You are on page 1of 29

LA MUJER EN LA ESPAÑA CONTEMPORÁNEA.

1. Desde la crisis del Antiguo Régimen hasta la Guerra Civil.
Al analizar la situación de la mujer en la España contemporánea es
necesario tener en cuenta que las transformaciones ocurridas en la Europa de
nuestro entorno en el transcurso de la crisis del Antiguo Régimen tuvieron una
incidencia escasa en nuestro país. España se incorporó tarde y parcialmente a
los cambios de todo tipo que alumbraron el nacimiento de una nueva
organización de la sociedad. La pervivencia del absolutismo, la

escasa

implantación de la revolución industrial, la ausencia de una burguesía poderosa
y de unas clases medias bien desarrolladas, o el escaso protagonismo del
proletariado, son todas ellas razones para entender la situación de la mujer.
Tan solo a partir de la revolución de 1868 apreciamos un cambio de cierta
importancia que, por otra parte, chocará con el obstáculo que significa la
estabilización en el poder de los sectores más conservadores de las clases
burguesas y medias a lo largo del amplio periodo de la Restauración. Algunas
de las medidas más liberalizadoras, adoptadas en tiempos de la Dictadura de
Primo de Rivera y, sobre todo, de la II República, carecerán del tiempo
necesario para estabilizarse y desarrollarse. La Guerra Civil y el posterior
período de la Dictadura franquista supondrán un duro golpe para las
reivindicaciones de las mujeres que habrán de esperar a la muerte del dictador
y al establecimiento de un sistema democrático para ver reconocidas sus
aspiraciones de igualdad, aun cuando ésta, conseguida a niveles teóricos, diste
en algunos aspectos mucho de haberse convertido en una realidad en la vida
cotidiana.
a) El entorno cotidiano de la mujer.
No estará de más resaltar que la idea imperante en la sociedad española
es la de la supeditación de la mujer al hombre. El objetivo de las mujeres debe
ser la preservación de la felicidad doméstica, hacer feliz al esposo y procurar
una numerosa descendencia: Compañera del hombre, esposa y madre: he
aquí los tres papeles encargados a la mujer en el drama de la vida.

1

Este criterio se ve reforzado por el orden jurídico. Para las mujeres
casadas el matrimonio suponía la obligación de obedecer al marido, pudiendo
ser castigada por la autoridad la falta de obediencia por la esposa. En el código
de 1822 se establecía que la mujer que mostrara mala inclinación o desacato
podía ser llevada ante el alcalde para ser reprendida; en caso de reincidencia,
el marido podía recluirla en una casa de corrección por un tiempo no superior a
un año. Leyes posteriores contemplaban la posibilidad de que la mujer pudiera
incurrir en penas de arresto y multa si se consideraba que había provocado o
injuriado al marido. En cambio éste, para incurrir en el mismo delito, debía
maltratarla y producirle lesiones menores.
En el tema del adulterio, por ejemplo, la ley penal de 1822 condenaba a
la mujer que cometía este delito a la pérdida de todos los derechos de la
sociedad conyugal y a estar recluida el tiempo que determinara el marido,
siempre y cuando el período no fuera superior a 10 años; en el código de 1848
el adulterio se mantiene como delito no solo doméstico, sino también como un
delito contra la sociedad, pero solo en el caso de que lo cometiera la esposa.
Los políticos de la Restauración mostraron escaso interés por los
derechos de las mujeres, cuya posición de subordinación quedaba claramente
reflejada en el código civil de 1889 en el que se decían cosas como que el
marido debe proteger a la mujer, y ésta obedecer al marido (art. 57) o se
establecía que la mujer está obligada a seguir a su marido donde quiera que
fije su residencia (art. 58). El esposo era por ley el administrador de los bienes
de la sociedad conyugal –incluida la dote, de la que el marido era administrador
usufructuario- y el representante legal de su mujer. Ésta no podía, sin licencia
de su marido, enajenar o adquirir bienes, incluso en lo referente a joyas y
muebles. La patria potestad solo recaía en la mujer cuando faltaba el padre,
pero si la viuda contraía nuevas nupcias perdía la potestad sobre los hijos salvo
que el marido difunto hubiera establecido lo contrario en el testamento. La
mujer no podía ejercer como tutor.
Pese a ello, el matrimonio seguía siendo la única opción de las mujeres
de cara a garantizar su futuro económico, por lo que el matrimonio de
conveniencia era práctica habitual. La aprobación de la ley del divorcio, el 2 de
marzo de 1932, o poco antes las medidas de protección a la maternidad (Largo
Caballero, mayo 1931) supusieron un breve punto de inflexión en el
2

También determinados miembros de la familia. como ancianos y niños. La sociedad española. la compra. con una mayor importancia de la población urbana en la que la burguesía. suponía también un cambio en las formas de vida que afectaba de manera desigual a las mujeres de los diferentes estratos sociales. sótanos) y los salarios ínfimos (entre 20 y 100 reales al mes). una doncella y una niñera y. requerían una especial dedicación. Incluso las familias de la clase media procuraban disponer de al menos una cocinera. Por supuesto. Además. en función de la capacidad económica de las familias. La jornada de trabajo diaria debía resultar agotadora. los fines de semana había que atender a los compromisos sociales: comidas. Anualmente se realizaba una limpieza general de la casa. lavado y planchado de la ropa. iba experimentando los cambios que con mayor celeridad se estaban produciendo en los países occidentales. en las familias sin recursos económicos las mujeres tenían que hacer frente a las tareas domésticas en solitario. Breve por la victoria de las derechas en las elecciones de noviembre de 1933 y por la corta duración de la República. el transporte de los alimentos y del agua a la cocina. la preparación de conservas. eran realizadas por toda una serie de sirvientas cuyas condiciones de trabajo resultaban tremendamente precarias. Al comienzo de la primavera se lavaba y se guardaba la ropa de abrigo. Comenzaba con la preparación del fuego en la cocina. Las jornadas de trabajo podían llegar a las dieciséis horas. Además había que atender el cosido. y en función de la categoría social. en otoño e invierno había que comprar y acarrear leña y carbón. las clases medias y el proletariado. En lo que se refiere a las mujeres de las clases medias y altas. frente al concepto estamental. una nodriza. y así una sucesión de tareas que. la limpieza de la casa. el bordado. sumándose a ello las larguísimas 3 .planteamiento de los temas relacionados con la mujer. fiestas. Las condiciones de alojamiento resultaban malas (buhardillas. ocasionalmente. no obstante. Progresivamente la estructuración en una sociedad de clases. Una vez a la semana había que atender el lavado general de la ropa y el baño de todos los miembros de la familia. el desayuno y vestido de los miembros de la familia. su vida transcurría básicamente en el entorno doméstico. bailes. iban adquiriendo un mayor protagonismo. aunque sería más propio hablar de una plena disponibilidad. alfombras y cortinas de invierno.

