You are on page 1of 2

TEORÍA DE LA RELATIVIDAD

La teoría de la relatividad incluye tanto a la teoría de la relatividad
especial como a la de relatividad general, formuladas por Albert
Einstein a principios del siglo XX, que pretendían resolver la
incompatibilidad existente entre la mecánica newtoniana y el
electromagnetismo.
La teoría de la relatividad especial, publicada en 1905, trata de la física
del movimiento de los cuerpos en ausencia de fuerzas gravitatorias, en
el que se hacían compatibles las ecuaciones de Maxwell del
electromagnetismo con una reformulación de las leyes del movimiento.
La teoría de la relatividad general, publicada en 1915, es una teoría de
la gravedad que reemplaza a la gravedad newtoniana, aunque
coincide numéricamente con ella para campos gravitatorios débiles y
"pequeñas" velocidades. La teoría general se reduce a la teoría
especial en ausencia de campos gravitatorios.
No fue hasta el 7 de marzo de 2010 cuando fueron mostrados
públicamente los manuscritos originales de Einstein por parte de la
Academia Israelí de Ciencias, aunque la teoría se había publicado en
1905. El manuscrito contiene 46 páginas de textos y fórmulas
matemáticas redactadas a mano, y fue donado por Einstein a la
Universidad Hebrea de Jerusalén en 1925 con motivo de su
inauguración.
El presupuesto básico de la teoría de la relatividad es que la
localización de los sucesos físicos, tanto en el tiempo como en el
espacio, son relativos al estado de movimiento del observador: así, la
longitud de un objeto en movimiento o el instante en que algo sucede,
a diferencia de lo que sucede en mecánica newtoniana, no son
invariantes absolutos, y diferentes observadores en movimiento
relativo entre sí diferirán respecto a ellos (las longitudes y los
intervalos temporales, en relatividad son relativos y no absolutos).

A partir de la sensación fisiológica. la escala Kelvin y la escala Fahrenheit. no es posible expresar con precisión en forma de cantidad los resultados de este tipo de apreciaciones subjetivas. la determinación de los puntos fijos o temperaturas de referencia que permanecen constantes en la naturaleza y. por si fuera poco. Pero esa apreciación directa está limitada por diferentes factores. 3. El rango de temperatura accesible debe ser suficientemente grande. al menos. relativas y absolutas. Una vez que la propiedad termométrica ha sido elegida. es posible hacerse una idea aproximada de la temperatura a la que se encuentra un objeto. etc. además. 2. La propiedad termométrica debe ser lo bastante sensible a las variaciones de temperatura como para poder detectar. las más importantes son la escala Celsius. para una misma temperatura la sensación correspondiente puede variar según se haya estado previamente en contacto con otros cuerpos más calientes o más fríos y. del volumen de un líquido. pequeños cambios térmicos. son puntos fijos.Escalas Térmicas: Existen varias escalas termométricas para medir temperaturas. por otra. Estas magnitudes cuya variación está ligada a la de la temperatura se denominan propiedades termométricas. porque pueden ser empleadas en la construcción de termómetros. así el intervalo de temperaturas a lo largo del cual esto es posible es pequeño. de la presión de un gas. la elaboración de una escala termométrica o de temperaturas lleva consigo. con una precisión aceptable. Lo que se necesita para construir un termómetro. . Ejemplos de procesos de este tipo son el proceso de ebullición y el proceso de fusión. Para definir una escala de temperaturas es necesario elegir una propiedad termométrica que reúna las siguientes condiciones: 1. La expresión matemática de la relación entre la propiedad y la temperatura debe ser conocida. por una parte. dos operaciones. de la resistencia eléctrica de un metal. Por ello para medir temperaturas se recurre a los termómetros. de modo que a cada valor de aquella le corresponde un solo valor de ésta. es decir procesos en los cuales la temperatura permanece constante. En todo cuerpo material la variación de la temperatura va acompañada de la correspondiente variación de otras propiedades medibles. Tal es el caso de la longitud de una varilla metálica. Existen varias escalas para medir temperaturas. la división del intervalo de temperaturas correspondiente a tales puntos fijos en unidades o grados.