You are on page 1of 326

Charles Moore/Gerald AUen

Donlyn Lyndon

Autor
Titulo

La casa:
forma y diseño

1--1-1

~--i coreccion

Arquitectura/ Perspectivas

GG
--1--<-

\

\

.

-

-·1--.f-.J-

-

-·l-1-1-1

,

.

,

Indice general

Prólogo

VII

Casas en varios lugares
l d~).tlrl c11.... 11
Snnta BOrbnrt1

3

HI
31
49

Sr:n nr1nch
1 1 luua1 do las c:ns:rn
Nuestra$

so

<.:n:i.[1~

Los tres ordenes

71
105
110

[I cu'dllll de IM h~IJl11wlonu"
11 orden do las 111:1qulna:1

11

01

den de Jus :iuohos

Los opctonos

1d 1

Ao1 upar las h(1l:utHclono~
Incluir ras 111óqul11:-.1:1
A<.lccuar In cuxü ni turrcno

166
100

Conjugación del esquema

!U'/

TrE1L<J<io de! mapa
RHcolHc;clón

214

Vuestros casas

229

Habitar'

2s·r

í-uentns de las llustrncloncs

2G:l

Indice (emauco onumastlco

y gco!)rtifico

26!)

Prólogo

Nos dicen que el buen ¡1usto es
un tactor rn11y tmportanrc c11 el diseno
do una casn. V osrn nos lo puedo

decir

<il()Lilen que se suponn lo tlono y que
goncrolmonto procura que todo cil rrumrln
se percate do que así cs. do que hay
uon le que no lo l'I ene. que en osa gente
osló Incluido uno y que uno hnbrn <lo
ou 1 orzarse mucho por superar tnl tlofl
r.lom:I¡¡, i'>JOS.Q.l.!:9.~JJ!Oejll
la 1.!!.!ll!.
..9!lqu~~~ osco os un u.i:g.i[)!µrdo,
Nmmtrm• trudlcionos opcnden do los
• hocedor~s del gusto• mucho 111011os de
lo que sucia creerse. Lo~ 1radlclo11es
llenen u11 01·an poder prcclsomente por·
quo nos olrcccn posibllluadcs y uulos
r.'1rncos de sostener In i nnovacíón:
un cumbto. el buen gusto pretendo lutlmidamos con roulas y lln1ltaclonos quu
asfixian líls ctcccroncs personaros.
Lo premisa fundtunontnl do
csro
libro es que cualquleru quo so esfuerce
lo bas tante puede creai u110 casa de
qrun calidad. B~1sta con preoc~uc~ fo
bus WIJ/a. Uno combina los bienes y

adornos

(réSUvicia

con los sueños para hacer
lugar que sólo es do uno. Y al hacerlo construye una imaqon del mundo
que eol1CJCl3' y la suma n la cornun idnd
que le rodea.
Con esto no queremos 1ninin
1111

litar

la írnportancía fle 1 experto. sólo dcsn 1i
lificar sus mlsterlos. Desde luego. el
axpertn Iníorma sobre las posibles
al ternativas. Si a usted le interesan
las cajas de rapé, los picaportes de
latón
n las si llas Chippendale, pronto desarro1 lt\r;\ lo capucldad de distinguil' lo auténtico de lo falso. lo superior do lo ord inarlo. Y no tendrá necesidad de que

nadie

le clloa que su buen gusto es bueno o
maln. SI usted tiene 8cmslbllldnd pura
uprt)ciar In lu1 noo procedo de unn
ven- tM<1 concrctn. o lo forma del
hueco,
oprnndor1\ a percllnr sus dtmonstonca
y su orl<>ntnr,lón, y a co1npar:irla11 con
otra. Se convorttrá 011 1111 experto 9ru·
olas excluslvament« ~ S<• preocupacrén
y o su 1robaJo. y no ul hucho <le ser
fuvoroctdo con un don procodcntc <lo lo
atto,
En 1"11J<Jllos COlllPOS que (1 usted
I<• i1Hére$:ill lo oostoruc para desarrollar
unu noricre. utrus lfmllos tradlclonalos
$0 aflrinnr(ln automátlcameute. Por ejem·
oro, si ILJs :1illos consthuyen su puslon.
usted y:1 sube perfoctamcnra cuáles
son
11168 Importantes paru usted. quin\ las
etruscos. o los clásicas modernas nuc
le aqradan vtsuotmcnto o le resutton
1nils coroouas o tncretblomonto Inge
niosos por emplear sorprendentes principios do oquillbrlo. En comblo. si las
slllos no lo apasionan 1,por qué folsill·
carios? Us!IJCI puede comµrnr uno silla
oxtraordlnartumcnto cómoda de lienzo
sobro una armadura plc9able por
menos do vclnte dólares y ahorrarse ol

tiempo

y el dinero para emplearlo en algo que

realmente lo in teresa.
Este libro está basadu en el su·
puesto de que su casa tiene un
Interés y una rmportencta muy grc1ndt:?s
para usted. Tratamos en él cosas que
cono· cernos para que usted pueda
aumentar
su perícía y su conñanza en sus propias
observaciones y experiencias corno
base adecuada para crear una casa que
sea suya. Si nuestro hipótesis es errónea
y a usted eso no le Importa gran cosa,

VII

110 le seremos de ningun~ ~yuda.
Debe busG<ir u11 apartamento rela
tivan1entc

}

1en

~
este

-

a1n utib!adO y olvidar

túdo
Nosotros comenzamos escribiendo
un 11 bro-mucstrarlo (113 casus lnspl rado
en los libros c.lc1 mismo tipo que en e\
si~1lo XIX descrlhian un conjunto (le
casas para que- tu qente ros Inutuse.
Parli1nos de la pron1i~~a de quB las casas
que so consu u yen hoy son. en su in
mensa mayorta. tern bles y
dr.scuidndf.\H. y que on cambio en el
pasado se cuus- trutan bien. con lil
nyulln rlesrle luuoo
do esos libros de pntrones. Poi tanto.
resu ltnba necesnrlo 11n nuevo Hhro rlo
eso tipu y nosotros nos pustmos :-1 pen
sur un él. Cuando nos prcnuntrunos
qué podria tnchürse en ese libro y
c:61110 podrla sor 1'1111 eomprondrmos que
110 so
tl'lllabo tanto do los patrones mismos en1110 do lc1 manera 011 que es ros fuesen
ce- pocos de co11lra1 lns onnr¡p(>S. El
lrl(JrO· diente h111dnmcntnl
fu
rJrcocurnclón,
el lntoró" nor C11 modo como so construyo una cusa y PO• In (ormn q110

º"

f:81i\ casa

dn '' 1~1 vida do uno. Lo~:
libros· rnuostrerto liobí11n nyuduclo 011 el

PMO<IO
dcsptooMdo lo 9u11;11 d« ductsiu11cs o
tomar, ortontnndo lo atuuclóu hacia
to~ dtvorsos aspectos uo ID cnsa que
<;r;111 m~• l111porta11tcs: cubierta, plnntu y
tipos d<> ventanas, y a los n»1gos
cstlllstlcus
ocncralos <lol c:o11j1111lu. En lll ill\1h> XIX
esto podío bastar. y tul ve« basto toda·
vía 1>0111 ulounas personas, poro
n110.:1n1 cxpo: lcncla como nrquítectos
nos nova
n pensar quo Ja~i casaa pueden y
deben ser mas adecuadas ;1 las vidas
do sus habl tan Les y a los lugares
concretos en que se construyen, V
nin~J(in mucsrrurlo do casas, por
complejo, completo, i119e·
ni oso o hábil que fuc~H-t. purlrfn
cun- seguirlo.
Un libro qut) stt llrnttase <l ofrecer
patrones para hacer casas sin más no

serla ülll a las personas que lntcutan

consciontcmen te onsanchar sus vidas
preocupándose do su casa. Los
construc rores de colonias de chalets
ya hacen oso, y con 1 csulrados
dcaatcntadorcs. Sustituyen la peraonalldad

por ~!I este- reotipo, forzando
infatiqablemente al
comprador de la casa a rcductrse a un
intcrcambro rnin lmo con sus
alrededores.
Ofrecen poco al habitante y éste pide
menos aún, hasta que ñnnlmenre e 1
interés del comprador por l raeer de
la

casa 01 cnnt ro de~ su propto inundo
se reduce a cero. Nosotros escrlbuuos
es lo para aquellos que tod¿1ví<J con sldcran írnportante consng111 r un luqar
propio y tienen tas energías uecosanas
para breqar con los problemas que olio
lmplica. tanto si hay que hacerlo con las
propias manos c.01110 si so 1 ce: irre a la
ílyuda dn 11n <Jrqu1 lec lo y un constructor
o se l 1n11 ta a renovar un lu~j.:lr ya cnnsrruldo Nucsnn tarea oonslsto on clanficar tas r:lncc:ionc'!s, en enff1r.:ir sus
encr!JÍftS de modo qué 110 so piorrlan tedas
en i ntonrar nbnrse carntno n 1 ravcs de
In jungla de las doctsloues dül constn«:
ror. Rino que. C1I cnntrurto, puedan utflizai-$n piir:1 dru rtonrtn suelta a sun
intcl'o~:c~*.i petsonalos. Est.-:H1'0$ nonvencl(io5 de que ese Interés. llbowrJo r>m
el cnnoctmiento y lo <:unlifH)7:1 u
lnvortldo
un
cnsn, os una invr.rsi<)n rentable.
Evldcn1<:nH1nte, eso confinnzil es un ¿u;to
de 1 O. t:1 CCll10!l c¡uo OI con lonldo du
esto 11 bm susueno oso fo y d"$Crl1Jo
ln!l docisn>1u:rs que trutlucil'h.1n 11cc0sirhi. (Je• y suo11os. n ln<:l11so tocun13
y pretcrisío11cn. 011 o~que1)1C1s do
l'lltorno· livDs rospoc;to ti su casa.
~n Ion prlmo1·us ca~ltulos clol
lil;ro
dosc:rih1111u~ lres cluda<los quo ucl11'lir(1·

º''ª

1111¡,¡ m11c:ho. tas tros ho:i111ntcJ

dlsl1111us
onlrB si pc1·0 conlpi1rllo11clu 11110 c11t1Udod
'""Y espcciot co1M 1i~ lu c;oll~od a1 qui·
lCl;lónicn. Los ontudi.J11lUS con ni onr:lón
11nrf1 vo1• conio llOHttron <• :i::r11 O$Í. 1.1ué
lrH:c:io11e8 11os d~ln y r.n quó follan.
Las tres &on no1·1oon1ol'icunas:
Edot'lrlO\Vt1,
c11 Mnrtho's Vl110yo1·d. Uu110 u1la (:lurfdod
cwo nos llogu d8 tres si1¡los d1> oons11nso
<'ntrc:, los hal>i tanll)S soht n r;uul d1;1l.H~
sar ul ~1spr.iclu dé un hu<111 pueblo: Sanl(I
Búrbtira. en Galilornfn, linn(-.i unu
Hspoci- ficidad excéntrica.
consciHr1tc-.i111e1ite eslablecltla durvnto
una eµoGa én qut: IOs habi 1 antes
tlcordaron i11véntar una
1 ormo poi a e:~ 1 p11ehlo que lo 1:111l<li'ASC!
con 1111 pasado sintético y romántico:
y St1<1 Ranch, en l('I coslo nnrto d<1 Cali~
1 ornla. es el prodl1c1n rlr. un at~uérdo
ontrCT pron1otor~*i y as&sores acerco
de la natur<.J! eta de 1 lu~1.:i1·, un ocuerdo
esta· blecldo antes de que llcgnse el
primer residente.
Estos tr(~!l lugares. jun lo coi 1 al·
gun~:-> ca:-;as 1 nclivlduales que henlOS
di se fiado, preparan la escena para
ta
¡Jf>rte central del libro, nuestl'O intento
de cJelinear los Lrcs bloques
conceptua·
VIII

les de que están cunstituldas las casas:
habitaciones
para vivir. rnáqulnas al servicio de la vida y los sueños ele los habitantes puestos de mauitiesto.

ücrauamos el numero lintto de pro-

codímtentos de agrupncion de las ha·
bltuclones. efe s11 rnlnción con In~
n1i1quln~s y de su encaje en el terreno.
T<lniliién dlscuthuos con ejemplos alqunos rlo ros casl inlinitos proccdimtcnms
para ajustar las hnhlrncionea n los lnrcreses especiucos de las personas que
las hnbi1an. Se incluye (1 corutnuaclón
un inventario para ayudar a que el lector
1:01nprnncln los esquemas de vtda que su

casa debe albernar y para trazarle el
camino para or~Jtlni7ar ese lugar en qua
su Ci1S:1 so puede cnnvcrrtr,
Por ello ésto es, después do todo.
un libro de patrones poro no en ni
sentido que habiarnus ilnA~Jinado :~I prin
clplc. pues describe esquemas que le
ayudarán a reüextonar sotn e las casas
y, en camhlu, no Intenta imponerlo for
mas Si ni final resulta que estamos
poniendo nuevos ltml tes a s11 búsqueda
dt-) un buen hogélr, hahremos lracasado.
Pero sl hemos conseguido hacerle 111ás
fticil esa búsqueda, o 1r1(1:; intcrcsnnlo,
h11hro1Y1os 1n~1rodo nuestro nropostto.

IX

Casas en varios lugares .

Fd{J(H li)wu dosdu el puerto 2 .

se convierte en u11 lu~¡a1 propiamente dicho: entonces nos oncon- tramos yn en In calle mayor de (df~ur 1 own (2). gttrujes y casas incJescripliblos. las curvas rnénsulas que sosrtenen el cobertizo de la puerta de entrado realizan. Casi todos los uc talles distin uvos clol cxiortor -los sombrnrctcs do las chimeneas.S· tituyo 1111 vcrcadoro toslf1nonlo del arte de co11strulr hlon l 1). Se permtton extravaqancias limitadas. o al 111e11os recuerdan. es un anhnado luqnr do va- cacíonos donde las casas. asl como decorativa. como las paredes de la case. sencillo y ndrntrnblernente c. Salvo sus pequeños sombreretes negros.los del sendero de entrada y " lo IMgo do las aceras marcan una frontera entre el reino público y el dominio privado de los heblrantcs. Frente al cruce donde . ul slquiera de distinguirse de sus vcci nos. [n real idad.tera de vinevard Havnn es si mplernente OIHO que hny que recorrer para llegar a 011 o sitio. demuestra un sentido ton acusado del IUOlllº quo mu· rece lll pena 110 sóln vlsltilrlo relteroda· 11101110 srno rnmblén ·~x1m1i11arlo con eeronc.Edgartown [d!JOrlO\t'1n. Poste· ri(lnnenle so convtrtfo 011 el ::H~tJundo puerto balloncro en tmuurtaucla. en la cesta do fvlt1ss. os un puoblo nn1l9uu y 1nuy elr.gnntn que (:01.I XIX (3).$C llllfl el nuístll esta la cusa do Jo!lhu:1 snow. cülca y útll. H11y. donde atracan los ferrios más grnndes. Ed~tll"Ww11 íuo un conrrn agríi:oltl y de comercio murttlruu. marcado por un mástil. con un rango más lujoso aún. E8 to11 a(¡radoblo. l·s 111111 c:a)o do 11111dCr• de plonto y modi11 do ul111rn con L1110 cubierto o dos uguus..¡n por el crimino da Vlnoyarcl Havcn. ~n ol siglo XVIII. Luego recorren en coche una corta y recta carretera que atruvlesa espesos pi nares y modernas cotontas en las que hay estscroues <le servicio. después de Nantucket. la villa ho llnvtHIC> su 110111bru durmue tres siglos do ruodestu crecí1 otcnto y cmnhio eurprendcntc. los postigos. 1011 rllgno do recuerdo. las calles y el puerro. lll curre. Duque do York.:oustruidll on rn:m sl¡¡uier1<Jo el esquomo trndíclonnl (le la mnyorla <lo las cosas rlo E<i¡¡ortown y on reullda<I do todo In Nl1cv11 ln9ln· 1am1 del si(¡lo XVIII y comínnzos dt. Pero en un punto. Incluso 1(1 blanca valla que hay a ambos lar. 3 . restos Lle u11 índustrloso pasado rnercantlt. Encierro una serte do hobltoc:lo· nes ¡1Jrededor dol vestlbuto do In plonto baja y otros cuauos sccundartos en el nivel eupcrlor.1chuscus. en fv1Hrlha's Vincynrd. 011t:Jn 1·011•ln1Hr1te plntodas de blanco. !\unque deS(lrMi•dn11100to el prrnc:lµH Ed¡¡ar habta 111uo110 unas semanas antes. I·n lll"l I se' dio o es ta villa 01 nomb1 e do horadero de James. se níroccn al recreo de los veraneantes y turist<nL Los vtsltantos cnst siempre llegan t~ EdsJarlov. La casa no tiene pretensiones de ser especial. Dos osbeltas c:hlmeneas ntrnvtosnn el tejado [us 10 t1nl rcn le del c:abt1il0l8 y da11 tiro a los ilognrcs do la cosa. aluuna luuclon HSpe . Ed~J~lrlown conserva el decoro de una comida de eti~ que ta en la que tocios procuran 1 r lo mejor aneqlados posible pero vistiendo de la misma manera que los demás.

cumplo una 1 unción louallnentc tmpor. escucho y hable en una cere.io de Josllclu.son esMcii1hne11Jo s1t11llurcs. qulzé para que parezca más rlurndoro.taclonns reunldas paru constttuír una caja c. Pero como cada uno J uc eons truído por un mouvo distinto.nes. El tr11noño dot odlñcto y 8U escala es doclr. sumt mstm 11n lu~1:1r para que 1~1 gente se siente.flj(l. llM'? hay una ecnnomia del sentido común. Los stmbctos d<ll contlquo Palnr.tus dos casas. paro curlcsamcnte al erecto q110 domdsllco nos prorluco no 11wcho menos quo el do cuolt111lor otro casa do º" 6. estos cditicius son todos buenos vecinos.monía dcllheradrtmcnro sencilla.cenctones.u11J111110 1nuyor o menor de hnbl.Ucja11 las con.í mismas (se dice que el capitán Sno .in y el Pulnc..lo es <i<l loclrlllo. Con10 fueron construidos por prucedimlentos slmtlarcs y por personas ríe mcntalldarl slmílur.lmilias teman de ~. una r. Fachad:l posterlor 1Je tu lgleslJ.lo do Justtctn so» más surncs. pues Ja parte trasera de la inlesia. F$10S adornos proclaman. que dos f(. rstus <:untro Hdlficios .tante. La forma de In iglesia. CI edifir. donde el mensa¡e divino parece menos urgente. Cuando se consi<ltiró opropioclo se udnrnarun las superücles exteriores con decoractonaa dtvorsas. abandona todas sus pretenslo.ti. Peto el lr¿¡bajo y las encrqías que sur. cors. y dos chimeneas ele larlrillo de Ju más utilitario (G). muy distintas. ni lu9a1 do la lglosla en 111 vidn ele 111 comcmldad.v pagó su casa con las qanancias que obtenía su esposa vendiendo golosinas hechas en cosa). con un conhuuo do símbolos ldenllficoblos por lodos. cada uno tiene un significado ospeclul. la lnJo. In ul mens lnn rain llvn do sus vontanas. l\o1ctodisl~ E'clgMtown (7). Cado uno t1S 111i c. ni de· coractcnes: sólo cuatro ventanas para que pase la 1117.tructores 01nplearon en cmbcllec~ir osa forma -en ni pó1 uco e independiente· 1ne1110 en la torro que finalrncnle fue agraciada cun p<•()ue~as agujas góticas.11hlc1 ta por un tctjrido. Las dos casas rr. No hay cornisa.. . ni front<ln. puort:i y pérrlco mm menores que los de la l~¡loHln. lgln!\ln Motudl:nn.

6 . una muy 91 ancle y el otro sorprendentemente modesto. nos dicen algo. no sólo sobre i~Jlesjos y palacios de jus!icia.La iglesia y cJ Palacio de Justicia. sino sobre su relaelon con Ja ciudad.

uukoe Cov111y C<Hu·thou:. ce.:o.7. ltl40 7 .

Sus qrandes volúmenes tornan posesión de más terreno que las casas n1uy poco espaciadas de North Water Strccr. a los arenales y '11 mar (16).tt ~111.piar tos actividades que so desarrollan en Ja calle desde una posición asegurada por unas cercas culdadosamente adnr . crean un dibujo que os rn~s textura: que volumétrico..1s.dlll torre que marca vl1JOl'OSamcntc el lugar que ocupa Ja casa en su entorno..>lén 011 el lodo Interior hay una coso que s1911illc11 ll•uchas cosas a la vez. . esló como s1unorglda prtnctpntmento porque. la torre. 011 uno ele sus Strcut do Ir<~:~ cnsn-. en 1111 grupo do nrnos. en su profundidad. Sfl comptcmcnta r. North Water Streer avanzn nhn 1pté1n1cn 1 e y se coi ivlerte e11 S larbuck Neck Hoad. Las casas del lado del mar están 1nuy aparradas de I~ calzada y no dan a r. Sin (1rHIJorno.on un porche que ocupo todo nl frente de la casa y que. En ol lwl<> tnteríor. . una casa claramente moderna. de: Ne.vnnta. lo coso contrasin fuortcmcnlc con las lnto1 ncciOllOS comonalos do la nnrto 111t\<1 <ll1tigun y densa do 111 villa y. npnnna si ofrece álgo a lo cnue en que ostt\ ~i1·u11cliJ.' 'JI ílo '. 1> :1no do !\lt1mr.~1h caqulnus o. La ampllaclón se hizo en el "iglo XIX y la mayoría de sus casas datan no los mios dol cambio de siolo.tos do modoro y sus gronclos Sllporflclos acrl~tnladt. l _. cerne In~ ramns. y disfrutar del erre 1 ibrc y de las iOl ras verdes círcundnntos ( 14].-J 1 1 . Como terma atcmncradn y blrui· uamonto contorneada $U fundo con el ta· rrcno.:11~1 sino a los aotcnos pradou de híerbu.ion wnror espacio abierto que comparte con las otras dos pormue apreciar mas plena. fvlás ana. To111f.mente su fuerza y ademas da a sus oronretortos fa oportunidad do contero. Sus grises paredes ''"hin salpicadas de . Apenas SI Se diSlifl\)ll0n n través do las ramas de los i\rbolos sus latera. nadas. Este cambio de dirección y nombre se corresponde con una transformación total de la naturaloz» do la calle. Y asl. r. /_j 13. ríe los n1los cfnc. Todas estas cosus tlenen 1nás roloclon con una íncurstón en u11 reino psíquico privado que con los esquemas de tnteracción de lo público y lo privado que se desarrollaron por consenso gene~ ral e11 las callos l'v1ain y North W~tcr (15). sugiere ancestrales cavernas. con sus evocecioncs do domlnaclón y exhibl(:ic'>n.a t111a <. corno lu rnoyod:1 d« hrn cnsus que hoy do uqul on nrleínnto.

n ci udnd queda asl scnclltamentc dellmitada: uno está sie111pro o en una de las calles prtnclpatos o en un cuadrante de la ciudad rleflnido por ellas.ivis L. lan inten~. Ln p<Jrcc. Poc.iter Street y Main sueei son dos ejes que atravlesan el tejido de ldgartown y proporcionan una estructura pslqulcamcruc confortable: uno slempr e sabe donde está.:ial de cusas que expresan ol·ro tipo de co11!3enso co1n(1n.ps snn muy grnndos y desde lue¡io ninqunn quedo ernpequeñecldo ni lado de los demás. hubiese conseguido ol mismo tlompo hacor algo p¡ira todo lo viflo: el rmwltndo os uloo 'll•O . y en Slarbuck Ner. 11 Las casas con· . formas globosas de los edificios. W.Lrcol. por ejem· plo. E11 l)<. bancos.iino cinco. c1f h:1cor lo que naco· slLa~~ ¡)a1·a s1 mismo. Una eu concreto '" un verdadero arquetipo de cómo una case• diminula puede conseguir que el Lert'cno circundante sea totahuente suyo... almacenes. Poror.o como si cao11 cons1r""tc>r. no hay una sola casa diagonal sino varias. Edg11rtow11 no es soro unn colecctén <lo nhjctos Sijpuraclc>s. Estas dos calles prlncípntos son también eJ luqar de un grnn númnrn de objetos do factura lurmana: iglosins. l.arnente <1ue uno se las imagina dentro de la casa nlisn1a. y lo bastante flo· xlblo pnrn pormtttr Víll'Ínttl'OS SO{)t'tn tns nccoaktadca o los dcsous.lr011 COll u11 elusivo y amistoso :1sen1fmic1110 lci n1ayorío de las lla1 nalívas val'iacionos flLIO so don en cualqui (.1ne fJnconlrarnos olro grupo ospec.ucinc>s t>uploron oprl~Citir y acoul(.1 la v~z resulta Ulllflcado y onérglcnmentc dlvorso. Son casas peque1ias pero que se a1 irinttn vigoro~ sarno11t0 en sus 1 ugares aprovechando hast<1 l<J úitln1t1 pulfJadá.!r pa1 Lo de lo villa.temente ctara parn que cualquiera fllldiese emp1 cndcrla. sino oigo memornbl<i <Jll sr 111ls1110.uJo 111te11sarnenle tralndas. hotele~1 y casas. Sea cual sea su tamn~o todos fuo1 on consuutdoe do una mnnern trodlcion¿1Jin1)11to nceptarln y suñcten.miradores y porches que ensanchan el cobijo de puertas afuera y aspiran el aire marino al interior ele lar.~lu Hpenas si es lu uiitad de grande quct kl casa y lodas sus parles han :.. o al menos que está cerea de un luqar conocido. Do I~ Impresión do quo lo8 v. En North Waler i.l< lload no hay u11a sola casri rotrnnquéac:lu ~.

..O~HIU tlll 1Juv1:1 L11nu.. ' l. ~1010 XIX 14 .

No 11111y lc1jos. lo que lniciuh11c1nlr. 1 amblén esta cosa es una slmp!o cr1p1 de planta y medía do nlturn n Ja uue se han apllcado enhunnas dóricas y pesados 1 ron tones y cornisas. puee las columnas están irrr~guh'lrmento espacladas obedectcndo mas u! deseo de enmarcar la puerta de entraua que (1 los prtnciplux ue la stmorna. fuo 1111t) cnso do dctcrmtuouo tipo pur. pero <fo1Jgr:1cl:Jdn monte no 1 en ion ton La hno~h1ucl611 corno su:-¡ veni urosns vecinos. hay vanas casas creadas ele dilcrente manera. corno pezuñas do adul 1 Cl en un cachorro. que l)ropugnubo lt1 npli cación 01 udlta do dotatlos extraldos de la aruuítoctura ctaslcn n los edlficios plibl leos y prlvndO$ ( 19). u1w lnmllln con ~uci\os distlutos sobre lo 'I'"' su cnsn dcb111 sor. La mayorin están muy apartedas de la calle y en parcelas nmpl ías.l u-van •1 lo lnrfJU (i('l lfl COI' 11 $3 ( 18)' Y así. fu<l ¡1otlflc11(1a medíanto lo adlclón de una nur)vn fnchnrln. así corno otros detalles. 1111~ buhardilfo e11 111edio del tejado y ctcnoe <lotlillcs corno los oroqantos nletus que se !.ul o 11r10 u otro do los revivels estthsttcos QuH ostuvíoron de moda en el siqlo XIX. e11 este caso con rnós entuslasmo que orudlcíon.·1 unn notcrmtnuclo craso do íam illa se eonvtrtlo.ti~1uas de Davis Lane ocupan sus solares con una cnerqra parecida (17). en Wl11ter Struet. en otro tipo eln CMO pnr11 otro erase de 111· milla. probable· mente huela 1 tt70. produce una 11nµreslóu 3~Jtadélblc 15 . Las propias colurnnas. Sin embarqn. y casi rodas ellas pai eceu responder con íouosid.lrDdCI e11 parto 011 ol esuto 11cowie1Jo. La casa <le la esquina. huy uno casa lns¡. Sólo son nfincs on su cxcemricidad. Al norte do Main Strcet. !¿1 Gnf)rgío del esfuerzo. son sorprendenternente qrandes para un edHicio tan pequeño y resultan leas ~' extrañes. Los pro· ptctarlos do lu cosa 4111i hoy i!I 011"0 lado de lo calle sinulcron la dlr(w<:lon marcaca por uSLc1 y upllcurou rnmblón clc1tnllns uo 1 icos D la suya. a pesar rlc lo caóticarnente que se manifiesta. parece haber sido construida al prlnc:lp1íl corno cualquier otra de Edgarto1. pero un una toe hu pos tt)1 ior. poi· unn 1runs111u1t1ción do lm&¡¡<!llO~.vn. pur ejemplo. Probnblnmnntn su íornla oriulnal nu ciiforíri mucho ele la de Joshua snow. cerca del cruce do las callos Conaqe y Fuller.

QY'J(ld0 durante generaciones construyo rr1.•1r. tan bonacbonas y encaruadoramenre divertirlas. estas casitas ro1nilfl 1 ícaa no son estúpidas. como el que ha sirto construido a lo l.1r.ración (-!S sólo superficial: en realidad. Un asenso cnmuni rano C011!. í'v1ilagtosamente. tan memorable y especíal.11. Tienen 9r. parecen pxplorar las li1ni1nciones estructurales dci pastel de jengibre. tiene una rlquezn múltlplu q11~ es común a lodos los cuentos de hada>l de los bosques nf}rrlicos.ia. y la llenen por la especial atención que rnettcutosnmcnre se prestó LJ sus detalles y por cierto 1~splritu común que ínlorma cada casn inclivid11.dcdor de al 1 ombras ele hierba en la" que se alzaban.. poro esta conno. y aún so alzan. .. gi~1antcscos tabernáculos.1r~JO de Jus sí9IO:i.·n Oak Blufís nacío de ~1nlpn y ni 1nargcn dot consenso de ta sociedad dechnnnonlca. Las Gasas. gnrtoy. Sin r::n'lhargo representa un {11y.

18 • .

A 1r1enudo forn1an habitaciones . como n rentos ol1'(JS de Santa Bórbarc1. 1118 lnct1nc10sccntes l~Stroltas brill•1n llH·\s lnton$G1n)e11to ele (fl q11<t prwn1itlr(1 nunca In nJnlJla sucln rlo humo.isp~c. un ancho Cüb~rti7.tic.lón de lo!\ h~1bHt1n 1 es do Sn1)t[I Bt'11 liari1 que cuarcnl11 nnos l101-Jp11n$ In 1·omo<. Paro los udlflclos rxiblh. puortas y bnlcones. l:lnjo él corre unt1 fuente rro azulejos ll~nquoada por jardlnos abtortos al clnlo. blanco y azul de uno estación rlo 9.1gil1orlo común y cnsi nos cünvencnn de pnrtonécer todos o un 111í su 10 l uuar 01111que est<'~n e.il aire librü definidas tan claramente como cualquier espacio interior.: li1)1itan. Y aunque la vida ha: cambiado mucho desde entonces. A nmbos ln(ln~ do In pn11t~1l In cfo clnn. corno el Fox. Y 11ü us nuo luclon los 11dlflcio• río ~<l11tn Hiírborn sean dn estilo españo].'1ullos arcos que tlnn a la cnUe contrastan t1hrupta 1n0nte con el clamor que llC~Ja do fuera. Lo:.0 <Ju tublones dn somhrn <il cenuo dol posndl10. el lieruldico rojo. En casi loclos Jos puntos do la ciudad uno es c:onsciente cfo estar enGc· 1Tado. Todo este oscenarlo tiene el aire indo· lente tJ¡j un sueno mcdtterranoo.Santa Bárbara ' /\rribn.lol 111cn le separudos.os J)l'I ncipnl BS dnn 11111101" ol OSI l lr1 y COl1· tiuuan tHI pr(ido111j11i11.>lo undnluz. En un clhritt e~.101~1ci6n <lo Sialu S11·oc1. 8 canrlnnr baje• lu~ oreados d<ll Fux Arlins1tnn lhoM1·e mlonlras los he· 11l111urn hiiMs del sur <.Justo enfTCtile. r101 los blancos muros.:s palpabl1's [3). sus es 1 rel lns y sopo1 tnl os pnroccn corno pobladns por un 111cwe ~10111ío que don11i n los f<>Hl'lvos rlunns de In vlnjn Cspafüi.la C111Hornla nr.io sos.. Los edificios más caractcrisficos de Santu Barbara. Funda· n)enh1llne11te se cn~a gracias a unéJ relación caracteri~H·i(:(1 01Hr<1 los per!lonas y su entorno. . Sus ventanas.) EHro sueno 01eúilerr:i· non cnullvd ~tHHO In ln'lf'IHIHHr.a· tici¿in 011e~lrF1 pl1. C11 Sanla Bárh. Frente al teatro una detlcnda toquilla <fo hierro rorjodo y los tran<. fueron construldos poco después dol devastador tern~n1oto <le 1925. la pl'lncl1>:il nrtcrta comerclnl. tienen lllt~ hn:. ílLt11qu~ si constltuven éstos l~J rnnyo1 ít1 do Sw10 S1reél y de qronrlos partcs de Ion suburhros. Est{1 cohcrencta no se mantiene sólo por ~I -osulo-. 1{1 ft1ch•1Cln tJ(J 1111 puol.:isolina de la Standard Oil curnptte en cnmerctal bah1Jln con eJ nnr:inja y ncoro de L1t1 estnbtcclmtouto tlfi lo Unión 7G. casas.icon1r>añantc const~1ntc de nuestros 19 '"'"to . s~ llcvf\ <> c:aho n/11stf\Moso u11 lodo y por to<Jo n eso m1plrlw. muros blancos y crcuos on cuvo superfir.pléndido.1rA. Allí. tn >•Jslt\n de lr1 mañi'"'' tormlna. las cubiertas de tejM y las ne. se doho Ct1si en exclusiva a la dolibwMn l111po:1lció11 de un es1·110 n1edit·<u-rfl11ti(1 n sus calles y orlJficlo~ p1'1bltcos principalos cuando luurnu ro· consu t11clos I?. ta clud:id todavía conserva una coheronc ia nparcnt<-t que.. esos rnuros no tienen por qué estar techados. ouclmn do la temblorosa luz do una poucujn. ~1ra$ verlas de h lerro forjado.ic so tJ ltcr11{111 el sol y tos sombras ( 1 J. Iros estrallns M ílt>~¡1nn y 11c»a111ns su l lmo. lic11tlas y clnes y palactos de Jm. Los rnuros de Santa Bárb<Jra son el ~. próxl1no a muros o dentro <le cspm:ios co11 1 irnit.1.

11' ~. 19?. Fntrndo del Swsta Ba1 bera County Conrr l reuse ..: 8lruol 9. 1 8.ml.7 t:ilflto.i Uí1tbr11n Couuty Goutl W1lllorn Mou:ivr.9 [1~·· llouau.. S. por t . Stete Strcet H).

nte. pero el íurruato es constante. visión nnglnr. n una escalo ctvlcn. un palacio abierto al pueblo.. .tc último es una extraordlnana mezcla do ucceslbllidad y grandeza.sos SOi<>$. 1 ns cnsn:.y bln1'H}OH muros dellmttan la eolio y prote¡¡~11 los palios que so lnter· poneu entrn ello y las casas ( 14).:.>lct1leH. El patin ("ítií centrado ün un drarnátlcc conjunto de terrazas con una noble escalinata que conduce al centro del escenario ( 11 }. con toda la finca encerrada y aislada de fa calle. A veces. A lo l11r(JO de Me$~ llof•d. E. el estilo no es el rulsrno. rlon. tallas en madera y pin tura de paredes con lat·oos pasadtzos al nlrc libro que delimitan un patio muy uronde.::111 ptus.. cohijando los dcmlnlus prívndos y dando carácter habltablo al espacio público de la caue. pero cuya cntreda coremoutal bajo un arco parece hecha o ltl escala do tas rnontañas que hny detrás (10). (1 coi 11111uo acompañamlun lo forn1n uo por los muros tlC!n() aqul un rltmo lnús. con ouc. Las caracterts 1 icas de es la casa.ty Court House (91. Sotos y muros enclerran todos los ospncros. corno en ol ejornplo de uno COS(l que imita f:I estilo do Iris mtsíones (1C:i).j B!1r1Jora so concentren e» los sectores porlld· neos da la ciu<. Las cesas ele las cnltns IV11lSU y Middlc 011 Mn111ccl1n mnnlílnstnn ol poder (lo esto lo119u0Jn vernaculo y lo vnrtodad quo sr. La gr~ldac:ión básica es la misma: calle. So trnta do una autcntlca cutmlnaclon.>atio y casa.nllfurnlan:i del rnn1anco ospa1iol l:ontrnpuosta a los 01uoiprosenlcs meros nanquuodos. th neo ti1111t111c' clarornen te ldentlít.coh1n. que es total· . resplandecieute de azulejos. el espacio exlstente entre casa y callo cst{i fonnCJllo por un seto y ocupado por os· pocios varlas de plantas grandilocuen tes (15).llld.:..Los ejemplos más csncctacutermente ricos de tos años veinte son el Fox /\rlln~11on Theatre y Santa Barhara Coun. es· tiin místón contrastan agudHnlonte con !ns de 141 casa siguiente. espesa liierlJa y pl311IO• üorcctenrcs 111uy al· tas (13). 1001<"' y 1írholtls du In p11nionw. quo so opnrtnn 1nú~1 olarnmont e do oso sueno de-: San 1 . l::n otros casos. del sucün quo creo <'Sto pnrtn do Sanln Bt1rhnrfl. Parto r1lnerto por dos lados a la ciudad. Los nlr·odedores suu rlcnrnont <~ tro. puoclo c(mHHgulr dentro do ól ( 12).

Muntcclto 23 .1-~r-:"" 12.¡¡¡fin.~csa Roud Iverticall 'I í\tliddle üoad (horízontl'll superiorj . Plano de l·.:· ~- • •• .

~1 través de puertas de cristal y grandes ventanas.i una estrecha balconada crin barrocas barandí llas de hierro forjado adornadas do gcronios. 19 lti que dan. un par de puertas de cristal conducen . Encima do la puerta de entrada. Oasn en Mulrllc AoRd ?1. En la fachada de la calle. como los toldos y balcones de los edificios comerciales de Srurc Stroct. JJO• Gcurn\l \11/n~hln(¡ton Srolllt 1!J20 ?I) Casa l teberton. a un hondo jardín trasero. tv1kl(fl(l Rond. t:ul'<•s l\+looa y Mirldle. el estuco blanco sirve de limite a ésta tan tajantemente como los setos y árboles que bordean el resto de la carie. pur Geornc Vv'nsl1i/1~1tun Smill1. Cul\:1 Smith. de habítaclones en la sequnda planta. y al contrario que en ..1f1. Esle pequeño sfrnbolo.

c. 1luocn hubfn oxlslldo tH'I S.n Road ha siclo transformada en apartamentos. Este edilicio so percibo como un bloque blanco. Cnsl en 1<1 esquina rln I"" catlcs M0s11 y M ldd 10 hny otrn r. barras amornsumonto culdados y un parterre de plnntas lujurtantes. V a3i el odííicio se convirlio en un conjunln e. el jardin lateral. so d~111 s111nbrn uno1-i a otros y C!st[1n c:r1tr(1(alados con pesfldos 1nacJéros. inspirado por una senslbüldad hacia el entorno Inmediato y el espíritu caractcrtsuco dol lugnr. Par. indeterminado y casi i nvlslble pero todavía acorde con el forrnalo. Hay tlscaleras y huacos <lin1ensionados pal'a dra1n~ti1ar lfls actividades public:is de sus habi tan tes.lntro dt1I fonH~to accplado aunque con un usp1 rilu 1nf1s . constuuyo una ovldencln r.lo recinlos lt1pindos. mltad edificio púb! icopara los contro~ q1 ui lrm l)nl· vcrsldad do Cnllfomln tlcmo all]. con u11f1 puerta de entrada rtcamenro raltada.:..la casa nnóníma y automatlzada de enfrente. Diílcilmcnlo enconrranamos un ejemplo més elocuente de adaptación y con medios sunptes. y el . Dos lodo• dol r>11lio de entrndn los rormo lo p1 opio c:nsn y los otros doa 1111os 01 «eses serus urtfatic. 1111 circulo pavlmenrado con plodrn y aduruado <:on unn OS· latua y unas mucetas marca el camlnn o los autos y atr'M In ntenclón. Pero los tremendos recursos que representaba el jardín han sido respetados y utilizados.t<lnlr. y lo imnolnnrln do ~llntn U{1rb~lrn 1 n nue:::itn1 oplniú111 ni ¡'J1llldo t'Cf')<"1'tofi11 <1n lnn·nrios do lo$(:t 1'0jri. CI edificio que hay detrás de la casa -entre ésta y Ja primen) de Georgt-~ Washington S1nith.. Un{I larqa avenida de arboles. lntorioros y ox:tn~ tiorcs 1 os mt•ros son blancor. las respuestas no sean muy lrnportnntos: los slmbolos de la hal¡itobllldad pueden sor cnsl 1~11 cacec:o~ corno la orosencta Ju 11nunn mlsma puro dnr un nlrf' do vida a los escennrtos VOCÍOS. extendía a Lodo lo largo de 0Jk Street. construido en lo~ ¿¡11.lnlu B6rb:J1'U.os de>1llnuóo• u crear c:iort:1 11or1oní(1 ontrH BI estllo lnstltucionnl dol c:urr1p11s preexrstemo. se ha dividido para dejar sitio a una nueva casa en la esqulna de Oak Street y Mesa Road.0111plen1t!11taria do In a tcnclón y el cuidado indivitlual que pueden florocer dentro del alcctadu lnrmato de osro IUg(lr. l. que inicialmente .tcuvo juego do centro res arqullr. que separan el arliflc:lo do tas dos calles.ardin l¿.-tornl originill han sido transfonnndnn en patio do entrada a la nueva casa (22).ha sido conver. Trus atrav~~sar una parle cubierta pt~ro no ce. laltaba o) csplritu l~otrDI U~) ltl uxubu1 nnl0 rCCI C:f'Ciórl cívica <Je un pasnclo 011 rcwlldad. colorns upo~1u<los y dGcorotlvCJs blO· d" honr11gú11 1.i q110 eslH luHHr e111rar~1 a fornl<'lt rorLO do la IMtasía de Sun1a ll¡írb. Nuoslro conract n con Iris tradictnnos ele Sant» Bárbnru empezó cuando no nos nncarg<'> el provecto clti u11 Fa~ cnhy Cloh muad casa. señoln la proscncta de ocntc. El pntlo OSlá puvhnonlndo con !Jttlvtt. tido en vivienda aparte y un ala de la casa que tia directamente a í'v1es.. Ui orrlnnnclón dul 1:s..mrn do Goorqo W1JShl119tnn Smilh que qulzú """ la mós 1Jr81:ivs11 rlnl 91 upo (21 l..u11pus había sido sn1nuticJt1 o un rosr. y 80 utili10 en su mayur µ"rl n corno sendero <fo cochos. la propia t}lltrada es una ran1pa que se elev8 a través de un sene! lfo antopatio .Ja ni 1:lub se contrnponc ftbruptarnentc o la c. ¿Se han abierto alpuna vez esas puertas? ¿Se ha asomado alguien alf)unn vez al barcón salvo para raqar las plantos? f"ll'obnblo1ncnto..io. <!""" '1""· . El 111uro cic~¡O Lle e1lt rru.detrás de los sotos cxístontos. El resto del patio.uncnto a1·ro~1lt1dos..>t: cincuenta.i jardinvdo hasta (1 lc(1nz:1r un hueco cnl-rc los muros (23). Aden1ás.n ol centro..iro cnnsldon1rr1os nnr:osnrio construir los f}cJifh~ios d(.:t 1 el 10.alle de servir.'. por ejemplo. La linea nació a la vida adoptando una trudiclnn nnll~Jua y contlnúa viviendo acoumrlándose n condícfonos cambiantes.

ni sueño es cobijado por se los y muros y ensanchado poi continuas ltnáoenes de habltación hu· mana. setos y árbolcs.) funden con sus lug~a res. Sin embargo. donde casi todos los odi ficios S(. Una ciudad de muros. Pero rmenrras duran.27 rrada del edificio se llega . Fn Santa Bárbara. son un tesrtmonio elocuente del poder do la ima¡¡lnación humana. .:i una serie vertiHlnosa111ente Invertida de muros curvos que si rvcn de veslibulo a los pa~ muchos cuidados y en parte porque la encarnación física del sueño común es espléndidamente protectora de sí mis· ma. l~ohert Frost hablaba do vallas: los japoneses buscan el orden y la boucza en las sombras. probablemente sólo sea cuestión de tiempo h:t destruccton de los tran quilos esplendores de Santa Bárbara. Incluso cuando está hnaginando una historia que nunca fue. y a pesar rto esta CO· raza. es muy capaz de re sistir l(IS violaciones. con la vista lejana de las montañas.

30 .

Alfred Bneke.Sea Ranch [n 19G5 se Inició " lo largo de la costa californiana. contrató como arquitectos paísa- jistas a la firma Lawrence Hal pri n and . El vicepresidente de Oceanlc Propertios a cargo del proyecto. lento do un entorne ornánlco. una nuevn cemunldad do gog11nrl~ rosldenclu llamada soa 11nncli.hlemas. No~ot1·os si 1 cuso u los do CduA1·town y S11111a llárbnra p:irri 11mpllor nuostre 11oc:lón de comuuldad habi 1 u~lo y del 1 U\T'" 'I"º h1111 do ocupar las casnu on olk1 porque so» l1n11ch ostá ln1¡mislo· nnrucmoure lleno de buenas lntanclonos.. sin la acostumbrada y frenética preocupación de los pro· motores por las ganancius ínmediatas. Al contrarto que las dos viil!IS antnrlorcs. unas 100 mlllna al norte do San francisco. compró 5000 acres u lo largo de diez espectaculares millas do costa bastante mas arrtba del área metropor1tana de San Francrsco e tncluso de la zona de vacaciones. Sea Ranch fJlantH<'1 un con. Las ín1encionos oran espléndtdas: Occanic Prupertles. porque IJo el<·>1'cido nnn gron Influencio. Fue 111uy npiHudicla por s~1 1irquftcoc1t1rn ccotonrcomento Bo11snta y por su proocupacton nacta el plnnou.ju11to partrculnnucnte moderno do pro.. Castte & Oonke. s11111¡1111os porq110 esa l11flu~r1clo os lntonsamonte odiado por numerosas razontw vólldas y porque nusutroe mtsmos proyectarnos una parto. esperanzas no cumptldas y 1 a/los. Ocenntc ora Hnan eleramento capaz de planear una comu nidad que pudiese desarrollarse lenta y «adecuadamente». trunobtlíarta filial de las Hawalian "Big Ffve•.

dé a la gente·> la opor<lóncJe está. Todo esto implica que se ha de dls-Intenor« y -exrerior-. Es1as ftleos 1>rn1ía11 de lo premisa de que ol aruonecro oentcoto rlz». Y 011 ese esquema debe haber una imagen controiadora que lunklad de saber el espacto.argo ele Soa 11nnch porquo nos daba lu opor lunlda<I do (iflsorrollnr lclcns que hastii entonces súlu hobh1mo$ nr>licnclo o cases individu~los. roe ihl· nloS con los brazos abl ortos ol on(. Turrihull y Whi wkc1 .:lmnc:<!n r¡\10 nr. Desarrolla un esquema cla.Associattis. ol principio fu11dan1ental de la arqultectura os rcrruoríal. no sólo una in1a~1er1 de un edificio. un diseno ni quo so someta lodo el proceso de ln construccléu. cuyo gcógrnfo hl10 un es· ludio exhaustivo y m11y (1111 do In ccolo9in local asi como de los probl ornas quo planronban los vioruos. Lyndtln. sino una imaqon de «lu9ar». Dlsclcrnc vonfigur<1ciones especla- tes de lti nctívldod humana y orqantza su movtrntento.tunrlnn como proloilpos de In 11rhr111izac:ló11 biJsa(lo on los ostudios anterlores. en el do las cosas. so nos oncaruó pruyecta1· ugrupo clones nün más densas de casas 011 co11do111i11ini: u In Jnrgo <Jo la costa. Lo donde estar. tin~1uir entre 31 .rillcador. El arquilecto monta rnatertalcs físicos a pantr do los cuales el observador crea. Como nuestra 1m1"tlcn profosionnl hnbia sido f undamentul mente rn11 iclonc:i al. A nosotros. ni cllma y la lopograila. ya sf}fJ en tiempo o en el orden gente debo tenor algo Es decir. Joseph E•heric:k íuo oncargndo de disonar L" 1 ¡¡rupo de cases y un . y luogo o la firma Moore.

por ~·:ll v«. Conciuminio. 1966 32 .Ln c<1s111 del vocifloo nn Sn:L Rt1nch z.

te1 vates irrooutoros como protección vtonto del conlra nord. ti problema mayor para lo habltacron humano era contrarrestar el viento y aprovechar la luz del sol.. Todo el lug¡¡r ustnbn lnlclolmcnte cubierto eta secoyas y nhcll os. Cuundo onip1m1111os a tral>11Jar. que sin e1nh1:lrgu estén relotlva mente 11 bres de las nleblas uue a menudo cubren la mayor parte de la costa norte de Calllon1ia. poro las ponolcnres que bujrn1 al mur fueron tnlodns on In úlli11111 déCAd3 dCJI sl¡Jlo pasado. El aislamiento y la agreste belleza del terrttorto hacían de la urbanlaación una propuesta rnaraviltosu.tor casi constunte ele estos porajElS. loa zonas 1116s altas estaban cubiertos do árboles de sctcota añoa poro tos terrenos libros do bosquo de In r>MIO lnforlor hnhían sido cxtensnmcntc csqullmndos por Al 9'"'"do.La modulación desde el primero al se $JL111do es. y srempre ha sido. La uusencla de luqares donde esto fuese posible (salvo en las manchas ele cipreses) daba un ui re de espléndida desolación n estos terrenos corno en realidad a toda la costa norte. recluido y Sea Ranch SI> cnnstruyó en una costa vlrnen y muv batida. Las casas que se fundían amístosamente con la tierra parecían olrecer poca seguridad en esta costa salvaje.ls dol pais11Jo oran los orupos do cipreses do Montorroy rlo clncuenra nnou plantados porpeudlcularcs u l/J costa y a ln . desde of exterior totalmente nalLir<il y no protogido hasta el 'interior nbrlgacto. uno de los elementos primordiales del arte de ta arqut lectura. La parte superior ríe tus rompeolas f(>rm~ a lo larr¡o de l:i costa uno mesntu rlo sólo unos cientos de metros de anchura ( 1).sívamonte luqares exteriores e Interiores de mnrto que el usuario pudícso ser constantomnn 1 e consciente ele su loca llzacién. protcqído. el 1lal~u1jo nrn gr~u1~ citos o y snncl uo. Mñs 1111¡\ se ulzn un[! endono de counas.s de •in~ tenor». Durante eierto rtornpo nos habíamos preocupado muy especialmente de la consecuctón de diversos grarlo.el vtcnto. Las casas que se . r:t Ino este os 1111 fnc. Antes de lo llc!unrln do Ocoanic. marcando primero un luga1· en el palsa¡e y Mgreoando fuego progrn. Los rOSf¡O• más lrnpraslo11ant<.

procur~1nos mantener nueslras rcspucs· l'as tan indepcndi entes como fuese po· si~lo do ltt gran c~ntidad de cl~tos 01n· bit)ntale$ para evitar asf un 11estilC111 for· zat. Pero las condiciones eran tt:111 fuertes que. las cas<Js de Eshflrick y nuestro condominio inicial r11ostraron un idiorni:'I µarecido de cubiertas pendientes para desviar el viento.lo. Nuestra estructura estaba constrtut. (s un lu11or u lo vo1 yermo. y q11e dentro rclnason sin porturl>aclonos et césped y los partorrce do llores. pudhuos proyectar al edil lelo d~ manera nuo su escura se ajustDso a la uol 011torno.:tuar sobre ellos y con ventanas generosa.entre edificios y territorio. Esherlck hiLO que sus edificios se me· liaran e11 el paisaje (3). con recintos de madera vista deltmttando acouedores entornos que multtpllcasen las tmpllcaclonos de -Intcrler». bronco y \JrMtlioso. sin elementos colgantes p~rar¡uc ese 1nis1no viento no µudiese a<. Nuestros diseiios y íos de EsherlCI< no estaban coordinados: en realidad. Y así ideamos unos modos de edificar que consideramos adecuados para tas peculiaridades del clima y el lugar. 33 .dominto ero urnndo (dio1 vocea i.da por pesadas armaduras de madera con ventanas lo bastante 11randes para defAr entrar la luz del sol (poro nunca 1011 altas que no so pudloso lavar las costras de !inl) y claraboyas cenitales. Limitado ul dismío do pocw~ña$ c::Hw• tnclfviduoles. Y naf procura· mo$ que el polsoje virgen uuedose fn.mente di1ncnsionadas y situadas en la parte inferior de unos 1nuros hechos con t~bleros verticales de secoya (4).lidad fundamental del paisaje. Como ol con.alzaban demasiado vigorosa1nente mutila rían esa aspereza que constituía la cua. sorprendentemente.tacto fot>rn de los muros da la8 cesas. Nosotros y Esherick considerábamos necesario una asociación tlmltada y no un ma trimonio. f 1 1119111 ologfclo pnru el condornlnto oru 1111 campo herbáceo y IJotlclo por ol vtonto quo hordcm una costa donde f:ls olns rnmpun u ~Jr[111 ouuro contro los 11cantlfados (2). y no chocarnn con el puis:1Je virqen (en una asoclaetéu hay que tener cutda(lo ele dolfmltm· muy cstrtctamonte ol rn1wt do ende socio).t ta· rr1011u de uno cusa]. Todos los extortorcs ajarrllnados so amuraüaban nar¡1 que formasen parto dol -Imcrlor«.

ciph 34 . Condomiulo 3. E$horlck.4. 1006 1">úr Joa. Ct)tlO~ un {lrupo (ol lon(lo).

' ' 1 1 ·¡ . I \ ... f ~ .'• l ¡11. il .- .... .' / 5. ~ ']~~! íJ líl : 1~.·f. \ ' ' L ' '•-_ - . 1 .··. IJIJ11Q (!ü"l condomluto 35 ' .: 1 ..

reci bíamos con ugrado estos comentartos aunque desde 111090 oJ parcctoo no era lntoncional. Condomhlit>. El odfflcio (lol condominio era el prlrner intonto ele constttulr uno comunielad. do una sonsacté« de t>slar aun más u{lontrO'O. vlslblemenrc dosple~Jndos corno OH una r. unos miradores ofrecen panorárrucas espectntos o lugeires adic:ionales para sentarse o dormir. La esu uctura exterior tlel con1un10 esta ht~chu con 9r.ta nxtcrio1 mnuturln. vi::. aunque neturelmcnte se pare. patios. por lo que perecen mintaturas o 1111 intermedio entre una casa de juguele y una c. al contrario que los edificios de Santa Bárbara. da a iodo lipo de cosas.:ibh1a gigante.tar In riuidez del conjunto contrn los elementos ( 11 J. y son 36 . que aiempre habíamos sido unos entusiastas de las cuadras y las estructuras industrlales del campo. La otra es casi . Las casita mtortores están hechas con madera cepillada y ge nernlmente pint<lda. rnlradoros y sola· rfns (5).. por algunt1 razón. ol condominio es uno con· ceruruclón rlo viviendus onsa1nblndo~1 caro a 1 viento. Pero nos oponfnmos A los críticos que. Y nosotros. consídornban l~I semejanza lnjuslifit::tdn. En torno a la periferia.unLJ casa en mtnlatura que tiene ab(ljo una cocina. aunque no orlvado de le Vi$1(t del rompeolas C~ido vlvlonda se curn IJOll~ do un nran espanto (1nico U)) y ces: todas contionen dos pcH'{ucñcis ca· sus: una es un slmpto cobertlzo sobre cuatr9 pos tes encl 1n¿1 de lo tierrn }' sobre el cual huy una alcuba (OJ. distribuidos 11lredodor do clns ~¡rru1do• pntfos comunes: esto formn un prllnor estrato do • lntnrlcw • (6). su pallo inlorior esta rodeado d« forma" quo so i11clino11 hacia ol mor (7) A lü voz cn:. un ba1io y un vestidor nrrtba. de otro cstrnto do CO· bllo. complejo <fo t1cllflclos y pro· 7.lrlad <:fo uno domesticl· dad O\Hl mayor.. se pareciese» a ninguna otra cosa en concreto.lllln. Dentro rlo c:nd11 vivienda h.uadra para aumen. y 3 voces una huhflrdilla encima ( 10). no estaba pensado para que .Todo esto era funcional en sentido estricto El condominio de Sea Ranch. Como las pendlernes dornlnnn arnhns lndoa.1y unü ucuclaute micoo.. 1 a gente veía slmlutudcs entro esta obra y los antinuos edificios do las minas y las serrerifls. Constn <fo diez 9rundcs viviendas con rorre.1n{lcs lienzos d~ madera visto.

9. cocln:1 y bnflo une r' 1 e . l)~t111eturn Oondommto.- 1 1"· 1 37 . Cundtt1\1inlo. uoldtuJ upe 1 lpo <lo (':unuo pHaros 10.a. Cnntl<'l••\lnlo. 1• 1 L.

Oi>UH Condomlufu.hl111 lu <:~h ut:lllfll 13 12.unlnlo. Corlclc'. 1. unidnd 1. mtrndor y cuarte de Oourlomtnlu. unidad 9.¡ I. sotauo .

la cahina donde van la cocina y 'el bailo na sido pintDda en ctnco tonos ch·} azul para dit:tinguirla de tn armadura y l•is pt1rede~ de madera vista que la rodean. L.3s hocto dentro o hacia tuera. tiene una pequeña entrada de madera nue hace tarnhiéu las veces de comedor y un porche acrista. aunque todos tcruan 1llUY claro que era preciso . Una escalera do 1110110 fijn asciende por uno de sus Indos desde tu ~íJgunda planta h<l~ lfl 1111 á uco q110 hny enclrna rlol cuartu rln bílilo y desdo ol cual los 69llos ¡>uerfon supervisor lo quo ocurre cicJ. se selecctonaron luqaros de especial ameuídad o con muy bueno vlsta. n protCQido fusto fuurn do sus l ro11 l"1·111. op11111ado hocio et lllmltMo horlwn1·c dol Pacil'il:o. poblado d" oolumnas y postes.nos entre los árboles. en los lados oeste y norte. E11 cambio.rías o sotaríos ouxi 1 lares ( 13). Todo "I l119nr so convierto 011 un gron lóbulo. Los terrenos próxl mos al agua eran lan va. especie de amarre próximo al ventoso exterior (12).tacló11 dH Si·)\1 nonch fue ucvada a cabo por lus palsajtstos do Halprln. gflle. de la casa.a u11Janl.liosos que haD1a que venderlos. La unidad 9. bojo [151. Slornpru se estti cerca do elo1ll<11Hos polpnhlcs do la es· rructura do la habll11cl<l11. se rlotuuttnron las parcelas y se construyeron las casas. en los prados los problcmas eran mucho más dificilos...ido (14) junto a la ~1r~1n sata del sur y un lar90 mirudor que cuelga sobre el acantilado. quo sl11 ombaroo os aún monsuroble. rlcscosos dé conservar las cunlldadus únicas clcl tunar aunque sa bia11 111uy bien q110 la soledad de la costa acabarlo partldn cm parcctas que se venderfan y comprurlan. Casi automáttcamontc estas casas se han fundido con sus luqarcs y con el bosque que las rodea ( 17). y h1000 cxrcndcr la vlstu dusdc tas 1erro1. por elernplo.JUH 10~1 problemas eran rt1. Indas las viviendas son diferentes para ajustar su posiclón concreta ni lugar o proporcionar rtornutortos. En el bo~H.ci lmente superables: se trazaron carní.J. consc 1011 M a lo voz dol nhrumaOor ex iartor y del acoqedor Interlor (fil). En lo ¡ilalllO l1nj11 so porctbon anibas C0$0I" 11110 puede mnvorso 11or el Interior rtc In h~bltaci611.conceptualmente Ja envoltura «exterior .

ConJon~lfiiO.14. uniJall 9. bloque: <. ConrlornlniQ.le cecine y baño 39 1G. urudad (~ . Condu!lunio. riorí:h11 acti~t~ludu l S. unldnd ~).

Cusa Mines. La dirección no creía posible construir más casas en luqares adecuados. ciostrnada n la venta. el pro.. csttmuíuso una rica multipllcld11cl <Je hn:locnes. Pe1·0 no lo con. Es1·0 irritó ooso- n muchos. Otro aspecto do la 01·do11nción rlol l<Jrrltorio que al principio recibió unn \¡l'lln ntcm:ión por peor! e do los nsesores tue el confunto do re11trlcr. todas cstrechnmenta rlepe11tllantos del oruomo. sino algo que. Resulta ln$truc11vo oclwr 11n vistazo ol lunar siete años después.1i'. podía construir.motor ldzo que 01Ci$ ele la mltad de la su perficie de los prados so conservase como proplednd común Gran parre de la mltad restante.. dedicaron tantas pcrso- .lón con h1s zonas arbotndas. gid«• en 1. zona privada rcstrln .pociones que 1. por !v1L1Wi~•1oorc- Turnbu1J. cerca lle los árboles. No querínmos restricciones que c:onstrliocirrrn al dlsonauor 011 u11 esquema 1·igldo. fue sltuad8 en una .io11es dtscüo.1 que no si. con el tipo de preocupaciones que se habían derrochado en los orupos de Esheríck.St?(luilnos. poru do tros habfcimns consiclorado convonlen to h11ccr un folleto l lcno do l11formoció11 so· lira ol lu¡¡ar. ta unlca prohiblc:ló11 rioldo so roforin a las superficies reftoctantes y a los cotcrus hrll l1111tes (y a pesm do oue despuós tuvlrnos (JLllJ hunontu1·11os por la 1>rnscncla do óstosl.. las proocu. Pero para tener cierto control. Esto dejaba •ólo un cuarto do Jos pra dos como terrono de construcclrin y en los primeros RO Intentó que lo$ solares n1s11111vioi'an clerta relar. 1960 preservar la >ensación de amplitud de los prados intercalados entro las man chas de árboles.

nas son merecedoras do nuestro aten crón. que ha sido inteligonternenle restaurada en los años cincuenra de este siglo. Ahora está arrasada hasta los cimientos. La capi Ua del asentamiento ruso de Fort Ross (18). y sus cxttos y fracasos nos darán algunas claves claras respecto al lugar actuo1I de fas casas. Incendiada por unos 40 .do une> avanzo costa ar1 Iba dosde San Franclsco. se mnnlíestaba con elocuencia acerca del poder que sobre la mente "ierci6 un pequeño pues· 10 colonial en los confines solitarios del mundo: y nos habra impresionado pro l undameuta cuando funnos por prfrnera vez a Sea RanGh. El paisaje sique siendo bello cuan.

to. 1012 19.1 20. Nuovo con(l(lffllulo 18 f11n ílmJt\. $1')1l(11nr1 Cou111y. Ln cesta u la nlrura de! condomlntc 41 . Cullfornln.