De todas maneras. la educación de la mujer debe orientarse hacia el mejor cumplimiento de estas funciones. el objetivo de la educación era formar buenas y virtuosas madres de familia para lo que incluso se propone crear escuelas gratuitas para las hijas de las familias pobres en las que éstas aprenderán las primeras letras.jornadas de trabajo asalariado necesarias para complementar el salario del cabeza de familia. las condiciones de vivienda distaban. Ausencia de luz. sino cultural y social. La escasez de espacio en muchos casos. los principios de religión y las labores necesarias para ser buenas y recogidas madres de familia.. se encontraba sustancialmente alejado del mundo educacional. Ni que decir tiene que. Muy distinta es la situación de las mujeres de la burguesía. no olvidemos que el uso del baño matinal con carácter semanal o quincenal comienza a ser una práctica habitual entre las clases más favorecidas en estos tiempos. Puesto que a las mujeres les está asignada la función reproductiva. y la insalubridad de estos mismos espacios. calles en las que se acumulaban basura y excrementos. lo hace desde las perspectivas diferenciales que caracterizan los roles masculino y femenino. b) Educación Este mundo femenino que se movía entre el espacio doméstico y el taller o la fábrica. y esto es así porque de la madre se espera que en la educación de los hijos reproduzca los valores 4 . en términos generales. Por consiguiente. Por supuesto. Y cuando tiene acceso a él. habitualmente insuficiente. Las diferentes memorias de que tenemos noticias insisten en que la enseñanza destinada a las niñas debía tener más relación con la educación moral que con la instrucción propiamente dicha.. no solo biológica. inexistencia de alcantarillado. y dentro de una perspectiva de sumisión al marido. eran pautas habituales. pese a los cambios que se estaban produciendo en el mundo urbano. cuyas viviendas se instalan en los ensanches de las grandes ciudades en los que la construcción obedece a criterios de mayor comodidad e higiene. carencia de agua corriente. eran habituales en el caso de las familias modestas –que eran mayoría-. no era posible en estas condiciones da vivienda gozar de una mínima intimidad. mucho de lo que hoy entendemos unas condiciones dignas.

La literatura normativa insiste en la figura de la mujer como responsable de la familia.y normas que sustentan el orden social. y sobre todo a partir de la firma del Concordato de 1851. En 1857 apareció la Ley Claudio Moyano. la atención del gobierno de la época moderada se volcaría hacia los centros educacionales destinados a los niños. evidentemente. base de la sociedad liberal. será Francisco Giner de los Ríos el creador de la Institución Libre de Enseñanza. a sus hijas para que sean buenas esposas y buenas madres. asentada sobre el matrimonio que constituye el mejor medio para que la mujer ejerza la función que por naturaleza le corresponde. las mujeres debían incorporarse al esfuerzo general para recibir una instrucción que les permitiera desarrollarse al máximo de sus posibilidades. Por consiguiente. De cualquier forma. En la instrucción de la mujer lo importante es una buena educación moral que le permita amar y entender a su esposo a la vez que educar a sus hijos y. Habrá que esperar a la superación de la guerra carlista y a la estabilización del liberalismo en el poder para que comenzaran a plantearse de forma más efectiva objetivos educacionales que intentaran sacar al país de un atraso constatado por los índices de analfabetismo. Pero las limitaciones presupuestarias nuevamente se hicieron más evidentes cuando se trataba de construir escuelas para niñas o escuelas normales para maestras. Con todo. 5 . la educación de las niñas estuvo cada vez más en manos de la Iglesia. Fernando de Castro. La falta de recursos económicos constituía un obstáculo importante. y otros intelectuales y políticos entre los que se cuentan hombres tan significados como Nicolás Salmerón. difícilmente podrían llevarse a la práctica en lo que a las mujeres se refiere dada la situación del país. que supone el proyecto definitivo de extender la educación primaria a toda la población. Y dentro de las corrientes renovadoras será la escuela krausista y la Institución Libre de Enseñanza quien protagonice las iniciativas más destacadas a través de la obra de Julián Sanz del Río. De esta forma. en cuyo ideario. los proyectos educacionales que pudieran existir a lo largo de la primera mitad del siglo XIX. la emancipación de la mujer que supone la independencia económica y la capacitación profesional resulta contraproducente. Entre ellos. Pero será a partir de la revolución de 1868 cuando en España tomen cuerpo de forma manifiesta las corrientes renovadoras en el terreno de la educación. Emilio Castelar o Canalejas.

Pero al margen de la aparición de nuevas teorías. aunque las presiones sociales frenaron su aplicación. Por otro lado. que solo llegaba hasta los siete años. todavía en 1930 las tasas se situaban en un 47’5% y un 37% respectivamente para mujeres y hombres. aunque con las consabidas dificultades económicas. Pese a ello es cierto que la educación femenina experimentó avances importantes que en buena medida quedan explicitados por el incremento del 6 . como haría Emilia Pardo Bazán que. Y aunque a lo largo del primer tercio del siglo XX se realizaron esfuerzos importantes. En 1900 el 71’4% de las mujeres y el 55’8% de los hombres eran analfabetos. Esta era una lacra que se daba sobre todo en las regiones rurales y menos desarrolladas económicamente. Será por boca de las propias mujeres como se denunciará esta situación de desigualdad. como la Asociación para la Enseñanza de la Mujer. desde las instancias del Estado los intentos para paliar las deficiencias del sistema educativo resultan excesivamente tímidos. El esfuerzo más importante en este sentido será la ley de junio de 1909. así como en una perfecta educadora de los hijos. incidirían sobre un sector minoritario de la población femenina. la coeducación.310 a 893. que establecía la obligatoriedad de la enseñanza primaria hasta los doce años y cuya aplicación. el programa pedagógico de los krausistas no responde a criterios igualitarios desde el momento en que se sigue insistiendo en que la educación femenina debe servir para que la mujer se convierta en una ayuda eficaz para el esposo. Esta misma ley implantaba. al menos formalmente. supuso un importante incremento del alumnado femenino (de 556.Sin embargo.558). el avance legislativo no era efectivo en su aplicación más que parcialmente. No obstante. en el Congreso pedagógico Hispano-Portugués-Americano celebrado en 1892 presentó una ponencia en la que se pedía el acceso de las mujeres a todos los niveles educativos y el derecho a desarrollar cualquier tipo de actividad profesional. los centros krausistas orientados hacia las mujeres. La España de comienzos del siglo XX presenta unas tasas de analfabetismo altísimas. muy por encima de las medias europeas. y ello se debía entre otras razones a la falta de asunción mostrado por el conjunto de la sociedad hacia la necesidad de propiciar una adecuada instrucción a las mujeres.

a lo doméstico. Martina Castells. unas cifras muy pobres todavía pese a los esfuerzos realizados. en el curso 1927-1928 había 1. y a pesar de las dificultades que supone la ausencia de estadísticas fiables. A finales de la Dictadura de Primo de Rivera. Hay que esperar a 1910 para que una real orden permitiera por primera vez el acceso de las mujeres a los niveles medio y superior de la enseñanza. o incluso anómalo. En este sentido el siglo XIX puede definirse como de retorno a lo privado. en 1930 esta población estudiantil había pasado a 37.588 matriculadas. En términos generales la actividad femenina se incrementa a medida que se desciende en la escala social. especialmente en la carrera de Filosofía y Letras. Los primeros gobiernos de la República llevaron a cabo un intenso proceso de reforma del sistema educativo que. lo que suponía el 4’2% del total del alumnado universitario. c) El mundo laboral De todo lo dicho anteriormente resulta fácil deducir las dificultades que las mujeres pudieran acceder a la cultura y a los sistemas de representación del conjunto de la sociedad. De ellas 460 cursaban estudios de Filosofía y Letras. al hogar. tanto en la enseñanza primaria como en la secundaria y la superior. las tasas reales de participación de la mujer en la población activa arrojan datos muy altos lo cual. No ocurre lo mismo con la Universidad. se graduara. e igualmente puede afirmarse que el 7 . tendría su repercusión en la instrucción femenina. orientado a resolver los grandes problemas estructurales como el analfabetismo o la falta de escolarización de la población infantil. Sin embargo.681 alumnas matriculadas. A partir de aquí se incrementaría muy lentamente el número de alumnas.alumnado femenino en los niveles de enseñanza media. Las excepciones serán solo eso. Y el precio a pagar siempre muy alto. En esta última el porcentaje de alumnas sobre el total había llegado al 8’8%. tendrán que pasar cuarenta años para que otra mujer. en la que la presencia de la mujer es un hecho aislado. con un total de 2.557 mujeres matriculadas. que ofrecía más facilidades de colocación profesional. Si en 1900 se contabilizaban tan solo 5. es normal. excepciones.642. Desde que en 1841 Concepción Arenal fuera autorizada a asistir a clase en la Universidad Central de Madrid. en una sociedad preindustrial.

