VISIÓN DEL SUICIDIO El suicidio es visto como liberación.

El hombre, mediante
este acto, se libera de todas las frustraciones que oprimen su corazón sensible
y su alma torturada. Werther, al no Profs. Simeón Martín y José A. García DPTO.
LENGUA Y LITERATURA- IES Avempace 21 poder alcanzar la felicidad al lado de
Lotte, la alcanza quitándose la vida, esperando encontrarla en el divino mas
allá. También es visto por Werther como un acto de valentía, al contrario de la
opinión más convencional de Albert, que lo considera un acto cobarde. En la
carta del 12 de agosto Albert y Werther discuten esta cuestión y se ve la
incompatibilidad de sus opiniones sobre el asunto. En cierta forma, podría
compararse el suicidio de Werther con el de Willy Loman, en Muerte de un
viajante, de Arthur Miller. Ambos personajes se ven abocados a esta decisión,
se van quedando sin otra salida que la de morir y la eligen voluntariamente, en
el caso de Werther como liberación, en el de Willy como medio para que su
familia cobre el seguro y sus hijos puedan tener una nueva oportunidad de ser
alguien en la vida. A Werther lo mueve el despecho de un amor imposible, a
Willy la desesperación del fracaso, el agotamiento vital en que se encuentra a
sus sesenta y pico años.
Rechazo del mundo y la sociedad (crítica social de Werther) Las desventuras
del joven Werther es una novela en la que se habla con libertad del alma
humana y sus pasiones, y esto escandaliza a los bien pensantes. El romántico
quiere rebelarse, luchar contra esta monotonía, romper el patrón diseñado por
Dios para la creación y la vida. Buscando distinguirse rechaza el mundo y la
sociedad que le rodea, desea liberarse de las convenciones y la tiranía,
defiende los derechos y la dignidad del ser humano. Werther hace una crítica
de todo lo que está anclado a la razón: las costumbres, los valores, etc. Trata
de convencer al lector de que las acciones de los hombres no pueden ser
medidas por un único rasero, sobre todo con su suicidio. Werther critica las
diferencias entre clases sociales, el prejuicio de que si alguien de clase alta se
mezcla con gentes de clase inferior perderá el respeto de los de su misma
clase: “He tenido una triste experiencia (...): que gente de cierta clase
mantiene siempre una fría distancia con el pueblo bajo, como si creyera perder
con el acercamiento; y hasta hay insustanciales y bromistas que simulan
rebajarse para hacer sentir a la pobre gente, del modo más palpable, su
petulancia. Ya sé que no somos ni podemos ser iguales, pero opino que quien
juzga imprescindible distanciarse del así llamado populacho para mantener su
respeto, es tan reprobable como el cobarde que se esconde del enemigo por
temor a sucumbir.” (carta de 15 de mayo). Aunque Werther pertenezca a la
clase burguesa, la critica por sus normas y patrones: “Mucho podrá decirse en
pro de las reglas, casi tanto como puede decirse en alabanza de la sociedad
burguesa. Quien se forma con arreglo a ellas nunca producirá algo malo o de
mal gusto, lo mismo que el que se deja guiar por las leyes y los buenos
modales nunca podrá ser un vecino inaguantable ni un singular malvado, pero,
dígase lo que se diga, ¡también las reglas destruyen el verdadero sentimiento
de la naturaleza y la auténtica expresión!” (carta de 26 de mayo). Werther
también ataca la subordinación a la que están obligados los niños: “Sí, querido
Wilhelm, los niños, es lo que más quiero en este mundo. Cuando los miro y veo
en esa pequeñita cosa el germen de todas las virtudes, (...) a éstos que son
nuestros semejantes y que deberíamos tratar como modelo los tratamos como
a subordinados. ¡No les está permitido tener voluntad propia! - ¿No la tenemos
nosotros? ¿Y en qué estriba nuestro privilegio? - ¡En que somos mayores en
edad y experiencia! - ¡Dios Santo, desde tu cielo ves niños viejos y niños
jóvenes, y nada más!; y en quienes tienes más complacencia lo anunció ya
hace tiempo tu Hijo. Pero creen en él y no lo escuchan -¡ésta es también la
vieja historia!- y forman sus hijos según su imagen y... ¡adiós, Wilhelm! ¡No

