Autores

• • Álvaro Manríquez(yoguii) Diego flores(pinguii)

El ahorro de energía o eficiencia energética es una práctica empleada durante el consumo de energía que tiene como objeto procurar disminuir el uso de energía pero con el mismo resultado final. Es una optimización del consumo de energía. Esta práctica conlleva un aumento del capital financiero, ambiental, seguridad nacional, seguridad personal y confort humano. Los individuos y las organizaciones que son consumidores directos de la energía pueden desear ahorrar energía para reducir costes energéticos y promover sostenibilidad económica, política y ambiental. Los usuarios industriales y comerciales pueden desear aumentar eficacia y maximizar así su beneficio. Entre las preocupaciones actuales está el ahorro de energía y el efecto medioambiental de la generación de energía eléctrica

Ahorro doméstico de energía
La operación diaria habitual que se hace en la vivienda pueden conllevar a un ahorro considerable de energía si se cambian las actitudes y se es consciente del consumo real y del necesitado. En la mayoría de los casos basta con la elección de un electrodoméstico de bajo consumo, o de una racionalización del consumo de la calefacción. Calefacción y agua caliente La calefacción puede ser objeto de ahorro de energía principalmente con hábitos de consumo tales como un uso racional del mismo, ya que el consumo total de una vivienda suele ser del 46% del total del consumo1 (pudiendo alcanzar el 60% si se incluye el agua caliente). El ahorro de energía puede producirse bien por la correcta elección de una caldera eficiente, o por el correcto aislamiento térmico de las habitaciones. Respecto del agua caliente puede emplearse también como ayuda la energía solar térmica, mediante uso de sistemas de almacenamiento de energía que retengan el calor para que el agua caliente esté disponible la mayor parte de tiempo posible. Hábitos de la calefacción La temperatura recomendada para un hogar, en régimen de invierno, está entre los 19º y los 21º centígrados por el día, y de 15º a 17º por la noche. Cada grado aumenta, como media, el consumo en un 7%.2 Con estas consideraciones se aconseja:
• • •

Adecuar el vestido en el domicilio a las condiciones de temperatura, se pueden emplear edredones, mantas y prendas similares. No tapar u obstruir los radiadores ya que su función es la de emitir calor, y esta se ve entorpecida con la colocación de muebles. Vigilar el aislamiento de las habitaciones, impidiendo fugas de calor o entradas de aire frío procedente de ventanas abiertas.

Hábitos del agua caliente El empleo del agua caliente se realiza en la vivienda en ocasiones muy específicas como puede ser la ducha, o el baño, lavar los platos y la cubertería, etc. En todos ellos se aconseja:

Emplear agua caliente sólo cuando es necesario.

Electrodomésticos

Se debe evitar una apertura excesiva del refrigerador, enciende y apaga el motor y esto aumenta el consumo, se suele decir: «es mejor una vez mucho, que muchas veces poco». Los electrodomésticos tienen mucha importancia en el ahorro de energía doméstico. En Europa la mayoría de ellos tiene un etiquetado especial denominado etiqueta energética que indica su eficiencia en el consumo y lo respetuoso que es un aparato con el medio ambiente. No todos los electrodomésticos poseen la etiqueta, sólo aquellos que consumen mucho o que pasan encendidos gran parte de su vida útil y son: frigoríficos y congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, lavadoras-secadoras, fuentes de luz domésticas, horno eléctrico, y aire acondicionado.

Iluminación

El empleo de bombillas de bajo consumo supone un ahorro de hasta un 80% respecto a las convencionales.

La iluminación eléctrica en las viviendas suele suponer entre el 18 % y el 20% del consumo doméstico, en algunos casos basta con una actitud preventiva adquiriendo por ejemplo bombillas de bajo consumo (también conocida como lámpara fluorescente), poniendo múltiples fuentes de luz de bajo consumo en lugar de uno, aumentando la superficie de las ventanas.

Hábitos con la iluminación
Para ahorrar basta con adquirir hábitos, como por ejemplo:
• • •

Apagar luces en estancias donde no se habite Emplear una fuente de luz eliminando las fuentes luminosas redundantes Si se dispone de la opción, abrir ventanas y emplear la luz natural en lugar de la artificial.

Consejos: si no estas ocupando algo apágalo o desenchufa aparatos ya queun q no
estés ocupando igual te gastan energía ejemplo: cargador de celular, model de Internet o lámpara ya q la tercera guerra mundial puede ser por el agua