• El pez Arcoiris era el más hermoso de todo el océano.

Un día un pececito azul le pidió una de sus preciosas y brillantes escamas

• ¡Jamás! Grito el pez Arcoiris. A partir de aquel día nadie quiso volver a hacerle caso.

• El pulpo Octopus le aconsejó: regala a cada pez una de sus escamas brillantes; entonces ya no serás el pez más hermoso del océano, pero volverás a ser feliz.

• Entonces el pececito azul volvió a pedirle de una de sus escamas brillantes. Bueno, pensó, quizás puedo darle una escama brillante pequeñita. El pececito azul saltó de alegría y el pez Arcoiris volvió a ser feliz.

• El pez Arcoiris regaló una escama brillante a cada uno de los otros peces hasta quedarse solo con una

• Entonces se fue contentísimo a jugar con sus nuevos amigos.