid ü + í 7rje ¿ tTu j d r = 0 (13.6 han desarrollado varias formas alternativas de elemento utilizando este procedimiento.Sumihara (Figura 13.24).20) se escribe (en ausencia de fuerzas de volumen b y contorno Tf) í Jne ¿uJ'(ST<r) dü + í Jn« SvT(ST<r) dÜ = 0 (13. el procedimiento desarrollado en esta sección puede aplicarse a otras representaciones mixtas o irreducibles con conexiones tipo “ m arco” .29) Estas ecuaciones son precisamente las variaciones del funcional (13. Tong y Pian 5. (13. Uno de tales elementos cuadriláteros se deriva en detalle a continuación. El primer término de la Ec.3).tj). (13. Los cálculos subsiguientes se hacen entonces en función de la interpolación reducida de tensión y del campo compatible de desplazamientos solamente. La aproximación para la tensión en cada elemento se toma como <r = <70 -f- ( £. en lugar de (13.V . tj ) donde <r0 es un conjunto de tres parámetros constantes y .26) Usando el teorema de Green la ecuación anterior queda simplemente / Jn* í<rT( D . El principio variacional expresado por la Ec. En la segunda parte del desarrollo se modifican las interpolaciones de tensión para reducir el esfuerzo computacional necesario para establecer la matriz “de rigidez” del elemento.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 397 Ahora se puede escribir. El cuadrilátero híbrido de Pian . Naturalmente. En la primera se establece la aproximación para la tensión en función de polinomios lineales en las coordenadas naturales (£.19) (y notando que debe ser u j = 0 en las interfases para asegurar la compatibilidad interelemental) I J n* 8<rT(T5~l a .28) y usando de nuevo el teorema de Green í Jn* dÜ — í Jne S (S v)T<r dít = 0 (si ¿v = 0 en IM (13. El desarrollo que se hace a continuación es para aplicaciones en problemas de tensión y deformación plana.S v ) dSl+ f (S TS<r)Tu .27) En lugar de (13.

b ^ 2 = 0 . bilineales (véase Capítulo 8 ).28) lleva al requisito de que en cada elemento Puede verificarse fácilmente que la sustitución de la aproximación de tensión en las relaciones anteriores proporciona sólo dos ecuaciones independientes3: M i . 1) 0 (1 . y <r están definidos en el interior Figura 13.C ) 0 0 y los desplazamientos compatibles del marco en el elemento se interpolan como v = JVitf.3 El cuadrilátero de Pian— Sumihara í < V rl = { í ait + ) i = \ aé + a* \ = { axy ) ( Ixt + W ) Por tanto. nueve parámetros definen la variación de tensión en el elemento. r/)vi donde JV*(£.i7) son las funciones de forma isoparamétricas de cuatro nodos usuales.a37i + a i 7a = 0 y .f . El campo incompatible de desplazamientos se define mediante cuatro parámetros üa de la forma ( 1 .398 El Método de los Elementos Finitos El campo de v en el contorno y el interior está definido El campo de u = v + u.í 1) 0 ( 1 .6 ^ .a + 6j7x . La ecuación (13.

(13. El uso de este campo de tensión de siete parámetros en el funcional de la Ec. El rango adecuado de un elemento de cuatro nodos para tensión— deformación plana se consigue con una aproximación de tensión de cinco términos—. mediante la Ec. proporciona las cuatro ecuaciones 6. (13. = a. se obtienen cuatro ecuaciones de restricciónpara reducir la aproximación original de nueve términos a los cinco términos deseados.?í 2 6» = £ y .28). combinada con las dos ecuaciones independientes originales.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 399 donde 4 ai = X) bi = £ i i 4 4 = ®s = S z.. a.24) sirve para eliminar el término de desplazamientos incompatibles de consideraciones ulteriores. Las cuatro ecuaciones de restricción se pueden usar para escribir la aproximación de tensión de cinco términos. Si se exige que los términos de volumen y de contorno se satisfagan independientemente. (13. se puede conseguir el mismo resultado mediante la integración por partes del término incompatible en la Ec. Esta relación. Nótese que cualquiera de los a.28) la aproximación de tensión puede expresarse en función de siete parámetros independientes. tras restituir los campos de aproximación. El resultado es una integral de volumen y una integral de contorno. b¡ . El término de contorno da ecuaciones de restricción que necesariamente son combinaciones lineales de las cuatro ecuaciones anteriores.. Ttas la integración por partes el término de volumen es f (SSuj)7tr1díl Jn« » Igualando esto a cero. resulta en f Jn* BZ*ldQ = 0 donde B* es la matriz deformación-desplazamientos deducida a partir de los desplazamientos incompatibles. 7 i blC*7 = <*l7a = <*i7i <*!& = 6x7* que pueden usarse para construir la aproximación de tensión de cinco términos. ^ fT 7 * y*»7í Por tanto. Alternativamente. En la referencia 2 la aproximación de siete términos se reduce a cinco términos independientes perturbando la forma geométrica del elemento.

% de forma que D _1ne í <rTD 1a dü . por tanto. En este caso esto llevaría a un número significativo de operaciones numéricas que pueden evitarse en las situaciones donde la matriz de propiedades del material sea constante en todo el elemento.r]o). los parámetros de tensión se redefinen para evitar la división por estos parámetros geométricos.24). Como ya se ha dicho. Este paso se consigue modificando ligeramente la interpolación de tensiones a la forma a = <r0 + donde <*>(£ - N„ fo ) 2 a ( iv - Vo) ' m -Zo) bl(r¡ —77o) . Esta modificación comporta simplemente un reescalado de los parámetros que definen la parte constante de la aproximación de la tensión. dQ JQe Los valores apropiados para £0.400 El Método de los Elementos Finitos pueden ser cero. la inversa es 0 1 0 ‘ -i 0 o | d ííeD . tj0 son £ = — 3J0 % A 3J0 donde Ji son los parámetros en el determinante jacobiano del elemento de cuatro nodos con . Se pueden deducir ahora valores para los parámetros £0. la inversión de una matriz 5 x 5 .1 A”1 donde A es una matriz 2 x 2 definida como A = / Ñ J D -'Ñ .<r1T) Jn* En concordancia.{<7„ . o sea.aMZ-to) aM v .24) para deducir una matriz “de rigidez” elemental. La aproximación de tensión anterior puede usarse ahora en (13. la construcción de la matriz de rigidez requiere la solución de la matriz resultante del primer término en (13. El resultado es a\r¡ ' ■ atf 01 = b\í ai&i V.

incompresibles. donde se calcula B 0. Una vez se han obtenido los parámetros de desplazamientos v en la solución global del problema. Nótese también que no es necesario calcular ¿71 para determinar los valores medios en el elemento. se observa que ¿r0 son las tensiones medias sobre cada elemento. sino que es probablemente el elemento de cuatro nodos más preciso en una amplia gama de problemas de tensión y deformación plana hasta la fecha.. El elemento funciona bien en problemas con flexión (ej. el elemento se puede implementar con considerablemente menos operaciones que la derivación del elemento en desplazamientos con cuadratura de Gauss 2 x 2 . los parámetros de tensión ¿r0 se calculan como ff0 = D B 0v Comparando esto con la interpolación de tensión.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES J — Jo + Jit + J2V Los pasos anteriores se han implementado en una rutina elemental incluida en el Capítulo 15. con los términos Ñ^ir1) y en aplicaciones cuasi. Resultados típicos obtenidos en la referencia 2. El elemento descrito arriba no sólo es muy eficiente en su implementación.4 y 13. Estos son valores precisos que son fáciles de calcular en un elemento. Además. El segundo término es una matriz de estabilización de rango 2 cuyos términos se pueden evaluar fácilmente de forma analítica. En las Figuras 13.^0 y no con el origen.5 se muestran. La eficacia computacional proviene del hecho de que donde B„ es la matriz deformación-desplazcimientos del elemento isoparamétrico de cuatro nodos evaluada en el origen de las coordenadas naturales de este modo es idéntica al valor de una cuadratura de un punto de Gauss. Este resultado de la formulación mixta contrasta con la solución en desplazamientos. la sensibilidad a la distorsión es menor que en otros elementos isoparamétricos de cuatro nodos. También C 1 = / Ñ^B dfi Jn* y. por tanto. El elemento resultante es muy eficiente numéricamente. comparado con el elemento isoparamétrico de cuatro nodos. 401 .1 C 1 El primer término es idéntico a la evaluación del elemento en desplazamientos de cuatro nodos mediante una cuadratura de un solo punto. la matriz de rigidez elemental es k = B jD B 0 í)e + C 1TÁ . En consecuencia. Debe notarse que las tensiones medias están asociadas al punto ^0.

Resultados comparativos en los ejemplos mostrados.61 6. 12.4 El cuadrilátero de Pian-Sumihara.00 17.00 45.00 17.20) se satisface idénticamente y se puede escribir (13.7 -2448 6.00 17.^ 1000 1000 E = 1500 iv = 0.3 Conexión de subdominios de formas equilibradas.30) y que las ecuaciones de equilibrio se satisfacen idénticamente. Ga0 = t en En ausencia de la Ec.25 ] 150 Figura 13.7 -1761 50.6 -4137 -4050 va 13.19 102.19) como (véase Capítulo 12. Resultados Caso 3 Caso 1 Elementos Isoparamétrico bilineal Q 4 Incompatible (Taylor. Por tanto.5 3. (13.Wilson) Q 6 (ver Capítulo 11) Pian-Sumihara Exactos Caso 4 *A Caso 2 .5 \ A 1. supondremos a priori que el campo de tensión es tal que En esta técnica aT = a + a0 (13.00 6.El Método de los Elementos Finitos 402 í -30 y 1.va VA 6. Sr«r = 0 .4. Sec.00 96.18 100 -3014 -3000 98.0 1 1 A 150 -H ------.64 18.3 -----.9) . ST<r0 = b en fl y G<r = 0 .

Efecto de la distorsión del elemento.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 403 Figura 13.Su) d(l + SvTD .16). (13. que Ae q eT Q‘ o' ] { * } ■ { .l(<r + <r„) díl - f í JVje StT(u . / Jn* = f Jn* ¿<TT(D _1<rr . notando que el campo u no aparece en el problema c — N^fr v = N„v se tiene.5 El cuadrilátero Pian-Sumihara (P-S4) comparado con el cuadrilátero en desplazamientos (Q4).• % } (i“ > .v ) d T = (13. al usar la Ec.31) (Gí<r)rv dT = 0 J yj* Al discretizar.

35) . la situación es bastante simple ya que los parámetros que describen las tensiones de equilibrio dentro del elemento se pueden elegir arbitrariamente usando una expresión polinómica.fj .34) &y — fio + fiix + ¡32y Vxy = 7o + 71* + 72 y se observa que para satisfacer el equilibrio se requiere d_ SJ<r - dx 0 d_ 0 7T- dy d_ — dy d_ dx y esto implica simplemente 72 = .9 se han discutido los posibles campos de equilibrio y se han indicado las dificultades para elegir tales campos para un dominio subdividido en elementos finitos.1<r0 dü Qe = ( (G N ff)rN„ ¿r f N vG<r0 dT J V re Aquí la eliminación de cr es sencilla y se puede escribir directamente K 'v = qe .« i 7i = ai + /?2 72 +7i (13. En este caso. Por ejemplo.El Método de los Elementos Finitos 404 donde Ae = f Jn « fi = í N (r1 D ~ 1N a dü NcrD.QeTA e_Iff (13. si se usa una expresión polinómica simple en dos dimensiones: &X = ao + a lx + <*2y (13. por otro lado.33) K e = QeTA e_1Q* En la Seccción 12.

algunas condiciones de tensión o desplazamiento prescritas en el contorno).36) Esto unido a la ecuación de contorno (13.> nv — 3 es necesario para asegurar estabilidad.8 -2 2 13. En primer lugar. se pueden usar desarrollos con términos de mayor orden.i) dY + dÜ = 0 J r je JTte (13. si se expresa el campo aproximado com o u = Na lo cual implica cr = D (S N )á y t = G a .16) proporciona los medios para deducir la matriz de rigidez de tales subdominios. conocidos com o elementos híbridos de tensión. Es interesante observar que: 1. com o las variaciones 6 t y ¿u están conectadas. se puede combinar todo en una única expresión (en ausencia de fuerzas de volumen) de la forma - i / ¿ t r (u . En segundo lugar. para elementos distorsionados (isoparamétricos) es fácil usar campos de tensión que varíen con las coordenadas globales.19) y (13.20) los términos integrales sobre el subdominio (elemento e) desaparecen y. rio. y hoy se usan muchas variantes útiles . Por ejemplo.G D (S N )á (13. Naturalmente. (13. por ejemplo. Pian 7 hizo uso de estos elementos por primera vez.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 405 Por tanto. a problemas de flexión de placas). no es necesario construir campos compatibles de desplazamiento en todo el elemento (un punto útil en su aplicación. Sin embargo. siempre que aparezcan expresiones polinómicas similares en las variaciones de las componentes de tensión. 2. En este caso los campos de desplazamiento/ tensión escogidos son tales que las ecuaciones homogéneas de equilibrio y las relaciones constitutivas se satisfacen a priori (y de hecho.5 C o n e x ió n d e so lu cio n e s d e c o n to r n o (o t ip o T r e fftz ) m e d ia n te “ m a r c o s ” d e d e sp la z a m ie n to s p r e s c r ito s Ya se ha hecho referencia previamente (Capítulo 9) a las soluciones de contorno (tipo Trefftz)23. y conseguir así mayor precisión. en las Ecs. un desarrollo lineal en función de 6 — 2 = 4 parámetros independientes se consigue fácilmente. Según el principio de limitación. la precisión de tal aproximación no puede ser mayor que la conseguida por una formulación en desplazamientos con un desarrollo compatible de v en todo el elemento.v ) dV + SuT(t . en la práctica se obtienen dos ventajas con tales elementos. a veces. Así.37) .

Más importante.39) N Tt dT En las Ecs.39) se ha omitido la integral sobre el dominio de la solución particular <r0 correspondiente a las fuerzas de volumen b pero se ha permitido que una parte del contorno Tf esté sometida a tensión prescrita. (13.38) se puede usar para la solución de un problema de contorno en el que v y t sean conocidos en partes del contorno. (13. J r. sin embargo..El Método de los Elementos Finitos 406 se puede escribir en lugar de (13. No es evidente a primera vista que la matriz H c de la Ec.. (13. í t r u dT = í uTt ¿T JT* JTe y en consecuencia / N r G D (S N ) d T = í [G D (S N )]r N dT JTe JT* (13. Se tiene K ev = q .f 6 (13. La simetría se demuestra a partir de la unicidad de la energía de deformación y. La ecuación (13. Las expresiones completas incluyendo la solución particular pueden obtenerse fácilmente. Q* = / [G D (S N )]TN „ <£T J r.42) . es que resulta una matriz de rigidez muy simple para un elemento completo rodeado por el marco.39) deba ser simétrica. por consiguiente. (13.33) excepto que ahora sólo es preciso evaluar integrales sobre los contornos del elemento subdominio..38) y (13.22) & ?!{«-{?} <■*•»> donde H' = f f (G D (S N )fN d r + N r G D (S N ) <¿r J r .40) en la cual K e = Q eTH e _ 1 Q e f* = Q eTH <_1ff Esta form a es muy similar a la de la Ec. ff = / J\.

.36 Jirousek37-40 y Piltner. En el pasado se han desarrolado varios procedimientos de acoplamiento. y a veces se ha descrito su combinación con elementos finitos “estándar” .FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES t= 0 407 t=0 Figura 13. Es. Sin embargo. ( 6 ) elemento exterior.43) {[GD(SN)]t N + N t [GD(SN)]} dr Se ha escrito mucho sobre los llamados “elementos de contorno” y sus méritos y desventajas. Mientras que las soluciones de contorno se limitan a dominios lineales homogéneos. éstas dan soluciones muy precisas para un rango limitado de parámetros. por tanto.« (13.41 El último ha desarrollado elementos de elasticidad bi-dimensional y flexión de placas muy generales que pueden ser circundados por un dominio (elemento) .\ ( 2 J r.24-26 Muy frecuentemente se usan soluciones singulares (funciones de Green) para satisfacer las ecuaciones de campo y éstas requieren complejos procedimientos de integración.6 Elementos de contorno tipo Trefftz (T) con “marcos” de forma compleja que permiten la combinación con elementos estándar en desplazamientos (D): (a) elemento interior. es posible obtener conjuntos completos de funciones que satisfagan las ecuaciones de gobierno sin introducir singularidades27-31 y entonces basta con integración sencilla. conveniente escribir H e en una forma obviamente simétrica como He / í[GD(SN)]r N + N r G D (SN )} á T - 2 J T ¡.32-35 pero la forma que se presenta aquí coincide con el trabajo más reciente de Zielinski y Zienkiewicz.

7 0 Elementos de contorno tipo TrefFtz.39 Los campos desplazamiento y tensiones están definidos por funciones de “forma” que satisfacen las ecuaciones de gobierno y los parámetros e Algunas formas generales poligonal de muchos lados que puede acoplarse directamente a elementos estándar siempre que se tenga la misma interpolación de desplazamientos en los bordes.6. útiles. La Figura 13. Se ilustran.39 Dos puntos llaman claramente la atención en la formulación general de las Ecs. (13.36) a (13.39). ej.. el ancho de banda es mucho mayor . tanto elementos interiores con un marco circundando el volumen del elemento. por tanto.7. Estos sólo pueden dar deformaciones S N idénticamente iguales a cero y. a.37)] soluciones que sean solución exacta a singularidades o que satisfagan automáticamente las condiciones de tensión en contornos interiores.8 muestra excelentes resultados que se pueden obtener utilizando estos elementos complejos. ya que el carácter de la solución analítica se ha incluido de forma esencial. sólo puede determinarse excluyendo los modos de sólido rígido. Tales elementos pueden incluir en el arsenal de las “funciones de form a” N e [véase Ec. Primero. círculos o elipses inscritos dentro de elementos grandes como se muestra en la Figura 13. tales elementos pueden funcionar muy bien comparados con los estándar. naturalmente. el campo de desplazamientos. tal com o se muestra en la Figura 13. (13. El número de grados de libertad es mucho menor que para una solución estándar en desplazamientos pero. . Claramente.El Método de los Elementos Finitos 408 t= O El desplazamiento en el contorno está interpolado en forma polinomial t = 0 u= Figura 13. no dan contribución a la matriz H. com o elementos exteriores satisfaciendo las condiciones de tensión en la superficie libre y en el infinito.

2 <*>)■ (74.6 ) | ( 0 . 1 ) ( 6 ) 920 elementos estándar Q 8 . (Los números entre paréntesis indican la solución .'*• 1500 kN tTvA 1 TxvA kN/cm2 kN/cm2jkN/cm2 E = 21000 kN/cm" v= 0 60 □ Txy | 77.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 409 (a) 21 elementos de Trefftz.0 ( 2 . (a) Solución con un elemento de Trefftz.8 Aplicación de elementos tipo Trefftz a un problema de tracción de una barra con un agujero circular en tensión plana.9 77.2) 1 . 252 GDL (Tx ■ Espesor t= lcm 0 20 40 (a) kN/cm2 f.0 1 1 1 0 . ( 6 ) Solución con elementos estándar de desplazamientos. 5860 GDL Figura 13.

9 muestra una solución simple de dos subdominios con valores de Q constantes pero diferentes y una conexión en el contorno. En este caso surge un término adicional en los nodos colocados en el interior del subdominio. ya que puede no ganarse precisión adicional.46) La Figura 13. x .6 S u b d o m in io s c o n e le m e n to s “ e s tá n d a r ” y fu n c io n e s g lo b a le s El procedimiento que se acaba se describir puede usarse convenientemente con aproximaciones construidas internamente con elementos estándar (en desplazamientos) y funciones globales que ayudan a tratar singularidades en otros problemas internos. . pero el efecto de las funciones globales queda contenido dentro del subdominio.410 El Método de los Elementos Finitos Segundo.44) t -> qn S - V Para la ecuación de Poisson VV = Q (13. . para z = x + iy (13. La formulación es algo más simple ya que no es preciso usar funciones complicadas tipo Trefftz. x 3 — 3xy3. Se dejan los detalles al lector. Se ha dicho anteriormente que la “ traducción” de la formulación discutida a problemas gobernados por ecuaciones cuasi-armónicas es casi evidente. 13 . y en la Figura 13. x 2 — y 2.45) se puede escribir una serie completa de soluciones analíticas en dos dimensiones de la forma R e (z n) = l . com o indicación de la precisión de los procedimientos de conexión. las condiciones de estabilidad requieren que (para problemas en dos dimensiones) ría ^ —3 y de este m odo se puede encontrar fácilmente el n a mínimo. .10 se muestran algunos posibles ensamblajes de subdominios de utilidad. De nuevo tiene p oco interés incrementar substancialmente el número de parámetros internos por encima del número mínimo. Esto se consigue reemplazando u —> <f) (13. .

( 6) componente x de la tensión de cortante (gradiente de la función de tensión mostrando discontinuidad abrupta en la unión de los materiales).3* (a) Función de tensión dada por las variables internas mostrando casi continuidad completa.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 411 Figura 13.9 “Elementos” de contorno tipo Trefftz conectando dos dominios de diferentes materiales en una barra eh'ptica sometida a torsión (ecuaciones de Poisson). .

T. 7. J. “Relations between incompatible displacement model and hybrid strain model” . Int. Eng. N. otros sólo ahora están disponibles de forma amplia. T.7 Comentarios finales Las posibilidades de elementos o “ superelementos” construidos mediante los métodos mixtos de campo incompleto de este capítulo son muy grandes. 1966. y K. WIBERG. y D. R. Wiley.. Int.P. 1964. TONG. GALLAGHER y O. PIAN. P. Una investigación más a fondo establecerá las ventajas de algunas de las formas descubiertas. T. T. 3.H. Proc. 18. 173-181. Eng. “A new formulatioñ of hybrid/mixed finite elements” . J. Num. CHEN. Int. T. 1986.H PIAN. Num.10 “Superelementos” construidos por ensamblaje de elementos estándar en desplazamientos mediante funciones globales elijninando singularidades limitadas al ensamblaje..H. Num. PIAN y D. 1679-84. “Derivation of element stifFness matrices by asssumed stress distribution” . 16.H.H. 1974. Int. Eng. Comp.H. J. Pian. pp. “Matrix structural analysis with mixed variables” .1 67-94. AFFDL-TR-66-80. Tong.. 1983. 4. “Element stiífness matrices for boundary compatibility and for prescribed boundary stresses” . 81-7. Hybrid y Mixed Finite Element Methods. S. . 1982. Meth. 1984. Meth.E. Eng. 22. 13.H. 6. PIAN y P. 1333-5.H. JAIAA. J. Int. Matrix Methods in Structural Mechanics. y creemos que el uso de tales desarrollos aumentará en el futuro. 1685-95. 8. Muchos han encontrado uso práctico en programas de ordenador existentes com o “elementos híbridos” . PIAN. 18.H. ATLURI. T. SUMIHARA.H. 14556 8 .. Meth. “A familly of hybrid elements” .H. (Eds). 2 .P. 1982. Num. Struct. Meth. 2 0 . D. CHEN. 2. 9.H. “Alternative ways for formulatioñ o f hybrid elements” . Meth. J. 5. “Rational approach for assumed stress finite elements” . Conf. Num. 457-78. Referencias 1.. Eng. KONG.412 El Método de los Elementos Finitos Figura 13.H.. 1983. 8.C. ZIENCKIEWICZ.N.

Eng. Newnes-Butterworth. HENSHELL. SHARMAN. “Refined mixed method finite elements for shells of revolution” . 9. Y. J. 77(8). 1980. Int. WOLF. 1926. Sci. 25. BANERJEE y R. Whiteman). H. 15.W. Walker. Herrera. (eds S. T. 2nd Int. 1. 1983. Wiley. 1971. J. JAIAA. E. 1969. C. J. R.A. Wright-Patterion AF Base.M. London. J.K. COOK y J. 2 . J. Meth. 4.K. Australia. J. PIAN. S. R. 18. BUTTERFIELD. 2 2 . R. J. ATLURI. 1971. “Boundary methods. I. Matrix Methods in Structural Mechanics”. 16. 26. Meth. “Generalized hybrid stress finite element models” . J.1-13. D. Boundary Element Technique in Engineering. C. August 1980. Zurich. 30. 4395-8. McGraw-Hill. Ohio. Eng. 1978. London and New York. AT-ABDULLA “Some plañe quadrilateral ‘hybricT finite elements” . Mech. HERRERA. Vol. 299-312. Proc. 1974. Kabaila). 19. PIAN y P. pp. Mum. Progress in Boundary Element Methods. Cong. “The development of a series of hybrid-stress finite element^” . Chapter 19 of Finite Elements in Fluids. New York. 3-28. Zienkiewicz). Fenves et alien). R.H. 135-49. SEVERN. Meth. 1969. 10-21. R. T. Finite Element Methods in Engineering (eds V. “New displacement hybrid finite element models for solid continua” . New York.. 8 . P. Proc. The Mathematics of finite Elements and Applications (ed. DUNGAR y R. Numerical and Computer Merthods in Applied Meschanics. World Congress Finite Element Methods in Structural Mechanics. 27. R. “Hybrid models” . Academic Press. 14. pp.P. 20. J. P. 28. Num. HERRERA. I. Acad. “Ein Gegenstruck zum Ritz’schem Verfohren” . Academic Press. Nat. USA.N.H. CORNES. Num.D. Int.F. Boundary Element Methods in Engineering Science. (3). 7. YOSHIDA. LIU.L.. 1 1 .D. Norrie. Vol. I.. Strain Analysis. 3 (ed. Num. 13. S.H. 1 1 . 513-20. 3rd Air Forcé Conf. LADKANY “ Observations regarding assumed-stress hybrid píate elements” . 12. 1974. 1971. Wiley. “A new assumed stress hybrid finite element for solid continua” . LIGGET y P. 24.L. “Triangular finite elements of variable thickness” . T. 2 . Gallagher. Eng. 1. P. GOPALACHARYULU y P. Int. C. 21. J. ALI. 73-83. JAIAA. The Boundary Integral Equation Method for Porous Media Flow. 1981. Oden y O. COOK y G. Proc.T.M. 4 (eds R. GOURGEON.J.D. 1973. I. A. “A polygonal finite element for píate bending problems using the assumed stress approach” . 1982. Eng. Brebbia). “A hybrid stress element for thin shell analysis” . 1973. HERRERA y H. “ On hybrid finite elements” . TONG “Basis of finite element methods for solid continua” . 1947-9. “ TrefFtz method".H. 23. Int. H. 271-86. SEN. 29. C-complete system for . TONG. JAIAA. 1969. Appl. Alien and Unwin.A BREBBIA y S. E. Meth. ALLWOOD y G. TrefFtz.27. “Boundary methods for fluids” . 13. London. 1983. 1970. Proc. GOULD y S. University of New South Wales. “Boundary methods: a criteria for completeness” . 17. 1969.FORMULACIÓN MIXTA Y RESTRICCIONES 413 10. Pulmano y A..

