You are on page 1of 5

La perspectiva de género, herramienta periodística fundamental para

eliminar la discriminación y el sexismo en las noticias

Por Hena Carolina Velázquez Vargas
Coordinadora de Estrategias de Comunicación y Prensa, CIMAC

Cuarto poder es el nombre que se les ha dado a los medios de comunicación masivos,
desde hace varias décadas ya que se han convertido en un marco de referencia para la
vida política, económica y social de cualquier país donde van construyendo la “opinión
pública”.

En este sentido, como bien señala Frank Priess en su libro “Ética y responsabilidad:
reflexiones para periodistas” (Bogotá, 2000), hoy más que nunca la información se ha
convertido en una mercancía, y no cualquiera, porque además de producir dinero con
sus contenidos mediáticos influye considerablemente en la realidad social que todas y
todos compartimos.

Con esto, se olvida que la información es un bien social –no de uso a modo de los
dueños de los medios de comunicación-- y que el ejercicio periodístico forma parte del
buen funcionamiento de la democracia y el Estado de Derecho de cualquier nación,
binomio indisoluble que garantiza el desarrollo de las personas y el respeto a sus
derechos humanos.

Los medios de comunicación son una lectura de la realidad que, de acuerdo con sus
intereses, contenidos, programación y noticias, marcan la agenda política y social;
además de presentar a las audiencias escenarios, temas y personajes que creen
significativos en cada sociedad; de entre todos, eligen aquellos que por razones
económicas, políticas o sociales consideran dignos de ser sometidos a un seguimiento
informativo regular, señalan nuestras colegas feministas Marta Bach Arús, Elvira Altés
Rufias, Joana Gallego Ayala, Marta Pluja Calderón y Monserrat Puig Molet en “El sexo
en la noticia. Reflexiones sobre el género en la información y recomendaciones de
estilo” (Barcelona, 2000).

En el diseño del contenido también influye el factor profesional, es decir la llamada
“cultura periodística”, construida a partir de convenciones, métodos y rutinas ya
establecidas.

Por ello, es importante tomar en cuenta los factores que intervienen en la construcción
de una noticia y cómo la información tendrá que cubrir las características de
noticiabilidad que necesiten los medios de comunicación; es decir, que formen parte de
su agenda. ¿Qué o quién tiene legitimidad para que los medios les tome en cuenta y se
convierta en fuente informativa? ¿Es posible cambiar el sistema productivo de los
medios y “hacer un espacio dentro del discurso mediático” que dé el protagonismo a las
acciones de las mujeres y de toda aquella información que, en general, no se considera
importante?

Introducir la perspectiva de género en la información genera un aspecto innovador de
mirar, de interpretar la realidad con otros ojos y de hacer posible que aparezcan distintas
visiones del mundo. Revisar algunas reglas permitirá evitar la discriminación, además
de saber si nos acercamos o no a un lenguaje no sexista y si aplicamos la perspectiva de
género para analizar y comprender las características que definen a las mujeres y a los
hombres de manera específica, con sus similitudes y diferencias.

Ante los retos que enfrenta el periodismo actual, para quienes buscamos mirar la vida
desde una perspectiva de género, como es el caso de Comunicación e Información de la
Mujer (CIMAC), una pregunta que nos hacemos todos los días es ¿cómo ofrecer a las y
los periodistas nuevas alternativas y herramientas útiles para realizar un trabajo
profesional, desde una visión distinta al sexismo imperante en los medios de
comunicación?

En nuestra opinión, y desde una experiencia de 22 años de un esfuerzo periodístico
continuo, consideramos que esta pregunta no puede ser respondida sin tomar en cuenta
dos condiciones fundamentales: el análisis y la comprensión de las características que
definen la condición social en que viven las mujeres y la sociedad en su conjunto; y la
revisión de las condiciones sociales, ideológicas y culturales que generan la desigualdad
y la discriminación, construidas y reconstruidas por siglos contra las mujeres y demás
población, infancia y adolescencia, personas con discapacidad y adultas mayores o en
plenitud, indígenas, la comunidad lésbico- gay, entre otra.