.vándalos. No han sido unifonnadas <:unl sof· d~dos <JJincndos p. h11y un pabellón que se ha lra$Jado el almacén hecho por Esherfck en IOGS.n10 tipo de consc1nso intencional que los de Cd· garlo.::1ra lti rovistc1. En ~•i(HO ai1u:. PL1es hu suprlmidn el montículo con un odlílcio lodo <lontaclo y ritMo. no 11bstanlü. El problema está probablemente en que la imagen de Sea llanch se basa demasiado en la soledad. cuando monos.ondoml11lo11 fue pospuefll't> y 110 su pnsó dol prln 1er odtñclo porque tos vondeuures poclíun co11so911i r su t:o111 lsi611 del G % mucho m(1.. Al princl¡Jlo las colinos parocon ornn<. Incluso en ef aparcamiento tatorat. llOnda «slo11 IV$ c1:1so~~ l. pero carecen de poder. encajan tan bien porque responden con precisión ni p\lisaje al c1110 se lru.10 rnó~. 011 pnínbras de un umlgo nuestro (rn). como los primeros edilicios. sin ernbargo.de 1:1 collnol Beluce S<>b1·n $11S clrnrnntos dejando 01i la esta- cada 111 lilcrba que ensombrece.1sa:. no ~H. Resulln que el pro¡1rn111D de lm1 r.encia ele las herbosas pendientes que hay encima del p1·ndo (231.$horicl<. Cuando nos acercnrnos mas. ¡Y r11. l~1s prin1cras decisiones urba· nizadoras no han sido tan pfenumeote 1·eivindic. pero el nuevo urbuntamo. ró1>lclnmanto $i vontlian snlares. f1u11 pord ido :~u h lorba. qui7.las.1ó dosonnnclo <.Job" ostnr 01 comltá rlo planiílcacl(n1 para <1uo sus ool'CStrlC· clo1H. Una lliler~1 de c. pom qué vulnorriblos res11ltnn y con qué fn<:llidad se lns destruye. Observemos.1u11 caracos da rloloncr aslo tlcsastro! Lus •1iguio11tlls so1·prn8M nos 11091111 "" ol prli11fir prndo. se h:1 venido µreoc.\•11 o s~u1ta B{irban.. Da fu Impresión Ú0 doml11nr ol Lerrltorio y uolpenrlo a In vet. e:~to edilicio r>Ol'Oll<l l9norti1 Oso pfnn !IOl1Qr<1I y SU$ inrenclonos subvaconros (Dsi como ol natao¡e mlM10). Los re"idontes están indl~111ados.ima la . sin embarqo. perrnaneco muda.. Su arquitecto se muestra. Es rllfícll clt1slflc11r su rela<. Junto <:1 los condornuuos.s . CI prcvooro ori(. PruHionoron durante cinco años paro oplnzar Ju tons11 uccion do los condomtnios y si las obras continúan lioy es debido cxctuslvumcnro a que 11n contrutrsta compró unos terrenos y trujo a su ar~ullecto de una estación de esquí par« que le hlclera chatets •1 l{I moda. JJE!ro da la lrnpresi611 de que al9ll folla en él. Respe ti1n sus circ. Al otro lucfo rlel nlisrno prado. observamos las obras do otro con· domlnío rlo1rlis dol nuestro (20).111 nacido do la rnanll del hornbra) coiY><) los setos 1nis111os. co1no ocurre con Jos setos.(11«lurul º (y sin jjlllb~rgo t<. y el Estado. habla de restaurar todo el poblad u ruso. eso meticuloso quid prr> quo con ol en· t(>1T10 vir~Jen. quizú porque sabíarnus a d6ncfe temamos que mirar pudlmos se: ñalar la niJucta de nuestro condomtnío . su votumlnoso cuerpo se asienta con soltura en ol terreno. . [Oué c. con esa aproxl- mactón global propia <le los años seten ta.1.1 lejos do los se los.lo llorHs si lves~ Ir~~ y todo el grupo so ha convCJrtido Hn pttrtc ins0parnhlo del pr1isaje. Está dise1íado en lo que de momento es el lenguaje ver uáculo de Sea Runch..Jlnal (21) hal)ia dispuesto los <:onclornlnlos corno forniAndo unu pl'imorfl ceiden~1 do dunas a todo lo f11r(10 de In estrecha 1Jand11 costera. Al poco uempo. que descuolla con su porulnnte estructura. cut d1111do n1ucho In rclnclún de 11110 con otro y <lo tnrlos con ol rorrcoo.l terma del terreno. ma dern .:ln~1c. donde se mueven muchas personas.. en é1Juo tnn <.i6n con ol terreno: ni so l undo con nada cJo lo quo lo rodea ni so enfrenta n nodn. pero en concierto y c:on el 111i:. so apeloton.adns (251.. do las ilrn1nencs vcndlbles do las tonas suburnanas c¡11<> ele In presorvaclón de los sotltarlos orndos del posado (24)..i:is fáciles. para . poco nmiqo de la escala de la "roen <Ir.unstoncias Individuales. y n11nc1uu ol~JU· nus cubictrtns u. Ern nlgo ovldenre desdo hacro mucho tiempo que los editicios dostrulrtan h.opan<. otrus han g.\lrcl l11C1clii'!:. co1no una grao roca de madera .á porque no observe. acucrudo por un deseo de 9t111nnr. corno dando la cara a Jos vacíos camnus. y IJ<fom~s oso cxhnia n In Ocoanrc Proportios do nuovos iuvcrslonns y üa todos los prublemas ti" In oxh llJ1clón y venta de vtvlcndas yu cunstrutrlns. sin ernbarqo. y nada más pasada 19 entrada (22). 1'1 exore(. so hun curtido H Jo lnlcrnpariP. su aparcamíonto es demasrado nrande e incluso tiene pequeños prados quo hacen peligrosos Jncurslones en la arra hierba do los campos. A lo lejos.:orpon1n. la costo os noscosa y el viento azota la carretera. Pasado Forl Aoss.

42 .

~. 43 . nURVO 31 lado.•• :J. Fntrad::1 al p:ibellón .1ierd:l .1 •I · • · vieJo condomtnlo a la . 1 pabellón a la derecha· et ~~ condominios: el 11q1. '.

23 Pnhollóu iirrlbn v Más al norte. Loo cstuorzos pnr conseguir un con. en 1~1 del viento domtnanro dr. scponcmos que debl· do en parto ¡11 ejemplo do tas casas y:1 construidos y en parta o tas presiones (le las restrleclnuos y del comité de ar.od lfir.didas.nes entro las casos. o entro éstJS y el patsa]o. l11s 11rbolcdas estan aün máa apartndas y los nnchos prados ml\s hendidos on roues dlrecctoocs por hl lorns de parcotas para . muestran las parcelas ven.m irar por encima de los vccínos presea tes o l utu ros hacía el océano.on$l1 ucttvo notoble . tncluso casas bien dlseñadas permanecen sin objouvos claros en el prado.1 lo conlusl<'>n clo propósito!..ro los rltmos rle tambor+loros rotalmen . Parecen seguir .uuttcc tos. Lo11 pnrcdos tfo tableros vortl. en ol mapa del vendedor. uca pero no tns proooas de conscusc resoccro D los 1>rnpós11os. Y IM relaclo.cino ni en 1~1~ lorrnas construidas de las cercanías. si911hmrlo costa.. es 8Lí11 mns 111uniflcsta (2GJ. Iros casas de cubiertas inclinadas so ase. A411f. to dispares. cncta lt1<l<•rh 1\.l noroeste. ve.coles de seccvo y IM eublortas do ripios crean una aparento conststcncta estllfs.q del prado. paralelas H las lhrens de In parceta u obedoctendo ol911nn otta constdcraclo» nacida n161s en ol tallloro de dibujo que en el rroplo Juf)OI'.nr l lo 11~1cldo 1111 l(Jlo1nH r. en terrenos urhn· nlzados dospués. no son mas patontos que el orue11 de los puntos que.riamente escasos (27). sin apoyarse ni en eJ p~1isojr. La reacción más popular ante el lugar .trol suburbano del ¡)alsaje son merito.mejan bastante a las del grupo Esherlck. En la otra e~'>quln. las de éstas siguen direcciones dtstlntas. aunque mlentrns las cubiertas de las casas F.shorick estaban todas inclinadas en lo mlsma dlreeetón.al mismo tlem. mente cohct ente. So alza11 tan lejos de los arboles que pierden su protcccíon del viento como pierden la oportunidad de presentarse como parte del seto.

y no algo que sea un lunar para vivir en ól. construyendo sobre 1'1 tierra un objeto que llame la atonctón por su forrna. Pero incluso cuando se intenta culdadosamente construir forrnas 44 .es la conquista medlnnto la exhibición. la relación que mantienen estas casas con el terreno parece más un rapto que una asocia ción (28-29).

_.' 24 lvln1>r1 del Sou íl{lnch . Cesas e11 <:I prado 45 . 2i5.

Cosa en ul flr+Hlo 46 .28.

31 •ldiornl'1 de Sen 11onch" y le d loron f ama.Je nuestro Llú111pn. Con I<)~..Jio dirigido$ que prop~. los vendedores. porrante« l11s tornab~n en Houoluh) asesuros con fu vlstn puesto en lt. gurun por los cuatro puntos c:<Jrdinalcs 1. lo mnyorlii do In~ dectslonos no su hnr. cuando Al lloek« y 011os vtsnoban con r. Oi{Jcunos en primer 1 uqar que Seo Hanch as en muchos a~. Una de las grandes virtudes del condominio (30) es precisamente la posíbllt<l<ld de que las vivi corlas se agrupen en una asociación con ñl territorio. la qcute y sus arquitectos se dodtcaban nn olré1 parto o Llcsarrolfur juntos sus íantusím•. reconocemos que cstau tenidos do dccepclon. Incluso 111 comienzo. eso. ccuenci» ol lu11:1r. tns docislonos fin. y más cuidado en la dispostclón. propiclorlos del terreao en l lawal y ros compradores en San Franclsco. desde lueqn. <:ORO que lndiviclualrnentH no pueden hacer..:011 el terreno.acordes c. forraron un prematuro paquete de parcetas parn una venta rápída y lácil.tcrs suizos y duplex frente a esta es· plóndldu GOS ta.n Edgartown. ¿Que: es entonces lo t1uo An.01i sobro ol terreno. Estos comentarlos sobre Sea nanch tal voz suenen desproporclonadamenre duros y. las casas unifarnlltarcs rara vez son lo suüclenternenre voluminosas corno pan) parecer al~10 más que diminutos granos del paisaje. Prl1ner nondo1ni11/o mal? Anta rndo. sinlos de preocupación 47 . Poro mucho nos tememos que parto de la culpa nos quepa a los que planlficarnos este lu~JGll" tan especial. Inflaron tamblón doscu ldadas versiones de cho. con obsotuta ludeplrndcncia clél cs1iirllu del lugnr. l't)r<> tonemos CJUO adn1itir rnmblé» quH os:i n1a9io dlsmlnuye un poco con coda nuevo edlfi<!lo quo se tevarun.p(~Ctos un lugt1r acortado. rulamos vlcn1 Cl3 111c<.10 JO. cuyo interés por el IU!Jflr era transito· rlu.l liquide% <lo I" cnjn y un Clll1SCiu dn 1llrcctorno prcooupndo a111e 1·ndo por lns l)ail1indus. Y corno sce Runc:h es lw1domo111ahnontc un c:on)11nto de so9u11das rfiSlclcncias. agradahle y que ha conservado bucua parto de lo 1)lElf1ia cl(1I palsaje. F. ro i:unl os una carncrerísttca muy frecuento e. Buscamos una concordancía de los edificios con tan vasto paisaje y eso requería unas dunenstones y una presencia muy superiores a las de la mayoría de las casas.

¿Cuáles son entonces ras rosibilida<los que tiene una persona con deseos de poseer un::i bucnn casa.torio. una <.cos muros. sfn 11lngu1'a relación mutua. lo cual se ha dcmostrarto muy dlffcil de conseguir.ciudadana se marüfles tan directamente [o seora Bárbara. [11 Sea Hanch.dora asoclación con las lorrnas del terri. el luqar de las casas? . muchas casas se funden unas con otras detrás de ¡11 tos setos y blan.1 una.mente poco numeroso de ocHficios de carácter publico.sesrón sobre su trozo de tierrn. Snn las monos afonunadas. y cuál es. de nacimiento más rápido. L<1 mayona de las casas (JUe hay en los prados o en las herbosos pcndtcmcs se lhnltan a afirmar su po. en estos últimos anos dol siglo XX. las casas se sumnrqcn en el bosque con gran éxito: pero en los prados necesitan a!)ru. y nosotros he· mos de admittr con honestidad que asr es corno l<l mayoria do la gente cona 1 ruve casas en todas partes.parse para poder constnutr una vnrda. y dejan la función representativa en manos de un grupo rclauva.

48 .

J. Comunldados enteros qua han salido nirosns do In oruoba. y de é&IA con ella. y por contraste Ja naturaleza nos parece al~10 bueno. Ntinstra teertn <lof lulf"' rto las casos. Hemos consuuido de1·nasi<1do y a n1r. Do nh] <1110 la 1eofllm11 bi'1sq11ndn rlo ralees su h11yn bocho lrcnéttcn.. sino también de los ritmos. No podernos re clamarlo como nuestro y no podemos ha· bttnrlo contortnbtomcnte. Fn sus partes acoge impor. n ificotiva1nen le encajadas. Lo que hemos construido nos asus. hemos hecho hoy un mundo en el que construlrnos para nosotros cosas que nos son muy (ljf:'nas. Su emplazamtento es sólo una dirn tnuta pieza del inundo real. IJI nroposüo lc!)itlmo de fa ar· quitectum tenor unos derechos especiales sobro ctertas portes del mundo (-lutertores») y coutraponortas al reste> (•exleriurns . en 11ru1 sucos1011 do njnmplos. 49 .ta. nito o modio. puos lll ocnto pretendu unclarso en u110 qeogruhn cnclri vct mas in"111ldn o lndiíercncludn. lfo11e <JI monopolio sobro los prtnclptos do 111 edlflc¡¡cfón.ló11da podernos OSLOI' <:óll)OrlO~) y vlvi r nuestro vicio co1110 do lo merafórtcumontc h111Jltuhl<<: hasta donde roocmcs avan>a1· más (1M do donde se. que nlngun prococtmtomo. por tan· to. avanzDdn 11quf como nrll l teto prugmá· uco paré ayudarlo a L1St<1d n decidir qur) dar. Hasta el momento hemos lntentado mostrnr dos cosas: . El cstablectmtcnto ce un torrlrorto par. dan """ rrica do lo que fll•Ode ser ol lu¡¡nr de las casas.1111do muy mul.¿Jnt1 Gasa es un delicado equll lbrlo q¡pn su entorno. ton mal que en Jug<lr de tenor lo que ten In. tornes acrtvidades humanas y expresa en suma una actuud u otra hacia la vida. do la edificación do casas. so ha vuelto contra no sotros. ninqun nivel de un arte. Una buena casa es alqo lnlogrado por numerosas partos cconórnlca y sig. pero ese lugar debo parecer todo un inundo. E1·1 nuestra upinicín. El frucnsn uo nuestro entorno pnra cstnblucer cloncJn estarnos y qnfl\11lls somos pareco nxi911·nos unu b(1sq1 iodo dn fo li¡>bltuh/lJ. son hujo.lslonas llenct que tomar. la [dad f\M:dio lcuendo l<J mayoría dtt lo cons 1 ruido era sog11ro >' tocio lo que quedaha extramuros rosuuaba pavoroso). v muestran.. o ol menos lo lntenmron. En su mayor parre no tiene mensaje alguno para nosotros. No nos habla sólo de los materlales con que está hecha. tnnto do lo ffsi1![1111onrn twbi tablo -<.. Santn Rt\rbarn y Son Ranch <Jjempl 11 tcan o l¡¡uno~ medios por los cuales IM cesae contrtbuyon a la croacl6n ele un lugiw memornhln. sólo puede µorllr dn u11 punto do vista.El lugar de las casas ~dgnrtown.tunlrnonte estarnos y haclu dónrlu nos trant:iportorá nuearm 11nagi11ación. por' ejen 11110. espíritus y sueños intan1¡lbles de fas vidas de las personas.1 lo habltacfó11 física y metatortcn os la baso prtmordlal de lu orqullecturu y. y da este llhru.

done. De temor otros cllenros luihlóramm: lloílado n ntrus resultados.ncla vez 111t1s dlffr. En nuestra práctico ncmos hocho honor a nuf!Mra te en que los ensas deben ser lv9Mos ospectotos centro de otros iugal'lls. En algu11os casos eran casas do vacacíoues lo que aumentaba nuestra libertad para Interpretar los estilos de vlda de las personos en f)SC: domlnío experi mental que es ta vida en va cae iones. Muchos clientes nuestros tenían prcsupuestna pequeños e inclástíc.a ellas se reduce nucsira pr. el centro del mundo par:1 sus habit(111to~ y. culdadosnmcn la 1'Hl}lCionados con un lugor 1uayor al que pertenecen.dados de lo normal. la cludM suele sor algo dado. Tamblén hemos adrniradü edificios come los do Santo Bárbn1 o que: rnuostran los suenos y las pretensiones de sus proplotartcs.11 encontrar oso campo do consenso hu1111rno que lwco rosMe construir las casas en concierto mutuo. pern Ja r11:.l leas y las dectsíones osnoctücqs que derermtnaron sus formas.Nuestras casas Nos fijamos en trns lugMOS porquo nos íJUStub.c:l11 los tanto por l~s personas como por el lunar. estamos convencidos do que Ja construcclén. en una casa nueva o en oirc remodelada. ejemplitlcan lo que puedo conseqclrso cuando los propietorios están dispuestos o invertir mas enerqias y cui. que exhiben con un CHn· dor ~spoclDJ los nccestdados prúr. A causa de esta esµec:inl libertad hemos podido considerar sohre todo las casas més pequeñas corno es~ conaríos stmples en los que poder represen lar muchos dramas. Fueron consLa mejor manera rle descrlbir fas casas es hacerlo en concreto pero unas palabras prel lminares l'ruJdas 011 los primeros linos soserua y son en su 1uo.1yorra bt1!1trint-0 modestas y autoestablos.Je esta actividad puede recaer funda1nenlaln1entc en IOH 111ucbles. La tnrcnsa slnillltud de eatos o)omplos radlc11 nn que son lndlvlduntes.lctica profesional. Eo realidad. Clerlns pcrscnns.o~. 50 sobre su concep. Otras en lln rtonon ta uno casa o un piso y para ellos los mismos muros M1J dados. fodo esto establece eatrnchos límites sobre la oportuntdud ele concierto con orros y agrnnda la importaiicla dol iuteré:.t~- . yo lier1on una porcelo do terreno. oortcnectentcs a nuestra propla obra. entre l11s que huy r¡ue dostac!ll' un 1JIWSl011.ción lormal no estén de nuls. dts- PlJCstas tl hncor u11~l cnsu. Poro Indican tamblón que resulta r. Hcrnos ubHdOCidu n una Sll1'I<) de rredll<1Ccto11es. Paro el vecino Individuo!. o incluso en un piso. Todas son casas nuevas porque. los colores y la l lumtnaclún Estos limite~ no son causa de dcsaheruo o de dencsperacíón. pintorescos e) al menos retadores. por crear un entorno propio. y cspo.in y porque mostraban lo quó nos HllStnhr).1(lo interés por los <Jdiiicios dol pnsado y una ospeclol Incllnuclón hacia los gl'uncros. Las CHSilS que comentaremos a continuación. r nos ponen do maul· fiesto nntmosamento que las c11s11s conslruldtlS en concierto y con amor consntuyon ciudades en los que dn gusco estar. In ren1odeloción o simplemente el srnueblar una casa puede l levar a resultados lnmensamanra salisfactorlos.1yoría pueden hoy j<1ctarse de poseer Juuares csplénrlldos. sin cmbaruo. do modo uuo sus vecinos y el osnoero general del lugür son tumbión eiluo dacio.

esto centro espiritual se ha mar.Ira primera casa cdicular.sro significaba quo los dormlto- rios. Uno cJv.1J uso fle lnstrumcntce cspecitrcns. que ht1bio comprado un tHrr~no e11 un cnnon próxlrno a 1~1 costa. y mrOf)Mlo con espaclos ele usos ospocíficos. Jos abuelos. En las cabañas del fl<>mhro primitivo este hoga( de cuntrn postes estaba 1 ode. . l n 1:. era Cf.11sM 1 uavoros hay vmlos ésp<Jc:lo• !JCnernlos rtuu puodon lncl 111 r en ceaslonos un putlo al ~11ro llbrn o un r:isa<. se alzoba u11::1 ladera casl vertical cubinrtri de secovas. de.CaS(J bajn los úrbutns y además 110 podíamns oastar mucnu clinoro (y por tanto r10 pod1«111os habililar 1n11c:ho espactol. 11n publi nitarlu prnccdeuro dn Jo IJénfn~ufa clE: Sr111 rr~11u:l~.yri 1 Jobson. Un Ca111111(l SÍ(ILIC él fnndo de esro canon. por clempln. tsta fue nues. La lu7._11ro postes cubícrto con u11 tojndo sa con· vlrtió en In casn :iimbólico. los o<ifo11IQ!r ~>ropor~on~rnn un mi<rllo da acomocla"r e<ilf> nocealdnd oenerol dcr 11n Cfrncro • <elmL><llico en ple.¡e¡¡ uu •lt'All chras.no coraión de ID!. pn1'tllelo a un arroyo. esto conjunto de c:~1.c:o.¡¡ra11 podeo-&obre.\ ¡ . En su centro hay un edícuto moderno.1 otro orltta se habia expln. tres niños y sus r.nuHsh os prhuoros clientes 1 uu lo funii 1 in dH ('.flw (5).11 norte.. nunque se necesitasen para los padres.cado con cuatro postes que en general dellmltahan un hogar. y 1nás 1-urdc aún. un espacio control. .. una armadura .1llá .nado una nstrechn lcn~1u<-1 de ucrra: 11u1s .'ll Dosde los tiempos más remotos.tn-liHOS. el edículo. 1116s abalo do rvlonterr~y..1(1ó de nnco. Posterfurmcrun.¡¡filfoS< la irna111t1i d!r I~ •casmiLejarco uo . r. en ol que. n14ruJ~"'iil•11eclftco1r del hORttr (3J Otro medio ha 111(10 construtr una ~Impla l 1nhitncl611.Jlt"mElllte humana¡i.nes destinados al olrnnccnrunicnto o <.y <JI hecho de que una casa-debn parecereHull'l"'má:s imp¡¡rtanttrdel mnndop01:a o&US::habitante. nn ol que so c:olocobt111 lns 1rnágoncs de lo~~ snntos o los nltnros ( 1·2). L111 puco n lu 1 nnnn1 n do r:il for· jas ( ~ J 1 11 IM r. pues. eran enronados los fnrnoncs. tenían que ser compacto» para dejar libre ~ll mayor esnacto posible a las actividades comunes.

1 Clmhru do do. ualln.: la l()!oula do Snnti> Stolvno. Venecia. •tlu!a XI 1. N11ov:1 York 2. poi Buldn~s.vo longhe1)fl. Bnkksquino.. enrcu de 1:1:1110 floll)nno. 1G'19 51 . nhdr:1 1~11 h11> Cl1111)1c11 ns.. Olucsu d(t{Jli Scutet.

. (i " ¡ . - .. <. lfl()fl ndO$. -. -~< -...- "· H:1bltnch <' .- ... - . ... . t'ld nti r:onu) alf<n J~fl . J · un cdrculo .

.nrtfo'l:J)tOCedi01ie11to que "mfilea. lo cubierto desciendo tonto que nponrrn deja sitio parn ías p11ort11S acristaladas Que hoy en lll plataíormn qua se extiende por enclma del urru.. so fcmna un ospaclo do uno solo plonta con un tocho nito (U).IJ!l \lllZ' 'm~serwill. En torno =' la armadura. cerno una {Jinantesca tienda de campaña en sor.. ol ospaclo rlellrnitadn os estrecho y lo bastante alto para dos plantas. tEJ.aimft\le ijste easade en~ . Allí dondo In cubierta no uono poslbtlldadee do volar. bajo y hortzonta]. !Jllllll". la ligcrern.o. Cunndo so permite que la cubierta se oxticindn más. la visibilidad y la sencll lez de pilares y travtcsas nos invitan ¡i participar en el acto de la ccnstruccién. ol ospncto se hoce aún más b11jo y ml\R íntimo.. La armadura de la cu. oxh tbe la seuclllez de la estructura. Las for111os do las vontMas hacen Juego con los palsajos que enmarcan y con In~ porHd1l!i un que ot'ltfln practlcadas. uno cubíerta de ripias desciende en todas dlrecctones. como ol entresuelo.tas son do vlclrio para anunctarnos la plutatorma do mcdora sobre la que podernos cnml nar y en la es(lui na e. Una escalera que lleva al centro del entresuelo sustituyo el hogar del modelo primitivo.das de verdad (7).Je) estar un panel cspcctat do vidrio. vista y muy rle>lgocln.bierta.52 de cual ro pos tes rodeada en tres de sus lados por un entresuelo a un segundo nivel y rematada por una ginantesca ven. nos abre una Intima vtsra del arroyo que corre por debajo ( 1 O).ción de una joven farniliu on constante movtmtento.Qan1tar le1& eti. La caso se construyó con secoya de los alrededores y en el estilo de un pequeño graneto. como sobre al cuarto do estar. rn un punto. Y cuandu sa oxttondo mas todavía.fill eít. como sobre el área de comedor. Nos imaginóbnmos que era la celebra. sonún observó Frei 0110. cuyas vigas van destle el centro a los muros perimctralcs.yo (9). Las ventalas b:ijos y anchas riel área do estar desvotan una ofable visto de h1$ montanas dol canún: la ventana alta y estrecha del (ireo d<l comedor do· mina una ortzada secoya [oveu: lus puor. un famoso diseñador ele tien.oyo•..tana lnclínada quo permtte una vista del bosque de secoyas que cubre la ladera sur del cañón (6).lll!re or.

C>. exrertor 53 . por MLTW. Casa Jobeon. Cttllfornla. cese Jobs()n. rn6t 'l. Pnlo Cnknado C:1nyon.

8. CllS.) Jobson eomedcr 54 .

I . a ese espacro central. y una escaJera púrpura resaltan con tra las blancas M0011í '. La prlmera casa-atfor]a la construtmos para Marllyn Honham.pedicl1~ (1:l). debajo. on la ladero de una colino som breado por monumonrales secoyns ordc. Una (1luo11t<ll:i:a vorunrm con parle· luco~ do acere (entonces lll oltornntiva más bnrota. aunque hoy s1irl¡1 csnrrntosa· c:•:1rnl Rfl enfrenta ni bosquo do scccyas (12).n11d~• en círculos druídicos ulreuerJor ria ros troncos quomndns do otras secoyas aún más vrelas. la cocina. Como hay poco sitio para los mue· bles.B:d1nuJc. uno [oven que ensoñabn en una escuela de Berkeley. Mas allá del dorrnt torio. Sus padres le habian roqalado una parte de la linea que poseían en las montañas do Santa Cruz.cin arriba on Ja entrada y hoclo abalo 011 una chlmonoa l&leral contt~Jua sumtnlstrB11 luqaros par a sentarse y ponor cosas y reducen hJ dlstnncia vortícal requerida para llegar o un dormitorio 1110· dianle una breve escatera elevado (1'1).tos especiñcos -cocina. utilizarnos el color paro convertir tocio el interior en mobiliario: una chi. In l111tcu huhltaclón 1ue11te se osfuor1.cet1trs~. En el otro lado hay un porche que ensancha la habitación 111ediC111te una gran puerta corredera que puede mantenerse abtcrta cuando hace buen tiempo (15).drHdo dt> oproxunudomonto 4. I~ barandilla del dormitorio en· color azul.sa )' slrnl lares adosados en pequeños cobertizos colgantes. Do hecho. vacía y en espera de la acción humana. Estos cobertizos son baratos y proporcionan a las casas una afinidad con los qraneros de Calttomla que nosotros y nuestros clientes admirábamos mucho. provista de equipamien. Comienza con una sim ple habitación. muy reducido incluso en 1961 (11 ). debajo <lo San Fran· cisco.. baño. unas nuevas esca· leras llevan n un cuarto de baño colqante en una alforja qua también contiene la entrada y. despen.a por ser lo bastante 11rnnde y OMa en altura lo que I~ falla en s1. sólo es un coa. Ln cns11 so utilluwfa fundnmcntalmo111e rxirnfltrntrrn y fl nos do semana: ot presupuesto de las ohrnR ora úe 1500 thfütt·es.1. como al forjas. Ootrás..~ metros de lado. roahncnte 110 to bu•ti11t1e grandti pora nuo quepan muchos muebles por lo que l lgeros cambios de nlvel -hr.menea de color naranja.

vtvtn út>~cdUffl 55 .9 Ct1:.íl J()h.nn. pln1:1lonllti óKl<.rl01 1lu11do n.

Hxtorlor /(111:1 rlo c. cu11m Aonhtu11 . por ~11 TW. Cooot•/. C:1IU'Onll11. Cl1Sa BónhJ1U.:1 Srmta Croi. Cf>sn Oo11hum. 12.11. 1:~. 19(.:.tnr.

11 cuomc.•11tc. ventanas industriales..paredes. Cs~. tocio ello pl<:lntaúo en medio del busque cio secoyas. deberla captar en su Interior parto r.tnmonto) cutobrcnouo ilocln ab~i<> r1I ¡>llSllr por onos. la casa. y no ser solamente una C«SO· rancho de suelos planos y apoyada 011 pilares.>lrsu ( aunque no vorsn ln1rwrll. Con tal fin.ti 11ival de la calle. nlforln~ col!JMICS alber¡¡an lu coclnn y ol h:ll1n. vino u visuumos en 19G2 con un sotnr 1011 lncll11ado 4ue rosul 1 nbo l nutll tzabto en un 00 % .1quí el ruovirniento se estructu. A partir de c. ero 11110<10 pol'cll. Toda la cabaña resultó muy barata a base de ª<!' 1i latar mucho en los materiales: paredes de madera chapeada.ra en una espiral descendente que co. colocamos lo entrada en Ja parte superior do la cosa. 011 una dimlnuta parcela.mienza cuando uno pasa por un balcón· dorrnitorio y desciende tras el muro hasta ol otro extremo del espacío prtn- 1'1. Y que noL<1l>a de unas vlstas esplóndldes. Be llega a olla cruzando un puente QU<" da paso a un vcsllbulo situado todavía tuero do los muros de la torre principal. El occeso so hnrín desde un gurt1jo sltuado . Paro reducir ni mi11i1110 los cimientos ~uyo vertido 1>xl9ló que los obreros deseendlorau· con una cuerda en lo cintura y otros e-uuctos de alpinistadoctdlmos construir unii clolu~da torre (18). parece ~)rande Una especie rtc sueño grunclioso nos llena da lo constente yuxtaposición rtc lo espacioso y lo estrecho: ventanas aobredtmcnstonadas y escaleras subdhuenstonadas. Comprendimos lrnnedlatwnentc que una casa en tan espectacular pen <Hon lo. unos barcoocs y un mi rarlor ostfir ( t 7).. en Oakland. In habitación central so ex· tíenrío vertlcnlrnentn y so adapta a unos balcones do moncrn <'111n ni osna .lc la cxcttactón ctnéuca del lugar. un estrecho y pendiente balcón llctando en el espacio. la habitación central n la que se rignrrt1n en los lados chozas tos· camente c:nnstr11fdns. California. All'~S y adcl. aunque pequeña y cconómica. estructura vlsra cubierta de tela asía ltlca con 1 lstonos de madera y un barauslmo tubo metálíco como chimenea (16). e11 los nivelo~ nprnplnc1crn. rn In casa Talbert.¡ 57 Bnnhnm. oxterlcr . un p1 ntosor ele astronomía qu<l ora 0111on<:o~1 $OllHr6n (<it)tipuós se casó e11 el mlrndnr).

O<Ald~nd. Ci!liforni:1. zcnaa de comedor y eutar .lS"1 relbert. 1 ts.lí' 1062 Coi. Gi.n Tnlbcrt. poi Ml rw.

sólo chasco. Se compro cJ solar clerto cJia stmptemcnto porque perecía lleno de maqla. y estriada más en los npónnlc:os . C()l1HJ aquellos prados . Calllnrnlu (~O). Y 110 hnbrla griterío.:olg1t1Hes que en los muros prlncir>oles de la rorro. flexible o impro. En osro caso. ciue colocamos en ID rorro como oron oscuí1111·11 naora cuyos rnrnificados conducton rocordoba« un (11 bo]. y en una pendiente cubierta do robles. Ahora parecía formar parte ele nuevo del paisaje naturnl. tas venta nos son marcos de fóbrlco con entro· paños pequeños salvo e11 ros paneles de vidrio practtcabtcs que rlnn a las píataformas. las superftctes Interiores están rnvostidas no yeso pintado de blanco o son do madera ennegrecida. e11 una zona donde el sol del verano es cálido. 1 n cusu de Charl"s Moo1 e 011 Orlnda. nos olroció urm opurtuntdad de poner a r>ruoh11 íu dlsclplh1r1 del arqul recto cm el campo do la 900· Innnal y uxuiorer carnlnos para ncornodur mouos oxcóntrtcos dH vida fflE>lrín con un poco más de ntrevtmtento quo e11 las casas que hac:ia1nos para los des mas. Unos cuantos escalones nos nevan hasta el mirador proyectante y una serie de amplias plataformas y escalones desemboca en el final do la espiral. ta espantosa rcsponsabl lld~d do gastor el dinero do otros fue sustituido por la oportunldud mucho ruás libro de 11asta1 el propio.visado antes de llegar al riescaoso del tondo. ante el fracaso del experhnento. Talbo11 no le recordaba nodn y por oso acabó qull6ndolo. el cuarto de estudio de bajo techo (19). ri extortor ns c1" madera ccnrrachapada y pintada. El ritmo del movimiento corresponde n la especificidad de uso. Años antes un bulldozer habra explanado un sular circular donde posterl nrmente habia crecido In hierba. p110" creen un escenario o 111i'1ll l1>los nivel es mientras quo la mnqnlnarla que scsuono ol dromn se rclu~o 11 las 111torJ~s. en total 11 000 dcilares. 1 n únlcn excouctén n 11sta relenoclón f110 lo ehtmenea. Esttl en 11110 de los v<JI les que hay del ras de la Bahía de San Fruncísco. Poru n Mr.i:ipal donde una escalera con barandttla de barrotes atraviesa el muro y desciende hasta la plataforma del comedor. !0~1·0R muros son la estructura lltcrnl y tl¡¡uro· Uva dol lugnr. siendo constreílldo y veloz arriba.

Ortndn.Ca::. t!I.nro. Onoda. Ct1lllornia. C"'$~ Moorc. por Charlee Mooro.a Mocre.rd . 1 hJ\v. exledor 59 ?O.. 19li1 20. NO\v Huv<1n.. C1u1a 1v1.

Cuando Charles Moore se trasladó a Nevv Hnvon. Ell1eJ sirven corno recuerdos del cuidado con que otros tambíén supieron hacer las cosas en el pasado. liforni:1110.ara llenar frnal· mcn lo. llnma. rlosci(indo ríosdo un 11a113lu1 lnfurior h1m1n lo porta do atrds tic f¡¡ cocina.iuslrofobla. a uno ciurnlloy11 do lo oubiorm: ol tercero. p'1s:Jnclo por lt1 prl1noru pft1nlt11 lo sr. En cierto sentido. Fln:1lmente llcnainos :1 111 solución de vt1clar pnrte$ rlr. construicla en la década ele 1660.27 Casa Moure. 011 el sótano {27). estén destinudas " inducir al obscrvudo1 a complernr tas i. STlgnnt(rncns cabl- 111" tf\10 SÓIO IJSIObHn llCrlOH de ()SpaCIO (~5). sem11r1a sícndo muy poquoñn. Es111s torres estnn hecllos con paro<JOS doblos dCJ contruchapado y ÍlfllO• eles huecos do formas regu lore" que se contraponon. S() irllt:lll en 111 puertn de COll'llCID y boja hnsM ul sótano (Wl: ot snnu11du. y qua se (~riraeterizabtt prlnr:ipalmonle por ser como los dibujos que so hacen en primer curso.1n propio do todo ca. Ncw Haven. pcrml. se presentó de nuevo la oportun idad de hacer todo esto.i l111·orior o l11"<Jl'lf11· dos tustcs do do~ plan las do ul tura. ampliar un orco hasta converttrlo en un círculo completo . no sufriese cl:.onfi!)UrD· cienes 9eo111Ctrl<:ns que tntctan. el problema nquí era el contrarto: una casa pequeña y oscura.9u11d11 y ol ~rico ¡. No habít1 nJ q¡ re pensar en vEH:iarlu.losión lnt(ll'iOr r:ll'a q110 su propietario. rcalz[111clo su profu11dldacl y suvlrlendo muchas m<\s cosas. Los formas do los huecos. E1hcl.du IJorengnrlo. en uno oscuro callo cerca tler campus de Vale y necesitaba una especia do ex1. que ll<Jgab" con ese sentido de los espaclos a1npl los t. so orova o travé~ de la casa. especinlme11te en Howard. Estaba c11 un dhnlnuto solar.tiendo. por ejemplo. El 1>rlmcr lu$te. llnnwrlo Howard.

mente desde la entrada hasta la planta inferior. parece encajar par . la Jluvlo os précttoamcn- te desconocida. En nuestra versión.. serpenteando alrededor de Be· rt'!ngoria hasta el dormttorlo. objetos favoritos y nebro lodo juguetes puebla» los rincones da sus muros ostratlficudos y entrelaza· dos en tocias las esc:alns roslllles.1 casa. es mucbo más comoeo para fas personas estar cerca de ellos que dentro Pero sirven para dar más vida a ICI casa. s11 mujer y SL1s hijos quc1 pas¡iria11 en al lu loH fin es ele semana y lm1 vorunos disfrulando de 1111 bollo bosque clo robles. nost:ilgico mundo de sosogado verano. setenta millas al norttt clo SM Francisco. con hnhllaciones que so nhron pnra que todn In casa se convierto en un grim porche rwrlstolnuo. fn un po1·ajo totalmente dl~tlntn. o u lo largo de un sendero de asociaciones hacta Ron1a. C11llfornla. parecida a las tfpicas qranjas de Ca lifornla o el Japón. íectarncnta (29). cada fuste perrnite que e! cuerpo siga la rn irada de lr. tntroduccn nuestra mirada en sus profundidades hasrn el Mico. la 9ranja callfornlana es un rectánqulo con cubierta a dos aguas. o deseen· diendo tentamonte por anchos escalones hacia el jardín de 1'1 parte de atrás con su panorámica vista dol contlquo Holiday lnn para luego doblar velozmente hacia airas. lle· riando In easa de recuerdos y fantaslas para eosuncbnr. rodeado de porches que la pre· servan dol abrasador sol del verano. Fotogralias. La cosa fue conMrulrla para un abo nado de San 1 ranctsco. Cada rincón es una habitación: hay dos dormitorios en esquinas opues.la Ilusión dnl lugM. los propios muros se encargan de esa función confundiendo habitaciones y porche. otra ffmtnsío se desnrrollo m~s quletarnenro on el bosque. oparle do espacio.las (31) y una cocina y un cuarto de estar en Jos espacros intermedios (32). en un µolio· llón entre los (11'1)t)Jc1s. estatuas. Rodeada por todos lados de ajeno césped. el baño y la sauna do la senunda planta. interior y oxte.pe osta serie: sus paredes ele vidrio fijo . y por la tarde sopla una fresca brlsa. para conducir la mente mas alió de ella y evitar nsi la claustrofobta. o lo orillo <lo una laguna.que sería demasiado grande para caber en tan di1ninut. La esquina del cuarto de estar intorrum. l:slos fustes no contienen nada. pasando ju1110 a Ethel y dando al fin on la protección de la cocina (28). quo os cuando suele userse la casa. en l loal<Jsburg. una caso muy sencitla. dibujos. En ese.i mente (a 1 menos 62 hasta el ático) hundiéndolos directa. la casa desarrolla vistas y di· menslones internamente.ríor (30). Escaleras aparte. en ol rancho familiar. los días son cállrlos y tranquilos. En esos montafias e 1 vemno dura sois rneses y apenas si hay dios sin sol: durante esa época.

He. l.qlclsboru. Cnlifotnio.?8 C.lhul 29.wu Mon11. 63 1966 . por ML T\iV/t. Cosa Budga. Nnw l fnv•)u.•10oruTurnbull.1.

ccclnn .30. 64 (:n¡:¡3 Uudgo.

cada una de las cuales se solía asociar al nombre de un gran ar~ quitecto.l~t}. cocina .iJñas_gue l!!. se nhre ¡1or dentro h:icia el c:nballMn clel tejado. y lo hcr11os hecho porn mostrar con olornplos concretos lo quo puclh~ ser el 1 uuur <JH 11110 casa.o1ros mismos homos nyududo a poner en orden. la otra niltnd súlu 8C(!f.tº§. como en In caso do New l laven.J'é. Y estas ortodoxias han hecho nacer la idea errónea de que sólo hay una via de aproxlmaclon a un problema dado.. donde unos tnJg~llUCttli se encnroan de <. E 1 dlseno do uno cosa parte tic la com- iíronsTón ffcl c·arfféltiLJJúl LO". camino por ni que avanzar" sineñlbfilgO~ llas1ahoce muy - poco. Una csc:nlora conduce u In 1nit11d tnó~ º' próxima do l:i planta superl(>r.Siblc:: ¡1 truves de un puen 1·0 lovndi~u que hay IJa/u los Lr:i¡1ulvcos (34). ñe cesldudos y "obre todo de I~ pen.uclón el<: fu planrn es tan senellln y stmétrtcn cumo su¡¡i<1ro la cubiertu que todo lo nbrazn (35) y las Jnc:ursJoncs en ni reino de In 1~1111ti:1í11 no so hucrn1 vía lns coloccion<Js de JJO· queiios objetos. li1 - comw1Téfaó y de Tos presupLícstos.H.>!l s2h!:!f el qu0 s(1 ha óe consrru ir. El cuarto de estar tiene w111 acoqedom chi monea para ION días y la~} noches <le ese Invierno. y tarnbién en los del verano. cJ~_I consenso 'respecto de su uso y sÜ lugar en . un solo camino correcto y cíaramente di•tinguible de todos los demas.llll. Ln cll'1tril.y de puertas de vidrio correderas l leqan hasta ol borde de I• casa y la dotan con un espacio y una proyección ni exterior incluso en invierno. hQ bitar~ 0~1t~ várfabl"' 011 la mano es muy posible. qü~ !:l(f ClfC011ti'"éllímrün _ror. Nos hemos detenido mucho en casas que 1io•. 33 65 Cesa 131. el centro rte fa casa. cuando tas pnrodes do las otros hahitaclonas so cierran para cortar el paso al viento y el frlo (33). sino rnc!dlanto Jn lu1 que so filtra o tra- es vés clo las ramns do los 11lgt1111eac:os robtos y on alas de los om111tos brlsus veraniegos que hacen susurrar sus hujus.lrf:lnHHilur centro dti Jo caso.t. al con 1 rarlo que la ctáslca ¡1ran¡a calllornrana (pero Igual que el granero de Cnliforni:i).·s~p~eSiO. o do monummllos odlculiirHt•. Pensando preclsamente en los dras mvomates. la arquitectura del siglo XX ha seguido unll serie do ortodoxias ríglcJanlente construidas.

qutt estamos ansiosos de contradecir.copliación do tletnlle• fislcos o } etc 1 mí1¡wnes nosrnluic:ns do tlumpo• pns.o -como» nluo 111lplicu n 1Honudo un r .. y que 1 In rr. a fin de l11fu1'1dlrlos valor ante la ospu toso propuesta de que J>royocton usted sus propios casas sin lwcor caso de todos los que les dir~n que no. Otr:1 Idea de In modc>rn11 arqultcct"' \ 01 todnxa. ocurrentes o cíñicA$~ll.011~r.. Pero si ustede tienen confian10 en lo que realmente quieren.:1 ptacur.Después rte todo. qoe ustedes no puoden o no dehcn conseq lo que desean Soquramcuto sufrirán la Intimidación de arqul tectos y rlccor dores. constituyo al poo1 de lo• mntes. lo 1naynrfa c1 lns forn1uA q11~ ~lnuen r. Lns cosas pued•L anr qranduocuontc« o 'tinifu.: lÍÍticos.do mnnuro q110 ol pudor nrquotipil:o quo tonra sobru la n1en1e el 1111inclu o uf templo se conserve on Jn poc¡11e11a cono. 1>~0 stempre si9nlfic:111 i1110 para 1. como casi todos.Os11ilc11 c¡ue l<1e90 lunrun reducidos ~ osi:Jln 1inrc1nlnwnte 1 cpmductdos n >J<\io su· gNluos mlnlnturi1adM.11ioso luynrcs '")anos r<·•ult a d<Jpl 1 rnblu. .I1.d1111 do odtüctos o formas nnturnlcs quu nnc] ron tlot11dos do l111pn1 wncla · r. os quu r.ndo en lns i:as"" 11111r..l eclecticismo .. Lstn nwnos11rnclu 110 uone so11tld \ y in prol1lhlcion dul cctecttclsmo es cenuurta u la n:1tu1·uló70 hun1011n. Y hnccr unn r. tiffi1----1 • pr ceso <Je 1ninluturi1ncu)n.nius n1<>strodo olgunos dn uuostras GllSl1H. mu· chos los estados de ánimo que pueden refte)ar y muchas las cosas que pueder decirnos acerca do las personas que se ocuparon do ellos. su tarea so slinpllflca rcduclé dose o una serle do eleccioues orde nadas. con sus 111lni\lt111·11nclo nes.. por la corriente.1 gontc que vivo en ellas o airo dedor de cllns. Ante todo hay tres dominios dísun tos a constdomr. esconodos los constructore y la ucclun de los por promotores que les negarán casi todas las altumatfvas . son muchos las ideJ1 que las cosas pueden transmitir.. rQticcnl o aporctosas. ostú¡Íidas o_jncluso cl<1rnme grotnsc~•. sus similitudos y sus varludade~. l<)d cosa hn do •pnrecrrso• a atoo 1>11r& cw ulgrdllqLl!J alou o sus Ju1bilantcs Y !!!A f')r(Xlu1c. Los hr.a~. En sonriente fidclidatJ G6 ..r. . V tal vez se dejen llevar.rvando u •lgn1hr.

L~ habita- ~óriés ·conSfilayen1a basede ümlc~·Sa: sñn escem.casa en -.l _Ord1<.n C'iiSii son ditére1lteS.diforé1ifos_:.n-ºº-!w~ _Hablta<.al precedente clásico los denoml na- remos los ne_s Ot.l§.d..na:i.¡ §.¡~e_ - ~c_ams'Ila.lrioS vacms paraiaaécTóñ humana...ionqs. y el Orden de los Sueños. . Las maquinas que hay en una ¡)uestiCncn lln~ finalidad especílíca:-? ._eLQrcJon_Qe las rvJAqui.o.. .• -.iñºas y de Qlr_~sJo_s_sucii!J.Q11'. iJf t.-u n G7 y_ que Ja cvnviertefl lu gar ospeclal. .

Los Tres Ordenes .

era un modelo de claridad y soncill<>>. y la uwyo. lo 1ra1lh~l6n ufrocla sólo un pufiado uc procedimientos paru O(J1·upur las hflbitocloncs en una cnsa. y limllad"s en su núrnoro pn1 IU$ recursos <! C0116mJ. cos y lns tóc:nicati q11<~ perrr1llian Cl. Las casas más antiuuos de Nueva In~ 91Htetr~. rfu daban lun:11 a una caja. ole. El proceso.. satnnes. Fn los 11rlmcro~ casan nor1·enmer1. En 11011cral. como puedo verse. canas. tenían pequeñas vantanas emplomadas no sólo porque ese era cr estilo irnper.lone1. comedores. Una vuz que el prl111ltivo constructor amertcano do· terminaba el numero de h~bitac:iones r¡utt 11<·~ceslt~1ba y al nt'1111Bro ltmttudo que podía µHnnitlrs~. Postel'iorn1ente fueron llevados de un lugar al siguiente y al iinal se los encoutraba prácticnn1entf': CH todas pnrtes. A IH8 h:1bltncloncs so asi911n. cra11 ontl· d11dc9 discretas que Cúsl siempre podioii alslar1><} un~1s do otras 1noílian1·0 puort·os puri1 9ar<rn1lzur la prlvacldnd u manteol cu lor 011 Invierno. eJ cllma t la topof)rt1fía de una re!Jión concreta.J· brlrlas.El orden de las habitaciones En la mayorlo dtt los l119ar1rn y de lns épocas las cnsas han estado f!¡1rnodas por h11bltac:lo11es ulnumsionndas de ncuer<lo con sus 111101.esn entre esos habitncíone$ la reta- clón apropiada. por ejemplo. bon co11J11ntos de ¡1ctivltladc~. Estos esquemas de ogrupa<:ión de habitociones aparcctan casi stcurpre corno respuesta .. dormltnrlos. la tarea u on1pn·Jndcr era la elecclón del esqucm« que Introdu- "°' . IM h1ibltru.J los recursos. y IO$ ()S· pactos so do11on1inr:11·on cuurtos do O:il'nr.:lnte (aunque .

Agrupnr Iris llahllncionctt alrn<lcdor do una chlmonoa contr¡li permllfo consorvfir lllt)Jor <JJ cator en esos durns Invier nos (1 ). en Vll'¡Jlnio. Y en Profundo Sur.nplQr mejor los orr.luc. y a voces incluso pantanoso.:'. la casa típica do Chorle:. a menudo en las dos pl¿1ntas. una c. para captar In menor brtsa y al rnlsmo tiem po proporuionar sombra (3).mtes soplos do alrr (2).. 110 011 ul cenrro.iment~ . al aire ora sofocante cosi durante todo t~J a1lo.: cuhi ortos que corrtan parafef. los Invier. Más 111 sur. las habitacionl~:i se afincaban en una lila y se alJriun a on1µI los porche~. en Chertcsto«.ton so Orif)nt~1ho h.lcia t)I lado de su rti1nlnutn parecía.nos no plontearon tantos p1·ohlo1nus t1 los primeros colonos.1 casa. ~bl'ia al oxterlor Hn ambos exu amos pllra c. En consccuencta. y yu en el siglo XVI 11 escasenban los sola- res.:1 todo lo largo de l. 1><>1'que los lnvllfrnos eran lar~os y muy fríos. pero en cambto los iirúlonum vel'OnOs si lo hlr:l<>ron. y s11 diS· ponJan )as habilncionos u ro Jur¡¡o do un corredor cen1·1·al quo sr. rns chlmcnens so colocaban nor1nahncn10 junto o los muros cxtHrioras rto lo caso.li:1d dGri$tUUénte construlda so bre una PHque1iu penínsuJu. donde el temeno era 1 lano y hú1n~<lo.los <:01U1gos rto lngla rerra cfosde luo¡¡o constlturan un modelo) sino 1mnhlé11 porque et vldl'f!l era coro y Jl~gaba en trozos poquulíos y. >' no ol estrecho frente de la c::Jllé. on0mr\s. Aquí. Y 11·11)" al sur l udavra. los h<1bita<:lones principal% de ta casa se colocaban a veces por encima de nivel del suelo en una versión 71 .

H383 . Casa CenPein.¡ ' ' 1 '1 l.1n.s:ichut>ett ti. T<>1Jsff~ld 72 fl.

ponerlos <J ambos lodos de un corredor ícomo en Gunston Hall) o aüuearlas en una lila (corno en la casa Prinyle). Loulsiann y ol sunocsic dcmucau an que en cndn 1 eglón hnbln un procedimiento predomlnnnto do rigrupar In$ h:lbltnclo. o bien dls. De duración casi idéntica. aunque oigo menor.uucroros. Nn todos so ajustnllan al modo profortdo.tro están ya presentes en estos prime. Los ocllflclos en el dostorto nccosltaban marortates prmJdrw que los pro1'efJl(1son do los vientos y ret uvíeran en su 1 nterlor ol frescor ele 1<1 noche.lol Sur. (1 adobe era barato. las casas de lus plantacto.tonto d11rndoro y lácll do obtener.campestre de los palacios italianos.ues del Sur solían disponer de un porche quo rodeaba por completo el edilicio y se convertla en espacio habitable prín.que proporclonabn un equl llbrto adecua.do entre lo que necesitaba la 111ayorío y IDS cxl(1enclas <.I~ Nuev~ In· 9latorra. cu. Lo sencilla técnlca de envolver las habi\¡¡c:ionos otrcdedor de un centro mnclzo o abierto (cerno en lo CFISO Capen o on la casa del Sudoeste).nto olrucla un marco flaxlble da onernouvas a los distintos cons. 1:stM prlmfin1s casos <.clnal en los meses el" verano (4).tinto. y quo este ¡iro1:e<llrnl¡. üe las seis posibilidades de agrupación que usted tiene en su propia casa.lol lu(lar. bas. Carolina <. poro mucho" lo huelan por.nes parn constituir uno cuso. Hacia la segunda mitad . Los vientos cálidos y polvorientos del sudoeste cxigian una respuesta dis. Vlrolnia. cua.ros ejemplos regionales. por lo que so convlrtló en el mntorlnl por excerencro (5). o rodearlas con una yaleria (co1Y10 en nomeotacc Plantatlon) han disfrutado todas de una asombrosa tonqcvtdad. ha sirio la tradición de que las habltaciones constituyan espacios perfectamente definidos y diferenciados de las demás.yos arquitectos muchas veces habian elevado las habitaciones mayores hasta uno pin110 nobile (planta noble) relegan. Aquí In comodidad poclia lograrse 1)rotegléndot:e do esos vientos secos con habitaciones dispuestas nlrodedor do un patio en el que la verde hierba o el correr de una fuente diesen una froscura roal o aparento.do u lo planta baja espacios en los que Ja comodidad se consideraba menos l111portante.

Ludwig Mies van ciar Rohe y Charlcs-Edouard Jea1111<Jret Gris. la lor rña gcncrnl ele I~ casa ya no lues& com. Las formas se hacían más irrequtares y a menudo entozaban unas con otras mediarue ar. Wright • hizo estnllnr . Su b(1squedaaó lo l¡11ellamaba una Arquitectura ómónica le llevó poco desp_uéii <fu ison ~ de las barreras aparentes disolución que una SO" lntm-po11írui entre' las hebhsclones.(7). y se aliaron rigu rosarnerue. ul monos on las zonas púlJlicas. así. las habltaclones so mezclaban sutll y ele~1antcmente unas con otras pora d01 lugar a lo que luego se cono· ccrfa con ol nombre do planta .as pul>llcadas de Wrlght. obra Lle rv1ies van der Rohe. W!!. Un pro>'ec. llevaron más allá lo redeñnlelón quo había hecho Wrl~1ht de la habilaciór1. abíorta... quíen. estaba dividjdH en zonas ospa~iales. Influyó por los ob.\)ht. !.!i1~ L_!!1yd. El n's11I ta(lo fu o ron unos casas e11 las que la unida(! bósica scgl1fo siendo Ja habltaclón pero. Al hacerlo. ilustr<J uno do los resultados extremos de sus esfuerzos. In anttcuaoe caja quo haorn sido stempro In casa.L. aquí por un n1uro autocsta· ble. cxto11ufondci los hooltaclo110• hoctn fucrn en alas separados <. 73 .!~ modo que. no inició c11 r uropa en la decadn di! 1910 trnpulsado por hombres como Walter Groplus.cadas y puertas correderas (6).0-1110. sino a las hnánenes del presente y el futuro. en lugur d~ oln11·so npurto (8). también e11 ijl exterior.Qr. _ Oc lo misma manera que en ol In· torlor derribó las barreras entre una hubltnclon y lo slgulonlc.del siglo XIX los arquitectos empeza. estos pioneros diriglero11 al quo tlcsdo lueno es el Intento 111ás consclnntomento revotuclonario de la hlstorlu paru cambiar el curso de la edlfícaclón de casas. ullf por dos p:iredes colindantes. que nunca se lle(ló a construir. tcctura.eren ele la habiüiciÓn.ideó una sorprendente redeftní.pocto sino que fluyera a traves del torreno y <ll<JM: In impresión do run<Jlr. m<i~ que 111119(111 orrc arquitecto anteri9. por utlllzur unu oxproslón suyo..ban a construir casas con habitaciones que habían perdido ya parte de su tradícíonal separaclón mutua.10 de casa.. quien se llomaba u si mlsmo «Lo Corbustor . no i:I las tradiciones del pesado.se cu11 él. El 111ovi111lo11to 111ouer110 en ónjlr.F. La casa.

-iotatiou. <f·.. C'urollrm dol Sur...'ht• ChnrlOrtton. ·r ' ' ) :l. Cuitn Pr1 n"-. Ca. Momevolace· rl. 113. 7~ . SI l~Ul$i:lna.01 4 l'/'14 Charles Partah..

.l.' L!) ( l J. tsland. Ah0d·~e· A..twó Id • New186o3ou . ~ 6 Casa C':lri:. . 1.khard ~.1orris l-lunt. -- P<>r 75 .

l 1 '• r .s 76 No tiene h!Jbitadones discretas..{T~·• ! U cosa 1<~ Jr t • I' ' ~ < '""' V/i!Htt.19.OR.. r ~ i.-- •t ..A \\IUllU1. . 02Mighl/lO( 1 PArk ' 1111•110••1: •• ~'l<>t Frtlílk Lloytl \Vrluht.. sólo . ~~< ~ t .. ' JJ 1 . ') e. ' . . .

hay un espacio que se extíende
por toda
la casa e incluso mediante la
extensión exterior de los
muros, hace Incursiones en el
exterior. Es un dtseño lleno
de pureza abstracto y gráfü:a

19).

No cabe estructuración
más distinta
de osas cinco casas de la
prjrnltiva Norteamerica. Sin
embarqn, i lustra un modo de
proyectar que ha dominado la
reona arquítcctón tea moderna.
Cabría rrco~111tfirse. pues. cuál
fue la causa de tan radical
ínnovaolón en 1(1 manera do
estructurar una caso. Las
nuevas con~ cepclones del
mundo, provocadas en
"'pa1 te por1osmm-ertttlesíííilus1
i'fcillziia'"OH,

"'T1US' da11

on -

o!'L]l\i'Unü:_r~spuefilll~V

-¡lOrtC también l:.1s 11ucvns
mnnor~e

iiiVfrC:n lnf; casas quo
ru1ru:.u.cen en l~is. prln1tJras
décadas clol siglo. r,.1uy pocas
~_!_nn_p.cr.tulUr,so

conslruJr casns ron monto

~'iJ)Eti;Lo.s.aLY-1.o.ll-Qi.Ul
p(jí!Wn c§tlii V'Cz Loni.:111 n"ló$
dlllcultades
¡i'm'a C(fm>119!lfl c1·111rjp,;_¡um
las 111011 tu· Vlt5áC1i, d!lf611ltarle~

qu.L~?ª-'1Jl[l)ú COQ.· "vll'l IOhdose
on 1111;1_ IJ.nposi.bil ldlld...llbsoJ 11
-trí."'A0<3ri'1is. la casa cadll vo1
ora 1uttnc!L..-u;í1uoai paro .b.nl2J WJ.
duriint.!!.....IJ&t\QrP..:_..
Cí<iuqsy más un sitio en el yue
tJill\ fn· _
milla pas~bn.,9ÓJ!l una ¡,¡;irtu 1la
s11 l!i'1a.
'!Wa lrasludorse " otro l~war.
lnr.lusüon1peú\ >J ponerse
on cunstlón si dettirmlnadas tunctoncs,
como
las cuatro cunih.las dtartns,
meruclan u11 espacto especial.

1 1 menor numero do

hablioclonoA que necasltaba
podla JH,nnillrse Ja ft1n1ilia
tcnífl nue SH1·vir pan.~ una
1nélyor varlndnd de
ncrlvldades

y

distintas. Do ahí que adquírtese
nueva lmportancta la fnrrna de cada
habilt.1ción y su relación con todas
las demás.
La necesidad de habltactoncs
dlscretas tnmblen se hizo menes
lmportante dado que la calefacción
central ou111C:!nl6
la µosll>llld<•d de mantener catlente
cualquier parle do la vivienda. De
hecho desde mediados del ~iglo
XIX. se han vonído incorporando
g1·adunln1onte
a
las casas n1áQulnas de lodo tipo.
Hoy se consideran componentes
esenciales
de cunlqutcr vivienda. ConL1 nlan y
hacen
cirr,ulnr el olre interior, Ilununan,
cocl- nan y conservan los altmcntos,
ellrni- nan las basuras. lin1pit111
nuestros cuor- pos con agua
calentada por otras ma- q11111as y
se tragan la mayor parle del

presupuesto.

El desarrollo de la planta abinrta
en

e\ si9lo XX demuestra
una preocupa· ción. no
sólo poi una
configu<ac:ión novedosa
ele las habitaciones.
stno tam- bíén por ol
problema do acomodar
las mriqu mas. le
Corbusicr expresó esa
preocupación
por la
máqui na de s11
generación con su
famoso aserto dn que
una casa es una
máquina, una máquina
para vivir.
l)csgrac:iadamente,
la hislorin del movi
iñTCillio nlode(no tfono
un desenlace momlano.
Cuan<lo atfHvét~a1nos en
nueS:tFOS cochcs-ra5Ciu a es

liíii'nsbur<1• 01 .hr110c<ls
PrnvJnclal~ o ol
•l"Slllo Oancho• o Incluso.

n1(1a Vª1lí!·
ínonrc lodnvín, lo ohrn <le Wr19ht. Muchas

1LWJ-Uuu ºª'"0h&--eeH4'lnt\&E:#tJn do tod(rtr
ustnª cosas jw.U.Qs,

Esto prolJabl nmM\o 30 doho n que

111uch11s lamilios ostiln
ansiosa~ de cultivar en sus

c:allQ!!.jJ.'lárten~s da aus vi

ro¡=:-"'

) os o scrvan)ot: ue no to as as
casos
cvas "ºll..t«rnoder11as ...
V esto es cu· lioGo porL

ue o.c..s:Jomplo. en los
pe(fo. e os 91:3orqíaoo
lc.doral o ncogriogo de
15"'histor.ia do IP arqu!roc:ttu·c1. la

1nayo[ta
dP. las cosas, 1 uesr.n ¡¡rnndes o
pequonas
pareCÍílO QCOr.QJ.QnUS, fAderaJeS 0
000~
9rio. n
' o
utioüitOdo
toda e: u dad,suburblo
aun ue o
ueno al 1no1los un p,)¡:IJ
(1, Af\ ..
OJ'Jlª;,:, n~•tns
<;111.L.fii"CX·

r.cpclón más que la re¡¡la,
mayo~[¿ft

í.a

<ftl. !as t:íISbs rjíU§JU'í4 !Jtm_:
¡l(fldíclon.i "
y recuerdao ya(10nlontc ol ost! lo
"W.U.

licUlos re1~iHH n !01aul nf!.dOS
con el
pu81.1du. en luntll' de enlrouL~las..
dcstirraioru.Jas i ·
rnuo o doberso a que
los nuevos procodtmtentos
do provectar una C(ISil.
propuestos por el movlml
cuto moderno,
>1 veces lg11ornb:111 el hecho
do que determtnadas
lOf\.;¡s
de 111u) viviendo tkibion ser
lt1de )endientes
o1n1s ser
pr vadas. La hnbllación
tradicional. sts- IQ.S.la y claro,
todnvía 1iene su atraclivo.

Ln el pasado,

cast

todos

las ma- quinas eran pnrtatiles,
cuando las había,
o bien corno Jas <.:Ocint>s.
quedaban r& le9ada:; .;1 una
dopcnclr.nciñ t')xterinr. Por
eso. cuando admírarnos los
edificios del pasado cnsl
steinpre nos encontramos
admirando habitaciones. Las
casas se
1Üi-roati.:111 yUXcaponicnab
habitaciones y nuestra
admiractón se basa en la
clari- dad do ese esquema.
la elegancia de una casa
georgiana. como Gunslon Hall.
está subrayada por la simpt ícídad de
su
disposlción
formal: cuatro habitaciones

n

-

~
1

111

1 1 1--I.1 .-~

.. . .