J. Meth. Comp. Mech. 1983. Int. 41. ZIENKIEWICZ D. “Marriage a la mode-the best of both worlds (finite elements and boundary integráis)” .C. 2 1 . 15. BETTESS. 50th anniversary issue. 14. O. 1977. J. Meth. J. 1982. 34. Mech. 1471-85. 30. Rodin y O. . May 1978. Wiley. O. 1986. “A powerful finite element for píate bending” .. Proc.state of the art and future directions” . ZIENKIEWICZ. JIROUSEK y LAN GUEX. 2059-63. 38. 1978. 225-44. Eng.414 El Método de los Elementos Finitos Stokes problems” . 31.W. “Special elements with holes and internal cracks” . Mech. 355-75. Num. JIROUSEK y P. Chapter 5 of Energy Methods in Finite Element Analysis (eds R. ZIENKIEWICZ y K. 1 2 . Comp.C. SABINA. “The generalized finite element method. Mech. 33. Int. 35. Finite Elements and Approximation. Zienkiewicz). ZIELINSKI y O. Comp. 575-87. Eng. 37. Num.. Wiley.C. “Large finite elements for the solution of problems in the theory of elasticity” . I.. 11. PILTNER.P. Mesach. C.J. Meth. Appl. O. “Basis for development of large finite elements locally satisfying all field equations” .. J. Eng. London and New York. Appl. J. ZIENKIEWICZ. Nat. 1982. 36.1985. E. “The hybrid Trefftz finite element model and its application to píate bending” . ZIENKIEWICZ. Acad. 1979. J. Mech. Appl. Meth. Set. Eng. Y. 65-92. y F. O. 77-96. A. 39. Num.C. D. 85(5). Num. J. Eng. J. Meth. 509-28. Engng. BETTESS. “The coupling of the finite element method and boundary solution procedures” . R..C. HERRERA. Glowinski. 1985. Struct.. “ Connectivity as an altemative to boundary integral equations: construction of bases” . KELLY y P. 32. Eng. JIROUSEK. London and New York. J. 23. USA. “ Generalized finite element analysis with T complete boundary solution” . 651-93. 81-107. 21. Int. Appl. Int... TEODORESCU.W. Comp. MORGAN. JIROUSEK. 1977. 40. 1983. KELLY y P.. pp.

la cuestión central de determinar la magnitud del error para un grado de subdivisión dado.1b) o errores en tensiones disminuyen si el tamaño de la subdivisión “ /i” se reduce o si “p” . Esto estableció la convergencia y. bien sea 415 .a (14. Se discutirán los principios de tal anáfisis completamente adaptable pero también se indicarán caminos más directos que pueden ser utilizados en la práctica.Capítulo 14 ESTIMACIÓN DE ERROR Y REFINAMIENTO ADAPTABLE EN ELEMENTOS FINITOS 14. Sin embargo.ü (14. b) la manera óptima de refinar la aproximación para conseguir resultados á e usa exa ciit u d d e s e a d a d a d . el orden del polinomio en la función de prueba utilizada.1 Introducción A lo largo de este libro se ha enfatizado el hecho de que el m étodo de los elementos finitos ofrece solamente una aproximación a la solución exacta de un problema planteado matemáticamente.^ d e /rxraía ¿xxmÁroirA.1a) e<r = a . por tanto. crece. errores en desplazamientos eu = u . En general la interacción entre a) y b) será adaptable y serán necesarios muchos pasos para alcanzar resultados óptimos. la aceptabilidad o no de varias formas de elementos finitos. En este capítulo nos ocuparemos de determinar aproximadamente: a) el error que se ha cometido en un análisis particular de elementos finitos llevado a cabo (estimación de error a posteriorx). ej.. no ha sido tratado hasta ahora (sino comparando en algunos ejemplos las soluciones de “elementos finitos” con la “ exacta” ). Se ha establecido que las diferencias entre las soluciones exactas y aproximadas. En la regeneración de la malla el usuario tiene a menudo la opción de ahorrar esfuerzos de preparación de datos manteniendo la malla original y refinando localmente.

al tratar de las funciones de forma jerárquicas.1 Refinamientos posibles de una malla poco precisa. se ha indicado cóm o pueden añadirse fácilmente términos polinómicos más altos a los elementos existentes. En el Capítulo 8 . . (14. Por ejemplo. en desplazamientos y Malla original Polinomios de alto orden añadidos Refinamiento p {incremento del orden del polinom io) Figura 14. o c) utlilizando una combinación de a) y b). bajo una carga puntual ambos errores. En la Figura 14. Señalaremos aquí los méritos de tales formas en el análisis adaptable.2 Normas de error y velocidad de convergencia La determinación del error local en la forma dada en las Ecs.1) no es conveniente en general y a veces puede resultar engañosa. 14.1 se muestran las dos primeras posibilidades. llamadas a menudo refinamientos ilhn o “p” . respectivamente.416 El Método de los Elementos Finitos а) introduciendo nuevos elementos del tipo usado originalmente pero de menor tamaño (/i). o б ) utilizando la misma definición de elementos pero aumentando el orden de polinomios utilizados (p ) implicando nuevos “ nodos” colocados en tales elementos.

c) dÜ 1/2 (14. Situaciones similares se darán cerca de ángulos entrantes donde. escribirse alternativamente como 1/2 (e . Aquí e viene dado por la Ec.é)(er . esto es.3) Jn Esta medida escalar corresponde de hecho a la raíz cuadrada del funcional cuadrático. Por esta razón se introducen a menudo varias “ normas” que representan alguna cantidad escalar integral para medir el error o la función misma.1a) y el operador S define las deformaciones com o e = Su y é = Su (14.a) dü 1/2 = | I (<7 — <t)D (c r -a )d ü . tal com o se ha discutido en la Sec.6) (véase Capítulo 9).¿) D (e . resultando las tensiones <7 —Ds y a — De (14. Si. tras integración por partes.11 del Capítulo 9 y buscado su mínimo en el caso de un operador auto-adjunto L. (14. Para problemas de elasticidad la norma de energía se define de forma idéntica y resulta.6) La norma de energía de la Ec. (14. existen singularidades de tensiones en análisis elásticos y singularidades del gradiente en problemas de campo. por lo tanto. por ejemplo. Lu + p = 0 en ü (14-2) se puede definir una “norma de energía” escrita para el error como a \ 1/2 1/2 er Le dü j = / (u .5) y D es la matriz de elasticidad (véase Capítulo 2). en [ (Se)rD(S e) dQ Jn (14.7) (e .ü )r L (u . estamos interesados en una ecuación general lineal de la forma de la Ec.ESTIMADORES DE ERROR 417 tensiones. com o es sabido.4) (con la notación utilizada en el Capítulo 2).4) puede. serán localmente infinitos pero la solución en conjunto podría ser aceptable. (9. 9.ü . dü (14.

En ambas figuras se muestra la variación del error relativo de la norma en energía (en porcentaje): (14. el error RM C en tensiones.12) " = Ím i x 100% . Por ejemplo.3 se muestran dos problemas similares de análisis de tensiones.418 El Método de los Elementos Finitos y su relación con la energía de deformación es evidente. En las Figuras 14. Al llegar a este punto es interesante recordar la discusión del Capítulo 2 (Sec.ir) (cr —a) dü (14. Este orden debería. la norma £ 2 de tensiones y el error RM C en tensiones tienen una estructura muy similar y que éstas se aproximan de forma parecida. en el primero de los cuales existe una fuerte singularidad. 2. Estos argumentos son correctos para problemas sin singularidades. la llamada norma de desplazamientos L 2 o el error en tensiones pueden escribirse com o 1 /2 [ (u — ü )r (u — ü) dü I M i2 = Jn M \ l2 = j f ( i r . es para el dominio ü |A<r| = ü (14.8) J1/2 1 (14. Nótese que =£ (14. o incluso sobre elementos individuales. Por ejemplo. Señalemos además que la norma de energía expresada en función de las tensiones. Fácilmente pueden ser ideadas otras normas escalares. ||e¡|.2 y 14. De ahí observaremos que con funciones de prueba de grado p en la formulación en desplazamientos. pero es interesante ver cóm o la regla anterior es violada cuando éstas existen. los errores en tensiones eran de orden 0 (h )p . por lo tanto. A cr.6) en relación con las velocidades de convergencia.11) t=i donde » se refiere a elementos individuales tal que su unión sea ü .9) Tales normas nos permiten fijarnos en la cantidad particular de interés y realmente es posible calcular válores tales com o la “ raíz cuadrada de la media cuadrática” (R M C ) de su error. corresponderse con el error de la norma de energía.10) Cualquiera de las normas mencionadas puede ser evaluada sobre el dominio total o sobre subdominios.

3. ESTIMADORES DE ERROR 419 ( % ) L JO JJ3 . u = 0. ( 6 ) % error ( 77) versus NGL (número de grados de libertad). Tensión plana E = 1. Convergencia tipo h para varios valores de p.Figura 14.2 Análisis de un dominio en forma L. (a) Malla inicial (0) y subdivisiones uniformes (z).

«) C a -5 <C 'u C a *o w &« s 2 bp tl¡ .420 El Método de los Elementos Finitos {%) U.9.JOJJ3 '. "ce .2 ^ 2 3 II £ > [*3 *3 ce £.= «j jd^ ■.-o a «J C ^ rt fe '33 ^ S ri2 rt o ^ CO o ¿■ s .2 'Z> .

X varía desde 0. . las velocidades de convergencia h para varios grados polinómicos de las funciones de forma son casi las mismas en el ejemplo con singularidad (Figura 14. [o 0 (N G L ) ~ p / 2 ya que NGL (número de grados de libertad) es aproximadamente inversamente proporcional a h2]. aunque una vez más no se consiguen las velocidades teóricas (asintóticas).3.o1 La velocidad de convergencia que se muestra en la Figura 14.5 para una fisura casi cerrada a 0.2 se acerca al valor controlado por la singularidad para todos los valores de p utilizados en los elementos. com o muestra el caso de la Figura 14. Segundo.2) y están muy por debajo del orden teórico predicho 0 ( /i) p . Señalemos dos hechos interesantes: Primero.ESTIMADORES DE ERROR 421 para un refinamiento tipo h resultante de una subdivisión uniforme de la malla inicial y para un refinamiento tipo p en el que el orden polinómico aumenta en toda la malla original.71 para un ángulo de 90.13) donde A es un número asociado a la intensidad de la singularidad.[ m in <A'p )1 /2 (14. donde se evita la singularidad redondeando el ángulo. Para problemas de elasticidad. la velocidad de convergencia mejora para elementos de orden más alto. La razón de este comportamiento es claramente la singularidad y en general puede demostrarse que la velocidad de convergencia para problemas con singularidad es 0 (N G L ) .

422 El Método de los Elementos Finitos (%) O A I^p i J0113 .5 Número de ¡grados de libertad * OC O 11*11801 3 * e Velocidades experimentales de convergencia para la viga corta en voladizo.Figura 14.

4 se muestra otro problema con una influencia de singularidad fuerte tom ado de la misma referencia .5 para una subdivisión uniforme de triángulos cuadráticos y lineales es casi la misma en el límite (dominado por la singularidad). Se intenta conseguir para esta secuencia una malla óptima en la que el error en cada elemento sea (en el límite) constante. a menos que se utilice la secuencia de las mallas que se muestra en la Figura 14.6. .ESTIMADORES DE ERROR Malla 1 423 Malla 2 Malla 3 Figura 14.6 Malla adaptable de elementos triangulares lineales para la viga corta en voladizo.1 En este caso. En la Figura 14. la convergencia que se muestra en la Figura 14.

3 E s tim a ció n d e e r r o r —un p r o c e d im ie n to sim p le y e fe c tiv o p a ra el re fin a m ie n to t ip o h En aproximaciones irreducibles (en desplazamientos) a la elasticidad lineal y problemas de campo tratados anteriormente se ha supuesto en general una aproximación C q continua para ü (el desplazamiento) y esto conlleva tensiones discontinuas a.424 El Método de los Elementos Finitos Para tales mallas la velocidad de convergencia teórica. [ N t (<t* . dependiente de p . Una vez más es posible mostrar que la velocidad de convergencia tipo p alcanza valores muy altos si se utiliza una malla óptimamente subdividida . Por esta razón utilizaremos procedimientos más sofisticados en lo que sigue. es alcanzable. osea.16) dando a*= A ' 1 (J =0 (14. Estos resultados se demuestran simplemente examinando las respuestas dadas para la misma malla utilizando polinomios diferentes. ü = Nü (14.2 ó la 14. En el Capítulo 12 se ha mostrado cóm o se puede obtener un campo continuo de tensiones a* mediante promediado o “ proyección” .17b) . Más adelante se trata sobre cóm o puede conseguirse tal subdivisión de malla. esto es.15) la ecuación aproximada se consigue exigiendo la igualdad entre <r* y a .3 muestra que la convergencia tipo p tiene en general una velocidad más alta. si a* es un campo C q continuo interpolado mediante funciones del mismo tipo que las utilizadas para representar el cam po ü. Así. de forma ponderada. Una última observación evidente tras haber examinado los resultados de la Figura 14.2 El hecho de que determinar la velocidad de convergencia a priori resulte imposible en la práctica quiere decir que con la excepción de los problemas más simples.17a) con <J = DBÜ (14.& ) d ñ = Q Jn (14. tal com o se muestra en la Figura 14. 14.14) y = N a* (14.5. la extrapolación tipo Richardson a la respuesta exacta (descrita en el Capítulo 2) no es generalmente útil a la hora de estimar errores.

3 25.58 0.1 27.6.97 e 0l 6 Indice 0* n de efectividad 6* Indice de efectividad usando factor de corrección El sufijo L indica uso de la norma Figura 14.3 0. 400 GDL V 1° VL V°L vi T) % de error real en norma de energía tj % de error predicho en norma de energía rj* % de error predicho usando factor de corrección ° 0.17c) Jn El cálculo anterior se simplifica si se hace una aproximación diagonal o aglutinada para A y se sigue además un proceso iterativo de solución (véase el Capítulo 12.85 Malla 2.1 29. v — 0.93 10 Malla 1.92 1 .97 0.9 13.5 0. Análisis y estimación del error para subdivisión uniforme.7 Elementos bilineales. 120 GDL 1 2 .4 45.4 17.ESTIMADORES DE ERROR A = 425 í n t n dü (14. 40 GDL 33.3 32.8 8 0.0 1 0 .1 Malla 3.0 53.1).8 21. E = 10®. Viga en voladizo.64 0 .8 23. .77 0.3. 12. Sec. 57.70 0.8 8 0.5 18.0 48. tensión plana.7 16.2 13-.1 43.

02 1.03 1.11 1.11 1.06 1.62 0.11 1.03 1.02 1.426 El Método de ¡os Elementos Finitos Con ambos campos a y a * disponibles se tiene que el error en tensiones puede estimarse con gran precisión como ea — a .06 1.06 1.02 1.7 a la 14.80 0.02 1. 1) l.07 1.19) IIe IIexacto í 0.11 l.70 1.11 1.07 1.18) La inserción de esta cantidad en las Ecs.7).07 1. .07 1.57 0.02 1.9) o (14.92 0.02 1.02 1.06 1.80 0.07 1.11 1.06 1. Este índice se define como ie IIestimado (14.02 1.06 1.153 muestran una serie de problemas en los que se representa el índice de efectividad de la estimación de error para diversas mallas y tipos de elemento.62 0.80 0.06 1.ll 1.02 1.06 1.02 0.12 1.06 1.a (14.77 / / 0.06 1. a posteriori) permite calcular el error en cualquiera de las normas tratadas hasta ahora.02 1. (14.21 1.8 Indices de efectividad local para el problema de la Figura 14.06 1.10) después de la solución del problema (esto es.83 0.81 0.11 1.02 Figura 14.99 0.11 1.02 1.05 1.11 1. Las Figuras desde la 14. tal como indican las comparaciones con los valores exactos de error.06 1.02 1.02 0.78 0.07 1.05 1.27 1.75 1.21 1.99 0.02 1.02 1.07 1.7 (mallas 1 a 3)(0* norma de energía.02 1.40 1.90 0.92 0.02 1.ll 1. Las estimaciones así obtenidas son excelentes.02 1.02 1. en la norma L 2 los resultados son muy similares). (14.81 0.07 1.07 1.02 0.07 1.02 1.02 1.08 1.12 1.11 1.70 1.07 1.08 1.

Una región en forma de L en tensión plana.36 7.89 50 50 -k 50 50 Malla 1 (120 GDL) 9.88 0.1l 9.815.4 0.82 8.97 Malla 4 (558 GDL) 8.84 0.09 0.83 10.ESTIMADORES DE ERROR /¿¿VV ///// //// 427 >///y 19.917.35 8.81 0. .9 Elementos bilineales.80 0.92 Malla 3 (514 GDL) 8.00 7.8 0.90 0 99 =!!!■= *1 TI I] * a o* Malla 5 (578 GDL) Figura 14.88 12.24 7.30 7. Secuencia de refinamiento de malla.96 0.60 Malla 2 (340 GDL) Ü.

428 El Método de los Elementos Finitos .46 2.Elementos bicuadráticos (nueve nodos).34 plana. (a) Secuencias de refinamiento de malla. 1 14.10 n l: !: Figura "I I 0.90 2. Región en forma de L en tensión ( 6 ) Indices de efectividad local (malla 1)(0*).61 1.56 0.

76 0.4 0 .(¿). Varios niveles de refinamiento (a) .84 (292 GDL) (*) Figura 14.3 Malla 1 30.4 33.3 25.73 (80 GDL) (<0 30. .6 6 0.0 Malla 2 23.6 0.429 ESTIMADORES DE ERROR 43. Análisis en deformación plana de una presa con una cavidad. Carga de agua solamente.11 Elementos bilineales.

8 6 Malla 3 (498 GDL) (c) 18.1 18.8 16.430 El Método de los Elementos Finitos 2 1 .8 0.81 0.6 17.1 14.89 Malla 4 (618 GDL) (<0 Figura 14.78 0 .11 continuación .3 0.

Varios niveles de refinamiento (a) .99 Figura 14.12 Elemento bicuadrático.67 1.8 0.0 14.4 0.ESTIMADORES DE ERROR 21.(d).9 431 23. Análisis en deformación plana de una presa con una cavidad. .07 (310 GDL) («) 14.5 9. Carga de agua solamente.62 0.8 Malla 1 14.

04 Malla 3 (834 GDL) (c) 8.0 0.65 1.2 6.14 .70 10.7 0.80 6.12 continuación 1 0 .30 Malla 4 (914 GDL) Figura 14.71 1.432 El Método de los Elementos Finitos 1 0 .

(a) Elementos lineales.85 p= 1.6 V* 2 1 .46 6' 0.60 V 8.15 8 .46 9 0.6 6 V° 4.0 Malla 2 (482 GDL) Malla predicha ib) Figura 14.2 Malla original 9 0.47 Malla predicha (*> $* n 4.0 0 $ 0.06 0 .3 1 (108 GDL) V° 8.7 V* 1 2 .72 e* 0.61 9* 0. ( 6 ) Elementos cuadráticos.47 V' 3.13 Generación automática de malla para alcanzar el 5 por ciento de precisión: cilindro grueso bajo carga diametral.94 p=l r áJ’íj !ü ¡ ■¿SA' >*>! Malla 2 (1201 GDL) Malla V 18. .6 e 0.2 Ti° 16.ESTIMADORES DE ERROR V 34.47 433 *í° 6.

20) Este residuo se evalúa fácilmente dentro de cada elemento.6 para 1. por tanto. Su exactitud puede compararse con otros en los que el cálculo conlleva la evaluación de residuos obtenidos mediante la sustitución de la solución aproximada ü en la ecuación del problema. incluso sin este recurso empírico los índices de efectividad son buenos.t El estimador de error presentado anteriormente es uno de los más sencillos de evaluar y de utilizar en la práctica. Así J r dü = J J d i (14. pero en las interfases entre elementos resulta infinito si. Sin embargo. se tiene una ecuación diferencial de segundo orden y una aproximación continua C q. (14. se necesitaría una prueba más matemática de la corrección de la estimación.2)]. por consiguiente las estimaciones basadas en la Ec. etc. El efecto integrado del residuo cerca de una interfase I cuando dft —►0 es equivalente a una integral de línea de la discontinuidad en los gradientes de u (o tracciones en un problema elástico) que llamaremos J (salto). Los argumentos son similares en dos y tres dimensiones.1 elementos elementos elementos elementos cuadrilaterales bilineales triangulares lineales bicuadráticos de nueve nodos triangulares cuadráticos De esta manera se obtienen los valores 0* y que se muestran en las ñguras. En la Figura 14.3 para 1 . (14.4 para 1 . utilizando elementos cuadráticos y lineales. [Véase Ec.) t Una prueba más formal de validez de la estimación de erroi aquí propuesta ha sido presentada muy recientemente. y es evidente que el proceso de proyección o alisado es simplemente una aproximación en diferencias de mayor orden de la derivada nodal que la utilizada para calcular <r. Este factor resulta ser para problemas de elasticidad: para 1. Aunque resulta intuitivamente “obvio” que las tensiones “ alisadas” cr* son más precisas que las discontinuas y que.21) Los estimadores de error que usan la norma de energía obtenidos por varios autores 4 -1 0 tienen la forma general (con r2 = rTr.El Método de los Elementos Finitos 434 Se encuentra empíricamente que este índice (y.17 .16 se ofrece una explicación simple y válida en la que se muestra una solución para un problema elástico unidimensional con un módulo constante. esto es. En este caso los valores de tr son proporcionales a du /d x. r = Lü + p (14.18) deberían ser buenas. la estimación del error) puede mejorarse corrigiendo la estimación directa por un factor constante. por ejemplo.

(a) Triángulo lineal.61 por ciento con 358 G D L 14. en una operación. Con la estrategia de refinamiento de la Ec. ( 6 ) Triángulo cuadrático.Figura 14.14 Generación automática de malla para conseguir el 5 por ciento de precisión. (14. una precisión del 4. ESTIMADORES DE ERROR 435 .32) se alcanza. Región en forma de L en tensión plana.

436 .El Método de los Elementos Finitos Figura 14.14 continuación.

una Drecisión del 4.88 Dor .4 17.4 0. (a) Malla original.437 ESTIMADORES DE ERROR 16. ( 6 ) Malla refinada.73 5.5 Malla 1 12. M4. Análisis de deformación plana de una presa con una cavidad bajo carga de agua solamente.15 Triángulo cuadrático.13 0.10 7. Generación automática de malla para alcanzar el 5 por ciento de precisión. en una oneración.32^ se alcanza.06 Malla 2 (1576 GDL) (*>) Figura 14.76 1.05 (728 GDL) (a) 6.75 1. Con la estrategia de refinamiento de la Fie.

.438 El Método de los Elementos Finitos Figura 14. (2) cr solución MEF = aproximación por mínimos cuadrados a <r (discontinua).16 Porqué la proyección da una aproximación de mayor orden. (3) a* solución proyectada = aproximación por mínimos cuadrados a a (continua de alto orden). ( 1 ) a Solución exacta.

Para un único elemento. Sin embargo.22) donde fi es el dominio total e I la interfase total entre elementos. La pregunta que se trata en esta sección es cóm o llevar a cabo este refinamiento de forma óptima. cuando se discutan los problemas de convergencia p.ESTIMADORES DE ERROR ||e||2 = Ci J r 2 dn + C t J^ J*dl 439 (14. Los usuarios de elementos finitos a menudo toman estas discontinuidades com o una medida directa de error y existe de hecho una justificación 1teórica para esto com o se muestra en lo anterior. Si estos errores se encuentran dentro de los límites prescritos por el analista. una expresión particular obtenida en las referencias 5 y 6 para problemas de dos dimensiones da una contribución elemental de la forma INI"•i = ^ 274T*^y 11 f r l d í l + 724kp ^ T Jí ¡. J *d I Jn. pero ahora señalaremos que: a) el estimador es más complejo de utilizar que el obtenido anteriormente ya que implica una evaluación de integrales de h'nea de las discontinuidades. 14. hacer el porcentaje de error relativo en la norma de energía r¡ menor que algún valor especificado rj (por ejemplo 5 por ciento en muchas aplicaciones de ingeniería).23) viene del término que incluye discontinuidades de las fuerzas de superficie entre elementos. p es el orden polinómico de las aproximaciones utilizadas. Así debe conseguirse que . por lo menos en el caso de elementos bilineales (cuatro nodos ) . (14-23) v ' donde k depende del problema (siendo E / (l — v) para elasticidad en tensión plana). 5'11 c) que para elementos de bajo orden la mayor contribución a las integrales (14.10. entonces el trabajo está claramente terminado. frecuentemente estos límites se ven superados y es necesario refinar. Naturalmente son posibles muchas estrategias y mucho depende de los objetivos que se quieren alcanzar. por ejemplo. b) se puede demostrar que el estimador simple utilizando alisado de tensiones es equivalente al obtenido y probado anteriormente por Babuska y Rheinboldt5. y h el tamaño del elemento. Más adelante se volverá a tratar un estimador de este tipo. En el caso más simple se intentará.8 y 14.A d a p ta b ilid a d Los estimadores de error tratados en la sección anterior permiten determinar la norma de energía global del error y los errores a nivel local (a nivel de elemento) también quedan normalmente bien representados com o muestran las Figuras 14.4 E l p r o c e s o d e re fin a m ie n to h .

440 El Método de los Elementos Finitos r¡ < f j (14.9 a 14. si se define el coeficiente se refinará allí donde f (i > 1 (14. .29) En este caso una posibilidad es recurrir a los criterios de velocidad de convergencia asintótica a nivel de elemento (aunque hemos visto que no son realistas en presencia de singularidades) y predecir la distribución de tamaños de elementos. En las Figuras 14. ||e|¡¿) sea igual para todos los elementos.24) En una “ malla óptim a” es deseable que la distribución del error en norma de energía (esto es. Así. aunque lleva finalmente a una solución satisfactoria obtenida con un número relativamente pequeño de grados totales de libertad. Por ejemplo.28) El refinamiento podría llevarse a cabo progresivamente refinando solamente un cierto número de elementos en los que & sea mayor que un cierto límite y cada vez dividir a la mitad el tamaño de tales elementos. no es en general económico. si el error permisible total está determinado (suponiendo que viene dado por el resultado de un análisis aproximado) por ^(l|ü||2 + l|e||2) 1 /2 (14. Así. Un procedimiento más eficaz es diseñar una malla completamente nueva que cumpla el requisito de que (i < 1 (14. supongamos t De hecho se puede “desrefinar” o usar un espaciamiento mayor entre elementos donde & < 1 si se desea un ahorro computacional.25) se podría exigir una condición en la que el error en cualquier elemento i fuera donde m es el número de elementos implicados. El proceso de refinamiento mostrado arriba. ya que el número total de soluciones de prueba puede ser excesivo (com o puede verse en los ejemplos). Los elementos en los que no se cumple lo anterior son claros candidatos para el refinamiento.12 se muestra este tipo de proceso conocido com o enriquecimiento de malla.

15. y la subdivisión de malla puede mejorarse si en tales elementos se utiliza la convergencia adecuada y se escribe. con refinamiento.14b y 14. en lugar de la Ec.13).ESTIMADORES DE ERROR llalli °c h* 441 (14.31) y (14. El problema aquí es el mismo que el que se muestra en las Figuras 14. (14. (14. ya que una malla fina pero mal estructurada puede tener un error mucho mayor que otra casi óptima. (14.25) no debería ser mayor que h = C 1/phi (14.6 y las Figuras 14.13 a 14. entonces.5-1. 12 En la Figura 14.4 a 14.31) Hoy existen programas de generación de malla en los que se puede especificar localmente el tamaño de los elementos y éstos se pueden usar para generar una nueva malla en la que realizar de nuevo el análisis. la malla tiende a ser “ óptim a” y la influencia de la singularidad localizada ya no afecta a la convergencia global. el tamaño del elemento para satisfacer el requisito de la Ec. Un número conveniente para utilizar en este caso es A = 0.6 y en el proceso de refinamiento se utilizan los criterios de malla de las Ecs. ya que la mayoría de los parámetros de singularidad están entre 0. Para ilustrar este punto se muestra en la Figura 14.32).0.6.15 se muestra cóm o empezando por una solución relativamente grosera una única predicción de malla permite una solución que (casi) satisface el nivel de precisión especificado com o deseable.(14. Este no debe ser siempre el caso.17 el refinamiento de un solo nivel diseñado para alcanzar un 5 por ciento de precisión en un paso empezando desde subdivisiones de malla uniforme. se produce un descenso de error total con una reducción de grados totales de libertad . Ya se mostró este efecto en la Figura 14. Con este procedimiento añadido a la estrategia de refinamiento se alcanza mayor precisión que el 5 por ciento en un remallado para los problemas de las Figuras 14.32) en la que A es la potencia de la singularidad. En los ejemplos ilustrados hasta ahora se ha mostrado en general un proceso de refinamiento con el número total de grados de libertad aumentando en cada nivel. La razón del éxito de la regeneración de malla basada en el simple supuesto de velocidad de convergencia asintótica supuesto en la Ec.30) es el hecho de que.13 h = Í ~ l/Xhi (14.5. aunque la malla sea rediseñada. Por supuesto los efectos de la singularidad estarán todavía presentes en los elementos adyacentes a la misma. en al menos un refinamiento.30) donde h¿ es el tamaño del elemento actual y p el orden polinómico de aproximación.14 Señalemos que ahora.

