Rojo y Negro

justicia social. Así existen varios ejes y dimensiones que deben trabajarse de forma paralela y combinada: hacia la zona; hacia otros barrios; hacia el movimiento popular en general y hacia otros países. Tocaremos en ésta ocasión las dos primeras y dejaremos las dos últimas para una próxima entrega. fortalecer, sino a nivel de las organizaciones barriales en sus más amplios formatos y con fines sociales diversos. Se hace fundamental, en este sentido, trabajar en preparar las bases para avanzar organizadamente hacia una Coordinadora de Organizaciones Barriales como piso para impulsar a mediano largo plazo un movimiento de carácter territorial que sea una herramienta desde donde avanzar en el desarrollo de la capacidad de fuerzas que existe, aunque de forma oculta, en los barrios. Pero para que realmente aporte a la construcción del poder popular, habrá que promover esta tarea tomando como idea fuerza la independencia de clase y la autonomía política de las organizaciones barriales, así como la autogestión popular como impronta identitaria para que este proceso de construcción se asiente en el marco de la acumulación de fuerzas estratégica hacia el campo popular. Construyendo de esta forma un proyecto en común que identifique a los distintos barrios, rompiendo el aislamiento y creando una identidad propia como movimiento social. Los Encuentros (pro- Coordinadora) de Organizaciones Barriales deben ser instancias catalizadoras de una tarea de relacionamiento permanente que profundice y fortalezca los lazos de unidad entre los barrios, pero no se debe perder de vista que lo que se busca es materializar una instancia concreta, crear una expresión organizada y organizadora desde donde actuar como herramienta del campo popular desde una perspectiva particular de los barrios en tanto gérmenes de poder popular. Es importante el crear y reforzar los vínculos solidarios entre las distintas organizaciones de carácter barrial que se encuentran funcionando en distintas zonas de Montevideo y otros departamentos del país, Necesarios son estos procesos de coordinación de esfuerzos para avanzar en construir desde abajo el poder popular. En la historia, varios hechos importantes, eclosiones sociales, levantamientos populares y protestas decisivas fueron gravitantes gracias a la organización de los vecinos o pobladores, así, junto al movimiento sindical, indígena, estudiantil y cooperativo, se pudieron desatar verdaderas ‘pobladas’ cuyo elemento dinamizador tenía sus raíces en los altos niveles de organización barrial o poblacional. En este sentido se realizaron en los últimos años, acá en Uruguay, cuatro Encuentros de Organizaciones Barriales, siendo el último a fines del 2006 en el asentamiento El Tobogán. Estos encuentros contaron con la participación de radios comunitarias, colectivos de vecinos, centros sociales y culturales, etc. y sirvieron para coordinar actividades diversas, por ejemplo el apoyo a bibliotecas populares y policlínicas. Hoy en algunos barrios se piensa en la necesidad de trabajar para la realización de un 5º Encuentro Interbarrial. No es descabellado pensar a futuro en una Federación de Organizaciones Barriales del Uruguay como organización nacional que se coloque a la altura de otras herramientas del campo popular como ser Fucvam, Feuu, Onajpu, Pit-Cnt, etc. Un paso importante en este sentido se supo dar en Ecos el pasado 14 y 15 de noviembre en su 2º Congreso al reforzar los acuerdos y dejar el formato de ‘Coordinación’ para pasar a un formato de ‘Federación’. Pero mucho habrá que construir en los barrios, habrá que acumular en las fuerzas, mucho habrá que organizar y luchar para reunir las condiciones de posibilidad para semejante desafío, empezar por idear y proyectar no es suficiente pero también no es poca cosa En próximas ediciones daremos continuidad a éste aporte sobre la Organización Barrial. """"""""

Aporte / Barrial Centro Social “El Galpón de Corrales”

