EDITORIAL

|

DOMINGO 13 DE ABRIL DE 2008

|

El Siglo de Torreón

| 7A

Enfoque
LUIS RUBIO

P

emex es la onceava empresa petrolera del mundo. Sin embargo, sus índices de productividad y eficiencia son atroces. Emplea mucho más gente que sus pares internacionales, desperdicia mucho más energía que ellas, tiene pésimos resultados de operación y su contribución al desarrollo del país es infinitamente inferior al que podría ser. En otras palabras, el problema de Pemex no es de dinero sino de administración. Felizmente, la iniciativa de ley presentada por el Ejecutivo esta semana se enfoca precisamente a este tema. El enfoque que adopta la propuesta gubernamental empata con el problema que existe. Pemex es una empresa que no funciona como empresa; lo que es más, no fue creada para operar como empresa y es administrada como un órgano estatal donde los índices de eficiencia y productividad no son relevantes. Desde su creación, la entidad fue concebida como un instrumento para apaciguar al sindicato, enriquecer a los funcionarios públicos que designara la Presidencia y apoyar los proyectos que el Gobierno declarara como prioritarios. En una palabra, la entidad fue creada para explotar los recursos petroleros, pero con criterios políticos, partidistas y con una infinita tolerancia a la corrupción. Se podría decir lo contrario: se concibió a la entidad como una fuente de corrupción institucionalizada. Y precisamente por eso el sistema político ha sido tan refractario a cualquier cambio en la entidad. Luego llovió sobre mojado. Por muchos años, la entidad se administró como si fuese la “caja chica” del Gobierno para los fines mencionados. En los ochenta, luego de la cri-

La iniciativa de ley que presentó el Ejecutivo federal esta semana no es muy vistosa porque no promete inversiones multimillonarias ni propone grandes cambios constitucionales que permitieran alebrestar al gallinero, pero hace algo mucho más valioso: propone convertir a Pemex en una empresa. Más allá de proponer que en algunas áreas de la industria (como ductos y refinación) se permita la inversión privada, el objetivo central de la iniciativa reside en convertir a Pemex en una empresa sujeta a un régimen de Gobierno interno que garantice la transparencia y la obligue a arrojar resultados medidos en términos de eficiencia y productividad. En lugar de que su contribución al desarrollo del país sea por vías indirectas y siempre sujetas a intereses particulares dentro o fuera de la empresa, la propuesta es que el desempeño de la empresa se mida con criterios convencionales de eficiencia.
sis originada en la caída de los precios del petróleo, el Gobierno intentó reencauzar a la entidad, pero no abandonó los criterios políticos: simplemente los modificó. Con la creación de la entonces llamada Secretaría de la Contraloría, el Gobierno sometió a Pemex a un régimen de control administrativo y de gestión que, aunque quizá pudiera sonar lógico en concepto, tuvo el efecto de paralizar la toma de decisiones. En lugar de avanzar hacia la construcción de una empresa debidamente organizada y constituida, con los debidos mecanismos de control y rendición de cuentas, el régimen instalado en los ochenta no hizo sino atemorizar a los funcionarios probos y competentes, a la vez que dio rienda suelta a los corruptos. Es decir, no cambió la forma de operar de la entidad, pero sí se introdujo toda clase de mecanismos de control que sujetaban a los funcionarios a un régimen de terror. Un muy alto ex funcionario de la entidad contaba la historia de cómo se decidió la inversión de un proyecto para Cantarell: el tamaño óptimo del proyecto, aquel que maximizaba la eficiencia y minimizaba los costos, era mayor al que requería la explotación de los pozos, pero era el más lógico en términos económicos. Los abogados personales de los funcionarios involucrados insistieron que la decisión debía ser por un proyecto de menor envergadura aunque el costo fuera mayor y la eficiencia menor, ya que ese modo de actuar no podría ser objetado por al Contraloría. El país acabó pagando mucho más gracias a la impecable lógica que había engendrado el monstruo de la Contraloría, hoy de la Función Pública. La iniciativa de ley que presentó el Ejecutivo federal esta semana no es muy vistosa porque no promete inversiones multimillonarias ni propone grandes cambios constitucionales que permitieran alebrestar al