mujeres: 223. En lo que se refiere a los diferentes sectores productivos. hombres:929.046 eran mujeres. de un total de 117. entre los 15 y los 25 años. en 1849. En la Fábrica de tabaco de Sevilla. Otros oficios realizados por mujeres en mayor o menor medida eran los de esparteras. En cuanto al sector secundario.728 54. con 45. jornadas de 10 a 12 horas. la vendimia.472 (total: 1. a lo que debe añadirse la escasa valoración social que se tenía del mismo y la menor remuneración que se asignaba al trabajo femenino. sabemos que a las mujeres se les asignaban tareas específicas: la escarda.485(19’3%) En lo que se refiere al sector terciario existían tres actividades claramente diferenciadas: En primer lugar el servicio doméstico.541 trabajadores. Los datos de Cataluña a finales de la década de los treinta nos hablan de cómo en el sector textil. panaderas.829 MUJERES 54. que ocupaba fundamentalmente población joven.291 niños. al referirse a los datos sobre profesiones.093 MUJERES 114. zapateras.153.650 (80’7%).. poco es lo que se conoce sobre el sector primario en el que. sin embargo.210 operarias. la recogida de la aceituna. puede afirmarse que corrían paralelas a las penosas condiciones de los trabajadores masculinos.estado civil incide de forma determinante en la tasa de actividad femenina. tintoreras. en su mayoría 8 . otra actividad típica de la mano de obra femenina será la elaboración del tabaco. la realización de la matanza. de forma que solteras y viudas englobaban básicamente el mercado de trabajo. frente a 44.455 ARTESANOS HOMBRES 551.626 hombres y 10. Junto a la textil. Por lo que hace a las condiciones laborales. nos da los siguientes resultados: INDUSTRIALES HOMBRES 278. arte y oficios. El censo de 1860. la tradicional dedicación de la mujer al hilado y al tejido permite su incorporación a la industria textil a través sobre todo de talleres domésticos.135..487 operarios las mujeres son mayoría. de 4.558 JORNALEROS DE FÁBRICA HOMBRES MUJERES 99. 4.

lo que quiere decir que porcentualmente la población activa femenina había pasado de suponer el 17’1% en 1877 al 9’2% en 1930. De alguna forma se entiende que la prostitución actúa como dique protector de la mujer honesta al servir de freno a las incontroladas pasiones de los hombres. Pero no hay que olvidar que una parte del trabajo desarrollado por las mujeres es clandestino o no aparece cuantificado cuando se realiza de forma parcial.392 en 1877 a 1.560 empleadas en este sector. venteras. una vez casadas. sin que esta reducción quede compensada con la incorporación a otros sectores. su presencia global dentro de la estructura productiva tiende a disminuir al reducirse el número de mujeres que se dedican a las actividades primarias. otras ocupaciones eran las de mesoneras. una institución valiosa para la conservación de la familia.. las maestras suponían en este mismo censo un contingente de 7. No cuantificadas.solteras que. aunque la mujer se incorporó paulatinamente a nuevos sectores productivos. En 1860 el censo nos habla de 416. Precisado esto.789. los datos estadísticos señalan que entre 1900 y 1930 la población activa femenina experimenta un descenso (desde 1. comerciantes. por extensión.110. A mucha distancia. prostitutas. Más difícil de censar. A lo largo del último cuarto del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. hay que apuntar que si en 1877 el 64% de la mano de 9 . por lo que no aparece en las fuentes estadísticas. pasando de ocho millones y medio a algo más de doce millones. No obstante y desde los propios sectores conservadores. permitan un cierto control sanitario. pero ésta en sí deje de ser tenida por delito.555 en 1930). se consideraba la prostitución como una institución social necesaria al constituir una válvula de escape para los hombres casados y. Es normal que los códigos penales castiguen a quien promueva la prostitución. se pretende regularla a través de diferentes normativas que. constituyendo un motivo de preocupación desde el punto de vista moral tanto como desde el sanitario.. En relación con estos datos. entre otras cosas. abandonaban esta ocupación. una tercera ocupación era la de parteras o comadronas.457. tanto más importante cuanto que la población activa absoluta se había incrementado. Considerada como un mal útil. Ésta última alcanza una especial dimensión durante el siglo XIX.

como es el caso de las dos regentes Mª Cristina.que intentan complementar el salario de los maridos. lo que supone un freno en el proceso de incorporación de la mujer al sector secundario y terciario. empleados. En este sentido hay que tener presente dos cuestiones que contribuyen a explicarlo. como es el caso de Mariana Pineda o de las mujeres que en los episodios revolucionarios 10 . que la crisis de 1929 supone un descenso en los índices de producción. o de Isabel II. así como un estancamiento en el proceso de urbanización. por ejemplo. de otro. prohibía el trabajo a los menores de diez años. hay que tener en cuenta que la ley de trabajo de mujeres y niños del año 1900. aunque es cierto que existen mujeres que por razones de sangre o parentesco ejercen el poder. existe un trabajo clandestino no reflejado en las estadísticas. Pero como señalábamos. aunque tenemos noticias de él a través de diferentes fuentes. d) La vida política Respecto a la participación política de las mujeres en este tiempo. los cambios formales no implican cambios de mentalidad de manera inmediata –lo que quiere decir que mayoritariamente la sociedad española seguía considerando que la primera y principal responsabilidad de la mujer era el hogar-. el Informe realizado en 1915 por el Instituto de Reformas Sociales recoge las quejas sobre el gran número de “señoritas” que cosen secretamente para un empresario. Los cambios políticos que se producen en España con la llegada de la II República influyen solo de manera tangencial en la estructura de la población activa en general y femenina en particular. Son las hijas y las esposas de todo un sector de las clases medias -funcionarios. como bien sabemos. en 1930 lo hacía solo el 23’9%. De un lado que.obra femenina se concentraba en el sector primario. Aparte del descenso de población femenina en el sector primario. militares. provocando la bajada de los salarios. lo que junto al esfuerzo por llevar la escolarización obligatoria hasta los doce años pudo suponer en alguna medida un freno a la incorporación de la mujer al trabajo extradoméstico en edades tempranas. o se convierten en protagonistas de la oposición al poder. Así.

