You are on page 1of 2

LOS CRISTIANOS SOMOS MENSAJEROS DE DIOS. 2 Cor. 5.11- 6.

2
Un hombre fue enviado a dar un mensaje al carcelero que a cierto prisionero había sido perdonado la pena de
muerte. Mientras iba por el camino se detuvo a comprar zapatos y comida. Cuando llego, ya había sido
ejecutado.
Reconciliación: katalage, denota un cambio en una de las partes, inducida por una acción de la otra. En el NT, la
reconciliación de los hombres con Dios por su gracia y amor en Cristo. Este término se utiliza en Rom_5:11 y
11:15. No son el ministerio de enseñar la doctrina de la expiación, sino el de rogar a los hombres que se
reconcilien con Dios en base a lo que Dios ha llevado a cabo en Cristo.
diakonia, oficio y obra del diakonos se usa: de deberes domésticos (Luc. 10.40 quehaceres). Es decir, a nosotros
como cristianos se nos ha dado el quehacer, o trabajo de reconciliar a la gente con él.
I. TENEMOS UNA GRAN RESPONSABILIDAD PORQUE SOMOS EL ÚNICO MEDIO PARA EVANGELIZAR. 2 Cor. 5.18-21

No hay un plan B.
Un embajador es un representante autorizado de un soberano. Habla no en su nombre sino en el nombre del que
representa. Su responsabilidad es interpretar la mente de ese gobernante fielmente a aquellos a quienes es
enviado.
Pablo utiliza esta imagen de "embajador" dos veces--ambos en relación con el trabajo de evangelización. Por
ejemplo en Efesios 6:19-20 él escribe: “Oren también por mí para que, cuando hable, Dios me dé las palabras
para dar a conocer con valor el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas. Oren para que lo
proclame valerosamente, como debo hacerlo.”
Paul se llamó a sí mismo un embajador porque sabía que cuando proclamaba los hechos y las promesas del
Evangelio, exhortando a los pecadores a recibir la reconciliación efectuada en el Calvario, él declaraba el
mensaje de Cristo al mundo. La figura del Embajador destaca la autoridad que Pablo tenía, como representante
de su Señor, permaneció fiel a los términos de su Comisión y no dijo ni más ni menos de lo que se le había
ordenado decir.
Dios es este Jefe y el cielo el país. El estado extranjero, con toda la fuerza del término, es evidentemente el
mundo y el Evangelio es el mensaje a transmitir. Entonces, ¿quiénes son estos embajadores, si no los cristianos,
los mensajeros del buen nombre de Cristo delante de los hombres? Dios se hizo representar en otro tiempo por
los profetas y después por su propio Hijo (Hebreos 1:1). Y ahora sus hijos son sus delegados permanentes para
hacer conocer su voluntad y su amor.
II. LA NATURALEZA DE DIOS DEBE MOTIVARNOS A EVANGELIZAR. 2 Cor. 5.9-13

El temor de Dios es uno de los grandes temas dominantes de las Santas Escrituras. Sin embargo, es un asunto
con respecto al cual, hoy día, existe un silencio casi total. Fue una cuestión que destacó mucho en el pasado,
tanto en el pensamiento como en la predicación de nuestros ancestros. Es interesante ver cómo ellos, cuando
deseaban describir a alguien que resaltaba por una piedad poco habitual, con frecuencia lo hacían utilizando la
expresión “persona temerosa de Dios”. El temor de Dios es el alma de la piedad. Si al cuerpo le quitas el alma,
pasados unos días solo te quedará un fétido cadáver. Retira el temor de Dios de cualquier expresión de piedad y
no obtendrás más que el apestoso cadáver del fariseísmo y una religiosidad estéril.
Una conciencia de que Dios está permanentemente mirando todo lo que pensamos, decimos y hacemos, y que El
tiene el poder para premiarnos o castigarnos de acuerdo a nuestra conducta; lo cual nos debería motivar a ser
cuidadosos y apartarnos del mal
Un deseo consciente y permanente de agradar a Dios en todo lo que hacemos y no ofender Su santidad
Un reconocimiento humilde de que El es Dios y nosotros somos Sus criaturas, y por lo tanto, El es digno de ser
temido y reverenciado
El temor a Dios es una conciencia continua de saber que Dios nos observa a cada instante (Gen 16.13; Sal. 139. ;
Prov. 15.3; Sal. 94.9; Prov. 5.21; Jer. 16.17; Luc. 8.17; 1 Tim. 5.24-25.
Dado que entendemos nuestra temible responsabilidad ante el Señor, trabajamos con esmero para persuadir a
otros. Dios sabe que somos sinceros, y espero que ustedes también lo sepan.
Por eso, sabiendo que al Señor hay que tenerle reverencia, procuramos convencer a los hombres. Dios nos
conoce muy bien, y espero que también ustedes nos conozcan.
El temor de Dios expresado en la conducta diaria
Pablo acaba de decir que todos vamos a ser juzgados por Cristo y que cada uno recibirá lo que merece. Así que
ahora él dice que de acuerdo a esta hermosa realidad, es que trabaja persuadiendo a los hombres a reconciliarse
con Dios.
Lucas nos da una descripción de la madurez de la Iglesia Primitiva y de la bendición de Dios sobre ella.
Observad la hermosa fusión de las cosas que tan a menudo nosotros separaríamos, pero que Dios reúne. Después
de la conversión de Saulo, que había hecho estragos en la Iglesia, leemos en Hechos 9:31: “Entretanto la iglesia