El proyecto que ha impulsado CIMAC durante más de dos décadas responde a este
propósito y a un compromiso en dos vertientes: 1) generar y publicar información
noticiosa acerca de la condición social de las mujeres y contribuir a que las y los
periodistas incorporen los derechos humanos de las mujeres en su trabajo cotidiano
reconociendo que la sociedad y su devenir histórico está conformada por mujeres y
hombres, y 2) promover a los medios de comunicación como una herramienta de
transformación educativa y social que sirva como estrategia para que las organizaciones
civiles transmitan sus actividades, demandas y propuestas.

De ahí que, como se explica en la introducción del Manual “Hacia la Construcción de
un Periodismo no Sexista”, editado por CIMAC en 2009, hemos buscado influir en las
agendas nacionales y globales a favor de los derechos humanos, mediante el desarrollo
de un periodismo no sexista, promoviendo la equidad social y la democratización de los
medios de comunicación.

A partir de este convencimiento hemos desarrollado cuatro líneas estratégicas o ejes
programáticos: la agencia de noticias multimedia Cimacnoticias; el área de Estrategias
de Comunicación, Prensa y Capacitación; el programa de Redes de Periodistas, y el
Centro de Documentación, un espacio que facilita a las y los periodistas la búsqueda de
información y contextualizar sus reportajes e investigaciones.

La agencia de noticias multimedia produce y distribuye de manera solidaria información
escrita, en envíos diarios y semanales a más de 2000 suscriptores, genera noticias
radiofónicas y mantiene el portal www.cimacnoticias.com con un promedio de 52 mil
entradas al día.

A través del área de Estrategias de Comunicación, Prensa y Capacitación, se capacita y
ofrece consultoría a organizaciones gubernamentales y civiles, a periodistas y demás
especialistas de la comunicación sobre cómo incorporar una perspectiva de género, no
sexista, no discriminatoria en los medios.
Con el programa de Redes de Periodistas se impulsa la construcción de Redes de
periodistas para promover la democratización de los medios y crear espacios para
producir y diseminar información sobre la condición social de las mujeres. Y mediante
el centro de documentación se facilita la búsqueda de información para periodistas que
les permitan contextualizar sus reportajes e investigaciones en el tema de género.

ALGUNOS LOGROS

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) reconoció a CIMAC
en 2007 con el premio Hermila Galindo por su trayectoria de 19 años en la defensa y
promoción de los derechos humanos de las mujeres y el impulso a la equidad de género
en el Distrito Federal. Y recibimos el Premio Nacional de Periodismo 2007, en su
categoría de Noticia por dar seguimiento al caso de violaciones a mujeres por parte de
militares en Castaños, Coahuila.

Visión Mundial de México, AC otorgó en 2007 un reconocimiento por la cobertura
periodística en los tema de infancia y mujeres con visión de género. Y el premio
Rostros de la Discriminación 2006 otorgado por la CDHDF y el Consejo Nacional para
Prevenir la Discriminación (Conapred) por una serie binacional sobre migrantes. La
organización civil Católicas por el Derecho a Decidir-México reconoció el trabajo de
CIMAC durante nuestro aniversario 15 en noviembre del 2003.

En 2001, el portal cimacnoticias.com fue considerado por Yahoo-México el mejor
medio de comunicación en 2001. Y por su trayectoria como agencia de noticias
especializada en género, la Red Europea de Mujeres Periodistas en el Estado español
presentó la candidatura de Comunicación e Información de la Mujer AC (CIMAC) al
premio Príncipe de Asturias 2007, en la categoría de Comunicación y Humanidades.

La alianza con siete agencias de noticias: DDN, APRO, Prensa Latina, Cerigua,
SemLac y Amecopress para retransmitir la información producida por la agencia
cimacnoticias, y con 70 medios en todo el territorio nacional y el mundo de habla
hispana. 25 mil visitas diarias al sitio www.cimacnoticias.com, Nuestra proyección en
Internet incluye por lo menos la difusión de noticias en 99 medios en América y
Europa, así como por 111 organizaciones civiles.

La organización y consolidación de cinco redes de periodistas: Red Nacional de
Periodistas; Red de México, Centroamérica y el Caribe; Red Trinacional de Periodistas:
México, Estados Unidos y Canadá; Red Internacional de Periodistas con Visión de
Género, con integrantes de 22 países, donde actualmente es parte de la coordinación
colegiada.

Hemos editado 13 libros que van de la participación de las mujeres en elecciones a la
experiencia de las periodistas en su quehacer diario.