La naturaleza humana —continué argumentando— tiene sus límites: puede soportar hasta cierto punto la alegría. Elogio del suicidio Crítica social Profs. cuando dice: “El príncipe tiene sensibilidad artística. condenatoria del suicidio: “no puedo imaginarme cómo un hombre puede ser tan loco que acabe pegándose un tiro. Albert replica que. En la carta que escribe a Lotte explica la historia de una joven que ha conocido. con la que se siente identificada. con acciones sublimes. (.) Y me parece igualmente absurdo tachar de cobarde a quien se quita la vida. en este punto al menos. que es de lo que ahora se trata. Simeón Martín y José A. solamente el pensarlo me produce repugnancia. En esta misma carta deja patente la mentira en la que viven los burgueses: “los demás afirman que no han visto a nadie que sepa alabar con tanto refinamiento como yo (y mentir. ¡Nosotros. […] Todo lo exageras y aquí. Werther ejemplifica su argumento con la historia de una joven que es abandonada por su amado y se suicida porque siente que ha perdido lo único que quería.IES Avempace 25 En una conversación Werther y Albert discuten sobre el suicidio. A veces tengo que moderarme los labios al llevarle con mi ardiente imaginación por la naturaleza y el arte. un tema que por sí mismo ya era inmoral en aquellos tiempos. Werther expone a lo largo de la novela su opinión sobre las clases sociales. García DPTO. poco o nada cuenta cuando la pasión se agita y está uno confinado por los límites de lo humano.. cuando no debe ser considerado sino como flaqueza.. Wilhlem Amberg (1870)Profs. [. las penas y sufrimientos. ¡educados para nada!”. LENGUA Y LITERATURA. no tienes razón al comparar el suicidio. Porque en realidad es más fácil morir. cómo arraigan en él las ideas.. si hubiera dejado obrar al tiempo. pensando . la angustia de su corazón habría desaparecido y “habría surgido otro que la consolara”. Porque solamente podremos tener el honor de hablar de una cosa si la conocemos y sentimos como los demás. los bieneducados!. La discusión continúa. no se ha de valorar fuera de contexto: “Veamos pues. Al oír esto Werther exclama: “el hombre es sólo hombre y la escasa inteligencia que pueda tener. (.. si podemos imaginarnos de otro modo en qué estado de ánimo ha de hallarse el hombre que se decide a deshacerse del peso de la vida. pues lo uno no se da sin lo otro ¿me comprendéis?)” (carta de 20 de enero). García DPTO. esta pasión no es por tanto invención poética. sigue criticando el amor burgués. en ocasiones agradable. no más que una mentira: “Este amor. y ésta sería aún mayor si no estuviese supeditado al formalismo científico y la ordinariez de la terminología. mira cómo actúan sobre él las impresiones. como no sería pertinente tildar de cobarde a quien muere de una fiebre maligna.) Observa al hombre en sus limitaciones. Crítica de la razón Crítica de las diferencias de clase Críticas a la educación “Leyendo el Werther de Goethe”.” (carta de 12 de agosto). Por ejemplo..quiero seguir divagando sobre este tema!” (carta de 29 de junio).” (carta de 12 de agosto). LENGUA Y LITERATURA. añadid vos.. Werther también critica a los ilustrados de su época. (hablando de la anécdota del joven que se enamoró de su ama y quiso tomarla por la fuerza) esta fidelidad.. como podemos comprobar en la carta de 24 de diciembre: “Lo que más me irrita son las fatales circunstancias sociales”. y él. Vive y se da en su mayor grado de pureza entre la clase de hombres que nosotros apodamos incultos y rudos. Simeón Martín y José A. que soportar con entereza una vida llena de penalidades. A lo que Werther replica que para tachar a alguien de cobarde o inmoral se han de conocer el porqué de tal acción.] Ciertas acciones son inmorales sea cual fuere el móvil que las produce.” (carta de 12 de agosto). Anhela evadirse del bullicio y pasamos largas horas soñando escenas campestres de felicidad sin mácula” (carta de 20 de enero). porque tiene un problema similar al suyo: “Su condición social es una carga para ella pues no satisface ninguno de los deseos de su corazón. Goehte pone en boca de Albert la opinión convencional. pero sucumbe en cuanto sobrepasa esa barrera..IES Avempace 26 Más adelante. hasta que al fin una pasión creciente le roba todas las serenas fuerzas de su razón y le impulsa a su destrucción.