1

1L

T~I
r..8

78
bellamente proporcionadas é11 la planta

baja con un vesllbulo de paso e11 el

centro. La casa está consti luida excluslvumente por habítactnncs: la cocina.
los baños y hasta los retretes no
forman partede esa dispostción, y I~
pureza espacial brilla sin mácula (10).
La mayoría de las casas úel
si9lo
XX so siqucn clistrihuyendo a la
antigua
manera, Al menos comtonznn como
una anrupaclón de habi tactones 011 la
que lucoo se insertan las máquínas.
1:.1
resultado os que espncíos on otro
tiem- po amorosamente contormudos
para
una dignificadu habitación humana se
hechan a perder con las máquinas (
11], P~ra acomodarlas hemos renunciodo
H las habltaclonos claros y
olcgnntemcnte proporctonadas tasi como
n los hnludos
pnsill(lr. y los orl nulos) <1o tas casas
du nuestros antepasados. Cuando la

provisión de máquinas
aten-

recibe mns

ción q\1C In provlstón dr. h11hl1·nr:ló11 hu·
mana, lu casn so convierte, no en un
tuHª" µnn.1 vivir, sino en un marco
poro
ol equlpamlento. Y asl 11ace la casa

constiLuida poi uno mozcoliinza do

h11Jl!-

foc:lo11cs. nomlhnblwclo11M
no hnhlt1
- r: onos un 11$11 sa y r,aútlcu qu<~ lus
unir.a~: <:usns dlg111tti do rrion<:l6n pr1ro
el p1·oplet~wio <:ollnd(> ¡)ulJllCu un u1u.i11·

fregade- ros.
hornillos,
lavabos,
barreras.
duchas
bldets, H~i r¡
ifas, etc.
Aunque ya
no es
la:l obvio,
tan rblen se
incluyen en
nues- tro
nomenclatura
espectal los
armarins
empotrados.
las escaleras,
los bancos
fijos. las
camas.
las
estantería
s y en

10.

Guu:nun H1~11

realidad
cualquier

objeto fijo
al que
recurrimos
para
reulizar
un acto
determinado.
Es útil
concebir
los
espacios

cfuE11 vcnilllr su casa so11 el

•JlluJ.ero oo cuarLos do bailo. los i1
araLos úc la C(1(:1ntl
o
1 )n e e 01lorr
ía co1i

a

< uc

enro el s11iton ·
. culotacctón.
110 t one por QU<I
as . :ü\·oren

•<"

ele consónul r una buena casa se uutlendo mucho más fócl lmcn 1 e si
concebimos
101> hnbltaclones com« hebltuclones,
y las n1áqulnas como n16q11i11as.

Lstas dtstlnclcnes
nos obli\)t!tl U
11ti!i1t1r los palabras comunes .. hnblta(:ii>n .. y "''náqulnps .. de L111 modo
linera- mente especial.
Una máquina es una parte del
equr- p~11nie11to doméstico 'lL'C nos ayuda
en una t~ire.:1 esueciitc«. Evldentcmonte
esto incluye tri~Jorfllco::;. luveptatos.

L_

r'

_
-quo rodean las máquinas.

no como habi-

_.
1 I,

Uo;,1 mcdcrua i.:<1S~1

<>

tr~dici.:>n.11 •

79

tactones sino corno dotnlnlo« de las
rn<·1quinas·. Las máqut nas y sus dom inlos
existen para servírnos en nuestra casa.
no para domí numos. y nos sirven
melor cuando no infringen el fin más
general
ele J:iS habitaciones.

L::u: habitachmcs

son espacios

110

eeocctncos,

escennrtos vacíos paru la
acción humana, en los que re\ilizArnos
los ritos y lns Improvlsnclnnas do
la
vídn. Suministran nportunldadas
genera· litadas para que ocurran cosas,
y nos permitnn hacer y ser lo que
quernmos.
Si entendernos

las habttaclone«

do esta

manera podremos cJlrig ir 1 ibremento
sus cualidades, unas cualldados que

cllficll-

se mencíonan fllg11nn ve: en los
anuncíos cJe compra-venta, cualidades
cseneintes que dotan ü lar. cosas de 11n
son tído memorublo ele ser 1 uoares
t)SJ)O· erares para habitar,
l"I escenarlo vnr.ío d" 11nr.1 ho!ilta1:lón
C·Httr'l Hjo en ol
OSJ)8clo
por uno:J
umues: y está nnimodo por
la
luz,
oroanlznclo
por el foco y fln:ilrncnta nbereuo por
mente

lu perspectiva.

Espacio
Lu:r-lmb1t>,C1ono1t 0Sl@d.111chas
do p,1rndCJ?."su"loa y IEfü~. IJ..W'." I'"'
uCllJ:l b..otli;i:; 11(~ i;~;p11c: .
onr111en;unGlir"n)ás hn¡Jorl.11110
cu<lltjDttl'ro do "ll3 lrun

101 ns ."'1!1 mquc.._es l<"

que

creadu..1>or-ol l1f$.
U11a cfl111cH1slt\11 hurlzuntul dél
esna- cHJ, :Ju anchura, hu ostaun
stompro 11· mttadn por las técnicas
paro r.ubrlrkl.
A tr.:ivcs do casi toda h) hislorin osros
técntcus
se han Hmltado o coloca»
de muro n n1u1·0 stmples trozos do
piedra o

l1L111que los ;irqui1·cclos do edificio$
y rcl ig loses han obrado milagros de ingenio en el cubrimiento de
grandes espacios. la mayorla de las
habitaciones que hay en las casas son lo
bastante estrechas para cubrirlas con
técnicas mas shnplns. Cuando la anchu- ra
de una habitación es bastarus pe- quoña,
difJan1os menor de sets nietros.
p1 redon cubrirse con vigns de madera,
públtcos

acero u hormigon, y luego
con un techo plano, .aunquo
necesario.
Las hahttaclones

slmplemcnte

cublnrtas

nado siempre

ptacer

y

normalmente
esto no es
simples y

han proporcio-

no resultan

Insa-

tisfactorias s¡ sus lechos son lo basLnnto altos paru evitar cuulquior sensaclón do prcstón y hnccr que nos Sintamos
cómodos pensando que el techo está
muy por onclma <Ja 1111cslr'1~ cnbozns.
rnnclerJ.

o apil:ir

ladrillos

o pequeñas

piedras dH modo que, lnc:linadas unas
respecto de 01 ras. formasen un orco. o
pnsterlormanm a cumbinar trozos do
mader» o acero en una nrrnadura paro
uti- llznr 111t15 oñcazrnente los miembros
Lle
la n1is1na y poocr cubrir esp;:icios
mayores. r...frí$ larde. se han empleado maro.
ria les corno el acero de aJta
resistenc.:iD
a Ja tracción para colgar lu cubierta
entra
dos muros

de sustentacíóu
( 12). La expreston visible del acto de cubrir ha
tenido siempre un ínteres espectal
para los constructores que a veces han
sido capaces de comunícar su
cntuslasmo a
los habitantes.

E11 llnblWclo11es

do 9ra11 anchurn

suele ser pslcoló9lc,1m1mtc
deseable
r.il911na confi¡¡urnclón cspeclnl, normal·
n1u11to quo lo habi1nc;Jón se~1 nlú~~ alta
en
ol

ceutru, rnra p~1·111111r

r;<1e la qonto
i111n¡¡in111ivnrnontc
en HI acto
clnl cubrlmlonto <lol ospocto ( 13) .
..J-0-0.tt'JUIJJll.OJl~
horl70nlol da las
rn1 liclpo

hobilacJone.s. su lo11¡jTiud7'11\l ostO lhnltn•

·'(!11 11ñL<11almJniOP.Qi'.Jl~(lllri:rS~
lrupt1~11~
Jil!JJJ aor lu.s .wodlOSy los

deseos. vosote« loy9111, !)11ler111s. gnlc;/es

-y-rn'tl"'ffil'¡jns ualeríus l11glosi1s h~11 pro1on!1ado
lrndicio11nlme11to
1uayor do llls ht1birnclo1ws

18 dlt11011slón
h1lst11 alcoi1zar

grnndos distnnr:h-13 que lnvlt:1hnn a ro·
.:01·roll~s ( 14). Sin omllm u. lo m<2'olia

~

lus

j)u_t).fu'\<;.Lc11u~snslá11

( cotnOiugt)ros

_1t-1.rrdas

.,

pt~~-~a. ¡)(lr11 l!~(;l:r

"tl11)ó sortl'!>o-r.ñ....c@>µanírJ,..por-lo. "(¡@---oñalrablr,1..clifo _tru.¡¡a Y...wl.tr.c~e
pro=:tr_11.!lli.J11cómoda
=su.c"'11
- ""'-'!..

ao

n1ovlnilentv.

"'---t:-a loábTfil1:rorr-cuadrad¡,,
una solc11,nidad
cualidad est;ítica

adquiero
C:tspec;ial. una
que proeecle do la

l<Je~tldad

su longilutJ y su anchura. El Great
l lall de Stratford, e11 el Condado de
Vl/0st111oreland, en Virginia. tieno <:-sa
capoc:id~d. De nuc'!ve nietros de l<Jdo,
realzado por los inclinados bordes de
su falso techo. ~oza ro toté1nico. con
entre

esa sensacic>n
de

curiosnrnente

intonsa

estar inn1óvil en el centro de lus cosas

(15).

Los arquitectos
de la>' cas¡¡s de
inglcsns,
siguiendo Jas direc1ri·
ces de su ad1nirable rnncstro itali:1no
Andrea Palladio. cultivaron a 1ne11udo
ca111po

60

1>11clo 81 .. Cubtl1J11dtJ uu i:::.12.

1sox. casa Syon.Jllh. Cu11lla111•nncl<i vu tonho Lo11g (..----~ ~rl 1 1 1 - --··1 13 1a. pur Roberl Adarn. 1761 82 - -~ ~ '\¡ / 1 1 . ~Al.'~.:il!\•ry. lll9/a. terra.

83 . V I lu"'lfO(I.lVntihnornl.1.. S1ro:101d 111'~ • 111 11 ' l.'ln<. 1 C(lrnHy..

[B] [J2] [E] CD ITJ 16..~lon11r '" .lt1UIOnH1" fl1n1>lo:¡<Jo::.lu din1w.:1611 o~ ºº 84 t. S1fH<i prucedlrmentcs purn (llO)f. Olro~ . por Pall<idlo J!I plautu do 11/ltl 00 hO!Ji1(1Ció11 11.·1(11(Jdon trudh1loiltlloe pfOnlu do un:1 llnbll(u.

llonrlo los cnlmonens y los wu· pos do muobres forman 1. Ella habla comprado una parcela al borde del bosque.6 veces ta anchura. domlnondo los prados costeros (201. on el otro (10). Alqunos afirmen que la Sección Aurca.l. En el si9lo XVI.f!ion 1onn~ SH construyó corno rouro de vacaciones para una mujer recten enviudado y sus tres hijos. desciende hasta el área de la chimeuea y la cocina y se abre lueuo a una plataforma orientado al sur en la parte trasera de la casa.~ "W>-<lll!'llT(rtMmnltJ <llnr In lmpreirl<ln. Otros lomo sos Mqui rectos han Incorporado al cnnon formas adi· clonales a las que han atribuido poderes especiales tR. ~llPWStó. La casa Lawrcnce. que comienza con la vista panorámica. Una rampa exterior. junto a la cual una escalera se eleva por encima de la cocina y llega a la alcoba 85 hwgn nrganl111dn en varías . cootíone otro lipo de habl1'1ción largo. roucs los sis· temas proporclom1les. nos pnrccon funciones ele recuerdo. La habltaclón lmga. constituye la for ma más agradable. A vnccs. tos prados y la costo. E~Ha casa Una hrthlo. cuyo carácter combla desdo un al Lo y nobln ves lif>u to cnmpcst re en un ex· tremo hasta un estrado 11101 alineado y con nmoltas vit. cumo 1)11 Lo11g Cnllory d11 Syun flouso.orws na quietud o lo lar90 <Jo IQ 1 imw do marcho. L'1s ha · c:loncs cuya lo119ltud es mun ayor q110 o o c1 . e11 la que Ja longitud es aproxtrnadamcnre t . la mayoría de las ha· hitaciones pierden la lijeza del cuadrado ni ser más largns que anchas. el propio Palladio enumeró siete maneras de proporcionar bellamente las habita· clones ( 1GJ. sobre la lmaptnaclún (17).1s a los bosques. on Sea Rc>n¡:h. en el lado norte.este Ionnalisrno tridimensional dando Jorrna de cubos cerl ectos a sus grandes cámaras centrales. osla umhlg(1odiiC1 os do· scada. cnnnccmos habitaciones ndmir11blcs cuyos formas van desde el circulo al rcctá119ulo largo y estrecho pus:in(lo por ol cuadrado. lv1agias aparte.monte la sensación da 11191.tlO-<JrvTtlíráii'ííñVarlos zonns fflíl.1110 habltaclén muy admirnda o do al¡¡oin conjunte de habitaciones 1ln ntro tiempo. pues permiten ouo el urqultocto recreo slstcmátlca. No obstante. conduce a la entrada principal. c1110 unos arqul rectos d1}ffenden con ardor y otros comba· ton con la mlsmn fuorzn.

il do fo o.rv\•111. prlnolp.' 19 o In« lnfurlot Cvllívrnlt1. J')Or Mt.1~n 1 uwecuee. IUG6 86 . Arribo n uboJ(I) NlvolU<1 aurrriur. Sou Jhuu)h.T111nl)ull.~ooru.

están las habitaciones de Jos niños. F11 al extremo da lo h~11Jitoció11 dn rocho bnjo.stonos hortzontnlos li1:. ~H-Hltcí11dosti cerca doJ corro df) li1 conversnclón ó tumbán.hieros sin ccpitlar qvc reflejan 11n color rlco y cálido. Los esenlcnce y tns plotoformos Invitan u ssporadtcaa rouutones fa1niliares. A lo largo de 1n htsrorla. Debajo.tactén como para describir su longitud y su anchura.nlro la nlcobu y el salón. antes de tocar ol suelo de madera. Pero hay un principio omnlpreseute: tas sensaciones de al tura. paredes r.rectes han establecido tantas fórmulas para determinar la altura de una habl. El espíritu del lug<1r se alberga en la habitación principal. dotcrmtnan las maneras do osttmular o íncluao obllqar a lns personas a n10· verse. y un hueco lnteral permite la comuntcaclén vísunl en •rnbos semtdos r. dimen. El rocho y los ~Jrucsos muros están forzados con ta. do!.dose Blgo 1nC1$ rojos para contomplur ef mar (22). que anida en IA parte superior del espacio prlnclpal.pnnclpal. La alcoba qrundo. do IA3 hublraclones. en la plan la baja.caron en esos muros estanterías empotradas y nichos para gunrd~r objetos.t . nsi r.1 y ol clcln. la superücle do lnt. la altura. y prevoca nsoclnnlonns cun I()~ wandcs vcsu. sino tambíen de la rclaclon que existe MOORt .¡J1(1 du los muros q110 lo confí nun penetrando un anchas rlai¡1ln1111rin nlmohudlllnda~ y en mlradoros qun rwra<. Permiten que cacto persona adopto llb10111011111 unn poalclón respecto o los de1n{Js. f11nto al fuel)u. de lnlimi<.e11 111dos 011 las copas do los árboles. no sólo de la dimensión vcrücal de una habi tacíón. Sur: amarillos muros rcflojan et sol que entra por una claraboya. lorma un tocho pnrn lo eoclna y el área de corncdor. los aruul.bulos ti<< los maustoncs 111(1 tosas 121). Ln tercera rñrnenalón.-onin una sorprendente vista do los ñrholo.Jad o simplemente de proporclones cómodas son función.st(i cnh u:id<l y pintada. tJ larqo y el nnchn. A la ni tura en que la gente S(-) mueve y toca las cosas. Un üntlquu sillón de rcspatdo nito 11C>s invita a reposar en ol centro de la habitación lorgn. tiene al menos un poder tan n1·::1111Je como las otras dos para crear la cal idad csnacial ele una habí loción. al espacio so cxtlcndo m~" . se practl. y por t'ilti1no.

y un el suoundo.~s qUl'l Hsus 111is111os variacio· ne:-.tu (')11 los edificios. .>ajOStechos que! h~1y en ci ortas zonas de lns clisas do r rank Lloyrt Wrlgh(' y do los muy hajo~~ río IJJs t.ti estor relativ::·irnl'}nte librt1s de ilnperalivos . El lecho estandar de 2.síón.hura y lo lor19ilut.1plica<lot: en plt:inta.tu.rur la sen~H:1Clú11 de espacio 1t1uoho 1-ri. nalurol~ 1nentc. 1 O me 1 ros sobre ol sunto. rc~111ln do u11(1 trl1dlci6n quo t1voc<1 011 nosotros i111t'loonos do 111u11dos remotos y mo(llO olvirloelos.aciones. en que en J(l 1nayoritl de lus habit:'IGiones In di111e11sión vertit.nos poslttvns rlo grrmdlosidad u opre. Lo explicación está. la anchura y la longi!Lld. Los que nos senumos tncomodos y corno traicionados por los tochos (lo 2/10 metros de tantas casas 1nodorna~~ O menudo SIUSlan10S <Je IOS f. contra el que los arqui.io11os en lo nltun1 do 111i tHc:ho tit>non \JI p:~r~cer el podl:..tectos lanzan tantas i nvectlvas y que los constructores rnanrtenen tl torta ces.. En una habitación 1n11y pequeña puedo parecer sorprendentemente alto: pero en una habitación de tamaño mayor que el medlo. 10 metros. Pero ni siqulnrn lns tmprestones de altuta o bajura oornportan connotaclo. 1)11 ol prlmer <:OSO producto del dcllbe.ru<lo 111101110 do un orL1u1'tlr.1nl1!J11H$ casas de Nuevo l nlJI~ turra. hasta 2.3 nif11ros o 4.l de las hab11acio11es. 110 osgrtmon fronto " nQfio· l1 os la 1ln1Hnoz:n do l11slpiduz g~nerisl qu0 nos otH1'r<J en l\)S casos astondarlta· <.. Elevai· un lecho de 2. Pero tarn· hién es cierto que las dit11ensiones verti~ cales dt} lr*s hubit.70 metros. en l<:i ouc. salvo la virtud de haber sido estandarizado a un costo relativamente bajo. V por 1r111to.al es con~iderablti1nent1:? n1enor que las hori· lOntales y pot ello pcque1ios cambios son rncis perceptibles quo esos 1nis1nos camhios í..lr dll nltP. mion1·r<ls que ol C(1111bio rlo 3.6 a 4.l<is de lus cons tructoros Las pequeñas vi1dnc.!. Po!1lhlcnicu110 nos n91s1dnn estos onpn cio~ porr111c 5011 ln:.2 metros en la nnGhura y de 3.ólitos y nxtrunos.. lun· 87 . puede resultar desalentadoramente bajo.10 metros. producir(') un llo111ativo con1bio espnciul. no tiene en sí mismo n 1 méritos ni defectos Intrínsecos. douuu 18$ vi¡¡as ri veces están a monos de 2. por ojomrlo.entre esa dimensión y las otras dos.i n1ntrol'i <-)n la lon9itud no setá lan apreciable.

88 .

ctonaíes-. y 1111 ohw. OHi t'!<>1TI0 los alojrnnlontot: do l~1s form::is atrnules trudtclonales. lns formas de las habitaciones lóqlcamente l ran de 80r más casuales.1tlo vestíbulo con escalera (24). dado que las hobiraciones son csccnaríos vactos par~ el drn1n. Nuestra tccuotouta coadyuva a nllo Carlo vez as más f(. las hnhltucloues tienen que re flefar la ímpnrtancta relativa rlti cada uno. y para dar a los habitantes una sensación más claro de dónde estén en cada caso y do quo oso lugar os distinto <ifl todos los cte1nás de la caso. el neto de.sth1nrln 1111 ospactc. la separación do las hahitaclonos está subrayada por el hecho de que para ir de una n otra hny que atravesar una puort» baja on un muro muy grueso. tn tócnlca que esta lmplicli·o nqui puado aprovochnrse de 1n11y diversas maneras. y lus paredes de virlriu bo rran los lirnttes de nuestras habltaciones. 89 . una mlnlhabttoclon. tienen una parttcípaclén proporcionalmente mayor en el contónido emocroual.3). ¡>lll'n c:nrln una do los cuoíes hlly do.. u d<J8dll un :irua·CSl~r extensa . lle~1~1r y 1>a11atrur en una caso puede cutcurarsc 111odlanto lo sorprendente vuxtapostcton clo 1111 vostihulo o un pó1 rico do Mtrnrln de boja ultura.)Gi 1 cubrtr espaníos. En alyunos edificios anliouos que admlramos. nti es rara hoy.1111 y baja.1ihulo. Las vanactones en la scnsactón tfe altura al pasar ele un espacio ni si· oulenle nos ofrecen ti ti les oportun idades para aumentar In varteríud y la sorpresa en una casa.:1 hornano y que el drama humano cont10110 clcmcntbs do rltun] o lmprovl suclóu. pcqur. q110 marca el paso do un espacie lwbltoble a otro (?. Lo prlrucra es que. li1 p11t11 ta es ontnnccs una especie ele vef. En un tlenuio como td nuestro en que ol ritual paro ce ex! lnnulrso y la ímprovtsnctón florer. comer.1 un estudie in1in'o rucd~ lí)· lor701 lo so11soció11 do o:HM 1 c:nll1:111rlo ocllvldodos difornntm1. y olio por 111uch11s razoues.e. Tamblén hay que tener en cuenta el cambio de circunstancias. La lnvcstiuaclon do ta vori ndod espacial. Oc 1nt1norf1 pareclda. En otro tien1po una serio de habitaciones acoqla una serie de usos -cstudi<lr. la lransición desdo un dormitorio g~· ncrosamcntc din1c:11siontJclo n un bf1i10 bojo <:<111tlguo.

90 .

~!5. Ct11.1u Oll"<)"<'
" 19n6. 7••lunr:uon
1.Ul\V/l.yudo
11•

Cll Y. Oruoón. por

J

91

lf

r

28. Ct1:>.:i 01 h)S0-11. Iutcrtur

27 Cf11Jn Or1o~f'l1'l
nuerlcr

dormir. entretenerse
y lo que vauamente se llamaba
vivirpermitiendo
distinciones
entre
los distintos

rituales
y suministrando una
variedad do tolones
de fondo a la
improvisación.
Hoy.
como
el propio espacio
cuesta cada vez más
caro. interpretarnos
nuestras complicadas vidas en lo que
tal ver no sea más
que uno sola
habitación,
y por
eso oxi·
gl remos do osa
habitación una 8..'iú1Y1~
brosa versa l'i 1 ídad.
La casa Ottosen
en ,Junction City.
Oreqón, es
funda111ent,1I mente>
una sola habitación
bajo una nran
cublerta in· cllnada.

altn por un Indo y
llal" por otro
(25). Dos serlos de
grMdos columnas y
orucsas
rescatadas
nr11nero

ele

vigas
un

vecino
sostlenen
nn !HI
punto
modio
la

cubierta.
hal>itnción
scncüta,

La
es
con un

ospaclo para cocinar
en ol extremo

<ffl In nn1rncft1. 011 o í)(lln comer un
al coruru y unas fll'oari do
convorsaclé»
y dormuorlu en al extremo
op11c~10 f2G 27),

ta con! 1¡¡11ra<:1ón do
su

111 c111Jlo1

la.

0stnict11"''

de susteutuctón
y In hnlconn·
'"' rJormllnrln
(IUO corre LJ lo 101·90 (IOI
ludo nlto rlHoronr.inn muchos or11pl<1zn.
mionto8 un la hn1Jllaci611 C11 el

extreme do 01111 ada y coclnti, In c11hio1 ta
su uur-

vo ditHJOt1\1huonto
y so tntorrumpe para
h1u;or si rlo ~1 un poi cho y 11110 vc.uana
qufl ilun>i»D 1:1 escaloro lntorlor.
l"I
{1rou dn c;ocl 0(1 es un c11/ .t./t) SiJ<:, l.n <il
ccruro. ol m111·0 oxtortor penetrü parn
d<>jr11 sl1 iu o u11 porche cu1110110 l>afo el

a loro

dol tojndrJ. quu sirvo parn comer
mtentrns quo los trng;il11ccs quo
hny justu dentm ilu1n!11~1n el 6rot> do
comedor Interior. Junto a asl;J y unos
en

él.

escalones por rhlh:i)o hay una gran
chl- t11ene;1 de piedra ndO$tidn (11 alero:

detrns,
la Hnun do cubierta

conrtnúa 1nás baja
Aún, l>::ijo ni vi.J1·io de un diminuto
so- lurio que hay al otro lado del
Alero, hundido e11 la tierra y de cara

o los
l lnnos campus. EJ borde de fu
cubierta, a bajn :11t11r(l en la chimenea, se
extiende hacia arriba y cruza la
h~1hit<lción si~
911i enrío un muro dinuonal. blanco y
1 lso, en cuyo centro so ha practicado
una P<-tqueñtl

claraboya.

Fn el extremo

mas alto y alejado de b habitnción
hay un mirador totalmcnts
acristalado,
fren

te o una arboledo. La balconada se de·
tiene cerca <le este extremo, de rnanera que ol espacio <lito pueda llenarse
ele IUl (28).

92

Hay lugares bril lentes. oscuros.
abrigados. altos, íntimos, fuera del al·
canee. etc, y todos dentro de los confines de un solo espacio. La habitación
está animada sobre todo por el aprovechamiento do la pondtonto de la
eubtorta, por ta estructura que la sustenta y Ja tntrorlucclón de luz por diversos
procedlmien los.

luz
L11 habitacrén. lltnllada por su contorno, está anlrnada por la Iuz, Tradl·
cíonalrncnto. las hal)i taclones de las
cosas no stomprc toman mucha luz
por· que una serte do preocnpnclones
In necesklad d~ calor y prlvucldnd. ns]
co1110 el cosrc del vidrioactuaron en
contra, y la costumbro ha dccretaun
Íl'r.r.11r,ntomont·o r.l uso <le roslioos, por·
sianas. cortlnas y vtstllos para <:ontrolnr
y ni mismo uomno min1mitar la poco
lu1, que podtun sumlnlst. ar las occuoñas
ventanns. Sin emb(ll'!JO. la fucntll do luz

nnlura! tlonc un 11n111 poder ele
ovocuclcu. y por ojcmplo 10 lmoocn do
lfl lu; que dnscitmdo u través do los

p•rntig<>S y
ene so~1 o los suotos, llu111l1111 tos 11110.
ralos do vcntnnns profundas u dcsl 17.n
por el blanco 11111ro. como en los lnrnrlnres que plniulJu vennecr, all1mbrn íuer·
íomente nuestrn recuerdo do los lu11w·os
(29-31). Poi supuesto, lo que nesotros
recordamos nonrlt1l1H1J11tti 110 os 1n prnpi¿1 fuente dw la luz. sino hts
supcrftclee sobro los que esa lu1 ínclrlo:
ol euelo encerado. los boliontoij do lo
ventana,
lti pared. lo Ctt~Hl Car y, cerca dH San
Francisco. obro dn .Jm;Hph Esherick, fue
unt• lle las pri1nttr:is casos que
Ignoraba los osttlos un vigor de los
primeros
tlños dul siglo XX. que oxininn o
bien muros de vidrio ( .. f\Jlodcrno») o
peque- üos auuioros pracucados en luts
paredes
("Tradicional"). Aqu1 las ventanas se
utillzan para atender necestdadcs que
están por enclma lle Jo si mplernente
ulilltarlo. La luz evo unas veces
sobre una pared. otras sobre el suelo,
otras
desde una ven tana a la nada. porque

está

allí para
dar perspectiva:
y esos
huecos comblnados
estabtecen
el
espíritu del lugar (32).
Ouando entra en las haui taclones. la

luz presenta variantes
diverso

del más

3(.). 01a11gcri1.1, 1 bu Ov•}1.:1 s House. G1 ecnwlch.
lngl;;terra. por li•iJ.JO renes. 1616

93

32. Casa C:Hy, f!.1UI \'(!:ley. Orudcrn¡a. por
Joaeph
Eshcrick. 19G3
31.

IH(i()

lot

(.r.u:ci<io <lo Aif.tslc.u, pur J(111 \.'utnlc:c1r,

tipo. Las rlireccínnes de procedencia s.l~
de suma hnportnncia. El ojo
hnmano se siente herido cuando se
enfrenta a agudos con 1 rastes de 1 w y
sombra, Ura habitación cuya luz
procede sólo de un lado puede
llenarse de resplandores, y
los objetos y personas que hoy en su
Interior éirrojnr:\n sombras
desconcer- tantea: y si dentro está
bastante oscuro y fuera 1nuy ilumlnado,

ol esfuerzo de

los ojos por :lflnptarse resultarri

penost>.

Sin ombarqo. si In l ucnto principal se:
equilibra con luz proccdonte de otra
dl· receten (33), blcu sea desde arriba
{34), o lnctuso
desdo u11 muro lutoral
(35),
se oblen<;frA un amblente mucho mas
Hgrnrlable.
< Jn<:1 superficln que 1 efle]e la luz,
cnmo tos blancos muros d0 lo
lu1bit¡¡,. clón <In Vormcer o un si .oto o
techo lu· mlnosos [Jli-37) puede
prop11¡¡nr

y

al

mlsmo tiempo sunvi?Or la íuento do
lut.
1 nciusu
L111~l s11p<u·fl~ln
i luo1h1adn
por lo• rayos <iol sor, <:eren do unn
vo111~1'n, lntorlor o cxtortor, puedo
prllpnrclonar una lucnte dti luminosidad
11110.-mediu,
1111\R su ove t¡u<J o 1 el clo pero muc:llo
mós hrll lnnto que 1(1 pnro el 1 ntcrlür
sobre lo quu nn brilla el sut, y cst~
'"''dlación os
cons1Jlndora
paru lo vista (3!1·39).

Lun COI OCIOl'Í811cas
-Sllll· ve, f•oudn, 11 nns l(1cida
se conaervoo
11\cntes.

vivos un

clo lo

lu¿

o cdslolina

ru10~111as

Y lo 1111sn10 ocurre con los vartactones
<.llc.1rlns, uoo co11dlciona1l nuestra
lrnpre· s1<í11 ero tas lmblt1>clnnos: ~I
bl'lllonto sol do una tntu,ona, lo frín
oscuridad de
lus <1 lcubas con odas. In lui si 11
sombras dHI ostudío del nrusta.
Pndcmos pre- decir rodas astan

caractensttcas dentro tic loo limites
de lu goo¡¡wlki y el c;lim,1 tocol. y

provee tar en cousecueuctn, pues el
sol NJguo, en cualquler IL1~1ar. una
1 rayectoria conoclda. La lu1. uatural,
que
cnmbla é1 cada hora durnnte lodo el
dla
y varra con el tiempo y la estaciüu.
es
la que da vidn a una habitor.i6n.
La luz artlflciul, por con!'ieguida
que esté, es sóín un complemento
necesario y necesurtamente timitado, Las
call- dades cambtautes rlo la luz
natural nos mantlencn conectados D
los procesos naturales do la tierra y
el tiempo, y
lo luz artlfíclal no hd podido todavía
aproxrmarse siquiera a su i1)íinlta va.
ríedad.
Aunque nuestro domlnío
de la el ecrronrca
nos perm ili rta
clertarnonto
prcqramar ifumlnacíones artificiales
que

94

luz ref. Luz rulluj11rln en (-ti techo \ .'\_ 1 31.) <JO el reborde de quicio hondo 95 l111 trueco de .e1a(!.>6.

la ausencia de toda conexióo real con In na 1 u raleza. w !mf A o binn l 111:luMu iiln. Ln 111nyr>rln do l.:11 s1 In ntoncion.clndor de sí mi~ mo.i rnscl1111r. o riu l?ílS unas llores uP 1111 jllt'rón.111oclo11~I de acctunns ritual.ló11 de sue uamas. 96 . multipllqucn y personallcen. Uuos. corno el propio lol<onomG o cualquinr colección.lo.in en lt1 que se tnr. estruct rundo lll hrih1u1ciú11 en lnrnn n un solo centro dtt lnttH'b!l.n uoncn una ln1portt:111c:ia focal dcsmeaurada en 1ctoció11 con su ta1n:Jlio. L111 rofl<:Jnd:1 f'n 11n tflvru cxtcrtor Otra caractorlstlc» lmpnrtanto y <:dti<~n rlr. cargada de objetos que son ruenttt de placer para su dueño y que rol rcian sus preucupaclnncs actuales. cumple una lunclón útil rr. Foco 30. para dar uno clave de> lo senslbllldad de su dueño (41) Exini111os uue las claves de los lntereses de nuestro anfitrión se combinen.ls h:ibitnr. (':l'lfnl'\ uno clumcnea.al7ando el intercambio verbal en lugar ele matando Ju como hace la televisión. Una n1esitc de café.cambiasen a lo largo del tiempo H. hacen de Jn provlslo» del foco 1111 1n·1 o con ol tok. cnmn en cr vn$libul11 G1u1rlrndo do Str:1tfor<i. un nicho dondt) SH coloca 1111 cuadro quoriOt.del luego y l. zadas corno In corcmonía del té que tlene lu¡¡[ir ante otros (40).larlr. tos dlsol\nrlClrns do cosas japonesos. decorada cnn Cll cuidticlo q110 morecc su l111pOr· 1n11r. con tormenta").nrni. uno lrnportruir. CI reposo ~H1 r. pon la tarde de Marrakech. >' lo que el!o s-ig nifica para nosotros. Tal VHZ los más Jn tcrcsan les sean aqoe uos pensados. r:istiln pensados paru 1 runsportnrnos y por er. lns h(lhitaclones es su fJci lldnd pnrn ni ninvi miento y el reposo.li1iM co1nodld11rl dut r. por muth <irte que ponqamos en aderezar sus fuentes. La luz artiftcinl. con su suulcz» cnrut:torfn1icn.~1 lmu la con un so'o ÍO:iJ que cnnqr<Jnu c. cumn los rctovtsores. suele permanecer constante e lo largo rlcl trompo y nos reserva real· mente muy pocas sorpresas.loMt 9001 nia111ls quo tMIO admlrnmos ostán enfocadas en In chimonca. Nuestros tocos son bastante n1ás casuales. Ct>luS oblotos 1·of11cr1on ol contcntdo r. seoutria estando 1nuy presente.onon10.

.J1 luu~r do mantenerse a una altura cons tante respecto del suelo. con lo que lnduceu una dímcnston do cambio en el acto de pasear a lo largo de ese espacto. tocos múltlptes que animan un vacto osccnano des ti nado ni movlmleoro. Si¡¡ulen· ~o por es111 ¡Jolerio y n poco 11 ocho en· r. las dos 1 utas se hocen evidentes >' so unen pasados los escaleras para lormur HI cuarto do ostur (ll4).inuulo ll~udo (~2).. ti(). UI rlnntn so basa en dos galel'fas larqas.1 en In puerta do cntroclo dosrtc lo que puedo verse.rin. En ol cruce.Así como un solo foco induce al reposo. conoccucor. unn ronl y otrn par· clalmento IJnaninnriri. Nuestra casa Stern dependo tamblén de focos móviles que inducen ni movlmlonto del cncrpo y el ojo " lo largo dé dos ejes que se corlan e1) . esté la otra !)alcria lar1111. l lu lok<111111i1.j 97 . pero sobre lodo en el interior.. El área de estar. y un poco más adelnnto y n In lz1111lerdo el vcstlbulo se allr« dundo lugar ol comedor. Mvs ollli. otros lo 1Jos1~1110 nnc:hn pnro usarse corno habltacióu. a veces estrecha. C01Y1i<11>Z.lrles tv1oore. ol cuarto d« estar 011 ul fo11clo do lo casa (43J.11. comn ya hemos vlsto. el área do comedor y .on1ran1os a lu dero<:1111 ni ~alón fomiliar 1nforlor. Ctn1erbroo~. L" galería abiertn dol Palacio de Justicia de Santa Bárbnra está acompasada mediante una largo serie do arcos. J rnós de troinm metros. rlnndo ol edificio disminuyo mucho de anchurn y esta acristalado y nbiorto a ras terruzns rlcil norte y oJ sur. ol ospaclc SA cnsa11ch~1 H lu dereichu pi!rn <J<:oger una escorcra y uoruuur lo vlsto de lo ¡¡alorfn que cruzo. Hrf.1 La prirno1'íl g11lr. en dlrecclún al ¡1t11·aje. Encinta de él. los puntos termina· les y de descansu no lle~J8rl separadamente sino desde una hinchazón de los espacios que hay a lo largo o en los extremos de las líneas <lo movimiento. múltiples inducen al rnovimleruo del cuerpo o de la vista. fl<Jr Ch. Ambas corrnn ll todo lo largo do la casa y se cruzan 011 et centro.m1do Ve ta casa t. \¡Jlrando lwclo atn\s diu9011al111ente desde lo lntersncclún SB descubre otro eje. en formo do puento por eucl111J do la ~:agunda plan ti). En los dos niveles. l'i1.10Qre. en el balcón. ofrece a la vez locos n1i'1ltiple$ y stmples. b~jo una cubrerta Inclinada. Lo Long Gallery ele Synn Houso. Aquí las vcmaons están unlíorrnornento espacladas pero asclcnden con el alero f:3.

... Por eso los espacios prin. - ' ~ \JL o ~ ~ : · ~~· . ' a 42. .. oor Clu1rlu~~ Mucre Associttte~. medio v t>dnciptJI da C:(l~n Stcrn. \).. -Lit.... \Vooe. (Oo nrr1h::i a tlbtlJO} Nlvulca superrcr...cipales de la . ...J _ _r l .Jbridgu. . ~ . ltl70 - el salón familiar permanecen todos o detienen las líneas de movimiento de 98 las galerías. .. Connectrout.': ) .

'»:<""''"'~ .. forz(1ndo el pri· mor p)uon :1 •tr. trns Casas.. prestan<lo particular atención a consequtr el 1náxin10 <fe p~tspe<. una platafurn1a o alguna Ve!:JC:!tl·l clón próxhna también pueden onsanchar el prlmar plauo y el marco do In vista. .~ •.... L11 oorspccttva se produce a través de huecos. o al menos lncllnndo: una escalera quo atrae ni participante y le recompensa con una magnifico vista do Jos bosques de secovas a través de In alta ventana quo hay arriba.o..que cuidadosamente entre o! pr¡ mor plano. 1ntorJt>1 .-... En una casa mucho más pequeña.. ltlé11llco pocler tiene la porspccttva.. ~ . como lo propia ventana... un espacio desperdiciarlo. Nues.u.. Cusu $1ur11.. Un bnfcón...~.. y es e11 roalldod ntra clase de loco....A •. Si se consirlnra que un corre· dor es una no habitactón. el plano medio y el fondo...'(: :.•rt:·. la casa Johson -ya demerita en .!'(~l :IJt~ .~ .. sirve de puente entre lo próxlmu y lo lejano.·~·~·~' ..? ·'... .....'N._%.casa se prolongan en pasajes habitados por personas en movímíento..). ~Jen~r<1hl'l'3nte ventanas.. entonces tenemos aquí ricas cportunldarlcs para Ja lmprovl- sacíon. pues las escu lerllS son un claro símbolo do movhnlcn10 ascenoonrc. mccllantH lo cual al(Jo que <)st:l hrnrtl de lo htibltaclún atrae la otcncló11 del habitMle sin exigirle que renuncie a los vcntoías que trae constgo el recinto.f.-.... ·.'.. y /. Perspectiva El loco organizo ol espacio lntertor d• los habitaciones.....cio y lo ensancha. CI poder de la perspectlva aumenta cuando algunos elemoruos del primor plano..."° 4:)..:tiva.•• "-:-/.. .. . />.V "ª" ~.~. esta casa es un dcsptlfarro.. cnmo un escenario vacío tanto para el movimiento corno para el descanso..#:'> • • < "'411"H...#.r.'<" {. ol foco rnóvil es vertical..._~~ ~-~ >...... . Pero si se considera corno una habitación ampltada.~VNi>.. * ~~ '<~•Y·>'> .ieH(¡~' t1.... Y lam~ién atrae lo Jma· \Jlnuclón dol espocrndor. w ..~. En Jos jardines japonese!> se dlstln... por lo que un foco nuo se mueve verl'lc:ol monto es lira el espn.t.•u• y e•/ fondo a a)p..

'1!>. 100 . Peal11)flo jmdiu jnponó:c.

El efecto es más inverosímil que absurdo. un pequeño vestibulo de entrada da por un lado a un diminuto patio llmttado al fondo por ~I muro de bloques de hormigón de una f~brica contigua. 182•1 101 . e Incongruentemente colgada proporciona una vista. El efecto de la perspectiva. e inverosímil porque todo el objeto.iuralcaa. Una ventana pintada que !Imita llbrernente una del srqultecto Giullo Romano. lados y a una calle no precisamente bella por el otro. en su versión mas sencilla. y no uno en cada pared sino docenas ingeniosarnente colqados ~~11 paueles giratorios que se abren en estralos sucesivos pa. por Sir Jchn soaoc. En la casa de Charles Moote en Centcrbrook. En luga1 de ventanas hay cuadros. y la única habilidad que se pre· clsa es la de colocar una ventana de modo que puedan verse desde el lnterlor. parece tan real como la puerta de vidrio corredera que hay frente a él. los porches y los solartos llevan la perspectiva más al!a. En la parte de atrás de la casa ele Sir John Soanc en Londres hay una minúscula hnbitación que da a un patio muy pequeño por uno de Jo~.a ofrecer al observador lilrgas series de inE1cniosas pcrspectivas [4GJ. del siglo X\111. de la casa Scana en Londres. La ubicua ventana con cuadros de las zonas suburbanas es un íenémeuo contemporáneo que sólo puede explicarse por la necesidad de exposición más que de perspectiva. Los arquitectos que habian utilizado grandes ventanas o paredes acnstaladas para uramauzar las virtudes de Ja perspectiva observaron hace alqún tiempo que ta mayoría de las ventanas suburbanas con cuadros daba a la cal le. lnverostrnil porque esta ventana debería estar dentro de un pórtico en el Connectlcut rural. Connecticut. donde no habrá ni in1 tmídad ni vistas. Las pi1\lutas pueden sumintstrar sustitutos antiüctales. no es muy distinto dnl de un cuadro en la pared. Sala de pinturas. salvo en que las vistas del mundo exterior están snlmadas por cambios cllmaucos y estecronores y cuentan a· menudo con elemen ros que se mueven incluso mientras los contemplamos. tan sencillamente pintado. Y se mofaban de una 46. Los miradores. que de otro modo seria espantosa (<17). permitiendo que el habitante se mueva fuera del reclnto de la habitación (t¡S).

por Oerald Aüen. 1910 47 102 .)~.1oure.) f•. Conncctlcut. Centerbroo~..sut'o da ií'l <.

Miradur del ~ocully Club. 1961 103 . Turnbull. por MLlW/l\11oorel. uulveralded de California en Santa uérbcra.B.

sobre todo. Un tekonoma simbólico como un iokonome extrovertido. Sin embargo. y pueden dtstrutar de él muchas personas o sólo una: pero se realiza en espaclos fonnados y eulocados por inte reses humanos. el fooo. El espacio. el cuidado de todas estas cosas son las caracts. Jo de la expostclón. .nsucas que configuran habitaciones reales. en la que ciertos obJetCi (corno las lámparas con pantaltas de volantes) estaban destinados a descrlbfr :as preocupaciones de Jos habitantes y se exponían a fa 1ni rada del transe(lnl •19. no la de ra perspecttvn.vado. la luz. un cocho que paso por delaot~ ofrece menos posibilidades a ta con.ternplación que el ceremonioso salón de 1·é (491 El drama puede ser pubüco o pri.idea mal entendido. Pero es probab~6 que sintieran rencor contra otra ldea también. la perspectiva y.

104 .

para consequ 1r una 0flci0ncia maxi ma. no habitaciones. Las calderas. y en el caso en que Ju hi!ga cnn grifos situados on extremos opuestos de Ja casa. pueden estar cerea del centro de la cosa. siruarse proxtmos a los grifos que sirve. con muv pe· (!uer1a pérdida de rendímlento. los aoondícíonaderes de aire. un !regadero y un íri~¡o· rifico deben estar en una cocina. a veces no es hlcil emplazar un catcntador de a{1u<1 cerca de todos los grifos que aumenta.operan por sl mlsmas y las que necesitan que una persona las accione o use. una vez ajustadas. generahnentf! bajo el sucio. u11 fo9ón. Al segundo grupo pertenecen las méqulnas a que nos entrenremos dírco. se suele usar un '1istcmu de calefacción 105 . tameme Nos as istcn do muy diversas maneras. Sólo hay unas pocas renlas qeneroles para localizar las máquinas auto1náticas en una casa. las máquinas que hay en una casa pueden dividirse en dos grupos: las que.. situar de disttnra manera los fregadtieros. Por fo mismo. segi'm las cuales 11n horno debe colocarse en una hahltación para hornos.:a~~i ninguna do esas reqlas es saqrada. Las unídndes centrales de acondlctonamlento de aire. y los catentadores de agua. tanto si son automáticas corno si nos necesitan para funcionar. de acuerdo con et misrno fin. o un lavabo y una ducha en un cuarto de baüo. y <.El orden de las máquinas Teulendo en cuenta la deñntcíón especial que hemos dado. Y estos espacios son. t~xigen espacio. ya sea pora su mantenlmiento. Las máqumas. El primero bombea aqua caliente. El acondiclonamiento central de aire se sirve tamblén do conductos por los cuales el aire lrío es trnputsado desde una sola 1 uonto: por el ln. rinden sus servicios casi automáücamente y sólo precisan ocastonalmente nuestra atención. dos calentadores o un ststcma de circulación o. Naturalmente. En estos casos hay que elegir entre vanas alternativas: o tenor que esperar varios mlnutos a que sn. en alHUn lugar donde el ruido del calor que \JeM ran no constituya una molestia para los habttnnrcs o los vecinos. o instalar. una ya para arreglar avcrla.lg::i agua caliente por un qrtto. si es que se puede. han ele situarse fuera. E1 segundo suministra aire caliente calentado en la caldera central e unpulsado hacia las habitaercnes por unos conductos. ayudandonos a realizar activldados domésticas específicas que muchas veces son cottdianas. -domí níos de maqumas-. Los dos típos rlo sistemas de cale· facción más comunes son el aqua ca· tiente y el aire catíente. los calentadores de ~gua y todas aquellas máquinas que. o vapor de aqua. hasta radiadores distribuidos por toda la casa. Esta terminoloqia nos lihern do las ideas estereottpadas. corno última alternatlva. es totalmente irnposíbíc. cuando sé requiere acondiclonamrentn de aire. no es fácil en algunos casos colocar una caldera cerca deJ centro de la casa y usualmente es posíble ponerla práctica· mente en cualquier lugar accesib!c. Al primer grupo pertenecen los horntllos. en nuestra tenn inolog ra. de la clase que se u ti uzan en muchos hogares. aunque no siempre explicitadas.

corno base de inflexiones y fi!ntas1as decornüvas (1). V también pueden sorvlr. y el asco de nuestro cuerpo. Naturalmente. menos solcmnemenre.'{ necesario en abae. lo cual en oenerol es cr erto. banos y lavabos.VJ. el almacenamiento y preparaclon de ntimenres. s. Sin embargo. lorigados. para sugerir los procesos cméucos que hacen posible el luncíonamlento del c<l1hcio. a sostener nues1 ros cuerpos en reposos breves o pro. Por ejemplo. En cambio.es mas dificil porque rocas nos ncceshnn en mayor o menor urado para funcionar..por aire parn evitar do:. Con un rnintmo de pruvtsíóu conductos 'º' y tubenas pueden empotrarse 011 las paredes. y esta limpieza extra supone un 9asto mayor. Arteft1ctos como los armartos. leras. lavaplatos.. r10 nuestro. aunque esas razones sean más conceptuales que económicas V es que hacerlo puede ser una disciplina util paro ordenar estas Jn. pueD vienen entcra1nento detcrH1innuos por las prcdllecciones l1u1nanas. hay buenos ratones para agrupar fr(l9aderos. al menos en tas culturas occtdantalcs. las comas y bancos son mecánícos menos hreralmcnte. los suelos y los tochos de las casas Empotrar los desagües es un poco más dificlJ. si <Jan servicio a los sami arios de unn planta alta. el cmplazamiente de las máquinas que hemos do manejar -cstufos. las unidades centrales de acondicionamiento de aire y los calentadores <le aqua. El tamaoo de las camas viene doterminaco por los dhnonsioncs del cuerpo humano y por nuestra preferencia. la aqrupacron no es una ueccsídad absoluta. entro el sucio clo esta plantn y el techo de la inferior deberá quedar espacio suficiente para que lu inclmucién de lns tuberías sen Ja necesaria para el dreunje sin interferir con la estructura de lo casa.. poro nosotros los consldoraremos máquinas pues también nos ayudan n gu<irdar nuestras rocas y otras posesiones. h~y que acabnrtas mejor que cuando están empotradas. Pero ~I ahorro no es siempre tan grande como se creo. así corno sus conduccíouea y tu· bonas. No e. So nos dice que esto ahorra dinero en tubeuas. El dominio do estas nmqutnas es suyo. a descansar en una superficie blando y elástica. Los do111Jnios que rodean Ias camas son suscepuolcs do mayor variedad que las camas rrusmas.o. friqorilli:os. ya que trabajan por gravedad. Cuando se dejan vistos. en la sección litula<. pues nuostrns s~nslb1lldades no carnblnn cunndo abandonarnos nuestros espacios habitables y nos acercamos 11 sus dominios e•ipccítlt:os.la -vuesuas Casas-. Pero existe otra al terna uva a todo esto. sistemas Independientes de círculactón La moyorm prefiere que las calderas.Lii c:arn:! de . l>e tocias las prescripciones sobre er equipamienrn mecámco de una casa. y lavabos por toda Jn casa sobre todo si esto se debiera a un conjunto de decisiones casuales y ateatonas. stn embarqo. junto con las dtmenstones y tormos de otros componentes estandortzaoos de una casn. P')rO resultann sos. n movernos hactn arriba o hacia aba. Por supuesto que un sistema de fonta· nerio es uno partida <:OS tosa dentro del presupuesto lotal de una casa: poro los aparatos y ctenrentos fijos constttuven un Porcentaje bastante mayor del coste y mas por la mano de obra necesaria para fabricarlos que por las conducciones mismas.stos maqutnas nos asisten en activit1ndes ospucnícas como la limpieza. etc. Geor· ge \•Vashi11l1ton VanLlt:rllilt en Bilt1norc 106 . Por ello cuando es muy deseable tener dos cuartos <le b'Hio en los extremos opuestos ce 18 casa. í. carentadores lle ngua y las tuberlas que los conectan 110 se vean. es decir. los tamaños de lu•i camas son fitos Los damos. · Lus maquínas come las calderas. las unldades de acondtclonamlento de aire. pecnoso repartir baíios. son faclle~ de situar 011 una casa scncütnmento porque no necesna-nos acercarnos u ellas muy a menudo. la~: esca. baflcras.íqu1nas y sus rtonuntos de manera que no se Inmiscuyan en los espacios 1ndopendlcntes y 110 específicos de Ja casa. como las vigas y rravtesas de un tejado. duchas. esto norrnatmento es fnct1ble sin arnunarae. la 1nós conocida es tn que dicta que los elementos del cuarto de> ba110 y In cocina se pnnqan espalda contra B::tpnJdo cuan do están en la misma planta y en la rntsma vertical c:uando se cncucrnran en plomas dísuntas. Su oomtmo es nuestro.uto ocultar conductos y ruoerfas que pueden dojarso totalmente a la vista. en las habitaciones. como las ptumas o la lana En nuestro sociedad. fregadero.

condecciones vtsras en l•03 casa dt: Boston. 19tl8 Holzmen y 107 House. Pfeiffsr. reformada por Hardy.l. Massa<:hosetts. en las montañas de Carullna .

Un nran mirador en la pared opuesta sumíntstrn luz y pcrspecnva hacia los montes Blue Ridge quo se perfilan en el horizonte. conseorado a un huésped (2). desde ol escrltorlo aJ resto de la hDhitación y . estas actividades e1nigraron a la utra hnbitación del apar. En el dormitorio rerncdelado de un pequeño apartamento de dos habltacio. y guardar libros.JI exterior. desde varios lados.ues en New Haven. Normatmcnte se atribuyen menos 1111pli. ya sean ricas o uttlitartas.cacloncs aun a los annartos para ropa.deJ Norte. Ese estrado es el dominio de una máquina: el resto es una habitación en la que pueden tener lugar mucí ras actividades no específícas.dujo en ella la maquina múltiple. Había rocas posrbilidades de sentarse a charf¿ir tranquítamentc o de moverse a placer por un espacio libre.. y fuera de fa .ñada para alzarse e11 el centro de un dlrntnuto espacio y atender. ves. solemnes o tnformates. lo que ecmenzo corno una habitación bastante insulsa -pero que al menos tema las cualidades de espacio.minios de todas estas actividades especificas y cotidianas son nocesarlamcn te co1npartitlos que en un pequeño espacío. suavizade en verano por un sauce.tirso. dlso. una vez se intro. La disposición de fas camas y sus donunlos pueden impartir una grHn ri. trabajar ante una mesa.tarnento. luz y una mndesta perspectiva sobre un upnrca1niento. papeles y ropas (3). que si mplemento deben mantener las prendas n dtspostcícn nuestra para cuando las necesucmos. Est. las actividades de donnír.acabó siendo fundamen.:i!:i ventanas separan los diferentes dommlos de la máquina y pcrmue vistas. Aqui los do. por ejemplo.queza de connotacloncs a estas maqui.talmente él dominio de una máquina.citlcas.nas básica1nenle simples. parece mas amplln <le Ju que es graGias a las gr8ndes ventanas praotícadas en los muros. es según nuestra inología especial una máquma ricamente ernbe- torm ltoctda que sirve una función específica en un 1 ugat de in1provisaciones no espe. Colocada sobre un estrado y rematada por un dosel de terciopelo púrpura constituye cf foco de esa gran habitación. conílqurada con menos riqldez. y no ya una habitación. la cama es una maqutna pouvatonte de una pieza.

de caracol. Esta pre· sunción es. por lo que las elirrunó en rvlonticello. tiene un vestíbulo central de tres pian. y on caso afirmativo. En cada planta. la que nos ha lle· vado a preferir hoy casl universnlmcnta los armarios empotrados. al menos. es hacer lo mis· mo que nuestros antepasados.vista cuando esto no ocurra. una práctica virtualmente desconocida nace un siglo. pero en Is cual In escalera queda 108 .Orar con un tramo de escaleras amplio y llamativo.1s habttactones o incluso ocultar para que paso casi ínadver tido. Sin embargo. 1rH)S desde arriba o desde abajo. Convíene senalar aqui fa ilnpo1 tanela que tiene decidir si ha de haber o no movimiento vertical en 1111a casa. tienen un arracuvo universal tanto si nos despla. y los escalones y rampas son artificios que posibilitan el que cambiemos de nivel dentro de la casa. Las escalas. Las escaleras han sido siempre uno de los elementos más lasclnantcs de la arquitectura: con sus connotaciones do ceremoma >' coreoqraña. escaleras de mano.zamos por ellas corno si las contcmola . una casa considerabtemente mavor que Ja Russell. las escaleras de gran pendiente son más fati9os:~s no porque nos lleve más energia subirlas sino porque fa mísma energía hemos <le gastarra en menos tiempo.. que a veces puede resultar atractiva. Lo casa de Nathnniel 11ussell en Ch~rloston. Una alternativa a esto. Carolina del Sur. que col· gaban sus prendas en muebles móviles que suelen ser en sí mismos ouletos de gran belleza. observeso Ja 9rau superficie que ocupa la escalera en cada planta (5): tue su costo lo que llevó a Ihomas Jeftorson a añr. o se ha de tejer dentro de la fábrtca de lí'. todos las habitaciones dan a1 re nano Lle esa escaleta. normales. tas de al tura ocupado e11 su mayor parte por una oleuarrte escalera que se eleva descrtblendo una elipse [4).mar QUt! las urundcs escaleras interiores constituían un derroche de espacio. Su fundamento mecanrco es el truco arqulmcdíano de hacer una serio de pequeños movimientos a lo largo del tiempo para efectuar un despl(Jzan1iento que nos seria tmpostbte recorrer de una vez. Durante siglos los arquitectos se han dejado seducir por las virtudes de estas tres opciones. si ese rnovtmícnto S<~ hn de cele.

por Gerald All~n. Vándcrb1lt.2 l>(irm1~<ino dP. por 11ichnr<I Mnrris llunt. New 1 (aveo.sumo de espacio tiene una . 1971 rele9ada a unas posiciones me. H~95 4 ($Cil!er:. mucho 109 En la actunt idad. este factor de con. 1609 3.. Chadeston. í'. Oarollne del Sor. Mra. Ashevdle. Carolina del Norte. Connecncut. dormltorto. l3ilt11101 e House.''l<Íquiut:. nos importantes [6). casa gussell.

1s escaleras se convíer. stderaclén. Hay frigoríficos. la columna vertebral de la casa. pero en esta casita l. tostadores. f1·egaderos y a veces lavaplatos. Nues trn casa en la playa de Tatum tiene una escalera que se convierte no sólo en la vía principal de movimiento sino también en eí espacio principal. rígidos dominios de máquinas con huecos que dan a las alforjas laterales de este esprnazo [10). Iodo el mundo se preocupa de las máquinas para conservar y preparar la comida.duci r a las habitaciones de los chicos y las chicas. asadores. en un palacio barroco. Es una humilde ver sión de esa esca lera que encontrartamo-. No obstante. congeladores.unportancía enorme para et constructor: ele ahí que se suela apllcar a las escaleras unos criterios de eñctcncía mrixima. que discurre al fado de la escalera. los dos tramos que ascienden desde extremos opuestos se encuentran en el rellano <le la seounda planta y vuelven a separarse para con. tooavia es posible introducir en una casa una escalera lujosa sin gastos excesivos si so tíens cuidarlo de permi lir que ol espacio que ocupa percíatmento si rva tambíén para otras funciones. Tatnbién están los pe- . El techo es de plástico transluctdo y el efecto global oscila entre la grandiosidad de un palacio y la modestia do una choza. escalfadores. olvidando casi slempre la riqueza que pueden apor1~Jr a una casa. trerdoras. ydesde lueqo este tema ofrece multuud de pcslbitldades a nuestra con.que ocupa el otro lado ele la casa y da al mar (9).ten en un oscener¡o realmente qranrlíosn para el movrmlento y en un adecuado oropel para ef espacío-nsta. mantlene I~ cocina y el comedor al nivel del suelo y dos dormitorios con literas y un baño en cada uno de los dos niveles superíores. Incluso Ja propia escalera puede actuar como lugar para sentarse. Numerosos rellanos dan acceso a las Jibrerías y objetos que cubren el espacio (8). Jefferson lo crlticarto y desde 111090 hay un Innegable absurdo en este gesto barroco arropado en µ1áslico. charlar o moverse. hornos portáti les. en el corazón mismo de esta pequeña casa de vacaciones (7).

Además. pues ello influirá en la cantidad de equtpamiento espectal que requiera su estilo cuílnar¡o. En las viviendas más (lntiquas come 1() casa de Parson Capen: el equipamiento para cocinar esta en una de las habihlciones 1>rlncipalcs (p. etc. 1() cocina volvió a adosarse a In casa.y en los pequoi1os apartamentos en que viven hoy tantos norteamertcanos. El empleeamroruo de los aparatos de cocina ha evolucionado siguiendo un proceso lrónicoo1ente crcuco a lo largo de la historia de Jns casas.po y los movirnteutos que son de un1 idad para disponer Jas máquinas nece. tener estas rnáqalnas aqrupadas y cerca de ellas un espacio ampttc para mane[arlas y unas atacenas aún más amplias rara guardarlas. como ocurre en algunas casas de planta -abierta. abrelntas. ~·1ás larde. Existen bastantes estudios del tien. se cocinaba en una habl· racio» espacial. cosa bastante lógir. Puede ocurrir que.sta de la la1ni lia y los invitados.sartas.tras se cocina o . Al evaluar osos estudlns y las divulgaciones de ros mismos que apa~ recen de cuando en cuando en las re· vistas populares dedicadas i>I hogar. n bien de ambas cosas. estas decrstcnes vendrán matizadas poi eJ he.queños aparatos manuales COIYI(} las baIidorns.cho ríe que uno guste de la alta cocina o por el contrario de las harnburguesas. pues asr so disrninuia Ja arncnaza ele lncendio. una cocina. 72). aun· que uno disfrute con la compañía de los rlcmás . El emplazamtento exacto de los aparatos de cocina en una casa dependerá de un sene de cuestiones a las que cada cual debe dar respuesta según sus propios gustos. La mayorín <le las personas preneren. La mayoría Uegan a conclusiones sorprendentemente negativas sobre ta eñctencta con que cstan dispuestas las cocinas. y dependerá también de si uno tiene o no otras porsonas para ayudarle a usarlos. En el caso probable de que 110 las tonqa.t fa v.a. cubos de basura. En casas posteriores y más grande::~. prel iera no cocinar cerca del lugar donde se9urt'ln1ente estarán I~ farnil ra y lot: invitados. lrituracforas. Y ya en este siglo se convirtió de nuevo en parte del espacio habttable principal. a veces maru:!jada por criados y separada deJ ediíicio principal. hay 110 . hay que elegir entre estar solo en un IU!Jar separadn míen.

1>0r r•.!onllcello..I. por lhomas Jelf~rso1. ptanta (L P'arue de ~.5.Jull 1971 .~~ l\1lum. 1770·1608 7 C<>.. C1J!lfnrnl. AllJ<:111. V'l'!1i11i<l.ilT~\'/tv1úo:-e·T1.111.1t111..-.. C2st1 Ru:>m.rle County. Santa Cruz C'J~illl)'.'.

112 .

corno muy bien po. son absurdas desde cualquier punto de vista sanamente analítico. a la conclusión de que esas máquinas. y negar. uno ha de decidir si quiere o no ser más eficiente cada vez que use su cocina. Sin embarqo.paces de expresar nuestra indivlduatídad y nuestras preferencias en la cornpo. es una combtnacíón de dos rci. y en el otro. para bien o para mal. frente al fregadero o que sea preciso moverse desde el frigorífico al picador de carne y al horno moviendo los músculos pe. Y so· bre lodo.. Los elementos del cuarto de baño y las actividades que tienen lugar a su alrededor también han sido estudiadas minuciosamente por los expertos.9. por ejemplo.tunid~d de reunirse con amiqos íntimos en l:t cocina a la hora del cocktail.queños más y los grandes menos. separar el wáter de la bañera y f~I lavabo. que han llegado. SI el acto de apiñar todas estas maquinas en la misma hahitución es ofensivo para usted. y no de pie.dria ocurrir.canas. para una mayor eficiencia. y somos ca. Le Corbusier hizo . pues eso puede lrnplicar usarla siempre de la misma manera. moverse siguiendo siempre las mismas trayectorias. la mavorta de nosotros nos sentimos encantados con ellas. el wáter.slcíón de sus domtmos. tal como se construye estandarlzadamcnte en la mayona de las casas norteamerl. corno es costumbre en Europa: o también puede usted hacer que la entrada al dormítorlo pase por una parte del cuarto rlc baño: (:) incluso puede colocar la bañera a menos de dos metros de su cama. siempre es posíble. máquinas que utlllzarnos para lavar nuestros cuerpos. ya sea totalmente (duchas y bañeras) u parcialmente (la· vabos y hidots). casi como un solo hombre.nos de actividad bastante distintos. haya que estar sentado. En uno hay una máquina que sirve para la actividad de elíminaclón. por ejemplo. cuarte tJC1 ester que decidí r si a uno le importa o no eJ que. como las de la cocina. rv1uchos han observado que el cuarto de baño. C~sa Tatu111. lo cpor.

no sólo como actividades que pueden compartírse sin verqüenza sino incluso corno excusas para una repo.nosa cadena de inc. o un poco mayor si hay más fondos. pero separada de olla por una pantalla.tros por 2. el rnejor ejemplo de lugar donde el bailo puede ser un placer cs. El wáter está en un excusado aparte.ongruenc1as. en muchas etapas de la historia del inundo.ciente del propío cuerpo y del de sus movlmientos sin obstáculos. el lavabo y el bario se han conslderado. los anales de los ejércltos están llenos de historias sobre largos periodos de es· treñlmiento en el personal n1ilitar. suele produclrse una rui. 10. lonicamenle. lncluida Ja nues. que da a esta zona.rcolipada de tres elementos para estos usos en una sota habitación.les (12). En cambio.sacia interacción social. . So penetra en el dormi torio principal atravesando un estrecho corredor cmbaldosadn en el que hay una fila de excusados a lo larqo de uno ele los lados: a la izquierda de la entrada. está el baño. separado del dormitorio sólo por una cortina de ducha y una cnoise long(Je. pero sin que pueda verse desde la en· trada. y lu('9º el relajarse en una serle do espacios n10~ numcntaJes enattecia ese sonurse en un Jugar. Dentro de nuestra obra. ef primer Club do Natactén de Sea R¡mch. hay una zona que conue- ne el lavabo y el bldcr. y detrás de la hilera de excusados.tra. te ( 13). Entre ol lavabo y el dorrnítorto propiamente dicho. donde éste acto se reauza comurutartaman. dentro ele unos tcrrapteues entre los corura. Por ejemplo. así como el de ser especia lmcnto cons. pro· vocados por la flgtupación tfpica1nente pública de estas instalaciones. Normal mente en la agrupación este.5 me. Todo el acto de desvestirse.fuertes de un alto muro que sirve corno protección del viento al desviar las brisas doml nantes ele la piscina y la pista de tenis. el wáter se considera r-:1190 que debe usarse en privarlo. En muchas civilizaciones.todas esas cosas e11 la Villa savove (t 1). Su espacio es reducido. de f . y además para efectos arquitectónicos muy especia.

y luego 114 . la conciencia Uel propio cuerpo que se obtiene al desvestirse y mojarse [en la ducha) o en len tarse (en la sauna que hay arriba] se refuerza con una sencl lla ccreoqraña.dora: la inundación llega dos pasos más arriba. intensan1cnte ilurrunado por una cnbler. en la ducha de la derecha. las ropas en la primera plataforma de ma. Se dejan los zapatos en el nivel del suelo.Dentro del vestuario de los hombres.ta transtücrda.

