You are on page 1of 6

UNIVERSIDAD DE SAN BUENA VENTURA CALI- MAESTRIA EN ARQUITECTURAESTUDIANTE, PAUL ARIAS – DOCENTE, ARMANDO BUCHARD

ELECTICA, EL ARTE DE LA ARQUITECTURA-2014
CUANDO EL INTERIOR ES INCIERTO.
La obra gráfica de M. C Escher (Leeuwarden, Países Bajos, 17 de junio de 1898Hilversum, Países Bajos, 27 de marzo de 1972) propone un universo de arquitecturas
con el que se puede lograr una referencia
analógica,
encontrando
coincidencias
formales entre algunas de sus composiciones
y algunos proyectos arquitectónicos de
autores reconocidos.
Tomando como referencia la propuesta que
hace Escher sobre algunas de las llamadas
“figuras imposibles” como lo son el cubo
Necker y el triángulo de Penrose.

Belvedere. (1958).
M.C.Eschre.

La primera figura “cubo Necker” fue
presentada en 1832 por el cristalografo suizo
Louis Albert Necker1
Cubo de Necker
como propuesta de
una figura reversible
que genera una
ilusión
óptica
haciendo
dudar
sobre si se está
viendo el interior o el
exterior del cubo.

La segunda “triángulo de Penrose” creado en 1934 por el artista sueco Oscar
Reutersvärd y que posteriormente fue redescubierto de forma independiente por el
físico Roger Penrose2, en la década de los 1950 propone un objeto imposible que
aparenta ser un objeto sólido, formado por tres tramos rectos de sección cuadrada, que
se encuentran unidos formando ángulos rectos en los extremos del triángulo que
conforman.
1

Louis Albert Necker (10 abril 1786 hasta 20 noviembre 1861) fue un suizo de profesión cristalografo y
geógrafo. Es recordado por la elaboración de la ilusión óptica que ahora se conoce como el cubo de
Necker
2
Sir Roger Penrose, OM, FRS (nacido el 8 de agosto de 1931) es un físico matemático nacido
en Inglaterra y Profesor Emérito de Matemáticas en la Universidad de Oxford. Es reconocido por su
trabajo en física matemática, en particular por sus contribuciones a la relatividad general y la cosmología.

Una línea tiene una dimensión porque sólo se necesita una coordenada para especificar un punto de la misma. Ampliándolo con una nueva dimensión genera un cubo. Tal objeto no lo podemos percibir en nuestro espacio tridimensional. “Waterfall” (1961). M. que es tridimensional. . 3 La dimensión (del latín dīmensiō abstracto de dēmētiri 'medir') es un número relacionado con las propiedades métricas o topológicas de un objeto matemático. (Figura en proyección). (Figura en proyección). 2 o 3 dimensiones. Un cuadrado posee dos dimensiones. que es de cuatro dimensiones.Eschre.Triángulo de Penrose Este juego de imágenes o figuras imposibles en la obra de Escher aparece representado en una serie de edificios y composiciones geométricas que producen la sensación de espacios y dimensiones3 inexistentes en la realidad de 1. Añadiendo al cubo una nueva (que no se ve) genera un hipercubo o teseracto.C. La dimensión de un objeto es una medida topológica del tamaño de sus propiedades de recubrimiento.

tal vez en la década e los 50 no cabía en la cabeza de nadie. intentaré encontrar la configuración de lugar con respecto a las obras de Maurits Cornelis Escher en: Frank Gehty Lou Ruvo Brain Institutef (2007-2010) He aquí un ejemplo de materialización de lo imposible.C. quedando en el interior de las mismas la incertidumbre o paradoja.Escher . Mediante el juego con la perspectiva. Aquí tratare de mostrar como en la vida real se puede hacer referencia a lo que parecía imposible lejos de la representación gráfica. Y como a través de una mirada analógica de los edificios y los dibujos de Escher se logra la configuración de lugar a partir de sus formas. Por medio del trampantojo Escher produce la sensación de dualidad en la composición. ni siquiera en la del mismo Escher que uno de sus dibujos llegara a la realidad. En el caso de la clínica para la investigación de enfermedades degenerativas el cerebro “Print gallery” (1956). M. el punto de vista y el punto de fuga usado en los proyectos arquitectonicos. pues la plasticidad y ondulación de los muros parecen responder a fuerza sobrenaturales.Parece que las interesantes composiciones que Escher propuso lograron inspirar a algunos proyectos arquitectónicos del siglo XX. dividiendo el formato en diagonales que a la vez se oponen la tergiversación de la imagen arquitectónica.

