Consumo de tabaco durante el embarazo

Algunos obstetras dicen que fumar “hasta 5 cigarrillos por día” está bien. Sin
embargo, esto no es así ya que NO hay un nivel seguro de consumo de tabaco
durante el embarazo. Está comprobado que fumar unos pocos cigarrillos por día
expone al feto a más de 7.000 substancias tóxicas y dañinas que pueden afectar
su desarrollo y crecimiento. Cuando hay humo de tabaco en el ambiente, el feto
recibe menos oxígeno, aumentan los latidos de su corazón y se altera el
crecimiento de sus pulmones. También disminuye la circulación de sangre por la
placenta, por lo que el feto recibe menos nutrientes.
Las mujeres fumadoras o las no fumadoras expuestas al humo tienen más
riesgo de tener bebés de bajo peso al nacer o bebés prematuros. Los bebés de
madres fumadoras tienen mayor riesgo de contraer infecciones y de tener otros
problemas de salud como ser:




Nacer con algunas malformaciones congénitas entre ellas labio
leporino, paladar hendido y malformaciones cardiacas.
Tener síndrome de abstinencia a la nicotina al nacer (sobre todo en las
mujeres que fuman mucho): los bebés nacen muy ·irritables.
Morir de muerte súbita del lactante (los recién nacidos de madres
fumadoras tienen el DOBLE de riesgo de muerte blanca o muerte en la
cuna).
Sufrir infecciones respiratorias (otitis, bronquitis, neumonías),
Tener que ser internados.

Además, las madres fumadoras tienen menor probabilidad de comenzar a
amamantar y mayor probabilidad de amamantar por menor tiempo que las no
fumadoras. ·La leche materna tiene muchísimos beneficios!! protege al bebé
contra las infecciones y fomenta la relación madre hijo por lo cual si una mamá no
puede dejar de fumar es importante que igual siga dando la teta lavándose muy
bien las manos antes, poniendo una tela limpia entre su ropa y el bebé y dejando
pasar al menos 30 minutos después del último cigarrillo.

Alcohol y embarazo
A las mujeres embarazadas se les insiste encarecidamente en que no beban
alcohol durante el embarazo.
Se ha demostrado que tomar alcohol estando embarazada causa daño al
bebé a medida que se desarrolla dentro del útero. El alcohol consumido durante el
embarazo también puede llevar a problemas de salud prolongados y anomalías
congénitas.

Cuando una mujer embarazada bebe alcohol, éste viaja por vía sanguínea y
llega a la sangre, los tejidos y los órganos del bebé. El alcohol se descompone
mucho más lentamente en el cuerpo del bebé que en un adulto; eso significa que
el nivel de alcohol en la sangre del bebé permanece elevado por más tiempo que
en la madre. Esto puede perjudicar al bebé y algunas veces puede llevar a que se
produzca un daño de por vida.
PELIGROS DEL ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO
Tomar mucho alcohol durante el embarazo puede llevar a un grupo de
defectos en el bebé conocido como síndrome de alcoholismo fetal. Los síntomas
pueden abarcar:







Problemas de comportamiento y atención
Anomalías cardíacas
Cambios en la forma de la cara
Crecimiento deficiente antes y después del parto
Problemas con el movimiento y el equilibrio, y tono muscular deficiente
Problemas con el pensamiento y el habla
Problemas de aprendizaje
Estos problemas de salud son permanentes y pueden ser desde leves
hasta graves.

Las complicaciones que se observan en el bebé pueden incluir:
Parálisis cerebral
Parto prematuro
Aborto espontáneo o muerte infantil
¿QUÉ TANTO ALCOHOL ES SEGURO?
No hay ninguna cantidad "segura" conocida de consumo de alcohol durante
el embarazo. El consumo de alcohol parece ser más dañino durante los primeros
tres meses del embarazo; sin embargo, tomar alcohol en cualquier momento del
embarazo puede ser perjudicial.
El alcohol incluye la cerveza, el vino, las bebidas a base de vino y el licor.
Un trago se define como:



12 onzas (340 ml) de cerveza
5 onzas (140 ml) de vino
1.5 (40 ml) onzas de licor
La cantidad que se bebe es tan importante como la frecuencia con la
cual se bebe.