442 El Método de los Elementos Finitos (% ) OAI}Bpi lOJig T3 g .2 S £ bo «g i C f-1 n-»n*oi .

dividiendo a la mitad la malla existente. (14.8 por ciento hasta N G L = 460 y rj = 3.15 La discusión de dichos procedimientos se deja a la literatura publicada. éstos han sido utilizados con buenos resultados . La diferencia entre dos soluciones consecutivas da una estimación del error local aunque a un coste muy considerable. necesariamente el mejor criterio para refinar. obtener una solución completa.3 Puede obtenerse una información local muy precisa en relación con tensiones. aunque tales estimadores locales mediante los procedimientos señalados no son necesariamente precisos. Otra es introducir un polinomio completo adicional en la aproximación. mediante un replanteamiento adecuado del problema.33b) . factores de intensidad de tensiones. desplazamientos.1 por ciento).33a) y. ü = NO" + K K nh n '1ü'* (14. por ejemplo. Ninguna de las estrategias sugeridas es “ óptim a” en el sentido de que un refinamiento de malla uniforme no es de ninguna manera necesario si el problema muestra “ características direccionales” (esato es. U n a base p a ra el re fin a m ie n to a d a p ta b le t ip o p Existen varias posibilidades alternativas para derivar una aproximación al error total [tal com o se ha mostrado en la Ec. por supuesto. Estos refinamientos serán tratados más adelante.5 E s tim a d o re s d e e r r o r p a ra fo rm u la cio n e s je r á r q u ic a s .. Kü = f (14. Alternativamente podrían introducirse diferentes normas de energía “ direccionales” . para ü = Nü. etc. Una de ellas es. Se tratará este procedimiento en una sección relacionada con la convergencia p.ESTIMADORES DE ERROR 443 (empezando para subdivisión uniforme 8 x 8 con N G L = 544 y rj = 9. El error de tensión local puede ser utilizado eficazmente y. utilizando la aproximación original. la norma de energía no es. en la práctica. que generalmente necesita una solución auxiliar. Si se utiliza una forma jerárquica de aproximación. se puede obtener esta diferencia a un coste más razonable. 14. con una variable ü h añadida jerárquicamente.7)]. En esta forma jerárquica las ecuaciones discretizadas son (ver Capítulo 7). Para tales situaciones podrían introducirse “indicadores de corrección” que nos indiquen en qué dirección es más efectivo el refinamiento. ya que es algo compleja para incluirla aquí. Com o se mencionó anteriormente. la función u puede variar rápidamente a lo largo de alguna coordenada local x 1 y a una velocidad menor a lo largo de y 1).

(14.ü) + (14. [ver Ec.l ) ( f 2 _ K Ana ) (14.35) en la segundo ecuación. ya que Lü + p = r Lu + p = 0 (14. un error de e = N (ü n .38) siendo el estimador total (14. y (*“ )'* = ^ (14-37) Para convertir la estimación de error local en una norma de energía se puede proceder de nuevo de varias formas. Ahora ü h = ( K M . Así.7)] IMIi = T / ( S N ^ D i S N ^ ) dü ü? = ü f K g ' ü l (14. se obtiene. Otro procedimiento se basa en el residuo y en que ||e||i ~ (^J J er r d í 2 ^ (14. esto es.39) para un gran número de grados de libertad introducidos. para cada grado de libertad que se introduzca en el “nodo” i . utilizando la aproximación original. aproximación de la forma (14. por supuesto.33) tendrá.El Método de los Elementos Finitos 444 La solución de las Ecs.36) y para conseguir esto sólo se necesita la inversión de la matriz A menudo bastará una aproximación más cruda si se introducen los refinamientos jerárquicos uno a uno. ü j es un escalar.41) .40) para cualquier ecuación diferencial. se puede hacer una aproximación razonable poniendo ün « ü (14. Una posibilidad es evaluar los cambios de tensión y deformación correspondientes.34) Sin embargo. osea.

144 GDL Figura 14.18 Una solución con refinamiento tipo p para el problema del dominio en forma de L. en el contorno GDL (direcciones z e y) Paso 5. .8%.ESTIMADORES DE ERROR 445 y Le = L (u . de hecho. A AA Geometría inicial de la malla. (14. y si se observa que.20) y (14.hOh = - [ N hrdn (14.21)].42) Jn 1. Cl P $ Cuad. Condiciones de contorno y carga: 77 = 25. 72 GDL.2%. lo -: Cl Cl en] £ S C1 H C! ti It o v Oy O.ü) = —r Ahora r puede ser evaluado para una dada tanto dentro del elemento com o en las interfases [ver Ecs.0 31 d <1 A Paso 1. GDL (dirección x) Cúbico GDL (dirección x) Ov Cuadrático en el centro GDL (dirección y) Cl Cuad. rj = 7. Versión adaptada de p. la segunda de las ecuaciones (14.33b) es una forma de residuos ponderados K '.

La cantidad anterior es útil com o un indicador de corrección que da de forma bastante exacta la magnitud del error que puede ser corregida introduciendo un grado particular de libertad y es. por supuesto. idéntica a la Ec. la estrategia adaptable puede introducir directamente aquellos que proporcionen la mayor disminución de error [ver Ec. Obviamente el procedimiento tiene ventajas para refinamiento tipo p cuando se considera el siguiente orden polinómico más alto en un elemento al establecer los indicadores de corrección y el estimador de error. (14.43) de la forma 8 (i4M| Resulta que esta forma da un estimador que es eficiente. 1 -0. pero cualquier valor razonable mayor que 0 tenderá a . La suma se lleva a cabo sobre todos los nuevos grados de libertad que pueden ser introducidos en la nueva etapa jerárquica. (14. particularmente si se introduce un factor de corrección de \/2.El Método de los Elementos Finitos 446 se puede escribir para una única variable introducida utilizando las Ecs.38).42).46) donde Cm ¿x es el máximo valor de cualquier indicador de corrección y 7 un número en el rango 0 . Se obtiene un estimador de error mejorado utilizando la desigualdad de Schwartz al sustituir la integral en la Ec.5. (14. Ahora se evalúa 1/2 E (/n <*» Jn r 2 ¿SI + Jj N f d l J j P d l ) K ¡]h (14. (14. Obviamente 7 = 0 corresponde simplemente al refinamiento completo de todos los elementos. Una técnica empleada a veces9 consiste en incluir en el siguiente análisis todos aquellos grados de libertad que dan Ci > 7 C máx (14.33) y (14. Sin embargo. Durante el proceso de refinamiento el orden polinómico puede ser variable de elemento a elemento.45) reconociendo com o antes la necesidad de tratar con saltos interelementales. no es un buen estimador de error ya que a veces la nueva función de forma introducida puede ser ortogonal al residuo r.40) a (14. Disponiendo de indicadores de error para todos los grados de libertad candidatos que pueden introducirse.43)].

por tanto.16. La figura muestra la distribución final de los grados de libertad. en el que el error en cada elemento tienda a ser constante después de muchos pasos adaptables.18 muestra de nuevo el problema discutido previamente pero resuelto ahora utilizando refinamientos tipo p jerárquicos. la norma L 2 del error viene dada para el elemento i com o M\i « 0 (14.ESTIMADORES DE ERROR 447 dar un refinamiento óptimo. donde pueden aparecer gradientes muy pronunciados ( “ondas de choque” ). es menos eficaz que el descrito previamente en el cual se intentaba alcanzar directamente la solución de precisión buscada. aunque Deve a un ahorro en los grados de libertad usados finalmente. se encuentra que las derivadas nodales se aproximan bien por proyección y. El proceso adaptable descrito aquí debe ser continuado hasta que se alcance la precisión deseada y. En un caso unidimensional. La Figura 14. En este punto querríamos reiterar que se pueden usar muchas normas o medidas de error diferentes y que para algunos problemas la norma en energía no es. Inmediatamente. El rango de aplicaciones es grande y sólo se ha tratado aquí el rango relativamente simple de la elasticidad lineal y problemas similares autoadjuntos. y no en sus derivadas (tensiones).47) si zi es la coordenada medida desde el lado del elemento y si se supone que ü es nodalmente exacta. . tal com o el ilustrado en la Figura 14.48) que puede ser usada en el control de un refinamiento de malla si se pretende limitar este error a un valor fijo en cada elemento. 14. “ natural” . En este análisis la atención se centra en la función u misma.6 Comentarios finales Los métodos de estimación de error y refinamiento adaptable que se describen en este capítulo constituyen una herramienta muy importante para la aplicación práctica de los métodos de elementos finitos. Un buen ejemplo es el presentado por los problemas de flujo de gases a alta velocidad. En tales casos se procede usando la norma de la función u misma com o medida del error. Un reciente estudio 4 muestra muchas más áreas de aplicación y se dirige al lector a esta publicación si desea conocer interesantes detalles. la segunda derivada (o curvatura) d2ü fd x 2 se aproxima dentro de cada elemento con precisión. La formulación de tales problemas es compleja. Esto proporciona una estimación del error e de la forma e = u — ü = ~x\(h — x i) d2u dx' (14. pero no es necesaria para la presente argumentación. de hecho.

19 Enriquecimiento de malla. Flujo supersónico sobre una cuña (número de Mach 3). . e=energía específica).448 El Método de los Elementos Finitos Figura 14. (c) Después de 201 pasos (p=densidad. u =velocidad. (a) Configuración inicial de la malla. ( 6 ) Después de 101 pasos.

20 Problema de la Figura 14. (b) 200 pasos.ESTIMADORES DE ERROR 449 Figura 14. Densidad después de: (a) 100 pasos. . (c) 250 pasos (utilizando las mallas refinadas mostradas en la Figura 14.19).19.

.

GUO y I. Note BN 1043. J. University of Maryland. Zienkiewicz. R. (eds I. USA. Referencias 1. Gago y E. Número de Mach 3. Wiley. “A simple error estimator and adaptive . Tal refinamiento no uniforme tiene también interés en problemas tales com o el de deformación plástica donde tienen importancia las líneas de deslizamiento direccional. “Estimation and control of error based on p-convergence” . Chapter 3. O. Analysis Tech. 3. Accuracy Estímales and Adaptive Refinement in Finite Element Computations.ESTIMADORES DE ERROR 451 Figura 14. 1985. y aquí hay por tanto otro cam po para su aplicación. ZHU.p versión of the finite element method” .Z. Las Figuras 14. ZIENKIEWICZ y J.16 mostrando la malla óptima resultante.22 muestran la aplicación de tales refinamientos adaptables para localizar con éxito las zonas de “ shock” en problemas de flujo supersónico. bien realizando un refinamiento uniforme o aplicando la medida según los ejes principales de curvatura. de Oliviera). Babuska.A. (a) Medias inicial y regenerada. ( 6 ) Líneas de isodensidad calculadas. “The h . B. Num.C. 1986. 12.19 a 14. Lab. SZABO.22 Flujo viscoso sobre una placa plana. 61-73. 2. O. B. C. Esta medida puede extenderse a un problema bidimensional. BABUSKA. En el primer ejemplo la malla se refina uniformemente y en el segundo direccionalmente . pp.

Zienkiewicz. M. Meth. ttA-posteriori error analysis and adaptive processes int the finite element method. BABUSKA y W. J. .C. I. DE OLIVEIRA. CRAIG.1111-29. J. KELLY.. Conference S3/1 to S3/10.W. CRAIG. O. Int.C. GAGO. App. Num. VAHDATI. 15.1979. 621-56.441-65. 1987. ZIENKIEWICZ y I. 1597-615. J. Gago y E. “The hierarchical concept in finite element analysis” . D. pp. 1981. J. “Adaptive techniques in the finite element method” . Part 2-The calculation of stress intensity factors. (eds I. 1986.Z. K. Eng. 14. Appl.. Comp. Comp. 8. S. 10. Eng. Meth. 5. 3. 33757. KELLY. 1593-619. 1987. stress and other higher derivates of displacements. ZIENKIEWICZ. Int. ZIENKIEWICZ. Math. To Appear. Appl. R. 1085-109. 1986. 5. LOHNER.R. Math. 1983. RANK y O. Part I-Error analysis. RHEINBOLDT. Meth.Z. “A simple error estimator for the finite element method” . 17/18. error estimates multigrid solution and hierarchic finite element concepts” . Num. O. J. 72.1979. Eng.452 El Método de los Elementos Finitos procedure for practical engineering analysis” . Comp. “Adaptive approaches and reliability estimates in finite element analysis” .C. Wiley. ZIENKIEWICZ.Z. 17. J. Meth. Mech.1988. 99-115. “Adaptive techniques in finite element analysis” . Adaptive mesh refinement” . RHEINBOLDT. “ A-posteriori error estimates for the finite element method” . 16. J. Part 3-j4 posteriori error estimates and adaptive mesh selection” . ZIENKIEWICZ. Struct. Appl. J. Comm.C. 11.. 25-55. PERAIRE. A. ZHU. “The post processing approach in the finite element method: Part 1 -Calculation of displacement.. Int.C.P. ZIENKIEWICZ.R. J. ZIENKIEWICZ y A. J.C. (eds). Babuska.1984.. O. “Some recent developments in finite element analysis” .. ZHU y O.C. 197-204. I. Num. 4. K. CRAIG y O.W. 9. J. Martinus Nijhoff Publ. E. AINSWORTH. 53-65.A. I. BABUSKA y W. Comm.C. 13. Int. Eng. Meth. ZIENKIEWICZ.. M. Wiley. J. Comp. O. I. Proc. MILLER. ZIENKIEWICZ y A. 1987. 1978. 243-50. 1 1 .C. Eng. GAGO y E. NUMETA. Num. Meth. Appl. R. 2 0 . Babuska. C.. Comp. Chapter 2 of Accuracy Estimates and Adaptive Refinements in Finite Element Computations. B. BABUSKA y A. 4. BABUSKA. Num.W. 51. Eng. SZABO. Phys. Mech.R. GAGO y D. O.. MORGAN y O. 19.1987. J. Meth. 449-66. 12. Accuracy Estímates and Adaptive Refinements in Finite Element computations.1985.C. Eng. ZIENKIEWICZ. 7. DE S. 16. MORGAN y O..W. “An adaptive finite element procedure for compressible high speed flows” . “Analysis of a simple a-posteriori error estimator in the finite element method” . Num. Meth. Num. 2311-24. de Oliveira).. “Adaptive refinement.C. O. ZHU. 519-40. 24. Int.C. “Adaptive remeshing for compressible flow computations” . 6.

el programa se puede usar también para resolver problemas no lineales y /o transitorios. En una versión para ordenador personal la principal limitación es la memoria disponible.2. siempre que la matriz global de coeficientes de las ecuaciones algebraicas resultantes sea simétrica. El programa de ordenador presentado es una extensión del trabajo contenido originalmente en la 3a edición .1 Introducción En este capítulo consideraremos algunos de los aspectos relativos al desarrollo de los programas de ordenador para cálculo por elementos finitos que utilizan la teoría presentada en los capítulos anteriores. o tri dimensión ales discutidos previamente. Aunque la teoría en este volumen se limita a las aplicaciones lineales. El nombre del programa es acrónimo de “ Personal Computer Finite Element Analysis Program” . que serán discutidos en detalle en el próximo volumen. Ambos 453 . es más eficiente evitar el uso de archivos en disco en la medida de lo posible. bi-.4 Es necesario seleccionar uno de estos sistemas a la hora de instalar el programa.3 Se usa un sencillo sistema de gestión de la memoria. para almacenar los vectores grandes que resultan de la matriz global de coeficientes y los términos elementales de historia.1 Se han hecho diversas extensiones para permitir la consideración de un rango más amplio de implementaciones computacionales y de tipos de problemas (aunque con algunas limitaciones debido a requisitos de espacio). El programa de cálculo que presentamos puede utilizarse para resolver cualquiera de los problemas uni-. para estos sistemas se incluye un solver “in-core” de banda variable com o opción para la solución de las ecuaciones . Para la implementación en grandes ordenadores con gestión de memoria virtual. En consecuencia. que maneja la memoria principal y archivos en disco.Capítulo 15 MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR PARA ANÁLISIS POR ELEMENTOS FINITOS 15. La versión que se incluye en este capítulo se llama PC F E A P y está específicamente diseñada para usarla en ordenador personal. se ha adoptado un sistema frontal con memoria en disco (” out-of-core” ) para resolver las ecuaciones algebraicas lineales. El programa puede ser fácilmente modificado para permitir la extensión al caso no simétrico. y no es posible tener todos los vectores necesarios disponibles en memoria central ( “in-core” ) al mismo tiempo. Así.

tanto en la configuración indeformada com o en la deformada. Al desarrollar el programa se han usado subprogramas de la librería de dibujo Graphics Development Toolkit . En la práctica. La versión actual de PCFE AP permite la solución de problemas tanto en “ cola” com o de forma interactiva. y b) módulos de resolución y salida de resultados que llevan a cabo el cálculo real (véase esquema simplificado en la Figura 15.5 En caso necesario éstas pueden ser sustiuidas por otros sistemas gráficos. las limitaciones de espacio han impedido que se incluyeran otras opciones. cada módulo puede ser muy complejo. sin embargo. PCFEAP. Se puede obtener una cierta mejora en la eficiencia reprogramando para evitar todas las operaciones de entrada/salida a disco y manteniendo los vectores en memoria principal. Los programas de elementos finitos pueden dividirse en dos partes básicas: a) módulo de entrada de datos y preprocesadores. .1). programadores con experiencia pueden añadir fácilmente otras posibilidades. En las secciones siguientes discutiremos con algún detalle aspectos de la programación de cada uno de los módulos. Se supone que el lector está familiarizado con Figura 15. De nuevo.1 Esquema simplificado del programa de elementos finitos. Se incluye también una opción sencilla para gráficos que permite mostrar modelos de elementos finitos en una y dos dimensiones.454 El Método de los Elementos Finitos sistemas de manejo de ecuaciones que se incluyen son compatibles con la versión para ordenadores personales. El modelo de elementos finitos del problema se introduce mediante un archivo de entrada de datos que se prepara según las instrucciones que se detallan más adelante en este capítulo.

El aprovechamiento de la capacidad de resolución puede reducir sustancialmente el coste del análisis de distintos estados de cargas. etc. y en particular con el lenguaje FO R TR A N . etc. Este capítulo está dividido en ocho secciones. algunos de los pasos básicos del proceso de solución mediante elementos finitos. basado en la eliminación gaussiana .4 discute algoritmos de solución para distintos tipos de análisis por elementos finitos.6 se presentan los métodos para resolver los grandes sistemas de ecuaciones algebraicas resultantes de las formulaciones por elementos finitos.3 y un método de perfil de ancho variable.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 455 los principios de los elementos finitos presentados en este libro. Asimismo.4 El método básico consiste en factorizar la matriz de coeficientes en el producto de una matriz triangular inferior y otra superior. de manera que quede descrito el problema de elementos finitos. la programación. “masa” y “ cargas” de los elementos para los problemas lineales de transferencia de calor y elasticidad. Aquellos lectores que simplemente quieran usar el programa listado al final del capítulo pueden pasar por alto las secciones que siguen y pasar directamente a las instrucciones de utilización incluidas en las Secciones 15. se utiliza la integración numérica para obtener las matrices de “rigidez” .3 discuten el procedimiento adoptado para la entrada de datos. los datos consisten en cantidades asociadas a los nodos (ej. el álgebra lineal. Para formulaciones de elementos finitos que no conduzcan a una matriz simétrica es posible extender el sistema de . El uso de este esquema conduce a un programa muy com pacto y permite incluir la capacidad de resolución (esto es. Básicamente. datos de condiciones de contorno. Con objeto de obtener un programa capaz de resolver muchos tipos de problemas de elementos finitos se introduce un macrolenguaje de programación.2 y 15.8. La Sección 15. 15.). Ejemplos de macrolenguaje son las instrucciones para formar la matriz de rigidez global. pensado cada uno de ellos para calcular uno o. El concepto de macroprogramación permite incluir una amplia gama de algoritmos de solución en el programa que aquí se presenta. En la Sección 15.4 y 15. cargas. así como las instrucciones para resolver las ecuaciones.5 se discute la metodología comúnmente utilizada para obtener las matrices de los elementos. Los suprogramas que se incluyen sólo permiten la solución de matrices de coeficientes simétricas. Los métodos adoptados para el programa de ordenador son un método frontal. com o máximo. se discute la utilización de rutinas para obtener las funciones de forma básicas (ver Capítulos 7 y 8 ). Las Secciones 15. En particular.2. etc. escribir resultados. nuevos estados de carga) sin ningún esfuerzo de programación importante adicional. basado en el m étodo de Crout . Este macrolenguaje está asociado a un conjunto de subprogramas compactos. y las instrucciones para la preparación de las tarjetas de datos respectivamente. datos de conectividad. En la Sección 15.3. coordenadas.) y cantidades asociadas a los elementos (ej. propiedades de los materiales.

es necesario modificar el mapa de memoria y el proceso de ensamblaje ( ver referencias 1 ó 4). etc. Con la memoria central disponible en algunos ordenadores personales actuales. la conectividad de los elementos. 1 Para desarrollar un programa para ordenadores pequeños no se mantienen todas las ecuaciones en memoria central. las subrutinas pueden combinarse para objetivos que incluso hoy pueden ser obviamente innecesarios. Finalmente. También se incluyen rutinas de elemento para análisis de problemas bidimensionales de elasticidad lineal.7. las propiedades del material. materiales y fuerzas actuantes. una vez dominado este capítulo. fuerzas nodales y los desplazamientos prescritos.2 Módulo de entrada de datos El módulo de entrada de datos esquematizado en la Figura 15. En el programa que aquí examinamos. La notación empleada para las matrices es distinta a la empleada en el resto del libro.1 lista los nombres de las matrices (y sus dimensiones) utilizadas para almacenar estas cantidades.8 contiene un listado completo del programa discutido en este capítulo. de forma que puedan establecerse todas las matrices de elementos finitos posteriores. Mediante el formato de estas rutinas el lector se encontrará en condiciones. existen muchos programas complejos y eficientes para análisis por elementos finitos capaces de tratar un gran número de variables y formulaciones. Por supuesto. El programa que se presenta se ha escrito específicamente com o un instrumento de educación e investigación. así. de programar rutinas adicionales para otros problemas y de ampliar las capacidades del programa. el programa puede extenderse para problemas mayores.456 El Método de los Elementos Finitos solución frontal tal com o lo describe H ood . La gran complejidad de dichos programas hace implícita la dificultad de ponerlos al día para introducir las innovaciones tecnológicas. En la actualidad. 15.6 El m étodo de ancho variable es capaz de resolver algunos problemas no simétricos. el programa sólo puede manejar problemas de ingeniería con varios cientos de incógnitas (el máximo ancho de frente es definido com o 120).1 debe transmitir suficiente información a los otros módulos de manera que pueda resolverse cada problema. A costa de cierta complejidad y eficiencia. la Sección 15. En el programa se establece un conjunto de matrices dimensionadas que almacenan las coordenadas nodales. La Tabla 15. la capacidad del programa queda limitada por la memoria y el tamaño del disco del ordenador usado. los códigos para las condiciones de contorno. sin embargo. el módulo de entrada de datos se utiliza para leer de un archivo de entrada los datos necesarios acerca de la geometría. en el que los distintos “ módulos” pueden modificarse o añadirse com o se desee. y trataremos este tema en la Sección 15. las temperaturas nodales. Por ejemplo. en el texto se ha encontrado conveniente .

Número de nodos. X (3.i) respectivamente.1 está dimensionada exactamente al tamaño requerido para cada problema mediante el empleo de indicadores establecidos en el programa de control (véase Figura 15.i) en los problemas unidimensionales. Dimensión espacial del problema (3 com o m áximo).N U M M A T) IX(N EN 1. Condiciones de contorno que después de la entrada de datos cambia los números de las ecuaciones en los vectores globales. Esta modificación se hizo de manera que todas las matrices utilizadas en el programa pudieran dimensionarse dinámicamente.i). U ( 2 . etc. Un único vector se divide para almacenar todas las matrices de datos. no han de reservarse posiciones para las coordenadas X(3. De esta manera no se desperdicia espacio en el almacenamiento de datos y se reserva un espacio máximo para almacenar las matrices globales.i).2. X (2. cargas. ej. cuando se analice un problema bidimensional. li­ m itado a 18 palabras por tipo de material. T ipo de elemento para cada tipo de material. así com o alguna de las matrices globales.N U M N P) IE ( 8 . Puesto que se utiliza este m étodo de dimensionamiento automático no es posible establecer valores absolutos para el máximo número de materiales. 15.N U M M A T ) F (N D F. Fuerzas y desplazamientos nodales.i) e igualmente para X (2. Temperaturas nodales.N U M N P ) NDF NDM NEN NEN1 NUMEL NU M M AT NUMNP Descripción Datos relativos a las propiedades del material. nodos o elementos. Número m áximo de nodos conectados a un elemento. en el programa se le denomina U(i) ó U (l. desplazamientos. Conexiones nodales del elemento y número del tipo de material. mientras que en el programase llaman X (l.N U M EL) T(N U M N P ) X (N D M .MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 457 TABLA 15. de residuos.. Cada una de las matrices relacionadas en la Tabla 15. denominar a las coordenadas nodales por yt. por tanto. etc. Número máximo de grados de libertad en un nodo ( 6 com o m áximo). . Coordenadas nodales.. Además.N U M N P) ID (N D F. donde el primer índice se refiere a los grados de libertad de un nodo (desde 1 a NDF).2).1 NOMBRES DE LAS VARIABLES UTILIZADAS PARA ALMACENAMIENTO DE DATOS Nombre de la variable(dimensión) D (18.i). Número de tipos de materiales. el desplazamiento nodal en el texto se denomina a¿.i). N EN-f 3 Número de elementos.1 Asignación del espacio de almacenamiento.

reales. y si no es así. imprime un mensaje de error.2 Programa de control. El alineamiento de bytes se mantiene también para conseguir la máxima eficiencia en varios sistemas de ordenadores. El programa usa diferente precisión (enteros. . El programa controla que existe espacio sufiente para resolver cada problema.458 El Método de los Elementos Finitos Módulo de entrada de datos y de perfil de las ecuaciones Módulo de solución y salida de resultados PMACR Figura 15. La capacidad total del programa se controla mediante la dimensión del vector en el “ blank com m on” del programa principal y el correspondiente valor de M A XM . doble precisión) para mantener la máxima capacidad.

Los términos se almacenan en el vector contenido en el “ com m on” ADATA.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 459 Un segundo límite al tamaño del problema es el tamaño resultante de la matriz de coeficientes.2. El ancho de banda depende del orden de numeración de los elementos.3 para form atos). consideremos la definición de datos de las coordenadas nodales y conectividades del elemento para la región rectangular bidimensional (es decir. para los límites actuales de dimensionamiento. 14 15 t------------------. Si se excede esta capacidad. 15. mientras que el límite de tamaño de ecuaciones se alcanzará primero para el sistema de solución de ancho variable. N D M =2) representada en la Figura 15. En la versión que se da aquí. Este asunto se discutirá algo más en la Sección 15.6. En la solución por perfil el frente depende de la numeración nodal.1 9 5 © © © 10 6 2 © © © 16 11 7 © © © 3 — 3x 3=9 — = número del elemento / Figura 15.3 Malla sencilla.3. Com o ejemplo. el solver frontal está limitado por un ancho de frente máximo de 1 2 0 . el límite de malla se alcanzará primero con el sistema de solución frontal. En general. renumerar los nodos puede reducir el tamaño.2 Datos del elemento y coordenadas. Una vez establecida una media para un problema pueden prepararse los datos para el programa (ver Sección 15. se imprime un mensaje de error y el programa se para. = número global del nodo . Remunerar los elementos puede reducir el frente máximo a un tamaño aceptable. y el solver en perfil a un vector con un perfil no nulo de menos de 8000 términos.

