You are on page 1of 3

La enfermedad periodontal gingivitis y periodontitis crónica es uno de los

factores de riesgo invocados últimamente para nacimientos prematuros. Se produce por
un crecimiento anormal de patógenos periodontales en la placa subgingival, seguido de
una respuesta inflamatoria del hospedero. Tanto la bacteria periodontal como la
respuesta inmune desencadenada, pueden causar destrucción tisular y pérdida de piezas
dentarias. ( Kornman KS.2000).

La enfermedad periodontal compromete los sitios subgingivales y libera al
torrente sanguíneo crónicamente bacterias generalmente anaerobias Gram negativas,
productos bacterianos, endotoxinas, lipopolisacáridos y respuesta inflamatoria del
hospedero, que diseminados por vía hematógena transplacentaria resultan en infeccióninflamación intrauterina y parto prematuro. (Van Winkelhoff , Jeffcoat et al., 20012002).La embarazada, por los cambios hormonales (estrógeno y proges-terona) posee
un mayor riesgo de desarrollar esta patología.

Diversos factores genéticos, ambientales y biológicos entre otros, favorecen la
evolución del proceso destructivo. Dentro de estos factores, las hormonas sexuales
femeninas desempeñan un papel muy importante en el mencionado proceso, ya que su
concentración aumenta considerablemente en el organismo a nivel vascular, celular,
microbiológico e inmunitario. Aunque la secreción de estas hormonas es cíclica, al final
del tercer trimestre del embarazo alcanza concentraciones plasmáticas más elevadas que
afectan notablemente a las estructuras periodontales. En el tejido gingival existen

receptores del estrógeno y de la progesterona. Los estrógenos se metabolizan en ese
tejido y pasan de estrona a estradiol. La progesterona produce alteraciones clínicas en
los capilares gingivales y puede provocar la llamada gingivitis gestacional,
caracterizada por la presencia de eritema, edema, exudado gingival y aumento de la
permeabilidad capilar. Otro factor a considerar son las bacterias anaerobias en la
cavidad bucal, ya que durante el embarazo, especialmente aumenta la presencia de
Prevotella intermedia, la cual utiliza la progesterona y el estradiol debido a su
semejanza estructural con la vitamina K necesaria para su crecimiento. (Figuero R.E.
2006).

La probable relación entre la enfermedad periodontal y niños de bajo peso al
nacer comienza estudiarse desde 1996 con el trabajo de Offenbacher y cols., quienes
asociaron por primera vez la infección periodontal con el nacimiento de recién nacidos
pretérmino y de bajo peso al nacer2. Posteriormente otro estudio el de Mauro y Cols.,
en el 2001, concluyen que nacimiento de niños prematuros con bajo peso pueden estar
en un 7,2% atribuible a la enfermedad periodontal; debido a que la infección periodontal
puede servir como reservorio crónico de lipopolisacáridos los cuales podrían tener como
blanco a la membrana placentaria a través del flujo sanguíneo. (Mauro et al., 2001).

La causa por la cual la enfermedad periodontal va a desencadenar una amenaza
de parto pretérmino y bajo peso al nacer, conjuntamente con ausencia de desarrollo
normal del feto, va a depender de la respuesta inmunológica de la madre. Al igual que
cualquier infección, que en la mayoría de los casos se encuentra lejos del útero y del
feto, las bacterias presentes en la enfermedad periodontal liberan antígenos a la sangre

materna ocasionando una respuesta inmunológica capaz de producir y liberar una gran
cantidad de mediadores bioquímicos de la inflamación como lo son la PGE2, las
citoquinas y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF a); todos ellos actúan directamente
y en una relación dosis respuesta sobre los tejidos fetales y la fibra muscular uterina
(Offenbacher et al., 1998) (Romero et al., 1988)

1. Page RC, Kornman KS. The pathogenesis of human periodontitis: an
introduction. Periodontol 2000 1997; 14: 9-11.

2. Figuero R.E., Prieto P.I., Bascones M.A.: Cambios hormonales asociados al
embarazo afectación gingivo-periodontal. Av Periodon Implantol 2006; 18(2):
101-113.
3. Mauro P., Fiori H., Louro P., Steibel J., Fiori R.: Periodontal disease in
pregnancy and low birth weight. Jornal de Pediatria 2001; 77 (1).