Potssy-sur-Seínc. lraucia.r : 1 Ci1::isc.lóOf)uC Que separa el Ó<'. por Le Corbusícr. 1931 ltS .lñO dormnorto eu fn VUln sabovc.

111) el seco calor de la sauna nlilS arriba . Roma.im Club. Colifornln.12. Sea Í"li\11ch. Termas efe Olocleci::iou. 19G6 pur M"l 11.V. 13 S\•. rcccnstrucciún de Edmond Pauüu ca. !~OO.

tamparas de tnírarrojos) son baratos. Los baños turcos y [aponcses. i\. percibido con ldéntíca intensidad. los detalles [taquillas cie los vestuarios. a menos que quiera hacerlo. prescrito por la Federal Housin!J Authontv. libre de preju teros. Harta falta estar Ci(~gos para no ver. en absoluto parecidos ti In opulencia de lar. el automovi! constituye qujzás el caso mas i ncom. Es algo menor que una habl. Es también un notorio portador Lle sueños. contra unos muros de un blanco intenso. represen· ta una proporció» muy significativ(l del espacio que controlamos ta mayoría de nosotros. El cuarto de baño con tres elementos empaquetados en 1. con nuombros inferiores soportando la rno!esti. Cll centernptar las modernas casas de América.aun (14). nosotros no pedirnos que usted cambie sus hábttos de baño. y el movlrnlento sin obstacuíos del cuerpo. Do todas las méquioas manejables o mane que nos asisten.vado mejor los placeres del baño para nuestra época. han conser. pero esperamos que la actividad sea lguahuente placentera. y el espacio medio de una plaza de aparcamiento (20 ni') es mayor que el tamaño mínimo de dos dormitorios. Pero Je sugcrhnos que considere lo que quiero. los nume.i de una viscosa cortina que la ava. Contrastan acusadamente con la supostcíón norteamericana de que uno se lava mejor permaneciendo en e! resbatadtz« fondo de una bañera dentro de una habitación que se usa Iundamentatmento Jos para defecar.r¡uci'la parle de la espalda empuja hacía P.5 por 2.10 metros es lndiscutible1nente uno de los ostereoupos más obvios con que vivhnos. En electo.prensrbte. termas romanas.1uchos automovues son rna· veres que las habitaciones pequeñas de naestras casas.ración y considerablemente mayor que 11na 1náquina. Todo esto ocurre dentro del vivo mcvimíeuto de íormas y colores que se desarrolla. Si a esto añadimos .rosos camtnos por los cuales el automóvil es para la mayoría de nosotros 011 compl ernento. as1 corno l~s saunas finlandesas.lauchn de aíre frío provocada por la salida del agua caliente sobre una pe..I cuerpo. y a veces Incluso un sustituto de la casa. Desdo lueqo..

Aunque el Cadlllac bajo la porte c<lcile· re ha sido sustituido rectentemente en nuestras revistas por un fv1ustanq que contempta e 1 mar desde una costó ro. no suelen comprarse empaquetados. o de cualqu ler otra cosa que uno quiera. como domtuio que se des. sólo subraya el hechu de que IQs ernhlemas ele J. El automóvil.¡ distíncrún. el au. sirve también de paquete de espacio personal que nos acompaña. Swlm Clob t 17 fa superficie que ha de mantenerse llana y libre para el movtmtcnro del cocho entre In calle y el gamjo. Que osa promesa desemboque mas frec11entcnlentc en un callejón suburbano que en una mansión seúor!al en Jonos Beach. cornprcnderernos fiicihnente la cantidad de espacio y recursos que consume el au tomóvl l. si eso es ro que queremos. sino que tienen más éxito cuando uno los monta a solas y con cariño.plaza. el automóvil todavía promete lo que j)Odría haber conseguido una casa para hacer posible un determinado modo de vivir. Corno descubrieron hace mucho tiempo las ugencias publicitarias.tornóvil de lujo tiene con nuestros sue. que es una herbosa costa batida por et viento.. Su prcdoauno sobre el transporto público en las ciudades indudablemente tiene tanto que ver con su ccpacioad para proteoer y aislar a las personas como con su envidiada convén iencia. si se desarrolla CCJ11 intensidad personal. ños y nuestra comprenslou de nosotros mismos la misma rclactón que las casas. Por supuesto. una casa puede ser un importante cmhlcma de distiucién.cosa.1ll vestunrto d~ hombres. Est> pe- .

pues. es el único espacio auténtícamcnto suyo. ni eso irnportárá a la mayorta. y e1 escennrio de al~Junos <le sus encuentros más pri· vados. lasctnan teniente lujosa.queña camara. sí es que realmente las hay' aquel las que ra· rezcan dlgnas de un iru·erós particular.Js máquinas n~lacionadas con una casa -sean el curioso outomévu. síran para funcionar. Aunque las posibilidades de esplendor y novedad sean grnndcs en el Orden de las Máquinas. provista de tabaco. uno rara vez puede permitirse que cada una sea fas. iaoto si es Interesante como indiferente. L<. el objeto preduecto do sus cuidados y su ingenio. y a veces incluso rJc c::<:lfé o de un santo patrón. su única inversiOO de capital.pueden diseñarse todas. reunirse o comprarse de rnanera que varían desde lo convencional a lo sororendente. las habitaciones mismas. 1 1 8 . papel y horquillas. ele9ir. Varias gener~c. Resra. es una caja fuerte desde la qut~ oallbrsr el entorno al paso. llena de sonido estereofónico.clnamemente especial. y consequlr que etlas y sus dominios resplandezcan de manera que nos agra· den. Para muchos jóvenes. Jos aparatos automáticos o los que nos nete. coqldos entre una família que desean abandonar y unas instituciones que no pueden controlar. desde lo humilde a lo grnndioso.ioncs han aprendido tambíén a hacer un uso aún más íntimo del automóvil. y amenacen D los demás con el despido garantizando que no estropea· rfin los escenarios más generales de la vida.

. Al contrarío que Jas guías d~~J constructor. tudor. hlcieron que las gtJfals allmentasen eJ qustn por el neoqrieqo. 96tico. Otrcctan al constructor una gran variedad de estllos donde eJe~1ir -suizo. El dueño de la casa se veía ahora estimul:'ldo ti decidí 1· si sus sueños se rea: izarían mejor sólo con el parecido con temptos ele 1~1 Arcadk1 o Irnltando tamhic11 granjas o cbalets .ío el ceño ante la simetría y deploraba las maderas pintadas de blanco que. la ¡¡ama se amplió a medida que los libros. los v~ajcs y el gusto por la V('riedaú incrementaron el repertorio de irnágenes a emular.ústiccs (1·2}. a las casas y los edilicios públicos. Los 9u1-0s de los prímeros constructores nortearnortcanos rcflc jaban un yusto prudente por los modelos inn teses a la moda.o de opciones. Sofisticadas pubttcaciones euMOOllt 5 ropeas. que tan populares se hlcioron a medíadus de siglo. frunc. Tambíén pueden verse. y a menudo recuerdan a sus habitantes luqares ~' épocas no completamon te suyos. y no ya de molduras clásicas o acentos escultóricos aislados. 119 . los libros de patrones traían numerosas plantas. contrastaban demasiado con el paisale. Pero es ncccsarto otro reino de Intereses para consequ ir una buena casa. ('!Izados y perspectivas de casas enteras y prestab<on poca atención a los detalles.do por ejemplo la ínñuenoía dB la arqui. l racta f 850 se ampl ió aün rnás la 9a1na de opciones disponibles. Los sueños que acompañan o toda ac. que in 1 armaban de hallazgos arqucoloqtcos y exóticos viajes. Estos manuales se pubtícaron para ayutl0r al constructor colonial a hace>' los detalles de su estructura: garanti· zaban que rasgos tales como las molduras y adornos en madera.lectura francesa. :-11 aumentar el número de personas que se perca ta ron de que la variedad de cosas a las que su C(}Sa podra parecerse era mucho mayor . Oak Bluffs y Santa Barbara.lodos interpretados con acento norrcamertcano. correetns-.zaba Thomas Jefferson. unas sobnas y económ leas. y dejaron tuera de juego a las viejas fJufas LJcl constructor. Hemos visto llamativos ejemplos de este fenón1eno en Edqartown. y disponer las máquinas en orden puede ennoblecer actos con- cretos. ventanas y repisas estuviesen bien hechas y fuesen . en el uecorado absurdo de las casas y apartarnentus contemporéneos. con· ltibuyeron a este cambío. un jardinero converndc en e111M presarlo arquttectontco.gares en que vive le gente. l<Js casas siempre han encarnado aspíracfones. oscuramontc. Después.ción humana han de nutrirse con los lu. abogando por la ambiciosa ap Ji cacion de 1 achadas de templos.El orden de los suenos La ordenación de las habitaciones puece proporcionar un contexto a la actuaclón diaria.ining. Los libros de patrones. las puertas. Los libros de patrones mas fn1no~>os fueron escritos por Andrew Jackson Oo\-. Sus tesis alirmaban en parte que la arqurtcctura neoqrleqa era mala. la arquitectura doméstíca ha sido siempre un desfile de fantasías. otras recarqadas. mostran. cuyas virtudes ensal. toscano. Las guí(ls pos· ieriorcs empezaron a proporcionar una gama más ampl i. en su opinión.

Los combatientes eran ar. la prctcston de In arqul Lectura Anterionnente casi todos los arquí. En 18{>8 se abrió en el Ma!. ro1nl1ni~ co. sin h:· gar a dudas.buido a nropagar... Mas avanzarlo el siqln declinó la popularidad ele estos libros. :ry f/OUSG$ De Tite ArcJ1Uectvrr: ot Ja Jcgondari• Batalla de los Estilos se reunió así. de modo que en 1900 había ya hornbres adiestrados en un sofisticado civilizaciones pa. La arqu i lectura occidenta 1 se convntió en un catalopo en el que revotver. Reina Ana. para esas Iecbas ya había arquitectos dispuestos '3 diseñar casas individu<:llrnente: habta nacido. salidas ele orígene~ muy hu1ni ldes. t.J.l'tti.ucñn villD Ch1$iC~1. rifln olvidar: una casa debía ser. él y otros artesaeos aunque discrepaban en puntos concrete partían todos de un supuesto que prete.lución coincidió con la acumulacíón de gr~ndes rtquczas en un pequeño numero de fa1nilias que. fuentes de dinero para Ja escatada bélico ríe encargos para consequ ir . 1848 Sus arqumentos sobre si una casa de· bcría parecerse a un templo griego u p una villa rural han desaparecldo de la circulación hace mucho tiempo. Cou. Esta evo.s por /1indrf. El armarnento 'ª" para 2. Sin embargo.:/.esutos de repertorio de los sedas y dispuestos a ()plicarlos a las casas y los edificios públicos. las alter· nativas se habían multiplicado tanto que uinqún libro podía presumlr de sor com· oleto... etc.quitectos que dt)fcndiao los csiítos 1 uis X IV. Villa ttauana.: no esto claro que sus clien. Y además. artesanos de gran talento o extranreros formados en las escuelas de otros parses. etc .iCect(tffJ o/ Coun:r¡ Hrni:. seteccíonar e tmitar. clarn esta. Thc An. Hacía 1900..r. DP.tectos de Norteamérica habian sido cabaueros nficionado~¡ como Thomas Jef· íerson.. etrusco.les se considerasen mera munición. Y ello se debió en gran parte a I¿¡ creciente va· ricdad de i1nágenes que habían contri· . adoptaron un lujoso estilo de vida con un apresuramiento suñclente. como algo.sachusetts Jnsli tute of -1 echnoloqy la primera escuela norteamertcana de ar· qui tectura a la que pronto siguieron otras. en suma.V/ Jackson Downin~.

. venían dadas gran número de elecclones sucesivas y aparecía claro el resto oer camino (5).. no un templo griego o una logia medieval. En cuanto identificaban sus sueños. insisnmos.bargo. Y ast lo que lle~1a1Ja al ser. Richard Morris Hunt. un caudal de conocimientos. corno a los señores Vanderbttt Hun l. cerca de Asheville. alzándose con algo que. Pero James veía también P. un bello ractmo de ideas. hizo Billmore House. En para eJla un sjgnific:ado.:itamente manejables representaban los otros. una idea. el afortunado propietario. una paciencia.. El unpul so para rememorar la ar· qultcc tura def pasado no era. entro 1890 y 1895 para un hombre que quería tener la mansión campestre más gran· diosa de toda Norteamérica y que ator . ¿Qué era este elemento aparre de Ja afirmación de recursos? -se pre. y por eso destrozaban la escala y camhiahan las íuncloncs ele sus antiguos modelos.. sin duda Olguna. Puede parecer una eleeclón extravagante para las montañas de Carollna del Norte. y . Henry James.. Carolina del Norte.lama. una voluntad.« conjunto la Hente que hacín sus casas a Ja manera de precedentes históricos las construín asi porque esos precedentes tenían 120 (1 Orden de los Sueños nos exige.. un pro· pósito. una inteligencia. Si Ja abundante riqusza representaba algo. que visitó Uiltn1ore en t90S.. Y una ver tomada la decisión de construir un chñteau. pero era extrema demente idónea para et tipo de casa que deseaba George Washinglon Vanderbilt. un distinguido guerrero do la Batalla de los Estilos.la gagc::urc do un joven multunitlonano que estéticamente deja mucho que desear . lo que necesitaban era una casa. Por ejemplo. 8in en1bar90. elegían a préstamo el marco del estilo en cuosuón para que encajaran en él todas las piezas (3-4). captó ínmcdíatamente la tronta e incluso el absurdo de edificar de un golpe en Norteamértca un solar familiar a la manera de las dinastías europeas. sin em. o bien corno sunptes n infnrtunadas victimas civiles. en beneficio de esta ingente demostración caro Ji na era et hecho de ooc tllgulen se había inlcresado lo bastante y que afortunadamente había aJgo por lo que interesarse .O la casa algo más que la deslumbrante exhibición de riqueza: y es ese elemento especial el que nosotros admiramos más en las casas y en el que más. «Una cosa propia de la ostentación de los Rothschild -decía. una estuptoez. era suyo. gur1taba James-c-. cosas lnme<Ji. Hunt decidió construir la casa a la manera de un ch:lteaa francés. tunadamenta podia pagarla.

'.j. Pabellón en e! parque flOI' John Vnpworth. 121 . 1818 Do Rumí nossaeoco«.

122 .

» Cuando explica la casa.tamos.riores -escribiódependen en gran medida de que pueda o no armonizarse con las condiciones cfín1eras del prcsente la fari'lilia histórica inherente al indi. En cada acto de construcción utilizaba cspactos (como las habttaciones de las torres} y objetos (como la piedra) que presen- tabnn un símbollsmo primitivo: no obs . de nuestras preocupaciones personales. Hacer esro no produce un uiscñc de casa pero si una estructura de in· tenclones que nos guiará a la hora de tomar las decisiones prácticas sobre las habttaclones y máquinas que necesi.poraban condiciones diterentes de cerra.tas propiedades de la consctoncta.miento.viduo . Una piedra cúbico sobre la que el propio Jung grabó epigra1nas griegos y latinos ocupaba el centro del jardín.tros recuerdos. ta casa que in1ogi namos será esnech1ln1ente acertada si se la pone en reta.tras respuestas al mundo. que imaqlnomos nuestra casa como la suqtercn nuestras ilusiones y nues. perspectiva y reposo. La casa se convirtió en un agre~1adu de tres torres que Junq identificó con otras tan. íó . lo hace coA10 si se hubiese visto empujado por su in· consciente a construirla como lo hizo.rior. y que vlsuaticemos los lugares especiales que les correspun. y ~~e abrian a un [ardin cerrado que terminaba en una logia. En el transcurso de su consu uccíón exploró la encamacíon mí· ñon de la estructura psiqurca que encontraba dentro de si mismo. lncor. La casa de Jung crecía lentamente de una íorma a otra a medida que la an1plitJl)a a lo l~u·qo de varios años. Exine que reconozeamos y exhíbamos las pretensiones que alber9a1nos en nuestro inte. G..• El espacio y la satisfacción inte. C. Le i nteresaba especial mento que sos acciones estuviesen nuiadas por círcunsrancras no meramente prácticas. Jung ha tratado este tema al describir un hogar que construyó para si uusmo -en Suizci. rante.ción con los sueños humanos más im. también areno curdadoserocnte a las tradiciones eruditas de sus propios estudios. y que para él era común a todos los nombres.portantes. Las habitaciones estaban adornadas con pinturas e inscripciones.deria.' como en las lnscripciones y pinturas.que despleuuemos toda la gama de nues.

encaja. En la casa de .i~1nificados stmbétlcos consideró im.lar . Y las terceras. es decir.de una casa georgiana aproxt mándese nada más a su apariencia exterior.. su pasión ha transmutado los sueños forjando una totandad formal. el número de i máqenes cono. Estn1nos ante procesos más prníundus que los que actualmente in.)n de lo que! había que hacer. s1a11icnclo siem.cidas y que la sociedad estimula a cmu. Jelterson. en esquemas definidos por su visión acadérmca de la dlqnidad en Thomas Jefferson compuso con mu- re- publicana (8). la qarna de cosas a que una casa puede parecerse. La cúpula.. Sólo des. Pero incluso en la Nortean1érica colonial este Impulso se dejaba sentir ya. profundos que los de \a voluntad consciente .pués vi corno todas las p. como vimos.lcias a sus cuidados. las terrazas y 1os pabel Iones extenores son indicativos de pretensio. para recordar desde la cumbre de un monte virginiano la cultura urbana bebida en su biblioleca y en sus experi cncias CO!TIO r11 irüstru ple.1rtes. Las tormas que una casa puede adop~ tar han sufrido sien1prc ues tipos de li· mitaciones. a9rupó las 123 . ta estructura de la casa se convirtió técnicas dis.. y a partir también <le las formas y ornamentos que tenían s¡gnifi· cado pura ellos y para sus vecinos (fVI). Junq utilizó las imágenes de una manera partlcularmente valerosa y n10derna. Y es que en los pri rnc.tenla rcproductr el «sueño.portante seguir las directrices de s11 adscrtpción intuitiva a las cosas. los pórticos de entrada.poniblcs. Los significados Ue éstas se ensanchaban y completaban gr. Las primeras son las post. a partir de la estrecha fJarna de lo que podfa hacerse.nipot'enciario en Francia.ban y surqla una rorma signifícativél: un stmboto do totnhdad psíquica.pro las necesidades concrctus del momento.'"' tncluso un i ntérpreto tan seguro de los f. un slmbolo del conoctmícnto que tenla de $Í mismo.gui~ldo por hnputsos n1ór.bilidades aconómícas de la persona. Las sequndas.tru i la casa por partes.Jung.nes soclalcs totatrncrne distintas de las formas más prlrnordiales descritas por Junq (9).ros colonos se había dcsarroltado ya una tradici. Cons. los materiales y cho cuidado los elementos de su casa. Monticollo. Tambie» pnrlna decirse que la construí como en un sueño.

Golg~.1$. 16$3 Capen. ~.1as:<1a· cbuaetts. Old Decrtietd. .1 chusctts. casa Vli!li:Jins. P('lll~da..nte.. 1756 1.).~atS.fi. C. fl. ÍO¡)Sfiuld.

extenor H) r.o u...10111 lcc:!lo cxtcrtor . 1770-1808 ' í:<. 11 Albcmerte \.rh<:nnas Jc ffersco. Mol'\tk:cllo. .utmly.. ¿¡ Mont u.

dos propios (13-15).habitaciones con gusto discrlmi nador. eran tan numerosas y variadas que permi tí e ron a fvlercer hacer una casa ínso.ricdad de otros eternenros. Incor. Soparé las máquinas de vivir en nichos. Esta hábil combina· clón y yuxtaposición del Orclen de las Habitaciones con el Orden de las Máquinas se utilizó evtdontemento al ser· vicio de un sueño. Cada referencia ern especifica para el propio Mercer. pero pueden traemos recuer.lles de otros edificios que había admi. se enfrenta al problema de proporcionar . en las rememoraciones de las formas y deta. Estas remernoracloues. se basó. tnformaoa por tan ampl¡a ~1arna de intereses e inlágeues.centrada por parte de Dficionados cultos. al construir de una vez y casi sternpro para otra persona. más concretamente todavla. l\·~l1r~. Jefferson y Mer.vcrston de afio!'.poró a la casa una torre evocadora de un cJuileaa francés. pesajes subterráneos y pabellones oxterlores coi) un ingenio práctico y eleqan te en sí mismo (10). Todas las reíerenctas han sido transformadas por la pcrsonatístma visión de Mercer y por su proceoimiento constructlvo con horrniqón y azulejos.ccr constltuyen casos 1nuy raros de in. ínveterado coleccionista de cosas. Las casas de Jung. quo hoy se encuentran todavía por todo el pa is y desde luego abundantemente en su pro. En conjunto.er fue uno de Jos primeros antropoloqos nortenmcrIca. su casa pre· scnra numerosos niveles de signjfic~do y de posibles efectos.•lcrcer. El poder ele este lugar estriba en su ectectíctsmo integrador. insuficientes en si mismas. recordándole por ejemplo una tarde· concreta en Salóruca.pia casa. Un arquitecto. y al contrarío que la Biltmore House.nos. que edificó su propio castillo fantástlco llamado Fonlhíll.rado durante sus viajes (1 f-12). Esas mismas referencias son menos obvias para nosotros. ventanas basadas en precedentes turcos y una ampl la va. enteros de energía con.ütamente evocadora y extraña. no reproduce nada con preclsion. Henry r. el sueño de un orden social regido por patricios y modelado a unaqon y semejanza de tas democracias clásicas. y constructor y director de una f<ibrica de baldosas que producía cerain icas de excepcional calidad y diseño..

Los muros de crtsral fu eron una irnaqen visual y literaria especiulmcnte pode· rosa en la evolución de la arquitectura moderna. Pero en esta barahúnda de in)ágencs casi siempre brillan por su ausencia las convicciones personaros sobre cómo deberlo ser reah11ente una casa. o creaciones nost. Phllip Johnson. lleva 25 años construyéndose un lugar de dlstinclón en el paisaje de Connecrrcut ( 16). Crea la ilusión de vivir en un recinto totalmente transparente del que sólo queda excluido lo charro ( 18).quuectura. revistas.spear la imaqínación. libros. Los viajes. En ausencia de sueños.un sustituto efeciívo a la sabiduría y ef continuo cuidado que esos hombres apl~ eaban a sus casas. de bucólico paisaje de Nueva Canean fue una casa totatrnente acnstalada (f7). todas las opciones se reducen a seudo-opciones.son es muy parecida a una caja de cristal. una caja 126 . LQ disciplinada estructura de Jobn. como deben ser. vidados. a eleccíonos que no significan nada. tiene una neneafogia clara en la histona de la ar.ílgic<Js del pasado que hacen renacer sentrmíentos medlo oJ. iguol que la de Jefferson. Con mucha f recuencia depende ue la sístemattckrad formal para dar una coherencla a la casa. y están montadas con un amor fastidioso que resulta casi arqueotoqíco. Son slmptemente los secos umues materiales que contorman nuestro mundo. caballero urbano y arquitecto <le considerables medios. IDs otras dos fuerzas que delimitan la elección [nuestras posibilidades economicas y las posibilidades técnicas] no son. Sin sueños. La casa de los invitados. otros audaces visiones del presente y del luturo inven ladas por In arqui lectura moderna. El primer edificio. Cada una de Jos estructuras que con consu. y el más lamoso. que oromoua según los protetas una nueva era de libertad y honestidad. películas y proqramas de televisión han revel~do una variedad casi Inflnita de estilos que nuestras casas podrían encarnar. en la esperanza de que el poder del esn lo comportará el significado requerldo. Los arquttectns del siglo XX han puesto de manifiesto el Orden de los Sueños de varias maneras.mada habilidad ha reunido. unos exóticos y muv remotos. retos que hacen ch.

u .r). 190{1·19.:.11. \1 ¡ 1 r. Pcnns>'lvanio.0 lj 1 '' . . Planta de Fontbill (<:~1suli._.L.1.q.. Funthitl...l.·1·' ·' 1-/11• q .==rl "!·· \ •_.o ~e fVlercr.LJ111 u' .-.J) ¡' q • 1" ' .~ " 'I 12.... ' \ .. . Doytestown. sección 127 a I' 1 ~ .

....I 1 onthill. exterior Fnnthtll • ~...( \.01hill...v.1.. tl 15 F1. \ IS J. bihiioteco .

Conn~(.rit>t<ihida.--<1 .t..:. Pxtetror por Phlh(") Johnson.:9.:llCt. l!Jt. Plano da suuaclon 1·r C:.io. Ncw Canean.t. Casa Jobnsnn. ...

cor Phillp Jóhnson. Cas:t en tadnllc. Dormltur¡c IS. ."10. Ca~a acrtstalade.19. huortcr H.

to distinta en ::ipariencia. captando e intensificando la caída natural do la roca y la caverna con un dr. <J explorar el La casa misma es un Jugar 1·a11 exhaustivamente como boscoso y abrupto paraje que ha contrt. C:stos eói· ftcíos se disponen en el pais~1je en lor. Colina abajo.ros exteriores penden doradas corttnas (19). se identifica . una casa i~1uallnente monumental. me· diante la intima integración en el pai· saje. ernprendtó también la büsqueda de ~igni· ñcados en las formas emcrqentes de la sociedad que 1 e rodeaba a fin de extraer sueños de los logros técnicos de su época.de ladrlllo casi totalmente cieg. unas bóvedas mis pequeñas Iorman un lugar para el reposo a cubierto justo encima de la superficie de un estanque del que se alza un altf· si 1110 surtidor (20). y es· calando el precipicio.buido a ampliarlo.rraertos de su experiencia personal. y su coleccióll de esculturas en un pabeltón lndepen.díente ton cubierta de vidrio. muestra referencias a los elementos nuticos tradicionales de la torre. se l ran interesado profundamento por las Iormas e í11>ágenes que han servido de lenguaje expresivo en fa arquitectura del pasado. Esta casa. pero el mlto se man· tiene aqui dentro de una cornpostctón 1na~1istraJ.i. y de sus mu. Le Corbusier. Estos ejemplos do obras de arquí. Sus edificios per tenccen al terreno pero al mismo tic~m(N son mdcpcndíenres de él. al ex.saliaute empuje de movimiento huma· no conseouldo mediante puentes óo hormiqón tendidos sobre el vacío.mas cxen tas y corno escul pidas a modo de acrópolis privada. Como director de la revista L'fs· prit Ncovesu in tentó también Iormular 130 .vatér. Aunque dramáttcamen. la caverna.rectos no sólo son unportantes por la lmaqlnacíon y el interés que reflejan sino también porque los arquitectos.i un nivel mas profundo con el luqar en que está (21-22). tiene una habitaetón principal animada pot una arcada abovedada y auto estable que recuerda lejanos serrallos. que no era extraño al estudio de la tradición arquitectónica. En contraste con esto Frank Uoyd Wright aseguró las pretensiones del pr°' protano sobre el lugar en Fallingi. La considerable colección de pinturas de Johnson se guarda en una cripta subterránea. como mucnas otras.

'136. Frank Lloyd \11/rinht. 196? 2L Fallng\•1utur. Uc~r Bllll. Pennsvlvanln.20 Pebeüün. por . l !. 1>01· Phihl) Jchnson.

.0 . .. y-sw-Sejne • r~nc:io.$IJ<J)•<: 1920•10 . P"I•• . 132 ..S.21 3 eVillusrer e or ba .F por .. V 3.

cerca de Burdeos. con cambiantes vistas a con templar. A bordo. La casa alimenta el sueño de estar a bordo de un barco. La Villa Savoye. rodeadas por muros delnados y uniformes que las unen en un solo volumen para aumen. el transatlántíca (23). tan citada como ejemplo de su prlnclpio seqún el cual una casa es una maquina para vivir. por decirlo así.canizada: las maqulnas al servicio de dins hedonistas. man· ~iene en real idncl una relación la gente. do las Incomodidades epremlan- mas atrac tivas de los años XX. Vivir allí debe ser como estar realizando un cspléndtdo vía.nocidos y con estrictas Hmrtactones pre supuestarias. soporte de.rrolla en ellos eicrctan sobre le Corbu.lamente domlnios <le n1Aquinlls. cubiertas y logias. Un grupo de casas para obreros en Pessac. muestra una imaginería :nu1· slmllar. proyectado por Le Corbusrer para habitantes desco.qeometría y por el interés hacia las formas de vida de un modo de vida entre las maqulnes de los tiempos modernos. La fascinación que los barcos y la saludable vida que se desa. La cublerta superior de la casa tiene formas evocadoras de las chime.neas y superestructuras de los barcos (24).síer se transñquró on ID Villa Savoye. . es un marco específico de los anhelos psrquicos que alientan en cada uno de nosotros. una cubierta para tomar el aire y el sol o para fiestas. Arriba. porque el sueño tic estar en un 1 uqar por encima te con una de las máquinas vida diaria. a no ser que se descienda por espacios que son estrlc.miento efe toda la casa que parece un objeto puro y blanco flotando sobre 11n placentero prado verde (25). los placeres de una vida me. uno se aleja del lugar inmediato. La i1naginerít1 era precisa estaba discipli nada por la y de lo al sol >' al aire. Las áreas principales de I~ casa están en el segundo nivel. El conjunto comportará un signi· licado mucho después de perdidos sus referentes específicos. una pla ta forma abierta es el foco pri nci.pal.je al sol.tar la scnsaclón d~ alejamtento de la tierra. Hay también analogías en la tensa epidermts náutica de los muros exteriores y on el singular distancia. con formas cúbicas lnterrumpldas por escaleras. es incapaz de alcanzarlo o tocarlo.

Ixtortor . 133 Villa Saboyc.1 2t. Villa S!lbo¡•e. Terraza 25.

en cambio. debe lncorporar las condiciones un tejado vístblo.s que cautl1 ndicaba para muchos un tracaso arqulvan nuestra in1a9ijhacióu son exóticos. anos sino ni siquiera en ei l«rgo do los años han ido transformando transcurso de sus vidas cotidianas. Las claves de la f:intnsia vacios para Ja acción hu1nana. Le Corbusier difenif'ica(}Ó que acompaña nuestra vida alfi tencíaba muy bien las máqulnas de la ~~1uchf1s de ras casas que hemns \ asa. con ciat lo que hizo posible que los habitan elegancia o contusamente. con tal de recuperar c':I debe permltir (1 ·~Hario su conversión en squema tradlcional (28).cepcioncs y deseos. y no como Ja pata de un casas cuyas puert de entrada daban león. tectónico.ítüa ante nuestra atención.. aire sonido.y ventanas anchas extendidas entre dosnudos muros de estuco {26}.a( alg(J rn:\~ que !¡¡ siinple copia de la simiterrazas y logias ~Oiénas =iOs es1>~aiÓs litud visual.carnblo contínuo con los edilicios. Tener que consídere tantes les preocupaba mucho la ausencada clavo como un clavo.)O~ón corno alno pequeño. el pie de cada pata de una casas convencionales de la r · '~ mesa como un simple punto de distribu· chos nensaban que no ían vivir en '· · n de cargas. tv1ás indeseables son osas vivien· das cuya imaqineria está tan controlada después vivieron allí. fonn~·1ndolos para adecuarlos a sus contodo es~ establece un substrato do sig. p1:oyect~ando la cocina.elernf}nto. ada ventana corno un simple buedirectamente· s cuartes de estar. <lisco. Fstas personas bus· que no hay posibilidad de que sus mocaron. tos abrigos tes de esas casas Iniciasen un ínterque dispor}é a nuestro alrededor. las una tetera brilfnntd. Jos cuart?s ~lu rado son 1111. el sonido 1kleJ te (29). calor.las· que y la erudición. En consecuencla. y n corno u11 muro (o cada muro posictón qu <·) Corhusior había introducomo un ~uro. La dificultad algo excepcíonali Debo conducir nuesmás persistente para comprender las tras mentes haci~ asociaciones múlticasas era. La exlstencía de jardlcarnbtantes del erl. y no cin di!" ontblc. ilustran el hecho stói tipo Pullman a fin de que se pudiese / añadir más espacio a las habltacione de que el Orden de los Sueños abarca principales>V. las co. as viviendas se han hecho pos rePara ensa\)char nuestra vida i1nagi· ente corredores robando sitio a los nativa cada dia\ el luqar en que vivimos e.ircunstancias excepmente no sansfacía sus expectativas socronoles: el cen telleo del sol refleján· bro lo que debia ser una casa. Y lo mismo cabe idio1na vernáculo mucho más doméstico decir de las que no ofrecen sugestiones y fa1niliar (27}. La manera el carácter generalizado del diseñe inicomo la cas nos permite movernos. Pero los sueños cuidadusarnente construidos que Le Corbusíer habia loi-jado no fueron ni reconocidos ni aceptados por los que se han convertido en 1 uqar de la diterenciacíón personal y l¿i inventiva de los ocupantes. la prt)tensión y el recucr- . Al parecer. contrarío. las condiciones nes y terrazas onclma Lle una cubíerra de luz./ f Í / 1 134 . La extensión (fe estas adap iaclones No todos los . es empobrecer la vida.torr10.1cho mas grandes y fu~ baño y las escaleras con una prcc~· ) sas que las que nos podemos permltír nosotros. de modo que plana era constderada por alqunos un nuestros ritos con ranos puedan verse 1 beneficio pero para la mayoría símplcsorp-cndtdos por . sin embarqo. hecho en l. Pero además fue precisamente simple ele Ji( s estructuras. A lo largo de len:. Tales la abstracta imaginería de Pessac en un casas son un Iracaso. la ausencia de ples. la conñrrnacíón de la radores introduzcan camblos no ya a lo hna9en que tenían de una casa. transsus que . y no como cia de dos rasgos caractcnsticcs de las un rosetón. En un dese en el tocho cuando incide sobre 1 1 proyecto parecido. artos de estar. en nugr~nde. un nrdicnte viento terrazas de arrrba han sido todas cubierde verano batiend~ los postigos do la aqua goteando con tas con los ti picos tejados de caballeventana. ciclo par íonsequir el máximo de espacada habit(.-~Qn esas habitacig_ues-Y 1. Sin embarco. cJ deshielo primavrrol. a los habi~ a nuestros sueños. Nosotros pensarnos n111y al ni llenen por qu<f ser todos grandiosos. que representa los esfuerzos Si vigilamos coti atención nuestras rescontinuos de los residentes por reclamar puestas verernos que el Orden de los un mundo propio con una terminoloqla Sueños se prasenta también en la mas propia.eqe. y no corno un hueco).

ac.j¡¡IJ por 1•e Ccwhusier 21.$.'.. 1 e (es• tado t'l<.endas en pes ."'. (CSl<ldO inic.:lual) 135 .----·r------- 26...'. vlvicudos en rtJ. v1 v.

28.L =fi ' :. Gstndn inicit:\I: alu1je> estece nctuall 29. i ~ du _I ·r 1 j-C) ~I ~ ~ -tnu Q- :¡ ~ -.1. 136 do están profundamente enraizadas en la estructura de una casa. 1 .. estado acuratl (:=irr1b. vtvlendas en Pcsaec: plantas (arriba. como lo son do las casas oue hemos mostrado. por Le Oorbusler esreco Inicial: abajo.q: _. Y tienen que ser Ingredientes <Je la construcción de nuestra casa. Casa en LCge. Cosas tan soncl- .

vi1nientos y !Jestos que tienen para no. pennanocor ele ple y sentarse dctermtnan en gran medida la c~lidad o la i nforn1¿ición de nuestros gestos cotidianos. establecen cualidades que están relacionadas con el sueño a acoger y proteger. cil y usado para expresar el Orden de los Sueños. Estas cosas hrrutan específicamente ol tipo de nuestros moví mientes. con la necesidad de estar dentro de algo que nos motiva a todos. dentro de 1111 gr. asi corno rara suqerlr su uso.clos pu!)I icos. Y hay que tener muy presentes estas variaciones de ccnnotac ión cuando se dé forma a las habitaciones y los dominios de las máquinas y se establozca la relación de éstos con el paisaje. Estas influencias son omnipresentes pero rara vez tone. Las CO· sas para carnlnar. en la arena de un circo.!las corno las escaleras y los cambtos da nivel pertenecen también al Orden ele los Sueños Contorrnan las acciones de modo obvio e imbuyen en la casa los mo. tras una valla. a menudo se pasan por alto los ejemplos mas espectaculares . su tamaño y los aspectos particulares del inundo que admiten. o el sonido de una cascada.res espaciales dentro de la casa.putado. dejando entrar el sol y fa brisa.. la indolencia o el en· varamíento con que abordamos los diversos encuentros del día.. su paso y su esfuerzo: y por ello muestran cómo nos hnnginan1os a nosotros mismos.llesias >' erltñ.in roe into cu. sotros significados especiales. En arquitectura. El despliegue de recuerdos de otros tiempos y lug~res es ol medio mas f.I~ cerramiento que comportan connotaciones especíñ. pues pueden util Izarse para lo9rar luqa.cas. dentro de una habitación.mos conclencla de ellas. Los nurros y sus huecos qeneralmente filtran las sensaciones. y ctasíñcando las actlvldades seg Un los criterios sociales domi. bajo un dosel. Las acciones que promueve uno casa forman parte de nuestros sueños. no sólo de casas sino rarnbién de i!'. en un balcón o en 11n porche son todas condiciones <.nantes. Medianle su orado de cerramien- to. Estar dentro de una caverna.i.

el recuerdo. salvo allí donde esas acciones encarnen ellas mismas los sueños.dos techos de los pa!acíos japoneses o del palacio <Je Ve1 salles a las pintadas bóvedas de tas iglesias barrocas y los recubiertos de estaño de tos antiguos almacenes norteamericanos. porches COI) .Jf. siempre que sea posible. la vacía repetición de formas con las que los ha· bitantes no tienen relación real :1lgun. Sin emharqo.:lxi1no de las que determinan las acetonas del lugar.i y cuyas connotaciones ni han conocido nunca ni pueden. o hacia los techos bajo un rejado resonante y ras verdes paredes del piso en que vivi. los CQns. la pesadez o complejidad de los ele· mentos de cubierta. estos lechos nos recuerdan que la vrda do la mente no se lln1ila al reino de las actuectones inmediatas. donde no sufriese las in terferencias del rnovl miento de las personas. la i nditerencia y la repetición runnarta de Ja si1nple manufactura ofrece un alímenro muy parco a lo irnaqinaclón. eleuantes y continuas'? ¿Hacia el resplandor del latón y el parquet.. . recordar. c-)1 <111ál tsrs. catedrales ele nuestros recuerdos? ¿Hacia un Intimo y conlortable interior o hacia superficies l1'ifls. y nos veremos en la neces ídad <le apertar a nuestra casa olementos personales de exhibición. l¿i di scnmínactón.drieras. o hacia los bosques oscuros o IA~:. como solían hacerlo los artesanos del pasado. y nos indican uttles medíos por ros cuales se ruede enriquecer nuestras imaqinaclones sin entorpecer el ílujo de los acontecimientos prácticos. Saber como usó el constructor sus materiales. y corno a veces lo hacen todavía hoy. Prcgun lén)OUOS hacia donde va re. Desde los compllca.mente nuestro pensamiento. '137 ellos? ¿Son jardines secretos o laberintos.de este desplieque. las ínstalaciones o los materiales utilizados donde Ja casa se encuentra con la humedad del suelo. Sugieren que con frecuencia es aconeejoble mantener el milo muy por encima del suelo y.ros..Haci<l el c~l Ido •OI del sur que juega en los blancos muros 'i ras ffores brlltames.mos n los nueve &fios? . el zumbido de la seqadora mecánica o el estrépito del motor l ueraborda? ¿Oué luuares han perrn~nociclo 18· tentes on los rincones de nuestra mente desde la prtmcra vez que los vimos o que leimos ~-tlgo acerca de Posiblemente son más relevantes los hechos relativos al procedtmíento de construcción: el tamaño de los table. Incorporarlo de manera q1 re las formas que comportan la i1nanineria visual de una casa sean tndcpcndrcntcs al 1n.ceres es un mero formaltsmo.. arcos de triunfo o cascadas alpinas.Hacia el golpe de las puertas v. la lnterpreteclon errónea y la fantasía. como los concibió y empleó es Interesante si se orcocuoo. A menudo estos factores nos hablan (fe la personalidad cJe su constructor o di· poro sólo lo hacen Indirecta· mente para el ocupante. rructoros han buscado siempre situar su imaqinerfa arriba. Buena parte de lo que hoy sustituye en las casas esos pta. por tanto. señador. El entorno visible y comunlcatívo que una Gasa establece para nuestra vida dchc permitirnos u1ili2ar nuestras numerosas capacidades para el reconocimiento.

celusías o patios refrescados por el
correr de las lueutes? ¿,Son áticos lo bastante espaclosos para que Fred Astair•
y Ginger Rogcrs los animen con un lm-

prnvisadn foxtrot, o escaleras lo bas-

tante grandes para que descienda p-or

ellas scarteu O'Hara?

Tonemos que sacar .:1 la luz nuestros sueños y fantasías. Tal vez por
suerte es imposible volverlos a crear,
o dotarlos de un entorno completo. la
expresíón de los sueños se realiza me·
díante su transrnu ración, dcsarrol lándolos
<le manera que sólo permanezca su
esencia. y medtante la mtruaturlzacién,
es decir. reduciendo sus elementos
a
una esenia que podamos acomodar y pagar. Poro lo que queda, transfigurr.do
y mtníntunzarto.
tundido con otros intereses nuestros, es el hogar de nuestra
i111('lginación.

138

Las opciones

Agrupar
las habitaciones

A estas alturas usted debería ser
capaz de identificar sus necesidades en
términos del Orden de las Habitaciones.
que proporcionan lugares para vivir.
del Orden de las Máquinas. que le asíston especiflcamente en las tareas diarias.
/del Orden de los Sueiios, que enriquece
los elernentos de los dos primeros y
conñeren un valor personal a todas las

partes.
El siguiente paso será encajar todas
esas partes en el todo-casa. Una buena
casa es una sola cosa. y {11 mlsmo tlemf}O una colección de muchas cosas. tograria requiere un salto conceptual desee los componentes individuales a la
visión del conjunto. Las eleccionos que
describtremos en seguida son diversas

maneras de montar esas par-tes. Cada
una

será puesta a prueba. y rechazada o corn..
binad~.l en el descubrimi ente de :.,111 rnorJo

que acomodará sus ncccstdades con+or-

tablemente y ademas empezará a crear
el lugar que usted quiere,
Hay un principio general que le ~uia~
rá e11 el proceso y que sé basa e11 que
una bucntl casa tendrá resonancias <1UC
irán más allá del conjunto de elementos
discretos que la comoonen. Es·c principio dice que. en el montaje de todas
las partes. uno n1ás uno llene que ser
ma}"Or que dos. La ejecución exhaustiva
de este principio grava el talento y la
i1na!1inación. Pero en su forma más stmple surge de unos pocos fenómenos
básicos de la edificación.
Corno ya hemos observado. cuando
hacernos una habitación a base de un
suelo. cuatro paredes y un techo. tenemes, además de esas seis cosas. una

séptima: cspacío. algo probablemente
J1láS memorable que cualquiera de los
elementos fisicos que lo constituyen. Na·
turalmente. su creación es una ilusión.
No podemos crear algo de la nada, stmplemente habremos separado una parte
particular del continuo del espacio total.
Por tanto, si disponernos las habitaciones siempre lo haremos con un determ inado upo de ordenación, y no tcndremos sólo una serie de habítaclones
sino también una detenninaóa configuración de toda la casa. Esta configuración
puede decir mucho de nosotros. de nuestra prciercncta por una vida protocola·
ria en un salón o por una vida cómoda
en un cuarto de estar o en un patio.
Puede sugerir dónde vamos más a menudo cuando entramos por primera vez
en casa, y dónde nos gusta cocinar. LD
conttquracton también puede decir cosas
mas profundas respecto al tipo de orden
que tiene rnáa sentido para nosotros:
simétrico, armontoso y serene>. o fraqmentado. sobresaltado y sorprendente.
Las habitaciones, al formar el orcien inrcrtor. pueden crear también dorni..
níos exterlores. Las casas cuyas habita·
clones rodean parcialmente un patio Interior. corno muchas de tas que hay en
Santa Bárbara. muestran una do las maneras más eviderues de conseguir esto.
Pero la disposición más sutil de las tres
gr¿¡ndes casas que hay en North Water
Street, Edqartown. con habitaciones que
dan a partes difcre111es de un prado
común realizan actos simllares de
domí- nación del terreno que las rodea.
Esto>'
derechos se adquieren, por así decirlo.
de balde. pues se logran mediante Ja
141

distribución
cuidadosa do partes
(ha- bit(lcionet;), necesarJas en
cualquier Gí,;fSO.
Hornos descrito cuatro ejercicios
sencillos, que ilustran cómo se
pueden
;19rupar partes basteas de una Gasa
para
conscou¡ r aluo más que unas si mplcs
partes básicas: para conseguir también
espsck»; <:(Jnfiguración y dominios
exte- riores. Dramattznn el acto mas
elemont::if que h;1 de reallzar la ar<1uitectu1'i"I.
Para conseguir que 11110 más uno sea
mayor que dos usted debe hacer lodo
lo que considere importante (crear
habita- cienes. unirlas o adecuarlas al
terreno)
y también hacer algo más q(Je eso (
espa- cios p.nra vivir, estableciendo una
con- figuración signiflcativ;1 dentro. o
recia· mando derechos sobre reinos
exteriores).
Dos casas -una antigua y grande.
la otra nueva y muy pequeña- servirán
para ilustrar nuestro principio. la prhnera es Stratford Hall en Virginia. hognr
de In fomilía Lee (p. 82). Dentro de
esta casa las habitaciones estan
dispuesta~•
en una pJrinta en forma de H que acomoda las actividades cotidianas de sus
ocupantes en las dos alas y reserva
bas- tante espacio entre ellas para Ja
habitacion más solemne de la casa, El Gran
Hall. desde cuyo centro se contempla
el panorama exterior y Que nos habla
ce· remuninsamente, pues todavía habla.
de la gran opínlrin que Jo farniJia tenia
de sí
misma y de 50 luqar tanto en la sociedad corno en Ja ncrra. Las escaleras
que
descienden a cada lado del Gran Hall
son los elementos centrales de las dos
ra- chadas y las comunrcan con el
entorno:
a un lado. una gran extensión de césped,
algunos bosques y a lo lejos e 1 rio
Po- tomac ( t ]. y al otro un prado y los
cam- pos (2). Pesada y dominadora, la
casa reclama sus derechos sobre la
tierra y In
controla. La manera de agrupar las habi taclones. de encajar la casa en 01 pa¡ ..
::;aje y de construirla. así como los
ma- rerlulos producen efectos
poderosos y realzan el significado do
la mansión,

partes ele Stratford Hnl! se combinan
para crear no !'IO!o la casa sino el
sueño ele fa posesión, la ordenación y
el con.
trol del territorio, el sueño do Ja creaelér
de un lugar para vivir. Las habitaciones.
fas fachadas y fas chimeneas cumplen
prepósitos espccrñcos pero al mtsmo
rrcmpo contribuyen a realzar el
conjunto.
Otro ejetnpfo de apltcación deJ prir~
cipio uno 1nás uno es la casa Johnson
en Sea llnnch ('1). Cs una residencia
de vccaciones en fa costa oeste. de
bajo coste y aproxünadarnnnta
quince
veces
111ás ncqueúa que la casa Stratford. Ape·
nas tiene alqo en común con la
rnansíén virniniant1 salvo In economía de
su c-0n- ccpción y la idea do construir
dentro un espacio central que sea

simooncamen le importan le.
Resultan acertadas incluso las
ocho chimeneas que. naturalmente,
están all i tundarncntaln1cnte para dar
tiro a Jos ho~ gares de la casa. Pero al
mismo tiempo forman des dorninadota~
plataformas. espléndidos conjuntos de
obra de lnctrr- llo que se convierten en
taJis~nancs para el recuerdo do la casa
13). Indas fas

La casa se a Iza en la cumbre de una

cadena de colinas que domina la costa.
justo donde el bosque deja raso a un
prado abierto y a la amplia panorá1nica
de la costa. Nosotros y nuestros cllenros querlnmos hacer una casita que
diese al 1Y1 ísmo tlempo la sensación de
mansión y de retiro campestre. Por eso
construímos una forma imponente de
una manera sencilla y no impcnente.
Un sendero del bosque termina en
un portalón de secoya que d41 a un pe·
queño calvero llorecido y cultivado. pero
no convertido en un jardín independiente y aieno <J Sea Ranch. En el fondo
de este claro esta la casa, encajada entre un grupo de secoyas y otro de robles.
Desde este lado parece una casa de muñecas hajo su cubierta píramlda l, una
forma ~1eon1étrica sin1ple con un porche
de entrada en el centro (5),
Cuando se pasa por Ja doble pucrta de vidrio que hay en la entrada y se

sube a la habi tacion principal. se descubre que el interior de la casa es algo
que fa cubierta pirarnicfaJ exterior 110
rnvela: un sorprende1itf) pabeflún octogonal evocador de los grandes
palacios, tumbas y quioscos de música,
pero sos·
tenido sobre «pi tares- de madera ter·
ciada. es decl r. sobre las piezas e¡
lin- drícas que quedan cuando los
troncos
han sido descortezados en las
serrerías. y que en los alrededores se
cnrnpraban por noventa centavos cada
uno (6).
Entre las columnas. el espacio
del pabellón central se prolon~1a en
nichos
con fines especnicos. Di rectamente en
1\1 cabecera hay un rincón pura sentarse
y
142

1. Str;:il lord H~ll. Vlestmr:tP.l.;.nd
1'(25. F."!i;hal'!::l del río.

2. SU:llfo1(1

COl•t1ty. \f¡rgioi(I,

Knll, fnch::idn ÓP. 1:1 plAntnr:i~n

3. Strmlord Hall, escilhna:n y chimeneas

rv1L'f\'\i/f•. un retl ro en el bosque desde el que dominar la costa. Gc)n10 ocurre detrás de la chimenea y enfrente de In ven· . y realmente no se necesitaba habilitar una habltactón independiente a la que afiadieran otras más utilitarias. y enmarca las vistas exte. Se· ~1ún se entra a la derecha. Esta luz cenital llumtna las paredes blancas y por tanto mitiga el resplandor del mar y el cielo. corno en Stratford. Casj por Jobnsen.iOllrc-Turnbull. Aunque la caso se reduce a una h.tro do su propio mundo.tá90110. en el extremo Izquierdo. Se manrtcne con el mismo cuí.tiplós dimensiones. Esta casa de una sola habtraclón parece al principio un juguete y al cen. Traqaluces justo fuera de los cuatro bordes del octágono rcatzan su forma.4. dinero. más sutítmente con los cuatro huecos practicados encrma del oc. En la casa Johnson no había espacio n. Proporciona lugares para una serie de actividades ospeciñcas asf como un espacio [uiciosarnente de· rrochado para dar sensación de arn. La conexión entre las áreas especí. Sea A~uch. hay un gigantesco excusado con un cuarto de baÍ\o y un vestidor. ésta tiene múl. Ja habitación se µrolonga en un dominio para cocinar.ficas y las si1nbóJicas se as~gura rne· diante IDs espacíns abiertos de los in· terf:olu1r1nios y. un lugar para comer se aloja entre los postes del octágono y In esquina del cuadrado.1bitación. pues el octaqono central se conserva corno a !no separaoo que nunca toca los muros exteriores de Ja casa 111 stquiera cuando se sitúa a pocos centimetros de ellos. rodeándolo de una luz suave y constante y de sorprendentes haces de sol.riores. y a la izquierda.plitu<l. Detrás de la chimenea. 1966 CaliÍotniu.dado la distincion entre los dos reinos de los cosas. con la chimenea a un lado y una espléndida vista de la costa al otro. dormir.

caces. Y por eso cada una se apoya en 144 . con su sensación de gr.indeza sernifalsa. Caú1:1 una de tas áreas pernnetrales de uso especí neo que hay c11 fa casa. son en rec:ifidad demastado oequeüas para re. sultar exclusivamente funcionales o efi.rana granne. l. asi <:0010 el octágono central. pues están inunda· dos de luz proceden tes de las ventanas JI nivel <le la vista y de las claraboyas cenitales.os nichos nertmetrales no son sólo oscuros excusados a1ladidos al espacio central.

Cas.5. exterior 6 Casa Johnson.~ Jotmson. 145 . tas domas ¿(l:l~ de estar en esta casa en minlatura..

pues cada habitación puede recibir luz natural desde lados opuestos. corno en Stratford Hall. si así se quiere. como en la casa de Parsnn Ca· pen (pógina 71 J. corno en la castta portuguesa de la li!Jura ('l). que la propia cubierta sea el techo. Si la casa es pequeña. sólo existen los sigu icn les: habitaciones eslabonadas habitaciones arracimadas habttacrones alrededor de un núcleo habitaciones orientadas al cxtcrlor más otras dos configuraciones se presentan cuando se da preeminencia a una ·habitación: que una gran habitación interior una gran habitación abarcadora Todas las casas que conocemos es· taban estructuradas slqulendo alguna de estas variantes o una combmaclon de ellas.. que uno más uno sea mayor que dos. esto no planteará pro· blemas. i ncluso en una casa muy gran~ do como la de Lord Derby en Londres (8). SLiS llrnltacioues tarnblen son obvias: sólo puede haber circulación pasando de una habítacíon <1 la siqulente. Oue sepamos. También en f)I caso de que 1:) vida a desarrollar en el interior sea muy ceremoruosa la mayorla de las habitaciones pueden alíncarse en una sola fila. Afortunada~ mente para nuestros propósitos los rnodos de aqrupar las habitaciones no son numerosos. Juntas consiguen. Las posibilidades de llumínación son óptunas. Habitaciones eslabonadas Las habitaciones pueden eslabonar· se en fila. . con lo cual se deja vista parte de la estructura tntal de la casa y además se ahorra di· nero. es posible. Como en esta configuración cubrir las habitaciones es lo mismo que techar la casa.>' coda una real iza al menos dos tunclo . las casas se hacen reunlendo habitaciones. y nada más. Esta dispoaición es me· morable orectsamente por su sencillez. Sea cual sea el fue~¡o de manos del proceso. nes distintas.

un corredor aven. también de dos 146 . En la entrada principa I. en una sula fil.nadas en dos plan las y conectadas por pasadlzos que unas veces son corredo. a un jardín. en el fondo.r-es y otras una parte de las propias habitaciones a las que dan acceso ( 11 ). Otro proyecto para una casa en In· qlaterra presenta habitaciones eslabo. de manera que es posible pasar de l"rgo ante hebttactones donde se prevea una ~1ra11 privacidad y eslabonar simplemente aquetlas otras en las que la privacidad no sea un determ ínantc. En ef lado contrario de la caso.tanado lleva a la cocína.La manera más di recta de resolver los problemas de circulación en una casa con las habitaciones eslabonadas es insertar un espacio de circulación a lo largo de uno o de ambos lados. que prolonqa la cadena por u11 extremo. Esta casa. sin cmbarqo. y en la otra direccion se abre al área de estar que ucne doble altura. todas "gcne1·ales en su forma y no cspecíficas en su funcíon -. subraya el eucadenamlento de las habitaciones con un espacio no cu· bicrto. Para mantener la claridad de este encadenamiento. corno el proyecto de Venturt. Arriba.cída. el corredor liene paredes acrlataladas en ambos extremos y las habitaciones gran· des techos dobles que admiten luz natu1·a1 por arriba y por todos sus bordes.lralh. utro corredor que está encima del primero conecta los <los donnüortos con la escalera que hay detrás ue la chimenea. con una serie de habítaclones en hilera. o jardín. un pasadlzo parte del área de estar y se abre sucesivamente al área de comedor. para evidenciar al máximo l:J forma y la irnportancla do las habttacíones mismas. Un proyecto nuestro en Santa Fe. Se ensancha en un punto para transformarse en :1rea de comedor y se abro por uno de sus extremos a un soleado cuarto de estar l 10). En este caso. eJ corredor se extiende a todo lo lHrno de la casa. a la cocina y. se basa de manera pare.i de babltaclones a lo largo de un corredor. aunque en el idion1() de adobes del sudoeste. la cosa lvlcF. corno decía él mtsmo. Nuevo Méx leo. separadas por domíníos de rnáquinas y con un porche a un lado y un corredor interior en parte del otro (9). Ro· berr Venturi tiene un proyecto que ejem· plifica perfectamente esta distribución.

sh~ en Portug~I j n ti.1' C.rb)' en Londres. por Bcbcrt A<. casa1777 de 1 •ord O P.:i.ku''· 147 .

Casa Jackson [nrovecto] • por ). 1957 _. Casa Pearson (prO)'CCtC>).lon. por Bobert Venturl... [ .1L l\N/Ly111. 10.\ !J. 19GS 148 ' .

por lo que son auténticos es· cenarios vacíos para la acción humana. a través ele un puente. 1972 11 (pte>yecto ) .ratos tijos. sea cual sea !>U tamaño.IS. En esta configuración. el acto de cubrir una sola habitación no tiene rctactón alguno con el techado de toda la casa. Hay un gn1n espacio. no conectado con ol resto de la casa.agrícola.do en la parte superior <le las escale.dicional es admirablemente clara (16). Est¿ln cuida. El conjunto de la casa queda fuertemente fijo en el recuerdo. se compone de habita clones eslabonadas vertical y horizontal· menee por un pasadizo que se va ele·· van do cscalouadomen le para dramatizar el movrmícnto descendente que lleva desde un área de comedor a un cuarto de estar. Sus habitaclones están total· mente arraclrnadas. Los tabiques desüzentes que hay entre las habitaciones permiten poner de rna. La planta de una casa Japonesa tra.8 metros y no hay en ellas instalaciones ni epa. t.sc desde uno o dos lados adyacentes. y el ascendente que conduce.taciones principales son en si mismas tan ele~1anten1ente sencillas.dosamcnte dímenstonndas en función del módulo tatanü de.laclón a través de ellas hasta las peque· ñas. se orqantzan así.Cé'. que tiene una función . i ne luso cuando las tres habi. La casa portueuesa que uustramos aqui (15) es un sencillo ejemplo de este método. y las rnayores son lo bastante públicas para permitir la círcu.a de~ vacnclones A-11CI). Habitacíones arracimadas Un segundo método de dtstribuir las habitaciones es arrncnnarlas: pueden agruparse ya sea al rededor de un punto central de entrada o un pasadizo. (LB X 1.nifiesto la relación que cada una de ellas mantiene con el resto. aunque en general las hsbítactones se anrupan de manera que puedan llurni nar. o amontona-se totalmente rodeándolas con un pasilto. Tiene la ventaja de que las habitaciones se pueden distribuir con un perünetro mlnirnc.ras {!4). . hasta un nivel intcnncdio y Iinalmente a un dormitorio principal ltummado ccnítalmcnta y situa.a mayoría de las casas. Por Oerald plantas (12·13). por lo que es posible construir un techo independiente.

y no totalmente aislado del sis· tema definido por el pasillo. en este caso alrededor de un rasiJlo interior que las enlaza 1 odas y es suficiente· mente i mportanrc en sí rn lsrno para dar a cada habitación una posición com. de las personas que entran en la casa y 1() usan. Las habitaciones.alerí::t del [ar diu a través de la cual tienen acceso directo al aseo.prensíble. los aseos. que da paso a una an. una especie de salita de recepción. Enfrente hay un vestidor que normal mente da al cuarto de ostar por lo que la luz le llega por dos lados.tesa la que a su vez da al pasillo. y también porque los tabiques de separa· ción pueden eles! izarse relevando la Ior. por lo que es esrecia'· mente utl lizable como comedor. Una de ellas está con· ti(Jua a In cocina. La propia antesala.8 metros. Merece la pena trazar los movimlentos. Una casa norteameri. ht. La tercera habitación está separada del jardín por pantallas correderas. como el cuarto do estar y et vestidor. y a ta izquierda un baño ~. se encuentra el cerernonlat salón de re y su cocina. de mane· ra que pueda verse la extensión de toda la casa. rv1ás adelante y también a la derecha hay un cuarto <le estar. Nada más entrar en éste. Mas al rondo. da directamente u dos habttacioncs a través de los paneles deslizantes. cuyos lechos se traen de unos ar· martros. abierta por ambos lados al jardín. En la fi9ura 17 vemos In planta ne una casa japonesa mayor.rios.1y D la izquierda una escalera qec sube a una gran sala.8 x 1. pero también se disponen. salvo el salón dé té cuyo alslam lente es muy apreciado.ma de toda la casa. las <los habitaciones se abren a la g. planíficadns casi ritual· mente. ya la derecha está el comedor. (lUC sólo tiene 1. por lo que sueíen funcionar como dormite. Las distri bue iones de estas dos ca· SDS japonesas son muy fáciles <le cap· tar porque las propias habitaciones son muy sencillas y están muy vacías. Se penetra por una pequeña entrada. se a~rup(111 y organizan en torno a un pasillo. De noche.cana corno Gunstun Hall consigue esa 150 . tiene una vtsta al jardín y un tosonons« en e' que colocar un cuadro o un jarrón con flores. tamblén compuesta de habttacíones arracimadas.Se agrupan junto n una antesala a la que se llega a través de un pequeño jarclin de entrada. La otra.

151 (.•'OORE- 6 .

s-i 1 a en Portu~.lapón 17.il 16... Casa 1)11 Jtipótt 152 .15 · C". Oaslta en .

.. pese a lo cual resulta i911. Una Jar~J:J arcada. Inspirada en lo que localmente se llama un "dog lrot -. en el que se entra desde el porche.. Las salas. En ambos lados del ves. aproxtmadamenrc de Ja misma terma.-}f:i: _• ~- tas por su conexión con el vestibulo central y por.. • r- 1 ' " - Las habttaclones LJ • 'f de nuestra casa : Tonlpchl11 so distribuyen alrededor de un corredor centra)..que desde ellas se ven las habitacloues del otro lado. atra. ".J-·L. 78).sos.claridad de distribución con materiales mucho más pesados y grue... Es muy senctuo visualizarlas y se conñsuran en el recuerdo corno una agrupacíon de hablraclones arracimadas alre. pero de otro mo .k:..1lrnente Ilarnéttva (oa<Jinas ·11. Un vestíbulo central. El pasillo se abre por arriba nos ( l 9). .tibuJo hay dos salas muv espacíosas que ademas resultan más ampl l.vlosa totatrnento la casa pasando ante unas escaleras y lleqondc hasta el porche del otro lado. ¡ ~_· ~. a una gran ventana cuadrada que busca el -- ' .• t 1LC . La cubierta se lnclina y baja mucho sobre los huecos cuadrados que hay en el lado de la calzada y Tras ID puerta de entrada.. 1---. 1l.dedor del vestíbulo ccn 1 ral. lleva desde el garaje de un extremo hasta la casa en el otro. son intercambiables. <lo [1R).'. A ambos lados de l:l arcada el terreno desciende suavemente. los se eleva muros que Hanquean la arcada con huecos altos en el lado de atraviesan la los píacasa.