El número del nodo local 1 para el elemento 3 de la Figura 15.460 El Método de los Elementos Finitos Opción no. donde se ha establecido una malla de nueve elementos rectangulares de 4 nodos (N U M EL=9 y N EN =4) con 16 nodos (NUM NP).n) para fc = l a 4 y n = l a 9 . 7 u 8 . la dimensión “i” indica la dirección de la coordenada y la “j ” define el número del nodo. hay que asignar valores a cada X (iJ ) para i = 1. el cuadrilátero de cuatro nodos puede numerarse de acuerdo con la Figura 15. el índice k es el número local de un nodo de un elemento y “n” es el número del elemento.4 Elemento típico de 4 nodos. En la definición de la matriz de coordenadas X . los otros se definen de acuerdo con el convenio adoptado para cada tipo particular de elemento. Para describir los datos de los nodos y del elemento.4.n) es el número global de un nodo. El valor de cualquier IX(k. se tienen cuatro posibilidades para definir la matriz IX(k. El convenio para el número global del primer nodo es algo arbitrario.3 ) es la coordenada x para el nodo 3 y el valor de X (2. Por ejemplo. Una vez establecido el primer nodo local. parala matriz de conectividad del elemento IX.2 y j = 1 a 16. Si se considera de nuevo el elemento 3. 4. El cálculo de las matrices de los elementos a partir de cualquiera .4.3). Así.3) es la coordenada y para el nodo 3.3 podría asociarse con el global 3. el valor de X (l. De manera similar. Estas se muestran en la Figura 15. a b c d Número local del nodo 1 2 3 4 3 4 8 7 4 8 7 3 8 7 3 4 7 3 4 8 Figura 15. y a cada IX(k.

5 Diagrama de flujo para entrada de datos de la malla. Para mallas muy grandes la preparación de datos sería muy tediosa. Un esquema sencillo para la generación de nodos es introducir los puntos extremos de una linea cualquiera y generar por algún procedimiento Figura 15. en consecuencia. .MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 461 de las descripciones anteriores debe producir los mismos coeficientes para las matrices globales. el programa debe ser capaz de generar la mayor parte de los datos.

En la Figura 15. Es también necesario especificar las propiedades del material asociado a cada elemento. ej. dentro de la capacidad del programa. En la mayoría de los casos. mientras que el elemento 3 es un elemento unidimensional.3. Para cada elemento existe generalmente una regla con la que se pueden generar elementos.462 El Método de los Elementos Finitos los puntos interiores. así com o con las facilidades disponibles. por interpolación lineal en el caso del programa que nos ocupa. Si un usuario desea preparar su propio esquema de entrada de datos puede combinarlo fácilmente con la subrutina PMESH. Los valores nodales del elemento 2 son los del elemento 1 incrementados en 1 .2. 4 y 5 podían ser elementos planos. un elemento puede asociarse a un grupo de propiedades del material mediante un solo número en la tarjeta del elemento y las propiedades sólo han de definirse una vez. (En los problemas de ingeniería reales pueden necesitarse varios elementos al mismo tiem po.) . Así. Un ejemplo más complicado es el que se vió en la Figura 1. las cargas y las vinculaciones de cada nodo. 4 y 7 y generar el resto usando un incremento especificado. Se pueden desarrollar esquemas de generación más sofisticados.3 es toda del mismo material. Cada elemento tiene propiedades del material asociadas al mismo. Por ejemplo. 2. 7 El procedimiento adoptado para introducir los datos de la malla debe ser coherente con la clase particular de problemas que el usuario quisiera analizar. donde los elementos 1 . para la malla de la Figura 15. Hasta para este simple problema la preparación de datos de coordenadas se reduce a la mitad. para materiales elásticos lineales isótropos la constitución del material para un estado isotérmico está definida por el módulo de Young E y el coeficiente de Poisson u.3 Definición de las propiedades del material. 15. diferentes rutinas de elementos. para la mayoría de análisis. ya que cada segmento de entrada no interfiere con ninguno de los otros. La discusión anterior se ha centrado sólo en las matrices de datos para las coordenadas nodales y la conectividad del elemento. Por consiguiente. El esquema de entrada de datos que se incluye en el programa aquí ofrecido es sencillo y debe estar.4 del Capítulo 1 . En este caso.. y los nodos del elemento 3 son los del 2 incrementados en 1.3 se podrían proporcionar las coordenadas de los nodos 1 y 4 y generar las de los nodos 2 y 3. se podrían dar las conexiones de los elementos 1. para regiones compuestas por bloques regulares de elementos. Por ejemplo. si la región que se muestra en la Figura 15. por ejemplo. una alternativa consiste en describir un superelemento que luego se subdivide en elementos y nodos .5 se representa el diagrama de flujo para PMESH. sólo se necesita un grupo de propiedades del material y cada elemento estará referido a ese grupo. Consideremos de nuevo la malla de la Figura 15. varios elementos tienen las mismas propiedades materiales y no es necesario especificar las propiedades individualmente para cada uno.

los elementos. En nuestro programa existen dispositivos para utilizar hasta cuatro tipos diferentes de rutinas en cualquier análisis. Así. 2.4— . números de las ecuaciones. es un elemento plano de elasticidad lineal com o muestra la Figura 1. 15. calculado utilizando por ejemplo la subrutina ELM T01. De manera similar. es un elemento plano de elasticidad lineal con 3 o 4 nodos y el tipo de elemento 2 es un elemento unidimensional. 1. Así. el elemento 3 tiene propiedades materiales del grupo 1 que está asociado al elemento del tipo 4 o elemento unidimensional. Cada tipo de elementos que haya de emplearse se define com o parte de los datos de las propiedades del material.4 podrían ser: a) Propiedades del material: N.4 Condiciones de contorno. 4 y 5 tienen propiedades materiales del grupo 2 que está asociado al elemento del tipo 1 — es decir. El proceso de definir las condiciones de contorno y el procedimiento de modificar los .5. calculado utilizando por ejemplo la subrutina ELMT04. los datos para el ejemplo de la Figura 1. para el tipo y las capacidades del programa que aquí se incluye la complejidad añadida es innecesaria. Se podrían utilizar esquemas más sofisticados (ver la referencia 8 ). A i E 2t ví b) Enlaces de los elementos: Elemento Número del material 1 2 2 2 3 4 5 2 1 2 Conectividad 1 1 2 3 4 3 4 5 4 2 6 7 7 8 4 5 donde E es el módulo de Young. donde nn varía entre 01 y 04 (ver Sección 15. Más tarde se verá que el esquema anterior conduce a la organización de una rutina de elemento que lee todos los grupos de datos de los materiales y calcula todas las matrices necesarias para el análisis por elementos finitos. y A el área. v el coeficiente de Poisson.° del material T ip o del elemento Datos de propiedades del material 1 4 2 1 Ei.3 para discusión de la organización de ELM Tnn).MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 463 En este caso hay que calcular al menos dos tipos de matrices de rigidez diferentes. sin embargo.2. El programa se ha diseñado de manera que todos los cálculos asociados a cualquier elemento están contenidos en una subrutina de elementos llamada ELM Tnn. si el tipo de elemento 1 .

( 6 ) Almacenamiento prescindiendo de las condiciones de vinculación. consideremos la matriz de rigidez correspondiente al problema representado en la Figura 1.6 veremos que el almacenamiento del perfil por columnas conduce a un m étodo directo de solución de las ecuaciones muy eficiente. En el programa sólo se almacenan los coeficientes que en las matrices globales estén dentro de un perfil no nulo. El almacenamiento del perfil no nulo de las ecuaciones lleva a economías considerables en comparación con el almacenamiento de la más tradicional solución en banda.f Además. Para el ejemplo de la Figura 15.6). las matrices de rigidez y de masa. . por ejemplo. en general es más eficiente prescindir de las filas y columnas de las ecuaciones que correspondan a desplazamientos especificados en el contorno. para almacenar todos los términos comprendidos en el perfil superior se necesitan 54 palabras. mientras que si se eliminan las ecuaciones correspondientes a los nodos vinculados 1 y 6 sólo se requieren 32 palabras para almacenar la rigidez com pacta (ver Figura 15.6 Matriz de rigidez. Esto representa un ahorro de más del 40% solamente para la matriz de rigidez.1.464 El Método de los Elementos Finitos Nodos Perfil (a) Almacenamiento del perfil = 54 palabras 2 3 4 5 • • • • • • • • • • • • • • • • • • Almacenamiento del perfil = 32 palabras • • • Nodos 2 3 Figura 15. desplazamientos prescritos están unidos al m étodo adoptado para almacenar las matrices globales. El esfuerzo (medido por tiempo de computador) para resolver las ecuaciones mediante un m étodo de perfil es aproximadamente proporcional al cuadrado de la suma de las alturas de las filas. Com o ejemplo. (a) Almacenamiento de la rigidez total.6 el almacenamiento com pactado t En la Sección 15.

1 Grado de libertad Nodo 1 2 1 1 1 2 0 0 3 4 5 0 0 0 0 0 0 -1 1 6 Los números de las ecuaciones compactadas se obtienen de la Tabla 15. que contiene la información sobre el contorno vinculado pero.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 465 conduce también a economías de más del 40 por ciento en la solución de las ecuaciones. donde es evidente que los nodos 1 y 6 están completamente vinculados. o bien que no tenga ninguna incógnita asociada (es decir. De esta forma.3. La matriz se denomina ID y se dimensiona tal com o se muestra en la Tabla 15.2 sustituyendo cada valor no nulo por un cero y cada valor nulo por el número de la ecuación apropiado. esto se efectúa en la subrutina PROFIL comenzando con los grados de libertad asociados al nodo 1 . Esto puede conseguirse numerándolas entradas de ID de forma que los parámetros q¿ tengan números de ecuación global .6. para los otros grados de libertad ID vale cero. El resultado del ejemplo son los valores que se muestran en la Tabla 15. ^ de la Sección 12. En el programa. Por ejemplo.1. el máximo ancho de frente se reduce al mínimo. diferentes nodos pueden tener diferente número de incógnitas asociadas).2 se muestran los valores de ID para el ejemplo que se muestra en la Figura 1. nos indica cóm o ensamblar las ecuaciones compactadas. Durante la entrada de datos. se hace igual a un valor no nulo. En el m étodo de solución frontal tam poco se incluyen las ecuaciones asociadas a valores prescritos de las variables dependientes. etc.2 es necesario eliminar todos los parámetros q¿ asociados a cada <¡>j cuando se usen los métodos directos descritos en la Sección 15. TABLA 15. además. La solución de formulaciones mixtas que tienen matrices con diagonales nulas requiere especial cuidado a la hora de resolver las ecuaciones. En la Tabla 15.1 del Capítulo 1.2 VALORES DE LOS CÓDIGOS DE CONTORNOS VINCULADOS PARA ENTRADA DE DATOS DEL PROBLEMA DE LA FIG U R A 1. Para facilitar la operación de almacenamiento com pacto se introduce com o dato una matriz de condiciones de contorno para cada nodo.1. la componente de la matriz ID para un grado de libertad nodal que esté definido a priori. en la formulación q.

01 significaría que el desplazamiento del primer grado de libertad (es decir. Nota aclaratoria: el uso del macro DIST debe seguir a la especificación de nuevo BOUN si el nodo sobre el que actúa la carga repartida está vinculado. 15. que a su vez llama a una subrutina SLDnn para efectuar el cálculo de las fuerzas nodales equivalentes. (Se utilizan para el cálculo de fuerzas debidas a la temperatura en problemas de estructuras.2. En el programa. ambos se almacenan en la matriz F. Esto puede facilitarse en la entrada de datos añadiendo una nueva macroinstrucción DIST.18). Sección 8. donde se impone que los nodos de dos contornos tengan el mismo desplazamiento cuyo valor se desconoce. u) está definido por 0.3) valiera 5 indicaría que la fuerza correspondiente al segundo grado de libertad tiene un valor de 5 unidades.3 NÚMEROS DE LAS ECUACIONES COMPACTADAS PARA EL PROBLEMA DE LA F IG U R A 1 . para otra clase de problemas. El perfil de la ecuación o el frente se ajustan entonces de acuerdo con la conectividad (véase Sección 15. El esquema de numeración de ecuaciones puede utilizarse además para tratar contornos repetidos (véase Capítulo 8 .5 Cargas. Una vez que todas las cargas repartidas se han convertido en fuerzas generalizadas. Esto se consigue asignando el mismo valor a los números de las ecuaciones (prescindiendo del número no utilizado). El programa también permite especificar las temperaturas en los nodos. l ) se le diera el valor 0. Deben definirse las fuerzas o desplazamientos nodales no nulos asociados a cada grado de libertad. Para el ejemplo de la Figura 1.01 unidades.7). y fuerzas y desplazamientos se distinguen entre sí comparando el valor correspondiente de la condición de contorno prescrita (de la tabla de los números de las ecuaciones) para cada grado de libertad. se tratan de la misma manera que las cargas leídas por FORC. pueden interpretarse de manera . En muchos problemas las cargas pueden estar repartidas y en tales casos deben convertirse en fuerzas nodales antes de nada.2. mientras que si F(2. si a F ( l .1 Grado de libertad Nodo 1 2 1 0 0 2 1 2 3 4 5 3 5 7 6 6 0 0 4 8 menores que el parámetro 4>j asociado.466 El Método de los Elementos Finitos TABLA 15.1.

junto con el número de la ecuación y la matriz de condiciones de contorno. Este programa permite dicha comprobación. en elementos isoparamétricos se puede comprobar también el valor del jacobiano. el vector global para la matriz de coeficientes debe almacenarse bien en un m odo frontal o en perfil. Para problemas grandes este procedimiento de comprobación dejaría grandes dudas acerca de la precisión de los datos — ¡es muy fácil introducir erróneamente algún dato y no percibirse del error a simple vista!— . Los pasos necesarios en la programación para determinar el perfil se dan en la subrutina PROFIL. si no se pueden borrar las líneas ocultas.) Las temperaturas se introducen para cada nodo de la misma manera que las fuerzas y las coordenadas. usando la matriz de enlaces del elemento. las ecuaciones se compactan en una matriz y los valores del número de filas máximo se usan para fijar la dirección de los elementos diagonales en la matriz almacenada. 15. La comprobación más sencilla sería un listado de los datos (y valores generados) tal com o se da en el archivo de salida del programa. mientras que en el m étodo frontal se guarda com o parte de cada columna (la diferencia se debe a la eficiencia en la implementación de los algoritmos de Gauss y Crout). el programa estará listo para iniciar la ejecución del módulo de solución. la forma de almacenamiento es según las columnas situadas encima de la diagonal principal. Com o m étodo alternativo de comprobación se recomienda utilizar un procedimiento automático para dibujar la malla a escala. En ambos. no obstante. En el m étodo de perfil la diagonal se almacena separadamente.2. ID. Adicionalmente.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 467 distinta por el usuario. El tema general del trazado gráfico automático cae fuera del ámbito de este libro y se recomienda al lector que consulte las referencias 9 y 10 para mayor información sobre aspecto tan importante en cualquier programa práctico de elementos finitos. Como se ha discutido antes. antes de ello suele ser preferible efectuar algunas comprobaciones de los datos leídos. para determinar el número de filas máximo de cada ecuación. com o se sugirió en el Capítulo 8 . los gráficos corrientes son ininteligibles incluso en los problemas más sencillos. En la Sección 15.3 se dan instrucciones específicas para la preparación de datos para cada uno de los grupos discutidos con anterioridad.6 Comprobación de los datos de malla. 15. El número total de ecuaciones está . sin embargo. IX. o bien girar o seccionar las figuras. éste se determina numerando primeramente las ecuaciones activas com o se ha descrito anteriormente y luego. Una vez proporcionados todos los datos de geometría.2. material y cargas. También se pueden preparar rutinas de dibujo de mallas para problemas tridimensionales.7 Determinación del frente y del perfil. Para minimizar los requisitos de almacenamiento del m étodo de banda variable. dependiendo de la opción de solución que se use. antes que nada es necesario conocer el perfil de las ecuaciones. Finalmente.

cuadrático etc. mientra que el orden de numeración de los elementos es crucial para el m étodo frontal. Al dibujar la malla hay que tener en cuenta el tipo y orden (lineal. se realiza una operación de escritura a disco. las necesidades de almacenamiento por encima del prefijado originalmente deben incrementarse en esa cantidad para cada matriz de perfil requerida.468 El Método de los Elementos Finitos determinado por el máximo valor de la matriz ID y se denomina NEQ. y la otra se usa para almacenar las ecuaciones que ya han sido reducidas. Puede que el usuario desee utilizar triángulos y cuadriláteros al mismo tiempo. véase Figura 15. Así pues.) de los elementos: para elementos triangulares bidimensionales la malla se define por una red de triángulos. ej. En el método frontal. Si los contornos son curvos. Este cálculo lo lleva a cabo el subprograma PRE FRT y se almacena en la variable M A XF.. numerar los elementos y nodos a lo largo de las mismas direcciones de la malla produce a la vez un frente mínimo y un perfil mínimo. en NEQ y JDIAG (N EQ) para problemas lineales simétricos en régimen permanente. Ei usuario debe seleccionar un sistema consistente de unidades para definir los valores numéricos de los datos. para cuadriláteros que se ofrece en este capítulo incluye el triángulo de tres nodos fusionando las funciones de forma de dos nodos. La rutina de funciones de forma. Cuando esta segunda parte está llena. JDIAG(NEQ)]. Las necesidades totales de almacenamiento para la mitad superior (o inferior) de la matriz perfil vienen determinadas por la dirección de la diagonal NEQ [osea. por tanto..3 Instrucciones del programa La solución de un problema de elementos finitos mediante el programa expuesto al final de este capítulo comienza con la división de la región a analizar en una malla de elementos. De hecho. la presente implementación divide el almacenamiento disponible en dos partes: una parte almacena los coeficientes y el término de la derecha de las ecuaciones del frente activo. El orden de numeración de los nodos tiene gran importancia para el m étodo de solución en perfil. la malla solamente aproximará la forma de la región (ej. aquellas de las referencias 2 ó 3). en tal caso pueden ser necesarias dos rutinas de elementos. Para hacer esta división es necesario conocer de antemano cóm o de grande va a ser el frente durante el proceso de solución. 15. mientras que para elementos cuadrilaterales isoparamétricos de 4 nodos la región puede definirse mediante una red de cuadriláteros.11 Después de dibujada la malla se numeran los elementos y los nodos siguiendo un orden consecutivo. una para triángulos y otra para cuadriláteros..7). Com o regla general. Esto minimiza las costosas operaciones de entrada/salida al disco y mejora mucho la eficiencia respecto a implementaciones anteriores (ej. numerar los nodos en el orden en que una solución frontal con el mínimo . en este caso solamente es necesario usar una rutina de elemento . SHAPE.

La programación para implementar este m étodo es muy compacta y se ejecuta a gran velocidad. lo cual proporciona la máxima eficiencia al resolver. A menudo se puede mejorar la numeración usando un esquema de renumeración automático .. donde se muestra que el esfuerzo en ambos métodos de solución es idéntico). utilizada durante la entrada de datos subsiguiente y también para asignar posiciones de memoria en el programa. Una vez completados el dibujo y la numeración de la malla. el usuario puede proceder a preparar los datos para el problema y la información de control de la Tabla 15. .MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 469 esfuerzo eliminaría las incógnitas produce también un esquema eficiente para la solución de perfil (ej.4. 13-1 5 El m étodo de la referencia 15 produce una numeración cuasi-óptima para el número de términos en el perfil. ver referencia 1 2 .

si utilizan variables anodales o métodos híbridos. Cada problema o clase de problemas requiere diferentes tipos y cantidades de datos. el flujo de datos en el programa está controlado por un grupo de macroinstrucciones. NST. etc. en consecuencia.5 se ofrecen las macroinstrucciones disponibles. Esto evita la necesidad de llevar la cuenta de las columnas.4 muestra el nombre de las variables que se emplean en el programa. coordenadas de nodos.4 FORMATO PARA EL TÍTULO Y LA INFORMACIÓN DE CONTROL T ÍT U L O -F O R M A T (20A4) El título sirve también com o comienzo del problema. no es necesario f Sólo son datos las palabras en mayúsculas. la Tabla 15. . conectividad de los elementos. Las macroinstrucciones PRIN tf y NOPRint permiten al usuario escribir o no respectivamente los datos que se van leyendo. Una vez leídos todos los datos de control. En la Tabla 15.. puede ser necesario aumentar el tamaño de la matriz de los elementos en NAD (nótese que la variables NAD no se ensamblan com o parámetros globales). ej. Las cuatro (4) primeras columnas deben contener la palabra de comienzo FEAP. el texto se puede introducir en mayúsculas o minúsculas. T I T L (l) T IT L (I). P C FE A P incluye un traductor de form ato libre. no obstante. el programa espera las líneas de datos de descripción de la malla.).20 DATOS DE C O N T R O L -F O R M A T (715) Columnas 1a 5 6 a 10 11 a 15 16 a 20 21 a 25 26 a 30 31 a 35 Descripción Variable Número de nodos Número de elementos Número de tipos de materiales Dimensión espacial (< 3) Número de incógnitas por nodo (< 6 ) Número de nodos/elem ento Incremento del tamaño de las matrices del elemento sí éste excede NDFNEN NUMNP NUMEL NUM M AT NDM NDF NEN NAD Además de los formatos de entrada de datos. que permite introducir texto y cam pos numéricos separados mediante comas (. Así. En el programa.El Método de los Elementos Finitos 470 TABLA 15. NEN y NAD se utilizan para calcular el tamaño de las matrices de los elementos.I= 2. se pueden añadir otras. Columnas a 4 5 a 80 1 Descripción Variable Debe contener FE A P Información alfanumérica que se escribirá en la salida de los resultados encabezando la página. NDFNEN es el tamaño de la matriz de cada elemento. una vez que una malla haya sido comprobada totalmente y se deseen nuevos análisis. modificando adecuadamente en la subrutina PMESH la lista de datos W D. Normalmente. Las variables NDF. para formulaciones por el m étodo de los desplazamientos.

15 se reseñan las tarjetas de datos de entrada de este problema. El final de cualquier malla se indica mediante la macroinstrucción END.I).MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 471 volver a escribir todos los datos de la misma. El empleo de las tarjetas de macroinstrucciones permite al usuario definir sólo aquellos datos necesarios para cada análisis. Detrás de cada segmento de datos pueden aparecer varias líneas en blanco sin que afecten a la ejecución del programa. Ciertos análisis pueden tener cantidades nodales auxiliares para definir las cargas. que se definen de acuerdo con las Tablas 15. o comenzar un nuevo problema tal com o se describe en la Tabla 15.7. El programa permite la especificación de contornos inclinados en dos dimensiones utilizando el macrocom ando ANGL. en el análisis de problemas de elasticidad. . macro FO R C. Una vez proporcionados todos los datos. Solamente es necesario seguir un orden estricto en la secuencia de los datos dentro de cada macro segmento.3). Si sólo se desea una comprobación de la malla. y c) datos del material de acuerdo con la macroinstrucción M ATE que se preparan de acuerdo con la Tabla 15. Si se desea la solución del problema. Com o ejemplo de los datos necesarios para definir una malla. La instrucción END significa fin de entrada de datos de la malla.7 para un cuadrante de un disco circular.6.8. la mayoría de los análisis requerirán especificar las condiciones de los nodos vinculados en el contorno. Se introduce el ángulo antihorario. es necesario introducir nuevos datos de la forma que se expone en la sección siguiente. b) datos de los elementos de acuerdo con la macroinstrucción ELEM que se preparan com o se explica en la Tabla 15. macro BOUN. El programa permite definir una temperatura (o su carga nodal correspondiente) usando el macro TEM P seguido de los datos preparados de acuerdo con la Tabla 15. Un análisis necesita al menos de: a) datos de coordenadas de acuerdo con la macroinstrucción C O O R que se preparan de acuerdo con la Tabla 15. el usuario puede elegir entre resolver el problema o no.9 y 15. se inserta la macroinstrucción STOP para detener la ejecución. la temperatura puede proporcionar cargas. Además. A continuación.11.1. consideremos la malla que se halla representada en la Figura 15. que el eje 1 local forma con la dirección X (1.10 respectivamente. y las correspondientes fuerzas nodales o valores de los desplazamientos. El uso de tarjetas de macroinstrucciones reduce también la posibilidad de errores en la entrada de datos debidos a tarjetas en blanco introducidas por error. los valores de FO R C y BOUN son interpretados con respecto a la dirección rotada.8 y con los datos necesarios para cada elemento en particular (véase Sección 15. Por ejemplo. en la Tabla 15. en grados.

TABLA 15.van inmediatamente después del macro C O O R . Valor de CC COOR ELEM M A TE BOUN FO RC TEMP BLOC POLA A N GL PRIN N O PR END Datos a entrar Datos de coordenadas. en caso de tener el signo incorrecto. Angulo de inclinación de contornos bidimencionales. éste se cambiará. . N + N G . cada línea de C C debe ir inmediatamente seguida de los datos correspondientes (descritos en las Tablas 15. Datos de condiciones de contorno. FOR C o T E M P son cero no hay que leer esos datos.6 DATOS DE COORDENADAS DATOS DE C O O R D E N A D A S -F O R M A T (2110. Los nodos no necesitan ser entrados en orden. Si los valores de A N G L. Las coordenadas nodales pueden generarse a lo largo de una línea recta descrita por los valores leídos en dos líneas sucesivas. El valor del número del nodo se calcula usando el N y NG de la primera b'nea para calcular la secuencia N. No escribir los datos de la malla siguientes.14). N DM ). N. Excepto para END y PO LA los segmentos de datos pueden estar en cualquier orden.N ) Nota: Terminar con una(s) línea(s) en blanco. Dato|s de nodos y elementos.0). Debe ser la última tarjeta en los datos de la malla. Convertir coordenadas polares a cartesianas.N) X L (2 )—>X(2.N) X L (3 )-+ X (3 . N + 2N G . A continuación se muestran los valores admisibles. Datos de temperatura.El Método de los Elementos Finitos 472 TABLA 15. y el valor de sus coordenadas.I= 1. Los datos de coordenadas contienen el número del nodo.6 a 15. Datos del material. Solamente se utilizan los valores de (X L (I). Escribir los datos de la malla siguientes (m odo por defecto). Columnas 1a 5 6 a 10 11 a 2 0 21 a 31 31 a 40 Descripción Variable Número del nodo Incremento para generación Coordenada X I Coordenada X2 Coordenada X3 N NG X L (1 )—>X(1.5 ENTRADA DE DATOS: INSTRUCCIONES DE MACROCONTROL DATOS DE M A C R O C O N T R O L -F O R M A T (A 4) La lectura de cada segmento de datos está controlada por el valor asignado a C C . 6F 10 . etc. Datos de las fuerzas nodales prescritas. Datos de elementos. NG puede leerse com o un número negativo. BOUN. pone ñn a la lectura de datos de la malla. donde NDM es el valor leído en la línea de control.

ver la Tabla 15. Los elementos deben estar ordenados. Si el número de éstos es menor que NEN nodos (ver Tabla 15.L) IX (1. etc. ej.7 DATOS DEL ELEMENTO D A TO S DEL E L E M E N T O -F O R M A T (1615).L ) IX (2. Cuando el programa encuentra una línea en blanco la generación continúa hasta el último elemento.8. Los valores por defecto son ID L (I)= I. Columnas 1a 5 6 a 10 11 a 15 16 a 2 0 etc.deben ir inmediatamente a continuación de un com ando ELEM. Si los valores introducidos son ID L (1 )= 2 y ID L (2)= 1 entonces el G DL 1 del elemento será asignado al G DL global 2 y el G DL 2 del elemento al GDL 1 (intercam biados). número del tipo de material (que también selecciona el tipo de elemento. Los datos de los elementos contienen el número del elemento. hasta NDL MA IEL I D L (l) ID L(2) El ID L (I) puede usarse para reasignar números de grados de libertad de variables locales de elemento a números de grados de libertad global.8). etc.8 DATOS DE PROPIEDADES DE MATERIALES G R U PO S DE DATOS DEL M A T E R IA L -deben ir inmediatamente a continuación del macro M ATE. F O R M A T (8110) Columnas a 10 11 a 2 0 21 a 30 31 a 40 1 Descripción Variable Número de grupo de propiedades T ip o de elemento (1 a 4) G D L global para G DL 1 local G DL global para G DL 2 local etc. Así. Cada Record 1) material debe ser seguido inmediatamente por los datos de propiedades de materiales precisadas por el tipo de elemento IEL que se está usando.. es fácilmente posible restringir problemas bidimensionales para que respondan con una solución unidimensional. Cada grupo de propiedades de materiales selecciona también el tipo de elemento que se usará para los datos de las propiedades de los materiales. Descripción Número Número Número Número del del del del Variable elemento tipo de material nodo 1 nodo 2 L IX (N E N 1. Si se omiten las tarjetas de los elementos los datos del elemento se generan a partir de los del elemento anterior con el mismo número del material y los nodos todos incrementados por el LX del elemento anterior. .MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 473 TABLA 15. y la secuencia de nodos conectados al elemento.L) LX Número del nodo NEN Incremento para generación TABLA 15.L ) IX{N E N . R E C O R D 1). Si cualquier IDL es no nulo un valor cero de otro GDL no será ensamblado.1 para la lectura de NEN) dejar los espacios en blanco o escribir ceros.3. ver Sección 15.

e igual a —1 si se lee negativo.N ) Nota: Al generar los códigos de condiciones de contorno para los nodos IDL se hace igual a cero si se lee > 0.) del G D L 2 N NG X L (1) .N ) ID (2. etc.debe ir inmediatamente a continuación de un m acro FO R C . 7F 10 . Para cada nodo que tenga una fuerza o desplazamiento nulo debe leerse o generarse una tarjeta de fuerza.) del G DL NDF X L (N D F ) — F (N D F . .10 DATOS DE VALORES DE LAS FUERZAS NODALES O DESPLAZAMIENTOS PRESCRITOS DATOS DE F U E R Z A S -F O R M A T (2110. Descripción Variable Número del nodo Incremento para generación Fuerza (Desplaz. A cabar con una(s) líneas(s) en blanco. La generación es idéntica a la de los datos de coordenadas (ver Tabla 15.N ) X L (2 ) — F (2.) del G DL 1 Fuerza (Desplaz. T odos los grados de libertad con códigos no nulos se suponen fijos.» F(1.10): Columnas Descripción Variable 1a 5 6 a 10 11 a 15 16 a 2 0 Número del nodo Incremento para generación C ódigo para el GDL 1 Código para el G DL 2 N NX ID L (l) ID L (2) - etc. TABLA 15. desplazamiento especificado Valores de la fuerza o del desplazamiento que se leen en F O R C (Tabla 15.9 DATOS DE CONDICIONES DE CONTORNO CONDICIONES DE C O N T O R N O -F O R M A T (1 6 1 5 ). El código para m ovimientos restringidos en el contorno es = 0 no vinculado. Código para el G DL NDF ID L (N D F ) — ID (N D F .N ) Nota: Terminar con una(s) tarjeta(s) en blanco. fuerza especificada 0 restringido. Columnas a 10 11 a 2 0 21 a 30 31 a 40 1 etc.N ) ID (1.deben ir inmediatamente a continuación de un m acro BOUN Para cada nodo que tenga al menos un grado de libertad con un desplazamiento restringido debe leerse un conjunto de condiciones de contorno. etc.El Método de los Elementos Finitos 474 TABLA 15.N ) Fuerza (Desplaz.6). El valor que se especifica es una fuerza si el código de restricción correspondiente es cero y un desplazamiento si el código de restricción correspondiente no es cero.0).

