You are on page 1of 1

Batalla de Carabobo

1821 - 2001
El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y el Instituto Postal Telegráfico de Venezuela, IPOSTEL,
han unido sus esfuerzos para la conmemoración de los 180 años del gran acontecimiento de la Batalla de
Carabobo y lo han hecho con la emisión de una serie de sellos postales con motivos propios de la acción
definitiva de la emancipación. En la decisión de las dos entidades ha prevalecido el criterio de que la
Filatelia es uno de los medios más eficaces para la difusión de la cultura y, de manera particular, del
conocimiento de los sucesos históricos formadores de nuestra identidad.
El 24 de junio de 1821, junto con el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811, constituye una efeméride
emblemática dentro de las fechas magnas de Venezuela, porque confirmó la libertad y el derecho para el
ejercicio del sagrado principio de la soberanía.
En el devenir de los tiempos, la liberación de los pueblos se produce por la decadencia de los reinos e
imperios que los han sometido. De allí que la soberanía revierte en sus legítimos depositarios la
autodeterminación que les corresponde por derecho natural. Aprovechando la decadencia del imperio
español, Venezuela obtuvo independencia y soberanía en un proceso que va desde 1810 hasta 1821.
El 24 de junio de 1821 quedó perpetuado el sistema republicano cuya génesis fue dictada por el Acta de
Independencia del 5 de julio de 1811 y establecido por los cánones de la Primera Constitución Nacional.
La guerra total iniciada desde entonces tuvo por motivos reestablecer el ordenamiento legal, el Estado, la
Nación, el Gobierno y la República dentro de las fronteras de su territorio, usurpado por la violación de la
Capitulación de San Mateo el 25 de julio de 1812.

La jornada militar de Carabobo tiene el signo de la trascendencia porque junto con las batallas de San
Félix, Boyacá, Junín, Pichincha y Ayacucho quebró el poder monárquico absolutista que tenía España en
el Continente Americano y quedó inscrita en las páginas de la historia como un monumento a la grandeza.
Las Unidades del Ejercito Venezolano que se inmortalizaron en plena acción, estuvieron integradas por
todos los contingentes militares venidos de los cuatro lados del territorio nacional, en convergencia
sublime para alcanzar la victoria final exigida por el Acta de Independencia del 5 de julio de 1811, que
proclamaba el holocausto y el sagrado deber de expulsar al enemigo común del suelo patrio para su
rescate y redención perpetua.
Los batallones de infantería y los regimientos de caballería republicanos derrocharon valor y coraje en
nombre de las generaciones por venir para que nunca más tuvieran tutelas ni dominios de nadie, familiar
o dinastías, potencias u oligarquías, ni usurpaciones y demostrar al universo la decisión de conservar su
soberanía por encima de todas las circunstancias.
Estas acciones fueron líder rizadas por la nómina gloriosa representada por Simón Bolívar, José Antonio
Páez, Santiago Mariño, Manuel Cédenos, Ambrosio Plaza, Thomas I. Feriar y Pedro Cadejo, de quienes
ofrecemos una nota biográfica y una explicación de las ilustraciones que les acompañan: Bolívar en las
alturas de Buenavista señalando a sus tropas el camino del triunfo; el Parte de Guerra firmado por Bolívar
sobre la victoria obtenida y el monumento conmemorativo de la Batalla decretado por el Congreso de la
República el 23 de Julio de 1821 con la adición del lema heráldico OCCASUS SERVITUTIS (Final de
Servidumbre).