You are on page 1of 3

Caracas, 01 de Febrero de 2015

Ciudadanos:
Manuel Rosales
Presidente.
Enrique Márquez
Presidente Ejecutivo
Dirección Ejecutiva Federal
Demás Miembros
Un Nuevo Tiempo
Presente;
El día de hoy, les escribo para manifestarles lo preocupado que estoy por la situación actual de
la oposición y eso, por supuesto, incluye a nuestro partido.
Todos sabemos las diferencias que existen en la MUD, y que se profundizaron desde el 12 de
febrero de 2014 con “La Salida”, y que gracias al partido y otros actores, pero principalmente
gracias a este partido se evitó el llamado deslinde y se contribuyó a preservar la Unidad dentro
la alternativa democrática en nuestro país.
Ahora bien, ya sabemos el cuento y toda el agua que ha pasado debajo del puente por estos
días. Desde entonces hay un debate dentro de la oposición sobre cuáles deben ser las
prioridades en la agenda para la Unidad.
La mayoría de nosotros coincide con que la elección de la Asamblea Nacional es el camino
para comenzar el cambio político. Nos ayuda a fortalecer la mayoría que hemos venido
construyendo y nos mantiene en la vía constitucional con la que nos hemos comprometido.
Creo que una gran parte del país también se inclinó por el escenario electoral más inmediato
(elecciones parlamentarias 2015) y por allí va la cosa.
Pero surgen algunas preguntas de cara a esta elección ¿Cómo somos mayoría?, ¿Cómo vamos
a incentivar a nuestros electores? Y la pregunta fundamental, ¿Cuál es la estrategia para ganar
las parlamentarias y obtener el mayor número de diputados?
La MUD y sus diferentes voceros, entre los cuales me incluyo, hemos dicho que
privilegiaríamos a las primarias sobre el consenso como mecanismo para seleccionar a los
candidatos, especialmente en los lugares en los cuales no se pueda llegar a un acuerdo.
Yo soy un fiel defensor del acuerdo, del consenso, de buscar vías para el entendimiento entre
quienes creemos en el cambio político.
Pero también sé que este acuerdo tiene que tener un mínimo de sensatez. Debe estar basado
en un asunto fundamental: “responder a una estrategia”.

Observo con mucha preocupación que a estas alturas no hay estrategia definida; pero sí se
están llevando a cabo acuerdos sobre candidaturas. Aún faltan definiciones tácticas que nos
garanticen obtener una mayoría de diputados pero, ya muchos cargos están repartidos sin el
necesario análisis sobre el perfil que el elector espera, ni tomar en cuenta el papel
fundamental que tendrá la próxima Asamblea en la actual crisis institucional por la que
atraviesa nuestro país.
Esto me llama la atención, y por eso con la responsabilidad que el caso amerita les dedico
estas líneas. Siento que quienes dirigen a la Mesa y a los partidos que asumen esta elección
como ganada y por eso asignan las candidaturas como si fuera un mero trámite, una planilla
más que rellenar, una distribución de cargos simple. Vale la pena preguntarse entonces
¿Estamos realmente pensando en ser mayoría, o nos vamos a conformar con preservar lo que
se tiene y ya? ¿Estamos conscientes de la compleja decisión que tenemos en nuestras manos y
de lo que la gente espera de sus políticos?
En este período de la AN, ha sido muy duro ejercer la función parlamentaria. Cada sesión, cada
reunión dentro del Hemiciclo es una amenaza constante, una hostilidad rampante en el
ambiente. Eso, puede que muchos de nuestros electores lo comprendan, pero eso no quiere
decir que estén satisfechos con la gestión que como grupo parlamentario hemos tenido. Si
algo hemos de resolver desde ya, es cómo llevaremos la dirección colectiva de nuestra
bancada. Si sobre algo debemos evaluarnos y reflexionar para tomar los correctivos necesarios
es sobre la presencia y actuación de nuestros diputados en las sesiones, plenarias y
comisiones.
¿Cómo pretendemos que no nos tilden de incoherentes si vamos a presentar una lista de
candidatos sin haber hecho nunca, ni en lo interno un balance de estos 4 años?
Son los días más difíciles que ha tenido el PSUV desde que está en el Poder. En el país hay una
crisis económica, la falta de liderazgo y de credibilidad de Maduro, y la corrupción galopante
en todas las escalas del gobierno son una bomba de tiempo. Pero la unidad interna es una
ventaja que han sabido usar. Comprenden que la dirección política de este momento les
permitirá mantenerse en el poder y se comportan disciplinadamente en torno a esa premisa.
Por eso, aún pueden sortear obstáculos.
Viendo esos problemas y tomando en cuenta nuestra responsabilidad histórica como políticos
creo muy necesario plantear este debate porque si de algo no tengo ninguna duda es que
tenemos y podemos ser mayoría en las parlamentarias de 2015.
Veámos sin prejuicios la propuesta de las primarias como mecanismo de selección de
candidatos y lo fundamental como el motor que despegue la movilización y participación de
los venezolanos en el cambio político que requerimos como sociedad.
La construcción de una sociedad más justa, necesita del trabajo de todos, en Unidad electoral
sí, pero lo más importantes es la Unidad de objetivos, de estrategias. Se trata de compartir los
sueños juntos, junto a nuestro pueblo, de entender que hemos cometido errores pero los
reconocemos y los estamos corrigiendo.

Se trata de aceptar que esta Unidad es diversa pero no divergente, aquí se encuentran
distintas ramas del pensamiento político, nos aceptamos, debatimos y acordamos lo mejor
para nuestro país.
Sencillamente, se trata de buscar un equilibrio. Los partidos estamos llamados a conducir y
acompañar a nuestro pueblo en esta lucha.
Juntos logramos Más...!

Stalin González