You are on page 1of 5

Espiritualidad de lxs discípulxs de Jesús

Enrique Vega Dávila

…que todos los miembros de la Iglesia
sepamos discernir los signos de los tiempos
y crezcamos en la fidelidad al Evangelio;
que nos preocupemos de compartir en la caridad
las angustias y las tristezas,
las alegrías y las esperanzas de los hombres,
y así les mostremos el camino de la salvación .
(Plegaria eucarística V/c)
Canción de san Francisco Javier
Cristobal Fones SJ
Cuando es el ocaso en el mundo
y parece que los sueños
se hunden en el mar,
cuando ya nadie quiere cruzar
el océano inmenso
que arrincona a los pobres,
surge tu luz, Cristo,
y me envía y me lanza...
y no hay límites para hacer
de tu promesa mi misión
Con Cristo en el corazón
y el corazón en el horizonte,
no hay fronteras, no hay confines;
sólo Dios, mi esperanza.
Aunque yo lo ganara todo,
de nada me sirve
si no me lleva a ti.

No me dentengan los vientos
ni las tempestades
del rumbo que nos lleva a la vida.
En la pupila del que sufre
miro lo que haces por el mundo
y se ensanchan mis sueños,
y mi alma se embarca.
Con Cristo...
Vienes alegrando el camino,
vienes compartiendo
tu paz y tu perdón.
Es tanto amor recibido
que invita al encuentro
de un mundo que busca tu reino.
Todo, Señor, Tú me lo has dado.
Nada es mío, todo es gracia,
en tus manos recíbelo;
Tú eres mi tierra y mi misión.

A) Problemática
a. En torno a espiritualidad
i. El dualismo neoplatónico.
1. Se le cree más a Platón que a Jesucristo.
ii. La espiritualidad es tenida por menos.
1. “Tú estudiaste teología espiritual entonces eres de muy místico”
iii. Polarizar espiritualidad y otras dimensiones.
1. En medio de la dualidad la tendencia es tirar hacia un solo lado.
iv. Intimismos
b. En torno a lo laical
i. Haber identificado espiritualidad con algunos estados de vida
1. “Estado de perfección”
2. Sagrado-profano
ii. Haberse mimetizado con espiritualidades diferentes olvidando lo laical
B) Cuestiones iniciales
a. Concepto de Espiritualidad

Jesús. D) Una mirada a los Documentos magisteriales a. El que permanece unido a mí y yo unido a él. Martini. Por tanto. tratar de obtener el reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios. lo corta. Concepto de laico c. con las que su existencia está como entretejida. De igual manera. A los laicos corresponde. pues sin mí nada podéis hacer. los fieles que. Con el nombre de laicos se designan aquí todos los fieles cristianos. y en las condiciones ordinarias de la vida familiar y social. inspirar y conducir por ese Espíritu que ha movido. y se secará como los sarmientos que se recogen y se queman en el fuego. Ninguna forma de espiritualidad es absoluta. en todos y cada uno de los deberes y ocupaciones del mundo. Jn 16 33 Les digo todo esto para que encuentren paz en su unión conmigo. aun cuando alguna vez pueden ocuparse de los asuntos seculares incluso ejerciendo una profesión secular. para que. Constitución dogmática Lumen gentium 31. desempeñando su propia profesión guiados por el espíritu evangélico. que dio a su Hijo único. 6 El que no permanece unido a mí será echado fuera. Pues los miembros del orden sagrado. En tanto que los religiosos. Mundo i. de manera 1 C. 2 Si uno de mis sarmientos no da fruto. M. Jn 15 1 “Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el viñador.i. hombre y Dios. en virtud de su estado. . «Espiritualidad». la esperanza y la caridad. Jn 3 16 “Tanto amó Dios al mundo. Allí están llamados por Dios.z De este modo se completó el sexto día. por la irradiación de la fe. es decir. pero si da fruto. primordialmente mediante el testimonio de su vida. a excepción de los miembros del orden sagrado y los del estado religioso aprobado por la Iglesia. vosotros no podéis dar fruto si no permanecéis unidos a mí. Es decir. inspirado y conducido a Jesucristo»1 ii. contribuyan a la santificación del mundo como desde dentro. ii. Concilio Vaticano II. 3 Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado. integrados al Pueblo de Dios y hechos partícipes. profética y real de Cristo. Seguimiento a Jesús b. p. en cuanto incorporados a Cristo por el bautismo. a su modo. para que todo aquel que cree en él no mueral sino que tenga vida eterna. En: Diccionario espiritual.73. da mucho fruto. Gn 1 31 y Dios vio que todo lo que había hecho estaba muy bien. En el mundo han de sufrir. “Yo soy la vid y vosotros sois los sarmientos. Unidos a Cristo i. b. Y así hagan manifiesto a Cristo ante los demás. por propia vocación. proporcionan un preclaro e inestimable testimonio de que el mundo no puede ser transformado ni ofrecido a Dios sin el espíritu de las bienaventuranzas. Dejarse guiar por el Espíritu… «para el cristiano. yo he vencido al mundo. iii. C) Una mirada a la Escritura a. de la función sacerdotal. a modo de fermento. Viven en el siglo. todas recurren a la única fuente. 4 Seguid unidos a mí como yo sigo unido a vosotros. Toda espiritualidad es concreción de la vida cristiana i. ejercen en la Iglesia y en el mundo la misión de todo el pueblo cristiano en la parte que a ellos corresponde. Un sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no está unido a la vid. están destinados principal y expresamente al sagrado ministerio por razón de su particular vocación. El carácter secular es propio y peculiar de los laicos. pero tengan valor. vivir “según el Espíritu” significa dejarse mover. lo poda y lo limpia para que dé más.