(1959) Aunque el parecido es evidente entre esta litografía de Escher y el museo Guggenheim pues se trata de un espiral en contorno. M. arriba a la derecha) con la parte racional de la mente estando allí ubicados los consultorios y habitaciones de los pacientes. arriba a la izquierda) en referencia a la parte más impredecible y creativa del cerebro. este mismo “lazo de unión” se proyecta desde el exterior transmitiendo la sensación de continuidad con respecto al interior del edificio. Lo más . y el ala sur (fig. pagina anterior. Lo interesante con respecto a la configuración de lugar reside en la metáfora del “lazo de unión”.Escher a la unión de dos cuerpos por medio del lazo espiral donde la piel (exterior) y vacío (interior) logra implantarnos en un espacio aparentemente infinito. Frank Lloyd Wright Museo Guggenheim.C. esta propuesta arquitectónica juega con la dualidad en la composición. estando allí ubicado todo lo referente a las actividades públicas del complejo arquitectónico.de Frank Gehty ocurre algo similar. En cuanto a la propuesta de Wright. New York. pero con la intención de hacer una analogía con los hemisferios del cerebro correspondiendo el ala norte (fig. Escher hace referencia “Bond of union” (1950).

Rem Koolhaas Esta es una de las más evidentes y literales relaciones de la obra de Escher con la arquitectura del siglo XX. término arquitectónico tomado del italiano que significa "bella vista" . La referencia se hace con la litógrafa llamada “belvedere4”. solo existe una sola pared donde se puede exhibir toda la colección. se trata de la sede de la CCTV de china. y que corresponde a la propuesta compositiva de Escher con 4 “Belvedere”. pues en el interior del edificio (museo de arte “bidimensional”). proyecto arquitectónico del también holandés Rem Koolhaas.interesante es como logra el mismo resultado de Escher.

no se puede percibir bien si se está mirando la parte interior o exterior del mismo. Con estas operaciones perceptuales o como se les dice “trampantojos” se logra el sentido de espacialidad con respecto a los edificios mencionados. se trata del cubo de Necker. figura aparente mente imposible y uno de los más reconocidos trampantojos de la historia. abajo a la izquierda). se puede decir que la torre de la CCTV es un magnífico edificio trampantojo.. los proyectos a los cuales hemos hecho referencia intentan por sus diferentes medios y contenidos la configuración de lugares que en apariencia son imposibles mediante el juego con la perspectiva. Para terminar podemos resumir este pequeño listado de relaciones analógicas entre la obra gráfica de Maurits Cornelis Escher y algunos proyectos arquitectónicos modernos y/o contemporáneos como la búsqueda de la cuarta dimensión. el punto de fuga y el punto de vista. generando el llamado “momento aporético” o en otras palabras. Se crea una paradoja con respecto a las figuras imposibles en cuanto a que la arquitectura lo hace posible.en pro de la búsqueda de la llamada 4 dimensión y el hipercubo o teseracto como lo es el caso del El Monumento a la Constitución de Madrid o la “Grande Arche de la Défense” de París (fig. los edificios logran espaciar en cuanto provienen de arquetipos de lo imposible. . Pero la cosa puede llegar mucho más lejos aún…. la base de la escalera se apoya en el interior del edificio al tiempo que la parte superior de la misma aparece por fuera. trasladando de las esferas bidimensionales características de Escher a las propias de la tercera dimensión características de la arquitectura “real”. pues permite una sensación de espacialidad ambigua como su referente y crea en el peatón la extrañeza o desorientación de no saber que parte del edificio está viendo.respecto a uno de los objetos imposibles que marcaran su larga trayectoria como ilustrador. En este proyecto de Koolhaas aparece la misma inspiración en el cubo Necker. es decir. al igual que el cubo Necker. Es decir. implanta en el peatón la duda de que si lo que está viendo existe dentro de las posibilidades reales de lo naturalmente humano. abajo a la derecha). Escher usa la paradoja interior-exterior de la siguiente manera (fig.