You are on page 1of 3

15 DE LA REFORMA DE LA IGLESIA

Eusebio.- Vos habéis respondido muy bien y muy a propósito, y haréis bien en aplicaros de aquí
adelante a alguna manera de estudio, así para lo que conviene a vos, como para lo que conviene a
vuestros feligreses; que pues os dan sus haciendas, mucha razón es que vos les deis doctrina; y
no se la podéis dar, si no lo sabéis para vos; y no la podéis saber bien, sino con trabajo y estudio.
Arzobispo.- Os dice muy gran verdad. No dejéis de hacerlo así.
Antronio.- Digo que me place; pero, ¿cómo queréis que un hombre como yo, que pasa de
cincuenta años, empiece a estudiar gramática?
Arzobispo.- Cómo, ¿que no sabéis latín ninguno?
Antronio.- Un poquito aprendí, siendo rapaz; pero luego se me olvidó.
Arzobispo.- Pues, ¿cómo se ordenaron de misa?
Antronio.- Yo os lo diré. Siendo mancebete me metí fraile; y como tenía buena voz, en siendo de
edad, me hicieron ordenar de misa, aunque no sabía latín, ni aun apenas leer, porque como
sabéis, a los frailes no los examina el obispo, sino sus guardianes, y así pasé yo entre otros.
Después, por no sé qué desconcierto, dejé el hábito, y también porque no me hallaba bien allí.
Arzobispo.- Yo os certifico que esa es una cosa muy recia que se dé orden sacra a hombre que no
sepa entender lo que lee, puesto caso que sea fraile, como si no tuviesen también ellos necesidad
de saber como los demás. A lo menos, en mi arzobispado, siendo yo vivo, no se ordenará
ninguno, sea quien se pagare, sin que yo mismo lo examine, y muy bien examinado; y no
solamente le examinaré de lo que sabe, sino antes que le ordene, haré hacer pesquisa, y muy de
veras, sobre él, para ver cómo vive y ha vivido, algunos días antes. Y si hallare que su vida ha
sido y es muy conforme a la religión cristiana, y que junto con esto es persona de letras y
habilidad, le daré órdenes; y, si no, por cualquiera cosa de éstas que le falte, aunque me
importune todo el mundo, no le ordenaré ni aun de grados.
Eusebio.- ¡Oh, buena vida os dé Dios, y cuán a mi placer lo decís! Plegue a Dios que viváis
muchos años, para que reforméis esto y otras muchas cosas, en que hay tanta perdición, que es
la mayor lástima del mundo. Y os prometo que habría otra manera de cristiandad que hay si todos
los prelados hiciesen de esta manera; pero como no se mira nada de lo que vos decís en el que
se viene a ordenar, no hacen sino hacer clérigos, y la gente lo ha tomado ya por granjería. Y como
crecen los clérigos, y también los frailes, crece el desconcierto y mal vivir de ellos. Y los legos
toman de allí ocasión de ser ruines, y así va todo perdido. Y para remediarse, no hay otro mejor
medio que el que vos ahora habéis dicho; y si en el recibir de los frailes se hiciese otro tanto, sin
duda ninguna sería gran bien.
Antronio.- ¡Ahora sus! Respondedme a mí y dejaos de reformar ahora la Iglesia.
Arzobispo.- A vos no hay otra cosa que responderos, sino que, pues ya no tenéis tiempo para
aprender latín, estudiéis muy mucho en libros de romance; y que asimismo toméis en vuestra
compañía alguna persona de buenas letras y buen espíritu, al cual vos deis la mitad de vuestra
renta, porque él vos instruya a vos en lo que debéis hacer. Y no se os haga esto de mal, que yo os
certifico, si fuereis mi súbdito, no libraríais tan bien.
Antronio.- No quiero que digáis, señor, eso; que el mayor bien que yo creo pudiera tener, fuera ser
vuestro súbdito; tan grandísimo es el amor que os he cobrado. Y pues esto es sin duda así, os
suplico me tratéis como a más que a vuestro súbdito, porque en ello recibiré muy crecida merced.
Y lo que mandáis que haga, haré de muy buena voluntad; y de mejor, si la persona que hubiere de
tomar me la dais vos de vuestra mano.
Arzobispo.- Yo os agradezco mucho vuestra buena voluntad; y por cierto ella nos obliga a que
hagamos mucho por vos, y esa persona que decís os dé de mi mano, os la daré, y aun tal, que
vos seáis muy contento. Lo que yo os ruego mucho, y encargo, es que primeramente vos os
determinéis de ser verdadera y puramente cristiano, conforme a lo que aquí hemos tratado; y para
esto será menester que desarraiguéis del todo de vos esos deseos que tenéis de honras