como ciudadanos del mundo. tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. c. no solamente deben cumplir las leyes propias de cada disciplina. el pueblo que Dios se ha adquirido» (1 P 2. Cumplen más bien los laicos su propia función con la luz de la sabiduría cristiana y con la observancia atenta de la doctrina del Magisterio. Pero no piensen que sus pastores están siempre en condiciones de poderles dar inmediatamente solución concreta en todas las cuestiones.singular.. del religioso y de la religiosa. el cual define a los bautizados como «el linaje elegido. Pero la común dignidad bautismal asume en el fiel laico una modalidad que lo distingue. nuevas iniciativas y llévenlas a buen término. … La participación de los fieles laicos en el triple oficio de Cristo Sacerdote. aun graves. a ellos corresponde iluminar y ordenar las realidades temporales a las que están estrechamente vinculados. son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y han recibido la buena nueva de la salvación para comunicarla a todos. Gustosos colaboren con quienes buscan idénticos fines. Concilio Vaticano II. Profeta y Rey tiene su raíz primera en la unción del Bautismo. el sacerdocio real. El Concilio Vaticano II ha señalado esta modalidad en la índole secular: «El carácter secular es propio y peculiar de los laicos»[29]. Los gozos y las esperanzas. tal como enseña claramente el apóstol Pedro. cuando sea necesario. común la vocación a la perfección. las tareas y el dinamismo seculares. de todos los miembros del Pueblo de Dios: «común es la dignidad de los miembros por su regeneración en Cristo. 15. del presbítero. aunque no exclusivamente. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. Precisamente porque deriva de la comunión eclesial. reunidos en Cristo. sobre todo de los pobres y de cuantos sufren. sin separarlo. La Iglesia por ello se siente íntima y realmente solidaria del genero humano y de su historia. y su cumplimiento y dinámica sustentación en la Eucaristía. los laicos pueden esperar orientación e impulso espiritual. En efecto. acometan sin vacilar. A la conciencia bien formada del seglar toca lograr que la ley divina quede grabada en la ciudad terrena. La novedad cristiana es el fundamento y el título de la igualdad de todos los bautizados en Cristo. la participación de los fieles laicos en el triple oficio de Cristo exige ser vivida y actuada en la comunión y para acrecentar esta comunión. Juan Pablo II. son a la vez gozos y esperanzas. de tal modo que sin cesar se realicen y progresen conforme a Cristo y sean para la gloria del Creador y del Redentor. sino que deben esforzarse por adquirir verdadera competencia en todos los campos. Conscientes de las exigencias de la fe y vigorizados con sus energías. Constitución pastoral Gaudium et spes 1. De este modo. Jesús enriquece con sus dones a la misma Iglesia en cuanto que es su Cuerpo y su Esposa. 9). … Competen a los laicos propiamente. b. su desarrollo en la Confirmación. una sola salvación. cada fiel participa en el triple oficio de Cristo porque es miembro de la Iglesia. el fiel laico es corresponsable. Escribía San Agustín: «Así como llamamos a todos cristianos en virtud del místico crisma. individual o colectivamente. la nación santa. De los sacerdotes. Se trata de una participación donada a cada uno de los fieles laicos individualmente. No es ésta su misión. de la misión de la Iglesia. La comunidad cristiana está integrada por hombres que. En razón de la común dignidad bautismal. las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo. 43. pero les es dada en cuanto que forman parte del único Cuerpo del Señor. Cuando actúan. común la gracia de hijos. que surjan. . una sola esperanza e indivisa caridad»[28]. así también llamamos a todos sacerdotes porque son miembros del único sacerdote»[27]. Exhortación apostólica Christifideles laici 14. junto con los ministros ordenados y con los religiosos y las religiosas.