de quien se comenta en Werther “La fiesta de la primavera” (1753): «No quiero lanzarme.. Lotte.. sus clases sociales. su orden. muy típicos del movimiento romántico. muy poco” (carta del 26 de octubre). especialmente por Klopstock. además. amada mía! En este corazón desgarrado a menudo se ha ido filtrando la horrible idea de. Lotte! ¿por qué iba a silenciarlo? Uno de nosotros tres debe desaparecer.. en profunda adoración y desaparecen. Goethe exalta los sentimientos hasta el punto de justificar el suicidio por un amor no correspondido y establece un tono y un estado de ánimo con tendencia al frenesí. Otro de los ataques de Werther va dirigido al matrimonio.. 12.No es desesperación. ¡a ti!.. ¡matar a tu marido!. es una mujer casada. no elegido. pero morir suicidándose es el resultado de una elección personal.El suicidio El choque entre la sociedad y el individuo determina el desenlace trágico. no quiero volar al océano de todos los mundos. con el fin de evitar tal sufrimiento. pero no salir: “¡Ah!. un grito de rebeldía. Únicamente encontrará una salida: el suicidio como acto de protesta y liberación. ¡a mí!” (carta del 20 de diciembre). y no porque Lotte no sienta nada por él en el momento del beso: Crítica al matrimonio Profs. ¿Pecado?” (carta de 24 de noviembre) “¿Y qué importa que Albert sea tu esposo? ¿Esposo? Eso lo será para este mundo.] Cuando de la mano del Todopoderoso surgieron . yo me impongo la condena. vacilando entre el amor y la cólera. LENGUA Y LITERATURA. En Las desventuras del joven Werther. Está también muy influido por sus compañeros de movimiento del Sturm und Drang. pues nacer es algo impuesto. deja de sufrir por su desventura amorosa. Ella se apartó de él y en angustiosa confusión. al hastío del mundo y a la autodestrucción. esta felicidad. da un tropezón con alguna frase estereotipada”. es certeza de que ya he concluido y de que me sacrifico por ti. querido amigo. El joven no encaja en la sociedad.. Lo que lleva al protagonista a suicidarse es la imposibilidad de lograr su amor. y se arrojó como loco a sus pies. los coros jubilosos de los hijos de la luz están en adoración. Mediante el suicidio. y ¡ése quiero ser yo! ¡Oh.. Durante toda la novela está presente la idea del suicidio. dijo: —Ésta es la última vez. y después morir para expiar este pecado. Werther! ¡No volveréis a verme más! Y dirigiendo la mirada más embriagada de amor al desdichado.IES Avempace 27 “Él no puso resistencia. Los románticos y los “sturm und dränger” rechazaban la sociedad. estoy convencido.. provocándola él mismo. de que la existencia de una criatura importa poco... ante mi alma se alza como una muralla. que yo quiera arrancarte de sus brazos para estrecharte en los míos.. los espectáculos naturales e incluso se condena el malhumor. lo he saboreado en toda su celestial delicia. [. Werther consigue deshacerse del mundo y de la sociedad que lo rechaza y. un acto que simbolizaba la libertad. ¿lo ves?. corrió a la habitación de al lado y cerró tras sí con llave”. los colores idílicos. sus normas. su amada. Esta es la razón de que él desee la muerte sin esperar a que Dios se la conceda. lo que imposibilita el romance entre ambos y va agotando poco a poco la esperanza del protagonista. y para este mundo será pecado que yo te ame. INFLUENCIAS Y MODELOS DE GOETHE EN WERTHER Goethe sigue en Werther la moda epistolar establecida por el británico Samuel Richardson en Pamela y por el francés barón de Montesquieu en Lettres persannes (Cartas persas). Simeón Martín y José A. Hay otras muchas citas en las que Werther habla del suicidio: “Sí. éste pecado fue bálsamo de vida y fuerza para mi corazón. su forma de luchar contra lo que nos ata. al mismo tiempo que eran rechazados por ella. García DPTO. Su amor es. convencido y cada vez lo estoy más..” . aunque al principio tienen lugar las alabanzas a la belleza. Una de las citas clave es cuando el protagonista explica su idea del suicidio: “¡Quiero morir! .que lo hace muy bien. la dejó desasirse de sus brazos. donde las primeras criaturas. Lo que imposibilita a Werther el logro de su amor es la fuerza de las convenciones. en realidad.. La forma que tenían de rebelarse contra lo establecido era el suicidio. a la melancolía.. que es como una jaula adonde sólo se puede entrar. ¿Pecado? Sea. ¡Sí.

que sufre demasiado mi pobre corazón. un sentimiento más suave se fue instalando poco a poco en mi alma que. claras. ¡todo es omnipotencia. pero aun así lo siguieron. en calma. [. trad. más que a las siete estrellas formadas por la confluencia de los rayos de luz! [. el amigo de Goethe.. comparándolo con el anterior.. García DPTO. estando separados. hospitalarias. los que precisamente sabían combinar mejor esa seguridad y firmeza de expresión con la dignidad. era lo que me ponía en un estado de locura y de rabia tal que me empujaba gradualmente hacia la desesperación. los escaldos. por fin te extingues. gota.. se apaga el afanoso jaleo del mercado. dulce juventud. carta XVII. aquel tiempo feliz ya no existe. inquieta y soñadora. Hölderlin. amarla. en donde decía cosas como estas: «En época antigua. todo es milagro!». IV. F. Desde la aldea en calma. Klopstock. hablarla. eran los poetas. ¿a dónde me dirijo? Todos los hombres viven de un sueldo y un trabajo. su hogar frugal humea. sin embargo. «Allí. con la eufonía. ¿Quiénes son los miles y miles. empecé