Elizabeth Kubler-Ross “Sobre la muerte y los moribundos” dice que una de las etapas por las que pasa una persona que está agonizando es lo que ella llama el pacto. intensificará la realidad del temor de Dios. De modo que. Sea de una forma u otra. Debemos pasar todo el tiempo de nuestra peregrinación en temor. y andando en el temor del señor y en la fortaleza del Espíritu Santo. Aquí podría surgir la siguiente pregunta: “¿pero si uno tiene una seguridad verdadera de haber sido salvo por la sangre de Cristo. El primer contacto con la civilización griega se hizo en la Decápolis. . Galilea y Samaria. y era edificada. que Él recibió en abundancia y que. lo encontramos en el Evangelio según San Marcos 5. porque Pedro dice en el versículo siguiente: “Sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata. Ya que creemos que Cristo murió por todos. quien murió y resucitó por ellos. anuncian el Evangelio. como de un cordero sin tacha y sin mancha. Él murió por todos para que los que reciben la nueva vida de Cristo ya no vivan más para sí mismos. se va a comportar mejor. Y él se marchó. Es posible que tengamos tendencia a pensar que. Jesús no se lo permitió. también creemos que todos hemos muerto a nuestra vida antigua. sino también enemigo. Es una función envidiable. Él mismo derrama sobre su Iglesia es. En 1 Pedro 1:17 dice: “Y si invocáis como Padre a aquel que imparcialmente juzga según la obra de cada uno. hasta el momento en el que el Señor venga a llevarme a casa. sino que sufren oprobios y a veces cadenas. Había de ser una demostración viva. Se trata de un regateo en el cual la persona le dice a Dios que si lo deja un tiempo más de vida. se puede negar el temor de Dios. donde se halla la fortaleza del Espíritu Santo. es el hecho de que conozcamos que hemos sido redimidos por la preciosa sangre de Cristo. 2) Había de ser la primera semilla de lo que a su tiempo llegaría a ser una cosecha podero-sa. por más ministros del reino de los cielos que sean. a un precio tan terrible. Nuestra gloria debe consistir siempre. Los que me están leyendo lo son y yo mismo también. para reforzar la necesidad de andar en temor piadoso. cuanto más llena está su Iglesia del Espíritu de Jesús más reflejará el temor del Señor. no lo negará. Más bien. seguía creciendo”. sino le dijo: —Vuelve a tu pueblo y a los tuyos. también es una función temible que requiere responsabilidad. Cuando Jesús se estaba subiendo a la barca. EL AMOR DE DIOS HACIA NOSOTROS MOVERNOS A EVANGELIZAR. vivirán para Cristo. el hombre que había estado poseído por el demonio Le pidió insistentemente que le dejara estar con Él. mi peregrinación debería estar marcada por el temor de Dios. andante. Todo tiene que empezar en algún sitio. sino con sangre preciosa. el amor de Cristo nos controla. y empezó a proclamar por toda Decápolis la historia de todo lo que Jesús había hecho por él. 1) Había de ser un testigo del Evangelio. según Isaías 11:2: “[…] espíritu […] de temor del Señor”. donde exista el temor de Dios se niegue la fortaleza del Espíritu. Cristo siempre tiene que empezar por alguien. Por esta razón. a la inversa. Pero esto no es así en absoluto ya que el Espíritu que estaba sobre el Mesías. Dice que el conocimiento que tenemos de haber sido redimidos.gozaba de paz por toda Judea. ¿por qué no ha de empezar Él por nosotros? CONCLUSIÓN Es fácil de hacerla ¿verdad? Todos los detalles de esta pequeña descripción pueden ser transpuestos en el cristiano. Un gran ejemplo. desde el momento en que respiro mi primer soplo de vida como nueva criatura en Cristo. sino en lo que Cristo puede hacer y ha hecho por nosotros.1-20 Había una buena razón para que Jesús mandara al hombre que había sido un poseso de vuelta a su tierra. y diles todo lo que el Señor ha hecho por ti. ¿Qué es lo que usted haría por una persona que le salvara la vida? La Dr. El Reino de Dios tiene sus embajadores en el reino de este mundo. los embajadores de Cristo no son cubiertos de flores (como es costumbre en ciertos países de Oriente). En nuestro propio círculo y sociedad. La prueba incontestable del Cristianismo es un hombre nacido de nuevo. Pero. Y así como el temor del Señor caracterizó a nuestro propio Señor Jesucristo. III. ahora. No sólo la ejercemos en un territorio extranjero. no en lo que nosotros podemos hacer por Cristo. ya que ni los mismos ángeles. en cualquier punto de mi vida cristiana. y la gloria de todo el Cristianismo que un día florecería en la mente y el genio helénico empezó con un hombre que había estado poseído por demonios y a quien Cristo sanó. y. conducíos en temor durante el tiempo de vuestra peregrinación”. visible e incontestable de lo que Cristo puede hacer por una persona. la sangre de Cristo (1 Pedro 1:18-19). no niega esto el temor de Dios?” No. El propio argumento que utiliza.