que dejaban fuera las reivindicaciones políticas e incluso se mostrabas contrarios al sufragio femenino. Recordemos que por estos años conseguían el derecho al voto las mujeres en Dinamarca (1915). El retraso de España en lo político. Igualmente conservadora fue la LLiga Patrotica de Dames. siempre en el sentido de conceder el derecho al voto a un determinado sector del colectivo femenino. aunque la presencia femenina en el partido fue muy minoritaria y no recibió 11 . interesda en formar a las mujeres para que fueran capaces de secundar a sus hombres. se trata de excepciones al alejamiento sistemático de la mujer del ámbito político. Tras esto. ya que la mujer había de ser ante todo mujer. en 1907. cuando comienza a manifestarse.que se orientara hacia el feminismo. Siguieron otras propuestas en los años posteriores. los republicanos vuelvan a presentar una enmienda ante el senado proponiendo que las viudas que tuviesen la patria potestad accediesen al derecho al voto. pero no a ser elegidas. Inglaterra (1918. explica la tardanza en la organización de cualquier movimiento reivindicativo que. e ir a votar es propio y exclusivo de los hombres. con restricciones) o Alemania (1919). negándoles el papel de electoras.participaron en la lucha desde las barricadas. habrían de transcurrir treinta años para que. pero nunca considerándolas elegibles. lo económico y lo social. sección femenina de la Lliga Regionalista. es decir el ángel de la familia catalana. que evidentemente supondría un sector muy reducido del colectivo. La discusión se centra en torno a una propuesta de Alejandro Pidal y Mon en el sentido de que se conceda el voto a las mujeres que estuvieran en el ejercicio de la patria potestad. fundándose en Madrid la Agrupación Femenina Socialista. lo hará en unas circunstancias políticas muy adversas. las organizaciones femeninas que comenzaban a existir eran las de aquellas mujeres católicas que las orientaban hacia las obras de caridad. No es hasta 1912 cuando se desarrolla el asociacionismo entre las mujeres obreras. Hasta 1906 no aparece una organización –la Junta de Damas de la Unión Ibero-Americana. Para estas fechas. aunque con unos planteamientos limitados a las cuestiones sociales –educación. Hay que esperar a 1877 para que en el Parlamento se discuta por vez primera el tema del voto femenino. supresión de la prostitución….

12 . La ANME fue un paso importante. puesto que la inmensa mayoría de las mujeres de España son cristianas. y en ellas encontramos algunas de las figuras más representativas de la lucha por los derechos de la mujer: Clara Campoamor. La opinión de que el voto de la mujer era un voto de derechas no la mantenían únicamente las izquierdas. Carmen de Burgos. La ANME. nacida en 1918 en torno a María Espinosa de los Monteros. desvirtuándose su contenido más profundo que no era otro que el establecimiento de una igualdad de derechos entre población masculina y femenina. Victoria Kent. condicionada por el convencimiento de que la influencia de la iglesia sobre la mujer resultaría electoralmente para los partidos de izquierdas.gran apoyo. Elisa Soriano. católicas. La actividad femenina quedó plasmada también en la aparición de diversas revistas y periódicos (El Pensamiento femenino. El Debate (del periodista y posteriormente cardenal Herrera Oria) diría en 1928: A las derechas españolas. En ella destacarían mujeres como Benita Asas Manterola. el Estatuto de funcionarios públicos permitía el servicio de la mujer al Estado en todas las categorías de auxiliar y se había producido una sensible apertura –al menos formalmente. En los años siguientes surgieron varias. Así pues. La Voz de la Mujer…) y finalmente se concretó en la formación de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas (ANME). semejante reforma. Para ese año. María de Maeztu o Victoria Kent.en el acceso de la mujer al mundo de la universidad. Este asociacionismo pretende contrarrestarlo la Iglesia mediante la formación de sindicatos católicos como la Federación Sindical de Obreras (1912) o el Sindicato de la Inmaculada. y en términos generales la opinión de los partidos más progresistas respecto a la cuestión del voto femenino resultó bastante crítica. lejos de asustarles les debe merecer decidido apoyo. sin embargo. junto con otras asociaciones se integrará en el Consejo Supremo Feminista de España. la única asociación. No fue. Clara Campoamor. la defensa del voto femenino se había convertido en una lucha por la búsqueda de electorado. pero sus simpatías políticas se decantaban claramente hacia el conservadurismo.

redacción que hubo de corregirse gracias a la intervención de Clara Campoamor (art. el art. casadas y prostitutas quedaban excluidas. el artículo 43 se refería a la familia reconociendo la igualdad de derechos para ambos sexos y la posibilidad de disolución del matrimonio. En las Cortes formadas en julio de 1931 estarán presentes Victoria Kent (Partido Radical Socialista). en el que se contemplaba solo el voto de las mujeres solteras y viudas puesto que. 46). reconocer a las mujeres el derecho a ser elegidas. El primer paso fue. 36 reconocía los mismos derechos a hombres y mujeres mayores de veintitrés años.La cuestión quedó aparcada de momento cuando se produjo el golpe de estado de Primo de Rivera en septiembre de 1923. En torno a él se evidenciaron los prejuicios que caracterizarán hasta nuestros días la lucha por una auténtica igualdad y las dificultades para conseguir el necesario cambio en las mentalidades sin el cual esta no es posible. en lo tocante a los derechos electorales. A continuación se abriría el gran debate sobre la Constitución. 53 otorgaba a todos los ciudadanos mayores de esa edad el derecho a ser elegibles sin distinción de sexo. 25). 40).objeto de un profundo debate. de la misma manera que el art. que daría lugar a la posterior ley del divorció. El sexo dejaba de ser una razón discriminatoria para la admisión en empleos y cargos públicos (art. Y en 1927 reservó algunos escaños en su Asamblea Nacional para mujeres elegidas de forma indirecta desde ayuntamientos y diputaciones. Finalmente. se hacía referencia explícita al trabajo de la mujer (art. se 13 . Clara Campoamor (Partido Radical) y Margarita Nelken (Partido Socialista). La proclamación de la República en abril de 1931 haría del derecho al voto –pero no solo de él. mediante una reforma de la ley electoral vigente. Fue el dictador quien en el Estatuto Municipal (1924) otorgó restrictivamente el voto a las mujeres en las elecciones municipales: solo a emancipadas mayores de 23 años. a la que se opusieron las fuerzas de derechas (CEDA) y que finalmente sería abolida por Franco años más tarde. Primero fue el debate sobre el texto del anteproyecto. El anteproyecto presentado fue muy cauto al proponer que: Se reconoce en principio la igualdad de derechos de los dos sexos. El debate en torno al derecho al voto puso de manifiesto hasta qué extremos se había politizado el tema.

hasta que los hombres estuviesen preparados el sufragio femenino podía ser una fuente de discordia doméstica. Fue una diputada de centro derecha –Clara Campoamor. lo que permitiría en el futuro que una ley electoral revocara el derecho de la mujer si votaba a los partidos reaccionarios. de manera que se omitiera la palabra mismos. afirmándose sin ambages que el histerismo era consustancial a la mujer. En las elecciones de 1933 las mujeres ejercieron por primera vez su derecho. Votaron a favor el partido Socialista (con excepciones como la de Indalecio Prieto que calificó de “puñalada trapera” para la república la concesión del voto a la mujer). una 14 . la segunda asumía el temor de las izquierdas a un posible voto femenino conservador y anteponía el concepto de “oportunidad para la República” al de “capacidad de la mujer”. El artículo 36. por lo que pagaría las consecuencias. en tanto que la diputada de izquierdas Victoria Kent se oponía. ¿Qué ocurrirá cuando sean 50 las que actúen. Los argumentos biológicos llevaron a otra propuesta por la que se concedía el voto a los hombres mayores de veintitrés años y a las mujeres mayores de cuarenta y cinco.quien con mayor energía defendió los derechos de las mujeres. sino la “emoción”. En defensa de la exclusión de la mujer se argumentó que a la mujer no la dominaban “la reflexión y el espíritu crítico”. Su enfrentamiento fue utilizado para ridiculizar a la mujer: dos mujeres solamente en la Cámara. y ni por casualidad están de acuerdo. tendrán los mismos derechos electorales conforme determinen las leyes. momento en que su voluntad e inteligencia había alcanzado el desarrollo que la capacitaba para asumir esa responsabilidad. Desde otra perspectiva se propuso una modificación en la redacción del texto: Los ciudadanos de uno y otro sexo. y cargaron con la culpa del triunfo de las derechas. no era aconsejable dejar votar a las mujeres hasta tanto no se hubieran independizado de la iglesia y de su conservadurismo. En contra Acción republicana. Pero además –se argumentaba desde la izquierda-. radical-socialistas y radicales (con la excepción de Clara Campoamor). mayores de veintitrés años.argumentó. ya que en caso contrario se pondría en peligro la propia existencia de la República. La primera no se sujetó a la disciplina de partido. fue aprobado por 161 votos a favor. 121 en contra y 188 abstenciones. la derecha y pequeños núcleos republicanos.