Incluso si usted no bebe con frecuencia, tomar una gran cantidad una vez
puede ser dañino para el bebé.
Las borracheras con la bebida (5 o más tragos en una ocasión) incrementan
enormemente el riesgo para un bebé de sufrir daño relacionado con el alcohol.
Tomar cantidades moderadas de alcohol estando embarazada puede llevar a
un aborto espontáneo.
Las bebedoras empedernidas (aquellas que toman más de dos bebidas
alcohólicas al día) están en mayor riesgo de dar a luz a un hijo con síndrome de
alcoholismo fetal.
Cuanto más beba usted, más aumentará el riesgo de daño para el bebé.
NO BEBA ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO
Las mujeres que estén embarazadas o que estén tratando de quedar
embarazadas deben evitar beber cualquier cantidad de alcohol. La única manera
de prevenir el síndrome de alcoholismo fetal es no tomar alcohol durante el
embarazo.
Si usted no sabía que estaba embarazada y tomó alcohol, deje de tomarlo
tan pronto como se entere de su estado. Cuanto antes deje de beber alcohol, más
saludable será su bebé.
Escoja versiones sin alcohol de las bebidas que le gustan.
Si no puede controlar la bebida, evite estar en compañía de otras personas
que estén consumiendo alcohol.
Las mujeres embarazadas que padecen alcoholismo deben vincularse a un
programa de rehabilitación para el alcoholismo. Igualmente, deben realizarse
controles estrictos con un médico.

Drogas durante el embarazo
Aunque existen muchos agentes que pueden afectar al feto durante el
embarazo como el estrés o la contaminación radiactiva, las drogas constituyen un
serio riesgo para el correcto desarrollo del feto, incluidas las legales. Cualquier
agente que causa un defecto de nacimiento se denomina teratógeno.
Por un lado la mujer que consume drogas suele mostrar otros factores de
riesgo que dañan al bebé como un deficiente estado de salud general materno,
expresado por malnutrición, deficiente asistencia prenatal, mayor riesgo de
enfermedades infecciosas, grave estrés psicosocial o toxicidad por sobredosis.
Pero además el consumo de drogas durante el embarazo está
contraindicado ya que produce numerosas anomalías y problemas en el desarrollo

del feto. Estos son los efectos específicos que pueden causar las drogas en el feto
durante el embarazo:
Fármacos sin receta: Tomar un medicamento equivocado en el momento
menos adecuado puede causar una anomalía física permanente en el feto.
(ejemplo: Talidomina el día 26).



Cafeína: Dos tazas de café o tres refrescos al día aumentan el riesgo
de parto prematuro, y de recién nacido con menor peso.
Otros fármacos pueden producir efectos: antibióticos, antidepresivos,
ciertas hormonas, ...
Alcohol: en exceso: Puede provocar el "Síndrome de alcoholismo fetal"
(malformaciones faciales, miembros defectuosos, cara y corazón). En
general el alcohol en exceso produce déficit atencional en niños y
menor desarrollo de altura y perímetro craneal.
Nicotina: El índice de muerte fetal y neonatal es mayor en fumadoras y
la orina de los bebés contiene restos de la droga. Los bebés recién
nacidos de madres con está adicción retienen la nicotina. En general el
peso al nacer es menor. Actualmente se está estudiando una posible
relación con la hiperactividad.
Cocaína: Asociada a menor peso y menor desarrollo de la
circunferencia craneal, peor desarrollo motor a los dos años, menos
tiempo despierto al mes de nacer, mayor excitabilidad y menor calidad
de los reflejos. Son más propensos a problemas neurológicos y
cognitivos.
Marihuana: Puede provocar menor atención, bebés más pequeños y
más problemas de aprendizaje y memoria.
Heroína: Está relacionada con severos trastornos del comportamiento,
los bebés nacen adictos y muestran claros signos de abstinencia con
temblores, irritabilidad, trastornos del sueño y alteraciones motoras. Los
síntomas se pueden mantener hasta un año después del nacimiento. El
déficit de atención puede ser permanente.
Las anfetaminas y metanfetaminas: Pueden aumentar el riesgo de
aborto, parto prematuro y complicaciones en el momento del
nacimiento. Los efectos no son muy bien conocidos, por ello es más
seguro no utilizar estas sustancias durante el embarazo.

El peligro de los defectos estructurales causados por los teratógenos es
mayor en el inicio del desarrollo embrionario. Éste es el período de la
órganogénesis (desarrollo de los órganos vitales) y dura aproximadamente 6
semanas. Los daños posteriores, en lugar de causar daños estructurales, es más
probable que puedan atrofiar el crecimiento o causar problemas en el
funcionamiento de los órganos.

Adriel - Rebaño de Dios (1 Samuel 18:19).
Amsi - Fuerza. (1 Cr. 6:46)
Tadeo – El que alaba o confiesa (Mateo 10:2-4)
Ariel - León de Dios. (Esd. 8:16).
Asiel - Hecho por Dios (1 Cro. 4:35).