gallinero, pero hace algo mucho más valioso: propone convertir a Pemex en una empresa. Más allá de proponer que en algunas áreas de la industria (como ductos y refinación) se permita la inversión privada, el objetivo central de la iniciativa reside en convertir a Pemex en una empresa sujeta a un régimen de Gobierno interno que garantice la transparencia y la obligue a arrojar resultados medidos en términos de eficiencia y productividad. En lugar de que su contribución al desarrollo del país sea por vías indirectas y siempre sujetas a intereses particulares dentro o fuera de la empresa, la propuesta es que el desempeño de la empresa se mida con criterios convencionales de eficiencia. Es decir, separaría la administración de la empresa de la asignación de los recursos que ésta generara, función que ejercería el Gobierno. De ser aprobada la iniciativa, los mexicanos nos encontraríamos ante el inusitado panorama de poder observar si de verdad el Gobierno mexicano es reformable como nos dicen nuestros políticos. El tema no es menor: todo en Pemex está diseñado para avanzar y proteger el régimen de expoliación y privilegios del que goza el sindicato y la burocracia. En lugar de ser la empresa modelo para el país que prometió la expropiación petrolera, Pemex no es otra cosa que una fuente inagotable de ineficiencia y corrupción. El gran reto que enfrenta la iniciativa que propone el Presidente es el de construir una empresa eficiente y competitiva. La iniciativa es avezada en algunos rubros y muy limitada en otros. Por un lado, remueve a Pemex del régimen de control que, a través de

la legislación en materia de obra pública y de funcionarios públicos, garantiza que todo esté siempre paralizado sin detener la corrupción. En este sentido, la iniciativa constituye un avance significativo. Sin embargo, para que ese avance no se traduzca en más corrupción y la misma ineficiencia, tendría que garantizarse un régimen de control interno que fuera más creíble y sólido. En la actualidad, en el consejo de le entidad se sientan cinco miembros del sindicato y seis miembros del Gabinete. O sea, aunque nos dicen que la empresa es de todos los mexicanos, el sindicato –difícilmente un digno representante de la ciudadanía- detenta casi la mitad del control de la empresa. La iniciativa no cambia esa estructura; simplemente propone incorporar a cuatro nuevos consejeros independientes. Difícil de creer que un cambio nominal como éste se podría traducir en un cambio real en la estructura o funcionamiento de la entidad. Los objetivos que plantea la iniciativa son muy razonables y muy lógicos. Sin embargo, los instrumentos diseñados para lograrlos son tímidos y claramente insuficientes. Pemex se ha convertido en una vaca sagrada que no es orgullo de mexicano alguno. Todo mundo, incluido el crítico mayor de una reforma, utiliza a la empresa para avanzar sus proyectos particulares. Es tiempo de garantizarle a los dueños, la ciudadanía, que Ali Babá se mude a otra latitud. Aunque los instrumentos que propone la iniciativa son débiles para lograr su cometido, su enfoque es sin duda correcto. La iniciativa tiene que ser aprobada para que México comience a cambiar. www.cidac.org