abarca también la restauración de todo el orden temporal»]. El Concilio considera su condición no como un dato exterior y ambiental. Dios les manifiesta su designio en su situación intramundana. Se trata de un «lugar» que viene presentado en términos dinámicos: los fieles laicos «viven en el mundo. culturales. afirma que «el mismo Verbo encarnado quiso participar de la convivencia humana (. Tal modalidad se designa con la expresión «índole secular»[32]. En particular. De este modo. pero lo son de formas diversas. la cual. Ciertamente. donde tienen su origen las relaciones sociales. la participación de los fieles laicos tiene una modalidad propia de actuación y de función.. esto es. y específicamente. Es más. En realidad el Concilio describe la condición secular de los fieles laicos indicándola. tal como lo señala el apóstol Pablo: «Hermanos. implicados en todas y cada una de las ocupaciones y trabajos del mundo y en las condiciones ordinarias de la vida familiar y social. esperanza y caridad»[37]. La Iglesia. 24). que hunde su raíz en el misterio del Verbo Encarnado. según el Concilio. «al mismo tiempo que mira de suyo a la salvación de los hombres. el ser y el actuar en el mundo son para los fieles laicos no sólo una realidad antropológica y sociológica. E) Reflexión sistemática a. y les comunica la particular vocación de «buscar el Reino de Dios tratando las realidades temporales y ordenándolas según Dios»[38]. de la que su existencia se encuentra como entretejida»[34]. En efecto. El Bautismo no los quita del mundo. que.Precisamente para poder captar completa. En efecto. «son llamados por Dios para contribuir. inherente a su íntima naturaleza y a su misión. los fieles laicos. a la santificación del mundo mediante el ejercicio de sus propias tareas. adecuada y específicamente la condición eclesial del fiel laico es necesario profundizar el alcance teológico del concepto de la índole secular a la luz del designio salvífico de Dios y del misterio de la Iglesia. No han sido llamados a abandonar el lugar que ocupan en el mundo. Ellos son personas que viven la vida normal en el mundo. como el lugar en que les es dirigida la llamada de Dios: «Allí son llamados por Dios»[33]. y así manifiestan a Cristo ante los demás. 16) y es enviada a continuar la obra redentora de Jesucristo. primero. en primer lugar los familiares. aunque no es del mundo (cf. en efecto. permanezca cada cual ante Dios en la condición en que se encontraba cuando fue llamado» (1 Co 7. sino como una realidad destinada a obtener en Jesucristo la plenitud de su significado[35]. entablan relaciones de amistad. una realidad teológica y eclesial. «es propia y peculiar» de ellos. El Concilio puede indicar entonces cuál es el sentido propio y peculiar de la vocación divina dirigida a los fieles laicos. sociales. el «mundo» se convierte en el ámbito y el medio de la vocación cristiana de los fieles laicos. Jn 17. vive en el mundo. desde dentro a modo de fermento. guiados por el espíritu evangélico. la Iglesia «tiene una auténtica dimensión secular. Espiritualidad trinitaria . principalmente con el testimonio de su vida y con el fulgor de su fe.). sino también. trabajan. Como decía Pablo VI. y se realiza de formas diversas en todos sus miembros». sino que les confía una vocación que afecta precisamente a su situación intramundana. etc. profesionales. sometiéndose voluntariamente a las leyes de su patria. Quiso llevar la vida de un trabajador de su tiempo y de su región»[36]. todos los miembros de la Iglesia son partícipes de su dimensión secular. estudian. porque él mismo está destinado a dar gloria a Dios Padre en Cristo. De este modo.. Santificó los vínculos humanos.