PERIODISMO NO SEXISTA, UNA ESPECIALIZACIÓN

El propósito de CIMAC no es casual sino resultado de la herencia de las trayectorias
históricas de dos movimientos en México, América Latina y el mundo: el feminista y el
del periodismo en pro de la libertad de expresión y el derecho a la información.
La utopía en ambos es construir un mundo equitativo donde en la sociedad y en los
medios de comunicación se miren, escuchen y respeten todas las voces en igualdad de
condiciones, algo que no se logrará si en nuestro trabajo periodístico excluimos lo que
le sucede a las mujeres y demás población (infancia y adolescencia, personas con
discapacidad y adultas mayores o en plenitud, indígenas, comunidad lésbico- gay).

Hoy, desde nuestra experiencia y la de otras y otros periodistas en América Latina --
Cerigua, SemLac, Artemisa, ISIS Internacional, Radio Feminista, Amecopress-- y del
mundo, sabemos que realizar un periodismo no sexista requiere, necesariamente, de un
trabajo profesional con perspectiva de género que visibilice, desde un lenguaje sin
estereotipos, la condición social que viven las mujeres.

El movimiento feminista y las periodistas de los siglos XIX y XX no sólo fueron
pioneras en reivindicar la palabra de las mujeres sino en denunciar la discriminación
que vivían y en expresar su preocupación por el sexismo en el lenguaje, considerándolo
no sólo como un reflejo del sexismo ancestral, sino también como creador y reproductor
de patrones sexistas discriminatorios del comportamiento humano.

Históricamente, al escribir, representar y recrear los hechos sociales y sus actores, los
medios dejaron a un lado a las mujeres; por ello, el movimiento feminista ha dado
varias batallas –en algunas con mucho éxito– en pro de eliminar el sexismo,
proponiendo e impulsando nuevas palabras-concepto, construcciones en el lenguaje,
formas gramaticales y códigos de ética para eliminar el sexismo.

Retomar al maestro Kapuscinski como eje periodístico en el Manual “Hacia la
construcción de un periodismo no sexista” responde a dos ejes, que desde el nacimiento
de CIMAC han sido la base fundamental de nuestro quehacer periodístico: uno, que la
función periodística no debe estar a la sombra de los poderes y que su misión es estar
del lado de la sociedad; y dos, el periodismo se hace desde la suma de esfuerzos, pues
como bien dice el maestro en su libro los Cinco sentidos del periodista (estar, ver, oír,
compartir, pensar) no hay periodista sin fuente.

Sabemos que un buen ejercicio periodístico requiere de un alto contenido ético y no es
un trabajo que se realice en solitario. De ahí que nuestro éxito profesional dependa,
siempre, de tomar en cuenta a las demás personas. El tipo de trabajo que establezcamos
con las y los demás definirá el nuestro y será la fuente de nuestro material informativo.

Varias de las palabras y conceptos de uso actual tienen su origen en la lucha histórica de
las mujeres por eliminar todas las formas de discriminación en contra de ellas. De no
usarse y aplicarse de manera correcta los nuevos conceptos propuestos por el feminismo
–sexo, género y perspectiva de género, por ejemplo-- hoy tan en boga en los discursos
oficiales de nuestros gobiernos puede generar una gran confusión al formular una
noticia.

Los estudios sobre lingüística y género han mostrado que para hacer un periodismo con
perspectiva de género “poner la a (en cada palabra) no basta” sino que es importante
tomar en cuenta el llamado de las feministas contemporáneas respecto al verdadero
problema que la ideología sexista impone por medio del lenguaje: la forma y el contexto
en que se muestra la condición social de las mujeres y de la sociedad en su conjunto.
Como ya mencionamos la aplicación de la perspectiva de género en la información es
una herramienta, probada ya en distintas experiencias informativas de América Latina,
para analizar y comprender las características que definen a las mujeres y a los hombres
de manera específica, con sus similitudes y diferencias.

Y, ojo, permite que los medios de comunicación presenten a las mujeres y a todas las
humanas y humanos como seres creativos, agentes principales, contribuyentes y
beneficiarios del proceso de desarrollo –fomentando la idea de que los estereotipos
sexistas son discriminatorios, degradantes y ofensivos— y ayuda a que se abstengan de
mostrar a las personas como seres inferiores, de explotarlas como objeto sexual y bien
de consumo.