potencia la actividad procreadora. en consonancia con los intereses políticos del régimen. sino que el matrimonio canónico resultará el único válido a todos los efectos.se convierte en elemento clave del concepto de familia. mucho más reducida. Desde otra perspectiva.se realiza bajo la tutela y vigilancia de la iglesia católica que. un cambio importante hacia un tipo de familia cada vez más urbana. El Fuero de los Españoles reconocía la protección especial a las familias numerosas. y en el que el trabajo fuera del ámbito familiar va resultando más habitual. la declaración de la religión católica como única confesión reconocida por el Estado supuso un aluvión de bautismos necesarios para situarse dentro de la normalidad en el seno del nuevo régimen. 2. pero siempre dentro de un concepto tradicional en el que los valores de la autoridad patriarcal se mantendrían como incuestionables. Por añadidura. la anulación de la ley del divorcio invalidó todas las separaciones legales y anuló todas las uniones civiles contraídas tras la obtención del divorcio. Quiere decir todo esto que la construcción del modelo franquista de familia –que respondía a los conceptos más tradicionales. función fundamental de la relación matrimonial. a lo largo de treinta y cinco años. No solo el matrimonio –orientado claramente hacia la función procreadora. y paralelamente una serie de disposiciones potenciaban el alejamiento de la 15 . el desarrollo económico iniciado en la década de los sesenta supuso. el trágico paréntesis que supuso la guerra civil dejó paso a un largo período de dictadura en el que. No obstante. entre otras cosas. La mujer en el franquismo Tras los avances logrados a lo largo del proceso político republicano. se producirán importantes cambios en la esfera familiar.responsabilidad que no se mantiene con un análisis serio y que obedeció a cuestiones de unidad y estrategia fundamentalmente. en el contexto de un discurso natalista que pretende recuperar las pérdidas demográficas de los años anteriores. Los años inmediatos a la guerra marcaron claramente la dirección por la que bajo el franquismo habría de discurrir la actividad de la mujer. como posteriormente pondrían de manifiesto las elecciones de 1936 desde una perspectiva diferente.

Por consiguiente. Como paralelamente la mujer fue apartada del mundo laboral. Y esto es así porque. como se repetirá hasta la saciedad tanto desde los medios falangistas como católicos la mujer. en la que dominan las llamadas facultades afectivas. Y en este matrimonio las relaciones quedaban articuladas en términos de dependencia de la esposa frente al esposo. es complementaria del hombre. resulta preciso defenderla de cualquier agresión que ponga en peligro su supervivencia. por ley natural. Como consecuencia lógica e inevitable de esta concepción de las relaciones en el ámbito de la célula familiar.no es más que un continuo deseo de encontrar a quién someterse . detentaba el más alto rango en el seno de la familia: La vida de toda mujer. La mujer debía subordinarse en todo momento al varón que. a pesar de todo cuanto ella quiera simular –o disimular. el matrimonio constituía la única salida para millones de mujeres que en muchos casos habían conocido la independencia económica y personal durante los años de la república y la guerra. se diría en una revista de la época. 16 . propiciando su permanencia en el hogar dedicada a la procreación y educación de los hijos. el matrimonio se constituyó en la única opción para millones de mujeres que buscaban en él su futuro. en quien predominan las facultades mentales. y en este sentido y desde todos los ámbitos se instruiría a la mujer española de la posguerra. Convertida la familia en la institución fundamental de la nueva sociedad. la sociedad propugnada estaría sustentada en una estricta segregación en función de la cual al hombre le estaban asignados los ámbitos públicos.mujer del ámbito laboral. a) mujer-familia-matrimonio. debiendo adoptar ante el una actitud pasiva y de sometimiento a su autoridad natural. en tanto a la mujer le correspondían los espacios vinculados a lo privado.

la mujer. Pero la defensa de la familia y la atribución de un papel muy concreto a la mujer se realizan desde una mentalidad. lo que ya quedaba explicitado en una orden de 27 de diciembre de 1938. se legalizaba el uso de la violencia como corrector ante el mal comportamiento de la mujer. Pero. si supiese que ésta es casada. que implica la consideración de la mujer como un ser inferior al que no debe dársele el mismo tratamiento legal que al hombre.Por consiguiente. la de la mujer. el modelo de familia será el instrumento utilizado por el nuevo Estado para señalar a la mujer su lugar en la nueva sociedad. un motivo de pecado para el hombre. los hijos. queda exento de culpa (Ley de 1942. su misión es crear. Aquí se insistía hasta la saciedad en la inferior condición de la mujer. La jerarquía eclesiástica añadiría por su parte que el trabajo de la mujer fuera de la casa era causa de fermentos disolventes y ocasiones de peligro moral. imperar. orientando su atención hacia el hogar y separándola de los puestos de trabajo. por ejemplo. Este trato desigual. Esto queda puesto de manifiesto. vigente hasta 1963). es en ella estado transitorio o secundario. En palabras de Pilar Primo de Rivera. Si las lesiones no son graves. es inculcado a través de la educación en las escuelas y centros de enseñanza. representante del sector político de Falange: El hombre es el rey. Por eso la Sección 17 . Desde que el mundo es mundo. Y En igual pena incurrirá el amante de la adúltera. la misión fundamental asignada a ella y a su vocación es otra. a continuación. abundando en la idea de que la mujer fuera de su hogar era. si la mujer alguna vez manda. las ayudas. El hombre nace para mandar. en la que se exponía que la tendencia del Nuevo Estado es que la mujer dedique su atención al hogar y se separe de los puestos de trabajo. el varón tiene ya por Dios asignada la primacía. La mujer adúltera será castigada a penas de prisión de seis meses y un día a seis años. compartir.. en el código penal cuando se refiere al adulterio. principalmente. los necesarios complementos para que el hombre alcance su plenitud. es desterrado..: El marido que sorprende a su mujer en adulterio y la mata o le produce lesiones graves. patente en las leyes. siempre al servicio del hombre. que se puede detectar en multitud de situaciones.

Pero no era solo desde la vertiente política desde donde se propiciaba la desigualdad. y las que han cumplido doce años deben llevar medias. La colaboración de la iglesia resultaba inestimable. estas palabras de Pilar Primo de Rivera. y como el mejor servicio a prestar a la Patria. Cuando se enfade callarás. no es tolerable que lleguen solo a las rodillas. ni opondrás a su genio tu genio. a no ser que tu conciencia cristiana te lo impida. El padre Enciso de Viana. la mujer es sobre todo una causa de peligro moral para el hombre. la formación de la mujer para la casa. como compañera del hombre..) aconsejaba así a la mujer casada: . Ya lo sabes. En resúmen. Es contra la modestia no llevar medias. Se promulgan normas que velan por la modestia femenina. cuando exija. cuando estés casada jamás te enfrentarás con él. y los hay tan atrevidos que pudieran ser gravemente pecaminosos por la deshonesta intención que revelan o por el escándalo que producen. la obediencia y la subordinación son consideradas virtudes que deben inculcarse a la mujer desde las aulas. 18 . Aun a las niñas debe llegar la falda hasta las rodillas.Femenina. desde sus comienzos. 9ª ed. cederás. debidas a uno de los más entusiastas partidarios del franquismo. Estaban. en la línea reiteradamente señalada por los autores de la época. b) mujer como peligro moral: la represión sexual Desde el punto de vista de la Iglesia. es necesario controlar de forma estricta incluso su forma de vestirse. al que debía sumisión. bajarás la cabeza sin replicar. en su obra La muchacha en el noviazgo (Madrid 1967. Pla y Deniel: Los vestidos no deben ser tan cortos que no cubran la mayor parte de las piernas. y a su intransigencia la tuya. vio como algo importantísimo. de la inferioridad de la mujer ante el hombre. Es contra la modestia el llevar la manga corta de manera que no cubra el brazo al menos hasta el codo. Por consiguiente. el arzobispo de Toledo. Es contra la modestia el escote.. cuando grite. como ya hemos mencionado.