nos oriente. nos hace sentir que el amor es más fuerte que el pecado cometido… (Aparecida n. n. Nuestra práctica revela el Dios en el que creemos i. allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18. quien se compadece de nosotros y nos da el don de su perdón misericordioso. 2) ii. La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido. esa experiencia de ser salvados por Él que nos mueve a amarlo siempre más. una orientación decisiva. nos impulse hacia donde Él quiera. nos guíe. (Aparecida n.278) iv. (Aparecida n. 255) iii. Existe el riesgo de que algunos momentos de oración se conviertan en excusa para no entregar la vida en la misión. 257) d. (Aparecida n. Hay un estrecho vínculo entre las tres dimensiones de la vocación cristiana: creer. paciencia en el sufrimiento y constante lucha para seguir viviendo. Evangelii gaudium. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea. (Benedicto XVI. La oración personal y comunitaria es el lugar donde el discípulo. mostrando autenticidad y coherencia en su conducta. la santidad no es una fuga hacia el intimismo o hacia el individualismo religioso. sociales y políticos de América Latina y del mundo y. Pero no hay mayor libertad que la de dejarse llevar por el Espíritu. 37-40). El sacramento de la reconciliación es el lugar donde el pecador experimenta de manera singular el encuentro con Jesucristo. La fe es también creerle a Él… (Francisco. y permitir que Él nos ilumine. con ello. 254) iii. sino por el encuentro con un acontecimiento. (Aparecida n. (Aparecida n. Espiritualidad mundana i. tampoco un abandono de la realidad urgente de los grandes problemas económicos. Evangelii gaudium.280) b. Con este Sacramento. de tal modo que la existencia cristiana adquiera verdaderamente una forma eucarística. Además. mucho menos. (Francisco. cultiva una relación de profunda amistad con Jesucristo y procura asumir la voluntad del Padre. Evangelii gaudium. 20). Él sabe bien lo que hace falta en cada época y en cada momento. tienen el deber de hacer creíble la fe que profesan. 256) iv. ii. n. renunciar a calcularlo y controlarlo todo. que reclaman nuestro compromiso y nos dan testimonio de fe. La Eucaristía es el lugar privilegiado del encuentro del discípulo con Jesucristo. (Francisco. Deus caritas est n. celebrar y vivir el misterio de Jesucristo. Espiritualidad Eclesial i. (Francisco. afligidos y enfermos (cf. que da un nuevo horizonte a la vida y. También lo encontramos de un modo especial en los pobres. Mt 25. 210) . alimentado por la Palabra y la Eucaristía. Allí Él cumple su promesa: “Donde están dos o tres reunidos en mi nombre.i. y en la defensa de los derechos de los excluidos se juega la fidelidad de la Iglesia a Jesucristo. ¡Cuántas veces los pobres y los que sufren realmente nos evangelizan! En el reconocimiento de esta presencia y cercanía. Jesús está presente en medio de una comunidad viva en la fe y en el amor fraterno. Evangelii gaudium. 148). Jesús nos atrae hacia sí y nos hace entrar en su dinamismo hacia Dios y hacia el prójimo. 251) ii. una fuga de la realidad hacia un mundo exclusivamente espiritual (Aparecida n.262) c. Por eso. 262) iii. con una Persona.