RELATOS DE ANDAR Y VER
ERNESTO RAMOS COBO

Remolino
E
No somos Nación. La s lugar común la frase: terioro actual proviene de la México país de conpodredumbre sembrada a lo conciencia de destino trastes. Su significar largo de siglos con muchos común –elemento sine conjuga la riqueza y las denombres, corrupción, desiqua non del término savenencias que derivan en gualdad, prerrogativas, ensociológico Nación— ésta tre tantos otros. El probledestino. Atardeceres desérfragmentada entre los ticos que exaltan, junto a sus ma axial es el sistema clasispares chiapanecos en las distintos estratos sociales ta y opresivo en el que fingimontañas de niebla; favelas mos convivir. El problema mexicanos, distintos recónditas y lastimosas en la axial es que la colectividad molinos a los cuales mancha urbana, frente al que el Gobierno, desde llevar agua (o ausencia dudapluralidad moderna, pudesparpajo de derroche suuna de molinos). Carecemos gne y procure por el bien de biendo la avenida rauda en de elemento unificador, las mayorías. El oficio públitercera, rechinado las llantas. La riqueza del país como co entendido como botín de destino compartido. papaya abierta, y la pobreza Nuestro diario acontecer pocos. La actividad política a flor de piel, y las oportunipeligrosamente desprestifluye estratificado, dades segadas. Un todo comgiada. La vulgaridad inunsolitario, alzando los plejo y desigual. Una lucha dándolo todo. La percepción codos para resguardar ciudadana cansada ante el de clases encarnizada y sin cuartel. Una miopía generano-cambio y la cadena perposiciones. El egoísmo lizada al identificar carencias hobbesiano acrecentado petua. y soluciones comunes. Un inEstamos entonces en la por un Gobierno que dividualismo a ultranza. Un región de callejones que no no unifica con señales inestable y fortalecido remollevan al progreso igualitapluralistas, porque lino producto de siglos de inrio, a la sociedad más abierhacerlo sería traicionar ta y plural. Incluso ahora, justa opresión. Una inasequible solución a la injustiuna iniciativa catalogada coal gremio oligárquico cia, mientras los fanáticos mo “posible” por el Gobierque lo puso en la silla. noten blancura impoluta en no, choca con un horizonte lo que para otros es enterade diálogos cerrados, tribumente negro. Una necesidad de ver el fin y na clausurada y remolino que se acrecienta. trabajar conjuntamente por él bajo las bases La incapacidad se torna en desesperación que del diálogo transparente. deriva en culpables linchados en todas las No somos Nación. La conciencia de desti- pantallas, y el encono se amplía entre las fuerno común –elemento sine qua non del término zas políticas; remolino creciente en la región sociológico Nación— ésta fragmentada entre de los callejones sin salida, donde recular palos distintos estratos sociales mexicanos, dis- reciere la única alternativa posible. El Gotintos molinos a los cuales llevar agua (o au- bierno debe recular. Desligarse de intereses sencia de molinos). Carecemos de elemento creados y actuar bajo la lógica de Razón de unificador, destino compartido. Nuestro dia- Estado. Ahondar en un nuevo planteamiento rio acontecer fluye estratificado, solitario, al- donde la visión pluralista sea más nítida, evizando los codos para resguardar posiciones. tando a toda costa la venta de espejitos, técniEl egoísmo hobbesiano acrecentado por un ca comercial inservible en esta época. Gobierno que no unifica con señales pluralisLa nitidez como requisito de la democratas, porque hacerlo sería traicionar al gremio cia. La apertura y el diálogo presupone cartas oligárquico que lo puso en la silla. La defini- sobre la mesa y confianza en las contrapartes ción del destino común comprometida ante los (aunque sepamos que confiar sea verbo de dimecenas. El Gobierno debilitado ante el re- fícil conjugación en la arena política). Se remolino creciente que la desigualdad alimenta. quieren planteamientos pluralistas, transpaArribamos entonces a la situación actual rentes y objetivos. Un actuar de denote condonde el debate energético es paradigma. Ri- ducción, visión de Estado, y que genere conqueza del subsuelo que pone al tendedero las fianza. Hoy por hoy nadie cree la historia, en diferencias nacionales, y ventila –a todas lu- los términos planteados, de que la renta peces— la desconfianza imperante al día de hoy trolera se quedará aquí para la reducción de con los que nos gobiernan. La tardanza de la inequidades y mejoría de futuras generacioiniciativa energética gubernamental alimenta nes. La ambigüedad del concepto se traduce suspicacias. Un proceso legislativo que inicia en espejitos borrosos, que tal vez antaño funcomo paradójica conclusión del mezquino ac- cionaban, pero ya no más, aunque el país siga tuar de los políticos. La carcajada de todos. sumido en desigualdad e injusticia, y aunque Las dobles caras con máscara de bien común. nuestros niveles educativos rayen en la verLa percepción generalizada de que un cual- güenza. Sed de pluralidad y de transparencia quiera podría doblar la esquina con el chuchi- ronda ahora por los aires. Sed de un Estado llo clavado en la espalda. que defina su Razón y que, desligándose por Pero no partamos de premisas falsas. El fin de los intereses particulares de sus múltiremolino de desconfianza imperante no pro- ples mecenas, comience a actuar por el bien viene de la dudosa legalidad del actual titular de todos, y coadyuve en generar la conciencia del Ejecutivo, ni del liderazgo y los medios in- de un destino común. aceptables del caudillo de la izquierda. El de- http://ciudadalfabetos.blogspot.com