a urdir en mi imaginación funestos proyectos y. en un momento de gran emoción. [. Trad. En torno a mí. así. Eustaquio Barjau. verla. adorarla. del que acababa de salir. mi agitación empezó a tomar otro rumbo. y en este estado. Reproducimos aquí un fragmento de La nueva Eloísa. si bien muy débil y lejanamente. y nosotros vivimos y seguimos juntos y nuestros corazones siguen siempre unidos! I. trad. el Sturm und Drang se inspiraba en Rousseau y Shakespeare.los grandes planetas.] Mi arpa está de nuevo rodeada de guirnaldas de palmas. alegres. La nueva Eloísa (1761). la esperanza de volver a verla aliviaba mi corazón. de María Pares. ¿a dónde voy?. los barqueros al puerto ya regresan. Mas yo. más que a las tierras que surgieron de su mano.] Cuando. sentir que la había perdido para siempre. A este último lo siguieron los juglares. embelesados por nuestros primeros sentimientos de amor. bajo la parra.. enternecida. Esta tentación se hizo tan fuerte que tuve que abandonar bruscamente su mano y alejarme a la otra punta del barco. la gota? ¿Quién soy yo? ¡Aleluya al Creador. Tranquila y luminosa llegará la vejez». hasta que . me decía. como posibilidad al menos. ha desaparecido para siempre. los eruditos. imaginaba que un solo instante de su presencia borraría todas mis penas. La evocación de la naturaleza que hace Werther al principio de la novela (“locus amoenus”) está muy influida por Hölderlin y su bellísima“Fantasía del atardecer”: «Ante su humilde choza en sombra está sentado en paz el labrador. cuando.] Vuelve a mí. no regresará jamás. me producía un cierto placer. resplandece la cena sabrosa y amigable. donde AbelardoProfs.] Las rapsodias de Homero y los cantos de Ossian eran como impromptus [breve composición musical improvisada] porque entonces no se sabía absolutamente nada de impromptus. tú. entreveía. con la belleza. y canto al Señor. lloré mucho.. un estado menos cruel que el que yo estaba sufriendo. fragmento. superó la desesperación y brotaron de mis ojos torrentes de lágrimas. susurrando. aquel tiempo. Jean-Jacques Rousseau. Estoy aquí. le llega al caminante el tañer de las campanas. LENGUA Y LITERATURAIES Avempace 28 derrama abundantes lágrimas de amor.. los torrentes de luz se convirtieron en las siete estrellas. y. tan importantes en la novela. tocarla. tuve la violenta tentación de precipitarla conmigo a las olas y así acabar mi largo tormento y mi vida entre sus brazos. al modo en que Werther lo hará por su amadísima Lotte: «Empecé por recordar un paseo parecido a este que realizamos tiempo atrás.. y habitaron. todos pasan. de Rousseau. A su vez. Ahora. casi poseyéndola todavía. dulce sueño. ¿por qué sólo en mi pecho nunca el aguijón duerme? [.. «Fantasía del atardecer».. del esfuerzo al descanso.. en el que temblaba con solo pensarlo.] Todo acabó. tú. Eustaquio Barjau. y las miríadas todas que habitan. Entonces. en aquel instante te desprendiste de la mano del Todopoderoso. durante un largo tiempo y me calmé». Y en cuanto a los cantos de Ossian. Simeón Martín y José A. Pero encontrarme cerca de ella. yo gemía. Johann Gottfried von Herder había escrito en 1773 el ensayo Ossian y los cantos de los pueblos antiguos. G. en ciudades lejanas. ¡Ay.

Werther no llega a establecer el pacto entre lo deseado y lo posible que es lo que hace posible “el divino regalo de la cordura”. Los autores románticos encuentran su primera fuente de inspiración en la obra de dos grandes pensadores europeos: el filósofo francés JeanJacques Rousseau y el escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe. Llamado también "el mal del siglo"  Surge en Alemania a finales del siglo XVIII hasta 1918. no porque idealice la belleza.. que eso significa la palabra— . que debería ser la hija más tempestuosa y más segura del alma humana. corría sutilmente por las venas inquietas de casi todos los jóvenes.   CONCEPTO DE SU LITERATURA El romanticismo es un movimiento literario que dominó la literatura europea desde finales del siglo XVIII hasta mediados del XIX.  ALEMANIA (Cuna del romanticismo): Alemania reaccionó tempranamente contra el neoclasicismo. abanicos. se quedarían estupefactos de lo que se les da y se les quita. la más inválida.  Con los ideales de la revolución francesa.por fin vino el arte y se extinguió la Naturaleza. los poemas se convirtieron en ejercicios escolares e infantiles muchas veces corregidos. objetos de regalo. en los años que precedieron a la Revolución francesa. los ideales de: libertad y nacionalismo. según como se nos antoje. frente al paganismo del neoclasicismo..] La poesía. perfumes. su libertad de pensamiento y expresión y su idealización de la naturaleza. que significa tempestad e ímpetu. filósofo y crítico literario alemán. porque su publicación desencadenó una ola de suicidios). Consideraba. Estoy seguro de que si Homero y Ossian revivieran y oyeran cómo los leen y los alaban. Como líder del movimiento del Sturm und Drang (tormenta e impulso) inspiró a muchos escritores.. la más vacilante. angustia vital. pero Goethe supo proyectar en ella las inquietudes de su época: exagerado sentimentalismo. de lo que se les atribuye y por otro lado no se les reconoce». la genialidad del hombre no estaba en sus ideas si no en el poder de su imaginación. Y en el siglo XVIII.IES Avempace 29 nuestro tiempo. si este es el concepto de Profs. entre ellos y muy especialmente a Johann Wolfgang von Goethe. contrario al clasicismo. un grupo de jóvenes poetas se unió bajo el lema Sturm und Drang. Eso explica su enorme éxito: su repercusión en las modas (vestidos. principal figura del romanticismo alemán: Este grupo defendía ante todo la libertad del artista. que la literatura no debía perseguir ningún fin. cuyo líder fue Johann Gottfried von Herder (1744-1803).. y por eso finalmente se suicida.. además. LAS DESVENTURAS DEL JOVEN WERTHER: CONCLUSIÓN La historia de amor imposible terminada en suicidio tuvo su origen en una experiencia propia (subjetivismo). [. 