C o lu m n a s 1 a 10 11 a 20 21 a 30 D e s c r ip c ió n V a ria b le Número del nodo Incremento para generación Temperatura nodal N NG XL(1) - T(N) Nota: Terminar con una(s) tarjeta(s) en blanco. Para cada nodo que tenga una temperatura no nula debe leerse su valor. NR y NS deben ser impares para NTYP 8 ó 9.25.11 DATOS DE TEM PERATURAS NODALES DATOS DE TEM PERATURA-FORMAT (2110. FORMAT I10. pero éste no se conecta al elemento (debe anularse con restricciones a través de BOUN) RECORD 2 al NN+1.12 D ATOS DE M ALLA POR BLOQUES DATOS DE BLOQUE .0 C o lu m n a s D e s c r ip c ió n 1 a 10 11 a 20 21 a 30 31 a 40 Número del supernodo Coordenada X I del supernodo Coordenada X2 del supernodo Coordenada X3 del supernodo Nota: sólo se usan NDM coordenadas del supernodo.3F10. Si NE es cero no se genera ningún elemento.6).debe ir inmediatamente a continuación de un macro TEMP. Los valores pueden generarse de igual manera que para las coordenadas (ver Tabla 15. TABLA 15.deben ir inmediatamente a continuación de un macro BLOC. Los datos del bloque se especifican como sigue: RECORD 1) FORMAT 8110 C o lu m n a s 1 a 10 11 a 20 21 a 30 31 a 40 41 a 50 51 a 60 61 a 70 71 a 80 Notas: (1) (2) (3) (4) D e s c r ip c ió n V a ria b le Número de supernodos NN Número de espacios a lo largo del lado 1-2 del superelemento NR Número de espacios a lo largo del lado 1-4 del superelemento NS Número del primer elemento del bloque en el supernodo 1 NI Número del primer elemento del bloque adyacente en el supernodo 1 NE Número del conjunto de propiedades para el bloque MA Incremento de nodos entre líneas NODINC NTYP Tipo de bloque 0 = cuadriláteros de 4 nodos 8 = cuadriláteros de 8 nodos 9 = cuadriláteros de 9 nodos Los nodos se incrementan a lo largo del lado 1-2 del superelemeto. luego saltan NODINC nodos antes de comenzar la siguiente línea. Genera un “bloque” de nodos y elementos. V a ria b le L R S T .0). F10.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 475 TABLA 15. Se describe un superelemento mediante un cuadrilátero de cuatro o nueve supernodos que se numeran como se muestra en la Figura 15. Los elementos cuadriláteros de ocho nodos generan un nodo central.

1) y 9 es X(2.deben ir inmediatamente después de un macro comando ANGL.J ) = XO + r eos 6 X ( 2 yI ) = Y O + r s e n 8 X (3. 2F10. Los ángulos nodales pueden generarse usando NG de la misma forma que los datos de coordenadas.Deben ir inmediatamente a continuación de un macro comando POLA.FIO.0.0 .FORMAT 2110. TABLA 15. donde 8 es en grados medidos anteriormente desde el eje X I. 8 t z ).El Método de los Elementos Finitos 476 TABLA 15.FORMAT 3110. C o lu m n a s D e s c r ip c ió n 1 a 10 11 a 20 21 a 30 31 a 40 Número del primer nodo Número del último nodo Incremento entre nodos Coordenada XI del centro de coordenadas polares Coordenada X2 del centro 41 a 50 V a ria b le NI NE INC XO YO Nota: las coordenadas se calcula»' X (1 . es tranformado a componentes cartesianas X I. medido antihorariamente desde el eje X I. Cada nodo que ha sido previamente introducido en forma polar r. C o lu m n a s D es c r ip c ió n V a ria b le I a 10 II a 20 21 a 30 Número de nodo Incremento de generación Ángulo en grados N NG ANG .I) = X (3 J ) donde: r es X( 1.14 DATOS DE ÁNGULOS DATOS ANGULARES . X2 (o X .13 DATOS D E COORDENADAS POLARES DATOS POLARES . X3).l.I) introducidos a través de COOR o BLOC.0 . X2. Los datos de ángulos contienen el número de nodo N y el valor del ángulo en grados. 8 (o r.

4 coord 1 . en formato libre y usando el preprocesador de texto en minúsculas: feap** Quadrant of a circular disk (example problem) 19. MATE 1 1 100. 4.0 .5828.0 4.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR TABLA 15.3 0.5828 0. 4. 3.2.2 .4. 0.75 1. 10. 6 . 2.0 2 1 1 END o bien.0 0.11. 0. 5..15 EJEM PLO D E LAS TARJETAS D E D ATO S P A R A E L P R O B L E M A D E L D IS C O FEAP * * qüADRANT OF A CIRCULAR DISK 2 2 19 11 1 4 COORD 1 0 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0. 3...9434 4. 0.0 .1.1 .2. hasta end interactiva stop 477 . 0.2. 5.7697 4.. etc.. 0.25 1 5 9 1 1 1 1 6 11 2 7 12 1 S 6 16 1 0 5 0 1 0 -1 1 -1 1 0 0 FORC 16 0 1 5 6 10 11 14 15 16 17 18 19 (EXAMPLE PROBLEM) 0. 2. 4. 4.5 2. 5.1 .4651 ELEH 7 12 17 6 11 16 1 1 1 BOUN -5.5.

puede estar preparado para resolver problemas lineales en régimen transitorio. y hasta la fecha no ha inhibido nuestras actividades de investigación por quedar anticuado. El usuario solamente necesita aprender las reglas nemotécnicas del lenguaje para su utilización. En muchos programas existentes el usuario sólo dispone de un pequeño número fijo de algoritmos de solución. pueda modificarse sin interrumpir las posibilidades de empleo por otros usuarios. y para elementos no lineales.1 Problemas lineales en régimen permanente. Por ejemplo. miniordenadores y ordenadores de gran tamaño. el programa puede ser capaz sólo de resolver problemas lineales estacionarios. Por ejemplo. Una modificación importante sería incluir un lenguaje de interpretación matricial de manera que términos individuales o ecuaciones puedan modificarse para necesidades específicas. para elementos lineales es simplemente la matriz de rigidez lineal). El aspecto básico del programa de algoritmos variables es un lenguaje de macroinstrucciones que puede utilizarse para elaborar módulos para algoritmos específicos de acuerdo con las necesidades. se estará en condiciones de iniciar la solución del problema. y STRE para las variables de los elementos. o.4. si se desea formar la matriz de rigidez global se emplea la instrucción TANG (TANG es la regla nemotécnica para una matriz de rigidez tangente.° miembro de las ecuaciones modificadas para los desplazamientos prescritos se utiliza la instrucción FORM. El mismo programa se usa de forma rutinaria para resolver problemas en ordenadores personales. 15. En la práctica. El concepto de macroprogramación descrito en esta sección ha sido usado por los autores durante más de 10 años. Por tal motivo es conveniente tener un programa que contenga módulos para varias posibilidades de algoritmos y que. Las ecuaciones resultantes se resuelven mediante la instrucción SOLV. adicionalmente. El programa del que aquí tratamos es elemental y el lector puede sin duda encontrar muchas maneras de mejorarlo y ampliarlo a otra clase de problemas. . los programas de ingeniería de algoritmos fijos son demasiado restrictivos y el usuario debe modificar continuamente el programa para resolver su problema — ¡frecuentemente a expensas de otro usuario!— .4 El Método de los Elementos Finitos L a s o l u c i ó n d e p r o b l e m a s d e e l e m e n t o s f in i t o s y e l l e n g u a j e d e m a c r o p r o g r a m a c ió n Finalizada la entrada de datos y la comprobación de la malla.478 1 5 . La salida de resultados puede obtenerse empleando las instrucciones DISP para los desplazamientos. Si se desea formar el 2. como tensiones y deformaciones. en caso necesario. Sólo los subprogramas de solución de ecuaciones se cambian según los diferentes entornos. forma y ensambla en la matriz de rigidez global las matrices de rigidez tangentes calculadas de acuerdo con el estado de desplazamientos real. Es en ese momento que en el programa debe estar disponible para el usuario el tipo particular de solución.

3F15. En modo interactivo. V2 como para MESH Introducir Ni tablas de cargas proporcionales Imprimir reacciones en los nodos Ni a N2 con incrementos de N3.11X. y terminar con un macro END. V I.50 Comprobar la malla (ISW =2)f Leer datos para el macrocomando T (T puede ser sólo DT o TOL) Imprimir desplazamientos de los nodos NI a N2 con incrementos de N3.0 Columnas 1-4 16-19 BETA CHEC DATA T DISP ALL 31-45 46-60 VI V2 NI N2 61-75 Descripción N3 VI DT FORM LOOP MASS MESH NEWF NEXT PLOT MESH VI V2 PLOT OUTL VI V2 PROP REAC ALL NI NI N2 N3 ALL NI N2 N3 REST SOLV STRE Especifican parámetros para análisis transitorio por defecto V l= 0 . en modo “de cola” .16 L IS T A D O D E L O S C O M A N D O S D E L L E N G U A J E D E M A C R O P R O G R A M A C IÓ N La tabla siguiente contiene una lista de los comandos de macroinstrucciones que pueden usarse para construir algoritmos de solución. el comando INTE sigue a los datos de malla. F = 0) Finalizar una instrucción LOOP Dibujar la malla. Las demás macroinstrucciones deben seguir a continuación. V2 es el conjunto de propiedades (0= todos) Dibujar el contorno de la malla. VI es el factor de escala de deformación. los usuarios son interrogados para especificar el algoritmo de solución. y a continuación.11X. FORMAT . terminando con un comando QUIT o EXIT (EXIT genera un archivo de datos para recomenzar).V 2 = 0.A4. el comando M ACR debe colocarse después de los datos de la malla.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 479 TABLA 15.A4.2 5 . ALL imprime todos los valores (ISW =6) Recomenzar el problema previo a partir de los archivos especificados al comienzo del análisis Resolver para hallar nuevos desplazamientos (después de FROM) Imprimir variables para elementos NI a N2 con incrementos N3 (ISW=4) fLas operaciones son comprobadas en cada elemento para epecificar el valor de ISW . ALL para imprimirlos todos Hacer el incremento en el tiempo a VI Formar el segundo miembro de las ecuaciones (ISW=6) Repetir n veces todas las instrucciones hasta el macro NEXT correspondiente Formar la masa diagonal (ISW =5) Introducir cambios en la malla (no puede cambiar condiciones de contorno o conectividades elementales) Fijar una fuerza de referencia F 0 en el estado de carga actual (inicialmente.

Por ejemplo. cuando se analizan problemas con varios estados de carga. El programa de algoritmos variables descrito mediante el macrolenguaje puede ampliarse en caso necesario. etc. Las instrucciones anteriores son suficientes para resolver problemas lineales en régimen permanente.ALL son exactamente las necesarias para resolver cualquier problema lineal en régimen permanente.) para los nodos NI a N2 con incrementos de N3 (ISW =8) Imprimir estimadores de error y de refinamiento para los elementos (ISW =7) Calcular y factorizar también el residuo y resolver las ecuaciones.ALL se tiene el mismo algoritmo. Es posible imprimir deteminadas secuencias de resultados. la matriz de rigidez global es siempre la misma y sólo necesita formarse una vez. El procedimiento para .16. si se emplean las macroinstrucciones FORM TANG SOLV STRE. es decir. excepto que los resultados de las cantidades relativas a los elementos se obtienen antes que los desplazamientos nodales. Sin duda el lector observará en este punto que el orden de dichas instrucciones puede cambiarse a veces sin afectar al algoritmo. Por ejemplo.ALL STRE.ALL DISP. las macroinstrucciones TANG FORM SOLV DISP.El Método de los Elementos Finitos 480 Columnas 1-4 16-19 31-45 46-60 61-75 STRE NODE NI N2 N3 STRE ERRO TANG VI V2 TIME TOL VI Descripción Imprimir variables (tensión. El segundo miembro varía y es preciso calcular los nuevos desplazamientos. perturbar la matriz tangente con V2 veces la matriz de masa Avanzar en el tiempo en un valor DT Fijar el valor de la tolerancia a VI Un ALL añadido a DISP o STRE indica que se deben imprimir resultados para todos los nodos/elementos. como se muestra en la Tabla 15.

y en ese momento pueden cambiarse las fuerzas. ALL STRE. Así pues. Para corregir esto se introducen bucles tal como el par de instrucciones LOOP„n NEXT que indica que el bucle sobre todas las instrucciones entre LOOP y NEXT se repetirá n veces. el macroprograma para dos estados de carga será ahora . La macroinstrucción MESH hace que vuelva a utilizarse el módulo de entrada de datos. ALL STRE. ALL MESH FORM SOLV instrucciones para el problema 2 DISP. ALL END fin del macroprograma FORC cargas para el problema 1 END fin de entrada de datos de la malla FORC cargas para el problema 2 END ñn de entrada de datos de la malla Advertirá el lector que se repite dos veces el mismo bloque de instrucciones y que si hubiera diez estados de carga se perdería un esfuerzo considerable en preparar las tarjetas de datos del macrograma. por consiguiente.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 481 resolver dos estados de cargas requiere cambiar las fuerzas nodales y /o los desplazamientos prescritos. el macro programa y los datos para dos estados de carga podría ser: TANG MESH FORM SOLV instrucciones para el problema 1 DISP. Los datos se colocan después de las macroinstrucciones del programa que terminan con la sentencia END.

15. ALL NEXT END final del nuevo programa FORC cargas para el problema 1 END FORC cargas par el problema 2 END Debe notarse que en el modo INTEractivo la ejecución no comienza hasta que un LOOP no se cierra con una instrucción NEXT. El programa reconocerá automáticamente que la segunda ejecución utiliza una matriz de rigidez para la cual ya se ha llevado a cabo la descomposición triangular. En este programa se tiene la misma sencillez con diez estados de carga que con dos (excepto para los datos de FORC). Se dará cuenta el lector que la instrucción TANG se ejecuta sólo una vez mientras que la instrucción SOLV se ejecuta dos.1 ) . ALL STRE. El programa PCFEAP puede cambiar las cargas en cada paso como se ha descrito anteriormente.2 Método de carga incremental.16.482 El Método de ios Elementos Finitos TANG L 0 0 P „2 MESH SOLV DISP.6). sin embargo. y seleccionará un modo operativo de resolución (ver la Sección 15. en las situaciones en que se dé proporcionalidad es posible variar las cargas mediante la especificación de un conjunto de funciones de carga. Pueden resolverse otros muchos problemas usando la sencilla lista de macroinstrucciones expuesta en la Tabla 15.instrucciones para resolver un problema en el que las cargas cambian con el tiempo.4. Se supone que el problema tiene un conjunto de cargas que varían con el tiempo de forma proporcional. Se da a continuación el programa de macro. En los apartados siguientes se resumen algunos algoritmos. Se supone que la forma general de las cargas dependientes del tiempo es F(<) = F 0 + P ( t ) F (15 .

12 STRE. Al principio de la ejecución Fo se hace cero. la función se puede hacer cero tan a menudo como se desee durante la ejecución (ver la Tabla 15.1 PROP„l TANG L 0 0 p „1 0 TIME FORM SOLV DISP„1.0 ) C o lu m n a 1a 11 a 21 a 31 a 41 a 51 a 61 a 71 a 10 20 30 40 50 60 70 80 V a ria b le D e s c r ip c ió n No se usa (tipo de carga = 1) Exponente de la función seno Tiempo mínimo de carga Tiempo máximo de carga Parámetro 1 Parámetro 2 Parámetro 3 Parámetro 4 L TMIN TM AX Al A2 A3 A4 Nota: se pueden introducir un número de 10 {unciones de carga proporcional a la vez donde F(í) es el vector de cargas actuales.1 F = P (t) F calcula la matrix de coeficientes (constante) bucle de incrementación i = t + Ai calcular F(¿) — P(a) calcular A a.2) Se pueden introducir un máximo de 10 funciones de carga proporcional en cada momento. Fo es un vector fijo de fuerzas. En PCFEAP la carga proporcional se puede especificar como: P (t) = A l + A 2t -f A3[sen(^44¿ + ^min 5: ¿ ^ Ca* (15. Un nuevo programa que usa el concepto de carga proporcional es DT„0.483 MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR TABLA 15. la distribución de fuerzas se puede entonces redefinir para describir un nuevo estado de carga proporcional. En consecuencia. F es el conjunto de fuerzas nodales definidas por el comando FORC. hacer a = a + Aa imprimir a para los nodos 1 a 12 imprimir las tensiones en todos los elementos fin del bucle .ALL NEXT END A t = 0. y P (t) es una función temporal de carga proporcional.6 F 1 0 . Se puede usar el macro comando NEWF para igualar el valor de Fo al valor actual y la distribución de F (t).17 C A R G A S P R O P O R C I O N A L E S — F O R M A T ( 2 1 1 0 .17).

método de Newton. el sistema de ecuaciones P(a) = F .4.0. 24 imprimir las tensiones en los nodos 2.15). pero ayuda a que el algoritmo de solución sea más comprensible.3 Integración de las ecuaciones del movimiento. Por ejemplo.4. donde se desarrollarán y analizarán métodos generales basados en los elementos finitos y otros métodos tradicionales. o debe modificarse el programa para que incluya esta opción. El orden apropiado es BETA PR0P„1 MASS D T .4.24.El Método de los Elementos Finitos 484 15.4 NEXT.1 Puesto que el tratamiento general y la solución de las ecuaciones de movimiento quedan fuera de los objetivos de este volumen. El lenguaje de macro programación también puede usarse para resolver problemas no lineales. Soluciones no lineales.2.16 El método coincide con el clásico de Newmark.2 STRE. La integración de las ecuaciones diferenciales del movimiento para sistemas estructurales puede hacerse utilizando PCFEAP.3 y 4 final del bucle sobre el tiempo imprimir el estado final de tensiones en todos los elementos END En el anterior macro programa la notación “time” en las instrucciones LOOP/NEXT no es usada por el programa (ver Tabla 15. pero entonces deben combinarse con el cálculo de la matriz de coeficientes del elemento.NODE.17 Las ecuaciones del movimiento para un ecuación diferencial lineal son: Má + Ka = F donde M es la matriz de masa.. Los elementos incluidos en PCFEAP formulan M como una matriz diagonal (aglutinada.024 TANG LOOP. Este tema se tratará con mucho más detalle en el próximo volumen.time STRE.024 calcular la matriz tangente (K -f C1M ) llevar a cabo 50 pasos de tiempo de la solución calcular el residuo (F — P(a) — M á) obtener una nueva solución imprimir desplazamientos nodales 2. se incluyen los macro comandos que llevan a cabo la solución para indicar que el programa puede usarse para un rango más amplio de problemas que los definidos originalmente.time. •••. ver Apéndice 7). La versión actual del programa incluye la versión más sencilla de los métodos beta-m. 15.ALL Definir los parámetros de integración usar carga proporcional en el tiempo formar la matriz de masa aglutinada definir el paso de tiempo como 0.6. Se pueden incluir masas consistentes (no diagonales).50 FORM SOLV DISP„2.4.

y PMACR2 realiza todas las restantes macro operaciones. PMACIO. el residuo y resolver las ecuaciones fin del bucle de iteración Una estrategia alternativa de iteración es: TANG L00p. Por tanto. Si se necesitan nuevos vectores de solución se pueden definir nuevos apuntadores en los vectores contenidos en el “common” usando el subprograma PSETM (nótese en el subprograma PSETM como se .MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 485 puede resolvese iterativamente mediante el método de Newton haciendo K r A a = F . 15. Los macro comandos disponibles se almacenan en el vector de caracteres W D. respectivamente. Programación de las macro instrucciones.iteration calcular la matriz K t hacer 10 iteraciones con K j fija formar un nuevo residuo R resolver las ecuaciones fin del bucle de iteración El lector puede observar que se pueden combinar las estrategias. y se realizan un número de iteraciones especificado. PMACR1 y PMACR2. y hacer los cambios apropiados en PMACR1 y PMACR2. o hasta que se alcanza una tolerancia de error aceptable. PMACIO lee las entradas y controla los bucles. Los parámetros NW1 y NW2 en PMACR definen el número de comandos contenidos en PMACR1 y PMARC2. PMACR1 lleva a cabo todas las operaciones concernientes a cálculos elementales. cambiar la matriz de coeficientes y las iteraciones.P (A ) = R(a) donde K t es una cierta matriz de iteración (normalmente calculada por linearización de P).4.iteation hacer 10 iteraciones como máximo calcular la matriz K j .10 FORM SOLV NEXT.5.iteration. El parámetro adecuado debe cambiarse cuando se añade un comando. Una es: L00p. La “energía” se calcula de la forma E = R r •A a para las ecuaciones desconocidas solamente. para añadir una macro instrucción al programa se debe redimensionar el vector W D. La rutina PMACR llama a las otras rutinas. modificar la lista de palabras almacenadas como datos en W D. Existen varias posibilidades de efectuar las iteraciones. En PCFEAP se usa una tolerancia en “energía” para terminar las iteraciones si se alcanza convergencia. El módulo de macroinstrucciones del programa PCFEAP está contenido en las subrutinas PMACR.. hacer unas cuantas iteraciones con la matriz de coeficientes fija a un cierto valor.10 TANG.iteration.1 NEXT.

3.5. de material y de desplazamientos para el cálculo de la matriz de cada elemento.5 C á l c u l o d e lo s m ó d u l o s d e s o l u c i ó n d e e l e m e n t o s f i n i t o s Cuando se establecen las macroinstrucciones para los cálculos de los elementos (ej. P. 15. ya que esto afectaría a la forma de operar del programa. El vector LD.5. La organización de las rutinas del elemento en el programa se da en la Sección 15. tensiones. en la matriz de rigidez (o de masa) global . las cantidades de cada elemento a calcular incluyen la rigidez. Cuando se quiera calcular alguna matriz de un elemento. etc. TANG o FORM).486 El Método de los Elementos Finitos determina la precisión de cada variable). deformaciones.5. se usa para efectuar el ensamblaje de la matriz de rigidez (o de masa) del elemento y del vector de cargas o de fuerzas interiores del elemento. En el programa. Las cantidades que se localizan son: a) las coordenadas nodales que son almacenadas en la matriz XL. sólo se necesitarán las cantidades asociadas al elemento en cuestión y todos los demás valores serán superfluos. El primer paso es localizar todos los datos geométricos.. muchas de las operaciones son las mismas. En la Sección 15. b) los desplazamientos nodales y sus incrementos que son almacenados en la matriz UL. Las cantidades nodales y las de los materiales que sean necesarias pueden determinarse a partir de los números de los nodos y de los materiales almacenados en la matriz IX de cada elemento. En particular.1 Localización de los datos del elemento. masa. por ejemplo. a la subrutina ELMTnn. los valores necesarios se transfieren desde las matrices globales a un sistema de matrices locales antes de llamar a la rutina de elemento adecuada. o el vector de cargas o de fuerzas interiores. Antes de añadir un nuevo macro comando se recomienda al programador que estudie cuidadosamente el programa listado en este capítulo. c) las temperaturas nodales que son almacenadas en la matriz TL. fuerzas interiores. y d) los números de las ecuaciones que se almacenan en el vector de destino LD. En esta sección se discuten los aspectos que intervienen en el cálculo de las matrices de los elementos para un análisis por elementos finitos. la de rigidez. descrito en el paso (d). Este proceso se denomina llamará localización. S. 1 5 . El parámetro lógico en la llamada a PSETM puede usarse para asegurar que la memoria se reserva sólo en la primera llamada a PSETM. En particular. o sea. las indicaciones de opciones de solución almacenados en el common FDATA se usan para indicar al programa que vectores existen realmente y no deben ser cambiados por ningún nuevo macro comando.2 se discuten los aspectos para el cálculo de éstas para los casos de elasticidad lineal y transmisión del calor.

o guardarlas en disco. P(i) se ensamblaría en la posición correspondiente al valor de LD(i). Antes de proceder a calcular las matrices de un elemento hay que advertir que la localización (excepto para el valor actual de los desplazamientos) podría hacerse de una vez por todas. Puesto que el valor actual de los desplazamientos nodales está localizado durante todos los cálculos del elemento.. que organiza todos los cálculos asociados a los elementos. Al establecer LD(i) se reordenan los grados de libertad de acuerdo con la Tabla 15. Esto implicaría más pasos de programación y también un empleo eficiente del almacenamiento y lectura de la memoria periférica para mantener espacio adecuado en el núcleo para la determinación posterior de los vectores globales. incluidos los bucles sobre los distintos tipos de elementos descritos por la matriz IX. Las propiedades del elemento se almacenan en la matriz cuadrada S y en la matriz columna P. pudiéndose prescindir después de las matrices globales de datos.2 ) S(l. De esta manera el programa permite conectar elementos con un número de nodos diferente. etc.3) ¿>(1) P ( 2) el término S(ij) se ensamblaría en la matriz de rigidez (o de masa) global en la posición correspondiente a la fila LD(i) y a la columna LD(j).l) S (l..MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 487 y el vector de cargas global respectivamente.8. es decir el vector LD contiene los números de las ecuaciones de las matrices globales. 2 ) S(2 . el programa puede usarse para resolver problemas no lineales. Los valores intermedios nulos se interpretan como que el nodo no está conectado. El proceso de localización es el mismo para todos los tipos de elementos finitos y está por tanto centralizado en la subrutina PFORM. para las siguientes matrices del elemento LD(1) LD(2) LD(3) S (l. para construir las matrices de rigidez tangentes. . triángulos de tres nodos pueden combinarse con cuadriláteros de cuatro nodos. Similarmente. De acuerdo con esto. el número de nodos realmente conectados a cada elemento (es decir. NEL que puede ser menor que NEN) está determinado por el mayor valor no nulo de la matriz IX correspondiente al elemento con ese número. El vector LD es un vector de destino de elemento para los números de las ecuaciones globales y se usa para transformar S y P en las matrices globales. en comparación con los problemas lineales. para resolver problemas no lineales como se discute en los capítulos 18 y 19 de la referencia 1 y se considerará en detalle en el próximo volumen. ej. la única información adicional necesaria. de hecho.l) S(2. Durante la localización. Esta es.