os quiero decir una cosa. porque él es tal persona que os sabrá muy bien instruir y gobernar.. Antronio. Antronio.Pues que así es.mundanas.. suplícoos. íos con el padre cura. ¡Dichosa iglesia que tal prelado ha alcanzado! Arzobispo. y porque ningún medio hay hoy más al propósito que es ser prelado -porque con su autoridad y rentas puede aprovechar mucho-.Bien está. en el mundo. Y pues ahora no hay lugar para más. haciendo lo que me habéis mandado y aconsejado. señor.Ahora que estamos a nuestras solas. Antronio. podré sin escrúpulo decir misa y llevar las rentas de mi beneficio. tan buena persona. señor cura. en fin. en servirle. en haber traído ocasión para que yo os haya conocido. porque yo no lleve escrúpulo ninguno. bendito sea aquel día que vos entrasteis en mi iglesia! Arzobispo. que lo que yo os pido no es que hagáis mudanza de estado. sino en servir y agradar a Dios. Al padre Eusebio serviré yo toda mi vida. después de dicha. me digáis si.Yo haré lo que vuestra señoría manda.. Y que para este fin tomemos los medios que fueren más convenientes. y que vos me hayáis dicho tantas y tan buenas y tales cosas... siendo. le tengáis en más haberlo tomado. yo os diré otras cosas particulares con que os holguéis. tan verdaderamente cristiano? Eusebio. y vos. ¡Oh. sino besaros las manos y los pies. que si otro día venís.Sin duda ninguna vos. sin pensar en otra cosa. es menester que nuestro principal intento sea éste. señor. de hacer todo lo que mandáis. procuraré. porque ni ahora hay lugar para detenernos. siendo vos tal cual quiere Dios que seáis.¡Ahora sus! Los frailes tañen a cerrar. sin mirar ningún interés suyo particular. Esto haréis fácilmente si.. y vos veréis que es harto bastante. Y háceseme tan de mal apartarme de vos. Para todo esto daréis mucho crédito a la persona que yo os diere que esté con vos. y yo os aseguro que. Y porque en ninguna cosa podemos nosotros más verdaderamente servir a Dios que en ser acá. es menester que. así como los que sirven al mundo tienen vueltas las espaldas a Dios. como también para conservarle las ganadas. procuren de emplearse todas. no teniendo ningún respeto a cosa ninguna de las que el mundo y sus amadores puede decir de vos. Arzobispo. Si hay más que preguntar sea luego.Yo. con la gracia de nuestro Señor. así para ganarle de nuevo almas.. me enviáis tan del todo trocado que. y procurando esto. hacen muy bien los que.Sí. Porque si esto hicierais así. tan sin avaricia. yo os prometo que estoy dando gracias a Dios por la merced que me ha hecho.Eso haré yo de muy buena gana. de que a maravilla estoy espantado. sino de costumbres. porque éstas impiden mucho al alma que quiere volar al cielo. que si lo hubiera rehusado. como es. ni mañana estaré yo tan desocupado como hoy. para este fin. cumpliréis muy largamente con el cargo que tenéis. aunque hablo aquí. Así como hacen muy mal los que para otro alguno los toman. quede Dios con vuestra señoría. procuraréis que asimismo lo sean aquellos que tenéis de parte de Dios en cargo. según pienso.. siendo el señor . Habéis de saber... y trayéndolas al suyo. Eusebio. los que me vieron no me conocerán. Antronio. Ios ahora con la paz de Dios. sin ambición y sin ningún otro vicio malo y. sacándolas del servicio del demonio. Arzobispo. que las personas que verdaderamente se dedican al servicio de Dios. que jamás querría hacer otra cosa. y no será razón que les hagamos tener la puerta abierta. Antronio. Así que. y haced que le hagan mucha honra. padre Eusebio.El vaya con vos. y es ésta: que no puedo pensar ¿qué fue la causa que movió al señor arzobispo a tomar el cargo de esta iglesia. toman los semejantes cargos.. porque él me trajo a que os conociese. aunque más lejos viviese. y del todo. por todas las vías y maneras que pudieren. porque tengo de entender en ciertos negocios del colegio que empiezo a hacer. así vos las volviereis al mundo muy determinadamente. señor. sus procuradores.La causa yo os la diré. podréis lo uno y lo otro. Y veis que.

así también tengo por mal cuando veo que las dan a algunos que parece podrían aprovechar en ellas y servir a Dios. y en lo demás que quisiereis. Antronio.Si.. mal pecado. pudiendo aprovechar en ella tanto como veis? Antronio. Eusebio. que en eso. sin procurarla él. la rehusara. porque en verdad lo es. así como me parece muy mal. . en verdad.. Antronio.Sin duda ninguna vos tenéis mucha razón en lo que habéis dicho. y las rehúsan. y de aquí viene que tenga el vulgo por mejor a un buen hombre. pues pospuso su interés. Callemos ahora. si rehúsa los tales cargos.. Y ahora tengo en mucho más a este buen hombre. y pues ya estoy desengañado así en esto como en otras muchas cosas. que para sus prójimos y para Dios. estaba. no teniendo respecto sino a sí. que si los acepta. porque parece que quieren más vivir para sí. quiero decir. querría saber de vos qué medio tendré para huir de algunas compañías de mal arte que allá en mi tierra tengo.arzobispo la persona que habéis visto. Ciertamente él debe mucho a Dios que tal ánimo le dio..Yo os certifico que tenéis mucha razón de decir lo que decís. por aprovechar a muchos con su desasosiego y trabajo. ¿no os parece que hiciera mal si. Aunque esto.Ya veis que llegamos a la posada.Sea así. andar procurando de haber estas dignidades. ofreciéndole esta dignidad. y quererlas para honrarse con ellas. que era vivir en su reposo y descanso. y me han contentado en extremo vuestras razones. y nosotros mucho a él que a tanto se pone por nuestro provecho. Eusebio.. y quiero que sepáis que. en lo cual vos también parece que estabais engañado. acontece bien pocas veces. podremos después hablar largamente.