13. busca la libertad en el Otro. El amor romántico anhela la totalidad. excepto la belleza. y raras veces encontramos lo que canta en ellas: el espíritu de la Naturaleza. Por imposibildiadad de aceptar lo necesario para seguir viviendo. fue también atacada. Y por eso el romántico siempre es desdichado. Por incapacidad para establecer un pacto con una realidad que le parece inasumible. la plenitud del Yo. comunión con la naturaleza. se convirtió en la más incierta. Por eso es un inadaptado. con su libertad de arte de . Así. sino porque representa el sentimiento trágico de la belleza. o bien encontramos en ellas demasiado. también se da en el arte. Y ciertamente.) y hasta en el comportamiento de los jóvenes (la novela fue condenada por la Iglesia. sino que.. Se caracteriza por su entrega a la imaginación y la subjetividad. así que. o bien demasiado poco. LENGUA Y LITERATURA. Libertad frente a las reglas.  La razón impuesta como un valor fundamental por el neoclasicismo. entonces por eso también queremos admirar cada vez más el arte de la Naturaleza en las obras antiguas. para el Sturm und Drang. una naturaleza radicalmente adolescente —es decir. Simeón Martín y José A. al que consideraba muy rígidos en sus principios normativos en la literatura. su libro no había sido inventado. enferma. Como el propio Goethe declaró. cuyos escritos contribuyeron a la aparición del romanticismo alemán. García DPTO.

. CAPÍTULO III CARACTERÍSTICAS GENERALES y GÉNEROS LITERARIOS Características los grandes temas románticos: Con la difusión del movimiento romántico a los demás países de Europa. El declive del romanticismo  Hacia mediados del siglo XIX el romanticismo comienza a dar paso a nuevos movimientos literarios: los parnasianos y el simbolismo en la poesía y el realismo y el naturalismo en la prosa. en la elección de la forma y en la elección del contenido.escribir y el nacionalismo y el cristianismo y en contra del paisaje greco latino: manso. Busca su originalidad en su propia intimidad. a menudo entremezclados.1860) Denuncia los problemas de la sociedad. cuya vida y paisaje se pinta con devoción. Razón Artístico. en nombre de la razón. una ola melancólica "Melancolía por que ya no tiene o melancolía por que aún no se tiene".  Perdieron la confianza en la razón y establecieron que los sentimientos íntimos del hombre era lo único verdaderamente valioso.     El término romántico se empleó por primera vez en Inglaterra en el siglo XVII con el significado original de 'semejante al romance'. Nacionalismo romántico y Literatura El Romanticismo en literatura significa libertad. surge el paisaje exótico. El romántico se concibe como un ser libre. bucólico y pastoril. Se trata de una literatura revolucionaria por cuanto supone la liquidación de la norma clásica y la enemiga de los neoclasicistas. los dogmas religiosos. No puede aceptar leyes ni sumisión a ninguna autoridad. Justificado en querer ser siempre los incomprendidos de la época. En Francia se dio la más cruenta batalla entre clásicos y románticos. sin su carga original audaz. Razón Social: (1830 .  Su exagerado pesimismo y el plano de exagerado subjetivismo orientado siempre al pesimismo.  El romántico del siglo XIX era fundamentalmente un soñador y quería cambiar el mundo y se identifica con las grandes causas humanas: libertad. a) Anhelo de libertad: se le entiende entre sentidos: . . el cual se manifiesta como un querer ser y un buscador de la verdad. patriotismo. como un calco repetitivo y con gran éxito de lectores.  En América se inicia en 1832 con la obra "Elvira" (La novia del plata) de Esteban Echevarría.Libertad en el espacio: Impulsa al autor romántico a buscar la soledad o huir imaginariamente a países lejanos míticos.Esto produce al romántico. melancolía y desesperación.Libertad artística: Ser creativos sin necesidades de las reglas reverenciadas por los rígidos neoclásicos. su yo personal. por que el romántico es un ser fantasioso. se sitúan en el centro de las preocupaciones de los escritores del siglo XIX.    Variantes: 1. ciertos temas y actitudes. etc. su ego: emociones. salvaje de ruinas y lugares sombríos. pero siguió cultivándose en toda Europa y América. con el fin de denigrar los elementos fantásticos de la novela de caballerías muy en boga en al época. justicia. Esto es en la Revolución Francesa y una nueva sociedad para los pobres 2.Libertad en el tiempo: Conduce hacia el pasado a través del recuerdo o hacia el futuro por medio del ensueño. sentimientos. . Muchos románticos heredaron la crisis de la conciencia europea que la Ilustración provocó al cuestionar. b) Subjetivismo Expresa libre y con mucha sinceridad su mundo interior. anhelos. Manifiesta tristeza. cuyos deseos e ilusiones chocan constantemente con la realidad. .