Yo he llegado a pensar alguna vez que la mujer es fisiológicamente frígida. el placer sexual. ¡Palabras de María Santísima en Fátima!. y del slip por la de los hombres. Pecan las madres por comprárselos a sus hijas. y algunas veces no haber llegado a notar nunca. sin embargo. Todo ello formaba parte de una represión sexual que recaía con mucha mayor dureza sobre la mujer -siempre considerada agente provocador. rector de la Universidad Complutense de Madrid. El padre Daniel Vega argumentaba en contra de ellos aduciendo que eran antiestéticos.Ni que decir tiene que. como los pantalones. que confiesan no haber notado más que muy raramente.. iban en contra de la Ley de Dios que dice (Deuteronomio.que sobre el hombre. En ese mismo año. pues constituye un estado muy cercano al pecado y al escándalo. el doctor Botella Llusía. ciertas prendas que fueron de uso frecuente entre las mujeres. pecan las chicas por usarlos. Esto llevó a una inhibición sexual muy generalizada entre las mujeres. madres de hijos numerosos. ni el varón vestirá el de la mujer pues lo que lo hacen son abominables a Dios. porque la mujer.y. decía en unas declaraciones hechas en 1973.5): No llevará la mujer vestido de hombre.. aunque diga lo contrario. andando el tiempo. además. pecan los hombres al verlos. de las que se llegó a pensar que eran incapaces de alcanzar el placer sexual. el bikini era lo peor de todo y las pastorales de los obispos avisaron que los turistas eran agentes satánicos que traen la perversión de sus depravadas costumbres. Todavía en 1957. Por supuesto. el ministerio de la Gobernación reiteraba la prohibición del uso del bañador de dos piezas por parte de las mujeres. no las frustra. lo siguiente: Hay muchas mujeres. sufrirían la condena de los sectores más integristas. continuaba. Una autoridad en el campo de la medicina. la propia Virgen de Fátima se había manifestado en contra del uso de esta prenda: Modas satánicas: bikinis y pantalones ajustados. cuyas divisas harían cambiar la moral de las playas españolas. piscinas y ríos. deformaban el espíritu femenino -delicado. y esto.22. lo que busca detrás del hombre es la maternidad. exquisito y amable. el cardenal Pla y Deniel prohibía el baño mixto en las playas. Incluso. en vísperas del gran fenómeno del turismo. y hasta la exaltación de la líbido en la mujer es un 19 . perturbaban el orden público.

la joven que penetra en un salón de baile.carácter masculinoide. c) mujer y educación No tiene. desde el punto de vista sexual es objeto de una fortísima represión que le niega el placer sexual y circunscribe cualquier relación que tenga a la maternidad. posteriormente. no podía quedar fuera de la campaña de moralidad pública el tema del baile. ya fueran Acción Católica o. Pero no para ahí su falta. durante todos estos años a políticos pertenecientes al área de la Iglesia. en el reparto de parcelas de poder entre las familias franquistas. prohibieron a la prensa católica publicar anuncios de bailes o salas de fiestas al menos hasta 1957. Así pues. nada de particular que el concepto educacional desarrollado por el franquismo resultara tan lesivo para los intereses y el desarrollo de la mujer. base del sistema político y social. enseña las virtudes de la obediencia y la subordinación que deben regir la conducta femenina en su relación con el hombre. el Opus Dei. Por supuesto. Los obispos españoles. convencidos de que el baile era uno de los más mortíferos inventos de Satanás. en consecuencia. para el buen funcionamiento de la institución familiar. pues al participar en el baile se hará cómplice de todos los pecados que los muchachos cometen por su culpa. y que no son las mujeres femeninas las que tienen por el sexo opuesto una atracción mayor. siempre desde la perspectiva de ser un factor de peligro para el hombre y. una de las más evidentes ocasiones de peligro. Según el padre Enciso de Viana. La educación primaria. prescribía la separación de sexos y la formación peculiar de niños y niñas en la educación primaria. La labor educadora de las escuelas y colegios se ve reforzada por la actuación de la Sección Femenina. con un 1 No olvidemos que el área de educación correspondía. nada más cruzar la puerta ya se ha manchado. Especial protagonismo hasta principios de la década de los cincuenta tendrá la figura de José Ibáñez Martín. alegando razones de orden moral y eficacia pedagógica. en la que la presencia de las instituciones religiosas juega a lo largo de estos años un protagonismo recobrado 1. en función de lo dicho. ratificado tras la terminación de la guerra por ley de 17 de julio de 1945. si desde el punto de vista doméstico la mujer ha quedado confinada al hogar como apoyo del hombre. El decreto de 4 de septiembre de 1938. 20 . sino al contrario.

el aseo. Toda esta política afectó igualmente. una Orden de 1 de mayo de 1939 ratificaría esta medida. al hijo. al ajuar. cosa contraria a la moral y a las sanas costumbres. La Revista Nacional de Educación. por tanto. que hacen verdaderos primores. Desde los primeros grados hasta los últimos. Esta era la doctrina que inspiraba el servicio social obligatorio. a la cocina. además de darles a las afiliadas la mística que las eleva. orientado hacia las tareas del hogar. llevando este rechazo a extremos tales que se pretendió evitar la coexistencia de niños y niñas en cualquier circunstancia. señalaba los logros del sistema: La separación de sexos ha logrado hacer más femeninas a las niñas y más viriles a los niños. queremos apegarlas con nuestras enseñanzas de una manera más directa a la labor diaria. Para la mujer la tierra es la familia. sino tampoco como los niños. a la educación de los y las españoles y españolas. nuestras niñas se educan para el hogar y. el buen gusto resplandecen en las escuelas de las niñas. la Falange. Una Orden de 4 de agosto y un Decreto de 23 del mismo mes de 1936 establecían la prohibición tajante de la coeducación. y con más graves secuelas. a la huerta. Las niñas no solo no debían educarse con los niños. encauzándolos por sus derroteros propios. por eso. Terminada la guerra.discurso exaltador de las virtudes de la mujer como esposas y madres. Como señala otra publicación: Es cierto que con la supresión de esta inmundicia moral y pedagógica que se llamaba coeducación hemos dado el primer paso hacia la verdadera 21 . uno de los principios absolutamente desechado dentro de este concepto represivo de la educación será el de la coeducación. La juventud femenina española debe formarse en las disciplinas del hogar. pasaporte o cualquier otro tipo de documento oficial sin su cumplimiento previo. Aquí se señala de forma clara lo que en la mentalidad franquista debía constituir el papel de la mujer en la nueva sociedad. y darle al mismo tiempo una formación cultural suficiente para que sepa entender al hombre y acompañarlo en todos los problemas de la vida. que acabaría convirtiéndose en una imposición que impedía conseguir un trabajo. Por supuesto. La pulcritud. para ser madres y esposas.

