TEMA 4.

El Despotismo Ilustrado

A finales del siglo XVII se producen en Holanda y en serie de transformaciones políticas que comienzan a limitar monarquía absoluta. Al mismo tiempo, las ideas ilustradas muchos países, a experiencias reformistas conocidas con Despotismo Ilustrado.

Inglaterra una el poder de la dan lugar, en el nombre de

Parlamentarismo Inglés Desde la Edad Media, en Inglaterra el poder real estaba limitado por la acción de las dos cámaras del Parlamento: la de los nobles y los clérigos (Lores) y la de los burgueses, representantes de las ciudades (Comunes). Los monarcas necesitaban su autorización para el cobro de impuestos o para declarar la guerra. Pero en el siglo XVII, una nueva dinastía, la de los Estuardo, pretendió gobernar sin el control del Parlamento procedió a detener o ajusticiar a quienes se le oponían. Estos hechos dieron lugar a una guerra civil entre los defensores del Parlamento y los defensores de la monarquía absoluta. En 1649, el rey Carlos I fue ajusticiado y se proclamó la república. En 1660el Parlamento restableció la monarquía, pero en 1679 los diputados votaron a favor del “Habeas corpus”, que impedía al rey toda detención arbitraria y garantizaba el principio de la libertad individual. En 1689, tras acabar definitivamente con la monarquía absoluta de los Estuardo, el Parlamento obligó al nuevo monarca, Guillermo de Orange ,a jurar la Declaración de Derechos, que limitaba los poderes del monarca y sometía algunas de sus decisiones al Parlamento. Inglaterra fue, pues, el primer país que tuvo una monarquía de poder limitado: el soberano estaba condicionado por el Parlamento y los poderes ejecutivo y legislativo se habían separado. Además, un tercer poder, la justicia, era independiente y los ciudadanos tenían garantizadas la defensa de su libertad individual. Todo ello será ejemplo, y servirá de inspiración ,a los filósofos franceses.

El Despotismo Ilustrado A pesar de ejemplo inglés ,la mayoría de los monarcas europeos tenían un poder absoluto. Ahora bien, algunos de ellos (Federico II de Prusia, María Teresa de Austria, Catalina de Rusia y el monarca español, Carlos III) intentaron hacer compatibles el principio de autoridad del absolutismo con

la idea de progreso, racionalización y modernidad de la Ilustración. El lema “todo para el pueblo, pero sin el pueblo” define perfectamente el carácter del Despotismo Ilustrado. Como rasgos comunes del Despotismo Ilustrado destacan: la racionalización de la administración del estado, la reforma de la enseñanza, la modernización económica y la liberalización parcial de la producción y el comercio. De todas maneras, las posibilidades de esta experiencia reformista resultaban muy limitadas. No era posible reformar la economía y mantener intacta la sociedad estamental y el poder absoluto. Las contradicciones de esta vía reformista anuncian la época de as evoluciones del siglo XIX.