La Unidad Territorial
Forjar y consolidar la unidad de las organizaciones sociales de la zona es una de las líneas de trabajo que quizás adquiere mayor validez e importancia, ya que creemos que las transformaciones sociales en pro de una mejor calidad de vida para nuestro pueblo se logra realizando esfuerzos compartidos para interrelacionar las distintas luchas con una perspectiva territorial, apuntando a fortalecer al movimiento popular desde su base social; creando espacios de participación para organizar a nuestro pueblo y rompiendo la fragmentación de las distintas organizaciones sociales. Esta unidad territorial cobra forma en las mesas intersociales, coordinaciones, redes zonales y asambleas populares, etc., pero se forja y construye a partir de la permanente coordinación y relacionamiento con las fuerzas vivas con las que compartimos nuestra comunidad, a veces siendo parte de coordinaciones y redes puntuales y especificas, se va tejiendo la posibilidad de materializar experiencias genuinas de unidad territorial en tanto articulación popular de las fuerzas sociales de la zona. Los objetivos que nuestras organizaciones barriales persiguen, principalmente el de reconstruir el tejido social, exigen un trabajo coordinado con el conjunto de organizaciones sociales de nuestra zona buscando la unidad territorial para dar la pelea desde las diversas problemáticas hacia las salidas colectivas. La Unidad Territorial como concepto político comprende en su materialización concreta la unificación de las luchas combatiendo, desde la base, la fragmentación y el corporativismo en el seno del movimiento popular. A diferencia de lo que sería una instancia de Coordinación Interbarrial que apunta a darle articulación a las organizaciones de matriz barrial, la Unidad Territorial intenta nuclear a las diferentes organizaciones sociales de base, de los distintos sectores del movimiento popular que tienen un territorio en común, por ejemplo: cooperativas de vivienda, sindicatos de la zona, gremios estudiantiles, policlínicas, gremios de jubilados, escuelas, comisiones vecinales, asentamientos, conjuntamente con aquellas organizaciones que dinamizan una actividad exclusivamente barrial en cada barrio concreto. Debemos tener en cuenta que la territorialidad es hoy, en nuestra América Latina, una concepción presente y en activo desarrollo respecto a como se manifiestan las luchas sociales, y por tanto es una forma valida también para entender en esta etapa la acumulación de fuerzas en pro del avance de las luchas populares. Sin embargo la territorialidad no anula ni desvalida la necesaria sectorialidad de las luchas, sino que representa un redimensionamiento necesario y fundamental, determinado por la misma situación y composición de nuestra clase, para construir organización en nuestro pueblo.

La Unidad Interbarrial
Una dimensión de los problemas que se nos presenta hoy a las organizaciones barriales, se expresa en la dificultad de generar un proyecto coordinado entre los distintos barrios y zonas de Montevideo y el interior; en la carencia de espacios de relacionamiento, coordinación y mancomunación de las fuerzas ya no solamente de tareas y actividades específicas como, importante y válidamente ya existen y hay que

" " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " " "

Barrio Villa Española

PROYECTO EDUCATIVO

A partir del viernes 5 de junio, empezó a
funcionar en el Galpón de Corrales un proyecto educativo con los niños del barrio, a efectos de contribuir a su desarrollo intelectual, creativo y personal. Dicho proyecto es parte del trabajo realizado por la Comisión de Cultura del Galpón, y se recibe apoyo en conocimientos y formación por parte del servicio de Extensión de la Universidad de la República. Se han venido dando talleres los viernes después del merendero (aproximadamente a las 17 horas), y los sábados a las 14. En los mismos, se ha trabajado con diferentes técnicas plásticas para que los niños puedan expresarse libremente haciendo uso de su imaginación. Además de dibujos, se han hecho portalápices, muñecos, pulseras, valeros, mascaras, tambores y otros instrumentos musicales, étc. El proyecto tiene como objetivo fomentar la creatividad, la paciencia, el aprendizaje y el desarrollo manual, pero por sobre todo fortalecer valores como el cooperativismo, la solidaridad y el respeto. Este emprendimiento consiste en una forma alternativa de intercambiar conocimiento y valores con los niños de cómo se lleva a cabo en la educación formal, apoyando las iniciativas propias de los niños al permitirles una mayor libertad. Estos talleres se seguirán haciendo en los días y horarios mencionados, y se tiene pensado realizar también actividades lúdicas y de expresión corporal con los niños

¡Sembrando solidaridad, cosecharemos un mundo nuevo!

"

"

"

"""""""""""Página 9