. o por cualquier otro motivo. Pero no se trataba solo de que el papel de la mujer no fuera el de los estudios científicos porque sus funciones fueran otras. la enseñanza primaria era la única adecuada para la capacidad mental de la mujer pero... Según este autor. cuidando de la casa y de los hijos. todavía en 1952 (Orden de 23 de abril).. inspector de Primera Enseñanza.) En primer lugar. ni están preparadas para llenar su misión de madres y de amas de casa. biológicos y culturalmente.formación de la mujer.. A tal fin.. estudiando con esa ocasión las cualidades higiénicas que deben tener aquéllos. Pero no lo es menos que en tanto sean análogos los programas y los libros a los que presiden la educación de los muchachos tendremos en el fondo una verdadera coeducación (. a la hora de formalizar las matrículas. que roba riego sanguíneo a regiones orgánicas fundamentales para su porvenir de mujeres. poniendo en los ocios del marido una suave lumbre de espiritualidad y amor. ni pueden contender para alcanzar los puestos de la cultura y la administración. de la segunda enseñanza. y no la intelectual pedantesca que intenta en vano igualar al varón en los dominios de la ciencia: cada cosa en su sitio y el de la mujer no es el foro ni el taller. la escuela femenina acudirá a técnicas educativas insospechadas por el intelectualismo liberal. tales como la confección de vestidos para ellas en las distintas estaciones. poniendo buen cuidado en aprovechar su paso por ella para encauzar debidamente su natural instinto maternal: Para la potencialización del sentimiento maternal. toda escuela poseerá una muñeca. la posibilidad de coincidir chicos y chicas. realizar exámenes. obligadas a un trabajo mental para ellas excesivo.. la esposa y la madre. entregadas a la memorización de volúmenes indigestos y a menudo incomprensibles. La obsesión por separar los sexos en la enseñanza llegaba hasta el extremo de prohibir expresamente. con la que se entregarán las alumnas a prácticas de puericultura elemental. 22 . ni siquiera de forma ocasional. se impone la vuelta a la sana tradición que veía en la mujer la hija. sino el hogar. para las mujeres resultaba completamente perjudicial la enseñanza media: Pasados los años decisivos. que comienza ya a manifestarse en edad muy temprana. Según Adolfo Maíllo. eso sí.

además. por supuesto de electrodomésticos.. lo que suponía una evidente falta de correlación entre el número de horas trabajadas y los beneficios obtenidos. mediante una circular de 13 de octubre de 1954. de servicios sanitarios. de calefacción. eran estas mismas trabajadoras las que desarrollaban el trabajo doméstico.. cultivos hortofrutícolas). con jornadas de trabajo que podían llegar a las 10 horas. En el sector agrario la situación laboral de la mujer resultaba especialmente precaria. obteniendo la remuneración a través de la participación en los beneficios de la explotación familiar. Las pérdidas demográficas provocadas por la guerra civil entre la población masculina por un lado. A partir de los años cincuenta la mujer se va incorporando lentamente al sector secundario. incluidos los días festivos. especialmente penoso en las áreas rurales en las que era frecuente la falta de agua corriente. de escasa cualificación y un bajo nivel salarial. y la imposibilidad de que todas las mujeres pudieran acceder al matrimonio y se vieran. en muchas ocasiones las labores de la mujer tenían un carácter claramente estacional (olivo. Por añadidura. con diferencias importantes respecto al salario masculino que podrían situarse en una relación 100/60. serían sin embargo razones para entender la presencia femenina en el mundo laboral. Es un proceso difícil tanto por el escaso nivel de 23 . La Encuesta de Población Activa de 1969 nos dice que el 73% de las mujeres que trabajaban en el sector primario lo hacían en régimen de ayuda familiar –situación que afectaba en un 20% a los hombresEsta situación suponía en la mayoría de los casos la no percepción de salarios.Esta prohibición se hacía extensiva. habitualmente. en condiciones precarias. de teléfono. en consecuencia. a los centros de la enseñanza privada. si bien en unas situaciones muy particulares y. d) la mujer en el mundo laboral y político Como resulta fácil imaginar el concepto sociopolítico del franquismo no resultaba propicio para la incorporación de la mujer al mundo laboral. No hay que olvidar nunca que. la necesidad de que la mujer colaborara en las tareas agrarias por otro. necesitadas de lograr una autonomía económica cuando no encontraran refugio en el ámbito familiar finalmente.

o las encuadradas dentro de las denominadas actividades penosas. peligrosas o insalubres. suponía el 53% del total de la población activa femenina. intentando imponer un modelo básico de mujer que elige libremente un destino de obediencia y servicio. hay que tener presente que hasta la Ley de Relaciones Laborales de 1976 se seguiría exigiendo la autorización marital para el ejercicio de los derechos laborales. obligatoriamente impartidas en las escuelas de primaria y secundaria tanto oficiales como privadas. reconociéndose una mayor igualdad en los derechos de hombres y mujeres. Recordemos que el Fuero del Trabajo (1938) decía que se liberará a la mujer casada del taller y de la fábrica. etc. con la marina mercante –excepción hecha de las funciones sanitarias. Su presencia en este sector sería a la vez escasa y con un bajo nivel de cualificación. Muchos trabajos estaban explícitamente prohibidos a la mujer. eran entre otros los casos de la metalurgia. especialmente negativos en los que respecta al mundo de la fábrica. el comercio y. justificado por la necesaria adecuación al papel que cumple en la reproducción biológica. la banca. la sanidad. La década de los sesenta y el proceso de liberalización de la economía que trajo consigo propiciaría un cambio en esta situación. Desde la terminación de la guerra la Sección Femenina se propuso desarrollar una actividad formativa plasmada en las llamadas enseñanzas del hogar. de la construcción. en 1975. Una orden de agosto de 1944 propugnaba como 24 . Desde el punto de vista de la participación política de la mujer en el sistema franquista el protagonismo correspondió a la Sección Femenina. Esto en buena medida se debe a que el tipo de trabajo que domina esta área se ajustaba más a la idea que en la España franquista se tenía sobre el trabajo femenino: labores sedentarias que no presuponían un esfuerzo físico y que además se adecuaban mejor al papel asignado tradicionalmente a las mujeres: la enseñanza. en general. si bien a éstas les seguían estando vetadas determinadas actividades como eran las relacionadas con las fuerzas armadas. cuyo objetivo en la posguerra fue el adoctrinamiento de la población femenina. Sería el sector servicios el que de forma progresiva irá acumulando la mano de obra femenina que.industrialización del país como por los contenidos ideológicos del franquismo. de las industrias químicas. trabajos de oficina. Con todo.

Pero de la misma manera que en torno a la Sección Femenina habría un núcleo de mujeres a las que podemos calificar de políticamente activas. La obligación de cumplir un período de servicio social de seis meses aseguraba la instrucción teórico-práctica de las jóvenes. frecuentemente. Se adoctrinaba a las mujeres para que supeditaran todos sus gustos y exigencias al matrimonio y a la maternidad. se haga evidente un trato igualmente discriminatorio en 25 . y solo tras haber cumplido este requisito se podía acceder a un puesto de trabajo remunerado. Por supuesto. los sectores que podían considerarse de oposición sufrirían una severa represión que. así como con los universitarios. No es por ello de extrañar que la mujer que se incorpora de manera cada vez más frecuente a la actividad económica. El movimiento Democrático de Mujeres. en muchos casos relaconada con las primeras organizaciones de Comisiones Obreras y con los sectores más desarrollados industrialmente. la situación de la mujer mejore. un importante paso en la acción de las mujeres en el contexto de la creciente oposición social al franquismo que caracteriza los últimos años del régimen. social y laboralmente.. y otra de julio de 1950 ratificaba la capacidad de inspección que la Sección Femenina podía ejercer sobre este tipo de enseñanzas. El objetivo prioritario de la Sección Femenina era el de difundir el modelo de la mujer madre. nacido en 1965. también en los sectores de la oposición al franquismo encontraremos la participación femenina.obligatorio el examen de hogar para aquellas jóvenes que quisieran obtener un título universitario. 3. se hacía extensiva a las “mujeres de presos”. supuso en Barcelona y sobre todo en Madrid.la mujer en la nueva democracia Discriminadas legal. siempre en una posición de subordinación al varón y al esposo. sobre todo en el sector servicios que es el que concentra un mayor porcentaje de población activa femenina. Sobre todo mientras sobreviva un régimen antidemocrático. será difícil que cuando llegue a partir de los años sesenta el gran desarrollismo que conducirá a España a una fase de crecimiento económico jamás conocida en nuestra historia.