Hacia adelante desciende a una sala encima do la cual h~yun estudio. e11 los que se aqrupan totalmente y se 1f1. accesible desde el cuarto de estar.~LT\'l/Mo<i1e·lurnbull 1967 153 RP.nd.luces o al cuarto de estar (21) y el co..'ll)·l. veamos a conttnuacíón otros tres ejemplos e. por 11. aunque en miniatt1ra y con la sencillez de los estratos geológicos.medor (22). El vestíbulo central.le hahltacíones arrucl marías. El pasadizo ex. Ouss Tempchtn. Esta casa es ecléctica y conlleva aso. a través de unos huecos sincopados.1<.terior invita a la comparactón con las arcadas que conectan los pabellones de las villas palladlanas o las granjas de Matylancl y Virginia.sol (20) y tareralmenre a unos traqa. que es corno una prolongación de la arcada con sus múltiples huecos superpuestos recuerda. Ekstrom. las comple. .1rlk 1'. brillan temente i lumi nado.1hestl3 '>' R1.jidades espactates do l<JS i!Jlesías bávaras revocadas..elaciones con numerosas formas de la arquitectura del pasado.

Esta disposición proporcíona gran n(1111en> de h:1bit(1cioncs esquineras en Ja Haleria. tanto de las habitaciones como de 'los pasillos. A escala mucho mayor. etc •. Pero esta c:o:i· cepcion de la eficiencia es sospechosa en una casa. Comnrenstblemente. h(lbi· tación do la criada.rodean con una circulación. a posibilitar ~J movímtento humano. leer. pues una gran parte de la superñcte. aseo y habitación (le los viejos. Pero antes hay que advertir algo: un pasillo circular consume mucha superficie. en Japón. Pero el pasíno de una casa come Homeplace Pl. muchas aqencias inmoblllartas distinguen los espacios destinados a circulación de las habitaclcnes. se destina a lo ctrculación. echar una siesta.an de ampüas panorámicas y pueden 154 . En camblo. Gracias a los tabiques deslizantes. situadas de manera que 907. que son demasiado estrechos para poder estar en ellos. En verano. dorm ir. vestidor. Jos pasillns son espacio desperdiciado si sólo se utilizan para caminar por ellos. LD casa japonesa (23) tiene un pasílfo du circunvalación no muy distinto del de Horneplace Plantation. es decir. es relativamente pe· queño el espacio necesario para que un grupo de personas sentadas entable una conversación o para que la gente duerma en sus camas. y exiqen que un porcentaje mlmmo de la suporfícle construida teta 1 se reserve a estas últlmas. Las habHacjones i ntertores pierden en privacidad pero gnnan en sombra.hace que el pasi Uo sea en unos tramos interior y en otros se convierta en una gal<~ría. baño.:intation (p~gina í3) es algo más que una vta de círcutacton. absorben las presiones del movlmiento que parte do las habitaciones centrales de modo que éstas puedan l~·iJizarse para estar. el Ninomaru del Castillo Nijo (24). jugar o tornar el fresco. probablemente es el espacio más lltil de la casa porque sirve de lugDr para sentarse. est<í es· pectocutarmente formado por cuatro series <fe babíractones arraclrnadas en una hlfc1ra irregular y con una círcutccíón perirnetr:tl. los pasillos. En realidad. salvo en que otra capa de habttactones exteriores a di -cuarto de Jos niños. cocina. ~1! rni!:n10 tiempo que se goza de las vistas del jardín a través de la galerí~. Se piensa que así se contribuye u un uso eücicote del espacio.

21 CJS<'I jeruucht"'· cucrtu <le estar 155 .

1~6 .

. ' .I. 2 1 Ninumaru... C. .. c..~1·110 Nl. j . . . 1 1 ./ ' "1 ¡ .· ' ._L~. J.Japón..o. K>·oto.s d" I sin~· lo XVII . ·¡.as-..omren- z. r' ' / •l· .1 ¡- J ¡ 1 :n ! 11 1 1 . .• p 1 ¡::: • l .o.

..... . 1 --- ~ 1~ _r .c._ // ii c... v• e....157 ! '..oa .!( -...rmont. " '" Cross. 25 . 1 a.::¡-_ ~ 1 1 ' 1 u " J...07H1artlsnd..... l~!':e'. !! // 1 n -JI~~: ...... rru~ . C~s. ..~[§ ' !! - íl TI ..'I en lJr de los Caldeos. por ML-PN/Lyndun. a. .. 11 1 .3 2<.¡.. I •.1. ~.. : ~ ~ 1 i " . ¡ 2&..

gonal respecto a la habitación y acaba en unos escalones que desclendan ai prado. recibir las frescas brisas tan necesanas en los ardientes veranos isooneses.. los dos dormitorios do los niños están comuuícados y unidos al espacio que liay al pie de las escale. aproxio1<1dan)ente hacíu el año 2000 a.vierte en un espacio de grtJn importan· eta corno lugar de reun i(1n para nu- )! -.gida con platatormas alfombradas y entrantes cara al fuego f58 y a los dos mira.( Casa <le $111' u"s110 en Pcrnpeya.neo cerrado de 1(1 parte interior derecha. este esquema . las máquinas que producen calor -el fogón y la ch i111cnea. ~· lo mismo cabe dectr de muchos modc. Las grandes casas de Ur tle los Caldeos. Pero también puedo ser un conjunto de máquinas y sus domtníos como en la cabaña Gross (25).. se con. las habi taclones se pueden agrupar también en torno a un espacio abierto. 100 :J. Por fuera .se colocan espal· da contra espalda en el rlneón de la es. Habitaciones alrededor de un núcleo Un tercer método de distribuir las babitacíones es colocarlas alrededor de un núcleo. por donde entra. j .c. En el lado contrario del núcleo de las máquinas. El núcleo puede ser macizo. se estructuraban de esta manera (26).i para cocinar.1 l los merosos asrstentes a la corre y corno vía para conducir al vi si tante desde el por.los griegos y romanos {27). En esta casa de los North Woods.' '~~ 27.dores. La dístribución de las habitaciones al. tlajo el dormitorio principal y frente a Ir¡ chimenea hay una hnbítacíón baja y prote. como la ch lmenoa de IA casa Parson Ca~ pen (pagina 71) o do la caso WMd Wlllitts (pánina '15).• junto a ella hay un qran porche cuyo borde corre paralelo al núcleo pero dia.p -. hasta cuatqurera de ras salas de aud icncia o de los cuartos de estar.C. con suelo de madera.n. comer y descansar. ca. la escalcra central domina el equipamiento de In cocina que está en una habitación alta y muy bien i luminada que se u~. La galeri.ras para formar una pequeña zona de juegos. calera y junto al resto del núcleo.rededor Lle un espacio abierto tiene ven· tajas especiales: como ocurre con las habltacíones estabonadas.

El domutorto principal intercepta la g(. es una casa exenta C<JS(1 159 . continúan visualmente el espacio más allá (lr:I dormí torio.cano.nJn1cnte un espncto abiorlo. aíslan la casa del mundo exterior. La casa Goldberq (30). os otra casa-pano. cuando están abiertas.dos quo limita el tercer lado del jardín. posihle unir habit()clones con muros autocstables o edlficios udya. y un cuarto de invitados dan todas a la ¡¡alerín. las habitaciones rodean parci. tas desventajas de este esquema son la inaccesi hi 1 id(lcJ del patio a las hrt.·1Cxico.. aunque ctertamente ~~. Las otras habttacrones. r. tanto para moverse corno para estarse quieto (29}.permite que h1 luz y el arre penetren en cada habitación por dos lados. que se per. Se usan fundamentalmente cuando se desea privacidad o cuando el nial trompo convierte la galeria en un sitio demastado frío o ventoso. [11 una casa de Cuernavaca. de louis l.cibirá con más claridad en el capitulo dedicado a la adecuación de la casa al terreno. aunque no proporcionarán mucha privacidad lntertor si tudas las habit¿icioues dan al mismo patio. en el benigno cluna de Cuernavaca. Kahn.sas y el nran número de h«bi1acio11es que se requiere para rodear un espacio abierto de ciertas dimensiooes. Al contrario que el eiernplo mex. pero tiene hu· bitacíoncs y espacios circulatorios de diversos tamaños y formas. Además.do es un iardln: a lo largo de dos de sus lados. una ~Jaleriaabierta constituye.l. Otra ven tala enorme. lo ha· bitación principal ele Ja casa.centes para cerrar un espaclc a 1 a¡ re libre. El espacto así rodea. un cuarto de estar y un comedor. es la f~ic::ilidacl con que la casa puede adosarse a otras o a propiedades no perrcnecrcntes a ella. construidos de distintas maneras. se tiene tamhinn la ventaja de que la sustentación ele In cubierta de la hahitaciún y de la cubierta de la casa cotnctden y resulta mas i·ácil pcrcibi r la relación entre las partes y el todo. pero tiene dos puertas que. una cocina y una zona de servlcío. y el recinto se com- pletu con el muro oxicrtor cleqo de la contigua (28). Cumo I• profundidad es sólo de una habiración.lerta. hacia una piscina y unos soportales que hay en el tondo de la tinca y que sirven como porche para urt pabellón de invita.

28. 1\11éxir:o 29 üelcrre de una caso e" Ouernavaca 16() . f:a~a en Cuernevaca.

por ~.30. f963 161 por lo que las habiraciones principales dan al exterior y al patín interior. (proyecto). por Louls J Knhn.h::nkin!? (flroyC<:l'O). C~S<l .(. Casa Co!dher~J HJe3 31. la claridad del cuadrado .·1LTV. Sin embaruo.

La forma es conslderabtemente más abterra a la call e prihl lea que a la planta-pano convenclnnnl. Habitaciones orientadas al exterior Un cuarto esquema de distribución es aquel en el que las h:-1bit(lciones se colocan a lo largo de una 1 ínea y orlen.trucción de viviendas. mientras que las habttaclones auxiliares se sitúan detrás y comtrmcadas con IHs principa. Nuestro proyecto para Jenkms.bablementc eJ esquema orqanlzativo más Importante en toda la his torla de la cons. en el centro.prendentemente.tadas hacía alguna parte del exterior.tan a un espacio pübuco. es también una OS· rructura exenta que se disti nque por sus anchos aleros y !Jaleriéls que la unen al espléndrdo paisaje e¡ rcundante.central no cubierto le concede el 1 uqar preuo- mtnante dentro de la casa. desde luego. Japón. en la villa Katsura. el espacio cercado se parece 1núl"l n una cal le pri. parece extremadamente remoto (32). la cual suele obligarnos a atravesar la casa propiamen le dicha para llegar al espaciu abierto central. sólo visible desdo el salón do te. habitaciones con dos rirados distintos de importancia se orlen. En una casa de PortuHaJ. Sor.les. y dos habltaclones ligerarnente menos lmportantes están en la fachada del ecli ficio. leqión pero la dis. la habitación principal.posición básica de las habttactoues aire· dedor de un núcleo central ha sido pro. Las poslbt 1 idades de variar Ja lorrna de este espacio y la conliguración exacta de las babtracfones que JCJ rodean constituyen. de modo que el lugar de tener un carácter focal. es otra varrante del mismo terna (31 l. con hnbitticiones que podian abrirse al patio durante los lar· nos y secos veranos de! valle de N~1f>a. tiene en su centro un patio interior. Da en el centro a un csoacio cubierto que contiene un pozo y que es el patio propiamente dicho. En un caso. La casa de té de Shokin-rel. Este diseño nace de la decisión de .vada que auavlesa la casa de lndo a tado constituyendo a la vez patio y corredor al aire libre (:~3).

estar 1 rente a alqún sector concreto <lel exterior -en este caso. incluso cuando eso requiere extensas adaptaclones a tas irreqularldades de la estructura curva.ginno en lnfJfalerra. sin embarqo. va ~1anando flexi. que es el mayor ya se trate de un prado que desciende hacia el no. Tanto delante corno detrás todas las habitaciones son simétrlcas y tienen una forma muy etara. La tercera casa de Harrtson Gray Otis en Boston. El espacio de las habi· raciones y la forma del conjunto tenian evidentemente mucho más interés para los constructores riel siglo XVI 11 que el modo de es true turación del todo. obra de Charles Bulttnch. aquí como en muchas eleqan.ta. la disposición r. ya sea una cosa hecha y com.raclnnes. y la principal ventata de esta disposición es que les permite tener una perspectiva de todo aquello que está frente a ellas y compartir sus cualidades.asual de la parte trasera contrasra intensamente con In escala grandiosa de fas habitaciones que dan ~ la calle. la distribución de" las habi. esto es sólo út¡l si hay algo a lo que merezca la pena dar la cara.bitaciones in1por1antes. La plan ta de varías casas que se alzan on el Circus de Bath muestra otra vananrc ele este método de . la curva tachada es solemne y discipll- nada mientras que atrás las habitaciones se comban hacia fuera cuando es nece. se caracteriza por lo sencillez y diqnl. a la manera como se C"11i11ea uno ~JU<lrdia militar en la revis. desde el reino del exterior. De hecho. Por lo rnlsrno.sario sin nlnqún temor i11 aspecto exte.vado como el jardi11 de la propia casa. La característica distintiva de las habitaciones quo dan al exterior es estar dispuestas en función de algo exterior a ellas mismas. De esta manera.rior que puedan tener (3B). 1grupación. de una calle de ciudad o de un parque hasta un reino mucho 1nás íntimo de patios domésticos. con los rnlernbros mas impcrtantes o bril tantemente ataviados en cabeza 134}.partida. una plaza pU· blica.bllidad al aproximarse al fondo del solar.y orientar en ese sentido los ha. como el césped que hay frente a las casas en hilera cJe Bath o algo prl.tes mansiones urbanas de estilo seor.dad con que sus habitaciones dan a la calle (35). 162 . las habitaciones pueden tormar parte de varios reinos diferentes. ya sea que ese :ligo esté yn nlli.

..1...: . C:.¡.i~...-.· .:.i e· n pn11ugnl ._ ' 34._..-1 ¡ _¡t...:¡--¡-~· :.

.. Clorles Rolhn~h..r \. üoston. . Massachusetts. 35.$0 Orts.. por re-cero C0.. .1. 1aoo ' .

~ur<i! por Joho \'\'ood e! Viejo.):~ •rn e! t:ircu:<"t dP.. l\11th. (:(") $. 17St. .:lh. hl! ¡h:.

... • • • • • -:t • ~ ~a. =--=· F¡ .. 1 J7. Strattord Hall.f ... Virglnln. '6!> J . V.ind 1725 Count. por Andrcn'l P.•. Villa 1570 LVII (proyecto).~r. .b- L~ ~~ 1 I 1 11 .¡lladio.'Astrnorel..

Las casas del pasado rara vez pre· sentan nuestro sistema de agrupar habitaciones. y las demás conservan su independencia (37). al to e i mportante de toda la casa.Una gran habitación interior Hasta ahora hemos habtado de h~bi· taclones aproxunadamente efe la misma tmoortancía. Ohiuwlck. uno de los mecenas más cultos de In ln¡¡lalerr<i del siglo XVIII. salle._ ~ ) más habitaciones. 1 Una gran habitación abarcadora ''porº· Cesa ~crisu.ln<l:i. corno en las vínas p~lla(fianas que son su modelo. donde había otras tantos ha. sala. se alta en el centro una gran habitación (39). de al90 con mucha mayor in11>or· tanela que cualquier otra habltacrón.. bitacíonas en que se someuan a dlscusiún c:uP. Strntíord tiene una qran habitación lnterlor. Ncw Ceceen. La casa acristalada de Phi 1 ip Johnson en Ne\'/ Canaan. . aunque no da di rectamente a nin9una otra. arte o rítsclpllnas humonrsttcas.stiones de poesía. L<i planta de Ja casa muestra lo tmportente que era Ja gran habitación corno espacio de: circulación que atravesaba el pabellón hacia las de- 'ª 39 Case Ohlsw-ck. Las otras dos maneras de nonstituir una casa implican la Invención de algo mas que una habitación indi· vidual. En Ja casa Chiswick. así corno su importan· cia strnbélíca at ser ol esoaclo srmple más grande. nuestro recuerdo de la casa se centra en esa qran hahitación. Las llamaremos Grandes Mnbitaciones interlores y Grandes Habitaciones capaces de abarcar toda cf1S<:1. la derecha o el fondo. estabonadas. Connectlcut. que la Hanqucnn o que se arraciman en sus lados. Cbiswíck fue construida por Lord Burlington. por lord flurllng-t<in. Estos espactos han recibido nombres rnuy diversos en el pasado >' cada nomhrc conserva un residuo de irnágenes concretas: gr&at hall. 16f) dentro de la cual se acomodan funciones particulares e incluso otras habitaciones. es un ejem- . Esta habitación constituyo In base para distribuir todas las demás: habitaciones que la rodean. Las ptaotes de la• villas de Palladio (38) se organizan frecuentemente al rededor de una gran habitación a la que dan fas de· mas... 1~ gran habitación abarcadora. lnglr1tens. Phili~~ Jotmson. agrupadas· en torno a un núcleo u orlentadas al exterior. Aun ast. arractmades. 1:·29 ¡r-· L:~ 1 1 11 . ·1!?:19 Conuccttcnt. Los Vi· süantes pcnctrarian en el vestíbulo central >' luego serfan impulsados según sus intereses hacia la izquierda.

Caila uno de los pabeuoues de Nijo es una qran habitación con u11 nilldo pertmct. 156). 167 . por ejemplo. La vernos }' la recordamos corno una caja de crtstal: pero en el in· tenor hay un cilindro de ladrillo dentro del cual está el baño y la chimenea. pueden ctasificarse a menudo como gran~ des h~bit~cíon<1» abarcadoras. debido a la llexibilidad de sus tabiques y a Ja forma enérgica do sus cubiertas y nalcrías.o y una disposición interior suttcícntemente li· ~1era y llcxiblo para rolactonarse con el conjunto (p6girn. ínctutdos los desva~ nes-dormttortos (página 3n. Estos elementos modifican y controlan el espacio creando zonas paru usos específicos y una cierta privacidad dentro de la cristaliua gran habitación. Las casas japonesas. no· conocemos otras. La parte más dificil del dísono de una casa del sir~lo XX. lnciuso las pequeñas. M<lY pues sets maneras de a~1rupnr las habitaciones e11 una o varias plantas. En COr'I· dominio de Se" Hanch. está en esa zona en que las habitaciones de carácter general se encuentran con el dominio específico de las máquinas. y dos bloques que encierran aparatos ele cocina. sin emharqn.plo partlcu tarmente claro de tal esquema: consiste basícamerue en una sola habitación que queda íntensnrnento gra~ bada en el recuerdo a causa de su terma sencilla y sus paredes totalmente de vidrio [40). Nuestras propias casas. es una serie de volúmenes símptes con gr~ndes es tructuras i otortores donde van todas las maqutnas. Aparte de su combinación. están basadas en e1 uso de una ~1ra11 habitDción abarcadora.

Aquí las máquinas y sus dominios crean la casa. Michir¡an. para fines específicos y ancladas en su lugar (2). Colocar las máquinas fuera de las ha· bitac. para un número de acciones específico y muy li· mitado. l¿i mesa de trabajo. un refrigerador.nes y el Orden de las llklquinas: 4 Formar las habitaclones alrededor <le las máquinas.nocemos cuatro maneras de yuxtaponer sin confusión el Orden de las Habitacio. el asiento ernpotrado ante fa chi menea así corno el bar.ip~I ha. Colocar las rnáqut nas dentro de las habitaciones. Aunque se trata claramente de una casa de vacaciones y. el fregadero.oncs. corno maquinizadns. Albcrqarlas y al mismo tiempo mantener una agrupa ción coherente de babitaclones resulta particularmente difícil. Todas las máquinas y sus donu níos crean úreas de uso especifico que dellmitan el espacio fluyente del corredor y los cuartos de estar. los espacios· para la vida son 11uíquinn. y formaba parte de un ¡¡rupo de casas con las que Wri~Jhl' esperaba desarrollar un esquema tipo para la pequeña resídencla suburbana (1). Y no están sólo fijas en el espacío: lijan ellas el espacio. el frigorífico y las alacenas son maquinas diseñados Una de las unidades del condominio de Sea Banch ilustra una aproxuuacién contraria (3). muestra el resultado de separar rl911rosn1ncnte máqu! nas y domínios ele máquinas de las babitacíoncs. La casa está constituida por elementos rígida· mente asignados (1 una actividad particular.s especificas. Emparedar las máquinas entre las hahl- raciones. En esta casa. Aqui las máquinas están colocadas en una torre compacta cmptazada en medlo de un espacio-living compuesto más des· cmdadamcnte. Incluso ol espacio principal está forma· do por ellas. Fue construida en 1939 en Okemos. un lavaplatos y una atacena: en e 1 altillo un lavabo y un excusado junto a un espacio privado que contiene un wáter "l una bañera. en lugar de constituir elemontos independientes dentro de ella. No obstante. La mesa del comedor. En la planta prin<.' un fogón.Incluir las máquinas Nuestras casas están llenas de rnáquinas y de los dominios que éstas re· quieren para un uso cómodo. La caldera va en el angusto espacto que hay baro el suelo. que surge del muro. un fregadero. Colocar las máquinas dentro de las habitaciones Formar las habitaciones alrededor de las máquinas La casa Goetsch·Wlnkler de Frank Lloyd Wri9ht esta formada c<1si excl ustvamente alrededor de las máquinas. es más sencilla que una resldencía para todo el año. el wáter. 168 . co. por tanto.

Interior. MichiQ•111.• l -- -~==== 1 caso Goel$Ch·\ll/lnkfer Fr~ul< 1. 1939 1 ¡ 2.loyd Vlfl{Jht. l')ot . cusa Goutsch·\'iinlder ·159 Ql(\"'111os.

170 . por Mt. COí1donilnlo. Sea llflnch Colitm uta.3. TVI. 1966 u1dd~d 9.

aun. En la segunda planta. una pequeña cocina.que su apariencia inmediata sea bastante compleja. hay una platatorrna- dormttnno para los afortunlldos invitados. Un círculo pintado de arnartílo in- . sobre todo. máquína-) donde va la chimenea (6).)bitaciones rodea un bloque de una planta de altura (la . el termostato de la caldera y los interruptores para la mayoría de las luces de la casa están en este núcleo central de las 1náqui nas. Otra obra nuestro. que :11 parecer abundan en esta farnili:l. tiene una ffláquina de otra forma. Poseían una agradable parcela arbolada en los conñnss de un bosque que domínaba la bahía de i\~on ierrey: y estaban n1uy preocupados por atenerse a un pre· supuesto que les mantuviera ¿¡Jta la n10· ral también en el terreno financiero (5). Lo casa tiene una planta compacta y casi cuadrada.(•.torios y un baño.brerías <la a una caía pi ntélda ele blanco que retle1~ la luz del sol hacia el inle. La clartdad y. y bajo estos últimos el calentador de agua. una litera. un buñuelo cuadrado de h. al ténnino de una escalera de mano. Encin1a de este bloque hay una ptataforma adecuada para rnú. un tocador. California. Nos pidieron un diseño que les permmeso libertades es· plrituales hnposibles en su vieja casa. <. la casa Karas.. A los Karas. de modo que hay un orden evidente y una gran senciltez en el conjunto. que teman ya tocios sus hijos criados menea uno.lera y un horno.tanto del condonunlo sea una habltaulón pura y simple. en t.rior. justo en su centro (4). (n la ptanta baja. una esca. una ventana encuna de las atusuuas li. donde vivían. la más prírnitiva de las maquinas y el enlace de la torre con otras maqui nas simoles: una escala y unos escatones.. les gustaba mucho I~ parto boscosa de Monterrey.. un n1·an escenario. Y mas arriba aún. La casa es cxtraordlnartamonte alta y en las dos esquinas en las que no htly sequnda 1>ia1 ita td espacio asciende hasta lns traviesas vistas. rodean alternauvarnnnto unos rincones.sícos.lonterrev.1 los que se entra desde la plataforma de los müsicos.'lás arriba. Incluso el teléfono. dos dormi. En el muro norte fl). pero estaban cansados de su gran rancho convencíonat. la especificidad de esta disposición nos preocupó mucho pues como ya hemos señalado permite que la superficie res.

Case Kat~s. casa K~iras. por l•.1onterre}'. 1961 5. Moore-Turebuü. exterior 171 . t•. Cal1fornit1.~LT'N/ 4.

172 .

En esta casa. L(} cocina y el cuarto de baño son ran pequeños. sorprendiendo doblemente por estar en el lado norte y en un bosque tan nebuloso y frio. en un tlempo y c11 un lugar totalmente dis1inlos. cuyas vidrieras orini11ales hfln sido susntuidas por cristales transparentes (1 fin de que no snto se vea la lglésia sino también se pueda contemplar el paisaje a rraves de ella. un vestí· bulo-escalera y dos dínunutos dormitorios con sus baños. u11 matertal muy corriente y barato en Gran Brctañ<.'I. Colocar las máquinas habitaciones fuera de las Otra aproximación al problema de ta rctacíón entre. para el diseño de la casa de vacaclones de un director inglés de or. una cocina. El lugar elegido fue un rectáuuulo de <los acres. La costra consta de dos altas n1asas de ladrillo que forman entre si 'ingulo recto: están blanqueadas y sus incl loados tejados recubiertos con baldosas ro[as de hormigón. Esta misma a¡)roxin1acíon se utilizó. que segtjn nuestra termlnoloqta se convierten en dominios de máqutoas 'l están en alforjas adosadas a la única habitacion principal de In casa. y en otro por una vista espléndidamen te extensa del paisaje holandés de Norfolk. ~n el lado sur y último.son suñcíentemente pequeñas nara considerarlas dominios de máqul nas que flanquean por dos lados I~ grnn habitación.tenso actua como sucedaneo del sol. Estas dos casas son versiones re· .las habitaciones y las máquinas queda e¡empllllcada en Ja cabaña Bonham de las Montañas de Santa Cruz. trente a I(> iglesia. qoesra que quena un sitio para trabajar y estar tranquilo lojos de Londres (SJ. Una gran habitación anida en el interior del ángulo. . que ya hemos descrito. en otro por u11 seto que bloqueaba la vísta de las po<:ilgns rlc la \¡ranja vecina. como en la de Bonhsm. las otras habitaciones -en este caso un estudio. el vecino es una hermosa y sencilla iglesia parroquial del si[Jlo XIII. limitado en un tado por un sendero. Parece un gran 1nirador de madera y vidrio con una cubierta de hojalata. tan específicos.. Casa xarus ventana de $01 173 .

Casa leP1>\1rd loroyectoj . por Gerold Allcri. 1970 174 .U.

obra de touís Khan. California. Mrs.dtmrcnto. luego una máquina.rrarse o c<J. El pro· vecto de casa Goldberg. y así sucesivarnente. que nosotros sepamos.mcntaúo ejemplifican este último proce. el uníco escenario vacío d. Aunque deseaba la claridad y la separación neta ele las bue· nas habitaciones georgianas y tenla un libro de recortes lleno de hermosas casas río Nueva Inglaterra. Sin embargo. Jewell es de Nueva lnglatcrr(') y no estaba preclsemente ena. .suos de máquinas. clara >' separa. •v·iS<it:-1orí En1paredar las máquinas entre fas habitaciones Otras dos cosas que ya hemos co.y erosionadas do Ja idea de la gran hahítaclón interior. es otro ejemplo de emparedado hahitación-rná. Lo que queda.tación. lo üspecmcc. unos domtnlos de máquinas.derado.· al contrario que. después una habitación. de unir habitaciones y maqui nas. en el Que ha de atender un con· junto más compucado de requerlrruentos. se circunscribe a dominios contl. demasiado pequeñas para la improvisaclón ':J dcmas indo grandes para la mayorta de las acttvídados específicas. estas dos casas ofrecen una hahltación {Jenerosa y 1 u ego. No deseaba la sensa- . Nuestra casa para la famili(l \!\lilfiam Jewell en Orinda. tampoco quiso ce. estrattñca habitaciones y 1njquinas al re.quina (9·10). La ventaja de estn disposición es su eencltlez y su economía. En lugar de una serie de habitaciones de tamaño mo. fa qran habitación es en estos casos si mplernente la única habitación.morada ele esa vida mitad dentro m írad tuera do <. El proyecto de Robert Venturi para una casa en Chestnur Hill alinea todas las habttaclones y todas las máquinas en ona hilera colocando pri mero una habí.~alifornin.dedor del ratio central en un orden que se percibe menos mmedratamcnte pero que es igu~lmento claro (pagina !69).los palacios palladla1'0S de Italia e lng laterra que ya hemos descrito.ucid(lS para la impro- humana.I y canto al clima particular· mente suave y soteado del valle que hay tras las colinas orientales de la Bahía de Sa11 Francisco.damenle definidos.

menos podrti cons.. o por ambos silios? .• la virtud del emparedado es que permite un conjunto de habitaciones de tamaño parecido. crea en estos climas. aunque una.. Acomodar el automóvil Tras considerar el acoplamiento de habitaciones y máquinas conviene plan· tearse el oroblema de conectar toda la casa con esa maquína tan especial que es el automévü. aqrupadas a la manera tradicional. dejando las principales claramente definidas. por ejemplo.:<)Sita usted saltar de su coche a su casa sin transi. si es que lo necesita: un garaje. Piense qué otra cosa puede hacer además con el cobertizo.ción y a cubierto. niños. ¿Es un arni~JO?. 1 neo moda y punzante que la reproducción fiel de las casas "9e(>r· gianas. corno IU~Jar para Jos [ueqos de lo~. cuando está vacío. qué otras maquinas podrían comparttr ese dominio o cómo podría utilizar este ospacro. o prefiere dejar atrás el mundo de la carretera y csmlnar cierto trecho hasta su casa? ¿Debe lleg<1r el auromovn ante la puerta de entrada o por dorras.truir para cobijarse a si mismo. Nuestt·a respuesta íue dtseüar cuatro habitaciones de forma simple y muros finos.bien contribuyen a conüqurar el lugar y afectan a la relación entre el universo públ reo ele la carretera y el universo 175 . una gran cocina. si lu es hay que expulsarlo.dos entre las habltaciones de Ja prlmera y la sequnda plantas.ción ardorosa. y que cuanto más construya para cobijarlo.Oué tipo de cobertizo. Los cuartos de baño y el lavadero están empareda. ¿Nec. y sin que las interrumpa o estropee In indeseable intrustén do las máquinas y sus dominios. una cochera abierta o una stmple funda de plástico? Al responder a estas prequntas es tmportante tener presente también que cuanto más penetre el coche desde la carretera pllbl ica más costará prepararle una ruta. Recuerd~ también que las estructuras que atberqan a! coche tam. teng<l rnáqulnas en su interior . abiertas a un conjunto <la porches ~' miradores más toscamente acabados y desde éstos al exterior (t ·I). si lo es hay que admttlrlo: ¿es un enemiqo?'.

1so Je\·11~. Colllornln. sección 176 Orlnda.1LTW.-. 1964. Plflnt. 10. . por ~. cesa Jewell.9. C.U.

C.11.. 177 . extertor.'lsa rcwon.

. 1 1 ' 1 ' Il 1 1 i 1 ! 1 ·~~-~ / 11 l 1 )1 ' 11 ! l 11 1 d .. ...-/ r:\ r~ v\ ' ~-- la 11 .. 1' I '' _J I 1 1 1 =-J e ~ 1 1 1 11 11 r~· -. -r' ' I' e1 R e 11 .. 11 11 1..~'-'.- 1 1 1 __..' li h 111 1 ¡-1 ~ ) C ...

1D72 1 7 8 privado de la casa.a pantalla forma un recinto abrig<1do que contrasta con las espec.' '1' 1 ·~ ~· . Esta cerca no la casa. ya sea en un cobertizo abierto.í a la casa en Sih en1bar90. es realista suponer se aplica otra solución: un patio tapiado de entrada en (>I que el automóvil puede penetrar y detenerse ya sea frente a la puerta. por Cerald Allan. sin embarqo .) 1 1 r l . En el plano de situación de la casa Smyth. En gruñón concierto con sus ímpastbles vecinos suburbanos.coya colocada entre el aparcamiento y l la casa. en Carnlina del Norte. En muchas casas de Santa Bárbara canteas. 1'·- /1 1 ] . Como ya hemos dicho. rastrillos y otros arlilugios de [ardtncría para encaramarse finalmente a la cocina. La val la tiene una puerta corre- dera que se abre con pequeño esfuerzo cuando sólo t lene que dejar pasar a personas. cesa Smith (proyecto). 1. podemos ver un remedio ti corto plazo para este problema. mediante una gran valla de se. el automé. los coches y pasen coches o furgonetas.. t. En suburbios más densamente poblados. suele oredomtnar una tremenda . el automóvil es excluido de la casa Johnson. En efecto.vil es uno especie de porche móvil rora los casas aisladas y remotas. Empujando más permite que l 1 1 es sólo una pantalla entre. la casa da a la calle desdo la prominencia de su re9la1ncntario retranqueo de 22 me- tros que tocio el mundo llcgar. sino también entre la casa y la carretera. en Sea Ranch. 12.taculares vistas del Pacifico que h~y en el otro lado de la casa.

no a la cocina. 179 . ahora 1n11y apartadas de la calle. arcada que lleva. un tramo de escalones y un sendero pon tonal que los i nduce hacla l<.te situado (!UC Invitaba a entrar. hay varías plazas de aparcamíenro paré! los visitantes.queda de c!<. Casi al final. aumentaremos a más de ochenta las posthilldades esquemáticas plausi bles. Vemos. Otro remedio consiste en cornear la puerta de cntrarta cerca del garaje de modo que la parte de la casa que invite 111:-ís en~r9icanlente a entrar acomode también el modo 111ás orobable de llegar. méquinas y veinticuatro cornbtnacronos básicas.. imitan todavía esta conñouracíón.t puerta e. Ahora..Incoherencia en los procedí.1ridad encontrarnos algunas catcqoríos muy sencillas: seis clases de dtstribuclón de habitaciones. Las c<isas .rreno. cuatro maneras de Introducir los dominios <le ia-. Con10 ya vimos en Edqartowr). Para los propíeta- nos. tll vestíbulo central de la casa (12). Ln consecuencia es que casi nunca se utiliza esa puerta principal tan cuidadosamente con rlaormada pata entrada de peatones y en cambio todo el mundo llega a la casa desde el garaje.le entrada. que en nuestra bús. pero sí cerca de olla. pues. la avenida continúa hasta el garaje que está enlazado con la casa por una. tradtctonalcs . corno si el coche no se hubíoso inventado nunca. de nuestros suburbios. las casas de las ciudades norteamericanas se situaban en otro tiempo muy cerca de la calle y tenían un pórtico prormnentomen. saltando por encima de segadoras me· coche por lo que se construyó una ancha avenida de acceso.miemos de aproxímacíón del coche a la caen. cuando Inrrodnzcamcs los cuatro modos de adecuar la casa al te.

". les afectan.·. en la realidad y en nuestra imaqlnación. Sin ombaruo.. las casas de Sea Ranch ~¡ ruadas en las colinas boscosas se lnteqran en sus lugares.. y entender las dtsttntas maneras de encajar una casa en el terreno.. Cuando examinemos fas cornbmactones básicas ya formuladas. . Esto es distinto de la manera ele montar las habttacíooes por dentro. una plaza o incluso un panorama determinado (3). por dorotnacíon. puede dominar. espectat. por supcsto..... Por ejemplo. hemos de considerar además los problemas y las oportunidsdes especiales que plan· tea el lugar. un objeto <-H'Hficial e intencionadamente dislinto de su marco natural. UnH fnrrna fuerte >' situada en lug(lr prominente. de estar en conccrdancía con él ( 1).._ Dcminar es lo conrrarlo de 1 nteurarse: la dom ínactón se produce cuando Enfrentanliento Un edificio que tenga una tachada unponeute se enfrenta a una parte del terreno.~ - ~~·~ .. re· claman con energia sóJo la superficie circundante inmediata.. Por ejemplo.Adecuar la casa al terreno Acoplar habltacíones y máquinas en un esquema coherente os sólo el con1Jen20. por enfrentamiento y por rodeo. las habitaciones de muchas casas de 180 Charleston se enfrentan al largo jardín lateral mientras la fachada delantera de la casa misma se enfrenta a la calle. Jos árboles u otras texturas del luqar son muy fuertes. Sólo entonces podrá ernerqer la forma real de la casa y solo entonces ésta ocupará un lugar especiat en el paisaje o en una calle. La casa parece lo que es. enormes horizontes. El entrentamíonto al lugar requiere e11 la casa una f:J7. normalmente una calfe. Integración_ Cuando los montes. Los edificios domesucos. capaz de dotar al emplazamiento de un rnsao característico.. Las casas se alzan en una confusa variedad de lugarc-s y condiciones ambientales que.. . ele él. . como las grise~~ casas de la playa de E<lgartown.. lci casa es una forn1a tajante y vigorosa que contrasta con el terreno que {a rodea l2). corno las viefas mansiones de North water Street en Edgartovvn. Aunque es un objeto artificial.. tienen también este poder de dominar vistas Impresionantes. puede conseguirse que Ja casa se funda con cf paisaje y parezca formar parte. Don1inació'!. pues éstas rueden enfrentarse conjuntamente a una cosa y el edificio mlsmo enfrentarse a otra dlíerentc en una dirección diferen1f~.. como una fortaleza en la cima de un monte. Casas menos dominantes y ubicadas en parcelas más peque· 1l()S. Ante esta yuxtC1posición se produce un fc~nómeno curioso: la casa parece con poder para reclamar corno suya la parte de terrltono que la rodea. puede dar l:i i mpresión de ser una sota cosa con su entorno. ~. podernos ídentificar cuatro modos de adecuar una casa al terreno: por integración.

a menos que se esté dispuesto a talar árboles y maleza alterando profundamente el terreno.. --'""" . Jos vientos y los vecinos.· . rocas. t. . puede resultar imposible evitar la integración. Los emplazamientos ruratos en ge~ neral ofrecen más posibilidades que los urbanos o suburbanos.. c. Si estas "texturas naturatcs son muy fuertes.~. lnclintcación. ». De estas cuatro posibilidedes no todas son igu~hnente adecuadas para todos los lugares.lí! JUO o una tapia. se obtiene un patio interior que puede transformarso. La elección entre estas posibles maneras de adecuar In casa al terreno vendrá determinada en parte por tas li mnactones del lugar en cuestión: su tamaño y emplazamlento.. textura y el clima. diferente del resto del oxreríor. Una casa en un paisaje rural abierto puede inte~¡rarse con su entorno manteníéndose horizontal o bajo su perfil. peñas y maleza. 2. enfrentamiento y rodeo .:01110 en Santa Bárba. . Si un lugar del campo está lleno de árboles. exposición al sol. y ello hacerlo o !a casa misma o ésta y un jardín con. El recinto puede estar cerrado sólo par· clalmento o del lodo..J~~·-~~ . como los frondosos patios de muchas casas del desierto.· b.ra. Ciertos ele· mentos de la casa rodean estrechamcn te una parte del terreno para constituir un dominio privado al aire libre ('l). Dcmlnactén 3. pues f. El rodeo es una versión lntcnstücada de Ja dornlnactún. en un es· pacio privado ~' abierto. Uno do los ejemplos más famosos de 181 . la integracíón será una posibilidad obvia y en realidad casi se producirá por sí mlsma. dominación. tntcnraclón Este tipo de emplazamiento ns el paralelo directo de las habitaciones que rodean un núcleo abierto. Enfrent(lm!e1Jto a veces más de uno a la vez. SI el cerco es completo. en el que on el acto de domlnlo se orienta hacio dentro. vistas..ccuentcmcnte pueden acomodar cualquier modo de emplazamiento -lntegr~ci<ln.

Phcenfx.1. por ' "'JI' . /\11100. 162 .

esta técnica es Tallesin West de
Frank Lloyd Wrigth (5). Un caso
111ás
modesto es nuestra
casa
Shinefleld en Sea Ranch (6).
La
hundimos [unto con su terraza
en el suelo y luego explanamos la
tierra en torno suyo y cubrirnos
parctaírnente de césped la
techumbre para iruensiti- car la
inLogn.lción.
L1s casas en campo abi erto
tambtén se pueden inte-grar con su
terreno colo ..
canoeras cerca o contra algún
rasgo promlncnto del patsale. en
el capitulo
de Sea R<Jnc;h ya observamos que
Joscph Esherick hizo esto con su
serte de casas antupadas cerca de
la arboleda de

cipreses. cuyas cubiertas estaban
co-

locadas de manera que ofreciesen
la menor reststenc!a posible a Jos
fuertes vientos que soplan del
Pacítíco.
Lo opuesto a la integrac:ión,
la do· mlnaclén, puede utilit.arse
en ~Jrandes finc:Js rurales. pues
la dommacíóo es mas
espectacular cuando hay mucha
tierra que recíamar.
La dominación es posible
cuando una casa no está
ensombrecida oor arboles. colinas
u otros edlfícios. y cuan- do su
rorma o color resaltan sobra el
paisaje. La cncrqia con que una
casa pro<Hnm<1 su derecho sobre el
terreno
depende del tamaño y· l.;i forma
que
tenga. así co100 de la amplitud
del pai- saje y del número de
edlñclos rlva les.
Una casi ta aislada en un
paisaje vacío puede adquirir una
promlnencra y un poder
extraordinarins (7). En un pai- saje
mas variado y roto en numerosas
partes indcper1dientes, se requiere
una terma de mayor entidad y
promlnencta para dominarlo.
Ejemplo de ello es Strauonl Hall.
Su dominio sobre el te- rreno esrá
aseH~1rado en parte poi su
forrn¿i nítida y vigorosa y e11 partetarn-

bien por el l~rgo cemino
abierto hasta f}I
r10 en f;:1 arboleda circundante.
Los fuertes, y más
claramente aún los templos
griegos, demuestran que
si un ediíicio en cempo abierto
está acle·
más en in ctma de un monte.
su poder para dominar el
territorio clrcunoante aumenta.
Este poder le viene no sólo
de su enaltccída vislbrlidad
sino también
de que siempre asociarnos ros
emplaza- míentos encumbrados
con lunares de importancia
religiosa o estratégica En
cualquier caso. es un poder
pcncrranto que comparten
edificios total mento ríomcsticos como Monticello
cuando des·
MOOHI

't

183

9

r~tC>unt

V~t,nnn,

Fachada al no

Fatrtox

Couuty.

Vh{J•lll;.J,

1785.

184

l

1

m jhe Sbamblcs. vnrk. lnulatcrra

185

1?,. Ohcster
U3~ti

Icrrucc.

Londres.

por John

Nasb.

de la cumbre de su monte domina
conslderables horizontes, Incluso aunque
parte de ese paisaje esté hoy atestado de
edificios.
Una casa. en campo abi orto puede
encararse también
con un rasgo parucularmenre lmportante del paisaje.
Las villas palladianas del siglo XVI, construtdas casi siempre para caballeros
rurales de fa tierra firme veneciana. solían
d:Jr la cara a los terrenos que eran
fuente de la riqueza del prooietarto.
L-09ias y arcadas prolonqaoan In línea
de contacto con el raisaje (8). El ejemplo
amencano más conocido es f\.·1ount
Vernon, con su porche de dos ptautas
y esbeltas columnas que do al rio Poto·
mac desde un elevado montículo (D),
El rodeo. cuarto modo de encajar la
casa en el territorto, se usa con menos
frecuencia en luqares rurales que los otros
tres. poslbternente porque en general
Implica dar la espatda al paisaje
y hacer un exterior más pequeño y
especial en el centro de la casa. A ve·
ces como ocurre en el desierto. este
desvío es deseable e incluso necesarlo.
En otras ocasiones. como en ras haciendas mexicanas. lcrma parte de una
tradición cuttural.
Sorprendentemente, Jos densos emplazamtentos urbanos ofrecen casi tan- tas
pos: !.>i 1 idades de adecuación al entor- no
como los rurales. aunque 01 acto de
acoptarruenro entraña aquí 1<1 relaclón
con una fábrica urbana artifir;inl y no
con una textura natural,
En las ciudades se puede lograr le.
inle9raci<Jn hactcndo un edificio igual
que sus vecinos y esta práctlna se ha
seguido con mayor o menor hahil idad
durante si(llos ( tO). la dominación necesariamente requiere más terreno ~·a
sea de verdes prados o de amplias ex·
tensrones de pavimento. y por eso es un
modo que en las ciudades suele
reservarse a crliHcios públicos de i1n·
portancia poco común o úlnmamento a
las sedes de las qrandcs empresas.
En muchos paises oceídentntes. la
tradición
ha requerido casas enfrentadas a la caue desde sus pequeños solares. Los cdi ficios con falsos frcn tes de las
ciudades del oeste americano acuden en
se~1uidfl n nuestra memorin como casos
típicos (11). Pero en las ciudades británicas
e Incluso omerícanas hay nu- mernsas
casas que nos presentan ver·

siones más elegantes (12). En alnunos casos.
como ya hemos visto. el edificio puede
enfrentarse
a lv calle. de la misma manera
que las casas georgi;:inas en lü- lera. pero
las habitaciones
interiores
dan a alguna otra parte del lugar (13).
En los países latinos
la tradición ha
hecho nacer un modo distinto
de adecuación
de In casa urbana al entorno. como ya hemos
visto en la plan la de
!a casa de la calle Nctzahualcoyoll
de
Cuernavaea.
Esta casa apenas si hace un
tiesto a la calle: stmplernente
se
apoya en ella con su fachada más ciega

(14). Oentro surse la sor presa cuando h:l
casa rodea su jardín de flores y so huerta
de frutales (15). Un mirodo«, o pequeno
porche cubierto en el tejado,
es lo bastante qrande para una hamaca
y unas cuantas sillas. Colocado de modo que
no pc1 turbe le privacidad de los patios
vecinos, da una nueva dimensión
a esta casa recluida en un solar urbano,
dotandola de vistas a la catedral. la plaza y
las distantes montañas. ta escalera que
asc:i ende hasta él desde la galería
es lo bastante emotuaua para converür
al mireao« en un lus1ar especial ( 16).
En esta casa puedo aprociarse una de
las gwndcs ventajas del rodeo: la facllídad
con que la casa encaja directa~ mente en
una calle y sé adosa a otras casas de
manera que tocio el terreno abierto que
puedo haber en un pequeño solar es allí
donde cuenta. y puede ser
visto desde la casa y u ll l izado por sus
ocupantes. Esto elimina la íachada-slrn- bolo
y las zonas laterales de los suhur- bios
norteamericanos que a menudo sólo sirven
para que sus dueños se ejerciten en el
manejo de las máquinas cortadoras dc
césped.
La casa de Phi lip Johnson en Camhridge, rv1ai:;sachu.i:;e 11~;. es Ul I claro ejemplo de rodeo. Los muros cie9os de madera
que rodean su jardín la convier- ten en u11
roino prtvado. sólo visible desde el interior
(17).
Las parcelas suburbanas, a menudo
con el edificio rcqlamnntartamcnte upar ..
tado de la calle en más de un tercio de su
profundidad. ofrecen las posibilida· eles
mlmmas de variedad en emplaza- miento,
hecho que resolla enloquecedor cuando
pensamos que es precisamente
e11 los suburblos donde se están construvendo la gran mayoría de las casas
nuevas.

ta lnte~1ración es una posibilidad obvia
si e) lug;11· está muy poblado de árboles.
cosa que no ocurre en la mayo- ría de tas
nuevas urbanizaciones, al
menos después de que los bulldozers del
promotor hayan hecho su uaba]o. Ro·
dear la casa con muros o altos setos. corno
en Santa Bárban·l. es otra posíbl- lidad si
está sancionada por In tradi- ción local:
en caso contrario puede resultar antisocial.
De hecho. en la mayoría de las
cíudadcs norrcarnenoanaa la tradición
ha decretadn que las casas dominen sus
lugares y las áreas residenciales que
se han conservado aquí y allá tntactas
desde pri ne ip10s de siglo son esplendí- das
y sociables mantfcstactoncs de I~ íradtctón
(18). Fn ellas. las casas estaban
colocadas bastante cerca do la calle I'
conectadas C<'Jn ella y con las aceras por
senderos que paruao de la puerta de
entrada. que entonces si se utilizaba
realmente. Estas casas teman ~1 menudo
porches frontal es desde los cuales sus
habitantes podían contemplar la vida de la
calle.
E11 la ac lual idad. la rnaynría de Jas
casas csrnn apartadas de la calle, y se han
elnmnado las aceras y los porches.
L<1 puerta de entrada se ha convertido en
un simbolc poco convincente e lnú1il porque el acceso trasero resulta
1 nas ínrncdiato gracias al automóvi 1.
la consecuencia de todo este reajuste
es que se han desvanecido de las lachadas de las casas los últímos vestiqlos de
hélbi1<1clón humana y, en luqar de dommor
sus prados fronteros. los i~Jnoran cieg~men re. Esos trozos de césped
se han convertído en un derroche decorativo de casas que se alzan a lo larqo de
calles vacías de todo menos de coches
que pasan a gr~n velocidad (19).
En marcado contraste con es to está la
compleja tn:11Y1a de asociaciones hu- manas
que Jarnes A~¡ee encontró en
una calle de Knoxvillc en 19t5:
Hti lleg;:~do esa hora de l.c1 tarde ~11 que
la gcr11c se siento en los porches, me- créndosc
suavomoutc, charlando y contem

piando la calle y ese estar en su esfera do
posesión <lo árboles, vuelos de pájaros y
coberti70:>. 1.-t) {leute pasa; la~ cosas pasan. Un
caballo, tirando de su ttlburt. jadea so l111CCi-l
n11'1sicn de hierro sobre el asfalto.
11;0 bocina ~Je un auto: un <)tito en sifcnc:io;
fti r,1entc en parejas, sin prisas, arrastrando
167

de Ch:.ir!C$l(>11. • ~. 13. Caro l'io'•. ..r.. . ~iglo XIX 186 - . 1.• .~ . del Sur.· ·~· I . IJn:s cas..

C<'l. 189 .e l•I.· I! e\l{'tll:w<l. Casa P.

l M1r. casa on Cuernn\•P.:idor 190 .C.'.16.

tumberton. Casa Jobnson..'. Phllir Jobnsou. C!. ca.1 1 17. lll Elrn Slt<:.:l.'!ro!in.mbrid<. 191() por 191 .c:. C. 1942 Massachuseus.J deJ !\'orle.

dades que se desarroüabau alll en otro nempo estaban asociadas a la vida cotidiana del lugar y no a las ceremonras que evoca la fachada del rio. la escala de este lado. asi como la de las arcadas y los pabellones. Las cuatro maneras de encajar una casa en el terreno (integración.. y que pusimos corno elemplo de habitaciones eslabonadas. Pero 1~1 forma enérorca ele éste. las cubiertas suavemente tnclínadas y Jos muros de secoya sin pin lar son elementos de intH9ración con el prado en que está el edificio. en un gesto de rodeo parcial (20). os menor que la de la tachad" del río y lo que se crea en esta lschada a la plantación no es muy distinto a un prado de aldea. La casa urbana que hizo Robert Adam para Lord Oerby. pues Ja planta está O(gani7. se enfrenta tambíén n la calle y a la plaza. puntuada por su torre. el poso de su cuerpo eu verano. muchas veces una casa correspondo stmutrancamonte a l'nás de una de estas variantes y alguntis son combtnacton de diversos modos de omplazamiento.. y en otro un par de oreadas curvas conectan la casa con pabellones. domtnación. rodea su cmntazamieruo urbano con la ayuda (fe una tapia lateral. Sin emberqo. En el cnndomín¡o de Sea Hanch hay 1 res modos de emplazam ion to. entroutamtento y rodeo) ofrecen cateqorías ampl las en las que todas las buenas casas que conocemos entran. bablandu con Ces· preocupacíéu .v. balanceando pausadamoru P. Y como grupo.(las (21). Como la casa de la calle Net. Por ejemplo. ~Aoun1 Vernon se enfrcnta al rio Potornac en uno de sus lados. las unidades del con· dominio rodean un palio y un aparca· miento. proctama una clara reclamactón sobre el terreno. pero al contrario que esta casa. de la misma manera que tas act. 192 . zabuatcoyou en Cuernavaca.ada como una ver· slon atmple y bastante desordenada clel tipo de las habitaciones arracima.los pies. encaja en $U terreno de dos rnanetas. Es interesante señalar también que en el interlor las habitaciones estaban montadas de una manera que nada tenia que ver con los actos de entrentanuento o rodeo.

' ¡¡ 21 (\1011m Vcmon. Fatrf:lX Co1.u1ty. rl. Forz~da por las reatrlceiones legales y por una obliqaclún . Far.nta 193 La casa Smyth también presenta dos modos de adccuactón al entorno. Mouul vcmon.'Jd~1 de In plnntac:ión 1 '165..-h.20.. Virginia.

reconocida a su ve cindario suburbano. encierran una parte del lugar pura uso privado del propietarto. corno una vcrsíón miniarurtzada <le ft·1ounl vornon. en unas arcadas y un ~Jatajc que. en Jos dos laterales y en el fondo. . muestra su cara trente al césped y luego intenta com- pensar esto esterilidad nmlongándosc.

194 .

Conjugación del esquema .

mos una actitud menos lnñexihla. no la invención"..El ornamentu es un delito . nos paroce que hay casos que se prestan mas a uno {el descubrimiento) y otros q~e se prestan mas a la otra (la invcnciün). Los denoml narernos conjugCJcvl nes del esquema.. como los símbolos indic(ltivos de las montañas. Y los técnicas de repre- .Trazado del mapa U na voz tornadas las decisiones que acoplan la distribución básica de las habitaclones y de las máquinas en un trozo do terreno de manera que la conecte con la estructura de su inundo soñado. .. Al primer proceso lo denom inarnos trazado del mnp« y en él uno describe para si mismo (y por tanto descubre) dónde está y lo que está cerca. declaraba Adolf t.. Ias bahías y los archipiélagos son importantes en los mapas reales. Al parecer hay dos clases de conluqación: los matices que hay en el lugar y los que se le añaden. Ventanas.oos y Ludwig Mies van der Rohc abogaba por -el descubrtmiento. Nosotros rene. puertas. . senderos y porches· son los elementos principales de este mapa. Los arquitectos del primer tercio de este siglo establectcron una clara distinción en favor de Ja prtmora. llega el momento de realizar otra serio de actos que amplían la vía· bilidad de una casa. las carreteras. de la misma manera que hay momenos en que los cocineros sazonan sus aJi1T1entos de modo que se ponqa de manifiesto su sabor natural y ocasiones en que de· ctdcn ahogar ese sabor natural con algo más sabroso o interesante. aunque nin· guna palabra puede resumir la enorme variedad de estos actos de habitación.

::xi~li1 en el paisaje interior de s11 propia casa. al borde de. encima. la casa puede tener en su seno lu~Jares especia l~s. Las habltactoues sumüusuan el te· 1 reno ~1encral: algunas máquinas pueden convci 1 i rsc dentro de ellas en mojones o ptitaclas dot camino rn las casas hechas con descut do no hnho:i nada mas q110 las desordenadas ru ras cm ro las puertas o los correuores.:1t. su cubierta. Considere tarnhien los elementos q110 le pernuten recordar especialmente un lu~Jar y trace su curso: carreteras bordeacas de árholes..19inació11.:1s crean un reino diruinuto p<irc1 Ja iln. una senal sorprendente o fo~¡onazos de asocracrooes queridas.piejos dominios personales. aunque Incluye tarnbién otras actlvídadcs como la ornamentación y in ampliactón del dominio sobre el lunar. vistas le[anas n 1 ravés de: pantanos o sierras. o colecciones de cosas.lrr:s ptntorescos. Todo esto pcrtlla In gr11nn dr~ conrüclonos que también puede <.lS. Tornamos buena nota del despliegue de colores y texturas. rodas agrupadas bajo una gr3n cubierta <1 cua- .islnar i:I lah ventanas lugares esnectates a medio camino entre el exterior y el i ntcrior. doblando la esquino. se basan. Y más dtrectamonte. través de las habitacíones o embnlsarse e11 lugares es· peciales. más pequeño tísicamente une fo hnhiti"lciOn nn que están los nlnos. señales y otros ele mentos que tracen ol mapa de los corn. pero que ofrece un horizonte Juós an)pl io . Estar dentro. luc concebida corno la i nteqración de muchas C(!Si tas. poi' ejemplo. sillas y tiendas hechas con sábanas colg<1d()S entre ell. por supuesto. en el centro de. más allá o justo al lado ele al\10 son actos básicos de habitación. Ln propi« estructura de In casa. Llamamos recolección ni segundo proceso. Pi reden omplaznrso las puertas rlo manera qun enmarquen vtsras do las hnb¡ raciones de la casn o lnvíten a unc1 entrada drumátlca. y ele lo pequeño. haciéndolo comprensible y. La luz puede tluir (. en realizar sólo aquellos rasgos o relaciones que parecen Importantes. que haya recintos. rvl~sas.zacion de los objetos. l ns niños hacen constantemente lvHares en mlniatura. Con sidere el gran numero de cosas distin tas que registran: vías y carreteras.. En nuestra opinión. estos actos requieren que una casa tenga numerosos lugares . por tanto. cabe . Los cambios de 11ivel pueden proporcionar di re rentes pun los de mira en 18s m is1nas hahi raciones y diferenciar sus osos. y de los placeres de Jo temporal. bosques.::1Hdades que usted aprecia. parques campnmentos v lug.:i m es corno una aldea cdicu lar ( l J. dífuminando las demás. In cosa puedn y debe contener mucho mas. edilicios '}Ue resallan con ~l~lridad en e 1 rncur-rrln.sentaclón del arquitecto. 197 cuujuntu. los cquivareuies domésticos de las autopistas que sólo sirven para conectar dos puntes. que pron1ueve ta miniaturt. La topogrnfin (Ir. sus muros y columnas.O en sos jLh19os. debajo. Por ejemplo.. Para i11iaginar$e hasta qué punto puede estar lleno un lugnr de $U casa basta con que visualice los mapas de las foc. retrazando el mapa de la C(. que disfrutamos " campo abierto.~'IS<). monrañas. como tas del cartógrafo. clesde los trenes de juguete y las casas de muñecas hasta deterrmnadas partes de su pro pia <. que sirvan de centros simbólicos y de hitos psíqutoos a los que referir l:t propia posrcron. El trazado del mapa establece la relación entre usted y algo que usted rn "~11os. chimeneas o cobijos edicularcs. le ayuda a descubrir dónde está y también a describir la estructura global del lu9ar en que usted está.:-i sus f(1ntasi'a!L Nucs tra casa Koi. pueden servir para det inoar si tuacínnes y relacionnrlas con rl mapa ele! reconoce. babítabte.

Sin en1hargo.ts que para que la 1 ut y el aire penetren por ellas. En realidad.tro anuas (2). <~n o~>ta h:-:1bita· r. ~I modo como se coloquen en t. Desde el pun ti") de mira de los cobijos nrlinulares. En la co<:in.ion «exterior».. son innurncrilblcs los 198 .n 1nuro afecta a nue~1tn~ co1nprcnsión de lod3 la e.. estas habitaciones están dentro do la casa pero son mas púhlícas que las demás e imaginables como una -ptazarlc la aldea (Hlic. un agudo borde entre ni intr)rior y ni nxlcrior. frente y detrás del fuogo. Lo~. Entre estas casitas hay al tos espacios irregulares concebidos como porches cenados (3). c~ldn ventana del ~. ros escenarios vacíos eepa· cío que queda entre habitaciones rfnida· mente anudadas del inlcrior de las r. ~on contiuuas. mcdíante una barra cerca de t~1 zona rJc comedor o en cámaras separadas para dormir. 1 :i distinción entre habitaciones interiores y exteriores se mantiene en muchos de~<illes de la cnsa.11lur.a h.1y una excepción cleliherada. son el este Ct1SO. fundiéndolos.i<)o contr<• tos rayos del sol de rnediodia (4).~:si tas.is ven1<.ue rern1anccer. Muros enlucidos con estuco blanco del imitan lugares de habitación. Nnturnhncntc.lec1do o a nc9. en lns cn~i1·as enlu(~idas ventanas y pí"lredes de habi1aciones reciben tra1a1nien1os distintos. cada hueco es 1111 marco. co11firll1ando y contribuyen· do a dar sentido al orden estal.. Fs1·a annadura n'tarca un espacio por enr.Ql~irta en un soleado lugar de desayuno que se 1 unde con la lcrraza contradicen el esquerna. AQui dos gr~ndes lunas de vi< lrio <¡uc1 disuelven la esquina triangul~r de la c. Ventanas L. las h~Uitaciones mayores son «t-}xterioreS».irn~ del nivel de la vista entre el t-}xh-:rior y el interior.asa. seg1neotos de este 111uro que son r:n 1uacizos estón pintados con dibujos que diso1inuyen so solidez (SJ.:irsc!o cuando h<iya justi 1 icación. L:Js venta· nas quo d&n a Ir. terr¡¡za.1nE1s sirven para algo n1.rueso 1T1uro blanco es un acónteci~ n1i Ponto e$pHeial. con une arn1t1dura exterior que sirve de 1nar· quesina para proteger la habitar. u11 lu~¡ar a observnr >' quizá en el u.

l. \'\•r~sport. Connecucut. Casa Kctalm. Mnor€·Turnhull.\'/ 199 . 1969 IJOr Ml'll.

2. estar '1. C~::.1sv Kníalm. C. 200 . Casa Koizim cxrctlor enarto c!P. exterior mostrando l:l cocina.:1 Kof1im 3.

Sin embarqo. en sus numerosas versiones. la ventana princlpal de la segunda planta de la casa que Robert Venturi diseñó pura su madre es un buen eje1n~ plo. es un detalle de edtñcaclon que indica la presencia de personas. seqún las convenciones clásicas. La diterencla de aproximación es clara en la manera de hacer las ventanas y de articularlas con otras superficies. la bay win. sugiere al ocupante -o al menos eso suponemosla resldoncia en el ático de una villa romana (6). en otros aspectos son completamente dlsnntas. en voladizo o coronada por una torre. Es tanto un lugar para ser visto en él como un lugar para mirar desde él.necer. separa el interior del exteríor incluso cuando los muros sun plenamente transparen. la casa de California del sur se esfuerza al máximo por integrar exterior con interior. Su arco sobredtmenslonado que llega hasta el suelo tendría que perte.tes. las formas de las ventanas y sus marcos juegan un papel más sunl y decisivo que el de Ja sim. comporta una connotación de recinto personal. Todos estos detalles suministran en conjunto claves para interpretar el punto de vista del propietario sobre cómo ha de usarse la ventana y lo que esta puede decir. . Por cicrnplo. ya: sea por su forma o por su posición. Las ventanas pueden implicar mucho. La de Johnson.1 1 1 ejemplos de usos múltiples de veuranas en la arquitectura. La conñquraclón de los huecos de un muro es una parte importante ele la mayoria de los estilos arquitectónicos.do\•V.ple couñquracíón de petterns sobre su supcríicic. a la tachada de un edificio mucho más grande Desde el 1 nterlor. al trazar el mapa do una casa. al tener que enfrentarse con eJ clima más exigente de Nueva Inglaterra y sufrir la influencia de un clasicismo mas estrícto. Otro caso a considerar es la comparación de dos muros casi enteramente acristalados.langulat. si está en una esquina o centrada en la fachada. No obstante. sin embarqo.i casa acristalada de Philip Johnson en Ne\'\I' Canaan tienen en común su 1 echa de construcción y el empleo de lunas de vidrio que van del techo al suelo. la casa de Maynard Lyndon en Malibú y l:. Tanto si es bulbosa como rec.