Esta idea puede usarse también para calcular tensiones “nodales” (véase el Capítulo 12 y el Apéndice 7). Los pasos esenciales para calcular la matriz de rigidez de un elemento. el uso de rutinas para las funciones de forma (que son idénticas para todos los problemas que requieran el mismo orden de continuidad) y una formulación eficiente de los productos matricíales.488 El Método de los Elementos Finitos 15.Í)(1+mv) (15. Los subprogramas de funciones de forma permiten al programador desarrollar elementos para muchos problemas de manera rápida y segura. donde solamente se necesitan las primeras derivadas de cada función de forma N{. en primer lugar. Consideremos. si se emplea una fórmula de cuadratura cuyos puntos de integración son sólo los nodos. En algunos casos es preferible usar otras fórmulas.4 } . el problema bidimensional de clase Co. se ofrece aquí.3) donde £¿. Según el concepto de elemento isoparamétrico se tiene 1 1 y = N lVi cuyas derivadas vienen dadas por (15. que en problemas de dinámica generalmente es más ventajosa.5. Los ingredientes clave son la integración numérica. mostrándose después algunos detalles para el caso de tensión y deformación plana. puesto que son las que ofrecen mayor precisión en relación al esfuerzo empleado (véase el Capítulo 8 ).2 Cálculo de las matrices de los elem entos. r) de los nodos. Con objeto de explicar el desarrollo. El subprograma de funciones de forma no sólo evalúa la función de forma. El desarrollo de rutinas para evaluar la rigidez del elemento (o la rigidez tangente) y las matrices de carga puede llevarse a cabo mediante una combinación de los métodos numéricos apropiados. el planteamiento de los pasos esenciales. Generalmente se utilizan las fórmulas de la cuadratura de Gauss para calcular las integrales. El cálculo eficiente de las matrices de los elementos (en tiempo de programación y de cálculo) es un aspecto crucial de cualquier análisis por elementos finitos. Por ejemplo. S. Para el cuadrilátero isoparamétrico de 4 nodos se tiene Ni =¡(1+Í.8. se resumen en la Figura 15. el cálculo de los términos de masa lleva entonces a una matriz de masa diagonal. sino también sus derivadas respecto del sistema de coordenadas global. r)i son las coordenadas £. como ejemplo.

MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 489 Figura 15.8 Método para calcular la matriz de rigidez del elemento.i representa la d e r i v a d a parcial .6) d o n d e J es el d e t e r m i n a n t e del j a c o b i a n o y ( ). ( 6 ) Para elementos con propiedades del material constantes.fl / Ni¿ \ (15. / Ni'x1 = ~ f y'v _y. (a) Usando la rutina de funciones de forma del elemento e integración numérica.

8. Se pueden usar varios métodos para reducir el número de operaciones.8) £>33 donde D 3 3 es igual a (D u — D i 2)/2. etc. dinámica de fluidos. donde se supone que las coordenadas locales se han almacenado en la matriz de coordenadas locales XL. La generación del triple producto matricial merece también especial atención puesto que en las matrices B y D hay a menudo muchos ceros. Por ejemplo. La rutina de funciones de forma se extiende fácilmente a elementos de mayor orden.9) donde Qj = DBj (15.3) dan funciones de forma que comprenden triángulos de tres nodos hasta cuadriláteros serendípitos y lagrangianos de 8 y 9 nodos respectivamente. problemas de elasticidad bidimensional y de revolución. etc. A pesar de que esto parece.490 El Método de los Elementos Finitos d{ )/0® . evitando simplemente las correcciones al final del subprograma SHAP2. a simple vista.9.. necesitar demasiados cálculos manuales. conducción del calor. Las relaciones anteriores definen los pasos que debe efectuar el subprograma de funciones de forma que se muestra en la Figura 15. Además. El subprograma de funciones de forma puede también utilizarse para la generación de los datos relativos a la malla7. omitiendo simplemente el número del nodo lateral en el caso de que se desee un lado lineal. para un par de nodos típicos i y j . Los elementos pueden tener algunos lados lineales y otros de segundo grado. El primero es formar la matriz triple producto directamente.7) N y por razones de isotropía D = 'D u D 0 D Du 0 0 0 (15. se pueden construir interpolaciones jerárquicas. flujo en un medio poroso.). el término de rigidez del elemento ky viene dado por (15. consideremos el problema de elasticidad bidimensional lineal. las rutinas SHAPE y SHAP2 (véase la Sección 15. es de hecho elemental si se lleva a cabo nodo por nodo. donde Ni}X 0 0 NiíV B¡ = Ni. Así pues.10) .y (15. Esta rutina de funciones de forma puede utilizarse para todos los problemas bidimensionales de clase C q que emplean el elemento de 4 nodos (ej. Como ejemplo.

5+TI(I)*TT) SHP(2.Y to SS.1) SHP(1.5+SI(I)*SS) SHP(3.I) .5/ c c .. 4 SHP(l. .SI(4).MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR SUBR0UTINE SHAPEF(SS.I)/XSJ = (-XS(1 .2 XS(I.5.I) .5.J) = 0. .XSJ.J) = XS(I.2)*XS(2.TI(4) REAL*8 SHP(3..TT c DO 120 I .l)*XS(2. TI/-.4).K)*SHP(J.derivativas c DO 100 1 ....-.J) + XL(I.XS(2.l) c c .5.1)*SHP(2 ..1 .2 ) *SHP(1.2 DO 120 J .1) « TI(I)*(0..Compute shapa functions and their natural coord.O-Z) c. .1) « (0.1)*SHP{2..4). c 130 Transform to X.XS(l.5+TIÍI)*TT) 100 CONTINUE c c.TT.. .9 Subprograma de funciones de forma para un elemento de 4 nodos.I) .SI(I)*(0. c Compute jacobian determinant XSJ * XS(1.1) + XS(1 .4 * ( XS(2.I )/XSJ = TEMP 491 SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP SHP 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 IB 16 17 18 19 20 21 22 23 24 2S 2B 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 Figura 15.1.2) DATA SI/-.5.XL.0 DO 110 K = 1..1.TT “ Natural coordinatas for shapa functions c SHP(1.1) CONTINUE RETURN END 1.Y derivativas DO 130 I = TEMP SHP(2. Computa jacobian transíomation from X...5/.2) .5.K) 110 CONTINUE 120 CONTINUE c c .5+SI(I)*SS)*(0.Shapa function routina for 4-noda isoparametric quadrilateral c c SS.2)*SHP(l.-.X-coordinata of I-noda c XL(2.XS(2.4 XS(I.5.1) • X-darivative of I-noda shapa function c SHP(2.1) ■ Y-darivativa of I-noda shapa function c SHP(3.SHP) IMPLICIT REAL*8 (A-H.1) ■ Shapa function for I-noda c XS « Jacobian array c XSJ » Jacobian datarainant c XL(1.I) ■ Y-coordinata of I-noda c REAL XL(2. .

12) donde a. TG y W G.y (15. viene dada por K í = W '¿D abcd (15. d. como U i D abcdf ¿ Jye N ^N]ddVui ' (15.10 se muestra una rutina típica para el cálculo de la matriz de rigidez.11) (Ni.X ’j. la matriz de rigidez del elemento para el par de nodos i. D llN jy D n N j„ D»*N. para cada par de nodos hay que efectuar 14 multiplicaciones para formar k¿j. Así pues. 6.xQu + NityQ3i) {N^xQiz + NityQs2) ( N i iVQ 2 i + N itXQ n ) ( N i ty Q 22 + N ^ x Q 32) Así pues. En la Figura 15. ji. j son los índices nodales que en un elemento varían de 1 a NEL. cuando la matriz del elemento es simétrica sólo hay que formar la mitad durante la integración numérica (la otra mitad se obtiene por simetría).J.15) .13) < = L N' ^ dv (15. mientras que si calculásemos directamente B ^ D B necesitaríamos 30 multiplicaciones. El cálculo de las matrices de rigidez de los elementos para problemas en los que las propiedades del material son constantes dentro de cada elemento. donde se supone que los puntos de la cuadratura de Gauss y sus coeficientes se almacenan en las matrices SG.14) donde Para materiales isótropos las constantes elásticas se expresan por D abcd ~ ^ab^cd^ + ^{^ac^bd “I" ^ad^bc) (15. puede efectuarse de manera más eficiente advirtiendo (Capítulo 6) que la energía interna puede ahora escribirse. El procedimiento puede también extenderse a problemas anisótropos sustituyendo la matriz isótropa D por la anisótropa correspondiente y luego recalculando la matriz Q j. También. e z. c son subídices de las ecuaciones elásticas y varían sobre la dimensión espacial del problema. usando subíndices.El Método de los Elementos Finitos 492 Por tanto.

J) DB32 = D33*SHP(1. DO 120 L = 1.GT(L).J1 )+SHP(l.J) * DB22 = D11*SHP(2.TG = Natural coordinates of Gaus* points. .VL.J) DB12 = D12*SHP(2.J1 )=S(I1 .I)*DBll+SHP(2.-2*HU)) c D(2) * HU*D(1)/(1. . . Jl+D+SHP (1. -NU*HU) c D(2) .J) DB31 = D33*SHP(2.Compute lower pscrt by symmetry DO 130 I = 2.1)*DB31+SHP(2.D(2))/2.J) DB21 = D12*SHP(1. . c DV = Area differential volume * gauss weight c LINT « Number ol quadrature points c NDF = Number ol degrees-of-íreedom at a node c NEL = Number ol nodes on element c NST » Size oí S-array c S * Element stiffness array c SG.(D(l) ..MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR c ..E/(l..-KU)/((1.LINT CALL SHAPEF(SGCL).1 S(I..I)*DB21 S(I1 +1.y derivatives c XL * Nodal coordinates .J1+1)=S(I1+1.J S(I1 . D(3) = Material noduli c plañe stress: D(l) .Jl+D+SHP (1.localizad c XSJ = Jacobian determinant c WG * Gauss quadrature seights c c .+NU)*(1..J1+1)=S(I1 .Compute contribution at each quadrature point.10.SHP) DV = XSJ*WG(L) Dll = D(l)*DV D12 = D(2)*DV D33 = D(3)*DV c . D(2).I)*DB31 S(I1 .J) = S(J..For each I-node compute S = Bt*DB 11 = 1 DO 100 I = l.. . .J1 )+SHP(1.J) c .1) *DB12+SHP(2.For each J-node compute: DB = D*B J1 = 1 DO 110 J = 1..XSJ. c SHP = Shape functions and their x.J1 )=S(I1+1.I)*DB22 11 = 11 + NDF 100 CONTINUE J1 = J1 + NDF CONTINUE 110 120 CONTINUE c .I)*DB32+SHP(2.-HU) c D(3) .Isoparaaetric element stiffness computation for linear c elasticity * * plañe stress/strain diífer only in valúes c oí elastic parameters ♦ ♦ c c D(l).I) 130 CONTINUE RETURN END 493 STF 1 STF 2 STF 3 STF 4 STF 5 STF 6 STF 7 STF 8 STF 9 STF 10 STF 11 STF 12 STF 13 STF 14 STF 15 STF 16 STF 17 STF 18 STF 19 STF 20 STF 21 STF 22 STF 23 STF 24 STF 25 STF 26 STF 27 STF 28 STF 29 STF 30 STF 31 STF 32 STF 33 STF 34 STF 35 STF 36 STF 37 STF 38 STF 39 STF 40 STF 41 STF 42 STF 43 STF 44 STF 45 STF 46 STF 47 STF 48 STF 49 STF 50 STF 51 STF 52 STF 53 STF 54 STF §5 STF 56 STF 57 Figura 15.MU*D(1) c plañe strain: D(l) = D*(l. . Cálculo de la rigidez de un elemento de elasticidad plana.NST DO 130 J = 1.I) *DB32 S(I1+1.NEL DB11 * D11*SHP(1. .

Isoparametric element aass matrix for plañe problems c c P * Diagonal (lumped) mass array (in vector) c c .8(6) se dan los pasos para calcular la matriz de rigidez de los elementos en los casos de elasticidad plana usando este procedimiento.D(4)*XSJ*VG(L) DO 510 I .11 se muestran las sentencias para calcular la matriz de masa de un problema plano.17) donde I es una matriz unidad 2 X 2 y p es la densidad (ver Apéndice 7). El cálculo de otras matrices de elemento puede también efectuarse usando una rutina de funciones de forma. . Esta manera de calcular matrices de rigidez se propuso en la referencia 18 y proporciona una reducción de aproximadamente un 25 por ciento en comparación con el procedimiento de la Figura 15. . tensiones y fuerzas interiores del elemento. Para el problema bidimensional plano las deformaciones se calculan por .I) P (2*1 ) = P (2*1-1) CONTINUE CONTINUE RETURN END MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS MAS 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 Figura 15.TG(L). se puede calcular la matriz de masa de elemento para problemas en régimen transitorio o de valores propios.494 El Método de los Elementos Finitos donde A y \l son los parámetros de Lame que están relacionados con las constantes elásticas usuales E y v por A = v E 2i/).XL. donde la matriz de masa concentradas (diagonal) del elemento se almacena en el vector P..NEL 510 500 P (2*1-1) “ P(2*I-1) + DMASS*SHP(3.= I j f pNjdV (15.16) En la Figura 15. la matriz de rigidez se calcula a partir de K » = XW& + rfW '¿¡ + SM W » ) (15. . = E /2 ( l+ i/). La rutina de funciones de forma puede también utilizarse para calcular las deformaciones.XSJ.. En la Figura 15..SHP) c . . En tres dimensiones el ahorro es todavía mayor.For each node I compute contribution DMASS . .. .Compute shape functions CALL SHAPEF(SG(L). Por ejemplo. .8(a). La matriz de masa para el problema bidimensional se obtiene mediante M £ . c . .LINT c .l.Compute matrix at each integration point DO 500 L * l.11 Matriz de masa consistente para el cuadrilátero de 4 nodos. Por consiguiente.

Advertirá el lector que todas las matrices cuadradas de elementos se han . los puntos donde hay que determinar las tensiones y deformaciones no coinciden con los puntos de Gauss. La generalidad de una función de forma isoparamétrica Co. Las coordenadas locales £. Para ello pueden usarse también subprogramas para las funciones de forma. Este procedimiento fue adoptado en el programa que se da en la referencia 19. en la macroinstrucción FORM se calculan las fuerzas interiores que vienen expresadas por Pi = - í JV dV (15. en la Figura 15. TG. En estos casos hay que volver a calcular la matriz B . donde se evalúan las tensiones y deformaciones se denominan SG.19) y las tensiones por La matriz B . Los pasos del programa para el cálculo de deformaciones. parece conveniente que un programa sea capaz de calcular las deformaciones y tensiones cuando sea preciso. El programa PCFEAP permite almacenar Q para cada elemento.3 Organización de las rutinas de elemento.13 se dan las instrucciones necesarias para calcular la matriz de “rigidez” para los problemas de la ecuación de Laplace discutidos en el Capítulo 1 2 .12. 77. En problemas no lineales el cálculo de deformaciones y tensiones debe efectuarse directamente. se ha dado antes para el problema bidimensional y sólo depende de las derivadas de las funciones de forma. La discusión previa se ha concentrado en los procedimientos para determinar las matrices de elementos. la matriz B podría almacenarse en una cinta.20) utilizando los desplazamientos calculados. Por ejemplo. por otra parte pueden especificarse como puntos de Gauss. por consiguiente. (De hecho Q se podría haber almacenado también). o disco. puede aprovecharse para programar rutinas de elemento para otros problemas. Previamente se ha calculado en los puntos de Gauss cuando se evaluó la matriz de masa del elemento. Adicionalmente. Si las tensiones se calculan en los puntos de Gauss. éstas pueden extrapolarse a los nodos y alisarse tal como se sugirió en el Capítulo 1 2 . El usuario puede definirlas como datos o prefijarlas para que los resultados se evalúen en un punto particular. 15. tensiones y fuerzas interiores del problema bidimensional se dan en la Figura 15.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 495 c = B¿a i (15. Frecuentemente.5.18) <r = De = Q¿ai (15. Si se quiere conocer también el valor de las tensiones en los puntos de Gauss. y leerse cuando se desee calcular las deformaciones o las tensiones. sin embargo.

12 Cálculo de funciones.5/34X.Internal forcé vector C UL ■ Nodal displacement vector C C.I)*SHP(2.5X..I) + UL(2.GT..5X.NEL XX ..NEL P(2*I-1) ...I) EPS(l) = EPS(l) + UL(1.I)*SIG(2)+SHP(1.I)*SIG(1)+SHP(2. Strain..3 EPS(I) . strains and forces C DO 440 L * l.Compute stresses SIG(l) = D(1)*EPS(1) + D(2)*EPS(2) SIG(2) = D(2)*EPS(1) + D(1)*EPS(2) SIG(3) .25 ENDIF WRITECI0W.0.0 YY ..I)*SHP(3.XSJ.I)*SHP(1.EPS(3) + UL(1. and Intemal Forces C C P .5X..496 El Método de los Elementos Finitos C.YY. '22-Strain'.D(3)*EPS(3) C.I) EPS(3) .Compute element stresses. ’11-Strain*.I) EPS(2) .XX + XL(1..EPS C..EPS(2) + UL(2. 2 ’22-StressX.Output stresses and strains to unit ISW IF(MCT.P(2*I-1) ..O) THEN CALL PRTHED(IOW) VRITE(IOV.TG(L).Compute strains and coordinates DO 410 I = 1..(SHP(1.LINT C.I)*SIG(3))*DV 430 CONTINUE 440 CONTINUE RETURN 2000 F0RMAT(//’ E L E M E N T S T R E S S / S T R A I N*// 1 ' Elmt Matl X-coord Y-coord’..SHP) C..5) END STR 1 STR 2 STR 3 STR 4 STR 5 STR 6 STR 7 STR 8 STR 9 STR 10 STR 11 STR 12 STR 13 STR 14 STR 15 STR 16 STR 17 STR 18 STR 19 STR 20 STR 21 STR 22 STR 23 STR 24 STR 25 STR 26 STR 27 STR 28 STR 29 STR 30 STR 31 STR 32 STR 33 STR 34 STR 35 STR 36 STR 37 STR 38 STR 39 STR 40 STR 41 STR 42 STR 43 STR 44 STR 45 STR 46 STR 47 Figura 15.MA.(SHP(2.0 DO 420 I' * l.XL. 3 '12-Strain') 2001 F0RMAT(2I6.. . ’12-Stress’/39X.I)*SHP(1.2F11...0 410 CONTINUE XX . .I)*SIG(3))*DV P(2*I ) = P(2*I ) ...Compute the internal forcé vector (stress divergence term) DO 430 I = l.4.2001) N.I) YY = YY + XL(2.Compute element shape functions CALL SHAPEF(SG(L).I)*SHP(3.XX.Isoparametric Element Stress..2000) MCT .0.0.3E14. deformaciones y fuerzas internas.3E14.I) 420 CONTINUE C.'11-Stress*.I)+SHP(2.SIG.

.J) c c .J S(I.XL..I)*DB11 + SHP(2.Isoparametric element computation for Laplace operator c D(l) * K (isotropic material parameter) c c DV ■ Area weighting LINT = Number of integration points c NEL = Number of nodes connected to element c S * Element coefficient matriz c c SG.Integration veights c c . la biblioteca de elementos proporciona espacio para cuatro subprogramas de . c SHP = Shape function array XL = Nodal coordinate array (lo.J) = s(J.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR c .XSJ.. .J) DB12 = D1*SHP(2.For each J-node compute: c DB = D*B DO 110 J = 1. mientras que los vectores de elementos se almacenan en el vector P..Compute symmetric part of S c DO 130 I = 2. almacenado en la matriz S.I)*DB12 CONTINUE CONTINUE CONTINUE c c .Compute contribution at each integration point c DO 120 L ■ l.i) 130 CONTINUE c RETURN END 497 HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA HEA 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 Figura 15.SHP) DV = XSJ*VG(L) DI = D(1)*DV c c .. .J) = S(I. que es la rutina de generación de la biblioteca de elementos.LINT CALL SHAPEF(SG(L).NEL DO 130 J = 1.1 s(i. El subprograma ELMLIB llama a una rutina de elemento.. .TG * Integration points in natural coords...For each I-node compute: c 100 110 120 S = Bt*DB DO 100 I = l. Tal como la hemos dado aquí. . ya que todos los aspectos del cálculo de las matrices de los elementos para el programa se van a agrupar en un único subprograma llamado “rutina del elemento” ..NEL DB11 = D1*SHP(1.. Esto se ha hecho intencionadamente.13 Matriz de rigidez para el operador de Laplace.calized) c c XSJ * Jacobian determinant c VG . .TG(L).J) + SHP(1.

NEL ELM COMMON /HDATA/ NH1. and ELM c the P(NST) array is used to store the element residual ELM H(NH1) = first word in history data base for this element.ISW) IMPLICIT REAL*8 (A-H.N..498 El Método de los Elementos Finitos SUBROUTINE ELMTNN(D.UL.NEQ ELM COMMON /ELDATA/ DM.NUMMAT. ELM c..NST). Esto se puede ampliar fácilmente añadiendo más nombres de rutinas de elementos en ELMLIB.NST) array is used to store matriz.Eq.XL.CHECK ELEMENT FOR ERRORS ELM ELSEIF(ISW. ELM c.COMPUTE STRESS PROJECTIONS TO NODES ELM ELSE I F (ISW. desplazamientos (UL) y destinos en las matrices globales (LD).EQ.1) ELM REAL XL(NDM.EQ. .IX.COMPUTE A RESIDUAL ONLY ELM ELSEIF(ISW. ..1).Eq.NH2 ELM COMMON H(l) ELM c.EQ.S(NST.O-Z) ELM ELM c ELM c.COMPUTE ELEMENT COEFFICIENT MATRIX .6) THEN ELM c Compute an element residual in P(NST) ELM C.TL..NUMEL..2) THEN ELM c Check element for any negativo jacobians. .TL(1). .EQ.. ..EQ. MCT is a line counter ELM C..P . ELMT02.MA..NEN.1) THEN ELM c The array D(18) is used to store up to 18 Bords of ELM c information for each material set ELM NH1 = number of vords each element needs in data base. elementos al mismo tiempo. ELMT03 y ELMT04.. La subrutina ELMLIB se llama a su vez desde la subrutina PFORM que.G.5) THEN ELM c The P(NST) array is used to store the diagonal matrix ELM C.h ELM c ..14 Organización de la rutina de Tin elemento tipo.NST.DM ELM REAL*8 D(18)..EQ.. como se ha dicho antes.. etc.HDM.OUTPUT ELEMENT (JUANTITIES (E.1). es la subrutina que efectúa el lazo sobre todos los elementos..3) THEN ELM c The S(NST.COMPUTE DIAGONAL ELEMENT MASS MATRIX ELM ELSEIF(ISV.S. donde los nombres de las rutinas del elemento son ELMT01..MCT.MOCK ELEMENT ROUTINE ELM c ELM INTEGER*2 IX(NEN.. .AND RESIDUAL ELM ELSEIF(IS¥. La subrutina PFORM también ensambla los .NDF.8) THEN ELM c Compute the stress projections in array AA ELM ENDIF ELM RETURN ELM END ELM 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 Figura 15.P(NST) ELM c ELM COMMON /ADATA/ AA(16000) ELM C0MM0N /CDATA/ NUMNP.. establece matrices locales para las coordenadas (XL).4) THEN ELM c N is the current element number.IEL. STRESSES) ELM ELSEIF(ISV.READ AND OUTPUT MATERIAL PROPERTY DATA ELM IFCISV.UL(NDF..COMPUTE ERROR ESTIMATES ELM ELSEIF(ISW.7) THEN ELM c Compute error quantities for each element accumulate ELM C... .

f Podrá ser cierto o no cuando las ecuaciones sean asimétricas o indefinidas. 15. El parámetro indica qué tipo de operación se va a llevar a cabo en la rutina de elemento. el valor del parámetro ISW se especifica entre 1 y 8. Cada rutina de elemento debe proporcionar las transferencias correspondientes para cada valor de ISW. En tales casos se necesitarán ciertas comprobaciones o análisis adicionales para asegurarse de que las ecuaciones pueden resolverse. Esto es cierto cuando K es simétrica.2. o bien según un método iterativo o indirecto que no permite dicha estimación a priori. es decir: la matriz de rigidez.1 Método directo. en el análisis de problemas lineales en régimen permanente. condiciones que pueden presentarse cuando la formulación por elementos finitos se base en algunos métodos de residuos ponderados. y una matriz superior triangular.21. En esta sección se consideran métodos para resolver las ecuaciones siguiendo un procedimiento directo. se necesitan intercambios si el orden de las ecuaciones se define como se describió en la Sección 15. Cuando se llama una rutina de elemento.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 499 vectores elementales en los vectores globales (cargas. el ensamblaje directo de las matrices de rigidez de los elementos conduce a un sistema de ecuaciones algebraicas lineales.14 se muestran los pasos esquemáticos que realiza una rutina de elemento tipo. a es un vector de incógnitas y r es un vector de cantidades prefijadas. .6 Solución de ecuaciones algebraicas simultáneas lineales Al resolver problemas por el método de los elementos finitos nos enfrentaremos finalmente con la resolución de un gran sistema de ecuaciones algebraicas simultáneas lineales. En la discusión que sigue se supone que la matriz de coeficientes ya está preparada de forma que para resolver las ecuaciones nunca sea necesario intercambiar filas y /o columnas. definida positiva (o negativa). residuos. reacciones y masa) y usa el subprograma MODIFY para llevar a cabo las modificaciones adecuadas para los desplazamientos prescritos no nulos. Consideremos en primer lugar el problema general de la solución directa del sistema de ecuaciones algebraicas dado por Ka = r (15.4.43) la solución viene dada en función de una parte definida positiva para q seguida de una parte definida negativa para Por tanto. que permite calcular a priori el número de operaciones numéricas a realizar.6. (12. Por ejemplo. El lector puede asociar éstas a las cantidades descritas previamente.22 Por el momento consideremos que la matriz de coeficientes puede escribirse como producto de una matriz triangular inferior con coeficientes unidad en la diagonal. es decir f En los métodos mixtos que llevan a la Ec. las incógnitas nodales y las fuerzas especificadas prescritas o las residuales. En la Figura 15. 15.21) donde K es una matriz cuadrada de coeficientes.20.

las operaciones necesarias para .27) son las correspondientes a la “sustitución hacia atrás” .26) constituye la llamada “eliminación hacia adelante” mientras que las (15..25) Ua = y dónde y se introduce para facilitar la separación.. TI — 2. En la práctica.22) K = LU donde ‘ 1 L 2i 0 1 . Unn .El Método de los Elementos Finitos 500 (15. .27) Uijaj ~ Í — Ui TI — 1 .=i an —Vn/Unn Vi (15. i.. ... .. En función de los elementos de las ecuaciones la solución es y\ = n iVi =’ 1 (15.26) Y. La solución de las ecuaciones puede obtenerse ahora resolviendo la pareja de ecuaciones Ly = r (15. ver referencias 20 ó 21. 1 La expresión (15.. (15.24) Este paso se llama descomposición triangular de K .23) Ln2 Un u12 0 U 22 U = 0 Ó . El lector puede observar fácilmente que la solución de estas ecuaciones es trivial. Layj ... El problema se reduce a construir la descomposición triangular de la matriz de coeficientes.. Este paso se lleva a cabo usando variantes de la eliminación gaussiana. 0 ‘ . 0 (15. . Uln U2n .