por lo popular y por todo lo que encarna más vivamente el espíritu nacional. A la medianoche. Goethe ha escapado y en una especie de sacrificio se ha librado a sí mismo de la muerte con los últimos suspiros de Werther. En el amor se encarna toda la rebeldía romántica: "Todas las pasiones terminan en tragedia. e) Revaloración de la naturaleza: Uno de los rasgos principales del romanticismo fue su preocupación por la naturaleza. y la vida sin amor es muerte. Goethe se salva para la historia. el fiel Guillermo. descubriendo en ella un principio de vida. sus descripciones y. Sobre el escritorio. No obstante. nos dice el escritor refiriéndose al hecho. Esta obra se cita a menudo como una influencia decisiva en la poesía romántica inglesa y su visión idílica de la naturaleza. la imagen cruenta de aquella muerte. de la tragedia. y la posibilidad de convertir la muerte en vida: la muerte de amor es vida. de ahí su predilección por el medioevo. con su pluma. se escuchó el disparo proveniente de la habitación. el alma romántica encuentra la liberación de la finitud. como sentimiento puro.    c) Predominio del sentimiento sobre la razón: Pone mayor pasión antes que racionalidad. Queda su testimonio en las cartas que a Guillermo dirigió: sus palabras. Bien que la muerte del impulsivo Werther trae muchas otras. F. W. en últimas. que vienen a ser el discurso del alma romántica —tal vez la más extrema en su momento— que Goethe luego valorará con distancia. fe en la vida y cima del arte y la belleza. En el amor romántico hay una aceptación de la autodestrucción. El gusto por la vida rural se funde generalmente con la característica melancolía romántica. El hombre se ha protegido de las manos del romántico suicida. i) El amor y la muerte: El romántico asocia amor y muerte. toda poesía tiene algo de trágico" (Novalis). y en el amigo. Von Goethe. un sentimiento que responde a la intuición de cambio inminente o la amenaza que se cierne sobre un estilo de vida. una tendencia liderada por el poeta William Wordsworth. Emilia Galotti ha presenciado lo sucedido. k) La religión de los románticos: Las posturas románticas acerca de la religión son variadas. "la religión de la patria". sino en un sentimiento interior y en una intuición esencial de lo divino que conduce a una unión mística con Dios. y debemos actuar motivados por el entusiasmo y el amor ("sintiéndose lleno de Dios". Werther se ha despedido del mundo. Por : Luís Felipe Valencia. el Uno y el Todo. como ocurre en el Werther de Goethe. En la muerte. el diario de sus padecimientos. le ha prestado el arma al suicida. como lo dice la leyenda que hay tras la obra. Sobre la mesa. Schlegel). Surge así el interés y el gusto por las leyendas y tradiciones. era yo: se trató de un crimen en defensa propia —argumentaría el poeta cuando le llaman homicida—. vinculan a . sus padecimientos. una comunicación directa entre el hombre y la Naturaleza. El placer que proporcionan los lugares intactos y la (presumible) inocencia de los habitantes del mundo rural se observa por primera vez como tema literario en la obra 'Las estaciones' (1726-1730). Para todos los románticos no existe Dios fuera del mundo y del hombre. en ninguna moral instituida. Pero no ha sido simplemente un librarse de la muerte: Goethe se rescata a la vida. sin ninguna reserva. el hombre y Dios. «Me liberté con una violenta revolución». No sobra recordar sus palabras a aquellos que. del poeta escocés James Thomson. porque en el amor se deposita la esperanza en un renacer. con todo y que el temor y las tristezas nunca le abandonen. si no también el yo colectivo. El joven Werther se ha suicidado y el no menos joven Johann Wolfgang von Goethe. El escritor alemán se alejará como de un vicio. d) Nacionalismo: No solo exalta el yo personal. Si no era él. jóvenes que se identificaron tanto con su vida que entregaron también la existencia. El romántico ama el amor por el amor mismo. La muerte del Joven Werther… El Nacimiento de J. todo lo que es limitado termina muriendo. y éste le precipita a la muerte y se la hace desear. El amor atrae al romántico como vía de conocimiento. en general la creencia no la fundan los románticos en ninguna norma establecida.