:ilibu.rtor.J vcmurl. las paredes ncrrstaladas de Phfliµ Johnson estan enmarcadas con lorrnas de acero negro culdadosamcnta proporcionadas y pensadas para que so las aprecíc (discretarnentc] como put~ tcrns (8). el vidrio parece penetrar en el terreno por abajo y en el plano del techo por arriba.<i:. por vcntur¡ y Rauch. Maynerd 1 yndvu. Los marcos verucaíes son delqados y poco aparentes. 1)-0t [I vidrio de la casa lyndon está colocado en grandes marcos de alumfnlo que en unos lugare. G. t\•luro tic vidrio 1. 1062. No extste un limite claro en esto recinto. Chcstnul Hill.dos en los cimientos de hormigón o en la cubierta de la casa (7). En cambio. Desde el íníe. Cfllifnrn!v.!1 son deslizantes y en otros están di rectamente empotra. Los bordes del vidrio y de la .G. Dcrmltorío sui. Las colum· nas de tubo que sostienen fa cubierta están irregularm0nte espaciadas y pin· tacas con colores suaves para mini1nizar su prosencia.erior 201 Düsn Lynrlo•'· M.. El espacio continúa a través de la terraza hasta el parapeto que hay al borue del mar. 19'1!J. Pennsyívsnta.

cosa son precisos y muy medidos. no hay paneles deshzantes salvo una puerta de una sola hoja colocada en el centro de cada fachada ante unos estre- ches escalones de piedra. 202 . un pasaje paralelo y a nivel superior conecta los blancos bloques do la min i-aldea con las entradas a los dormitorios privados que hay a lo l~rgo de sus lados. Lo maynria de las lunas son fijas.que lon~1itu<lintd1nen1e el camino axial. Caminos y entradas En la casa Kolzlm. y establece claramente los liml· tés de la casa.ro. las en 1 radas es.rrumpe de trecho en trecho. Esta via lleva desde un patio que hay ante ta puerta prlnclpal hasta la entrada de la casita que alberga el dormitorio principal y el baño. CI pasaje se mte. y esran subravados po1' los marcos de nce. Aquí. la puerta marca la transición entre tnteríor y ex· terror. Incluso su sítuacion refuerza unas strnetrtas que ponen <le manifiesto los antecedentes clásicos del diseño. aunque los huecos de las pare· des permiten que la rmaqínacíón prolon. Los muros blancos ele la chimenea se alzan en su avance. míentras eJ cuerno U& un rodeo.trin rotaclonadas con un camino axial que atraviesa los elementos de 1~1 casa.

Casa Johuaou. por Philip Jchnsoo. New canean. Connccücat. Murn de vidrio 203 . 1~4$.1 \ 8.

ill'\\l/Mo. Casa Koiún'l. extertor 9.:>re·TurnlJull.10. por ~. wcstport. Connectrcut. Hogar . C~s~1 · Koii11n.

del que parte el pusaje axial. el ol f·atu y a veces a 1 exterior.srer hizo en pleno sif~lo XX una entrada ceremonial colocando una puerta gigan. En los edificios religiosos medievales. Las puertas que permanecen abíer.il espacio . pese . Le Corbu. figuras eulda. intercalado entre} los pequeños ediíicíos que "lher~an la cocina.bierta a cuatro aguas condiciona sus formas. o bien nos cierra eJ paso e.bos se ha usado perststoruementu como lugar de transmisión de Inforrnactón acerca del edilicio y de sus Unes. tanto de Europa corno de Asia. una especie de hogar sobred üncuslonado al que se dló forma de habitación.ramente visible de toda Ja aldea cdlcular y con su alta fachada (91 se enfrenta ..tectura.dosamento tañarías solian guordar la puerta de entrada ~' proclamar las virtudes y los horrores del bien y del mal cuando uno entra en la casa del Señor. la aten· cron y el lujo que se han aplicado a los Jugares de acceso. La necesidad de caber bajo la gran cu. El trazado que las puertas lmponen a una casa es penetran. cada puerta implica un camtno.tas correderas las abrirán 1 ibrernente una a otra: los huecos cutdadosamcnto espaciados subrayarán sus diferencias y detcrrnínarán con exactitud los carnrnos entre ellas. Como ínterrumpe el paso. casi exterior» do Ja misma manera que una iglesia o un edilicio público se enfrontaría a la plaza de un pueblo mexicano. trazando el mapa de tos dommíos <le una vida ci rcunscrl ta por las tradlcionos.las puertas 204 una casa y sus usos.tes o cerradas sirven de vivas . el oído. Se une al gran espacio principal mediante un pequeño pórtico elevado un escalón por encima deJ nivel general. las puertas de todas las habitaciones principales están detalladas con cuidados excepcionales y practicadas en gruesos muros para torrnar ves ubulos que remarquen el acto de pasar de una habitación a otra. la puerta principal está situada en un porche (una pequeña casa) y rodeada a los lados y arriba por ventanas que abren el vesuouro a la luz exterior [12).Je tocio un sector de nuestra vida doméstica. Las habitaciones contiguas pueden unirse de muchas maneras.. lende vivir con cierta ceremonta. en todo tipo efe arquí. El punto de transtctón entre srn. En Gunston Hall. Las nrandes dimensiones del hogar hacen que sea cJ centro obvio >' natural de comodidad o lntimldad dentro río la casa.cos grandes y al tos que se escalonan hacia arríba aJ aproximarse a la puerta pura no dejar duda alguna de que se Ira· ta de la entrada princiµal (10). Influyen en nuestra interpretación de Puertas La entrada principa 1 ha de estar n1uy clara en aquellas casas donde se pre.Esta in terrupción espactat es un banco do chimenea.to pero a veces resulta tan sutl 1 que pasa tnadvcrttdo. o bien lo abre a la vista. Las puer. El muro trontal del patio tiene hue. requiere una acción y. lo cual la hace totatments dlsrtnta de. el dorrmtortn extra y ol garaje. Dentro. En la ermita de flonchamps. ordinarias que se abren y se cierran so· brc la vida cotidiana (1 f).:i lo cual las puertas que en lazan unas habitaciones con otras o las aislan entre si. Sin embargo. este. Jlarna la atención. Las puertas frontales y su entorno son hitos importantes para los visitantes. atestiguan la importancia de la dJstinción territorial entre exterior e hr teriur. Es cf objeto mas cla.tesca sobre pivotes y cubriéndola con una pintura simbólica ni esmalte. Ef anrepetlo frontal. Es poco probable que nuestras vicias estén tan nüldamenre clrcunscrltas.

señales socrates. lnvi~ taudo a la scciabi lirlad o indicando la necesidad de estar solo. En cambio. muchos lo íoterprctartan 11.iy que recurrir a dísposiciones que ofrecen más alternativas: puertas dobles con vesributos. Los estudios de unos dormitorios de la Universidad de California en Berkeley proporcionan un ejemplo en el que la elección simple no bastaba. Si las puertas de los estudiantes permanecían abiertas.mps. 1955. o puertas con ventanas incluirlas en cuas.'J. Ronch. A menudo la simple elección entre abierto y cerrado no es suñclentemente sutil para atender estas necesidades. Pueden ayudar u los habitantes a cambiar su º'ªPª para ajustar su talante a las demandas de su tiempo. y h. Pórtico . Fr\locla. Notro üume clu Haut. puertas holandesas que se abren independiente· mente arriba. si estaban cerradas. les molestarían los visitantes y no podrían trabajar. i>0r te Corbuslur.

1758. el ocupante o no está o no quiere que le molesten. utilizando una pcquena persia. corno muy bien dice James Aqoe. e~ porche frontar ha tenido tradicronalmente. Un psiqui<Jtra amiqo nuestro ha ideado un código parecido para su consulta. se. con <los puertas. incluso hoy. al principio para deíenderso del clima invernal.12. Si la interior esta cerrada pero la exterior no.gares donde demorarse. cuando ninguna de las dos partes está dtspuesra a comprometerse entrando o saliendo de la habltacícn y.pado. Más tarde. pero recibirá vrsttas. para bajar los costes.rior. Porches y reinos intermedios Los porches suministran nuevos lu. Sin embargo. Corno fugar protegido para entrar y salir de una casa. tanto corno a la privacidad o la soclabtIldad. tas habitaciones con. como 1(1 casa de Gunston Hal 1. Lar~1as conversaciones so real izan a menudo en el quicio de una puerta.taban.con· vierten claramente en casitas edículares. Fatrfax County1 Vimlola. no se permiten interrupciones. tormnuzando o dando por terminada Ja discusión. una gran lrnponancla al i')dicar el carácter de una casa y determinar sus relaciones con la calle de la que forma parte. y los constructores. Sin embargo. . ias puertas rueden lnrluclr a la an1bigüedad. ücncton H~10. hay un claro mensaje d1J que el habitante está ocu. cuando la puerta exterior está cerrada. por tanto. Cuando la persiana está bajada. una exterlor y otra interior.na en la puerta para Indicar aJ que pase por el corredor si puede recibir visitas o está ocupado con un paciente. Dada su naturaleza simbóltca. el porche frontal ha cardo víctima del aconrhclouantientn de aire y el 205 trajín ele las calles. Entr~d<) como símbolo de hostilidad o frialdad. suelen descartarlos del ídtorna vernáculo del edilicio rosiuenclal. Esto suele ocurrir también al despedir a los invitados o recibir visltantes inesperados. En la mayo1ia de los sitios su uso casi ha desaparecido. En Oxford se fue desarruuando a lo largo ele los siglos un fi po úe comurucaclón muy compucado. naturalmente. ciertas entradas pueden evo· car conmovedores recuerdos cuando. a1npfiando los reinos intermedros entre exterior e inte.

corno los atrios o los jardines tapiados. pa.lciones entre lo controlado y lo incontrolado. a su vez. cobijadas y sombreadas por ol paisaje tanto como por el edific. Otros reinos lntermcdtns son Ulm· bien agentes que descrtbon con agudc7. Otros.redes y cubierta. y en la segunda todo el espacio está tír>ica1nente rodeado por setos y tapias. Otras. los invernaderos. terrazas con repisa~ en sus limites. En Edgarto•. se tragan el exterior y lo traen totafmente al seno del mundo privado. vallas de estacas marcaban las fronteras del solar sin cncerrarto mucho.vn y Santa Bárbara oh· servamos otros esquemas para trazar el maca del terreno privado exterior. Cuando el propio terreno tlone muchos niveles este encuentro adquiere gran complejidad. corno los porches y las terrazas. (11 todos los casos modincan uno o dos de los tres elementos dcJ cerramiento -suelo. pueden constituir un lugar para el individuo en un reino compartido en el que se admite el exterior y que. en fin. probablon1ente so Indica· ran gracl(.al hacer transparerua el techo o los lados y a veces cambiar la superñcía del suelo..:in_ Cuando el lugar es mayor o más virgen. dota a ese reino de escenarios para la transacción vecinal o al menos de sedes en l orma <le caja para el es· pcctáculo pasajero. aleros. los sotarlos o los cspaeros vallados con setos son elernplos de estos reinos i rucrmedios. En la primera. A veces. El hecho de que deseemos sombra o sol.El medo corno ras habi taciones in· tertores se encuentran con el espacio compartido exterior cotorea Intensamente el IL1gar que ocupa la casa en su entorno. Los miradores. corno ocurre en fas casas qua Philiµ Johnson hizo en New Canaan. dominando el exterior y transfonnéndoío en u11 es. puede ocurrir que Lodos elros tenqan que coosiderarse lcomo en la casa óe Cuernavaca] una Integración de habitaciones exterio<os e lntertoros cerradas. obrigo del viento o apertura a fas 206 . habi1·aciones con tragaluces o atrios in- teriores.a la fonr1a y ef carácter de toda ra casa. así como los patios l~J)iatlos. pér~Jolas. especial· mente cuando el lugar es pequeño y tos usos necesarios numerosos. Algunas estructuras de esta erase se introducen en el entorno. porches (13). pacto priv¿1do.

En el corazón de la casa hay dos espacios octogonales hue. pues los bordes de ~~ casa y las habí tacíones concretas .mas locales sobre la hospltaüdad y la reclusión.' vistas y las brisas. Sin embarco.tría abstracta y totatmentc coherente. La sltuacír'n exacta de estos reinos lntermedlos debe considerarse. la casa Klotz está definida por un racimo de altos espacios que sirve de hitos en el centro.plos de ello. la recurrencla de un conjunto dado de forrnas o derelacíones proporcionales gar::intiza que el lugar constituye un todo ordenado.das c:o1110 racimos de pebollones rdéntlcos en los que cada ha· bltacíón o cada dominio de maquina tiene que tener la nusma forma y el mismo tamaño que las demás. V puede contribuir así n establecer una jerarquía de irnpo1 tanela en los cmplazarnlentos interiores de la casa. los arquitectos han sido muchas veces tirá· nicamentc gcomélricos en estas últimas décadas al trazar el mapa de las casas empleando formas que delibemdamente eluden las asociaciones. óepcnclcrá del clima de la local i· dad y estará influido además por las nor. nosotros cree mos que una casa construida en torno a hitos identificables y directamente aso. cuando Hitos A menudo se empica la geornetria para ciar a las habitaciones y los reinos de las ruáqulnas formas relacíonadas de modo que puedan representa-se fáci I· mente en el mapa. exposición o priva· cidad. astnusmo. Las casas que Frank lloyd Wright proyectó sobro una trama bexaqonal (de modo que sólo en· cajan camas hexagonales) o la avalancha de casas constru. lo queramos. Son lutos que con· ñeren una posición comprensible al resto de las babttacíuncs. de manera que conslqamos su mediación entre interior y exterior o una vuxtaposlcién dircct<l de ambos (como en el caso de lci panorárnjca sin obstáculos).cíados a usos humanos será en general más satisfactoria que aquella otra que depende de la Impostción de una geome. son buenos ejem. y por una cubierta que desciende a partir de ellos en todas direcciones [14-15). Cn cambio.cos que van desde el suelo hasta el vértice de la cubíerta .

Cos3 TP-m¡)Chh1. por rv~Tt '/i!/t·>'loorf>·Tutnhull uri~ Ekstronl. 196'1 Tragnluces v i=! 207 . ucthcsdu.13. M11ryiand.

oor 1969 fi. C:'l~<l KIOl¿ 'NC::HCrly.14.1tT\\!/Me>ote·1\1rnl:ull. Bbode lsland. 1s cese Klot-z extenor .

maruieue con él cierta afinidad. En el lado do la entrada. Esta habita. En una casa de Cambridge. Entre los dos. Un imponente espacio hueco constituye el punto d~ entrada. abriendo nuevos caminos a través río habitaciones que ya están alli y al.ticarnentc cambiando los huecos entre ellas. estas alteraciones dieron un . Luqares para cocinar.didos por pasajes cubiertos y minados para que la luz entre· en Ju~1ares concretos. la casa cuel¡¡a muy cerca de fa colina que domina. es otro mundo. con Ja invertida faz del núcleo de suaves superftcíes y con su ruquso hogar y su peluda alfombra que la cubre de muro a muro e incluso penetra en las estanterías de libros.cnusens.ciende el cerro. las escateras ascienden ante y alrededor de estos hitos hasta el dormi. En el lado opuesto de estos espacios y en lit parte superior de unos escalones hay un bajo cuarto d~ estar gruesament(> al rombrado en el que Ja ctumenca-hno se convierto en roca. Nuevo trazado clel mapa De Ja misma manera que trazar el mapa es una ayuda para dar sentido a una casa nueva. con !~igantescos pedruscos dispuestos alrededor del fuego (·16).torio principal y el estudio. Aunque afirmándose claramente en su luqar. pues su cuerpo desciende cuando des. se usa corno comedor de solem.ción. comer a diario y dnrmitorio de niños trepan por uno de los lados clel par do hilos centrales. la cubierta se protonqa para formar un porche quo repite los altos espacros c1ctago11afes de los hitos interiores.nidad (16).teranúo tanto su uso corno su forma aparenta. rvlass. una estrecha escalera pasa ante una chimenea vista que se retuerce añrrnnrivamanta hacta lo alto (·1?). volver a trazarlo puede dar un sentido total mente nuevo a una casa existente. Vista desde el exterior.-l.de su Interior tornan su forrna de las exigencias del uso y el emplazamiento. inundado ue luz desde arriba. El otro.tos a los espacios altos. y sus bordes eslán mor. Incluso cuando viene dada una determinada :)grupación de habitaciones es posible replantearta drás. ambos abier. unos escaIones más ahajo.

rorro comedor.:1.S escttcras VISl.1$ dc:.o'o I~ zona da cnmedor 209 .16. 1. Caae KIOl¿. cosa Klutz 17.

irleY.sstcl'-usl.:riduc~.:ts.·l:. t973 .\!'l. 19.18. r·. Cmnl... Pl>f Ch:.t1C'i1 . Casa Kloli. M(1(. •~huilr. C~·s~ i\·h•f1i!'I.O! Asuoclutcs.

rotonda 211 .11.10 C.:>~a rv1urr.

para insinuar lo que hay dentro. 110 hay cambios sustanciales en el capa.porciona una casa se obtienen exploran. dota. por tanto. El resto del muro que se uttminó soporta ahora un falso arco con luces empotradas para marcar el luqar de una mesa de comedor (21).cide en ella una Iluminación pigmentada que la convierte en el hito central y ex· traorcmarto do la articulación preexistente de ras habitaciones perlrnetrales (20). La den· tada rotonda que coblla la puerta frontal está pintada de brillantes colores e In.'.s que incluye. aprendiendo a conocer y usar Jos lu~1an. Salvo la cruiia añadida y las qrandes ventanas colocadas a su ludo (an1~ bas cosas en la vallada trasera de la casa .vtrttcndo algunas habitaciones en apar~ tamcn tos independientes y perforando un núcleo abierto que había en el centro para que diesen a 61 las habitaciones restantes de ambas plantas (19). Nuestra casa puede ser un rico campo <le exptoracrón si atendernos a la yuxtapcstcíon de .:111adido una nueva crujía y el muro trasero de la caso consfs le ahora en puertas acnstafadas y correderas que dan a una terraza. con.21. zona de comedor paso más: toda la estructura de cireu.lacióri de la casa r ue replanteada. razon de fuera. La aparlencia exterior Sigue siendo la de una típica casa de madera en el Cambridge de finales de siglo. En alquna fecha futura el porche de la entrada también se cembtará. Exploración Buena parte de ros placeres que pro. invisibles desde la calle). Se ha . Casa Murroy.

delante y detrás no son cosas idénticas para el ser huruano.rcnctas que n1uy bien podtiamos cmpe.sbierto y Jo cerrado que en su mutua contraposición fonnan pequeños fugares interiores y crean una secuencia a través de toda la casa. lo alto y le> bajo.rn 1n.niestro . como lo son las seis caras <le un cubo.plejo.zar a pensar que son las personas quie.:1 >' abajo. tos áticos y los sótanos üonen connota. junto con la s1ravc:dad.. Arriba y abajo tienen siempre una lrnportancia centraria.clones pstqulcas y ~1eogrñlic«s opuestas. no . Todas estas cualidades. ensanchando la pers. den1 ro lle 1 marco do las habi taciones. u11 universo de experiencias íucrelblementc rico y com. diestro"' y .. encontrar real . derecha e izquierda. el movtmlcnto del sol en el cielo. la cnmbinacíén de vistas contras. en lugar de comprender que esa trama lndiíeren. mente las secuencias v ordcnaclones que nos importan. e lncluso ténnlnos corno . si.nes i nterpret.. . proceden de 11n mundo que nunca ha sido simétnco de derecha <1 izquierda.danes..tJlgo que pueda in· torcamblarse con ello. el de la ~¡enlP. Esto parece evidente por s1 mísmn pero IHS rigida!':i geo1nc- trías QUH contiguran los pinnas de las ciudades del siglo XIX y las plantas de los edificios de oficinas del siglo XX n-ieuan con tanta frecuc11ci.derosos en este sentido. pues obligan al cuerpo a man robrar con ellos y alterar su punto de vista. percibíer1Cfo lo rugoso y lo liso. Delanle es lo con· trario de detrás.:iJ In rrnma. ras escaleras y los demás camhlos Oc nivel son particularmcnte po. extraer un orden de la confusión y una f ucrza de la rrqueza es el objeto fundamental de los procesos de descuhrtmieuto y clasificación que van aparejados a eso que Harnamos aqu1 trazar u11 mapa.cuall. Arrib. sobre sus pies y las censuras Que pesan sobre los usos y los recuerdos del hombre crean. lo .tantes con una coreoqraha clma de los obstáculos o mcrernentando la sensación de roclúsión y conexión cuando desciende por debajo. t~-into si se refieren a divinidades catcutada de movtmtcntos puede hacer espf?cialn'lef1t~ viva la experiencia de una casa .1 estas dile..pectiva cuando ~1 ojo se eleva por en212 corno a viajes por el mundo de la droqa.. las máqu tnas y los sueños.ciada es la que resulta inadecuada para In expresión humana. Dnrlc un sentido. U1s plataformas.

213 .

posaron cJP lo edad de }ligar.:una de cunnotaclonos. l:J color es ta1nbfén una nmpJiación ( ele las cual idactes de un luoar.. y fijando a la pared la pintura de otra persona.'J Los uit>as pintan •. de decorar y adornar. su can.. 1¿1 clarificación y el trazado de una casa no sean bastante. ros oscuros. Con10 ya he· mos dicho.rar . tos pora reajus lar todo el lugar es evidente en un pasaje de un libro de Ro. objetos nrandes. 11.os picaportes <le latón del vagón brillan detras ele las hojas. <Las connotaclones de los colores pueden tener e 1 efecto de reforzar o cnmasca..« mima ceñudsmen .. Las l>f<. mesas y plantas ornamentales en lug(tr de ju· guetc1s. ele) y otros c:ülidos (como el rojo tJ el naranja).•1. a evitar las connotaciones que cornport~1n los cotores. 214 lntilnos y capaces ción de bienestar de inducir una sensay hasta de alegría.• ..Recolección Puede llegar un monten lo en que el descubrírnlento. muñecas y otras oosestoncs Los estudiantes universuaríos. al que aporta ll1rr1111osidad o.. este aditamenro es 1·Hn natural come comcu en Ja nractrca cnJ.ny alrededor un labcrtn lo <le senderos marcados con botenas de cerveza cuyos cuellos cstan hundidos en la tierra.. así como colores. torpenes y maliciosos. Un adltarncnto slmitar aparece cuando el ocupante ut1fizQ objetos. . Salvo que los padres.:i g. hace mucho tlerupo t/UP. Cabe entonces la posibilidad de añadir algo.. l. y ta decisión de pintar una habitación con uno u otro tono puerta cambiar radical· monte so carácter. Las dos unidades íonnan una "L" y Ja jun tura e!itá cuhícrta con slemprevivas. V esas connntacioncs no son sencíltas. en el caso de Jos tonos oscuros. a otras les repugna. ovas de qato. absorbe luz.tos actúan de modo suul lar reclamando el espacio de su casa con si llns. y los emptazamrentos de estos.peri~ncias anteriores.:ih10 es tá basado cscncia:ln1ente on sus recuerdos de cx.. y otros. texturas y marcriales para establecer un medio que puccJ:-:1 reconocerse corno suyo. tamoién pintan en las paredes y connnúan romaudo posesron de los lin)i tes ele sus dom i11 ios con libros y ropas esparcidas. suponemos...eje1nploJ.. Las nersonas suelen concordar en que algunos colores son frios (como el azul o ef ver.das foatg1af1ils te desde I" parntl. y resulta sorprandentcmernn atrae- Uva... l'inndas. Sus "''"u:ll.. U11os parecen ateures (amarillo li1nón~ por.endo por c'if sus ju9uetcs. f::J color 1 iene su prop1.ic:torísticél principal es que dice algo a la gente. El purler de estos adiramen . el color es como In proporción: aunquo existen inf ni ras y muchas veces encontradas 1·e9lus para su uso. aunque con menos tr~<:ucncia. En nuestra opinién.clion.1ncas percdes de muchas casas modernas estaban des. matorra les >' 1 osas. en lu¡¡ar de los propios dibujos. Los adul. y que ese ..cribe una casita de Akenfield que constaba de dos habi· taciones enlazadas: . C11 nuestra opinión. Es 11n:'\ casa de juquete para Jligar <l los padres. La casita esta fonnada por lo unión de una 9:11 ita de soldados de Jí'I Primera Guerra í'V1undial y un vagón de ferro· carriJ. nald Blytho en el filie de~. A aJgunas personas les qusta re"'Jincote el espliego. ¡>.fulas y snmtroton ''' torrtrorto ne sus l1abltac(o11es extcnd. esta posihiltdad fue arrada1 nente rechazada por muchos arquitectos modemos que insistían en que no h<ibía ninouna necesidad Lle lntentar hermosear lo hermoso.

No obstante. Sean colecciones de sitias. la serenidad y la delicadeza que·> tanto admirarnos en las casas japonesas hay lmptlcrta una presión sobre nuestra conducta en su interior que difícilmente soportará la mavoría de los occidentales (e Incluso algunos japoneses modernos). Su rugosidad o su lisura. En <-!I espacio.:01noaraci6n y la dlscrlrninación p~rrnite a otros comparur nuestro entu. La continuidad de colores. la(. tas dlterentes cuatidaoes naturales de los matcrtales pueden ofrecer un enriquecirntento parecido. Jos ostterne de la casa. La colocacíón <le nuestros objetos pre 1 eridos en un Jcgar concentrado y en un orden que pro. de juguetes o [más generalmente) de libros.siasmo Los cuadros que cubren comple. cer rcvivi r nuestros recuerdos de otros lugares y enriquecer con sus aJusiones la casa en que estarnos. que en este caso se compo. acabados. o contra· MOOHt. diferenciando miembros estructurales. y que en las casas iaponesas tradrctonarcs. Es po. podemos afH1dir una nueva d nncnstón al lugar que habitamos y a su capacidad para nutrir nuestra imaginación. por ejemplo.1 vtda-quc ha sido muy admi rado por su coherencia y su econornía do mcdtos. corno cuando maderas de diferente fibra y co.Jur se 11s<H) juntas. conducctones y tuberías entre ~1 y respecto a los muros rto ccrrnmiento y los tobic¡ucs. Al xítuar ante nuestra mente una colección de hechos.sus cualidades inherentes.rio específico para lt. Carecen de valor si no son personales (:2). o que uno desee rodearse de ímáqenes y materiales que nada tengan que ver con la cnustruccíon. Los colores naturales y la frogilid<id de los materiales de las habitaciones japonesas. uniendo llfg(lres separados o dando ta Impresión de sepa· rar muros que son sólo uno ( 1). crean un escena.-f. pueden recordar algo especial (los ardientes colores mexicanos. El con· traste de los tintes distintos (que son los colores reales).voca fa <. pano.rraneas. o los grupos parnculares de colores.les. los colores pueden constituir un sistema de codtñcaclon.síbtc LJS(lt la pintura y los colores do muchas maneras para reforzar. Incluso es posi· ble que deseemos cons lruir la casa con 215 . ciertos gostos y pos· turas son obligados. tonos o lnteusldades slrnllares puede eontrtbuír a reforzarlos mutuamente: una dlstrlbucíón aleatoria de colores simplemente contundlra o enmascarara el efecto propio de cada uno. prozas de ajedrez. 1\I rodearnos <le cosas que tienen para nosotros un significado especial.nen de su color y su textura: los oscuros tablones y ripias de las castras veraniegos de los Bosques del Norte: los tablas gris plata de las casas en la playa: el blanco encalado de las costas medite. siempre ndquieren su poder del acto de discriminación y compromíso que rcpre. corno cuando ldentifícan los componentes de la casa. infunde al lugar ra evidencia de los actos humsnos de la construcción. los soldaditos de plomo o Jos barcos molidos en botouas. que hcmos elegido de entre otras strmlares y ele tas que sabemos mucho. Podernos sentirnos· lascinados por In plata antigua. Jos (iibujos o ros adornos lle edrñctos antiquos pueden ha.sen tan y de fa inversión y cu idados y saber que las atienden. IV1ás reciente y local es el uso de ía pintura para logr~r conñquractonea in· dependientes de la estructura básica de la habitaclún cambiando su tamaño y su forma aparentes. Este uso del color y la libra puedo transrnitir información compleja sobre In estructura del e~ificio y los procesos que la crearon. ruede haber otros caractertsncas en una casa que nos lntcrasen más quS: eJ proced in1fcnto de construcción. es evidente que hay pautas de conducta que no aceptarían esas hebttncíones. Sin embargo. El despl ieguc de colecciones las convierte en parte de la casa..tarnem e una pared o las estanterías repletas de libíOS son colecclooes que ensanchan nuestra mvolucraclón en la casa las fotogr(líias. decir. Los materiales también tienen connotaciones. que carecen de sillas. los delicados colores de rv1onet o tos colores etruscos) y resuttar agradables o desagradables en función de eso. de grabados. con los tonos (oscuros o claros) o las Intensidades (brlllantes o mates) pueden crear efectos espectaculares. su calor o su frialdad permiten que los materlales representen imanenes queridas o buscadas por nosotros. su oouer». de piedras. Los colores i ndividuales.

1 ~ H 1 216 .

Centerbrook. C$$3 lvtoora. 1971.2. por Ch\trl()R r~1oors. Cuarto lle estor 217 . connecnct«.

partes encontradas en otro 1 uqar.ciones. pur rv1:luriCé Smuh.l por nosotros tiene para nosotros un significado.didt>s necesarias par:1 que la casa se convirtiese en museo y donó los fondos necesarios para ello (4·5). Lcedree. totalmente original. Las habitactoncs convencionales están llenas de pinturas y objetos que procteman el claslclsmo romántíco que caracterlzé la obra de Soane comu arqui· recto. Hervanl. r. si la rócruca eJegid. No nos es posible tenor todos los 1 ibros o lodos los cuadros que qui· siérarncs. acoplados Juntos. Sir John Soanc amasó en su casa de Londres una extraordinaria coJección de arreíactos y objetos artísticos que se convirtió en parte 1n1·cgrante del lugar.rabíes. La casa y su colección son insepa.l'l~='l SOl'111C.lt$.puso sin embargo objetos y espacios con un disciplinado abandono. en los ruistertosus efectos de Juz y sombra.. Prácticamente todos estos proced irni entos incren1cnta· rán el significado de nuestra casa. elección es crcauvo. con víeias ven Lanas y maderos usados (3) o esrrtdcntes elementos industriales nuevos. por Sir John SO(ll)C. entrelazándose tan rlcamcnta con él que en sus últlmos años el propio Soane publicó un libro describiendo la casa. fas tra.cor los límttes ue la icft-~a de las colec. Su pasión do coleccionista se deleitaba en la yuxtaposíclón agrega~ 4. tomó las me. 1974 M<issnch11~P. Era una pasión domas lado 1 uerte para QL1e la tronasen los preceden les convcnctoua les o las ordenaciones regulares de los espacios. Cesa S111ith. Protundarncnte imbuldo ele. dis. 1812·1834 y ción de significados ~. El mismo acto de la. En ) 833. .3. y ello nos obliga a elegir unos y renunciar a otros. cuando tenía HO aüos.dlciones clásicos y de sus normas. Una vez más es necesario estable.

Este nicho es adyacente (ll ílP.fa1 de nichos y pernos.A 1 crecer la colección Soanc tuvo que comprar dos casas adyacentes a Ja suva y reconstruirlas. Soane decía que . la Cri pta. con objetos medievales y ta perspccuva del dlmrnuto Corral del fvlonj<>. Casa Soeno.. que fonnan. pero más asornbroso y rnaravuloso todavía. l-obo en su carro. Electos que sirven ademas para ilustrar con s. Para poder acoger en la pequeña Sala de Pintura de la primera planta el mayor número posible de sus cuadros favotitos Soane ideó In disposición que ya bemos ruenclcnado de paneles sobre bis.. Todus los lunarüs críti<~os estén cubiertos de es· oojos salvo un lucernarto cenital que hay en ol ventee de la pequena cúpula v 50· bre el cual están pintados en vidrio .:i habita~ ción desvían la miraría hacia espejos osfcrícos que refleja11 todo el c·~spac:io en una forma comprtmída y dlstorslonada (8). renacentistas y ncocla. Las dos hnbi tac iones de lo casa so remodclaroo paro formar un solo espacio el ividido por un complrcado arco cuyos bordos se desintegran en una harah1.ibicrou norn.S<)s caprichosos efectos que constitu. ternas hihlicos «.orgó. capiteles. la arquttectura-.yen fa oocsra df.cios do exposición repletos de vistas múltlples y artificios ilusionistas. asi coi-no los cuartos ele estar. En el techo están las pmturus que Soa110 enc. la vista de un nicho lleno de esculturas y demás cuadros. por no mencionar el féretro de 218 una momia.h1c. Llenó las partes traseras de las tres GOn curiosos cspa. «un rico dosel ». precedido por Jo Aurora y Ja Estrella de la rvh:11ia11a. un esqueleto y fragmentos de o tros detalles arqui tectónicos rallados en piedra o vaciados en escayola 161.-fcctorio de abaio. Bustos srtuados e11 la parre superior de las esquinas de l. esculturas. la Cámara Sepulcral. un luqar de naturaleza toratmeme distinta.Jgras susceptibles de apartarse de la pared para dejar ver otros estratos de pinturas más interiores y por úlnmo. dondo segun Scane "las rul nas de un monasterio dcuonen nuestra atención». Distribuidos por los mures de estas ha. rlJJnln . Desde esre cspacto pequeño y estratéqícamcnte situado se puede con· le1nplar Ia Cripta Rc~I y el Museo. f\'111cho mas ocqueño.edor se emplea un Husionismo parecido (?). en palabras de soane. frisos y es· finges clásicas.srcas.bitacinnes y de las de arriba y colgados de ellas hay una escalonada tormación de urnas. En el conjunto biblio1cca-con-.des de Jo habitación desde claraboyas si ruadas detrás do la parte abovedada del tocho.brcs románrtcos en el sótano que aíber- qaba 1<> Ca tacumba. fa Cripta Real. a 11n lado. y ol Refectorio. la distribución y rtccorsción presentan una sucesión de P. Estas habi taclones pintorescas rer. La luz baña las pütc. cte. es el Salon de Dcsavunos f9) que consigue sostener un techo esféricü sobre cuatro arcos seumentados sostenidos ti s11 vez por cuatro pillistr:i!. conducido por tas He- ras.

Casa 3. Massnchusetts. 219 :1. por Sir John Soanc. t9'l4 1812·Hl3i1 sosne. Casa Smíth. .... L<H)drus.. Harverd. por 1\•laurice S•nith.

y cuo nos obliga a elegir unos y renunciar ~1 otros. cuando terna 80 años. Proftmdamenta imbuido de las rra.Je las coíev cienes. y el RHfectorio. Sir John Soane amaso en su casa do Londres una exrraordtnana colección de artefactos y objetos artísticos que se convíruo en parte integrante del lug~-1r.ltiple:-. dlspuso sin embarco objetos y espacios con un disciplinado abandono.rliciones claslcas y de sus normas. esculturas. frisos y es. totaln1cnte origin:if Su pasión de coleccionista. y sombra. años el pronio Suano pu· blicó un libro desc:ribienclo la casa. Estas habH(lci~)nes piruorescas reclhlcron nom.didas necesarias para que la casa se convirtiese en museo donó los fondos necesarios para ello (4·5). Para poder acoqor en la peqccña Sala de Pintura ele la prlmcra planta el mayor número posible do sus cuadros la casa y su colección son insepa. renacentistas y neoclásicas. por no mencionar el Iéretro de 218 favoritos Soane ideó ta disposición que . acoplados juntos. finges clásicas. Una vez 1nás ('!S necesario cstabte. con viejas ventanas maderos usados v(3J o estridentes elementos industriales nuevos.bres románticos en c~J sótano que alber. El mtsroo acto de la elección es creativo. Práctícamenta todos estos procedi míonros i ncremenrarán GI stqoiticado de nuestra casa.n 1833. Llenó las partes traseras ele las tros con curiosos espa. la Cripta.. Si la técnica elegida por nosotros tiene para nosotros un significado.recto. v una rnomía. Distribuidos por los muros de estas ha. so deleitaba e11 lo yuxtaposición y agrega· cion de sígnHícados y en los misteriosos efectos de luz. No nos es posible tener todos los libros o todos los cuadros que qui· stéramos. capltetns. ya nemos mencionado de paneles sobre bi saqras susceptibles de apa rta rse de la 1 · . A 1 crecer la colección Soane tuvo que comprar dos casas adyacen 1 es a k1 suya y rcconstru irlas. Las habitaciones convencionales están nenas de pinturas y ohjctos que 1 proclaman el ctasiclsmo romántico que caracterizó la obra de Soane corno arqul.. 11n esqueleto y fragmentos de otros detalles erquuectórucos tallados en piedra o vaciados en escayola {6). entretazandose tan ricamente con él que en sus t.rables.cer los limites da Ja idea <. la Crtpta Real.cios dé exposición repletos de vistas nH. Era una pasión demasiado fuerte para que la írenascn los precedentes convcncicnalos o las ordenacíones t'Cgulares de los espacios. tornó las me.bitaciones y de las de arriba y colgados de cuas hay una escalonada formaclón do urnas.Htin10~.gaba fa Catacumba.1 partes encentradas en otro Jugar. F. ta Cámara Sepulcral. y artificios ilustorustas.

JI ~ . - ~ . En el .uroso >' maravtllnso todavia. precedidu por l. cuartos de estar.. 1a dlstrlbuctón y decoración presentan una sucesión de esos caprichosos efectos que consutu.yen la poesra de la arquitectura». Este nicho es adyacente ni Refectorio de abaio. con objetos medlevales y la perspectiva del dlmtnuto Corral del Monje.n Au1·ora y la Estrella ríe la r\'1ai1ana. Desde este espacio pequeño y estrateqicamente situado se puede con· templar l:i Cripta Real ~' e! Museo.. La luz baña las paredes de la habtracron desde claraboyas situadas detrñs de la parte abovedada del techo. -un rico dosel ».ho más pequeño. es el Salon de ucsavouos (91 que consigno sostcner 11n techo· estérico sobre cuatro arcos seqmenrados sostenidos r-i su vez por cuatro pi la!jtras que 1 on1l~111. donde según Soane ... Bustos struodos é-11 la parte supertor de las esquinas <le la habita· cion dosvisu ta mirada hacia espejos esféricos que rottejau lodo al espacio en una terma compnrmda y distorsionada (8).pared para dejar ver otros estratos de pinturas más interiores y por últlmn. En el techn están las prnturas que Suane encargó: t-cbo en su carro. Las dos habitaciones de la casa se remodetarun para formar un solo espacio dividido por un compl rendo arco cuyos bordes se desintegran en una barahúnda de nichos y pernos. un luqar de naturaleza totat merue di s Unta. Todos los lugares críticos eatan cubíertos dH es. nsom.:ltJc. asi corno lo~. conjunto bibliotcca·co1nedor se emplea un Ilusionismo parecido (7]. Efeetos que sirven adenias para Ilustrar con ' .. pero 1n:~r. ncjos salvo un lucernario cenital que hay en el vertlce de la pequeña cúpula }'!:O· bre el cual están pintados en vidrio -rcmas hiblicos". Soane decía que . las ruinas de un monasterio detienen nuestra atención -. a ' un lado. la vista de un nicho lleno de esculturas y domas cuadros. cunduclrln por l11s Hu- ras. etc ~. en palabras de Soane.

5. Cesa Sonnu. G<i~<1 Soaoc. unua-c 219 . planta G.

.casa scaoe. el cernedor desde la h1bliotecu 220 .

Plantar un :írhol. el ajardinarrucntu puede transformar totalmente eJ carác. Todas estas adiciones presentan la ventaja de rlüfhur. puede ser un medio sencillo de afirmar nuestros d~rechos sobre el terreno.el Ju~1ar con las cosas que nos acornpañan en l.. ettquetados audazmente y dispuestos en c~tre· cbos esrontes (10). hay en tos dinli nutos cuadros. E~tn pcnetranro cxaltacrón de Soane . Las primeras fotogr.n vida. Las comple. Jos cambios que llegan con las estaciones e incluso los rlios (Jol cuidado >' la uutrlcién qua hacen crecer esas cosas exigen introducir nuevos niveles de Signiíicado y valor en líi casa. Con el tlemuo.:is subdivisiones del techo. r.c1f1as de la casa de lvlaynard . Su crecírntento a lo largo del tiempo..cias a los espejos. si uno se cuida dt"~ elfo.:-ijü mas modcsro. corno izar una bandera. deseará extender sus pretensiones al exterior cultivando alli esas hfr.lnsllicados seqún su uso.I~ habi1·ach)n rcsutte <11 mismo tiempo cósmica.tener el mito sobre la tierra. A!go tan sencillo corno Ias especies para cocinar puede convern rso en una eolecclón. patios }' prados cerca.:rbas 011 un j:. ulsrno. í:I jue>io esto pnrtlnln si compramos la cotccclon.ter de un lugar. terrazas.dos por setos extiendan la dormnactón sobre (71 luqar donde vivimos. jun lo con hl ilusión de profundidad que. A la mayoría de nosotros nos bastaría c:on un n 1ont.$ Casa Soane ' arce entre blblloteca ul comedor >' I~ gran riqueza nuestra propuesta dff man. contribuyen ¿1 que esta miuúscu.ís llol coleccrn. dos SOJ) una variante 111. guar~ dada en una variopinta serie de rccipientes.udin lleno de plan· las dinunutas corno los que aparecen representados en las pinturas modte vates. Los ía>"dines y huertos especiaJlrn. los estantes y tocio lo demás empaquetado y 1 isto en un supermercado. Si usted es realmente un aficlonado a las hierbas y vive en un c-Hn1(1 adecuado. maqicas gra.u1te fo casi trivial es incoruparnble y e~1ta 1nás l:llfá de cualquier esue ranaa de emulación.

espe .ficle$ delante de los muros totalmente acristalados y de los dormitorios y los baños gernntizalJa que podían taparse con cortinas de bambúes vivos y que se obtendría un primer plano suave.dió lrnportancla y se plantaron pinos y eucat iptus fleJante de fa fnchada para re· <lucir le'< exposición &I n111r y dar sombra a la rerraza. L:1 acampada tanto puede ocurrt.sci nación de esa auto· sutlcíencla aoarenro en un n1l1n<fo exterínr que rudos asocian a tas 9estar. la casa.Lyndon en M-0l1bU (cuyas ventanas c:ontemplninos 'noso· tros l.-. tic piune· ros y astronautas. los <.. La independencia que entraña ~c"111· par en 1111(1 tienda de lela más COHVCn· cionat ej(~rce siempre una fo1scinaci6n es. en su sohrJecla(f y transparencia. contrastan üamattvarnénta con el aspecto que presenta veinte años des. la arnplta panorámica per. cobijada por árboles. se parece mucho o una tíenda de campaña.nectat: la castra estrechamente rlí1nen· sionada (la tienda) con los utensilios de cocina inqeniosan1ente cmnaquetados y la Jibcrt¿¡d de movin1ientos Que pennlto par tic ipan e.ti vos.AnneJes avanzó desde el horizonte). rodeada ele setos y adornada con plantn lujurian· tes (11·12).lector y cultivar. El amoroso i nterés de reco. invertido aquí.le k1 f.les.infn)ente cuando las habuacloncs de un fugnr ya nn son adecuadas para sus usuarios u están modeladas si~Jlsieodo los lmputsos de otras épocas. Cuando ol lugar evolucionó hacía una serie de habttactones exteriores enlazadas por umbrros orbotcs y subdivtcltdas por sotos y arbustos (y cuando la parda masa do la niebla de Los . r. construida en una llanura sin arbo. en los palsajcs <.:01110 en los edilicios . Después ele Ja Segunda GtH! l't'a >\·1un(finl. ha dado fon-na a un paisaje~ que «hora tiene una vida pronta. Cuando "e co11s!rlJYó lo casa su diseño se basaba n1ucho en el deseo de a~c-!gur¿¡r a sus ocupantes vist¿¡s lnln.pués.irqui· lcctos itulianos se cncontrnro11 1nuchr:s veces an1e la necesidad ele dar otros .terrumpldas del océano. a un campamento permanente en un fugnr rodeado ue cut. Plantar suoor.

·colcccionf'~S y tabi·ques rnínimos en lugar <le alterar Ja naturaleza básica <le las ha. de acam.versas trvnsform¿¡ciones del c~unpanH~n- 222 . disei'laron <:l 1ncnudo unH fortn1-i clegantr. por sus visio~ nes de decadencia ambiental..i. diciones y el artfl t¡ue encarnaban 'ªs h<Jbil~ciones de e~. con(licionada por unos n1eú1os lin1itados y pnr el respeto hacia li1$ tra.p<ida.usos a los gl"andHs pnlac10~. los <lise· ña<lores 1 tal !anos sjguen cxhjbiendo di. tlomjnando ol Jugar con mucbJes. Su res puesta. SiltU· rados de tanta retJumbr. Cinco tnstros después.:os edificfos.bitaciones.

..--¡..~........-•T!.. .. ..-. 10.. . Fstantes para eepectas 223 ... .- ~-.

.~alibú. fl'()r r. 1949 224 .i 1. ~. Calltorula. casa Lsndon.1aynard Lyndon.

A la vista del mar. Los andenes y escaleras.:u. Al recorrer vi· g. tienen. concebido corno c1 miento de una ampl tacíón cara al océano que pueda responder fl las fantaslas de un mnmcn to todavía no imaginado. Pero ~I deseo opuesto rarn. La mera contemplación del espléndido futuro de . la oportunidad abierta y James Champy puede aprender a ensanchar su casa a partir de los primeros pasos. pero la durninaclén ya se extiende <1 61 gracias a los muros de hormtqun que rodean un aparcarnlentn. y cclumnas y penetrar en los rlnco. la casa está tmzada con gran complejidad y con poderosos hitos que le dan coherencia: una torre que con· tiene un estudio con una plataforma abier. impllcaclonas mucho más am. y un vcsttbu lo Hito y ancho que se convierte en 1(1 columna vertebral de la casn. o en la portabíüdad. con sus cambiantes pozos <le 1 uz y sombras. donde probablemente se conceda más importancia a l<.ta encuna. En ese vestíbulo hay un rnuro enorme. pero accesible desde los bosques.t imagen ele movilldacl y libertad que a su pro. cuyo tamaño y rc¡¡ularicJad le conceden una importancia especial convirtiéndolo en resoardo figurativo para mirar hacia el mar. más pa. Los impulsos basados en el campa. Unos pocos trll~f~ilu~ ces espactados regulnnnentt} encima de él dejan entrar rayos de sol que so mue.mesa real.to: capsulas selladas que se despliegan en entornos neutrales o se des in tegran en sus elementos componentes para oro-: clamar un derecho sobre el Interior o el exterior.mento.ven sobre su superficie. por supuesto. Entre~ tanto los lírnltes estén marcados.dustrtas del hogar.bien tiene tuerza: nuestro proyecto de casa Champy en una playa de New Hampshirc es una respuesta al deseo de un hombre joven y todavía soltero de fíjar un Ju~1ar durante generaciones. rincones y miradores ofrecen el territorio a ID cxoloracíón y el descubrimiento en un próxilnu futuro. Cuanto mas distante ese futuro más libremente trazado. de modo que la contcmpíactén del océano no sea posible.recido a las residencias familiares en la plava de finales del siqlo XIX que a los <campamentos» de los diseñadores italianos (f3).nes h~bilarán el espacio antes incluso que ta fDn1ili(I.pli:is sobre el florecimiento de las in.

1973 esos ctrntentos anus tnmedlatos. añadiendo una casi La s la casa. Co1110 ar. casitas .uesen a una 1>a1 te de la mente jug\l. de las . Hya BeóCf\ Ncw Hampstnre.d()n. de los porches a dos aguas. . de· los ventanas con frontón. orgt)niz<1ndo para los habitantes los mismos luqares 225 e. creando luqar es espectalmente .ciclos en nichos o tronos abovedados en el ceremonioso pasado..l:l. puede bastar en los La libre recreación del pasado.. de las casas de juguete y de los ed iculos sobre cuatro pi lotes.'.V/Lyr._J .r con la cusa más líbrcmento de lo que podría hacer de otro modo. que abundan en el mundo construido. el futtwo o la eternidad de una casa llena mucho más a menudo a cabal lo de las in1á9encr. por MLT\.. berrnoseanoo lo hermoso y embellcclendo la posesión que los habitantes disfrutan sobre un lugar que es muy especial y necesario para sus vicias.eran a las estatuas santas o a los un. 13 Cusa Ch:unp~·.. Interiores" que pcrmi.i.n:L:r.qu ilectos hemos dlsfrutado haciendo es· tas castras dentro y fuera.".Je hllbll'<lhilirlad inh~nsificarla que se oíre.

226 .

Vuestras casas .

descrlbiremos los camines que recorre la mento y la imaqinactún. Basura. Ropa d13 vestir y de casa. Niños (conviene hacer lo mismo). Papel. u1'1 con. ol papel. Criados.junto de opciones (en cursiva) referen.Ha llegado el momcn to de hacer una especte de encuesta para identificar las decisiones que ustedes deben tomar sl quieren Invertir en su casa los cutciados que le dai"án vida cornn centro de su mundo. la electricidad. los ladrones y los aru ma lillos domestlcos. la ropa de vestir y la ropa de cosa. Finalmonte. enumeraremos así los ca. L~ consecuencía de los atajos es el estereonpo. 1 ocios ellos pueden ser «tíquetados y reqistra.tes que usted contraste s11 decisión a I~ habitación rara y aprecie su i mportan- . Las respuesta que usted dé no deflnlrán 1111 pl. -vivo ». Alunentcs. Para identificar los componentes de su casa. Electricidad.qué hace usted ahi? -. los invitados. sino que servirán corno prueba para contrastar con los prncertimicntos que se emplean en la aqrupacirin do habitaciones y douuníos de maquinas y en su acoplanucnto al lugar. los coches y otros objetos. Habrá también ambigüedades. Pero no debe hacer trampas con las opclones ni tornar ata· jos. los hechos que restringen o estimulan las opciones. En fugar de ello. como el estcrcottpo In es del interés. Por tanto. para todo eso hemos elaborado las listas que van a con tlnuación y que siguen dorormínados caminos. Por eso tenemos que dar todos los rodeos que sean nccesartos para evitar incluso estereotipos corno "cuarto de estar». Invitados. su trnportanc¡a para usted y s11 lnterferencta con otras opciones. Platos y otros utensilios de cocina. Son los caminos practicados ~1 través de su casa por el aqua. 1 nuigenes~ 229 l-n Ja primera lista figura. HJy muchos libros excelentes que describen con detalle las técnicas de construcctón do una casa p<:1ra msnrenerla fuerte e tmponneable. Coches. Después enumeraremos los caminos seguidos por (y de los que se apartan) los adultos y los niños de su fan1ilia.::11111 para su casa. El interés el enemigo narurat del es estereotipo. las opciones mismas que se le ofrecen. y usted se oJga respooder. No Inv¡ tados. los platos.iiJ de valor. nos limitaremos a descrlbi r las opcloues que exigen de usted un fuic. los al imcntos. el n íre. Adultos (es conveníenre anotarlos por separado).¡ginnción: Agun Aire.das sus intersecciones. los criados. que quizá le gusten. Incvitablernento habrá confite11 tos que puede resolver en favor de aquello que para usted sea más trnportante. no sea que alguien pregunte: "(. Otros objetos. Anlmales. las personas y la hn~. tras una descripclón de cada elemento. y nosotros no vamos aquí a repetir esas descnpcíones. mi nos de las cosas.

'> de coñerios o u:1rvolus. de IH casa. pero ro p1-ohíbc:o ~fgunas ordonamas locales y c11Je1nás puede cr.rczca la pena aguantar problemas constantes ícornn ocurre paro algunos con la madera o la tabla barnizadas). ramlnantes y ñnatmenta es desaguada. hay que tornar decisiones respecto a todas las superfieres que hay a lo larno del comino del agua ele modo que puedan ser i naltcra. ni I0-5 camblos que ese agua provocará práctlcamen Le en todos Jos materia les que toque. Usted está condiclonado por el aqua que cae.n atascarse con hojas o resultar leos. el mármol. A iravá. Ilmltacíones. Junto .trop~<ir el jardín c1 chapotear contra los cimientos opciones espoclñcamos ras dificultatlos.miento normal y dimensroncs estándar que están ralscrcnadas con esa opclón. y corre por encima o por. La embotellada es opcional.lejo o Ju tormlca) o incluso cambiar a mejor (corno el cobre). y si se encuentra en ci radio de acción de los inspectores. Por ello.tas en el enluctdo y el hormigón. Pueden tener buen especto pero gotear sobre supcrbcles vulnerables. Lo que no es opcronai es 1(1 gravedad flLIC hará correr inex:orabler11ente el agua haciD abajo.uuJlones. equipa. e> bien que me. Esto es lv más batato. A travós u'o r:. dcbaio del suelo. desde los honqos en Ja madera o la bella pátina verde en el cobre pasandopor las s1rie.cta. Agua El aqua cae sobre su casa desde el cielo. Ademas penetra en ruberias y bo tellas. oportunidades espectntos. se usa o se mezcla con con. ¿Córno llegará él agu(1 desde el Cielu tejado'? al . a menos que viva en un p1so o en un desierto.bles (como el vidrio.gado ti instalar agua comente.¡ la mayorfa de las l11C()u((OJ~da. Son r0Jat1van1en· te costosos y pu<:d@. el azu. está obli. Ja herrumbre en el hierro y fa corrosion en el alun1inio.

g:.hJn8 O &CC!O lo()xidt1ble.(J. venos. También os favor~bJc a ..i<. tn una ecno :rp.lrad..lfrt<:. ¿Dónd~ quiere lavnr lr.oendieutcs de rn6q1r11t. y una profuodirlad de unos 62 ccntrmetros. este método puede sor costoso. ponténdose en contacte con lo$ diversos su1ninistri'. l. de. J?(!S rnoy dc.S\1 propia priv&cidAd respecto a los adultos y los niños.•ar <.<>1to.( . <1hnientos 'f de si le ~Justa u no estar con otros e11 caso de que fo haga usted mismo.) o arena bastante 1J(Jri1 absorberla.acl Co1) OtfOf> medios. los f roqade. Esto necosano en el campo De es y normolrnentc se dispone d<1 él De un doprí. . si dcpeude del coste.das.rs •1isibles.11nili~1. Esto pennlte ta prlvncldad y el aístamteuto del resto d~ lei casa. él? una z()ri(J inris sbtevt» y r:úr.•lt. ¿dóndo <111iere -Su:i alin1cntQ$1 Coi~ púlráleo Con y:..•<JJ' Que se li!lrr: ni st:l•suclo.1 n~d orbeao. las manqueras de [ardfn pozo. Esto es lo más barato "! (! fi<=<•7.perc!.: Í!JS ptootoe que neccett eo rit:~)<>.1\1.•. y del ruido del lavaolatos Si existe.!1. pero es más economlco.fl respucata e• este i. Dr:.¿ Ouc qulr:r~ usted hacer con Con electrif:frf. r.'e o <lohlü.OnJunto de opciones puede obtenerse. Oc J..)/hc:rcs.:11:. . Fs necesario en el <:<unpo cuando 110 se puede cav(11 un ¿ üónde Quiere usted suministro aguo fu<1r~ de fa casa? de Cerca .'itil qno se enchufa al suminlstro de ~gui• del fre9~Hh:to >' normalmente se abre por arrihA. ¿ Cón10 la calentar(!? Y en el Jntedor... C<io Hnei bocn« l'ltot:1 }'<-' se» cesce uu espacio co1no:). rie por r:c. P11<:1fE? sor ll!-.'Cacf(J o soertodo.)xua cuando u~ua al suelo? Dc.1i9u¿1 (t 11no !1(1bitacióft o 011 c~pBcio exterior.ibdrsa de frente -en cuyo caso l<:?ndru e! problema d~ si debe estar a !~1 derecha o a l. Forrnando u1J estanque o . Uoo solo y r>n:rst.. son el prccedinucuto más barato.•da. aprovecharse para ~I riego ele las plt:nh1s. pero tainhi6n pueden emplearse lustalacíones subh)rr{ineas >' nul<HnC1ticas. Sit! mpre dispontbte en la ciudad y mas barato q11e un depósito u u11 pozo...! de que tenga o 110 <•lg11n¿1 otra persona para lavar IO!-.n.usted In desea. Esto está 01uy bien si el suelo tiene ~Jl'i. $i es que. no .oe lo emoov«. Es poco couvenionte porque e! agu<'l que sale de Puede resultar hermoso ¡•.Dónde esture el calentador cuantos h<ibrá? Ccrc» de tas nu1qui11os a las q1u~ strvc. En (IH f<h/aphHos.ros suelen montarse en muebles que tienen una illturn nstandari:zada do cenumcrros aunque si usted es muy af to o muy bajo (IO<:!de cambiado.s. f. Corno los canalones y cunenns. sirvieodo cada uno <> grupos ín.)ble y útil para mantenerse en contacto visual con !. Es más cómodo pero menos ~(:on6mico. l-sta rnaquiua puede empot-arse bajo un rnosnador junto ~11 frt:-g¿1dero y i. si encala <:!11 el esquema de su jardln.-:.. Esto depcnd(.i lzquíerda del fregaderoo en una máquina port. 011e corra tx» c. peto no luncionara Si las máqnmus están afe· jadas 011tre sr. tilin1entos platos'! y I0.. en casa? uo po¿o.¡.acforo sirnp. ¿De dónde procede el a~1J<i usada su ' tes grifos tardara mas 011 cutentarso.-1s lavar 230 En fre{.l· dores.~ndo servu:1'0 v n~.En que qulore 'I fregar sus ptatos? E11 el lre?Yf1deru Es econéruico y tole· rablomente cómodo.

. F11 on Ji1•1rJbo al. dónde lo hace? Cerca de 0'011dc se rt?coyen Jos l'OJ>EJSrh: v~~!>. lo cual puc<lc r(l$1dl ar lncón1odamentc l.•j(>.:iafn1ente para los ir1vitados.. casa Esto se hace en 1111a lavadora que li~110 aproximadamente 35 cm. . t-n un /(IV:t~)<> (:rircu de es. ropa? t:n cu1u l<Jv.1ra. E::. o bfen trnérfa en un reclpiento y devolver los vasos al fr<:g:idoro prtn. .•! fn~pndr:ro. ¿Oónd1) s~ lavaron ta cara y las nH1110~? l:n el lt r:~au'cro de /¡. de t1lh.~lado r:erca Q'c oo ~~fJfl· cio . De otros C()!oras.iú privado.inj() :. Aisl8do oo <:! eát aoo.g~n· públtco.:l~ que el lavabo cr) 1u1 cspa<.. Proporciona pl'ivacldad •lisu<)I >' acustica.'ir y de r:8s.. En un IJtJJ' lndepenc!ien:e que cstri r:o oa h.1st~d es 1nas ofto de lo norl'l)(JI.>acins tlttb!icos. No e~ nury agríl1fa1Ule y tampoco pernute demasíada priv(1r..lgua puede llevarse mediante una cnfiorin para preparar las behldas y lavar los vasos. .'. suscopu... Es un UA$tQ extra pero muy útil espc -:.. lti$ inunden la casa.:OOnde le gusta prP. Algunas personas preñeren una mento :.tr1 t!S iocórnodo pero lo preflereu equelloe qu~ viven temiendo qui) las 1n<iqui11a:-. Pueden co1Y1~ pr(!rse modelos más pequeños de arribes maquinas COn unas dimcnstones apro. ¿ Oe qué IDmDiío? 0(t altur(J estl?llC•'ar.. y uone (lden1as ku: mis1rias vcnb)j. La f~rvadora suele ir acompañada de una secadera <lo np-oxímada- pil•..•s 1nó4ui11as.Oe que color lo ~lll~ta? Blanco.bles además ele colocarse u11(1 encima de 01 ra.-1 1.xlmadas de uo x 6-0 90 cm . . t:s casi escnciitf tener un luga1· para lavarsf! y reinarse cerca de 1(1!' dorr•1itorios.~IJv <lentro de un é$¡>8cio privHr!V.(a fr. tn un lavi.rcd.. de anchura por 75 de prcfundldad }' 90 de altura. ¿ Ou6 chis e de k1vn!>o quiero? [nip()Jru<lu Con pie. Su pro· fundidad oscila 110rr)1aln1ente entre 55 y 60 i':ffl. 111flis b:. El .~t¿if o Ja µcr~ soo¿J que lnone.fJ.. Los lavabos sucleu le11Ar t~ntre 80 y 83 cnl.•rft>.lulliO bebidos? til 1nis1n(I tsrnaño..idad fh.ir las .. ¡.c3parates de una tienda espc.ro se suele hacer hastante. ya sea dentro o fuera de la cosa.'. CéJ'Ca do do11(/u ~·U. Hay una gf'flll varíe· dad de lt1vt1hos flue puede estudiarse en los e:.Si hi>1E1 la ropa en casa.. y que ~o c~rtJk !)(•r a:rriba o f rontalmente.. Tic1:0 la ve1ltnja de estar cerca <lo las ectlvtdades a fas que sirve. ivtJdn.4§s ~i/to.:~ y de aonaa '1u(:r11uN1 y se visten tee pcrso1u1s. cocino.\t:uld r.cipal.Dónde Java I..1nderh1 f. en Ja p. Fo vn bar seporodo '/ :r¡u1rt.~r.