La porción triangular inferior no se hace cero pero se utiliza para construir L.---. P a s o 1..18. En DATR1 la variante de Crout de la eliminación gaussiana se usa sucesivamente para reducir la matriz de coeficientes original a una forma triangular superior. las matrices triangulares superior e inferior sustituyen a .18 Las referencias 4 y 23 dan detalles adicionales.Zona activa K13 I K lt \ k 3¡ K. y valores de L y U que ya se han se han calculado en los pasos 1 y 2. ---...18 usando diferentes matrices por separado... para mayor claridad. La descomposición se efectúa de la misma manera que opera el subprograma DATR1..Zona reducida . como se muestra en la Tabla 15.U ...18 K D E S C O M P O S IC IÓ N T R IA N G U L A R D E Zona activa ’ K XX k 13 K i% k 31 k 33 K » K „ K n K iS II .... el lector podrá comprender fácilmente los detalles de esta rutina una vez que haya asimilado los pasos de la Tabla 15. así. y ui3 = K „ 1___1 Xji — K „ K 31/ U Vi L 33 — 1 U» = K » - L . ^ [£» = i ---. Como hemos mencionado antes. Z7n . no obstante.. La zona activa usa sólo valores de K de la zona activa. . 0 0 U iS = K „ - L t l U lt - L »U » L » u i3) p 33 Zona activa: Tercera fila y columna hasta la diagonal pricipal.. los pasos básicos se muestran en la Tabla 15. Se usa la primera fila para eliminar L t i U Xi. 1 i f I 1 1 I Zona activa: Primera fila y columna hasta la diagonal principal.Zona reducida ____Zona activa 1K 1K lt » K*i K „ K Si | ' | L ai 1 0 1 | La L i3 L S3 = { K „ P a s o 3.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 501 TABLA 15. se usa la segunda fila de términos reducidos para eliminar L i3 U t3 ( coeficiente reducido JCS3).. P a s o 2.. t 1 0 0 L„ — - | | 1 | r u 13 u » = K ít o u 33 U „ = K » L aiU l . Se reduce la tercera columna para reflejar las eliminaciones por debajo de la diagonal- la descomposición triangular se llevan a cabo directamente en la matriz de coeficientes. Se usa la primera fila de K para elimnar L 3.. KSi Zona activa: Segunda fila y columna hasta la diagonal principal.

1 \ \ \ \ \ \ .El Método de los Elementos Finitos 502 c o l u m n a j de la zona activa U \ \ ± .15 V\. Ln U 2. K \j \ \ \ *2.16 \ \ \ ji. U2 J • • • • • ¿A-i . Jl .. • L i¡¡ K >J \ L j\ L J2 * * * L j.1 Figura 15. i. . 2 . U¡-U J • L. Zona reducida / L / / / • Fila j de la z o n a activa Kj

Kn * * s \ \ \ Z o n a sin reducir Figura 15.

19. -i -1 (15. Estas regiones se muestran en la Figura 15.28) pueden ser comprobados por el lector mediante la matriz del ejemplo representado en la Tabla 15. ya que no es necesario volver a calcular L y U .1 (15. Los de L son triviales puesto que por definición se sabe que valen todos la unidad. Los resultados de la Tabla 15. no es posible retener los elementos de la diagonal principal de ambas L y U ..16. Este proceso se suele llamar resolución.15.18 y de las ecuaciones (15. Para matrices de coeficientes muy grandes el proceso de descomposición es muy caro mientras que la resolución es relativamente .18.26) y (15.28c) ^ ir n P m j m —\ y finalmente L» = i i. Una vez efectuada la descomposición triangular de una matriz. pueden calcularse las soluciones para los distintos r utilizando las expresiones (15. en consecuencia. es conveniente considerar la matriz de coeficientes dividida en tres partes: la primera es la región que se ha reducido totalmente. El algoritmo para la descomposición de una matriz cuadrada n x n puede deducirse de la Tabla 15.27).28d) mj m—1 La ordenación del proceso de reducción y los términos utilizados se muestran en la Figura 15.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 503 la matriz de coeficientes original.28b) U ij = K i j Entonces L ji = Í K j i - ¿ i m P m i ) /U ü \ U ij = K i j TTl— 1 ~ ^ ^ / » i rj i = 1.. Con base en la organización de la Tabla 15. la segunda la región que se está reduciendo (llamada zona activa) y la tercera la región que contiene los coeficientes originales sin reducir..18 y de la Figura 15. donde la columna j sobre la diagonal y la fila j por debajo de la diagonal constituyen la zona activa.28a) ¿ n =1 Para cada zona activa j desde 2 a n L ji = K n /Un (15.16 como sigue: Un = K n (15.2.

¿ 2 1 — 5 — 0. Puede economizarse aún más en el almacenamiento si se almacenan solamente los términos incluidos dentro de una banda no nula. L 22 ~ 1> U12 = 4 — 0.J7n = 4 ___ 1 2 I 1 4 ( 2 2 4 2 1 1 1 0. En las formulaciones de elementos finitos el máximo .5 4J 1 1 2 3 | | 1 Paso 2.5.5 3 1 Paso 3.19 E J E M P L O : D E S C O M P O S IC IÓ N T R IA N G U L A R D E UNA M A T R IZ K L '4 | 2 l' O A O .5.29) para construir la parte que falta. ¿ 3 3 = 1.0.5 3 4 2 1 2 4 2 1 2 4 Paso 4. L Z1 = \ = 0.5 0. Basta con almacenar sólo aquellos coeficientes situados encima (o debajo) de la diagonal principal y utilizar la ecuación (15.25 1 0.25.5 0. Frecuentemente la matriz de rigidez es simétrica (K{ j = K j {) y es fácil comprobar en este caso que Uij — LjiUa (15. es necesario disponer de capacidad de resolución en todo sistema de solución por elementos finitos.25 1 0. Generalmente. Esto reduce a casi la mitad el espacio necesario para la matriz de coeficientes.Comprobación barata.5 = 3 1 0.5 4 1 1 1 2 3 | 1.5 4 1 2 3 1 1. 5 x l = 1. En la discusión anterior se ha considerado el caso general de solución de ecuaciones (sin intercambiar filas y /o columnas).5 x 2 = 3 1 1 1 2 1 2 4 1 0.^33 = 4 .1 2 4.29) Para esta clase de problemas no es necesario almacenar la matriz de coeficientes completa. las matrices de coeficientes que aparecen en todo problema de elementos finitos presentan ciertas propiedades particulares. en consecuencia. Un — 2. 3x3 U ’u ’i J Paso 1. ¿ 3 2 = ^ = 05 [/23 = 2 .25 x 1 .5 x 1.El Método de los Elementos Finitos 504 TABLA 15.0 .tf13 = 1.0. L n = l.

El método frontal fue descrito por primera vez por Irons2 y adoptado después para el programa descrito por Hinton y Owen. en segundo lugar.18. lo que reduce el almacenamiento desde n(n -f l ) / 2 a (0.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 505 “ancho de banda” de los coeficientes no nulos puede generalmente reducirse en comparación con el número de incógnitas — con frecuencia en un 1020 por ciento— .17.19 muestra una malla en la que se han procesado los elementos hasta el “ E ” . Entonces es necesario almacenar y calcular solamente por el interior del perfil no nulo de las ecuaciones. Esto ya ha sido sugerido en las referencias 26 a 30 para matrices simétricas. se almacenan en un único vector. la Figura 15. Meyer24. Para localizar los elementos de la diagonal se utiliza un vector de apuntadores. Por ejemplo.18. Este último punto es de suma importancia en los computadores modernos orientados hacia el cálculo vectorial. las necesidades de almacenamiento no resultan severamente afectadas por unas pocas columnas muy largas.25 ofrece una discusión acerca de los sistemas en banda junto con una extensa bibliografía. Aún puede reducirse más el almacenamiento y el esfuerzo de cálculo necesarios. Una vez que se han introducido los coeficientes de E y los términos asociados al nodo” x” y sus .18. Las ecuaciones activas en el momento en que se introduce el elemento E se indican en la figura. como se muestra en la Figura 15. que se muestra en la Figura 15.20 se definen las variables usadas en los subprogramas de solución DASOL y DATRI. Se ha incluido un subprograma de solución de ecuaciones en perfil para su uso en el paquete de solución por el método de los elementos finitos. tal como se muestra en la Figura 15. Su nombre es DATRI y DASOL para ecuaciones simétricas y no simétricas. Se puede usar el método frontal de solución para aumentar el número de ecuaciones más alia de aquél que puede ser resuelto en memoria central usando el sistema de solución en perfil.3 En el método frontal las ecuaciones activas vienen determinadas por la secuencia en que se procesan los elementos. El perfil de ambos casos debe ser simétrico. Las columnas por encima de la diagonal principal. Primeramente requiere siempre menos capacidad de almacenamiento.1 a 0. es fácil utilizar rutinas de productos escalares para efectuar la descomposición triangular y la reducción hacia adelante20. almacenando las partes necesarias de la parte triangular superior de la matriz de rigidez por columnas y la parte triangular inferior por filas. y por último. Este método de almacenamiento tiene ventajas concretas sobre un almacenamiento en banda. o las filas por debajo de ella.2)n2 para problemas simétricos. Se usa el vector LD para localizar las ecuaciones activas y la posición en cada columna o fila. Un método típico de almacenamiento para ecuaciones en banda simétricas se muestra en la Figura 15. En un momento dado sólo un pequeño conjunto de ecuaciones están activas. En la Tabla 15. El subprogarama DASBLY se usa para ensamblar la matriz de coeficientes y el vector de fuerzas/residuales.

K l2 k 21 1 0 Km \k»h 3 4 6 K 2* k 4 K. 7 K 8 77 Kkk Diagonales Perfil Kn\K^ Ky*Ki ¡K.s¡_ _ jKm AU.17 / 1 2 AD. 5 8 S *24 ^42 6 1(1 6 K.S 11 Kh7 K 7h 12 K|k k • • • Simétrica ¡/Cs^Kshí 'Ksk i---.vi 4 k 44 5 6 K ". J JD. H ix» \K22\K2. 4 K.i 1 K 22 ") 3 K. AL. 4 *4.----.1 ---.4 7 Kvs K *45 >2 K.1 \k 77] k 7h 1 3 3 ' K aX \K<*\_Khl K m 1 18 k 7h H] • • • k h1 Almacenamiento de la matriz 7 11 8 18 .»h 10 Ks<S K«. / K.El Método de los Elementos Finitos 506 Semiancho de banda banda de la matriz Figura 15. K 24\ i/Cv1j X .4 V K.

y debe proporcionarse almacenamiento separado para AU y AL vecinos inmediatos están completos (esto es. si es verdadero se trata el sistema como no simétrico.19. El paso de eliminación gaussiana para la ecuación x se puede escribir de la forma (15. JP(I) Apuntador al último elemento de cada fila/columna de AL/UL.30) A j. ésta se conserva en el paso de solución. reemplazados por los recíprocos de U al regresar de DATRI AU(I) Coeficientes sobre la diagonal.reemplazado por la solución de las ecuaciones a la salida. El paso de la solución gaussiana debe realizarse para la ecuación x y afecta a todos los demás términos en el frente activo de la matriz de coeficientes.31a) fila x 1 — L nx 1 \ __ columna x es una matriz casi vacía del tamaño de la matriz frontal de coeficientes activa. reemplazadas por el factor L al regresar de DATRI (AU=AL en el caso simétrico) B(I) Término independiente del sistema al llamar a DASOL.— j_i — D j L j A j donde: —L\x . las ecuaciones asociadas a x se pueden eliminar mediante un proceso gaussiano estándar.3 La matriz de coeficientes frontal del momento se muestra también en las Figura 15. respectivamente NEQ Número de ecuaciones ENERGY Energía de las ecuaciones activas.2. FLG Indicador.20 V A R IA B L E S U S A D A S E N L O S S U B P R O G R A M A S D A T R I Y D A S O L D E ___________________ S O L U C I Ó N D E E C U A C I O N E S ____________________________________ AD(I) Diagonales de la matriz de coeficientes. reemplazando por el factor AD. Si existe simetría.l 2x .MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 507 TABLA 15.L Zx (15. ningún otro elemento afectará a los términos en las ecuaciones asociadas a ®). junto con la ecuación asociada a x. donde .U al regresar de DATRI AL(I) Coeficientes bajo la diagonal. En consecuencia.

31b) . Al operar con y Lx se obtiene una ma.508 El Método de los Elementos Finitos x T _ filaz (15. columna x es una matriz diagonal unidad excepto en la fila x en la que la diagonal es cero.triz A ^ j que tiene ceros en .

MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 509 la fila y columna x.. y por lo tanto. sin embargo. Con este procedimiento las ecuaciones activas permanecen compactas y el número de ecuaciones puede variar durante el proceso de solución (y llegar a ser cero al final de éste). el sistema frontal es una buena elección cuando no es posible mantener la . y los términos en el triángulo por debajo de la fila x son movidos una fila hacia arriba y una columna hacia la izquierda. En la referencia 12 se muestra que las soluciones usando un método de perfil operando sobre las ecuaciones almacenadas en el orden en que un programa frontal lleva a cabo las eliminaciones. Para evitar esto. Esto requiere más operaciones con enteros que las requeridas por el método de solución en perfil. y esto resultaría en el procesamiento de ecuaciones “nulas” adicionales al tratar las ecuaciones x. Esto crea una columna y fila de ceros en la posición x. Durante el paso de eliminación los elementos dentro del bloque rectangular de términos a la derecha de la columna x son movidos una columna a la izquierda. sería necesario recalcular el vector elemental para cada bloque o guardarlo en un espacio de reserva cualquiera de los dos métodos aumentan el coste de la solución. requiere exactamente el mismo número de operaciones que el método frontal. en una resolución es necesario hacer a la inversa para obtener la solución de cada ecuación. Esto se consigue simplemente mediante un apuntador adicional que indica la posición para almacenar los términos reducidos. al final existirán muchas filas y columnas nulas. Por lo tanto. Sin embargo. los dos sistemas de solución consumen distintos tiempos de cálculo. Las columnas de L se guardan en un espacio de memoria que se controla. El vector frontal sería entonces mayor. Ahora se pueden colocar nuevas ecuaciones en ese lugar. En consecuencia. En una solución de banda variable que utilice memoria periférica una matriz elemental puede tener términos que pertenezcan a diferentes bloques de almacenaje. Una vez que se ha realizado un paso de la solución frontal la ecuación x ya no es necesaria. y puede ser eliminada del conjunto de ecuaciones activas. y cuando este espacio está lleno se escribe a disco a través de la rutina PBUFF. y la sustitución hacia atrás por PFRTBK. La mayor ventaja del sistema frontal es la facilidad para ensamblar términos de la matriz de coeficientes de las ecuaciones activas. existen diferencias en el detalle de programación (ej. el sistema de solución de PCFEAP recoloca primero la ecuación x dentro del área de memoria. los movimientos descritos anteriormente). Las columnas x de L x y la diagonal A xx se guardan para la fase de solución. la eliminación hacia adelate por PFRTFW. ya que el número de ecuaciones activas varía durante el proceso. Mientras que los movimientos descritos arriba son deseables durante la fase de la descomposición triangular. Sólo se consideran matrices A simétricas y las columnas de la parte triangular superior de la matriz se almacenan en un único vector. La descomposición triangular frontal es llevada a cabo por el subprograma PFRTD.

. no obstante. Para facilitar el uso de la sobrerrelajación se sustrae el término Lan de ambos lados de la ecuación (15. . . El tamaño del problema está limitado por el máximo tamaño de la matriz de coeficientes del frente activo que puede guardarse en la memoria del ordenador (en PCFEAP esto es alrededor de 120 para las 8000 palabras del “common” ADATA). n .34) y todos los demás coeficientes de L y U son nulos. Para problemas muy grandes el número de términos no nulos dentro del perfil de la matriz de coeficientes es pequeño comparado con el número de elementos nulos. es decir L%j = K {j i — 2. j — 1. Si la matriz de coeficientes es simétrica y definida positiva.6.35) donde v es un vector inicial y el índice indica el número de la iteración. i (15. . . . Esto es especialmente cierto en problemas tridimensionales donde la altura de las columnas puede ser de varios miles de términos entre las cuales menos de cien sean no nulos antes de construir los factores triangulares (que rellenarán los elementos nulos). . n.El Método de ios Elementos Finitos 510 matriz de coeficientes enteros en la memoria del ordenador a la vez. Este es un área de investigación que recibe en la actualidad considerable atención (ver las referencias 31 y 32).32) donde los coeficientes de L están en la mitad triangular inferior.35). 2. . 2. para dar . . Para llevar a cabo las iteraciones de Gauss-Seidel se escribe primeramente una descomposición aditiva de la matriz de coeficientes21 K = L -f U (15. para este tipo de problemas los métodos de solución iterativos serán. la velocidad dé convergencia puede ser inaceptablemente pequeña. . el método de GaussSeidel se sabe que es convergente (ver referencia 21). Una vez que se excede este límite un solucionador de banda variable con memoria periférica será siempre más eficiente que el método frontal. j = i + 1. n (15. Para dar una idea de las ventajas potenciales de los métodos iterativos incluimos a continuación una discusión breve del método de Gauss-Seidel. más eficientes que la solución directa.U an (15. . Lan+i = r . . 15. 3. . En tales casos el esfuerzo de cálculo puede en general reducirse significativamente usando un factor de sobrerrelajación. .1.. En consecuencia. i + 2. en general.2 Solución iterativa.33) Los coeficientes de U están en la mitad triangular superior U{j = K ij i = 1. . El esquema iterativo de Gauss-Seidel básico viene dado por el algoritmo a° = v . .

t 'i f 'm . Existen muchos métodos iterativos que se pueden usar para resolver las ecuaciones. y que el método a veces falla cuando se aplica a ecuaciones no simétricas o no definidas. generalmente se desea calcular el valor mínimo (o máximo) del mismo. sin embargo.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR L Aa = r - 511 Kan (15. el valor óptimo de u> que debe usarse. En el problema discreto esto equivale a calcular la energía dada por —2ü(a) = aTK a = aTr (15.38) puede escribirse como E m = E E « .6. la ecuación (15.37) y la solución prosigue usando donde w es un factor de sobrerrelajación entre 0 y 2. Cuando se resuelven problemas de elementos finitos a partir del valor mínimo (o máximo) de un funcional.39) .» . El proceso anterior se llama “sobrerrelajación sucesiva” o SOR. Las principales ventajas de la iteración son la reducción del almacenamiento en la memoria central y la eliminación de la descomposición triangular que es la parte más costosa de la solución directa.38) donde K es simétrica. Frecuentemente no conviene tener el segundo miembro de la ecuación y la solución al mismo tiempo en la memoria central. el coste por iteración es muy pequeño en comparación con la descomposición triangular de la solución directa. en consecuencia. = ¿ <HTi 1 i—1 j = 1 t= l lo que se convierte en (15. no existen todavía en la actualidad ningún procedimiento que pueda usarse para resolver la generalidad de los problemas de elementos finitos.36) an+i = an + u>Aa (15. la mayoría de los programas de solución por elementos finitos de hoy usan todavía métodos de solución directa para resolver las ecuaciones algebraicas.3 Cálculo de la energía. Usando la descomposición triangular y las condiciones de simetría para K { j . Sólo se necesita realizar multiplicaciones con los términos no nulos de K . Sus inconvenientes son: el desconocimiento de cuántas iteraciones son necesarias para obtener una solución aceptable. puesto que ahora sólo consideraremos principios de valor mínimo (o máximo). Investigaciones actuales que utilizan la estructura de elementos finitos parecen prometedoras. En consecuencia. 15. En tal caso puede calcularse el valor del funcional durante la resolución de las ecuaciones.t 'm . que depende del problema.

La inadecuación se manifiesta primeramente en el número de incógnitas que pueden manejarse. Se dan los estimadores de refinamiento tanto para la formulación en energía como en tensiones. consultar la referencia 34. Dicha capacidad puede incrementarse dividiendo la matriz de rigidez en bloques como se muestra en la Figura 15. sin tener que almacenar la solución y el primer miembro al mismo tiempo. Así pues. se dan los estimadores de refinamiento necesario para producir un 5 por ciento de error. ya que la energía del error es igual al error de la energía.40) t= l si se usa la ecuación (15. finalmente. y a. Para muchos problemas de ingeniería analizados mediante elementos finitos. sin embargo.41) siendo II la energía. pueden aún mejorarse. la ventaja del método de tensiones es que también puede extenderse a aplicaciones no lineales. Basándose en una solución del problema ambos métodos indican donde se necesita introducir un refinamiento adicional de la malla.20. el programa PCFEAP tanbién calcula los estimadores de error descritos en el Capítulo 13.28 Así sólo sería necesario almacenar dos de estos bloques en la . La versión que se incluye calcula errores basados en los estimadores de energía y también aquéllos basados en los errores al cuadrado de las tensiones (esto es. 15. Las mejoras pueden incluir: aumento de la capacidad para tratar problemas mayores.7 Am pliación y modiñcación del programa Las secciones anteriores describen el programa que se lista en la sección siguiente. puede calcularse el valor de la energía durante la reducción hacia adelante del primer miembro. por ejemplo. Así la velocidad de convergencia de la energía puede estimarse entonces dibujando la curva de log[II(a) — II(a^)] en función del log h donde h es una medida del tamaño de la malla. pese a ser bastante importantes.33 El valor de la energía discreta calculada puede utilizarse para estimar la velocidad de convergencia de la energía. sin usar la matriz de propiedades de los materiales). ah son las soluciones exacta y aproximada. donde se demuestra que n(a - ah) = n(a) - II(a'1) (15. Finalmente. ya que la capacidad está limitada primordialmente por el tamaño de la matriz de rigidez. potenciar el lenguaje del macroprograma y.512 El Método de los Elementos Finitos ¿ m —\ y lU ñ l = E a ¡n (15. la capacidad del programa aquí discutido será inadecuada. Además de la energía. Las posibilidades del programa. añadir postprocesadores que preparen gráficos de resultados característicos.35).

4 sólo se incluyen algunas de las sentencias posibles y el programa que ofrecemos no puede.20 Esquem a de almacenamiento en bloque para la solución del perfil. debe llevarse a cabo una modificación radical en el almacenamiento de las matrices de datos. Si bien es posible formular una estrategia general iterativa usando los comandos que se incluyen. En la Sección 15. de manera que las matrices globales tengan disponible la máxima área de memoria. Dichas matrices deben disponerse en bloques. en vez del sistema total de ecuaciones. consultar referencia 19). será más ventajoso efectuar el proceso de localización sólo una vez. Las matrices de los elementos tendrán ahora que almacenarse en la memoria periférica. Además de incrementar la capacidad del programa para tratar un mayor número de incógnitas. En este caso será necesario escribir programas especiales para manejar con eficiencia la gran cantidad de entradas de datos y salidas de resultados y. el ensamblaje de las ecuaciones globales tendría que modificarse. Cuando se usan grandes computadores este solo cambio aumentaría la capacidad del programa para poder tratar varios miles de incógnitas. y las ecuaciones ensambladas bloque por bloque (ej. será necesario añadir macroinstrucciones que permitan tratar un mayor número de tipos de problemas.. por tanto. resolver problemas generales no lineales. la solución eficiente de muchos problemas no lineales requiere el uso de algoritmos de “búsqueda en línea” (“line-search” ) o de los métodos . Adicionalmente. por ejemplo. La eficiencia del uso de bloques de ecuaciones aumenta si los datos de la malla se escriben en la memoria periférica durante el proceso de solución.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 513 Figura 15. memoria en un instante dado. almacenarse en la memoria periférica y utilizarse cuando se necesiten. Si se quiere aumentar la capacidad aún más. puesto que no se dispone de todo el sistema de ecuaciones al mismo tiempo.

Éste es un tema general que se tratará con detalle en el próximo volumen. El primero es un IBM o . y producir gráficos en función del tiempo. o para soluciones generales por el método de superposición modal en problemas lineales.9 En las Figuras 15. Se usa esta organización para facilitar la creación del programa usando un sistema de macro o mini ordenador. El tipo de representación gráfica utilizada debe ser capaz de dibujar la deformación de mallas (ampliando los desplazamientos si es necesario). La sección está dividida en cinco partes: la primera parte contiene las rutinas de los módulos de control y entrada de datos. dibujar gráficos de tensiones y deformaciones. la tercera los sistemas de solución de ecuaciones. Para análisis de gran tamaño. la segunda la rutinas de los módulos de solución y de salida de los macro comandos. En estos casos la facilidad de la representación gráfica es ciertamente una necesidad.21 a 15. Finalmente. 15.8.24 se muestran unos cuantos ejemplos de gráficos y se sugieren algunos de los dispositivos para trazado de gráficos de los que debe disponerse.1 Instalación del programa de ejecución. De hecho. Las rutinas en cada parte están separadas en grupos que deben colocarse en un único archivo de programa.8 L i s t a d o d e l p r o g r a m a d e e l e m e n t o s f i n it o s Se incluye aquí el listado completo en Fortran del programa de ordenador que se ha discutido en este capítulo. especialmente si dependen del tiempo. Los archivos se listan y describen brevemente en la Tabla 15. las aplicaciones generales precisan a menudo macro comandos especiales y en versiones mayores del programa se tiene una utilidad de “librería” para permitir que los usuarios añadan comandos sin modificar los subprogramas PMACR.21. Los programas generales para dibujo de gráficos pueden también incorporarse al programa utilizando el macrolenguaje para controlar la creación de los ficheros gráficos. lo es también para interpretación de resultados. hemos aludido al problema de comprobar mallas y afirmado que todo esquema de solución viable precisa de un paquete de gráficos. y un sencillo elemento estructural tipo barra. Además. la cuarta la rutinas gráficas y la quinta las rutinas elementales para elasticidad lineal basadas tanto en la formulación por desplazamientos como en la mixta. la inclusión de procedimeintos para calcular los valores y vectores propios de problemas generales permitiría estimar el tamaño de los pasos de tiempo en las soluciones transitorias. Si esto es cierto para comprobación de datos. El programa ha sido verificado exhaustivamente usando dos entornos informáticos. calcular las cargas de pandeo de estructuras. no es posible interpretar una gran cantidad de resultados numéricos impresos. 1 5 .514 El Método de los Elementos Finitos de “longitud de arco” (“arc-lenght” ).

Universidad de Brigham Young. También . N. Como segundo entorno se ha usado un miniordenador con memoria virtual y se recomienda usar el sistema de solución de banda variable.N. Un disco duro mejoraría significativamente los resultados. y los archivos de salida deben escribirse en un disco de trabajo en la segunda (b:).21 D ibujos de mallas tridimensionales con la posibilidad de eliminar líneas ocultas (cortesía del Prof. el disco del programa debe estar cargado en una de ellas (a:).5 Se recomienda instalar el programa usando el sistema de solución frontal. Si el programa ejecutable se llama PCFEAP. usando un compilador de Fortran 7735 y el Graphics Development Toolkit. Christiansen. Utah). Cuando se termine el primer análisis el programa preguntará dónde deben almacenarse los archivos de salida de resultados. Cuando se usa el programa con sólo dos unidades de disco flexible. Al compilar el programa todas las rutinas excepto PCM AC2. En el miniordenador el software gráfico se sustituyó por otras rutinas.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR (a ) D ibujo del m odelo (6) 515 D ibujo sin líneas ocultas Figura 15.F0R y los archivos de los elementos y los de dibujo deben estar a nivel de sistema (“root level” ). P rovo.EXE (o PCFEAP) entonces el programa se ejecuta mandando el comando “pcfeap” desde la terminal. El programa necesita al menos 384 Kbytes de la memoria pricipal y dos unidades de disco flexible. sistema de ordenador personal equivalente. Cuando se dispone de disco duro el programa y los archivos de salida pueden guardarse en la misma unidad (c:).