aunque en las últimas líneas de la novela nos diga que se tema por su vida. Nuestro héroe romántico. Mundología goetheiana. a Carlota la deja viva. esas rarezas del amor. éste le escribe a su amigo: «Sólo la naturaleza posee una riqueza inagotable. El amor romántico. «Goethe mata a un pelele para no matarse a él mismo». reconociendo —como lo hará años después el italiano Benedetto Croce al acercarse a la filosofía de la historia y a la labor de los historiadores—. se convierte también en una de las proyecciones del poeta. Lejos de su casa. así como también da cuenta de sus animadas y fraternales discusiones con Alberto. más bien mucha emotividad. Aquél. Ella se sabe comprometida para el matrimonio. Las extrañezas del corazón —extrañezas que Goethe siempre exploró—. encuentra en los niños la alegría de su corazón y en los libros. podría decirse que si los ánimos frenéticos no se despiden de él. Tras conocerla. ya se entrevé en las primeras líneas que Werther envía a su amigo. regresemos al Werther. en un lugar en el que pretendía reposar y deleitarse en las páginas de Ossián y Shakespeare. es una gran mujer.Goethe con el romanticismo: «El romanticismo es la enfermedad. sobre todo con una mujer amada en común. bueno. Semejante al Sterne del Viaje Sentimental que con una encantadora facilidad logra escaparse de las penas dirigiéndose a una «misteriosa senda de terciopelo que la fantasía riega con capullo de rosas». Nada más acercarse a Stefan Zweig para recordar la lucha interior que subyace a la creación de la obra de arte: lucha con el demonio que tan bien suena a los oídos románticos. Y cuán extraño suena que este par tan dispar puedan serlo. para despertar a todo lo que le espera en la naturaleza. no olvidemos un detalle bien especial en la obra: Goethe entrega a la muerte su confusa juventud. La amistad con el joven Schiller y el contacto con el inestimable Byron removerán luego en Goethe. Y. Con sus cartas. el enamorado quiere recrear la historia de su muerte. su desesperado pretendiente. y siempre tendrá presente tales principios en su incesante actividad de comprender mejor la vida sintiéndola transcurrir. sólo ella forma a los grandes artistas». Carlota. quien incansable busca su personalidad. Así. su pasado en Werther. como sujetándose a su final. de ruptura. como lo fue la amiga que Goethe amó durante toda la vida. que su historia no podrá tener nada de objetivo o pasivo de su parte. por tanto. para provecho propio. Si mediante su desahogo espiritual Goethe ha dejado de naufragar y toma las riendas de su vida. así. la romántica obra y su influencia se mantienen. Pero. impulso y ardor del corazón a la vista y el recuerdo del ser que se ama. sin embargo. logra que sus adoradores se estimen. Son dos hombres de naturaleza distinta y no sin inteligencia logra ella que sean amigos. o. no puede ver en el suicidio más que un acto de . el piano y los paseos por el jardín la cura de sus tristezas. El Goethe romántico fallece en el suicidio del joven Werther. Goethe sabe que el arte se alimenta de dos fuentes: la naturaleza del alma humana y la naturaleza del cosmos. Sin reservas. el clasicismo es la medicina». El mérito es todo de Carlota quien. escribe a su muy querido Guillermo: «Soy feliz y estoy contento. aquellas emociones internas de su juventud. el joven encuentra a «la más amable de las criaturas». Goethe era consciente de su necesidad de lucha. éste. al final de su vida. su prometido. Carlota. Con el Werther. aquel abrir los ojos ya se puede entrever como uno de los deseos del pusilánime Werther. los dos amantes de la bella Carlota. poco le importa el lugar que pueda tener su obra en el corazón de quienes la vayan a leer. Mientras Goethe haya sacado provecho de su experiencia catártica en el desarrollo del Werther. puede darse por contento. son las que refiere el joven en sus cartas: el deseo que Carlota despierta en él no es correspondido con igual intensidad. bien lo refiere Rafael Cansinos Assens. el poeta ha comprendido la lección. seré mal historiador». El contraste de personalidades ya es de hecho llamativo en Alberto y Werther. Sin mucho ruido. Werther dio cuenta de ello en sus cartas.

Goethe no tiene necesidad de morir para superar el amor por tal mujer: tras la desfachatez de Werther. lealtad que viene a ser con la resignación. […] Tened calma. Goethe reclama su libertad. el poeta se aleja del tono personal y epistolar que guiaba el libro. A las dificultades técnica y narrativa se suma el deseo de contemplar el desprendimiento. abrevó en la inagotable fuente medieval para su creación. y las leyendas medievales. pero también debéis procurar ser más dueño de vos. del joven Goethe? En sus últimas páginas. Goethe se asume a sí mismo y consigo a la vida en sus obras. «Lealtad para la vida —dice el maestro Alfonso Reyes—. Así. La mística goetheiana. todos lo sabemos y hemos sido testigos: aquella imposibilidad es la que lleva a la muerte al joven Werther. Su autor. la verdadera figura de su mística». Con términos prestados por un Goethe que después emprendería un nuevo camino. ¿cómo transcurren los últimos días de Werther. el poeta comprende mejor la naturaleza de sus tristezas y sus alegrías. cobardía viene a ser desatender la luz que la razón brinda. su lectura de Homero no es más fuerte en su corazón que la impresión producida por la de Ossián. Beethoven nos envía su empujón. al joven del que trata de librarse. Goethe. prefirió siempre las primeras: con todo y que la oscuridad demoníaca siempre le haya coqueteado. es Goethe mismo quien amonesta al joven Werther. las sinceras palabras de Carlota le ayudan a resolver sus sufrimientos. animado en sus notas: «Goethe vive. Werther se lamenta por su suerte y otra voz nos cuenta lo ocurrido. prefirió siempre la luz. por su parte. Alberto. Asimismo. La Danza de la Muerte: Goethe. bien lo sabemos. las que se acomodan a su angustia y argumentan sus determinaciones. en donde el . se indigna ante tal valentía: que no tal. pero. El joven vacila —«¡Ah! ¿Es que me falta valor para morir?»—. ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?». «Sí. ¿Y tú? ¿Eres algo más?». pregunta Werther en sus cartas. yo no soy otra cosa que un viajero. libertad que viene de Grecia cuando le hablan al oído Píndaro y Homero. con facilidad Werther encuentra las otras. nos narra su desesperación. Y no podemos decir que Carlota no correspondiese el amor del jovenzuelo. y es Goethe mismo quien le envía en su cumpleaños —el mismo 28 de agosto del que el poeta procede— la obra de Homero. por el contrario. el romanticismo. se desprende de Werther y observa su muerte desde la distancia del narrador que todo lo ve. Mientras Werther clama. la bella le dice al desesperado amante: «Podéis y hasta debéis venir a vernos. Y. un peregrino en el mundo. Goethe. no se convence. empacada y entregada por el queridísimo Alberto.admirable valentía en el que el corazón y la sinrazón tienen la última palabra. El joven suicida ya no escribe. de manera que en este poema se funden tres componentes extremadamente seductores: Goethe. Si existen líneas que alegran el espíritu. sin afán paródico y desde lo más profundo de su corazón. no obstante. Johann Wolfgang Von Goethe. aprende en el rechazo una forma más de ver los aconteceres naturales de la vida —acontecer por demás desalentador—. ella también asumía su tragedia mezclada con el real amor que sentía por Alberto. Sí. ¿No comprendéis que corréis voluntariamente a nuestra ruina? …¡Ah! Temo que la imposibilidad de obtener mi amor es lo que exalta vuestra pasión». La Danza de la Muerte es uno de los mejores poemas sobre fantasmas jamás escritos. Los invitamos a que sean testigos de una noche muy peculiar. […] Sed hombre… y triunfaréis de esa fatal inclinación que os arrastra hacia una mujer que todo lo que puede hacer por vos es compadeceros. y todos nosotros debemos vivir con él». «¡Dios mío!. el prometido de Carlota. sin menoscabo de estas últimas.

guardián de un ignoto cementerio verá con asombro y pavor cómo los muertos se alzan de sus tumbas. Excedernos en esta introducción sería poco educado de nuestra parte. reposaron. Y bajo el césped todo estuvo tranquilo. Entonces agitaron las piernas. en súbito andar. Para repeler al enemigo. El sudario debe conseguir. Se sacudieron. Los gritos y clamores se elevaron alto. La luna seguía derramando su blanquecina luz Sobre la danza que temerariamente se desarrollaba. Envueltos en pálidas y níveas mortajas. La Danza de la Muerte. Entonces vió. Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832). Con su luz plateada la luna llenaba el espacio. Pero las mortajas les molestaban. y la palidez lo sobrecogió. El guardián tembló. todos los espectros deben cubrirse con sus mortajas antes de retornar a sus féretros. Girando en rondas y danzas tan alegres. y pronto aparecieron los sudarios Dispersos y confusos sobre las tumbas. Pero cuando ya la noche toca a su fin. . primero una tumba. Así avanzaba el pérfido y espantoso gusano. La vista del guardián parecía abrumada de maravillas Cuando el villano Tentador le habló así al oído: Aprovecha una de las mortajas que allí yacen. Apurados por correr pronto doblaron los tobillos. mientras se desvanecían. Pero uno de ellos tropieza y queda tendido allí. De otro modo quedarían a merced del poder destructivo del alba. Esta breve resurrección no tiene un objetivo macabro. El joven y el viejo. bajo el bendito peso De las cruces de metal. Y sus mortajas. Y él percibió el aroma del sudario en el aire. Hasta que el tiempo y la danza marcaron el mismo ritmo. ¡Pobre guardián! ¡Su destino está sellado! Como una larga y espantosa araña. sus camaradas lo ignoraban. Y la iglesia como el día parecía brillar. Mientras la tropa con extraños gestos avanzaba. Rápido como el pensamiento la tomó y huyó Detrás del portal de la capilla a toda velocidad. ya que estos muertos sólo desean bailar bajo la luz de la luna. pues sin él no hay descanso. Sin embargo. estremecieron los muslos. El guardián miró hacia abajo en la medio de la noche: Sobre las tumbas que yacen dispersas allí. E intenta alcanzar el sepulcro con desesperación. el rico y los pobres. Permaneció unos instantes reflexionando Sobre los ornamentos góticos que el espectro ansiaba. Y hombres y mujeres fueron vistos al avanzar. pues el guardián se protegía. Y como la modestia no puede perturbarlos. Así que agitó la puerta. Pero los bailarines se fueron retirando uno a uno. y luego otra que se abría.

Mientras el fantasma buscaba su sombría mortaja. Cuando al final (ahora nada puede salvarlo) En un diente de hierro fue capturado. deshecho en átomos. Cuando el luctuoso brillo de la luna se apagaba. Cuando sonoro estalló el trueno de la campana. Desvaneciendo el esqueleto. .