~ (Ir::públ1cf1$. v<Jrl~~· 701u1s Cercao de zonas Tul pu· corno bltcoe.is· tlco lunclonan uqu¡ mucho mejor que 1-Jn la bañera. cbois« iooque«. de alumlnlo o de fibra otras versiou~s 111(1s r~finad3s para de \•idrio y a veces se forra de plást lec.35.80 con me. oicve. por ejemplo. t~pill-Os de dientes ~· Si11til<.plo. D<'ro() o'e vvpor. Reposan sobre el sucio o pueden estar hundidas en l)f.:-11 rior. Jaboneros. dores o reducir la impreslón ele los cambios bruscos en la temoeratura del agua.Adiante una cortina se puede Impedir que buena parlo dol agua salplque fuera de I~ bañera. para ros cepillos de dientes. fria o por inff'l(:r:. Estantes o errosraoe. eunbt1l<fos1.rres. Se v~ndc11 como unidades de una sola ptcza con recintos para ducha.o:. Utllcs p~ra ver los lados y la parte trasera de fa cahe7. de ledo) ofrt(:ca una ducha más confortable que en la bañera. . salve en casas Viejas donde puede que no haya una puerta de entrada lo bastante grande para que puedan pasar. SoporJ1:s (J8rH tooune» dti papel. en Uno cerco cedo 1Vlooro dormitorio. J. Perrnite la compañia de 232 la fa111ilia o los .. f\-1. considera que Boñer« con ducha tas bañepura podar nadar yencorüna. luego uno sn IAVA en una ducha Re/ej1Jn>lcoto después aunque del hrnio.u. aunque no haya posibilidad de sentarse ni enja· bonarse.1cicltJd {)f>soluta. ensanchar U1 9.11la . No llene [unturas y por eso no puede filtrar: es fácil de instalar en l~s cesas nuevas y dificil r.una ducha empotrada en la parle de la So pared 1 ros superior de dJ401~tro.C11ántos 1"n1.hos puede pcrmiLlrse? pocos? Uno n16s. también relativa· p~rnlE~abilizac!óo rosul ra uura y el agua mente caras.:.)On<Js. 9511 ceotfgra(IOs 1nira provocar la trans¡1i~ r~1ci(1n. aunque a menudo se utlliza la cortina por razones económicas. ccrce11>fl. ULilcs para las lociones. aunque esto cues¿En ta mucho 1nús dinero. Conviene que hayo eochutos oa1fl las n>:iqulr>as de . lugtJr. Sauoa. porque son permanentes y C1. EspAjO:. [stu<:lit:. y puede estar encima o debajo dol nivel del suelo.v. se uato de un recipl<::rll~ que suele tener 1. E:. ¿Dónd1> se bañaran? se b~nariln? CfJtC<I Qui? de los dormitcrto» o vcs!idon:.65 y 1.~1n~ de posibles roci. Guarió de tlut. las haber filtr¿1(:iones en ras jun1uras resultado esqutnas.tarro de de ltmpiar. Cusrt» de ducha coo ltu11i11ndv pl8stico. de anchura '>' 40 de altura. Están pensadas para en ellas.80 metros-> por nproxlnmda1n<H)I<~ 80 (:111.ste es el proccdimlonto más corriente. correderas do vidrio <• plástico son más eñcaces que la cortina para ~vít-ar las salptcaduraa pero hacen lnaccestble la mitad de Ja bañera. Aelativanlc1110 aunque puede Ooch» de 111. fsto<:hes p8r8 la rnác. Las puertas de vidrio a pi. Casi esenctal: Iris luces deben estar o encima del espejo o a ambos lados. hamacas.oeqoeños y n>óvi!es. Aonorio poro toallas.Quiero lavebos o i.c1 casa de o'e Charles en Orí11d.1do. Las duchas embaldosadas da!' buendP. 8~n1eras de fibra de vidrio 1.a alfombras. Btu10 J<:. Es UtJ ln:Jilo coa vistes. Uno o rntis. puede deslustrada. 1:.111 en ¿ Cuáf su actitud el baño'? calor sccc1.!iO metros ele longi· tud -8u11q1.1'1 l(JS viejas por su rarnaño. Ann{triO 1>ara llt11¡H1Jdores doméstico». serio se nrectsa al menos suelen uno longitud de f2 ras asi ampüadas combinarse con metros.una (>er<)esbasado or) el aute vapor. c/(Jc/1fJ 01e0Jlico.<1. 81Jfier:~ con duch8 y oueno» de viclri<>. Puertas.h.peios can luces. . Sfmllar (1 una so.:. la scqurrdad agua muy caliente pt'lra relajarse des· de un pequeño espacie y la sensaciou poés lavarse. fin. corno las (loe Siguen. hormiqón Hay vertido alSe extremo un catJlo <> rociado. Toalleros.>cio ti~ cuen»: er1tero cerca.11 ona Í)(láereJ. Por ejen. 1. E:'l t11)(1Ofrece 9n1n bañera de Pr. dentro o lacrn Ofrece <lv ür apertura casa. Uua sauna es una habitación forrada de madera que puede calentarse a mds dr. pero no sólo a un lado.. c:e:¡rc(I de una Eo 8l~1ún otrocompoataos. tus dormltor.o ducha aunque1nuy las aun10~ tratatumbarse de un:'! bañera demos no que son suele lo bastante profundas mentada 1nanLc11erse a la para contfuu:)rarnbrentc el <1gua onecesaria temperatura un poco para <:ubrir recostado.11 se do Un bn1Jc) besionte yyre11dc PfiNJ mas u1~D persono. Pischra. Salvo fi$ciles salvo e11 Barato. una ducha empotrada en la pared o fijo puede do construir do ñexlble. Un es.. las junturas en tas <:I caso der acero la Imde boldosas. ¡. pasta dcntff rica y crema de aferrar.:11nl90~. Son baratas y fáciles de instalar.1.la yprivacidad no eo 1. F.Jrr: barato "'~ vidri<> de una pieza.¿O~n} clase de acccsorloS quier~ tP-ner daliTad~1 cerca del lavabo? 231 Espejo enctme. de nodeser visto. los Bancos. medictnas.os.usuario Para sumerqrrse es tanto. ducba al aira libre.<>. si tiene una piscina <) está cerca del mar. Por supe.. se basa en la hipólO$iS de que el baño es una ncnvtdad de relaiamieuro. Si este cuarto es bastante grande (al menos de 90 cm. 1.)/eitor.1e las hay también de 1 . suelen combinarse 1no~lQ tnsatfsracaceptable cualquier do dimensión mayor de torio 1. Son inoxidable. cgmo relaja1r1iE?nto en ~Cr)Gr.011 clucha. Esta opción. p:trfJ «so individtt·"'' e~tá suuado el baño. lan<lcscs veces se revualcau en fa tumbonas.ll hciiío más ocorriont~ a unuhernatlva gra11 espacio Interior extertcr.i6n.uitUJ de otoitor.

lngitud y se ha do dt~j.190e. Uno o rnHs cerco t!P... incluso respecto al lav()bo y al bnño. ch~nnptí.nslza mas cspacro. Nuestra experiencia nos ha enseñado que muy pocos wáteres de Icntasía funcionan tan bien como los baratos modelos 0$1 andarlzados. su wáter debe estar . ¿Oué tipo de instaJaciones desagüe usar.voho.. I irnpiado. Es también más flexible pues permite que el asiento sea más alto que en ol C()S<J anterior lo cual favorece In elunlnaclón s~~Jlin alguno=' h1gie11istas.? br::ber. En el merodo de eüminación s« pueden ciar numerosas op. Alqun(J:) as( lo prefieren.·Júl-)!icéls ¿Qué clase <le wáter q1. Pf!rtJ la ihnph~. fregader<>.ls phintas.:1 edificios mayores que una casa.·es o'el \vAter. y regar lí. usualment« accionando nnu manccllla que contribuye a (a efimlnacion por el ststema de des. (Jara a/h:ic.l:::. l:n los Estado~: uutdos..)3rte.l ruklo. Los arncrlcanos que sloruen pantco ante esta idea son lo bastante numerosos para restrh'1gir el uso <le ral pn-1cti<:a aquí. n. Lugares oore guardar las toa/Jos. Por ejemplo. Lugares oero colgar las toallas y el albornoz.:)r libre el espacio elrcuudarue.:i.¿01. Debe colocarse con cuidado. los wáteres se disef)an en torrna de cubetas tales que el usuario quede sentado a una altura de 1 uros 35 cm. Lf>S partidarios de que (:sté a menos altura aprueban el stsrema utilizado cu al~un0s paises --especiah11cote en Ashtqu~ coloca e1 receptáculo en el suelo.:longuooni.dedor.. Ha: de tenoi al menos "{5 crn. En nuestra sociedad cas¡ siempre :u.Con qué qnrere combinar el wáter? Cn11 nade. sf prefiere una prtvacrdad absolota.. Tipos csnectetcs. úreas ..hasta diversas alternauvas que reducen los olores y r. ¿Desea muchos baños o pocos'? Uno cerca de ceda Uorri1. /11latcri1-1l de tectvrn. Para la•uir coches y venta· ní. Uno o rnils co1np:Jr. coo /. Con lavabo y bi:11k> ~st(l es el procedunieuto mas corrleute y el que ecouo.:órnodarnente cerca de los ''•'(l· teres cuando se nccnsltan: el a~paeio para guardarlo puede aprovecharse tam.'io'us crnre dorm).~ c~ser{)~ A. Puede ser una combinaéSpecialn10nte cuando estas Inntalaclones so colocan cerca de áreas pUhl leas.1iere·> Con otc.1ne::.1? de ..1é accesorios neccstta para el h:Jño? Log:ues pora OSPOtJiBs. de n11chura y 120 de l<. Detrás de Ja cubeta hay 11n depósito que contlene agua y que cae sobre la primora des· pués d~ ·US:l(SC.i desea privar. ól ción economíca.'torio o vestidor. Coly:ul<> oe lt1 p:rred rv1ás costoso de i11stalar pero 01¿~s fácil <lfJ lfrnpiar aíre. torios y vestidores. lociones de buiio y cenütcs. ¿Ove oiras fuentes <I~ ttguo ncc(:'!!-lita'1 f(Jr:oJes pnr. cienes desde desechar el depósito en fr. qenerahuente ba]o v en una pared cercana.1v0:r de una válvula espacial -lú cual suele limitars& .idad en el acto de la defecación.blt~t'l para tctler papel higiénico do re· serva.tlro Ja lolografia <• eJ cuidado de las llore~. .i. <-Oué desea cerca del \f\•ilter? Papel /Jigiénico. . Pueden g_uar· da1 se r.alJ6r1.

7ndas h(!br~ que bombear inista ella las HIJU~•s residuales. lJn:-1 vez rnás.cer un diaqrarna 1 ineai que muestra la continuidad de este sistema señalando los lug~rcs donde se corla con los de· 111ás sistemas continuos que describtre. Si tiene una mente visual.'c¿1u111ril.. nnrcho ma.1n costoscs -varivs cienros do dólarespe<O las hay. ocuito on casi tocio su recorrido por las ruberlas.1n de las aquas subterráneas. ast como 1<1 ellmlnación de las residuales forma un slstorna con. debe ha.tinuos estará en condiciones de sopesar los ventajas económicas e lnrercctuates de acortartos y aclararlos. El Patio ele los Nnrnnjos de lo catcdrat de Sevilla ofrece u11 caso r amoso en el que el ca. O de Iluvta que habrá que canaliaar por conductos o canales. El desagüe de cadu uno de <-!.rias consumen los rcslduos ::.i::.yores que los unllzadas para la traida d~ (!guas. Conviene scñatar que el susministro y uso de aqua. llenas d1~ gn111~1 =-ltamados drenajes trance.'8s rnu111'r.ud~r por tl)llerias r:standari· 233 Air e Otro sístcma de caminos.mos a conrtnuaclón.:.ses· o aprovechendo Ja tncünaclóu del terreno husta donde puedan salir dE-: su rropicdnd $in perjudicar a los vecinos. r stas bombas S<.mino del r-igua.tinuo.que descr. conductda hasta los naranjos. menos vi· basuras.ólidos.ioo!es. siernpre en sentido descendente. lns nut<Jridacles munlcfpales se proocuperán también dé l. como el que aporta altmeruos y elimina .-tos elE11nontos tcndní de :l'' <fe diiunel ro. Fos(IS sé. salvo cuando hay que bombear hacía arri· ba. sJ el terreno adecuado para el íiltraJe se en- <:oentr~l si un nivel sup~rl•>r al de la casa. por 2~nj:.::1 ettmfllACh'. Si la cloaca numiclpal sólo pueda encontrarse c-n<:itn(I de In casa.ruaras suhtexránoas desdo IAs que se llftran al terreno Fuucfonarios o expertos cualiflcados deben analizar el su«!o pata detrenninen. Son !}rendes cajas sub· terrsneas de h()nuigón donde lns bacte.1f! ::. L()S líquidos fluyen por un slsrema de tuberías porff>rad<•s o una scri~ d~ ca. El sisrerna rnterior de distribucion de aqua de una casa. los líquidos residuales ! ione11 que bornbenrse hasta él.oticas. pero sique nn pie la oportunidad tii:) hac:<1rlo más claro a la mente (y ta1n1Ji~11 1)}iis burato).1.1ble que pro· duzca tal espectáculo visual. . nu es proh. constituye la base de la ordena· ción vi!:>lUll d0I diseño l 1).su capaetdad de ebsor- Ción de hquidos. Cuando imagh1e vlsualmcnte estos sistemas con.

especialmente en los calores de verano. También van incluidos en estos ca· minos fos filtros y obstáculos que con. el sonido aéreo de los iosectus...derna. especialmente la del gruro bri· tt111il~O dcnon1 in.:-1do Archi oratn. corno íos porches con persianas. la mayoría de nosotros. Si las quiere C. Hoy.C<ln10 qulc~re recibir las bris. cancnte o frfn. Los con· troles más antiguos. diticult.:1ptar uu~ bris::i Crr.)des <-i1:-i <. aunque una estética de tubos y conduc.a . L<• evidencia visible del aire que.trolan el sol. coniuran i mri~Jcnes pro· pías que todavía no están marcadas -al menos par. Los visillos ondeando en las ventanas. que irradia desde una hoquera ha sido casi sínonlmo del concepto de .n1!s1n(l.cos. ta temperatura e incluso la cantidad óe aire.. todo esru enriquece nuestro de. ha sido fuen le de placer durante larno tiempo.n la cJ1:li(:ios" rcon111en::ción de In hrl::. .temas de careraccton y cnfriamtento como parte do los caminos del aire). los toldos. Durante siglos. dche descubrir su ca1nJ110 n1ás probable de acceso y luego :1pfica1 el principio Venluri. el sonido y los colores y excl uyen los insectos alados.nes (y para nuestros propósitos consldoraremos el ligua canal 234 - . un veruilador girando suavemente en <~I techo. se mueve por las casa».leite y profundiza nuestra comodldad.por conducciones y compuertas.:is penetrando por la ventana ablertn. Y 1:oloquc !<1s huP. y por tanto han desaparecido las ricas matizaciones de antano. que nos llega a través de conduccio. el aroma de 1(_1s lil.elere al unirse l'l l<1s bri~n:-7 que S()pl~1n soh1" la partP }1LIPlVior dol cd1fic10. se controla con mucha más precisión. la l uenre de calor lzada en los sis.•(1 por ~t!o$ y so t1c. hoguf.)f)f<ir. es el del aire cuando nrruvlesa nuestras casas o es calentado o enfríado por máquinas que rucuo lo emiten.CO$ mi1)'0res a sola'1cnto p:irn que e! airr~ ílt1.)I viento de n1an~r..:lnte se ta>rn· ¡)eosan c<.1 <1ue pued:1 penetr3r. Lt1:.:.11Jnndo los luJr.tos aniina algo cierta arquiteclura 1no.1s frescas? Oti<.sible aún que el agua pur $U$ tuberías y canales. Orient<: peqoeiios huecos ~n I~ dirección df'.. los postigos y fr>s chimeneas.

. Fs1>~fi... S ' a\•11111...-Pa1ltt iJc.- ' ·------------------- - - w ~ L 1 ' - ~ .--- L_ ' 3 N!'lrnnjos..n -... lo• -. ~- ' '' .

ás el más na· tura! y agradable de todos. ¿ Cómo Je gusta recibir r.onadores oo ced» h.~fo(f. Su calor sobre el rustro Of1 un exterior abriSJíldo P.$ delicioso y se aprecia mocho la posrbl lidad do se11· larse a leer o a dormitar. sf pre. Sin embargo. En IR rnayorta de los clrmas.tes.-1 sol en Invierno. cean la ple! sólo pasarán con vidrios especialesy no son entorpecidos por él vidrio aislante que luego mantiene caliente el aire interior.fi~re no perder la luz y las vistas. Hay varías rnaueras de resolver este problema.· un condensador. se empotran en la pared. muchas veces agradable y stempre barato. descri.:!l)Jl~r.f('J verano en la estaclén fria. Ststema anticuado. . 0U'1S ¿Oué clase de slstcma de refrigeración quiere? Acondiclon::toilcntv central dr1 aire. Se cfigé la temperetura y la circulaclóa del aire ruede controlarse con precisión. Una vez más. h1 economta.rlas.1e los ultravioletas que bron. parece la solución ldooea. le gusta? [n csoécios cxtc~riores J)f)tci:llJnentc cerredos y ortemsao» al rr. Aco1uJJc. recuérdese que en verano. Otra depende do que en invierno el sol esta bajo en el cielo y en verano alto: por cUo los aleros o toldos permauen.que es Vcntrn•tJs oric1Ha<ltts al 1nt:dlodi:i. las habitaciones orientadas al mcdtodla adn1itirñr1 1nás sol y por tanto serán más calientes.1eneralmcote de 90 cm de diámetro. En lo5 atstemas centrales do acondtcíonnmteuto de alr(? fH•. Est:i~ tube.>larse untes de ~nlrar en Ja casa y se excluyen l":On h1cilidad roldes y rnolesttas Indeseadas. 1. Son relativamente baratos Ventanos. El aire puede lln1. instalar toldos movuns. Su presencla puede reducir conslderablemente los gastos tnvernales de petróleo y hacer más placentera la habitación en Invierno.ben otro camino a través de la casa. Se Instalan en las ventanas o.:ión. E. la más obvia es.mas secos y desérttcns hay toda una tradiclon de 1 tazado de caminos para guiar et aire seco hacía estanques y plantas de modo Que la evaporación lo enfríe. o los conductos especiales. Sl•CiOS o ruinosos. se produce cuando el esquoma es claro y sobrio.235 técntcus. con un vrmttíador que debe colocarse fuera o sobre el tejado. con sus justificacloncs conceptuales y moncrartas. Especialmente en cll. Los cálidos rayos deJ sol atraviesan el vidrio -aunqt. Estas unfdades se combinan a voces con la caldera ~1 conumrten sus conducciones o tuberlas. Crea una prhnavera eterna. el débll S<JI del Invierno conslltuye la co1'1I rapartida de las brisas 1. Existo otro proceduntcruo ~uit. este sistema es el prtlferido por cas¡ todos. o e11 lvgtires densamente pohJados. Co1nhi11~1cioncs efe /os ootcriores. situados encima de las ventanas de manera que dejen entrar el sol en invierno pero le corten el paso f'. sl es que.. Especial~ mento en los clima« muy cálidos o muy húmedos.:).stft conectado con la unidad de enf namiento poi tuhcrfas que no convíene supere» los 15 metros d-e longitud. Existe Ja opción de disfrutar de la brisa mtemras dura y luc:90 acudir al acondlcionarnlento de aire como ütnmo re curso.H1 verano.

nte de los Inviernos: los habi lantes se amontonan bajo edredones y pe· oueños braseros. variacíonee térmicas? Temperotur» ccustente.cenarlo en tanques: el gas no slempre está disponible. llg1.}S son Jigerurnente más bajos. . el tornar el S'OI resulta mucho más agra . Es indepcndie11tij" de la temperatura del alre Intermedio y. l. Elrictri(.ra celioote. El aire caliente os en. corro por tubertas que suelen estar situadas en los zócalos. han estructurado su arquitectura con la mente puesta en los húmedos veranos y se bon ocupado sólo aproxlmatlva111P. Las chtmeueas han siclo pun. ap. Para decidir. nos callanta incluso a través del frfo absoluto del espacio exterior.a introducción de la calefacción central no ha dos· truldo la posil1ilidé>d de variar la ternperatura de una habitación a otra. Uno de los procodlrnientos para tnl7(1r el mapa de IO:JS viviendas son las alter· nancias de calor y Ino. la electricidad es cara. como la helada corriente d<: aire qoo desctende desde una ventana fria hasta donde usted quiere sentarse. obligados a actuar on islas con temperaturas muy extremadas. dable cuando tenemos un poco de 1-río.s estaban allí en buena parte para proporcionar una superficie más cálida y blanda que controlase el sonido. usted deberá escuchar lo·s argu1ncntos qoo se esqrtmun en su lo· calidad y sopesarlos con los costes. Olrús.<1 tiparición de la calefacción y el acondicionarnlcn1:0 de aire centrales ha hecho posible gozar de 22<> centlqrados en todos los lugatc. Aire caliente. verteetone« deseables. El ¿Que clase d& ststeme de cfrC1Jlac~i6n quiere para el calor? 236 barato es en la mayor parte de las zonas del planeta eJ petróleo o el gas natural. o por superficies radiantes corno techos y sucios . Petroieo. con la comodidad -y la monotonia. 1.tQS focales: incluso las tapice1·ias que recubrían los muros de piedra pala(:ie· 90. aunque sus costes it1icit1lt. Unos rugares son confortables para sentarse en Ias noches 1 rías. En estos n101nenlos la elección de co1nbvstible tiene fuertes impliCH· ciou(::s ecológicas. Por convección.. utilizará? G~n:. Pero obsérvese que puede haber varia.iclad.ciones térmicas no deseadas. ya sea dirigién· dolo IH1cia nosotros desde el fugar en (Ju!! es calentado.or$i~-n1An además algunos fines estéticos.dh1r:l6n. Lel convecclon cafie11ta el aire que: 110. A pesar de su nombre. en cambio es limpta. En nuestras casas. IH1-:. o el aire caliente qu~ en verano S<J l~lc~v::.. ya pasando por en. El gas produce poca ccntamlnaclón: las gasollnas más reflnadas contaminan menos Que las mas pesadas -que suelen contener azufre.s rodea.víado por conductos hasta emisores colocados en cada habitación y devuAlhJ a la caldera por uno o más sumideros. pero está abierta a la cunea de que sus tabrtcantes contaminan el aire <> las agu<ts en algún otro lu~1ar. 1Y1í1S ¿Quiere una temperatura constante en todas partes o. los constructores Japoneses.cima de las tuberlas calientes. El petróleo hay que alma.plantar árboles de hoja caduca ante las ventanas orientadas al mediodía. que en los casos mas tnvorables pc. los radiadores [unclonan por convección. ¿Qué clase de síst(!n1v de calefacción desea? Por r:. ospoctalmeru o en tnvlerro. como el sol. Utiliza ras reststoncrns para calentar paneles colocados en las pa. Este sistema euvía el calor desde una superficie caliente a otra fria: usted. pero no hay todavia un ganador elato ~n esla hatalla.)rte de sus efectos decorauvos.'U.ta donde ape- tece estar. ¿ OuC clase do <:ombustlhfe Elcctru.s do la casa >' en todo momento.redes o cu los techos.que ello Implica.pcro cuestan más. otros sólo nata etrevesarlos andando.

. Ve•1itJ. Gir:.nta11as lijus.1é erase de ve11tanas prefiero? mucho el rn:nerial más utilizado. He flqvi una vlctuua de la t1enerallzac:i6n de lo:-. Pero Introduce una curio~a negalht~J Que hnp<Jsibititn pon~rse en contacto e U recto con el exterior. eoostnuvco otra línea (le defensa contra los msec. 237 dobles y sellados.~li1.talac:l611 obñuaba a molestarse todos los mios. ¿Cón10 quiere filtrar o! sonido que llegn con el aire'? $olucJ6n do co1npto1nit>n. ladrones. y permite mfrar el pCli· ~r)je sin lo rnoresna de los insectos. Réi•·•· i\ifosc¡uilerus.. 'lelil:Jtl<JS pivotar>tos ho. por ejemplo.zootal.:Jr vida al acto de la habit()ción. puertas corredoras do vidrio de 2 metros do altura por 2. la n1a:. Vc=. o lo bastante pequeños para ad1nitir el aire pero no ~I polen.so µrodut:ia c~1(111dv se qultahan constiluía un pro cedirnlento más para d. Luna silnple o doble. pe-ro plamean probkuuas casi lnsolubles para maute. Por~la11as. Ventanas deslizantes menores son iem. los dos tipos de ventanas giratorias r. resultar (.trusos: o dotarlas de perstauas que dejan fuera los insectos alados y dan paso al aire. pues el marco no tiene porqué ser n1uy robusto y de hecho.td. E11 cambio la madera ne.¿Por q1. Esros <los npos se equrnbran cou más tactlidad que lti~ glra1odt1$.:1rcaba ccremooralmenre ~J paso do las estaclones >' el camblo que conllevaba Ja mayor Iumlnosfdud que.:intiinsectos en los meaos de invierno.flrse.nchura con un enarco de aluminio proporcionan la ventana más qrandc con el •1ní11ilno de dinero. La mejor manera da bloqnear Jos ruidos . y la pintura suele des· prenderse e) bgriet. Sofisticados filtros trtdimenslonales pueden instalarse corno parte del siste. con un espacio sellado entre las d<>s superficies para impedlr fa condensación y mejorar el alslumicnto.. el espacío entre el v1driu interior y al exterior estaba cutdadosamcnte conformado y l~níA una vida pr(1J)ia corno una ventana de Invcmaderc o el dlseüc de Alvar Aal~í> para la lglf.!I proeedhruonto Oe vidrio o pl<ístico.·i7.J$. Aunquo su ins. penetra por otros orrucros .han a través de los muros macizos. so uura el ulre? Ventan<fS. En r~<ilid:. Los marcos motaucos pueden evitar en los chmas frios que se condense la humedad. Se pueden húbllltar ventanas con rejas para admltlr la brisa y exclutr los in.lire y en cierta medida el qrado de movJmiento de ese atre que uno busca. Ccntrt>·i1(?1:/lJnas. Las ventanas de doblo soporte que so mueven ver· ticnlnl011té son casi tan econornlcas como las que lo hac<~n horizon talmente.tos que logran salvar el prhner 111 tro. En algunos lugaref> se utilízaba para susu luir tos prOC<:Jdin1ienlos .:~an Incluso a retener la contaminación.1é procciJhni~11to rranslúcido cuando hay muchns probebitldadea de que el vidrio se rompa. aunque a1~1unos son telegrtifiados por las estructuras o retum. Esto puede n1{1s econó.1 ho:. El vidrio es con Dt:.ucr fuera los insectos.)¡.Vuoksenntska en Imatra. Otros ttltros.·ttría de los s<11)idos que uu~ rodean y que nos llegan puros son transportados por ef aire. en af911nos casus.bién baratas.w1do vcrttcelmentc. Algu111)s arquitecto« optan pl)r separar <:1! vidrio -que permite ver hacia fuera del hueco para el níre. Esto pennlte que el aire p~netr~ desde un ángulo. 111. En general vienen con rafl•:s y resortes para mantenerla a h• alture deseada. Evidentemente.:xigen marcos fuertes on previsión de que sufran la en1bcstida do una ráfaga de viento.mico. ta mejor manera de hnpedlr que un muro conduzca el sonido e~ hacerlo gruc:so. pero tamhléu se 4.on!alcs. pauelea de vidrio o '"~t81i<:os.'Uts 11lvott111(es verttcetee. pero no caballos. Gfr.J11do reepccu» de u11 aje verttcol. la suciedad o la nlebla mediante la presión electrostática.!n)pl~a o veces el plástico transparente o 1nHrleoJ acero es un materlal fuerte pero hay que pintarlo. ¿Cómo quiere que el aire entre por las ventanas? ¿01. La doble ventana se usa más ()O el lmas rigurosos. El aluminio puede anodlzarse en un color ~Jris oscuro o bronco. Flnlundla (2). Los mosqultores alrededor de los lechos. qu(.ndo sobre u11 .. toda exclusión in1pide el deseable flujo del f.).:1 dA. Estos sistemas ll<. El filtrado p11ode practlcarse a cualquier escala en huecos lo bestante grandes para admitir personas. Como los toldos. Murco~· <le El Dcsliiaodo l1orizont:Jlu~e11l.ma de ventilación. Esto ayod.40 de (i.:1 3 protegerse com rGJ la tluvía y lo:-.

diarios..1!9ún sonido. [11trega efe f":orresnoodcncJu. consptran para ano- qarnos. L() fucha por identtñcar ti los su· pervivientes de esta avataucha (docu1nento. Los 1 ugares que vengan a continuación deben concebí rsc con)o puntos de un CD· rnl110. Una vez más. listas) ocasiona u1)a crisis casi rl iaria en nluchas casas. el cami no del papel que entra y sal e de nuestras casas es corno una pleamar.pelcs los rnr:o~aies Dcs.. cartí. Es preciso mantener esta rinda en su cauce. con los de una fuente. unos puntos de l'Cscate. Incluso el aqujero dfl una (:f~rriJdura o l>l rendija do 1111a puerta deja pasar . camroues y los avlones. Pope! Pora la mayona de nosotros..1 cli-)ro.e· tlliniento córnodo paro eli1ninar Jo que no interesa. unos si t1os donde guardarlo y 1111 proc.ra Jos dr::splaL~micn. fVlon· tartas de correspondenc¡c [importante o no).->Clesta a .ipcl.. quf'> intentar t:'>~cfuir lodo sonido por compteto..ir!o. basadas en el paso de oi.'o. porfurne acústico . Los depósilús rlo al1nacena· micnLo deben ser lo b.~ereotransport:idos es bloquear el paso del aire. eic. hay que resolver este problema me· dlsnte una soluclon de cornpramlso cuídadosamente estableetda. Ja <-~conomia sugiere Ull paso sitnpJe .t1stat1te grandes µara a1nonton:ir papet durante periodos en que rio hay tiernpo do clasific:irlos.o lriu o caliente. sino tamlnén de los coches . por ejem· plo. revistas. Leer lb ArchJvvr. etc. ¿ Cón10 ~ntr~ el papel'> ncpnrlo de ¡?(:( j(Jrfir:Qs. Cómo detenerlo por completo entra en coníhcto con muchas demandas del confort.'ls. Becordemos que los sonidos no sólo proceden de los seres an1aL10~. Escribir 1nas ¡u. de los osnecíahstas en acüsuca: es muy posible qui> usted desee an1orH<Jt1fJr los s<1oidos desaqrüdables.t. cajas.tos del p..s. f:IJ re:->.011 él y dónde? Cl<1sificarlo. Cú'n· viene recoqer a qui el concepto d<: -sonido blanco ·· o . I Jevao'o por usted 1n1sn)O ¿Oue hace r. establecer 1111 ca1nino p. envoltortos. cartones./ep.

238 .

Finlr1rfdi<1.2.:)r 239 . JJ. Atvc:f aono. 1057 lm~1tra.o vvcksonntske. !glas.

perros.J salida del P<1¡)el. Y por una razón: paqarnos a buen precio esos alimentos por ello ten e· mos más cuidado.1\ donde? Usted.~s.1r c11.•. adecuados e incluso con vistas.viendas para pobres. Pensar en lo que se debe hacer para evitar la frustractón de niños. Por eso también aquí la existencia ele u11 camino claro inlluye en la economía de esfuerzos.tcd desde . Una papelera es esen· cial y un incinerador o una chimenea pueden ser muy útiles.'.? cntte hvst1.$ niños. fin scrv. introduce un nuevo matiz en todo el proceso. Elhnlo<1ndolo.Jrdan. En nue=->tro país. Alimentos Las mareas de a! tmentos que entran y salen de nuestras casas suelen estar sometidas a un control considerable. ¿Oc dónde lleqan los aumentos? Tra11sportt1()os por 1. El servicio 1nunjcipnl do bosaro». La exhibición de algo Importante. ¿Có1no sale el papal de su casa'! Por correo. Pero los aumentos abultan mucho y sus y recipientes son pe· sados. Tronsoortnaos nor usted desde su coche hest» <lande se guar():ut Entregados por f1/guien que pvede 1Jcg. o de viviendas pobree para personas de Jngrc. y la tremenda desesperación de lntentar amontonar demeetades cosas en un espscro de· mesiado pequeño merece una illla prio. La ehmlnación puede dramatizarse con 11n-0 boca gigantesca y una papelera puede acelerar h.cio }"Jn'vado de in}sun.Ttmrto..rhJad en la pla11ificación de su casa..cesttarran lut~kres cómodos.mente más estrtcto que las mareas de papel. ¿Quién lo ethnina? ¿Desde dónde? .sos modios es la acumulación incontrolada de papel y desperdicios. como los dihujos do IO. Reciclándolo. . las tireas ele clasificación y lectura pueden tener importancia especlol para alqunas personas que no.1 donde s« gtu..jndo tJsted no está cu coso. el Signo mas claro de vi. etc.

Los conqeladores hasta ahora solían ser cajas que se . Esto probabtemente ocurrirá en un roostrador próxlrno <11 fregadero y preferiblemente cerca tomblén del re. Este tipo de ahnaceoamtento ofrece una disposición ü1 il y cómoda para cajas. Los ali· 111e111os que han de retr~g~n:uso pueden ser claslñcados rápldamente y los otros ir a donde corresponda.60 metros.nómlcameute quedar. E1'I esl~ caso.1 o más. aun.)riz<1da. café y slml lares. triturándolos. unos ~l6 cm.dolos.1ándl)los.dientes o coroprerse empotrndcs en altos muebles de 90 cm de altura. meaclén.1 nccestdad de economlanr en este camlnu se pon· drá de manifiesto cada vez que usted llega ti casa desde el supermercado. Alrnacen6miento de /Icores y •. 1'a1nbié11 los hay con sJran varteded de accesorios para tebrtcar. se puede ut rltanr un escabel al ro.1J11os.nldad de ordenar los recipientes y jugar con sus formas }' colores. puede disponer 11n¿1 su· perhcle con la altura de un pupitr<> (unos 70 ó 75 cm) y sitio debajo pnn1 meter lns rodillas.sin ellas. En la mayoría do los casos este viaje. que empieza eri el automóvil y acaba eu la cocina.haroos) y. Hay que tener un lugar e$pecial para las botellas de licor y sobre todo para P.dor o la despensa. Un c()11!1<:lador. Cstos pterden el aire Irte rnés r~pid(t!l'!Cntc cuando !.golpcándofos.sarlo. bolsas y botes Pueden completarse con unas puertas troruales o más eco. Cujones o cobo«. 0&!:. Suelen tener 6S en) de profundidad y sus anchuras variuu con la capacidad. los Java o hace lo que sea noce.111 lugar r resco. O bien.I vino que debe guardarse en 1. ¿Dónde so abrirán los paquetes y se pre· parará li) comida? En 1111 mostrsaor. los altmcntos han de sacarse del frigorífico.i nui:1r. ¿Donde so almacenarént Fn tul /rigo1iíico. T:irt(}s do co11d/011·~11tos. l OS estsntes con tJH(I profundidad méxtma de 30 cm pueden extenderse desde ef suelo hasta la altura de la cec1bei. Estonte«. ha· rlna. útiles par» guardar aumentos sueltos.sonas muy al ras. stemfn ltJ mínlma de unos fiO cm.~ abren. El formato normal de cocina restn•tg(lo estas zonas de conservaclón de alimentos al espacio que hay bojo ni mostrador (estantes de GO cm de profundidad que nos obllgo.n a erro. So profundidad está bastante est<1ndf. dando 2 4 0 entonces a las amas de casa la npnrtu. L. una pequeña distancia refuerza el rito de elegir una botella. los abre. Son más cómodos pero su espacio es insofi<:io11to casi stcmprc. Y es tamblén eJ lugar para descargar los paquetes on que llegan.ditlaruos o . útiles para guardar azúcar.frl~Jcrador. almacenar bollas Botes. Este mostrador es el lugar dr. . los estantes 1)$U111 cnclma del mostrador a una altura que oscila entre l /10 y 1. pero economizan más ospacio. de medo que estén bien visibles· los diversos objetos. Su altura estándar es de 90 (:11'1 sobre el sucio. el conqola. vérliéndolos o li<:. debe ser <'!uidndosamente trazado. como patatas o ce- A un Jug<Jr donde SIJ cfnsiUca11. todas aquellas rn(lquinas desunadas u cembiar las termas de los altmeutos . Proporciona espacio para conservaclón en frío a corto plazo y un poco para conservación a largo ph\7(1 en el compartunento conqelador.flS8. aunque los hay más altos o 1uás bajos segúo su estatura. pero este tipo está retrocediendo ante otros con forma d~ lrlgo· nñco y puertas lrontalcs. los frigoríficos pueden ser tndepeu. Si quiere hacer sen.e incluso expulsar semlautométlcamenre los cubitos de lilélO.que los hay a unos 2 metros 1)ara par. en el mejor de los casos.>·f'P. y colocarse en alqún ILlgar mientras usted piensa.tado esta parte cJe hl preparación de los alimentos.abrfan por arriba.

Triturador de bosure« pi)fl:I el resto de los desnontictos. por ejemplo. ¿Qué otros aparatos de cocina quiere? Asador. ya sea sentado.:igacharnos pero ahorran espacio y en general son más baratos. y otro debajo. y esperará que tenga una vista agrudable En camblo. Coletcrn. f\<1ui nuestro . Tosteoor etéctric» de pan._ Con etecuictdod.-1 rnis1nQ lugflr en que.1e sobra? Guardar lo eorovecbobte.1lú o sugestión: las mesas íl. da pie o recostado en escabeles etros. pueden Incrementar la probabllldad de qun Iris personas <. Cuando la prisa o la comodidad lo aconsejen puede hacerse así. H<1y un enorme surtido de aparatos de cocina con fines especíHcos que pueden situarse con gran libertad. los hornos debajo del -fogón nos obtlqan a . ya sea fuera. al nivel de la vista. aunque casi todos elJos son otécrrtcos. Uno o do\> n1ontado debo¡o o encima (h>I mostredor. Algunas cocmas de una sola pieza se fabrican con un horno encima.e pueden establecer rnt- nuetosamente. Sólo alguoas sobras pueden tiesa· parecer por este camlno. ¿Oónde se come? Donde se prepara la cooikt».>nteido e11 ot 1110$tN1dor.¿Cón10 calentára A la comida? ~}DS. Incluso pueden estar en r. ¿es vislhli: Ja vtsta tras la puesta de ~oJ? ¿Pueden controlarse las luce$'! 1 ¿1 irnr>rovisación suqlcre también la poslbllktad d~ comer donde a uno le apetezca.se come. [lilniu.:<11l"1An ¿1llí. Cobu de la L:isurfJ p¿¡r(I el resto do los desnoratcto». Otros.acibn en 11nfl habitación . Apt1rato ooro tmccr Joocfves.:1r las despctdlclos pur el ireqo. la ventaja de Jos hor. la mayoría pro. El ritual comporta ar¡u1 la Imaqen de una gran mesa en la que quepan iodos.deso. ¿Qu~ clase de ho1 no u hornos prefiere? Uno o dos 011 1111(1 cocina ostánder. a1HA la tolevrsrón. ¿Cuál es el destino de fo <11. con al rnenos 60 cm de perímetro por persona a servir y el espacio suficlente para manrobrar con una sllla así como para el servicio. A-1<.nos independientes está en la posibilidad de colocarlos JO bastante altos para mirar dentro y remover su con· tenido. . ¿Ot16 clase de fogón prefiere? Combinodo con ono u do» hornos para obtener vntJ cocina estóndar. Debe estar cerca de donde Ge calíenta l<l comida: sí este lnqar se usa para desayunos y almuerzos. en el Invernadero o en la cama: requiere f!Stffn1. Jos comedores propian1ente dichos por.ferirá que Je dé el sol. Las condiciones de este espauln !.terrecen a la cateqoria dal rito solemne 1> a la improvl~.l aire llbre. E11 tío luy<:1r f?SJ)<n:IC!I para comer.

mesttles do t~otliu. Estos recipientes.11' área de fregadero Indepcndtonro.: bur. hay que considerar su alrnacenamtento. un¡:¡ cocina de de los desperdíclos se eliminan por el freqadoro poro los residuos sólidos y los envoltorios permaoocou eomo tafe!.camino se cruza n1onu1nent$I de nuevo metálicos y de pléstico. o bien si usted l!Cf•~'-'4 separar los recipientes desuuados a ocasiones especíalos de aquellos que !.nado con el de la comida es el de las vasijas en que se prepara n sirve. espinas. ¿Oónde usará tos ph1tos'l En pn moetrodor o roes.sit8s de cole.. que no a perros . ratas o nii)os. Con todo. cobre y vidrio tienen parn (llgunas personas mucha im. todovia raros 241 servicio o 1. con depósitos en su rula. cubiertos.O nxan » diario. ¿Donde Quard¿)rá platos. para sacar las basuras de la cocina y 1. utensilios de plata. Podrían estar 011 1()$ hes· bttactones principales (IP. cómodo e hlglénlco.. Tenernos ex· coso de aluncnros. cerc& del he· gaclef'O. tn esto caso imeresa ante todo scñalnr dónde se usarán y dónde se lavarán.1'1 regarse con Se· ~Ju1•lcfad .virla.i otros: un basurero. [n ermorítos aonao no se vea». E11 buitets.1ssrlin. . los trituradores.:1 casa.)U(:ch1n verlos tJsttd y tes vtsito«. Platos y otros utensilios de cocina Un camino estrechamente retaclo. y tas armaduras en que lleqnn (huesos. la casa o e1'1 to zona en que. Pueden :.se servirá lo comhla. Pon) normalmente debe encont rarse un ca· rul110 fácil. Esta división se pr<>dt1G1:r:1 si cxi!>t"' un bar separado.. Oívi<lidos enrre los lt1f1<:1res en qu~ «o 1. 1ncs:is.portancia y en ocasiones están hechos con gran cuidado. En muchas casas qran parte con el problema de las basuras. vasos ~· bandeias? [o estuntes donde . Otros prel tcren comer en platos do papet. La vajilla llega a la casa u1uy pocas veces y eso nos permite suponer que ya eMá allí.incJo de clavos. urenst flos de cocina.-da11 r. otc. Para propnrar la comida y ser. peltre.) y de papeles 1:1 menudo mojados }' grasientos as¡ como envoltorios y C<lStOSQ:.1unos para cazuelas y sa-ronos. a un l119llr en el que p11r. Éste es el método h1vori10 de af~. (·lstan y·~ en el mercado t pueden mitig3r este problcmn. asi e-orno vasos. r11P.. rnostr1Jdores.1~r estantes p(oplarnoute dichos O vltrlnas.. cubiertos. con un mfnlmc de olor 'I rnolesuas. CoJg. En borres <h.

ted tiene que volver a colo.dlcle un peco de espacio por arriba. més stmplemente.. Aunque estas prendas se encaman a veces de controlar la lu7 en las ventanas y otras son etemeruos puramente decorattvos cual acousoja un «cuarto (J<: berro .}v.sombreros y p¿lf:. En los clilnas.:1tos lejos de dondu te. Eu ciertos climas. lavan y seca y se usan de nuevo.1plalos.rvi<.guns. ff!I~ d:in y otras prendas que no tienen por qué estar en perchas.. otras reposan sobre estantes o en cajones.Incs . o que nos rodean en l~ cama o ruer<. (1. E$ guardada tcrnporalmentc. debe habor 1. ~. barrrir.u<Jrdados. ltstos nonnalcnuuo só!o tienen que tenes ·15 ene de profundidad. &to se compensa en parte colocando una barra (o más alta posible. de se lavan. También dch~ cousrdorar otros nrocedimien. desoribtcndo ..(ars1~ y guardarse en ca]onr.io o incluso UJHJ bandeja normal. Aqui el camine de los platos se cruza con el del llgua. la caracrcrisuca ríe casi teclas las que hay en nuestras casas es que se aqrupan. eomn chaquetas o camisas y tatnhién desper. puede usarse una bandejo ¿Ouó ocurre con lit ropa cuando ontrn por primera vez (!tt la casa? En fr1:·r1.g~n en perchas. un3 mesita <le sc.:. sin caer en la inco1nodidad. debe preverlo. Si es una bandeja. En la mayona de los r. Si qulere guardar lo~ ¡)J.tidos en perchas tes serán entregados frecuentemente a In puerta ue su casa..en cada extremo de su viaje. colqadas o dobladas :iC~IÍn qusio.1e dt:ija coosiderable espacio sin utili7ar debajo de los corros. Si qutcro hahi litar síuo para esas ~111 rega$ cuando no esté en casa. los elementos rnás ra1niliares de la domesticidad son las prendas que util lznrnos para vestirnos.e y quitarse Cf>IA$ ¡)rendas suci'1s.-:.iuch()S artrcutos pueden p!c!'. lo S1} Ropa de casa y de vestír Aparte de la comida y el agua. o pinzas para ~JU:ll"dar pantnlones. unas prendas cuel. >' luego otra algo más abajo de modo que las prendas más cortas puedan doblarse encima.isa. especlahnnnte en tos zapatos.Ar9arla. Para :ier real. en estantes.. por lo (1 . la nieve o la fluviti puede lle~Jar 1ni::-r· cleda con barro. lo que permlto Im reducir los VD~I ido:i larqos.-. Agrup~ndolos tJIJl<:s dti r.ln":?Ciso con los tanlafi1>s.11111.:is es nccexarto un Jug:lr para desvesi tr so al volver a . A1111q1. las prendas pueden ser muy qruesas y exigir gran cantiditd de esnacio en <:<>lt1adores o en un armario.ldr:n'Js o /. e incluso e11 ocasiones cabe califtcarlas de obras do arle. U.:1sí un cam ino perfectamente detectable a través de In casa.i de ella. Sl os un carrito con ruedasdebe haber sitio para maniobrar. la barra de hes perchas esto 1 .carlos en los estantes o colqados 1le los clavos de fa pared. Los abrtqus pueden ~Jotear por la Huvra o la nieve y neccsuar un espacio para nscurrh-.1n lugar donde colocarla -1.~rrrJarivs. 2 4 2 los paquetes de ropa li1n•Jia y los ves. deberá medir sus propias prendas.. ¿Có1no 9uardató los platea ch~ nuí!IJ<)? CefCD. que so <lftruvec:hará 1 amblén para deposita.tos de C<1lge1r la ropa: hendiduras. sepsra d('/ coerpo. o bien para secar nuestros cuerpos u otros objetos. especial con un sucio ifn· permcahilii!(ldO y un lugar donde sen tar!'.65 nietros sobre el nivel del suelo. igualrncr1te mojados.rrlí!NI (~ ¡'. nonna de los arnu1rios roperos con colgadores es que deben tener al menos SO en) de prí>· f un<lidad. Si usted utl lbo:a los servicios dt> una lavandería. ¿Dónde plazo? va la ropa que so qua-da a larg<• A uoos .Ut.

1u11ciu<. de si se bañ<t Justo antes de vestrrse-> y de sus profercuctas. objetos.. En esto caso desear<-\ síuos doutle <l! Jr(. Esto puede hacerse corca do los ll'g<lres en que se aqrupan las prendas sucias o al final del conducto que parte de ellos. ¿Córuo se plancha'> F. pro· porclona u11t1 r.) viste caliente. rrtto para llevarla hasta un lu9a1· contrnl. ¿Cón10 prcíi<. No se 1>/Boclirr. pero <• algunas personas no les gustan Las cortlnas so mueven. . Es una mclestla pero no so ha J11vG:11tad<J todavía un buen sustltuto para el dulce aroma de I~ rop11 c1ue ha secado ol sol y al vll:!nlo. pero co1lS1. a una tevonderio.a cuestión del r-ierre de los armarios también suscita discusiones._ su alrededor.-gilble~~ son cómodas y banl· tas. ¿. ctlidad de acceso a IO$ contemdos. Co1no l.1v.rc dovulverfa a su lu~J~r Inicial? Con el n1c11or csluórxo. c:Jndola cerca. Gurud:uropas. l:n o cerca o'e /os boños.u) prendas l!e fibra. C6rnocl8::. Las prendas con ciertos t~jidos tienen que secarse en perchas. Cotno 10$ i~r~ seys.: olTO::. bol· sos y paraguas pueden encajar en el esnac¡o vscío que queda arriba y dc~h<ij1) de las prendas CíJlgadA:i. sombreros.t· parta y t<ll vez un conducto o un ca. por ejemplo. ¿Dónde va la ropa sucia? Fuera ae to casa.Córr10 se seca? F.i de aislamiento y fa. Los puertas correderas tapan lo n1i1:id dol armario en cu:iiqui<:r momento. ¿Dónde estarian los arrnanos? f11 o cercs ele los áomútorios. Tendrá qua fu11r. en un cu8rto de plancha o en cualquier Ju9nr dn la casa.n (Jn secodor.Jndola y se· . Tamblén debe decidir qué ctase <le armarlo necesita y de qué tamaño: la mejer manera de juzgar es medir lo que tiene y aplicarlo un coeficiente de crecimiento. l.. como zapatos. El anncuado ropero por el <¡ue se puede caminar y eu el que se entra a través de una puerta de una sola hoja. Lus puertas plr. Otra es dotarlos de puertas giratorias.n un::J tabla de planclu). Es preciso QlH~ hay<l llrl lug3r donde colocarlas y algo debajo que no so estropee con el $JOtoo del agua. (s1<1 <'!:.. aunque éstas requieren sllio libro .. EscurthJodoln a n18no.ornbin.. algo que depende <to sus costumbres --p-or ejompto. Se lt1va en casa. Puede estíJr fija o sor p<>r-h1t11 y utilizarla en ltl co~ cina..11'l1<:! més espacio que cualquier otra solución. Tcndfr:ndo/11 aeotro áe Ja coso.ición sorprenden· temente efecti1J.. Una postbilldud es dejn1 los abiertos.que so pierde espacio si se combínan con fu 7ona de las perchas. h. Tt-:odiéncfola fuera. de sf le gusta que el dormlrcrlo eslé libre de ropa o lndepcnrñome de modo que donde duerma esté: fres· co y donde S¡.i011(1r a gas o por eler+rtcrdad.

re. . Cama dos cuerpos de 14Q x 185 cm.1rt.mohadas de plumas. colchones. estampados u otros adornos. como en gran parte del resto del mundo. espuma de caucho u otros materiales se añaden en In ca· bocera de la cama cubriéndolas con un almohadón. Encima de las dos sábanas se apilan las mantas. algunas calentadas eléctrícamenre. los hábitos de dormir que predominan en los Estados Unidos.tea este complejo sistema de cstrattfí. Luego están las sabanas. 01ro ~1ran '~p:>rtado de la ropa do· mésHca es Ja ropa de c~11nn. CanuJ tres cuartos de 1·10 X 185 cm.cuente pero ha sido sustituido por una amplia gama de coloridos y dibujos.¡1rfa puede ser difictl. Ca11w roy de 195 X 190 cm. Ct1mu aerr1él8 de /00 X 185 Cft). Ca1na si1np/e <le 80 x t85 en>. Al.dos. aunque Ja tendencia a mantener inalterable la temperatura ele la habita· ción puede acelerar su desaparición. el principal problema que plan. Se pone gran cuidado en embellecer las partes superiores de las sábanas y los almohadones con borda.quieren supertlcies horizontales blandas. La :::oradci pesa y Lra11sp<. ¿Da qué cuén- tamaño quiere la cama? ¿Y tas camas de cada tamaño? CiJtrc de 70 X 185 cm.90 metros y además se venden: Cama rohu. o bien con resortes metálicos dentro de una funda acolchada de algodón que se mantiene a unos centímetros por encima del suelo sobre unas tablas rigidas o sobre somieres elásticos.En ao Ct1frito o ona b0Js:1 ccuJ rvedas. Oulzá unos hermosos sacos de dormir lavables nos 1 iberen en el futuro de esa tarea. nos carga con una tarea cotidiana que cada vez resulta menos apropiada a ese modo de vida mecanizado que tanto apre ciamos la mavoria.t de 150 x 190 c1n. Los colchones están estandarizados. Hoy. Tarnbién existen normalmente todos esos modelos con una longitud de 1 .cacron de las prendas de cama. En 243 la actualidad. Se venden fundas que los mantienen 1 lmptos. fabricados gcmernl mente con espuma de caucho o plástico. las sábanas y los almohadones de tejidos linos. y de nuestro apego al colchón tradicional. Este ernbelleclmlcnto es cada vez menos fre. asl como la suposición generalizada de que no hacer las camas a diario es reprensible. fo bastante nrandes para rodear el colchón ajustándose exactamente en nos o las cuatro esquinas del mismo.

Como a menudo se usan v•tirias: veces. [u uoa IJO/sa con roeaos.. 11Ac<llan1e a11 tobogtni . Oonde so» l. Cercs del comedor.¿ 06o<Je 9uílrdará la <opa de can1a? Eo el ormsrio de( dormuotto. En un carrito. cuando menos.vcJo'as. estas prendas siguen la misma Otra clase de ropa son las toallas. terror do agua caliente para acelerar el secado de las roaüas que hay encuna >' hacerlas más agr~1dables al tacto. Las En un carrlto. Sus tipos van desde la toallita de papel ( concebida para ser destruida después de usada y que sin embargo sobrevive tiempo y tiempo en los tocadores] hasta las enormes toallas do baño y los albor. ¿Dónde se guardan? Er> /(Is zonas de Í)lrdo. Todas tienen en común ta necesidad de ser lavadas y secadas tras emplear.noces que aumentan el placer de secar. Hoy.tituidos por piezas de papel y lo mismo pasa con las servilletas. como las sábanas y almohadones. En 1111lJ b<>ls:> r:o11 ruedas. ¿Cómo la llevará al ltJgar dúnde se lav3? Pcrsona/1ncntc.se.pañado a la de cama al limbo.tas.)v6ndolt1.Cónlo la vnlvaré a guard&r? llt~v.. eran la excusa para una exuberante ac~ tividad prenupclat. no sólo han desaparecido Jos bordados sino que en muchas ocasiones los manteles son sus. Eo UH a ella.te dedicado En el coarto do pla11ch. [11 vnt~ bolso coo ruedas. 1nuy En vn carrito. secilndola y plonchándofa en COS8. [11 los baños. que ese ca. ormert« Cxc. 24tl tuberias so« también toalleros t~fic. ¿Có1no lél lavará y ~')iflnchHrá? Er>viándolv H uu{1 h11/undorh1.•. ¿Dónde quardará la ropa de mesa? Eu la zo11a de Ja cocine. Poi un tohog:fn. La ropa de mesa tradlcíonal ha acom. Fn on carrtto.. ¿Cóu10 la devolverá a su lugar? Pereonelmente. En otro h:gar. En otro Jugar.va11do se. ruta de que ya hablamos al tratar ese punto. De manera parecida habría que trai:<1r el cam ino de los paños de cocina y do otras prendas que han de lavarse regularmente. igualan a las ventajas prácticas que usted obtiene cuando no hay ropa sucia espar. No hace mucho licmpo.las una o varias veces. .. ¿Cótno llevaré la ropa de ca1na (11 lugar donde se lave? Personelmente. Sin1plen1etJte 1cr111l~r1dolo <.míno sea lo más claro r.811 de fibras si11téticas i. Con un tubogún. En la medida en que se han transformado en papel. ¿ como llegsn al punto ele lavado"? troosnonsas« pcrsonalruentc. En vn corrtto. deben colgar en toalleros paro ql11~ se sequen.osible tiene vir· tudes especiales que. l.í11doht pf:uson81Jnente pues no es voluminosa. Pero recuerde que la colada sigue siendo una pesada carga .ices. Una vez más.mino tributario de las demás clases de ropa do la casa. algvuas in· efuso se calientan por circulación In .Dónde S<! usvn? En Jos tovebo».cida por doquier. Las que siguen siendo de tela describen un ca. los manteles y serville../asíva1ner.

trlcldad que circula por su casa lo hace. Sin embargo. los voltios son la preston eléctrica.rios. de ·1050 watios.dad unitaria de 110 voltios por 15 ampe. rnás que suficiente para una estufa eléctrica). que son los voltios multiplicadns por los ampenos. por lo que puede alegarse que su mera presencia es más impor.far. 220 voltios X 20 amperios son 4400 wauos.ación a sufrir sus inconvenientes toda la vida. Electricidad NiO!Jún trazado de cammos serta completo sin seguir la ruta de la electri. La corriente de 220 voltios llega normalmente por tres hilos. por razones de comodidad y seguridad. La elec. o sea.uos) que usa "I cabo del mero. calor. y a usted se le cobran la can. represen· tan el flujo total. En analogía con el agua. registros de sonidos y rnuehísírnas otras maneras.rrido. tos aruperlos son la cantid:id de electricidad y Jos watlos.lluencia se deja sentir mucho mas allá de su propio camino.S1Jme. no llega inadvertidamente: usted tiene que Hrrnar un contrato con la compañía suministradora o tabricársola por sí mtsmo.tidad de watios o kilowatlos ( 1000 wa. nonnatrnente de f5 ampertos cada uno. en circuitos separados.cidad cuyo paso anima 1*1 casa. la corrrente llega por dos hilos y ol aparato conectado a ellos completa el circuito. sigue en píe la oportunidad de hacer . Si usted enchufa ali i aparatos que consL1111a11 más wancs.tante baratos y en la actualidad suelen ir ocultos. sobrccaroa el circuito y un in· terruptor automático lo desconecta para evitar una catástrofe. Su in. eléctricas y algunos sistemas de acondtctonamíento de aire. En el caso de los 110 voltios. y ésta es su única diíerencia respecto a la anterior. con una capaci. Al contrario que el agua. y no debe condenarla por culpa de una falta de pía- nific. pues la electricidad se transmite también en forma de luz. Cada aparato lleva una indicación del número de watíos que con. Los conductores eléctricos son bas.para el ama de casa media. En los Estados Unidos hay dos ten. Lo mismo puede decirse de otros sistemas por hilo como el teléfono y la televisión. Alqunos circuitos son de mayor capacidad para servir a aparatos que necesitan más electricidad (por ejemplo.tante que la claridad formal de su reco.siones de uso corriente: 1 fO voltios para la mayoría de los usos domésticos y 220 para apl ícacrcnos pesadas como las estu.

tono y dirección que tiene la luz natural. lo bastante brillantes y eficientes para cnmphr su tarea. cuando la imitación de 1 carruaje tirado por caballos era toda. Sólo si vive eu descampado. el diseño moderno todavía no ha conseguido en el campo rle Ja ilumi. Peto la luz artlficlal tiene el la vista.delabros (con el mconvcnlentc de que los puntos de luz pueden ofender a la vista) n linternas y farolas (y en estos casos la fuente luminosa. y en las iluminaciones indlrec1as. Sin ombarno. Da su propio ge11crador.que los recorridos de los conductores tracen por su casa una declaración visual y conceptual. vía perscgu ida con ardor. Es Interesante scñatar que la sencilla rampara de meso. . realiza ambas funciones admtrablomcnte. 110 de los hilos rnto. sino de las conducciones. Las lámparas actuales a menudo intentan Imitar can. Así usted puede hacer visible el camino. de enfocar con energía un espacio o de sugerir un movírntento a través de él..nación las sutll czas en los cambios de intensidad. consiste en exiqlr un nivel de lJuminación alta y uniforme de la misma manera que también $0 persique una rernperatura lle 2r centígrados en toda la casa. que vayan o en tuberías metállcas rígidas. de la luz que emiten son casi ilimit. las industrias de la ilurninación parecen elevar todos Jos años el nivel de luminoshlad extotdo.m lne poco). La tendencia actual. puede estar tan oculta que llu.C(11110 llega? . /v1uchos aparatos de luz eléctrica es· tán a punto de alcanzar el estado de desarrollo visual consequído por el au· tomóvít en 1902. dominada por los técnicos. en el que los conductores aislados están a mayoría do las ordenanzas exigen que los conductores en tubos flexíbles dé metal n plásticn. los apliques y las ca[as de unión. sobre todo. presumiblemente colocada de manera que el viento no la mueva. está hoy prohibido por la 245 poder de crear un ambiente¡ (aunque sea relativamente tnattorable). con una pantalla transíúclda. apartados de las superficies de madera y entre sí por aisladores blancos de porcelana. Casi seguro.rlores. Las posibillrledcs que ofrece el di· seño de lámparaa y. El anli!)uo sistema de aisladores y cables. la mejor promesa parece residir en las fuentes luminosos extensas 1 lo bastante tenues para no herír la vista. Como ya dij irnos. ¿De dónde llega fa electricidad? ñe una lucnt» 1•Jública ele cuf:r{lh>.:idtlS.

ón:tufru. es el polvo. A1)tenus de televisión o frecuencia n10. evidentemente Ja acometida de su casa ta1nhi?:11 ln sera. puede instalar un cuadro d•> lnrerruptores. un defecto ambiental. 246 reaoctores de luz. SI el ten· dido eléctrico es sobre postes. pueden tener tina función expresiva al atcsi l~oar In entrada do la l::uorgia.~. ctaro 11. conoclrcutto n incendio. ya sean para Jos iuterruptores o para In Iluminación auxl liar del exre. Describa los lugares donde quiere luz. para encender todas las luces de la casa de una vez a fin de detectar o asustar a los merodcedores. tal voz [untn a la (:funa. la unión eléctrica con el resto Despi. luststa en que fos Imcrropeores estén conveniente· 1n<H)lf~ sltuados >' sean íáí:iles de en· centrar. donde se pueda nccesttar un teléfono o donde so enchufe el cordón larqo. En lugar de que penetre de 1m. ¿córno unnedtr la entrada dc:I polvo? filtrando al vire áel exterior. Si el tendido eléctrico es :.pide la mancha visual.:lor~s »éreos.~t{1.JS¡)i· rador.to lnr.1p!iques fijos sino tamblén para aparatos móviles del mundo. Polvo Un elemento que se abre camino con tanta tuerza como el agua. Pl:lrarrtr¡'OS.01TI0 . A tlmbr~s y termostatos.onen1 1 . A Jntcrl(1p1ort{S. Pueden ser imorruplores de tres o de cuatro hilos seqún que usted quiera apaqar las luces desde el 1n!s1110 lugflr o desde un sitio distinto ti donde las encendió.rior . Las ordenanzas suelen cxiyir que hay<-1 un doble 011· chute centrado en cada 3. tendrá que elegir entro c<1IOC(ir otro poste l)t:irt1 t. por ejemplo. Un «lstema de bajo voltaje re· quiere un trcnstonnador.-1 la inspección periódica.cestbte J)(lra cuando salten ros automá. 1\ diversoe (U1<:/1ultJS.uhtf'::rrá11eo. Estos A ap:Hntos usan conductores de baja tensión. Aqul lo que interesa es prevenir su acumulación y facilitar su eliminación. Sub1e1r<lot:o. Esto se suele cousíderar. y el p~is~•j<?. pero que resulta mucho menos deseable. acometida fl l<i caga o llevarlo b(tjo 'tierra desde el poste. Pata H)liSiéa en las habitaciones en que lo desee.1110. Debe estar accesible par. Si quiere. En prlruer lugar.i para pcr1nil°lr. enterrar directamente los conductores Sin peli9ro de ¿A donde lle~1a? A u11 r. Sfst(Ut'}fJS sonoros. Éste es el procedj1niento más claro para varlar lfl Iuz artificial a lo largo del ñemeo.r Por coodur. 1.Jes a un tablcr~1 1uiuc.ticos. más corno un próximo del rendido a fn vlvlenda. ¿/\ donde va el alstema? A puotos . lo permite. Oulzñ lo Interesen también slatemas <le bajo voltaje. o TV por cable. No ol· vide el l'11tio para guardar los discos }'/O erutas. tanto para Ja elecntctdad fE-Ht'.d(tl8da. ksto último. Pero si no IH•>' demasiados. Con conductores a todos Jos lugares. cuesta más dinero pero im. pero Juego su para el to· tensión es lo bastante bajc. ¿Oué 01ros slstemas por J1iJo hay? Tetétooo. En uno de nuestros primeros proveeros diseñarnos un pílono pnra recibir los conductores dol snmlntstrn eléctrico y del sistema H~l<:if6uico que eran aéreos. Ne· cesartamcute tleue que ser tamhlén 'ac.ru:Jl. Penetra en su casa o es arrastrado hasta Hila y luego hay que eliminarlo pcrtódlcamente. y con razón.G nietros de pared Recuerde que sirven no sélo para lampar as y .

a corta dlsrancla de fn casa. Esl o inter. no reconocida. P<Jr un sendero de coches.1<:! usted nos diga que prefiere tener superficies blandas u objetos Q\.tulr el aspirador por un sistema empo- rrado en las paredes que e1npuja el polvo aspirado hasta un ~epósito central. de no mas de 3 metros de anchura si no so prevé la poslbllidud de que los cochas Circulen en dos direcciones o tougan que 1Jar marcha atrás. Se .ceptáculos d~ la basura pueden abscr. Una vez más. Ceo osmmdores. Su presencia plantea la cuestión de qué ac. puede detono-los e" algún luyar.:.Jiz¿1r1clo saoerücte« ttee« A1inilnizaodo Jos objetos susceotJIJles de evbrírse efe polvo. susn. ¿Dónde estará? Junto con sus accosortos y una bolsa pata el polvo d<:Jbe guardarse corca de los luu(tres donde so usará. Con estropajos.cepta frl polvo que se arrastra. ¿ Cérno coritroü1rfo? U.síbíe. Con un trapo mojado. ¿Gó1no llC~Jürár1 los coches ante su casa? De: ninguna rnaoer. ¿Dónde se llevará el polvo? Al frcgatf(~ro.1nu~ros y guord:>polvos. Debe ser lo bastante recto para que un cocho se mueva por 61 ¡· no demasiado tnclínado: con una pendiente máxima del 10 "·'<>. ¿C61no ~lin1inarlo? Con pl1.titud adoptar ante ellos: ¿le gustan los coches y los quiero cerca de usted? ¿O los odia y procura ocultar su presencia? Esta arnbívalencia. ColOciJndo rrlfornbr<)s o / 1flbiliUl1?dó ves. ¿Desea un fregadero cspocial'? Eliminándolo con la Ú/JSVr8. Estos objetos maniobran con mucha me.t. y Heqar a ella camtnando. El sendero puede ser est recho. Automóviles Los caminos más anchos con mu· cho -ulla vez que los bulldozers han abandonado los terrenos de su casa..natural. ha coní undído y aboqado muchas casas su· burbanas de Nortcamérlca.10 l& aqradau <J su alrededor que rninin1iznr el polvo. También es po. aunque en los SiliCS donde no hay nieve se acepta hasta el 15 <i. Con cepillos. Si los re. Cuandu se vacía la bolsa dnl aspirador o se cambia un filtro. E:.Jev611<lolo especialnrc:uJte al área tle elinúnacióo. Con escobos.nos flexibilidad que las personas a pie: no pueden subir escaleras ni girar en ángulo recto: y son muy grandes..berto. l.estarán destinados a su coche o coches. aunque resulta más caro.libvlos o cuortcs ele barro. prever los caminos le ahorrara después muchas horas.?. Si realmente los odia. 111uy posible q1.