Con todo. la ley de relaciones laborales decide que es innecesaria la autorización marital en los actos jurídicos y económicos. Estos porcentajes. se ha visto reforzada por la larga duración de un sistema de dictadura esencialmente machista. y así una larga serie de leyes que pretenden hacer realidad la igualdad definida por la Constitución. la ley de 26 de mayo de 1978 reformará el código penal despenalizando los delitos de adulterio cuyo tratamiento resultaba drásticamente desfavorable para la mujer. con todo. sea el sector económico que sea. la rápida instauración de la democracia permitirá desmontar en buena medida la estructura formal de este sistema tan profundamente discriminatorio. para que se tipifiquen como delitos las lesiones y los malos tratos habituales entre cónyuges.materia salarial. Cambiadas las estructuras formales. el salario de la mujer puede suponer el 60% del percibido por el hombre. que aún hoy resultarían muy elevados. lento. llegando en casos extremos a acercarse al 40%. Por supuesto que la llegada de la democracia obliga a replantearse la situación de la mujer. Muerto Franco. La Constitución situará en un plano de igualdad a la mujer y al hombre. el salario de la mujer sigue siendo un 20% inferior al del hombre. En muchas actividades. nos dan la clave del por qué aun hoy persiste esa desigualdad y. Con todo. del dicho al hecho hay mucho trecho. ¿Por qué? Un informe elaborado en 1975 nos decía que el 82% de la población consideraba que los trabajos de la casa correspondían a la mujer. hacen falta muchos años para modificar una mentalidad que se ha cimentado a lo largo de los siglo y que. casi 14 años después de la muerte de Franco. facilitando el acceso de la mujer a terrenos vetados anteriormente o limando las dificultades que pudiera suponer la maternidad. En los años 90 y como media general. Así. además.. La desigualdad pervive en la vida real.. y el 68% pensaba que la educación de la mujer debía encaminarse a atender a una familia más que a aprender una profesión. la razón por la cual se mantiene vivo el problema de los malos tratos domésticos. Hay que esperar a la ley orgánica de junio de 1989. el último cuarto de siglo constituye un periodo de grandes cambios. Desde una perspectiva política. las 26 . en nuestro caso. El proceso es. jurídica y social. en 1976.

de manera que en 1992 el 36’5% de la población activa era femenina. marcando importantes cortes generacionales. Los cambios afectan también al campo laboral aunque con limitaciones.transformaciones son importantes. 27 . El número medio de hijos e hijas ha pasado de 2’90 en 1970 a 1’23 en 1992. Sin embargo el acceso de las mujeres a puestos de responsabilidad sigue siendo muy minoritario y las percepciones salariales se mantienen en unos márgenes de desigualdad inaceptables. lo mismo que la de los varones. en tanto que entre la población infantil y juvenil el acceso se produce en términos de igualdad. Quizá el cambio más espectacular se haya producido en el sector de los estudios universitarios en el que el número de mujeres matriculadas ha superado al de los hombres. con un descenso brusco de las tasas de natalidad. sino también por la posibilidad de disolver el vínculo matrimonial. tanto en relación con sus hijos como con su cónyuge. La autoridad de los padres ha quedado puesta en entredicho. De la misma manera. No obstante hay que señalar que el sector de analfabetas o sin estudios corresponde fundamentalmente a mujeres mayores (65 años en adelante). el paro afecta mayoritariamente a las mujeres. Todo ello pone de manifiesto la existencia de cambios estructurales sumamente importantes en la familia española y que generalmente se han producido de una manera brusca. los tienen a una edad media relativamente alta (29’04 en 1991) y han alcanzado una expectativa media de vida que supera los 80 años. En términos generales las mujeres tienen menos hijos. Pero no debemos olvidar los cambios que se producen en la población española. En este último aspecto los cambios jurídicos han sido importantes no solo desde la perspectiva de una igualdad antes negada. Desde esta perspectiva de cambio las posibilidades en el terreno de la educación han permitido una más fácil incorporación de la mujer a los diferentes tramos del sistema educativo pese a lo cual el nivel de instrucción femenina continúa siendo inferior al masculino. Otra cosa es que aún persistan determinados patrones marcados por el género a la hora de elegir los estudios. y ello significa un importante cambio en las pautas de comportamiento de las mujeres frente a la maternidad. Por un lado el acceso de las mujeres al trabajo extradoméstico constituye uno de los fenómenos más destacables en el conjunto de cambios operados en estos últimos años.

Desde una perspectiva jurídica los cambios formales han sido igualmente importantes. así como en lo referente a la administración y disposición de los bienes del matrimonio. de modo que es español tanto el hijo o hija de padre o madre españoles indistintamente (ley 13 de julio de 1982). En ocasiones el proceso resulta excesivamente lento. Finalmente. instrumentos y procedimientos anticonceptivos (ley 45/1978 de 7 de octubre) o. el impago de pensiones establecidas en resoluciones judiciales. Finalmente la ley modificó los artículos del código civil referentes a la nacionalidad.Por otra parte. al tratamiento punitivo del comportamiento sexual de las mujeres. sigue sin valorarse el trabajo doméstico que. mayoritariamente. las lesiones. continua siendo desarrollado por la mujer. finalmente eliminando la figura excluyente de la mujer como víctima de estupro y rapto. casi exclusivamente. Marido y mujer quedaron equiparados jurídicamente (ley 11/1981 de 13 de mayo) en lo referente a la titularidad y ejercicio de la patria potestad. Aparte del principio de igualdad establecido en la Constitución. en esos mismo años iniciales de la transición se aprobaron tres leyes reformadoras del código penal que afectaban. Nulidad. Igualmente se reguló lo referente al matrimonio. por ejemplo a la ley orgánica de 21 de junio de 1989 para que se tipifiquen como delito específico el abandono de familia. desde la perspectiva civil. también una serie de leyes fueron haciendo efectivo el reconocimiento del pleno derecho de las mujeres. manteniendo que el matrimonio por sí solo no influye en la materia. divulgación y propaganda de medios. la expedición. así como juicios de carácter moral como doncellez o acreditada honestidad (ley 46/1978 de 7 de octubre). venta. los malos tratos habituales entre cónyuges o personas unidas en relación análoga con independencia de la gravedad de las lesiones. despenalizando los delitos de adulterio y amencebamiento (ley 22/1978 de 26 de mayo). 28 . Habrá que esperar. Por su parte la reforma del Estatuto de los Trabajadores a través de diversas leyes a finales de los años ochenta y comienzos de los noventa creó las bases que permitieran igualar los derechos y obligaciones laborales de mujeres y hombres. así como regularizar los permisos por maternidad. separación y divorcio parten de la base de la igualdad de marido y mujer en derechos y deberes (ley 30/1981 de 7 de julio).

29 .Por supuesto también en el campo de la actividad política los cambios han sido importantes. Sin embargo las estadísticas de todo tipo ponen de manifiesto que estamos lejos todavía de alcanzar la igualdad.