450 0.100 0.300 0.22 M e d i d a de la intensidad de la tensión med i a n t e vectores (se indican m a g n i t u d y dirección).24 Gráfico de la historia de tensiones con el t i e m p o .050 0.m u e s t r a enseguida anomalías tales c o m o oscilaciones crecientes. 0 0. . 15-25 Figura 15.250 0.200 0.El Método de los Elementos Finitos 516 Figura 15.350 0.150 0.400 0.500 E l em. 32 Tensión Tiempo Coords.

y además. Este archivo guarda los datos de entrada que describen la malla y el algoritmo de solución (ej. cualquier resultado solicitado durante la ejecución de macros. Archivo de lectura para re-ejecución. 4. B-barra.FOR PCDEPT. La instalación y ejecución del programa se lleVan a cabo de la misma manera que en la versión micro. reales y en doble precisión. Archivo de entrada. Berkeley. Este archivo guarda los resultados creados durante la generación de malla (si se usa NOPR se guarda muy poca información).tex El programa PCFEAP y su documentación interactiva está disponible en diskette y cinta magnética. MACR y el macro o INTE).FOR Programa principal.FOR PASOLV. Archivo de escritura para re-ejecución.NAM en que se guardan los parámetros de instalación y los nombres de los archivos usados en el último análisis.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 517 TABLA 15. formulación de Pian-Sumihara Rutina del elemento para barra elástica PCELM2. Department of Civil Engineering.FOR PCMAC1. USA.FOR PASOLV.FOR PCMAC3. Este archivo se puede usar para recomenzar una ejecución previa si se ha guadado el archivo de re­ ejecución adecuado. asignación de archivos.FOR PCELM3.. los parámetros del disco se usan simplemente como parte del nombre del archivo en el directorio del ordenador.L. University of California.FOR PCELM1. Taylor. Los archivos de análisis son: 1. Ambas versiones usaron diferentes precisiones para definir variables enteras. CA 94720. elasticidad lineal plana y axial-simétrica Rutina del elemento para elasticidad plana. instalación Rutinas dependientes de la instalación o del compilador Rutinas de definición de la malla Rutinas de macro programa — parte 1 Rutinas de macro programa — parte 2 Rutinas de macro programa — parte 3 Rutinas de solución de banda variable Rutinas de solución frontal Rutinas de dibujo para la malla y el contorno Rutina del elemento con formulación en desplazamientos elasticidad lineal plana y axial-simétrica Rutina del elemento con formulación mixta.FOR PCMESH. Después de la instalación se escribe un pequeño archivo de disco llamado FEAP.FOR PCPLOT. 2.FOR PCMAC2. sin embargo. Se puede obtener más información escribiendo a: Professor R. se aumentaron significativamente los vectores en el "common” no etiquetado y en el "common” ADATA. 3. Archivo de salida. Este archivo se puede usar para .FOR PCELM4.21 A R C H IV O S P A R A EL P R O G R A M A F U E N T E D E PCFEAP N o m b r e d e l a r c h iv o D e s c r ip c ió n PCFEAP.

IEXAMPL1). Problem size c .).set beloH. Se sugiere que el archivo de entrada comience con una “I” (ej. desplazamientos y variables históricas. FEAP .problem classes using the finite element method.. entonces el programa cambia los nombres por defecto para que empiecen con “O” .FOR y PCMESH.A Finite Element Analysis Program for c Hini and Hainframe Computers c c.. archivos están limitados a 12 caracteres. ..2.. SEXAMPL1). El archivo de salida guarda la información que aparece en la pantalla durante la ejecución en modo iterativo. incluyendo los redireccionamientos de disco.. REXAMPL1. etc. “S” para los archivos de salida.. A (PC) Finite Element Analysis Program for solution of general c.8.FOR contiene los siguientes subprogramas: Nombre PCFEAP PDEFIL FILNAM Tipo PROGRAMA SUBRUTINA SUBRUTINA PCONTR PLTSTR SUBRUTINA SUBRUTINA PRTHED SUBRUTINA Descripción Programa Principal Borra los archivos de trabajo Prepara los archivos de entrada.. salida y re-ejecución Controla la solución global del problema Calcula las proyecciones nodales de tensiones Imprime el título de cabecera en el archivo de salida c--------------------------------------------------------------c c ... Módulos de control y entrada de datos..El Método de los Elementos Finitos 518 guardar un archivo de re-ejecución con el estado actual de la solución en cuanto a parámetros de control.. respectivamente (ej.. Después de la primera ejecución de un problema los nombres de los archivos usados se guardan como nombres por defecto para el siguiente análisis..p c F E A P .. Si se deben redireccionar los archivos a otra unidad de disco se debe especificar la dirección completa (ej. C:IEXAMPL1..... 15..A Finite Element Analysis Program for c .. lectura para re-ejecución y escritura para reejecución.. Personal Computers c ■ c .C:EXAMPL.. “R” . Los resultados de los.. Los subprogramas de control y entrada de datos están contenidos en los archivos PCFEAP.FOR (a) El archivo PCFEAP.. Cuando se ejecuta un nuevo problema el usuario tiene la opción de rebautizar los archivos.is controlled by the dimensión of blank common and valué of max c .FOR. PCDEPT.. Cuando se usa PCFEAP se le pide al usuario que especifique cada uno de los cuatro archivos. 0EXAM PL1.

.set versión data pcf 10 versn(l) * 'IBM PC / AT ' pcf 11 versn(2) .iodv.ipi pcf 6 conmon /psize/ aaza..clear the screen to steurt pcf 23 cali pelear pcf 24 c .for | I c I c c Uses: Micro Soft Fortran Versión 3.. Taylor c Department oí Civil Engineering c University oí California c Berkeley.numel.. ipi = integer pcf 19 ipd * 4 pcf 20 ipr . start execution pcf 25 cali filnaa pcf 26 cali pdefil(tfile..Mini Versión 1.2 pcf 21 ipi ■ 1 pcf 22 c......lib I | c I c.1985.(C) Copyright . ipr = real.22 of FEAP . L..nunmat.. destroy temporary disk files pcf 29 close(iodr) pcf 30 cióse(iodw) pcf 31 cali pdefil(tíile.. California 94720 c c..nen.University of California ....1.reserve aemory size..4) pcf 27 pcf 28 cali peontr c ..&« pcf 7 couon /teafll/ tfile(6) pcf 8 couon /vdata/ versn(3) pcf 9 c .1986.tfile*12 peí 2 integer*2 ■ pcf 3 conmon *(32000) peí 4 conmon /cdata/ numnp.for c c 519 I I Uses: Fortran 77 Conpiler System | c I c .22 of pcFEAP .» — 1. erase scratch files ií they exist.ipr...PC Versión 1.cióse input and output files..3x IBM Graphics Toolkit ...January 1987 c Use Frontal Solution systea in file: písolv....open files.Programad by: c R.neq pcf 5 couon /iofild/ iodr.+ $ KOFLOATCALLS program pcfeap peí 1 character versn*12.22 — pcf 12 versn(3) «= ’ 05/11/87 ’ pcf 13 c.set precisión valúes: ipd = double.4) pcf 32 stop pcf 33 .MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR c c.1.1987 | c I c---------------------------------------------------------------.need íorvdi... set default input/output units pcf 14 aaza *= 32000 pcf 15 ne =1 pcf 16 iodr = 1 pcf 17 iod» = 2 pcf 18 c .ipd.January 1987 c Use Skyline Solution systea in file: pasolT..

set scratch disk ñame write(*.versn common /iofild/ iodr.nl.2001) pinp 1 read (*.eq.. . .El Método de los Elementos Finitos 520 c subroutine pdefil(tfile.ne. . ..1000.exist=lfil) if(lfil) then open(3.delete') endif continué return end pde pde pde pde pde pde pde pde pde pde pde pde pde 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil fil 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 c subroutine filnam C.psav.default installation parameters pinp = 'N0NE' diskrun = ’c ’ c..1000) pinp.tfile*12 character*12 finp.2000) versn c .fsav.disknm.disknm finp = pinp fout = pout fres = pres fsav = psav go to 200 else c.exist=linp) if(.file='FEAP.not.fout.psav.linp) then write(*.ipd.err=900) finp ifífinp.ñame file for input data 100 write(*. • .n2 inquire(file=tfile(n).status='oíd’) read(3.n2) c .iodw.2000) versn assign 1 to ix write(*.lres.look to see if any problem has been run inquire(file=’FEAP.destroy teoporary files 100 logical lfil character*12 tfile(n2) do 100 n = nl.NAM’..’ ’) disknm = pdisknm endif c. .ipr. .exist=lfil) if(lfil) then open (4..Hd(2)*6.status=. .pres.pout.pinp.1001) pdisknm if(pdisknm.lsav character*l y.pout.2007) disknm read(*.fres.file=tfile(n)) close(4.lout.NAM’.3000) go to 1 ..' ') finp = pinp .set filenames for execution logical lfil. .'exists'/ .ipi common /temfll/ tfile(6) common /vdata/ versn(3) data wd/’nev ’.linp. ..pres.output versión data to screen write(*.check if the input files exists inquireffile=finp.

’y ’) go to 100 c .eq.. .ezist*l?es) irs . .2005) íinp....líil) open(3.»d(iop). .íout c .«rr»900) íout if(fout..eq.lile*!inp.NAM'.1000.and.1 ií(lres) irs = 2 inquire(í ile=ísav.check íila status and input ií necsssary 200 inquire(íile=íinp.íile=lout) closa(3. .2006) c .2003) pras raad (*.status*’new’) lil íil lil lil lil lil íil lil íil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil fil fil fil fil íil lil lil íil íil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil lil fil fil fil fil fil fil 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 .ñama íila íor output data assign 2 to ix 2 «rita(*.iras..not...psav) •ndií pinp “ íinp c.1001) y iKy..’ *) íout * pout pout .axistBlsav) isv « 1 ií(lsav) isv .»d(irs).naaa íila íor rastart save data assign 4 to iz 4 «rita(*.ísav.disknm closa(3) c .. y..2002) pout raad (*..íout.na.íout. .Iinp) go to 100 inquire(file-fout.err*900) iras if(íres..file*íout.iile*’FEAP.2 ■rite(*.exist-lout) iop “ 1 if(lout) iop = 2 inquire(lile*lres.pres) cali pdisk(’s'.status-'delate') endií write(*.naaa íila íor rastart raad data assign 3 to iz 3 write{*.wd(2).not.521 MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR else pout “ íinp pres “ íinp psav “ íinp cali pdisk(’o'.2004) psav raad (*.ne.eq.ísav.’ ’) fsav ” psav psav ” ísav c.1000.*d(isv) raad(*..1000) íinp.open the liles íor input and output open(unit*iodr.* J) iras “ pras pras “ iras c.azist=1inp) ií(.'Y’ .1000.sava a copy oí tha currant íilanaaes ií(.pout) cali pdisk(’r'..err*900) ísav if(fsav..«rasa the output lile ií it ezists ií(lout) then open(3. .iras.status-'new') ravind 3 «rita(3.status*’oíd’) open(unitsiodv.

nuamat.'Caution..'I N S T A L L A T I O N P A R A M E T E R S'// fill32 1 15x.n9.3al2) filll7 2001 format{/13i.') :'.$) filll9 2002 format(15x.5z.'Filenane'.$) fill34 3000 for«at(’ *** ERROR -.ipi peo 10 common /mdata/ nn>n0..$) fill30 2006 format(/12x.TEM' fil 99 tfile(2) .TEM* íillOO tfile(3) .') :’.al2.al2.'.$) fill20 2003 foraat(15z. 'Restart raad (default: ’.titl(20).'VERSION: >.yyy*80 peo 6 common /bdata/ head(20) peo 7 common /edata/ numnp.a6/ fill27 5 15z. existing write files vill be overwritten.a6// fill28 6 13z.n3.set the scratch disk ñames and locations lil 98 tfile(l) .al2..TEM * ÍÍ1102 tfile(5) .nllc.ipd.versn*12.nl0>nll.nl3 peo 11 common /mdat2/ nlla. ’lnput (read ) : \al2.' :FRNT.tfile(i)) fill06 300 continua fil107 return fil108 c.neq peo 8 common /iofile/ ior.') :'. ' R U N N I N G P C F E A P P R 0 B L E M N O V')fill31 2007 format(/13x.*) fill22 2005 format( /13x.ipr.ia(2..fres fill03 tfile(6) .') :'.’ (default.'Output data (default: \al2.nllb.a6/ fill26 4 15z.TEM’ fillOl tfile(4) .n8.al2.arror trap fil109 900 writaC*.’Are filenames correct? ( y or n) : ’.’Files are set as follovs :’// fill23 1 32x.n6.n7.format statements filll2 1000 format(4al2.9x.al) filll3 1001 format(al) filll4 2000 format(/////6x.ndm.tfl.m(l) peo 15 ..iodw.5x.*1 n p u t F i l e n a m e s ’// filll8 1 15x.11) peo 12 common /sdata/ ndf. fil!15 í' F I N I T E E L E M E N T A N A L Y S I S P R O G R A M'//filll6 2 13z.n4.' rHIST.pcomp peo 3 integer*2 ia.nl2..'Restart (vrite) : '.numel.n2.fsav fill04 do 300 i .nst peo 13 common /rdata/ versn(3) peo 14 common d(l).' :STRE.nenl.'Output (vrite) : ’.5x.iow peo 9 common /iofild/ iodr.4 fillOS cali pdisk(disknm.522 El Método de los Elementos Finitos c..Specified input file does not exist’) fill35 3001 format(] *** ERROR on read *** reinput’) fil136 end fÍ1137 c subroutine pcontr peo i c..3001) filllO go to iz fililí c.nl.’Status’/ fill24 2 15x.n5.al2.'// fill29 7 13z.al.’Disk Ñame For Scratch Files:'/ fill33 2 17z.control program for feap peo 2 logical prt.'Input data (default: \al2.a6/ fill25 3 15x..'Restart save (default: '.nen.’) :’.5x..$) fill21 2004 format(15x.r(l).' :MESH.9x.1.m peo 4 real*8 d peo 5 character*4 head.'Restart (read) : '...

err=600..compute profile peo 66 300 cali profil(m(nl2).set up stress history addresses peo 70 cali sethis(m(n5).. .2 peo 19 4 continua peo 20 c. 4*nen*ndf.nen.numel..numnp.’feap’)) go to 100 if(pcompítitl(l).tfl) peo 47 cali psetm(n6.d(n6). ipi.3*numnp*ndf. .nenl) peo 67 cali psetm(nl3. ipr.m(n7).’stop*)) return peo 29 go to 1 peo 30 c.tfl) peo 53 cali psetm(nlla.m(nllc).nad peo 35 write(iow.ipd. nst*nst.i) .1 peo 18 ia(2. ipr.true. ipi.2000) head..prt) peo L* go to 1 peo 63 c ..m(n9).m(nllc). pc& t o cali pmesh(m(n2).tfl) peo 52 cali psetmínll. ipr.read a card and conpare first 4 columna with macro list peo 24 readCior..numnp*ndf.r(nlO).tfl) peo 46 cali psetm(n5.numel.ndm.. nen*ndm. numnp*max(ndm.i) .4.tfl) peo 68 cali psetm(nl4. ipi.m(n9).tfl) peo 69 c .tfl) peo 41 cali psetm(n0.ndf*numnp.ndf.nen.ndf.2).nen.m(n9).versn...4 peo 17 ia(l.tfl) peo 48 cali psetm(n7.tfl) peo 44 cali psetm(n3. ipd.tfl) peo 42 cali psetm(nl.r(nll).1000. nummat*18.1.. nst. ipd.10) peo 34 readíyyy.nen.ndf.20 peo 32 101 head(i) * titl(i) peo 33 cali pintio(yyy.’inte')) go to 200 peo 27 ifCpcomp(titlCl).tfl) peo 54 cali psetm(nllb. ipi.set pointers for allocation of data arrays peo 37 nenl = nen + 4 peo 38 nst * nen*ndf + nad peo 39 cali psetm(nn. ipi.tfl) peo 40 cali psetm(nn.numel) peo 71 ..end=700) (titl(i). ipr.tfl) peo 45 cali psetm(n4. nen.err=600) numnp.read and print control information peo 31 100 do 101 i = 1.ndm.r(n8)...nummat.nenl. ipd.ndf.1001.nummat. ipr..set parameters íor rotation dof peo 16 do 4 i ..numnp*ndf.i*l. ndf+numnp^ ipi.20) peo 25 peo 26 if(pcomp(titl(l).tfl) peo 57 c.tfl) peo 56 cali psetm(ní2.tfl) peo 50 cali psetm(n9. ipr.tfl) peo 55 cali psetm(nllc.numnp.tfl) peo 49 cali psetm(n8. nst. . nummat*9.m(n7).numnp. ipr.set lilas back to default valúes peo 21 1 ior * iodr peo 22 ios ■ iodw peo 23 C .•.ndf. .iii. Pe­ «1 1 ndm.nenl.tfl) peo 43 cali psetm(n2.set files for interactivo macro execution peo 64 200 ior * -iodr peo 65 c .. ipd.. ndm*numnp.tfl) peo 51 cali psetm(nl0.. ipr. ipd.m(n5)..’macr*)) go to 300 peo 28 if(pcomp(titlíl)..numel.nad peo 36 c ..cali mesh input subroutine to read and print all mesh data peo 58 iii = 0 peo 59 prt = ..MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 523 c . nenl*numel.

’. ndf«numnp.nenl.5) do 200 j .i6/ 3 5x..i6/ 1 5x. .d(l).stress projections computad by dividing by ’lumped' «eightings real dt(numnp).'Degree of freedoms/node *'...i6/ peo 91 peo 92 4 5x.st..0) peo 74 cali pconsd(d(nl4).0.compute the principal stress valúes c .f.eerror.1) real*8 sig(6).r(nl0).i6/ peo 94 6 5x.524 El Método de los Elementos Finitos peo 72 c.'Extra d.o.ecproj.ne.i6/ peo 89 peo 90 2 5x.'Number of material sets .r(nll).3al2// peo 88 x 5x.r(nl3)....0 endif continué 100 return end c subroutine prthed(iov) c ..0.’Nodes per element (máximum) “ '.elproj. peo 77 peo 78 2 ndf.5)/dt(ii) else dt(ii) * sig(6) endif st(ii..ne.20a4//5x.sig(4).st(numnp.3*ndf*numnp.'Number of elementa «'..j) st(ii.m(n2).r(n0).0d0) peo 75 c .ndm.sig(5).zero the initial forcé and solution vectora peo 73 cali peonar(r(nl3).5).m(nl2).6) = sig(5) Bt(ii..sig(6)) if(st(ii.4 sig(j) * st(ii.O.r(nl).5) * sig(4) Bt(ii.m(n9).m(n7) » peo 76 1 r(n8).efem.ebar elproj ■ 0.numnp) c.O) then styld ■ st(ii.. .j) « sig(j) cont inue 200 . 'Number of nodal points .■aero module for establishing solution algorithm cali pmacr(d(nn).m(nS).input/output formats peo 85 1000 format(20a4) peo 86 1001 format(8il0) peo 87 2000 format(lx.'Dimensión of coordinate spacea '.nat.d(nl4).elproj.1..efem(enerr. to element » ’..’VERSION :'.prt) peo 79 go to 1 peo 80 600 cali perror(’PCQNTR'.output a header to printed outputs 1 plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt plt 22 23 24 25 26 27 28 prt prt 2 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 1 .0 do 100 ii ■ 1.7) = (sig(4)-sig(5))/2.’.d(n6).j)/dt(ii) elproj * elproj + sig(j)*st(ii.ecproj.numnp if(dt(ii).0) then dt(ii) ■ st(ii.enerr.d(n4). .0. cali pstres(sig.ebar common /errind/eerror.yyy) return peo 81 peo 82 cali pend('pcontr') 700 peo 83 return peo 84 c.i6) peo 95 end subroutine pltstr(dt.d(n3).i6/ peo 93 5 Bx..

REFERENCE] tim tim INTEGER*2 N [VALUE] END tim c subroutine pctime(etime) pct character*10 tarry [near.err=100..y pin common /iofile/ ior..reference] pct character*10 etime pct C.4 fun ia = ichar(a(i)) fun ib ■ ichar(b(i)) fun if(ia..input control from current active unit .b(4) data inc/32/ fun fun pcomp = .and..ib ..1....into a character array pin pin c.determine match betveen alphanumeric data: inc = ascii parameter fun fun character*l a(4). ia. ia+inc.ib .20a4//lx) end 525 prt prt prt prt prt prt 3 4 5 6 7 8 (b) El archivo PCDEPT.io« pin if(ior.2000) head return format(lx.ne.b) fun c .D0S time cali routine: replace by appropriate system cali pct cali time (10.Ínterface to dos time function tim CHARACTER*10 STR [NEAR.ne.. do 100 i .end=100) x pin 1 2 3 4 5 1 2 3 4 5 6 7 8 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 1 2 3 4 5 6 .for free format processing by ’acheck’ into field vidths of 'n0' character*80 x.false..gt.nO) pin c.ib+inc ) return fun 100 continué fun pcomp * ..’(a)'.and.ne.true... fun fun return end fun c subroutine pintio(y..FOR contiene el siguiente conjunto de subprogramas (nótese que puede ser necesario cambiar las rutinas de este archivo en función del sistema de ordenador utilizado): Nombre PCTIME PCOMP PINTIO Tipo SUBRUTINA FUNCION SUBRUTINA PCLEAR SUBRUTINA Descripción Calcula el tiempo invertido y lo imprime Compara datos en caracteres ASCII Lee los datos de entrada desde pantalla o archivo Rutina para borrar la pantalla en DOS SN0FL0ATCALLS tim INTERFACE TO SUBROUTINE TIME c.tarry) pct etime = tarry pct return pct end pct c logical function pcomp(a.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 2000 character*4 head common/bdata/ head(20) write(iov.O) readíior..

'pola'.2000) char(27) return 2000 foraat(lx..1). cds/’ coordinates*/.id(ndf.dtid.1).ie..O) read(*.t.iel.ix.’nopr’.fds.ndf.nel common /iofile/ ior.iov common /mdat2/ nlla.n0.dm character*4 head.’[2J*) end (c) El archivo subprogramas: PCMESH.n. 1 'bloc'.nenl.y+l.idl(6).data input routine íor aesh description logical prt.FOR Nombre PMESH Tipo SUBRUTINA PMATIN SUBRUTINA BLKGEN GENVEC PBCIN SUBRUTINA SUBRUTINA SUBRUTINA PELIN SUBRUTINA POLAR SUBRUTINA SBLK SETHIS SUBRUTINA SUBRUTINA contiene pcl pcl pcl pcl pcl pcl el siguiente 1 2 3 4 5 6 conjunto de Descripción Programa de control de la entrada de datos de malla Entrada de los conjuntos de propiedades materiales Entrada de bloques de nodos y elementos Genera vectores/matrices reales nodales Entrada de los códigos de vinculación del contorno Entrada de las listas de conectividades elementales Convierte las coordenadas polares en cartesianas Genera nodos y elementos para BLKGEN Escribe los datos iniciales de historia en disco $N0FL0ATCALLS subroutine paeBh(idl.nllc.cc. tmp/’ temperatura’/ data fds/' íorce/displ’/.'boun’.ma.’fore’.clear PC aereen and home cursor on aonitor write(*.ia real x(nda.y.neq common /eldata/ dq.numel.x.'end »/ data an/’ angles V.’mate'.t(1) real*8 d(18.ndm.El Método de los Elementos Finitos 526 if(ior.prt) c.l).pcoap integ«r*2 ie(9.80) rttum cali perror(’PINTIQ’.'angl'.end-100) z subroutine pelear c.1).. list/12/ pme pme pme pme pme pme pae pme pme pme pme pme pme pae pme pme pme pme 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 .rm(l) data wd/*coor’.’(a)’.nlIb..ixínenl..iii.mct.'elem*.x) stop •nd pin 7 pin 8 pin 9 pin 10 pin 11 pin 12 •100.1).error.< cali acheck(x.’prin’.'temp *.lt.nen.f.11) common dm(l).an common /bdata/ head(20) common /edata/ numnp.yyy*80 character*12 cds.wd(12).tap..i(ndf.ia{2.nummat.ac.1).al.

eq.convert polar/cylindrical to cartesian coordinates pme 59 if(i.2000) pae 29 cali pintioíyyy.err=901..id.0) pae 25 if(iii.nda.read in the restraint conditions for each node pae 46 ií(i....force/displ data input pae 48 if(i.false.numnp.O) then pme 21 prt * .numnat.0).prt) pme 47 c... ?me 44 1 prt) pae 45 c.eq..nodal coordinate data input pae 39 40 if(i.list pae 36 30 if(pcomp(cc.numnp*ndf .a4) ..eq.prt) pae 42 c.prt.nenl.errorfalse..eq.'MESH '..0) pae 33 go to 102 pae 34 endif pae 35 20 do 30 i ■ l..idl..) pae 40 c..prt) pme 60 c.ndf.e r r o r t r u e .O) srite(iow..6) cali genvec(l.nen.ida.tmp.eq.lt.ix. ret\irn pme 63 if(i.0.sc pae 31 if((ior.1000.7.eq.ix...error. pae 20 il(iii.nen..numnp.-999..0) pae 24 cali pconsi(id.ix.end=900) cc.vd(i))) go to 40 pae 37 go to 102 pae 38 c..t..9) then pme 55 if(iii.and.10) pae 30 read(yyy.0..ndm.numnp.eq.numnp*nda.lt.eq.eq.x.O) cali pconsrC t..0) pae 27 endif pae 28 102 if(ior.0.true.x.prt.ndf.numel.O) writeO.set print flag pme 52 if(i..0) pae 26 if(iii.3) cali pmatin(d.error..6x..numnp*ndf.5) cali genvec(ndf.ll) cali genvec(1..list..0) pae 23 cali pconsrí f.rm(nllb).numnp.or.eds.lO) cali polar(x.nuael.O) cali pconsrC x.. pae 22 cali peonar(rm(nllb).false.) pme 51 c.lt.ie..initialize arraya pae 19 error = .temperature data input pae 50 if(i.x.an.7 pme 53 c .numnp.12) then pme 64 if(error) stop pme 65 return pae 66 endif pae 67 go to 102 pae 68 c.) pme 62 c..8) prt * i...eq.yyy) go to 102 1000 foraat(a4..l) cali genvec(ndm.eq.eq.generate block of nodes and 4-node elements pme 54 if(i.i..prt..idl.set boundary angles pme 61 if(i.mesh complete.pcomp(cc.4) cali pbcin(iii.ge.eq..element data input pae 41 if(i..eq.nenl.material data input pae 43 if(i..) pae 49 c ...2) cali pelin(idl.prt) pme 57 endif pme 58 c.prt..f.error.ndf.3000) pme 56 cali blkgen(nda.MÉTODOS DE CÁLCULO POR ORDENADOR 527 c .eq.'help')) then pae 32 cali phelp(wd.end of file encountered pae 69 900 cali pendCpaesh ’) stop 901 cali perror(’PMESH 1.false.

lt.eq.lt.ma) = iel 305 met = 0 nhl = 0 if(prt) then srite(í o h .set all zero inputs do 302 i = l.i=l. .2004) if(ior.l) real*8 d(18.1) real x(ndm.err=311) na.ma).ad.'Material Set'.iel.ndm.lt. 1 > ’.nh2 common /iofile/ ior.’ nodea.and..iel.nummat if(ior.ma).i2>> dof/node.yyy) go to 301 continué 306 return c .i2.ndf..i3..ne.’.2004) endif do 306 n = 1..ma) = i 304 ie(7.’ nodes/elmt’) end c subrout ine pm at in (d.’.ndm..4x.adtad.i2.i=l.1 1 i3.’number’/Ofix^ilO)) pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm pm 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 .'degree of freedom assignments local global' / 2 42x.ndf ie(i.(idl(i).2003) ma.ne.le.ndf) endif cali elmlib(d(l.prt) logical prt character yyy*80 integer*2 ix(l).ie(i.ndf if(idl(i).El Método de los Elementos Finitos 528 2000 3000 format(J Mesh.x.ie(i.5x.mct.ix.(i.iel. ’number ’.l) ifCnhl.// 1 lOx.ma).iS..’block in macro program') 4000 formatí1 ** Current Problem Valúes **’/i6.$) formatC **VARNING** element connections necessary to use * 1 .ix.’ dims.formats 1002 format(8il0) 2003 forinat C/5x.1) common /adata/ ad(16000) common /eldata/ dq.0) go to 305 continué 303 do 304 i = l.iel.ma.ndf) if(ior.O) write(*.ma) = nhl go to 306 311 cali perror(’PMESH ’.iow c .i3.ndf ie(i. material data input if(prt) then cali prthed(iov) «rite(iow.O) write(*.’.ie.’ for Element Type ’.iel.nel common /hdata/ nhl.' elm