Dónde aparcará ante su casa? En ttn gar!Jfe. Los coches se fabrican para aquantar la tnremperte pero Ja nieve que cae sobre ellos puede ser perjudicial. 247 Algunos objetos son lo suficiente· mente grandes como para merecer una atención especial: los esquíes. un gran piano. las bicicletas. y todos se mueven con su considerable volumen dentro de la casa exigiéndonos que re· flexionemos sobre sus caminos de entra· da y salida y sobre el lugar donde guar.n un paOo dcli. F.clones sólo puede afectarles la nieve amontonada pero pueden colocarse a cubierto cuando lluove. ¿Ové harán los visitan· tes si no tienen sitio en el garaje? Ante una c11trada do servicio. la sega· dora de césped.u·incipa/. Habrá que ht.necesna un círculo de 18 metros de dián1etro para evitar la marcha atrás. ¿Qué objetos 9randes tiene usted que acomodar'! ¿Qué caminos recorre . Fuera pero a cubierto. E.. una batería de música. .Cónlo ira desde el coche a la casa? Por 1n1a eotrsd» de sesvtcio. Nosotros enumeramos aquí cinco clases de objetos que pueden merecer una consideración especial y nos preguntaremos si usted los tiene. Aquí estarán secos e in· cluso calientes si quiere usted pagar fo suficiente para ello.darlos. ¡.sto puede colocar 1011 cochas al alcance de su mano sin obligarle a mojarse cuando llueve.. con lo que un garaje doble sería la habitación más grande de su casa.i casa y el qué darán las cno-adas principnl y de servicio.nrtero. Po« un pese¡«. Otros objetos las poslblt ldades de trazar el ca· mino de otros objetos hasta su casa o a través de ella son infinitas. para dejar acto seguido que trace usted sus caminos.ie. ¿ Cór110 llegarán los visitantes donde usted quiere? ¿Dónde guardará su coche o coches? Al aire ltbre.6 x 6. Oue puedo estar rodeado parcialmenre por l.6 metros por cada coche. rán? ¿Dónde se guardarán? Ovos objetos exigen una atención .lhl· litar un espacio de al menos 3. En estas condt. En un gara. ¿Encaja eso en sus prioridades? ¿O encajaría en caso de que utilizara el qataje para otros usos ocastonales? Recuerde que el cocbo es casi tan impertinente como un gran ca~ chorro y que suelta grasa por debajo. Pot la i)f)fn)thl .

o porque posee gran número de ellos.jetos requiere el ocultamiento que se practicaba normatmente con los libros obscenos. ¿Qué objetos de interés es· pecial acomodaréj ¿Qué caminos. A una le gustaría: 1. fuera (le ella. por ejemplo.tes y reptiles que coleccionan sus hijos son posibles ejemplos.especial porque son atesorados y se les dedica unos cuidados extraordinarios para impedir que se estropeen. hemos trazado junto a ellos los de las máquinas y los dominios ele las máquinas de su casa. o en el lfm ite: en un espacio grand<> o pequeño. con inhibiciones (corno metido en un ni. si usted tiene una colección de libros. servido por maquinas o abandonarlo a sus propias fuerzas: rodeado de objetos que le inte. Pero hacerlo en compañra ele otra persona. va a vestir proto.resan o libre de ellos: en silencio o recibiendo el ruido de otros.ti nras.colertamcnte. una quinta clase de ob. con comodldad o sin topa alquna: por tanto. caliente o frío.dará? ¿Oué caminos recorrerán? ¿Dónde se guardarán? ¿Có1no estarán seguros? Ciertos objetos merecen una aten· ción especial porque ucnen un interés especial para usted.. y la manera de ocuparlos prevista por usted.bitación.rdarán'/ Y hay otros objetos a los que se presta atención especial por sus cuatídades desagradables. con otra persona o en un grupo: dentro de la casa. Estar desnudo. Una botella de tinte rubio para mente (barriendo las oscateras al bajar). las ropas de qlm. 4. Los colecciones entran dentro de esta categoría. y que algunos segu irán prac. Estirarse a placer dentro del baño. En cambio. de la señora de la limpieza o de amigos poco discretos ¿Qué objetos hay que ocultar en la casa? ¿Por qué caminos se desplazarán subrepticiamente? ¿Córno los retirará furtiva- mente? Adultos Hasta ahora sólo hemos descrito los cam inos de las cosas. las el rcunstancias de un baño en reta· ero» con dos personas totalmente dis. ¿Qué objetos de su casa necesitan aislamiento? ¿Qué caminos recorrerán'! ¿Dónde se los con· finará? Finalmente.cho) o no se va a mover mida (perma.ticando. por ejemplo. Y al hacerlo se le plantearán cuestiones como éstas: si se ha de mover amplia· 248 A continuación pensará cómo le gus~ tarta pasar los días.necerá en reposo}: s. o una bolsita de marihuana exigirán un luqar especial a salvo de los niiios. 2. querrá mantenerlos en un orden específico. anotando sus observoctonos en términos parecidos a los que acabamos de emplear en re. y qué pro babi lid ad hay do que pueda hacerlo así. aunque no sean extra· ordinariamente frágiles o valiosos. el pelo. o quizá las scrptcn. los escenarlos vactos que ahora requieren la interpretación de lo que serán sus acciones.nasia una vez rotas.recorrerán? ¿Dónde se gur. rompan o manchen. lacton con sus preferencias en cada ha. 3. observar cutdaoosamenre sus preferencias respecto a los lugares en que quiere estar. ¿Qué tesoros acorno. Consideremos. y para ser completos. sólo hemos insinuado con las habitaciones. . Por ejemplo. si estará de hurnor para exhibirse o por el contrario preferirá ocultarse: si querrá estar solo. tibio o fresco. pues. Necesita. Oue no le vean.

se bana. Ouo no le vean. o bien a la aplastante victoria de uno so· bro otro. Estar a cubierto. La abstrac. recibo a los amigos. Esta dcscnpcion en diez puntos de. Estar en un espacio amptio. fvlnntenen1os esta corecnraüa abstracta porque queremos evitar que sus acciones so conviertan dernaaiado pronto en estereotipos.cías especiales de estos grupos). Escuchar los sonidos de otros. 6. lava al perro. lo torna.petir esto para describir las acciones de C¿lcl~ nucmbro adulto de la familla. Por ejemplo.bería hacerse paro cada acción del din (dónde le gustaría estar cuando se le. Estar en un espacio abrtgado. 9. B.. UtiHzar una bañera libre de objetos.ches. 8. Estar salo.ción es tarnbíen. Y estar caliente. Estar en un espacio lurninoso y abierto. se viste. Por ejemplo. va al lavabo. estar desnudo. prepara el desayuno.ue~10 sería útt! elaborar hstas stmltares para los nlños. olvida el almuerzo. pero [un. les da ras buenas no. logo que tiene en su casa la señora Jones. 7. los invi1ndos. 6. conversa con los amíqos ante la chímenca. Estar en un espacio pe. toma un bailo de sol. Cornprlrnirsa en una bañe· ra justa. 5. arre· glo la scqadora. tachar las redundancias y resolver los conllictos.queño. Estar en silencio. Otro quizá preñrlese: 1. 4. 10. habrá que llegar a un curnprornlso. 7. 9. prepara un cocktal 1. Estor a cubierto.vanta.5. V habrta que re. cena. 3.las listas. Disponer de una gigantesca bañera «xleada de cálidos muros de madera. Estar cal lente. to a una terraaa. los criados y los animales doméstlcos (dentro do poco enumeraremos alqunas circunsran.posa no necesitan chimeneas dlsuntas para sentarse ante ellas: pero Si usted ~' su compaücra quicrcu donnlr juntos. su vecina: o la habitación familiar que estnría bien así porque 1 odas las que se le parecen Jo están. el cuarto de estar que C3Si inevilablernente habría que comparar con el maravilloso homó . lava los pintos}. se tumba en la terraza. charla con un ilmigo. pensamos . echa una siest~J. usted y su es. 10. uno en una gran habtractón soleada y el otro en una habñación oscura y pcquefia.. A continuacién habna que compara. se desnuda. l. bañado por el sol de la tarde. 2. torna un vaso de Jerez.

Las ex. Recuerden que los rufins desarrouan una vida 1r1. Niños Los niños de su farnilia rcqulcron la elaboración de nstas cspcctales para ellos (o por ellos. Las listas que tendrá que hacer no le darán la inforn1acion suñcíente para determinar una solución única para su casa.to también que la niñez constituye un periodo de cambio rápido y que para cuando se haya planificado con excesiva precisión los rcquerhuientos <lr: un niño de nueve años dentro de una casa es muy posible que tenga ya diez. Pero será ca pal.ba oc las llstas. Pero In convenlcncla de dar a los nlnus la oportuntdad de abrtr sus sentídos debería ser evidente. 1~5 una lin1it<lción tan ~Jrave como I.bando. reducido al principio a sus cunas y que luego se va ensanchando a me. la luz y el moví. si tienen edad suf ciente).costra y cómo poclrian ser A conrinua. y pedirles que sean cuidadosos en pequeños espacíos atestados de objetos cencados resulta puco razonable.ta de al ímento y educación Que esta pri. sometiéndolos a la prue. para ahorrar dlnero y reser.:·1s limltada que los adul tos. .quinas necesarios y organiz<trlos como hemos descrito.var espacios que podrían habitarse mejor. ta creación es una búsqueda pacientc-.miento. la ausencia de exportoncías con el mundo que les rodea. de juzgar. enmendando ~I esquema (o descartándote y haciendo otro) hasta qua consiqa algo que funcione. con esas 249 Conviene añadir que muchos niños se desarrollan ílslcamente antes de au.vación sensorial no es exclusiva de l.nosotros. una ayuda porque ciertos espacios de la casa suburbana típica no son agradables ni útiles.mentar su capacidad de cuordlnacion.periencias do! espacio.) tal.day lnns. Los maest ros <le los barrios bajos de ras ciudades observan que fa privación ambtentat. así corno las oportunidades de que sucedan cosas son stempre nuevas en sus vidas. listas y sus comblnaclones. y convendría pasarlos por alto totnlmente..ción pudrri <lec id ir los dcmmios de má. en un mundo mucho n1ás re· queño. Es cier. Siga pro. el número ele habttacíoncs indepcndienles que ne. y otras necestdades.rJida que aumenta su n1ovdicJad.J niñez o lo pobreza pueden comprobarlo todos los adultos qua frecuenten Holi. Esta actividad es agradable y como soiia!a el titulo del ultimo libro de notas clo Le Corbuster .

<{iones socrarcs que. En nuestras desr: 1 ual izadas vidas. con 1111 número bastante s1ra11de de objetos exlnbrbles que se utlllz. pero en un escenario distinto dol que flOOge normallnnntc lns vidas de sus farni 1 lares. Si quiere. compradas en ~Jranclcs almacenes con fines inciertos.:ibéln para indica1 al invltado el estatus socia! y 1 as oreocopactones del dueño de In C'1Sa. exhibir más sinceramente sus preocupaciones. en cambio. se reaüza ante los invitados. sin embarno. controlada en el tiempo y el espacio desde que se penetra por un jardín sobre predras amorosan ren te colocadas hasta un pabellón del que han dosaoare. lo que hacen y corno quiere usted que reaccionen unte su exhibrclóu.Invitados Se rnqulcrcn otras corcoorauas para cnct~ cnt<~gorí:i dr. en general. tnvunoos (los do sus hijos.mente anodino puede ser útll. tas claves de Is exhibición del cuarto de estar pueden parecer -yde hecho pue.sidades al arquitecto. y por ~~uru u~sto 250 .te· fa lsas. este anorurnato resuelta. u .carse en la conducta y en unos cuantos adminrculns de ~Jra11 valor. Cuando ustcu trace los nrovnnlentos de sus invitados en esa coreooratia en diez partes. por supuesto. o los suyos. los que vienen a iu. los que acuden a comer o a una reunión politica). Resulta asombroso comprobar.den ser consciente o lucouscrentcmeu. beber o echar una partida de bridge.. El ceremonioso lé japones es un ejemplo muv conocido de rclacton alta· mente ritunlizada entre anfítrton o lnvitado.cioo tocias las claves lndcscablos.tros mismos es una función importaure de la casa y que. tan impersn nares corno el mobiliario de la habitación dr::I (11t1n10 rnotcl en que usted estuvo Si quiere mantener (:1 sus invitados a crerta drstancra. gran importaneta que suelen conceder a estas oca.gar. Las habila· clones <le la casa vicrnrlana ( 4) servían igualrnente de escenano a In exhibiclún ~' la conducta n tual izada. cuando los el lentes descrthcn sus nocc. considere cómo se ruuovcn. la. son poco frecuentes: "Sólo dos O tres pare. es que Ja exlribició11 de noso.jas para corner-. Lo que cuenta. lo que veo (y Ju que usted les oculta). de manera <lUO la uxhlblctón puedo ento. sesenta personas para un cocktal I ··.

también puede hacerto.h.·1 Bibliote. si sus invitados ._.\•/ 251 si se puede permitir ese espacio. por cjcmpto. ca. Jersey.:n. cusa Orníor. N. •' "1 tsuu. Pero el marco debe estar entonces completo porque.. 1880 ~ 1 1.

si los tiene. cerraduras y síste.deadores y ganlberrosconstituyen un grupo especial aJ que no es preciso apll. incluso cuando usted cocina o se baila. mero.preguntan por ni asco. lntente aplicar In corcografja de diez puntos a sus criados y vea si modifica los oeuern« de su casa.mns cJectrilicados con rimbros o teléfo. En las casas antis1uas había a menudo escaleras traseras que sumluistrabun una ruta de circulación a los criados. ropas y desechos de papel.car tocio el test de diez puntos. rcsultarta muy embamzoso para usted llevarles entre bastidores. Ct. También las rutas de los . de los platos. No ínvitados Los no invitados -ladrones. cuando un intruso (o cuotquicr otro) fuerce una ventana o entre en una . y con los invitados es la irrtlrnidad. que sol iau estar presididas. l al vez se deba a es·to el que esas rutas sigan recibiendo hoy tan poca atención.ilin"lcntos y las basuras. Por otro lado. se mnntonian aparte de las de! pro.p1 etario.nos conectados con la policía. U110 de los mayores problemas que se le plantean cuando corenqraffa los pat (f!rns oc sus huéspedes es determinar hasta qué punto coinciden realmente con los suyos. tal vez usted desee mezclar su vida normal con la vida que comparte con sus invitados. En este caso le cuestión prrncrpal es el grado en que usted desea protegerse contra el los. ¿En qué grado se pliegan a lo que usted quiere que sean? ¿Hasta qué punto se abren a sus posesiones y sus propios mocos de vida? Criados Un problema importante con lo~ criados. la coordinación de sus movtnuentos ton los do usted. l:n C$1°P.poi los eria· dos.lSO pUf)de enseñarles lo que nH~S aprecia y permitir que sus osouemos coincidan con los de ellos. o ambas cosas. Los procedimientos en vigor incl u. cerrojos.yen muros.

sus tipos de relación con los dominios de las rnáquinas y Ja manera de que todo encale en el lunar: si el resultado del primer intento no le parece dcmastado afortunado.¿Donde se unirá el camino de sus desperdíc. el aire. La ventaja. es la sensación de ~eguridad~ Otros artificios de alarma. Y si usted esta tumtamcntalmente preocupado por sus propiedades. qa tos. naturalmente. El re~ suitado final debe ser capaz de acogerle o usted y do alimentar sus entusíasmos. todavia habrá de abordar la tarea de vaciar todo esto en el molde de sus sueños. y Juego de coreografiar los caminos de adunes. pueden ser en deterrntoadas círcunstsncíns más acense.res que funcionan nial. niilos. Ensayar estas restricciones: físicas? ¿Dónde se cruzarán sus cern!nos con los d~ los aumentos y los platos? .nos con los de los mlembros de la íamllia? ¿Córno se prote~1erá11 de los elementos? 1mágenes Cuando usted haya trazado todos tos caminos clel agua. las aguas residuales y otros desechos? ¿Cuúndo coincidirán sus cami. una 252 las variantes de acoplamiento de las habitaciones (que no son tantas). Animales domésticos El ultimo grupo especial a coreogra. animales e intrusos. invitados. Es decir. los alimentos.os cun el de lat. y de las personas que vivl. .cione sino que esté inspirada en el es. el polvo. busque algún experto que le ayude. conejos. Sólo entonces usted podrá hacer una casa que no sólo fun. cabras u otros ani males e11 la casa? ¿Li1nitarií sus cammos con vallas. pruebe de nuevo sin olvidar ser fiel a sus propias imágenes. Si cuando ha hecho iodo esto se siente inseguro respecto a su capacidad para re<ilízar su programa en términos técn ícos.rán en ellas: decidir cuantas habitacto. humos o calderas o 9encrado. Para ello hay que pagar un precio en dtncro (varios cientos de dólares si el sístcrna es comp1eto) y en molestlas {que son 1nuy grandes cuando usted pone en marcha tnadverndamente el sistema de alarma). para detectar incendios. basuras. los coches y otros objetos. la electricidad. los piatos y otros utensilios de cocina.pirttu que usted desea. cabal los. el papel.ría tener. Asi de completo es el método que propuqnarnos para loqrar una casa de la que usted pueda cuidarse: trazar Jos caminos do las cosas que se desplazan por su casa. jaulas. las ropas de casa y vestir.taclnnes y los dominios de las máquinas adecuados y en los lugares adecuados sino que además ~1li1nentc sus fantasías y le haga sentirse en la casa que desea. pero no permita nunca que aho~1uc~ sus sueños. un buen sequro puede proporclonarlo rnás seguridad que cualquier sísrerna de si· renas o timbres. ratones.fiar son sus animales: ¡.tiene usted perros. criados.zona prohibida.ncs y cuántos dominios de máquinas las acomodaran: y probar una y otra vez hasta que el fugar parezca tan grande corno usted rueda permitirse. y haber buscado los oeuerns de Ias íntersecctoncs de lodos ellos. corralns o cadenas? ¿O están tan bien domes ticarlus que son innecesarias casa que no se limite a tener las habi.lablcs que la protección centra los ladrones.

253 .

Habitar .

odio e insípida irnaginería que acompaña a la comerctel ización sin apenas riesgos de la propiedad . El terreno que puede asignarse a una casa de este tipo coda vez tiende n alejarse más ele cualquier centro comunitario reconoctbte. corno es lógico. actuando como si el mundo fuese enteramente. ticularmento devastadora de inclifere11cia. un entorno con lunares iderrtiñcablcs que sirva de referencia. Todos nosotros nos hemos convertldo prácticamente en sohpststas. Pero en cualquier caso son 1nuy raras las ~1enu1n~s comuntdades do asonramlcnto y la comprensión común que crea un sentido globul ~el lugar. evo! uclona ast desafortunadamente hacia una independencia total respecto a sus vecinos. Sin considerar las dificultades de forjar un orden común. El paisaje nortearnertcano está cubierto con los cascotes de sucesivos sueños ambientales Nuestro propio sueño corno arquitectos es un entorno tan ricamente configurado que la imaginación pueda Iácllrnentc hacerlo suyo. sucesivas dcmarcaclones del espacio. y antrnado por procesos que controlamos. poro no tanto para moldear esas clrcunstancías corno para ayudarlas. la industria de la construción ha querido resolver un problema que no cxtsua. En este último caso los ediñcios no se construyen pensando en sus habitantes reales. La Gasa. Lo más frecuente es que sectores enteros ael paisaje se urbanicen especulativamente. y enriquecido con una estructura que pueda usarse para dar sentido y no para tirnitat. En las ciudades o las urbanizaciones a gran escala. los compradores suelen ser personas dcroastado distintas por su torrnación y su estilo de vida para dar Ju~Jar a acciones comunes. sometiéndolos a una combinación par. desde la calle a la acera. el porche o el in· 257 . Puede compartir con etlas una i1naHi· naria libertad de opciones estilísticas o someterse a condlctones de estilo. es evidentemente sólo un ejemplo claro de un fenómeno tJeneral de la culturn contenrporánea. Nuestro sueño está hecho de lugares donde vivir. Esto es un engnño·. a irse a los confines de zonas suburbanas o a parajes en otro tlcmpo remotos que hoy ponen a nuestro alcance en los fines do semana las autopistas interestatales.n1nobiliaria. Es el enqano que está deshaciendo Sea Ranch..i rounscrt lo por las fronteras de una parcela y la red de Ias auto· pistas que les dan acceso. perfectamente detectable Se. Cuando las parcelas se venden lndlvidualmente. el prado el~ césped. las circunstancias de la vida cotidiana.J l'lanch.'! nuestro. y muchos norreamertcanos lincluidos nosotros y la rnayoric do nuestros clientes) han buscado Jugares en los que el inundo que cada uno podía cuidar confortablemente estaba c. La desintegración d0I consenso. habi· lado sólo por los que conocemos.Las perspectivas de edificar casas untíamíttares están disminuyendo. donde los que no quisieron hacer el esfuerzo imaqlnativo necesarro pera compartir un en 101·no ya han menquado sus promesas a los demás. que todavía es el centro de la existencia de su dueño.

como si perteneciese o pudiese ser reclamado por grupos particulares de personas. lodos sirven de guias a Ja ortenraerón psiquica y de trayectorias sobre 1111 mapa que nos ayudan a visualizar y comprender paisajes que de otro modo se noe escapa. El principio íundamental de todo esto nos dico que en los lugares habtrados por personas todos los es· pactos tienen que dar Ja impresión de pertenecer ¿¡ alguien o a algo.ras y fa entrada ~ la casa. las esc. donde los campos se encucntran con los bosques y arboledas. n desde el camino a la punrt(I baju techado hasta el palio. o resultar comprensible corno parte de un orden coherente más amplio. Con10 ya d iji mos. Ahora que esta claro ya que no se ha respetado In fidelidad al clírna y al raisaje postulada in iciaJn1ente en Sea ílanch. Cada edificio se había puesto a tono con su entorno intnr. se ha perdido nl equilibrio. el tipo de emplazanuento funciona bien al IL Poro en los prados y en las desnudas taderas. Sea Hanch.ramcnte su lu(¡ar en la líneu ele los úrbol es.Hnente de su espíen. espaclos urbanos. Tras fracasar a . la amplitud clcl paisaje queda manchada por culpa de unas casas que no han encontrado su sitio en orden :llguno y que sustraen más cJe lo que añaden DI conjunto.(llc. corno el oarsa]e natural o el tejido tradicional de la ciudad o un sistema totalmente nuevo de.¡ demostrado 1<1 mayorfa de el los y que se exigió muy poco en lo referente a la construcción de un asentamiento nuevo que se atir. que el espacio hn de parecer habitado.reríor.dor natura l. por ejemnio. las casas pueden ocupar d iscre. Ahora está claro que este propósito requena más sensibilidad por parte de prn¡)ielarios y rirquftectos de la que h¡. resulta evidente que hubiera sido más aconseiabte una in1aglnería menos delícarla y más clara. y la mayoría son pasados por alto en la actualidad.rían Hay muchos momentos que pueden contrlbuir a os ta estructuración.mase en sus propios hitos.ditlto y so le daría una fon-na que pasaría a formar parte del paisaje. En qeneral. se basaba en la premisa de que era posible formar una comunldad nueva centrada en ros cualidades tnnersntes al lugar y sin alejarse significntiv<.

hos scg111 ()1nente ta1nbié:n la 11ondrinn dé rnanifies10) La cxis tenci~1 de 11na ordenaci6n a aran esc::aln cl0I enlorno nn es opresivn en si 1nisina. Es difícil einablcccr un orden global porqvc necesarlarncntc ha de basarse en el nsonttmleuto comunitario. en la mayorío de los casos ~H·) abusa de las ncrramlentas conceptuales. los tipos de oruenacion menos creíbles son aquoltos que sacrifican la respuesta individua! a I~ repetición irreflexiva y al esterentipo. Tal vez uno de los mayores atractivos de Jos grane~ ros estríbe prectsameute en que son edificios que rlnminan el r1aiHf-1jc sin las connotaciooes Inmediatas dC:J una opre. nienclas abstractas. En lugar rJe lnspirarso en los sueños y acciones sus propias pecul i~u·i(ladcs.. En realidad. y tan cní ocado y memorable como lo ns. tal ver. que se dosnrrnllarnn para trabajar con fas viviendas muluplos. lrnbi tauo.s opciones e1'1 fugar de estirnul:~rlas.nle al u!'>o que inhibe Ja i1npro. El perfil está lleno. Oak Blulfs.siones y curvas que indican la presencia de personas re:-ilr. las urbanizaclones pasan a estar gobernadas por conve ..geo. No reñeia ninqún orden . desplazándolo desde el lugar real al ayuntamlento o la sedo de la oran empresa.la hora de preservar el orden que habiti . SM!a Bárbara resultó verosünlt porque los dirigentes de fa comunidad cornearnan el interés por una herencia lma- g lnada. basaba en una jerarquía ~otia-! y cuando menos anacroruca. hubiera sido mejor establecer j un asentamiento compacto y coherente que tuviese un scouco cnmplementarlo del lugar.1111. Por ejemplo.}raln1e. En cada uno de estos casos. El orden gJob(1I funciona porque es posible acomodar en él ímereses espcciíicos. La [erarqu ia termal q110 adrni ramos en ellos SP. Q:)k Bluffs fue al principio una comunidad religiosa: y se hn conservado pre e isa· monte porque se construyeron juntas tantas unidades. por ejemplo.visaci6n y la interpretación libres. el espacio públ reo devorado por enormes carreteras y toda la estructura de recintos y espacíos abiertos determinada por in- llexibles normas de retranqueo. fa tradición ímouesta permito una interpretación particular: y esos lugares están llenos de distor. el cspacro que se pierde por Jos rettanqueos pertenece al mundo d<' los números. Sólo llBfJi:l a serfo cu(lndu la estructuracion forn1at se asocia l~n li1(.ls cdlüctos do mestices estén basadas en prccodentes feudales o regios constituye una pltlga oara los emotazamíenros a gran escala. (1 hecho de que Ja mayorla de las imtlge:<nes de los granrlf.rnetria estructurudora quo tema una escala idcn 1 i licable por estar rodcaoa por campus abiertos y porque ciertos sectores de la trama han desarrollado de En nuestra opinión.siva presencia secta! (~unque sospecha0108 que~ un (lnálisis rné1s a rondo de !os ra1H. Edqartown se beneficia una continuada tradición constructlva y su trama urbana representó una útil . Ahora tiene la coherencia de una tradición que se ajusta a las condiciones de un lugar de veraneo. cuaud<) <:ontrola lt.s hac icndo cosas rea. Los prímttlvos arUlicios de la repetición y ta regu!nci6n han oominado los procesos urbanísticos y erqurtectóntcos y eltmínado el tocus de I~ decisión. La peor de las tira· nías es la de la estupidez indiscriminada: edHicios arbltrartamente alineados en tas plazas en forma de i. 258 de las personas.les.

y de nauus laterales es uno de los resoonseutes ele esa atmostera Lle rnsutsa indiferencia que tan a rucnudo tronsmtten 1aN casas de nues. corno en los murales de las villas pompeyanas o en la casa árabe de Nev. ~videncia la ~ner- .. corno un bosquecillo o un arroyo. Figura más conocída es el David de M íqel Angel que logra. una calle activa o una íorrna evocadora. y la 111E:11us frecuente. F'xislo. Entre ellos. En qeueral es un derroche. Las casas construidas con tanta claridad que uno puede trazar los actos de construcción parecen pobladas lan v1gorosan1~nt(.conumltarlu en evoíucion ni decisiones personalmente compartidas.inn.l atención cspcctat para que comporten la connotación de que ~llguicn puede aparecer pur 1::1 las en cualquier momento. sobre todo cuando son míradorns o cuando dan a un balcón.Jinarios y contribu ir a que un lu{. L<~$ formas ft1n1flia1·cs. es la escultura de tamcüo natural.gran numero ele proeedlmíonros 101dir.l(lr sea percibido corno si fuesen muchos a la vez. La 1nás literal. l\4:it-1 humoristico es el cowboy de plástico que se recuesta en la pared del cuarto de estar de la casa de un arquitecto amiqo nuestro. si traen a la mente la presencia de personas.. Es más frecuente que la habitación si mból lea adopte la fon u a de edificios tan estrechamente relacionados con el ttul1t11lo humano que sirven de sustitutos a la presencia de personas. gracias a unas proporciones culdadosamente aumenta . Iompoco si P1c1 para restablecer el orden natural. pueden llenar una casa de habitantes hnat. Para que los luqares en que vivtmos retlejen el acto de vivir deben hundir sus raíces en el pres en 1 o. Los lrontones y marcos adornados coadyuvan (1 este Hn. figuran todas las íorroas srmboltcas de habitación. tiene que dar muestras de que por alll h¿1y nente. Los espacros que vlenen exclusivarnente definidos por prnhihlclones acerca ele su uso no pueden pertenecer n un mundo vivo y habitado. das.i algo lnngibl c. co1no las que con1~ portan u11 shnbolismo n1¿ís Jileral. Ta1nbién las ventanas adecuadamenta dimensíonsdas pueden evocar la prescneta humaoa.tro pass. El espaciu tarnbi en puede pobtarsc merllan te la evidencia de actos de atención que ufcctan al éclificio y lo mamleneu. 1:1 efecto os inquietante.· Haven. para que parezca habitado. ~1 tan comunes que necesitan 1111(. co1no ocurre en los i<trdincs y en los lus1·rosos picaportes. o bien pertenecer a alquien. Las puertas son las más ubicuas. por supuesto.1les y perfectamente ensayados para poblar el espacio. Cuando se usan con dollbcrada fantasia. en ta suavidad de los lugares y las famtllas. en Inglaterra. Las figuras n escala reducida son más corrientes y se encuentran de una torma u otra prácticamente en todos los cuartos de estar. es parti· cu\arruer)te evoc::::iciora. IJn lugar. habitar en la Piazza della Si~1r1oria de Floruncia y nos ayuda a nosotros a pertenecer también a ella (1). O escultor contemporáneo Gcorqe Sc11nl ha hecho prosaicas fiquras de cscavota a tamaño narural que permanecen sentadas en salones \l la moda.. Yo liemos dicho que todo cspacto dcbena pertenecer . LI prcdomlruo en los suburblos de exrenstnnes de ccspco de inspiración abstracta y costoso mantenlrniento. pueden dominar los exrertorcs de la casa de modo que I~ imaginación practique alli l<t acción de vivir. La evidencia del cuidado en el 1 razado <Je un Jugar.

259 .

~tatuos monumcntatea :ignorl:l. Florencia en I~ Pi&?2:a delta .1 1 F.

pero está demasiado vacto para constituir un incentivo suficiente a la habitación. en cualquier entorno común. Las escaleras son el eíempto más común: constituyen una traducción directa de las acciones corporales y su Inclinación evoca mensajes visuales de movimíento y habitación. las sillas de jar. o corno reino conquistado por los niños del barrio para sus jLH!gos. Frederick Law Olrnsted decía que se necesitaban tres elementos para lograr unos lugar~s de residencia satisfactorios: buenos ve· cínos.mún.cables o -habitacíones. Otro modo de conseoutr que un lunar parezca plenamente habitado es realzar aquellas partes del edificio que están conformadas en función de los contornos y capacidades del cuerpo. Los lugares que subrayan estos acontecímientes comunes refuerzan también el sentido de habitación: un aparcamiento compartido por varias casas y en el que coinciden los vecinos a 1 ir y volver del trabajo.nario !Jeneral en aqrupaclones identíñ. evidencias explicitas de la vida diaria. setos y pérgolas. y se les puede dar una forma tal que llama nuestra atención sobre las perso nas que suben por ellas o las rodean. incluso los ritos diarios. Las colecciones de plantas especiales o incluso simples objetos pueden exhibirse alli. Todos necesttamos un Jugar donde almacenar los cach tvaches de nuestro yo. ta sociedad interdependiente en que vivimos puede reflejarse en lunares plenamente habüados donde los espa.2 6 0 gía humana que da vida. las ventanas abiertas. Las casas.nas que lo usan y preparar el escenario a una actuación común.poralmen te por el transeúnte como luqar donde pararse y hablar.mente en los actos de quienes las usan. los automóviles en reparación. corno totcms plantados contra la tnrnerslón en el tópico. pueden ser centros para captar el mundo e investigarlo con cuida do y atención. Finalmente están los signos de ocupación: las cortinas corridas. tos que pretenden disn1inuir . reúnen a las personas en una estructura de tiempo compartida que afirma la comunidad. los triciclos. Esto no se ccnsequ irá ahorrando es· fuerzos. Los lugares adonde vamos pueden aumentar nuestro enrcndirniento y nuestro entusiasmo si mues· tran signos personales de habitación. Cuando el entorno común se trata como espacio despcrdlcíado. espacio que es dtspu. La actividad comunitaria necesita cierto tipo de impulso. Estas indicaciones automáticas de habi. so construyan aísladas o en bloques. El putio frontal norteamertcano suele ser disputable de este modo. A comienzos de este siglo. que do· minan parcialmente el espacio común de una caJle pueden albergar también signos más cornunlcanvos de ocupación. como luqar apro- piado para un par/y que desborda las fronteras de su espacio privado. Con esto estarnos proctarnando nuestro firme coovenchulento de que es Improbable que el entorno global mejore mientras las casas no se ccnstruyan mejor y su lugar no se comprenda mejor. estas evidencias son realmente negativas. porches donde charlar en prlrnavera o un pequeño com1non para construir muñecos de nieve o sacar a pasear al perro. Las festlvlda. Vallas. Los lazos más efectivos entro las personas son temporales. a una casa.cios que se usan comenltartamentc sean tan variados y estén tan ricamente impregnados de cuidados personales como los lugares privados en que moramos. Los arquitectos y los chismorreos locales gastan frecuentemente muchas energlas en supnmlrlas por temor a que puedan mostrar indiferencia hacía las 'normas reinantes.dín. También Influyen directa. evidentemente. pero fa culpa está írecuentemome en la estructura de un luqar incapaz de suministrar suficiente espacio techado para la habitación personal del dominio co.del paisaje que acomoden el uso humano a una escala adecuada para las dlmenstones de tos grupos que lo habitarán. las Instituciones que estos buenos vecinos sequramente sun1inistrarán y «buenas sahdas-.des y los acontecimientos especiales.table. Para lograrlo cficazmento habrá que dividir el esce.tación suelen ser problemáticas. susceptíb!e de sor reclamado tem. También puede haber. Pero las condiciones de nuestras vidas amenazan con acorazar nuestros anhelos en cámaras privadas y rodearlos con hoctareas de indiferencia. El espacío común de un grupo de viviendas también puede dirigir la atención más directamente hacia las perso.

mos un entorno que podamos compren. .por le evidencia de opciones. nueva vida y nuevo interés.der a l.· Necesüa. Necesitamos lugares donde las personas puedan ejer· citar su voluntad y 907.ar de la buena disposición de los demas dentro de una configuración do acuerdos ñslcamente enraizada on el lugar.:i manera que comprendemos las casas: corno Jugares hechos por y para las personas. y siempre. donde los procesos de ordenación e íntcrcamb¡o sisf emñticos que subyacen a nuestra civilización queden a nuestro alcance y se sometan a los fines del hombre.261 la participación personal en el acto de la edificación sólo nos traerán desastres a largo plazo. Debernos crear un entorno que com. más durauern que -p~!ro animado porlos intereses transitorios de aquellos que pueden darle a diario.

262 .

21G (1) íloborl Perron. 9) Sports lllustrated Photo by Maevin E. 10). Hill. 205 (12). 129 ( 17) John T. 218 (3) Oir<:ctor del Sir John Soane's ~vtuseum. 7). 251 (3). 200 (15). 191 (18). 91 (41). 2 (1). 1·17 (11). 172 (6). 12 (15). !!). 51 ( 160 (29). 259 (1) Museum ol Modern Art. :)0). 103 (•18). 124 (6. 201 (G) Moynord Lyruron. 53 (7).l<llllQS Kighter. 63 {29). 104 (49). D. 31 (3) n. 211 (20). 23 (11). 24 (13-16). 21). 61 (22-24). 94 (3f) Country Lile. 185 (10). 190 ( 16) Louis Schware.11314!)(9. 112 10). 99 (~S). 1G9 (2) Frederick E. 131 (21. 26). 26 (19-22). 38 (11-13).:· Time. 82 114) íloy Flamm. 20). 7). 109 (4) M•urice Sonlth. 58 (18. 20 (1-4). 184 (9). 143 (1·3). 13 (16). 2!) (27). 217 (2) W<1de Perry. 201 (5). 151 (13). Beal. Peten. 16). 12~ (5). 109 (2) Paul David Blrnbaurn. 212 (21). 9). lnc . 192 (19). 6). 4). 220 (7). 64 (30. 10). 21 (6). 239 (2). por ge11tile7. 63 (28) Cortland V.07 (13). 173 (7) Louts M. H11bbard. entre par~ntesis. 224 ( 11) Bill Ma-rs. MOORE 11) 182 (5) libro y la segunda. ?. 6). 1SG (11. 25). 131 (20). Youngmeist. S. 45 (25. 22). 16 (20. 133 (24. 117 170 (14). Foundalloo. 202 (7). 107 (1) Charles Moo-e. 263 . ·12!. Nú•N· rnun ((. (13). 51 (2) B~cklngl1(11n Palace. 19). 155 (21). 130 (18. 28 {23·26). 223 (10) 23). 87 (20-22). 7 (7). 47 (30). 224 (12) Aechfv Prestel Vcrl~g. 145 (8). 156 (22). 127 (13-10) "humas Jefferson Memorlal sa en. 33). 10). 10 ( 12.Fuente de ilustraciones la prtmora cifra numeración. 25)11-18). 14). (9. (5. 6). 189 (15). 56 (12·14). 34 (41. 8 (8.a de la Htstorh: Charleston Foundation. 210 (18) Norman McGralt1. 66 (34). 193 (20). 22 (7-10). 102 (47). '116 (12) Morlcy B•er. Munich. 14 (·17). $7 (15. S (3. SS (9. 116 171 (5). 27). 204 (9. 65 (32. 17 (22. 31).. 154 (19. 19). . 221 (8. 2-0S [·11) A. 9 (10. 251 (4) Biltrnore House cnd Gerdens. 15). 15 (!B. 94 (32) Alcxandre Georges. 109 (3). 125 (8) Balthazür Korab. 54 (8). 41 ( 18). 163 (7). 36 (6. G (5. 20J. 39 114. 19). (3). 219 (5. 101 (46). 188 (13). a Ja Rollin laFrance. 43 r22i. 92 (29. 115 (11) Gerafd Afien. 62 (25. 32 (2) Ezro Stollor. 12) 235 (1). 4ü (27-29). 59 (21 ).er. 182 (6). (14). 218 (4). 44 (23J. se reílero a ia rn\gina del Dorothy Alexander. 17). 209 (16. 41 ¡19. 200 (2·'1J.

229·248 Del agua. Hartland. M. 3·1. Sea Ranch. 124. Chlasa de~1ll Scatzt. 85. 63. 239 Adam. C. 241 Camas. 73.. 250 De los no invitados. t. The.. 245-247 De !ns platos y otros utensilios de cocina.. 56. 175.. Japón. 247·248 B. De la electncidad. 22s Acondicicuamtento de . Cuernavaca. 173 Villa Katsura. R. 238. tmatra. Mili Valley. Hüaklsburq. 102. 187. Madlaon. 217 Centorbrook. Santa Cruz. Conn. 179 Caso Casa Casn Casa Casa Casa Cary. t·Aa-ss . 177 Casa Jobson. S Casa Goetsuh-winklcr . Londres. Oaüf. s~1. Aseos.. Ashevtlte. Santa Cruz. 238. 192 Casa Flshcr . James. 109. 66 C(18{1 Dapau.). 147. 1. R. :. tnqlaterra. 2112 De la ropa de casa y de vestir. Chiswtck.•n. ílye Beach. 40 Casa Jeweü. onomástico y geográfico A<1lt1>. de las personas.. 200. N. Edgartov. 240·242 De los automóviles. 202·204 Casa gtttmore. 55. Calil .250 De Jos tnvuados. 164 Casa Otts. 117. 224 Aumentos. 259·260 16~~ Casa Griswold..ord Derby en Londres. l . casa de té Sbokln-totka. 14~. N. 233--2·~5 Allmcntos. 178 Casa de vacaciones (proyecto). 90. t6·1 Burftnqton. 209.\· Ha ven. 55 Caso Johnson (R.Jldaquino. 93.. 106. 225 Chtswíclr. 168- 252 Architecture o/ Coun!t}' Houses... Alfred. 171. 143. 110. Calll. 199. Westcrly. 210 Casa Koíztm. Lord. 230-234 Del aire. 118. 55 Champy. Calif... \!Case Habitaciones Aja!'dinan1J~n10. 02.. 179. 101- . 178 Casa Leppard (proyecto). Palo Colorado Canyon. 248. 176. 26 Casa Hines. 234-233 Da los aumoneos. csur. 146. 11i1. Robert. 206. 10!1. 17~{ Casa Budge. 149. 251}. 175. Casa Moore.19 ~:láquina donni torio. 166 Calentar alimentos. 233 Automóviles. Sea ganch. 82 Adultos. 192 Casa Syon. 72. 206 Aqrupar las habitaciones.iirc.. Calll .. Santa Barbara. 119. Finlandia. 251 Dcrby (Lord). 244 Caminos de las cosas. 198. 162. 162. 102 Aninll)!<!s domésttcos.. 24·2 Rof:a de casa y vestlr. 94 con alforjas. 65. Gerold. Newpert. 106. Centerbrook. Calil . 142. 214 Boeke. f\. Charles. 102. 86 88 Casa McElrath. 159 Casa t+eberton.awrence. 145. 52 Blythe. 232. N. rnn Patio. Venecia. 187. 248·252 De Jos adultos. 75 Casa Gross. B1)SI01). 90. 201. Inglaterra. 64. 53.252 De íos nrños.. 240-. Caüf. 163 Casa Klot<. 151 264 Casa 190 mirador. 121. 179 Casa Karas.f.. 242-245 Comlnos. 1 OS. 166 Oanforth. H. 166 Casa Chlswick.. Midólcsex. 242-24S Alfen.. 122 Casa Bonham.. 1os~100. Sea Ri•nch. 52. 51.. 260·251 Acampada.242 Almacenaje. 1~7. 56 Culflncli. 57. Orinda. 222. Co11n. 236 Agee. f74 Casa Smyth (proyecto). si. 239 Iglesia vuoksenruska. (72. 102. 234. 47. Calll. J . Ne\. Alv. lnglaterri1.ir.!40-242 Plato$ y otros utenstlios de coclna. casa lvloore. vi.lss . 1 os. 174.1ass •. Okemos. gonald. ·146. México..Indice temático. por 120 Andrew Jackson Dow1)!119. <!S2 Camlnos 'I entradas. 97. \ti/esf)ort. Conn. 192 Casa de t.. Conn.. Callf. 222. 158. Chíswick. ~¡lich. Moutcrroy. Oaüf. TopsflcJd. 2-02 Cosa t.

111 Dheater Terrece. Edgarto\vn. 74. Calif . El Orden <le fas.162 Arraclmadas. 97~99 Casa Syon. Poissy sur Sclne. 5.. Vi/alter. 188 Casa Pringle. Calif . 15·1 265 Hunt.. 1i5. 94. Md. Inglaterra. 93. 15 Ediculos. 15 lvlorse Street. 4 Starbuck Neck Road. Santa Oruz County. 258 Coso Flsher. '/ Ei19(1rtow1). 9 Davís Lane. 51 Ctrcus. 110. Calll. t83 Condomínlos. 106. Cailf. 101 Hitos. S. Oakland. 153. 192 Conducclén por hilos. 31.culty Club. 21 El Paseo. 242 Explcruclón. Japón. 34. 205.. Ma>s . cenn. 1 o. 85. 32-40 Es1)acio. 204. 231. Cnllf . St. 240 Est•ntes. 110 Esherlck. 74. Sea Ranch. 201. 9. 16 Plano de Maln y Vl/ater Street.. 5 Casa Snow. 241 Coso Tampcbln.. 5.. Doyleslown. Plunkett Howoüs. Italia.40 Hardy. Santa Bárbara. 20. Boston. 1&ú~JSO GrC1n Habitación abarcadora. 80·93 Espo•1a. 133. 216 Castillo NIJo. 132·136.. 106.. Calif. Roncha1nps. !09. 183 Casa Cary. 20 Copper Coffee Pot. 237. 39. 11. Kyoto. 72. Masx. f64 Color. 109. 40. is Iglesia r\+1etodista.. 247 Equl[>iJmiento de cocina. Va. c. 240 Foco. Orinda.. Italla.. 233. 31. 31. 96-9!) Fonthill Iwlorcer's Castlcl..247 Elimil1acl611 de basuras. Sea Ranch. Santa Bárbara.:lotri~. 23~ 2112.. 57-59 Casa Tatum. 73 Guías del constructor. 11... 230·234 Grandes habítacrones. 242 Frigoríficos. 8. Oallf . 166 Ortentadas ni exterior. $. 171. 236. 241)·241 Excusados. 239 Fregado ros. 119 Gunston Hall.. Ore . 51. Londres.• 91·92 casa r)ringtc. 100. i B2. Woodbridge. 135. 141. Rurlk. Mass. Andrew Jackson. 8. 3. Sea Ranch. 12. 214-21!:i Combustible. 183 Casa Snow. 20 Ekstrom. 114. !)!~1 íl4 1 lnbtrar. Bethesda. C~·'llif. 133 Viviendas Léqe. 59-61 Casa Otls. 206. 233--234. 163 Casa Ottosen.39. 73. Bear Run.' ft. 40 Sea ganch. en las habltaclones. 71~104 Espacio. Oalif. 108.. 94. 31·48.later Street. James Osborre. Hlqhland Park. 207 Hornos.. 131 Fiitros. 245. 238 Finla11dia. 14.262 Halprin. 52 Edwards. 245-247 CO?P•r Coffee Pot... 130 Downing.. 97 Casa Talbert. 109. t 5~. 80·93 Foco. 1 Durham Hoad.. 115.. C. 9c¡.. Callf .g9 Luz. Santa llórbora. 108.. 108. 126·128 Fort Ross. 15 Cuatro Esquinas.. 109.. Cl'ISa en Boston.Casa Mo-ore. Md . 235 Pollo de los Naranjos..d /. 150·S9 EsialJonadas. 103 Fallrng•. 136 Fuentes de agua. Jrmctlon City. 121. 166-167 Groplus. Charícston. s. 236-237 Conríomtntos. 111 . Old Deerfleld. 74 Casa xueseu. 33. 159 Casas de Taylor Town. 233. 108. 82. 238. Calil. 31. Calíl . 1 1.ll. 93. 31 Cimborrto. Joseph. 205 Notre Dame du Haut. 162-166 Habitaciones. 10. 6 Mai11 Streot (Calle Mayor). Edqartcwn. Pa. Norwalk. 23 Francia..·1HI velley. Calif.. 120 Dukes County Coorthouso.. 205 Villa Saboye. 21 Obarlesron. M•ss . 167 Castle aud Cooke. 239 Iglesia Vuoksennlska. 223. 20 Corbusior. S. Conn. 13'1. Cbarleston. Caflf . O. 111-113 Casa Tempcbln. í. 154. 11 \oVinter Street. 240·2-42 Cscaleras. 1 SB Casa Shinefleld. Universidad df: Cafifornfa. 167. 93. Bath. Cnlif. en las habitaciones. 207 C<!Sa Wllliams. ff 1 Casa de Salustto. Calll . 76. l'a . Sevilla. 8. 9. 122 . 124 Casa Wlllitts. 212-213 Fa. 207 El Paseo. 42 Fcx Arlington Theatre. Fairfax County. Holzman y Pfclf-fer. Charles Parisb.. 166· 1 G7 Gran Habitación intorior. 153·156. 13 V. 71.vater. véase Le Corbusier Craig. 206 Habitaciones. 106. lnglotorra. Mass . 132. 186 Dormitorios. 108.. Santa Bárbara.. V3-96 Porspecttva. Mass . Pompeya. 29. 119. f36 Vivienda~ en Pessac. Sea ílauch. La . Bethesda. 1S?. f S Casita g<ltica. 28. hnatra. 130. Richa. 94 Casas en grupo. 150. 74 Casa Ru$:. 41.. 10 N·orth wacer Strect. Iglesia de Santo Stefsno. 1S8.209 Homepíace f>fant~tion. 75. 235 Especias. 170. Santa Bárbara. 206.e.awrence atui Assoclates.. 2SS. IH2. 23 Electricidad y accesorios eléctricos. 159. 79. 162. ·141~167 Alrededor Ue un nücteo. 5 Casa Srorn. 2·18. Santa Oárbara.. 15 Dukes County Courthouse. aqrupación. ur.

f85 fnstalado11es de baño.vn. 167. 164 Chester Terrace. 86. fOO. 133 Lége. 158. 201. 206 Joncs.44·245 t. 129. Green· wich. 93.a. 104.. Londres. 259 Baldaquino. 105. Green wlch. 51 Piazza della Signoria. ?. R. Newport. 120. 51. C. 206 Casa Johnson. Henry.. Mass. New Canaan. 123. Florencia. 204·205 Notre Dame du Haut. . 157.1. 9·1. Conn . Londres. 100 Tokonorna. Potssy-sur-Setne. 101. vilta Kntsura. Thomos. 126. 201. 135. 158 Cimborrio. 112. 126 Kahn. 'IS Iglesia Metodista. 154. 191 C<JSél Johnson. 147 Casa Soane. 109. Tho Oueen's House. Inglaterra. 136. 133. 164. 122 Casa Grtswold. 115. 123.. 110. Cambridge. 165. The Oueen's House. 175 Casa Goldberg (proyecto). !08. 251 Casa de lé Shokin·tei. 15. lííigo. 93 Oxford. 159. Albemarle County. véase Le Corbusier Jeffcrson. 204·205 Viviendas en Lege. G. 104 Jeanneret-Grls. 166 Casa t. 120. 82. ·1s2. 231·233 Italia. Le Corbuster}. Chiesa degll Scalzt. r\+1ass. 132.. 126 Jonnson. Charles Edouard (seud. 166. 130. 173. 157. 151 Casa de té. 186. 167. 131. Francia. 93·96 . 150. 191. 134. 114. Kyoto. 131. 187. Cblswtck. Va.Casa Biltmore. 152. 136 luz 011 tas habitaciones. 132. Ronchamps. 202. 186 Oranqerie. N. 116. 150. Ashoville. 154. 136 Viviendas en Pessac. Venecia. 166. Bath. 163 Castillo Ni/o. 203. 111. 108. f26 Monticello. 162. 197. 73. 93 Jung. Kyoto.. 51 Casa de Safustio en Pompeya. 202.. 136 Villa Saboyc. 130. 174 Casa de Lord Derby. 162. 242 le Corbuster. 121. 251 C•sas. Philip. 11!. 123.30·231. 114. 259 VIiia italiana. 218-222 Caso Syon. i~Jlesla de Santo Stefano. 184. Middl<>se~. 125. 114. lng!aterr. viviendas en. 115. ?. Inglaterra. t. 161. York. 135. 167 Jardín. 163. 162. 179.. 175 Lavabos y lavado. 203. 121 Japón. 161. 93 Orangerie.avaoatos. 159. 108. 167.eppard (proyecto). 205. 185. 166. 218 Casa Chiswick. 231. 85 Clrcus. 125.. 96. C. 120 James. Londres. Louis l . 1 ~9. 101. Edgarto. 206 Shamblcs.

2so Nctre pan1e du Haut. Lyndon. frederick Law. 101. Calit. 1'/1. de California. 177. 259. Chiesa degli Scalzí.Tcrrace. 20. 216 266 e Papworth. 78 MLTW/Lyndon. 32. Sea r. 241 Mount vemon. El Orden de los 105·118 1\'láqulnas. Sonia Cru.. 1i·?.. Patio de los Naranjos. 202. 188 Emparedartas entre las habitaciones. Woodbrid9e.. Palo Colorado Canyon. Charles. 56. 51 Baldaquino. Mass .. &3.. 197 Case de campo en ladrillo (proyecto). V. Calll . 25. Conn . Greenwlcb.. 97. 12·1 Santa Bárlnlrt'. Calif . Santa Cruz. 168169 Acomodar el auromévu.. whüaker.. Unlv. 32. Orinda. 192 i\1ovhnlcnto moderno. 1<19.. Calif . Caltt. 170 Faculty Club.lS+ Incluir las. 258 Occanlc Propertlea.. so.. 159·160. 186 Niños. 2B. 1 qs Casa Ot1c)Se11..•orthl. 77. 204. Junction City.. Vé(u1se Moore. Rye Beach.. 242·245 Roral ñeetdencos (John Papv.. 175 tvlatc(ialos. de Calif. 182 Casa Jobson. 93 Recolección.211 Disponer las habitaciones Moore. 170. 9'1·98. 103. R. 192. Albemarle County. Norwalk. 59 Condominlos. 224 Cosa Lyndon. Ro1na íreccnstrcc- isu. Turnbult. 2112 Polvo. 210. 206-20~/ Porticos. 197 Lyndon. 26 Coppcr Col rec Pot. 184. 261 Otto.1. Conn . 2·1. Calif . 92 MLTVll iMOore·'furnbull. Ne\•1 Haven. 163 Oueen 's House. Florencia. 103 Casa Hines. 224 Maquinas. 31. 170. 20 El Paseo.2os. 182. Fairfax County. 234. 13S. Sevilla. 186 chosro. William.Libros de patrones. 225 Casu Gross.) A~nu.. Maynard. 29 rox Arllngton Thc~tre. 97~8. 26 Casa Smith. do Calitornia.1S. Centerbrook. Giulio. en las habitaciones. 199. 151 Casa Tatum. 243 Platos. 30. 24'1 Porches y reinos lntcrmedlos. Charles. Ronchan1ps. C<•lif. 26(} Planchar.. 158. Donlyn. 133. 40. 31. 162. 40 Casa Johnson.. 162. 22 Santa Bárbara Counly Courl House. ¡. 116 Mooser. ción). 51 Loos. en habitaciones. 116 Casa Jenkins (proyecto). l . 5(. cenr.anch..9. 31. Sea Ranch. Callf . f\t1ass . Col lf. Md.. Santa Bár· bara. 28 Swim Club. 176. 153·156. 215. 103. $13'. Va. Londres. 101 Ropu. Francia. Associatcs. 126-128 México. 231. Callf . Lyndon. 51HiJ. 116 Perspectiva. 215 Merc~r·s Castle. Turnbull. Mallh6. 121 32. Univ. 225 Casa Champy. ?. 99· I 04 Pessac. 77.. 20B Casa Bucf9e.• 144ª145 Casa Karas. 1$9·190 Cucrnavaca. Doylcstow. 148.. 119·120 Lonqhona. 91·92. Oonn. 210·212 Nash. Heakísburq. 59. Santa Cruz Oounty. Callf . Pa. 31. 58. 189190. 204. 123. 147. 176·177. Monterrey. 56. 21 O Casa Shinefield. 165. 186 Termas de Dtocteclano. 175~179 Colocadas dentro de las habitaciones. 111. 235 Paulln. CaBt. 207. 28. Cambridge. 161.·160. prevención y eliminación. Vt. 144. 206 Mtos van der nohe. Andrea. 53 Pallad!o. 240. 84. 90. 97. Calif. Callf •• 171173 Casa Kfotz. 125. Casa Mocee. 28. 225 Lyndon. 116. John. Westerly. 184. 111. 102. 13G Pi~l:za della Siqnoria. Westport. 19·29. 202. 199. 102. 217 Conn.• 6163 Casa Moorc. 06. 88 Casa McElrath. County. Callf. 23 .:h. N. 103.. 206. 1~). 161. 149. Calll. Ore. Orinda. 31. 204 Casa Lawrence.. 111-113 Casa Tempchfn. 170. 20·1. Conn. 53.l. 182 Casa Stern. 216 Casa Í\•1urray. H. 17. 32. 8&. Whitaker Monticcllo. 201. Billdassare. lnqlaterra. 152. Mass. 149. 86. 40. 210. 73.• 22-23 rv1ostradorcs. 116. 207 fv1LTV\f. 53. 58. 161 Casa Jewell. C1:11if. 146. 73. Adolt.r·g tvláqulr'l. Edrnond..• 63-07 Faculty Club. 79 Murray House. 186. 199·201.. 158. Univ. 53. 204·205 Oak Bluffs. Hartland. 85. n9. Sen Ranch. 28. John.. 201. 208·210 Casa Koizim. Cafif . 28. Venecia. 158 Casa Jackson (proyecto). 78. Sea Ranch. 161. Carnbrldqc. 53 Casa Talbert. viviendas en. Sea Ranch. 42 Olmsted.. Ca-lif. Santa Bárbora. 214-226 Homano... 159. Bcthesda. 116. F'ra11ciQ. rrs alrededor. 153.!Sa j71. 55.. 20'1·206 Portu(lal. ludv'lfg. 183 Moore. 166. 168· l 73 Colocarlas 173· tuera de las habitaciones. 21 Faculty Club. 111. 97-98 Casas Taylor Town. 258 Casa Heberton...¡¡1 Moore.. 101· Cn:sa Moore. Oakland. 202. Frei. 162 Casa Bonham.

John el Viejo. Phoenlx. 106. 117 reues¡« wesr.iaurlcc. SS-86 Casas en grupo. 179. 144. 114. Sir Johrt. 16'/. 20 Oak Ro!>d. Mich . Villa Katsura.. Santa Barbara. Ches1nut Hill. 24. 236-237 Srstemae da eufrtamtento. 252 Sn)llh. 76 Falllng•vater. 175.. Pa . 36. 23 State Street. 185 Shokln-ter. 182· 1!13. 80. 97. V<1. 86. 130-131 Taüestn West.Vost1nornJand County. 146. 81.. ~. Cali f. 13(). 243. adccuacíó» de la casa al. 142. ¡33 Wáteres. Frank Lloyd. Japón. 149. 26 Smith. Phoentx. 111. 20·1..Viil. 233·234 Wloil"k~r. 26 Cosa smírb.~ Smnh. 99·104. 25. Finlandia. 183. 19. St Sea Hanch. 23. 171. casa de té. 259 ~Jh()roblos. 40. ln9lf1terra. 76. 218 Ca:. 103 Ur de los Ci'lJdeos. 197·213 Turnbull. Hiuhland Park. csnr. 103. 114. 26. 21. 201 Casa Vonturi.. Calif. 96.163 Slstcmas do caíelacción. Santa Bárbara. 97. 80. 165. 132. 160·195 Tokonorna. 1•1'1. 28. 119·138 Swim Club.131. Calil . 170. Arlz.. 201 Vermeer. 153 Sueños. Faculty Club. '15·46 Condomfnlos. Mass . 1os. 26. 199. Dlmltrt.. 27 «Street in Spain». 21 Wrlghl. 153. 1G9. 168. '13. 87. 22. Seo Ranch. 1G4 168· 267 f\·1esa Ro<td. 25~27 Casa Heberton. 183 Techos. Wllllam. 25. 63. Francia. 116.. 23. 23. Londres. Inglaterra. 2:19 .. Calif. Callt.. 1::ia-1s9 Vanderbilt.106. Italia. 40. Okemos. 23~·238 Venturi y Bauch. 148 Casa venturt. 20t Casa Pearson (proyecto). 144. 1<18. 101. 200 Wood. Jan.i Saboye. 115.. York.. 182. Poissy-sur·Seine. . 162. 207 Casa Ooetsch-winkler.. Goor~Jú \iVashinsJton. 182 veotanas. 27·29.. 104 Trazado del mapa. 192 Santo Stéfano. Ariz .Santa Bárb(ira County Court House. 34-il~J l'(:lbel Ión. 114. 218- 222 Struttord Hall. 234. Pa. 27 f\ 1issio11 Street. 208 Universidad de California. 142. 182~183 . 149. \. 27 Middle Road. Haf\'ard. George. Chestnut Hill. 193-202. 245 Seqal. 11 G.. 204. SM1• Bárbara. 43·44 Secadores y secado. 27 1 Santa Bti1·bnra Countv Court House. iglesia de. 101. 146. 199. 63. 2f8 Sosne. Bear Aun. 182. Georqe Vu'ashing1<11). 170.. 26. 53. Rlc1rnrd. (matra. 108. Pa. 31-48. 153. 22. 20. 23G Ststemas de sequrtdad. 11J8·1G9 Casa Willitts. 111 . 34 Casa Hines. 82 Terreno. 28. ft'S. 22.. 218·2:12 Casa soane. Sea Rnnch. 182 Coso ShindiclcJ. 103. 94 iglcsi:i Vuokscnnlska. 238.. 40 Casas en el prado. 201 Venturi. 20·1. 106. 203. El Orden de los.. 111. 143. Robert. 121 Vedonsky.

Galantt1y Nuevas ciudades: Do la Anli9üeclad Charles t\·1oorc/Gcrald Allen/Donlyn La casa: forma y diseño Humanas a nuestros cJias ' Lyndon Amos Aflpoporl Aspectos humanos de Ja forma urbana Hacia una cnnfrontacíén de las Ciencias Sociales con el díseilo de la forma urbana Aldo Ros~•i La ciudad análoga y otros escritos Paolo Sica La imagen de fa ciudad: De Esparta (1 Las Vegas ·• .Colecclón Arquitectura/Perspectivas Giorgio Boaqa Diseño del tráfico y forma urbana Geottrey Bro<>dbent Diseño arquitectónico. Arquitectura . y Ciencias Ervin Y.

ha diseñado -en colaboración con Charles Moore y William Turnbull. es un libro para personas que desean una casa pero que outza no saben lo que realmente necesitan e incluso a lo peor ignoran lo que tienen derecho a esperar. Charles Moore. S. es actualmente profesor de Arquitectura en la Universidad de California {Los Angeles). hacen de este libro una apasionante lección práctica de arquitectura actual. La glosa de las propias obras acompañada de los análisis de otros casos concretos.muchos edificios que luego han sido premiados. qué modos de vida puede acoger la misma y cómo puede llegar a ser ésta una buona casa. un sugestivo e inteligente debate sobre los problemas verdaderamente significativos a la hora de confiqurar el espacio en el que buena parte de nuestra vida más personalizada se desarrollara. A través del anátísls de múlliples casos y mediante una documentación fotográfica y de diseños llenos de intención. detalle y prolundidad por tres profesionales que quieren entender su trabajo como. sino psíquicas. Donlyn Lyndon. contribución a las dimensiones no sólo sociales.yndon construyen una suerte de pequeño tratado de composición. 87-89-Barcelona-15 . Editorial Gustavo Gili. simbólicas y estéticas de nuestro habita t. distinguido arquitecto que ha dirigido las Escuelas de Arquitectura de Yate y Berkeley. con ampllas referencias a ta tradición moderna y clásica. y por supuesto a tas actuallsirnas corrientes norteamericanas de la arquitectura de la vivienda. es en la actualidad uno de los directores de ArchitecturalRecord. Charles Moore. Rosel)ón.Este libro es la aportación de tres arquitectos al problema de la calidad del espacio privado que constituye la casa. se desarrolla un discurso sobre los diversos aspectos que deben tenerse en cuenta al valorar un problema de arquitectura de vivienda unifamiliar. Gerald Allen. Los caminos que deben adoptarse en el diseño de esta arquitectura son tratados con claridad. Nacido de la propia experiencia. Pero al mismo tiempo. graduado por la Yate scnooí of Archítecfure y licenciado en literatura inglesa en Vale y Cambridge.A. profesor de Arquitectura en el MIT. Gerald Allen y Donlyn l.