Disposiciones que amplían los alcances de la transparencia
JESÚS CANTÚ

L

os alcances de la legislación de transparen- ción, expresión, información, etc. cia y acceso a la información pública pueEn México lamentablemente el derecho a la den ensancharse notablemente con la in- información, a nivel federal y en la mayoría de troducción de algunas disposiciones clave. las entidades federativas, se limita exclusivaLa semana pasada tuve la oportunidad de mente a las entidades gubernamentales y, en asistir a la Segunda Conferencia Global de Inno- muchos casos, ni siquiera incluye a personas físivadores, convocada por el Instituto Ash, de la cas o morales que reciben fondos públicos. Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la UniOtro criterio general es el contemplado en la versidad de Harvard, y uno de los temas, desde Ley de Derecho a la Información de India, que luego, fue el acceso a la información pública. señala que “la información que no puede negarEn uno de los primeros paneles, la represen- se al Parlamento o las legislaturas estatales no tante de una organización de la sociedad civil deberá negarse a ninguna persona”. Así además hindú nos compartió sus experiencias en la lu- de establecer las disposiciones específicas ya secha por el derecho a la información; durante la ñaladas para revisar la información clasificada sesión de preguntas y rescomo reservada o confidenpuestas señaló que, como en cial, establece este criterio geHoy que en México todos los países donde existen neral como norma de conducdisposiciones al respecto, la ta para los responsables de se inicia el proceso ley hindú contempla diversas atender las solicitudes. para homologar al disposiciones para declarar la Mientras tanto, las dos exmáximo posible la información reservada o concepciones contempladas en la normatividad en la fidencial, sin embargo, estaIndia, para la información clamateria, en el ámbito bleció que igualmente exissificada como reservada o tían excepciones en las cuales confidencial, ampliarían las federal y estatal, bien la información debía hacerse disposiciones ya contemplavale la pena revisar pública, y las enlistó: si el bedas en el Artículo 14 de la Ley algunas disposiciones neficio público de la publiciFederal de Transparencia y contempladas en dad sobrepasa el posible daño Acceso a la Información Púotras latitudes que a los intereses protegidos con blica Gubernamental, que hoy permiten ensanchar la reserva y que la informaseñala: “No podrá invocarse ción solicitada se encuentre el carácter de reservado notablemente los vinculada a presuntos actos cuando se trate de la investialcances. de corrupción y/o violación de gación de violaciones graves derechos humanos. de derechos fundamentales o Hoy que en México se inicia el proceso para delitos de lesa humanidad”. homologar al máximo posible la normatividad en Sin duda, en la interpretación de estas exla materia, en el ámbito federal y estatal, bien cepciones hay un amplio margen para la discrevale la pena revisar algunas disposiciones con- cionalidad y la arbitrariedad, pero siempre es templadas en otras latitudes que permiten en- mejor establecer vías para desclasificar la inforsanchar notablemente los alcances. mación, que no hacerlo. Una de ellas es cambiar simplemente el térAsí básicamente se contemplan tres aspecmino de documentos por información. En Méxi- tos: uno, incluir toda la información y no únicaco el acceso se limita a lo que las dependencias mente la documentada; dos, ampliar el espectro tengan documentado y, precisamente por esta de los sujetos obligados, pues el espacio público vía, empiezan a proliferar las negativas a las so- es mucho más amplio que el gubernamental; y, licitudes: simplemente niegan que exista docu- tres, revisar las normas para clasificar como remento alguno que entregar. Este hueco ya se de- servada y confidencial la información. tectó y en las recomendaciones de los expertos Otro aspecto que bien vale la pena revisar es hay varias disposiciones que van en dicho senti- la composición y forma de designación de los indo: documentar todos los procesos, decisiones y tegrantes del órgano de Gobierno de los instituacciones derivadas de sus atribuciones y funcio- tos garantes, pues en ese rubro las experiencias nes y el que deban permitir el acceso a toda in- amargas lamentablemente abundan, sea por formación de la que tengan conocimiento o que conflictos al interior de los mismos o por su inutideban de generar o documentar. lidad para resolver los asuntos que les llegan por Otra disposición sobresaliente es la de la sec- su cercanía con los gobernantes. ción 32 de la Constitución de África del Sur, que Sin duda, a pesar de las deficiencias y difeindica: “Todo mundo tiene el derecho de a) acce- rencias en las legislaciones correspondientes, a der a cualquier información en posesión del Es- nivel federal y estatal, hay avances notables tado y b) cualquier información en posesión de que hoy permiten acceder a información –incluotra persona y que sea requerida para el ejerci- so sin solicitarla, únicamente revisando los porcio o la protección de cualquier otro derecho”. tales de las distintas instancias de Gobierno— En este caso lo importante es el inciso “b”, que antes era impensable; pero la revisión en pues por esa vía los sujetos obligados no se limi- curso, para adecuarlas a las nuevas disposiciotan únicamente a las entidades gubernamenta- nes constitucionales, abren la posibilidad de exles o a aquellas que reciben fondos públicos, sino plorar nuevas posibilidades todavía no contemque se obliga a cualquier particular, organización pladas en las normas federales. No será la prisocial o de la sociedad civil que administre infor- mera vez que los estados superen a la Federamación esencial para la protección de un derecho ción y la obliguen a ensanchar igualmente los fundamental: educación, salud, vivienda, asocia- alcances en la materia.